Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Asilo’

Alemania ampliará los criterios de elegibilidad de asilo para las personas LGTBI perseguidas por su orientación sexual o identidad de género

Martes, 4 de octubre de 2022

refugiados_sirios_en_TurquíaEl gobierno alemán de izquierdas tiene previsto ampliar los criterios para una solicitud de asilo positiva para las personas migrantes LGTBI, con lo que los futuros solicitantes de asilo LGTBI podrán solicitar asilo independientemente de si son públicamente abiertos en cuanto a su sexualidad o identidad de género o si lo hacen en privado.

La Oficina Federal de Migración y Refugiados (BAMF) de Alemania ha anunciado esta semana que cambiará los criterios a partir de octubre de este año para eliminar su “pronóstico de comportamiento”, que presupone que las personas que necesitan asilo son abiertas y públicas respecto a su sexualidad o identidad de género en sus países de origen y, por tanto, perseguidas por ello.

A partir de octubre, incluso quienes sean privados en cuanto a su sexualidad y procedan de un país que tenga leyes contra la homosexualidad o puedan ser perseguidos por su orientación sexual podrán recibir una decisión de asilo positiva en Alemania, informa el tabloide Bild.

“La decisión sobre el riesgo de devolución debe basarse en la suposición de que el solicitante vivirá abiertamente su orientación sexual y/o su identidad de género a su regreso al país de origen”, dice la anterior instrucción de la BAMF.

La Asociación de Lesbianas y Gays (LSVD) reaccionó positivamente a los nuevos criterios, afirmando que el “pronóstico de comportamiento” era “inhumano” y declaró: “Sólo así podrán las personas refugiadas LGTBI hacer realidad su derecho a vivir con seguridad, de forma tan discreta o abierta como ellas mismas quieran”.

En años anteriores, algunos países europeos se mostraron escépticos respecto a los solicitantes de asilo que decían ser homosexuales para obtener el estatus de refugiado. En 2018, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó que los solicitantes de asilo no debían someterse a pruebas psicológicas para determinar la validez de sus solicitudes, después de que se rechazara la solicitud de un nigeriano que pedía asilo en Hungría tras un informe psicológico.

En septiembre de ese mismo año, Austria rechazó el asilo de un hombre afgano que afirmaba ser homosexual, después de que la Oficina Federal de Asilo austriaca (BFA) declarara que no era probable que el hombre fuera homosexual, ya que no había pornografía homosexual en su teléfono móvil.

Fuente: Breitbart

General, Historia LGTBI , , , , ,

Afgano gay que huyó después de ser secuestrado, golpeado y quemado por los talibanes queda en el limbo del asilo

Miércoles, 29 de junio de 2022

Hoy, 28 de junio, tenemos que ser la voz de quienes no pueden alzarla…

Untitled-4

Una imagen que muestra algunas de las heridas sufridas por Sohil, un hombre gay de Afganistán, cuando fue interrogado y golpeado por los talibanes. (Provided)

Cuando Sohil finalmente huyó de Afganistán, habían pasado meses desde que los talibanes tomaron el poder. Desde el momento en que cayó Kabul, Sohil fue un objetivo: su ropa occidental lo diferenció de otros hombres afganos. Desde agosto de 2021, miembros del Talibán lo quemaron y golpearon, y luego lo secuestraron e interrogaron.

Como tantos otros, solicitó asilo en un país occidental, pero aún no se le ha dado una decisión final.

Presa del pánico, usó todo su dinero para llegar a Pakistán. Empacó sus pertenencias y huyó al otro lado de la frontera, pero las personas LGBTQ+ aún no pueden ser libres allí y sabe que se le acaba el tiempo. Pronto expirará su visa de cuatro meses. Si no ha recibido una decisión sobre su solicitud de asilo, tendrá que regresar a Afganistán una vez más.

“No quiero volver a ese infierno. Es mejor morir aquí, no allá”, le dice a PinkNews.

Sohil es solo uno de los muchos millones de solicitantes de asilo en todo el mundo que han tenido que huir de sus hogares en busca de seguridad y protección. Según la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el número de personas desplazadas por la fuerza alcanzó los 100 millones por primera vez en mayo tras la invasión rusa de Ucrania.

Gay-Afghan-burnedSohil fue quemado por un miembro de los talibanes. (Provided)

El 20 de junio, las Naciones Unidas celebran el Día Mundial del Refugiado, un evento anual que celebra y honra a los solicitantes de asilo en todo el mundo. También es una oportunidad para que los defensores de los derechos humanos vuelvan a centrarse firmemente en la difícil situación de los refugiados en un momento en el que la empatía por quienes huyen del conflicto parece estar en su punto más bajo. En el Reino Unido, el Ministerio del Interior ha comenzado a deportar a los refugiados que llegan a Ruanda por el Canal de la Mancha. Los activistas han condenado el plan, diciendo que pondrá en peligro a los refugiados.

El Reino Unido no está solo. Muchos otros gobiernos occidentales son cada vez más hostiles a los refugiados. Es por eso que PinkNews lanzó la campaña LGBTQ+ Refugees Welcome, que está recaudando fondos vitales para el Fondo de Emergencia LGBTIQ Ucrania de OutRight International y Micro Rainbow, una organización benéfica que trabaja para crear hogares seguros en el Reino Unido para refugiados de Ucrania, Afganistán y más allá.

Con el paso de los meses, la crisis a la que se enfrentan los afganos LGBTQ+ ha desaparecido lentamente del radar. La mayoría de la gente parece haberse mudado, pero la gente queer en Afganistán todavía está tratando desesperadamente de huir del país. Desde que los talibanes tomaron el poder, ha habido informes de personas homosexuales secuestradas, golpeadas violentamente, violadas e incluso asesinadas.

Sohil fue arrestado, golpeado e interrogado por los talibanes

Durante meses, Sohil vivió en secreto en el Afganistán controlado por los talibanes. Después de que un miembro del Talibán lo asaltó y lo quemó, se retiró al sótano de un amigo y se mantuvo solo en un intento por mantenerse a salvo.

Pero al final, extrañaba demasiado a su familia. “Siempre estaban preocupados por mí. Sabían que estaba quemado. Mi mamá me llamó un día y dijo que quería conocerme. Esperé hasta que oscureció y fui a [su] casa. Estuve allí con mi familia durante unas horas. Quería volver al sótano de mi amigo; cuando salí, de repente estaban los talibanes frente a la casa esperándome. Cuando salí, me golpearon, me esposaron y me llevaron preso. Me llevaron a algún lado, no sé dónde. Me mantuvieron en la cárcel y me preguntaron, ¿quién eres? ¿Qué estás haciendo?”

Él cree que los vecinos de su familia podrían haberlo convertido en talibán y haberles contado sobre su activismo LGBTQ+. “Estuve tres días preso en un cuarto oscuro. Me golpeaban mucho. Se llevaron mi teléfono”. Sohil fue interrogado sobre su activismo y sobre sus vínculos con grupos de defensa internacionales, pero lo negó todo. “Después de tres días, no encontraron nada en mi contra”, dice. Lo dejaron ir, pero rápidamente se hundió en la depresión como resultado del trauma que había vivido.  “Tenía miedo de ver a la gente. Tenía miedo de caminar en la ciudad. Fue muy difícil para mí”, dice.

8562CBD3-C396-414C-9627-174D004129DC-768x512Un combatiente talibán hace guardia cerca de un automóvil dañado después de que se dispararan múltiples cohetes en Kabul el 30 de agosto de 2021. (WAKIL KOHSAR/AFP a través de Getty)

Sohil pasó los siguientes meses tratando desesperadamente de obtener un pasaporte y una visa, pero le costó todo el dinero que tenía. Los activistas en el extranjero lo ayudaron enviándole fondos y, finalmente, pudo reunir el dinero para salir de Afganistán.

Ahora está en Pakistán y, poco a poco, las cosas empiezan a mejorar. Ahora se siente más cómodo saliendo que antes, pero todavía siente un poco de miedo cada vez que ve a un hombre con una barba larga: le recuerdan a las figuras talibanes que lo maltrataron.

Puede que las cosas estén mejor en Pakistán, pero muchos de los problemas que existían en Afganistán aún persisten. Las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo están criminalizadas en Pakistán y las personas LGBTQ+ no pueden vivir abierta o libremente. Debido a esto, Sohil todavía está desesperado por llegar a un país donde pueda ser él mismo sin temor a la persecución. “Solo necesito una visa. No quiero quedarme más en Pakistán, es lo mismo que en Afganistán”, dice.

Los afganos LGBTQ+ necesitan ayuda

Sohil es uno de los más de 1000 afganos LGBTQ+ con los que Nemat Sadat ha estado trabajando desde que los talibanes tomaron el poder en agosto de 2021. Nemat ha mantenido un estrecho contacto con muchas personas LGBTQ+ que intentan desesperadamente ponerse a salvo, y ha estado trabajando con varias de grupos de defensa para asegurarse de que pueda salvar tantas vidas como sea posible. “Durante los últimos meses, he notado que ha habido un aumento significativo en la violencia, la tortura y los asesinatos de personas LGBTQ+ [en Afganistán]”, dice Nemat.

Él cree que los talibanes intensificaron su persecución de las personas LGBTQ+ después de que comenzaron a surgir informes sobre la difícil situación de la comunidad tras la toma del poder por parte del grupo extremista en agosto de 2021. “Comenzaron colectivamente a castigar a las personas LGBT para evitar que hablaran”, explica.

High-Resolution-1-of-2Nemat Sadat. (Provided)

Trágicamente, las personas como Sohil que huyen a los países vecinos todavía no están seguras. Nemat conoce a una persona trans que huyó a Irán: estaban durmiendo en un parque cuando una turba los golpeó violentamente y les hizo preguntas invasivas sobre su género. Peor aún es que parece haber poca voluntad internacional para ayudar a los afganos LGBTQ+. “La magnitud de la violencia a la que se enfrentan es horrible, y simplemente no hay apoyo. Es terrible lo que está pasando”, dice Nemat.

“Estaba en contacto con LGBT Ireland, que es una organización fenomenal, y me decían que cientos de ucranianos LGBT se habían reasentado en Irlanda. Pero he estado esperando que las personas en mi lista sean evacuadas; primero me dijeron, el otoño pasado, vamos a sacar a su gente, luego pasamos al invierno, y luego al primer trimestre de este año, y ellos dijo, sólo seis personas. Así que aquí hay racismo. He tenido este problema con todos los gobiernos occidentales, no se trata solo de señalar con el dedo a Irlanda”.

Por supuesto, hay personas individuales que quieren ayudar, pero aquí necesitamos algo a gran escala. El problema es que los afganos LGBTQ+ no solo viven sus vidas en secreto, sino que se enfrentan a la terrible brutalidad de los talibanes a diario. En las últimas semanas, PinkNews ha escuchado historias de terror de afganos LGBTQ+. Algunos tienen amigos que han sido violados en grupo por los talibanes debido a su identidad LGBTQ+. Las historias de secuestros y asesinatos son cada vez más comunes.

En el fondo, Nemat se siente como si estuviera atrapado en un tira y afloja. Las personas LGBTQ+ en los países occidentales parecen estar en gran medida desinteresadas en ayudar a los afganos queer a ponerse a salvo, pero están felices de ayudar a otros que huyen de la persecución. “Por supuesto, hay personas individuales que quieren ayudar, pero aquí necesitamos algo a gran escala”.

Los solicitantes de asilo LGBTQ+ necesitan su ayuda. Considere donar a la campaña de Bienvenida a los Refugiados LGBTQ+ de PinkNews a través de GoFundMe, que beneficia al Fondo de Emergencia LGBTIQ Ucrania de OutRight Action International y Micro Rainbow.

Fuente Pink News

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , ,

Solicitante de asilo trans en Reino Unido evita por poco la deportación a Ruanda: “Me alegro de no ir”

Sábado, 25 de junio de 2022

GettyImages-515042931-1536x1028(Stock photograph via Getty Images)

Un hombre trans ha evitado por poco ser deportado a Ruanda en el marco de la nueva política de inmigración británica.

Daniel (nombre ficticio) huyó de la persecución en Oriente Medio y buscó refugio en Gran Bretaña en diciembre.

Si hubiera presentado su solicitud unas semanas más tarde, después del 1 de enero, estaría entre los solicitantes de asilo que entraron en Gran Bretaña por las llamadas rutas “irregulares” que el Ministerio del Interior deportará.

Daniel, que tiene 20 años, declaró a The Independent  que, como hombre trans, las leyes antitrans de la nación africana habrían puesto su vida en peligro. Las personas trans no pueden cambiar legalmente de género y a menudo se enfrentan a detenciones falsas y a retenciones violentas.

“Me alegro de no ir. Pero me entristece que Gran Bretaña quiera enviar a solicitantes de asilo que lo están pasando mal”, dijo. “Espero que Gran Bretaña no lleve a nadie a Ruanda”.

En Gran Bretaña, Daniel dijo que puede ser “libre y estar cómodo”, al contrario que en su país de origen. Pero sus problemas no acaban ahí: mientras los funcionarios tramitan su solicitud de asilo, no puede trabajar, por lo que no puede permitirse una asistencia sanitaria que confirme su género. “Gran Bretaña es un buen país. Tiene libertad para todos, pero tiene un largo sistema para tratar a los solicitantes de asilo”, dijo.

El primer vuelo programado para trasladar a solicitantes de asilo de Gran Bretaña a Ruanda fue suspendido por una dramática sentencia de última hora del Tribunal Europeo de Derechos Humanos el martes por la noche (14 de junio).

Estaba previsto que siete hombres salieran en avión de un aeropuerto militar de Wiltshire justo una hora y media antes de que se produjera la intervención fuera de plazo. El tribunal dijo que un hombre iraquí corría “un riesgo real de sufrir daños irreversibles” si permanecía en el vuelo.

Esto permitió que los abogados de los seis hombres restantes presentaran con éxito recursos en el minuto de ley. El Tribunal Supremo de Gran Bretaña emitirá una decisión en julio sobre si la política del gobierno es legal.

Fue un golpe importante y embarazoso para el primer ministro Boris Johnson, que ha promocionado la estrategia como una forma de hacerse con el control de las fronteras británicas después del Brexit.

La ministra del Interior, Priti Patel, dijo que el gobierno no se deja intimidar por la sentencia. “No aceptaremos que no tengamos derecho a controlar nuestras fronteras”, dijo el miércoles en la Cámara de los Comunes.

El gobierno anunció en abril que había llegado a un acuerdo de cinco años con Ruanda para permitir la tramitación y el asentamiento de solicitantes de asilo en el país africano. Los principales destinatarios del plan son las personas migrantes que cruzan el Canal de la Mancha, normalmente en pequeñas embarcaciones.

La política da a los solicitantes de asilo tres opciones: solicitar el estatuto de refugiado en Ruanda, solicitar el asentamiento allí por otros motivos o pedir asilo en otro lugar.

El Ministerio del Interior sigue adelante con ella a pesar de admitir que existen “algunos indicios de discriminación e intolerancia” hacia las personas LGTBI+ en Ruanda.

En un informe sobre cómo funcionará la asociación para la migración, el departamento señaló que los ruandeses trans, en particular, han sido detenidos por delitos como “molestias públicas” o “comportamiento desviado”.

Para los grupos de incidencia LGTBI+, esto no fue sorprendente. Muchos de ellos alertaron inmediatamente de que el acuerdo tendría como resultado que “las personas refugiadas homosexuales fueran deportadas a la muerte”, dijo un experto jurídico.

Fuente: Pink News

General, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

“¿Cómo sabes que eres gay?” Francia deniega el asilo a tres personas LGTBI de Nigeria

Viernes, 27 de mayo de 2022

6946988E-52D8-426D-BEC7-A73510E20A5EAF/Rue89Lyon

“En primer lugar, me gustaría llamar la atención de las autoridades francesas sobre mi estado de ánimo, ya que estoy en Francia. Me siento muy mal, estoy desesperada.“

MacQueen, de 26 años, huyó de Nigeria en 2015 debido a la persecución a la que se enfrentaba por ser gay. Primero llegó a través de Italia, donde su solicitud de asilo fue rechazada, y llegó a Francia en 2017. Su solicitud fue rechazada por la Oficina Francesa de Protección de los Refugiados y Apátridas (OFPRA).

Los derechos del solicitante de asilo

Los solicitantes de asilo tienen derecho a un alojamiento y a un subsidio: los derechos de los solicitantes de asilo cubren la salud y el alojamiento, y también reciben ayuda económica.

En Lyon, ¿por qué se denegó el asilo a estas personas que se presentaban como LGTBI?

Para Jean-Yves Brunel, presidente del Colectivo de Migraciones, Minorías Sexuales y de Género (2MSG), la OFPRA y el Tribunal Nacional de Asilo (CNDA) están haciendo una excepción a su papel:

“Es su responsabilidad. No es una opción. Es la legitimidad de su trabajo la que se pone en duda cuando dejan a los solicitantes de asilo LGTBI sin la protección que necesitan”.

Y añadió: “Hay una constante. Es la hipocresía de pretender acoger a los refugiados pero al mismo tiempo negarse a acoger a personas procedentes de África que no representarían una inmigración de calidad.”

MacQueen, frustrado, afirma: “La forma en que la OFPRA y la CNDA tratan el caso de las personas LGTBI es completamente inapropiada, como si no les importara nuestra situación. Se olvidan de que los inmigrantes son primero seres humanos”.

Una falta de consideración que también sintió Joe: “Después de tres meses, mi solicitud fue rechazada y me dijeron que no creían mi historia. La OFPRA no me creyó cuando les dije que mi madre había muerto, que estaba encarcelado en Libia y que era gay.”

Y añade:“La CNDA hace preguntas que no son relevantes. Por ejemplo, me preguntaron: ¿cómo sabes que eres gay?”

El “incumplimiento de la Convención de Ginebra” en la tramitación de las solicitudes de asilo LGBTI

Las personas africanas LGBTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales, Intersexuales) pueden solicitar asilo en virtud del artículo 1-A.2 de la Convención de Ginebra: “el de la Convención de Ginebra: “el término ‘refugiado’ se aplica a toda persona […] que, debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de tal país” – siendo las personas LGTBI un grupo social.

Joe, que abandonó Nigeria en 2011, explica que, debido a su orientación sexual, su vida correría un grave peligro si volviera a su país de origen. Cuenta: “Mi viaje fue un infierno. Cuando pasé por Libia fui detenido, encarcelado y vendido como esclavo. Después de un año, conseguí escapar a Italia. Conté a las autoridades italianas cómo era mi vida y no me creyeron. Mi solicitud de asilo fue rechazada. Intenté suicidarme.”

Al parecer, su madre fue asesinada en 2016 por la familia de su antiguo amante, que le consideraba responsable de la orientación sexual de su hijo.

Personas LGBTI africanas indocumentadas en Lyon

El colectivo 2MSG es la única entidad que les ha proporcionado ayuda, hasta la fecha. 2MSG lucha por el respeto de los derechos LGBTI y contra la discriminación. Joe, Wilfried y MacQueen están agradecidos al colectivo. Hablan de ella como su familia, una familia que escucha, comprende y ayuda. Es su única fuente de bienestar y esperanza en el mundo en que viven.

Atrapado por la emoción, Wilfried continúa diciendo, con el corazón apesadumbrado: “Ser indocumentado en este país hace que quieras suicidarte. A veces voy por el río y sólo quiero tirarme. Tengo ganas de suicidarme porque ya no veo ningún propósito en mi vida. Lloro todos los días. Quiero que las cosas cambien, pero las cosas empeoran cada día. Pido al gobierno que nos ayude. Por favor, intenta darnos asilo.

Si la espera es larga para cualquier solicitud de asilo, las tres personas que conocimos el viernes 20 de mayo en Lyon esperan que sus testimonios encuentren eco.

LGTBfobia de Estado en Nigeria

Mientras la Comunidad LGTBI de Nigeria nos da una lección de Orgullo a todos, la última noticia que publicábamos el pasado enero, era la referente a un hombre azotado 14 veces en un día como “terapia de conversión” por ser gay.  En 2018, Adeniyi Raji, un solicitante de asilo en el Reino Unido quien tras rechazar su solicitud de asilo  se enfrenta a la deportación a Nigeria anteriormente, Nneka Obazee, que intentaba suicidarse tras ser detenida para ser deportada a su país de origen, Nigeria, donde podría enfrentarse a la cárcel o incluso la muerte por lapidación al ser lesbiana.

Estas noticias lamentablemente no son novedad en el país africano. De hecho, esta redada se suma a otras similares. Recientemente, seis personas fueron arrestadas con los mismos cargos. Fue en el estado de Abia, donde de nuevo se enfrentan a penas de cárcel. Hace un año recogíamos en esta página la detención de otras 40 personas tras participar en un evento informativo sobre el VIH. Y en abril de 2017 nos hacíamos eco de la detención de otras 53 personas, acusadas de haber participado en una «boda gay». La mayoría de los detenidos eran jóvenes de entre 20 y 30 años.

106131-20111207Todas estas detenciones se dan bajo el amparo de un Estado que es agente perseguidor. En Nigeria, país con un influyente movimiento evangélico cristiano en el sur y un fuerte apoyo a la ley islámica en el norte, las relaciones homosexuales se castigan con penas que pueden llegar hasta los 14 años de cárcel o incluso hasta la muerte por lapidación en los estados del norte en los que además se aplica la sharía o ley islámica (el estado de Kaduna, de hecho, es uno de los que aplican en parte de su territorio). El pasado mes de abril recogíamos que 53 personas fueron detenidas en el país, acusadas de haber participado en una “boda gay”. La mayoría de los detenidos eran jóvenes de entre 20 y 30 años, que ya prestaron declaración ante el juez y que todavía esperan que se dicte sentencia.

Asímismo cabe recordar que a principios de 2014 el presidente Goodluck Jonathan promulgó una ley, que agrava el tratamiento penal para cualquier actividad relacionada con la realidad LGTB. Desde su entrada en vigor, de hecho, no han cesado de sucederse los actos de barbarie de la población civil contra las personas LGTB de Nigeria, alentados por los líderes políticos y religiosos, que han creado un ambiente de profunda homofobia social. Hemos informado de algunos de estos terribles hechos, aunque es de suponer que la información de la mayoría de este tipo de actos execrables no alcance a los medios de comunicación occidentales.

Así, por ejemplo, en enero de 2014, una multitud de miles de personas rodeaba un tribunal islámico, donde se juzgaba a once hombres acusados de practicar la homosexualidad, exigiendo su ejecución inmediata. Meses después, cuatro de los detenidos, que confesaron los hechos probablemente bajo tortura, fueron condenados a recibir públicamente 15 latigazos y al pago de una multa o un año de prisión. En febrero del mismo año, otra horda enfurecida asaltó los domicilios de doce homosexuales en la capital, Abuja, a quienes terminaron por arrancar de sus casas y golpearles incluso ante las puertas de la comisaría local. En las mismas fechas, en la localidad sureña de Port Harcourt, otros dos homosexuales fueron arrastrados fuera de su hogar y obligados a realizar actos sexuales ante una multitud agresiva.

En enero de 2015, la policía islámica de Kato, una ciudad al norte de Nigeria, comunicaba la detención de doce personas por participar en la celebración de una supuesta boda entre dos personas del mismo sexo. La ley vigente en Nigeria, anteriormente citada, castiga con hasta 14 años de prisión a quienes participen en una ceremonia de unión homosexual. En noviembre 21 estudiantes fueron detenidos acusados de prostitución masculina, según un periódico local.

En marzo de 2016, una turba violenta atacó a 20 jóvenes de quienes sospechaban, por su aspecto afeminado, que eran homosexuales. Todos ellos habían sido arrastrados fuera de sus casas y reunidos para golpearlos sin compasión. La brutal paliza a que les sometieron hizo temer por sus vidas. Ninguna de las víctimas quiso presentar denuncia, por temor a las represalias de sus agresores y por no enfrentarse al estigma de ser considerados homosexuales públicamente. En mayo, seis jóvenes fueron detenidos en Benin City acusados de mantener relaciones sexuales.

En el mes de octubre del mismo año, fue detenido un hombre acusado de mantener relaciones homosexuales, tras negarse a ser víctima de un chantaje. Al parecer, todo fue urdido por una pareja de madre e hijo, que se dedican a extorsionar a homosexuales con la amenaza de denuncia. Tras la negativa, la Policía procedió casi inmediatamente al arresto.

Posteriormente, en diciembre dimos la noticia de que un magistrado del Tribunal de Damaturu, la capital del estado de Yobe, había condenado a cinco hombres a sendos siete años de prisión por haber mantenido relaciones sexuales con personas de su mismo sexo.

En abril de  2017, publicamos la detención de 53 personas, a quienes se acusaba de participar en la celebración de una supuesta “boda gay”.

1587654014_26_94322380_265116404889841_6955829618774280726_nY en abril del año 2020 nos hacíamos eco de que un Oficial de policía nigeriano bisexual y su compañero estuvieron a punto de ser asesinados por matones.Todo lo que hizo un agente de policía fue presuntamente tener sexo con su pareja masculina en Nigeria, sin embargo, Chibuike Ukazu y su pareja fueron brutalmente golpeados y desnudados por una turba de jóvenes.

Actuaciones de este tipo provocaron que el Parlamento Europeo aprobara en marzo de 2014, con el acuerdo de los principales grupos, una resolución de condena a las leyes homófobas de Uganda y Nigeria. El texto de la resolución solicitaba su derogación y proponía que si no había marcha atrás se suspendiese a los dos países del acuerdo de Cotonú sobre intercambio comercial y asistencia entre la Unión Europea y los estados de África, Caribe y Pacífico.

Sin embargo, la directora del programa africano del Centro Europeo para la Gestión de Políticas de Desarrollo (ECDPM), Faten Aggard-Clerx, muy crítica con lo que considera una postura hipócrita de la Unión Europea, se preguntaba, en referencia a Nigeria, si el organismo europeo está dispuesto a “mantener sus valores a pesar de sus intereses en algunas partes de África”. Aggard-Clerx denunciaba que la Unión Europea no había alzado la voz contra las leyes homófobas aprobadas en Etiopía en 2004, pero sí lo hacía una vez que las condenas por homosexualidad iban a carecer de la posibilidad de indulto. También ponía el ejemplo del presidente de Uganda, Yoweri Museveni, muy criticado por aprobar una ley fuertemente homófoba, pero alabado por su papel en Sudán del Sur.

Parece haber servido de poco, sin embargo. En enero de 2017 nos hacíamos eco de un informe de la organización The Initiative for Equal Rights, que denunciaba hasta 152 graves vulneraciones de los derechos humanos de la población LGTB entre diciembre de 2015 y noviembre de 2016. Evidentemente, se trata de las denuncias que han llegado a conocimiento de las organizaciones de defensa de los derechos humanos. En un país en el que la homosexualidad está fuertemente castigada por el Código Penal y sufre un fortísimo rechazo social, el número real es con seguridad mucho mayor.

Fuente: Rue89lyon/Cristianos Gays

Hinduísmo, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Por un reconocimiento efectivo de los motivos de asilo específicos a las mujeres, niñas y personas LGBTIQ+

Miércoles, 16 de marzo de 2022

Feministas-AsylumColectivos, entidades y asociaciones militantes que luchan con personas solicitantes de asilo en Europa han emprendido una recogida de firmas a la que se ha adherido Kifkif, que está entre los organismos impulsores. Se puede firmar en este enlace.

Según se explica en la campaña, las violencias sexuales y sexistas (principalmente la violencia doméstica, la explotación sexual, el matrimonio forzado, la mutilación genital, la trata, las legislaciones discriminatorias, el repudio, la privación de sus hijos) impulsan a numerosas mujeres, niñas y personas LGBTIQA+ a huir de su país y a pedir asilo en Europa.

Estas personas están expuestas casi sistemáticamente a la violencia y a la explotación a lo largo de la ruta migratoria: violencia sexual perpetrada por los traficantes o en los campos de refugiados, explotación sexual o laboral forzada y reclusión en las redes de trata en los países de tránsito – incluidos los países europeos -, amenazas, traumatismos y peligros infligidos a sus hijos.

Una vez en Europa les esperan procedimientos de asilo inadaptados y una acogida indigna. Los procedimientos de asilo no identifican a las víctimas de violencia de género ni a las víctimas de trata; las instalaciones de los alojamientos son inadecuadas y faltan medidas de apoyo. Sus motivos de asilo específicos son a menudo ignorados, a pesar de los principios establecidos en varias directivas europeas y en las disposiciones del Convenio de Estambul que reconoce la violencia contra las mujeres como una forma de persecución que da derecho a la protección internacional.

Por todo ello, las entidades impulsoras de la campaña, como habitantes de Europa y del mundo, pedimos a la Comisión Europea, al Parlamento Europeo, al Consejo Europeo y a los gobiernos nacionales del espacio Schengen que:

– Garanticen el derecho a la protección mediante el reconocimiento efectivo de todo motivo de asilo específico a las mujeres, niñas y personas LGBTIQA+.

– Establezcan un organismo de supervisión europeo que garantice la aplicación efectiva de los artículos 60 y 61 del Convenio de Estambul y los artículos 10 a 16 del Convenio sobre la lucha contra la trata de seres humanos.

– Garanticen el acceso al derecho de asilo en los países europeos para las mujeres, niñas y personas LGBTIQA+.

Fuente KifKif

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Activista LGBT+ huye de Jordania y finalmente es “apoya, vista y escuchada” en Australia

Miércoles, 26 de enero de 2022

7803D4BA-A1E0-4569-9257-E003D4A8BE78Después de una lucha de 18 meses, un activista LGBT+ que huyó de Jordania finalmente es “apoyada, vista y escuchada” en su nuevo hogar en Australia.

AlShaima Omama AlZubi, de 25 años, que se identifica como lesbiana no binaria, ha sido “víctima de violación, agresiones sexuales, tortura, matrimonio forzado, terapia de conversión forzada, hospitalización forzada y abuso de velo forzado que se remonta a su infancia”. según Amnistía.

AlZubi, una defensora de los derechos de las mujeres y LGBT+, proviene de una familia poderosa, con muchos miembros que trabajan para el gobierno de Jordania, y cuya “influencia se extiende por Jordania, Líbano, Siria e Irak”.

Primero huyeron a Turquía desde Jordania en julio de 2020 y luego llegaron al Líbano, planeando viajar a Australia con una visa humanitaria.

Pero en diciembre de 2021, las autoridades libanesas les quitaron el pasaporte y las detuvieron durante cinco días, y les dijeron que había una Notificación Roja de Interpol por su arresto. Durante este tiempo, Amnistía sospechó que la embajada de Jordania en el Líbano estaba trabajando para repatriarlos.

Finalmente, tras un trabajo incansable de ONG y diplomáticos australianos, AlZubi pudo embarcar en un vuelo a Australia el 30 de diciembre.

En declaraciones a SBS News, dijeron que desde que llegaron, comenzaron a ver a un terapeuta y están encontrando su lugar dentro de la comunidad LGBT+ local.

Dijeron: “Ahora me siento apoyada, vista, escuchada y tratada como un ser humano independientemente de mis creencias, identidad de género y orientación sexual.

“[Quiero] seguir adelante en mi vida, continuar mi educación, [y tener] una gran carrera e independencia.

“Finalmente tengo la oportunidad de ser yo mismo sin que la gente me avergüence y trate de matarme por ello”.

En un mensaje “a todas las mujeres y la comunidad LGBTIQ+ en Medio Oriente”, agregaron: “Siempre hay una manera de ser libres. Sólo necesitamos a las personas adecuadas para ayudarnos.

“Nunca te avergüences de ser tú mismo, nunca te arrepientas de quién eres. No dejes que la religión ni nadie controle tu ser. Nadie en la Tierra puede ser tú.”

Si bien la homosexualidad fue despenalizada en Jordania en 1951, las personas LGBT+ se enfrentan con frecuencia al acoso, la discriminación y la violencia. Hasta hace poco, las relaciones homosexuales en Jordania no eran un delito capital, pero un cambio en el código penal del país sustenta hoy en día que los acusados pueden recibir hasta 100 latigazos.  La persona “activa” ahora puede ser castigado con hasta 100 latigazos, pero si está casado,  puede aplicarse a la vez la pena de muerte. La persona “pasiva” sin embargo puede ser condenada a muerte, independientemente de su estado civil. la relación sexual entre dos mujeres se castiga con flagelación.lo que recordaba en 2016 el Príncipe Hashim bin Hussein de Jordania, quien  afirmaba: “Imploro para que comunidad gay deje de ser crucificada”.

No hay leyes para proteger a las personas LGTBI+ de la discriminación, no se reconocen las relaciones entre personas del mismo sexo, y un estudio de 2019 encontró que el 93 por ciento de los jordanos creen que la sociedad no debería aceptar la homosexualidad.

Fuente Pink News/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , ,

Refugiada trans en peligro de ser deportada a la zona de guerra siria en medio de la “represión ilegal” de Turquía

Viernes, 13 de agosto de 2021

CDCE8272-FEEB-4E7C-A697-FAF6D3AD1150Una joven trans que huyó a Turquía cuando era adolescente corre el riesgo de ser deportada a Siria después de que la policía turca llevara a cabo una “represión ilegal”.

La medida contra un refugiado trans se produce cuando los abusos y las restricciones contra la población LGBT+ de Turquía son cada vez más alarmantes.

Sofía* (nombre ficticio), de 23 años, llegó a Turquía con su familia cuando tenía 17 años tras sufrir persecución en Siria por ser trans.

Siguió sufriendo abusos en Turquía por ser “demasiado femenina” y sus hermanos la echaron de la casa familiar cuando tenía 21 años, por lo que acudió al ACNUR y se registró como refugiada vulnerable antes de ser alojada en un albergue para hombres, donde fue golpeada y se enfrentó al acoso de la policía.

El 23 de julio de 2021 fue detenida durante el fin de semana de la celebración del Eid por la policía de Estambul, que estaba llevando a cabo una “represión ilegal” contra los refugiados.

Según el Aman Project (Proyecto Aman), un grupo LGBT+ con sede en Estambul que apoya a Sofía, ésta ha sido detenida ilegalmente, encarcelada en un centro de deportación turco y se le ha negado el acceso a un abogado.

Como persona transgénero o de género fluido, Sofía está en peligro constante de sufrir violencia en una prisión masculina, y aún más si es deportada de vuelta a Siria”, dijo el Proyecto Aman en un comunicado, y añadió: “En 2019, una refugiada trans de nuestra comunidad fue forzada a cruzar la frontera, y cayó en manos de un grupo de milicianos, y no se ha vuelto a saber de ella.

Turquía tiene un sistema “completamente ilegal” de deportación de refugiados

Sofía y sus partidarios temen que la obliguen a firmar “papeles de retorno voluntario” y la envíen de vuelta a Siria. Aunque es contrario a la legislación internacional y turca deportar a personas a zonas de guerra, se sabe que la policía turca devuelve a los refugiados LGBT+ por la fuerza utilizando amenazas de violencia física para hacer que los refugiados firmen los papeles de retorno “voluntario“.

El abogado de Sofía, Fatih -que no ha sido autorizado a verla desde que fue detenida hace casi dos semanas- dijo que el sistema que utiliza la policía turca para deportar a los refugiados sirios es “completamente ilegal”.

Turquía ha desarrollado un sistema para enviar a los refugiados sirios de vuelta a Siria”, dijo Fatih en un comunicado. “Este sistema es completamente ilegal.

“En primer lugar, llevan a los refugiados a la comisaría por razones triviales. Luego envían a estas personas a las provincias de Turquía cercanas a la frontera. Cuando van a estas provincias, les hacen firmar una carta en la que declaran que quieren volver a Siria voluntariamente. Es ilegal mantener a Sofía detenida. También es ilegal enviar a Sofía a la frontera”.

Sofía espera ser trasladada a una región fronteriza turca esta semana, según el Proyecto Aman.

Hablando a través de un traductor, dijo al grupo que otros detenidos habían informado de que habían sufrido intimidación física hasta que firmaron los papeles de retorno voluntario. Sofía no quiere firmar el retorno voluntario, pero teme ser golpeada debido a las lesiones faciales preexistentes derivadas de los abusos sufridos en Siria.

El Proyecto Aman añadió: “Una vida humana está literalmente en peligro aquí. Hacemos un llamamiento a los medios de comunicación internacionales para que ayuden a poner de relieve el caso de Sofía, y evitar que todos los refugiados sean obligados a volver ilegalmente a una zona de guerra.”

Fuente Pink News

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

Jugador de rugby gay consigue el asilo tras 5 años de lucha después de que el Ministerio del Interior intentara deportarlo a la Kenia homofóbica

Sábado, 24 de julio de 2021

A3493F27-6F29-4A8B-9488-57F64B71519BKenneth “Ken” Macharia

El jugador de rugby gay Kenneth Macharia ganó su lucha por obtener asilo de cinco años, luego de que el Ministerio del Interior intentara deportarlo a la Kenia homofóbica.

El jugador de Bristol Bisons ha estado luchando contra la deportación a Kenia, donde el sexo gay se castiga con hasta 14 años de prisión, desde octubre de 2016.

Macharia ha vivido en el Reino Unido durante 12 años e inicialmente llegó al país en 2009 con una visa de estudiante para estudiar ingeniería mecánica.

Tenía múltiples visas extendidas, pero finalmente decidió buscar asilo ya que regresar a Kenia significaría enfrentar violencia y persecución como un hombre abiertamente gay.

A pesar de que una campaña de petición para detener su deportación alcanzó más de 180.000 firmas y el apoyo inequívoco de sus compañeros de equipo, en 2019 le dijeron que su solicitud de asilo había sido rechazada y que debía salir del país “sin demora”.

Dos años de incertidumbre después, el viernes (16 de julio), finalmente le dijeron a Macharia que el Ministerio del Interior había abandonado su caso en su contra y que le habían concedido asilo en el Reino Unido, según Sky Sports.

El mes pasado, un tribunal dictaminó que el jugador de rugby gay debería recibir el estatus de refugiado, y ahora se anunció que el Ministerio del Interior no apelará el fallo.

Kenneth Macharia dijo que le tomará tiempo “creer que esta pesadilla ha terminado”

En un comunicado emitido a través de sus abogados, Kenneth Macharia dijo:

“Cuando le cuento la noticia a personas cercanas a mí, están saltando de alegría y emoción, pongo una sonrisa y pretendo compartir el mismo nivel de entusiasmo. Ha sido una lucha muy larga, desde 2016. Mis esperanzas han sido aplastadas demasiadas veces. No puedo evitar preguntarme qué saldrá mal. La tristeza no se ha ido. Solía ser optimista. Pasará un tiempo antes de que vuelva a estar “.

Continuó: “Estoy muy agradecido por todo el apoyo que he recibido. Mucha gente vino en mi ayuda en mi momento de necesidad. La lista es muy larga, algunas las conozco, otras no. Gracias a todos y cada uno de ustedes. Me llevará un poco de tiempo creer realmente que esta pesadilla ha terminado y estar al mismo nivel de entusiasmo que tú”.

La situación legal de la homosexualidad en Kenia

Actualmente existen varios artículos en el Código Penal de Kenia (modificado en 2003) que castigan las relaciones homosexuales (página 99 del informe Homofobia de Estado de ILGA 2017). El artículo 162 establece penas de 14 años de cárcel para quienes «tengan conocimiento carnal con otra persona contra el orden de la naturaleza» o «quien permita que un varón tenga conocimiento carnal con él o ella contra el orden de la naturaleza».  El artículo 163, por su parte, castiga a «quien intente cometer alguno de los delitos establecidos en el artículo 162 comete delito grave y será penado con prisión de 7 años».

Asimismo, el artículo 165 establece que «el varón que, en público o en privado, cometa un acto de indecencia grave con otro varón, o indujera a otro varón a cometerlo con él mismo, o intentara inducir la realización de un acto similar, incluso con terceras personas, es culpable de un delito grave y será penado con prisión de 5 años». Según los datos del propio Gobierno de Kenia, solo entre 2010 y principios de 2014 se procesó a 595 personas por estos cargos.

No está de más recordar, en cualquier caso, que en estos momentos se encuentra pendiente de resolución un importante proceso judicial, promovido por la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Gais y Lesbianas de Kenia (NGLHRC en sus siglas en inglés) que busca poner fin a la criminalización de la homosexualidad en Kenia. Si la sentencia es favorable tendrá una repercusión internacional indiscutible. Del mismo modo, un fallo a favor de mantener la penalización de las relaciones homosexuales o, incluso, de endurecer la ley, constituiría un antecedente muy peligroso. En febrero nos hacíamos eco, por cierto, de la campaña que CitizenGO, la marca internacional de HazteOír, promovía contra la posible despenalización.

Un pasado de persecución y LGTBfobia de Estado

Kenia es un país mayoritariamente cristiano (aunque con una importante minoría musulmana), en el que a las leyes vigentes y a la agresividad de las fuerzas policiales se suma una marcada homofobia social. Según un estudio del Pew Global Attitudes Project de 2013, únicamente un 8% de sus 44 millones de habitantes estaba dispuesto a algún reconocimiento social de los homosexuales, y un 90% consideraba tal orientación sexual inaceptable. La prensa alienta esta homofobia social: en mayo de 2015 se publicaba, en la portada de un periódico keniano, un listado con el nombre y la fotografía de las que supuestamente eran las doce personas gais y lesbianas más influyentes en el país, poniendo en grave riesgo su vida.

Aun así, existe en Kenia un valeroso grupo de activistas LGTB. Entre sus miembros se encuentra por ejemplo Denis Nzioka, que en 2012 trató de presentarse a las elecciones presidenciales como candidato y así visibilizar a la población LGTB. También David Kuria Mbote se presentó entonces como senador, aunque tuvo que cancelar su campaña debido a las fuertes amenazas recibidas y la falta de fondos. Su breve campaña, sin embargo, sirvió para que por primera vez un político abiertamente gay pudiera dirigirse a sus conciudadanos. El de Kuria es, como no podía ser menos, otro de los nombres citados en la publicación.

La salida del armario del escritor keniano Binyavanga Wainaina y el que se desarrollaran sin incidentes las protestas convocadas en Nairobi el pasado 2014 contra la legislación ugandesa alentaban incluso la esperanza de una mayor apertura en Kenia para los derechos LGTB. Esperanza que vio luego truncada, como muestra la detención en julio de 2014 de sesenta personas en un club de ambiente de Nairobi. Incluso se ha presentado una iniciativa ante el Parlamento de la nación, que pretende que los actos homosexuales sean sancionados con cadena perpetua para los kenianos y lapidación para los extranjeros. El propio presidente Uhuru Kenyatta declaraba en 2015 que, si bien no permitiría “cazas de brujas” contra la población LGBT de Kenia, tampoco derogaría las leyes que castigan la homosexualidad debido a su gran aceptación social. Más recientemente, en junio de 2016, un tribunal de este país consideraba “legal” y “razonable” usar torturas anales para incriminar a sospechosos de ser gais. Veremos si finalmente lo consiguen lo hacen los tribunales. Kenyatta se reafirmaba en su posición en abril de este año tachando los derechos LGTB de asunto «no aceptable» y «sin importancia para el pueblo de la República de Kenia».

En 2030. Kenia prohíbía la innovadora comedia romántica gay de Bollywood Shubh Mangal Zyada Saavdhan, y animaba “ve a verla en India”

Fuente PinkNews/Cristianos Gays/Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , ,

El Comité de los Derechos del Niño de la ONU falla contra Finlandia por no conceder el asilo a una familia rusa formada por dos mujeres y su hijo

Viernes, 26 de febrero de 2021

ONU-GAYEl Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas ha determinado que Finlandia no tuvo en cuenta el interés superior del hijo de una pareja de mujeres cuando rechazó su solicitud de asilo, ni lo protegió contra un riesgo real de daño irreparable cuando la familia no tuvo otra opción que regresar a Rusia. Una decisión que ILGA, la federación que agrupa a más de 1600 colectivos y organizaciones LGTBI de todo el mundo, ha saludado como un hito importante. «En el sistema de la ONU, este es el primer caso relacionado con el asilo que afecta a un niño que se enfrenta a riesgos específicos por la orientación sexual de sus madres, y por la familia que forman», ha declarado Kseniya Kirichenko, su coordinadora de programas. «Esta es también la primera vez que el Comité de los Derechos del Niño de la ONU toma una decisión sobre cuestiones de orientación sexual, y el primer caso sobre niños en familias del mismo sexo en la práctica de los órganos de los tratados en general», ha añadido.

Según informa ILGA, la decisión del Comité se refería a una solicitud presentada en nombre de A. B., que ahora tiene 11 años, un niño que había huido de Rusia junto con sus madres después de que la familia se enfrentara a acoso y amenazas, y de que él mismo empezara a sufrir acoso y aislamiento en la escuela. Hay que recordar, en este sentido, la especial situación que vive Rusia, un país en el que a la LGTBIfobia social se superpone desde hace más de una década una creciente LGTBIfobia de Estado que en 2013, después de que varias regiones lo hicieran por su cuenta, cristalizó en una ley estatal que prohíbe el mero hecho de informar positivamente de la homosexualidad a menores. Leyes que en la práctica hacen imposible celebrar el Orgullo LGTBI o simplemente enarbolar una bandera arcoíris.

Temiendo por su seguridad, la familia huyó a Finlandia, donde el niño empezó a ir a la escuela, hizo amigos y ya no tuvo que vivir con el temor a hablar abiertamente sobre su realidad familiar. Sin embargo, Finlandia rechazó su solicitud de asilo. Aunque las autoridades finlandesas reconocieron las experiencias pasadas de amenazas, acoso y discriminación, concluyeron que no podían considerarse constitutivas de persecución. A la familia no le quedó más remedio que regresar a Rusia. Sin embargo, la denuncia contra Finlandia acabó por llegar a Naciones Unidas.

Ahora el Comité de los Derechos del Niño, órgano de las Naciones Unidas que supervisa la aplicación de la Convención sobre los Derechos del Niño por parte de los estados miembro, ha concluido que Finlandia no tuvo en cuenta el interés superior del pequeño como consideración primordial al evaluar la solicitud de asilo ni lo protegió contra un riesgo real de daño irreparable en caso de devolución a Rusia. El Comité considera que el Estado finlandés violó los artículos 3, 19 y 22 de la Convención sobre los Derechos del Niño y que tiene la obligación de proporcionar una reparación efectiva a la familia damnificada, incluida una «indemnización adecuada». La decisión del Comité fue informada por una intervención de terceros presentada conjuntamente por ILGA Mundo, ILGA-Europa, la Comisión Internacional de Juristas (CIJ), Child Rights International Network (CRIN) y Network of European LGBTIQ* Families Associations (NELFA).

«Esta es una decisión importante, que establece las normas necesarias para la protección de los niños de las familias LGBTI que están en mayor riesgo de discriminación, especialmente en países como Rusia, donde las personas LGBTI se enfrentan a la estigmatización y las hostilidades en su vida cotidiana», ha declarado Arpi Avetisyan, jefa de litigios de ILGA-Europa, que ha remarcado además la obligación de los estados de garantizar siempre que el interés superior del niño se tenga en cuenta de forma efectiva y sistemática en el contexto de los procedimientos de asilo y que no se les discrimine por la orientación sexual de sus padres. «En el pasado, hemos visto que las decisiones internacionales sobre solicitantes de asilo lesbianas, gais y bisexuales han llevado a concederles la residencia en los Estados demandados», ha añadido por su parte Kseniya Kirichenko. «Esperamos que Finlandia también garantice que esta familia pueda volver y tener por fin una vida feliz y segura», ha añadido. Esperemos que sea así.

Puedes descargar la decisión completa del Comité de los Derechos del Niño aquí (en inglés).

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

Tras huir de Uganda, un refugiado gay se ahorca junto a la sede de la ACNUR en Nairobi (Kenia)

Viernes, 17 de abril de 2020

92873426_217794309504482_3977300622750777344_n_censored-e1586882134947-2Mweru Aneste, un orgulloso hombre y padre gay, fue encontrado muerto fuera de las oficinas de las Naciones Unidas en Nairobi, Kenia. (Facebook)

Terrible noticia que nos llega de Kenia. El cuerpo sin vida de Aneste Mweru, un joven gay de 25 años procedente de Uganda, ha aparecido junto a las oficinas del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Nairobi. Todo indica a que Mweru se ahorcó tras ser agredido por guardias de seguridad y policías al intentar acceder a la sede de la organización, que estaba cerrada, el pasado lunes de Pascua. El joven había huido de su país de origen en 2017 por la creciente hostilidad LGTBfoba y tenía el estatus de refugiado en Kenia desde hace un año. Su situación era cada vez más desesperada por los recortes en la ya reducida ayuda económica que recibía y por la perspectiva de acabar en un campo de refugiados.

El triste suceso ocurrió el pasado lunes. Según activistas que ayudan a los refugiados, Aneste Mweru, de 25 años, intentó acceder a las oficinas de ACNUR de la capital keniana a pesar de que era festivo. La policía y los agentes de seguridad privada se enfrentaron a él y lo rechazaron violentamente. El joven decidió quitarse la vida ahorcándose con una bufanda en un árbol cercano al lugar.

Aneste Mwiru fue una de más de doscientos solicitantes de asilo LGBT + que se trasladaron del campamento de refugiados de Kakuma a la ciudad capital en 2019, dijeron activistas a PinkNews.  Como muchas otras personas LGTBI, Mweru había huido de Uganda en 2017 para escapar de la creciente hostilidad social y gubernamental contra la comunidad. En marzo de 2019, las autoridades kenianas lo reconocieron finalmente como refugiado. Recientemente su situación se había vuelto cada vez más desesperada por los recortes en las ayudas a los demandantes de asilo y por la política del Gobierno de Kenia de concentrar a los refugiados en campos como el de Kakuma, en el norte del país. Las condiciones de vida de las personas LGTBI en estas instalaciones, donde están de nuevo expuestas a la hostilidad y a la violencia, son especialmente duras.

kakuma-pride-gofundme-imageAneste Mwiru celebrando el orgullo LGBT en el campo de refugiados de Kakuma,

Pero después de luchar para obtener la asistencia financiera vital que necesitaba para mantener a su hijo en febrero, sin hogar y hambriento, comenzó a acampar fuera de las oficinas de la UNCHR en Westlands.

Poco después de ser encontrado muerto en un presunto suicidio, aturdir a la comunidad local y capturar lo que los activistas dicen que es el patetismo de esos ugandeses queer que arriesgan todo para huir de la persecución. Al acercarse a la oficina para pedir comida, los guardias le informaron que la oficina estaba cerrada hasta el martes.

Según los informes, Mbazira Moses, fundador de Refugee Flag Kenya, un grupo de presión de los derechos LGBT +, dijo que los guardias supuestamente “lo golpearon hasta dejarlo inconsciente. Cuando recuperó la conciencia nuevamente, les dijo a los agentes de seguridad que preferiría morir allí donde se le conoce, que no sea en otro lugar”. Los guardias le dijeron a los refugiados homosexuales que murieran “si quería escapar de [sus] problemas“, afirma activistaLos guardias privados le dijeron entonces al joven de 28 años que se suicidara “si quería escapar de los problemas”, afirmó Moses.

Mwiru sufrió abrasiones en sus tobillos y brazos alrededor del momento de su muerte. Su cuerpo fue encontrado alrededor de las 10 a.m. por los transeúntes, muchos de los cuales son un salvavidas para los refugiados que viven en las calles y que dependen de los folletos de los lugareños.

Compañeros migrantes acamparon debajo de una pasarela cercana que se burló de las oficinas de seguridad privadas y armadas que patrullan las oficinas de ACNUR, culpándolos por la muerte de su amigo cuando las autoridades transfirieron el cuerpo de Mwiru.

La biografía de Mwiru era una incesante serie de abuso homofóbico y de devoción a su hijo.

Moisés fue “golpeado y herido” habitualmente durante su estancia en Kakuma, dijo Moses, convirtiéndolo en una de las muchas víctimas de un espectro de violencia lanzado en la comunidad LGBT + vulnerable del campo por ciudadanos locales homofóbicos que “nunca los quisieron allí“.

82982511_123113419199879_4304758073383190528_o-e1586882321891-1Mwiru era, según funcionarios de las Naciones Unidas, un ciudadano ugandés reconocido como refugiado por el gobierno de Kenia. Pero el movimiento del ACNUR para retirar los estipendios mensuales para los refugiados que viven en áreas urbanas sumió su vida en incertidumbre. Tales recortes se hicieron como parte de la política del gobierno, informaron 76 crímenes. “Si quisieran confirmar cuán desesperadas están las personas, que Mwiru sea más que suficiente”.

El socio de Mwiru, Nathan Shimwe del Congo, dijo que estaba sufriendo una depresión después de perder su trabajo a medida que la pandemia de coronavirus comienza a apoderarse del país sin litoral. “Habíamos alertado constantemente al ACNUR sobre los peligros y la desesperación a los que estaban sometidos los antiguos refugiados de Kakuma al retirar la asistencia financiera que se les daba”, dijo Moses. “Fueron traídos de allí y ahora abandonados sin ningún programa de lo que pueden hacer para obtener al menos comida y alojamiento. Las frustraciones entre todos los restantes que no reciben asistencia son tan graves como lo confirma el suicidio de Mwiru. Si quisieran confirmar cuán desesperadas están las personas, que Mwiru sea más que suficiente.

El UNHCR confirmó en un comunicado emitido el lunes que la agencia sigue de cerca las investigaciones policiales del incidente. “Nosotros, en ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, estamos profundamente conmocionados y entristecidos por la trágica muerte y el aparente suicidio de un refugiado hoy en Nairobi. Nuestros pensamientos y condolencias están con su familia y amigos. La declaración continuó: “El ACNUR está preocupado por los crecientes desafíos que enfrentan los refugiados y solicitantes de asilo, así como las comunidades que los acogen, para satisfacer sus necesidades básicas en el difícil contexto actual. ¿Cuántos ugandeses quieres morir antes de empezar a escucharnos?”

Entre las muchas fotografías de Mwiru están las de él sonriendo con amigos. Otros lo muestran sosteniendo a su hijo en alto, con los ojos brillantes de orgullo. Sin embargo, para muchos de los seres queridos de Mwiru, las fotografías de su cuerpo serán la forma en que la gente lo recuerde. Las imágenes gráficas de la muerte de Mwiru rebotaron en las redes sociales el lunes, impulsando la atención pública a las historias personales de refugiados individuales, tan a menudo oscurecidas por el ruido de, a veces, los cáusticos debates sobre la migración en Kenia.

Para Doreen Andrewz, subdirector de la Iniciativa de Trans refugiados, el fallecimiento de Mwiru es un recordatorio conmovedor del peligroso viaje que enfrentan los migrantes para escapar de la grave homofobia de Uganda. “¿Cuántos ugandeses quieres que mueran antes de empezar a escucharnos”, dijo. “Estoy cansado de la muerte, esto no es lo que vinimos a buscar en este país. [Mwiru], perdónanos a todos ”.

16429751

 La policía keniana investigará ahora las circunstancias de la muerte de Mweru. Por su parte, ACNUR ha hecho público un comunicado en el que lamenta lo ocurrido y pide respeto por la dignidad del fallecido y que se detenga la divulgación de las fotos de su cuerpo. El organismo de la ONU asegura que colaborará con las autoridades kenianas para esclarecer el suceso y para asistir al casi medio millón de refugiados que vive en el país.

La difícil situación de la comunidad LGTBI en Uganda y Kenia

Mweru había huido de una situación muy complicada para las personas LGTBI en Uganda. El artículo 145 del Código Penal castiga con penas que pueden llegar hasta la cadena perpetua a aquellos que «tengan conocimiento carnal contra natura con otra persona». El mero intento de mantener relaciones homosexuales o lo que se denominan «prácticas indecentes» se castiga con hasta siete años de prisión. Pero la durísima normativa no parece satisfacer a los LGTBIfobos. La presidenta del Parlamento, Rebecca Kadaga, insistía en 2016 en reintroducir un proyecto de ley que endurecía el trato penal a la homosexualidad, con la pretensión de establecer la pena de muerte en determinados casos. El proyecto había sido aprobado por el Parlamento en diciembre de 2013, pero finalmente fue invalidado por el Tribunal Constitucional a causa de una falta de procedimiento: se había votado sin el quórum necesario.

En octubre del año pasado recogíamos nuevos casos de violencia social y policial espoleada por las declaraciones de un ministro que animaban a reabrir el debate sobre la pena de muerte para las relaciones entre personas del mismo sexo.En noviembre, la policía  detenía a 127 personas y acusaba  a 75 después de una redada en un bar gay. Hace apenas unos días, veinte personas LGTBI eran arrestadas en el albergue en el que vivían, acusadas de vulnerar las normas de distanciamiento social impuestas por la pandemia de coronavirus. Pero conviene tener en cuenta que no todo depende del marco jurídico: la sociedad civil ugandesa también es fuente de ataques homófobos. Un ejemplo es el intento de linchamiento a un grupo de hombres homosexuales o los ataques que reciben los activistas que intentan llevar adelante la lucha.

Esta hostilidad constante lleva a muchas personas LGTBI a buscar refugio en la vecina Kenia, donde la situación es algo menos opresora, aunque sigue siendo difícil. En mayo del año pasado, el Tribunal Superior de Justicia de ese país decidía mantener la criminalización de las relaciones homosexuales con hasta 14 años de cárcel. A las leyes vigentes y a la agresividad de las fuerzas policiales se suma, como en Uganda, una marcada homofobia social. La prensa ha contribuido en buena parte a alentarla: en mayo de 2015 se publicaba, en la portada de un periódico keniano, un listado con el nombre y la fotografía de las que supuestamente eran las doce personas gais y lesbianas más influyentes en el país, poniendo en grave riesgo su vida.

Fuente Pink News/Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Primarias demócratas: Biden y Sanders presentan sus programas en materia de derechos LGTBI

Jueves, 26 de marzo de 2020

MjAyMDAzZDZhYzJjOGRhOTcyNWI4M2YwNTM1YThlZmRkNjc4Y2MLas primarias demócratas avanzan y dibujan un claro favorito. Joe Biden ha batido a Bernie Sanders en la mayor parte de los estados que ya han votado y se acerca a la nominación como candidato en las elecciones de noviembre. Tanto el exvicepresidente como el senador por Vermont han presentado ambiciosos programas en materia de igualdad que pretenden restaurar el daño causado por la administración Trump y colocar a Estados Unidos en la vanguardia de la promoción de los derechos LGTBI en el mundo.

La carrera por la nominación demócrata a las elecciones presidenciales de Estados Unidos ya es cosa de dos. Tras la retirada de los demás aspirantes del grupo de cabeza, incluido el abiertamente gay Pete Buttigieg, el candidato será un varón blanco, heterosexual y septuagenario: el centrista Joe Biden o el izquierdista Bernie Sanders. Los resultados de los estados y territorios que ya han celebrado primarias colocan al primero con una clara ventaja sobre el segundo, con trescientos delegados y diez puntos de margen.

Ambos candidatos han publicado sus programas sobre igualdad LGTBI, que incluyen iniciativas ambiciosas para reparar los retrocesos de la administración Trump y avanzar en otros campos, especialmente en la lucha contra la discriminación y la protección de las personas trans. Un colectivo que, recordemos, ha sido de los peor golpeados por las medidas de la actual presidencia.

En este sentido, Biden reclama su papel como vicepresidente de Barack Obama, a quien se anticipó en 2012 anunciando su apoyo al matrimonio igualitario pocos días antes de que lo hiciera el entonces presidente. Su campaña ha presentado un programa basado en siete puntos:

  • Proteger a las personas LGTBQ+ frente a la discriminación.
  • Apoyar a las personas LGTBQ+ jóvenes.
  • Proteger a las personas LGTBQ+ frente a la violencia y trabajar para acabar la epidemia de violencia contra la comunidad transgénero, en particular las mujeres transgénero de color.
  • Ampliar el acceso a sanidad de alta calidad para las personas LGTBQ+.
  • Garantizar un tratamiento justo de las personas LGTBQ+ en el sistema de justicia penal.
  • Recopilar la información (estadística) necesaria para apoyar plenamente a la comunidad LGTBQ+.
  • Fomentar los derechos LGTBQ+ y el desarrollo a nivel global.

Las propuestas de Biden alcanzan un gran nivel de concreción y se traducen en medidas contra la discriminación laboral y la permisividad con las organizaciones religiosas que deniegan servicios, el apoyo a las personas LGTBI mayores y sin techo, adopción de un tercer sexo legal, lucha contra el acoso escolar y la violencia, prohibición de las pseudoterapias de conversión y protección a los demandantes de asilo LGTBI, entre otras muchas.

Si Biden reivindica una trayectoria de apoyo a la comunidad LGTBI, Sanders puede exhibir su compromiso ininterrumpido desde su época como alcalde de Burlington, en los años 80 del siglo pasado. Las propuestas de Sanders se resumen en doce puntos. Algunas son comunes a las de Biden, como la prohibición de las «terapias» reparativas, la reversión del veto a las personas trans para servir en el ejército o la introducción de un tercer sexo legal.

  • Aprobar leyes contra la discriminación de las personas LGTBQ+.
  • Medidas en materia de sanidad: financiación de las cirugías de afirmación de género y la profilaxis preexposición (PrEP).
  • Proteger los derechos de las personas LGTBQ+ en todo el mundo con su inclusión en los acuerdos de libre comercio.
  • Lucha contra el acoso escolar, la violencia y el suicidio de jóvenes LGTBQ+.
  • Proteger a las personas trans y, en particular, las mujeres trans de color frente a la violencia, incluida la policial.
  • Medidas en materia de vivienda y protección de las personas sin techo.
  • Prohibición de la discriminación de las personas LGTBQ+ en el acceso a servicios y productos bancarios.
  • Oposición a las medidas que invocan la libertad religiosa para perpetuar la discriminación.
  • Revertir la prohibición de servir en el ejército a las personas trans.
  • Facilitar la formación de sindicatos de trabajadores LGTBQ+.
  • Reconocimiento de las identidades no binarias con la inclusión de una tercera categoría de género en los documentos.
  • Investigar todos los asesinatos de personas trans como delitos de odio federales.

Se trata, por tanto, de dos programas de amplio alcance con muchos puntos en común. Tanto si gana Biden, como todo parece indicar, como si Sanders da la sorpresa de última hora, el Partido Demócrata concurrirá a las presidenciales con el programa más avanzado en materia LGTBI de la historia. Estaremos pendientes de las próximas citas de las primarias para conocer quién se enfrentará en noviembre a Donald Trump, cuya administración ha causado tanto daño a la comunidad en solo tres años.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Lesbiana habla sobre el desgarrador proceso de tratar de “probar” su sexualidad al gobierno del Reino Unido para solicitar asilo

Sábado, 29 de febrero de 2020

Asylum-social-media-imageUna lesbiana de Zimbabwe ha hablado sobre cómo le tomó cinco años agotadores convencer al Ministerio del Interior de que es homosexual y que debe recibir asilo.

Angel huyó al Reino Unido hace cinco años, después de que la policía la encontró desnuda en la cama con otra mujer y las golpeó.

Si bien el sexo entre dos hombres es un delito penal en Zimbabwe, técnicamente ser lesbiana no es algo por lo que se te pueda arrestar. En cambio, la policía dará su propia “justicia instantánea”, dijo Angel.

En 2015, se encontró en una sala de entrevistas con un funcionario del Ministerio del Interior cuyo trabajo consistía en determinar si Angel mentía o si realmente era lesbiana.

Es una de las más de 1.500 personas que buscan asilo en el Reino Unido por motivos de sexualidad cada año.

La conclusión del funcionario determinaría si Angel recibiría asilo en el Reino Unido, sobre la base de que sería perseguida por su sexualidad si regresara a Zimbabwe. “¿Cómo sé que soy lesbiana? ¿Cuántos años tenía cuando lo supe? ¿A quién le dije? Angel recuerda que le preguntaron. Es como si el Ministerio del Interior esperara una fecha y hora”.

Angel fue entrevistada durante siete horas. Ella le contó al entrevistador del Ministerio del Interior sobre una relación secreta que había tenido con una niña en la escuela secundaria y cómo fue traicionada por un miembro de la familia en quien había confiado.

Angel también habló sobre ser violada por dos hombres, cuando tenía unos treinta años, quienes dijeron que tenían la intención de “enderezarla”.

Las anotaciones en la transcripción de la entrevista dejan en claro que Angel estaba angustiada reviviendo estas cuentas. “** El solicitante todavía está llorando **” se repitió tres veces.

Luego, el entrevistador comenzó a preguntarle por qué había tenido tan pocas relaciones con mujeres, especialmente desde que llegó al Reino Unido. Angel explicó que estaba tomando tiempo abrirse a la gente y recuperarse de lo que le habían enseñado era el gran estigma de ser lesbiana.

El entrevistador siguió preguntando, describiendo la falta de relaciones a largo plazo de Angel y preguntando cómo Angel podría identificarse como lesbiana. “Es por los sentimientos que siento”, dijo Angel. “No me han dado una plataforma gratuita para practicar mi sexualidad”.

La decisión del Ministerio del Interior sobre si concede o rechaza el asilo depende de si el entrevistador considera que el relato del solicitante de asilo es auténtico y creíble, pero cada entrevistador puede tener sus propios puntos de vista sobre lo que es un relato creíble.

Tres meses después de su entrevista de siete horas, Angel descubrió que se le había negado el asilo.

Entre 2015 y 2018, la tasa de rechazo del Ministerio del Interior para las solicitudes de asilo basadas en la sexualidad aumentó del 61 por ciento al 71 por ciento.

Con el apoyo de su iglesia y una organización benéfica LGBT +, y durmiendo mal después de que su apoyo de asilo se cortó, Angel finalmente recibió asilo en 2019, después de demostrar minuciosamente lo peligroso que sería para ella regresar a Zimbabwe.

Ella le dijo a la BBC que la seguridad de obtener asilo no comenzó a hundirse hasta que su permiso de residencia oficial llegó un mes después. “Al mirarlo, lloré pensando en lo que había pasado”, dijo.

Fuente PinkNews

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

El Ministerio del Interior le dijo a este hombre que no era “lo suficientemente gay” como para quedarse en el Reino Unido. Ahora le han dado asilo a tiempo para Navidad.

Martes, 31 de diciembre de 2019

pensionista-teme-ser-deportado-del-reino-unido-porno-ser-lo-suficientemente-gayUn hombre de 67 años al que el Ministerio del Interior dijo que no era “lo suficientemente gay” para quedarse en el Reino Unido recibió un regalo de Navidad temprano: el estado de asilo del gobierno.

Yew Fook Sam, conocido como Sam, vive en Kirkby, Liverpool, y ha vivido con el temor de ser deportado a Malasia, donde la homosexualidad es ilegal, durante los últimos tres años.
PUBLICIDAD

Cuando se enteró de que se le había otorgado asilo, Sam le dijo al Liverpool Echo: “Estoy muy feliz. Estaba llorando y gritando de alegría cuando recibí la llamada telefónica de mi abogado. ¡Esta será mi mejor Navidad!”

Los funcionarios del Ministerio del Interior habían dicho previamente que creían que Sam estaba mintiendo acerca de ser homosexual para quedarse en el Reino Unido, utilizando el hecho de que no tiene novio como prueba.

Sam dijo que trató de decirles que a su edad, no necesita sexo. Agregó: “Estaba tan decepcionado y deprimido después de que me dijeron que no era gay. ¿Cómo puedo probarlo?”

pensionista-teme-ser-deportado-del-reino-unido-porno-ser-lo-suficientemente-gay-0Una campaña dirigida por sus amigos en la Iglesia St Bride’s Church en Percy Street, Liverpool, donde Sam es parte de la comunidad de adoración Open Table LGBTQIA +, y promovida por Echo, vio a más de 5,000 personas firmar una petición en línea instando al Ministerio del Interior a reconsiderar.

Sam dijo que había vivido una mentira en Malasia, casándose con una mujer a la edad de 30 años y engendrando dos hijos. Pero cuando su esposa se enteró de que era homosexual, en 1988, ella lo dejó y llevó a sus hijos a los Estados Unidos. Sam no ha visto a sus hijos desde entonces.

“Ha sido una gran alegría trabajar con Sam y estoy encantado de que tenga este hermoso regalo de Navidad”, dijo Helene Santamera, abogada de inmigración del Servicio de Asesoramiento de Inmigración en Liverpool. “A través de su valentía, ahora ha creado un camino para otros que enfrentan ideas anticuadas y demasiado simplificadas sobre la sexualidad. Y creo que la historia de Echo le aseguró el asilo, porque fue recogida por muchos otros periódicos, incluso en Malasia, lo que habría confirmado el punto sobre los peligros que podría enfrentar”.

Sam dijo: “He sido fotografiado en marchas gay aquí [el Reino Unido] y estaría en peligro de ser arrestado y atacado por miembros del público. Me temo que podría ser asesinado si tuviera que regresar”.

Sam, quien llegó al Reino Unido en 2005 con una visa de turista y permaneció en el sur de Inglaterra, trabajando, hasta que fue arrestado en 2016, está estudiando turismo en el City of Liverpool College con el objetivo de ser un guía turístico. “Estoy muy feliz aquí, la gente de Liverpool es muy amable y acogedora”, dijo.

Sam ha recibido asilo durante cinco años, el tiempo estándar. Un mes antes de que esto termine, será elegible para solicitar un permiso indefinido para permanecer.

Escalada de LGTBfobia pese al cambio político en Malasia

En entradas anteriores hemos venido hablando de la escalada de LGTBfobia de Estado en Malasia. Dos mujeres malasias, de 22 y 32 años, respectivamente, recibían a principios de este mes de septiembre seis latigazos por orden de un tribunal, tras ser descubiertas por agentes islámicos en el estado conservador de Terengganu «intentando participar en actos sexuales en un automóvil». El Gobierno, por otra parte, no solo dejaba claro su apoyo a la redada que días antes tenía lugar en un bar de ambiente gay de Kuala Lumpur sino que, en boca del ministro del Territorio Federal, Khalid Samad, expresaba que «esperamos que esta iniciativa pueda mitigar que la cultura LGTB se extienda a nuestra sociedad».

Ya con anterioridad, el nuevo Ejecutivo de Malasia había defraudado las expectativas despertadas cuando insinuó que el colectivo LGTB no debe visibilizarse porque incomoda «a la mayoría» del país. Lo hacía a cuenta de la censura de los retratos de los activistas Pang Khee Teik y Nisha Ayub en una exposición de George Town (ciudad del Estado de Penang) por orden administrativa.

Un entorno difícil para las personas LGTB

whipping_bernama_020317_03Malasia, una de las economías emergentes del sudeste asiático, es un país de variada composición étnico-religiosa, aunque de mayoría musulmana, en el que conviven leyes civiles, de obligado cumplimiento para todos, y leyes islámicas, de aplicación a los ciudadanos musulmanes. Las relaciones homosexuales, en cualquier caso, son ilegales y se castigan con penas de hasta 20 años de cárcel. De hecho, en 2011 nos hacíamos eco de las intenciones de varios líderes musulmanes malasios de endurecer las medidas contra la homosexualidad y en 2015 el entonces primer ministro, Najib Razak, comparaba a las personas LGTB con el Estado Islámico, alegando que carecen de derechos humanos.

La LGTBfobia social y política imperante en Malasia ha llevado a situaciones que rozan el absurdo, y que hemos recogido en esta misma página. En febrero del año pasado, en un vídeo promovido por el Departamento de Desarrollo Islámico de Malasia se sugería a los homosexuales que «aprender» a ser hetero es como iniciarse en la equitación. En febrero de este año nos hacíamos eco de un artículo que ejemplificaba la estigmatización de la comunidad LGTB también desde los medios de comunicación. En abril, nos enterábamos de que la Universidad de Ciencias de Malasia (USM) celebró un concurso de carteles para “convertir”alumnos gays en heterosexuales. Y en mayo que el gobierno de Malasia ha comenzado a bloquear páginas LGTB+, incluido el portal Utopia-Asia que es la principal fuente de información para viajeros gais en la región.

Otros ejemplos son el anuncio de censura de programas con personajes homosexuales; la censura de una escena de La Bella y la Bestia, de la que ya hemos hablado, y de una canción de Lady Gaga o la cancelación de un Festival que se celebraba desde 2008 para promover el respeto a la diversidad sexual.

Especialmente preocupante fue lo sucedido en 2012, cuando un joven gay musulmán recibió amenazas de muerte por difundir un vídeo en el que animaba a otros homosexuales a salir del armario. En junio del año pasado conocíamos la muerte de un adolescente, T. Nhaveen, después de cinco días en coma y sufrir una dura agresión de carácter homofóbica que le había dejado con varias heridas y quemaduras en la espalda, además de ser sodomizado con una barra. T. Nhaveen, de dieciocho años de edad, había quedado con su mejor amigo, T. Previin, de 19 años de edad, el sábado, 10 de junio, alrededor de las 11 de la mañana en una hamburguesería de Gelugor, un zona residencial de George Town, en Penang, para celebrar que iba a comenzar su vida como estudiante de música en Kuala Lumpur, pero falleció el jueves, 15 de junio, tras ser víctima de una dura agresión homofóbica que le deja en coma durante cinco días. Un episodio más de bullying homofóbico que en esta ocasión había consternado a la sociedad de Malasia por su dureza y violencia. Ante este escenario, podría pensarse que un suceso tan terrible como este debería servir de acicate para que el respeto a la diversidad gane posiciones en Malasia. Mucho nos temíamos que no iba a ser así, a la vista del hecho de que los mismos medios locales y autoridades que habían reaccionado con horror ni siquiera precisaron que el acoso que el joven sufría era de naturaleza homofóbica. Esperemos, al menos, que se haga justicia con los asesinos de  T. Nhaveen. Está claro, sin embargo, que ni siquiera un hecho tan terrible como este ha servido de acicate para que el respeto a la diversidad gane posiciones en Malasia, como ya entonces pronosticábamos. Y para corroborarlo, en julio radicales religiosos de Malasia e Indonesia se rebelaban contra Starbucks por su apoyo al colectivo LGBT

Fuente Pink News/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , , , , , ,

Dos estudiantes son detenidos en Marruecos por mantener relaciones homosexuales

Martes, 1 de octubre de 2019

un-dahir-real-protege-a-la-comunidad-catolica-en-marruecos_560x280Dos estudiantes de la ciudad marroquí de Safi han sido detenidos por mantener relaciones homosexuales. Según la Policía Judicial, fueron sorprendidos en «flagrante delito» y han sido acusados de practicar la homosexualidad y de ebriedad en público. Por el primer cargo, se enfrentan a una pena de hasta tres años de cárcel, tal como establece el Código Penal de Marruecos.

Según el diario Assabah, los hechos tuvieron lugar el pasado 13 de septiembre en las proximidades de la localidad de Safi.  Miembros de la Fuerzas Auxiliares vieron una motocicleta aparcada en el campo, cerca de una casa abandonada. Al inspeccionar el lugar, encontraron a dos jóvenes «en una postura que no dejaba lugar a dudas». Convinieron en avisar a la Policía, que procedió a la detención de los jóvenes.

Posteriormente, la Policía Judicial decidió acusarlos bajo el cargo de «delito flagrante de homosexualidad y ebriedad en público». Los detenidos se enfrentan a penas de hasta tres años de prisión por el delito de mantener relaciones homosexuales.

La persecución constante a que son sometidos los homosexuales y bisexuales marroquíes ha ocasionado que las peticiones de asilo en España, sobre todo por parte de jóvenes, haya experimentado un notable incremento en los últimos meses. Destaca el aumento de peticiones de asilo por parte de jóvenes lesbianas, que se calculan en más de 300 desde principios de año.

Marruecos: una vigente y preocupante LGTBfobia de Estado

Como señalábamos, el artículo 489 del Código Penal marroquí castiga los «actos licenciosos o contra natura con un individuo del mismo sexo» con penas de hasta 3 años de prisión, además de una sanción económica. Y el artículo 483 establece penas de hasta dos años de prisión por «obscenidad pública». Venimos recogiendo distintos casos de persecución a personas LGTB en Marruecos: desde víctimas tratadas como culpables hasta detenciones tan absurdas como la de los jóvenes que colgaron un vídeo en el que aparecían besándose.

Presos-LGTB-3

En agosto de 2017 un joven gay, muy conocido en redes sociales de Marruecos, era agredido después de que un director de cine incitase a «violarlo». El realizador y guionista marroquí Mahmoud Frites publicaba en Facebook el siguiente mensaje: «no puedo entender a aquellos que violan a burros, a personas discapacitadas, a mujeres mayores, a niños, a sus hijos, y que sin embargo son incapaces de hacerlo con los que desean ser violados e incluso estarían dispuestos a pagar por que les violasen». Un texto que acompañó de una fotografía de Adam Lahlou en la que este viste un caftán y se adorna la cabeza con un pañuelo (una imagen que él mismo colgó en Facebook y que utilizó como foto del perfil).

En 2015 nos hacíamos del intento de linchamiento de una mujer transgénero en Fez, ocurrido en junio pasado. Ocurrió lo mismo: solo gracias a que el vídeo se viralizó y desencadenó un escándalo que trascendió las fronteras de Marruecos, acabaron con una dos de los agresores fueron condenados a cuatro meses de prisión, y ello pese a que el propio ministro de Justicia; Mustafá Ramid, llegó a insinuar entonces que las personas LGTB son culpables de las agresiones que reciben.

También en  2015 tuvimos conocimiento de varias condenas en Marruecos, en aplicación de ese artículo. En el mes de junio se produjo la detención de Lahcen y Mohsine, otros dos hombres que se besaron, fotografiaron y dieron muestras de afecto ante la Torre Hasán, uno de los entornos históricos marroquíes más prominentes. A pesar de conseguir más de 71.000 firmas de personas todo el mundo pidiendo su liberación, ambos fueron condenados finalmente a cuatro meses de cárcel y una sanción económica.

Ese mismo mes, se denunció la detención de 20 hombres homosexuales en Agadir, acusados de “difundir la corrupción”. Según el colectivo Aswat, no serían las únicas detenciones por ese motivo llevadas a cabo en ese año, que formarían parte de una campaña de arrestos dirigida por el Gobierno marroquí contra la población homosexual masculina para reafirmar su posición en el debate público sobre la despenalización de la homosexualidad.

Un mes antes, tres hombres más fueron condenados a la pena máxima, tres años de cárcel. Tras recibir una denuncia, la Policía capturó a dos de los hombres mientras mantenían relaciones sexuales en el centro de trabajo de uno de ellos. Al ser interrogados, informaron de que se habían conocido a través de un tercero, que finalmente también fue detenido y condenado.

También en años anteriores, nos hemos hecho eco de diversas detenciones a personas homosexuales. En mayo de 2013 publicábamos la condena a cuatro meses de cárcel a dos jóvenes detenidos en “delito flagrante” cuando se encontraban en el interior del coche de uno de ellos. En mayo de 2014 seis hombres fueron condenados a penas que oscilaban entre uno y tres años por cometer “actos contra natura”. En octubre de ese mismo año informábamos de que un británico de 69 años era condenado a cuatro meses de prisión por homosexualidad (aunque, finalmente, fue puesto en libertad).

Y es que, como dijera el joven marroquí Hamza (en el vídeo de la campaña que el colectivo Aswat lanzó para concienciar de la homofobia social marroquí) “ser homosexual en Marruecos es algo muy difícil, porque tienes que lidiar a diario con los estereotipos sociales preconcebidos, que no aceptan diferencias, especialmente el ser gay”.

La situación actual en Marruecos contrasta marcadamente con su posición histórica como refugio para hombres homosexuales, cuando eran perseguidos en Europa, el año pasado era España la que concedía asilo a 77 personas homosexuales. Actualmente, el problema no sólo afecta a la ley, sino a los valores sociales imperantes tan fuertemente conservadores y reaccionarios, que rechazan las relaciones homosexuales y no tienen piedad para denunciar aunque se trate de personas menores de edad y de su propia familia, como es este caso. El Gobierno marroquí, encabezado por el islamista Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD), exclulía de la actual reforma del Código Penal los artículos más polémicos que tienen que ver con las libertades individuales y sexuales, como los que castigan la homosexualidad, el adulterio y las relaciones extramaritales.

Aunque quizás el caso que más expectación ha causado es el de dos menores de MarrakechSanaa y Hajar, denunciadas por un familiar que decía haberlas sorprendido dándose un beso en una azotea que, tras ser encarceladas durante varios días eran puestas en libertad a la espera de juicio quedando finalmente liberadas sin cargos. También en Marrakech era detenido un ciudadano español de 70 años de edad, a quien habían sorprendido en la habitación de su hotel manteniendo relaciones sexuales con un ciudadano marroquí, si bien ponían en libertad al ciudadano español tres días después, nada se ha sabido de su compañero.

Fuente Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , ,

El Tribunal Supremo de Italia, a favor de un refugiado gay

Jueves, 2 de mayo de 2019

33A547F7-2927-4276-B83B-0B656E63238AEl Tribunal Supremo de Casación italiano ha fallado a favor de un refugiado gay al que se le denegó el asilo en Italia.

Su caso será ahora remitido a otro tribunal de apelaciones para una decisión final. Si deciden que tiene una solicitud legítima de asilo, se le permitirá permanecer en Italia, según Info Migrants.

Le dijo a la Corte Suprema que se enfrentó a “falta de respeto y acusaciones” cuando su esposa y su padre se enteraron de que era gay.

El hombre, que se llama Bakayoko Aboubakar S, es musulmán y es de Costa de Marfil. Estaba casado y tuvo dos hijos en su país natal.

Sin embargo, dijo que enfrentó “falta de respeto y acusaciones” de su esposa y su padre cuando se enteraron de que estaba teniendo una relación sexual con otro hombre.

Aboubakar S. dijo que se vio obligado a huir del país cuando su pareja masculina murió “en circunstancias desconocidas” y dijo al tribunal que cree que su padre fue el responsable de la muerte de su pareja.

Inicialmente se le negó el asilo en Italia a pesar de su precaria situación en Costa de Marfil. A pesar de ello, a Aboubakar S se le denegó inicialmente el asilo en Italia, según ha declarado la comisión territorial: “En Costa de Marfil, a diferencia de otros países africanos, la homosexualidad no se considera un crimen, y el estado no tiene una condición de conflicto armado o violencia generalizada”.

12722683-B730-4C78-BC62-3453ECEA91AE

El tribunal dijo que las autoridades deben determinar que no existen leyes discriminatorias en el país de origen de la persona antes de tomar una decisión. Sin embargo, también deben asegurarse de que exista una “protección adecuada” para los homosexuales en sus países de origen antes de enviarlos de vuelta.

Los jueces del Tribunal Supremo fallaron a su favor y dijeron que los homosexuales en Costa de Marfil pueden enfrentarse a “amenazas muy graves por parte de particulares”.

Los jueces fallaron a su favor y dijeron que las razones para denegar su solicitud de refugio eran inadecuadas. “Para ello, no parece suficiente que en su país de origen, Costa de Marfil, la homosexualidad no sea considerada un delito, ya que es necesaria una verificación para determinar la adecuada protección del Estado frente a las gravísimas amenazas de los particulares”, dijeron los jueces.

Fuente Cromosomax

General, Historia LGTBI , , , , , ,

La boda viral de dos chicos gais hondureños en la caravana migrante: un reflejo de esperanza en un océano de pobreza, persecución y xenofobia

Martes, 20 de noviembre de 2018

caravan-wed-edLa esperanza de vivir una vida digna es más poderosa que las amenazas y el miedo. No se nos ocurre otra reflexión cuando vemos las imágenes de la boda entre Erick Dubón y Pedro Nehemías, dos jóvenes hondureños de 23 y 22 años, respectivamente, y que forman parte de la caravana migrante que ha atravesado México desde Honduras. Un subgrupo de la caravana, compuesto por varios cientos de personas, ha llegado ya a Tijuana, en la frontera con Estados Unidos. Con ellos se encuentran varias docenas de personas LGTB que huyen, no está de más recordar, de una de las regiones del mundo con una mayor LGTBfobia social y de Estado, pero a las que les espera un futuro no precisamente fácil.

El grupo de migrantes está formado por personas que huyen de países como El Salvador, Guatemala, Honduras o Nicaragua, con altísimas altas de pobreza y en algunos casos con importantes conflictos políticos. Pero también con graves problemas de LGTBfobia social y de Estado.

El caso de Honduras, país del que proceden Erick Dubón y Pedro Nehemías, es paradigmático. Se trata de los países del mundo que registra mayor violencia contra las personas LGTB, y muy destacadamente contra las personas trans. De hecho, sin hacer un seguimiento intensivo, son numerosos los casos de agresiones que  hemos recogido en los últimos años. Muy especialmente tras el golpe de Estado del año 2009, cuando la situación se deterioró de forma acelerada y se produjeron varios asesinatos de activistas LGTB. La relativa «normalización» política de años posteriores no se ha acompañado de una mejora de la situación de la comunidad LGTB, cuyos miembros ha seguido siendo objeto de violencia, fuesen activistas o no (en la entrada que dedicamos el año pasado a Honduras tras el asesinato de la activista trans Sherlyn Montoya puedes encontrar más detalles).

No es de extrañar, por tanto, que numerosas personas LGTB procedentes de estos países haya decidido sumarse a la caravana en busca de la libertad para ser ellas mismas sin miedo a la persecución, la tortura o la muerte. The Washington Post recogía esta pasada semana los testimonios de varias de ellas, que forman parte de un grupo que decidía separarse de la caravana principal en Ciudad de México y desplazarse en autobús hasta Tijuana, en la frontera con Estados Unidos, donde de hecho ya han llegado varios centenares de migrantes que ahora esperan su oportunidad de cruzar al norte. Un grupo que ha tenido que soportar también, según recogía el diario estadounidense, la LGTBfobia de una parte de sus propios compañeros de caravana, y que les ha llevado a buscarse entre ellos, agruparse y protegerse.

La caravana de migrantes, LGTB o no, cuenta además con el recelo de una parte de la población mexicana, ya de por sí muy empobrecida. Pero de lo que no hay dudas es de su fuerza y de su esperanza. Buen ejemplo de ello son las imágenes de la boda entre Erick Dubón y Pedro Nehemías, que este domingo se hacían virales al publicarlas en Twitter la periodista Sarah Kinosian, que acompaña a la caravana migrante. Desconocemos los detalles de la ceremonia y si el matrimonio tendrá reconocimiento legal (Tijuana está en Baja California, uno de los estados mexicanos en los que se celebran matrimonios entre personas del mismo sexo), pero su valor simbólico es indudable. Y según tuiteaba Kinosian, otras seis parejas estaban ya dispuestas a seguir sus pasos.

No sabemos qué futuro espera a Erick y Pedro. Su intención es solicitar asilo en Estados Unidos, pero qué duda cabe que lo tienen francamente complicado, y más ahora que su presidente, Donald Trump, no ha dudado en convertir a la caravana en un nuevo chivo expiatorio y dirigir contra ella sus ataques de odio. Tampoco lo tienen fácil en México. El País recoge hoy, precisamente, como ya se están produciendo los primeros brotes de xenofobia contra las personas que han llegado a Tijuana.

Sea como sea, les deseamos lo mejor.

Os dejamos con el momento en el que se dieron el «sí»:

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La justicia de Austria concede el asilo a un gay iraní después de que su Oficina Federal de Asilo lo rechazase por desconocer el significado de los colores de la bandera arcoíris

Viernes, 17 de agosto de 2018

dkeuzzkwsaahpmeNavid, un joven gay iraní, ha conseguido finalmente asilo en Austria gracias a los tribunales después de que la Oficina Federal de Asilo denegase su petición al no creer que fuese gay, dado que era por ejemplo incapaz de decir qué significaban cada uno de los colores de la bandera arcoíris. La noticia, en este caso con final feliz, pone una vez más de manifiesto la falta de voluntad de los Estados europeos a la hora de dar asilo a personas LGTB en busca de protección. Hace solo unos días, por ejemplo, recogíamos como la Audiencia Nacional española ha rechazado dar asilo a un homosexual argelino amenazado por su familia al considerar que en Argelia los homosexuales no sufren persecución.

Navid escapó en 2014 de Irán, uno de los países en los que todavía es posible ser  condenado a muerte por ser homosexual. Se instaló en Viena, donde ha vivido desde entonces. Sin embargo, su solicitud de asilo fue rechazada en junio por la Oficina Federal de Asilo de Austria. Según denuncia la organización austriaca Queer Base, que da apoyo a refugiados LGTB, su solicitud fue rechazada sin ser adecuadamente investigada. Una de las razones que sirvieron para desestimar la petición fue que Navid no pudo identificar cuál es el significado de cada uno de los colores de la bandera arcoíris. La bandera arcoíris, recordemos, fue creada por Gilbert Baker a finales de los años setenta como símbolo del movimiento en favor de los derechos LGTB, e inicialmente contaba con ocho colores a los que se dio un significado (sexo, vida, salud, sol, naturaleza, magia/arte, serenidad y espíritu), aunque poco después se simplificó a seis colores (perdimos el sexo y la magia…). Un dato desconocido por la inmensa mayoría de las personas LGTB del planeta.

Queer Base denuncia que la Oficina Federal de Asilo despachara con tal superficialidad la petición de asilo de Navid y ni siquiera se preocupara, por ejemplo, de tomar declaración a su pareja. Por fortuna, Navid y Queer Base recurrieron la decisión y ahora un tribunal federal ha fallado en su favor. El pasado 13 de agosto, el joven iraní vio por fin aceptada su petición de asilo:

Pese al final feliz de este caso, lo sucedido con Navid es buena muestra de la falta de voluntad real de los Estados europeos a la hora de dar asilo a las personas LGTB en busca de la protección de la que carecen en sus países. Las noticias de denegación de asilo son frecuentes, y aunque en muchos casos el asilo se acaba concediendo tras la movilización de las organizaciones LGTB y el salto a los medios de comunicación, lo cierto es que la situación de estas personas de de gran vulnerabilidad e indefensión.

Al mismo tiempo que Queer Base se congratula del asilo a Navid, por ejemplo, denuncia en sus redes sociales que la Oficina Federal de Asilo ha denegado la petición de otro chico gay afgano con el argumento de que el chico no parece gay ni por sus gestos ni por su forma de vestir, de que tiene un historial de peleas con otros compañeros de centro (algo que supuestamente no cabe esperar de los gais) y de que tiene pocos amigos (algo que tampoco cabe esperar de los gais, que según el informe del funcionario que ha rechazado la solicitud son sociables). Según Julia Valenta, asesora legal de Queer Base, la presión de los políticos austriacos para denegar la mayor cantidad de peticiones de asilo posible es un factor determinante en lo que está sucediendo en su país (recordemos que tras las elecciones de octubre de 2017, Austria está gobernada por una coalición entre la derecha y la extrema derecha que ha hecho del discurso contra la inmigración pobre su bandera).

Historia como estas, sin embargo, también suceden en nuestro país. Hace pocos días, sin ir más lejos, nos hacíamos eco del rechazo de la Audiencia Nacional española a conceder el asilo a un ciudadano homosexual argelino amenazado de muerte por su propia familia al considerar que no está perseguido por las autoridades de su país. «No se puede considerar que una persona sea objeto de persecución por el mero hecho de ser homosexual», expresa la sentencia de la Audiencia Nacional, y ello  a pesar de que, si bien es cierto que en años recientes no han trascendido a la luz pública procesamientos, el Código Penal argelino castiga los actos de homosexualidad con pena de prisión de 2 meses a 2 años, que pueden llegar a tres años si se cometen en público.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , ,

España: La Audiencia Nacional rechaza el asilo a un homosexual argelino al estimar que en Argelia no se sufre persecución «por el mero hecho de ser homosexual»

Martes, 14 de agosto de 2018

dg8kd50w4ai4fyrFoto de la marcha del Orgullo de este año en París (Twitter de Alex)

Según informa El Faro de Ceuta, la Audiencia Nacional ha rechazado dar protección a un ciudadano argelino, amenazado de muerte por su familia por ser homosexual, al considerar que no está perseguido por las autoridades de su país. «No se puede considerar que una persona sea objeto de persecución por el mero hecho de ser homosexual», expresa la sentencia. Aunque es cierto que en años recientes no han trascendido procesamientos, el Código Penal argelino castiga los actos de homosexualidad con pena de prisión de 2 meses a 2 años.  

Según relata el diario ceutí, que ha tenido acceso a la sentencia, el ciudadano argelino llegó a Ceuta en abril de 2017, huyendo se su familia. Un hermano suyo, que pronto iba a salir de prisión, le había amenazado de muerte por ser homosexual. Según la sentencia de la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional, sin embargo, «los únicos actos de persecución o amenaza» que explica el ciudadano argelino «los expone de forma vaga y sin ninguna acreditación», sin que procedan de las autoridades argelinas sino de su propio entorno familiar. Siempre según El Faro de Ceuta, la Audiencia Nacional solicitó un informe a ACNUR (Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados), según el cual el solicitante «no parecía encontrarse en necesidad de una protección» y al abogado de Estado, que se mostró desfavorable a la concesión de una protección internacional.

La Audiencia Nacional va más allá y se permite, de hecho, valorar la situación de las personas homosexuales en Argelia como propia «de una sociedad en transición, donde en principio rigen unos principios ancestrales frente a una realidad mucho más tolerante» y asegura que «No se puede considerar que una persona sea objeto de persecución por el mero hecho de ser homosexual». 

La decisión de la Audiencia Nacional, a la que la defensa del ciudadano argelino había recurrido, agota la vía para conseguir el asilo por parte del solicitante, que a partir de este momento puede ser deportado.

ILGA: Argelia sí se encuentra entre los países con homofobia de Estado 

Basta con acudir al informe anual sobre Homofobia de Estado que publica ILGA (Asociación Internacional de Lesbianas, Gais, Bisexuales, Trans e Intersex) para saber que el Código Penal argelino castiga los actos de homosexualidad con pena de prisión de 2 meses a 2 años y con multa de 500 a 2.000 dinares argelinos. Cuando alguno de los autores fuera menor de 18 años de edad, la pena impuesta se agrava hasta los 3 años de prisión y los 10.000 dinares de multa. Por otra parte, también se castiga con prisión de 2 meses a 2 años y multa de 500 a 2.000 dinares a «quien cometiere atentado al pudor en público» y en el caso de que «el atentado al pudor consistiere en un acto contra natura con una persona del mismo sexo», la pena será prisión de 6 meses a 3 años y la multa de 1.000 a 10.000 dinares.

No solo eso: el Código Penal también castiga a quien difunda cualquier tipo de material «que atente contra la decencia» con penas de 2 meses a 2 años y multa de 500 a 2.000 dinares. Según el informe de ILGA, «esto va más allá del alcance de la regulación típica basada en el comportamiento, y sigue una línea que se acerca más a las normas sobre ‘propaganda’ de identidades no heterosexuales como las de Medio Oriente o el Norte de África».

El informe de ILGA recoge como ya en 2016 Reino Unido rechazó una solicitud de asilo interpuesta por un hombre gay argelino, basándose en parte en la falta de procesamientos o arrestos en los últimos años. «Sin embargo, la decisión no tuvo debida cuenta de la humillación familiar y social extrema, las amenazas y la violencia que impera en la Argelia rural y urbana respecto de las orientaciones sexuales diversas, tanto en hombres como en mujeres», deja claro la organización LGTB.

Es más, ILGA recuerda que Argelia ha rechazado las recomendaciones para despenalizar las relaciones sexuales consensuales entre personas adultas del mismo sexo en el seno del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas y que por ejemplo el entramado legal sobre entidades sin ánimo de lucro, información y derecho de reunión, junto con el hecho de que los actos sexuales consensuales entre personas adultas del mismo sexo están criminalizadas, «produce un ambiente en el que es no es posible registrar una organización que trabaje temas relacionados con la orientación sexual».

La historia de Anouar Rahmani

Hace pocos meses contábamos en esta misma página la historia de Anouar Rahmani, un escritor y activista argelino que había denunciado la agresión que sufrió un amigo suyo por ser homosexual. Tres personas le redujeron y le torturaron dándole latigazos que le dejaron grandes marcas en la espalda, según se puede comprobar en la fotografía que acompañaba al mensaje de Rahmani. «La imagen (de las heridas en la espalda, que hizo públicas) ilustra la justicia popular argelina que se permite atacar e insultar, incluso instaurar su propia ley sobre el resto de la comunidad con total impunidad», escribió. Tras la denuncia, el propio Rahmani recibió graves mensajes de odio e incluso amenazas de muerte.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , , , , ,

Tras rechazar su solicitud de asilo en el Reino Unido, Adeniyi Raji se enfrenta a la deportación a Nigeria

Sábado, 16 de junio de 2018

dfghjkljhgf-237x160A pesar de que la homosexualidad es considerada un delito en Nigeria y de haber recibido una paliza y amenazas de muere, la solicitud de asilo por orientación sexual en el Reino Unido de Adeniyi Raji ha sido rechazada, por lo que ahora se enfrenta a la posible deportación si no prospera la apelación que ha interpuesto. 

Residente de Lagos, Adeniyi Raji, de 43 años de edad, es sorprendido por su esposa en la cama con otro hombre, lo que le lleva a huir del país tras divorciarse, perder sus trabajo y recibir una paliza y amenazas de muerte a través de las redes sociales. Solicita asilo en el Reino Unido en noviembre del año pasado, siendo puesto en libertad bajo fianza tras pasar por los centros de detención Harsmondsworth y Tinsley House. Después de que un tribunal de inmigración de primer nivel rechazara su solicitud, se encuentra actualmente en proceso de apelación y en riesgo de ser deportado de nuevo a Nigeria.

«Decidí ir al Reino Unido para buscar refugio y protección humanitaria [porque] mi vida estaba en peligro en Nigeria (…). Fui atacado en varias ocasiones. [Mi] exesposa nos sorprendió a mí y a mi expareja en la cama. Inmediatamente levantó la alarma, tan pronto como nos vio. La gente se reunió y comenzó a golpearnos severamente. Después, se divorció de mí», declara Raji, explicando que su jefe le despide por ser homosexual, siendo víctima del escarnio al publicar la policía su imagen y sus datos personales en los medios de comunicación con el objetivo de que le delataran y pudieran detenerle para enfrentarse a «la ira de la tierra como resultado de mi orientación sexual», siendo amenazado a través de las redes sociales con comentarios como «realmente dese que te mataran ese mismo día», «sabes que la práctica gay es una abominación en nuestra tierra» y «será mejor que abandones tus prácticas gays, si no podrías conseguir que te mataran en este país».

Las relaciones entre personas del mismo sexo se castigan con 14 años de prisión en Nigeria. Después de Pakistán y Bangladesh, Nigeria es el país de donde proceden la mayor cantidad de solicitudes de asilo basadas en la orientación sexual. Hasta 362 solicitudes de este tipo procedentes de Nigeria se presentan en el Reino Unido entre el 21 de junio de 2015 y marzo de 2017, de entre las que solo 63 consiguen el reconocimiento como refugiados, rechazando el 81 % restante. Según un informe de The Iniciative for Equal Rights, en 2016 llegan a producirse hasta 152 violaciones de los derechos de personas homosexuales.

«En Nigeria, la gente pone una llanta alrededor de tu cuello y te queman, y a nadie le importa; o te golpean hasta que mueres, y a nadie le importa. El Ministerio del Interior no cree en el impacto de las amenazas de los actores no estatales. La mayoría de las veces es difícil de probar [que alguien es gay], porque viven su vida privada en la clandestinidad. La mayoría no tiene un historial de vida [gay]. Ha habido un aumento en el número de nigerianos que buscan asilo en el Reino Unido sobre la base de su sexualidad», explica Bisi Alimi, ciudadano de origen nigeriano que dirige una campaña para apoyar los derechos de los miembros de la comunidad LGBT de Nigeria que solicitan asilo en el Reino Unido.

«El tribunal ha analizado su caso y ha anulado todas sus pruebas de que corre grave riesgo si lo trasladan a Nigeria, pero no ha habido pruebas de que los documentos no son genuinos», explica Bhaveshri Patel-Chandegra, abogado de Raji y especialista en inmigración del bufete de abogados Duncan Lewis. «A menudo son tratados como mentirosos», puntualiza Alimi, explicando que convierten en la responsabilidad de los refugiados demostrar que son homosexuales, lo que ya pone en riesgo sus vidas en caso de que sean deportados de nuevo a Nigeria, lo que le sucedía a Aderonke Apata, cuya solicitud era rechazada por considerar que no podía ser lesbiana si tenía hijos.

«El Reino Unido tiene un orgulloso historial de otorgar asilo a quienes necesitan nuestra protección y cada solicitud se considera cuidadosamente en función de sus méritos individuales. Hemos trabajado en estrecha colaboración con organizaciones y organizaciones benéficas, incluido Stonewall, UK Lesbian & Gay Inmigratin Group, y el alto comisionado de la ONU para los refugiados para mejorar nuestra orientación y capacitación para los trabajadores sociales de asilo», sostiene un portavoz del Ministerio del Interior.

LGTBfobia de Estado en Nigeria

Mientras la Comunidad LGTBI de Nigeria nos da una lección de Orgullo a todos, la última noticia que publicábamos era la referente a una solicitante de asilo en el Reino Unido, Nneka Obazee, que intentaba suicidarse tras ser detenida para ser deportada a su país de origen, Nigeria, donde podría enfrentarse a la cárcel o incluso la muerte por lapidación al ser lesbiana.

En Nigeria, país con un influyente movimiento evangélico cristiano en el sur y un fuerte apoyo a la ley islámica en el norte, las relaciones homosexuales se castigan con penas que pueden llegar hasta los 14 años de cárcel o incluso hasta la muerte por lapidación en los estados del norte en los que además se aplica la sharía o ley islámica (el estado de Kaduna, de hecho, es uno de los que aplican en parte de su territorio). El pasado mes de abril recogíamos que 53 personas fueron detenidas en el país, acusadas de haber participado en una “boda gay”. La mayoría de los detenidos eran jóvenes de entre 20 y 30 años, que ya prestaron declaración ante el juez y que todavía esperan que se dicte sentencia.

Cabe recordar que a principios de 2014 el presidente Goodluck Jonathan promulgó la mencionada ley, que agrava el tratamiento penal para cualquier actividad relacionada con la realidad LGTB. Desde su entrada en vigor, de hecho, no han cesado de sucederse los actos de barbarie de la población civil contra las personas LGTB de Nigeria, alentados por los líderes políticos y religiosos, que han creado un ambiente de profunda homofobia social. Hemos informado de algunos de estos terribles hechos, aunque es de suponer que la información de la mayoría de este tipo de actos execrables no alcance a los medios de comunicación occidentales.

En enero de 2014, una multitud de miles de personas rodeaba un tribunal islámico, donde se juzgaba a once hombres acusados de practicar la homosexualidad, exigiendo su ejecución inmediata. Meses después, cuatro de los detenidos, que confesaron los hechos probablemente bajo tortura, fueron condenados a recibir públicamente 15 latigazos y al pago de una multa o un año de prisión. En febrero del mismo año, otra horda enfurecida asaltó los domicilios de doce homosexuales en la capital, Abuja, a quienes terminaron por arrancar de sus casas y golpearles incluso ante las puertas de la comisaría local. En las mismas fechas, en la localidad sureña de Port Harcourt, otros dos homosexuales fueron arrastrados fuera de su hogar y obligados a realizar actos sexuales ante una multitud agresiva.

En enero de 2015, la policía islámica de Kato, una ciudad al norte de Nigeria, comunicaba la detención de doce personas por participar en la celebración de una supuesta boda entre dos personas del mismo sexo. La ley vigente en Nigeria, anteriormente citada, castiga con hasta 14 años de prisión a quienes participen en una ceremonia de unión homosexual. En noviembre 21 estudiantes fueron detenidos acusados de prostitución masculina, según un periódico local.

En marzo de 2016, una turba violenta atacó a 20 jóvenes de quienes sospechaban, por su aspecto afeminado, que eran homosexuales. Todos ellos habían sido arrastrados fuera de sus casas y reunidos para golpearlos sin compasión. La brutal paliza a que les sometieron hizo temer por sus vidas. Ninguna de las víctimas quiso presentar denuncia, por temor a las represalias de sus agresores y por no enfrentarse al estigma de ser considerados homosexuales públicamente. En mayo, seis jóvenes fueron detenidos en Benin City acusados de mantener relaciones sexuales.

En el mes de octubre del mismo año, fue detenido un hombre acusado de mantener relaciones homosexuales, tras negarse a ser víctima de un chantaje. Al parecer, todo fue urdido por una pareja de madre e hijo, que se dedican a extorsionar a homosexuales con la amenaza de denuncia. Tras la negativa, la Policía procedió casi inmediatamente al arresto.

Posteriormente, en diciembre dimos la noticia de que un magistrado del Tribunal de Damaturu, la capital del estado de Yobe, había condenado a cinco hombres a sendos siete años de prisión por haber mantenido relaciones sexuales con personas de su mismo sexo. En abril de este 2017, publicamos la detención de 53 personas, a quienes se acusaba de participar en la celebración de una supuesta “boda gay”.

Actuaciones de este tipo provocaron que el Parlamento Europeo aprobara en marzo de 2014, con el acuerdo de los principales grupos, una resolución de condena a las leyes homófobas de Uganda y Nigeria. El texto de la resolución solicitaba su derogación y proponía que si no había marcha atrás se suspendiese a los dos países del acuerdo de Cotonú sobre intercambio comercial y asistencia entre la Unión Europea y los estados de África, Caribe y Pacífico.

Sin embargo, la directora del programa africano del Centro Europeo para la Gestión de Políticas de Desarrollo (ECDPM), Faten Aggard-Clerx, muy crítica con lo que considera una postura hipócrita de la Unión Europea, se preguntaba, en referencia a Nigeria, si el organismo europeo está dispuesto a “mantener sus valores a pesar de sus intereses en algunas partes de África”. Aggard-Clerx denunciaba que la Unión Europea no había alzado la voz contra las leyes homófobas aprobadas en Etiopía en 2004, pero sí lo hacía una vez que las condenas por homosexualidad iban a carecer de la posibilidad de indulto. También ponía el ejemplo del presidente de Uganda, Yoweri Museveni, muy criticado por aprobar una ley fuertemente homófoba, pero alabado por su papel en Sudán del Sur.

Parece haber servido de poco, sin embargo. En enero del pasado año nos hacíamos eco de un informe de la organización The Initiative for Equal Rights, que denunciaba hasta 152 graves vulneraciones de los derechos humanos de la población LGTB entre diciembre de 2015 y noviembre de 2016. Evidentemente, se trata de las denuncias que han llegado a conocimiento de las organizaciones de defensa de los derechos humanos. En un país en el que la homosexualidad está fuertemente castigada por el Código Penal y sufre un fortísimo rechazo social, el número real es con seguridad mucho mayor.

Fuente Universogay/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Kifkif exige la paralización inmediata de la deportación de un solicitante de asilo LGBTI marroquí

Sábado, 2 de junio de 2018

c-klo9mx_400x400La solicitud de asilo del interno de Zona Franca está pendiente de resolverse en la Audiencia Nacional

Su deportación pone en riesgo su integridad física y vulnera sus derechos humanos fundamentales

Kifkif insta a las instituciones españolas a cumplir el Derecho Internacional en materia de refugio y asilo

La organización Kifkif advierte sobre la grave situación que tendría que soportar este ciudadano si regresa a su país donde es perseguida y penalizada la homosexualidad. 

Kifkif, la Asociación de Migrantes y Refugiados Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales de la Comunidad de Madrid, reclama la paralización inmediata de la deportación de un solicitante de asilo marroquí, internado en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Zona Franca de Barcelona.

La expulsión, programada por el Ministerio del Interior para hoy o mañana tras agotarse su estancia permitida en el CIE, no tiene en cuenta que solicitud de asilo aún está pendiente de resolverse en la Audiencia Nacional. Las autoridades tampoco contemplan la grave situación en la que se halla nuestro compañero marroquí si regresa a su país de origen. Huyó de la persecución por razones de orientación sexual y llegó a España en 2016 por Mellila para pedir asilo tras sufrir las represalias y las amenazas que supone ser LGBTI en Marruecos. Sin embargo, el Estado español le ha dado la espalda, rechazando sus peticiones de asilo y sin tener en cuenta los riesgos a los que se enfrenta esta persona en su país.

Desde Kifkif hacemos un llamamiento para detener inmediatamente su deportación a Marruecos, ya que su vuelta a su país de procedencia le condena nuevamente a vivir en el ostracismo y a enfrentarse a la discriminación, la violencia y hasta la cárcel. Además, instamos a las instituciones a cumplir el Derecho Internacional en materia de asilo y refugio, recordando que el Estado español tiene la obligación de velar y dar protección a las personas migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo que huyen de la persecución, las amenazas y la violencia que sufren en sus países de origen. La devolución de estas personas pone en riesgo su integridad física y su libertad y vulnera sus derechos humanos fundamentales, como es el caso del compañero marroquí que ha pedido refugio en España.

Kifkif, como entidad de migrantes y personas racializadas, es conocedora de la realidad de las personas que solicitan asilo en España por motivos de orientación sexual, expresión e identidad de género. También conocemos profundamente la situación de las personas LGBTI en Marruecos, puesto que algunas de las personas que formamos parte del equipo de la entidad nacimos en este país.

Los orígenes de nuestra asociación nacieron en Marruecos a raíz de la brutal represión de 2004 contra miles de marroquíes perseguidos y discriminados por su orientación sexual e identidad de género. Lo que  hizo plantearnos la necesidad de crear una red para ayudar a los miles de marroquíes que se sientes discriminados y perseguidos por ser LGBTI.

Por tanto, conocemos muy de cerca la realidad de un país donde la LGBTIfobia sistémica se manifiesta en las instituciones y en el entorno social en forma de persecución, repudio, rechazo, agresiones, linchamientos públicos, multas y hasta penas de cárcel. Si finalmente se consumara la expulsión forzosa a Marruecos del solicitante de asilo LGBTI interno en el CIE de Zona Franca, éste podría enfrentarse a una condena de hasta tres años de prisión, según las leyes marroquíes.

También recordamos las irregularidades que ha detectado recientemente el Defensor del Pueblo en funciones, Fernando Fernández Marugán, en el sistema de registro de solicitudes de asilo en el CIE de Aluche. Su denuncia pone de manifiesto la grave situación a la que se enfrentan los solicitantes de asilo internados, provocando que algunos de ellos hayan sido expulsados sin que se les permitiese el acceso al procedimiento. Por lo que ha solicitado a la Comisaría General de Extranjería y Fronteras que imparta instrucciones para poner en marcha un mecanismo que acabe con todas estas irregularidades.

Por último, desde nuestra entidad ponemos en valor nuestras actuaciones en materia de asilo a través del programa especial de protección internacional para solicitantes de asilo por su orientación sexual, expresión e identidad de género y para aquellos a los que les han rechazado su solicitud. Esta ayuda proporciona a estas personas un espacio seguro ante la falta de apoyo e información que tienen estas personas cuando llegan a la Comunidad de Madrid.

Dura y constante persecución de las personas LGTB en Marruecos

La última noticia quepublicamos fue en agosto de 2017, la despreciable incitación a la violencia contra los homosexuales por parte del realizador y guionista marroquí Mahmoud Frites, que el día 22 de agosto hacía público en su perfil de Facebook un mensaje en el que animaba a violar a aquellos “que desean ser violados”. El texto iba acompañado de una fotografía de Adam Lahlou, también conocido como Adouma o Adoma, un joven abiertamente gay y muy conocido en redes sociales como Facebook o Instagram. Días después, Adouma denunciaba una agresión y acusaba a Frites de ser el responsable.

Dos universitarios eran detenidos y acusados de «comportamiento inmoral» en enero en Inezgane, después de que se hiciera viral un vídeo en el que aparecían besándose, aunque apenas se les podía reconocer porque tan sólo se mostraban sus siluetas.

No podemos olvidar cómo el pasado 25 de marzo, un vídeo grabado con un teléfono móvil comenzó a circular como la pólvora por la red: en él se veía cómo un grupo de personas asaltan un domicilio particular, sacan a dos hombres de la cama, los golpean e insultan y finalmente los sacan a la calle desnudos y ensangrentados para mayor escarnio. La pareja era detenida en Beni Melal, después de haber sufrido la cruel agresión . Mientras que uno conseguía huir, el otro era condenado a 2 meses de cárcel y pagar una multa de 500 dirhams, aunque sería finalmente puesto en libertad, después de admitir su condición sexual y de que su abogado solicitara la anulación de la Ley 489.  Este episodio puso a Marruecos en el foco de organizaciones internacionales, desde Human Rights Watch (HRW) a la feminista Femen, que envió a Beni Melal a dos activistas que trataron de desnudarse ante la puerta del tribunal, aunque la policía intervino con presteza e impidió su acción.

HRW, que envió a un observador al proceso y ha publicado varios comunicados sobre el caso, se escandalizó por el hecho de que la Justicia marroquí procesara a las víctimas de una agresión antes que a los agresores. “Agredidos, ensangrentados, sacados desnudos a las calles y luego mandados a la cárcel por su vida privada (…) Este veredicto va a desanimar a las víctimas a la hora de buscar justicia y aumentará la probabilidad de delitos de homofobia” en el país, dijo la organización. Queda, no obstante, la preocupación expresada en numerosos medios por el carácter de la agresión: el allanamiento de un domicilio, la agresión colectiva y la vejación pública en plena calle contra dos seres indefensos. “El proceso de Beni Melal -decía Karim Bujari- interpela a todo el mundo porque también es el de la libertad individual opuesta a la resistencia violenta de la comunidad”.

Quienes sí cumplían condena de seis meses eran dos homosexuales sorprendidos manteniendo relaciones sexuales en el interior de un vehículo en Guelmim.

Y aún tenemos grabadas en la retina otras terribles imágenes, las de un intento de linchamiento de una mujer transgénero en Fez, ocurrido en junio pasado. Ocurrió lo mismo: solo gracias a que el vídeo se viralizó y desencadenó un escándalo que trascendió las fronteras de Marruecos, acabaron con una dos de los agresores fueron condenados a cuatro meses de prisión, y ello pese a que el propio ministro de Justicia; Mustafá Ramid, llegó a insinuar entonces que las personas LGTB son culpables de las agresiones que reciben.

Agresiones que ocurren en un contexto en el que, como hemos venido informando de un tiempo a esta parte, parece darse un recrudecimiento de la persecución contra las personas LGTB por las autoridades de Marruecos, desmintiendo el tópico preexistente de que las leyes represoras no se aplican en la práctica. El artículo 489 del Código Penal marroquí, recordemos, castiga los “actos licenciosos o contra natura con un individuo del mismo sexo” con penas de hasta 3 años de prisión, además de una sanción económica. Y el artículo 483 establece penas de hasta dos años de prisión por “obscenidad pública”. Y lo cierto es que cada llegan más noticias de detenciones y condenas por violar la ley. Hace pocas semanas nos hacíamos eco de la condena a 18 meses de prisión a dos jóvenes por cometer “actos con un individuo del mismo sexo” por un tribunal de Tiznit, al sur de Marruecos. Y poco antes, en enero, dábamos cuenta de la detención de dos jóvenes marroquíes por haber difundido un vídeo en el que se besaban en un lugar público.

También en el pasado año 2015 tuvimos conocimiento de varias condenas en Marruecos, en aplicación de ese artículo. En el mes de junio se produjo la detención de Lahcen y Mohsine, otros dos hombres que se besaron, fotografiaron y dieron muestras de afecto ante la Torre Hasán, uno de los entornos históricos marroquíes más prominentes. A pesar de conseguir más de 71.000 firmas de personas todo el mundo pidiendo su liberación, ambos fueron condenados finalmente a cuatro meses de cárcel y una sanción económica.

Ese mismo mes, se denunció la detención de 20 hombres homosexuales en Agadir, acusados de “difundir la corrupción”. Según el colectivo Aswat, no serían las únicas detenciones por ese motivo llevadas a cabo en ese año, que formarían parte de una campaña de arrestos dirigida por el Gobierno marroquí contra la población homosexual masculina para reafirmar su posición en el debate público sobre la despenalización de la homosexualidad.

Un mes antes, tres hombres más fueron condenados a la pena máxima, tres años de cárcel. Tras recibir una denuncia, la Policía capturó a dos de los hombres mientras mantenían relaciones sexuales en el centro de trabajo de uno de ellos. Al ser interrogados, informaron de que se habían conocido a través de un tercero, que finalmente también fue detenido y condenado.

También en años anteriores,nos hemos hecho eco de diversas detenciones a personas homosexuales. En mayo de 2013 publicábamos la condena a cuatro meses de cárcel a dos jóvenes detenidos en “delito flagrante” cuando se encontraban en el interior del coche de uno de ellos. En mayo de 2014 seis hombres fueron condenados a penas que oscilaban entre uno y tres años por cometer “actos contra natura”. En octubre de ese mismo año informábamos de que un británico de 69 años era condenado a cuatro meses de prisión por homosexualidad (aunque, finalmente, fue puesto en libertad).

Y es que, como dijera el joven marroquí Hamza (en el vídeo de la campaña que el colectivo Aswat lanzó para concienciar de la homofobia social marroquí) “ser homosexual en Marruecos es algo muy difícil, porque tienes que lidiar a diario con los estereotipos sociales preconcebidos, que no aceptan diferencias, especialmente el ser gay”.

La situación actual en Marruecos contrasta marcadamente con su posición histórica como refugio para hombres homosexuales, cuando eran perseguidos en Europa, el año pasado era España la que concedía asilo a 77 personas homosexuales. Actualmente, el problema no sólo afecta a la ley, sino a los valores sociales imperantes tan fuertemente conservadores y reaccionarios, que rechazan las relaciones homosexuales y no tienen piedad para denunciar aunque se trate de personas menores de edad y de su propia familia, como es este caso. El Gobierno marroquí, encabezado por el islamista Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD), exclulía de la actual reforma del Código Penal los artículos más polémicos que tienen que ver con las libertades individuales y sexuales, como los que castigan la homosexualidad, el adulterio y las relaciones extramaritales.

Aunque quizás el caso que más expectación ha causado es el de dos menores de Marrakech, Sanaa y Hajar, denunciadas por un familiar que decía haberlas sorprendido dándose un beso en una azotea que, tras ser encarceladas durante varios días eran puestas en libertad a la espera de juicio quedando finalmente liberadas sin cargos. También en Marrakech era detenido un ciudadano español de 70 años de edad, a quien habían sorprendido en la habitación de su hotel manteniendo relaciones sexuales con un ciudadano marroquí, si bien ponían en libertad al ciudadano español tres días después, nada se ha sabido de su compañero.

Fuente  Kifkif/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes, fotografías y artículos presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.