Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Asilo’

Dos estudiantes son detenidos en Marruecos por mantener relaciones homosexuales

Martes, 1 de octubre de 2019

un-dahir-real-protege-a-la-comunidad-catolica-en-marruecos_560x280Dos estudiantes de la ciudad marroquí de Safi han sido detenidos por mantener relaciones homosexuales. Según la Policía Judicial, fueron sorprendidos en «flagrante delito» y han sido acusados de practicar la homosexualidad y de ebriedad en público. Por el primer cargo, se enfrentan a una pena de hasta tres años de cárcel, tal como establece el Código Penal de Marruecos.

Según el diario Assabah, los hechos tuvieron lugar el pasado 13 de septiembre en las proximidades de la localidad de Safi.  Miembros de la Fuerzas Auxiliares vieron una motocicleta aparcada en el campo, cerca de una casa abandonada. Al inspeccionar el lugar, encontraron a dos jóvenes «en una postura que no dejaba lugar a dudas». Convinieron en avisar a la Policía, que procedió a la detención de los jóvenes.

Posteriormente, la Policía Judicial decidió acusarlos bajo el cargo de «delito flagrante de homosexualidad y ebriedad en público». Los detenidos se enfrentan a penas de hasta tres años de prisión por el delito de mantener relaciones homosexuales.

La persecución constante a que son sometidos los homosexuales y bisexuales marroquíes ha ocasionado que las peticiones de asilo en España, sobre todo por parte de jóvenes, haya experimentado un notable incremento en los últimos meses. Destaca el aumento de peticiones de asilo por parte de jóvenes lesbianas, que se calculan en más de 300 desde principios de año.

Marruecos: una vigente y preocupante LGTBfobia de Estado

Como señalábamos, el artículo 489 del Código Penal marroquí castiga los «actos licenciosos o contra natura con un individuo del mismo sexo» con penas de hasta 3 años de prisión, además de una sanción económica. Y el artículo 483 establece penas de hasta dos años de prisión por «obscenidad pública». Venimos recogiendo distintos casos de persecución a personas LGTB en Marruecos: desde víctimas tratadas como culpables hasta detenciones tan absurdas como la de los jóvenes que colgaron un vídeo en el que aparecían besándose.

Presos-LGTB-3

En agosto de 2017 un joven gay, muy conocido en redes sociales de Marruecos, era agredido después de que un director de cine incitase a «violarlo». El realizador y guionista marroquí Mahmoud Frites publicaba en Facebook el siguiente mensaje: «no puedo entender a aquellos que violan a burros, a personas discapacitadas, a mujeres mayores, a niños, a sus hijos, y que sin embargo son incapaces de hacerlo con los que desean ser violados e incluso estarían dispuestos a pagar por que les violasen». Un texto que acompañó de una fotografía de Adam Lahlou en la que este viste un caftán y se adorna la cabeza con un pañuelo (una imagen que él mismo colgó en Facebook y que utilizó como foto del perfil).

En 2015 nos hacíamos del intento de linchamiento de una mujer transgénero en Fez, ocurrido en junio pasado. Ocurrió lo mismo: solo gracias a que el vídeo se viralizó y desencadenó un escándalo que trascendió las fronteras de Marruecos, acabaron con una dos de los agresores fueron condenados a cuatro meses de prisión, y ello pese a que el propio ministro de Justicia; Mustafá Ramid, llegó a insinuar entonces que las personas LGTB son culpables de las agresiones que reciben.

También en  2015 tuvimos conocimiento de varias condenas en Marruecos, en aplicación de ese artículo. En el mes de junio se produjo la detención de Lahcen y Mohsine, otros dos hombres que se besaron, fotografiaron y dieron muestras de afecto ante la Torre Hasán, uno de los entornos históricos marroquíes más prominentes. A pesar de conseguir más de 71.000 firmas de personas todo el mundo pidiendo su liberación, ambos fueron condenados finalmente a cuatro meses de cárcel y una sanción económica.

Ese mismo mes, se denunció la detención de 20 hombres homosexuales en Agadir, acusados de “difundir la corrupción”. Según el colectivo Aswat, no serían las únicas detenciones por ese motivo llevadas a cabo en ese año, que formarían parte de una campaña de arrestos dirigida por el Gobierno marroquí contra la población homosexual masculina para reafirmar su posición en el debate público sobre la despenalización de la homosexualidad.

Un mes antes, tres hombres más fueron condenados a la pena máxima, tres años de cárcel. Tras recibir una denuncia, la Policía capturó a dos de los hombres mientras mantenían relaciones sexuales en el centro de trabajo de uno de ellos. Al ser interrogados, informaron de que se habían conocido a través de un tercero, que finalmente también fue detenido y condenado.

También en años anteriores, nos hemos hecho eco de diversas detenciones a personas homosexuales. En mayo de 2013 publicábamos la condena a cuatro meses de cárcel a dos jóvenes detenidos en “delito flagrante” cuando se encontraban en el interior del coche de uno de ellos. En mayo de 2014 seis hombres fueron condenados a penas que oscilaban entre uno y tres años por cometer “actos contra natura”. En octubre de ese mismo año informábamos de que un británico de 69 años era condenado a cuatro meses de prisión por homosexualidad (aunque, finalmente, fue puesto en libertad).

Y es que, como dijera el joven marroquí Hamza (en el vídeo de la campaña que el colectivo Aswat lanzó para concienciar de la homofobia social marroquí) “ser homosexual en Marruecos es algo muy difícil, porque tienes que lidiar a diario con los estereotipos sociales preconcebidos, que no aceptan diferencias, especialmente el ser gay”.

La situación actual en Marruecos contrasta marcadamente con su posición histórica como refugio para hombres homosexuales, cuando eran perseguidos en Europa, el año pasado era España la que concedía asilo a 77 personas homosexuales. Actualmente, el problema no sólo afecta a la ley, sino a los valores sociales imperantes tan fuertemente conservadores y reaccionarios, que rechazan las relaciones homosexuales y no tienen piedad para denunciar aunque se trate de personas menores de edad y de su propia familia, como es este caso. El Gobierno marroquí, encabezado por el islamista Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD), exclulía de la actual reforma del Código Penal los artículos más polémicos que tienen que ver con las libertades individuales y sexuales, como los que castigan la homosexualidad, el adulterio y las relaciones extramaritales.

Aunque quizás el caso que más expectación ha causado es el de dos menores de MarrakechSanaa y Hajar, denunciadas por un familiar que decía haberlas sorprendido dándose un beso en una azotea que, tras ser encarceladas durante varios días eran puestas en libertad a la espera de juicio quedando finalmente liberadas sin cargos. También en Marrakech era detenido un ciudadano español de 70 años de edad, a quien habían sorprendido en la habitación de su hotel manteniendo relaciones sexuales con un ciudadano marroquí, si bien ponían en libertad al ciudadano español tres días después, nada se ha sabido de su compañero.

Fuente Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , ,

El Tribunal Supremo de Italia, a favor de un refugiado gay

Jueves, 2 de mayo de 2019

33A547F7-2927-4276-B83B-0B656E63238AEl Tribunal Supremo de Casación italiano ha fallado a favor de un refugiado gay al que se le denegó el asilo en Italia.

Su caso será ahora remitido a otro tribunal de apelaciones para una decisión final. Si deciden que tiene una solicitud legítima de asilo, se le permitirá permanecer en Italia, según Info Migrants.

Le dijo a la Corte Suprema que se enfrentó a “falta de respeto y acusaciones” cuando su esposa y su padre se enteraron de que era gay.

El hombre, que se llama Bakayoko Aboubakar S, es musulmán y es de Costa de Marfil. Estaba casado y tuvo dos hijos en su país natal.

Sin embargo, dijo que enfrentó “falta de respeto y acusaciones” de su esposa y su padre cuando se enteraron de que estaba teniendo una relación sexual con otro hombre.

Aboubakar S. dijo que se vio obligado a huir del país cuando su pareja masculina murió “en circunstancias desconocidas” y dijo al tribunal que cree que su padre fue el responsable de la muerte de su pareja.

Inicialmente se le negó el asilo en Italia a pesar de su precaria situación en Costa de Marfil. A pesar de ello, a Aboubakar S se le denegó inicialmente el asilo en Italia, según ha declarado la comisión territorial: “En Costa de Marfil, a diferencia de otros países africanos, la homosexualidad no se considera un crimen, y el estado no tiene una condición de conflicto armado o violencia generalizada”.

12722683-B730-4C78-BC62-3453ECEA91AE

El tribunal dijo que las autoridades deben determinar que no existen leyes discriminatorias en el país de origen de la persona antes de tomar una decisión. Sin embargo, también deben asegurarse de que exista una “protección adecuada” para los homosexuales en sus países de origen antes de enviarlos de vuelta.

Los jueces del Tribunal Supremo fallaron a su favor y dijeron que los homosexuales en Costa de Marfil pueden enfrentarse a “amenazas muy graves por parte de particulares”.

Los jueces fallaron a su favor y dijeron que las razones para denegar su solicitud de refugio eran inadecuadas. “Para ello, no parece suficiente que en su país de origen, Costa de Marfil, la homosexualidad no sea considerada un delito, ya que es necesaria una verificación para determinar la adecuada protección del Estado frente a las gravísimas amenazas de los particulares”, dijeron los jueces.

Fuente Cromosomax

General, Historia LGTB , , , , , ,

La boda viral de dos chicos gais hondureños en la caravana migrante: un reflejo de esperanza en un océano de pobreza, persecución y xenofobia

Martes, 20 de noviembre de 2018

caravan-wed-edLa esperanza de vivir una vida digna es más poderosa que las amenazas y el miedo. No se nos ocurre otra reflexión cuando vemos las imágenes de la boda entre Erick Dubón y Pedro Nehemías, dos jóvenes hondureños de 23 y 22 años, respectivamente, y que forman parte de la caravana migrante que ha atravesado México desde Honduras. Un subgrupo de la caravana, compuesto por varios cientos de personas, ha llegado ya a Tijuana, en la frontera con Estados Unidos. Con ellos se encuentran varias docenas de personas LGTB que huyen, no está de más recordar, de una de las regiones del mundo con una mayor LGTBfobia social y de Estado, pero a las que les espera un futuro no precisamente fácil.

El grupo de migrantes está formado por personas que huyen de países como El Salvador, Guatemala, Honduras o Nicaragua, con altísimas altas de pobreza y en algunos casos con importantes conflictos políticos. Pero también con graves problemas de LGTBfobia social y de Estado.

El caso de Honduras, país del que proceden Erick Dubón y Pedro Nehemías, es paradigmático. Se trata de los países del mundo que registra mayor violencia contra las personas LGTB, y muy destacadamente contra las personas trans. De hecho, sin hacer un seguimiento intensivo, son numerosos los casos de agresiones que  hemos recogido en los últimos años. Muy especialmente tras el golpe de Estado del año 2009, cuando la situación se deterioró de forma acelerada y se produjeron varios asesinatos de activistas LGTB. La relativa «normalización» política de años posteriores no se ha acompañado de una mejora de la situación de la comunidad LGTB, cuyos miembros ha seguido siendo objeto de violencia, fuesen activistas o no (en la entrada que dedicamos el año pasado a Honduras tras el asesinato de la activista trans Sherlyn Montoya puedes encontrar más detalles).

No es de extrañar, por tanto, que numerosas personas LGTB procedentes de estos países haya decidido sumarse a la caravana en busca de la libertad para ser ellas mismas sin miedo a la persecución, la tortura o la muerte. The Washington Post recogía esta pasada semana los testimonios de varias de ellas, que forman parte de un grupo que decidía separarse de la caravana principal en Ciudad de México y desplazarse en autobús hasta Tijuana, en la frontera con Estados Unidos, donde de hecho ya han llegado varios centenares de migrantes que ahora esperan su oportunidad de cruzar al norte. Un grupo que ha tenido que soportar también, según recogía el diario estadounidense, la LGTBfobia de una parte de sus propios compañeros de caravana, y que les ha llevado a buscarse entre ellos, agruparse y protegerse.

La caravana de migrantes, LGTB o no, cuenta además con el recelo de una parte de la población mexicana, ya de por sí muy empobrecida. Pero de lo que no hay dudas es de su fuerza y de su esperanza. Buen ejemplo de ello son las imágenes de la boda entre Erick Dubón y Pedro Nehemías, que este domingo se hacían virales al publicarlas en Twitter la periodista Sarah Kinosian, que acompaña a la caravana migrante. Desconocemos los detalles de la ceremonia y si el matrimonio tendrá reconocimiento legal (Tijuana está en Baja California, uno de los estados mexicanos en los que se celebran matrimonios entre personas del mismo sexo), pero su valor simbólico es indudable. Y según tuiteaba Kinosian, otras seis parejas estaban ya dispuestas a seguir sus pasos.

No sabemos qué futuro espera a Erick y Pedro. Su intención es solicitar asilo en Estados Unidos, pero qué duda cabe que lo tienen francamente complicado, y más ahora que su presidente, Donald Trump, no ha dudado en convertir a la caravana en un nuevo chivo expiatorio y dirigir contra ella sus ataques de odio. Tampoco lo tienen fácil en México. El País recoge hoy, precisamente, como ya se están produciendo los primeros brotes de xenofobia contra las personas que han llegado a Tijuana.

Sea como sea, les deseamos lo mejor.

Os dejamos con el momento en el que se dieron el «sí»:

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La justicia de Austria concede el asilo a un gay iraní después de que su Oficina Federal de Asilo lo rechazase por desconocer el significado de los colores de la bandera arcoíris

Viernes, 17 de agosto de 2018

dkeuzzkwsaahpmeNavid, un joven gay iraní, ha conseguido finalmente asilo en Austria gracias a los tribunales después de que la Oficina Federal de Asilo denegase su petición al no creer que fuese gay, dado que era por ejemplo incapaz de decir qué significaban cada uno de los colores de la bandera arcoíris. La noticia, en este caso con final feliz, pone una vez más de manifiesto la falta de voluntad de los Estados europeos a la hora de dar asilo a personas LGTB en busca de protección. Hace solo unos días, por ejemplo, recogíamos como la Audiencia Nacional española ha rechazado dar asilo a un homosexual argelino amenazado por su familia al considerar que en Argelia los homosexuales no sufren persecución.

Navid escapó en 2014 de Irán, uno de los países en los que todavía es posible ser  condenado a muerte por ser homosexual. Se instaló en Viena, donde ha vivido desde entonces. Sin embargo, su solicitud de asilo fue rechazada en junio por la Oficina Federal de Asilo de Austria. Según denuncia la organización austriaca Queer Base, que da apoyo a refugiados LGTB, su solicitud fue rechazada sin ser adecuadamente investigada. Una de las razones que sirvieron para desestimar la petición fue que Navid no pudo identificar cuál es el significado de cada uno de los colores de la bandera arcoíris. La bandera arcoíris, recordemos, fue creada por Gilbert Baker a finales de los años setenta como símbolo del movimiento en favor de los derechos LGTB, e inicialmente contaba con ocho colores a los que se dio un significado (sexo, vida, salud, sol, naturaleza, magia/arte, serenidad y espíritu), aunque poco después se simplificó a seis colores (perdimos el sexo y la magia…). Un dato desconocido por la inmensa mayoría de las personas LGTB del planeta.

Queer Base denuncia que la Oficina Federal de Asilo despachara con tal superficialidad la petición de asilo de Navid y ni siquiera se preocupara, por ejemplo, de tomar declaración a su pareja. Por fortuna, Navid y Queer Base recurrieron la decisión y ahora un tribunal federal ha fallado en su favor. El pasado 13 de agosto, el joven iraní vio por fin aceptada su petición de asilo:

Pese al final feliz de este caso, lo sucedido con Navid es buena muestra de la falta de voluntad real de los Estados europeos a la hora de dar asilo a las personas LGTB en busca de la protección de la que carecen en sus países. Las noticias de denegación de asilo son frecuentes, y aunque en muchos casos el asilo se acaba concediendo tras la movilización de las organizaciones LGTB y el salto a los medios de comunicación, lo cierto es que la situación de estas personas de de gran vulnerabilidad e indefensión.

Al mismo tiempo que Queer Base se congratula del asilo a Navid, por ejemplo, denuncia en sus redes sociales que la Oficina Federal de Asilo ha denegado la petición de otro chico gay afgano con el argumento de que el chico no parece gay ni por sus gestos ni por su forma de vestir, de que tiene un historial de peleas con otros compañeros de centro (algo que supuestamente no cabe esperar de los gais) y de que tiene pocos amigos (algo que tampoco cabe esperar de los gais, que según el informe del funcionario que ha rechazado la solicitud son sociables). Según Julia Valenta, asesora legal de Queer Base, la presión de los políticos austriacos para denegar la mayor cantidad de peticiones de asilo posible es un factor determinante en lo que está sucediendo en su país (recordemos que tras las elecciones de octubre de 2017, Austria está gobernada por una coalición entre la derecha y la extrema derecha que ha hecho del discurso contra la inmigración pobre su bandera).

Historia como estas, sin embargo, también suceden en nuestro país. Hace pocos días, sin ir más lejos, nos hacíamos eco del rechazo de la Audiencia Nacional española a conceder el asilo a un ciudadano homosexual argelino amenazado de muerte por su propia familia al considerar que no está perseguido por las autoridades de su país. «No se puede considerar que una persona sea objeto de persecución por el mero hecho de ser homosexual», expresa la sentencia de la Audiencia Nacional, y ello  a pesar de que, si bien es cierto que en años recientes no han trascendido a la luz pública procesamientos, el Código Penal argelino castiga los actos de homosexualidad con pena de prisión de 2 meses a 2 años, que pueden llegar a tres años si se cometen en público.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , ,

España: La Audiencia Nacional rechaza el asilo a un homosexual argelino al estimar que en Argelia no se sufre persecución «por el mero hecho de ser homosexual»

Martes, 14 de agosto de 2018

dg8kd50w4ai4fyrFoto de la marcha del Orgullo de este año en París (Twitter de Alex)

Según informa El Faro de Ceuta, la Audiencia Nacional ha rechazado dar protección a un ciudadano argelino, amenazado de muerte por su familia por ser homosexual, al considerar que no está perseguido por las autoridades de su país. «No se puede considerar que una persona sea objeto de persecución por el mero hecho de ser homosexual», expresa la sentencia. Aunque es cierto que en años recientes no han trascendido procesamientos, el Código Penal argelino castiga los actos de homosexualidad con pena de prisión de 2 meses a 2 años.  

Según relata el diario ceutí, que ha tenido acceso a la sentencia, el ciudadano argelino llegó a Ceuta en abril de 2017, huyendo se su familia. Un hermano suyo, que pronto iba a salir de prisión, le había amenazado de muerte por ser homosexual. Según la sentencia de la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional, sin embargo, «los únicos actos de persecución o amenaza» que explica el ciudadano argelino «los expone de forma vaga y sin ninguna acreditación», sin que procedan de las autoridades argelinas sino de su propio entorno familiar. Siempre según El Faro de Ceuta, la Audiencia Nacional solicitó un informe a ACNUR (Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados), según el cual el solicitante «no parecía encontrarse en necesidad de una protección» y al abogado de Estado, que se mostró desfavorable a la concesión de una protección internacional.

La Audiencia Nacional va más allá y se permite, de hecho, valorar la situación de las personas homosexuales en Argelia como propia «de una sociedad en transición, donde en principio rigen unos principios ancestrales frente a una realidad mucho más tolerante» y asegura que «No se puede considerar que una persona sea objeto de persecución por el mero hecho de ser homosexual». 

La decisión de la Audiencia Nacional, a la que la defensa del ciudadano argelino había recurrido, agota la vía para conseguir el asilo por parte del solicitante, que a partir de este momento puede ser deportado.

ILGA: Argelia sí se encuentra entre los países con homofobia de Estado 

Basta con acudir al informe anual sobre Homofobia de Estado que publica ILGA (Asociación Internacional de Lesbianas, Gais, Bisexuales, Trans e Intersex) para saber que el Código Penal argelino castiga los actos de homosexualidad con pena de prisión de 2 meses a 2 años y con multa de 500 a 2.000 dinares argelinos. Cuando alguno de los autores fuera menor de 18 años de edad, la pena impuesta se agrava hasta los 3 años de prisión y los 10.000 dinares de multa. Por otra parte, también se castiga con prisión de 2 meses a 2 años y multa de 500 a 2.000 dinares a «quien cometiere atentado al pudor en público» y en el caso de que «el atentado al pudor consistiere en un acto contra natura con una persona del mismo sexo», la pena será prisión de 6 meses a 3 años y la multa de 1.000 a 10.000 dinares.

No solo eso: el Código Penal también castiga a quien difunda cualquier tipo de material «que atente contra la decencia» con penas de 2 meses a 2 años y multa de 500 a 2.000 dinares. Según el informe de ILGA, «esto va más allá del alcance de la regulación típica basada en el comportamiento, y sigue una línea que se acerca más a las normas sobre ‘propaganda’ de identidades no heterosexuales como las de Medio Oriente o el Norte de África».

El informe de ILGA recoge como ya en 2016 Reino Unido rechazó una solicitud de asilo interpuesta por un hombre gay argelino, basándose en parte en la falta de procesamientos o arrestos en los últimos años. «Sin embargo, la decisión no tuvo debida cuenta de la humillación familiar y social extrema, las amenazas y la violencia que impera en la Argelia rural y urbana respecto de las orientaciones sexuales diversas, tanto en hombres como en mujeres», deja claro la organización LGTB.

Es más, ILGA recuerda que Argelia ha rechazado las recomendaciones para despenalizar las relaciones sexuales consensuales entre personas adultas del mismo sexo en el seno del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas y que por ejemplo el entramado legal sobre entidades sin ánimo de lucro, información y derecho de reunión, junto con el hecho de que los actos sexuales consensuales entre personas adultas del mismo sexo están criminalizadas, «produce un ambiente en el que es no es posible registrar una organización que trabaje temas relacionados con la orientación sexual».

La historia de Anouar Rahmani

Hace pocos meses contábamos en esta misma página la historia de Anouar Rahmani, un escritor y activista argelino que había denunciado la agresión que sufrió un amigo suyo por ser homosexual. Tres personas le redujeron y le torturaron dándole latigazos que le dejaron grandes marcas en la espalda, según se puede comprobar en la fotografía que acompañaba al mensaje de Rahmani. «La imagen (de las heridas en la espalda, que hizo públicas) ilustra la justicia popular argelina que se permite atacar e insultar, incluso instaurar su propia ley sobre el resto de la comunidad con total impunidad», escribió. Tras la denuncia, el propio Rahmani recibió graves mensajes de odio e incluso amenazas de muerte.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , , , , ,

Tras rechazar su solicitud de asilo en el Reino Unido, Adeniyi Raji se enfrenta a la deportación a Nigeria

Sábado, 16 de junio de 2018

dfghjkljhgf-237x160A pesar de que la homosexualidad es considerada un delito en Nigeria y de haber recibido una paliza y amenazas de muere, la solicitud de asilo por orientación sexual en el Reino Unido de Adeniyi Raji ha sido rechazada, por lo que ahora se enfrenta a la posible deportación si no prospera la apelación que ha interpuesto. 

Residente de Lagos, Adeniyi Raji, de 43 años de edad, es sorprendido por su esposa en la cama con otro hombre, lo que le lleva a huir del país tras divorciarse, perder sus trabajo y recibir una paliza y amenazas de muerte a través de las redes sociales. Solicita asilo en el Reino Unido en noviembre del año pasado, siendo puesto en libertad bajo fianza tras pasar por los centros de detención Harsmondsworth y Tinsley House. Después de que un tribunal de inmigración de primer nivel rechazara su solicitud, se encuentra actualmente en proceso de apelación y en riesgo de ser deportado de nuevo a Nigeria.

«Decidí ir al Reino Unido para buscar refugio y protección humanitaria [porque] mi vida estaba en peligro en Nigeria (…). Fui atacado en varias ocasiones. [Mi] exesposa nos sorprendió a mí y a mi expareja en la cama. Inmediatamente levantó la alarma, tan pronto como nos vio. La gente se reunió y comenzó a golpearnos severamente. Después, se divorció de mí», declara Raji, explicando que su jefe le despide por ser homosexual, siendo víctima del escarnio al publicar la policía su imagen y sus datos personales en los medios de comunicación con el objetivo de que le delataran y pudieran detenerle para enfrentarse a «la ira de la tierra como resultado de mi orientación sexual», siendo amenazado a través de las redes sociales con comentarios como «realmente dese que te mataran ese mismo día», «sabes que la práctica gay es una abominación en nuestra tierra» y «será mejor que abandones tus prácticas gays, si no podrías conseguir que te mataran en este país».

Las relaciones entre personas del mismo sexo se castigan con 14 años de prisión en Nigeria. Después de Pakistán y Bangladesh, Nigeria es el país de donde proceden la mayor cantidad de solicitudes de asilo basadas en la orientación sexual. Hasta 362 solicitudes de este tipo procedentes de Nigeria se presentan en el Reino Unido entre el 21 de junio de 2015 y marzo de 2017, de entre las que solo 63 consiguen el reconocimiento como refugiados, rechazando el 81 % restante. Según un informe de The Iniciative for Equal Rights, en 2016 llegan a producirse hasta 152 violaciones de los derechos de personas homosexuales.

«En Nigeria, la gente pone una llanta alrededor de tu cuello y te queman, y a nadie le importa; o te golpean hasta que mueres, y a nadie le importa. El Ministerio del Interior no cree en el impacto de las amenazas de los actores no estatales. La mayoría de las veces es difícil de probar [que alguien es gay], porque viven su vida privada en la clandestinidad. La mayoría no tiene un historial de vida [gay]. Ha habido un aumento en el número de nigerianos que buscan asilo en el Reino Unido sobre la base de su sexualidad», explica Bisi Alimi, ciudadano de origen nigeriano que dirige una campaña para apoyar los derechos de los miembros de la comunidad LGBT de Nigeria que solicitan asilo en el Reino Unido.

«El tribunal ha analizado su caso y ha anulado todas sus pruebas de que corre grave riesgo si lo trasladan a Nigeria, pero no ha habido pruebas de que los documentos no son genuinos», explica Bhaveshri Patel-Chandegra, abogado de Raji y especialista en inmigración del bufete de abogados Duncan Lewis. «A menudo son tratados como mentirosos», puntualiza Alimi, explicando que convierten en la responsabilidad de los refugiados demostrar que son homosexuales, lo que ya pone en riesgo sus vidas en caso de que sean deportados de nuevo a Nigeria, lo que le sucedía a Aderonke Apata, cuya solicitud era rechazada por considerar que no podía ser lesbiana si tenía hijos.

«El Reino Unido tiene un orgulloso historial de otorgar asilo a quienes necesitan nuestra protección y cada solicitud se considera cuidadosamente en función de sus méritos individuales. Hemos trabajado en estrecha colaboración con organizaciones y organizaciones benéficas, incluido Stonewall, UK Lesbian & Gay Inmigratin Group, y el alto comisionado de la ONU para los refugiados para mejorar nuestra orientación y capacitación para los trabajadores sociales de asilo», sostiene un portavoz del Ministerio del Interior.

LGTBfobia de Estado en Nigeria

Mientras la Comunidad LGTBI de Nigeria nos da una lección de Orgullo a todos, la última noticia que publicábamos era la referente a una solicitante de asilo en el Reino Unido, Nneka Obazee, que intentaba suicidarse tras ser detenida para ser deportada a su país de origen, Nigeria, donde podría enfrentarse a la cárcel o incluso la muerte por lapidación al ser lesbiana.

En Nigeria, país con un influyente movimiento evangélico cristiano en el sur y un fuerte apoyo a la ley islámica en el norte, las relaciones homosexuales se castigan con penas que pueden llegar hasta los 14 años de cárcel o incluso hasta la muerte por lapidación en los estados del norte en los que además se aplica la sharía o ley islámica (el estado de Kaduna, de hecho, es uno de los que aplican en parte de su territorio). El pasado mes de abril recogíamos que 53 personas fueron detenidas en el país, acusadas de haber participado en una “boda gay”. La mayoría de los detenidos eran jóvenes de entre 20 y 30 años, que ya prestaron declaración ante el juez y que todavía esperan que se dicte sentencia.

Cabe recordar que a principios de 2014 el presidente Goodluck Jonathan promulgó la mencionada ley, que agrava el tratamiento penal para cualquier actividad relacionada con la realidad LGTB. Desde su entrada en vigor, de hecho, no han cesado de sucederse los actos de barbarie de la población civil contra las personas LGTB de Nigeria, alentados por los líderes políticos y religiosos, que han creado un ambiente de profunda homofobia social. Hemos informado de algunos de estos terribles hechos, aunque es de suponer que la información de la mayoría de este tipo de actos execrables no alcance a los medios de comunicación occidentales.

En enero de 2014, una multitud de miles de personas rodeaba un tribunal islámico, donde se juzgaba a once hombres acusados de practicar la homosexualidad, exigiendo su ejecución inmediata. Meses después, cuatro de los detenidos, que confesaron los hechos probablemente bajo tortura, fueron condenados a recibir públicamente 15 latigazos y al pago de una multa o un año de prisión. En febrero del mismo año, otra horda enfurecida asaltó los domicilios de doce homosexuales en la capital, Abuja, a quienes terminaron por arrancar de sus casas y golpearles incluso ante las puertas de la comisaría local. En las mismas fechas, en la localidad sureña de Port Harcourt, otros dos homosexuales fueron arrastrados fuera de su hogar y obligados a realizar actos sexuales ante una multitud agresiva.

En enero de 2015, la policía islámica de Kato, una ciudad al norte de Nigeria, comunicaba la detención de doce personas por participar en la celebración de una supuesta boda entre dos personas del mismo sexo. La ley vigente en Nigeria, anteriormente citada, castiga con hasta 14 años de prisión a quienes participen en una ceremonia de unión homosexual. En noviembre 21 estudiantes fueron detenidos acusados de prostitución masculina, según un periódico local.

En marzo de 2016, una turba violenta atacó a 20 jóvenes de quienes sospechaban, por su aspecto afeminado, que eran homosexuales. Todos ellos habían sido arrastrados fuera de sus casas y reunidos para golpearlos sin compasión. La brutal paliza a que les sometieron hizo temer por sus vidas. Ninguna de las víctimas quiso presentar denuncia, por temor a las represalias de sus agresores y por no enfrentarse al estigma de ser considerados homosexuales públicamente. En mayo, seis jóvenes fueron detenidos en Benin City acusados de mantener relaciones sexuales.

En el mes de octubre del mismo año, fue detenido un hombre acusado de mantener relaciones homosexuales, tras negarse a ser víctima de un chantaje. Al parecer, todo fue urdido por una pareja de madre e hijo, que se dedican a extorsionar a homosexuales con la amenaza de denuncia. Tras la negativa, la Policía procedió casi inmediatamente al arresto.

Posteriormente, en diciembre dimos la noticia de que un magistrado del Tribunal de Damaturu, la capital del estado de Yobe, había condenado a cinco hombres a sendos siete años de prisión por haber mantenido relaciones sexuales con personas de su mismo sexo. En abril de este 2017, publicamos la detención de 53 personas, a quienes se acusaba de participar en la celebración de una supuesta “boda gay”.

Actuaciones de este tipo provocaron que el Parlamento Europeo aprobara en marzo de 2014, con el acuerdo de los principales grupos, una resolución de condena a las leyes homófobas de Uganda y Nigeria. El texto de la resolución solicitaba su derogación y proponía que si no había marcha atrás se suspendiese a los dos países del acuerdo de Cotonú sobre intercambio comercial y asistencia entre la Unión Europea y los estados de África, Caribe y Pacífico.

Sin embargo, la directora del programa africano del Centro Europeo para la Gestión de Políticas de Desarrollo (ECDPM), Faten Aggard-Clerx, muy crítica con lo que considera una postura hipócrita de la Unión Europea, se preguntaba, en referencia a Nigeria, si el organismo europeo está dispuesto a “mantener sus valores a pesar de sus intereses en algunas partes de África”. Aggard-Clerx denunciaba que la Unión Europea no había alzado la voz contra las leyes homófobas aprobadas en Etiopía en 2004, pero sí lo hacía una vez que las condenas por homosexualidad iban a carecer de la posibilidad de indulto. También ponía el ejemplo del presidente de Uganda, Yoweri Museveni, muy criticado por aprobar una ley fuertemente homófoba, pero alabado por su papel en Sudán del Sur.

Parece haber servido de poco, sin embargo. En enero del pasado año nos hacíamos eco de un informe de la organización The Initiative for Equal Rights, que denunciaba hasta 152 graves vulneraciones de los derechos humanos de la población LGTB entre diciembre de 2015 y noviembre de 2016. Evidentemente, se trata de las denuncias que han llegado a conocimiento de las organizaciones de defensa de los derechos humanos. En un país en el que la homosexualidad está fuertemente castigada por el Código Penal y sufre un fortísimo rechazo social, el número real es con seguridad mucho mayor.

Fuente Universogay/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Kifkif exige la paralización inmediata de la deportación de un solicitante de asilo LGBTI marroquí

Sábado, 2 de junio de 2018

c-klo9mx_400x400La solicitud de asilo del interno de Zona Franca está pendiente de resolverse en la Audiencia Nacional

Su deportación pone en riesgo su integridad física y vulnera sus derechos humanos fundamentales

Kifkif insta a las instituciones españolas a cumplir el Derecho Internacional en materia de refugio y asilo

La organización Kifkif advierte sobre la grave situación que tendría que soportar este ciudadano si regresa a su país donde es perseguida y penalizada la homosexualidad. 

Kifkif, la Asociación de Migrantes y Refugiados Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales de la Comunidad de Madrid, reclama la paralización inmediata de la deportación de un solicitante de asilo marroquí, internado en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Zona Franca de Barcelona.

La expulsión, programada por el Ministerio del Interior para hoy o mañana tras agotarse su estancia permitida en el CIE, no tiene en cuenta que solicitud de asilo aún está pendiente de resolverse en la Audiencia Nacional. Las autoridades tampoco contemplan la grave situación en la que se halla nuestro compañero marroquí si regresa a su país de origen. Huyó de la persecución por razones de orientación sexual y llegó a España en 2016 por Mellila para pedir asilo tras sufrir las represalias y las amenazas que supone ser LGBTI en Marruecos. Sin embargo, el Estado español le ha dado la espalda, rechazando sus peticiones de asilo y sin tener en cuenta los riesgos a los que se enfrenta esta persona en su país.

Desde Kifkif hacemos un llamamiento para detener inmediatamente su deportación a Marruecos, ya que su vuelta a su país de procedencia le condena nuevamente a vivir en el ostracismo y a enfrentarse a la discriminación, la violencia y hasta la cárcel. Además, instamos a las instituciones a cumplir el Derecho Internacional en materia de asilo y refugio, recordando que el Estado español tiene la obligación de velar y dar protección a las personas migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo que huyen de la persecución, las amenazas y la violencia que sufren en sus países de origen. La devolución de estas personas pone en riesgo su integridad física y su libertad y vulnera sus derechos humanos fundamentales, como es el caso del compañero marroquí que ha pedido refugio en España.

Kifkif, como entidad de migrantes y personas racializadas, es conocedora de la realidad de las personas que solicitan asilo en España por motivos de orientación sexual, expresión e identidad de género. También conocemos profundamente la situación de las personas LGBTI en Marruecos, puesto que algunas de las personas que formamos parte del equipo de la entidad nacimos en este país.

Los orígenes de nuestra asociación nacieron en Marruecos a raíz de la brutal represión de 2004 contra miles de marroquíes perseguidos y discriminados por su orientación sexual e identidad de género. Lo que  hizo plantearnos la necesidad de crear una red para ayudar a los miles de marroquíes que se sientes discriminados y perseguidos por ser LGBTI.

Por tanto, conocemos muy de cerca la realidad de un país donde la LGBTIfobia sistémica se manifiesta en las instituciones y en el entorno social en forma de persecución, repudio, rechazo, agresiones, linchamientos públicos, multas y hasta penas de cárcel. Si finalmente se consumara la expulsión forzosa a Marruecos del solicitante de asilo LGBTI interno en el CIE de Zona Franca, éste podría enfrentarse a una condena de hasta tres años de prisión, según las leyes marroquíes.

También recordamos las irregularidades que ha detectado recientemente el Defensor del Pueblo en funciones, Fernando Fernández Marugán, en el sistema de registro de solicitudes de asilo en el CIE de Aluche. Su denuncia pone de manifiesto la grave situación a la que se enfrentan los solicitantes de asilo internados, provocando que algunos de ellos hayan sido expulsados sin que se les permitiese el acceso al procedimiento. Por lo que ha solicitado a la Comisaría General de Extranjería y Fronteras que imparta instrucciones para poner en marcha un mecanismo que acabe con todas estas irregularidades.

Por último, desde nuestra entidad ponemos en valor nuestras actuaciones en materia de asilo a través del programa especial de protección internacional para solicitantes de asilo por su orientación sexual, expresión e identidad de género y para aquellos a los que les han rechazado su solicitud. Esta ayuda proporciona a estas personas un espacio seguro ante la falta de apoyo e información que tienen estas personas cuando llegan a la Comunidad de Madrid.

Dura y constante persecución de las personas LGTB en Marruecos

La última noticia quepublicamos fue en agosto de 2017, la despreciable incitación a la violencia contra los homosexuales por parte del realizador y guionista marroquí Mahmoud Frites, que el día 22 de agosto hacía público en su perfil de Facebook un mensaje en el que animaba a violar a aquellos “que desean ser violados”. El texto iba acompañado de una fotografía de Adam Lahlou, también conocido como Adouma o Adoma, un joven abiertamente gay y muy conocido en redes sociales como Facebook o Instagram. Días después, Adouma denunciaba una agresión y acusaba a Frites de ser el responsable.

Dos universitarios eran detenidos y acusados de «comportamiento inmoral» en enero en Inezgane, después de que se hiciera viral un vídeo en el que aparecían besándose, aunque apenas se les podía reconocer porque tan sólo se mostraban sus siluetas.

No podemos olvidar cómo el pasado 25 de marzo, un vídeo grabado con un teléfono móvil comenzó a circular como la pólvora por la red: en él se veía cómo un grupo de personas asaltan un domicilio particular, sacan a dos hombres de la cama, los golpean e insultan y finalmente los sacan a la calle desnudos y ensangrentados para mayor escarnio. La pareja era detenida en Beni Melal, después de haber sufrido la cruel agresión . Mientras que uno conseguía huir, el otro era condenado a 2 meses de cárcel y pagar una multa de 500 dirhams, aunque sería finalmente puesto en libertad, después de admitir su condición sexual y de que su abogado solicitara la anulación de la Ley 489.  Este episodio puso a Marruecos en el foco de organizaciones internacionales, desde Human Rights Watch (HRW) a la feminista Femen, que envió a Beni Melal a dos activistas que trataron de desnudarse ante la puerta del tribunal, aunque la policía intervino con presteza e impidió su acción.

HRW, que envió a un observador al proceso y ha publicado varios comunicados sobre el caso, se escandalizó por el hecho de que la Justicia marroquí procesara a las víctimas de una agresión antes que a los agresores. “Agredidos, ensangrentados, sacados desnudos a las calles y luego mandados a la cárcel por su vida privada (…) Este veredicto va a desanimar a las víctimas a la hora de buscar justicia y aumentará la probabilidad de delitos de homofobia” en el país, dijo la organización. Queda, no obstante, la preocupación expresada en numerosos medios por el carácter de la agresión: el allanamiento de un domicilio, la agresión colectiva y la vejación pública en plena calle contra dos seres indefensos. “El proceso de Beni Melal -decía Karim Bujari- interpela a todo el mundo porque también es el de la libertad individual opuesta a la resistencia violenta de la comunidad”.

Quienes sí cumplían condena de seis meses eran dos homosexuales sorprendidos manteniendo relaciones sexuales en el interior de un vehículo en Guelmim.

Y aún tenemos grabadas en la retina otras terribles imágenes, las de un intento de linchamiento de una mujer transgénero en Fez, ocurrido en junio pasado. Ocurrió lo mismo: solo gracias a que el vídeo se viralizó y desencadenó un escándalo que trascendió las fronteras de Marruecos, acabaron con una dos de los agresores fueron condenados a cuatro meses de prisión, y ello pese a que el propio ministro de Justicia; Mustafá Ramid, llegó a insinuar entonces que las personas LGTB son culpables de las agresiones que reciben.

Agresiones que ocurren en un contexto en el que, como hemos venido informando de un tiempo a esta parte, parece darse un recrudecimiento de la persecución contra las personas LGTB por las autoridades de Marruecos, desmintiendo el tópico preexistente de que las leyes represoras no se aplican en la práctica. El artículo 489 del Código Penal marroquí, recordemos, castiga los “actos licenciosos o contra natura con un individuo del mismo sexo” con penas de hasta 3 años de prisión, además de una sanción económica. Y el artículo 483 establece penas de hasta dos años de prisión por “obscenidad pública”. Y lo cierto es que cada llegan más noticias de detenciones y condenas por violar la ley. Hace pocas semanas nos hacíamos eco de la condena a 18 meses de prisión a dos jóvenes por cometer “actos con un individuo del mismo sexo” por un tribunal de Tiznit, al sur de Marruecos. Y poco antes, en enero, dábamos cuenta de la detención de dos jóvenes marroquíes por haber difundido un vídeo en el que se besaban en un lugar público.

También en el pasado año 2015 tuvimos conocimiento de varias condenas en Marruecos, en aplicación de ese artículo. En el mes de junio se produjo la detención de Lahcen y Mohsine, otros dos hombres que se besaron, fotografiaron y dieron muestras de afecto ante la Torre Hasán, uno de los entornos históricos marroquíes más prominentes. A pesar de conseguir más de 71.000 firmas de personas todo el mundo pidiendo su liberación, ambos fueron condenados finalmente a cuatro meses de cárcel y una sanción económica.

Ese mismo mes, se denunció la detención de 20 hombres homosexuales en Agadir, acusados de “difundir la corrupción”. Según el colectivo Aswat, no serían las únicas detenciones por ese motivo llevadas a cabo en ese año, que formarían parte de una campaña de arrestos dirigida por el Gobierno marroquí contra la población homosexual masculina para reafirmar su posición en el debate público sobre la despenalización de la homosexualidad.

Un mes antes, tres hombres más fueron condenados a la pena máxima, tres años de cárcel. Tras recibir una denuncia, la Policía capturó a dos de los hombres mientras mantenían relaciones sexuales en el centro de trabajo de uno de ellos. Al ser interrogados, informaron de que se habían conocido a través de un tercero, que finalmente también fue detenido y condenado.

También en años anteriores,nos hemos hecho eco de diversas detenciones a personas homosexuales. En mayo de 2013 publicábamos la condena a cuatro meses de cárcel a dos jóvenes detenidos en “delito flagrante” cuando se encontraban en el interior del coche de uno de ellos. En mayo de 2014 seis hombres fueron condenados a penas que oscilaban entre uno y tres años por cometer “actos contra natura”. En octubre de ese mismo año informábamos de que un británico de 69 años era condenado a cuatro meses de prisión por homosexualidad (aunque, finalmente, fue puesto en libertad).

Y es que, como dijera el joven marroquí Hamza (en el vídeo de la campaña que el colectivo Aswat lanzó para concienciar de la homofobia social marroquí) “ser homosexual en Marruecos es algo muy difícil, porque tienes que lidiar a diario con los estereotipos sociales preconcebidos, que no aceptan diferencias, especialmente el ser gay”.

La situación actual en Marruecos contrasta marcadamente con su posición histórica como refugio para hombres homosexuales, cuando eran perseguidos en Europa, el año pasado era España la que concedía asilo a 77 personas homosexuales. Actualmente, el problema no sólo afecta a la ley, sino a los valores sociales imperantes tan fuertemente conservadores y reaccionarios, que rechazan las relaciones homosexuales y no tienen piedad para denunciar aunque se trate de personas menores de edad y de su propia familia, como es este caso. El Gobierno marroquí, encabezado por el islamista Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD), exclulía de la actual reforma del Código Penal los artículos más polémicos que tienen que ver con las libertades individuales y sexuales, como los que castigan la homosexualidad, el adulterio y las relaciones extramaritales.

Aunque quizás el caso que más expectación ha causado es el de dos menores de Marrakech, Sanaa y Hajar, denunciadas por un familiar que decía haberlas sorprendido dándose un beso en una azotea que, tras ser encarceladas durante varios días eran puestas en libertad a la espera de juicio quedando finalmente liberadas sin cargos. También en Marrakech era detenido un ciudadano español de 70 años de edad, a quien habían sorprendido en la habitación de su hotel manteniendo relaciones sexuales con un ciudadano marroquí, si bien ponían en libertad al ciudadano español tres días después, nada se ha sabido de su compañero.

Fuente  Kifkif/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Paralizan la deportación a Uganda de Gloria Namuzungu tras una protesta en Qatar Airways

Jueves, 31 de mayo de 2018

dewoij2w4aeksakTras una protesta en el mostrador de Qatar Airways, el Ministerio de Interior cancela la deportación de Gloria Namuzungu, a quien habían rechazado su solicitud de asilo, dándole sólo tres días para recurrir esta decisión antes de su deportación a Uganda, donde se enfrentaba a la violencia, el ostracismo y hasta la cárcel. Una situación a la que se enfrentan otras personas en el Reino Unido.

Tras rechazar su solicitud de asilo en el Reino Unido y después de cuatro días detenida en Yarls Wood, las autoridades notifican a Gloria Namuzungu, de 22 años de edad, que tiene 72 horas para reclamar contra esta resolución por la que se enfrenta a la deportación de vuelta a su país de origen, Uganda, donde solo le espera la violencia, el ostracismo y hasta la cárcel debido a su orientación sexual. Ni se le habría dado el suficiente tiempo para demostrar el riesgo que corre volviendo a su país ni estarían siguiendo el protocolo habitual en estos casos, según los activistas que la defienden. Tras iniciar una campaña solicitando la cancelación de su deportación en Change.org, prevista para este martes, 29 de mayo, organizan un acto de protesta en el mostrador de Qatar Airways en los almacenes Harrods de Londres, que ha llevado a que el Ministerio del Interior ha terminado rectificando.

«El gobierno habla con orgullo de su récord de igualdad LGBT y, aun así, envía personas LGBT de forma rutinaria a países donde enfrentan abusos y persecución (…). G no está sola, hay personas LGBT que luchan por sus vidas en centros de detención en todo el Reino Unido (…). Los solicitantes de asilo LGBT se enfrentan a un sistema racista que trata a todos como si fueran mentirosos. Si los gobiernos declaran que el compromiso con los derechos LGBT es más que palabras vacías, G debe permanecer», asegura un portavoz de Movement for Justice. No es la primera vez que se producen este tipo de situaciones. El año pasado, a un jugador de fútbol, Abbey Kyeyunele rechazaban el asilo por no haber demostrado que suficientemente que era homosexual, siendo deportado el 10 de mayo de 2017, mientras que hace siete meses otra refugiada, Nneka Obazee, intentaba suicidarse ante la posibilidad de ser deportada de vuelta a Nigeria.

«Gloria es un miembro activo de la comunidad de Leeds. Ella es una voluntaria muy querida y trabajadora en Rainbow Junktion Pay, ya que siente que el café comunitario ha expresado su angustia y preocupación por su seguridad», declara un representante de Leeds No Borders, un grupo que lucha contra las deportaciones de inmigrantes. En abril de este mismo año, el Gobierno de Uganda debate la posibilidad de reintroducir una ley contra las personas homosexuales mediante la que podrían confinarlas a la cárcel de por vida. Mientras que el gobierno de Theresa May lamenta la herencia colonialista en lo que respecta a las leyes homofóbicas, el presidente de Uganda, Yoweri Museveni, se adelantaba en diciembre, yendo bastante más lejos al asegurar que son los colonizadores quienes introducen la homosexualidad en el continente africano, una idea que está ampliamente extendida en Uganda, donde todavía se practican las violaciones correctivas.

«Este no es un caso aislado y también hay otras dos mujeres en el mismo vuelo que son deportadas a Filipinas que no cuentan con el apoyo de la comunidad y están igual de aterrorizadas (…). Haremos todo lo posible para seguir resistiendo la agenda institucionalmente racista del ambiente hostil de este gobierno y exigiremos que Qatar Airlines se niegue a llevar a las tres mujeres. Nadie es ilegal», explicaba Emily Jennings, amiga de Namuzungu, durante la protesta. Asimismo, un abogado especializado en inmigración, señala las dificultades que las personas homosexuales tienen a la hora de expresar con naturalidad su orientación sexual debido a la represión a la que están acostumbradas, lo que contribuye a que las autoridades no las vean como personas homosexuales y les sometan a interrogatorios intrusivos y humillantes sobre su vida sexual».

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Pintadas homófobas y xenófobas contra el colectivo Kifkif en el exterior de su sede de Alcalá de Henares

Sábado, 5 de mayo de 2018

pintadas-sede-kifkif-alcala-300x214El exterior de la sede del colectivo Kifkif en Alcalá de Henarés apareció ayer lunes cubierta de pintadas xenófobas y homófobas, según ha denunciado el propio colectivo en redes sociales. Kifkif, nacido hace años como un colectivo que desde España buscaba dar voz a personas LGTB de Marruecos, es hoy una asociación que atiende a personas migrantes y refugiadas LGTB llegadas a la Comunidad de Madrid. 

“La asociación nació de la mano de un grupo de personas ambiciosas, jóvenes, llenas de iniciativa, vinculadas al campo de lo social y lo cultural. Queriendo disponer de un espacio con el fin de trabajar por una causa específica, común: contribuir en la acogida y atención a las personas migrantes y refugiadas LGTB recién llegadas a la Comunidad de Madrid, ayudando a disminuir el choque cultural, contribuyendo con ello a la formación de una sociedad que aspira al diálogo intercultural hacia los que provenimos de otros países, al margen de nuestra orientación sexual, expresión y/o identidad de género“, explica Kifkif en su página web. Cuenta con locales en Madrid capital y en Getafe, y el pasado mes de febrero abrió una tercera sede en Alcalá de Henares.

Esta última es la que ayer lunes por la manaña apareció cubierta de pintadas con mensajes como «fuera refugiados y maricones del barrio»«refugiados no»«barrio fascista» o «viva España», acompañados además de la cruz céltica, símbolo habitual de los grupos de extrema derecha, fascistas y/o neonazis:

Kifkif ya ha anunciado su intención de formalizar la correspondiente denuncia policial.

El colectivo ha recibido en redes sociales numerosas muestras de solidaridad tanto de partidos políticos de Alcalá de Henares como de otros colectivos LGTB y del Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia, que les ha ofrecido toda su colaboración. Desde  Cristianos gays trasladamos también a KifKif todo nuestro apoyo.

Fuente KifKif, vía Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Rusia es en el país al que solicitan asilo las personas transgénero de la República de Kirguistán

Viernes, 13 de abril de 2018

osh-mapa-de-kirguistan-i1índiceLa veda abierta para el odio contra la comunidad LGBT en la República de Kirguistán (también llamado Kirguisia o Kirguizistán) es particularmente violenta en el caso de las personas transgénero y transexuales, quienes son a menudo víctimas de agresiones sexuales y hasta violaciones correctivas, lo que les ha llevado a solicitar asilo como refugiadas en Rusia. 

Que Rusia no es el mejor lugar para vivir actualmente si eres miembro de la comunidad LGBT es algo que no podemos poner en duda. Sin embargo, la situación es todavía peor en países como Kirguistán, una pequeña nación de Asia central que obtiene su independencia de la antigua Unión Soviética en 1992. «Normalmente era muy buena para distinguir quién era quién, honestamente no sospeché que este tipo era peligroso», declara Anna, quien tras ser víctima de una violenta agresión sexual decide solicitar asilo en Rusia, donde la vida es todavía mejor que su propio país.

Trabajadora sexual, Anna siempre ha sido consciente de que Internet es un lugar peligroso para que las personas trasngénero busquen sus clientes. A mediados de marzo es secuestrada por dos individuos que se hacen pasar por clientes, quienes le drogan introduciendo algún tipo de narcótico en una cerveza, y se la llevan a un paraje de la cordillera de Tian Shan, que se alza sobre Bishkek, la capital de Kirguistán. «Naciste hombre, deberías ser un hombre», le gritan sus agresores cuando recupera el conocimiento. Dolorida, después de que le hayan dado una paliza y todavía incapaz de defenderse por los efectos de la droga, Anna les suplica que pongan fin a su vida. «Estaba feliz de morir en ese momento», explica que siente en el momento en que le cubren la cabeza con una bolsa de plástico, mientras queman sus cigarrillos en su cuerpo, que abandonan una vez le dan por muerta. Cuando se recupera de tal agresión y vuelve a Bishkek se dirige directamente al único refugio LGBT de la ciudad con la idea de pedir asilo en Rusia, donde no tendría la barrera lingüística de otros destinos.

A pesar de que la homosexualidad no está prohibida en Kirguistán, la comunidad LGBT vive en la clandestinidad desde 2014, cuando el gobierno comienza a promover la creación de una ley discriminatoria en la misma línea de la Ley de propaganda homosexual de Vladimir Putin, abriendo la veda para la homofobia. «Si dependiese de mi, los ejecutaría a todos para limpiar la sociedad, son como criminales. Los ciudadanos no quieren saber nada sobre las leyes occidentales relacionadas con los homosexuales», declara Narybek Kyrgyz, miembro del gobierno en 2015, mismo año en el que el Parlamento Europeo presiona a las autoridades kirguís para que cesen en su intento de aprobar una ley que, a pesar de que todavía no ha sido aprobada, desata la homofobia generalizada. Irónicamente, habían pasado sólo cuatro años desde que se aprobara una ley permitiendo a las personas transexuales la modificación de su género en su documentación oficial sin la necesidad de someterse a cirugías de reasignación de género.

«La violación correctiva es común entre la comunidad LGBT, pero especialmente entre la comunidad transgénero», asegura un trabajador social del albergue LGBT dirigido por Kyrgyz Indigo, una asociación que en 2016 realiza una encuesta en la que determina que el 84 % de los encuestados habían experimentando violencia física alguna vez en su vida debido a su orientación sexual o su identidad de género, de los que el 35 % habrían sido víctimas de agresión sexual. Mientras que para las personas cisgénero puede resultar sencillo pasar desapercibidos ocultando su orientación sexual, a las personas transgénero les resulta mucho más complicado, teniendo que recurrir en la gran mayoría de los casos al comercio sexual para subsistir.

«Muchas mujeres transexuales están emigrando. Conocí a 10 que se mudaron a Moscú en los últimos meses. Con las que he hablado desde entonces dicen que la vida no es tan mala allí (…). Creo que la vida será más fácil para nosotras en Rusia porque a pesar de que existe una legislación contra las trabajadoras sexuales, la policía no nos ataca por ser transgénero. Aquí la policía está graba sus encuentros con nosotras, amenazándonos con las imágenes, y luego nos sacan del armario públicamente online», asegura Roma, trabajadora sexual y agente de divulgación de Tais Plus, un organización que lucha por los derechos humanos, quien también está tratando de mudarse a Rusia, a pesar de que nunca ha sido víctima de ninguna agresión.

La prostitución es ilegal en Rusia, pero la pena máxima es de tan sólo 2.000 rublos (alrededor de 35 dólares estadounidenses). Según la Red de Defensa de los Derechos de los Trabajadores Sexuales (SWAN por sus siglas en inglés: Sex Worker Rights Advocacy Network), la industria sexual es amplia y abierta en muchos lugares de Rusia debido a la corrupción policial generalizada. «Las personas transgénero se enfrentan todo tipo de violaciones en la vida cotidiana, más que las personas homosexuales o bisexuales (…). Pero el problema aquí es más con la sociedad en general que con la policía; no les importa si alguien es transexual a menos que viole alguna norma social al hablar públicamente», advierte Svetlana Zakharova de la Russian LGBT Network.

La dura realidad del colectivo LGTB en Kirguizistán

Kirguizistán es el séptimo país de la órbita de la antigua Unión Soviética en discutir un proyecto de este tipo, tras Rusia (que inició la senda homófoba), Ucrania, Moldavia, Lituania, Armenia y Kazajistán, aunque solo en el primero ha entrado plenamente en vigor.

En cualquier caso, la situación del colectivo LGTB en Kirguizistán es ya muy dura, como muestra un informe de Human Rights Watch que recogimos a principios de 2014. Los testimonios hablan de amenazas continuas, violencia psicológica y física, detenciones arbitrarias, abusos sexuales o violaciones. Especialmente frecuentes son el chantaje y la extorsión, de forma que muchos de los extorsionados se ven obligados a pagar cantidades de dinero a los agentes para impedir que estos revelen su orientación sexual a amigos y familiares y les expongan al rechazo social o a la pérdida de sus trabajos.

En las semanas que siguieron a la publicación del informe, uno de los activistas que contribuyó a su elaboración fue amenazado de muerte. La sede de Labrys, una asociación de defensa de los derechos LGTB de Kirguizistán, fue atacada con cócteles molotov el pasado 3 de abril, sin que por suerte hubiera que lamentar daños personales. Y el mes pasado, un grupo de activistas que se habían congregado para conmemorar el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia fue acosado por radicales y retenido durante horas por la policía. Los políticos del país y los líderes religiosos (Kirguizistán es un país de mayoría musulmana, aunque hay una importante población ortodoxa) también añaden leña al fuego de la estigmatización social de gays, lesbianas y transexuales desde los medios de comunicación.

Fuente Universogay/Cristianos Gays/Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Nace el Observatorio Melillense contra el Odio LGTBfóbico, de la mano de la asociación Amlega

Lunes, 12 de marzo de 2018

amlega-logo-300x300La asociación Amlega de Melilla, junto con la Consejería de Bienestar Social de la ciudad autónoma, ha promovido la creación del Observatorio Melillense contra el Odio LGTBfóbico, con el fin de proteger a las víctimas de los delitos de odio por motivos de orientación sexual e identidad de género. “En Melilla, concretamente, las personas jóvenes, el acoso escolar y los peticionarios de asilo son las principales víctimas“, comenta a dosmanzanas Rafa Robles, presidente de Amlega.

El observatorio, que tiene como ámbito de actuación la ciudad autónoma de Melilla, vio la luz el pasado mes de febrero, con un primer acto celebrado en la sede melillense de la UNED que contó con la presencia de Jesús Generelo, presidente de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB). “Es muy importante que, en una ciudad como Melilla, exista un observatorio de estas características. La FELGTB va a firmar un convenio con este observatorio. Se trata de crear una red de observatorio que trabaja en la ayuda a todas las víctimas de este tipo de delitos“, comentó.

Otra de las ponentes con las que contó el acto fue Vanesa Eguiluz, directora del área de Igualdad del Ayuntamiento de Pamplona. “Las instituciones deben asumir su deber de respetar y garantizar los derechos de toda la ciudadanía. Por eso es necesario introducir las políticas LGTBI en todas las instituciones y dotarlas de recursos económicos y humanos para poder generar un cambio social real y ciudades mucho más diversas donde todos podamos vivir libremente“, expresó. Por su parte, el consejero de Bienestar Social de Melilla, Daniel Ventura, apuntó que hay que “educar en valores con todos los recursos” para que este odio hacia la diversidad sexual desaparezca de nuestra sociedad, y se mostró esperanzado con la puesta en marcha de este proyecto.

¿Cuántos incidentes relacionados con delitos de odio por LGTBfobia se cometen al año en Melilla? “Según los datos del Ministerio del Interior, que es lo que se denuncia, estamos en la media como el resto del país. Pero lo que no se denuncia puede representar hasta el 80%“, responde Robles. Efectivamente, tal y como ocurre en otras ciudades, se da el fenómeno de la infradenuncia. Esto se debe, entre otras cosas, al sentimiento de culpa, a no querer ser públicamente reconocido por tu orientación o identidad o al miedo a denunciar que experimenta la víctima de estos accidentes por diversas razones.

De carácter autonómico, el Observatorio asistirá a todas las personas que hayan sufrido una agresión o incidente de odio por motivos de orientación sexual e identidad de género en Melilla. De momento, Amlega está trabajando en la puesta en marcha una página web (www.amlega.es), que en breve estará funcionando, y esperan disponer en breve de una oficina física e infraestructura para mejorar la posible atención jurídica, sanitaria o educativa. “Queremos concurrir a convocatoria de subvenciones de la Consejería de Bienestar Social para crear una infraestructura“, apostilla Robles.

Te dejamos con el vídeo de presentación del Observatorio, de algo más de siete minutos de duración:


Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Vuela a Alemania el periodista uzbeko amenazado por ser gay

Lunes, 19 de febrero de 2018

arton44672Le han acompañado su abogado, un amigo y un representante de Cruz Roja.

El periodista uzbeko Judoberdí Nurmátov, sobre el que pesa una orden de deportación en Rusia y que teme ser perseguido en su país natal por su orientación homosexual, viajó hoy desde Moscú a Alemania, que le ha ofrecido asilo.

Alí (seudónimo por el que es conocido Nurmátov) está en el avión junto a su abogado, un amigo y un representante de Cruz Roja”, dijo a Interfaz Dmitri Murátov, fundador del periódico opositor ruso “Nóvaya Gazeta” para el que trabajaba el periodista antes de ser detenido y juzgado por permanecer de forma ilegal en Rusia.

Murátov lamentó que Alí Ferouz haya tenido que abandonar Rusia dejando en este país a su madre, que vive en la región de Altái (Siberia) y que no pudo acompañarle por cuestiones de salud. “Él ya no podrá volver. Ahora tendrán que hablar por Skype”, dijo Murátov.

 El Tribunal de Moscú permitió a comienzos de este mes salir a un tercer país al periodista uzbeko, después de que un juzgado de primera instancia ordenara la deportación de Nurmátov en octubre pasado tras hallarle culpable de residir ilegalmente en Rusia desde 2011.

El periodista denunció entonces que no puede volver a Uzbekistán, uno de los más de setenta países que a día de hoy criminalizan la homosexualidad, y acusó a la república centroasiática de haberle perseguido y torturado en el pasado tanto por su labor profesional como por su condición homosexual.

Denunció la orden de deportación ante el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos, lo que provocó la suspensión cautelar de la decisión del juzgado de primera instancia.

Fuente Cáscara Amarga

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

“Aquí seréis felices”: refugiados LGTB chechenos empiezan una nueva vida en Canadá

Lunes, 5 de febrero de 2018

refugiado-checheno-canada-300x159canadian-flag-700Acude nervioso a la entrevista de CBC, la radiotelevisión pública canadiense. Mientras se cubre la cabeza con la capucha de su sudadera, insiste en que su identidad no sea revelada. “Tengo miedo por mi vida y por mi familia”, asegura nada más empezar.

Se trata de un superviviente de la brutal persecución homófoba iniciada en Chechenia el pasado año 2017. La pasada primavera nos llegaban noticias estremecedoras de esta república rusa: al menos 100 personas habrían sido detenidas, torturadas y encarceladas , “sospechosas” de ser homosexuales. Algunas fuentes hablaban incluso de la existencia de verdaderos campos de exterminio. Elena Milashina, periodista del diario que reportó los hechos el pasado abril, ya anunciaba que les constaba la existencia de cuatro cárceles secretas donde se mantenían detenidas a personas LGTB y donde estas eran golpeadas, torturadas y asesinadas.

A pesar del miedo, uno de los testigos de este horror accedió a ser entrevistado el pasado septiembre en Canadá, país donde se encontraba refugiado desde hacía dos meses. Según declaró, aceptó a responder a las preguntas de los periodistas ya que “le dolía el alma”. Le dolía por todos aquellos que han tenido que pasar por esta odisea, por todos aquellos que aún están sufriendo esta atroz persecución. Según decía, explicar su historia era también una manera de decir ‘gracias’ a todos aquellos que le habían ayudado a escapar.

Su particular calvario empezó cuando varios militares irrumpieron en su puesto de trabajo para arrestarlo, intoducirlo por la fuerza en el maletero de un coche y llevarlo a una comisaría secreta, donde fue golpeado y torturado. En la entrevista, explica que fue víctima de todo tipo de golpes y patadas, e incluso de electroshocks. “Con tan solo experimentar los electroshocks una vez es suficiente para darte cuenta de que no quieres soportarlo ni una vez más. Eso fue lo más difícil de todo”, aseguró. El objetivo de estas torturas: que revelara información sobre otros hombres homosexuales. Aún así, en un arrebato de valentía, les dio nombres falsos para que nadie más tuviera que pasar por semejante tortura.

Después de tres semanas, fue liberado juntamente con otros detenidos. Sus familias fueron informadas. En la entrevista, prefirió no hablar de la reacción de su familia cuando conocieron lo ocurrido. Finalmente, consiguió ponerse en contacto con una organización de derechos humanos, quienes le ayudaron a huir a Moscú primero, para desde allí empezar su viaje hacia Canadá.

El ‘plan secreto’ del gobierno canadiense

Poco después de que los medios internacionales sacaran a la luz las primeras noticias sobre la persecución homófoba en Chechenia, el gobierno de Canadá condenó los hechos pero lamentaba no poder hacer nada para ayudar a las víctimas puesto que estas aún se encontraban en territorio ruso. No obstante, el ejecutivo presidido por Justin Trudeau ya había puesto en marcha un plan oculto, del que ya informamos hace unos meses.

Todo empezó gracias a la organización Rainbow Railroad, una ONG canadiense que ayuda a personas que han sido víctimas de persecución por su orientación sexoafectiva o su identidad de género en todo el mundo. Rainbow Railroad consiguió alertar al gobierno canadiense sobre la gravedad de la situación en Chechenia, y presionó para que se tomaran medidas. Después de recibir presiones por parte de esta y otras organizaciones como Human Rights Watch, el gobierno de Justin Trudeau se comprometió a actuar, pese al riesgo en que ello ponía las ya deterioradas relaciones entre Rusia y Canadá.

Una vía secreta para escapar

El Gobierno de Canadá y Rainbow Railroad iniciaron una colaboración con Russian LGBT Network, organización LGTB rusa que ha ayudado a decenas de homosexuales chechenos a huir a otras partes de Rusia y al extranjero. Países europeos como Francia, Alemania y Lituania habrían otorgado el asilo a algunas personas que huían de la purga homófoba.

No obstante, tanto el ejecutivo canadiense como las organizaciones colaboradoras eran conscientes de que Europa no era el lugar más seguro para las víctimas de la persecución homófoba en Chechenia, a causa del elevado número de migrantes chechenos presentes en distintos países europeos. De hecho algunos refugiados LGTB provinentes de Chechenia habrían sufrido ya amenazas y ataques por parte de sus compatriotas emigrados a diversos países de Europa. Además, Canadá ha sido el único país que ha adoptado un programa organizado y metódico para ayudar a las víctimas a huir de la persecución.

El secreto se mantuvo durante meses para evitar poner en peligro a las personas a las que se trataba de ayudar. En el trascurso del programa, el Gobierno canadiense ha tenido que afrontar los problemas que supone tramitar peticiones de asilo a distancia –puesto que la mayoría de los solicitantes se encontraban aún en Rusia– y ha tenido que realizar investigaciones para poder demostrar que las personas homosexuales chechenas no podían obtener protección en otras partes de la Federación Rusa. El hecho de no poder pedir esa protección en ningún otro lugar del propio país de origen es uno de los requisitos legales para tramitar la protección internacional. Por otra parte, además de cooperar con la Russian LGBT Network para procesar las peticiones de asilo y ayudar a estas personas a viajar de una forma segura hacia Canadá, el gobierno proporcionó un programa de ayuda de un año para cuando dichos refugiados llegaran al territorio nacional.

Cuando por fin se consiguió que esas personas llegaran al Canadá, llegó la hora de desvelar la existencia del plan secreto de evacuación. Hasta el mes de septiembre había permitido reconocer el asilo a 31 homosexuales chechenos, de los cuales 22 se encontraban ya en esa fecha en territorio canadiense. Según afirmó Kimahli Powell, director ejecutivo de la organización Rainbow Railroad, era necesario que la población canadiense conociera de la llegada de refugiados chechenos para poder ayudarles en la inserción laboral, el aprendizaje de la lengua y proporcionarles el asesoramiento necesario. “Aún se encuentran desconcertados”, afirmaba Powell. “Necesitarán ayuda, aún temen por sus vidas. Todavía se están acostumbrando a entender que están fuera de peligro, que pueden empezar una nueva vida”, añadía.

La concesión del estatus de refugiado ha permitido a todas esas personas obtener el permiso de residencia permanente y la plena nacionalidad canadiense. Muchos de estos refugiados homosexuales están siendo ayudados por organizaciones LGTB locales. Puesto que han sufrido en su propia piel una brutal persecución homófoba, se sienten mucho más cómodos y seguros siendo ayudados por la comunidad LGTB.

La persona que fue entrevistada sonríe cuando es preguntado por su nueva vida en Canadá. Aún no ha superado las secuelas de la persecución sufrida en Chechenia, pero ahora se siente seguro y quiere centrarse en rehacer su vida. Antes de finalizar la entrevista, lanza un mensaje a otras personas que están pasado por su misma situación y que están tratando de huir a Canadá: “Estamos aquí, estamos seguros y todo está bien. No tengo duda de que aquí seréis felices”.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Una pareja del mismo sexo rusa intenta suicidarse al ser rechazada su solicitud de asilo en Finlandia

Lunes, 2 de octubre de 2017

problema-refugiados-gays-2016-veranoTras rechazar su petición de asilo en Filandia, una pareja de gays de origen ruso intenta suicidarse para llamar la atención sobre su situación y la de otras personas homosexuales como ellos en la Rusia de Vladimir Putin.

Huyendo de la creciente homofobia de Rusia, la pareja formada por Aleksaner y Nikita, de 19 y 22 años de edad respectivamente, solicita asilo como refugiados en Finlandia. Pero al ser rechazada su socilicitud deciden suicidarse, clavándose sendos cuchillos en el estómago el pasado viernes, 22 de septiembre, en la misma escalinata del Parlamento finés, en Helsinki, en un intento de llamar la atención sobre su situación y la de otras parejas del mismo sexo en el país gobernado por Vladimir Putin.

«Somos una pareja gay de Rusia y buscamos asilo porque en nuestro país se nos persigue por nuestra orientación sexual», reclama la pareja, que fue inmediatamente trasladada a un centro hospitalario y al no haber sufrido ninguna herida grave ya está fuera de peligro. Inicialmente, los medios de comunicación fineses habían informando de su situación aludiendo a que se trata de dos refugiados, pero sin aludir al hecho de que son una pareja gay, lo que para ellos marca la diferencia con otros refugiados que provienen de Rusia que no son perseguidos en base a su orientación sexual. Ellos mismos han tenido que acudir a la prensa para proporcionar un detalle que según consideran permite entender los motivos por lso que se explica su desesperación.

«Da la sensación de que en Finlandia se guarda silencio deliberadamente sobre nuestros problemas o que sus autoridades no se dan cuenta de que los homosexuales en Rusia vivimos en una situación realmente angustiosa», afirma la pareja, explicando que las autoridades migratorias finesas les denegaron su petición de asilo a pesar de haberla cursado como urgente, por lo que ahora se exponen a la deportación a pesar de que haber recurrido la decisión de las autoridades.

«No podemos volver a Rusia a esperar si Finlandia admite el recurso y nos da finalmente asilo. Si regresáramos nos meterían a la cárcel o nos matarían por la calle (…). No sólo buscábamos publicidad, sino que realmente estábamos dispuestos a morir. Preferimos morir en Finlandia antes que regresar a Rusia», asegura la desesperada pareja. Si bien Francia o Alemania han acogido refugiados que han escapado de ChecheniaCanadá es el único país que ha ideado un plan de emergencia para acoger a miembros del colectivo LGBT perseguidos en Rusia.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Varios colectivos LGTB y numerosos activistas a título personal rechazan la expulsión de dos solicitantes de asilo saharauis tras un incidente homófobo

Viernes, 8 de septiembre de 2017

manifiesto-no-en-nuestro-nombre-300x182Ya cuando publicamos nuestra primera entrada sobre el tema preveíamos que daría lugar a polémica. Así ha sido. Después de que varias asociaciones LGTB difundiesen un comunicado en el que mostraban su apoyo a la decisión de no admitir la solicitud de asilo de dos personas de origen saharaui que hicieron comentarios abiertamente homófobos e insultaron al traductor de árabe encargado de asistirlas (punto de arranque de un altercado que se saldó con la inadmisión de su solicitud), otros colectivos LGTB y activistas a título personal han dado su apoyo expreso a un manifiesto que critica la expulsión de los dos saharauis y que muestran, además, su consternación “por el hecho de que colectivos LGTB apoyen una decisión que vulnera los más básicos estándares de protección del refugiado”.

Al igual que en nuestra anterior entrada publicamos el comunicado en toda su extensión, reproducimos a continuación el manifiesto, titulado “No en nuestro nombre”, publicado en Orgullos Críticos do Sul:

En torno a 60 saharauis procedentes de diferentes campos de refugiados han pasado semanas retenidos en el aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas esperando que se tramiten sus peticiones de asilo político. Decenas de ellos se han puesto en huelga de hambre en los últimos días para denunciar el trato recibido y la vulneración de sus derechos más básicos. Múltiples colectivos (Sin Papeles, Comisión Legal Sol, la Red Interlavapiés, el colectivo AGAR, Territorio Doméstico y el Observatorio de Derechos Humanos Samba Martine, entre otros) han mostrado su total apoyo al grupo y denunciado la alarmante precarización de los procesos de petición de asilo.

En este contexto se ha producido una escena que se ha saldado con la expulsión inmediata de dos de los saharauis. Según un comunicado firmado por diversas organizaciones y colectivos policiales y LGTB, algunos de los jóvenes se habrían referido al traductor de la policía utilizando la palabra “maricón” en árabe “entre risas irónicas”, sin saber que el objeto de las mismas era su propio traductor ni que este entendía lo que decían.

Cuando el traductor les recriminó su actitud se generó una discusión que prosiguió en presencia de varios policías. Los saharauis habrían aprovechado para exigir que se avanzara con sus procedimientos de asilo, tras negar “los hechos” con “actitud arrogante”, siempre según la versión recogida en el comunicado. A modo de represalia, se habría tomado la decisión de expulsar de forma inmediata a dos de ellos.

Las bolleras, maricas, bisexuales, trans y aliadas abajo firmantes queremos manifestar nuestra más firme repulsa a esta decisión. Creemos que ningún insulto homofóbico, en el caso de haberse producido, en árabe o en castellano, puede servir para justificar una decisión tan grave como la expulsión. Consideramos que incluso en el muy improbable caso de que los hechos fueran constitutivos de delito los expulsados deberían tener derecho a defenderse ante un tribunal a su debido momento, previa interposición de la correspondiente denuncia y con todas las garantías judiciales. La desproporción entre los hechos que se relatan y la decisión tomada, que implica la devolución pese a que los saharauis alegan que está en riesgo su integridad física, nos resulta profundamente obscena.

Queremos dejar constancia, además, de nuestra consternación por el hecho de que colectivos LGTB apoyen una decisión que vulnera los más básicos estándares de protección del refugiado, empezando por el Artículo 33 del Estatuto de los Refugiados de las Naciones Unidas de 1955 de prohibición de expulsión y de devolución. Artículo este que, si bien admite como excepción la expulsión de quien “constituya una amenaza para la comunidad de tal país”, lo hace tan solo en el supuesto de que exista una condena firme por un “delito particularmente grave”, circunstancia que de forma patente no se verifica en este caso. La falta de respeto que se desprende del comunicado por el derecho de asilo reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea nos resulta especialmente lamentable dado que la población LGTB también es también, en muchas ocasiones y como bien sabemos, refugiada y peticionaria de asilo.

A todos los colectivos firmantes del comunicado les enviamos, pues, un mensaje alto y claro: no nos representan.

Nos indigna también, por último, el auge del homonacionalismo islamofóbico que se refleja en este incidente. En otras palabras, repudiamos la creciente instrumentalización de la lucha contra la LGTBfobia por parte de discursos y políticas xenófobas dirigidos contra la población de origen árabe. Si el objetivo fuera el de expulsar a la homofobia del territorio nacional, hay muchos ejemplos por los que empezar. Nos negamos a que, en nuestro nombre, se justifiquen más vulneraciones de los derechos de quienes sufren la violencia racista institucional y cotidiana, sean o no población migrante. Especialmente cuando esta se dirige contra colectivos vulnerables como las asiladas y refugiadas de cualquier credo, etnia o procedencia.

Contra la vulneración de derechos de asiladas y refugiadas,

En solidaridad con los compañeros expulsados,

En solidaridad con el pueblo saharaui,

Contra el racismo y la islamofobia,

NO EN NUESTRO NOMBRE

En el momento de publicar esta entrada, el manifiesto ha recibido la adhesión de los colectivos Ciclobollos Dykes on Bikes, Panteras Rosa-Frente de Combate á LGBTfobia, Asamblea Transmaricabollo de Sol, Respeta LGTBH, Lumagorri, Coletivo TransGaliza, Pensaré Cartoneras y ARELAS (Asociación de familias de menores Trans).

Pero también cuenta, a título individual, con el apoyo de personalidades LGTBQ del mundo del activismo, la política y la cultura, como Daniel Ahmed, Sejo Carrascosa, Beatriz Gimeno, Josué González, Eduardo Nabal, Lucas Platero, Javier Sáez o José Luis Serrano, entre otras. Cualquier persona puede adherirse, en cualquier caso, dirigiendo un correo electrónico a Orgullos Críticos do Sul.

Sin duda, el tema seguirá dando que hablar. Lo sucedido toca de una o otra forma materias sensibles, como las condiciones de acogida a las personas que huyen de conflictos terribles, la homofobia y el machismo que muchas de ellas arrastran consigo desde sus lugares de origen (ya hemos recogido, por ejemplo, noticias sobre cómo refugiados LGTB han tenido que recibir protección especial frente a la hostilidad de otros refugiados) o la utilización falaz por parte de algunos de los derechos LGTB como argumento para justificar actitudes discriminatorias hacia otros colectivos vulnerables. Y más en un contexto como el actual, que premia la defensa numantina de las posiciones de cada uno y castiga la empatía hacia los que no son y no piensan como uno mismo, o simplemente hacia los que tienen una sensibilidad diferente ante ciertas realidades aunque se compartan muchas otras.

 

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Entidades LGTB apoyan la decisión de no admitir la solicitud de asilo de dos saharauis que dedicaron insultos homófobos al traductor de árabe

Lunes, 4 de septiembre de 2017

sahrawi_arab_democratic_republic_in_its_region_claimed-svgsaharaUna noticia que posiblemente dará lugar a polémica. Diversas entidades, entre ellas varias asociaciones LGTB, han difundido un comunicado en el que muestran su apoyo expreso a la decisión de no admitir la solicitud de asilo de dos personas de origen saharaui que hicieron comentarios abiertamente homófobos e insultaron al traductor de árabe encargado de asistirlos. Un incidente ante el cual estas organizaciones han querido posicionarse de forma pública en favor del funcionario que tomó la decisión, aunque respetando el derecho de otras organizaciones de apoyo a los solicitantes de asilo a “no compartirla”.

Reproducimos textualmente la narración del incidente, tal y como la hacen las organizaciones firmantes del comunicado, y que tuvo lugar en el aeropuerto de Barajas, en Madrid. Es la versión que estas organizaciones han obtenido por parte del traductor de árabe (A. S., de origen kuwaití y ciudadano español) y “otras fuentes” no especificadas:

El traductor pasa por delante de varios solicitantes de asilo que están esperando. Al pasar, escucha insultos, burlas y risas irónicas. Se están mofando de su condición y diciendo la palabra ‘maricón’ en árabe. Ellos desconocen que el traductor habla su idioma y que, en realidad, es el intérprete que, posteriormente, les asiste para tomar su solicitud de asilo en árabe.

En ese momento, el traductor no dice nada. Al volver a pasar, vuelven a comenzar las risas y los insultos, por lo que el traductor se dirige a ellos y les comunica que entiende perfectamente lo que le están diciendo. Se produce una discusión verbal en la que el traductor dice que su labor es la de apoyarles, pero no soportar sus insultos. 

Ante esa discusión intervienen 4 agentes de la policía nacional para ver qué sucede. Los pre-solicitantes empiezan a hablar con los agentes de una forma arrogante, elevando el tono de voz y exigiendo a la policía que se les conceda el asilo. El tono sube de tal forma que el resto de la gente en la sala se empieza a asustar. Ante eso, la policía decide llevarles a un cuarto para hablar con ellos y aislarles del resto, de forma que no se produzca un altercado en una sala donde, incluso, hay niños. 

En presencia del traductor y en esa sala separada, un agente de la policía les explica que esta actitud homófoba no es aceptable en España. Aunque niegan los hechos, se ríen con actitud despectiva hacia una agente de la policía y elevan el tono de voz. Uno de ellos se encara a pocos centímetros de uno de los policías, gesticulando con las manos agresivamente.

Ante esta actitud, se contacta con el jefe del grupo de inadmitidos y asilo de frontera, DON CARLOS GÓMEZ ÍÑIGUEZ, quien decide no tomar a dos de ellos la solicitud de asilo y aplicarles el protocolo de rechazo y retorno al país de procedencia. El grupo del que ambos individuos forman parte se compone de 7 personas. Las otras 5, que no habían intervenido en el incidente homófobo, tramitan sus solicitudes con normalidad, pudiendo pasar la frontera.

Teniendo en cuenta lo sucedido, las organizaciones AET Transexualia, ACDO (Asociación de Abogados Contra los Delitos de Odio), COGAM, Fundación 26 de Diciembre, Fundación Triángulo Madrid, Gaylespol (Asociación de Policías LGBTi+), GMadrid Sports, Movimiento Contra la Intolerancia, LGTBIpol (Agentes de la autoridad por la diversidad), la sección sindical estatal de Interior de FSC-CC OO, la sección sindical del Ministerio de Interior de UGT y el SUP (Sindicato Unificado de Policía) han suscrito un comunicado conjunto en el que apoyan la decisión de Carlos Gómez Íñiguez, al que de hecho consideran “una persona muy comprometida con la causa del asilo y la protección de los solicitantes” al tiempo que “comprometida con los derechos humanos y el respeto a las minorías”.

Entendemos que las personas rechazadas y las organizaciones de apoyo al asilo y refugio que les representan tienen todo el derecho a no compartir la decisión de inadmitir a estas personas y presentar los recursos que consideren adecuados en apoyo de sus defendidos. Pero a su vez, las organizaciones firmantes, firmes defensores del derecho al asilo y el refugio en nuestro país, también creemos que es importante que quienes se acojan a este derecho deben conocer que en España no se permiten comportamientos homófobos, sexistas, islamófobos, cristianófobos o cualquier otra expresión de odio y discriminación, expresa el comunicado. En este sentido, consideramos acertada la decisión de D. Carlos Gómez Iñíguez en lo que se refiere a compromiso contra todo forma de discriminación. Las organizaciones firmantes del comunicado han querido además agradecer expresamente en nombre del traductor de árabe que fue objeto de los insultos homófobos “las muestras de solidaridad de los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía y su compromiso en la lucha contra toda forma de LGBTfobia”.

Se da la circunstancia de que el incidente concreto al que se refiere el comunicado tiene lugar en el contexto de las protestas de varias organizaciones de defensa de los derechos humanos por la situación en la que se encuentran varias decenas de solicitantes de asilo saharauis en Barajas y el modo en el que son tratados.

El Sáhara Occidental, recordemos, es un territorio del Norte de África ocupado en su mayor parte por Marruecos desde que España lo abandonara a su suerte en 1976. Solo una pequeña fracción permanece bajo control del Frente Polisario, la resistencia a la ocupación marroquí, que tras el abandono de España proclamó la República Árabe Saharaui Democrática.

Fuente Dosmanzanas/EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Un informe revela más de 400 ataques contra refugiados LGTB en Berlín en tres años

Viernes, 16 de junio de 2017

GaySyrianRefugeesDresden0051444907586Solo entre 2014 y 2016 se registraron en Berlín más de 400 casos de agresiones físicas, insultos o amenazas contra refugiados LGTB. Es lo que se desprende de las estadísticas recogidas por tres organizaciones LGTB que brindan su apoyo a estas personas en la capital alemana. La dura situación del colectivo, que sufre una doble discriminación xenófoba y LGTBfoba, ha vuelto al debate público a raíz de una pregunta del diputado regional Tom Schreiber, del Partido Socialdemócrata (SPD).

Schreiber registró su interpelación el pasado 15 de mayo ante la Cámara de Diputados, el Parlamento unicameral del estado de Berlín. La respuesta del departamento de Justicia, Protección al Consumidor y Antidiscriminación hace referencia a los casos atendidos por tres asociaciones LGTB: Lesbenberatung Berlin, Mann-O-Meter y LSVD de Berlín. Los datos agregados de estas organizaciones contabilizan un total de 411 refugiados que solicitaron su ayuda tras haber sufrido ataques de carácter LGTBfobo. En la mayor parte de los casos se trataba de hombres gais, seguidos de personas trans y, a mayor distancia, mujeres lesbianas.

Un dato quizás aun más grave es que 47 de estas agresiones fueron procedieron del personal de seguridad de los centros de acogida donde viven los refugiados. En dos de estos casos tuvo lugar violencia física y en otros dos, agresiones sexuales. Las asociaciones han registrado un total de 86 casos, entre 2015 y 2016, de ataques homófobos y tránsfobos contra solicitantes de asilo perpetrados por funcionarios de la Administración.

El Gobierno de la ciudad-estado berlinesa ha anunciado una serie de medidas para abordar este problema, algunas de las cuales ya se han puesto en marcha. El tripartito de izquierdas de SPD, Verdes y Die Linke (La Izquierda) ha puesto en marcha, entre otras medidas, alojamientos específicos para refugiados LGTB y personas de contacto a las que dirigirse en caso de ser víctima de ataques. También se publicará un manual sobre pautas de actuación ante la violencia machista y LGTBfoba en los centros de acogida.

Los refugiados LGTB, un colectivo doblemente vulnerable, no solo se ven obligados a escapar de la guerra, sino que en muchos casos se ven a su vez despreciados y acosados por sus propios compatriotas que huyen también del horror. Por no hablar del trato que reciben en muchos de los lugares a los que consiguen huir. Ya en enero del año pasado denunciábamos la penosa situación de un gran número de refugiados LGTB en Berlín, obligados a dormir en la calle ante la inseguridad a la que se enfrentan en los centros de acogida no diferenciados. Y en diciembre de 2015 nos hacíamos eco de cómo cinco demandantes de asilo gais que llegaron a Ámsterdam procedentes de Siria, Irak e Irán tuvieron que ser trasladados a un piso de acogida específico a causa de las amenazas e insultos de carácter homófobo recibidos de parte de otros refugiados.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Holanda rechaza dar asilo a un gay iraquí por no “demostrar” su homosexualidad

Miércoles, 31 de mayo de 2017

6a00d8341c730253ef019b02a0ba83970b“¿Cómo se demuestra que alguien es gay? He presentado pruebas de todo tipo y, aún así, el juez rechaza mi solicitud. Volver a Irak es una sentencia de muerte”, ha denunciado el solicitante de asilo.

Los organismos de apoyo a los refugiados en Holanda han denunciado las dificultades que afrontan los refugiados gais para obtener su permiso de asilo, tras la polémica sobre un joven iraquí que afronta la deportación porque, según la justicia, no “ha demostrado suficientemente” su homosexualidad.

“Sahir Ahmad, solicitante de asilo de 29 años, está amenazado con ser devuelto a Irak por las dudas sobre su orientación sexual. Si vuelve allí, será asesinado porque está prohibida la homosexualidad”, denunció este domingo la asociación de Apoyo al Asilo para LGBT.

Con el respaldo de la Izquierda Verde (GroenLinks), esta asociación organizó una protesta en Amsterdam para recordar a la Justicia neerlandesa los riesgos que afronta Ahmad si regresa a su país natal.

Por su parte, la organización LGBT holandesa COC también advirtió de que este no es un “caso aislado” y lamentó que “muchos otros” solicitantes de asilo homosexuales vieron rechazada su solicitud y terminaron viviendo como inmigrantes ilegales en los Países Bajos.

“¿Cómo se demuestra que alguien es gay? He presentado pruebas de todo tipo y, aún así, el juez rechaza mi solicitud. Volver a Irak es una sentencia de muerte”, denunció Ahmad.

El tribunal de Amsterdam dictaminó que Ahmad debe ser deportado a Irak porque “no ha demostrado suficientemente” su orientación sexual, según una sentencia que fue emitida tras meses de proceso judicial en el que tanto este joven como su pareja, Mushtak Nahemy, tuvieron que declarar.

Ahmad recibió, además, una carta en la que se le advertía de que iba a ser trasladado a un centro de expulsión en los próximos días para prepararse para su partida a Irak, ya que el intento de regularizar su situación en Holanda había fracasado.

El servicio de inmigración no consideró “demostrada la homosexualidad” de Ahmad, a pesar de que Nahemy, su novio desde hace dos años y medio, llegó incluso a declarar en el juicio que la pareja mantenía “relaciones sexuales varias veces al día”, según su abogado, Erik Hagenaars.

El letrado añadió que el procedimiento de solicitud de asilo se hizo sobre “la base de la homosexualidad” y se subrayaron las dificultades del “proceso de autoaceptación” de ser gay. “Algunas personas no pueden hablar acerca de sus emociones y sentimientos, y Sahir es una persona así. La homosexualidad puede ser un problema para algunas personas, tanto que lo ocultan durante toda su vida”, justificó Hagenaars.

Como pruebas, el joven presentó varias fotos tomadas junto a la bandera arcoíris, el vídeo de la pareja a bordo de un barco durante el desfile del orgullo gay en un canal de Ámsterdam o el testimonio de amigos de Ahmad. Sin embargo, el fallo establece que “no se trata del desarrollo de los sentimientos homosexuales o del proceso de reflexión”, sino que Ahmad debía haber sido capaz de dar “detalles concretos de su creciente conciencia” de que era gay.

La pareja llegó a los Países Bajos en noviembre de 2015, huyendo de las amenazas de muerte de la familia de Ahmad, que descubrió su homosexualidad después de leer varios mensajes de teléfono que él había intercambiado con Nahemy, según relató el joven a la Justicia. Ambos entraron en Holanda tras cruzar Turquía, Grecia, Austria y Alemania con documentación falsa.

Mientras que la orientación sexual de Nahemy no fue cuestionada y obtuvo su permiso de residencia en Holanda sin mayores complicaciones, Ahmad se pregunta cómo puede “probar” su homosexualidad. “Volver a Irak sería mi fin. Me matarán en el propio aeropuerto. Y si no, ya lo hará mi familia más tarde”, afirmó el joven, antes de recordar su “felicidad” al entrar en un bar que tenía colgada una bandera arcoíris en Amsterdam.

Fuente Agencias

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Human Rights Watch denuncia la situación de los solicitantes de asilo LGTB en Ceuta y pide su traslado a la península

Lunes, 1 de mayo de 2017

indiceLa organización Human Rights Watch (HRW) ha emitido un duro comunicado en el que denuncia la situación de los solicitantes de asilo LGTB en Ceuta, “expuestos a hostigamiento y abusos” y urge a las autoridades españolas a trasladar inmediatamente a estas personas a la península y cesar “la política de facto” por la cual se bloquean la mayoría de estos traslados.

Los inmigrantes que ingresan en Ceuta en forma irregular son alojados en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), que depende del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. El establecimiento, diseñado para estancias breves y con capacidad para 512 personas, está a menudo saturado, según denuncia HRW. A pesar de los esfuerzos del personal, los solicitantes de asilo no pueden recibir la atención y los servicios que el derecho español les reconoce, tal y como la propia organización pudo comprobar en una visita al centro los pasados 28 y 29 de marzo, momento en el que había allí concentrados 943 residentes. “Según el personal del centro, actualmente hay entre 70 y 80 solicitantes de asilo en el centro de Ceuta”, expresa el comunicado. De ellos, al menos 10 han pedido asilo por ser objeto de persecución y acoso en sus países de origen por su orientación sexual o identidad de género.

“Human Rights Watch habló con tres hombres gais alojados en el centro, dos procedentes de Marruecos y uno de Argelia, que habían pedido asilo por persecución debido a su orientación sexual. Describieron haber vivido situaciones de abuso extremo, incluida la violencia física ejercida por familiares, rechazo reiterado y generalizado por parte de la sociedad y agresiones físicas en las calles de sus países de origen. Un hombre de Marruecos dijo que había sido encarcelado, en parte, por su orientación sexual. Tanto Marruecos como Argelia criminalizan la actividad sexual con consentimiento entre personas del mismo sexo, y prevén para esto una pena de hasta tres años de prisión y multas”, explica HRW.

Los tres hombres se refirieron a las dificultades que enfrentaban en el centro y en Ceuta debido a su orientación sexual. “Ahmed [seudónimo], de 29 años, y oriundo de Marruecos, dijo que huyó de su país porque sufría amenazas de su familia y de la policía, pero que está recibiendo el mismo trato por parte de otras personas que se alojan en el CETI. ‘Ellos [otros residentes del CETI] me dicen que si me ven afuera [del centro] me van a pegar’, según contó. ‘Me atacan, y yo escapo. Una vez, en noviembre o diciembre, uno me pegó’”, explica por ejemplo el comunicado.

Traslados a la península: no para los solicitantes de asilo

valla-ceuta-300x176Los solicitantes de asilo LGBT están atrapados en Ceuta por causa de una política que, según cree Human Rights Watch, está diseñada para disuadir las solicitudes de asilo. “Los migrantes que no piden asilo reciben órdenes de expulsión y son trasladados a España peninsular a un promedio que las autoridades procuran que sea de 80 por semana, y allí son asignados a centros de detención mientras se encuentra pendiente su deportación o a refugios gestionados por organizaciones no gubernamentales. Sin embargo, a los solicitantes de asilo en general no se les permite trasladarse”, explica HRW. “Negar a los solicitantes de asilo su libertad de circulación para disuadir las solicitudes no solo sería cruel y errado, sino que además supondría un uso indebido de poder”, explica Judith Sunderland, directora asociada para Europa y Asia Central de la organización. “Sin embargo, la evidencia sugiere que las autoridades ofrecen una dura alternativa a las personas que necesitan protección, al exigirles que manifiesten su necesidad y permanezcan meses o años en una situación indefinida en Ceuta, o que corran el riesgo y pidan asilo recién después de haber sido trasladadas al territorio continental, cuando ya tienen una orden de expulsión en mano”, añade.

En definitiva, se da una situación paradójica: mientras que migrantes irregulares que no han solicitado asilo son trasladados con cierta rapidez a la península, los que lo solicitan se quedan en Ceuta mucho más tiempo, “a veces durante la totalidad del procedimiento en el que se evalúa su solicitud de protección, un proceso que puede demorar bastante más de un año”. La única excepción son los solicitantes de asilo procedentes de Siria, a los que sí se traslada regularmente a la península desde Ceuta o desde Melilla. “La situación de los enclaves, que son las fronteras de la Unión Europea en la costa sur del Mediterráneo, es sin dudas diferente de la de otros países, pero esto no justifica castigar a quienes ingresan a Ceuta en busca de asilo. España tiene los medios para tratar dignamente a los solicitantes de asilo, incluidas las personas LGBT que buscan un país tolerante donde puedan vivir sin temor a sufrir discriminación o violencia”, explica Sunderland.

HRW, de hecho, considera que la perspectiva de tener que permanecer en Ceuta en forma indefinida disuade a las personas que necesitan protección internacional de solicitar asilo. La organización, por ejemplo, habló con una persona de 22 años de la República Centroafricana que, un mes después de llegar al centro de acogida, estaba debatiéndose entre solicitar o no asilo: “El procedimiento lleva mucho tiempo, no quiero quedarme aquí”, les dijo. Y lo que es muy grave: a través de distintas fuentes, HRW tuvo también constancia de que un hombre subsahariano retiró su solicitud de asilo después de que la policía le dijera expresamente que sería trasladado al territorio continental si lo hacía. Algunos días después, fue trasladado.

Relatos de solicitantes de asilo

refugiados_sirios_en_TurquíaAhmed, el joven marroquí de 29 años al que nos hemos referido antes, contó a HRW que en su país no tenía a nadie que lo protegiera, ni entre su familia ni en la policía. En Marruecos sufrió palizas por ser gay e incluso fue condenado a seis meses de prisión. Pero la vida en el CETI de Ceuta, donde se aloja desde mediados de octubre de 2016, tampoco es fácil para él: “Aquí también me insultan, me dicen maricón. Me dicen que cuando me ven fuera me van a pegar. Y me atacan, yo escapo. Una vez, en noviembre o diciembre, uno me pegó. Era un argelino. Me decía maricón, te voy a matar. Anteayer estaba con un amigo, vino un argelino y me echó de la habitación diciéndome ‘eh maricón, sal de aquí’ (…) Quiero sobrevivir, quiero un futuro. No quiero pensar siempre en que me van a pegar”.

Francisco (también un pseudónimo) es otro ciudadano marroquí, de 30 años, que vive en el centro hace 14 meses. Contó a HRW que su familia lo echó cuando tenía 12 años debido a su sexualidad. Había sido violado por dos hombres cuando todavía era adolescente, y golpeado y detenido por la policía. Llegó a un punto límite cuando su primo, con el que Francisco había vivido después de que aquel regresara tras vivir algunos años en el extranjero, se puso en su contra tras enterarse de que era gay. “Me vine a Ceuta. No me quedaba más remedio que pedir asilo. Pero aquí está muy mal. Estoy desesperado. Ceuta me parece igual como en Marruecos. Una vez estaba en la playa, un tío un poco mayor me ofreció un purrito. Dije que no. Él quería abusar de mí, pero no quería, y me tiró una piedra y me pegó un puño. Fui a la policía. Al inicio no quisieron tomar la denuncia. No hicieron nada, lo veo siempre ahí….En el CETI no hablo con nadie, evito los problemas. Si no, reviento. Sabes, echado de casa a los 12 años, todos los problemas”, relató.

Said (otro seudónimo) es un ciudadano argelino de 32 años, que llevaba casi 10 meses en el CETI cuando HRW lo entrevistó: “Quiero tener una nueva vida. Necesito olvidarme de mis problemas. No tenía mucha idea de adónde ir, solo quería un lugar donde pudiera vivir sin violencia. Aquí las cosas son difíciles. Solo puedes dormir y comer, dormir y comer. Aquí evito a todos para no tener problemas”.

Un miembro del personal del CETI confirmó a HRW que otros residentes suelen burlarse y hostigar, sea en el propio centro o en las calles de Ceuta, a las personas LGBT que solicitan asilo:. “Muchos no aceptan compartir una habitación con un homosexual. O los hostigan aquí o pelean fuera del centro”.

El asilo a las personas LGTB, deuda pendiente del Gobierno español

Por desgracia no es la primera vez que nos referimos a la actitud indolente del Gobierno español por lo que a los solicitantes de asilo LGTB se refiere. La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) lleva años alertando sobre las dificultades que las personas LGTB perseguidas encuentran en España cuando solicitan protección. Y eso que la directiva de acogida de la Unión Europea, vinculante para España, exige tener en cuenta la situación de las personas vulnerables al brindarles alojamiento, así como tomar medidas para prevenir la agresión y el acoso sexuales en los centros de acogida.

“Si bien las personas LGBT que solicitan asilo no están enumeradas en la directiva como personas consideradas vulnerables, Human Rights Watch coincide con la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (ILGA-Europa) en que muchas personas LGBT que buscan asilo reúnen los requisitos debido al tipo de persecución que viven en sus países de origen”, explica HRW. “Las mejores prácticas para la acogida de personas identificadas como solicitantes de asilo LGBT por dichas organizaciones incluyen alojamiento en habitaciones individuales, traslados a centros más pequeños, capacitación específica para el personal y facilitación del acceso a organizaciones LGBT y redes de apoyo”, añade.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Manchester rechaza asilo a refugiado de Uganda porque no puede demostrar que es gay

Miércoles, 15 de marzo de 2017

abbey-kyeyuneAbbey Kyeyune es un refugiado de Uganda que había pedido asilo en el Reino Unido por ser homosexual, que se castiga con cadena perpetua en su país de origen, pero ahora se enfrenta a la deportación después de que no haya podido demostrar cuál es su orientación sexual. 

Abbey Kyeyune vive en Manchester desde 2014, cuando solicitara asilo tras huir de Uganda, su país de origen. Su familia se pone violenta con él tras descubrir que está manteniendo una relación homosexual y huye del país al emitirse una orden de detención en su contra. Posteriormente descubriría que habían detenido a su pareja y ahora es el quien se enfrenta a la deportación, este lunes, 13 de enero, al no haber demostrado suficientemente que es homosexual, según las autoridades de Manchester.

Detenido actualmente en Campsfield House, Kyeyune sostiene que no puede volver con su familia en Kampala, porque está convencido de que le matarán, ni tiene amigos que puedan acogerle en Uganda. «He sido muy feliz en Manchester. Tengo muchos amigos aquí y he ido mucho a la iglesia», declara Kyeyune. Un jugador de futbol, Andrew Nagbe, se enfrentaba a la misma amenaza de demostrar su homosexualidad cuando varios agentes de inmigración los detenían en el Orgullo de Estocolmo, teniendo que demostrar su homosexualidad si quería evitar su deportación a Liberia.

El Ministerio de Interior del Reino Unido publicaba recientemente una guía sobre las solicitudes de asilo de personas del colectivo LGBT prohibiendo preguntas «detalladas sobre prácticas sexuales» o solicitudes de «pruebas sexualmente explicitas», antes de que algunos funcionarios hubieran llegado a la errónea conclusión de que una mujer no podría ser lesbiana si tenía hijos o que un hombre bisexual se sintiera coaccionado a presentar fotografías íntimas para contribuir a la aprobación de su caso. El Ministerio del Interior habría sido fuertemente criticado al sugerir que los hombres gays que eran deportados a países como Afganistán, podrían vivir seguros si «fingían ser heterosexuales». La entrevista de Kyeyune en el Ministerio del Interior tuvo lugar antes de que esta guía entrara en vigor.

«Cuando empezó a asistir a las reuniones, estaba un poco callado y sumiso. Creo que, por la forma en que lo habían tratado en su casa, le resultaba difícil superar el choque de tener que huir. Pero creo que simplemente necesitaba conocer gente como él. Y tuve la sensación de que realmente estaba llegando a un acuerdo con la situación, y disfrutar de ser un hombre gay entre otros hombres gay», explica Philip Jones, que dirige un grupo de apoyo a refugiados del colectivo LGBT que han pedido asilo en Manchester, que había iniciado una campaña en favor de Kyeyune y sostiene que tiene una amplia red de personas que le apoyan.

«Los solicitantes de asilo LGBT se encuentran en la imposible posición de tratar de ‘probar’ su sexualidad (…). Pídale a cualquier persona LGBT nacida en el Reino Unido que recuerde los nombres de todas las personas con las que se ha acostado y las fechas, describa exactamente el proceso de darse cuenta de que usted es LGBT… es una prueba de responsabilidad que nadie puede afrontar, menos todavía si sufres un trauma severo y abusos debido a tu sexualidad. La verdad es que, especialmente después de Brexit, el objetivo parece ser la disminución de los números de inmigración. Eso significa deportar tantas personas como sea posible tan pronto como sea posible. Los encargados de la toma de decisiones ven su trabajo no como ayudar a alguien a contar una historia difícil, sino conseguir que esa persona se vuelva, encontrar los errores, ponerlos ansiosos y, finalmente, decir que no», declara Karen Doyle, portavoz de Movement for Justice, un grupo de defensa de los derechos de los refugiados.

«El Reino Unido está orgulloso de su tradición de proporcionar asilo a aquellos que lo necesitan, y cada caso se considera cuidadosamente por sus méritos individuales. Cuando la gente establece una necesidad genuina de protección o un miedo fundado en la persecución, el asilo será concedido. Si se descubre que alguien no necesita nuestra protección, esperamos que salga voluntariamente del país. Donde no lo hagan, trataremos de hacer cumplir su salida», declara un portavoz del Ministerio del Interior.

Fuente Independent, vía Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.