Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Barack Obama’

“No nos borrarán”: Así le protestan a Trump ante la nueva arremetida de su Gobierno contra las personas transgénero

Viernes, 26 de octubre de 2018

transflagEn Estados Unidos se calcula que hay más de 1,4 millones de personas transgénero, quienes se verían afectadas si la administración del presidente Donald Trump lleva a cabo su política de cambio en materia de reconocimiento de género.

Según lo divulgó el diario The New York Times, en un memorando del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) se propone definir legalmente el género de una persona por su sexo biológico al nacer. Este hecho anularía los derechos conquistados por la población trans desde la presidencia del exmandatario Barack Obama. “Sexo significa el estatus de una persona como hombre o mujer en función de rasgos biológicos inmutables identificables durante o antes del nacimiento”, propone el HHS en la nota, según el diario.

“El sexo que figura en el certificado de nacimiento de una persona, tal como se emitió originalmente, constituirá una prueba definitiva del sexo de una persona, a menos que sea refutado por pruebas genéticas confiables”, añade el texto oficial.

Este hecho motivó a que miles de personas protestarán este lunes en Washington ante lo que consideran una nueva arremetida del Gobierno de Trump, que ya ha venido limitado los derechos de las personas trans en ámbitos como la educación y la salud.

“Lucharemos y seremos fuertes, y estaremos aquí después de que esta administración esté en un montón de basura”, aseguró Mara Keisling, directora ejecutiva del Centro Nacional de Derechos Transgénero, de Estados Unidos.

Los activistas de la comunidad LGBT marcharon hacia la Casa Blanca con pancartas que tenía escrito “#Won’tBeErased” (#NoSeremosEliminados) en apoyó a las persona transgénero. Etiqueta que también posicionaron en las redes sociales.

Entretanto, el Departamento de Salud y Servicios Humanos mencionó que no hablarían de “supuestos documentos filtrados”.

El activismo LGBT se mantiene en alerta en Estados Unidos, y aseguran que habrá impugnaciones legales si dicho rumor se concreta, ya que no permitirán que se vulneren los derechos del colectivo trans.

“Si la administración quiere regresar el tiempo al continuar con su propia definición de sexo frívola y científicamente infundada, estaremos ahí para enfrentar el desafío”, aseveró la directora legal de Lambda, Dianna Flynn.

Por su parte, el Centro Nacional para la Igualdad Transgénero describió a través de una cadena de tuits los posibles cambios que se plantea el Gobierno de Trump como una “abominación” y “un ataque imprudente” en las vidas de personas transgénero.

“No nos vamos a ninguna parte. Las personas trans no pueden ser borradas con un memo. Publica una selfie. Llama a un amigo. Asiste a nuestro mitin mañana. Todo para mostrarles que #WeWontBeEreased“, dijo la organización en su cuenta de Twitter.

Asimismo, informaron que a lo largo y ancho de todos los Estados Unidos se están realizando manifestaciones para evitar que esta medida gubernamental se efectúe.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La administración Trump plantea reformar las leyes federales para suprimir la existencia jurídica de las personas trans

Miércoles, 24 de octubre de 2018

ejercito-trans-contra-trump-696x522La administración presidida por Donald Trump continúa en su denodada persecución de las personas trans. Según ha adelantado The New York Times, el Departamento de Salud está elaborando una reforma de las leyes federales en materia de educación que incluiría una definición del sexo o género que negaría la existencia de las personas trans y, por lo tanto, la posibilidad de que ejerzan algún derecho con su identidad de género real. Según esa definición, «el sexo se refiere a la condición de una persona como hombre o mujer en base a rasgos biológicos inmutables identificables por o antes del nacimiento». La pretensión es que esta descripción sea adoptada también por los Departamentos de Justicia, Salud y Trabajo, por lo que afectaría a las personas trans en todos los aspectos de su vida pública.

El Título IX de la Ley de Derechos Civiles establece la prohibición de discriminar en razón del sexo en los programas de educación que reciban financiación federal. La anterior administración estadounidense, presidida por Barack Obama, estimó que esa disposición también acogía a las personas trans y emitió una directiva en la que ordenaba a las instituciones de enseñanza que respetaran la identidad de género de los alumnos trans en cualquier actividad educativa. Eso amparaba a las personas trans en el uso de los baños públicos, las actividades separadas por género o la asignación de dormitorios, que debían adaptarse a la identidad de género expresada por el alumnado. Los centros que no respetasen esa normativa podían perder la financiación federal. Sin embargo, en cuanto se produjo el cambio de gobierno, la nueva Administración, presidida por Donald Trump, derogó esa directiva y dejó sin protección a los alumnos trans. Pero su pretensión es, al parecer, llegar aún más lejos.

Según un memorándum que ha llegado a manos del diario The New York Times, el Departamento de Salud está elaborando una reforma del mencionado Título IX, en la que se incluiría una definición de lo que es el sexo, con el objetivo de evitar que las personas trans puedan ver reconocida oficialmente su identidad de género. Según el Departamento de Salud, las distintas agencias gubernamentales necesitan adoptar una definición del sexo o género explícita y uniforme como algo determinado «sobre una base biológica clara, fundamentada en la ciencia, objetiva y administrable». Sin embargo, desoyendo las evidencias científicas, pretende que esa definición establezca la existencia de únicamente dos sexos, varón y mujer, inmutables y determinados por los genitales que la persona tuviera al nacer. Además, cualquier disputa administrativa en relación al reconocimiento del sexo o género se dilucidaría con pruebas genéticas.

Específicamente, el memorándum propone que «el sexo se refiera a la condición de una persona como hombre o mujer en base a rasgos biológicos inmutables identificables por o antes del nacimiento. El sexo que figure en el certificado de nacimiento de una persona, tal como se emitió originalmente, constituirá una prueba definitiva del sexo de una persona a menos que sea refutado por evidencia genética confiable».

La propuesta es que esta definición no solo afecte al Departamento de Educación, sino que sirva de guía al resto de las agencias gubernamentales. Significaría negar la existencia de casi un millón y medio de ciudadanos estadounidenses, cuya identidad de género no sería reconocida por la Administración en materia de derechos civiles de ámbito federal. Específicamente sería adoptada por el Departamento de Salud, el Departamento de Justicia, el Departamento de Educación y el Departamento de Trabajo (llamados coloquialmente «los cuatro grandes»), por lo que afectaría a los ciudadanos trans en todos los aspectos de su vida pública.

Según la directora de Human Rights Campaign, Sarah Warbelow, «las personas trans están asustadas. En cada paso en el que la administración ha tenido la opción, han optado por darle la espalda a las personas trans». Por ello, el Centro Nacional por la Igualdad Transgénero ha convocado una manifestación en la ciudad de Washington, que concluirá frente a la Casa Blanca. Su directora, Mara Keisling, describe la propuesta de reforma como «una medida superagresiva, despectiva y peligrosa» que lo que trata es «decir que no existimos».

El empeño en la discriminación de las personas trans

Esta propuesta de reforma es un paso más del actual Gobierno estadounidense en su ensañamiento en socavar los derechos de las personas trans. Conquistada la Casa Blanca en las elecciones de noviembre de 2016, Donald Trump y Mike Pence (cuya LGTBfobia era ya bien conocida antes de ser invitado por Trump a ser su candidato a vicepresidente) se lanzaron sin disimulos a implementar su agenda anti-LGTB, de la que las personas trans son en este momento su objetivo principal. Hay en marcha, por ejemplo, toda una operación para excluirlas del Ejército, que por el momento permanece en suspenso por decisión judicial pero que Trump y Pence parecen decididos a llevar hasta el final y llegar hasta el Tribunal Supremo, cuya actual composición puede serles desdichadamente favorable.

Una de las últimas disposiciones ha sido la retirada de las normas de protección de las personas trans recluidas en las cárceles federales que en su momento instauró la administración Obama. La administración Trump ordenó que sea el «sexo biológico», y no la identidad de género el que determine las instalaciones a las que las personas trans son asignadas. Una norma especialmente cruel hacia las mujeres trans, que han perdido de esta manera la protección de la que gozaban frente a agresiones sexuales a manos de otros reclusos.

Como hemos señalado anteriormente, la administración Trump también retiró la protección al alumnado trans en las escuelas que reciben fondos federales. Y ha prohibido, por mencionar otro ejemplo más, el uso de la palabra «transgénero» en los informes de su principal agencia sanitaria, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC en sus siglas en inglés). Y todo ello por no hablar de las medidas dirigidas de forma global contra el colectivo LGTB en su conjunto, como por ejemplo su intención de que el personal sanitario pueda negarse a atender a una persona homosexual, bisexual o transexual si considera que prestarle la asistencia sanitaria que precisa vulnera sus creencias.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , ,

Los republicanos consolidan la mayoría conservadora en el Tribunal Supremo y amenazan muy seriamente el avance los derechos civiles de las personas LGTB en Estados Unidos

Martes, 9 de octubre de 2018

brett-kavanaugh-y-donald-trumpBrett Kavanaugh ya es juez del Tribunal Supremo de los Estados Unidos. Poco han importado las acusaciones de abuso sexual en el pasado. Poco ha importado la movilización progresista en su contra. Lo que cuenta en este caso es la Presidencia y el Senado, y el Partido Republicano recuperó el control simultáneo de ambas instituciones en las elecciones de 2016. Salvo conjunciones circunstanciales inesperadas, el sector más conservador de la sociedad estadounidense se hace con la rama judicial del Gobierno durante lustros, quizá décadas, y podrá modelar a su antojo la jurisprudencia en sentido restrictivo en materias como el acceso al aborto o el fin de la discriminación legal de las personas LGTB. La confirmacion de Kavanaugh supone posiblemente el éxito más importante de la presidencia de Donald Trump, cuya elección en 2016 se confirma como una auténtica tragedia para los derechos civiles de las minorías.

Tras la jubilación el pasado 31 de julio del juez Anthony Kennedy como miembro del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, Donald Trump designó su candidato a ocupar la plaza, como es su atribución. Eligió a Brett Kavanaugh, un juez de 53 años, que fue designado por el entonces presidente George W. Bush para ocupar plaza en la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia, donde ya emitió conflictivos dictámenes en materia de empleo, medio ambiente o consumo, destacándose siempre por su conservadurismo y su apoyo a las grandes corporaciones. Durante su carrera, ha sido frecuentemente criticado por el partidismo de sus valoraciones, sin ocultar su apoyo declarado al Partido Republicano. Ya desde un primer momento su candidatura fue celebrada por grupos ultraconservadores y fuertemente LGTBIfobos como la American Family Association (AFA),  la National Organization for Marriage (NOM), Americans for Prosperity (AFP) o Judicial Crisis Network. Desde el activismo LGTBI, sin embargo, se ha acogido con gran preocupación.

Para que el nombramiento del candidato presidencial sea efectivo, debe ser corroborado por el Senado. Por ello, Brett Kavanaugh se está sometiendo al escrutinio de los senadores, que pueden interrogarle acerca de sus opiniones respecto a diversos asuntos. En la sesión del 6 de septiembre, el juez fue interpelado por la senadora demócrata por California Kamala Harris, que le preguntó sobre cuestiones como el derecho de las mujeres al aborto, la influencia rusa en la política estadounidense, el derecho a portar armas o su propia nominación.

Pero la senadora también le formuló la siguiente pregunta: «Mi pregunta es muy específica. ¿Puede comentar su opinión personal sobre si Obergefell se decidió correctamente? Es un sí o no. Por favor». Obergefell es como se conoce a la sentencia del Tribunal Supremo que instauró el matrimonio igualitario en los Estados Unidos, por el nombre de uno de los demandantes. Kavanaugh, sin embargo, evitó dar una respuesta directa e hizo referencia a una reciente sentencia del Tribunal Supremo sobre un pastelero que discriminó a una pareja del mismo sexo: «En Masterpiece Cakeshop, que creo que es relevante para su pregunta, el juez Kennedy escribió en la opinión de la mayoría: “Los días de discriminación contra gais y lesbianas estadounidenses o de tratar a los gais y lesbianas estadounidenses como inferiores en dignidad y valor han terminado”».

Tras ese circunloquio, se produjo el siguiente y revelador diálogo:

—Senadora Harris: «Han terminado. ¿Está de acuerdo con esa afirmación?».

—Juez Kavanaugh: «Ese es el precedente con el que el Tribunal Supremo estuvo de acuerdo…».

—Senadora Harris: «Señor, le estoy pidiendo su opinión. Usted es el candidato en este momento, por lo que, como prueba de su capacidad para servir en tribunal más alto de nuestro país, le hago una pregunta muy específica. O está dispuesto a responder o no, y si no está dispuesto a responder, podemos seguir adelante. ¿Cree que Obergefell fue decidido correctamente?

—Juez Kavanaugh: «Todos los jueces han declinado, como cuestión de independencia judicial, responder preguntas sobre esa jurisprudencia. Siguiendo el precedente establecido por la jurisprudencia, todos han declinado».

Posteriormente, el candidato fue interrogado por el senador demócrata por Nueva Jersey Cory Booker, que también quiso saber su opinión sobre el matrimonio igualitario y la discriminación de las personas LGTBI. El senador estaba interesado en saber su «opinión moral» sobre las leyes que permiten despedir a una persona debido a su orientación sexual, que están en vigor en la mayoría de los estados, o acerca de si los ciudadanos LGTBI deben temer porque sus matrimonios con personas del mismo sexo vayan a quedar invalidados. El juez se escudó en que había casos pendientes sobre discriminación laboral para no emitir una opinión, por lo que el senador Booker cambió de táctica.

Kavanaugh formaba parte del equipo del entonces presidente George W. Bush cuando este propuso enmendar la Constitución para impedir el matrimonio entre personas del mismo sexo. El senador Booker quiso saber cuál fue su opinión entonces al respecto. El juez respondió que no recordaba, y que, además, desde 2004 las opiniones acerca de ese asunto habían cambiado mucho, en clara referencia al cambio de criterio al respecto del posterior presidente Barack Obama. El senador entonces quiso saber su opinión actual, y se produjo el siguiente diálogo, no menos esclarecedor que el anterior:

—Senador Booker: «Pero usted tendrá una opinión. No necesito a Obama o a Cheney, tan solo, ¿me quiere dar su opinión sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo?»

—Juez Kavanaugh: «No recuerdo…».

—Senador Booker: «No le estoy preguntando por su opinión de entonces, le estoy preguntando por su opinión de ahora. ¿Recuerda su opinión actual sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo?».

—Juez Kavanaugh: «Bueno, el Tribunal Supremo en Obergefell…».

—Senador Booker: «Señor, su opinión. No he conseguido su historial. No sé si ha llevado a cabo matrimonios entre personas del mismo sexo. No sé si ha acudido a un matrimonio entre personas del mismo sexo».

—Juez Kavanaugh: «Soy juez, aplico la ley».

—Senador Booker: «¿Ha celebrado un matrimonio gay? ¿Ha presidido uno? ¿Ha oficiado un matrimonio gay?».

—Juez Kavanaugh: «No lo he hecho».

—Senador Booker: «¿Pero no quiere decirme su opinión sobre este asunto?».

—Juez Kavanaugh: «Aplico la ley».

Esta constante elusión de las preguntas referentes a los derechos de las personas LGTBI ha desagradado profundamente a los defensores de los derechos civiles. Chad Griffin, presidente de Human Rights Campaign, opinaba al respecto que «la negativa de Brett Kavanaugh a responder preguntas muy básicas y muy directas sobre el histórico fallo del Tribunal Supremo que establece la igualdad matrimonial en todo el país es alarmante y completamente inaceptable. La decisión de Obergefell es una ley establecida. Si este candidato no puede ni siquiera afirmar eso o corroborar la igualdad fundamental de las personas LGTB y de nuestras familias, no se le debe otorgar ni se le debe garantizar un nombramiento de por vida para el máximo tribunal de nuestra nación».

Las acusaciones de abuso sexual no detienen su confirmación

El proceso de confirmación de Kavanaugh en el Senado no terminó sin embargo ahí. De forma inesperada vieron la luz al menos tres acusaciones de abuso sexual contra Kavanaugh. La más sólida de ellas fue la que protagonizó la profesora universitaria Christine Blasey Ford, que acusó al juez de haber abusado de ella en 1982, cuando ella tenía 15 años y él 17 (y se encontraba borracho).

Ford llegó a declarar ante el Comité Judicial del Senado, pero la ausencia de pruebas más allá de su propio testimonio (la otra persona presente durante el supuesto abuso, un amigo de Kavanaugh, aseguró no recordar ya nada de lo sucedido aquella noche) y el cierre de filas de los senadores republicanos dejaron en vía muerta la acusación. El FBI acabó de darle la puntilla, al concluir, tras una investigación de solo una semana (durante la cual ni Kavanaugh, ni Christine Blasey Fold ni las otras mujeres que lo acusaban fueron interrogados) que no existían pruebas que la sustentasen.

Finalmente, Kavanaugh fue confirmado por el Senado este sábado. De los dos únicos votos dudosos entre los republicanos, los de las senadoras Susan Collins y Lisa Murkowski (sobre el papel reacias a votar a un juez que seguramente contribuirá a aumentar las restricciones al aborto), Kavanaugh recibió el «sí» de  Collins y la abstención de Murkowski. Esta última, senadora por Alaska, en realidad tenía intención de votar «no», pero finalmente llegó a un compromiso con otro senador republicano, Steve Daines, que ayer sábado quería asistir a la boda de su hija, para abstenerse de votar y de esa forma no obligarlo a acudir a Washington. Por parte de los demócratas Kavanaugh recibió un solo voto, el del Joe Manchin, un demócrata conservador que dentro de un mes opta a la reelección como senador por Virginia Occidental, un estado en el que Donald Trump obtuvo en 2016 casi el 70% del voto popular. Su voto, en cualquier caso, era irrelevante. Kavanaugh fue confirmado finalmente por 50 votos a favor y 48 en contra, y ya es juez del Supremo tras haber jurado su cargo en una ceremonia

La nueva composición del Tribunal Supremo

Kavanaugh sustituye como juez del Supremo a Anthony Kennedy, cuyo voto ha sido el que en la mayoría de ocasiones desempataba entre conservadores y liberales. En este sentido, y pese a sus credenciales conservadoras en otras materias, Kennedy ha destacado por ser un firme defensor de los derechos civiles, significándose especialmente en cuanto a los derechos de gais, lesbianas y bisexuales. Las cuatro grandes sentencias del alto tribunal que abrieron el camino de la igualdad de derechos de ese colectivo lo tienen a él como ponente.

Con la sustitución de Kennedy por Kavanaugh, un conservador duro, el Supremo queda constituido como sigue: el bando liberal está formado por Stephen Breyer, Ruth Bader Ginsburg, Sonia Sotomayor y Elena Kagan (estas dos últimas propuestas por el presidente Barack Obama). El bando conservador lo integran John G. Roberts (actual presidente del Supremo y con voto de calidad), Clarence Thomas, Samuel Alito, Neil Gorsuch (que también fue nombrado por Donald Trump tras ganar las elecciones presidenciales, en este caso después de la sucia maniobra de los republicanos, que al controlar ya el Senado se negaron durante todo el año 2016 a cubrir esa vacante con el candidato designado por Obama) y el propio Kavanaugh.

Por supuesto que a lo largo de los próximos años pueden acontecer circunstancias inesperadas que den la vuelta a la situación, pero conviene tener en cuenta que Ruth Bader Ginsburg, considerada la jueza más progresista del Supremo, cuenta ya con 85 años de edad y un estado de salud delicado, lo que hace prever que su retiro sea también próximo y deba nombrarse otro sustituto (aunque ella misma ha sugerido que su intención es permanecer en el puesto al menos otros cinco años). Y que tras Ginsburg, el juez de mayor edad es Breyer, también de la minoría liberal, que cuenta con 80 años.

El temor a que un Tribunal Supremo de holgada mayoría conservadora, con la visión más restrictiva de la Constitución y reacia a defender los derechos civiles de las minorías, sea quien tenga que decidir sobre cuestiones fundamentales durante lustros, quizá décadas, es ya una realidad. Por mencionar solo un ejemplo, entre los casos que el Supremo debe decidir en próximos meses se encuentra el caso Zarda, cuya resolución determinará muy posiblemente si el Titulo VII de la Ley de Derechos Civiles, que prohíbe la discriminación laboral por motivos de raza, color, religión, sexo u origen nacional, impide también la discriminación laboral por razones de orientación sexual (lo explicamos con detalle en esta entrada de marzo). A día de hoy, con Kavanaugh en el Supremo, el pesimismo es mayúsculo.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Ex vicepresidente de EEUU, Joe Biden, lanza campaña para ayudar a los jóvenes LGBT

Lunes, 13 de agosto de 2018

Joe_Biden_smileQuien fuera el segundo a bordo en la administración de Barack Obama lanzó una campaña -a través de su Fundación- para ayudar a que los padres acepten a sus hijos gays, bisexuales, trans, lesbiana e intersexuales. 

El ex vicepresidente de Barack Obama, Joe Biden, quien a través de su Fundación ha mostrado desde siempre su total respaldo a favor de la igualdad y al tema LGBT, lanzó esta semana una campaña dirigida a crear conciencia sobre “la importancia de la aceptación de la familia en la vida de los jóvenes LGBTQ”. Al tiempo que ha anunciado que se harán aportes significativos para las campañas que refuerzan la aceptación de las familias.

Desde hace mucho tiempo, Biden se ha mostrado partidario de defender los derechos del colectivo LGBTIQ.

La campaña de la Fundación Biden ha sido titulada “As You Are” y cuenta con el respaldo de figuras importantes como la cantante Cyndi Lauper y la ex estrella de la NFL, Wade Davis.

“Estoy muy orgulloso de anunciar que la Fundación Biden ha lanzado una campaña de aceptación familiar”, dijo Biden sobre este proyecto. “Utilizaremos nuestros recursos para resaltar los daños del rechazo familiar, y elevaremos la investigación, las mejores prácticas y las historias personales para mostrar el valor significativo de la aceptación familiar”, declaró el ex vicepresidente en su poderoso discurso sobre la importancia del apoyo familiar para las personas LGBT, cuyos jóvenes presentan las más altas tasas de intención de suicidio, en parte –precisamente- por sentirse abandonados e incomprendidos por parte de sus seres queridos.


En el audiovisual se menciona lo siguiente: “Hoy demasiadas personas LGBTIQ continúan enfrentando el rechazo en el hogar y la discriminación en sus comunidades. Este tipo de rechazo conduce a resultados desgarradores (…) Cuarenta por ciento de los jóvenes sin hogar se identifican como LGBTQ. Muchos de ellos han sido expulsados de sus hogares, o ya no les resulta seguro quedarse en casa”.

De acuerdo a las cifras presentadas por la Fundación Biden los jóvenes homosexuales, lesbianas y bisexuales tienen cinco veces más probabilidades que sus pares heterosexuales de haber intentado suicidarse. El 40 por ciento de los adultos transgénero y no conformes con el género informa haber intentado suicidarse en algún momento de sus vidas. La mayoría de ellos antes de los 25 años.

“Algunos padres someten a sus hijos a la vil práctica de la terapia de conversión o los presionan para mantener su identidad en secreto. No tiene por qué ser así”, aseveró de manera tajante.

Invitó a las personas a dar su testimonio y a ayudarse entre sí. “Si usted es una persona LGBTQ que ha experimentado rechazo o aceptación, queremos saber de usted. Si usted es un padre, queremos saber de usted. Si usted es un maestro, un entrenador amigo vecino compañero de trabajo, hermano o aliado, queremos saber de usted también (…) Historias como estas tienen un poder increíble para inspirar, recordar, crear comunidades, sanar familias, movernos hacia una cultura de aceptación, no de rechazo. Y queremos saber de ti”.

Para finalizar este importante mensaje de inclusión y humanidad, Joe Biden invita a la ciudadanía “a compartir sus historias, podemos trabajar juntos para cambiar la cultura y asegurar un futuro brillante para los jóvenes LGBTQ en Estados Unidos”.

Fuente Universogay

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

En el Pentágono celebran el mes del Orgullo a la sombra de Trump

Sábado, 16 de junio de 2018

640x0-youtube-thorq8pc2a8-en-el-pentagono-celebran-el-mes-del-orgullo-a-la-sombra-de-trumpPor séptimo año consecutivo se realizó en el Departamento de Defensa una actividad para reconocer a las personas lesbianas, gays, trans y bisexuales que hacen parte del Ejército de los Estados Unidos. A pesar de la política antigay desplegada por el presidente Trump.

En medio de una ceremonia un tanto deslucida por la lluvia se inició la VII edición del Mes del Orgullo LGBT, en lo que se conoce como “DoD Pride” (El Orgullo del Departamento de Defensa).

Además del ambiente poco festivo que impuso la lluvia, más grave y sombrío ha sido el rechazo directo por parte del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a que las personas transexuales formen parte de las Fuerzas Armadas. Decisión que fue bloqueada por varios tribunales al señalar que dicha norma supone ir en contra del principio de igualdad defendido en la Constitución.

La agencia de noticias Efe informó que este evento, en el cual participaron unas 200 personas, sirve de homenaje a las personas lesbianas, gay, transexuales y bisexuales que hacen vida dentro de las Fuerzas Armadas estadounidenses, y tiene lugar en el Pentágono desde que hace siete años cuando el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama (2009-2017), puso punto y final a la política del “no preguntes, no digas”, que prohibía servir en el Ejército a los homosexuales declarados.

La ceremonia contó con la asistencia de la mayor Jamie Lee Henry, una militar activa, de casi dos metros de alto y melena rubia, que sirve como doctora en el Centro Médico Militar Walter Reed de Bethesda (Maryland). “Cuando me pidieron que tomara la palabra, me pregunté ¿Por qué yo? Nunca he entrado en combate, no soy una heroína. Pero entonces me di cuenta, no soy ajena a la oscuridad”, dijo la mayor en su discurso.

Henry fue la primera transexual en las Fuerzas Armadas y, desde entonces, es modelo para todos aquellos que, al igual que ella, viven en estos tiempos la incertidumbre de no saber si podrán seguir sirviendo a su país, informó la agencia.

“Yo he sido esa persona, rota, llorando en los suelo de baldosa. Para poder sobrevivir tenía que tener el valor de someterme a una transición”, explicó emocionada.

Por su parte, el congresista Anthony Brown dijo durante su intervención en el evento: “Creo firmemente que el derecho y el privilegio de servir a nuestro país no debería ser negado a ningún estadounidense, aunque a lo largo de la historia ha supuesto una lucha para afroamericanos, mujeres, homosexuales y, ahora, transexuales (…) “Es importante que el presidente Trump reconozca el derecho de las personas transgénero a servir a nuestro país, y si no lo hace, que sean los tribunales los que le planten cara”, afirmó el congresista.

Actualmente, en el ejército de los EEUU sirven unas mil personas transexuales. Durante este evento también se le rindió homenaje al capital de corbeta Blake Dremann, transexual activo en las Fuerzas Armadas y uno de los más fervientes defensores del colectivo. También hubo palabras de agradecimiento hacia el exsubsecretario de Defensa, Douglas Wilson, uno de los principales impulsores del fin de la política “no preguntes, no digas”.

“El problema es que algunos no entienden y les asusta aquello que no comprenden, por lo que difundir información y educar a la gente de manera adecuada ayudará a una más fácil transición”, comentó a Efe la sargento Jaimie Swartz, una mujer lesbiana. Según su testimonio, en el Ejército “en general” todo el mundo es “muy tolerante”, y explicó que lo único que se espera de ella es que cumpla y que haga su trabajo.

El empeño en la discriminación de las personas transexuales

Conquistada la Casa Blanca en las elecciones de noviembre de 2016, Donald Trump y Mike Pence (cuya LGTBfobia era ya bien conocida antes de ser invitado por Trump a ser su candidato a vicepresidente) se lanzaron sin disimulos a implementar su agenda anti-LGTB, de la que las personas trans son en este momento su objetivo principal. Hay en marcha, por ejemplo, toda una operación para excluirlas del Ejército, que por el momento permanece en suspenso por decisión judicial pero que Trump y Pence parecen decididos a llevar hasta el final.

La administración Trump también retiró la protección al alumnado trans en las escuelas que reciben fondos federales. Y ha prohibido, por mencionar otro ejemplo más, el uso de la palabra «transgénero» en los informes de su principal agencia sanitaria, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC en sus siglas en inglés). Y todo ello por no hablar de las medidas dirigidas de forma global contra el colectivo LGTB en su conjunto, como por ejemplo su intención de que el personal sanitario pueda negarse a atender a una persona homosexual, bisexual o transexual si considera que prestarle la asistencia sanitaria que precisa vulnera sus creencias.

Fuente Universogay/Cristianos Gays

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , ,

El mes del Orgullo LGBT no existe por segundo año consecutivo para la Administración de Donald Trump

Martes, 5 de junio de 2018

trumpLa Administración de Donald Trump evita reconocer el mes de junio como el del Orgullo LGBT por segundo año consecutivo, alineándose con su predecesor republicano, George W. Bush, y en oposición a los gestos habituales de los presidentes demócratas, Bill Clinton y Barack Obama. 

Si el Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos recuerda este viernes, 1 de enero, la magnitud de los huracanes Irma y María, alertando de la posibilidad de que se repitan este año huracanes de idéntica magnitud, Donald Trump omite cualquier referencia al Orgullo LGBT en el mes de junio, por segundo año consecutivo y remarcando la diferencia de los presidentes demócratas con respecto a los republicanos. Nada nuevo si tenemos en cuenta que el 45.º presidente de los Estados Unidos se ha dedicado a recortar los derechos de las personas homosexuales y transexuales desde que firmara su cargo, justa y precisamente todo lo contrario que promete durante su campaña para convertirse en presidente. Lo contrarío había sido realmente la noticia.

«¡Gracias a la comunidad LGBT! Lucharé por vosotros mientras Hillary atrae a más gente para amenazar vuestras creencias y libertades», publica Trump en los tiempos en que sí se acuerda del mes del Orgullo LGBT, en junio de 2016, durante su campaña presidencial, después de haber prometido ser un republicano amigo del colectivo. En la Convención Nacional Republicana de ese mismo año llega a destacar el tiroteo en el club Pulse de Orlando, para convertirse en el primer candidato republicano a la presidencia que se dirige desde su podio directamente ala comunidad LGBT. «Como vuestro presidente, haré todo lo que esté a mi alcance para proteger a nuestros ciudadanos LGBTQ de la violencia y la opresión de una odiosa ideología extranjera», declara Trump en aquel momento.

Pero el último presidente estadounidense se adelanta a la época de huracanes para que el viento pueda llevarse sus palabras, porque nada más firmar el cargo como presidente, elimina en un par de horas cualquier referencia de la comunidad LTBT de la página de la Casa Blanca, iniciando un paulatino retroceso de los derechos de las personas homosexuales y transexuales:

— Disuelve el Consejo Asesor Presidencial sobre sida y VIH, en marcha desde 1995

— Declara el 1 de diciembre com el Día Mundial de la Lucha contra el sida, pero sin mencionar a la comunidad LGBT, el principal colectivo afectado por este virus

— Numerosos cargos de su gabinete son abiertamente reconocidos por su homofobia y su lucha contra los derechos de los homosexuales, como su vicepresidente, Mike Pence, sin ir más lejos.

— Los primeros 100 días de su gobierno ya constatan lo poco gay friendly de su Administración, en los que deroga la directiva sobre el uso de los cuartos de baño de Obama que protegía a los menores transexuales, su decreto contra la entrada de los musulmanes incluye a los refugiados LGBT y firma una orden ejecutiva que permite la discriminación laboral del colectivo LGBT.

— El efecto Donald Trump se materializa en el aumento de la discriminación, según un estudio de GLAAD, de la misma manera que los crímenes de odio se relacionan con el votante de Trump, según el FBI, mientras el Gobierno se empeña en el veto a las personas transgénero en el ejército o la derogación de varias órdenes ejecutivas de Obama que protegían frente a la discriminación laboral del colectivo y su intención de dar rienda suelta a la libertad religiosa.

«A diferencia de la administración Trump, el Partido Demócrata respalda a las comunidades LGBTQ en todo Estados Unidos y en todo el mundo y nos enorgullece celebrar el Mes del Orgullo (…). Creemos que nadie debe enfrentar la discriminación, la intimidación o la violencia debido a quiénes son o a quién aman. Y nunca dejaremos de luchar por la igualdad que todo ser humano merece», declara Lucas Acosta, director de Medios LGBTQ para el Comité Nacional Demócrata. Desde que el mes de junio fuera proclamado Mes del Orgullo LGBT por primera vez en junio de 1999 por Bill Clinton, tan solo Barack Obama ha continuado con esta tradición, evitando hacerlo tanto Trump como su predecesor republicano, George W. Bush, marcando quiénes son los amigos y los enemigos del colectivo LGBT en los Estados Unidos, mientras que en las redes sociales se celebra el Mes del Orgullo LGBT en todo el mundo.

«Está claro que evitar el reconocimiento del Mes del Orgullo es intencionado, tal como lo fue el año pasado (…). Trump y Pence están obsesionados con borrarnos. Pero no seremos borrados, y en noviembre, la Casa Blanca tendrá un rudo despertar en su flagrante discriminación», asegura Chad Griffin, presidente de Human Rights Campaign, particularmente en un año en el que se ha dedicado a recordar cada mes por algún aspecto, como marzo era reconocido como el Mes Nacional de Concientización sobre el Cáncer Colorrectal, abril como el Mes de la Segunda Oportunidad y mayo como el Mes Nacional de aptitud Física y Deportes. Sin embargo, lejos de hacer la mínima referencia al Orgullo LGBT, este mes de junio es recordado para la Administración Trump como el Mes Nacional de la Propiedad de Vivienda, el mes Nacional del Océano, el Mes de las Grandes Actividades al Aire Libre y el Mes de la Herencia Nacional Caribeño-Estadounidense.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Gavin Grimm consigue una importantísima victoria de los derechos trans en un tribunal federal

Miércoles, 30 de mayo de 2018

gavin-grimm-victoria-legal-696x522Un juzgado federal da la razón a Gavin Grimm, un chico trans que denunció a su instituto por no permitirle usar los baños del género con el que se identifica.

El Tribunal Supremo de EE.UU. rechazó el caso porque, tras la llegada de Trump a la Casa Blanca, el gobierno cambió su política respecto a la ley que prohíbe la discriminación sexual en lugares públicos. 

Ya hace tiempo que publicamos la historia del joven trans Gavin Grimm.  Gavin es un chico trans de Gloucester, Virginia (EE.UU.) que en 2014 demandó a su distrito escolar porque le prohibieron utilizar el baño de chicos. Lo curioso del caso es que los problemas de Gavin empezaron cuando protestaron los padres de algunos alumnos al enterarse de que Gavin utilizaba el baño de chicos, porque entre los alumnos no hubo nunca ningún problema durante los dos meses que estuvo usándolo.

La denuncia de Gavin dio muchas vueltas, primero un juzgado dio la razón al distrito escolar pero luego un tribunal de apelaciones se la dio a Gavin. Y así el caso llegó hasta el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, que devolvió la demanda a un juzgado federal porque el nuevo presidente Donald Trump, anuló nada más llegar a la Casa Blanca la directriz de Obama que obligaba a los centros públicos (incluidos centros escolares) a permitir que las personas trans utilizaran el baño del género con el que se identifican.

Arenda-L-Wright-AllenAhora la jueza Arenda L. Wright-Allen, del Tribunal del Distrito Este de Virginia, ha sentenciado que Gavin tiene razón. Y punto.

Tras la decisión del Supremo de devolver el caso al tribunal federal el distrito escolar solicitó a la jueza Arenda L. Wright-Allen que desestimara el caso. Pero la jueza dijo que no. Wright-Allen analizó el caso y ha sentenciado que el centro y el distrito vulneraron el Título IX y la Cláusula de Protección Igualitaria de la Constitución.

El meollo aquí está en el Título IX. El Título IX es una ley federal de 1972 que prohíbe la discriminación en base al sexo en edificios públicos, como por ejemplo los colegios e institutos que reciben financiación del estado. Durante su mandato Obama ordenó que la discriminación por identidad de género también se considerara discriminación sexual, pero Trump dio marcha atrás a esa orden en cuanto entró en el Despacho Oval.

Y ése es el motivo por el que la victoria de Gavin es tan importante: porque un juzgado federal ha sentenciado que la discriminación por identidad de género también es discriminación sexual y, por lo tanto, está prohibida por el Título IX. De ahí que la jueza Wright-Allen haya ordenado al equipo legal de Gavin (que está siendo asistido por la ACLU) y al distrito escolar a que se sienten para llegar a un acuerdo en 30 días. Aprovechó, además, para señalar el daño gratuito provocado por la junta escolar tanto por “la localización de los baños” como por “la estigmatización y la angustia física y mental infligida sobre el Sr. Grimm.

Siento un increíble alivio“, ha declarado Gavin a través de un comunicado publicado por la ACLU, “Tras luchar esta política desde que tengo 15 años, finalmente tengo una sentencia judicial que dice que lo que la Junta Escolar del Condado de Gloucester me hizo estaba mal e iba en contra de la ley. Estaba dispuesto a no rendirme porque no quiero que ningún otro estudiante tenga que sufrir la misma experiencia por la que tuve que pasar.

Tanto la ACLU como la Human Rights Campaign han celebrado la sentencia. Sarah Warbelow, directora legal de la HRC, ha declarado que “con la sucesión de ataques de la administración Trump-Pence a las personas LGTB+ en este país, incluyendo a los menores, nos alegra que otro juzgado federal haya reafirmado los derechos legales y la dignidad de las personas trans“.

Fuente | Pink News, vía EstoyBailando

General, Historia LGTB , , , , , , , , , ,

La administración Trump revierte la normativa que protegía a las personas trans en las cárceles federales

Lunes, 14 de mayo de 2018

trumpNuevo recorte de derechos del colectivo trans a manos de la administración Trump. En esta ocasión le toca el turno a las normas de protección de las personas trans recluidas en las cárceles federales que en su momento instauró la administración Obama, y que ahora han sufrido una serie de modificaciones que las dejan, en la práctica, revocadas. Para empezar, la administración Trump ordena que sea el «sexo biológico», y no la identidad de género el que determine las instalaciones a las que las personas trans son asignadas. Una norma especialmente cruel hacia las mujeres trans, que pierden de esta manera la protección de la que gozaban frente a agresiones sexuales a manos de otros reclusos.

La normativa instaurada por la administración Obama no era ni mucho menos perfecta, pero suponía un avance importante respecto a la situación anterior. Sin que determinase de forma explícita que todas las personas trans debían ser asignadas a instalaciones correspondientes a su identidad de género, sí que establecía la obligatoriedad de tener esta en cuenta, así como la «vulnerabilidad a la victimización sexual» y sus necesidades médicas y psicológicas. La administración Trump ha decidido sin embargo introducir una serie de cambios. Ahora bien, en lugar de sustituir el documento por otro, lo que hace es interpolar una serie de párrafos en distintos puntos del texto (puedes verlos aquí, señalados en amarillo), de forma que en teoría la normativa sigue vigente, pero en la práctica queda convertida en papel mojado.

Así, por ejemplo, mientras que se mantiene la necesidad de tener en cuenta la identidad de género de la persona reclusa, se introduce la salvedad de que se utilizará el «sexo biológico» como criterio inicial para la asignación. De hecho, el nuevo documento refiere explícitamente que «la designación de una instalación correspondiente a la de la identidad de género del reo se considerará apropiada solo en circunstancias excepcionales» y siempre que en todo caso la persona trans ya haya experimentado una «significativa evolución de su transición» demostrada médica y psicológicamente.

Otro cambio aparentemente mínimo (consiste «solo» en la adición de una palabra) pero que puede tener gran trascendencia es el que atañe al tratamiento médico de las personas trans reclusas. De «El tratamiento hormonal y cualquier otro tratamiento médico podrá ser facilitado después de una evaluación individualizada del reo por el personal médico de la institución» se pasa a «El tratamiento hormonal y cualquier otro tratamiento médico necesario podrá ser facilitado después de una evaluación individualizada…». Un cambio que ha sido interpretado como una forma de facilitar que las cárceles puedan denegar a las personas trans tratamientos que no consideren «necesarios». Resulta obvio el peligro que ello supone: muchas personas trans podrían exponerse a quedar sin tratamientos fundamentales para acomodar sus características físicas a la identidad de género sentida.

Los colectivos de defensa de los derechos civiles de las personas LGTB consideran muy grave la decisión de la administración Trump. «La decisión de no respetar la identidad de género de las personas transgénero es dañina e irrespetuosa. Es una decisión inadmisible que ignora el conocimiento médico y desafía al sentido común. Las personas trans bajo el control de la Agencia [Federal] de Prisiones estarán sometidas a un mayor grado de violencia y discriminación», ha declarado por ejemplo David Stacy, director de Asuntos Gubernamentales de Human Rights Campaign (HRC).

El empeño en la discriminación de las personas transexuales

Conquistada la Casa Blanca en las elecciones de noviembre de 2016, Donald Trump y Mike Pence (cuya LGTBfobia era ya bien conocida antes de ser invitado por Trump a ser su candidato a vicepresidente) se lanzaron sin disimulos a implementar su agenda anti-LGTB, de la que las personas trans son en este momento su objetivo principal. Hay en marcha, por ejemplo, toda una operación para excluirlas del Ejército, que por el momento permanece en suspenso por decisión judicial pero que Trump y Pence parecen decididos a llevar hasta el final.

La administración Trump también retiró la protección al alumnado trans en las escuelas que reciben fondos federales. Y ha prohibido, por mencionar otro ejemplo más, el uso de la palabra «transgénero» en los informes de su principal agencia sanitaria, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC en sus siglas en inglés). Y todo ello por no hablar de las medidas dirigidas de forma global contra el colectivo LGTB en su conjunto, como por ejemplo su intención de que el personal sanitario pueda negarse a atender a una persona homosexual, bisexual o transexual si considera que prestarle la asistencia sanitaria que precisa vulnera sus creencias.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Trump nombra a su primer embajador abiertamente gay: Richard Grenell, un «gay conservador y cristiano», nuevo embajador en Alemania

Lunes, 7 de mayo de 2018

getfile-aspxAunue ya lo anunciamos en septiembre de 2017, ahora ha sido confirmado por el Senado de los EE.UU.

Estados Unidos volverá a contar con un embajador abiertamente gay, después de que los cuatro que quedaban al servicio de la administración Obama en enero de 2017 fueran relevados de su cargo tras la llegada a la presidencia de Donald Trump. Richard Grenell, portavoz de la delegación diplomática de Estados Unidos en Naciones Unidas bajo el mandato de George W. Bush, ha sido nombrado por Donald Trump como su embajador ante la República Federal de Alemania.

Richard Grenell, con pareja desde hace 15 años (Matt Lashey) se ha descrito a sí mismo como un «gay conservador y cristiano». Además de su paso por la delegación estadounidense ante la ONU, ha estado al servicio como consultor político de diversos políticos republicanos, como el exgobernador de Nueva York George Pataki o el exmiembro de la Cámara de Representantes Dave Camp. También formó parte del equipo que dio soporte a la candidatura de Mitt Romney en las elecciones presidenciales de 2012, aunque se vio obligado a dimitir como portavoz del candidato en materia de política exterior debido a la presión de la derecha religiosa de su partido, precisamente por su condición abiertamente gay. Y ello a pesar de que Grenell nunca ha destacado por su defensa activa de los derechos LGTB, aunque siendo justos debemos mencionar que su nombre se encuentra en la lista de 131 republicanos que en 2013 firmaron un amicus curiae ante el Tribunal Supremo en defensa del matrimonio igualitario (el amicus curiae es una figura legal que permite a personas u organizaciones que no son parte en un proceso aportar de forma voluntaria argumentos a favor o en contra).

Grenell, que en los últimos tiempos había ejercido como comentarista político en Fox News sobre política internacional, fue propuesto en septiembre por Donald Trump como nuevo embajador de Estados Unidos en Alemania (una plaza que se encontraba vacante desde enero de 2017) y hace pocos días recibió la confirmación del Senado por 56 votos contra 42. Grenell recibió el apoyo de todos los senadores republicanos y de 6 demócratas. La principal reticencia del resto de los demócratas a apoyar su nombramiento no ha sido tanto su perfil político o sus posiciones en política exterior (cercanas a las de un republicano clásico) como algunos de los comentarios hechos hace años en Twitter en alusión al aspecto físico de personalidades públicas femeninas, como Hillary Clinton, Madeleine Albright, Callista Gingrich o Rachel Maddow. Aunque Grenell se disculpó en su momento por aquellos tuits, el machismo que destilaban no ha sido olvidado.

Estados Unidos había perdido todos sus embajadores gais con la llegada de Trump

Como en su momento recogimos, en enero de 2017 Estados Unidos perdió de golpe todos sus embajadores abiertamente gais: James Costos (hasta entonces embajador en España y Andorra), Ted Osius (Vietnam), Rufus Gifford (Dinamarca), James “Wally” Brewster (República Dominicana) y Daniel Baer (embajador ante la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa, OSCE). No son los únicos embajadores gais que nombró Obama: David Huebner, también abiertamente gay, fue embajador de Estados Unidos en Nueva Zelanda y Samoa, pero dejó ese puesto en 2014, mientras que John Berry, embajador en la vecina Australia, lo dejó en septiembre de 2016.

De hecho, no fue hasta la llegada de Obama a la presidencia que en la diplomacia estadounidense comenzó a romperse el techo de cristal para los hombres gais (el de las mujeres lesbianas y personas abiertamente bisexuales y trans sigue intacto…). Antes de 2008 solo se tiene noticia de otros dos casos: James Hormel (primer embajador estadounidense abiertamente gay, propuesto en 1999 por Bill Clinton como representante en Luxemburgo) y Michael Guest (propuesto por George Bush en 2001 como embajador en Rumanía).

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Encarnizada batalla por los derechos LGTB en Estados Unidos : sentencia judicial favorable en el ámbito laboral… y propuesta de ley discriminatoria de los republicanos

Viernes, 23 de marzo de 2018

historia-de-la-bandera-del-orgullo-gay-9En estos tiempos de regresión política en Estados Unidos, la protección legal contra la discriminación de las personas LGTB es una de las principales batallas que se están librando en ese país, tanto a nivel local y de los estados como en el nivel federal, en el que la administración Obama fue incapaz de consolidar una legislación garantista. Analizamos la situación al hilo de dos noticias contrapuestas. Una, procedente de la justicia federal, muy favorable: por segunda vez en la historia reciente, y a pesar de los esfuerzos de la administración Trump (que se personó en el proceso), una Corte de Apelaciones ha considerado que la orientación sexual es una categoría protegida por la Ley de Derechos Civiles por lo que la protección laboral se refiere. Otra, procedente de la política, desfavorable: 21 senadores republicanos han presentado un proyecto de ley que haría legal la discriminación homófoba. 

El contexto: ausencia de una ley contra la discriminación laboral LGTBfoba

Manifestacion_gay_proximidades_Capitolio_2009La aprobación de una ley que prohíba a nivel federal la discriminación laboral por razones de orientación sexual o identidad de género ha sido una de las reivindicaciones históricas del colectivo LGTB estadounidense. A día de hoy la legislación varía según los estados, e incluso hay normas distintas según el condado o la localidad de residencia, de manera que en muchos lugares sigue siendo legal negar un empleo a un candidato solo por ser gay, lesbiana, bisexual o transexual. Desde 1994, de hecho, diversas variantes de una propuesta de ley de no discriminación en el empleo (ENDA, por sus siglas inglesas) han sido presentada ante el Congreso, sin que ninguna haya prosperado. Ni siquiera en 2007, con un Congreso de mayoría demócrata: entonces solo pasó el filtro de la Cámara de Representantes y ello a cambio de retirar del proyecto la protección a las personas transexuales.

El último intento fue el que tuvo lugar en 2013. En noviembre de ese año el Senado, aún con mayoría demócrata, consiguió aprobar un proyecto presentado inicialmente por el senador Jeff Merkley con apoyo “bipartidista”, aspecto que es muy valorado en la política interna estadounidense: diez senadores republicanos se adhirieron al proyecto. Lamentablemente los republicanos no movieron un dedo por conseguir que el proyecto avanzase en la Cámara de Representantes, que controlaban de forma mayoritaria. El proyecto quedaba, una vez más, en vía muerta. La victoria de Donald Trump en las elecciones de 2016 y el tsunami republicano acabaron con cualquier esperanza de aprobación.

Obama y Trump: las órdenes ejecutivas de la discordia

barack-obamaPara compensar la no aprobación de la ENDA, Barack Obama dictó en 2014 una orden ejecutiva que de forma explícita prohibía a todas aquellas empresas que tengan o que aspiren a cerrar contratos con la administración federal discriminar a sus empleados por razones de orientación sexual o identidad de género (categoría esta última que antes no gozaba de ningún tipo de protección). Unos 14 millones de personas que trabajaban para empresas dependientes del gobierno federal vieron de esta forma reforzada su seguridad jurídica ante posibles acciones discriminatorias. Se trata, en cualquier caso, de una orden ejecutiva, no de una ley. Donald Trump puede revertirla al margen del Congreso, y de hecho esa fue una de las posibilidades que se barajó tras su victoria.

Finalmente la reversión no se materializó y Trump mantiene de momento la orden de Obama. Ahora bien, ya en varios momentos los medios estadounidenses han recogido su intención de emitir otra orden ejecutiva a favor de la “libertad religiosa” que la convertiría en papel mojado.

La batalla en los tribunales: el caso Zarda

Pero la posición de la administración Trump respecto a la discriminación de los trabajadores LGTB tiene más frentes, no solo el referido a las empresas que trabajan con la administración federal. De fondo, existe una larga discusión jurídica, que radica en si el Titulo VII de la Ley de Derechos Civiles, que prohibe la discriminación laboral por motivos de “raza, color, religión, sexo u origen nacional”, impide también la discriminación laboral por razones de orientación sexual. Tradicionalmente, la justicia estadounidense había adoptado en este punto una interpretación “literalista”, según la cual si “orientación sexual” no forma parte de la lista de circunstancias citadas en el texto de ley, no puede considerarse cubierta.

justicia-lgtb-grande-300x191Pero en abril de 2017, por primera vez desde que en 1964 Estados Unidos aprobase su histórica Ley de Derechos Civiles, la Corte de Apelaciones del 7º Circuito (con sede en Chicago y jurisdicción sobre los estados de Illinois, Indiana y Wisconsin), consideró que la discriminación laboral por razones de orientación sexual sí queda cubierta por la misma. Y hace solo unas pocas semanas otra Corte de Apelaciones, en este caso del 2º Circuito (con sede en Nueva York y jurisdicción sobre los estados de Nueva York, Connecticut y Vermont), emitía un fallo en el mismo sentido.

Una decisión, la del 2º Circuito de Apelaciones, que ha sido además toda una bofetada a la administración Trump, cuyo Departamento de Justicia llegó a personarse en el proceso judicial para argumentar que la legislación federal contra la discriminación laboral no debía aplicarse a la orientación sexual. El caso en litigio, Zarda v. Altitude Express, dirime una denuncia por discriminación interpuesta por Donald Zarda, un instructor de paracaidismo que fue despedido poco después de que su empresa supiese de su orientación sexual.

Estaremos atentos a cómo evoluciona el tema, aunque la cuestión tiene altas probabilidades de acabar siendo revisada antes o después por el Tribunal Supremo. Por lo pronto, el hecho de que el Departamento de Justicia decidiese personarse en Zarda v. Altitude Express para apoyar la causa homófoba dice mucho de la dirección que la administración Trump ha decidido escoger. Al frente del Departamento de Justicia, recordemos, está nada más y nada menos que Jeff Sessions, uno de los políticos estadounidenses con un historial más activamente anti-LGTB.

Los republicanos rescatan la FADA, una propuesta de ley discriminatoria

partido-republicanoEn este contexto, los republicanos han decidido reactivar una de sus propuestas: la de la llamada First Amendment Defense Act (FADA), una ley que prohibiría sancionar, con independencia de las regulaciones de los estados o de la administración federal, a personas y negocios que discriminen a parejas del mismo sexo en base a motivos religiosos. La FADA, que en cierto modo podría considerarse “el reverso tenebroso” de la ENDA, fue introducida por primera vez en el Congreso estadounidense en 2015 y recabó significativos apoyos entre los legisladores republicanos, aunque entonces no prosperó y ni siquiera llegó a ser votada en ninguna de las dos cámaras.

El Partido Republicano, sin embargo, la incluyó en su plataforma electoral de 2016, y ahora un grupo de 21 senadores de ese partido, liderados por Mike Lee (senador por Utah) ha decidido presentarla de nuevo. De acuerdo a su literalidad, la FADA persigue impedir “que el Gobierno federal tome cualquier medida discriminatoria” contra personas, negocios o instituciones por su “creencia religiosa o convicción moral de que el matrimonio es o debe ser reconocido como la unión de un hombre y una mujer” o de que “las relaciones sexuales fuera del matrimonio son inadecuadas”. En la práctica, de ser aprobada, la FADA haría prácticamente inservible cualquier tipo de medida antidiscriminatoria por razones de orientación sexual, y no solo a nivel laboral: también en materia de prestación de servicios, vivienda o cobertura sanitaria o de cualquier otro tipo de cónyuges del mismo sexo.

Veremos qué sucede finalmente. A día de hoy, teniendo en cuenta que faltan menos de ocho meses para las elecciones “de medio término”, en las que se renovarán la Cámara de Representantes y un tercio del Senado, y dado los recientes reveses republicanos en elecciones parciales (como la derrota del LGTBfobo Roy Moore en Alabama), todo apunta a que la FADA cuenta con pocas posibilidades de salir adelante y constituye más un “postureo” hacia el electorado ultraconservador que otra cosa. Pero de lo que no cabe duda alguna es de que la discusión sobre cómo permitir la discriminación legal de las personas LGTB sigue muy viva entre los republicanos. En 2018.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , ,

El Gobierno de EE.UU. no atenderá más quejas por transfobia en baños de Institutos

Sábado, 17 de febrero de 2018

161123131447-betsy-devos-exlarge-169-520x292El Departamento de Educación de EE.UU. avisa de que no investigará ni actuará ante las quejas de estudiantes trans porque en sus centros públicos no les permiten usar el baño de su género percibido.

La secretaria Betsy DeVos aplica así la directriz de Trump de dejar de considerar la identidad de género u orientación sexual como causas de “discriminación sexual”

La batalla por los derechos del colectivo LGTB, especialmente el T, no tiene pinta de acabar pronto en Estados Unidos. Y menos aún con una Casa Blanca dominada por Trump con el apoyo de la derecha más reaccionaria y conservadora.

Una de las primeras medidas que tomó Trump cuando llegó al poder (medida de la que pocos medios generalistas te van a hablar) fue dar marcha a la nueva interpretación que la administración Obama dio al Título IX de la carta de Derechos Civiles del país. El Título IX prohíbe la discriminación en base al sexo, pero Obama decidió que era hora de incluir también la identidad de género o la orientación sexual dentro de esa “discriminación sexual” para que los alumnos y alumnas trans de centros públicos pudieran usar el baño acorde a su género.

lavabo-publico-menor-trans

Cuando Trump decidió volver a limitar esa protección únicamente a la discriminación por sexo lo que hizo fue, básicamente, dejar abandonadas a decenas de familias de menores trans que habían comenzado una batalla legal para asegurar los derechos de esos menores. No contentos con eso desde el Departamento de Educación de EE.UU. han aclarado que, a partir de ahora, no investigarán ni realizarán ningún tipo de acción cuando un estudiante transgénero se queje porque no le dejan acceder al baño de su género percibido. Sí, has leído bien: el Departamento de Educación ha decidido abandonar a los y las estudiantes trans.

Para justificar esta decisión tránsfoba sin parecer transfobos Elizabeth Hill, portavoz del Dpto. de Educación, ha hablado con Buzzfeed para explicar que “si los estudiantes, incluyendo a los estudiantes transgénero, son penalizados o acosado por no coincidir con los estereotipos basados en el sexo, eso es un acto de discriminación sexual prohibido por el Título IX. En el caso de los baños, sin embargo, hay regulaciones muy asentadas que indican que separar los servicios en base al sexo no es una forma de discriminación prohibida por el Título IX.

Hill ha añadido además que para la secretaria de educación, la conservadora Betsy DeVos, no es tarea del Departamento de Educación sino del Congreso o los tribunales decidir si el término “sexo” del Título IX incluye la identidad de género; y asegura  que tanto DeVos como el departamento “creen con firmeza que todos los estudiantes han de ser protegidos del acoso y el bullying y tener la oportunidad de aprender en un entorno seguro y acogedor.” Salvo que seas trans, claro.

Las organizaciones LGTB+ y políticos demócratas veteranos ya han criticado duramente lo que consideran un paso atrás en materia de derechos civiles.

Fuente | Pink News, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Una juez restituye el derecho de las personas transexuales a incorporarse al ejército de los Estados Unidos

Viernes, 15 de diciembre de 2017

trump_colleen-kollar-kotellyx750La juez, Collen Kollar-Kotelly, se reafirma en su sentencia contra el veto a las personas transexuales en las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, que podrán seguir incorporándose a partir de enero del próximo año, anulando de esta manera la orden ejecutiva emitida por la administración de Donald Trump en sentido contrario, que sólo le queda recurrir al Tribunal Supremo.

Las personas transexuales pueden seguir alistándose a las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos a partir del 1 de enero, como consecuencia de la última acción de la juez federal del Distrito de Columbia, Colleen Kollar-Kotelly, que este lunes, 11 de diciembre, rechaza el recurso presentado por la Administración de Donald Trump contra la sentencia que ella misma había emitido el 30 de octubre y mediante la que se impide la implantación del veto a los transexuales en el ejército emitido por el presidente estadounidense, al considerarla una medida anticonstitucional, tal y como habían denunciado en julio un grupo de transexuales que sirven en las Fuerzas Armadas.

Ashton B. Carter, secretario de Administración de Barack Obama, es el encargado de anunciar que «con efecto inmediato, los estadounidenses transgénero pueden servir abiertamente» en el ejército de los Estados Unidos, confirmando que «no podrán ser despedidas o separadas de sus puestos en cualquier fuerza del Ejército sólo por ser transgénero». Una medida que se implanta tras un estudio que demuestra que es más elevado cubrir los costes derivados de tratamientos por depresión o suicidio que asumir los procesos de transición de las personas transexuales que sirven en el ejército.

«Después de consultar con mis generales y expertos militares, por favor, quedáis advertidos de que el gobierno de los Estados unidos no aceptará o permitirá (…) a personas transexuales servir en ninguna instalación militar estadounidense. Nuestro ejército debe estar centrado en decisivas y abrumadoras (…) victorias y no puede cargar con los costos médicos y la interrupción que los transexuales conllevarían en el ejército. Gracias», publica Trump en una serie de tuits anunciando el veto a las personas transexuales en las Fuerzas Armadas estadounidenses en julio de este mismo año, ignorando el estudio previo y demostrando que su intención no es otra que mermar los derechos del colectivo LGBT, al contrario de lo que había prometido en campaña. Además de la sentencia de Kollar-Kotelly, otro juez de distrito, Marvin Garbis, ya había exigido al ejército que continuara cubriendo el tratamiento médico que quienes ya se encuentran en un proceso de transición cuando se anuncia el veto de transexuales en las fuerzas armadas.

De esta manera se repite el proceso judicial que ha tenido el veto migratorio a países de mayoría musulmanes, actualmente a la espera de ser revisado por el Tribunal Supremo, camino que, con toda probabilidad va a seguir el veto a transexuales las Fuerzas Armadas. Un organismo que acapara toda la atención del colectivo LGBT puesto que es el encargado de legalizar definitivamente el matrimonio igualitario en todos los estados de la unión, aunque este mismo lunes rechaza revisar el caso de discriminación de Jameka Evans y se encuentra actualmente deliberando el caso de Masterpiece Cakeshop, la pastelería de Colorado cuyo dueño se negó a hacer un pastel de bodas a una pareja del mismo sexo en base a la libertad religiosa, mostrando la Administración de Trump su apoyo al pastelero en lugar de a la pareja discriminada.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

Un alumno de secundaria de Alabama se disculpa tras publicar un vídeo racista y homofóbico

Sábado, 4 de noviembre de 2017

45e8babe00000578-5040047-image-m-13_1509558542603Barack Obama, Martin Luther King y el colectivo LGBT son algunos de los objetivos contra los que arremete un alumno de un instituto de secundaria de Alabama a través del vídeo de una canción de hip hop mediante la que defiende el genocidio gay. 

Los estudiantes del Spanish Fort High School de Alabama se manifestaron este martes, 31 de octubre, para mostrar su indignación por la publicación en las redes sociales de un vídeo realizado por un alumno que, a través de una canción de hip-hop, se pronuncia de manera racista y homofóbica, llegando a pedir el genocidio gay y defendiendo las medidas tomadas por Donald Trump.

«Quizás el genocidio en masa es la única respuesta», dice un verso de su polémica canción de rap en la que se refiere además a los estudiantes homosexuales de su instituto como «raros», critica abiertamente a Barack Obama, afirma que el único sueño que Martin Luther King debería haber tenido es el de «recoger algodón» y defiende las medidas restrictivas de Donald Trump para proteger «a la raza blanca».

El superintendente del condado de Baldwin, Eddie Tyler, asegura que el instituto no tiene capacidad para emprender acciones disciplinarias contra el alumno al no estar el vídeo realizado en el centro escolar ni tener ninguna conexión con alguna asignatura o tarea que le hubieran asignado. Funcionarios escolares confirman que ya habrían hablado con los padres del controvertido alumno, quienes manifiestan estar «mortificados» por el comportamiento de su hijo, cuya identidad no ha trascendido.

Después de que sus compañeros se hayan manifestado contra el vídeo y las ideas que divulga en su canción, el alumno ha emitido un comunicado en el que confiesa estar «avergonzado y abochornado por haber hecho este rap ofensivo». Según explica sin profundizar en más detalles, nunca hizo su vídeo con el objetivo de que fuera difundido, asegurando además que su intención fuera la de «amenazar a nadie. Fue una broma horrible que salió mal entre un grupo pequeño» de personas.

«Mis palabras no representan mis creencias ni las de mi familia, y ahora están propagando el odio en nuestra comunidad cada vez que se comparten. Lamento profundamente esto, y quiero pedir disculpas a todos los que he ofendido. Estoy trabajando duro para aprender y crecer de este error. Espero que me puedan perdonar mientras trato de corregir esto conmigo mismo y nuestra comunidad», asegura el alumno arrepentido.

Fuente Universogay

Fuente foto  Fox 10

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Barack Obama elige a un pintor gay para para que realice su retrato oficial

Miércoles, 25 de octubre de 2017

indiceDesde que el ex presidente de los Estados Unidos George H.W. Bush, estableciera la tradición de que los mandatarios y sus primeras damas donaran sus retratos para el acervo histórico y cultural del vecino país del norte, esta actividad se ha venido repitiendo a través de cada nuevo ciclo presidencial.

Desde entonces, cada presidente y primera dama donan dos copias de sus retratos oficiales, una copia se cuelga en las paredes de la Casa Blanca y otra se queda en la Galería Nacional de Retratos, administrada por el Instituto Smithsoniano, en Washington D.C., y ahora el ex presidente Barack Obama eligió un pintor gay para que realizara su retrato.

Mientras que la ex primera dama Michelle Obama, eligió a la pintora Amy Sherald, el ex presidente Barack se decantó por un artista integrante de la comunidad LGBT, el pintor gay Kehinde Wiley, artista plástico originario de Los Ángeles, California, uno de los más reconocidos por su creatividad, sus influencias del arte afro, los brillantes colores que utiliza y además porque es abiertamente homosexual.

Durante su fructífera carrera, el pintor gay Wiley ha pintado a personajes como Notorious B.I.G., LL Cool J, Big Daddy Kane, Ice T, y Michael Jackson, entre otros.

No podremos conocer el retrato oficial de Barack Obama hasta el 2018.

Fuente Chueca.com

General , , , , , , , , ,

Crece la preocupación entre activistas del colectivo LGBT en África por la influencia de Donald Trump

Martes, 24 de octubre de 2017

Watch-Nigerias-Cure-For-Gays-by-Ikenna-on-Whats-Up-Africa.JPG5_Activistas por los derechos del colectivo LGBT en África manifiestan su creciente preocupación por la influencia negativa de Donald Trump que podría traducirse en el retroceso de los pocos logros alcanzados en un continente mayoritariamente homofóbico. 

Que defender los derechos del colectivo LGBT en África, donde muchos países tienen leyes contra la homosexualidad, puede ser muy peligroso lo sabe bien Joseph Achille Tiedjou, de 32 años de edad, quien vive en Camerún con la amenaza diaria de ser acosado, como lo fuera hace meses su colega Jules Eloundou, o arrestado con el mínimo pretexto. Si bien en la última década se sentían amparados de alguna manera por el apoyo de la Administración de Barack Obama y la solidaridad internacional, los activistas temen ahora que este escenario se revierta a la vista del retroceso favorecido por el efecto Donald Trump, así como que se traduzca en la revocación del apoyo proporcionado por los Estados Unidos para la lucha contra el VIH, el sida y otros programas que indirectamente han contribuido a la formación de grupos que defienden los derechos humanos.

«Tengo tantas preocupaciones con la nueva administración (…). Se sabía que Obama estaba muy comprometido. Hillary Clinton fue una campeona de los derechos LGBT y obtuvo muchas garantías al abordar específicamente estos problemas», declara el activista preocupado por medidas como la prohibición de que las personas transexuales formen parte del ejército estadounidense y otras medidas tomadas por su administración en lo que prevé será un progresivo retroceso de los derechos en los Estados Unidos, que podría influir en el continente africano donde ya es uno de los colectivos más vulnerables.

El gobierno de Obama llegó a hacer de los derechos del colectivo LGBT un pilar de su política interior, influyendo muy positivamente también en su mensaje al exterior, en lo que en África algunos interpretaron como un empuje de las «ideas occidentales», al crear la figura del enviado especial sobre los derechos LGBT, como también constituía posteriormente la ONU, figura que una coalición de 54 países africanos reclamaba desapareciera. El hecho de que Donald Trump haya mantenido en este puesto a Randy Berry no ha servido para tranquilizar a aquellos que viven en países donde la homosexualidad es perseguida o incluso castigada con penas de muerte, incrementándose su alarma ante el constate retroceso de los derechos de la comunidad, una agenda confirmada definitivamente el pasado viernes por el propio presidente estadounidense.

«La diferencia con la administración anterior fue que los derechos de las personas LGBT eran explícitamente parte de la política exterior. Por lo tanto, los grupos LGBT de todo el mundo podían confiar absolutamente en el apoyo moral y, de hecho, material que provenía del gobierno de los Estados Unidos, que marcaba una enorme diferencia (…). Bajo esta administración, ya no vamos a ver ese compromiso proactivo en torno a los derechos LGBT», asegura Graeme Reid, director del Programa de Derechos de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales de Human Rights Watch, aludiendo al reiterado nombramiento de «funcionarios abiertamente homofóbicos» para altos cargos de su gobierno, así como la retirada de protección laboral al colectivo a nivel estatal.

La penúltima muestra de la ausencia de compromiso de la Administración Trump con la comunidad LGBT internacional se produce hace menos de dos semanas, cuando Nikki Haley vota en contra de una resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU para prohibir la aplicación de la pena de muerte por el delito de homosexualidad cuando se trata de relaciones sexuales consensuadas. La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, ha pretendido salir del paso aludiendo a «preocupaciones más amplias con el enfoque de la resolución para condenar la pena de muerte en otras circunstancias», asegurando que los Estados Unidos «condena inequívocamente la aplicación de la pena de muerte por conductas como la homosexualidad».

Ser homosexual es ilegal en más de 33 países africanos, penándose incluso con pena de muerte en 4 de ellos: Sudán, Mauritania, el norte de Nigeria y el sur de Somalia, según Amnistía Internacional. La situación del colectivo es crítica en países como Kenia, en el que se consideran legales los exámenes anales; Uganda, cuyo presidente sostiene que no habría homosexuales en el continente africano si no hubiera habido colonización; o Tanzania, donde su gobierno ha llegado a impedir a las ONGs que presenten sus servicios a miembros del colectivo LGBT.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

La Administración Trump limita el acceso a anticonceptivos y amplía la discriminación por libertad religiosa

Martes, 10 de octubre de 2017

trumpEn un nuevo intento por mermar las prestaciones del Obamacare, la Administración de Donald Trump aprueba una normativa que autoriza la restricción del acceso a los anticonceptivos en los seguros médicos por motivos religiosos, así como abre a la discriminación laboral al permitir a las empresas rechazar candidatos o despedir trabajadores por motivos, no sólo religiosos, sino meramente morales.

Sigue adelante el plan de Donald Trump para «hacer grande América de nuevo», para lo que su única estrategia parece no ser otra cosa que deshacer todas y cada una de las medidas aprobadas por Barack Obama. Después de que en marzo le fuera imposible revocar el Obamacare al votar en su contra los «halcones» republicanos, este viernes, 6 de octubre, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos aprueba una nueva normativa dirigida al personal sanitario a quienes amplia el margen para la discriminación por motivos morales y religiosos, que afectaría principalmente a las mujeres y al colectivo LGBT.

Una de las prestaciones del Obamacare era cubrir los métodos anticonceptivos de la mujer, pero con esta nueva normativa, las asociaciones sin ánimo de lucro, grandes compañías y empresas privadas tienen autorización para dejar de ofrecer anticonceptivos a través de sus planes de seguro de salud si tienen una «objeción religiosa o moral sinceramente sostenida». Pero además, esta misma disposición se extiende a pequeñas empresas y organizaciones que tengan objeciones «sobre la base de la convicción moral que no sea base en ninguna creencia religiosa particular».

Según Helth and Human Services, el impacto de esta medida afectaría solamente a un «99,9 % de las mujeres», basándose en que la mayoría de las 165 millones de mujeres que viven en los Estados Unidos no están en edad de procrear y teniendo en cuenta que sólo alrededor de 120.000 podrían ser afectadas al trabajar en alguna de las 200 entidades que han estado relacionadas con alguna demanda sobre el control de la natalidad. Sin embargo, expertos legales como Tim Jost, profesor emérito de la Facultad de Derecho de la Universidad de Washington y Lee, argumentan que esta medida podría abrir la puerta a que cientos de empresas abandonen esta cobertura basándose en la libertad religiosa, como podrían ser los cientos de hospitales católicos, hogares de ancianos y organizaciones vinculadas con la iglesia, que simplemente podrían dejar de proporcionar preservativos de manera gratuita.

«La protección constitucional de las creencias religiosas y el derecho a ejercer esas creencias han servido bien a este país, nos han hecho uno de los países más tolerantes del mundo y también han ayudado a convertirnos en los más libres y generosos (…). El presidente Trump prometió que esta administración predicaría con el ejemplo en lo relativo a la libertad religiosa, y está cumpliendo esa promesa», declara Jeff Sessions, el ultraconservador fiscal general de la administración Trump, aludiendo a aquella afirmación de su presidente cuando aseguraba en marzo que «jamás, nunca defenderemos la discriminación religiosa, nunca, nunca». De acuerdo a la directiva del gobierno estadounidense, esta medida tiene efecto inmediato, algo que ha sido aplaudido por los sectores más conservadores, aunque organizaciones como la Unión americana de Libertades Civiles, el Centro Nacional de la Mujer, el Centro de Derechos Reproductivos y hasta la oficina del Fiscal General de California, Xavier Becerrase han apresurado a interponer diferentes demandas con el objetivo de impedir su aplicación inmediata. 

Pero esta normativa va mucho más allá, dado que en favor de la libertad religiosa, entre los 20 «principios» que señala se encuentra la posibilidad de permitir a estas organizaciones, empresas y compañías la posibilidad de contratar únicamente a aquellas «personas cuyas creencias o conductas sean consistentes con los preceptos religiosos del contratante»permitiendo indirectamente que se pueda despedir a cualquier personas en base a su orientación sexual su identidad de género, o si simplemente son madres solteras, personas divorciadas o profesen otra religión. Una medida que en realidad ya había sido aprobada en marzo, aparte de que su administración ya se habría posicionado en contra del colectivo LGBT en los juicios contra empresas como Masterpiece Cakeshop y Altitude Express Inc, la primera por no querer hacer un pastel de boda a una pareja gay y la segunda por despedir a uno de sus trabajadores por ser gay. Asimismo, esta normativa permitiría que hospitales católicos podrán negar tratamientos a personas homosexuales o transexuales, como ya sucede en los servicios de salud mental en algunos estados.

Fuente Universogay

Budismo, Cristianismo (Iglesias), General, Hinduísmo, Homofobia/ Transfobia., Islam, Judaísmo , , , , , , , , , , ,

La modelo internacional Teddy Quinlivan sale del armario como mujer trans y reivindica que también “lo personal es político”

Jueves, 21 de septiembre de 2017

mgid-ao-image-logotv-com-248328Teddy Quinlivan, una modelo con una carrera fulgurante, ha hecho pública su verdadera identidad de género como mujer trans. “He decidido revelar mi identidad trans debido al clima político en el mundo en este momento, particularmente en Estados Unidos”, asevera Quinlivan. En este sentido, la modelo critica que mientras que “hicimos una progresión increíble bajo la administración de Obama”, desde que Donald Trump asumió el cargo, “ha habido una especie de reacción hacia atrás”. Por otra parte, admite que “tengo mucha suerte de estar en una posición en la que nunca pensé que estaría”. “Es muy importante aprovechar un momento como este” para explicar que las decisiones que puedan contribuir al bienestar de los demás tienen sentido, ya que “lo personal es político”.

Como se dice en la jerga de la moda, Teddy Quinlivan fue “descubierta” en 2015 por Nicolas Ghesquière, director creativo de Louis Vuitton. Desde entonces su vida profesional tomó un rumbo ascendente en popularidad. A sus 23 años, ha desfilado en la pasada “New York Fashion Week”, llevando los modelos de Jeremy Scott, Carolina Herrera y Diane Von Furstenberg. Anteriormente, también ha trabajado para otras firmas como Óscar de la Renta o Coach.

Aunque es cierto que el mundo de la moda ha evolucionado, Quinlivan expresa cierto temor a que la industria la mire de otra forma a partir de su salida del armario como mujer trans. En cualquier caso, defiende que si ser una mujer trans “es algo que se relaciona con mi nombre durante mi carrera, entonces esto ha sido por una buena causa, pero espero con ganas al día en el que no importe”.

La modelo, que admite que durante su infancia no tuvo referentes trans, quiere “ayudar a romper el estigma de lo que significa ser transgénero”. Para lograr este objetivo, Quinlivan alega que “necesitamos más y más voces trans para hablar y compartir nuestra humanidad y que el mundo deje de vernos como ‘otro’”. También ha aprovechado el anuncio de su identidad de género para criticar la falta de compromiso del gobierno de Donald Trump en políticas igualitarias. Ha llegado a denunciar la “amenaza constante” de la administración estadounidense y ha criticado con contundencia “la cruel propuesta de legislación en todo el país que está diseñada para ponernos en peligro”.

Sarah Kate Ellis, presidenta de GLAAD, ha dicho a través de en un comunicado que Teddy “está enviando un mensaje fenomenal a la juventud transgénero usando su historia personal para demostrar que las mujeres transexuales pueden y deben aspirar a ser lo que quieran ser”.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , ,

Fallece Edith Windsor, la mujer que abrió el camino al matrimonio igualitario en EE.UU.

Viernes, 15 de septiembre de 2017

djjxrc7vwaefx8nFallece Edith Windsor, la activista de los derechos civiles cuyo litigio condujo a la histórica sentencia de 2013, que abrió el camino para la definitiva legalización del matrimonio igualitario en los Estados Unidos.

Su muerte en Nueva York ha sido anunciada por su esposa, Judith Kasen-Windsor, y su abogada Roberta Kaplan, que no han dado detalles acerca de la causa del deceso.

Su lucha por ver sus derechos reconocidos tras la muerte de su anterior matrimonio, cimentó la histórica decisión del Tribunal Supremo en 2015 para el pleno reconocimiento legal en todo el país de los matrimonios contraídos entre personas del mismo sexo. Edith Windsor, la residente de Nueva York que impugnó con éxito una ley federal que definía el matrimonio a los ojos del Gobierno de Estados Unidos como la unión entre un hombre y una mujer y ayudó a allanar el camino para matrimonio igualitario en todo el país.

Su propia esposa, Judith Kasen-Windsor, confirmaba el fallecimiento de Edith Windsor a los 88 años de edad, este martes, 12 de septiembre, en Nueva York. No se ha llegado a determinar la causa de su muerte, aunque llevaba años luchando con problemas del corazón. Se trata de la activista demandó al gobierno de los Estados Unidos cuando pretendiera cobrarle 363.053 dólares por un impuesto federal tras la muerte de su anterior esposa, Thea Spyer, con la que se había casado en Canadá después de convivir juntas durante 44 años. Emitida en 2013, la sentencia del Tribunal Supremo supone el principio del final de la Ley de Defensa del Matrimonio de 1996, concediendo a las parejas del mismo sexo un reconocimiento federal por primera vez en la historia estadounidense.

“Es un caso muy importante. Es más grande que el matrimonio, y pienso que el matrimonio es importante. Creo que si ganamos, el efecto será el comienzo del fin del estigma”, declaraba Windsor en 2012, cuya defensa estaba basada en la inconstitucionalidad de que la ley definiera el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, impidiendo de esta manera a las parejas del mismo sexo obtener los mismos beneficios fiscales que las parejas heterosexuales.

El caso Estados Unidos vs. Windsor era esencialmente una disputa tributaria derivada de su demanda contra el Gobierno por la Ley de Defensa del Matrimonio, después de que en 2009 murió su primera esposa, Thea Spyer, y no recibió los beneficios impositivos que se entregaban a otros viudos.

Durante el juicio, explica cómo su pareja le regala un broche de diamante para simbolizar su unión para evitar regalarle un anillo que podría haber llamado la atención sobre su situación sentimental. “Sólo una de las muchas maneras en que Thea y yo tuvimos que moldear nuestras vidas para hacer nuestra relación invisible (…). Al igual que muchas otras parejas del mismo sexo, nos comprometimos en una lucha constante para equilibrar nuestro amor por el otro y nuestro deseo de vivir abiertamente y con dignidad, por un lado, con nuestro miedo a la desaprobación y la discriminación de los demás por el otro”, declararía. Al darle la razón en 2013, la sentencia se convierte en precedente para la ola de litigios que con el mismo argumento siguieron a la de Windsor. En 2015, otra sentencia crucial del Tribunal Supremo daba a las parejas del mismo sexo el derecho a casarse en todos los estados de la Unión, sin excepción.

“Perdí a mi amada esposa Edie, y el mundo ha perdido una pequeña, pero resistente luchadora por la libertad, la justicia y la igualdad (…) , pequeña pero dura como un clavo. Edie fue la luz de mi vida, será siempre la luz para la comunidad LGBTQ, a la que tanto amaba y que le devolvía su cariño”, dijo Kasen-Windsor, quien se casó con Windsor el año pasado, al confirmar el fallecimiento de Edith Windsor, nacida en 1929 en Filadelfia, de padres judíos rusos inmigrantes. Tras graduarse en 1950 de la Universidad de Temple, se casa con un amigo de su hermano, Saul Windsor, del que se separa sólo un año después, al confesarle su verdadera orientación sexual. Es entonces cuando se muda a Nueva York, donde es contratada por IBM tras obtener un Master en matemáticas por la Universidad de Nueva York. Pocos años después conoce a Spyer, quien sería su compañera durante 50 años, junto a la que se une a diferentes grupos de derechos de gays y lesbianas. La muerte de Spyer, en 2009, debido a complicaciones de una afección cardíaca provoca la batalla legal entre Windsor y el gobierno de los Estados Unidos que le coloca en su condición de pionera de los derechos civiles.

“El largo camino de los Estados Unidos hacia la igualdad ha sido guiado por innumerables pequeños actos de persistencia y alimentados por la obstinada disposición de los héroes anónimos a luchar por lo que es correcto. Pocos eran tan pequeños en estatura como Edie Windsor, y pocos hicieron una diferencia tan grande para los Estados Unidos”, declara Barack Obama en un comunicado. En la misma línea se han pronunciado en Twitter Bill y Hillary Clinton, el primero afirmando que “al defenderse a sí misma, Edie también defendió a millones de estadounidenses y sus derechos», y la segunda recordando que —Edie Windsor demostró al mundo que el amor puede ser una poderosa arma para el cambio”. Bill de Blasio, alcalde de Nueva York, también ha publicado un mensaje en Twitter, elogiando su capacidad de proporcionar “moral universal” con “una buena patada en el culo”.

Anthony Romero, director ejecutivo de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), dijo que Windsor fue “una de las grandes pioneras de los derechos civiles en el país”, quien llegó a ser finalista de la Persona del Año de la revista Time en 2013, desplazada finalmente por el Papa Francisco. “Sencillamente, uno no puede escribir la historia del movimiento por los derechos de los gays sin dar un enorme crédito y gratitud a Edie Windsor”, dijo Romero.

Fuente Agencias, vía Cáscara Amarga/Universogay

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , ,

Rabinos boicotean una conferencia en protesta contra Trump por “incitar las voces del odio”

Miércoles, 30 de agosto de 2017

estrella-david-judaismotrump-y-los-supremacistasTras los sucesos supremacistas en Charlottesville

Importantes organizaciones de rabinos de los Estados Unidos anunciaron que boicotearán una conferencia telefónica con el presidente, que marca cada año el inicio de las fiestas judías, acusando a Donald Trump de “incitar a las voces del odio” en sus declaraciones tras una reciente protesta neonazi.

Los grupos rabínicos anunciaron que no tendrá lugar la cita telefónica después de las declaraciones ambiguas de Trump tras una marcha de supremacistas blancos y neonazis a mediados de agosto en la sureña ciudad de Charlottesville, que derivó en violentos disturbios con quienes se oponían a la manifestación.

El predecesor de Trump, Barack Obama, solía hablar con los rabinos antes de Rosh Hashaná y Yom Kipur, en lo que se consideraba una tradición no partidista.

Pero la rabina Elyse Wechterman, directora ejecutiva de la Asociación Rabínica Reconstruccionista, dijo a CNN que la llamada de este año no se hará por “un tema de liderazgo moral”. “El antisemitismo presenciado en Charlottesville fue aterrador“, dijo el jueves, al destacar que “desde la elección del presidente Trump ha habido un alza en este tipo de acciones”. “Desde su campaña se negó a aclarar y distanciarse de los antisemitas, de los racistas de toda clase”, añadió Wechterman.

Trump ha sido duramente criticado por evocar una equivalencia moral entre los supremacistas blancos y los contra-manifestantes, diciendo que la culpa de la violencia estaba “en muchos lados”.

Una mujer, Heather Heyer, fue asesinada durante los disturbios, cuando un simpatizante neonazi atropelló con su vehículo a una multitud de manifestantes antirracistas. “Las palabras del presidente han dado apoyo a quienes defienden el antisemitismo, el racismo y la xenofobia”, indicó una declaración difundida el miércoles por los rabinos, que representan a varias denominaciones del judaísmo de diferentes afiliaciones políticas.

“La responsabilidad por la violencia en Charlottesville, incluyendo la muerte de Heather Heyer, no está en muchos lados, sino en un lado: los supremacistas blancos nazis y de la ‘alt-right’ (extrema derecha), que llevaron su odio a una comunidad pacífica”, dijeron.

Rezamos para que el presidente Trump reconozca y remedie el grave error que ha cometido al incitar a las voces del odio”, agregaron en su declaración.

A su vez, algunos judíos prominentes del gobierno de Trump -incluyendo su hija Ivanka y su esposo Jared Kushner- se han abstenido de hacer declaraciones públicas sobre las afirmaciones del presidente. Algunos de los que hablaron del tema, incluido el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, lo han defendido.

(RD/Agencias)

General, Judaísmo , , , , , , , , , , ,

Donald Trump firma la orden que prohíbe a las personas trans servir en el Ejército

Lunes, 28 de agosto de 2017

ejercito-trans-contra-trump-696x522Ya ha pasado. Tras varias semanas de escuchar de todo, Trump firmó ayer el memorándum que impedirá que las personas trans puedan servir en las fuerzas armadas norteamericanas.

La agenda anti-LGTB del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se consolida. Medios estadounidenses de primera línea, como The Wall Street Journal o The New York Times, han adelantado que en próximos días el presidente hará llegar por fin al secretario de Defensa, Jim Mattis, la orden por escrito detallando la prohibición a las personas transexuales de servir en el Ejército de su país. El anuncio, que Trump hizo en Twitter hace varias semanas, había sido recibido con sorpresa tanto por los colectivos LGTB como por buena parte de la clase política estadounidense, legisladores republicanos incluidos, así como por la propia cúpula militar. Pero el presidente está absolutamente dispuesto a implementar la prohibición, que ha sido bienvenida por la derecha religiosa, un sector que se consolida como uno de los apoyos más sólidos de Trump.

Recordemos que no fue hasta 2015 cuando el entonces secretario de Defensa, Ash Carter, anunciaba que por fin se ponía en marcha el proceso para acabar con la discriminación tránsfoba en el Ejército estadounidense. “Tenemos soldados, marineros, aviadores y marines transexuales, verdaderos patriotas americanos, que sé que están sufriendo un gran daño debido a una política obsoleta, confusa e inconsistente, que es contraria a los valores del servicio y del mérito individual“, aseguraba entonces Carter. El secretario de Defensa de Obama anunció la creación de un grupo de trabajo encargado de revisar las regulaciones militares y de evaluar las implicaciones jurídicas, sanitarias y administrativas del cambio. El proceso culminó un año después. Y aunque se desconocía con exactitud a cuántas personas afectaba, algunas estimaciones situaban la cifra de personas trans que servían por entonces en el Ejército en unas 15.000, teniendo en cuenta tanto a militares en activo como reservistas.

Es importante destacar que, a diferencia de la derogación del “Don’t ask, don’t tell, que precisaba un cambio legislativo, el final de la prohibición de servir en el Ejército a las personas transexuales (teóricamente una causa de exclusión “médica”) fue una decisión administrativa, que Barack Obama pudo impulsar sin necesidad de someterla a votación por el Congreso. Por desgracia, ello supone que el ahora presidente Donald Trump tiene capacidad de revertirla, propósito que anunciaba en Twitter hace ahora un mes:

“Tras consultar con mis generales y con expertos militares, comunico que el Gobierno de Estados Unidos no aceptará ni permitirá personas transgénero en el Ejército. Nuestros militares deben estar centrados en la decisiva y arrolladora victoria [Trump no especificaba contra quién ni contra qué] y no pueden asumir la carga que suponen los tremendos costes médicos y la perturbación que la presencia de transgéneros en el Ejército supondría. Gracias”, expresaba el presidente.

Decisión sorprendente… 

La decisión pillaba por sorpresa a colectivos LGTB y grupos de defensa de los derechos civiles, que en realidad se estaban preparando para otra batalla. Días antes, de hecho, habían trascendido los esfuerzos del vicepresidente Mike Pence (un político marcadamente anti-LGTB) por evitar que el Congreso destinara una asignación presupuestaria a los gastos sanitarios derivados del proceso de reasignación de los militares transexuales. El sentimiento más extendido era que la batalla política tendría lugar en torno a la financiación de estos gastos, pero nadie imaginaba que la mera existencia de personas trans en el Ejército estaba en la cuerda floja.

De hecho, no faltaron los políticos republicanos moderados, como John McCain (precisamente el presidente del comité militar del Senado), a los que el anuncio de Trump sorprendió y que se manifestaron abiertamente en contra. El anuncio también fue recibido con indisimulado estupor por la Junta de Jefes del Estado Mayor, que transmitieron públicamente que en tanto no recibieran instrucciones seguirían sin modificar sus políticas de personal. Las reacciones en contra de la transfobia de Trump iban sucediéndose día tras día, no sólo en forma de carta abierta firmada por un numeroso grupo de veteranos que alabaron a las personas trans que formaron parte del ejército sino también la de algunos miembros en activo del ejército, como el almirante de la Guardia Costera, que ha dicho que no aplicará la prohibición.

Trump tiene ahora que justificar un movimiento que sólo puede explicarse como un claro ataque a los derechos de las personas trans, y en una rueda de prensa ofrecida en su club de golf respondió a varias preguntas de los periodistas y dijo esto sobre la prohibición:

Tengo un gran respeto por la comunidad. Creo que he tenido un gran apoyo, o he tenido un gran apoyo por parte de esa comunidad. Tuve muchos votos. Pero los transgénero, los militares están trabajando en eso ahora. Ha sido una situación muy difícil y creo que le estoy haciendo un favor a mucha gente al salir a la palestra y decirlo. Como ya sabéis, ha sido un tema muy complicado para el ejército, ha sido un tema muy confuso para el ejército, y creo que le estoy haciendo al ejército un gran favor.

… pero firme

Pese al escepticismo de algunos ilusos, que pensaban que todo quedaría en un arrebato tuitero, lo cierto es que la orden de Trump estaría ya recibiendo sus últimos retoques y será transmitida al Pentágono en próximos días. Según se ha adelantado, se trata de un memorándum de dos páginas y media que da un plazo de seis meses al secretario de Defensa, el general Jim Mattis, para desarrollar los detalles y armar la implementación. Por un lado, se prohibiría la incorporación de nuevas personas trans al Ejército. Por otro, se interrumpiría la financiación de los tratamientos hormonales de aquellos militares trans que en estos momentos se encuentran en servicio activo, y por último dejaría en manos de Mattis cómo proceder respecto a su reubicación (e incluso expulsión), que se decidiría caso por caso según cada puesto.

Habrá que esperar a conocer tanto el documento como la forma de implementarlo por parte del Pentágono para estimar el alcance real del daño, pero de lo que no cabe ya duda es de que la decisión supone una segunda gran victoria a nivel federal para la ofensiva tránsfoba que viven los Estados Unidos. La primera de ellas tuvo ya lugar a los pocos días de jurar Trump su cargo como presidente, cuando revocó las directrices emitidas en 2016 por el Departamento de Educación de Obama protegiendo a los estudiantes trans y permitía de nuevo a las escuelas que reciben fondos federales prohibirles el uso de las instalaciones que corresponden a su identidad de género.

Pocos dudan de que la ofensiva tránsfoba de Trump, un político que antes de ser elegido presidente no dudó en presentarse como un aliado de las personas LGTB (con ayuda, todo hay que decirlo, de medios de comunicación y de algunos personajes abiertamente LGTB, como el empresario gay Peter Thiel o la celebrity trans Caitlyn Jenner) no es más que una decisión táctica que tiene como objeto consolidar el apoyo de la influyente derecha religiosa, un sector que durante su campaña electoral mantuvo sus reticencias pero que con Trump en la Casa Blanca y tras sus más recientes polémicas se ha convertido en uno de sus más sólidos apoyos. Ello no evita que sea todo un desastre, para las personas trans en particular y para el colectivo LGTB en general.

Fuente Dosmanzanas/Cristianos Gays

 

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.