Archivo

Archivo para la categoría ‘Biblioteca’

Nuevos libros del Papa Francisco y Benedicto XVI destacan el contraste sobre la homosexualidad

Sábado, 4 de febrero de 2023

Francisco-Benedicto-Vaticano_2003509659_12200527_660x371Las declaraciones sobre las personas homosexuales aparecen en dos nuevos libros, uno del Papa Francisco y otro de Benedicto XVI, el Papa emérito fallecido, y como era de esperar se encuentran en los enfoques positivos y negativos que se esperan de cada prelado.

La paura come dono (“El miedo como regalo”) es una entrevista del tamaño de un libro entre el Papa Francisco y un psicólogo italiano que abordó temas que van desde el cambio climático hasta la formación sacerdotal. Cuando se le preguntó sobre las personas homosexuales, Francisco respondió, para  Vatican News:

“’Dios es Padre y no niega a ninguno de Sus hijos… Y el estilo de Dios es la cercanía, la misericordia y la ternura. No juicio y marginación. Dios se acerca con amor a cada uno de sus hijos, a todos y cada uno de ellos. Su corazón está abierto a todos y cada uno. El es Padre. El amor no divide, sino que une’”.

Estas palabras hacen eco de las declaraciones que el Papa ha hecho anteriormente, como hablar con los padres de niños LGBTQ+ y en una carta a la Hna. Jeannine Gramick. Usó un lenguaje similar esta semana cuando, durante una entrevista con Associated Press, pidió el fin de las leyes que criminalizan a las personas LGBTQ+. Para conocer el registro completo del Papa Francisco sobre temas LGBTQ+, haga clic aquí.

Benedicto XVI hizo comentarios negativos sobre la homosexualidad en su nuevo libro, ¿Qué es el cristianismo?, que pidió que se publicara solo después de su muerte. La mayoría de los ensayos, todos escritos durante la jubilación del Papa emérito, se publicaron anteriormente. Sólo cuatro de los 16 eran nuevos. Según The Telegraph, Benedicto escribió sobre los hombres homosexuales en los seminarios y el sacerdocio:

“Los ‘clubes’ gay operan abiertamente en los seminarios católicos, las instituciones que preparan a los hombres para el sacerdocio, afirmó el difunto Papa Benedicto XVI. . La existencia de “clubes de homosexuales” es particularmente frecuente en los EE. UU., dijo Benedict en su libro, y agregó: “En varios seminarios, los clubes homosexuales operan más o menos abiertamente”.

“Citó el ejemplo de un obispo estadounidense que supuestamente permitió que sus seminaristas, o sacerdotes en formación, vieran películas pornográficas ‘presuntamente con la intención de hacerlos capaces de resistir comportamientos contrarios a la fe’”.

En 2005, bajo Benedicto XVI, el Vaticano prohibió la admisión de hombres homosexuales al sacerdocio, que el Papa Francisco aprobó en 2016 y 2018. El Papa emérito hizo otras afirmaciones sobre la formación sacerdotal en su nuevo libro, sugiriendo que en ” no pocos seminarios, los estudiantes sorprendidos leyendo mis libros son considerados indignos para el sacerdocio”, y agregó que sus libros están “ocultos como literatura peligrosa”.

Después de la muerte de Benedicto XVI, muchos comentaristas establecieron contrastes entre su legado y el historial del Papa Francisco. Estos dos nuevos libros dejan en claro cuán diferentes son realmente sus enfoques de la homosexualidad. Si bien la enseñanza de la iglesia permanece constante entre los papados, el Papa Francisco enfatiza constantemente lo personal y lo pastoral. Para él, el estilo de Dios es, y por lo tanto el enfoque de la iglesia debe ser, no sobre el juicio, sino sobre el amor. Se reúne repetidamente con personas LGBTQ+ y sus familias. Desafortunadamente, Benedicto XVI se basó en estereotipos defectuosos y escribió de manera abstracta.

Hay una lección clara de este contraste. Cuantos más católicos LGBTQ+ y aliados puedan encontrarse personalmente con los líderes de la iglesia y hacerlo con amor, más se hará posible la inclusión ampliada en la iglesia. Como escribe el Papa Francisco, “El amor no divide, sino que une”.

—Robert Shine (él/él), New Ways Ministry, 27 de enero de 2023

Fuente New Ways Ministry

Biblioteca, General, Iglesia Católica , , , ,

6 fotografías que retratan el dolor de quienes perdieron a sus parejas por el VIH

Martes, 31 de enero de 2023

VIH-epidemia-gay

Hay una serie de HBO que es una maravilla. No solo por la calidad de la interpretación, la fotografía y la ambientación. Sino que también porque acerca a las nuevas generaciones a una realidad brutal que golpeó especialmente a la comunidad LGTB, entre muchas otras personas, durante los 80 y lo 90. Una epidemia que se leyó en ese momento como un castigo divino por ser homosexual, drogadicto o prostituta.

La serie It´s a Sin, nos cuenta la historia de Ritchie, Colin y Roscoe, chicos de 18 años de edad que comienzan una nueva vida en el Londres de 1981. Pero la vida les presenta un desafío cuando un virus misterioso, el VIH, aparece. Es divertida, es dura, amena, dolorosa.

Como la vida misma.

El fotógrafo sudafricano, Gideon Mendel, puso rostro al dolor del VIH de esos años con su cámara, y nos dejó unas impactantes imágenes de varios jóvenes homosexuales en sus últimos días de vida, rodeados de su novios y familias.

El VIH y el estigma de padecerlo fue un dolor añadido para sus víctimas. Estas imágenes, el amor entre tanto dolor, deberían llegar a todos lados.

Enfermos-de-VIH-gay-2

Enfermos-de-VIH-gay

Enfermos-de-VIH-gay-3

Enfermos-de-VIH-gay-4

Enfermos-de-VIH-gay-6

Fuente Oveja Rosa

Biblioteca, General, Historia LGTBI , , , ,

Nuevos libros exploran el pasado, el presente y el futuro del ministerio católico LGBTQ+

Sábado, 28 de enero de 2023

92AE5004-DE4F-4699-9311-DB59D6B3AF4DLos editores católicos han lanzado tres nuevos libros que se enfocan o incluyen temas LGBTQ+, destacando la demanda de los fieles de más recursos para construir una iglesia inclusiva y una sociedad igualitaria.

LGBTQ Catholic Ministry: Past and Present (Ministerio Católico LGBTQ: Pasado y Presente)

Jason Steidl Jack, un teólogo gay y colaborador de Bondings 2.0, ofrece en este libro de Paulist Press una historia del movimiento católico LGBTQ+, sobre sus raíces más tempranas, grupos de larga data como DignityUSA y New Ways Ministry, e iniciativas más nuevas, como el trabajo del padre . James Martín. Las notas del editor del libro:

“A veces, la historia de estas relaciones es difícil de contar. El maltrato de la iglesia a los católicos LGBTQ es desgarrador. Sin embargo, esta dolorosa historia se abre a la esperanza del futuro. Los católicos LGBTQ y sus aliados son tenaces. Décadas de ministerio brindan una visión de lo que es posible en comunidades comprometidas con la justicia y la misericordia. Este libro amplificará sus historias para inspirar a las personas y aliados LGBTQ hoy”.

La Hna. Jeannine Gramick, cofundadora del New Ways Ministry , dijo que el trabajo de Steidl Jack ofrece “ejemplos conmovedores de cómo la Iglesia puede caminar junto con los católicos LGBTQ en el llamado del Papa Francisco a la sinodalidad“. Marianne Duddy-Burke, directora ejecutiva de DignityUSA, dijo que el libro permite a los lectores “entrar en las esperanzas, los desafíos, la determinación y la persistencia de quienes trabajan duro en este viñedo siempre desafiante”. Para obtener más información sobre el libro, haga clic aquí.

5EFF2A7D-9DA7-4FAE-87A0-BD7220A51794God’s Works Revealed: Spirituality, Theology, and Social Justice for Gay, Lesbian, and Bisexual Catholics (Las obras de Dios reveladas: espiritualidad, teología y justicia social para católicos homosexuales, lesbianas y bisexuales)

Sam Albano, líder nacional de DignityUSA, además de escritor y educador, presenta una “visión convincente, desafiante y alegre de vivir” como lesbiana, gay o bisexual católica en este nuevo libro también de Paulist Press. La descripción del editor explica:

“[El libro] se basa en el pozo profundo de la teología tradicional, la enseñanza católica y las Sagradas Escrituras, al mismo tiempo que desafía las suposiciones que excluyen a los católicos LGB de la posibilidad de la expresión sexual, la vida matrimonial y la participación en la vida de la Iglesia”.

En un prólogo, el obispo John Stowe, OFM, Conv., comenta que Albano “presenta no tanto un rechazo de lo que enseña la Iglesia como un compromiso crítico con esa enseñanza que señalará sus insuficiencias y exige un mayor refinamiento y reflexión”. Para obtener más información sobre el libro, haga clic aquí.

Welcome All as Christ: Reimagining Parish Hospitality92618247-8398-48F4-ABDB-1C24613FFD82 (Bienvenidos a todos como Cristo: reinventando la hospitalidad parroquial)

Si bien no se enfoca específicamente en temas LGBTQ+, el nuevo libro de John T. Kyler incluye a la comunidad queer como parte de su enfoque general para mejorar la vida parroquial. Padre Dan Horan, OFM, un destacado defensor, describe el libro como un recurso “excelente” y “accesible” para los trabajadores pastorales, de modo que “¡la instrucción  de san Benito de “recibir a todos como Cristo” podría convertirse en el verdadero lema del ministerio pastoral hoy!”

Bienvenidos a todos como Cristo es el texto introductorio de la nueva serie de libros de Liturgical Press, “Temas contemporáneos en el liderazgo parroquial“. Kyler es el editor general de recursos parroquiales en Liturgical Press, y es autor del galardonado Search Me: A Way of the Cross in Solidarity with the LGBTQ Community, publicado por Clear Faith Publishing.

Más adelante este año se publicarán dos entregas adicionales de la serie de liderazgo parroquial:

Becoming the Good News: A New Approach to Parish Evangelization (Convertirse en la buena noticia: un nuevo enfoque para la evangelización parroquial) de Michael J. Sanem se publicará en abril de 2023.

. New Ways and Next Steps: Developing Parish LGBTQ+ Ministry, (Nuevas formas y próximos pasos: desarrollo del ministerio parroquial LGBTQ+ ), por Francis DeBernardo, director ejecutivo del New Ways Ministry, se publicará en el otoño de 2023.

Para obtener más información sobre el libro de Kyler y toda la serie, haga clic aquí.

Para obtener más información sobre la cobertura de Bondings 2.0 de los libros católicos LGBTQ+, incluidas las reseñas publicadas en el blog, haga clic aquí. Para obtener más información sobre las publicaciones propias de New Ways Ministry, haga clic aquí.

—Robert Shine (él/él), Ministerio New Ways,

Fuente New Ways Ministry

Biblioteca, General, Historia LGTBI, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Nuevo Libro “Queer God de Amor” es “Provocador e Iluminador”

Jueves, 26 de enero de 2023

U2ZPunPj_400x400La publicación de hoy es del colaborador invitado Nicholas Hayes-Mota. Nicholas es candidato a doctorado y docente en ética teológica en Boston College. Su investigación incluye exploraciones de la conexión entre la agencia moral y política; el papel público de la religión en las democracias liberales contemporáneas; y la relación entre las teologías pública, política y de la liberación. Para obtener más información sobre Nicolás, haga clic aquí.

La publicación de hoy es una reseña del nuevo libro de Miguel H. Díaz Queer God de Amor de Fordham Press, una entrega de la serie “Disruptive Cartógrafos: Doing Theology Latinamente”. Puedes encontrar más información sobre el libro haciendo clic aquí.

Dentro del rico linaje de maestros espirituales católicos, San Juan de la Cruz (1542-1591) tiene una figura distintiva. En el mundo de habla inglesa, quizás sea más conocido por su tratado sobre La noche oscura, una gran obra de misticismo a la que debemos la idea popular de una “noche oscura del alma”. Aunque el mismo San Juan en realidad no usó esa frase, sí describió experiencias de angustia espiritual y ausencia divina, de maneras que todavía hablan poderosamente hasta el día de hoy, una de las razones del interés permanente en su trabajo.

Sin embargo, dentro del mundo de habla hispana, San Juan de la Cruz es igualmente conocido como uno de los más grandes estilistas poéticos en el idioma español, que era su lengua materna. De hecho, sus obras teológicas emblemáticas, incluida La noche oscura, toman la forma de elaborados comentarios sobre poemas místicos que compuso especialmente para ese propósito. Y en español, es aún más difícil pasar por alto el hecho de que los poemas de San Juan son sexys. muy sexys.  En un lenguaje sorprendentemente hermoso, figura la relación entre Dios y el alma humana como un romance entre amantes, que culmina en el éxtasis de la unión. Es más, aunque Juan no siempre genera el alma, o Dios, de la misma manera, en algunas de sus representaciones, tanto el amante como el amado son (implícita o explícitamente) masculinos.

D32E63F7-715B-43CE-AC84-6875C4CAE090¿Qué vamos a hacer hoy con el misticismo eróticamente cargado de Juan y sus sugerencias de homoerotismo? Esa pregunta es el punto de partida del nuevo libro de Miguel Díaz, Queer God de Amor, que ofrece una lectura teológica queer, latina y católica de San Juan. [1] Como algunos lectores sabrán, el viaje del libro hasta la publicación fue tenso, ya que el editor original de Díaz (Orbis) se retiró abruptamente en el último minuto antes del lanzamiento programado del libro. Es una suerte que el libro encontrara otro hogar en Fordham University Press en poco tiempo. Como estudio de Juan de la Cruz, Queer God de Amor es maravillosamente provocativo e iluminador. Y para los católicos queer y latinos, como yo, es un salvavidas teológico.

Uno podría pensar que el erotismo de San Juan sugeriría su trabajo como un recurso para todos aquellos que luchan por dar sentido teológico a la sexualidad humana, ya sean teólogos profesionales, católicos practicantes (especialmente católicos LGBTQ) o buscadores espirituales de muchas tendencias. Sin embargo, como observa Díaz, la mayoría de los estudiosos y muchos lectores de San Juan minimizan el aspecto erótico de sus escritos, tendiendo en cambio a “espiritualizarlo” (“él no está hablando realmente de eso”…) o simplemente ignorarlo. Sin embargo, simplemente “no se puede negar la sexualidad” evidente en la poesía de Juan, argumenta Díaz. Lejos de ser incidental, la sexualidad era parte integral de la espiritualidad de Juan, que reconocía la unión sexual humana como el análogo más apropiado para la unión mística con Dios.

La famosa “Noche Oscura” en sí misma, por ejemplo —el poema, más que el comentario— no trata inmediatamente sobre la angustia espiritual o la ausencia divina en absoluto. Basándose en un género consolidado de poesía amorosa ibérica, narra la furtiva cita nocturna entre un amante y su amada, y la “transformación del uno en el otro” que tiene lugar cuando se unen. “Sobre mi pecho florido que le guardé solo/allí se durmió/y yo acariciándolo”, exclama San Juan en una estrofa, antes de contar cómo su amante “me hirió el cuello, suspendiendo todos mis sentidos”. Asimismo, en otro poema llamado “Llama de amor viva”, Juan comienza rogándole a su amante que deje de ser tímido y “rompa el velo de este dulce encuentro” (“rompe la tela de este dulce encuentro”). A partir de ahí, la seducción —de Juan por Dios y del lector por la poesía de Juan— sólo se intensifica.

Sin embargo, para ser claros, el objetivo de Díaz en Queer God de Amor no es argumentar que la teología de San Juan es solo, o incluso principalmente, sobre el sexo. Menos aún es afirmar que Juan, un fraile carmelita y célibe por votos, era él mismo sexualmente activo o gay; como señala Díaz, no hay evidencia para ninguna de las afirmaciones. En cambio, el libro de Díaz está tramando algo más plausible y profundo. En esencia, Queer God de Amor es una exploración de cómo Juan de la Cruz entendió la conflictiva relación entre la espiritualidad y la sensualidad, especialmente, pero no solo, la sexualidad. Es también un argumento apasionado que, en este sentido, el santo todavía tiene mucho que enseñarnos hoy.

Jesus-Kiss-Auto-Correct-by-Scott-Sella-FriendLo que más aprecié del libro de Díaz fue su profundidad teológica. En sus capítulos centrales, el autor lleva a sus lectores al corazón trinitario de la teología de San Juan, enfocando la visión distintiva de Dios que informó la piedad del santo, su poesía y, sí, su erotismo. Para Juan, muestra Díaz, Dios es ante todo una comunión relacional de Personas, cuya esencia es el amor, y cuyo amor extático el uno por el otro se desborda tanto que no pueden resistirse a crear a otros para compartir su amor. Mientras tanto, nosotros, como personas humanas, somos los recipientes doblemente bendecidos del amor divino. A través de la Encarnación, Dios nos invita a la unión, ya través del fuego del Espíritu, Dios nos seduce a entregarnos cada vez más plenamente a esa unión, en cuerpo y alma. Y debido a que nosotros mismos somos creados a la imagen del Dios Triuno, nuestras relaciones con otras personas humanas, incluidas nuestras relaciones sexuales, reflejan y participan del mismo Amor por y para Quien fuimos hechos.

Díaz invita a sus lectores a dibujar esta visión amorosa del Dios de San Juan como recurso para nuestra propia espiritualidad. Para los lectores queer en particular, sugiere, tanto la teología de Juan como su poesía tienen un potencial único para ayudarnos a discernir la gracia que obra en nuestro diario vivir y amar, y a ver nuestras relaciones queer como lo que realmente son: no fuentes de vergüenza, sino participaciones en la “llama viva” del amor de Dios.

Por supuesto, Díaz también reconoce que nuestras relaciones no siempre son vehículos de gracia. Nuestra sexualidad, como muchas otras cosas sobre nosotros, puede salir mal de varias maneras, especialmente cuando olvidamos que su propósito y destino final es la unión con Dios. Como ético teólogo, terminé el libro con la curiosidad de que Díaz dijera más sobre cómo sería en la práctica llevar nuestras vidas sexuales queer sanjuanistamente (“a la manera de San Juan”). Asimismo, deseé una mayor discusión sobre el papel apropiado del ascetismo, tan importante para Juan, en nuestras relaciones con Dios y con los demás. Sin embargo, aunque Queer God de Amor solo comienza a abordar estas preguntas, proporciona una sólida base teológica para explorarlas más a fondo. Eso, en sí mismo, es una gran contribución.

Permítanme concluir con una nota personal. Aparte de ser teólogo, soy un costarricense-americano gay católico, casado con un mexicano-americano católico gay; También soy hijo y sobrino de dos profesores de literatura española, quienes me enseñaron a amar a San Juan de la Cruz mucho antes de que estudiara teología o aceptara mi sexualidad. Para mí, por lo tanto, una alegría particular al leer este libro fue experimentarlo entretejiendo tantas partes de mi vida juntas: mi familia y mi fe, mi herencia cultural y mi formación teológica, mi sexualidad y mi espiritualidad. Sospecho que estoy lejos de ser el único lector que tendrá esta experiencia. Queer God de Amor nos recuerda que esos mismos aspectos de nosotros mismos que podemos ver separados, Dios los ve unidos, y así lo están, envueltos en el amor extático y todo-inclusivo de nuestro Amante divino. Para todos los católicos, pero especialmente, quizás, para aquellos que son homosexuales, esta es una teología que vale la pena tomar en serio. Más importante aún, es un Evangelio por el cual podemos vivir.

st-john-of-the-cross

———

[1]  Los editores de la serie del libro observan acertadamente, en su introducción, que aquellos que pertenecen a la comunidad “latina” se refieren a nosotros mismos ya nuestras comunidades en una multiplicidad de formas. Díaz, escribiendo como un cubanoamericano gay, usa con mayor frecuencia “latin@” o “latinx”, el último de los cuales tiene como objetivo incluir a aquellos que no se identifican con el género binario normativo. Para ese propósito, prefiero el término “latino”, que actualmente es menos conocido en los EE. UU., pero más utilizado por las comunidades queer en América Latina, y mucho menos difícil de manejar en español.

—Nicholas Hayes-Mota, 19 de enero de 2023

Fuente New Ways Ministry

Biblioteca, General ,

El escritor Alejandro Palomas, víctima de la pederastia en la Iglesia, relata su infierno en una desgarradora autobiografía

Sábado, 14 de enero de 2023

9954FCE1-111F-43AA-94C4-514ECD1DDD03El pasado mes de enero, el escritor barcelonés Alejandro Palomas, integrante de la plataforma Tolerancia O, fundada por víctimas de abusos sexuales en la Iglesia católica, relató públicamente que, cuando tan solo era un niño, sufrió abusos sexuales a manos de un hermano de la Salle de Premià de Mar. Recientemente, el ganador del premio Nadal publicó Esto no se dice (Destino), una autobiografía que recoge su infancia de abusos y violencia y, al mismo tiempo, revela el poder de la imaginación y de la escritura como la última tabla de salvación.

La infancia de Alejandro Palomas, conocido por su trilogía de novelas Una madre, Un perro y Un amor, estuvo marcada por la ausencia de amor paterno, los abusos sexuales, el acoso escolar y una hipersensibilidad que varias veces le llevó al borde del suicidio. El pasado mes de enero, el escritor detalló públicamente los abusos que sufrió a manos de un religioso de La Salle que fue su tutor y profesor de lengua en los años setenta.

En su autobiografía Esto no se dice, el escritor asegura que siempre mantuvo una complicada relación con su padre, que detestaba su amaneramiento y, en varias ocasiones, se quedó desnudo y empezó a masturbarse frente a él. «Me trataba muy mal», ha contado al respecto. «Era un modelo de hijo que él no había deseado y me lo hacía saber. Era un hombre muy castigador, creo que porque su padre lo había sido con él. No sabía expresar el amor con nadie y en mí veía las cosas que no le gustaban de él, sus inseguridades, y descargaba en mí su furia».

Las cosas no fueron más fáciles en el Colegio de La Salle de Premià al que llegó con seis años, después de que su familia se mudara de Barcelona a Vilassar de Mar. Desde el minuto uno, Palomas tuvo que hacer frente al acoso escolar y la crueldad de muchos de sus compañeros. «Aquello era un infierno», contó. «Éramos 40 o 45 niños, solo niños, en clase, y estábamos todo el día con aquellos curas. Yo era un niño con altas capacidades y con lo que ahora se llama alta sensibilidad. Allí, me convertí en un chico muy solitario, muy triste, que se relacionaba mal con los demás».

Palomas, que entonces tenía ocho años y cursaba 4º de EGB, encontró cierto consuelo en el religioso y profesor Jesús Linares (fallecido en octubre, a los 90 años, en la residencia de Cambrils donde vivía). El susodicho se convirtió en esa época en la persona que solía llevarlo a casa cada vez que somatizaba el constante terror y sufrimiento psicológico en amigdalitis y fiebre. Así empezaron los abusos. «Él con la mano izquierda conducía y con la derecha me manoseaba a mí, que estaba estirado en el asiento trasero, por dentro del calzoncillo», relató Palomas. «Luego, se masturbaba, metiéndose la mano por el bolsillo del pantalón. La segunda era conmigo sentado en el asiento del copiloto. Hacía lo mismo, siempre empezando con cosquillas».

Cuando acabó aquel curso, Palomas fue a las colonias de verano. Jugando al tenis, recibió una pedrada que le rompió el cristal de las gafas en la cara. Lo llevaron a la enfermería, al frente de la cual estaba su abusador. Linares decidió que el niño debía quedarse ingresado, en observación. Durante aquella noche, apareció por su habitación en tres ocasiones. La primera, le ató las manos para evitar que él mismo se tocara el ojo y se hiciera daño, y luego se marchó, cerrando la puerta con llave. La segunda vez, le examinó, empezó a sobarle, e incluso intentó meterle un dedo en el ano. La última, intentó directamente penetrarle. Poco después de aquello, Palomas le contó todo lo que estaba viviendo a sus padres, que acudieron al colegio a denunciarlo. La orden de La Salle se limitó a pedir «discreción», y a decirles que no volvería a ocurrir.

A partir de ese momento, Linares no volvió a tocar al escritor. Sin embargo, todas aquellas agresiones dejaron consecuencias psicológicas en Palomas, cuya vida adulta ha estado presidida por un gran sentimiento de soledad y por la imposibilidad de vivir su sexualidad con naturalidad. «Tienes la sensación que todo lo humano, todo lo que tocas, lo estropeas, con lo que prefieres encapsularte», dijo en una entrevista. «El abusado aprende muy rápido que no solo es un niño abusado, sino que no puede hablar y tendrá que lidiar con eso solo. Y en mi caso, he vivido con un fino cristal a mi alrededor en todas mis relaciones. No me sé vincular. No tengo esa capacidad. La única forma que me lo permite es la literatura, a través de contar mis experiencias al mundo. Pero en el plano real no puedo, no me fío de nadie, directamente no sé hacerlo».

La denuncia pública de Palomas se sumó a las 251 recogidas en el informe elaborado por el diario El País y enviado al Vaticano y a la Conferencia Episcopal Española en diciembre de 2021. Como consecuencia, se propuso una comisión parlamentaria de investigación sobre los abusos a menores por miembros de la Iglesia católica. El presidente de la Confederación Episcopal dijo que la Iglesia investigaría todos los casos, pero que no aceptaría una comisión independiente. «La Iglesia es muy poderosa en este país, es muy difícil mover cosas que tengan que ver con la Iglesia», lamentaba Palomas. «Su poder fáctico sigue siendo inmenso. Y lo entiendo. Venimos de ahí, nuestra sociedad y nuestra cultura vienen de ahí. Así que no quiero un 100% de resultados, pero un 10% sí […] En cualquier caso, lo que más me preocupa no es tanto ya qué hay que hacer con la institución, sino la falta de prevención. A día de hoy no existe, no hay nada, y los niños están desprotegidos. ¿Quién protege a los niños en este momento? […]. Si yo tuviera hijos estaría flipando».

Fuente Dosmanzanas

Biblioteca, General, Iglesia Católica , , , , , , ,

“Homosexualidad. Las razones De Dios” Cap. 1º: “Mis razones”

Miércoles, 28 de diciembre de 2022

29058Cómo anunciábamos, a comienzos de este mes, el autor de este libro recientemente publicado por la Editorial San Pablo,  nos ofrece una sorpresa, la posibilidad de ir, poco a poco publicar en esta página una serie de reseñas del libro que abran el apetito y las ganas de adentrarse en él…

Un libro escrito por un buen amigo de esta página, alguien fiel a la misma y que generosamente ha ayudado a mantenerla viva… Un libro que puede resultar una buena sugerencia para regalar en Navidad o Reyes.

El esperado libro “Homosexualidad. Las razones de Dios” ya está en la calle. Es la primera vez que una editorial de Iglesia (San Pablo) aborda en profundidad este tema.

Su autor, Miguel Sánchez Zambrano, nos envía un resumen del primer capítulo titulado “Mis razones”

MIS RAZONES

Angustia tengo por ti, que me fuiste muy dulce.
Más maravilloso me fue tu amor, que el amor de las mujeres
.

David a la muerte de Jonatán.
(2 Samuel 1,26)

Tenía 14 años cuando el padre escolapio nos reunió en clase para darnos algunas «orientaciones sobre sexualidad». La charla duró una hora (naturalmente sin opción alguna a preguntar, lo hubieras entendido o no). Daba igual comprenderla, pues se trataba de asimilar o grabar lo dicho, sin posibilidad de objetar nada de lo expuesto. De aquella hora solo recuerdo con nitidez los segundos que pudieran durar las siguientes palabras: «…y tened muy claro que, si tenéis alguna vez relaciones con una chica, Dios os castigará con el infierno, y si se os ocurre hacerlo con un chico, entonces será mucho más horrible para Dios y os castigará doblemente. Nunca lo hagáis con una chica, pero jamás, nunca jamás, se os ocurra hacerlo con un chico».

Hacía tres años que había descubierto la sexualidad con otro chico. Aquel juego de preadolescentes me pareció un regalo de Dios que, de golpe, tras las duras palabras del padre escolapio, se transformó en un tremendo temor al más severo de los castigos.

Al terminar la charla, ya a solas y con el miedo (pánico) a ser «descubierto», le pregunté sobre lo dicho en clase. Sin darle más importancia vino a repetir una a una las palabras condenatorias ya oídas anteriormente.

Mucho tiempo después, estudiando mi caso (soy Psicoterapeuta) entendí que en aquel momento quedé en estado de shock. Por último, decir que vivía una fe experimentada desde pequeño, educado en las Siervas del Evangelio de Granada y en una familia de arraigada tradición católica. El trauma emocional sufrido tras las palabras del escolapio, lo gestionó mi mente somatizándolo en un foco epiléptico, que se manifestó a mis 22 años, dando así salida a la fuerte tensión acumulada durante los años precedentes.

El máximo dolor que puede llegar a sufrir el homosexual cristiano se fundamenta en que por un lado, mientras la Iglesia le dice: Dios te condena si vives según la identidad sexual que El te ha dado», en su corazón, la voz de Dios le dice: «Te amo y te bendigo cuando actúas según el don de ser homosexual que yo te he dado». Por tanto, todo homosexual que mantiene su fe y que logra no abandonar la Iglesia, tras escuchar los pronunciamientos de ciertos prelados, tiene que pasar por el proceso de lograr distinguir entre la voz de Jesús (que le dice que le ama tal cual es, que quiere acompañarlo y que habita en su corazón) y la voz de la Iglesia que le dice que Dios rechaza lo que hace. Y este proceso es un camino de crecimiento espiritual ciertamente muy doloroso.

Y es que la Iglesia ha llegado, por ahora, a un callejón sin salida, además de a una gran paradoja: trato de respeto, compasivo y comprensivo hacia la persona homosexual y rechazo frontal, por «intrínsecamente desordenado», según el Catecismo, hacia la relación homosexual.

El foco epiléptico, consecuencia de la profunda división mental que vivía fue diagnosticado y controlado eficazmente y de inmediato por el psiquiatra y sacerdote claretiano, Rafael Gómez Manzano. Con una fuerte medicación de 11 grageas diarias y un régimen de vida muy estricto, en 2017 la epilepsia quedaba totalmente asintomática, constatando la sanación la Resonancia Magnética que el Neurólogo González Maldonado me mando hacer. O sea, estaba curado. Pregunté al doctor: «Entonces, en realidad, ¿qué es lo que ha quedado en mi cerebro?». Él me respondió: «Mira, Miguel, si se tratase de una herida, lo que te ha quedado es la cicatriz de la misma. Tu “herida mental” se ha cerrado. Había desaparecido la división en mi mente. Había recuperado mi salud mental, pero me quedaban otras dos «áreas» dañadas, la psico-emocional y la espiritual, al haber sido un sacerdote de quien recibí aquella fatídica condena. En 2021 logré sanar ambas, tras haber realizado el proceso de Justicia Restaurativa y haberme encontrado con el Provincial Escolapio P. Jesús Elizari, que me levantó la condena y me bendijo, pidiéndome perdón y mostrando su dolor por lo ocurrido y las consecuencias que había padecido.

Y frente a tanto dolor, la esperanza que nos va infundiendo el papa Francisco.

A los homosexuales cristianos, nos es urgente e imprescindible que el Papa sea capaz de tener las ideas muy claras y muy definida la dirección que opte por tomar. Nuestra esperanza se fundamenta en su cometido profético. La Iglesia ha de recuperar urgentemente su función esencial: defender la vida, erradicar todo posible sufrimiento y bendecir a los que, por amor, decidan compartir sus vidas con un igual, tal como lo hace con los heterosexuales y que estos no resulten, como hasta hoy, privilegiados. Todos somos hijos de Dios, todos somos iguales. Así nos lo enseñó Jesús y así lo predica la Iglesia.

Las páginas de este libro desean ser solo una aportación más (tal como opina la Editorial S. Pablo al decidir publicarlo) una aportación que fomente el diálogo e incentive la profundización sobre el tema.

Me mueve la posibilidad (aunque sea solo posibilidad) de que mis hermanos y hermanas gays y lesbianas (personas LGTBI), encuentren un capítulo, una frase, una palabra con la que identificarse y, reconociéndola como propia, los haga un poco más libres, un poco más felices y, porque no, un poco más creyentes y que mis hermanos y hermanas heteros vivan felizmente su sexualidad, sin rechazar ni avergonzarse de quienes no somos igual a ellos. Me sentiré colmado si esto ocurre en uno solo de los que hayáis decidido leerme. Y si no fuese así, siempre me quedará la esperanza de que eso ocurra en algún otro futurolector.

Extraído del libro “HOMOSEXUALIDAD. LAS RAZONES DE DIOS” (San Pablo 2022)

***

RAZONES PARA DESMONTAR LA CONDENA

«Amas a todos los seres; si hubieras odiado alguna cosa, no la habrías creado (…). En todos los seres está tu Espíritu inmortal».

Sabiduría 11,24-26

«Todo amor, se tenga o no conciencia de ello, es amor de Dios».

Ibn Arabi, judío murciano del siglo XII

«Es posible amar lo que somos sin odiar lo que no somos».

Kofi Annan, ex-Secretario General de la ONU

«Yo no soy quién para juzgar a los homosexuales».

Papa Francisco

«Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel o su orientación sexual. El odio se aprende, igual que se aprende a amar».

Nelson Mandela

Los textos bíblicos en los que se basa el rechazo y condena a la homosexualidad se encuentran fundamentalmente en los libros del Génesis, Levítico, Deuteronomio, Jueces y Romanos.

El Levítico. Este libro es, en verdad, un documento histórico extraordinario al ser la base social organizativa de una determinada sociedad, la judía de hace muchos cientos de años, en un determinado tiempo y en unas especialísimas circunstancias.

La sociedad judía acababa de constituirse como tal, ocupando su propio territorio (la Tierra prometida) y necesitaba organizarse social y políticamente. Sucede que, al sentirse pueblo elegido por Dios, las que tenían que haber sido meras leyes, normas o disposiciones para organizar su convivencia, todas ellas quedan «bañadas» por su propia orientación religiosa. No hace falta ir muy lejos para encontrar sociedades que articulan sus leyes y normas de convivencia en base a una religión concreta. Así lo hizo la España franquista, que las articuló según las bases de la doctrina católica, en este caso de modo extremadamente ortodoxo. Parece congruente que una vez acabado dicho periodo político, desaparezcan dichas leyes y se articulen las nuevas, según las necesidades reales de la sociedad de su tiempo.

Tal ocurrió en nuestro país entre 1975 y 1978. Lo que ya no resulta congruente es que una legislación de un pueblo articulada hace miles de años permanezca vigente en nuestros días, en el ámbito eclesial, al menos en algunos aspectos, como ocurre con el tema que nos ocupa.

Nos encontramos pues con aquel pueblo, el judío que tiene que asegurar a toda costa su supervivencia. Por ello, todo lo que impidiese o no facilitase el hecho procreativo sería digno de reprobación y condena. En esas condiciones concretas, la práctica homosexual, la masturbación, la eyaculación fuera del cuerpo de la mujer o, simplemente, la relación cuando esta estuviese en periodo menstrual (imposible procrear) eran, lógicamente y debido a aquellas especiales circunstancias, hechos igualmente condenados.

Llama la atención que, de entre todas las prácticas citadas, sea exclusivamente la homosexual la que en pleno siglo XXI continúa reprobada y calificada como «pecado nefando». Esto no es solo injusto sino extremadamente sorprendente. Ni existen aquellas circunstancias históricas, ni la sociedad está en peligro de extinción. Y no dejaría de ser curioso o anecdótico, si no fuera por la cantidad de sufrimiento humano que este inexplicable hecho ha traído consigo a través de los siglos: persecuciones, hogueras, prisiones, tortura, muertes aterradoras en campos de concentración… y todo por el solo hecho de ser homosexual. La masturbación ha quedado relegada, siempre en el plano religioso, a ser un pecado, digamos de «segundo orden», como aún lo considera la Iglesia, y la eyaculación fuera del cuerpo femenino o el acto sexual durante la menstruación, como actividades sexuales condenadas, se perdieron en la noche de los tiempos. ¿Por qué la condena del acto homosexual y los que lo practican sigue con inusitada vigencia en la Iglesia católica y la cultura que esta alimenta?

No existen en la historia cultural y religiosa de la humanidad unos textos que hayan causado mayor dolor y muerte a tan ingente número de personas y, lo más triste, que los sigan causando.

Es necesario tener presente desde este momento que, junto a los versículos en que el Antiguo Testamento propone el máximo castigo a quienes realicen actos homosexuales, aparecen en igual grado de rechazo, e igualmente prohibidas y castigadas, las siguientes instrucciones:

1. Sembrar un campo con dos clases de semillas o vestir con dos clases de tejidos.

(Lev 19,19)

2. Comer sangre, bajo pena de ser extirpado del pueblo.

(Lev 17,10).

3. Raparse la cabeza o recortarse la barba.

(Lev 19,27).

4. Comer animal muerto o despedazado por las fieras.

(Lev 22,8).

5. Castigar con la muerte a quien blasfeme.

(Lev 24,10).

6. Yacer con mujer durante la menstruación.

(Lev 20,18).

7. Acostarse con varón como con mujer.

(Lev 18,22).

¿En qué difieren las prohibiciones?, ¿debemos los cristianos obedecerlas o sencillamente enmarcarlas en la vida de un pueblo en una época concreta (alejada de nosotros en siglos) y con razones ajustadas a su realidad social, radicalmente diferente a la nuestra? La Iglesia abandonó la obediencia a las seis primeras, ¿por qué persiste en actualizar la condena de la séptima?

Entonces, ¿qué es lo que directamente se condena en la Biblia, respecto al tema sexual? Veamos:

1. El abuso sexual a un hombre. Esto es, la violación del mismo (Gén 19,5-6). Sin embargo, es muy llamativo que no condena la violación a la mujer.

2. El divertimento sexual con un hombre, naturalmente sin el consentimiento de este.

(Jue 19,22).

3. La prostitución sagrada tanto masculina como femenina.

(Dt 23,18-19).

4. La relación sexual con un hombre. (Lev 18,22 y Lev 20,13).

5. La relación sexual entre dos mujeres o dos hombres llevados por la pasión exclusivamente. (Rom 1,26-27).

6. Actos sexuales con animales (zoofilia).

(Lev 18,23).

7. Relaciones sexuales con niños.

(1Tim 1,10).

Queda clara la condena a las relaciones esporádicas, el abuso, el divertimento sexual, la violación, la prostitución sagrada, etc. Ni por una vez aparece condenada la relación homosexual-homoafectiva mutuamente consentida.

Se condena la relación sexual entre hombres, pero en unas circunstancias muy precisas que el autor sagrado no ha querido obviar. Estas circunstancias son el ejercerla de modo violento y el practicarla sin el consentimiento explícito del otro, obviando su dignidad como persona libre con opción a elegir. En ningún momento el autor se refiere a la comisión de actos sexuales en un marco de amor y respeto mutuo. Por si fuera poco, el intento de agresión homosexual quiebra el mandato de hospitalidad de la Ley mosaica y es en este hecho, donde se centra la máxima gravedad y repudio de los hechos narrados.

La Iglesia (con sobrados doctores en veintiún siglos de existencia) no ha considerado clarificar todo lo anterior y haber evitado así un indecible sufrimiento a millones de personas.

Es por tanto injusto aplicar los pasajes bíblicos a aquellas personas que, siendo de idéntico sexo, se sienten atraídos, se enamoran, se aman y deciden vivir su compromiso «hasta que la muerte los separe», en idéntico deseo a como lo formulan los hetero. No se trata ni de perversión, ni de vicio, ni de enfermedad que sea necesario curar, sino de una variante de la expresión amorosa y sexual, tan lícita y digna de respeto como la mayoritaria.

Si todas estas consideraciones las tuviese en cuenta la Iglesia católica, no solo abandonaría su condena a toda relación entre dos iguales, sino que podría abrirse a su bendición, sin ningún reparo.

Biblia, Biblioteca, Espiritualidad, Historia LGTBI , , , ,

Un diccionario para tiempos rotos

Martes, 27 de diciembre de 2022

978841893200Un buen regalo para Navidad o Reyes…

Trea publica el ‘Diccionario de arte cristiano’, un dique contra la ignorancia y el olvido

No saber el nombre de las cosas: les pasa a los que necesitan aprenderlo y también a quienes lo han olvidado. No saber qué es un sagrario, una custodia o un cáliz

¿Cómo entender el mundo de las catedrales y de los templos, el de la literatura y el arte en general, sin un conocimiento básico del lenguaje cristiano?

Diccionario de Arte Cristiano, de Trea

El Diccionario de arte cristiano de Francisco Javier Monclova y Antonio Pérez, editado en Trea, es la gran recopilación para nuestro tiempo de términos cuyo significado se ha venido perdiendo en nuestra sociedad

Esta obra monumental de erudición e ilustración extraordinarias, fruto de largos años de trabajo paciente y laborioso, se alza como un dique contra la ignorancia y el olvido

No saber el nombre de las cosas: les pasa a los que necesitan aprenderlo y también a quienes lo han olvidado. No saber qué es un sagrario, una custodia o un cáliz. Ignorar el nombre específico de ornamentos y sacramentos, simbolos y figuras. Desconocer a quiénes representan las imágenes de culto que presiden altares y retablos. Habitar una sociedad en la que el puente entre el culto y la cultura se ha roto y permanece hundido: he aquí uno de los signos de nuestro tiempo.

En esta sociedad donde ya no quedan en pie los puentes entre lo que da sentido a la vida y lo que la recibe, hay una sed profunda de espiritualidad pero ¿cómo calmar esta sed sin la posibilidad de nombrar los signos y las realidades que la despiertan y la mantienen viva? Le sucede a nuestro tiempo como al amante que codicia el cuerpo de su conquista amorosa sin importarle su nombre ni su vida.

¿Cómo calmar esta sed de espiritualidad sin la posibilidad de nombrar los signos y las realidades que la despiertan y la mantienen viva?

Es verdad que los nombres no son las cosas mismas y que no basta con saber su nombre. Es necesario saber lo que significan. Han perdido ya gran parte de su significado los nombres que componen el léxico del culto y la religión pero no han perdido su nombre. Como barcas vacías y varadas entre la niebla ahí siguen, hechura de los siglos.

“¿Cómo entender el mundo de las catedrales y de los templos, el de la literatura y el arte en general, sin un conocimiento básico del lenguaje cristiano?”

El Diccionario de arte cristiano de Francisco Javier Monclova y Antonio Pérez, editado en Trea, es la gran recopilación para nuestro tiempo de términos cuyo significado se ha venido perdiendo en nuestra sociedad, marcada por una cultura ajena a su raíz, el culto cristiano ¿Cómo entender el mundo de las catedrales y de los templos, el de la literatura y el arte en general, sin un conocimiento básico del lenguaje cristiano?

maxresdefault

Para salir al paso de esta contradicción, verdadero puente roto en nuestra sociedad, el Diccionario de arte cristiano, obra monumental de erudición e ilustración extraordinarias, fruto de largos años de trabajo paciente y laborioso, se alza como un dique contra la ignorancia y el olvido. Y es que no saber el nombre de las cosas que han venido conformando nuestro patrimonio cultural durante siglos es, sin duda, un signo de nuestro tiempo. La aparición de este Diccionario es, a su vez, otro. Éste, a su vez, necesario.

Fuente Religión Digital.

Biblioteca, General ,

«Gente de Dios, ¡Dios qué gente!», de Santiago Riesco Pérez,

Martes, 20 de diciembre de 2022

885496a202e095003879169f41b1fce5Santiago Riesco Pérez, periodista, sriesco@gmail.com
Madrid

ECLESALIA, 02/12/22.- “Me han publicado los de PPC un libro y quizá les pueda interesar a los lectores de Eclesalia”, escribí en un wasá al cincuenta por ciento de este servicio informativo, a César Rollán. Y le envié el enlace donde la editorial explica de qué va y quién lo escribe. “¡Qué bueno!” me contestó enseguida el marido de Cristina Plaza, la otra mitad de este proyecto que, como yo, recibís otras siete mil personas interesadas en las cosas de Dios y de la Iglesia y de ser felices haciendo felices a los demás dejando este mundo mejor de como lo encontramos. “Seguro que sí les interesa…” me decía César en un mensaje lleno de cariño al tiempo que me invitaba a escribir una presentación de la criatura. Y aquí estoy.

El libro lleva como subtítulo “Apuntes de un reportero trotamundos. Son textos que he ido escribiendo -en su mayoría- durante los dieciocho años que he trabajado como reportero y guionista del programa de TVE Pueblo de Dios. Al cambiar de trabajo me invitaron a seleccionar, organizar, revisar y completar mis viajes por el mundo de la mano de los pobres. Y eso hice.

En algo menos de 250 páginas esbozo retratos de personas, en su mayoría anónimas, en las que he visto a Dios. Son esos santos de la puerta de al lado a los que se les caen las virtudes de los bolsillos sin darse cuenta y como quitándose importancia. Gente de Dios. En la segunda parte cuento historias que son invisibles a la tele. Batallitas que pasan detrás de las cámaras y en las que me ha sido imposible no ver la mano del que siempre está con nosotros. Aunque haya quien no le vea, quien no le crea y hasta quien le niegue ¡Dios qué gente!

Mi obispo -y el de todos los madrileños- que también tiene cargo en la Conferencia Episcopal y que además es cardenal de la Iglesia de Roma, Carlos Osoro, ha escrito el prólogo. Mi admirado José Carlos Bermejo, director del Centro de Humanización de la Salud, religioso camilo y escritor prolífico es el que ha hecho posible este libro y ha redactado una deliciosa presentación. Pone el broche final el padre Jesús María Ruiz Irigoyen, director de la revista Humanizar, junto al que aprendí lo más importante del periodismo: respetar la dignidad de las personas sin faltar a la verdad. Sólo por leer lo de estos tres tipos llenos de Dios merece la pena invertir unos euros para viajar desde casa, conocer lo mejor de lo peor y descubrir que lo esencial es invisible a la tele. Ojalá os animéis a rezarlo. Y que me contéis qué os ha parecido

Feliz Adviento…, y lo que sigue.

(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedenciaPuedes aportar tu escrito enviándolo a eclesalia@gmail.com).

Biblioteca, Espiritualidad , ,

Fragmenta publica el monumental ‘Diccionario de los símbolos’ de Mircea Eliade y Ioan Petru Couliano

Lunes, 19 de diciembre de 2022

6E879BA2-C21D-4BF2-82E3-3C4B0C63F0E0La presentación tendrá lugar el 8 de febrero de 2023 en Barcelona

Fragmenta puso a la venta el pasado 23 de noviembre el Diccionario de los símbolos, dirigido por Mircea Eliade y Ioan Petru Couliano

Es un proyecto muy ambicioso (936 páginas) al servicio de la comprensión de los símbolos, fundamentales para cualquier aproximación a la literatura y tantísimas manifestaciones culturales. Una obra de referencia de alcance mundial, también disponible en catalán

Las entradas de este Diccionario de los símbolos son el resultado de una selección del vasto repertorio en dieciséis volúmenes de The encyclopedia of religion, dirigida por Mircea Eliade en colaboración con Ioan Petru Couliano y redactada por destacados expertos internacionales

El Diccionario de los símbolos mantiene las ilustraciones originales y un prólogo de Jacques Vidal —uno de los mejores expertos en simbología— sobre qué son los símbolos y cómo funcionan en todos los lenguajes y culturas

(Fragmenta Editorial).- Fragmenta publica el monumental ‘Diccionario de los símbolos de Mircea Eliade y Ioan Petru Couliano.

Fragmenta Editorial puso a la venta el pasado 23 de noviembre el Diccionario de los símbolos, dirigido por Mircea Eliade y Ioan Petru Couliano, una obra de referencia de alcance mundial. Es un proyecto muy ambicioso (936 páginas) al servicio de la comprensión de los símbolos, fundamentales para cualquier aproximación a la literatura y tantísimas manifestaciones culturales.

Las entradas de este Diccionario de los símbolos son el resultado de unaselección del vasto repertorio en dieciséis volúmenes de The encyclopedia of religion, dirigida por Mircea Eliade en colaboración con Ioan Petru Couliano y redactada por destacados expertos internacionales.

El Diccionario de los símbolos mantiene las ilustraciones originales y un prólogo de Jacques Vidal —uno de los mejores expertos en simbología— sobre qué son los símbolos y cómo funcionan en todos los lenguajes y culturas. Durante siglos, los símbolos se han vivido como portadores de sentido capaz de romper los horizontes de los límites humanos para proyectarse más allá. Así, resulta que incluso los objetos más habituales  —una llave, un tejido, un espejo, una joya— o los gestos más banales —comer, dormir, ofrecer un regalo, jugar— no son aspectos evidentes de nuestra vida: en la historia de la humanidad, de hecho, se han cargado de una densidad que quizás hemos olvidado, pero que atestigua hasta qué punto la búsqueda de sentido está impresa en las profundidades del deseo humano.

Por otra parte, el aval de Mircea Eliade, el mayor historiador de las religiones del siglo xx, es garantía de rigor y ambición. Fragmenta ya publicó la edición en catalán de esta obra el pasado mes de septiembre. La obra original, en italiano, ha sido traducida a ambas lenguas por Roser Homar, doctora en filología clásica por la Universidad de Barcelona (UB), donde es profesora.

A4C2ECE1-09EF-4743-B141-4C0B7F2BDB30Mircea Eliade

Mircea Eliade (Bucarest 1907 – Chicago 1986) es considerado uno de los grandes historiadores de las religiones del siglo xx. Después de estudiar filosofía en la universidad de Bucarest y de completar su formación en Italia, en 1928 viaja a la India, donde durante tres años estudiará sánscrito y filosofía índica. A su regreso enseña filosofía e historia de las religiones en Bucarest.

En 1940 abandona Rumanía definitivamente: después de pasar por Londres y Lisboa, se instala —en 1945— en París. En 1950 conoce a Jung y se integra en el Círculo de Eranos. En 1956 es nombrado profesor de historia de las religiones en la Universidad de Chicago, donde se instala definitivamente. Se han distinguido cuatro tipos de escritos en la producción de Eliade: la obra literaria, los escritos autobiográficos, los trabajos académicos monográficos y los textos que exponen la metafísica del autor (considerada por sí mismo su principal contribución a la historia de las religiones). Lo sagrado y lo profano (en catalán en Fragmenta, 2012) y El mito del eterno retorno (en catalán en Fragmenta, 2014) pertenecen a esta última tipología.

Con Ioan Petru Couliano editó el Diccionario de los símbolos (Fragmenta, 2022)

BCD56E6C-BA7D-4F6A-8022-8D8FBEDE7A25Ioan Petru Couliano

Ioan Petru Couliano (Iasi, Rumanía,1950– Chicago,1991) fue un historiador de las religiones, escritor y filósofo, fue catedrático en la Universidad de Chicago y uno de los grandes colaboradores de Mircea Eliade. Con éste fue cuidador del Diccionario de los símbolos (Fragmenta, 2022).

Jacques Vidal

Jacques Vidal (Montluc, Nueva Aquitania, 1925-1987) es historiador de las religiones y experto en simbología, se doctoró en filosofía por la Universidad de Lovaina y enseñó en la Universidad Pontificia Antonianum y en el Instituto Católico de París. Firma el prólogo del Diccionario de los símbolos, de Mircea Eliade i Ioan Petru Couliano.

Roser Homar

Roser Homar (Barcelona, 1986) es doctora en filología clássica por la Universitat de Barcelona, donde es profesora. Se dedica a la docencia, la traducción y la investigación. Ha traducido del italiano el Diccionario de los símbolos, de Mircea Eliade i Ioan Petru Couliano.

Presentación, 8 Feb 2023

Con el recital de Amudena Vega, Jesús Aguado, Iris Parra y Miriam Reyes a propósito del Diccionario de los símbolos en Barcelona.

Fuente Religión Digital

Biblioteca, Budismo, Cristianismo (Iglesias), General, Hinduísmo, Islam, Judaísmo , , , ,

‘Hacerse cargo de la relidad. Sobre la teología-política de Ignacio Ellacuría’ de López de Goicoechea

Sábado, 3 de diciembre de 2022

ellacuria_1280x720_foto610x342Del blog de Juan José Tamayo:

Un libro que presenta a Ignacio Ellacuría como centinela del pueblo

‘Hacerse cargo de la relidad. Sobre la teología-política de Ignacio Ellacuría’, de Javier López de Goicoechea Zabala (editorial Comares)

“Ofrece una rigurosa reconstrucción de su filosofía, su teología y su teoría política, no aisladamente como si se tratara de compartimentos estancos, sino en su carácter unitario”

“López de Goicoechea elabora un lúcido perfil intelectual de Ellacuría a través de un amplio y riguroso recorrido por los años de su formación y la etapa de madurez”

“La obra de López de Goicoechea viene a confirmar de manera argumentada que Ignacio Ellacuría es uno de los grandes pensadores de nuestro tiempo y que, treinta y tres años después de su asesinato, sigue iluminando la oscuridad del presente”

Desde el asesinato del filósofo y teólogo hispano-salvadoreño Ignacio Ellacuría, rector de la UCA (San Salvador), el 16 de noviembre de 1989, se han publicado sus obras completas en la editorial de la UCA, celebrado numerosos congresos y escrito importantes investigaciones sobre su pensamiento.

Coincidiendo con el 33 aniversario de su asesinato voy a comentar hoy la obra de Javier López de Goicoechea Zabala, doctor en filosofía y en derecho, profesor de la Facultad de Derecho y del Instituto de Ciencias de las Religiones de la Universidad Complutense y profesor invitado en la UCA, de San Salvador (El Salvador), Hacerse cargo de la realidad. Sobre la teología-política de Ignacio Ellacuría, que me parece una de las más clarividentes de la producción bibliográfica en torno a Ellacuría ya que ofrece una rigurosa reconstrucción de su filosofía, su teología y su teoría política, no aisladamente como si se tratara de compartimentos estancos, sino en su carácter unitario.

8B2AEA33-832C-4232-9420-B6CCBE800D88Y lo hace con rigor metodológico y fidelidad creativa al pensamiento de Ellacuría, del que destaca la originalidad de su método de historificación de los conceptos y su orientación emancipatoria. Un pensamiento que, en expresión zubiriana, se hace cargo de la realidad y cuyo resultado es una nueva teología-política, como praxis de liberación y transformación socio-económica a través de una correcta articulación de los tres elementos de su reflexión: ética, política y religión. Son tres elementos que suelen aparecer desconectados y Ellacuría los interconecta, pero sin caer en confesionalismos y respetando la autonomía de la ética y de la política.

López de Goicoechea elabora un lúcido perfil intelectual de Ellacuría a través de un amplio y riguroso recorrido por los años de su formación y la etapa de madurez, así como por los problemas filosóficos de su época: problema del ser, de la historia y de la deshumanización tecnificada del ser humano, y por las bases filosóficas de su pensamiento, de Aristóteles a Zubiri, pasando por Tomás de Aquino, Hegel, Marx, Ortega y Gasset, Ernst Bloch y la Escuela de Frankfurt (especialmente Herbert Marcuse).

Elabora una sugerente geografía en torno a cuatro ciudades que marcaron el peregrinaje intelectual de Ellacuría: Quito, Innsbruck, Madrid y San Salvador, mostrando “su apertura radical a un pensamiento a la intemperie, fruto de la época que le tocó vivir y de los problemas a los que tuvo que enfrentarse desde el rigor conceptual de la Filosofía”.

Ellacuria-Romero-Francisco-anos-Puebla_2176892291_14086215_660x371Pero su pensamiento no es discipular como si hiciera un seguimiento mimético de sus maestros -Rahner en teología, Zubiri en filosofía, monseñor Romero en espiritualidad-, sino que desemboca en un pensamiento propio muy sólido y consistente caracterizado por la creatividad y la ubicación contextual, en respuesta a los desafíos del momento histórico, siendo uno de los más graves el de la violencia en El Salvador, que analiza en sus diferentes niveles: estructural, revolucionario y terrorista, optando por la no violencia activa desde sus raíces pacifistas de inspiración evangélica.  Su respuesta sigue teniendo vigencia hoy y puede contribuir a enriquecer el pensamiento crítico, la praxis política y el horizonte liberador de las religiones, sobre todo de las monoteístas, cuya teología primera es la ética de la liberación.

La obra de López de Goicoechea viene a confirmar de manera argumentada que Ignacio Ellacuría es uno de los grandes pensadores de nuestro tiempo y que, treinta y tres años después de su asesinato, sigue iluminando la oscuridad del presente. Asimismo, es el mejor reconocimiento a un maestro español de la filosofía, la teología y la teoría política; reconocimiento que, a mi juicio, no tiene, o al menos no de manera suficiente, en el actual panorama intelectual español.

    El libro comienza y termina con un poema de Ernesto Cardenal que se refiere a texto del profeta Isaías 21,11: “Centinela, ¿qué hora es de la noche? Centinela, ¿qué hora es de la noche” (según otras versiones: “Centinela, ¿cuánto queda de la noche?”), y López de Goicoechea lo aplica a Ellacuría de esta guisa:

“Toda la vida y el pensamiento de Ignacio Ellacuría evoca a ese centinela del poema de Ernesto Cardenal que en las lúgubres noches de cualquier país centroamericano nos ubica en el tiempo y en la realidad de pueblos sometidos al miedo y a la violencia extrema. Ellacuría, como aquel centinela, dedicó su vida intelectual a ejercer el papel de recordarnos siempre dónde estamos situados y cuál es nuestro compromiso urgente. Nos avisa de que estamos en un tiempo trágico y en una hora crucial. El mal común es la fría descripción de cuanto acontece a nuestro alrededor a la luz del candil que nos permite atisbar pueblos sometidos al desfavorecimiento y la exclusión social. Nos sitúa en un extraño mundo contradictorio donde el progreso económico, científico y tecnológico nos permite a muchos privilegiados disfrutar de cotas de bienestar nunca conocidas en la historia de la humanidad. Pero, a la vez, nos alerta del injusto reparto para tantos y tantos pueblos sufrientes de estos bienes preciados que este mundo ha alcanzado. La desigualdad extrema es el nuevo paradigma de nuestros tiempos, no el progreso, ni la ciencia y sus biotecnologías aplicadas” (p. 174).

 

dia-mataron-Ellacuria_2176592399_14086101_660x371

Me parece muy adecuada la presentación de Ellacuría como centinela del pueblo. Ciertamente, lo fue durante varias décadas y alertó de la noche oscura en la que vivían las mayorías populares sometidas a todo tipo de opresiones. Fue también el centinela que trabajó de pensamiento, palabra y obra por la liberación de dichas mayorías. Hoy sigue haciéndolo a través de su ejemplaridad de vida, de su obra y de su pensamiento. Es la mejor herencia que nos deja para seguir sus huellas.

Biblioteca, Espiritualidad, General ,

“Homosexualidad. Las Razones de Dios”, de Miguel Sánchez Zambrano

Jueves, 1 de diciembre de 2022

29058Sólo cuando el hombre acepta
integramente su propio ser,
comienza a vivir por entero.

María Zambrano.

Un libro escrito por un buen amigo de esta página, alguien fiel a la misma y que generosamente ha ayudado a mantenerla viva… Hoy nos ofrece este libro, recientemente publicado por la Editorial San Pablo, que puede resultar una buena sugerencia para regalar en Navidad o Reyes.

El autor de este libro, Miguel Sánchez Zambrano, terapeuta familiar, escribe en defensa de esa minoría discriminada por lo que debería ser lo más inviolable del ser humano, el hecho de amar. Lo hace desde el respeto y un profundo amor a la Iglesia, sin rencor, sin pudor y desde el perdón. En su libro nos desgrana cómo posicionarnos ante el rechazo y la discriminación que han sufrido y sufren las personas homosexuales.

A lo largo de estas páginas, que quieren contribuir al diálogo sereno e incentivar la profundización sobre el tema, propone un cambio real en las esferas políticas, culturales, sociales, familiares y religiosas, para que todos nos aceptemos unos a otros como seres humanos, sin importar la identidad sexual. Como afirma el autor, «antes que ninguna otra identidad (incluida la sexual) debería prevalecer la de hijos de Dios, la que nos iguala y nos hace hermanos».

Texto principal de la solapa o de contracubierta:

«Homosexualidad. Las razones de Dios» descubre múltiples aspectos históricos ocultos durante los veintiún siglos de cristianismo. El autor escribe, desde el respeto, en defensa decidida de esa minoría discriminada por lo que debería ser lo más inviolable del ser humano: el hecho de amar, aunque el amado o la amada sea del mismo género. Terapeuta de familia, nos desgrana desde su amor a la Iglesia, sin rencor, sin pudor y desde el perdón, cómo posicionarnos ante el rechazo y discriminación sufrida por lo que es una virtud: amar. A lo largo de sus páginas, se nos propone un cambio real, de inclusión plena, aceptándonos unos a otros como seres humanos (sin importar la identidad sexual), ya sea en las esferas políticas, culturales, sociales, familiares y, sobre todo, la religiosa, pues como afirma el autor «antes que ninguna otra identidad (incluida la sexual) debería prevalecer la de hijos de Dios, la que nos iguala y nos hace hermanos».

Pero dejemos al autor que nos lo explique con sus propias palabras:

“Homosexualidad. Las razones de Dios”.

NOTA DEL EDITORLa Editorial San Pablo (librerías Paulinas) acaba de editar el libro de mi autoría “Homosexualidad. Las razones de Dios”.

Ante todo, celebrar que una editorial de Iglesia se haya decidido a publicar la temática que en el mismo se expone, aun conteniendo una fuerte, aunque constructiva, critica a la Iglesia.

El público al que fundamentalmente va dirigida la obra son personas que, siendo creyentes, se han visto rechazadas y hasta condenadas por su identidad homosexual. Así ha sido mi propia dolorosa experiencia, por lo que deseo aportar la misma, precisamente con la esperanza de ayudar a superar el dolor y sufrimiento padecidos y vivir en plenitud lo que somos y sentimos, según Dios no quiso crear.

El editor, emite una nota en la que expone “es importante afrontar la cuestión (homosexual) con serenidad, la mirada limpia y los oídos atentos a las voces de todos”, para a continuación reconocer que “este libro, es un texto de frontera, de limite”, y que la Editorial lo publica “con el objetivo de provocar el diálogo e incentivar la investigación sobre el tema”, afirmando sobre el autor, que este “ofrece palabras, discernidas y pasadas por la criba del corazón”.

El libro es consecuencia de un extenso y profundo trabajo de más de una década, tras realizar un meticuloso estudio de discernimiento e investigación bíblica para (ente otros muchos temas) desmontar uno a uno los versículos del A. Testamento en los que se basa la Iglesia para condenar la homosexualidad y rechazar a los homosexuales, para a continuación exponer las bases evangélicas en que la Iglesia podría basarse para asumir una actitud inclusiva, mediante la aceptación plena de la realidad homosexual y el reconocimiento del derecho fundamental de amar, aunque el amado/a sea un igual.

Como creyente amo a la Iglesia y me duele su actitud excluyente, por lo que en el libro he tratado de desgranar sin rencor, sin pudor y desde el perdón, como posicionarnos ante la discriminación que sufrimos por ser y sentir como somos y sentimos.

A lo largo de diez capítulos, se recogen entre otros temas, hechos históricos ocultados en 21 siglos de cristianismo. El libro pretende aportar un granito de arena (ojalá fuesen muchos) para logar una Iglesia que acepte y acoja a sus hijas e hijos LGTBIQ+ con la identidad sexual que Dios nos ha otorgado, en el convencimiento que debiera prevalecer sobre cualquier otra identidad, la de hijos de Dios, la que nos iguala ante El y nos hace hermanos, posibilitando así una Iglesia inclusiva, que es la que se propone en cada página.

El jesuita y psicólogo Carlos Domínguez Morano afirma en el prólogo: “el autor alza la voz en este bello, sugerente y valiente texto. Una voz que, en primera persona, grita con un espíritu libre y profético a favor de un cambio radical de la Iglesia respecto a la homosexualidad (…) Bienvenido sea este texto a la vez bello y valiente que, nacido de una experiencia íntima y personal, puede ayudarnos a todos a ser mejores personas”.

Todos deseamos esa Iglesia nueva que, citando a Francisco, “no excluya a nadie”. Una Iglesia que nos acepte y nos bendiga. Una Iglesia que transmita la Palabra liberadora de Jesús y no las palabras que condenan y rechazan, transmitidas por muchos de sus ministros y pastores. Una Iglesia que se abra a un nuevo paradigma de compromiso inclusivo, de perdón y verdad.

El libro se encuentra en Librerías Paulinas y en librerías religiosas del país.

Miguel Sánchez Zambrano

***

Y, además, el autor nos ofrece una sorpresa, la posibilidad de ir, poco a poco publicar en esta página una serie de reseñas del libro que abran el apetito y las ganas de adentrarse en él…

Índice:

Nota del editor

Reseña biográfica del autor

Sabías que…

Prólogo (Carlos Domínguez Morano S.J.)

Nota inicial del autor

1. Introducción: Mis razones

2. Razones para el sufrimiento

3. Razones para desmontar el rechazo

4. Razones para desmontar la condena

5. Razones para el cambio de la Iglesia

6. Las razones de Dios

7. Razones para el matrimonio y la adopción

8. Razones para una Teología homosexual

9. Razones para el perdón

10. Razones para soñar

Epílogo (R.A.O.)

Nota final del autor

Anexo nº. 1: Bendición nupcial para uniones de parejas del mismo sexo

Anexo nº. 2: El desprecio al homosexual en la lengua castellana

Anexo nº. 3: Breve reseña de Gilbert Baker (Creador de la bandera Arcoíris)

Anexo nº. 4: Asociaciones y Comunidades LGTBI

Anexo nº. 5: Oración pronunciada en la Celebración del Matrimonio religioso entre dos personas del mismo sexo

Anexo nº. 6: La fe del centurión homosexual cura a su amigo

Anexo nº. 7: Hoy vuelvo a ser

Inspiración (Bibliografía consultada)

***

Muestra del contenido:

 ***

 Breve reseña del autor:

1551172928141Destaca su colaboración con la Iglesia de Granada en los años 80, 90 y 2000, participando directamente en la venida de Juan Pablo II a la ciudad en 1982, montando un campamento juvenil y también participando en el Congreso de Educadores Cristianos, celebrado con tal motivo. colaborando con la Delegación Diocesana de Jóvenes.

En 1994 fue elegido por el Arzobispo D. José Méndez, miembro del Consejo Pastoral Diocesano, manteniendo estrecha relación con este y con el también Arzobispo Fernando Sebastián.

Participó como ponente en el Congreso “Evangelización y hombre de hoy”, celebrado en Madrid en 1985.

En la actualidad, desde al año 2000, dirige el “Centro de Terapias y Atención a la Familia” en Granada.

Ha publicado numerosos artículos, fundamentalmente en la prensa diaria, referentes a relaciones padres-hijos y problemática en la pareja, siendo autor del libro “Vivir después de vivir. Un paseo por el camino de la vida a la Vida”. y el recientemente “Homosexualidad. Las razones de Dios”, editado por San Pablo.

Hombre creyente, se define más espiritual que religioso, habiendo dedicado su vida ytrabajo a la promoción y desarrollo del  ser humano, trabajando específicamente en el ámbito de las relaciones familiares desde una perspectiva abierta e inclusiva.

***

Biblia, Biblioteca, Budismo, Cristianismo (Iglesias), General, Hinduísmo, Historia LGTBI, Islam, Judaísmo ,

Destacado historiador LGBTQ+ John D’Emilio publica memorias sobre la educación católica

Viernes, 18 de noviembre de 2022

5D82A19F-21C4-49E3-B0DA-029E8D4DE2C4John D’Emilio

Un destacado historiador queer ha publicado recientemente unas nuevas memorias tituladas Memories of a Gay Catholic Boyhood: Coming of Age in the Sixties, (Memorias de una niñez católica gay: Mayoría de edad en los años sesenta), que combina su viaje de salida del armario y el activismo LGBTQ+ con su educación católica.

The Bay Area Reporter describió el libro de John D’Emilio como uno de varios en los últimos años que han surgido a medida que los Baby Boomers que maduraron durante la época de los disturbios de Stonewall comienzan a entrar en los 60 y 70 años y quieren compartir sus propias experiencias y pedazos de esa historia.

D’Emilio, profesor emérito de Género y Estudios de la Mujer en la Universidad de Illinois-Chicago, ayudó a dar forma a la historia LGBTQ+. Sus obras incluyen una biografía de Bayard Rustin, el líder de los derechos civiles de los negros homosexuales que organizó la histórica marcha de Martin Luther King en Washington en 1963, y el libro de 1984 Políticas sexuales, comunidades sexuales: la creación de una minoría homosexual en los Estados Unidos, 1940-1970. , considerado un trabajo seminal en el campo. Además, su investigación fue citada por el juez de la Corte Suprema de los Estados Unidos, Anthony Kennedy, en Lawrence v. Texas, que anuló las leyes estatales contra la sodomía. A D’Emilio se le atribuye haber ayudado a establecer los Estudios de Gays y Lesbianas como una disciplina académica para el estudio.

Memories of a Catholic Boyhood narra la mayoría de edad y la educación católica de D’Emilio hasta el comienzo de su carrera de posgrado en la Universidad de Columbia, justo después de los disturbios de Stonewall. En gran medida logra sus objetivos para el libro, establecidos en el prefacio:

“¿Cómo es que tantos jóvenes pasaron de la tranquilidad de sus antecedentes familiares a los trastornos sociales y políticos de esta era aparentemente poco ortodoxa? ¿Qué tipo de experiencias provocaron su cambio de perspectiva? ¿Cómo se convirtieron en agentes de cambio? ¿Y cómo cambiaron sus vidas debido a esto?

El interés de D’Emilio radica en explorar la forma en que él y su generación pasaron de la moderación de la década de 1950 al activismo, principalmente en torno a la Guerra de Vietnam y la revolución sexual emergente. La idea del libro es inspirar a los jóvenes en la era de Trump para que también asuman el papel del activismo.

Las memorias describen tres épocas principales de la vida del autor: su infancia como hijo de inmigrantes italianos en el Bronx y la educación católica temprana, su tiempo de formación en la Escuela Secundaria Jesuit Regis y sus años de pregrado en Columbia, donde comenzó a participar en protestas en el campus y la comunidad gay en Greenwich Village.

Los valores católicos de D’Emilio son centrales en el libro. En sus primeros años, la fe religiosa fue fundamental y, en Regis, escribe que también aprendió a pensar por sí mismo. A medida que se dio cuenta de su atracción por los hombres, un maestro le recomendó Otro país de James Baldwin, que lo consoló de que había otros hombres como él. Mientras experimentaba con el sexo con extraños en los baños del metro y en los parques, también se sintió llamado a confesarse y resolvió detener sus hazañas sexuales, incluso considerando brevemente el sacerdocio.

Fue en Columbia donde su fe en la iglesia institucional se vio sacudida, pero su admiración por el activismo de los sacerdotes y monjas contra la Guerra de Vietnam le recordó que aún conservaba los valores que aprendió en la infancia de las enseñanzas sociales de la iglesia. Eventualmente, leer a Oscar Wilde lo animó a comenzar a salir del clóset con amigos y familiares, con la afirmación de Wilde de que, “Para aspirar a una vida como la de Cristo, uno debe ser total y absolutamente uno mismo”.

D’Emilio finalmente rechazó el catolicismo institucional, pero sigue sin juzgar y formado en los valores religiosos de sus primeros años de vida. Se informa que está trabajando en un segundo volumen, que narra su activismo LGBTQ+ desde la década de 1970 hasta la década de 1990.

—Angela Howard McParland (ella/ella), New Ways Ministry, 12 de noviembre de 2022

Fuente New Ways Ministry

Biblioteca, General, Iglesia Católica , , , , ,

‘Católicos LGBTQ’ demuestra ser una guía valiosa para un ministerio parroquial más inclusivo

Jueves, 20 de octubre de 2022

9.24.22 LGBTQ Catholics bookGrace Doerfler revisó el nuevo libro de Yunuen TrujilloLGBTQ Catholics: A Guide to Inclusive Ministry (Católicos LGBTQ: una guía para el ministerio inclusivo), sobre el ministerio pastoral LGBTQ+ para el National Catholic Reporter y lo calificó como “una guía valiosa” para aquellos que buscan una introducción a dicho trabajo. (Doerfler y Trujillo son ambos colaboradores de Bondings 2.0.) Doerfler concluyó sobre el libro:

“Es particularmente poderoso escuchar a una voluntaria de la iglesia LGBTQ que escribe abiertamente sobre su viaje hacia la autoaceptación, sus luchas para seguir siendo parte de una iglesia a menudo dañina y su llamado al matrimonio. Su testimonio de vida y sus sugerencias para lanzar ministerios LGBTQ conforman un libro que inspira empatía y acción”.

Por Grace Doerfler

9.24.22 (Unsplash / Betzy Arosemena)

Como punto de partida para aquellos que buscan introducir el ministerio LGBTQ en sus parroquias, escuelas o ministerios universitarios, el nuevo libro de Yunuen Trujillo, Católicos LGBTQ: una guía para el ministerio inclusivo, es una guía valiosa. Un libro accesible y sensato repleto de definiciones útiles y procedimientos, guía a los lectores a través de los fundamentos de la doctrina de la iglesia y la necesidad de la inclusión LGBTQ.

El público objetivo no son los mismos católicos LGBTQ, sino cualquiera que quiera emprender el trabajo de crear un ministerio LGBTQ aprobado por la iglesia. Sin embargo, los católicos queer que recurren a la guía de Trujillo se sentirán renovados por su enfoque. Ella centra la importancia del lenguaje respetuoso e inclusivo, invitando a los lectores a ver a los católicos LGBTQ sin prejuicios ni conceptos erróneos.

Habla sobre su propia identidad como una mujer queer de color y los desafíos reales que enfrentan las minorías católicas, una perspectiva invaluable y que muchos lectores encontrarán identificable. Trujillo enfatiza que los católicos homosexuales se sientan junto a los católicos heterosexuales en las bancas, y que todos los fieles comparten los mismos llamados a amar a Dios y amarse unos a otros. Solo cuando los católicos dejen de ver a las personas LGBTQ como ‘otros’, argumenta, la iglesia será verdaderamente inclusiva.

Trujillo capta cómo el amor queer es solo otra variación de la infinita diversidad de la creación de Dios y no es contrario a la naturaleza. “Lo primero que debemos entender”, les dice a los lectores, “es que el deseo de tener un vínculo romántico eterno con otra persona se experimenta tan naturalmente en una persona LGBTQ como en una persona heterosexual”. Es un punto importante, pero que a menudo se pasa por alto en el lenguaje oficial de la iglesia sobre las personas LGBTQ. Trujillo es realista en su afirmación de que los católicos LGBTQ pueden, como los católicos heterosexuales, ser llamados a la vida matrimonial, así como a la vida religiosa o soltera.

Solo cuando los católicos dejen de ver a las personas LGBTQ como ‘otros’, argumenta, la iglesia será verdaderamente inclusiva.

Trujillo señala más de una vez que un buen ministerio LGBTQ tiene en cuenta que la sexualidad de las personas queer es solo un aspecto de lo que son y un aspecto de sus vidas de fe. Ella alienta a las personas que lideran los ministerios LGBTQ a adoptar un enfoque de formación integral, para brindar oportunidades para el cuidado pastoral y el crecimiento espiritual que no se limitan únicamente a las identidades sexuales de los católicos homosexuales.

Con un ojo en la enseñanza social católica, también traduce este enfoque holístico para explicar la doctrina. Sobre el tema de los despidos de empleados LGBTQ de instituciones católicas, expone la enseñanza de la iglesia sobre los derechos y la dignidad de los trabajadores; sobre el tema de la castidad, considera las implicaciones de la virtud para los católicos de todas las tendencias. Mientras se adhiere a la enseñanza del magisterio, ofrece una interpretación expansiva que va más allá de los “pasajes aplastantes” de la Biblia, el lenguaje del Catecismo sobre el “desorden intrínseco” y el énfasis excesivo general de la iglesia en la vida sexual de las personas queer.

Se las arregla para respetar tanto las experiencias de los católicos homosexuales como la postura de la iglesia, incluidos los enfrentamientos que a menudo provocan estos dos puntos de vista. Difícilmente es una tarea fácil, pero Trujillo la emprende con concisión y generosidad. El enfoque de la doctrina de Trujillo lleva la conversación sobre el catolicismo queer más allá de sus puntos conflictivos habituales, lo que sugiere una renovación muy necesaria en nuestro pensamiento sobre cómo chocan las vidas de los católicos queer y la enseñanza de la iglesia.

El de Trujillo es el raro libro que aclara la doctrina y mantiene los postes de la portería de la fe cristiana firmemente centrados en el amor. Católicos LGBTQ está en su punto más fuerte en un capítulo centrado en el cuidado pastoral. Trujillo habla de la exhortación del Papa Francisco a los católicos a cultivar una iglesia de encuentro, una que permita a los fieles encontrarse con las personas “exactamente donde están, no donde queremos que estén”, y ver a Jesús en los demás.

También enfatiza la importancia de ser “una iglesia que escucha”. A medida que analiza la doctrina de la iglesia pieza por pieza, les dice a los lectores repetidamente que la doctrina importa, pero que la verdadera escucha debe ser la prioridad. La fe solo se enriquece cuando escuchamos y aprendemos de aquellos con quienes tenemos poco en común. “Ser una Iglesia que escucha significa escuchar para aprender de la experiencia vivida por la otra persona”, escribe. “La gracia de Dios es algo que podemos recibir a través de los demás, y quién mejor que las personas a las que normalmente no entendemos”.

Es convincente que Trujillo reconozca que ella y la Iglesia Católica todavía están aprendiendo sobre cómo ministrar a las personas LGBTQ y con ellas. Ella invita a los lectores a hacer espacio en sus corazones e imaginaciones para que Dios inspire una versión de la iglesia que existe solo en el futuro. “Dios todavía se está revelando a través de la creación, a través de los signos de los tiempos, a través del amor”, escribe. “¿Estamos prestando atención? ¿Estamos escuchando?”

El libro es inclusivo, pero no exhaustivo. Su omisión más marcada es la falta de comentarios sobre cómo dar una verdadera bienvenida a los católicos transgénero, no binarios y no conformes con el género. El libro no va más allá de explicar la diferencia entre orientación sexual e identidad de género, una omisión decepcionante en un momento en que los católicos trans necesitan acompañamiento, pero muchos católicos cisgénero carecen del vocabulario y la experiencia para encontrarse con sus hermanos trans con respeto.

No obstante, el libro de Trujillo llena un vacío importante en la literatura existente sobre los católicos LGBTQ. Se las arregla para equilibrar con gracia su perspectiva como voluntaria arquidiocesana (coordinadora de formación religiosa del Ministerio Católico con Personas Gay y Lesbianas de la Arquidiócesis de Los Ángeles) y su experiencia personal.

Es particularmente poderoso escuchar a una voluntaria de la iglesia LGBTQ que escribe abiertamente sobre su viaje hacia la autoaceptación, sus luchas para seguir siendo parte de una iglesia a menudo dañina y su llamado al matrimonio. Su testimonio de vida y sus sugerencias para lanzar ministerios LGBTQ conforman un libro que inspira empatía y acción.

Nota del editor: esta historia se ha actualizado para corregir el papel de Yunuen Trujillo en la Arquidiócesis de Los Ángeles. Ella es voluntaria.

Grace Doerfler es estudiante de maestría en periodismo en la Universidad de Stanford y se graduó de la Universidad de Notre Dame. Síguela en Twitter @gfdoerfler.

Para leer la reseña del libro de Bondings 2.0, haga clic aquí.

Fuente National Catholic Reporter

Biblioteca, General, Historia LGTBI, Iglesia Católica , , , ,

James Martin: “El acercamiento pastoral a los católicos LGTBIQ+ no es moda ni responde a ‘presiones’ de la cultura, sino constitutivo de la Iglesia”

Miércoles, 5 de octubre de 2022

de-financiero-deprimido-a-sacerdote-feliz-la-historia-de-james-martin“El papa Francisco ha dado algunos pequeños pasos, aunque significativos, con respecto a su propio acercamiento a las personas LGTBIQ+ en la Iglesia”

“¿Por qué la iglesia es tan lenta a la hora de intentar ayudar y proteger a un grupo de personas que a menudo corre el riesgo de sufrir acoso, palizas y violencia? ¿Por qué es tan difícil para los católicos ver a las personas LGTBIQ+ como hijas amadas de Dios?”

“La etiqueta de «pecador» es especialmente ofensiva, ya que todos somos, de una manera u otra, pecadores. Ninguno de nosotros es perfecto: todos pecamos y todos necesitamos el perdón y el arrepentimiento. Pero a ningún otro grupo lo tratan con tanto desprecio”

“Llegar a los que están en los márgenes —y en la Iglesia no hay nadie más marginado que las personas LGTBIQ+— no es solo la tarea de la Iglesia, sino el ministerio de Jesús mismo”

* Prólogo del 229 Cuaderno de Cristianisme i Justicia: ‘El reconocimiento de las personas LGTBIQ+ en la Iglesia’

¿Por qué ha sido tan difícil para la iglesia católica acercarse a las personas LGTBIQ+? ¿Por qué su retraso a propiciar este acercamiento y reconocimiento a diferencia de la mayoría de organizaciones seculares, e incluso de otras iglesias? ¿Y por qué la iglesia es tan lenta a la hora de intentar ayudar y proteger a un grupo de personas que a menudo corre el riesgo de sufrir acoso, palizas y violencia? ¿Por qué es tan difícil para los católicos ver a las personas LGTBIQ+ como hijas amadas de Dios?

Es cierto que esto no es extensible a todo el mundo. Algunas diócesis, parroquias y escuelas católicas promueven a las personas LGTBIQ+ para importantes ministerios, donde las hacen sentirse bienvenidas en la que, pese a todo, es también su Iglesia. Y, a medida que más católicos se abren a su orientación sexual y se sienten menos avergonzados por la forma en que Dios los ha creado, más familias se ven implicadas.

Y a medida que más familias se ven implicadas, más parroquias y escuelas también. Todo esto significa que crece el deseo de una mejor acogida. Otra pequeña pero importante influencia se ha producido en las familias de los obispos y sacerdotes, cuyas sobrinas y sobrinos, en comparación con hace unos años, son más propensos a «salir del armario».

Esto les permite a los obispos y sacerdotes (así como a los hermanos y hermanas de las órdenes religiosas) considerar a las personas LGTBIQ+ no simplemente como categorías o estereotipos —o incluso como categorías teológicas que tienen una sexualidad «objetivamente desordenada»—, sino como personas, como individuos, como miembros de una familia. Con estos pequeños pasos hacia una mayor comprensión y amor, la Iglesia avanza.

Además, en los últimos años, el papa Francisco ha dado algunos pequeños pasos, aunque significativos, con respecto a su propio acercamiento a las personas LGTBIQ+ en la Iglesia. En primer lugar, el Santo Padre ha nombrado a muchos cardenales, arzobispos y obispos que son más acogedores para los católicos LGTBIQ+. En segundo lugar, el propio Francisco ha hablado con entusiasmo sobre la necesidad de acoger a las personas LGTBIQ+ en la Iglesia, en varios lugares. (De hecho, es el primer Papa que utiliza la palabra «gay» públicamente). Por último, ha escrito cartas alentadoras a los católicos que atienden a los católicos LGTBIQ+ en todo el mundo (incluyéndome a mí). En conjunto, los esfuerzos del papa Francisco han permitido que las personas LGTBIQ+ sientan que la Iglesia es más un hogar para ellos.

Pero todavía hay lugares en los que las personas LGTBIQ+ son objeto de las más severas críticas por parte de los líderes de la Iglesia (tanto del clero como de los laicos), quienes constantemente los tildan de «pecadores». En algunos lugares se les hace sentir que no son bienvenidos en las parroquias, se les despide de sus puestos en instituciones católicas e incluso se les niegan los sacramentos.

La etiqueta de «pecador» es especialmente ofensiva, ya que todos somos, de una manera u otra, pecadores. Ninguno de nosotros es perfecto: todos pecamos y todos necesitamos el perdón y el arrepentimiento. Pero a ningún otro grupo lo tratan con tanto desprecio, incluso cuando sus vidas no son totalmente conformes con la enseñanza de la Iglesia.

Por ejemplo, muchas parejas casadas utilizan hoy en día métodos anticonceptivos. Sin embargo, cuando imparto charlas a los matrimonios, nadie pregunta: «¿Por qué les habla a los pecadores?». Asimismo, muchos estudiantes de colegios y universidades son sexualmente activos, lo que tampoco está en conformidad con la enseñanza de la Iglesia. Y, sin embargo, de nuevo, cuando ofrezco charlas a estudiantes universitarios, nadie me dice: «¿Por qué hablas con pecadores?».

Solo la persona LGTBIQ+ es etiquetada como tal. Con casi todos los demás grupos, incluso cuando muchas personas del grupo no viven plenamente de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia, la gente las trata con respeto, asume que están siguiendo sus conciencias y las acoge en la Iglesia.

¿Por qué? Principalmente, porque las conocemos. Conocemos a parejas casadas que pueden estar luchando con las enseñanzas sobre el control de la natalidad, pero que, a su vez, están usando sus conciencias lo mejor que pueden para tomar una decisión moral. Asimismo, conocemos a estudiantes universitarios y sabemos que hacen todo lo posible por vivir una vida moral. Conocemos a estas personas, las queremos y, por eso, confiamos en ellas. Los vemos en la complejidad de sus vidas, como nos vemos a nosotros mismos en la complejidad de las nuestras.

No ocurre lo mismo con las personas LGTBIQ+, que a menudo siguen siendo desconocidas, misteriosas y «otras» para muchas personas de la Iglesia, incluidos muchos líderes eclesiásticos. No son individuos con con- 5 ciencia que se esfuerzan por llevar una vida amorosa, sino estereotipos y categorías. Por eso son rechazados, excluidos y condenados.

La clave es la «Cultura del encuentro» que el papa Francisco destaca a menudo: llegar a conocer a las personas como amigos, en sus «alegrías y esperanzas» y «penas y angustias», como señala el Concilio Vaticano II en su hermoso documento Gaudium et Spes. En efecto, los «gozos y esperanzas» y las «tristezas y angustias» de todas las personas —dice la Iglesia en ese documento— son los gozos y las esperanzas y las tristezas y angustias de los «seguidores de Cristo». ¿Por qué? Porque «nada genuinamente humano deja de suscitar un eco en sus corazones». En otras palabras, la Iglesia está cerca de todas las personas.

Sin embargo, está más cerca de algunas personas que de otras. Naturalmente, estamos cerca de los que conocemos. Esta es una de las razones por las que la Iglesia debe acercarse a las personas LGTBIQ+: para que podamos conocerlas, amarlas y acompañarlas.

Esta es la tarea de la Iglesia hoy en día. Porque esta fue, fundamentalmente, la misión de Jesús: llegar a todos los que se sentían abandonados, excluidos o marginados. Jesús lo hizo repetidamente en su ministerio público: acercándose a un centurión romano, a una mujer samaritana, a un recaudador de impuestos llamado Zaqueo. Todas las personas que, por diferentes razones, se encontraban en los márgenes. Ese centurión romano ni siquiera era judío. Esa mujer samaritana ocultaba una extraña historia sexual y fue condenada al ostracismo por su propio pueblo. Y ese recaudador de impuestos en connivencia con el poder ocupante de Roma fue muy probablemente odiado por sus compañeros judíos. Sin embargo, Jesús se acerca a ellos y recuerda a sus discípulos que no se trata de estereotipos o categorías, sino de personas.

Por lo tanto, llegar a los que están en los márgenes —y en la Iglesia no hay nadie más marginado que las personas LGTBIQ+— no es solo la tarea de la Iglesia, sino el ministerio de Jesús mismo. Por lo tanto, el acercamiento pastoral a los católicos LGTBIQ+ no es simplemente una moda, ni una tendencia pasajera, ni siquiera algo que responda a las «presiones» de la cultura, sino una labor constitutiva de la Iglesia y una misión que encuentra sus raíces últimas en los Evangelios.

Fuente Religión Digital

Biblioteca, General, Historia LGTBI, Iglesia Católica, Iglesia Inclusiva , , , ,

‘Semillas para el alma’, de Gabriel Mª Otalora, ¿quién podría resistirse?

Lunes, 12 de septiembre de 2022

C0EB0F3D-0A02-4659-A7E8-FD295F867F9CEl autor y bloguero de Religión Digital publica su nuevo libro en Bonum

Gabriel Mª Otalora nos propone desarrollar una siembra cordial y respetuosa de pequeños redescubrimientos y semillas de espiritualidad creativa, aptas para germinar preguntas que nos reconectan con la fe

Nacido en Bilbao (Euskadi) en 1957, Gabriel Mª Otalora es Licenciado en Derecho y diplomado en Práctica Jurídica

Trabajó en varias multinacionales y como gerente en dos organizaciones solidarias. Con una amplia y dilatada trayectoria pastoral, escribe en su blog Punto de encuentro y en Religión Digital, Fe adulta, Eclesalia, Redes cristianas y Blog de teología, entre otros medios

Gabriel Mª Otalora nos propone desarrollar una siembra cordial y respetuosa de pequeños redescubrimientos y semillas de espiritualidad creativa, aptas para germinar preguntas que nos reconectan con la fe, con nuestra misión y la belleza única de la palabra de Jesús, que nos devuelve el sentido y la alegría de vivir.

Nacido en Bilbao (País Vasco) en 1957, Gabriel Mª Otalora es Licenciado en Derecho y diplomado en Práctica Jurídica. Posgrado de Antropología Social, Máster en Gestión del Conocimiento y Capital intelectual. Máster en Recursos Humanos. Profesor de la Escuela del Seguro y del Máster en Planificación y Gestión de RR.HH. Evaluador de la Agencia Vasca de la Calidad (Euskalit).

Trabajó en varias multinacionales y como gerente en dos organizaciones solidarias. Con una amplia y dilatada trayectoria pastoral, escribe en su blog Punto de encuentro y en Religión Digital, Fe adulta, Eclesalia, Redes cristianas y Blog de teología, entre otros medios. También colabora en los diarios del Grupo Noticias y en Radio Popular de Bizkaia, y ha sido columnista durante una década en Radio Euskadi y Onda Vasca. Imparte conferencias sobre temas éticos y religiosos y dirige un grupo de espiritualidad para presos en la prisión de Bizkaia. Ha escrito una docena de libros, y recibió el premio de Periodismo Solidario Manos Unidas 2010.

 Fuente Religión Digital

Biblioteca, Espiritualidad ,

Terapeuta Católica escribe sobre el viaje personal para ser un aliado para la juventud LGBTQ+ Juventud

Sábado, 3 de septiembre de 2022

94CFCC89-9F2D-4399-94A5-51B24D37C035Julie Nichols

En un ensayo reciente de Faith on View Daily, una terapeuta pediátria católica escribió elocuentemente sobre la necesidad de cuidar a los jóvenes LGBTQ+.

Julie Nichols explicó cómo sus antecedentes como terapeuta especializada pediátrica y conversa al catolicismo la han ayudado a comprender que afirmar las identidades de los jóvenes LGBTQ+ es un problema de vida.

“Mientras permanezco fiel a mi iglesia, siento que es hora de hablar a favor de afirmar las identidades de los jóvenes LGBTQIA+”, escribió Nichols. “Mis ojos comenzaron a abrirse hace dos años cuando me encontré con jóvenes suicidas LBGTQ de hogares cristianos conservadores cuyas ideaciones suicidas ocurrieron a tasas más altas que sus pares cristianos no religiosos/progresistas”.

Desde entonces, su viaje hacia la comprensión de las experiencias de los jóvenes trans y Queer ha continuado. El clima político actual, en particular la legislación reciente que tiene como objetivo bloquear el acceso a la atención que afirma el género para los jóvenes transgénero, galvanizó aún más a Nichols para hablar.

Se basó en su experiencia profesional, particularmente su trabajo con los niños neurodiverso y discapacitados, para obtener una mejor comprensión de las experiencias de LGBTQ+ personas. La vida de las personas rara vez se organizan por binarios, se dio cuenta, pero más a menudo según Spectra.

“El espectro LGBTQ no es un espectro de discapacidad, sino un verdadero espectro de psicología, no una” agenda gay “o una” elección personal “como muchos que no conocen el consenso médico de los profesionales“, escribió Nichols.

Ella dijo que la aceptación de las diferencias de los niños LGBTQ+ es crucial para su propia supervivencia, especialmente en entornos religiosos:

“Cuando uno de los padres apoya completamente a sus hijos LBGTQ, la tasa de suicidio cae drásticamente. La tasa de suicidio en los jóvenes LBGTQ de familias e iglesias religiosas conservadoras es el doble que para aquellos de casas e iglesias religiosas no religiosas/más progresistas “.

Nichols ha llegado a ver que aceptar niños LGBTQ+ tal como son, sin tratar de cambiarlos a alguien heterosexual o cisgénero, es fundamentalmente un problema de vida.

Ella reconoció que ha luchado por encajar su fe y su perspectiva sobre los problemas LGBTQ+, pero acreditó la actitud de inclusión del Papa Francisco por ayudar a su discernimiento:

“Mi fe católica … me ayudó a colocar la santidad de la vida, la dignidad de la persona humana y el amor incondicional sobre cualquier lucha doctrinal que tuve. El Papa Francisco les dice a los padres católicos de niños LGBTQ que apoyen y amen a sus hijos incondicionalmente y no los rechacen ”.

Instó a sus lectores a mirar el “buen fruto” nacido por la aceptación de las personas LGBTQ+ y a hacer que las iglesias cristianas sean más inclusivas: los espacios:

“Aceptar totalmente e incluir niños disfóricos transgénero/de género no sería diferente a incluir y aceptar completamente a los niños con discapacidades y/o neurodiversidad como el autismo. Ser LGBTQ+ no es una discapacidad, pero es parte de estar en un espectro intrínseco a ser humano. Los niños LBGTQ necesitan amor y apoyo incondicionales, especialmente de otros cristianos, por su dignidad, la santidad de sus vidas y la prevención del suicidio. El amor y el apoyo de otros cristianos se ve como amor y aceptación de Dios “.

Al compartir su propio viaje hacia una mayor comprensión y aliático, Nichols modela la apertura al aprendizaje y a la escucha. Su ensayo es un llamado compasivo para hacer de la iglesia un lugar acogedor para que los jóvenes LGBTQ+ se conviertan en las personas que Dios los creó para ser.

—Grace Doerfler (ella/ella), New Ways Ministry, 27 de agosto de 2022

Biblioteca, Cristianismo (Iglesias), General, Historia LGTBI, Iglesia Católica , ,

Reseña: “This Body I Wore” puede mover la imaginación para amar a las personas transgénero

Viernes, 12 de agosto de 2022

A9FECB37-3A56-4C06-B49C-736D490F4C3D76EF6C2A-127A-44E5-97F4-9C846F5DDA71Diana Goetsch

La publicación de hoy es del bloguero invitado Christopher G. Frechette, LCSW, quien es terapeuta de trauma infantil, así como escritor y conferencista en estudios bíblicos y espiritualidad. Anteriormente sacerdote católico romano y miembro de los jesuitas de 1992 a 2015, obtuvo su MSW en la Universidad Estatal de Salem y su doctorado en Antiguo Testamento en la Universidad de Harvard. Se ha desempeñado en las facultades de la Escuela de Teología y Ministerio de Boston College y la Universidad de St. Mary (San Antonio). Su sitio web es https://www.christopherfrechette.com/ .

Al leer This Body I Wore, las memorias recientemente publicadas por Diana Goetsch, una mujer con experiencia transgénero, me enamoré.

En un taller para hombres homosexuales sobre cómo escribir sobre nuestras vidas, el novelista Jonathan Vatner hizo que los participantes leyéramos el prefacio del libro en voz alta y nos ayudó a apreciar el virtuosismo de su oficio como inspiración para nuestra escritura. Honestas, conmovedoras, vívidas y cautivadoras, esas pocas páginas me permitieron experimentar, con todos mis sentidos, el dolor, la confusión, la euforia y la determinación del autor como un ser humano plena, exquisita y bellamente vivo. Más tarde descargué el audiolibro (leído por el autor) y lo devoré en dos días.

Recomiendo esta joya a cualquiera, pero especialmente a dos grupos de personas: 1) aquellos que son curiosos y están abiertos a aprender sobre las personas transgénero; 2) los que no son, pero deberían ser. Por esto último, tengo en mente a cualquier persona en una posición de autoridad docente en cualquier comunidad cristiana (católica romana o de otro tipo).

Para muchos de nosotros que estamos comprometidos con el avance del evangelio transformador de Cristo, es doloroso y exasperante que, en tantos casos, la enseñanza moral católica actual invalide la idea misma de que alguien puede ser transgénero, al no apreciar tanto la ciencia en desarrollo sobre lo que es Ser humano y la experiencia real de innumerables personas. Tal enseñanza alimenta fácilmente el disgusto y el odio hacia las personas trans, lo que lleva al acoso y otras formas de violencia.

Si bien algunos obispos católicos romanos, en particular entre ellos el cardenal designado Robert McElroy, obispo de San Diego, han ofrecido apoyo público a las personas LGBTQ y han condenado el acoso a los jóvenes LGBTQ, no tengo conocimiento de que afirmen la legitimidad moral de la identidad trans.

Y algunos miembros de la jerarquía católica romana se han vuelto cada vez más visibles en su oposición moral a validar y apoyar a las personas trans al emitir políticas diocesanas para roles de género binarios estrictos en las escuelas y parroquias católicas. Jesús ordena a sus discípulos que se amen unos a otros (Juan 13:34; 15:12–17). ¿Cómo podemos amar a aquellos a quienes no conocemos? ¿Cómo podemos amar aquellas experiencias a las que invalidamos y por las que sentimos asco?

Ninguna vida puede hablar por todas las personas trans, y las memorias de Goetsch tienen cuidado de no generalizar en exceso al mencionar las experiencias trans compartidas. Al mismo tiempo, al centrarse en una persona, el libro lleva a los lectores al medio del viaje desordenado y profundamente humano de alguien cuyas perspectivas sobre ser trans podrían considerar más fácilmente, y tal vez alguien a quien podrían llegar a amar.

Por su sensibilidad y respeto, las memorias de Goetsch me hicieron sentir bienvenido a la intimidad con ella. En algunas de sus luchas, encontré ecos de mis propias experiencias con traumas infantiles y con no encajar socialmente como hombre queer. Incluso cuando describe muchas experiencias desconocidas para mí, como cómo fue para ella expresar auténticamente su identidad de género con la ropa por primera vez, fomentó mi profunda conexión humana y mi amor por la persona que sus memorias traen a la memoria. vida.

San Ireneo de Lyon (c. 130–202 EC) declaró que la gloria de Dios es la persona humana plenamente viva, y en la historia de Goetsch veo la gloria de Dios, aunque de una manera compleja. Por un lado, persistió en un viaje a menudo doloroso a pesar de muchas dificultades y se esforzó continuamente por ser fiel a sí misma y tratar a los demás con dignidad y respeto. Por otro lado, las culturas en las que estaba inmersa disminuyeron su vitalidad. En la infancia y la adolescencia, esas culturas le permitieron ser acosada, abusada sexualmente y abandonada emocionalmente. En la edad adulta convirtieron la vergüenza que le había inculcado una infancia abusiva en la vergüenza de sentir que no había lugar para alguien como ella entre la gente. Su historia promueve la gloria de Dios al desafiar a los lectores a cambiar tales culturas.

Las memorias de Goetsch facilitan que los lectores la amen, y los lectores cisgénero que toman en serio el mandato de Jesús de amarse unos a otros pueden encontrar que leerlo los inspira a expandir ese amor a la acción. Su historia nos permite empatizar con sus luchas y celebrar sus éxitos.

Sentir una conexión humana con ella puede mover nuestra imaginación hacia la visualización de una solidaridad amorosa con las personas transgénero cuyas historias nunca escucharemos. A partir de ahí, podemos promulgar nuestro amor con mayor facilidad a través de hechos como confrontar a los matones, cambiar las enseñanzas de la iglesia y las políticas públicas, y moldear las culturas locales, —especialmente las comunidades de fe católica— caracterizadas por la equidad y la inclusión.

—Christopher Frechette, 26 de julio de 2022

Fuente New Ways Ministry

Biblioteca, General, Historia LGTBI , ,

‘Coming Out and Coming Home’ – El jefe del ministerio católico gay escribe sus memorias

Jueves, 4 de agosto de 2022

8BA362E5-3E78-4986-AA72-EC826FB5906FStan “JR” Zerkowski, el director ejecutivo de Fortunate Families, (Familias Afortunadas), publicó un libro de memorias titulado ‘Coming Out and Coming Home’ (Salir del armario y volver a casa). Zerkowski, quien también dirige el ministerio LGBTQ en la Diócesis de Lexington, dijo que su razón para escribir las memorias fue para que la gente vea: “Hay esperanza, hay luz al final del túnel”. El obispo de Lexington, John Stowe, OFM, escribió el prólogo, según el Bay Area Reporter.

En sus nuevas memorias, ‘Coming Out and Coming Home’ (Saliendo del armario y regresando a casa), Stan JR Zerkowski escribe sobre cómo nunca tuvo la intención de ser un portavoz nacional de los católicos romanos LGBTQ. Pero Zerkowski dijo que para todos nosotros, “al final hay un plan” que no necesariamente podemos controlar.

Zerkowski, director ejecutivo del grupo de afinidad católica LGBTQ Fortunate Families, (Familias Afortunadas) y director del ministerio católico LGBT de la Diócesis de Lexington, le dijo al Bay Area Reporter que escribió sus memorias para que la gente pudiera ver que  “Hay esperanza, hay luz en el final del túnel”.

Sí, has leído bien. Zerkowski es abiertamente gay y no solo es un empleado de la iglesia, sino también el jefe del ministerio para personas queer en la estructura diocesana.

Su jefe, el Reverendísimo. John Stowe, el obispo de Lexington, escribió el prólogo.

“JR ha sido fundamental para ayudar al ministerio de la iglesia local a la comunidad LGBT; realmente me desafió a ser más abierto a la comunidad LGBT, así que me alegró escribir eso“, dijo Stowe a B.A.R.

Stowe dijo que no ha tenido ningún rechazo por escribir el prólogo del libro, pero ha sido criticado por su enfoque relativamente más liberal hacia las personas LGBTQ. “He recibido todo tipo de rechazo antes“, dijo Stowe.

La Iglesia Católica enseña oficialmente que las acciones homosexuales son pecaminosas y que, por lo tanto, las personas LGBTQ deben permanecer célibes.

Zerkowski dijo que el libro cubre su viaje “de la marginación al ministerio. La historia que comparto muestra que aunque uno puede ser terriblemente marginado y maltratado, incluso tener que ocultar parte de quién es durante mucho tiempo, esas cosas pueden llevar a salir del armario y volver a casa”, dijo Zerkowski.

Zerkowski ha sido empleado durante 11 años por la Diócesis de Lexington, Kentucky.

Mi libro habla de años de dolor”, dijo Zerkowski. “Años de que me dijeran ‘No te presentes a comulgar’. Años en los que mi propio pastor hacía preguntas inapropiadas sobre mi vida”.

Zerkowski dijo que cuando salió del armario, se dedicó a trabajar en la comunidad. Ayudó a encabezar dos grupos para estudiantes LGBTQ en escuelas secundarias católicas y ayudó a facilitar el primer servicio interreligioso Pride en Lexington.

Zerkowski “nunca tuvo el deseo de ser una persona nacional, un orador. Nunca creí que tendría un ministerio bajo los auspicios de la diócesis”, dijo, pero “cuando se abrieron las puertas, las atravesé”.

Más recientemente, comenzó a liderar el ministerio LGBT con la diócesis en la Iglesia Histórica de San Pablo y fundó Familias Fortunadas.

El BAR habló con Zerkowski para un artículo el año pasado sobre Greg Bourke, un demandante en el caso Obergefell v. Caso Hodges que legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo, quien también escribió unas memorias. Zerkowski dijo que el libro estuvo “dos años en preparación. Parte de esto fue escrito para una publicación mensual aquí en Bluegrass [revista LGBTQ]“, dijo Zerkowski. “Parte de esto se basó en artículos en LinQ”, que es otra revista.

Zerkowski hizo publicar el libro a través de Butler Books, no por falta de otro editor, sino porque confiaba en la editora Carol Butler, se fue con ella.

Nunca hice nada de esto para construir mi nombre o ser un gran vendedor”, dijo Zerkowski. “Hice esto para terminar en escuelas católicas para que los estudiantes puedan decir: ‘Hay esperanza para mí. Hay esperanza en esta iglesia’. Cuando podemos ser nosotros mismos auténticos y podemos ser honestos acerca de quiénes somos, es cuando realmente brillamos“, dijo.

‘Coming Out and Coming Home’ (Salir del armario y volver a casa) de Stan JR Zerkowski, Butler Books (www.butlerbooks.com)

Fuente Bay Área Reporter

Biblioteca, General, Historia LGTBI, Iglesia Católica , , ,

Margarita Saldaña: “El placer es una experiencia antropológica que Jesús, en su humanidad verdadera, también ha vivido”

Sábado, 30 de julio de 2022

mujeres biblicas_La mujer del perfume-PORTADA.inddLa teóloga publica en San Pablo ‘La mujer del perfume’

“Creo que Jesús disfruta [ese gesto de la mujer que le derrama el perfume de nardo], y este es una de los aspectos más sorprendentes de esta escena penetrada de sensualidad. Mientras que los comensales murmuran, precisamente porque su lógica no alcanza a ‘entender”‘, Jesús abre bien todos sus sentidos y recibe a partir de ellos no solo el perfume, sino a la mujer que lo ofrece”

“El gesto, con su carga de escándalo, queda así justificado en el marco del perdón y de la misericordia. Sin embargo, si leemos atentamente este relato concreto nos daremos cuenta de que en él no hay trazas de pecado ni de perdón; los temas que están en juego son otros”

“Allí donde los discípulos no ven más que gasto, derroche y transgresión de las normas establecidas, Jesús descubre y acoge a una mujer libre y todo lo que ella le regala: belleza, placer, aliento para vivir su misión hasta el final”

“La mujer del perfume” (Editorial San Pablo), de Margarita Saldaña, es una sugerente lectura llena de delicadeza que, como en un trabajo de arqueología, recupera una escena maravillosa del Evangelio (Mc 14,3-9) que, sin embargo, ha llevado mal el paso de los días, y no precisamente por culpa del significado del relato, hoy necesario, sino por el miedo que inspiró, y que está tan a la vista que solo hace falta volver a leerlo, pero con otros ojos, casi nada.

La autora, periodista y teóloga, nos limpia la mirada para ayudarnos a percibirla como intuye que la percibió el propio Jesús, a la luz del relato de Marcos, donde la sensualidad tiene su lugar, y destacado, pero invitándonos a “recuperar el punto de vista genesíaco (“y vio Dios que era bueno”) para afrontar la escena en su bondad y en su belleza original, como lo hace Jesús.

Puro aroma a autenticidad. ¿Qué significaba una escena como esa, la de una mujer derramando perfume de nardos sobre la cabeza de Jesús, en una estancia llena de otros hombres, en aquellos tiempos?

En los tiempos de Jesús, como en los nuestros, una escena como esta provoca necesariamente sorpresa, incluso escándalo. La llamada “unción de Jesús en Betania” debió de impresionar de tal manera a quienes la vivieron que los cuatro evangelistas se hacen eco de ella, aunque siguen versiones y tradiciones diferentes. Los significados de este relato, según Marcos, albergan matices muy particulares por el hecho de que él sitúa este acontecimiento justo antes de la última cena. En este contexto, aparecen contrastes muy marcados que el lector está invitado a descubrir y a disfrutar. 

¿Por qué ha decidido dedicarle esta obra?

Esta obra o, mejor dicho, “obrita” (porque se trata de un libro de pocas páginas), forma parte de una colección sobre mujeres bíblicas que la editorial San Pablo ha comenzado a publicar. El equipo de coordinación distribuyó distintas figuras a otras tantas teólogas, y yo tuve la suerte de que me tocase “la mujer del perfume”. El encuentro con ella me ha resultado mucho más revelador de lo que hubiese podido imaginar cuando me situé ante el texto por primera vez.

Usted habla de una “presencia profética” y de “denuncia” en la actitud de esa mujer. ¿Qué quería demostrar, dar a conocer o reivindicar?

Con su actitud y con su gesto, esta mujer se inserta en la tradición profética de la Biblia, que incluye una dimensión de denuncia y otra de anuncio. Sin nombre conocido, e incluso sin pronunciar una sola palabra, el nardo puro y sobreabundante que ofrece viene a desenmascarar las tretas de los líderes de Israel y los cálculos mezquinos de los discípulos. Al mismo tiempo, ese perfume puro que se derrama sobre la cabeza de Jesús le reconoce como Ungido, precisamente a las puertas de la pasión.

¿Entiende Jesús este gesto?

Antes de “entenderlo“, yo creo que Jesús lo disfruta, y este es una de los aspectos más sorprendentes de esta escena penetrada de sensualidad. Mientras que los comensales murmuran, precisamente porque su lógica no alcanza a “entender”, Jesús abre bien todos sus sentidos y recibe a partir de ellos no solo el perfume, sino a la mujer que lo ofrece.

¿Cómo ha sido interpretada esta escena a lo largo de los siglos y cómo ha influido en la manera de mirar la Iglesia estas cuestiones? 

Esta escena ha calado menos en el imaginario cristiano que esa otra unción en Betania que tuvo lugar en casa de Lázaro. La gente suele confundir ambos relatos, así como a sus protagonistas y los gestos que realizaron, y se queda con la idea de que fue María Magdalena, una mujer pecadora, la que derramó perfume sobre los pies de Jesús y luego los enjugó con sus cabellos. El gesto, con su carga de escándalo, queda así justificado en el marco del perdón y de la misericordia. Sin embargo, si leemos atentamente este relato concreto nos daremos cuenta de que en él no hay trazas de pecado ni de perdón; los temas que están en juego son otros.

¿Por qué Jesús, a diferencia de los discípulos presentes, no se escandaliza?

Ocurre en esta escena como en tantas otras de los evangelios: la mirada de Jesús percibe la realidad en un nivel mucho más profundo que la mirada de sus interlocutores. Allí donde los discípulos no ven más que gasto, derroche y transgresión de las normas establecidas, Jesús descubre y acoge a una mujer libre y todo lo que ella le regala: belleza, placer, aliento para vivir su misión hasta el final.

Una mujer anónima que se atreve a franquear todas las barreras sociales, cuestiona demasiado unas estructuras que siguen marcadas por el patriarcado y el clericalismo

¿Por qué el mensaje subyacente está poco presente en la Iglesia de hoy?

Quizá porque la figura de su protagonista, una mujer anónima que se atreve a franquear todas las barreras sociales, cuestiona demasiado unas estructuras que siguen marcadas por el patriarcado y el clericalismo.

¿Entiende hoy la Iglesia el gesto de esa mujer, un gesto de servicio, sin decir tampoco, como en tantas ocasiones, ni una sola palabra, simplemente siendo y estando?

Francisco anima continuamente a la Iglesia a caminar en la línea de la salida y del don, hasta el exceso. Es una lógica en la que la ineficacia aparente encuentra todo su sentido, porque lo que se buscan no son cifras ni resultados que engorden el cristianismo sociológico, sino algo mucho más humilde: la luz que emana suavemente y sin deslumbrar, el sentido del grano de mostaza o del puñado de levadura. En la Iglesia estamos siempre necesitados de conversión para caminar en esa dirección, la dirección del Evangelio.

La sensualidad que preside la escena, el indudable placer que debió de aparecer también en aquel acto, ¿le ha jugado una mala pasada a la escena y al papel de la mujer en aquella comunidad y en la Iglesia?

La sensualidad y el placer son temas que tradicionalmente han sido mirados con malos ojos en la Iglesia, y de los que se ha hablado y se habla poco de manera abierta y en sentido positivo. La mujer, particularmente, aparece como fuente de provocación y amenaza para la castidad de los varones, sobre todo de los clérigos. En ese contexto de interpretación, resulta difícil captar el sentido y la relevancia de este relato. Es necesario recuperar el punto de vista genesíaco (“y vio Dios que era bueno”) para afrontar la escena en su bondad y en su belleza original, como lo hace Jesús.

Parece peligroso, incluso blasfemo, contemplar a Jesús en relación con el placer

¿Cómo acoge Jesús el gesto? ¿Es consciente de la sensualidad inherente? ¿Nota el placer? ¿Lo acoge?

Parece peligroso, incluso blasfemo, contemplar a Jesús en relación con el placer. Y, sin embargo, el placer es una experiencia antropológica que Jesús, en su humanidad verdadera, también ha vivido. Marcos deja entender que Jesús acoge el placer que esta mujer le regala con su perfume, y que su mirada reconoce en este gesto una obra, no solo “buena” sino también “bella” y digna de ser recordada.

¿Viven los cristianos de hoy más reprimidos de lo que el mensaje de belleza, amor, entrega, afecto, cariño, respeto, sensualidad… nos muestra en esa escena del Evangelio?

Aunque el tema del placer se halla omnipresente en nuestra cultura, no está tan claro que los cristianos lo vivamos conscientemente a partir de las claves de Jesús. Liberar al placer de las etiquetas negativas que se le han ido adhiriendo con el paso de los siglos y redescubrirlo como una dimensión querida por Dios en su plan creador, podría ayudarnos a vivirlo con mayor libertad, profundidad y respeto.

***
Javier Elzo: “Aplaudo con fuerza y agradecimiento el libro ‘La mujer del perfume’, de Margarita Saldaña”

“Gozo, alegría, placer no son sentimientos frecuentes en nuestra iglesia. Desgraciadamente”

“Sí, el placer puede ser bello, bueno y natural. Tan natural como la libido”

Cerrando la quinta y definitiva redacción de mi próximo libro, leo en Religión Digital la publicación de Margarita Saldaña, teóloga y periodista, “La mujer del perfume” (Ed. San Pablo 2022) en base al breve texto de Mc 14, 3-9.

Encargo inmediatamente el libro, de apenas 68 páginas. Pero la recensión en RD de José Lorenzo me es suficiente para trasladar aquí, algunas ideas del libro de Saldaña, que incorporaré al mío. A la cuestión de ¿Por qué el mensaje subyacente está poco presente en la Iglesia de hoy?, responde Saldaña: “Quizá porque la figura de la protagonista, una mujer anónima que se atreve a franquear todas las barreras sociales, cuestiona demasiado unas estructuras que siguen marcadas por el patriarcado y el clericalismo”.

Más adelante leemos esta reflexión de Saldaña, que me recuerda algún texto mío, a cuenta de la pedofilia clerical: “La sensualidad y el placer son temas que tradicionalmente han sido mirados con malos ojos en la Iglesia, y de los que se ha hablado y se habla poco de manera abierta y en sentido positivo. La mujer, particularmente, aparece como fuente de provocación y amenaza para la castidad de los varones, sobre todo de los clérigos. En ese contexto de interpretación, resulta difícil captar el sentido y la relevancia de este relato. Es necesario recuperar el punto de vista genesíaco (“y vio Dios que era bueno”) para afrontar la escena en su bondad y en su belleza original, como lo hace Jesús”. Sí, el placer puede ser bello, bueno y natural. Tan natural como la libido.

Jesús y la relación con el placer

Más rotunda aún Saldaña: “Parece peligroso, incluso blasfemo, contemplar a Jesús en relación con el placer. Y, sin embargo, el placer es una experiencia antropológica que Jesús, en su humanidad verdadera, también ha vivido. Marcos deja entender que Jesús acoge el placer que esta mujer le regala con su perfume, y que su mirada reconoce en este gesto una obra, no solo “buena” sino también “bella” y digna de ser recordada”.

A la última cuestión ¿Viven los cristianos de hoy más reprimidos de lo que mensaje de belleza, amor, entrega, afecto, cariño, respeto, sensualidad… nos muestra en esa escena del Evangelio?, responde Saldaña así: “Aunque el tema del placer se halla omnipresente en nuestra cultura, no está tan claro que los cristianos lo vivamos conscientemente a partir de las claves de Jesús. Liberar al placer de las etiquetas negativas que se le han ido adhiriendo con el paso de los siglos y redescubrirlo como una dimensión querida por Dios en su plan creador, podría ayudarnos a vivirlo con mayor libertad, profundidad y respeto”. 

Aplaudo con fuerza y agradecimiento. Recuerdo una ceremonia pascual, la noche de Sábado Santo, en mi entrañable Abadía de Scourmont, en Bélgica, cuando estaba yo estudiando en Lovaina, cómo comente a dos monjes trapenses de Scourmont, que no veía alegría alguna después de la ceremonia donde festejábamos la resurrección de Jesús el Cristo. No me contestaron, pero nos bebimos unas cervezas de la Abadía (Chimay) con queso, también de la Abadía. Gozo, alegría, placer no son sentimientosfrecuentes en nuestra iglesia. Desgraciadamente. Bienvenido sea el libro de Margarita Saldaña.

Fuente Religión Digital

Biblia, Biblioteca, Espiritualidad , , ,

Católico gay que fue demandante en caso Obergefell publica nuevas memorias

Viernes, 29 de julio de 2022

43DE91C9-6C43-46CA-9CED-204360D9A901Cuando los esposos Greg Bourke y Michael DeLeon se convirtieron en demandantes en Obergefell v. Hodges, el caso en el que la Corte Suprema de los Estados Unidos legalizó el matrimonio igualitario, la pareja encontró en su vida de fe católica una fuente de fortaleza a lo largo de su viaje. En sus memorias, Gay, Catholic, and American: My Legal Battle for Equality and Inclusion, (Gay, católico y estadounidense: mi batalla legal por la igualdad y la inclusión), Greg Bourke relata la historia de su familia de buscar la aceptación tanto en la Iglesia católica como en los ojos del estado.
Recientemente revisadas, America, las memorias de Bourke cuentan la historia de su devoción por su esposo, su fe y su país.

Bourke y DeLeon, que residen en Kentucky, han asistido regularmente a la Iglesia Católica Our Lady of Lourdes, Louisville, durante décadas. El párroco los recibió como una pareja abiertamente gay, y cuando trajeron a su primer hijo para ser bautizado en 1999, fueron recibidos por su comunidad parroquial. Posteriormente, adoptaron y bautizaron a un segundo hijo.

“A partir de ese momento, durante muchos años, fuimos como cualquier otra familia en la iglesia cada semana con nuestros hijos”, escribió Bourke. “Tuvimos salidas ocasionales de la misa al cuarto de niños y para tiempos de espera con niños pequeños inquietos, pero en su mayor parte éramos clientes habituales de la iglesia. Todo el mundo en Lourdes se acostumbró poco a poco a ver a nuestra familia alternativa allí junta”.

Si bien Lourdes era una parroquia acogedora para la familia, la búsqueda de Bourke por la inclusión total fue más difícil con la organización Boy Scouts. En 2004, Bourke se convirtió en líder del grupo Cub Scout de su hijo, solo para encontrarse nuevamente en el armario. Los Boy Scouts of America tenían una prohibición sobre los líderes abiertamente homosexuales en ese momento, y Bourke finalmente se sintió frustrado por tener que ocultar su identidad y relación homosexual mientras se ofrecía como voluntario para la organización. Cuando escribió una carta sobre su identidad al jefe del consejo local de Boy Scouts, se le pidió que renunciara.

@mx_595

Greg Bourke y Michael DeLeon Con sus dos hijos

Incluso en 2015, cuando los Boy Scouts levantaron la prohibición de líderes Scout abiertamente homosexuales, el arzobispo Joseph Kurtz de Louisville rechazó la solicitud de Bourke de volver a postularse para el liderazgo de la tropa. Un comité católico había estipulado que todos los líderes pastorales, incluidos los Boy Scouts, debían dar testimonio de “las enseñanzas de la Iglesia Católica, incluidas sus enseñanzas sobre el matrimonio, la sexualidad y la caridad”. A pesar de las solicitudes de Bourke a Kurtz, no se le permitió regresar a los Boy Scouts. Por otra parte, el obispo católico de Bismarck (EEUU), David Kagan, ordenó a sus parroquias cortar toda relación con los Boy Scouts of America por dejar de discriminar a los adultos homosexuales.

Para Bourke, seguir siendo católico a pesar de los desafíos que a veces enfrenta como un hombre abiertamente homosexual lo ha obligado a “pedir una especie de tregua”, incluida la reconciliación con el arzobispo.

“Al darnos cuenta de que tenemos mucho más en común en nuestra fe y las grandes tradiciones de nuestra Iglesia, no tuvimos más remedio que avanzar juntos”, escribió Bourke. “La Iglesia no iba a ninguna parte. Michael y yo tampoco.

Si bien es posible que las políticas de la iglesia no hayan cambiado, las actitudes del país hacia las parejas homosexuales evolucionaron rápidamente. Bourke y DeLeon originalmente presentaron una demanda en busca de la igualdad matrimonial en Kentucky en 2013, porque ambos querían ser reconocidos como los padres legales de sus hijos. Eventualmente, su demanda se fusionó con otras en Obergefell v. Hodges.

El camino hacia la inclusión y la igualdad es largo y continuo. Las memorias de Bourke cuentan una historia de cómo los católicos LGBTQ+ en los EE. UU. han navegado por la complejidad y la contradicción a lo largo del camino: con fe, perseverancia y la creencia de que sus familias son iguales y bendecidas.

–Grace Doerfler (ella/ella), New Ways Ministry, 16 de julio de 2022

Fuente New Ways Ministry

Biblioteca, General, Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes, fotografías y artículos presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.