Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Libro’

“El Discípulo Que[er] Jesús ∀maba”, por Carlos Osma

Viernes, 12 de abril de 2024
Comentarios desactivados en “El Discípulo Que[er] Jesús ∀maba”, por Carlos Osma

IMG_3852


De su blog 
Homoprotestantes:

Cuando explicaba a mis amistades que estaba escribiendo un libro sobre el discípulo que Jesús amaba, muches me preguntaban: ¿Juan, no? Sin embargo, este libro no va de definir una identidad, de saber quién está detrás de una x que nos crea incertidumbre. Sino de saber si ese discípulo —al que el narrador identifica como autor del Cuarto Evangelio— puede aportarnos algo a las personas queer de hoy. A esas que no encajamos en —alguna, muchas, o todas— las identidades que se suponen deberían venirnos como anillo al dedo, pero que más bien nos van como soga al cuello.

«Me propuse releer los textos, reescribir también sobre ellos: escribir respecto de ellos sin dejarlos nunca intactos y de escribir en ellos escrutando entre líneas, en los márgenes. Pero no quise releerlos para demostrar que es posible hacerlo desde una existencia queer, sino para que las lectoras a las que me dirijo –aquellas a las que otras teologías no tienen en cuenta más que para deshumanizarlas– valoraran si el mensaje del Cuarto Evangelio las interpela. Si aún son capaces de identificarse como discípules a les que Jesús Ɐma». [1]

Además de una introducción y una reflexión final, el libro consta de siete capítulos, cada uno de ellos centrado en una de las escenas donde aparece este personaje. Para el comentario de las escenas me sirvo del método narrativo, que entiende el Cuarto Evangelio como una creación literaria con la que el autor pretende guiar a las lectoras para que crean en Jesús. Así que me sirvo de las aportaciones de especialistas que han utilizado este método para analizar el Cuarto Evangelio. Y a esto le añado todo lo que he aprendido de autores queer, o de personas con las que he compartido experiencias en comunidades cristianas, entidades LGTBIQ+, entornos ecuménicos, amistad y/o lazos familiares. Creo que la fusión de todo esto hace de El Discípulo Que[er] Jesús maba un libro singular. No es fácil encontrar juntes en una obra de contenido teológico a Alan Culpepper y Judith Butler, Paul Preciado y Rudolf Bultmann, Roberto Vignolo y Camila Sosa Villada, o a Marcella Althaus Reid y Paco Vidarte.

«Llegadas hasta aquí, y siendo nosotres también conscientes de que nuestra hora ha llegado, la hora de hacernos presentes en la escena, podemos decir basta, y hacer una especie de Stonewall pero a la inversa, queremos dejar la oscuridad y la intemperie donde se nos ha obligado a vivir, para acercarnos a Jesús y poner nuestra cabeza sobre su pecho. Estamos decididas a pasar por encima de la policía teológica que nos hace pagar sus indulgencias a un precio inasumible para nosotras. Somos educades, hemos llamado muchas veces a esa puerta pero nunca se nos ha abierto, ahora estamos empoderades y no aceptamos un no por respuesta. Rechazamos toda clase de violencia, hemos padecido demasiada como para creer ahora que nos serviría de algo, pero vamos a entrar». [2]

La lectora a la que me dirijo, como he explicado anteriormente, se reconoce queer. Eso es importante tenerlo en cuenta porque aunque la queeridad nos traspasa a todas, no siempre somos conscientes de ello. Aún así, espero que esta obra ayude a que algunes lectores dejen aflorar lo queer que consciente, o inconscientemente, esconden. Además, mi lector implícito no es solo queer, es también muchas otras cosas, y no solo es objeto de rechazo o aceptación, sino que también es sujeto que rechaza o acepta a otres. Y aunque es capaz de gritar para pedir justicia, también es sensible a los gritos –o los susurros– de quienes la quiere para ellas.

«Se puede construir a Jesús de otras formas, de hecho se hace: puede ser blanco, poderoso, heterosexual, occidental, cristiano, misógino, un asesino, o adecentarlo con cualquier categoría de opresión. Pero ante ese Jesús de malas nuevas que controla, juzga y mata, deberíamos huir, si podemos hacerlo, y ojalá no lo hubiéramos conocido nunca. No estaría mal que, al menos por un tiempo, hasta que nos desintoxiquemos de los dogmas de fe que corren por nuestras venas, me refiero a los que nos provocan adicción, ansiedad o alucinaciones, echemos mano de la ética marica que propuso Paco Vidarte, una ética marica que recupere la solidaridad entre sí de los oprimidos,discriminados y perseguidos». [3]

Añadir, para acabar, que en los comentarios a las escenas trato de poner en valor lo que el autor del Cuarto Evangelio nos propone: Un discipulado del ∀mor, no un discipulado del patriarcado, del mercado, del miedo, o de las costumbres. Un discipulado que, como muy bien dice Carmenmargarita Sánchez de Léon, «sangra/menstrua, que llora, que baila y mueve sus caderas, de cuerpos gordos y sensuales, de cuerpas que resucitan una y otra vez ante los proyectos de muerte de los necropoderes»[4]

Agradezco de antemano todos los comentarios y observaciones que me hagáis llegar después de la lectura del libro. También estoy abierto a presentarlo en vuestra entidad, comunidad, asociación, etc. Podéis poneros en contacto conmigo a través de mi correo electrónico. Escribí este libro «para compartir el descubrimiento que había supuesto para mí encontrarme con el discípulo que[er] Jesús Ɐmaba. Espero que mis reflexiones os inspiren, que las contradigáis, las completéis, las mejoréis, pero sobre todo: que os animen a compartir con quienes tenéis alrededor, el Ɐmor de un dios queer que nos ha hecho a todos diversas y hermanes. Que disfrutéis – al menos tanto como lo he hecho yo– al caminar entre las escenas donde el discípulo que[er] Jesús Ɐmaba os acompaña en el seguimiento de Jesús»[5]

Carlos Osma

 IMG_3853El Discípulo Que[er] Jesús ∀maba

está disponible en Amazon

Correo electrónico: homoprotestantes@gmail.com

Sígueme en mi página de Instagram:@blogcarlososma

Sígueme en mi página de Twitter: @blogcarlososma

Suscribirte a mi canal de Telegram: Blog Carlos Osma

Notas:

[1] Carlos Osma, El Discípulo Que[er] Jesús maba (Barcelona: Ediciones Homoprotestantes, 2024), 71.

[2] Ibíd., 65.

[3] Ibíd., 115.

[4] Carmenmargarita Sánchez de León, “Los múltiples cuerpos de Jesús”. En Knauss y Mendoza-Álvarez, eds. Teologías queer: Devenir el cuerpo queer de Cristo, Revista Internacional de Teología Concilium 383 (Estella, Navarra: Verbo Divino, 2019), 712.

[5] Osma, El Discípulo Que[er] Jesús maba, 19-20.

 

Biblia, Biblioteca, Espiritualidad , , , , ,

Una madre mexicana promueve un libro de texto trans para profesores

Miércoles, 20 de diciembre de 2023
Comentarios desactivados en Una madre mexicana promueve un libro de texto trans para profesores

bandera+transCuando Daniel, de 12 años, cambió de sexo en secundaria, sus profesores mexicanos no tenían ni idea de cómo llamarle, cómo debía vestirse o qué demonios decir a sus compañeros.

Así que lo mantuvieron todo en secreto, lo que llevó a su madre a unirse a un grupo que respalda un nuevo libro de texto para profesores sobre lo que se debe y no se debe hacer en la vida trans, con el fin de garantizar que los niños como Daniel reciban el tipo de ayuda que él nunca tuvo.

“Me dijeron que todo estaba bien, pero que preferían que nadie lo supiera (el proceso de cambio de sexo)”, cuenta a Openly Jennifer Blanco, madre de Daniel, tras unirse a la campaña de los libros de texto. “Se notaba que no sabían qué hacer a continuación”.

La cuestión de cómo enseñar a los profesores es especialmente pertinente ahora que México pone en marcha nuevos libros de texto sobre educación sexual que han suscitado protestas de los padres, enfurecido a la derecha y dividido a los profesores sobre la llamada del deber frente a las creencias personales.

De todos modos, esos libros llegan años tarde para Daniel, cuya transición se produjo a mediados de la pandemia, una época de gran ansiedad y profundo aislamiento para muchos niños que se vieron aislados de sus amigos, de la rutina y de todo el ajetreo de la vida escolar.

Al igual que millones de alumnos, Daniel sólo asistía a clases en línea bajo llave y siempre lo hacía con la cámara apagada.

Todo ello significaba que sus compañeros no tenían ni idea de lo que le ocurría, lo que también daba cobertura a los profesores, que tenían poca información y aún menos experiencia sobre cómo ayudarle.

Ahora, la Association for Transgender Infancies (ATI) quiere llenar el agujero negro de la desinformación y la desinformación con su libro de consejos prácticos para ayudar a los centros escolares a facilitar la adaptación de los alumnos.

Se estima que 0.9% de la población mexicana se identifica como trans o no binaria, según la última encuesta nacional sobre diversidad sexual. La madre de Daniel cree que el nuevo libro de texto habría ayudado a su hijo, y también a su personal.

“El colegio nunca nos negó nada, pero ojalá hubieran sabido trabajar y convivir con los chicos trans“, dijo.

Las directrices establecen los pasos que los profesores y el personal deben dar para proporcionar a los niños trans y no binarios -que no se identifican ni como hombres ni como mujeres- una vida escolar segura y feliz.

El objetivo es que el gobierno adopte sus recomendaciones y las implante en todo el país, aunque el Ministerio de Educación aún no ha respondido a su petición, incluso mientras reevalúa la educación sexual.

Un ABC de la transición

Entre sus consejos, la guía de 10 páginas insta a los centros escolares a:

– comprobar primero si un niño procede de un hogar seguro.

– cambiar toda la documentación escolar pertinente.

– respetar el nuevo nombre y sexo del niño.

– y proporcionarles un uniforme acorde con su nueva identidad.

Las escuelas también deben aprender a ser más abiertas, dice la guía, dado que una de cada cuatro personas que lo hacen comienza a identificarse como trans o no binaria en su etapa escolar, según muestra la encuesta nacional sobre diversidad sexual.

“Las familias suelen acudir a nosotros con miedo porque los colegios les han acosado y discriminado. Por eso desarrollamos este protocolo“, explica Adri Percastegui, experto en educación que trabaja con la ATI en su departamento de salud mental.

La cartilla también ayuda a los padres, ofreciéndoles consejos sobre el acoso escolar y cómo actualizar los certificados de nacimiento.

Seis de los 32 estados mexicanos permiten a los menores -de 12 a 18 años- modificar los datos de su acta de nacimiento. Sólo el estado de Jalisco lo permite a menores de 12 años.

La Ciudad de México procesó más de 6,000 solicitudes para cambiar un nombre y género en un acta de nacimiento entre 2014 y 2022 – con 70 solicitudes hechas por adolescentes en 2022, dijo la oficina del alcalde.

La organización ya ha formado a más de 70 centros escolares -una gota en el océano frente a los 260.262 de todo el país- y la mayoría de ellos sólo accedieron a ello después de que un juez ordenara la formación tras presidir casos de discriminación.

Tenemos niños que viven una doble vida porque sufren violencia en la escuela. Viven angustiados y ansiosos“, afirma Percastegui.

Polémicos libros de texto

Aunque las directrices aún no se han adoptado oficialmente, el momento para las nuevas ideas es propicio, dado que el gobierno busca activamente ampliar su educación sobre sexualidad y diversidad.

Este año, México puso en marcha un nuevo plan de estudios para niños de 6 a 14 años, con libros de texto que utilizan un lenguaje inclusivo y citan conceptos como la identidad de género y las familias LGBTQIA+.

Los nuevos libros se distribuyeron en septiembre en las escuelas y rápidamente se encontraron con protestas de padres y demandas de grupos conservadores, ganando terreno en un país donde las cuestiones LGBTQIA+ dividen a la población mexicana, predominantemente católica.

Las protestas, sin embargo, fueron desestimadas por el Presidente Andrés Manuel López Obrador por su pensamiento “retrógrado“. “(La diversidad sexual) tiene que ver con información que deben tener las jóvenes y los jóvenes… es algo fundamental”, dijo López Obrador en agosto, tras ser cuestionado sobre los libros de texto.

Quienes se oponen a la nueva política del gobierno afirman que los profesores son libres de saltarse contenidos que no les gusten y que algunos han optado por no enseñar a los alumnos la identidad de género. “Los profesores no están pensando en cómo ideologizar… se están centrando en el proceso de aprendizaje del alumno de español, matemáticas, geografía”, dijo Carlos Aguirre, de la Alianza Magisterial, colectivo que se ha sumado a las protestas contra los libros de texto.

Profesores como Aguirre están enfadados porque el Ministerio de Educación no les ha consultado ni formado sobre los nuevos materiales.

La Unión Nacional de Padres, que ha presentado demandas contra los libros, también exigió que los padres desempeñaran un papel en la creación de cualquier nuevo plan de estudios.

La profesora Celene Avilés coordina una escuela privada en el centro de México donde los alumnos aprenden sobre diversidad sexual – y donde dos estudiantes ya se identifican como trans. Según su experiencia, la educación sobre la diversidad sexual propicia un diálogo sano entre alumnos, profesores y padres. “Uno de nuestros principales propósitos debe ser que nuestros estudiantes dispongan de un espacio donde puedan sentirse libres y seguros, incluso frente a sus propias familias”, afirmó.

Discurso de odio

Para Blanco, la educación sexual en las escuelas ayuda a los niños a obtener información fiable en un entorno de confianza, en lugar de recurrir a las redes sociales u otras fuentes poco fiables. E incluso los libros de texto mejor intencionados son inútiles si los profesores no reciben la formación adecuada, afirma. “Vemos un problema con el Ministerio (de Educación) en el que su gente no comprende bien el tema y no es capaz de dar formación”, dijo Blanco. El Ministerio no respondió a la solicitud de comentarios.

En estados como Ciudad de México, las autoridades locales colaboran con el ministerio en la formación.

Sony Rangel trabaja en el Departamento de Diversidad de Ciudad de México y ha formado a profesores y padres de alumnos de primaria y secundaria. “Vemos desde profesores con argumentos desde un punto de vista religioso (…) hasta profesores de ciencias con fuertes prejuicios sobre la diversidad sexual debido a estudios anticuados de los años 60 y 70″, dijo a Openly.

Daniel, que ahora tiene 15 años, dijo que no había sufrido violencia ni acoso, pero sigue prefiriendo evitar los baños en la escuela y sólo habla de su transición de género con un puñado de personas.

“Tiene acceso controlado a las redes sociales… pero aún puede ver el discurso del odio”, dijo Blanco. “Cuando los profesores no saben qué hacer, están negando a los niños un entorno libre de violencia”.

Reportaje de Diana Baptista.

GAY TIMES y Openly/Thomson Reuters Foundation están trabajando juntos para ofrecer noticias líderes sobre LGBTQIA+ a una audiencia global.

Fuente Gay Tymes

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , ,

Mino Cerezo: “Quise gritar, a través de la pintura, la palabra de Jesús en el Evangelio encarnada en la realidad, en la gente”

Martes, 12 de diciembre de 2023
Comentarios desactivados en Mino Cerezo: “Quise gritar, a través de la pintura, la palabra de Jesús en el Evangelio encarnada en la realidad, en la gente”

IMG_1625


Un merecido homenaje a quien nos acompaña domingo a domingo con sus dibujos y en infinidad de entradas del blog…

San Carlos Borromeo acoge la presentación del libro-homenaje al artista

Mi pintura ha intentado transmitir ese Dios que se encarna, a través de los hombres y las mujeres de su tiempo, hacia la plena liberación”

Emiliano Tapia: “Es verdad que hay mucha gente que ha escrito Teología, que ha reflexionado y manifestado a través de los libros esa conexión entre la vida y la fe, pero nadie probablemente mejor que Mino ha sabido unir la vida y la fe a través de la pintura”

Siro López: “Sus imágenes son vida: combinar ética, compromiso social y arte siempre ha sido un diálogo que en el mundo artístico se echa en cara. Porque o eres artista o tiene compromiso social, y hay muchos a los que les ‘repatea’ ese abrazo

Marian del Toro: “Hay que tomar partido. Él tiene claro que la Iglesia no puede ser neutral, tiene que optar por los pobres

Sigue el blog de Mino Cerezo en RD

Cómo adquirir el libro de Mino Cerezo

IMG_1626Es conocido como ‘el pintor de la Teología de la Liberación’, “una etiqueta que a él no le agrada, porque ahí no se puede resumir su pasión por los pobres y por Dios”, como adelantó Marian del Toro en la presentación del libro-homenaje a Maximino, ‘Mino‘ Cerezo, que tuvo esta noche lugar en la ‘parroquia roja’ (en San Carlos Borromeo tampoco pueden evitar algunas etiquetas, que tampoco les impiden seguir luchando por el Evangelio de Jesús), delante de muchos amigos.

La causa de los ‘nadies‘, la causa de Jesús

Como afirma el propio Mino en la solapa del libro, “el arte es liberador y humanizante si asume y sirve la causa de los excluidos, de las víctimas, de los ‘nadies’; si se pone en una atenta escucha de sus desseos de liberación. Para mí, sacerdote misionero, esto sucede al anunciar la Buena Nueva del Reino, al denunciar, al suscitar esperanza, al acompañar, al convertirse en testigo del camino de la resurrección”.

Pintor, sacerdote, religioso, hombre, la vida de Mino Cerezo (Villaviciosa, 1932) está marcada por el arte y el Evangelio, dos realidades entrelazadas, y enraizadas en los pobres y en la miseria de una sociedad ante la que hay que tomar partido. Él tiene claro que la Iglesia no puede ser neutral, tiene que optar por los pobres, señaló Marian.

El arte es liberador y humanizante si asume y sirve la causa de los excluidos, de las víctimas, de los ‘nadies’; si se pone en una atenta escucha de sus desseos de liberación. Para mí, sacerdote misionero, esto sucede al anunciar la Buena Nueva del Reino, al denunciar, al suscitar esperanza, al acompañar, al convertirse en testigo del camino de la resurrección

Durante décadas, a través de pinturas, murales (y sí, también a través de su trabajo en su blog de Religión Digital) Mino Cerezo ha acercado el Evangelio al dolor por la falta de justicia social, a las mujeres indígenas, al dolor de los oprimidos, a la revolución. De Jesús, del pan partido y compartido, derramado por una humanidad que “nos dará vida en abundancia”.

Comprometido radicalmente con los más pobres

IMG_1627Abrió el fuego Emiliano Tapia, el párroco de la cárcel de Topas (Salamanca), buen conocedor de la vida del pintor y uno de los responsables de la edición de este libro en castellano, junto a un grupo de amigos, después de la ‘profecía‘ que tuvieron unos buenos amigos italianos, de la Comunidd de vía Gaggio de Lecco. Ambos llegaron a Madrid en coche, y volvieron nada más terminar el acto, al mundo rural del que provienen. Un penúltimo servicio para un hombre de 91 años que, aún hoy, y “con poco oído izquierdo“, sigue dibujando.

 “Una de las mejores realidades que ha sabido plasmar Mino ha sido el tema de la alimentación”, señaló Tapia, quien reivindicó los dibujos de Cerezo. “Es verdad que hay mucha gente que ha escrito Teología, que ha reflexionado y manifestado a través de los libros esa conexión entre la vida y la fe, pero nadie probablemente mejor que Mino ha sabido unir la vida y la fe a través de la pintura”, recalcó el sacerdote. Una vida, y una fe, “comprometidas radicalmente con los más pobres”.

No hay ninguna editorial, no hay distribución, nadie detrás de una edición magníficamente ilustrada. “La obra merece la pena, porque te permite sentir que el testimonio, la vida, siguen adelante”, culminó Emiliano.

A su lado, otro artista, Siro López, agradeció la vida de uno de sus maestros. “Esto es un regalazo, una persona que me ha influido y no la conocía personalmente. Sus imágenes son vida: combinar ética, compromiso social y arte siempre ha sido un diálogo que en el mundo artístico se echa en cara. Porque o eres artista o tienes compromiso social, y hay muchos a los que les ‘repatea’ ese abrazo”, señaló Siro, quien calificó la obra de Mino como un “regalo de la vida“.

El protagonista de la velada, Mino Cerezo, se confesó abrumado” por los elogios. “No los merezco, porque conozco muy bien mis limitaciones”, indicó, pasando a narrar la “prehistoria de este libro“, primero como CD, después como libro en Italia, que ahora llega a nuestro país. Por el momento, se puede adquirir (25 euros) en la parroquia de San Carlos Borromeo y a través del propio Emiliano

La mujer que rezaba ante el mural

IMG_1628Sobre su pintura, Cerezo confesó que “fui a América para olvidarme de pintar”, pero “al llegar a Perú, descubrí que la pintura podía ser una herramienta de transmisión del Evangelio”, algo que debe “a una sencilla mujer, que entró en la parroquia cuando me estaba preparando para la Eucaristía”. Esa mujer contempló el mural de la salvación, de 38 metros de largo. Esa mujer tiene a su pies, en un canastillo, un niño muerto. Y la mujer se puso a rezar frente a ella. “Ahí me di cuenta que debía volver a tomar la pintura como un vehículo de transmisión del mensaje. Y así ha sido durante más de 35 años en América Latina, para volver a Salamanca” y, también ahí, “acercarme al mundo de los pobres“.

“¿Qué he querido expresar con mi pintura?”, explicó, detallando el mundo campesino, donde se identifica a Jesús. También el Jesús negro, el Jesús indígena, “con los rasgos que yo veía en el pueblo en el que vivía”. “Es importante gritar la Palabra de Jesús en el Evangelio encarnada en la realidad”, resumió.

A lo largo de la vida, confesó Cerezo, ha sufrido por la difícil relación entre Iglesia y arte. Le sucedió durante la dictadura en Argentina, pero también con los obispos y cardenales que quisieron negar la realidad del Evangelio de los pobres en el Medellín de López Trujillo, la comunidad o la paz, que antes como hoy, “se construye, se edifica después de largos periodos de represión”.

Pese a la violencia contra los crucificados (y los resucitados) de ayer y de hoy. Y un compromiso radical con ellos. “Mi pintura ha intentado transmitir ese Dios que se encarna, a través de los hombres y las mujeres de su tiempo, hacia la plena liberación“.

Fuente Religión Digital

Biblioteca, Cristianismo (Iglesias), General , , ,

Francisco: “Dorothy Day nos confirma que la Iglesia crece por atracción, no por proselitismo”

Miércoles, 6 de septiembre de 2023
Comentarios desactivados en Francisco: “Dorothy Day nos confirma que la Iglesia crece por atracción, no por proselitismo”

medium_2023-08-20-c04020f863Prefacio de la autobiografía ‘Encontré a Dios a través de sus pobres. Del ateísmo a la fe: mi camino interior

“Una mujer libre, Dorothy Day, capaz de no esconder lo que no teme definir “¡errores de los eclesiásticos!”, pero que admite que la Iglesia tiene que ver directamente con Dios, porque es suya, no nuestra, la ha querido Él, no nosotros, es su instrumento, no algo de lo que podamos servirnos”

“Creyentes y no creyentes son aliados en la promoción de la dignidad de toda persona cuando aman y sirven al más abandonado de los seres humanos”

La vida de Dorothy Day, tal como ella nos la cuenta en estas páginas, es una de las posibles confirmaciones de lo que el Papa Benedicto XVI ya ha sostenido con vigor y que yo mismo he recordado en varias ocasiones: “La Iglesia crece por atracción, no por proselitismo”. El modo en que Dorothy Day cuenta su acercamiento a la fe cristiana atestigua que no son los esfuerzos humanos ni las estratagemas los que acercan a las personas a Dios, sino la gracia que brota de la caridad, la belleza que brota del testimonio, el amor que se convierte en hechos concretos.

Toda la historia de Dorothy Day, esta mujer estadounidense comprometida toda su vida con la justicia social y los derechos de las personas, especialmente de los pobres, los trabajadores explotados y los marginados por la sociedad, declarada Sierva de Dios en el año 2000, es un testimonio de lo que ya afirmaba el Apóstol Santiago en su Carta: “Pruébame tu fe sin obras, y yo te probaré por las obras mi fe” (2,18).

Quisiera destacar tres elementos que emergen de las páginas autobiográficas de Dorothy Day como valiosas lecciones para todos en nuestro tiempo: la inquietud, la Iglesia, el servicio.

imagesDorothy es una mujer inquieta: cuando vive su camino de adhesión al cristianismo es joven, aún no ha cumplido los treinta, hace tiempo que ha abandonado la práctica religiosa, que le había parecido, como señala su hermano, a quien dedica este libro, algo “morboso”. En cambio, creciendo en su propia búsqueda espiritual, llega a considerar la fe y a Dios no como un “parche“, por utilizar una famosa definición del teólogo luterano Dietrich Bonhoeffer, sino como lo que realmente debería ser, es decir, la plenitud de la vida y la meta de la propia búsqueda de la felicidad. Dorothy Day escribe: “La mayoría de las veces los destellos de Dios me llegaban cuando estaba sola. Mis detractores no pueden decir que fue el miedo a la soledad y al dolor lo que me hizo volverme hacia Él. Fue en esos pocos años en los que estaba sola y rebosante de alegría cuando le encontré. Finalmente le encontré a través de la alegría y el agradecimiento, no a través del dolor”.

Aquí, Dorothy Day nos enseña que Dios no es un mero instrumento de consuelo o de alienación para el hombre en la amargura de sus días, sino que colma en abundancia nuestro deseo de alegría y realización. El Señor anhela corazones inquietos, no almas burguesas que se contentan con lo existente. Y Dios no quita nada al hombre y a la mujer de todos los tiempos, ¡sólo da el céntuplo! Jesús no vino a proclamar que la bondad de Dios constituye un sustituto del ser hombre, nos dio en cambio el fuego del amor divino que lleva a cumplimiento todo lo bello, verdadero y justo que habita en el corazón de cada persona. Leer estas páginas de Dorothy Day y seguir su itinerario religioso se convierte en una aventura que hace bien al corazón y puede enseñarnos mucho para mantener viva en nosotros una imagen verdadera de Dios.

20526068_838079009702626_4461301964745255976_nDorothy Day, en segundo lugar, reservó hermosas palabras para la Iglesia católica, que a ella, procedente y perteneciente al mundo del empeño social y sindical, a menudo le parecía estar del lado de los ricos y de los terratenientes, no pocas veces insensibles a las exigencias de esa verdadera justicia social e concreta igualdad en la que -nos recuerda la misma Day- son ricas tantas páginas del Antiguo Testamento. A medida que crecía su adhesión a las verdades de fe, también lo hacía su consideración de la naturaleza divina de la Iglesia católica. No con una mirada de fideísmo acrítico, casi de defensa de oficio de su propio nuevo “hogar” espiritual, sino con una actitud honesta e iluminada, que sabía discernir en la vida misma de la Iglesia un elemento de  irreductible vínculo con el misterio, más allá de las muchas y repetidas caídas de sus miembros.

Dorothy Day señala: ‘Los mismos ataques dirigidos contra la Iglesia me demostraron su divinidad. Sólo una institución divina podría haber sobrevivido a la traición de Judas, a la negación de Pedro, a los pecados de los muchos que profesaban su fe, que deberían haber cuidado de sus pobres’. Y, en otro pasaje del texto, afirma: “Siempre he pensado que las fragilidades humanas, los pecados y la ignorancia de quienes han ocupado altos cargos a lo largo de la historia no han hecho sino demostrar que la Iglesia debe ser divina para perdurar a través de los tiempos. Yo no habría culpado a la Iglesia de lo que consideraba errores de los clérigos”.

¡Qué maravilla oír tales palabras de una gran testigo de la fe, de caridad y de esperanza en el siglo XX, el siglo en que la Iglesia fue objeto de críticas, aversiones y abandonos! Una mujer libre, Dorothy Day, capaz de no esconder lo que no teme definir “¡errores de los eclesiásticos!”, pero que admite que la Iglesia tiene que ver directamente con Dios, porque es suya, no nuestra, la ha querido Él, no nosotros, es su instrumento, no algo de lo que podamos servirnos. Esta es la vocación y la identidad de la Iglesia: una realidad divina, no humana, que nos lleva a Dios y con la cual Dios puede llegar a nosotros.

Por último, el servicio. Dorothy Day ha servido a los demás toda su vida. Incluso antes de llegar a la fe de forma completa. Y este ponerse a disposición, a través de su trabajo como periodista y activista, se convirtió en una especie de “autopista” con la que Dios tocó su corazón. Y es ella misma quien recuerda al lector cómo la lucha por la justicia es una de las formas en las que, incluso sin saberlo, cada persona puede hacer realidad el sueño de Dios de una humanidad reconciliada, en la que la fragancia del amor supere el nauseabundo olor del egoísmo. Las palabras de Dorothy Day son muy esclarecedoras al respecto: “El amor humano en su máxima expresión, desinteresado, luminoso, que ilumina nuestros días, nos permite vislumbrar el amor de Dios por el hombre. El amor es lo mejor que nos es dado conocer en esta vida”. Esto nos enseña algo verdaderamente instructivo incluso hoy: creyentes y no creyentes son aliados en la promoción de la dignidad de toda persona cuando aman y sirven al más abandonado de los seres humanos.

dday

Cuando Dorothy Day escribe que el lema de los movimientos sociales para los trabajadores de su tiempo era “problema de uno, problema de todos”, me ha recordado una famosa frase que Don Lorenzo Milani, el sacerdote de Barbiana cuyo centenario de nacimiento se conmemora este año, hace decir al protagonista de Carta a una profesora: “He aprendido que el problema de los demás es el mismo que el mío. Salir de él todos juntos es política. Salir de él solo es avaricia’. Por tanto, el servicio debe convertirse en política: es decir, en opciones concretas para que prevalezca la justicia y se salvaguarde la dignidad de cada persona. Dorothy Day, a quien quise recordar en mi discurso al Congreso de los Estados Unidos durante mi viaje apostólico de 2015, es un estímulo y un ejemplo para nosotros en este arduo pero fascinante camino.

© 2023 – Dicasterio para la Comunicación – Libreria Editrice Vaticana

Fuente Religión Digital

Biblioteca, Cristianismo (Iglesias), Espiritualidad, General , , , , , , , , ,

Reseña: Nuevo libro habla del viaje del hombre gay hacia el sacerdocio y más allá

Sábado, 19 de agosto de 2023
Comentarios desactivados en Reseña: Nuevo libro habla del viaje del hombre gay hacia el sacerdocio y más allá

5614-6La publicación de hoy es del colaborador invitado Dugan McGinley, quien es profesor asistente en el Departamento de Religión de la Universidad de Rutgers. Es autor de Acts of Faith, Acts of Love: Gay Catholic Autobiographies as Sacred Texts (Nueva York: Bloomsbury Academic, 2004).

Siempre es una tarea interesante revisar una autobiografía. Después de todo, es la autoexpresión de una persona; ¿Quién soy yo para juzgarlo? Y como la expresión LGBTQI se enfrenta a una nueva ronda de desafíos en nuestro país políticamente dividido, cuantas más historias de vidas homosexuales escuchemos, mejor.

De hecho, I Came Here Seeking a Person: A Vital Story of Grace; One Gay Man’s Spiritual JourneyVine aquí buscando una persona Una Historia Vital de Gracia; El viaje espiritual de un hombre gay de William Glenn (Nueva York: Paulist Press, 2022), es oportuno e invaluable por su larga perspectiva, que abarca un período de tiempo desde antes de Stonewall hasta la actualidad. Solo con ese criterio, la historia de vida de Glenn es un trabajo importante, que representa la sabiduría de un sabio que ha experimentado la vida católica gay desde varios puntos de vista. Brinda una perspectiva amplia que las generaciones más jóvenes deben comprender como parte de nuestra historia colectiva queer.

Aunque el libro está organizado más o menos cronológicamente, se lee más como una serie de ensayos temáticos que como una autobiografía coherente y completa. Glenn lleva al lector por el viaje de su vida enfocándose en varias cosas que lo preocuparon o lo definieron en momentos particulares: la familia, la escuela, los jesuitas, la vocación, el alcoholismo, la sobriedad, el activismo político, las relaciones, el SIDA y el ministerio en las prisiones. Los últimos siete capítulos se sienten especialmente como exploraciones de temas profundamente espirituales, como la gracia, la sanación, los sueños, los espacios sagrados, el sacerdocio, la oscuridad y el amor, todo a través de la lente de los momentos y eventos formativos de su vida. De esta manera, el libro de Glenn sigue una definición de autobiografía que utilicé en mi libro que examina las historias de vida gay: “momentos de vidas representados textualmente”. (De hecho, el artículo anterior de Glenn sobre ser gay en su escuela secundaria jesuita aparece en mi libro, y fue divertido leer más antecedentes sobre esa experiencia en este libro). Si bien esta forma de organizar su vida funciona lo suficientemente bien como para enfatizar su Viaje espiritual (uno de los subtítulos), el libro también tiene el efecto de compartimentar aspectos de su vida que probablemente sean más desordenados y mezclados de lo que transmite esta estructura.

Algunos temas que cubre se repiten en otras autobiografías católicas homosexuales, como su imagen hiperdesarrollada de niño bueno y su deseo de ser sacerdote. De hecho, veo su llamado al sacerdocio detrás de muchos de los roles que desempeña en su vida. Aunque no se ordenó, está claro que muchas personas en su vida lo ven como una especie de sacerdote y se siente afirmado como tal, a través de la voz de Dios que escucha dentro de él. Admiro que no cumplió con la ordenación. Parece consciente de que no podía vivir con integridad como sacerdote y abiertamente gay en el sistema católico tal como se construyó en ese momento (y todavía lo es en muchos sentidos). Siento su frustración por este callejón sin salida, pero de muchas maneras señala las cosas virtuosas y sacerdotales que hace. El libro es en realidad una acusación a una iglesia que preferiría perder los dones de los sacerdotes homosexuales (e incluso los sacerdotes y mujeres heterosexuales casados) en lugar de permitirles operar en el ministerio como seres humanos plenamente realizados.

IzengabeaDugan McGinley

Encontré el capítulo llamado “Un bosque oscuro”, el más convincente. En él, detalla sus decepciones y comparte su noche oscura del alma, cuando no encontró consuelo en su práctica espiritual y se resintió porque le estaba fallando. Se sentía real, y extrañamente afirmativo, sentarse con él por un rato en esta noche oscura sin que se “resolviera” fácilmente.

A veces me sentía frustrado por la aparente necesidad de Glenn de encontrar resultados y significados positivos de las diversas luchas que enfrentó a lo largo de su vida. Para ser justos, creo que esto es auténtico para él, y mi reacción probablemente sea más un reflejo de mi propio cinismo que cualquier otra cosa. Pero a menudo me encontré comparando este libro con otras autobiografías, lo que quizás sea un riesgo de mi investigación en esta área. La autobiografía de Glenn es el polo opuesto de una como A Boy Named Phyllis de Frank DeCaro, que a veces me hizo reír a carcajadas. Me doy cuenta de que no es justo comparar estos dos. DeCaro es un comediante natural y su catolicismo flota en el trasfondo de su historia. Glenn está escribiendo explícitamente A Vital Story of Grace, como lo indica el otro subtítulo del libro. Su catolicismo y espiritualidad están al frente y al centro.

Menciono a DeCaro porque tanto él como Glenn son modestos en sus historias, aunque de diferentes maneras. DeCaro usa el humor para reírse de las situaciones y reconocer sus defectos, mientras que Glenn usa el lenguaje de la psicología de la autoayuda para afirmar su bondad y caracterizar cualquier sentimiento de indignidad como mensajes vergonzosos que deben descartarse. Ciertamente no hay nada malo con esta estrategia; refleja su formación como psicoterapeuta y director espiritual. Es solo que se siente omnipresente. Cada instancia de duda que expresa es pronto sofocada por una serie de autoafirmaciones. No sé si esto es solo una indicación de una lucha en curso o un deseo de encontrar siempre lo positivo, pero no siempre se siente tan “real” como esperaba. Aún así, no dudo de su sinceridad y del valor de este enfoque para los lectores que han experimentado una vergüenza y un trauma similares.

Para todos mis propios problemas con el espíritu de autoayuda de este libro, Glenn tiene una habilidad con las palabras. Escribe poéticamente, agregando conmoción a las diversas luchas que narra. Lo que es más importante, captura profundamente los sentimientos de ser gay y católico antes, durante y después del Vaticano II, con todo el optimismo concomitante y luego la derrota de los tiempos desde entonces hasta ahora. Su historia es una afirmación de que las personas homosexuales deben confiar en sus voces internas como dadas por Dios, sin importar lo que las enseñanzas oficiales de la iglesia traten de decirnos.

–Dugan McGinley, 3 de agosto de 2023

Fuente New Ways Ministry

Biblioteca, Espiritualidad, General, Iglesia Católica , , , , ,

«Gente de Dios, ¡Dios qué gente!», de Santiago Riesco Pérez,

Martes, 20 de diciembre de 2022
Comentarios desactivados en «Gente de Dios, ¡Dios qué gente!», de Santiago Riesco Pérez,

885496a202e095003879169f41b1fce5Santiago Riesco Pérez, periodista, sriesco@gmail.com
Madrid

ECLESALIA, 02/12/22.- “Me han publicado los de PPC un libro y quizá les pueda interesar a los lectores de Eclesalia”, escribí en un wasá al cincuenta por ciento de este servicio informativo, a César Rollán. Y le envié el enlace donde la editorial explica de qué va y quién lo escribe. “¡Qué bueno!” me contestó enseguida el marido de Cristina Plaza, la otra mitad de este proyecto que, como yo, recibís otras siete mil personas interesadas en las cosas de Dios y de la Iglesia y de ser felices haciendo felices a los demás dejando este mundo mejor de como lo encontramos. “Seguro que sí les interesa…” me decía César en un mensaje lleno de cariño al tiempo que me invitaba a escribir una presentación de la criatura. Y aquí estoy.

El libro lleva como subtítulo “Apuntes de un reportero trotamundos. Son textos que he ido escribiendo -en su mayoría- durante los dieciocho años que he trabajado como reportero y guionista del programa de TVE Pueblo de Dios. Al cambiar de trabajo me invitaron a seleccionar, organizar, revisar y completar mis viajes por el mundo de la mano de los pobres. Y eso hice.

En algo menos de 250 páginas esbozo retratos de personas, en su mayoría anónimas, en las que he visto a Dios. Son esos santos de la puerta de al lado a los que se les caen las virtudes de los bolsillos sin darse cuenta y como quitándose importancia. Gente de Dios. En la segunda parte cuento historias que son invisibles a la tele. Batallitas que pasan detrás de las cámaras y en las que me ha sido imposible no ver la mano del que siempre está con nosotros. Aunque haya quien no le vea, quien no le crea y hasta quien le niegue ¡Dios qué gente!

Mi obispo -y el de todos los madrileños- que también tiene cargo en la Conferencia Episcopal y que además es cardenal de la Iglesia de Roma, Carlos Osoro, ha escrito el prólogo. Mi admirado José Carlos Bermejo, director del Centro de Humanización de la Salud, religioso camilo y escritor prolífico es el que ha hecho posible este libro y ha redactado una deliciosa presentación. Pone el broche final el padre Jesús María Ruiz Irigoyen, director de la revista Humanizar, junto al que aprendí lo más importante del periodismo: respetar la dignidad de las personas sin faltar a la verdad. Sólo por leer lo de estos tres tipos llenos de Dios merece la pena invertir unos euros para viajar desde casa, conocer lo mejor de lo peor y descubrir que lo esencial es invisible a la tele. Ojalá os animéis a rezarlo. Y que me contéis qué os ha parecido

Feliz Adviento…, y lo que sigue.

(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedenciaPuedes aportar tu escrito enviándolo a eclesalia@gmail.com).

Biblioteca, Espiritualidad , ,

‘Semillas para el alma’, de Gabriel Mª Otalora, ¿quién podría resistirse?

Lunes, 12 de septiembre de 2022
Comentarios desactivados en ‘Semillas para el alma’, de Gabriel Mª Otalora, ¿quién podría resistirse?

C0EB0F3D-0A02-4659-A7E8-FD295F867F9CEl autor y bloguero de Religión Digital publica su nuevo libro en Bonum

Gabriel Mª Otalora nos propone desarrollar una siembra cordial y respetuosa de pequeños redescubrimientos y semillas de espiritualidad creativa, aptas para germinar preguntas que nos reconectan con la fe

Nacido en Bilbao (Euskadi) en 1957, Gabriel Mª Otalora es Licenciado en Derecho y diplomado en Práctica Jurídica

Trabajó en varias multinacionales y como gerente en dos organizaciones solidarias. Con una amplia y dilatada trayectoria pastoral, escribe en su blog Punto de encuentro y en Religión Digital, Fe adulta, Eclesalia, Redes cristianas y Blog de teología, entre otros medios

Gabriel Mª Otalora nos propone desarrollar una siembra cordial y respetuosa de pequeños redescubrimientos y semillas de espiritualidad creativa, aptas para germinar preguntas que nos reconectan con la fe, con nuestra misión y la belleza única de la palabra de Jesús, que nos devuelve el sentido y la alegría de vivir.

Nacido en Bilbao (País Vasco) en 1957, Gabriel Mª Otalora es Licenciado en Derecho y diplomado en Práctica Jurídica. Posgrado de Antropología Social, Máster en Gestión del Conocimiento y Capital intelectual. Máster en Recursos Humanos. Profesor de la Escuela del Seguro y del Máster en Planificación y Gestión de RR.HH. Evaluador de la Agencia Vasca de la Calidad (Euskalit).

Trabajó en varias multinacionales y como gerente en dos organizaciones solidarias. Con una amplia y dilatada trayectoria pastoral, escribe en su blog Punto de encuentro y en Religión Digital, Fe adulta, Eclesalia, Redes cristianas y Blog de teología, entre otros medios. También colabora en los diarios del Grupo Noticias y en Radio Popular de Bizkaia, y ha sido columnista durante una década en Radio Euskadi y Onda Vasca. Imparte conferencias sobre temas éticos y religiosos y dirige un grupo de espiritualidad para presos en la prisión de Bizkaia. Ha escrito una docena de libros, y recibió el premio de Periodismo Solidario Manos Unidas 2010.

 Fuente Religión Digital

Biblioteca, Espiritualidad ,

Hombre trans católico revisa el nuevo libro de Queer Evangelical sobre estar en la iglesia

Sábado, 16 de julio de 2022
Comentarios desactivados en Hombre trans católico revisa el nuevo libro de Queer Evangelical sobre estar en la iglesia

490116AB-C534-4646-A2B8-0E0DEFF3D1A94E91E529-366F-4896-A2D8-1E71759AF49CLa reseña que hace del libro un hombre trans católico sobre el viaje de aceptación de una mujer evangélica queer es un recordatorio de que “Ser una parte abierta y visible de la comunidad LGBTQ+ en una iglesia cristiana nunca es una tarea fácil“, especialmente cuando “esa visibilidad para dar voz a la dignidad de las personas LGBTQ+ frente a una cultura cristiana que preferiría borrar varias identidades”.

Esa es la lección que Maxwell Kuzma aprendió del último libro de Julie Rodgers, Outlove: A Queer Christian Survival Story. En su reseña publicada en el National Catholic Reporter, Kuzma relata cómo partes de la historia de Rodgers resonarán fuertemente entre los católicos LGBTQ+.

Rodgers creció como alguien que era “ferozmente evangélico y apasionadamente enamorado de Jesús con un pequeño problema: se sentía atraída por otras mujeres”. Creyendo que “si era lo suficientemente buena”, Dios la haría heterosexual, Rodgers detalla su vida trabajando con varios ministerios ex-gay y el ciclo de vergüenza y decepción que finalmente experimentó cuando “descubrió la belleza y la santidad en su identidad queer”.

Kuzma advierte que las vívidas descripciones de Rodgers o sus luchas contra la enfermedad mental y las autolesiones pueden dificultar el libro para los lectores LGBTQ+ que han compartido las luchas de Rodgers por ser abiertamente queer y abiertamente cristiana. Él describe un episodio en particular:

“Hay un momento en el libro en el que Rodgers está en público y, por primera vez, no está involucrada en ningún tipo de trabajo relacionado con ser gay: no habla en un evento para ex-gay ni trabaja en el campus como una persona visible. capellán raro. Es entonces cuando se da cuenta de que toda su vida está dominada por su identidad queer, como si ser queer fuera un techo de cristal que limita lo alto que puede ascender en un entorno evangélico. Ella siempre está en exhibición, siempre bajo escrutinio. ¿Es lo suficientemente cristiana? ¿Cómo puede apoyar el matrimonio entre personas del mismo sexo? ¿Por qué elegiría llamarse a sí misma gay?

Para los católicos LGBTQ+ que intentan trabajar en espacios católicos, la narrativa de Rodgers probablemente reflejará su propia historia de encontrar el equilibrio entre ser fieles a su fe y fieles a su identidad queer. Kuzma lo describe como sentirse como si estuviera “bajo un foco de atención [del que] nunca podría escapar, siempre visiblemente diferente a los demás, siempre más escudriñado”. Outlove, como describe Kuzma, no es un libro sobre teología, argumentos que apoyan el matrimonio entre personas del mismo género, o incluso sobre el celibato cristiano LGBTQ+.

Más bien, Outlove se trata de la creciente comprensión de Rodgers de que la teología no le importa a alguien que no quiere que las personas queer sean parte de la iglesia. No importa qué palabras se usen para describir su identidad o cuán “perfectos” actúen. Simplemente hay cristianos que se sienten tan incómodos con la existencia de identidades queer que rechazarán todo esfuerzo por ayudar a las personas queer a sentirse en paz y como en casa en la iglesia.

Felicitaciones al National Catholic Reporter por encontrar a una persona trans para reseñar este libro de un autor queer. Esta acción refleja los comentarios de Kuzma sobre el libro de Rodgers. Al publicar la reseña de Outlove de Kuzma, NCR reconoce que “las personas queer realmente tienen mucho que aportar a la iglesia”.

Para los católicos, este libro es un recordatorio de que el bautismo los convierte en miembros de pleno derecho de la iglesia, por lo que sus contribuciones a la iglesia deben ser bien recibidas y apreciadas, incluidas sus identidades LGBTQ+.

—Bobby Nichols (él/él), 8 de julio de 2022

Fuente New Ways Ministry

Cristianismo (Iglesias), Iglesia Católica, Iglesias Evangélicas , , ,

La novela debut de la autora Sonora Reyes presenta a un protagonista católico queer con un final feliz

Lunes, 4 de julio de 2022
Comentarios desactivados en La novela debut de la autora Sonora Reyes presenta a un protagonista católico queer con un final feliz

51nRQQ4fmuLPara los jóvenes LGBTQ, la escuela católica puede ser una experiencia tensa. En una novela debut, The Lesbiana’s Guide to Catholic School,l, Sonora Reyes le da a la protagonista, que es una estudiante de escuela católica queer, un final feliz. “Quería explorar cómo podría ser un final feliz en la escuela católica”, dijo el autor.

En una entrevista reciente con el National Catholic Reporter,   Reyes, cuyos pronombres son ellos/ellos, explicó el proceso y la inspiración detrás de la novela, además de enviar un mensaje de aliento a los adolescentes católicos Latinx LGBTQ.

Reyes creció en Arizona, donde asistieron a la escuela secundaria católica durante un año. Fue una experiencia que describieron como “traumática”.

Solo fui por un año, pero al final, les estaba rogando a mis padres que me enviaran de regreso a la escuela pública”, dijeron. “Tenía muy buenos amigos y nos divertíamos mucho juntos. Pero para mí personalmente, simplemente no encajaba bien”.

Por el contrario, en La guía de la escuela católica de Lesbiana, Reyes le da a su protagonista “el final que hubiera deseado al final”.

Para Reyes, asistir a la escuela católica fue difícil debido a la frecuente homofobia.

“La homofobia fue lanzada en tu camino desde todas las direcciones como dodgeball”, recordaron. “Personalmente, me quedé en el armario con todos, excepto con algunos amigos cercanos cuando estaba en la escuela católica, y eso presentaba desafíos propios, ya que las personas se sentían muy cómodas con su homofobia a mi alrededor, ya que no sabían que era homosexual”.

Reyes dijo que era importante para ellos explorar la intersección de la fe y lo queer en su novela. En particular, buscaron agregar matices a las conversaciones sobre el catolicismo y las experiencias religiosas de las personas LGBTQ. Muchos de los personajes son católicos, mientras que el protagonista lucha por curarse de un trauma religioso.

Era importante para mí mostrar las duras realidades del trauma religioso y los sentimientos de ira de Yami [el personaje principal] hacia Dios, al mismo tiempo que mostraba que, para algunas personas, esa misma religión puede traer paz y claridad, y ninguna reacción es mal”, explicaron.

Reyes también animó a los estudiantes latinos queer que actualmente asisten a una escuela secundaria católica:

“‘Si estás encerrado, no estás ‘viviendo una mentira’. No le debes a nadie una explicación sobre tu identidad, y hacer lo que tienes que hacer para sobrevivir no te hace desconfiar. Está bien tomarse su tiempo para salir del clóset y hacerlo solo cuando sienta que está absolutamente listo. Ya sea que estés fuera o no, lo estás haciendo increíble. Eres hermosa y brillante y estoy muy, muy orgullosa de ti’”.

La nueva novela de Reyes es un recordatorio de la importancia de brindar a los jóvenes LGBTQ, especialmente a los jóvenes católicos LGBTQ, acceso a historias en las que puedan verse a sí mismos. Si bien para muchos jóvenes LGBTQ no es fácil navegar por la escuela secundaria católica, la novela debut de Reyes asegura a los lectores que merecen sus propios finales felices.

—Grace Doerfler (ella/ella), New Ways Ministry, 7 de junio de 2022

Fuente New Ways Ministry

Biblioteca, General, Historia LGTBI, Iglesia Católica , , , , ,

New Ways Ministry lanza un nuevo libro sobre la no discriminación LGBTQ

Sábado, 2 de julio de 2022
Comentarios desactivados en New Ways Ministry lanza un nuevo libro sobre la no discriminación LGBTQ

61Jh9c-wdhLUna nueva publicación del  New Ways Ministry explica por qué y cómo los católicos deberían apoyar las iniciativas de no discriminación para las personas LGBTQ tanto en la iglesia como en la sociedad.

A Home for All: A Catholic Call for LGBTQ Non-Discrimination  es un breve libro de 60 páginas diseñado para que los católicos en las bancas, los ministros pastorales y los educadores entiendan por qué su fe católica promueve la igualdad para las personas LGBTQ, a pesar de la oposición de algunos líderes de la iglesia. .

El libro fue escrito por Francis DeBernardo y Robert Shine, respectivamente director ejecutivo y director asociado de New Ways Ministry. Además del texto principal, el libro contiene 24 testimonios que apoyan la no discriminación LGBTQ de una diversidad de líderes católicos, incluidos obispos, cardenales, teólogos, mujeres religiosas, organizadores comunitarios y defensores de la justicia social.

“Debido al aumento de iniciativas y legislación anti-LGBTQ, es importante que los católicos en las bancas sean parte de estos importantes debates”, dijo DeBernardo. “Esperamos que este libro ayude a las personas a comprender cómo se puede ser fielmente católico y apoyar la igualdad LGBTQ”.

“La discriminación contra las personas LGBTQ existe no solo en la sociedad civil, sino también en la iglesia cuando se despiden trabajos y se niegan los sacramentos”, dijo Shine. “Los católicos deben ser francos y firmes defensores de la igualdad en ambos espacios como mandato de nuestra fe”.

A pesar de la bien publicitada oposición a las iniciativas LGBTQ por parte de algunos obispos, los católicos de EE. UU. consistentemente apoyan en extremo la igualdad LGBTQ. Como ocurre con muchos temas de género y sexualidad, la mayoría de los fieles tienen opiniones diferentes a las de la mayoría de la jerarquía estadounidense.

El texto principal del libro se basa en una declaración teológica sobre la no discriminación LGBTQ que New Ways Ministry produjo en el verano de 2021. Fue respaldado públicamente por más de 750 figuras católicas clave, incluidos teólogos, académicos, líderes pastorales y defensores de la justicia social. Además, cerca de otros 2000 católicos con roles de liderazgo en los niveles de base de la iglesia también respaldaron la declaración.

El texto principal del libro se complementa con 24 testimonios de destacados católicos, incluidos el cardenal Wilton Gregory de Washington, el arzobispo de Santa Fe John Wester, los teólogos destacados p. Bryan Massingale y Cristina Traina, las Hermanas de la Misericordia de las Américas, e incluso el Papa Francisco.

El libro, que fue creado con la intención de que se use no solo para educar a las personas, sino también como una herramienta pedagógica en parroquias, escuelas y otras instituciones católicas, también incluye una lista de ocho preguntas iniciales para el debate y una lista de recursos para más información e investigación.

Para obtener más información o pedir una copia, haga clic aquí

—Dwayne Fernandes, New Ways Ministry, 22 de junio de 2022

Fuente New Ways Ministry

Biblioteca, General, Historia LGTBI , ,

Reseña: El nuevo libro de Yunuen Trujillo es una lectura esencial para iniciar el ministerio LGBTQ

Viernes, 1 de julio de 2022
Comentarios desactivados en Reseña: El nuevo libro de Yunuen Trujillo es una lectura esencial para iniciar el ministerio LGBTQ

5577-4La publicación de hoy es del colaborador invitado Mark Guevarra. Mark es estudiante de doctorado en Graduate Theological Union en Berkeley, California, y está interesado en cómo las prácticas de justicia restaurativa son pasos necesarios en el camino sinodal, a partir de su propia experiencia como trabajador eclesiástico despedido. La fe de Mark, moldeada por su identidad filipino-canadiense y gay, es algo que le apasiona testificar, compartir y nutrir.

Como muchos que han comenzado un ministerio LGBTQ, conozco los peldaños y los obstáculos para crear un programa tan necesario. LGBTQ Catholics: A Guide to Inclusive Ministry (Católicos LGBTQ: una guía para el ministerio inclusivo) de Yunuen Trujillo proporciona una hoja de ruta esencial en seis capítulos breves pero detallados.

Trujillo es una ministra laica católica, una organizadora comunitaria basado en la fe y una abogada de inmigración, además de colaboradora de Bondings 2.0. En el libro, ella (1) argumenta de manera concisa pero convincente la necesidad de tal ministerio, (2) ofrece una imagen de quiénes son los católicos LGBTQ, (3) proporciona marcos prácticos para crear un ministerio, (4) refuerza y critica la doctrina de la iglesia, (5) revisa los modelos de iglesia del Papa Francisco y (6) llama a los lectores a escuchar las experiencias vividas.

En el primer capítulo, Trujillo profundiza en su vida personal, incluidos más de siete años de ministerio pastoral, para defender el ministerio LGBTQ. Con sensibilidad y un análisis cuidadoso, da voz al “rechazo, la violencia, la intimidación, los intentos de suicidio, la depresión, el abuso, la discriminación en el lugar de trabajo, la falta de vivienda y la pobreza” que enfrentan las personas LGBTQ.

En el segundo capítulo, Trujillo se enfoca en desmantelar estereotipos, aborda la cuestionada existencia del clero católico LGBTQ y expone la difícil realidad de la pedofilia con precisión y honestidad. Ella exhorta a sus lectores a creer que:

“La persona LGBTQ es mucho más que una simple orientación o identidad sexual. Poseemos un anhelo espiritual, con metas y sueños de vida, con virtudes y defectos, con dones y talentos dados por Dios, con capacidad de autoconocimiento y autodeterminación, con intereses y necesidades más allá de la orientación e identidad sexual… somos como complejo, variado, amado y santo como cualquier otro ser humano hecho a imagen de Dios, imago Dei, y nacido en una comunidad con una dignidad que debe ser respetada”.

unnamedYunuen Trujillo

El tercer capítulo proporciona marcos para aquellos que desean crear un ministerio inclusivo. El primer cuadro describe los pasos para desarrollar un “Grupo de Apoyo” y un modelo de ministerio parroquial de “Evangelización”. Fuera de la parroquia, Trujillo describe los marcos para los ministerios LGBTQ dentro de una diócesis o arquidiócesis, órdenes religiosas, colegios, escuelas secundarias en contextos nacionales e internacionales. Sus descripciones y críticas de cada uno son breves, honestas e informativas. Cabe destacar su presentación de Courage. Trujillo es equilibrado, proporcionando no solo críticas, por ejemplo, por su “enfoque predominante en el sexo”, sino también elogios por su “enfoque en el compañerismo y en la creación de un espacio seguro para las amistades santas”, que son significativos para algunos católicos LGBTQ.

La presentación de Trujillo de la doctrina de la iglesia en el cuarto capítulo es concisa y accesible. Comienza con un análisis cuidadoso de cómo las enseñanzas sobre la dignidad de la persona humana, la no discriminación y la castidad se aplican a los católicos LGBTQ. Esta sección incluye enfoques prácticos y consejos para aplicar las enseñanzas. A lo largo del libro, se incluyen citas de enseñanzas, comentarios de las Escrituras, información de antecedentes y conocimientos contemporáneos de las ciencias sociales, como la noción de “otredad”. Su explicación detallada de la castidad y su aplicación demuestra su conocimiento de las enseñanzas y su capacidad equilibrada para criticar cómo se han aplicado de manera discriminatoria, por un lado, y cómo se pueden aplicar de manera efectiva, por el otro.

El quinto capítulo pinta un bosquejo detallado en miniatura de los tres enfoques pastorales del Papa Francisco: convertirse en una iglesia de encuentro, una iglesia que escucha y una iglesia de acompañamiento. Juntos, estos brindan a los lectores una base eclesiológica a partir de la cual proceder.

5dd58f2417b9d2760973cffd_jgramickHna. Jeannine Gramick,

El último capítulo comienza con una llamada a continuar el camino del discernimiento. Este viaje comienza escuchando las historias de los católicos LGBTQ. Para hacer esto, Trujillo ofrece sugerencias útiles sobre cómo escuchar las experiencias vividas, como notar temas comunes y reconocer la diversidad y la santidad de todos. El corazón del capítulo es el testimonio personal de Trujillo. Más que una historia de salida del armario, es una historia de descubrimiento y lucha por vivir la propia vocación, y de un constante cuestionamiento de permanecer o no en la Iglesia Católica.

Además de estos capítulos, el libro incluye apéndices con testimonios, ejemplos de declaraciones de misión y oraciones, así como una breve bibliografía. Como ella afirma, el conciso libro de Trujillo es un punto de partida. Empodera a los lectores con las herramientas y los recursos necesarios, y les indica la dirección de ministerios y organizaciones como New Ways Ministry, que tienen más recursos prácticos para cultivar un ministerio LGBTQ próspero. Católicos LGBTQ: una guía para el ministerio inclusivo es una lectura esencial para las personas que trabajan en dicho ministerio. Ciertamente, un libro como este me hubiera dado más confianza para comenzar mi propio grupo.

[Nota del editor: la Hna. Jeannine Gramick, cofundadora de New Ways Ministry, escribió el prólogo del libro].

Para obtener más información sobre los católicos LGBTQ: una guía para el ministerio inclusivo, haga clic aquí. Para leer las reflexiones anteriores de Yunuen sobre Bondings 2.0, haga clic aquí.

—Mark Guevarra, 20 de junio de 2022

Fuente New Ways Ministry

Biblioteca, Cristianismo (Iglesias), Iglesia Católica , , , ,

Gabriel Mª Otalora: “La Cruz cristiana es sinónimo de amor verdadero”

Martes, 15 de febrero de 2022
Comentarios desactivados en Gabriel Mª Otalora: “La Cruz cristiana es sinónimo de amor verdadero”

Libro_2422267765_15912223_667x1092La Cruz’ inaugura la colección Ruaj de la editorial San Pablo

Gabriel Mª Otalora, asiduo colaborador en Religión Digital, publica un nuevo libro en el que reflexiona sobre el sufrimiento y el amor ligados a la cruz cristiana. ‘La Cruz’, editado por San Pablo

Hemos hablado con él sobre la Cruz y la Buena Noticia, que él define como un oxímoron aparente. Un signo que ha quedado ligado al mensaje cristiano. Expresa contradicción, amor, esperanza con fe

“La Cruz cristiana es el camino que hay que aceptar para nuestra mejora personal en la apuesta por el prójimo, sobre todo el más necesitado, afirma el autor

“Nadie quiere sufrir y es comprensible el rechazo a la Cruz…. Pero, en realidad, el rechazo de fondo es a Cristo crucificado y su exigente y liberador mensaje”

“Más allá de la cruz hay un Plan, tiene su reverso de luz ya aquí, en este mundo: amar transforma al que ama. Solo los humanos podemos convertir la creación en armonía espiritual, belleza y arte”

El libro incluye presentación y epílogo de Xabier Pikaza

Gabriel Mª Otalora, laico de la diócesis de Bilbao, asiduo colaborador en prensa escrita y portales digitales como Fe adulta, Redes cristianas y Religión Digital y autor de libros como La revolución pendiente (en la colección Qué Iglesia), publica un nuevo libro en el que reflexiona sobre el sufrimiento y el amor ligados a la cruz cristiana. Hemos hablado con él sobre la Cruz y la Buena Noticia, que él define como un oxímoron aparente. «La Cruz cristiana –explica– es sinónimo de amor verdadero».

¿Qué expresa la Cruz?

Es un signo que ha quedado ligado al mensaje cristiano. Expresa contradicción, amor, esperanza desde una manera nueva de ver la existencia que se va descubriendo desde la entrega personal, aquí y ahora, con fe, no desde las certezas y seguridades. Con todo, no es posible aprehender el Misterio del Crucificado en este mundo; todo lo más vivirlo desde el amor.

Forma parte del lenguaje simbólico cuando decimos que «nos abrazamos a la Cruz liberadora de Cristo». No hablamos de cualquier cruz, sino de Jesús de Nazaret crucificado. La Cruz es también un símbolo del mal uso de la libertad en forma de odio, de insolidaridad y destrucción que hemos generado en el mundo.

Los cristianos, ¿la hemos malinterpretado o le hemos dado demasiado protagonismo en algún momento?

Es muy posible… Ahí están las procesiones de Semana Santa, donde el sufrimiento tiene mucho más protagonismo que la Resurrección, que es lo que da sentido a todo lo demás. Jesús nos dice: el que quiera seguirme, niéguese a sí mismo, tome su Cruz y me siga (Mt 16, 21-27). Esta llamada es posible entenderla solo desde el contexto general de todo el Evangelio que tampoco significa legitimar las cargas religiosas que agobian el alma (Mt 11, 29) y fomentan el miedo impidiendo la paz auténtica que viene de Dios.

Junto a la cruz que se deriva de la existencia imperfecta y finita, incluidas nuestras carencias capitales: envidias, egoísmos de todo tipo, codicias, venganzas, calumnias… coexiste la Cruz genuinamente cristiana: Jesús nos pide, por una parte, evangelizar a base de quitar o aliviar las cruces de los demás; ofrezco consuelo, soy compasivo y misericordioso, me pongo de parte del débil, no soy indiferente a las injusticias, perdono de corazón, me implico con amor aun a costa de mi comodidad o seguridad. Trabajarnos nuestras actitudes con humildad para convertirnos en luz para otros, más allá de la filantropía.

 La Cruz cristiana, que para nada es abandonarnos en nuestros sufrimientos, sino trabajar para salir de ellos confiadamente en Dios. Tomar la Cruz de Cristo es aceptar con humildad lo que no podemos cambiar sin perder de vista los dones recibidos con actitud agradecida. Reconozcámoslo, es más fácil hacer sacrificios con privaciones, aunque sean radicales, que ejercitarnos en el verdadero amor al prójimo, que es la única cruz querida por Dios. Los mártires lo son contra su voluntad, no lo olvidemos.

«Abrazar la cruz», «tomar la cruz», «aceptar la cruz»… ¿A qué nos lleva, a dónde nos conduce la Cruz?

A ser la mejor posibilidad de cada uno, pero, atención, siempre que sea una consecuencia de una entrega de amor. De la misma manera que un montañero escala cimas con muchas privaciones, esfuerzos e incomodidades, a veces llenas de peligros, y lo hace por la satisfacción de plenitud que supone el reto de hollar las cimas y disfrutar de la naturaleza, la Cruz cristiana es el camino que hay que aceptar para nuestra mejora personal en la apuesta por el prójimo, sobre todo el más necesitado.

¿Por qué se da también el rechazo, la persecución, la destrucción de la Cruz?

Nadie quiere sufrir y es comprensible el rechazo a la Cruz…. Pero, en realidad, el rechazo de fondo es a Cristo crucificado y su exigente y liberador mensaje. Me viene a la cabeza el pueblo elegido cuando añoraba la esclavitud de Egipto al experimentar que  la libertad y la felicidad exigen una actitud muy concreta fuera de la zona de confort.  Y eso no nos excluye a los seguidores de Cristo quienes, a la postre, fueron los suyos quienes urdieron un plan criminal para desacreditar y matar a Jesús y a su mensaje; los suyos no le recibieron…

 Pedro Casaldáliga lo resume muy bien: Jesús llegó a la cruz por asumir las consecuencias de un determinado modo de vivir. Jesús murió como murió, porque vivió como vivió.

Ante el dolor, ante la cruz, mucha gente se pregunta por qué Dios permite el sufrimiento. ¿Cuál es la respuesta ante esta pregunta?

Decía el Premio Nobel de Medicina Alexis Carrel que no hemos venido a entender, sino a amar… Lo cierto es que nadie ha explicado la razón del dolor y el sufrimiento, más allá de una consecuencia de nuestra limitación e imperfección. Lo cierto es que alcanzar determinado estadio de madurez y de serenidad solo es posible por medio de la superación de las dificultades, que no se pueden soslayar. A todos nos tienta lo fácil pero detrás de la vida muelle no hay superación ni crecimiento; tampoco es posible un verdadero disfrute de la existencia. Las personas que experimentan la vida como algo hermoso, no es por la ausencia de dificultades.

Para ser felices hay que recorrer el camino de Jesús en nuestras cruces diarias. Esto no explica el dolor directamente, pero muestra el sendero –estrecho– de la verdadera vida buena que nunca llegará a entenderse por la constatación empírica, el razonamiento ni por darle rienda suelta a nuestros limitados sentidos.

Háblenos del reverso de luz de la Cruz. En su libro afirma que «el Evangelio es un tratado de cómo actuar en la vida, más que cualquier otra cosa, a partir de resaltar el amor que Dios nos tiene». ¿Confundimos el amor con la cruz?

En cualquier caso, Dios no es agente del dolor ni de sufrimiento. Efectivamente, el Evangelio es una buena noticia, un tratado de la mejor vida posible. La buena noticia no es que Jesús fuese a la cruz como el destino querido; aquello fue una consecuencia del rechazo humano del que no huyó, empezando por los expertos en la Ley de Dios. Pero todo no acabó en la cruz, sino en la Resurrección, por puro amor; esto es lo esencial de nuestra fe.

 Más allá de la cruz hay un Plan, ella no es el fundamento ni el final del camino cristiano, solo es la parte insoslayable en el recorrido de la vida a causa de nuestra limitación humana. Pero tiene su reverso de luz ya aquí, en este mundo: amar transforma al que ama. Muchos científicos clásicos y contemporáneos nos invitan a pensar que las Leyes Naturales son el punto de unión entre Dios y el mundo. Como dijo Lee Krasner, exponente del expresionismo abstracto, la evolución, el crecimiento y el cambio continúan. Todo se recrea, el amor no caduca.

Lo fascinante es que nuestro planeta es un hábitat lleno de belleza capaz de solazar nuestros sentidos, conmovernos y cuyas leyes nos permiten sobrevivir; un paraíso que parecía diseñado para su disfrute. Y esto es algo asombroso, porque el único objeto de la belleza es provocar fascinación y creación artística; no tiene sentido sin un sujeto capaz de apreciarla. En realidad, nadie ni nada sobra. Solo los humanos podemos convertir la creación en armonía espiritual, belleza y arte. La cruz, en fin, no es la protagonista principal, solo el Amor con sus dones.

¿Cómo valora la aportación de Xabier Pikaza a su libro?

Con enorme agradecimiento, tanto por su actitud muy generosa para conmigo como por el contenido teológico de su reflexión que refuerza el objetivo de este libro. Mil gracias siempre por su interés, su aportación y su tiempo.

¿Desea añadir algo más?

La Cruz es paradójica, la alegría y la felicidad cristianas son paradójicas. Jesús llama felices y bienaventurados a personas que la lógica social llamaría desafortunados.Entre tantos dolores y miedos, si hubiera que desentrañar el aparente oxímoron «Cruz-Buena noticia», diría que la Cruz cristiana es sinónimo de amor verdadero. La Buena Noticia es que Dios no es solamente el Dios de los justos, sino que es también el Dios de los que sufren. Entiendo que solo desde aquí se puede interpretar conceptos como «redención», «salvación», «expiación de los pecados»… que a veces se exponen tan doctrinariamente que acaban ocultando lo esencial: la gratuidad de todo lo bueno y la necesidad de dejarnos transformar por el Espíritu aunque sea entre situaciones bien amargas.

Jesús marcó el camino como uno de nosotros… No se nos pide que seamos exitosos, sino fecundos; sembradores, no necesariamente recolectores.

Fuente Religión Digital

Biblioteca, Espiritualidad , , , ,

En un nuevo libro, padres católicos de niños lesbianas/gays cuentan sus historias de fe y amor

Lunes, 7 de febrero de 2022
Comentarios desactivados en En un nuevo libro, padres católicos de niños lesbianas/gays cuentan sus historias de fe y amor

71VixuJXkILSe publicó la edición en inglés de un libro de padres católicos en Italia que tienen hijos lesbianas y homosexuales, días después de que el Papa Francisco alentara a esos padres a acompañar, no condenar, a sus hijos.

El libro, Blessed Parents: Experiences of Catholic Parents with Lesbian and Gay Children, (Padres Benditos: Experiencias de Padres Católicos con Niños Lesbianas y Gays), fue publicado en inglés por New Ways Ministry. Es una antología de historias de padres sobre tener familias arcoíris. Publicado originalmente en 2019 por el grupo LGBTQ italiano Tenda di Gionata,  luego se compartió con el Papa Francisco en 2020. El grupo italiano solicitó al Ministerio New Ways que produjera una versión en inglés.

Aunque todas las historias fueron escritas por italianos, reflejan las mismas preocupaciones, preguntas, miedos, coraje, esperanza, fe y amor que tantos padres católicos de personas LGBTQ en todo el mundo experimentan en sus viajes. A través de diferentes culturas con diferentes costumbres, lo que brilla a través de estas historias es el amor universal que todos los padres tienen por sus hijos y también su compromiso de construir una iglesia inclusiva.

La versión en inglés tiene una introducción del director ejecutivo del Ministerio New Ways, Francis DeBernardo, y un epílogo de la hermana Jeannine Gramick, cofundadora de New Ways. También incluye una lista de recursos impresos, web y de video para familias católicas con miembros LGBTQ.

En 2020, una de las autoras, Mara Grassi, que tiene un hijo homosexual y es vicepresidenta de la Tenda di Gionata, entregó al Papa la copia italiana del libro durante una audiencia privada. El otoño pasado, en 2021, Grassi dio un discurso sobre la experiencia de conocer a Francisco y lo que significó ese encuentro para los padres involucrados con Tenda di Gionata.

Explicó que el grupo había pedido participar en una audiencia papal y había recibido una invitación inmediata, aunque la audiencia real se retrasaría debido a la pandemia. Grassi lo dejó claro desde el principio: “se buscaba nuestra presencia”. Ella describió además el encuentro:

“Y esto me dijo el Papa: ‘Todos son hijos de Dios, tal como son’ y abrazándome, abrazó a las madres de Mestre que poco antes le habían gritado: ‘Papa Francisco, acuérdate de nosotros, somos padres de niños [LGBT]. Nuestros hijos necesitan tu abrazo’.

“Se detuvo ante esos gritos y dio su bendición. Como Dea y Stefano, padres de Roma que estaban presentes…, escribieron: ‘Después de años de desconcierto, dolor y vergüenza, esos padres estaban allí gritando, en una plaza llena de gente, sin esconderse más, orgullosos de sus hijos e hijas’.

“Cuando vino a mí. . .Le dije que el regalo era precisamente este nuevo lente que nos hacía ver en nuestros niños LGBT la sabiduría y la bondad de Dios.

“Pero, añadí, también era necesario que la Iglesia cambiara de mirada. Mientras yo hablaba [Francisco] me dijo: ‘Lo hace, lo hace’. Y me repitió, articulando claramente las palabras: ‘Todo hombre y toda mujer son hijos de Dios y Dios los ama y la Iglesia debe amar a todo hombre y a toda mujer’”.

Francisco-Mara-Grassi_2269283054_14915222_660x371

El Papa Francisco con la vicepresidenta de La Tenda di Gionata, Mara Grassi

El impacto de este encuentro con el Papa Francisco fue profundo para los padres. Grassi declaró en su discurso de 2021:

“Comprendimos que no solo teníamos que soñar con una Iglesia diferente, como había escrito el Papa, sino que estábamos dispuestos a gastar todo de nosotros mismos para que se hiciera realidad una Iglesia en la que es posible pasar del paradigma de del pecado al del camino, del paradigma de la ley al de la persona”.

Expresó su compromiso ahora con el Sínodo sobre la Sinodalidad como parte del trabajo de los padres, diciendo que “harán todo lo posible para que nuestras voces se escuchen, en las parroquias, en las diócesis, en los grupos sinodales, para que las palabras que el el Papa me dijo que se hiciera realidad”.

Ya sea que sea padre o no, encontrará abundante información e inspiración en las páginas de los Padres Benditos, leyendo las palabras de Mara Grassi y muchos otros autores maravillosos.

Copias de Padres Benditos están disponibles a través del sitio web del Ministerio New Ways. Si desea obtener más información sobre el libro o solicitar su copia ahora, haga clic aquí.

—Robert Shine (él/él), New Ways Ministry, 29 de enero de 2022

Biblioteca, Cristianismo (Iglesias), Iglesia Católica , , , ,

En un nuevo libro, dos obispos alemanes buscan una reevaluación de las enseñanzas sobre sexualidad de la Iglesia

Jueves, 16 de diciembre de 2021
Comentarios desactivados en En un nuevo libro, dos obispos alemanes buscan una reevaluación de las enseñanzas sobre sexualidad de la Iglesia

índiceObispo Heinrich Timmerevers

Dos obispos de Alemania han contribuido con ensayos a un nuevo libro sobre catolicismo y cuestiones LGBTQ, y en él cuestionan la posición tradicional de la jerarquía sobre la moral sexual.

Los ensayos de los obispos Franz-Josef Overbeck de Essen y Heinrich Timmerevers de Dresde están en un libro titulado Catholic and Queer, que pide que el Magisterio actualice sus enseñanzas de moral sexual. Según el National Catholic Reporter:

“Las parejas homosexuales, las cuestiones transgénero y la diversidad deben reevaluarse sobre la base de una nueva comprensión de la sexualidad, escribió Timmerevers en el libro, publicado esta semana.

“Durante siglos, la iglesia ‘juzgó mal a la gente y los dejó solos con su situación y sensibilidades y de facto los puso al margen’, dijo el obispo. ‘Aquí hemos cometido injusticias y también nos hemos vuelto culpables’ ”.

El obispo Overbeck escribió en su ensayo:

“[Rechazo] la adhesión a una moral sexual que, por ejemplo, quiere prácticamente negar a las personas que aman a alguien del mismo sexo la posibilidad de una relación exitosa y satisfactoria. Las experiencias de vida y los sentimientos profundos de quienes son homosexuales o transgénero me han conmovido profundamente. La enseñanza de la Iglesia debe integrar estos testimonios concretos de vida ”.

20111019-offener-brief-an-franz-josef-overbeck-01-bundeswehr-fotos-wir-dienen-deutschland-flickr-cc-by-nd-460x222Obispo Franz-Josef Overbeck

Overbeck cree que el Papa Francisco, en su declaración que apoya el derecho de las parejas del mismo sexo a la protección legal, ha abierto “una nueva forma de apreciación que puede ser el punto de partida para una reevaluación (de la iglesia local) de la homosexualidad”. La declaración del Papa Francisco trajo esperanza a los católicos LGBTQ y su futuro en la iglesia, pero esa esperanza se desinfló un poco cuando la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) del Vaticano prohibió bendecir a parejas del mismo sexo. Los católicos alemanes rechazaron la declaración de la CDF al organizar una campaña llamada Liebe Gewinnt (#liebegewinntEl amor gana)  en la que sacerdotes, ministros parroquiales y feligreses bendecían a las parejas del mismo sexo y enfatizaron que eran bienvenidos en sus iglesias.

El libro Catholic and Queer presenta otras historias de personas LGBTQ y sus experiencias en la iglesia, así como de familiares, ministros, teólogos y organizaciones.

Los ensayos de Timmerevers y Overbeck no son más que los últimos llamamientos de los obispos para una reevaluación del enfoque de la iglesia institucional a los problemas LGBTQ. El primero cuestionó la prohibición de bendiciones de la CDF como “decepcionante” en el momento en que se anunció.

Por su parte, Overbeck ha dicho “por qué no” cuando se le preguntó acerca de las bendiciones y ha expresado su apoyo a las bendiciones en varias ocasiones. E incluso después de la prohibición de la CDF, la Diócesis de Essen, bajo el liderazgo del obispo, celebró un simposio virtual sobre el tema en abril. Overbeck dijo personalmente que ningún sacerdote que participó en las protestas de bendición de Alemania sería sancionado. Ha dicho que la iglesia necesita reevaluar fundamentalmente su enfoque de la homosexualidad. En 2019, Overbeck desafió la prohibición del Vaticano sobre los hombres homosexuales en el sacerdocio. También permitió que la historia de un trabajador eclesiástico gay casado apareciera en la revista diocesana el año siguiente.

Es hora de que el Magisterio examine la sexualidad a la luz de la antropología, la sociología, la psicología y la biología modernas. La comprensión de la sexualidad humana se ha desarrollado enormemente desde los primeros padres de la iglesia, cuyo pensamiento todavía influye fuertemente en la doctrina. La teología católica nos enseña que nuestra relación con la humanidad y con Dios está en constante evolución. Si no consideramos la revelación o no aceptamos la evolución de la humanidad en cómo nos relacionamos unos con otros, la enseñanza de la iglesia aún apoyaría la esclavitud y la pena de muerte. Hasta que el Magisterio se abra a las ciencias modernas y al sensus fidelium, la fe de las personas, nos corresponde a nosotros como iglesia acoger a las personas LGBTQ con amor y respeto.

—Elise Dubravec (sher / her), New Ways Ministry, 8 de diciembre de 2021

Fuente New Ways Ministry

Biblioteca, General, Iglesia Católica, Iglesia Inclusiva , , , , , ,

Superior jesuita elogia el libro de los sacerdotes brasileños sobre teología LGBTQ

Viernes, 29 de octubre de 2021
Comentarios desactivados en Superior jesuita elogia el libro de los sacerdotes brasileños sobre teología LGBTQ

Arturo_Sosa_AI Arturo Sosa, S.J.,

El jesuita más importante del mundo ha elogiado a un miembro de la orden religiosa por su libro sobre teología LGBTQ, diciendo que el libro tiene “muchos méritos”.

P. Arturo Sosa, S.J., Superior General de los jesuitas, escribió al P. Luis Corrêa Lima, S.J., sobre el nuevo libro de este último, Teologia e Os LGBT+  (“Teología y personas LGBT +”), según un post de la Global Network of Rainbow Catholics (Red Global de Católicos Arcoíris).

En su carta al teólogo y ministro jesuita, Sosa escribe, en parte:

“[El libro] es una obra que sin duda recoge los frutos de sus muchos años de acompañamiento pastoral a las personas LGBT +, así como de su fructífera actividad académica en la Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro, especialmente en el grupo de investigación ‘Diversidad Sexual – Ciudadanía y religión ‘, de la que eres coordinador.

“Tu libro tiene muchos méritos. En primer lugar, presenta sucintamente, pero sin simplificaciones, los elementos fundamentales de la Teología y el Magisterio católico sobre el tema en cuestión, sin dejar de hacer una lectura crítica y actualizada de estos elementos, abriendo así el espacio para una reflexión seria y desapasionada y para una reflexión. Diálogo maduro y sincero sobre temas que tocan profundamente la vida de tantas personas en su experiencia de fe.

“De esta forma, tu trabajo se presenta sin duda como un instrumento que favorece la comprensión de la realidad de las personas LGBT + en su relación con la fe, con Dios y con la Iglesia. Al brindar una reflexión sobre la realidad existencial de estas personas con espiritualidad, teología moral, exégesis bíblica y antropología cristiana, su libro ofrece información de calidad como oportunidad de reflexión para todos aquellos que deseen comprender mejor esta realidad para vivirla de una mejor manera evangélica. camino.”

Sosa concluye animando a Corrêa a continuar su “servicio apostólico” a la comunidad LGBTQ, trabajo que es en gran medida un cumplimiento de la misión de los jesuitas de estar, en palabras del Papa Pablo VI, “incluso en los campos más difíciles y en el frente ”donde“ hay un enfrentamiento entre las urgentes demandas del ser humano y el mensaje cristiano ”.

Una descripción del libro de Corrêa dice, en parte:

“Pensar en la realidad de la población LGBT +, desde la perspectiva de la teología, requiere, sobre todo, dejarse sensibilizar por sus dolores y conflictos dolorosos, así como reconocer sus talentos, aportes y posibilidades, superando estigmas que, durante mucho tiempo Con el tiempo, construye concepciones sexualizadas y lúdicas de esta población que, aun con dificultad, logra una mayor visibilidad. Lejos de ser una cuestión meramente abstracta, la temática de la teología y LGBT + se lanza a una realidad que concierne a la vida concreta de muchas personas que no siempre son acogidas por la comunidad cristiana. El propósito de este libro es alentar el derramamiento de aceite y vino sobre las heridas humanas y contribuir al avance de la doctrina. Nuestras palabras pueden salvar vidas o pueden destruirlas “.

P. El ministerio LGBTQ de Corrêa es profético, y particularmente en Brasil dados los altos índices de violencia y discriminación que enfrentan las personas LGBTQ allí. Recibir la bendición del Superior General de los jesuitas por este trabajo brinda al sacerdote y a otros agentes pastorales la protección necesaria para continuar su ministerio, que de hecho, como reconoce el libro, salva vidas.

—Robert Shine, New Ways Ministry, 26 de octubre de 2021

 ***

imagesLuís Corrêa Lima, sacerdote jesuita, es profesor del Departamento de Teología de la Pontificia Universidad Católica de Río. Según la página del Instituto Humanitas Unisinos, cuya misión es «señalar nuevas preguntas y buscar respuestas a los grandes desafíos de nuestro tiempo, partiendo de la visión del humanismo social cristiano, participando activa y audazmente en el debate cultural en el que la sociedad del futuro está configurado», este sacerdote se dedica a desarrollar «investigaciones sobre la historia de la Iglesia, la modernidad, la diversidad sexual y de género. Tiene varios textos y artículos publicados sobre estos temas y realiza un apostolado con personas LGBT +. Es autor del libro: Teología y LGBT +: perspectiva histórica y desafíos contemporáneos».

El libro consta de cinco capítulos:

  1. SEXUALIDAD Y TRADICIÓN JUDEOCRISTIANA.
  2. EL SURGIMIENTO DE CUESTIONES DE GÉNERO Y ORIENTACIÓN SEXUAL.
  3. EL MUNDO CATÓLICO FRENTE A CUESTIONES DE GÉNERO Y ORIENTACIÓN SEXUAL.
  4. HOMOSEXUALES Y ACCESO AL SACERDOCIO MINISTERIAL.
  5. NUEVAS PERSPECTIVAS, DESAFÍOS TEOLÓGICOS Y PASTORALES.

31zduOZatdS._SY344_BO1,204,203,200_QL70_ML2_Finalmente consta de unas consideraciones finales en las que el autor «muestra que la relación de las personas LGBT con la sociedad y con la Iglesia, a lo largo del tiempo, guarda cierto parecido con la historia del pueblo judío en la era cristiana: nazismo, antisemitismo moderno».

 En una entrevista publicada en 2009 también en la página de Instituto Humanitas Unisinos, el sacerdote jesuita afirma “cuando la diversidad sexual se reconoce no como una desviación sino como un aspecto de la realidad humana (e incluso animal), uno puede tener otra comprensión de la creación misma. Las diversidades, que son tantas en la creación bajo las más diversas formas, apuntan a la diversidad existente en el creador mismo, en el ser divino que no se ve”. Por entonces, Luís Corrêa Lima ya se mostraba favorable a la ordenación sacerdotal de personas homosexuales. Citando al ex superior general de los Dominicos, Timothy Radcliffe, afirma que “Dios continuará llamando tanto a los homosexuales como a los heterosexuales al sacerdocio, porque necesita los dones de ambos». En esa misma entrevista defendió que «faltan modelos explícitos de santidad homosexual en los que la gente pueda basarse”.

Fuente New Ways Ministry/Cristianos Gays

General, Historia LGTBI, Iglesia Católica , , , , ,

Jesús Martínez Gordo: “En el jesu-cristianismo hay unos cuantos miles de millones de espiritualidades

Viernes, 22 de octubre de 2021
Comentarios desactivados en Jesús Martínez Gordo: “En el jesu-cristianismo hay unos cuantos miles de millones de espiritualidades

98C51AC1-7998-416E-907C-D802C1A34789Presentación en Bilbao el pasado 14 de octubre del nuevo libro de Jesús Martínez Gordo, ‘Entre el Tabor y el Calvario. Una espiritualidad ‘con carne’’

“La apertura del acto corrió a cargo de María Mar González, de Nely Vásquez y del autor del libro y de Javier Madrazo. Entre los asistentes, D. Joseba Segura, obispo de Bilbao, y de D. Juan Mª Uriarte, obispo emérito de S. Sebastián y autor del prólogo”

“Todo un acontecimiento ‘atípico’: por el tema abordado, por el lugar escogido, por la presencia de dos obispos, además de por militantes de la HOAC y de personas de otras confesiones, religiosas y ateas”

“Todo un anticipo de un futuro postsecular, plural y empáticamente dialogante sin renunciar a la crítica, pero extraño tanto a los nostálgicos de la neocristiandad que no volverá, como a los obcecados por un secularismo excluyente y autoritario”

En los locales de Ezkerra – Berdeak de Bilbao se presentó el 14 de octubre el nuevo libro de Jesús Martínez Gordo, “Entre el Tabor y el Calvario. Una espiritualidad ‘con carne’”. La apertura del acto corrió a cargo de María Mar González, presidenta de la HOAC de la diócesis de Bilbao, de Nely Vásquez y del autor del libro, así como de Javier Madrazo. Entre los asistentes se contó con la presencia de D. Joseba Segura, obispo de Bilbao, y de D. Juan Mª Uriarte, obispo emérito de S. Sebastián y autor del prólogo.

M. Mar González, después del saludo inicial, recordó que en 1946, en plena posguerra, nació la Hermandad Obrera de Acción católica (HOAC) y que “en este 75 aniversario queremos hacerlo dando gracias al Padre-Madre Dios por la existencia de tantas mujeres y hombres que han ofrecido su vida llevando el evangelio al mundo obrero y del trabajo y trayendo a la iglesia las alegrías y las penas, las miserias y la grandeza de las mujeres y hombres del mundo obrero y del trabajo”. Éste es el marco, prosiguió, en el que Nely Vásquez nos indicará algunos contenidos de la obra de Jesús Martínez para proceder, después, a presentar, de manera dialogada, entre el autor y Javier Madrazo, el libro que nos reúne esta tarde.

Nely, recordó la presidenta de la HOAC de Bilbao, es doctora en Teología por la universidad de Deusto. Ha realizado diversos estudios de arqueología y teología bíblica y es profesora en la Pontificia Universidad Católica de Perú, del Instituto de Fe y Cultura de Lima y de la Facultad de teología del Norte de España, sede en Vitoria.

Seguidamente, dejó la palabra a Nely quien, en su intervención, subrayó que para el autor “las espiritualidades que se mueven dentro de un optimismo ingenuo -que cree que la gracia divina se transmite por sí misma, sin necesidad de mediaciones, están condenadas a la falta de plausibilidad social y, por eso mismo, a la ineficacia histórica”. En realidad, continuó, éstas, “más que de ‘autoayuda’ son espiritualidades tipo IKEA: llévesela a casa y móntela fácilmente usted mismo/a”. E insistió, comunicando que compartía con el autor, que “no hay nada más opuesto a la espiritualidad del ‘tenemos la obligación de ser felices’ (“happycracia”) de la New Age, que un auténtico encuentro con un Dios que se historia en una Cruz”.

Junto a este tipo de espiritualidades y teologías se encuentra la “jesu-cristiana” para la que no hay “hilo directo” con lo divino. “La cuestión que quisiera subrayar como central, concluyó, es lo que el autor propone como ‘la prueba del nueve’ de la autenticidad de una experiencia de encuentro con lo Absoluto y Trascendente: dicho encuentro no puede darse si no es como “irrupción”; es decir, como un aguijón (no sólo caricia), como un cuestionamiento radical de la propia experiencia personal con sus condicionantes sociales, culturales, políticos y económicos”; lejos, muy lejos, “de esa ‘happycracia’ -tal y como la han bautizado los pensadores Edgar Cabanas y Eva Illouz”.

En la presentación del libro, Jesús Martínez Gordo, indicó que lo hacía en este lugar ”aconfesional”, como agradecimiento -por ser el espacio en el que también lo pudo hacer, antes de la pandemia, de su anterior libro (“Ateos y creyentes: qué decimos cuando decimos ‘Dios’”)- y, además, porque abordaba, en el primero de los capítulos, la existencia de “espiritualidades ateas o profanas” y, por ello, de “ateologías” con las que había que dialogar, también en la plaza pública -no solo en los templos, en los espacios e instituciones eclesiales o en las facultades de teología-. Y que había que hacerlo respetando las reglas de juego, propias de esos marcos aconfesionales.

Esta, enfatizó, no es una tarea imposible ya que hay un terreno común que nos vincula a todos, sean cuales sean nuestras creencias: que todos vivimos y que lo hacemos compartiendo con los demás nuestras respectivas existencias y sus diferentes y complementarios significados. Éste, el significado que vamos dando a lo que vivimos, unas veces, se presta a una explicación creyente; otras, a discursos no-creyentes o sin Dios. De eso hablo en este libro y, de manera más detenida, en el primero de los capítulos

Y, adentrándose en este primer punto, reseñó la existencia, entre otras, de dos clases de espiritualidades “sin Dios” y “ateologías”: la de quienes denominó “agnósticos trágicos” y la de André Comte-Sponville.

Las primeras de estas espiritualidades y ateologías están presididas por la experiencia de quienes, conscientes de su finitud, viven su existencia como triunfo inexorable de la noche, del silencio, del vacío, de la oscuridad y de la nada, es decir, “sin Dios”. Y algunos de ellos lo hacen reconociendo mantener una sorprendente relación con “lo que, porque me concierne y no sabiendo qué es, se encuentra más allá de dicha finitud”. Dicen mantener tal relación en términos de “lucha” porque quieren traer al discurso y al concepto tanto la relación como lo que la provoca, pero reconocen no lograrlo. Se les escapa de manera permanente.

Y, sin embargo, no se rinden ante la inquietud de lo que provoca esta sorprendente relación ni la experiencia en que se muestra y gracias a la cual son conscientes de su existencia. De ahí que algunos de ellos se atrevan a llamar la atención sobre el riesgo de sofocar o “matar” dicha relación, habida cuenta de la inatrapabilidad de lo que la provoca; algo siempre insoportable; sobre todo, para el satisfecho y engreído moderno. Toda una señal, otra más, de que también nos estamos asomando a un tiempo post-secular y plural en el que, además de cuidar la libertad, es necesario un debate sobre todos y cada uno de estos diferentes y legítimos discursos, aunque no todos igualmente consistentes desde el punto de vista racional.

La cercanía de un “jesu-cristiano” con estas espiritualidades y “místicas”, apuntó Jesús Martínez Gordo, es total: tienen la virtud de recordarnos -en medio de una exculturación de lo religioso- la importancia humana del viernes y del sábado santo; días que se siguen actualizando en la experiencia que tenemos de nuestra finitud, de la que también tienen nuestros compañeros de viaje y que, aunque nos disguste, forma parte, igualmente, de nuestra existencia. Por eso, el “jesu-cristiano” también las reconoce como propias.

Por su parte, André Comte-Sponville se adentra en una experiencia gozosa y tabórica, fuente de plenitud y belleza. Existen tabores “sin Dios” o, mejor, experiencias de plenitud, que reconocidas como autosuficientes, no son percibidas ni explicadas como fundadas en lo que decimos cuando decimos “Dios”. El “jesu-cristiano” también sintoniza con estas espiritualidades tabóricas, aunque tenga dificultades para acoger sus explicaciones “sin Dios”, al menos, sin el “jesu-cristiano: sencillamente porque entiende que no está de más explicarse por qué son posibles esas experiencias de plenitud y eternidad en la fragilidad de la finitud y en la cortedad del tiempo.

Sus dificultades con estas espiritualidades ateas no están en la calidad de la experiencia sino en el tipo de razón que emplean para comunicar y en el silencio u olvido en el que quedan sumidos el reverso de la vida y el lado oscuro de la historia humana.

El resultado de este recorrido por dichas espiritualidades “sin Dios”, por separado, es el reconocimiento de que cada una de ellas es sensible y presta atención a uno o a dos de los días que conforman el Triduo Pascual: el drama del Calvario -algo presente en el caso de los “agnósticos trágicos”, aunque sea una presencia más intelectual que con encarnadura histórica) y al Tabor o al domingo de resurrección , en el caso de A. Comte – Sponville, aunque sea con un olvido sorprendente del viernes y del sábado santo.

 Lo propio del “jesu-cristiano -subrayó el autor- es no solo el reconocimiento de la unidad entre el grito de abandono del viernes santo, el silencio y el fracaso del sábado santo y la sorpresa o “salto cualitativo” del domingo de resurrección y Tabor, sino también de la circulación entre estos diferentes días que conforman el misterio “jesucristiano” y que, siendo también “uni-trinitario”, es comunión de experiencias y discursos diferentes y legítimamente diversos, pero, a la vez, interrelacionados; gracias a lo dicho, hecho, acontecido y encomendado por el Nazareno.

Por eso, continuó, en el jesu-cristianismo hay unos cuantos miles de millones de espiritualidades: tantas como seguidores de Jesús de Nazaret. Y que, en la medida en que circulan por cada uno de los tres días del Triduo pascual o, lo que es lo mismo, por los tres montes de las Bienaventuranzas, del Tabor y del Calvario, son reconocibles como “católicas” ya que renuncian a quedarse ancladas -por supuesto, de manera definitiva – en uno de estos tres montes o en uno de los tres días que conforman el núcleo del misterio que es el Triduo pascual.

Después de finalizar esta presentación, le fui preguntando sobre algunos puntos de los restantes capítulos del libro, dedicados a las llamadas nuevas espiritualidades, a la “jesucristiana” ortodoxa, a la latina, al imposible hilo directo con Dios, así como a las consecuencias -en términos de estado del bienestar social- en que se viene traduciendo en la Europa occidental las dos tesis mayores de la espiritualidad y de la teología jesucristiana: la identificación de Jesús con los últimos del mundo y el destino universal de los bienes.

Transcurrida la hora y media fijada, tuvimos que dar por finalizado el encuentro a las 9 de la noche; todo un acontecimiento “atípico”: por el tema abordado, por el lugar escogido, por la presencia de dos obispos, además de por militantes de la HOAC y de personas de otras confesiones, religiosas y ateas que se puede ver íntegramente en diferido.Todo un anticipo de un futuro postsecular, plural y empáticamente dialogante sin renunciar a la crítica, pero extraño tanto a los nostálgicos de la neocristiandad que no volverá (y que no es bueno que se intente) como a los obcecados por un secularismo excluyente y autoritario.

 Fuente Religión Digital

Biblioteca, Cristianismo (Iglesias), General , , , ,

“La reforma pendiente”, de Jesús López Sáez

Jueves, 30 de septiembre de 2021
Comentarios desactivados en “La reforma pendiente”, de Jesús López Sáez

reforma-pendientePublicado por Última Línea
Jesús López Sáez
Madrid.

ECLESALIA, 03/09/21.- Acaba de salir mi libro “La reforma pendiente“, publicado por la editorial Última Línea (Málaga, 2021). Este libro tiene su origen, no en un simple escritorio, sino en el surco de una historia personal y comunitaria centrada en la búsqueda de la comunidad perdida de los Hechos de los Apóstoles. En medio de la crisis profunda de la Iglesia que entonces afloraba, había que volver a las fuentes, a la Biblia, a la experiencia de las primeras comunidades cristianas. Pero las dificultades eran enormes. Había que acercarse por aproximaciones sucesivas. Y para muchos, “todavía no había llegado la hora”.

Llevamos más de cien años rezando por la unidad de las Iglesias. También se ha dialogado y se han hecho declaraciones conjuntas. Pero con eso no basta. Es cuestión de renovación y reforma. El Concilio Vaticano II se propuso “promover todo aquello que pueda contribuir a la unión de cuantos creen en Jesucristo” (SC 1). La restauración de la unidad es “uno de los principales propósitos” (UR 1). Han pasado cincuenta años y no se ha conseguido.

Considerando las lecciones de la historia y las dificultades que subsisten en el camino de la unidad de las Iglesias, surgen algunas preguntas: ¿Es imposible la unidad de los cristianos? ¿No se puede conseguir a gran escala? ¿Las grandes Iglesias cristianas pueden renovarse y reformarse? ¿Sólo lo puede lograr un resto? ¿Es posible la unidad sin la reforma pendiente?

En nuestro proceso de vuelta al Evangelio, algunos momentos fueron especialmente difíciles. Por ejemplo, en 1998 (volviendo a las fuentes) cruzamos la cordillera dogmática de los siglos IV y V para llegar a la confesión de fe de Pedro, de Pablo, de Juan, de Jesús de Nazaret. Él dijo en la última cena: “Esta es la vida eterna, que te conozcan a ti, único Dios verdadero, y al que tú has enviado, Jesucristo” (Jn 17,3). Y también: “Si alguno me ama, guardará mi palabra y mi padre le amará y vendremos a él y haremos morada en él” (14,23). La fe judía es ésta: “Escucha Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor es uno” (Dt 6,4). Es el primer mandamiento, dice Jesús: “El Señor nuestro Dios es el único Señor” (Mc 12,29).

Esta es la fe que proclama Pedro como el centro del mensaje cristiano: “A Jesús Nazareno, hombre acreditado por Dios entre vosotros con milagros, prodigios y señales que Dios hizo por su medio entre vosotros, como vosotros mismos sabéis, a este, que fue entregado según el determinado designio y previo conocimiento de Dios, vosotros le matasteis clavándole en la cruz por mano de los impíos; a este, pues, Dios le resucitó… de lo cual todos nosotros somos testigos. Y exaltado por la diestra de Dios, ha recibido del padre el espíritu santo prometido y ha derramado lo que vosotros veis y oís” (Hch 2,22-33), “sepa, pues, con certeza toda la casa de Israel que Dios ha constituido Señor y Cristo a este Jesús a quien vosotros habéis crucificado” (2,36).

Se cumple el salmo 110: “Dijo el Señor (Dios) a mi Señor (Cristo): Siéntate a mi derecha”. Jesús es reconocido como Señor, como Cristo, como rey del reino de Dios. Es el rey prometido (Sal 72). En el salmo de entronización se dice: “Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy” (Sal 2). En general, las grandes confesiones cristianas no pasan la cordillera dogmática de los siglos IV y V. Están atrapadas. Hay que revisar la tradición a la luz de la Escritura. No somos ingenuos. Somos conscientes de que la publicación de este libro supone un riesgo. Sin embargo, también lo somos de que “anunciamos a un Cristo crucificado”, a Jesús que “padeció fuera de la puerta”, fuera de la ciudad, excomulgado, condenado como blasfemo y subversivo.

Así pues, si fuera preciso, esperamos que no, salgamos donde él “cargando con su oprobio, que no tenemos aquí ciudad permanente, sino que andamos buscando la del futuro”. O sea, seguimos todavía con aproximaciones sucesivas, pero tenemos esto claro: La reforma pendiente es condición de la unidad

(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Biblioteca, Iglesia Católica , ,

Julio César Boffano: “Me acosté con obispos y cardenales que de la boca para afuera eran homofóbicos”

Sábado, 25 de septiembre de 2021
Comentarios desactivados en Julio César Boffano: “Me acosté con obispos y cardenales que de la boca para afuera eran homofóbicos”

1473106D-22C2-4843-95EE-796AE01980A9Un excura gay, abusado en su niñez, dice que el sexo es moneda corriente en el Vaticano, donde los homosexuales son mayoría.

09.09.2021 08:26

Por César Bianchi

Fotos: Javier Noceti

Julio César Boffano se consagró a Dios convencido de que era el camino para un mundo más justo, más igualitario, más esperanzador. Fue seminarista, se hizo sacerdote y como estudiante viajó a la capital italiana como miembro de la Compañía de Jesús. Allá en Roma, en el corazón mismo del Vaticano, descubrió mentiras, engaños, hipocresía; advirtió que la homosexualidad campeaba entre los religiosos y que él sería “un gay más”. Presenció (y sufrió) abusos de poder. Vio que el sexo y la lascivia eran moneda corriente y que los curas homosexuales eran más homofóbicos que la minoría, los hetero.

Tuvo sexo con practicantes, curas, obispos y cardenales. Hasta que uno de sus amantes, como Dios lo trajo al mundo -nunca mejor aplicado- y con una copa de champán en la mano, se burló del Todopoderoso. A Julio le empezó a caer la ficha: el importante religioso, sin la sotana (y despojado de toda prenda), se mofaba de todo en lo que él creía y en lo que el propio cardenal juraba creer. Algo no andaba bien, no cerraba.

Julio se asumió gay, y un día se lo contó a otro cura. Este le dijo que él también era gay y estaba orgulloso de serlo. Lo besó y lo invitó a la cama. Julio frecuentó saunas y boliches gays, y allí siguió cruzándose con muchos religiosos que en los pasillos del Vaticano se hacían los nunca vistos. Se unió a un grupo de curas homosexuales preocupados por la homofobia de la Iglesia Católica. Buscaban entender cómo podía ser que la Iglesia Católica promoviera la familia tradicional y despreciara la homosexualidad, si ellos, los elegidos de Dios, eran homosexuales. En esas reuniones discutían, reflexionaban, cenaban… y también tenían sexo entre ellos.

Julio César Boffano (54), ex cura devenido en político frenteamplista, hoy es concejal del municipio B de Montevideo, y trabaja como consultor en derechos humanos y comunicación integral. Acaba de lanzar su libro autobiográfico (Conocerme me hizo libre, de editorial Planeta) donde narra sus vivencias como cura en el cerno mismo de la Iglesia Católica Apostólica Romana. Denuncia vidas paralelas, privilegios y abusos, como el que le tocó vivir en carne propia cuando era solo un niño y el DT del baby fútbol en Paysandú le dijo que tenía que tomarle las medidas para el short y se lo llevó al vestuario.

Boffano asegura que los depredadores sexuales en la Iglesia se sienten redimidos o exculpados. Se convencen de que no están rompiendo el celibato por tener sexo con varones (muchas veces niños), dice. Y cuando alguno es denunciado, es transferido a otro destino, dado el sentido sanador del perdón.

-¿Por qué escribir un libro con tus vivencias como excura gay?

-Hace muchos años que Claudia Garín (editora de Planeta) me venía insistiendo con que mi historia era buena para un libro. Yo le decía que no. Hubo un momento en 2017, cuando yo estaba en Roma, ella me volvió a decir. Y le dije: “Está bien, ahora sí, estoy preparado”. Lo empecé a escribir recién en 2019. Me costó porque me removió muchas cosas, tuve que volver a hacer terapia en el medio del libro, tuve pesadillas. Me costó mucho contar el tema de mi abuso, que no lo sabía nadie. Eso para mí era muy importante: contar eso, cómo se pasa de víctima a sobreviviente y lo que implica para un varón. Eso está invisibilizado para los varones, hablo de reconocer que fuiste víctima de abuso sexual, de que fuiste violado. A la editorial le interesó más lo del ex cura gay y todo lo que viví adentro de la Iglesia. Me pareció importante que se supieran muchas cosas.

-Tu libro, biográfico y catártico, denuncia abusos sexuales en la Iglesia, habla de vidas paralelas, de hipocresía y doble discurso, y de cómo la Iglesia Católica es homofóbica, pero una gran mayoría de los curas en el entorno del Vaticano son gays. Decís: “Leyendo en investigaciones y relatos de religiosos que se apartaron de la Iglesia, descubrís que en el Vaticano la gran mayoría de los obispos y cardenales son homosexuales, entre estos, muchos practicantes. En la interna se refieren a ellos como ‘los que cantan en el coro’ o ‘los de la parroquia'”. Citás al periodista francés Frederic Martel y agregás: “La homosexualidad se extiende a medida que se asciende en la jerarquía católica, la proporción de homosexuales aumenta y en el colegio cardenalicio esta es la regla, la heterosexualidad es la excepción”. ¿No es una exageración?

-Eso es lo que te hace creer la Iglesia Católica. Es lo que la gente necesita creer: que estoy exagerando. No lo podés procesar, es muy difícil, es como el tema de los abusos. Pero Martel, que hizo una investigación de 500 páginas, lo demuestra con muchos testimonios y fuentes. Y es algo que sabemos. A ver, yo lo viví de adentro, me encontré con esa Roma, y fui encontrando que la heterosexualidad era la excepción. Incluso, los heterosexuales son más gay-friendly, y los homosexuales eran los más homofóbicos. Aunque yo me estuve acostando con un cura, un obispo, un cardenal, de la boca para afuera podían ser de lo más homofóbicos. Porque lo ven como un modo de proteger, un modo que no se sospeché sobre ellos. Es hipocresía.

-Incluso, más adelante decís que llama la atención que papas como Juan Pablo II y Benedicto XVI tuvieran un discurso tan homofóbico, cuando estuvieron rodeados de gays…

La prostitución masculina gay en Roma se mantiene, y en gran parte gracias a los curas. Y es horrible, es una pena, es una tristeza. Pero funciona así. Ahora con Francisco los curas tienen mucho miedo”

-Totalmente. Casi todos los curas, y los cardenales y los obispos, y los secretarios de esos dos papas eran gays. Y muchísimos practicantes. Pero no se dice, y no existe algo que no se dice. El pecado era decirlo, no hacerlo.

-En los alrededores de la estación de trenes romana, en Termini, “curas, obispos y cardenales del Vaticano” van a buscar trabajadores sexuales inmigrantes e indocumentados para tener sexo por un puñado de euros. Supongo que iban a buscar inmigrantes indocumentados porque al estar en una situación de irregularidad, no los podían denunciar. Por eso cuando había chantajes o robos, los religiosos nunca denunciaban. ¿no?

-Claro, los curas calladitos la boca. Y eso sigue pasando, mirá que yo viajo bastante a Roma y lo compruebo cada vez que voy. La prostitución masculina gay en Roma se mantiene, y en gran parte gracias a los curas. Y es horrible, es una pena, es una tristeza. Pero funciona así. Y ahora con un gran miedo, además, porque Francisco, que también está rodeado de muchos gays (no tantos como los dos anteriores), con Francisco los curas tienen mucho miedo. Ahora soy yo el que los protejo: les digo: “che, cuídate, no me mandes tal cosa, no te hagas ver conmigo cuando estoy ahí”.

-Menuda tarea la de asumirse gay en el Vaticano, ¿no? La enorme mayoría no se asumía, no había salido del closet. Y a vos te costó mucho encontrar el momento de planteárselo a un cura que escogiste para confiárselo. Y en el momento en que te decidís, el cura te contesta: “Yo soy gay, estoy orgullo de serlo” y te besa en la boca… Supongo que te habrá descolocado.

-¡Totalmente! Mirá, hablamos mucho de salir del armario. Pero, ¿qué significa? Vos tenés que decírtelo vos mismo. Yo me lo decía: “No hay caso, me gustan los hombres”.  “Tengo que decírselo a alguien”, ese es el siguiente paso. Elegí un cura que me inspiraba confianza. Entonces le dije: “Creo, me parece, que soy homosexual”, como con miedo… Y él me dijo esas palabras: “Yo soy gay, estoy orgulloso de serlo”, y me encajó un chupón. Y sí me descolocó, pero me gustó al mismo tiempo. Y enseguida me dijo: “¿Querés hacer el amor conmigo?” Yo le dije que sí, pero no pude. Fuimos a la cama, pero no pude. Me apabulló la situación. Y eso es también un abuso, un abuso de poder. No se hace eso. Después descubrí que eso es muy común, sobre todo con los nuevos.

-¿Cómo podés ser un elegido de Dios, si la Iglesia condena la homosexualidad? ¿Te hacía ruido eso?

-Claro. Vos sentís que sos homosexual -que fue lo que me pasó a mí-, y te preguntás: “¿Cómo puedo ser homosexual y el elegido de Dios?” Te están diciendo que eso está mal, que es antinatural. Entonces, tenés que ocultarlo, tenés que negarlo, entonces se va creando esta doble vida, estas hipocresías. Yo sí tuve doble vida, pero nunca la hipocresía de salir a hablar en una homilía contra la homosexualidad o contra los divorciados. Fui muy coherente conmigo mismo.

Yo me acuerdo de mi juventud, que los curas a los que eran maricas, amanerados o lesbianas, eran discriminados. Entonces te preguntás: “Dios me eligió, pero yo siento esto… ¿Cómo es? ¿Dios se equivocó? ¿Yo me equivoqué?” Hasta que hice todo el proceso y terminé concluyendo: “Dios no tiene nada que ver con esto… O tiene todo que ver: me eligió gay, me creó gay y me quiere gay”.

-Decís, al comienzo del libro: “Ingresé en la vida religiosa y me convertí en un gay más en una gran comunidad masculina, donde el sexo es moneda corriente, y donde a partir de esos vínculos uno puede ascender y asegurarse una vida de privilegios”. ¿Qué tan moneda corriente es el sexo? ¿Quiénes son los privilegiados para ascender, y en detrimento de quiénes?

-Los curas heterosexuales no es que no tengan relaciones sexuales, lo que pasa que para ellos es más complicado porque, justamente, la mujer en determinado momento te dice: “Bueno, elegí” o “quedé embarazada”. Y ahí hay que tomar una decisión.

“Yo en el Vaticano elegía: ‘Aquel. Me quiero acostar con aquel’. Eso tenía que ver con que yo era joven, desfachatado y tenía una gran autoestima, pero después empecé a pensar: ‘Este no es el Julio con el que yo soñé'”

El sexo es moneda corriente si vos elegís que así sea. Muchos curas lo reprimen y lo canalizan por otro lado: con el poder, con un súper auto, con cargos o lujos. Es moneda corriente porque -como me pasó a mí- cuando empezás a tener sexo en Roma empezás a descubrir que es un montón de gente… que tus propios compañeros, que los curas que conocés en el Vaticano. Yo en el Vaticano elegía: “Aquel. Me quiero acostar con aquel”. Eso tenía que ver con que yo era joven, desfachatado y tenía una gran autoestima, pero después empecé a pensar: “Este no es el Julio con el que yo soñé en Paysandú, en la Pastoral Juvenil de la Iglesia. ¿Qué estoy haciendo?” ¡Sí que se puede ascender! Se puede ascender si ese es tu propósito. Si yo me acuesto con un cardenal, ahora mismo, por ejemplo, pero no sería yo… Y eso fue lo que me salvó. Fui yo que tomé la decisión de alejarme, porque no podía estar como víctima y sobreviviente de abuso en un lugar donde eso se sigue escondiendo.

-Llegaste a Roma por primera vez en 1998 para vivir y estudiar con los jesuitas, en el edificio Il Gesú. Fuiste a estudiar a la Universidad Gregoriana, fundada por Ignacio de Loyola, en el corazón del Vaticano. Vos decís que te educaban para “conocerte a tí mismo”, pero siempre cuando seas funcional al sistema. Empezaste a estudiar la teología de la liberación, que decís que es perseguida por la Iglesia Católica. ¿Por qué?

-La teología de la liberación no solo fue perseguida, fue prácticamente exterminada por la Iglesia Católica. Ahora surge de algunas otras iglesias y algunos movimientos de gente de los 70, pero fue prácticamente exterminada. ¿Por qué? Porque la teología de la liberación está vinculada con las izquierdas, en general, y porque pone en el centro a las personas con sus derechos vulnerados, y poner en el centro a las personas con los derechos vulnerados, que tienen que ver con el Jesús en el que yo creo… Eso cuestionó las estructuras de la Iglesia Católica, cuestionó las visiones teológicas, cuestionó el poder el Vaticano.

A mí me gusta hablar de muchas iglesias dentro de la Iglesia Católica, porque al mismo tiempo tengo que ser respetuoso con una cantidad de gente que conozco, que quiero y que sé que se juegan la vida, y que están convencidos y hacen trabajos maravillosos. Pero tenés que saber que hay cuestiones en las que no se puede ser cómplice, porque traicionan y crucifican al Jesucristo en el que decís creer.

-En Roma comenzaste a frecuentar los saunas y boliches gays. ¿Ahí te cruzabas con otros curas gays, obispos, y gente del entorno del Vaticano?

-Sí, sobre todo con compañeros de mi comunidad. Y al otro día hacíamos como si nada. Me acuerdo que una vez uno me dejó una cartita en m cuarto diciéndome: “Tendríamos que ver por qué nos vimos en el lugar que nos vimos”. Y yo, que soy muy de encarar, lo encaré y le dije: “Che, ¿querés que hablemos?” Se puso todo colorado, le dio vergüenza; ahí empecé a descubrir… después conocí un decano de la facultad, y cuando conocí a uno que me presentó un cardenal, ya no precisé más ir a los saunas, porque el sexo lo tenía ahí mismo, en el Vaticano. Y no tenía que estar pagando la entrada de los saunas.

-¿Cómo es eso de que concebían al celibato como tener sexo con alguien de otro sexo, y si era entre personas del mismo sexo no estaban violado el celibato? Se hacían trampas al solitario…

-Eso parece joda, pero era así, y sigue siendo así. El celibato estaba concebido para las relaciones heterosexuales. Nosotros renunciamos a un vínculo con mujeres, porque como no se asume la homosexualidad… Y la mayoría de los casos de curas abusadores lo hacen con varones usan eso como excusa: “Yo no cometo una falta contra el celibato porque tengo relaciones con varones”. Y todavía hay gente que se lo cree, yo lo agarraba para la joda. Pero la concepción del celibato es heterosexual, ¡cuando la mayoría son gays!

-Tuviste un romance con “su eminencia, el cardenal Fulano” que era tu protector. ¿Recibiste beneficios o fuiste privilegiado por estar con él? Contás que por estar con él te enterabas de cosas que no debías enterarte…

-No, salvo alguna vez que me dio plata y alguna cosa… Es muy difícil entender la estructura de la Iglesia Católica, es complejo, pero digamos que yo me enteraba de cosas que tienen que ver con la curia de los jesuitas, que sí tiene que ver con este cardenal. Y sí me enteraba de cosas que no debía haberme enterado y de algún modo me podía haber ayudado. Pero yo era tan ingenuo, tan arriesgado a la vez, que nunca utilicé esa información porque no me importaba nada.

“La mayoría de los casos de curas abusadores que lo hacen con varones usan eso como excusa: ‘Yo no cometo una falta contra el celibato porque tengo relaciones con varones’. Y todavía hay gente que se lo cree”

Una cosa es coger -yo no tenía problema con eso-, pero ya usarlo para otras cosas me hubiese hecho sentir mal conmigo mismo. Entonces, no. no lo usé, no tuve privilegios y apenas pude, lo corté. Lo podría haber usado, incluso ahora, pero eso sí hubiese sido traicionarme.

-Te sumaste al grupo Inter-nos, un grupo de curas y religiosos gays. ¿Qué era Inter-nos? ¿Para qué servía?

-La finalidad era reflexionar sobre lo que vivíamos dentro de la Iglesia como curas, como religiosos gays. Éramos gays asumidos, pero escondidos… Muchas veces nos reuníamos en casa de alguno que tenía su pareja. Reflexionábamos sobre eso, cómo vivir esto, por qué Jesús nos hizo así y la Iglesia nos dice que está mal, y sobre todo, tratar de no ser hipócritas. Hacíamos reflexiones y terminábamos comiendo juntos, y a veces…

-¿En la cama?

-También, sí. Y yo cuando escribí eso dije: “Esto no tiene nada que ver con el objetivo”, pero después lo pensé. Pero muchas veces en la intimidad (no solo el sexo) te contabas cosas que a veces no le contabas a otra persona. Eso pasa habitualmente. Y fue muy importante ese grupo porque reflexionábamos, aunque no cambió nada… por ahí nos cambió a nosotros. Fuimos juntos a la Marcha Gay, por ejemplo. Y teníamos miedo de que nos descubrieran (en la Iglesia).

-Asociás a los jesuitas con la frase “los trapitos sucios se lavan en casa”. ¿Por qué?

-Porque eso lo aprendí ahí, lo aprendí en la Compañía, te lo decían permanentemente. Pero además la actitud jesuítica es esa, el jesuita que nos comemos (dulce por fuera y salado por dentro) tiene que ver con eso, con que las cosas las tenemos que ver entre nosotros. El concepto del fundador, Ignacio de Loyola, es eso: la obediencia, lo que el superior te pide es lo que Dios te está pidiendo. Y las cosas las hablamos adentro y no salen (no deben salir) de acá adentro. Son muy buenos en eso.

-En la Compañía de Jesús empezaron a vigilarte y perseguirte, porque vos eras rebelde y desobediente. ¿En qué cosas desobedecías? ¿Qué les molestaba de vos? ¿Cómo te perseguían?

-Lo que molesta en la Compañía era que te salgas de la norma de la obediencia.  No si cogés o no cogés; me lo dijo un superior a mí: “No importa que lo hagas, lo importante es que no se sepa”. Lo que molestaba era la militancia explícita, que vos hagas una militancia explícita de la diversidad sexual. Por eso fue un escándalo en mi ordenación, en 2002 acá en Uruguay, sólo por agradecer al grupo de gays y lesbiana que me habían acompañado en Roma. ¡Se armó un escándalo y hasta salió en la prensa! No se hace explícito, no te salgas de la norma, no seas muy diferente.

Leer más…

General, Iglesia Católica , , , , , ,

Las fotos e historias del Archivo de la Memoria Trans Argentina reunidas en un libro

Martes, 12 de enero de 2021
Comentarios desactivados en Las fotos e historias del Archivo de la Memoria Trans Argentina reunidas en un libro

Feed3D-05-1024x1024Por Ivana Romero

Los besos en medio de la fiesta. Las botas plateadas, la lencería a flor de piel, las pelucas exóticas encandilando la noche o las piezas de alquiler. Y también, la complicidad para leer el destino en la baraja española o para escribir cartas despachadas en sobres perfumados: “Hay alguien que te quiere en silencio y te adora de verdad”, “Como se oculta el sol renace, lleno de esplendor”, “No llores, yo me quedo con la Charo de su época haciendo shows. Últimamente estaba demasiado delgada pero la ayudaba toda la silicona que tenía puesta”. Los espejos. El exilio. La violencia. Los milicos. El vestido en el armario desde la década del cuarenta. Los nombres de las que no están, señalando una enorme deuda social y política por esas muertes evitables. Y la risa como gesto altivo e irreverente, su rastro de purpurina hilando la filiación a esa familia elegida.

Todas estos gestos son parte del libro Archivo de la memoria trans, una publicación suntuosa de más de trescientas páginas –al cuidado de editorial Chaco– que incluye fotos, postales, negativos, recortes, esquelas, pasaportes, tickets aéreos y memorabilia “escamoteada al silencio y al paso del tiempo”, según explica María Belén Correa. “Pero también es un legado. De los quince mil documentos que tenemos, elegimos algunos y los envolvimos en tapas magníficas con los nombres de unas seiscientas compañeras que ya no están trazados con glitter. ¿Por qué? Porque como decían unas maricas brasileras, cuando morimos, nos convertimos en purpurina”, agrega desde Hanover, Alemania, donde vive, en una charla vía telefónica.

El proyecto surgió a través de ella y de Claudia Pía Baudracco, ambas activistas y fundadoras en 1993 de ATTTA (Asociación de Travestis,Transexuales y Transgéneros Argentinas). Pía falleció en 2012 –meses antes de lograr la sanción de la Ley de Identidad de Género–, y María Belén, desde el exilio, fundó el Archivo. En 2014, con la ayuda de la fotógrafa Cecilia Estalles, comenzó un trabajo de recopilación y de preservación digital de la documentación. Así fue posible realizar aquella muestra iniciática en el Centro Cultural Haroldo Conti, a fines de 2017. Y es que a partir de ahí, la comunidad travesti-trans ganó visibilidad en el campo cultural en un sentido más amplio que el obtenido hasta entonces.

Actualmente, el material del Archivo traza un arco temporal que va desde comienzos del siglo XX hasta fines de los 90. De hecho, el crecimiento constante de su acervo impulsó la idea de lanzar una web propia que se presentará en marzo de 2021, según adelanta Correa. Además de María Belén y Cecilia, las integrantes de este proyecto en expansión constante son Carmen Ibarra, Magalí Muñiz, Carolina Figueredo y Cecilia Saurí.

Activismo antes del activismo

 “Si tenés que armar tu libro familiar, le pedís a tu madre, a tu abuela o tu tía que vayan juntando fotos. Ese es el sentido en el que armamos este Archivo: con fotos de nuestra vida cotidiana, hechas por nosotras mismas desde lugares tan diversos como Roma, París o Villa Madero”, continúa María Belén. Y resalta: “Es una historia íntima. Y ese mismo registro es importante en la decisión de que los nombres de ciertas referentas históricas no ocupen un primer plano sino que se entretejan con las memorias colectivas. Porque el Archivo es un registro del activismo antes del activismo”.

“Nuestros cuerpos hablan por sí solos de nuestra historia. Desde que entré en mi etapa de transición, el paso por la vida fue vivir resistiendo. Toda nuestra vida era clandestina; no teníamos derechos civiles ni sociales y mucho menos acceso a la salud por temor a ir presas. Silicón y calabozo para pertenecer”, cuenta Carolina Figueredo en uno de los testimonios incluidos en el libro.

Empezar por la Memoria

Y es que, como explica María Belén, para las mujeres trans “no hubo diferencia entre dictadura y democracia” ya que la represión (y los vejámenes) han sido constantes. En el libro, la Tranchi cuenta de los días que pasó en Pozo de Banfield sin saber que esos calabozos con correctivos especiales “para maricones” como decía la policía, era además un lugar de secuestro y tortura durante la dictadura.

Kouka García relata que en la cárcel de Devoto, si el peluquero de turno era amable, les cortaba el pelo “estilo taza”; si no, las rapaba. Y Carla Pericles recuerda cómo debió huir de La Panamericana luego de darle una paliza a un tipo que asesinaba travestis: el tipo era comisario.

“Hay un proceso que iniciaron Madres y Abuelas con el pedido de memoria, verdad y justicia. Nosotras empezamos con la primera etapa, que es la construcción de memoria, aunque no sabemos si habrá verdad y mucho menos, justicia, mirando la cantidad creciente de travesticidios. Incluso en la dictadura hay 400 legajos que hablan de ‘depravados y sodomitas’ que fueron ocultados”, señala Correa. En cuanto al presente, la dirigente apunta: “Estamos en la etapa donde queremos una ley que diga ‘Reconocer es reparar’. Me refiero a una ley integral trans para poder darle a las compañeras mayores de cuarenta una mejor calidad de vida. Porque hoy hablamos de cupo laboral trans y de ese modo, acotamos el foco y solo miramos a las más jóvenes. ¿O me van a decir que a una compañera de 40 años la vamos a mandar a estudiar para que tenga un trabajo digno? Si nuestro promedio de vida son los 35 años, esa compañera está viviendo varios años de gracia. Y es una realidad que la ley debe contemplar”.

El libro se consigue a través de la cuenta de Instagram @chacoeditorial.

Fuente Agencia Presentes

Biblioteca, General, Historia LGTBI , ,

Pedro Miguel Lamet, sj.: “Hoy en día, la gente está buscando encontrarse con Dios por libre”

Jueves, 3 de septiembre de 2020
Comentarios desactivados en Pedro Miguel Lamet, sj.: “Hoy en día, la gente está buscando encontrarse con Dios por libre”

107099333_1192560467767491_3074763609261015065_oInteresante libro y entrevista…

“En España, y en la Iglesia católica, se ha tenido mucho miedo a la mística”

“Mucha gente, estos días, ha buscado una luz interior, no pensar… pensamos demasiado, y esos pensamientos nos torturan. Y cuando estás encerrado en una habitación es peor. El místico, o bien se santifica, o bien se vuelve loco”

“Todo lo que nos conduce al silencio es bueno. En un mundo como el nuestro, donde hay tanto ruido, hace falta estar en silencio un rato. Si Jesús dice que el Reino de los cielos está dentro de nosotros, si haces silencio en tu vida te estás encontrando con Dios, como sea”

‘La noche enamorada de San Juan de la Cruz, es la última novela de Pedro Miguel Lamet, sj., publicada, con éxito, en Mensajero. En ella, nos relata una frustrada historia de amor que tiene como involuntario protagonista al místico, y que se ha revelado muy oportuna en estos tiempos raros de coronavirus y confinamiento.

Lamet ha vivido el confinamiento “en comunidad, en una comunidad bastante longeva (media de 80 años), y hemos sobrevivido todos”. ¿Recuerdas una situación similar?, le preguntamos “Nada, ni siquiera la guerra, que es una cosa muy triste. Yo no viví la guerra, pero la situación es de ciencia ficción, es algo tan nuevo que lo ves en una peli y no te lo crees…. Son unos ejercicios espirituales obligados”.

¿Eso lo habéis notado?

Aquí hay dos posibilidades. Una es alimentar la esperanza y otra es desesperarse, muy humanas las dos. La gente ha salido como de un internado, por eso hay tanto problema con la desconfinación.

San Juan de la Cruz podría decirnos muchas cosas sobre el confinamiento. ¿Podemos entroncar al protagonista de la novela con lo que nos ha pasado?

Claro que sí, y de forma muy directa. Es uno de los pocos personajes de la historia de la mística que coincide con la idea de la nada, el vacío, lo profundo. El gran descubrimiento de San Juan de la Cruz es que hay que pasar por un desasimiento, a través del vacío, para llegar al todo. Coincide con las búsquedas del zen o el yoga, que exigen olvidarse de todo. Mucha gente, estos días, ha buscado una luz interior, no pensar… pensamos demasiado, y esos pensamientos nos torturan. Y cuando estás encerrado en una habitación es peor. El místico, o bien se santifica, o bien se vuelve loco.

Juan de la Cruz tiene una faceta increíble, que a la vez es enormemente sensual, colorista, poeta, y eso parece una contradicción (ser tan asceta y el Cántico espiritual es un canto de amor, es el cantar de los cantares llevado a la lírica)

¿Qué nos cuentas en esta novela?

Yo ya trabajé en esta novela hace diez años (salió como El Místico). Juan de la Cruz sigue teniendo una vigencia tremenda, y era una oportunidad volverlo a sacar. La historia narra el hecho de un mercader y poeta en Segovia, que se enamora de Ana de Peñalosa, una mujer viuda que le rechaza porque ha sido seducida espiritualmente por San juan de la Cruz. El poeta va por toda España, buscando las razones de este frailecito. Es un camino iniciático por los lugares de la vida del santo.

Hay muchos místicos en esa época…

Santa Teresa aparece en la novela, y toda la España de los alumbrados… El mejor poema de San Juan de la Cruz, el Cántico Espiritual, no salió hasta diez años después de su muerte, porque la Inquisición no lo quería permitir, aunque se hicieron copias a mano y estaban en todos los conventos.

Una época muy complicada, por la reforma, en la que cualquier cosa podía resultar sospechosa…

En la época de la persecución de los luteranos, empiezan a venir a España, y Felipe II les ataca muy duramente. Hay reflejos en la novela de una mujer perseguida por la Inquisición… la historia del amor humano. Confronto el amor humano y el amor divino como parte de un mismo amor.

En España, y en la Iglesia católica, se ha tenido mucho miedo a la mística (…). Una de las cosas por la que Juan de la Cruz tiene una gran actualidad, es que hoy día la gente está dando un salto a la mística, ‘en calderilla’, con el mindfulness, el yoga… algunas relajaciones durante el día. La gente va buscando encontrarse con Dios por libre.

¿Eso es bueno o es malo, sobre todo recordando documentos como el último de la CEE, en el que arremete contra estas prácticas?

Ana María Schlutter, muchos religiosos son considerados maestros zen, muchos jesuitas, el mismo Masiá…. Todo lo que nos conduce al silencio es bueno. En un mundo como el nuestro, donde hay tanto ruido, hace falta estar en silencio un rato. Si Jesús dice que el Reino de los cielos está dentro de nosotros, si haces silencio en tu vida te estás encontrando con Dios, como sea. Y una persona que no ha conocido a Jesucristo… cualquier tipo de oración, o concentración, es buena y es un camino. Igual no llegas a la comunión perfecta, pero hay que caminar andando.

¿Este coronavirus ha servido para algo? Da la sensación de que tras el confinamiento todos salimos corriendo y nos hemos olvidado… ¿ No íbamos a salir mejores?

Esto ha sido como unos ejercicios espirituales obligatorios, que se toman bien o mal. Y luego está el síndrome del internado. El niño que sale del internado tarifando, y buscando irse a la discoteca o de botellón. Y eso es lo que está pasando. Yo creo que algo nos queda: no digo que el miedo sea bueno, pero cierta mieditis nos resitúa en la vida. El coronavirus está ahí, y eso supone una relativización. Nos relativiza lo que teníamos, el tabú, lo más maravilloso era el placer, divertirnos, salir de casa… Llega un momento en que dices, cuidado, primero está la salud. Relativizas muchas cosas. Gente muy querida que ha muerto, médicos… esto de la vida, ¿qué es? Esa pregunta se la ha hecho la gente.

Una de las cosas que llaman la atención es que se desprecia a los monjes y monja de clausura, porque no aportan a la sociedad. Pero son baterías energéticas en medio del mundo irradiando silencio, paz y alegría. En conjunto, esos espacios de silencio en el mundo, son como grandes pilas, y al mismo tiempo armonía, porque el ser humano se realiza en la paz, no en el estrés.

¿Qué nos puede aportar el mensaje de san Juan de la Cruz para la sociedad postcoronavirus?

Un sentido profundo de la libertad. Juan de la Cruz lo pasa fatal con sus hermanos, es encarcelado en Toledo, tiene que escaparse por un ventanuco. Escribió el Cántico en un retrete. Hasta el final de su vida, incluso es aparcado pro Teresa, que lo deja un poco orillado. El se queda totalmente despreciado por sus superiores cuando muere en Úbeda. Sin embargo nunca pierde la libertad interior. Hay una parcela dentro de nosotros que nadie nos puede arrebatar, es la libertad interior. Estemos en casa, fuera, leyendo, trabajando a distancia, si tienes libertad interior y puedes conectar con lo profundo de ti y sentirte bien, estás bien. Eso es comparable a lo de San Ignacio cuando en los ejercicios llega a la conclusión de que lo importante es que yo ame. Y esa es la razón de mi vida: si soy libre en ser amor me estoy realizando.

Una de las cosas que llaman la atención es que se desprecia a los monjes y monja de clausura, porque no aportan a la sociedad. Pero son baterías energéticas en medio del mundo irradiando silencio, paz y alegría. En conjunto, esos espacios de silencio en el mundo, son como grandes pilas, y al mismo tiempo armonía, porque el ser humano se realiza en la paz, no en el estrés.

¿Se le ha hecho justicia a San Jan de la Cruz en España?

Popularmente no, pero intelectualmente sí. Los poetas laicos, agnósticos incluso, dicen que es el mejor poeta en lengua castellana. Los auténticos buscadores de Dios, desde el punto de vista ecuménico, están profundizando en el diálogo interreligioso, piensan que es un adelantado y que a través de san Juan de la Cruz pueden contactar. Esto hace que se abra una vía nueva que está en San Juan de la Cruz, la vía mística. Yo prefiero la vía mística a la vía teológica. Los teólogos razonan y parcelan, dejan de sentir. Karl Rahner dictaba. Dicen que lo mejor de Rahner era cuando estaba tumbado y se inspiraba: la teología con sabiduría interior. Hay un déficit místico. Este debería ser el siglo de la mística….

Fuente Religión Digital

Biblioteca, Espiritualidad , , ,

Recordatorio

Las imágenes, fotografías y artículos presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.