Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Abusos sexuales’

Abusos en la Iglesia católica: ¿encrucijada sin salida o punto de inflexión?

Sábado, 3 de julio de 2021

abuso-sexual-delito-dignidad_2350874899_15607238_660x371Análisis a varias voces sobre la crisis

Recientemente el cardenal alemán Reinhard Marx reconoció el fracaso institucional y sistémico de la Iglesia alemana frente al problema

Monseñor Alí, obispo auxiliar de Bogotá y miembro de la Pontificia Comisión para la protección de menores, considera que, más allá de algunos avances, todavía hay mucho por hacer en el ámbito colombiano

“La Iglesia es presa de su propia sombra”: Juan Carlos Claret, abogado e investigador chileno

En España no se ha leído ni la primera página de la historia de la pederastia”

El primer informe sobre pederastia clerical en España lamenta las “muy escasas” iniciativas de la Iglesia para acompañar a las víctimas

La magistrada María Victoria Vega sienta en el banquillo al cura de Talavera, acusado de abusos. Afirma que el Arzobispado de Toledo lo ha “tapado y ocultado” durante años  

“La Iglesia no puede mirar para otro lado”: Proyecto Repara explica su trabajo en un vídeo

La Iglesia polaca, podrida: otros 292 curas abusaron de 368 menores entre 2018 y 2020

El cardenal Bagnasco investigará los posibles encubrimientos del secretario de Juan Pablo II

Marx presenta su renuncia al Papa por el escándalo de abusos en Alemania

El Papa no acepta la dimisión de Marx y llama a los obispos a asumir la “catástrofe” de la pederastia clerical

Marx: “Con espíritu de obediencia, acepto su decisión”

El Papa, al cardenal Marx: “Hermano tuyo que te quiere”

Un monje de Montserrat, apartado por presuntos abusos sexuales a un menor en 2019

Navarra elaborará un censo de víctimas de abusos sexuales de la Iglesia

El ‘mea culpa’ del arzobispo de Pamplona a las víctimas de abusos: “Llegamos tarde, pido disculpas por el sufrimiento”

Victimas de abusos de Navarra: La actitud del arzobispo de Pamplona es “poco creíble e incluso hipócrita”

Joseba Segura, sobre los delitos sexuales en la Iglesia: “Existe una deuda pendiente”

Días atrás, el papa Francisco se negó a aceptar la renuncia del cardenal alemán Reinhard Marx a su cargo como arzobispo de Munich y Frisinga. A través de una carta, el prelado (uno de los principales colaboradores del pontífice) había aceptado que ha habido “fallos personales”, “errores administrativos” y “un fracaso institucional y sistémico” en la respuesta de la Iglesia alemana ante la crisis de los abusos sexuales contra menores por parte de sacerdotes.

Según Marx, algunos católicos se niegan a creer en la existencia de una responsabilidad compartida en medio del problema y, “por tanto, que la Iglesia como institución también debe ser culpada de lo sucedido”; inclusive, desaprueban la discusión sobre las reformas que exige hacerle frente a la “catástrofe”.

El hecho puso en primer plano las resistencias que existen en la Iglesia alemana y en otros sectores del catolicismo frente a las acciones en curso para responder por las estructuras de abuso y encubrimiento dentro de la Iglesia católica. ¿Qué está haciendo el Vaticano en atención al problema? ¿Qué piensa alguien que acompaña los esfuerzos del Papa al respecto? ¿Qué exigen quienes creen que todavía hay mucho por delante? A continuación algunas respuestas.

Medidas importantes pero insuficientes

Desde su elección en 2013, Francisco dio continuidad a acciones emprendidas por la Santa Sede en atención a la crisis desatada por la pederastia clerical y el encubrimiento eclesiástico de miles de delitos en distintos países del mundo, entre ellos Estados Unidos, Australia y Alemania. En coherencia con su estilo de gobierno, creó diversas instancias de consulta; entre ellas, el Pontificio Consejo para la protección de menores, entidad de la que hace parte el obispo auxiliar de Bogotá Luis Manuel Alí.

Según el prelado, el nuevo Libro Sexto del Código de Derecho Canónico, que entrará a regir en diciembre y tipifica los abusos sexuales como delitos contra la dignidad, integra la jurisprudencia desarrollada en los últimos años frente a la materia, incluida la que se produjo al final del ministerio de Juan Pablo II y durante los años de Benedicto XVI. Entre otras de las novedades del documento dado a conocer recientemente, Alí señala que se especifican las sanciones y el carácter obligatorio de reparar a las víctimas; que se incluye como formas de abuso el “grooming” y la difusión de imágenes pornográficas; que se concibe que el delito no solamente lo puede llevar a cabo un sacerdote, sino también un religioso y un laico con responsabilidades pastorales; y que las víctimas pueden ser menores de 18 años y personas adultas.

El compromiso de las autoridades eclesiásticas con “quienes afirman haber sido afectados” ya había sido planteado por Francisco en Vos estis lux mundi, un motu proprio de 2019 que exige a los obispos ofrecer asistencia médica, terapéutica y psicológica a las víctimas, “según sea el caso”; y “acogida, escucha y seguimiento, incluso mediante servicios específicos”. El documento también había expuesto el procedimiento a seguir dentro de la Iglesia católica frente a cada denuncia, incluyendo el carácter obligatorio de informar a la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre todo proceso en curso contra algún sacerdote.

Tanto este último texto, como la nueva versión del Código de Derecho Canónico y otros documentos emitidos durante el ministerio de Francisco, asocian los abusos sexuales por parte de miembros del clero a formas de abuso de la autoridad, señalando algunos aspectos del ejercicio del poder dentro de la Iglesia católica como parte de la crisis desatada. El tema ha sido subrayado por investigaciones llevadas a cabo en Australia y Alemania, así como por sectores de la academia que buscan establecer la raíz del problema y sostienen que las medidas emprendidas por el Vaticano son importantes, pero siguen sin ser suficientes para hacerle frente.

El clericalismo como raíz

El informe de 2018 producido a instancias de la Conferencia Episcopal de Alemania afirma que la organización social de la Iglesia católica no es saludable, dado que facilita el abuso y su perpetuación, a falta de mejores mecanismos de control.

El teólogo Carlos Schickendantz, investigador de la Universidad Alberto Hurtado de Chile, se ha ocupado de fuentes por el estilo para señalar que en la raíz de la crisis están el clericalismo y aspectos de la retórica institucional que lo sustenta. En 2017, frente al problema de los abusos, una comisión australiana ya había llegado a la conclusión de que el carácter sistémico de la crisis en el cuerpo eclesial tenía que ver con el clericalismo y otros factores: una imaginería patriarcal, determinadas teologías sobre la Iglesia y el sacerdocio, algunas limitaciones del derecho canónico y una cultura del secreto.

En el conjunto de esos y otros elementos, Schickendantz no solamente ubica al clericalismo como raíz de la crisis, sino también como obstáculo para las reformas impulsadas desde el Vaticano. Por su parte, el abogado chileno Juan Carlos Claret, que ha documentado en su país al menos 362 denuncias de abusos clericales entre 1905 y la actualidad, sostiene que detrás de la negativa dentro de la Iglesia católica a aceptar de manera más amplia que los abusos sexuales revelan el peligro que conlleva el modo como está organizado el ejercicio de la autoridad dentro de la institución lo que se esconde es el miedo a la implicación lógica: transformar la estructura del poder clerical, para que la seguridad de los menores no sea una cuestión de azar, sino que el derecho y la institución garantice su protección. Algo que no se da en el presente, según él, por la perpetuación de la impunidad que trae consigo, además, la posición privilegiada que la Iglesia católica ostenta en muchos países frente a la jurisdicción civil.

Claret, por ejemplo, ha investigado cómo el dinero para comprar el silencio de algunas víctimas en Chile fue movido antes a través de “fundaciones fantasma” de la Iglesia cuya contabilidad no está sometida a fiscalización debido a la Ley de cultos. A su juicio, el proceso constituyente que se lleva a cabo en su país es una oportunidad para reparar los vacíos legales que han convertido al Estado chileno en “cómplice pasivo” de formas de encubrimiento eclesiástico y en responsable por omisión de que no existan suficientes garantías para la protección en el ámbito católico.

El abogado también sostiene que buena parte del material probatorio sobre abusos sexuales por parte del clero y sobre encubrimiento a manos de varios obispos chilenos reposa hoy en el Vaticano, sin que las víctimas ni la opinión pública hayan podido tener acceso a la información que contiene. De ahí que Claret conciba como un antecedente para otros países la sentencia T-091-20 de la Corte Constitucional de Colombia que le ha permitido al periodista Juan Pablo Barrientos acceder a datos provenientes de archivos eclesiásticos donde reposan denuncias contra miembros del clero local.

“Hay alguna información que se puede dar, por supuesto, pero siempre respetando el debido proceso y la confidencialidad de todas las partes”, opina sobre dicha sentencia el obispo auxiliar de Bogotá Luis Manuel Alí. El prelado, que lleva ya muchos años trabajando en el campo preventivo y en el del acompañamiento y atención a víctimas, sostiene que si bien, frente al problema de los abusos, ha habido un crecimiento en la conciencia y en la responsabilidad de los obispos colombianos y de diversos sectores del catolicismo en el país, todavía falta muchísimo más por hacer. “Desearía que no fuera tan lento”, dice Alí, refiriéndose a dicho proceso y reconociendo que la crisis también ha comprometido la credibilidad e imagen de la Iglesia colombiana, así como la confianza de los fieles hacia sus pastores.

“¿Qué tan extendido está el encubrimiento entre los obispos colombianos?”, le pregunté al consejero papal durante una conversación vía telefónica, y he aquí su respuesta: “El encubrimiento ha sido uno de los grandes errores que hemos cometido en la Iglesia en todas las jurisdicciones eclesiásticas”.

Incorporar estándares de buena gobernanza

Si bien Claret, quien acompaña a víctimas de abusos clericales en Chile, considera un avance que abusos por el estilo pasen a ser tipificados como delitos en la nueva versión del Código de Derecho Canónico, critica el lento ritmo de las acciones en respuesta a la crisis generada a nivel mundial y la pervivencia de expresiones que no dejan traslucir la dimensión real del problema.

Tanto él como el teólogo Carlos Schickendantz son de los que sostienen que la Iglesia católica debe incorporar estándares de buena gobernanza como la rendición de cuentas y la toma colectiva de decisiones. A su juicio, el exceso de monarquización y de rezagos de formas feudales de gobierno que dejan a la discreción de los obispos o a su “solicitud pastoral” la reacción frente al problema impiden que se haga más frente a un asunto de salud pública (tal y como cataloga el informe australiano a la crisis de abusos sexuales dentro de la Iglesia).

“La Iglesia es presa de su propia sombra”, sostiene Claret. Schickendantz, igualmente, opina que la reforma estructural del catolicismo es impostergable. Coinciden ambos con quienes creen que no solamente se debe intervenir la conciencia colectiva, sino también el tipo de relaciones dentro de la Iglesia: sus procesos, actividades y funciones, con el fin de que pueda superarse el fracaso institucional, sistémico y global, frente a un asunto puesto sobre la mesa, una vez más, por el cardenal Marx y el papa Francisco, en su reciente intercambio de cartas.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

Detienen a una monja en Buenos Aires acusada de abuso sexual a una menor

Sábado, 19 de junio de 2021

Sor-Marina-monja-detenida_2349075073_15599587_660x371Sor Marina, de nombre María Fajardo, fue detenida en un convento en San Miguel acusada de abusar de una chica de 14 años, con agravante de abuso de autoridad

La adolescente dio detalles de los vejámenes y aseguró que además de los tocamientos la monja la espiaba

Investigan si hubo más víctimas y más religiosas involucradas en otros hogares. Entre los denunciantes, figuran también la Dirección de Niñez y Adolescencia de las localidades de Tres de Febrero, Pilar y Tigre

Una monja de la comunidad de las Hermanas Trinitarias fue detenida en las últimas horas en un convento de la localidad bonaerense de San Miguel acusada de abusar sexualmente de menores de edad que estaban a su guarda en sedes del Hogar Hermanas Trinitarias, informaron fuentes policiales y judiciales.

Personal policial de la DDI de San Isidro se presentaron en el convento de Avenida Balbín al 775 en San Miguel y tras presentar la orden de allanamiento le pusieron las esposas a Sor Marina y se la llevaron detenida imputada por abuso sexual.

La monja fue acusada por una chica de 14 años, quien denunció sufrir tocamientos en sus genitales cuando se encontraba en el convento que aloja a menores de edad que no tienen dónde vivir.

La adolescente declaró en cámara Gesell y dio detalles de los vejámenes y aseguró que además de los tocamientos la monja la espiaba.

Con intervención del fiscal Marcelo Fuensalida se efectuó también otro allanamiento en el convento de la misma congregación en la localidad de Boulogne, en calle Carlos tejedor al 348.

Los abuso habrían comenzado el año pasado y continuaron hasta este año, y se investiga si otras menores fueron víctimas de Sor Marina y de otras monjas.

Sor Marina, de nombre María Fajardo, quedó imputada por el delito de abuso sexual simple agravado por haber sido cometido por el culto religioso por ser una persona encargada de la guarda aprovechando su relación de autoridad y que la víctima no haya podido consentir libremente dicho accionar.

Dentro de los denunciantes figuran también personal de la Dirección de Niñez y Adolescencia de las localidades de Tres de Febrero, Pilar y Tigre.

 

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

La veterana activista Marie Collins tacha de “muy decepcionante” la reforma del Código de Derecho Canónico

Miércoles, 9 de junio de 2021

1535128540_265535_1535135823_noticia_normal_recorte1“No hay ninguna disposición que confirme que alguien será destituido como sacerdote si abusa de los niños”

“Se deja en manos de los obispos individuales el juicio sobre cómo castigan realmente a un sacerdote”

“Un obispo podría decidir que algo es serio, mientras que otro podría decidir que es una ofensa menor”

A la señora Collins la molesta especialmente el apartado que sostiene que se puede reducir la pena del abusador, si el abuso ocurre “en el calor de la pasión”

“Considerar el abuso como una ofensa contra el sexto mandamiento (no cometerás adulterio) es ofensivo e indignante para cualquier niño que haya sido abusado”

“Soy cristiana, soy católica y estoy muy feliz de ver a alguien arrepentido por su ofensa, pero eso no significa que no merezca ser castigado por ello. Parece que no han aprendido nada”

Marx presenta su renuncia al Papa por el escándalo de abusos en Alemania

(Mariecollins.net).-La veterana activista Marie Collins ha expresado su decepción por los cambios en el código penal de la Iglesia Católica anunciados por el Vaticano el pasado martes. “Es un documento muy decepcionante, sin tolerancia cero, sin informes obligatorios”, dijo a Newstalk en el programa de Pat Kenny.

Collins dijo que esperaba que la actitud de la iglesia de que los niños y las mujeres eran “tentadoras” estuviera “muerta y desaparecida”, sin embargo, dijo que esa actitud todavía estaba ahí, y agregó que el Vaticano estaba más atrás que cualquier otra parte de la iglesia.

Partes del Código de Derecho Canónico le “sorprendieron”. Una es que el clero podría ser castigado muy severamente, si no informa internamente a las autoridades eclesiásticas. “Pero no se mencionó en absoluto que tuvieran que informar a las autoridades civiles, así que nada cambió allí tristemente “, dijo la Sra. Collins.

“El problema con esto, desde mi punto de vista, es que se hace un listado sanciones para diversas infracciones y delitos, pero en ninguna parte dice que se aplicarán o que deben aplicarse.

“Lo que realmente me afecta, en lo que respecta al abuso de un menor, es que dice que un sacerdote puede ser destituido de su cargo, puede ser secularizado, cuando el caso lo requiera. Ahora, esa redacción para mí significa que se dejará en manos de los obispos individuales el juicio sobre cómo castigan realmente a un sacerdote, lo que significa que no hay ninguna coherencia o norma en toda la iglesia “, agregó la Sra. Collins.

“Un obispo podría decidir que algo es serio, mientras que otro podría decidir que es una ofensa menor. Al imponer los castigos pueden ser castigados con laicidad, la privación de su cargo o lo que sea. Cuando el Código dice ‘según el caso lo requiera’ y luego no defines qué es lo que requiere un caso, lo dejas al juicio de los obispos individuales y ahí es donde siempre ha estado, no hay cambios, depende de la buena voluntad del obispo”, dijo la Sra. Collins.

‘Calor de la pasión’

Una sección del documento que a la Sra. Collins molesta especialmente es la que sostiene que se podría disminuir una pena, si la ofensa ocurriera ‘en el calor de la pasión’: “Eso realmente no cabe en un documento como éste, en mi opinión”, dijo.

Collins dijo que las advertencias “ensucian” el documento: “Si le quitas los titulares, se ve muy bien, parece que la iglesia está avanzando, pero cuando lo lees en detalle, no es así”.

A su juicio, muchos abusados están enojados con el apartado sobre niños, en el que dice que “si una persona, un sacerdote, comete una ofensa contra el sexto mandamiento del decálogo con un menor, lo comete contra el mandamiento de ‘no cometerás adulterio’. ¿Qué tiene que ver el adulterio con el abuso infantil?

Y añade: “Al decir con un menor, está sugiriendo que el menor es un participante dispuesto o que de alguna manera ha dado su consentimiento. Eso es simplemente inapropiado y no tiene cabida aquí”.

La Sra. Collins señaló que los obispos de Inglaterra y Gales habían presentado una solicitud formal al Vaticano para que no se utilizase ese lenguaje. “Ayer se les preguntó en una conferencia de prensa en el Vaticano por qué lo usaban, y dijeron que era tradición. Eso sólo muestra dónde estamos todavía con el Vaticano“.

“Considerar el abuso contra un niño como una ofensa contra el sexto mandamiento (no cometerás adulterio), es ofensivo para cualquier niño que haya sido abusado, para cualquier persona que haya sido abusada cuando era menor. Es indignante”.

‘Provocativo’

La Sra. Collins también expresó su preocupación con respecto al uso del vocablo provocativo en otro apartado del código. ¿Provocativo? ¿Quién juzga eso? Todavía muestra la mentalidad de que, en el caso de algo con una mujer adulta ‘bueno, ella podría haber sido una tentación’, porque fue muy provocativa. Pero también piensan de esa manera sobre los niños, nada en la redacción muestra ningún cambio de actitud”.

Todo está enfatizando cómo se puede reducir la pena; incluso dice en una sección que si ha habido un juicio penal, se puede pensar que el castigo civil es suficiente y que tal vez no sea necesario más castigo”.

“Los supervivientes a lo largo de las décadas han estado buscando la tolerancia cero y es que cualquier sacerdote o religioso que abusa de un niño ya no sigue siendo sacerdote y hubo una cumbre hace algunos años en Roma con todos los obispos de todo el mundo y la tolerancia cero fue prometida, y no ha aparecido en esta reforma del Código. No hay ninguna disposición que confirme que alguien será destituido como sacerdote si abusa de los niños”, dijo.

Castigos

En opinión de Collins, algunas partes del documento son buenas, como extender el abuso a las imágenes pornográficas y al cuidado personal, pero otras son muy malas, sobre todo en lo que respecta a las sanciones.

Todavía no son obligatorias, todavía depende de un individuo decidir si debe imponerlas o no. En algunos casos, las sanciones no tienen que hacerse públicas y si alguien obtiene una remisión de su sanción, eso tampoco tiene que hacerse público “.

La Sra. Collins dijo que no creía que la iglesia hiciera ningún cambio con el nuevo documento: “En la Iglesia Católica, la ley canónica es el documento definitivo al que se debe acudir: es la regla, es un absoluto. Soy cristiana, soy católica y estoy muy feliz de ver a alguien arrepentido por su ofensa, pero eso no significa que no merezca ser castigado por ello. Parece que no han aprendido nada”, dijo Collins.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

Newark, ¿cuna de obispos pederastas? El predecesor de McCarrick violó a una niña de cinco años durante meses

Martes, 1 de junio de 2021

gerety175Peter Gerety, fallecido en 2016, acusado en una demanda a la que la diócesis da credibilidad

McCarrick, Marcial Maciel, Santos Pelayo… ¿Cuántos más?

Un cura de Toledo se enfrenta a 17 años de cárcel por agresión continuada contra una menor

El Nuncio en México admite que durante décadas hubo una “red de encubrimiento” de abusos a menores en la Iglesia

Seis de los 27 depredadores de la historia de la Legión, incluido Maciel, actuaron en España

Woelki, declarado persona non grata en una parroquia de Düsseldor. Se presentan acusaciones contra dos antiguos sacerdotes de la parroquia.

El cardenal Woelki admite un “encubrimiento sistemático” de los abusos en su diócesis, pero se niega a dimitir.

Roma envía al cardenal Arborelius y al presidente de los obispos holandeses a investigar a Woelki

El sacerdote barcelonés Josep Lluis Fernández Padró, denunciado por delitos sexuales a un menor

Los jesuitas chilenos reconocen 64 víctimas de abuso sexual desde 2005, la mitad a menores

Era uno de los obispos más aperturistas del país, a favor de un mayor papel de la mujer en la Iglesia, en contra de la guerra de Vietnam. Llegó a marchar junto a Luther King en Selma por los derechos civiles… y era un brutal pederasta, que llevaba comida a una familia en apuros y se ofrecía a cuidar a la pequeña de 5 años cuando su madre, costurera, trabajaba. Pero Peter Gerety, quien fuera antecesor del excardenal McCarrick en Newark, violaba a la pequeña y se masturbaba delante de ella.

“No digas nada de esto porque le hará daño a tu madre”, decía Gerety a la pequeña. “Este es nuestro secreto”. Corría el año 1976. El obispo, fallecido en 2016 con 104 años (siendo entonces el obispo más longevo del mundo), era recordado como un defensor de las libertades… pero el pasado año, con motivo de la apertura de una ventana de dos años para denunciar casos de abusos prescritos, esta diócesis de Nueva Jersey recibió las acusaciones de una mujer. Y les dio credibilidad. Y le ofreció un acuerdo de compensación: 5.000 dólares.

Una diócesis en entredicho

La mujer rechazó la oferta, y en marzo presentó una demanda contra la Iglesia por 50 millones, alegando que los abusos sufridos siendo niña (ahora tiene 49 años) le causaron problemas de salud mental (intentos de suicidio incluidos) que aún arrastra. La noticia ha caído como un jarro de agua fría en la Iglesia de Estados Unidos. Y, en especial, en Newark, que ya ha sufrido el oprobio de ver cómo otro de sus obispos, Theodore McCarrick, era expulsado del Colegio cardenalicio y, después, del sacerdocio, después de llevar una vida continuada de abusos a menores.

McCarrick sustituyó a Gerety en la diócesis, ahora presentada como un lugar donde los pederastas podían campar a sus anchas. La diócesis rehusó hacer comentarios sobre la demanda, aunque sí reconoce que Gertey aparecía en numerosas demandas por encubrimiento de clérigos abusadores en la diócesis de Newark. Nunca, hasta ahora, en las listas de abusadores.

21152887-largeEl actual prelado, el cardenal Joseph Tobin, es uno de los hombres de total confianza del papa Francisco, y uno e los que más está trabajando por erradicar esta lacra en la Iglesia estadounidense. “Sería inapropiado discutir o comentar sobre asuntos en litigio, pero es importante señalar que la Archidiócesis de Newark sigue plenamente comprometida con la transparencia y con nuestros programas de larga duración para proteger a los fieles y continuará trabajando con las víctimas, sus representantes legales y las autoridades policiales en un esfuerzo continuo para resolver las acusaciones y poner fin a las víctimas“, dijo Sean Quinn, un portavoz de la archidiócesis.

“De niña, pensaba erróneamente que Dios había enviado al arzobispo Gerety a mi madre y a mi familia para rescatarnos y ayudarnos a conseguir comida para comer. Sentí que no tenía otra opción que hacer lo que él me indicaba”, señaló la mujer ante los tribunales. Cuando empezó a resistirse, su madre la envió a casa de su tía. Sólo con 13 años se atrevió a contárselo a su hermana, que corroboró los hechos ante el tribunal. La madre nunca lo supo. Ahora lo saben todos.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

No es adulterio, es pederastia: el Vaticano incluirá un delito específico sobre abusos a menores en el Derecho Canónico

Miércoles, 19 de mayo de 2021

abusosYa era hora…

Tal y como adelanta La Croix, el Pontificio Consejo para los Textos Legislativos tiene prevista una modificación del Código de Derecho canónico para incluir un “delito contra la vida, la dignidad y la libertad del hombre”, dentro de un nuevo título tipificado como ‘Delitos contra la vida, la dignidad y la libertad del hombre”, que incluirá “un canon específico referido a los delitos contra menores”

“Los sistemas civiles no individualizan los delitos utilizando los Diez Mandamientos”, clamaban los obispos británicos, que reclamaban al Vaticano una reforma que muestre “la menor ambigüedad posible”

El papa dice que el abuso a menores es “una especie de asesinato psicológico”

No es adulterio, es pederastia. El Vaticano incluirá en su Código de Derecho Canónico un artículo “específico referido a los delitos contra menores” con el que juzgar a los clérigos pederastas. Una figura que, hasta la fecha, no figura en las normas que rigen el derecho de la Iglesia católica. ¿Por qué? Porque, todavía hoy, un cura juzgado por abusos en el ámbito canónico lo es por delitos relacionados con la ruptura de su castidad. Y eso, lo saben hasta en la Santa Sede, es algo que clama al cielo.

Tal y como adelanta La Croix, el Pontificio Consejo para los Textos Legislativos tiene prevista una modificación del Código de Derecho canónico para incluir un “delito contra la vida, la dignidad y la libertad del hombre”, dentro de un nuevo título tipificado como ‘Delitos contra la vida, la dignidad y la libertad del hombre”, que incluirá “un canon específico referido a los delitos contra menores”.

Filippo Iannone, y su secretario, el español Juan Ignacio Arrieta, a los obispos de Inglaterra y Gales, que habían hecho esta sugerencia a través de la IICSA, un grupo de investigación independiente que ha analizado la realidad del abuso sexual en diferentes organizaciones de la sociedad, entre ellas la Iglesia católica. Y que ha llegado a la conclusión de que los términos, en el ámbito penal (también en el canónico), son muy relevantes.

El derecho no puede estar marcado por los Mandamientos

Y es que el actual Código de Derecho Canónico prevé el castigo del abuso sexual cometido por sacerdotes contra menores en virtud de la no observancia del sexto mandamiento de la Biblia (“No cometerás adulterio”), algo que el propio Vaticano reconoce como obsoleto. ¿Un cura abusador comete adulterio abusando de un niño? “Ya no es adecuado para satisfacer las demandas de un enfoque contemporáneo de los delitos sexuales contra menores” explicaba en una reciente carta el presidente de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales, Vincent Nichols, que ha sido contestada por Roma.

“Los sistemas civiles no individualizan los delitos utilizando los Diez Mandamientos”, clamaban los obispos británicos, que reclamaban al Vaticano una reforma que muestre “la menor ambigüedad posible” y permita la colaboración plena de la Iglesia católica con la justicia civil.

“Dada la gravedad del tema que nos ocupa, es importante que las autoridades civiles puedan comprender, de manera clara e inequívoca, qué actos se incluyen en las sentencias penales canónicas”, apuntó Nichols. Dos semanas después, el Vaticano confirmaba que ya se está trabajando en dicha reforma. De hecho, la revisión de la normativa podría aprobarse en junio, coincidiendo con la nueva ley que regulará la Curia romana.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , ,

El Papa nombra a Juan Carlos Cruz, una de las víctimas de Karadima, miembro de la Comisión de Tutela de Menores del Vaticano

Miércoles, 31 de marzo de 2021

9789568410957La protección de menores del Vaticano es tarea de un hombre gay

El Papa Francisco le dijo a Juan Carlos Cruz que Dios ‘lo hizo’ gay

El chileno fue uno de los más críticos con el ‘Responsum’ de Doctrina de la Fe

Cruz, Hamilton y Murillo han sido tres de las víctimas que más han apoyado al Papa en su lucha contra la pederastia

“Muchas gracias al Papa Francisco por confiar en mí con este nombramiento. Lo agradezco profundamente. Esto renueva mi compromiso para seguir trabajando para terminar con la lacra del abuso y por tantos sobrevivientes que aún no obtienen justicia”, ha subrayado Cruz en Twitter

 

El Papa Francisco ha nombrado a Juan Carlos Cruz, un actor chileno gay que sobrevivió a los abusos sexuales de un sacerdote, para formar parte de un panel del Vaticano. Cruz ha sido nombrado miembro del Consejo Pontificio para la Protección de los Menores, creado por el Papa en 2013 en respuesta al escándalo de abusos sexuales de la Iglesia católica.

Nuevo gesto del Papa Francisco en su cruzada contra los abusos sexuales en la Iglesia. Un gesto cargado de significado, especialmente en estos días en los que el ‘Responsum’ de Doctrina de la Fe ha motivado mucha oposición. Uno de los más críticos, Juan Carlos Cruz, una de las víctimas de abusos de Fernando Karadima, ha sido nombrado miembro de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores.

En un Bolletino cargado de noticias, Francisco ha prorrogado por un año el mandato de los miembros de la comisión, que son los siguientes: Monseñor Luis Manuel Alí Herrera; el Padre Hans Zollner, S.I.; la Hermana Jane Bertelsen F.M.D.M.; la Hna. María de los Ángeles, S.A. Arina Gonsalves R.J.M.; Sor Kayula Lesa, M.S.C.; Sor Hermenegild Makoro, C.P.S.; Prof. Ernesto Caffo; Dr. Gabriel Dy-Liacco; Prof. Benyam Dawit Mezmur; Prof. John Owen Neville; Sr. Nelson Giovannelli Rosendo dos Santo; Honorable Sra. Hanna Suchocka; Prof. Myriam Wijlens; Sra. Sinalelea Fe’ao; Sra. Teresa Kettelkamp Morris.

 E incluye al chileno Cruz, con el que mantiene una cordial relación y al que invitó, junto a sus compañeros James Hamilton y José Andres Murillo, a pasar unos días con él en Santa Marta mientras abordaba la revolución en una Iglesia chilena agotada por el peso de la pederastia.

“Muchas gracias al Papa Francisco por confiar en mí con este nombramiento. Lo agradezco profundamente. Esto renueva mi compromiso para seguir trabajando para terminar con la lacra del abuso y por tantos sobrevivientes que aún no obtienen justicia”, ha subrayado Cruz en Twitter.

Por otro lado, ha nombrado Subsecretaria para el Sector Fe y Desarrollo del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral a la Rev. Sor Alessandra Smerilli, F.M.A., profesora de Economía Política en la Pontificia Facultad de Ciencias de la Educación Auxilium de Roma.

Desde su creación, el panel ha contado con supervivientes de abusos sexuales a menores por parte del clero, pero Cruz es la primera persona abiertamente gay y la primera persona de América Latina en ser nombrada, según el Washington Blade. Cruz declaró a la publicación: “Me siento muy honrado. Soy un superviviente. Soy gay. Soy un laico. Soy católico”. “Sólo renueva mi compromiso de cambiar las cosas desde dentro”, añadió. “Por los supervivientes, por cada persona que se siente privada de sus derechos en la iglesia”.

Precisamente la semana pasada, Cruz se pronunció contra la Congregación para la Doctrina de la Fe, que respondió a la cuestión de la bendición de las uniones entre personas del mismo sexo en nombre del Vaticano, e insistió en que Dios “no bendice el pecado“.

Juan-Carlos-Cruz

Dijo a Associated Press en ese momento: “Si la Iglesia y la CDF no avanzan con el mundo … rechazando constantemente y hablando negativamente y no poniendo las prioridades donde deben estar, los católicos seguirán huyendo.”

Ahora, refiriéndose a la Inquisición española, dijo al Washington Blade: “Como católico, pediría inmediatamente un cambio en la dirección de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que cada día se parece más a la del infame Torquemada y no a la de los pastores que nos propone Francisco.”

En 2018, Juan Carlos Cruz habló con el Papa Francisco sobre su experiencia de abuso sexual infantil en la iglesia católica de Chile, y explicó que su calvario había sido desestimado por muchos obispos debido a su orientación sexual.

Según The Guardian, el Papa le dijo a Cruz: “Juan Carlos, que seas gay no importa. Dios te hizo así y te quiere así y no me importa. El Papa te quiere así. Tienes que ser feliz con lo que eres”.

Fuente Religión Digital/Washington Blade/Agencias

General, Iglesia Católica , , , , , ,

Eugenio de la Fuente, cura abusado por Fernando Karadima, dimite del estado clerical

Martes, 23 de febrero de 2021

Eugenio de la Fuenteimages Karadima y De la Fuente

Diez años de la histórica condena a Fernando Karadima, la mecha que mostró el drama de la pederastia en Chile

Un gesto de denuncia a la iglesia en Chile, el silencio y encubrimiento de la Conferencia Episcopal

“Este proceso vivido en profunda verdad tiene su raíz en la dificultad de los procesos de prevención, justicia y reparación ante los abusos de conciencia y sexuales al interior de la iglesia”

“La institución jerárquica de la Iglesia hoy no vive y acompaña un proceso de conversión a la Buena Nueva del Evangelio. Los actos cometidos por sus múltiples autoridades alejan, hieren, destruyen la fe de su pueblo”

“Mientras, la Conferencia Episcopal chilena da ‘palabras’ y Jesús es tajante en el evangelio al repetirnos una y otra vez que el amor se realiza en ‘obras'”

“¿Cuáles son los caminos de justicia que acompañan las palabras de la Conferencia Episcopal?”

Este 17 de febrero celebraremos nuevamente un inicio del tiempo de Cuaresma, un tiempo de “conversión” que se renueva en este imperativo de “conviértete y cree en el Evangelio”. Estas palabras de profunda fuerza nos devuelven al corazón las palabras del evangelio de Marcos en el capítulo 1 cuando Jesús proclamaba y nos proclama la Buena Nueva de Dios, diciendo que “el tiempo se ha cumplido, conviértanse y crean en la Buena Nueva” (Mc 1,15). Hasta aquí nada nuevo, y quizás eso es lo más grave, perdemos la novedad, profundidad y radicalidad de la Palabra de Dios.

Hace ya algunas semanas vivimos como comunidad eclesial chilena la dimisión del estado clerical de Eugenio de la Fuente. Eugenio conocido por muchos y muchas de nosotros, venía realizando un proceso de discernimiento sobre su sacerdocio respecto al respeto y obediencia a la institucionalidad jerárquica de la iglesia. Este proceso vivido en profunda verdad tiene su raíz en la dificultad de los procesos de prevención, justicia y reparación ante los abusos de conciencia y sexuales al interior de la iglesia.

Este acto estuvo acompañado no sólo por las últimas celebraciones presididas por él, sino también con cartas y videos que se hicieron conocidos por distintos medios de comunicación social. ¿Qué nos pasa con esta decisión? ¿Es, en parte, signo profético de una vocación cristiana que quiere seguir a su Maestro hasta las últimas consecuencias?

Eugenio no se fue sin más, lo hizo celebrando lo que amaba y con los que amaba, signo de la transparencia y de la radicalidad de ir más allá. Junto con él podemos pensar en una serie de renuncias en la vida religiosa tanto femenina como masculina que no tienen relación con la vocación sino más bien con una disputa personal y colectiva, en conciencia, ante las situaciones que se viven al interior de nuestra Iglesia. A su vez, vemos a muchos laicos y laicas que desde las bases han iniciado movimientos que nos hablan sobre una “justicia que no llega” y de jóvenes que dentro de sus iniciativas escriben a la jerarquía para que por favor se haga cargo de lo que no se está haciendo cargo. Estamos hablando de signos.

Las lecturas del evangelio de la semana pasada nos han hablado de los ritos sin sentido; Jesús ante las quejas de los fariseos les contestaba con fuerza “Bien profetizó Isaías de ustedes, hipócritas, como está escrito: Este pueblo me honra en los labios, pero su corazón está lejos de mí. El culto que me dan está vacío, porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos. Dejan a un lado el mandamiento de Dios para aferrarse a la tradición de los hombres” (Mc 7, 6-8).

La institución jerárquica de la Iglesia realmente hoy no vive y acompaña un proceso de conversión a la Buena Nueva del Evangelio. Los actos cometidos por sus múltiples autoridades alejan, hieren, destruyen la fe de su pueblo. ¿La vida de fe y su celebración sacramental, las palabras que decimos, los gestos que realizamos tienen coherencia con la acción sagrada de la defensa del ser humano, como Templo sagrado del Espíritu Santo?

Ayer la Conferencia Episcopal ha sacado el mensaje de Cuaresma para este año, en el cual dice: “Los pastores de la iglesia pedimos una vez más perdón a Dios y a nuestros hermanos y hermanas que han sido abusados, maltratados, excluidos o ignorado por algunos de sus ministros”, y seguidamente dice que “una sincera conversión sólo brota de un corazón arrepentido y dispuesto a curar el daño provocado, acompañar al herido en su camino y recomenzar desde Cristo”.

Estas palabras las hemos escuchado muchas veces, a modo personal no puedo decir que la Conferencia Episcopal no la reconozca como ciertas, el problema radica en que son “palabras” y Jesús es tajante en el evangelio al repetirnos una y otra vez que el amor se realiza en obras, lo dice a cada paso que da, porque Jesús mismo vivió su vida a través de ellas implicándose totalmente. Tenemos ejemplo vivo de esto en las bienaventuranzas, el buen samaritano, todos los milagros en dónde Jesús tocó y abrazó el dolor humano, las resurrecciones, el juicio final.

Somos un pueblo sin memoria o no hemos aprendido de ella. Hace algunos años, Ana González de Recabarren, nos decía respecto al perdón, “yo no puedo perdonar sin saber qué pasó con ellos, perdonar a quién y qué”. Esas palabras deberían ser cruciales para nosotros. Jesús nos enseña a perdonar, pero este camino lo coloca como un imperativo en el sermón del monte: “Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia” (Mt 5,6).

El abate Pierre decía: “frente a cualquier sufrimiento humano preocúpate no sólo de solucionarlo en el acto sino también de destruir sus causas. No solamente de destruir sus causas sino también de solucionarlo en el acto. Nadie es ni serio, ni bueno, ni justo, ni verdadero mientras no ha resuelto consagrarse de corazón, con todo su ser, tanto a una como a otra de esas dos tareas, las cuales no pueden separar sin renegarse”.

Este recomenzar que nos invita la Conferencia Episcopal no puede darse sin estos caminos de verdad y justicia propio de nuestro cristianismo y vital para toda la humanidad. A los días de hoy se sigue sin hablar de esta verdad, y sin actuar con justicia, al menos como exige la gravedad de la situación. No sólo estamos hablando de los hechos sino de las causas que lo generaron. Tenemos montones de deudas pendientes, y en esas deudas el pueblo fiel de Dios paga las consecuencias.

Desde nuestro discipulado urge que las bases de nuestra iglesia hablen con voces proféticas salidas desde el mismo Jesús, que remuevan los corazones de nuestros pastores, les urja a la conversión real que implica no sólo escribir palabras de perdón, sino hacerse cargo y les lleve realmente a volver a los caminos del evangelio.

Jesús, el Maestro a quien seguimos se rebeló con total fuerza, autenticidad y autoridad del mundo religioso de su tiempo. Un mundo religioso cercano a la institución que hoy nos “pastorea” que a través del poder ejercido no da respuesta a los “crímenes” y “pecados que la habitan.

El acto de Eugenio y de otros muchos y muchas responde a una voz y acto profético, responde al encuentro entre el Dios que nos habita y el sufrimiento humano, en este caso, realizado y permitido por nosotros como iglesia. Jesús debe estar al centro de nuestra vida y como deber cristiano tenemos la interpelación de un Dios que no pierde a nadie.

En este inicio de Cuaresma, ¿cómo nos hacemos cargo de esto que vivimos? ¿Cómo realmente nos implicamos para que nuestras celebraciones litúrgicas sean realmente una vivencia autentica de seguir a Jesús, dador de vida y entrega total de la suya propia, quien amando a los suyos que estaban en el mundo los amó hasta el extremo?

Que esta Cuaresma nos invite a “convertirnos y a creer en el Evangelio” de nuestro Señor Jesús.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

Escándalo en Alemania: monjas ‘vendieron’ a huérfanos a sacerdotes que abusaron sexualmente de ellos durante décadas

Jueves, 18 de febrero de 2021

5C68C39E-E6C8-4F26-B70F-D983CFAA3B19175 personas, en su mayoría niños de entre 8 y 14 años, sufrieron violencia continuada 

El obispo de Speyer, Karl-Heinz Wiesemann, ha identificado al agresor principal como un vicario llamado Rudolf Motzenbäcker, que ahora está muerto, pero se negó a culpar a las religiosas, argumentando errores de gestión, y no mala fe

Los detalles se filtraron a la prensa después de que la arquidiócesis se negara a hacer público el informe, exigiendo que los periodistas que vieron los documentos firmaran un acuerdo de confidencialidad

Nuevo escándalo en la Iglesia alemana: un informe, publicado por distintos medios de comunicación, han documentado diversos delitos de violación y abusos sexuales cometidos contra niños huérfanos, que fueron ‘vendidos’ por monjas en la Archidiócesis de Colonia a depredadores sexuales.

Los resultados del informe, destapado por Daily Beast, no se han hecho públicos, pero las filtraciones apuntan a que religiosas de la ciudad alemana de Speyer fueron acusadas de recibir dinero por llevar a pequeños ante sacerdotes que abusaron sexualmente de ellos.

Uno de los supervivientes, Karl Haucke, explicó a Deutsche Welle que presentó una demanda judicial exigiendo una indemnización a la Iglesia católica, y alegando más de mil casos de abuso durante la década en que vivió en un hogar para niños, actualmente cerrado. Haucke recibió 18.000 dólares como compensación a su sufrimiento.

665C0B11-BEE4-4286-B426-D489E63469D3


El principal agresor, fallecido

El obispo de Speyer, Karl-Heinz Wiesemann, ha identificado al agresor principal como un vicario llamado Rudolf Motzenbäcker, que ahora está muerto. El informe detalla que 175 personas, en su mayoría niños de entre 8 y 14 años, fueron abusados durante dos décadas.

La agencia de noticias protestante EPD y la agencia de noticias católica KNA adquirieron copias de la decisión de la corte, que detallaba las denuncias de abusos que los niños sufrieron a manos de miembros del clero en las décadas de 1960 y 1970

Sin embargo, la investigación se negó a culpar directamente a las monjas involucradas, argumentando que el abuso fue el resultado de errores de gestión, informó Beast.

Los detalles se filtraron a la prensa después de que la arquidiócesis se negara a hacer público el informe, exigiendo que los periodistas que vieron los documentos firmaran un acuerdo de confidencialidad. Todos los que asistieron a una conferencia de prensa anunciando la conclusión de la investigación se retiraron, negándose a cumplir con los términos de la Iglesia.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

“Jamás traicionaré al niño que ustedes destruyeron, son los culpables de cometer y encubrir el mayor de los crímenes”

Viernes, 12 de febrero de 2021

abusos “Es tomarse en serio: ¿no contestar a las cartas enviadas?, ¿no dar audiencia?, ¿no dar trámite a las denuncias de abuso presentadas?”

“Son ustedes unos miserables y unos sinvergüenzas. Sin reparo hago esta afirmación porque ya no les tengo miedo, aunque sigan en el empeño de provocarme más dolor, daño, impotencia y angustia”

“¿La Iglesia es la única que se ha tomado en serio los abusos?”, por Juan Cuatrecasas

Tres años de cárcel para un sacerdote de Valladolid por abuso sexual y ciberacoso a una menor

El Arzobispado de Valladolid pide perdón por los abusos del ex capellán de Las Angustias

Piden 18 años de cárcel para un hombre por abusar de tres menores en el Seminario de La Laguna

El sacerdote juzgado por abusos en el preseminario vaticano ve “infundadas” las acusaciones

El arzobispo de Tarragona denuncia ante la Fiscalía un posible caso de abusos de un clérigo de su diócesis

Como víctima de la Iglesia católica de abusos sexuales, quiero manifestar:

Mi profunda y absoluta decepción por las actuaciones y el infame comportamiento de los obispos que se han burlado y se burlan de las víctimas. Mienten al decir “que reconocen los abusos” y “la apertura de oficinas de atención a las víctimas” y para colmo, mienten cuando declaran que “la Iglesia es la única que se ha tomado en serio los abusos”. Es tomarse en serio: ¿no contestar a las cartas enviadas?, ¿no dar audiencia?, ¿no dar trámite a las denuncias de abuso presentadas?

 Eso no es atención a las víctimas, eso se llama MENTIR.

¿Cómo se puede acompañar a las víctimas sin “saber” y sin “querer saber” el daño causado? Si el Papa y el presidente de la Conferencia Episcopal tuvieran un poco de decencia, ya les hubiesen expulsado de sus ministerios. En mi caso particular, la Iglesia siempre me ha tratado mal como víctima de abusos sexuales; y lo peor, es que se han burlado de mi dolor, de niño cuando los sufrí y de hombre, cuando lo denuncié.

Son ustedes unos miserables y unos sinvergüenzas. Sin reparo hago esta afirmación porque ya no les tengo miedo, aunque sigan en el empeño de provocarme más dolor, daño, impotencia y angustia.

Pero ahora ya no me callarán: He alzado mi voz

Jamás traicionaré al niño que ustedes destruyeron, son los culpables de cometer y encubrir el mayor de los crímenes.

Una súplica: “Atiendan a sus víctimas” o al menos, “No se rían de ellas”.

Sean personas antes que obispos, sean seres humanos más empáticos, sensibles, justos y compresivos con las víctimas que han denunciado, denuncian y tristemente denunciarán.

Dejen de causar tanto dolor con su ignorancia, apatía e indiferencia y dejen de mentir para ocultar sus crímenes. No podrán limpiar la Iglesia si en este momento decisivo, deciden lavarse las manos.

Jamás en toda la eternidad, repararéis el daño que habéis causado.

Carta abierta de una víctima de abusos a los obispos de la provincia eclesiástica de Oviedo by Jesús Bastante on Scribd

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , ,

Nueva crisis en la Iglesia Católica alemana tras la negativa del Cardenal Woelki a publicar la investigación de abusos en su diócesis.

Sábado, 6 de febrero de 2021

Cardenal-Woelki-Tim-Kurzbach_2309779030_15285239_660x371Cardenal Rainer Maria Woelki y Tim Kurzbach

Tim Kurzbach: “El arzobispo de Colonia ha fracasado como instancia moral”

La Iglesia católica alemana se enfrenta a una nueva crisis tras el rechazo del cardenal de Colonia a publicar un informe sobre abusos sexuales de menores por parte de miembros de su diócesis

El consejo diocesano de Colonia, que reúne eclesiásticos y laicos, retira su confianza a este responsable. “Los responsables deben asumir finalmente su responsabilidad”, insiste Kurzbach, presidente del consejo

“Nos encontramos en la mayor crisis que la Iglesia ha vivido jamás. El arzobispo de Colonia ha fracasado como instancia moral”, denunció Tim Kurzbach, presidente del consejo diocesano de Colonia, que reúne eclesiásticos y laicos.

En consecuencia, el consejo decidió retirar su confianza a este responsable, monseñor Rainer Maria Woelki, un acto muy poco frecuente, condicionando la reanudación de una colaboración, en particular sobre el proyecto sinodal de modernización de la Iglesia, a la publicación de este estudio.

“Los responsables deben asumir finalmente su responsabilidad”, insistió Kurzbach.

La decisión recibió el apoyo del poderoso comité central de los católicos alemanes, que representa a los laicos en la Iglesia católica romana en Alemania.

El cardenal Woelki, un conservador, es criticado desde hace meses porque se negó a publicar un estudio independiente, encargado por él, sobre la posible responsabilidad de altos dignatarios de su arzobispado en abusos sexuales, provocando la ira de las víctimas.

Esta investigación, realizada por abogados de Múnich, se refiere a agresiones cometidas en su diócesis entre 1975 y 2018.

Justificó esta decisión por la protección de los datos de las personas citadas y, según él, por la falta de independencia de los investigadores que llevaron a cabo el estudio sobre la diócesis de Colonia, la más grande del país.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

Hans Zollner: “El verdadero problema del abuso sexual no es la orientación sexual, sino el abuso de poder”

Sábado, 30 de enero de 2021

Hans-Zollner_2098900097_9816304_660x371Hans Zollner sj.

“No acabamos de arrepentirnos, sino que protegemos a los abusadores y a los encubridores”

“Como sabemos por los datos científicos, la edad media de un sacerdote que abusa de niños por primera vez es de 39 años”

“Todos los informes científicos, incluidos los no encargados por instituciones eclesiásticas, concluyen que el celibato en sí mismo no conduce al abuso. Por lo tanto, es falso decir: abolir el celibato y ya no habrá casos de abuso en la Iglesia Católica”

“La gente de dentro y fuera de la Iglesia ya no cree que nos tomamos en serio la evaluación y la prevención. Si no hacemos lo que decimos en esto, ¿cómo se supone que la gente crea lo que decimos sobre Jesús, la salvación o los sacramentos?”

“En la Iglesia Católica no se pueden aplicar simplemente criterios legales. Tenemos una responsabilidad moral especial”

Carlos Olabarri: “Cualquier actuación realizada después de un solo caso de abuso en la Iglesia llega tarde, pero no quita valor al esfuerzo de evitar que se repitan” Diócesis Bilbao

(Kath.ch).-La Iglesia Católica debe trabajar duro para que la sociedad sea más segura para los niños y eliminar el abuso sexual. Esto es lo que exige el jesuita Hans Zollner, miembro de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores y director del Centro de Protección de la Infancia. En una entrevista con kath.ch, Hans Zollner pide a la iglesia que recupere su credibilidad. “En términos más generales, como sociedad, ¿queremos que los niños estén más seguros? ¿Está este tema integrado de manera vinculante en el plan de estudios, en los reglamentos de capacitación? Hasta ahora, no. Eso tiene que cambiar”, dice.

¿Cuáles son las ideas preconcebidas sobre el abuso en la Iglesia?

En la Iglesia y en el público, muchas cosas giran en torno al abuso. Esto se debe a que durante casi 40 años no hemos sido capaces (si nos fijamos en Canadá, los Estados Unidos, Australia o Irlanda) de hacer frente a este problema de frente. Una idea equivocada es que pronto quedará atrás. Que lo controlaremos con nuevas leyes. Por el contrario, el hecho es que tendremos que lidiar con ello durante mucho tiempo, probablemente también cuando miremos a otras partes del mundo. Finalmente, las leyes no producen automáticamente santos.

Se trata de tomar una actitud diferente. No acabamos de admitir nuestra culpa. Toda admisión de culpabilidad debe sernos arrancada; no nos arrepentimos, sino que protegemos a los abusadores y a los encubridores.
No asumimos la responsabilidad; ponemos nuestra carrera y reputación en primer lugar. La gente de dentro y fuera de la Iglesia ya no cree que nos tomamos en serio la evaluación y la prevención. Si no hacemos lo que decimos en esto, ¿cómo se supone que la gente crea lo que decimos sobre Jesús, la salvación o los sacramentos?

No hay ningún vínculo entre la homosexualidad y la pedofilia. Sin embargo, la mayoría de los adolescentes son abusados sexualmente por sacerdotes. ¿Por qué?

En 2010, el arzobispo Charles Scicluna, en ese momento responsable de los casos de abuso dentro de la Congregación para la Doctrina de la Fe, declaró que entre los abusos cometidos por los sacerdotes, el 10% eran casos de pedofilia (es decir, inclinación erótico-sexual hacia los niños) y el 90% eran casos de efebofilia (inclinación erótico-sexual hacia los adolescentes). Y de estos casos, el 70-80%, según él, fueron abusos contra niños.

En todos los estudios se encuentran cifras similares. No está claro que las agresiones homosexuales siempre indiquen una orientación homosexual. En el pasado, los sacerdotes casi no tenían contacto directo con las chicas. Los monaguillos eran varones, en las escuelas los sacerdotes generalmente sólo enseñaban a niños, y la pastoral juvenil también se dividía por género. Los investigadores del estudio americano de John Jay llaman a los agresores de la Iglesia de los años 50 y 80 “oportunistas”: tomaron lo que tenían más a mano. El verdadero problema del abuso sexual no es la orientación sexual, sino el abuso de poder. La forma en que manejo mi sexualidad también dice mucho sobre quién soy y mi relación con el poder: mis necesidades, mi dinámica y mis actitudes. Así que creo que el debate es demasiado unidimensional, si se limita a la orientación sexual.

Usted dice que la mayoría de los abusadores no son pedófilos en el sentido patológico de la palabra, sino que las agresiones son el resultado de una cadena de decepciones

En todos los estudios, el tipo de abusador pedófilo es una minoría entre el clero. En casi todas partes, las víctimas no son niños, sino adolescentes varones, lo que lleva a una evaluación diferente en términos de derecho penal y de diagnóstico psiquiátrico. Como sabemos por los datos científicos, la edad media de un sacerdote que abusa de niños por primera vez es de 39 años.

¿Qué significa esto?

Es 15 años después de la ordenación, después de la promesa de celibato. Pero también es quince años más tarde que para los abusadores de otros grupos profesionales. Así que a los sacerdotes les lleva más tiempo cometer la primera infracción, en promedio en la mitad de sus vidas. ¿Por qué?
La soledad aumenta, a menudo están sobrecargados, tienen pocas relaciones fiables y buenas amistades. La vida espiritual por un lado y las obligaciones profesionales como administrador de la parroquia por otro lado divergen entre sí. En esta fase se producen ciertos tipos de delitos, entre otros, el abuso de menores.

Estadísticamente, no hay más abuso en la Iglesia que en otros sistemas jerárquicos. ¿Es cierto?

Abusos-infancia-robada_2296880383_15175488_667x375Sí, dondequiera que se ejerza el poder de forma descontrolada, también hay violencia sexual. Por lo que sabemos de las federaciones deportivas, la industria del cine y la moda, el ejército, las ONG como Oxfam o incluso las escuelas públicas, las proporciones del abuso y los mecanismos de ocultación son muy similares. Todos los expertos saben también que la mayoría de los abusos se producen en el contexto familiar, perpetrados en particular por los padrastros.

¿Hay alguna peculiaridad católica?

A medida que una institución como la Iglesia Católica se ha desarrollado a lo largo de los siglos, se han formado subsistemas que han permitido abusos o han ayudado a ocultarlos. La peculiaridad, sin embargo, es que aunque el ejercicio del poder en la Iglesia parece autoritario y jerárquico, también se articula de una manera sorprendentemente caótica, descoordinada y poco clara. El profesor Sebastiaan Deetman, autor de un informe de los Países Bajos, ha escrito que un elemento del sistema de la Iglesia Católica ha fomentado el abuso y el encubrimiento, a saber, la estructura de gobierno poco clara.
La gente todavía piensa en la Iglesia Católica como un bloque monolítico, muy parecido a los militares. Pero si se mira de cerca, lo contrario es cierto en muchas áreas. Sí, hay principios de autoridad. Pero a menudo esta autoridad no está cubierta por ninguna competencia personal, estructural o profesional.

¿Cuál es el vínculo entre el celibato de los sacerdotes y el abuso?

Esta pregunta se hace en todas las entrevistas. Todos los informes científicos, incluidos los no encargados por instituciones eclesiásticas, concluyen que el celibato en sí mismo no conduce al abuso. Por lo tanto, es falso decir: abolir el celibato y ya no habrá casos de abuso en la Iglesia Católica.

Lo que también sabemos por los estudios es que en los últimos 70 años entre el 4 y el 5% de los sacerdotes seculares y entre el 3 y el 4% de los sacerdotes y hermanos religiosos han abusado de niños. Este es aproximadamente el mismo porcentaje que se puede suponer para los entrenadores deportivos, profesores, psicólogos o médicos. Esto puede decirse con rigor científico, porque los sacerdotes católicos son el único grupo de personas que han estudiado este tema en diferentes países del mundo.

¿Sería la admisión de mujeres al sacerdocio una medida preventiva?

Dicho de esta manera, equivaldría a la instrumentalización de la mujer. No hay duda de que las mujeres juegan un papel muy importante y que se les debe dar una nueva posición en la Iglesia Católica, lo cual es claro para la mayoría de la gente. El Papa está dando ejemplo y haciendo progresos, pero por supuesto es muy poco y muy lento para la gente en nuestras latitudes.
En países como Estados Unidos, Australia o los países de habla alemana, un número considerable de mujeres ocupan altos cargos en las diócesis. No hay necesidad de esperar a Roma. Se puede hacer mucho más a nivel local de lo que se ha hecho hasta ahora.

Los obispos suizos quieren lanzar un estudio sobre el abuso. ¿Cómo afronta el dilema entre los derechos personales de los abusadores por un lado, y el deseo de aclarar a través de la investigación y el periodismo por otro?

No somos un mundo aparte. En la Iglesia Católica no se pueden aplicar simplemente criterios legales. Tenemos una responsabilidad moral especial. Por eso tenemos que preguntarnos: ¿qué hizo posible los abusos, qué procesos salieron mal, quién es responsable de ellos? ¿Qué les ha impedido cumplir con su responsabilidad?

Carlos-Olabarri-Cualquier-actuacion-Iglesia_2288481207_15275202_667x679¿Cuáles son los principales requisitos para la prevención?

En todas las actividades y lugares de la Iglesia – en parroquias, jardines de infancia, instituciones de Cáritas, escuelas, hospitales, residencias de ancianos, centros de educación y de retiro espiritual, etc. – los niños, los jóvenes o las personas vulnerables deben estar seguros.
Esto significa que la prevención del abuso es una tarea de todos: de todos los fieles, no sólo del personal empleado o incluso sólo de los expertos en prevención. Creo que en términos de esfuerzos de prevención, la Iglesia Católica está en una buena posición en todo el mundo. Pero la prevención cuesta dinero, tiempo y personal. ¿Está suficientemente arraigada en el sistema para ser respetada si, en algún momento, faltan recursos y la atención pública ya no existe? Tengo mis dudas.

¿Qué cree que es importante en esta área?

Todos sabemos lo que se necesita, tenemos todas las leyes y directrices que necesitamos. Nosotros “sólo” tenemos que aplicarlas. Para ello, en la Iglesia debemos querer actuar de forma coherente, y esto obviamente no es el caso en todos sus miembros.
Pero la sociedad en su conjunto también debe invertir más. Pregunte a los médicos y futuros profesores qué aprenden sobre la protección de los niños en sus estudios. De cero a muy poco. ¿Qué hay de la formación de los psicólogos? ¿Qué criterios se utilizan para seleccionar a los entrenadores deportivos o a los maestros de las guarderías?

Si se mira de cerca, es un campo muy amplio. Aparte de la dificultad humana y psicológica de tratar el problema, es por supuesto siempre una cuestión de recursos. Como sociedad, ¿queremos como sociedad que los niños estén más seguros? ¿Se incorpora esto de manera vinculante en los planes de estudio, en los reglamentos de formación? Hasta ahora, no. Eso tiene que cambiar.

Fuente Religión Digital

Cristianismo (Iglesias), Iglesia Católica , , ,

La Iglesia católica alemana pide ‘silencio’ a los medios sobre un informe clave de abuso infantil

Martes, 12 de enero de 2021

810Sugieren a los reporteros firmar un acuerdo de confidencialidad

La petición de confidencialidad ha provocado las protestas de los reporteros en Colonia: “El periodista se compromete a guardar absoluto silencio sobre esta información”, se lee en el documento

Los ocho periodistas invitados al evento se negaron a firmar la declaración y abandonaron el evento de prensa al que fueron convocados

La decisión de retener el documento hasta su reelaboración ha provocado rechazo en Alemania. El bufete de abogados que redactó el informe también criticó la demora

El propio arzobispo de Colonia, Reiner Maria Woelki, se enfrenta acusaciones de no informar al Vaticano sobre una acusación de abuso sexual

(DW).- Los reporteros protestaron en Colonia después de que funcionarios de la iglesia les pidieran firmar un acuerdo de confidencialidad acerca de un informe clave sobre casos de abuso infantil.

Los periodistas abandonaron un evento de prensa organizado por representantes de la iglesia católica, el martes pasado, en señal de protesta. La Arquidiócesis de Colonia había convocado a una conferencia de prensa para discutir un informe inédito sobre casos de abuso infantil.

Específicamente, los funcionarios de la iglesia debían explicar algunos  problemas relacionados con la metodología del informe. Estos problemas, al menos según el arzobispo de Colonia, Reiner Maria Woelki, fueron la razón por la que se detuvo la publicación del documento en su forma actual.

Los representantes de la Iglesia dijeron que mostrarían a los periodistas una versión redactada del documento. También pidieron a los periodistas que firmasen un compromiso de mantener el contenido “en secreto”, incluida la información sobre delitos, presuntos autores y funcionarios eclesiásticos implicados.

“El periodista se compromete a guardar absoluto silencio sobre esta información”, se lee en el acuerdo.

Los ocho periodistas invitados al evento se negaron a firmar la declaración.

¿Por qué se ha retenido el informe?

El cardenal Woelki prometió una investigación independiente y exhaustiva sobre el abuso sexual en su diócesis hace dos años. Sin embargo, en octubre de 2020, se les dijo a las víctimas que el informe resultante no estaba “blindado jurídicamente” y contenía “prejuicios inadmisibles”.

Se espera que en marzo próximo se publique una nueva versión del informe.

El doloroso silencio de la Iglesia alemana

La decisión de retener el documento hasta su reelaboración ha provocado rechazo en Alemania. El bufete de abogados que redactó el informe también criticó la demora.

El propio Woelki enfrenta acusaciones de no informar al Vaticano sobre una acusación de abuso sexual.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

Un arzobispo brasileño, acusado de abusar de seminaristas al intentar “curar” su homosexualidad

Martes, 5 de enero de 2021

unnamed(Foto: Divulgación / Arquidiócesis de Belém)

Un espanto… se mezcla el uso de las perversas “terapias” como excusa para perpetrar los abusos sexuales. No se pierden una.

La diócesis reconoce que Alberto Taveira está siendo investigado por la Policía y el Vaticano.

El prelado, que sigue al mando de la diócesis, niega la mayor y asegura que se trata de “la acción del diablo”

Los abusos tenían lugar en tres estancias de casa del arzobispo: la capilla, donde el prelado conversaba sobre la vocación religiosa de los chicos; la sala de estar, lugar elegido para hablar de la familia o los estudios; y el dormitorio, donde el prelado les pedía hablar de sus intimidades y deseos y donde, según las acusacioes, tuvieron lugar los abusos sexuales

“Curaba” la homosexualidad de los seminaristas… abusando de ellos. Al menos esta es la denuncia de cuatro antiguos aspirantes al sacerdocio contra el arzobispo de Belem (Brasil), Alberto Taveira, que está siendo investigado por el Vaticano y la Policía de Brasil. El prelado, que sigue al mando de la diócesis, niega la mayor y asegura que se trata de “la acción del diablo”.

Tras una investigación del portal de noticias G1, la diócesis emitió un comunicado oficial en el que “reitera al pueblo de Dios, con transparencia y serenidad, que están siguiendo las investigaciones en curso, con la certeza y confianza de que, al final, prevalecerá la verdad. Desde la Santa Sede no se ha dado más información, toda vez que la comisión vaticana aún no ha presentado oficialmente el informe.

Del mismo modo, se informa que, “por el secreto impuesto y en cumplimiento de las leyes, no puede revelar más información”, y reclama “renovar nuestro sentido de comunión y solidaridad, porque, como dijo el Apóstol refiriéndose a la Iglesia, “cuando un miembro sufre, todos los miembros comparten su sufrimiento; si un miembro es honrado, todos los miembros comparten su alegría ”(1Cor 12, 26).

Pero, ¿de qué se acusa exactamente al arzobispo? Tal y como apunta la publicación, cuatro exseminaristas acusan a Taveira de utilizar su poder para abusar sexualmente de ellos.

Los testimonios recogidos por la investigación señalan que el arzobispo tiene la costumbre de acoger a los jóvenes en su propia casa. De hecho, los denunciantes tenían entre 15 y 18 años cuando sufrieron los abusos, entre 2010 y 2014.

Dichos abusos tenían lugar en tres estancias de casa del arzobispo: la capilla, donde el prelado conversaba sobre la vocación religiosa de los chicos; la sala de estar, lugar elegido para hablar de la familia o los estudios; y el dormitorio, donde el prelado les pedía hablar de sus intimidades y deseos y donde, según las acusacioes, tuvieron lugar los abusos sexuales.

Cada tres meses, durante dos años

Uno de los denunciantes aseguró que los abusos se sucedían cada tres meses, y duraron dos años. Tres de las víctimas abandonaron el seminario, mientras que el cuarto fue expulsado por motivos disciplinarios.

Los cuatro denunciantes afirman que aceptaron participar en sesiones privadas de orientación espiritual en casa del prelado en diferentes momentos y por diferentes razones, pero que eso era muy común entre los seminaristas.

Las historias que cuentan los cuatro denunciantes describen un comportamiento metódico del arzobispo, que identificaba a los jóvenes que consideraba homosexuales (con o sin razón), se ganaba su confianza como figura paterna, los atraía a su casa con el pretexto de ayudarlos a deshacerse de su homosexualidad, los acosaba y finalmente cometía los abusos.

Por su parte, el prelado se ha defendido desde el púlpito. Dios me ha dado la valentía para avanzarme al ojo del escándalo, el escándalo que se estaba montando y Dios nos dio la gracia de adelantarnos”, señaló al término de una misa en diciembre, entre los aplausos de la feligresía. “Si alguien, por casualidad, por la acción del diablo, pensó que iba a acabar con la Iglesia católica y la Iglesia de Belém, se equivocaba de lleno”.

***

Las últimas noticias acerca de este esperpento de las falsas “terapias” fue que. mientras  Cientos de líderes religiosos declaran que todas las personas LGBT + son “valiosas” en una llamada a la prohibición global de la terapia de conversión. recordábamos como un obipo, José Ignacio Munilla, que se jactaba en la televisión vasca de haber “curado” homosexuale “cuenta con una especie de guardia de corps clerical, integrada por un puñado de curas ‘revertidos’, así llamados por sus compañeros de presbiterio, porque muchos de ellos se sometieron, al parecer con éxito, a las técnicas de reversión de la homosexualidad.” Un mes antes, la diputada ultraderechista de Vox, Macarena Olona, al negarse a apoyar en el Congreso de los Diputados de España la Ley presentada para prohibir las terapias de conversión para gays, lesbianas y bisexuales, y que se sancione drásticamente a cualquier persona u organismo que ofrezca «curarnos» de nuestra orientación sexual afirmó:Cualquier persona, sea o no homosexual, tiene que acudir a un especialista a que le ayude a encontrar su identidad”. Antes, la Subsecretaria de DDHH de Chile Lorena Recabarren quería que la Ley Zamudio permitiese en ciertos casos las terapias para “curar” la homosexualidad o la transexualidad, lo que provocó las protestas del MOVILH. Antes, que la asociación española Abogados Cristianos se querella contra Ignacio Aguado por hacer pública la multa a la coach de terapias para personas LGTBI, y que, ante la protesta ciudadana, el Ministro de Educación de Israel se retractaba de su apoyo a las terapias de “curación” para gays. Y Canadá prohibirá las «terapias de conversión» a nivel nacional.

Una tendencia creciente a la prohibición

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que naufragó con la convocatoria de elecciones anticipadas.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

En EE.UU., gran aliado de Israel, California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor el pasado 8 de abril tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y el pasado 8 de mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México.

No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente Religión Digital/Cristianos Gays

Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , ,

Antonio Aradillas: ‘La verdad silenciada’

Viernes, 18 de diciembre de 2020

lantia_cover_5efedf6fc1bc6_360“Este es el título del libro reciente publicado por ‘Caligrama Editorial, con el subtítulo de “La cumbre antiabusos, febrero 2019″, y cuyo autor es Gregorio Delgado del Río”

Del tema-eje del libro, cumbre participada por los presidentes de todas las Conferencias Episcopales del mundo, refiere el autor que, “si uno es objetivo, ha de expresar que no todo lo ocurrido en la misma fue oro puro”

“Así es cómo, desgraciadamente, se escribe, a veces, la historia. Pero la verdad es la verdad, siempre y para todos y más si estos, por vocación, se abrevan, e intentan abrevar a los demás, en la doctrina sagrada de los  evangelios”

“‘Verdad’ y ‘silencio’ son términos de convivencia imposible”

Primera condena a un diplomático vaticano: el ex nuncio en Francia, culpable de agresiones sexuales

La Audiencia Provincial de Córdoba condena a veinte años de cárcel a un franciscano por abusos: La sentencia considera probado que abusó de cuatro niñas de Primaria

En realidad lo peor que le puede ocurrir a la verdad es que la silencien, nos la silencien, o que nosotros mismos nos veamos obligados a silenciarla, previa la amenaza hasta de la misma muerte, tal y como en frecuentes y dramáticas ocasiones acontece y que a tantos ha afectado y afecta… ”Verdad” y “silencio” son términos  de convivencia imposible, La verdad es, está y estará para ser proclamada. Tal es oficio y su razón de ser.

Lo es mucho más aún, cuando religiosamente el término VERDAD hay que escribirlo, describirlo y vivirlo con todas sus letras mayúsculas. Es decir, cuando la Iglesia es su inspiración, referencia y justificación, como en cuantos casos tengan alguna relación con la asignatura  y comportamiento de la sexualidad, y en mayores proporciones cuando se trata de abusos…

Y precisamente este, el de “La verdad silenciada”, es el título del libro reciente  publicado por “Caligrama Editorial”, con el subtítulo  de “La cumbre antiabusos, febrero 2019”, y cuyo autor del texto -190 páginas- es Gregorio Delgado del Río, a quien avalan sus títulos de “doctor en Derecho Canónico  y civil por la Universidad de Navarra,  profesor de varias Universidades, como la misma de Navarra, Extremadura, Valencia y Baleares, abogado civil y autor a la vez de diversos libros, como “El divorcio católico”,  “La custodia del hijo”, “La respuesta de la Iglesia al delito”, “El matrimonio en forma religiosa”… Estos y más títulos son de actualidad tajante e incuestionable, tratados sus temas con docencia, decencia y verdad, sin concesiones de ninguna clase y  menos de las que los pobres pudieran ser y salir perjudicados  y más en relación con su fe y la religión por la que optaron, o por la que sociológicamente las circunstancias les hicieron optar.

Del tema-eje del libro de Gregorio Delgado,“Cumbre antiabusos, de febrero 2019”, participada por los presidentes de todas las Conferencias  Episcopales del mundo, refiere el autor que “Si uno es objetivo,  ha de expresar que no todo lo ocurrido en la misma fue oro puro.  Hubo mucha apariencias, mucho afán de crear  una imagen no correspondiente con la realidad, demasiado “gatopardismo”, poca escucha a las víctimas  y a sus `propuestas –decepcionadas- , no atreverse, ocultar de nuevo aspectos esenciales de la verdad de lo ocurrido, no haberla pensado ni organizado de forma tal que los presidentes  fueran los verdaderos  protagonistas de su quehacer, no haber abordado  la aprobación de medina alguna, no normativo…”

Así es cómo, desgraciadamente, se escribe, a veces, la historia, pero también así es cómo han de referir, y refieren, los hechos personas tan fieles, devotos y amantes de la verdad, es decir, de la Iglesia, como en el caso del autor  de este libro. La verdad es la verdad, siempre y para todos y más si estos, por vocación, se abrevan, e intentan abrevar a los demás, en la doctrina  sagrada de los  evangelios.

Fuente Religión Digital

Biblioteca, General, Iglesia Católica , , ,

Pederastas, ¿uno de los nuestros?

Lunes, 7 de diciembre de 2020

macielsinteirWojtyla frenó en 1999 la investigación iniciada contra el depredador Sexual Marcial Maciel desde Doctrina de la Fe

“Sus silencios y sus mentiras tienen ya fecha de caducidad” 

“Negacionismo, ninguneo, ataques a la credibilidad, minimización del daño causado y de la propia víctima, descalificaciones, humillaciones e insultos públicos, cuando no presiones o amenazas”

“Es necesario que sepan, quienes prostituyen la verdad, quienes pretender criminalizar a las víctimas y convertir a sus verdugos en víctimas que ya somos legión, que cada minuto que pasa sin que reconozcan y reparen a sus víctimas, logran cristalizar más apoyos sociales y restan puntos de su credibilidad como institución”

El cardenal Marx crea una fundación para ayudar a las víctimas de la pederastia en la Iglesia: “El sistema eclesiástico es culpable en su conjunto

En 1990 el director cinematográfico Martin Scorsese estrenó Goodfellas que por azar de la traducción, en nuestro país obtuvo el título de Uno de los Nuestros, uno de los lemas paradigma de la mafia. Uno de los nuestros, más allá de su significado superficial encierra la cortesía cooperativista, la defensa abnegada y hasta irracional que un grupo organizado realiza de sus individuales sea cual sea la falta o delito que cometan.

Uno de los nuestros es una llamada en clave para que cualquier delincuente, sea cual fuere su afrenta, agresión o culpa frente a la sociedad en donde habita, sea defendido sin rubor ni escrúpulos frente a las denuncias que pudieran hacerse contra el victimario miembro de esa organización, de ese grupo.

Algo que también más allá de la presunta simplificación de la expresión se lleva tiempo ejerciendo por algunas instituciones, organizaciones, asociaciones cuando uno de sus miembros cometen auténticas tropelías en el ámbito de la violencia sexual, contra mujeres y menores de edad.

Si tenemos en cuenta que en lo que se refiere a violencia sexual contra la infancia y adolescencia no se denuncian todos los delitos, debo recordar una vez más que las víctimas y supervivientes no expresan su testimonio cuando quieren hacerlo sino cuando pueden, y que en el ámbito eclesiástico estos silencios forzosos no son una excepción, más allá del ámbito emocional inestable, incapacitado e invalidado de la víctima existe un shock postraumático y un sentimiento de culpabilidad común a todas ellas.

abusos-Iglesia_2098300203_9807727_660x371

Pero estos delitos, que suponen un mazazo contra los menores en pleno proceso de forjado de su personalidad, además de una cuestión de salud pública y un ataque contra los derechos humanos, los de la infancia y la adolescencia, se topan en su denuncia con un uno de los nuestros en mayúsculas, una llamada a la defensa corrosiva del victimario y a la doble victimización del denunciante, que se lleva a cabo sin rubor por diferentes vías y en diferentes escalas.

Negacionismo, ninguneo, ataques a la credibilidad, minimización del daño causado y de la propia víctima, descalificaciones, humillaciones e insultos públicos, cuando no presiones o amenazas. Uno de los nuestros, tanto desde el altavoz de determinados miembros de la jerarquía eclesiástica, obispos, arzobispos y cardenalesprincipalmente, como desde representantes de ciertas organizaciones políticas y sociales que con lenguas de trapo hablan de la pederastia cuanto el victimario lo merece según sus propias apreciaciones y sus líneas editoriales, y guardan silencio en función de quien sea el delincuente y a que dedique su vida laboral o su afán espiritual.

Uno de los nuestros, porque es mejor no reconocer que se comparten filas con un abusador o agresor sexual. Pues bien, ese doble rasero, ese afán por colocarse una venda en los ojos y colocárnosla también a los demás, mientras que con una mano rezan y la otra machacan, es una intensa forma de proyectar el dolor, de por sí inmenso, contra las víctimas, como si ya no hubieran sufrido bastante.

A veces cuando escribo de estos terribles temas, de estas historias inyectadas de dolor humano, pienso que escribo para un desierto, el mismo en el que muchas víctimas directas e indirectas de estos delitos hemos tenido y seguimos teniendo que caminar, sin fecha de caducidad. Ese uno de los nuestros, esas sorderas y cegueras premeditadas, son por su perseverancia pecado, haciendo buena una máxima de Fernando de Rojas. Pero para desgracia de ellos y de todos sus nuestros, muchas veces por encima del pecado, en un Estado de Derecho, está también el coincidente delito, ese que ellos siguen anulando basándose en cortos plazos de prescripción.

agenda_175052

Ese que nunca debe afectarles y condenarles, porque los delincuentes son uno de los nuestros. Pues bien, sabido es que denuncias públicas y denuncias privadas existen y existirán, que muchas víctimas y supervivientes no pueden denunciar estos crímenes contra la integridad de infantes y adolescentes, que las cifras que rellenan informes y tesis sobre el particular ni son reales ni merecen análisis comparativos con otras tipologías delictivas.

Las víctimas y supervivientes somos uno, nadamos en la misma dirección y tenemos al mayor de los aliados, la verdad

Pero es necesario que sepan, quienes prostituyen la verdad, quienes pretender criminalizar a las víctimas y convertir a sus verdugos en víctimas que ya somos legión, que cada minuto que pasa sin que reconozcan y reparen a sus víctimas, logran cristalizar más apoyos sociales y restan puntos de su credibilidad como institución. La conciencia es testigo, juez y fiscal al mismo tiempo. La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio, como bien dijo Cicerón. Sus silencios y sus mentiras tienen ya fecha de caducidad.

Pero ellos aún no lo saben o prefieren seguir rezando, mientras ese diablo que tanto dicen temer, danza a su alrededor  como un poseso en un sombrío ceremonial, riéndose de sus oraciones y conjurando al buco instrumental, cornudo y bobalicón, tal como lo plasmó el genial Francisco de Goya. Se les fue el tiempo por el Camino, perdieron el Norte hace tiempo y antes que admitir los errores, prefieren seguir negándolos, conculcando así el principio máximo de sabiduría.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , ,

CIDH aborda por primera vez en su historia la pederastia clerical en América Latina y el encubrimiento

Sábado, 5 de diciembre de 2020

abusosSe podría obligar a los Estados a judicializar los casos

El movimiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos va, entre otras cosas, por los encubridores y cómplices de los sacerdotes implicados en abusos sexuales a menores

Adalberto Méndez, coordinador legal de la organización para el Fin de los Abusos Clericales explica que el objetivo es que el sistema se pronuncie sobre la responsabilidad de los Estados ante la desprotección de los menores

“Esto no es un tema de fe”, subraya. “Es un tema terrenal, de gente que está cometiendo delitos” y “de autoridades que de forma generalizada y sistemática violan sus compromisos de proteger a la infancia”

“Los Estados (latinoamericanos) han tenido una postura omitente, de no control a la Iglesia aunque los chicos eran abusados dentro de instituciones”, denunció Sergio Salinas, abogado del llamado ‘caso Próvolo

Los maristas pagarán 400.000 euros a 25 ex alumnos que sufrieron abusos en sus escuelas

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) aborda, por primera vez en su historia, la pederastia clerical en América Latina, un problema que afecta a 19 países de la región aunque asociaciones de víctimas aseguran que los casos conocidos son solo la punta del iceberg.

El objetivo es que el sistema interamericano se pronuncie sobre “la responsabilidad de los Estados americanos en el encubrimiento o en la falta de justicia frente a las obligaciones asumidas en materia de derechos humanos de niños, niñas y adolescentes”, afirmó Adalberto Méndez, coordinador legal de la organización para el Fin de los Abusos Clericales (ECA, por sus siglas en inglés).

“Esto no es un tema de fe”, subrayó Méndez en una entrevista con The Associated Press. “Es un tema terrenal, de gente que está cometiendo delitos” y de autoridades que de forma “generalizada y sistemática” violan sus compromisos de proteger a la infancia y dejan en la impunidad crímenes graves.

En 2014 la ONU cuestionó en dos ocasiones al Vaticano por no haber frenado oportunamente los abusos sexuales a menores cometidos por sacerdotes.

Seis años más tarde, los proponentes de esta audiencia en el seno de la Organización de Estados Americanos -a la que pertenece la CIDH- quieren ir más allá y presentar pruebas de cómo los países latinoamericanos incumplieron la convención americana al dejar sin protección a cientos de menores que fueron víctimas de abusos sexuales por parte de instituciones religiosas en general.

Según un informe de fines de 2019 de la Red Internacional por los Derechos de los Niños (CRIN, por sus siglas en inglés), solo cuatro países latinoamericanos suman más de un millar de denuncias en la región: México, con al menos 550; Chile, con unas 243, Colombia con 137 y Argentina con 129.

Ese documento además alertaba sobre países donde el problema continuaba “sin existir” de forma oficial y ponía de ejemplo a Brasil, aunque un informe interno del Vaticano de 2005 calculaba que uno de cada 10 sacerdotes brasileños se encontraba implicado en casos de abusos, es decir, alrededor de 1.700 religiosos.

Ahora un pronunciamiento público de la CIDH “marcaría un punto de inflexión, un avance en la dirección adecuada y se podría obligar a los Estados a judicializar los casos”, explicó Méndez.

Las organizaciones de víctimas confían en que pueda abrir la puerta de la Corte Interamericana de Derechos Humanos para aquellas víctimas que hayan agotado todas las vías posibles de justicia en sus países, que provoque una nueva oleada de denuncias o que pueda incentivar la creación de comisiones nacionales de investigación o propiciar leyes para que estos delitos no prescriban, una de las grandes exigencias de las víctimas.

En la actualidad, los abusos sexuales a menores solo son imprescriptibles en tres países latinoamericanos: Argentina, Chile y Ecuador.

Las organizaciones de victimas también cuestionan los acuerdos diplomáticos que los Estados mantienen con el Vaticano -los llamados concordatos- que limitan la capacidad de las autoridades civiles para investigar o enjuiciar a presuntos involucrados de la Iglesia católica.

El papa Francisco ha prometido en varias ocasiones una política de tolerancia cero hacia los abusos clericales y ha propiciado investigaciones puntuales y reformas que en 2019 acabaron con el secreto pontificio y actualmente obligan a los obispos a denunciar los casos ante la justicia civil.

Pero las leyes siguen siendo ignoradas por algunos miembros de la Iglesia que desestiman las denuncias de las víctimas y optan por proteger a sus sacerdotes. Además, los casos que sí se judicializan se centran, sobre todo, en los victimarios pero no en sus cómplices o encubridores, que son los destinatarios del actual movimiento ante la CIDH.

“Los Estados (latinoamericanos) han tenido una postura omitente, de no control a la Iglesia aunque los chicos eran abusados dentro de instituciones”, denunció Sergio Salinas, abogado del llamado ‘caso Próvolo’ sobre una serie de abusos y violaciones cometidos en el instituto católico Antonio Próvolo para niños sordos en Argentina.

Aunque en 2019 fueron condenados dos sacerdotes de ese instituto y hay más juicios previstos para este año, Salinas consideró que este caso demuestra cómo el Estado argentino permitió que la Iglesia ocultara información pese a tratarse de víctimas muy vulnerables.

Además, recordó que todavía más de 200 víctimas deben prestar declaración como parte de una investigación en la que se habla de “abusos sexuales en manada, pornografía, la provocación a orgías y hasta la existencia de torturas con el uso de cadenas”.

Argentina será uno de los ejemplos que se presentarán en la audiencia del jueves junto con México, Ecuador, Colombia y Perú, estados que ECA considera encubridores y que violaron distintos derechos humanos como la seguridad jurídica, el debido proceso, la libertad de prensa o el acceso a la información.

México, por ejemplo, tiene paralizada una denuncia por el encubrimiento de 15 sacerdotes contra el cardenalNorberto Rivera, uno de los religiosos de más alto rango cuestionados por las víctimas del país latinoamericano que más denuncias ha registrado y que protagonizó uno de los casos paradigmáticos de abusos en la Iglesia católica: el del fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel.

En Ecuador, el Estado se ha negado a escuchar a las víctimas del sacerdote César Cordero, que fundó un imperio educativo en Cuenca, una de las ciudades más católicas del país, y hasta fue galardonado por las autoridades.

Sara Oviedo, miembro del Comité de Derechos del Niño de la ONU de 2013 a 2017 e integrante del equipo de Naciones Unidas que alertó en 2014 sobre la inacción del Vaticano ante los crecientes casos de pederastia, reconoció que el nivel de impunidad de la violencia sexual en América Latina es alto. “Los Estados han hecho la vista gorda, nadie quiere pelearse con la Iglesia”.

Agregó que “los Estados no han cumplido con los niños, niñas y adolescentes no han cumplido con la justicia. Tenemos que ponernos a la altura de las esperanzas de las víctimas”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

“Estuve en estado vegetativo durante diez años”: Radio Euskadi entrevista a la víctima de abusos en un colegio del Opus Dei.

Viernes, 4 de diciembre de 2020

A67C776B-1F1C-4D73-A959-49B257510005“Estuve en estado vegetativo durante diez años, sin poder hacer lo que hace un chaval de mi edad. Quieres, pero no puedes”

Sobre el Gaztelueta: “Ellos se aferran a seguir tapando y protegiendo al agresor. Yo no miento ni estoy loco pero es la única manera que tienen de protegerse. La única que les queda”

03.12.2020 | Radio Euskadi

Hemos quedado en Haro. En la cafetería de un hotel. Hace tiempo que no vemos a Juan Cuatrecasas hijo. De hecho, antes, solo le hemos visto una vez. Hace cuatro años. Entonces vino a los estudios de Radio Euskadi en Bilbao. Era un chaval cohibido. Apenas pronunció palabra. Prácticamente no levantó la mirada de la moqueta cuando le saludamos. Pero a pesar de eso allí estaba, en nuestros estudios. Quien habló fue su padre. Narraba los abusos sexuales sufridos por su hijo y perpetrados por un profesor del colegio Gaztelueta del Opus Dei con la franqueza y dignidad del que siente que ya no pierde nada porque han roto lo que más quiere.

En aquel momento, Juan Cuatrecasas hijo está escuchando la conversación que su padre mantiene con nuestro compañero Dani Álvarez. Está dentro del estudio, pero no está. Oye pero no escucha. El dolor tapa la vida.

Cuatro años después volvemos a encontrarnos con Juan. Cuando le propusimos la entrevista con “Boulevard Informativo” nunca pensamos que nos la iba a dar. Pero dijo “sí”. “Hablo, no por valentía sino porque lo que toca en este momento es encarar los problemas. Dejar de estar en la sombra. Hablar cura”. Así, hoy publicamos esta entrevista exclusiva de Juan Cuatrecasas para “Boulevard Informativo” de Radio Euskadi.

Juan tiene ahora 24 años y una vida casi nueva en Madrid. Allí ha comenzado a estudiar una carrera, “estudio Derecho porque creo en la Justicia al margen de lo que me haya ocurrido a mi”. Lo último que le ha ocurrido en este proceso judicial en el que lleva media vida envuelto, es que el Tribunal Supremo ha rebajado a dos años la condena de 11 impuesta por la Audiencia Provincial de Bizkaia. “Recibí muy mal la noticia, porque te pueden creer o no creer, pero creerte con matices es dañino.” A pesar de eso, Juan dice no haberse arrepentido nunca del periplo judicial emprendido. “Al principio todo eran impulsos y sentimientos encontrados. No era muy consciente de a qué me enfrentaba. Pude seguir hasta el final gracias a la gente que tengo detrás: mi familia, mi abogada, mi psiquiatra…”

Asegura no haber sentido el apoyo de sus compañeros de Gaztelueta, “solo uno se atrevió no ya a estar de mi parte, sino a contar lo que sucedía. Lo que vio. Y no vio todo.”

Juan es reflexivo, habla con madurez de lo ocurrido. Lo hace sin rencor, a pesar de que los abusos infligidos por uno de sus profesores en Gaztelueta le mantuvieron fuera de la vida durante años: “estuve en estado vegetativo durante diez años, sin poder hacer lo que hace un chaval de mi edad. Quieres, pero no puedes.”

https://twitter.com/boulevardeitb/status/1334111415460835330?s=21

En un momento de la entrevista le preguntamos si espera la petición de perdón del colegio o del propio Opus Dei: “Si quieren hacerlo que lo hagan por ellos mismos, por la imagen que están dando”. Tiene claro que esa petición de perdón no llegará. “Ellos se aferran a seguir tapando y protegiendo al agresor. Yo no miento ni estoy loco pero es la única manera que tienen de protegerse. La única que les queda.”

Ahora Juan trabaja por seguir adelante. Sabe que lo ocurrido le va a dejar marca de por vida. Sigue teniendo ‘flashbacks‘ que le hacen revivir los abusos sexuales que sufrió “pero sé que eso forma parte de mi pasado. Tengo que aprender a vivir con ello”. Nos lo dice sosteniéndonos la mirada y con una sonrisa tímida asomando en sus labios. Una sonrisa que sabe a futuro.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , ,

El potente editorial del National Catholic Reporter: “Obispos de EE.UU., por favor, supriman el culto a San Juan Pablo II”

Lunes, 16 de noviembre de 2020

juan-pablo-ii-bendiciendo-a-marcial-macielJuan Pablo II bendiciendo al siniestro depredador sexual Marcial Maciel:

“El S.XXI quedará por siempre empañado por su insensible toma de decisiones”

“Ha llegado el momento de hacer un difícil ajuste de cuentas. Este hombre, proclamado santo católico por el Papa Francisco en 2014, puso voluntariamente en riesgo a niños y jóvenes en la Arquidiócesis de Washington, D.C., y en todo el mundo”

“Al hacerlo, también socavó el testimonio de la Iglesia mundial, hizo añicos su credibilidad como institución y dio un ejemplo deplorable a los obispos”

“Como todos los santos, Juan Pablo tiene un culto vibrante: personas de todo el mundo que celebran su memoria fomentando la devoción a él, poniendo su nombre en iglesias y escuelas y organizando procesiones y desfiles en su fiesta”

El velo de silencio de las estructuras eclesiásticas hizo que causas civiles prescribieran. McCarrick, Maciel, Karadima, Figari… los ‘apóstoles’ de la pederastia y la Iglesia que calló

Luis Badilla: ” McCarrick es una radiografía de lo que es, y cómo se comporta, una parte de la Iglesia Católica”

Escalada y desescalada en el poder de un abusador, durante tres papados: Las cinco claves del informe McCarrick según el New York Times

“De palabra y obra, el Papa Francisco ha cumplido”: O’Malley, ante el informe McCarrick: “Los supervivientes merecen nuestro cuidado, apoyo y honestidad”

El Papa sobre el informe McCarrick: “Renuevo mi cercanía a las víctimas de todos los abusos y el empeño de la Iglesia por erradicar este mal”

Un cura polaco acusa al cardenal Dziwisz de encubrir los abusos a menores de un clérigo

Sanción disciplinaria del Vaticano al cardenal polaco Gulbinowicz, acusado de abuso sexual de menores

Manifestantes frente a la residencia del obispo exigen “Cracovia libre de Dziwis“: Dziwisz defiende su “conducta transparente”, mientras la calle grita que se vaya de Cracovia

Las escuelas católicas y la catequesis, lugar preferido para los pederastas en Francia

Ex embajador del Vaticano acude a su “temperamento latino” en su defensa, acusado de agresiones sexuales a cinco hombres

Es el Caso Gaztelueta. Es España en el año 2020″:¿Se imaginan irse a la cama cada día viendo que el abusador de su hijo no va a pisar la cárcel?. Alberto Cano, familiar de una víctima de abusos

Juan Cuatrecasas, padre de la víctima: “Nos parece una falta de respeto absoluta a una víctima denunciante de abusos sexuales”

 

(National Catholic Reporter).- En muchos, muchos aspectos, el Papa Juan Pablo II fue un hombre admirable. Los últimos decenios del siglo XX se vieron enriquecidos enormemente por su hábil uso de la diplomacia papal para alzar la voz de los pueblos oprimidos de Europa oriental, por sus diversos esfuerzos en pro del diálogo interreligioso y por su testimonio personal de la dignidad del envejecimiento.

Pero como el informe sin precedentes del Vaticano sobre la carrera del ex cardenal Theodore McCarrick revela con detalles impactantes, la primera década del siglo XXI quedará por siempre empañada por la calamitosa e insensible toma de decisiones de Juan Pablo.

Ha llegado el momento de hacer un difícil ajuste de cuentas. Este hombre, proclamado santo católico por el Papa Francisco en 2014, puso voluntariamente en riesgo a niños y jóvenes en la Arquidiócesis de Washington, D.C., y en todo el mundo. Al hacerlo, también socavó el testimonio de la Iglesia mundial, hizo añicos su credibilidad como institución y dio un ejemplo deplorable a los obispos al ignorar los relatos de las víctimas de abusos.

Como todos los santos, Juan Pablo tiene un culto vibrante: personas de todo el mundo que celebran su memoria fomentando la devoción a él, poniendo su nombre en iglesias y escuelas y organizando procesiones y desfiles en su fiesta litúrgica.

Dado lo que sabemos ahora sobre las repercusiones a largo plazo de la toma de decisiones de Juan Pablo, los obispos estadounidenses, que se reunirán la próxima semana para su conferencia anual, deberían considerar seriamente si los católicos estadounidenses pueden continuar con estas prácticas. También deberían discutir la solicitud de que el Vaticano suprima formalmente el culto de Juan Pablo. Las víctimas de abuso no merecen menos.

Como lo muestra claramente el devastador reporte del Vaticano, la decisión del difunto Papa de nombrar a McCarrick como arzobispo de Washington en el año 2000 vino a pesar de las severas advertencias de sus asesores de más alto nivel en ambos lados del Atlántico.

La carta del 28 de octubre de 1999 del cardenal de Nueva York John O’Connor, que se ha revelado por primera vez, no podría haber sido más ominosa. McCarrick, advirtió O’Connor, había sido objeto de acusaciones anónimas y se sabía que invitaba a seminaristas a dormir en la misma cama que él. Sobre la posibilidad de promover a McCarrick más allá de su entonces rol como Arzobispo de Newark, New Jersey, O’Connor escribió: “Lamento tener que recomendar muy fuertemente en contra de tal promoción”.

O’Connor, que envió la carta el 28 de octubre de 1999, ya que sufría de un cáncer cerebral que lo llevaría a la muerte sólo siete meses después, también dijo que tenía “graves temores” sobre la posibilidad de la promoción y el “grave escándalo” que podría causar a la Iglesia.

“Deberían discutir la solicitud de que el Vaticano suprima formalmente el culto de Juan Pablo. Las víctimas de abuso no merecen menos”

Léalo de nuevo. Esto no fue una simple luz roja parpadeante. Era un boletín de alerta y acción final de una de las figuras más importantes de la Iglesia global. A pesar de eso, y a pesar de que las preocupaciones de O’Connor fueron repetidas posteriormente por el embajador del Vaticano en los EE.UU., y el prefecto de la Congregación de Obispos del Vaticano, Juan Pablo confiaría en las negaciones de McCarrick sobre su comportamiento y haría el nombramiento de todos modos.

Lo que es más, para hacerlo el Papa tuvo que tomarlo personalmente bajo su ala – instruyendo inusualmente al Secretario de Estado del Vaticano para que le dijera a la congregación de obispos que añadiera el nombre de McCarrick a la lista de sacerdotes considerados para el trabajo, y luego hacer que la Congregación para la Doctrina de la Fe renunciara a la comprobación estándar de la adhesión de McCarrick a la doctrina católica.

Esto es aún más devastador si se considera que la decisión se tomó durante el mismo período en que el Vaticano se enteró de las acusaciones de abuso del Padre Marcial Maciel Degollado, el fundador mexicano de los otrora poderosos Legionarios de Cristo, cuyas víctimas se cuentan al menos por docenas y posiblemente por cientos.

Los periodistas Jason Berry y Gerald Renner expusieron por primera vez el abuso de Maciel contra los seminaristas en 1997. En 1998, ocho ex-legionarios llevaron su caso contra Maciel a la congregación doctrinal. Juan Pablo continuaría alabando públicamente al hombre por el resto de su papado. Maciel no fue castigado públicamente hasta 2006, después de la muerte de Juan Pablo, cuando el Papa Benedicto XVI ordenó al sacerdote una vida de penitencia.

Ya no hay forma de escapar a la verdad. Juan Pablo, en muchos sentidos un hombre admirable, fue voluntariamente ciego al abuso de niños y jóvenes.

Suprimir el culto del difunto pontífice no significaría decirle a la gente que tienen que tirar sus reliquias o sus medallas – la gente todavía podría practicar la devoción privada hacia él. Pero para las víctimas de abusos, sus defensores y muchos otros, la memoria de Juan Pablo ya no es una bendición. No debería ser celebrada en público.

juan-pablo-ii-y-ratzinger2

Juan Pablo II y Ratzinger, “Tanto monta, monta tanto…”

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , ,

El pederasta del Gaztelueta condenado por el Supremo apelará para probar su “completa inocencia” y dice que “perdona” a la víctima.

Jueves, 1 de octubre de 2020

20180702112804_gaztelueta-360_foto960El colmo del cinismo y la desvergüenza… ¿El verdugo perdona?

Juan Cuatrecasas, padre de la víctima del ‘caso Gaztelueta’: “La sentencia es totalmente desequilibrada”.

Parece que se le ha olvidado que el verdugo es él, tal y como han expresado ya 1 juez instructor, 3 jueces de la Audiencia Provincial de Bizkaia y los magistrados del Supremo pese a la pírrica condena”

“Me encantaría que el juez Marchena y el resto de magistradas y magistrados redactores de la sentencia explicaran a mi hijo y a mí mismo el sentido de esta sentencia”

Me encantaría que el juez Marchena y el resto de magistradas y magistrados redactores de la sentencia explicaran a mi hijo y a mí mismo el sentido de esta sentencia.

No puedo entenderla por más que la leo y la comparo con los hechos probados de la sentencia de la Audiencia Provincial de Bizkaia. Mi hijo obtuvo un triste récord en los índices de credibilidad de los peritos facultativos no de parte del juzgado. Mi hijo tuvo un segundo triste récord el de expresar desde mayo de 2011, que había sufrido acoso escolar y abusos sexuales, dos años después de la perpetración de los delitos.

No entendemos la sentencia y la considero re victimizadora, ofensiva para las víctimas y contradictoria. No existe en caso alguno falta de insistencia en la incriminación. Es una auténtica falsedad porque desde el inicio habló de abusos sexuales y acoso.

Respecto al escrito de ayer redactado por el numerario del OD condenado por el TS en firme a 2 años por cometer abusos sexuales continuados contra mi hijo y dejando al margen sus pretensiones de victimismo debo decir que su expresión de estar comportándose como un cristiano perdonando me parece repulsiva. ¿Perdonando? ¿Un condenado por abusos sexuales continuados a un menor perdona? ¿A quién? ¿A su víctima?

El mundo al revés.

Solo leer esa frase me produjo un rechazo absoluto, un asco terrible y la idea de que su estado emocional es tóxico y de una perversidad infinita. El cristianismo nada tiene que ver con esa prepotencia. Parece que se le ha olvidado que el verdugo es él, tal y como han expresado ya 1 juez instructor, 3 jueces de la Audiencia Provincial de Bizkaia y los magistrados del Supremo pese a la pírrica condena.

Ya he repetido hasta la saciedad que las víctimas no cuentan cuando quiere un juez o un fiscal. Lo dije en sala al fiscal durante el juicio en la AP de Bizkaia y lo repito ahora y lo seguiré haciendo hasta que jueces y fiscales caigan en la cuenta de que tienen ante sí. Es deplorable este trato, mi hijo es víctima y no lo merece, de verdad no lo merece.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

El Supremo condena al pederasta del colegio Gaztelueta, del Opus Dei, a dos años de prisión: no pisará la cárcel

Miércoles, 30 de septiembre de 2020

aubsu_560x280-1Rebaja en nueve años la pena de la Audiencia Nacional al aplicar el Código de 2010

El Tribunal Supremo ha condenado al numerario José María Martínez Sanz a dos años de prisión por abusos sexuales continuados, y le prohíbe acercarse a la víctima durante cuatro años

Juan Cuatrecasas: “Se demuestra, sin posibilidad de apelar, que mi hijo fue abusado de forma continuada por un profesor del Colegio del Opus Dei, por un pederasta”

Llamo al señor Ocáriz (Prelado del Opus Dei) a que ponga orden en esa prelatura, llame a las cosas por su nombre y pida perdón a mi hijo y a toda mi familia”

Final agridulce en el ‘caso Gaztelueta‘. El Tribunal Supremo ha condenado al profesor del colegio del Opus Dei Gaztelueta a dos años de prisión por abusos sexuales continuados, y le prohíbe acercarse a la víctima durante cuatro años. El Alto Tribunal confirma así la pena dictada por la Audiencia de Bizkaia en 2018, aunque rebaja sensiblemente la pena, amparándose en el Código Penal de 2010 (más favorable al pederasta), y rebaja el castigo de once a dos años de prisión. Al carecer de antecedentes, el numerario José María Martínez Sanz no pisará la cárcel.

Ni el Opus Dei ni el centro, por el momento, se han pronunciado al respecto. Sí lo ha hecho, en conversacion con RD, el ‘padre coraje’ del caso, Juan Cuatrecasas, quien en una primera valoración apunta quees una condena. Se demuestra, sin posibilidad de apelar, que mi hijo fue abusado de forma continuada por un profesor del Colegio del Opus Dei, por un pederasta”.

“Reducen la pena porque lo basan en el Código de 2010, y porque no consideran suficiente que mi hijo contara algo más tarde algunos episodios”, lamenta Cuatrecasas, quien insiste en que “las víctimas no cuentan cuando quieren, cuentan cuando pueden”.

Que el Opus Dei pida perdón

En cuanto a la Prelatura, el presidente de Infancia Robada tiene claro que “el Opus Dei tendrá que hacer acto de presencia en algún momento de esta historia, por la que ha pasado supuestamente ‘de puntillas’, y pedir perdón a una víctima de abusos sexuales continuados”.

“Mi hijo ha sido víctima de abusos sexuales continuados, el colegio lo ha despreciado, con calumnias, injurias, faltándole al respeto. A él y a su familia. Esto no se me ve olvidar en la vida”, recalca Cuatrecasas, quien interpela directamente al prelado del Opus Dei. “Llamo al señor Ocáriz a que ponga orden en esa prelatura, llame a las cosas por su nombre y pida perdón a mi hijo y a toda mi familia. El Opus Dei, y el colegio, siguen manteniendo silencio. Como siempre.

Fallo del Supremo

La Audiencia vizcaína condenó al docente a once años de prisión por cinco episodios fácticos de abusos sexuales cometidos por el acusado en su despacho al dar credibilidad a la víctima, basándose en el testimonio aportado por los peritos de la acusación. La víctima tenía entre 12 y 13 años cuando ocurrieron los hechos.

El Supremo estima de forma parcial el recurso del profesor por vulneración del derecho a la presunción de inocencia y excluye de los hechos probados dos de los cinco episodios que condicionaron la gravedad de la pena al apreciar “una insuficiencia probatoria y un discurso valorativo que no se puede avalar”.

El tribunal explica que la víctima describió los tres primeros episodios, consistentes en tocamientos, desde el momento en que decidió contar lo sucedido a sus padres. Añade que, sin embargo, los otros dos hechos no se los contó ni a ellos ni a los diferentes profesionales que le trataron a partir de mayo de 2011.

Tampoco a la Fiscalía de Menores el año que se siguieron diligencias por acoso escolar, ni ante el fiscal superior de la CAV en 2013, haciéndolo en fecha próxima a 2015 a un psiquiatra, y a partir de ahí los narró en su totalidad en la querella y posterior declaración judicial, aclara el Supremo.

El alto tribunal fundamenta que “no se trata de un hecho inicial que luego va siendo objeto de matizaciones, incluso retractaciones, por parte de quien lo narra”.

Estamos en presencia de un menor de edad que sufre abusos sexuales, que narra su existencia a sus padres y a los profesionales que le asisten cuando ya ha cumplido 15 años y que finalmente, cuando ya ha alcanzado los 19 años, enriquece su relato con dos hechos de una gran trascendencia penológica”, apunta el Supremo en su Sentencia.

El fallo relata que la razón de la omisión inicial y la falta de continuidad en el relato de la víctima la obtiene la Audiencia de Bizkaia de las declaraciones del menor, que explicó la vergüenza y la culpa que sintió por lo ocurrido, y en el dictamen de los peritos que atribuyen el silencio a esos mismos sentimientos.

“No basta la mera convicción de que aquello tuvo que haber pasado para sustentar una condena que asciende a 11 años de privación de libertad”, indica el Supremo, que añade que tampoco es suficiente que la versión de la víctima inspire credibilidad.

Asimismo, afirma que el reproche inherente a cualquier acción penal «se hace más intenso cuando se proyecta sobre un niño», pero «ni siquiera en esas circunstancias puede rebajarse el canon impuesto por el derecho constitucional a la presunción de inocencia».

Por ello considera que la indignación y la repulsa por unos hechos nunca puede actuar como un elemento que debilite el cuadro de garantías con el que una sociedad democrática quiere que sea enjuiciado cualquier acusado de un hecho delictivo”.

Fuente Religión Digital

General , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.