Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Abusos sexuales’

La Iglesia católica alemana pide ‘silencio’ a los medios sobre un informe clave de abuso infantil

Martes, 12 de enero de 2021

810Sugieren a los reporteros firmar un acuerdo de confidencialidad

La petición de confidencialidad ha provocado las protestas de los reporteros en Colonia: “El periodista se compromete a guardar absoluto silencio sobre esta información”, se lee en el documento

Los ocho periodistas invitados al evento se negaron a firmar la declaración y abandonaron el evento de prensa al que fueron convocados

La decisión de retener el documento hasta su reelaboración ha provocado rechazo en Alemania. El bufete de abogados que redactó el informe también criticó la demora

El propio arzobispo de Colonia, Reiner Maria Woelki, se enfrenta acusaciones de no informar al Vaticano sobre una acusación de abuso sexual

(DW).- Los reporteros protestaron en Colonia después de que funcionarios de la iglesia les pidieran firmar un acuerdo de confidencialidad acerca de un informe clave sobre casos de abuso infantil.

Los periodistas abandonaron un evento de prensa organizado por representantes de la iglesia católica, el martes pasado, en señal de protesta. La Arquidiócesis de Colonia había convocado a una conferencia de prensa para discutir un informe inédito sobre casos de abuso infantil.

Específicamente, los funcionarios de la iglesia debían explicar algunos  problemas relacionados con la metodología del informe. Estos problemas, al menos según el arzobispo de Colonia, Reiner Maria Woelki, fueron la razón por la que se detuvo la publicación del documento en su forma actual.

Los representantes de la Iglesia dijeron que mostrarían a los periodistas una versión redactada del documento. También pidieron a los periodistas que firmasen un compromiso de mantener el contenido “en secreto”, incluida la información sobre delitos, presuntos autores y funcionarios eclesiásticos implicados.

“El periodista se compromete a guardar absoluto silencio sobre esta información”, se lee en el acuerdo.

Los ocho periodistas invitados al evento se negaron a firmar la declaración.

¿Por qué se ha retenido el informe?

El cardenal Woelki prometió una investigación independiente y exhaustiva sobre el abuso sexual en su diócesis hace dos años. Sin embargo, en octubre de 2020, se les dijo a las víctimas que el informe resultante no estaba “blindado jurídicamente” y contenía “prejuicios inadmisibles”.

Se espera que en marzo próximo se publique una nueva versión del informe.

El doloroso silencio de la Iglesia alemana

La decisión de retener el documento hasta su reelaboración ha provocado rechazo en Alemania. El bufete de abogados que redactó el informe también criticó la demora.

El propio Woelki enfrenta acusaciones de no informar al Vaticano sobre una acusación de abuso sexual.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

Un arzobispo brasileño, acusado de abusar de seminaristas al intentar “curar” su homosexualidad

Martes, 5 de enero de 2021

unnamed(Foto: Divulgación / Arquidiócesis de Belém)

Un espanto… se mezcla el uso de las perversas “terapias” como excusa para perpetrar los abusos sexuales. No se pierden una.

La diócesis reconoce que Alberto Taveira está siendo investigado por la Policía y el Vaticano.

El prelado, que sigue al mando de la diócesis, niega la mayor y asegura que se trata de “la acción del diablo”

Los abusos tenían lugar en tres estancias de casa del arzobispo: la capilla, donde el prelado conversaba sobre la vocación religiosa de los chicos; la sala de estar, lugar elegido para hablar de la familia o los estudios; y el dormitorio, donde el prelado les pedía hablar de sus intimidades y deseos y donde, según las acusacioes, tuvieron lugar los abusos sexuales

“Curaba” la homosexualidad de los seminaristas… abusando de ellos. Al menos esta es la denuncia de cuatro antiguos aspirantes al sacerdocio contra el arzobispo de Belem (Brasil), Alberto Taveira, que está siendo investigado por el Vaticano y la Policía de Brasil. El prelado, que sigue al mando de la diócesis, niega la mayor y asegura que se trata de “la acción del diablo”.

Tras una investigación del portal de noticias G1, la diócesis emitió un comunicado oficial en el que “reitera al pueblo de Dios, con transparencia y serenidad, que están siguiendo las investigaciones en curso, con la certeza y confianza de que, al final, prevalecerá la verdad. Desde la Santa Sede no se ha dado más información, toda vez que la comisión vaticana aún no ha presentado oficialmente el informe.

Del mismo modo, se informa que, “por el secreto impuesto y en cumplimiento de las leyes, no puede revelar más información”, y reclama “renovar nuestro sentido de comunión y solidaridad, porque, como dijo el Apóstol refiriéndose a la Iglesia, “cuando un miembro sufre, todos los miembros comparten su sufrimiento; si un miembro es honrado, todos los miembros comparten su alegría ”(1Cor 12, 26).

Pero, ¿de qué se acusa exactamente al arzobispo? Tal y como apunta la publicación, cuatro exseminaristas acusan a Taveira de utilizar su poder para abusar sexualmente de ellos.

Los testimonios recogidos por la investigación señalan que el arzobispo tiene la costumbre de acoger a los jóvenes en su propia casa. De hecho, los denunciantes tenían entre 15 y 18 años cuando sufrieron los abusos, entre 2010 y 2014.

Dichos abusos tenían lugar en tres estancias de casa del arzobispo: la capilla, donde el prelado conversaba sobre la vocación religiosa de los chicos; la sala de estar, lugar elegido para hablar de la familia o los estudios; y el dormitorio, donde el prelado les pedía hablar de sus intimidades y deseos y donde, según las acusacioes, tuvieron lugar los abusos sexuales.

Cada tres meses, durante dos años

Uno de los denunciantes aseguró que los abusos se sucedían cada tres meses, y duraron dos años. Tres de las víctimas abandonaron el seminario, mientras que el cuarto fue expulsado por motivos disciplinarios.

Los cuatro denunciantes afirman que aceptaron participar en sesiones privadas de orientación espiritual en casa del prelado en diferentes momentos y por diferentes razones, pero que eso era muy común entre los seminaristas.

Las historias que cuentan los cuatro denunciantes describen un comportamiento metódico del arzobispo, que identificaba a los jóvenes que consideraba homosexuales (con o sin razón), se ganaba su confianza como figura paterna, los atraía a su casa con el pretexto de ayudarlos a deshacerse de su homosexualidad, los acosaba y finalmente cometía los abusos.

Por su parte, el prelado se ha defendido desde el púlpito. Dios me ha dado la valentía para avanzarme al ojo del escándalo, el escándalo que se estaba montando y Dios nos dio la gracia de adelantarnos”, señaló al término de una misa en diciembre, entre los aplausos de la feligresía. “Si alguien, por casualidad, por la acción del diablo, pensó que iba a acabar con la Iglesia católica y la Iglesia de Belém, se equivocaba de lleno”.

***

Las últimas noticias acerca de este esperpento de las falsas “terapias” fue que. mientras  Cientos de líderes religiosos declaran que todas las personas LGBT + son “valiosas” en una llamada a la prohibición global de la terapia de conversión. recordábamos como un obipo, José Ignacio Munilla, que se jactaba en la televisión vasca de haber “curado” homosexuale “cuenta con una especie de guardia de corps clerical, integrada por un puñado de curas ‘revertidos’, así llamados por sus compañeros de presbiterio, porque muchos de ellos se sometieron, al parecer con éxito, a las técnicas de reversión de la homosexualidad.” Un mes antes, la diputada ultraderechista de Vox, Macarena Olona, al negarse a apoyar en el Congreso de los Diputados de España la Ley presentada para prohibir las terapias de conversión para gays, lesbianas y bisexuales, y que se sancione drásticamente a cualquier persona u organismo que ofrezca «curarnos» de nuestra orientación sexual afirmó:Cualquier persona, sea o no homosexual, tiene que acudir a un especialista a que le ayude a encontrar su identidad”. Antes, la Subsecretaria de DDHH de Chile Lorena Recabarren quería que la Ley Zamudio permitiese en ciertos casos las terapias para “curar” la homosexualidad o la transexualidad, lo que provocó las protestas del MOVILH. Antes, que la asociación española Abogados Cristianos se querella contra Ignacio Aguado por hacer pública la multa a la coach de terapias para personas LGTBI, y que, ante la protesta ciudadana, el Ministro de Educación de Israel se retractaba de su apoyo a las terapias de “curación” para gays. Y Canadá prohibirá las «terapias de conversión» a nivel nacional.

Una tendencia creciente a la prohibición

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que naufragó con la convocatoria de elecciones anticipadas.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

En EE.UU., gran aliado de Israel, California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor el pasado 8 de abril tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y el pasado 8 de mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México.

No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente Religión Digital/Cristianos Gays

Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , ,

Antonio Aradillas: ‘La verdad silenciada’

Viernes, 18 de diciembre de 2020

lantia_cover_5efedf6fc1bc6_360“Este es el título del libro reciente publicado por ‘Caligrama Editorial, con el subtítulo de “La cumbre antiabusos, febrero 2019″, y cuyo autor es Gregorio Delgado del Río”

Del tema-eje del libro, cumbre participada por los presidentes de todas las Conferencias Episcopales del mundo, refiere el autor que, “si uno es objetivo, ha de expresar que no todo lo ocurrido en la misma fue oro puro”

“Así es cómo, desgraciadamente, se escribe, a veces, la historia. Pero la verdad es la verdad, siempre y para todos y más si estos, por vocación, se abrevan, e intentan abrevar a los demás, en la doctrina sagrada de los  evangelios”

“‘Verdad’ y ‘silencio’ son términos de convivencia imposible”

Primera condena a un diplomático vaticano: el ex nuncio en Francia, culpable de agresiones sexuales

La Audiencia Provincial de Córdoba condena a veinte años de cárcel a un franciscano por abusos: La sentencia considera probado que abusó de cuatro niñas de Primaria

En realidad lo peor que le puede ocurrir a la verdad es que la silencien, nos la silencien, o que nosotros mismos nos veamos obligados a silenciarla, previa la amenaza hasta de la misma muerte, tal y como en frecuentes y dramáticas ocasiones acontece y que a tantos ha afectado y afecta… ”Verdad” y “silencio” son términos  de convivencia imposible, La verdad es, está y estará para ser proclamada. Tal es oficio y su razón de ser.

Lo es mucho más aún, cuando religiosamente el término VERDAD hay que escribirlo, describirlo y vivirlo con todas sus letras mayúsculas. Es decir, cuando la Iglesia es su inspiración, referencia y justificación, como en cuantos casos tengan alguna relación con la asignatura  y comportamiento de la sexualidad, y en mayores proporciones cuando se trata de abusos…

Y precisamente este, el de “La verdad silenciada”, es el título del libro reciente  publicado por “Caligrama Editorial”, con el subtítulo  de “La cumbre antiabusos, febrero 2019”, y cuyo autor del texto -190 páginas- es Gregorio Delgado del Río, a quien avalan sus títulos de “doctor en Derecho Canónico  y civil por la Universidad de Navarra,  profesor de varias Universidades, como la misma de Navarra, Extremadura, Valencia y Baleares, abogado civil y autor a la vez de diversos libros, como “El divorcio católico”,  “La custodia del hijo”, “La respuesta de la Iglesia al delito”, “El matrimonio en forma religiosa”… Estos y más títulos son de actualidad tajante e incuestionable, tratados sus temas con docencia, decencia y verdad, sin concesiones de ninguna clase y  menos de las que los pobres pudieran ser y salir perjudicados  y más en relación con su fe y la religión por la que optaron, o por la que sociológicamente las circunstancias les hicieron optar.

Del tema-eje del libro de Gregorio Delgado,“Cumbre antiabusos, de febrero 2019”, participada por los presidentes de todas las Conferencias  Episcopales del mundo, refiere el autor que “Si uno es objetivo,  ha de expresar que no todo lo ocurrido en la misma fue oro puro.  Hubo mucha apariencias, mucho afán de crear  una imagen no correspondiente con la realidad, demasiado “gatopardismo”, poca escucha a las víctimas  y a sus `propuestas –decepcionadas- , no atreverse, ocultar de nuevo aspectos esenciales de la verdad de lo ocurrido, no haberla pensado ni organizado de forma tal que los presidentes  fueran los verdaderos  protagonistas de su quehacer, no haber abordado  la aprobación de medina alguna, no normativo…”

Así es cómo, desgraciadamente, se escribe, a veces, la historia, pero también así es cómo han de referir, y refieren, los hechos personas tan fieles, devotos y amantes de la verdad, es decir, de la Iglesia, como en el caso del autor  de este libro. La verdad es la verdad, siempre y para todos y más si estos, por vocación, se abrevan, e intentan abrevar a los demás, en la doctrina  sagrada de los  evangelios.

Fuente Religión Digital

Biblioteca, General, Iglesia Católica , , ,

Pederastas, ¿uno de los nuestros?

Lunes, 7 de diciembre de 2020

macielsinteirWojtyla frenó en 1999 la investigación iniciada contra el depredador Sexual Marcial Maciel desde Doctrina de la Fe

“Sus silencios y sus mentiras tienen ya fecha de caducidad” 

“Negacionismo, ninguneo, ataques a la credibilidad, minimización del daño causado y de la propia víctima, descalificaciones, humillaciones e insultos públicos, cuando no presiones o amenazas”

“Es necesario que sepan, quienes prostituyen la verdad, quienes pretender criminalizar a las víctimas y convertir a sus verdugos en víctimas que ya somos legión, que cada minuto que pasa sin que reconozcan y reparen a sus víctimas, logran cristalizar más apoyos sociales y restan puntos de su credibilidad como institución”

El cardenal Marx crea una fundación para ayudar a las víctimas de la pederastia en la Iglesia: “El sistema eclesiástico es culpable en su conjunto

En 1990 el director cinematográfico Martin Scorsese estrenó Goodfellas que por azar de la traducción, en nuestro país obtuvo el título de Uno de los Nuestros, uno de los lemas paradigma de la mafia. Uno de los nuestros, más allá de su significado superficial encierra la cortesía cooperativista, la defensa abnegada y hasta irracional que un grupo organizado realiza de sus individuales sea cual sea la falta o delito que cometan.

Uno de los nuestros es una llamada en clave para que cualquier delincuente, sea cual fuere su afrenta, agresión o culpa frente a la sociedad en donde habita, sea defendido sin rubor ni escrúpulos frente a las denuncias que pudieran hacerse contra el victimario miembro de esa organización, de ese grupo.

Algo que también más allá de la presunta simplificación de la expresión se lleva tiempo ejerciendo por algunas instituciones, organizaciones, asociaciones cuando uno de sus miembros cometen auténticas tropelías en el ámbito de la violencia sexual, contra mujeres y menores de edad.

Si tenemos en cuenta que en lo que se refiere a violencia sexual contra la infancia y adolescencia no se denuncian todos los delitos, debo recordar una vez más que las víctimas y supervivientes no expresan su testimonio cuando quieren hacerlo sino cuando pueden, y que en el ámbito eclesiástico estos silencios forzosos no son una excepción, más allá del ámbito emocional inestable, incapacitado e invalidado de la víctima existe un shock postraumático y un sentimiento de culpabilidad común a todas ellas.

abusos-Iglesia_2098300203_9807727_660x371

Pero estos delitos, que suponen un mazazo contra los menores en pleno proceso de forjado de su personalidad, además de una cuestión de salud pública y un ataque contra los derechos humanos, los de la infancia y la adolescencia, se topan en su denuncia con un uno de los nuestros en mayúsculas, una llamada a la defensa corrosiva del victimario y a la doble victimización del denunciante, que se lleva a cabo sin rubor por diferentes vías y en diferentes escalas.

Negacionismo, ninguneo, ataques a la credibilidad, minimización del daño causado y de la propia víctima, descalificaciones, humillaciones e insultos públicos, cuando no presiones o amenazas. Uno de los nuestros, tanto desde el altavoz de determinados miembros de la jerarquía eclesiástica, obispos, arzobispos y cardenalesprincipalmente, como desde representantes de ciertas organizaciones políticas y sociales que con lenguas de trapo hablan de la pederastia cuanto el victimario lo merece según sus propias apreciaciones y sus líneas editoriales, y guardan silencio en función de quien sea el delincuente y a que dedique su vida laboral o su afán espiritual.

Uno de los nuestros, porque es mejor no reconocer que se comparten filas con un abusador o agresor sexual. Pues bien, ese doble rasero, ese afán por colocarse una venda en los ojos y colocárnosla también a los demás, mientras que con una mano rezan y la otra machacan, es una intensa forma de proyectar el dolor, de por sí inmenso, contra las víctimas, como si ya no hubieran sufrido bastante.

A veces cuando escribo de estos terribles temas, de estas historias inyectadas de dolor humano, pienso que escribo para un desierto, el mismo en el que muchas víctimas directas e indirectas de estos delitos hemos tenido y seguimos teniendo que caminar, sin fecha de caducidad. Ese uno de los nuestros, esas sorderas y cegueras premeditadas, son por su perseverancia pecado, haciendo buena una máxima de Fernando de Rojas. Pero para desgracia de ellos y de todos sus nuestros, muchas veces por encima del pecado, en un Estado de Derecho, está también el coincidente delito, ese que ellos siguen anulando basándose en cortos plazos de prescripción.

agenda_175052

Ese que nunca debe afectarles y condenarles, porque los delincuentes son uno de los nuestros. Pues bien, sabido es que denuncias públicas y denuncias privadas existen y existirán, que muchas víctimas y supervivientes no pueden denunciar estos crímenes contra la integridad de infantes y adolescentes, que las cifras que rellenan informes y tesis sobre el particular ni son reales ni merecen análisis comparativos con otras tipologías delictivas.

Las víctimas y supervivientes somos uno, nadamos en la misma dirección y tenemos al mayor de los aliados, la verdad

Pero es necesario que sepan, quienes prostituyen la verdad, quienes pretender criminalizar a las víctimas y convertir a sus verdugos en víctimas que ya somos legión, que cada minuto que pasa sin que reconozcan y reparen a sus víctimas, logran cristalizar más apoyos sociales y restan puntos de su credibilidad como institución. La conciencia es testigo, juez y fiscal al mismo tiempo. La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio, como bien dijo Cicerón. Sus silencios y sus mentiras tienen ya fecha de caducidad.

Pero ellos aún no lo saben o prefieren seguir rezando, mientras ese diablo que tanto dicen temer, danza a su alrededor  como un poseso en un sombrío ceremonial, riéndose de sus oraciones y conjurando al buco instrumental, cornudo y bobalicón, tal como lo plasmó el genial Francisco de Goya. Se les fue el tiempo por el Camino, perdieron el Norte hace tiempo y antes que admitir los errores, prefieren seguir negándolos, conculcando así el principio máximo de sabiduría.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , ,

CIDH aborda por primera vez en su historia la pederastia clerical en América Latina y el encubrimiento

Sábado, 5 de diciembre de 2020

abusosSe podría obligar a los Estados a judicializar los casos

El movimiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos va, entre otras cosas, por los encubridores y cómplices de los sacerdotes implicados en abusos sexuales a menores

Adalberto Méndez, coordinador legal de la organización para el Fin de los Abusos Clericales explica que el objetivo es que el sistema se pronuncie sobre la responsabilidad de los Estados ante la desprotección de los menores

“Esto no es un tema de fe”, subraya. “Es un tema terrenal, de gente que está cometiendo delitos” y “de autoridades que de forma generalizada y sistemática violan sus compromisos de proteger a la infancia”

“Los Estados (latinoamericanos) han tenido una postura omitente, de no control a la Iglesia aunque los chicos eran abusados dentro de instituciones”, denunció Sergio Salinas, abogado del llamado ‘caso Próvolo

Los maristas pagarán 400.000 euros a 25 ex alumnos que sufrieron abusos en sus escuelas

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) aborda, por primera vez en su historia, la pederastia clerical en América Latina, un problema que afecta a 19 países de la región aunque asociaciones de víctimas aseguran que los casos conocidos son solo la punta del iceberg.

El objetivo es que el sistema interamericano se pronuncie sobre “la responsabilidad de los Estados americanos en el encubrimiento o en la falta de justicia frente a las obligaciones asumidas en materia de derechos humanos de niños, niñas y adolescentes”, afirmó Adalberto Méndez, coordinador legal de la organización para el Fin de los Abusos Clericales (ECA, por sus siglas en inglés).

“Esto no es un tema de fe”, subrayó Méndez en una entrevista con The Associated Press. “Es un tema terrenal, de gente que está cometiendo delitos” y de autoridades que de forma “generalizada y sistemática” violan sus compromisos de proteger a la infancia y dejan en la impunidad crímenes graves.

En 2014 la ONU cuestionó en dos ocasiones al Vaticano por no haber frenado oportunamente los abusos sexuales a menores cometidos por sacerdotes.

Seis años más tarde, los proponentes de esta audiencia en el seno de la Organización de Estados Americanos -a la que pertenece la CIDH- quieren ir más allá y presentar pruebas de cómo los países latinoamericanos incumplieron la convención americana al dejar sin protección a cientos de menores que fueron víctimas de abusos sexuales por parte de instituciones religiosas en general.

Según un informe de fines de 2019 de la Red Internacional por los Derechos de los Niños (CRIN, por sus siglas en inglés), solo cuatro países latinoamericanos suman más de un millar de denuncias en la región: México, con al menos 550; Chile, con unas 243, Colombia con 137 y Argentina con 129.

Ese documento además alertaba sobre países donde el problema continuaba “sin existir” de forma oficial y ponía de ejemplo a Brasil, aunque un informe interno del Vaticano de 2005 calculaba que uno de cada 10 sacerdotes brasileños se encontraba implicado en casos de abusos, es decir, alrededor de 1.700 religiosos.

Ahora un pronunciamiento público de la CIDH “marcaría un punto de inflexión, un avance en la dirección adecuada y se podría obligar a los Estados a judicializar los casos”, explicó Méndez.

Las organizaciones de víctimas confían en que pueda abrir la puerta de la Corte Interamericana de Derechos Humanos para aquellas víctimas que hayan agotado todas las vías posibles de justicia en sus países, que provoque una nueva oleada de denuncias o que pueda incentivar la creación de comisiones nacionales de investigación o propiciar leyes para que estos delitos no prescriban, una de las grandes exigencias de las víctimas.

En la actualidad, los abusos sexuales a menores solo son imprescriptibles en tres países latinoamericanos: Argentina, Chile y Ecuador.

Las organizaciones de victimas también cuestionan los acuerdos diplomáticos que los Estados mantienen con el Vaticano -los llamados concordatos- que limitan la capacidad de las autoridades civiles para investigar o enjuiciar a presuntos involucrados de la Iglesia católica.

El papa Francisco ha prometido en varias ocasiones una política de tolerancia cero hacia los abusos clericales y ha propiciado investigaciones puntuales y reformas que en 2019 acabaron con el secreto pontificio y actualmente obligan a los obispos a denunciar los casos ante la justicia civil.

Pero las leyes siguen siendo ignoradas por algunos miembros de la Iglesia que desestiman las denuncias de las víctimas y optan por proteger a sus sacerdotes. Además, los casos que sí se judicializan se centran, sobre todo, en los victimarios pero no en sus cómplices o encubridores, que son los destinatarios del actual movimiento ante la CIDH.

“Los Estados (latinoamericanos) han tenido una postura omitente, de no control a la Iglesia aunque los chicos eran abusados dentro de instituciones”, denunció Sergio Salinas, abogado del llamado ‘caso Próvolo’ sobre una serie de abusos y violaciones cometidos en el instituto católico Antonio Próvolo para niños sordos en Argentina.

Aunque en 2019 fueron condenados dos sacerdotes de ese instituto y hay más juicios previstos para este año, Salinas consideró que este caso demuestra cómo el Estado argentino permitió que la Iglesia ocultara información pese a tratarse de víctimas muy vulnerables.

Además, recordó que todavía más de 200 víctimas deben prestar declaración como parte de una investigación en la que se habla de “abusos sexuales en manada, pornografía, la provocación a orgías y hasta la existencia de torturas con el uso de cadenas”.

Argentina será uno de los ejemplos que se presentarán en la audiencia del jueves junto con México, Ecuador, Colombia y Perú, estados que ECA considera encubridores y que violaron distintos derechos humanos como la seguridad jurídica, el debido proceso, la libertad de prensa o el acceso a la información.

México, por ejemplo, tiene paralizada una denuncia por el encubrimiento de 15 sacerdotes contra el cardenalNorberto Rivera, uno de los religiosos de más alto rango cuestionados por las víctimas del país latinoamericano que más denuncias ha registrado y que protagonizó uno de los casos paradigmáticos de abusos en la Iglesia católica: el del fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel.

En Ecuador, el Estado se ha negado a escuchar a las víctimas del sacerdote César Cordero, que fundó un imperio educativo en Cuenca, una de las ciudades más católicas del país, y hasta fue galardonado por las autoridades.

Sara Oviedo, miembro del Comité de Derechos del Niño de la ONU de 2013 a 2017 e integrante del equipo de Naciones Unidas que alertó en 2014 sobre la inacción del Vaticano ante los crecientes casos de pederastia, reconoció que el nivel de impunidad de la violencia sexual en América Latina es alto. “Los Estados han hecho la vista gorda, nadie quiere pelearse con la Iglesia”.

Agregó que “los Estados no han cumplido con los niños, niñas y adolescentes no han cumplido con la justicia. Tenemos que ponernos a la altura de las esperanzas de las víctimas”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

“Estuve en estado vegetativo durante diez años”: Radio Euskadi entrevista a la víctima de abusos en un colegio del Opus Dei.

Viernes, 4 de diciembre de 2020

A67C776B-1F1C-4D73-A959-49B257510005“Estuve en estado vegetativo durante diez años, sin poder hacer lo que hace un chaval de mi edad. Quieres, pero no puedes”

Sobre el Gaztelueta: “Ellos se aferran a seguir tapando y protegiendo al agresor. Yo no miento ni estoy loco pero es la única manera que tienen de protegerse. La única que les queda”

03.12.2020 | Radio Euskadi

Hemos quedado en Haro. En la cafetería de un hotel. Hace tiempo que no vemos a Juan Cuatrecasas hijo. De hecho, antes, solo le hemos visto una vez. Hace cuatro años. Entonces vino a los estudios de Radio Euskadi en Bilbao. Era un chaval cohibido. Apenas pronunció palabra. Prácticamente no levantó la mirada de la moqueta cuando le saludamos. Pero a pesar de eso allí estaba, en nuestros estudios. Quien habló fue su padre. Narraba los abusos sexuales sufridos por su hijo y perpetrados por un profesor del colegio Gaztelueta del Opus Dei con la franqueza y dignidad del que siente que ya no pierde nada porque han roto lo que más quiere.

En aquel momento, Juan Cuatrecasas hijo está escuchando la conversación que su padre mantiene con nuestro compañero Dani Álvarez. Está dentro del estudio, pero no está. Oye pero no escucha. El dolor tapa la vida.

Cuatro años después volvemos a encontrarnos con Juan. Cuando le propusimos la entrevista con “Boulevard Informativo” nunca pensamos que nos la iba a dar. Pero dijo “sí”. “Hablo, no por valentía sino porque lo que toca en este momento es encarar los problemas. Dejar de estar en la sombra. Hablar cura”. Así, hoy publicamos esta entrevista exclusiva de Juan Cuatrecasas para “Boulevard Informativo” de Radio Euskadi.

Juan tiene ahora 24 años y una vida casi nueva en Madrid. Allí ha comenzado a estudiar una carrera, “estudio Derecho porque creo en la Justicia al margen de lo que me haya ocurrido a mi”. Lo último que le ha ocurrido en este proceso judicial en el que lleva media vida envuelto, es que el Tribunal Supremo ha rebajado a dos años la condena de 11 impuesta por la Audiencia Provincial de Bizkaia. “Recibí muy mal la noticia, porque te pueden creer o no creer, pero creerte con matices es dañino.” A pesar de eso, Juan dice no haberse arrepentido nunca del periplo judicial emprendido. “Al principio todo eran impulsos y sentimientos encontrados. No era muy consciente de a qué me enfrentaba. Pude seguir hasta el final gracias a la gente que tengo detrás: mi familia, mi abogada, mi psiquiatra…”

Asegura no haber sentido el apoyo de sus compañeros de Gaztelueta, “solo uno se atrevió no ya a estar de mi parte, sino a contar lo que sucedía. Lo que vio. Y no vio todo.”

Juan es reflexivo, habla con madurez de lo ocurrido. Lo hace sin rencor, a pesar de que los abusos infligidos por uno de sus profesores en Gaztelueta le mantuvieron fuera de la vida durante años: “estuve en estado vegetativo durante diez años, sin poder hacer lo que hace un chaval de mi edad. Quieres, pero no puedes.”

https://twitter.com/boulevardeitb/status/1334111415460835330?s=21

En un momento de la entrevista le preguntamos si espera la petición de perdón del colegio o del propio Opus Dei: “Si quieren hacerlo que lo hagan por ellos mismos, por la imagen que están dando”. Tiene claro que esa petición de perdón no llegará. “Ellos se aferran a seguir tapando y protegiendo al agresor. Yo no miento ni estoy loco pero es la única manera que tienen de protegerse. La única que les queda.”

Ahora Juan trabaja por seguir adelante. Sabe que lo ocurrido le va a dejar marca de por vida. Sigue teniendo ‘flashbacks‘ que le hacen revivir los abusos sexuales que sufrió “pero sé que eso forma parte de mi pasado. Tengo que aprender a vivir con ello”. Nos lo dice sosteniéndonos la mirada y con una sonrisa tímida asomando en sus labios. Una sonrisa que sabe a futuro.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , ,

El potente editorial del National Catholic Reporter: “Obispos de EE.UU., por favor, supriman el culto a San Juan Pablo II”

Lunes, 16 de noviembre de 2020

juan-pablo-ii-bendiciendo-a-marcial-macielJuan Pablo II bendiciendo al siniestro depredador sexual Marcial Maciel:

“El S.XXI quedará por siempre empañado por su insensible toma de decisiones”

“Ha llegado el momento de hacer un difícil ajuste de cuentas. Este hombre, proclamado santo católico por el Papa Francisco en 2014, puso voluntariamente en riesgo a niños y jóvenes en la Arquidiócesis de Washington, D.C., y en todo el mundo”

“Al hacerlo, también socavó el testimonio de la Iglesia mundial, hizo añicos su credibilidad como institución y dio un ejemplo deplorable a los obispos”

“Como todos los santos, Juan Pablo tiene un culto vibrante: personas de todo el mundo que celebran su memoria fomentando la devoción a él, poniendo su nombre en iglesias y escuelas y organizando procesiones y desfiles en su fiesta”

El velo de silencio de las estructuras eclesiásticas hizo que causas civiles prescribieran. McCarrick, Maciel, Karadima, Figari… los ‘apóstoles’ de la pederastia y la Iglesia que calló

Luis Badilla: ” McCarrick es una radiografía de lo que es, y cómo se comporta, una parte de la Iglesia Católica”

Escalada y desescalada en el poder de un abusador, durante tres papados: Las cinco claves del informe McCarrick según el New York Times

“De palabra y obra, el Papa Francisco ha cumplido”: O’Malley, ante el informe McCarrick: “Los supervivientes merecen nuestro cuidado, apoyo y honestidad”

El Papa sobre el informe McCarrick: “Renuevo mi cercanía a las víctimas de todos los abusos y el empeño de la Iglesia por erradicar este mal”

Un cura polaco acusa al cardenal Dziwisz de encubrir los abusos a menores de un clérigo

Sanción disciplinaria del Vaticano al cardenal polaco Gulbinowicz, acusado de abuso sexual de menores

Manifestantes frente a la residencia del obispo exigen “Cracovia libre de Dziwis“: Dziwisz defiende su “conducta transparente”, mientras la calle grita que se vaya de Cracovia

Las escuelas católicas y la catequesis, lugar preferido para los pederastas en Francia

Ex embajador del Vaticano acude a su “temperamento latino” en su defensa, acusado de agresiones sexuales a cinco hombres

Es el Caso Gaztelueta. Es España en el año 2020″:¿Se imaginan irse a la cama cada día viendo que el abusador de su hijo no va a pisar la cárcel?. Alberto Cano, familiar de una víctima de abusos

Juan Cuatrecasas, padre de la víctima: “Nos parece una falta de respeto absoluta a una víctima denunciante de abusos sexuales”

 

(National Catholic Reporter).- En muchos, muchos aspectos, el Papa Juan Pablo II fue un hombre admirable. Los últimos decenios del siglo XX se vieron enriquecidos enormemente por su hábil uso de la diplomacia papal para alzar la voz de los pueblos oprimidos de Europa oriental, por sus diversos esfuerzos en pro del diálogo interreligioso y por su testimonio personal de la dignidad del envejecimiento.

Pero como el informe sin precedentes del Vaticano sobre la carrera del ex cardenal Theodore McCarrick revela con detalles impactantes, la primera década del siglo XXI quedará por siempre empañada por la calamitosa e insensible toma de decisiones de Juan Pablo.

Ha llegado el momento de hacer un difícil ajuste de cuentas. Este hombre, proclamado santo católico por el Papa Francisco en 2014, puso voluntariamente en riesgo a niños y jóvenes en la Arquidiócesis de Washington, D.C., y en todo el mundo. Al hacerlo, también socavó el testimonio de la Iglesia mundial, hizo añicos su credibilidad como institución y dio un ejemplo deplorable a los obispos al ignorar los relatos de las víctimas de abusos.

Como todos los santos, Juan Pablo tiene un culto vibrante: personas de todo el mundo que celebran su memoria fomentando la devoción a él, poniendo su nombre en iglesias y escuelas y organizando procesiones y desfiles en su fiesta litúrgica.

Dado lo que sabemos ahora sobre las repercusiones a largo plazo de la toma de decisiones de Juan Pablo, los obispos estadounidenses, que se reunirán la próxima semana para su conferencia anual, deberían considerar seriamente si los católicos estadounidenses pueden continuar con estas prácticas. También deberían discutir la solicitud de que el Vaticano suprima formalmente el culto de Juan Pablo. Las víctimas de abuso no merecen menos.

Como lo muestra claramente el devastador reporte del Vaticano, la decisión del difunto Papa de nombrar a McCarrick como arzobispo de Washington en el año 2000 vino a pesar de las severas advertencias de sus asesores de más alto nivel en ambos lados del Atlántico.

La carta del 28 de octubre de 1999 del cardenal de Nueva York John O’Connor, que se ha revelado por primera vez, no podría haber sido más ominosa. McCarrick, advirtió O’Connor, había sido objeto de acusaciones anónimas y se sabía que invitaba a seminaristas a dormir en la misma cama que él. Sobre la posibilidad de promover a McCarrick más allá de su entonces rol como Arzobispo de Newark, New Jersey, O’Connor escribió: “Lamento tener que recomendar muy fuertemente en contra de tal promoción”.

O’Connor, que envió la carta el 28 de octubre de 1999, ya que sufría de un cáncer cerebral que lo llevaría a la muerte sólo siete meses después, también dijo que tenía “graves temores” sobre la posibilidad de la promoción y el “grave escándalo” que podría causar a la Iglesia.

“Deberían discutir la solicitud de que el Vaticano suprima formalmente el culto de Juan Pablo. Las víctimas de abuso no merecen menos”

Léalo de nuevo. Esto no fue una simple luz roja parpadeante. Era un boletín de alerta y acción final de una de las figuras más importantes de la Iglesia global. A pesar de eso, y a pesar de que las preocupaciones de O’Connor fueron repetidas posteriormente por el embajador del Vaticano en los EE.UU., y el prefecto de la Congregación de Obispos del Vaticano, Juan Pablo confiaría en las negaciones de McCarrick sobre su comportamiento y haría el nombramiento de todos modos.

Lo que es más, para hacerlo el Papa tuvo que tomarlo personalmente bajo su ala – instruyendo inusualmente al Secretario de Estado del Vaticano para que le dijera a la congregación de obispos que añadiera el nombre de McCarrick a la lista de sacerdotes considerados para el trabajo, y luego hacer que la Congregación para la Doctrina de la Fe renunciara a la comprobación estándar de la adhesión de McCarrick a la doctrina católica.

Esto es aún más devastador si se considera que la decisión se tomó durante el mismo período en que el Vaticano se enteró de las acusaciones de abuso del Padre Marcial Maciel Degollado, el fundador mexicano de los otrora poderosos Legionarios de Cristo, cuyas víctimas se cuentan al menos por docenas y posiblemente por cientos.

Los periodistas Jason Berry y Gerald Renner expusieron por primera vez el abuso de Maciel contra los seminaristas en 1997. En 1998, ocho ex-legionarios llevaron su caso contra Maciel a la congregación doctrinal. Juan Pablo continuaría alabando públicamente al hombre por el resto de su papado. Maciel no fue castigado públicamente hasta 2006, después de la muerte de Juan Pablo, cuando el Papa Benedicto XVI ordenó al sacerdote una vida de penitencia.

Ya no hay forma de escapar a la verdad. Juan Pablo, en muchos sentidos un hombre admirable, fue voluntariamente ciego al abuso de niños y jóvenes.

Suprimir el culto del difunto pontífice no significaría decirle a la gente que tienen que tirar sus reliquias o sus medallas – la gente todavía podría practicar la devoción privada hacia él. Pero para las víctimas de abusos, sus defensores y muchos otros, la memoria de Juan Pablo ya no es una bendición. No debería ser celebrada en público.

juan-pablo-ii-y-ratzinger2

Juan Pablo II y Ratzinger, “Tanto monta, monta tanto…”

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , ,

El pederasta del Gaztelueta condenado por el Supremo apelará para probar su “completa inocencia” y dice que “perdona” a la víctima.

Jueves, 1 de octubre de 2020

20180702112804_gaztelueta-360_foto960El colmo del cinismo y la desvergüenza… ¿El verdugo perdona?

Juan Cuatrecasas, padre de la víctima del ‘caso Gaztelueta’: “La sentencia es totalmente desequilibrada”.

Parece que se le ha olvidado que el verdugo es él, tal y como han expresado ya 1 juez instructor, 3 jueces de la Audiencia Provincial de Bizkaia y los magistrados del Supremo pese a la pírrica condena”

“Me encantaría que el juez Marchena y el resto de magistradas y magistrados redactores de la sentencia explicaran a mi hijo y a mí mismo el sentido de esta sentencia”

Me encantaría que el juez Marchena y el resto de magistradas y magistrados redactores de la sentencia explicaran a mi hijo y a mí mismo el sentido de esta sentencia.

No puedo entenderla por más que la leo y la comparo con los hechos probados de la sentencia de la Audiencia Provincial de Bizkaia. Mi hijo obtuvo un triste récord en los índices de credibilidad de los peritos facultativos no de parte del juzgado. Mi hijo tuvo un segundo triste récord el de expresar desde mayo de 2011, que había sufrido acoso escolar y abusos sexuales, dos años después de la perpetración de los delitos.

No entendemos la sentencia y la considero re victimizadora, ofensiva para las víctimas y contradictoria. No existe en caso alguno falta de insistencia en la incriminación. Es una auténtica falsedad porque desde el inicio habló de abusos sexuales y acoso.

Respecto al escrito de ayer redactado por el numerario del OD condenado por el TS en firme a 2 años por cometer abusos sexuales continuados contra mi hijo y dejando al margen sus pretensiones de victimismo debo decir que su expresión de estar comportándose como un cristiano perdonando me parece repulsiva. ¿Perdonando? ¿Un condenado por abusos sexuales continuados a un menor perdona? ¿A quién? ¿A su víctima?

El mundo al revés.

Solo leer esa frase me produjo un rechazo absoluto, un asco terrible y la idea de que su estado emocional es tóxico y de una perversidad infinita. El cristianismo nada tiene que ver con esa prepotencia. Parece que se le ha olvidado que el verdugo es él, tal y como han expresado ya 1 juez instructor, 3 jueces de la Audiencia Provincial de Bizkaia y los magistrados del Supremo pese a la pírrica condena.

Ya he repetido hasta la saciedad que las víctimas no cuentan cuando quiere un juez o un fiscal. Lo dije en sala al fiscal durante el juicio en la AP de Bizkaia y lo repito ahora y lo seguiré haciendo hasta que jueces y fiscales caigan en la cuenta de que tienen ante sí. Es deplorable este trato, mi hijo es víctima y no lo merece, de verdad no lo merece.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

El Supremo condena al pederasta del colegio Gaztelueta, del Opus Dei, a dos años de prisión: no pisará la cárcel

Miércoles, 30 de septiembre de 2020

aubsu_560x280-1Rebaja en nueve años la pena de la Audiencia Nacional al aplicar el Código de 2010

El Tribunal Supremo ha condenado al numerario José María Martínez Sanz a dos años de prisión por abusos sexuales continuados, y le prohíbe acercarse a la víctima durante cuatro años

Juan Cuatrecasas: “Se demuestra, sin posibilidad de apelar, que mi hijo fue abusado de forma continuada por un profesor del Colegio del Opus Dei, por un pederasta”

Llamo al señor Ocáriz (Prelado del Opus Dei) a que ponga orden en esa prelatura, llame a las cosas por su nombre y pida perdón a mi hijo y a toda mi familia”

Final agridulce en el ‘caso Gaztelueta‘. El Tribunal Supremo ha condenado al profesor del colegio del Opus Dei Gaztelueta a dos años de prisión por abusos sexuales continuados, y le prohíbe acercarse a la víctima durante cuatro años. El Alto Tribunal confirma así la pena dictada por la Audiencia de Bizkaia en 2018, aunque rebaja sensiblemente la pena, amparándose en el Código Penal de 2010 (más favorable al pederasta), y rebaja el castigo de once a dos años de prisión. Al carecer de antecedentes, el numerario José María Martínez Sanz no pisará la cárcel.

Ni el Opus Dei ni el centro, por el momento, se han pronunciado al respecto. Sí lo ha hecho, en conversacion con RD, el ‘padre coraje’ del caso, Juan Cuatrecasas, quien en una primera valoración apunta quees una condena. Se demuestra, sin posibilidad de apelar, que mi hijo fue abusado de forma continuada por un profesor del Colegio del Opus Dei, por un pederasta”.

“Reducen la pena porque lo basan en el Código de 2010, y porque no consideran suficiente que mi hijo contara algo más tarde algunos episodios”, lamenta Cuatrecasas, quien insiste en que “las víctimas no cuentan cuando quieren, cuentan cuando pueden”.

Que el Opus Dei pida perdón

En cuanto a la Prelatura, el presidente de Infancia Robada tiene claro que “el Opus Dei tendrá que hacer acto de presencia en algún momento de esta historia, por la que ha pasado supuestamente ‘de puntillas’, y pedir perdón a una víctima de abusos sexuales continuados”.

“Mi hijo ha sido víctima de abusos sexuales continuados, el colegio lo ha despreciado, con calumnias, injurias, faltándole al respeto. A él y a su familia. Esto no se me ve olvidar en la vida”, recalca Cuatrecasas, quien interpela directamente al prelado del Opus Dei. “Llamo al señor Ocáriz a que ponga orden en esa prelatura, llame a las cosas por su nombre y pida perdón a mi hijo y a toda mi familia. El Opus Dei, y el colegio, siguen manteniendo silencio. Como siempre.

Fallo del Supremo

La Audiencia vizcaína condenó al docente a once años de prisión por cinco episodios fácticos de abusos sexuales cometidos por el acusado en su despacho al dar credibilidad a la víctima, basándose en el testimonio aportado por los peritos de la acusación. La víctima tenía entre 12 y 13 años cuando ocurrieron los hechos.

El Supremo estima de forma parcial el recurso del profesor por vulneración del derecho a la presunción de inocencia y excluye de los hechos probados dos de los cinco episodios que condicionaron la gravedad de la pena al apreciar “una insuficiencia probatoria y un discurso valorativo que no se puede avalar”.

El tribunal explica que la víctima describió los tres primeros episodios, consistentes en tocamientos, desde el momento en que decidió contar lo sucedido a sus padres. Añade que, sin embargo, los otros dos hechos no se los contó ni a ellos ni a los diferentes profesionales que le trataron a partir de mayo de 2011.

Tampoco a la Fiscalía de Menores el año que se siguieron diligencias por acoso escolar, ni ante el fiscal superior de la CAV en 2013, haciéndolo en fecha próxima a 2015 a un psiquiatra, y a partir de ahí los narró en su totalidad en la querella y posterior declaración judicial, aclara el Supremo.

El alto tribunal fundamenta que “no se trata de un hecho inicial que luego va siendo objeto de matizaciones, incluso retractaciones, por parte de quien lo narra”.

Estamos en presencia de un menor de edad que sufre abusos sexuales, que narra su existencia a sus padres y a los profesionales que le asisten cuando ya ha cumplido 15 años y que finalmente, cuando ya ha alcanzado los 19 años, enriquece su relato con dos hechos de una gran trascendencia penológica”, apunta el Supremo en su Sentencia.

El fallo relata que la razón de la omisión inicial y la falta de continuidad en el relato de la víctima la obtiene la Audiencia de Bizkaia de las declaraciones del menor, que explicó la vergüenza y la culpa que sintió por lo ocurrido, y en el dictamen de los peritos que atribuyen el silencio a esos mismos sentimientos.

“No basta la mera convicción de que aquello tuvo que haber pasado para sustentar una condena que asciende a 11 años de privación de libertad”, indica el Supremo, que añade que tampoco es suficiente que la versión de la víctima inspire credibilidad.

Asimismo, afirma que el reproche inherente a cualquier acción penal «se hace más intenso cuando se proyecta sobre un niño», pero «ni siquiera en esas circunstancias puede rebajarse el canon impuesto por el derecho constitucional a la presunción de inocencia».

Por ello considera que la indignación y la repulsa por unos hechos nunca puede actuar como un elemento que debilite el cuadro de garantías con el que una sociedad democrática quiere que sea enjuiciado cualquier acusado de un hecho delictivo”.

Fuente Religión Digital

General , , ,

Ana Cristina Cuevas: “Ruego a los obispos que abran las ventanas de Añastro y sacudan las alfombras, por el bien de las víctimas y la Iglesia”

Lunes, 3 de agosto de 2020

Ana-Cristina-Cuevas_2253984597_14798181_1108x1024Ana Cristina Cuevas, miembro de Infancia Robada y madre de la víctima del colegio Gaztelueta

“Una sociedad que no cuida de sus niños, niñas y jóvenes, no puede presumir”

“Denunciar un delito de este tipo convierte a muchos denunciantes y sus familias en valientes, héroes y puedo asegurar que no deberíamos serlo. Si en un Estado de Derecho denunciar un delito es cuestión de heroísmo, algo no funciona adecuadamente”

“Hay una parte minoritaria encabezada por el actual presidente de la Conferencia Episcopal de España que al menos demuestra respeto en este tema a las víctimas. Creo que tienen ganas de emprender un camino de reconocimiento y reparación pero me da la sensación de que algunos les ponen freno”

“La conducta del Opus Dei como ente que engloba al colegio Gaztelueta, centro escolar dependiente de la Obra, como institución dependiente de la Iglesia Vaticana, y en su condición de responsable de uno de sus numerarios, en este caso condenado a 11 años de prisión por la Audiencia Provincial de Bizkaia, ha sido irresponsable, silente, inexistente para mostrar reconocimiento y actitud de reparación”

“Algunos medios han apoyado esta lucha de un modo brillante. Claro está que otros siguen usando la negación y la repulsiva crítica a quienes denuncian, como nos ha pasado a nosotros y a otras víctimas”

Miguel G. F.: “La sentencia es una ridiculez, un sinvergüenza así no puede ser sacerdote”. Entrevista exclusiva con el denunciante del primer numerario del Opus condenado por abusos

Detienen a un cura de NY por posesión de pornografía infantil y “sexting”

El Papa aceptó la renuncia del antiguo nuncio en Chile, acusado de ignorar los abusos de Karadima

Radiografía de la pederastia clerical en Chile

‘Civiltà Cattolica’ entra a fondo en el escándalo del ‘mobbing’ a monjas en todo el mundo

Ana Cristina Cuevas es la madre de ‘Asier’, el menor que sufrió abusos en el colegio Gaztelueta, del Opus Dei, en Bilbao. Un caso que acabó con la condena del profesor, supernumerario de la Obra, que se mantiene en silencio frente al horror sufrido por su hijo.

Ahora, desde la asociación ‘Infancia Robada’, continúa con su lucha, que ya no es solo la de una madre protegiendo a su niño, sino la de hombres y mujeres trabajando para que, por fin, en la sociedad, y también en la Iglesia, acabe la cultura del silencio, el encubrimiento, y se apueste decididamente por la dignidad de los supervivientes. Que el lobo deje de tener guarida, y las cuevas se conviertan en ‘hospitales de campaña’ para las víctimas de los abusos. Hablamos con ella.

-Qué impresión tiene como madre de un superviviente de abusos sexuales en el ámbito religioso y eclesiástico de la conducta que está teniendo la jerarquía eclesiástica a la hora de abordar este grave problema y del tratamiento de los delitos y de sus víctimas?

No creo que a nadie le suponga un esfuerzo inmenso entender que mi impresión es negativa. Algunos llevamos muchos años ayudando a que la sociedad en general y la iglesia en concreto den un paso al frente en la tarea de reconocimiento y reparación de estos supervivientes, de estas víctimas silenciadas y en muchos casos, silenciosas. A todas las víctimas de abusos y agresiones sexuales hay que mostrarles empatía y afecto. Por desgracia y cuando encima son o fueron menores en el momento de la perpetración del gravísimo delito se les ponen palos en la rueda desde el momento de la denuncia, llegando en muchos casos a la aberración del ninguneo o del negacionismo. No es solo el daño producido, la dura realidad diaria de las secuelas, de las trabas en su evolución como seres humanos, sino también tener que aguantar la incomprensión, las presiones y hasta en la mayoría de los casos la negación de sus realidades. Denunciar un delito de este tipo convierte a muchos denunciantes y sus familias en valientes, héroes y puedo asegurar que no deberíamos serlo. Si en un Estado de Derecho denunciar un delito es cuestión de heroísmo, algo no funciona adecuadamente. Simple pero real. Cuando llegue el día en el que estas denuncias no sean un sinónimo de heroicidad será que quienes no las entienden, habrán comprendido de qué hablamos en realidad y cuáles son nuestras reivindicaciones cristalizadas al fin en un reconocimiento y una política reparativa digna y eficaz.

Mi impresión es, en fin, negativa en relación al presente pero esperanzada de cara al futuro.

-Cree que algo se ha hecho bien por parte de la Iglesia católica española y sus dirigentes?

Ahí debo distinguir entre el pasado cercano y el presente. Intuyo que hay una parte minoritaria encabezada por el actual presidente de la Conferencia Episcopal de España que al menos demuestra respeto en este tema a las víctimas. Creo que tienen ganas de emprender un camino de reconocimiento y reparación pero me da la sensación de que algunos les ponen freno. Hay actitudes de obispos españoles que son del todo impresentables cuando se menciona la realidad de las víctimas. Son del todo inaceptables y reflejan una continua ofensa a los supervivientes como si no fueran conscientes desde la mala fe y la desidia de que supone un ataque a la integridad física, psicológica y sexual de un niño o una niña. Emplean el ataque, el negacionismo, las perversas comparativas con otros ámbitos sociales, para intentar minimizar los casos delictivos o la relevancia de los mismos. Son conductas alienadas, fruto de una atrofia intelectual o pensando mal, de unos intereses creados que pretenden salvar la institución de una mala fama a la que ellos mismos contribuyen mediante la ocultación, la omisión de socorro y el encubrimiento. El ser humano es imperfecto, comete errores de diferente escala de gravedad, lo importante es querer y saber rectificarlos a tiempo. No conozco víctimas españolas o de otros países, que estén satisfechas con el trato que se les dio y se les da. Es triste decirlo, pero en España, las víctimas y supervivientes de abusos y agresiones sexuales en el ámbito religioso o eclesiástico se sienten maltratadas y ninguneadas. No hay más que contemplar como en la Ley de Protección Integral a la Infancia y la Adolescencia que se está tramitando, ni siquiera se les menciona.

Es triste decirlo, pero en España, las víctimas y supervivientes de abusos y agresiones sexuales en el ámbito religioso o eclesiástico se sienten maltratadas y ninguneadas

-Qué opinión le merece esa Ley de Protección a la Infancia y la Adolescencia?

En principio creo que es positivo que los poderes públicos se tomen al fin en serio el maltrato a nuestros niños y niñas, a nuestra juventud, porque venimos de la nada. En el caso de mi familia en concreto, cuando en Mayo de 2011, mi hijo comenzó a expresar lo que había sucedido, acoso y abusos por parte de un profesor numerario del Opus Dei del colegio Gaztelueta de Bizkaia, por no haber no había ni protocolos de actuación. Es un paso muy positivo que habrá que completar porque en muchos apartados es insuficiente. La inclusión del ámbito religioso, los plazos de prescripción, la dicotomía justicia verdad, la importancia de la psicología en los procesos, la ampliación de las medidas de acompañamiento a los supervivientes y las víctimas, la prueba preconstituida al alza y concretar con mayor definición los derechos de estas víctimas y desde cuando se les considera como tales son matices muy importantes que la Ley Rhodes parece haber olvidado. Es este el instante idóneo para escuchar a víctimas y asociaciones civiles que sin duda pueden aportar más luz a esa oscuridad. No sería justo que se olvidasen de ellas. Daría a entender que el delito depende de la condición del delincuente y no del hecho punible. Sería muy decepcionante.

En el caso de mi familia en concreto, cuando en Mayo de 2011, mi hijo comenzó a expresar lo que había sucedido, acoso y abusos por parte de un profesor numerario del Opus Dei del colegio Gaztelueta de Bizkaia, por no haber no había ni protocolos de actuación

-Como madre de una víctima que denunció cuando aún era un niño, un adolescente, que es lo que más destacaría en el tratamiento cercano a estas víctimas ?

Primero hay que tener paciencia y afecto. Rodearse de buenos profesionales del ámbito facultativo, que es para mí el cimiento, la base. Para emprender una denuncia hay que estar preparados para soportar una presión tremenda, y tras padecer una agresión de estas características las secuelas hacen necesaria una atención psicológica con garantías plenas. De lo contrario y teniendo en cuenta, como ya dije antes, que para muchos denunciar es sinónimo de heroísmo, las consecuencias podrían ser terribles. Son muchas las horas de soledad, de un largo camino en el desierto, en la incomprensión generalizada. Incluso en la negación. Después hay que aprender a escuchar, a dejarse llevar por un profesional contrastado del ámbito jurídico, una letrada o un letrado eficaz y de confianza plena que no se doble ante comentarios o presiones. Las víctimas necesitan cariño, afecto, empatía y comprensión, muchas dosis de todo ello. Y por desgracia, más allá de las palabras, muchas veces no gozan de esas dosis. Más bien de todo lo contrario.

-En lo que atañe al Opus Dei, como se ha comportado en relación al caso de su hijo y cómo califica la actitud de la Prelatura con el comunicado del Caso Cociña?

No tengo calificativos. La conducta del Opus Dei como ente que engloba al colegio Gaztelueta, centro escolar dependiente de la Obra, como institución dependiente de la Iglesia Vaticana, y en su condición de responsable de uno de sus numerarios, en este caso condenado a 11 años de prisión por la Audiencia Provincial de Bizkaia, ha sido irresponsable, silente, inexistente para mostrar reconocimiento y actitud de reparación. Han admitido las faltas de respeto a esta familia por parte del colegio y han demostrado más violencia contra nosotros, con la legendaria sutileza que les define. Han mantenido una actitud negligente y cargada de todo lo contrario a lo que predican. Un silencio que les define y delata además de movimientos orquestales cobardes desde su paradigmática oscuridad. En verdad, hay mucho que reprochar y denunciar con respecto a la conducta del Opus Dei con respecto al caso de mi hijo y lo afirmo primero como madre y después como miembro de la Asociación Infancia Robada.

En cuanto al caso Cociña, es más de lo mismo. Han guardado silencio aún sabiendo lo que había ocurrido y cuando al fin, presionados, rompen su silencio, lo hacen para acumular una serie limitada de ideas que en su comunicado tienden más a buscar su exculpación que a reparar a las víctimas

En cuanto al caso Cociña, es más de lo mismo. Han guardado silencio aún sabiendo lo que había ocurrido y cuando al fin, presionados, rompen su silencio, lo hacen para acumular una serie limitada de ideas que en su comunicado tienden más a buscar su exculpación que a reparar a las víctimas. Utilizan un lenguaje litúrgico y convierten la maldad en incienso, el abuso en solicitación y piden un perdón vacío y carente de credibilidad. No conozco persona que tenga una opinión positiva sobre ese comunicado o sobre la condena contra Cociña surgida desde Doctrina de la Fe. Ese es otro de los problemas que tienen, viven de espaldas a la realidad social, emplean su esfuerzo en tapar y negar, en vez de en reconocer, prevenir  y reparar. No quieren aceptar las consecuencias de reconocer que es lo que pasó y de que encubrieron porque les asusta hacerlo valorando esas consecuencias.

No son conscientes de que esto terminará de saberse y de que las víctimas nunca dejaremos de reivindicar la verdad y la justicia y entonces para ellos será tarde. Tal vez aún estarían a tiempo de entonar el mea culpa y reconocer lo que hicieron mal desde la buena o mala fe. Por malo que sea y caiga quien caiga, sería un giro de timón que aún les daría una esperanza. Que a día de hoy el Opus Dei no haya siquiera abierto la boca con respecto al Caso Gaztelueta, a la sentencia de once años de condena o a la vergonzosa y ofensiva rueda de prensa del señor Goyarrola, director del colegio, define la nefasta y reprobable actitud del Opus Dei con sus víctimas de pederastia. La maldad que conlleva el encubrimiento y hasta a veces la complicidad, siendo diferente a la que tiene que ver con la desplegada por los victimarios, es tan dañina o más porque aquí se procede de un modo consciente y perverso. Con premeditación y alevosía. Hundiendo una y otra vez la daga en el ámbito emocional de niños y niñas.

Que a día de hoy el Opus Dei no haya siquiera abierto la boca con respecto al Caso Gaztelueta, a la sentencia de once años de condena o a la vergonzosa y ofensiva rueda de prensa del señor Goyarrola, director del colegio, define la nefasta y reprobable actitud del Opus Dei con sus víctimas de pederastia

-Según su criterio y el de la asociación Infancia Robada, cómo está siendo la actuación de los obispados españoles, con las oficinas de atención a las víctimas creadas tras el mandato personal del Papa Francisco?

Primero, no conocemos víctima alguna que haya sido atendida por esas oficinas y conocemos unas cuantas. Más allá de palabras no hay hechos concretos. Llevamos tiempo pidiendo que esas oficinas no se queden en una mesa, dos sillas, una lámpara y un ordenador, además de la presencia de un supuesto psicólogo. Es necesario que actúen bajo criterios más específicos. Esas oficinas de atención además de las comisiones que les dan cobertura deben tener agendas determinadas de actuación, fechadas, con objetivos marcados, una monitorización externa independiente y profesional de las actuaciones, con informes públicos y puntuales que nos digan cuántas víctimas y cómo se han atendido. Las víctimas deben tener una representación en esas comisiones y en esas oficinas no por capricho sino porque la experiencia es un grado y elucubrar sirve de muy poco. Las acciones deben ser urgentes y tienen que basarse en la experiencia personal y emocional de los supervivientes y las víctimas. Es como hacer una ley que afecte directamente al comercio, sin escuchar antes a los comerciantes. El resultado será un fiasco. Las víctimas y supervivientes tienen necesidades diarias, muchas de ellas y en función de la edad y las circunstancias de cada una de ellas, van de lo individual a lo general. Por eso es ilógico que en esas oficinas y en esas comisiones no estén presentes o representadas.

-Qué papel, considera, que han jugado y juegan los medios, prensa, radio y televisión, en el tema del maltrato y la violencia contra la infancia, y en concreto en el ámbito religioso y eclesiástico?

Es un papel fundamental, claro que cuando aún a los denunciantes se les considera valientes y héroes, la denuncia mediática es un instrumento de supervivencia, una herramienta básica para ayudar y arropar a las víctimas. Es preciso darles visibilidad. Y algunos medios han apoyado esta lucha de un modo brillante. Claro está que otros siguen usando la negación y la repulsiva crítica a quienes denuncian, como nos ha pasado a nosotros y a otras víctimas. Claro está también que algunos medios ni siquiera se han molestado en informar y dar visibilidad a tantos casos de pederastia en la iglesia, como si no existieran o tal vez no tuvieran para ellos interés alguno. Pero por suerte los hay, como es el caso de Religión Digital, que tratando estos delitos con absoluta seriedad y profesionalidad, tienen a día de hoy nuestro aplauso y reconocimiento. El resto, algunos de los cuales, informan solo en base a cuál sea la condición del victimario, solo merecen nuestra reprobación. De los que encima se dedican a atacar a las víctimas, esos ni siquiera merecen un segundo de atención.

Pero por suerte los hay, como es el caso de Religión Digital, que tratando estos delitos con absoluta seriedad y profesionalidad, tienen a día de hoy nuestro aplauso y reconocimiento. El resto, algunos de los cuales, informan solo en base a cuál sea la condición del victimario, solo merecen nuestra reprobación

-Por último qué pediría a los que deben hacer el trabajo no realizado hasta el momento por la iglesia y los poderes públicos en beneficio del reconocimiento y reparación de las víctimas y los supervivientes de violencia sexual contra la infancia y la adolescencia?

Tengo que pedir que den pasos al frente, que lo hagan con mayor inmediatez, que miren por ellas, niñas y niños, algunos ya adultos que un día sufrieron un ataque a la forja de sus personalidades. Son ataques que marcan de por vida y cualquier esfuerzo es poco. Que se nos ayude a darles visibilidad, que se armen protocolos de prevención efectivos y completos, pero que no se olviden de los que ya dieron el paso difícil de denunciar. Entre todas y todos debemos ayudar y proteger a estos seres humanos, que en plena minoría de edad sufrieron en sus carnes uno de los delitos más graves que existe. Abusar o agredir sexualmente a una niña o un niño es por sí solo un hecho terrible pero también lo es mirar para otro lado, asentarse en la ignorancia deliberada o en la tremenda mala fe negacionista. No creo que a mi como madre un obispo o prelado fuera capaz de decirme a la cara lo que dicen con respecto a estos delitos cuando les han interpelado en público o privado sobre ellos. No creo que fueran capaces porque si así lo hicieran seguirán demostrando que son todo lo contrario a lo que presumen ser. Hasta ahora la mayoría han demostrado no tener un ápice de misericordia y humanidad. Ruego al Papa Francisco que vigile de cerca que sus mandatos se cumplen porque hasta ahora y en España, no es así. Ruego a Monseñor Omella que abra las ventanas de Añastro y sacuda las alfombras por el bien de las víctimas y el de la Iglesia. Lo que dejas atrás siempre nos alcanza. Ruego y exijo a los obispos negacionistas y ofensivos que recapaciten. Nunca es tarde para corregir conductas inaceptables y erróneas marcadas por malintencionados intereses. La impunidad con el delito no salva al delincuente, aunque lo cambies de localidad o diócesis, antes bien lo eterniza. Estamos hablando de delitos, no sólo de pecados, deben tener condenas más allá de reclusiones en residencias y monasterios, de no administrar sacramentos y desde luego una retirada tajante y sin excusas del ámbito religioso o sacerdotal. Lo otro, lo de ahora, no es comprensible, no atiende a criterios razonables y convierte a la iglesia en una institución alejada de la verdad y la justicia, que protege a los delincuentes y humilla a las víctimas.

En cuanto a los poderes públicos animarles a que sigan adelante, buscando consensos de actuación, con independencia de las ideas, que no den el anteproyecto que se está trabajando como definitivo, que escuchen y atiendan consejos y que no se olviden nunca de que ellos y ellas también fueron niños y niñas con suerte si nunca tuvieron que pasar por algo así, tan grave. Una sociedad que no cuida de sus niños, niñas y jóvenes, no puede presumir. Son nuestro futuro y en base a ello, deben ser tratados y respetados. Es una tarea de todos y nosotras y nosotros, en Asociación Infancia Robada estaremos siempre dispuestos a colaborar con quien así nos lo solicite.

Ruego al Papa Francisco que vigile de cerca que sus mandatos se cumplen porque hasta ahora y en España, no es así. Ruego a Monseñor Omella que abra las ventanas de Añastro y sacuda las alfombras por el bien de las víctimas y el de la Iglesia

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , ,

Salta (Argentina): Exigen no prescriba causa contra un cura acusado de pedofilia

Jueves, 28 de mayo de 2020

No-a-la-prescripción-906x453Por Elena Corvalán

El juicio contra el cura Emilio Lamas iba a empezar el 7 de mayo pero se suspendió. La Corte de Justicia de Salta está analizando el pedido de prescripción. Mientras, sobrevivientes de sus abusos sexuales lanzaron una campaña.

La Red de Sobrevivientes de Abusos Eclesiásticos de Salta lanzó una campaña contra la posibilidad de que la Corte de Justicia provincial disponga el cierre de la causa del cura  Emilio Lamas. Lamas está acusado de abuso sexual simple y promoción a la corrupción de menores agravada por denuncia de dos personas.

Los jueces de la Corte salteña están “decidiendo si el cura será juzgado en un juicio público o será beneficiado con la impunidad por los hechos que cometió contra dos menores de edad en la década de los 90”, señaló la Red en su campaña, en la que destacó que el juicio debió haber comenzado el 7 de este mes.  “Lo que decida la Corte marcará un antecedente definitivo sobre si las víctimas de pedofilia de los curas tendrán justicia y si éstos últimos serán juzgados como cualquier ciudadano por sus actos”, agregan.

Quienes lanzaron la campaña en las redes son Juan Carlos García y Carla Morales Ríos, denunciantes del sacerdote por hechos cometidos en 1991 y 1994, cuando tenían 14 y 11 años, y eran activxs participantxs de las actividades de la Iglesia Católica en el pueblo de Rosario de Lerma, ubicado en los valles de Salta. Sin embargo, como destacaron ambxs a Presentes, detrás de ellxs hay por lo menos otras cinco personas, también víctimas del cura cuando eran niñxs o adolescentes, que esperan el resultado de este proceso para avanzar con sus denuncias.

Si bien en los tribunales salteños afirman que no hay mayores novedades en el proceso, el juicio oral contra el cura fue efectivamente suspendido. El Poder Judicial de Salta destacó que quedó comprendido en las suspensiones generales de audiencias públicas que se decidieron por la pandemia del coronavirus. Sin embargo, si no mediara la Covid-19, la causa tampoco estaría en condiciones del juicio oral porque la Corte aún no resolvió un planteo de prescripción presentado el año pasado por la defensa de Lamas, a cargo del abogado José Fernández. El presidente de la Corte, Guillermo Catalano, recién llamó “a autos para resolver” el pasado 28 de abril.

Carla Morales Ríos está en Rosario de Lerma en estos días. Por razones económicas derivadas de la pandemia, tuvo que regresar a su lugar de nacimiento. Está haciendo la cuarentena obligatoria que impone el gobierno provincial a lxs “repatriadxs”. Desde su lugar de aislamiento pensó con Juan Carlos García la campaña que lanzaron para visibilizar la posibilidad de que Lamas logre un fallo que lo libre de ir a juicio.

En ese mismo pueblo sigue viviendo Juan Carlos, donde se las rebusca “como puede” después de que perdiera su trabajo en la Municipalidad local, justo luego de hacer la denuncia contra el cura, en 2018. Lxs dos cuentan a Presentes sobre el desgaste emocional, físico y hasta económico que les provoca mantener este reclamo de justicia, representados por el abogado Luis Segovia en las querellas que interpusieron en la causa penal.

“Lo que me da bronca es que después de haber pasado por todo esto se suspenda el juicio. Siento que nunca hay justicia para nosotras: para las travas, para les pobres, para les indígenas. Y después de dos años de revictimizarme al  tener que volver a recordar un montón de cosas, fue como despertar a mi niñe otra vez, hacerle pasar por todo esto. No es justo”, dice Carla a Presentes.

Diseño-sin-título-13-1-2El cura abusador Emilio Lamas

“Es recordar y volver a sentirme vulnerable”, dijo por su parte Juan Carlos, antes de relatar lo que sufrió cuando era monaguillo en la casa parroquial del paraje El Alfarcito. Allí lo llevó Lamas con la excusa de una celebración religiosa. “El premeditó todo. Y después se burlaba diciéndole quién te va a creer. Jamás me voy a olvidar de esa risa, y hoy en día entiendo que se sentía impune, hacía lo que quería”, agregó.

Carla destacó que la dificultad es mayor ahora que tiene que estar en su pueblo, donde no es fácil soportar el señalamiento. “Yo pude llevar una lucha porque no estaba en el pueblo, porque no era señalada y porque además tenía todo una red de contención”.

Además, en este tiempo “el cuerpo me ha pasado factura, he sido diagnosticada con trastorno de ansiedad, he tenido un episodio difícil el año pasado, he tenido una parálisis facial también el año pasado, he salido de urgencia para una operación de vesícula. Mi psiquiatra y mi psicóloga dicen que el cuerpo me está pasando factura”.

Juan Carlos también cuenta las dificultades de pueblo chico: “Al principio ha sido difícil salir a la calle, he recibido mucho castigo en las redes sociales, eso me afectó un montón. Porque ha sido gente vecina, gente conocida, me decían que yo lo único que buscaba era plata, fue difícil, castigaron a mi madre”.

“Todos sabían lo que pasaba”

Juan Carlos destacó que en general lxs acusadxs por abusos sexuales eclesiásticos buscan la prescripción “porque saben que las víctimas denuncian un tiempo después, porque es un golpe muy duro. Imaginate, nosotros en los años 90, donde, al cura lo idolatraban, entonces fue difícil”.

Y destacó que en su caso pidió ayuda “a todos” y  nadie le creyó. Juan Carlos cuenta  que en 1991 la justicia estaba al tanto de lo que estaba pasando en Rosario de Lerma porque pidió ayuda a la jueza de Menores Sylvia Bustos Rallé. Ella le respondió:  bueno, su papá no quiso denunciar.

“Mi papá era un hombre de trabajo, del ferrocarril, no tenía muchos estudios y evidentemente éramos pobre nosotros, entonces para él decía: encarar todo esto va a ser muy difícil”, explica Juan Carlos.  Al final de su vida le pidió perdón y lo animó a denunciar para que “siguiera buscando la paz”.

 “De una u otra manera la justicia sabía que este sacerdote me había violado y que estaba cometiendo delito no solo conmigo, sino también con otros chicos. Porque Emilio Lamas violó a cinco chicos acá en Rosario de Lerma”.

Esta campaña es para que la gente se exprese y “la justicia vea que no están ellos solos entre cuatro paredes a la hora de votar, sino que toda una sociedad los está observando para ver qué veredicto van a dar”.

La justicia es colectiva

NO-al-punto-final-Carla y Juan Carlos comparten haber nacido en hogares católicos. Sus madres son fervientes creyentes y llevaron a sus hijxs a la Iglesia. Esas madres tuvieron también que realizar un esfuerzo grande para separar sus creencias de la institución eclesiástica.

Luego de que Juan Carlos García denunciara a Lamas, la madre de Carla hizo declaraciones públicas sobre el abuso que había sufrido su hija 25 años atrás. “Ella ha hecho todo un proceso para poder hablar, porque si no hubiese sido por ella yo no hubiese hablado”, sostuvo Carla. Por eso siente que “ella también espera justicia”.

Para Carla, la única vez que hubo justicia para las travestis fue en el fallo contra el travesticidio de la defensora de derechos humanos Diana Sacayán. Aquel  fue un logro colectivo y ahora tanto Carla como Juan Carlos entienden que su causa es también mayor que una acción personal.

Yo creo que lo mío no solamente es para mí, creo que es por mucha gente. Hay muchas chicas que me escriben todo el tiempo, mucho más cuando yo revuelvo el avispero con este tema, que muchas no pueden hablar, o no hablan porque ya su abusador murió o su abusador está dentro de la familia, y entonces sienten que en mi lucha está la de ellas. Me encantaría decirles que hablen pero cada una tiene su propio proceso. A mí me llevó 25 años poder hablar, me llevó más de diez años poder darme cuenta del abuso, me llevó más de 16 años poder convencer a mi familia”.

Presiones de la Iglesia

Juan Carlos insiste en lo difícil que es transitar este proceso, y resalta la persecución que sufrió dentro de la misma Iglesia “para que no hablara, para que me fuera de la Iglesia, fue muy duro”; hasta recibieron la visita del obispo Julio Blanchoud, fue “difícil para mí que venga un monseñor, que mi mamá salga llorando de la reunión diciendo con los curas no nos metamos. Ella analfabeta, viejita, enferma, entonces es un dolor, no puedo dejarlo así”.

Dijo que no quiere que otras víctimas “pasen el proceso que yo he pasado”. Por eso les dice que está bien si no quieren “dar la cara”, pero insiste para que denuncien. “Les digo, preparensé, porque hay que denunciar, si no, nunca se va a saber la verdad y ustedes van a estar así, un día bien, otro día mal, un día alegre, un día triste”.

Solxs pero acompañadxs

Carla destacó que cuando pensaron en esta campaña la llamaron desde organizaciones para acompañarlxs.  “Pero con mi comunidad trava hemos aprendido a llevar nuestra propia voz, porque no me gusta el tutelaje, y yo cuando hablo, hablo desde mi ser trava, desde mi ser pobre, desde mi ser indígena, desde mi ser consumidora de cannabis y desde ser abortera, desde ser feminista, y no sé si a todas esas organizaciones que quieren acompañar, quieren a alguien que hable de estos temas. Desde la colonización para acá nuestros pueblos siempre han sido los que han sufrido, siempre han sido los que no han tenido justicia. Y la Iglesia está hermanada con esa colonización”.

Juan Carlos también dimensiona el poder de la Iglesia, y considera que el resultado de esta causa es fundamental para que otras víctimas se animen a pedir que se investiguen los delitos que sufrieron. “Ellos dependen también de mi causa para denunciar, o sea que también siento esa responsabilidad que al mismo tiempo me fortalece porque no estoy solo”.

Y adelantó que si reciben un fallo en contra buscarán “más recursos para seguir peleando, porque la única vía que tengo hoy en día es seguir peleando porque no solo está mi causa, ahora están estos otros chicos  a la espera espera y estoy soltando mis últimos recursos”.

La referente en Salta del Plenario de Trabajadoras, Gabriela Cerrano, advirtió que “si hay un fallo a favor de Lamas será un grave antecedente para que los curas salteños con causas de hace más de 20 años no puedan ser juzgados. Si es a favor de las víctimas, será un paso adelante en la lucha contra la impunidad de la Iglesia”. Cerrano recordó que la justicia de Salta ya ha tomado decisiones a favor de curas acusados por abusos sexuales. El juez Adolfo Figueroa, de la sala IV del Tribunal de Impugnaciones, revocó la elevación a juicio al sacerdote Agustín Rosa Torino. Días después dictó la prescripción de las causas por abuso contra el actual capellán de la Universidad Católica de Salta, Mario Aguilera.

La campaña de la Red invita a publicar acciones y pronunciamientos con los hashtags:

#NoalpuntofinaldelacausadelcuraLamas#Justiciaparalasvíctimas y #ReddeSobrevivientesdeAbusosEclesiasticosdeSalta

La Agencia Presentes nos recuerda que: Todos nuestros contenidos son de acceso libre. Para seguir haciendo un periodismo independiente, inclusivo y riguroso necesitamos tu ayuda.  Podés colaborar aquí.

Fuente Agencia Presentes

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

Más de 1300 mujeres lesbianas, bi y trans han denunciado discriminación y abusos en Chile

Miércoles, 11 de marzo de 2020

4D4FC9AB-A4AB-4EF7-969B-0CFA1694DD0723 han sido asesinadas. El Movilh exigió hoy la plena igualdad de derechos para las mujeres diversas, así como la visibilidad de las mismas en una nueva Constitución.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) informó hoy que desde el año 2002 a la fecha 1.370 mujeres han denunciado discriminación y violencia en razón de su orientación sexual o identidad de género de Chile, al tiempo que llamó a incluir la realidad del sector en una nueva Constitución.

La vocera del Movilh, Daniela Andrade, precisó que de los 1370 atropellos contra mujeres lesbianas, bisexuales, pansexuales y trans, 23 corresponden a asesinatos, lo cual “refleja una doble vulnerabilidad que poco y nada es abordada y enfrentada por el Estado, pese a que Chile firmó ante la Comisión Interamericana de DDHH (INDH) un Acuerdo de Solución Amistosa para erradicar y prevenir este tipo de violencia”.

Uno de los aspectos más graves es que solo el 8% de las mujeres diversas se atreve a denunciar los abusos, por tanto, los 1.370 casos conocidos solo dan cuenta de un pequeña parte de esta realidad. El temor para reportar los atropellos, demuestra la necesidad de implementar políticas públicas focalizadas para las mujeres diversas”, añadió Andrade.

El Movilh consideró además que “estando nuestro país a pasos de un plebiscito donde sin duda ganará la opción favorable a nueva Constitución, resulta del todo pertinente que todas las fuerzas sociales y políticas se comprometan para que la Carta Magna visibilice e incorpore de manera explícita la plena igualdad de derechos para las  mujeres con orientaciones sexuales,  identidades o expresiones  de género diversas”.

Por todos estos motivos llamamos a hoy a las mujeres a marchas unidas por la dignidad de todas y todes, sin discriminación d ningún tipo”, finalizó Andrade

De acuerdo a la Encuesta Visibles, aplicada por el Movilh a fines 2019 a 2.146 mujeres lesbianas, bi, trans y pansexuales, el 77% de este grupo humano ha sido discriminado, mientras que el 47% se dañó a sí misma producto de la lesbofobia. Además el 67% oculta siempre o veces su orientación sexual por temor a ser agredida, el 4% fue violada y el 12% intentó suicidarse a raíz de la presión social. De quienes se infligieron algún tipo de daño, el 45% lo hizo antes de los 14 años.

Fuente MOVILH

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Dom Dysmas, prior de la Gran Cartuja de Isere: “La víctima no es una amenaza, sino un médico que te dice que tienes cáncer”

Sábado, 29 de febrero de 2020

Dom-Dysmas-Gran-Cartuja-Isere_2208389182_14367241_660x517“Detrás del abuso sexual está casi siempre el abuso espiritual”

“¡Es trágico oír hablar de monjas que han abrazado esta vida con generosidad y, tras ser abusadas, se han vuelto incapaces de rezar!”

“Para los fieles, el hecho de haber ocultado los abusos es quizás un escándalo mayor que los propios abusos”

Y advierte que una de las causas de los abusos es el culto a la personalidad. “Cuando eres un fundador o un superior adorado por tu comunidad, es muy difícil resistirse al orgullo

Para Dom Dysmas, “el principio básico para que una comunidad desarrolle su propio sistema inmunológico es uno de poder y contrapoder”

Jesús María Aguirre sj: “¿Serán suficientes protocolos internos para atajar los casos, cuando los mismos vigilantes están incursos en abusos?”

Juan Cuatrecasas: “Es urgente reformar al alza los plazos de prescripción de estos delitos de abusos a menores”

Los Legionarios de Cristo investigarán todos los casos de abusos de sus ocho décadas de historia

Acoso sexual en Kerala (India): Una segunda monja de las Misioneras de Jesús acusa a monseñor Mulakkal

“Detrás del abuso sexual está casi siempre el abuso espiritual”. Así de claro lo tiene Dom Dysmas de Lassus, prior de la Gran Cartuja, en Isère, un monje francés que, tras estudiar a fondo la plaga de los abusos, acaba de publicar un libro, en el que ofrece algunas claves para entender este flagelo que es capaz de destrozar las vidas de las víctimas para siempre.

“Siempre hay accidentes, pero no podemos evitarlos cerrando los ojos”, dice Dom Dysmas en una larga entrevista con el semanario francés Famille Chrétienne, recogida por el portal de la Iglesia católica suiza.

El prior asegura que fue el encuentro con las víctimas lo que le abrió los ojos y le empujó a investigar este fenómeno, que todavía está poco estudiado. “¡Es trágico oír hablar de monjas que han abrazado esta vida con generosidad y, tras ser abusadas, se han vuelto incapaces de rezar!”

Si cada caso es único, Dom Dysmas se sorprendió al descubrir que hay toda una serie de constantes en todos los testimonios escuchados. “Ya no podemos permanecer en silencio. No creo que podamos seguir callando estas situaciones por más tiempo”, dice con fuerza. Y añade: “Para los fieles, el hecho de haber ocultado los abusos es quizás un escándalo mayor que los propios abusos”

“La víctima es un médico que me diagnostica un cáncer”

Para el prior francés, la actitud de la Iglesia de escuchar a las víctimas y ponerlas en el centro es nueva, especialmente en Francia. Con demasiada frecuencia y durante demasiado tiempo, ha habido situaciones en las que “escuchamos a las víctimas de abusos para silenciarlas”.

Esto sucede, sobre todo, “cuando la reputación de la comunidad o el interés propio es más fuerte que el sufrimiento del otro. Tienes que darle la vuelta a la situación y pasar del reflejo ´la víctima es una amenaza” al “la víctima es un médico que me diagnostica cáncer. Insisto: ¡El médico que te dice que tienes cáncer no es tu enemigo!”

Es difícil resistirse al orgullo.

La_Grande_ChartreusePara Dom Dysmas, el abuso espiritual se produce cuando la persona que tiene una ascendencia moral, en lugar de ejercerla en el sentido de servicio, la utiliza explotando al otro para su propio beneficio. “El pastor ya no está al servicio de las ovejas, sino las ovejas al servicio del pastor. ...] Los abusos no son algo externo a nosotros, están en el sistema de poder eclesiástico y dentro de cada uno”, advierte el prior.

Y advierte que una de las causas de los abusos es el culto a la personalidad. “Cuando eres un fundador o un superior adorado por tu comunidad, es muy difícil resistirse al orgullo. Poco a poco, el éxito de estas personas, sanas de raíz, ha podido subirsele a sus cabezas”, afirma el cartujo.

Según los testimonios que él mismo recogió, Dom Dysmas cree que en la mayoría de los casos de abuso espiritual, los superiores que van a la deriva no son perversos al principio, peor aún, a menudo actúan de manera inconsciente y persuadidos de contribuir al bien.

Concepción desviada de la obediencia

El origen de esta perversión se remonta a una concepción retorcida del voto de obediencia. “La obediencia justa es necesariamente a imagen de Cristo. No es obediencia a un hombre sino a Dios… La obediencia a un superior siempre debe ser vista como una oportunidad de obedecer a Dios en un acto muy concreto. Un religioso sigue siendo un ser dotado de inteligencia y responsable de sus actos. La obediencia nunca puede ser ciega”.

El prior ve otro riesgo en el celo de los jóvenes religiosos que están encaprichados con lo absoluto pero que carecen de discernimiento. “La mayoría de las veces, en la vida religiosa, el abuso toma la forma de tentación bajo la apariencia de bien. Por ejemplo, la orden de transparencia del novicio respecto a su superior puede llevar al control de los pensamientos de una persona. O el mandato de unidad, que prohíbe criticar al grupo o a la persona del superior, porque equivaldría a oponerse a la voluntad de Dios.

GianniOsvaldino

A su juicio, el exceso de afectividad también es un peligro, por ejemplo cuando un superior es reelegido varias veces seguidas “para no hacerle daño”. De ahí que sostenga que “la comunidad necesita desarrollar su sistema inmunológico”.

Sobre todo, ante los círculos de poder. Porque, según el prior de la Cartuja, el fenómeno de los círculos de poder es otro grave riesgo de deriva. “El superior se rodea de una guardia pretoriana que le impide escuchar las llamadas de la base. Esto es particularmente cierto cuando una pequeña comunidad crece rápidamente de unas pocas personas a decenas o incluso cientos de individuos. Los miembros de la guardia pretoriana, que han sido cooptados por el superior, harán todo lo posible para evitar cualquier interrogante por mínimo que sea a su figura o a su obra”.

Medios de protección

Risques-et-derives-de-la-vie-religieusePara Dom Dysmas, si las nuevas comunidades son más propensas al abuso espiritual, las antiguas órdenes no se salvan necesariamente, pero tienen los medios más afinados, para poder hacerle frente. “En las grandes órdenes, la desviación permanece local y todo el cuerpo puede protegerse. Y, además, es cierto que la sabiduría se cristaliza con el tiempo”.

Para Dom Dysmas, “el principio básico para que una comunidad desarrolle su propio sistema inmunológico es uno de poder y contrapoder”. El principal medio para lograrlo sigue siendo la educación inicial y permanente. También existe la necesidad de tener una visión externa objetiva de la comunidad. Una visita canónica o un capítulo general son oportunidades para identificar las aberraciones.

Por último, el papel de la familia de los religiosos también tiene su importancia. “Si la familia nota un sentimiento depresivo, si percibe que se está creando una distancia, una ley de silencio, la sobrevaloración del carisma o del fundador… puede hacer preguntas, pedir explicaciones y desempeñar el papel de prevención”.

Dom Dysmas de Lassus: Riesgos derivados de la vida religiosa, 448 pp. 2020, Paris Cerf

Fuente Religión Digital

Cristianismo (Iglesias), General , ,

Miguel Hurtado: “La pederastia es la crisis más grave que ha padecido la Iglesia desde la Reforma de Lutero”

Martes, 25 de febrero de 2020

manual-del-silencio-miguel-hurtadoEl activista y víctima de abusos en Montserrat publica ‘El Manual del Silencio‘ (Planeta)

“España es una de las mayores potencias exportadoras de curas pederastas del mundo, hemos mandado a miles de curas pederastas a Latinoamérica, que han hecho verdaderas barbaridades”

“El secretismo es el caldo de cultivo de la pederastia en la Iglesia”

“Los culpables de que esto no se haya erradicado, y puede sonar un poco fuerte, son los católicos (…). En el nombre de Dios, sus obispos han protegido a depredadores sexuales que han violado a sus niños”

A los dieciséis años, Miguel Hurtado fue violado por el germá Andreu, el fundador del grupo de Scouts de la Abadía de Montserrat. Durante un año, Miguel sufrió los abusos en silencio. Cuando se decidió a denunciar, se encontró con un muro de dificultades, de silencios, de incomprensión. En ‘El Manual del Silencio’ (Planeta), narra su experiencia y, sobre todo, cómo logró convertirse en uno de los activistas más importantes en la lucha contra la pederastia en la Iglesia católica. Hablamos con él.

Este libro, Miguel, son más que unas memorias…

La idea era, a través de un relato individual, poner el foco en lo estructural. No en mi experiencia personal, sino en los protocolos, la cultura que ha permitido que en docenas de países, en los cinco continentes, durante décadas, los sacerdotes pederastas han actuado con total impunidad.

Pones tu caso como paradigma de lo que sucede alrededor, no sólo de los abusos, sino de la respuestas… ¿Es la Iglesia un nido de encubridores?

Una experiencia que me marcó mucho fue asistir a las conferencias internacionales de víctimas. Gente de todo el mundo, muy distintos, que sin embargo contábamos la misma historia. Y decíamos bromeando: ‘Parece que los obispos se hubieran leído el mismo manual’. Y después descubrí que estábamos en lo correcto: que el Vaticano había diseñado, implementado y perpetuado un manual del silencio para encubrir este tipo de delitos, y lo había mantenido durante un siglo bajo siete papas.

Era importante denunciar el sistema, pero también cómo los activistas lo estamos desmontando.

1547823771_007454_1547824088_album_normal

El monje Andreu Soler con sus Scouts…

Porque tú te defines como activista, no eres sólo una víctimas, sino que has decidido ir más allá…

Hay un proceso que comienzas como víctima, pasiva y sin control sobre lo que pasa. Hay un proceso de sanación y recuperación en el que te conviertes en superviviente, y dentro de ese grupo hay un pequeño número que nos convertimos en activistas. La diferencia es que no intentamos una sanación individual, sino reformar la estructura y el sistema.

¿Cuáles son los objetivos de tu lucha?

A mí me gusta mucho el modelo que defiende Naciones Unidas. Cuando hay graves violaciones de derechos humanos: violencia sexual en la Iglesia, crímenes del Franquismo, la dictadura de Cuba o de Pinochet… el modelo que se tiene que aplicar es garantizar el acceso de las víctimas a la justicia, la verdad, la reparación y las garantías de no repetición. Ese es el modelo que tengo en mente.

¿Y eso qué supone?

El activismo que hago es ver qué medidas hacen falta para que las víctimas tengan acceso a la justicia: pues hay que reformar los plazos de prescripción de los delitos de pederastia. Qué hace falta para que las víctimas tengan derecho a la verdad: potenciar mecanismos independientes de investigación dentro de las instituciones. Sobre la reparación: reformar las leyes de prescripción civil, establecer mecanismos de compensación a las víctimas. Garantías de no repetición: es que a lo mejor hay que reformar la ley de encubrimiento para tipificar el encubrimiento de la pederastia como un delito. Esos objetivos marcan la agenda legislativa.

Y afectan no sólo a las víctimas de pederastia en la Iglesia, sino a todas…

Muchas veces nos echan en cara que solamente criticamos a la Iglesia cuando hay abusos en otros ambientes e instituciones, pero quienes nos critican no están haciendo nada para cambiar las leyes. Nosotros llevamos cuatro años, hemos conseguido medio millón de firmas, hemos protestado frente al Congreso, pidiendo la reforma de los plazos de prescripción. Y ahora el Gobierno dice que va a hacer una mínima reforma, y las víctimas van a tener 12 años más para denunciar. Esto no se hubiera conseguido sin nuestras denuncias, y beneficia a todas las víctimas: en la familia, en las iglesias, en la escuela, en los clubes deportivos….

Pero la Iglesia es una institución, que a diferencia de otras, te dice qué moral tienes que seguir… Es una doble inmoralidad cuando ellos las incumplen y las encubren

Hay una falta de coherencia moral y una hipocresía, y eso a la Iglesia le ha hecho mucho daño, pero también hay otro elemento importante. Pocas instituciones hay en el mundo que tengan tantas herramientas para proteger a los pederastas como la Iglesia católica, por una sencilla razón: no se han limitado a moverlos de parroquia en parroquia, sino que los han movido de país en país. España es una de las mayores potencias exportadoras de curas pederastas del mundo, hemos mandado a miles de curas pederastas a Latinoamérica, que han hecho verdaderas barbaridades. ¿Qué otra institución puede hacerlo? Yo tengo un empleado pederasta y lo puedo mandar a Chile, a Perú, a Ecuador…

¿Qué está haciendo la Iglesia para atajar esta lacra? ¿Es suficiente?

Está adoptando una postura de ‘gatopardismo’, que algo cambie para que no cambie nada, y están implementando los mínimos cambios posibles para que les dejen en paz. Para que deje de haber presión mediática, de las víctimas, política…. Tímida reforma tras tímida reforma, y promoviendo las medidas de marketing y no otras más ambiciosas, estructurales y sistémicas que necesita la Iglesia.

1567764192_764044_1567767945_noticia_fotograma

Andreu Soler con Juan Pablo II

A veces, se os acusa de hacer daño a la Iglesia. Incluso, durante el funeral por el obispo de Astorga -y presidente de la Comisión Antipederastia-, el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, vino a decir poco menos que las víctimas habían matado a monseñor Menéndez. ¿Qué sentís en esos momentos?

Para las víctimas de La Bañeza fue muy doloroso. Fue un comentario muy cruel, pero a mí no me sorprendió. Es una dinámica bastante constante. La jerarquía reacciona ante un escándalo negándolo, minimizándolo, adoptando una postura victimista, diciendo que es una campaña contra la Iglesia y entrando en la dinámica del ‘Y tú más’. A mí me produce mucha tristeza. Ya hemos visto a que llevó el ‘Y tú más’ en el tema de la corrupción. No cometamos el mismo error.

El caso Maciel es absolutamente paradigmático en este sentido…

Si adoptas un modelo médico, cuando tienes un cáncer lo extirpas de raíz, porque cuando ha metastatizado, es más difícil de extirpar. El secretismo es el caldo de cultivo de la pederastia en la Iglesia. Si no hubieran defendido a capa y espada el secreto pontificio durante décadas, si no hubieran adoptado una postura tan oscurantista, a estos pederastas se los hubiera detectado antes, hubieran entrado en prisión y hubiéramos ahorrado miles de víctimas. Lo más triste es que han adoptado el secretismo para proteger a la Iglesia, y ni han protegido a la Iglesia, ni han protegido a las víctimas.

El Vaticano. El Papa Francisco. Se cumple un año de la cumbre antipederastia. Un año después, ¿qué balance haces?

Es una nueva oportunidad perdida, porque ellos lo que dicen es ‘Es un problema de protocolos. Hagamos protocolos’. Pero qué pasa si estos protocolos no se cumplen. Si no cambia la cultura. Tiene que haber una cultura de la transparencia, del cumplimiento íntegro de la ley y de la rendición de cuentas. Entonces, lo que ha fallado es que el Papa, a día de hoy, sigue sin haber establecido un mecanismo ágil, que funcione, para que los encubridores pierdan su puesto de trabajo por encubrir.

¿Es el Papa, es el sistema? ¿Quiénes son los culpables?

Puedes buscar diferentes explicaciones. Yo creo que los culpables de que esto no se haya erradicado, y puede sonar un poco duro, es de los católicos.

¿Por qué?

Porque no están pidiendo profundas reformas en su Iglesia. Es que en el nombre de Dios, sus obispos han protegido a depredadores sexuales que han violado a sus niños. Y lo que pasa es que los católicos, en vez de indignarse y exigir reformas profundas, están o bien buscando conspiraciones externas, o bien queriendo creer de nuevo en los cuentos infantiles, de que hay un Papa bueno que dice cosas bonitas, y que a partir de ahora todo puede ir bien.

¿Hay alguna posibilidad de que todo vaya bien, o no la ves?

Yo creo que el sistema actual es insostenible. Es una cuestión de calendario cuánto va a tardar en desmoronarse. Le han destrozado la vida a tanta gente que esto no puede acabar bien.

Pero la Iglesia no va a echar el cierre mañana, sigue siendo una institución que genera cultura, sociedad… No hay una institución comparable a la Iglesia católica, en lo malo, pero también en lo bueno…

Pero la actitud que tiene la jerarquía católica es: Nosotros llevamos 2.000 años y nadie ha conseguido cerrarnos el chiringuito. Pero no se dan cuenta, y esto lo menciono en el libro, es que ésta es probablemente la crisis más grave que ha padecido la Iglesia desde la reforma protestante de Lutero. Y además, en un mundo globalizado, y en la sociedad de la información, donde todo se sabe. Cuando yo fui abusado, a diferencia de generaciones anteriores, lo que hice fue meterme en Google y escuchar historias de otros países, ponerme en contacto con otras víctimas, intercambiar información… Esa sociedad de la información puede aumentar exponencialmente el daño reputacional a la Iglesia. Pueden hacer limpieza en cuatro años, o pueden hacerla en cuarenta. ¿Qué efecto va a tener para la Iglesia como institución si, cada cierto tiempo, hay una cascada de casos de pederastia? Es la tortura de la gota malaya. Desde Boston, no llevamos ni 20 años, y el daño es incalculable. ¿Pueden aguantar treinta años más?

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

Un informe revela que Jean Vanier, fundador de El Arca, estuvo involucrado en abusos y encubrimientos durante décadas

Lunes, 24 de febrero de 2020

jean-vanierQué dolor, Dios mío… ¿pero nadie estaba limpio?

El sacerdote, que murió en mayo de 2019, había estado directamente vinculado a la conducta sexual de su mentor, el padre Philippe, encubriendo que había abusado sexual y espiritualmente de mujeres adultas no discapacitadas

Por otra parte, se ha descubierto que “el propio Jean Vanier ha sido acusado de relaciones sexuales manipuladoras y de abuso emocional entre 1970 y 2005, generalmente en un contexto relacional en el que ejerció un poder significativo”

Los dominicos franceses crean dos equipos de investigación para analizar el comportamiento de Thomas Philippe

Como ha relatado el medio americamagazine.org, una investigación ha sacado a la luz que Jean Vanier, el carismático fundador de la red mundial de trabajo de atención a adultos con discapacidades físicas y psíquicas, El Arca, pasó décadas implicado en encubrimiento de abusos y malas prácticas propias, similares a las que encubría.

Jean Vanier, que murió en mayo de 2019, rodeado de homenajes y premios a su labor humanitaria, habría estado directamente vinculado a la conducta sexual de su mentor, el padre Philippe, que había abusado sexual y espiritualmente de mujeres adultas no discapacitadas.

Destapando el caso desde 2015

Fue en 2015 cuando los trabajadores de El Arca USA encargaron una investigación interna que descubriera la verdad escondida tras las duras acusaciones a Philippe, cuyas conclusiones fueron contundentes: el sacerdote había sido “autor de un comportamiento sexual abusivo hacia las mujeres adultas”.

Philippe alegó que “buscaba descubrir y comunicar una experiencia mística” y su discípulo, que llevaba décadas encubriéndole, fingió indignarse: “Soy incapaz de reconciliar pacíficamente estas dos realidades”, dijo Vanier ese mismo año, refiriéndose a la ternura con la que Philippe trabajaba al cuidado de las personas con discapacidad y la revelación de que era un abusador.

Francisco-Jean-Vanier_2119598097_13579942_667x375El Papa Francisco, con Jean Vanier Osservatore Romano

Tras eso, se encargó otra investigación, que descubriría que Vadier, mientras mentía por Philippe, estaba repitiendo con otras mujeres el patrón de su comportamiento depredador.

El poder de un líder espiritual

La nueva investigación, publicada recientemente, ha concluido que “el propio Jean Vanier ha sido acusado de relaciones sexuales manipuladoras y de abuso emocional entre 1970 y 2005, generalmente en un contexto relacional en el que ejerció un poder significativo y un dominio psicológico sobre las presuntas víctimas”.

Se trata de su faceta de líder espiritual en retiros de grupos, donde estaba cerca de mujeres que se transformaban en sus víctimas, confiando en la autoridad de este sacerdote, activista y filósofo, cuya reputación era mundial.

El informe describe que “independientemente unos de otros, los testigos describen sucesos similares, que tuvieron un impacto duradero y negativo en sus vidas personales y en sus relaciones posteriores” de las víctimas, seis mujeres.

Funeral-Jean-Vanier_2122297798_13602907_667x375

Funeral de Jean Vanier

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , ,

Astrid Kaptijn: “Las víctimas de abusos tendrán derecho a ser informadas sobre el juicio y el castigo de sus agresores”

Lunes, 10 de febrero de 2020

img-p07ak.1600.670photositerectoratvr-recadreLa canonista de Friburgo, partidaria de que “el sistema de justicia civil haga el trabajo”

La profesora de derecho canónico de la Universidad de Friburgo ha definido la postura del Papa como “un fuerte gesto simbólico hacia las víctimas

Kaptijn opina que esta medida papal persigue la reparación y justicia para las víctimas, pero a la vez una posible expiación y reconciliación del religioso abusador y su comunidad, con el objetivo marcado de “evitar la reincidencia”

Las víctimas abren un canal de comunicación estable con el Episcopado español

O’Malley lee la cartilla a la Iglesia española ante los abusos: “Es crucial disponer de protocolos claros, investigar y compensar a las víctimas” “La Iglesia defraudó a todos”, admite el ‘ministro vaticano’ contra la pederastia en Madrid

El fundador de Miles Christi administraba el perdón en confesión a su cómplice de abusos sexuales

“Fernando Martínez me violaba y hacía ver cómo abusaba de otras niñas”. Biani López relata el infierno vivido

La menor que denunció al capellán por enviarla un vídeo masturbándose da plantón al juez. El presbítero le había ofrecido dinero para evitar la denuncia

Confesiones del cardenal Barbarin: “Este caso permanecerá unido a mi nombre y se me pegará en la piel para siempre”

Profesora de derecho canónico en la Universidad de FriburgoAstrid Kaptijn ha abundado, en una entrevista en catch.ch, en los detalles de las implicaciones de la medida llevada a cabo por el Papa Francisco el pasado diciembre: la abolición del secreto pontificio en los casos de abuso sexual de menores.

Definiendo esta orden, cuya entrada en vigor el Pontífice declaró “inmediata”, como “un fuerte gesto simbólico hacia las víctimas”, la experta en derecho canónica ha explicado que la anulación del secreto no tiene efecto retroactivo para los casos antiguos ya juzgados, cuyos documentos están en los archivos”. De la misma manera, ha advertido de que “el acceso a estos datos obviamente no será público”, sino que se pondrá a disposición de víctimas, acusados… y sus respectivos representantes legales.

Información y transparencia

En la misma entrevista, la profesora ha valorado la novedad de que “las víctimas tendrán derecho a ser informadas sobre el juicio y el castigo”, porque, en su opinión, esto responde a una sensibilidad del Papa Francisco ante el derecho a la información de los afectados y a la transparencia.

Preguntada por cuáles serán las normas de aplicación, ha apuntado que todavía no se conocen, pero que “podrían venir de la Secretaría de Estado o de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Evitar la reincidencia

Kaptijn ha opinado que esta medida papal persigue la reparación y justicia para las víctimas, pero a la vez una posible expiación y reconciliación del religioso abusador y su comunidad, con el objetivo marcado de “evitar la reincidencia”.

Por otra parte, ha informado de que el texto dice que quien concederá el acceso a la información desclasificara será una autoridad competente. Si la acusación es contra un sacerdote diocesano, la autoridad competente es el obispo”.

Por último, ha confesado que lo ideal en estos casos, “dada la magnitud de los actos cometidos”, es “que el sistema de justicia civil haga el trabajo” de sancionar al pederasta, y no quede solamente en el plano eclesiástico, donde puede ser más complicado investigar la veracidad de los casos. “La ley necesita definiciones claras” para objetivar el estado de dependencia y la incapacidad de las víctimas de ataques pedófilos o de otras formas de abusos sexuales.

Fuente Religión Digital

Cristianismo (Iglesias), General , , ,

El Vaticano investiga casos de abusos sexuales “entre monjas”

Lunes, 27 de enero de 2020

monjas-violadas-olvidadas-548x314_760x520El Papa Francisco ha habilitado la creación de una casa para ex religiosas que, una vez dejaron la congregación, viven en situación de pobreza, fueron abandonadas por sus hermanas

“Sólo en una congregación, se han denunciado nueve casos”, confiesa el cardenal brasileño

“Hay casos muy duros en los que las superioras conservan los documentos de las monjas que quieren salir del convento o que son enviadas lejos. Estas personas entraron en el convento como monjas y se encuentran en estas condiciones”

Las monjas esperan que al igual que en los casos de los abusos a menores se establezcan “líneas guías” para que se conozcan las obligaciones, pero también los derechos de las religiosas en sus lugares de trabajo

Braz de Aviz: “Ha habido casos de prostitución de ex religiosas para poder mantenerse”

Cuatro de cada diez religiosas en el mundo han sufrido abusos sexuales a manos de curas y obispos

José Carlos Rodríguez: “Monjas africanas victimas de abusos, ¿de quien es la culpa?”

Monjas abusadas por sacerdotes, obispos, incluso por otras religiosas. Es el siguiente Rubicón de la Iglesia católica, tras los abusos a menores. Y, en esta ocasión, parece que la Santa Sede está dispuesta a actuar. Así lo aseguró, en una entrevista a la revista Donne Chiesa mondo, que se edita mensualmente con L’Osservatore Romano, el cardenal Joao Braz de Aviz.

El prefecto de la vida religiosa aseguró que su congregación está investigando casos de abuso sexual por parte de sacerdotes contra monjas, pero también “abuso sexual entre monjas”.

“Sólo en una congregación, se han denunciado nueve casos”, confiesa el cardenal brasileño, que también habla de la existencia de una casa para ex monjas que, una vez abandonada la vida religiosa, viven en situación de pobreza, auspiciada por el mismísmo Papa Francisco, después de comprobar algunas de las acusaciones planteadas. Y el abandono que sufren por parte de la que fue su familia religiosa.

“Ha habido casos de prostitución de ex religiosas para poder mantenerse”, añade Braz de Aviz . “Hay casos muy duros -dice el cardenal- en los que las superioras conservan los documentos de las monjas que quieren salir del convento o que son enviadas lejos. Estas personas entraron en el convento como monjas y se encuentran en estas condiciones”.

“Es un fenómeno que hasta ahora estaba oculto, pero que tendrá que salir a la luz, concluye el purpurado.

Monjas-Vaticano_2099500045_9823143_660x371

Agotamiento y estrés

Junto a ello, L’Osservatore también habla del síndrome de “burnout”, del trabajador quemado o agotado,  que padecen muchas religiosas por las condiciones de explotación, los abusos de poder abusos sexuales. 

De hecho, el agotamiento laboral y el estrés postraumático que sufren las religiosas fue abordado en la última reunión de la Unión Internacional de Superiores Generales (UISG) y se decidió establecer una comisión de cuidado personal en los próximos tres años.

Tal y como recoge Efe, la monja australiana Maryanne Lounghry, psicóloga e investigadora del Boston College y la Universidad de Oxford, explica que “nuestro objetivo es construir comunidades resilientes”, explica en la revista la monja australiana  Las monjas, explican en el artículo, esperan que al igual que en los casos de los abusos a menores se establezcan “líneas guías” para que se conozcan las obligaciones, pero también los derechos de las religiosas en sus lugares de trabajo, así como algo que se parezca a un contrato de trabajo.

“Cada religiosa tiene que tener una especie de código de conducta, una carta de acuerdo con el obispo o el párroco para poder decirle: ‘Sabe, trabajé 38 horas esta semana o no puedo trabajar el domingo y vuelvo el lunes, necesito un día libre’. Un contrato de negociación te hace más fuerte”, añade Lounghry.

Lounghry agrega que sería necesario también “invertir en el bienestar de las monjas” y por ejemplo concederles dos semanas de vacaciones, una paga, una situación de vivienda digna, acceso a internet” o “incluso un año sabático después de cinco años de trabajo”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , ,

¿Se puede rehabilitar a un cura pederasta?

Sábado, 25 de enero de 2020

AdobeStock_108951933-1Centros en todo el mudo trabajan con terapias para los clérigos abusadores Distintos expertos trabajan en Italia, México y España con clérigos acusados y condenados por abusos sexuales, antes y después de su condena

La terapia con los clérigos abusadores, como los ludópatas o los alcohólicos, puede durar toda la vida, y requiere del aislamiento del resto de la sociedad, apuntan

“Hay un número consistente de sacerdotes que han tenido terapia con nosotros y que ya no son sacerdotes: para ellos soñamos con un convento que les permita vivir una vida digna”, señala Marco Ermes Luparia, que dirige el centro El Divino Amor en Roma

Roma investigará a los Legionarios por “encubrimiento y negligencia” de los abusos de Fernando Martínez. El legionario fue víctima de Maciel, y después se convirtió en abusador.

¿Dónde van los curas condenados por pederastia? ¿Pueden recuperarse? ¿Quién atiende a los victimarios? Durante demasiado tiempo, la actitud de la Iglesia oficial a este respecto fue la del silencio, el encubrimiento y el traslado.

En Madrid, hace quince años se conoció el caso de un sacerdote, acusado de abusos, al que la diócesis envió durante seis meses a un monasterio de Guadalajara para llevar un tiempo de silencio y oración. Hoy sabemos que, más allá de eso, resulta imprescindible el trabajo de terapeutas, psicólogos, psiquiatras y educadores, y que aún así resulta muy difícil que un pederasta deje de serlo, y pueda vivir normalmente en sociedad.

Euronews ha elaborado un completo reportaje sobre la ayuda que se ofrece a clérigos abusadores en Italia. Una realidad que se reproduce, con matices, en centros situados en México, Francia, Alemania o España, pero de la que prácticamente no se informa.

En nuestro país hay al menos una docena de centros de tratamiento de personas con esta problemática, que también es uno de los objetivos de la asociación Repara, recientemente nacida en Madrid. Desde hace años, los camilos trabajan con algunos abusadores -curas y laicos- que han acabado en prisión. No sólo atender a las víctimas, lo que es primordial, sino preguntarse qué hacer con los abusadores. ¿Hay salida para ellos?

Un drama personal

El diácono y psicoterapeuta Marco Ermes Luparia, de 69 años, cree que sí. Durante más de veinte años, su equipo de cinco personas ha acogido a eclesiásticos en un centro con sede en Roma, el Divino Amor. Curas que sufren problemas psicológicos y de comportamiento, incluída la pederastia. Sólo en Italia hay registrados 24 centros de este tipo, según la red L’Abuso, que apoya a las víctimas de abusos en la Iglesia.

Para Luparia, los casos que les llegan son “un drama personal, que ha llevado a otro drama, que afecta a la persona maltratada”. La recuperación, según la filosofía de estos centros, puede durar toda la vida y requiere el aislamiento del resto de la sociedad.

Los huéspedes del Divino Amor no sólo son sacerdotes, sino que también pueden ser clérigos, religiosos y seminaristas. “Vienen a nosotros de forma independiente o después de un decreto del obispo, entonces existe la posibilidad de arresto domiciliario”. “La nuestra es una terapia completa, que dura años y ciertamente no diez meses, apunta.

¿Qué se hace en estos centros? “Primero intentamos identificar el punto de inflexión para el desarrollo psicosexual del adulto. La única manera de lidiar con ello es la cirugía a corazón abierto (…) Nuestro objetivo es ofrecer a los pacientes una vida espiritual y reservada de oración y comunidad. Al igual que con el alcoholismo, estamos hablando de un trastorno que necesita un seguimiento constante”.

¿Se puede curar la pedofilia?

Maurizio Marasco es psiquiatra, exprofesor de psicopatología forense y criminología. Ha realizado trabajos de consultoría como perito judicial en casos de abuso sexual. “A veces los sacerdotes se dan cuenta de que han cometido un delito muy grave, también aceptan el castigo, pero esto no es una garantía de que no volverán a abusar. He conocido personas que han sido juzgadas, encarceladas, condenadas a un programa de recuperación, pero años más tarde han vuelto a cometer ese delito”, subraya a Euronews.

“El mundo científico no sabe lo que se hace en estos centros eclesiásticos. Una vez que salgan de allí, ¿cómo podemos estar seguros de que no volverán a abusar sexualmente de menores? Ese es el problema”, explicó el doctor.

Pero si el sacerdote va a la cárcel, el asesoramiento se detiene, porque el Estado no financia la terapia, y los terapeutas no pueden ir a prisión. En la mayoría de los casos, después de salir de la cárcel, estos sacerdotes se quedan sin hogar después de la prisión, sostiene Luparia.

“Tratamos de continuar la terapia incluso después”. “Hay un número consistente de sacerdotes que han tenido terapia con nosotros y que ya no son sacerdotes: para ellos soñamos con un convento que les permita vivir una vida digna”.

En la prisión de Bollate, en Milán, el Centro Italiano para la Promoción de la Mediación puso en marcha en 2015 un proyecto para los presos condenados por delitos sexuales contra mujeres y menores. Desde 2015, más de 300 presos han participado en el proyecto de forma voluntaria, dijo Paolo Giulini, responsable del centro, a Euronews. Sólo 11 han reincidido tras su liberación.

“También hemos trabajado con algunos sacerdotes. Algunos de ellos habían hecho terapia con su diácono antes de venir a nosotros”. Sabemos que algunas órdenes religiosas ofrecen apoyo psicológico, pero no trabajamos en sinergia”, dijo Giulini.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

Un sacerdote condenado por abusos, asesinado por su víctima en Venezuela

Viernes, 24 de enero de 2020

padre-Jesus-Manuel-Rondón-Molina-en-Rubio-1024x1024La diócesis, en un comunicado, eludía esta circunstancia

El clérigo, Jesús Manuel Rondón Molina, “abusaba sexualmente del joven desde los 14 años”, según informó el ministro de Relaciones eInteriores, Néstor Reverol

El adolescente “citó al padre a un lugar y lo estranguló dentro de un vehículo”

El cura había sido expulsado del sacerdocio tras una condena por abusos

Un joven de 17 años acabó ayer con la vida de un sacerdote en Venezuela. El clérigo, Jesús Manuel Rondón Molina, “abusaba sexualmente del joven desde los 14 años”, según informó el ministro de para Relaciones Interiores, Justicia y Paz,, Néstor Reverol, quien  informó de la detención de un joven por el asesinato  en el estado Mérida. “Fue detenido un adolescente de 17 años de edad por el asesinato del presbítero Jesús Manuel Rondón Molina, el joven era parte de la comunidad donde estaba el sacerdote. El menor confesó que lo mató porque abusaba de él desde los 14 años. El menor de edad está detenido dijo haber concertado un encuentro con el sacerdote Jesús Manuel Rondón y lo estranguló”, dijo Reverol.

“Se demuestra que hay pedofilia como una práctica continua con apoyo de la iglesia, debemos denunciarlo”, acotó. “La iglesia católica debería darse cuenta que cuando ocurren estos casos, la feligresía se aleja de la religión. Las autoridades de la iglesia católica se hacen de la vista gorda. Nosotros sí respetamos y creemos en la Iglesia, la revolución bolivariana es cristiana, llegaremos hasta el fondo en las investigaciones”, sentenció.

El menor de edad se encuentra detenido por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC).

El hecho causó gran impacto, y una cierta polémica, toda vez que, en un primer momento, la diócesis de San Cristóbal evitó en todo momento apuntar el hecho de que el cura había sido expulsado del sacerdocio tras una condena por abusos.

Según la investigación, el adolescente citó al padre a un lugar y lo estranguló dentro de un vehículo. Las investigaciones van a seguir su curso”. El joven formaba parte de la comunidad donde estaba el sacerdote. Confesó que lo mató porque abusaba de él.

En un segundo comunicado, la diócesis de monseñor Moronta admitía que el religioso, “recibidas varias denuncias en su contra, se realizaron las investigaciones pertinentes y se le dieron medidas cautelares: entre ellas estaba la de residir en el Monasterio de las Carmelitas en Rubio, donde podía celebrar sólo en privado para las religiosas y se le había prohibido el trato con menores de edad mientras durara el proceso respectivo”.

Ya había sido dimitido del estado clerical

Rondón, explica la nota, “ya había recibido sentencia definitiva de dimisión del estado clerical y, ante dicha sentencia había presentado la apelación a los organismos correspondientes de la Santa Sede”. “A pesar de las múltiples llamadas de atención, desobedeció las órdenes y medidas cautelares puestas según lo establecido en el derecho de la Iglesia. A quienes presentaron las denuncias nunca se le impidió que pudieran acudir al fuero civil”.

“La Diócesis de San Cristóbal garantiza que se no se ha encubierto ni a este ni a ningún clérigo que haya sido denunciado e investigado. El lamentable hecho nos llena de tristeza y preocupación. Pero tenemos la conciencia clara de haber obrado sin encubrimientos y de acuerdo a lo que exige la Iglesia”, concluye la nota.

Fuente Religión Digital/Extravenezuela

General, Iglesia Católica , , , , , ,

Las víctimas de abusos protestan ante el Arzobispado de Navarra: “Fuimos niños silenciados. Hoy hemos decidido denunciar porque la vergüenza la deben tener los pederastas, no nosotros”

Lunes, 20 de enero de 2020

Protesta-victimas-sede-Arzobispado-Pamplona_2196390364_14259309_660x371“Fuimos niños silenciados. Hoy hemos decidido denunciar porque la vergüenza la deben tener nuestros abusadores pederastas, no nosotros, sus víctimas”

También ha lamentado que cuando han ido a “reclamar verdad, justicia y reparación en el interior de este edificio no hemos encontrado ninguna de las tres cosas. Sentimos que nuestro relato no les importa, que nuestro dolor no les afecta”

 *

  18.01.2020 | RD/Efe

Más de un centenar de personas ha arropado este sábado a los miembros de la asociación de víctimas de abusos sexuales en centros religiosos de Navarra, en una protesta que ha llevado a las puertas del Arzobispado en Pamplona sus quejas por el trato recibido tras las alrededor de 30 denuncias presentadas.

Tras la pancarta con el lema “Abrumados, Silenciados, Ignorados”, nueve de los miembros del colectivo -ocho hombres y una mujer- han permanecido ante la puerta del Arzobispado mientras sus portavoces, Marcos Leyún y Mikel Eceolaza, leían en castellano y euskera un comunicado con un mensaje muy crítico contra la Iglesia.

Víctimas todos ellos de abusos sexuales en centros religiosos en la segunda mitad del siglo pasado, han lamentado que sufrieron “abusos y pederastia siendo niños inocentes. No sabíamos ni entendíamos lo que nos sucedía”, en un contexto, el franquismo, en el que la Iglesia tenía “un enorme poder” y que hoy “conserva”.

Fuimos niños silenciados

“Fuimos niños silenciados. Hoy hemos decidido denunciar porque la vergüenza la deben tener nuestros abusadores pederastas, no nosotros, sus víctimas”, han señalado para reconocer secuelas psicológicas debido a unos abusos que “no son pecados, sino delitos graves que la justicia se niega a reconocer y a perseguir”, ha dicho en referencia a la prescripción del delito al que aluden los jueces o al fallecimiento de sus supuestos autores.

También ha lamentado que cuando han ido a “reclamar verdad, justicia y reparación en el interior de este edificio no hemos encontrado ninguna de las tres cosas. Sentimos que nuestro relato no les importa, que nuestro dolor no les afecta”, ha dicho Leyún para advertir de que desde la Iglesia “no quieren pedir perdón porque eso supondría reconocer un delito”.

Por ello, ha afeado que “el inicialmente esperanzador mensaje del papa Francisco contra la pederastia y los abusos sexuales de los miembros del clero no cala en ellos”, y ha apuntado directamente al arzobispo de Pamplona y Tudela, Francisco Pérez, quien “se ampara en la prescripción del delito” en unos casos y en la “independencia canónica” que ampara a los colegios de órdenes religiosas en otros.

La punta del iceberg

En cualquier caso, ha asegurado que “no somos pocos los abusados. Somos la punta del iceberg, pero todos sabemos que la mayor parte del iceberg se encuentra bajo el agua. La Iglesia es muy grande pero, si no reaccionan y cambian de rumbo, les puede suceder como al Titanic”, ha advertido.

El acto se ha cerrado con un gesto simbólico, la ruptura de las denuncias canónicas, que han tirado a la basura por no ser “ilusos”, ya que han dicho desconfiar del resultado de “venir a denunciar al lugar encubridor” si las entregaban en el Arzobispado.

Además, los presentes han coreado junto a los denunciantes algunos lemas como “No es un pecado, es un delito”, “Concordato protector, obispo encubridor”, “Fuimos abusados, ahora silenciados” o “Con la prescripción no hay reparación”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.