Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Abusos sexuales’

La Pastoral Obrera de Cataluña propone sancionar a los religiosos que encubrieron abusos

Sábado, 13 de julio de 2019

no-mas-abusosManifiesto sobre los abusos sexuales a menores en la Iglesia

El objetivo es, según la Pastoral, “predicar con el ejemplo y convertir la Iglesia en un espacio seguro para los menores y otras personas vulnerables, a fin de que otras instancias donde también, y mayoritariamente, se producen abusos -familia, escuela, deporte y ocio…- puedan reflejarse”

“Sentimos en carne propia la vergüenza, la pena, la indignación y el dolor por el escándalo de los abusos sexuales a menores”

“Éste es un momento propicio para hacer examen de conciencia, todos y todas, de nuestra relación con el poder y su ejercicio”

La Iglesia expulsa del estado clerical a Bernard Preynat, el cura francés imputado por abusos

Un francés acusa en el Vaticano a monseñor Luigi Ventura por “tocamientos”

El Vaticano retira la inmunidad al nuncio investigado en Francia por abusos sexuales

La Pastoral Obrera de Cataluña ha propuesto sancionar a los religiosos que encubrieron abusos sexuales a menores, explorar la posibilidad de entrevistas de reconciliación entre víctimas y abusadores, y revisar “la visión deformada que una parte del clero tiene de la sexualidad y de la mujer”.

La Pastoral Obrera, formada, entre otras asociaciones, por Acción Católica Obrera (ACO), la Juventud Obrera Cristiana (JOC), Curas Obreros y las delegaciones de Pastoral Obrera de las diócesis catalanas, han decidido publicar un manifiesto sobre los abusos sexuales a menores en la Iglesia “después de hacer un discernimiento y dejar pasar un tiempo suficiente” tras su repercusión mediática.

“Las diversas entidades y movimientos que formamos la Pastoral Obrera de Cataluña sentimos en carne propia la vergüenza, la pena, la indignación y el dolor por el escándalo de los abusos sexuales a menores y otras personas vulnerables por parte de sacerdotes, religiosos, obispos y seglares que trabajan en instituciones eclesiales, así como los que se producen en otros ámbitos”, comienzan su manifiesto.

Tras calificar los abusos como “infames”, los miembros de la Pastoral dicen que les “repugna también, además de la comisión los hechos, como se ha abordado por parte de la Iglesia, siempre que se ha reaccionado corporativamente y repartiendo culpas, protegiendo y dando cobertura a los agresores, poniendo en riesgo nuevas víctimas (con los traslados vergonzantes) y cuando se ha negado la acogida a las víctimas“.

En este sentido, aplauden “la valentía de los papas Benedicto XVI y Francisco al abordar esta cuestión”, en particular con la última cumbre antipederastia que el Papa convocó en febrero para impulsar medidas contra el encubrimiento de los hechos.

“Es y será necesario hacer todo lo que sea “posible para reparar el daño provocado afrontando estos hechos con absoluta transparencia y hacer lo posible para que estas situaciones no se repitan nunca más”, agrega la Pastoral, que desea “que este tipo de comportamientos delictivos no vuelvan a suceder en el seno de la Iglesia”.

Por ello, proponen “priorizar la acogida de las víctimas, pedir un perdón sincero y ayudar a curar”, además de “reparar material y moralmente a las víctimas, con criterios transparentes”.

También propone “considerar y explorar la posibilidad de concertar entrevistas de reconciliación entre las víctimas/supervivientes y los agresores” y “depurar la historia, analizar e investigar los casos, aunque hayan podido prescribir, y tratarlos de igual manera que los del presente”.

Igualmente, pide “sancionar los encubridores que, con su desidia, han contribuido a agravar el problema” y “colaborar activamente e informar a la Fiscalía ante cualquier caso fundamentado y responder ante la justicia civil y canónica cuando haya delito”.

Otra de las propuestas de la Pastoral es identificar los factores de riesgo que hacen que se produzcan los abusos y prevenirlos para lo cual sugiere “revisar profundamente la visión deformada que una parte del clero tiene de la sexualidad y de la mujer y la formación al respecto que se imparte en seminarios y noviciados”.

El objetivo es, según la Pastoral, “predicar con el ejemplo y convertir la Iglesia en un espacio seguro para los menores y otras personas vulnerables, a fin de que otras instancias donde también, y mayoritariamente, se producen abusos -familia, escuela, deporte y ocio…- puedan reflejarse”.

La Pastoral Obrera considera que “este es un momento propicio para hacer examen de conciencia, todos y todas, de nuestra relación con el poder y su ejercicio con el fin de identificar cualquier situación de abuso que podamos o hayamos podido ejercer” y una “oportunidad para que, como laicado, avancemos y hagamos más nuestra la Iglesia”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

Un pastor homófobo detenido por abusar de tres hombres y un menor

Jueves, 11 de julio de 2019

2996C812-2678-4C98-9582-5BDA6BC55967Jhon Martin predicaba su animadversión contra el colectivo LGTB mientras abusaba de hombres en Alabama.

El pasado 23 de Junio, el pastor abiertamente homófobo de la Iglesia Bautista Lighthouse de Florence en Alabama, admitió ante los miembros de la iglesia que tenía relaciones inapropiadas con hombres jóvenes para después acabar renunciando a su cargo.

«Creemos que cualquier forma de homosexualidad, lesbianismo, bisexualidad, bestialidad, incesto, fornicación, adulterio y pornografía son perversiones pecaminosas del regalo sexual de Dios. Creemos que este desaprueba y prohíbe cualquier intento de alterar el género por medio de cirugía» predicaba John Martin.

Los miembros de la iglesia fueron los que informaron a las autoridades de la confesión lo que permitió a los fiscales e investigadores abrir una investigación por la que acusan a Jhon Martin de cuatro cargos de abuso sexual en primer grado. Entre esos cargos, se encuentra el caso de una víctima menor de 16 años.

«Hemos identificado varias víctimas potenciales» «Creemos que hay otros cargos por venir» dijo la fiscal de distrito Hamilton.

El pastor fue detenido bajo fianza de 60.000$ hasta la celebración del juicio. Martin se enfrenta hasta 10 años de prisión por cada cargo y el registro en la base de datos de delincuentes sexuales de por vida, si es declarado culpable.

«Creemos que puede haber otros jóvenes con los que pudo haber tenido contacto», dijo la fiscal del distrito Hamilton.

 

6D92D7FF-CB3C-4528-A3F2-9D414CDC4592

Las autoridades advierten que puede que no sean los únicos casos ya que Martin trabajó como pastor en otros estados antes de unirse a Lighthouse en Florence y hacen un llamamiento a cualquiera que les pueda aportar algo de información.

 Desde aquí toda nuestra repulsa los indeseables que usan su posición para aprovecharse de los demás y cometer delitos sintiéndose impunes.

Fuente Cromosomax

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Bautista , , , , ,

“Iglesia Católica, Apostólica y Secreta “, por Juan Carlos Claret

Sábado, 6 de julio de 2019

DdfVb91VAAAZWMF“Estoy comprometido a dar la pelea desde dentro para poner fin a esta cultura que sostenida en el secreto, ha sido abusadora y encubridora de crímenes de lesa humanidad”

“En la experiencia de la comisión Rettig y Valech, se aprecia que la existencia de un secreto en ese nivel existe previamente por derivación jerárquica”

“Bajo estos términos, ¿cómo el Ministerio Público puede avanzar sin que las víctimas tengan que ser revictimizadas?”

“El secreto profesional en los médicos, sicólogos y abogados, se encuentra regulado acuciosamente en sus códigos de ética. ¿Existe algo similar en los sacerdotes?”

El Estado de Chile se encuentra próximo a tener una nueva ley que obligará a los clérigos a denunciar el conocimiento de abusos sexuales a menores de edad. Los vacíos del proyecto, por ejemplo, circunscribir la condición de víctima en un determinado grupo etario, han pasado a segundo plano luego que fuera rechazada la indicación que pretendía excluir de este deber los abusos sexuales conocidos con ocasión del secreto de confesión. De este modo, al avanzar su tramitación sin matices, Chile podría seguir la senda inaugurada por Australia en 2018.

Como era de esperar, los principales detractores de esta iniciativa son los clérigos y el mismo mandamás de Santiago, Celestino Aós, anunció que nada puede obligarlos a romper el secreto de confesión.

Para marcar una postura clara en este debate, se hace necesario analizar el secreto en la Iglesia.

El secretismo parece ser un requisito sin el cual no se entiende la configuración institucional eclesiástica

Los intentos por echar luz en los espacios donde se toman las decisiones, parecen ser iniciativas mal vistas o se prejuzgan como iniciativas sesgadas ideológicamente. Por eso, sigue siendo regla general el secreto en el uso de los dineros, de los juicios canónicos, de las sentencias en contra de sacerdotes y de las elecciones de candidatos al sacerdocio y al episcopado. Tanto así, que desde niño me ha llamado la atención que cuando se ordena un sacerdote o llega un nuevo párroco el obispo pregunta “¿sabes si es digno?” a lo que otro cura responde que sí y a la asamblea no le queda más que presuponer que es cierto. Con el tiempo nos dimos cuenta que no nos preguntan porque si transparentaran que el nuevo párroco fue trasladado de parroquia por desfondar las arcas de su anterior comunidad o abusar de personas vulnerables, se armaría un escándalo.

Entonces, en medio de un secretismo normalizado, naturalizado e institucionalizado, lo que Norberto Bobbio estudió como Arcana Imperii o Secretos de Estado, son expresiones coherentes con la propia institucionalidad.

Actualmente hay dos Arcana Imperii que como sociedad chilena hemos tenido que enfrentar.

El primero es sobre la supuesta confidencialidad del Informe Scicluna

Si se analiza la experiencia más inmediata de instancias encargadas de reconstruir la verdad sobre crímenes cometidos en Chile, me refiero a la comisión Rettig y Valech, se puede apreciar que en ambas existió un protocolo claro y definido que, entre otras cosas, informó a los participantes de las condiciones mínimas y de la confidencialidad posterior. Así, uno podía aceptar o no la cláusula sobre el secreto del testimonio. Tanto así, que los 50 años de secreto impuestos unilateralmente por el entonces Presidente Ricardo Lagos, desde 2016 comenzó a desmoronarse gracias a la acción del colectivo Desclasificación Popular.

Sin embargo, y lo digo como alguien que participó en las misiones Scicluna 1, Scicluna 2 y en la que dirigió el arzobispo Jorge Patrón Wong en Puerto Montt, ni a mí ni a otros participantes se nos hizo firmar un documento de confidencialidad del testimonio presentado ni se nos advirtió que quedarían bajo el dominio exclusivo del Papa. Así, no fuimos pocos los que nos sorprendimos cuando Scicluna sin pudor se escudó en esas reglas del juego para no entregar el informe, lo que atenta contra la última reforma constitucional sobre protección de datos personales.

Pero, a decir verdad, ni Scicluna ni Wong necesitaban explicitarlo, porque la institucionalidad católica no requiere del consentimiento de los fieles ni de las víctimas para funcionar así.

Secreta Continere es el nombre de la Instrucción por la cual Pablo VI en 1974 reguló el secreto pontificio, donde en las hipótesis que delimita bajo secreto se encuentran los informes redactados por los legados de la Santa Sede, entendiéndose por legado pontificio no sólo a los nuncios sino a cualquier enviado por el Papa, como es el caso de Scicluna y Wong. O sea, la existencia de un secreto en ese nivel no está supeditada a la voluntad de los participantes, sino que existe previamente por derivación jerárquica, vale decir, bastando con que el enviado esté acreditado por Roma, el secreto le alcanza. Y si esto no es suficiente, la última hipótesis del artículo 1 de la Instrucción Pontificia, posibilita que todo lo que el Papa y su séquito crean necesario, quedará bajo secreto.

En ese sentido, que Scicluna haya ungido como sus inmediatos sucesores en Chile a los integrantes del Consejo de Prevención de Abusos de la Conferencia Episcopal, en la práctica resultó que los delitos por ellos conocidos antes, durante y después, sean alcanzados por el mismo secreto.

En consecuencia y bajo estos términos, ¿cómo el Ministerio Público puede avanzar sin que las víctimas tengan que ser revictimizadas?

El segundo es sobre el secreto de confesión

Al respecto, el tema es complicado pues hay aspectos prácticos y teóricos a considerar.

En un primer sentido, podríamos afirmar que el secreto de confesión reconocido a los curas, es una especie dentro de la generalidad llamado Secreto Profesional. Sin embargo, ¿es el oficio del sacerdocio una profesión?

En 2017, el fallo de primera instancia del juez Muñoz Pardo que rechazó la pretensión de las víctimas de Karadima en contra del Arzobispado de Santiago, argumentó el rechazo a la indemnización basado en que la Iglesia Católica en Chile no existe. De hecho, el reciente fallo de la Corte de Apelaciones que revierte lo afirmado en primera instancia, no se hace cargo de este punto y basado en el principio de realidad, da por hecho que existe sin ofrecer un análisis acabado. Entonces, si no existe la institución, mal podríamos sostener que existen sus funcionarios.

Alertado por lo anterior, consulté a la Dirección del Trabajo cuál era el reconocimiento legal laboral a la relación entre un sacerdote y su obispo, y grande fue mi sorpresa al leer que por más que el cura dedique su vida al sacerdocio y que el obispo disponga de él como desee, no existe una relación laboral pues la Iglesia no existe realmente sino como un “fenómeno antropológico”.

Yo no comparto dicha interpretación y me encuentro realizando un estudio pronto a terminar para intentar demostrar lo contrario, pero si nos regimos sólo por lo hasta aquí señalado, ¿podemos homologar un sistema de creencias antropológicas como lo aborda la actual legislación, a una profesión?

El secreto profesional en los médicos, sicólogos y abogados, se encuentra regulado acuciosamente en sus códigos de ética. ¿Existe algo similar en los sacerdotes? Luego, ante las faltas que se puedan cometer en el ejercicio de la profesión, existe todo un mecanismo gremial para sancionarlo. ¿Podríamos reconocer aquello en el Derecho Canónico? A mi juicio, no, toda vez que ese cuerpo normativo no sobrevive un examen de constitucionalidad, pues tiene disposiciones que vulneran abiertamente las normas y principios propios de la República.

En consecuencia, al no ser una actividad profesional, he aquí un argumento para no reconocer el secreto de confesión, a no ser que comencemos a asumir el sacerdocio como una profesión con su consecuente reconocimiento de estatus laboral, con las obligaciones conexas que tanto quite le hacen los obispos.

Pero, asumiendo que todo lo anterior ocurra, creo que el principal problema de esta parte accesoria del proyecto de ley radica en que puede caer en lo que se denomina “inflación legislativa”, pues ¿cómo se aterriza en la práctica? ¿Por qué suponemos que el cura conoce la identidad del penitente? ¿Podemos acusar de encubridor a un cura que no tiene idea de a quién denunciar porque confesó detrás de la rejilla del confesionario? Frente a esto, hay curas y obispos que apuntan a la posibilidad de establecer normas claras que condicionen la absolución a la entrega del penitente a la justicia, pero sin una actividad gremial que lo regule, no tiene mucho asidero en la realidad.

Entonces, compartiendo la iniciativa, al hacerse realidad me preocupa que no se pueda llevar a cabo.

Es por eso que a lo mejor, todas estas complicaciones se disipan si a partir de esta discusión repensamos el ejercicio del sacramento de la confesión, pues hasta antes de los manuales de los monjes irlandeses, hasta el siglo XII la confesión consistía en el reconocimiento público de la condición de pecador, así, en general. Fue con la intensidad de la persecución imperial que dicho reconocimiento público tuvo que contener una relación de hechos más acabada, pues habían apóstatas (el que ante las torturas rechazó la fe cristiana) o “confesores” (en el sentido penal que el cristiano confesaba cometer el delito de ser creyente como una especie de delación compensada).

Tal vez repensar este sacramento nos libere del sitio empantanado en el que estamos, pues al hacerlo redescubriremos que la ofensa (sea delito y/o pecado) es una acción que, entre las complejidades que nos muestra el Evangelio, daña a la comunidad y que, en consecuencia, la reconciliación debe ser con ella… No en una experiencia intimista, enajenada de la realidad y que ha sido, dada la asimetría absoluta del confesor y la absoluta vulnerabilidad del confesante, caldo de cultivo para los abusos sexuales y, con mayor preeminencia en los curas castrenses, del silenciamiento de la verdad histórica acerca de crímenes en el Chile reciente.

No sé Usted, pero cuando hice mi confirmación a los 16 años, nadie me dijo que existía todo este entramado del secreto. Y ahora que lo descubrí teniendo un gran sentido de pertenencia a la Iglesia, entendida como comunidad de creyentes, estoy comprometido a dar la pelea desde dentro para poner fin a esta cultura que sostenida en el secreto, ha sido abusadora y encubridora de crímenes de lesa humanidad.

Fuente Religión Digital

Espiritualidad, Iglesia Católica , , ,

“Hechos y futuros desafíos de la cumbre anti pederastia”, por Edgard R. Beltrán

Jueves, 27 de junio de 2019

no-mas-abusosLa pasada cumbre antipederastia clerical celebrada en el Vaticano, (21-24 febrero, 2019) fue un buen parto, no como el parto del monte, que después de mucho esfuerzo parió ratoncitos, según la fábula (RD 2-17-19). Fue un gran HECHO, un re-inicio eclesial histórico, pero fue limitado. Dejó una TAREA FUTURA de copernicanas proporciones, obligatoria, urgente. Tarea que exige una previa y simultaneaA CTITUD continua– desde los cimientos y en las entrañas de la comunidad eclesial universal.

No nos podemos escapar de tan impresionante desafío. Viene a nuestro corazón el acertado sentimiento de nuestro cercano compañero de camino y de tarea, el obispo de Roma y párroco del mudo, nuestro querido Francisco, en Laudato Si, 61: “La ESPERANZA nos invita a reconocer que siempre hay una salida, que siempre podemos reorientar el rumbo, que siempre podemos hacer algo para resolver los problemas.”

I-LOS HECHOS.

La cumbre fue un gran hecho, un re-inicio eclesial histórico. Vimos y fotografiamos una Iglesia “comunidad sinodal”. Pedro estaba en “camino- junto con” (en griego: “sin”-con, “odos”-camino,) sus hermanos de todo el planeta, en una forma especial que era la primera en la historia. Pedro, a ejemplo del caminar de Jesús con su comunidad, estuvo con sus hermanos obispos presidentes de cada Conferencia Episcopal de todos los países del planeta. Ahora Francisco re-inicia ese estilo eclesial en una Iglesia del siglo 21, según su sentir. Es Pedro, el mismo que tantas veces antes en la historia ha caminado solo, con diversas consecuencias, quien ahora decide hacer “el camino junto a” la comunidad universal, una Iglesia Sinodal. El tópico que los convocó fue dolorosa y escandalosamente vergonzoso, pero mundialmente público e inaplazable. Pedro habría podido tratarlo solo, era lo acostumbrado, y usar “el estilo católico: ante un problema, se escribe un documento”. Ahora Francisco toma una nueva y distinta decisión, una eclesiología hecha vida, hacer realidad una Iglesia Sinodal, que en común-unión hace camino.

Además, AHORA ESTRATÉGICAMENTE, es el método apropiado para adelantar esta gigantesca tarea. Pedro, solo, puede dar decretos que el Pueblo ignorante y aislado los desconocerá y por los cuales los enemigos lo apedrearán. Pedro y Pueblo, Pueblo y Pedro acertarán, formarán el irrompible lazo de tres cuerdas -“funiculus triplex”- que cambiará la historia, e inutilizarán los macabros embistes de enemigos, quienes ojalá, Oh Alá, avergonzados y arrepentidos nos alegrarán con su regreso. La Cumbre es un re-inicio que coloca a Francisco entre los grandes constructores de la historia, una historia para continuarla.

Pero fue un hecho limitado. Sí hubo participación de toda la Iglesia, pero pobre en representación y débil en proceso de participación. Es comprensible, era un comienzo. No es crítica negativa, es conciencia agradecida que nos obliga a mejorar.

Se careció de un “PROCESO de participación”. Sí hubo “consulta” que resultó en un “documento de trabajo”, todo a nivel de obispos presidentes de cada Conferencia Episcopal. Un gran comienzo, pero faltó todo el resto de la Comunidad Eclesial. No vale eso de que al hablar el obispo solo, habla toda la comunidad eclesial. La comunidad eclesial comienza en Carmencita, Víctor, Juanita, Luis, Lucila, Jacinto, Lola, Ricardo, Dolores, César. Ellas y ellos son bautizadas y son bautizados, es decir ellas y ellos son “consagradas y consagrados”, y son la base inicial e insustituible de la comunidad eclesial universal. Ellas y ellos gozan del privilegio y disfrutan del deber de participar, de actuar, de hablar. Esa presencia y esa voz no se pueden omitir, tienen que ser parte de la comunidad universal. ¿Esto es muy difícil? No. Es algo más que difícil. Esto es un milagro. Es el milagro que realiza Aquel quien a CADA BAUTIZADA Y BAUTIZADO LO TRANSFORMA EN OTRO MIEMBRO VIVO DE UN ÚNICO JESÚS. Qué diferentes serían los 20 siglos de cristianismo y de humanidad si se le hubiese permitido a Jesús realizar esta milagrosa realidad. Nosotros, en oposición, hemos construido horriblemente lo que ha producido tanto mal, la pirámide eclesial.

Por esto ahora, la “Iglesia Sinodal” es ese milagro de un único Jesús que está presente vivo y activo en todas y en todos y en cada miembro. Francisco la re-inicia. Es parte de la TAREA que tenemos por delante. Construir un PROCESO DE PARTICIPACIÓN: a partir de cada persona, luego llegar a un pequeño grupo de esas personas en la base. De allí llegar al nivel eclesiástico de parroquia o de movimiento especial o de vecindario. Luego llegar al nivel eclesial de “Iglesia particular” en la diócesis. De allí extenderse a un nivel socio-eclesiástico de una región. De todas las regiones llegar a un nivel nacional. -Hasta este nivel ya hay experiencias iniciales, como los Encuentros Nacionales Hispanos de Pastoral en Estados Unidos. Sí es posible el milagro y se puede perfeccionar.

Además, en una Iglesia Sinodal Universal hay que llegar al nivel de región internacional cubriendo regiones semejantes de varios países similares. Así llegar al nivel universal. Luego se desciende por los mismos niveles hasta llegar a cada bautizada y a cada bautizado, algo más factible hoy, ayudan los medios técnicos existentes. Todo para bien de la humanidad de la cual la Iglesia Sinodal es luz, sal y fermento del Reino, cuya esencia es amar. Ya Francisco comenzó este “proceso de participación” de la “Iglesia Sin-odal”. Tenemos que “echar palante. De patrás, ni pa tomar impulso.” Somos 1,313 millones de bautizadas y bautizados, somos el 17,7% de la humanidad, todas y todos llamados al PROCESO DE PARTICIPACIÓN DESDE LA BASE Y HASTA LO UNIVERSAL.

La “representación” es otro hecho pobre de esta cumbre. Valioso el hecho de que estaba representada la casi totalidad de los países del planeta, en los obispos presidentes de las conferencias episcopales, eficacia de Francisco. Con GRAN RESPETO pero sin ingenuidad vimos lo limitado. Hubo casi solamente hombres. A ellos los vimos ciertamente honrados, con la mejor intención y buena voluntad. Pero estaban nerviosos, tanto por el tema que los había reunido, el mundial y vergonzoso escándalo de la pederastia clerical católica, como especialmente porque todos los sacerdotes pederastas, todos, el 100%, sin ninguna excepción, eran parecidos a ellos: hombres, solteros, sin familia, clérigos. Otro aspecto, los obispos participantes eran de avanzada edad, lo que les da sabiduría pero, apartados, se aíslan.

Además, todos vestían el uniforme clerical “de negro, con falda larga hasta los pies vestidos”, con una faja de color refinadamente diferenciado según el escalafón alcanzado en la estructura piramidal del poder clerical. Este uniforme es un signo clerical, anacrónico en el tiempo, los distancia de los demás encaramándolos por encima antievangélicamente, y les condiciona obviamente su sentir, su pensar, su decidir.

Asistió una docena de mujeres, consagradas por su bautismo, la mayoría de ellas religiosas de votos especiales, todas en calidad de “invitadas”, es decir, no pertenecientes al grupo, advenedizas, silenciadas. A tres les pidieron hablar y el mundo todo se enriqueció al oírlas. Las mujeres son más de la mitad de esos 1,313 millones y ellas son las que inician en la fe a todos esos millones, incluidos los obispos presidentes presentes y a Francisco con su abuelita Rosa. Además, hombres, consagrados en el bautismo y con familia, no fueron “invitados”. La cumbre, a diferencia del monte de la fábula, tuvo un gran parto histórico, un re-inicio de la Iglesia “Sinodal”, pero fue un parto limitado. Tenemos tarea.

II- LA TAREA.

Tarea gigantesca de proporciones copernicanas, obligatoria, inaplazable, urgente. Una hoja de ruta. Tarea que no resulta directamente de la misma Cumbre, la que se vio circunscrita casi exclusivamente al tema pélvico que la había convocado, el sexo de los curas pederastas. Lo mismo está sucediendo con documentos y decisiones posteriores. Inclusive el Motu Proprio del 7 de mayo, 2019, “Vos estis lux mundi”. Pero casi no se habla de lo más esencial e indispensable, de aquello que es su CAUSA.

La tarea, la hoja de ruta, está exigida por la situación actual de la Iglesia, no sólo en lo sexual, sino en la totalidad de su deteriorado existir eclesial. La marcan certeros análisis anteriores a la Cumbre, en especial el de Francisco. La señalan acertadas expresiones de algunas intervenciones dentro de la Cumbre, como el arzobispo Rubén Salazar de Bogotá, el arzobispo Coleridge de Australia, Linda Ghisoni, sub-secretaria de Laicos, la religiosa Verónica Openibo, Valentina Alazraki, el arzobispo Marx de Alemania, el arzobispo Cupich de Chicago. Esa tarea, la hoja de ruta, la manifiestan agobiadas las víctimas. La expresa ya una buena parte del Pueblo de Dios que la hace propia. Quedan ingenuos que disculpan y corruptos que se oponen.

ESA TAREA ES LA “CONVERSIÓN ECLESIAL RADICAL”, con su ineludible, inmediata, inaplazable, urgente consecuencia, el FINAL DEL “CLERICALISMO”, causante del “Poder Abusivo” que todo lo corrompe.

Copérnico (1473-1543) fue el astrónomo polaco que contradijo lo afirmado durante todos los siglos anteriores: la tierra no es el centro, la tierra gira alrededor del sol, el sol no gira alrededor de la tierra. Casi lo queman. El Santo Oficio condenó su obra, contradecía lo que la Iglesia y todo el mundo creía y opinaba por siglos de siglos. Era un “cambio de centro”, radical, de raíz. Era una “conversión” de 180 grados. También Galileo (1564-1642), astrónomo italiano, afirmó lo mismo y también fue condenado. Pero este finalizó insistiendo que la tierra no es el centro, hay otro centro alrededor del cual ella se mueve, y dijo la célebre frase “e pur si muove”, “y sin embargo (la tierra) se mueve” Ese “cambio” fue de proporciones gigantescas. Uno de los mayores aportes al bien de toda la humanidad. Un “cambio” así de radical es a lo que la Iglesia hoy se ve enfrentada. Ni un grado menos. Hay muchos falsos centros a cuyo alrededor gira la Iglesia, y ella misma gira sobre sí misma como centro. Cambiar de “centro”, “CONVERTIRSE” es la TAREA RADICAL, obligatoria, inaplazable, urgente, y lo es para toda la Iglesia en sus 1,313 millones de bautizadas y bautizados.

Jesús en su Evangelio es quien pide y necesita este cambio radical en su Iglesia, UNA CONVERSIÓN ECLESIAL RADICAL.

Además, ahora, el horror escalofriante de la pederastia clerical es otro tremendo motivo más que le impide a la Iglesia escaparse de este cambio radical copernicano.

Pero, aunque no hubiese este factor horrible, repitamos que es el mismo Jesús quien exige este cambio radical y urgente. Ya Juan 23 gráficamente lo mostraba, soplando el polvo acumulado por siglos sobre las páginas del Evangelio. Al soplar ese polvo se puede leer algo que allí se pide hacer y no lo hacemos, y se lee algo que allí se pide no hacer, y lo hacemos, todo con daño contra la Iglesia y contra su misión propia en la humanidad.

La tarea de “la conversión eclesial radical copernicana” es REGRESAR A JESÚS EN SU EVANGELIO, EL SOL a cuyo alrededor todos giramos. Si esto se hace en serio, todo queda incluido y todo está en vía de solución. Llevamos siglos contradiciendo tanto al Evangelio que ya nos hemos hecho a la idea genial de que…. el sol gira alrededor de nuestra tierra y lapidamos a quienes digan lo contrario.

La Iglesia, cuando se hace centro, cae en ese “PODER”. Todo gira alrededor del poder clerical, poder de autoridad superior dominante, poder de conciencia esclavizada al temor de aquí y del más allá, poder de exclusión en nombre de un dios manipulado y vengativo. PODER ABUSIVO VESTIDO CON UNIFORME que exige reverencia para lograr confianza y obediencia total de alma y disponibilidad de cuerpo…Como dice Francisco, poder que al ser poder ya es dañino, y al ser poder absoluto es absolutamente abusivo. Todo esto enarbolado sacrílegamente como expresión del Evangelio. Y desgraciado quien se atreva a lo contrario, porque es señalado como anticlerical e irreverente y se le hace condenar por algunos de la feligresía. Esa feligresía víctima satisfecha de un poder abusivo experto en el manejo del síndrome de la ventriloquía, muñecos que parecen hablar, pero quien habla es quien los manipula.

La conversión “eclesial” es distinta a la conversión moral. Esta pide abandonar un vicio o un pecado. La “conversión eclesial” lleva a cambiar de “modelo de Iglesia” hasta lograr el “modelo según Jesús y su Evangelio”, cambio radical de centro con todas sus exigencias.

La “conversión eclesial” transforma a las PERSONAS, aprovecha y construye COYUNTURAS, edifica ESTRUCTURAS sólidas y permanentes, y así hace del modelo de Iglesia una presencia encarnada, real, visible y PERMANENTE de JESÚS Y SU EVANGELIO fermento del reino de amor en el planeta tierra.

La “conversión eclesial” es un PROCESO. Francisco afirma que “iniciar procesos es la forma para que sea irreversible la cura”. No es de sólo un momento, como cayendo de un caballo. Debe ser un proceso continuo, sin un paso atrás ni pasos al lado, sin distracciones, sin excusas. Es un proceso rápido, pues rápida es la realidad y hay siglos de retraso. Rápido, pero sin brincos, sin saltarse etapas, rápidamente etapa por etapa. Lo rápido no se opone a lo bueno, son dos categorías diferentes. Rápido se opone a despacio. Bueno se opone a malo. Ir por una autopista rápido es bueno, ir despacio es malo. Un número de obispos, sacerdotes, laicas y laicos ya han iniciado este proceso hace algún tiempo. Por delante tenemos a Francisco.

La “conversión eclesial” es Proceso en COMUNIÓN. Toda la Iglesia, todo el Pueblo de Dios, en estado de “conversión”, “Ecclesia reformanda”. Todas y todos, laicas y laicos, sacerdotes, obispos, cardenales, Pedro, carrieristas arrepentidos, profetas firmes, todas y todos.

La “conversión eclesial” es Proceso INDUCTIVO DESDE LA BASE. No se impone, se descubre, se ama, se apropia. Pedro junto a Pueblo, Pueblo junto a Pedro.

La “conversión eclesial” hace realidad la “IGLESIA SIN-ODAL”, pues es de todas y todos los millones de bautizadas y bautizados. No hay otra forma válida. No es moda, es exigencia esencial de Iglesia que es comunión o no es Iglesia”, como afirman los obispos en el documento de Pastoral del CELAM. Todas y todos IGUALES por la consagración en un mismo bautismo como el Pueblo Santo de Dios, en hermandad de dignidad y de misión. Común unión, -comunión-, en una misma labor de construir el reino desde el pobre. La diferencia única es el carisma personal que jamás debe causar desnivel de dignidad.

Nada de desniveles honoríficos. Ya es hora de no usar títulos de honores antievangélicos, muchos de ellos curiosamente en femenino. Ya nada de uniformes ni en bautizados ni en bautizadas. “Miren cómo AMAN” es el único uniforme. Ojalá ya en un próximo consistorio los cardenales vayan vestidos como hombres ordinarios, ellos son sencillamente párrocos de Roma, tienen allí su propio templo. Muchos opinan que un hermoso certificado firmado por Pedro podría reemplazar como símbolo toda esa vestimenta estrafalaria. El cardenal John Dew de Nueva Zelandia sugiere que se acabe con la “práctica malsana” de llamar padres a los curas y demás títulos inclusive a cardenales (RD 4-16-19).Mucha gente ya se cuestiona ¿si los obispos tienen que continuar uniformados para “mostrar su dignidad episcopal”, y sólo se quiten el uniforme cuando algunos de ellos vayan a la cárcel? Algunos obispos y muchos sacerdotes ya van dejadosanamente títulos, uniformes, distinciones que les venían facilitando gozar de un clericalismo conducente al “abuso de poder”. Las víctimas se horrorizan cuando ven a alguien con la misma vestimenta de su abusador. Desafortunadamente hay laicas y laicos más clericales que el clero y obstaculizan ingenuamente la “conversión eclesial” de todo el Pueblo de Dios.

La “conversión eclesial” es RADICAL. Agarra a todo el árbol eclesial desde su raíz y llega hasta la más pequeña hoja, es la sabía que alimenta a todo, nada ni nadie se excluye de esta bendición. No puede ser menos, tanto porque así siempre lo pide Jesús para su Comunidad con su ejemplo y con su palabra, como por lo hondo que ha caído la Iglesia ahora, como nunca antes en su historia, la profanación de niños, la pederastia clerical, a nivel universal y a nivel de todos los escalones de la pirámide clerical constantiniana. “A grandes males, grandes remedios”.

La “conversión eclesial” es INTEGRAL, incluye todo. Esto es muy copernicano, el cambio de centro giratorio. El capítulo 2 de Lumen Gentium, -toda la Iglesia como Pueblo de Dios-, fue un comienzo y es un ejemplo obligatorio. El compromiso que unos obispos firmaron en las Catacumbas al final del Concilio Vaticano II es otro valioso referente. Algunos ya iniciaron el camino, unos con su sangre, otros con su vida, ellos han mostrado lo que es la “conversión”.

Lo integral integra todo, lo interior y lo exterior, ambos aspectos. Si sólo se ve lo exterior, puede tratarse de un cambio simplemente “cosmético”. Si no se ve, queda la duda de si hay un cambio real. Según la teología de los evangelios Jesús resucitó y por eso apareció resucitado.

Lo integral es toma de conciencia inaplazable. La actual situación NO admite demoras, esta es la hora, nuestro Kairós, hay que comenzar YA. No hay que esperar a degradarse más. Es hora de alegría y audacia porque el resultado del cambio es maravilloso como casi nunca antes.

Lo integral es exigentemente concreto: se verá lo que hay que continuar y fortalecer, lo que hay que transformar, lo que hay que suprimir y acabar, lo que hay que sustituir, lo que hay que crear y construir. Jesús vive en nosotros con la fuerza de su Espíritu en la obra del Padre. ¡¡¡¡Adelante, caminantes!!!! Así estamos escribiendo unas de las páginas más bellas y provechosas de la historia. Se cayó hondo, y nos levantamos al máximo como respuesta agradecida y alegre.

La “conversión eclesial” por ser integral SE REALIZA EN TODOS LOS ELEMENTOS QUE CONFORMAN LA IGLESIA. Todos sus elementos exigen examen constructivo con sus consecuencias concretas en palabras y en obras, en MENSAJE y en ESTRUCTURAS.

SU MENSAJE:

 JESÚS: ¿Su persona es el centro? ¿Cuál Jesús (se han inventado tantos)? El PADRE: ¿Es el Dios revelado por Jesús como Amor Misericordia, un Padre, según algunos? Si es “Padre” hay que cambiar mucho en la Iglesia! ¿O es un Dios semejante a un juez del imperio romano que exige rescate para liberar al esclavo, o es el Dios que sólo perdona si recibe sangre en cambio, como dicen otros? MISIÓN DE JESÚS ¿Para qué nació Jesús y para qué vino al planeta tierra, qué misión le encomendó su Padre? ¿Vino a que lo asesinaran y así con su sangre aplacar al Dios ofendido, como dicen algunos? ¿O nació y vino al planeta tierra para dar gloria a su Padre al hacer de este planeta tierra un planeta de amor, el reino de su Padre, como él lo llamó, (Lumen Gentium, 3) y fue a causa de este reino que lo mató el poder político romano junto con el poder religioso del Sanedrín judío, como dicen otros?

¿JESÚS ESTÁ MUERTO? Así lo muestran muchos crucifijos. Pasaron 10 siglos, casi mil años, con la imagen de la cruz pero sin Jesús muerto. La primera imagen de una cruz con el muerto es del año 960! Hoy más y más vemos cruces sin muerto y además vemos cruces con Jesús resucitado que brota de la cruz. Francisco tiene en su cruz pectoral a Jesús Buen Pastor. A Jesús le cobraron caro el reino de su Padre, lo asesinaron en la peor forma de la época, desnudo y en una cruz. De eso ha quedado la CRUZ, prueba del precio que Jesús pagó a los enemigos del reino de su Padre. Pero el muerto YA NO ESTÁ MUERTO, VIVE RESUCITADO. La cruz recibe nuestras lágrimas y también en ella HOY están crucificados todos los empobrecidos de la tierra. Jesús muerto nos señala el precio que los poderes religioso y político le cobraron por construir el reino del amor, y es el precio que nosotros pagamos si tomamos en serio construir el reino. Jesús resucitado, que sale de la cruz, nos resucita con él para continuar con alegría construyendo el reino y ayudando a bajar de sus cruces, ya resucitados, a todos los crucificados de la tierra.

¿EL PADRE POR SU ESPÍRITU nos da a cada persona las cualidades necesarias (carismas) que nos capacitan en el seguimiento de Jesús en la construcción del reino? ¿Nadie es inútil, todas y todos, sin excepción, tenemos nuestra labor en esa misión del reino?

LA COMUNIDAD DE JESÚS, LA “IGLESIA”. Su finalidad: ¿Para qué existe, qué tiene que hacer? ¿Es para rezar, ir a sus templos, obedecer a los jefes de la organización y pagar contribuciones, como piensan y actúan algunos? ¿O “tiene como fin el dilatar más y más el reino de Dios, incoado por el mismo Dios en la tierra, hasta que al final de los tiempos Él mismo lo consume”, como dice Lumen Gentium, 9)? ¿Esta es la Alegre Buena Noticia, el Eu-Vangelio? (En 9 encuestas, cada una con 70 personas preparadas y activas en la Iglesia, sólo 7 personas escribieron la relación con el reino). ¿Es su finalidad dar gloria al Padre por el seguimiento a Jesús en su centralidad de pobre quedefiende” al pobre? ¿Es opcional? “Ayudar” al pobre se alaba. “Defender” al pobre es arriesgar la vida, causa martirio. Su pertenencia: ¿La Iglesia son sólo los “padrecitos” y las “madrecitas”, y es por eso que llevan uniforme, como se piensa? ¿La Iglesia son sólo los obispos, como hablan de “la Iglesia dice” y son ellos los únicos que lo han dicho? ¿La Iglesia son todos los bautizados y todas las bautizadas? ¿Los varones son miembros completos de la Iglesia, pero las mujeres no lo son, como se ve hoy? ¿Así debiera haber bautismos distintos, para varones y para mujeres? ¿Debe haber en la Iglesia niveles en dignidades, como se practica hoy? ¿En la Iglesia todos son iguales por un mismo bautismo, “todos sois hermanos”, y la única diferencia no es por honor, sino por lo específico del trabajo personal por el reino? La pertenencia a la Iglesia se identifica con su finalidad, finalidad y misión que lo es para todos y cada uno de sus miembros.

SUS ESTRUCTURAS:

La “conversión eclesial” se muestra y se asegura en las estructuras de la Iglesia. Se tienen que revisar a la luz de la revisión del Mensaje y en la misma exigente forma, inmediata YA, concreta: qué hay que continuar y fortalecer- transformar- suprimir y terminar- sustituir- crear y construir. Jesús vive en nosotros con la fuerza de su Espíritu en la obra del Padre. Sí podemos Adelante caminante! Estamos haciendo Historia, necesaria, curativa y luminosa.

La Iglesia Doméstica, la Familia: aquí el ser humano inicia su existir y su crecimiento integral. Es toda una realidad que hay que re-descubrir, valorar, aprovechar, hoy en sus diversas formas.

Nivel básico de la Comunidad Eclesial: en pequeño número, con relación interpersonal sororo-fraternal, de hermandad. Es insustituible para iniciar desde allí, como bautizado y bautizada, una real “comunión-comunidad” en las otras dimensiones de la Iglesia Sinodal. Es la base para el crecimiento integral como persona, como Iglesia y sujeto que hace historia. Es la base para pasar de ser masa impersonal a ser Comunión Sinodal. Es lo uno o es lo otro.

Parroquia: Comunión de las comunidades de su base. Es copia, en su dimensión, de la Iglesia en general. Exige la misma “conversión eclesial” de la Iglesia Sinodal. ¿Es Pueblo de Dios, o es foco infeccioso de clericalismo con su ingrediente de masa impersonal? ¿La dirección parroquial es con el laicado? ¿Qué factores dificultan su “conversión eclesial”?

La Iglesia particular, la Diócesis: ¿Es Iglesia Sinodal o es organización administrativa? ¿Hay conducción comunitaria con el laicado, varones y mujeres? ¿Está en estado de “conversión”?

Asociaciones, movimientos, apostolados: ¿Tienen la misma finalidad de la Iglesia que la realizan en su particularidad propia, o actúan en paralelismo pastoral? ¿Son laicos “acólitos”?

Universidad: ¿Camina desde el pueblo y hacia el pueblo, con la Academia como servicio?

Liturgia: ¿Si es para un Dios que es Padre”, habría que cambiar muchas expresiones y acciones? ¿Si es de gente “de hoy”, tendrá siglos de diferencias? ¿Alimenta el clericalismo?

Celibato obligatorio: ¿Para estar más disponible que un médico casado que atiende partos día y noche? ¿Para unirse más con Dios, a quien le incomoda su propio invento, la familia? Suprimir la unidad familiar es un atrevimiento y un peligro, que no causa la pederastia, pero la favorece. Seminarios: ¿hay que revisar absolutamente todo, es un desafío copernicano de 180 grados?

III- LA ACTITUD: La TAREA de la “conversión eclesial” necesita una ACTITUD previa que con entusiasmo y alegría la haga descubrir necesaria y que le siga acompañando siempre. Actitud de mucho amor- que da apertura consciente- disponibilidad sin condiciones- seria responsabilidad ante Dios y la historia- fuerte audacia- autenticidad- entrega- paciencia-sabiduría- visión profética- confianza- comunión con Dios y con todo nuestro planeta.

SE CAYÓ HONDO, PERO CON DIOS LA IGLESIA SINODAL SE LEVANTA

 

Edgard R. Beltrán, Teólogo Pastoralista

Fuente Fe Adulta

General, Iglesia Católica , ,

Oxicodona y azotes en el trasero de curas jóvenes: los abusos sexuales del ‘obispo Rockefeller’

Lunes, 10 de junio de 2019

1414CNS-BpBransfieldWEB2Al menos nueve hombres denunciaron agresiones de Michael J. Bransfield

Además de ‘sobornos’ y derroches, el informe independiente mandado a Roma que acabó con el ministerio del ex-obispo de Wheeling-Charleston detalla su comportamiento “depredador” con monaguillos

Daba dinero de la Iglesia a varias de sus víctimas, de cantidades de entre 50 y 300 dólares

El fiscal general de Virginia Occidental acusa a la Iglesia de ocultar información de abusoS. Denuncia que la diócesis de Wheeling-Charleston no colabora con su oficinas

El ‘obispo Rockefeller‘ de Wheeling-Charleston, Michael J. Bransfield, no solo ‘sobornó‘ a prelados poderosos y derrochó millones de dólares de fondos provenientes de la Iglesia en lujos personales. Su obscenidad económica también fue acompañada por abusos sexuales y de poder contra jóvenes curas y por un fomento de una cultura de miedo y de represalias y venganzas” en la diócesis, según un informe independiente de sus trece años al frente de la diócesis de Virginia Occidental mandado al Vaticano y obtenido por el Washington Post.

El informe que acabó con el mandato de Bransfield en Wheeling-Charleston en septiembre de 2018 y con su expulsión del ministerio público el pasado marzo contiene las acusaciones de al menos nueve curas que le denuncian por haberles toqueteado o besado, por haberse desnudado delante de ellos, o por haberles lanzado comentarios inapropiados de índole sexual.

El documento también incluye testimonios de cargos de la curia de Wheeling-Charleston del comportamiento “predatorio” de Bransfield con monaguillos. Una conducta lo suficientemente preocupante para establecer una norma tácita en la diócesis de no dejar nunca al obispo a solas con estos niños.

B973B9D2-ACDB-46B9-A366-2E793B9EC9C5

 Y es que la investigación de Bransfield detalla una letanía de abusos y agresiones que dejó a los jóvenes curas rotos” tras haber trabajado con el obispo. Advertencias de que “no se engordaran”. “Abrazos problemáticos“. Besos en la nuca en la habitación del prelado.

Un joven sacerdote denuncia incluso que Bransfield le azotó en el culo en el Castel Gandolfo, la anterior residencia papal veraniega en Italia, mientras que otro seminarista se queja de que el obispo le dio alcohol antes de alcanzar la mayoría de edad, y que se desnudó delante de él y le agarró hacia él, toqueteando sus genitales.

Otro seminarista relata una experiencia que encapsula la conexión entre los abusos sexuales de Bransfield y los de poder. Afirma que el obispo le obligó a sentarse en su regazo mientras le besaba.O hago eso, o tendré que reinventarme la vida”, pensaba el seminarista, que al final pudo resistir la instrucción del prelado de que se quitara los pantalones, si bien no pudo evitar que cayera en una profunda depresión tras la experiencia.

Por si fuera poco, los abusos de Bransfield fueron agravados por varios factores más. El obispo no solo abusaba de alcohol y de opioides como la oxicodona -lo que “probablemente contribuyó a su acoso y comportamiento abusivo“, según el informe- sino que también daba dinero a al menos dos de sus víctimas, de cantidades de entre $50 y $300, tanto durante como después de las agresiones, según registros financieros consultados por el Post. Es más, tres de sus colaboradores más estrechos -su vicario general, vicario judicial y su vicario para el clero- facilitaron la conducta predatoria y acosadora” del prelado, en palabras de los investigadores independientes.

Toda una trama de abusos sexuales y de poder que sigue intentando desentrañar el administrador apostólico de Wheeling-Charleston, William Lori, el también arzobispo de Baltimore. Pero el principal problema de Lori es que fue uno de los prelados que Bransfield agasajó -concretamente, con $7.500. Eso, y como responsable de la investigación independiente del ex-obispo de Wheeling-Charleston, Lori decidió borrar del informe final que mandó a Roma los nombres de los prelados que Bransfield sobornó, el suyo propio incluido.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , ,

Hermano Alois: “Al oír a las víctimas, sentimos vergüenza y una tristeza profunda”

Viernes, 7 de junio de 2019

Ohermano-alois-11-g-200x300Tuvieron lugar entre los años 50 y 80 por parte de tres hermanos diferentes, dos de los cuales murieron hace más de quince años

Si hablo hoy es porque se lo debemos a las víctimas, a sus seres queridos y a quienes buscan en Taizé un espacio de confianza, seguridad y verdad”

La primera denuncia vino en 2010. Inmediatamente, se pusieron en contacto con la víctima quien, después de un proceso de acompañamiento, ha logrado regresar a orar a Taizé

Al principio, ninguna víctima quería denunciar, pero cuando les contamos lo que pretendíamos hacer, se sintieron aliviadas y nadie se opuso”

Toda la información en 7MARGENS

Proteger, escuchar, no esconder. Sobre estos tres puntos se basa la carta escrita del Hermano Alois, prior de la comunidad de Taizé que ha denunciado ayer a las autoridades competentes cinco casos de agresiones de caracter sexual, perpetradas a menores que tuvieron lugar entre los años 50 y 80 por parte de tres hermanos diferentes, dos de los cuales murieron hace más de quince años.

En poco más de una página, el Hermano Alois habla de vergüenza y profundo dolor” al escuchar “lo que las víctimas han experimentado y sufrido“. Las denuncias se escucharon inmediatamente “con absoluto respeto”, para acompañar lo mejor posible a quienes han padecido ese dramático sufrimiento. Asimismo, el prior destaca que la legislación francesa “exige la notificación de todos los casos, independientemente del momento en que se hayan cometido los hechos”.

En este momento en el que la sociedad y la Iglesia intentan arrojar luz sobre el abuso y las agresiones sexuales, especialmente contra los niños y las personas vulnerables,  Alois explica que “este informe forma parte de una labor de verdad ya iniciada por la escucha de las víctimas”, a las que sigue dirigiéndose con su pensamiento y su cercanía.

Es posible que nuestro hablar -añade- lleve a otras posibles víctimas a dar a conocer sus casos: las escucharemos y las acompañaremos en los pasos que quieran dar”. Asimismo, el Hermano Alois subraya la responsabilidad y el compromiso de la comunidad para con la seguridad y la integridad de todos, destacando la disposición a denunciar cualquier “violación de la integridad” tanto “a las autoridades judiciales competentes” como “eclesiásticas“. Otras medidas ya adoptadas al respecto son el sitio web dedicado a la protección de las personas y una dirección de correo electrónico (protection@taize.fr) para facilitar la presentación de informes.

“Si hablo hoy -concluye- es porque se lo debemos a las víctimas, a sus seres queridos y a quienes buscan en Taizé un espacio de confianza, seguridad y verdad”.

Cuando fui contactado, inmediatamente tomé en serio el testimonio de las víctimas”. El hermano Alois de Taizé se muestra compungido después de conocerse al menos cinco casos de abusos en la comunidad fundada por el hermano Roger, entre 1950 y 1980. Ha sido la propia comunidad la que ha puesto los hechos en conocimiento de la Justicia, después de hablar con las víctimas. Lo cuenta Antonio Marujo en 7MARGENS.

“Con varias de las víctimas, hemos mantenido el contacto a lo largo del tiempo. Fue a través de este seguimiento como comprendí la profunda necesidad de justicia que sentían, necesaria para que el camino de curación de sus heridas pudieran comenzar”.

 Las víctimas, informadas en todo momento

Las víctimas, asegura el prior de Taizé, han estado informadas en todo momento de los pasos que se iban a dar. “Al oír lo que vivieron y sufrieron, sentimos vergüenza y una tristeza profunda. Es posible que esta intervención incite a otras eventuales víctimas a hablar: en ese caso, las escucharemos y procuraremos acompañarlas en todas las acciones que vayan a desarrollar”.

“Sólo trayendo luz sobre estos actos podemos contribuir a proteger eficazmente a todos los que confían en Taizé”, subraya el hermano Alois.

Una tarea que la comunidad lleva realizando desde 2010: “Cualquier agresión, antigua o más reciente, cometida contra un menor o mayor de edad, ya sea por un hermano que ha abusado de su ascendiente moral o cualquier otra persona podrá ser comunicada a la dirección de protección@taize.fr o a una asociación de apoyo a la víctima”, se puede leer en el sitio web de Taizé.

Desde entonces, la comunidad encargó a algunos de los hermanos y otras personas la tarea de escuchar a cualquiera que tuviera “conocimiento de agresiones de carácter sexual u otras formas de violencia, en particular en lo que se refiere a menores de edad”.

3D92B029-FC54-4AD8-93CB-5B4DD014EAE9

Primera denuncia, en 2010

Los primeros casos de quejas ahora reportados por las autoridades de Taizé se hizo en 2010, un mensaje de correo electrónico enviado a los hermanos, explica el 7MARGENS el hermano David, el único portugués integración de la comunidad.

Nuestro primer pensamiento va siempre a la víctima y sentimos una gran tristeza por que algunos hermanos hayan lastimado así a una persona”, afirma David. “Ha sido importante, entre todos los hermanos, hablar abiertamente de lo que las víctimas nos han dicho y de su sufrimiento. 

El proceso de diálogo con las víctimas

En esa perspectiva, los hermanos decidieron entregar a la justicia francesa los cinco casos de agresiones y, al mismo tiempo, hablar de ellos públicamente. “Fue necesario tiempo para madurar una decisión de éstas. La primera necesidad después fue hablar con las víctimas y hacerlo con ellas. Al principio, ninguna quería denunciar, pero cuando les contamos lo que pretendíamos hacer, se sintieron aliviadas y nadie se opuso”, afirma el hermano David.

Las diligencias, sin embargo, no se quedaron por ahí y los hermanos consideraron importante comunicar a responsables de diferentes iglesias cristianas lo sucedido. El hermano Alois estuvo en París y en Roma a comunicar de viva voz lo sucedido.

El último episodio de este proceso se dio este lunes, tras la comunicación del hermano Alois al procurador de la República: los hermanos reunieron a cerca de un centenar de jóvenes de todos los continentes que están en este momento en Taizé como voluntarios, explicando lo sucedido y las iniciativas tomadas.

Fuente Religión Digital

Cristianismo (Iglesias), General , , ,

CONFER convoca una cumbre antiabusos el próximo 29 de mayo

Viernes, 3 de mayo de 2019

no-mas-abusosLa vida religiosa toma la iniciativa  contra la pederastia: “Lo último es proteger a la institución, pues ha sido culpable, como diría el Papa, de un crimen execrable”, según su secretario general

Jesuitas, salesianos, dominicos o lasallianos se suman a la convocatoria. Participarán superiores mayores, religiosos/as de los consejos y responsables de comunicación de las congregaciones

Joaquim Benítez, condenado a 21 años y 9 meses de prisión

Fiscalía y víctimas del caso Maristas piden que el exprofesor Benítez ingrese en prisión preventiva

Los maristas ven “positiva y esperada” la sentencia

Obispos argentinos refuerzan el “nunca más” a la pedofilia en Roma

La Iglesia de Chile dice “No” a revelar el secreto de confesión por ley

“Esto no es una tormenta de verano. El sufrimiento de las víctimas es tan fuerte, su realidad personal ha sido tan herida, que todo lo que se haga es poco”. Con estas palabras, el secretario general de CONFER, Jesús María Zamora, anunciaba la convocatoria de la primera ‘cumbre antiabusos’ de la vida consagrada española, que tendrá lugar el próximo 29 de mayo, en colaboración con las Escuelas Católicas.

Con este gesto, la vida religiosa española vuelve a tomar la iniciativa en la lucha contra la pederastia, después de que el Episcopado se haya limitado a anunciar que ha solicitado a la Santa Sede el permiso para elaborar una normativa de obligado cumplimiento para todos.

Los religiosos no quieren esperar. “Tenemos que actuar. Se lo debemos a las víctimas, por responsabilidad histórica y por vergüenza, convencidos de que quizá hemos actuado tarde, pero no queremos cruzar los brazos y mirar para otro lado”, sostiene el religioso lasalliano en un artículo en la revista Somos Confer.

Que vayan todos los superiores mayores

Todavía no hay lugar ni participantes, aunque desde Confer se informa que se está intentando conseguir que participen la gran mayoría de superiores mayores de las congregaciones españolas. Zamora es la voz cantante de este proceso. De hecho, fue el primer miembro de la cúpula religiosa que participó -junto al obispo auxiliar de Madrid- en unas jornadas con víctimas organizadas por Religión Digital y Redes Cristianas.

La convocatoria, a la que ya se han sumado La Salle, jesuitas, salesianos o dominicos, así como muchas de las responsables de congregaciones femeninas, está dirigida, inicialmente, a superiores mayores, religiosos/as de los consejos y responsables de comunicación de las congregaciones.

Confer-superiores-respuesta-conjunta-pederastia_2076402408_9894975_660x371

Trabajar juntos, sin miedo

“Este es un problema que hay que afrontar con decisión, aunque duela, y tomar conciencia todos de que es algo primordial, preferente”, apunta Zamora, quien hace “una llamada a trabajar juntos, sin miedo a lo que haya que hacer, pues debemos cambiar la perspectiva”.

“Cuando se pone en el centro al auténtico protagonista, tristemente protagonista, la víctima, cambia el modo de afrontar las cosas”, añade el secretario general de CONFER, quien anima a toda la vida religiosa a preguntar:

“Qué necesita la víctima, qué tenemos que hacer para restaurar su honor, qué necesita en su debilidad, qué medios tenemos que poner para remediar (si es posible) el mal“.

La institución ha sido culpable

Lo último es proteger a la institución, pues ha sido culpable, como diría el Papa, de un crimen execrable”, culmina Zamora, que advierte: “No hay que bajar la guardia, éste es un problema que hay que afrontar con decisión”.

El secretario general de CONFER da las gracias a los medios por dar voz a las víctimas y permitir a la vida religiosa, “con mucho dolor, eso sí, darse cuenta de que ha habido comportamientos totalmente deleznables (volver la vista para otro lado, gestionar de forma deficiente, seguir pensando que es un problema de unos pocos o que la tormenta pasara) ¡Y no es verdad! Porque esto ha venido para quedarse”

General, Iglesia Católica , , , , , , , , ,

Violaciones grupales y abortos forzados: los horribles abusos que perpetró el cura Renato Poblete

Viernes, 3 de mayo de 2019

Captura-Mega-8-700x336 El jesuita chileno “me obligó a abortar tres veces”, denuncia Marcela Aranda

“Me llevaba donde otros hombres, con los rostros cubiertos, para que me violaran y me golpearan por turnos, mientras él miraba”, denuncia la ingeniera y teóloga

“Fueron ocho años de martirio. Me fue despedazando palmo a palmo hasta que no quedara nada en mi”

Las víctimas de Karadima la elogian: “Qué mujer más impresionante y con un alma enorme”

 Ordenan fundir estatua de sacerdote denunciado por abuso sexual en Chile

Tras la denuncia de la teóloga Marcela Aranda, docente de la PUC: Los jesuitas chilenos confirman nuevas denuncias de abusos contra el cura Renato Poblete

Arropan a la denunciante del jesuita Renato Poblete: “Cuenta con nuestra oración y ayuda”: Laicas de la Iglesia chilena claman: “Ninguna mujer debe ser víctima de abuso, manipulación o violencia”

Marcela Aranda, denunciante del sacerdote Renato Poblete -expárroco del Hogar de Cristo- realizó, en una entrevista con AhoraNoticias, un descarnado relato de los abusos que cometió en su contra el fallecido sacerdote.

La mujer, ingeniera mecánica y teóloga, contó que “él comenzó a abusarme sexualmente con mucha violencia. Me llevaba donde otros hombres, con los rostros cubiertos, para que me violaran y me golpearan por turnos, mientras él miraba”. Todo ocurrió en la década del 80 y terminaron en los años 90.

Luego indicó que “fue un periodo de ocho años de abuso. Es un abuso de conciencia, poder y sexuales”. Manifiesta que decidió hablar porque “contando algo de mi historia puedo ayudar a muchas personas a salir de su dolor”.

La mujer, que en ese entonces tenía 19 años, agrega que “lo que más me hace sufrir es que él me obligó a abortar, y no solo una vez, tres veces, agregó.

Detalla que los abusos de Poblete fueron en las oficinas del Hogar de Cristo, en su casa y en distintos lugares. “Fueron ocho años de martirio. Me fue despedazando palmo a palmo hasta que no quedara nada en mi”, confidencia.

Asegura que el religioso se aprovechó de la fragilidad de su entorno familiar en el tiempo que ingresaba a la universidad. Seré tu padre de ahora en adelante y yo te voy a cuidar”, afirma que le dijo el cura. “Nunca imaginé que una bestia como Poblete podría transformarlo en un abuso”.

Más adelante indica que contó su situación al padre Juan Ochagavía, ex Provincial de los Jesuitas. Con él que conversó en varias ocasiones.  “Le conté lo que me estaba pasando, le presenté un escrito y no recibí ninguna respuesta, mientras los abusos se seguían repitiendo”.

Dice que después terminaron los abusos porque el padre Poblete se entusiasmó con otra niña. “Yo he pensado mucho en esa chica”, expresa con pena.

Tras dos intentos de suicidio, amigos y cercanos la ayudaron a salir adelante. Junto con precisar que sigue siendo católica, cuenta que ahora disfruta de su hija. “Ella me ha hecho vivir, mi hija le dio sentido a mi vida”.

Al conocer las denuncias la Compañía de Jesús inició una investigación canónica, la que ya acumula diez denuncias de abusos sexuales contra el expárroco del Hogar de Cristo, fallecido en 2010.

Por su parte, Juan Carlos Cruz, José Andrés Murillo y James Hamilton, víctimas del cura pederasta Fernando Karadima y ahora conocidos activistas anti-pedofilia, mostraron en las redes todo su “cariño, respeto y apoyo” a Marcela Aranda tras su desgarrador testimonio.

Estoy descompuesto con el relato de la valiente Marcela Aranda. Cuánto dolor y cuánta valentía. Qué mujer más impresionante y con un alma enorme. Miserable Poblete y todos los que lo encubren”, tuiteó Cruz.

“Cuando uno piensa que te has puesto más resistente, oyes a sobrevivientes y sufres con sus relatos”, agregó. “Oyes el de la gran Marcela Aranda y te descompone. Poblete acompañó a mi papá mientras moría a los 39 años, amigo de mi familia. Se merece el infierno por todo el mal que ha causado.

“Yo te creo y admiro tu valentía, Marcela Aranda”, tuiteó por su parte Murillo, tachando a Poblete de “abusador asesino de cuerpos y de almas”. Sentimientos a los que se sumó Hamilton, elogiando la “dignidad, coraje [y] ejemplo” de Aranda a la vez que denunció a la “basura” de Poblete.

“Qué valor de mujer, ¡solo gracias totales!”, finalizó Hamilton.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

La archidiócesis de Nueva York publica una lista de 120 clérigos acusados de abusos

Martes, 30 de abril de 2019

no-mas-abusosIncluye a obispos, sacerdotes y diáconos diocesanos, pero no a religiosos

Reafirma su compromiso de ofrecer “asesoramiento profesional” y “atención pastoral” a las víctimas

La Iglesia chilena tendrá que denunciar los casos de abusos… incluso bajo secreto de confesión

La Arquidiócesis de Nueva York (EE.UU.) ha publicado una lista de cleros acusados de abusar sexualmente de menores o de poseer pornografía infantil, anunció la propia arquidiócesis en un comunicado de su página oficial.

El listado está conformado por un total de 120 religiosos, entre obispos, sacerdotes y diáconos, que pertenecieron a esa arquidiócesis en concreto. No obstante, su inclusión no establece ni implica que sean culpables de un delito o responsables de cualquier reclamo civil, advierte el documento.

La mayoría de los clérigos involucrados cumplen una o varias de las siguientes características:

Fueron “acusados de manera creíble”
Están expulsados permanentemente del ministerio
Admitieron el alegato
Llegaron a un acuerdo civil
Se encuentran a la espera de una decisión final canónica 
Ya habían muerto o estaban fuera del ministerio al momento de las acusaciones en su contra

La arquidiócesis subraya que no fueron incluidas personas de otras órdenes o institutos que ya hayan sido acusados por sus propias congregaciones ni los ordenados en otras diócesis. Asimismo, ha puesto de manifiesto que la información podrá ser actualizada en caso de descubrirse nuevas pruebas o de que surjan acusaciones adicionales “creíbles” de abuso sexual.

La misiva asegura que se ha ofrecido ayuda a todas las víctimas de abuso mediante un coordinador asignado que proporciona “atención pastoral”.

Todas las víctimas también reciben asesoramiento profesional por parte de un consejero de su elección. La arquidiócesis paga por este asesoramiento y cualquier víctima, sin importar la edad, recibe ayuda”, subraya la publicación.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , ,

La increíble historia del cura que se enfrentó a los abusos del clero… en 1948

Sábado, 27 de abril de 2019

padre-Gerald-Fitzgerald_2115398528_13540544_660x371La vida y obra del padre Gerald Fitzgerald desmonta la tesis de Benedicto de que la pederastia empezó en los 60

El sacerdote siempre soñó con llevar a los curas pederastas a una isla desierta, convencido de que no se podían rehabilitar, e incluso pagó una entrada de 5.000 dólares para una isla en el Caribe en 1965

Ya en 1963, recomendó al Papa Pablo VI la laicización incondicional de los sacerdotes que abusan de niños

National Catholic Reporter’ carga contra la carta de Ratzinger sobre los abusos: “Un acto de sabotaje”

El Nuncio en Francia, interrogado por la Policía por agresiones sexuales

Costa Rica aprueba una ley anti-abusos impulsada por víctimas de un cura pederasta

A pesar de lo que piensa el Papa Emérito Benedicto XVI, los abusos en la Iglesia no empezaron en los años 60. Más bien, se podrían remontar incluso a la época del propio Jesucristo, quien en opinión de la teóloga Rocío Figueroa fue humillado sexualmente en su Pasión. Empezaran cuando empezaran, el sacerdote estadounidense Gerald Fitzgerald se enfrentó a los abusos del clero ya en 1948, y pasó más de dos décadas intentando advertir a los obispos norteamericanos, e incluso al Papa Pablo VI, del peligro que representaban los curas pederastas.

La increíble historia de Fitzgerald empieza en 1947, cuando el cura, que entonces tenía 53 años, compró un terreno de dos mil acres en Jemez, Nuevo México, para establecer un centro de tratamientos para curas luchando contra el celibato o la adicción al alcohol. Fitzgerald, miembro de la Congregación de la Santa Cruz, una nueva orden, los Siervos del Paráclito, para atender a los sacerdotes en apuros.

La nueva Congregación pronto empezó a recibir sacerdotes que habían abusado de menores, y Fitzgerald empezó a tratarlos con los mismos métodos -sobre todo, espirituales- con los que trataba a los demás presbíteros huéspedes del centro. Pero rápidamente cambió de parecer, e intentó frenar la llegada de los curas pedófilos. “La experiencia nos ha enseñado que estos hombres son demasiado peligrosos para los niños de la parroquia y del barrio como para justificar que los recibamos aquí”, escribiría Fitzgerald en una carta años después. Pero a pesar de su negativa a recibir a los pederastas, obispos alrededor del país seguían mandándolos a Jemez. Fitzgerald se convenció de que no podían ser tratados, de que no se podía fiar de que fueran a vivir una vida célibe y que debían ser laicizados, incluso contra su voluntad.

padre-Fitzgerald-centro-tratamiento-Jemez_2115398529_13540581_667x375El padre Fitzgerald, en el centro de tratamiento de Jemez

“Las conversiones reales son muy excepcionales”

Fue entonces cuando Fitzgerald empezó su cruzada para que ningún obispo volviera a asignar a una parroquia a ningún cura acusado de pedofilia. Como en septiembre de 1952, cuando escribió al entonces obispo de Reno, Nevada:

“Yo me inclinaría a favorecer la laicización para cualquier sacerdote, con pruebas suficientes, que manipule la virtud de los jóvenes, siendo mi argumento, desde aquí en adelante, que la caridad al Cuerpo Místico debería tener precedencia sobre la caridad al individuo, y cuando un hombre ha caído tan lejos del propósito del sacerdocio lo mejor que se le debe ofrecer es su Misa en la reclusión de un monasterio. Es más, en la práctica, las conversiones reales son muy excepcionales… Por lo tanto, dejarlos en servicio o vagando de diócesis en diócesis contribuye al escándalo o al menos al peligro próximo al escándalo”.

“Una nueva diócesis solo implica pastos verdes”

El_padre_Gerald_Fitzgerald_con_el_Papa_Juan_XXIII_en_1961O en septiembre de 1957, cuando Fitzgerald escribió al entonces obispo de Manchester, Nuevo Hampshire, observando que el “arrepentimiento y enmienda” en los curas pedófilos es a menudo “superficial y, si no formal al menos subconscientemente, motivado por el deseo de volver a estar en condiciones en las que pueden seguir sus actividades habituales“. “Una nueva diócesis” para los sacerdotes pederastas “solo implica pastos verdes”, advirtía Fitzgerald, quien también lamentó en esta misiva al obispo de Manchester la deferencia con la que las autoridades civiles trataban en la época a los curas católicos. “Nos sorprende descubrir con qué frecuencia a un hombre que estaría tras las rejas si no fuera un sacerdote se le confía el cura animarum [el cuidado de las almas]”, escribía Fitzgerald.

El sueño de una isla para los curas pedófilos

El sueño del cura Fitzgerald, que se articuló por primera vez en 1957, siempre fue llevar a todos los curas pederastas con los que cruzó caminos a una isla, lejos de la sociedad, convencido de que nunca podrían ser rehabilitados. Tal y como lo explicó en una carta al entonces arzobispo de Santa Fe, cofundador de los Siervos del Paráclito:

“Estos hombres [los curas pederastas] son diablos y la ira de Dios viene sobre ellos y si yo fuera obispo temblaría cuando no los he reportado a Roma para la laicización involuntaria… Es para esta clase de serpiente de cascabel que siempre he deseado el retiro en la isla – pero incluso una isla es demasiado para estas víboras… Cuando me vea con el Santo Padre voy a hablar de eso con Su Santidad”.

En 1965, Fitzgerald pagó incluso una fianza de 5.000 dólares para una isla en el Caribe, que en aquel entonces estaba en venta por 50.000. No pudo ser este proyectado régimen de aislamiento para los curas pederastas -en parte porque el nuevo obispo de Fitzgerald no quería poseer ninguna isla- y el cura se vio obligado a vender la parte que había adquirido.

Una reunión con Pablo VI

El_padre_Gerald_Fitzgerald_con_el_Papa_Pablo_VIAún así, el trabajo del cruzado anti-abusos continuó. En abril de 1962, Fitzgerald respondió a una consulta del entonces Santo Oficio en Roma sobre el “tremendo problema que representa el cura quien a través de una falta de autodisciplina sacerdotal se ha convertido en un problema para la Madre Iglesia”. Recomendó al Vaticano que se incorporara en los seminarios “una enseñanza más distinta del castigo severo que implica la manipulación de la inocencia (o incluso, la no inocencia) de los pequeños”. Los curas que “han caído en pecados repetidos… y especialmente el abuso de niños… deberían ser presentados con las alternativas de una vida recluida en la protección de los muros de un monasterio o la laicización completa”.

En agosto de 1963, Fitzgerald se reunió con el recién elegido Papa Pablo VI, para advertirle de los peligros de los curas pederastas. Como escribía en una posterior carta al Papa Montini:

“Personalmente, no soy optimista en cuanto al regreso al servicio activo de curas que han sido adictos a prácticas anormales, especialmente pecados con los jóvenes… Cuando hay indicios de incorregibilidad, por el tremendo escándalo que se da, yo encarecidamente recomendaría la laicización total”.

Hoy día, el recuerdo de la cruzada de Fitzgerald suscita reacciones diversas. Por un lado, hay quienes han utilizado su vida y obra para demostrar, incluso en los tribunales, que la jerarquía, en los Estados Unidos y en Roma, sabía del alcance de la plaga de la pederastia entre el clero mucho antes de que estallara el escándalo de Spotlight en Boston en 2002. Por otro lado, algunos agradecen su memoria pero descartan las tesis y los métodos de Fitzgerald por su carga emocional y su falta de rigor científico, ya que el cura siempre favorecía el tratamiento “espiritual” y desconfiaba de la psicología y la psiquiatría. Razón esta última por la que acabó perdiendo el control en 1965 de la Congregación que fundó, muriendo cuatro años después en 1969.

Sea cual sea la manera en la que la historia le juzgue, el testimonio de este valiente cura, adelantado a su tiempo, es prueba de que la crisis de los abusos es mucho más compleja que algunos, incluido el Papa Emérito, nos harían creer.

General, Iglesia Católica , , , , , , , ,

Los “archivos de la perversión” de los Boy Scouts

Sábado, 27 de abril de 2019

scout_gay7.819 miembros abusaron de 12.254 menores

Los datos revelan que casi 8.000 personas de la organización estuvieron relacionadas con los abusos perpetrados en la organización de los Boy Scouts de Estados Unidos

Parten de un registro privado de personas acusadas de abusos o mala conducta, empleado para prevenir el reingreso de dichos individuos

Hay 7.819 documentos codificados, que equivalen a 7.819 involucrados en abusos, y se han identificado 12.254 víctimas

De acuerdo a la nueva Ley para Menores Víctimas de Abuso Sexual del estado de Nueva York, que entrará en vigor el próximo agosto, todas la víctimas de abusos sexuales tendrán un plazo de un año para denunciar a sus asaltantes sin importar los años transcurridos

Los Boy Scouts de Estados Unidos registraron desde la década de los 40 a un total de 7.819 personas relacionadas con su organización que supuestamente abusaron de menores, según un testimonio de una colaboradora difundido por una firma de abogados.

Se trata de la cifra ofrecida el 30 de enero por Janet Warren, una colaboradora de los Boy Scouts, durante un juicio en el estado de Minesota y sobre la que ha insistido en una rueda de prensa en Nueva York el abogado Jeff Anderson, cuyo despacho se dedica a defender a víctimas de abusos sexuales.

Los documentos de la perversión

Warren colaboró con los Boy Scouts a partir de 2013 para analizar un registro privado de personas acusadas de abusos o mala conducta, empleado para prevenir el reingreso de dichos individuos.

En 2012, la Corte Suprema del estado de Oregón permitió la publicación de parte de dicha lista, cuyos datos son conocidos como «los documentos de la perversión» y los Scouts han mantenido lejos de los focos.

Más de 1.200 líderes y otros adultos de la organización fueron entonces identificados como presuntos autores de abusos en dicho registro, que fue difundido por internet.

Según el testimonio de Warren ante el juez, la colaboradora fue contratada por los Boy Scouts para revisar todos los documentos del registro, desde 1944 hasta 2016, lo que le llevó cinco años.

190424115610-01-boy-scouts-exlarge-169

«Codificamos 7.819 documentos, lo que significa que hay 7.819 personas que ellos creen que estuvieron involucradas en abusos sexuales a menores», dijo el pasado 30 de enero Warren.

Según esta profesora de la Universidad de Virginia, en los documentos pudo identificar 12.254 víctimas.

Warren explicó que estas listas se realizaron para evitar que esas personas, expulsadas de la organización, pudieran volver a entrar, para lo que mantenían un equipo de 17 personas comprobando los nombres de los nuevos candidatos con las listas de supuestos acusadores.

La firma de abogados aseguró hoy que 130 de estos supuestos acusadores fueron registrados en Nueva York y otros 50 en la vecina Nueva Jersey.

De acuerdo a la nueva Ley para Menores Víctimas de Abuso Sexual del estado de Nueva York, que entrará en vigor el próximo agosto, todas la víctimas de abusos sexuales tendrán un plazo de un año para denunciar a sus asaltantes sin importar los años transcurridos desde que se produjo el delito.

A partir de este primer año de gracia, las víctimas solo podrán presentar cargos penales contra los abusadores sexuales hasta que hayan cumplido los 28 años, aunque podrán tomar acciones civiles hasta que cumplan los 55.

Fuente Agencias/Religión Digital

General , , , , , ,

Rocío Figueroa: “Jesucristo fue víctima de abusos sexuales”

Martes, 16 de abril de 2019

Jesucristo-abusado_2111198916_13505110_660x371La teóloga peruana aporta sanación a las víctimas del Sodalicio con una nueva teología

“Durante su Pasión, el Señor fue obligado a desvestirse delante de 500 soldados y probablemente también fue crucificado desnudo”

“Si sigues a Jesús y ves a las víctimas, verás el rostro de Jesús en las víctimas, que Jesús sufrió lo mismo”

“La realidad es que Jesús murió desnudo. La finalidad no era solo matar a la víctima, sino también humillarla, humillarla sexualmente”

Jesucristo fue víctima de abusos sexuales, y ya va siendo hora de que la Iglesia lo admita, según la teóloga y superviviente del Sodalicio en Perú, Rocío Figueroa. Por al menos tres razones. Porque la tesis es plenamente consistente con los relatos de los Evangelios. Porque reconocerlo podría ayudar a la Iglesia a fomentar de cara al futuro ambientes más seguros para los niños y otras personas vulnerables, y también a replantearse su visión “platónica y negativa” de la sexualidad en general. Pero sobre todo, porque admitir que Jesucristo sufrió agresiones de este tipo puede ayudar a otras víctimas a curarse y a sanarse, sabiendo que el hombre que se venera en el cristianismo como “hijo de Dios” padeció los mismos dolores que ellos.

Figueroa, profesora de teología sistemática en el Good Shepherd College de Auckland, Nueva Zelanda, habló con Crux con ocasión de la presentación del nuevo estudio que ha escrito junto con el teólogo David Tombs“Reconociendo a Jesús como víctima de abuso sexual: respuesta de sobrevivientes del Sodalicio en el Perú”. La también investigadora externa en el Centro de Teología y Asuntos Públicos en la Universidad de Otago explicó que el estudio analiza las reacciones de ocho víctimas del Sodalicio de Luis Fernando Figari a la idea de que Jesucristo fue víctima de abusos.

“No quisimos hacer conclusiones generales”, apuntó la teóloga, a propósito de lo que calificó como un estudio de pequeño tamaño “no cuantitativo, sino cualitativo”. “Quisimos profundizar en las respuestas de los supervivientes“.

La “humillación sexual” del Señor

No fue un mero ejercicio retórico presentar al Señor como víctima a estos supervivientes, sino todo lo contrario. Los mismos Evangelios describen con todo lujo de detalles los abusos que sufrió. “Jesús fue obligado a desnudarse” durante su Pasión, recordó Figueroa, explicando que los romanos “le obligaron tres veces a desvestirse, y ello en frente de un grupo de 500 soldados”. Nada más y nada menos que un ejercicio de “humillación sexual”.

“También era una práctica común crucificar a los prisioneros totalmente desnudos”, profundizó la teóloga, recordando que en el Evangelio de Juan los soldados le quitan la ropa al Señor y se la reparten.La realidad es que Jesús murió desnudo. La finalidad no era solo matar a la víctima, sino también humillarla, humillarla sexualmente”, aclaró, poniendo en entredicho la representación de Jesús en la cruz cubierto por un paño. “Quizás sintieran que era demasiado escandaloso, demasiado fuerte, demasiado chocante ver a un Jesús tan humano, tan realista”, especuló la teóloga acerca de por qué surgió la tradición del llamado “lienzo de pureza”.

55a9780a-f0df-4852-ae5f-8c487fc795d6Crucifixión de Cristo. 1890. Max Klinger.
Museum der Bieldesde

Ver el rostro de Jesucristo en las víctimas

¿Cómo acogieron entonces los supervivientes del Sodalicio entrevistado por Figueroa y Tombs este relato de Jesucristo como víctima de abusos? Aunque les conmocionó la idea, explicó Figueroa, coincidieron en que fue probablemente lo que pasó desde un punto de vista histórico. Y aunque algunos supervivientes observaron que presentar a Jesús como víctima poco les va a ayudar a las víctimas que ya no se consideran cristianos, todos se pusieron de acuerdo en que el relato puede ayudar, y mucho, a la Iglesia como institución.

Según relató la teóloga, los supervivientes “dijeron que el problema es que la Iglesia nunca se ha enfrentado a la realidad de la sexualidad de una forma saludable [y] si [obispos y curas] no pueden ver también la sexualidad de Jesús, la sexualidad de los seres humanos, no pueden ver la perversión que es el abuso sexual”. “Si sigues a Jesús y ves a las víctimas, verás el rostro de Jesús en las víctimas, que Jesús sufrió lo mismo”, explicó Figueroa.

“Una consolación grande”

Y es que hasta que la Iglesia se humille y admita la realidad de los abusos que sufrió el hombre al centro de su fe, culto y doctrina no habrá sanación ni solución a la crisis de agresiones sexuales por la que actualmente atraviesa, alertó Figueroa. “Si vemos a Jesús en su realidad humana, que él sufrió humillación sexual y sintió lo que siente una víctima, es poderoso. Sintió vergüenza en su cuerpo. Sintió escarnecido, vulnerable, lo que siente una víctima cuando su cuerpo está expuesto sin respeto”.

Pensar así, al menos, ha ayudado a la teóloga, quien admitió que la idea de un Jesucristo abusado le “consoló”. “Cuando estás en la crisis, piensas que Dios te abandonó”, confesó, acerca de lo que sufrió ella. “Así que, cuando ves que Jesús sufrió, Jesús sabe lo que yo he vivido, es una fuente de consolación grande”.

Fuente Religión Digital

Biblia, Cristianismo (Iglesias), Iglesia Católica , , , , , ,

Cristianos de base exigen “verdad, justicia y reparación” para las víctimas de abuso

Sábado, 13 de abril de 2019

Abusos-sexuales-Iglesia_2111498844_13506057_660x371Piden la creación “urgente” de una Comisión de la Verdad sobre las agresiones sexuales en la Iglesia

Para entender el porqué de este drama, la iglesia Católica debe hacer un examen sobre las causas “y no limitarse a lamentar sus consecuencias o refugiarse en actitudes defensivas”, advierten

11.04.2019 | Cristianas y cristianos de base

Los colectivos, organizaciones y entidades, creyentes y no creyentes, abajo firmantes,

ESCANDALIZADOS por la plaga de agresiones sexuales, sobre menores y sobre personas adultas, practicadas por miembros de la Iglesia Católica, cuyo número y forma poco a poco van saliendo a la luz;

DECEPCIONADOS por la falta de medidas concretas y efectivas para atajarlos, que se ha evidenciado en la reciente Cumbre Vaticana de obispos y cardenales (Feb, 2019), en ausencia clamorosa de las víctimas que debieran haber sido los principales protagonistas;

IRRITADOS por los desplantes de algunos líderes de las Conferencias Episcopales, como el presidente de los obispos españoles, Sr. Blázquez, que sigue diciendo no tener competencias para luchar contra semejante plaga de delitos, al parecer ni siquiera en su propia diócesis;

INDIGNADOS ante la política eclesiástica de la omertá, es decir del encubrimiento, para salvaguardar el buen nombre de la institución sin atender al daño causado a tantas personas inocentes…

DENUNCIAMOS

a) La coacción, las agresiones y los crímenes que tantos clérigos –sacerdotes, monjes, obispos o cardenales- han protagonizado y continúan practicando contra niños, niñas, adolescentes y jóvenes indefensos, como una epidemia de delitos, contraria a los Derechos Humanos y antagónica con los valores más básicos del Cristianismo.

b) El delictivo encubrimiento o inacción de los obispos, en sus respectivas diócesis, ante tamaño y extendido crimen. Un silencio que contrasta con su locuacidad contra el colectivo LGTBI, contra la llamada “ideología de género”, el aborto, el divorcio, el matrimonio de los sacerdotes, el sacerdocio de las mujeres, las parejas de hecho, el matrimonio igualitario, los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres,… etc. La misma Cumbre Vaticana antes citada (Febrero, 2019) ha eludido cualquier medida práctica y vinculante contra la pederastia en toda la Iglesia. En palabras de una de las víctimas “han legalizado ante el mundo su intención de seguir ocultando y permitiendo los abusos en su seno”.

c) El desamparo de las víctimas de agresión sexual y sus familias, cuyos testimonios han sido con frecuencia desoídos, acallados a cambio de dinero, o calificados de falsos a pesar de sus reiteradas denuncias.

d) La responsabilidad que sobre estas prácticas delictivas, le corresponde al discurso teológico y moral dominante en la Iglesia institucional, que deliberadamente ignora el desarrollo de la conciencia ética universal y su plasmación en nuevos códigos como la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Ello explica, por ejemplo, el lamentable y ofensivo comentario del propio Papa Francisco quien, tras declarar que quiere poner fin a este estado de corrupción en la Iglesia, cede a la tentación de justificar la intervención de una mujer en la Cumbre Vaticana con un argumento inasumible para el mundo moderno: ”Invitar a hablar a una mujer, no es entrar en la modalidad de un feminismo eclesiástico, porque a fin de cuentas “todo feminismo termina siendo un machismo con faldas”. Unas palabras sólo concordantes con la línea ideológica de los partidos de la extrema derecha, como VOX en España.

e) Como caso especial, porque es uno de los más silenciados, merece idéntica repulsa el de las violaciones sexuales a decenas y decenas de religiosas a manos de clérigos varones, en diferentes países.

f) Denunciamos finalmente la discriminación de que son objeto las mujeres por parte de la jerarquía católica, tanto en el seno de la Iglesia, como en la misma sociedad.  Las discriminan cuando las niegan el sacerdocio o las prohíben su participación en órganos de representación, las excomulgan cuando abortan, las agreden cuando enarbolan una batalla contra eso que llaman ‘ideología de género’, y guardan sospechoso silencio frente a tantos feminicidios y actos homofóbicos.

Para entender mínimamente el porqué de este drama, la iglesia Católica debe hacer un examen sobre las causas y mecanismos que han conducido a esta situación y no limitarse a lamentar sus consecuencias o refugiarse en actitudes defensivas. Y, como consecuencia, asumir al menos dos grandes retos hasta ahora menospreciados:

a) Cambios de raíz en la formación del clero. Es preciso reconocer, como señala E. Drewermann, que uno de los mecanismos que más influyen en los comportamientos agresores de los clérigos es “un desarrollo enfermizo de la personalidad y la sexualidad, fruto de una educación eclesiástica que reprime los sentimientos y las emociones, impidiendo la maduración personal”. Y que la causa de este perfil del clérigo radica “en los mecanismos de poder de la estructura eclesiástica, que actúan de forma autoritaria para mantener el poder de una jerarquía que exige sumisión a todos los católicos. Un autoritarismo eclesiástico edificado sobre el concepto de obediencia, entendida como sumisión incondicional a los superiores”.

b) Acabar con la impunidad de que han gozado los clérigos. La Iglesia ha de asumir definitivamente el nuevo paradigma de la sociedad democrática, según el cual la ley es única e igual para todos sus miembros, sin que quepan otro Derecho y otra Justicia que la civil. Ni el Derecho Canónico ni la Jurisdicción eclesiástica pueden sustituir, ni menos contravenir, el Estado de Derecho. Las agresiones sexuales son delitos, no sólo pecados, para la sociedad democrática.

Abusos-Iglesia_2102499787_9856695_667x375

Para ello, la Iglesia Católica ha de poner en marcha con carácter inmediato medidas concretas como:

-la aplicación efectiva del principio de tolerancia cero para todos. Que el cura o religioso que haya sido condenado por abusar en alguna ocasión de un menor, sea expulsado del sacerdocio. Y exactamente lo mismo para cualquier obispo que haya encubierto los abusos de un sacerdote

-la obligatoriedad de trasladar a la justicia civil todos los casos de abusos de los que tienen conocimiento las diócesis y la Congregación para la Doctrina de la Fe.

-la reforma de la ley canónica para eliminar el secreto pontificio.

-la no prescripción de los delitos de pederastia,

-el libre acceso a los archivos de las distintas diócesis, -la abolición definitiva del celibato obligatorio,

Y, sobre todo, aceptar la crítica que llega desde las propias víctimas. Es a su autoridad a la que han de someterse el papa, los obispos y todo el clero.

Por todo lo cual EXIGIMOS

1. Que todos los casos de agresiones sexuales, siendo como son delitos, sean puestos por los responsables eclesiásticos, en manos de la justicia civil. (Fiscalía y Juzgados)

2. Que se cumpla íntegramente el sistema ya universalizado de “Verdad, Justicia, Reparación y garantías de no Repetición’.

3. Que el Vaticano acepte la creación urgente de una COMISIÓN DE LA VERDAD sobre Agresiones Sexuales en medios eclesiásticos, con sus secciones específicas en cada país, conformada por personas sin responsabilidades o cargos eclesiásticos, y con presencia cualificada de las víctimas de las agresiones sexuales, para que pueda llevar a cabo las indagaciones que correspondan a fin de elaborar un relato fidedigno sobre la magnitud del problema, sus causas, las responsabilidades contraídas, las adecuadas medidas de reparación a las víctimas y las recomendaciones de los cambios estructurales que corresponda implementar en la Iglesia Católica.

CONTRA LAS AGRESIONES SEXUALES EN LA IGLESIA CATÓLICA,

¡VERDAD, JUSTICIA Y REPARACION!

Madrid, abril de 2019

Colectivos firmantes:

Cristianas y Cristianos de Base de Madrid, Redes Cristianas, Mujeres y Teología, Somos Iglesia, Asociación Teólogos y Teólogas Juan XXIII, Católicas por el Derecho a Decidir, Cristianos por el Socialismo, -Comunidades Cristianas Fe y Justicia del País Vasco, Europa Laica y Asociación Proderechos Humanos de España

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , ,

Un sacerdote del Opus Dei, investigado por Doctrina de la Fe por abusar de varios estudiantes después de la confesión

Sábado, 13 de abril de 2019

Manuel-Cocina-Abella_2111498887_13507821_237x250Manuel Cociña y Abella convivió con Escrivá de Balaguer

El prelado del Opus Dei ordena una investigación contra Manuel Cociña y Abella, sacerdote que convivió con san Josemaría Escrivá, por abusos a varios estudiantes en un Colegio Mayor de Sevilla entre 2002 y 2003

Según el relato de una de las víctimas, Cociña les hacía “masajes” en los genitales, en algunos casos después de la confesión.

La Santa Sede confirma que el caso se encuentra en Doctrina de la Fe, en fase de primer estudio

El Opus Dei confirma la información e informa que el sacerdote tiene prohibido el contacto con menores de 30 años y restringidas sus actividades pastorales.

Sin embargo, Cociña continúa ejerciendo como tal, y es uno de los priores de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén en el sur de España

El Opus Dei escondió durante seis años su protocolo antiabusos

Habla la víctima de los abusos en el Opus Dei: “Manuel Cociña sabía que me podía hacer lo que quisiera porque era más frágil…”Un vicario de la Obra me dijo que no era una víctima, que no tenía derechos”

Juan Cuatrecasas, al prelado del Opus Dei: “Deben ser cómplices en la ayuda y el acompañamiento y no en el silencio encubridor”

El sacerdote numerario Manuel Cociña y Abella lo tenía todo para ser obispo. De hecho, llegó a estar en varias ternas. Miembro de la Academia de Historia Eclesiástica, este clérigo del Opus Dei, que había convivido con el mismísimo san Josemaría Escrivá de Balaguer, se convertía entre 2007 y 2008 en rector de la Basílica de San Miguel, en Madrid (confiada desde 1959 a los sacerdotes de la Obra), e iba camino de convertirse en el primer prelado numerario de la Prelatura. Sin embargo, algo truncó esta carrera. ¿Qué ocurrió?

En 2002, MGF residía en el Colegio Mayor Almonte, de Sevilla. A sus recién cumplidos 18 años, formaba parte de la Obra desde 1999. Tras una confesión, Manuel Cociña abusó de él. Desde noviembre de 2002 hasta julio de 2003 (cuando MGF abandonó la residencia), y al menos en siete ocasiones, el sacerdote aprovechaba su situación para “hacerme masajes” que acababan con tocamientos en los genitales.

Así lo denuncia este joven, hoy casado, residente en Chile, en la denuncia que presentó en 2018, después de la visita del Papa Francisco al país andino. No fue el único: al menos otras cuatro personas han testimoniado episodios similares.

Ocáriz ordena investigar

En octubre de 2018, el actual prelado del Opus Dei, Fernando Ocáriz, ordenó una investigación, dirigida por Rafael Rodríguez Ocaña, cuyos resultados, según ha podido saber RD, se enviaron en diciembre a la Congregación para la Doctrina de la Fe, a la sección de delitos más graves.

Fuentes oficiales confirman que está en fase de primer estudio. Por el hecho de los abusos, pero especialmente por haberse cometido utilizando el secreto de confesión, lo que podría acabar con la excomunión y la expulsión del religioso. El interrogatorio se llevó a cabo el 11 de octubre de ese año en la sede de la Prelatura en Santiago de Chile, ante un abogado y un notario.

Posteriormente, el prelado viajó a Granada (a finales de noviembre) y en ese momento se hicieron efectivas ciertas medidas cautelares. La Oficina del Opus Dei en España confirma la investigación, que se entregó a Roma en diciembre, y dichas medidas cautelares para Manuel Cociña, consistentes en la prohibición de mantener contacto con menores de 30 años, y la restricción de sus actividades pastorales al centro en el que reside, en Granada, mientas la Santa Sede toma una decisión.

Correo de víctimas del Opus

La Obra en España declara su dolor y cercanía a la o las víctimas” y se ofrece a ayudar en todo lo posible en la investigación. El caso de MGF es uno de las decenas que han ido llegando en las últimas semanas al correo que un grupo de víctimas del Opus Dei ha decidido abrir para denunciar el silencio de la Obra en España, que se ha convertido en flagrante tras la sentencia contra un profesor del colegio Gaztelueta.

Desde el correo abusosopusdei@gmail.com, esperan poder encontrar no sólo nuevos casos, sino una fórmula para encontrarse, compartir experiencias y ayudarse mutuamente. No sólo son abusos sexuales a menores, nos explican, sino también de poder. El silencio de la Obra, que se ha hecho escandaloso tras la sentencia condenatoria a once años de prisión a un profesor del colegio Gaztelueta, obliga a que las víctimas alcen su voz, y exijan su espacio, también en el interior del Opus Dei, para hacer realidad la tan cacareada ‘tolerancia cero’ impulsada por el Papa Francisco

¿Por qué no denunció antes? “Abandoné el Opus Dei en 2010. Cuando dejé la Obra, en los tres meses, antes de que me dieran la dispensa, yo vivía en Madrid, y se lo comenté a la persona que me atendió esos tres meses, un director regional del Opus Dei. (…). Él me dijo: Mira, no te puedo contar más, pero no me hace ruido, no me extraña; a esta persona la hemos sacado de la circulación; la hemos mandado a Galicia; no te preocupes, porque no va a tratar más a gente joven”.

“Cállate, reza por él y no te preocupes”

El relato cuadra con la ‘desaparición’ de Manuel Cociña, que hoy vive en un centro de la Obra en Granada. Y MGF hizo caso y no denunció. “Me aconsejó: mira, no denuncies esto, porque no sé si él lo hacía con una intención sexual o no, esto fue una imprudencia. Era la mentalidad de hace 15 años, para mí y para todo el mundo. Me dijo: lo hemos mandado a otro sitio, no levantes más historias, esto va a hacer daño, cállate, reza por él y no te preocupes. Y es lo que he hecho hasta que llegué a Chile”, relata MGF en su interrogatorio ante los enviados del Prelado del Opus Dei.

En junio de 2013, MGF dejó España y recaló en Chile, donde ejerce su profesión, se ha casado y es padre de dos hijos. “Hasta hace seis años yo no pensaba que esto había sido algo raro, yo todos estos años pensaba que era un problema mío (…). Todos estos años me he echado la culpa a mí mismo y siempre lo he visto como una vergüenza propia”. MGF dejó el Opus en 2010, pero entre 2003 -cuando Manuel Cociña fue enviado a Madrid-, “de vez en cuando le escribía (…). Nunca rompimos la relación hasta que dejé la Obra”.

Denunció tras escuchar al Papa en Chile

“Cuando llegué a Chile y empecé a ver el caso del sacerdote Karadima, vi una similitud. Manuel Cociña es el ‘Karadima del Opus Dei’. Y llevo cinco años con un proceso de intentar entender qué pasó”, nos cuenta MGF. “Pero todo esto se desencadenó hace un año, cuando este señor me pide amistad por ‘Linkedin’. Me puse a investigar y ví que seguía siendo sacerdote, y que vivía en Granada, y que hace comentarios del evangelio ‘on line’ en un par de webs”. Sólo entonces, y tras comprobar cómo el Papa Francisco tomaba las riendas en el escándalo de abusos en Chile, MGF se decidió a dar el paso y denunciar a Manuel Cociña. “Cuando el Papa dijo en la misa en el parque O’Higgins que hay que levantar la basura, me decidí”.

Cociña, es cierto, fue ‘retirado’ durante un tiempo, y sus opciones de alcanzar el episcopado se difuminaron. Pero, al menos desde 2013, Cociña reaparece en Granada, donde continúa trabajando y dando formación como sacerdote y persona que ‘convivió con san Josemaría’. Pese a que desde la Obra se ha asegurado a MGF que Manuel Cociña está separado de cualquier contacto con personas de menos de 30 años, no ha sido apartado de sus funciones sacerdotales. De hecho, hace dos semanas participó, en calidad de prior de la Delegación en Granada, en el retiro cuaresmal de la Orden de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén.

El Opus Dei confirma la exclusiva de RD, y la investigación contra un sacerdote de la Obra por abusos

La Obra muestra “el más completo rechazo hacia cualquier abuso y la total colaboración para ayudar a curar las heridas”

Tras la publicación de la exclusiva de Religión Digital sobre las acusaciones de abusos contra el sacerdote numerario Manuel Cociña Abella, la Oficina de información del Opus Dei ha emitido un comunicado en el que, sin citar en ningún momento a nuestra web, admite todos y cada uno de los términos de nuestra información, al tiempo que muestra “el más completo rechazo hacia cualquier abuso y la total colaboración para ayudar a curar las heridas”.

En la nota, la Obra confirma “con gran dolor y cercanía a los afectados” que la prelatura recibió una denuncia de abuso sexual contra este sacerdote, ocurrida en Sevilla en el curso 2002-2003, y que en septiembre se encargó, a instancias del prelado, Fernando Ocáriz, “una investigación preliminar”, que concluyó con el envío a Roma de la documentación y “la medida cautelar de restringir la actividad pastoral de este sacerdote al ámbito del Centro de la Prelatura en el que reside, y en todo caso con mayores de 30 años”.

Comunicado del Opus Dei

A propósito de la noticia publicada en algunos medios de comunicación sobre un sacerdote de la prelatura (Manuel Cociña), con gran dolor y cercanía a los afectados, confirmamos que:

1. En agosto de 2018 la prelatura del Opus Dei en España recibió una denuncia de abuso sexual contra este sacerdote, ocurrida en Sevilla en el curso 2002-2003. El denunciante era mayor de edad en el momento de los hechos.

2. El 14 de septiembre de 2018 el Vicario Regional de la Prelatura del Opus Dei en España, a instancias del Prelado, ordenó una Investigación Preliminar en conformidad con el canon 1717 del Código de Derecho Canónico.

3. El Prelado del Opus Dei adoptó, con fecha 1 de octubre de 2018, la medida cautelar de restringir la actividad pastoral de este sacerdote al ámbito del Centro de la Prelatura en el que reside, y en todo caso con mayores de 30 años.

4. Como es lógico, la investigación incluye la declaración del denunciante tomada en Chile, país donde reside. El expediente se remitió a la Santa Sede (Congregación para la Doctrina de la Fe), en diciembre de 2018, donde se encuentra en fase de estudio.

5. Queremos manifestar nuestra cercanía y apoyo al denunciante, así como el más completo rechazo hacia cualquier abuso y la total colaboración para ayudar a curar las heridas.

6. No tenemos constancia de menores involucrados. Cualquier persona afectada puede dirigirse a proteccionmenores.es@opusdei.org

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , ,

“Desde las víctimas”, por María Teresa Compte

Viernes, 12 de abril de 2019

desde-victimasAsumir la perspectiva de quien ha sufrido abusos es una tarea de la que ningún católico puede escapar e implica hacer frente a las preguntas por la naturaleza específica de estos crímenes cometidos en el seno de la Iglesia

La cumbre celebrada en Roma en febrero se propuso, entre otros fines, captar la atención de la opinión pública católica. Todos pudimos escuchar los mismos relatos y tomar conciencia de que no existen excepciones a un problema que es universal y cuya solución pasa por asumir la perspectiva de las víctimas. Esta tarea, de la que ningún católico puede escapar, implica hacer frente a las preguntas por la identidad de las víctimas y sus agresores, por el nombre de los lugares en los que se cometen los abusos, por el impacto que los abusos causan en el cuerpo, la mente y el alma de las víctimas y, en consecuencia, por la naturaleza específica de los abusos cometidos en el seno de la Iglesia católica.

En la práctica totalidad de los casos, las víctimas son niños y niñas, adolescentes, mujeres y hombres bautizados que participan de la vida sacramental de la Iglesia, mantienen con ella una relación de confianza a través de personas de las que se fían y creen en lo que la Iglesia predica. En nuestra Iglesia no se abusa del alejado, sino del más próximo. Por eso los abusos no se cometen en la calle ni en lugares inhóspitos, sino en espacios que las víctimas conocen bien porque en ellos se desarrolla, en un clima de confianza, una parte importante de sus vidas. Los abusos se cometen en despachos parroquiales, universidades e internados católicos, facultades de Teología, seminarios y noviciados, dentro de los templos y los confesionarios, en las sacristías y los despachos de las casas donde se imparten ejercicios espirituales. No se trata de lugares secretos a los que se acude esporádicamente para cometer actos impropios o indebidos, sino de lugares religiosos en los que Dios y el crucifijo siempre están presentes. ¿Hay lugares más seguros para un agresor?

Quienes perpetran sus abusos en esos lugares son hombres y mujeres de Iglesia, bautizados, ordenados, consagrados y laicos que entablan relación con sus víctimas en el ejercicio de una misión pastoral. Los agresores son personas en las que se confía porque representan lo religioso. Nadie desconfía del sacerdote con el que se confiesa, de la religiosa o del religioso que enseñan a rezar, del profesor o profesora de Religión, de la maestra de novicias, del director espiritual del seminario, del catequista, del trabajador social de una parroquia o de la persona consagrada que acompaña un proceso de discernimiento vocacional. Los agresores lo saben. Y por eso, a partir de la relación asimétrica y de confianza que mantienen con sus víctimas, se prevalecen consciente y deliberadamente de la autoridad moral y religiosa que representan para agredir sexual y espiritualmente a quien se ha fiado.

Los abusos sexuales en la Iglesia son abusos de poder y de confianza perpetrados en nombre de lo más sagrado del ministerio pastoral. Los agresores se sirven del nombre de Dios para convencer a sus víctimas de que los abusos no son tales. Nadie que hable y actúe de manera autorizada en nombre de Dios puede cometer un acto malo. Así ellos se descargan de toda culpa, al tiempo que manipulan a sus víctimas para someterlas a base de confusión e incertidumbre.

Más allá del Sexto Mandamiento

No es difícil imaginar el impacto que causan los abusos perpetrados por hombres y mujeres de Iglesia: desconcierto, incertidumbre, soledad, miedo, desconfianza, culpabilidad, sensación de suciedad moral y física, alteraciones del sueño, ansiedad, depresión, intentos de suicidio, auto lesiones, trastornos alimentarios, sexuales y ginecológicos, dolores articulares, corrupción de la imagen de Dios y rechazo de los sacramentos, los lugares sagrados y los símbolos religiosos que los agresores usan para hacer más efectivo su abuso.

Por mucho que queramos engañarnos, no estamos ante un problema moral que pueda resolverse con el recurso a un sexto mandamiento, que se queda corto en su respuesta a la grave perversión que supone el crimen de los abusos sexuales perpetrados en la Iglesia. Reducir los abusos a su expresión sexual, como si de un acto clandestino se tratara, ha sido una salida fácil para esquivar un problema mucho más profundo: la falta de fe. ¿Qué otra explicación puede tener el miedo que nos provocan las historias de dolor que nos relatan las víctimas, la contumaz negativa a tomar decisiones desde su perspectiva o el rechazo a dejarnos vulnerar por su sufrimiento?

Muchas de las víctimas condenadas al infierno por sus agresores, escribió el jesuita Hans Zollner, han conseguido dar un nuevo sentido a la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Negarse a escuchar estos testimonios o cualesquiera otros, duplica el dolor de quienes ya han sufrido demasiado a manos de hombres y mujeres de Iglesia, impide el reconocimiento de la culpa y excluye a quienes han compartido de una manera especial el destino de Jesús (Razón y Fe, 1422). Algo va muy mal en nuestra Iglesia cuando seguimos desconfiando de las víctimas y encubriendo a sus agresores.

María Teresa Compte

Fuente Alfa y Omega

Espiritualidad , ,

Polémico documento de Ratzinger sobre la pederastia: Benedicto XVI culpa al Concilio Vaticano II de la explosión de abusos en la Iglesia

Viernes, 12 de abril de 2019

124121CF-F40A-4092-B0B0-7F316C11F719Sencillamente o ha perdido el juicio o es la mala persona que todos sospechábamos… Y el papa Francisco, como un don Tancredo cualquiera permite esta barbaridad que busca, ¡cómo no! culpabilizar al colectivo LGTBI. ¡Qué asco, Dios mío! ¿No saben que llevaban siglos maltratando y abusando?

¿Grupos de homosexuales en los seminarios? No tiene vergüenza… algunos no tuvieron la suerte de designar a dedo a un secretario “tan cachas...

El Papa emérito rompe su silencio con un texto de 18 páginas en el que sostiene que tras mayo del 68 “la teología moral católica sufrió un colapso que dejó a la Iglesia indefensa ante estos cambios en la sociedad

“En varios seminarios se establecieron grupos homosexuales que actuaban más o menos abiertamente, con lo que cambiaron significativamente el clima que se vivía en ellos”, denuncia Ratzinger, quien llega a hablar de veto a sus libros durante el postconcilio

El texto, que ha sido publicado con el consentimiento tanto del secretario de Estado, Pietro Parolin, como del Papa Francisco, a quien Ratzinger no ha pedido permiso, se centra en la cumbre antipederastia celebrada el pasado mes de febrero

A sus 92 años, Benedicto XVI ha vuelto a romper su silencio. Y lo ha hecho con un durísimo escrito, de 18 páginas, en el que culpa al Concilio Vaticano II de la crisis de abusos en la Iglesia, al entender que tanto Juan XXIII como Pablo VI permitieron una moral laxa frente a “la revolución sexual” de mayo del 68.

La teología moral católica sufrió un colapso que dejó a la Iglesia indefensa ante estos cambios en la sociedad”, se puede leer en ‘La Iglesia y los abusos sexuales‘, un texto que se publicará en la revista mensual “Klerusblatt” dedicada el clero católico en Baviera y ha sido adelantado hoy por varios medios de comunicación, entre ellos el “Corriere della Sera” o en español por Aciprensa.

El texto, que ha sido publicado con el consentimiento tanto del secretario de Estado, Pietro Parolin, como del Papa Francisco, a quien Ratzinger no ha pedido permiso, se centra en la cumbre antipederastia celebrada el pasado mes de febrero.

Maciel, Estados Unidos, Irlanda…

En el mismo, Benedicto traza una tesis rupturista con las reformas del Vaticano II, sin caer en la cuenta de que depredadores como Maciel comenzaron sus abusos en los años 40, que la crisis de abusos en EE.UU hunde sus raíces en los años 30 del siglo pasado o que el drama de la pederastia en Irlanda, por poner algunos ejemplos, se prolongó durante casi un siglo.

Para Ratzinger, que durante años fue el encargado de tramitar y juzgar los casos de abusos, la Iglesia dispuso una “justicia garantista” para con los curas pederastas durante años. Aunque no da pautas sobre cómo erradicar esta lacra en la Iglesia, sí subraya que los abusos han alcanzado estas proporciones “ante la ausencia de Dios”.

El documento está dividido en tres partes, en las que Raztinger analiza el contexto histórico que, en su opinión, llevó a la plaga de los abusos. “Intento mostrar que en la década de 1960 ocurrió un gran evento, en una escala sin precedentes en la historia. Se puede decir que en los 20 años entre 1960 y 1980, los estándares vinculantes hasta entonces respecto a la sexualidad colapsaron completamente”, denuncia el Papa emérito, quien asegura que, tras el Concilio, se fomentó “la libertad sexual total, una que ya no tuviera normas”.

Grupos homosexuales en los seminarios

Frente a ello, denuncia Benedicto XVI, “la teología moral católica sufrió un colapso que dejó a la Iglesia indefensa ante estos cambios en la sociedad”, hasta el punto de que “en varios seminarios (el Papa emérito se centra en Alemania) se establecieron grupos homosexuales que actuaban más o menos abiertamente, con lo que cambiaron significativamente el clima que se vivía en ellos”.

“Parte de la fisionomía de la Revolución del 68 fue que la pedofilia también se diagnosticó como permitida y apropiada”, afirma, tajante, el Papa emérito, quien sostiene que “hasta el Concilio Vaticano II, la teología moral católica estaba ampliamente fundada en la ley natural, mientras que las Sagradas Escrituras se citaban solamente para tener contexto o justificación. En la lucha del Concilio por un nuevo entendimiento de la Revelación, la opción por la ley natural fue ampliamente abandonada, y se exigió una teología moral basada enteramente en la Biblia”.

“Al final, prevaleció principalmente la hipótesis de que la moralidad debía ser exclusivamente determinada por los propósitos de la acción humana. Si bien la antigua frase «el fin justifica los medios» no fue confirmada en esta forma cruda, su modo de pensar si se había convertido en definitivo”, subraya Ratzinger

“De hecho, en muchos lugares se entendió que las actitudes conciliares tenían que ver con tener una actitud crítica o negativa hacia la tradición existente hasta entonces, y que debía ser reemplazada por una relación nueva y radicalmente abierta con el mundo”, lamenta Benedicto XVI, quien afirma que “un obispo, que había sido antes rector de un seminario, había hecho que los seminaristas vieran películas pornográficas con la intención de que estas los hicieran resistentes ante las conductas contrarias a la fe”.

Francisco-Benedicto-Vaticano_2003509659_12200527_660x371¿Qué, pibe, nos marcamos un tango si nos deja George…?

“Mis libros fueron escondidos”

Ratzinger, que durante décadas condenó a multitud de teólogos, se queja amargamente que, durante el postconcilio, “en no pocos seminarios, a los estudiantes que los veían leyendo mis libros se les consideraba no aptos para el sacerdocio. Mis libros fueron escondidos, como si fueran mala literatura, y se leyeron solo bajo el escritorio”.

En otra de las partes del documento explica que “el garantismo”, un sistema basado “en garantizar por encima de todo los derechos del acusado” llegó “hasta el punto en que se excluyera del todo cualquier tipo de condena”. Fue entonces, sostiene, cuando “de acuerdo con el papa Juan Pablo II” se decidió que era “adecuado asignar estas ofensas a la Congregación para la Doctrina de la Fe”, que Ratzinger dirigía entonces. Ello hizo posible “imponer la pena máxima, es decir la expulsión del estado clerical, que no se habría podido imponer bajo otras previsiones legales”.

Éste es el documento completo, según la traducción de Aciprensa.

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , ,

Ozon estrena “Gracias a Dios”, pederastia en la iglesia francesa

Miércoles, 10 de abril de 2019

725D3E11-7D61-4D59-A449-30325FC6CC6C“Desde el punto de vista de las víctimas”

 En “Gracias a Dios” se cuenta uno de los casos más relevantes de pederastia en la iglesia francesa, las acusaciones de más de setenta niños que denunciaron abusos en los años 80 y 90 del padre Bernard Preynat

Es la primera vez que Ozon (“En la casa”, “Frantz”) se centra en una historia pegada no solo a la actualidad, sino totalmente basada en hechos reales

La expresidenta de Irlanda acusa a Sodano de pedirle que encubriera a curas pederastas

Arzobispo de Dublín: “Hay curas que han abusado de tantos niños que ni siquiera recuerdan sus nombres”

Miguel Campo, sj: “El dolor de las víctimas no prescribe

Víctimas chilenas: “Nuestro sueño es que los supervivientes de abuso sexual seamos una especie en extinción”

El Vaticano destierra por abusos al ex arzobispo de Guam, Anthony Apuron

El cineasta Francois Ozon ha querido hablar “desde el punto de vista de las víctimas” de la pederastia eclesiástica en “Gracias a Dios”, un filme que provocó polémica desde su primera proyección en la Berlinale y que llega a España la próxima semana.

Una película que debería haber sido un documental pero que, al final, tuvo caras de ficción para contar mejor una realidad aún no resuelta: el caso real de abusos a menores por parte de un cura católico de Lyon (Francia).

El realizador lo tuvo “muy claro” desde el principio

“Quería hablar desde el punto de vista de las víctimas; con la Iglesia me limito a mostrar unos hechos que, por otro lado, fueron muy conocidos en Francia, el ‘gracias a Dios’ que dijo (el cardenal Philippe) Barbarin en la rueda de prensa en la que se exculpaba de los crímenes porque habían prescrito ocupó muchos titulares”.

Pero las víctimas “no estaban” en el corazón de Francia, ha indicado el realizador en una charla con Efe en Madrid, a donde ha viajado junto a uno de los protagonistas de la cinta, Denis Ménochet, conocido en España por su interpretación en la brutal “Custodia compartida”.

En “Gracias a Dios” se cuenta uno de los casos más relevantes de pederastia en la iglesia francesa, las acusaciones de más de setenta niños que denunciaron abusos en los años 80 y 90 cuando eran boy scouts a cargo del padre Bernard Preynat, que reconoció los abusos, pero que aún no tiene fecha para declarar ante el juez.

Sí lo hizo el mes pasado, entre otra decena de personas encausadas, Barbarin, cardenal arzobispo de Lyon, que fue condenado a seis meses que no le llevarán a la cárcel pero sí lograron su dimisión, que, “por cierto -detalla Ozon- el Papa ha rechazado”.

“No establezco jerarquía en el sufrimiento, pero opino que estos hombres abusados en su infancia son una bomba de relojería, porque cuando sufren el problema no lo entienden, no pueden verbalizar lo que les pasa, ni siquiera sus padres se dan cuenta de lo que les pasa”.

Y “ese sufrimiento se queda en su subconsciente, en tercer o cuarto plano, y a medida que crecen vuelve a la superficie, sobre todo cuando tienen hijos de la misma edad que tenían ellos cuando fueron abusados y entonces explotan“.

Es la primera vez que Ozon (“En la casa”, “Frantz”) se centra en una historia pegada no solo a la actualidad, sino totalmente basada en hechos reales, y también es la primera en la que opta por contener su estilo irónico y socarrón para mostrar asépticamente los hechos deplorables que denuncia y que, sin embargo, nunca muestra.

Explica que esto ha sido así porque conocer a los protagonistas reales hizo que se contuviera: “Hay con ellos mucha menos distancia que con los personajes de mis otras películas”.

La película está estructurada como una carrera de relevos que comienza con un corredor de fondo, Alexandre (Melvil Poupaud), un católico practicante padre de cinco hijos que un día, cuando él ya tiene cuarenta, ve al cura que abusó de él en su infancia en una imagen en internet que le muestra rodeado de niños.

Su lucha, su denuncia -primero, ante la propia iglesia- y su decisión provocan una bola de nieve que recoge un policía; éste localiza a Francois (Denis Ménochet), un ateo que pone en marcha una asociación, “La palabra liberada”, donde recoge testimonios de otros como ellos. Así conocen a Emmanuel (Swann Arlaud), un joven enfermo e inadaptado.

Menochet ha comentado con Efe que, a pesar de su aspecto rudo y su cara de ‘pocos amigos’ -acepta entre risas-, la fragilidad también está en él, “todos los seres humanos la llevamos, pero este tema casi lo exigía”, aunque apunta que fue “la mirada de Francois lo que me dirigió hacia esa fragilidad”.

El actor considera que “cuando se habla de pederastia, no se empatiza con las víctimas” y confía en que esta película ayude a ello. “Me parece magnífica como película y necesaria para la sociedad por la puerta que ha abierto incluso dentro de la iglesia”.

Fuente Agencias/Religión Digital

Cine/TV/Videos, General, Iglesia Católica , , , , , , ,

Lucha entre luz y tinieblas.

Viernes, 5 de abril de 2019

cathedral_palencia_arcades_shadow_architecture_art_light_church-1124817.jpg!dTanta niebla que ya se nos ha olvidado cómo es el sol. Así que de tanto hablar de la pederastia, se nos ha olvidado hablar y recordar a un misionero español matado estos días en Burkina Faso. Y los misioneros y sacerdotes en su entrega y servicio normal. No podemos llegar a olvidar esa realidad muy fuerte: cuarenta misioneros han sido asesinados en el 2018. Es la otra cara de la verdad, muertos por defender a los pobres, por promocionar a los más débiles. Y eso solo en un año.

Os invito a pensar en cantidad de personas sencillas, que entregan su grandiosa vida al servicio del Evangelio: evangelizan, ayudan, sanan, curan, educan, promocionan,

Es bueno abrir los ojos. Cuando en ciertas partes dominan los intereses económicos de grupos, o de personas concretas, los misioneros y misioneras se oponen y trabajan por promover la justicia, el amor, la paz… Venezuela, Honduras, El Salvador…

Cada uno conocemos a personas así. Quizás son familia o amigos nuestros o por lo menos conocidos.

Es cierto que no quita un ápice del mal cometido, especialmente con los niños. Y esos merecen su castigo penal, ser depuestos de sus cargos, pedir realmente perdón… Aunque es imposible reparar el mal cometido.

Estoy en una duda: por un lado leo en Jesús “pero al que escandalice a uno de estos pequeños, más le vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y le hundan en lo profundo del mar” (Mt, 18,6 ss). Y por otro: “entonces Pedro, acercándose a él, dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete”.

Pero es cierto que además de intentar poner remedio, hay que reconocer que es un tanto por ciento pequeño el que ha cometido esos horrores y que por desgracia, se da, también en otros ámbitos, escolares, deportivos, familiares.

Se nota más en un folio una mancha negra que una bella pintura suave (un servicio limpio). Prefiero recordar y traer a mi memoria los miles y millones de niños que han disfrutado sanamente en los campamentos, en las clases, en las catequesis.

El papa Francisco, con serenidad pero con firmeza; los padres, los jueces y los afectados ponen las cosas en su sitio, aunque no podamos quitar el dolor sufrido ya y el mal realizado.

Ojalá limpiemos del todo los cristales para que ya nunca veamos suciedad sino claridad; amor auténtico y servicio. Y es preferible encender una cerilla que maldecir la obscuridad.

Gerardo Villar

Fuente Fe Adulta

Espiritualidad , , ,

Un obispo peruano pide excomulgar a los clérigos y laicos pederastas

Jueves, 28 de marzo de 2019

obispo-Ayaviri-Kay-Martin-Schmalhausen_2106699358_13465021_660x371Pues sería una buena medida:

 La ley canónica “no ha sido, ni es actualmente, lista para actuar” en casos de abusos, advierte monseñor Kay Schmalhausen

Advierte de que actualmente se manda el mensaje de que nuestra Iglesia “no es capaz de hacer justicia ni de reparar el daño causado”

“¿A qué llamamos justicia, y cómo encontramos una proporcionalidad justa entre ofensas y sanciones: qué significa reparación?”

El ex-obispo de Wheeling-Charleston, acusado de abusar de adolescentes y adultos. Bransfiel, cesado por mala conducta sexual.

Joaquín Benítez reconoce dos abusos y pide perdón a las víctimas. Matiza que se sintió “amparado”

Para los clérigos y fieles que abusan de menores, no basta con apartarles de la vista pública, obligarles a observar una vida de penitencia ni incluso en su caso “reducirles” al estado laical. Hay que excomulgarles. Esa es la opinión del obispo de Ayaviri (Perú), Kay Schmalhausen, quien ha sostenido que ante los “escándalos enormes” de abusos “que degradan el rostro de Cristo y su Iglesia”, y el “daño irreparable que han sufrido tantas víctimas”, “es nuestro deber repensar la aplicación de medidas penales más proporcionales y justas” para fieles y clérigos pederastas y encubridores.

“¿Qué se ha hecho hasta aquí con los perpetradores de tales crímenes? ¿Cómo se está reparando el daño a las víctimas, junto con el escándalo a los fieles de la Iglesia y en los ojos del mundo? ¿Hay incluso un mínimo de proporcionalidad y justicia en las medidas implementadas hasta aquí?” se preguntó Schmalhausen en una entrevista con Crux.

“Claramente la respuesta hoy parece ser que no”, admitió el prelado, obispo de Ayaviri desde 2006. “El resultado es la indignación de muchos católicos y no católicos”, continuó, apuntando que “frente a estos nuevos problemas” de abusos destapados en la Iglesia, “nuestra ley criminal no ha sido, ni es actualmente, lista para actuar”.

Maciel, Figari, Karadima, McCarrick… nunca han pedido perdón

Como ejemplos de castigos que no han llegado lo suficientemente lejos, Schmalhausen citó al fundador pederasta de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, quien fue apartado del ministerio activo en 2006 por Benedicto XVI pero nunca laicizado. El prelado también mencionó el caso de Luis Figari, tema que le ha afectado personalmente por haber sido miembro del Sodalicio que Figari fundó y del que Figari aún forma parte, pese a sanciones por abusos tanto de la justicia civil como de la canónica. Y los casos de los pederastas chileno y estadounidense Fernando Karadima Theodore McCarrick, que aunque han sido retirados ambos del sacerdocio, según el obispo Schmalhausen deben ser castigados más.

De estos cuatro hombres nunca hemos tenido ningún manifiesto público de arrepentimiento ni ninguna petición de perdón; solo el silencio y su desaparición de la escena pública”, lamentó Schmalhausen, añadiendo que los fieles católicos y las víctimas “merecen algo más como medida de reparación”.

Es más, la laicización de Karadima y McCarrick “tampoco parece reparar nada”, ya que hay curas que piden volver al estado laical “como gracia, no como sanción”. “El sentido común advierte de que hay algo que no cuadra”, reconoció el prelado, especialmente si estos pederastas pueden seguir disfrutando de los beneficios materiales y espirituales de la Iglesia, e incluso se les permite en cierta medida el “ritmo natural de vida” de otros ancianos de su misma edad.

“Itinerario penitencial necesario”

Es aquí donde entra el “remedio sano” de la excomunión para los curas pederastas, según Schmalhausen, al estilo de Pablo en el capítulo cinco de su primera carta a los corintios. Aunque reconoció que aunque el repudio también probablemente sea una medida “insuficiente”, al menos requeriría una muestra pública de arrepentimiento y una petición pública de perdón como parte de un “itinerario penitencial necesario” hacia volver al seno de la Iglesia.

Y para los obispos encubridores, más de esta misma medicina, sugirió el obispo de Ayaviri. Como mínimo, las mismas sanciones que actualmente se aplican a los curas perpetradores: retirada del ministerio activo y la entrega de pruebas a la justicia criminal.

La Iglesia, ¿capaz de reparar el daño causado por los abusos?

“Plantear este asunto, entiendo, es muy doloroso y quizás puede crear reacciones adversas”, valoró el prelado. “Pero los interrogantes siempre estarán allí: ¿A qué llamamos justicia, y cómo encontramos una proporcionalidad justa entre ofensas y sanciones: qué significa reparación?”, preguntó.

Sea cómo fuere, para el obispo de Ayaviri hay un peligro real y “preocupante” por el que urgen reformas de este estilo: “Que estemos enviando a nuestros fieles el mensaje equivocado: que nuestra Iglesia no es capaz de hacer justicia ni de reparar el daño causado, lamentó.

Protesta-Mexico-abusos-ninos_2105499473_12511826_667x375

Fuente Religión Digital

General , , , , ,

El Papa expulsa al Cardenal Arzobispo de Santiago de Chile Ricardo Ezzati después de que la Justicia chilena anuncie que lo procesará por encubrimiento

Lunes, 25 de marzo de 2019

ppezzatichile151210Nombra administrador apostólico al capuchino español Celestino Aós, capuchino, nacido en España hace 73 años, psicólogo y con vasta experiencia en justicia eclesiástica

El Papa acepta su renuncia después de entregar a la Fiscalía chilena doscientos folios con investigaciones sobre abusos en distintas diócesis

En Santiago de Chile, comienza a salir el sol

La Iglesia chilena, al final de una extensa cuaresma

El Vaticano entrega a la Fiscalía 200 folios de documentación sobre abusos en la Iglesia chilena

La Justicia chilena sigue adelante con el procesamiento del cardenal Ezzati

”El abuso no puede tener cabida en el sacerdocio”, claman en una carta abierta: Curas de Santiago de Chile expresan su “dolor, rabia y decepción” por los abusos

Las víctimas de Karadima saludan la marcha del ya ex arzobispo de Santiago: Cualquier cosa es mejor que Ezzati y su banda”

El delito se pudo producir en Argentina: El obispo de Cartagena-Murcia denuncia ante la Fiscalía a un religioso por presuntos abusos a menores

Un escrito “contundente” contra el docente: La Fiscalía pide al Supremo que confirme la condena contra el profesor del ‘caso Gaztelueta’

Al intentar salir del país: Detenido en Costa Rica un sacerdote acusado de abusos

Se acabaron los días de vino y rosas del cardenal Ezzati. El hasta este mediodía arzobispo de Santiago, acusado por las víctimas de abusos de encubridor y procesado por la Justicia chilena, ha visto cómo el Papa Francisco aceptaba su renuncia, y nombraba administrador apostólico al obispo de Copiapó, el franciscano español Celestino Aós Braco. Uno de los pocos prelados del país que no se ha visto salpicado por el escándalo de los abusos a menores.

La decisión de Francisco se toma apenas dos días después de que la Justicia chilena rechazara la petición de sobreseimiento solicitada por el cardenal por el caso de presunto encubrimiento en la denuncia por abusos sexuales de Óscar Muñoz, ex canciller del Arzobispado de Santiago, y después de las acusaciones de intentar tapar un caso de violación en la catedral de la capital chilena.

La renuncia de Ezzati coincide en el tiempo con el envío, por parte de la Santa Sede, de doscientos folios de documentación, solicitada por la Fiscalía chilena a través de la Cancillería, relativos a las investigaciones en curso y que afectan a varias diócesis del país.

De acuerdo al catastro que mantiene el Ministerio Público sobre delitos sexuales contra niños, niñas, adolescentes y adultos, cometidos por clérigos y laicos relacionados con la Iglesia Católica, en la actualidad existen 158 casos vigentes, los que involucran a 219 personas investigadas y a 241 víctimas, de las cuales 123 eran menores de edad al momento de cometerse los hechos.

La marcha del cardenal Ezzati, un secreto a voces, era pedida con insistencia por las víctimas como Juan Carlos Cruz, que trabaja insistentemente para que el purpurado acabe en la cárcel. Para los abusados por el cura Fernando Karadima, los cardenales Ezzati y Errázuriz fueron claves para que no se frenaran ni se investigaran los abusos.

La marcha de Ezzati se suma al nombramiento de Celestino Aós como administrador apostólico sede vacante de Santiago de Chile. Aós, hasta ahora obispo de Copiapó, es capuchino, nacido en España hace 73 años, psicólogo y con vasta experiencia en justicia eclesiástica.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.