Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Víctimas’

Rocío Figueroa: “Jesucristo fue víctima de abusos sexuales”

Martes, 16 de abril de 2019

Jesucristo-abusado_2111198916_13505110_660x371La teóloga peruana aporta sanación a las víctimas del Sodalicio con una nueva teología

“Durante su Pasión, el Señor fue obligado a desvestirse delante de 500 soldados y probablemente también fue crucificado desnudo”

“Si sigues a Jesús y ves a las víctimas, verás el rostro de Jesús en las víctimas, que Jesús sufrió lo mismo”

“La realidad es que Jesús murió desnudo. La finalidad no era solo matar a la víctima, sino también humillarla, humillarla sexualmente”

Jesucristo fue víctima de abusos sexuales, y ya va siendo hora de que la Iglesia lo admita, según la teóloga y superviviente del Sodalicio en Perú, Rocío Figueroa. Por al menos tres razones. Porque la tesis es plenamente consistente con los relatos de los Evangelios. Porque reconocerlo podría ayudar a la Iglesia a fomentar de cara al futuro ambientes más seguros para los niños y otras personas vulnerables, y también a replantearse su visión “platónica y negativa” de la sexualidad en general. Pero sobre todo, porque admitir que Jesucristo sufrió agresiones de este tipo puede ayudar a otras víctimas a curarse y a sanarse, sabiendo que el hombre que se venera en el cristianismo como “hijo de Dios” padeció los mismos dolores que ellos.

Figueroa, profesora de teología sistemática en el Good Shepherd College de Auckland, Nueva Zelanda, habló con Crux con ocasión de la presentación del nuevo estudio que ha escrito junto con el teólogo David Tombs“Reconociendo a Jesús como víctima de abuso sexual: respuesta de sobrevivientes del Sodalicio en el Perú”. La también investigadora externa en el Centro de Teología y Asuntos Públicos en la Universidad de Otago explicó que el estudio analiza las reacciones de ocho víctimas del Sodalicio de Luis Fernando Figari a la idea de que Jesucristo fue víctima de abusos.

“No quisimos hacer conclusiones generales”, apuntó la teóloga, a propósito de lo que calificó como un estudio de pequeño tamaño “no cuantitativo, sino cualitativo”. “Quisimos profundizar en las respuestas de los supervivientes“.

La “humillación sexual” del Señor

No fue un mero ejercicio retórico presentar al Señor como víctima a estos supervivientes, sino todo lo contrario. Los mismos Evangelios describen con todo lujo de detalles los abusos que sufrió. “Jesús fue obligado a desnudarse” durante su Pasión, recordó Figueroa, explicando que los romanos “le obligaron tres veces a desvestirse, y ello en frente de un grupo de 500 soldados”. Nada más y nada menos que un ejercicio de “humillación sexual”.

“También era una práctica común crucificar a los prisioneros totalmente desnudos”, profundizó la teóloga, recordando que en el Evangelio de Juan los soldados le quitan la ropa al Señor y se la reparten.La realidad es que Jesús murió desnudo. La finalidad no era solo matar a la víctima, sino también humillarla, humillarla sexualmente”, aclaró, poniendo en entredicho la representación de Jesús en la cruz cubierto por un paño. “Quizás sintieran que era demasiado escandaloso, demasiado fuerte, demasiado chocante ver a un Jesús tan humano, tan realista”, especuló la teóloga acerca de por qué surgió la tradición del llamado “lienzo de pureza”.

55a9780a-f0df-4852-ae5f-8c487fc795d6Crucifixión de Cristo. 1890. Max Klinger.
Museum der Bieldesde

Ver el rostro de Jesucristo en las víctimas

¿Cómo acogieron entonces los supervivientes del Sodalicio entrevistado por Figueroa y Tombs este relato de Jesucristo como víctima de abusos? Aunque les conmocionó la idea, explicó Figueroa, coincidieron en que fue probablemente lo que pasó desde un punto de vista histórico. Y aunque algunos supervivientes observaron que presentar a Jesús como víctima poco les va a ayudar a las víctimas que ya no se consideran cristianos, todos se pusieron de acuerdo en que el relato puede ayudar, y mucho, a la Iglesia como institución.

Según relató la teóloga, los supervivientes “dijeron que el problema es que la Iglesia nunca se ha enfrentado a la realidad de la sexualidad de una forma saludable [y] si [obispos y curas] no pueden ver también la sexualidad de Jesús, la sexualidad de los seres humanos, no pueden ver la perversión que es el abuso sexual”. “Si sigues a Jesús y ves a las víctimas, verás el rostro de Jesús en las víctimas, que Jesús sufrió lo mismo”, explicó Figueroa.

“Una consolación grande”

Y es que hasta que la Iglesia se humille y admita la realidad de los abusos que sufrió el hombre al centro de su fe, culto y doctrina no habrá sanación ni solución a la crisis de agresiones sexuales por la que actualmente atraviesa, alertó Figueroa. “Si vemos a Jesús en su realidad humana, que él sufrió humillación sexual y sintió lo que siente una víctima, es poderoso. Sintió vergüenza en su cuerpo. Sintió escarnecido, vulnerable, lo que siente una víctima cuando su cuerpo está expuesto sin respeto”.

Pensar así, al menos, ha ayudado a la teóloga, quien admitió que la idea de un Jesucristo abusado le “consoló”. “Cuando estás en la crisis, piensas que Dios te abandonó”, confesó, acerca de lo que sufrió ella. “Así que, cuando ves que Jesús sufrió, Jesús sabe lo que yo he vivido, es una fuente de consolación grande”.

Fuente Religión Digital

Biblia, Cristianismo (Iglesias), Iglesia Católica , , , , , ,

“Desde las víctimas”, por María Teresa Compte

Viernes, 12 de abril de 2019

desde-victimasAsumir la perspectiva de quien ha sufrido abusos es una tarea de la que ningún católico puede escapar e implica hacer frente a las preguntas por la naturaleza específica de estos crímenes cometidos en el seno de la Iglesia

La cumbre celebrada en Roma en febrero se propuso, entre otros fines, captar la atención de la opinión pública católica. Todos pudimos escuchar los mismos relatos y tomar conciencia de que no existen excepciones a un problema que es universal y cuya solución pasa por asumir la perspectiva de las víctimas. Esta tarea, de la que ningún católico puede escapar, implica hacer frente a las preguntas por la identidad de las víctimas y sus agresores, por el nombre de los lugares en los que se cometen los abusos, por el impacto que los abusos causan en el cuerpo, la mente y el alma de las víctimas y, en consecuencia, por la naturaleza específica de los abusos cometidos en el seno de la Iglesia católica.

En la práctica totalidad de los casos, las víctimas son niños y niñas, adolescentes, mujeres y hombres bautizados que participan de la vida sacramental de la Iglesia, mantienen con ella una relación de confianza a través de personas de las que se fían y creen en lo que la Iglesia predica. En nuestra Iglesia no se abusa del alejado, sino del más próximo. Por eso los abusos no se cometen en la calle ni en lugares inhóspitos, sino en espacios que las víctimas conocen bien porque en ellos se desarrolla, en un clima de confianza, una parte importante de sus vidas. Los abusos se cometen en despachos parroquiales, universidades e internados católicos, facultades de Teología, seminarios y noviciados, dentro de los templos y los confesionarios, en las sacristías y los despachos de las casas donde se imparten ejercicios espirituales. No se trata de lugares secretos a los que se acude esporádicamente para cometer actos impropios o indebidos, sino de lugares religiosos en los que Dios y el crucifijo siempre están presentes. ¿Hay lugares más seguros para un agresor?

Quienes perpetran sus abusos en esos lugares son hombres y mujeres de Iglesia, bautizados, ordenados, consagrados y laicos que entablan relación con sus víctimas en el ejercicio de una misión pastoral. Los agresores son personas en las que se confía porque representan lo religioso. Nadie desconfía del sacerdote con el que se confiesa, de la religiosa o del religioso que enseñan a rezar, del profesor o profesora de Religión, de la maestra de novicias, del director espiritual del seminario, del catequista, del trabajador social de una parroquia o de la persona consagrada que acompaña un proceso de discernimiento vocacional. Los agresores lo saben. Y por eso, a partir de la relación asimétrica y de confianza que mantienen con sus víctimas, se prevalecen consciente y deliberadamente de la autoridad moral y religiosa que representan para agredir sexual y espiritualmente a quien se ha fiado.

Los abusos sexuales en la Iglesia son abusos de poder y de confianza perpetrados en nombre de lo más sagrado del ministerio pastoral. Los agresores se sirven del nombre de Dios para convencer a sus víctimas de que los abusos no son tales. Nadie que hable y actúe de manera autorizada en nombre de Dios puede cometer un acto malo. Así ellos se descargan de toda culpa, al tiempo que manipulan a sus víctimas para someterlas a base de confusión e incertidumbre.

Más allá del Sexto Mandamiento

No es difícil imaginar el impacto que causan los abusos perpetrados por hombres y mujeres de Iglesia: desconcierto, incertidumbre, soledad, miedo, desconfianza, culpabilidad, sensación de suciedad moral y física, alteraciones del sueño, ansiedad, depresión, intentos de suicidio, auto lesiones, trastornos alimentarios, sexuales y ginecológicos, dolores articulares, corrupción de la imagen de Dios y rechazo de los sacramentos, los lugares sagrados y los símbolos religiosos que los agresores usan para hacer más efectivo su abuso.

Por mucho que queramos engañarnos, no estamos ante un problema moral que pueda resolverse con el recurso a un sexto mandamiento, que se queda corto en su respuesta a la grave perversión que supone el crimen de los abusos sexuales perpetrados en la Iglesia. Reducir los abusos a su expresión sexual, como si de un acto clandestino se tratara, ha sido una salida fácil para esquivar un problema mucho más profundo: la falta de fe. ¿Qué otra explicación puede tener el miedo que nos provocan las historias de dolor que nos relatan las víctimas, la contumaz negativa a tomar decisiones desde su perspectiva o el rechazo a dejarnos vulnerar por su sufrimiento?

Muchas de las víctimas condenadas al infierno por sus agresores, escribió el jesuita Hans Zollner, han conseguido dar un nuevo sentido a la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Negarse a escuchar estos testimonios o cualesquiera otros, duplica el dolor de quienes ya han sufrido demasiado a manos de hombres y mujeres de Iglesia, impide el reconocimiento de la culpa y excluye a quienes han compartido de una manera especial el destino de Jesús (Razón y Fe, 1422). Algo va muy mal en nuestra Iglesia cuando seguimos desconfiando de las víctimas y encubriendo a sus agresores.

María Teresa Compte

Fuente Alfa y Omega

Espiritualidad , ,

Un grupo de víctimas del Opus Dei se organizan para denunciar abusos en la Obra

Sábado, 23 de marzo de 2019

Escrivá y Opus DeiAnte el silencio oficial de la institución ante casos como el Gaztelueta

Lanzan una dirección de correo abusosopusdei@gmail.com para acabar con el “silencio y desidia” de los responsables de la institución

“Preferimos no contestar”, es la respuesta oficial del Opus Dei

Los expertos auguran una explosión de casos de abusos en España, que conllevará una sangría económica para las arcas eclesiásticas

400 religiosos de Illinois son acusados de abuso sexual a menores

Preferimos no contestar”. Esta es la respuesta oficial del Opus Dei a la pregunta de RD: ‘¿Cuál es la respuesta de la Obra ante los abusos? ¿Han recibido denuncias? ¿Por qué la Obra no habló como tras la sentencia del caso Gaztelueta?

Y ya que el Opus Dei no dice nada, un grupo de víctimas de abusos sexuales y psicológicos perpetrados e infringidos por miembros de la Prelatura del Opus Dei han decidido unirse y lanzar una dirección de correo electrónico abusosopusdei@gmail.com

El objetivo, según explican sus responsables a RD, sería “recabar, respetando siempre los deseos, si los hubiera, de anonimato de los denunciantes, el testimonio de personas que hayan sufrido cualquier tipo de abuso por parte de numerarios, supernumerarios y agregados de la Obra”.

Ataques virulentos contra las víctimas

“Teniendo en cuenta que prácticamente la totalidad de congregaciones, instituciones y corporaciones de la Iglesia Católica han empezado a hacer su trabajo en cuanto a la activación de cuentas de correo electrónico y números de teléfono de atención a sus víctimas de abusos y agresiones sexuales y que desde el Opus Dei no vemos más que silencio y desidia, cuando no ataques virulentos contra víctimas, como ha ocurrido contra el chico y su familia en el caso Gaztelueta, creemos oportuno activar este email, haciendo el trabajo que desde el Opus no hacen, para procurar ayuda, cercanía y empatía, en la medida de nuestras posibilidades, a todas estas personas, sometidas a un terrible ad perpetuum silencium por parte de la Prelatura”, sostienen sus responsables.

Desde el correo abusosopusdei@gmail.com, esperan poder encontrar no sólo nuevos casos, sino una fórmula para encontrarse, compartir experiencias y ayudarse mutuamente. No sólo son abusos sexuales a menores, nos explican, sino también de poder. El silencio de la Obra, que se ha hecho escandaloso tras la sentencia condenatoria a once años de prisión a un profesor del colegio Gaztelueta, obliga a que las víctimas alcen su voz, y exijan su espacio, también en el interior del Opus Dei, para hacer realidad la tan cacareada ‘tolerancia cero’ impulsada por el Papa Francisco.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , ,

Víctimas califican al Papa de “Judas” por no aceptar la renuncia de Barbarin

Viernes, 22 de marzo de 2019

francisco-de-espaldas

“Estamos atónitos, desilusionados. Es un verdadero error moral. Estamos frente a alguien que es un traidor”.

Los obispos “sorprendidos” por esta situación “inédita”

El ladrón de bicicletas: auge y ocaso del cardenal Barbarin

Alejandro Moral, OSA: “En nuestra Iglesia se han cometido y ocultado atrocidades, convirtiendo en un infierno la vida de seres indefensos”

Un liturgista alemán culpa de la crisis de abusos a las “fantasías de poder” que consagra la misa

Este martes, el papa Francisco invocó “la presunción de inocencia” para rechazar la renuncia del cardenal francés Philippe Barbarin condenado por la justicia por encubrir casos de abuso sexual. Una decisión que decepcionó y enfureció a las víctimas.

El 7 de marzo, la justicia francesa condenaba al cardenal Barbarin a seis meses de prisión en suspenso por no haber denunciado a la justicia los abusos sexuales cometidos contra menores por un cura de su diócesis, el padre Preynat.

Decidió entonces apelar y presentó su renuncia al papa, quien lo recibió el 18 de marzo en el Vaticano. Un día después, el papa anunciaba haberle negado su renuncia: “El lunes por la mañana puse mi misión en manos del Santo Padre. Invocando la presunción de inocencia, no quiso aceptar mi dimisión”, anunció Barbarin en un comunicado.

El prelado de 68 años sigue siendo arzobispo de Lyon (centro-este) a la espera de su proceso en apelación. No obstante anunció que dejará la gestión del día a día al actual vicario general Yves Baumgarten, por “sugerencia” del papa “y porque la Iglesia de Lyon sufre” desde que estalló hace tres años el escándalo de pederastia en la diócesis.

“Es ambiguo, es escandaloso”

Este anuncio sorpresivo provocó la indignación de las víctimas de pederastia en la diócesis de Lyon, que lo calificaron comola gota que rebasó el vaso.

Estamos atónitos, desilusionados. Es un verdadero error moral. Estamos frente a alguien que es un traidor, un Judas. La diferencia con Judas, es que no tenía poder contrariamente al papa quien todavía tiene un poco”, declaró en entrevista con el canal France Info el cofundador de la asociación de víctimas La Parole Libérée, François Devaux. Para él, “el papa es plenamente responsable” de esta situación, donde “el abuso es inherente a la institución”.

“Es echarle un poco más de leña a este fuego”

“Es escandaloso, después de todo lo que se dijo, todo lo que se hizo, y una sentencia que es muy sólida aunque el cardenal apeló. El hecho de que el papa se posiciona así, negándole su renuncia, es bastante terrible. Recibí muchos mensajes de víctimas que están totalmente afectadas. Finalmente es echarle un poco más de leña a este fuego que las víctimas ya tienen en su interior, con todos estos abusos y vuelcos judiciales que nos arruinan psicológicamente, económicamente, moralmente”, afirmó por su parte el portavoz de la asociación Pierre-Emmanuel Germain-Thill.

“Estamos hablando del papa, no se habla de un arzobispo u obispo, es la cumbre de la Iglesia que dice: ‘no miramos mucho lo que les ocurre’, mientras que el cardenal dice que reza por las víctimas del padre Preynat. Es ambiguo, es escandaloso”, recalcó Germain-Thill.

La Conferencia Episcopal de Francia, en una declaración en la que tomó inusualmente distancia, se dijo “sorprendida” de esta situación “inédita”.

El papa argentino ha defendido desde hace tiempo al cardenal francés. Cuando estalló el escándalo en 2016, también rechazó su renuncia al considerar que sería algo sin sentido, “una imprudencia”, hacerlo antes del juicio.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

Las víctimas, al Vaticano: “El tiempo de las palabras ya ha pasado, se necesitan acciones contundentes”

Jueves, 21 de febrero de 2019

36333223-0C9D-4BEF-9ACA-D00C0898287DDoce supervivientes se reúnen con Scicluna, Zollner, Lombardi y Cupich

Exigen que la cumbre antipederastia concluya con “un mensaje universal con medidas específicas y un calendario de actuación”

”Estamos muy decepcionados con la reunión que hemos tenido hoy en el Vaticano, porque no nos han dicho ninguna medida concreta que se vaya a implementar para solucionar el problema”

(Jesús Bastante).- Miguel Ángel Hurtado, Juan Carlos Cruz, Francesco Zanardi, Peter Isely, Denis Buchanan, Evelyn Korkmaz… Una docena de supervivientes de los abusos del clero se reunió este mediodía en el Vaticano con el Comité Organizador de la cumbre antipederastia.

Durante algo más de una hora, Lombardi, Scicluna, Zollner y Cupich escucharon las duras críticas de las víctimas, que dejaron un mensaje muy claro al Papa y al Vaticano: “El tiempo de las palabras ya ha pasado, se necesitan acciones concretas“.

“Estamos muy decepcionados con la reunión que hemos tenido hoy en el Vaticano, porque no nos han dicho ninguna medida concreta que se vaya a implementar para solucionar el problema”, lamentaba Hurtado, único español en la cita con los representantes vaticanos.

Zenardi, representante de las víctimas italianas, manifestaba su “tristeza y decepción” al ver cómo los reponsables vaticanos “han sido incapaces de explicarnos qué van a hacer. Se necesitan medidas contundentes“.

Hurtado, quien sí valoró que “nos han escuchado, y hemos podido dar nuestra opinión”, mostró sus “serias dudas de que el Papa Francisco quiera solucionar el problema, pero si lo quiere solucionar va a encontrarse con una frontal oposición interna, por parte de varias conferencias episcopales, empezando por la española”.

Por eso, añadieron las víctimas, “el Vaticano debería contar con el apoyo de las organizaciones que llevan años trabajando contra los abusos en la Iglesia, como SNAP o ECA”. Al tiempo, lamentaron que Bergoglio no se haya reunido con ellos. “Esperamos que el Papa, antes de que acabe el congreso, se reúna con alguna de estas asociaciones. Si no lo hace, demostrará que la tolerancia cero no es creíble“.

Para Zenardi, “el Vaticano y los obispos de todo el mundo tienen mucho trabajo durante los próximos tres días”. “Esperamos -añadió Hurtado- que el lunes, por fin, puedan presentar un mensaje mundial, universal, con medidas específicas y concretas,con un calendario de actuación, y con un régimen sancionador para los obispos encubridores”.

Finalmente, Miguel Ángel Hurtado ha relatado cómo Scicluna y el resto del comité “han mostrado su sorpresa al saber que los obispos españoles no se han reunido con los representantes de Infancia Robada“, él mismo y Juan Cuatrecasas, también presente en Roma. “De aquí al lunes, estaremos encantados de hacerlo”, finalizó Hurtado. El cardenal Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal, es uno de los invitados a la cumbre, que arranca mañana con un discurso del Papa Francisco.

Por su parte, Anne Barret Doyle, directora de Bishop Accountability, denunció que “hay mucho en juego con esta cumbre: miles de niños que han sido abusados durante décadas por el clero y obispos que prometieron que nunca más reinaría el silencio. Pero basándome en nuestras investigaciones no puedo ser optimista. Creo que la Iglesia Católica está muy lejos de hacer las reformas que tiene que hacer para detener los abusos sexuales de menores, que son una epidemia”.

“No creemos que los obispos sean mala gente”, aseguró Doyle. “Según nuestros datos, de más de 5000 obispos que hay en el mundo, hay 101 acusados de abusos y encubrimiento”, estimó. “Lo que es malo es el sistema y si no hay cambios verdaderos, lo que hace 20 años fue un shock para los católicos, se convertirá en la indignación más absoluta“.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

Las víctimas demandan que la prescripción de los abusos contra menores comience a partir de los 50

Sábado, 16 de febrero de 2019

4966391Con la nueva ley, las diez víctimas del caso Montserrat no podrían denunciar

Cuatrecasas, Hurtado y Peter Saunder se reúnen con los grupos parlamentarios en el Congreso

“Cambiando la ley el Congreso no solamente conseguirá castigar los delitos pasados sino prevenir los delitos futuros. Pedimos al Congreso que no falle a los niños españoles”

Un periodista acusa de abusos al cardenal Spellman, arzobispo de Nueva York entre 1939 y 1967

Los obispos catalanes piden perdón por los abusos y se comprometen a investigar todos los casos

La Iglesia portuguesa solo tiene constancia de “poquísimos” casos de abusos del clero

700 casos de abusos sacuden a la Iglesia Bautista de EEUU

“Absoluta condena” de los bautistas españoles a los abusos cometidos en USA

Ojea achaca la pederastia al “abuso de autoridad y la manipulación de la conciencia”

Ex-obispo argentino Gustavo Zanchetta, denunciado penalmente por supuestos abusos sexuales

Exobispo acusado de abusos sexuales retorna a Chile para ser juzgado por pederastia

McCarrick será reducido al estado laical

(Jesús Bastante).- Cuando Juan Cuatrecasas, Miguel Ángel Hurtado y Peter Saunders llegaron al Congreso de los Diputados, no pensaron que estaban haciendo algo que siempre habían deseado hacer. Los tres, víctimas de abusos sexuales por parte del clero (uno como padre, los otros dos más directamente aún), trabajan porque alguien, un clérigo, rompió su vida y la de su familia. Y quieren evitar que eso vuelva a suceder.

Por eso esta semana, estos tres luchadores se están reuniendo con distintos grupos parlamentarios e instituciones como Save The Children, y este jueves presentarán, en la Cámara Baja, 520.000 firmas para exigir que antes de que finalice la legislatura se reforme el Código Penal, ampliando los plazos de prescripción en los delitos de pederastia.

Una tarea titánica, pues la legislatura parece agonizar, y porque el Parlamento acaba de aprobar una reforma de la Ley de Violencia contra el menor, donde ya se habla de ampliar el plazo de prescripción a partir de los 30.

“Tras años de demora innecesaria, el ministerio de Justicia por fin ha terminado el estudio jurídico técnico. Se han considerado tres opciones, que el plazo de prescripción comience a contar a partir de los 30 años (la víctima podría denunciar hasta los 35 años para los delitos leves y 45 años en los delitos graves); que el plazo comience a los 50 años y la imprescriptibilidad”, apunta el escrito que se entregará este jueves en el Congreso.

Finalmente, el plazo será el primero, lo que las víctimas consideran una medida profundamente decepcionante por su falta de ambición y porque inclumple compromisos previos”. Así, argumentan que la propia vicepresidenta, durante su reunión con el cardenal Parolin, manifestó la intención de que estos dellitos fueran imprescriptibles.

Tras estallar el ‘caso Montserrat’, esta demanda se hace más actual pues, con la propuesta aprobada por el Ejecutivo, “si en el futuro volviera a estallar un caso similar, el pederasta en serie tampoco sería castigado. En el caso Montserrat la víctima más joven tiene 36 años y con la propuesta del Gobierno este tipo de delitos prescribirán a los 35 años”.

Por ello, las víctimas instan a que el plazo de prescripción de los delitos sexuales contra menores debe comenzar a contar a partir de que la víctima cumpla los 50 años. De esta forma los supervivientes tendrían hasta los 55 años para denunciar en los delitos más leves y hasta los 65 años en los delitos más graves.

En opinión de Hurtado, “esta reforma del Código Penal garantizará que España se une al pelotón de cabeza de los países más avanzados en protección a la infancia. En la última década ha habido una tendencia global a eliminar o aumentar significativamente los plazos de prescripción en los delitos de pederastia“.

“Si el Congreso sigue negándose a modificar la ley, la Justicia seguirá sin poder identificar ni castigar de forma efectiva a un elevado número de pederastas en serie que trabajan en instituciones infantiles (escuelas, iglesias, clubes deportivos). La evidencia científica demuestra que a diferencia de otros delitos, el riesgo de reincidencia de los pederastas en serie no disminuye con la edad. Por este motivo este tipo de delincuentes continúan siendo un peligro para nuestros niños a día de hoy independientemente de cuando cometieron sus crímenes. Cambiando la ley el Congreso no solamente conseguirá castigar los delitos pasados sino prevenir los delitos futuros. Pedimos al Congreso que no falle a los niños españoles”.

Estados donde los delitos de pederastia no prescriben:

a) Países anglosajones (common law): Australia; Nueva Zelanda; Sudáfrica; Reino Unido; Irlanda; Canadá; Estados Unidos a nivel federal (2006) y en 41 estados.

b) Países Latinoamericanos: Argentina (2015), El Salvador (2015), México (2015), Chile (en proceso de aprobación), Ecuador (2018).

c) Países europeos: Suiza (2008) y Holanda (2013 – de forma parcial solo para los delitos castigados con más de 8 años de prisión).

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Bautista, Iglesia Católica , , , , , , , ,

España: Las víctimas recogen medio millón de firmas para pedir al Congreso que los abusos no prescriban

Martes, 22 de enero de 2019

Miguel-Hurtado-victima-abusos-fraile-MontserratYo ya he firmado… ¿Y tú?

La abadía de Montserrat admite la denuncia de abusos contra un fraile a finales de los 90

Los dos últimos abades de Montserrat encubrieron los abusos de un monje denunciado en 1999

El monasterio de Montserrat creará una comisión para investigar denuncias

Miguel Ángel Hurtado: “Sólo se conoce la punta del iceberg, pero no sabemos la dimensión del iceberg”

“No se trata sólo de cuatro “manzanas podridas”, sino de “una estructura de poder que protege a los criminales””

(J. Bastante/Agencias).- Medio millón. Esas son las firmas que Miguel Ángel Hurtado, denunciante de abusos en el monasterio de Montserrat, ha recabado a través de Change.org para pedir al Congreso de los Diputados que los delitos de abusos a menores no prescriban.

En una rueda de prensa celebrada en Madrid, Hurtado (representante de SNAP en castellano, y uno de los miembros de la futura asociación Infancia Robada, apadrinada, entre otros, por Juan Cuatrecasas), ofreció los resultados de esta campaña, que ya se inició en 2016 -coincidiendo con la investigación por el ‘caso Romanones‘-.

“A la luz pública sólo han salido una minoría de casos, sólo la punta del iceberg, pero no sabemos la dimensión del iceberg”, ha advertido Hurtado, quien ha asegurado que no se trata sólo de cuatro “manzanas podridas”, sino de “una estructura de poder que protege a los criminales”.

El joven aseguró desconocer si algún otro menor fue víctima de abusos en Montserrat, aunque ha recordado que el padre Soler fue responsable del movimiento escultista de la abadía durante 40 años y durante todo ese tiempo estuvo en contacto con jóvenes. “Tuvo tiempo de hacer mucho daño”, lamentó.

Durante su intervención, ha instado al Gobierno a que amplíe la prescripción de los delitos de pederastia, y que empiecen a contar cuando la víctima haya cumplido los 50 años. Esta es la base de la campaña ‘elabusonoprescribe’, que sostiene que las víctimas tardan muchos años en reconocer públicamente los abusos que han sufrido y que muchos lo hacen cuando tienen 30 o 40 años, se han independizado y han creado una familia e incluso tienen hijos pequeños, con la misma edad que ellos tenían cuando fueron víctimas.

Por su parte, el Monasterio de Montserrat creará una comisión independiente para estudiar cualquier denuncia o hechos sobre abusos sexuales a menores ante posibles casos con voluntad de “transparencia máxima”, a raíz de la denuncia hecha por el ‘exscout’ Miguel Ángel Hurtado, han explicado a Europa Press fuentes de la Abadía.

El portavoz Bernat Juliol ha detallado en una entrevista de Catalunya Ràdio que han iniciado los trámites para crearla, y están a la espera de recibir la aceptación de las instituciones externas a participar, que tendrán que designar los integrantes, han insistido fuentes del monasterio.

También han reiterado el compromiso de Montserrat de luchar contra estas actuaciones, después de que este sábado lamentaran los presuntos abusos sexuales realizados por uno de sus monjes a un menor en 1998 y negaban haberlos encubierto, en respuesta a informaciones publicadas.

Recordemos el caso:

(J. Bastante).- La Abadía de Montserrat ha emitido un comunicado esta tarde, tras publicarse en varios medios las declaraciones de Miguel Ángel Hurtado, víctima de abusos sexuales por parte del monje Andreu Soler (fallecido en 2008).

En la nota, la comunidadcondena rotundamente cualquier tipo de abusos y admite la existencia de dichos abusos por parte del religioso, uno de los responsables de los scouts de Montserrat.

Miguel Ángel Hurtado, uno de los portavoces de SNAP, ya había denunciado estos hechos, y cómo la comunidad se limitó a trasladar al religioso en el año 2000, y a indemnizarle con una cantidad que oscila entre 7.200 y 8.600 euros (sumando los honorarios de la abogada), pero que no denunció el caso ante el Vaticano hasta 2016.

1547823771_007454_1547824088_album_normal

El monje Andreu Soler con sus Scouts…

Hurtado devolvió en 2015 el dinero recibido al actual abad, Josep María Soler, después de que la editorial dependiente de Montserrat publicara un libro elogioso sobre el monje Soler, algo que la comunidad admite, aunque matiza que no tenía conocimiento del mismo y que, tras conocerlo, retiró los ejemplares.

“El monasterio quiere reafirmar su condena más absoluta de los abusos cometidos contra menores, expresa su total soporte a las víctimas y su firme voluntad de actuar con total transparencia”, concluye el comunicado, que pide perdón por todo aquello en que no haya sabido estar a la altura de las expectativas.

COMUNICADO DEL MONASTERIO DE MONTSERRAT

Ante los hechos expuestos por el Sr. Miguel Ángel Hurtado a diferentes medios de comunicación con los que acusa de abusos sexuales a un monje de Montserrat, la comunidad benedictina quiere expresar lo siguiente:

1. Montserrat condena rotundamente cualquier tipo de abusos realizados a menores y se solidariza con todas las víctimas y el dolor que sufren. Igualmente, quiere hacer público nuevamente su compromiso por la lucha en contra de estas actuaciones tan execrables, especialmente dentro de la Iglesia.

2. Los hechos relativos a abusos deshonestos (tocamientos) que denuncia el Sr. Hurtado se remontan al año 1998. Tenía 17 años y formaba parte del Servicio Escolta de Montserrat, el responsable del cual era en ese momento el Hno. Andreu Soler.

3. En el momento en que el Sr. Hurtado puso los hechos en conocimiento de un miembro de la comunidad, se le propuso que lo explicara al P. Abad. Aunque no lo hizo, se inició una investigación interna dentro del monasterio para esclarecer los hechos.

4. En el año 2000 fue elegido abad el P. Josep M. Soler. Este mismo año, recibió una carta de la madre del Sr. Hurtado donde le explicaba los hechos e inmediatamente el P. Abad contactó por teléfono con ella para expresarle su voluntad de poder hablar con su hijo. En este sentido, el P. Abad envió una carta al Sr. Hurtado pidiéndole poder hablar con él para poder tener la información personalmente, manifestándole también su intención de continuar investigando para llegar a conocer toda la verdad.

5. El Hno. Andreu Soler dio siempre una versión diferente de los hechos. A pesar de esto, como medida preventiva, a finales del 2000, el P. Abad lo apartó de toda actividad pastoral y del contacto con jóvenes y lo destinó a la casa dependiente del Miracle.

6. En el año 2003, el Sr. Hurtado envió una carta al P. Abad donde afirmaba que después de haber hablado con su familia no querían denunciar los hechos, que no deseaba todavía mantener una entrevista con el P. Abad y pedía una ayuda económica para pagar su terapia psicológica y la de su madre, además de hacer una aportación económica a una entidad de ayuda a los jóvenes que han sufrido abusos (ECPAT).

7. El monasterio, para ayudar al Sr. Hurtado, le proporcionó el soporte económico que pedía. Debido a que el Sr. Hurtado no quería todavía mantener ninguna entrevista con el P. Abad, la gestión del pago se realizó a través del abogado del monasterio y la abogada del Sr. Hurtado. La cantidad total fue de 8.600 euros, que comprendía también los honorarios de su abogada.

8. Durante los años siguientes se realizaron diversas llamadas telefónicas entre el monasterio y la familia del Sr. Hurtado interesándose por su evolución.

9. En el año 2004, el P. Abad pudo mantener una primera entrevista personal con el Sr. Hurtado, en la cual le pidió nuevamente perdón por el mal que se le hubiese podido causar y se continuaba poniendo a su disposición para todo aquello que pudiese necesitar. El Sr Hurtado se fue agradecido.

10. El Hno. Andreu Soler murió en el año 2008, después de regresar a la enfermería de Montserrat a causa de una grave enfermedad.

11. El Sr. Hurtado volvió a contactar con el monasterio el año 2011 y se entrevistó nuevamente con el P. Abad Josep M. Soler. Como ya había hecho anteriormente, el P. Abad le manifestó que se ponía a su disposición.

12. En el año 2015, el Sr. Hurtado contactó de nuevo con el P. Abad y en la entrevista personal que mantuvieron le expresó su malestar por un libro del 2007 promovido por los antiguos miembros del Servicio Escolta de Montserrat y publicado por la editorial de la abadía. Uno de los autores de este libro era el Hno. Andreu Soler y allí se hacía un elogio de la tarea educativa de la entidad. El P. Abad le pidió disculpas y le explicó que
las publicaciones funcionan de forma autónoma, de manera que él tuvo conocimiento de la publicación del libro con posterioridad. El Sr. Hurtado pidió que se retirase esta publicación, petición que el P. Abad aceptó. En esta misma reunión, el Sr. Hurtado retornó al P. Abad el dinero de la ayuda económica que se le había dado, de dicha cantidad se hizo donación a la Fundación Vicki Bernadet y a la Cruz Roja.

13. A principios del 2016, el P. Abad Josep M. Soler escribió una carta al Sr. Hurtado para informarle de las medidas que se tomaron a raíz de su última entrevista ya que se habían retirado del mercado todos los libros que todavía existían de esta publicación.

14. En el año 2016, en una entrevista personal, el P. Abad informó de esta situación a la Congregación para la Doctrina de la Fe, institución responsable de estos asuntos en la Santa Sede.

15. El monasterio quiere reafirmar su condena más absoluta de los abusos cometidos contra menores, expresa su total soporte a las víctimas y su firme voluntad de actuar con total transparencia. Quiere manifestar también que, aunque el Hno. Andreu Soler mantuvo siempre una versión diferente de los hechos de la del Sr. Hurtado, las actuaciones del monasterio siempre se han movido por el deseo de ayudar al Sr. Hurtado y de estar a su lado. Así mismo, el monasterio expresa que no tiene conocimiento de ninguna otra denuncia contra el Hno. Andreu Soler y pide perdón por todo aquello en que no haya sabido estar a la altura de las expectativas.

Montserrat, 19 de enero de 2019

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , ,

Las víctimas de abusos apoyan a los padres del ‘caso Gaztelueta’

Martes, 9 de octubre de 2018

aubsu_560x280-1Segunda semana del juicio por los presuntos abusos en el colegio del Opus Dei

Duros reproches de la familia al papel de la Fiscalía; el colegio admite búsquedad de violaciones en el ordenador del ex docente

(Jesús Bastante).- “Yo fui víctima de abusos sexuales, y agradezco la valentía de Juan, su mujer y su hijo, por denunciar el caso en busca de justicia. Pero sobre todo me enorgullece su valor, porque contribuyen enormemente a erradicar estos actos repugnantes”. Javier, la víctima de abusos de Ramos Gordón en La Bañeza, ha querido apoyar a la víctima de abusos en el caso Gaztelueta, que hoy comienza su segunda semana.

Como Javier, muchas víctimas de abusos a menores por parte del clero se han puesto en contacto, de muy distintas maneras, con la familia Cuatrecasas. Algunos, haciéndose presentes en Bilbao; otros, llamando por teléfono o enviando mensajes a través de conocidos o de las redes sociales. Como Javier Paz, víctima de abusos en Salamanca, quien en su muro ha criticado el “silencio cómplice” de algunos medios y “los siervos a sueldo” de los depredadores, al tiempo que subraya su apoyo sin fisuras a la familia. “¡A galopar, hasta enterrarlos en el mar!”.

La familia ha recibido el cariño de muchos otros en un juicio difícil y que puede marcar un antes y un después en el tratamiento a las víctimas de estas atrocidades. Así, varios partidos políticos ya han mostrado su interés por reformar la legislación actual, para conseguir, al menos, que la prescripción de los casos de abusos no comiencen a contar hasta que la víctima no alcance los 30 años, como sucede en Alemania.

Algunas víctimas españolas, con el apoyo de Eca Global (la mayor organización a nivel mundial de víctimas de abusos del clero), están ultimando los estatutos de la que será primera asociación de este colectivo en nuestro país.

Entretanto, este lunes continúan las declaraciones de diversos testigos de la defensa y la acusación en el ‘caso Gaztelueta’. “Mi mujer y yo estamos muy orgullosos de nuestro hijo, valiente y coherente, sostiene a RD Juan Cuatrecasas, quien apunta cómo el pasado viernes Gaztelueta aportó la pericial definitiva para condenar a su docente.

Así, subraya, durante la segunda sesión del juicio, se demostraron importantes negligencias” en el control que, supuestamente, el centro hacía de los ordenadores que utilizaba el profesor. Así, la propia pericial informática del Gaztelueta admitió que desde el ordenador del acusado se pudieron rastrear búsquedas de desnudos, e incluso ‘violaciones’ de personajes famosos.

Esto demuestra, en opinión de la acusación, que “el sistema informático del centro no tenía filtros, tal y como mantiene su director, o el acusado se los saltaba”. También, que si la propia pericial de parte encontró estas búsquedas, pudieron haber sido borrados historiales.

“Tener un hijo capaz de afrontar una prueba tan dura, después de todo el dolor que sufrió a manos de un cobarde que se aprovechó de su condición de preceptor y adulto, habiendo sido re victimizado hasta la saciedad por el entorno del abusador, no es para menos. Muy orgullosos pero que muy orgullosos de él, sostiene la familia Cuatrecasas, que no opina lo mismo de la función del ministerio Fiscal.

“La Fiscalía tuvo en su poder esa pericial desde hace unos años, y fue incapaz de encontrar y denunciar esas direcciones de búsqueda”, subraya Juan, que lamenta la “desidia” de la acusación del Estado, que contrasta con las preguntas constantes a la víctimas. Es muy vergonzoso que el Ministerio fiscal pregunte, repregunte y humille una y otra vez a una víctima de abusos sexuales, con gestos faciales, reinterpretaciones malintencionadas y actitudes de cara a la víctima que cuestionan su independencia en el proceso”.

“El interrogatorio a mi hijo por parte del fiscal fue una demostración palpable de mala praxis respecto a la formación profesional en reconocimiento y trato a las victimas de estos delitos y de nulo respeto a ellas”, sostiene este ‘padre coraje’, quien apunta que sería oportuno que la Fiscal General del Estado tuviera conocimiento de ello”.

Sea como fuere, este jueves concluirán las sesiones del ‘caso Gaztelueta’, en el que la Fiscalía pide tres años de prisión para el ex docente, mientras que la acusación particular eleva la petición de pena a diez años. La defensa, como no podía ser de otro modo, solicita su absolución.

Entretanto, la web que el colegio del Opus Dei ha dispuesto para seguir el ‘caso Gaztelueta’ ha seguido dando una información de parte, en contraste con su intención de ser “sala de prensa informativa”, únicamente formada por “hechos y evidencias”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , ,

Carta de una sobreviviente de abusos: “No puedo seguir viviendo en este espiral de culpa, rabia y odio”

Jueves, 18 de enero de 2018

abuso-infantil-3“Nos convencieron de que merecíamos lo que nos pasaba: ¡Necesito reparación!”

Ser una sobreviviente de Abuso SexuaI Infantil (ASI) es una experiencia que se incrusta hasta lo más profundo del ser. Y cuando el daño te lo causa alguien de tu familia, como me sucedió, la vida entera se trastoca y se ve afectada”

(Una Sobreviviente de Abuso Sexual Infantil, Chile).- “Vamos, decime, contame, todo lo que a vos te está pasando ahora, porque si no cuando está el alma sola llora. Hay que sacarlo todo afuera, como la primavera, nadie quiere que adentro algo se muera. Hablar mirándose a los ojos, sacar lo que se puede afuera, para que adentro nazcan cosas nuevas” (Mercedes Sosa)

Escribo estas líneas intentando hacer palabra mi historia. Lo hago como punto de inflexión en mi proceso personal de sanación, tratando de vivir con valentía y fuerza. A días de la visita de nuestro hermano, el Papa Francisco, y en medio de la crisis profunda de nuestra Iglesia, me atrevo a expresar mi voz. Voz que fue acallada por muchos años. Voz que clama por salir y derribar los muros construidos a mi alrededor.

Después de un profundo discernimiento y de escuchar a mi corazón, entendido como aquel lugar en que habita Dios, doy este paso. Y espero que sirva no sólo a mi propio camino, sino al de todos quienes han sufrido y siguen sufriendo.

Les pido que puedan acoger esta carta y examinarla con los ojos del alma…

* Ser una sobreviviente de Abuso SexuaI Infantil (ASI) es una experiencia que se incrusta hasta lo más profundo del ser. Y cuando el daño te lo causa alguien de tu familia, como me sucedió, la vida entera se trastoca y se ve afectada.

Hay días en que todo se vuelve oscuro y la esperanza se hace escurridiza, en que los recuerdos producen un sufrimiento desgarrador y que parece no acabar. Hay días en que es difícil encontrar la fuerza para seguir viviendo. La reparación de la propia historia e imagen es una ardua tarea. Ha sido muy doloroso y lo seguirá siendo. Las huellas de tan aberrante vivencia no desaparecerán, por más que quiero. Siempre llevaré esta marca conmigo. Tomar conciencia de lo que padecí es algo que aún me sigue destrozando por dentro.

Ya no puedo seguir viviendo en este espiral de culpa, rabia y odio; donde tantos episodios siguen llenando cada espacio vital. No quiero que mi abusador siga presente en todo lo que hago y soy. No quiero que siga ganando.

Hay demasiados niños, niñas y adolescentes que han debido pasar por el calvario y el sinsentido de la violencia sexual. Muchos que fuimos obligados a callar. A los que nos convencieron que era nuestra culpa, que nadie nos creería. A los que nos convencieron que merecíamos lo que nos pasaba.

agenda_175052

¡Necesito reparación! Mi alma está dispuesta a emprender el arduo sendero de “romper el silencio”, así como otras personas valientes lo han hecho. Aun no soy capaz para enfrentar mi verdad al 100%, así que escribo estas líneas desde el anonimato.

Pero no por cobardía o temor, sino por una lucidez que me indica que debo ir poco a poco. Este paso se convertirá en el más grande que he dado. Ustedes serán testigo de ello: ¡de transitar de la oscuridad de la opresión a la esperanza de romper, algún día, las cadenas que me atan a una vida llena de abuso, violencia y desamparo!

Deseo que comprendan que más que mi nombre, lo que importa es lo profundo y verdadero de mi historia que, lamentablemente, es la historia de muchos. Es una terrible realidad y debemos tomar conciencia de ella.

Las preguntas se agolpan en mi interior. ¿Por qué? ¿Por qué quien debía cuidarme y entregarme amor, fue capaz de dañarme así? ¿Dónde estabas, Dios mío? ¿Por qué tuve que sufrir una experiencia tan horrible y destructiva? ¿Por qué?

No hay respuesta humana a esas interrogantes. Frente a las atrocidades que padecí desde mi infancia, el sentimiento de desamparo es muy fuerte. Me he sentido profundamente abandonada. Una y otra vez he chocado contra el mismo muro. Los abusadores se encargan de convencer a sus víctimas de que son culpables de lo que vivieron. En mi caso, por años he vivido convencida de esa “verdad”. Espero que algún día pueda borrar el peso terrible de una culpa que no me pertenece.

El daño que padecí y cuyas consecuencias se arrastran hasta el día de hoy, hace que dude de todo: de mi fe y mi relación con Dios ¿Dónde estuviste, Señor? ¿Escuchaste mi grito de angustia? ¿Enjugaste las lágrimas de las incontables noches en que él me ultrajó? Dudo de mi propia bondad. Dudo de los demás ¿Me dañarán? ¿Me creerán?

* Y mientras me esfuerzo por sanar mi propia historia, pongo mi mirada en nuestra Iglesia…

Quizás se pregunten que tiene que ver esto con mi vida. Pues, mucho. Desde mi propia experiencia y en este paso de comenzar a correr el velo del silencio impuesto por mi abusador, se entrelaza sí o sí mi vivencia de fe y comunidad.

Para una persona que ha sufrido abuso sexual es doblemente doloroso el momento que nos encontramos viviendo. Y si veo algo que según mi conciencia no está acorde al Evangelio del Amor, soy parte de aquellos que no quieren permanecer impávidos y que desean construir una Iglesia más fraterna… “Una Iglesia pobre y para los pobres”, en palabras del Papa Francisco.

Sería muy ciega al no admitir que vivimos una crisis. Y no sólo a nivel institucional. Además, y más gravemente, a nivel de credibilidad. Los diversos casos de ASI por parte de sacerdotes y consagrados, han socavado profundamente a la Iglesia en el mundo y en nuestra Patria. Quienes debían proteger, acoger y respetar han hecho todo lo contrario. Han tomado la fe de muchas personas y la han destrozado. Han destruido vidas e ilusiones. Vidas que en muchos casos no pudieron reconstruirse y que en otros aún siguen luchando por sanar. ¿Cumple la Iglesia el mandato de Cristo que dice “Vengan a mí los que están cansados y agobiados. Yo les daré descanso, les enjugaré su llanto”?

Me he cuestionado fuertemente lo que sucede a mi alrededor. No puedo permanecer indiferente ante el sufrimiento de tantos hermanos y hermanas.

Al igual que otras personas, he tenido un período de discernimiento respecto a la visita de nuestro hermano Francisco. Y, sobre todo, desde el punto en que me sitúo en relación a ella: comenzando por la indiferencia y terminando en la crítica fraterna y honesta. He decidido quedarme en el último punto. No puedo callar lo que he visto y oído, pero esto no es obstáculo para que acoja al Papa con hospitalidad, esperanza y fe. No sería justa si no reconociese su voz y testimonio en diversas realidades. Ha sido una bocanada de aire fresco a una Iglesia necesitada de renovación, humildad y servicio.

El obispo de Roma, el Papa Francisco, es un persona como cualquier otra. Cómo tú y como yo, con luces y sombras, con errores y aciertos. Y desde la misma verdad que me mueve a reconocer lo mucho que nuestro hermano ha entregado a la Iglesia Universal, manifiesto con firmeza y respeto que creo que el Papa Francisco ha cometido errores: respecto a mis hermanos de Osorno al nombrar a un obispo signo de división, manteniéndolo y tratando despectivamente de “tontos y zurdos” a quienes piden justicia; con las víctimas de abuso dentro de la Iglesia donde ha faltado aun mayor acogida, respeto y mano firme contra todo lo que atente contra la dignidad intrínseca de cada ser humano.

Uno de mis mayores desafíos es como interpretar la visita de Francisco en medio de mi camino. Yo también sufrí abuso: no de un sacerdote, pero sí de una figura que al igual que aquel, debía proteger y acompañar. En esto tengo una profunda compasión y solidaridad con las víctimas de ASI eclesiástico. Me indigna su dolor y me estremecen sus heridas porque fueron doblemente traicionados en su confianza, ya que ellos confiaron en la Iglesia.

Y aunque nunca dejaré de testimoniar mi deseo de que nuestra Iglesia cambie, de que las víctimas encuentren reparación, he decidido recibir con el corazón abierto la visita de nuestro hermano. Y lo haré porque confío en su palabra de que la jerarquía debe abrir puertas y ventanas para que entre el aire fresco del amor a sus filas. Porque siento que El Señor no me salvó del sufrimiento, pero estuvo conmigo en el sufrimiento.

Así, mi alma cree posible hallar la paz: que viene de Dios y su Amor. Que nace del perdón y la sanación de las heridas más profundas del alma. Que llena los vacíos que el dolor causa en nuestro interior. Nuestro mundo necesita paz y para alcanzarla en las víctimas de ASI, en Osorno, y en tantas partes, se necesita justicia.

Espero que nuestros Obispos y sacerdotes actúen como verdaderos pastores. Que nuestros consagrados, religiosos y religiosas nos guíen y acompañen. Que muestren con obras y hechos concretos que el abuso NO es permitido, de que lucharán con todas sus fuerzas para que ningún niño sea herido, para que ninguna persona sea vulnerada y abusada. Es mi esperanza. Para estos días y para los que vendrán.

A esa lucha me consagro y batallo día a día a pesar de todo y más allá de todo. Para romper mi propio silencio y con mucha humildad, quizás ayudar a otros. Con ternura, con cercanía, con respeto. Con mi verdad.

¡Qué la mirada bondadosa y misericordiosa de Dios nos acompañe hoy y siempre!

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , ,

“El Orgullo del pánico”, por Ramón Martínez

Viernes, 30 de junio de 2017

orgullo_2016Manifestación Orgullo de Madrid 2016

Interesante reflexión que publica en Cáscara Amarga:

Que el señor ministro nos explique cómo trabaja, si trabaja, contra los delitos de odio.

Nuestra memoria solidaria colectiva parece tener en cuenta solo a las víctimas de las violencias que afectan a la población heterosexual, en tanto que las violencias que soportamos lesbianas, gais, bisexuales y transexuales, si no son silenciadas intencionadamente, son olvidadas con celeridad pasmosa.

Suele ser en torno a estos días cuando en Madrid empezamos a sonreír viendo cómo nuestra ciudad comienza a prepararse para recibir el Orgullo. Banderas que poco a poco adornan balcones y calles, programaciones que -como es tradición- se cierran a última hora, y actividades culturales que dirigen nuestra mirada hacia la celebración reivindicativa de la libertad sexual.

No os perdáis, por cierto, Subversivas, la exposición de FELGTB sobre historia del Movimiento LGTB, en la cuarta planta del Centro Centro, ni el conjunto de muestras que coordina Fefa Vila bajo el título El porvenir de la revuelta: disfrutad de un Orgullo cultural.

Pero este año en el aire madrileño junto a la proximidad del Orgullo se respira, además de un calor insoportable, una cierta inquietud. El listado de atentados hace pensar a mucha gente que para el fanatismo islámico que los reclama nuestro World Pride puede convertirse en un reclamo importante.

Y no deja de parecerme extraño que en la memoria de quienes empiezan a comentarme que quizá no acudan, por miedo, a la manifestación del 1 de julio, pesen más los atropellos colectivos y los sucesos del puente de Londres reivindicados por el DAESH que la masacre en Orlando, de la que ha sido recientemente el triste aniversario y que parece haber sido sepultada en el olvido, quizá porque la motivación era puramente homófoba.

Nuestra memoria solidaria colectiva parece tener en cuenta solo a las víctimas de las violencias que afectan a la población heterosexual, en tanto que las violencias que soportamos lesbianas, gais, bisexuales y transexuales, si no son silenciadas intencionadamente, son olvidadas con celeridad pasmosa.

Un ejemplo puede ser lo ocurrido este fin de semana en el Orgullo de Murcia, cuando -con dolo o sin dolo- ha quedado claro que la Delegación del Gobierno no tiene el mínimo interés en garantizar nuestra seguridad y ha propiciado, activa o pasivamente, quién sabe, que un grupo de ultraderecha pueda atacarnos libremente.

Lo peor del suceso no es únicamente la violencia en sí misma que hemos de soportar, y que nos debe mover a la solidaridad y hermandad con el colectivo murciano, a través de la asociación No Te Prives.

Lo peor quizá sea que mientras que ciertos desaires sobre corrupción provocan dimisiones e insistentes peticiones de comparecencias de ministros, además de una repercusión informativa sin parangón, en Murcia la irresponsabilidad de la Delegación del Gobierno para con nuestro Orgullo, de la que es responsable el Ministerio del Interior, ha motivado escasas noticias, una petición de dimisión por parte de Ahora Murcia y una pregunta al Gobierno por parte del PSOE.

¿Que “se suelte” a la extrema derecha en medio de un Orgullo no es motivo suficiente para reclamar una comparecencia, al menos para que el señor ministro nos explique cómo trabaja, si trabaja, contra los delitos de odio?

Me inquieta también que en una región como Madrid, donde el Observatorio Madrileño contra la Homofobia registró en 2016 más de trescientas víctimas de incidentes homófobos y que ha superado ya los cien casos en el año corriente, nos inquiete tanto la amenaza terrorista exterior, y no que tenemos tan cerca la violencia que, si bien de menor intensidad, quizá por tan cotidiana nos hemos acostumbrado a soportar.

En la reciente Las brujas de Zugarramurdi de Álex de la Iglesia hay una frase que me gusta recordar: Terele Pávez, bruja malospelos, afirma «a mí no me dan miedo las brujas, a mí me dan miedo los hijos de puta».

Y aunque yo evito emplear expresiones que criminalicen a las mujeres prostituidas y, en todo caso, usaría “hijo de putero”, creo que es un mensaje que hemos de tener en cuenta. A mí no me da miedo el Islam; es una religión que me resulta tan interesante como el Cristianismo o el Judaísmo; es decir, muy poco.

A mí me da miedo el fanatismo que desemboca en el terrorismo y, sobre todo, me da miedo la homofobia, que es una constante entre los integristas de cualquiera de las tres religiones del Libro y, más allá, en gran parte de la población mundial, laicos también.

Dicho esto, espero veros en la manifestación. A pesar de las agresiones en Madrid, a pesar de la amenaza constante de la extrema derecha, a pesar del fanatismo homófobo y fanatismo general que tanto nos asusta, no podemos dejar pasar una oportunidad más para reivindicarnos.

A pesar del miedo y la preocupación, el Orgullo es nuestro y, si como recuerda el dicho “vivir con miedo es como vivir a medias”, precisamente el fin último de nuestra reivindicación es vivir al completo. Que los miedos no nos roben el Orgullo.

observatorio_rosa_ramon_martinez_grande

General, Homofobia/ Transfobia. , , ,

Chile rinde homenaje a las 34 víctimas fatales de la homofobia y la transfobia

Jueves, 31 de marzo de 2016

Memorial_por_la_Diversidad_ChileEn el marco de un nuevo aniversario del fallecimiento de Daniel Zamudio, el Movilh instaló en el Memorial por la Diversidad placas con los nombres de cada una de las personas que han sido asesinadas por su orientación sexual o identidad de género en Chile.

Al cumplirse cuatro años del fallecimiento de Daniel Zamudio, el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) rindió hoy un homenaje a las 34 personas que han sido asesinadas en Chile por su orientación sexual e identidad de género

Los nombres de las víctimas fatales de la homofobia y la transfobia fueron inscritos en placas que desde hoy integran en forma permanente el Memorial por la Diversidad, en cuyo costado descansan los restos de Daniel Zamudio, en el Cementerio General.

DSC_1192“El Memorial por la Diversidad es una obra dedicada a todas las personas discriminadas en Chile. Desde hoy este memorial recordará especialmente a cada una de víctimas de los crímenes de odio”, sostuvo el vocero del Movilh, Óscar Rementería, en compañía de Jacqueline Vera, la madre de Daniel Zamudio.

Añadió que “los nombres de las víctimas fatales de la homofobia y la transfobia merecen ser recordados siempre, tanto por la sociedad como por los movimientos de diversidad sexual. Recordar nos sensibiliza y nos ayuda a estar alertas para que nunca más estos atroces homicidios vuelvan a ocurrir”.

El homenaje se rindió en el marco del cuarto aniversario del fallecimiento de Daniel Zamudio, quien perdió la vida luego de 24 días de agonía producto de una brutal golpiza y tortura que cuatro sujetos le propinaron en razón de su orientación sexual.

DSC_1162“Antes de Daniel Zamudio 18 personas perdieron vida. Después de Daniel otras 16 personas han sido asesinadas por similares motivos. La homofobia y la transfobia siguen matando en Chile. Llamamos al Estado y a la ciudadanía a tomar conciencia de esta situación y a contribuir a erradicar los abusos educando cada día a familiares, amigos y conocidos en el respeto a la diversidad”, sostuvo Rementería,

En tanto, el dirigente del Movilh, Rolando Jiménez, añadió que “en este día demandamos al Gobierno y al Congreso Nacional que reformen la Ley Zamudio, pues esta norma es totalmente ineficiente desde el punto de vista punitivo

Una reforma a la Ley Zamudio debe incluir indemnización para las víctimas, pues hoy las multas van con cargo al fisco, así como invertir la carga de la prueba, de manera que sean los acusados quienes demuestren que no han discriminado. También se requiere una institucionalidad antidiscriminatoria, que prevenga las exclusiones y coordine las políticas por la inclusión social”, puntualizó Jiménez.

*Víctimas de la Homofobia y Transfobia en Chile

 1984: Mónica Briones

2002: Pilar Ibáñez Carrasco, Mauricio Ortega Julio, Amanda Jofré Cerda, Fernanda Covarrubias y Edgardo Vera.

2004: Bárbara Rivero Salazar, Andrea Sánchez Sánchez

2006: Ronald Zambra Donoso, Andrés Navarrete Collao y Viviana Cuevas Henríquez,

2007: Moria Donaire González, Graciela Carrasco Berríos, Alejandra Albornoz Jiménez

2010: Manuel Menéndez González, Ramón Saa Valdivia

2011: Cinthia González Rodríguez, Camila Guzmán Trujillo

2012: Daniel Zamudio Vera, Juan Manuel Vidal, Fernando Valdivia Chávez

2013: Lorenzo Vigueras Torres, José González Quiroga, Diego Aliaga Rosales, Arturo Lomboi Muñoz

2014: Alejandro Bustamante Godoy, Esteban Parada Armijo, Wladimir Sepúlveda, Zaconi Orellana Acevedo, Dilan Vera Parra

2015: Claudio Olivares Bignani, Josefa Salazar Almeida, Teresa Ruiz Núñez

2016: Marcelo Lepe

Fuente MOVILH

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

La FELGTB y el Colegio de Abogados de Málaga darán asistencia gratuita a las víctimas de delitos de odio por LGTBfobia

Miércoles, 22 de julio de 2015

noticias_file_foto_1018845_1437132579El Colegio de Abogados de Málaga ha firmado un convenio con la FELGTB (Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales) para prestar un servicio de asistencia jurídica gratuita online a víctimas de delitos de odio por razón de orientación sexual e identidad de género. 

Los usuarios del servicio serán atendidas online desde cualquier punto del territorio nacional de lunes a miércoles de 17:00 a 19:00 horas por un equipo de letrados voluntarios del Colegio formados específicamente en cómo abordar los delitos de odio. La FELGTB, además de recoger los datos para perfeccionar sus estadísticas sobre violencia y discriminación en el colectivo LGTB, hará una primera valoración del caso, tanteará las posibles alternativas y opciones y acompañará a la víctima, si así lo desea, en el proceso de denuncia. La FELGTB también valorará otras necesidades de acompañamiento psicológico y contactará con otras instituciones que puedan ofrecer servicios con los que no cuente ella misma.

Por su parte, la FELGTB cuenta con un observatorio para la recogida de datos sobre la incidencia de la violencia y discriminación en el colectivo LGTB, además de un servicio de atención a las víctimas que realiza una primera valoración del caso, tantea las alternativas y opciones con los que cuenta la víctima, y se ofrece a acompañarla en el proceso de denuncia.

Asimismo el servicio considera otras necesidades de acompañamiento psicológico para hacer frente al trauma de la agresión y pone en marcha una red de contactos con otras instituciones que puedan ofrecer servicios con los que no cuente la Federación.

“Los delitos de odio son un problema complejo que requiere de una atención integral para la que buscamos todas las complicidades posibles. La buena disposición del Colegio de Abogados de Málaga no puede sino ser una gran noticia”, ha destacado Jesús Generelo, presidente de FELGTB.

LGTBfobia, la mayor causa de delitos de odio en España

Según datos del propio Ministerio del Interior (los referidos al año 2014 fueron hechos públicos en abril) la mayor parte de los delitos de odio que se cometen en España se relacionaron con la orientación sexual o identidad de género de las víctimas (513, un 39,9% del total). Si se tiene en cuenta que solo se denuncian una parte de los delitos, el panorama es en cualquier caso inquietante.

La mayoría de las víctimas de delitos por LGTBfobia que se denuncian fueron mujeres (401 víctimas, frente a 157 hombres). En cambio la inmensa mayoría de los agresores fueron hombres (264, frente a solo 9 mujeres). De hecho, de las seis tipologías de delitos de odio reconocidas en el estudio, es en los delitos por orientación sexual e identidad de género donde esta diferencia entre los dos sexos es más pronunciada. Resulta obvio que, aunque existan características propias, la violencia machista y la violencia LGTBfoba beben de las mismas fuentes.

Mas delitos contabilizados que en 2014

Las denuncias fueron en 2014 más numerosas que en 2013, aunque ello no significa necesariamente que haya habido más delitos por LGTBfobia. Es posible que en este aumento influya una mejor capacidad del sistema de identificarlos como tales, al haberse desarrollado diversos programas de formación y sensibilización a los cuerpos policiales, haberse establecido nuevos procedimientos operativos (como la implementación de un protocolo de delitos de odio) y haberse hecho un mayor esfuerzo de acercamiento a las víctimas para que estas sean conscientes de la necesidad de denunciar.

En cualquier caso, las cifra son preocupantes. Y como la FELGTB ha recordado en otras ocasiones, según sus propios datos más del 70% de quienes sufren agresiones físicas o verbales o amenazas con tintes LGTBfóbicos no lo denuncia (entre el 60 y el 90%, según la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea). De ahí el gran interés de iniciativas como la que ahora ha puesto en marcha junto al Colegio de Abogados de Málaga.

Fuente FELGTB y Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , ,

Corpus 2. Eucaristía, la sangre de las víctimas

Miércoles, 10 de junio de 2015

895__43ba6b686e2feDel blog de Xabier Pikaza:

Ayer hablé de la Eucaristía, en el contexto de la Fiesta del Corpus, insistiendo en el sigo del pan que es Cuerpo, que alimenta y que une a los hermanos (a todos los hombres).

Hoy quiero hablar del vino que es signo de la Vida-Alianza como alianza, poniendo de relieve las palabras de Jesús sobre la copa-sangre, desde la perspectiva de aquellos que entregan su vida por los otros, desde las mujeres (que dan su “sangre” por los hijos) y en especial desde las víctimas (en cuyo nombre dice Jesús: Ésta es mi sangre); ellos son los celebrantes mayores de la fiesta de la vida de Jesús, los portadores del perdón de Jesús, que no es el perdón de los prepotentes, sino de los sacrificados.

Ésta es la fiesta de Dios, como dicen en francés (Fête-Dieu), celebración mesiánica del del Hombre/Mujer, que es en Cristo Sacramento del mismo creador.

Ésta es, en especial, la fiesta de la sangre derramada al servicio de la Vida, el gran milagro de Dios, que ha querido que Jesús, su Hijo, haya vivido en amor por los hombres, muriendo por la causa del Reino, para ser principio de pacificación, con todas las víctimas del mundo.

La misma vida humana es en Jesús eucaristía, de forma que todos podemos afirmar esto es mi Cuerpo...

1. Gesto de Jesús. Tomó la copa… (Mc 14, 23-25 par)

Le habían acusado de comilón y borracho, amigo de publicanos y pecadores (Mt 10, 19 par). Evidentemente, ha sabido disfrutar del vino y lo ha bebido, en solidaridad comprometida y gozosa, ofreciéndoles a los excluidos de la tierra la promesa y garantía del Reino. En la Última Cena, al final de su vida, mantiene ese gesto y continúa ofreciendo vino (Reino) a todos los hombres y mujeres, a partir de sus discípulos.

Ese vino de la fiesta del Reino, que se expresa en el regalo de su propia vida, unido al pan de sus comidas y multiplicaciones, ha quedado como signo y gesto distintivo de su alianza universal de Reino, abierta hacia marginados y pecadores. Por eso, es normal que las iglesias más antiguas (de Galilea, Jerusalén, Antioquía…) y luego todas las iglesias hayan asumido el gesto y palabra del vino como expresión radical del evangelio.:

– Tomó una copa (potêrion). Esta palabra puede traducirse, de manera quizá más sacral, como cáliz, destacando de esa forma la experiencia de dolor y entrega de la vida, como supone el relato de los zebedeos (¿sois capaces de beber el cáliz que voy a beber?: cf. Mc 10, 38) y la oración de Getsemaní (¡Aparta de mí… ! Mc 14, 36). Preferimos dejar copa, por ser más neutral, propia de un banquete de amistad y despedida. El gesto es natural dentro de la Cena. Es como si Jesús dijera, con Sal 116, 5: El Señor es mi Copa, tomadla vosotros. Con la copa de vino se despide, en ella expresa el sentido de su vida.

– Dando gracias, se la dio (le dio su vino). Evidentemente, el vino es señal de bendición: mientras un grupo de amigos puedan tomarlo juntos podrán bendecir a Dios. No están abandonados, perdidos, sobre un mundo adverso. El mismo vino, fruto de la tierra y del trabajo humano, producto de fermentación de la uva, es signo del cuidado de Dios, del sentido de la vida y de la comunión entre los hombres y mujeres. Jesús no les ofrece una sesión de ayuno, hierbas amargas y llanto sino el más gozoso y bello producto de la tierra mediterránea: el vino. No es comida diaria, tasada, de dura pobreza, sino fiesta que alegra el corazón, siendo recuerdo y anticipo del Reino de los cielos. El agua es necesaria, el vino es siempre gracia. Puede vivirse bien a pan y agua. El vino (o sus equivalentes en otras culturas) es un derroche de amor y de solidaridad, es signo de vida.

– Y bebieron todos de ella, de la copa, en gesto muy preciso de participación. Por un lado se dice que bebieron todos, sintiendo en sus labios el gozo y la fuerza del vino, en contra de una liturgia posterior, muy formalista que, simplificando y jerarquizando el rito, ha reservado el vino para el presidente de la liturgia, oscureciendo así aquello que Jesús quiso. Se añade, además, que bebieron de ella, de la misma copa. Un mismo cáliz, un gran vaso, vincula a los participantes. Es vino que Jesús les da y que ellos reciben y comparten, asumiendo de algún modo su camino, comprometiéndose a seguir su senda a compartir su muerte a favor de los demás. No hace falta decir más: éste es el vino de Jesús, la copa de su fiesta; por eso, quienes participan de ella se comprometen a buscar y recibir el reino. En el fondo de la fiesta emerge la más honda exigencia de solidaridad y justicia humana.

–¿Horror por la sangre? ¿Lujo del vino? Es posible que el horror de los judíos a la sangre haya hecho que la eucaristía se llame a veces fracción del pan, sin referencia al vino. También se podría pensar que hubo eucaristía de fracción del pan (sin referencia a la sangre-vino) por la pobreza de las comunidades palestinas donde el vino resultaba caro, o no podía tomarse cada día: sólo el pan es necesario en la comida, el vino constituye un lujo de ocasiones especiales. De todas formas, el paralelismo entre el pan y vino es normal en la Biblia Hebrea y lo hallamos en diversos textos del tiempo de Jesús (como en Qumrán o en Pablo: La copa de bendición que bendecimos ¿no es acaso comunión con la sangre de Cristo? Y el pan que partimos ¿no es comunión con el cuerpo de Cristo? 1 Cor 10, 16). Copa y pan van unidos así desde el principio de la iglesia, expresando el carácter ordinario y gozoso de las celebraciones cristianas.

2. Las palabras: Ésta es mi sangre

Hemos evocado el gesto, pasamos a las palabras. En sentido estricto, no eran necesarias, pues el gesto en sí resulta elocuente: Jesús, un perseguido, mensajero del reino, amenazado de muerte, ofrece a sus amigos una copa de vino, en signo de solidaridad y esperanza, marcada, además por la palabra escatológica con la que concluye todo el gesto:¡no beberé más del fruto de la vid hasta que lo beba con vosotros en el REino…!: Mc 14, 25). Pero los textos de la Institución introducen una palabra explicativa esta es la Sangre de mi alianza (Marcos y Mateo), es la nueva Alianza en mi Sangre (Pablo y Lucas).

– La sangre (haima) es vida. Los israelitas pueden comer las varias partes de los animales sacrificados o no sacrificados de forma ritual, pero nunca su sangre porque ella es la vida de la carne y os la he dado para uso del altar, para expiar por vuestras vidas, porque la sangre expía por la vida (Lev 17, 10-12; cf. Gen 9, 4). Dios se ha reservado la sangre, como signo de su poder originario, de forma que comer carne no sangrada o beber sangre constituye la mayor de las impurezas (cf. Hech 15, 29). Pues bien, fiel a su más honda experiencia de trasgresión sacral y de ruptura de límites, Jesús ofrece a sus discípulos su sangre, es decir, su misma vida, simbolizada por el vino.

Difícilmente podemos hoy imaginar la extrañeza de este gesto, la ruptura que supone para un israelita. Volviendo a los orígenes de la historia humana, de todas las historias, hechas de sangre derramada y ofrecida por los demás, Jesús ofrece a los hombres y mujeres su sangre, que es todo lo que es y todo lo que tiene. Toda su vida se vuelve sagrada, siendo todo profana: su vida es Sangre de Amor, ofrecida a favor de los demás, con todas las madres del mundo, con todas las víctimas de la tierra.

– ¿Es sangre de mujer?

El tema se encuentra especialmente vinculado al misterio vital de la mujer, con sus menstruaciones y partos, tal como lo han visto los pueblos antiguos (entre otros, los israelitas). Ésta es la sangre generadora, que se expande amenazante (¡se tiene gran respeto ante ella!) y fecunda, dando vida (pues se dice que los niños nacen de la sangre de la madre y así es, en sentido simbólico). No se conocía entonces el “óvulo” de la mujer, ni el genoma… Los niños nacían de la sangre de la madre. Esto es lo más sagrado: sangre de mujer que concibe y alumbra (por eso se tiene un gran respeto ante la sangre de la menstruación y del parto).

Pues bien, en esa raíz donde germina y se expande arriesgadamente la vida se ha situado Jesús, ofreciendo a los humanos su sangre, expresada en el vino. Así podemos evocar su gesto, en forma femenina, para después recuperarlo en forma personal, masculina y/o femenina: esta es la sangre de Aquel que sabe dar la propia vida, para así compartirla en gozo feliz con los otros, en forma enamorada. La Eucaristía es, por tanto, el gesto primigenio de la mujer en parto, universalizado por Jesús, desde su situación de perseguido.

Es sangre de víctima. Sí, es sangre de víctima

Es sangre que otros derraman con violencia (le matan), pero que él ofrece en amor para superar toda violencia, instaurando con ella (en el signo del vino) una alianza de amor definitiva. Como he mostrado en otro libro (Hombre y mujer en las grandes religiones, Editorial Verbo Divino, Estella 1997), la sangre que los varones han “valorado” más no está unida a la generación (como en la mujer), sino a la violencia de la guerra: es la sangre de los enemigos matados en campo de batalla o de los amigos caídos en ella.

Pues bien, Jesús no mata a los enemigos para pacificar a los amigos, sino que ofrece su sangre, con todas las víctimas del mundo, para que se pueda instaurar la paz sobre la tierra entera. Jesús no condena a los demás, no encarcela a los violentos, sino que se deja matar para que puedan darse paz sobre la tierra, invitando a todos a que “toman su sangre”, a que se dejen transformar por ella, renaciendo a una vida de amor y solidaridad. Con dura violencia (con mala justicia) le matan. Sin ninguna violencia muere, haciendo de su sangre (entrega personal) signo de encuentro enamorado (vino, alianza) para todos los humanos.

Por eso, en la Eucaristía se celebra (es decir, se recoge y ratifica desde Dios, con Jesús) la sangre de todas las víctimas. Por ellas vivimos, para recordarlas celebramos la fiesta de Jesús, para terminar un día de matar, para empezar a vivir amando, al servicio de la vida de los demás.

3. Sangre de mujer, sangre de víctima, sangre de alianza

Precisemos los temas. Al decir esta es mi sangre, Jesús puede interpretarse como mujer que da la vida al engendrarla, por medio de su sangre, o como varón que entrega su vida, de un modo arriesgado, pacífico, creador, en un contexto donde dominaba la violencia. De esta forma invierte la figura del chivo expiatorio, a quien matan los triunfadores del sistema para imponer la paz sobre el conjunto de la población; Jesús no mata a nadie, nada impone, sino que ama y se deja matar por amor, ofreciendo a todos el cuerpo y sangre de su vida. De esa manera se coloca en el lugar de todas las víctimas: en nombre de ellas dice: Ésta es mi sangre, es la sangre de todos los han sido asesinados; ellos son los que crean la alianza de Dios, los que pacifican la tierra.

En el principio esta la sangre “femenina”: la sangre de aquellos que dan su propia vida (como la mujer da su sangre, según la visión de los antiguos), entregándose a sí misma, para que se expanda así la vida. En esa línea, el gesto eucarístico de Jesús es, ante todo, un gesto de mujer.

En el centro está la sangre de las víctimas. Ésta es la sangre que derraman los “asesinos”, la sangre de todas las víctimas, como ha puesto de relieve el evangelio, al decir que en Jesús han culminado “todas las sangres de los asesinados” (Mt 23, 35). Al decir “ésta es mi sangre”, Jesús está hablando en nombre de todas las víctimas. Sólo existe eucaristía allí donde se vive en solidaridad real con todas las víctimas: la Eucaristía es la “fiesta” de los rechazados y excluidos, de los asesinados. Sólo en su nombre se puede celebrar. En esa línea ha querido avanzar el Apocalipsis, al decir que sólo los asesinados (los expulsados) y sus amigos pueden celebrar la eucaristía, con Jesús, el Asesinado.

Al final está la sangre del amor enamorado, sangre del pacto (Ap 21-22), que no es masculina ni femenina, sino humana y divina: comunión de amor por siempre… Sangre de madre y de víctima, sangre de amigo… Sólo los amigos “comparten la sangre”, son capaces de morir unos por otros….

Ésta es la Sangre de la Alianza (Nueva Alianza) real de Jesús, no el líquido ritual de los sacrificios violentos de hombre o animales (cf. Ex 23, 8; Lev 16). Él o emplea ya la sangre de animales, ni la sangre de los enemigos, sino su propia vida, entregada en favor de los excluidos de Israel y de la tierra y expresada en el signo del vino. Con los excluidos come, en favor de ellos ha muerto, no para pagar a Dios un precio o rescate, sino para regalar su vida en gratuidad, por todos y con todos. Sólo allí donde los asesinados del mundo entero están presentes y nos ofrecen su “gracia” (nos perdonan, nos invitan al vino de la vida) podemos celebrar la Eucaristía, recordando las palabras de Jesús.

4. Conclusión. Eucaristía, comunión de Sangre, copa de vida

El vino es sangre de la alianza, que no es Nueva porque haya quedado sin valor la antigua, sino porque es la verdadera: Alianza plena de Dios con los humanos en el Cristo, como habían anunciado los profetas. Ésta es la “alianza” de civilizaciones y personas, la alianza de la vida que sólo puede expresarse allí donde hombres y mujeres se dan la vida y la celebran en gesto generoso. N

o es sangre separable de la carne, como aquella con la que Moisés rociaba altar y pueblo, sino la vida entera que Jesús ofrece y que los suyos “beben” como signo de alianza, bebiendo el vino bendecido. La vida en amor se vuelve “sangre de amor” que suscita vida, que crea comunión, que vincula a los hombres y mujeres de la tierra Es sangre de la Alianza de una vida regalada y compartida, que viene a expresarse precisamente en el lugar de máxima violencia de la tierra, allí donde los sacerdotes y soldados matan a Jesús.

Jesús no establece un sacrificio especial, separado del conjunto de la vida, como el de Moisés (Ex 23-24) o los sacerdotes de Jerusalén, sino que su Vino (=Fiesta de Dios) es el mismo vino que comparten gozosos los hombres y mujeres y su Alianza es la propia alianza de su vida, que es la vida compartida de esos hombres y mujeres… Ellos, todos los que comparten el cuerpo-sangre de Jesús, son los celebrantes… ellos son la “hostia de pan y de vino”, las especies consagradas.

La palabra más alta, el amor más sagrado

Jesús no está presente en el pan y vino aislados, sino en el pan-vino compartido, es decir, en la comunidad que se va creando como “cuerpo mesiánico” a través de la entrega de la vida de los creyentes, a partir de los rechazados, de las víctimas. En nombre de todos ellos, Jesús puede decir y dice: “Ésta es mi Sangre…”. Ésta es la Sangre de Dios, que está presente en todos los asesinados de la historia humana, a quienes Jesús representa, con quienes inicia un camino de Reino. Por eso, cuando le Eucaristía se convierte en “pura fiesta” de triunfadores, con grandes ceremonias de exaltación creyente, puede suponerse que falta algo: falta el recuerdo y presencia de las víctimas, que pueden decir y dicen con Jesús (con la comunidad…): ¡esta es mi sangre!. ¡Ésta es nuestra sangre!.

Es la sangre derramada por muchos (=todos) o por vosotros (=cristianos), conforme a la versión de Marcos/Mateo o de Lucas. Jesús ha derramado su sangre porque le han matado con violencia. Pero, en un sentido más profundo, podemos y debemos afirmar que él mismo ha regalado su vida por el reino, como indica el gesto del vino: “tomó una copa y se la dio…”. Así como se ofrece un buen vino, en amor generoso, así ha regalado él su vida a los hombres y mujeres.. Nosotros podemos vivir porque “Jesús nos ha regalado la vida”, podemos vivir porque hay muchos que “derraman su sangre” por nosotros. Sólo así podemos elevar el vino y decir: Ésta es la Sangre de Jesús, es nuestra Sangre

– Para perdón de los pecados. Con estas palabras interpreta Mateo la afirmación antigua, según la cual Jesús ha derramado su sangre hyper pollôn, en favor de muchos (=todos; cf. Mc 14, 24). (cf. Mc 10, 45). Derramar la sangre es dar la vida por los demás, sin responder con violencia, sin hacer la guerra, sangre contra sangre, muerte contra muerte (cf. 8, 31; 9, 31; 10, 32-34). La Eucaristía es regalar la vida, regalar la propia “sangre”, sin vengarse, sin iniciar por ello una guerra infinita… Sólo aquellos que están dispuestos a dar la vida por los demás (¡aquellos que la dan…!) pueden celebrar de verdad la Eucaristía. Por ellos y con ellos, con los que dan su sangre, con las víctimas y los expulsados, con los encarcelados y asesinados… podemos celebrar la eucaristía, en gesto de perdón.

Biblia, Espiritualidad , ,

“Basta ya, que pare la violencia!”, homilía de Fray Raúl Vera, O.P. obispo de Saltillo

Miércoles, 24 de diciembre de 2014

Ante el sufrimiento que vive el pueblo de México… Leído en la página web de Redes Cristianas

Carta de Adviento y Navidad
Numerosos firmantes

¡BASTA YA!
HOMILÍA DE FRAY RAÚL VERA LÓPEZ, O. P.
OBISPO DE SALTILLO
EN LA PEREGRINACIÓN DE LOS PRESBÍTEROS
Y LOS SEMINARISTAS DE LA DIÓCESIS
AL SANTUARIO DE GUADALUPE
EN SALTILLO, COAH.
5 DE DICIEMBRE DEL 2014

Dios se está manifestando en la voz de las víctimas

El Señor Jesús, a aquellos dos ciegos que tenían confianza de que él les hiciera ver, les abrió los ojos y vieron (Cf.Mt.9,27-31). Pero Él, que no quería aparecer como un taumaturgo, es decir, un fabricante de milagros, les ordenó que no lo dijeran a nadie, porque su principal tarea era realizar el encantador milagro de la transformación total del hombre, interior y exterior, toda su persona, su cuerpo y su alma, todo él. Él no vino a transformar a unas cuantas personas, sino que vino para transformar a la entera familia humana; sin embargo, aquellas personas que habían sido ciegas, difundieron por todas partes lo que Jesús había hecho por ellas.

raul-vera-lopezEsto está sucediendo ahora. No se puede evitar que Jesús abra los ojos de sus hijas y sus hijos. Algunos quisieran que permaneciéramos ciegos, que la gente creyera que tiene que resignarse a la muerte provocada por injusticias; quisieran ver a un pueblo resignado a padecer la impunidad; les gustaría que no se señalara la corrupción. Esto es imposible porque, en primer lugar cuando creó Jesús junto con su Padre Celestial y el Espíritu Santo el único Dios, al ser humano, lo creó a su imagen y semejanza, lo que quiere decir que el hombre y la mujer están dotados de inteligencia y voluntad y, aún cuando esa inteligencia y esa voluntad se dañaron por el pecado, Jesús vino a perdonar ese pecado y a introducir en el hombre la vida divina, porque Dios necesita del ser humano para construir el mundo conforme a sus designios.

Esto es lo que no quieren entender quienes están destruyendo el mundo, quienes están destrozando a México: Que las ciudadanas y los ciudadanos siempre vamos a reclamarles que nosotros queremos ser parte de la construcción de la historia del bien y de la justicia. En este momento les resulta inaceptable el reclamo del pueblo ante la serie de injusticias que han venido cometiendo, injusticias del tamaño de la cometida por el Estado Mexicano en Iguala, Guerrero. Aquí en Saltillo, y en Coahuila, conocemos de desaparecidos. Concretamente las personas que vienen al Centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios, saben y denuncian en dónde está implicados cuerpos policiacos, cuándo es personal del ejército y cuándo son los grupos del crimen organizado, pero también se dan cuenta de las complicidades entre los funcionarios públicos y los criminales incrustados dentro del Gobierno u organizados como mafias a través de cárteles, en la sociedad civil. Lo que arroja como resultado, la impunidad en la que se mantienen las acciones criminales de las desapariciones forzadas de muchos ciudadanos. Y esto es responsabilidad del Estado mexicano.

Ayotzinapan puso de manifiesto situaciones criminales mantenidas por años en la impunidad por todo el país

Lo que ha pasado en Ayotzinapa, es que todo ha sido cometido bajo la luz pública. A esos jóvenes normalistas se los llevó la policía públicamente y la gente sabe que el municipio con su autoridad principal, su alcalde, el cuerpo de seguridad pública y todo lo que está al servicio de aquel municipio, es parte del Estado mexicano, pues el municipal es uno de los niveles que junto con el estatal y el federal, constituye los tres niveles de Gobierno del Estado mexicano. Desde el momento en que el alcalde los pone bajo un mando suyo, se hace responsable de su desaparición, y por lo tanto debe ser considerado como crimen de Estado.

Ahora intentan hacernos ver que los captores de los jóvenes de la Normal Rural eran unos paramilitares al mando del Alcalde Abarca, intentando con esto decirnos que no eran policías del municipio, sino un grupo armado particular del alcalde. Sabemos que en los municipios y estados de la República, las autoridades están creando grupos armados que llaman de reacción rápida, o algo parecido. El estado de Coahuila tiene “oficialmente” a los GATES y en la pasada administración del municipio de Saltillo se creó a los GROMS, que son grupos que funcionan como parte del Estado para mantener la seguridad. Ambos grupos han sido denunciados como torturadores y asesinos, no sólo de migrantes y presos, sino de la ciudadanía en general. Todos entendemos que oficialmente son parte del Estado de Coahuila, así que son instrumentos del Estado y punto.

141787995168Dios está interviniendo en la historia y nuestra madre Santísima de Guadalupe dijo que iba a estar al pendiente de nosotros. Con la ayuda de Dios que sostiene a sus hijas e hijos, y con la luz que nos proporciona nuestra fe en la persona de Jesús, y en el evangelio que Él predicó, podemos distinguir el bien del mal, mientras permanecemos en esta tierra. Esto es lo que no quisieran que aconteciera quienes desean permanecer en la oscuridad con sus crímenes. Por esa razón nos quieren acallar cuando les reclamamos sus injusticias, su corrupción y su impunidad. ¿Qué solución van a dar? Ya lo escuchamos en estos días en palabras del propio presidente Peña Nieto: Más represión todavía.

¿No quieren gobernar bien? ¡Que se vayan!

Al leer al profeta Isaías les decimos a partir de nuestra fe, que ya basta con sus crímenes, que ya basta con su corrupción, que ya basta con su impunidad; pero no solamente les decimos eso, sino que les anunciamos con el evangelio lo que dice Dios desde la antigüedad:

“Falta poco, muy poco tiempo para que el Líbano se vuelva un vergel y el vergel parezca un bosque; aquel día los sordos escucharán un libro y verán los ojos de los ciegos libres de tinieblas, los humildes se alegrarán más y más en el Señor y los más abandonados se regocijarán en el santo de Israel” (Is 29,17-19).

San Pablo, en la Carta a los Romanos dice que el Espíritu Santo viene en ayuda de nosotros para que conozcamos qué cosa debemos pedirle a Dios en nuestra oración (Cf. Rm 8,26-27). Nos preguntamos ¿Cómo viene en ayuda de nosotros el Espíritu Santo? Para hacernos comprender desde el evangelio de Jesús, que para bien de todas y todos en la sociedad, debe establecerse la paz, y que para mantenerla hemos de vigilar que prevalezca la justicia en las relaciones humanas; pero si ésta llega a faltar, debemos exigir a la autoridad pública el fortalecimiento de la justicia, pues a todo el cuerpo político del Estado le compete el establecimiento de la justicia y el derecho. Nosotros sabemos que Dios ha venido iluminando a través de la historia al ser humano, por medio de innumerables discípulas y discípulos de Cristo, y miles de personas adheridas a los valores universales que rigen las relaciones humanas perdurables entre las mujeres y los hombres de la sociedad, para que cada día encontremos la manera más perfecta de establecer el derecho y la justicia, mediante la colaboración de personas honestas, que surgen de la organización histórica de los mismos pueblos y que son delegados por ellos para estar al frente como gobernantes suyos.

Esto es lo que quieren los malos gobernantes, que no veamos, que permanezcamos ciegos ante sus fechorías, y por eso dicen que cuando reclamamos las injusticias, estamos desestabilizando el país, que buscamos derrocar al gobierno. No, señor, lo que quiere este pueblo es que se gobierne bien y si no quieren gobernar bien, pues que se vayan.

La sorpresa inaudita del actuar de Dios en la historia

Miremos más adelante el texto de Isaías que se proclamó hace un momento:

“Porque se acabarán los tiranos, desaparecerá el insolente, y serán extirpados los que acechan para hacer el mal, los que con una palabra hacen condenar a un hombre, los que tienden trampas al que actúa en un juicio, porque así nomás perjudican al justo” (Is. 29,20-21).

Para entender el sentido de este texto, importante para iluminar nuestra actuación cristiana ante la grave situación por la que atraviesa México, hago referencia al final del texto del profeta Isaías que se proclamó antes, y unas palabras de Jesús, primero, ante sus discípulos durante la última cena y, después, ante Poncio Pilato, durante el juicio con el que el procurador romano lo condenó a muerte.

Isaías dice: “Los espíritus extraviados llegarán a entender y los inconformes aceptarán la enseñanza” (Is 29,24). En este texto Dios anuncia por medio de su profeta que lo que lleva a la reconciliación tanto de quien provoca las injusticias como de quien se inconforma por ellas, es la verdad. La misma que rompe con el círculo vicioso de la impunidad que lleva a que se multipliquen los crímenes del tirano. La verdad saca del extravío por donde el tirano conduce a la sociedad, y lo obliga a aceptar la responsabilidad de sus delitos. La verdad que rompe con la impunidad, devuelve la tranquilidad a la sociedad que se había inconformado contra la dictadura del tirano.

Leer más…

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , ,

Comunicado final de la XVII Semana andaluza de Teología: “Seguir a Jesús desde las víctimas”

Domingo, 30 de noviembre de 2014

015_3De la página web de Redes Cristianas:

Procedentes de Andalucía y de otras partes del país, 350 personas hemos compartido esta XVII Semana Andaluza de Teología como espacio cristiano, vivo y comunitario, donde se estimula y celebra nuestra fe en Jesús de Nazaret y se refuerzan con entusiasmo nuestras esperanzas y compromisos por otra sociedad más justa y otra institución-Iglesia más evangélica. Ante la crueldad y sinrazón del lucro insaciable de unas minorías, seguimos creyendo en la razón y justicia de los derechos de las víctimas. En estos dias nos hemos comunicado compromisos personales o locales, pequeños pero transformadores, germen de un modelo alternativo de vivir, de creer en la Sabiduría Divina y de seguir a Jesús. Compromisos que ponen en su eje la compasión solidaria con las víctimas heridas, expoliadas y excluidas.

Sabemos que creer en Dios no es la cuestión clave, sino en qué Dios creemos. Como personas seguidoras de Jesús damos nuestra adhesión-confianza al Dios de Jesús y también al Jesús de Dios. Para ser fieles en esa fe-seguimiento precisamos “volver a Jesús” siempre, para ir por sus caminos con libertad y creatividad, atentos a las sugerencias de su Espíritu, que trasciende y desborda el marco religioso-institucional y se hace sentir en el clamor de los empobrecidos y de las víctimas sociales.

La prioridad de la vida sobre la religión es la consecuencia más radical que brota de las propuestas de Jesús sobre el Reino y también su exigencia más urgente. La mediación esencial entre los seres humanos y Dios es la vida, pues a El lo encontramos en hacer que todas las personas vivan con dignidad y sean respetadas en sus derechos; lo hallamos en el gozo y la alegría de vivir compartidos en igualdad. Siguiendo a Jesús, la orientación esencial de la espiritualidad cristiana consiste en el compromiso con la vida humana: su seguridad, su dignidad, sus derechos y su felicidad. Porque no puede captarse el alcance y la hondura de la fe cristiana si no la vivimos desde el lugar social de las víctimas de la exclusión. Esta opción de seguimiento de Jesús así puede incluso llevarnos a vivirlo al margen de los marcos religiosos instituidos, esos que tantas veces desfiguran, ocultan y dificultan el acceso a su Vida y Mensaje a muchas personas.

Cuando se margina el Evangelio y se avivan la religión, lo sagrado, los ritos, la pertenencia confesional, etc. la institución-Iglesia aparece como netamente religiosa, aliada con los poderes sociales y económicos y también poco o nada evangélica, de modo que se incapacita para mantener viva la memoria subversiva y la propuesta de Jesús y cuanto representa de liberador para las personas. Así pues, el compromiso con las víctimas es expresión ineludible del seguimiento de Jesús.

Nuestra talla ética a nivel colectivo no vendrá medida por el PIB, sino por nuestra radicalidad democrática y comprometida con los prójimos-víctimas. Si observamos solamente nuestra realidad española, continúa la caída de los ingresos familiares y crece el aumento de la desigualdad en el reparto, con hundimiento de las rentas más bajas. El número de hogares sin ingresos en nuestro país supera los 700.000 y de ellos 334.000 hogares andaluces, viven en pobreza severa. Se agudizan sin cesar los procesos que limitan el acceso a derechos y servicios básicos (alimentación, educación, sanidad, vivienda) y la tasa de paro llega a más del 27% de la población activa y entre los jóvenes supera el 50%. La situación laboral es así: menos empleo y más paro, la mayoría de empleos nuevos son de carácter temporal o precarios y con salarios bajos o muy bajos. En síntesis: pobreza creciente y derechos menguantes.

Entre las incontables víctimas del sistema socio-económico imperante tenemos presentes las vidas segadas, prohibidas, perseguidas o expulsadas de miles de personas inmigrantes que no hallan en nuestras sociedades opulentas la acogida hospitalaria y la debida justicia ante sus situaciones de emergencia.

“Hoy tenemos que decir “no a una economía de la exclusión y la desigualdad”. Esa economía mata. Grandes masas de población son excluidas y marginadas: sin trabajo, sin horizontes, sin salida. Se considera al ser humano como un bien de consumo, que se puede usar y luego tirar. Vivimos en la cultura del “descarte”: los excluidos no son “explotados”, sino desechos, “sobrantes”. Mientras no se resuelvan radicalmente los problemas de los pobres, renunciando a la autonomía absoluta de los mercados y de la especulación financiera y atacando las causas estructurales de la desigualdad, no se resolverán los problemas del mundo. La desigualdad es la raíz de los males sociales” (Papa Francisco).

Confesamos que seguir a Jesús nos mueve a llevar consigo la esperanza y el impulso de una nueva sociedad con unos valores alternativos a los dominantes. Estamos convencidos/as de que la fe cristiana tiene una irrenunciable dimensión social y pública de la que brota un ineludible impulso hacia el compromiso ético sociopolítico. Nuestra fe cristiana nos da Vida y queremos vivirla como una fe atravesada por el clamor de la justicia, la igualdad y la liberación. “Ahí queremos estar. La llama de la esperanza subversiva sigue viva, a pesar de todo. Queremos cuidar el fuego de indignación y de paz para hacer frente a la codicia insaciable del Mercado –el peor de los terrorismos, la peor de las epidemias- para cuidar mejor de nosotros/as, para cuidar de las hermanas/os que perecen, para cuidar la tierra y la vida amenazada de todos los vivientes, para curar y salvar la Vida. Jesús nos inspira y nos impulsa” (José Arregi).

El Morche-Torrox (Málaga) 21-22-23 Noviembre 2014

Espiritualidad , , , , , , ,

Francisco crea una comisión para luchar contra la pederastia en la Iglesia que Incluye a una víctima, la irlandesa Marie Collins, entre sus ocho miembros.

Lunes, 24 de marzo de 2014

mari-collinsLeemos en Religión Digital y en La Información:

Incluye a una víctima, la irlandesa Marie Collins, entre sus ocho miembros

Otro miembro destacado es el arzobispo de Boston, cardenal Seán Patrick O’Malley

El papa Francisco ha nombrado hoy a ocho de los miembros que integrarán la comisión que instituyó el pasado diciembre para luchar contra la pederastia en la Iglesia. Entre ellos hay una víctima, la irlandesa Marie Collins (en la fotografía en un simposio en la Gregoriana), que sufrió los abusos sexuales de un religioso cuando era niña. Esta mujer, que ahora tiene 66 años, relató su historia ante 200 obispos en un simposio que organizó el Vaticano en Roma en 2012.

Otro miembro destacado de la comisión será el arzobispo de Boston, cardenal Seán Patrick O’Malley, uno de los ocho purpurados que Francisco eligió para asesorarle en la reforma de la curia romana, que es una de las voces más destacadas de la Iglesia en la lucha contra la pederastia.

El resto de los designados son el sacerdote y teólogo argentino Humberto Miguel Yáñez Molina, un jesuita amigo del Papa; dos psiquiatras, la francesa Catherine Bonnet y la británica Sheila Hollins; el profesor de derecho canónico italiano Claudio Papale; el sacerdote y teólogo alemán Hans Zollner, y la polaca Hanna Suchocka, que fue primera ministra de su país entre 1992 y 1993 y es conocida por sus numerosos ensayos sobre derechos humanos.

El objetivo de estas personas será preparar los estatutos que definirán las competencias y las funciones que tendrá la comisión, que será ampliada más adelante con nuevos miembros. El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, ha recordado hoy que el Papa decidió crear este organismo para promover de varias maneras la protección de los menores, desde la educación para prevenir y la asistencia a las víctimas hasta la colaboración con la Justicia para castigar la pederastia.

“De esta manera, esta comisión contribuirá a la misión del Santo Padre de responder a la sagrada responsabilidad de asegurar la seguridad de la juventud”, agregó el portavoz vaticano. (RD/Agencias)

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.