Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Identidad sexual’

Un estudio estadounidense confirma que el acceso a bloqueadores de la pubertad reduce el riesgo de suicidio en adolescentes trans

Martes, 28 de enero de 2020

Acoso-Escolar-01El uso de bloqueadores de la pubertad disminuye de forma significativa el riesgo de suicidio en la población trans adolescente. Así lo pone de manifiesto un estudio recién publicado en la revista Pediatrics, que edita la Academia Americana de Pediatría.

El bloqueo de la pubertad facilita el no tener que pasar por la desagradable experiencia de ver cómo tu cuerpo se desarrolla en una dirección contraria a la de tu identidad de género. Es un tratamiento reversible, que permite detener el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios (vello, barba, pechos…) durante unos pocos años hasta que la persona está legalmente capacitada para afrontar cómo y hasta dónde desee su proceso de reasignación mediante estrategias como hormonación y/o cirugía.

Los investigadores han examinado la relación entre el uso de bloqueadores de la pubertad durante la adolescencia y una serie de parámetros relacionados con la salud mental, entre ellos diferentes medidas relacionadas con la ideación suicida, mediante el análisis de los datos de 20.619 personas trans de entre 18 y 36 años recogidos en la U.S. Transgender Survey, una gigantesca encuesta que se llevó a cabo en 2015 en Estados Unidos. De ellos, solo el 2,5% tuvieron acceso a este tratamiento, pese a que un 16,9% lo hubiera deseado. Los resultados son indiscutibles. Incluso tras hacer los correspondientes ajustes tanto por variables demográficas como por el nivel de apoyo familiar que recibieron, aquellos que recibieron tratamiento presentaron de forma significativa mejores indicadores de salud mental y menores índices de suicidio que los que se lo plantearon pero no lo recibieron.

«Sabemos históricamente que los bloqueadores de la pubertad son seguros y efectivos y que son totalmente reversibles, por lo que los beneficios superan con creces cualquier riesgo. Es una obviedad el que estén disponibles en estas circunstancias», ha declarado a CNN Michelle Forcier, profesora asociada de Pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad Brown (Rhode Island), uno de los centros universitarios más prestigiosos de Estados Unidos, al ser preguntada por este estudio. Aunque no ha participado en él, Forcier trabaja habitualmente con menores trans. Para la pediatra, negar este tratamiento a los menores que lo deseen es equivalente a negar a un niño con asma su inhalador o rechazar tratarlo de cáncer, ya que se trata de una intervención que «salva vidas», como este estudio demuestra una vez más. «No permitir a estos niños usar estos tratamientos no es una posición neutral», ha remarcado.

Un estudio sin duda importante, en un momento en el que diversos estados norteamericanos gobernados por republicanos están valorando aprobar leyes que impedirían a los menores de edad acceder a este tipo de tratamientos, pese a que gozan de respaldo científico (aquí se puede acceder, por ejemplo, a las pautas recomendadas por la Endocrine Society). Un movimiento que se enmarca en la ola de transfobia que en estos momentos agitan en ese país tanto movimientos ultraconservadores como un sector minoritario del feminismo.

Suicidio adolescente en menores trans, una lacra evitable en buena medida

Como es bien conocido, el riesgo de suicidio en adolescentes trans es elevado. En septiembre de 2018 hacíamos referencia, por ejemplo, a un demoledor estudio, publicado también en Pediatrics, que mostraba que la tasa de intentos de suicidio entre adolescentes trans estadounidenses es considerablemente mayor que entre sus coetáneos cis. El grupo en el que los intentos de suicidio son más numerosos era el de los chicos trans (el 50,8% reportan algún intento de suicidio), seguido de los adolescentes no binarios (41,8%) y de las chicas trans (29,9%). Pero no era ni mucho menos el primero: ya otros estudios habían puesto de manifiesto la situación de vulnerabilidad de los menores trans. En 2012, por ejemplo, recogíamos otro de ellos, que mostraba que niños y adolescentes trans sufren más síntomas psiquiátricos, tales como depresión e intentos de suicidio, que el resto de niños y adolescentes de su misma edad. Las cifras eran mayores en aquellos casos en los que no se daba un manejo especializado de la situación, bien por carecer de medios económicos o porque los padres no los apoyaban en su proceso.

Es importante destacar que el uso de bloqueadores de la pubertad no es la única estrategia que se ha demostrado útil para reducir el sucidio adolescente en menores trans. Alguna de ellas es bien sencilla: otro estudio del que dábamos cuenta en abril de 2018 mostraba que simplemente el hecho de que los jóvenes y adolescentes trans sean tratados en su entorno con el nombre correspondiente a su identidad de género disminuía drásticamente los cuadros depresivos, los pensamientos suicidas e incluso los propios intentos de suicidio. Los investigadores sabían de lo que hablaban: fue el mismo equipo que en 2017 estableció que, debido al estigma social, el porcentaje de jóvenes transgénero con ideas suicidas duplicaba el de la población general y cuadriplicaba la propensión a consumir drogas.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

El uso del pronombre «they» en singular para referirse a personas de género no binario, palabra de la década en inglés

Sábado, 18 de enero de 2020

índiceLa American Dialect Society ha escogido como palabra de la década el uso en singular del pronombre «they» para referirse a las personas que no se acomodan a la norma binaria en materia de género, o que simplemente no desean ser identificadas como hombre o como mujer. La organización, que agrupa a lingüistas, lexicógrafos y gramáticos de toda Norteamérica, ya seleccionó «they» palabra del año en 2015, pero ahora hace extensivo dicho reconocimiento a la que este año 2020 pone punto final.

El uso singular de «they», que a diferencia de «he» (él) y «she» (ella) es neutral en género, así como de su derivado posesivo «their» en lugar de «his» o «her», no es excepcional, pero solo hasta años recientes su utilización formal ha empezado a ser admitida. Ya en 2015, antes de que la American Dialect Society la eligiera palabra del año, la cuestión fue objeto de debate durante la reunión anual de la American Copy Editors Society, que agrupa a los correctores de estilo estadounidenses. Poco después trascendió que, por ejemploThe Washington Post, uno de los periódicos más influyentes de los Estados Unidos, lo permitiría en sus textos. Y hace solo unas pocas semanas Merriam-Webster, una de las editoriales de diccionarios más importantes de la lengua inglesa, decidió añadir una nueva acepción en la entrada correspondiente a a dicho término para reconocer el uso del «they singular» no solo para referirse a personas ya citadas en el discurso pero cuyo sexo o género era desconocido, sino también para señalar de forma expresa a personas de género no binario. Su pronombre reflexivo correspondiente, según Merriam-Webster, es «themself».

La decisión de Merriam-Webster supuso un paso importante desde el punto de vista semántico, al «oficializar» a «they» como el pronombre apropiado para personas no binarias. Sobre todo si se tiene en cuenta que la lengua inglesa carece de una Real Academia y su norma se establece en base a un consenso de facto en el cual los diccionarios más prestigiosos desempeñan un papel fundamental. Un reconocimiento que ahora se consolida con la elección por parte de la American Dialect Society.

¿Cómo traducirlo al castellano?

El uso de «they» para referirse a personas no binarias no tiene una traducción literal al castellano, dado que en nuestra lengua la tercera persona del plural mantiene la dualidad de género del singular («el, ellos»; «ella, ellas»). Posiblemente la manera más acertada de traducirlo sea recurriendo al pronombre «elle», no reconocido por las autoridades académicas, pero que cada vez es más utilizado por personas no binarias y activistas LGTBI de lengua castellana. Un uso, dicho sea de paso, que levanta ampollas entre columnistas y opinadores conservadores.

Un reciente ejemplo de esta dificultad han sido los titulares relacionados con Sam Smith, cantante al que hasta hace poco tiempo nos referíamos en masculino, pero que ha manifestado de forma expresa su deseo de que a partir de ahora nos refiramos a elle como «they»:

Se trata, además, de un debate que en el ámbito de la lengua castellana se entremezcla con el que genera el uso tradicional del masculino como «género no marcado», es decir, con la utilización del masculino para referirse de forma genérica a hombres y mujeres. Un uso que las autoridades académicas consideran el único válido, frente a circunloquios como «los alumnos y las alumnas», y que cada vez más activistas, sobre todo de las nuevas generaciones, desafían con formas pronominales como «nosotres» y «vosotres» o con la adopción generalizada de la «e» como género no marcado («les alumnes»), pese a que esta no forma parte del sistema gramatical castellano.

Fuente Dosmanzanas

General , , , , , , , , , ,

Merriam-Webster, uno de los diccionarios más importantes de la lengua inglesa, oficializa el uso del pronombre «they» para referirse en singular a personas de género no binario

Miércoles, 25 de septiembre de 2019

Merriam-Webster-300x300Merriam-Webster, una de las editoriales de diccionarios más importantes de la lengua inglesa, ha decidido añadir una nueva acepción en la entrada correspondiente a «they». Reconoce así el creciente uso del pronombre que se utiliza en inglés para la tercera persona del plural, y que carece de género, para referirse también a las personas no binarias. Merriam-Webster, recordemos, fue también uno de los primeros diccionarios en incluir a las parejas del mismo sexo en la definición de matrimonio.

A partir de ahora, la cuarta acepción de «they» en el diccionario Merriam-Webster (aquí) será su uso como pronombre para referirse en singular a una persona cuya identidad de género sea no binaria («used to refer to a single person whose gender identity is nonbinary»). Según explican los editores, se trata de la expansión natural de un uso, el conocido como «they singular», que cuenta con una larga tradición en la historia de la lengua inglesa, y que de hecho ha sido utilizado por escritores clásicos. Si hasta ahora podia encontrarse «they» como pronombre personal singular para referirse, por ejemplo, a personas ya citadas en el discurso pero cuyo sexo o género era desconocido, ahora el diccionario Merriam-Webster lo reconoce también para referirse de forma expresa a personas que no se acomodan a la norma binaria en materia de género, o que simplemente no desean ser identificadas como hombre o como mujer. Su pronombre reflexivo correspondiente, según Merriam-Webster, es «themself».

emilydickinson-3-post_zps69ba3605-jpgoriginal

En una carta de 1881, Emily Dickinson escribió: “Casi todas las personas habrían dudado si [la carta] fuera de ellos, o de hecho si fueran ellos mismos”. Las personas han usado “ellos” en singular para describir a alguien cuyo género es desconocido durante mucho tiempo, pero el uso no binario de “ellos” es relativamente nuevo.

El uso singular de «they», palabra del año en 2015

Cabe señalar que el uso singular de «they» ya fue escogido palabra del año en 2015 por la American Dialect Society (ya entonces lo recogimos en nuestra página). Poco antes la cuestión había sido objeto de debate durante la reunión anual de la American Copy Editors Society, que agrupa a los correctores de estilo estadounidenses, y The Washington Post, uno de los periódicos más influyentes de los Estados Unidos, había decidido permitirlo en sus textos.

Aún así, la decisión de Merriam-Webster supone un paso importante desde el punto de vista semántico, al «oficializar» a «they» como el pronombre apropiado para personas no binarias. Sobre todo si se tiene en cuenta que la lengua inglesa carece de una Real Academia y su norma se establece en base a un consenso de facto en el cual los diccionarios más prestigiosos desempeñan un papel fundamental. En este sentido, Merriam-Webster es considerado por muchos el diccionario de referencia de la lengua inglesa en su variante americana.

¿Cómo traducirlo al castellano?

El uso de «they» para referirse a personas no binarias no tiene una traducción literal al castellano, dado que en nuestra lengua la tercera persona del plural mantiene la dualidad de género del singular («el, ellos»; «ella, ellas»). Posiblemente la manera más acertada de traducirlo sea recurriendo al pronombre «elle», no reconocido por las autoridades académicas, pero que cada vez es más utilizado por personas no binarias y activistas LGTBI de lengua castellana.

Un reciente ejemplo de esta dificultad han sido los titulares relacionados con Sam Smith, cantante al que hasta ahora nos referíamos en masculino pero que ha manifestado de forma expresa su deseo de que a partir de ahora nos refiramos a elle como «they»:

Se trata, además, de un debate que en el ámbito de la lengua castellana se entremezcla con el que genera el uso tradicional del masculino como «género no marcado», es decir, con la utilización del masculino para referirse de forma genérica a hombres y mujeres. Un uso que las autoridades académicas consideran el único válido, frente a circunloquios como «los alumnos y las alumnas», y que cada vez más activistas, sobre todo de las nuevas generaciones, desafían con formas pronominales como «nosotres» y «vosotres» o con la adopción generalizada de la «e» como género no marcado («les alumnes»), pese a que esta no forma parte del sistema gramatical castellano.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , ,

Decisión histórica: la OMS retira la transexualidad de su lista de enfermedades mentales

Miércoles, 20 de junio de 2018

transflagLa noticia era esperada, pero ello no le quita relevancia histórica: la Organización Mundial de la Salud deja de considerar la transexualidad una enfermedad. La nueva Clasificación Internacional de Enfermedades de la OMS (CIE-11), dada a conocer este lunes, entierra definitivamente el concepto «trastorno de la identidad de género», encuadrado en el capítulo 5 (enfermedades mentales) de la CIE-10, para dar paso a una definición no patologizante encuadrada en un nuevo capítulo.

La CIE-11 se presentará en la Asamblea Mundial de la Salud de mayo de 2019 para su adopción por los Estados miembros y entrará en vigor el 1 de enero de 2022. La presentación de este lunes, en este sentido, no es más que un avance que permitirá a los países planificar cómo usar la nueva versión, preparar las traducciones y capacitar a los profesionales de la salud de todo el país. Sin embargo, ya nos permite extraer importantes conclusiones.

Por lo que se refiere a la transexualidad. Lo que hace la nueva CIE-11 es crear un nuevo capítulo, el 17, «condiciones relacionadas con la salud sexual», motivada por la necesidad de codificar determinadas situaciones que, sin necesidad de ser entendidas como patológicas, sí pueden tener implicaciones sanitarias. Dentro de este capítulo aparece la denominada «incongruencia de género», que según la nueva clasificación se caracteriza por una incongruencia «marcada y persistente» entre la experiencia de género de una persona y su sexo asignado en el momento del nacimiento. Esta necesidad de que la situación sea «marcada y persistente» supone una limitación que sin duda recibirá criticas: la nueva codificación expresa, en este sentido, que el comportamiento variable de género o la simple indicación de preferencia no son suficientes como para establecer el «diagnóstico».

A su vez, la OMS divide la incongruencia de género en dos variantes: la que se da en adolescentes y personas adultas y la que se da en la infancia. Las definiciones son prácticamente idénticas, pero mientras que en adolescentes y adultos (HA60) la «persistencia de la incongruencia» se limita a «varios meses», en el caso de los niños (HA61) la OMS marca un límite mínimo de dos años de identificación con un género que no se corresponde con el sexo asignado para que la persona pueda considerarse dentro de esta categoría. Se mantiene además una tercera categoría de codificación, «incongruencia de género no especificada» (HA6Z), al margen de las dos anteriores.

Según explica la página web de la OMS, la evidencia disponible en la actualidad ya permite asegurar que no nos encontramos ante un trastorno mental, por lo que mantener la condición trans dentro del capítulo de l solo serviría para causar un «enorme estigma» a las personas transgénero. Sin embargo, la OMS considera necesario seguir manteniendo como posible la codificación de la transexualidad (que al fin y al cabo de eso trata la CIE) dadas las significativas necesidades sanitarias de este colectivo.

Insertamos a continuación unas declaraciones de la doctora Lale Say, coordinadora del Departamento de de Salud Reproductiva e Investigación de la OMS, en las que explica las razones del cambio. La doctora Say, además de insistir en que la decisión tiene como finalidad combatir el estigma al que se enfrentan las personas transgénero, explica que esta no se ha tomado solo en respuesta a las demandas del colectivo afectado (como muchos argumentarán) sino como resultado, también, de la revisión de la evidencia científica disponible, tal y como se hizo en su momento con la despatologización de la homosexualidad:

En definitiva, una gran noticia. Podrá argumentarse, y sin duda no faltarán argumentos racionales para ello, que persiste una cierta filosogía «patologizante» en la terminología elegida (una anacrónica «incongruencia» de género) o en el mero hecho de mantener esta categoría dentro de la CIE, aunque sea ya solo como una condición cuya forma de abordaje determina una mayor o menor salud sexual, no como una enfermedad o un trastorno. De la misma forma, es indudable que las nuevas definiciones no respetan el principio de autodeterminación de género en su acepción más radical, y que no contemplan adecuadamente realidades como las de las personas no binarias. Aspectos que sin duda habrá que comenzar a trabajar desde ya mismo. Pero lo que hoy hemos conocido es un avance importantísimo que tendrá sin duda consecuencias a la hora de que las personas trans puedan seguir avanzando en el reconocimiento de sus derechos en el mundo.

Hay que tener en cuenta, por ejemplo, que la CIE es utilizada por aseguradoras médicas de todo el mundo (cuyos reembolsos dependen de su codificación), por los administradores de los programas nacionales de salud, por los especialistas en recopilación de datos, y por otras personas que hacen un seguimiento de los progresos en la salud mundial y determinan la asignación de los recursos sanitarios.

Celebremos hoy lo conseguido. Y a partir de mañana a trabajar sin descanso por mejorarlo.

Sin embargo…

Nada que celebrar: Para Mar Cambrollé la OMS continúa estigmatizando y desconociendo la realidad de las personas trans

Para quienes tienen años luchando por la despatologización total de la transexualidad el anuncio realizado este lunes por la Organización Mundial de la Salud es “trasnochado” y continúa perpetuando la cisnormativa de la “caverna médica”.

Este lunes la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que la transexualidad fue retirada de la lista de enfermedades mentales. Sin embargo, fue ubicada en la categoría de “desórdenes de identidad de género”, hecho que, según activistas trans que llevan décadas luchando por la despatologización total de la transexualidad, antes de celebrar y calificarlo como histórico es importante leer las “letras pequeñas” que traen consigo esa decisión.

“El anuncio de la OMS de despatologizar la transexualidad me parece, por un lado, que es un titular efectista que nada tiene que ver con la lucha que habíamos emprendido desde los colectivos trans a nivel internacional desde hace 11 años, con la campaña de despatologización. Está claro que cualquier clasificación que no sea la de un trastorno de la identidad nos puede parecer más suave.

Sin embargo, la nueva categorización de desorden de la identidad es desafortunada, trasnochada y nos da con la puerta en la cara a las personas trans, ya que nos sitúa de nuevo en la terminología, pues, precisamente, en una comparativa cisnormativa de lo que está en orden y de lo que no está en orden, negando con ello que las identidades trans sean parte de la diversidad humana y una expresión más de la diversidad”, declaró Mar Cambrollé, activista por los derechos humanos de las personas trans; presidenta de la Asociación de Transexuales de Andalucía, de la Federación Española Plataforma Trans y representante en Europa de la Red Sororitaria de Mujeres Trans.

El camino para la despatologización es el que han emprendido países como Noruega, Islandia, Argentina, Malta, Reino Unido, algunos estados federados de Alemania y también algunas regiones de España como Andalucía, Madrid, Valencia y Aragón. Desoyendo los dictámenes de la OMS que sigue trasnochada y perpetuando y estigmatizando a las personas trans en nuevos términos que nos sitúan en una comparativa que desnaturaliza y deslegitima las identidades trans.

No me parece que haya algo que celebrar. Este nuevo pronunciamiento nos reafirma que tenemos que seguir luchando por la despatologización total. Querer justificar que si no está categorizado como una enfermedad no hay derecho a una atención médica, nos parece maniqueo, demagógico y antagónico a la propia organización, ya que la OMS define la salud, no solamente ausencia de enfermedades sino el bienestar social y psíquico de las personas.

Ahí es donde se sitúan las necesidades de las personas trans. Todo el mundo sabe y hemos recurrido a atenciones médicas que no son una enfermedad pero que requieren una atención profesional, como es el caso del embarazo, con lo cual creo que a estas alturas es obsoleto y esconde ese interés de la caverna médica de querer tener el control sobre las identidades y los cuerpos trans.”

Cambrollé ha asegurado que no se pueda hablar de “avance”, cuando se “intenta justificar lo injustificable”. Cuando -en realidad- “es una prolongación estigmatizante de las personas trans”.

Fuente Dosmanzanas/Universogay

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , ,

El Ministerio de Educación español retira parte de un manual de FP para estudiar si el contenido es tránsfobo

Lunes, 29 de enero de 2018

32085_respeta-mi-identidad-transexualidadEn el año 2015 la organización LGTB de Madrid, Arcópoli, denunciaba públicamente que en una Plataforma de FP a distancia había un manual de Grado Superior de Técnico en Educación Infantil en el que se abordaba la transexualidad como “un problema de identidad”.

Tres años después, el Ministerio de Educación ha retirado esa parte del manual (tras una llamada de la Cadena SER) para estudiar y examinar si el contenido es tránsfobo

Al ser una plataforma gestionada por las comunidades autónomas, el Ministerio ha dado aviso a cada una de ellas para que ese contenido se quede fuera mientras lo evalúa y subraya, como siempre echando balones fuera, que ese manual se elaboró en 2009 cuando Ángel Gabilondo (PSOE) era ministro de Educación.

En la unidad de trabajo “El desarrollo moral y sexual de 0 a 6 años” y bajo el epígrafe “Identidad sexual”, los futuros educadores infantiles tienen que estudiar unos apuntes que comienzan señalando que el problema mayor que puede presentarse en este campo a estas edades es cuando un menor dice pertenecer al sexo contrario del que realmente tiene. Algo que le lleva a preguntarse a Rubén López, portavoz de Arcópoli, “quién es la persona que ha decido cuál es el sexo que realmente tiene una persona y, desde luego, crea un juicio moral para los educadores que está fuera de todo lugar”.

Con una absoluta falta de empatía, los apuntes dicen también que no se debe prestar demasiada atención al menor, que hay que etiquetarle correctamente señalándole su verdadera identidad, eres un niño o eres una niña, decirle que está bien hecho o hecha y que podrá vivir muy bien conforme a su identidad.

Otra recomendación para los futuros educadores infantiles que enfada especialmente a Saida García, vicepresidenta de Chrysallis, asociación de familias de menores transexuales quien afirma que “se recomienda incluso reeducar esa identidad y luego le da una solución hablando de reforzar con juguetes de niño o de niña como si eso fuera una cosa que existiera”.

1516910966_631958_1516911056_noticia_normal

Imagen del epígrafe sobre “Identidad sexual” retirado por el Ministerio del manual de FP a distancia de Grado Superior de Técnico en Educación Infantil. / CADENA SER  (pincha para ampliarlo)

Fuente Cadena SER

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Tinder lanza en España una actualización inclusiva que abre el abánico de identidades con las que reconocerse

Viernes, 30 de junio de 2017

tinder-app-720x368#OrgulloTinder: La inclusividad llega a la app con una magnífica campaña

Javi Giner dirige para Tinder una campaña que anuncia la llegada de las opciones de inclusividad en la app.

Desde hace meses Tinder se comprometió a hacer que su app fuera más diversa y respetuosa con las diferentes diversidades de género y afectivas.

“All types, all swypes“. Éste es el mantra que Sean Rad, el CEO de Tinder, adoptó hace unos meses cuando anunció que, quizá la aplicación de citas más popular del mundo, quería dejar atrás las opciones de género binario y añadir más opciones. “Es el paso correcto que tomamos como compañía para crear conexiones más significativas entre nuestros usuarios. Todo el mundo es bienvenido en Tinder.

Tinder,  ha lanzado en España, coincidiendo con el inicio del World Pride 2017, una actualización inclusiva que ya había puesto en marcha en Canadá, Estados Unidos y Reino Unido, y que permite a los usuarios añadir información sobre su identidad y expresión de género e identificarse ya no solo como hombre o mujer si esas no son sus verdaderas, o sus únicas, identidades. Con las nuevas opciones, los usuarios pueden elegir mostrar o no su género en el perfil, para que las personas trans o los usuarios genderless puedan utilizar la app sin necesidad de encasillarse dentro de un sistema que nunca rema a su favor.

Sin duda, un paso muy destacado a favor de la diversidad en el que Tinder, ya abierta a diferentes orientaciones sexuales pero que hasta ahora no permitía a las personas con identidades sexuales no normativas identificarse como tales, ha trabajado con el asesoramiento de entidades como Transgender Europe y, en España, la FELGTB.

Por el momento la nueva funcionalidad de Tinder nace en España con 22 identidades, además de las dos tradicionales, aunque es posible que sufran variaciones en el futuro: andrógino, andrógina, bigénero, género fluido, género no conforme, género cuestionado, género variante, genderqueer, género neutro, género no binario, pangénero, trans, persona trans, hombres trans, mujer trans, transgénero, transexual, hombre transexual, mujer transexual, dos espíritus (un término que según El País la FELGTB recomendó no incluir en España, al ser un concepto pertenenciente al ámbito cultural de los nativos americanos, pero que finalmente se ha mantenido) y otra. Mujeres, hombres, bisexuales, heterosexuales, bisexuales, transexuales, genderless, géneros fluidos, pansexuales… El género y la orientación sexual dejan de ser importantes en un movimiento con el que Tinder (y esta campaña) abogan porque encontremos lo que buscamos: personas con las que conectar.

Para difundir la nueva actualización, Tinder ha difundido un vídeo con testimonios de varias personas de diferentes orientaciones sexuales e identidades y expresiones de género. Esa actualización llega a España y lo hace con una campaña dirigida por el cineasta Javier Giner que ha querido dar voz a diferentes personas que son un ejemplo de esa diversidad para que expliquen su experiencia, tanto en la app como fuera de ella. Es un vídeo sencillo y directo, en el que la naturalidad de los que participan (desde King Jedet a Ms Nina, pasando por Valeria Vegas o Alex Delacroix) y su forma de entender el género son los auténticos protagonistas. Os dejamos con él:

 

Fuente Dosmanzanas

General , , , , , , , , , ,

Enrique Cabrera González, párroco de El Enebral en Collado Villalba (Madrid), critica a los homosexuales en pleno duelo por la matanza de Orlando

Sábado, 18 de junio de 2016

1465987753_294422_1465994738_noticia_normal

Enrique Cabrera González, párroco de El Enebral, en Collado Villalba (Madrid). / DPV madrid (YouTube)

Este individuo no debiera de permanecer ni un minuto más como sacerdote…

Un párroco de Madrid critica a los gais en pleno duelo por la matanza de Orlando

En el sermón de San Antonio arremetió contra el colectivo LGTB y la ley de transexualidad

El párroco de la iglesia de Nuestra Señora del Enebral, en el municipio madrileño de Collado Villalba, la armó el pasado lunes durante la celebración de la misa con motivo de la festividad de San Antonio, el patrón de la localidad. Enrique Cabrera González aprovechó su homilía para criticar al colectivo gay y para mostrar su rechazo a la nueva Ley de Identidad de Género de la Comunidad de Madrid. Sus palabras provocaron tal indignación que muchos de los asistentes lo abuchearon y abandonaron la iglesia en señal de protesta.

En su sermón, el cura proclamó que “no se puede ir contra natura y elegir cambiar de género ni de sexo sino que hay aceptar el cuerpo y sexo con el que se nace”, según denuncia el concejal socialista Juan José Morales, que fue una de las personas que salió del templo ofendido por las palabras del sacerdote que, según recuerda, de la Ley dijo que “atenta contra los principios elementales de la vida”.

“Como representante institucional de muchos ciudadanos que no están de acuerdo con lo se estaba diciendo, me levanté y me fui”, señala el edil, el único de la corporación municipal allí presente que se marchó junto a un grupo de 20 o 30 vecinos. “No se puede utilizar la fiesta de San Antonio para lanzar mensajes que atentan contra la libertad de las personas; los vecinos estaban indignados, el sermón tendría que ser algo festivo porque era el día del patrón de Villalba pueblo”.  El concejal denuncia además que horas después de la terrible matanza de Orlando, con 49 asesinados en un club gay, el párroco se dedicase a criticar a la comunidad homosexual y no a condenar el atentado.

Juan José Morales cuenta que cuando los asistentes empezaron con los abucheos, “don Enrique” les espetó que “su presencia allí era voluntaria y que si no les gustaba lo que decía, que se fueran”. Y fue lo que hicieron.

Muchos feligreses se vieron sorprendidos y decían no entender nada cuando el sacerdote “leyó durante la homilía algunos artículos” de la Ley de Identidad de Género y no Discriminación para arremeter contra una norma aprobada por la Asamblea de Madrid.

También censuró a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y a la Generalitat de la Comunidad Valenciana por criticar al cardenal Antonio Cañizares tras sus ataques al “imperio gay” y a la “ideología de género”, unas declaraciones que investiga la Fiscalía por un presunto delito de odio contra los homosexuales y las mujeres a raíz de la denuncia interpuesta por el colectivo LGTB Lambda.

El malestar de los vecinos continuó una vez terminada la misa y “algunos plantearon recoger firmas contra el párroco”. No es la primera vez que “don Enrique” genera una fuerte polémica entre los feligreses en su homilía de San Antonio. “Hace un par de años criticó a los divorciados y en otra ocasión arremetió contra la igualdad de género”, añade el concejal Juanjo Morales, que ha anunciado que presentará una iniciativa al pleno municipal para reprobar la actuación del sacerdote  por sus declaraciones homófobas y por sus ataques a los transexuales.

Fuente Cadena SER

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , ,

‘La favorita’: Una identidad sexual que crece rodeada de misterio

Miércoles, 24 de febrero de 2016

33363_la-favorita-portada-completaEdiciones La Cúpula presenta sus novedades de cara a la último tramo del invierno. Proyectos que atraen como cantos de sirena y que llegan encabezado por un título de lo más sugerente. ‘La favorita‘, última obra de Matthias Lehman, es protagonizada por una joven en proceso de descubrimiento de su identidad sexual.

Este mes de febrero es bisiesto, es decir que tenemos un día más para hacer esas cosas que más nos gustan, 24 horas regaladas y que hay que aprovechar.

Y como de endulzar el tiempo saben, y mucho, lxs chicxs de Ediciones La Cúpula han presentado sus numerosas novedades para saborear el ocaso del invierno de la mejor manera posible.

Tres títulos destacan sobremanera. Tres proyectos muy diferentes, que abordan cuestiones bien distintas, que enfocan la realidad a su manera.

Son ‘La favorita’, de Matthias Lehmann, una historia fascinante envuelta en el misterio; ‘Locas vol.1’, nueva edición de este primer tomo de la conocida colección de Jaime Hernandez, y la nueva edición de ‘Vapor’, de Max, ahora en tapa blanda.

Mathias Lehman es un autor francés con raices brasileñas. Tras foguearse en la historieta breve y el mundo de la autoedición, el artista publicó su primera obra en 2001.

Hoy destaca como especialista en la técnica del linograbado, lo que concede a sus obras una estética similar a la que pudimos ver en ‘La casa azul’. ‘La favorita’, que ha merecido el reconocimiento de festivales como el de Angoulême, supone su carta de presentación en España.

¿De qué va?

Constance tiene diez años, faltan sus padres y vive apartada del mundo en el caserón de sus abuelos, un pusilánime rendido al alcohol y una autoritaria anciana aficionada a la disciplina corporal.

Sometida por sus tutores a una estricta educación que incluye la prohibición expresa de aventurarse más allá de los muros de la casa pero corroída por una curiosidad natural, Constance se dispone a enfrentar una realidad que podría estar conectada a la misteriosa muerte de una hija anterior en el seno de la familia.

‘La favorita’ es una inquietante reflexión sobre la identidad sexual que se maneja con maestría entre la crónica social y la densidad del relato gótico.

Fuente Redacción Chueca

Biblioteca, General , , ,

El Mito de la Heterosexualidad desde una perspectiva queer.

Jueves, 29 de enero de 2015

novelarosaInteresante artículo que hemos leido en El Rincón de Haika, el blog de Coral Herrera Gómez:

La heterosexualidad es una construcción social y cultural que se ha instalado en el imaginario colectivo como un fenómeno natural, como si la unión macho-hembra fuese una ley divina o una ley física o matemática. Tanto es así quea las niñas desde pequeñas se las pregunta si tienen novio y a los niños si tienen novia sin apenas darnos cuenta de que preguntando estamos afirmando. Y al afirmar, imponemos una idea sobre lo que esnormal, es decir, que a los niños les gusten las niñas, y no los niños.
.

931-el-mito-de-la-heterosexualidad-desde-una-perspectiva-queerEl concepto de normalidad varía de cultura en cultura, por épocas y zonas geográficas; además, todo lo biológico en nosotros es cultural y viceversa. Por ejemplo en la Antigüa Grecia la homosexualidad era normal, como eran normales las relaciones homoeróticas entre sabios y jóvenes discípulos. En cambio en nuestra cultura actual la pederastia es una desviación, una aberración, una anormalidad penada con años de cárcel.

Piensen de nuevo: ¿Tienes novio ya?. Una pregunta así, aunque parezca inocente, inevitablemente dirige el erotismo y los sentimientos de las personas hacia el sexo opuesto. Una pregunta de signo contrario abriría enormemente el abanico de posibilidades afectivas y sexuales de la niña o el niño, pero a la mayor parte de los adultos no se les ocurre porque en su conciencia la heterosexualidad es la norma, está invisibilizada como construcción, integrada en los supuestos de cómo es la vida (o más bien, cómo debería ser). Esos supuestos se aprecian claramente en todos los cuentos heterosexuales que nos han contado de pequeñas; en ellos todas las relaciones eróticas son hacia el sexo opuesto.

Mi posición en torno a la heterosexualidad y la homosexualidad coincide con la concepción de Oscar Guasch (2000) que las considera mitos, en el sentido de que son narraciones creadas artificialmente, y transmitidas mediante libros sagrados. Mitos que explican el mundo desde un punto de vista particular, desde una ideología que al imponerse se convierte en hegemónica, y que modela y construye nuestro deseo y afectos, a la vez que justifica el orden social establecido. En este sentido, la homosexualidad es un cuento dentro de otro cuento, “un mito que explica otro mito. La homosexualidad es un epifenómeno de la heterosexualidad; pero no es posible entender la una sin la otra” (Guasch, 2000).

0003-Bandera+gay+en+la+luna+GTambién nos parece acertada la definición de la heterosexualidad según Elisabeth Badinter (1993), que la considera una institución política, económica, social y simbólica que se impuso como norma obligatoria a finales del siglo XIX: “Se acusa a los sexólogos de haber creado dicha institución, al haber inventado la palabra “heterosexualidad” como el contrapunto positivo de “homosexualidad” y haber impuesto aquella como la única sexualidad normal”.

Para Óscar Guasch (2000), la heterosexualidad, más que una forma de amar, es un estilo de vida que ha sido hegemónico en los últimos 150 años. La heterosexualidad nace asociada al trabajo asalariado y a la sociedad industrial: “Se trata de producir hijos que produzcan hijos. Para las fábricas, para el ejército, para las colonias durante más de un siglo, casarse y tener hijos, que a su vez se casen y los 
tengan, ha sido la opción considerada natural, normal y lógica”.

Es entonces cuando la pareja estable y reproductora se elige en modelo social a seguir; “por eso a lo largo de la historia solteros y solteras han sido una especie de minusválidos sociales. En ellos se hacían visibles las carencias, los peores temores: vivían (y sobre todo morían) solos, sin hijos”.

Guasch define la heterosexualidad como sexista, misógina, homófoba y adultista. Para él posee cuatro características fundamentales:

•         Defiende el matrimonio o la pareja estable;

•         Es coitocéntricagenitalista y reproductora;

•         Interpreta la sexualidad femenina en perspectiva masculina y la hace subalterna,

•         Persigue, condena o ignora a quienes se desvían del camino heterosexual.

AFICHE_MINORIASLos estudiosos que han analizado la homosexualidad desde un punto de vista transcultural constatan un determinado número de constantes. El sociólogo Frederick Whitam, tras haber trabajado durante varios años entre comunidades de países tan distintos como los Estados Unidos, Guatemala, Brasil y Filipinas, sugiere seis conclusiones:

•         Hay personas homosexuales en todas las sociedades.

•         El porcentaje de homosexuales parece ser el mismo en todas las sociedades y permanece estable con el paso del tiempo.

•         Las normas sociales no impiden ni facilitan la aparición de la orientación sexual.

•         En cualquier sociedad mínimamente numerosa aparecen subculturas homosexuales.

•         Los homosexuales de sociedades distintas tienden a parecerse en lo que respecta a su comportamiento y sus intereses.

•         Todas las sociedades producen un continuum similar entre homosexuales muy masculinos y homosexuales muy femeninos.

A partir de estos estudios, Badinter afirma que la homosexualidad es una forma fundamental de la sexualidad humana que se expresa en todas las culturas. La homosexualidad existe en otras especies animales (Foucault, 1976; Kirsch y Weinrich, 1991). Beach y Ford, (1951) constataron que, de hecho, se da en la mayoría de las especies de mamíferos y culturas humanas.

Helen Fisher (1992) señala que la homosexualidad es aún mayor en otras especies; es decir, cabría aventurar que lo natural sería que las relaciones homosexuales entre los humanos fueran incluso más frecuentes de lo que son, pero en muchas culturas humanas está reprimido socialmente. La presión evolutiva, según Fisher, no sólo favorece las conductas reproductoras: la homosexualidad podría tener funciones adaptativas como la de estrechar los lazos de la comunidad y/o la de reducirla densidad demográfica en condiciones de hacinamiento.

queer-as-folk-melanie-and-lindsey-queer-as-folk-9906775Tanto los hombres como las mujeres homosexuales, a lo largo de los siglos, han sido excluidos o marginadossocialmente, insultados y humillados, perseguidos, encarcelados, torturados, quemados en la hoguera, apedreados hasta la muerte o recluidos en campos de concentración. La homosexualidad ha sido tratada como enfermedad, delito, pecado, vicio, aberración, patología, desviación, y ha sido, a menudo, asociada a la obscenidad, la perversidad y la promiscuidad. Los estereotipos y los modelos negativos han recaído en ellos con una extrema crudeza, y aún hoy en día se sigue condenando y ejecutando o lapidando a gays y lesbianas en multitud de países.

En 1910, Sigmund Freud elabora su teoría de la bisexualidad originaria, en la que afirma que todos los seres “pueden tomar como objeto sexual a personas del mismo sexo o a personas del otro sexo… Reparten su libido ya sea de manera manifiesta, ya sea de forma latente sobre objetos de ambos sexos”.

A lo largo de su obra, Freud defiende el carácter natural y no patológico de la homosexualidaden contra de los sexólogos y sus propios colegas psicoanalistas, y afirma que la heterosexualidad es tan problemática como la homosexualidad. Además, según Freud, todos “en un momento dado la hemos practicado aunque después unos la hayan relegado al inconsciente y otros se defiendan manteniendo una enérgica actitud contraria a ella”). Leer más…

Biblioteca, General , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La esclavitud del tercer sexo

Miércoles, 14 de enero de 2015

1420458432_855858_1420461406_noticia_normalVeena S., primera transexual que se presenta a unas elecciones en India. / Z. A.

Interesante reportaje que hemos podido leer en El País:

Aunque la legislación india los reconoce desde abril como ‘tercer género’, los transexuales todavía viven segregados y condenados a una grave discriminación

La estimación del PNUD es que en India hay entre 200.000 y dos millones de personas transgénero

La mayoría de los transexuales de India se ven obligados a la prostitución o la mendicidad

La operación de cambio de sexo está cercana a los 4.000 euros, algo inalcanzable para la inmensa mayoría

FOTOGALERÍA Transexuales indios: una vida de miseria y discriminación

 India reconoce a los transexuales como un “tercer género

Letras contra la homofobia y los prejuicios

Probar la homosexualidad

Zigor Aldama Bangalore / Nueva Delhi 5 ENE 2015

Teena Sen sabe perfectamente que le espera un amargo futuro, pero está dispuesta a hacer lo que haga falta para que su cuerpo y su mente estén en consonancia. Porque nació varón, pero se siente mujer. “Ya en los primeros años del colegio supe que algo no cuadraba. Me sentía mucho más cercano a las niñas que a los niños, pero era demasiado pequeño para entender por qué”. Tuvo que esperar hasta llegar al instituto para comenzar a cuadrar las piezas de su sexualidad. “Me sentía atraído a los chicos, y, como todos me llamaban maricón, pensé que era homosexual”. Pero en la universidad confirmó que no. “Con mis primeras relaciones sexuales comprendí que era una mujer. Así que comencé a pintarme los labios y a vestir de forma más afeminada. Decidí no esconderme más. Hasta que en diciembre de 2011 mi padre me preguntó qué me pasaba. Le conté la verdad y me sorprendió la calma con la que respondió y el apoyo que me dio”.

1420461722_471390_1420461985_album_normalTeena con su madre

Ahora, con 23 años, Teena —el nombre de mujer que ha adoptado— está a la espera de que le den cita para iniciar las operaciones quirúrgicas de cambio de sexo. A pesar de que algunos estados ofrecen subvenciones, son muy caras. Así que irá paso a paso. “He ahorrado lo suficiente para la castración, que cuesta unas 15.000 rupias (200 euros) y supone el punto de partida”. La reconstrucción de los pechos multiplica por cuatro esa factura, mientras que el mayor desembolso —100.000 rupias, 1.300 euros— corresponde a la neovaginoplastia para formar su nuevo aparato genital. “Mi vida ya es muy diferente de la del resto, pero sé que cuando me opere ya nada volverá a ser lo mismo. Es posible que jamás me den un trabajo acorde con mis cualificaciones, y sé que posiblemente me vea condenada a la mendicidad o la prostitución”.

No en vano, esas son las dos actividades que más se relacionan con las hijra, un término ampliamente utilizado en el subcontinente indio y que engloba a todos los colectivos transgénero. “La sociedad nos da la espalda y nos discrimina, de forma que son las dos únicas salidas que nos quedan”, se lamenta Teena. No importa que en abril el Tribunal Supremo diese un paso de gigante al sentenciar que “todo ser humano tiene derecho a elegir su sexo” y exigir que los hijra sean reconocidos como tercer género. “Las leyes son un importante primer paso, pero tardan en calar en la sociedad. Y, aunque miembros del tercer sexo aparecen incluso en las ancestrales historias hindúes del Ramayana y el Mahabharata, algo que demuestra su existencia desde hace siglos, lo cierto es que son tratados peor incluso que los intocables”, afirma Tajuddin Khan, director de la organización local Deepshikha, que, con financiación parcial de la ONG española Ayuda en Acción, lucha contra el estigma de gais y transexuales.

Un detallado informe publicado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) confirma el drama que sufren las personas transgénero, cuyo número en India se estima entre 200.000 y dos millones. Las estadísticas son contundentes a la hora de mostrar la vulnerabilidad de las hijra, en gran medida relacionada con la exposición a prácticas sexuales de riesgo. De hecho, una encuesta llevada a cabo en el estado de Tamil Nadu descubrió que el 81% de las hijras que se prostituyen no utilizaba preservativo durante el sexo anal con clientes, y el porcentaje crecía hasta el 85% en el caso de sexo sin fines lucrativos. Así, la prevalencia del VIH (68%) y de la sífilis (57%) es muy superior a la media nacional entre los transgénero. Además, su acceso a la Sanidad es también menor, y se han dado casos incluso de gente a la que se ha dejado morir sin recibir tratamiento.

Otros elementos ligados a la marginación, como son el uso de estupefacientes y de alcohol, también se disparan entre las hijra, cuya tasa de suicidios multiplica por cinco la media de India. Además, los trastornos mentales severos son habituales. El informe del PNUD enumera algunos de los elementos que los provocan: “Vergüenza, miedo y una transfobia subyacente en la fase de confusión inicial; inadaptación social y presión del círculo más cercano en el momento de afirmación sexual —conocido como salir del armario—; y miedo a la pérdida de relaciones y una limitación autoimpuesta en las aspiraciones personales, después”.

No obstante, lo que se menciona en pocas ocasiones es la violencia interna de la propia comunidad, que se rige en muchas ocasiones por los dictados de una hijra gurú cuyo poder es casi total. Lo sabe Tamana, a quien su hermano violó cuando solo tenía 10 años y todavía era varón. “Fue a partir de entonces cuando comencé a sentir atracción hacia los hombres. Mis padres se enteraron y tuve que abandonar mi casa a los 15 años”. Encontró consuelo y comida en la comunidad hijra de la ciudad de Hyderabad, pero no fueron gratuitos. “Comenzaron a presionarme para que mendigase y me prostituyera, y los gurús terminaron forzándome a la castración porque dijeron que así ganaría más dinero. De lo contrario, me dijeron, no podría continuar recibiendo su protección. Yo habría preferido seguir siendo un hombre, pero no me quedó más remedio”.

1420461722_471390_1420462024_album_normalSamjana

Actualmente, Tamana se prostituye en unos baños públicos en los que también vive, ubicados en la periferia de Bangalore. “Cada día puedo ganar entre 500 y 1.000 rupias (entre 6,5 y 13 euros), pero la mitad de mis ingresos se los tengo que entregar a los gurús. Además, tengo que pagar el alquiler de mi parte del baño, y siempre cabe la posibilidad de que aparezca la Policía pidiendo su tajada a cambio de no arrestarme. Como en comisaría las palizas y las violaciones son habituales, saben que pagaremos”, asegura incapaz de contener las lágrimas. “Si no nos condena la sociedad, nos condenamos nosotras mismas con las mafias que creamos. En cualquier caso, somos esclavos”.

Afortunadamente, hay quienes trabajan con ahínco para darle un vuelco a la situación. Como el caso de Madhu Kinnar, de 35 años y primer alcalde transgénero del país. O el de Veena S., que fue primera transexual candidata a unas elecciones en el sur de India. Fue la única de cinco hermanos que nació varón en el seno de una familia “que nunca comía tres veces al día”. El padre, que trabajaba en el sector de la construcción, murió cuando ella tenía 12 años, una edad a la que comenzó a sentirse diferente. “Me gustaban particularmente las actividades extraescolares como el baile o el canto, y sentía que prefería estar entre chicas. Los niños me insultaban, pero pronto comencé a sentirme atraída por ellos”.

La muerte del padre supuso un punto de inflexión en su vida. Tuvo que dejar los estudios y ponerse a trabajar, como el resto de hermanas. Poco más tarde, comenzó a cuestionarse su identidad. “No entendía por qué había nacido varón y me sentía mujer”. Los vecinos no tardaron en darse cuenta de su carácter afeminado y la discriminación dio un salto cualitativo. “Empezaron a abusar físicamente de mí, algunos incluso me dieron una paliza”. Sus padres la terminaron echando de casa, avergonzados, y, después de perder el trabajo en una fábrica, comenzó a prostituirse. “Curiosamente, cuando vieron que empezaba a ganar más dinero que ellos, mis padres decidieron aceptar mi sexualidad y permitieron que regresara”, recuerda. Con lo que le reportaba el sexo pagó las dotes de sus hermanas y consiguió respeto y seguridad en sí misma. Tras haberse castrado en 1997, en 2005 comenzó a tramitar su reconocimiento como mujer.

“Comencé pidiendo un cambio de nombre. Tuve que publicar en diferentes periódicos que renunciaba a Vittala para llamarme Veena, un proceso largo y costoso que dio resultado. Ahora en el certificado de sexo obligatorio se me considera mujer transexual, porque carezco de útero y tengo próstata, pero en el pasaporte que me acaban de dar, después de dos años y medio intentándolo, mi sexo ya consta como mujer. Creo que es el primero que se expide así, y ahora quiero que mi lucha sirva para muchas otras personas como yo”.

Veena decidió presentarse a las elecciones municipales de 2010 como adalid de los derechos de los transgénero y para evitar las mafias que los explotan. “Tenemos que utilizar las armas que nos da la democracia para combatir una sociedad retrógrada que nos condena a la mendicidad y a la prostitución solo por nuestra orientación sexual. Los transexuales no nos organizamos porque, generalmente, pertenecemos a castas bajas y se nos ha negado la formación necesaria para entender cómo funciona el poder político. Nos han infravalorado tanto que ni siquiera nos creemos con el derecho a participar en las elecciones”. Quizá por eso, Veena solo obtuvo 671 votos de un censo de 16.000, pero continúa con su lucha.

1420461722_471390_1420462137_album_normalNaaz con su marido Arian

El objetivo es conseguir que casos como el de Naaz sean lo habitual y no la excepción. A sus 23 años, es una de las pocas transexuales que ha encontrado marido en India. Y el pequeño apartamento que comparten es un oasis de color en un barrio gris de la capital, Delhi. Igual que su historia, que representa un rayo de esperanza en el negro panorama que sufren quienes deciden cambiar de sexo. “Conocí a Arian cuando yo tenía 18 años. Desde el principio, yo le advertí de que había nacido hombre y que no tenía todavía los atributos de mujer”. A pesar de ello, él lo aceptó. “No voy a negar que en un primer momento no me sorprendiese, pero decidí seguir viéndola”, reconoce Arian. Hasta que se enamoró. No fue una relación fácil, ya que tuvo que aguantar la burla de casi todos sus conocidos. Y un día reventó: tras la discusión por los insultos que ella tenía que aguantar en la calle, Arian decidió comprometerse con ella. “Se hizo un corte en la mano y me puso su sangre entre las cejas”. Sin duda, fue una conmovedora forma de dibujar el punto rojo del bindi, una marca que distingue a las mujeres casadas en el subcontinente indio.

Sus respectivas familias accedieron a la unión, y Naaz comenzó a reunir el dinero necesario para convertirse en mujer. 100.000 rupias (1.300 euros) para los pechos, y casi otras 200.000 (2.600 euros) para la vaginoplastia por inversión peneana. “Era mucho dinero, pero conseguimos reunirlo con la ayuda de familiares y amigos. Curiosamente, después de haber sufrido tanto, nos sorprendió la ayuda que recibimos: incluso algunos vecinos donaron algo”. Un año después, Naaz fue reconocida oficialmente como mujer, y se casaron. “Ahora estamos pensando en adoptar hijos”, reconoce ella. Su objetivo es “tener una familia normal”. Y nadie diría que no lo vaya a conseguir. A diferencia de otras parejas indias, ellos no tienen problema en mostrar afecto frente a la cámara. Hay miradas cómplices, y las manos buscan zonas prohibidas. “Nuestro caso demuestra que algo está cambiando en India”, sentencia ella. Afortunadamente, no es el único ejemplo de apertura. Ya hay ciudades que incluso celebran concursos de mises trans y en septiembre Padmini Prakash dio la campanada al convertirse en la primera presentadora de televisión transexual.

A Teena le gustaría ser como Naaz o como Prakash, pero quizá no haya escogido el camino más adecuado para conseguirlo. Porque ahora es una de las dos chelas —nombre que dan a quienes aspiran a entrar en la comunidad hijra— de Samjana, un discreto hombre de familia de día y prostituta travesti de noche. Pronto será gurú en la comunidad hijra a pesar de que no se ha castrado, porque tiene que “mantener a la familia y cumplir con los deberes del marido”, y ofrece protección a Teena a cambio de parte de sus ingresos. “No me considero un proxeneta. Ella me ayuda económicamente, y yo hago lo propio en todo lo que puedo”, zanja. No obstante, reconoce que los gurús con mayor número de chelas gozan de una vida mucho más cómoda.

Kangana tiene 20, pero ni las prostituye ni las obliga a mendigar. Como gurú importante, considera que es su responsabilidad mejorar la imagen que los transgénero tienen en India. “Nos quejamos mucho de la discriminación que sufrimos, y no se puede negar que sea real, pero luego entramos en una peligrosa rueda de la que es casi imposible salir, porque terminamos explotando a nuestros propios allegados”. Ella, que hace unos años completó la cirugía para ser considerada mujer, busca otras vías “decentes” para obtener ingresos: aprovecha la extraña dualidad con la que son vistas las hijra por una sociedad, que, “como sucede con los gitanos en otros países”, les concede poderes cercanos a lo sobrenatural. “Lo mismo que cuando damos palmas creen que lanzamos una maldición y nos pagan para que no lo hagamos, también nos contratan para bendecir a recién nacidos y a novios que van a casar. Es un buen negocio alternativo hasta que en India podamos acceder a trabajos de todo tipo como cualquier otro ser humano. Pero, a pesar de los cambios, eso no sucederá hasta dentro de muchos años”.

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , , ,

“Papá, estás muy guapa”

Miércoles, 30 de julio de 2014

1406288971_569110_1406289481_noticia_normalLa exmilitar transexual Allyson Robinson (a la derecha) junto a su familia.

Leemos en El País:

Allyson Robinson es una de las defensoras de los derechos de los transexuales en el Ejército

Robinson, activista y licenciada en física nuclear, admite que no hubiera podido hacer su transición en el Ejército

Allyson Robinson tiene cuatro hijos que le llaman “papá”. Los dos mayores aún recuerdan cuando era un hombre. En el álbum familiar conservan fotografías de su graduación en West Point, la academia del Ejército estadounidense, y bromean: “¡ese no eres tú!. Dos décadas después de graduarse, Robinson lidera el movimiento por los derechos de los transexuales.

Robinson cuenta que supo “desde los tres o cuatro años” que era “diferente”. No comprendía por qué la gente “pensaba que yo era de una manera cuando yo sabía que no era esa persona”. Es una historia que ha explicado muchas veces. En conferencias, discursos y campañas como activista. Las consecuencias, también: “Aprendí muy joven a mantenerlo oculto”. Desde la adolescencia hasta después de dejar el Ejército, Robinson empleó lo que llama “mecanismos de adaptación” para vivir escondida. Hasta West Point le acompañó una maleta con ropa de mujer. “Me ayudaba saber que podía escaparme un fin de semana a un hotel, mirarme en el espejo y no ver esa diferencia entre lo que veía y la persona que yo sabía que era”. La ocultó en los barracones. “Si la hubieran descubierto, conocía las consecuencias”, afirma. Hija de un veterano de Vietnam que acabó su carrera profesional en la guerra de la antigua Yugoslavia, sabía que gais, lesbianas y transexuales se arriesgaban a la expulsión.

La Administración de Obama revocó en 2012 la regla Don’t Ask, Don’t Tell (no preguntes, no cuentes) que prohibía pertenecer al Ejército a quienes revelaran su homosexualidad. Aquel gesto sincronizó el Pentágono con el cambio de opinión de la sociedad estadounidense y los últimos avances judiciales en materia de derechos como el matrimonio igualitario. Pero la normativa sólo mencionaba la exclusión por su orientación sexual, no por identidad de género, de manera que sigue vetado el servicio militar a los transexuales, a diferencia de Reino Unido, Israel o Australia.

Fiona Dawson, autora de la serie documental TransMilitary, explica que el Pentágono justifica dicha exclusión por una definición anticuada de la identidad de género que lo equipara con un problema de salud mental, pese a que la Asociación Americana de Psiquiatría ya la ha eliminado. El Pentágono descalifica a los candidatos que presenten “un historial de malformaciones o defectos en los genitales como el cambio de sexo y hermafroditismo”.

1406288971_569110_1406307596_sumario_normalAllyson Robinson, a la derecha, recibe el diploma de graduación de West Point en 1994.

Líderes como Robinson intentan cambiar las normas a golpe de visibilidad. La primera en dar el paso fue Chelsea Manning, antes Bradley: el Pentágono acaba de anunciar que le proporcionará el tratamiento para cambiar de sexo. Unas semanas antes, un transexual expulsado del Ejército protagonizaba la portada de The Washington Post. La actriz Laverne Cox, protagonista de la serie Orange is the new black, apareció bajo la cabecera de TIME. Y Kristin Beck, veterana de los Navy Seal con 20 años de carrera, ha revelado en su libro Warrior Princess que un día fue Chris, miembro del más exigente de los equipos de fuerzas especiales. “Si sus compañeros pueden acogerle, no hay unidad militar que no pueda hacerlo”, afirma Robinson.

La tendencia coincide con señales tímidas de parte de la Administración. El presidente dijo en 2013 que “el valor no entiende de géneros”. Y esta semana, el presidente firmó una ley que prohíbe la discriminación laboral por razón de orientación sexual e identidad de género, aunque el Pentágono sigue exento de cumplirla.

Robinson, licenciada en física nuclear y destinada en operaciones en Oriente Próximo, Alemania y Corea del Sur, admite que siempre supo que no hubiera podido hacer su transición de continuar en el Ejército. Fiona Dawson, una directora británica que ha convertido a personas como ella en el centro de un documental para estudiar por qué hay el doble de transexuales en el Ejército que en otras instituciones, ha encontrado razones que pueden más que el miedo. “Los hombres que se identifican como mujeres encuentran el entorno perfecto para esconder su feminidad y las mujeres tienen la excusa perfecta para ser más masculinas”, explica. “Los transexuales son la comunidad con mayor desempleo y el Ejército es un buen trabajo”.

Siete de cada diez estadounidenses tienen un amigo, familiar o colega homosexual. Pero sólo el 2% conoce a un transexual. “Queremos que dejen de vernos como un problema y nos vean como personas”, añade Robinson.

Nadie le ha enseñado esa lección mejor que sus propios hijos. Junto a su esposa Danielle, compañera de graduación en West Point con la que acaba de celebrar su vigésimo aniversario de boda, los crían como una pareja de lesbianas. Dos de ellos son lo suficientemente mayores para recordarle como padre. “Mi transición no ocurrió de la noche a la mañana”. ”Asesorada por una terapeuta, Robinson fue cambiando su aspecto poco a poco. Un día se vistió con una falda y una camiseta ajustada. Al salir del baño se chocó con su hijo. “Nos quedamos mirándonos unos instantes. Miró la ropa y después me dijo ‘papá, estás muy guapa’. En ese momento supe que todo iba a salir bien”.

Robinson hizo su transición a mujer poco después de graduarse en la Universidad de Baylor, en Texas. Acudió allí tras casi una década en el Ejército, con la vocación de ser pastor de la Iglesia baptista. En la mayor universidad religiosa del país también tuvo que esconderse, y allí tomó la decisión. Lloraba todos los días. Con el apoyo de su mujer, Robinson contactó con una psicóloga para empezar el camino que, según ella, sabía que tenía que recorrer. “Necesitaba darme permiso a mí misma para hacerlo”.

General, Historia LGTBI , , , , , , , , ,

Facebook permite definirse como algo distinto a hombre o mujer.

Miércoles, 19 de febrero de 2014

6a00d8341c503453ef01a3fcbc3277970bDe momento, solo está disponible en su versión en inglés

“Esta nueva función es un paso adelante para reconocer a los transexuales y permitirles contar su verdadera historia con sus propias palabras”, aseguró la presidenta de GLAAD (Gay & Lesbian Alliance Against Defamation), Sarah Kate Ellis, en la página de Facebook de su organización.

Su homólogo en el grupo Human Rights Campaign, Chad Griffin, aprovechó este hito en la red social para señalar que “en los últimos años el perfil de una persona en Facebook se ha convertido en su verdadera identidad en internet”, al tiempo que aplaudió la decisión de la empresa de Mark Zuckerberg.

“Queremos que te sientas cómodo siendo tu verdadero y auténtico yo”, afirmó la compañía en su página Facebook Diversity, donde hizo referencia a su colaboración con organizaciones que defienden los derechos de los gays, las lesbianas y los transexuales.

Ahora, si lo deseas, puedes editar la sección de tu perfil que marca el género y, además del sexo femenino y masculino, podrás escoger una opción para personalizarlo. En el caso de escoger esta opción podrás escoger entre unas 50 opciones diferentes entre las que se encuentran varias nomenclaturas transexuales, andrógino, bigénero, intersexual o género fluido. Estos términos se han escogido con la ayuda de activistas gays y transgénero. Quienes decidan utilizar la opción personalizada (“custom”) podrán seleccionar si quieren que su identidad sexual sea pública o compartirla únicamente con grupos de amigos o conocidos.

Otras redes sociales, como Google +, permiten escoger entre hombre, mujer y otro, pero la gran cantidad de opciones que ofrece Facebook ponen a esta red social muy por delante de las demás en temas de género.

General, Historia LGTBI , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.