Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Iglesia Católica’

“El reto de los católicos”, por Gabriel Mª Otalora

Viernes, 20 de septiembre de 2019

Abusos-sexuales-Iglesia_2111498844_13506057_660x371De su blog Punto de Encuentro:

Regularmente leemos cómo va mermando la influencia de la Iglesia Católica entre la población. Ya lo adelantó el sociólogo Javier Elzo cuando pronosticó que esta iglesia va camino de convertirse “en una secta en el sentido sociológico o numéricamente”. Para algunos es una buena noticia constatar que después de tantos años y siglos de ominosa influencia clerical, empieza a abrirse una ventana laicista, pues todo apunta a que la tendencia se agudizará produciendo en la población un alejamiento aún mayor, tanto de las prácticas religiosas como de la influencia social que transmiten los mensajes de la jerarquía eclesiástica.

Para otros, el informe es una mala noticia, una más, preocupados como están por la marea anticlerical y la indiferencia religiosa. Hay un tercer grupo, en fin, que dentro de la turbación, encuentran más motivos de esperanza que de abatimiento porque perciben la situación actual como una invitación a recuperar los genuinos valores del Reino, eclipsados en buena parte por los propios católicos, a menudo irreconocibles en su ejemplo; jerarcas incluidos, por las tantas veces que ni siquiera ven con buenos ojos la laicidad lo cual solo encabrita y aleja al rebaño en lugar de apacentarlo como haría un buen pastor.

No es menos cierto que la indiferencia religiosa posmoderna es un problema de nuestro tiempo, que ha venido a completar el pensamiento dominante de que Dios impide una auténtica humanidad por ser ambas incompatibles ¿Deformación o ignorancia? ¿El mensaje estorba? Se ha llegado a proclamar la muerte de Dios (Nietzsche) y lanzado la sospecha envenenada de que cuando Dios gana, el hombre es el que pierde; y viceversa. Nuestro ambiente está marcado por una cultura de profunda increencia religiosa que ha dado paso a otros dioses como la tecnología, la razón de Estado, el consumismo, etc., que crecen robustos al ser considerados y aceptados como fines en sí mismos junto a creencias espiritistas y ocultistas de muy diverso signo.

Yo me encuentro entre los católicos esperanzados que creen posible hacer más visible el valor de la Buena Nueva evangélica. ¿Qué es lo que nos falta para transmitir la experiencia liberadora de nuestra religión? Nunca es mal momento para que cada uno se haga esta pregunta.

Para empezar, falta experiencia religiosa en los propios católicos, quizá por retozar demasiado en la sociedad de consumo fiado todo a los ritos y plegarias superficiales. Nos falta mucha humildad para reconocer que el Espíritu no es patrimonio nuestro, que Jesús estuvo buscando a los apestados de su época, y no precisamente para condenarlos sino para transmitirles un chorro de amor que transformaba a cuántos tenían la mínima predisposición a abrirse a Él; y que sus palabras más duras las reservó para los soberbios sepulcros blanqueados, grandes profesionales de la historia de la salvación. Nos falta valentía para vivir más solidariamente, y sobre todo, dejarle a Dios que actúe a través de nuestras manos, viviendo a su imagen y semejanza con el ejemplo y cuando hace falta, la denuncia profética.

Para colmo, muchos de los que niegan a Dios, le están afirmando con su actitud y su conducta. No tienen fe, pero sus hechos trabajan en la dirección de los valores del Evangelio, incluso cuando recriminan la tendencia a apoderarnos de Dios para domeñarlo a nuestra horma. No fue un teólogo quien afirmó que “si Dios no es amor, no vale la pena que exista”, sino Henry Miller. Nuestro reto pasa por recuperar la práctica del espíritu de las bienaventuranzas y volver a experimentar la felicidad que viene de Dios alejando las actitudes que se convierten en causa de desconcierto para quienes buscan sinceramente pero se encuentran con la caricatura de la religión que mueve más al escándalo que a la conversión.

Tal vez, uno de los fracasos más graves de la Iglesia católica sea el no saber presentar a Dios como amigo de la felicidad del ser humano. Sin embargo, estoy convencido de que el hombre contemporáneo sólo se interesará por Dios si intuye que puede ser fuente de felicidad. Se nos olvida que el Evangelio es una respuesta a ese anhelo profundo de felicidad que habita en nuestro corazón. Quizá sea por tantos olvidos por lo que aceptamos pasivamente la consideración de “católico practicante” a quien acude a misa los domingos, en lugar de llamarle así al que vive el Evangelio dentro y fuera del templo.

Si Cristo no es un anhelo para millones de desnortados, buena parte de las causas nacen en nosotros. En este sentido, releamos la parábola del fariseo y el publicano. En su texto encontraremos algunas claves de lo que puede que nos esté pasando sin pensar siquiera que sus palabras se dirigen precisamente a nosotros

Espiritualidad, General, Iglesia Católica , , , , , , ,

Pius Hendricks: el cura norteamericano que abusó de niños durante décadas en Filipinas, ante el silencio de todos

Martes, 17 de septiembre de 2019

HendricksUna veintena de víctimas denuncian al clérigo, de 78 años, conocido por su generosidad

El clérigo reconstruyó la capilla de Talustusan e instaló parlantes en los techos para llamar a los feligreses a misa. Presionó a los funcionarios para pavimentar la ruta de la ciudad. Llevaba a los enfermos al hospital, y pagaba las cuotas escolares para los niños pobres

Un joven grabó la confesión del clérigo, que lleva cuarenta años en Filipinas, y ha sido detenido por la Policía tras su denuncia

Las víctimas dicen que el abuso con frecuencia comenzaba cuando Hendricks los bañaba, y avanzaba hacia el sexo oral y anal. A menudo los muchachos eran apartados una vez que llegaban al final de la adolescencia o se involucraban con chicas.

El Vaticano autoriza la investigación de un obispo de EEUU por presunto encubrimiento de abusos

La justicia destapa un escándalo de abusos “de largo alcance y sostenido” en la Iglesia de Misuri

Treinta años de cárcel a un exsacerdote por abusar de un niño en Nuevo México

Tres mujeres en la comisión para la prevención de abusos sexuales de la diócesis de Bilbao

La voz del sacerdote estadounidense resonaba por el teléfono, su acento del Medio Oeste se suavizó durante décadas y se transformó en una cadencia filipina amable. Del otro lado, grabando la llamada, estaba un hombre joven abatido por la vergüenza, pero ansioso de que el cura describiera exactamente lo que había sucedido en esta pequeña ciudad en la isla.

“Debería haber comprendido mejor en lugar de intentar simplemente tener una vida”, dijo el cura en la llamada telefónica de noviembre de 2018. “Los días felices ya no están. Se terminó todo”.

Aunque, más tarde, el joven le dijo a Associated Press que esos días solamente fueron felices para el cura. Fueron años miserables para él y para los otros chicos de quienes los investigadores dicen fueron abusados sexualmente por el Padre Pius Hendricks.

Sus acusaciones encendieron un escándalo que sacudiría a la ciudad y revelaría mucho sobre la manera en la cual las acusaciones de delitos sexuales por parte de los sacerdotes son manejadas en uno de los países más católicos del mundo: Filipinas.

Apenas tenía 12 años y era un monaguillo proveniente de una familia de agricultores arrendatarios, ansioso por obtener un dólar por ayudar en la misa, cuando Hendricks lo llevó al baño por primera vez en la pequeña rectoría de Talustusan y lo abusó sexualmente.

“Le pregunté por qué me estaba haciendo esto a mí”, dijo el muchacho, hoy de 23 años, en una entrevista. Años más tarde, la confusión todavía la confusión reina en su mente.

″‘Es algo natural’”, le dijo el cura, es parte de hacerse adulto’”.

El abuso continuó durante más de tres años, aunque él no le contó a nadie hasta que un extranjero comenzó a hacerle preguntas acerca de la generosidad extravagante del cura estadounidense con los muchachos locales, y hasta que temió que su hermano fuera la próxima víctima.

En noviembre, fue a la policía y les contó lo que sabía.

la-policia-filipina-escolta-al___wwWCWa-Vp_720x0__1

La policía filipina escolta al padre Pius Hendricks. (AP)

Inmediatamente después, las autoridades locales arrestaron a Hendricks, de 78 años, y lo acusaron de abuso infantil. Desde entonces, según los investigadores, aproximadamente 20 chicos y hombres, inclusive uno de 7 años, informaron que el sacerdote los abusó sexualmente.

Los investigadores afirman que las acusaciones se remontan a hace más de una década, aunque muchos creen que data de generaciones, y que podría involucrar a varias decenas de jóvenes, y que continuó hasta hace semanas antes del arresto en diciembre. Los abogados de Hendricks insisten en que es inocente.

AP, que no identifica a las supuestas víctimas de abuso sexual, se reunió con cinco de los acusadores.

El cura del pueblo

El arresto de Hendricks fue una caída repentina para el cura que había dirigido esta comunidad durante cuatro décadas. Reconstruyó la capilla de Talustusan e instaló parlantes en los techos para llamar a los feligreses a misa. Presionó a los funcionarios para pavimentar la ruta de la ciudad. Llevaba a los enfermos al hospital, y pagaba las cuotas escolares para los niños pobres. Aquí muchos cuentan lo mucho que hizo.

La capilla construida por el cura Pius Hendricks en Talustusan. (AP)

Pero el caso solamente refleja en gran medida lo que ocurre en Filipinas; un país donde la iglesia se ha desentendido durante mucho tiempo de la presencia de sus abusadores sexuales y donde el sistema judicial penal con frecuencia ignora el problema.

“Es una cultura de ocultamiento, una cultura del silencio, una cultura de la autoprotección”, dijo el Rev. Shay Cullen, sacerdote irlandés que pasó décadas en Filipinas y trabaja con víctimas de abuso sexual.

“Hay un silencio consentido del abuso infantil”.

En 2018, después de que el muchacho acudiera a la policía, aunque antes de que arrestaran a Hendricks, grabó una llamada telefónica con el cura.

En extractos de la conversación que AP escuchó, Hendricks se lamenta por que aquellos días felices no vuelven más y admite un “error de mi parte” no especificado.

“Bueno, es verdad. No digo que no. ¿Dije que no fuera verdad?”, dice Hendricks, con una voz que expresa una combinación de autocompasión y resignación.

Dijo también que era probable que se retirara.

Tengo que aprender”, continuó. “Tengo que aceptar lo bueno y lo malo”.

Promesas y revelaciones

Durante casi dos décadas, la iglesia filipina prometió enfrentar a la sombra del abuso por parte de miembros de la iglesia.

En 2002, la conferencia nacional de obispos de la Filipinas terminó con años de silencio y admitió que la iglesia enfrentaba casos de “inconducta sexual grave” en el clero. Un obispo estimó que 200 de los 7.000 sacerdotes del país pueden haber cometido alguna forma de conducta sexual impropia. Los obispos prometieron nueva reglas que “dieran los pasos para la renovación profunda”.

Pero en un país que cuenta con más de 80 millones de católicos e iglesias que datan de la época de Shakespeare, esas promesas han desparecido hace tiempo en una nebulosa de tradición, piedad e influencia de la iglesia que sofoca todo, desde las clases de educación sexual hasta la política nacional.

Por ejemplo, hasta aproximadamente 2013, las propias pautas de la iglesia insistían en que no era necesario que los obispos informaran a la policía sobre los curas abusadores, argumentando que tenían “una relación de confianza análoga a la que hay entre un padre y un hijo”. Los informes de los medios y las acciones legales “se agregan al sufrimiento” en casos de abuso sexual, dijo el cardenal de Manila Luis Tagle al sitio de noticias católico UCAN en 2012. En las culturas asiáticas, continuó, a menudo es común que esos casos se manejen silenciosamente, dentro del ámbito de la iglesia.

La influencia de la iglesia sigue siendo grande aquí, aun cuando su poder se vio disminuido en los últimos años, debilitado por la difusión de los misioneros evangelistas y los ataques del presidente populista de la nación, Rodrigo Duterte.

Duterte, que dice haber sido abusado sexualmente por un sacerdote cuando era estudiante, calificó públicamente a los obispos de “hijos de puta” y pidió a los filipinos que dejen de ir a misa. Los investigadores dicen que Duterte observa de cerca el caso de Hendricks.

Un secreto que todos conocían

En Biliran, la isla pobre donde Hendricks pasó casi la mitad de su vida, su afecto por los chicos había sido ampliamente debatido durante décadas por los habitantes, dijeron los funcionarios locales y, de acuerdo con un ex religioso católico, también por los miembros del clero.

Mientras muchos creyeron durante largo tiempo que era un pedófilo, no se decía casi nada abiertamente. Ni nadie actuaba sobre el sospechoso.

Esto es lo que sucede en Filipinas.

Más curas acusados

El silencio sigue siendo un escudo protector para un sacerdote tras otro.

En la isla de Bohol, el sacerdote Joseph Skelton da misa, más de 30 años después de que el entonces seminarista fuera arrestado por abuso sexual a un joven de 15 años. Las noticias locales revelan incluso a más sacerdotes: el cura fuera de Manila que reclutaba muchachos jóvenes para el sacerdocio, después de haber admitido que abusaba de chicos adolescentes; el cura que se mudó a la residencia de los obispos después de ser acusado de violar a una joven de 17 años; el compositor de música sacra acusado de abusar sexualmente a niños, incluso uno de seis años.

Los procesamientos a los curas acusados aquí son sumamente raros y el encarcelamiento aún más raro. “Ningún cura en Filipinas fue preso” por abuso sexual infantil, le dijo el Obispo Buenaventura Famadico, que supervisa una diócesis al sur de Manila, al diario católico La Croix el año pasado. En comparación, el grupo BishopAccountability.org dice que desde 1990, más de 400 curas fueron encarcelados en EE.UU. por cargos de abuso sexual infantil.

Los regalos

El joven de 23 años de Talustusan admitió que no habría podido continuar sin el aliento de un visitante estadounidense a la ciudad, el novio de una mujer relacionada con otro acusador. El estadounidense estaba asombradísimo por los regalos que el cura le había dado a él y otros muchachos locales y comenzó a hacer preguntas inquisidoras.

“Insistía en preguntar por qué el Padre Pius hacía estas cosas por los chicos en la ciudad”, dijo el muchacho de 23 años, quien comenzó a luchar con sus propios sentimientos sobre lo que tenía que contar. “Pensé que esta podía ser, podía ser la ayuda que estaba pidiendo, para que mi vida cambie”, dijo.

Finalmente, le contó del abuso a su familia, y luego a las autoridades locales.

Incluso entonces, el caso no habría avanzado sin intervención del Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. La agencia comenzó sus propios interrogatorios de Hendricks bajo un estatuto que permite al gobierno de EE.UU. acusar a los ciudadanos estadounidenses por abuso sexual infantil en cualquier lugar del mundo.

El caso local contra el sacerdote habría quedado estancado si las autoridades de los EE.UU. no hubiesen comenzado con las investigaciones, presionando a las autoridades filipinas para actuar, de acuerdo con un investigador involucrado en el caso, quien habló bajo condición de anonimato ya que la investigación todavía está en curso.

De Cincinnati a Talustusan

Kenneth Hendricks nació en 1941 en una familia de clase trabajadora de Cincinnati, cuando la Gran Depresión está llegando a su fin. Sus padres se divorciaron cuando era joven, y la madre de Hendricks mantuvo a sus dos hijos limpiando casas.

A fines de la adolescencia, Hendricks se interesó por los franciscanos, la orden de hermanos y sacerdotes católicos conocidos por sus largas túnicas marrones y siglos de trabajo entre los pobres.

Hendricks se transformó en un franciscano con veintitantos años y tomó el nombre de Pius. Sus nombramientos fueron desde St. Catherine Indian School en Santa Fe, Nueva México al vecindario duro en aquel momento, Over-The-Rhine en Cincinnati, donde ayudaba en un club de box para jóvenes. Leer más…

General, Iglesia Católica , , , , , , , , ,

El Papa Francisco, contra la cadena perpetua: “¡Que nunca se prive del derecho a empezar de nuevo!”

Lunes, 16 de septiembre de 2019

cropped-qui-suis-je-robert-lentz-ofmBien… bien… Tras eliminar la Pena de Muerte del Catecismo, ahora este nuevo paso humanitario… Sólo falta que se acuerde de nosotrxs y quite del Catecismo las frases hirientes ty discriminadoras contra las personas LGTBI

 Pide que el castigo “no comprometa el derecho a la esperanza y la reintegración”

El pasado sábado en la Plaza de San Pedro, subraya que la cadena perpetua “no es la solución de los problemas, sino un problema a resolver. Porque si se encierra la esperanza, no hay futuro para la sociedad”

Invita a los policías y funcionarios penitenciarios a “ser puentes entre la cárcel y la sociedad civil”

A los privados de libertad, les recuerda: “Ánimo, porque estás en el corazón de Dios”

 

(Vatican News).- El Papa Francisco ha encontrado en la Plaza de San Pedro a miembros de la Policía Penitenciaria, personal administrativo y de la justicia para menores y comunidades.

El discurso del Papa Francisco se desarrolló en torno a tres palabras: gracias, dirigida al personal penitenciario; adelante, dirigida a los capellanes, religiosos, religiosas y voluntarios y, valor, dirigida a las personas privadas de libertad.

Gracias

El Papa recuerda que el trabajo realizado por el personal penitenciario “es oculto, a menudo difícil e insatisfactorio, pero esencial”. Esto porque puede convertirse en “un apoyo a los débiles” y de esta manera convertirse “día tras día en tejedores de justicia y esperanza”. Seguidamente les dedica un texto bíblico: “Acuérdate de los prisioneros, como si fueras su compañero de prisión”. (Heb 13,3).

Con el texto bíblico, el Papa insiste:

“Por favor, no olvides el bien que puedes hacer todos los días” y sigue: “Ustedes son personas que, ante una humanidad herida y a menudo devastada, reconocen, en nombre del Estado y de la sociedad, su dignidad irreprimible” (…) “Están llamados a ser puentes entre la cárcel y la sociedad civil: con su servicio, ejercitando la justa compasión, pueden superar los miedos mutuos y la tragedia de la indiferencia”.

El tema del hacinamiento en las cárceles no estuvo ausente, pues afecta no solo a las personas privadas de libertad, sino también al personal penitenciario y afirmó: “Es esencial garantizar unas condiciones de vida decentes; de lo contrario, las cárceles se convertirán en depósitos de la ira, en lugar de en lugares de recuperación”.

Adelante

Esta segunda palabra está dirigida a los capellanes, religiosos, religiosas y voluntarios, a “los portadores del Evangelio dentro de los muros de las cárceles” (…)

Adelante, cuando entres en las situaciones más difíciles con la única fuerza de una sonrisa y un corazón que escucha, adelante cuando te cargues con las cargas de los demás y las lleves en oración. Ven cuando, en contacto con la pobreza que encuentras, ves tu propia pobreza. Es algo bueno, porque es esencial reconocerse ante todo necesitado de perdón. Entonces sus propias miserias se convierten en receptáculos de la misericordia de Dios”, afirmó Francisco.

También les dedicó un texto bíblico: “Ha entrado en la casa de un pecador” (Lc 19, 7)). y prosiguió: “El Señor se ha ido, no se ha detenido ante los prejuicios de los que creen que el Evangelio está destinado a las “buenas personas”. Por el contrario, el Evangelio pide que las manos se ensucien. Gracias por ensuciarse las manos (…) “Avanza con generosidad y alegría: con tu ministerio consuela el corazón de Dios”.

Valor

A los privados de libertad les dice: valor, coraje. “El valor viene del corazón. Ánimo, porque estás en el corazón de Dios, eres precioso a sus ojos y, aunque te sientas perdido e indigno, no te desanimes”. Y les recuerda, al igual que los anteriores, una frase de la Biblia: “Dios es más grande que nuestro corazón” (1 Jn 3,20). Nunca se dejen encerrar en la celda oscura de un corazón desesperado, no cedan a la resignación. Dios es más grande que cualquier problema y está esperando que usted lo ame. Pónganse ante el Crucificado, ante la mirada de Jesús: ante Él, con sencillez, con sinceridad”.

El Papa les anima a mantener la esperanza:

“Me imagino mirándote y viendo en tus ojos desilusiones y frustraciones, mientras la esperanza sigue latiendo en tu corazón, a menudo ligada a la memoria de tus seres queridos. Vamos, ¡Nunca sofocar la llama de la esperanza! Siempre hay un futuro de esperanza”

EL-EXPRESO-DE-MEDIANOCHE_principalGaleriaApaisada

La prisión perpetua. ¡Nunca se prive del derecho a empezar de nuevo!

El Papa Francisco subrayó la necesidad de que toda sociedad “garantice que el castigo no comprometa el derecho a la esperanza y que se garanticen las perspectivas de reconciliación y reintegración” (…) y refiriéndose a la prisión perpetua afirmó:

“La prisión perpetua no es la solución a los problemas y lo repito: no es la solución de los problemas, sino un problema a resolver. Porque si se encierra la esperanza, no hay futuro para la sociedad. ¡Nunca se prive del derecho a empezar de nuevo! Ustedes, queridos hermanos y hermanas, con su trabajo y su servicio son testigos de este derecho: el derecho a la esperanza, el derecho a volver a empezar”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , ,

Joe S. Vásquez: “Los niños migrantes sufren doblemente porque los mantienen encarcelados”

Sábado, 7 de septiembre de 2019

Migrantes-menores-EEUU_2154094576_13868519_660x371El responsable de migración de los obispos USA carga contra Trump por violar el Acuerdo de Flores

La administración saca adelante una ley que permitiría la detención de las familias de niños migrantes por tiempo indefinido, medida que el episcopado ha criticado duramente

“No creemos que sirva a ningún bien, creemos que va a dañar mucho a los niños, y que es para tratar, una vez más, de forzar a las familias a que no vengan a los EE.UU”, denuncia Vásquez, el también obispo de Austin, Texas

Obispos USA califican de “inhumano” que Trump detenga indefinidamente a familias irregulares con niños

Los obispos mexicanos prometen ser “voz profética y de esperanza” para los migrantes

El “delirio mesiánico” de Trump cala entre evangélicos de derechas en EEUU

(Vatican News).- “Quisiera pedirles por favor que levanten la voz, hablen fuertemente en defensa de los migrantes, especialmente de los niños que necesitan protección y cuidados, que necesitan presencia y defensa. Debemos hablar por ellos”: es el apremiante llamamiento de Mons. Joe S. Vásquez, Obispo de Austin y Presidente del Comité de Migración de la Conferencia de los Obispos Católicos de los Estados Unidos, realizada ante los micrófonos de Vatican News, entrevistado tras el anuncio de la administración Trump sobre la ley que permitiría la detención de las familias de niños migrantes por tiempo indefinido, en contraposición por lo establecido por el Acuerdo de Flores en 1997.

El Acuerdo de Flores establece que el Gobierno federal no puede retener por más de 20 días a niños migrantes, y se exige que sean puestos bajo custodia de un tutor o familiar en instalaciones apropiadas.

Los obispos de los Estados Unidos han criticado duramente la nueva regulación que permitiría la detención indefinida de los pequeños.

Por su parte, la actual administración considera que estas liberaciones son un incentivo para que los inmigrantes viajen con niños, y que la nueva regla de detención tendrá un efecto disuasorio.

Hablamos de ello con Monseñor Joe Stephen Vásquez.

¿Cuál es el sentir de la comunidad hispana con esta nueva regulación anunciada el 21 de agosto por la administración Trump?

Como obispos de los Estados Unidos, y en particular nosotros que trabajamos tanto con los migrantes, estamos en contra de esta nueva regulación. No creemos que sirva a ningún bien, creemos que va a dañar mucho a los niños, y que es para tratar, una vez más, de forzar a las familias a que no vengan a los EE.UU., a aquellos que están sufriendo muchísimo en sus propios países.

Sabemos bien que esta ley va a causar mucho daño a los niños y las familias. El Acuerdo de Flores – que era la regla que la administración hasta el momento estaba utilizando – , permitía que un niño fuera detenido por un máximo de 20 días. Tras ese tiempo debían liberarlos y ubicarlos con familias, en una situación de seguridad y bienestar. Esa es la regla que hasta el momento ha sido aplicada en nuestro país. Con este cambio creo que la situación será terrible.

Entre nuestra gente se siente una vez más ese miedo de que van a detener a niños y a sus familias por largo tiempo. Eso causará muchos problemas y muchas dificultades. Sabemos bien que esto impacta negativamente en los niños, y no sólo en modo pasajero sino también hacia el futuro, porque esta situación deja traumas que resultan muy difíciles de sanar, como el trastorno de estrés postraumático, ansiedad, depresión…

Esta iniciativa, que fue apoyada por los republicanos, se basa en la convicción de que la mayoría de las familias liberadas tras los 20 días no se presentan a la audiencia judicial. ¿Tienen datos contrarios a esta tesis de la administración?

Creo que la mayoría de los inmigrantes que vienen y son detenidos, tras ser liberados sí se presentan, porque quieren que sus casos sean escuchados y quieren tener la posibilidad de entrar al país legalmente.

No tengo los datos exactos, pero la mayor parte sí se presenta ante el juez a presentar su caso para tener la posibilidad de entrar legalmente.

Es mínimo el número de los que no se presentan tras tener su libertad después de esos 20 días del Acuerdo de Flores.

Usted ha afirmado claramente que muchos niños se verán perjudicados por esta nueva regulación, y que esto es inaceptable. ¿Cuál es la contrapropuesta de la Comisión de Migración respecto a esta ley?

Los obispos hemos pedido que se respete el Acuerdo de Flores. Eso es lo que queremos. Se puede permitir que por 21 días los niños sean detenidos, pero después de ese tiempo hay que dejarlos salir, y estamos abogando para que se mantenga la ley, por el bien de los niños y las familias, para que se mantengan unidas. Eso es lo que deseamos, lo preferible y lo mejor. Estos niños son inocentes, no han causado algún delito, tienen derechos y nosotros debemos abogar por ellos, porque ellos no tienen voz, son muy vulnerables. Como muy bien dijo el Papa Francisco, son los más vulnerables entre los migrantes y nosotros debemos pronunciarnos en contra leyes que los dañan y que van a perjudicarlos.

¿Quisiera aprovechar los micrófonos de Vatican News para hacer un llamamiento sobre la situación de estas familias?

Claro que sí. Quisiera decirles a todos los radio oyentes que por favor levanten la voz, hablen fuertemente en defensa de los migrantes, especialmente de los niños que necesitan protección y cuidados, que necesitan presencia y defensa. Debemos hablar por ellos.

Es un derecho humano abogar por estos niños y jóvenes inocentes que necesitan nuestro amor y necesitan ser recibidos con brazos abiertos, porque son inocentes que están sufriendo, y que sufren doblemente porque los mantienen encarcelados en estos centros.

Por mi parte necesito abogar por ello y pido que también todos los radio oyentes hagan lo mismo, hablen fuertemente en defensa de estos niños.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , ,

Aradillas: “Benedicto pasará a la historia como ‘decapitador’ de quienes no pensaron como él”

Viernes, 6 de septiembre de 2019

view‘Papa’ y ’emérito’ es terminología incorrecta. También lo son su oficio y ministerio”

“La determinación de permanecer, ya “emérito”, en el Vaticano, no fue acertada”

“Los eméritos –además de ser y ejercer de emeritenses,- se han de limitar por definición, a ceder sus derechos y competencias que tuvieran cuando estaban en activo”

Estudiada la historia, pasada y presente, de la Iglesia y, por tanto, del papa,  reconozco que la figura del Romano Pontífice, Vicario de Cristo, Vice-Dios de la Humanidad, Rey de Reyes,  Máximo y Soberano del Mundo, infalible, canonizado o canonizable por definición, no llegó a satisfacerme como cristiano en multitud de ocasiones. Lo de “emérito”, tal vez por su novedad y por lo inédito, encarnado en el papa  Benedicto XVI, ni me satisfizo, y tal y como se desarrollan los últimos acontecimientos, con el convencimiento de que crece el desánimo en proporciones impensables para la grey, “pastoreada” hoy por el papa Francisco.

Invoco, y me fío, de la sabiduría, buen quehacer teológico, bíblico y pastoral  de los expertos en estos temas tan sagrados, colaboradores de RD. y otros, y con humildad y respeto  me animo a exponer aquí y ahora , algunas de las preguntas que se formulan “el hombre de la calle” y quienes dicen ser, y se profesan, de verdad cristianos.

¿Qué sentido tuvo, o pensó tener, la confesión “dimisionaria” del papa Benedicto XVI, al justificarla, manifestando que respondía a la necesidad urgente que tenía  de buscar y encontrar silencio, dedicándose al estudio, a la oración y contemplación a favor de la Iglesia, de la que poseía sobrada, documentada y escalofriante documentación  y constancia, de que estaba –está- tan necesitada de profundas reformas?

Algunos pueden creer que su juramento o  promesa la cumplió y la cumple con rigor piadoso. Otros  -los más- creerán lo contrario, con mención especial para  sus penúltimas declaraciones públicas, además en abierta contradicción  con el papa hoy en activo, con el riesgo más que probable de que sea y actúe el “emérito” como punto de referencia  de añoranzas pretéritas.

El “emérito” Benedicto XVI no es merecedor   de manipulaciones –“manejos propios, aunque ellos sean   espirituales”– . Es posible que su ubicación personal- residencia habitual en el Vaticano no le facilite el deseado retiro tanto como pudiera hacerlo en un convento en su Alemania natal, alejado de los recuerdos  y personajes de la Curia romana que contribuyeran – y todavía siguen contribuyendo- a que la Iglesia no lo sea de verdad, tal y como él mismo pudo comprobar, lo que en definitiva motivó su decisión histórica.

La determinación de permanecer, ya “emérito”, en el Vaticano, no fue acertada. Los eméritos –además de ser y ejercer de emeritenses,- se han de limitar  por definición, a ceder sus derechos y competencias que tuvieran cuando estaban en activo, en las guerras contra los bárbaros, sean cántabros o astures, o estén avecindados y al servicio  de los organismos oficiales de la Curia romana.

¿Que fue y es un buen teólogo, por lo que sus consejos  pudieran seguir siendo de provecho para la Iglesia?. Benedicto XVI pasará a la historia  no solamente como teólogo, sino también como “decapitador” –perdonen el barbarismo literario-  de quienes no pensaron como él, pese al concilio Vaticano II, a las demandas del pueblo y a la experiencias vividas por él mismo, con su sello y firma,  dentro de los infranqueables muros del palacio del Santo Oficio (¡¡), del que fue regidor, antes de ser papa, y siéndolo…

A quienes  no hayan padecido de alguna manera  en sus propias carnes, espiritualidad religiosa, y aún en sus bolsillos  para llenar la cesta de la compra, hay que informarles acerca de las consecuencias canónicas y pastorales de las decisiones “ratzingerianas” y de sus adláteres, en unos tiempos  post-inquisitoriales, con medidas que apenas si admitían parangón con las civiles y las penales.

Con todas las garantías profesionales, me limito a transcribir  el siguiente párrafo informativo:

“Ante la magnitud  del problema de la pederastia clerical, el jefe del Gobierno Irlandés, Enda Kenny, acaba de calificar de “vergonzosa”  la actuación del Vaticano y auguró una nueva y distinta relación de su país con la autoridad católica. Sin nombrarlo, apunta a Ratzinger, obligado conocedor  de delitos clericales. Él era cabeza del Santo Oficio, el órgano competente en la materia. “Es absolutamente vergonzoso que el Vaticano se posicione de la manera  que lo hizo sobre algo tan delicado y personal. Algo que deja marcado de por vida a la persona afectada. La ley de este país no se va a detener ante una sotana o un alzacuellos”. Y tilda  a la autoridad católica de totalitaria, regresiva y narcisista”.

“Papa” y “emérito” es terminología incorrecta. También lo son su acción, profesión y oficio y su ministerio. Y así, y hasta que Dios quiera, sin descartar la posibilidad  de la apertura del ritualizado proceso de beatificación, y canonización, en su día… Y así se escribe la historia…

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , ,

“¡Ponte de pie, no te quedes callada!”: católicas alemanas, por la igualdad en la Iglesia

Jueves, 5 de septiembre de 2019

Catolicas-alemanas-protestar-machismo-Iglesia_2121397941_13595222_660x371

El movimiento ‘María 2.0‘ organiza una segunda semana nacional de protestas

Entre el 2 y el 8 octubre, convocarán a una serie de actos para reclamar, entre otras cosas, el acceso de las mujeres a los ministerios ordenados

“Ya va siendo la hora para cambios urgentes en la Iglesia”, insisten las organizadoras

Vuelve la famosa Virgen de la boca tapada. ‘María 2.0, el movimiento por la igualdad en la Iglesia de las católicas alemanas, vuelve a coger fuerzas. Las fieles del país germano han anunciado que convocarán a una segunda semana de acciones nacionales para superar el machismo en la Iglesia después del éxito de su boicot de las misas en mayo.

Octubre es el mes que han elegido para la nueva ronda de protestas, según informa la agencia KNA. Concretamente, entre los días 2 y 8.

No solo porque es el décimo es un mes tradicionalmente dedicado en la Iglesia a la Virgen. También, lo han elegido para coincidir con el Sínodo para la Amazonía en Roma, que empieza el día 6.

Y es que, como el Sínodo, la nueva ola de acciones se centrarán en la necesidad de una reforma en la Iglesia.

Entre otras cosas, las mujeres del movimiento ‘María 2.0’ claman por el acceso a todos los ministerios ordenados. Algo que también estará sobre la mesa aquellos días en el Vaticano.

4C0A8954-7E27-472B-9F92-770B8C0475ACCatólicas alemanas protestan contra el veto de las mujeres al sacerdocio

“¡Encendamos el fuego María 2.0!”

El pasado mayo, las organizadoras de las acciones animaban a las fieles a no entrar en los templos -ni para comulgar, ni para limpiar, aunque fueran voluntarias- durante una semana. También organizaban sus charlas y oficios litúrgicos. Según las responsables, más de 1.000 grupos secundaron la convocatoria.

Pero este octubre, será diferente. Más que una huelga de misas, el enfoque está en los actos que organizan ellas mismas por sí mismas, bajo el lema “¡Encendamos el fuego María 2.0!”

“Ya va siendo la hora para cambios urgentes en la Iglesia”, insisten las organizadoras en su invitación a la semana.

Habrá como la última vez vigilias y recogidas de firmas, y las organizadores prevén que cientos de grupos volverán a tomar parte en las actividades.

Otro acto que han organizado al margen de la semana central de actos es una cadena humana alrededor de la Catedral de Colonia para el 22 de septiembre, con el eslogan: “¡Ponte de pie, no te quedes callada!”

También habrá una protesta por la igualdad de género en la Iglesia al margen de la plenaria de otoño de los obispos alemanes el 23 de septiembre en Fulda.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , ,

Praga y otras ciudades checas celebran el Orgullo LGTBI con la paralización del proyecto de matrimonio igualitario como telón de fondo

Martes, 3 de septiembre de 2019

ph-130Orgullo-Praga-1-300x165Un año más, Praga celebró este mes de agosto su Orgullo LGTB. Se da continuidad así a la tradición de la capital checa de estar entre las que lo celebran más tardíamente. Una celebración que además se extiende ya a otras localidades de la República Checa. Sin embargo, los actos reivindicativos han tenido lugar en esta ocasión en un contexto ambivalente. Por un lado, el apoyo oficial se consolida y las encuestas hablan de una sociedad cada vez más favorable a los derechos LGTBI, pero por otro asistimos a la paralización del proyecto de aprobación del matrimonio igualitario así como algunas manifestaciones de homofobia (aunque de entidad menor a la de otros países de su entorno).

Por noveno año Praga celebró el Orgullo LGTBI. Del 5 al 11 de agosto, la capital checa acogió diferentes actos reivindicativos como actividades culturales, conferencias, eventos religiosos o servicios de realización de la prueba del VIH, aunque la actividad principal fue la manifestación del sábado 10 de agosto. Otras ciudades checas han celebrado después sus orgullos locales, como Ostrava (que lo celebró por primera vez el 17 de agosto) o Pilsen (que lo celebró el 19).

Por lo que se refiere al Orgullo praguense, este fue todo un éxito desde el punto de vista de la participación y la organización. Pese a la lluvia, la gran manifestación del 10 de agosto contó con 30.000 asistentes. Hubo además un destacado apoyo oficial, que dio continuidad al ya recibido el año pasado y que se materializó en el izado de la bandera arcoíris en edificios oficiales y en una recepción en la Magistratura de Praga. Sin embargo, el contexto no deja de ofrecer un sabor agridulce, pues el Orgullo se ha celebrado con el proceso de aprobación del matrimonio igualitario estancado.

Como recogimos en su momento, en junio de 2018 se inscribió en el Parlamento checo una propuesta para aprobar el matrimonio igualitario. En ese momento, el primer ministro, Andrej Babiš, y su partido, ANO, se manifestaron a favor de la reforma legislativa. Esta toma de postura, sumada a la actitud claramente favorable del Partido Pirata y el apoyo de diputados de diferentes partidos (salvo los de derecha y extrema derecha) parecía indicar que la aprobación sería poco problemática. Más optimistas aún deberían haber sido las expectativas si se tiene en cuenta el creciente apoyo de la al matrimonio igualitario, alcanzando un 63% de la población y que sube a un 73% entre los menores de 29 años.

Lamentablemente, la tramitación parlamentaria de la propuesta ha enfriado estas expectativas. Solo se le han dedicado dos días a su debate (11 de noviembre de 2018 y 26 de marzo de este año), sin que haya habido voluntad para dar el paso hacia la votación final, que ha quedado pospuesta de manera indefinida. Un estancamiento en el que ha sido determinante no tanto la oposición de los partidos de derecha y ultraderecha, sino sobre todo la falta de compromiso verdadero de los partidos teóricamente favorables, con diputados que incluso se han ausentado de los debates.

Contramanifestaciones minoritarias y controversia en la Iglesia católica

Por otra parte, aunque minoritarios, ha habido también incidentes de odio. En Praga tuvo lugar, al mismo tiempo que el Orgullo, una contramanifestación de ultraderecha con lemas homofóbicos. No obstante, sus dimensiones fueron muy reducidas, de apenas decenas de personas, en absoluto comparables a las movilizaciones del mismo signo que han tenido lugar en países vecinos como Polonia. Además, como nos cuentan los organizadores en su perfil de Facebook, en este año hubo personas ataviadas con alas de ángeles que tapaban a los contramanifestantes, haciendo que los asistentes al Orgullo no tuvieran que verlos. Seguían así el ejemplo de quienes emplean esas alas en Estados Unidos para tapar a los manifestantes homófobos de la Iglesia de Westboro, la secta fundamentalista de Fred Phelps que se presenta en funerales de víctimas de la LGTBIfobia. También en los Orgullos de Ostrava y de Pilsen hicieron acto de presencia pequeños grupos de manifestantes de ultraderecha, aunque los antidisturbios evitaron que tomaran contacto con quienes participaban en el Orgullo.

148269404116046739285769357078 Tomás Halík,

Merece la pena destacar también la controversia que ha tenido lugar en la Iglesia católica checa. El arzobispo de Praga, Dominik Duka, se ha alineado con las actitudes más duras de países vecinos, al apoyar de forma expresa unas  declaraciones del presidente de la Conferencia Episcopal Polaca en las que comparó la «ideología de género» con el totalitarismo del periodo comunista. Por otra parte, Tomás Halík, un conocido sacerdote checo (más allá incluso de entornos católicos) cuyos libros se han publicado en varios idiomas se ha manifestado públicamente de manera crítica con estas palabras. En un artículo ha señalado que la Iglesia católica debe tener una actitud más dialogante y evitar alinearse con la ultraderecha política. Haciendo un interesante análisis, Halík ha destacado cómo el arzobispo de Praga apoya a su homólogo polaco como parte de un proyecto de formación de una alianza conservadora entre los episcopados checo, eslovaco, húngaro y polaco, correspondientes a los países del llamado «grupo de Visegrado» (que en términos políticos se caracteriza también por sus actitudes de oposición interna a la Unión Europea en materia de inmigración o refugiados). Una alianza que pretendería hacer frente, por ejemplo, a las posiciones más aperturistas que promueve desde Roma el papa Francisco. Halík denuncia esta estrategia, al considerar que en estos países la Iglesia se alía con fuerzas políticas que ven en ella un elemento identitario que les puede servir de apoyo pero sin referencia a los valores evangélicos, en lo que denomina «catolicismo sin cristianismo».

logo_vertikal-barevnéTambién hay que señalar la posición que ha adoptado otra confesión de relevancia en el país, los protestantes de la Iglesia Evangélica de los Hermanos Checos, que mantiene una posición claramente inclusiva y que envió incluso una delegación de sus juventudes al Orgullo praguense.

En definitiva, Chequia se mantiene como un país con una actitud mucho más abierta hacia la realidad LGTBI que otros países de su entorno. Sin embargo, las presiones de entornos religiosos y el desinterés de los partidos políticos, que no acaban de considerar la igualdad de las personas LGTBI una reivindicación lo suficientemente fuerte, hacen que aún hoy no pueda contarse a este país entre aquellos que reconocen el matrimonio para todas las parejas. Esperemos que en un futuro no muy lejano podamos contar otra cosa.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica, Iglesia Luterana, Iglesias Reformadas (Calvinistas) , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Agrelo: “…y caí en la cuenta de que no estaba en la montaña escuchando a Jesús de Nazaret. Simplemente estaba viendo y oyendo la TRECE”

Lunes, 2 de septiembre de 2019

Antonio-Jimenez-cascabel_2153494660_13865045_660x371Tardes sintonizando la televisión de la Conferencia Episcopal

“Ahora hablarán de los desaparecidos en el mar de Libia; seguro que reclamarán sobre ellos la atención de la sociedad; se preguntarán por la situación de los emigrantes en Libia… pero no hubo nada. ¡Nada!”

Cuando sintonicé, se especulaba sobre un supuesto acuerdo PSOE–EH Bildu, para repartirse poder en las instituciones. No se cuestionaba el ejercicio del poder, sino las malas compañías a la hora de alcanzarlo. Y nada se dijo del poder bienhechor que nos oprime ni de la opción por un mundo en el que lo importante es servir.

Una vez que la infamia de aquel acuerdo quedó glosada lo suficiente para que, en la mente del espectador, lo de “supuesto” desapareciese en favor de “innegable”, se pasó a entrevistar a un jefe de policía que, en el desempeño de sus funciones de servicio a la comunidad, había sido agredido por un vendedor ambulante.

El motivo de la entrevista era la sentencia judicial que condenaba al agresor, sentencia cuestionada porque, castigando levemente un delito grave, se enviaba a la sociedad una peligrosa imagen de impunidad para los delincuentes. Lo que pude entender era que en aquel estudio televisivo se tenía más sentido de la equidad que en el aula de justicia; que las penas tendrían que desempeñar una función disuasoria; y que los vendedores ambulantes son una especie a extinguir –al policía no lo agredió alguien con nombre y apellidos sino “un vendedor ambulante”-.

Y nada se dijo de ese vendedor, de su familia, de su entorno, de sus problemas, de sus necesidades, de su futuro, de su recuperación, no digamos ya de su salvación. Había desaparecido el hombre y habían quedado los intereses ideológicos del medio de comunicación.

Se habló también de listeriosis.

Guernica-Mediterraneo_2149295104_13840988_667x375

El ‘Guernica’ del Mediterráneo

Y de la listeriosis, tratada con asepsia informativa, se pasó a la salmonelosis, infección asignada nada asépticamente a un restaurante “japonés”. Lo de menos era el niño intoxicado y quienes padecieron con él la infección. Lo importante era el “japonés” y las sanciones. Eso es: de nuevo las sanciones.

Se habló también de Dana –la gota fría-: pude ver innumerables veces la imagen de una mujer que, en una situación de evidente peligro por la riada que amenazaba con arrastrarla, se agarra a la vida y se salva.

Entonces me dije: ahora hablarán de los desaparecidos en el mar de Libia; seguro que reclamarán sobre ellos la atención de la sociedad; se preguntarán por la situación de los emigrantes en Libia; indagarán qué puede haber de tan horrible que, por dejarlo atrás, miles y miles de personas se echen al mar a riesgo de perder la vida.  Esperé algo de todo eso, pero no hubo nada. ¡Nada!

Y caí en la cuenta de que no estaba en la montaña escuchando a Jesús de Nazaret. Simplemente estaba viendo y oyendo la TRECE.

Fuente Religión Digital

Espiritualidad, Iglesia Católica , , , ,

Chile: Presentan recurso contra Clínica de la UC por negarse a practicar exámenes a personas trans que cambiaron su nombre y sexo legal

Lunes, 2 de septiembre de 2019

ClinicaUC-Movilh-810x394La Red Salud UC Christus solo analiza la sangre si las personas trans dan a conocer su nombre y sexo legal de nacimiento, lo que violenta la Ley Zamudio y la Ley e Identidad de Género. La Corte de Apelaciones declaró admisible recurso del Movilh.

 La Primera Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago declaró admisible un recurso de protección contra Red Salud UC Christus presentado por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) a favor de una mujer trans que rectificó su partida de nacimiento, cambiando su nombre y sexo legal, informó hoy el mencionado colectivo LGBTI.

El laboratorio de la Universidad Católica se negó a analizar la sangre “de nuestra representada”, poniendo como condición, “de una manera ilegal y arbitraria”, que la mujer dé a conocer el nombre y sexo legal de nacimiento, pese a que esa ya no es su identidad para ningún efecto, señaló la abogada del Movilh, Paz Becerra.

“Teniendo ella una identificación e identidad nueva, siempre manteniendo su RUT, no es necesario solicitar documentación que corresponde al ámbito de su vida privada”, explicó Becerra.

La exigencia de Red Salud UC Christus “vulnera la dignidad, el derecho a la igualdad y no discriminación, el debido proceso y su integridad psíquica, todos derechos que garantizados en la Carta Fundamental, en todas sus formas”, añadió Becerra.,

En tanto, el representante del Área de Salud del Movilh, Diego Ríos, precisó que “el actuar de la Red Salud UC Christus  es abiertamente transfóbico e invasivo y no tiene ninguna justificación práctica. Al parecer ellos quisieran llevar un catastro o “lista negra” de personas trans, lo cual es impresentable. La Ley de Identidad de Género es clara: el nombre y sexo legal de nacimiento de las personas trans debe permanecer en estricta reserva luego de que cambien su identidad”.

La admisibilidad del recurso fue decretada por la presidenta Primera Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago, Dobra Lusic Nadal y por los/as ministros/as Leopoldo Llanos Sagrista y Elsa Barrientos Guerrero.

Conviene recordar que el Movilh presentó un similar recurso contra el Hospital Sótero del Río por incurrir en prácticas similares. Dado que en su defensa el Hospital responsabilizó a la Red Salud UC Christus de los ocurrido, otros jueves también está exigiendo informes al laboratorio de la UC. Se trata de los ministros Dora Mondaca, Gloria Escanilla y del abogado Integrante Carlos Castro. De esa forma, desde distintos frentes los tribunales están pidiendo explicaciones a la Red Salud UC Christus

Fuente MOVILH

*Foto: Sergio Piña/Aton Chile.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Veinte años sin Hélder Cámara, el ‘Francisco de Asís’ del siglo XX

Sábado, 31 de agosto de 2019

helder-camara

Conocí y abracé a Dom Hélder Cámara cuando vino a España a presentar su obra “Sinfonía de los dos mundos“… Toda una experiencia que aún conservo, como su autógrafo en un pequeño libro… desprendía la ternura de Dios.

Su causa de beatificación está en Roma desde diciembre

Ya se ha encontrado un milagro que podría atribuirse a la intercesión del obispo brasileño

La causa de la beatificación de Dom Hélder Pessoa Câmara, obispo brasileño de Olinda Recife, quien murió hace 20 años, el 27 de agosto de 1999, desde el pasado 16 de diciembre está en Vaticano, donde continúa según los tiempos habituales pero también técnicos.

La Congregación para las Causas de los Santos ha recibido todos los documentos necesarios, en particular los del proceso diocesano. Dom José Alberico, sacerdote de la diócesis de Olinda Recife y nombrado secretario general del organismo que debe prepararse para el 18º Congreso Eucarístico Nacional en 2020 (12-15 de noviembre), dijo hace algún tiempo: Ya sabemos que hay un milagro que podría atribuirse a la intercesión de dom Helder, pero ahora en este asunto se necesita confidencialidad.

helder-camara-el-obispo-rojoEl profesor de teología de la Universidad Católica de Pernambuco (Unicap), Degislando Nobrega, habló sobre la importancia de este proceso y lo que representa la beatificación de Dom Helder. “Será el reconocimiento de la Iglesia Católica a alguien que ha vivido y encarnado las grandes virtudes cristianas de la caridad y el amor. La santidad tiene que ver con esta profunda intimidad con Dios, que se desborda en su vida. Entonces, quién conoció a Dom Helder percibió estas características más de cerca en él “, agregó el académico:

“Un hombre que nunca actuó por odio, sino a través del diálogo. Un hombre, un sacerdote que, como en el período de la dictadura militar brasileña, tiene actuó en defensa de los más necesitados y también en defensa de la libertad de expresión “

La apertura del Congreso en 2020 será en la arena de Pernambuco, en São Lourenço da Mata. El segundo día, unos seis mil niños y adolescentes harán su primera comunión. El tercer día se caracterizará por la celebración simultánea de una misa por parte de los obispos de Brasil a todas las iglesias. El cuarto día estará marcado por el cierre del Congreso, en el distrito Marco Zero, en Recife.

1970-Dom-Helder-CAMARA-archeveque-Recife-avec-enfants-bidonville-diocese-Bresil-Amerique-Latine_0_730_406Paralelamente, el Centro de Convenciones (Cecon) de Olinda organizará un programa de conferencias, simposios y seminarios. Hoy, en Brasil, muchas personas quieren que Dom Helder sea beatificado durante los días del Congreso Eucarístico. Mientras tanto, durante meses la colección digital del Instituto Dom Helder Camara ha sido accesible en línea con su gran patrimonio de 132 mil documentos digitalizados. (www.acervocepe.com.br).

La compañía editorial de Pernambuco (Cepe) escaneó toda la colección del Instituto, incluidas fotos, cartas y documentos conciliares y postconciliares, programas de radio, artículos y correspondencia. La digitalización de tantos y tan importantes documentos por Dom Helder no solo representó una forma de guardarlos y preservarlos, sino que también permitió que la documentación para el proceso de beatificación se transmitiera de manera rápida, segura e inmediata al Vaticano.

De hecho, muchos documentos requeridos para el proceso de beatificación ya están en el Vaticano, en la Congregación para la Causa de los Santos.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

Los obispos portugueses cargan contra el “adoctrinamiento” de la ideología de género

Sábado, 31 de agosto de 2019

Obispos-portugueses_2153494664_13865198_660x371Que ellos hablen de adoctrinamiento… tiene bemoles la cosa.

Advierten a los padres de su introducción en las escuelas

Relanzan un documento publicado por primera vez en 2013, en el que cargan contra la “pretensión” de la “ideología” de “renunciar a los datos biológicos para identificar las diferencias entre hombres y mujeres”, la cual tachan de “ilusoria”

Recuerdan a los padres sus “derechos sobre la orientación que se debe dar a la educación de sus hijos”

(Vatican News).- Los Obispos portugueses se unieron a las preocupaciones de algunos sectores de la sociedad civil sobre la introducción de la ideología de género en las escuelas.

El Consejo de Ministros aprobó una medida a tal efecto el pasado 16 de agosto. Se trata del Decreto nº 7247/2019 de los Ministerios de Educación y de Igualdad y Ciudadanía, que “establece medidas administrativas” para la aplicación de las disposiciones de una ley aprobada en 2018.

Se ha lanzado una petición contra la medida, que hasta ahora ha recogido más de 32.000 firmas.

Un instrumento de “adoctrinamiento”

Por su parte, la Conferencia Episcopal Portuguesa ha relanzado en línea un documento pastoral sobre el tema publicado en 2013. En el texto, titulado “La visión cristiana de la sexualidad. A propósito de la ideología de género”, la Iglesia en Portugal advierte contra los intentos de introducir la enseñanza de la teoría de género en las escuelas, definida como un instrumento de “adoctrinamiento” y un intento de transmitir las tesis de esta ideología “como un dato científico compartido e indiscutible”.

“Igualdad de género”

Una ideología que quiere determinar una “revolución antropológica”, poniendo la identidad sexual en segundo plano “como condición natural y biológica”. De hecho, “en lugar de sexo (fundamental para identificar a una persona), se habla de ‘género’ (construcción cultural y psicológica de una identidad), en vez de igualdad entre hombres y mujeres, se habla de ‘igualdad de género’, mientras que ‘la familia’ es sustituida por ‘las familias’”.

“ Ante el uso del sistema educativo para afirmar y difundir esta ideología, es bueno recordar la primacía de los derechos de los padres sobre la orientación que se debe dar a la educación de sus hijos ”

Respetar el derecho de los padres de elegir la educación de sus hijos

Sin embargo, advierte el documento, esta “pretensión de renunciar a los datos biológicos para identificar las diferencias entre hombres y mujeres es ilusoria. Los Obispos portugueses, por lo tanto, reafirman el derecho de los padres a opinar sobre este punto: “Ante el uso del sistema educativo para afirmar y difundir esta ideología, es bueno recordar la primacía de los derechos de los padres sobre la orientación que se debe dar a la educación de sus hijos”.

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , ,

Pablo Puente, nuncio español, defiende que las mujeres puedan ser ordenadas sacerdotes

Viernes, 30 de agosto de 2019

mujeres-sacerdotes

“No podemos tolerar esta flagrante discriminación de las mujeres por parte de la Iglesia”, dijo Pablo Puente

El arzobispo celebró misa en Colindres, con la presencia del presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha aplaudido este domingo, durante la celebración de la misa de San Ginés, en Colindres, la reivindicación del reverendo que la oficiaba, Pablo Puente, que es arzobispo y nuncio del Vaticano en el Reino Unido, y que durante la ceremonia ha defendido que las mujeres puedan ser ordenadas sacerdotes.

Según explica Revilla en las redes sociales, “en mitad” de la misa el oficiante “agarró el micro y dijo: mañana saldrá rumbo a Su Santidad el Papa una dura carta pidiendo que con urgencia puedan ser investidas sacerdotes las mujeres”.

“No podemos tolerar esta flagrante discriminación de las mujeres por parte de la Iglesia”, justificó el clérigo, ilustre hijo de la villa de Colindres que lleva tres décadas oficiando la misa de San Ginés, patrón de la cofradía de pescadores de la localidad.

Tras el anuncio, el presidente cántabro se puso a “aplaudir”, así como “buena parte” de los cerca de mil asistentes a la ceremonia. “Luego me fui a la Sacristía a abrazarle”, agrega en sus cuentas de Facebook y Twitter.

Como cada 25 de agosto, Revilla ha asistido a la festividad de San Ginés para compartir esta celebración con los vecinos del municipio y expresar su apoyo a la labor de los marineros.

Revilla-reivindicacion-Vaticano-investidas-sacerdotes_EDIIMA20190825_0334_4Pablo Puente, con Revilla

Ha participado en la misa mayor que ha tenido lugar en las propias instalaciones del cabildo y, posteriormente, en la tradicional entrega de banderas a las embarcaciones locales, acto precedido por el homenaje a los jubilados de la mar.

El jefe del Ejecutivo ha estado acompañado, entre otras autoridades, por el alcalde de Colindres, Javier Incera; el diputado nacional del PRC, José María Mazón; los consejeros de Pesca, Guillermo Blanco, de Obras Públicas, José Luis Gochicoa, de Sanidad, Miguel Rodríguez; el patrón mayor de la Cofradía de San Ginés, José Luis Bustillo, y una amplia representación de la corporación municipal, informa el Gobierno en un comunicado.

La de hoy es la jornada central del programa de actos organizado por el Ayuntamiento de Colindres con motivo de San Ginés. El día continuará con diferentes conciertos y actividades para todos los públicos y con la entrega de premios del concurso de marmita.

Fuente Religión Digital

Iglesia Católica , , , , ,

Juan José Tamayo: “Condenar la ‘ideología de género’ es una falta de respeto intelectual”

Miércoles, 28 de agosto de 2019

Roma-ideologia-genero_2129797067_13668304_660x371“Una descalificación moral inaceptable de la teoría de género”  

 En la Iglesia “falsifican la teoría, la someten a caricatura, la hacen decir lo que no dice, e incluso la responsabilizan de la destrucción de la familia y de otras prácticas todavía más graves”, denuncia el teólogo

“Lo ‘masculino’ y lo ‘femenino’ son construcciones socio-culturales, no hechos naturales o biológicos”

“La división de espacios, sentimientos, virtudes, actitudes ante la vida, comportamientos morales, sensibilidades, distribución de tareas entre hombres y mujeres, no lo son por naturaleza, sino que son adquiridos y producto de la educación”

En mis viajes por diferentes países vengo observando la utilización prácticamente unánime del Vaticano y de  los obispos católicos de todo el mundo de la expresión “ideología de género” para descalificar la teoría de género con el mismo o similar argumentario. Para ello falsifican dicha teoría, la someten a caricatura, la hacen decir lo  que no dice, e incluso la responsabilizan de la destrucción de la familia y de otras prácticas todavía más graves. Valdría aquí el viejo dicho: “Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia”.

La última de las manifestaciones al respecto ha sido la del arzobispo de Barcelona, cardenal Juan José Omella, quien, apoyándose en el desenfocado documento del Vaticano Varón y mujer los creó (Gén. 1,27), responsabiliza a la “ideología de género” de la deconstrucción de la visión de la persona humana y asevera que su implantación progresiva en el ámbito educativo “está provocando una gran desorientación entre los niños, adolescentes y jóvenes”.

Tales valoraciones negativas y condenatorias de la teoría de género, con nombre intencionadamente interpuesto: “ideología de género”, me parecen una falta de respeto intelectual, rayana en la frivolidad, una descalificación moral inaceptable o un desconocimiento interesado hacia una teoría que viene desarrollándose durante varias décadas con rigor y  sólida fundamentación científica.

Entre las múltiples acepciones de la palabra “género”, el DRAE no recoge su significado” según la teoría feminista. Empiezo por recordar que no debe confundirse “género” y “mujeres”. Género es una categoría de análisis, como lo es la categoría “clase social”, que no se identifica con la clase trabajadora. He aquí las líneas fundamentales de la categoría de “género”.

“Masculino” y “femenino”, construcciones socio-culturales

Lo “masculino” y lo femenino son construcciones socio-culturales, no hechos naturales o biológicos. Escribe Simone Beauvoir: “No se nace mujer, se llega a serlo, ningún destino biológico, psíquico o económico define la figura que reviste en el seno de la sociedad la hembra humana, es el conjunto de la civilización la que elabora ese producto que se califica de femenino”. Lo mismo cabe decir del hombre.

La división de espacios, sentimientos, virtudes, actitudes ante la vida, comportamientos morales, sensibilidades, distribución de tareas entre hombres y mujeres, no lo son por naturaleza, sino que son adquiridos y producto de la educación.

Así, al varón se le asignan la cultura, la ciencia, la técnica, la lógica, la racionalidad, el conocimiento, la teoría, la objetividad, la capacidad de abstracción, el poder, la responsabilidad, la autoridad, el equilibrio, la madurez, la actividad, la virilidad, la firmeza de carácter, la intervención en el ágora, en el espacio público, el sentido de la realidad, las visiones de conjunto, la objetividad y el rigor en los análisis, el sentido de lo universal.

La mujer es identificada con la naturaleza y vinculada con el instinto, el sentimiento, la intuición, la visceralidad, la histeria, la inmadurez, la pasividad, la debilidad, el sentido práctico, las habilidades manuales, el apasionamiento, la subjetividad, las visiones parceladas de la realidad, la ética del cuidado, la paciencia, la falta de capacidad de abstracción, la afectividad, la ternura, la dependencia, la obediencia, la sumisión, la invisibilidad, el espacio doméstico, el recato, el sentido de lo particular.

“Lo personal es político”

La teoría de género cuestiona la división entre público y privado. Lo expresan de manera certera las feministas de finales de los sesenta y principios de los setenta del siglo XX en la afirmación de que “lo personal es político”, que se convirtió   en el lema del feminismo radical.

El concepto “género” aparece por primera vez como título de un artículo publicado por Carol Hanisch en Notes from the Second Year  (Hanisch, 1970), que surge como  respuesta a la acusación de Dottie Zellner, participante en los grupos de autoconciencia. Zellner consideraba que dichos grupos carecían de dimensión política y constituían solo una “terapia” para mujeres. Hanisch, participante del grupo de conciencia de Nueva York, pretende mostrar el alcance político de los grupos.

Ella considera totalmente inadecuado el concepto de “terapia” aplicado a los grupos de conciencia, ya que “terapia” implica “enfermedad”, esto es, la existencia de un problema individual que hay que solucionar, cuando, en realidad, las mujeres no están enfermas, sino que están oprimidas. El argumento es de extraordinaria importancia como respuesta a la estrategia de las propuestas reaccionarias de reducir los problemas políticos de las mujeres a problemas individuales. Al tratarse de problemas individuales la solución propuesta era la individual, que pasa por la adaptación.

Susan Brown Miller aplica el aforismo “lo personal es político” a la violación. La violación no es un acto aislado de un hombre enfermo, sino una manifestación del control patriarcal. La violación y el acoso sexual son expresiones de apropiación colectiva que Colette Guillaumin define como “pertenencia de la clase de las mujeres en su totalidad a la clase de los hombres en su totalidad”.

Objetivos y tareas de los estudios de género

Entre los objetivos y tareas de los estudios de género cabe citar los siguientes:

a) Análisis crítico de las construcciones teóricas patriarcales (de-construcción) y recuperación de las voces silenciadas que a lo largo de la historia defendieron la igualdad de de los hombres y las mujeres y la emancipación de estas.

b) Nueva forma de aproximación a la realidad utilizando las categorías que explican o descubren nuevas dimensiones de la realidad no tenidas en cuenta en los análisis de las ciencias sociales y de la filosofía.

c) Los grandes sistemas filosóficos (marxismo, estructuralismo, existencialismo, etc.) y las diferentes tendencias de las ciencias sociales no repararon en la opresión de las mujeres. Los estudios de género identifican y desenmascaran el carácter androcéntrico y patriarcal del discurso filosófico y de las ciencias sociales.

d) Los estudios de género redefinen los grandes temas de las ciencias sociales (antropología, sociología, psicología social, economía…) y recorren todos los ámbitos y niveles de la sociedad: política, vida, cotidiana, hogar, trabajo, ocio, relaciones sociales, relaciones familiares, educación, etc.

e) Cuestionan la supuesta universalidad y la infundada neutralidad de los modelos teóricos y de las técnicas de investigación.

f) Tienen carácter militante: se orientan a la destrucción del sistema de dominación masculina y a la construcción feminista de una nueva teoría del poder.

A la luz de esta concepción del género dentro de la teoría feminista, hice un análisis crítico, publicado en RD, del documento Varón y hembra los creó (10.6.2019, Ciudad del Vaticano, 2019), de la Congregación Vaticana para la Educación Católica, que constituye una crítica a la llamada “ideología de génerosin rigor científico alguno y a partir de los estereotipos patriarcales instalados en el imaginario eclesiástico.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

“La renovación pendiente. El catecismo”, por Julio Puente López

Miércoles, 21 de agosto de 2019

51W09DclKLLContinuación de este interesante y clarificador artículo:

¿Actos intrínsecamente desordenados? El catecismo de 1992

En la Biblia se habla de muchas cosas, pero no es preciso hacer doctrina de todo. El a. 2357 del catecismo hace una enorme injusticia social a muchos creyentes. Es importante eliminar esos artículos

No se ve cómo las relaciones homosexuales pueden impedir llevar a la práctica la fe cristiana, vivirla en las costumbres en las que se encarna, en la caridad para con nuestros prójimos. La Iglesia debe aceptar la compleja y variada realidad de la sexualidad humana

Renovar la Iglesia es también tirar el lastre doctrinal y organizativo que le sobra a la nave de Pedro, hacer la vida de la gente más llevadera y ligera, como es el yugo y la carga de Jesús

Uno se pregunta si los responsables de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que podrían promover la abolición del a. 2357 del catecismo, perciben la enorme injusticia que con esa doctrina se hace a muchos creyentes. Porque les señala, les reprueba y no ayuda precisamente a que cese su discriminación y persecución. Es importante eliminar esos artículos. Y sobre todo es importante cambiar en la Iglesia la mentalidad y la actitud ante la sexualidad que refleja esa doctrina.

Dice el catecismo que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados”. Recogía doctrinas y formulaciones de otros documentos (Cf. Persona humana. 1975). Resulta bochornoso que un catecismo se ponga a hablar de estos temas y en estos términos. Biológicamente desordenados, y, por tanto, también intrínsecamente desordenados o ineficaces para conseguir su objetivo, serían los actos homosexuales que intentaran la procreación, ya que falta la base biológica para ello, pero no parece que los homosexuales intenten tal cosa al mostrarse mutuamente su afecto. No es la procreación lo que se busca en una relación homosexual. Y si lo intentaran no serían actos reprobables desde el punto de vista moral. Serían actos simplemente estúpidos. Como es estúpido, o lo que es lo mismo, un “acto intrínsecamente desordenado”, ponerse las lentes en la nuca con la intención de ver mejor. Pero eso no sería un acto moralmente reprobable.

En todo caso, hay diversas formas de hacerse cargo de una prole. Y realizar una tarea así sería siempre, en el contexto apropiado, una decisión noble y con sentido. Y de la misma manera que en la unión del hombre y de la mujer es importante el amor mutuo, la intimidad y la comunión de vida, así en las uniones homosexuales estos fines pueden también ser cultivados.

Me pregunto a veces si el hecho de que el magisterio hable de la vida sexual de la gente no es hacer de la revelación cristiana algo absurdo, ridículo, algo así como una vieja barraca de feria en la que pueden aparecer las cosas más inverosímiles. En la Biblia se habla de muchas cosas, pero no es preciso hacer doctrina de todo. Las normas de aquellas culturas no son vinculantes para la nuestra si nuestra conciencia moral hoy no lo aprecia así. Las normas éticas están al alcance de todos y la Iglesia no tiene una luz especial que pueda oponerse a la moral autónoma del hombre. La Iglesia no puede pretender convertir el cuerpo humano, por medio de la abstinencia sexual, en una bella estatua de mármol. ¿Es la moral cristiana una moral angélica?

Moralmente desordenados, depravados y reprobables son los actos contrarios al mandamiento del amor al prójimo, en el contexto de las relaciones o en cualquier otro. La violencia contra las mujeres, los abusos de menores, eso sí que son actos reprobables. Eso sí es doctrina seria y bien fundamentada en el mensaje del Evangelio y en la recta razón.

¿Qué buscaba la Iglesia con la doctrina de Persona humana y del catecismo sobre la homosexualidad? ¿Hacer ver que los homosexuales, tan bien representados en la Iglesia, se guían por la virtud de la castidad? Pues les salió el tiro por la culata, porque sabemos que no siempre es así y que se ha querido dar una imagen que no correspondía a la realidad. Las caretas y las máscaras han caído al suelo. Todo el tema del celibato y de la castidad ha resultado ser, a los ojos de mucha gente, una inmensa pantomima.

El catecismo cita Gn 19, 1-29. Pero este texto trata más bien de un pecado contra las leyes de la hospitalidad. También cita textos de Pablo, en los que, al menos en la traducción de la Biblia de Jerusalén, por ejemplo, aparece la palabra “homosexual” (1 Cor 6, 10) para la que no existía un vocablo en la antigüedad ya que es un concepto moderno, del s. XIX, y se discute el significado de las palabras griegas originales como “arsenokoitai”. También se dice en esa traducción que no heredarán el reino de los cielos los “afeminados”. ¿Qué han hecho estos “malakoi” de malo? ¿Parecerse a las mujeres porque son “varones suaves”? ¿Sexismo y machismo en la Biblia entonces? ¿Reflejo de la moral pagana de aquel tiempo? Encontramos convincentes respuestas en lo que Xabier Pikaza escribió en su libro Palabras de amor sobre el tema de la homosexualidad y sobre estos textos.

9788495346377-usDe todo esto habló también con sentido común y crítico el teólogo y psicólogo Daniel A. Helminiak hace ya años. No hace falta repetir lo que dijo este profesor de la universidad de West Georgia en su libro What the Bible Really Says about Homosexuality (1994, 2000). James Alison, en el formato más actual de unos vídeos en Internet, habla también con claridad y sólido conocimiento de esas citas bíblicas.

Es evidente que Pablo no conocía bien el mensaje de Jesús, que habló de una forma especial de las mujeres pecadoras y de las prostitutas que entrarán en el reino de los cielos antes que los escribas. Cuando Pablo escribió las cartas no se habían escrito todavía los evangelios. Nos lo ha recordado recientemente J. M. Castillo en su obra “El Evangelio marginado”. Estos textos de la Biblia que cita el catecismo han sido bien estudiados por especialistas y muchos sacan conclusiones bien distintas.

El texto del catecismo dice que esos actos son contrarios a la ley natural, y el mismo catecismo declara la competencia magisterial en esa ley natural (a. 2036). Ya sabemos que en la encíclica Veritatis splendor (1993), que se dio a conocer un año después del catecismo, hay “un interés omnipresente” por afirmar la función del magisterio eclesiástico en las cuestiones de moral, como señaló el profesor Marciano Vidal en su obra Nueva Moral Fundamental. Pero ese concepto de ley natural y su alcance son muy discutidos en la teología moral posconciliar y se hace necesario seguir introduciendo la racionalidad en el discurso teológico-moral como enseñó Santo Tomás de Aquino y como indicó el Vaticano II (cf. Gaudium et spes, 33 y 62).

San Pablo también apela a ese concepto de naturaleza para hablar de la afrenta que supone la cabellera para el varón mientras que es una gloria para la mujer (1 Cor 11, 14-15). ¿Es esto también una pauta de conducta moral? Esa observación no tiene ninguna fuerza normativa para el hombre de hoy porque no le encuentra sentido alguno. Lo mismo sucede en los otros casos.

La apelación a la naturaleza y a la ley natural ha dejado de estar éticamente fundamentada y justificada, ya que ese concepto de naturaleza no tiene base antropológica. ¿Quiere la Iglesia que los futbolistas no empleen la cabeza para meter goles porque, al albergar el cerebro y otros órganos de los sentidos, está destinada “por ley natural” a desempeñar otras funciones? La cultura se apoya en la base biológica del hombre para enriquecer la vida humana y aprovecha sus posibilidades más allá de lo que aparecen como sus finalidades obvias.

No se ve cómo las relaciones homosexuales pueden impedir llevar a la práctica la fe cristiana, vivirla en las costumbres en las que se encarna, en la caridad para con nuestros prójimos. La insistencia del magisterio en estas enseñanzas, que nos aboca a un callejón sin salida, obliga a la teología a revisar la reflexión que hace sobre la competencia del magisterio en ciertos temas y sobre la llamada ley natural. ¿No forma parte también el “sensus fidelium” del magisterio de la Iglesia? Habrá que tener en cuenta también a los cristianos homosexuales, que seguramente, en su gran mayoría, llevan la vida que corresponde a su condición sexual.

Dice también el texto que en esos actos no hay complementariedad. Se supone que se refiere a la procreación, pero no es eso lo que se pretende en una relación homosexual. ¿Es acaso la complementariedad el único requisito para que una relación humana tenga sentido? Tampoco hay complementariedad en tantos aspectos entre los varones en el mundo tan patriarcal y masculino del clero católico, pero seguimos sin reconocer a las mujeres sus plenos derechos.

manifestacion-lgtb-vaticano

Esa redacción del a. 2357 no se sostiene ni desde el punto de vista de la exégesis de los textos citados y de la teología moral bíblica ni desde el punto de vista de las ciencias del hombre. Sabemos que otros documentos del magisterio, como la Instrucción de 2005 sobre los criterios de discernimiento vocacional en relación a los homosexuales para ser admitidos a las órdenes, insisten en esta doctrina del catecismo. Pero, una vez más, dicen más de lo que prueban. Son doctrinas que estudios posteriores deberán revisar. También haría bien la Iglesia en explicarnos qué es lo que ella entiende porcultura gay, cuya defensa indicaría falta de idoneidad para el sacerdocio. La Iglesia parece, a veces, experta en crear ficciones para tener luego enemigos que combatir.

Hay doctrinas que urge abandonar por muy arraigadas que estén y por muy tradicionales que sean. Ese texto obedece simplemente a una mentalidad que la ciencia de nuestro tiempo ha desautorizado y la antropología teológica está abandonando.

Urge perfeccionar la teología moral, que ha de nutrirse de la Escritura, de su espíritu, y ser, al mismo tiempo, una “exposición científica”, como dijo el Vaticano II en el Decreto sobre la Formación Sacerdotal (a. 16). Ese texto del catecismo sólo lo puede defender una mentalidad conservadora, integrista, que se impuso en el momento de su redacción y que creía que una postura rígida en este tema podría apuntalar la crisis del posconcilio en una Iglesia con muchos clérigos homosexuales, que vivían con dificultades crecientes su vocación en una sociedad que ya no compartía las doctrinas de la Iglesia sobre la vida y el sexo. O que pretendía alejar toda sospecha de conductas inapropiadas que pudieran exponerse un día a la luz pública.

El caso del párroco de Ámsterdam, Pierre Valkering, comentado en el mes de abril en RD por Cameron Doody, describe bien esa situación de crisis en la que siguen encontrándose muchos sacerdotes. Como la describe también el caso del sacerdote y psicoterapeuta francés Tony Anatrella, aunque sean casos que requieren lecturas diversas.

La mentalidad que representaba bien el consultor en el Vaticano Anatrella, considerado entonces por algunos como el “psiquiatra oficial de la Iglesia”, el “Church shrink”, y que ahora es un árbol caído del que es mejor no hacer leña, es una forma de ver las cosas que intenta seguir siendo dominante en la Iglesia.

No es extraño que la juventud viva cada vez más de espaldas a la religión organizada. ¿Es que lo esencial para un cristiano no es creer en el mensaje del Evangelio y dar testimonio de esa fe? No se entiende ese empeño en seguir concibiendo la fe como la adhesión a un voluminoso cuerpo de doctrinas que recogería el catecismo de 1992. Mucho menos en aquellas enseñanzas que nos recuerdan el antiguo catecismo pitagórico, aquel que decía que “el placer es malo en todas las circunstancias”, como leemos en el libro de E. R. Dodds, Los griegos y lo irracional. El capítulo V, Los chamanes griegos y el origen del puritanismo, es bien elocuente.

Este filólogo irlandés explica bien como las creencias chamanísticas, de dilatada difusión y remota antigüedad, promovieron en sus adherentes un horror al cuerpo y una reacción contra los sentidos completamente nuevos en Grecia. Empédocles y Pitágoras representaron esas nuevas creencias que los pueblos vecinos en contacto con ellas dieron seguramente a conocer a los griegos de Escitia y Tracia. Se hizo de la experiencia corporal un lugar de oscuridad y de penitencia, como si la pureza, más bien que la justicia, se hubiera convertido en el medio cardinal de la salvación. El teólogo J. M. Castillo lleva muchos años insistiendo en estas ideas que están llenas de sentido y bien fundamentadas.

“No llamar a ningún hombre profano o impuro”

¿Y por qué seguimos todavía prisioneros de la cultura helenista y de las culturas vigentes en los tiempos en que se redactaron los libros de la Biblia? ¿Por pereza intelectual? ¿Por no saber qué palabras escuchar? La palabra que hay que escuchar es la palabra interior de Dios en nuestra conciencia, nuestra propia razón humana, y el mensaje central del Evangelio si hemos percibido que corresponde a las ansias de nuestro corazón. Eso debería bastar, sin que los miles de obras de los investigadores sobre los libros del Antiguo y del Nuevo Testamento, inabarcables para el creyente, significaran otra cosa que legítimas, siempre insuficientes aproximaciones al misterio de la revelación de Dios en la historia humana.

Ni Romanos 1, 26-27 ni los otros textos antes citados están hablando de la homosexualidad tal como hoy la entendemos. En aquellas culturas no se hablaba de homosexualidad, a pesar de que en el Antiguo Testamento algunos varones sabían que el amor de otro hombre podía ser más grande, “más delicioso que el amor de las mujeres” (2 Samuel, 1, 26). La fuerte amistad entre David y Jonatán es bien conocida.

1180134369_850215_0000000000_sumario_normal“Jonatán, hijo de Saúl, amaba mucho a David” se afirma en 1 Samuel, 19, 1. “Juró de nuevo Jonatán a David por el amor que le tenía, pues le amaba como a sí mismo”, dice otro versículo (1 Samuel 20, 17). “Se abrazaron los dos y lloraron copiosamente”, leemos en 1 Samuel, 20, 41. ¿Estamos ante relación de fuerte y leal amistad heterosexual?¿Es, como afirman otros, un amor homosexual? No hay forma de saberlo.

Tampoco aclara las cosas el hecho de que fueran padres de familia. En el mundo ha habido siempre muchos hijos de hombres y mujeres homosexuales. En todo caso, los comentarios oficiales de la Iglesia suelen apresurarse a descartar una relación íntima homosexual.

Sea como fuere, identificar las conductas de los textos citados por el catecismo católico con las conductas homosexuales actuales no parece una conclusión rigurosa científicamente hablando. Los contextos culturales son distintos. Tampoco las doctrinas de la Escritura son todas igualmente vinculantes, especialmente las que contradicen nuestra recta razón. No es razonable pensar que los relatos del Génesis, relatos de hace varios miles de años, sobre la creación del hombre por Dios como varón y hembra agotan nuestro saber antropológico y son normativos para el hombre de hoy independientemente de sus conocimientos científicos y de su recto sentir. No podemos retorcer esos textos de esa manera.

Sinceramente pienso que el concepto de revelación en el que se apoyan las actuales conclusiones doctrinales de la Iglesia en esta cuestión debe ser revisado. Porque si condenamos los actos homosexuales apoyándonos en ciertos textos bíblicos (es lo que hace el magisterio eclesiástico) sin atender a lo que nos parece razonable en nuestra reflexión y en nuestra cultura, entonces estamos aprobando también, por ejemplo, la muerte por lapidación del blasfemo y del adivino o nigromante (cf. Levítico, 24, 14; 20, 27). De la misma manera no podríamos objetar nada contra estas enseñanzas del libro del Éxodo: “A la hechicera no la dejarás con vida. Todo el que peque con bestia morirá” (Ex 22, 17-18). ¿No ha llegado la hora de aprender a leer las Escrituras y a usar las luces de nuestra razón humana y de la ciencia? Xabier Pikaza, en su libro Palabras de amor, lo expresó con acierto: “Aplicar al pie de la letra el Levítico significaría aprobar la venta de mujeres y la esclavitud”.

La conclusión se impone: hemos de basar nuestro juicio sobre la homosexualidad y los actos homosexuales en los conocimientos de las ciencias del hombre y, como cristianos, guiarnos luego también por el mensaje del Evangelio de amor al prójimo y actuar en conciencia, la última norma de la moralidad.

Habrá homosexuales que siguiendo la doctrina del catecismo intenten vivir en abstinencia sexual, pero creemos que esa doctrina de la Iglesia no es realista ni justa con ellos y que conduce al cristiano homosexual a un callejón sin salida, a una vida de contradicciones e hipocresías, cuando no a la enfermedad y la locura. Alguno pensará también que se ha equivocado de iglesia y buscará en otra parte la respuesta a sus inquietudes religiosas.

Los homosexuales y transexuales cristianos, hombres y mujeres, y, en general, toda persona que se entiende como transgénero, quieren recuperar en la Iglesia su dignidad humana, ser tratados como personas. No son más que nadie. Tampoco menos que nadie. Tenemos que saber ponernos en su lugar. Es lo que nos muestra Mt 25, 31-46. Nadie ha sabido ponerse en el lugar de los demás como Jesús en el que Dios se nos mostró con rostro humano. Jesús reconoce a los pobres y necesitados toda su dignidad personal al identificarse con ellos, al ponerse en su lugar, de tal forma que lo que hacemos a uno de ellos se lo hacemos a él. Desde el niño más indefenso al moribundo y a las personas más decrépitas y desvalidas.

Jesús no hace acepción de personas. Ese gesto del discípulo a quien Jesús amaba y de Jesús con él, al que más arriba nos referíamos, el sincero afecto entre ellos tal como vemos en el evangelio de Juan es lo más opuesto a la “homotransfobia” ambiental actual y de pureza cultual de entonces, una herencia de antiguas filosofías y religiones, algo ajeno al Nuevo Testamento si exceptuamos los residuos que hemos visto en las cartas de Pablo, que tiene influencias culturales de su tiempo a las que el Apóstol de las gentes no podía substraerse.

Pero es en esas fuentes de pureza cultual y en la cultura de desprecio social del señalado como “diferente” y de la discriminación reinante respecto a los que no se ajustan al canon de la heterosexualidad donde se ha gestado la doctrina de ese artículo del catecismo. También aquí la Iglesia debería ser sal de la tierra (Mt 5, 13), no desvirtuarse alineándose con el desprecio ambiental al diferente en una sociedad patriarcal y machista. Cada vez que un homosexual es víctima de la violencia deberíamos en la Iglesia acordarnos de esa desafortunada doctrina que nosotros mantenemos. La Iglesia se empeña en ver en los textos bíblicos más de lo que los mismos textos dicen.

En el discurso de apertura del concilio Vaticano II habló Juan XXIII de dar “un paso adelante hacia una renovación doctrinal”. Algo así necesitamos en este tema. Un valiente “paso adelante” dejando atrás un terreno en el que, al igual que ocurre con otros muchos en nuestras sociedades civiles, estamos empantanados.

En esta misma línea el teólogo jesuita James Martin, muy consciente de la homofobia que existe en la Iglesia, ha abogado también recientemente por un cambio de actitud en su libro ‘Tender un puente‘, defendiendo una postura de diálogo y apertura. James Martin sostiene que el catecismo de la Iglesia no debe intentar imponer a los cristianos homosexuales la total abstinencia sexual.

Los cristianos deberíamos leer e interpretar en un contexto amplio las sabias palabras de Pedro en Hechos 10, 28: “A mí me ha enseñado Dios a no llamar profano o impuro a ningún hombre”. Deberíamos interpretar a la luz de este pasaje otros textos culturalmente condicionados de las Escrituras, como son muchos textos de Pablo y por supuesto los del Antiguo Testamento. Más que nada porque es lo razonable, lo que nos parece justo, que es en el fondo lo que tiene que ser decisivo y normativo al orientar nuestra conducta, también la conducta sexual.

Con gran oportunidad nos ha recordado el teólogo gallego Torres Queiruga (cf. La teología después del Vaticano II. Herder, Barcelona 2013) que las normas morales concretas “no son una revelación que venga desde fuera, sino un encuentro hecho desde dentro, desde la realidad humana y con medios humanos”. No nos sirve el fundamentalismo, las interpretaciones al pie de la letra.

Este teólogo nos recuerda también que “a Moisés no le fueron escritos milagrosamente los “mandamientos” en dos tablas de piedra, sino que discurriendo con la propia cabeza, dialogando con los suyos y aprendiendo del entorno (…) fue descubriendo los que le parecían mejores patrones de conducta para bien del pueblo”.

Y es así discurriendo y dialogando, desde la misericordia del Evangelio, como hoy seguimos en la Iglesia adaptando a la realidad de nuestro mundo, – en la que hay divorciados y matrimonios rotos -, el cumplimiento de estos mandamientos, del sexto mandamiento, por ejemplo. Los matrimonios se rompen a veces, fracasan como proyecto de convivencia, y eso es una realidad. Hay que atender con misericordia y discernimiento a los divorciados que han vuelto a formar una familia. Así nos aproximamos más al estricto cumplimiento del mandamiento del amor al prójimo, que quizá, como decía Freud, no podemos realizar en su plenitud, pero estamos llamados a intentarlo.

La Iglesia debe aceptar la compleja y variada realidad de la sexualidad humana y no empeñarse en hacer compatible la renuncia a la sexualidad en su seno con los escándalos, las mentiras y la hipocresía. Debe mirar a nuestro mundo tal como este se percibe. Encadenar la Iglesia de rito latino a la abstinencia sexual no tiene hoy ningún sentido. El mundo se ha emancipado y la Iglesia debe reconocer esta legítima autonomía. Recordemos las palabras del concilio Vaticano II: “Son, a este respecto, de deplorar ciertas actitudes que, por no comprender bien el sentido de la legítima autonomía de la ciencia, no han faltado algunas veces entre los propios cristianos” (GS 36).

ee47bd3223fb517691d5206e00747b4e

Quiero para terminar citar a un escritor español, cercano ya a los 90 años, que de estos temas sabe algo y que merece la pena escuchar. El 2 de febrero de 2009, refiriéndose al matrimonio homosexual, “llámese como se llame”, decía, escribió esto en el periódico El Mundo: “La homosexualidad no es una opción ni un estilo de vida, sino un dato biológico como la blancura o la negritud de la piel. No, por tanto, cosa de partidos ni de políticos, sino de la más simple equidad. A la sociedad sólo le cabe reconocerlo sin llevarse las manos a la cabeza. Dar constancia de él como testigo. Lo mismo que el sacerdote en las bodas católicas o el funcionario en las civiles. Es un derecho esencial. Lo demás sobra”.

“Un dato biológico como la blancura o la negritud de la piel”. De ese dato se deriva ese derecho del homosexual a vivir en pareja con una persona de su mismo sexo. Es la autorizada opinión del escritor Antonio Gala Velasco.

Los cristianos deberíamos limitarnos a anunciar el Evangelio y a testimoniarlo lo mejor que podamos ayudando a construir una sociedad más justa, menos violenta, dejando que otros temas, como el de la sexualidad humana, sean estudiados por las ciencias antropológicas. Es la mejor manera de avanzar.

La Iglesia tiene una inflación de clérigos y funcionarios dedicados a escribir cánones, normas y directrices doctrinales. Tenemos también un exceso de eventos eclesiales. Aturde un poco. Nos ocupamos de demasiadas cosas, como si la sociedad civil no tuviera sus funciones y obligaciones.

Ya sabemos que la Iglesia quiere bendecirlo todo y dar importancia a sus servicios. Nos olvidamos de que vivimos en un mundo secularizado, aunque el pueblo ha incorporado a sus fiestas populares una gran cantidad de costumbres y ritos de origen religioso. La comunidad política es autónoma e independiente y es allí, en la sociedad civil, donde hay que vivir la vida, no en el interior de una burbuja religiosa.

Demos nuestra opinión, pero dejemos, sin fanatismos, sin buscar partidos políticos que nos hagan de correa de transmisión de nuestras doctrinas, que esa sociedad legalice lo que crea oportuno siempre que no estén en juego los consensos constitucionales, las libertades y los derechos humanos. Si estos se pusieran en peligro de forma evidente sí habría razón para la desobediencia civil y la protesta. La religión no dirige los asuntos temporales ni el papa puede caer en la tentación de querer ser un líder político.

simboloNo deberíamos empeñarnos, hoy menos que nunca, en dar tanta doctrina sobre lo divino y sobre lo humano queriendo organizar con detalle la vida íntima de los creyentes y a veces también la de los no creyentes. A muchos la Iglesia les interesa sólo para las bodas y los funerales, y poco más. Nosotros queremos organizar a la gente las excursiones y el campamento de verano, la gimnasia médica y el taller de guitarra. Tal vez son los fieles los que confunden la parroquia con un parque de atracciones y exigen a sus sacerdotes que los distraigan. Así la mies siempre será mucha y los operarios pocos.

Renovar la Iglesia es también tirar el lastre doctrinal y organizativo que le sobra a la nave de Pedro, hacer la vida de la gente más llevadera y ligera, como es el yugo y la carga de Jesús (cf. Mt 11, 30). La Iglesia debería oír la voz del Maestro: “Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas; solo una es necesaria”. Como siempre, también en este tiempo de renovación de la Iglesia, lo que resulta necesario es “volver a la fuente” y escuchar, como María, las palabras del Evangelio (cf. Lc 10, 41-42).

Funte Religión Digital

Biblia, Biblioteca, Espiritualidad , , , , , ,

La “ideología de género” no existe, por Antoni Ferret

Miércoles, 21 de agosto de 2019

A19F613F-3BDC-4680-A01B-88F7F80E6381La “ideología” de género no existe. Es un invento de grupos fundamentalistas para justificar la discriminación. Cuando entendemos que la masculinidad y/o feminidad varían según las culturas y tiempos, estamos hablando de perspectiva de género.

Para más info, descarga el Manual Educativo contra la Homofobia en: http://bit.ly/2m3wcGW

Interesante respuesta a las palabras del Cardenal Omella:

***

“El cardenal Omella no debería usar la expresión”

“La expresión ha sido creada y es usada con la intención de desacreditar el género femenino”

“La frase ‘Varón y mujer los creó’ es indiscutible, siempre que se entienda que Dios los creó a través de la evolución natural de las especies”

1 | Antoni Ferret

Me ha sorprendido y apenado gravemente la lectura en Religión Digital de un artículo de nuestro arzobispo de Barcelona, compañero Joan Josep Omella, titulado “La ideología de género está provocando una gran desorientación entre los niños, adolescentes y jóvenes”. A lo largo del escrito, Omella usa varias veces la expresión ideología de género”. Como miembro de la Iglesia de Barcelona, aunque viviendo mi experiencia cristiana “en la frontera”, me siento en la grave obligación de contestar la larga lista de actitudes poco humanas que contiene.

Al parecer, el artículo responde a la publicación, por la llamada Congregación para la Educación Católica, de un documento titulado Varón y mujer los creó.

Como quiera que, en el escrito del arzobispo, figura una amplia mezcla de cuestiones controvertidas, me veo obligado a exponer punto por punto mi respuesta.

16531C7F-FD97-4040-B4B7-02E89C106C13

1) El citado organismo vaticano, parte de un núcleo más burocrático que evangélico, reconocido por propios y extraños como “un problema” de la Iglesia, y actualmente en fase de reforma, no es, precisamente, un elemento de prestigio en la cuestión, sino más bien lo contrario. Pero dejemos esto y vamos al tema.

2) La llamada “ideología de género“, citada en el título y largamente en el texto, no existe, como valor, o como realidad, o como concepto académico. La expresión ha sido creada y es usada (según todo parece indicar) con la intención de desacreditar el género femenino, y su creciente y necesaria valoración, hasta una muy deseable equiparación social. Es usada por personas significativamente alejadas tanto del feminismo como de algunos derechos humanos. Luego, creo que no la debería usar el arzobispo Omella.

3) La frase “Varón y mujer los creó” es indiscutible, siempre que se entienda que los creó a través de la evolución natural de las especies, y comprendiendo las variantes que la misma naturaleza puede producir, y produce, aunque, como es natural, en un número infinitamente pequeño, lo cual de ninguna manera autoriza su desdén.

4) La cuestión de si el verdadero sentimiento personal de género depende más del aspecto corporal del nacimiento o de las experiencias de convivencia social, a mí no me parece decisivo y no quiero entrar en ello. Creo y defiendo que la naturaleza, de por sí, cual ocurre con los vegetales, da lugar a pequeñas (o más grandes) diferencias, sobre todo psicológicas, en ciertas personas, y que ello se puede definir más claramente, para el sujeto, a través de las relaciones humanas. Asunto harto complejo, y, precisamente por ello, más merecedor de un gran respeto.

5) Sin embargo, y muy extrañamente, todo lo dicho hasta aquí todavía no es el problema, sino sus vestimentas, las herramientas utilizadas para un debate del cual no se dice el nombre, ni la naturaleza, sino que se supone. Y eso no está bien, monseñor.

6) El problema en discusión escondida me parece que son las orientaciones escolares que se dan a los niños/as sobre las posibilidades de alguna que otra diferencia en la inclinación sensitiva de cualquier niño o niña (o más bien adolescente).  Con objeto de que, si un alumno o alumna observa en su cuerpo, o más bien en sus sentimientos, algo diferente de lo que ve a su alrededor, no se hunda en un mar de triste y dolorosa soledad y profunda confusión, sino que identifique fácilmente su caso, y lo pueda exponer con libertad y naturalidad con vistas a encontrar una vía. Es eso, ¿verdad? I ¿por qué no se dice, sino que se esconde?

7) Esas indicaciones escolares no son ninguna “deconstrucción de la visión de la persona humana”, como se dice en el artículo en cuestión, sino que son un conocimiento sobre la vida y una ayuda en casos difíciles que pueden darse. El arzobispo afirma que la mal llamada “ideología” en cuestión “está provocando una gran desorientación entre los niños, adolescentes y jóvenes“.  No lo creo, sobre todo que sea “gran“. Puede producir dudas. Dudas que sirvan para aclarar.

8) Sin embargo, vamos a suponer que provoque una desorientación (me negaría siempre a aceptar que fuera “grande“), en un porcentaje minoritario/medio/vamos a llegar a suponer que fuera mayoritario de alumnos/as. ¿Qué opina el señor arzobispo, y qué opinan mis lectores/as sobre la cuestión?:

¿Qué sería peor, una desorientación sobre el propio género de media clase (lo digo como fantasía), muy fácilmente resuelta por la misma vida, o, en algún caso, por una (o unas) conversación con el maestro o con un médico, o bien una profunda depresión, en una soledad dolorosa, quizás durante años, de UN alumno o alumna a quien no se hubiera explicado que existe esta posibilidad?

Todo un test de sentimientos humanos y de evangelio.

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , ,

“Renovación. El arco iris de la sexualidad”, por Julio Puente López

Martes, 20 de agosto de 2019

51W09DclKLLInteresante y clarificador artículo:

La necesidad de revisar la doctrina  

 La doctrina sexual de la Iglesia resulta poco evangélica, al pie de la letra. Continencia, celibato, castidad… Doctrina; todo esto arrastra un vagón de mentiras, escándalos y dobles vidas

En mi libro, ‘Un paso adelante’, intento también mostrar la necesidad de revisar la doctrina del catecismo de la Iglesia sobre la homosexualidad. Es algo que están pidiendo muchos cristianos ¿No podría la Iglesia contribuir, con una doctrina más justa sobre las conductas homosexuales, a que estas situaciones de violencia no se dieran?

El hombre ha evolucionado en colores, no en blanco y negro. ¿Tan difícil es aceptar la riqueza de la creación de Dios? ¿Tan difícil es comprender que la creación se realiza, desde el punto de vista de la ciencia, como evolución?

El a. 2357 del catecismo de la Iglesia, además de ir en contra de las ciencias antropológicas y de una ética sexual que no haga de la Biblia lecturas fundamentalistas va en contra del espíritu misericordioso de Jesús y está causando estragos

Resulta obligado seguir combatiendo la discriminación en razón de la orientación afectiva y sexual a pesar de los comportamientos poco cívicos que algunos activistas puedan a veces tener, como resulta obligado seguir combatiendo el antisemitismo aunque algunos miembros del pueblo judío no tengan o no hayan tenido siempre una conducta ejemplar.

Recientemente Xabier Pikaza tuvo la amabilidad de publicar en su blog algunas reflexiones de mi libro Un paso adelante. Cien años con Ebner. Cristianismo, cultura y deseo, ahora ya disponible en una segunda edición revisada. Expreso en este libro mi deseo, y el de muchos cristianos, de que la Iglesia dé un valiente paso adelante y se renueve inspirándose de nuevo en su fuente, el Evangelio.

Intento también mostrar la necesidad de revisar la doctrina del catecismo de la Iglesia sobre la homosexualidad. Es algo que están pidiendo muchos cristianos. Últimamente en RD hemos leído, en este sentido, la carta abierta de un jesuita al papa Francisco.

Siguiendo con aquellas reflexiones ofrezco a los lectores, para un debate comunitario desde el respeto a las personas que no opinen lo mismo, algunos párrafos más de mi libro ligeramente adaptados para RD, con la mejor intención de contribuir a encontrar la verdad en una cuestión que tanto sufrimiento y desazón sigue causando en la Iglesia y en la sociedad civil.

“Mirad cómo le quería” (Jn 11, 36)

La profesora Adela Cortina ha señalado que las personas adquieren su autoestima a través del respeto que los demás les demuestran. Así es. Es importante respetar y sentirse respetado. Desgraciadamente no todos reciben por igual ese respeto. Hay en la sociedad aversión, desprecio y rechazo a muchos colectivos, como son los emigrantes, los negros, los homosexuales, los mendigos, y también las mujeres, por el machismo imperante. Eso es signo de falta de humanidad y tiene poco de cristiano. ¿Acaso es impensable una mujer homosexual de color al frente de la comunidad cristiana? Debería ser pensable y hasta deseable por el fuerte mensaje de respeto e igualdad que enviaría al mundo. Así fue con el presidente Obama y su esposa Michelle en los Estados Unidos.

Hemos olvidado que el Evangelio contiene suficientes datos como para que todos se vean reflejados en él sin que unos se crean mejores que los otros en la Iglesia o traten de imponer sus modos de vida. ¿Por qué un varón heterosexual con una fuerte atracción por las mujeres puede ser sacerdote y, en cambio, un varón con una fuerte atracción homosexual no puede serlo? ¿Son las mujeres menos atractivas que los hombres siendo así más fácil para el heterosexual observar la continencia? Si no se debe a una artimaña para que nadie sospeche lo que se esconde en el armario, eso sólo puede entenderse desde un prejuicio respecto a la condición homosexual. Un prejuicio que conlleva discriminación y homofobia. Se ve en la tendencia homosexual un desorden objetivo. Ese es el prejuicio sin base científica alguna. Y si ese prejuicio lleva al rechazo y al odio, ¿no deberíamos recordar las palabras del Evangelio que nos dicen que “quien odia a su hermano está en las tinieblas”? (Jn 2, 11).

Colaborar a que se extienda el rechazo al homosexual no es de buenos cristianos. Hay doctrinas que no tienen una base sólida y actitudes que no están justificadas. ¿Acaso vamos a censurar que Jesús tuviera entre sus seguidores un “discípulo amado” que con confianza en la última cena se apoyó en su pecho al hacerle una pregunta? (cf. Jn 13, 25). Hay que comprender el alcance de este gesto. Se trata de un signo de afecto y de ternura a la vez. Una muestra de esa delicadeza de trato y cercanía corporal con la que generalmente el varón heterosexual de nuestros días no quiere identificarse, no sea que lo confundan con otro tipo de hombre al que él desprecia.

No era un gesto sin importancia. Si así fuera no habría sido mencionado de nuevo ese gesto en el evangelio de Juan al hablar del discípulo que seguía a Pedro y a los demás (cf. Jn 21, 20). A Jesús no le importó tampoco al llorar por su amigo Lázaro que dijeran: “¡Mirad cuánto le quería! (Jn 11, 36). Jesús no rehuía el contacto corporal: los saludos, el lavatorio de los pies a los discípulos, los besos de cortesía o los abrazos (Lc 22, 48). Recordemos la escena con María Magdalena (Jn 20, 17), la unción en Betania (Jn 12, 1-8) y la escena con el fariseo Simón y la pecadora que cubría de besos los pies de Jesús (Lc 7, 36-50). Le interesaba el afecto de sus seguidores: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que estos?” “Señor, sí, tú sabes que te quiero” (Jn 21, 15). ¿Hemos tomado nota de las implicaciones de esos textos? Porque hoy en la Iglesia son todavía muchos los que señalando a otros dicen: “¿Y este qué?” Jesús les respondería como entonces a Pedro: “¿Y a ti qué? Tú, sígueme” (Jn 21, 22).

Así es el Evangelio. Y ¿qué prescribe la Iglesia? ¿Qué enseñó el Vaticano II? Para los presbíteros de rito latino “la perfecta y perpetua continencia”, “la virginidad o celibato guardado por amor del reino de los cielos” (Presbyterorum Ordinis, 16). ¿Qué se les enseña en sus años de formación frente al matrimonio? “La excelencia mayor de la virginidad consagrada a Cristo” (Optatam totius, 10). Y la castidad por el amor del reino de los cielos para los religiosos y religiosas, que no deben dejarse conmover “por las falsas doctrinas que presentan la castidad perfecta como imposible o dañosa para la plenitud humana” (Perfectae caritatis, 12). Esa es la doctrina. Esas son las normas.

Pero luego tenemos noticias de mentiras, escándalos y doble vida. La conducta humana es, a veces, como una manzana que está más podrida de lo que la piel permite ver. ¿Logrará el Sínodo de los obispos para la Amazonía abrir nuevos caminos y hacer de la Iglesia una sociedad más auténtica, razonable y dinámica?

El documento de trabajo para el Sínodo, que ya ha sido aprobado, afirma que “el amor vivido en cualquier religión agrada a Dios” (a. 39). No hay que creer que se tiene en exclusiva el don de la salvación. De un modo similar podemos afirmar que “el amor vivido desde cualquier condición u orientación sexual agrada a Dios”. Amor, que no es egoísmo posesivo, explotación o dominación.

magdalena-jesus-640x480En su conocida obra Jesús. Aproximación histórica, J. A. Pagola no se detiene a hablar del discípulo amado, pero afirma que Jesús seguramente correspondió “con ternura al cariño especial de María de Magdala”. Al final del segundo capítulo leemos esta frase: “Jesús conoció la ternura, experimentó el cariño y la amistad, amó a los niños y defendió a las mujeres”. Pero al explicar que Jesús no tuvo esposa ni hijos habla de “la renuncia de Jesús al amor sexual”, aunque se dejó “abrazar por prostitutas que van entrando en la dinámica del reino”. Y probablemente, dice también Pagola, se burlaron de él llamándole “eunuco”.

Pero los eunucos sí tenían vida sexual, aunque no se casaran. Y hablar de la renuncia de Jesús a la vida sexual, o al amor sexual, es ir más allá de los datos del Evangelio. Es algo que ni se puede afirmar ni se puede negar.

Tampoco podemos precisar el sentimiento de amor de Jesús, “amor frustrado de Jesús” como dice Xabier Pikaza, en Mc 10, 21: “Jesús, mirándolo, lo amó”. “Esta es la única vez en que Marcos utiliza el verbo amar en un sentido fuerte, para referirse a un encuentro entre dos seres humanos, en clave de relaciones interpersonales”, precisa Xabier Pikaza en su Evangelio de Marcos. Y en el tema de los que se han hecho eunucos por el reino de los cielos es interesante el comentario que hace en su Evangelio de Mateo. Según Pikaza Mt 19, 12 situaría “a los seguidores de Jesús en el espacio de los marginados sexuales, por razón biológica o social”, en la línea insinuada por Mt 8, 5-13.

Es un dato, en cambio, muy claro que hubo mujeres que seguían a Jesús, discípulas y amigas como Marta y María, María Magdalena, la que según relatos apócrifos lo amó de modo especial, y otras como María, la madre de Santiago y Joset, María de Cleofás, Salomé, Juana, Susana y otras muchas que, como nos dice el evangelio de Lucas 8, 3, servían a Jesús y a los doce apóstoles con sus bienes.

Nadie se va a atrever a reprochar a Jesús que, en cierto modo, formara con sus discípulos una familia itinerante, fraterna que no corresponde al modelo de familia de Adán y Eva, de esposo y esposa, al modelo de familia patriarcal (cf. Mt 12, 46-50). “Jesús los ve a todos como una familia”, dice Pagola. Son los primeros miembros de una familia nueva, la familia mesiánica de los que cumplen la voluntad de Dios (cf. Mc 3, 35).

Jesús defendió a la mujer frente al modelo patriarcal imperante en aquel pasaje de Mateo 19, 1-9. Además habló de quienes no encajan en ese modelo en Mt 19, 10-12, como se ha recordado antes. Y tenemos ahí una base evangélica para, de modo análogo, alargar la lista de otros modelos de vida y de familia, como los que representan tantas minorías discriminadas.

Desde la sociedad civil se aceptan distintos tipos de comunidades de hombres y de mujeres sin aspaviento alguno, comunidades religiosas en muchos casos, o de dos miembros, como es el caso de muchas casas parroquiales, con el párroco y su asistenta, o de muchos miembros como es el caso de monasterios y conventos. No tiene sentido especular sobre la vida íntima de esas personas. ¿Por qué se atreve a hacerlo la Iglesia y su jerarquía respecto a las parejas homosexuales?

No parece que la vida sexual de la gente sea un asunto de la competencia de la Iglesia. Mucho menos dar en este campo doctrina concreta. Bastaría con ofrecer grandes líneas orientadoras dentro de lo que es el anuncio de la palabra de Jesús y el mandamiento del amor.

Marcar pautas y normas en la vida sexual de las personas no es una exigencia del mensaje evangélico. Sí lo es el amor y la misericordia (cf. Mc 12, 28-34; Lc 6, 36-38; 10, 29- 37) “Vete y haz tú lo mismo”, le dice Jesús al letrado. Nosotros, en cambio, en lugar de dedicarnos a curar heridas y ser buenos samaritanos, creamos Congregaciones doctrinales y elaboramos voluminosos catecismos que le dicen a la gente lo que tiene que creer y cómo tiene que vivir.

Ante el desprecio que sufre el homosexual en nuestras sociedades vendría bien representarnos una escena del Evangelio que todos conocemos: “Los hombres que le mantenían preso se burlaban de él y lo maltrataban; cubriéndole con un velo le preguntaban: “¡Adivina! ¿Quién es el que te ha pegado?” Y le insultaban diciéndole otras muchas cosas” (Lc 22, 63-65). Como a tantos niños y jóvenes en nuestros colegios que sufren el acoso de sus compañeros, con la colaboración cobarde, a veces, de sus profesores.

agresion_trans_metro_paris_leftComo a Julia, transexual, que el 31 de marzo de 2019 en París fue insultada, humillada, golpeada por tres hombres, al intentar acceder al metro, mientras una turba los jaleaba. No, Julia, transexual, no era nombrada en la Biblia, en el Génesis, pero es imagen de Dios con la misma dignidad que cualquier otro ser humano. Como lo es Cora, esa niña “trans” de la que nos habló El País Semanal, en un estupendo reportaje de Gabo Caruso, el domingo 28 de julio de 2019.

¿No debe enseñarse en nuestras escuelas esa realidad y esa igual dignidad de todas las personas? ¿No serviría para disminuir el acoso entre los jóvenes escolares y la violencia entre los adultos? Apliquemos también aquí las palabras del Evangelio: “Cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis”. La cobardía, la ignorancia y el machismo se ceban con quien anhela simplemente vivir libre y feliz.

La Iglesia y la homofobia

“Los católicos LGBTI constituyen hoy, probablemente, el grupo más marginado en la Iglesia” (James Martin, SJ, Tender un puente)

Da la impresión de que la Iglesia es todavía partidaria de aquella respetabilidad homófila tan en boga en los años anteriores al concilio Vaticano II. El homosexual debía vivir confundido con la sociedad mayoritariamente heterosexual sin que nadie pudiera señalarlo y ni siquiera sospechar cuál era su verdadera condición sexual. ¿Es así como quieren vivir muchos grupos de homosexuales cristianos? ¿Hay vida más triste que la del que tiene como principal preocupación en su vida laboral y social la ocultación de la propia orientación sexual?

Quizá no se puede pedir a un judío que salga del armario cuando vive en una comunidad nazi. Aunque tampoco es mucho más rica la vida, por ejemplo, del varón heterosexual que siente antipatía hacia los homosexuales y está preocupado por diferenciarse de ellos, por saber quiénes sienten la atracción sexual de un modo diferente para no mezclarse con ellos. Esa obsesión, esa preocupación ¿no es también un tipo de armario en el que uno está encerrado? Algunos se sienten ofendidos, y hasta reaccionan de forma injustificadamente violenta, si los gais se fijan en ellos. La persona heterosexual es más libre y feliz cuando eso ni le preocupa ni le ofende.

¿No podría la Iglesia contribuir, con una doctrina más justa sobre las conductas homosexuales, a que estas situaciones de violencia no se dieran? Es verdad que, a pesar de que las agresiones siguen existiendo, no hay un clima de violencia, pero a algunas personas heterosexuales les es difícil relacionarse con personas homosexuales desde la igualdad y el respeto. Frecuentemente lo hacen desde la condescendencia y el paternalismo. Es la actitud muchas veces también del hombre machista en su relación con la mujer, aunque no haya violencia. No es una actitud muy cristiana.

Tampoco la persona homosexual debe reaccionar sintiéndose moralmente superior a nadie o con conductas agresivas y violentas. Hay homosexuales llenos de fanatismo político y con escasa educación democrática que ignoran que el rechazo al diferente y las políticas injustas no se pueden combatir con matonismo y sed de venganza. Se dejan ver, a veces, en las manifestaciones reivindicativas de los colectivos LGTBI y avergüenzan con sus desmanes y falta de civismo a otros compañeros de lucha que no comparten sus métodos violentos.

manifestacion-lgtb-vaticano

Es un deber democrático trabajar para que a los homosexuales les sean reconocidos sus derechos, sin permitir que los partidos políticos instrumentalicen su causa, denunciando las políticas que atentan contra la libertad y la diversidad sexual tanto en los partidos de derecha como en los partidos de izquierda. También hay que desenmascarar las doctrinas que descalifican moralmente la vida de estas minorías basándose en prejuicios de tipo religioso.

Vivimos en una sociedad, y no solamente en España y en Latinoamérica, ni mucho menos, en la que todo gira en torno a una larvada o explícita homofobia, y en torno a demostrar que uno no es homosexual. El varón se ve continuamente obligado a demostrar que es muy “macho”. Y esto a pesar de que se ha avanzado en el reconocimiento y respeto de todas las formas de vida y de los derechos de todos.

manif-pour-tous-936x520¿No significó el movimiento francés de la Manif pour tous (Manifestación para todos) del otoño de 2013, en contra del matrimonio homosexual, que la homofobia y el poder patriarcal seguían siendo dominantes en Europa? La derecha extrema se unía a la derecha católica y hacían así visible la dimensión política de la denuncia de la supuesta “teoría del género”. Lo explica bien Réjane Sénac en ¿Qué es el género? (L. Laufer y F. Rochefort, (dirs.), Barcelona, 2016). Los católicos franceses de izquierdas sí que apoyaron los estudios de género y el matrimonio homosexual. Recordemos el artículo publicado por Témoignage chrétien con el título Mariage pour tous, un progres humain en diciembre de 2012.

Una vez más constatamos que impera el prejuicio y la ignorancia y de ello se aprovechan partidos e iglesias para sus fines propios. Vemos así la necesidad de una buena educación afectiva y sexual en una sociedad plural. Agitar el fantasma del peligro de la confusión de los sexos no es más que una forma de impedir el avance de los movimientos igualitarios. ¿Cómo puede la Iglesia apoyar estas campañas mendaces?

Ese viejo fantasma ya apareció en la Revolución francesa. Las mujeres fueron excluidas cuando algunos se alarmaron pensando que la amistad pudiera reemplazar al amor. Y es en Francia donde la oposición al concepto y a la palabra “gender” que vino de los Estados Unidos es más fuerte, ya desde los años del papa Benedicto XVI.

Los que se oponen al matrimonio homosexual han elegido los estudios de género como blanco de sus ataques.

matrimoniogay1Son campañas mendaces porque los estudios de género no niegan la diferencia entre los sexos, no niegan el sexo biológico. “No se trata de negar una diferencia (de negar el sexo biológico, como dan a entender los detractores), sino de comprender cómo esta diferencia – solo una entre todas las que hacen de la persona un ser único – ha llegado a estar social y culturalmente sobredeterminada” (¿Qué es el género? L. Laufer y F. Rochefort (dirs.) Barcelona, 2016, p. 10).

Estos estudios simplemente muestran cómo muchas desigualdades y discriminaciones entre los sexos tienen una explicación histórica y cultural. El Génesis habla de que Dios los creó varón y mujer. Así lo veía el autor del relato. Eso vemos y creemos hoy también, que hay hombres y mujeres. Pero sabemos que no todos aman de la misma manera. Y vemos también a otras personas, seres humanos bien reales.

Pues también creó Dios a los transexuales y a los hermafroditas, a toda persona transgénero, a la rica variedad de seres humanos cualquiera que sea su determinación sexual y de género, aunque no vengan nombrados expresamente en el Génesis, que no es un libro científico, de biología o de antropología. Y Dios creó a los eunucos, que sí aparecen en la Biblia (cf. Is 56, 3-7; Hch 8, 26-40), aunque no son exactamente como Adán (cf. Gn 1, 28). El hombre ha evolucionado en colores, no en blanco y negro. ¿Tan difícil es aceptar la riqueza de la creación de Dios? ¿Tan difícil es comprender que la creación se realiza, desde el punto de vista de la ciencia, como evolución?

Hay personas que confunden la Biblia con una Enciclopedia del saber o con un libro sagrado escrito por el Padre eterno en sus moradas celestiales. Así creen que Satanás es una persona y el infierno un lugar de condena eterna lleno de fuego porque así han entendido el Nuevo Testamento, o porque lo repite el papa, como si Jesús pudiera haber sido hombre verdadero sin nacer dentro de un pueblo y de una cultura, y como si los libros de la Biblia hubieran sido escritos fuera de una época histórica concreta que tenía su propia visión del hombre y del mundo. Por eso son tan importantes los estudios bíblicos, para entender aquellas culturas, aquellos pueblos que se dieron cuenta de que Dios les hablaba e intervenía en su historia con una promesa y una elección, aunque elegidos pueden sentirse todos los pueblos. Y así hasta llegar a la palabra y la vida de Jesús de Nazaret y su vida, en el que los que creemos en el Evangelio hemos visto que culminaba esa historia de la salvación.

La fe que no es razonable sirve de poco. Lo razonable es investigar, dialogar, debatir, juzgar por nosotros mismos, algo muy razonable y que también recomienda el Nuevo testamento (Lc 12, 56-57), y no creer simplemente lo que nos enseñan los demás. Algunos cristianos han entendido literalmente eso de ser ovejas de un rebaño. Pero ya sabemos en qué totalitarismos políticos o religiosos se ven abocadas las masas con apetito de organización y devoción a un líder. Lo explicó bien Hannah Arendt. Los líderes religiosos y las iglesias tienen sus propios intereses, que a menudo no coinciden con la búsqueda de la verdad y el bien común de la humanidad.

22576426684El Génesis tampoco dice que la condición de la mujer esté marcada por las famosas tres palabras que en alemán empiezan por K: Küche, Kinder, Kirche (cocina, niños, iglesia) y que sus actividades deban limitarse a eso ámbitos, o que por el mismo trabajo debe haber una diferencia salarial entre el hombre y la mujer. Eso son condicionamientos culturales, políticos y económicos. Lo ha explicado bien Bernardo Pérez Andreo en su artículo en RD, El sexo débil. El machismo como verdadera ideología de género, publicado el 24 de mayo de 2019.

Resulta evidente que en los ataques político-religiosos a estos estudios de género hay poca serenidad e imparcialidad. Muestran, eso sí, tintes inquietantes de “antiintelectualismo, antifeminismo y homofobia”. Inquietante es también, por ejemplo, que, unidos por la homofobia y el antisemitismo, la extrema derecha francesa y el radicalismo islámico hagan, a veces, causa común.

¿Qué hacer desde la comunidad cristiana? Se impone un diálogo social para evitar la injusticia que sufren estas personas. Todos los ciudadanos, cualquiera que sea su sexo o condición sexual, han de disfrutar de los mismos derechos. Resulta escandaloso que seamos nosotros los cristianos, los que, arrojando con nuestras doctrinas oficiales una sombra de “desorden” y de “falta de moralidad” sobre la conducta sexual y afectiva de estas personas, colaboremos directa o indirectamente a su marginación y exclusión social.

Una Iglesia que contribuye con su doctrina sobre la homosexualidad a la exclusión social de muchos hombres y de muchas mujeres se ha alejado del Evangelio. ¿Es esa doctrina la llave con la que se quiere tener protegido y bien cerrado el propio “armario”? ¿Sucede así por haber politizado lo religioso, por mezclar, una vez, la causa del Evangelio que es la causa del hombre necesitado, con la causa del poder, de los intereses políticos? ¿No le basta a la Iglesia con anunciar y testimoniar el Evangelio y cae en la tentación de disputar espacios de poder en la sociedad a través de la escuela?

No es de extrañar que muchos homosexuales cristianos opten por trabajar por el reino de Dios, por una sociedad más justa, fuera de las estructuras visibles de la Iglesia cuando esta no acaba de reconocer la bondad intrínseca de la condición afectiva y sexual con la que nacieron, y que “todos son hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús”, de tal manera que “ya no hay judío ni griego… ni hombre ni mujer, pues todos vosotros sois uno en Cristo Jesús” (Ga 3, 26-28). ¿No dijo Jesús que hay eunucos que salieron así del vientre de su madre? (cf. Mt 19, 12) Lo mismo podemos decir de las personas que no encajan en el modelo patriarcal heterosexual. No deberían sufrir rechazo ni discriminación por su condición sexual.

Sin embargo, la realidad es muy distinta. Sigue siendo verdad que el negativismo sexual, el puritanismo, es intrínseco a las formas organizativas de las distintas religiones. Sus líderes lo han usado para ejercer el control de las conciencias de los fieles y dirigirlos hacia ese tipo de religiosidad, enemiga del sexo, que ellos controlan. Pocas cosas son más urgentes. Hay que rechazar esta visión negativa de la sexualidad y las formas de vida que ha inspirado, a veces tan llenas de ocultamientos y contradicciones. Después de la publicación del libro Sodoma. Poder y escándalo en el Vaticano (2019), del periodista Frédéric Martel, ese rechazo debería llegar más tarde o más temprano.

Los creyentes no pueden seguir ignorando la realidad de lo que sucede. Tendrán que cambiar su forma de entender la religión, y valorar, si es su gusto, los tapices de flores del Corpus Christi, pero mucho más, al paso de Jesús, el tapiz de amor al prójimo, “un tapis triomphal avec ta charité”, como dice el poema Le rebelle de Baudelaire, que a más de un lector le ha hecho entender mejor el cristianismo. Pero nos es más cómodo entretenernos con filigranas florales que ocuparnos del pobre, del deforme, del marginado y del excluido de los bienes materiales y espirituales.

Es la atención a las injusticias de nuestro mundo, el mensaje de amor, de esperanza y de salvación del Evangelio, lo que debe preocuparnos en la Iglesia. Ha llegado el momento de dejar de dar pautas de conducta sexual, de dejar de estigmatizar las distintas formas que tenemos los humanos de relacionarnos sexual y afectivamente. No se predica el amor fomentando la homofobia, el odio al diferente. Es hora de abrir armarios, arcones, puertas y ventanas, porque el aire de la Iglesia se ha hecho irrespirable.

La doctrina sexual de la Iglesia y su política de ocultamiento y encubrimiento han tenido ya demasiadas víctimas. No se puede seguir desorientando y mintiendo a la gente como se ha hecho hasta ahora. La Iglesia no puede arrogarse esa autoridad en estas materias. Durante muchos años los mismos científicos y profesionales, médicos y psicólogos, se han limitado a legitimar lo que decían las iglesias. Tal era el poder de las mismas sobre sus conciencias. Si la orientación del deseo homosexual no era aceptable en una confesión religiosa siempre había psicólogos o médicos próximos a la misma dispuestos a afirmar que se trataba de una desviación o perversión. A través de grupos de cristianos de mentalidad muy conservadora esa situación se da todavía hoy.

Necesitamos recuperar el espíritu del Evangelio. Y ya sabemos que Jesús puso la solidaridad con el hombre necesitado, con el que él se identifica, como principio rector de nuestra vida. Tenemos que volver al mensaje evangélico y recordar sus palabras y sus gestos si queremos emprender con decisión el camino de renovación de la Iglesia.

juan_jesus¿Por qué una actitud como la que refleja el texto del evangelio de Juan 13, 21-30 antes comentado resulta tan comprometedora para algunos? ¿Por qué hay traducciones que han evitado explicitar la postura del discípulo sobre el cuerpo de Jesús tal como indica el versículo 13, 23? “Uno de los discípulos, el que Jesús amaba, estaba a la mesa al lado de Jesús”, traduce alguna edición de la Biblia de Jerusalén. Pero si el griego dice anakeimenos en tō kolpō Iēsou, debería traducirse “estaba recostado sobre el pecho de Jesús”, como señala Hugo Cáceres Guinet (cf. Jesús el varón, Verbo Divino, 2011). Y sigue luego el v. 25 diciendo: “Entonces, apoyándose sobre el pecho de Jesús, le dijo: “Señor ¿quién es?”

Cáceres Guinet afirma que “hay una tendencia a privar de sensualidad este momento a fin de guardar la compostura socialmente aceptable para el lector contemporáneo, privando al texto del aspecto afectivo que el autor ha querido dar a la escena”. Quizá por guardar esa “compostura socialmente aceptable” algunos autores no hablan apenas del discípulo amado.

Ciertamente los textos canónicos no nos dicen mucho sobre la sexualidad de Jesús. Y no sería poco que sacáramos todas las consecuencias del dogma de fe que nos dice que era hombre verdadero. Pero este gesto que implica la aceptación del afecto mutuo entre Jesús y su discípulo que nos presenta el evangelio de Juan debería bastar para eliminar del catecismo de la Iglesia el a. 2357, que además de ir en contra de las ciencias antropológicas y de una ética sexual que no haga de la Biblia lecturas fundamentalistas va en contra del espíritu misericordioso de Jesús y está causando estragos.

Fuente Religión Digital

Biblia, Espiritualidad, Iglesia Católica , , ,

Juan José Omella: “La ideología de género está provocando una gran desorientación entre los niños, adolescentes y jóvenes”

Lunes, 19 de agosto de 2019

omellapapa3Y este era el moderado… Seguimos con el raca raca del invento vaticano. Y me pregunto qde qué se reirán estos dos…

“Ante este desafío educativo, no podemos dejar la familia sola”

Colectivos LGTB católicos ven en el documento vaticano “una contribución al fanatismo y a la violencia”

CRISMHOM: “Un triste documento, inmovilista, desinformado, autorreferencial e inane”

La Congregación para la Educación Católica ha presentado recientemente Varón y mujer los creó (Gen 1,27), un documento que aborda la cuestión de la ideología de género y de su incidencia en el mundo educativo. Creo que la lectura de este texto puede ayudar a muchos padres y profesores, que ven con cierta preocupación la implantación progresiva de una ideología que está provocando una gran desorientación entre los niños, adolescentes y jóvenes.

Según los partidarios de la ideología de género, la identidad de la persona (hombre o mujer) no se define biológicamente, es decir, en el nacimiento, sino que vendría determinada por los propios sentimientos y deseos individuales. En efecto, la identidad sexual de la persona tendría más que ver con una construcción social que con una realidad natural o biológica. Esta propuesta separa drásticamente el valor de la diversidad y complementariedad biológica, afectiva y sexual entre el hombre y la mujer.

La Congregación para la Educación Católica nos recuerda que existen numerosos argumentos racionales (biológicos, genéticos, neurológicos, endocrinológicos, fisiológicos…) que muestran la centralidad del cuerpo humano como un elemento integral de la identidad personal y de las relaciones familiares. De hecho, la familia es el lugar natural donde la relación entre el hombre y la mujer encuentra su plenitud. La familia es una sociedad natural en la cual se realizan plenamente la reciprocidad y la complementariedad entre el hombre y la mujer.

Ante la deconstrucción de la visión de la persona humana que propone la ideología de género, ante este desafío educativo, no podemos dejar la familia sola.

La Congregación para la Educación Católica nos invita a fomentar una alianza educativa entre la familia, la escuela y la sociedad que respete la responsabilidad primordial de los padres en la educación de sus hijos.

La Iglesia, madre y maestra, no solo escucha, sino que, fortalecida por su misión original, se abre a la razón y se pone al servicio de la comunidad humana, para ofrecerle sus propuestas. Hoy más que nunca necesitamos una educación afectiva y sexual que «ayude a los niños y jóvenes a desarrollar un sentido crítico ante una invasión de propuestas, ante la pornografía y la sobrecarga de estímulos que pueden provocarles una desorientación emocional y el impedimento de su madurez psico-relacional». (cf. n. 42 del Documento). Hay que acompañar a los niños y jóvenes en este aprendizaje y prevenirlos de cualquier influencia que desfigure su capacidad de amar.

Queridos hermanos, debemos fomentar un diálogo profundo y respetuoso que busque la verdad sobre la persona, de manera que pueda alcanzar su plenitud. Hay que superar cualquier reduccionismo ideológico para redescubrir la belleza del amor, de la complementariedad física, afectiva y mental, la apertura a un amor que puede ser fuente de vida.

Card. Juan José Omella
Arzobispo de Barcelona

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , ,

Adolescente homofóbico intenta parar marcha del Orgullo de Plock (Polonia) con crucifijo

Viernes, 16 de agosto de 2019

F85F1817-B457-48DB-AA0A-978FA706A0EEJakub Baryla, de 15 años, protestando contra la Marcha del Orgullo LGBT+ en Plock, Polonia. / Foto: PinkNews

 Jakub Baryla, un adolescente homofóbico de 15 años, protestó con crucifijo, rosario y rezos en latín contra una Marcha del Orgullo LGBT+ en Polonia.

El incidente sucedió durante la Marcha del Orgullo LGBT+ en Plock, Polonia. Jakub Baryla, un joven homofóbico que se identifica a sí mismo como un «católico, tradicionalista, conservador y patriota» portó un crucifijo y un rosario para enfrentarse a los grupos LGBT+ que marchaban por sus derechos.

En un inicio, Jakub había desistido de su protesta por miedo a la respuesta que recibiría. Sin embargo, contó en una entrevista con Polytice que después de ver una imagen del icono de Nuestra Señora de Częstochowa  con la bandera LGBT+ decidió continuar con su idea.

El joven pidió una cruz en una iglesia que se encontraba cerca del sitio de la marcha. Un sacerdote le prestó un crucifijo y un rosario, y Jakub se paró frente a la comitiva para protestar en contra de las «malas fuerzas» que llevan a la homosexualidad.

El chico, luego de pararse frente a la marcha, decidió sentarse en el pasto a orar en latín. En ese momento, policías que se encontraban en el lugar pidieron a Jakub Baryla que se retirara. Este se negó y comentó lo siguiente:

«Les dije que no podía [dejar el lugar] porque los participantes de la marcha estaban destruyendo mi fe católica y profanando mi bandera al poner un arcoíris en ella».

63B0358A-E71D-4443-83A2-5CDA10BFF105

Los policías tuvieron que llevarse a Jakub Baryla para que abandonara la protesta; sin embargo, todo fue pacífico. / Foto: The European Union Times

Los oficiales tuvieron que llevarse al Jakub, aunque él mismo aseguró que los policías lo trataron «perfectamente» al levantarlo y quitarlo del lugar.

Los jóvenes crecen a partir de lo que los padres enseñan y muestran en su día a día. Es por eso que, aunque terrible, no nos debería sorprender que algunos adolescentes del siglo XXI sean igual de intolerantes que nuestros bisabuelos. No todos los chicos son así, pues mientras la homofobia crece, la aceptación y el amor también lo hace.

Con información de Pink News, Polytice y Church Militant , vía SoyHomosensual

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , ,

Los obispos polacos denuncian la “el totalitarismo ideológico” del colectivo LGTBI

Lunes, 12 de agosto de 2019

BA01492A-4234-4011-A863-398E3C6FFFDBStanislaw Gadecki,

Obispos católicos, sí… ¿pero Cristianos?…

 El presidente del episcopado defendió al arzobispo de Cracovia, Jerzy Jedraszewski, quien comparó “la peste LGTBI del arco iris” con la ideología estalinista impuesta en parte de Europa tras la II Guerra Mundial

La conferencia episcopal polaca afirma que “el respeto a los individuos no puede justificar la aceptación de una ideología (la LGTBI), cuyo objetivo es revolucionar las costumbres sociales y las relaciones personales”, lo que ha traído la “devastación espiritual y material a muchas personas”.

En una carta abierta publicada este jueves, el jefe de la Iglesia Católica polaca, el arzobispo Stanislaw Gadecki, pide a los fieles que reflexionen sobre la “ofensiva” del colectivo LGTBI, especialmente sobre “el aumento de las marchas y el intento de algunos políticos de introducir un nuevo enfoque en los programas escolares polacos”.

Gadecki también sale en defensa de otros clérigos muy criticados por sus duras palabras sobre el entorno LGTBI, entre ellos el arzobispo de Cracovia, Jerzy Jedraszewski, quien comparó “la peste LGTBI del arco iris” con la ideología estalinista impuesta en parte de Europa tras la II Guerra Mundial.

El jefe de la conferencia episcopal pidió “a todos los actores sociales” que eviten “la discriminación a la hora de encarar el debate” sobre la ideología LGTBI, y permitan también que quienes se oponen a este movimiento puedan expresar sus opiniones en libertad e igualdad de condiciones.

15CB3095-C5ED-4E2D-851F-76B56F8861B2

Ataques al Orgullo

En las últimas semanas Polonia partidarios y detractores del movimiento LGTBI han intensificado sus enfrentamientos, lo que ha llevado a sectores de la Iglesia Católica a arremeter con fuerza contra este colectivo.

Esta batalla no se ha limitado a un agrio debate. El 20 de julio grupos de ultranacionalistas atacaron la primera marcha del Orgullo LGBTI celebrada en Bialystok (este).

Los medios de comunicación tampoco han quedado ajenos a esta “escalada homófoba”, como la denominan los colectivos LGTBI polacos, y la revista “Gazeta Polska sorprendía a sus lectores en su última edición con un adhesivo con una bandera arco iris con el mensaje “Zona libre de LGTB” y una cruz negra.

La publicación explicó que esa pegatina persigue “atemorizar a las personas LGTB allí donde se coloque, e impedir que propaguen su ideología perniciosa para la moral del país”.

Elecciones en octubre

También desde el partido que gobierna Polonia, la fuerza conservadora-nacionalista Ley y Justicia (PiS), se han lanzado consignas homófobas, especialmente durante la pasada campaña electoral para las europeas, cuando su líder, Jaroslaw Kaczynski, afirmó que este movimiento “supone una amenaza para la patria polaca”.

La cercanía de las elecciones generales, que se celebrarán el próximo 13 de octubre, augura que el debate sobre la ideología LGTBI seguirá muy presente en la vida pública polaca durante las próximas semanas.

Por su parte los colectivos LGTBI de Polonia han lanzado distintas iniciativas, en su mayoría a través de redes sociales, para hacer frente a estos mensajes, con eslóganes como “soy patriota y también LGTBI”.

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , ,

“La conveniencia del sacerdocio para las mujeres”, por Leonardo Boff.

Miércoles, 7 de agosto de 2019

sacerdotisas-anglicanasLa dimensión de lo femenino no es exclusiva de las mujeres, pues tanto los hombres como las mujeres son portadores, cada cual en su propio estilo, de lo masculino y de lo femenino. Tomás de Aquino en la Suma Teológica, ya en su primera cuestión, al abordar el objeto de la teología, dejaba claro que ella puede abordar cualquier tema, siempre que lo haga a la luz de Dios. En caso contrario perdería su pertinencia. Por lo tanto, en esta perspectiva, cabe preguntarse acerca del sacerdocio de las mujeres, realidad que les fue negada en la Iglesia romano-católica. Y considerar las buenas razones teológicas que garantizan su conveniencia.

El llamado “depósito de la fe”, es decir, la positividad cristiana no es una cisterna de aguas muertas. Ella se reaviva confrontándose con los cambios irrefrenables de la historia, como en el caso suscitado por el Sínodo de la Amazonia.

Así, en todo el mundo se verifica cada vez más la reafirmación de la paridad de la mujer, en dignidad y derechos, con el hombre. Comprensiblemente no es fácil desmontar siglos de patriarcalismo que implica disminuir y marginar a la mujer. Pero lenta y consecuentemente las discriminaciones van siendo superadas y, en ciertos casos, hasta castigadas. En la práctica, todos los espacios públicos y las más diversas funciones están abiertas a las mujeres. ¿Vale esto también para el sacerdocio de las mujeres dentro de la Iglesia romano-católica? En las Iglesias evangélicas, en la anglicana y también en el rabinato, las mujeres han sido admitidas en la función antes reservada sólo a los hombres.

Hasta fecha reciente la Iglesia romano-católica, en los estratos de la más alta oficialidad, se negaba a plantear la cuestión, especialmente con Juan Pablo II. Ella quedó rehén de la secular cultura patriarcal, pero no puede convertirse en un bastión de conservadurismo y anti-feminismo en un mundo que avanza hacia la riqueza de la relación hombre y mujer. El Papa Francisco tiene el mérito de plantear las cuestiones pertinentes del mundo de hoy, como la cuestión de la moral matrimonial o el tratamiento a los homoafectivos y a otras minorías.

Como afirmaba aún en el siglo pasado una feminista, A. van Eyde: «El bien del hombre y de la mujer son interdependientes. Ambos quedarán lesionados si en una comunidad uno de ellos no puede contribuir con toda la medida de sus posibilidades. La Iglesia misma quedaría herida en su cuerpo orgánico si no diese cabida a la mujer dentro de sus instituciones eclesiales» (Die Frau im Kirchenamt, 1967: 360).

La minuciosa investigación de teólogos y teólogas del más alto nivel ha demostrado que no hay ninguna barrera doctrinal ni dogmática que impida el acceso de las mujeres al sacerdocio.

En primer lugar, hay que recordar que hay un solo sacerdocio en la Iglesia, el de Cristo. Los que vienen bajo el nombre de “sacerdote”, son sólo figuras y representantes del único sacerdocio de Cristo. Su función no puede ser reducida, como sostiene la argumentación oficial, al poder de consagrar. Se puede decir que toda la vida de Cristo es sacerdotal: se presentó como un ser-para-otros, defendió a los más vulnerables, también a las mujeres, predicó fraternidad, reconciliación, amor incondicional y perdón. No sólo en la última Cena se muestra sacerdote, sino en toda su vida, es decir, fue un creador de puentes y de reconciliación.

La función del sacerdote ministerial no es acumular todos los servicios, sino coordinarlos para que todos sirvan a la comunidad. Por el hecho de presidir la comunidad, preside también la eucaristía. Este servicio (que San Pablo llama “carisma”, y son muchos) puede muy bien ser ejercido por las mujeres como se muestra en las iglesias no romano-católicas y en las comunidades eclesiales de base.

Y habría razones de las más convenientes que fundamentan tal ministerio por parte de las mujeres.

En primer lugar, la primera Persona divina en venir al mundo fue el Espíritu Santo, que asumió María para engendrar en su seno a la segunda Persona, el Hijo encarnado, Jesucristo. El Hijo solo vino después del “fiat” (el sí) de María.

Seguían a Jesús no sólo apóstoles y discípulos, sino también muchas mujeres que le garantizaban la infraestructura. Ellas nunca traicionaron a Jesús, lo cual no se puede decir de los Apóstoles, especialmente del más importante de ellos, Pedro. Después de la prisión y la crucifixión todos huyeron. Ellas se quedaron al pie de la cruz.

Fueron ellas las que primero, en una actitud genuinamente femenina, acudieron al sepulcro para ungir el cuerpo del Crucificado. El mayor acontecimiento de la fe cristiana, la resurrección de Jesús, fue testimoniado en primer lugar por una mujer, María Magdalena, hasta el punto de que S. Bernardo dijese que ella fue “apóstol” para los Apóstoles.

Si una mujer, María, pudo dar a luz a Jesús, su hijo, ¿cómo no va a poder representarlo sacramentalmente en la comunidad? Aquí hay una contradicción flagrante, sólo comprensible en el marco de una Iglesia patriarcal, machista y compuesta de célibes en el cuerpo de dirección y de animación de la fe.

Lógicamente, el sacerdocio femenino no puede ser una reproducción del masculino. Sería una aberración si así fuera. Debe ser un sacerdocio singular, según el modo de ser de la mujer, con todo lo que denota su feminidad en el plano ontológico, psicológico, sociológico y biológico. No será la sustituta del sacerdote. Realizará el sacerdocio a su propio modo.

Vendrán tiempos en los que la Iglesia romano-católica acomodará su paso al del movimiento feminista mundial y con el del propio mundo, hacia una integración del “animus” y del “anima” para el enriquecimiento humano y de la propia Iglesia.

Estamos, pues, a favor del sacerdocio de las mujeres dentro de la Iglesia romano-católica, escogidas y preparadas a partir de las comunidades de fe. Les corresponde a ellas darle una configuración específica, diferente de la de los hombres.

Leonardo Boff

Fuente Atrio

*Leonardo Boff es teólogo, filósofo y ha escrito con Rose-Marie Muraro, Femenino-Masculino: una nueva conciencia para el encuentro de las diferencias, Record, 2010.

Traducción de Mª José Gavito Milano

Espiritualidad, Iglesia Católica , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.