Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Frédéric Martel’

“Sodoma”, por Isabel Gómez Acebo

Miércoles, 13 de marzo de 2019

91EF5DEC-8EEA-4C77-AA31-4B76630936F9Leído en su blog:

Dentro de unos días aparecerá en las librerías un libro del periodista Frédéric Martel que lleva por título “Sodoma”. No voy a intentar hacer la alabanza de la obra sino todo lo contrario; son más de 500 páginas en las que repite,  una y otra vez, la situación de poco respeto al voto del celibato que se vive en la Ciudad del Vaticano, la mayoría de las veces con intercambios de parejas homosexuales aunque también los hay heterosexuales. Eso sí, no menciona gracias a Dios ningún acto de pedofilia; son contactos entre personas adultas que asienten, algunas veces por pagos de los servicios prestados y otras no

            Tras la lectura de 300 páginas lo he acabado dejando pues no conocía a los partícipes y la música de fondo era siempre la misma: a pesar del cambio de papas en la cumbre este tipo de conductas se habían convertido en un denominador común de todos los pontificados. Lo que me ha parecido más curioso es que los más homófobos, contra la aceptación de los homosexuales, lo son ellos mismos ¿Intentarán con sus palabras cubrir su comportamiento?

Ignoro si todo lo que cuenta el libro es verdad, soy consciente de que habrá multiplicado los números para hacerlo más escandaloso, aunque parece bien documentado. Su lectura me ha hecho sacar conclusiones

 La primera es el tema del celibato, muy difícil de cumplir en una sociedad altamente sexualizada y en la que el sexo ha dejado de verse como una pulsión negativa del ser humano sino más bien lo contrario. Es un gozo que ha colocado Dios en las personas para que no vivan en aislamiento, se junten con los demás y en estas relaciones puedan encontrar el amor… o no. Para los cristianos ha sido un tema tabú, mal tratado durante siglos: mientras que los casados eran considerados como cristianos de segunda clase, a muchos varones, que querían ser sacerdotes, se les obligaba a cargar con el celibato, un peso para el que no estaban preparados. También esta situación permitía que la Iglesia fuera un refugio para las personas que se sentían con inclinaciones homosexuales que pasaban desapercibidas dentro de una institución en la que sólo vivían varones

            Estamos en plena época de Cuaresma y me echó en cara la asistenta que había puesto carne como menú el miércoles Santo. Traté de explicarle, aunque era inútil pues la idea de la abstinencia la vivía con plenitud, que había cosas más útiles de las que prescindir en estos días cuaresmales. Traigo esta anécdota para referirme a que la Iglesia ha puesto mucho peso en los temas del cuerpo cuando se consideraba que eran enemigos del alma pero hoy, vemos a la persona como un todo, en las que tienen una plena y natural cabida las necesidades corporales.

            Hay que hacer muchos cambios en la Iglesia pero creo que debe empezar por el tema de la alcoba: desde mi perspectiva tenemos que defender que tras su puerta las parejas hagan lo que quieran siempre y cuando no dañen a los demás: Ni celibato para los sacerdotes diocesanos, ni mirar con desprecio a los homosexuales, ni prohibición de usar métodos anticonceptivos para el resto. A todos nos iría mejor.

Biblioteca, General , , , ,

Frédéric Martel: “La homofobia de la Iglesia se explica por el alto nivel de homosexualidad en el clero”

Lunes, 25 de febrero de 2019

91EF5DEC-8EEA-4C77-AA31-4B76630936F9No me ha gustado ni el tono, ni el tufillo homófobo que desprende…

Prólogo de ‘Sodoma. Poder y escándalo en el Vaticano’ (Roca)

“El Papa vive en Sodoma, amenazado, atacado desde todos los flancos, criticado (…) Francisco está entre las Locas”

(Frédéric Martel, prólogo de ‘Sodoma’, Ediciones Roca).- -Ese es de la parroquia -me susurra al oído el prelado, con voz de conspirador.

El primero en usar esta expresión codificada delante de mí es un arzobispo de la curia romana.

-Es muy practicante, ¿sabe? Es de la parroquia -insiste en voz baja, hablándome de las costumbres de un famoso cardenal del Vaticano, antiguo «ministro» de Juan Pablo II, al que ambos conocemos bien. Y añade-: ¡Y si le cuento lo que sé no me creería!

Por supuesto, lo contó.

En el libro nos cruzaremos varias veces con este arzobispo, el primero de una larga serie de sacerdotes que me han descrito una realidad que yo me maliciaba, aunque muchos la considerarán pura invención, una fábula.

-El problema es que, si dices la verdad sobre el armario y las amistades especiales del Vaticano, nadie te creerá. Dirán que te lo has inventado. Porque aquí la realidad supera la ficción -me dijo un franciscano que también trabaja y vive dentro del Vaticano desde hace más de treinta años.

Pese a todo, fueron muchos los que me describieron este armario. A algunos les preocupaba lo que yo pudiera descubrir. Otros me revelaron los secretos cuchicheando, para, a renglón seguido, contarme los escándalos en voz alta. Otros, por último, tenían la lengua muy suelta, demasiado suelta, como si hubieran estado esperando muchos años para romper su silencio. Unos cuarenta cardenales y cientos de obispos, monsignori, sacerdotes y nuncios (los embajadores del papa) aceptaron contarme cosas. Entre ellos, los que habían asumido su homosexualidad, presentes a diario en el Vaticano, me abrieron las puertas de su mundo de iniciados.

¿Secretos a voces? ¿Rumores? ¿Bulos? Yo soy como santo Tomás: para creer necesito comprobar. Por eso he tenido que hacer muchas indagaciones y vivir inmerso en la Iglesia. Pasé en Roma una semana de cada mes, incluso me alojé con regularidad dentro del Vaticano gracias a la hospitalidad de altos prelados que, a veces, también se revelaban como «de la parroquia». Además viajé por el mundo, fui a más de treinta países, conocí los cleros de Latinoamérica, Estados Unidos y Oriente Medio para reunir más de un millar de testimonios. Durante esta larga investigación pasé unas 150 noches al año investigando lejos de mi casa, lejos de París.

Durante estos cuatro años de indagaciones nunca disimulé mi condición de escritor, periodista e investigador cuando pedía entrevistas a los cardenales y sacerdotes, que a veces se negaron. En todas estas reuniones me presentaba con mi verdadero nombre, y a mis interlocutores les bastaba con hacer una simple búsqueda en Google, Wikipedia, Facebook o Twitter para conocer los detalles de mi historial de escritor y reportero de prestigio. Muchas veces estos prelados, pequeños y grandes, me tiraron los tejos solapadamente, y algunos con muy poco disimulo, de forma activa o intensa. ¡Gajes del oficio!

¿Por qué quienes estaban acostumbrados a callar aceptaron romper la omertà? Es uno de los misterios de este libro y su razón de ser.

Lo que contaron fue un tabú durante mucho tiempo. Un libro como este difícilmente habría podido publicarse hace veinte años, ni siquiera hace diez. Los caminos del Señor han permanecido durante mucho tiempo, diría yo, impenetrables. Hoy lo son menos, porque la dimisión de Benedicto XVI y la voluntad reformista del papa Francisco han ayudado a liberar la palabra. Las redes sociales, la audacia creciente de la prensa, la infinidad de escándalos eclesiásticos «de comportamiento» han hecho posible, y necesario, revelar hoy este secreto. Este libro, por tanto, no trata de la Iglesia en su conjunto, sino de un tipo muy especial de comunidad gay; cuenta la historia del componente mayoritario del colegio cardenalicio y del Vaticano.

Muchos cardenales y prelados que ofician en la curia romana, la mayoría de los que se reúnen en cónclave bajo los frescos de la capilla Sixtina pintados por Miguel Ángel -una de las escenas más grandiosas de la cultura gay, repleta de cuerpos viriles- rodeados de los ignudi, esos robustos efebos desnudos, comparten las mismas «inclinaciones». Todos tienen un «aire de familia». Con una alusión muy disco queen, un cura me susurró: «We are family!».

La mayoría de los monsignori que tomaron la palabra en el balcón de la Logia de San Pedro entre el pontificado de Pablo VI y el de Francisco para anunciar tristemente la muerte del papa o exclamar, con franca alegría, «Habemus papam!» tienen un secreto en común. È bianca!

Ya se trate de «practicantes», «homófilos», «iniciados», «unstraights», «mundanos», «versátiles», «questioning», «closeted» o simplemente personas que permanecen «dentro del armario», el mundo que descubro, con sus cincuenta matices de homosexualidad, supera el entendimiento. La historia íntima de estos hombres que se muestran tan piadosos en público y llevan otra vida, bien distinta, en privado es una madeja difícil de desovillar. Puede que nunca las apariencias de una institución hayan sido tan engañosas, como lo son también las profesiones de fe sobre el celibato y los votos de castidad, que esconden una realidad muy diferente.

El secreto mejor guardado del Vaticano no es un secreto para el papa Francisco. Él conoce a su «parroquia». En cuanto llegó a Roma comprendió que tenía que vérselas con una corporación fuera de lo común en su género que no se limita, como se ha creído durante mucho tiempo, a unas cuantas ovejas descarriadas. Es todo un sistema, y un rebaño muy numeroso. ¿Cuántos son? Eso da igual. Baste con decir que representan a la gran mayoría.

Al principio, por supuesto, el papa quedó impresionado por la amplitud de esa «colonia deslenguada», por las «cualidades seductoras» y los «defectos insoportables», que menciona el escritor francés Marcel Proust en su célebre Sodoma y Gomorra. Pero lo que a Francisco le resulta insoportable no es tanto que la homofilia esté tan extendida como la hipocresía desbocada de quienes predican una moral mezquina y tienen un amante, o aventuras y que a veces frecuentan a prostitutos de lujo. Por eso el papa fustiga sin descanso a los falsos devotos, a los puritanos farisaicos, a los santurrones. Francisco ha denunciado a menudo esta duplicidad, esta esquizofrenia, en sus homilías matinales de Santa Marta. Sus palabras podrían muy bien aparecer como cita liminar al principio de este libro: «Detrás de la rigidez hay siempre algo escondido; en muchos casos una doble vida».

¿Doble vida? Lo dijo… y el testigo, esta vez, no es cualquiera. Francisco ha repetido a menudo estas críticas que apuntan a la curia romana: ha señalado a los «hipócritas» que llevan «vidas ocultas y con frecuencia disolutas», a quienes «maquillan el alma y viven del maquillaje», que la «mentira» erigida en sistema «hace mucho daño, la hipocresía hace mucho daño: es una forma de vivir». ¡Haz lo que digo, no lo que hago! Leer más…

General, Iglesia Católica , , , ,

8 de cada 10 curas del Vaticano serían gays, según un libro

Sábado, 16 de febrero de 2019

91EF5DEC-8EEA-4C77-AA31-4B76630936F9Frédéric Martel es un periodista y escritor francés que ha hablado con 1.500 curas del Vaticano para preguntarles acerca de su orientación sexual.

Entrevistó (entre otros) a 41 cardenales, 52 obispos y monseñores, 45 embajadores papales, 11 Guardias Suizos y 200 curas y seminaristas; fueron cuatro años de rigurosa investigación y, según las fuentes de Martel, el 80% de los curas en el Vaticano son gais, aunque no todos son sexualmente activos.

Frédéric Martel, que es abiertamente gay, lleva años denunciando la homofobia de la Iglesia Católica y ya en 2014, cuando publicó el libro “Global Gay: Cómo la revolución gay está cambiando el mundo” declaró que la postura del Vaticano respecto a la homosexualidad era pura hipocresía: “muchos de los que viven en el Vaticano son gais -un fenómeno que también deriva de la imposición del celibato-, así que para compensar muestran un comportamiento homófobo excesivo“.

El convencimiento de Martel de que la homofobia del Vaticano se debe a una mezcla de auto represión y ganas de disimular es lo que le acabó llevando a trabajar en este libro que la editoral Bloomsbury promociona con la frase: “Cuánto más homófobo es el prelado, más probable es que él mismo sea gay“.

En este “impactante relato de la corrupción y la hipocresía en el corazón del Vaticano”, según una frase de la editorial, se explica, por ejemplo, que el -ya difunto cardenal colombiano Alfonso López Trujillo no solo era gay sino que tenía por costumbre contratar prostitutos.

Sodoma: Poder y escándalo en el Vaticano sale a la venta (en 20 países y 8 idiomas -en España lo edita Roca Editorial el 14 de marzo) justo cuando 100 obispos se reúnen en el Vaticano para debatir sobre los abusos contra menores. Y aunque algunos medios han mostrado su preocupación porque el libro se use como excusa para relacionar la homosexualidad con la pederastia, la editorial lo defiende asegurando que la obra de Martel lo que hace es describir la “cultura de secretismo“ que comienza en los seminarios y llega hasta lo más alto, lo que explica por qué resulta tan difícil denunciar los abusos sexuales cometidos por clérigos católicos.

Según Il Giornale, se trata de la teoría más “chocante” sobre el Vaticano: “Es la comunidad gay más grande del mundo

Fuente  Pink News, vía HazteQueer

General, Iglesia Católica , , , ,

Global gay, el libro que nos muestra como la revolución gay está cambiando el mundo

Viernes, 10 de octubre de 2014

299x475xglobal-gay.jpg.pagespeed.ic.6HDF3842ppHoy presentamos el libro, global gay, del escritor francés Frédéric Martel. Se trata de un libro de auto investigación en el que el autor nos cuenta sus conclusiones después de de viajes por todo el mundo y más de 600 entrevistas durante 5 años de cómo la revolución gay está camciando el mundo. Se trata de un reputado sociólogo y periodista francés.

En las más de 300 páginas del libro se nos muestra la situación actual de la comunidad LGTB en el mundo y como en muchos lugares se ha pasado de la criminalización de la homosexualidad, a la criminalización de la homofobia. Un contrapunto que por desgracia no es igual en todo el globo.

 Así, pasamos desde la represión en China, Cuba o Irán, a la situación más normalizada de parte de Europa y Estados Unidos. El libro dibuja una verdadera geopolítica de la globalización gay, analizando los cambios en los modos de vida, la redefinición del matrimonio, la emancipación paralela de las mujeres y los homosexuales o el impacto decisivo que han supuesto Internet y las redes sociales. Martel descubre que la globalización no se traduce necesariamente en uniformización: la diversidad es infinita.

Compar Global gay. Cómo la revolución gay está cambiando el mundo en Amazon

A pesar de los avances gracias al activismo en muchos países, hoy por hoy, según Martel, existen dos tipos de homofóbias que el agrupa en dos formas: la “homofobia fría”, que se esconde detrás de algunos valores, de un exacerbado afán de soberanía nacional y de antiglobalización, como se puede ver en Rusia, China y Europa del Este, entre otros países, y la otra forma llamada “caliente”, que tiene un sentido religioso y está presente en los países árabes, en Irán y en algunos países de África.

Global gay, cómo la revolución gay está cambiando el mundo

Editorial: Taurus

ISBN: B00F0VQ1U2

19,95 euros

Fuente: France culture. Vía AmbienteG

Biblioteca, General, Historia LGTB , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.