Archivo

Archivo para la categoría ‘Iglesia Católica’

El Foro “Curas de Madrid y Más” denuncia la obsesión eclesial con la liturgia y el pecado

Lunes, 22 de julio de 2019

Asistentes-Coloquio-Abierto-Curas-Madrid_2140895944_13777563_660x371“La escucha y el alivio de los quejidos de la humanidad doliente no forme parte esencial de la espiritualidad de muchos miembros de la Iglesia”, critica

“Aún nos duele más que, con ojos que no ven y oídos que no oyen, perciban como molestos o injustificados los clamores de la humanidad doliente”

El pasado día 17 de junio el Foro “Curas de Madrid y Más”celebró su 6º Coloquio abierto. El saludo inicial corrió a cargo de Jesús Copa, miembro de la Comisión Permanente. “Muchos o pocos, comenzó diciendo, lo importante es que volvemos a estar juntos”. Juntos y dispuestos, añadió, a que el grueso del encuentro lo empleemos en expresar y en escuchar lo que queramos decir sobre las cuestiones planteadas.

Y así fue. Antes, sin embargo, hubo unos minutos de oración en común, dirigida por María Jesús (Chus) Martínez. La escucha de un pasaje del Evangelio de San Juan y de un texto de José Antonio Pagoda nos trasladó al ámbito de la fiesta de Pentecostés, entonces recientemente celebrada, y a reflexionar sobre esos “dones del Espíritu” que enardecen e iluminan. Además de los que mencionan los textos bíblicos, Chus nos habló de otros con los que les gustaría verse enriquecida y pidió al resto de los asistentes que, en forma de oración de súplica, manifestara cuáles son los que le gustaría recibir. A la reflexión nos ayudó la música del grupo de religiosas AIN KAREN, cuya canción Ruah, del disco “Alégrate”, oímos y tatareamos juntos.

Acto seguido, Jesús Sastre, miembro también de la Comisión Permanente, con una breve intervención, llevó a cabo la tarea de recordarnos cuál era el asunto sobre el que debíamos hacer girar nuestras reflexiones. Para ello fue comentando el contenido del cartel de convocaría: las frases del Éxodo que van insertas en la imagen que contiene y las dos preguntas que, por encima y por debajo de ella, quedan formuladas:

“He observado la aflicción de los israelitas en Egipto. Su clamor ha llegado hasta mí” 

“Ahora, pues, ¡anda! Te envío a faraón: ¡Saca de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel!” 

¿Qué clamores de dolor lanzamos al Cielo los hombres y las mujeres de hoy?

¿De qué “Egiptos” habríamos de ayudarnos a salir? 

Nos dijo que, a su juicio, Moisés, antes de vivir la experiencia de la zarza, ya debía andar sumido en su propia reflexión sobre qué postura tomar ante el padecimiento de su pueblo, del que estaba empezando a ser consciente. Ajeno durante años al mismo, por haber vivido bajo la protección de la hija de Faraón en su palacio, se ha topado con él y piensa que debe hacer algo para aliviarlo.

La voz ardiente de Yahveh que escucha tras la zarza le lleva a la conclusión de que ha de asumir como una misión divina la tarea de librar de la esclavitud a Israel, para cuyo éxito espera contar con su auxilio.

Es, continuó explicando Jesús Sastre, una esperanza similar a la de Jesús de Nazaret, cuando, desde su fe en Dios, del que cree y enseña que es Abba, asume el reto de aliviar a los cansados y agobiados, cuyos lamentos escucha y le hacen llorar. Y lo hace siendo consciente de que a él y a quienes le sigan les va a costar sudor y sufrimiento.

¿Qué clamores son los que hoy brotan de las gargantas de los hombres y de las mujeres que sufren? ¿De qué esclavitudes deberíamos ayudarles a salir? Moisés y Jesús, en sus diferentes circunstancias históricas escucharon los gemidos de las personas sufrientes y se pusieron en macha para ayudarlas.

¿Qué tareas liberadoras deberíamos emprender también nosotros? El coloquio quedaba planteado y abierto.

Hubo muchas intervenciones, cerca de veinte. Se consiguió, pues, que ocuparan la mayor parte del encuentro. No pudimos, sin embargo, pasar de la expresión y la escucha de respuestas a la primera de las cuestiones planteadas, la relativa a los clamores de dolor y súplica que brotan hoy de nuestras gargantas.

Además, se vio enseguida que no es posible dar una respuesta única y simple. Aunque no fue la primera en intervenir, María Ángeles Rodríguez Grajera cuando tomó la palabra señaló con exactitud este problema. Nos dijo que son perceptibles numerosos y muy distintos gritos de queja lanzados a lo alto, porque son muchas y diversas las causas que los provocan. Pero que hay algo que comparten, todos tienen que ver con “la dignidad” o, más exactamente, con la falta de respeto a la dignidad de quienes los profieren. Gritamos lo seres humanos cuando percibimos que nuestra dignidad está siendo mancillada. Gritan, aunque lo hagan sin palabras o con las que nosotros empleamos en su nombre, los otros seres vivos, a los que los humanos masacramos, y la naturaleza, a la que expoliamos o contaminamos.

Rafael Rojo Sastre compartió con nosotros el elenco de “retos” o “propuestas urgentes y necesarias” que recoge Miguel Ángel Vázquez, Director de Publicaciones de la revista Alandar, en su “Carta al nuevo Gobierno”, que acababa de aparecer publicada en el número de junio, el nº 359. La mayor parte de ellos son retos vinculados a problemas de nuestros contemporáneos más pobres, débiles, marginados o maltratados.

El resto de las intervenciones, sin embargo, pronto dejé de moverse en esa línea. Enseguida quienes fueron tomando la palabra comenzaron a referirse no a lamentos de “los otros” sino a sus propios lamentos. A uno, sobre todo, que muchos de los presentes también manifestamos sentir como propio.

Es un clamor que comenzó a cobrar cuerpo en nuestro interior hace ya mucho tiempo, a finales de los años setenta del siglo pasado, cuando Juan Pablo II asumió el máximo poder eclesial y comenzó a ejercerlo. Es un clamor que día tras día, con palabras o sin ellas, brotando del fondo de nuestras entrañas cristianas, elevamos a lo alto, a modo de queja y súplica deseando que pudiera ser escuchado y atendido por el Padre nuestro, que está en los cielos. Es un lamento que tiene que ver con la manera con que numerosos miembros de la jerarquía eclesial, obispos y clérigos, nos tratan o con la que vemos que tratan a otros hombres y a otras mujeres, personas la mayoría que forman parte del grupo que más razones tiene para quejarse por su situación personal y social.

Es una queja que planteamos en muchas ocasiones, es una queja conocida, como expresó algo airado Rafael Rojo, al que antes he mencionado. Pero es una queja, como también queda dicho, muy compartida  en el grupo que constituye el Foro “Curas de Madrid y Más”. Es, desdichadamente, además, una queja que no parece que pronto vaya a dejar de tener sentido. Tiene mucha importancia para nosotros y para las personas a las que amamos o por cuyo sufrimiento sufrimos. Por eso siempre está lista para brotar de nuestros labios. Aunque a muchos jerarcas, obispos o curas, y también a muchos seglares católicos les canse y hasta moleste seguir escuchando.

Nos duele que, aparte de tener Los evangelios, que son muy claros al respecto, teniendo como tenemos la Gaudium et Spes, con su famoso comienzo, Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo”, cincuenta y tres años después de su publicación, la escucha y el alivio de los quejidos de la humanidad doliente no forme parte esencial de la espiritualidad de muchos miembros de la Iglesia.

Nos duele que piensen y enseñen y establezcan como verdad cierta e incontrovertible que la esencia del cristianismo es otra, más vinculada al culto que se debe dar a Dios en la liturgia y a refrenar lo que llaman nuestra natural inclinación a obrar el mal. Pero aún nos duele más que, con ojos que no ven y oídos que no oyen, perciban como molestos o injustificados los clamores de la humanidad doliente y que condenen como pecaminosas e ilegítimas las vías que la sociedad y, dentro de ella, algunas personas y grupos eclesiales vamos buscando y poniendo en uso para remediar o para, al menos, hacer más llevaderos los sufrimientos personales, familiares y sociales de los hombres y de las mujeres de nuestro tiempo.

Habremos de seguir reflexionando sobre todas estas estas cuestiones, pero nuestro 6º Coloquio, con el que cerramos este curso, sirvió para ponerlas sobre la mesa una vez más.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , ,

Neftalí W. Eugenia Castillo sj: “Para Dios sólo existe el género humano”

Jueves, 18 de julio de 2019

jesusNo veamos sólo siglas LGBTI, veamos seres humanos, no raros y pecadores, personas” 

El amor no excluye a nadie ni por su preferencia sexual ni por sus creencias”

“Todo lo que se oponga al respeto y a la libertad de cada individuo se opone al amor y en consecuencia es producto del odio”

“Si las iglesias exigen respeto deben empezar respetando al prójimo, sea del colectivo LGBTI, agnóstico o ateo. Y respetar significa, como poco, reconocer que el otro existe y tiene derecho a ser reconocido y a ser diferente”

En el numeral 107 de los Ejercicios Espirituales de san Ignacio de Loyola (1491-1556) aparece la contemplación del misterio de la Encarnación. Esta consiste en hacer una composición de lugar viendo la redondez del mundo “en la que están tantas y tan diversas gentes…diversidad, así en trajes como en gestos, unos blancos y otros negros, unos en paz y otros en guerra, unos llorando y otros riendo, unos sanos y otros enfermos, unos naciendo y otros muriendo”. En ese escenario tan variopinto las tres divinas personas conversan y toman la decisión de redimir al género humano. Entonces es cuando Dios se hace hombre en Jesucristo para habitar entre nosotros y enseñarnos a convivir.

En República Dominicana se está hablando sobre la política de género que se quiere implementar en el sistema educativo. Las iglesias, tanto católica como evangélica, han pegado el grito al cielo y dicen que la política de género es una ofensa a la familia tradicional, a la religión, a las buenas costumbres y que sólo busca promover la homosexualidad. (Nada más lejos de la resolución, al parecer no la han leído). Tanto los enfurece la política de género, que el presidente de la Conferencia del Episcopado Dominicano y obispo de Mao-Montecriste, Diómedes Espinal, lanzó duras críticas el pasado Jueves Corpus contra el ministro de educación por el tema de género y por oponerse a la lectura obligatoria de la Biblia en las escuelas.

Los líderes religiosos, obispos, sacerdotes, pastores evangélicos, etc., han animado a sus feligreses a copiar la pobre campaña que nació en Perú en 2016, con mis hijos no te metas”, para oponerse a la política de género que pretende educar para el respeto y la convivencia humana en un país tan machista y mal educado como el nuestro.
Yo me atrevería a sugerir a quienes se oponen a la política de género y a la libertad religiosa, que si realmente se consideran cristianos deberían saber que para Dios sólo existe el género humano y que todo lo que se oponga al respeto y a la libertad de cada individuo se opone al amor y en consecuencia es producto del odio. Si las iglesias exigen respeto deben empezar respetando al prójimo, sea del colectivo LGBTI, agnóstico o ateo. Y respetar significa, como poco, reconocer que el otro existe y tiene derecho a ser reconocido y a ser diferente.

Por supuesto, con esto no quiero decir que la homosexualidad sea pecado.

La única definición que existe de Dios en el Nuevo Testamento es que es amor (1 Juan 4,8) y el amor no excluye a nadie ni por su preferencia sexual ni por sus creencias. Un amor que hace redención del género humano en toda su diversidad. Todos y todas entramos en este género y necesitamos ser redimidos.

Las personas son más que sexo, no veamos sólo siglas LGBTI, veamos seres humanos, no raros y pecadores, personas. Si te acercas y lo ves a los ojos verás que es un ser humano a imagen y semejanza de Dios. Y no olvidemos que Jesús sólo fue duro con los fariseos que se consideran perfectos, pero por dentro están llenos de inmundicia.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , ,

Se llamaba a sí mismo María

Miércoles, 17 de julio de 2019

la-magia-de-las-velasDescansa en paz hermana!
Yolanda Chávez
Los Ángeles (USA).

ECLESALIA, 05/07/19.- “Un hombre que se llamaba a sí mismo María, murió por falta de atención médica en un centro de detención para inmigrantes en Texas”. Así señalaba un noticiero la muerte de una persona transgénero hace unos días.

Cisgénero, según mi diccionario, es un término para las personas cuya identidad de género coincide con el sexo que se le asigna al momento de nacer. Más o menos algo así como: “¡Felicidades señora, dio a luz a una niña!” Y efectivamente, la criatura recién nacida es una niña. Pero hay personas que tienen una identidad o expresión de género que es diferente del sexo que se les asigna al nacer, son conocidas como trans, transgénero o queer.

El común de las personas creyentes aún tenemos grandes limitaciones para la construcción de los géneros binarios. Si bien Dios y Cristo están más allá del género, es un hecho que todos los seres humanos somos una mezcla de rasgos masculinos y femeninos. Pero en el cristianismo y en nuestra cultura se han adorado y usado principalmente las imágenes masculinas para simbolizar y hablar de Dios; ante nuestra mirada, el hombre que se llamaba a sí mismo María cae automáticamente de la mano del Creador porque no cabe en la parte del Génesis que así explica: “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” (Gn 1,27).

¿Cómo entonces comprender la dimensión del sufrimiento en la complejidad del hombre que se llamaba María? murió escarnecida, enferma y sola, apresada en un frío centro de detención para inmigrantes. ¡Quisiera haber podido abrazarla! Pero no pude… Sin embargo puedo hoy dar dignidad a su memoria distinguiendo el Amor y la sensibilidad femenina de Dios. ¿Le parece si por un momento dejamos de mirar la imagen del Dios viejito llamado Yahvé que primero crea y luego destruye? Inmediatamente nos vamos a encontrar en gran contraste, con la imagen femenina de Dios. Clarissa Pinkola en su libro Untie the Strong Woman, facilita la visión de la Diosa Amor, la que sigue dando a luz Amor sobre la adversidad:

“La Madre que ha sido prohibida, ultrajada, silenciada… Y aun así sobrevivió, en nosotros y para nosotros, sin importar quien levantaba una mano en su contra o intentaba minar su alcance infinito, pero fue inútil, Ella está inscrita en nuestras almas, en nuestros anhelos por Ella, por conocerla, porque nos cambie, porque nos llene de su perspicacia aguda, de su sensibilidad, de sus maneras protectoras, de su confianza en la bondad, en la comprensión de todo lo que es evidencia de que Ella existe”.

La verdad es que lo femenino de Dios nunca ha dejado de estar presente en la realidad de nuestras historias. Pero en la “oficialidad” ha actuado indirectamente. No tengo la menor duda de que en su subjetividad de mujer, María fue abrazada en esa celda del centro de detención en todo momento por el Amor de Dios, por su poder femenino tan íntimamente relacional y simbólico. Este gesto para muchos no es fácil de entender, aun cuando Cristo esté también en esa caricia, y sabemos que Cristo y Jesús son la mayor evidencia de Dios haciéndose presente.

La filósofa alemana Edith Stein (santa Teresa Benedicta de la Cruz), en la dimensión de la ideología de género dice que una se vuelve cada vez más semejante a Cristo en la práctica de las virtudes de “géneros cruzados”. Cristo encarna el ideal de la perfección humana: en Él se eliminan todos los prejuicios y defectos, se unen las virtudes masculinas y femeninas y se redimen sus debilidades; por lo tanto, las personas que de verdad lo siguen, son exaltadas progresivamente sobre sus limitaciones. Es por eso que vemos en los hombres auténticamente cristianos una ternura femenina y una verdadera solicitud materna por el cuidado de las personas que se les confían, mientras que en las mujeres auténticamente cristianas hay audacia, una habilidad y determinación varoniles.

Ya sea que usted, creyente o no, se identifique como hombre o mujer cisgénero, transgénero o queer, valdría la pena reflexionar sobre las características de su persona que pueden haber sido ignoradas o suprimidas porque, créame, es un hecho que corresponden a la imagen de Dios que va mucho más allá del género y los prejuicios

En memoria de María.

¡Descansa en paz hermana!

(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Espiritualidad, General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , ,

La Iglesia mexicana se manifiesta contra la “Cartilla Moral” sólo acepta la institución familiar “natural”

Miércoles, 17 de julio de 2019

cartilla-moralLa Iglesia mexicana compara la Cartilla Moral de AMLO con “mostrarle una receta al enfermo”. El polémico texto no va a solucionar los problemas éticos del país, advierte

“La preocupación gubernamental por fortalecer los valores en la familia y la ética en el campo laboral sin duda es positiva, pero la tarea primordial de todo gobernante es el establecimiento auténtico y estable de un Estado de Derecho”, recuerda en un editorial de ‘Desde la fe’

“Si nuestro gobierno quiere alentar una Cartilla Moral, bien haría en seguir respaldando la institución familiar natural, debidamente constituida, pues ningún otro ambiente sería más propicio y eficaz para que el ciudadano adquiera los valores que le acompañen de por vida”

La Arquidiócesis de México advirtió que la cartilla moral que promueve el gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador no solucionará los problemas éticos del país.

“Imaginar que con un texto típico se solucionen nuestros problemas éticos, sería como mostrarle una receta al enfermo esperando -sólo con eso- su pronta curación, sentenció en el editorial del órgano informativo católico “Desde la Fe“.

Dijo que si el gobierno quiere alentar una Cartilla Moral, bien haría en seguir respaldando la institución familiar natural, debidamente constituida, pues ningún otro ambiente sería más propicio y eficaz para que el ciudadano adquiera los valores que le acompañen de por vida.

Recordó que en días pasados comenzó la distribución de una Cartilla Moral entre los habitantes del país, un texto recuperado de los años cincuenta, escrito por Alfonso Reyes, en el que se invita a los ciudadanos a dialogar con sus familias acerca de la moral, la ética y los valores que necesitamos para construir una sociedad mejor.

Reconoció que la preocupación gubernamental por fortalecer los valores en la familia y la ética en el campo laboral sin duda es positiva, pero la tarea primordial de todo gobernante es el establecimiento auténtico y estable de un Estado de Derecho.

“El fomento de valores y la promoción ética debe reconocerse y alentarse como tarea principal de los padres de familia, y de las instituciones o grupos que ayudan en su responsabilidad. Al hacerlo desde una instancia de gobierno se corre el peligro de la banalización y puede tomar el derrotero de la demagogia”, alertó .

El órgano de difusión de la iglesia católica, indicó que la creación o manejo de documentos con nombres llamativos, ocupando palabras que después serán devaluadas o manipuladas, o que sean utilizadas para justificar una política pasajera, sólo conducirá a quitarles importancia y peso.

Además que terminarán desechadas de nuestro diccionario familiar o usadas sin propósito real. “Cuidado, entonces, con el uso de la palabra “moral”, y más cuando a las vistas es anticipo de otro documento que recibirá el nombre de Constitución Moral”, aseveró.

Admitió que la Iglesia católica no tiene como tarea evaluar, validar o descalificar este tipo de caminos; pero al ser parte de esta sociedad, tiene como misión hacer valer su aportación como agente social y ubicar en sus dimensiones y alcances los valores y principios que propone.

“Junto con el valor fundamental de la vida -sin ella no tiene cabida ningún otro derecho- la Iglesia sigue afirmando el papel básico de la familia como formadora de personas, como escuela de virtudes, como santuario de la vida, donde se encuentran los elementos necesarios para desarrollarse e integrarse a la sociedad y la cultural “, puntualizó.

‘No somos soldados de la 4T’

La Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas (Confraternice) lamentó que la Iglesia católica no participe en la distribución de la Cartilla Moral.

Arturo Farela Gutiérrez, presidente de la Confraternice, comentó que ante la crisis de “corrupción y violencia” todos los líderes religiosos, sin importar el credo, deben unirse en favor de la población. “No debe haber ningún temor en la distribución de la cartilla, me apena mucho que la Iglesia católica se haya pronunciado, con algunos miembros de la jerarquía, en relación a que no quieren apoyar en la distribución de la Cartilla Moral”, apuntó.

Farela Gutiérrez aseguró que no tiene ningún inconveniente en que se les llame “soldados de la Cuarta Transformación” puesto que apoyan los programas que está impulsando el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, con quien dijo sostiene una amistad desde hace más de 20 años.

La Iglesia Católica continúa afirmando el papel de la familia como formadora de valores
Jóvenes asaltantes, niños que se drogan, padres que abandonan, familias que se rompen, funcionarios que son corruptos, empleados que mienten, sociedades sumergidas en el egoísmo y en los vicios.
El panorama que vive México no es sencillo, y menos cuando parece más fácil replicar acciones y esquemas al margen de la ley y los valores, que enfrentar al mal con principios sólidos de ética y moralidad.

En días pasados comenzó la distribución de una Cartilla Moral entre los habitantes del país, un texto recuperado de los años cincuenta, escrito por Alfonso Reyes, en el que se invita a los ciudadanos a dialogar con sus familias acerca de la moral, la ética y los valores que necesitamos para construir una sociedad mejor.

La preocupación gubernamental por fortalecer los valores en la familia y la ética en el campo laboral sin duda es positiva, pero la tarea primordial de todo gobernante es el establecimiento auténtico y estable de un Estado de Derecho.

El fomento de valores y la promoción ética debe reconocerse y alentarse como tarea principal de los padres de familia, y de las instituciones o grupos que ayudan en su responsabilidad. Al hacerlo desde una instancia de gobierno se corre el peligro de la banalización y puede tomar el derrotero de la demagogia.

La creación o manejo de documentos con nombres llamativos, ocupando palabras que después serán devaluadas o manipuladas, o que sean utilizadas para justificar una política pasajera, sólo conducirá a quitarles importancia y peso: terminarán desechadas de nuestro diccionario familiar o usadas sin propósito real. Cuidado, entonces, con el uso de la palabra “moral”, y más cuando a las vistas es anticipo de otro documento que recibirá el nombre de Constitución Moral.

La Iglesia católica no tiene como tarea evaluar, validar o descalificar este tipo de caminos; pero al ser parte de esta sociedad, tiene como misión hacer valer su aportación como agente social y ubicar en sus dimensiones y alcances los valores y principios que propone.

Junto con el valor fundamental de la vida –sin ella no tiene cabida ningún otro derecho– la Iglesia sigue afirmando el papel básico de la familia como formadora de personas, como escuela de virtudes, como santuario de la vida, donde se encuentran los elementos necesarios para desarrollarse e integrarse a la sociedad y la cultura.

Si nuestro gobierno quiere alentar una Cartilla Moral, bien haría en seguir respaldando la institución familiar natural, debidamente constituida, pues ningún otro ambiente sería más propicio y eficaz para que el ciudadano adquiera los valores que le acompañen de por vida. Imaginar que con un texto típico se solucionen nuestros problemas éticos, sería como mostrarle una receta al enfermo esperando –sólo con eso– su pronta curación.

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , ,

Juan José Tamayo: “El documento del Vaticano sobre el género promueve mitos, rumores, falsedades y culturas opresoras”

Martes, 16 de julio de 2019

Roma-ideologia-genero_2129797067_13668304_660x371“La gente no elige su género, sino que lo descubre a través de sus experiencias vividas”

“No favorece el encuentro con los LGBTI, sino que cierra toda posibilidad del mismo”

“El tono más que de diálogo me parecen de polémica, más que de análisis sereno es alarmista, más que de crítica constructiva es de rechazo”

“Más que de cuestionamiento, como era de esperar, parte de presupuestos patriarcales y de prejuicios androcéntricos”

El 10 de junio pasado la Congregación para la Educación Católica hizo público un documento titulado Varón y hembra los creó”. Para una vía de diálogo sobe la cuestión del gender (género) en la educación, en el que se sumaba a las condenas contra la ideología de género que vienen haciendo al unísono, en cómplice alianza y plena sintonía, los partidos políticos de la derecha y de la extrema derecha, la mayoría de los obispos católicos del mundo –incluidos los españoles, quizá los más radicales- las organizaciones educativas católicas, las organizaciones Provida y un amplio sector de “los evangélicos”, preferentemente en América Latina.

No deja de ser llamativa la coincidencia de sectores y colectivos con intereses tan aparentemente diferentes –¿o no lo son tanto?-. Llama asimismo la atención la falta de creatividad en la argumentación y la repetición mimética de los eslóganes que vienen produciéndose en las últimas décadas sin asomo alguno de originalidad.

Tratándose de una institución del más alto nivel eclesiástico como es la Congregación romana para la Educación Católica, máximo órgano del Vaticano en esta materia, sorprende la pobreza de sus argumentos. Todo en el documento es previsible. No hay nada nuevo que no hayan dicho las instancias religiosas y políticas del arco conservador.

El tono no puede ser más alarmista y destructivo desde el principio. En lo concerniente a la afectividad y a la sexualidad el documento asevera que nos encontramos ante “una verdadera y propia emergencia educativa” y critica aquellos caminos educativos que reflejan “una antropología contraria a la fe (cristiana se entiende) y a la justa razón”. El juicio no puede ser más descalificador, y ello apelando a la fe y a la razón, como si la Congregación romana tuviera el monopolio de ambas instancias, cuando no es así. Ciertamente no lo tiene en el terreno de la razón, que a lo largo de la Modernidad europea se independizó de la religión. Pero tampoco en el de la fe cristiana, que implica plurales y divergentes interpretaciones, todas ellas respetables.

El documento responsabiliza a la “ideología de género” de contribuir a desestabilizar la familia, vaciarla de su fundamento antropológico, cancelar la diferencia sexual y la reciprocidad natural entre el hombre y la mujer, y conducir a proyectos educativos que promueven una intimidad afectiva desvinculada de la diversidad biológica. Hace un planteamiento de la sexualidad y de la afectividad sesgadamente biologicista. Sitúa a la sexualidad en el centro como elemento básico configurador y constitutivo de la personalidad, al tiempo que presenta la diversidad sexual hombre-mujer aneja a la complementariedad de los dos sexos.

Me parece objetable desde todos los puntos de vista la distinción, e incluso la contraposición, que establece entre la ideología de género y las investigaciones sobre el género. Resulta científicamente indefendible, pedagógicamente desorientadora y teóricamente falsa tal dicotomía en la que la “ideología de género” es presentada como la imposición de un pensamiento único que determina y la educación de los niños, mientras que considera las investigaciones sobre el género la forma de vivir la diferencia sexual entre hombre y mujer en las diferentes culturas.

En realidad, teoría de género e investigaciones sobre el género son inseparables. Más aún, estas constituyen el fundamento científico de aquella.

Tras las gruesas e infundadas descalificaciones de la “ideología de género” resulta poco creíble la metodología que propone el documento en el diálogo sobre el gender, articulada en torno a las actitudes de “escuchar, razonar y proponer” para favorecer el encuentro, ya que el contenido del documento constituye una negación de dicha metodología. No favorece el encuentro, sino que cierra toda posibilidad del mismo, ya que se orienta a “una educación cristiana arraigada en la fe que, a juicio del documento romano, “todo lo ilumina con nueva luz y manifiesta el plan divino sobre la entera vocación del hombre”. Dentro de este planteamiento tan totalizante y excluyente no hay posibilidad alguna de diálogo y menos aún de encuentro.

El tono y el contenido del texto vaticano más que de diálogo me parecen de polémica, más que de análisis sereno es alarmista, más que de crítica constructiva es de rechazo, más que de cuestionamiento, como era de esperar, parte de presupuestos patriarcales y de prejuicios androcéntricos.

Con todo, valoro positivamente la propuesta del documento de “una educación de niños y jóvenes que respete a cada persona en su particular y diferente condición, de modo que nadie, debido a sus condiciones personales (discapacidad, origen, religión, tendencias afectivas, etc.) pueda convertirse en objeto de acoso, violencia, insultos y discriminación injusta”. Pero el respeto en este terreno empieza por reconocer el carácter científico de la teoría de género y no descalificarla de entrada con la expresión “ideología de género”, como hace sistemáticamente el texto vaticano.

CRISMHOM-lamenta-documento-Vaticano_2130396985_13674635_660x371

Documento que vulnera los derechos del colectivo LGTBI

Tras la publicación de la declaración de la Congregación para la Educación Católica, se sucedieron las reacciones críticas del movimiento cristiano LGTBI, que se sintió agredido, y de algunos teólogos especialistas en el diálogo fe-diversidad sexual. La Asociación cristiana ecuménica de Madrid CRISMHOM empieza por cuestionar la palabra “diálogo” que aparece en el título del documento y está ausente del contenido del documento.

No hay diálogo con la psicología, ni con la ciencia, como demuestra la ausencia de citas que no sean las del magisterio eclesiástico en un ejercicio de solipsismo intelectual. Tampoco se escuchan las experiencias de sufrimiento, marginación, invisibilidad y vergüenza de las personas LGTBI, ni sus historias de dignidad y liberación.

No se escucha el grito cada vez más fuerte de las personas y comunidades LGTBI católicas que reclaman, con todo derecho y legitimidad, su reconocimiento de hijas e hijos de Dios, su dignidad de personas bautizadas y miembros del Pueblo de Dios. El resultado es la vulneración de sus derechos como personas cristianas y LGTBI.

CRISMHOM critica la visión monolítica y carente de fundamentación científica de la declaración vaticana, que es, a su juicio, un triste documento, inmovilista, desinformado, autorreferencial e inane que va a ahondar todavía más la brecha entre la Iglesia y la sociedad, que puede contribuir al rechazo la violencia contra las personas LGTBI, que quiere inducir a la invisibilidad y desconocimiento de la realidad LGTBI en el ámbito educativo y puede aumentar el sufrimiento de las personas LGTBI católicas y sus familias”.

Críticos con el documento se mostraron también teólogos partidarios de un diálogo respetuoso, comprensivo y acogedor de los dirigentes religiosos cristianos con el LGTBI. El jesuita estadounidense James Martin echa en falta el diálogo con científicos y psicólogos y con las personas LGBTI y llama la atención sobre la total insensibilidad hacia sus experiencias, que carecen de relevancia en el texto. Observa, asimismo, que el documento va a ser utilizado por los colectivos cristianos conservadores como “ariete contra las personas trans-género y una excusa para argumentar que ni siquiera deberían de existir”.

El director de New Ways Ministry, Francis DeBernardo, ha calificado el documento de “herramienta dañina” que asocia las minorías sexuales con el libertinaje sexual, tergiversa y malinterpreta la vida de las personas trans-género, lesbianas, gays y bisexuales y alienta el odio, el fanatismo y la violencia contra ellas.

Más aún, crea confusión entre quienes luchan con las cuestiones de identidad de género y de orientación sexual, hasta llevarlos  a autolesiones e incluso al suicidio, y a las familias al rechazo de sus hijos.

Precisamente por no consultar a la ciencia ni escuchar las experiencias de las personas LGTBI, el documento del Vaticano promueve informaciones falsas basadas en mitos, rumores, falsedades y en culturas opresoras y represivas.

El Vaticano cree equivocadamente que el género está determinado solo los genitales visibles, mientras que la ciencia demuestra que “el género también está determinado biológicamente por la genética, las hormonas y la química del cerebro, cosas que no son visibles al nacer”. En contra de lo que asevera el documento romano, la gente no elige su género, sino que lo descubre a través de sus experiencias vividas.

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , ,

Mon. Agrelo: “Solo estoy sorprendido de que haya alguien capaz de conjugar amor a Cristo y rechazo a los pobres: no saben lo que hacen”

Martes, 16 de julio de 2019

Despedida-Santiago-Agrelo-vida-dedicada_2137896195_13751241_660x371Despedida de Santiago Agrelo, hermano menor de los migrantes

“A veces sueño con haber logrado que todos en esta diócesis se sientan más importantes que el obispo”

“Yo nunca podré sentir la angustia de un joven que se ahoga en el mar, o la humillación de una joven esclavizada en la prostitución; ni siquiera el sufrimiento de esos chicos que malviven en el atrio de la catedral… Pero ya no me queda más dolor amargo que el de los pobres. Los demás son todos dulces sufrimientos”

“Las fronteras, como cualquier otra realidad, no son ni buenas ni malas: son lo que nosotros hacemos de ellas…No, no estoy cansado de recordar que no debemos levantar muros frente a los pobres. Estoy solo sorprendido de que haya alguien capaz de conjugar amor a Cristo y rechazo de los pobres”

“El que venga detrás de mí encontrará una Iglesia que atrae, algo así como el Cristo levantado en alto: es una cuestión de debilidad y de amor; esta Iglesia atrae a religiosos, a voluntarios, a no creyentes”

“Supongo que en la normalidad de la vida fraterna en comunidad, no me faltará la pobreza que vivir y los pobres a los que abrazar”

(VR).- Recién aceptada la renuncia por parte del papa Francisco, ¿qué está viviendo estos días Monseñor Agrelo?

El anuncio de que a esta etapa de mi vida se le ponía la palabra «fin» –la llamada del Nuncio Apostólico para comunicarme que el papa Francisco había aceptado mi renuncia– me pilló de sorpresa: no lo esperaba, aunque había sido yo, quien en el mes de marzo, había pedido al Papa que hiciese ya efectiva la renuncia presentada y aceptada desde hace casi dos años. Pasada la sorpresa, pasó también toda inquietud, y me queda solo una gran paz en el corazón.

Al hacer balance de estos 12 años como Arzobispo de Tánger, ¿cuál es la mayor tranquilidad que se lleva? ¿Y el mayor dolor?

Cuando me comunicaron que había sido nombrado obispo –era al anochecer del Martes Santo de 2007–, me emocioné, me emocioné mucho, lloré. Y recuerdo con certeza que dormí muy mal y que tuve los pies fríos toda aquella noche. Entonces miraba hacia adelante, y solo atisbaba un misterio… Ahora la mirada va hacia atrás, hacia lo que he vivido en los 12 años de mi ministerio. Me preguntas por la mayor tranquilidad que me llevo. Creo que en la respuesta cabe un abanico de memorias.

Me da tranquilidad haber estado cerca de los fieles, acompañándolos con la palabra de la fe; haberme obstinado en poner a Cristo Jesús en el centro de la vida de todos; haber conservado el clima de familia que se respiraba en esta Iglesia cuando llegué a Tánger; a veces sueño con haber logrado que todos en esta diócesis se sientan más importantes que el obispo.

Me preguntas también por el mayor dolor. Y es como si me preguntases por el dolor de los demás. Me daría vergüenza hablar de dolores míos, pues ninguno sería comparable a los que padecen los pobres, sobre todo los emigrantes. Yo nunca podré sentir la angustia de un joven que se ahoga en el mar, o la humillación de una joven esclavizada en la prostitución; ni siquiera el sufrimiento de esos chicos que malviven en el atrio de la catedral… Pero ya no me queda más dolor amargo que el de los pobres. Los demás son todos dulces sufrimientos.

¿Está cansado Monseñor Agrelo de recordarnos que las «fronteras» no las quiere Dios?

Las fronteras, como cualquier otra realidad, no son ni buenas ni malas: son lo que nosotros hacemos de ellas. El que nos mandó amar, también a los enemigos, con ese mandato retiró de una vez para siempre las fronteras del corazón humano: nadie queda fuera de nuestro amor. Y esa certeza de la fe, que anula las fronteras del corazón, es la que nos permite ser justos en todas las fronteras, también en las que delimitan el territorio de las naciones. No, no estoy cansado de recordar que no debemos levantar muros frente a los pobres. Estoy solo sorprendido de que haya alguien capaz de conjugar amor a Cristo y rechazo de los pobres.

1398368857_670477_1398369925_album_normal

En conjunto ¿qué valoración hace del servicio de la Iglesia a favor de los movimientos migratorios? ¿Se puede ser cristiano mirando para otro lado?

Permíteme que, a modo de introducción a la respuesta, traiga algo que escribí a la Iglesia de Tánger en el año 2009:

Se van a cumplir dos años de mi servicio como obispo en esta Iglesia, un tiempo en el que he podido acercarme a la vida de la diócesis, a las inquietudes de la sociedad civil, a los problemas de los inmigrantes, a las miserias de muchos hombres, mujeres y niños que, por clandestinos, nada tienen, ni siquiera papeles.

El corazón intuye y la fe sabe que en todas las cosas alienta el Espíritu del Señor, y que es el amor de Dios el que nos interpela desde la realidad en la que vivimos.

Parece llegado el momento de que entre todos, teniendo en cuenta que nos hallamos ante nuevas situaciones, nuevas pobrezas, nuevas esclavitudes, nuevas oportunidades, veamos si son posibles nuevas opciones, nuevas propuestas y nuevas tareas para las instituciones que en la archidiócesis de Tánger están haciendo presente y visible el amor de Cristo por los pobres.

Este trabajo de discernimiento será eficaz si lo hacemos en obediencia al Espíritu del Señor, con profundo respeto a la diversidad de carismas que hallamos en nuestra Iglesia, atentos al grito de los pobres y a los signos de los tiempos, pues somos cristianos, ungidos por el Espíritu del Señor, enviados del Dios vivo a evangelizar a los pobres, testigos de su pasión por los desheredados, revelación de su amor a los oprimidos.

Cuando decimos «la Iglesia», nos referimos a una comunidad de fe, que es cuerpo místico de Cristo y que, ungida como Cristo, ha sido –es– enviada a evangelizar a los pobres. De la Iglesia solo se puede decir eso. Lo que cambia, no solo de comunidad a comunidad, sino también de creyente a creyente, es el modo de sentirse implicados en esa misión de evangelizar. Y ahí conviene empezar porque todos nos reconozcamos pecadores, todos lejos de haber cumplido el mandato recibido, todos más o menos ciegos para ver a los pobres, todos más o menos mancos para darles una mano, todos más o menos duros de corazón para compadecernos de los que sufren.

Algunos hemos tenido la suerte de tener a los pobres tan cerca que casi se nos hizo inevitable llevarles el Evangelio. Y damos gracias a Dios, se las daremos siempre, porque el dolor de los pobres nos ha hecho daño, se nos ha hecho nuestro, se nos ha metido tan adentro que casi nos ha obligado a cuidar del Señor en tantos hermanos heridos que Él puso a nuestro lado.

Otros creyentes no han tenido tanta suerte, no han visto tan de cerca el sufrimiento de Cristo, y se han quedado con la idea de que podían honrarlo sin cuidarlo.

Otros –no entiendo cómo eso sea posible sin que los engañe Satanás– han creído que se puede conjugar fe en Cristo y rechazo de los emigrantes. Por éstos rezaré hasta dar la vida: No saben lo que hacen.

Todavía no sabemos quién será su sucesor, cuando llegue, ¿qué se va a encontrar en la Archidiócesis de Tánger?

Encontrará lo que yo encontré: una Iglesia pequeña y hermosa, pequeña y significativa, pequeña y llena de vida, pequeña y bendecida por el Señor.

Encontrará una Iglesia respetada en la sociedad civil, una Iglesia muy en contacto con las necesidades de los pobres, siempre atenta a los más débiles, a los más necesitados.

Leer más…

Espiritualidad, General, Iglesia Católica , , , ,

“Demasiados cuentos y secretos en la Iglesia”, por Antonio Aradillas

Lunes, 15 de julio de 2019

Gargola_2132196832_13690372_660x371“En la Iglesia hay mucho cuento. Y muchos cuenta cuentos y cuentistas”

“Los cuentos-cuentos ni son ni hacen Iglesia. A esta la hacen los evangelios, con sus parábolas”

“El progreso relativo a la cultura eclesiástica apenas si sobrepasa los límites de la niñez, ni en su contenido ni en la expresión e interpretación de los signos”

“El secreto campea en la Iglesia, patroneando también doctrinas y comportamientos jerárquicos, con tranquilidad de conciencia y con la seguridad de que nadie se atreverá a ‘corregirles la plana'”

En la Iglesia hay mucho cuento. Y muchos cuenta cuentos y cuentistas. Y, por supuesto, chismorreros y enredadores a los que el inefable y bendito papa Francisco les tiene sempiternamente reservadas determinantes palabras de fustigaciones y de censura, pese a la gran capacidad de misericordia que le anima y define.

El cuento no es otra cosa, nada más y nada menos, que “una narración breve, de sucesos ficticios, especialmente la que va dirigida a los niños”-. “Vivir del cuento”, “el cuento de nunca acabar” y “cuento chino” –embuste o invención-, son expresiones que tejen “de luz y de color” la vida diaria, y también la de la Iglesia. El de “Jesusito de mi vida”, “Cuatro esquinitas tiene mi cama”, y “el Demonio a la oreja te está diciendo…”, configuran todavía gran parte de la solidez de la formación- información “religiosa”, que extendió y afincó las catequesis oficiales y familiares que ilustran a los educandos en materias de fe y costumbres. No es exagerado aseverar que, de cualquier ciencia, consciencia o asignatura de la vida se dispone de mayores y más firmes convencimientos, que de cuanto se relaciona de alguna manera con la religión en general, con inclusión de la cristiana y con los evangelios.

El progreso relativo a la cultura eclesiástica apenas si sobrepasa los límites de la niñez, ni en su contenido ni en la expresión e interpretación de los signos, por sacramentales que sean. Lo de la “fe adulta” y otras lindezas “religiosas”, así como “dar testimonio y razón de la fe que se profesa”, apenas si es patrocinado por grupos piadosos, por “selectos” que aparenten ser, con excepción de los que por oficio, por “vocación” o por lo que sea, formen parte integrante de la clerecía.

La nota en “Religión” que podría calificar debidamente a la mayoría de los cristianos, con piedad y misericordia rozaría la del “aprobado”. Los “suspensos” valorarían el grado de insuficiencia de los conocimientos, académicos o no, de muchos cristianos, incluidos no pocos clérigos que, con lo del Vaticano II, perdieron el curso, la carrera y hasta la “vocación”.

Los cuentos-cuentos ni son ni hacen Iglesia. A esta la hacen los evangelios, con sus parábolas que, narradas, vividas y testimoniadas por Jesús, son capítulos de su historia y de su doctrina fácilmente inteligibles para quienes están a la escucha, equipados además con la gracia de Dios. Los cuentos y las fantasías “piadosas” que hoy se nos siguen narrando y de las que se dice que alimentan la fe, se parecen muy poco, o no tienen parangón con lo que nos contó Jesús en sus parábolas…

Pero, además de cuentos y en proporción similar, a la Iglesia le sobran secretos. Entre unas cosas y otras, con nombres o sobrenombres distintos, hasta sacramentalizar a algunos como “sigilos” –“algo que se guarda bajo sello”- el secreto campea en la Iglesia, patroneando también doctrinas y comportamientos jerárquicos, con tranquilidad de conciencia y con la seguridad de que nadie se atreverá a “corregirles la plana” y menos a desobedecer, atormentados sistemáticamente con los “castigos eternos”

Diríase que el –los-secretos son patrimonio substancial de la Iglesia. Ninguna institución hay en el mundo que, al igual que ella, los defienda y acorace con tanta devoción y asentamiento, realismos y crudeza, de tal forma que parece ser esta “doctrina común” y con aspiraciones a dogma. El hecho es que en la Iglesia se sabe poco, muy poco. El silencio en ella es virtud institucional y más en quienes están convencidos de ser y actuar como únicos representantes. Romper, o contribuir a romper, este silencio eclesiástico, es considerado como pecado grave. Muy grave.

Para los partidarios de la transparencia, de las puertas y ventanas abiertas, de los brazos-abrazos, de los oídos sensibles y dispuestos a escuchar las críticas y los reproches, y los de descerrajar los “santuarios” en los que se les dé culto al silencio, dejar pasar años y años hasta que las llaves de los archivos resulten ser inservibles, no es pecado, sino una estimada virtud, adscrita al grupo que impunemente se dice capitaneado por la prudencia y la ortodoxia.

Pero, por poner un ejemplo, ¿qué es – o era- eso del “Tercer Secreto de Fátima”, guardado bajo siete llaves pontificias, nada menos que en el Santo Oficio, y que por fin abrió Juan XXIII el año 1963, a quien el todopoderoso cardenal Ottaviani le entregó el sobre lacrado, con conciencia de haber sido antes expurgado el texto, en el que lo más importante y digno de “sagrada” reserva, era la “revelación” de que llegarían tiempos en los que “se declararían guerras entre cardenales y cardenales, y obispos contra otros obispos”, como si esto no fuera, y siga siendo, noticia espectacular y exclusiva, también en la Iglesia?,

A la Iglesia, y en mayor proporción a la formada y reformada a tenor de las revelaciones hechas por la Virgen a los niños, y a Sor Lucía, le sobran secretos y miedos. Y es que Nuestra Santa Madre la Iglesia se asienta y afianza en la claridad, en la esperanza, y no en la obscuridad y en los miedos.

Pero de estos miedos, y del cuento del celibato, reflexionaremos otro día.

Antonio Aradillas

Fuente Religión Digital

Iglesia Católica , , ,

Alisha Cacace: mujer transgénero sacerdote

Lunes, 15 de julio de 2019

7FA98713-37E8-47C7-B182-3E27AE8EC55F-768x512Antes de ser una mujer transgénero, Alisha Cacace fue sacerdote. Ella contó por qué decidió salir del clóset e iniciar su transición.

Alisha Cacace había nacido biológicamente como hombre, y siempre se consideró como una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre. Crecer en el seno de una familia conservadora y sumamente religiosa le impedía hablar abiertamente de su identidad de género. A consecuencia de la depresión y de la ansiedad, acudió con un sacerdote para confesarse.

«Yo sabía que era una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre desde mi infancia. Solo estaba dejando de lado la situación».

En entrevista para el medio británico Barcroft TV, Alisha aseguró que la sensación de paz que la religión le había dado hizo que dedicara su vida totalmente a la iglesia. Con esta decisión esperaba que su ‘confusión’ desapareciera; sin embargo, ejerció su sacerdocio durante seis años en los que reprimió su verdadero ‘yo’.

«Dios te llama, y te gusta y lo amas. Luego lo experimentas, lo miras más y más profundo. Cuanto más profundo lo mires, más oraciones haces y te sientes mejor. Toda mi vida fue dedicada a la iglesia».

3BC1171D-1C59-4974-AD51-DAE27988A3D1-1024x538

Antes de ser una mujer transgénero, Alisha Cacace fue sacerdote por más de seis años. / Foto: Cecilia Colussi (Barcroft Media)

A pesar de la ‘paz’ que la religión le había brindado, Alisha no se sentía feliz. La decisión de salir del clóset la tomó una noche que acudió con un amigo a un bar LGBT+ de la localidad. En ese lugar se dio cuenta de la felicidad que los otros visitantes experimentaban siendo ellos mismos.

«Ver a otros felices fue genial, y eso realmente provocó una chispa en mi mente».

Luego de presenciar eso, tomó la decisión de aceptarse tal y como es, abandonar el sacerdocio, salir del clóset e iniciar su tratamiento hormonal. No obstante, sabía que todo el proceso sería difícil, especialmente por la incertidumbre de saber cómo reaccionarían sus conocidos. Sin embargo, reconoce que ha sido la mejor decisión de su vida.

«Una vez que te enfrentas a ese miedo y lo haces, te sientes mucho mejor contigo mismo […] Lo mejor que he hecho fue cambiar».

A lo largo del tratamiento, Alisha recibió el apoyo de la comunidad trans de Basingstoke, ciudad inglesa en la que vive; ellos la apoyaron en todo lo que necesitaba para el proceso. Actualmente continúa recibiendo tratamiento hormonal y asegura sentirse «más feliz que nunca». Además, afirmó que no ha abandonado la religión católica, pues la practica cotidianamente.

«Estoy en un punto de mi vida donde siento que es mi vida. Así es como quiero seguir. Salí y soy feliz».

Con información de Clarín, Barcroft TV y The Blaze, vía SoyHomosensual

Cristianismo (Iglesias), Iglesia Católica , , , ,

La Pastoral Obrera de Cataluña propone sancionar a los religiosos que encubrieron abusos

Sábado, 13 de julio de 2019

no-mas-abusosManifiesto sobre los abusos sexuales a menores en la Iglesia

El objetivo es, según la Pastoral, “predicar con el ejemplo y convertir la Iglesia en un espacio seguro para los menores y otras personas vulnerables, a fin de que otras instancias donde también, y mayoritariamente, se producen abusos -familia, escuela, deporte y ocio…- puedan reflejarse”

“Sentimos en carne propia la vergüenza, la pena, la indignación y el dolor por el escándalo de los abusos sexuales a menores”

“Éste es un momento propicio para hacer examen de conciencia, todos y todas, de nuestra relación con el poder y su ejercicio”

La Iglesia expulsa del estado clerical a Bernard Preynat, el cura francés imputado por abusos

Un francés acusa en el Vaticano a monseñor Luigi Ventura por “tocamientos”

El Vaticano retira la inmunidad al nuncio investigado en Francia por abusos sexuales

La Pastoral Obrera de Cataluña ha propuesto sancionar a los religiosos que encubrieron abusos sexuales a menores, explorar la posibilidad de entrevistas de reconciliación entre víctimas y abusadores, y revisar “la visión deformada que una parte del clero tiene de la sexualidad y de la mujer”.

La Pastoral Obrera, formada, entre otras asociaciones, por Acción Católica Obrera (ACO), la Juventud Obrera Cristiana (JOC), Curas Obreros y las delegaciones de Pastoral Obrera de las diócesis catalanas, han decidido publicar un manifiesto sobre los abusos sexuales a menores en la Iglesia “después de hacer un discernimiento y dejar pasar un tiempo suficiente” tras su repercusión mediática.

“Las diversas entidades y movimientos que formamos la Pastoral Obrera de Cataluña sentimos en carne propia la vergüenza, la pena, la indignación y el dolor por el escándalo de los abusos sexuales a menores y otras personas vulnerables por parte de sacerdotes, religiosos, obispos y seglares que trabajan en instituciones eclesiales, así como los que se producen en otros ámbitos”, comienzan su manifiesto.

Tras calificar los abusos como “infames”, los miembros de la Pastoral dicen que les “repugna también, además de la comisión los hechos, como se ha abordado por parte de la Iglesia, siempre que se ha reaccionado corporativamente y repartiendo culpas, protegiendo y dando cobertura a los agresores, poniendo en riesgo nuevas víctimas (con los traslados vergonzantes) y cuando se ha negado la acogida a las víctimas“.

En este sentido, aplauden “la valentía de los papas Benedicto XVI y Francisco al abordar esta cuestión”, en particular con la última cumbre antipederastia que el Papa convocó en febrero para impulsar medidas contra el encubrimiento de los hechos.

“Es y será necesario hacer todo lo que sea “posible para reparar el daño provocado afrontando estos hechos con absoluta transparencia y hacer lo posible para que estas situaciones no se repitan nunca más”, agrega la Pastoral, que desea “que este tipo de comportamientos delictivos no vuelvan a suceder en el seno de la Iglesia”.

Por ello, proponen “priorizar la acogida de las víctimas, pedir un perdón sincero y ayudar a curar”, además de “reparar material y moralmente a las víctimas, con criterios transparentes”.

También propone “considerar y explorar la posibilidad de concertar entrevistas de reconciliación entre las víctimas/supervivientes y los agresores” y “depurar la historia, analizar e investigar los casos, aunque hayan podido prescribir, y tratarlos de igual manera que los del presente”.

Igualmente, pide “sancionar los encubridores que, con su desidia, han contribuido a agravar el problema” y “colaborar activamente e informar a la Fiscalía ante cualquier caso fundamentado y responder ante la justicia civil y canónica cuando haya delito”.

Otra de las propuestas de la Pastoral es identificar los factores de riesgo que hacen que se produzcan los abusos y prevenirlos para lo cual sugiere “revisar profundamente la visión deformada que una parte del clero tiene de la sexualidad y de la mujer y la formación al respecto que se imparte en seminarios y noviciados”.

El objetivo es, según la Pastoral, “predicar con el ejemplo y convertir la Iglesia en un espacio seguro para los menores y otras personas vulnerables, a fin de que otras instancias donde también, y mayoritariamente, se producen abusos -familia, escuela, deporte y ocio…- puedan reflejarse”.

La Pastoral Obrera considera que “este es un momento propicio para hacer examen de conciencia, todos y todas, de nuestra relación con el poder y su ejercicio con el fin de identificar cualquier situación de abuso que podamos o hayamos podido ejercer” y una “oportunidad para que, como laicado, avancemos y hagamos más nuestra la Iglesia”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

Arzobispo de Toledo: “No creo en la igualdad de género”

Sábado, 13 de julio de 2019

braulio-rodriguez_270x250Qué matraca, Dios mío… ¿por qué no lee un poquito para ilustrarse su ilustrísima?

Carga contra el “pensamiento único” y “radicalismo” de la ‘ideología de género’

“Creo en la igualdad entre el sexo femenino y el sexo masculino, esto es, entre los seres humanos. Creo, pues, en la igualdad de sexos”, matiza Braulio Rodríguez en su escrito semanal

El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, ha afirmado que la ideología de género no es la solución para vencer al “machismo inaceptable” que sigue en la sociedad cuya erradicación, según añade, impide que sigan muriendo mujeres “injustamente y algún hombre”. “De ningún modo”.

En su escrito semanal, Rodríguez afirma que no cree en la igualdad de género.

“Creo en la igualdad entre el sexo femenino y el sexo masculino, esto es, entre los seres humanos. Creo, pues, en la igualdad de sexos”, manifiesta el arzobispo toledano.

“No me gusta la desigualdad por la que la mujer sufre en tantos campos; detesto la violencia contra la mujer y, por supuesto, condeno sin ninguna clase de dudas las muertes que hombres-habría que decir ‘el macho’– comete contra la mujer; como también detesto las muertes de niños por ser niños, de adultos y de ancianos, como me duele que haya quienes mueren por falta de seguridad en el trabajo, por ahorrarse un dinero, o por tantas discriminaciones que se dan en la sociedad humana”, ha argumentado.

No obstante, se reafirma en que no cree en la igualdad de género. “¿Por qué razón? Porque, aunque no existe ninguna diferencia en cuanto a la dignidad y a los derechos fundamentales entre hombre y mujer, hay diferencia entre sexo masculino y el sexo femenino. Lo cual no me impide ver la igualdad radical entre las dos partes que constituyen la humanidad: la mujer y el hombre”.

Bajo su punto de vista, hay diferencia entre los sexos, aunque éstos son complementarios, y las diferencias entre hombre y mujer no se deben “simplemente” a una cuestión de género, cultura, educación o mala educación, o asignación de roles. “Pero no me escandalizo porque niños y niñas, por ejemplo, jueguen a juegos que no sé por qué tiene que ser de niños o de niñas”.

“Acepto o entiendo que existan quienes defienden la igualdad de género. No tengo por qué ser partidario del pensamiento único. Por eso mismo, me parece muy radical la postura de los que consideran que quienes no aceptamos la igualdad de género, tan marcada hoy en nuestra sociedad, somos retrógrados, o de pensamiento inferior. Mucho menos que odiamos a las mujeres. En absoluto”, indica el arzobispo toledano.

Con todo, afirma que el “mayor radicalismo” es el que impera en occidente, con Europa y España incluidas, el que defiende que solo la “opción género” es válida y todas demás explicaciones sobre qué es el ser humano, el hombre y la mujer, deben desaparecer. “Según ellos, están superadas”.

Y nos ha llamado la atención la respuesta del anterior concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de San Sebastián:

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , ,

La Iglesia polaca respalda a un empleado de Ikea despedido por su homofobia

Viernes, 12 de julio de 2019

Ikea-gay-friendly_2139096078_13761460_660x371Y lo dicen ellos que expulsan a quienes les da la gana…

¿Estos obispos defienden el asesinato? ¿Está el Levítico por encima del mensaje de Jesús?

Son Fariseos, no cristianos.

El trabajador citó a la Biblia para expresar su oposición al Orgullo Gay

“Aplaudimos la valentía de este hombre, un ejemplo de la importancia de defender la fe en la vida cotidiana, también en el ámbito del trabajo”, declara un portavoz de la Conferencia Episcopal, condenando las “actividades ideológicas” de la multinacional sueca

La Conferencia Episcopal de Polonia apoya el “coraje” del empleado de Ikea despedido por “defender la fe” y citar la Biblia para expresar su oposición al Día del Orgullo Gay, y pide a multinacionales como la sueca que “abandonen sus actividades ideológicas”.

“Aplaudimos la valentía de este hombre, un ejemplo de la importancia de defender la fe en la vida cotidiana, también en el ámbito del trabajo”, explicaron a Efe desde la Conferencia Episcopal polaca, molesta por lo que consideran “actividades ideológicas” en algunas grandes corporaciones, entre ellas Ikea.

El que fuera empleado de Ikea, Tomasz K. (no ha trascendido su apellido), fue despedido después de contestar con una cita de la Biblia a un mensaje de la compañía, que animaba a sus empleados polacos a sumarse a la lucha contra la homofobia.

“Si alguno se acuesta con varón como los que se acuestan con mujer, los dos han cometido abominación; ciertamente han de morir. Su culpa de sangre sea sobre ellos” (Levítico 20:13) fue la cita que Tomasz distribuyó entre sus compañeros a través de una red social.

Tras conocer los hechos, Ikea decidió despedir al empleado alegando que el problema no eran las opiniones sino la forma excluyente y agresiva en la que habían sido expresadas, aunque la compañía sueca se ha negado a hacer más declaraciones sobre el despido.

Para la Iglesia católica polaca, que considera que asistimos a una imposición de la ideología LGTBI, el despido de este trabajador por “rechazar el adoctrinamiento LGBTI en su lugar de trabajo” es “inaceptable”, y una ofensa “contra la libertad de expresión y de religión que la constitución polaca garantiza”.

confeppolaca680

Por su parte, Tomasz ha remitido un comunicado a los medios donde asegura que “su mensaje en las redes sociales fue una reacción al adoctrinamiento” al que llevaba sometido durante años en Ikea.

Los hechos han provocado que algunos miembros del partido gobernante en Polonia, Ley y Justicia (PiS), hayan criticado a la marca sueca.

Así, el viceministro de Interior, Marcin Romanowski, acusó a la compañía de “discriminación y de vulnerar la libertad de conciencia y religión” de su empleado.

PiS puso al movimiento LGTBI en el centro de la diana de sus críticas durante las pasadas elecciones europeas, cuando acusó a esta corriente de minar los valores de la nación y la familia polaca.

Sin embargo, desde la oficina del Defensor del Pueblo de Polonia se recuerda que la libertad de orientación sexual está reconocida también por las leyes y se debe garantizar su ejercicio en todos los ámbitos, también en el laboral.

Fuente Agencias/Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , ,

¿Por qué no actualizamos el ‘Pacto de las catacumbas’?

Jueves, 11 de julio de 2019

el-pacto-de-las-catacumbas-y-la-mision-de-los-pobres-en-la-iglesiaEvitaremos el oro en todos nuestros objetos personales…Demos ejemplo”

A la Iglesia se le hizo perder innoblemente el tren de la historia, “desvocacionándola” de su ministerio de salvación, de liberación y de vida, además y siempre “en salida”, en conformidad ajustada a la fórmula del papa Francisco

No me resisto a dejar inéditos al menos estos principios “catacúmbicos”: “Confiaremos que la gestión financiera y material de nuestras diócesis a un comité de seglares competentes y consientes de su papel apostólico, para nosotros ser más pastores de apóstoles, que administradores”

 09.07.2019 Antonio Aradillas

Una y otra vez, y así sucesivamente y hasta no poder más, es de lamentar el secuestro al que entre unos y otros, y en mayor proporción y ascensión jerárquica, se sometió al Concilio Vaticano II. Las sin-razones fueron, y siguen siendo (¡¡) muchas y variadas, pero las consecuencias saltan a la vista y a los titulares de los medios de comunicación social, con “píos” escándalos por parte de unos, y con infames regocijos por parte de otros.

A la Iglesia se le hizo perder innoblemente el tren de la historia, “desvocacionándola” de su ministerio de salvación, de liberación y de vida, además y siempre “en salida”, en conformidad ajustada a la fórmula del papa Francisco. Se la volvió a enclaustrar en recintos gloriosos y monumentales, amenazas y excomuniones “en el nombre de Dios”, con la resurrección de dogmas, infalibilidades y medias verdades, repiques de campanas, “empecatando” sistemáticamente al “devoto sexo femenino” hasta despersonalizarlo, de espaldas al pueblo, o en contra de él, hasta límites que superan los proclamados y defendidos por los códigos civiles y programas de los partidos políticos por paganos que fueran o sean…

La reflexión se vuelve a centrar en esta ocasión en el entorno de “la Iglesia y los pobres en el Vaticano II”, que le confiere título al estudio efectuado por Joan Planellas, recientemente nombrado arzobispo de Tarragona, con capacidad supuesta para que podamos emitir el juicio de que la ceremonia “mitradísima” y espectacular de su consagración, no tuvo relación alguna con el “Vaticano II y sus pobres”, ni con el evangelio y la liturgia populares.

Y es que, a estas alturas de la sensibilización religiosa, no puede olvidarse que la Iglesia, “para” el pueblo es en gran proporción ejemplo de vida y esquema y proyecto de adoración a Dios, lo que es –o son- los obispos. Estos son, se tienen y los tiene el pueblo, como “la” Iglesia. La única Iglesia. Al propio pueblo se le despojó de la más remota idea de que también él es Iglesia. Aún más, de que es y constituye, de por sí, la auténtica Iglesia. La Iglesia es de Jesús, no de la jerarquía…

Pero, sobre todo, cuando además de pueblo, este es “pobre” y de los pobres, el sentido de pertenencia -o exclusión- de la Iglesia, se acrecienta de manera certera, teológica y evangélica. El Vaticano II lo tuvo presente, pese al ambiente clerical –clericalísimo- en el que se celebró, gracias sobre todo al testimonio del papa Juan XXIII, que creyó en el Espíritu Santo, al igual que en el pueblo.

Y, si no en los frígidos y ateridos cánones y esquemas “oficiales” del Concilio, en sus alrededores más limpios y puros, con sabor y recuerdos a “catacumbas” martiriales, casi un centenar de obispos de toda procedencia, -aunque entre los nombres sólo aparece un obispo español, el entonces auxiliar de Valencia, Rafael González Moralejo-, decidieron firmar “trece propuestas” conocidas como “el Compromiso de las Catacumbas”, relacionadas con el ministerio episcopal y la pobreza. Tal documento fue enviado en noviembre de 1965 al papa Pablo VI.

Leídas y releídas las conclusiones, proclamo que del contenido y de la redacción de las mismas, y no de otras cosas, habría de examinar a los “episcopables” el Nuncio de SS., aunque tal y como refiere “la prensa impía y blasfema”, estos,-los Nuncios- están para otras cosas sagradas, o no tan sagradas…

No me resisto a dejar inéditos al menos estos principios “catacúmbicos”: “Confiaremos que la gestión financiera y material de nuestras diócesis a un comité de seglares competentes y consientes de su papel apostólico, para nosotros ser más pastores de apóstoles, que administradores”. “Rehusamos ser llamados de palabra y por escrito con títulos o nombres que signifiquen grandeza o poder (eminencia, excelencia, monseñor…). Preferimos que se nos llame (y considere) con el nombre evangélico de “padre”.

De todas formas, y para mayor abundamiento y comparación, transcribo los puntos que el episcopado melquita, reunido en Sínodo junto al patriarca Máximo IV, elaboró, firmó e hizo público, un mes antes de la terminación del Vaticano II:

“Evitaremos el oro en todos nuestros objetos personales. El gesto de privarnos de nuestros anillos tendrá como finalidad aproximarnos a nuestros hermanos y restituir el auténtico significado de las manas del obispo: ellas han sido consagradas y solo ellas (y no los anillos) merecen el beso de los fieles. Debemos suprimir de nuestra indumentaria todo aquello que no tenga significado litúrgico. Nos esforzaremos por reducir nuestro nivel de vida. Cuando se declaren huelgas justas, tendremos que decir algo, aunque con ello se pueda molestar a algún rico que dejará de ser nuestro benefactor: hemos de exigir, salarios justos, empezando nosotros mismos. Demos ejemplos, poniendo en común nuestros latifundios.

Renunciaremos a los títulos pomposos que Occidente establece para sus pastores. Nos dejaremos guiar por la inspiración del Espíritu Santo, que nos impulsará a ceder nuestro palacio episcopal, a repartir las tierras y a vender los vasos sagrados”.

Fuente Religión Digital

Cristianismo (Iglesias), General, Iglesia Católica , ,

El Vaticano lleva siglos ocultando que los primeros sacerdotes eran mujeres

Miércoles, 10 de julio de 2019

Portada-Ally-Kateusz-sistematicamente-Vaticano_2138196175_13753385_660x371Lo reveló una historiadora estadounidense en una conferencia en la Gregoriana de Roma  

 “Representan a mujeres en el altar en tres de las iglesias más importantes de la cristiandad – San Pedro en Roma, Hagia Sofía en Constantinopla y la Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén”, alegó la doctora Ally Kateusz, investigadora del Wijngaards Institute for Catholic Research en el Reino Unido

Sostiene que en el Baptisterio de Letrán en Roma autoridades de la Iglesia cubrieron con pintura blanca un mosaico en el que la Virgen María fue representada como obispo

Los primeros sacerdotes de la historia del cristianismo eran mujeres. Es la tesis de partida de la doctora Ally Kateusz, investigadora del Wijngaards Institute for Catholic Research (Reino Unido), que asegura que durante siglos, el Vaticano ha tratado de ocultar las pruebas de que en los inicios del cristianismo, el papel de la mujer era clave en el desarrollo de la religión.

BaptisterySus conclusiones se han mostrado en un encuentro de la Sociedad Internacional de Literatura Bíblica, celebrado en la Universidad Gregoriana de Roma esta semana.

Según el Irish Independent, Kateusz, historiadora de la antigüedad tardía que también ha enseñado en la Universidad Webster en Misuri y en la Universidad de Kansas City-Misuri, asegura que las primeras representaciones artísticas de cristianos en un altar tenían a una mujer en el papel de sacerdotisas.

Asegura incluso de que un antiguo mosaico hallado en Roma muestra a la Virgen María con el atuendo propio de obispo.

Kateusz -autora de un estudio pionero publicado este año María y las cristianas primitivas. Un liderazgo oculto– reveló en su intervención en Roma que la Virgen en este mosaico, en el Baptisterio de Letrán, viste una cruz roja en un palio episcopal y que este palio y cruz roja solo los llevaban los obispos.

Pero autoridades de la Iglesia la cubrieron con pintura blanca por indicación del Vaticano “para ocultar el hecho de que María fuera retratada como obispo”.

Kateusz sostiene que la Iglesia Católica ha intentado siempre ocultar esas manifestaciones artísticas, y que el papa Juan Pablo II fue uno de los principales opositores a la opción de que las mujeres pudieran ser ordenadas sacerdotisas del credo católico.

mujer-sarcofago-encontrado-Hagia-Sofia_2138196176_13753423_667x375Según la doctora Kateusz, los tres artefactos más antiguos del mundo que representan a cristianos en el altar en una iglesia representan todos mujeres en este lugar tan simbólico e importante para el cristianismo. “Representan a mujeres en el altar en tres de las iglesias más importantes de la cristiandad – San Pedro en Roma, Hagia Sofía en Constantinopla y la Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén”, dijo la investigadora.

Miriam Duignan, portavoz del Wijngaards Institute, aseguró al Independent que “hay pruebas de que las mujeres ejercían como sacerdotisas en las principales iglesias de la Cristiandad”.

 

Fuente Religión Digital

Cristianismo (Iglesias), Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , ,

Monja retira a los manifestantes anti-LGBTI del patio de la iglesia durante el Orgullo de Brianza

Miércoles, 10 de julio de 2019

monja-retira-a-los-manifestantes-anti-lgbti-del-patio-de-la-iglesia-durante-el-orgullo-de-brianza-0Un grupo anti-LGBTI de ultra católicos trató de oponerse a la celebración con una carta al comisionado de policía y una “misa de reparación”.

Sin embargo, su plan fue frustrado cuando se le pidió al grupo que se alejara de la entrada del patio del monasterio de las monjas sacramentinas. Cuando el grupo comenzó a rezar el rosario, una monja salió del convento y les pidió que se fueran.

Al organizar esta contramanifestación, el grupo de extrema derecha y ultracatólico escribió al Comisario Davide Sinigaglia a finales de junio pidiendo “acciones para defender a los ciudadanos de Monza y Brianza” debido a “las actitudes deliberadamente provocadoras hacia la sensibilidad religiosa, el decoro y la moral pública que no escatiman la participación de los menores”.

No se sabe si el Comisario respondió a su carta. Aún así, el grupo organizó la reunión del 6 de julio y planeaba hacer otra para ayer (7 de julio).

El grupo publicó lo siguiente en su página de Facebook después de la confrontación de ayer:

Agradecemos a todos los participantes en el rosario de anoche, fueron momentos muy hermosos. Desgraciadamente hay gente que ha bordado sobre la hipotética explotación, por lo que probablemente también fue percibido por los que nos invitaron a salir del cementerio, ya que no se puede ver ningún eslogan ni se ha expuesto ningún símbolo de fiesta. Si no lo crees, también puedes preguntar a las chicas que han estado delante de nosotros todo el tiempo con su protesta o al chico que nos dejó un mensaje fugazmente. “Hemos recitado un rosario”.

Una victoria para los LGBTI italianos

Los italianos LGBTI vieron este fracaso anti-Pride como hilarante.

Fuente Cromosomax

General, Iglesia Católica , , , , , ,

El obispo auxiliar de Morelia (México) Juan Espinoza, invita a las personas LGBT+ a convertirse

Miércoles, 10 de julio de 2019

Hola 739C3F56-DB1A-4AE8-A094-718FBCFAFA81De acuerdo con el obispo auxiliar de Morelia, Juan Espinoza Jiménez, la iglesia católica está dispuesta a ofrecer ‘conversiones’ a la comunidad LGBT+. Esta aseveración la hizo después de la presentación que el exconductor Mauricio Clark realizó en la Parroquia de la Inmaculada Concepción, el pasado sábado 6 de julio de 2019.

Pero ¿por qué Clark se presentó en una iglesia? Ese día, el ‘exhomosexual’ se presentaría en un auditorio de la ciudad, sin embargo, diversos colectivos LGBT+ se opusieron a la conferencia; motivo por el que la parroquia ofreció sus instalaciones para que se realizara dicha presentación.

Durante una conferencia de prensa, el religioso afirmó que no asistió a la presentación de Mauricio Clark, aunque le hubiera agradado asistir. Además, aseguró que la iglesia siempre estará abierta a cualquier evento que sea para beneficio de la sociedad.

«Hubo la apertura de que la Inmaculada [la parroquia] pudiera tener esa conferencia y la iglesia lo pone a la disposición de cualquier persona, siempre y cuando vayan las cosas para bien de la comunidad. No tenemos por qué excluir ni por qué etiquetar».

En una oportunidad, el representante de la iglesia aseguró que esta institución siempre ha invitado a la población, especialmente a los LGBT+, a acercarse para tener un cambio en sus vidas; una manera muy sutil de referirse a las peligrosas «terapias» de conversión.

«La iglesia tiene una atención pastoral para las personas que viven esas situaciones, los invita al ‘cambio’, los invita a la ‘conversión’ […] Si hay un ‘cambio’ y una ‘conversión’, bendito sea Dios».

Estas declaraciones del obispo auxiliar de Michoacán contradicen lo señalado por el arzobispo Carlos Garfias Merlos, quien en un artículo del periódico Comunidad Cristiana aseguró que se deben respetar los derechos de la comunidad LGBT+. También recalcó que la iglesia católica está para servir a la comunidad y no para ser servida.

«Somos portadores del Evangelio, que es un Evangelio que invita a la ‘conversión’. Es un Evangelio que no marca a las personas y no las etiqueta».

No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

Fuente La Voz de Michoacán/Primera Plana/Cristianos Gays, vía SoyHomosensual

 

Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , ,

Archiletras Científica desvela que Escrivá de Balaguer se inspiró en la obra de un jesuita del siglo XVIII para escribir ‘Camino’

Martes, 9 de julio de 2019

9126A7E8-F72A-4BF2-994D-B5E88D550CFD226777B1-E3E8-4410-8988-23A160268F70Esto de los plagios…

Ángel Gómez Moreno analiza las coincidencias

El director de Archiletras Científica considera que lo más probable es que José María Escrivá leyera al jesuita Hernández durante su formación como sacerdote

Este ‘ars bene moriendi’ quedó relegado al olvido durante la segunda mitad del siglo XIX

(eldiario.es).- La obra fundacional del Opus Dei basa parte de su contenido en una obra escrita por un jesuita aragonés llamado Francisco Javier Hernández a mediados del siglo XVIII, como ha desvelado el director de la revista Archiletras Científica, Ángel Gómez Moreno.

Camino, publicado por primera vez bajo el título Consideraciones Espirituales en 1934, es una obra escrita por el fundador del Opus Dei, el sacerdote José María Escrivá de Balaguer, y es considerada una de las piezas fundacionales de la institución perteneciente a la Iglesia católica.

 En el primer ejemplar de Archiletras Científica, la nueva revista de Archiletras consagrada a la investigación sobre lengua y literatura, el catedrático de la Universidad Complutense Gómez Moreno analiza El alma victoriosa de la pasión dominante, la obra del jesuita F. J. Hernández publicada en 1758.

Este manualito, como lo define Gómez Moreno, gozó de gran popularidad en el siglo XVIII, como lo demuestran las siete ediciones que de él se registran en poco más de 40 años. Posteriormente, esta obra que se encuadra en el género tardomedieval de las ars bene moriendi, una especie de manuales religiosos que preparaban al buen cristiano para enfrentarse a la muerte, quedó relegada al olvido durante la segunda mitad del siglo XIX.

10DDFD92-A35C-4353-9462-137EF9DEE2D1

Al compararlo con Camino, el director de Archiletras Científica descubre ciertas coincidencias entre ambos y llega a la conclusión de que las ideas esenciales del jesuita aragonés conforman la estructura central de la obra fundacional del Opus Dei. Entre ellas, el catedrático de literatura destaca las premisas de santificar la vida a través del trabajo, el uso de tablas hechas a mano o impresas para el examen de conciencia o la oración matutina al levantarse con el fin de vencer la pereza con ayuda del ángel custodio, al que se le concede especial importancia.

En su artículo, Gómez Moreno sostiene que dichas coincidencias constituyen una “prueba irrefutable de que Escrivá de Balaguer leyó a Hernández” y plantea la tesis de que el opúsculo de Hernández fuera uno de los temas de discusión en el Seminario de San Carlos de Zaragoza donde se formó como sacerdote José María Escrivá. No obstante, no descarta que el fundador del Opus Dei entrara en contacto con la obra del jesuita más adelante durante sus primeros años como sacerdote

Fuente  El Diario/El País, vía Religión Digital

Biblioteca, General, Iglesia Católica , , , , , ,

Carlos Mendoza: “La homosexualidad es otra condición humana y no una enfermedad”

Lunes, 8 de julio de 2019

carlos_mendoza_alvarez“Los apuntes del Papa emérito sobre los abusos me parecen una visión sesgada, falta de rigor histórico y desafortunada”

“La Iglesia tiene que rehacer su teología y su vivencia de la sexualidad y del cuerpo”

“La esperanza está en los movimientos eclesiales. En la gente que camina con la gente”

“Falta mucha radicalidad profética y evangélica en nuestros pastores”

“Trump quiere construir su muro y lo hará. Y los traficantes de drogas y de personas harán túneles. Es decir, no puede parar la migración masiva”

“Creo que la Iglesia necesita reformarse para volver a sus fuentes evangélicas”

“Habría que pensar en cómo desmantelar estas estructuras que generan abusos y que se sitúan, en el fondo, no solo en lo sexual sino en el poder: el poder clerical”

“Me parece relevante es que el Papa abra un foro en el Vaticano para escuchar a los pueblos amazónicos y ayudarles a que su voz se escuche en el mundo. Porque de eso se trata el Sínodo Panamazónico: no solo es la cuestión religiosa, sino más bien geopolítica y de territorios”

Carlos Mendoza Álvarez OP es teólogo, investigador y miembro del grupo de teólogos y pastoralistas que desde 2017 forman parte del proyecto iberolatinoamericano, para profundizar sobre las líneas básicas de las reformas de Francisco. Hablamos con él en el marco del tercer encuentro iberoamericano de Teología, titulado “La Sinodalidad en la vida de la Iglesia. Aportes para avanzar en la reforma de la Iglesia”. Verbo claro e incisivo, el teólogo diminico apunta a lo esencial y,colocando a las víctimas en el centro de su reflexión teológica, está abriendo una de las vías más novedosas y atractivas de la teología actual.

Dice, por ejemplo que la Iglesia tiene que revisar “su teologías y su vivencia de la sexualidad”; denuncia la “basurización” de las víctimas y apoya los cambios que Francisco está implementando en la Iglesia, para que “vuelva a sus fuentes evangélicas”.

Asegura, asimismo, que la “homosexualidad no es una enfermedad” y que los abusos sexuales del clero se explican en clave de poder. Por eso, los apuntes del Papa emérito sobre el tema le parecen “una visión sesgada, falta de rigor histórico y desafortunada”.

Hablamos también de otros temas que preocupan a la Iglesia que camina con el pueblo como son los migrantes, los muros y la basurización de la vida de las personas provocada por la sociedad extractivista en la que estamos sumergidos.

48118745541_4d35cfdf14_c

 

¿Se consolida el grupo de estos congresos iberolatinoamericanos, tras tres convocatorias?

Parece que es un proceso todavía en ciernes. Hemos avanzado. Primero fue Boston, luego Bogotá y ahora, Puebla. Hay un grupo base, que somos treinta teólogas y teólogos de todo el continente y algunos de la península ibérica. Me parece que en la metodología aún nos falta afinar, para escuchar mejor la diversidad de voces y de tradiciones teológicas y encontrar los puntos de amarre.

Distingo que hay, al menos, tres grupos importantes que conforman este grupo americano, latinoamericano e ibérico. La Teología de la liberación como corriente fundante, de recepción del Vaticano II, en América Latina. La Teología del pueblo, más situada en el Cono Sur, con su metodología propia. Y los teólogos y teólogas latinos de los EE.UU. Tres tradiciones teológicas muy del continente americano, que han tenido buena recepción en España y Portugal.

Para entendernos, tres tradiciones inscritas en el ala “progresista” de la teología católica

Por supuesto. Yo diría que con sus especificidades, pero sí una teología más liberal, en diálogo con el mundo moderno, con las grandes metrópolis latinoamericanas y los cambios sociales, políticos y culturales. Cada una de esas tres ramas hace más énfasis en distintos contextos. En el sociopolítico y económico, la Teología de la liberación. En el cultural y popular, la Teología del pueblo. En la migración y los mestizajes culturales en los EE. UU., la Teología hispana en USA, por decir tres grandes rasgos.

Pero sí, efectivamente hay otras corrientes teológicas latinoamericanas que han sido, más bien, apologéticas. Y están todavía muy activas en algunas en algunas instituciones.

¿Qué consistencia tenéis en cuanto a número e incidencia en la teología global eclesiástica, en estos momentos?

Primero una consistencia en las facultades teológicas desde Buenos Aires hasta Boston College, pasando por diferentes universidades en todo el continente. Algunas, como Comillas, en España. Quiero decir que hay una consistencia académica que creo que le da autoridad científica, por llamarlo así.

También una consistencia pastoral, porque hay vínculos con movimientos eclesiales y con movimientos sociales, como, por ejemplo, las comunidades de base o Amerindia que, en la visión de la Teología de la liberación, están en acompañamiento con el pueblo y, en particular, con el pueblo pobre y marginado.

Está siendo una teología desde las bases. Con una consistencia pastoral en nuevos campos de la misma pastoral, en relación con mujeres, con pueblos originarios, con la comunidad LGTB. Creo que eso nos da cierta consistencia, tanto académica como pastoral.

¿Y en un ámbito más internacional?

En los contextos más internacionales, es decir, fuera del continente americano y la Península ibérica, hay contactos con facultades teológicas europeas, con revistas internacionales como, por ejemplo ‘Concilium’, con la que trabajamos algunos de los que estamos en este grupo. Y con otras publicaciones, digamos más científicas, de diferentes disciplinas.

Es un grupo que, predominantemente, está centrado en un tema que yo calificaría como eclesiológico-pastoral. Están la Teología moral, la Teología dogmática y la Teología fundamental, pero como disciplinas que apoyan esta reflexión de la actualidad en la urgencia de una teología para tiempos de globalización.

Vuestra relación con el papa Francisco es de un “do ut des”: él os anima y os impulsa y vosotros le apoyáis en sus reformas

De eso se trata, según entiendo. En particular el liderazgo del Boston College y, en concreto, los profesores que vienen de allá, como Rafael Luciani, Félix Palazzi y otros. Las autoridades del Boston College han tenido una claridad meridiana en la necesidad de apoyar esta renovación eclesial del papa Francisco, en desarrollar esas intuiciones teológicas fundamentales de su magisterio pontificio y, desde el contexto de la tradición teológica plural Latinoamericana y en los EE.UU., poder aportar un desarrollo de esta teología.

¿La sinodalidad, que fue el tema del Congreso de Puebla, es una asignatura pendiente?

Claro, derivada de la conciliaridad. Es decir, de la gran experiencia de colegialidad del Concilio Vaticano II, su recepción en Medellín y Puebla, hasta llegar a Aparecida. Pero, la sinodalidad la estamos viendo aquí como una contraparte que está por desarrollarse y que es la vida del Pueblo de Dios. Un camino de sínodo, de discipulado, de seguimiento de Cristo y de su diversidad de carismas, de ministerios con sus diferentes instancias, también de gobierno.

Pero hay que reinterpretar esa gobernanza, no solo frente a la crisis social que vivimos. Ayer fue magníficamente expuesto un ángulo de esa crisis por Carlos Schickendantz: el tema de la perderastia y cómo hay una exigencia de la cultura contemporánea a la Iglesia, para que revise a fondo sus estructuras de gobierno que, a veces, favorecen un clima, de homofobia, por ejemplo, o de disfuncionamiento de la homosexualidad. Es un asunto de justicia para con las víctimas -y esto viene de voces externas a la Iglesia- la necesidad de que el cristianismo revise procesos internos: cómo respeta la dignidad humana, cómo promueve prácticas de buen gobierno y los fundamentos teológicos en los que muchas veces este modelo clerical y patriarcal dominó durante siglos a la Iglesia.

¿Estás de acuerdo en que las reformas pueden, y deben, ayudar a la solución del problema de los abusos sexuales en el clero? ¿Crees que si hay reformas de los ministerios, se puede conseguir erradicar esa lacra?

Es un elemento estratégico importante. Para analizarlo, me parece fundamental echar mano de un libro de Christian Duquoc que ya tiene 30 años, “Precariedad institucional y Reino de Dios”. Duquoc hablaba de tres disfuncionamientos de la Iglesia moderna: en su relación al cuerpo y la sexualidad, al trabajo y los bienes, y al poder.

Creo que la Iglesia necesita reformarse para volver a sus fuentes evangélicas. Y tenemos que tratar esos tres ámbitos: Respecto a la sexualidad humana (porque no es solo la sexualidad de los clérigos), preguntarnos cuál es la moralidad oficial de la Iglesia en la vida matrimonial, en la vida de los jóvenes, etc. Cuál es nuestra relación al cuerpo para hacer una reinterpretación de nuestra condición humana sexual. Pero también de nuestros cuerpos vulnerados. Las teólogas feministas han sido las más creativas en ver que los cuerpos son territorios de autonomía pero, también, de compasión y de cuidado.

¿Cómo rehacer una teología del cuerpo?

Eso se está haciendo. Lo hacen las mujeres, en particular. Y la Iglesia tiene que rehacer su teología y su vivencia de esta sexualidad/cuerpo.

Pero también hay que tratar el tema del trabajo y los bienes: la cuestión de la riqueza en la Iglesia, del trabajo, de los derechos de las personas que colaboran en nuestras instituciones. Y la cuestión del poder. Este coloquio, hablando del sínodo de acá, ha centrado sus análisis en la cuestión del poder eclesiástico y clerical que, yo creo, es uno, pero no el único que hay que debatir.

¿Qué te han parecido los apuntes del Papa emérito sobre el tema de los abusos?

Me parece una visión sesgada, falta de rigor histórico y que es desafortunada en el momento presente de la crisis de la Iglesia, porque creo que no abona a una reflexión de las causas de fondo sobre el problema: no es un asunto, simplemente, de un libertinaje sexual respecto de una revolución sexual que se vivió en los años 60 y que, después, una parte de la Iglesia la asumió como bandera. Yo creo que el problema de la pederastia es un problema multifacético, que hay que analizarlo con sus bases psiquiátricas y jurídicas, porque es un delito, pero también hay un problema psiquiátrico. Es un problema que no está vinculado a la homosexualidad, que es otra condición humana y no es una enfermedad.

Leer más…

General, Iglesia Católica , ,

“Iglesia Católica, Apostólica y Secreta “, por Juan Carlos Claret

Sábado, 6 de julio de 2019

DdfVb91VAAAZWMF“Estoy comprometido a dar la pelea desde dentro para poner fin a esta cultura que sostenida en el secreto, ha sido abusadora y encubridora de crímenes de lesa humanidad”

“En la experiencia de la comisión Rettig y Valech, se aprecia que la existencia de un secreto en ese nivel existe previamente por derivación jerárquica”

“Bajo estos términos, ¿cómo el Ministerio Público puede avanzar sin que las víctimas tengan que ser revictimizadas?”

“El secreto profesional en los médicos, sicólogos y abogados, se encuentra regulado acuciosamente en sus códigos de ética. ¿Existe algo similar en los sacerdotes?”

El Estado de Chile se encuentra próximo a tener una nueva ley que obligará a los clérigos a denunciar el conocimiento de abusos sexuales a menores de edad. Los vacíos del proyecto, por ejemplo, circunscribir la condición de víctima en un determinado grupo etario, han pasado a segundo plano luego que fuera rechazada la indicación que pretendía excluir de este deber los abusos sexuales conocidos con ocasión del secreto de confesión. De este modo, al avanzar su tramitación sin matices, Chile podría seguir la senda inaugurada por Australia en 2018.

Como era de esperar, los principales detractores de esta iniciativa son los clérigos y el mismo mandamás de Santiago, Celestino Aós, anunció que nada puede obligarlos a romper el secreto de confesión.

Para marcar una postura clara en este debate, se hace necesario analizar el secreto en la Iglesia.

El secretismo parece ser un requisito sin el cual no se entiende la configuración institucional eclesiástica

Los intentos por echar luz en los espacios donde se toman las decisiones, parecen ser iniciativas mal vistas o se prejuzgan como iniciativas sesgadas ideológicamente. Por eso, sigue siendo regla general el secreto en el uso de los dineros, de los juicios canónicos, de las sentencias en contra de sacerdotes y de las elecciones de candidatos al sacerdocio y al episcopado. Tanto así, que desde niño me ha llamado la atención que cuando se ordena un sacerdote o llega un nuevo párroco el obispo pregunta “¿sabes si es digno?” a lo que otro cura responde que sí y a la asamblea no le queda más que presuponer que es cierto. Con el tiempo nos dimos cuenta que no nos preguntan porque si transparentaran que el nuevo párroco fue trasladado de parroquia por desfondar las arcas de su anterior comunidad o abusar de personas vulnerables, se armaría un escándalo.

Entonces, en medio de un secretismo normalizado, naturalizado e institucionalizado, lo que Norberto Bobbio estudió como Arcana Imperii o Secretos de Estado, son expresiones coherentes con la propia institucionalidad.

Actualmente hay dos Arcana Imperii que como sociedad chilena hemos tenido que enfrentar.

El primero es sobre la supuesta confidencialidad del Informe Scicluna

Si se analiza la experiencia más inmediata de instancias encargadas de reconstruir la verdad sobre crímenes cometidos en Chile, me refiero a la comisión Rettig y Valech, se puede apreciar que en ambas existió un protocolo claro y definido que, entre otras cosas, informó a los participantes de las condiciones mínimas y de la confidencialidad posterior. Así, uno podía aceptar o no la cláusula sobre el secreto del testimonio. Tanto así, que los 50 años de secreto impuestos unilateralmente por el entonces Presidente Ricardo Lagos, desde 2016 comenzó a desmoronarse gracias a la acción del colectivo Desclasificación Popular.

Sin embargo, y lo digo como alguien que participó en las misiones Scicluna 1, Scicluna 2 y en la que dirigió el arzobispo Jorge Patrón Wong en Puerto Montt, ni a mí ni a otros participantes se nos hizo firmar un documento de confidencialidad del testimonio presentado ni se nos advirtió que quedarían bajo el dominio exclusivo del Papa. Así, no fuimos pocos los que nos sorprendimos cuando Scicluna sin pudor se escudó en esas reglas del juego para no entregar el informe, lo que atenta contra la última reforma constitucional sobre protección de datos personales.

Pero, a decir verdad, ni Scicluna ni Wong necesitaban explicitarlo, porque la institucionalidad católica no requiere del consentimiento de los fieles ni de las víctimas para funcionar así.

Secreta Continere es el nombre de la Instrucción por la cual Pablo VI en 1974 reguló el secreto pontificio, donde en las hipótesis que delimita bajo secreto se encuentran los informes redactados por los legados de la Santa Sede, entendiéndose por legado pontificio no sólo a los nuncios sino a cualquier enviado por el Papa, como es el caso de Scicluna y Wong. O sea, la existencia de un secreto en ese nivel no está supeditada a la voluntad de los participantes, sino que existe previamente por derivación jerárquica, vale decir, bastando con que el enviado esté acreditado por Roma, el secreto le alcanza. Y si esto no es suficiente, la última hipótesis del artículo 1 de la Instrucción Pontificia, posibilita que todo lo que el Papa y su séquito crean necesario, quedará bajo secreto.

En ese sentido, que Scicluna haya ungido como sus inmediatos sucesores en Chile a los integrantes del Consejo de Prevención de Abusos de la Conferencia Episcopal, en la práctica resultó que los delitos por ellos conocidos antes, durante y después, sean alcanzados por el mismo secreto.

En consecuencia y bajo estos términos, ¿cómo el Ministerio Público puede avanzar sin que las víctimas tengan que ser revictimizadas?

El segundo es sobre el secreto de confesión

Al respecto, el tema es complicado pues hay aspectos prácticos y teóricos a considerar.

En un primer sentido, podríamos afirmar que el secreto de confesión reconocido a los curas, es una especie dentro de la generalidad llamado Secreto Profesional. Sin embargo, ¿es el oficio del sacerdocio una profesión?

En 2017, el fallo de primera instancia del juez Muñoz Pardo que rechazó la pretensión de las víctimas de Karadima en contra del Arzobispado de Santiago, argumentó el rechazo a la indemnización basado en que la Iglesia Católica en Chile no existe. De hecho, el reciente fallo de la Corte de Apelaciones que revierte lo afirmado en primera instancia, no se hace cargo de este punto y basado en el principio de realidad, da por hecho que existe sin ofrecer un análisis acabado. Entonces, si no existe la institución, mal podríamos sostener que existen sus funcionarios.

Alertado por lo anterior, consulté a la Dirección del Trabajo cuál era el reconocimiento legal laboral a la relación entre un sacerdote y su obispo, y grande fue mi sorpresa al leer que por más que el cura dedique su vida al sacerdocio y que el obispo disponga de él como desee, no existe una relación laboral pues la Iglesia no existe realmente sino como un “fenómeno antropológico”.

Yo no comparto dicha interpretación y me encuentro realizando un estudio pronto a terminar para intentar demostrar lo contrario, pero si nos regimos sólo por lo hasta aquí señalado, ¿podemos homologar un sistema de creencias antropológicas como lo aborda la actual legislación, a una profesión?

El secreto profesional en los médicos, sicólogos y abogados, se encuentra regulado acuciosamente en sus códigos de ética. ¿Existe algo similar en los sacerdotes? Luego, ante las faltas que se puedan cometer en el ejercicio de la profesión, existe todo un mecanismo gremial para sancionarlo. ¿Podríamos reconocer aquello en el Derecho Canónico? A mi juicio, no, toda vez que ese cuerpo normativo no sobrevive un examen de constitucionalidad, pues tiene disposiciones que vulneran abiertamente las normas y principios propios de la República.

En consecuencia, al no ser una actividad profesional, he aquí un argumento para no reconocer el secreto de confesión, a no ser que comencemos a asumir el sacerdocio como una profesión con su consecuente reconocimiento de estatus laboral, con las obligaciones conexas que tanto quite le hacen los obispos.

Pero, asumiendo que todo lo anterior ocurra, creo que el principal problema de esta parte accesoria del proyecto de ley radica en que puede caer en lo que se denomina “inflación legislativa”, pues ¿cómo se aterriza en la práctica? ¿Por qué suponemos que el cura conoce la identidad del penitente? ¿Podemos acusar de encubridor a un cura que no tiene idea de a quién denunciar porque confesó detrás de la rejilla del confesionario? Frente a esto, hay curas y obispos que apuntan a la posibilidad de establecer normas claras que condicionen la absolución a la entrega del penitente a la justicia, pero sin una actividad gremial que lo regule, no tiene mucho asidero en la realidad.

Entonces, compartiendo la iniciativa, al hacerse realidad me preocupa que no se pueda llevar a cabo.

Es por eso que a lo mejor, todas estas complicaciones se disipan si a partir de esta discusión repensamos el ejercicio del sacramento de la confesión, pues hasta antes de los manuales de los monjes irlandeses, hasta el siglo XII la confesión consistía en el reconocimiento público de la condición de pecador, así, en general. Fue con la intensidad de la persecución imperial que dicho reconocimiento público tuvo que contener una relación de hechos más acabada, pues habían apóstatas (el que ante las torturas rechazó la fe cristiana) o “confesores” (en el sentido penal que el cristiano confesaba cometer el delito de ser creyente como una especie de delación compensada).

Tal vez repensar este sacramento nos libere del sitio empantanado en el que estamos, pues al hacerlo redescubriremos que la ofensa (sea delito y/o pecado) es una acción que, entre las complejidades que nos muestra el Evangelio, daña a la comunidad y que, en consecuencia, la reconciliación debe ser con ella… No en una experiencia intimista, enajenada de la realidad y que ha sido, dada la asimetría absoluta del confesor y la absoluta vulnerabilidad del confesante, caldo de cultivo para los abusos sexuales y, con mayor preeminencia en los curas castrenses, del silenciamiento de la verdad histórica acerca de crímenes en el Chile reciente.

No sé Usted, pero cuando hice mi confirmación a los 16 años, nadie me dijo que existía todo este entramado del secreto. Y ahora que lo descubrí teniendo un gran sentido de pertenencia a la Iglesia, entendida como comunidad de creyentes, estoy comprometido a dar la pelea desde dentro para poner fin a esta cultura que sostenida en el secreto, ha sido abusadora y encubridora de crímenes de lesa humanidad.

Fuente Religión Digital

Espiritualidad, Iglesia Católica , , ,

El Papa canonizará al Cardenal Newman el 13 de octubre

Jueves, 4 de julio de 2019

20090430cnsbr00243.jpgCardenal del siglo XIX convertido del anglicanismo

El 19 de septiembre de 2010 fue beatificado por el papa Benedicto XVI, quien reconoció su admiración por la llamada “teología de la conciencia”

El 12 de febrero de este año, Francisco aprobó un segundo milagro por intercesión del beato

El papa Francisco presidió este lunes en la Sala Clementina del Palacio Apostólico, el consistorio ordinario público para la canonización de cinco beatos, entre ellos John Henry Newman, cardenal de la Santa Iglesia Romana, fundador del Oratorio de San Felipe Neri en Inglaterra.

También será canonizada la Madre Giuseppina Vannini fundadora de las Hijas de San Camilo.

Los restantes beatos que serán proclamados santos son María Teresa Chiramel Mankidiyan, fundadora de la Congregación de las Hermanas de la Sagrada Familia; Dulce Lopes Pontes, de la Congregación de las Hermanas Misioneras de la Inmaculada Concepción de la Madre de Dios, y Margarita Bays, virgen, de la Tercera Orden de San Francisco de Asís.

Durante el Consistorio, el Papa decretó que los cinco nuevos beatos sean inscriptos en el Libro de los Santos el domingo 13 de octubre próximo.

John Henry Newman, nació en Londres el 21 de febrero de 1801 y murió en Edgbaston, Inglaterra, el 11 de agosto de 1890.

Ordenado sacerdote en la Iglesia Anglicana, a los 44 años se convirtió a la Iglesia Católica en la que fue ordenado sacerdote el 30 de mayo de 1847 e ingresó en el Oratorio de San Felipe Neri, cuya congregación estableció en Inglaterra; fundó una universidad católica en Dublín (Irlanda) y supervisó una nueva traducción de la Biblia.

El 12 de mayo de 1879 el papa León XIII lo creó cardenal. Falleció el 11 de agosto de 1890 a la edad de 89 años. El 19 de septiembre de 2010 fue beatificado por el papa Benedicto XVI, quien reconoció su admiración por la llamada “teología de la conciencia”. Su festividad se celebra el 9 de octubre.

El 12 de febrero de este año, Francisco aprobó un segundo milagro por intercesión del beato John Henry Newman, quien ahora será proclamado santo.

Canonization-of-Cardinal-John-Henry-Newman-pilgrimage1

Pero… ¿Quién era en realidad Newman? Para esclarecerlo, publicamos este artículo de la página Santos Queer que ya publicamos y se perdió tras el hackeo de nuestra página:

Beato John Henry Newman y Ambrose St. John:

Un santo gay y su “luz terrenal” comparten una amistad romántica

newman and ambrose 500 pxUna foto rara de John Henry Newman y Ambrose St. John juntos

John Henry Newman fue un  sacerdote erudito muy conocido como el británico convertido al catolicismo-romano más famoso del siglo 19. Newman fue beatificado en 2010 en medio de la especulación desenfrenada que era gay. El día de su festividad es hoy, 11 de agosto, en la Iglesia Anglicana y el 9 de octubre en la Iglesia Católica Romana.

Newman y otro sacerdote, Ambrose St. John, vivieron juntos durante 32 años y comparten la misma tumba. Algunos dicen que compartían una “amistad romántica” o “la vida comunitaria”. Es probable ambos tuvieran una orientación homosexual al tiempo que guardaban la abstinencia sexual. Newman describe St. John como “mi luz terrenal.” Ambos eran inseparables.

Newman (21 de febrero 1801 – 11 de agosto 1890) es considerado por muchos como el más grande pensador católico-romano del mundo de habla Inglés. Nació en Londres y fue ordenado como sacerdote anglicano. Se convirtió en uno de los líderes del Movimiento de Oxford, el cual tenía como objetivo volver la Iglesia de Inglaterra a muchas de las tradiciones católico-romanas. El 9 de octubre 1845 se convirtió al catolicismo romano. Aunque tuvo que renunciar a su puesto como profesor de Oxford debido a su conversión, al final alcanzó el rango de cardenal.

Ambrose Saint John (1815 -1875), aparentemente conoció a Newman en 1841. Vivieron juntos durante 32 años, comenzando en 1843. St. John era cerca de 14 años más joven que Newman. Comparo su encuentro con St. John como el una  pareja del mismo sexo bíblica: Ruth y Naomi . En las propias palabras de Newman, St. John “llegó a mí como Ruth llegó a Naomi” durante los difíciles años justo antes de salir de la iglesia anglicana.

Después de ambos convertirse juntos al catolicismo romano, estudiaron en Roma, donde fueron ordenados sacerdotes al mismo tiempo. Cuando St. John se confirmó en la fe católica romana, preguntó si podía hacer un voto de obediencia a Newman, pero la solicitud fue rechazada. Newman recordó sus primeros años de esta manera:

“Desde el primer momento me amo con una intensidad que era inexplicable. En Roma, hace 28 años, siempre estaba trabajando para mí y aliviándome  de todos mis problemas, que al ser joven y de aspecto sajón, todos lo llamaron mi ángel de la guarda”.

Newman and St John portrait 1847Retrato de John Henry Newman (a la derecha) y Ambrose Saint John (a la izquierda) por Maria Giberne, 1847

Un retrato de Newman y St. John, juntos en Roma fue pintado por Maria Giberne, una artista aficionada y amiga de toda la vida de la familia de Newman, quien lo seguío a la Iglesia Católica Romana. Giberne pintó a la pareja sentada junto a sus libros en una de sus habitaciones en el Colegio de Propaganda en Roma, el 9 de junio de 1847. De pie entre ellas está la Virgen de la Medalla Milagrosa, que parece bendecir y velar por los sacerdotes que se amaban el uno al otro.

St. John, un erudito y lingüista en su propio derecho, ayudó a Newman con su erudición y compartió otros aspectos de la vida cotidiana como si fueran una pareja en un matrimonio entre personas del mismo sexo. John Cornwell, autor de La Tumba Inquieta de Newman: El Santo Renuente, declaró a Radio Pública Nacional de los Estados Unidos de Norteamérica que el apoyo de St. John hacia Newman incluía “incluso hacer cosas tales como preparar sus maletas antes de que viajara, asegurarse que estaba tomando su medicina, asegurarse que concurría a sus citas con el dentista, ese tipo de cosas. Era casi como una esposa, pero sin la cama matrimonial”.

Vivieron juntos hasta que St. John murió el 24 de mayo de 1875. Sólo tenía unos 60 años de edad. De acuerdo con una carta memorial escrita por el propio Newman, St. John murió de un derrame cerebral que “se originó en su exceso de trabajo en la traducción de Fessler, la cual realizaba para que yo respaldara mi carta al duque de Norfolk.” Newman necesitaba la traducción de un importante libro del teólogo alemán Joseph Fessler a raíz del Concilio Vaticano I.

En la carta memorial Newman describe sus últimos y dramáticos momentos juntos, incluída la forma en St. John se aferró a él estrechamente en la cama y le estrechó la mano con fuerza. Newman, sin saber que su amado compañero estaba muriendo, pidió a otros que le desbloquear los dedos antes de decir la despedida que resultó ser su última.

Newman tenía el corazón destrozado por la pérdida de su pareja amada. “Siempre he pensado en ningún duelo se iguala al de un esposo o esposa, pero siento que es difícil creer que el dolor de alguien puede ser mayor que el mío”, escribió Newman.

Newman insistió en tres ocasiones de que lo enterraran en la misma tumba con St. John: “Deseo con todo mi corazón ser enterrado en la tumba del padre Ambrose St. John -y doy esto como mi última, mi imperativa voluntad”, escribió, para luego añadir: “Esto confirmo e insisto”.

cardinal-john-newma_778941cJohn Henry Newman (derecha) y Ambrose St. John (izquierda)

Newman murió de neumonía el 11 de agosto 1890 a los 89 años. De acuerdo con sus deseos expresos, lo enterraron con St. John. La cubierta sobre su ataúd llevaba su escudo personal con el lema latino, “Cor ad cor loquitur” (el corazón habla al corazón), que adoptó cuando se convirtió en cardenal. Su lápida conjunta está inscripta con el lema en Latín elegido por Newman: “Ex umbris et imaginibus en veritatem” (hacia fuera de las sombras y los reflejos de la verdad”).

Durante el proceso de beatificación, el Vaticano trató de violar la voluntad de Newman de ser enterrado con su amado compañero. Funcionarios del Vaticano esperaban excavar y remover sus restos en preparación para su beatificación. La controversia se produjo ya que algunos activistas LGBTI vieron la decisión de interrumpir la tumba compartida como un intento de separarlos y encubrir la parte queer de la vida de Newman. Sin embargo, cuando la tumba fue abierta en 2008, los restos se habían descompuesto completamente, sin dejar nada que se pudiera separar.

Newman 733px-Coat_of_Arms_of_Cardinal_John_Henry_Newman.svgEscudo de armas con el lema de John Henry Newman “El corazón habla al corazón” (Fuente: Wikimedia Commons)

El legado de Newman es de gran alcance. Debido a que Newman fue un alumno excelente, centros católico-romanos en los campus universitarios de Estados Unidos de Norteamérica llevan el nombre de él. Newman cuenta su propia historia en su aclamada autobiografía espiritual, Apologia pro vita sua. Es conocido por escribir el poema “El sueño de Geroncio” y el  himno popular “Divina Luz”.

Su teología de la amistad y su énfasis en la conciencia son a la vez importantes para las personas LGBTi y sus aliadas y aliados. Aunque la Iglesia Católica Romana tiende a fruncir el ceño en amistades especiales entre sacerdotes, monjas o monjes, Newman enseñó: “El amor de nuestros amigos privados es el único ejercicio preparatorio para el amor de todos los seres humanos.” También predicó: “La mejor preparación para amar al mundo en general, y amarlo debida y prudentemente, es cultivar nuestra  amistad íntima y afecto hacia quienes están inmediatamente cerca nuestro”.

Terence Weldon en su libro Querificando la Iglesia explica cómo las enseñanzas de Newman sobre la conciencia sentó las bases para los cristianos LGBTI de hoy: “Como teólogo, el cardenal Newman jugó un papel importante en el desarrollo de la formulación moderna de la primacía de la conciencia, que es de fundamental importancia para católico-romanos LGBTI que rechazan en conciencia las enseñanzas usuales sobre la sexualidad; o la alta proporción de parejas heterosexuales que rechazan “Humanae Vitae“.

Este artículo está ilustrado con iconos de Newman por Robert Lentz y William McNichols. Ambos artistas se enfrentaron  a controversia por sus íconos alternativos que afirman a personas LGBTI.

Newman es honrado por la Iglesia Católica Romana el 9 de octubre, aniversario de su conversión del anglicanismo al catolicismo romano en 1845.

Naturalmente la Iglesia Anglicana eligio una fecha diferente para el día de la festividad de Newman: el aniversario de su muerte el 11 de agosto de 1890.

Con su beatificación, el beato Newman está ahora a sólo un paso de ser reconocido oficialmente como santo. Sin embargo, Newman ya es un santo en el corazón de muchos, incluyendo a las personas LGBTI que se inspiran en su vida y en su amor.

___

Nota de la autora: me decidí a escribir esta entrada íntegramente sobre el amor entre Newman y St. John, cuando descubrí que no se había hecho todavía en la Internet desde una perspectiva positivamente LGBTI. Yo era una de las muchas bloggers en ambos lados que escribieron sobre si Newman era gay en el momento de su beatificación, citando algunos hechos. Pensé que haría una actualización rápida centrándome en sus logros y en su relación con St. John.

Sin embargo, a medida que me metí en el estudio de su vida, me sorprendió mucho lo convincente de su historia de amor y lo difícil que era encontrar una visión general de su relación con St. John a través de la Internet. Los detalles de su profundo amor por los demás están disponibles en la Web, pero sobre todo en los sitios web que tienen como objetivo demostrar que no eran homosexuales. Es curioso cómo se termina apoyando el mismo punto que están tratando de desacreditar. Así que puse todo junto desde un punto de vista queer.

___

Enlaces relacionados:

Beato John Henry Newman (Sitio “Católico y Gay”)

El cardenal John Henry Newman era Gay? (NPR)

Un aspirante a santo era gay? (Time.com)

Cardenal John Henry Newman y el padre Ambrose St John (Idle Speculations Blog) (con extensas citas de los escritos de Newman sobre St. John)

Reflexiones sobre la vida y el legado de John Henry Newman (Wild Reed)

_________

Esta entrada es parte de la serie Santos GLBTI por Kittredge Cherry en el blog Jesus in Love [Jesús enamorado]. Ese blog presenta en las fechas adecuadas durante todo el año tanto santas y santos como mártires, héroes, heroinas y personas consagradas de especial interés para las personas gays, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales (GLBTI) y sus aliadas y aliados.

Copyright © Kittredge Cherry . Todos los derechos reservados.

General, Iglesia Anglicana, Iglesia Católica , , , , , ,

Entidades cristianas denuncian “las políticas xenófobas y racistas promovidas por VOX”

Lunes, 1 de julio de 2019

barco-hospitalidad_2073402722_11943341_660x371Invitan a “buscar un acuerdo” sin la formación de ultraderecha en Madrid

“La hospitalidad no se puede perseguir ni criminalizar, y quien intente hacerlo está remando contra la Declaración de los Derechos Humanos”

Vox, “con el pretexto de proteger a los extranjeros sin papeles frente al abuso y las mafias, incrementa exponencialmente su vulnerabilidad y se les priva de toda suerte de apoyo social solidario”

La ultraderecha intenta “intimidar a los ciudadanos españoles o extranjeros con papeles para que nieguen toda forma de apoyo a las personas en situación irregular y se queden sin ningún tipo de ayuda”

La hospitalidad no se puede perseguir ni criminalizar, y quien intente hacerlo está remando contra la Declaración de los Derechos Humanos, está remando contra los principios básicos de cualquier sociedad que pretenda reconocerse como democrática”. Una veintena de entidades cristianas que trabajan con migrantes y desfavorecidos se ha plantado ante las exigencias de Vox para pactar un Gobierno en la Comunidad de Madrid.

En un duro comunicado, denuncian “las políticas xenófobas y racistas promovidas por VOX” e invitan a las fuerzas políticas madrileñas a “buscar un acuerdo que nos proteja a todos” de la ultraderecha. Entre los firmantes, se encuentran la Conferencia de Religiosos de España (CONFER), el Colectivo de Profesores Cristianos por la Escuela Pública, la Fundación La Merced Migraciones, la Asociación Karibú o la Red interlavapiés, quienes ya defendieron en 2003 la campaña “Salvemos la hospitalidad” contra políticas anti-inmigración del PP de Esperanza Aguirre.

un-ejercito-fantasma-de-5-000-ninos-los-menores-inmigrantes-desaparecidos-en-italia

Deber ético

En este momento, señalan los firmantes, el “deber ético” de la hospitalidad “está gravemente amenazado en la Comunidad de Madrid si prosperan las propuestas para un gobierno tripartito integrado por VOX, PP y Ciudadanos”. Unas propuestas que, en el caso de las exigencias de Vox, pasan por

  • La identificación de todos los inmigrantes que se encuentren en la Comunidad de forma ilegal, con especial atención a la identificación y repatriación de los MENAS. –
  • Requerir al país de origen el pago de la factura sanitaria tanto de los inmigrantes ilegales como de los comunitarios o visitantes que se hayan beneficiado de la sanidad pública madrileña, evitando el turismo sanitario.
  • Promover, en el ámbito jurídico y administrativo correspondiente, la ilegalización de organizaciones que cooperen con las mafias de tráfico de personas, o favorezcan la inmigración ilegal.
  • Suprimir las ayudas a los inmigrantes ilegales y a aquellas asociaciones que promuevan la inmigración ilegal.

Frente a esto, el comunicado sostiene que “las personas migrantes, todas, mayores y menores no están fuera de la ley, no son delincuentes, por mucho que el partido VOX intente trasladar a la ilegalidad a nuestras vecinos y vecinas inmigrantes”.

Criminalizar la hospitalidad

“La hospitalidad no se puede perseguir ni criminalizar, y quien intente hacerlo está remando contra la Declaración de los Derechos Humanos, está remando contra los principios básicos de cualquier sociedad que pretenda reconocerse como democrática”, afirman las entidades cristianas, que denuncian cómo Vox, “con el pretexto de proteger a los extranjeros sin papeles frente al abuso y las mafias, incrementa exponencialmente su vulnerabilidad y se les priva de toda suerte de apoyo social solidario.

efe_20190210_124744533

Para la plataforma, los principios de negociación de VOX intentan “intimidar a los ciudadanos españoles o extranjeros con papeles para que nieguen toda forma de apoyo a las personas en situación irregular y se queden sin ningún tipo de ayuda, es decir, en la calle, sin comida, ni vestido, ni dinero, para que mediante la presión de esta situación de precariedad absoluta, retornen a su país.

Es, repiten, “un nuevo intento de criminalizar a defensores/as de los derechos humanos, igual que la ilegalización de los barcos de salvamento en el Mediterráneo central, la causa abierta en Italia contra el alcalde de Riace Domenico Lucano o la persecución policial contra Helena Maleno”.

Comunicado Contra Propuesta de VOX Para Gobernar La Comunidad de Madrid by Religión Digital on Scribd

Fuente Religión Digital

Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.