Archivo

Archivo para la categoría ‘Iglesia Católica’

42 años después de su asesinato, Rutilio Grande será beato

Martes, 19 de marzo de 2019

Mural-homenaje-Rutilio-Romero-Salvador_2102799765_9859593_660x371La Iglesia salvadoreña, que en su día ‘comprendió’ su asesinato, ahora concluye su causa de canonización

El sacerdote jesuita  “convirtió” a san Romero de América, y  marcó el camino de Ellacuría y los mártires de la UCA

El 12 de marzo de 1977, hace ahora justo 42 años, el vehículo en el que viajaba el jesuita salvadoreño Rutilio Grande fue ametrallado por un escuadrón de paramilitares. El discípulo-maestro de monseñor Romero, hoy ya santo de la Iglesia, no estaba solo: junto a él, Don Manuel Solórzano, de setenta y dos años; y Nelson Rutilio Lemus, de quince. Todos asesinados. Ahora, todo parece indicar que Rutilio también llegará a los altares.

El asesinato del jesuita provocó un terremoto en la opinión pública salvadoreña, y también en el modo de entender el Evangelio de buena parte de la Iglesia del país. Fundamentalmente, supuso un antes y un después para monseñor Romero, quien durante los tres años siguientes -hasta su asesinato el 24 de marzo de 1980- denunció la violencia gubernamental y abogó por un Evangelio encarnado en los pobres y los descartados, como había aprendido de Rutilio.

Rutilio, Romero, Ellacuría…

cq5dam.thumbnail.cropped.1000.563Un ejemplo, también en el martirio, que siguieron, nueve años después, Ellacuría y los mártires de la UCA. Durante años, todos ellos fueron condenados al ostracismo por parte de la jerarquía. Sin embargo, la llegada de Francisco a la cátedra de Pedro supuso un camino de no retorno en el reconocimiento de los mártires de El Salvador. Primero, en la figura de San Romero de América. Ahora, con Rutilio y, quién sabe si en el futuro, con Ellacuría.

Lo cierto es que el propio Papa ha señalado, hace pocas semanas, que el proceso de beatificación del jesuita “va muy bien”, algo en lo que coincide la Iglesia salvadoreña. “Rutilio es quien convirtió a Romero”, profetizó Bergoglio. Así, las diócesis del país conmemoran hoy el martirio de Rutilio. Una conmemoración que arrancó a las 7 de la mañana (hora salvadoreña) en ‘Las Tres Cruces’ (lugar donde ocurrió el martirio), al que siguió una peregrinación y una misa presidida por el arzobispo, José Luis Escobar.

Romero-mostra-a-Paolo-VI-la-foto-di-Rutilio-Grande Pablo VI bendice la fotografía de Rutilio que Monseñor Romero le entrega

Poco que ver con la reacción de la Iglesia tras su asesinato. Así en un comunicado del arzobispado, con fecha 13 de marzo de 1977, señalaron que la causa del asesinato fue “la intensa labor pastoral del tipo concientizador y profético que el referido párroco realizaba en todos los ámbitos de la parroquia. Llevaba una labor de promoción humana integral. Esta labor eclesial posconciliar, ciertamente, no es agradable para todos porque despierta conciencia de los campesinos. Afortunadamente, las cosas han cambiado, y mucho.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

Las banderas de la Dictadura y de la Falange, en la puerta de la capilla del seminario de Murcia donde se celebró la misa por Franco, quien, por fin, saldrá del Valle de los Caídos

Lunes, 18 de marzo de 2019

1550675696_328428_1550675846_noticia_normalBanderas-Dictadura-Falange-seminario-Murcia_2103699626_9866176_660x633¡Qué ocasión perdida para la Iglesia española! … Nunca terminarán de desvincularse de la Dictadura Franquista…Y se exyrañaarán de los templos vacíos.

El obispo se ha convertido en cómplice de la mentira y de la actitud permisiva del rector del seminario y obispo auxiliar electo hacia la eucaristía por el Dictador

¿Tendrá monseñor Lorca las agallas necesarias para rectificar y pedir perdón a los medios de comunicación vilipendiados y a su santo pueblo de Dios engañado?

Lo más probable es que cierren filas, busquen a los supuestos ‘traidores‘ hasta debajo de las piedras, y pongan en marcha represalias contra ellos 

El obispo de Murcia coacciona a sus curas para que firmen un texto de apoyo al obispo electo, que permitió una misa a Franco en el seminario. Los sacerdotes, obligados a firmar el documento en presencia de los vicarios de zona

“Aseguramos que nunca se ha realizado en ninguno de los seminarios diocesanos (en nuestra Diócesis tenemos tres) un acto político durante la celebración de la Eucaristía, ni en ninguna otra actividad o celebración”. Así reza uno de los párrafos del comunicado con el que el obispo de Murcia, monseñor Lorca Planes, pretendía descalificar “una noticia publicada en un portal web”, sin atreverse siquiera a citar a Religion Digital.

Nuestro portal había denunciado dos días antes que el pasado 20 de noviembre se había celebrado una misa en sufragio de Franco en la capilla del seminario, con la bandera de la dictadura y con el consentimiento del todavía rector del seminario y obispo electo de Cartagena-Murcia, Sebastián Chico.

Pero la vieja técnica del encubrimiento y la igualmente añeja de ‘matar al mensajero’ para eludir responsabilidades se ve desmentida por los hechos. Obra en nuestro poder la prueba evidente de que el señor obispo, acompañado de toda su Curia, mentía a sabiendas.

Se trata de una foto, en la que aparecen la bandera de la Falange y la antigua bandera española de la época de la dictadura, colocadas a la puerta de la capilla del Seminario Mayor de San Fulgencio, precisamente el día 20 de noviembre, cuando se celebró la eucaristía por el alma de Franco, a petición de cuatro seminaristas que simpatizan abiertamente con Vox y con la ultraderecha.

Y, además, no ocultan su sensibilidad política, porque, como asegura el comunicado del obispo, “en ninguno de los seminarios de la Diócesis de Cartagena se condiciona el pensamiento político de los jóvenes que allí se forman”.

En la instantánea se ve claramente que las banderas están en la puerta de la capilla de “Mártires fulgentinos, los cuatro mártires de la guerra civil, que eran seminaristas en el seminario de San Fulgencio.

Las medias verdades del comunicado de monseñor Lorca Planes se vuelven, pues, contra él, que, con su actitud de cierre de filas ante una acusación verosímil y destapada por sus propios curas, se ha convertido en cómplice de la mentira y de la actitud permisiva del rector del seminario y obispo auxiliar electo hacia la eucaristía por el Dictador.

¿Qué hará, ahora, monseñor Lorca Planes? ¿Tendrá las agallas necesarias para rectificar y pedir perdón a los medios de comunicación vilipendiados y a su santo pueblo de Dios engañado? ¿O más bien, se seguirá escondiendo, encubriendo la verdad y llamando a un ‘prietas las filas’? ¿Moverá ficha el Nuncio, Renzo Fratini, y hará llegar esta información al Papa, para que no vuelva a ser engañado, a la hora de nombrar obispos?

Conociendo los mecanismos ‘mafiosos’ de la casta clerical, que tanto denosta Francisco, lo más probable es que cierren filas, busquen a los supuestos ‘traidores’ hasta debajo de las piedras, y pongan en marcha represalias contra ellos. Al más puro estilo de la camorra. La misma estrategia que la seguida en los casos de abusos sexuales. ¡Es que no aprenden ni se convierten!

banderas_2103699633_9866305_667x375

Franco saldrá del Valle el 10 de junio

La vicepresidenta anuncia que los restos serán traslados ese día al cementerio de Mingorrubio

Carmen Calvo precisa que no habrá ni comunicación ni imágenes de la salida del dictador de Cuelgamuros, ni de su llegada a Mingorrubio

La familia asegura que “son fuegos artificiales” y recuerda que el Gobierno no tiene “autorización eclesiástica” para llevar a cabo la exhumación

El Arzobispado no se pronunciará al respecto. La Abadía, por el momento, se remite a su comunicado del 12 de marzo

El Supremo permitirá la exhumación de Franco… después del 28-A

5b352f1dca7f510 de junio. Por la mañana. Esa será la fecha de la salida de los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos. ¿Destino? Como adelantó hace meses RD, el destino de la momia del dictador será el cementerio de Mingorrubio, en El Pardo, donde reposan los restos de su mujer, Carmen Polo.

Así lo ha anunciado este mediodía la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, durante la rueda de prensa posterior del Consejo de Ministros. En la misma, Calvo ha subrayado que no habrá comunicación ni imágenes, ni convocatoria pública de la exhumación de los restos del dictador.

“Esta decisión la tiene que cumplir cualquier Gobierno, salvo que cambie los procedimientos (antes del 10 de junio)”, ha admitido Calvo, quien ha añadido que la fecha se ha elegido para que quede “al margen” de los procesos electorales y para proteger el derecho a la tutela judicial efectiva de los familiares, que ha llevado el caso a los tribunales.

La fecha se ha fijado sin esperar a que el Tribunal Supremo decida sobre la suspensión cautelar del traslado de los restos, si bien deja claro que dicha fecha puede ser pospuesta si el tribunal anulara o suspendiera esa decisión del Ejecutivo en el marco del procedimiento contencioso administrativo abierto con la familia. Tal y como anunció RD, el Supremo fallará en contra de la suspensión después de las generales.

pEl prior del Valle de los Caídos

El Gobierno también ha contemplado la posibilidad de que la familia, “si quiere y decide”, celebre una “íntima” ceremonia en el lugar de la reinhumación y acorde a sus preferencias religiosas, resaltando que sólo será “para los familiares”.

En cuando al acceso a la basílica del Valle de los Caídos para proceder a la exhumación, Calvo ha reiterado que el Ejecutivo ya ha “dado cuenta públicamente del pronunciamiento formal de la propia Iglesia Católica” que manifestó “que no se opondrá a la exhumación” y “acatará la decisión de la autoridad competente”.

Preguntado sobre el particular, el Arzobispado de Madrid ha anunciado que no hará ningún tipo de manifestación por el momento, mientras que la Abadía tampoco ha dicho nada más, después de que el pasado 12 de marzo anunciara recurso ante el Tribunal Supremo.

Por su parte, fuentes de la familia Franco han subrayado que la decisión del Gobierno “son fuegos artificiales” y recuerda que el Ejecutivo no tiene “autorización eclesiástica” para llevar a cabo la exhumación.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , ,

Seis años de cárcel: ésta será la pena para el cardenal George Pell… y el Papa invita a los Ejercicios espirituales a un obispo investigado por abusos sexuales…

Sábado, 16 de marzo de 2019

47882041_303Escuchó en directo su condena por pederastia

“Los actos fueron sexualmente gráficos, ambas víctimas estaban visiblemente y audiblemente angustiadas durante la ofensa”, afirma la sentencia

Pell actuó “con sorprendente arrogancia” y nunca mostró “remordimiento y contricción”

Del clergyman al chándal verde: qué pasará ahora con el cardenal Pell

El Papa invita a los Ejercicios espirituales a un obispo investigado por abusos sexuales. Se trata del prelado argentino Oscar Zanchetta 

Los jesuitas de Logroño apartan a un religioso tras recibir una denuncia de abusos contra él

Los expertos auguran una explosión de casos de abusos en España

“Los actos fueron sexualmente gráficos, ambas víctimas estaban visiblemente y audiblemente angustiadas durante la ofensa”. Seis años de cárcel, y la permanencia en el registro de abusadores a perpetuidad. Esta es la pena a la que ha sido condenado el cardenal George Pell por cinco delitos de pederastia y uno de penetración oral, contra dos menores. “Soy consciente de que puede pasar el resto de su vida en prisión”, espetó a Pell el juez Peter Kidd.

No pudo empezar peor el día en que se cumplen seis años de la elección del Papa Francisco. Durante la lectura de la sentencia, televisada en directo y en la que no se vio al prelado en ningún momento, Kidd argumentó que Pell actuó con “sorprendente arrogancia” y que nunca mostró “remordimiento o contrición”.

El juez subrayó que la sentencia “no debe entenderse como un ataque a la Iglesia católica”. Pell deberá cumplir tres años y ocho meses de la condena antes de pedir libertad condicional, lo que podría hacer a partir de octubre de 2022.

Un ataque descarado

El juez Kidd remarcó en la sentencia que el abuso contra los dos niños del coro, aún vestido con sus atuendos religiosos oficiales, supusieron un ataque sexual descarado y forzado contra las víctimas. Pell era consciente de sus actos e incluso no reaccionó cuando uno de los niños le pidió que los dejara ir.

Tras leer la sentencia, el juez, quien remarcó que su decisión “no fue sencilla” y aseguró que tomó en consideración tanto la gravedad de los delitos como la edad y salud de Pell, entre otros elementos, le pidió al cardenal que firmase el registro de agresores sexuales, en donde permanecerá “de por vida”.

La sentencia se da después de que un jurado hallara culpable a Pell en diciembre del año pasado de los cinco delitos que se le atribuían, aunque el veredicto no se conoció hasta el 26 de febrero tras el sobreseimiento de un segundo caso contra el jerarca de la Iglesia católica por supuestos abusos sexuales contra menores en la década de 1970 en su ciudad natal, Ballarat.

La defensa de Pell ya apeló la sentencia, mediante un recurso que se abordará en junio para decidir si procede o no.

General, Iglesia Católica , , , , , ,

“Iglesia clerical y abusos sexuales” , por José Arregi

Viernes, 15 de marzo de 2019

abusos-Iglesia_2098300203_9807727_660x371Leído en su blog:

Patético. No encuentro mejor calificativo para lo visto en la cumbre vaticana contra los abusos sexuales. Leo en el Diccionario de la Real Academia: Patético 1. Que conmueve profundamente o causa un gran dolor o tristeza. 2. Penoso, lamentable o ridículo.

Todo ello a la vez. Patéticos son en la primera acepción los rostros y los relatos de las víctimas. Patéticos en la segunda acepción los cardenales y obispos en sotana negra, con solideos y fajines rojos los unos, fucsia los otros. Y el papa todo de blanco, perdido entre los unos y los otros. Expreso con franqueza algunas reflexiones y preguntas.

  1. Una palabra en primer lugar sobre el despliegue mediático. Bochornoso. ¿Nos merecemos tantas horas y días de monotema, con tanto morbo y tan poco criterio? El ensañamiento de los medios lo desquicia todo. Los abusadores acaban siendo más importantes que las personas abusadas, y el castigo de los abusadores más importante que su rehabilitación.
  2. Pero hablando de despliegue mediático, ninguno me parece más insano que el exhibido por la propia Iglesia clerical. ¿Era necesario el viaje de 190 personas, casi todos obispos y cardenales, y solo una decena de mujeres y unas pocas víctimas, para ofrecer al mundo entero esa escenificación medieval, a la que, por cierto, nunca habrían accedido de no haberse visto forzados por la situación? Y como colofón, la solemne liturgia penitencial en la Sala Regia del Palacio Apostólico (el nombre se las trae) presidida, en sobrecogedor contraste, por un gran Cristo crucificado con el costado sangrante, entre ciriales encendidos y súplicas de misericordia a Dios en latín y gregoriano: De profundis clamavi, Misserere, Kyrie eleison… Bellezas fuera de lugar y de tiempo. Para muchos, una parodia. Toca discreción, monseñores, no pompa. Más hechos fehacientes y menos imagen. Hechos de sanación.
  3. Empezando por vosotras y vosotros, los que habéis padecido el abuso de poder y la compulsión sexual enferma de tantos clérigos. Vosotras y vosotros cuyas heridas sangran aún. ¡Perdón! Os debemos, la Iglesia clerical en cabeza, juicio justo, verdad y reparación integral para vuestra sanación, y la nuestra. Pero permitidme que humildemente y desde el fondo de mi corazón os diga también: Perdonad. Tomaos tiempo, pero perdonad. Perdonar no significa olvidar u ocultar. Significa querer mirar sin odio a quienes os hicieron daño, mirarlos como enfermos más que culpables, no desear ni pedir castigo sino sanación, sanación también para ellos. Solo así llegaréis vosotros mismos a la paz profunda.
  4. Los hechos y los resultados de la cumbre están por ver. Es verdad que el discurso final del papa ofrece algunas buenas directrices, como la necesidad de recurrir a la justicia civil (y no a ruedas de prensa, por favor, como hemos visto por aquí). Todo seguirá, pues, dependiendo de los obispos. E insisto: no hacía falta tanta alforja para este viaje.
  5. Permítaseme una palabra más sobre el papa Francisco. Creo que hace lo que puede, que no es todo lo que querría, contradicción inherente al absolutismo papal. Pero no se libra de preguntas embarazosas que no se han de ocultar. ¿Es creíble que no conociera las acusaciones que pesaban sobre Mons. Zanchetta, su “hijo espiritual”, cuando nada más ser elegido papa lo nombró obispo de Orán? ¿Ni las que pesaban sobre los cardenales Pell y Errázuriz, de abusos sobre monaguillos el primero y de ocultamiento el segundo, cuando a ambos los designó miembros de su consejo de 9 cardenales, sus asesores más cercanos? ¿Y cómo es que acaba de nombrar camarlengo –uno de los principales cargos del Vaticano– a Kevin Farrel, el colaborador más estrecho del excardenal y exarzobispo de Washington Mc Carrick, a quien acaba de “reducir” (¡!) al estado laical a sus 88 años por abusos a menores conocidos desde hace tiempo? En cuanto a su afirmación de que “detrás de los abusos está Satanás”, se comenta por sí sola. Y que “todo feminismo es un machismo con faldas”, no merece comentario. O sí.
  6. Pues el problema tal vez tenga que ver con faldas, sí, pero con las del clero en sotana. Tiene mucho que ver con el clericalismo que sacraliza y enaltece a los clérigos, que exalta la figura desencarnada de María Madre y Virgen para así humillar a la mujer de carne y hueso, que impone el celibato como estado más perfecto y sagrado, que “sacrifica” el sexo a cambio de poder sagrado o jerárquico, que reprime y por ello exacerba la sexualidad. El clericalismo es un sistema patógeno. Y mientras no se libere de él, esta Iglesia no será creíble ni un lugar habitable, por mucha liturgia penitencial que ostente.

José Arregi

Iglesia Católica , ,

Sacerdotes de Murcia acusan al obispo electo de Cartagena de ultraconservador y simpatizante de Vox

Jueves, 14 de marzo de 2019

1550675696_328428_1550675846_noticia_normal¿Será por eso que no quieren sacar al Dictador  del Valle de los Caídos?

Sebastián Chico permitió la celebración de una misa por Franco en la capilla del seminario y con la bandera de la dictadura

¿Quién está engañando al Papa Francisco y colándole este tipo de obispos, que no comulgan con su primavera?

“Me da vergüenza que el rector, que patrocinó semejante celebración ultraderechista en un seminario, haya sido nombrado obispo auxiliar de mi diócesis”

El Obispado de Cartagena admite que no controla “el pensamiento político” de sus seminaristas y no desmient la información queaportan los denunciantes

El recién nombrado obispo electo de Cartagena, Sebastián Chico (Cehegín, 1968, no sólo es ultraconservador en lo eclesial, sino también en lo ideológico. Y son sus propios compañeros los que lo acusan y le tachan de simpatizante de Franco y de Vox. Es tanto el estupor del clero murciano ante este nombramiento que muchos curas se preguntan: “¿Quién está engañando al Papa Francisco y colándole este tipo de obispos, que no comulgan con su primavera?”.

“¿Quien informa al Papa Francisco, para que meta la pata hasta este extremo?”, se pregunta indignado un venerable sacerdote murciano. Y añade: “Esto es escandaloso. ¿Quieren entregar la Iglesia de España a la extrema derecha política?”.

Para que las denuncias no se queden en meras opiniones, un nutrido grupo de sacerdotes murcianos cuenta a RD el desarrollo de un reunión de la zona pastoral suburbana 1, celebrada el pasado 17 de enero, en la Casa de Ejercicios de Guadalupe en Murcia, presidida por el Vicario Episcopal y confesor del Seminario de San Fulgencio

Para que las denuncias no se queden en meras opiniones, un nutrido grupo de sacerdotes murcianos cuenta a RD el desarrollo de un reunión de la zona pastoral suburbana 1, celebrada el pasado 17 de enero, en la Casa de Ejercicios de Guadalupe en Murcia, presidida por el Vicario Episcopal y confesor del Seminario de San Fulgencio Fernando Valera.

En el encuentro había unos 18 sacerdotes. El equipo sacerdotal del Seminario diocesano de San Fulgencio, representado por José Antonio Ibáñez, con otros dos compañeros presentaron, durante la primera parte, documentos papales y los datos del seminario diocesano.

En la segunda parte, se abrió un turno de preguntas, que aprovechó el sacerdote Andrés Marín, para lanzar la siguiente interpelación: “Al parecer, el día 20 de Noviembre, aniversario de la muerte del dictador Francisco Franco se habría celebrado una misa en el seminario diocesano, con la bandera de la dictadura presente en la capilla, con el objetivo de contentar a un grupo de seminaristas ‘pro Vox’”.

Francisco-Franco-976563

José Antonio Ibáñez no sólo confirmó el hecho, sino que, además, añadió que la eucaristía se había celebrado con el conocimiento y la autorización expresa del rector del seminario y hoy obispo electo, Sebastian Chico. Eso sí, tras confirmar lo sucedido, el formador del seminario intentó justificar la decisión del rector y capeó como pudo el temporal ante los presentes, en medio de un espeso, pero elocuente silencio.

Uno de ellos rememora aquel momento así: “Con dolor tuve que tragar saliva, porque recuerdo que, en la época de Franco, muchos curas lo pasamos muy mal, por ser considerados ‘curas rojos’. Me da vergüenza que el rector, que patrocinó semejante celebración ultraderechista en un seminario, haya sido nombrado obispo auxiliar de mi diócesis”.

Lista de los sacerdotes presentes en la reunión de la zona pastoral suburbana I

Fernando Valera Sánchez Vicario de la Zona Pastoral Suburbana 1 y Confesor del Seminario Mayor
José Antonio Ibáñez García superior del Seminario
Sergio Palazón Cuadrado superior del Seminario Menor
Paweel Bogdan Knysz superior del Seminario
Manuel Guillén Moreno Párroco de la Asunción, Alcantarilla, Arcipreste
Andrés Pedro Sima Miaga Párroco de Nª Sra. Rosario, Era Alta, Arcipreste
Diego Boluda Nicolás Párroco de la Sagrada Familia, Molina, Arcipreste
Pedro Luis Tortosa Padilla Párroco de La Purísima, Javali Viejo, Arcipreste
Jesús Velázquez Marín Párroco de Nª Sra. Remedios, Rincón de Beniscornia
Manuel Pérez Martínez Párroco de Santa María, Guadalupe
Andrés Marín Navarro Párroco de la Purísima, El Palmar
Juan Benito Vicente Cantero Encargado de la Consolación, Molina
Ramiro Ginés Ciller Alemán Coadjutor de la Asunción, Alcantarilla
Hector Madrona López Coadjutor de la Asunción, Alcantarilla
José López Martínez Coadjutor de la Asunción, Alcantarilla
Cristobal Sevilla Jiménez Párroco de Los Rectores, Espinardo. Biblista.

No es la primera vez que le cuelan “goles” al Papa en el nombramiento de obispos españoles. Por ejemplo y sin ir más lejos, el clero de Guadix se pregunta quién promovió para su diócesis a Francisco Orozco, el que fuera vicario general de monseñor Demetrio Fernández, uno de los obispos del núcleo más conservador del país.

Siguiendo los procedimientos eclesiales, la respuesta tanto al nombramiento de Francisco Orozco para Guadix como de Sebastián Chico para auxiliar de Murcia está clara: Nunciatura española. El Nuncio en España, Renzo Fratini, que está a punto de presentar su renuncia por motivos de edad, es el encargado de confeccionar las ternas y hacerlas llegar a Roma. Y de sobra es conocido que Renzo Fratini pertenece a la ‘vieja guardia’ y su sintonía con Francisco es escasa. De ahí que siga promoviendo a sacerdotes con querencias conservadoras. Está, pues, jugando su papel…hasta el final.

Es más difícil de explicar el que estas ternas pasen el ‘filtro’ de la Congregación de Obispos, de la que forma parte, con plenos poderes para todos los nombramientos referidos a España, el cardenal de Barcelona, Juan José Omella. ¿Se le han escapado estos dos últimos nombramientos? ¿Los objetó, pero no le hicieron caso? ¿Tiene responsabilidad en ellos, al menos ‘in vigilando’?

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

Santiago Agrelo: “Yo he bautizado a niños que hoy están en el fondo del Estrecho”

Martes, 12 de marzo de 2019

aldizkaria_2016_12El arzobispo de Tánger traza un crudo relato del Evangelio de los pobres, los migrantes, los descartados

“Europa y Marruecos se han puesto de acuerdo, y ha comenzado una verdadera caza al emigrante. Los emigrantes están refugiados en el atrio de la catedral, donde la policía no entra”, denuncia el arzobispo español

“No los puedo llevar a mi casa, aunque tendría sitio de sobra, porque inmediatamente me acusarían de tráfico de personas”

“Yo he oído en el Vaticano, a un cardenal alertando de que los musulmanes están repoblando Europa. Estuve por decirle al cardenal: tenga hijos y resolvemos el problema”

“Alguna vez -confesó Agrelo– he soñado en subir a la patera con ellos… No me podrían admitir, no porque no quisieran, sino porque ocupo un sitio. Pero si en el Estrecho muriera un obispo, igual cambiaba alguna cosa en Europa”

Yo he bautizado a niños que hoy están en el fondo del Estrecho”. El arzobispo de Tánger, el gallego Santiago Agrelo, hizo enmudecer al auditorio del simposio organizado por la revista Vida Religiosa’, con un crudo relato en el que mostró cómo tantos muertos, tantos descartados, tantos inmigrantes escondidos, perseguidos, asesinados, siguen llamando a las puertas de las conciencias de una Europa adormecida.

Y lo hizo denunciando, con dureza, la situación en que se vive en la frontera Sur. “Yo vivo en la frontera más conflictiva del mundo, más que la de México con Estados Unidos. Desde que en julio hubo una entrada masiva de inmigrantes a través de las vallas de Ceuta, Europa y Marruecos se han puesto de acuerdo, y ha comenzado una verdadera caza al emigrante.

“Los emigrantes están refugiados en el atrio de la catedral, donde la policía no entra”, denuncia el arzobispo español. “No los puedo llevar a mi casa, aunque tendría sitio de sobra, porque inmediatamente me acusarían de tráfico de personas”, subrayó el franciscano, ante un auditorio enmudecido y lleno de lágrimas.

Inmigrantes2

Una actitud que tanto ha denunciado el Papa Francisco. Una ‘cultura del descarte’ que, lamentablemente, también se observa en la Iglesia. “Qué cerca está el día en que venga para Jesús el camión de la basura que lo apartará de nuestra vista”.  “Yo he oído en el Vaticano, a un cardenal alertando que los musulmanes están repoblando Europa. Estuve por decirle al cardenal: tenga hijos y resolvemos en problema”.

“El miedo, el cálculo, la identidad religiosa, la identidad cultural, la identidad étnica justificará la desaparición del Evangelio”, proclamó con crudeza. Parafraseando la expresión atribuida a Bertold Brecht, Agrelo señaló cómo “primero se llevaron a Jesús, después a sus testigos. Siempre a los pobres, a través de los que Jesús sigue llegando”.

“Jesús pertenece a esa humanidad secuestrada” subrayó Agrelo, quien trazó un paralelismo entre la situación que vive la Iglesia y el grito ‘Boza’, que los inmigrantes proclaman “cuando logran poner un pie en un metro cuadrado de la tierra que creen prometida”.

Un ‘Boza‘ que significa, en congoleño, ‘Victoria‘, pero que es una victoria llena de sufrimiento, muerte, violencia, descarte. Un ‘Boza’ que surge de los muertos en las pateras del Mediterráneo.

“Alguna vez –confesó Agrelo– he soñado en subir a la patera con ellos… No me podrían admitir, no porque no quisieran, sino porque ocupo un sitio. Pero si en el Estrecho muriera un obispo, igual cambiaba alguna cosa en Europa”, subrayó, para después bromear, ácidamente, un “vete tú a saber, igual piensan que lo mejor es que todos los obispos acabáramos allí”

‘Boza’ nunca será tiranía de los que ganan, Boza es grito de humanidad esclavizada, y nunca lo será de señores, amos y dueños, que cierran a mujeres y niños el camino a la libertad. Boza es el grito de hambrientos, que creen haber llegado a una tierra de pan sobre la mesa”.

15013424713468

‘Boza’ grito de acosados

“’Boza’ es grito de acosados. De controlados, de señalados que han conseguido burlar a los controladores, y no se oirá a los miembros del ejército marroquí, o la Guardia Civil a ambos lados de la valla, que sólo se ocupan de rechazar inmigrantes en la frontera”, denunció Agrelo, quien confesó que, en su oración, él escucha “’Boza’ en el grito del crucificado”.

Vamos a quitarle habitantes al hambre, vamos a quitarle súbditos a la soledad, vamos a arrancarle miembros a la muerte”, soñó el arzobispo de Tánger. “Vamos a liberar un clamor interminable de triunfo”. “Vamos mar adentro, donde naufragan los sueños, donde zozobra el futuro de los pobres, donde los vientos del poder sacuden la barquilla de los que buscan otra orilla”, añadió, mirando a los ojos de los religiosos y preguntándose “¿qué nos ha impedido no darnos cuenta de que estábamos traicionando al Evangelio”.

Jesús, un sin papeles

“Jesús fue un sin papeles, un sin derechos”, recordó Agrelo. “Un pobre, un nadie, considerado com una amenaza, como los inmigrantes, para quienes detentan el poder civil y religioso, y que muestran el miedo a esa amenaza que parecen ser los pobres”. “Jesús escogió pertenecer a esa humanidad, y ése es nuestro desafío como Iglesia y como vida religiosa, culminó el arzobispo.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

Personal de la Universidad Católica Australiana pide que se borre todo rastro de Pell de los campus

Martes, 12 de marzo de 2019

pell-investigadoPiden sanciones a su rector por insistir que el purpurado pederasta no tuvo un juicio justo

Críticas al arzobispo de Sídney por decir que el cardenal está ofreciendo su tiempo en prisión “por los inocentes que sufren” 

Obispo de Parramatta: “No somos la Iglesia de Pell, sino la de Jesucristo”

Australia televisará la sentencia por pederastia al cardenal Pell

Investigan a un cura de Ourense por un caso de acoso a un menor a través de redes sociales

Víctimas celebran la condena a Barbarin por encubrir abusos: “Nadie está por encima de la ley”

La Fiscalía chilena pide imputar al cura acusado de violación en la catedral de Santiago

La Conferencia Episcopal, al fin, recibirá a las víctimas de abusos sexuales

Rebelión en la Iglesia australiana a cuenta de la condena por pederastia al cardenal George Pell. Profesores y personal de la Universidad Católica Australiana (ACU, por sus siglas en inglés) han dado un paso al frente ante la negativa de gran parte de la jerarquía a aceptar el veredicto y han pedido que el nombre del purpurado abusador se borre de un centro universitario y que su retrato se retire de otro aula.

Tal y como informa el periódico local The Courier, trabajadores de la ACU han solicitado al presidente de la Universidad, John Fahey, que se renombre el Centro Pell en Ballarat, el pueblo natal del prelado condenado por abusos, y que se descuelgue un cuadro suyo de un campus de la ACU en Sídney.

Los solicitantes también piden que se sancione al rector de la ACU, Greg Craven, por insistir en un email interno y también en un artículo de opinión publicado en periódicos nacionales que el cardenal condenado no tuvo un juicio justo, lo que, en opinión de los peticionarios, muestra una “falta de reconocimiento” y una “indiferencia” hacia los supervivientes de abusos.

“Las convicciones personales del profesor Craven no son representativas del personal a los que nos preocupa la protección de menores, el apoyo a los supervivientes del abuso sexual y el respeto al sistema judicial de nuestro país y sus resultados”, se lee en el mensaje, que también reclama del rector más “integridad y responsabilidad social” y que contribuya a “reconstruir la confianza pública en la Iglesia”.

Críticas al arzobispo de Sídney por decir que Pell está ofreciendo su tiempo en prisión “por los inocentes que sufren”

Este conflicto que ha estallado en la ACU es solo una muestra de las profundas grietas que se han abierto desde que Pell fue hallado culpable de abusos a dos menores en el que un comentarista calificó como el peor día de la historia de los 231 años del catolicismo australiano”.

Otro foco, aparte de Craven, de la ira hacia la jerarquía ha sido el sucesor de Pell como arzobispo de Sídney, Anthony Fisher, quien fue blanco de críticas tras insistir en su homilía el pasado domingo en la catedral que “no hay que ser demasiado rápidos para juzgar” a Pell y que el cardenal estaba ofreciendo su estancia en prisión “por los inocentes que sufren”.

Obispo de Parramatta: “No somos la Iglesia de Pell”

Aún así, en medio de la falta de sentido pastoral de gran parte de la jerarquía y ‘establishment’ católicos australianos, ha habido reacciones bastante más sensatas, como la del obispo de Parramatta, Vincent Long, quien en una carta pastoral tras la condena a Pell se desmarcó del cardenal y de la tendencia ultraconservadora que Pell ha impuesto sobre la Iglesia australiana durante más de dos décadas.

“Incluso entre católicos, hay un sentimiento de vergüenza y enojo por la traición que los crímenes de abuso sexual por clérigos representan, y la hipocresía que revelan”, reconoció Long en su misiva, afirmando que “quizás” la “marca católica” australiana ha sufrido un “golpe duro” a cuenta de los escándalos. “Pero no somos un mercado ni un culto popular”, recordó el prelado, afirmando que la Iglesia “somos primero y siempre una comunidad de discípulos siguiendo a un único maestro, Jesucristo”.

“No somos la Iglesia de un único líder en particular, sea el Papa Francisco o el cardenal Pell o cualquier otro obispo”, recordó el obispo de Parramatta.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , ,

Lema de la Jornada Mundial del Refugiado: “No se trata solo de migrantes”

Lunes, 11 de marzo de 2019

refugiados-alambrada-2-GFrancisco quiere “subrayar que sus reiterados llamados a favor de los migrantes y refugiados, de los desplazados y de las víctimas de trata deben ser comprendidos al interior de su profunda preocupación por todos los habitantes de las periferias existenciales”

Jesús “llama a nuestra puerta hambriento, sediento, extranjero, desnudo, enfermo y encarcelado, pidiendo ser recibido y asistido”

El Vaticano publicó el tema de la próxima Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado que se celebrará el domingo 29 de septiembre de 2019 y será: “No se trata solo de migrantes”.

Con este lema, el Papa Francisco quiere “subrayar que sus reiterados llamados a favor de los migrantes y refugiados, de los desplazados y de las víctimas de trata deben ser comprendidos al interior de su profunda preocupación por todos los habitantes de las periferias existenciales”, explicó un comunicado vaticano.

Por ello, la Sección Migrantes y Refugiados del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral realizará una campaña de comunicación para “una adecuada preparación a la celebración de esta Jornada” que consistirá en proporcionar cada mes “reflexiones, material informativo y subsidios multimedia para promover la profundización del tema elegido por el Santo Padre a través de enfoques diversos”.

El pasado 15 de febrero, el Santo Padre celebró una Misa ante más de 600 personas que trabajan en Italia con migrantes y animó a superar el miedo para abrirnos al encuentro con el otro que es también “un encuentro con Cristo”, porque Jesús “llama a nuestra puerta hambriento, sediento, extranjero, desnudo, enfermo y encarcelado, pidiendo ser recibido y asistido”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , ,

La HOAC y la JOC exigen “avanzar hacia la igualdad real en el seno de la Iglesia”

Viernes, 8 de marzo de 2019

joac-y-hoac-ante-el-dia-de-la-mujer-trabajadora_560x280Apuestan por “otra economía” capaz de respetar “el equilibrio con el planeta y las personas”

Llaman a avanzar hacia la igualdad real en el seno de la Iglesia

Piden cambios económicos y culturales, y “dar voz a tantas mujeres heridas”

La Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) y la Juventud Obrera Cristiana (JOC), ante el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, han elaborado un manifiesto en el que denuncian las discriminaciones, las injusticias y la violencia que soportan las mujeres. Piden políticas contra los estereotipos de género, además de cambios en las relaciones para promover la igualdad real.

Los dos movimientos de Acción Católica especializada, cuya misión se desarrolla en el mundo obrero y del trabajo, entienden el 8 de marzo como “símbolo de la lucha pacífica en la que históricamente tantas mujeres trabajadoras se han organizado, y siguen haciéndolo, por el reconocimiento de su dignidad”.

Desigualdad en el trabajo y en los cuidados

La precariedad laboral afecta más a las mujeres, todavía atrapadas por los “techos de cristal”, la “brecha salarial” y el desigual reparto de las responsabilidades de cuidado. En demasiados casos, tienen “vidas desprotegidas frente al auge de políticas que atentan contra la seguridad e integridad de las mujeres, criminalizando a las víctimas”.

Por ello, la HOAC y la JOC defienden “un planteamiento nuevo de políticas sociales, de género y educativas”, que favorezca “formas nuevas de relacionarnos, asumir responsabilidades que son de todas las personas” y apuestan por “otra economía” capaz de respetar “el equilibrio tanto con el planeta como con las personas, especialmente las más empobrecidas, y entre ellas una mayoría de mujeres violentadas y cosificadas a causa de la explotación indiscriminada de recursos naturales, conflictos bélicos y los intereses del capital”.

thumb.php

Reconocimiento en la Iglesia

Además de estas reivindicaciones, también hacen un llamamiento a avanzar hacia la igualdad real en el seno de nuestra Iglesia, donde se reconozca el papel y el protagonismo de las mujeres dentro de la comunidad eclesial y en la tarea de anunciar el Evangelio”, de modo que llegue hasta sus estructuras, en consonancia con “los principios y valores del Evangelio”.

De hecho, recuerdan que “Jesús eligió a las mujeres para ser las primeras en anunciar que había resucitado, mujeres valientes, que confiaron, permanecieron fieles hasta el final y que no tuvieron miedo a salir corriendo y anunciar que Jesús estaba vivo”.

Movilizaciones 8 de Marzo

Las dos entidades cristianas han querido sumarse a “las movilizaciones de las organizaciones que buscan visibilizar la discriminación que sufren las mujeres trabajadoras, tanto al intentar acceder al empleo como una vez que acceden a él” y dar voz a “tantas mujeres heridas” y han mostrado su disposición a colaborar para que “todas las mujeres y los hombres nos unamos para proteger y defender a todos los seres humanos, especialmente a los más desfavorecidos”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , ,

“¿El Feminismo es un machismo con faldas? “, por Consuelo Vélez

Viernes, 8 de marzo de 2019

Teologia-feministaDe su blog Fe y Vida:

El próximo 8 de marzo celebraremos el Día internacional de la mujer, y, una vez más, surge la pregunta: ¿qué significa este día? Se pueden dar varias respuestas. Por una parte, hay avances. Se nota mayor conciencia sobre la realidad de subordinación, maltrato, invisibilización que las mujeres han vivido a lo largo de la historia y se hacen esfuerzos por superar esa situación. Las jóvenes comienzan a tener otra visión del mundo donde ellas tienen más cabida y no dudan en querer ocupar los lugares que antes estaban reservados exclusivamente a los varones. La conciencia feminista crece en muchos ambientes y se hace cada vez más difícil tolerar los abusos y discriminaciones que en razón de su sexo han sufrido. En según qué ambientes, hasta una cree que en verdad todo ha cambiado y estamos viviendo en un mundo inclusivo para las mujeres.

Pero, por otra parte, no todo es optimismo y aún se nota la necesidad de seguir trabajando por crecer en la conciencia feminista. Especialmente entre las clases más desfavorecidas, la realidad subordinada de las mujeres ha cambiado muy poco. Su acceso a la educación es muy deficiente y sus posibilidades de vida y desarrollo en iguales condiciones que los varones, no es nada promisorio. Capítulo aparte es la violencia que sigue atacando a las mujeres en tantos frentes. Cada día se tiene más conciencia de que lo que se creía que no era abuso, ¡sí lo es! Por eso los movimientos como por ejemplo, “#me too”, han visibilizado aquellos abusos que parecían hasta ‘normales’ en según qué medios (artísticos, deportivos, etc.) y han permitido que muchas mujeres digan lo que nunca creyeron iban a decir y levanten denuncias concretas de los abusos sufridos, sin importar que hayan pasado muchos años. Es que hasta ahora fueron capaces de romper ese silencio que se impone y que hace tan difícil reconocer que también ellas han sido abusadas.

Ahora bien, lo que todavía clama al cielo es la situación de las mujeres dentro de la Iglesia. Las palabras muy desafortunadas del Papa Francisco en la cumbre contra la pederastia, son un ejemplo muy claro de lo poco que se entiende esta realidad y de lo lejos que se está de superarla. En dicha cumbre, participó Linda Ghisoni, experta en Derecho Canónico y subsecretaria del Dicasterio para los Laicos, Familia y Vida. Una vez que terminó su intervención el Papa dijo queinvitar a hablar a una mujer no es entrar en la modalidad del feminismo eclesiástico, porque a fin de cuentas “todo feminismo termina siendo un machismo con faldas. No podemos entrar en lo que el papa tiene en su corazón, ni en su entendimiento sobre el tema de las mujeres. Nos fijamos solo en las palabras dichas sabiendo que se podrían hacer salvedades si se consideran otros aspectos. Pero, en primer lugar, el papa habla de invitar” a una mujer a hablar. O sea, es claro que en la iglesia y en sus grandes problemas (como es el de los abusos, que no solo afecta a los niños, sino también a las religiosas y a las mujeres en general, como ha ido saliendo cada vez con más fuerza), las mujeres solo son “invitadas”. No se tiene una palabra de autoridad qué decir, no se tiene derecho a intervenir por su propia iniciativa, sino cuando el clero crea que conviene escucharnos. Pero la cosa no termina ahí. Como si fuera un problema, un descrédito o una situación extraña (de hecho lo es porque este tipo de invitaciones a hablar al clero no es muy común) el papa deja claro que no se crea que eso es “feminismo eclesiástico”. Parece que abrir espacios a las mujeres es caer en el feminismo. ¿Habrán entendido los jerarcas qué es el feminismo? Por lo que sigue diciendo el papa sobre el machismo con falda, no se ha entendido.

monjas-altar-limpian_560x280

Cansa explicar una y otra vez lo obvio. Pero toca seguir haciéndolo. El Feminismo no es lo contrario del machismo. En estricto orden, no es machismo Vs feminismo. Es machismo Vs hembrismo. Esta última palabra es rara, poco conocida, pero es la que corresponde al machismo ejercido por las mujeres. El feminismo, por el contrario, es un movimiento social que ha permitido que las mujeres alcancen derechos civiles, sociales, culturales, sexuales, etc. Sin el feminismo no hubiera sido posible romper con esa visión limitada de la mujer, negándole su identidad igual que el varón. Pero aunque la afirmación de esa igual dignidad no se niega, las prácticas cambian lentamente y si en la sociedad han avanzado, en la iglesia, como acabamos de constatar, lo han hecho muy pero muy poco. Sí, en el vaticano y en otras instancias eclesiales va entrando el feminismo, el auténtico, el que inquieta la conciencia de los clérigos y les pregunta: ¿cuándo tendremos voz y voto en la instancia eclesial? ¿cuándo nuestra palabra será escuchada con todo respecto por nuestra condición de mujeres con igual dignidad que los varones? Pero más aún, ¿cuándo no seremos tratadas como una imagen decorativa para que la “feminidad” entre a la iglesia?

Y esto último es otro punto que tampoco logra entenderse y al que también el Papa hizo referencia: “Invitar a hablar a una mujer sobre las heridas de la Iglesia es invitar a la Iglesia a hablar sobre sí misma, sobre sus heridas”, y añadió que lo que se debe hacer es adoptar el estilo de una mujer, esposa y madre”. “Sin este estilo hablaremos del pueblo de Dios como organización, fuerza sindical, pero no como la familia nacida de la madre Iglesia”. Está bien que se reconozca que la Iglesia es madre pero sin olvidar que la iglesia somos todos, por lo tanto, varones y mujeres de iglesia hemos de tener las actitudes de la madre, no solamente la mujer. Y en estas expresiones esta la ambigüedad con la que la jerarquía trata a las mujeres. Al decirle que la iglesia es como una madre, está diciendo que no levantemos más la voz por espacios de participación porque a fin de cuentas la iglesia se identifica con la mujer. Es lo mismo que se ha hecho desde siempre cuando dicen que las mujeres somos imagen de la Virgen María y ella es la más importante en la Iglesia, por lo tanto, no hay lugar tampoco a ninguna otra petición especial, porque ya tenemos a quien imitar y eso debe ser suficiente para nosotras.

Nada de lo dicho es desconocido para las mujeres y varones que tienen conciencia feminista y están construyendo una sociedad y una iglesia distinta. Pero todo esto, tan obvio, es desconocido por muchos jerarcas en la iglesia y por eso, conmemorar el día internacional de la mujer, una vez más, no puede menos que volver a interpelar los ambientes eclesiales: ¿cuándo escucharán la voz de las mujeres? ¿cuándo cambiarán la estructura clerical, machista y patriarcal que hoy es claro, caracteriza a la iglesia? ¿cuándo podremos ser verdaderamente una iglesia inclusiva? Falta mucho en la sociedad pero falta mucho más en la iglesia. Por eso, volvamos a levantar la voz en este 8 de marzo y no dejemos de soñar y hacer todo lo posible porque algún día todo lo que falta se haga realidad.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , ,

¿Quiénes son los “machistas con faldas”? ¡Los gerifaltes vaticanos! , por Victorino Pérez Prieto

Viernes, 8 de marzo de 2019

47217279941_3d1fa4b597_bDe su blog Armonía en la Diversidad:

El papa Francisco ha vuelto a meter la patareaccionando mal en la cumbre contra los abusossexuales, precisamente después del discurso de la primera mujerque habló allí, la experta en Derecho Canónico Linda Ghisoni, subsecretaria del Dicasterio Laicos, Familia y Vida. Han sido unas palabras graves y otra vez desilusionantes que empañan su pontificado: “Todo feminismo termina siendo un machismo con faldas”. Pero el machismo es peligroso, abusador, violento e incluso asesino; el machismo mata, como nos recuerdan los frecuentes asesinatos de género. No así el feminismo; ni siquiera el más radical.

“Invitar a hablar a una mujer no es entrar en la modalidad de un feminismo eclesiástico –dijo Francisco- porque, al final, cualquier feminismo termina siendo un machismo con falda. No”. Añadiendo:No se trata de dar más funciones a las mujeres en la Iglesia –sí, esto es bueno, pero así no se resuelve el problema– se trata de integrar a la mujer como figura de la Iglesia en nuestro pensamiento”. Aunque la frase repetidamente citada en días pasados se sitúe en su contexto, no deja de ser menos grave; pues coloca el pensamiento de Francisco en una concepción arcaica de la mujer en la Iglesia y la sociedad.

Además de la injusta descalificación que hace Francisco del feminismo, el “machismo con faldas” al que el papa debe dirigir sus ataques verbales y canónicos es al machismo con faldas de los curas y monseñores Vaticano; los que están allí y los acudieron de todo el mundo al encuentro sobre la pederastia. Ellos son los que han abusado y encubierto abusos durante décadas e, impunemente, en los siglos anteriores. Hasta el mismo papa reconoció los abusos sexuales por parte de curas y obispos que han sufrido y sufren muchas monjas. ¿Quiénes son los “machistas con faldas”? ¡Los gerifaltes vaticanos y otras jerarquías eclesiásticas! Y no se trata solamente de McCarrick, Pell o Barbarin, sabemos que son bastantes más los purpurados y muuuuchos más los curas y frailes abusadores y/o encubridores. Todos adolecen del mismo machismo de los que usan pantalones, aunque les guste ir vestidos como las mujeres.

10rome-master1050

No es de extrañar que saltaran enseguida las voces de muchas mujeres conscientes de la gravedad de esta afirmación de Francisco. Solo un par de ellas:

Esa frase es asesina. Hermano Francisco, que no te enteras, acabas de perder la ocasión de tu vida de callar para no decir peligrosas tonterías, ofendiendo a más de la mitad de la que crees es tu iglesia, y es tan tuya como nuestra. Tú sí eres un machista con faldas. Y me da igual que salgan ahora dos millones de féminas aquejadas de síndrome de Estocolmo a defenderte. Estas frases en algunos países son delito de incitación al odio misógino, y ese odio mata” (Luz Galilea, facebook).

Y más contundentemente una periodista: “Francisco, que estaba llamado a ser el pontífice de mentalidad abierta, tan distinto de sus predecesores, no deja de ser lo que han sido siempre él y todos los que forman parte del régimen teocrático… Un machista con faldas”. “Es un Papa posmoderno… pero sigue diciendo las mismas tonterías de toda la vida:que la mujer es mujer en tanto que esposa y madre” (Najat El Hachmi, El Periódico).

Ya Isabel Gómez Acebo había comentado en su blog que “decir que las mujeres son más espirituales, maternales, permite justificar el hecho de que la autoridad sea dada a los hombres” (“El feminismo del Papa Francisco”).

En uno de los últimos post anteriores de este blog comenté las tristes palabras de otra de su frases desafortunadas: el no al celibato opcional de los sacerdotes católicos. Y podíamos nombrar otras, como  la necesidad de “curar” a los homosexuales de su “mal”; mucho más si quieren entrar en el seminario y ser curas. En este contexto, con respecto a la pederastia, el papa olvida, que la mayor parte de los abusos en la iglesia no son de homosexuales, sino de heterosexuales. El problema no está en la identidad sexual, sino en el abuso de poder de los presuntos célibes.

Los analistas vaticanos dirán que Francisco sigue sin sacar adelante cuatro de las grandes transformaciones que anunció a su llegada: las finanzas, la reforma de la curia, la comunicación y la lucha contra la pederastia. A pesar del sinfín de cambios en los dicasterios vaticanos, los fracasos de los nombramientos y las contradicciones se han multiplicado uno tras otros. Por eso, un alto cargo vaticano favorable al Papa ha llegado a decir: “El problema no es ya el sector conservador, al que enervó. Cunde cierta desilusión.

Se ha señalado la caída de popularidad de Francisco, pese a seguir siendo alta. No tengo datos del estado español, pero en el último año esta popularidad pasó en Italia de un 88% en 2013 a un 71%  en 2018 (empresa Demos). El bajón es más acentuado en Estados Unidos, donde solo el 51% lo valora favorablemente; un 19% menos que en enero de 2017 (Pew Research Center). ¿Terminó la euforia por la primavera de Francisco? Como siga por ese camino, sin una definición clara y unas tomas de postura más valientes, quizás sí.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , ,

Nosotras también nos unimos.

Viernes, 8 de marzo de 2019

58Lo que el Señor espera de ti es que:

Respetes la justicia, ames con ternura y camines humildemente con tu Dios (Miqueas 6,8).

Escucho con sinceridad esta Palabra y le pregunto al Amor ¿cómo  emplear lo recibido, el instrumento cedido el tiempo de mi vida, para que  viva sembrando igualdad, ame con ternura (con simpatía= “sufrir juntos”) y camine con sinceridad ante los ojos de Dios y de las personas?

En esta semana tan significativa y tan importante para la humanidad, nos queremos unir, desde esta página, al clamor de millones de personas que estos días,  tenemos un mismo sentimiento. Podemos expresar de muchas maneras nuestra radical disconformidad con todo lo que el patriarcado ha sembrado y sigue sembrando.

Nosotras, como mujeres consagradas, nos hemos comprometido de dos maneras muy radicales que han conllevado cambios también radicales y muy difíciles de asumir:

-dejar de pertenecer a una institución subordinada al poder institucional para pertenecer a una comunidad de iguales, no canónica, que con su vida y libertad de expresión, puede ser más libremente, parte del cambio.

-dedicar todo nuestro tiempo y talento, a educarnos y educar nuestra mente y corazón para que la rabia y el dolor por toda la injusticia se convierta en energía positiva, transformadora. Me viene la imagen de una catarata de agua potente, que canalizada, da energía para la vida a las personas que se conectan a esa corriente.

Este segundo compromiso está tomando forma, estos días, en la organización de un Seminario que ofreceremos en España a finales de octubre (fecha por confirmar): MUJERES QUE HACEN HISTORIA.

 

En el vídeo hay teólogas, escritoras, educadoras, activistas… nos unimos como predicadoras y blogueras: tenemos tres blogs que son nuestro altavoz, desde el silencio y la realidad.

Nuestra nueva comunidad es SFCC: Sisters For Christian Community. Y una referencia periodística, en inglés un periódico digital católico liberal: NCR (National Catholic Reporter) siempre al día, y muy especialmente una pestaña Global Sisters Report: información exhaustiva del trabajo de montones de comunidades religiosas de los cinco continentes.

Gracias hermanas por vuestras vidas de trabajo por la justicia desde vuestras capacidades, por canalizar vuestro celibato en un amor incondicional con tod@s y por caminar en la humildad del Reino: decir la verdad sin tregua.

Carmen Notario Ajuria y Magdalena Bennásar Oliver SFCC

 Fuente Fe Adulta

General, Iglesia Católica ,

La carta de una monja a la Iglesia ante el 8M: “Deje de ser una institución patriarcal y a veces machista”

Viernes, 8 de marzo de 2019

5960B268-602B-4CEF-A1D8-38006EDEB1D4Denuncia que las religiosas son un colectivo “bastante invisible” en los medios y en la sociedad

 En el 8M las monjas queremos alzar nuestra voz porque como ciudadanas reclamamos equidad y dignidad para todas las mujeres”

“El 8M es sin duda un símbolo, pero es también una oportunidad para tejer sonoridad y visibilizar que las mujeres queremos cambiar el mundo”

Asegura que las religiosas llevan “llevan el doble peso de ser mujeres y pobres”

No quieren que la llamen profetisa ni monja rebelde ni nada por el estilo. Porque, a su juicio, lo que Sor Carmen Soto Varela, de la congregación Siervas de San José de Salamanca, reclama es algo de sentido común, por muy asignatura pendiente que siga siendo en el seno de la Iglesia a la que pertenece y a la que quiere: una institución menos patriarcal y menos machista, para poder ofrecer “en igualdad” la palabra y los dones.

En una carta remitida a los medios de comunicación a través del Obispado de Salamanca, la monja asegura que son un colectivo “bastante invisible en los medios de comunicación y en muchos espacios sociales”.

“Con frecuencia la mirada que la sociedad tiene hacia nosotras está cargada de estereotipos que apenas responden a lo que somos ni a lo que estamos haciendo”, señala en su texto.

La monja vive en una vivienda del barrio de Buenos Aires de Salamanca, en una de las zonas más desfavorecidas de la capital salmantina. Soto Varela también apuesta por celebrar el 8 de marzo como “un desafío”, porque “como otras mujeres”, las monjas experimentan “los muros invisibles que la cultura patriarcal ha levantado a lo largo de los siglos y que siguen impidiendo la igualdad y el desarrollo de todas potencialidades de las mujeres en los diferentes ámbitos sociales, políticos, económicos y religiosos”.

También asegura que como monjas están comprometidas “a denunciar las desigualdades, la violencia, los abusos que afectan especialmente a las mujeres más pobres, porque ellas llevan el doble peso de ser mujeres y pobres“.

En el 8M las monjas queremos alzar nuestra voz porque como ciudadanas reclamamos equidad y dignidad para todas las mujeres, porque queremos poder vivir sin miedo a padecer cualquier tipo de violencia y porque en nuestra sociedad la pobreza sigue teniendo nombre femenino”, destaca.

Y añade que las monjas desean que la Iglesia “deje de ser una institución patriarcal y aveces machista” para poder sentirse “hermanas de nuestros hermanos en la fe, ofreciendo en igualdad la palabra y los dones”.

Carmen Soto Varela concluye su carta asegurando: “El 8M es sin duda un símbolo, pero es también una oportunidad para tejer sonoridad y visibilizar que las mujeres queremos cambiar el mundo”.

Texto íntegro de la carta de la religiosa salmantina

Después de haber ido arrinconado y casi denostado, el feminismo vuelve a ser protagonista de nuestras conversaciones, en la calle y en los medios de comunicación. Los continuos casos de violencia de género, la brecha salarial, el techo de cristal son cuestiones que han adquirido un protagonismo renovado y las mujeres como colectivo nos sentimos hoy con más fuerza para alzar nuestra voz ante las desigualdades, los estereotipos y la violencia que seguimos sufriendo en todos los lugares del mundo.

El 8M está ya próximo y los diferentes grupos de mujeres reflexionamos, programamos, soñamos acciones que visibilicen una vez más nuestros anhelos, nuestras luchas, nuestras propuestas. Las iniciativas son variadas porque las mujeres también lo somos. Hay muchas cosas que nos unen, pero también otras en las que pensamos diferente. Por eso no hay una sola forma de ser feminista sino muchas.

En esta red de sororidad participamos también muchas mujeres que somos monjas o religiosas y lo hacemos porque somos mujeres, pero también porque nuestro compromiso con la causa de Jesús de Nazaret y nuestra fe en un Dios liberador que nos impulsa a llevar liberación y transformación allí donde existe injusticia, violencia o negación de la dignidad de cualquier ser humano. Sin embargo, somos un colectivobastante invisible en los medios de comunicación y también en muchos espacios sociales y con frecuencia la mirada que la sociedad tiene hacia nosotras está cargada de estereotipos que apenas responden a lo que somos ni a lo que estamos haciendo.

Yo pertenezco a un grupo dentro de ese colectivo, la congregación de las Siervas de San José, nacida en el siglo XIX, quizá por eso el nombre para más de uno y una suena algo antiguo, pero lo importante es que desde sus inicios se comprometió con la promoción y dignificación de las mujeres trabajadoras pobres en el contexto de la naciente revolución industrial. Nuestro proyecto nació también de la mano de una mujer pionera y profundamente creyente, Bonifacia Rodríguez. Ella impulsó el comienzo y hoy seguimos empeñadas en esa misma causa buscando junto a las mujeres trabajadoras pobres respuestas que cambien su vida; por eso para nosotras el 8M es importante.

Como mujeres celebrar el 8 de marzo es un desafío porque, como muchas otras mujeres, experimentamos los muros invisibles que la cultura patriarcal ha levantado a lo largo de los siglos y que siguen impidiendo la igualdad y el desarrollo de todas las potencialidades de las mujeres en los diferentes ámbitos sociales, políticos, económicos y religiosos.

Como monjas, nos compromete a denunciar las desigualdades, la violencia, los abusos que afectan especialmente a las mujeres más pobres porque ellas llevan el doble peso de ser mujeres y pobres. Ellas siguen padeciendo la mayor precariedad laboral, porque ellas son las que han de asumir los cuidados, las dobles jornadas para sacar adelante la familia muchas veces rota, impotentes ante la injusticia y el desamparo.

En el 8M las monjas queremos alzar nuestra voz porque como ciudadanas reclamamos equidad y dignidad para todas las mujeres, porque queremos poder vivir sin miedo a padecer cualquier tipo de violencia y porque en nuestra sociedad la pobreza sigue teniendo nombre femenino. Pero también porque somos mujeres creyentes y vivimos nuestra vocación dentro de la gran familia que es la Iglesia, y deseamos que deje de ser una institución patriarcal y a veces machista y podamos sentirnos hermanas de nuestros hermanos en la fe, ofreciendo en igualdad nuestra palabra y nuestros dones.

El 8M es sin duda un símbolo, pero es también una oportunidad para tejer sororidad y visibilizar que las mujeres queremos cambiar el mundo.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

Hermana de una víctima de Pell, a sus defensores: “Ya no gobernáis nuestro mundo”

Miércoles, 6 de marzo de 2019

pell-investigadoAlegato contra los periodistas y Primeros Ministros que apoyan al purpurado pederasta

“A medida que estos hombres encumbrados luchan por mantener sus privilegios, continúan personificando descaradamente lo que habilitó un sistema de abusos contra niños”

“El bien merecido contragolpe público que se ha dirigido a estos hombres ha sido elocuente y visceral y completamente unido en su mensaje: ya no nos interesáis mucho”

“En todo este ruido, el mensaje del jurado se transmite de manera silenciosa y poderosa y está dirigido a aquellas víctimas que aún no han denunciado… Estáis a salvo, os creemos”

París pide a Roma que permita interrogar al nuncio Luigi Ventura, acusado de abusos

  | Karen Monument

Soy la hermana de un denunciante (y también testigo) en el ahora abandonado “juicio de nadadores” [otro juicio por presunta pederastia] contra George Pell. Entiendo las razones por las cuales se abandonó este juicio y me siento cómoda con ellas.

Quiero dejar claro que el propósito de esta carta no es quejarme por el abandono de ese juicio, sino el poder dar una respuesta a los comentarios y las acciones de algunos personajes públicos en los últimos días.

Todos vosotros habéis tenido algo que decir que me ha afectado: ahora es mi turno.

El impacto del abuso sexual infantil infligido por miembros de la Iglesia Católica comenzó a resonar en el hogar de mi familia hace casi 40 años y culminó en la pérdida de un hermano por suicidio hace más de 10 años.

No pensé que mi familia pudiera experimentar un dolor y una oscuridad como esto nunca más. Pero estaba equivocada.

La decisión de presentar una denuncia contra George Pell, hace casi cuatro años, nos embarcó a mi hermano, a mí y a mi familia en un viaje que ha tenido tiempos igual de oscuros y con un estrés que, en ocasiones, no creía que sobreviviéramos.

Las palabras pronunciadas por Robert Richter [abogado defensor] en la corte el miércoles (no las repetiré) no han dejado de dar vueltas y vueltas en mi mente desde que las leí por primera vez.

El impacto que esas palabras tuvieron en los supervivientes está bien documentado en las plataformas de las redes sociales, y les afectarán durante días, semanas y meses.

Lamento que [las víctimas] hayáis tenido que soportar tal falta de respeto y dolor. Espero que tengáis el apoyo y la atención que necesitáis ahora mismo.

Lo que también observo es el impacto que esas palabras tuvieron en los que no somos víctimas directas. ¿Por qué? Porque nos dieron un sabor incomprensible de a lo que los supervivientes se enfrentan y soportan por culpa de los diversos sistemas por los que tienen que navegar tanto por la justicia como por la compensación.

Era inimaginable para la persona común que se pudiera hacer referencia a una experiencia tan abominable de manera tan insensible, en un esfuerzo por obtener una pena reducida. También perdí el sueño.

Las redes sociales han facilitado una respuesta pública negativa abrumadora a la decisión de John Howard [ex-Primer Ministro australiano] de proporcionar un testimonio de carácter.

Las continuas diatribas de Andrew Bolt [periodista australiano ultraconservador], siempre con su aire característico de arrogancia y desprecio, intentan mostrar a las víctimas como poco fiables, y peores.

El padre Frank Brennan [sacerdote y periodista jesuita] usó su posición y los medios de comunicación para demostrar la “inocencia” de su amigo porque “simplemente no era posible“, brindando detalles sobre el tiempo aquí y allá, así como sobre las vestimentas que eran imposibles de abrir.

Miles de víctimas que contaron sus historias a la Comisión Real relataron cómo los actos de abuso pueden ocurrir de la manera más descarada e “imposible”: los depredadores atacan cuando menos se lo espera, con velocidad y precisión, y en los más breves momentos.

Lo que frena mi ira y, a su vez, me devuelve la fe en el ser humano es cómo el público ha enviado los mensajes más fuertes a estos hombres encumbrados de privilegio y poder.

Ya no gobernáis nuestro mundo.

A medida que estos hombres encumbrados luchan por mantener sus privilegios, continúan personificando descaradamente lo que habilitó un sistema de abusos contra niños.

El bien merecido contragolpe público que se ha dirigido a estos hombres ha sido elocuente y visceral y completamente unido en su mensaje: ya no nos interesáis mucho.

Estos hombres han sido demolidos por 12 personas ordinarias, instaladas en un jurado y con la tarea de escuchar “todas” las pruebas y emitir un veredicto más allá de toda duda razonable. Fueron unánimes: Pell es culpable.

No puede haber sido fácil. Habrá sido necesario coraje y convicción; habrá causado noches de insomnio. Los miembros del jurado habrán vuelto a sus familias cambiados por la experiencia.

En todo este ruido, el mensaje del jurado se transmite de manera silenciosa y poderosa y está dirigido a aquellas víctimas que aún no han denunciado, y tristemente aún no han tenido una experiencia positiva.

Estáis a salvo, os creemos.

Gracias, a los 12, por inspirarme a usar mi voz y mi derecho a la libertad de expresión.

Fuente: The Age, vía Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

El Foro “Curas de Madrid y Más” clama contra la Iglesia autoritaria, infantilizadora y discriminatoria

Martes, 5 de marzo de 2019

17FC755D-7C1D-4F9B-BDE8-A0718CD910FBAborda en un coloquio abierto el reto de poner a la Iglesia al día

Aboga por “la secularización de la Iglesia” y un mayor toma de contacto con el mundo moderno.

”Aunque somos pocos y vamos teniendo muchos años, nosotros, que nos ilusionamos con el horizonte eclesial que abrió aquel “aggiornamento”, seguimos siendo el futuro”

(Jesús L. Sotillo).- El pasado día 11 de febrero, respondiendo a la convocatoria del Foro “Curas de Madrid y Más”, nos reunimos unas treinta personas para, en el curso del su 4º Coloquio abierto, narrar y escuchar nuestras experiencias y nuestros sueños en torno a tres cuestiones:

¿Qué tipo de cristiano o cristiana me enseñaron a ser?
¿Qué tipo de cristiano o de cristiana he ido siendo lo largo de mi vida?
¿Qué tipo de cristiano o de cristiana creo que debería hoy y en el futuro inmediato abundar en nuestra Iglesia?

Entre los asistentes, algunas y algunos que rondaban los ochenta años nos contaron que el tipo de cristiano que les enseñaron a ser fue el de hombres y mujeres que viven preocupados de lo negativo, de lo que no hay que hacer, de las tentaciones a las que no hay sucumbir, de los castigos divinos que hay que evitar. Era un modo de ser cristiano en el que, como dijo una de las participantes, resultaba difícil amar al Dios en el que era obligado creer. Más aún, se lo describían con unos rasgos que, según su propia expresión, lo convertían en un ser al que no sólo no se podía amar sino al que se llegaba a odiar, pues era un temible maltratador de quienes le desobedecían.

Otras y otros asistentes que rondaban, que rondábamos, los sesenta años, más o menos, todavía alcanzamos a recibir en nuestra infancia una formación cristiana de ese tipo. Pero, más pronto o más tarde, empezaron a llegarnos otras voces, las de quienes habían tenido conocimiento de los textos que “los padres conciliares” fueron aprobando en las sesiones del Concilio de Vaticano II.

Esos otros “catequistas” nos enseñaron una manera distinta de seguir a Jesús de Nazaret, un modo diferente de ser cristianos. Nos invitaron a preocuparnos del mundo actual, del “mundo moderno”, a tratar de conocerlo, apreciando y disfrutando lo que tiene de sabiduría y de bondad. Y, a su vez, nos movieron a luchar de modo incansable por aliviar el dolor, el sufrimiento, las injusticias, las miserias de tantos hombres y mujeres que hoy en día lo siguen pasando mal.

En esa lucha, de diferentes modos, nos implicamos y en ella nos hemos mantenido durante mucho tiempo. Aunque, como dijo otra de las intervinientes, con el correr de los años fuimos descubriendo que en nuestro ser creyentes debía haber un hueco también para, individual y comunitariamente, pensar en Dios, meditar en torno a su misterio, alabarle por la bondad que creemos posee y ejerce con sus criaturase implorar su ayuda y su luz.

Finalmente, un tercer grupo, el de los que andaban en el entorno de los cuarenta o el de los treinta años, contó que, generalmente, ya no tuvieron una formación cristiana preconciliar, sino conciliar, y que se sumaron a ese modo de ser cristiano que, creyendo que Dios es bueno, vive sereno, confiando en su amor providente, y tratando de que en nuestro mundo cada vez haya más personas que puedan vivir con dignidad, gozando y disfrutando lo que de hermoso tiene la existencia.

Pero llegó el pontificado de Juan Pablo II y se implantó en las altas esferas eclesiales el firme y decidido propósito de llevar a la Iglesia al día de antes de que Juan XXIII, en 1959, concibiera y pusiera en marcha el Concilio Vaticano II, o, más aún, a mucho tiempo antes, a la época del Concilio Vaticano I, en 1870, cuando la jerarquía eclesial, con Pío IX al frente, dio la espalda de forma oficial al “mundo moderno”, reafirmándose en su condena de las nuevas ideas que había ido alumbrando. Y en esas hemos estado y en esas hemos vivido desde entonces hasta ahora, cuando, aún bajo el gobierno del papa Francisco, quienes quieren mantener a la Iglesia en el pasado mantienen sus convicciones y conservan mucho poder.

Poco les importa que su estrategia pastoral no la haya mejorado, sino que la ha conducido a una situación peor que la imperante el 16 de octubre de 1978, cuando el cardenal Wojtyła fue elegido como sucesor de Juan Pablo I. Desde que la pusieron en marcha millones de mujeres y de hombres se han alejado de los templos católicos y muchos millones más han dejado de prestar atención a lo que piensen o enseñen quienes los regentan.

Y no es por ignorancia, egoísmo o depravación moral. La mayor parte de ellas y de ellos considera que muchos de los artículos de nuestro credo han perdido credibilidad, que muchos de los preceptos de nuestro código moral no son beneficiosos para bienestar humano y que nuestra estructura organizativa es autoritaria, infantilizadora y discriminatoria. Y, lo que es más desesperante, que no hay voluntad de cambiar nada de eso.

Nosotros, que creímos en el acercamiento al “mundo moderno“, contemplamos desolados ese éxodo. Nosotros que seguimos considerando una tarea inexcusable “la secularización de la Iglesia”, queremos que en ella vuelvan a abundar y se les permita vivir con sosiego los cristianos que retoman ese espíritu. Y que lo hagan, que lo hagamos, siendo conscientes de que hoy ya no es el 8 de diciembre de 1965, cuando Pablo VI clausuró solemnemente el Vaticano II. En 2019 el mundo es muy distinto al de aquel tiempo.

Hoy las investigaciones científicas en diferentes campos del saber humano, incluido el del estudio del pasado eclesial y el del pasado bíblico, han aportado muchos conocimientos de los que entonces no disponíamos y que han de ser tenidos en cuenta. Hoy la ciencia y la técnica, en sus diferentes modalidades, han contribuido a cambiar en muchos aspectos nuestra sociedad y nuestros modos de vivir en su seno.

Y, aunque como fruto de todo ello, se han producido numerosas mejoras en lo tocante al respeto de los derechos humanos y al mejoramiento de la vida de las personas, sigue habiendo mucho dolor, sigue habiendo muchas injusticias, muchas desigualdades, muchas tristezas, muchas angustias. Por eso el cristianismo que nos gustaría ver crecer y actuar, con el que soñamos y por el que trabajamos, sigue siendo un cristianismo que nos lleva a mantener como tarea inexcusable el reto de poner a la Iglesia al día, al día de hoy, no al de cuando fueron aprobado los documentos conciliares.

Por eso, aunque somos pocos y vamos teniendo muchos años, nosotros, que nos ilusionamos con el horizonte eclesial que abrió aquel “aggiornamento”, seguimos siendo el futuro, pues no solo no hemos renegamos de esos sueños, sino que los conservamos vivos. Y los hemos actualizado para sean todavía más soñadores, más del mañana e incluso del pasado mañana. Nos anima el deseo y la esperanza de que, al irse haciendo realidad, la Iglesia, además de decir que lo es, vuelva realmente a ser para muchos luz, levadura y sal en el ámbito del creer y del actuar.

664525A2-C5F7-4E0C-8EEF-DE00A961CC9E

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , ,

“El celibato y el abuso sexual ante el próximo Sínodo (Reflexiones de un cristiano de a pie)”, por Miguel Sánchez Zambrano

Lunes, 4 de marzo de 2019

orthodox-calendar-2014-6Agradecemos a su autor el envío de este artículo:

Surgen por doquier sacerdotes implicados en abusos sexuales, incluidos miembros de la Jerarquía que bien los han cometido o los han silenciado.  Últimamente: el Arzobispo de Santiago de Chile, Ricardo Ezzati; de Washington, Theodore McCarrick; de Lyon, Philips Barbarin y el Cardenal australiano, miembro de la curia Vaticana, George Pell.

Cabe preguntarse si ayudaría a erradicar esta lacra el celibato opcional y la homosexualidad aceptada y asumida por la Iglesia, pudiendo sus ministros contraer libremente matrimonio y desarrollar plenamente su mundo afectivo-sexual. El amor a otra persona (hombre o mujer) no puede ser obstáculo para trabajar por el Reino, sino una autentica ayuda para el trabajo apostólico.

El celibato como Carisma

La Iglesia considera al celibato como don de Dios, carismático y gratuito. Dios puede llamar al sacerdocio y no hacerlo al celibato. Cuando un clérigo soporta con amargura la obligación de la abstinencia, queda patente la ausencia del carisma, aunque sienta verdadera vocación. Imponer lo que es un don gratuito de Dios, esta avocando a nefastas consecuencias.

Naturalmente el Celibato tiene características y valores extraordinarios, como Gracia concedida por Dios: la persona, se siente más libre, disponible y comprometida. Pero al ser contrario a la naturaleza humana, la soledad afectiva que conlleva, puede desembocar en el abuso sexual. La obligatoriedad no se contempla en la Iglesia de Pedro y Pablo. Aquel estaba casado (Mc.1, 3), igualmente Judas Tadeo. Felipe tuvo hijas (Hch.21, 9). Solo se conoce a Juan como Apóstol célibe. Jesús trata expresamente el tema cuando los discípulos le dicen que, según su doctrina respecto al divorcio: “no trae cuenta casarse” (Mt.9, 10). Jesús responde: “No todos pueden casarse, solo aquellos a quienes Dios se lo ha concedido”, excluyendo la exigencia del Celibato. Pablo consideraba al célibe ungido por la Gracia, obviando su obligatoriedad (1 Cor.7, 7), corroborándolo al manifestar “sobre el celibato no he recibo ningún mandato del Señor “(1Cor.7, 25).

El Concilio de Elvira (Granada, 320) prohíbe, por primera vez el acto conyugal, sin vetar el matrimonio. Se intentó en Nicea (325) sin lograrlo, al instar el Obispo Pafnucio “no imponer yugo tan pesado, pues el matrimonio es muy honroso, no afligiendo con prohibiciones agobiadoras, pues todos los hombres no pueden soportar la continencia”. El de Gangra (365) declara: “Nosotros admiramos la Virginidad y al mismo tiempo honramos la compañía santa del matrimonio”. El de Seleucia (497) autoriza contraer matrimonio, invalidándolo más tarde, por ley, el Concilio II de Letrán (1.138). El Arcipreste de Hita narra, en el Libro del Buen Amor, la tenaz resistencia de los clérigos a dicha ley. Los mismos reyes siguieron favoreciendo a los clérigos para hacer a sus hijos herederos legales: Fernando III el Santo impone duras penas contra quienes obstaculicen esos derechos. En igual sentido legislan las Cortes de Castilla. En 1.318 Juan XXII confirma la heredad de los hijos de los clérigos.

Es en Trento (1563) cuando el celibato se impone definitivamente, sin acatarse plenamente: El Sínodo de Osnabruk (1625) afirma que “numeroso clero goza de compañía femenina, manteniendo a sus hijos con el patrimonio de la Iglesia”.

El Vaticano I (1869) plantea el celibato opcional, sin aprobarlo. En 1970 el Concilio pastoral holandés lo aprobó por mayoría absoluta. Tomaron idéntica postura la Conferencia Episcopal norteamericana y la Comisión Internacional de Teólogos, ante el sínodo de 1971, solicitándolo nueve Conferencias Episcopales. Tampoco se logró. En los años 90 el obispo Buxarrais opinaba que “los obispos no deben temer al Papa y pedirle la ordenación del casado”. De nuevo se acallaron las voces.

Motivos del celibato obligatorio

Dos son las causas principales de algo que ni Jesús ni los Apóstoles impusieron y la Iglesia no plantea hasta 320 años después: La primera, la doctrina peyorativa del matrimonio, asumida por la Iglesia. Tras la legalización de Constantino, esta se encuentra en una sociedad marcada por el helenismo y la doctrina gnóstica, influyendo decisivamente en las costumbres cristianas. Esta doctrina entiende al espíritu encerrado en el cuerpo del que hay que liberarlo de todo lo malo de este, especialmente lo relacionado con el sexo, sentándose las bases para prohibir el matrimonio a los consagrados.

La segunda será de tipo económico: desde su legalización, la Iglesia acumula riquezas, donadas por el Emperador, rompiendo con la fidelidad a la filosofía de vida del Maestro. Ante el acumulo de bienes, el Emperador Justiniano prohíbe ordenar obispos con hijos “para que los bienes donados a la Iglesia, no los emplee el Obispo en provecho propio o de sus hijos” (Codex Just.1, 3,41), constatándose que el celibato obligatorio no se sustenta en ningún principio evangélico.

Graves riesgos

clericalismoEl amor, como don de Dios, es un elemento decisivo para el equilibrio psicológico. Ser célibe implica aceptar cierto vacío que nada puede suplir. Si ese “ayuno emocional” no se hace desde la libertad, la persona padecerá una especie de “hambre interior”, abocándose a otras salidas que mitiguen ese “ayuno”. Entre ellas, la relación intima (nunca exenta de afecto y ternura) se presenta disfrazada como solución a la infelicidad de la soledad afectiva, habitando dentro del disfraz el monstruo cruel del abuso al inocente.

Como consecuencia, desde una ingenuidad demasiado interesada, el consagrado ignora el límite entre lo afectivo y lo sexual. Así nacen unas expectativas, encantadoramente engañosas, facilitando los primeros pasos de acercamiento a la víctima, apareciendo las pseudo-justificaciones que anulan los deseos de luchar, originándose una enorme tensión interior, muy difícil de controlar. La vuelta atrás se hace tremendamente difícil, desabocando en el acto abusivo. Faltó honestidad y fortaleza para poner freno en ese primer momento y bloquear una relación afectiva, aparentemente inocua, que puede llevar el germen del abuso, que solo el adulto puede detectar.

Al comenzar una relación afectiva, el abusador en potencia puede creerse con fuerzas suficientes para no sucumbir a momentos delicados, apoyándose en su vocación, sin querer percatarse que tiene ante él una persona (el menor) frágil y vulnerable, en una posición extremadamente delicada, sin recursos personales para hacerle frente.

Esa es precisamente la esencia del abuso: David frente a Goliat, pero un David carente de piedra y onda, sin posibilidades de vencer.

Un daño irreparable

Ante el daño que sufren los menores bajo la tutela de religiosos y sacerdotes, la Iglesia que elogia la pureza sexual, no debería obviar (haciéndose cómplice de lo que puede venir) la turbiedad que puede albergar la pureza impuesta. Con los que manchan dicha pureza, Jesús lo tiene claro: “El que escandalice a uno de estos pequeños, más le vale que le cuelguen al cuello una piedra de molino y le hunda en el mar” (Mt.18, 6, Mc.9, 42, Lc.9, 46).

Por si el drama de la pederastia fuera poco, está reapareciendo el fenómeno infravalorado de los abusos y violencia de miembros del clero hacia las religiosas. Francisco lo reconocía el pasado día 5, confirmándose la drástica caída de vocaciones femeninas. Demasiado drama para no hacer todo lo que sea necesario hacer.

 El Celibato opcional

La renuncia que el celibato lleva implícita, puede integrarse sintiendo que Dios es quien otorga dicha gracia, lo que no podrá percibirse desde la imposición obligatoria. Así, la renuncia a la más bella experiencia humana (la dimensión sexual del amor de Dios sentido entre dos), solo debería hacerse desde la libre aceptación de la virginidad como gracia que viene de Dios. Sin dicha gracia, el celibato impuesto expone al consagrado al drama del acto abusivo.

Según Santo Tomás las leyes positivas preservan los derechos instituidos por el Creador (Derecho Natural). Los Derechos dictados por los hombres son válidos si están en conformidad con aquellos. El celibato no pertenece al Derecho Natural. Sí lo hace el matrimonio. Pablo lo reconoce en las Cartas a Timoteo (Ti.3, 2-5) exponiendo las condiciones exigidas para ser Obispo, incluida la fidelidad en el matrimonio. Sin embargo, las recomendaciones para Obispos célibes no aparecen en la Escritura. Obispos y demás ministros tenían el derecho apostólico de casarse, conservándose hasta hoy en la Iglesia Oriental.

Al dirigirse a los grupos ascéticos de la Comunidad de Corintio, que deseaban permanecer célibes, Pablo responde que tal deseo no puede imponerse: “a todos les desearía que vivieran como yo (célibes), pero cada uno tiene el don que Dios le ha dado. Unos uno y otros otro” (1Cor.7 ,7).

Por último al imponer el Celibato, la Iglesia conculca el artículo 16 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: “los hombres y mujeres tienen derecho, sin consideración de raza, nacionalidad o religión, a contraer matrimonio y fundar una familia”.

La oportunidad del Sínodo

celibatoSon inmensa mayoría los sacerdotes (heterosexuales y homosexuales) que mantienen relaciones célibes, vividas como un don de la gracia del carisma recibido. Quienes lo viven impuesto, sin dicha gracia, pueden llegar al abuso sexual, escandalizando a la sociedad, llevando a la Iglesia a una de las crisis más profundas de la historia.

El Vaticano II, aprobando la ordenación diaconal de casados, mantenimiento el matrimonio en pastores protestantes que optaran por la Iglesia Católica, abrió el camino al opcional. El Papa reconoció recientemente que “el celibato no es un dogma de fe, es una regla de vida que yo aprecio mucho y creo que es un don para la Iglesia. No siendo un dogma de fe, siempre tenemos la puerta abierta para cambiarlo”. Igualmente reconoció, respecto a los homosexuales, que “yo no soy quien para juzgarlos”.

Con estas premisas, si el próximo Sínodo desea erradicar el drama, habrá de abordar actuaciones preventivas realistas, con la perspectiva del siglo XXI. Sirvan dos como ejemplo, ciertamente rompedoras con las directrices actuales: La abolición del celibato obligatorio y la despenalización moral de la homosexualidad. Ambas disposiciones rebajarían la inaguantable tensión que sufren muchos consagrados, incidiendo en la desaparición de la pederastia.

Si los dirigentes eclesiales fueran conscientes que con los cambios necesarios, ayudarían enormemente a combatirla, no dudarían en activar las reformas necesarias.

Francisco tiene el coraje necesario para dar un vuelco a la situación y el Sínodo, con todos los Presidentes de las Conferencias Episcopales reunidos, se presenta como la gran oportunidad que, una vez más creo que han optado por perder. Algún día, la Iglesia debe mostrar su rostro Materno a quienes, no poseyendo la gracia del celibato, desean recibir la gracia sacramental matrimonial o, al menos, la gracia de la bendición conyugal.

Miguel Sánchez Zambrano

Psicoterapeuta de Familia y pareja  

General, Iglesia Católica , ,

Cumbre anti‒pederastia. Lectura crítica y propuesta desde Mt 18, 1‒17.

Sábado, 2 de marzo de 2019

abusos-Iglesia_2098300203_9807727_660x371Del blog de Xabier Pikaza:

Se ha celebrado en Roma la cumbre sobre “pederastia clerical” (21‒24. 2. 2019). Ha sido una cita muy importante, y su efecto en la iglesia sólo se podrá evaluar en el futuro, según fuere la recepción y consecuencias que ella tenga. De todas formas es muy significativo el hecho de que los presidentes de las Conferencias Episcopales y otros cristianos significativos se hayan reunido con esa agenda. En ese contexto es admirable el empeño del Papa Francisco, a quien debemos agradecer su compromiso pastoral y creyente.

Aunque he dicho que habrá que esperar para ver los resultados, quiero empezar añadiendo que mi valoración de la cumbre es muy positiva, no sólo por lo que allí se ha dicho, sino por el testimonio que ha dado la Iglesia Jerárquica en un campo tan delicado como éste, no sólo por ella misma, sino por toda la sociedad, pues la pederastia no es sólo un tema Iglesia, sino del conjunto de la sociedad.

Es pronto para juzgar lo que se ha dicho en el aula, lo que se ha propuesto, y no estoy en condiciones para emitir un juicio bien fundado sobre el tema, aunque me siento obligado a elevar desde el principio tres reservas, que quizá no se encuentren bien fundadas, pero que no tengo más remedio que señalar:

5c7353150d2b1 La primera sobre la foto que está “muy verde”, como la imagen de la celebración de los obispos con “vestiduras verdes”. Una cumbre como ésta no puede ser de obispos vestidos de verde, sino de cristianos de todo tipo, padres y madres, jóvenes, homo‒ y heterosexuales, hablando abiertamente, desde su propia vida y desde Cristo. Una iglesia clerical como la nuestra quizá no está aún preparada para celebrar una cumbre de este tipo.

‒ Me parece muy poco agraciada la palabra del Papa Francisco, quien tras la intervención de una mujer en el aula había dicho: “Invitar a hablar a una mujer no es entrar en la modalidad de un feminismo eclesiástico, porque al final todo feminismo acaba siendo un machismo con falda”. Esta “sentencia” puede ser buena si condena no sólo un tipo de feminismo (machismo con falda: ¡expresión muy porteña!), sino también un tipo de “machismo casi total”, como es el de los “padres varones de la Iglesia” (todos machos, hablando de un tema que ellos, como machos, difícilmente entienden, como es el de la pederastia). Los hombres en general (y entre ellos muchos “eclesiásticos” son manos sensibles ante temas como el de la pederastia). De todas formas, esta frase, tomada así (a lo bruto) destruye por su base esta cumbre.

‒ Muchos han dicho que gran parte de la culpa de la pederastia está en un tipo de homosexualidad. El tema es más serio de lo que alguien puede suponer… pero empezando por ahí no se resuelve el tema. Otras veces he desarrollado este tema. Lo dejo hoy así. El tema libro de Frédéric Martel, Sodoma: Poder y escándalo en el Vaticano ha de leerse en otra perspectiva (desde otras claves,también importantes, pero que no es éste el momento de analizar).

kidnap-kids_560x280Aquí me limito a leer y analizar una página del evangelio de Mateo (Mt 18, 1‒17) que puede ayudarnos a entender y valorar la importancia y riesgo de la pederastia en la Iglesia. Esa página de Mateo no trata sólo de la pederastia, sino de algo anterior, todavía más peligroso: el tema del poder en la Iglesia. Ciertamente, la pederastia es un mal gravísimo en la Iglesia; pero el origen de ese mal no es en sí un tipo de maldad particular de unos individuos (unas pocas manzanas podridas…), sino un tipo de poder eclesial (clerical…).

Es muy posible que la pederastia de cierto clero no esté tan extendida… Pero ella es especialmente perversa porque está vinculada a un tipo de “poder espiritual y social” (casi diría “familiar”) que destruye no sólo la credibilidad del clero, sino del mismo evangelio vivido en forma de Iglesia clericalizada. Siga, pues, quien quiera, seguir leyendo conmigo estos versos del evangelio de Mateo.

1. Pregunta básica: ¿Quién es el más grande? (18, 1-5).

Ésta es la pregunta básica. No podemos empezar por la pederastia (un tema importantísimo, pero derivado), sino por el tema del poder en la Iglesia, como hace el evangelio de Mateo. Repito, para el evangelio, el problema no empieza siendo la pederastia, sino un tipo de utilización del poder clerical. Así empieza la “cumbre” de Jesús sobre la posible pederastia:

‒ Mt 18, 1 En aquel momento se acercaron a Jesús los discípulos y le dijeron: ¿Quién es, pues (=según esto), el mayor en el Reino de los Cielos? ‒ 2 Él llamó a un niño, le puso en medio de ellos 3 y dijo: En verdad os digo, si no cambiáis y os hacéis como los niños, no entraréis en el Reino de los Cielos. 4 Así pues, quien se haga pequeño como este niño, ése es el mayor en el Reino de los Cielos. 5 Y el que reciba a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe.

Ésta es la primera pregunta, la cuestión originaria que los discípulos plantean (que ha plantearse hoy) en una Iglesia que una iglesia que ellos interpretan como espacio de poder. Pero Jesús les responde cambiando de plano y rompiendo el nivel de su búsqueda, para decirles que los importantes no son ellos (los jerarcas verdes de la imagen), sino los niños.

El tema es por tanto el deseo y ejercicio de poder en un plano social y también de intimidad, un poder que puede desembocar en la utilización sexual de los niños en la Iglesia.Los discípulos se creen importantes porque piensan que la estrategia del Reino de Dios es jerárquica, y ellos han de ser los más altos. No dudan de la necesidad de que haya jerarquía, sólo les importa saber quién ocupa el primer lugar en ella, quien es más digno (menos dado a los abusos, entre ellos al de la pederastia).

Pues bien, Jesús responde que lo esencial no es el poder, sino el bien de los niños. Jesús responde indicando que un tipo de poder termina utilizando a los menores (y en especial a los niños). Por eso, Jesús empieza invirtiendo el modelo de poder: Toma a un niño (paidion) y le pone en mesô autôn, es medio de aquellos que buscan sobresalir, viviendo así a costa de los demás. Ellos, los niños, son el centro, la autoridad mayor del grupo; ellos debían haber sido los protagonistas de la cumbre vaticana sobre la pederastia… Ellos y no los “señores” vestidos de verde.

Ciertamente, el gesto de Jesús puede tener un rasgo de cariño personal, como ha puesto de relieve el texto base de Mc 9, 36, donde se dice que Jesús abraza al niño. Pero Mateo insiste más en la autoridad del niño, en cuanto carente de poder (como alguien que está a merced de otros)…, pero teniendo el poder (la autoridad) más grande. Jesús no quiere una buena jerarquía (y mucho menos una mala), con la victoria de los “fuertes”, sino un lugar de crecimiento y despliegue de vida desde los más pequeños, como indican las dos sentencias complementarias que siguen:

− Convertirse y hacerse pequeño (18, 3-4). Frente al “ser a costa de los demás”, Jesús establece como principio básico de su enseñanza y familia de Reino no sólo el “ser para los demás”, sino el ser “menor” entre todos. Ésta es una consecuencia de su visión de Dios como Padre al servicio de los hijos (¡no son los hijos para los padres, sino los padres para los hijos!). Por eso, sus discípulos tienen que hacerse niños en la familia de Dios, recibiendo de esa forma el Reino.

Leer más…

Iglesia Católica , , , , ,

Un nuevo informe habla de 400 casos de abusos sexuales en la Iglesia polaca

Viernes, 1 de marzo de 2019

gf-8wzr-NHQb-572P_ks-henryk-jankowski-664x442-nocropHenryk Jankowski

Derriban la estatua de un religioso polaco acusado de abuso a menores

El episcopado polaco insiste en que existe “tolerancia cero” con los abusos sexuales protagonizados por el clero

Un nuevo informe hecho público en Polonia documenta cerca de 400 casos de abusos sexuales protagonizados por religiosos en ese país.

El documento ha sido publicado por la fundación “No tengas miedo”, una organización que apoya a las víctimas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes en Polonia.

El documento detalla los casos de 85 sacerdotes condenados por abusos, otros 88 cuyos presuntos abusos han sido destapados por medios de comunicación, y otros 95 acusados por presuntas víctimas, explicó a Efe Agata Zyglewska, una de las autoras del informe.

El texto también cita a 24 arzobispos y obispos polacos, acusados por “No tengas miedo” de encubrir abusos.

“Esperamos que la jerarquía eclesiástica polaca asuma al fin su responsabilidad”, añadió Zyglewska.

Por su parte, el episcopado polaco insiste en que existe “tolerancia cero” con los abusos sexuales protagonizados por el clero.

La publicación del informe se produce después de que ayer derribasen en Gdansk (norte de Polonia) la estatua de un religioso muerto en 2011, acusado de abusos sexuales a menores durante su etapa en activo.Tres activistas derribaron esta madrugada en Gdansk la estatua del sacerdote polaco Henryk Jankowski, muerto en 2010, sobre el que recientemente se han vertido acusaciones de abuso de menores.

En un vídeo difundido por los propios autores, puede verse como los tres hombres atan una cuerda al monumento para derribarlo en plena noche.

Con la estatua del prelado ya derribada, los activistas colocaron la ropa interior de niños en una de las manos, y las vestiduras blancas que usan los monaguillos sobre el cuerpo de la misma.

El acto de vandalismo ha sido justificado como protesta por la falta de acción de la iglesia Católica polaca contra los casos de abuso de menores entre el clero que han aflorado en los últimos años.

Jankowski se destacó en la década de los 80 por su apoyo al movimiento Solidaridad y su cercanía a su líder, Lech Walesa, en su lucha contra el régimen comunista en Polonia.

Líderes mundiales, incluyendo el entonces presidente estadounidense, George W. Bush, y la primera ministra británica, Margaret Thatcher, visitaron su iglesia en Gdansk en reconocimiento a su actividad anticomunista.

En los últimos meses han trascendido acusaciones que apuntan a que Jankowski abusó de menores, en su mayoría niños, durante su etapa en activo.

Estas denuncias han hecho que las autoridades eclesiásticas abriesen una investigación.

Varios grupos en defensa de los menores abusados en el seno de la Iglesia habían pedido en numerosas ocasiones la retirada del monumento a Jankowski.

Fuente Agencias/Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

La renovación de los ministerios

Jueves, 28 de febrero de 2019

Grantchester-el-cluedo-del-sacerdote-mas-sexy-de-InglaterraMucho más allá del celibato opcional

Emilia Robles
Madrid

ECLESALIA, 11/02/19.- Vi en su día, a la vuelta del papa de la JMJ lo que decían algunos periodistas sobre sus palabras en el avión de camino a Roma, entre otras cuestiones sobre el celibato opcional (que el no aprobaría en su pontificado, desde su intención actual) y también otras reflexiones en positivo sobre la propuesta del obispo Fritz Lobinger (de que se pudieran aceptar otros ministerios ordenados) en lugares como la Amazonía u otros. Difícil abordar este tema de la renovación de los ministerios -que necesitaría varios libros y recoger diferentes aportaciones de diversos sectores de Iglesia- en un avión. Imaginé que lo publicado iba a suscitar reacciones y ya las estoy viendo. Unas con satisfacción y otras con mucha inquietud.

Entiendo bien, por un lado y me parece legítimo, que el papa quiera diferenciar entre lo que pueda ser reflexionado y aprobado en el Sínodo de la Amazonía: ordenación de personas (el especifica que varones) probadas en comunidades vivas y corresponsables, que puedan colaborar con los sacerdotes actuales, trabajado en consenso en las diócesis, frente a lo que muchos podrían entender como que el papa vaya a aprobar que “los curas se puedan casar” que es otra cuestión. Y también entiendo y comparto que diga que el celibato opcional no es la solución a la pederastia. No dio para entrar en la eclesiología que es básica para abordar el tema de los ministerios. Pero… bueno, el papa dijo lo que el pensaba en ese momento.

Es normal también que se haya suscitado agitación. Está el contexto, que tal vez no era el más adecuado para explicitar ciertos temas (aunque a veces no se pueda evitar) o cómo los periodistas transcriban ciertas cuestiones, máxime cuando hay teología de por medio. Y luego, lo que a cada cual le remueve. Me hago cargo de la desazón que ha producido la transcripción de las palabras del Papa, no sólo entre los movimientos de reforma de la Iglesia que defienden el celibato opcional, sino entre teólogas y teólogos y pastoralistas que justifican su necesidad, e incluso entre mucho cristiano de base, que, en las encuestas de opinión llevan años apoyando el cambio de la norma que obliga a que exista un único modelo de presbítero célibe (sin entrar en muchas más cuestiones eclesiológicas, sino solo guiándose de su sentido común).

Pero está muy bien diferenciar las cosas. La propuesta del obispo emérito Fritz Lobinger (ante los miles de comunidades sin Eucaristía en el mundo por falta de sacerdotes y por su inadecuada distribución) es que, en comunidades bien probadas, activas y corresponsables, se ordene a personas laicas, integradas desde hace años en las comunidades, para presidir la eucaristía y para realizar otras tareas que habitualmente estaban asignadas al cura célibe en el formato que venimos conociendo desde la Edad Media. Y que esto se haga en un consenso en las diócesis que lo comunican a Roma para su aprobación. Exige por tanto, un proceso desde las diócesis. Y creo que lo que el papa dice -si he sabido leer bien entre líneas- es que lo que se puede y se quiere debatir en el Sínodo de la Amazonía es esto y no otra cosa.

En Proconcil hemos explicitado, difundido y profundizado en esta propuesta del obispo Lobinger (recogida en castellano en dos libros que tiene además incluida una aportación teológica), por su enorme interés, por la eclesiología en la que se basa y por lo bien desarrollada que está desde principio a fin. Eso no quiere decir que, en su desarrollo no puedan surgir problemas o contradicciones que habrá que solucionar en el contexto. Tampoco quiere decir que vaya a resolver todos los problemas que tiene la Iglesia en relación a los ministerios. Pero este tema no lo voy a tocar, porque necesita mucha amplitud y ya lo haré en su día en un espacio más adecuado.

La principal finalidad (aunque no la única) de estas nuevas formas ministeriales, a las que el papa alude que se podrían permitir, es que no haya comunidades sin Eucaristía. Y ahí es donde el papa cita a Henry de Lubac (aunque el periodista no lo nombre, no sé si el Papa lo nombró o no) hablando de la importancia de la Eucaristía que construye a la Iglesia y se hace en ella. De manera que la Eucaristía es esencial en la Iglesia y es un bien mayor que una ordenación jurídica que reduce la potestad de presidir la Eucaristía a un modelo de presbítero como el que conocemos. Y esto es lo que, según el Papa, justificaría que en lugares “recónditos” se admitan nuevas formas de ministros ordenados (o no ordenados, pero, en cualquier caso, reconocidos por Roma) que atiendan a las necesidades de las comunidades y en particular a la celebración eucarística, siempre desde su pertenencia a ellas.

Hay personas, sobre todo en la Jerarquía, pero también en algunas comunidades que tienen mucho miedo a que desarrollar una propuesta de renovación de los ministerios sea dar pie a “que los curas se casen” y a cuestionar el sacerdocio célibe de los actuales curas. Y el papa hace bien, desde mi punto de vista en salir al quite de esos temores. Porque el mismo Lobinger se esfuerza mucho en que los sacerdotes actuales no vean estas nuevas formas ministeriales, alguna de ellas ordenada, como una competencia amenazadora hacia los actuales sacerdotes, o un rebajar su “don celibatario” (que se supone que defienden como libremente aceptado) Ese es un aspecto, que seguramente el Papa ha logrado con esta comunicación.

Pero tampoco es de recibo que la palabra del Papa produzca desazón en aquellos que buscan una renovación de los ministerios. Y seguramente no ha sido esa su intención. Lo que ocurre es que en la comunicación no bastan las intenciones para garantizar los resultados (porque es un proceso mucho más complejo en el que intervienen muchos factores: instrumentos, personas, lenguajes, contextos, imágenes culturales, etc.). Hay otro problema añadido que está en la recepción de la palabra del papa (de este y de otros) y es el valor que se le da a la palabra de un papa sin diferenciar mucho en qué contexto se dice esta palabra. No es igual hablar en una entrevista (como sucede con el libro de Fernando Delgado) que hablar en un avión, que hablar en un documento menor, o hablar en una Encíclica…

Y una consideración más. La palabra de un papa sobre una disciplina como la que durante estos últimos siglos nos ofrece un único modelo de presbítero, célibe y formado en los seminario como los conocemos ahora (y esto Francisco lo sabe bien) y máxime este tipo de palabra (breve) en este contexto (de una entrevista en un avión) no es la palabra de la Iglesia. En el tema de ministerio presbiteral que es clave para la Iglesia y cuya regulación jurídica no es un dogma de fe sino una cuestión disciplinar, tienen que hablar las comunidades y tienen que hablar los teólogos, los pastoralistas y otros expertos acreditados, además de otros obispos, en un clima de conciliaridad y sinodalidad. Y desde mi punto de vista no centrar el tema en el celibato, porque el tema de los ministerios hay que abordarlo desde otro enfoque.

Me parece magnífico que el papa cite a Henry de Lubac como teólogo, hablando de la primacía de la Eucaristía sobre los formatos ministeriales y a un pastoralista y además obispo, como Lobinger, lo que muestra su preocupación y su investigación sobre el tema. Espero también en la Iglesia la fuerza de una teología que sitúe los dos grandes pilares de la Iglesia en Jesus de Nazareth y la comunidad, en vez de centrarse tanto en los ministros ordenados que deben ser servidores de comunidades verdaderamente eucarísticas.

Confío también en que se siga profundizando (ya lo hacen muchos teólogos) y se difunda ampliamente una teología del Espíritu Santo que acompaña a las comunidades y reparte sus dones en ellas, sin ningún tipo de discriminación, de manera que no queden desatendidas en ningunas de sus necesidades y que no se pierdan dones y carismas. Y en que sepamos alcanzar consensos que agrupen y no dividan a las comunidades. Mientras esto no se entienda y se practique, de poco valdría que un papa aprobara el celibato opcional. Y el día en el que esto se practique de forma extensa, no habrá un papa que detenga una verdadera renovación de los ministerios. Si alguno lo intentara se expondría a cometer un gran pecado y probablemente a provocar un gran cisma, porque no se puede asfixiar al Espíritu.

(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Espiritualidad, Iglesia Católica , , ,

Las víctimas exigen a la Iglesia la inmediata expulsión de abusadores y encubridores

Jueves, 28 de febrero de 2019

no-mas-abusosPresentan un plan con 21 medidas, que reclama, El acceso a los archivos e indemnizaciones

ECA Global pide al Papa que explique su responsabilidad en los casos de Grassi, Corradi o Zanchetta

Linda Ghisoni: “De rodillas y en comunión, la respuesta es solidaridad y no omisión”

Juan Carlos Cruz: “El Papa busca hacer lo correcto, pero algunos reman en contra”

La Iglesia latinoamericana declara la guerra a la pederastia clerical

(J. Bastante/Agencias).- “Este es el plan de acción que tendría que haber presentado ayer el papa Francisco en su discurso en vez de hablar de generalidades. Son medidas de sentido común”. El portavoz de ECA Global, Miguel Ángel Hurtado, presentó un plan de acción, con 21 medidas, que exigen a la Iglesia para acabar con la pederastia clerical.

Entre ellas, la inmediata expulsión del sacerdocio de los curas abusadores y de los encubridores, así como la obligación de denunciar cualquier indicio de abusos, y de entregar toda la documentación a las autoridades civiles.

Al tiempo, exigen el fin de la inmunidad de los diplomáticos vaticanos, y que cada Conferencia Episcopal se encargue de las indemnizaciones a las víctimas de abusos. Del mismo modo, los supervivientes abogan por la publicación de todos los registros y archivos de los religiosos que hayan cometido abusos a menores, y que se elimine el secreto pontificio.

En cuanto al Papa Francisco, las víctimas reclaman laanulación de su ‘Motu Proprio‘ de 2016, al considerarlo demasiado blando, y que entregue a las autoridades toda la documentación relativa a su papel en casos como los del cura Julio Grassi y Nicola Corradi, acaecidos cuando era arzobispo de Buenos Aires. También exigen a Bergoglio transparencia en el caso del obispo Gustavo Oscar Zanchetta.

Algunas de estas peticiones, subrayó Hurtado a Efe, se presentaron en la reunión que mantuvieron las víctimas el pasado miércoles con el Comité Organizador, pero “ninguna de ellas se ha incluido en el discurso del Papa”.

Por contra, como anunció ayer la Santa Sede, los responsables de la cumbre antiabusos mantuvieron un encuentro con la cúpula de la Curia romana. Según declaró el portavoz de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, se destacó que el encuentro “debe ser seguido por medidas concretas solicitadas enérgicamente por el Pueblo de Dios”.

En este sentido, el Vaticano se comprometió a comunicar de manera más clara, oportuna y detallada posible las acciones concretas que saldrán de la cumbre, admitiendo algunas de las críticas de víctimas y medios. Entre las primeras medidas, la necesidad de escuchar a las víctimas como punto de partido, una mayor participación de los laicos, y una inversión en capacitación y prevención de los miembros de la Iglesia. Tal y como anunció ayer Lombardi, en los próximos dos meses se publicará un vademécum de obligado cumplimiento para todos los episcopados del mundo, así como un nuevo ‘Motu Proprio‘ del Papa, que reemplazará al de 2016, cuya tibieza denuncian las víctimas.

Finalmente, el presidente de la CEE, Ricardo Blázquez, asumió que la Iglesia debe colaborar con las autoridades civiles en los casos de abusos. En una entrevista en Cope, el cardenal insistió en que “nada de encubrimientos, nada de silencio cómplice. Tiene que haber una denuncia clara, debe haber colaboración con las autoridades del Estado”.

Blázquez, que apostó por “una reacción de carácter penal hacia los abusadores, admitió haber llorado al escuchar los testimonios de las víctimas. “Era conmovedor, qué abuso tan grave, a veces de años y tergiversando su daño como si fuera culpable, con un silencio cómplice, a veces se volvía en contra de la víctima, que no encontraba escucha ni siquiera en la familia”, lamentó.

Fuente Religión Digital

Iglesia Católica , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.