Archivo

Entradas Etiquetadas ‘“Terapias” reparadoras o de conversión’

El Vaticano frena las “terapias de conversión” e instruye a los obispos españoles a desautorizar a un grupo de ex-gays

Martes, 20 de julio de 2021

telefono-conferencia-episcopal-espanolaEn lo que probablemente sea una primicia histórica, el Vaticano ha dado instrucciones a los obispos de España para que rechacen un grupo de terapia de conversión en ese país.

Vida Nueva informó que en junio la Congregación para el Clero del Vaticano emitió un informe a la Conferencia Episcopal Española diciendo que los obispos deberían distanciarse del grupo conocido como Verdad y Libertad. Este grupo, fundado en 2013, ofrece una forma de terapia de conversión que muchos católicos, incluidos clérigos y religiosos, han intentado. El informe continuó (a través de Google Translate):

“’Bajo ninguna circunstancia [Verdad y Libertad] es una asociación eclesial, y la Conferencia Episcopal nunca la ha apoyado ni autorizado’, dijeron a esta revista fuentes [en la conferencia de obispos], detallando cómo ‘hay mucho menos apoyo para esta entidad . ” Es más, animamos a quienes se consideren afectados o víctimas a presentar una denuncia civil, porque desde el punto de vista canónico no podemos detener lo que hacen ‘, reafirma la oficina de la iglesia.

“‘ El hecho de que los creyentes hayan participado no puede llevar a la identificación de una actividad de la Iglesia porque no lo es. Así lo ha dejado claro la Santa Sede y así nos han pedido que lo expongamos y lo comuniquemos claramente en nuestras diócesis ”, señala un obispo. Al mismo tiempo, lamenta que los mismos promotores de ‘Verdad y Libertad’ hayan asumido el nombre de ‘católicos’ y hayan buscado postulantes en espacios cristianos ”.

La intervención del Vaticano el mes pasado sigue a los informes de 2019 de que “unos cinco o seis” obispos, según uno de los ex miembros de Truth and Freedom, participaron en actividades grupales y recomendaron a personas, incluidos jóvenes, para la terapia de conversión. Vida Nueva explicó:

“La declaración romana de junio llega después de un primer aviso en noviembre de 2019 de la Santa Sede, cuando los participantes en la [asamblea de la Conferencia Episcopal Española] dirigieron un informe sobre esta organización que había sido enviado a [prefecto saliente de la Congregación para el Clero] Cardenal [Beniamino] Stella. El documento recoge los testimonios de varios clérigos que denunciaron al grupo, habiendo sufrido prácticas que denominan “humillantes” y que estaban justificadas por el concepto de “homosexualidad reversible”.

“En respuesta a esto, Stella lo envió directamente a los [obispos españoles] y luego pidió a los obispos que tienen sacerdotes o seminaristas en su diócesis que han participado en las actividades de la entidad que lo investiguen. Según la evidencia de otra fuente interna en una diócesis donde este movimiento ha tenido una presencia significativa, no se ha realizado una auditoría interna ”.

El tema de la terapia de conversión se ha debatido ferozmente en algunos sectores de la iglesia española antes del informe de 2019 a toda la conferencia de obispos. En un incidente, el gobierno investigó a la diócesis de Alcalá de Henares después de que un periodista informara que la iglesia apoyaba la terapia de conversión, que es ilegal en muchas partes del país. La diócesis defendió su participación con los proveedores de terapia de conversión. El obispo , incluso sugirió que los católicos podrían ser martirizados por apoyar la práctica, lo que se sumó a su historial altamente LGBTQ negativo.

La intervención del Vaticano sienta ahora un precedente para los obispos y pastores de otros países. España no es el único país donde los líderes de la iglesia han respaldado organizaciones ex-gay, y el mito vicioso de que la homosexualidad es curable de alguna manera persiste entre muchos católicos. Pero en los niveles más altos de la iglesia, parece estar ocurriendo un cambio. El propio Papa Francisco ha expresado su preocupación por la terapia de conversión, según la activista lesbiana Jayne Ozanne en 2019.

El hecho de que esta intervención sea de la Congregación para el Clero del Vaticano también plantea una pregunta interesante. La homosexualidad se considera innata y natural en la enseñanza de la iglesia, incluso si los pastores ignoran esa verdad con demasiada frecuencia. Pero si ahora hay una mayor adherencia a esta enseñanza, en particular de esta congregación, entonces la preocupación por el clero y los religiosos sometidos a la práctica podría ser una apertura para una reconsideración de la prohibición de aceptar hombres homosexuales al sacerdocio, que fue emitida por la misma oficina. Independientemente, que el Vaticano haya intervenido en absoluto contra una práctica tan dañina es una victoria.

Robert Shine, New Ways Ministry, July 15, 2021

***

Las últimas noticias acerca de este esperpento de las falsas “terapias” fue que la Subsecretaria de DDHH de Chile Lorena Recabarren quería que la Ley Zamudio permitiese en ciertos casos las terapias para “curar” la homosexualidad o la transexualidad, lo que provocó las protestas del MOVILH. Antes, que la asociación española Abogados Cristianos se querella contra Ignacio Aguado por hacer pública la multa a la coach de terapias para personas LGTBI, y que, ante la protesta ciudadana, el Ministro de Educación de Israel se retractaba de su apoyo a las terapias de “curación” para gays. Y Canadá prohibirá las «terapias de conversión» a nivel nacional.

Una tendencia creciente a la prohibición

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que naufragó con la convocatoria de elecciones anticipadas.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

En EE.UU., gran aliado de Israel, California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor el pasado 8 de abril tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y el pasado 8 de mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México.

Y, por fin, el Gobierno de España aprueba el anteproyecto de la Ley Trans, que prohibirá las ‘terapias de conversión’.

No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente New Ways Ministry/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , ,

Hombre gay comparte la angustiosa experiencia de la terapia de conversión religiosa: “Fue un lavado de cerebro manipulador”

Viernes, 14 de mayo de 2021

cropped-shot-of-worshiping-god-with-the-bible-2TTL6MM-1024x682(Envato Elements)

Gary habló sobre su experiencia con la terapia de conversión.

Un hombre gay estaba “traumatizado” y experimentó implacables pensamientos suicidas después de soportar 18 meses de terapia de conversión religiosa.

Garry, de Lurgan en Irlanda del Norte, le dijo al programa Today with Claire Byrne de RTÉ Radio 1 que buscó la terapia de conversión en 2010 debido a sus intensos sentimientos de vergüenza por su sexualidad. Rápidamente encontró varias organizaciones religiosas en Google que afirmaban que podían ayudarlo a superar sus deseos sexuales con personas del mismo sexo.

Mirando hacia atrás, ahora siente que los líderes religiosos trataron de “lavarle el cerebro” para que pensara que algo andaba mal con él y que necesitaba ser reparado. “Estaba allí en Google, ‘¿Puedo ser gay y cristiano?’ ‘¿Hay alguna manera de cambiar mi sexualidad?’ Y esas búsquedas en Google se hicieron una y otra vez, durante mis 20 años”, dijo Garry al programa. el martes (11 de mayo).

En ese momento, Garry estaba “bastante deprimido” y “todavía luchaba mucho” con su identidad sexual. Había comenzado a sentirse “muy aislado y solo” cuando se acercó a una de las organizaciones religiosas que encontró en línea. “Dijeron que había buenas esperanzas de que pudiera convertirme en una vida heterosexual, y dijeron que, sí, podría vivir bastante feliz sin atracción por el mismo sexo, como lo llamaban, u homosexualidad”, explicó Garry.

En el transcurso de 18 meses, asistió a terapia de grupo, así como a sesiones individuales con líderes religiosos. También trabajó a través de “materiales” buscando “ejemplos bíblicos de sexualidad”. En esas sesiones, a Garry y otras personas queer se les dijo que lo que estaban sintiendo estaba “mal”.

Los líderes del programa le “lavaron el cerebro” y trataron de hacerle creer que era posible cambiar su orientación sexual. La terapia de grupo fue “muy manipuladora en la reflexión”, dijo Garry, explicando que la idea era tener  “otras personas con las mismas luchas” afirmando el mismo mensaje anti-gay. A Garry se le hizo creer que “cambiaría” si se comprometía plenamente con el programa. “De lo contrario, no tendrá éxito”, dijo.

Mirando hacia atrás, Garry dijo que se sintió “enfadado, perdido y muy molesto” después de la experiencia. “Me sentí completamente atrapado por eso. Fue una época muy angustiosa “.

Cuando se le preguntó si era traumatizante, Garry respondió: “Mucho. Creo que, como muchos traumas, hago todo lo posible por no revivirlos, pero hago todo lo posible por hablar de ellos “. Continuó: “Las cosas que nos hicieron compartir, las historias que eran personales para nosotros, las historias sobre tu sexualidad, que te digan que eso está mal, que afirmen que está mal es realmente tan, tan dañino”.

Garry dijo que estaba traumatizado “cada vez” que iba a una sesión de terapia de conversión. Al final del proceso, estaba “completamente perdido” y ya no sabía quién era porque su identidad había sido “derribada”.

No hace falta decir que los esfuerzos por cambiar su sexualidad fracasaron. Garry se volvió “muy deprimido” y tenía pensamientos suicidas “casi a diario” al final del proceso. Comenzó a beber alcohol “todas las noches solo para dormir” y “para deshacerse de los pensamientos” en los que no quería pensar. Garry agregó: “Todavía está sucediendo hoy. Habrá alguien con quien orarán hoy. Esa oración cuyas palabras dirán que tu homosexualidad está mal, que se referirá a ella como un demonio, intentarán expulsarla “.

Después de su traumática experiencia, Garry buscó asesoramiento legítimo para ayudarlo a superar su depresión. Ahora es médico de cabecera y se casó con su pareja, que también se llama Garry, en 2016.

Garry relató su experiencia mientras el Reino Unido se prepara para prohibir la terapia de conversión. El gobierno del Reino Unido volvió a comprometerse a prohibir la práctica el martes (11 de mayo), anunciando que se llevará a cabo una consulta pública antes de que se presente la legislación.

Mientras tanto, la terapia de conversión es un tema transferido para Irlanda del Norte. La Asamblea votó abrumadoramente a favor de una moción que pedía la prohibición de la práctica pseudocientífica en abril.

La ministra de Comunidades, Deidre Hargey, ha confirmado que su departamento está trabajando en una legislación para prohibir la práctica en Irlanda del Norte.

Se anima a los lectores afectados por los problemas planteados en esta historia a ponerse en contacto con Samaritans gratis en el 116 123 (www.samaritans.org) o Mind en el 0300 123 3393 (www.mind.org.uk). Se anima a los lectores de los EE. UU. A que se comuniquen con la Línea Nacional de Prevención del Suicidio (National Suicide Prevention Line)al 1-800-273-8255.

***

Las últimas noticias acerca de este esperpento de las falsas “terapias” fue que la Subsecretaria de DDHH de Chile Lorena Recabarren quería que la Ley Zamudio permitiese en ciertos casos las terapias para “curar” la homosexualidad o la transexualidad, lo que provocó las protestas del MOVILH. Antes, que la asociación española Abogados Cristianos se querella contra Ignacio Aguado por hacer pública la multa a la coach de terapias para personas LGTBI, y que, ante la protesta ciudadana, el Ministro de Educación de Israel se retractaba de su apoyo a las terapias de “curación” para gays. Y Canadá prohibirá las «terapias de conversión» a nivel nacional.

Una tendencia creciente a la prohibición

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que naufragó con la convocatoria de elecciones anticipadas.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

En EE.UU., gran aliado de Israel, California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor el pasado 8 de abril tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y el pasado 8 de mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México.

No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente Pink News/Cristianos gays

Cristianismo (Iglesias), General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

La Asamblea de Irlanda del Norte vota a favor de la prohibición de la terapia de conversión

Martes, 27 de abril de 2021

north_ireland-1Los miembros de la Asamblea Legislativa de Irlanda del Norte (MLA) han aprobado una moción histórica que introduce una prohibición totalmente respaldada de la terapia de conversión.

Una moción, presentada por el Partido Unionista del Ulster (UUP), pidió a la ministra de Comunidades, Deirdre Hargey, que introdujera una prohibición de la terapia de conversión.

La terapia de conversión es la práctica de intentar “borrar, reprimir, curar o cambiar” la orientación sexual o la identidad de género de una persona a través de métodos físicos y psicológicos. En su forma más extrema, se trata de una terapia de choque en la que las personas LGBTQ + son sometidas a descargas eléctricas mientras ven escenas de afecto entre personas del mismo sexo.

La UUP declaró que era “fundamentalmente incorrecto ver que nuestra comunidad LGBTQ requiere una solución o cura”.

El Partido Unionista Democrático (DUP) presentó una enmienda que incluía protecciones a la luz de la prohibición pendiente de “actividades religiosas legítimas como la predicación, la oración y el apoyo pastoral”. El DUP fue criticado por eliminar una línea que afirma que la terapia de conversión era “fundamentalmente incorrecta para ver que nuestra comunidad LGBTQ requiere una solución o cura”. La enmienda fue rechazada por una mayoría de votos de 59 a 28.

MLA votó el martes (20 de abril) aprobando la moción por 59 votos contra 24.

“El resultado del debate de la Asamblea de hoy es positivo y nos complace que exista tal apoyo entre partidos para prohibir la terapia de conversión”, dijo Aisling Twomey, miembro del grupo de campaña Ban Conversion Therapy NI y gerente de defensa de The Rainbow Project.

Twomey agregó: “Ahora necesitamos ver que el trabajo se ponga en marcha al ritmo para presentar la legislación antes del final del período actual de la Asamblea para garantizar que las prácticas de conversión estén prohibidas sin demora. Esperamos trabajar con el ministro para cumplir el mandato de hoy de la Asamblea de una manera justa y sólida “.

UUP MLA Doug Beattie se mostró satisfecho con el resultado de la votación. “Estoy encantado de que hayamos podido llevar este tema al piso de la Asamblea. Desde que se anunció nuestra moción, hemos visto una oleada de apoyo vocal en todos los sectores de la sociedad para la prohibición de esta práctica dañina. La llamada ‘terapia de conversión’ no tiene cabida en nuestra sociedad. Sugerir que nuestra población LGBTQ + necesita una solución o cura es fundamentalmente incorrecto.

“La Asamblea tuvo la oportunidad de enviar un mensaje a quienes han sido sometidos a esta práctica vergonzosa de que los escuchamos y corregiremos este error. La terapia de conversión tiene un impacto devastador en las vidas de quienes la han sometido y muchos todavía sufren de mala salud mental durante años. La terapia de conversión existe en un entorno donde se cultiva una cultura de la vergüenza. Esta cultura crea un problema y ofrece una solución a través de la terapia de conversión. No podemos apartar la mirada del efecto devastador de la vergüenza en las personas LGBTQ. Simplemente, la vergüenza es un asesino. Se han perdido vidas después de que la gente fuera llevada a un lugar desamparado y desesperado “.

Nancy Kelley, directora ejecutiva de Stonewall, dijo que está “encantada” con la noticia. “Estamos encantados de que Irlanda del Norte se haya convertido en la primera nación del Reino Unido en votar a favor de prohibir la terapia de conversión”, dijo Kelley.

Este fantástico resultado es la culminación de años de campañas y el trabajo reciente de la coalición Ban Conversion Therapy de Irlanda del Norte, de la que estamos orgullosos de formar parte. Fue conmovedor escuchar discursos tan apasionados de todo el espectro político, y ahora el Ministro de Comunidades debe presentar urgentemente una legislación para cumplir con el mandato rotundo de la Asamblea. Esperamos que este poderoso avance hacia una prohibición legal total de la terapia de conversión inspire un movimiento rápido de los gobiernos del resto del Reino Unido para implementar su propia legislación efectiva para prohibir esta práctica bárbara. En 2021, a ninguna persona LGBT + se le debería hacer sentir que necesita cambiar lo que es. Anoche, la Asamblea votó para proteger a nuestras comunidades de daños y es hora de que otras naciones dejen de arrastrar los pies y sigan su ejemplo “.

***

Las últimas noticias acerca de este esperpento de las falsas “terapias” fue que la Subsecretaria de DDHH de Chile Lorena Recabarren quería que la Ley Zamudio permitiese en ciertos casos las terapias para “curar” la homosexualidad o la transexualidad, lo que provocó las protestas del MOVILH. Antes, que la asociación española Abogados Cristianos se querella contra Ignacio Aguado por hacer pública la multa a la coach de terapias para personas LGTBI, y que, ante la protesta ciudadana, el Ministro de Educación de Israel se retractaba de su apoyo a las terapias de “curación” para gays. Y Canadá prohibirá las «terapias de conversión» a nivel nacional.

Una tendencia creciente a la prohibición

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que naufragó con la convocatoria de elecciones anticipadas.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

En EE.UU., gran aliado de Israel, California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor el pasado 8 de abril tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y el pasado 8 de mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México.

No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente Gay Times/Cristianos Gays

General, Historia LGTBI , , , , ,

La ONU suplica al gobierno conservador del Reino Unido que prohíba la terapia de conversión, sin excepciones

Sábado, 24 de abril de 2021

GettyImages-185758522Ahmed Shaheed. (Cem Ozdel / Agencia Anadolu / Getty)

Las Naciones Unidas han instado al gobierno del Reino Unido a prohibir la práctica pseudocientífica y desacreditada de la terapia de conversión LGBT +.

En un discurso a los parlamentarios el jueves (15 de abril), el Dr. Ahmed Shaheed, Relator Especial de la ONU sobre Libertad de Religión o Creencias, dijo que la terapia de conversión tiene “consecuencias inquietantes” para las personas LGBT +, según ITV News.

En su discurso, Shaheed insistió en que una prohibición de la terapia de conversión no violaría la libertad religiosa, como han argumentado algunos grupos religiosos. “El derecho internacional de los derechos humanos es claro en que el derecho a la libertad de religión o creencias no limita la obligación del estado de proteger la vida, la dignidad, la salud y la igualdad de las personas LGBT +”, dijo Shaheed a los parlamentarios.

Continuó: “Los testimonios de los sobrevivientes de las prácticas de conversión son escalofriantes. Operando sobre la base de que hay algo ‘incorrecto’, ‘pecaminoso’ o ‘patológico’ en las formas no heterosexuales-cis de identidad sexual y de género, las personas LGBT + son agredidas con abusos físicos y emocionales que tienen consecuencias inquietantes “.

Shaheed dijo que una prohibición de la terapia de conversión podría proteger fácilmente las creencias religiosas de las personas y al mismo tiempo restringirles el uso de sus puntos de vista para impulsar las prácticas de la terapia de conversión en personas LGBT +.

Dijo a los parlamentarios que a las personas LGBT + se les debería permitir discutir su identidad con líderes espirituales siempre que no intenten cambiar quiénes son. Insistió en que cualquier prohibición de “prácticas desacreditadas, ineficaces e inseguras” no constituiría una violación de las creencias religiosas según el derecho internacional.

No se vislumbra una prohibición de la terapia de conversión tres años después del compromiso del gobierno. Los comentarios de Shaheed se producen casi tres años después de que el gobierno del Reino Unido se comprometiera a prohibir la terapia de conversión como parte de su Plan de Acción LGBT.

Tres años después, no se ha presentado ninguna legislación sobre la terapia de conversión, lo que significa que la práctica traumatizante, que ha sido desacreditada por casi todos los organismos psiquiátricos importantes, aún puede continuar.

Las tensiones se desbordaron en marzo después de que la ministra de Igualdad, Kemi Badenoch, actualizara los avances para prohibir la terapia de conversión tras un debate parlamentario. Badenoch fue duramente criticada por los parlamentarios, incluidos sus compañeros representantes conservadores, por su discurso “vago”, que no logró dar ningún compromiso específico sobre cómo sería la legislación o cuándo se presentaría.

En medio de la reacción violenta, tres personas renunciaron al Panel Asesor LGBT del gobierno. En los últimos días, la oficina de igualdad anunció que el panel se disolvió por completo.

A principios de esta semana, Boris Johnson dijo en una carta a la Alianza Evangélica que cualquier prohibición de la terapia de conversión no se aplicará a los adultos que buscan “apoyo pastoral” de las iglesias mientras exploran su orientación sexual o identidad de género.

El primer ministro hizo los comentarios en una carta a la Alianza Evangélica, un grupo cristiano que representa a 3.500 iglesias en todo el Reino Unido. “Quiero asegurarles que me tomo muy en serio la libertad de expresión y la libertad de religión”, escribió Johnson en la carta, según Premier Christian News.

Como dejó claro el gobierno en 2018, cuando nos comprometimos por primera vez a poner fin a la terapia de conversión, continuaremos permitiendo que los adultos reciban el apoyo pastoral apropiado (incluida la oración), en iglesias y otros entornos religiosos, en la exploración de su orientación sexual. o identidad de género . Como usted, no quiero que el clero y los miembros de la iglesia sean criminalizados por actividades normales no coercitivas”.

El primer ministro estaba respondiendo a una carta escrita por la Alianza Evangélica en marzo que afirmaba que una prohibición de la terapia de conversión podría impedir que los cristianos evangélicos “busquen y reciban apoyo para llevar una vida casta”.

En la carta, que fue dirigida a Johnson, el director de la Alianza Evangélica, Peter Lynas, reconoció el “estigma, la discriminación y el daño” que la religión ha causado a las personas LGBT +. También admitió que algunas de las formas más extremas de terapia de conversión, como el tratamiento de electrochoque y la violación correctiva, son incorrectas. Sin embargo, dijo que una prohibición total de la terapia de conversión sería “altamente problemática” para los cristianos evangélicos, ya que podría criminalizar las “actividades comunes de la iglesia”.

Lynas dijo que su organización “defenderá la libertad de las personas para elegir cómo responder a su orientación sexual. Para los cristianos evangélicos, la enseñanza de la Biblia es clara en cuanto a que la actividad sexual está restringida al matrimonio monógamo entre un hombre y una mujer. Para los cristianos que se aferran a esta enseñanza bíblica, es esencial que aquellos que experimentan atracción por el mismo sexo sean libres de buscar y recibir apoyo para ayudarlos a vivir de acuerdo con sus creencias ”, agregó, afirmando que una prohibición extensa de la terapia de conversión detendría a LGBT +. personas de “buscar y recibir apoyo para vivir una vida casta”.

Las críticas vinieron de Nancy Kelley, directora ejecutiva de Stonewall, quien le dijo a PinkNews: “Sabemos que la mitad de las prácticas de terapia de conversión que tienen lugar en el Reino Unido se basan en la fe. Por lo tanto, cualquier prohibición que tenga lagunas para cualquier tipo de práctica, incluidas las prácticas religiosas, dejará a las personas LGBTQIA + vulnerables en riesgo de sufrir más daños. Es vital que el gobierno del Reino Unido presente una prohibición legal total que proteja a las personas LGBTQIA + de todas las formas de terapia de conversión en todos los entornos “.

La cristiana evangélica gay Jayne Ozanne se hizo eco de estas palabras y le dijo a PinkNews que la terapia de conversión “debe estar prohibida, y los perpetradores deben enfrentar toda la fuerza de la ley. Como cristianoa yo también me tomo muy en serio la libertad de religión, hasta el punto en que causa daño”, dijo Ozanne. “Sabemos que el abuso espiritual ocurre en varios escenarios religiosos, por lo que ya existen precedentes de cuando el gobierno ha intervenido para proteger a las personas de cualquier daño. En este contexto, la oración que permite la exploración verdadera y libre de la sexualidad o identidad de género de alguien, sin un resultado predeterminado, es correcta y apropiada. Sin embargo, la oración que se enfoca en asegurar que alguien cumpla con una ‘norma’ causa un daño incalculable, es degradante y lleva a muchos a contemplar la posibilidad de quitarse la vida”.

El gobierno conservador se comprometió a prohibir la terapia de conversión en 2018, pero tres años después, la práctica sigue siendo legal en todo el Reino Unido. En marzo, la ministra de Igualdad Kemi Badenoch enfrentó críticas de la comunidad LGBT + cuando presentó una vaga actualización sobre los planes para prohibir la práctica, y muchos expresaron preocupación por sus comentarios sobre la religión. También crecieron los temores de que una prohibición de la terapia de conversión no incluiría la terapia de conversión trans.

La ministra de Igualdad, Liz Truss, luego intentó calmar las preocupaciones de la comunidad LGBT + y le dijo a Peston de ITV que las personas trans estarían protegidas por la prohibición.

La carta de Johnson arroja dudas sobre el alcance de una prohibición de la terapia de conversión, que los defensores han advertido repetidamente que también debe incluir esfuerzos para cambiar la orientación sexual o la identidad de género de una persona dentro de contextos religiosos.

Un portavoz del gobierno dijo a PinkNews: “Hemos dejado en claro que tomaremos medidas para acabar con la terapia de conversión en este país. Nos hemos comprometido con una variedad de partes interesadas como parte de este proceso y presentaremos propuestas en breve “.

La carta de Johnson planteó nuevas preocupaciones de que el gobierno podría evitar prohibir todas las formas de terapia de conversión cuando se presente una legislación en un intento por mantener contentas a las instituciones religiosas.

***

Las últimas noticias acerca de este esperpento de las falsas “terapias” fue que la Subsecretaria de DDHH de Chile Lorena Recabarren quería que la Ley Zamudio permitiese en ciertos casos las terapias para “curar” la homosexualidad o la transexualidad, lo que provocó las protestas del MOVILH. Antes, que la asociación española Abogados Cristianos se querella contra Ignacio Aguado por hacer pública la multa a la coach de terapias para personas LGTBI, y que, ante la protesta ciudadana, el Ministro de Educación de Israel se retractaba de su apoyo a las terapias de “curación” para gays. Y Canadá prohibirá las «terapias de conversión» a nivel nacional.

Una tendencia creciente a la prohibición

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que naufragó con la convocatoria de elecciones anticipadas.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

En EE.UU., gran aliado de Israel, California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor el pasado 8 de abril tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y el pasado 8 de mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México.

No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente Pink News/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Una chica denuncia que su novia ha sido internada en un centro de conversión por ser lesbiana

Viernes, 16 de abril de 2021

Alondra-Zamudio-y-Verónica-Fonseca Alondra Zamudio y Verónica Fonseca viven en México y desde hace un año tienen una relación.

La familia de Vero no se ha tomado nada bien que su hija sea lesbiana y menos que tenga una novia. Así lo ha contado Alondra en su cuenta de twiter, que no solo la familia ha abusado físicamente de Vero, al punto de pegarle, sino que además la han supuestamente forzado para someterla a una terapia de conversión.

Según cuenta Alondra en sus redes sociales, todo comenzó cuando falleció el padre de Vero, el pasado 23 de marzo. Vero viajó a la casa de su abuela en Colima para asistir al funeral.

Una vez ahí Verónica contrajo varicela, por lo que se quedó al cuidado de su madre y su abuela. Verónica contaba a su novia Alondra como esos días su madre aprovechaba para machacarla psicológicamente, atribuyéndole a ella la muerte de su padre, como si el lesbianismo de Vero hubiera sido la causa del fallecimiento.

Por otro lado, la madre comenzó a ejercer presión con actitudes de rechazo y discriminación hacia su hija.

Lo último que Alondra supo de su novia fueron unos mensajes de Whatsapp en los que Vero decía que estaba siendo hostigada por la madre y por la abuela, que necesitaba ver ya a su novia y que le querían quitar el móvil.

A partir del 7 de abril Verónica no volvió a contestar el móvil. Familiares cercanos a Vero cuentan que su madre contrató a una psicóloga y que esta supuesta psicóloga recogió a la joven con otras dos personas más y se la llevaron en su coche.

Actualmente su paradero es desconocido. Alondra solo sabe que es un lugar en Guadalajara y que está internada para recibir terapia de conversión.

Es sencillamente increíble que en 2021 se siga torturando a personas por su orientación sexual.

Las últimas noticias acerca de este esperpento de las falsas “terapias” fue que la Subsecretaria de DDHH de Chile Lorena Recabarren quería que la Ley Zamudio permitiese en ciertos casos las terapias para “curar” la homosexualidad o la transexualidad, lo que provocó las protestas del MOVILH. Antes, que la asociación española Abogados Cristianos se querella contra Ignacio Aguado por hacer pública la multa a la coach de terapias para personas LGTBI, y que, ante la protesta ciudadana, el Ministro de Educación de Israel se retractaba de su apoyo a las terapias de “curación” para gays. Y Canadá prohibirá las «terapias de conversión» a nivel nacional.

Una tendencia creciente a la prohibición

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que naufragó con la convocatoria de elecciones anticipadas.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

En EE.UU., gran aliado de Israel, California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor el pasado 8 de abril tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y el pasado 8 de mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México.

No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente Oveja Rosa/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Estudiantes LGBTQ+ presentan demanda por “discriminación generalizada” en las universidades religiosas

Jueves, 15 de abril de 2021

índicefRMOPrsYUn grupo de estudiantes LGBT + ha presentado una demanda colectiva contra el gobierno de los EE. UU. Para evitar que las escuelas religiosas reciban fondos federales para discriminar a los estudiantes queer.

El The Religious Exemption Accountability Project-Proyecto de Responsabilidad de Exención Religiosa (REAP) anunció el martes 30 de marzo que presentó una demanda en el tribunal de distrito de EE. UU. En Oregón en nombre de 33 estudiantes LGBT + actuales y anteriores de 25 escuelas religiosas evangélicas.

El caso depende del Título IX, la ley federal de derechos civiles que prohíbe la discriminación basada en el sexo, pero contiene una exención para los derechos religiosos. Actualmente, las instituciones religiosas, incluidas las escuelas y las instituciones de educación superior, están exentas de las normas federales que prohíben a los organismos “excluir, separar, negar beneficios o tratar a los estudiantes de manera diferente en función del sexo”.

La demanda argumenta que la exención religiosa del Título IX “permite una discriminación generalizada contra los estudiantes LGBTQ en los colegios y universidades religiosas de todo el país”. Los estudiantes alegaron que enfrentaron discriminación en universidades y colegios universitarios religiosos financiados con fondos federales, lo cual fue permitido debido a la exención del Título IX.

Paul Southwick, abogado y director de REAP, dijo que la demanda pedirá a un tribunal federal que “declare que la exención religiosa al Título IX, aplicada a una clase de estudiantes LGBTQ + que asisten a las más de 200 universidades afiliadas a la religión en los Estados Unidos que discriminarlos abiertamente, utilizando dólares de los contribuyentes, es inconstitucional . Es una violación de la prohibición de la Primera Enmienda sobre el establecimiento de la religión y una violación de la garantía de Igualdad de Protección de la Quinta y Decimocuarta Enmienda bajo la ley para los estadounidenses LGBTQ +”, dijo Southwick.

Alex Duron, un hombre gay que es uno de los demandantes en la demanda, dijo que su admisión en un programa de posgrado en enfermería en Union University en Jackson, Tennessee, fue revocada después de que la institución descubrió que vivía con su pareja masculina. Dijo que las políticas de Union “me negaron el acceso al programa de enfermería de mi elección financiado con fondos federales. Una institución financiada con fondos federales no debería poder elegir quién puede recibir una educación”, dijo Duron. “Debería haber estado protegido por el Título IX, pero no por una exención religiosa”.

Lucas Wilson, otro demandante en el caso, le dijo a NBC News que fue sometido a la práctica cruel y pseudocientífica de la terapia de conversión de un club de estudiantes mientras asistía a Liberty University en Lynchburg, Virginia, de 2008 a 2012.

Admitió que el “factor más importante” por el que eligió asistir a la universidad “fue en última instancia el programa de terapia de conversión porque yo, de hecho, creía que uno podía volverse heterosexual”. Wilson también alegó que tuvo varias clases que enseñaron los “males del estilo de vida homosexual”. Añadió que el grupo de terapia de conversión y la cultura homofóbica en Liberty “amplificaron y agravaron los sentimientos de odio hacia uno mismo, sentimientos de vergüenza, culpa y ansiedad que finalmente tardaron años en deconstruirse”.

Un portavoz del Departamento de Educación dijo a NBC News que la administración de Joe Biden está “totalmente comprometida con el acceso igualitario a la educación para todos los estudiantes”.

El portavoz señaló una orden ejecutiva que Biden emitió a principios de este mes que decía: “Se debe garantizar a todos los estudiantes un entorno educativo libre de discriminación por motivos de sexo … incluida la discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género. Para los estudiantes que asisten a escuelas y otras instituciones educativas que reciben asistencia financiera federal, esta garantía está codificada, en parte, en el Título IX de las Enmiendas de Educación de 1972, 20 U.S.C. 1681 et seq., Que prohíbe la discriminación por motivos de sexo en los programas o actividades educativos que reciben asistencia financiera federal ”.

Se ha contactado a Liberty University y Union University para solicitar comentarios.

Fuente Pink News

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesias Evangélicas , , , , , , , , , , , ,

A los 14 años vivió dos «terapias de conversión» y nos cuenta su historia

Sábado, 27 de marzo de 2021

Elvis-R-terapias-de-conversiónUn testimonio en primera persona sobre las terapias de conversión empleadas en un niño de 14 años.

El caso de Elvin R. ha sido compartido por la asociación LGTB Puerto Rico.

«Contaré mi historia con las “terapias de conversión”. Sucede que cuando tenía 14 años comienzo a darme cuenta que era evidente que me gustaban los chicos. Tenía el paradigma que eso era malo, pues en la iglesia decían que solo al hombre le tenia que gustar la mujer.

Rápido me sentí mal y decidí contárselo a un familiar, ese familiar se contactó con la líder del grupo de oración para hacerme una «liberación» pues decían que tenía un demonio de homosexualismo. Yo no sabia mucho del tema así que accedí sin saber lo que ocurría.

Con solo 14 años, supuestamente me sacaron el demonio. Luego de eso, mi mamá se enteró y me llevó con el pastor de la misma iglesia donde también procedieron a hacerme otra «liberación» del supuesto demonio llamado homosexualidad. Lo ocurrido es que desde la primera liberación, me sentí igual…

Igual en el sentido que me seguían gustando los hombres, el pastor de la iglesia procede a recomendarme a un psicólogo que por casualidad es pastor, igual para darme seguimiento, pues según ellos necesitaba ayuda.

Yo inocentemente accedí, no sabía nada, solo seguía a mis mayores. Tenía un conflicto conmigo mismo por que yo seguía sintiendo la misma atracción de siempre. Llegué a ir donde el psicólogo pastor y me hacia preguntas como: ¿Te consideras heterosexual? ¿Te gustaría tener familia?

A todas les respondí que sí, pues en mi interior creía que ya me habían sacado ese demonio, pero aun tenía ese conflicto conmigo mismo. Según él sicólogo, ya estaba curado, lo que no sabía era que así mismo como entré (desde la «liberación» hasta cuando salí de la oficina) salí igual.

Intenté reprimir ese sentimiento por los hombres pero no pude, siempre me inclinaba a ellos. Pensé en dejar mi fe, desde los 14 estuve así y no fue hasta los 17 años, que llegó un ser de luz que abrió mis ojos… un profesor de teología en la Interamericana de Fajardo.

El profesor me dijo algo así, parafraseado: “Elvin tu eres un chico muy brillante, en ti no hay nada malo, no te tienen que curar nada, así el creador quiso que fueras. Y así serás”.

 Eso me reconfortó tanto que dejé el paradigma que tenía y en ese mismo año también me enteré, que lo que me habían hecho fueron «terapias de conversión” y yo no lo sabia en ese entonces. Pues el tema se había puesto en la mesa con la legislación de Zoe Laboy y Vargas Vidot.

Así fue mi historia, desde el 2017 me acepto como soy, siento un fuerte llamado a que las “terapias de conversión” se ilegalicen pues estas no funcionan, no tienen fundamento. Yo soy el vivo ejemplo de que estas terapias NO FUNCIONAN. Así como entré, así salí: ¡gay y con orgullo

Elvin R.

Las últimas noticias acerca de este esperpento de las falsas “terapias” fue que la Subsecretaria de DDHH de Chile Lorena Recabarren quería que la Ley Zamudio permitiese en ciertos casos las terapias para “curar” la homosexualidad o la transexualidad, lo que provocó las protestas del MOVILH. Antes, que la asociación española Abogados Cristianos se querella contra Ignacio Aguado por hacer pública la multa a la coach de terapias para personas LGTBI, y que, ante la protesta ciudadana, el Ministro de Educación de Israel se retractaba de su apoyo a las terapias de “curación” para gays. Y Canadá prohibirá las «terapias de conversión» a nivel nacional.

Una tendencia creciente a la prohibición

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que naufragó con la convocatoria de elecciones anticipadas.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

En EE.UU., gran aliado de Israel, California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor el pasado 8 de abril tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y el pasado 8 de mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México.

No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente Asociación LGTB Puerto Rico/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. ,

La Asociación Americana de Psicología afirma que ser trans no es un trastorno mental

Viernes, 12 de marzo de 2021

GettyImages-1056596670-12 de noviembre de 2018 (Foto de Mark RALSTON / AFP). )

La Asociación Estadounidense de Psicología (APA) adoptó una resolución que reprendía la terapia de conversión en pacientes trans, citando correctamente que ser trans no es un “trastorno mental”.

La APA es la organización científica y profesional líder que representa a la psicología en los EE. UU., Con más de 122,000 investigadores, médicos, consultores y educadores como miembros. La destacada asociación psicológica ha denunciado el uso de la terapia de conversión, el “tratamiento” peligroso y desacreditado para cambiar la orientación sexual o la identidad de género de una persona, para las personas trans.

En una resolución de febrero, la APA declaró que “las identidades y expresiones no binarias de género y transgénero son saludables” y que “la incongruencia entre el sexo y el género no es ni patológica ni un trastorno mental”.

La Asociación Estadounidense de Psicología señaló que “muchas personas transgénero y no binarias de género llevan vidas satisfactorias y tienen relaciones saludables”. Agregó que la terapia de conversión solo sirve para promover “el estigma y la discriminación contra las personas transgénero y de género diverso”.

La resolución también enfatiza que “las personas que han experimentado presión o coerción para ajustarse al sexo asignado al nacer o una terapia sesgada hacia la conformidad con el sexo asignado al nacer han informado daños como resultado de estas experiencias, como angustia emocional, pérdida de relaciones y baja autoestima ”.

Jennifer F Kelly, presidenta de la APA, dijo que hay un “creciente cuerpo de investigación” que muestra que las identidades de género transgénero o no binarias son “variaciones normales en la expresión humana del género. Los intentos de obligar a las personas a ajustarse a identidades de género rígidas pueden ser perjudiciales para su salud mental y su bienestar”, dijo Kelly.

La The Human Rights Campaign (HRC) aplaudió a la APA por denunciar la terapia de conversión trans. Alphonso David, presidente de la CDH, dijo que “no hay duda” de que “negar la identidad de género de una persona está mal. Es perjudicial para su salud mental, su salud física y su sentido general de autoestima, y esto incluye a los jóvenes”, dijo David. “El consenso de la [APA] refuerza aún más que debemos confiar en las personas transgénero y sus proveedores de atención médica para determinar el tratamiento para la atención de afirmación de género de acuerdo con las mejores prácticas médicas actuales; este no es el lugar para los políticos”. También advirtió que es “increíblemente peligroso cuando extraños pueden legislar decisiones de salud personal”.

La encuesta nacional 2020 del Proyecto Trevor encontró que el 10 por ciento de los más de 40,000 jóvenes LGBT + que respondieron a la encuesta se habían sometido a una terapia de conversión. El setenta y ocho por ciento de los jóvenes LGBT + que habían pasado por la terapia de conversión dijeron que ocurrió cuando tenían menos de 18 años.

El 61 por ciento dijo que se vio obligado a someterse a una terapia de conversión para cambiar su orientación sexual, el ocho por ciento dijo que era para cambiar su identidad de género y el 27 por ciento dijo que era para cambiar por la fuerza tanto su identidad de género como su orientación sexual.

Sam Brinton, vicepresidente de defensa y asuntos gubernamentales de The Trevor Project, dijo que la organización está “extremadamente agradecida” a la Asociación Estadounidense de Psicología por usar su plataforma y experiencia para “abogar por mejores resultados de salud para todos los jóvenes LGBTQ. Cuando se presiona a los jóvenes transgénero y no binarios para que se ajusten al sexo que se les asignó al nacer y acatar las rígidas normas de género de la sociedad, puede ser increíblemente dañino para su salud mental y sentido de sí mismos y contribuir a un mayor riesgo de suicidio. Es por eso que debemos unirnos para poner fin a la práctica peligrosa y desacreditada de la terapia de conversión y evitar que estas prohibiciones propuestas sobre la atención médica que afirme el género se conviertan en la ley del país”.

Al otro lado del charco, la terapia de conversión sigue siendo legal, a pesar de que el gobierno del Reino Unido prometió prohibirla El 28 de marzo, habrán pasado 1.000 días desde que los conservadores se comprometieron en 2018 a “erradicar” la práctica aborrecible como parte de su Plan de Acción LGBT +.

El primer ministro Boris Johnson dijo que la terapia de conversión “no tiene cabida en la sociedad civilizada” en julio pasado, pero él y la ministra de igualdad Liz Truss afirmaron que el gobierno tendría que investigar más antes de prohibir la práctica, que a menudo se ha comparado con la tortura.

Los profesionales de la salud mental, las comunidades religiosas y las organizaciones de derechos LGBT + se han unido en una coalición, organizada por Stonewall, para instar al gobierno a poner fin a la prohibición y poner fin a la terapia de conversión de una vez por todas antes de los 1.000 días de inacción del gobierno para Detenga la terapia de conversión.

“Ser LGBT + es hermoso, y no hay lugar en nuestra sociedad para las llamadas ‘intervenciones’ que nos digan lo contrario”, dijo la directora ejecutiva de Stonewall, Nancy Kelley. “El gobierno del Reino Unido debe dejar de dar vueltas y cumplir su promesa de introducir una prohibición legal total y poner fin a la terapia de conversión en el Reino Unido para siempre”.

La coalición está animando a las personas de todo el país a que envíen correos electrónicos a sus parlamentarios y expliquen por qué el Reino Unido necesita urgentemente una prohibición legislativa de la terapia de conversión. También está haciendo campaña para obtener apoyo especializado para los sobrevivientes y víctimas de la terapia de conversión LGBT +.

Las últimas noticias acerca de este esperpento de las falsas “terapias” fue que la Subsecretaria de DDHH de Chile Lorena Recabarren quería que la Ley Zamudio permitiese en ciertos casos las terapias para “curar” la homosexualidad o la transexualidad, lo que provocó las protestas del MOVILH. Antes, que la asociación española Abogados Cristianos se querella contra Ignacio Aguado por hacer pública la multa a la coach de terapias para personas LGTBI, y que, ante la protesta ciudadana, el Ministro de Educación de Israel se retractaba de su apoyo a las terapias de “curación” para gays. Y Canadá prohibirá las «terapias de conversión» a nivel nacional.

Una tendencia creciente a la prohibición

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que naufragó con la convocatoria de elecciones anticipadas.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

En EE.UU., gran aliado de Israel, California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor el pasado 8 de abril tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y el pasado 8 de mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México.

No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente Pink News/Cristianos Gays

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , ,

“Yo soy el que soy”, por Aaron Lee, una historia de resiliencia…

Viernes, 22 de enero de 2021

31B9NRWalIL._SX308_BO1,204,203,200_Aaron Lee es un gran violinista, fue el integrante más joven de la Orquesta Nacional, adonde logró llegar después de vivir un infierno personal que se desató al declarar su homosexualidad. con una historia de superación frente a la adversidad y la homofobia religiosa.

Nació en Chamberí, Madrid en 1988, en el seno de una familia surcoreana de costumbres tradicionales. Su madre es pianista y su padre director de orquesta y Aaron estudió violín desde los cuatro años, con los maestros más estrictos. Como el primogénito de la familia, tenía que ser en hijo perfecto y lo era. Un niño prodigio. Buen estudiante y buen músico. Se especializó en violín en música española.  Llegó a ser el instrumentista más joven admitido por la Orquesta Nacional de España, con 20 años. Sin embargo, llegar a ello no fue fácil, más bien al contrario. Cuando Aaron reveló su homosexualidad, comenzo su particular infierno… en su propia casa.

Su padre, pastor evangélico, le acusó de romper a la familia y tras amenazarle con un cuchillo y golpearle repetidamente, decidió internarlo para “curarlo”. Con la excusa de una vacaciones en Corea, Aaron fue encerrado en una pequeña isla del Pacífico de donde no podría salir hasta que se “curase” de su “enfermedad”.  Lee cuenta todo en su autobiografía, Yo soy el que soy” (Letrame), escrita a partir de sus propios diarios, en los que, con apenas 15 o 16 años trata de comprender y de dejar de culparse. La escritura del libro surgió a raíz de una campaña en la que colaboró con la Policía Nacional. “En ella, animaba a que el colectivo LGTBI denunciase a la Policía cuando somos atacados por nuestra condición. Esto sigue pasando y la gran mayoría de la gente no lo hace porque piensa que la Policía no les va a apoyar o se va a reír. Es algo muy habitual. Y así es como comencé a contar mi historia”, explica Lee.

El mismo lo explica y se define en su página web:

Si tuviese que definirme en pocas palabras, diría que soy una persona resiliente. He aprendido a adaptarme y crecerme ante las adversidades canalizando lo negativo en algo constructivo y positivo. Esta filosofía de vida se puede aplicar en la música, en el emprendimiento, en las relaciones sociales, etc.

La música es una parte importante de mí, pero no deja de ser un 2% que da color al resto. Antes pensaba que era lo que daba sentido a mi vida. Es un error.

Esta historia supone el final de una etapa vital que me ha marcado mucho, pero para poder avanzar al futuro sin arrastrar los grilletes del pasado, he querido plasmar estas vivencias con el fin de ayudar y acompañar a tanta gente que sigue viviendo situaciones parecidas o aún más duras. De esta manera, cierro un capítulo dándole sentido a todo el sufrimiento vivido.

En el colegio le ven como “el chino” y “el marica” y apenas tenía amigos. Se aplicó en los estudios y el aprendizaje musical. En el instituto aún fue peor y optó por automarginarse pero a pesar de todo, sobrevive.  Cuando su padre observa que en la factura del teléfono aparece un número  repetidamente. surge la pregunta y se ve obligado a declarar su homosexualidad.

Ni siquiera cuando otros miembros de su congregación evangélica en Madrid les trataban de explicar a los indignados padres que todo estaba bien, ellos no podían aceptarlo. Su padre le amenaza con un cuchillo, le golpea, le azota, le insulta. Le siguen cuando sale de casa.

Como Aaron no se “cura”, sus padres deciden llevarle a Corea, a la pequeña isla volcánica de Ulleung Do, a unos 120 kilómetros de la península de Corea, entre esta y Japón. Le quitan el móvil y le dicen que no saldrá de la isla hasta que deje de ser homosexual. Tras varias semanas de aislamiento y un fallido intento de escapada que termina en paliza, fingirá. Regresa a Madrid declarándose heterosexual pero al poco tiempo se mudan a Corea por exigencias laborales de sus padres. Y allí, cuando toda la familia cree que ha “dejado de ser gay”, le encuentran un disco de la Terremoto de Alcorcón y todo se precipita, deja a su familia para siempre y vuelve a Madrid, donde vive precariamente.

“No, nunca he sido rencoroso. En el libro digo que yo perdoné a mi padre. Que no comparto las cosas que hace ni que ha hecho ni su forma de comprender la vida. Pero entiendo que él pensaba que era lo mejor para mí. No lo hizo por maldad, sino como una medida desesperada por salvar el alma de su hijo. Y una cosa importante que quiero decir es que nadie que lea esto o mi libro debe demonizar a mi padre. Vayamos más allá. Mis padres tienen unas profundas complejidades. No es el malo que tiene un cuchillo o un látigo y me golpea. Me pregunto en el diario: ¿Qué habrá detrás para que responda de esa manera tan dura?”, explica Aaron .

A pesar del castigo físico, le dolió más la incomprensión, la negación de su identidad, el rechazo de toda su familia. Sentirse una decepción era algo de lo que solo se olvidaba tocando música, que es una situación en la que Aaron no es capaz de pensar a la vez con palabras. “La música fue un bálsamo, especialmente en la isla… Pero no lo es todo en la vida. Si quieres un porcentaje, sería un 2, 3 o 5%. La gente se sorprende cuando lo digo, porque le dedico horas, esfuerzo y pasión. Pero si mañana tengo un accidente y no puedo seguir tocando el violín seguiré creando y para mí es importante pero no lo es todo”.

 Cuando regresó a Madrid, perdido, se buscó la vida. Obtuvo una plaza en la Orquesta Nacional de España, con 20 años, el instrumentista más joven en ese momento. Estuvo en la orquesta un tiempo. “Me vino muy bien porque durante la crisis de 2008, recién vuelto a Madrid, pasé necesidades y hambre. Pero al poco, lo dejé. Hice las giras que tenía que hacer, grabé con la Deutsche Gramophon, lo llevo con orgullo”.

En 2015 ideó una fundación, Arte que Alimenta,. “Hemos dado un montón de becas a mucha gente. Jóvenes con historias tremendas, en situación de drogas o prostitución que han tenido que huir. Me llena esto más que la seguridad de la orquesta. ”.

 Y lo tiene muy claro…“Nunca  (he querido) ir de víctima, no quiero vivir del pasado con la pena toda la vida. Las cosas malas pasan, pero quería dirigir la rabia y la frustración, que son energías tan potentes como el amor, en una dirección positiva”. Como él dice, lo más importante es “vivir en el aquí y en el ahora”.

Para obtener el libro pincha aquí.

 

***

Las últimas noticias acerca de este esperpento de las falsas “terapias” fue que un arzobispo brasileño,fue  acusado de abusar de seminaristas al intentar “curar” su homosexualidad. Mientras  Cientos de líderes religiosos declaran que todas las personas LGBT + son “valiosas” en una llamada a la prohibición global de la terapia de conversión. Recordábamos como un obipo, José Ignacio Munilla, que se jactaba en la televisión vasca de haber “curado” homosexuales “cuenta con una especie de guardia de corps clerical, integrada por un puñado de curas ‘revertidos’, así llamados por sus compañeros de presbiterio, porque muchos de ellos se sometieron, al parecer con éxito, a las técnicas de reversión de la homosexualidad.” Un mes antes, la diputada ultraderechista de Vox, Macarena Olona, al negarse a apoyar en el Congreso de los Diputados de España la Ley presentada para prohibir las terapias de conversión para gays, lesbianas y bisexuales, y que se sancione drásticamente a cualquier persona u organismo que ofrezca «curarnos» de nuestra orientación sexual afirmó:Cualquier persona, sea o no homosexual, tiene que acudir a un especialista a que le ayude a encontrar su identidad”. Antes, la Subsecretaria de DDHH de Chile Lorena Recabarren quería que la Ley Zamudio permitiese en ciertos casos las terapias para “curar” la homosexualidad o la transexualidad, lo que provocó las protestas del MOVILH. Antes, que la asociación española Abogados Cristianos se querella contra Ignacio Aguado por hacer pública la multa a la coach de terapias para personas LGTBI, y que, ante la protesta ciudadana, el Ministro de Educación de Israel se retractaba de su apoyo a las terapias de “curación” para gays. Y Canadá prohibirá las «terapias de conversión» a nivel nacional.

Una tendencia creciente a la prohibición

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que naufragó con la convocatoria de elecciones anticipadas.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

En EE.UU., gran aliado de Israel, California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor el pasado 8 de abril tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y el pasado 8 de mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México.

No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente El Diario/El País/La Razón/Cristianos Gays

Biblioteca, General, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

Un arzobispo brasileño, acusado de abusar de seminaristas al intentar “curar” su homosexualidad

Martes, 5 de enero de 2021

unnamed(Foto: Divulgación / Arquidiócesis de Belém)

Un espanto… se mezcla el uso de las perversas “terapias” como excusa para perpetrar los abusos sexuales. No se pierden una.

La diócesis reconoce que Alberto Taveira está siendo investigado por la Policía y el Vaticano.

El prelado, que sigue al mando de la diócesis, niega la mayor y asegura que se trata de “la acción del diablo”

Los abusos tenían lugar en tres estancias de casa del arzobispo: la capilla, donde el prelado conversaba sobre la vocación religiosa de los chicos; la sala de estar, lugar elegido para hablar de la familia o los estudios; y el dormitorio, donde el prelado les pedía hablar de sus intimidades y deseos y donde, según las acusacioes, tuvieron lugar los abusos sexuales

“Curaba” la homosexualidad de los seminaristas… abusando de ellos. Al menos esta es la denuncia de cuatro antiguos aspirantes al sacerdocio contra el arzobispo de Belem (Brasil), Alberto Taveira, que está siendo investigado por el Vaticano y la Policía de Brasil. El prelado, que sigue al mando de la diócesis, niega la mayor y asegura que se trata de “la acción del diablo”.

Tras una investigación del portal de noticias G1, la diócesis emitió un comunicado oficial en el que “reitera al pueblo de Dios, con transparencia y serenidad, que están siguiendo las investigaciones en curso, con la certeza y confianza de que, al final, prevalecerá la verdad. Desde la Santa Sede no se ha dado más información, toda vez que la comisión vaticana aún no ha presentado oficialmente el informe.

Del mismo modo, se informa que, “por el secreto impuesto y en cumplimiento de las leyes, no puede revelar más información”, y reclama “renovar nuestro sentido de comunión y solidaridad, porque, como dijo el Apóstol refiriéndose a la Iglesia, “cuando un miembro sufre, todos los miembros comparten su sufrimiento; si un miembro es honrado, todos los miembros comparten su alegría ”(1Cor 12, 26).

Pero, ¿de qué se acusa exactamente al arzobispo? Tal y como apunta la publicación, cuatro exseminaristas acusan a Taveira de utilizar su poder para abusar sexualmente de ellos.

Los testimonios recogidos por la investigación señalan que el arzobispo tiene la costumbre de acoger a los jóvenes en su propia casa. De hecho, los denunciantes tenían entre 15 y 18 años cuando sufrieron los abusos, entre 2010 y 2014.

Dichos abusos tenían lugar en tres estancias de casa del arzobispo: la capilla, donde el prelado conversaba sobre la vocación religiosa de los chicos; la sala de estar, lugar elegido para hablar de la familia o los estudios; y el dormitorio, donde el prelado les pedía hablar de sus intimidades y deseos y donde, según las acusacioes, tuvieron lugar los abusos sexuales.

Cada tres meses, durante dos años

Uno de los denunciantes aseguró que los abusos se sucedían cada tres meses, y duraron dos años. Tres de las víctimas abandonaron el seminario, mientras que el cuarto fue expulsado por motivos disciplinarios.

Los cuatro denunciantes afirman que aceptaron participar en sesiones privadas de orientación espiritual en casa del prelado en diferentes momentos y por diferentes razones, pero que eso era muy común entre los seminaristas.

Las historias que cuentan los cuatro denunciantes describen un comportamiento metódico del arzobispo, que identificaba a los jóvenes que consideraba homosexuales (con o sin razón), se ganaba su confianza como figura paterna, los atraía a su casa con el pretexto de ayudarlos a deshacerse de su homosexualidad, los acosaba y finalmente cometía los abusos.

Por su parte, el prelado se ha defendido desde el púlpito. Dios me ha dado la valentía para avanzarme al ojo del escándalo, el escándalo que se estaba montando y Dios nos dio la gracia de adelantarnos”, señaló al término de una misa en diciembre, entre los aplausos de la feligresía. “Si alguien, por casualidad, por la acción del diablo, pensó que iba a acabar con la Iglesia católica y la Iglesia de Belém, se equivocaba de lleno”.

***

Las últimas noticias acerca de este esperpento de las falsas “terapias” fue que. mientras  Cientos de líderes religiosos declaran que todas las personas LGBT + son “valiosas” en una llamada a la prohibición global de la terapia de conversión. recordábamos como un obipo, José Ignacio Munilla, que se jactaba en la televisión vasca de haber “curado” homosexuale “cuenta con una especie de guardia de corps clerical, integrada por un puñado de curas ‘revertidos’, así llamados por sus compañeros de presbiterio, porque muchos de ellos se sometieron, al parecer con éxito, a las técnicas de reversión de la homosexualidad.” Un mes antes, la diputada ultraderechista de Vox, Macarena Olona, al negarse a apoyar en el Congreso de los Diputados de España la Ley presentada para prohibir las terapias de conversión para gays, lesbianas y bisexuales, y que se sancione drásticamente a cualquier persona u organismo que ofrezca «curarnos» de nuestra orientación sexual afirmó:Cualquier persona, sea o no homosexual, tiene que acudir a un especialista a que le ayude a encontrar su identidad”. Antes, la Subsecretaria de DDHH de Chile Lorena Recabarren quería que la Ley Zamudio permitiese en ciertos casos las terapias para “curar” la homosexualidad o la transexualidad, lo que provocó las protestas del MOVILH. Antes, que la asociación española Abogados Cristianos se querella contra Ignacio Aguado por hacer pública la multa a la coach de terapias para personas LGTBI, y que, ante la protesta ciudadana, el Ministro de Educación de Israel se retractaba de su apoyo a las terapias de “curación” para gays. Y Canadá prohibirá las «terapias de conversión» a nivel nacional.

Una tendencia creciente a la prohibición

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que naufragó con la convocatoria de elecciones anticipadas.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

En EE.UU., gran aliado de Israel, California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor el pasado 8 de abril tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y el pasado 8 de mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México.

No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente Religión Digital/Cristianos Gays

Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , ,

La desafección de la diócesis de San Sebastián al obispo Munilla está llegando a límites insospechados

Jueves, 31 de diciembre de 2020

munilla-1--644x362La verdad es que no publicaríamos esta noticia que remite al ámbito local, si no fuera porque un párrafo nos ha puesto los pelos de punta y refleja como ninguna otra noticia, la profunda homofobia que se destila en la  cúpula diocesana, con un obispo, José Ignacio Munilla, que se jactaba en la televisión vasca de haber “curado” homosexuales…, Pero es importante ver  cómo la reacción de la gente puede poner a estos obispos en su sitio y darles donde más les duele: en el dinero…

En fin… creemos que ya es hora de que lo retiren a un monasterio y no enviarlo a otra diócesis donde la gente no tiene por qué sufrirlo…

“(Munilla) cuenta con una especie de guardia de corps clerical, integrada por un puñado de curas ‘revertidos’, así llamados por sus compañeros de presbiterio, porque muchos de ellos se sometieron, al parecer con éxito, a las técnicas de reversión de la homosexualidad.”

“Haría un gran servicio a la Iglesia española si dimitiera de su condición de obispo”

Es uno de los obispos malqueridos de España. Lleva 11 años en la diócesis y ni siquiera el paso de una década ha permitido a José Ignacio Munilla hacerse con las riendas y, mucho menos, con el corazón de la diócesis de San Sebastián. Laicos y hasta sus propios curas llevan años movilizados públicamente contra él (algo inédito en el mundo) y, ahora, la puntilla se la viene a dar la cruz de la renta en la casilla de la Iglesia, que coloca a su diócesis en el último lugar del pelotón de cola de la contribución a las arcas eclesiásticas.

Y eso que el número de declaraciones a favor de la Iglesia en la última campaña de la renta aumentó hasta los 8,5 millones de contribuyentes y la recaudación creció un 6,19% con respecto al ejercicio anterior, alcanzando el máximo histórico (desde 2007, que se aprobó el actual sistema de asignación) de 284,4 millones de euros.

 Los buenos datos en el Estado no se han replicado en Gipuzkoa, que se ha convertido en el territorio donde más contribuyentes han dejado de marcar la casilla de la Iglesia católica (la caída ha sido del 2,90%, lo que ha supuesto dejar de ingresar casi 331.000 euros).

Gipuzkoa es también el lugar del Estado donde menos contribuyentes han optado por dar su aportación solidaria a la Iglesia: solo un 17,28%. Y eso que la situación en el resto de Euskal Herria se asemeja más a la media estatal (32,32%), donde prácticamente se duplican los datos guipuzcoanos: 33,18% en Álava, 29,3% en Bizkaia y 32,56% en Navarra.

Aunque también se han experimentado descensos en otras latitudes: En Bizkaia, del 0,82%, en Álava del 1,26% y en Navarra del 1,31%. En el Estado, las declaraciones de la renta que marcan la equis de la Iglesia han caído casi un punto (0,98%) en un año, lo que no ha evitado que se recauden 260.937 euros más que el ejercicio anterior.

Una realidad bien distinta a la de Euskal Herria, donde la caída en Álava se ha traducido en una pérdida para las arcas de la Iglesia de casi 219.000 euros en el último año, una rebaja de 261.000 euros en el caso de Navarra y donde Bizkaia, pese a la caída de contribuyentes solidarios con la Iglesia católica, ha conseguido mantener el nivel de recaudación con un discreto incremento de 7.000 euros.

Es llamativo, sin duda, que, en Gipúzcoa el porcentaje haya caído tres puntos en el último año. Comparado con Vizcaya y Alava, que siguen la tónica del resto de España, la caída de Gipúzcoa es muy significativa: casi un 10% menos que en las provincias vecinas.

Tanto en Madrid como en Roma, este descalabro se lo achacan, en parte, a monseñor Munilla y sus tensas relaciones con amplios sectores de la sociedad donostiarra.Y es que no hay sector social significativo alguno que se lleve bien con el obispo donostiarra. En efecto, la escasez de cruces en la casilla de la Iglesia es signo evidente de la desafección de la gente. Y si los fieles no lo quieren, las élites políticas, sociales y culturales de la provincia hace tiempo que le han dado la espalda.

Y hasta sus propios curas están deseando que se lo lleven, tras más de una década de pronunciamientos públicos en su contra. Sin éxito alguno, al menos hasta ahora. La gente y los curas no sólo señalan por haber sido un obispo ‘impuesto’ desde fuera por mandato del entonces vicepapa español, cardenal Rouco Varela, sino que, además, le reprochan faltas graves en su desempeño episcopal.

En primer lugar, una ruptura evidente de la comunión afectiva y efectiva con sus sacerdotes. En segundo lugar, el clero asegura que no gobierna. Y lo demuestran con dos ejemplos: No cumple con el deber episcopal de hacer la visita pastoral a la diócesis y tampoco escribe cartas pastorales.

Munilla se contenta, según sus curas, con haberse convertido en un obispo ‘influencer’ en Internet, pero hasta en la Red se nota la desafección de su gente, porque el 80% de sus seguidores proceden de Latinoamérica. Eso sí, cuenta con una especie de guardia de corps clerical, integrada por un puñado de curas ‘revertidos’, así llamados por sus compañeros de presbiterio, porque muchos de ellos se sometieron, al parecer con éxito, a las técnicas de reversión de la homosexualidad. Y, por último, sigue contando con el apoyo incondicional del cardenal Rouco, al que los curas donostiarras siguen llamando ‘el Padrino’.

A pesar de sus contados apoyos, ¿cómo es posible que un obispo malquerido por el pueblo y por el clero permanezca al frente de su diócesis después de más de una década? Primero, porque monseñor Munilla vive la mística del ‘elegido’ y, en base a ella, se siente designado por el mismo Dios para pastorear a su pueblo, aunque las ovejas se le escapen del redil y huyan de su rebaño.

Y segundo, porque el episcopado ha funcionado (y, al parecer, sigue funcionando, incluso en el pontificado de Francisco) como una auténtica casta de altos funcionarios de lo sagrado, a la que nadie pide cuentas y que goza de total impunidad. Es la plaga del clericalismo, a la que tanto vapulea el propio Papa.

Desde hace años, el caso Munilla está en los despachos de Roma y de la Nunciatura apostólica española. ¿Se atreverá a cambiarlo de sede el Nuncio Auza, una vez que ha abierto el melón episcopal del País Vasco, con el gtraslado de Mario Iceta a Burgos? Dicen que podría salir a una pequeña diócesis de Castilla, donde puedan quererlo un poco más que en San Sebastián.

***

Y publicitando el libro del falsario Richard Cohen, un “ex” homosexual que no lo “ex”, porque lo que no puede ser, no lo es……

***

Las últimas noticias acerca de este esperpento de las falsas “terapias” fue que Cientos de líderes religiosos declaran que todas las personas LGBT + son “valiosas” en una llamada a la prohibición global de la terapia de conversión.  Un mes antes, la diputada ultraderechista de Vox, Macarena Olona, al negarse a apoyar en el Congreso de los Diputados de España la Ley presentada para prohibir las terapias de conversión para gays, lesbianas y bisexuales, y que se sancione drásticamente a cualquier persona u organismo que ofrezca «curarnos» de nuestra orientación sexual afirmó:Cualquier persona, sea o no homosexual, tiene que acudir a un especialista a que le ayude a encontrar su identidad”. Antes, la Subsecretaria de DDHH de Chile Lorena Recabarren quería que la Ley Zamudio permitiese en ciertos casos las terapias para “curar” la homosexualidad o la transexualidad, lo que provocó las protestas del MOVILH. Antes, que la asociación española Abogados Cristianos se querella contra Ignacio Aguado por hacer pública la multa a la coach de terapias para personas LGTBI, y que, ante la protesta ciudadana, el Ministro de Educación de Israel se retractaba de su apoyo a las terapias de “curación” para gays. Y Canadá prohibirá las «terapias de conversión» a nivel nacional.

Una tendencia creciente a la prohibición

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que naufragó con la convocatoria de elecciones anticipadas.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

En EE.UU., gran aliado de Israel, California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor el pasado 8 de abril tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y el pasado 8 de mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México.

No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente Religión Digital/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , ,

Cientos de líderes religiosos declaran que todas las personas LGBT + son “valiosas” en una llamada a la prohibición global de la terapia de conversión

Lunes, 28 de diciembre de 2020

97287245969e0fec37492eba48004fcbLa declaración ha sido firmada por más de 370 líderes religiosos de 35 países y todas las religiones principales, incluido el arzobispo Desmond Tutu. (Getty / William Thomas Cain) 

  Cientos de líderes religiosos de todo el mundo han declarado que las personas LGBT + “son una parte preciosa de la creación” y han pedido una prohibición global de la terapia de conversión.

La Oficina de Relaciones Exteriores, Commonwealth y Desarrollo (FCDO) del gobierno financió una conferencia celebrada el miércoles (16 de diciembre) para marcar el lanzamiento de la Comisión Global Interreligiosa sobre Vidas LGBT +.

La Comisión Global Interreligiosa sobre Vidas LGBT +, organizada por la Fundación Ozanne que trabaja con “organizaciones religiosas de todo el mundo para eliminar la discriminación basada en la sexualidad o el género”, tiene como objetivo proporcionar una voz a los líderes religiosos para “afirmar y celebrar la dignidad de todos, independientemente de su sexualidad, expresión de género e identidad de género”

La comisión cuenta con 21 miembros fundadores, entre ellos el abogado argentino Roberto Manuel Carlés, que ha asesorado al Papa en cuestiones de justicia y derechos humanos, primus del obispo de la Iglesia Episcopal Escocesa Mark Strange, la ex presidenta de Irlanda Dra. Mary McAleese y la reverenda Canon Mpho Tutu van Furth, hija del arzobispo Desmond Tutu.

Un elemento central de la comisión es una declaración, que ya ha sido firmada por más de 370 líderes religiosos de 35 países y de todas las religiones principales, incluido el propio arzobispo Desmond Tutu.

La declaración pide el perdón de la comunidad LGBT + por el daño que la enseñanza religiosa ha causado a sus miembros y pide el fin de la violencia contra las comunidades LGTBI en todo el mundo y una prohibición global de la terapia de conversión.

Ha sido producido como un documento y un video, llamando a las comunidades religiosas de todo el mundo a “celebrar la inclusión y el regalo extraordinario de nuestra diversidad”.

B3719ACB-F4BA-4910-9361-C3C8EC4E1CB6-768x432

La declaración afirma:

1.- Nos unimos como líderes religiosos, académicos y líderes laicos de todo el mundo para afirmar la santidad de la vida y la dignidad de todos.

2.- Afirmamos que todos los seres humanos de todas las orientaciones sexuales, identidades de género y expresiones de género son una parte preciosa de la creación y son parte del orden natural.

3.- Afirmamos que todos somos iguales ante Dios, a quien muchos llaman el Divino, y por eso todos somos iguales entre nosotros. Por tanto, pedimos que todos sean tratados por igual ante la ley.

4.- Reconocemos con tristeza que ciertas enseñanzas religiosas a menudo, a lo largo de los tiempos, han causado y continúan causando un profundo dolor y ofensa a quienes son lesbianas, gays, bisexuales, transgénero, queer e intersexuales.

5.- Reconocemos, con profundo pesar, que algunas de nuestras enseñanzas han creado, y continúan creando, sistemas opresivos que alimentan la intolerancia, perpetúan la injusticia y resultan en violencia. Esto ha llevado, y sigue provocando, el rechazo y la alienación de muchos por parte de sus familias, sus grupos religiosos y sus comunidades culturales.

6.- Pedimos perdón a aquellos cuyas vidas han sido dañadas y destruidas con el pretexto de la enseñanza religiosa.

7.- Creemos que el amor y la compasión deben ser la base de la fe y que el odio no puede tener cabida en la religión.

8.- Hacemos un llamado a todas las naciones para que pongan fin a la criminalización por motivos de orientación sexual o identidad de género, que se condene la violencia contra las personas LGBT + y que se haga justicia en su nombre.

9.- Hacemos un llamado para que todos los intentos de cambiar, suprimir o borrar la orientación sexual, la identidad de género o la expresión de género de una persona, comúnmente conocida como “terapia de conversión”, finalicen y para que se prohíban estas prácticas nocivas.

10.-Por último, pedimos que se ponga fin a la perpetuación del prejuicio y el estigma y nos comprometemos a trabajar juntos para celebrar la inclusión y el regalo extraordinario de nuestra diversidad.

Ahora está disponible para que lo firmen todas las personas de fe, y la comisión alienta al público a invitar a sus propios líderes religiosos a firmar la declaración.

La directora de la Fundación Ozanne, Jayne Ozanne, dijo: “Estamos animando a todas las personas de fe a firmar esta declaración, para que podamos dar un mensaje claro a todos los países de que la enseñanza religiosa no tolera los prejuicios y nunca debe utilizarse para respaldar la discriminación. Nuestra esperanza es que las personas LGBT + y sus aliados lo compartan con sus propios líderes religiosos y les pidan que también lo firmen”.

Dilwar Hussain, presidente de New Horizons in British Islam, dijo en una rueda de prensa sobre el lanzamiento de la comisión: “Me siento realmente honrado de ser parte de esto, y me siento especialmente honrado porque creo que las comunidades musulmanas lo han sido durante tanto tiempo, detrás de la curva en el tema de la justicia LGBT +. Se habla mucho en las comunidades musulmanas de igualdad, de prejuicio, de discriminación. A menudo eso es bastante comunitario, a menudo se trata de nosotros. Creo que si vamos a ser serios al abordar los problemas de justicia e injusticia en nuestra sociedad, tenemos que tener un argumento que sea moralmente consistente. No podemos tener un argumento que sea solo parcial y sectario. Eso simplemente no va a funcionar, y no es religioso pensar de esa manera “.

La reverenda Canon Mpho Tutu van Furth, activista sudafricana contra el apartheid e hija de Desmond Tutu, fue anteriormente sacerdote, pero se vio obligada a renunciar a su licencia después de casarse con su esposa, Marceline, en 2016. Ella dijo: “Estoy orgullosa de ser miembro fundador de la comisión. Sé por experiencia personal el profundo dolor que pueden causar ciertas enseñanzas religiosas. Hay muchas personas LGBT + que sufren daño emocional y violencia física hasta el punto de la muerte en países de todo el mundo. Por eso, unimos fuerzas como líderes religiosos para decir que todos somos hijos amados de Dios ”.

Tutu van Furth dará el discurso de apertura en la conferencia virtual del miércoles, en la que participarán 20 oradores, incluido el Experto Independiente de las Naciones Unidas para la Orientación Sexual y la Identidad de Género, Victor Madrigal-Borloz. La conferencia será seguida de una celebración privada en persona en la Abadía de Westminster.

A pesar de que el gobierno del Reino Unido proporcionó fondos para la Comisión Interreligiosa Global sobre Vidas LGBT + y su declaración pidiendo una prohibición global de la terapia de conversión, la terapia de conversión sigue siendo legal en el Reino Unido.

Ozanne dijo que espera que la declaración “dé una señal muy clara de que los líderes religiosos quieren esta prohibición”.

coexist-rainbow-world-peace-love-human-rights-font-b-religious-b-font-gay-pride-font-b

***

Las últimas noticias acerca de este esperpento de las falsas “terapias” fue que la diputada ultraderechista de Vox, Macarena Olona, al negarse a apoyar en el Congreso de los Diputados de España la Ley presentada para prohibir las terapias de conversión para gays, lesbianas y bisexuales, y que se sancione drásticamente a cualquier persona u organismo que ofrezca «curarnos» de nuestra orientación sexual afirmó:Cualquier persona, sea o no homosexual, tiene que acudir a un especialista a que le ayude a encontrar su identidad”. Antes, la Subsecretaria de DDHH de Chile Lorena Recabarren quería que la Ley Zamudio permitiese en ciertos casos las terapias para “curar” la homosexualidad o la transexualidad, lo que provocó las protestas del MOVILH. Antes, que la asociación española Abogados Cristianos se querella contra Ignacio Aguado por hacer pública la multa a la coach de terapias para personas LGTBI, y que, ante la protesta ciudadana, el Ministro de Educación de Israel se retractaba de su apoyo a las terapias de “curación” para gays. Y Canadá prohibirá las «terapias de conversión» a nivel nacional.

Una tendencia creciente a la prohibición

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que naufragó con la convocatoria de elecciones anticipadas.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

En EE.UU., gran aliado de Israel, California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor el pasado 8 de abril tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y el pasado 8 de mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México.

No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente Pink News/ Cristianos Gays

Budismo, Cristianismo (Iglesias), General, Historia LGTBI, Islam, Judaísmo , , , , , , , , , , , , , , ,

Un superviviente de la terapia de conversión cuenta su experiencia: Le sometieron a horribles “exorcismos” para expulsar a los “demonios” homosexuales

Lunes, 21 de diciembre de 2020

DdHPN0t0_400x400Justin Beck (Twitter)

Un hombre escocés ha dicho que “odiaba todo” sobre sí mismo después de soportar seis años de terapia de conversión y “exorcismos” para enderezarlo.

Justin Beck, de 36 años, le dijo a STV  que creció en una familia religiosa pero que se mudó de iglesia a los 17 porque quería enderezarse. Justin Beck, se dio cuenta de que era gay cuando era adolescente. Asistía al estudio de la Biblia varias veces a la semana, así como a los servicios dominicales regulares. A los 17 años decidió trasladarse de iglesia; quería dejar de ser gay.

En su nueva iglesia, fue sometido a una terapia de conversión traumatizante que duró seis años, antes de que finalmente se diera cuenta de que no estaba funcionando cuando tenía 23 años.

“Me presentaba a mí mismo para ser sanado todos los domingos, luego eso aumentaba a cosas como exorcismos para que me expulsaran demonios y me ungieran con aceite, así que de 17 a 23 fueron como seis años de pasar constantemente por eso, —Dijo Beck.

Cuando se le preguntó si en algún momento la gente de la iglesia buscaba hablar con él sobre las opciones disponibles para él y cómo podría vivir su vida, dijo: “Todos sabían lo que era y la línea que me dieron todo el tiempo es que ‘solo tienes que tener fe’ ”Dijo que los líderes de la iglesia le decían constantemente que tenía que “tener fe” para que la práctica pseudocientífica funcionara. “La línea que me dieron todo el tiempo fue que solo tienes que tener fe, solo tienes que tener fe. Entonces, de 17 a 23 y luego a los 23 darme cuenta de que esto no está funcionando, y luego que te digan que no tienes suficiente fe, fue una bofetada masiva en la cara “, dijo.

La vida de Beck fue destrozada por la terapia de conversión, y se quedó odiando todo sobre sí mismo, su autoestima hecha jirones. “Para cuando tenía 23 años no tenía autoestima, me odiaba a mí mismo, odiaba todo sobre mí mismo, caminaba con la cabeza gacha, no miraba a los espejos ni a las ventanas, odiaba todo sobre mí. Fue mucho para luego intentar recuperarme y reconstruir mi vida”.

9723ad900afb276598e50d8831352f83-767x576Justin y su pareja Paul Hardie.

Beck compartió su experiencia cuando cientos de las principales figuras religiosas del mundo pidieron que se prohibiera la terapia de conversión. Más de 370 líderes religiosos de 35 países, incluido Desmond Tutu, firmaron un compromiso como parte de la Comisión Interreligiosa Global sobre vidas LGBT + pidiendo la ilegalización de esta peligrosa práctica.

La poderosa declaración declaró que las personas LGBT + son “una parte preciosa de la creación y son parte del orden natural” y dijo que las personas queer deben ser “tratadas con igualdad ante la ley”.

Los líderes religiosos de todo el mundo están pidiendo el fin de la criminalización de la comunidad LGBT + y la prohibición de las prácticas de conversión. Una petición reciente al Parlamento escocés que pide a los ministros que pongan fin a la práctica en Escocia ha reunido más de 5000 firmas y debe ser escuchada por el Comité de Igualdad y Derechos Humanos.

La terapia de conversión está ampliamente considerada como una forma peligrosa y dañina de pseudociencia que se propaga en gran medida por los extremistas religiosos. La práctica ha sido condenada por varios organismos de salud y psiquiatría en todo el mundo, incluida la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, el Colegio Estadounidense de Médicos y la Academia Estadounidense de Psiquiatría Infantil y Adolescente.

La organización benéfica Stonewall define “terapia de conversión” o “tratamientos de cura para homosexuales” como “cualquier forma de tratamiento que tenga como objetivo cambiar la orientación sexual de una persona o suprimir la identidad de género de una persona”, lo que significa que puede suceder en cualquier lugar y por cualquier persona.

Una encuesta realizada por la Fundación Ozanne en 2019 encontró que uno de cada cinco sobrevivientes de la terapia de conversión en el Reino Unido intentó suicidarse más tarde, mientras que dos de cada cinco dijeron que tenían pensamientos suicidas después de someterse a la práctica dañina. Mientras tanto, menos de un tercio de los encuestados dijeron que pasaron a “llevar una vida feliz y plena“.

A pesar de esto, la terapia de conversión sigue siendo popular entre los grupos cristianos conservadores de todo el mundo, y muchos promueven la falsa narrativa sobre los jóvenes LGBT + de que sus identidades están equivocadas y pueden cambiarse.

La terapia de conversión ha sido prohibida en algunas partes del mundo, pero sigue siendo legal en el Reino Unido, a pesar de las reiteradas promesas del partido Conservador de prohibir la práctica.

En 2018, el gobierno del Reino Unido se comprometió a prohibir la práctica, pero dos años después ha habido poco movimiento. Wendy Morton MP, Ministra para la Vecindad Europea y las Américas, dijo: “La declaración de la Comisión Interreligiosa Global sobre las vidas LGBT + es un paso importante hacia la igualdad y apoyamos plenamente su llamado a poner fin a la violencia, la discriminación y la criminalización en curso de la conducta entre personas del mismo sexo en 69 países. El gobierno británico está firmemente comprometido con la protección de los derechos de todas las personas y ha dejado claro que la terapia de conversión, donde sea que ocurra, es una práctica aborrecible y debe detenerse”.

Blair-Anderson-Headshot-741x1024Blair Anderson

Los activistas dicen que se presenta de muchas formas y puede causar un daño duradero a la salud mental de las personas. Los organismos de psicología y psiquiatría dicen que no hay ciencia que respalde su efectividad, pero los tratamientos controvertidos todavía están disponibles a través de grupos religiosos y culturales. “[Los planes actuales del gobierno del Reino Unido] buscan un enfoque que cubra a los proveedores de salud pública y psicólogos y una represión de las regulaciones sobre cómo realizan la práctica”, dijo Tristian Gray, uno de los principales peticionarios al Parlamento escocés.

“Esto dejaría fuera la mayoría de los casos de terapia de conversión“.

Blair Anderson, de 22 años, es un estudiante de derecho en Glasgow y ahora está separado de su familia porque no pudieron aceptar su sexualidad debido a su fe. “Cuando alguien en una posición de autoridad con un deber de cuidado está tratando activamente de suprimir la sexualidad o la identidad de género de alguien para sus propios fines, eso es lo mismo que los terapeutas de conversión están tratando de lograr”.

600x200

***

Las últimas noticias acerca de este esperpento de las falsas “terapias” fue que la diputada ultraderechista de Vox, Macarena Olona, al negarse a apoyar en el Congreso de los Diputados de España la Ley presentada para prohibir las terapias de conversión para gays, lesbianas y bisexuales, y que se sancione drásticamente a cualquier persona u organismo que ofrezca «curarnos» de nuestra orientación sexual afirmó:Cualquier persona, sea o no homosexual, tiene que acudir a un especialista a que le ayude a encontrar su identidad”. Antes, la Subsecretaria de DDHH de Chile Lorena Recabarren quería que la Ley Zamudio permitiese en ciertos casos las terapias para “curar” la homosexualidad o la transexualidad, lo que provocó las protestas del MOVILH. Antes, que la asociación española Abogados Cristianos se querella contra Ignacio Aguado por hacer pública la multa a la coach de terapias para personas LGTBI, y que, ante la protesta ciudadana, el Ministro de Educación de Israel se retractaba de su apoyo a las terapias de “curación” para gays. Y Canadá prohibirá las «terapias de conversión» a nivel nacional.

Una tendencia creciente a la prohibición

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que naufragó con la convocatoria de elecciones anticipadas.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

En EE.UU., gran aliado de Israel, California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor el pasado 8 de abril tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y el pasado 8 de mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México.

No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente STV/Cristianos Gays

Cristianismo (Iglesias), General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Niegan la adopción de un niño a una pareja evangélica por querer «curarle» la homosexualidad

Jueves, 26 de noviembre de 2020

AC756DF2-2057-4B86-BBCD-C20B4BA6F6B0Byron y Keira Hordyk son una pareja australiana que practica la religión evangélica. Hace poco entraron en un proceso para conseguir ser padres a través de la adopción.

Los que no habéis pasado por esto aún debéis saber que los especialistas os evalúan como familia para saber si podéis ser unos padres amorosos y darle a vuestro futuro hijo el amor y la seguridad que necesita.

Los especialistas no solo revisan tu casa y cuál sería el espacio que tu hijo tendría en ella, también te revisan a ti como persona.

Después de la evaluación Byron y Keira Hordyk fueron rechazados y encontrados no aptos para proporcionar amor y seguridad a un niño o niña. ¿La razón? Son profundamente LGTBfobos.

En la entrevista aseguraron que si su hijo fuera gay o lesbiana, o fuera trans, lo ometerían directamente a una terrible terapia de conversión, para así volverlos heterosexuales o cisgénero.

Hasta la Asociación Estadounidense de Psiquiatría ha pedido a los legisladores que se prohíban estas abusivas prácticas, primero porque hay algunos que emplean violencia y dañan la integridad de niños y jóvenes, pero es que incluso los que no son violentos dañan la mente de los «pacientes», que presentarán mucho más riesgo de desarrollar depresión o incluso suicidarse.

Byron y Keira Hordyk han presentado una demanda a la agencia de adopción. “Sentimos que hemos sido discriminados y también sentimos que si nos callamos sobre esto y no decimos nada al respecto, podría dañar o limitar la adopción de personas con los mismos valores cristianos que los nuestros”, dijo la pareja a The West Australian. «Mantenemos puntos de vista cristianos tradicionales sobre cómo la Biblia nos enseña sobre la sexualidad y el matrimonio».

“Lo dijimos desde el principio. No estamos aquí para escondernos detrás de eso. Todo el mundo, especialmente con un tema divisivo, tiene miedo de ser puesto en el ámbito de la opinión pública de forma negativa. Y mis creencias son lo suficientemente fuertes como para que esta sea mi cruz para llevar».

Bueno majo, tú carga tu cruz, pero deja en paz a los niños, no tengas hijos para destruirlos ni para fomentarles el odio a sí mismos o el odio a personas por su orientación sexual o identidad de género.

***

Las últimas noticias acerca de este esperpento de las falsas “terapias” fue que la Subsecretaria de DDHH de Chile Lorena Recabarren quería que la Ley Zamudio permitiese en ciertos casos las terapias para “curar” la homosexualidad o la transexualidad, lo que provocó las protestas del MOVILH. Antes, que la asociación española Abogados Cristianos se querella contra Ignacio Aguado por hacer pública la multa a la coach de terapias para personas LGTBI, y que, ante la protesta ciudadana, elMinistro de Educación de Israel se retractaba de su apoyo a las terapias de “curación”para gays. Y Canadá prohibirá las «terapias de conversión» a nivel nacional.

Una tendencia creciente a la prohibición

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que naufragó con la convocatoria de elecciones anticipadas.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

En EE.UU., gran aliado de Israel, California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor el pasado 8 de abril tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y el pasado 8 de mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México.

No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente Oveja Rosa/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesias Evangélicas , , , , ,

Universidad Finis Terrae dice que “no enseña, ni realiza” terapias “reparativas” de la homo/transexualidad

Jueves, 22 de octubre de 2020

logo-universidad-finis-terraeAsí lo indicó  la Casa de Estudios al Movilh, luego de que ex estudiantes acusaran discriminación por parte de docentes. 

La Universidad Finis Terrae (UFT) señaló al Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) que no realiza, ni enseña terapias “reparativas” de las orientaciones sexuales o identidades de género diversas, añadiendo que tal principio lo explicitó a toda su comunidad educativa.

La reacción de la UFT tuvo lugar luego de que el Movilh expresara en misiva al rector Cristian Nazer su preocupación porque ex estudiantes denunciaron a profesores/as por prácticas homo/transfóbicas. Algunos de los docentes son Josefina Kast Adriasola y Cristián Snake Ferrer, cuya conexión con corrientes o instituciones que validan las terapias “reparativas” de la homo/transexualidad son públicamente conocidas. Los ex estudiantes, también identificaron como responsables de prácticas discriminatorias a la directora de la Escuela de Psicología, Carolina Barriga.

En tal contexto, el Movih solicitó a UFT que se pronunciara sobre las prácticas “reparativas “e investigara la denuncias.

En torno a lo primero, la entidad señaló al Movilh que “la Universidad Finis Terrae, su Escuela de Psicología y su Centro de Atención Psicológica (CAPSI), que es parte del Centro de Psicología Integral de la Persona, no realizan ni enseñan ninguna terapia de reparación de la homosexualidad ni de la transexualidad. Así lo hemos expresado en la declaración que hemos generado a nuestra comunidad”.

En relación a la investigación de denuncias de ex estudiantes, la entidad puntualizó que “ningún integrante activo de la comunidad ha denunciado ningún acto discriminatorio referido a estas materias. Hemos reiterado nuestra solicitud a aquellos miembros  de la comunidad universitaria que se sientan afectados, que se acerquen a los canales abiertos para estos casos a fin de realizar las investigaciones que correspondan. Contamos con un Protocolo para Denuncia, Investigación y Sanción de Actos Contrarios a la Dignidad de la Persona y un instructivo para los académicos en esta materia, además del Reglamento de Responsabilidad Académica y Disciplinaria, los cuales están disponibles en el sitio web www.uft.cl.

Fuente MOVILH

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , ,

Piden a Universidad Finis Terrae que rechace las “terapias reparativas” de la homo/transexualidad e investigue denuncias por discriminación

Sábado, 17 de octubre de 2020

logo-universidad-finis-terraeLuego de que ex estudiantes denunciaran en El Desconcierto diversos atropellos propinados por docentes.

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) solicitó hoy al rector de la Universidad Finis Terrae, Cristian Nazer, y la directora de la Escuela de Psicología, Carolina Barriga, “que investiguen las denuncias de estudiantes  en orden  a que docentes de la institución se expresan con lenguajes discriminatorios sobre las personas lesbianas, gays, bi, trans e intersex (LGBTI) y/o promueven las inhumanas terapias reparativas de la homosexualidad o la transexualidad”.

El ex presidente del Centro de Alumnos/as entre 2018 y 2019, Diego Auger, y los/as ex  estudiantes Rodrigo Figueroa  y Camila de la Vega, denunciaron en El Desconcierto a algunos docentes por emitir lenguajes discriminatorios contra las personas LGBTI, promover terapias reparativas y/u obstaculizar los derechos de la población trans.

Entre otros, se responsabiliza a la propia Barriga y a los/as académicos  Josefina Kast Adriasola y Cristián Snake Ferrer de incurrir en prácticas o lenguajes discriminatorios

En carta dirigida a Barriga y a Nazer el Movilh recordó a  “la Universidad Finis Terrae que  las terapias reparativas de la homo/transexualidad son prohibidas por el Ministerio de Salud y por la Organización Mundial de la Salud, mientras que toda discriminación en razón de la orientación sexual o la identidad de género es sancionada por la Ley Zamudio”

“En tal sentido, junto con solicitar que investiguen las denuncias formuladas por ex estudiantes a través de El Desconcierto y ante el Colegio de Psicólogos; con la respectiva sanción a responsables; pedimos que la Escuela de Psicología emita una circular dirigida a todo el entorno educativo donde rechace toda terapia “curativa” de las orientaciones sexuales o identidades de género, así como cualquier pronunciamiento de docentes que discrimine en razón de tales categorías”, puntualizó el Movilh.

***

La Universidad Finis Terrae (UFT) es una universidad privada y católica chilena, emplazada en Santiago de Chile. Fue fundada en 1988, alcanzando su autonomía institucional en 1996. Es miembro de la Red de Universidades Anáhuac y se relaciona con el Regnum Christi y la Congregación de los Legionarios de Cristo, ambas instituciones fundadas por el siniestro pederasta Marcial Maciel.

Actualmente se encuentra acreditada por la Comisión Nacional de Acreditación (CNA-Chile) por un período de 4 años (de un máximo de 7), desde noviembre de 2019 hasta noviembre de 2023.

***

Las últimas noticias acerca de este esperpento de las falsas “terapias” fue que la Subsecretaria de DDHH de Chile Lorena Recabarren quería que la Ley Zamudio permitiese en ciertos casos las terapias para “curar” la homosexualidad o la transexualidad, lo que provocó las protestas del MOVILH. Antes, que la asociación española Abogados Cristianos se querella contra Ignacio Aguado por hacer pública la multa a la coach de terapias para personas LGTBI, y que, ante la protesta ciudadana, el Ministro de Educación de Israel se retractaba de su apoyo a las terapias de “curación” para gays. Y Canadá prohibirá las «terapias de conversión» a nivel nacional.

Una tendencia creciente a la prohibición

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que naufragó con la convocatoria de elecciones anticipadas.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

En EE.UU., gran aliado de Israel, California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor el pasado 8 de abril tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y el pasado 8 de mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género.

No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente MOVILH/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , ,

Una lesbiana de 67 años denuncia que la sometieron a 200 descargas eléctricas para «curarla»

Sábado, 3 de octubre de 2020

C2O6GUSSCJEVTFXULB6FHIR4BELas mal llamadas «terapias de conversión» deberían realmente conocerse como terapias de tortura, cuando los también mal llamados profesionales intentan un imposible: modificar la orientación sexual de una persona.

 Eso no solo es algo que no se pueda, el problema es que se intenta de las maneras más horrorosas y traumáticas para quienes las sufren.

Joan Bellingham es una mujer lesbiana de 67 años que forma parte de una investigación que realiza Nueva Zelanda sobre los abusos que se cometieron contra personas LGTB en centros médicos religiosos y estatales, desde 1950 al año 2000.

Joan Bellingham sufrió lo indecible, estando prisionera durante largos 12 años en uno de estos hospitales, recibiendo a la fuerza medicación y descargas eléctricas.

Cuando Joan mira hacia atrás tiene claro que lo le molestaba a sus torturadores, y a sus familiares que le enviaron a este sitio, es que ella no ocultaba su orientación sexual, lo que actualmente conocemos como «tener pluma».

 “He sido lesbiana desde que tengo uso de razón ”, dijo al Ontago Daily Times . «Nunca pensé en ello como algo que necesitaba esconder».

Sus profesores le decían que tenía que avergonzarse de sí misma, algo que ella no hacía, y ya cuando era estudiante de enfermería, en su escuela comenzaron unos dañinos rumores sobre ella, sobre lo indecoroso que era que hablara tan abiertamente de sus relaciones lésbicas y se sintiera tan orgullosa de su orientación. Era 1970, y era tal el desprecio que algunos sentían por ella que incluso la acusaron de robar medicamentos.

Joan Bellingham seguía con su vida a pesar de todo. Pero un día, así sin más, la internaron en el Hospital Princess Margaret. No llevaba ni ropa ni nada. No pudo siquiera oponer resistencia.

Ahí la obligaban a tomar calmantes (a veces hasta el triple de la dosis recomendada) cuando ella intentaba explicar que no debía estar ahí, le diagnosticaron «trastorno neurótico de la personalidad» y esquizofrenia.

En el hospital recibió más de 200 cargas eléctricas. Una vez hasta le pusieron las manos en agua hirviendo para que los enfermeros pudieran encontrar sus venas y pincharle medicamentos que le hacían perder el control sobre su cuerpo.

Los tratamientos se sintieron como hojas de afeitar atravesando mi cuerpo. No había un patrón regular. A veces pasaba dos veces al día (…). Fue el dolor más terrible que puedas imaginar. Era desde la parte superior de mi cabeza, bajaba por mi cuello y hasta mi espalda. A menudo estaba despierta cuando me colocaban los electrodos, pero la primera ola me dejaba inconsciente«, relata.

Como efecto de estas torturas quedaba ciega durante temporadas, vomitaba y tenía pensamientos suicidas. Aún tiene cicatrices en su cabeza que hasta los peluqueros notan.

En 1982 consiguió dejar el hospital, y dos años después todas las medicaciones que le dieron. Muchos años después su médico de cabecera reconoció que Joan jamás mostró indicios de trastornos mentales.

En dos demandas que Joan ha hecho al sistema por las quemaduras en su cabeza, por los dolores de cabeza crónicos, y la tortura apenas ha conseguido 15 mil dólares.

Joan, que nunca pudo graduarse de enfermera, dice que cuenta todas sus horribles vivencias para que jamás ninguna otra mujer lesbiana deba padecerlas.

Las últimas noticias acerca de este esperpento de las falsas “terapias” fue que la Subsecretaria de DDHH de Chile quiere que Ley Zamudio permita en ciertos casos las terapias para “curar” la homosexualidad o la transexualidad. Unos meses antes, la asociación española Abogados Cristianos se querella contra Ignacio Aguado por hacer pública la multa a la coach de terapias para personas LGTBI, y que, ante la protesta ciudadana, el Ministro de Educación de Israel se retractaba de su apoyo a las terapias de “curación” para gays. Y Canadá prohibirá las «terapias de conversión» a nivel nacional.

Una tendencia creciente a la prohibición

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que naufragó con la convocatoria de elecciones anticipadas.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

En EE.UU., gran aliado de Israel, California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor el pasado 8 de abril tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y el pasado 8 de mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género.

No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente Oveja Rosa/Cristianos Gays

Cristianismo (Iglesias), General, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

Líderes religiosos piden a Boris Johnson prohibir la terapia de conversión

Lunes, 21 de septiembre de 2020

Naqs7CSSLos líderes religiosos de todas las principales creencias y denominaciones  en el Reino Unido e Irlanda están rogando a Boris Johnson que prohíba “urgentemente” la terapia de conversión.

A pesar de haber prometido prohibir la terapia de conversión en 2018, los líderes del Partido Conservador sólo recientemente han comenzado las discusiones sobre cómo avanzar. En julio, el primer ministro Boris Johnson dijo que la terapia de conversión “no tiene cabida en una sociedad civilizada”, pero sugirió que el gobierno tendría que hacer más investigaciones antes de prohibir la práctica.

Pero el presidente, el vicepresidente y el consejo asesor interreligioso de la Fundación Ozanne, que trabaja con organizaciones religiosas para apoyar a la comunidad LGBT+, ha pedido a Johnson que prohíba “urgentemente” la horrible práctica de la terapia de conversión y que empiece a proteger a las víctimas en una carta abierta, que publicamos íntegramente a continuación.

“La llamada terapia de conversión debe ser prohibida de una vez por todas. No puede haber nada más importante que salvaguardar la vida de las personas, especialmente al comienzo del viaje de la adolescencia para entender quiénes son. Por eso apoyamos plenamente el compromiso del Primer Ministro, del que se hizo eco recientemente el Secretario de Estado de Salud, de prohibir la llamada “terapia de conversión” de una vez por todas. Como líderes religiosos de alto nivel reconocemos el daño causado por esta práctica desacreditada, que hace que una persona intente cambiar su orientación sexual o identidad de género y la condena por no ajustarse a ciertos estereotipos. También reconocemos que esto es promovido y practicado principalmente por personas bien intencionadas pero mal informadas dentro de nuestras religiones. Lo que es peor, con frecuencia afecta a niños y jóvenes en una etapa crítica de su desarrollo, dejando profundas cicatrices que los afectarán por el resto de sus vidas y socavando su capacidad para formar relaciones amorosas y de por vida.

Seamos claros: no se trata de una cuestión de libertad de expresión o de conciencia personal. La terapia de conversión objetivamente causa un gran daño – de hecho se ha encontrado que es una tortura.

No se trata de una cuestión de libertad de expresión o de conciencia personal. La terapia de conversión objetivamente causa un gran daño – de hecho se ha encontrado que es una tortura

No podemos permitir que nadie se someta a esto, por mucho que piense que está haciendo “lo correcto” según su comprensión de sus textos sagrados. Porque están equivocados y las consecuencias son severas.

Los sobrevivientes, sabemos, son frecuentemente motivados a someterse a tal “terapia” por la creencia de que lo que son es “pecaminoso”. Desgarradoramente, muchos llevan un profundo sentimiento interno de vergüenza debido a sus creencias religiosas. Es esta homofobia internalizada la que causa un daño psicológico tan profundo. Debe ser contrarrestada por un mensaje mucho más positivo, central en todas nuestras religiones, que reconozca su valor individual único, sin importar su sexualidad o identidad de género. Sabemos que no estamos solos en esta creencia – la investigación ha demostrado que la mayoría de los que tienen una afiliación religiosa en el Reino Unido también apoyan una prohibición, con sólo una pequeña minoría votando en contra. Muchos no son conscientes de esta horrible práctica, que tiene como objetivo cambiar la orientación sexual o la identidad de género de alguien para ajustarse a ciertos estereotipos a través de una variedad de intervenciones y rituales religiosos.

Entonces, ¿cómo debería ser una prohibición? Bueno, creemos que debe hacer tres cosas.

En primer lugar, debe abarcar toda la gama de prácticas religiosas que las personas son tentadas o coaccionadas a realizar. Si bien la terapia de conversión fuera de un entorno religioso sigue ocurriendo, es poco frecuente. En la mayoría de los casos los perpetradores están motivados por sus creencias religiosas, y la ley debe reconocer y abordar eso.

En segundo lugar, debe proteger explícitamente a las personas trans, que son las que corren mayor riesgo de someterse a una terapia de cambio.

En tercer lugar, debe asegurarse de que no haya “lagunas” que permitan a quienes practican la terapia de conversión ofrecer ayuda para “cambiar” o “suprimir” el comportamiento, ya que esto es igual de perjudicial.

Dos años después de que el gobierno se comprometiera a prohibirla, la terapia de conversión sigue siendo legal en el Reino Unido.

¿Por qué estamos tan empeñados en una prohibición? Porque sólo la legislación hará que los líderes religiosos se lo piensen dos veces – pocos querrán arriesgarse a tener antecedentes penales que les impidan seguir su vocación. También permitirá, lo que es importante, que las víctimas sepan que serán comprendidas y protegidas si buscan ayuda. La prevalencia de la terapia de conversión ha permanecido oculta a plena vista por una razón: hablar es a la vez traumático y peligroso para las víctimas. Lamentablemente, pocos lo hacen, ya que en última instancia se arriesgan a perder toda su red de apoyo: sus amigos, su familia, su hogar y sus perspectivas de trabajo. Es una trampa de la que pocos pueden escapar. Por lo tanto, nos comprometemos a trabajar con los líderes de nuestras organizaciones religiosas para asegurarnos de que la gente sea consciente de los importantes riesgos de salvaguardia que representan estas prácticas desacreditadas. Los instamos a adoptar posiciones formales, como la que la Iglesia de Inglaterra eligió hacer en 2017 cuando pidió al gobierno la prohibición de la terapia de conversión. Es este trabajo con grupos religiosos el que nos permitirá en última instancia erradicar esta práctica, pero para ello -estamos claros- primero necesitamos una prohibición. Por lo tanto, pedimos que el Primer Ministro cumpla su promesa y presente urgentemente la legislación.

Protests of the LGTBI collective against the bishopric of Alcalá that organize illegal and clandestine courses to 'cure' homosexuality in Alcalá de Henares, Madrid on 2nd April, 2019. (Photo by Juan Carlos Lucas/NurPhoto via Getty Images) (Photo by Juan Carlos Lucas/NurPhoto via Getty Images)

La petición esta firmada por los siguientes lideres religiosos:

El reverendo Paul Bayes, obispo de Liverpool, presidente de la Fundación Ozanne.

Muy reverendo David Ison, Decano de St Paul, vicepresidente de la Fundación Ozanne

Con el Consejo Asesor Interreligioso de la Fundación Ozanne

La rabina Laura Janner-Klausner, rabina principal de la Reforma del Judaísmo

La reverenda Michaela Youngson, ex presidenta de la Conferencia Metodista

El reverendo David Mayne, moderador del Consejo de la Unión Bautista

Dilwar Hussain, presidente de Nuevos Horizontes en el Islam Británico

Anil Bhanot OBE, Consejo Hindú del Reino Unido

Dr. Jagbir Jhutti-Johal, conferencia en estudios sikh, Universidad de Birmingham

Ursula Halligan, presidenta de We Are Church en Irlanda

Riki Hyde-Chambers, presidente del Grupo de Apoyo de la Capellanía Budista del Reino Unido

Fuente Ozanne Foundation

Cristianismo (Iglesias), General, Judaísmo , , , ,

Protestan en el frontis del Ministerio de Justicia de Chile contra las terapias que “curan” la homosexualidad y la transexualidad

Sábado, 19 de septiembre de 2020

Renuncia-Recabarren-Movilh-820x394Luego de que la subsecretaria de DDHH, Lorena Recabarren, se opusiera en el Senado a una reforma que prohíbe de manera absoluta tales tratamientos. “Ganamos esta batalla, pues tras los reclamos Recabarren ya no podrá cuestionar la prohibición absoluta de estas terapias. Más aún, no ha tenido ni la valentía de reconocer lo que dijo”, señaló el Movilh.

Activistas del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) se manifestaron hoy en el frontis del Ministerio de Justicia en rechazo a los dichos de la Subsecretaria de Derechos Humanos, Lorena Recabarren, quien ayer en el Senado se opuso a la prohibición absoluta de las terapias reparativas de las orientaciones sexuales e identidades de género, defendiendo el sometimiento voluntario a dichos procedimientos.

50345890241_76a65d6439_bPortando banderas LGBTI y carteles que exigían la prohibición absoluta de las terapias reparativas  y demandaban la renuncia de Recabarren, el vocero del Movilh, Óscar Rementería repudió que “quien esté a cargo de una entidad cuya fin es proteger los derechos humanos, acumule un historial de acciones contra las personas LGBTI que ahora ha llegado a límites intolerables”.

“Recabarren se la ha jugado en el Congreso Nacional para impedir el avance del matrimonio igualitario, gestionó junto a Larraín la exclusión de menores de 14 años de la Ley de Identidad de Género, boicoteó totalmente el Acuerdo de Solución Amistosa pro derechos LGBTI que Chile firmó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y como si poco fuera, ayer se opuso a la prohibición absoluta de las terapias reparativas. Por donde se mire, Recaberrren ha promovido la violación a los derechos humanos de las personas LGBT”, sostuvo Rementería.

Añadió que “de la mano del ministro de Justicia, Hernán Larraín; cuyo historial como parlamentario contrario a los derechos LGBTI es públicamente conocido;  Recabarren ha debilitado y negado los principios y funciones de la Subsecretaría de Derechos Humanos”.

Junto con dejar en el Palacio de La Moneda una carta  de repudio para el presidente Sebastián Piñera , Rementería añadió que “Recabarren en vez de pedir disculpas niega lo que dijo y que está grabado. Sin embargo, en algo vencimos: estamos seguros de que Recabarren ya no volverá a cuestionar el artículo que reforma la Ley Zamudio para prohibir de manera absoluta las terapias reparativas. No le quedará más que acatarlo, aceptarlo o guardar silencio frente al mismo. Es más, ni siquiera ha tenido la valentía de reconocer lo que dijo”

Renuncia-Recabarren-Movilh-2El dirigente cuestionó además el “doble estándar del Gobierno en materia de manifestaciones pacíficas, pues Carabineros impidió hoy nuestro libre tránsito porque, según señalaron, así se lo  habían exigido desde La Moneda”.

Finalmente, sostuvo el Movilh, “es claro que Recabarren está de la mano de los sectores más homofóbicos y transfóbicos del Gobierno, los cuales tienen el gran poder de turno. Solo ello explica, por ejemplo, que por declaraciones menos desafortunadas, otros funcionarios del Ejecutivo han sido despedidos, pero frente a esta atrocidad de Recabarren, solo se ha visto al Ministro Larraín y al vocero de gobierno, Jaime Bellolio,  defendiéndola y a nadie del Gobierno siquiera cuestionándola”.

De esta manera, el Movilh recordó lo ocurrido en agosto pasado con  la entonces directora del Observatorio de Participación Ciudadana y No Discriminación (OPCND) de la Segegob, Paula Molina,  quien fue apartada de su cargo por el Gobierno por haber lanzado una campaña por Twitter donde llamaba a las personas a debatir o contestar  si “¿La homosexualidad es una condición o se trata de una orientación sexual?”

“Ella pidió disculpas, reconoció el error y la echaron. Recabarren promueve prácticas abusivas de los derechos humanos LGBTI,  las expone en el Congreso Nacional, no pide disculpas, niega lo que dice y la mantienen en el cargo gubernamental que debe velar por los derechos humanos. Es inconcebible y una explicación más de porqué este gobierno es despreciado por la casi totalidad de la ciudadanía”, finalizó Rementería.

En un ángulo similar, la Bancada del PC rechazó las declaraciones de Recabarren

Fuente MOVILH

General, Homofobia/ Transfobia. , , ,

Subsecretaria de DDHH de Chile quiere que Ley Zamudio permita en ciertos casos las terapias para “curar” la homosexualidad o la transexualidad

Viernes, 18 de septiembre de 2020

dwkwsnyx0aifimxLorena Recabarren validó las terapias si las personas deseen someterse a las mismas.  “Para la OMS, la OPS y el Ministerio de Salud  estas terapias solo provocan daño, pues no hay nada que curar. Esto es abrir la puerta a la legalización de las torturas”, señaló el Movilh junto con exigir la renuncia de la Subsecretaria.

Como “abominable y totalmente contraria a la dignidad humana” calificó hoy el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) la declaración a favor de las terapias reparativas  de homosexualidad o transexualidad que manifestó hoy la Subsecretaria de Derechos Humanos, Lorena Recabarren, quien validó tales tratamientos cuando son “voluntarios”, en el marco del trámite parlamentario para reformar a la Ley Zamudio.

El vocero del Movilh, Oscar Rementería, señaló que “estas terapias están prohibidas, totalmente prohibidas, por la Organización Mundial de la Salud, por la OPS,  por nuestro propio Ministerio de Salud y por todos los organismos internacionales de derechos humanos”.

“Que Recabarren valide la existencia de estas terapias si es que una persona quiere someterse a las mismas, como lo señaló hoy en el Senado, refleja una abierta violación a los derechos, un desconocimiento total de la dignidad humana. Por esto, exigimos su renuncia. Debe renunciar, si está posibilitando o pretendiendo que una persona se someta a torturas porque esa es su voluntad. Esto es como legalizar la tortura, una violación a los derechos humanos que proviene nada más, ni nada menos que de la Subsecretaria de Derechos Humanos”.

En efecto, Recabarren hoy se opuso a una indicación de la senadora Adriana Muñoz que prohíbe, a todo evento, las terapias de conversión de las orientaciones sexuales o identidades de género. “Yo entiendo que esto se está refiriendo a las terapias de conversión, El Estado de Chile siempre ha señalado que se opone a las terapias de conversión. Sin embargo en la forma en que está redactada (la indicación de la senadora Muñoz) aquí está en términos  absolutos,  es decir  se podría aplicar a casos donde se podrían contar con la anuencia de una persona que quisiera tratarse, y ahí estamos en un problema, porque podríamos ir contra  la voluntad de una persona.”, dijo Recabarren en la Comisión de Derechos Humanos del Senado.

Añadió que  “teniendo presente la prohibición de las terapias de conversión, que obliguen a las personas a intentar cambiar su identidad, expresión de género u orientación sexual, teniendo clarísimo esto, en la forma en que esta redactado esto podría ocurrir que una persona que si quisiera y tuviera la voluntad de hacerlo y estaríamos diciendo que este tipo de actos es discriminatorio. Por tanto no está adecuadamente redactada la indicación”, la propuesta de la senadora Muñoz, dijo al rechazar la iniciativa.

Para Rementería,  Recabarren está diciendo, en otras palabras, que si una persona LGBTI piensa que su homosexualidad o transexualidad es una enfermedad, tiene derecho a someterse a terapias de conversión, que de acuerdo a la OMS, no tienen ningún resultado, porque no hay nada que curar. Por el contrario, solo provocan más daño en las personas”.

“Esta declaración, es como de comienzos de los 90, no está a la altura de los tiempos, ni menos de los derechos humanos. Por dignidad, Recabarren debe renunciar. Presentaremos una carta al Gobierno y al presidente  Sebastián Piñera exigiendo ello”,  finalizó Rementería.

Las últimas noticias acerca de este esperpento de las falsas “terapias” fue que la asociación española Abogados Cristianos se querella contra Ignacio Aguado por hacer pública la multa a la coach de terapias para personas LGTBI, y que, ante la protesta ciudadana, el Ministro de Educación de Israel se retractaba de su apoyo a las terapias de “curación” para gays. Y Canadá prohibirá las «terapias de conversión» a nivel nacional.

Una tendencia creciente a la prohibición

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y es una de las disposiciones que prevé la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI, que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto). Un proyecto que naufragó con la convocatoria de elecciones anticipadas.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

En EE.UU., gran aliado de Israel, California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor el pasado 8 de abril tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y el pasado 8 de mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo el pasado enero por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género.

No” rotundo de los especialistas a las “terapias” reparadoras.

“Terapias” reparadoras: no solo inútiles, también peligrosas

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. Precisamente en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las “terapias” reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas. Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, por ejemplo, hizo ya en 2009 un llamamiento a los psicólogos para que las abandonasen definitivamente tras revisar la evidencia científica disponible y concluir que ya no resulta posible sostener que un paciente puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden ser graves, incluyendo depresión y tendencias suicidas. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente MOVILH/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.