Resultados de la búsqueda

Palabra clave: ‘Terapias’

Sujeto que ofrece terapias dice que la homosexualidad se produce por «falta de acceso» a la madre o el padre… y tiene que disculparse.

Viernes, 23 de febrero de 2024

IMG_3124El Movilh solicitó la intervención del Minsal para que prohíba las terapias o asesorías impartidas por Claudio Horning y su grupo denominado Amancay Medicina

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual  (Movilh) lamentó  hoy que un sujeto, identificado como Claudio Horning (en la fotografia), “promueva informaciones falsas y prejuiciosas sobre las orientaciones sexuales, lo cual además de homofóbico es ilegal”.

En un video difundido en al menos de sus redes sociales (IG), así como en el TikTok de Amancay Medicina (el grupo para el cual trabaja) el sujeto señaló que  «la homosexualidad desde las constelaciones familiares no es más que lo siguiente… Mi nombre es Claudio Horning soy constelador familiar y aquí te doy tips y datos que quizás no sabías sobre esta terapia. La homosexualidad no es más que la falta de acceso que tuvo este hombre a su progenitor del mismo sexo. ¿Qué es lo que esto quiere decir? Cuando un hombre siente distancia, existió alguna pelea o no existió la relación de este hombre biológico con su padre o tuvo una madre que le prohibió el acceso a comunicarse con ese hombre, puede ser que ese hombre entonces genere esa distancia de su primer referente masculino y se convierta entonces en un referente más cercano al de su madre, por ende inicie un proceso de entender su sexualidad desde la homosexualidad».

Añadió que «asimismo, pero de forma contraria, con las mujeres. Si tú eres una mujer que te consideras hoy gay, quizás, desde las constelaciones familiares entendemos que tuviste una falta de acceso a esa mamá, a esa mamá amorosa, flexible y amistosa que necesitamos tener. Quizás te criaste con una mamá muy autoritaria o incluso con una mamá narcisista. Por supuesto, es solo una tendencia».

El dirigente del Movilh, Rolando Jiménez señaló que ese sujeto, dice trabajar en La Serena y Coquimbo. Según él, su grupo realiza “terapias, yoga, biodanza, talleres de psicología, charlas y círculos», lo cual promociona en sus redes sociales”.

Añadió que “en enero pasado este sujeto publicó en redes sociales un video donde afirma que la homosexualidad se produce por la falta de cariño paterno o materno por lo que invitó a un taller que desconocemos si se realizó o no”.

“En primer lugar, llamamos a las personas a no atenderse con este sujeto, ni acceder a a sus servicios ofrecido. Exigimos además explicaciones a Amancay Medicina. Las prejuiciosas y falsas informaciones que difunden son un peligro para la integridad física y psicológica. Invitamos a quienes ceden espacios físicos a este sujeto para sus talleres, que dejen de hacerlo. Dar espacios, es ser cómplices de discriminación”, agregó Jiménez.

Puntualizó que “hemos pedido al Ministerio de Salud que intervenga, investigando el quehacer de Claudio Horning y su grupo y que adopte medidas para prohibir el funcionamiento  de toda asesoría o práctica homofóbica o contraria a los derechos LGBTIQ+”

El Movilh recordó que la  Ley 21.331 sobre Atención en Salud Mental prohíbe todo diagnóstico basado en la orientación sexual o la identidad de género

A su vez, el Minsal prohíbe desde el año 2016 las terapias reparativas de la orientación sexual o la identidad de género.

Tras la denuncia de estos hechos, Horning señaló en su IG que «#disculpas por el daño que cause sin intención. Difundí un mensaje que no fue tomado para bien por quienes lo viven. Y pido disculpas por eso. Si ocasioné dolor, discúlpame Si sentiste que fue odioso, discúlpame. Si te sentiste tocado por ese mensaje, discúlpame.

Y si no quieres disculparme estás en tu derecho. Por mi lado tomo esta situación como un gran aprendizaje de tener más precaución aún de los mensajes que expongo, y si bien, sé que no todo los videos le gustarán a muchos, debo responsabilizarme si veo en el mensaje algo que puede interpretarte de forma errónea o encontrar la forma de dar las explicaciones pertinentes»

El «Terapeuta» se disculpa tras afirmar en un video que la homosexualidad se produce por «falta de acceso» a la madre o el padre

no-mas-homofobia-2-820x394Además de borrar el video,  descartó que promocionara terapias reparativas de la homosexualidad. A su vez la entidad que difundió el video en TikTok, Amancay Medicina, señaló que el terapeuta era solo su “arrendatario externo” y que le sugirieron “su desvinculación voluntaria”. Sin embargo, negaron que el video discriminara.

Tras la denuncia pública por prácticas homofóbicas efectuada por el Movilh, el “terapeuta” Claudio Horning se disculpó por los dichos que emitió en un video difundido por el grupo Amancay Medicina en su cuenta de TikTok, además de negar que su intención fuera promocionar las terapias reparativas de la homosexualidad.

Horning, quien es identificado por Amancay Medicina como “constelador familiar y terapeuta”,  dijo en un mensaje enviado por IG al Movilh que el video en cuestión “fue borrado”, ofreció disculpas porque, a su juicio, su mensaje no fue entendido y precisó que él no estaba “invitando a una terapia de conversión, ni mucho menos”.

El sujeto había señalado en el video que para las terapias de la constelación familiar, la técnica que él mismo imparte, “la homosexualidad no es más que la falta de acceso que tuvo este hombre a su progenitor del mismo sexo (…) puede ser que ese hombre entonces genere esa distancia de su primer referente masculino y se convierta entonces en un referente más cercano al de su madre, por ende inicie un proceso de entender su sexualidad desde la homosexualidad. (…) Asimismo, pero de forma contraria” sucede con las mujeres lesbianas.

Tras el repudio generalizado que provocó el video, Amancay Medicina añadió en un comunicado que “decidimos sugerirle (a Horning) la desvinculación voluntaria como parte del Staff de profesionales que trabajan externamente con nosotros, con la intención de que él pueda generar su accionar de modo personal, sin involucrar a nuestro espacio terapéutico”. Además, enfatizaron que “él no ha sido, ni figura como dueño o fundador de nuestra casa de medicina, sino que solo como arrendatario externo, por lo tanto, no es partícipe de las decisiones de las directivas”.

Sin embargo, Amancay Medicina señaló que “al volver a revisar el material”; es decir el video que difundieron en su propio TikTok, no “deducimos algún tipo de manifestación discriminatoria, ni ningún juicio de parte del profesional” aunque “entendemos que la interpretación pueda tener distintas aristas y esperamos que esto sea aclarado entre las partes”.

El Movilh replicó que “aquí nos encontramos en presencia de una persona que ofrece disculpas porque otros/as, según él, mal entendieron lo que dijo y no porque sus apreciaciones o las corrientes que dice representar o trabajar fuesen discriminatorias. Con una persona que argumenta que solo pretendió explicar como funcionan, según su criterio, las terapias de constelación familiar en torno a la homosexualidad, al mismo tiempo que se presenta como constelador familiar y donde cada uno de sus videos tiene como fin promover que las personas se atiendan con él o reciban su asesoría”.

“Una persona que tras publicar ayer un video con disculpas en sus propias redes terminó borrándolo y que ha seguido afirmando que la homosexualidad es una elección. Es decir, una persona que nada sabe de homosexualidad, pero al mismo tiempo difunde con con publicidad información homofóbica sobre el tema. Sin duda, lo que falta son disculpas sinceras y el compromiso de que no aconsejará a personas en temas de orientación sexual, pues nada sabe al respecto”, redondeó el Movilh

A su vez, añadió dicho Movimiento LGBTIQ+, el hecho de que Amancay Medicina “no se haga responsable por haber difundido en su propia red social un video que vincula a la homosexualidad con la falta de afecto materno o paterno, además de descartar que esa afirmación sea discriminatoria y no cuestionar a las corrientes, disciplinas o personas que la sostienen, constituye una segunda falta, en especial por la labor que realizan”.

Por todo, “esperamos que el Minsal investigue a fondo lo ocurrido y que a lo menos concluya que personas como estas no tienen las competencias y conocimientos para orientar o informar a nadie sobre las orientaciones sexuales, ya sea por sus propias ideas o porque, a su juicio, las constelaciones familiares consideran a la homosexualidad como un producto de la falta de amor maternal o paternal. También deben investigarse si existen o no títulos, experticias que permitan dar terapias o asesorías en este y otros temas ”, puntualizó el Movilh.

Ayer el Minsal anunció que ofició a la Superintendencia de Salud y a la Seremi de Salud de Coquimbo para que en el marco de sus atribuciones fiscalicen y determinen medidas en torno a lo ocurrido, en caso de corresponder.

Fuente MOVILH (1, 2)

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Es falso que cirugías de reasignación de sexo equivalen a “terapias de conversión”

Jueves, 2 de noviembre de 2023

A un año de la aprobación de una reforma para prohibir las llamadas “terapias de conversión”, usuarios de redes sociales difundieron desinformación en torno a las cirugías de reasignación de sexo.

IMG_1071

(Pincha sobre la fotografía para ampliarla)

El 11 de octubre se cumplió un año desde que el Senado de la República (de México), aprobó una reforma para prohibir los Esfuerzos para Corregir la Orientación Sexual y la Identidad de Género (ECOSIG) o las mal llamadas “terapias de conversión”.

Organizaciones y personas defensoras de derechos humanos hicieron un llamado a la Cámara de Diputados para poner la reforma a votación en el Pleno y para que sea aprobada.

En respuesta, algunos usuarios de redes sociales comenzaron a difundir desinformación en torno a las transiciones y cirugías de reasignación de sexo. Argumentaron que también deben prohibirse ya que se equiparan a las “terapias de conversión”.

IMG_1072

IMG_1073

IMG_1074

Sin embargo, los ECOSIG en realidad constan de diversas formas de tortura que carecen de justificación médica y representan una grave amenaza a la salud y los derechos humanos de las personas. El imponer, intentar cambiar, “corregir” o reprimir la identidad de género con la que cada persona se identifica sería ejercer un ECOSIG.

Al mismo tiempo, las mal llamadas “terapias de conversión” configuran un tipo de publicidad falsa y fraudulenta dado que pretenden curar la diversidad sexogenérica, la cual no es un trastorno ni enfermedad.

La transición, por otro lado, es cuando las personas trans empiezan a vivir sus vidas por el género con el que se identifican y no por el sexo que les fue asignado al nacer.

Este proceso de reconocimiento de la identidad puede o no incluir terapia hormonal, cirugía de reasignación de sexo y otros procedimientos médicos que siempre requieren consentimiento informado.

En el caso de las infancias trans solo ocurre un cambio superficial en el género, que puede ser en el nombre, la vestimenta y los cortes de cabello, mientras que en la pubertad (con autorización de madres y padres) pueden acceder a mecanismos reversibles en temas hormonales, pero hasta que llegue la etapa de la adultez existirá la posibilidad de tomar decisiones permanentes.

La transición no es terapia de conversión 

Después de un año de que el Senado de la República aprobara una reforma para prohibir los Esfuerzos para Corregir la Orientación Sexual y la Identidad de Género (ECOSIG), organizaciones defensoras de derechos humanos exigieron el pasado 11 octubre que la Cámara de Diputados ponga la reforma a votación en el Pleno para que sea aprobada, turnada al Ejecutivo y finalmente sea publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Ante el llamado, algunos usuarios de redes sociales replicaron que ojalá se prohíban las “conversiones donde castran a hombres para que parezcan mujeres”. Y expresaron ideas falaces: “la verdadera terapia de conversión es la sexualización infantil y la amputación de miembros y la hormonización de niños y jóvenes”.

Pero la transición no tiene relación con las “terapias de conversión”, ya que estas últimas son esfuerzos que pretenden cambiar la orientación sexual o identidad de género de una persona sin su consentimiento y por medio de violencia física y psicológica.

Mientras que la transición es un proceso por el cual las personas trans empiezan a hacer cambios que involucran no solo hablar de intervenciones médicas, sino también de aspectos personales, sociales y legales para poder vivir de acuerdo con su identidad de género en vez de por el sexo que les fue asignado al nacer.

En primera instancia, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) amparan que el reconocimiento de la identidad de género de cualquier persona (mayor y menor de edad) debe ser garantizado sin que tengan que acreditar intervenciones médicas, quirúrgicas, tratamientos hormonales u otros procedimientos.

Cuando se habla de tratamiento quirúrgico, el Protocolo para el Acceso sin Discriminación a la Prestación de Servicios de Atención Médica de las Personas Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Travesti, Transgénero e Intersexual de la Secretaría de Salud refiere que se deben de abordar los diferentes procedimientos que pueden ayudar a estas personas a adecuar su cuerpo a la identidad de género con la que se identifican.

“En las mujeres trans los tratamientos quirúrgicos van desde rinoplastía, feminización de cara, implantes mamarios y de glúteos, hasta una cirugía de reasignación de sexo. En los hombres trans, la más frecuente que desean realizarse es la mastectomía y un porcentaje bajo desea la faloplastia”, describe el protocolo.

La Secretaría de Salud especifica que cualquier intervención en la persona, ya sea física o psicológica, deberá contar con el consentimiento oportuno e informado, con base en el derecho que tienen las y los pacientes de decidir con la mejor información posible, sobre la mejor ruta de atención a su padecimiento.

“El consentimiento informado deberá incluir una explicación comprensible del diagnóstico, la técnica y procedimiento a utilizar, de sus alcances y de los resultados o pronósticos esperados, conforme al saber científico”.

En el caso de personas trans adultas, se deberá establecer seguimiento por parte de salud mental por cada procedimiento quirúrgico al menos seis meses, tres previos y tres posteriores al evento.

Respecto con las infancias y adolescencias trans, Verificado MX y PRESENTES ya habían constatado que es falso que se lleven a cabo esos procedimientos en personas menores de edad, ya que en el país no están legalizados o permitidos.

El protocolo de la Secretaría de Salud especifica que un equipo multidisciplinario, los padres o tutores y las y los menores, solo pueden considerar conjuntamente el uso de bloqueadores de pubertad con el propósito de postergar el desarrollo de caracteres sexuales secundarios, y en su caso dar más tiempo y confirmar la decisión de él o la menor para el inicio de un proceso de hormonización.

A nivel regional, la CIDH establece: “cuando hablamos de intervenciones médicas de reafirmación del género, no debe pensarse solamente en cirugías, que de hecho no se practican a personas cuyos cuerpos están todavía en crecimiento, sino que nos referimos también a tratamientos de bloqueo y reemplazo hormonal”. 

Tanto la supresión de la pubertad como la terapia de reemplazo hormonal son dos componentes del proceso de afirmación de género que han sido respaldados con evidencia por la Asociación de Endocrinogía (Endocrine Society, en inglés), la Asociación Mundial para la Salud Transgénero (WPATH, en inglés) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Los ECOSIG no son terapias, son tortura

En 2020, el experto Independiente de la ONU, Víctor Madrigal-Borloz concluyó en su informe sobre la protección contra la violencia y la discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género que las mal llamadas “terapias de conversión” son “tratos crueles, inhumanos o degradantes”.

La Guía de referencia para profesionales de la salud mental en el combate a los ECOSIG describe que estas prácticas son abusos físicos y psicológicos que pueden incluir:

  • Coerción y falta de consentimiento
  • Privación ilegal de la libertad
  • Violencia verbal y amenazas
  • Uso forzado de medicamentos
  • Violaciones sexuales
  • Métodos de aversión
  • Electroshocks
  • Exorcismos

Ese mismo año, el Grupo de Expertos Forenses Independientes (IFEG, por sus siglas en inglés) incluso declaró que ofrecer Esfuerzos para Corregir la Orientación Sexual y la Identidad de Género (ECOSIG) son “una forma de engaño, publicidad falsa y fraude”.

Tan solo en México, 1 de cada 10 personas LGBTIQ+ fueron obligadas por sus padres a acudir con un psicólogo o autoridad religiosa con el fin de “corregirle”.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) esto representa por lo menos 318 mil 791 personas que fueron sometidas a estos abusos en 2021. Y ocurre pese a que, desde 2016, la Asociación Mundial de Psiquiatría señaló que no existe evidencia científica sólida que indique que la orientación sexual e identidad de género se puedan cambiar por lo quecualquier intervención que pretenda tratar algo que no es un trastorno es totalmente poco ético”

La homosexualidad no se puede considerar como una condición patológica, incluso la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que se trata de una variación natural de la sexualidad humana, no de una enfermedad.

De igual forma, la identidad trans no figura en el apartado de ‘Trastornos mentales y del comportamiento’ de la CIE-11, sino que se encuentra en el de ‘Condiciones relacionadas con la salud sexual’, lo cual aclara que las personas trans no tienen un trastorno de salud mental, y que clasificarlas como tal es desinformación.

La argumentación de la OMS para mantener la discordancia de género en la CIE-11 es que de tal forma se puede garantizar que las personas trans accedan a los servicios sanitarios.

Si bien es cierto que, durante años, la ciencia médica, en particular la psiquiatría, consideró que las personas homosexuales y trans estaban enfermas, actualmente múltiples instancias de salud respaldan los derechos de las personas LGBTIQ+ y reconocen que no existe una identidad de género binaria y dicotómica (hombre y mujer), sino que existen muchas posibilidades identitarias en torno al género que son diferentes a la hegemónica, lo cual no constituye un problema de salud mental.

Links / Fuentes

Aprueba Senado proyecto para prohibir y penalizar terapias de reorientación sexual 

Mitos y realidades de la Iniciativa de Infancias Trans | Asociación por las Infancias Transgénero

Acabar con las «terapias de conversión», la lucha de un experto en derechos humanos | Organización de las Naciones Unidas (ONU)

Preguntas frecuentes sobre el tema transgénero | Human Rights Watch

Informe sobre Personas Trans y de Género Diverso y sus derechos económicos, sociales, culturales y ambientales | Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)

LA PRIMERA SALA EMITE POR PRIMERA VEZ ESTÁNDARES PARA JUZGAR A ADOLESCENTES TRANS QUE PROTEJAN DEBIDAMENTE SU IDENTIDAD DE GÉNERO | Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) 

Protocolo para el Acceso sin Discriminación a la Prestación de Servicios de Atención Médica de las Personas Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Travesti, Transgénero e Intersexual y Guías de Atención Específicas | Secretaría de Salud

Desinformación culmina en transfobia y violencia institucional | Verificado MX

Las instituciones y empresas detrás de los Ecosig en México | Agencia Presentes

Informe del Experto Independiente sobre la protección contra la violencia y la discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género

INFORME SOBRE TERAPIAS DE CONVERSIÓN | ONU

Guía “Nada que Curar” para profesionales de la Salud en el combate a los ECOSIG | Colaboración entre United Nations Office on Drugs and Crime (UNODC), Yaaj México, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED)

Encuesta Nacional sobre Diversidad Sexual y de Género (ENDISEG) 2021 | INEGI 

Clasificación Internacional de Enfermedades, 11.a revisión | OMS

“CURAS” PARA UNA ENFERMEDAD QUE NO EXISTE | Organización Panamericana de la Salud (OPS) 

26 de octubre de 2023
Melina BarbosaGeo González@georginagon
Edición: Daniela Mendoza/Verificado México

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Chile: Comisión de DDHH de la Cámara prueba prohibir en la Ley Zamudio las «terapias reparativas» de la homo/transexualidad.

Martes, 5 de septiembre de 2023

terapiasdeodioSe sigue  así la línea de la Ley 21.331 que ya impide todo diagnóstico mental basado en la orientación sexual o la identidad de género. El Movilh, que desde el 2004 lucha por la erradicación de las terapias, festejó el avance.


La Comisión de Derechos Humanos y Pueblos Originarios de la Cámara de Diputadas y Diputados aprobó hoy por seis votos a favor y tres en contra una reforma a Ley Zamudio que prohíbe las terapias reparativas de la orientación sexual o identidad de género, siguiendo así la línea de la Ley 21.331 que ya impide todo diagnóstico en tal sentido, avance que fue festejado por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh)

En concreto la reforma aprobada establece que “también se considerará discriminación arbitraria todo acto, práctica y/o tratamiento médico, psicológico o psiquiátrico de cualquier otra naturaleza que tenga como objetivo modificar la orientación sexual o la identidad o la expresión de género de una persona o grupo de personas”

Votaron en contra de dicha reforma los/as diputados/as republicanos Johannes Kaiser Barents-Von Hohenhagen y Cristián Araya y la RN Ximena Ossandón. En tanto, votaron a favor el presidente de la Comisión, Jaime Naranjo (PS) y los/as diputados/as Emilia Schneider (Convergencia Social), Lorena Pizarro (PC), Jorge Guzmán (Evópoli), Tomás Lagomarsino (IND) y Catalina Pérez (RD).

“Festejamos que las terapias reparativas también se prohíban expresamente en la Ley Zamudio, pues ello viene a reforzar lo señalado por la Ley 21.331, no dejando lugar a dudas de que este tipo de prácticas solo están motivadas por la homo/transfobia y, por tanto, violan derechos humanos y constituyen tortura”, señaló el dirigente del Movilh, Rolando Jiménez, tras asistir a la sesión parlamentaria.

El dirigente dijo, empero, que “pese al avances es muy violento que aún sigan existiendo sectores que validen este tipo de prácticas y lleven esta discusión al Congreso Nacional con discursos de odio, como ocurre en el caso de los republicanos, cuyas miradas hacen retroceder el debate sobre los derechos humanos en dos décadas”.

Fue en 2022 cuando tras propuestas del Movilh  la Ley 21.331 sobre  el Reconocimiento y Protección de los Derechos de las Personas en la Atención en Salud Mental,  prohibió las terapias  reparativas de la orientación sexual o la identidad de género al establecer que “el diagnóstico del estado de salud mental (…) No puede basarse en criterios relacionados (…) con la identidad u orientación sexual”.

Historia de una larga lucha

En 2004, tuvo lugar la primera denuncia pública en Chile contra un caso concreto de promoción de las «terapias de conversión» de la homosexualidad y la transexualidad, luego de que el Movilh repudiara la enseñanza de tales prácticas en la Universidad de Los Andes.

El mismo organismo LGBTIQA+ denunció y protestó luego contra conductas similares por la parte de la psicóloga Marcela Ferrer (2008), así como  en la Universidad Católica (2012), la Universidad San Sebastián (2014), el Colegio Cumbres (2014) y la Fundación Restauración (2017).

En 2008, y tras diversas críticas públicas del Movilh, el Colegio de Psicólogos se pronunció por primera vez contra las terapias reparativas. Sin embargo, al año siguiente el Colegio valoró que la Universidad de Los Andes enseñara y promoviera esos brutales procedimientos, aún cuando paradojalmente decía rechazarlos.

En medio de estas ambigüedades, el 26 de agosto del 2010 carreras de psicología de 8 universidades organizaron contra el Movilh una marcha hasta el Colegio de Psicólogos, el cual debió al final oponerse totalmente a las terapias.

Sin embargo, el Ministerio de Salud rechazó una y una vez rechazar públicamente las terapias, pese a las continuas peticiones del Movilh. En 2016, el Minsal finalmente cedió, prohibiendo las terapias reparativas y calificándolas de “una grave amenaza para la salud y el bienestar, inclusive la vida de las personas afectadas”.

Desde el 2016 en adelante las denuncias sobre las existencia y/o promoción de las terapias se redujeron casi a cero, conociéndose solo un caso en 2017 que tuvo una rápida reacción del Gobierno

Finalmente, en 2022 las terapias fueron prohibidas por ley y ya no solo por política pública, algo que ahora se  reforzará en la ley Zamudio en caso de ser aprobada la reforma.

Fuente MOVILH/Cristianos Gays

General, Historia LGTBI , , ,

Los obispos católicos de Minnesota, contra la ley que protege la atención médica de afirmación de género, en particular de los jóvenes trans y la prohibición de las terapias de conversión

Sábado, 20 de mayo de 2023

274085341_10160313440859586_7674188772059153178_n

La Conferencia Católica de Minnesota, que representa a los obispos del estado, criticó una nueva ley de Minnesota que protege la atención médica de afirmación de género para pacientes transgénero, en particular los jóvenes, y una ley que prohíbe la terapia de conversión. Jason Adkins, director ejecutivo de la Conferencia, dijo en un comunicado que la ley señalaba que “vivimos en un mundo al revés” y que la atención de afirmación de género es “la verdadera ‘terapia de conversión’ que debería prohibirse”, según The Catholic Spirit.

A pesar de la fuerte oposición de la Iglesia Católica y otros, el gobernador. Tim Walz promulgó el 27 de abril un proyecto de ley diseñado para hacer que la llamada atención médica de “afirmación de género” sea fácilmente accesible para los menores que viajan o son traídos a Minnesota desde otros estados.

La ley de “refugio transgénero” permite a los tribunales de Minnesota tomar “jurisdicción de emergencia” sobre los menores para garantizar su acceso a terapias de género. Los críticos alegan que el proyecto de ley, HF146, viola múltiples leyes estatales y federales.

Walz también promulgó un proyecto de ley relacionado diseñado para prohibir las crueles terapias de conversión para menores y adultos vulnerables. La Iglesia ha argumentado que permitir la atención médica de “afirmación de género” y prohibir que los consejeros profesionales ayuden a menores y otras personas que luchan con su identidad sexual puede causar daños irreversibles y socavar la capacidad de una persona para vivir una sexualidad integrada ordenada hacia el matrimonio y la familia.

Sin títuloJason Adkins,

El director ejecutivo de la Conferencia Católica de Minnesota, Jason Adkins, dijo: “Vivimos en un mundo al revés donde supuestamente es dañino para los jóvenes acceder a profesionales de salud mental autorizados para ayudarlos a vivir de acuerdo con su sexo biológico, pero está bien para esos mismos menores para acceder a las hormonas que bloquean la pubertad y someterse a procedimientos quirúrgicos en un intento de hacer que sus cuerpos se alineen con su estado psicológico. Esta última es la verdadera ‘terapia de conversión’ que debería prohibirse”.

Continuó: “Proteger la dignidad humana requiere que respetemos la realidad objetiva de que cada persona es un alma encarnada creada a imagen y semejanza de Dios. Tenemos una naturaleza humana dada, no una que creamos para nosotros mismos y que podemos manipular a voluntad. Las consecuencias serían desastrosas si permitiéramos que nuestro respeto por cada persona se basara en sus propios puntos de vista subjetivos de sí mismos, o en la forma en que nosotros u otros los vemos subjetivamente”.

Junto con la prohibición de  las terapias de conversión y el proyecto de ley de refugio para personas transgénero, Walz firmó una ley que brinda refugio a quienes quieren ejercer su derecho a interrumpir el embarazo en los estados en los que está prohibido, así como a los proveedores de servicios de aborto que han perdido su licencia o se les ha prohibido realizar abortos en otros estados. Los proyectos de ley fueron enmarcados por los demócratas de Minnesota como un intento de posicionar a Minnesota como un estado acogedor para los procedimientos de interrupción del embarazo y transgénero.

En otra área a la que se oponen los obispos católicos del estado, la Cámara de Representantes y el Senado, controlados por los demócratas, aprobaron leyes el 25 y el 28 de abril, respectivamente, para legalizar el uso recreativo de marihuana para adultos. Los proyectos de ley tendrán que conciliarse antes de que la legislación pueda llegar al escritorio de Walz. Se ha comprometido a firmar una legislación para legalizar la marihuana recreativa. Minnesota ya permite el uso medicinal de la marihuana.

Fuente The Catholic Spirit.

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , ,

El gobierno de Irlanda promete promulgar una ley que prohíba las terapias de conversión antes de 2024

Viernes, 13 de enero de 2023

8BA4D204-AA30-4625-BB74-76ACE3711544Roderic O’Gorman, Ministro de Infancia, Igualdad, Discapacidad, Integración y Juventud de Irlanda 

El ministro irlandés de Integración, Roderic O’Gorman, ha prometido introducir legislación que prohíba la práctica “explotadora” de la llamada “terapia de conversión” para 2024.

El político, que es abiertamente gay, lo describió anteriormente como “un proceso cruel arraigado en la promoción de la vergüenza”.

La “terapia de conversión” suele definirse como cualquier intento de cambiar o suprimir la sexualidad o la identidad de género de una persona, a menudo con técnicas como la terapia de electroshock o la oración.

Ha sido ampliamente condenada por expertos y organismos sanitarios de todo el mundo, incluidos el Servicio Nacional de Salud y la Organización Mundial de la Salud, y algunos la comparan con la tortura.

O’Gorman ha declarado ahora que Irlanda debería unirse a otros países europeos en la adopción de medidas para prohibir esta práctica nociva.

“Un proceso que pretende que alguien cambie su orientación sexual o su identidad de género es extremadamente explotador, sobre todo si se lleva a cabo con menores de 18 años“, declaró al Irish Mirror.

“Espero presentar la legislación en el Dail el año que viene. Obviamente, la legislación lleva su tiempo, pero creo que es posible que podamos tenerla aprobada a finales de año. Eso es ciertamente por lo que yo estaría trabajando, pero podría derivar hacia 2024“.

Explicó además que ha conocido a víctimas de la “terapia de conversión” que viven con el “devastador” impacto que tiene. “No ocurre mucho en Irlanda, pero cuando ocurre, su impacto puede ser realmente devastador para la gente”, continuó. “Especialmente en los jóvenes que acaban de salir del armario y exploran o comprenden su propia identidad sexual”.

O’Gorman también señaló que la reforma de la legislación sobre igualdad es otra de sus prioridades para 2023, especialmente cuando se trata de garantizar que las personas no sufran discriminación por su lugar de residencia o su forma de hablar.

Y añadió: “Una de las cosas que estamos estudiando es crear un nuevo terreno para los casos de igualdad en materia de discriminación socioeconómica, reconociendo que a menudo se discrimina a las personas por su domicilio o su acento”.

El avance de Irlanda se produce tras años de giros en falso y retrasos en la prohibición de la “terapia de conversión” en el Reino Unido.

El Gobierno de Theresa May se comprometió a restringirlo por primera vez en 2018, aunque aún no se ha aplicado realmente. En 2021, el Gobierno de Boris Johnson dio marcha atrás en varias de estas promesas, lo que dio lugar a una versión suavizada de lo que se había propuesto en un principio. Esto provocó una indignación generalizada que se tradujo en una protesta ante Downing Street y una petición que fue firmada más de 140.000 veces.

***

terapiasdeodioEl pasado mes de octubre, el Senado de México votó para prohibir todas las terapias de conversión. En agosto, la ya dimitida primera ministra del Reino Unido Liz Truss,  se posicionaba en contra de prohibir las terapias de conversión. El Partido Conservador había estado prometiendo una prohibición de la terapia de conversión en el Reino Unido desde 2018, y el año pasado finalmente produjo un documento de consulta. Sin embargo, la consulta estuvo plagada de banderas rojas, comparando el tratamiento médico afirmativo para niños trans con la terapia de conversión, brindando exenciones religiosas e incluso afirmando que los adultos pueden dar su consentimiento libremente a la terapia de conversión.

Las propuestas de legislación del Reino Unido empeoraron este año cuando se anunció que la prohibición solo cubriría la orientación sexual y no la identidad de género. Por otro lado, Escocia se ha separado de la postura arcaica de los Tories, produciendo su propio informe de un grupo asesor de expertos del gobierno. El informe integral fue bien recibido por la comunidad LGBTQ+, centró a los sobrevivientes en todas las áreas y estableció principios clave para legislar en contra de la terapia de conversión.

Estos incluyeron una prohibición futura que debe cubrir cualquier tratamiento, práctica o esfuerzo que tenga como objetivo cambiar, suprimir o eliminar la orientación sexual, la expresión de la orientación sexual, la identidad de género o la expresión de género de una persona, y brindar orientación específica sobre las experiencias de las personas de color LGBTQ+. – y sobrevivientes de grupos religiosos étnicos minoritarios.

En mayo, los obispos y las obispas de la Iglesia Anglicana de Gales celebraban que el Gobierno galés prohíba las “terapias” de conversión antiLGTBI. El pasado febrero, Israel prohibía las terapias de conversión para miembros de la comunidad LGTBQ+. Al otro lado del Atlántico, la Cámara de los Comunes de Canadá le dio su visto bueno el pasado diciembre,  por unanimidad, a un proyecto de ley para prohibir las pseudoterapias de conversión, y definitivamente el pasado enero de este año. Se trata de un veto total, no solo en menores de edad, y contempla penas de hasta cinco años de cárcel para quien inflija estas prácticas y hasta dos para quien se beneficie económicamente de las mismas o las publicite. El Senado aprobó el texto en una tramitación exprés apenas seis días más tarde y, tras recibir la firma de la gobernadora general, entró en vigor el pasado 7 de enero, y el pasado marzo les seguía Chile que prohíbe por ley las “terapias reparativasde la homosexualidad o la transexualidad.

Sin embargo, hace unos meses conocíamos que Boris Johnson cedía a la presión del lobby transexcluyente y dejará fuera de la prohibición de las «terapias» de conversión la identidad de género. Y más recientemente, el Consejo General del Poder Judicial español criticaba en su informe no preceptivo, la prohibición de las mal llamadas terapias, en el proyecto de la ley Trans española. A esto se sumaban las desafortunadas palabras de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, gracias a los votos de la extrema derecha, Díaz Ayuso quien  no sancionará al obispo homófobo Reig Plá por las terapias para ‘curar’ la homosexualidad’.

La situación en otros países

Canadá y Francia se unieron al reducido grupo de países que han prohibido las pseudoterapias de conversión, ya sea de manera general o en menores de edad el pasado mes de enero. Le siguió Nueva Zelanda el pasado 15 de febrero, y el pasado marzo les seguía Chile que prohíbe por ley las “terapias reparativasde la homosexualidad o la transexualidad.

En EE.UU., California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor en 2019 tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril del mismo año  también  se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y en mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo hemos aprobó por ejemplo en enero de 2019  por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México. y en julio de 2021 el Estado de Yucatán.

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. La siguió Alemania el año pasado, aunque con un texto limitado a los menores de edad y con ciertas ambigüedades que el próximo Gobierno de Olaf Scholz se ha comprometido a revisar. El próximo país en sumarse será posiblemente Francia, cuya Asamblea Nacional aprobó en octubre, también por unanimidad, el veto a las pseudoterapias de conversión. Irlanda ha dado pasos en la misma dirección, antes de la disolución del Parlamento con la convocatoria de elecciones en 2020, y también se debate sobre el asunto en Austria. En mayo de este año, el Gobierno británico de Boris Johnson anunció un proyecto de ley, mientras que en Albania existe un veto de facto, toda vez que el colegio de Psicología prohíbe a sus miembros la práctica de cualquier procedimiento encaminado a intentar cambiar la orientación sexual o la identidad de género, ya sea en menores de edad o en adultos.

En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y era una de las disposiciones que preveía la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto).  Un proyecto que naufragó con la convocatoria de las elecciones de abril de 2019. Tras la repetición electoral, el acuerdo de Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos contempla «la aprobación de una Ley contra la Discriminación de las Personas LGTBI incluyendo la prohibición a nivel nacional de las llamadas terapias de reversión».

Y, por fin, El Gobierno de España presidido por Pedro Sánchez, presentó el pasado junio el proyecto de ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos LGTBI, que incluye la prohibición de las pseudoterapias de conversión  aprobado por el Consejo de Ministros, iniciando ya su trámite para su debate y aprobación en el Congreso de los Diputados que culminó el pasad9 22 de diciembre con su aprobación por mayoría en el Congreso de los Diputados (188 votos a favor, 150 en contra y 7 abstenciones), el pleno del Congreso Diputados  de España aprobó y que ha sido remitido al Senado para su ratificación.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

«No» rotundo de los especialistas a las pseudoterapias reparadoras

california-terapias-conversion-fraude-696x473La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. A nivel internacional, ya en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las terribles «terapias»reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas (los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo). Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

De hecho, en julio de 2021, nos enterábamos de que el Vaticano frenaba las “terapias de conversión” e instruía a los obispos españoles a desautorizar a un grupo de ex-gays. Sin embargo, con la dimisión del obispo  Xavier Novell nos enterábamos de que éste, participó, y avaló, ‘terapias de conversión’ de homosexuales hasta que fue frenado por el Vaticano. otros prelados que avalaban dichas prácticas (según las víctimas) serían: José Ignacio Munilla, Javier Martínez, Arturo Ros y  Juan Antonio Reig  avalarían estas prácticas.

Hace unos días conocíamos que funcionarios de escuelas cristianas acusados de intentar ‘exorcizar’ a un adolescente gay para expulsar ‘demonios

***

La historia de “X. X.”, un eclesiástico homosexual que pasó por las ‘terapias de conversión’ y “pensó que no tenía más opción que suicidarse”

***

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

Fuente The Irish Mirror /Cristianos Gays

General, Historia LGTBI, Islam ,

México vota para prohibir todas las terapias de conversión: ‘Un avance histórico en derechos humanos’

Viernes, 21 de octubre de 2022

Fe0TGerWIAo_xyhSenado de la República avala eliminar las terapias de conversión

El Senado de México votó para prohibir todas las terapias de conversión que tienen como objetivo alterar la orientación sexual, la identidad de género y la expresión de género. Con 69 votos a favor, dos en contra y 16 abstenciones, el Pleno del Senado de la República avaló el martes (11 de octubre), prohibir y castigar con prisión de dos a seis años y a quien realice, imparta, aplique, obligue o financie cualquier tipo de terapia de conversión que suprima la orientación sexual, identidad o expresión de género de una persona. Ahora se dirigirá a la Cámara de Diputados de México para una votación final.

La votación lleva años en proceso, con el proyecto de ley presentado por primera vez por los senadores de los partidos Movimiento Ciudadano, Morena y el Partido Verde en octubre de 2018.

El dictamen que añade el capítulo “Delitos contra la Orientación Sexual o la identidad de Género de las Personas” al Código Penal Federal y a la Ley General de Salud, señala que se incrementará al doble la sanción cuando las conductas se realicen en contra de personas menores de dieciocho años, adultos mayores o personas con alguna discapacidad.

Además, establece que en caso de que sea el padre, madre o tutor de la víctima los que incurran en las conductas sancionadas, se les aplicarán las sanciones de amonestación o apercibimiento, a consideración del juez.

Al hablar sobre el dictamen, la senadora Olga Sánchez Cordero (Morena) lamentó que personas de la comunidad LGBT+ sean obligadas a tomar medicamentos, recibir tratamientos y a realizarse procedimientos médicos mediante la privación de su libertad en centros de salud por su condición sexual. Por ello, explicó que el objeto de dicha reforma es que propone eliminar cualquier tipo de terapia para corregir la orientación sexual de las personas, sancionando penalmente a cualquier persona o profesional de la salud que promueva, imparta, aplique, obligue o financie este tipo de prácticas.

Por el PAN, el senador José Alfredo Botello Montes, se posicionó en contra del dictamen ya que “impide que los pedófilos y pederastas del país puedan ser atendidos por un especialista en la salud mental y afectiva, situación que incrementa el riesgo y la tasa de reincidencia en agravio de las poblaciones vulnerables integrada por niñas, niños y adolescentes.

“Esto va más allá, este es un tema cultural y es darles espacio a los derechos de todas y todos, especialmente de la comunidad LGBTTTIQ+”, indicó la senadora Marcela Mora (PES), quien señaló como “aberrante” no apitar un dictamen que está a favor de la salud y los derechos.

Al retirar su propuesta de modificación, el senador Ricardo Monreal Ávila (Morena), indicó que las y los legisladores deben impulsar acciones legislativas necesarias que contribuyan a proteger y garantizar los derechos humanos de las personas que tienen una orientación sexual, identidad de género o expresión de género diversa. “Es el momento en que las y los legisladores otorguemos a las personas que conforman la comunidad LGBT+ el andamiaje jurídico adecuado, que les permita hacer realidad un reclamo justo y necesario”, dijo.

Durante la discusión, los senadores del PAN advirtieron que la redacción de la reforma planteada criminaliza la actividad de los profesionales de la salud, por lo que coincidieron en la importancia de prohibir las terapias de conversión, pero dejar a salvo el trabajo de psicólogos y psiquiatras.

Y es que, de acuerdo con el proyecto, a las y los profesionales, técnicos o auxiliares de las disciplinas para la salud que realicen este tipo de prácticas, se les aplicarán las mismas penas; además, de ser suspendidos en el ejercicio profesional, hasta por tres años. En caso de reincidencia, se les cancelaría el registro de la cédula profesional respectiva.

El dictamen se avaló en lo particular con 59 votos a favor, dos en contra y 15 abstenciones y se remitió a la Cámara de Diputados.

La organización de derechos humanos LGBTQ+ Yaaj México dijo en un comunicado de prensa: “Los ojos del mundo están hoy puestos en este avance histórico en derechos humanos, esperando que se convierta en un referente internacional”.

El grupo dijo que las “principales víctimas de la terapia de conversión son las personas jóvenes LGBTQ+, causando daños irreparables en su salud mental a lo largo de su vida adulta y, en el peor de los casos, llevándolos al suicidio. Para los sobrevivientes de estas prácticas que han alzado la voz, personalizando la política, este avance legislativo significa la reparación integral del daño que alguna vez les hicieron”.

En su comunicado de prensa, Yaaj señaló que si el proyecto de ley se aprueba en la cámara de diputados, México se uniría a países de todo el mundo para legislar contra la práctica abominable, incluidos Alemania, Malta, Canadá, Australia y Ecuador.

 

***

terapiasdeodioEl pasado mes de agosto, la nueva primera ministra del Reino Unido Liz Truss,  se posicionaba en contra de prohibir las terapias de conversión. El Partido Conservador había estado prometiendo una prohibición de la terapia de conversión en el Reino Unido desde 2018, y el año pasado finalmente produjo un documento de consulta. Sin embargo, la consulta estuvo plagada de banderas rojas, comparando el tratamiento médico afirmativo para niños trans con la terapia de conversión, brindando exenciones religiosas e incluso afirmando que los adultos pueden dar su consentimiento libremente a la terapia de conversión.

Las propuestas de legislación del Reino Unido empeoraron este año cuando se anunció que la prohibición solo cubriría la orientación sexual y no la identidad de género. Por otro lado, Escocia se ha separado de la postura arcaica de los Tories, produciendo su propio informe de un grupo asesor de expertos del gobierno. El informe integral fue bien recibido por la comunidad LGBTQ+, centró a los sobrevivientes en todas las áreas y estableció principios clave para legislar en contra de la terapia de conversión.

Estos incluyeron una prohibición futura que debe cubrir cualquier tratamiento, práctica o esfuerzo que tenga como objetivo cambiar, suprimir o eliminar la orientación sexual, la expresión de la orientación sexual, la identidad de género o la expresión de género de una persona, y brindar orientación específica sobre las experiencias de las personas de color LGBTQ+. – y sobrevivientes de grupos religiosos étnicos minoritarios.

En mayo, los obispos y las obispas de la Iglesia Anglicana de Gales celebraban que el Gobierno galés prohíba las “terapias” de conversión antiLGTBI. El pasado febrero, Israel prohibía las terapias de conversión para miembros de la comunidad LGTBQ+. Al otro lado del Atlántico, la Cámara de los Comunes de Canadá le dio su visto bueno el pasado diciembre,  por unanimidad, a un proyecto de ley para prohibir las pseudoterapias de conversión, y definitivamente el pasado enero de este año. Se trata de un veto total, no solo en menores de edad, y contempla penas de hasta cinco años de cárcel para quien inflija estas prácticas y hasta dos para quien se beneficie económicamente de las mismas o las publicite. El Senado aprobó el texto en una tramitación exprés apenas seis días más tarde y, tras recibir la firma de la gobernadora general, entró en vigor el pasado 7 de enero, y el pasado marzo les seguía Chile que prohíbe por ley las “terapias reparativasde la homosexualidad o la transexualidad.

Sin embargo, hace unos meses conocíamos que Boris Johnson cedía a la presión del lobby transexcluyente y dejará fuera de la prohibición de las «terapias» de conversión la identidad de género. Y más recientemente, el Consejo General del Poder Judicial español criticaba en su informe no preceptivo, la prohibición de las mal llamadas terapias, en el proyecto de la ley Trans española. A esto se sumaban las desafortunadas palabras de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, gracias a los votos de la extrema derecha, Díaz Ayuso quien  no sancionará al obispo homófobo Reig Plá por las terapias para ‘curar’ la homosexualidad’.

La situación en otros países

Canadá y Francia se unieron al reducido grupo de países que han prohibido las pseudoterapias de conversión, ya sea de manera general o en menores de edad el pasado mes de enero. Le siguió Nueva Zelanda el pasado 15 de febrero, y el pasado marzo les seguía Chile que prohíbe por ley las “terapias reparativasde la homosexualidad o la transexualidad.

En EE.UU., California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor en 2019 tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril del mismo año  también  se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y en mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo hemos aprobó por ejemplo en enero de 2019  por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México. y en julio de 2021 el Estado de Yucatán.

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. La siguió Alemania el año pasado, aunque con un texto limitado a los menores de edad y con ciertas ambigüedades que el próximo Gobierno de Olaf Scholz se ha comprometido a revisar. El próximo país en sumarse será posiblemente Francia, cuya Asamblea Nacional aprobó en octubre, también por unanimidad, el veto a las pseudoterapias de conversión. Irlanda ha dado pasos en la misma dirección, antes de la disolución del Parlamento con la convocatoria de elecciones en 2020, y también se debate sobre el asunto en Austria. En mayo de este año, el Gobierno británico de Boris Johnson anunció un proyecto de ley, mientras que en Albania existe un veto de facto, toda vez que el colegio de Psicología prohíbe a sus miembros la práctica de cualquier procedimiento encaminado a intentar cambiar la orientación sexual o la identidad de género, ya sea en menores de edad o en adultos.

En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y era una de las disposiciones que preveía la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto).  Un proyecto que naufragó con la convocatoria de las elecciones de abril de 2019. Tras la repetición electoral, el acuerdo de Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos contempla «la aprobación de una Ley contra la Discriminación de las Personas LGTBI incluyendo la prohibición a nivel nacional de las llamadas terapias de reversión».

Y, por fin, El Gobierno de España presidido por Pedro Sánchez, presentó el pasado junio el proyecto de ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos LGTBI, que incluye la prohibición de las pseudoterapias de conversión y que ha sido aprobado por el Consejo de Ministros, iniciando ya su trámite para su debate y aprobación en el Congreso de los Diputados

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

«No» rotundo de los especialistas a las pseudoterapias reparadoras

california-terapias-conversion-fraude-696x473La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. A nivel internacional, ya en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las terribles «terapias»reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas (los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo). Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

De hecho, en julio de 2021, nos enterábamos de que el Vaticano frenaba las “terapias de conversión” e instruía a los obispos españoles a desautorizar a un grupo de ex-gays. Sin embargo, con la dimisión del obispo  Xavier Novell nos enterábamos de que éste, participó, y avaló, ‘terapias de conversión’ de homosexuales hasta que fue frenado por el Vaticano. otros prelados que avalaban dichas prácticas (según las víctimas) serían: José Ignacio Munilla, Javier Martínez, Arturo Ros y  Juan Antonio Reig  avalarían estas prácticas.

Hace unos días conocíamos que funcionarios de escuelas cristianas acusados de intentar ‘exorcizar’ a un adolescente gay para expulsar ‘demonios

***

La historia de “X. X.”, un eclesiástico homosexual que pasó por las ‘terapias de conversión’ y “pensó que no tenía más opción que suicidarse”

***

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

Fuente Canal del Congreso/ Pink News/Cristianos Gays

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Fundación Triángulo ante las Terapias de Conversión insta a la Junta de Andalucía a ser proactiva en la detección de malas praxis de un sector reducido de los profesionales.

Martes, 11 de octubre de 2022

296d6f47f19-e9ed-41fd-8342-4f5baf514c6b_250X250_sLa apertura de un expediente sancionador a una psicóloga se desestima por no existir pruebas de estar realizando terapias de conversión.

Las opiniones personales y públicas de algunos profesionales evidencian el flirteo con las terapias negacionistas de la conversión de la identidad de género.

Desde Fundación Triángulo Andalucía estamos preocupados ante la posibilidad de que sus opiniones personales estuvieran condicionando su práctica profesional.

La Junta de Andalucía ha cerrado el expediente sancionador solicitado por la Asociación de Transexuales de Andalucía y la Asociación contra las Terapias de Conversión en relación a unos tweets expresados por una psicóloga desde su cuenta personal de Twitter en los que era contraria a la autodeterminación del género. La Junta concluye negativamente a lo solicitado por estar en el marco de la libertad de expresión ante el Anteproyecto de Ley para la Igualdad Real y Efectiva de las Personas Trans y para la Garantía de los Derechos de las Personas LGBTI en la actualidad en tramitación en el Congreso de los Diputados.

Fundación Triángulo Andalucía, como no puede ser de otra manera, defiende la libre autodeterminación del género como un derecho que garantiza el bienestar en personas trans, así como el acceso a sus derechos legales, sanitarios y sociales. El “malestar psicológico de personas trans” del que habla la psicóloga se relaciona con las consecuencias sociales como la falta de acceso a los derechos y no con su transexualidad. Las terapias de conversión no son más que terapias de “autonegación” personal y está demostrado que provocan graves trastornos psicológicos.

Desde Fundación Triángulo Andalucía estamos muy preocupados con una minoría de los profesionales de la psicología porque pudieran estar confundiendo sus opiniones o ideología personal con las necesidades terapéuticas en su práctica profesional. Raúl González, presidente de la Fundación Triángulo Andalucía, expresa: “Nos resulta preocupante el flirteo de algunos profesionales de la psicología con posicionamientos negacionistas y pseudocientíficos”

Así mismo, invitamos a los órganos competentes, como es en este caso la Junta de Andalucía junto al Colegio Oficial de Psicólogos, a desarrollar una estrategia que indague en mayor medida en el control de estas prácticas, evitando así la posibilidad de una mala praxis que se derive posteriormente en un efecto psicológico negativo para la población LGBTI. La Junta de Andalucía, como describe la ley 8/2017, debe ser proactiva en la búsqueda de profesionales que pudieran estar aplicando Terapias de Conversión.

***

california-terapias-conversion-fraude-696x473El pasado mes de agosto, la nueva primera ministra del Reino Unido Liz Truss,  se posicionaba en contra de prohibir las terapias de conversión.

En mayo, los obispos y las obispas de la Iglesia Anglicana de Gales celebraban que el Gobierno galés prohíba las “terapias” de conversión antiLGTBI. El pasado febrero, Israel prohibía las terapias de conversión para miembros de la comunidad LGTBQ+. Al otro lado del Atlántico, la Cámara de los Comunes de Canadá le dio su visto bueno el pasado diciembre,  por unanimidad, a un proyecto de ley para prohibir las pseudoterapias de conversión, y definitivamente el pasado enero de este año. Se trata de un veto total, no solo en menores de edad, y contempla penas de hasta cinco años de cárcel para quien inflija estas prácticas y hasta dos para quien se beneficie económicamente de las mismas o las publicite. El Senado aprobó el texto en una tramitación exprés apenas seis días más tarde y, tras recibir la firma de la gobernadora general, entró en vigor el pasado 7 de enero, y el pasado marzo les seguía Chile que prohíbe por ley las “terapias reparativasde la homosexualidad o la transexualidad.

Sin embargo, hace unos meses conocíamos que Boris Johnson cedía a la presión del lobby transexcluyente y dejará fuera de la prohibición de las «terapias» de conversión la identidad de género. Y más recientemente, el Consejo General del Poder Judicial español criticaba en su informe no preceptivo, la prohibición de las mal llamadas terapias, en el proyecto de la ley Trans española. A esto se sumaban las desafortunadas palabras de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, gracias a los votos de la extrema derecha, Díaz Ayuso quien  no sancionará al obispo homófobo Reig Plá por las terapias para ‘curar’ la homosexualidad’.

La situación en otros países

Canadá y Francia se unieron al reducido grupo de países que han prohibido las pseudoterapias de conversión, ya sea de manera general o en menores de edad el pasado mes de enero. Le siguió Nueva Zelanda el pasado 15 de febrero, y el pasado marzo les seguía Chile que prohíbe por ley las “terapias reparativasde la homosexualidad o la transexualidad.

En EE.UU., California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor en 2019 tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril del mismo año  también  se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y en mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo hemos aprobó por ejemplo en enero de 2019  por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México. y en julio de 2021 el Estado de Yucatán.

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. La siguió Alemania el año pasado, aunque con un texto limitado a los menores de edad y con ciertas ambigüedades que el próximo Gobierno de Olaf Scholz se ha comprometido a revisar. El próximo país en sumarse será posiblemente Francia, cuya Asamblea Nacional aprobó en octubre, también por unanimidad, el veto a las pseudoterapias de conversión. Irlanda ha dado pasos en la misma dirección, antes de la disolución del Parlamento con la convocatoria de elecciones en 2020, y también se debate sobre el asunto en Austria. En mayo de este año, el Gobierno británico de Boris Johnson anunció un proyecto de ley, mientras que en Albania existe un veto de facto, toda vez que el colegio de Psicología prohíbe a sus miembros la práctica de cualquier procedimiento encaminado a intentar cambiar la orientación sexual o la identidad de género, ya sea en menores de edad o en adultos.

En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y era una de las disposiciones que preveía la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto).  Un proyecto que naufragó con la convocatoria de las elecciones de abril de 2019. Tras la repetición electoral, el acuerdo de Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos contempla «la aprobación de una Ley contra la Discriminación de las Personas LGTBI incluyendo la prohibición a nivel nacional de las llamadas terapias de reversión».

Y, por fin, El Gobierno de España presidido por Pedro Sánchez, presentó el pasado junio el proyecto de ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos LGTBI, que incluye la prohibición de las pseudoterapias de conversión y que ha sido aprobado por el Consejo de Ministros, iniciando ya su trámite para su debate y aprobación en el Congreso de los Diputados

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

«No» rotundo de los especialistas a las pseudoterapias reparadoras

terapiasdeodioLa comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. A nivel internacional, ya en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las terribles «terapias»reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas (los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo). Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

De hecho, en julio de 2021, nos enterábamos de que el Vaticano frenaba las “terapias de conversión” e instruía a los obispos españoles a desautorizar a un grupo de ex-gays. Sin embargo, con la dimisión del obispo  Xavier Novell nos enterábamos de que éste, participó, y avaló, ‘terapias de conversión’ de homosexuales hasta que fue frenado por el Vaticano. otros prelados que avalaban dichas prácticas (según las víctimas) serían: José Ignacio Munilla, Javier Martínez, Arturo Ros y  Juan Antonio Reig  avalarían estas prácticas.

Hace unos días conocíamos que funcionarios de escuelas cristianas acusados de intentar ‘exorcizar’ a un adolescente gay para expulsar ‘demonios

***

La historia de “X. X.”, un eclesiástico homosexual que pasó por las ‘terapias de conversión’ y “pensó que no tenía más opción que suicidarse”

***

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

Fuente Fundación Triángulo Andalucía/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

Liz Truss, la candidata conservadora a suceder a Boris Johnson como primera ministra, se posiciona en contra de prohibir las terapias de conversión

Martes, 30 de agosto de 2022
 22F0E962-AA50-40C8-94CB-B6F5B0F0ACC4La campaña de liderazgo de Liz Truss ha insinuado que planea dar un cambio de sentido sobre prohibir la llamada “terapia de conversión si se convierte en Primera Ministra, según informó openDemocracy.

Se le preguntó a Sir Iain Duncan Smith, ex líder del Partido Conservador que ahora es el director de su campaña electoral de liderazgo, sobre su política para prohibir la práctica dañina en un evento organizado por Conservative Christian Fellowship (CCF) el 9 de agosto.

“Lo odio. ¿Puedo ser claro al respecto? Creo que cuando empiezas a prohibir cosas como esta, entras en un laberinto de problemas. Y creo absolutamente que Liz está muy presente”, explicó..

Prohibir la ‘terapia de conversión’ ha sido una de las políticas emblemáticas de Truss como Ministra de Igualdad durante algún tiempo.

Liz Truss afirmó hace tiempo que “Estamos absolutamente comprometidos con una prohibición que garantizará que las personas LGBT puedan vivir sus vidas libres de la amenaza de daño o abuso, al tiempo que protegen la libertad de expresión y protegen a los menores de 18 años de ser canalizados hacia decisiones irreversibles sobre su futuro”.

https://twitter.com/trussliz/status/1468880331960950784?s=21&t=uDdJpn6AEQPIqpsTGaS-FA

Sin embargo, Duncan Smith, quien es miembro del Parlamento por Chingford y Woodford Green, sugirió que, después de todo, esta puede no ser su opinión: “A la gente se le permiten sus creencias. Es posible que no esté de acuerdo con ellos todo el tiempo. Pero la idea de prohibirles esto es este tipo de cultura espantosa del despertar… Creo que esto es una trampa para que los políticos se hundan y solo empeorará la vida. Así que Liz es fuerte en todo este asunto del despertar. Y creo que ella ciertamente tendrá la misma opinión que yo y muchos otros”.

La “terapia de conversión” generalmente se define como cualquier intento de cambiar o suprimir la sexualidad o la identidad de género de una persona, que a menudo involucra técnicas como la terapia de electroshock o la oración.

Ha sido ampliamente condenado por expertos en salud y organismos de todo el mundo, incluido el Servicio Nacional de Salud y la Organización Mundial de la Salud, y algunos lo comparan con la tortura.

La administración de Theresa May se comprometió por primera vez a prohibir la “terapia de conversión” en 2018, aunque aún no se ha implementado en el Reino Unido.

“El gobierno tiene un historial orgulloso de los derechos LGBT y estamos comprometidos a presentar una legislación para prohibir la terapia de conversión”, dijo un portavoz del gobierno a GAY TIMES.

“Nuestras propuestas fortalecen las disposiciones existentes e introducen un delito que, en conjunto, protege a los menores de 18 años y a los adultos vulnerables de esta práctica abominable.

“Al reconocer la complejidad de los problemas y la necesidad de una reflexión más cuidadosa, llevaremos a cabo un trabajo separado para considerar más a fondo el tema de la terapia de conversión transgénero”.

GAY TIMES se ha puesto en contacto con la campaña de liderazgo de Liz Truss para hacer comentarios.

***

terapiasdeodioEl pasado mes de mayo, los obispos y las obispas de la Iglesia Anglicana de Gales celebraban que el Gobierno galés prohíba las “terapias” de conversión antiLGTBI. El pasado febrero, Israel prohibía las terapias de conversión para miembros de la comunidad LGTBQ+. Al otro lado del Atlántico, la Cámara de los Comunes de Canadá le dio su visto bueno el pasado diciembre,  por unanimidad, a un proyecto de ley para prohibir las pseudoterapias de conversión, y definitivamente el pasado enero de este año. Se trata de un veto total, no solo en menores de edad, y contempla penas de hasta cinco años de cárcel para quien inflija estas prácticas y hasta dos para quien se beneficie económicamente de las mismas o las publicite. El Senado aprobó el texto en una tramitación exprés apenas seis días más tarde y, tras recibir la firma de la gobernadora general, entró en vigor el pasado 7 de enero, y el pasado marzo les seguía Chile que prohíbe por ley las “terapias reparativasde la homosexualidad o la transexualidad.

Sin embargo, hace unos meses conocíamos que Boris Johnson cedía a la presión del lobby transexcluyente y dejará fuera de la prohibición de las «terapias» de conversión la identidad de género. Y más recientemente, el Consejo General del Poder Judicial español criticaba en su informe no preceptivo, la prohibición de las mal llamadas terapias, en el proyecto de la ley Trans española. A esto se sumaban las desafortunadas palabras de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, gracias a los votos de la extrema derecha, Díaz Ayuso quien  no sancionará al obispo homófobo Reig Plá por las terapias para ‘curar’ la homosexualidad’.

La situación en otros países

Canadá y Francia se unieron al reducido grupo de países que han prohibido las pseudoterapias de conversión, ya sea de manera general o en menores de edad el pasado mes de enero. Le siguió Nueva Zelanda el pasado 15 de febrero, y el pasado marzo les seguía Chile que prohíbe por ley las “terapias reparativasde la homosexualidad o la transexualidad.

En EE.UU., California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor en 2019 tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril del mismo año  también  se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y en mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo hemos aprobó por ejemplo en enero de 2019  por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México. y en julio de 2021 el Estado de Yucatán.

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. La siguió Alemania el año pasado, aunque con un texto limitado a los menores de edad y con ciertas ambigüedades que el próximo Gobierno de Olaf Scholz se ha comprometido a revisar. El próximo país en sumarse será posiblemente Francia, cuya Asamblea Nacional aprobó en octubre, también por unanimidad, el veto a las pseudoterapias de conversión. Irlanda ha dado pasos en la misma dirección, antes de la disolución del Parlamento con la convocatoria de elecciones en 2020, y también se debate sobre el asunto en Austria. En mayo de este año, el Gobierno británico de Boris Johnson anunció un proyecto de ley, mientras que en Albania existe un veto de facto, toda vez que el colegio de Psicología prohíbe a sus miembros la práctica de cualquier procedimiento encaminado a intentar cambiar la orientación sexual o la identidad de género, ya sea en menores de edad o en adultos.

En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y era una de las disposiciones que preveía la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto).  Un proyecto que naufragó con la convocatoria de las elecciones de abril de 2019. Tras la repetición electoral, el acuerdo de Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos contempla «la aprobación de una Ley contra la Discriminación de las Personas LGTBI incluyendo la prohibición a nivel nacional de las llamadas terapias de reversión».

Y, por fin, El Gobierno de España presidido por Pedro Sánchez, presentó el pasado junio el proyecto de ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos LGTBI, que incluye la prohibición de las pseudoterapias de conversión y que ha sido aprobado por el Consejo de Ministros, iniciando ya su trámite para su debate y aprobación en el Congreso de los Diputados

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

«No» rotundo de los especialistas a las pseudoterapias reparadoras

california-terapias-conversion-fraude-696x473La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. A nivel internacional, ya en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las terribles «terapias»reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas (los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo). Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

De hecho, en julio de 2021, nos enterábamos de que el Vaticano frenaba las “terapias de conversión” e instruía a los obispos españoles a desautorizar a un grupo de ex-gays. Sin embargo, con la dimisión del obispo  Xavier Novell nos enterábamos de que éste, participó, y avaló, ‘terapias de conversión’ de homosexuales hasta que fue frenado por el Vaticano. otros prelados que avalaban dichas prácticas (según las víctimas) serían: José Ignacio Munilla, Javier Martínez, Arturo Ros y  Juan Antonio Reig  avalarían estas prácticas.

Hace unos días conocíamos que funcionarios de escuelas cristianas acusados de intentar ‘exorcizar’ a un adolescente gay para expulsar ‘demonios

***

La historia de “X. X.”, un eclesiástico homosexual que pasó por las ‘terapias de conversión’ y “pensó que no tenía más opción que suicidarse”

***

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

 

Fuente Gay Times/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Amar Singh, activista de derechos humanos y miembro de la realeza india quiere prohibir las terapias de conversión

Jueves, 30 de junio de 2022

1960x0Amar Singh, activista de derechos humanos (suministrado)

Se acerca la fecha límite para que el gobierno del Reino Unido dé explicaciones. De nuevo.

Dejando de lado por un momento la crisis del coste de la vida y el Partygate Parte 37, el 20 de junio los ministros debatirán una petición en la que se pide que las personas transexuales estén totalmente protegidas bajo cualquier prohibición de las terapias de conversión. En abril, los planes para prohibir las prácticas de conversión fueron archivados, sin serlo, y aplicados sólo a los homosexuales y bisexuales.

Esto frustra a muchos, incluido el activista Amar Singh, que cuenta historias de horror de personas que ha conocido sometidas a intentos de conversión. Estas historias incluyen tácticas sacadas del libro de jugadas de un carcelero medieval y, en algunos casos, han llevado a la muerte por suicidio. “Esta práctica inmoral existe en todo el mundo y sólo un puñado de países la ilegalizan, a pesar de que las Naciones Unidas, Human Rights Watch e incluso la Asociación Mundial de Psiquiatría afirman que no hay lugar para la terapia de conversión en una sociedad moral”, afirma Singh. “Hemos retrocedido con países que criminalizan las relaciones entre personas del mismo sexo, el matrimonio entre personas del mismo sexo y los derechos LGBTQ+”.

Tiene razón. En 2016, la mayor organización mundial de profesionales de la salud mental condenó la terapia de conversión, identificándola como raíz en casos de depresión, abuso de sustancias y suicidio.

“No hay pruebas científicas sólidas de que la orientación sexual innata pueda cambiarse. La provisión de cualquier intervención que pretenda ‘tratar’ algo que no es un trastorno es totalmente antiética. Los psiquiatras tienen la responsabilidad social de abogar [contra esto]”, decía una declaración en ese momento.

Mientras tanto, países como Bermudas, India y algunos estados norteamericanos han debatido largamente la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo y, en algunos casos, la propia homosexualidad. Los que están en el poder en esas jurisdicciones han jugado al ajedrez con la vida de millones de personas: Polonia, Rusia, lo que sea. Recuerda que hay más de 69 países que tienen leyes contra la homosexualidad y eso sin contar derechos básicos como el matrimonio entre personas del mismo sexo. Sólo 31 países permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo”, se desespera Singh.

Perteneciente a una antigua familia real india, Singh ha utilizado su posición y sus recursos para luchar por los derechos de las mujeres y de la comunidad LGBTQ+ en todo el mundo. Como galerista, la posición de Singh en el mundo del arte le ha llevado a contribuir a la despenalización de la homosexualidad en la India, a poner en marcha iniciativas de recaudación de fondos para la comunidad y a prestar su oído a los funcionarios del gobierno en esta materia.

Los políticos tienen que dejar de hacer lo que mejor saben hacer: dar marcha atrás. Especialmente cuando están en juego los derechos humanos”, dice Singh; y aunque la decisión de prohibir la terapia de conversión gay y bi en el Reino Unido es alentadora, está empañada por la exclusión de las personas trans. “Los derechos de los transexuales son derechos humanos”, añade Singh, “¿se imaginan el mensaje que se envía a las dictaduras -sociedades opresivas que matan a las personas LGBTQ+- de que el Reino Unido tiene prácticas que suprimen los derechos LGBTQ+? Da poder a las autocracias y debilita las democracias”.

El lunes por la tarde (13 de junio), diputados de todas las tendencias políticas expresaron su frustración por el hecho de que el gobierno haya descartado la prohibición total de la terapia de conversión para transexuales.

El ministro de Igualdad, Mike Freer, en representación del gobierno, dijo en un comunicado que el gobierno llevará a cabo “un trabajo separado” para legislar la prohibición de la terapia de conversión trans. “Es fundamental que las medidas complementen el marco regulador clínico existente en este espacio, y que los médicos se sientan capaces de ofrecer terapias legítimas para apoyar a quienes experimentan disforia de género, especialmente los menores de 18 años”, dijo.

La respuesta del gobierno fue exactamente lo que Singh pensó que sería: indirecta. “La comunidad LGBTQ+ del Reino Unido ha recibido promesas incumplidas. No tenemos tiempo para retrasar cuando los abusos contra las mujeres y las comunidades LGBTQ+ van en aumento”, afirma.

Singh pasó de ser marchante de arte a construir uno de los mayores estudios de arte NFT del mundo, valorado en más de 150 millones de dólares, invirtiendo parte de los beneficios en la lucha por la comunidad LGBTQ+ y los derechos de las mujeres.

Posee el 100% de su empresa y su estudio de NFT fue el responsable de la primera NFT de LVMH, que se vendió en dos segundos. Toda la recaudación de 128.000 dólares se donó a Le MAG Jeunes  para ayudar a sus esfuerzos en favor de los jóvenes LGBTQ+. Esto transformó su organización.

Singh ha recibido amenazas por hacer este trabajo, pero se desentiende de ellas, contextualizándolas con la situación de aquellos a los que trata de ayudar: “Cuando los cobardes sin rostro envían amenazas anónimas, no es el mismo nivel de amenaza al que se enfrenta la comunidad LGBTQ+, que se enfrenta a la muerte por parte de su gobierno, su familia o sus colegas por expresar su orientación sexual”, insiste.

Y esta firmeza ayuda a consolidar a Singh como un aliado nada silencioso. Cuando se le pregunta por las directrices establecidas el año pasado por el Tribunal Superior de Madrás de la India para prohibir la terapia de conversión (junto con otras reformas radicales para respetar los derechos de los LGBTQ+), aprecia la “maravilla” de la sentencia, pero añade: “Ahora es imperativo que se adopte esa postura en toda la India”.

Singh sigue siendo un hombre de acción: “Por eso he reunido un equipo y estoy financiando el caso del Tribunal Supremo para abolir la terapia de conversión a nivel nacional. He reclutado al destacado abogado de derechos humanos Ravi Kant y nuestro principal peticionario es el gran activista LGBTQ+ Príncipe Manvendra Singh Gohil”.

El príncipe Manvendra es el primer miembro de la realeza abiertamente gay de la India -ex víctima de una terapia de conversión por electroshock que, curiosamente, no tuvo éxito-, mientras que Ravi Kant es un abogado que lucha contra el tráfico de personas.

¿Podría ser este el Equipo A que la comunidad LGBTQ+ de la India ha estado esperando? Sin duda, la motivación está ahí. “Pongámonos manos a la obra”, exhorta Singh. “Tenemos mucho más trabajo que hacer para que prevalezca la igualdad de derechos”.

Singh no sólo es ambicioso e implacable en estos esfuerzos: es global. Volviendo a las absurdas estipulaciones del Reino Unido en torno a la prohibición de la terapia de conversión para transexuales, afirma que hay que luchar con uñas y dientes.

“Que una democracia liberal como el Reino Unido prohíba la terapia de conversión es sólo el comienzo. Los gobiernos del mundo utilizaron la pandemia como excusa para retrasar los derechos de los LGBTQ+: a la mierda”.

¿Y qué le diría a la ministra de Igualdad, Liz Truss, que al parecer estaba furiosa porque las personas trans quedaban fuera de la reciente sentencia, pero que se ha mostrado algo contradictoria al respecto cuando se le ha preguntado?

“¡Le preguntaría cuántos informes de investigación más hay que encargar para identificar los daños de la terapia de conversión! Los cálculos son sencillos si un solo ciudadano del mundo, niño o adulto, ve limitados sus derechos humanos básicos”, afirma Singh. “Hay que poner fin a cualquier práctica que lo permita”.

Fuente Pink News

General, Hinduísmo , , , , ,

Regino Mateo, presidente de Alega: “Algunos van de que no te consideran enfermo por ser gay pero luego se oponen a que se proscriban las terapias de reconversión”

Viernes, 20 de mayo de 2022

FB340CF9-314D-417C-82A8-864321277997Una entrevista necesaria:

El recién elegido presidente de la asociación considera que aún hay mucha “LGTBIfobia estereotipada”: “No es como antes, por fortuna no, pero mucha gente tiene complicaciones y los que estamos ahí dentro sabemos el precio que hemos pagado cuando nos hemos visibilizado”

Blanca Sáinz

14 de mayo de 2022

“Cuando nací era un vago y un maleante, cuando entré en el colegio pasé a ser un peligro social y cuando terminé el instituto dejé de ser un escándalo público. Después, cuando ya había terminado la carrera y había hecho un posgrado, entonces, ya me concedieron dejar de ser un enfermo”. Así resume Regino Mateo (Santander, 1965), el recién elegido -o reelegido, porque ya estuvo en el cargo hace cerca de 20 años- presidente de la Asociación de Lesbianas, Gais, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales de Cantabria (Alega) la discriminación que ha sufrido a lo largo de su vida simplemente por formar parte del colectivo LGTBI. Ahora, en un momento clave para este movimiento y a un año de que comience la época electoral, Mateo analiza en elDiario.es cómo se ha vuelto a esta situación de temor a perder derechos y cuál será el papel de la sociedad y de asociaciones como la suya en una “guerra” que el máximo representante de Alega percibe como “dura, turbia y larga”: “El lobo ya se ha quitado la piel de cordero y enseña los dientes sin el más mínimo pudor”.

 ¿De dónde surge la idea de volver a la Presidencia de Alega?

Surge un poco de repente. Yo había sido presidente hace muchos años, en 2005 o por ahí, y luego haces tu vida, sigues en contacto con la asociación, colaboras en lo que puedes, pero tienes un poco la sensación de que la parte del día a día mejor que la hagan otros. En buena medida no corren demasiados buenos tiempos para las asociaciones en general, y la gente tiende a no participar demasiado y prefiere que sean otros los que solucionen los problemas y den la cara. Además, la pandemia ha sido matadora, porque ha supuesto estar mucho tiempo sin el contacto del día a día, sin poder hacer actividades, sin poder ver al resto de compañeros… Y ha habido gente que ha estado tirando del carro, pero como suele pasar también, llevan mucho tiempo con sus responsabilidades e igual que se ha hablado de fatiga pandémica a todos los niveles, esta también ha afectado a las asociaciones. Hubo un momento, allá por finales de diciembre, en el que entramos en el proceso de reflexión de si podíamos y queríamos seguir porque en abril se cerraba el plazo que los estatutos marcan para la gestora. Ahí la gran mayoría de los asociados insistíamos en que era necesaria la presencia de Alega porque es una interlocutora estabilizada que se ha ganado un respeto por su forma seria de trabajar.

Y más con la situación política que estamos atravesando, ¿no?

Claro. Además eso. Si hace cinco años alguien podía plantear que ya estaba todo resuelto para el colectivos era mentira, pero es que ahora es todavía más evidente que no, y que incluso estamos en procesos en los que podríamos empezar a dar pasos hacia atrás. Bueno, pues poco a poco se empezó a tejer una sensación de ilusión, y el problema ya comenzó a ser que alguien tenía que dar el paso al frente, y en una reunión tres personas pusimos esa cara de “venga, vale”. Mi idea con la candidatura era que no fuésemos solo tres sino que pudiese haber un poco de reparto de trabajo y trabajar en más áreas además de en las que ya se había trabajado en otros momentos. Y al final hemos conseguido formar una junta de ocho personas, mayoritariamente jóvenes, porque yo soy la excepción. Pero fue un poco porque me pillaron con la guardia baja, con el momento sentimental y con el ataque de responsabilidad. Fue todo eso junto. Y no sé que hubiese pasado si ese día no hubiese ido a la reunión, pero ahí estamos, en la trinchera otra vez.

En cualquier asociación hay un punto de egoísmo de: si mis posibles problemas los van a resolver otros, que lo hagan otros. ¿Para qué lo voy a hacer yo? Ese individualismo que siempre ha sido un lastre en la sociedad cántabra ahora está agravado

¿Por qué cree que la gente ya no participa tanto en las asociaciones?

Supongo que cada tipo de asociación tendrá su propia guerra. En el caso de asociaciones como la nuestra, que es LGTBI, tenemos varios problemas que no son nuevos. Uno de ellos es que en lugares pequeños como Cantabria todavía hay mucha LGTBIfobia estereotipada y esa sensación de que no quiero que la gente se entere, no necesito ayuda, puedo solo… Hay un poco ese punto de la discreción de que no me vean, no me conozcan ni me reconozcan. Así que cuando oyes discursos de que todo está hecho te das cuenta de que realmente es mentira. Sí tienes consecuencias y sí puedes tener problemas en tu trabajo, con tu familia o con tus amigos. No es como antes, por fortuna no, pero mucha gente tiene complicaciones y los que estamos ahí dentro sabemos el precio que hemos pagado cuando nos hemos visibilizado. Pero también, y volviendo a la pregunta, en cualquier asociación hay un punto de egoísmo de: si mis posibles problemas los van a resolver otros, que lo hagan otros. ¿Para qué lo voy a hacer yo? Ese individualismo que siempre ha sido un lastre en la sociedad cántabra ahora está agravado. Y por último, también creo que hubo un tiempo en el que las asociaciones como Alega eran lugares de sociabilización donde las personas conocían experiencias ajenas, contaban las suyas…Y eso ahora se hace más a través de internet y redes sociales, que es diferente y tiene otro tipo de objetivos y otro tipo de peligros.

Vuelve a un cargo que ya tuvo… ¿Qué será diferente esta vez?

Probablemente la principal diferencia es que aquel 2003 que yo me vinculé a Alega y estaba muy activo, era una época en la que estábamos conquistando derechos, estábamos trabajando para que la sociedad empatizara con nosotros y educarla en que entendiera la necesidad del matrimonio en plena igualdad, por ejemplo. Ahí estábamos de subidón, estábamos seguros de que lo íbamos a conseguir, y ahora, 20 años después se ha declarado una guerra cultural porque determinados grupos quieren devolver a 1950 al mundo occidental. Un momento donde el feminismo casi no existía y la mujer no había conquistado sus derechos, donde los gais íbamos a la cárcel y las lesbianas a los manicomios… Y es curioso porque van por ahí gritando “libertad” y luego hacen ataques directos contra la libertad de mucha gente. Esos mismos movimientos de extrema derecha y ultrarreligiosos han focalizado acabar con esa transformación cultural en el mundo LGTBI y el feminismo. Somos sus dos grandes enemigos y van a por ellos. Están volviendo a meter miedo para que nos metamos en la invisibilidad de nuevo. A ellos les gustaría ir por la calle y que una pareja de chicos no fuera de la mano, o que una mujer trans no se atreviera a pedir un trabajo, con eso se conformarían. Estoy seguro de que nos mantendrían algunos derechos siempre y cuando lo hiciésemos en casa y en la intimidad. Van de que no te consideran enfermo, de que no atacan al colectivo pero luego se oponen a que se proscriban las terapias de reconversión. Ahora estamos en un contexto de una guerra que yo percibo dura, turbia y larga. Y el lobo ya se ha quitado la piel de cordero y enseña los dientes sin el más mínimo pudor.

En los tres últimos años Alega ha pasado por dos presidentas y una gestora, ¿en que situación se ha encontrado la asociación una vez ha cogido las riendas?

Estoy cogiendo las riendas aún, pero la asociación está en un estado estupendo al margen de que está un poco baja de ánimo. Sé lo que supone estar al frente de un colectivo como Alega, el trabajo, las consecuencias y el compromiso que conlleva, así que para todos los equipos anteriores solo tengo palabras de agradecimiento.

¿Qué asuntos quiere abordar durante los próximos dos años?

La lucha contra los discursos de odio y nuestro posicionamiento claro en la trinchera dentro de esa guerra cultural que determinada gente ha querido declarar. Eso es fundamental, prioritario y no podemos dormirnos. Luego, como fruto de ese discurso de odio y de cómo se esta extendiendo, hay que fortalecer nuestra actividad en el campo educativo. Cada vez hay más centros que piden nuestra presencia ya sea para prevenir determinadas conductas, porque creen que pueden venir o porque ya se han enfrentado a situaciones de acoso o incluso agresión LGTBIfóbica, y este año no hemos podido atender a todos los centros que nos lo han pedido, así que hay que fortalecerlo para no dejar fuera a ningún instituto.

También tenemos realidades como la de los solicitantes de asilo por persecución por orientación sexual o identidad de género. En Cantabria tenemos un grupo de personas LGTBI que están como refugiados y que tiene quien les da apoyo, pero Alega tiene que estar ahí.. Y queremos retomar la conexión con la Asociación Ciudadana Cántabra Antisida (ACCAS) para organizar un grupo de trabajo de personas LGTBI seropositivas. Y, por último, en Cantabria hay un reto importante en el que además tenemos que implicar a las instituciones, y especialmente al Gobierno de Cantabria. Necesitamos ver cuál es la situación de las personas LGTBI en las áreas rurales porque puntualmente nos llegan casos y queremos ver cómo se puede intervenir para prestar apoyo a todas las personas que lo necesiten. Es muy importante desarrollar algún tipo de estrategia porque el año pasado se aplicó la ley LGTBI en Cantabria pero esa Ley necesita un reglamento para poder aplicarla de manera clara, y explicar a todas las administraciones de Cantabria que están obligadas al cumplimiento de la ley porque tienen vecinos LGTBI y no lo pueden olvidar. Nos gustaría poner en marcha todo eso, pero también somos conscientes de que a veces lo urgente se come a lo necesario.

Hay quien está jugando desde hace mucho tiempo de forma consciente y culpable a tensionar la sociedad para romperla en algún momento y conseguir llevarnos a todos los países occidentales a la Polonia de los Kaczyński o a la Hungría de Orbán

Cada vez se denuncian más delitos de odio y parece que las personas están más concienciadas con lo que no se puede tolerar, ¿se van dando pasitos hacia delante aunque parezca que hay discursos de odio que se están normalizando?

Hay quien está jugando desde hace mucho tiempo de forma consciente y culpable a tensionar la sociedad para romperla en algún momento y conseguir llevarnos a todos los países occidentales a la Polonia de los Kaczyński, a la Hungría de Orbán, a la Rusia de Putin o a los EEUU de Trump, y están trabajando muy duro para conseguirlo. Ese tensionamiento de la sociedad es el que hace que aunque cada vez haya más gente que sea consciente de que los discursos de odio son un cáncer que hay que extirpar, al mismo tiempo tengas foros y webs donde hay un rearme profesional y pagado en el que hay personas que están esperando a que escribas “homofobia” para contestarte que no existe.

Se habla mucho de no retroceder en derechos, pero parece que la incursión de partidos de extrema derecha en el tablero político está cada vez más asentada. ¿Se puede retornar esta tendencia? 

Últimamente estoy repitiendo mucho eso de que “hemos salido de situaciones peores”. Cuando a veces tenemos esa sensación de desolación hay que pensar en que ha habido momentos peores porque ha habido momentos en los que a los homosexuales se nos metía en campos de exterminio. Lo que sí es cierto es que nos empeñamos en pensar que el cambio va siempre hacia adelante y no. Se pueden dar pasos atrás, claro que sí. Pero vamos, que hemos estado en situaciones peores y se revirtieron aunque eso obliga a mucho trabajo e implicación por parte de los poderes púbicos, de las sociedad, de los medios de comunicación… Y mientras haya gente que prefiere mirar hacia otro lado o bailar el agua a los discursos de odio no los vamos a poder arreglar.

¿Temen lo que ocurra en las próximas convocatorias electorales?

Nosotros solo tenemos miedo al miedo, pero sabemos que cabe la posibilidad de que haya resultados que no nos gusten y puede que sean dolorosos. No sé, depende. Pueden pasar muchas cosas. Puede que no tengamos a nuestros mejores amigos en el Gobierno, pero también te digo que los mejores amigos no siempre nos han dado buen resultado. Los sustos vienen por todos lados, así que de momento vamos a seguir peleando. Y quizá ahora lo tenemos que empezar a hacer de forma más áspera o más implicada, pero en peores plazas hemos lidiado.

Fuente El Diario

General, Historia LGTBI , , , ,

Los obispos y las obispas de la Iglesia Anglicana de Gales celebran que el Gobierno galés prohíba las “terapias” de conversión antiLGTBI

Martes, 10 de mayo de 2022

field_image_Church-in-Wales-map_0Creemos que la sexualidad humana es un regalo de Dios para ser apreciado y honrado”

(29 de abril de 2022) El Banco de Obispos de la Iglesia de Gales acoge con satisfacción el reciente anuncio del Gobierno de Gales de que se compromete a prohibir la terapia de conversión en todas sus formas. Deseamos reiterar nuestro apoyo a la comunidad LGBTQI+ y a cualquier acción que los proteja de esta práctica abusiva y dañina, como dejamos claro en nuestro comunicado el año pasado:

El Banco de Obispos de la Iglesia en Gales acoge con satisfacción el anuncio en el Discurso de la Reina de que el Gobierno del Reino Unido prohibirá la terapia de conversión gay.

Creemos que la sexualidad humana es un regalo de Dios para ser apreciado y honrado. Es una parte intrínseca de lo que somos como seres humanos y una expresión de la gloriosa diversidad de Dios en la creación.

Cualquier cosa que busque sugerir que hay algo intrínsecamente malo o pecaminoso en aquellos que no son heterosexuales o que busque obligar a las personas a intentar cambiar su sexualidad, creemos que está mal. Es a la vez abusivo y traumatizante; como pueden testificar aquellos que han experimentado tal ‘terapia’.

Unimos nuestras voces con el Colegio Real de Psiquiatras y otros profesionales de la salud para afirmar que la práctica de la terapia de conversión gay inflige daño de por vida a quienes se ven obligados a someterse a ella y no tiene cabida en el mundo moderno.

Instamos al Senedd a que presente una legislación sólida que prohíba la terapia de conversión en todas sus formas, protegiendo así a las personas LGBTQI+ en Gales de esta práctica abusiva y dañina.

El arzobispo de Gales, Andrew John

El obispo de San Asaf, Gregory Cameron

El obispo de St Davids, Joanna Penberthy

El obispo de Llandaff, June Osborne

El obispo de Monmouth, Cherry Vann

El obispo de Swansea y Brecon, John Lomas

La obispa asistente en Bangor, Mary Stallard

***

El pasado febrero, Israel prohibía las terapias de conversión para miembros de la comunidad LGTBQ+. Al otro lado del Atlántico, la Cámara de los Comunes de Canadá le dio su visto bueno el pasado diciembre,  por unanimidad, a un proyecto de ley para prohibir las pseudoterapias de conversión, y definitivamente el pasado enero de este año. Se trata de un veto total, no solo en menores de edad, y contempla penas de hasta cinco años de cárcel para quien inflija estas prácticas y hasta dos para quien se beneficie económicamente de las mismas o las publicite. El Senado aprobó el texto en una tramitación exprés apenas seis días más tarde y, tras recibir la firma de la gobernadora general, entró en vigor el pasado 7 de enero, y el pasado marzo les seguía Chile que prohíbe por ley las “terapias reparativasde la homosexualidad o la transexualidad.

Sin embargo, hace unos días conocíamos que Boris Johnson cedía a la presión del lobby transexcluyente y dejará fuera de la prohibición de las «terapias» de conversión la identidad de género. Y más recientemente, el Consejo General del Poder Judicial español criticaba en su informe no preceptivo, la prohibición de las mal llamadas terapias, en el proyecto de la ley Trans española. A esto se sumaban las desafortunadas palabras de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, gracias a los votos de la extrema derecha, Díaz Ayuso quien  no sancionará al obispo homófobo Reig Plá por las terapias para ‘curar’ la homosexualidad’.

La situación en otros países

Canadá y Francia se unieron al reducido grupo de países que han prohibido las pseudoterapias de conversión, ya sea de manera general o en menores de edad el pasado mes de enero. Le siguió Nueva Zelanda el pasado 15 de febrero, y el pasado marzo les seguía Chile que prohíbe por ley las “terapias reparativasde la homosexualidad o la transexualidad.

En EE.UU., California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor en 2019 tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril del mismo año  también  se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y en mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo hemos aprobó por ejemplo en enero de 2019  por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México. y en julio de 2021 el Estado de Yucatán.

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. La siguió Alemania el año pasado, aunque con un texto limitado a los menores de edad y con ciertas ambigüedades que el próximo Gobierno de Olaf Scholz se ha comprometido a revisar. El próximo país en sumarse será posiblemente Francia, cuya Asamblea Nacional aprobó en octubre, también por unanimidad, el veto a las pseudoterapias de conversión. Irlanda ha dado pasos en la misma dirección, antes de la disolución del Parlamento con la convocatoria de elecciones en 2020, y también se debate sobre el asunto en Austria. En mayo de este año, el Gobierno británico de Boris Johnson anunció un proyecto de ley, mientras que en Albania existe un veto de facto, toda vez que el colegio de Psicología prohíbe a sus miembros la práctica de cualquier procedimiento encaminado a intentar cambiar la orientación sexual o la identidad de género, ya sea en menores de edad o en adultos.

En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y era una de las disposiciones que preveía la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto).  Un proyecto que naufragó con la convocatoria de las elecciones de abril de 2019. Tras la repetición electoral, el acuerdo de Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos contempla «la aprobación de una Ley contra la Discriminación de las Personas LGTBI incluyendo la prohibición a nivel nacional de las llamadas terapias de reversión».

Y, por fin, El Gobierno de España presidido por Pedro Sánchez, presentó el pasado junio el proyecto de ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos LGTBI, que incluye la prohibición de las pseudoterapias de conversión.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

«No» rotundo de los especialistas a las pseudoterapias reparadoras

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. A nivel internacional, ya en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las terribles «terapias»reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas (los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo). Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

De hecho, en julio de este año, nos enterábamos de que el Vaticano frenaba las “terapias de conversión” e instruía a los obispos españoles a desautorizar a un grupo de ex-gays. Sin embargo, con la dimisión del obispo  Xavier Novell nos enterábamos de que éste, participó, y avaló, ‘terapias de conversión’ de homosexuales hasta que fue frenado por el Vaticano. otros prelados que avalaban dichas prácticas (según las víctimas) serían: José Ignacio Munilla, Javier Martínez, Arturo Ros y  Juan Antonio Reig  avalarían estas prácticas

***

La historia de “X. X.”, un eclesiástico homosexual que pasó por las ‘terapias de conversión’ y “pensó que no tenía más opción que suicidarse”

***

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente Religión Digita

Fuente Anglican.ink/Cristianos Gays

General, Historia LGTBI, Iglesia Anglicana , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Díaz Ayuso no sancionará a Reig Plá por las terapias para ‘curar’ la homosexualidad

Lunes, 25 de abril de 2022

índicereig-plaEsos cursos están prohibidos por la propia ley de la Comunidad de Madrid

“Una vez valorados los argumentos esgrimidos, al no contar con otras pruebas distintas a las obtenidas por el periodista sin el consentimiento de la interesada, se ha propuesto que se acuerde dar por finalizado el periodo de información previa y no acordar incoación de procedimiento sancionador alguno”, reza el texto

Reig Pla cedió el salón de actos del palacio episcopal de Alcalá para la presentación, de la plataforma neocon de Mayor Oreja, NEOS

La Secretaría General Técnica de la Consejería de Juventud y Política Social ha estimado no sancionar al obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, por sus cursos sobre terapias para la homosexualidad. Un Reig que, por cierto, cede el salón de actos del palacio episcopal de Alcalá para la presentación, mañana, de la plataforma neocon de Mayor Oreja, NEOS. Aunque su presencia no ha sido confirmada, fuentes consultadas por RD dan por hecho que el prelado acudirá.

Los hechos se remontan a abril de 2019 a raíz de una información publicada por ‘eldiario.es‘ que aludía a que esas terapias estaban siendo realizadas en el marco del Centro de Orientación Familiar Regina Familiae, un servicio perteneciente a la diócesis de Alcalá de Henares.

El escrito de la Secretaría General Técnica, adelantado por ‘eldiario.es’ y al que ha tenido acceso Europa Press, recuerda que con fecha de 2 de abril tuvo entrada un escrito de denuncia por la posible infracción de la Ley de Protección Integral contra la LGTBIfobia y la Discriminación por Razón de orientación sexual en la Comunidad de Madrid.

Terapias “reparativas”

La denuncia manifestaba la existencia de un servicio destinado a la ejecución y práctica de terapias reparativas para “curar la homosexualidad” por personal de la Diócesis de Alcalá de Henares.

Ante esto, la Consejería cree que el derecho de información” debe conciliarse adecuadamente con el derecho a la intimidad”, porque “una grabación, así como su posterior utilización de la misma, puede afectar al derecho de la intimidad cuando el contenido de lo grabado afecte a parcelas periféricas de la grabación”.

A su juicio, el derecho a la información puede justificar una investigación por parte de un periodista “pero aplicado al canon de proporcionalidad en su contraste con los derechos fundamentales a la intimidad de las personas afectadas”. “En el supuesto examinado se aprecia que pudo ser satisfecho sin necesidad de proceder a la grabación de la conversación“, esgrimen.

Es por ello que dan por finalizado el periodo de información previa que se inició el 2 de abril y no incoar el procedimiento sancionador alguno de acuerdo con lo previsto en la Ley de Protección Integral contra la LGTBIfobia.

“Una vez valorados los argumentos esgrimidos, al no contar con otras pruebas distintas a las obtenidas por el periodista sin el consentimiento de la interesada, se ha propuesto que se acuerde dar por finalizado el periodo de información previa y no acordar incoación de procedimiento sancionador alguno”, reza el texto.

No obstante, se podrá interponer recurso de alzada ante la Consejería de Juventud y Política Social en el plazo de un mes.

En declaraciones remitidas a los medios, el diputado de Más Madrid, Eduardo Fernández Rubiño ha recordado que estas mal llamadas terapias son ilegales en la Comunidad de Madrid” y ha lamentado que el Gobierno regional cierre esta investigación a pesar de las pruebas. “Nosotros vamos a interponer un recurso de alzada y vamos a pedir la comparecencia de la consejera (Concepción Dancausa) para que expliquen por qué han tomado esta decisión aberrante de dejar impune una cosa tan grave como una terapia para curar la homosexualidad”, ha lanzado.

***

El pasado febrero, Israel prohibía las terapias de conversión para miembros de la comunidad LGTBQ+. Al otro lado del Atlántico, la Cámara de los Comunes de Canadá le dio su visto bueno el pasado diciembre,  por unanimidad, a un proyecto de ley para prohibir las pseudoterapias de conversión, y definitivamente el pasado enero de este año. Se trata de un veto total, no solo en menores de edad, y contempla penas de hasta cinco años de cárcel para quien inflija estas prácticas y hasta dos para quien se beneficie económicamente de las mismas o las publicite. El Senado aprobó el texto en una tramitación exprés apenas seis días más tarde y, tras recibir la firma de la gobernadora general, entró en vigor el pasado 7 de enero, y el pasado marzo les seguía Chile que prohíbe por ley las “terapias reparativasde la homosexualidad o la transexualidad.

Sin embargo, hace unos días conocíamos que Boris Johnson cedía a la presión del lobby transexcluyente y dejará fuera de la prohibición de las «terapias» de conversión la identidad de género. Y más recientemente, el Consejo General del Poder Judicial español criticaba en su informe no preceptivo, la prohibición de las mal llamadas terapias, en el proyecto de la ley Trans española.

La situación en otros países

Canadá y Francia se unieron al reducido grupo de países que han prohibido las pseudoterapias de conversión, ya sea de manera general o en menores de edad el pasado mes de enero. Le siguió Nueva Zelanda el pasado 15 de febrero, y el pasado marzo les seguía Chile que prohíbe por ley las “terapias reparativasde la homosexualidad o la transexualidad.

En EE.UU., California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor en 2019 tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril del mismo año  también  se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y en mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo hemos aprobó por ejemplo en enero de 2019  por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México. y en julio de 2021 el Estado de Yucatán.

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. La siguió Alemania el año pasado, aunque con un texto limitado a los menores de edad y con ciertas ambigüedades que el próximo Gobierno de Olaf Scholz se ha comprometido a revisar. El próximo país en sumarse será posiblemente Francia, cuya Asamblea Nacional aprobó en octubre, también por unanimidad, el veto a las pseudoterapias de conversión. Irlanda ha dado pasos en la misma dirección, antes de la disolución del Parlamento con la convocatoria de elecciones en 2020, y también se debate sobre el asunto en Austria. En mayo de este año, el Gobierno británico de Boris Johnson anunció un proyecto de ley, mientras que en Albania existe un veto de facto, toda vez que el colegio de Psicología prohíbe a sus miembros la práctica de cualquier procedimiento encaminado a intentar cambiar la orientación sexual o la identidad de género, ya sea en menores de edad o en adultos.

En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y era una de las disposiciones que preveía la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto).  Un proyecto que naufragó con la convocatoria de las elecciones de abril de 2019. Tras la repetición electoral, el acuerdo de Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos contempla «la aprobación de una Ley contra la Discriminación de las Personas LGTBI incluyendo la prohibición a nivel nacional de las llamadas terapias de reversión».

Y, por fin, El Gobierno de España presidido por Pedro Sánchez, presentó el pasado junio el proyecto de ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos LGTBI, que incluye la prohibición de las pseudoterapias de conversión.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

«No» rotundo de los especialistas a las pseudoterapias reparadoras

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. A nivel internacional, ya en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las terribles «terapias»reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas (los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo). Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

De hecho, en julio de este año, nos enterábamos de que el Vaticano frenaba las “terapias de conversión” e instruía a los obispos españoles a desautorizar a un grupo de ex-gays. Sin embargo, con la dimisión del obispo  Xavier Novell nos enterábamos de que éste, participó, y avaló, ‘terapias de conversión’ de homosexuales hasta que fue frenado por el Vaticano. otros prelados que avalaban dichas prácticas (según las víctimas) serían: José Ignacio Munilla, Javier Martínez, Arturo Ros y  Juan Antonio Reig  avalarían estas prácticas

***

La historia de “X. X.”, un eclesiástico homosexual que pasó por las ‘terapias de conversión’ y “pensó que no tenía más opción que suicidarse”

***

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente Religión Digital/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , ,

Boris Johnson cede a la presión del lobby transexcluyente y dejará fuera de la prohibición de las «terapias» de conversión la identidad de género

Jueves, 7 de abril de 2022

The Prime Minister Boris Johnson Portrait Una filtración a la prensa ha permitido conocer la marcha atrás del Gobierno de Boris Johnson en su anunciada intención de prohibir las mal llamadas «terapias» reparadoras o de conversión, que pretenden modificar la orientación sexual o la identidad de género, cediendo así a la presión de los sectores ultraconservadores y del activismo transexcluyente. No obstante, según las informaciones más recientes y después de la ola de indignación que la decisión ha levantado, Johnson habría optado en las últimas horas por una prohibición parcial, que afecte solo a la orientación sexual pero no a la identidad de género, dejando desprotegidas a las personas trans y no binarias. Una decisión discriminatoria a la que no son ajenas las activas campañas de movilización del activismo transexcluyente británico, que de la mano de personajes como la escritora J.K. Rowling han alcanzado gran difusión en los medios de ese país. 

La intención de promover la prohibición de las pseudoterapias reparadoras fue incluida el pasado año en el discurso de la reina, en el que el Gobierno británico esboza su agenda legislativa, lo cual le dotaba de un cierto carácter vinculante después de que iniciativas anteriores hubieran fracasado. Se anunciaba, además, después de conocer el resultado de una encuesta nacional, que abarcó a 108.000 personas LGTB, y que reveló que a un 5% se le habían ofrecido estas pseudoterapias y un 2% se había sometido a ellas. Sin embargo, los meses han pasado y pese a la presión de los colectivos LGTB la propuesta no solo no ha tomado forma, sino que ha sido de objeto de críticas, no solo las esperables de los sectores ultraconservadores temerosos de que la nueva legislación afectase a la «libertad religiosa», sino del cada vez más influyente lobby transexcluyente, que ha conseguido una gran presencia en los medios de comunicación británicos y que cuenta con la implicación activa tanto de militantes TERF que se niegan a reconocer como mujeres a las mujeres trans como de celebridades como la escritora J.K. Rowling. El activismo transexcluyente, recordemos, ha hecho de los ataques a la infancia y a la adolescencia trans uno de sus ejes discursivos, y se opone radicalmente a la normalización de la realidad trans en menores.

Hace solo un par de días, de hecho, la cadena ITV hacía público un documento interno del Gobierno, al que tuvo acceso gracias a una flitración, en el que se sentaban las bases para anunciar la renuncia al proyecto en el próximo discurso de la reina, una renuncia que se argumentaría en base a la necesidad de establecer nuevas prioridades en la política legislativa en el actual contexto de guerra en Ucrania y elevación de los precios. La exclusiva de ITV levantó una gran polvareda, no solo entre los colectivos LGTB, sino incluso en el seno del grupo parlamentario conservador, algunos de cuyos miembros habían apostado por este proyecto como una forma de demostrar la cercanía del Partido Conservador a los derechos LGTB. Diputadas conservadoras como Alicia Kearns o Dehenna Davison, por ejemplo, exigían públicamente que la legislación se aprobase.

Tal es así que apenas unas horas después de conocerse la filtración, el periodista de ITV Paul Brand, responsable de la exclusiva, aseguraba que fuentes del Gobierno de Johnson le aseguraban que se continuaría adelante con el proyecto, y que así se anunciaría en el discurso de la reina, pero que solo incluiría la prohibición de este tipo de intervenciones referidas a la orientación sexual, y no a la identidad de género, dejando desprotegidas a las personas trans:

De hecho, aunque las nuevas intenciones del Gobierno de Johnson aún no se han explicitado de forma oficial, parece que ya han sido transmitidas por fuentes gubernamentales a otros medios británicos, como la BBC, que ya dan por el hecho el giro tránsfobo.

Desde las organizaciones defensoras de los derechos LGTB se considera que no puede haber prohibición de las «terapias» de conversión que deje fuera a las personas trans. Desde Stonewall, la mayor organización LGTB británica, que llevaba meses alertando del riesgo de que las personas trans quedasen desprotegidas, hacen un llamamiento a continuar la presión sobre los diputados para que se apruebe una prohibición completa. Antes de conocer el último giro de los acontecimientos, hacían además un llamamiento a los parlamentos de Gales y Escocia para que, si las intenciones de Boris Johnson se confirmaban para Inglaterra, al menos en sus territorios implementasen la prohibición.

***

El pasado febrero, Israel prohibía las terapias de conversión para miembros de la comunidad LGTBQ+. Al otro lado del Atlántico, la Cámara de los Comunes de Canadá le dio su visto bueno el pasado diciembre,  por unanimidad, a un proyecto de ley para prohibir las pseudoterapias de conversión, y definitivamente el pasado enero de este año. Se trata de un veto total, no solo en menores de edad, y contempla penas de hasta cinco años de cárcel para quien inflija estas prácticas y hasta dos para quien se beneficie económicamente de las mismas o las publicite. El Senado aprobó el texto en una tramitación exprés apenas seis días más tarde y, tras recibir la firma de la gobernadora general, entró en vigor el pasado 7 de enero, y el pasado marzo les seguía Chile que prohíbe por ley las “terapias reparativasde la homosexualidad o la transexualidad.

La situación en otros países

Canadá y Francia se unieron al reducido grupo de países que han prohibido las pseudoterapias de conversión, ya sea de manera general o en menores de edad el pasado mes de enero. Le siguió Nueva Zelanda el pasado 15 de febrero, y el pasado marzo les seguía Chile que prohíbe por ley las “terapias reparativasde la homosexualidad o la transexualidad.

En EE.UU., California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor en 2019 tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril del mismo año  también  se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y en mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo hemos aprobó por ejemplo en enero de 2019  por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México. y en julio de 2021 el Estado de Yucatán.

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. La siguió Alemania el año pasado, aunque con un texto limitado a los menores de edad y con ciertas ambigüedades que el próximo Gobierno de Olaf Scholz se ha comprometido a revisar. El próximo país en sumarse será posiblemente Francia, cuya Asamblea Nacional aprobó en octubre, también por unanimidad, el veto a las pseudoterapias de conversión. Irlanda ha dado pasos en la misma dirección, antes de la disolución del Parlamento con la convocatoria de elecciones en 2020, y también se debate sobre el asunto en Austria. En mayo de este año, el Gobierno británico de Boris Johnson anunció un proyecto de ley, mientras que en Albania existe un veto de facto, toda vez que el colegio de Psicología prohíbe a sus miembros la práctica de cualquier procedimiento encaminado a intentar cambiar la orientación sexual o la identidad de género, ya sea en menores de edad o en adultos.

En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y era una de las disposiciones que preveía la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto).  Un proyecto que naufragó con la convocatoria de las elecciones de abril de 2019. Tras la repetición electoral, el acuerdo de Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos contempla «la aprobación de una Ley contra la Discriminación de las Personas LGTBI incluyendo la prohibición a nivel nacional de las llamadas terapias de reversión».

Y, por fin, El Gobierno de España presidido por Pedro Sánchez, presentó el pasado junio el proyecto de ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos LGTBI, que incluye la prohibición de las pseudoterapias de conversión.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

«No» rotundo de los especialistas a las pseudoterapias reparadoras

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. A nivel internacional, ya en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las terribles «terapias»reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas (los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo). Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

De hecho, en julio de este año, nos enterábamos de que el Vaticano frenaba las “terapias de conversión” e instruía a los obispos españoles a desautorizar a un grupo de ex-gays. Sin embargo, con la dimisión del obispo  Xavier Novell nos enterábamos de que éste, participó, y avaló, ‘terapias de conversión’ de homosexuales hasta que fue frenado por el Vaticano. otros prelados que avalaban dichas prácticas (según las víctimas) serían: José Ignacio Munilla, Javier Martínez, Arturo Ros y  Juan Antonio Reig  avalarían estas prácticas

***

La historia de “X. X.”, un eclesiástico homosexual que pasó por las ‘terapias de conversión’ y “pensó que no tenía más opción que suicidarse”

***

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

 Fuente Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Chile prohíbe por ley las “terapias reparativas” de la homosexualidad o la transexualidad

Lunes, 21 de marzo de 2022

suicidioEstablece que ni la identidad, ni la orientación sexual pueden ser consideradas para un diagnóstico de salud mental. De esa forma, se cierra una lucha emprendida durante años por el Movilh.

El año pasado fue promulgada una de las leyes más significativas para los derechos humanos de las personas LGBTIQA+, sin embargo su impacto en la diversidad sexual y de género pasó desapercibida, informó hoy el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh)

Se trata de la Ley 21.331 sobre  el Reconocimiento y Protección de los Derechos de las Personas en la Atención en Salud Mental, la cual prohíbe las “terapias  reparativas” de la orientación sexual o la identidad de género, una de las demandas más recurrentes de la diversidad sexual y de género desde que el Movilh inició públicamente tal lucha en 1991, con especial fuerza desde el 2004.

En efecto, el artículo 7 de la ley establece que “el diagnóstico del estado de salud mental debe establecerse conforme dicte la técnica clínica, considerando variables biopsicosociales. No puede basarse en criterios relacionados con el grupo político, socioeconómico, cultural, racial o religioso de la persona, ni con su identidad u orientación sexual, entre otros. Tampoco será determinante el antecedente de la hospitalización psiquiátrica previa de la persona que se encuentre o se haya encontrado en tratamiento psicológico o psiquiátrico”.

El encargado de Derechos Humanos del Movilh, Ramón Gómez, precisó que “si bien el Minsal ya prohibía desde el 2016 estas  horrorosas terapias, ahora el tema adquiere rango legal. Más aún, no solo se prohíben las terapias, sino que cualquier diagnóstico en salud que se base en la orientación sexual o identidad de las personas, entre otros aspectos. Sin diagnóstico, menos pueden haber terapias o tratamientos. Por tanto, cualquier psicólogo/a o psiquiátra que solo se atreva a diagnosticar la salud mental en función de esos criterios, está cometiendo una ilegalidad”.

“Más aún cualquier antecedente o certificado médico previo basado en esos criterios discriminatorios es, a partir de la ley, considerado ilegal, con lo cual se beneficia también a quienes en el pasado fueron afectados por estas brutales prácticas. Invitamos a toda persona que conozca a profesionales o entidades que persisten en establecer diagnósticos en razón de la orientación sexual o identidad de género, a denunciar. Si bien estas horrorosas prácticas son poco habituales en Chile, no pueden ocurrir en ningún momento, ni en ningún lugar”, añadió.

La norma fue promulgada el 23 de abril del 2021 y publicada en el Diario Oficial el 11 de de mayo del mismo año. Surgió de una moción  parlamentaria presenta el 10 de marzo del 2016 por los/as diputados/as Fernando Meza Moncada (PRSD), Nicolás Monckeberg Díaz (RN), Javier Macaya Danús (UDI), Marcos Espinosa Monardes (PRSD), Loreto Carvajal Ambiado (PPD), Cristina Girardi Lavín (PPD), Enrique Jaramillo Becker (PPD), Miguel Ángel Alvarado Ramírez (PPD), Juan Luis Castro González (PS), Karla Rubilar Barahona (RN), Víctor Torres Jeldes (DC), Karol Cariola Oliva (PC), Marcela Hernando Pérez (PRSD), Alberto Robles Pantoja (PRSD), Sergio Espejo Yaksic (IND), Jaime Pilowsky Greene (DC) y Iván Flores García (DC).

Historia de una larga lucha.

En 2004, tuvo lugar la primera denuncia pública en Chile contra un caso concreto de promoción de las “terapias de conversión” de la homosexualidad y la transexualidad, luego de que el Movilh repudiara la enseñanza de tales prácticas en la Universidad de Los Andes.

El mismo organismo LGBTIQA+ denunció y protestó luego contra conductas similares por la parte de la psicóloga Marcela Ferrer (2008), así como  en la Universidad Católica (2012), la Universidad San Sebastián (2014), el Colegio Cumbres (2014) y la Fundación Restauración (2017).

En 2008, y tras diversas críticas públicas del Movilh, el Colegio de Psicólogos se pronunció por primera vez contra las terapias reparativas. Sin embargo, al año siguiente el Colegio “valoró” que la Universidad de Los Andes enseñara y promoviera esos brutales procedimientos, aún cuando paradojalmente decía rechazarlos.

En medio de estas ambigüedades, el 26 de agosto del 2010 carreras de psicología de 8 universidades organizaron contra el Movilh una marcha hasta el Colegio de Psicólogos, el cual debió al final oponerse totalmente a las terapias.

Sin embargo, el Ministerio de Salud rechazó una y una vez rechazar públicamente las terapias, pese a las continuas peticiones del Movilh. En 2016, el Minsal finalmente cedió, prohibiendo las terapias reparativas y calificándolas de “una grave amenaza para la salud y el bienestar, inclusive la vida de las personas afectadas”.

Desde el 2016 en adelante las denuncias sobre las existencia y/o promoción de las terapias se redujeron casi a cero, conociéndose solo un caso en 2017 que tuvo una rápida reacción del Gobierno

Finalmente, en 2021 las terapias fueron prohibidas por ley y ya no solo por política pública.

***

La última noticia positiva sobre este tema la conocimos el pasado febrero, cuando Israel prohíbió las terapias de conversión para miembros de la comunidad LGTBQ+

Al otro lado del Atlántico, la Cámara de los Comunes de Canadá le dio su visto bueno el pasado diciembre,  por unanimidad, a un proyecto de ley para prohibir las pseudoterapias de conversión, y definitivamente el pasado enero de este año. Se trata de un veto total, no solo en menores de edad, y contempla penas de hasta cinco años de cárcel para quien inflija estas prácticas y hasta dos para quien se beneficie económicamente de las mismas o las publicite. El Senado aprobó el texto en una tramitación exprés apenas seis días más tarde y, tras recibir la firma de la gobernadora general, entró en vigor el pasado 7 de enero.

La situación en otros países

Canadá y Francia se unieron al reducido grupo de países que han prohibido las pseudoterapias de conversión, ya sea de manera general o en menores de edad el pasado mes de enero. Y   Nueva Zelanda el pasado 15 de febrero,.

En EE.UU., California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor en 2019 tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril del mismo año  también  se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y en mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo en enero de 2019  por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México. y en julio de 2021 el Estado de Yucatán.

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. La siguió Alemania el año pasado, aunque con un texto limitado a los menores de edad y con ciertas ambigüedades que el próximo Gobierno de Olaf Scholz se ha comprometido a revisar. El próximo país en sumarse será posiblemente Francia, cuya Asamblea Nacional aprobó en octubre, también por unanimidad, el veto a las pseudoterapias de conversión. Irlanda ha dado pasos en la misma dirección, antes de la disolución del Parlamento con la convocatoria de elecciones en 2020, y también se debate sobre el asunto en Austria. En mayo de este año, el Gobierno británico de Boris Johnson anunció un proyecto de ley, mientras que en Albania existe un veto de facto, toda vez que el colegio de Psicología prohíbe a sus miembros la práctica de cualquier procedimiento encaminado a intentar cambiar la orientación sexual o la identidad de género, ya sea en menores de edad o en adultos.

En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y era una de las disposiciones que preveía la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto).  Un proyecto que naufragó con la convocatoria de las elecciones de abril de 2019. Tras la repetición electoral, el acuerdo de Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos contempla «la aprobación de una Ley contra la Discriminación de las Personas LGTBI incluyendo la prohibición a nivel nacional de las llamadas terapias de reversión».

Y, por fin, El Gobierno de España presidido por Pedro Sánchez, presentó el pasado junio el proyecto de ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos LGTBI, que incluye la prohibición de las pseudoterapias de conversión.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

«No» rotundo de los especialistas a las pseudoterapias reparadoras

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. A nivel internacional, ya en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las terribles «terapias»reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas (los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo). Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

De hecho, en julio de este año, nos enterábamos de que el Vaticano frenaba las “terapias de conversión” e instruía a los obispos españoles a desautorizar a un grupo de ex-gays. Sin embargo, con la dimisión del obispo  Xavier Novell nos enterábamos de que éste, participó, y avaló, ‘terapias de conversión’ de homosexuales hasta que fue frenado por el Vaticano. otros prelados que avalaban dichas prácticas (según las víctimas) serían: José Ignacio Munilla, Javier Martínez, Arturo Ros y  Juan Antonio Reig  avalarían estas prácticas

***

La historia de “X. X.”, un eclesiástico homosexual que pasó por las ‘terapias de conversión’ y “pensó que no tenía más opción que suicidarse”

***

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente MOVILH/Cristianos Gays

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , ,

Israel prohíbe las terapias de conversión para miembros de la comunidad LGTBQ+

Miércoles, 23 de febrero de 2022

FLvGiToWYAYMldrNitzan Horowitz

El Ministerio de Salud de Israel vetó las terapias de conversión para miembros de la comunidad LGTBQ+, tras años de polémica por seguirse permitiendo el uso de estos controvertidos métodos.

Las autoridades sanitarias israelíes advertían desde hace años contra el uso de estas terapias, hasta emitir hoy una circular que prohíbe formalmente realizarlas, según el diario «Jerusalem Post».

A partir de ahora, se veta que psicólogos y profesionales con licencia ofrezcan, publiciten y proporcionen terapias de conversión para homosexuales y otros colectivos que integran la población LGTBQ+.

Según establece Salud, aquellos que las sigan realizando se arriesgan a recibir sanciones que incluyen procesos disciplinarios y revocaciones de licencia para seguir ejerciendo profesionalmente.

«Esta es una victoria en la lucha general por la tolerancia y la igualdad», declaró el ministro de Salud, Nitzan Horowitz, él mismo un reconocido homosexual.

Este tachó las terapias de conversión como «un asesinato de la psique» y «a veces del cuerpo. Es nuestro deber actuar contra quienes las practican y ponen en peligro vidas humanas. Es lo que estamos haciendo hoy», agregó.

La cartera de Salud define las terapias de conversión como prácticas o consultas que buscan cambiar la identidad de género o la orientación sexual de una persona, un asunto que considera que «no debe verse como un problema médico o psicológico que requiera tratamiento».

La Asociación de Psicología de Israel también se opone a esta terapia, y alerta de que puede causar «un daño real» que incluye «ansiedad, depresión, suicidio, aislamiento o retraimiento social», así como «dificultad para hacer conexiones íntimas o sexuales».

En 2020, antes de convertirse en ministro de Salud y como diputado del partido progresista Meretz, Horowitz intentó hacer pasar un proyecto de ley que prohibía y castigaba a los que practicaran la terapia de conversión, pero su aprobación entonces no prosperó. EFE

***

Al otro lado del Atlántico, la Cámara de los Comunes de Canadá le dio su visto bueno el pasado diciembre,  por unanimidad, a un proyecto de ley para prohibir las pseudoterapias de conversión, y definitivamente el pasado enero de este año. Se trata de un veto total, no solo en menores de edad, y contempla penas de hasta cinco años de cárcel para quien inflija estas prácticas y hasta dos para quien se beneficie económicamente de las mismas o las publicite. El Senado aprobó el texto en una tramitación exprés apenas seis días más tarde y, tras recibir la firma de la gobernadora general, entró en vigor el pasado 7 de enero.

La situación en otros países

Canadá y Francia se unieron al reducido grupo de países que han prohibido las pseudoterapias de conversión, ya sea de manera general o en menores de edad el pasado mes de enero. Y   Nueva Zelanda el pasado 15 de febrero,.

En EE.UU., California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor en 2019 tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril del mismo año  también  se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y en mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo en enero de 2019  por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México. y en julio de 2021 el Estado de Yucatán.

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. La siguió Alemania el año pasado, aunque con un texto limitado a los menores de edad y con ciertas ambigüedades que el próximo Gobierno de Olaf Scholz se ha comprometido a revisar. El próximo país en sumarse será posiblemente Francia, cuya Asamblea Nacional aprobó en octubre, también por unanimidad, el veto a las pseudoterapias de conversión. Irlanda ha dado pasos en la misma dirección, antes de la disolución del Parlamento con la convocatoria de elecciones en 2020, y también se debate sobre el asunto en Austria. En mayo de este año, el Gobierno británico de Boris Johnson anunció un proyecto de ley, mientras que en Albania existe un veto de facto, toda vez que el colegio de Psicología prohíbe a sus miembros la práctica de cualquier procedimiento encaminado a intentar cambiar la orientación sexual o la identidad de género, ya sea en menores de edad o en adultos.

En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y era una de las disposiciones que preveía la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto).  Un proyecto que naufragó con la convocatoria de las elecciones de abril de 2019. Tras la repetición electoral, el acuerdo de Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos contempla «la aprobación de una Ley contra la Discriminación de las Personas LGTBI incluyendo la prohibición a nivel nacional de las llamadas terapias de reversión».

Y, por fin, El Gobierno de España presidido por Pedro Sánchez, presentó el pasado junio el proyecto de ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos LGTBI, que incluye la prohibición de las pseudoterapias de conversión.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

«No» rotundo de los especialistas a las pseudoterapias reparadoras

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. A nivel internacional, ya en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las terribles «terapias»reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas (los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo). Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

De hecho, en julio de este año, nos enterábamos de que el Vaticano frenaba las “terapias de conversión” e instruía a los obispos españoles a desautorizar a un grupo de ex-gays. Sin embargo, con la dimisión del obispo  Xavier Novell nos enterábamos de que éste, participó, y avaló, ‘terapias de conversión’ de homosexuales hasta que fue frenado por el Vaticano. otros prelados que avalaban dichas prácticas (según las víctimas) serían: José Ignacio Munilla, Javier Martínez, Arturo Ros y  Juan Antonio Reig  avalarían estas prácticas

***

La historia de “X. X.”, un eclesiástico homosexual que pasó por las ‘terapias de conversión’ y “pensó que no tenía más opción que suicidarse”

***

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente Aurora de Israel/Cristianos Gays

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , ,

Francia y Canadá prohíben, definitivamente las pseudoterapias de conversión

Lunes, 31 de enero de 2022

468956-944-629La protección de la salud mental de las personas LGTBI avanza posiciones con la aprobación definitiva de dos leyes que prohíben las mal llamadas «terapias» reparadoras o de conversión. En Francia, la Asamblea Nacional daba su visto bueno, sin votos en contra, al proyecto remitido por el Senado. La medida entrará en vigor 14 días después de la firma del presidente Emmanuel Macron, a tiempo por tanto antes de que expire el actual periodo legislativo. En Canadá, la norma fue aprobada por unanimidad y está vigente desde el pasado 7 de enero. Ambas contemplan multas y penas de cárcel para quienes practiquen estas pseudoterapias, tanto en menores como en mayores de edad.

Como ya adelantábamos tras la aprobación por parte de la Asamblea Nacional francesa, la ley francesa que prohíbe las terapias de conversión ha superado su fase final, y el presidente Emmanuel Macron ha declarado que “ser uno mismo… no es nada que se pueda curar”.

La iniciativa francesa surgió de La República en Marcha (LREM), el partido del presidente Emmanuel Macron y persigue la prohibición de las prácticas encaminadas a modificar la orientación sexual o la identidad de género de una persona y que provoquen «una alteración de su salud física o mental». Las sanciones previstas ascienden a los 30.000 euros de multa y dos años de prisión, que aumentan hasta los 45.000 euros y tres años de cárcel en el caso de que la víctima de estas pseudoterapias sea un menor, dependiente o descendiente del autor.

El proyecto de ley prohíbe todas las “prácticas, comportamientos y declaraciones reiteradas con la intención de modificar o reprimir la orientación sexual o la identidad de género real o percibida de una persona, y que tengan como efecto una alteración material de su salud mental o física”.

La amplia prohibición, que no contempla exenciones para las terapias de conversión religiosa, fue votada por partidos de ambos lados del espectro político en diciembre de 2021, y ahora ha sido aprobada formalmente por Macron.

La terapia de conversión llevará ahora una pena potencial de dos años de prisión y 30.000 euros de multa. Si la víctima es menor de edad, o se considera “vulnerable“, o la persona que practica la terapia de conversión es uno de los padres o abuelos de la víctima, la pena aumenta a tres años de prisión y una multa de 45.000 euros.

Macron tuiteó tras la aprobación del proyecto de ley: “¡La ley que prohíbe la terapia de conversión se aprueba por unanimidad!

“Estemos orgullosos, estas prácticas indignas no tienen lugar en la República. Porque ser uno mismo no es un delito, porque no hay nada que curar”.

El alcance de estas prácticas en Francia no se conoce con exactitud. Pero una comisión parlamentaria puesta en marcha en 2019 por los diputados Laurence Vanceunebrock (LREM) y Bastien Lachaud (Francia Insumisa) reveló un centenar de casos en los que se llevaron a cabo pseudotratamientos de hipnosis, hormonales, electroshocks, exorcismos, llamadas a la abstinencia e incluso matrimonios heterosexuales forzosos. Vanceunebrock justificó la necesidad de un delito específico que castigue estas prácticas con el objetivo de detectarlas antes para ayudar mejor a sus víctimas.

Como decíamos más arriba, laproposición de ley de LREM salió adelante por unanimidad en la Asamblea Nacional el pasado 5 de octubre. La medida pasó a continuación al Senado para continuar su tramitación. Allí salió adelante con 305 votos a favor y 28 en contra, todos ellos de la derecha de Los Republicanos. Tras un acuerdo entre diputados y senadores, se introdujo una enmienda al texto que prevé que no serán objeto de delito los discursos «que inviten solamente a la prudencia y a la reflexión» a una persona que se esté planteando un proceso de reasignación. El texto reformado fue aprobado por unanimidad en la cámara baja el pasado 25 de enero y, aunque existían dudas al respecto, entrará en vigor antes del fin del actual periodo legislativo en febrero. Concretamente, 14 días después de que lo ratifique con su firma el presidente Emmanuel Macron. En abril de 2022 tendrán lugar las próximas elecciones presidenciales.

Los profesionales de la medicina que sean declarados culpables de realizar terapias de conversión en Francia podrían verse privados de su licencia médica durante diez años.

Bandera_gay_Francia

***

Al otro lado del Atlántico, la Cámara de los Comunes de Canadá le dio su visto bueno el pasado diciembre, por unanimidad, a un proyecto de ley para prohibir las pseudoterapias de conversión. Se trata de un veto total, no solo en menores de edad, y contempla penas de hasta cinco años de cárcel para quien inflija estas prácticas y hasta dos para quien se beneficie económicamente de las mismas o las publicite. El Senado aprobó el texto en una tramitación exprés apenas seis días más tarde y, tras recibir la firma de la gobernadora general, entró en vigor el pasado 7 de enero.

canada-rainbow-flag


La situación en otros países

Canadá y Francia se unen al reducido grupo de países que han prohibido las pseudoterapias de conversión, ya sea de manera general o en menores de edad

En EE.UU., California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor en 2019 tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril del mismo año  también  se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y en mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo en enero de 2019  por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México. y en julio de 2021 el Estado de Yucatán.

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. La siguió Alemania el año pasado, aunque con un texto limitado a los menores de edad y con ciertas ambigüedades que el próximo Gobierno de Olaf Scholz se ha comprometido a revisar. El próximo país en sumarse será posiblemente Francia, cuya Asamblea Nacional aprobó en octubre, también por unanimidad, el veto a las pseudoterapias de conversión. Irlanda ha dado pasos en la misma dirección, antes de la disolución del Parlamento con la convocatoria de elecciones en 2020, y también se debate sobre el asunto en Austria. En mayo de este año, el Gobierno británico de Boris Johnson anunció un proyecto de ley, mientras que en Albania existe un veto de facto, toda vez que el colegio de Psicología prohíbe a sus miembros la práctica de cualquier procedimiento encaminado a intentar cambiar la orientación sexual o la identidad de género, ya sea en menores de edad o en adultos.

En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y era una de las disposiciones que preveía la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto).  Un proyecto que naufragó con la convocatoria de las elecciones de abril de 2019. Tras la repetición electoral, el acuerdo de Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos contempla «la aprobación de una Ley contra la Discriminación de las Personas LGTBI incluyendo la prohibición a nivel nacional de las llamadas terapias de reversión».

Y, por fin, El Gobierno de España presidido por Pedro Sánchez, presentó el pasado junio el proyecto de ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos LGTBI, que incluye la prohibición de las pseudoterapias de conversión.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

«No» rotundo de los especialistas a las pseudoterapias reparadoras

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. A nivel internacional, ya en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las terribles «terapias»reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas (los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo). Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

De hecho, en julio de este año, nos enterábamos de que el Vaticano frenaba las “terapias de conversión” e instruía a los obispos españoles a desautorizar a un grupo de ex-gays. Sin embargo, con la dimisión del obispo  Xavier Novell nos enterábamos de que éste, participó, y avaló, ‘terapias de conversión’ de homosexuales hasta que fue frenado por el Vaticano. otros prelados que avalaban dichas prácticas (según las víctimas) serían: José Ignacio Munilla, Javier Martínez, Arturo Ros y  Juan Antonio Reig  avalarían estas prácticas

***

La historia de “X. X.”, un eclesiástico homosexual que pasó por las ‘terapias de conversión’ y “pensó que no tenía más opción que suicidarse”

***

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente Pink News/Cristianos Gays

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Cómo son las “terapias de conversión” en la Argentina: las historias y la falta de legislación

Martes, 21 de diciembre de 2021

HomofobiaLa investigación de Presentes revela que en Argentina existen organizaciones que ofertan técnicas para “orientar” la identidad sexual.

“Dios me mostró que la próxima vez que te alejes te va a agarrar sida y te vas a morir”. 

Leonel estaba por salir de la iglesia, ya cerca de la puerta, cuando escuchó que el pastor Cristian Méndez lo llamaba. Entonces, el pastor le dijo que dejara de “jugar con estar con un pie en el mundo y un pie en el camino de dios”. Y entonces lanzó esa frase, que parecía más una amenaza, o un mal augurio. Leonel tenía 15 años, hacía unos meses que había llegado al Centro Cristiano Dios es Amor. Quedó quieto, helado. Y pensó que era cierto, que debía cambiar.

Por unas semanas había dejado de ir a la iglesia por una “recaída”. “Te hacían sentir culpa si estabas con un chabón”, cuenta ahora, después de casi doce años. El pastor Méndez es evangélico pentecostal y aún dirige esa iglesia junto a la pastora Jorgelina Montero. En el último tiempo ganaron tantos adeptos que se mudaron a un lugar más grande, un predio que antes era un boliche bailable: Rodríguez 887, pleno centro de Tandil, una ciudad turística de las sierras en la provincia de Buenos Aires.

Lo primero que se ve al entrar en el edificio es un hall enorme, dos escaleras a los costados, arriba una especie de bandeja que ocupa la mitad del salón. En cada esquina, hay personal de seguridad vigilando que nadie se acerque al pastor y a los sitios vedados al público. La otra mitad de arriba está descubierta para que se pueda ver el escenario, donde ocurre la prédica, los gritos, los “exorcismos”.

Era 2011. Leonel tenía problemas en su casa, en la escuela, con su pareja. Buscaba refugio. Una amiga le dijo que ahí pasaban cosas raras, que tenía que ir. Lo recibieron con abrazos y mucha alegría, hasta que supieron más de él. Un día llevó a su novio ante el pastor, a una consejería, a solas. Quería ver si podía orar por ellos.

“Esta relación no es de dios”

unnamedEl pastor Cristian Méndez y Jorgelina Montero

“Le comenté mi situación: ‘Él es mi pareja, estamos mal’. Yo de pendejito ingenuo e inocente, como lo había visto muy paz y amor, muy gente buena que aceptaba todo, me pensé que me iba a decir: ‘Bueno, está todo bien, voy a orar por ustedes, los voy a aconsejar’. Y no, el tipo agarró, abrió la biblia y dijo: ‘Esta relación no es de dios’, la biblia habla esto, esto y esto de la homosexualidad. Y le empezó a preguntar al que era mi pareja en ese momento si él había sido abusado de chico, cómo era su relación con su padre. Todas cosas que el pastor creía que podrían haber sido motivo de que él terminara siendo homosexual”.

Ese día se terminó la relación. Leonel les creyó: “Hacían exorcismo. Todo con imposición de manos. A los gritos. Lejos de dudarlo, me creí todo. Yo lo veía en las películas. Pensaba: él no quiere cambiar, no quiere dejar de ser gay. Le corté. Estuve semanas llorando, deprimido. Estaba haciendo el duelo para matar esa parte de mí, mis deseos, el volver a estar con un chico. Ellos le llaman morir a los deseos de la carne y el yo. Así que básicamente acepté lo que ellos me dijeron y entré en ese proceso”.

Tenía que dejar de mirar y hablar con chicos, alejarse de “las juntas”, de sus amistades, de su familia. Dejar de escuchar música que el pastor decía “mundana” (Arjona, Evanescence, The Rasmus). Entonces, alejado de todo, le quedaba muchísimo tiempo para servir en la iglesia. Empezó a manejar los micrófonos, y llegó hasta las redes sociales del pastor. También juntó cartón con otros chicos y se quedó jornadas enteras pintando el nuevo edificio. Sin ningún tipo de retribución económica.

Leonel lo supo nueve años después, cuando logró salir: en ese momento, siendo menor de edad, fue víctima de las “terapias de conversión”.

¿Qué es una “terapia de conversión”?

“Una “terapia de conversión” es cualquier esfuerzo sostenido en el tiempo que procure modificar la orientación sexual o la identidad de género de una persona, con un fin predeterminado: siempre ir de la no heterosexualidad a la heterosexualidad. O impedir que una persona transicione, o si ya transicionó que detransicione”, explicó a Presentes Lucas Mendos, abogado, docente e investigador, especializado en derecho internacional de los derechos humanos y diversidad sexual y de género.

Presentes pudo confirmar que en Argentina siguen existiendo estas terapias que buscan “convertir” a gays, lesbianas, bisexuales y transexuales. Sin embargo, ni el Estado nacional ni ninguna organización de derechos humanos ha sistematizado aún cuántas organizaciones las ejercen, cómo y a cuántas personas ya afectaron.

Es muy poco lo que se sabe en la Argentina y lo que está documentado. Hay una cierta naturalización de esas cuestiones que pueden ser muy sutiles”, explicó a Presentes Ricardo Vallarino, Director Ejecutivo de la organización 100% Diversidad y Derechos.

Las llamadas terapias fueron nombradas por el relator LGBT de la ONU como Esfuerzos de Cambio de la Orientación Sexual e Identidad de Género (ECOSIEG).

presentes_terapias_conversion04Pablo Salum es el fundador de la Red Libre Mentes, y acompaña a víctimas y familiares de lo que llama organizaciones coercitivas (lo que comúnmente se conoce como “sectas”). Él mismo fue víctima de una. Según lo investigado por Salum, es muy variada la gama de camuflajes en que se esconden estas “terapias de conversión”: aparecen detrás de actividades populares como cultos, organizaciones o fundaciones, yoga, filosofía, seminarios multi-nivel, coaching, cursos de liderazgo, retiros espirituales, centros de artes marciales, culturales, terapéuticos para adicciones, ufología u ovnilogía y terapias alternativas, entre otras.

En la mayoría de los casos, dejan secuelas, perjuicios, trastornos, tanto físicos como psicológicos a sus adeptos, en distintos grados. A medida que fueron pasando los años, y las organizaciones LGBTIQ+ ganaron lugar, las personas y grupos que llevaban adelante estas terapias les fueron cambiando los nombres, y ya no se muestran abiertamente como “curadores de la homosexualidad”, sino que hablan, por ejemplo, de que te ayudan a “abandonar el estilo de vida degradado”.

La Ley de Salud Mental

Las leyes que regulan los servicios de salud mental en Argentina indican que una persona no puede ser diagnosticada en su salud mental exclusivamente sobre la base de su orientación sexual o identidad de género. Pero no son leyes que prohíban explícitamente las terapias de conversión. La Ley de Salud Mental fue sancionada y promulgada en el año 2010.

“Esto hace que a nivel institucional esté bastante difundido que no está legitimado cuestionar o asociar la identidad u orientación sexual o la expresión de género a una enfermedad, y por lo tanto no es susceptible de tratamiento”, explicó a Presentes, Ricardo Vallarino, Director Ejecutivo de la organización 100% Diversidad y Derechos.

Sin embargo, de acuerdo con el informe Poniéndole límites al engaño. Estudio jurídico mundial sobre la regulación legal de las mal llamadas “terapias de conversión, de ILGA Mundo: “Se puede argumentar que el hecho de que las “terapias de conversión” no se nombren explícitamente disminuye el efecto simbólico de la ley, ya que no hay un mensaje claro que condene estas prácticas.

La muerte de Federico Gómez

Federico Gómez murió el 19 de enero de 2021 en la ciudad de Puerto Rico, provincia de Misiones. Su familia aseguró que había sido perseguido, hostigado y discriminado por miembros de los Testigos de Jehová donde él asistía, y que lo habían citado a una “audiencia judicial” para tratar su “conducta descarada”.

presentes_terapias_conversion-1200x600

En marzo de 2021, 100% Diversidad y Derechos intervino en la causa judicial. Le pidió al juez Leonardo Manuel Balanda Gómez que “contemple como hipótesis de la investigación el prejuicio a su orientación sexual como elemento central del posible sometimiento a una terapia de conversión y la consecuente instigación al suicidio de la que podría haber sido víctima”.

También, le solicitaron que pida asistencia técnica a la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres y personas LGBTI+ (UFEM) para coadyuvar en la instrucción de la causa.

“En Misiones salimos a denunciar. Estaba claro que había habido un hostigamiento por parte de su comunidad, lo habían citado por su llamado ‘estilo de vida’. Era un chico gay. Ellos eran Testigos de Jehová en el NEA”, contó Vallarino a Presentes.

En ese momento, el activista Jorge Víctor Ríos expresó en una nota publicada por 100% Diversidad y Derechos que “la muerte de Federico generó una conmoción en la comunidad LGBTI+ de esa provincia porque existe la posibilidad de que esté relacionada a su orientación sexual, ya que se dio en el marco de una denuncia de hostigamiento por su orientación sexual por parte de grupos religiosos”.

Otras situaciones que conocen desde la organización ocurren en ciertas comunidades evangelistas en la provincia de Chaco, que promueven abiertamente el estigma hacia las personas LGBT. La forma sutil de indicarlo es: “amar al pecador, pero no al pecado”.

“En muchos lugares continúa esta aproximación a decir: no al hostigamiento o violencia abierta, pero sí decir que las personas están equivocadas y la cura es el amor. Este es el discurso público que se ve, no se esconde. Dan a entender que hay algo erróneo. No dicen que es una enfermedad abiertamente, pero de alguna manera lo indican como una desviación moral o pecaminosa”, explicó Vallarino.

En esas comunidades, de acuerdo a lo registrado por 100% Diversidad y Derechos, es muy extendida la práctica de presionar: existen testimonios de parejas de lesbianas que fueron presionadas a separarse.

Leer más…

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesias Evangélicas, Iglesias Pentecostales , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La Cámara de los Comunes de Canadá aprueba por unanimidad la prohibición de las pseudoterapias de conversión

Martes, 7 de diciembre de 2021

canada-rainbow-flagBuenas noticias desde Canadá: la Cámara de los Comunes ha aprobado por unanimidad un proyecto de ley para prohibir la práctica de las mal llamadas «terapias» reparadoras o de conversión, que pretenden modificar la orientación sexual o la identidad de género de sus pretendidos pacientes. Se trata de una iniciativa que el Gobierno liberal de Justin Trudeau ya promovió en la anterior legislatura. Se espera que el Senado ratifique el texto aprobado por la cámara baja, con lo que Canadá se uniría al reducido grupo de países que han vetado estos infames procedimientos.

La campaña contra las «terapias» de conversión en Canadá comenzó en septiembre de 2018. Se recogieron más de 18.000 firmas por su prohibición, pero en marzo de 2019 el Gobierno federal rechazó legislar sobre el asunto, alegando que se trata de una competencia de los territorios y las provincias. Las de Manitoba, Ontario y Nueva Escocia, así como la ciudad de Vancouver, ya habían aprobado normas para penalizar estas peligrosas prácticas. A ellos se unirían posteriormente Prince Edward Island, Quebec, Yukon y las ciudades de Edmonton y Calgary. A pesar del varapalo inicial que supuso la negativa del Gobierno de Justin Trudeau, los activistas siguieron presionando por una prohibición a nivel nacional.

En abril de 2019, un senador liberal (el partido de Trudeau) presentó una proposición de ley para vetar las «terapias» reparativas. La iniciativa de Serge Joyal no llegó a aprobarse antes de que acabara esa legislatura en otoño de ese mismo año. Mientras tanto, el colegio de abogados hizo un llamamiento al Gobierno para que analizara sus competencias para prohibir las pseudoterapias o, al menos, eliminar los beneficios fiscales de los que disfrutan los grupos que las llevan a cabo. La administración de Trudeau reaccionó enviando una carta a todas las provincias y territorios para pedirles que vetaran estas prácticas.

Durante la campaña electoral para las elecciones de octubre de 2019, los liberales del primer ministro prometieron finalmente hacerse cargo del asunto. El partido de Trudeau se mantuvo como primera fuerza política, aunque perdiendo la mayoría. El nuevo Gobierno, entonces sí, declaró como prioritaria la prohibición a nivel federal de las «terapias» de conversión. En marzo de 2020, el ministro de Justicia David Lametti presentó un proyecto de ley de reforma del Código Penal para tipificar como delito la publicidad y la práctica de estas pseudoterapias en menores de edad. La Cámara de los Comunes aprobó la medida en junio de este año, con los votos en contra de 62 diputados conservadores (de un total de 119). La iniciativa, sin embargo, entró en vía muerta antes de su tramitación en el Senado, debido a la disolución del Parlamento que precedió a las elecciones anticipadas del pasado mes de septiembre.

Tras la nueva victoria, aunque sin mayoría absoluta, de los liberales de Trudeau, el Gobierno reactivó la propuesta con una importante novedad: el veto será total y no solo se aplicará a menores de edad. El pasado miércoles, la Cámara de los Comunes le dio su visto bueno, esta vez por unanimidad. Un apoyo generalizado que sorprendió a muchos diputados liberales, algunos de los cuales se abrazaron a sus rivales conservadores en agradecimiento por su apoyo a la medida. Ahora pasará al Senado, donde no se espera tampoco una importante oposición. Todo indica que, esta vez sí, se convertirá en una ley que prevé penas de hasta cinco años de cárcel para quien inflija estas prácticas y hasta dos para quien se beneficie económicamente de las mismas o las publicite.

La situación en otros países

Cuando entre en vigor la nueva norma, Canadá se unirá al reducido grupo de países que han prohibido las pseudoterapias de conversión, ya sea de manera general o en menores de edad.

En el vecino Estados Unidos la primera en hacerlo fue California En EE.UU., California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor en 2019 tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril del mismo año  también  se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y en mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo en enero de 2019  por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México. y en julio de 2021 el Estado de Yucatán.

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. La siguió Alemania el año pasado, aunque con un texto limitado a los menores de edad y con ciertas ambigüedades que el próximo Gobierno de Olaf Scholz se ha comprometido a revisar. El próximo país en sumarse será posiblemente Francia, cuya Asamblea Nacional aprobó en octubre, también por unanimidad, el veto a las pseudoterapias de conversión. Irlanda ha dado pasos en la misma dirección, antes de la disolución del Parlamento con la convocatoria de elecciones en 2020, y también se debate sobre el asunto en Austria. En mayo de este año, el Gobierno británico de Boris Johnson anunció un proyecto de ley, mientras que en Albania existe un veto de facto, toda vez que el colegio de Psicología prohíbe a sus miembros la práctica de cualquier procedimiento encaminado a intentar cambiar la orientación sexual o la identidad de género, ya sea en menores de edad o en adultos.

En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y era una de las disposiciones que preveía la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto).  Un proyecto que naufragó con la convocatoria de las elecciones de abril de 2019. Tras la repetición electoral, el acuerdo de Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos contempla «la aprobación de una Ley contra la Discriminación de las Personas LGTBI incluyendo la prohibición a nivel nacional de las llamadas terapias de reversión».

Y, por fin, El Gobierno de España presidido por Pedro Sánchez, presentó el pasado junio el proyecto de ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos LGTBI, que incluye la prohibición de las pseudoterapias de conversión.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

«No» rotundo de los especialistas a las pseudoterapias reparadoras

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. A nivel internacional, ya en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las terribles «terapias» reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas (los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo). Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

De hecho, en julio de este año, nos enterábamos de que el Vaticano frenaba las “terapias de conversión” e instruía a los obispos españoles a desautorizar a un grupo de ex-gays. Sin embargo, con la dimisión del obispo  Xavier Novell nos enterábamos de que éste, participó, y avaló, ‘terapias de conversión’ de homosexuales hasta que fue frenado por el Vaticano. otros prelados que avalaban dichas prácticas (según las víctimas) serían: José Ignacio Munilla, Javier Martínez, Arturo Ros y  Juan Antonio Reig  avalarían estas prácticas

***

La historia de “X. X.”, un eclesiástico homosexual que pasó por las ‘terapias de conversión’ y “pensó que no tenía más opción que suicidarse”

***

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente Dosmanzanas/Cristianos Gays

 

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La Asamblea Nacional francesa vota a favor de prohibir las «terapias» de conversión

Lunes, 25 de octubre de 2021

asambleaLa Asamblea Nacional, la cámara baja del Parlamento francés, ha aprobado en primera lectura una proposición de ley para prohibir las mal llamadas «terapias» reparadoras o de conversión. El texto prevé multas de hasta 30.000 euros y penas de hasta dos años de prisión, que se incrementarían a 45.000 euros y tres años de cárcel en determinados supuestos, por ejemplo, si la víctima de estas peligrosas prácticas es menor o dependiente. La medida salió adelante por unanimidad y proseguirá su tramitación en el Senado. En Europa se han adoptado normas similares en Malta y Alemania, mientras que España sigue sin una legislación estatal.

La iniciativa surgió de La República en Marcha (LREM), el partido del presidente Emmanuel Macron y persigue la prohibición de las prácticas encaminadas a modificar la orientación sexual o la identidad de género de una persona y que provoquen «una alteración de su salud física o mental». Las sanciones previstas ascienden a los 30.000 euros de multa y dos años de prisión, que aumentan hasta los 45.000 euros y tres años de cárcel en el caso de que la víctima de estas pseudoterapias sea un menor, dependiente o descendiente del autor.

El alcance de estas prácticas en Francia no se conoce con exactitud. Pero una comisión parlamentaria puesta en marcha en 2019 por los diputados Laurence Vanceunebrock (LREM) y Bastien Lachaud (Francia Insumisa) reveló un centenar de casos en los que se llevaron a cabo pseudotratamientos de hipnosis, hormonales, electroshocks, exorcismos, llamadas a la abstinencia e incluso matrimonios heterosexuales forzosos. Vanceunebrock justificó la necesidad de un delito específico que castigue estas prácticas con el objetivo de detectarlas antes para ayudar mejor a sus víctimas.

También se pronunció a favor la ministra delegada de Igualdad de Género, Diversidad e Igualdad de Oportunidades, Élisabeth Moreno, que destacó que la medida permitirá salvar vidas. «No hay nada que curar», afirmó. «Ser uno mismo no es un crimen, no se debe intentar modificar la identidad de género ni la orientación sexual», añadió. La proposición de ley de LREM salió adelante por unanimidad en la Asamblea Nacional el pasado 5 de octubre. La medida pasa ahora al Senado para continuar su tramitación. No está del todo claro, sin embargo, que su aprobación final se produzca antes del fin del actual periodo legislativo en febrero del año que viene. En abril de 2022 tendrán lugar las próximas elecciones presidenciales.

Si finalmente llegara a buen puerto, Francia se podría convertir en el tercer país de Europa en proscribir las pseudoterapias de conversión. En mayo del año pasado, Alemania aprobaba una ley para prohibir, con algunas limitaciones, estas peligrosas prácticas en menores de edad. La pionera fue Malta, que aprobó su ley en 2016. Irlanda ha dado pasos en la misma dirección, antes de la disolución del Parlamento con la convocatoria de elecciones en 2020, y también se debate sobre el asunto en Austria. En mayo de este año, el Gobierno británico de Boris Johnson anunció un proyecto de ley, mientras que en Albania existe un veto de facto, toda vez que el colegio de Psicología prohíbe a sus miembros la práctica de cualquier procedimiento encaminado a intentar cambiar la orientación sexual o la identidad de género, ya sea en menores de edad o en adultos.

En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y era una de las disposiciones que preveía la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto).  Un proyecto que naufragó con la convocatoria de las elecciones de abril de 2019. Tras la repetición electoral, el acuerdo de Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos contempla «la aprobación de una Ley contra la Discriminación de las Personas LGTBI incluyendo la prohibición a nivel nacional de las llamadas terapias de reversión».

Y, por fin, el Gobierno de España aprueba el anteproyecto de la Ley Trans, que prohibirá las ‘terapias de conversión’.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

Canadá prohibirá las «terapias de conversión» a nivel nacional. En EE.UU., California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor en 2019 tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril del mismo año  también  se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y en mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo en enero de 2019  por decisión unánime de sus concejales.

En abril se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo en enero de 2019 por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México. y en julio de 2021 el Estado de Yucatán.

«No» rotundo de los especialistas a las pseudoterapias reparadoras

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. A nivel internacional, ya en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las terribles «terapias» reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas (los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo). Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

De hecho, en julio de este año, nos enterábamos de que el Vaticano frenaba las “terapias de conversión” e instruía a los obispos españoles a desautorizar a un grupo de ex-gays. Sin embargo, con la dimisión del obispo  Xavier Novell nos enterábamos de que éste, participó, y avaló, ‘terapias de conversión’ de homosexuales hasta que fue frenado por el Vaticano. otros prelados que avalaban dichas prácticas (según las víctimas) serían: José Ignacio Munilla, Javier Martínez, Arturo Ros y  Juan Antonio Reig  avalarían estas prácticas

***

La historia de “X. X.”, un eclesiástico homosexual que pasó por las ‘terapias de conversión’ y “pensó que no tenía más opción que suicidarse”

***

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La historia de “X. X.”, un eclesiástico homosexual que pasó por las ‘terapias de conversión’ y “pensó que no tenía más opción que suicidarse”

Martes, 14 de septiembre de 2021

problema-suicidio_1933316746_12518211_660x371Del blog de Xabier Pikaza:

Si hubieras estado aquí no hubiera muerto mi hermano (Jn 11, 21) (con ocasión de X.Novell)

Escribí hace tres días, aquí, en RD, una nota sobre el obispo X. Novell y su relación “sanadora” con Silvia, pidiendo a todos que respetaran su intimidad humana y cristiana, que nadie teníamos derecho a condenarles.

Pero hoy estoy dispuesto condenar a otros, con palabras tristes de Jesús: “mejor sería que se ataran una piedra de molino al cuello y se echaran al mar”.

No, no quiero mandarles en modo alguno al infierno eterno, pero deseo que no sigan haciendo daño en este mundo, como lo hicieron con un eclesiástico homosexual que se mató hace unos años por sentirse condenado, pues no tuvo a su lado a nadie que le dijera como Jesús “vive, tu fe tiene que salvarte”.

Así me decía su hermana, mujer de iglesia, creyente, a pesar de todo… “Y esto en un momento en que el P. Francisco estaba empezando a decir que la homosexualidad no es pecado, ni estigma eclesiástico, ni maldición…”. Y lo le dije (a la hermana): “Esto en el momento en que el Papa Francisco estaba empezando a prohibir las terapias de curación de homosexuales”.

Las sinrazones del ‘caso Novell’: sexo, mentiras y audiencias fallidas

 Así le dijo Marta a Jesús en un texto famoso del evangelio: “Si hubieras estado aquí no habría muerto mi hermano”.   Retomando esas palabras, me comentó la hermana de X.X., llorando, la muerte de su hermano. No hubo a su lado nadie que dijera de verdad a su hermano “vive, tu fe salvará”.

Su hermano, cristiano eclesiástico de institución famosa,  se sometió a prácticas de curación de homosexuales, pero angustiado, impotente, con el miedo del infierno y el estigma de la homosexualidad, terminó diciéndole Jesús “espérame, necesito que al menos tú me quieras”, y con el crucifijo en una mano y el arma en la otra, pensó que no tenía más opción que suicidarse.

Conozco dos casos más, pero éste es el que más me ha impactado por más reciente, de un hombre conocido, gran profesional, miembro de una fuerte institución eclesiástica… un hombre que se sintió obligado a confesar su homosexualidad, siguiendo terapias de curación dudosa, muy poco evangélica, apoyadas por obispos e instituciones importantes: “Ya verás lo bien que te vas a sentir cuando te curen… Llevarás con dignidad tu celibato, podrás optar por lo que quieras en la Iglesia”.

              Pero él no era hombre para esas terapias, que debilitaron su cuerpo, apagaron su espíritu y le llenaron de inmensos escrúpulos de pecado… sin capacidad de salir del laberinto demoníaco en que le habían introducido. Al final no tuvo ánimo, ni siquiera para decírselo a su querida hermana, sólo el deseo de acabar y de que Jesús le acogiera en su cruz, por la muerte, entendida como un sacrificio.

Así me decía su hermana, mujer de iglesia, creyente, a pesar de todo… “Y esto en un momento en que el P. Francisco estaba empezando a decir que la homosexualidad no es pecado, ni estigma eclesiástico, ni maldición…”. Y lo le dije (a la hermana): “Esto en el momento en que el Papa Francisco estaba empezando a prohibir las terapias de curación de homosexuales”.

X.X se mató porque no hubo a su lado ninguno como Jesús

               No hubo nadie que le dijera de verdad, con autoridad de evangelio: No tengas miedo de vivir, cree en el Dios que te ha creado, el Dios de tus entrañas de personas, cree en el Dios de Jesús. No tuvo la suerte de encontrar personas, que se lo pudieran decir, hombres creíbles como Jesús.

También a mí me saltaron las lágrimas y le dije a su hermana.  “Ciertamente, hay obispos que apoyan las terapias de curación homosexual… Hay instituciones que te pueden someter a un lavado de cerebro y a un debilitamiento del cuerpo y de los sentimientos… Pero eso no son Jesús, esos no son la iglesia, son un tipo de institución malsana”.

Ciertamente, hay obispos que apoyan las terapias de curación homosexual… Hay instituciones que te pueden someter a un lavado de cerebro y a un debilitamiento del cuerpo y de los sentimientos… Pero eso no son Jesús, esos no son la iglesia, son un tipo de institución malsana

Tenía que haber habido alguien que le dijeran eso a su hermano. “Deja a un lado a esos obispos, olvídate de los que te dicen que la homosexualidad es un pecado. Sé tú mismo.  Busca a los buenos cristianos, que hay mucho, millones, empezando por el Papa Francisco. Sé tu mismo, empieza a ser cristiano”.

Pero no encontró a su lado a un Jesús que le dijera eso, ni a una institución madura, de médicos o psicólogos que le ayuda a ver, no encontró un grupo cristiano en el que pudiera vivir en libertad de conciencia, en claridad de corazón, en inocencia de amor. Y por eso, pensando que estaba manchado, pensó que no había más remedio que matarse, para encontrarse cara a cara con el Jesús verdadero, tras la muerte.

Pero el verdadero Jesús de Nazaret quería que se hubiera encontrado con hombres y mujeres como él, en este mundo, antes de matarse, verdaderos cristianos, hombres y/o mujeres que le tomaran de la mano, le miraran a los ojos, le tocara el corazón y le dijeran: “Vive, hermano”, ”vivamos”.

No encontró a nadie o no creó a nadie que le dijera eso, porque algunos había, me lo dijo su hermana… Pero estaba muy tocado, no creyó a nadie, pensó que no había remedio en este mundo y se mató una noche a solas, con el corazón ya muerto.

Las cosas son tristes, las circunstancias de la vida son complejas… y los miembros de la Gran Institución en que vivía X. X tampoco eran malos sin más. Algunos podían actuar con buena intención. Pero estaban y están equivocados…, están muy enfermos.

Al final, después de su muerte, no le dieron a X.X. ni la “satisfacción” de reconocer que se había matado por “su causa”, por la causa de una parte de iglesia de “idiotas” (por no decir “malos”) en el sentido radical de la palabras. No dijeron que su muerte había sido un homicidio… No hicieron un examen de conciencia, con petición de perdón,  cambio de vida y cumplimiento de la penitencia. No siguieron el evangelio de Jesús, ni siquiera cumplieron los deseos del Papa Francisco. Dijeron que había muerto de un ataque del corazón, y le enterraron en semi-silencio.

Novell no se ha matado y por eso me alegro. Alguien le ha dicho que la solución no es matarse, sino vivir

No conozco a Xavier Novell, pero dicen que ha andado por ahí con terapias de curación de la homosexualidad propia y ajena. Por lo que ha dicho la prensa, no era hombre para obispo, simplemente “no daba la talla” de humanidad necesaria para animar a un grupo o diócesis de Jesús. Pero la culpa de eso no es suya, sino de aquellos que le hicieron obispo (con nombres y apellidos), que le convirtieron en “convertidor de homosexuales” y encima le dieron una “mitra”.

Eso es para mí lo más triste, lo más pecaminoso. No es pecado de nadie en concreto… sino de una parte de una institución que no ha sabido seguir a Jesús. El “pecado”, la equivocación política   y cristiana consiste en hacer obispo  a una persona como “Novell”, exorcista de falsos demonios, cazador de homosexuales.

El caso de X.X no ha tenido remedio para él, en este mundo, aunque por él (yo me incluyo) algunos hemos llorado y nos hemos comprometido a seguir con más fuerza el camino de la verdad y libertad de Jesucristo… Por el contrario,  caso de X. Novell ha tenido remedio en este mundo. Es un caso triste para la institución.

Triste también por él,  que no ha sabido o podido vivir abiertamente el evangelio,  Pero, dicho eso, es un caso “feliz”, con posible happy end (nunca se sabe el final del final, eso lo tiene que “ganar” por gracia y fidelidad el mismo Xavier y también Silvia, si es que ambos establecen una pareja de vida cristiana, al menos humano).

Por eso, sin conocerla, quiero dar las gracias a Silvia, porque ha sido capaz de hacer con S. Novell algo que nadie había hecho: Invitarle a dejar el episcopado,  que no era para él, en estas condiciones de Iglesia.

Y termino recordado a X.X., con cuya hermana lloré una tarde cuando me contaba su caso. X.X. no tenía que haberse matado, no se habría matado si hubiera encontrado a su nado un cristiano como Jesús, como deberíamos ser tú y yo. Pero de otros, de los que escandalizan a los pequeños (haciéndoles en la angustia y en la muerte) dice Jesús “mejor seria que se colgaran al cuello una piedra de molino y se echaran al mar” (Mc 9, 42; Lc 17, 2; 18, 6).   Otros tendrían que haberse matado, no X.X., otros tienen que dejar su imposición y dureza de cristianismo malsano para que hombres como X. X. vivieran.

General, Iglesia Católica ,

Recordatorio

Las imágenes, fotografías y artículos presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.