Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Argentina’

Una mujer trans fue asesinada de una ráfaga de 20 disparos en Rosario (Argentina)

Miércoles, 13 de enero de 2021

LMXBKRS3BZBFXOVNZYB2DHNDHU Natalia Maldonado, de 24 años

Ocurrió este sábado por la noche. Los investigadores intentan identificar a los sospechosos por el crimen. Otro joven fue herido en el ataque y se encuentra fuera de peligro

Una mujer de trans de 24 años fue asesinada este sábado por la noche en medio de una ráfaga de disparos realizada por al menos tres hombres que iban a bordo de un vehículo en la localidad de Granadero Baigorria, en Rosario. Por estas horas, los investigadores intentan identificar a los autores del crimen. Además de la mujer, en el ataque fue herido un hombre que tuvo que ser trasladado a un hospital de la zona y se encuentra fuera de peligro.

El violento episodio tuvo lugar en la calle Montevideo al 1300, cuando Natalia Maldonado se encontraba junto a un grupo de personas conversando sobre la vereda. En ese momento, al menos tres hombres a bordo de un vehículo les dispararon en más de 20 oportunidades.

Tras el ataque, Maldonado, quien según testigos vivía en el barrio de La Paz y se desempeñaba como trabajadora sexual, cayó al piso de un balazo en el pecho y en otras zonas del cuerpo mientras que los sospechosos se escaparon. Los testigos dieron aviso al 911 y Maldonado fue trasladada al Hospital Eva Perón, donde al poco tiempo de ingresar, falleció.

Además, otro de los jóvenes que estaba con ella, identificado como R.F., de 20 años, resultó herido de un disparo en una de sus piernas, pero fue asistido en el centro asistencial y hasta este mediodía se encontraba fuera de peligro.

En la causa intervino el fiscal de turno de la Unidad de Homicidios Dolosos, Adrián Spelta, quien ordenó la intervención del Gabinete Criminalístico para que realizara el relevamiento de la escena del crimen, donde se secuestraron más de 20 vainas servidas que fueron enviadas a analizar para determinar su calibre, agregaron las fuentes.

Además, a pocas cuadras del lugar se halló un auto de características similares al que había participado en el ataque, de acuerdo a las indicaciones de los testigos, por lo que Spelta solicitó el decomiso del vehículo y hasta esta mañana aguardaba los resultados de las pericias.

El auto, según informaron a Infobae fuentes de la investigación, contaba con orificios de disparos de arma de fuego. Ante esto, el fiscal Spelta ordenó un dermotest a la víctima y al otro herido: sospechan que pudo haber ocurrido un enfrentamiento, pero aún no está corroborado. Los investigadores tienen que determinar si los orificios son recientes o de vieja data.

En Rosario la violencia no da tregua. En las últimas semanas se conocieron una serie de crímenes escalofriantes. Todo comenzó cuando un indigente que revolvía la basura de un contenedor de la calle Lituania al 5600 en el barrio Saladillo de Rosario se encontró con una escena macabra: dos cabezas y dos brazos dentro de una bolsa de consorcio, envueltas en film, en tres paquetes distintos. Luego, a pocas cuadras, en otro contenedor los investigadores se encontraron una pierna derecha y otra izquierda. Minutos después, a seis cuadras de distancia, hallaron más restos humanos: una pierna izquierda, otra derecha y lo que aparentemente era el fragmento de un brazo.

Fuente Infobae

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

Brutal asesinato de una abogada lesbiana pionera del matrimonio igualitario: la encontraron degollada en su casa de La Plata

Miércoles, 30 de diciembre de 2020

20201227_190556-606x1024Se trata de Verónica Dessio, que tras una demanda judicial en 2010 había logrado autorización de un tribunal para casarse con su pareja antes de la sanción de la Ley. La Justicia ahora investiga si se trató de un femicidio

El miércoles 23 por la noche (algunas hipótesis indican que podría haber sido el jueves de madrugafa) la abogada y activista lesbiana Verónica Dessio, de 49 años, fue apuñalada hasta su muerte. Tenía un corte profundo en el cuello y heridas de arma blanca en el cuerpo. Carolina Pérez encontró a quien ahora es su ex pareja pero también, su amiga, en medio de un charco de sangre. La Justicia investiga ahora si se trató de un femicidio.

Según declaró ante la fiscal Ana Medina, de la UFI nro.1 –que lleva adelante el caso– la puerta de entrada no estaba forzada y en la casa no faltaba ningún objeto. En el quincho, además, tampoco se encontró el arma blanca que se utilizó para cometer el asesinato.Por otra parte, un vocero policial indicó que “los peritos que trabajaron en el lugar vieron que la propiedad de un vecino posee cámaras de seguridad, por lo que se pidió la filmación para su análisis”.

Ellas vivían en dos casas separadas en un mismo terreno sobre calle 5 bis, en las afueras de la ciudad, y compartían la tenencia de su hijo, de ocho años.

Activista lesbiana feminista, Verónica Dessio, de 49 años,  era una referencia ineludible en el ámbito jurídico de La Plata. Y es que además de su compromiso militante, esta abogada trabajaba desde hace décadas en la sede del Poder judicial, en la Mesa de Entradas de la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires allí donde funciona la Suprema Corte de Justicia bonaerense. Esas mismas escaleras por las que Verónica subía cada mañana, se transformaron en escenario para una amplia convocatoria que se realizó hoy a partir de las dos de la tarde para exigir el esclarecimiento del crimen. Llevada adelante por familiares, amigxs, compañerxs de trabajo y organizaciones sindicales, las consignas fueron #JusticiaporVeronica y #NiUnaMenos.

“Un papel no nos va a cambiar en lo cotidiano pero nos dará un lugar jurídico y nos garantizará derechos como a cualquier matrimonio”, le dijo Verónica a Clarín en mayo de 2010. Por entonces, ella y su pareja, Carolina López impulsaron un amparo ante el Tribunal Oral en lo Criminal II de La Plata para que el registro civil les permitiera tomar un turno para unirse en matrimonio. Esta situación, inédita hasta entonces, convirtió el casamiento de Verónica y Carolina en el primero de la comunidad LGTBI+ en la provincia de Buenos Aires, poco antes de la sanción del matrimonio igualitario en nuestro país.

P5QAOCLO45CZRHZYM7MKA55ASM

Después de nueve años de relación, Verónica Dessio y Carolina Pérez se casaron en junio de 2010 en La Plata y fueron el primer matrimonio entre mujeres en un Registro Civil bonaerense (Télam)

Este crimen muestra el reverso de la lucha por derechos. El asesinato pone en escena, una vez más, la deuda que tiene el poder judicial en cuanto a la necesaria incorporación de una perspectiva de género que atraviese tanto a los procesos como a quienes los llevan adelante. Y es que invisibilizar las asimetrías de poder inhibe la posibilidad de hacer justicia.

Sus compañerxs realizaron un acto para exigir justicia por lo que denuncian fue un crimen de odio. Mientras los investigadores buscan nuevos testigos y pistas que conduzcan a una hipótesis sobre la autoría del crimen, distintas entidades que representan a trabajadores del Poder Judicial se expresaron para pedir Justicia por la víctima. “Repudiamos el violento asesinato de la compañera judicial Verónica Dessio y nos sumamos al pedido de justicia. Nos solidarizamos con sus familiares, amigues y seres queridos”, publicaron en un comunicado en sus redes sociales desde la Departamental La Plata de la Asociación Judicial Bonaerense. “En medio de la conmoción por el terrible asesinato de la trabajadora judicial Verónica Dessio, nos solidarizamos con su familia y con todos sus seres queridos”, indicaron desde la organización Judiciales De Pie. “Exigimos el esclarecimiento de este terrible crimen. ¡Que su muerte no quede impune!”.

Desde la Secretaría de Género de la Asociación Judicial Bonaerense, Débora Bertone alertó sobre la posibilidad de que se trate de un crimen de odio. “Los avances en la investigación descartan un robo. Entonces la primera pregunta que aparece es por qué la mataron. La violencia del crimen no solo da lugar a un posible femicidio sino además, a un crimen odiante. Por eso ahora más que nunca reinvidicamos su compromiso LGTBI+, su feminismo, su lucha para que la justicia no fuera un espacio cerrado y patriarcal” .

También se expresó en ese sentido la agrupación La Celeste: “Tanto las causas como las o los autores de este hecho aberrante que nos conmociona a todos y todas, se encuentran bajo investigación. Exigimos el completo esclarecimiento de las circunstancias del caso y el castigo a los o las responsables”. Y agregaron: “Hacemos llegar nuestras condolencias en este momento tan doloroso a sus familiares y a sus compañeros y compañeras más cercanos”.

Valeria Ríos es amiga de Verónica. La conoció cuando empezó a trabajar en el poder judicial hace 13 años. Compartían oficina, tareas y cotidianidad. Actualmente, Verónica trabajaba en la Mesa de Entradas pero el cambio de sector no alteró el vínculo. “Ella era la voz autorizada cada vez que había que tratar un tema de derechos de mujeres o disidencias. Ella ponía el cuerpo en esa militancia, como se evidenció cuando se casó, adelantándose a la sanción del matrimonio igualitario”. Y agregó: “Nosotrxs somos trabajadorxs judiciales. Por eso más que nunca necesitamos y exigimos una respuesta que llegue con celeridad para el esclarecimiento del asesinato, un proceso judicial que no revictimice a la víctima y sentencias ejemplares pensadas con perspectiva de género”.

Fuente Infobae

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

La Navidad de las travas: a sala de hombres por no tener documento

Sábado, 26 de diciembre de 2020

00B6E0BC-717F-40C5-A2E1-1037F7120884Por Alma Fernández

Cuando llegué a Buenos Aires, llegué como todas. “Pobre marica de catorce años y soñadora”, me dijo. “¿Quién te paró aquí? ¿Cómo te llamás? ¿Vos sabés quién manda aquí? ¿Por qué viniste a Flores? ¿De dónde sos? ¿Vos sabés que aquí se paga la plaza?”

– Me llamo Alma, soy tucumana, me trajo la Débora Britos, yo no pago plaza- contesté.

Nos empujamos a los gritos con tironeo de cabellos, cachetazos, patrullero, sin documentos las dos a la comisaría y que no se diga más nada y calladitas.

Lo que se vino después fueron hermosos días de cumbia y copeteo entre clientes, robos y delincuencia para sobrevivir y ser felices también.

Carla Saracho, alias “Carlita de Flores” –tal como figuraba en las actas contravencionales de la comisaría– era de Mariano Acosta, localidad de Merlo, de mamá paraguaya y papá chaqueño. Habían llegado en el año `97 desde Paraguay corridos por el hambre y las ganas de salir adelante. El padre realizaba trabajos de albañilería, hasta que en el año 2000 tuvo un accidente. Desde entonces la mamá de Carlita trabajó todos los días por ella y sus hermanitos, que eran cinco en total. Carlita era una de las mayores en su casa y, como en toda familia atravesada por la necesidad, los hijos más grandes tienen que ver por el bienestar de los más chiquitos.

Así como si nada nada te toca crecer y empezar a tener responsabilidades. Qué invisibles, crueles, hasta violentos pueden ser el capitalismo y este sistema binario que tanto nos flagelan pretendiendo invisibilizar algo que jamás se podrá tapar. Tan arraigada está la cultura heterosexual a la institución familiar que vuelve ciegos de odio a nuestros padres, hermanos y parientes.

Carlita, no fuiste la excepción. Arrojada a los quince años de tu casa, a causa de la ignorancia y las desigualdades de las clases sociales, por el simple hecho de ser diferente, el único camino que elegiste fue el mismo que elegimos todas: prostituirte. Noche, drogas y alcohol, momentos de clientes mal disfrazados de Romeos. Siempre decíamos que esos no eran príncipes, esos eran ratitas, porque ni a ratas llegaban. Cuántas navidades paradas prostituyéndonos a las doce de la noche en la zona roja, cuántas travestis al igual que nosotras andan caminando solas por la zona como si fuera cualquier otro día, buscando algo para olvidar y desear que ese día se pase rápido, al mismo tiempo que en las casas de la ciudad todo el mundo se abraza, sonríe y festeja. Esos momentos también nos los merecemos, yo lo creo y también lo sueño.

  Fue unos días después de Navidad en la ribera de Quilmes cuando descubriste que se venía la noche. Los días que siguieron fueron ir al médico que inmediatamente te dio tu tratamiento. Lo tomabas siempre. El problema fue pagar el lugar donde vivías y esa mujer maldita que te veía temblar y no le importaba. Esa fiebre maldita que te ardía por todas las espaldas, que tan bien disimulabas como que no tenías nada, para que las otras trans no dijeran: “está picada”, “el bicho” o “estás muy flaca”. El problema fueron los clientes y la droga que traían en sus bolsillos, porque hasta esa suerte tenía la marica: mucho Chongo, mucho chongo con droga.

Había comenzado el otoño, al igual que las hojas secas vos te estabas secando. Bajar tan rápido de peso se nota y más en la mirada maliciosa de las maricas. Fuimos al Muñiz, no había cama en la sala de hombres, había una en sala de mujeres pero como no tenías hecho el cambio registral en el documento no podías entrar, porque “las otras internas se quejan”. Eso nos dijeron.

Esa semana fue todo muy duro. Teníamos que pagar la quincena del hotel y todo lo que necesitabas para curarte. No me iba a conformar con verte padecer triste y apagada, con esos ojos intentando sobrevivir, incluso a esto. Recorrer la zona roja buscando colaboración en esas amigas que tanto querías y que tan ausentes estuvieron a la hora de tu ocaso.

 Necesitábamos juntar 800 pesos para gastos en materiales descartables, para que te puedan atender. Moví cielo y tierra para poder juntarlos. Salí a trabajar un lunes, llegué a 200. Salí un martes, llegue a 500. El miércoles con todas las pilas, apenas llego a la zona, la brigada de investigaciones me manda a la fiscalía por no tener documentos. Te voy a ver un jueves, yo vestida de prostituta, y vos agonizando sola en una punta de la sala, al lado de un baño húmedo que tenía las ventanas rotas por donde entraba un viento que no te hacía bien. Pero claro, eso no le importaba a nadie. Total somos putos, nacimos para sufrir.

 Llego a mi casa a alistarme para bajar a la parada tempranito. Salgo del baño a la pieza y del lado de afuera siento tus pasos, esos pasos molestos y cortamambos que tenías cuando arrastrabas los pies.  Eso me pareció tan habitual que fui corriendo a abrir la puerta pensando que estabas vos. No había nadie. “Qué tonta soy”, pensé, “me confundí, cierto que la Carlita está internada”, dije y seguí en lo mío.

Esa  noche fue un éxito: junté para todo lo que te hacía falta. Salí corriendo, me tomé un taxi, me fui sin dormir para poder hablar con el medico que te atendía. Cuando llegué la cama estaba vacía y tus cosas amontonadas en un rincón. Justo en el momento en que junté para todo lo que te hacía falta, pero no llegué, nunca me lo perdoné. Yo tenía que haber llegado a tiempo.

Lo que vino después fue tristeza, y las mismas travestis diciéndome: “la vida sigue, no llores, no muestres debilidad, ya se te va pasar”. El mismo silencio reflejado en mis pares es el que escuché de una sociedad que históricamente no habla de nosotras, invisibilizándonos hasta en el trato cotidiano, agrediéndonos con palabras cargadas de odio y silencio, que el colectivo travesti y trans tanto supo resignificar –y lo seguirá haciendo.

¿Cómo no hablar de violencia, si de violencia hablamos todos los días? De violencia hablamos, claro que sí, desde nuestras palabras agresivas, cargadas de odios y represión, que nunca sintieron un poco de amor de parte de las personas y de la sociedad. De violencia hablamos todos los días, para que no nos sigan matando, para que esos calabozos que tanto nos desean no nos sigan llamando. De violencia hablamos hoy y todos los días hasta que logremos una sociedad más justa e igualitaria para todas. De violencia hablo, hoy y todos los días hasta que la sociedad entienda que sin oportunidades morimos a los 35 años y sólo el uno por ciento de mi colectivo llega a los sesenta. La prostitución a la que nos empujan es una madama de mal corazón, que va dejando al pasar un tendal de alcohólicas y drogadictas incurables. Cuántas veces con lo único que pudimos pagar un alquiler o llevar un plato de comida a nuestras bocas fue con nuestros cuerpos, fue con nuestras vidas.

Luchar contra un Estado que nos expulsó de todas partes hasta volvernos ilegales, incluso hasta en las prácticas, esas prácticas malditas que lo único que hacen día a día es quitarnos la poca dignidad que nos queda. Matándonos, alejándonos, juzgándonos hasta obligarnos a vivir una vida de represión violenta, inmerecida, innecesaria. Hasta cuándo seguiremos sobreviviendo camaleónicamente para así intentar ser felices, o simplemente vivir, como mi amiga Carla que vivió simplemente para morir olvidada. Recordarla en una Navidad más.

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia. , , ,

Mara Gómez hace historia en Argentina: “A mí el fútbol me salvó la vida”

Martes, 22 de diciembre de 2020

mara-gomez-afpPor Verónica Stewart

El 7 de diciembre de 2020 fue, quizás, el día más importante en la vida de Mara Gómez. Hizo lo que sabe y lo que disfruta, lo que hizo tantas otras veces antes de esa mañana: se puso la camiseta número 7 y tomó su lugar como delantera para jugar a la pelota. Pero éste fue un partido distinto a todos los demás, no solo en su vida sino en la historia del fútbol en la Argentina. Fue el día en el que Mara se convirtió en la primera mujer  trans en jugar en la primera categoría de fútbol profesional en Argentina.

Cuando se le pregunta a unx jugadorx de fútbol que llega a la máxima categoría si alguna vez se hubiera imaginado pisar una cancha como profesional, la respuesta es siempre que no, que es un sueño hecho realidad. Para Mara, imaginarse ese escenario era doblemente difícil: implicaba no sólo pensar en la posibilidad de ser profesional, sino la de jugar en la categoría correspondiente a su género autopercibido, y no al asignado al nacer.

Por eso, el resultado del partido, en el que su equipo Villa San Carlos de Berisso perdió 7-1 contra Lanús, fue anecdótico.Fue muy lindo volver después de tantos meses de no pisar una cancha”, comentó Mara a Presentes. “Y también saber que estaba pasando algo histórico, algo que va a generar un antes y un después. Pero en el momento en el que estaba jugando, solo me enfoqué en jugar”.

El fútbol: primer refugio

Mara empezó a jugar a los 15 años cuando la invitó su vecina, Adriana, a jugar en las canchitas que había frente a su casa, donde se disputaba el torneo barrial. Para Mara, que sufría tanta discriminación que pensaba en matarse, ese gesto pequeño fue inmenso. A mí el fútbol me salvó la vida”, contó Mara. “La pasaba mal por la discriminación que vivía día a día. Terminó siendo una terapia para mí, una contención psicológica”. Sin embargo, también sufrió discriminaciones en la cancha, principalmente porque los equipos rivales la consideraban una desventaja. Pero ella, en sus propias palabras, “jugaba mal. Hay que cambiar las perspectivas que tiene la gente sobre otrxs solo porque son trans”.

A pesar de ser la cancha un espacio de felicidad para Mara, la burocracia detrás de escena no fue fácil. Hasta cumplir los 18 años y, amparada por la Ley de Identidad de Género, hacer el cambio de género en el documento, no solo no pudo empezar el camino hacia jugar profesionalmente, sino que algunos equipos la excluían y la discriminaban por ser trans. Una vez respaldada por la ley, Mara pasó por varios equipos y ligas hasta que, luego de ser bicampeona con el club Las Malvinas en la Liga Amateur Platense, se unió a Villa San Carlos en primera.

Además de hacerse los estudios médicos de rutina que le corresponden a cualquier jugadora, Mara tuvo que dar cuenta de su nivel de testosterona el cual, según el COI, debe ser inferior a 10 nanogramos por mililitro en sangre para todos los deportes de alto rendimiento. Mara contó a Presentes que “con la AFA, tuvimos el mejor trato, cosa que no esperábamos. Tiene que ver con que hay una Ley de Identidad de Género que me avala y me protege, me ampara a nivel Estado. Gracias a esa ley, hoy puedo estar en la máxima categoría”, agregó.

Por su parte, Lorena Berdula, representante no hegemónica de Mara, señaló que deberá hacerse el test de testosterona en sangre cada vez que comience el campeonato. “Si bien es una mirada biologicista y una condición totalmente patriarcal, pensamos que de algún modo hay que comenzar a dialogar con estas instituciones que también son patriarcales”, explicó a Presentes. “La idea es que vayamos superando esto para dialogar con la Conmebol cuando le toque jugar y con la FIFA si es convocada para la selección, y así poder desbinarizar estos reglamentos no solamente deportivos sino institucionales”.

El camino hacia la igualdad

La inclusión de Mara en primera categoría se trata, sin dudas, de un momento bisagra en el deporte. A pesar de ser el fútbol el deporte más popular en la Argentina, su práctica profesional sigue siendo privilegio de los varones cis. Mientras que los jugadores de primera división en la categoría masculina ganan un sueldo promedio de $80.000, en la que algunos jugadores cobran más de $300.000, todas las jugadoras de fútbol profesionales en la Argentina tienen otros trabajos para mantenerse, ya que el sueldo promedio para ellas es de $20.250.

Así, mientras que los críticos de la inclusión de Mara al fútbol profesional femenino alegaban que su participación implicaría una desventaja injusta en la cancha por la fuerza asociada a la biología masculina, la lectura de Mara es diferente. “Yo estuve adentro de la cancha el otro día y nos ganaron igual”, dice. Continúa explicando que las normativas de aquellos torneos mixtos donde los hombres no pueden rematar al arco si hay una mujer atajando tienen que ver con que “el hombre estuvo más años jugando al fútbol. Es una forma de dar paridad”.

La inclusión en los deportes, por lo tanto, pareciera tener todo que ver con recursos invertidos y poco con hormonas. “Hay que desbinarizar los deportes para desbinarizar los diferentes ámbitos sociales”, dice Mara a Presentes. “Tenemos que romper con que los hombres tienen que jugar al fútbol, ellos pueden bailar ballet y las mujeres jugar al fútbol. El deporte no tiene ni género ni sexo. El deporte es un deporte. El fútbol es fútbol, y la gente que tiene pasión por eso tiene que tener el derecho de practicarlo libremente sin discriminación.”

Fuente Agencia Presentes

General, Historia LGTBI , , , , , ,

Claudia Vásquez Haro, primera mujer trans en doctorarse en una universidad pública argentina

Jueves, 17 de diciembre de 2020

claudia-portada-1Claudia Vásquez Haro se convirtió en la primera femineidad trans/travesti en doctorarse en una universidad pública de Argentina. El 11 de diciembre en la Facultad de Periodismo de la Universidad Nacional de La Plata recibió el título de Doctora en Comunicación tras la defensa de una tesis sobre “Identidades Golondrinas desde una Epistemología del Despojo”. La activista de Otrans analizó las prácticas político-comunicacionales de las feminidades travestis y trans migrantes peruanas en La Plata, donde vive. En este perfil realizado para el aniversario de esa ciudad, la historia de Claudia y el rol crucial de la Facultad de Periodismo en su formación y activismos.

Por María Eugenia Ludueña para Acá Está La Plata/0221*

Fotos: Facebook de Claudia Vásquez Haro y Archivo Presentes/Ariel Gutraich

Claudia Vásquez Haro llegó a La Plata el 5 de noviembre de 2000, después de aterrizar en Ezeiza en un vuelo que había salido de Lima, Perú. Su hermana Laly, la mayor de seis hermanxs, la esperaba aquel día en el aeropuerto con un bolso con ropa. Claudia tenía 26 años y después de abrazarse fuerte con Laly lo primero que hizo fue entrar al baño del aeropuerto y cambiarse.

Con la liviandad y determinación de quien ha decidido pegar un salto, se quitó el equipo deportivo y suelto que había usado durante el viaje y se puso una remerita negra de gasa y un pantalón de vestir beige. Después se subió a unos zapatos con taco alto, con cierta sensación de elevarse también unos centímetros por encima de la vida y empezar una existencia -que en rigor ya había empezado- donde pudiera ser plenamente Claudia. Con la fantasía de vivir con libertad su identidad de género, se repetía: “Acá nadie me conoce. Acá voy a hacer la mía. No tengo que pedir permiso, va a ser más fácil”.

Muchos años después, en otro aeropuerto, tendrá otra revelación, otro tránsito: la autopercepción platense.

Vine motivada por mi hermana. Siempre fue para mí una segunda madre. Hacía mucho me venía diciendo que en Argentina la educación era pública y gratuita, y que había más apertura a los temas de género. Llegué con la idea de concretar mi deseo y de estudiar como Claudia —dice con un suave acento peruano.

Era una adolescente cuando su hermana Laly dejó la casa familiar en Trujillo para venirse a La Plata a cursar la carrera de enfermería. Claudia desde los 13 años usaba tacos y pelucas, y tenía una expresión de género femenina.

Yo sabía que La Plata era un lugar estratégico para estudiar. No como en la Capital, donde la UBA queda perdida. Acá la universidad es eje central de la vida urbana. Y creo que la construcción de la identidad platense es pluridiversa en todo sentido.

DOCTORA-EN-COMUNICACION-730x365Hace 20 años su hermana Laly vivía en Villa Argüello, y hacia ahí enfilaron desde Ezeiza. Una villa de peruanos -recuerda Claudia- en el borde de la ciudad, donde  un amigo de sus hermanxs, también llegado de Perú, le había prestado un terreno a Laly y la familia había levantado una casilla. En La Plata la comunidad migrante peruana es la tercera más numerosa, después de la boliviana y la paraguaya.

El primer oficio de Claudia fue el que aprendió en Perú, donde peinaba a reinas de belleza y era experta en colorimetría. Empezó cortándoles el pelo a los contactos de su hermana y en pocos meses se convirtió en la peluquera más famosa del barrio José Luis Cabezas, en el límite entre Berisso y Ensenada.

Pero en esos primeros tiempos, mientras Argentina entraba en una grave crisis política y económica, Claudia hacía lo que podía: limpiar casas, cuidar a personas mayores. No había mucha plata para cortarse el pelo y ella cambiaba sus manos de tijera por bolsas de arroz.

Se maquillaba poco y aunque siempre le gustó estar superarreglada y coqueta, se vestía sencilla. No quería llamar la atención.

A veces se hacía pasar por la madre de su sobrino Francis, para que su identidad travesti no la hiciera quedarse fuera de una oportunidad laboral. Después consiguió empleo en dos peluquerías grandes de la ciudad: “Supercortes” y “Pelomanía”. Con parte de lo que ganaba seguía estudiando. Durante dos años cursó en la Cámara de Peluqueros y Peinadores de La Plata todo lo que podía y también en la Escuela de Formación Profesional de la calle 59: oratoria, recursos humanos, protocolo y ceremonial.

De chica fue una persona estudiosa y aplicada, con sed de aprender. Pero en Trujillo iba a una escuela centenaria para varones y a los 12 le sugirieron a su madre que era mejor que se retirara. Se cambió de colegio. Su padre igual la retaba si no sacaba las mejores notas. Más tarde se instalaría con él un silencio de 12 años.

Claudia salía de clases y pasaba por la peluquería de Omar, un amigo que le enseñaba el oficio y le prometía: “Esto te va a dar un plato de comida”.

Al terminar la secundaria, con diploma de excelencia por sus notas, Claudia probó un par de carreras pero ninguna la convenció. Mientras tanto, cortar, peinar y teñir le daba un sustento y luego un nombre. En una competencia de peluquería ganó el primer lugar y se hizo conocida. Pero no era fácil ser una persona con identidad travesti en los 90 en Trujillo. Tenía 18 años cuando decidió por primera vez mudarse, y con ayuda materna abrió su propio salón de belleza en Cajamarca, donde llegaron a trabajar 10 personas bajo su mando.

Siempre fui migrando —dice.

Cuando Claudia llegó a la Argentina, no se habían aprobado aún ni la ley de Matrimonio Igualitario (2010) ni la de Identidad de Género (2012). Pero acá sí podía vivir su identidad.

Uno de sus primeros gestos políticos en la adolescencia fue delinearse las cejas de manera permanente. Fue su modo de resistir: cada vez que detenían a las jóvenes trans en las calles de Trujillo por el solo hecho de ir maquilladas, la policía les arrojaba agua en la cara, como si la identidad fuera algo que se quita y pone. Así que un día a Claudia se le ocurrió que si se tatuaba las cejas, cuando le tiraran agua iban a seguir ahí, incólumes y desafiantes a cualquier represión.

En La Plata el clima parecía distinto. Hasta que la llevaron detenida.

No me olvido más: íbamos por calle 7 con Romina, una amiga trava. Estábamos comprando ropa, regias nosotras, con nuestros bolsos, cuando la policía nos pidió documentos.

“¿Qué hemos hecho?”, preguntó con acento peruano. El policía le respondió con un golpe que la dejó en el piso.

—Estaba asustada, no sabía de los códigos de faltas. Nos trataban en masculino y terminamos en la comisaría.

Romina, más experimentada, demostraba que no tenía miedo y los policías le respondieron con dos cachetadas: “No se vistan como mujeres, ustedes son hombres. Lo dice el edicto. No pueden andar por la calle”.

Las llevaron a la comisaría primera y luego a la novena, la misma donde mataron y desaparecieron a Miguel Bru, un alumno de periodismo de la misma facultad donde después estudió Claudia.

A Romina la hicieron quitarse la ropa y desfilar desnuda. Claudia pensaba: “Ahora se van a burlar de mí porque tengo todo relleno con push up…”.

Al final labraron un acta. Nos pusieron lo que quisieron. Nos armaron una causa diciendo que les habíamos faltado el respeto. Nos mandaron a la jueza y la jueza nos castigó. Fue tan injusto

La palabra injusto quedó resonando en su mente y en el cuerpo. Era tan presente la sensación de que eso les estaba pasando a otras que Claudia intentaba buscar explicaciones. Mientras seguía trabajando de peluquera, se anotó en la Facultad de Periodismo.

Fui a buscar las respuestas a mis preguntas.

claudia-otrans-En 2005 en la facultad (entonces en 4, entre 43 y 44) conoció a Lohana Berkins y a Marlene Wayar, activistas travestis. Habían ido a presentar el libro La gesta del nombre propio. Ese encuentro fue clave. Al finalizar la charla, Claudia compró el texto.

Publicado por la editorial de las Madres de Plaza de Mayo, coordinado por Lohana y Josefina Fernández y con prólogo de Diana Maffia, se trata de una investigación colectiva realizada por activistas travestis y trans, investigadoras y feministas, que recoge y analiza datos sobre la violencia estructural que padecen las personas travestis y trans: una de las tantas es el abuso policial.

Claudia lo terminó esa misma noche, en tres horas.

Nunca había tenido tantas ganas de leer algo. ¡Nunca había comprado un libro de travestis! Me partió la cabeza. Lo que me pasaba a mí nos pasaba a todas. Fue un despertar. Decir: “No estoy sola, hay otras compañeras luchando y con más experiencia”.

Claudia ya se había acercado al activismo desde su identidad migrante, porque unos años antes conoció a la referenta Lourdes Rivadaneyra cuando se presentaba una nueva ley migratoria. Pero entrar en la facultad y conocer a Marlene y a Lohana representó el gran salto en conciencia y política. Un modo de relacionarse con otrxs y con el territorio platense desde una perspectiva nueva. Porque fue también en 2005, en las aulas de Periodismo, cuando escuchó a Flavio Rapisardi y a Raúl Zaffaroni hablando de diversidad sexual.

Fue entender que todo lo que nos ocurría a las travas era producto de otras cosas. Yo me tenía que cuidar por los edictos y por la ley migratoria. Una vez me estaban por deportar tras salir a defender a una compañera. Y me tuve que casar con la hermana de una amiga para que no me echaran. No me quería ir. Había armado mi circuito de amigues y militancia.

En esos días Claudia trabajaba por la mañana y a la tarde se iba a cursar. Cada tanto, la policía intentaba detenerla en alguna calle de la ciudad pero ella ya no sentía miedo. Les recitaba los principios de Yogyakarta sobre la aplicación de la legislación internacional de derechos humanos en torno a la orientación sexual y la identidad de género.

Entré a la universidad y me apropié de ese espacio. Mis profesores estaban contentos, yo participaba en las clases. La facultad me abrió la cabeza. Fue mi primera trinchera en La Plata.

Después de años de trabajar en “Pelomanía” y “Supercortes” logró hacerse una clientela. A esa altura vivía en una casa en 116, entre 35 y 36, que le habían pedido que cuidara porque estaba en sucesión. Y ahí fue armando su saloncito de belleza. Quería terminar rápido la carrera: dejó de trabajar en relación de dependencia y se sostuvo con sus clientas. Estudiaba periodismo de lunes a jueves y atendía viernes, sábado y domingo.

Soy organizada desde chica. Para no caer en el piso hay que armar un colchoncito, así no duele. Y esto sirve para la vida, el amor y cualquier cosa que encares.

Dice con orgullo que a esa casa fue Lohana. Y Lohana quería que todas las travas fueran a la universidad. Claudia se recibió en 2012. Años antes Jorge Jaunarena, secretario de Derechos Humanos de la facultad y miembro de la Asociación Miguel Bru le había propuesto participar más en el área, desde la diversidad sexual. Y cuando Claudia tuvo el título bajo el brazo le ofreció sumarse a la secretaría y coordinar algunas clases de géneros, tema del que se hablaba poco y nada.

claudia-adentro-2Enseguida asumió como decana Florencia Saintout y Claudia siguió desplegando una labor académica mientras se abría a otro tipo de militancia.

En 2008, junto a otra compañera trans, Nicole González Beamonte (conocida en las redes como La Rubia Peronista), armó la primera organización trans de La Plata: Juntas por la Dignidad. Escribieron sus nombres en papelitos y así sortearon quién sería la presidenta y quién la vice. Después se fueron a recorrer La Plata, a buscar travestis y trans. Caminaban por las noches en zonas estratégicas: calle 1, la diagonal. Repartieron preservativos a unas 200 chicas travestis y trans.

“¿Vos no te prostituís?”, le preguntaban a Claudia.

“No. Yo soy peluquera: les puedo cortar el pelo, chicas”, ofrecía, para atraerlas a la militancia­. Insistía: “Tenemos que reunirnos para reclamar por nuestros derechos”.

Yo era la loca y ellas no daban ni pelota, se burlaban.

Claudia y Nicole (que entonces trabajaba en la Secretaría de DDHH) querían armar algo, invitarlas a una reunión. Fantaseaban: ¿a cuántas habrían podido interpelar en esas caminatas? “Con que vengan 20, hacemos historia”, se respondían. Pero llegó el día de la reunión y no fue ni una sola travesti.

En 2008 la Facultad de Periodismo de la UNLP otorgó un reconocimiento pionero a la identidad de género: fue la primera universidad pública de América Latina en reconocer la identidad autopercibida de sus estudiantes.

Las travas que intentaban sobrevivir en las calles -por falta de acceso a otro trabajo- se enteraron. Claudia jugaba al vóley con algunas, las peruanas, los fines de semana. Lleva más de 12 años jugando al vóley con ellas.

“¡Así que ahora en tu facultad te consideran mujer, nena! ¡Te felicito!”, le decían.

Cuando esas mismas travas sufrieron una detención violenta y arbitraria por parte de la policía, no dudaron en llamarla. Eran alrededor de 20 chicas. Claudia se indignó: se acordó del agua en la cara, de las horas interminables en la comisaría novena de La Plata. Llena de furia e impotencia, convocó a la facultad, a la Asociación Miguel Bru, a la Comisión Provincial por la Memoria. Y consiguió que llegaran los medios.

“Si quieren, hablen ustedes”, las arengó Claudia. “Pero pensemos qué vamos a decir. No nos vayamos por las ramas. Los medios siempre te quieren llevar por otro lado”. Terminó hablando ella con el periodismo.

130227403_10224175969209736_7190635657021786525_n-208x300Para 2011 ya era parte de la rosca y se sumaba a los grupos de trabajo por la ley de Identidad de Género. Se aprobó en mayo de 2012. Y la presidenta Cristina Fernández de Kirchner entregó los primeros DNI con los nombres cambiados en la Casa Rosada, en julio de 2012: convocó a trans y travestis y ahí estaba, entre otras, Diana Sacayán, la impulsora del cupo laboral travesti trans que fue asesinada en 2015. (Y estaba Claudia, invitada por su militancia pero entonces aún sin su documento argentino: lo obtuvo en 2014 y fue la primera travesti migrante en recibirlo rectificado).

La ceremonia se transmitió en cadena nacional. La cámara en un momento se posó en Claudia, que reaccionó rápido:

Gracias, Cristina, porque la ley también es para las migrantes —dijo.

Por supuesto, claro que sí. Por la patria grande —le respondió la presidenta.

Las travas de La Plata vieron la escena por la tele. Esa noche, al volver, Claudia se fue a la zona roja y se quedó hablando con muchas. Las convocó a otra reunión.

Esa vez llegaron 100 travestis juntas. ¡A las 4 de la tarde! ¡Algo que no había visto nunca! —se ríe.

Con esa base armó Otrans La Plata, que luego se expandió a Otrans Argentina.

—Construimos en la ciudad una organización territorial con identidad propia, liderada por travestis y trans.

En 2015 Otrans fue la punta de lanza para la Convocatoria Federal Travesti y Trans, con presencia en 18 provincias. Y además lleva adelante una iniciativa de comunicación sin fronteras: Sudaka TLGBI+, una agencia digital de noticias integrada por personas travestis y trans que busca disputar la hegemonía de las voces.

Todo desde La Plata —resalta Claudia, y dice que un día se hartó—: Las travas nos cansamos. No queremos que nos convoquen a una marcha cuando ya está todo plantado. Las travas no somos un adorno. Entonces armamos acá nuestra propia marcha. Es curioso porque Otrans es el resultado de la violencia sistemática de la policía y el poder judicial que criminaliza a las compañeras travestis y trans. Porque donde hay mayor violencia está la otra cara: la resistencia. La Plata es la ciudad de las travas, travestis y trans. Pero los aportes de las migrantes aquí también son claves. Las migrantes han puesto el cuerpo. La mayoría de las trans que estaban en la cárcel eran migrantes. Y ellas son las que murieron en el macrismo. Hicimos un informe que dice que el 90 por ciento de travestis y trans privadas de su libertad en provincia de Buenos Aires son migrantes. ¿Por qué? Porque sabemos que la justicia es patriarcal, racista y xenofóbica. Y no nos olvidemos de que acá está el cordón frutihortícola más grande del país, compuesto por personas bolivianas.

Claudia tiene plena conciencia de que se organizaron en una ciudad emblemática para estos reclamos y por sus luchas estudiantiles y obreras, de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

La otra trinchera fue y sigue siendo el espacio público al aire libre: las calles y las plazas, que adora. Y todos los domingos juega al voley con sus amigas travas en los bosques platenses.

Nada más revolucionario: es una de las prácticas políticas comunicacionales que desplegamos.

Otro de los lugares donde se siente en su hábitat es cuando marcha por las diagonales para reclamar. O, cada tanto, para celebrar.

No hay mejor cosa que marchar por diagonal 74, que va de Plaza Italia a Plaza Moreno. Hay que pasar, eh… delante de esos bares llenos de pakis (heterosexuales) en nuestro recorrido de la Marcha del Orgullo.

Desde aquel vuelo que la trajo de Lima, Claudia tomó muchos aviones como activista trans de La Plata, de Argentina y de América Latina. En 2017 fue elegida para viajar a Ginebra con una misión histórica en la ONU: en nombre de 22 organizaciones de mujeres de la sociedad civil, entregó a la CEDAW (Committee on the Elimination of Discrimination Against Women, comité para la eliminación de la violencia contra las mujeres) un informe-denuncia acerca de la situación de los derechos humanos de travestis y trans en nuestro país.

Profesora de la Facultad donde se recibió, Claudia se ha convertido en una suerte de activista-embajadora de la interseccionalidad de sus identidades: travesti y migrante. En la primera quincena de diciembre defendió su tesis para convertirse en doctora en Comunicación, con una investigación que se centra en ese núcleo duro: “Identidades golondrina desde una epistemología del despojo”. Es un estudio de caso sobre las prácticas político-comunicacionales de las feminidades travestis y trans migrantes peruanas en La Plata.

Claudia no sólo se convierte en la primera femineidad travesti/trans en doctorarse en la universidad pública sino que lo hace con una tesos que aporta a la producción de conocimiento académica travesti/trans, dudando teoría desde los marcos de epistemología en relación al despojo y hace un cruce interseccional de género, raza y migración. Fue dirigida por Florencia Saintout y Adriana Archenti (UNLP) y Verónica González.(UNC) y el jurado (Facundo Ábalo, Silvia Delfino y Juliana Marinez ) la evaluó como sobresaliente.

La pandemia llegó cuando Claudia desplegaba nuevos proyectos en Radio Provincia AM 1270. Los lunes de 21 a 22 hace Sudaka, un programa transfeminista interseccional con perspectiva en derechos humanos, con la agencia de noticias que impulsa (y cumplió un año). Martes y viernes es columnista de cultura en Tarea fina, un magazine de la tarde por la misma emisora.

Desde que empezó el confinamiento, anduvo de acá para allá, pidiendo en las redes sociales desde alimentos hasta máquinas de coser para que sus compañeras trans, algunas privadas de libertad, pudieran hacer barbijos. Las condiciones de vida de estas personas, cuya expectativa de vida en América Latina es de 35 años, ya eran precarias y se agravaron con la pandemia.

Se estima hay unas 300 travestis y trans en La Plata, Berisso y Ensenada, y la mayoría sobrevive en base a la prostitución. Si no salen a la calle, no comen. A cualquier hora salían con Otrans a entregar alimentos o resolver detenciones arbitrarias, porque en teoría travestis y trans rompían el aislamiento cuando en realidad buscaban sobrevivir. En paralelo y junto a organizaciones de todo el país, Claudia siguió militando lo único que puede cambiar las cosas a largo plazo: la inclusión laboral travesti trans.

Teniendo trabajo se puede hacer una cuarentena en casa. Sin trabajo no podemos proyectar una vida en igualdad de condiciones.

Claudia vive sola, “ahí donde termina Barrio Norte y empieza La Loma”, y su casa se fue convirtiendo en centro de acopio de alimentos y ropa. Un centro bautizado Pamela Macedo Panduro:

En memoria de una compañera travesti trans migrante que murió privada de su libertad el 1 de enero de 2017, en la unidad penal de Florencio Varela —explica.

Un día Claudia tuvo que frenar. Pasó una semana volando de fiebre. El termómetro oscilaba entre 40 y 41 grados: tenía covid. Transpiraba tanto que sentía los labios completamente secos y sentía que se le iban a romper los ojos. La pasó muy mal. Sus hermanas enfermeras -Laly, la mayor, y Jessica, la menor- la siguieron de cerca por teléfono y su novio la cuidó.

Haberme contagiado me hizo repensar muchas cosas. Entre ellas, resignificar y poner en valor los lazos de solidaridad. Quienes tuvimos este virus atravesamos momentos de absoluta soledad. Para mí, fue saber que esos lazos estaban más fuertes que nunca. Mi familia de sangre ha sido siempre clave para afrontar la vida y los problemas, y también mi familia trava. Nosotras ya hemos experimentado lo que significa estar confinadas. Y hemos resistido momentos muy difíciles a través de mecanismos que nos han enseñado a organizarnos y nos han dejado una experiencia vital.

Ya hace tiempo que Claudia no se sube a un avión. Pero una de las últimas veces tuvo una especie de revelación. En una escala, volviendo a Argentina, deseó profundamente estar en su casa. En La Plata.

Nací en Perú pero soy platense por adopción. Acá transcurren todos los días de mi vida, en la diversidad de pueblos y culturas que nutren a esta ciudad pluricultural. Así como elegí mi nombre, elegí dónde vivir y dónde proyectar mi vida. Soy travesti, migrante y platense.

*Acá Está La Plata/0221, donde se publicó originalmente este perfil, es un proyecto que despliega diez historias platenses. Editado por Abel Escudero Zadrayec retrata desde la mirada de diez escritorxs a diez personajes de La Plata. La historia de Claudia es una entre estas que viven la ciudad, la atraviesan y la encarnan en sus vidas.

Agencia Presentes informa que Todos nuestros contenidos son de acceso libre. Para seguir haciendo un periodismo independiente, inclusivo y riguroso necesitamos tu ayuda.  Podés colaborar aquí.

Fuente Agencia Presentes

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , ,

Red Iberoamericana de Educación LGBTI organiza su Primer Encuentro Internacional sobre Docencia Trans

Miércoles, 2 de diciembre de 2020

En48EHOXMAIYQsFSe trata del tercer cónclave sobre educación convocado  por la Red. El evento contó con las participaciones del Experto Independiente sobre orientación sexual e identidad de género de Naciones Unidas, Víctor Madrigal-Borloz, de la Diputada de Cáceres, Amelia Molero Fragoso, de la relatora de la CIDH, Flávia Piovesan, entre otros/as.

Red Iberoamericana de Educación LGBTI, de la cual forma parte el Movilh organizó entre el jueves pasado y el sábado 28 el Primer Encuentro Internacional sobre Docencia Trans, contando con la participación de académicos/as, activistas y autoridades diversos países de América Latina y España.

El cónclave tuvo entre sus fines debatir “sobre la articulación de docentes trans como motor de cambio en el contexto educativo y como referente positivo y visible para niños, niñas y adolescentes LGBTI”, así como “la puesta en común de buenas experiencias de docentes trans, visibilizándoles como herramienta de cambio y sensibilización”.

Financiado por la Diputación de Cáceres, el cónclave es el tercero de “Actorías sobre Educación y Diversidad Sexual y de Género que organiza la RIE, referente integrado por Diversidad y Derechos (Argentina)Colombia Diversa (Colombia), Colectivo Trans del Uruguay (CTU), Fundación Igualdad LGBT (Bolivia),Fundación Triángulo (España)Instituto Brasileiro Trans de Educação (Brasil), Movilh (Chile) y Promsex (Perú).

Inaugurado por el  Experto Independiente sobre orientación sexual e identidad de género de Naciones Unidas, Víctor Madrigal-Borloz, por la Diputada de Políticas Sociales, Igualdad, Participación y Atención Ciudadana de Cáceres, Amelia Molero Fragoso y los/as representantes de Fundación Triángulo, José María Núñez y Silvia Tostado Calvo, el evento debatió sobre “experiencias y estrategias en la práctica pedagógica trans en Iberoamérica”, “violencia y desafíos en el ejercicio personal de la docencia trans” y “fortalezas y oportunidades en el ejercicio profesional de la docencia trans

 La iniciativa tuvo exponentes y participantes a docentes LGBTI, la mayoría trans, sí como a autoridades

 En el primer día expusieron los/as docentes Lucas Platero Méndez (España), Jacqueline Gomes de Jesus (Brasil) y  Tamara Adrián (Venezuela); en el segundo; el académico Hernando Muñoz (Colombia Diversa,) la funcionaria de la Unesco, Mary Guinn Delaney y los/as profesoras/as, Collette Spinetti (CTU, Uruguay), Sayonara Nogueira (IBTE, Brasil), Andreia Lais Cantelli (Brasil), Alba Rueda (Argentina) y Alex Castillo (Guatemala).

Finalmente hoy será el turno de la Relatora sobre los derechos de las personas LGBTI de CIDH, Flávia Piovesan,  de la activista Lidia Delgado (Fundación Triángulo) y de los/as docentes Brigitte Baptiste (Colombia), Bruno Montenegro (Perú) y  Dayanna Louise (Brasil)

Actuó como moderador principal el activista de Promsex, George Liendo, junto a Thomas Nader (Brasil),  Sayonara Nogueira (IBTE, Brasil) y Collete Spinetti (CTU, Uruguay), mientras que los cierres de las jornadas estuvieron a cargo de María Victoria Tavieres Castro (100% Diversidad y Derechos, Argentina) y Ramon Gomez (Movilh-Chile).

Fuente MOVILH

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Violencia mediática transodiante a una compañera del Bachillerato Trans Mocha Celis

Viernes, 20 de noviembre de 2020

mochacelis2-960x480Por Manu Mireles y Matías Soich*

El pasado 15 de noviembre, varios medios digitales levantaron una noticia con el titular “DETUVIERON A UN HOMBRE QUE USABA IDENTIDADES ROBADAS PARA ALQUILAR DEPARTAMENTOS Y ABRIR CUENTAS BANCARIAS”. En las notas, se afirma que esta persona “utilizó una imagen suya vestido de mujer” y que “en su vida personal se transviste” (sic). Las notas fueron ilustradas con la imagen de un Documento Nacional de Identidad en el que se reconoce, a simple vista, el rostro de nuestra compañera Viviana González, egresada del Bachillerato Popular Travesti-Trans Mocha Celis. Obviamente, el uso de su imagen se hizo sin su autorización y no tiene vínculo alguno con la noticia. La imagen fue publicada originalmente por Viviana hace meses, a propósito del aniversario de la promulgación de la Ley de Identidad de Género.

En un acto de profunda injusticia, estos medios decidieron ilustrar una noticia acerca de un delito con la foto del DNI de una persona trans sin ningún vínculo con el episodio. El uso no autorizado de la imagen de Viviana produce una falsa asociación entre su identidad y la de la persona investigada por los hechos delictivos. Junto con esto, las precisiones sobre el “vestirse de mujer” de esa persona -datos totalmente irrelevantes en relación con el tema- profundizan la asociación estereotipada entre travestismo y delito. Así, tanto la redacción de la noticia como el uso de la imagen criminalizan la identidad travesti-trans.

Se trata de un acto evidente de violencia mediática por motivos de género, en tanto se difunden imágenes y estereotipos que, al construir patrones socioculturales que reproducen la desigualdad y legitiman la violencia, afectan directamente a uno de los grupos sexo-genéricos más vulnerados de la sociedad argentina como son las personas trans.

“Me siento horrible, siento que esto es un acto de transfobia. Encima publican mi DNI, me siento muy vulnerable, lastimada y perjudicada, porque las personas que vieron la noticia van a creer que es real. Si bien después cuando hice el reclamo algunos medios bajaron las fotos, me parece que el daño está. Ni siquiera tuvieron la empatía de pedir disculpas”, cuenta Viviana.

Comunicación masiva y estereotipos

Una vez más, la comunicación masiva construye y reproduce estereotipos de género que inscriben, en nuestros cuerpos y en nuestras identidades, distintos tipos de violencia. La impunidad con la que se manejan los medios masivos de comunicación respecto de las consecuencias sociales y personales de sus actos, así como la falta de registro que tiene gran parte de la sociedad sobre estos temas, resultan inaceptables.

Hoy le pasó a Viviana, quien cuenta con redes de contención, amor y militancia. Pero nos preguntamos: ¿qué pasa cuando esto mismo le sucede a una travesti que no cuenta con esos recursos? ¿Qué le pasará a la próxima persona trans cuya imagen se use arbitrariamente para ilustrar una noticia sobre delitos con los que nada tiene que ver? Sabemos con certeza que estará más expuesta a la agresión verbal y la violencia física, a recibir hostigamiento y golpes, incluso a ser subida a un patrullero y terminar en un calabozo o desaparecida. La violencia estructural contra las personas trans no es una abstracción, sino un encadenamiento concreto de acciones y omisiones con graves consecuencias sobre la vida de las personas. La comunicación irresponsable y la difusión de estereotipos que criminalizan las identidades trans constituye uno de sus eslabones.

Viviana González es expresidenta del Centro de Estudiantes del Bachillerato Mocha Celis, estudiante del Profesorado en Literatura y profesora de defensa personal feminista. Como parte de su activismo en la Mocha, ha dado una infinidad de notas y relatos en primera persona en los medios y en encuentros públicos, y se ha presentado en diversos escenarios con “La Karateka”, obra que relata la historia de su vida.

Desde la Mocha Celis repudiamos públicamente este hecho y estamos acompañando a Viviana a realizar la denuncia por violencia mediática. Exigimos, como medida mínima de reparación, una disculpa pública y la capacitación inmediata en perspectiva de género de lxs periodistas responsables.

*Docentes del Bachillerato Mocha Celis y activistas

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia. , ,

Colocan en Casa Rosada un cuadro en homenaje al ex presidente de la CHA César Cigliutti

Miércoles, 18 de noviembre de 2020

EgzSV6lWkAAHeSB-e1598961230323El presidente de Argentina, el peronista Alberto Fernández aseguró que César Cigliutti, expresidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) fallecido hace poco más de dos meses, fue “un pionero y un referente de la Argentina que queremos”, al encabezar el homenaje al militante LGTBIQ+ en el Salón de las Mujeres de la Casa Rosada.

“Lo valioso de Cesar y sus compañeros fue que tuvieron el coraje de hacernos pensar que había argentinos que reclamaban ser reconocidos y que amaban igual que nosotros y que muchas veces no podían disfrutar el amor como merecían”, dijo el presidente al presentar el nuevo cuadro en homenaje a Cigliutti.

Fernández sostuvo que “estamos reconociendo a una persona que hizo que la Argentina sea un poco mejor” en el acto, en el que participaron referentes de la CHA, organismos de Derechos Humanos y familiares de Cigliutti.

En el homenaje, en el que también estuvieron presentes el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la ministra de Ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, se exhibió un video contando la historia de militancia del ex presidente de la CHA.

alberto1_x1x.jpg_575703757

El homenaje a César Cigliutti, expresidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA).

 

Gómez Alcorta reconoció de Cigliutti “su enorme trayectoria por la ampliación y reconocimiento de los derechos de la población LGBTIQ+”.

“Su militancia fue pionera en la CHA, que presidió desde 1996 hasta su último día de vida. Convocó en 1992 a la primera marcha del Orgullo Gay en Argentina, que es un hecho político trascendente que año a año renueva el orgullo como respuesta política ante la discriminación”, aseveró la ministra.

“Homenajearlo es agradecerle lo que hizo por una sociedad más justa y debemos sostener su bandera y su compromiso para todo lo que nos falta conquistar“, agregó.

Así fue el homenaje a César Cigliutti que encabezó el presidente Alberto Fernández:

 

***

Fuente Crónica

General, Historia LGTBI , , , ,

Hallan muerto a un joven gay en un hotel alojamiento de Buenos Aires e investigan posible crimen de odio

Lunes, 16 de noviembre de 2020

HQM5S7R3U5BGPI7WIHGDILQTGYSe trata de Enzo Aguirre, nacido hace 23 años en Corrientes. Mientras se aguardan los resultados de la autopsia para determinar la causa de su deceso, desde la CHA salieron a hablar de homicidio y reclamaron que se haga justicia.

Un encuentro sexual, dos sospechosos y un testigo clave: la trama secreta detrás del asesinato del joven de 23 años en un hotel de Retiro

Enzo Aguirre fue encontrado con precintos en las muñecas y una media en la boca. También tenía su propia remera alrededor del cuello

Un joven gay de 23 años fue encontrado muerto en la habitación de un hotel del barrio porteño de Retiro y se investiga si se trató de un homicidio, ya que la Comunidad Homosexual Argentina ( CHA) denunció que fue un “crimen de odio”, informaron este sábado fuentes policiales.

Se trata de Enzo Aguirre, cuyo cuerpo fue hallado el viernes en un alojamiento situado en Esmeralda al 900, entre Paraguay y Marcelo T. de Alvear.

” Crimen de Odio. En el día de hoy fue asesinado en #CABA Enzo Aguirre, un chico gay de 23 años nacido en la provincia de Corrientes”, publicó en sus redes la CHA.

El hecho comenzó a ser investigado por la División Homicidios de la Policía de la Ciudad en conjunto con la Comisaría Vecinal 1A luego de un llamado al 911 porque una persona estaba muerta en una de las habitaciones del hotel. Al llegar al lugar, los oficiales subieron al segundo piso y hallaron al joven fallecido.

Los pesquisas aguardaban el resultado de la autopsia para determinar la causal de muerte, pero lo que se pudo establecer es que la línea de investigación está orientada a la de un homicidio, agregaron las fuentes.

Personal de la Fiscalía Criminal y Correccional 49 se encuentra al frente de la investigación y dispuso una serie de peritajes en el lugar del hallazgo del cuerpo.

Desde sus redes, la CHA reclamó el esclarecimiento de la muerte de Aguirre.

“Desde la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) reclamamos que se investiguen los crímenes hacia las personas #LGBTIQ+ aplicando los protocolos de crímenes contra el género y la orientación sexual. Basta de odio, justicia por Enzo”, concluyó el pedido.

Interviene en la investig. del crímen de #EnzoAguirre la Fiscalia Nac en lo Crim y Correc N14 a cargo del Fisc.Andrés Mandrea. Solicitaremos al fiscal q de intervención a la UFEM p garantizar el protoc de femicidios ampliado a identidad de género y la orientacion sexual pic.twitter.com/ivsBcQRbeC
— CHA Argentina (@CHAArgentina) November 14, 2020

La investigación por el asesinato de Enzo Aguirre, el joven correntino de 23 años que fue encontrado sin vida en un hotel de Retiro, empieza a tomar velocidad. La Justicia busca a dos hombres que quedaron registrados en distintas cámaras de seguridad en las que se los ve ingresar a la habitación donde apareció el cuerpo. La víctima había pautado previamente un encuentro sexual con los dos sospechosos. Puntualmente se investiga a una banda dedicada a rastrear taxi boys en una página de escorts masculinos para luego asaltarlos en sus domicilios. La autopsia preliminar determinó que la muerte fue por asfixia. Infobae accedió a la reconstrucción que hizo la Justicia y a la línea de tiempo de la noche fatal.

“Hasta el momento todos los indicios que tenemos apuntan a la hipótesis del robo, si bien no se descarta que pueda tratarse de un crimen de odio por su condición de homosexual, como denunciaron algunas asociaciones. Pero no es la teoría principal. El lugar estaba revuelto y a Enzo le sustrajeron su celular y dinero en efectivo, además de otros indicios que forman parte del expediente y nos llevan a pensar que el objetivo era el robo”, explicó una fuente judicial que trabaja por estas horas contrarreloj para dar con los asesinos.

Enzo Aguirre llegó a Buenos Aires hace cinco años. Su sueño era ser bailarín y apenas pisó tierra porteña consiguió trabajo como mozo en un boliche llamado KM Zero, ubicado en Avenida Santa Fe al 2500, donde también bailaba por las noches.

“Desde que llegó a Capital vivió con distintos amigos. Iban alquilando de a dos para que sea menos costoso. Él tenía muchas amistades de Corrientes que vivían acá entonces no le costaba encontrar compañero de departamento. En medio de la pandemia se mudó junto a otro chico que conocía hace mucho y alquilaron una habitación en el hotel Le Petit Suites, en Esmeralda 933. Era en realidad como una especie de monoambiente que compartían”, comentó a este medio un allegado a Enzo.

Según revelaron a Infobae sus más íntimos, abocados a colaborar con la causa, con la llegada de la cuarentena y el cierre de los bares y boliches Enzo se quedó sin ningún ingreso. Por eso empezó a trabajar como acompañante sexual. “Él tenía una publicación con sus servicios en el sitio web de escorts masculinos ‘soytuyo.com’ donde ponía sus fotos y su teléfono de contacto. Una vez que el cliente lo contactaba, él arreglaba la tarifa y el modo de encuentro. Generalmente era en la habitación del Le Petit”, contó en el expediente uno de sus mejores amigos.

La reconstrucción que confeccionó la fiscal María Paula Asaro de la noche del crimen indica que Enzo llegó a las 21.30 junto a dos amigos al restaurante Famous Lounge Bar en Fitz Roy 1655. Durante la cena, el joven comentó que estaba en contacto con dos clientes y que si le llegaba la confirmación del encuentro por WhatsApp tenía que abandonar la comida. Efectivamente el mensaje llegó cerca de las 23. Enzo pidió un Uber y se retiró sólo del lugar.

El joven correntino llegó al hotel Le Petit Suites algunos minutos después de las 23.30, según el registro de las cámaras de seguridad del hotel. También se lo ve salir a su compañero de habitación. “Ellos tenían una especie de código en el cual el amigo se iba del departamento durante el turno para que pudiera atender a los clientes y después volvía”, explicó un conocido de ambos.

A las 23.50, dos hombres quedan registrados en las cámaras. Ingresan al hotel y suben directamente a la habitación. “Esto les llamó la atención a los amigos de la víctima porque generalmente él les baja a abrir por una cuestión de seguridad pero esta vez les permitió el ingreso desde arriba y subieron”.

El hotel cuenta con dos circuitos de cámaras de seguridad. Uno propio y otro de una empresa de seguridad privada. En el collage de imágenes que hizo la fiscalía se puede ver cómo los dos sospechosos entran, suben los dos pisos por el ascensor y llegan a la habitación 214 donde vivía Enzo. También se los ve entrar.

A las 00.20 vuelven a aparecer los sospechosos en las cámaras saliendo de la habitación y luego del edificio. Enzo ya estaba muerto. Recién a la 1 volvió su amigo que apenas ingresó vio sangre en el piso y bajó corriendo a avisarle al conserje. Ni siquiera llegó a ver el cadáver de su amigo.

Cuando los efectivos de la comisaría 1A de la Policía de la Ciudad y agentes de la División Homicidios llegaron, se encontraron con una habitación grande tipo monoambiente con dos camas King Size. El lugar estaba revuelto con ropa tirada en el piso y una caja de seguridad (que estaba vacía) también abierta. Incluso los colchones estaban fuera de lugar, los habían movido como si estuviesen buscando algo.

El cuerpo de Enzo quedó tirado en el piso entre una de las camas y la ventana que da a la calle Esmeralda. Estaba en ropa interior, con precintos en las muñecas y una media en la boca. También tenía su propia remera alrededor del cuello. En la cama había manchas de sangre.

En el resultado preliminar de la autopsia que llegó al escritorio de la fiscal Asaro se comprobó que la muerte se dio por asfixia producto del estrangulamiento con la remera y la media en la boca. También se corroboró que tenía lesiones contuso-cortantes realizadas con un elemento filoso en la cara, lo que provocó el sangrado. “Probablemente realizadas con la culata de un arma”, aventuró uno de los investigadores. Si bien en la escena del crimen apareció también un cuchillo, no fue usado por los asesinos.

En las últimas horas llegó a la fiscalía un testimonio clave en el expediente. Un joven, también dedicado a brindar servicios sexuales y con una publicación en el mismo sitio web que Enzo, le contó a la fiscal que él había vivido una situación idéntica. Explicó que dos hombres lo habían contactado y que una vez en su casa lo amordazaron para robarle pero que pudo salvarse porque había llegado su primo. No obstante, no logró retener a los delincuentes.

Al testigo le mostraron las cámaras de seguridad donde se ven los rasgos físicos de los dos sospechosos del crimen de Enzo y, en una primera instancia, pudo encontrar características similares. Habría, además, al menos un caso más que relata lo mismo.

“A raíz de esto empezamos a abonar la línea investigativa de que esto se trató de un robo y que detrás hay una banda dedicada a contactar hombres por este tipo de páginas o aplicaciones de citas para luego, en sus departamentos, amordazarlos y desvalijarlos”, relató una alta fuente del expediente.

Mientras tanto, decenas de amigos y conocidos de Enzo Aguirre lloran su muerte: “Estamos destruidos. Era una persona increíble por fuera y por dentro. También queremos desmentir que se dijo que había drogas o algo así. Eso es todo mentira. Él era un chico súper sano y bueno”. Por redes sociales comenzaron a difundir un flyer convocando a una marcha que se realizará el miércoles a las 12.30 en Plaza Congreso.

Ahora la investigación está abocada a identificar a los dos asesinos. Para eso en la fiscalía 49 están revisando las cámaras de la Ciudad para reconstruir la huida de los criminales. También se está trabajando en las pericias tecnológicas para saber con qué números se mensajeó Enzo minutos antes del crimen. El celular de la víctima fue robado.

Fuente Crónica/Infobae

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Intento de transfemicidio en Escobar: Mía sobrevivió y su agresor está libre

Lunes, 16 de noviembre de 2020

1E67BF80-18F8-473E-AEEF-8AA8EB4F2CB3Por Rosario Marina

Mía Retacco sintió el cuchillo cuando estaba de espaldas en la ducha de su casa en Escobar. Era 10 de noviembre y la tercera vez que veía a Franco Pérez. Él siempre le había insistido con ir a la ducha.

Luché por mi vida por toda la casa”, cuenta a Presentes Mía, activista trans de 26 años que trabaja en la Municipalidad de Escobar después de haber cursado tres años de Derecho en la Universidad de Buenos Aires.

En un principio, un fiscal la imputó por intento de homicidio, sin ni siquiera verla. Gracias al activismo, ahora le tomaron la declaración.

Esa imagen de cuando empezó a apuñalarme la tengo clavada en la cabeza porque fue algo totalmente inesperado. Sentía que tenía que  hacer todo, peleándome a pleno, para zafar. Para salir viva. Me tocó cruzarme con un femicida a mí, y pude haber sido una más”, cuenta Mía.

Franco Pérez era un chico que Mía frecuentaba. Siempre se habían visto en la casa de ella.

Me dijo que entre primero, (a la ducha) y después entró él. Yo estaba teniendo una relación íntima, y de la nada me empezó a clavar cuchillos. Yo de espaldas. Ahí empezó la lucha por mi vida”, explica Mía.

Cuando él la estaba ahorcando, y ella ya casi que no veía, logró agarrar un vidrio de un vaso que se cayó y cortarle. Eso fue lo que permitió que la soltara. Apenas lo logró, Mía fue corriendo al balcón a pedir auxilio.

Le tomaron declaración al agresor e imputaron a la víctima

Al tiempo llegó la policía, y la ambulancia que se llevó a Mía y a su agresor. En el hospital a Franco Pérez lo operaron de urgencia, y horas después llegó el fiscal Claudio Audjian, a cargo de la UFI 5, quien estaba de turno el martes a la noche. Lo fue a ver a él, le tomó declaración e inmediatamente decidió imputar a Mía por intento de homicidio.

Se fueron del hospital sin tomarle declaración a Mía y sin siquiera verla. Yo fui la única persona afín a la temática que accedió al hospital y que pudo verla. Sólo con verla te dabas cuenta que había una cuestión de peligrosidad en ese forcejeo que estaba ella. Ella tenía lesiones más de ataque”, contó a Presentes Nayla Belmonte, psicóloga y directora de la Dirección de Políticas de Género y Diversidad Sexual del municipio.

Mía, entonces, quedó detenida en el hospital, custodiada por dos oficiales. El miércoles fue a declarar a la fiscalía. En ese momento la visión de la Justicia cambió: le tomaron declaración y la vieron.

Obviamente que la situación giró en beneficio de ella”, explicó Belmonte. El juez de garantías rechazó el pedido de detención de la UFI 5 y solicitó su inmediata libertad, y a su vez la causa se derivó a la UFI 4, la fiscalía especializada en violencia de género, y se cambió la carátula a averiguación de ilícito. Franco Pérez sigue libre.

El apoyo de las organizaciones

183F14BF-49FF-49AB-9BFB-32A1E278D8A3El mensaje de alerta lo mandó Araceli Mera al grupo de Whatsapp de la Mesa Local de Género de Escobar, de la que forman parte varias organizaciones. Eran cerca de las 10 de la noche del martes. Araceli, militante de ATTTA e integrante de la Dirección de Políticas de Género y Diversidad Sexual del municipio de Escobar, decía: “Hubo un intento de transfemicidio”, y contaba que estaban en la puerta del Hospital Hospital Zonal Dr. Enrique Erill acompañando a la familia y necesitaban el apoyo de las organizaciones.

Apenas recibimos ese mensaje nos pusimos en contacto con Araceli, quien nos dijo que Mía había sufrido un intento de transfemicidio, por el cual ella se defendió. En su defensa lastimó al agresor”, contó Giuliana Pawluczyk, militante de MalaJunta, a Presentes.

Desde la Dirección de Políticas de Género y Diversidad Sexual decidieron ser nexo entre las distintas instituciones y su entorno, tratando de brindar información, de contener, y tratar de que las organizaciones y sus amigas y amigues que estaban indignados e indignadas pudieran acompañar desde un lugar beneficioso para Mía. “Y así fue: al otro día en la fiscalía se acercaron un montón de organizaciones, de compañeras, de vecinas, de vecinos, y estuvimos ahí de una forma muy pacífica, compañera y solidaria, acompañándola a ella”, contó Nayla Belmonte, quien ahora confía porque sabe que el hecho de que la causa este en manos del fiscal de la UFI 4, Christian Fabio, es algo bueno.

Mía se trasladó desde la fiscalía hasta la comisaría, y ahí, un cordón humano la acompañó. “Las organizaciones nos hicimos presentes en la puerta de la fiscalía mientras le tomaban declaración. Logramos que intervenga la fiscalía especializada en género, a cargo de Christian Fabio, y que la liberen a Mía en ese momento”, explicó Giuliana. “Para Mala Junta fue muy movilizante porque a Mía la conocemos hace años. Ella es una referenta en la lucha y militancia LGBT acá en el distrito, fue una de las impulsoras de la marcha del orgullo. Fue muy movilizante”, concluyó.

Para Mía, ahora recuperándose en su casa, es importante recalcar algo: “Que gracias a la organización y presión de la gente que se convocó yo tengo mi libertad”.

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Transfemicidio en Tucumán: La Power tenía 34 años y le dispararon a quemarropa.

Lunes, 9 de noviembre de 2020

F0A39E30-A58A-405F-B6C4-55876C737630


Por Gabriela Cruz, desde San Miguel de Tucumán

Fotos: Facebook y MPF

Ayer se conoció otro transfemicidio en Tucumán: Alejandra Benítez, una mujer trans de 34 años, fue asesinada a balazos por la espalda en la vereda del lugar donde vivía, en avenida Roca y calle Ayacucho de la capital provincial. En el transcurso de la mañana, la Unidad Fiscal de Homicidios N°2 informó que se tomó declaración a un testigo clave. Las versiones señalan a un hombre como el autor de la balacera.

Lo último que supimos es que un tipo se bajó de la moto, discutió con ella y le disparó a quemarropa”, dijo Claudinna Rukone, activista trans y amiga de Alejandra. “Al parecer Alejandra se estaba alejando cuando esta persona sacó el arma”, cuenta Lorenzo Franco, coordinador en Tucumán de la Asociación de Travestis Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTTA).

Desde la organización estuvieron acompañando a la familia de Alejandra durante toda la jornada del miércoles. “A Alejandra la conocí durante la pandemia. Se puso al hombro las necesidades de las compañeras y trabajamos mucho con los módulos alimentarios para que no les falte a las que la estaban pasando muy mal”, comenta Franco.

El de Alejandra Benítez es el segundo transfemicidio en la provincia desde que empezaron las medidas por la pandemia de Covid 19. El anterior fue el de Vanesa Solórzano, una joven de 20 años cuyo cuerpo se encontró en la zona de Canal Sur en San Miguel de Tucumán. Alejandra y Vanesa se ganaban el sustento diario como trabajadoras sexuales, al igual que tantas travestis y trans que sufren violencia estructural y falta de acceso a derechos básicos. Ninguna de las dos llegó a cumplir la edad de promedio de vida de una persona trans en América Latina: 35 años.

La Power

“Su mamá era todo para ella. El martes vino al barrio y a visitarla, trajo para compartir al mediodía porque era muy familiera. Siempre venía aunque sea un ratito o llamaba por teléfono todos los días cuando viajaba a otras provincias”, cuenta Julio Rocha, primo hermano de Alejandra. “Nos criamos juntos. Su vida fue muy dura. Tenía cinco años cuando asesinaron a su hermano y al poco tiempo perdió a su papá que no pudo superar la pérdida de ese hijo”, relata Julio en diálogo con Presentes.

“‘La Power’ era tremenda”, dice Claudinna y en medio de la tristeza se ríe recordando a su amiga. “Sabíamos que se llamaba Alejandra pero nadie la llamaba así, siempre fue ‘La Power’. Y le hacía honor al nombre. Era un torbellino. Llena de fuerza y alegría. De esas personas con las que no podés enojarte”.

Cada muerte es un retroceso para la comunidad

Todas las personas que recuerdan a Alejandra la describen divertida, alegre, solidaria y comprometida. “Era una chica que vivía como nadie ‘el ahora’, sin mayores proyecciones. Conseguir el mango ahora, disfrutar ahora porque no sabemos qué hay mañana. Su muerte es un golpe para todas y un retroceso para la comunidad porque cada logro conquistando nuestros derechos parece un pequeño paso cuando una de nosotras es asesinada, remata Claudinna.

Fuentes policiales confirmaron a Presentes que se esperan los resultados de la autopsia. Por ahora se están analizando las imágenes de las cámaras de seguridad, tanto de la vía pública como de los locales comerciales de la zona.

778B03DD-0E34-4FE1-BDCF-981A0D542B9FFoto: MPF

El lugar donde Alejandra fue asesinada es una especie de complejo habitacional donde la mayoría de las personas que alquilan son trans. “Ese lugar significa mucho para nosotras, porque en Tucuman es el único accesible y céntrico donde las chicas pueden alquilar sin tantas complicaciones y no sólo vivir, sino también trabajar. Es muy fuerte que en este momento que ese lugar represente la muerte de una compañera”, lamenta Rukone.

Ayer los WhatsApps de las amigas replicaban el mensaje y el pedido de Justicia: “La muerte de una trans es una pérdida para todo nuestro colectivo, ya que dia a dia que pasa sin haber politicas integrales que nos protejan, es unx trans menos: El Estado es Responsable! Exigimos que el transfemicidio de Alejandra se esclarezca y haya Justicia para ella. Vuela alto mariposa… El estado es responsable. Ley Integral Trans YA! Sin las trans, no hay NI UNA MENOS. JUSTICIA POR ALEJANDRA POWER”.

Agencia Presentes recuerda que Todos nuestros contenidos son de acceso libre. Para seguir haciendo un periodismo independiente, inclusivo y riguroso necesitamos tu ayuda.  Podés colaborar aquí.

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Córdoba (Argentina): familiares atacaron y quemaron a una joven trans

Lunes, 26 de octubre de 2020

Victoria-Renata-AlbornozPor Alexis Oliva

Fotos: Gentileza del Centro Trans de Córdoba

A Victoria Renata Albornoz, de 27 años, la atacaron con machete y quemaron con nafta. Los perpetradores fueron su hermana y su cuñado, en la localidad de Villa Santa Cruz del Lago, cercana a la ciudad turística de Carlos Paz. Victoria se encuentra internada en el Instituto del Quemado, a donde había ingresado a terapia intensiva con quemaduras graves en su espalda, cintura y glúteos, además de una herida en la nuca. Gracias a una lenta mejoría, en las últimas horas fue trasladada a una sala común.

A disposición de la Fiscalía N° 2 de Villa Carlos Paz, a cargo de Carlos Mazzuchi, están acusados por la agresión Juan Pablo Adolfo Re (48), empleado de la Municipalidad de Villa Santa Cruz del Lago –ya detenido–, y Cintia Silvina Albornoz (36) –en libertad–. Apenas conocido el incidente, las autoridades de ese municipio aclararon: “Queremos manifestar nuestro repudio total por lo sucedido, poniéndonos como institución a disposición del proceso investigativo llevado a cabo por la Policía de la provincia de Córdoba”.

El ataque ocurrió el martes alrededor de las 14 y en la vía pública, en el contexto de una discusión en torno al uso de una vivienda familiar, donde por estos días se alojaba la víctima, y como corolario de una escalada de situaciones de discriminación infra-familiar que venía sufriendo.

Presente en el momento de la agresión, una amiga relató que mientras Renata y su novio discutían con la hermana en la vereda de la casa, intervino Juan Pablo Adolfo Re “le roció con nafta y prendió fuego la moto de su pareja”. “En su defensa, ella agarró una pala y le pegó en la panza. No nos dimos cuenta de dónde sacó el chabón un machete y le pegó a Renata un machetazo a la altura de la nuca. En la otra mano traía el bidón, la roció con nafta y la hermana prendió un fósforo y se lo tiró”, relató la testigo, cuya identidad se omite por su seguridad.

Auxiliada en un primer momento por su pareja y la amiga, Renata debió ser trasladada por el servicio público de ambulancias 25 kilómetros hasta el Instituto del Quemado en Córdoba capital. Hasta allí acudieron una veintena de militantes de organizaciones por los derechos de la diversidad, como Putos Peronistas, Bisexuales Peronistas y Córdoba Diversa, de la Asociación de Mujeres Meretrices Argentinas (Ammar) de Córdoba, y representantes de la Iglesia Metodista.

WhatsApp-Image-2020-10-22-at-4.03.44-PM-1024x576

“Nos unimos para levantar la voz y luchar por el inmediato cumplimiento de la justicia y para que sobre los criminales transodiantes recaiga todo el peso de la ley. Basta de crímenes de odio, basta de impunidad y justicia para Renata”, expresó en un comunicado el Comité de Emergencia Unión de Organizaciones LBGTIQ+ frente al Covid-19. A su vez, desde la Asociación de Travestis Transexuales y Transgéneros de Argentina filial Córdoba manifestaron: “Su vida aún corre peligro. Exigimos que el Estado, las y los funcionarios tomen cartas en el asunto”.

“Este ataque estaba predeterminado. Ya venía desde antes, porque ellos la discriminaban mucho y ya había sufrido situaciones homofóbicas y transodiantes en su propia familia, al punto de que termina sucediendo esta agresión por parte de su propia hermana de sangre. Parece una novela de terror. Encima de que tenemos una expectativa de vida de 35 años, nos violentan de esta forma. Basta de odio y violencia”, dijo a Presentes Valeria Olaviaga, amiga de Renata y referente del Centro Trans Córdoba.

https://www.youtube.com/watch?time_continue=4&v=h3cCXWEjcKs&feature=emb_title

Agencia Presentes informa: Todos nuestros contenidos son de acceso libre. Para seguir haciendo un periodismo independiente, inclusivo y riguroso necesitamos tu ayuda.  Podés colaborar aquí.

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Metodista , , , , , , , , , , , ,

Ataque en Buenos Aires a una pareja gay: “Nos pegaron por besarnos en la calle”

Martes, 6 de octubre de 2020

Ataque-homoodio-Palermo-septiembre-2020-1054x527

Por Rosario Marina

Fotos: Instagram YJ

“Nos acaban de pegar por besarnos en la calle”, denunció Yaco Jacobsen primero en su historia de Instagram y más tarde en una comisaría. Unos minutos antes, tres personas lo habían atacaron a él y a su pareja, Pablo  Cavaignac, en la esquina de Aráoz al 1900, en el barrio porteño de Palermo, en la Ciudad de Buenos Aires, el miércoles 30 de septiembre. Lxs vecinxs los ayudaron para llamar al 911 y limpiar la sangre de las heridas que Yaco tenía en la rodilla, el codo y la mano.

La denuncia en la Justicia

ATaque-pareja-gay-palermo-Image-2020-10-01-at-18.32.08-1-169x300Tras dos horas en la comisaría 14 de la Ciudad, Pablo logró hacer la denuncia. En ese tiempo, Yaco dice que empezó a sentir mucho dolor y se tuvo que ir. Ayer volvió para ampliar la denuncia. La causa quedó en manos de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Nº 8, a cargo de Maximiliano Vence.

“Al parecer, la persona que los ayudó dijo “no haber visto la agresión” y por eso están buscando en algún domo o cámara de seguridad”, explicaron desde el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad a Presentes.

Después de un beso, el homoOdio

“El miércoles yo estaba caminando con mi novio por la calle en el barrio de Palermo. Salíamos de tomar una cerveza, volviendo para nuestra casa. Paramos en una esquina, Aráoz al 1900. Comenzamos a besarnos, sólo y simplemente a besarnos, algo que a nadie le debería molestar en el planeta, que no pasa cuando son un hombre y una mujer, por ejemplo”, contó Yaco a Presentes un día después del ataque.

De repente –dijo– escucharon unos gritos, pasos contundentes. Se separaron y vieron que se acercaban tres hombres, “primero como queriendo atacarnos sin hacerlo. Yo lo alejé a mi novio como para recibir el impacto que pudiera venir. Lo siguiente que sucede es que me revolean una trompada, me tiran al piso con más golpes. El golpe me dio en la cabeza y en el brazo. Además, una de las tres personas tenía un palo”, advirtió Yaco.

Los gritos de lxs vecinxs lograron que los atacantes se alejaran. Matías, uno de ellos, les gritó a Pablo y a Yaco para que se refugiaran en su casa. Desde ahí llamaron al 911. Ahí Yaco se pudo desinfectar las rodillas, la mano y las heridas que tenía en el codo.

“Por el fiscal nos enteramos que ahora la policía dice que no hubo testigos, cuando salió toda la cuadra prácticamente a ayudarnos, a socorrernos, y a evitar que pase a mayores. Ellos [los policías] negándolo, además de llegar tarde y haberlos visto escaparse. Demorándonos dos horas en tomar la denuncia, sin asistencia médica. Institucionalmente falló”, dijo Pablo a Presentes.

 

“Fue un acto de odio contra una pareja de hombres”

La coordinadora de la Defensoría LGBT, Flavia Massenzio, se comunicó con Yaco y con Pablo para enterarse de lo ocurrido y tomar intervención. “Lo que nos preocupa, y por lo que vamos a participar con nuestra opinión en la causa, es que lo hayan caratulado como lesiones leves, cuando claramente fue un hecho agravado por el odio hacia la orientación sexual de las víctimas”, explicó a Presentes María Rachid, titular del Instituto contra la Discriminación de la Defensoría del Pueblo CABA.

“Es importante que la justicia sepa identificar estos hechos ya que además de lesionar derechos individuales muy importantes, como la integridad física, también vulneran derechos colectivos, generando temor a toda una comunidad”, agregó Rachid.

“Esto no fue ni un acto delictivo ni de intento de robo ni agresión al azar” –concluyó Yaco–. “Fue un acto de odio dirigido a una pareja de hombres”.

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

Absolvieron a Luz Aimé Díaz, trans que pasó dos años presa por un crimen que no cometió

Lunes, 5 de octubre de 2020

Captura-de-pantalla-2020-01-28-a-las-05.12.39-p.m.-586x293Por Verónica Stewart

Luz Aimé Díaz, travesti migrante acusada y encarcelada en 2018 por un crimen que no cometió, fue absuelta hoy por el Tribunal N8 de la Ciudad de Buenos Aires. El juez ordenó que se le quitara el dispositivo de vigilancia electrónica que le había sido colocado como parte de la prisión domiciliaria.

La fiscal María Luz Castany, siguió la línea de la abogada defensora Luciana Sánchez y pidió la absolución, destacando la violencia estructural que sufre el colectivo travesti-trans.

En julio de 2018, Luz fue acusada de “robo agravado y privación de la libertad agravada”. Tras realizar un servicio sexual a dos hombres en Palermo, Luz fue acusada dos meses más tarde de haber maniatado y violentado a un hombre de 50 años del colectivo LGBT+ en la habitación de al lado. A pesar de no existir ninguna prueba de su vinculación al crimen más allá de su paso por la escena del crimen, cumplió una prisión preventiva de ocho meses en el penal de Ezeiza antes de serle otorgada la prisión domiciliaria.

Castañy afirmó que, aunque Luz hubiera aceptado ir a un departamento con dos personas desconocidas, esa decisión correspondía a las características de Luz y al grado de exposición al que se encuentraba por ejercer la prostitución. Concluyó que “es poco verosímil que haya sido coautora de los hechos por los que se la imputa” y que, por lo tanto, correspondía que el Tribunal dictara su absolución.

La fiscal no solo detalló la evidencia forense producida durante el juicio, sino que también hizo mención extensa al informe antropológico brindado durante la segunda audiencia que daba cuenta de las condiciones de vida de la población trans. Además, destacó informes internacionales sobre la importancia del derecho a la identidad y, con ella, a la identidad de género y al respeto por la misma.

Por su parte, la abogada defensora Luciana Sánchez agradeció la posibilidad de sostener el debate mediante la escucha atenta de las pruebas y la posibilidad, en primer lugar, de haberlas producido. Sánchez agregó que espera “que a partir de este caso también estos estándares puedan ser aplicados y extendidos como se viene haciendo en la jurisprudencia que viene incorporando la perspectiva de género”. Agradeció, también, “la posibilidad de poder contar con un precedente donde quede claro que estas vulnerabilidades impiden realmente la persecución penal de determinadas personas y que no debe ser asociada la identidad travesti de mujeres trans ni de las trabajadoras sexuales ni de quienes están en situación de prostitución a la comisión de delitos.

“Procesada por travesti y por migrante”

Luz nació en Salta. A sus 13 años comenzó a prostituirse y eso la acercó a situaciones de extrema violencia. Sufrió tres ataques transfóbicos que la llevaron a perder la visión de un ojo en su totalidad. Solo ve parcialmente a través del ojo derecho y sufre de constantes cataratas. Esos ataques quedaron impunes.

En 2017 y con solo 20 años, Luz se despidió de su Salta natal y llegó a Buenos Aires. En esta ciudad comenzó a estudiar en el Bachillerato Popular Trans Mocha Celis con la intención de conseguir nuevos trabajos. “También acá comenzó a tramitar su certificado de discapacidad en el Instituto Oftalmológico Pedro Lagleyze”, explica Alcalde. “Imaginate que ella en un departamento, de noche, a oscuras y con un problema de visión severo, nunca pudo ver lo que ocurría en el interior de otros ambientes del departamento”.

Nora-Cortiñas-pide-absolucion-Luz-Aime-1024x768

En 2019 se organizó la campaña “Absolución para Luz” de la que participaron defensorxs de derechos humanos

Por este motivo, y tal como le corresponde por el inciso C del artículo 32 de la ley ejecución de la pena privativa de la libertad (ley 24.660) que ordena otorgar el beneficio en caso de que la permanencia en la cárcel de la persona discapacitada sea inadecuada por su condición y/o reciba un trato indigno, inhumano o cruel, a Luz se le otorgó el arresto domiciliario.

“Ella está juzgada y siendo procesada por ser travesti, por tener una discapacidad visual y por ser una migrante interna. Lo que le pasa a Luz nos pasó a todas”, explica Bertolini. La violencia estructural del Poder Judicial no solo es violencia institucional, sino también violencia de género. En la etapa de instrucción, el fiscal tomó lo necesario para poder centrar a Luz como la principal culpable, pero a las personas que actuaron y que llevaron a Luz allí no se las tomó en consideración. Eso solo es posible porque las travestis y transgénero somos seres delincuenciales”.

La falta de equidad, el grado de vulnerabilidad de la población trans, la estigmatización y la marca de la prostitución son algunas de las características que nombra Bertolini que permiten que el sistema jurídico condene a las personas trans como seres delincuenciales. “Existe algo llamado delito del ser existencial, que es un delito por tu existencia. En este caso, el existir como travestis y trans es pensado como un delito. Ante la falta de conocimiento de las identidades de género, al no tener el Estado un registro de las múltiples identidades que emergen reclamando equidad en los derechos, se pierde la garantía constitucional del derecho al principio de inocencia. Para Luz, este principio no existe porque el ser travesti la catapulta a ser condenada jurídicamente y socialmente”.

Fuente Agencia Presentes

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

La Comunidad Homosexual Argentina (CHA) eligió a Pedro Paradiso Sottile como su nuevo presidente

Sábado, 26 de septiembre de 2020

5f652aa3e4740_1004x565César Cigliutti junto al nuevo presidente de la CHA, Pedro Paradiso Sottile

Sottile, coordinador del área Jurídica, abogado, militante, defensor de los derechos humanos, es el nuevo presidente de la organización.

En una nota de prensa, la Comunidad Homosexual Argentina dio a conocer el nombre de quien dirigirá los destinos de la histórica organización luego del fallecimiento reciente de su emblemático presidente, Cesar Cigliutti.

La nueva conducción quedará a cargo de Pedro Paradiso Sottile, un reconocido militante LGBTI quien ha estado no solo vinculado a la CHA sino que actualmente se desempeña como Director Ejecutivo de ILGALAC.

En la nota de prensa la CHA da la bienvenida a su nuevo presidente: «Con la certeza de que le dará continuidad a la memoria y el legado de nuestro histórico presidente y amigo, César Cigliutti»

La Comunidad Homosexual Argentina (CHA) comunica que por consenso, se ha elegido como Presidente de nuestra organización a Pedro Paradiso Sottile, abogado, militante, defensor de los DDHH y coordinador durante muchos años del Área Jurídica de la CHA.

Damos la bienvenida a Pedro en este nuevo rol, con la certeza de que le dará continuidad a la memoria y el legado de nuestro histórico presidente y amigo, César Cigliutti, fallecido el 31 de agosto pasado y quien permanecerá invariable en la palabra y acciones de la CHA a través de todes sus activistas.

#CesarCigliuttiSiempre #CHA36años

 

“Es una gran responsabilidad y un hermoso reconocimiento de les activistas de la CHA, en un momento muy difícil. Todes juntes vamos a continuar el legado y los principios de nuestro querido César Cigliutti”, dijo el flamante presidente a Télam.

Destacó que el fallecido histórico militante “nos enseñó con su vida para seguir construyendo la memoria institucional y el trabajo histórico de la Comunidad Homosexual Argentina, por la comunidad LGBTI, por los derechos humanos, la diversidad y la inclusión”.

Muy conmovido, Pedro Paradiso Sottile destacó que será una tarea que aceptó “con orgullo, amor y convicciones. Con ese mismo amor que Carlos Jáuregui y Cesar Cigliutti entregaron con pasión y generosidad a la CHA, a la comunidad. Para seguir promoviendo y aportando a una democracia con perspectiva de género, diversidad y derechos humanos, sin discriminación alguna”.

Y, recordó el legado pionero del Frente de Liberación Homosexual (FLH) y el Grupo Nuestro Mundo que será “guía” de su tarea también.

Pedro Paradiso Sottile (47 años) es militante LGBTI desde los 19 años, abogado, nacido en Azul (Prov. Buenos Aires), reconocido defensor de los Derechos Humanos en nuestro país e internacionalmente.

Fundador del Colectivo Arco Iris, primera organización de diversidad sexual de Rosario, actualmente también se desempeña como Director Ejecutivo de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex para América Latina y el Caribe (ILGALAC).

Paradiso Sottile es activista de la CHA desde 1999, donde ha ocupado diversas funciones institucionales, como la coordinación del área jurídica y la secretaria, entre otras.

Fuente SentidoG/Comunidad Homosexual Argentina/Telam

General, Historia LGTBI , , , , ,

Detienen a un policía por el asesinato de Melody Barrera

Lunes, 21 de septiembre de 2020

Melody-1192x596El Ministerio Público Fiscal comunicó la detención de un hombre de 31 años en el marco de la causa que investiga el travesticidio de Melody Barrera. El detenido fue identificado como Darío Jesús Cháves Rubio, quien se desempeña como oficial de la Policía en la Comisaría 34 de Godoy Cruz.

De acuerdo a lo informado por la fiscal de Homicidios, Andrea Lazo, la detención surge del secuestro de video filmaciones por parte de la División Homicidios de la Policía de Mendoza, la declaración de un testigo y llamadas geo-referenciales generadas en la zona, más informes de delitos tecnológicos que ubicarían a Cháves Rubio como principal sospechoso del travesticidio.

A las 3.50 del sábado 29 de agosto, Melody Barrera recibió 6 disparos de arma de fuego que le produjeron la muerte. Este y la violación de las medidas de distanciamiento social obligatorio, son los hechos que se le imputan a Cháves Rubio. En términos formales, el expediente le atribuye al detenido “homicidio agravado por el odio a la expresión de género en concurso ideal con homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego, en concurso real con violación de las medidas adoptadas por la autoridad para evitar una epidemia”.

unnamedDarío Jesús Cháves Rubio,

Además de las filmaciones y el cruce de llamados, uno de los testigos señala haberse encontrado con el supuesto agresor, quien le comentó sobre una discusión previa en la que el ahora detenido habría manifestado “ir a buscar un arma y cagar a tiros al travesti”. Este testigo detalló características físicas del sujeto y describió también el Volkswagen Bora que aparece en los videos.

Con estos y otros datos, la Unidad Investigativa de Homicidios individualizó a Cháves. Al realizar tareas en las inmediaciones de esa dependencia policial, se observó un Volskwagen Bora de características similares a las del auto filmado, pero sin patentes. Luego, pudieron dar con el dominio, en los cristales del vehículo, determinando que se trataba del coche de Cháves.

El ensañamiento con que la joven trans fue asesinada fue evidente. Seis disparos que impactaron en su tórax y su brazo le quitaron la vida prácticamente en forma inmediata. Pero también llamó la atención que cuando hallaron el cadáver detectaron que le faltaban algunas pertenencias. Entre ellas, una cartera y un teléfono celular.

Información de: DIARIOUNO/El Sol

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Misiones: denuncian maltrato a joven trans que falleció en un hospital

Martes, 15 de septiembre de 2020

unnamedPor Cintia Ojeda, desde Posadas

Rocío Ailén Samaniego, una joven trans de 22 años oriunda de Posadas, falleció en el hospital de Fátima en Garupá (Misiones) el 11 de agosto, después de estar 9 días internada. Su familia denunció ante el INADI “discriminación, abandono y persecución por motivos de género, condición social y posición económica”. Y radicó hoy una denuncia penal ante el Juzgado de Instrucción 7 de Posadas.

Rocío era la mayor de cuatro hermanes y había crecido en Villa Cabello, uno de los barrios más populosos de la ciudad. Era conocida por haber bailado en la comparsa  “Jacarezinho” de Villa Cabello y en Beleza Samba de Itaembé Miní. Le gustaba estudiar y había sido beneficiada con el programa Potenciar Trabajo. Su entorno la describió como una persona llena de vida y muy querida.

En Posadas se realizó una marcha convocada por la Asociación De la Calle a la Dignidad. Tras la muerte de Rochi, ATTTA (Asociación de Travestis, Transgénero y Transexuales de Argentina) Misiones– quien venía acompañando a la familia desde la internación de la joven trans– publicó un comunicado con organizaciones en repudio a los hechos de discriminación sufridos por toda la familia.

Nazarena Fleitas de ATTTA Misiones la conocía desde hace 7 años, cuando Rochi inició su transición. “¿Dónde está la ley de identidad de género, el derecho a la muerte digna, el derecho de sujeto de cuidado, donde está el juramento de toda esta gente que supuestamente está para defender la vida? Esto no es de ahora, nosotras vivimos esto desde que la vida es vida”, dijo Fleitas.

“Todos merecen una atención digna sin importar su religión, estado social ni género. Por eso estamos denunciando el maltrato hacia Rocío y sus familiares, por el daño psicológico que nos hicieron a nosotros. También quiero denunciar la falta de atención en el centro de salud y del médico Carlos Tozzeto, siempre con la discriminación de por medio y el maltrato”, expresó Matías Caballero, padrastro de Rocío.

Cómo empezó el periplo familiar

El 2 de agosto a la madrugada Olga, la madre de Rocío, encontró a su hija en el baño y se preocupó. Olga es enfermera, notó que su hija estaba ciánotica. “Llamamos al 107 (Servicio de Emergencias) porque Rocío estaba sufriendo una crisis de asma”, contó Matías. “Nos dijeron que estaban en un cambio de guardia, teníamos que esperar un rato hasta que se organizaran”. Mientras esperaban, la madre trató de estabilizarla. La ambulancia llegó pero se negó al traslado hasta el hospital: “porque se basan en el protocolo COVID 19 y dijeron que no tenían indumentaria para trasladarla” explicó Caballero.

La familia decidió llevarla por sus propios medios hasta el hospital de mayor complejidad de la provincia, el Madariaga. “Allí nos hicieron esperar en la guardia, ella cada vez se descomponía más, en un momento casi no podíarespirar. Mi esposa insistió en entablar diálogo con un médico, que al ver el estado en el que encontraba Rocío empezóa pedir a los gritos que se le atendiera rápido. Había que intubarla porque ya estaba con 64 de saturación de oxígeno (la enfermera de la ambulancia toma 64 y al llegar al nosocomio tenía 60)”.

Según cuenta la familia, en el Madariaga se le hizo el primer hisopado con resultado negativo.  Luego les avisaron que debían trasladarla al hospital de Fátima por falta de camas. “Pero con la excusa de que ahí tenían los mejores terapistas, que estaban preparados para recibir a cualquier paciente con problemas respiratorios” señaló el padrastro.

La familia pidió que la trasladaran al hospital René Favaloro, ubicado en Villa Cabello, a cuadras de su hogar. Después de una primera negativa, aceptaron el traslado por la salud de Rocío” que se concretó ese mismo 2 de agosto alrededor de las 20 horas. Allí se le hizo otro hisopado que también fue negativo.

 Neumonía y discriminación

“Estando internada en Fátima ella se contagia de neumonía” denuncia la familia. Y dicen que “desde el primer momento tuvimos roces con el doctor Carlos Tozzeto, quien nos decía en todo momento que Rocío era un hombre, que tenía anatomía de hombre, y que se iba a referir a ella como un varón”. Caballero relató que “Rocío tenía su documento de mujer y tenía su partida de nacimiento de mujer porque a los 18 años se hizo el cambio de género”. “Nosotros le explicamos todo esto al médico, y nos dijo que para él seguía siendo un hombre” dijo el misionero.

La madre de Rocío contó que en los últimos días de internación vio a su hija “muy abandonada. No la higienizaban, no la movilizaban, no le cambiaban la fijación del tubo, le quedaba la secreción con sangre al costado, la cara toda sucia llena de secreciones, los ojos se ve que no le limpiaban”.

Después de pasar varios días internada, “el médico le informó a la madre que ya no tenía neumonía y que de a poco le iban a ir sacando la sedación para que se fuera despertando” contó Caballero.

Al día siguiente, la familia se enteró de la muerte de Rocío por el pésame de una conocida. Al recibir la noticia de ese modo, el padrastro fue al hospital a las 6 de la mañana. “Cuando le pido el acta de defunción, el doctor Tozzeto se niega a entregarme el papel. Me dice que por protocolo del hospital sólo una fotocopia podía darme” contó indignado Caballero. Detalló que nadie le dio explicaciones, y hasta le pusieron dos agentes de seguridad en la entrada para que no ingresara.

Con la fotocopia de la constancia de defunción, el padrastro fue al Registro de las Personas, donde le pidieron la partida original. El hombre dice que tuvo que ir cuatro veces en colectivo desde el Registro en Posadas al nosocomio en Garupá.

La familia dice que personal del Registro intentó contactarse con el hospital y redactó una nota para obtener la documentación original. La misma fue entregada e ignorada. También se presentó Olga, la madre de Rocío, en el nosocomio, ya que la familia en un momento sospechó que no le daban el acta a Caballero por no ser el padre biológico de la joven.

El padrastro siguió insistiendo con respecto a la constancia, y tras las negativas de los profesionales de salud pidió ver a la directora. Consiguió que lo atendiera el doctor Jaime Brestzki, gerente del hospital. Olga le explicó al médico que ella como enfermera sabe que no les pueden negar a los familiares la constancia de defunción.  Ante esto, el doctor reconoció que cometieron un error e hizo entrega del documento.

Por protocolo, la familia no pudo ingresar a la morgue ni reconocer ni retirar el cuerpo.  Caballero tuvo que obtener una camioneta por pedido del hospital y recurrió a llamar a un delegado de la Municipalidad de Itaembé Miní para conseguir un cajón.

 “Me entregaron unos guantes blancos y con el barbijo personal (el propio) ingresé al lugar. No quisieron ayudarme a cargar el cuerpo dentro del cajón. Lo tuve que cargar, poner dentro del cajón, no me dejaron vestirla, no la limpiaron, yo la tuve que sacar con una bata del hospital” expresó y denunció que cuando solicitó ayuda por el peso del cuerpo “el enfermero dijo “ya que tanto insistís hacelo vos’”, utilizando la excusa del “protocolo por el COVID”.

Aviso oficial de la muerte

El hospital informó formalmente la muerte de la joven a las 18 horas del 11 de agosto. El acta detalla que murió a las 00.35. Es decir que casi 18 horas después avisaron a los familiares.

“A las 18 horas se acerca un móvil de la seccional novena a la casa de mi cuñada, que vive en Itaembé Miní,  y el oficial le dice que el hospital de Fátima le había pedido que se acerquen a avisar que Rocío había fallecido, cuando nosotros ya la habíamos enterrado” expresó el padrastro. “Desde la llamada al 107 hasta el deceso de Rocío, hubo un abandono de persona, una falta de respeto y humanidad, discriminación”.

Caballero dice que tras varios pedidos, incluso a la gobernación, hasta ahora nadie del hospital ni de Salud Pública se comunicó con la familia. La cronista tampoco obtuvo respuestas a las consultas realizadas por este medio para tener una declaración oficial sobre el caso. Ni del hospital, ni del Ministerio, ni del INADI.

“Es nuestra segunda hija que se nos muere en salud pública” dice la familia al referirse a Rocío. El año pasado, la hija menor, un bebé, murió presuntamente ahogada estando en Neonatología. La causa por presunto homicidio a raíz de una negligencia médica está “estancada” en el Juzgado n°6 Secretaría 2.

“Yo sé que la vida de Rocío no nos la devuelve nadie pero queremos que no vuelva a pasar. Que haya gente capacitada para atender sin importar género, ideología, religión, raza. Que aprendan a atender a la gente como seres humanos” dijo la posadeña de 42 años. Hoy ella y su marido pudieron radicar la denuncia en el Juzgado 7 de Posadas. Esperan una respuesta de la Justicia.

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Un crimen de odio a personas LGBT+ cada tres días en Argentina

Lunes, 14 de septiembre de 2020

Orgullo_2019_BA_LEGUERA_GCM_8692-990x495Por Rosario Marina

Fotos:Legüera/Archivo Presentes

Entre el 1 de enero y el 30 de junio de este año, 69 personas LGBTIQ+ fueron atacadas, asesinadas, o sufrieron abandono por parte del Estado. Fueron 69 crímenes de odio, uno más que lo registrado el año pasado, pero con un problema adicional: los efectos de la pandemia de Covid-19, especialmente crueles en las mujeres trans.

“Hay compañeras que han muerto de Covid y están en las morgues de los hospitales porque nadie las retira, algunas no tienen documentación, algunas son migrantes. Nos llaman del Muñiz y otros hospitales de CABA para ver si las conocemos”, denunció Marcela Romero, presidenta de ATTTA.

Los datos son del informe del Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT, creado por la Defensoría LGBT del Instituto contra la Discriminación de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, en articulación con la Federación Argentina LGBT y la Defensoría del Pueblo de la Nación. La información que publican provienen de los medios masivos de comunicación, y de lo recolectado por la Defensoría LGBT a través de denuncias recibidas, de redes sociales y contactos telefónicos. También hay datos que aporta el Centro de Documentación y Situación Trans de América Latina y el Caribe (CeDoSTALC) perteneciente a la RED LACTRANS.

Muertes por ausencia del Estado

Al igual que el año pasado, las más afectadas por los crímenes de odio son las personas trans: el 78% de los casos corresponden a mujeres trans (travestis, transexuales y transgéneros); en segundo lugar con el 16% se encuentran los varones gays cis; en tercer lugar con el 4% de los casos le siguen las lesbianas; y por último con el 2% los varones trans.

De los 69 crímenes de odio registrados, 32 fueron asesinatos, suicidios y muertes por ausencia y/o abandono estatal; y 37 son ataques, violencia física que no terminó en muerte.

Del total de lesiones al derecho a la vida, el 19% de los casos son asesinatos; el 6% suicidios; y el 75% restante son casos de muertes por abandono y/o ausencia estatal.

Las más afectadas: mujeres trans y travestis

Las travestis y mujeres trans siguen siendo las que se ven más afectadas por los crímenes de odio. En el primer semestre de 2020 hubo 6 asesinatos perpetrados hacia la diversidad sexual -3 fueron dirigidos a mujeres trans y 3 a varones gay cis-; 2 suicidios -de mujeres trans-; y 24 muertes por abandono y/o ausencia estatal – todas ellas fueron de mujeres trans-.

“La cantidad de casos de muertes por abandono y/o ausencia estatal es imprecisa y sin dudas significativamente muchísimo menor al número real, ya que estos no figuran en los medios y solo es posible acceder a ellos a través de la denuncia directa de familiares de las víctimas y mayormente a la información aportada por otras mujeres trans”, indica el informe.

Una de las que sufrió ese abandono por parte del Estado fue Katalina Martínez Yancha, una mujer trans ecuatoriana privada de su libertad en Argentina. A principio de este año se encontraba en la Unidad penitenciaria N°32 de Florencio Varela, provincia de Buenos Aires, cuando comenzó a sentir dolores en el cuerpo. Le siguieron otros síntomas como dificultad para respirar, fiebre y falta de apetito.

A pesar de que todos estos padecimientos se condecían con el diagnóstico de tuberculosis (TBC) -.enfermedad muy frecuente en los penales bonaerenses- los médicos que la revisaron afirmaron que se trataba de problemas psicológicos, y la mandaron una y otra vez de regreso a su celda. Según el comunicado publicado por Aramis, abogadx y activista y Naomi Lozano, prima de Katalina, “al momento de atenderla no revisaron su capacidad respiratoria y quien la atendió le dijo que no podía recetarle ‘ni un ibuprofeno porque no era doctor’.”

De todas las lesiones al derecho a la vida relevadas en el informe, el 91% fueron dirigidas a mujeres trans. “Estos alarmantes números muestran cómo la violencia hacia la comunidad LGBT está particularmente dirigida: es en las mujeres trans en quienes se manifiesta con especial odio, saña y de manera más brutal la discriminación en su máxima expresión, que termina con sus vidas”, advierten desde el Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT.

“La mayoría de las muertes de las personas trans, no sólo los travesticidios o transfemicidios, son crímenes de odio porque son el resultado de un abandono estructural del Estado. No es actual ni coyuntural, sino que tiene que ver con décadas de explotación, exclusión, marginación, violencia y dicriminación hacia las personas trans”, explicó a Presentes María Rachid, Titular del Instituto contra la Discriminación de la Defensoría del Pueblo CABA.

¿Quiénes lxs matan?

En el 51% los crímenes de odio son cometidos por personas; el 49% son llevados a cabo por el Estado y dentro de este porcentaje el 13% es perpetrado específicamente por personal de las fuerzas de seguridad en ejercicio de su función estatal, configurando todos ellos casos de violencia institucional

El informe explica que existe un subregistro muy grande de estos casos de violencia institucional, porque no suelen atreverse a denunciar por miedo a reprimendas, por necesidad de seguir trabajando en la zona de los hechos y hasta en algunos casos por naturalización de las situaciones discriminatorias.

“Hay lugares en que la pandemia lo que hizo también es recrudecer la violencia. La policía salió a cazarnos. Cada vez que ven una mujer trans le piden documento, las violentan, las insultan. Siempre hay mucha amenaza de que te van a hacer un acta”, explicó a Presentes Marcela Romero, presidenta de ATTTA.

Un joven gay de 27 años denunció que el 1 de mayo fue golpeado y agredido por agentes homoodiantes de Infantería y por policías de la comisaría sexta de Río Gallegos (provincia de Santa Cruz). Contó que mientras estuvo alrededor de seis horas detenido, en el contexto de la pandemia, le quebraron un maxilar, le fisuraron las costillas y le dejaron hematomas en todo el cuerpo, burlándose de su orientación sexual. La denuncia está en el juzgado de instrucción número 1 a cargo de la jueza Marcela Quintana.

En los casos en que los agresores no son policías o funcionarios, la mayoría son son vecinos/as o personas conocidas por ellas. Luego, en segundo lugar, quienes atacan son  personas desconocidas por las víctimas y en tercer y cuarto lugar están: la pareja, noviazgo, ex pareja o ex novio/a, y clientes del trabajo sexual. También los/as victimarios/as pueden ser familiares. Sólo en el 17% de los casos totales no se registran datos de la vinculación víctima-victimario/a.

Atacadxs y asesinadxs en cuarentena

Karly Sasha Chinina Palomino, una joven trans de 33 años, fue asesinada en la madrugada del 5 de marzo en Ciudadela, provincia de Buenos Aires. Era oriunda de Perú, vivía en la Ciudad de Buenos Aires y sobrevivía ofreciendo servicios sexuales, como muchas personas del colectivo travesti-trans afectadas por la violencia estructural.

La Fiscalía número 5 de San Martín intervino en la escena del crimen a partir del llamado del 911. El cuerpo de Karly yacía en avenida Rivadavia y Granaderos, ahí donde la avenida corre paralela a las vías del tren y hay un paso a nivel.

En abril, Ana Lucía Lola Soraire, una trans de 39 años que vive en Merlo (provincia de Buenos Aires), denunció que mientras cumplía la cuarentena por el Covid19 fue víctima de un ataque de odio en su casa, y que intentaron matarla. Según contó a Presentes Karla Benítez, una compañera trans que la acompañó en los últimos días, el 6 de abril un grupo de conocidos atacó a Lola -como la conocen- en la puerta de su vivienda con una masa, cadenas y piedras hasta dejarla inconsciente. Karla denuncia también que hace tiempo a Lola la estaban amenazando por redes sociales.

Gabriela Alejandra Homann Ayala es una sobreviviente en el sentido más cabal, porque a los 40 superó el promedio de vida para travestis y trans en América Latina (35 años) sino también, hace pocos días, sobrevivió un intento de travesticidio en su propia casa en Grand Bourg (provincia de Buenos Aires). Fue en la madrugada del 13 de abril, cuando un hombre que la había contactado por servicios sexuales en plena cuarentena por Covid-19, la apuñaló varias veces en el cuello, la nuca y las manos. Después atacó a un joven gay que vive en otra habitación en el fondo del terreno y huyó.

El sábado 25 de abril al atardecer, Tamara Denise Morales –una mujer trans de 36 años– fue trasladada en ambulancia desde la casa de Villa de Mayo, donde vive con su familia, a la guardia del hospital Malvinas Argentinas. Se sentía muy mal, e iban a practicarle diversos exámenes, incluido un testeo de coronavirus, contaron sus allegadxs. Estuvo en el hospital entre las 20 y las 3 de la madrugada, cuando –según dio a conocer el hospital–, pidió el alta voluntaria y se fue. Su familia y amigas no supieron más de ella y el domingo pidieron desesperadamente en las redes que si alguien la había visto se comunicara con ellxs. Finalmente la policía la encontró muerta.

En Reconquista – una las ciudades más importantes del norte de Santa Fe- y donde por estos días proliferan las marchas contra la expropiación de Vicentín, asesinaron el sábado 13 de junio a Roberto Monje, de 40 años, activo militante gay de esa localidad. Trabajaba en un comercio céntrico, por eso era conocido por la mayor parte de la ciudadanía reconquistense.

El cuerpo sin vida estaba en el baño de su casa, con decenas de heridas de arma blanca, la mayoría en la zona del cuello. Algunos puntazos en sus manos indican que intentó defenderse. En base a las imágenes que captaron cámaras de seguridad cercanas a ese domicilio, en la calle Ludueña al 1020, el supuesto asesino llegó a la casa de Roberto en bicicleta, el viernes alrededor de las 20, y se retiró del lugar 11 horas después.

Los efectos de la pandemia: violencia e intentos de desalojo

“Se deja constancia de la gran preocupación de este observatorio por la diversidad sexual en el actual contexto de pandemia, y en particular la especial y delicada situación que están atravesando las personas trans. Miles de mujeres trans en nuestro país se encuentran inmersas en una crisis económica-habitacional, producto de la pandemia. Según la Encuesta Nacional de Alquileres del Mes de Mayo, el 85 % de ellas no pudo pagar el alquiler y el 57 % se quedó sin ingresos económicos”, explica el informe.

Aunque el gobierno nacional haya decidido suspender los desalojos de inquilinos/as por falta de pago, y aunque el decreto presidencial incluye a hoteles y pensiones, la mayoría de las travestis y trans que habitan en esos sitios y que pagan diariamente y sin mediar contrato alguno, quedaron expuestas a extorsiones y amenazas por parte de los/as

propietarios/as que incumplen el decreto. Según el informe, se reportaron cientos de casos donde estos/as las arrojaron a las calles por no poder continuar abonando. Uno de los casos más conocidos fue el del barrio porteño de Balvanera, el dueño del Hotel Saavedra amenazó con desalojar a ocho travestis que vivían allí.

Las cárceles en pandemia

En abril, a pocos días de decretarse la cuarentena obligatoria, en la Unidad Penitenciaria N°2 de Sierra Chica, provincia de Buenos Aires, las trans y travestis privadas de su libertad se dedican a fabricar barbijos para el personal de la penitenciaria a cambio de unas horas de sol en el patio.

Esta es una de las tantas vulnerabilidades a las que la población trans en situación de encierro se ve expuesta ante la crisis del Covid-19. De por sí, y según datos arrojados por un informe realizado por Otrans en 2019, el 82% de las personas travestis y trans entrevistadas no tenía antecedentes previo a su condena. La mayoría de las mujeres trans privadas de su libertad son migrantes (principalmente de Perú y Ecuador), con un porcentaje cada vez mayor sostenido, en gran parte, por detenciones arbitrarias. En este contexto, el 73% de las travestis y trans en cárceles bonaerenses padece algún tipo de enfermedad.

Un mes después, a principios de mayo, en los pabellones LGBTI+ de distintos complejos penitenciarios ya denunciaban la falta de insumos para hacer frente a la pandemia. Un informe del RESET dio cuenta de la discriminación y los riesgos propios que enfrenta esta población.

En el Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza, Emiliano Santa Cruz (34 años) pasa sus días junto a 21 chicos gays en el Pabellón A, destinado a la población carcelaria LGBTI+. “Durante todo el fin de semana estuvimos sin señal de cable y de teléfono, y se presta a confusión. Creímos que querían desinformarnos sobre lo que está pasando con nuestros compañeros de Devoto”, contó a Presentes.

Ya el 30 de marzo se notaba: la cuarentena por el coronavirus había destapado la olla de la violencia estructural. La primera semana de aislamiento preventivo obligatorio en Argentina dejó en evidencia, entre otras cosas, la emergencia habitacional y las condiciones precarias de vida de la población de personas travesti y trans. La mayoría de ellas se dedica al trabajo sexual y a partir de estas nuevas normativas por la pandemia de coronavirus no han podido generar recursos para la subsistencia. Esto se tradujo en muchos casos en no poder pagar las piezas que alquilaban y ser amenazadas de desalojo o, como ocurrió en Córdoba, ser echadas a la calle con violencia en plena cuarentena por la pandemia.

“El Covid desnudó no solamente la falta de políticas, sino la carencia y el incumplimiento de los derechos humanos de las personas trans en Argentina”, apuntó Marcela Romero.

Agencia Presentes informa de que Todos nuestros contenidos son de acceso libre. Para seguir haciendo un periodismo independiente, inclusivo y riguroso necesitamos tu ayuda.  Podés colaborar aquí.

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia. , , ,

El Gobierno argentino instaura un cupo de al menos un 1% para personas trans en el acceso al empleo público

Martes, 8 de septiembre de 2020

alberto-fernandez-1Alberto Fernández, Presidente de Argentina

El Gobierno de Argentina ha emitido un histórico decreto que establece un cupo laboral de al menos un 1% en el empleo público para personas trans. La decisión busca compensar la discriminación estructural que este colectivo padece en la búsqueda de empleo. Podrán acogerse a este cupo «personas travestis, transexuales y transgénero que reúnan las condiciones de idoneidad para el cargo» con independencia de que hayan o no efectuado la rectificación registral del sexo y el cambio de nombre de pila e imagen que la ley argentina permite.

El decreto 721/2020 ha sido publicado este viernes en el Boletín Oficial de la República Argentina (enlace). Su fundamentación es clara: el texto reconoce que «en el Sistema Universal de Protección de los Derechos Humanos y en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos los órganos de control y los organismos jurisdiccionales se han pronunciado» a favor de considerar que «la identidad de género y su expresión, así como también la orientación sexual, constituyen categorías prohibidas de discriminación». En especial, el decreto menciona la Opinión Consultiva N° 24 del 24 de noviembre de 2017 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, un texto cuya importancia capital ya destacamos en su momento, al considerar que «la orientación sexual y la identidad de género, así como la expresión de género son categorías protegidas por la Convención» y que «en consecuencia, su reconocimiento por parte del Estado resulta de vital importancia para garantizar el pleno goce de los derechos humanos de las personas transgénero, incluyendo la protección contra la violencia, tortura, malos tratos, derecho a la salud, a la educación, empleo, vivienda, acceso a la seguridad social, así como el derecho a la libertad de expresión, y de asociación».

El decreto también reconoce que en la propia Argentina el Experto Independiente sobre Orientación Sexual e Identidad de Género de las Naciones Unidas, en el año 2017, recomendó la adopción de medidas intersectoriales para aplicar la ley de identidad de género y mejorar el acceso a la educación, la atención de la salud, el empleo, la vivienda, el crédito, las becas y otras oportunidades, incluidas modalidades alternativas de trabajo y empleo para las mujeres trans. Y es que, ese a los avances normativos que Argentina ha experimentado en materia de identidad de género,  las personas trans «continúan teniendo dificultades para disfrutar del efectivo ejercicio del derecho a la salud, a la educación, a una vivienda digna, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo, así como también a la protección frente al desempleo, sin discriminación alguna». «Las trayectorias de vida de las personas travestis, transexuales y transgénero están atravesadas por la estigmatización, criminalización y patologización sistemática por una gran parte de la sociedad y de las instituciones», destaca el decreto. «Resulta de vital importancia transformar el patrón estructural de desigualdad que perpetúa la exclusión de esta población que tiene una expectativa de vida de entre 35 y 40 años aproximadamente», continúa. «A esta situación se suma, como se dijo, la exclusión histórica de los ámbitos educativos y la dificultad en la obtención de trabajos formales y estables. Todo ello evidencia la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran estos colectivos ante la escasa y muchas veces nula posibilidad de acceder a un trabajo en condiciones igualitarias, y ello conlleva en numerosas ocasiones, y en ese contexto, al ejercicio de la prostitución», añade en otro momento.

Es por eso que, como parte de las acciones positivas que los avances normativos reseñados requieren, el Gobierno de Argentina ha decidido promover una medida que garantice la inclusión laboral de las personas trans en el sector público y las permita ejercer su derecho al trabajo: un cupo mínimo de un 1%, para lo cual se deberán establecer reservas de puestos de trabajo que serán ocupados exclusivamente por personas de este colectivo. El decreto ya incluso más lejos, ya que a los efectos de garantizar la igualdad real de oportunidades, establece que el requisito de «terminalidad educativa» no puede resultar un obstáculo para el ingreso y permanencia en el empleo, por lo que si las personas aspirantes a los puestos de trabajo no hubieran completado su educación se permitirá su ingreso con la condición de cursar el o los niveles educativos faltantes y finalizarlos. En estos casos, una Unidad de Coordinación, establecida en el artículo 7 del decreto, deberá arbitrar los medios para garantizar la formación educativa obligatoria y la capacitación de las personas afectadas con el fin de adecuar su situación a los requisitos formales para el puesto de trabajo en cuestión.

Años por delante en el reconocimiento de los derechos de las personas trans

Un avance importantísimo, sin duda, en un país que, recordemos, ya se adelantó al resto al aprobar en 2012 una ley que permite rectificar en los registros públicos el sexo, imagen y nombre de pila con el que la persona fue inscrita al nacer cuando estos no coincidan con la identidad de género autopercibida, sin obligación de acreditar intervención quirúrgica alguna ni terapias hormonales u otro tratamiento psicológico o médico. Un reconocimiento del principio de autodeterminación de género al que luego se han sumado numerosos países y que España sigue sin hacer más allá de lo establecido por algunas legislaciones autonómicas que solo afectan al marco competencial regional.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , ,

La Justicia argentina falló a favor de una joven trans en riesgo, pero le niegan la vivienda

Sábado, 5 de septiembre de 2020

1-A-justicia-1754x877Por Verónica Stewart

Ilustración: Flor Capella/Agencia Presentes

El pasado 27 de agosto se cumplió un año desde que la Defensoría Oficial en lo Civil Nª 1 del Departamento Judicial de Dolores, provincial de Buenos Aires, falló una acción de amparo a favor de la mujer trans Agustina González. La Justicia debe garantizar “el otorgamiento de un alojamiento digno con condiciones edilicias adecuadas, en virtud de la grave situación de vulnerabilidad, exclusión y discriminación en la que se encontraba por entonces”. Sin embargo, al día de hoy, dicho derecho no ha sido garantizado, y Agustina continúa viviendo en condiciones precarias e indignas.

Actualmente, Agustina se encuentra internada con riesgo de infección por falta de higiene y escaras. “Me conformo solamente con que me arreglen mi casa donde yo vivo”, dijo a Presentes. “Que me revoquen un poco, tener el baño adentro. El techo gotea, y me fui enfermando con el tema de la humedad y con todas las enfermedades que tengo – principalmente, HIV, – me invalida aún más”.

Una cadena de violencias y exclusión

Agustina vivía en lo que su abogada Cecilia Coronel describió a Presentes como “una situación de marginalidad importante. Ha sufrido violencia de género y abuso familiar, y ha tenido que vivir de casa en casa y ejercer la prostitución”, agregó. Vive en una construcción precaria, sin baño interno ni calefacción. El proceso judicial se extendió por varios meses pero cuando el juez dictó sentencia definitiva el 10 de marzo, el amparo indicaba que la Municipalidad de Dolores debía brindarle, en forma inmediata, “un alojamiento digno y seguro en condiciones de habitabilidad por el plazo de un año mientras duren las condiciones de marginalidad y vulnerabilidad”. Debía proveerle, además, una atención a su salud interdisciplinaria, que incluyera tanto a una psicóloga como a una trabajadora social.

“Dijeron que no se pueden comprobar las situaciones de violencia

Pero ante la sentencia favorable del fallo para Agustina, el Municipio apeló. En mayo del presente año, el Tribunal de la Cámara de Apelación en lo Contencioso Administrativo de Mar del Plata ratificó el fallo. Para entonces, habían pasado varios meses y la situación de salud de Agustina, y con ella la urgencia de su pedido, había cambiado. Tras una infección en una muela, Agustina debió ser trasladada al Hospital San Juan de Dios en La Plata y, dado el contexto de Covid-19, el personal médico accedió a que continuara con su tratamiento desde su hogar.

Por lo tanto, la falta de condiciones dignas de habitabilidad se volvió aún más apremiante. “Cuando se volvió a insistir, ahora con el fallo de la Cámara, el abogado llevó la propuesta con un lugar amueblado”, contó Coronel a Presentes. “Primero, dijeron que no se pueden comprobar las situaciones de violencia y de abuso que ha sufrido. Segundo, que cambió de pedido, que al principio había pedido un plan de vivienda y ahora estaba pidiendo un alquiler. Nosotras seguimos insistiendo, pero los medios de Dolores no cubrieron el caso”, agregó. El colectivo de Mujeres y Diversidades Dolorenses se encargó de buscar dicho departamento amueblado, pero todavía no hay respuesta ante la petición de la Defensoría del Pueblo para que el Estado municipal se lo otorgue.

Emergencia habitacional

Según el comunicado “Los derechos humanos de la población travesti y trans en aislamiento obligatorio publicado por CELS el 19 de junio, la situación habitacional para dicha población es crítica. De los 180 hoteles familiares declarados en la Ciudad de Buenos Aires, de los cuales muchos funcionan como vivienda, varios “ofrecen condiciones de habitabilidad precaria: baños sin desagües aptos, goteras en las habitaciones, cocinas comunes sin salubridad ni seguridad. Un departamento en alquiler para vivienda es mucho más barato, pero se vuelve inaccesibles por la exigencia de garantías o porque las inmobiliarias o les dueñes rechazan el contrato a personas travestis y trans”, continúa el informe.

Como indica el artículo académico Visibilizar la vulnerabilidad. Comunidad trans en situación de calle, relatos de trayectorias habitacionales y las respuestas institucionales realizado por FADU, UBA, en 2016 el 33,1% de la muestra estudiada indicó vivir en cuartos de alquiler de hoteles. El artículo también señala que “en general una de cada tres personas trans vive en hogares pobres por ingreso”, y que la expulsión temprana del hogar familiar, la necesidad de ingresar tempranamente al mundo laboral y, en general, tener que hacerlo de modo informal, y “el no contar con las redes de apoyo de los vínculos de la familia de origen”, son algunas posibles causas de este problema

Agencia Presentes informa: Todos nuestros contenidos son de acceso libre. Para seguir haciendo un periodismo independiente, inclusivo y riguroso necesitamos tu ayuda.  Podés colaborar aquí.

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.