Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Matrimonio’

El Parlamento lituano rechaza una proposición de ley de uniones civiles para las parejas del mismo o de distinto sexo

Jueves, 3 de junio de 2021

Tomas-Vytautas-600x400Tomas Raskevičius

El intento de aprobar una regulación de las parejas del mismo y de distinto sexo en forma de uniones civiles ha cosechado un primer fracaso en Lituania. La proposición de ley presentada entre otros por el diputado abiertamente gay Tomas Raskevičius ha sido rechazada en el Parlamento por una ajustada mayoría. Los promotores de la norma no se dan por vencidos y revisarán el texto para presentar una nueva versión en otoño que reúna más apoyos. La actual coalición de Gobierno de centroderecha, aunque dividida sobre el asunto, se comprometió a promover el reconocimiento de las parejas del mismo sexo, que ya se ha intentado sin éxito en otras dos ocasiones en el pasado. La Constitución lituana recoge una definición excluyente del matrimonio.

El actual intento de aprobar una regulación de uniones civiles que incluya a las parejas del mismo sexo tiene su origen a finales del año pasado. Tras las elecciones de los pasados días 11 y 25 de octubre, la Unión Patriótica-Democristianos Lituanos (TS-LKD), el Movimiento Liberal (LRLS) y el socioliberal Partido de la Libertad (LP) alcanzaron un acuerdo de coalición con la nueva primera ministra Ingrida Šimonytė al frente. Un pacto que fue calificado de «finlandés», ya que al igual que en el país nórdico, las representantes de los tres partidos implicados son mujeres.

Entre las medidas que acordaron las tres formaciones se encuentra la aprobación de una ley de uniones civiles abierta a todas las parejas. Los democristianos aceptaron esta propuesta de sus socios minoritarios a cambio de reservarse el derecho a votar en contra de la misma. Los liberales y los socioliberales, sin embargo, confían en recabar el resto de los apoyos necesarios entre las formaciones de la oposición, en particular los socialdemócratas del LSPD. La posición de la TS-LKD tampoco es unánime: buena parte de sus diputados se declaran favorables a la medida.

El martes pasado, el Seimas (el parlamento unicameral lituano) votaba la toma en consideración de una proposición de ley de uniones civiles promovida entre otros por el diputado abiertamente gay Tomas Raskevičius (LP). El pleno de la cámara rechazó la tramitación de la medida por una ajustada mayoría de 65 votos en contra frente a 63 a favor. En el partido mayoritario de la coalición de Gobierno (TS-LKD), una tercera parte de sus diputados se opusieron a la norma. No se contaba entre ellos el ministro de Exteriores y líder de la formación Gabrielius Landsbergis, que ha sido uno de sus valedores.

Los promotores no se dan por vencidos y aseguran que presentarán una nueva versión del texto que recabe más apoyos en otoño. «Esta votación ilustra que garantizar los derechos humanos es un proceso a largo plazo que necesita mucho más trabajo», declaró Raskevičius. La sociedad lituana sigue estando a la zaga de la Unión Europea en sus actitudes en relación con la realidad LGBTI. Hace dos semanas, unas diez mil personas se manifestaron en la capital, Vilna, para mostrar su rechazo a una regulación de las parejas del mismo sexo. Una cifra nada desdeñable en un país de 2,8 millones de habitantes, mayoritariamente católicos.

El reconocimiento de las parejas del mismo sexo en Lituania se había intentado ya en otras dos ocasiones en el pasado, aunque el matrimonio igualitario, vetado a nivel constitucional, está por ahora fuera del alcance. Una iniciativa sobre uniones civiles presentada en 2015 por nueve diputados de los partidos socialdemócrata (LSDP) y liberal (LRLS) se topó con el rechazo del entonces primer ministro Algirdas Butkevičius (LSDP). A pesar de que una comisión parlamentaria decretó su plena constitucionalidad, la medida no llegó a tramitarse y entró en vía muerta con las elecciones de octubre de 2016. Unos comicios de los que salió un Gobierno de coalición presidido por los agraristas y con los socialdemócratas como socio minoritario.

Durante dicha legislatura, los liberales del LRLS presentaron una nueva proposición de ley ante el Parlamento para regular las uniones civiles entre dos personas con independencia de sus sexos. En junio de 2017, la iniciativa fracasó al obtener con el rechazo de 59 diputados, frente al apoyo de 29 y la abstención de otros 20. A pesar del fracaso, la Liga Gay Lituana destacó que la medida había recabado apoyos individuales más allá del LRLS, tanto en el gobernante Partido Socialdemócrata (LSDP) como en los democristianos, en la oposición entonces junto a los liberales. La organización lo interpretó como un signo del apoyo creciente a la equiparación de derechos en el país báltico.

Luces y sombras de la realidad LGTB en Lituania

La realidad LGTBI de Lituania en la última década ha estado marcada por los altibajos. En octubre de 2010 entró en vigor una reforma para prohibir la «manifestación y promoción» de contenidos publicitarios referidos a orientación sexual. Una prohibición que afecta a servicios publicitarios dirigidos a toda la población, y no solo a menores. Poco antes, en marzo de 2010, había entrado en vigor la ley de «de protección de menores contra el efecto perjudicial de la información pública» con el objetivo de obstaculizar la información positiva sobre diversidad sexual. Y aunque su versión inicial fue corregida por las protestas, su redacción definitiva sigue estigmatizando la información sobre homosexualidad.

En septiembre de 2014 informábamos sobre la prohibición de un inocente spot contra la homofobia, en base a esta legislación. En enero de 2015, un diputado lituano lanzaba veladas amenazas precisamente contra la Liga Gay Lituana, a la que acusaba de «jugar con fuego» con «provocaciones» que podrían costarles un ataque como el sufrido por la revista satírica Charlie Hebdo en París. Ese mismo mes, un tribunal lituano calificaba de «excéntrica» la foto en la que una pareja gay aparece besándose y descartaba actuar ante las amenazas homófobas que habían recibido sus protagonistas.

En noviembre de 2015 recogíamos una noticia con un cariz algo más positivo: el Parlamento del país decidía eliminar del orden del día la votación de una ley contra la llamada «propaganda homosexual» similar a la vigente en Rusia. En 2017, el país báltico sorprendía positivamente al conceder asilo a dos refugiados perseguidos en Chechenia a causa de su orientación sexual. En febrero de 2016, las autoridades de inmigración del país denegaron el permiso temporal de residencia a un hombre de nacionalidad bielorrusa casado en Dinamarca con un ciudadano lituano. Una situación corregida en enero de 2019 por la sentencia del Tribunal Constitucional que ordenaba reconocer el derecho de residencia a los cónyuges de parejas del mismo sexo, en aplicación de la histórica sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea emitida meses antes.

 Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , ,

La justicia taiwanesa empieza a revocar las limitaciones a los matrimonios del mismo sexo binacionales

Miércoles, 19 de mayo de 2021

182966833_4273575082655331_2159006619214155577_nLa justicia de Taiwán ha concedido por primera vez el derecho a casarse a una pareja del mismo sexo en la que uno de los miembros procede de un país que no reconoce el matrimonio igualitario. Se trata del taiwanés Ting Tse-yen y su novio Leong Chin-fai, procedente de Macao (región administrativa especial de la República Popular China). El activismo confía en que la sentencia allane el camino para la superación de esta limitación, impuesta en la ley de matrimonio igualitario que aprobó el Parlamento de Taiwán en mayo de 2019. El país se convirtió en el primero, y por ahora único, del continente asiático en garantizar el derecho de todas las parejas a casarse con independencia del sexo de los contrayentes.

En mayo de 2017, la Corte Constitucional de Taiwán emitía un fallo histórico en el que instaba al Yuan Legislativo (el parlamento taiwanés) a legalizar el matrimonio igualitario en un plazo de dos años. Si no se producía la reforma por la vía legislativa tras un periodo de dos años, la sentencia decretaba que a partir de mayo de 2019 las parejas del mismo sexo podrían comenzar a registrar sus matrimonios automáticamente. Comenzaba entonces la movilización de los grupos anti-LGTBI, articulados en torno a la denominada «Alianza para la Felicidad de la Próxima Generación», un conjunto de grupos religiosos que reunieron las firmas suficientes para promover la celebración de un referéndum sobre la materia.

El referéndum, que constaba de varias preguntas, tuvo lugar en noviembre de 2018 y los grupos LGTBIfobos, que llevaron a cabo una muy agresiva campaña y que contaron con importantes apoyos económicos, consiguieron más votos (ello a pesar de que las encuestas muestran que el matrimonio igualitario cuenta con el apoyo de una mayoría de los taiwaneses). Así, por ejemplo la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo recibió 3.250.165 votos a favor y 6.701.859 en contra (el censo electoral era de 19.757.067 votantes). Un resultado que entraba en colisión con las disposiciones constitucionales y legales que el Gobierno estaba obligado a resolver.

Finalmente el Gobierno de Taiwán, del Partido Progresista Democrático, optó por evitar que se agotase el plazo concedido por la Corte Constitucional y presentó ante el Yuan Legislativo un proyecto de ley muy medido en su lenguaje. Por ejemplo, el lugar de llamarlo proyecto de ley de matrimonio, la norma se presentó bajo el aséptico título de «Ley parlamentaria de ejecución de la interpretación judicial nº 748». No era, además, un proyecto de ley de simple reforma de las leyes de matrimonio vigentes para abrirlas por defecto a todas las parejas, sino un texto legal específico. El proyecto autoriza a las parejas del mismo sexo a registrarse como matrimonios y les concede el estatus legal de esposos, aunque limita algunas cuestiones.

Entre ellas, que las parejas del mismo sexo seguirán sin poder adoptar conjuntamente hijos con los que no tengan relación biológica ni se habilitarán como «parejas infértiles» a efectos de acceso a los procedimientos de reproducción asistida. Los taiwaneses, además, no podrán contraer matrimonio con extranjeros de su mismo sexo a menos que sus países de origen reconozcan también el matrimonio igualitario. El texto fue finalmente aprobado en tercera lectura el 17 de mayo de 2019, por 66 votos a favor (varios de ellos procedentes del Partido Nacionalista Chino o Kuomintang, principal fuerza opositora) y 27 en contra. La ley entró en vigor el 24 de mayo del mismo año.

Pocos meses después, la pareja formada por el taiwanés Ting Tse-yen y el macaense Leong Chin-fai, recibía la negativa de la administración a su solicitud para contraer matrimonio. El motivo, que Leong procede de Macao, una región administrativa especial de la República Popular China en la que (como en el resto del país) no están permitidos los matrimonios entre personas del mismo sexo. Ting y Leong recurrieron a la justicia y, el pasado 6 de mayo, la Alta Corte Administrativa de Taipei les dio la razón.

Se trata de la primera vez que los tribunales amparan a una pareja binacional del mismo sexo, un hito que el activismo taiwanés ha celebrado como una primera victoria hacia la supresión de esta cláusula discriminatoria con respecto a las parejas de distinto sexo. Ting y Leong, que han fundado un grupo para asistir a otras personas en su misma situación, confían en que la sentencia siente un precedente para estos taiwaneses que quieren contraer matrimonio con sus parejas del mismo sexo procedentes de Japón, Tailandia, China o Vietnam.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , , , ,

El arzobispo Samuel Aquila compara algunos matrimonios, incluidas las relaciones LGBTQ, con la bestialidad

Jueves, 13 de mayo de 2021

E4CD239D-A3E9-45CA-A10F-E2A3C6B8C7CFLos arzobispos estadounidenses compararon algunos matrimonios, incluidos los de parejas del mismo sexo, con la bestialidad, durante una charla que dio en una conferencia sobre atención médica.

El arzobispo Samuel Aquila de Denver ofreció sus comentarios en Converging Roads, una conferencia anual sobre atención médica católica que tiene un historial anti-LGBTQ y es coanfitrión de la Arquidiócesis de Denver. The Colorado Times Recorder citó de su charla: “Una vez que eliminas a los niños de la ecuación, puedes justificar cualquier cosa, por lo que obtienes el poliamor, obtienes la poligamia, puedes tener a tu perro mascota como tu cónyuge, y es una locura”.

La noticia también informó: “Aquila se centró especialmente en la identidad de género, y en un momento de su discurso dijo: ‘Puedo identificarme como 6’ 4″, pero todavía tengo problemas para poner el equipaje en los compartimentos superiores de los aviones “, lo que provocó risas en la multitud. “’Es importante señalar que la conversación sobre estos conflictos está informada por una mentalidad secular que ve la libertad como la capacidad de hacer lo que uno quiera en lugar de la comprensión católica de la libertad como la capacidad de hacer el bien’, continuó Aquila. “Cuando no elegimos el bien como lo define Dios, nos convertimos en esclavos del diablo y nunca nos damos cuenta de la verdadera felicidad”.

El arzobispo también criticó la Ley de Igualdad y promovió los mitos anti-transgénero sobre el atletismo y el uso de las instalaciones públicas.

Aquila y la Arquidiócesis de Denver tienen antecedentes anti-LGBTQ desde hace mucho tiempo (el arzobispo altamente conservador Charles Chaput, ahora arzobispo emérito de Filadelfia, fue el predecesor de Aquila). Bajo el actual arzobispo, la arquidiócesis recibió al ex orador gay Andrew Comiskey en 2019 para una conferencia copatrocinada por el ministerio vinculado a ex gays Desert Stream / Living Waters Ministries. En una pancarta en la publicidad de una propiedad arquidiocesana, se citó el evento Comiskey diciendo: “No existe tal cosa como una persona ‘gay’ … Ese es un mito popular”. Al menos dos oradores en la conferencia de Denver hablaron sobre cómo supuestamente alteraron sus orientaciones sexuales y se volvieron heterosexuales.

Aquila apareció en un video promocional para el ministerio ex-gay mencionado anteriormente, y previamente hizo un llamado a los católicos en la arquidiócesis para que comiencen a que los grupos locales practiquen la terapia de conversión, mientras que también afirmó que tales practicantes serían “perseguidos” por la sociedad en general. Varias docenas de sacerdotes de la arquidiócesis han recibido capacitaciones o se han reunido con Comiskey.

La familia de Alana Chen, una lesbiana católica que murió por suicidio a los 24 años, culpó a la arquidiócesis por la muerte de Chen, luego de que los ministros pastorales intentaron prácticas de terapia de conversión en Chen que había buscado el apoyo de la iglesia.

En noticias relacionadas, la Conferencia Católica de Colorado se opuso a una ley propuesta ante la legislatura de ese estado que agregaría identidad de género y expresión de género a las leyes de no discriminación. Brittany Vessely, directora ejecutiva de la Conferencia, menospreció el proyecto de ley como “discriminación contra cualquier persona con una creencia diferente sobre la sexualidad humana“, informó CBS Denver. El proyecto de ley se encuentra actualmente en el Senado estatal.

Los últimos comentarios del arzobispo Aquila, que comparan ciertos matrimonios con la bestialidad, son condenables. Insulta no solo a las parejas del mismo sexo, sino también a las parejas heterosexuales. Muchas parejas de todas las orientaciones y arreglos pueden no tener hijos por elección, tener problemas dolorosos con la fertilidad, practicar la anticoncepción después de tener algunos hijos o elegir ser padres adoptivos y de crianza. Sin embargo, de otras formas, al contribuir a la vida de sus familias y comunidades, incluidas las iglesias, estas parejas son bastante generativas. Simplemente viven el mandato de Dios de ser fructíferos en la relación por otros medios que no sean la reproducción.

El arzobispo tiene razón en que una comprensión católica de la libertad es elegir lo que es bueno. Simplemente malinterpreta algo esencial: las relaciones que son generativas en formas alternativas y la elección de las personas transgénero de vivir como Dios las creó son los bienes que estamos llamados a perseguir. Pero si Aquila se aferra a sus creencias anticuadas y erróneas a pesar de esta realidad, como mínimo podría expresarse de maneras menos extremistas y más respetuosas.

—Robert Shine, Ministerio New Ways, 24 de abril de 2021

Fuente New Ways Ministry

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , ,

#ElAmorGana: cientos de sacerdotes alemanes abren sus parroquias en un ‘maratón de bendiciones’ a parejas homosexuales

Miércoles, 12 de mayo de 2021

E1Bbg7SXsAEkCBWEl Vaticano y la Conferencia Episcopal alemana guardan silencio; los ultras lo tildan de ‘cisma’

En España, incluso, el obispo Munilla anunció una campaña de ayuno y oración de la que, por otro lado, nada se sabe

“Dios no puede bendecir el pecado”, apuntaba Doctrina de la Fe en su polémica respuesta a una pregunta que nadie ha oficializado haber hecho, aunque se sospecha de determinados colectivos ultraconservadores, con el apoyo de los cardenales Müller, Burke o Sarah

Jan Korditschke: “Estoy convencido de que la orientación homosexual no es mala, ni el amor homosexual es un pecado”

¿Cisma o bendición del amor? Más de doscientos templos alemanes se han sumado a la campaña #liebegewinnt (El Amor Gana), abrieron sus puertas para bendecir a miles de parejas que se apuntaron en un listado previsto por Internet. No todas, pero sí muchas de ellas, parejas homosexuales, en una imaginativa respuesta al polémico ‘Responsum’ de Doctrina de la Fe que cerraba la puerta a cualquier bendición de uniones que no fueran matrimonios católicos.

Por el momento, tanto la Conferencia Episcopal alemana como el Vaticano han optado por guardar silencio ante la propuesta, que entiende que la Iglesia no se rompe por bendecir a dos personas que se aman, y que no entienden por qué se puede bendecir un barco, unas oficinas o a los animales domésticos, y no al amor de pareja, independientemente de la validez canónica.

 

Sin embargo, los sectores más conservadores, tanto de la Iglesia alemana como de la mundial han alzado la voz, tildando de ‘cisma’ las macrobendiciones y lamentando el “desafío” de los sacerdotes que optan por acoger a todos. En España, incluso, el obispo Munilla anunció una campaña de ayuno y oración de la que, por otro lado, nada se sabe.

“Dios no puede bendecir el pecado”, apuntaba Doctrina de la Fe en su polémica respuesta a una pregunta que nadie ha oficializado haber hecho, aunque se sospecha de determinados colectivos ultraconservadores, con el apoyo de los cardenales Müller, Burke o Sarah.

Sin embargo, dentro del Camino Sinodal de la Iglesia alemana, se ha comenzado un proceso para que los fieles puedan discutir sobre todos los temas candentes, como la enseñanza de la iglesia sobre la homosexualidad como parte de un proceso formal de debate y reforma.

“La homofobia de mi iglesia me enfada”

Estoy convencido de que la orientación homosexual no es mala, ni el amor homosexual es un pecado”, dijo el jesuita Jan Korditschke a The Associated Press. “Quiero celebrar el amor de los homosexuales con estas bendiciones porque el amor de los homosexuales es algo bueno, señaló el clérigo de Berlín, quien aseguró “no temer” repercusiones.

“Respaldo lo que hago, aunque me resulta doloroso no poder hacerlo en sintonía con la cúpula eclesiástica”, dijo Korditschke, añadiendo que “la homofobia de mi iglesia me enfada y me avergüenza”.

“Son celebraciones de culto en las que las personas expresan a Dios lo que les mueve”, dijo a la AP Birgit Mock, portavoz de asuntos familiares de la ZdK, la asociación de laicos más potente de Alemania.

“El hecho de que pidan la bendición de Dios y le den las gracias por todo lo bueno que hay en sus vidas -también por las relaciones vividas con respeto mutuo y llenas de amor- está profundamente basado en el Evangelio”, dijo Mock, añadiendo que ella misma tenía previsto asistir el lunes a un servicio religioso con bendiciones para homosexuales en la ciudad occidental de Hamm en el que rezaría por el éxito del camino sinodal en el que, como iglesia, reconocemos la sexualidad como una fuerza positiva.”

“En Alemania estamos luchando con mucha seriedad y con intensos discursos teológicos por el camino correcto”, añadió Mock. Las cosas no pueden seguir como hasta ahora: esto es lo que nos mostraron los crímenes y el encubrimiento de los abusos sexuales”.

“Necesitamos cambios sistémicos, también en lo que respecta a una reevaluación de la moral eclesiástica de la sexualidad”, dijo Mock.

Fuente Religión Digital

General, Historia LGTBI, Iglesia Católica, Iglesia Inclusiva , , , , , , , , , , , , , ,

Sacerdotes católicos de Alemania desafían abiertamente al Vaticano y celebran un centenar de actos de bendición de parejas del mismo sexo

Miércoles, 12 de mayo de 2021

E1Bbg7QWEAMnbJsEl Vaticano y la Conferencia Episcopal alemana guardan silencio; los ultras lo tildan de ‘cisma’

En España, incluso, el obispo Munilla anunció una campaña de ayuno y oración de la que, por otro lado, nada se sabe

“Dios no puede bendecir el pecado”, apuntaba Doctrina de la Fe en su polémica respuesta a una pregunta que nadie ha oficializado haber hecho, aunque se sospecha de determinados colectivos ultraconservadores, con el apoyo de los cardenales Müller, Burke o Sarah

Jan Korditschke: “Estoy convencido de que la orientación homosexual no es mala, ni el amor homosexual es un pecado”

En un centenar de actos religiosos celebrados por todo el país, un sector de la jerarquía católica alemana ha mostrado de forma más visible que nunca su oposición a la posición oficial del Vaticano, contraria a cualquier tipo de acto que suponga un reconocimiento de las uniones entre personas del mismo sexo.

Entre el domingo 9 de mayo y el lunes 10, más de 100 actos religiosos se han celebrado en iglesias católicas de toda Alemania para bendecir uniones entre personas del mismo sexo. Sacerdotes de muy distintos puntos de la geografía germana se han unido en un acto de abierta rebeldía frente a la posición oficial del Vaticano, que el pasado mes de marzo se reafirmaba, a través de un documento hecho público por la Congregación para la Doctrina de la Fe, contra la posibilidad de bendecir a las uniones entre personas del mismo sexo. Un texto que inicialmente parecía mostrarse comprensivo, al afirmar que «no es lícito impartir una bendición a relaciones, o a parejas incluso estables, que implican una praxis sexual fuera del matrimonio (es decir, fuera de la unión indisoluble de un hombre y una mujer abierta, por sí misma, a la transmisión de la vida), como es el caso de las uniones entre personas del mismo sexo. La presencia en tales relaciones de elementos positivos, que en sí mismos son de apreciar y de valorar, todavía no es capaz de justificarlas y hacerlas objeto lícito de una bendición eclesial», pero que acababa por asegurar, en uno de sus párrafos finales, que Dios «no bendice ni puede bendecir el pecado».

La reacción del sector más progresista de la Iglesia católica alemana ante este nuevo posicionamiento del Vaticano no se hizo esperar. Más de 2.600 clérigos respaldaron un documento promovido por los teólogos Burkhard Hose y Bernd Mönkebüsche contra la prohibición de estas bendiciones. A ellos se les sumó un grupo de mujeres católicas denominado ‘María 2.0’. El movimiento, celebrado en redes sociales con el hashtag #liebegewinnt (equivalente alemán al ya famoso #LoveWins) ha desembocado finalmente en una serie de actos de bendición de uniones expresamente abierto a parejas del mismo sexo y a parejas que hayan naciodo tras divorciarse de parejas anteriores. Bendiciones que carecen de efecto legal, pero cuyo valor simbólico es incuestionable.

E1Bbg7aWYAA01nn

Un movimiento, por otra parte, que no nace de la nada. Con anterioridad hemos recogido en esta misma página gestos inclusivos de un sector de la Iglesia católica alemana hacia las uniones entre personas del mismo sexo. En 2018, por ejemplo, nos hicimos eco de la polémica que generaron unas palabras del entonces presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, el cardenal Reinhard Marx, cercano al papa Francisco, que fueron interpretadas como favorables a esta posibilidad, y que fueron seguidas de una ambigua aclaración que no despejaba las dudas. De hecho, el actual presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, el obispo Georg Bätzing, aunque ha desaprobado la inciativa de celebrar esta bendiciones masivas por no considerarla «útil» par avanzar, ha criticado abiertamente el posicionamento de la Congregación para la Doctrina de la Fe, al considerar que es necesario que la Iglesia se replantee su respuesta a las uniones homosexuales.

Oposición frontal de los reaccionarios

Ante este gesto valiente de parte de un sector del cleron alemán, otros miembros de la comunidad católica de ese país han mostrado su profunda oposición que se ha materializado en correos amenazantes, convocatorias de rezos del rosario en señal de desagravio, manifestaciones, carteles contrarios a estas bendiciones, retirada de carteles que invitaban al evento, etc. El recurso más extendido es un documento que está siendo reenviado a través de correo electrónico en el que se pide rellenar el nombre del sacerdote que ha realizado estas bendiciones y la parroquia a la que pertenece y denunciarlo al obispo local o al Vaticano. Un método que se inspira en las listas negras y cazas de brujas. A su vez, mujeres pertenecientes al sector más conservador de la Iglesia han organizado un contramovimiento denominado ‘María 1.0’.

Fuente Dosmanzanas

 

General, Historia LGTBI, Iglesia Católica, Iglesia Inclusiva , , , , , , , , , , ,

La justicia croata abre la adopción a las parejas del mismo sexo.

Martes, 11 de mayo de 2021

88b53f6d056b00d0705fExcelentes noticias desde Croacia. El Tribunal Administrativo de Zagreb, la capital del país, ha sentenciado que las parejas del mismo sexo en una unión civil tienen derecho a participar en los procesos de adopción en igualdad de condiciones con los matrimonios. El fallo, que aún no es firme, culmina la batalla legal de Ivo Šegota y Mladen Kožić, que se convirtieron el año pasado en la primera familia homoparental en acoger a dos menores. Croacia aprobó en 2014 una ley de uniones civiles para las parejas del mismo sexo después de blindar en su Constitución una definición excluyente del matrimonio por la vía del referéndum.

En 2016, Ivo Šegota y Mladen Kožić iniciaron los trámites para adoptar. La negativa de las autoridades a conceder este derecho a las parejas del mismo sexo en una unión civil motivó a ambos a intentar la vía de la acogida. Tras conseguir su certificado de idoneidad para acoger tras una completa evaluación de su historial, el Centro de Bienestar Social rechazó su solicitud bajo el pretexto de que la legislación sobre acogida limita esta posibilidad a matrimonios (heterosexuales), parejas no casadas o personas solteras, pero no menciona expresamente a las parejas unidas civilmente.

Šegota y Kožić recurrieron entonces a la justicia, y en diciembre de 2019 consiguieron su primera victoria. El Tribunal Administrativo de Zagreb anuló, en una sentencia firme, las decisiones administrativas contrarias a la acogida por parte de la pareja. Se basó para ello en la Convención Europea de Derechos Humanos, que prohíbe implícitamente la discriminación basada en la orientación sexual. Sorprendentemente, el Centro de Bienestar Social ignoró el fallo y denegó una vez más la concesión de la acogida.

El caso pasó al Tribunal Constitucional, la máxima instancia judicial del país. En una sentencia emitida el pasado 7 de febrero, los jueces del alto tribunal dictaminaron que las parejas del mismo sexo tienen derecho a la igualdad de trato en el acceso a la acogida de menores. El fallo establece que la legislación vigente «produce consecuencias discriminatorias contra las personas del mismo sexo que viven en pareja de manera registrada o informal, lo cual es constitucionalmente inaceptable».

Tras la sentencia del Constitucional, sin embargo, la concesión de la acogida no fue automática. El ministerio de Familia tuvo que anular primero la decisión del Centro de Bienestar Social contraria a la solicitud de Šegota y Kožić. Los trámites administrativos se demoraron varios meses hasta que, a principios de septiembre, el presidente de la Rainbow Family Association Danijel Martinović anunciaba por fin que los dos menores ya se encontraban bajo el amparo de la pareja. Para preservar la intimidad de la familia, los padres de acogida declinaron hacer declaraciones a los medios.

La batalla legal de la pareja, sin embargo, no se acababa ahí. Con ayuda de la Rainbow Family Association, siguió litigando por el derecho a acceder a la adopción completa y el pasado 21 de abril consiguió finalmente la sentencia por la que tanto había luchado. El Tribunal Administrativo de Zagreb, la misma instancia que había abierto la puerta a la acogida, decretó que excluir a las parejas del mismo sexo en una unión civil del acceso a los procesos de adopción es discriminatorio. La sentencia no es firme hasta 15 días después de que llegue la notificación al Gobierno, que ha afirmado en un comunicado que no se pronunciará sobre la misma hasta que sea final e inapelable. Cuando entre en vigor, Croacia se convertirá en el 14º Estado miembro de la Unión Europea en el que la adopción está abierta a las parejas del mismo sexo y el único de ellos en el que siguen teniendo vetado el acceso al matrimonio.

Croacia: pasos adelante, pasos atrás

De los países balcánicos, Croacia es uno de los que más pasos ha dado en favor de los derechos LGTBI, pero no sin traumas. En el año 2014 el Parlamento croata aprobaba una ley de uniones entre personas del mismo sexo después, eso sí, de que mediante la celebración de un referéndum se oficializase la discriminación de estas parejas en la Constitución en su acceso al matrimonio.

Un referéndum al que en su momento se opusieron tanto el entonces presidente del país, Ivo Josipović, un importante aliado de la comunidad LGTBI, como el Gobierno croata, entonces en manos socialdemócratas. Pero no conviene olvidar que Croacia es un país en el que la Iglesia católica, que hizo campaña activa en favor de la discriminación, conserva todavía una importante influencia social. Así lo ha demostrado, por ejemplo, apoyando manifestaciones contra el Convenio de Estambul contra la violencia de género por temor a que sirva para favorecer derechos LGTBI.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , ,

La Cámara de Diputados de la República Checa admite a trámite una proposición de ley de matrimonio igualitario

Miércoles, 5 de mayo de 2021

Familia-002-660x400La igualdad matrimonial está un paso más cerca en la República Checa. La Cámara de Diputados del país centroeuropeo ha aprobado en primera lectura una proposición de ley, presentada hace casi tres años, para abrir el matrimonio a las parejas del mismo sexo. La votación supone la admisión a trámite de la medida, que se discutirá ahora en la correspondiente comisión parlamentaria. Para convertirse en ley, deberá superar una segunda y tercera lectura, la aprobación en el Senado y la firma del presidente. Para más contrariedad, los diputados han aceptado también la tramitación de una reforma para blindar a nivel constitucional el matrimonio excluyente.

La proposición de ley para legalizar el matrimonio igualitario en Chequia fue registrada en la Cámara de Diputados el 22 de junio de 2018. Se trata de una reforma del Código Civil por la que las parejas del mismo sexo tendrían acceso al matrimonio en igualdad de condiciones que las de distinto sexo. Por su parte, desaparecería la institución de la «pareja registrada» (registrované partnersví) que desde 2006 concede algunos derechos a las parejas del mismo sexo: «El principio fundamental de la reforma legal propuesta es proporcionar a las parejas del mismo sexo y sus hijos la misma dignidad y protección de la vida familiar que por ley viene proporcionada a los esposos y sus hijos, y con ello garantizarles una posición igual no sólo en la sociedad sino también ante la ley», se afirma en la exposición de motivos del proyecto.

La proposición la presentaron 46 diputados (de los 200 que componen la Cámara) de diferentes partidos políticos. Entre ellos ANO, la formación de corte liberal-populista que lidera el Gobierno y cuyo nombre en checo por cierto significa literalmente «sí». También apoyaron la medida miembros del Partido Pirata, la formación más claramente proLGTBI del espectro político checo, así como del KSČM (comunistas), ČSSD (socialdemócratas), TOP 09 (liberal-conservador) y STAN (regionalistas). No se unió, en cambio, ningún representante de ODS (conservadores), SPD (ultraderecha xenófoba) y KDU-ČSL (democristianos). Especialmente relevante fue el apoyo explícito del Gobierno de coalición entre ANO y ČSSD, que permitía un cierto optimismo sobre las perspectivas de aprobación.

Tras dos debates infructuosos en noviembre de 2018 y marzo de 2019, sin embargo, la continuación de la tramitación de la medida quedaba pospuesta sine die. Un estancamiento en el que fue determinante no tanto la oposición esperada de los partidos de derecha y ultraderecha, sino sobre todo la falta de compromiso verdadero de los partidos teóricamente favorables, con diputados que incluso se ausentaron de los debates. El pasado jueves, más de dos años después, la propuesta consiguió una mayoría en la Cámara de Diputados en primera lectura que le permite continuar su tramitación en comisión parlamentaria, donde se discutirá durante los próximos 80 días.

A continuación, volverá al pleno de la Cámara, donde se someterá a una votación en segunda lectura. Los diputados también pueden presentar una propuesta para rechazar el proyecto de ley, que se votaría en la tercera lectura, o una propuesta para devolver el proyecto de ley a la comisión para su reconsideración. Si el texto no se rechaza ni se devuelve a comisión, se procede a la tercera lectura, en la que se votan las posibles enmiendas presentadas y el proyecto en su conjunto. Los plazos indican que se podría llegar a este punto este mismo año, con la salvedad de que en octubre se celebran elecciones legislativas que podrían paralizar todo el proceso.

Tras una eventual aprobación en la cámara baja, el texto pasaría al Senado para su aprobación y, por último, al presidente de la República Miloš Zeman para que lo ratificara con su firma. Lo cual tampoco estaría garantizado, toda vez que Zeman adelantó en 2019 que vetaría una ley de matrimonio igualitario que llegara a su mesa. El veto del presidente puede ser revocado con una mayoría absoluta en la Cámara de Diputados, como ocurrió en 2006 cuando el expresidente Václav Klaus rechazó firmar la ley de uniones civiles.

Hay un escollo adicional: los contrarios a la igualdad consiguieron el mismo jueves que su propuesta de blindar a nivel constitucional el matrimonio excluyente también recibiera el visto bueno de la Cámara de Diputados para su tramitación en comisión. Aunque la iniciativa tiene pocos visos de prosperar, podría entorpecer y alargar el debate del matrimonio igualitario. En definitiva, se abre un proceso aún largo e incierto pero que el activismo checo ha recibido con optimismo por el hito que supondría la entrada en vigor de la igualdad matrimonial por primera vez en un país del antiguo bloque del Este.

República Checa y derechos LGTBI: una situación prometedora

Ya en ocasiones anteriores ha sido noticia este país por noticias favorables para el colectivo LGTB. Por ejemplo, en julio de 2017 el Tribunal Constitucional dictaminaba el reconocimiento de la paternidad para los dos miembros de una pareja del mismo sexo cuando esta se encuentra reconocida en el extranjero. La decisión se produjo tras el recurso de una pareja formada por un ciudadano checo y un ciudadano danés, quienes contrajeron matrimonio en Estados Unidos y fueron padres por gestación subrogada en California. Esta sentencia se sumó a otras anteriores que iban también en la línea de la progresiva equiparación. También fue el Tribunal Constitucional checo el que en 2016 levantó la prohibición de adoptar niños de forma individual para las personas que conviven en una unión civil (posible para parejas del mismo sexo). Estaremos pendientes del desarrollo del actual proceso legislativo para ver si está en sintonía con estas positivas decisiones judiciales.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , ,

Los contrarios al matrimonio igualitario reúnen las firmas necesarias para forzar un referéndum sobre la medida en Suiza

Viernes, 23 de abril de 2021

suiza-familias-lgtbSuiza celebrará, con toda probabilidad, un referéndum sobre la igualdad matrimonial en las próximas semanas. La campaña contraria a la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo ha anunciado que ha conseguido reunir las 50.000 firmas necesarias para forzar la consulta. Será el último escalón que tiene que superar el proyecto para convertirse en realidad después de ocho años de tramitación. La comunidad LGTBI confía en que se confirme el amplio respaldo a la medida que reflejan las encuestas. Suiza se cuenta, junto con Italia y los microestados, entre los pocos países de Europa occidental donde las parejas del mismo sexo aún carecen del derecho al matrimonio.

El debate sobre la igualdad matrimonial en Suiza se remonta a 2013, cuando el Partido Verde Liberal introdujo una propuesta de reforma constitucional para abrir el matrimonio a las parejas del mismo sexo. Tras largos años de tramitación en las correspondientes comisiones parlamentarias, en 2018 el comité de Asuntos Legales del Consejo Nacional propuso una modificación del Código Civil y otras normas como alternativa a la reforma constitucional. La regulación sobre adopción no precisaría ningún cambio, al estar ligada a las parejas casadas sin mencionar su sexo.

Los diputados del Consejo Nacional votaron finalmente un proyecto de ley de matrimonio igualitario en junio del año pasado. El resultado fue de 132 votos a favor, 53 en contra y 13 abstenciones. El principal partido que se opuso a la medida fue la Unión Democrática del Centro (SVP/UDC), formación de extrema derecha que cuenta con el mayor número de escaños en la fragmentada cámara baja. El proyecto de ley continuó entonces su tramitación en el Consejo de los Estados, la cámara alta del Parlamento suizo que representa a los cantones.

En diciembre del año pasado, los consejeros aprobaron la medida por 22 votos a favor, 15 en contra y siete abstenciones. Se volvió a discutir la necesidad de una reforma constitucional, que habría supuesto un nuevo retraso de años en el proceso y afortunadamente quedó descartada. La ley fundamental suiza garantiza en su artículo 14 «el derecho al matrimonio y la familia», sin establecer definiciones excluyentes de dichas instituciones. Los consejeros sí que introdujeron una limitación en el reconocimiento automático de la parentalidad de la madre no gestante, que solo será posible tras un proceso de reproducción asistida llevado a cabo en una clínica profesional suiza. El proyecto de ley aprobado por el Consejo de los Estados regresó al Consejo Nacional para su visto bueno final. La aprobación parlamentaria definitiva se produjo pocos días después.

La legislación suiza contempla que las leyes aprobadas por el Parlamento se someterán a referéndum si así lo solicitan al menos 50.000 firmantes en un plazo de cien días. El activismo homófobo se puso rápidamente manos a la obra, y la semana en la que concluía el plazo anunciaron que habían reunido la cifra necesaria de adhesiones, unas 60.000 según uno de los promotores de la campaña. Las firmas se someterán a revisión y, si se confirma su validez, el Consejo Federal fijará la fecha de la consulta. Las encuestas invitan a un moderado optimismo, ya que arrojan cifras de apoyo a la igualdad matrimonial en el entorno del 80 %.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

La justicia europea se inclina por exigir a Bulgaria que emita un pasaporte para la menor apátrida nacida en España de un matrimonio de mujeres

Jueves, 22 de abril de 2021

justice-europeImportante pronunciamiento de Juliane Kokott, una de los once abogados generales del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, sobre el caso de dos mujeres casadas (una búlgara y otra gibraltareña) que no pueden darle una nacionalidad a su hija nacida hace un año en Barcelona. Las autoridades búlgaras rechazaron la emisión de un pasaporte para la menor, porque el país no reconoce el matrimonio entre personas del mismo sexo. Debido a los requisitos vigentes, la niña tampoco puede acceder a la nacionalidad española ni a la británica, por lo que por el momento es apátrida. El informe de la abogada general apunta a una futura sentencia que obligue a Bulgaria a emitir un documento de identidad para la menor.

Recordamos el caso. Kalina (nombre ficticio), de nacionalidad búlgara, se casó en Gibraltar en 2018 con su pareja del mismo sexo y originaria de la dependencia británica. En diciembre de 2019, el matrimonio tuvo una hija en Barcelona, donde residen. El registro civil otorgó un certificado de nacimiento en el que constan las nacionalidades búlgara y británica de las madres. A pesar de haber nacido en España, la menor no tiene derecho a la nacionalidad española porque ninguna de sus progenitoras la ostenta. La esposa gibraltareña de Kalina tampoco puede transmitirle su ciudadanía británica si la menor ha nacido en otro país.

La única opción para la menor, por tanto, era adquirir la ciudadanía búlgara de Kalina. Entonces se puso en marcha la discriminación basada en la orientación sexual. Cuando el matrimonio intentó conseguir un pasaporte búlgaro para la menor, se topó con la negativa de las autoridades búlgaras. El motivo, que el país no reconoce los matrimonios entre personas del mismo sexo y no expide certificados de nacimiento con dos madres. La niña, por tanto, se mantiene en una situación de apatridia y no puede visitar a sus familiares en Bulgaria.

Para resolver este impasse, la pareja decidió acudir a la justicia europea. El jueves pasado, la abogada general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, con sede en Luxemburgo, emitió un informe favorable a la familia y al derecho de la menor a la nacionalidad búlgara. La opinión de la jurista Juliane Kokott reconoce la potestad de las autoridades búlgaras de rechazar la inscripción de las dos mujeres como madres de la niña en la partida de nacimiento, pero afirma que la menor tiene derecho a recibir un documento de identidad en el que se refleje la parentalidad de ambas para que la menor pueda viajar con cualquiera de ellas por separado.

Es importante destacar que las conclusiones de la abogada general no vinculan al Tribunal de Justicia: su función consiste en proponer a este una solución jurídica al asunto del que se ocupa, pero ahora son los jueces los que deben deliberar. La sentencia se dictará, por tanto, en un momento posterior, y no hay seguridad absoluta de que sea en el mismo sentido, aunque en la mayoría de los casos sucede así. Estaremos pendientes de un fallo que podría tener consecuencias en el reconocimiento trasnacional de la homoparentalidad en la Unión Europea.

La futura sentencia podría alcanzar una repercusión comparable a la del fallo de 2018 que estableció que los Estados no pueden negar la residencia a un cónyuge del mismo sexo aunque sea nacional de un tercer estado. Una sentencia, por cierto, que la justicia búlgara trasladó al caso de un matrimonio entre dos mujeres. El reconocimiento de la homoparentalidad a nivel trasnacional también fue un punto clave del discurso de la presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen hace unos meses. «Porque si eres un progenitor en un país, por supuesto eres un progenitor en todos los países», declaró von der Leyen.

 Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , ,

El cardenal arzobispo de Viena Cristoph Schönborn afirma que “La Iglesia es una madre, y una madre no rechaza una bendición”.

Martes, 30 de marzo de 2021

1419442229682El cardenal arzobispo de Viena se suma al rechazo por la nota de Doctrina de la Fe

“No me ha gustado esta declaración de Doctrina de la Fe por la sencilla razón de que el mensaje que dejó en los medios de comunicación de todo el mundo fue sólo un ‘no’”

“La Iglesia es Mater et Magistra (Madre y Maestra) y debe enseñar, pero es ante todo una madre ha de ser una madre para todos los hijos de Dios”

Christoph Schönborn, cardenal arzobispo de Viena, suma su voz a las muchas que han expresado desacuerdo ante la negativa de Roma a abrir la puerta a las bendiciones de las uniones gais. “Muchas madres bendicen a sus hijos. Mi madre sigue haciéndolo a día de hoy. No salgo de casa sin que ella me bendiga. Una madre no rechazará una bendición, aunque su hijo o hija tenga problemas en la vida. Al contrario”, ha expresado el prelado a través del semanario diocesano Der Sonntag, publicado hoy.

Teólogo dominico, a sus 76 años Schönborn fue encargado de presentar la exhortación apostólica Amoris Laetitia y goza de una alta estima por parte de Francisco, por lo que sus palabras pueden influir en gran medida sobre el debate generado por la polémica decisión del dicasterio que marca la doctrina católica.

“No me ha gustado esta declaración de la Congregación para la Doctrina de la Fe —afirma Schönborn—. Por la sencilla razón de que el mensaje que dejó en los medios de comunicación de todo el mundo fue sólo un “no”. Y esto es un “no” a la bendición, algo que a muchos les duele en el fondo, como diciendo: “Madre, ¿no tienes una bendición para mí? Después de todo, yo también soy tu hijo”.

La Iglesia, advierte Schönborn, “es Madre y Maestra” y debe, por tanto, “enseñar” pero es ante todo una madre”. La intransigencia eclesial en materia de diversidad sexual es lo que hace, para el arzobispo de Viena, que muchas personas homosexuales y creyentes se preguntan precisamente si la Iglesia es una verdadera madre para ellas y no pueden menos que sentirse rechazadas.

***

Bätzing,_Dr._Georg_2009-08-30El presidente de los obispos alemanes admite la “incomprensión” de los católicos al veto de Roma a la bendición de parejas gay

***

Bätzing comparte “expresamente” las dudas frente al ‘Responsum’ de Doctrina de la Fe

El obispo de Limburgo denuncia la “autoinmunización” de algunos eclesiásticos a los cambios doctrinales en la Iglesia, y lamenta que el ‘Responsum’ “no podrá contar con una amplia aceptación” por parte de los católicos

Para declarar “el valor esencial del matrimonio no es necesario devaluar otras formas de pareja, que obviamente también existen”.

El ‘Responsum de Doctrina de la Fe prohibiendo las bendiciones a parejas gay ha levantado una sonora polvareda en buena parte del orbe católico, especialmente en Alemania, inmersa en un ‘Camino Sinodal’ cuyos resultados pueden afectar a toda la Iglesia. Y sus jerarcas no han permanecido al margen del debate.

Así, el presidente de la Conferencia Episcopal, Georg Bätzing, ha publicado una entrevista en la web de la diócesis de Limburgo, que recoge Katolisch.de en la que afirma compartir “expresamente” la “incomprensión” de buena parte de los católicos ante el veto de Doctrina de la Fe. Aunque admite que el ‘Responsum’ recoge “la doctrina conocida”, Bätzing insiste en que “no podrá contar con una amplia aceptación, ni con el correspondiente cumplimiento”.

“Un documento que, en su argumentación, se cierra tan descaradamente a un progreso del conocimiento de carácter teológico y humano-científico llevará a que la práctica pastoral lo ignore, señaló, textualmente, el presidente de los obispos alemanes, quien también reclamó una “reevaluación” del valor de las parejas del mismo sexo, y un mayor desarrollo de la moral sexual de la Iglesia.

Porque, explica el prelado, para declarar “el valor esencial del matrimonio no es necesario devaluar otras formas de pareja, que obviamente también existen”. “Es una cuestión compleja“, destacó Bätzing, quien añadió que hay muchas personas que viven en parejas responsables, fieles y solidarias sin tener un matrimonio en el sentido cristiano”.

Al tiempo, y haciéndose eco de las palabras del Papa por los 150 años de San Alfonso de Ligorio, el obispo de Limburgo criticó la autoinmunización contra cualquier cambio en la doctrina de la Iglesia”, pese a que la realidad “sabe que es muy posible y que ha tenido lugar de muchas maneras”. Este tipo de vetos, lamentó el prelado, “es sorprendente”, y lleva a que “los fieles carezcan de orientación en cuestiones de ética sexual y de una comprensión personal de la pareja”.

***

F85D591F-C03F-400D-8531-D59266545136El presidente de los obispos austríacos reclama “un acompañamiento ritual” para las parejas homosexuales

Franz Lackner: “Merecen respeto y una respuesta positiva de la Iglesia”

“No debemos dejar solos a las parejas homosexuales ahora”

“La Iglesia debe encontrarse con la gente de hoy tanto como sea posible”

“Si en las relaciones homosexuales se viven valores como el amor, la amistad, el cuidado o la responsabilidad, esto merece respeto y una respuesta positiva de la Iglesia. Cuesta creer que la Iglesia no permita ningún acompañamiento ritual ”. El presidente de los obispos austríacos, Franz Lackner, ha reclamado que “no debemos dejar solos a las parejas homosexuales ahora”, después de la polémica nota de Doctrina de la Fe.

En una declaración pública, Lackner recalcó que no preveía” un ‘Responsum como el firmado por Ladaria hace diez días, especialmente después de las discusiones planteadas en Roma, desde distintos episcopados, para “abordar los deseos y necesidades de las parejas del mismo sexo”. 

“El principio fundamental de mi lucha teológica fue y es: la Iglesia debe encontrarse con la gente de hoy tanto como sea posible”, recalcó el prelado, quien insiste en que, aunque para la Iglesia católica la forma de convivencia ideal “es el matrimonio entre hombre y mujer, el lugar donde se produce la transmisión de la vida“, en “las uniones entre personas del mismo sexo “se pueden experimentar algunas, pero no todas, las dimensiones del matrimonio”, y que es preciso “hablar con las parejas afectadas por la decepción que les ha causado” la decisión de Doctrina de la Fe.

****

Bendicion-parejas-homosexuales-posible-Iglesia_2308279169_15268458_660x371

Contundente respuesta de 212 profesores y teólogos alemanes a Doctrina de la Fe

“Con el ‘Responsum’, el Magisterio socava su propia autoridad”

Los docentes denuncian la falta de “profundidad teológica, comprensión hermenéutica y rigor argumentativo” del documento firmado por Ladaria

“El texto se caracteriza por un gesto paternalista de superioridad y discrimina a las personas homosexuales y su estilo de vida. Nos distanciamos rotundamente de esta postura”

“Reconocemos expresamente (las bendiciones a parejas homosexuales) como prácticas a valorar”

La ‘Nota explicativa’ del responsum y el ‘Comentario’ publicado con él carecen de profundidad teológica, comprensión hermenéutica y rigor argumentativo. Si se ignoran y no se reconocen los conocimientos científicos pertinentes, como ocurre en el documento, el Magisterio socava su propia autoridad. Un total de 212 profesores y teólogos alemanes han publicado una contundente respuesta a la prohibición de la Congregación para la Doctrina de la Fe a la bendición de parejas homosexuales.

 El documento, hecho público hoy, denuncia elgesto paternalista de superioridad” de un texto que “discrimina a las personas homosexuales y su estilo de vida”. “Nos distanciamos rotundamente de esta postura”, subraya la declaración que asume “que la vida y el amor de las parejas del mismo sexo no valen menos ante Dios que la vida y el amor de todas las demás parejas”.

“En muchas comunidades, los sacerdotes, diáconos y otros agentes de pastoral reconocen a las personas del mismo sexo, celebrando incluso ritos de bendición para las parejas del mismo sexo y reflexionando sobre las formas litúrgicas adecuadas de tales celebraciones”, finaliza el texto, que culmina señalando que “las reconocemos expresamente (las bendiciones a las parejas homosexuales) como prácticas a valorar”.

Este es la declaración íntegra:

El lunes 15 de marzo de 2021, la Congregación para la Doctrina de la Fe publicó un responsum, en el que niega la posibilidad de bendecir por la iglesia las uniones entre personas del mismo sexo. Como profesores de teología católica, nos posicionamos al respecto.

La “Nota explicativa” del responsum y el “Comentario” publicado con él carecen de profundidad teológica, comprensión hermenéutica y rigor argumentativo. Si se ignoran y no se reconocen los conocimientos científicos pertinentes, como ocurre en el documento, el Magisterio socava su propia autoridad.

El texto se caracteriza por un gesto paternalista de superioridad y discrimina a las personas homosexuales y su estilo de vida. Nos distanciamos rotundamente de esta postura. Por el contrario, asumimos que la vida y el amor de las parejas del mismo sexo no valen menos ante Dios que la vida y el amor de todas las demás parejas.

En muchas comunidades, los sacerdotes, diáconos y otros agentes de pastoral reconocen a las personas del mismo sexo, celebrando incluso ritos de bendición para las parejas del mismo sexo y reflexionando sobre las formas litúrgicas adecuadas de tales celebraciones. Las reconocemos expresamente como prácticas a valorar.

stellungnahme_publikationsform by Jesús Bastante on Scribd

 

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

Lewis Hamilton “se solidariza con la comunidad LGBT +” después de la “inaceptable” prohibición del Vaticano de las uniones entre personas del mismo sexo

Martes, 30 de marzo de 2021

0c49cLewis Hamilton ha descrito la prohibición del Vaticano de que los sacerdotes bendigan las uniones entre personas del mismo sexo como “inaceptable”.

El lunes (15 de marzo), la Congregación para la Doctrina de la Fe respondió a la pregunta de bendecir las uniones entre personas del mismo sexo en nombre del Vaticano e insistió en que Dios “no bendice el pecado”.

Hamilton, que es católico, usó Instagram para expresar su frustración por la decisión del Vaticano, compartiendo una publicación de Elton John que decía: “¿Cómo puede el Vaticano negarse a bendecir los matrimonios homosexuales porque ‘son pecado’, pero felizmente obtener ganancias de invertir millones en Rocketman, una película que celebró el hecho de que encontré la felicidad de mi matrimonio con David “.

Junto a la publicación de John, el piloto siete veces Campeón del Mundo de Fórmula Uno escribió: “Solidarándonos con Elton John y toda la comunidad LGBTQ + en este tema. Es inaceptable que en esta época, alguien deba enfrentar prejuicios o discriminación por la persona que ama, especialmente en el nombre de Dios, quien nos dice que nos ama a todos por igual. Es increíblemente triste que muchos ahora sientan que tienen que elegir entre su fe y ser su verdadero yo, y quiero que mis seguidores sepan que estoy contigo y te apoyo, y que mereces la felicidad. El amor es amor, no dejes que nadie te diga lo contrario”.

Hamilton habló sobre su fe católica cuando fue entrevistado por Serena Williams para Interview Magazine en 2017, y explicó que para él, su religión se trata de elevar a los demás.

Dijo: “Solía sentirme inseguro sobre el hecho de que soy católico y que tengo una relación con Dios. No fue hasta que llegué a la Fórmula Uno que realmente comencé a abrazarlo y a sentirme cómodo mostrándolo. Hay una cita de Marianne Williamson: ‘No hay nada ilustrativo en encogerse para que otras personas no se sientan inseguras a tu alrededor’. Tengo eso tatuado en mi pecho.

“Ella continúa diciendo: ‘Nacimos para manifestar la gloria de Dios que está dentro de nosotros. No es solo en algunos de nosotros; está en todos. Y cuando dejamos que brille nuestra propia luz, inconscientemente damos permiso a otras personas para que hagan lo mismo.

“A medida que nos liberamos de nuestro propio miedo, nuestra presencia automáticamente libera a los demás”.

Fuente Agencias

General, Iglesia Católica , , , , ,

“Mi Iglesia, Señor, es la que sigue discriminando a homosexuales, a mujeres, a laicos”

Sábado, 27 de marzo de 2021

Sueno-Iglesia_2251584837_15410398_667x682(Dibujo de Agustín de la Torre)

Carta abierta de un clérigo homosexual católico, que no reniega de la Iglesia

“Es la mega institución incapaz de moverse un milímetro, aterrada de perder el poder terrenal, la que esconde abusos y la corrompida por el dinero”

“Pero Señor, tu Iglesia, que es mi madre, también es amor y acogida. Es una Iglesia que no juzga, abre los brazos para amar, escucha la voz de las mujeres y empieza a hacerles hueco, su hueco necesario, despacio, es verdad”

“Es la Iglesia que te pide que la hagas instrumento de tu paz, la que ora ante una basílica derruida en Mosul, la Iglesia de las Bienaventuranzas y de tu preferencia por los más pequeños”

“Es la Iglesia que está en salida, la que trabaja por la fraternidad y la que cuida tu Creación, es la Iglesia de los márgenes y es la Iglesia de la Misericordia”

“Soy tuyo. Todo yo. Con mis pecados, pero también con esos ínfimos destellos de santidad que tenemos todos tus hijos e hijas”

Su Eminencia, un señor que tiene constantemente al Espíritu de Dios sobre su cabeza, que para eso viste sotana y fajín de seda roja, ha hablado, ha sentenciado una vez más, siempre ha sido así, que ese amor desordenado no puede bendecirse, no es digno del amor de Dios, no es posible alabar al Señor con ese amor.

¿Qué pintas tú ahí? No es la primera vez ni el único motivo por el que la pregunta surge en conversaciones con amigos, familia. Y pienso, lo medito, y una vez más, Señor, me pongo ante ti y te lo digo. Porque solo a ti puedo decirte esto. Porque ya conoces lo que voy a decirte.

Mi Iglesia, Señor, es la que sigue discriminando a homosexuales, a mujeres, a laicos. Es la mega institución incapaz de moverse un milímetro, aterrada de perder el poder terrenal, la que esconde abusos y la corrompida por el dinero. Es la Iglesia de curas y monjas señores, de feudalismo contemporáneo, de servidumbre, de “cállate que tú no eres cura”, de púlpitos para arengas políticas.

Es la Iglesia de mármol y piedras preciosas, de Estado, con Jefe de Estado y ministros que se llaman de otra manera, con más boato e incienso, de himnos y revista de tropas. Es la Iglesia de piedra, Señor, inamovible, fría.

Y yo soy parte de ella, de tu Iglesia, y en más ocasiones de las que pienso comparto todo esto con ella. Yo también discrimino, me aferro a mis posiciones, tengo miedo, miro hacia otro lado y abuso, miro mi cartilla como si de ella dependiese mi salvación.

Pero Señor, tu Iglesia, que es mi madre, también es amor y acogida. Es una Iglesia que no juzga, abre los brazos para amar, escucha la voz de las mujeres y empieza a hacerles hueco, su hueco necesario, despacio, es verdad. Es la Iglesia que celebra tu Palabra sin un cura, en Amazonas, en Europa, o donde sea. Es la Iglesia que se reúne en tu nombre, te celebra, te alaba, te pide perdón, te da las gracias.

Es la Iglesia del salmista, capaz de vivir todo contigo, su alegría y su sufrimiento, su espiritualidad y su corporeidad, su santidad y su pecado. Es la Iglesia de tu mirada a Zaqueo, de buscarnos, Señor, de llamarnos y de invitarnos a seguirte. Y también es tu mirada a Pedro después de negarte, esa mirada que nos rompe con su amor extremo, que no somos capaces de comprender desde nuestra limitación tan terrena y tan poco real.

Es la Iglesia que vive su fe de manera popular, sin preguntarse muchas cosas, porque a veces no hace falta, pero también es la que vive en una continua relación de tú a tú contigo, Señor, siendo a veces consciente de la inmensidad de esa relación y otras veces queriéndola utilizar según su conveniencia.

Es la Iglesia que te pide que la hagas instrumento de tu paz, la que ora ante una basílica derruida en Mosul, la Iglesia de las Bienaventuranzas y de tu preferencia por los más pequeños. Es la que te anuncia y recorre en canoas el Amazonas, la que lleva mantas a los campos de refugiados, la que lleva la educación en una pequeña escuela en África, la que cuida a enfermos de sida en Haití, la que da de comer a tantas personas en nuestras propias ciudades, la que ofrece su amor en el momento de la muerte, en la India y en un hospital en plena pandemia.

Es la Iglesia que te reza, confiada, porque solo tú puedes sanar, solo tú puedes liberar, solo tú puedes amar como amas. Es la Iglesia del rosario de mi abuela, la de la liturgia de las horas en un monasterio, es la Iglesia que ve, juzga y actúa, la que desde el desierto te busca y la que camina con tu madre y madre nuestra, la misionera y la que está en salida, la que trabaja por la fraternidad y la que cuida tu Creación, es la Iglesia de los márgenes y es la Iglesia de la Misericordia.

Es mi familia, con tantos colores y tan diversa, pero toda ella tu Iglesia. Es la Iglesia que te canta, y también la que te contempla en el silencio. Esa es tu Iglesia, Señor, la misma que me ha acogido una y otra vez, esa misma que acoge y rechaza. Una madre misericordiosa que sigue castigando. Una Iglesia santa inmóvil en su pecado.

Te sigo buscando, Señor. Te sigo escuchando, Señor. Contigo, nada me puede faltar. Soy tuyo. Todo yo. Con mis pecados, pero también con esos ínfimos destellos de santidad que tenemos todos tus hijos e hijas. Con tu Iglesia. Con nuestra Iglesia. Dios y Señor mío, gracias.

Fuente Religión Digital

Espiritualidad, Iglesia Católica , , , ,

Monseñor Overbeck: “Necesitamos una nueva visión de la homosexualidad, seria y respetuosa”

Jueves, 25 de marzo de 2021

csm_170310_Bischof_Overbeck__16__c1fbd7f208El obispo alemán pide modificar posición de la Iglesia ante los homosexuales

El obispo de Essen (oeste de Alemania), Franz Josef Overbeck, pidió revisar la posición de la Iglesia católica ante los homosexuales y rechazo un documento de la Congregación de la Doctrina de la Fe

La doctrina de la Iglesia necesita “una visión más amplia de la sexualidad humana” según Overbeck, quien dice haber recibido cartas de muchos católicos que rechazan la posición oficial de Roma

El obispo sostiene que hay que evitar toda tentación fundamentalista y que, pese al respeto por la tradición, hay que entender ésta a la luz de los tiempos actuales

El obispo de Essen (oeste de Alemania), Franz Josef Overbeck, pidió revisar la posición de la Iglesia católica ante los homosexuales y rechazo un documento de la Congregación de la Doctrina de la Fe en contra de la bendición de las parejas del mismo sexo.

“Necesitamos una nueva visión de la homosexualidad, seria y respetuosa”, declaró Overbeck en una carta a las parroquias de su diósesis.

La doctrina de la Iglesia, según Overbeck, necesita “una visión más amplia de la sexualidad humana”.

“La declaración de la Congregación de la Doctrina de la Fe ha ofendido a muchas personas con orientación homosexual. Una posición así no es aceptada en otros tiempos y no se puede pasar por alto lo que piensan los creyentes”, agregó.

Overbeck dice haber recibido cartas de muchos católicos que rechazan la posición oficial de Roma.

El obispo sostiene que hay que evitar toda tentación fundamentalista y que, pese al respeto por la tradición, hay que entender ésta a la luz de los tiempos actuales.

Overbeck, además alude a estudios recientes que muestran que una visión simplificada de la sexualidad humana es parte del origen de las posturas que llevaron a “las horribles casos de abusos en nuestra Iglesia”.

La Congregación de la Doctrina de la Fe había declarado que la Iglesia no debía bendecir uniones homosexuales.

Antes de Overbeck, un grupo de 300 sacerdotes católicos austriacos se había pronunciado en contra de esa declaración. “Ese decreto ofende a muchos cristianos y cristianas y desacredita el mensaje liberador de Jesús”, dice esa declaración.

“Protestamos vehementemente contra la idea de que las parejas homosexuales que se aman no son parte del plan de Dios”, agrega el documento.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , ,

Fernández Barrajón: “La Iglesia, ¿margina a los homosexuales?

Jueves, 25 de marzo de 2021

matrimonio-gay-simbolico-oficiado-por-un-reverendo-estadounidense-durante-un-desfile_560x280De su blog Teselas:

“No hay tribunal humano que pueda poner límites al amor”

El amor, cuando es auténtico, y eso solo Dios los sabe, no puede ser sometido a tesituras morales

Precisamente, en estos días, he querido abordar este tema, y otros temas conflictivos en la iglesia de hoy, en un libro que acaba de salir publicado y que se llama: “Pueblo mío a dónde vas?” Editorial: Nueva Economía Social. Madrid 2021

El gran drama de nuestra  iglesia es la misma iglesia cuando se empeña en mantener un ritmo desacompasado y desafinado en el concierto de la vida y de sus desafíos

El gran drama de nuestra  iglesia es la misma iglesia cuando se empeña en mantener un ritmo desacompasado y desafinado en el concierto de la vida y de sus desafíos. Dice el denostado “Catecismo Holandés” que la iglesia se parece, a veces, a ese corredor cansado que jadea cuando está cerca de la meta y ve que otros corredores la adelantan cuando la meta está ya a la vista. Es verdad que, en los últimos tiempos, sobre todo con el papa Francisco, ha logrado dar algunos pasos adelante que con el papa Juan Pablo II, se habían retrocedido de manera significativa. Con el Papa Francisco las cosas han cogido un cierto ritmo pero no todo el que sería necesario para llegar a la meta al mismo tiempo que la modernidad. La iglesia es profundamente moderna si se le permite ser ella misma a la hora de ser madre y acompañar los gozos y las esperanzas, las alegrías y las tristezas del tiempo que nos ha tocado vivir, como nos había dicho el Concilio Vaticano II.

Y entre esos retos que la iglesia tiene que afrontar, ya mismo, si desea ser madre más que madrastra, están algunos como el papel de la mujer en la iglesia, la misión de los sacerdotes casados, la actitud ante movimientos marginados como la comunidad LGTBI, donde hay tantas personas bautizadas y cristianas por convicción, que no acaban de encontrar su lugar en la iglesia. No porque no lo vean sino porque se lo arrebatan con normas y leyes que no están, precisamente, en el Evangelio.

La Congregación para la Doctrina de la fe acaba de afirmar que

“No es lícito impartir una bendición a relaciones, o a parejas incluso estables, que implican una praxis sexual fuera del matrimonio”

Es decir, que la  iglesia, nuestra madre,  puede bendecir a los animales el día de san Antón, como ya lo hace en distintos lugares de la geografía española -y es algo muy bonito- pero no puede bendecir la unión en el amor de una pareja porque tiene una tendencia sexual distinta. Y es que seguimos pensando en la idea de que el amor no siempre  es un don precioso de Dios, sino que hay amores que los carga el diablo. Y, por otra parte, que sólo el amor procreador es amor en plenitud. Pero hay amores que, a cierta edad, ya no pueden ser procreadores y siguen siendo un amor bendecido y amado por Dios, hasta que la muerte los separe. Si la bendición de uniones homosexuales no puede considerarse lícitas, ¿cómo han de considerarse las uniones heterosexuales que se llevan a cabo por intereses económicos, de prestigio y ambición o, simplemente, de imagen?

El amor, cuando es auténtico, y eso solo Dios los sabe, no puede someterlo nadie a tesituras morales ni, incluso, sexuales. El amor es algo más profundo que lo sexual, aunque sea el sexo la manifestación  humana más evidente del amor

El amor, cuando es auténtico, y eso solo Dios los sabe, no puede someterlo nadie a tesituras morales ni, incluso, sexuales. El amor es algo más profundo que lo sexual, aunque sea el sexo la manifestación  humana más evidente del amor. No hay tribunal humano que pueda poner límites al amor. Hasta Dios  ha querido mostrar su amor a la humanidad en forma de amor humano, sexual, en el “Cantar de los Cantares” y místicos como san Juan de la Cruz, han encontrado en la unión sexual la fuente metafórica más sublime para expresar esa unión íntima entre Dios y la humanidad. Lo sexual, lejos de ser algo sospechoso, es un don de de Dios que nos plenifica y nos humaniza.

Los obispos alemanes, que van en sus reflexiones muy por delante del conjunto de la iglesia, y que nos están invitando a una creciente sinodalidad, han reaccionado de inmediato a esta decisión de la Comisión de la Fe que preside Ladaria, para manifestar que  “mantendrán la bendición de las parejas gays porque no hay respuestas fáciles y hay que seguir avanzando”. Y es que, realmente, no hay respuestas fáciles a este tipo de cuestiones. En esta misma dirección se han pronunciado los obispos austríacos.

Yo creo, con mucho respeto y humildad, que la iglesia sí tiene poder de bendecir el amor sin apellidos desde que ha oído a su Señor que “Todo lo que atéis en la tierra quedará atado en el cielo”.(Mt 16, 19)

Es una controversia teológica que no conviene agotar en una declaración, y mucho menos cerrar,  sino que ha de ponerse en el candelero de la reflexión cristiana, para que el debate enriquezca la reflexión. Cuatro ojos ven más que dos. Estamos en camino de reflexión y búsqueda fraternal. Resulta, por lo menos, inquietante que muchos de los que reflexionan sobre estos temas o trabajan en estos ámbitos de integración de la Comunidad LGTBI en la iglesia, tengan que hacerlo en pleno siglo de las libertades, con un pseudónimo por miedo a represalias y marginaciones. Y conozco a algunos que tienen un mérito enorme, como profetas auténticos de nuestro tiempo. Una iglesia donde acontece esto no puede llamarse libre. Y para ser libres nos llamó el Señor. (Gal 5, 13)

La decisión de la Comisión de la fe, en este sentido, ha sido un día triste para muchos cristianos que quieren vivir su fe en comunidad, sin renunciar a su personalidad y a su manera de sentir. No se trata tanto de consumar un rito oficial cuanto de humanizar una realidad presente. Y ésta es una de las misiones más hermosas de la iglesia: humanizar.

Creo que no es de recibo que muchas parejas cristianas, convencidas de su fe, tengan que ser excluidas de la vida de la iglesia de tantas maneras como se excluyen, aunque se mantenga la teoría de que “la iglesia no margina a los homosexuales”. Si no bendice su amor, sí los margina. ¿O cómo hay que llamarle a esa prohibición de bendecir las parejas homosexuales?

La homosexualidad está presente de manera muy significativa, hasta un 11 por ciento, dicen los entendidos, en la sociedad y, según parece,  en un grado aun mayor entre los sacerdotes. Dejando  a un lado la pedofilia, que es un crimen abominable y perseguible, que nada tiene que ver con la homosexualidad, y, menos aún, con el amor, creo que la iglesia, todos los cristianos, hemos de ir dando pasos de comprensión y apertura, de tolerancia y de respeto en este tema que nos ocupa y nos preocupa. Y, sobre todo, preguntarnos cómo actuaría Jesús en estos casos, después de haberle oído decir: “Se le perdona todo porque ha amado mucho”(Lc 7, 47)

Precisamente, en estos días, he querido abordar este tema, y otros temas conflictivos en la iglesia de hoy, en un libro que acaba de salir publicado y que se llama: Pueblo mío a dónde vas?” Editorial: Nueva Economía Social. Madrid 2021. Creo que la mejor manera de avanzar en estas cuestiones es creando debate y diálogo entre todos, desde la gloriosa libertad de los hijos de Dios. Porque solo están cerrados los temas que nosotros cerramos con nuestras normas y leyes y, lo que es peor, con nuestra intolerancia. El Espíritu  de Dios es abierto y nadie sabe de dónde viene ni a dónde va.

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , ,

MOCEOP: “Como los curas austriacos, no rechazaremos a ninguna pareja de cualquier condición que se ame”

Miércoles, 24 de marzo de 2021

Parejas-homosesuales-Iglesia_2324177573_15416886_660x371Comunicado sobre la negativa de la jerarquía a bendecir a las parejas homosexuales

“La jerarquía de la Iglesia ha vuelto estos días a condenar por enésima vez las relaciones homosexuales”

“Otra vez la jerarquía de nuestra Iglesia, anclada en prejuicios irracionales, sigue sin tener en cuenta a gran parte del pueblo de Dios, para quien no es aceptable el rechazo de la homosexualidad”

“Pensamos que lo más grave es que esto sigue haciendo sufrir a muchos cristianos y cristianas, y está contra la misericordia y el amor de Jesús de Nazaret a los excluidos”

(MOCEOP).- La jerarquía de la Iglesia ha vuelto estos días a condenar por enésima vez las relaciones homosexuales. La Congregación para la Doctrina de la Fe respondió negativamente, de forma oficial en la web vaticana, a la pregunta de si la Iglesia puede dar su bendición a las parejas homosexuales: “No es lícito impartir una bendición a relaciones, o a parejas incluso estables, que implican una praxis sexual fuera del matrimonio (es decir, fuera de la unión indisoluble de un hombre y una mujer abierta, por sí misma, a la transmisión de la vida), como es el caso de las uniones entre personas del mismo sexo”.

Aparte de pervertir el sentido evangélico de la bendición: desear la bendición de Dios a los amigos o las buenas personas que la piden –como sigue siendo una bonita práctica sobre todo en los pueblos de América Latina- e incluso a los enemigos (Lc 6,28), esta declaración eclesiástica nos trae de nuevo la postura de la jerarquía eclesiástica frente a las personas y el colectivo LGTBI, que vuelve a ser negativa; aunque unas palabras del papa Francisco hace tiempo parecían presagiar un cambio de actitud. ¿Aprobaría él este comunicado o estará prisionero de los sectores más conservadores y tradicionalistas de la Iglesia para impedir las necesarias transformaciones en ésta?

Nuestra jerarquía sigue empeñada en su tradición doctrinal, sin entender que las relaciones homosexuales pueden ser de amor y, por lo tanto, buenas y muy queridas por Dios. Sigue empecinada en un dogmatismo rayano en fundamentalismo, creyéndose la única intérprete autorizada del “designio de Dios sobre el matrimonio y la familia”, confundiendo lo que Dios quiere con su propia doctrina y prejuicios, y diciendo que si una pareja de gays o lesbianas dice que están verdaderamente enamorados y se aman generosa y limpiamente, se equivocan: es una ilusión, un engaño.

Otra vez la jerarquía de nuestra Iglesia, anclada en prejuicios irracionales, sigue sin tener en cuenta a gran parte del pueblo de Dios, para quien no es aceptable el rechazo de la homosexualidad. Una postura que es, además, muy cínica por parte de muchos de nuestros jerarcas represores, como ha quedado de manifiesto.

Manifiesta estar fuera de la evolución histórica y social, fuera de su tiempo, fuera de los avances en los derechos humanos como el que supone amar con respeto y generosidad a quien y como uno quiera. Manifiesta estar fuera del conocimiento de la persona humana que nos fueron dando las ciencias humanas y la experiencia de que hay un espectro muy variado y legítimo de orientaciones sexuales humanas. Manifiesta, en fin, estar fuera de la realidad en el sentido de que las relaciones de amor no están necesaria ni exclusivamente centradas en la procreación, como afirma la nueva moral cristiana que estudiamos hace ya cuarenta años y reconoce para el matrimonio el mismo Derecho Canónico.

Pensamos que lo más grave es que esto sigue haciendo sufrir a muchos cristianos y cristianas, y está contra la misericordia y el amor de Jesús de Nazaret a los excluidos. Lo veíamos estos días en una dolorida y anónima “Carta abierta de un joven gay a Dios con motivo de la última declaración de la Santa Sede sobre la bendición de parejas homosexuales”, aparecida en Religión Digital y de la que recordamos aquí sus palabras, porque las suyas son más importantes que las nuestras:

“Señor, hoy soy solo uno más de tus hijos, que puede ser tu hija, también, y a quien llamas con nombre propio, con plena dignidad… No es nuevo que nos llamen personas con ‘tendencias objetivamente desordenadas’ y que nos pongan el sello del pecado. No es nuevo, pero siempre que se reafirma es doloroso, muerde el alma como el mal espíritu al corazón de tus santos… Recuerdo mi miedo, Señor, miedo que mata la esperanza, que mata la vida… Señor, veo la iglesia delante de mí cerrada… Y luego pienso, ¿esta es la Iglesia que tú querías? ¿Ésta de puertas cerradas, con olor a polilla, de columnas de piedra, de retablos de oro? ¿Ésta de cardenales que acusan, de poderosos que presionan, que le matan el vuelo a la libertad, a la novedad y al encuentro?… Te hablo desde mi fragilidad, Señor, desde mi dolor, desde mi soledad… Te hablo desde mis días de… dolor de consciencia desesperada, de sueños rotos, de necesidad de amor, cariño, libertad, paz… Señor, que repitamos ‘bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados’…y que amemos mucho, en nuestros trabajos, en nuestras familias, en nuestras camas, en todas partes, a quien sea y como sea, pero siempre amando”.

Pero importantes sectores de la Iglesia europea, inmediatamente después de hacerse pública esta declaración, manifestaron que seguirán bendiciendo las uniones homosexuales exigiendo la modernización de la Iglesia, porque –dice un grupo de curas austríacos– “la realidad nos ha demostrado que las parejas homosexuales pueden celebrar el amor de Dios en la Iglesia igual que el resto”.

Como hermanos y hermanas del MOCEOP nos unimos a esta actitud de rebeldía de nuestros colegas ante una norma de la jerarquía que consideramos injusta y que no corresponde con la misericordia de Dios con todos sus hijos e hijas; como ellos, seguiremos con nuestra disidencia práctica y no rechazaremos a ninguna pareja de cualquier condición que se ame y busque de nuestra parte la bendición de Dios.

Pero sí se pueden bendecir armas que matan…

 

Funte Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

Marcelo Barros: “No se debe obligar a nadie a bendecir la unión gay, pero tampoco se debe prohibir que lo haga”

Miércoles, 24 de marzo de 2021

la-foto-de-una-pareja-homosexual-con-la-frase-que-el-papa-pronunci-en-el-2013-cuando-se-le-pregunt-sobre-parejas-del-mismo-sexoDe su blog Encuentro (s) para el Bien Vivir:

“Negar una bendición es negar que se diga el bien a alguien. Es negar una palabra de amor”

“La nota es extraña porque utiliza una terminología ambigua. Dice que la Iglesia no tiene poder para dar la bendición a una pareja gay. ¿Qué significa eso? ¿De qué habla la congregación? ¿Se refiere a la bendición del matrimonio en sí o simplemente a la bendición de las parejas homosexuales?”

“Según la doctrina más tradicional de la Iglesia, en el sacramento del matrimonio el sujeto del sacramento es el amor y el ministro es la pareja, no el sacerdote. El sacerdote es un testigo cualificado por parte de la Iglesia”

“Como la nota de la Congregación de la Fe dice haber recibido la aprobación del Papa Francisco, muchos se quedan atónitos y se preguntan qué pensar al respecto”

“No creo que haya muchas parejas homoafectivas en el mundo actual que sientan la necesidad de la bendición eclesiástica para vivir su vocación al amor”

Algunos hermanos y hermanas me han pedido que comente la nota de la Congregación para la Doctrina de la Fe, organismo de la Curia Romana, en la que se afirma que la Iglesia no tiene potestad para dar la bendición a una pareja gay. Por los comentarios que hemos leído, la nota afirma que, si bien hay que respetar a las personas, hay que condenar la unión homoafectiva, considerada como “desordenada”.

Como la nota de la Congregación de la Fe dice haber recibido la aprobación del Papa Francisco, muchos se quedan atónitos y se preguntan qué pensar al respecto.

Lo primero que hay que saber es que esta nota viene de la Congregación de la Doctrina de la Fe y del cardenal Ladaria, precisamente uno de los sectores de la Curia y de la Iglesia católica que más se oponen actualmente al Papa Francisco y que siempre se ha posicionado en contra de cualquier renovación en la Iglesia católica. Así que esta posición no debería sorprender a nadie. 

La nota es extraña porque utiliza una terminología ambigua. Dice que la Iglesia no tiene poder para dar la bendición a una pareja gay. ¿Qué significa eso? ¿De qué habla la congregación? ¿Se refiere a la bendición del matrimonio en sí o simplemente a la bendición de las parejas homosexuales? En la Iglesia católica, desde la Edad Media, se diferencia entre sacramento y lo que comúnmente se llama sacramental. Hay un libro para la administración de los Sacramentos y otro diferente es el de las bendiciones.

Esta nota de la Congregación de la Fe parece confundir estos dos elementos. Dice que la Iglesia no puede dar la bendición a las parejas homosexuales. Ahora, los sacerdotes bendicen casas, bendicen coches y en el pasado bendecían animales. Pero las personas humanas que viven el amor homoafectivo no pueden drecibir una bendición. El IHU (sitio web del Instituto Humanitas) publicó un artículo del teólogo italiano Andrea Grillo que llama la atención sobre este lenguaje desproporcionado del “poder de dar la bendición”. Negar una bendición es negar que se diga el bien a alguien. Es negar una palabra de amor. Jesús nunca haría eso.

Estos señores de la curia se colocan así como legítimos sucesores de los doctores de la ley y fariseos que en la sinagoga condenaron a Jesús por curar en el día sagrado del sábado. El Evangelio de Marcos nos cuenta que un día, en la sinagoga, Jesús hace lo que se considera un sacrilegio. Llama al centro de la sinagoga a un hombre que tenía una mano seca (estaba estrictamente prohibido que un enfermo estuviera allí). Jesús los mira a todos con una mirada de enfado, de indignación y pregunta:

            – En un día de reposo, ¿qué está permitido hacer: el bien o el mal, salvar una vida o matar?

Hoy Jesús actualizaría esta provocación preguntando a estos maestros de la ley:

            – Usted habla en nombre de la Iglesia católica y dice: “¿No tiene la Iglesia católica la facultad de dar la bendición a las parejas homosexuales? No tienen el poder de bendecir. ¿Tienen el poder de maldecir, de discriminar, de legitimar la violencia cotidiana del mundo contra ellos?

 ¿Qué representa esta postura de esta Congregación de la Curia? Me sigue pareciendo extraña la facilidad con la que hablan en nombre de la “Iglesia”. Como hacen algunos obispos: “La Iglesia católica piensa así o actúa así”. (L’État c’est moi).  ¿Cuántos obispos y sacerdotes actuales no están de acuerdo con este tipo de postura del Vaticano? ¿Quién representa más a la Iglesia: los misioneros y pastores que están en la misión o los burócratas de la oficina central?

El Concilio Vaticano II enseñó que la Iglesia es concretamente local. Si esto es así, Roma es la Iglesia primada de la comunión de Iglesias, pero no la sede central de una multinacional con sucursales en todo el mundo. Por lo tanto, en materia de fe y de lo esencial, todos debemos estar unidos, pero en materia de disciplina y de liturgia, cada Iglesia local tiene derecho a su libertad. No se debe obligar a nadie a bendecir la unión gay, pero tampoco se debe prohibir que lo haga.

Según la doctrina más tradicional de la Iglesia, en el sacramento del matrimonio el sujeto del sacramento es el amor y el ministro es la pareja, no el sacerdote. El sacerdote es un testigo cualificado por parte de la Iglesia. Todo amor en sí mismo es sagrado y no necesita la bendición de un sacerdote o pastor para legitimarse.

La función de la bendición matrimonial no sería la de “bendecir” el amor que ya es en sí mismo sagrado, sino la de hacer de esa unión un signo público y un testimonio del amor de Dios por la humanidad. Si es así, con esta desafortunada declaración, lo que la Congregación de la Fe está diciendo es que si la pareja no es hombre y mujer, su unión no es un signo del amor de Dios…. Deberían explicitarlo para que pudiéramos preguntar: ¿Incluso Dios tiene que pedirte permiso para darnos señales de su amor?

No creo que haya muchas parejas homoafectivas en el mundo actual que sientan la necesidad de la bendición eclesiástica para vivir su vocación al amor. Si lo hacen, es normal que busquen Iglesias que quieran ser testigos de que Dios es Amor y portadores de la bendición divina y no Iglesias que se erijan en controladores de los bienes divinos y dueños de la marca Dios o Jesucristo.

En el fondo, lo mejor que se puede hacer en este asunto es ensayar una Iglesia sinodal y no clerical y prestar atención a los signos de vida y amor. La exhortación Amoris Laetitia del Papa Francisco, aunque no es tan abierta a las relaciones homoafectivas, abre espacio al diálogo al decir que la familia se define por la capacidad de amar y que no podemos crear un estereotipo de familia ideal, que todo es parte de una búsqueda y que la condición humana se da en medio de la debilidad y la vulnerabilidad.

Amoris Letitia nos invita a mirar la praxis de Jesús. Nos propone mantener nuestra “mirada fija en Jesús”. Ahí está la verdad y ahí está el parámetro que debemos seguir. Visto así, mirando la dimensión humana y el misterio, es este amor, entre dos personas, un amor que es verdadero, el que se convertirá en sacramento. La mayor ley es la del amor.

General, Iglesia Católica , , , ,

James Alison: “El responsum de la CDF parece seguir realmente el modelo ‘berrinche’ de la educatio interrupta caprichosa”

Martes, 23 de marzo de 2021

Vaticano-bandera-gay_2103099725_9862275_660x371“Me da mucha alegría que muchos católicos estén aprendiendo a esquivar el berrinche”

“Plantea una pregunta autoprovocada. Y luego ofrece una respuesta autorreferencial. Respuesta que espera que funcione como acto de poder, y no de diálogo”

“Nuestros hermanos están encerrados en un discurso de “objetividad” que tiene escasa relación con la realidad de la creación tal y como la estamos conociendo”

“Y quedarán encerrados hasta que un papa o un concilio les libere de dar vueltas en esta rueda de molino, les autorice formalmente a emprender otro camino”

“De modo que… sobre el asunto de las bendiciones, tanto dadas a parejas del mismo sexo, como recibidas y compartidas por ellas: Nuestro Señor nos enseña que es por el fruto que conocemos al árbol”

Imagínate que alguien se encierra deliberadamente en un cuarto pequeño. Luego hace saber que no puede conversar sobre algo contigo… porque se encuentra encerrado en un cuarto pequeño. Y lo justifica diciendo: “No puedo porque digo que no puedo; y lo digo porque ya he dicho que no puedo”.

A semejante acto de comunicación se le llama “berrinche”. No tiene como objetivo enseñarte nada. Aparte, claro está –y de manera accidental–, de informarte sobre lo importante que se considera a sí mismo el protagonista y su apego a una lógica circular. La finalidad es interrumpir aquello que estabas haciendo, jugar con tus emociones e intentar ejercer un poder sobre ti. Exige el fin de un proceso dialógico y la imposición de un absoluto. El tipo de absolutismo que asociamos con infantes enfurecidos.

Por suerte, como saben los adultos, el berrinche solo tiene sobre ti el poder que tú mismo le otorgas.

Digo todo esto no como insulto hacia la CDF, cuyos altos miembros seguramente saben en qué tipo de juego comunicacional se han metido con el Sínodo Alemán. Lo digo para ofrecer una protección a las personas doloridas y escandalizadas por su responsum. Pues, cuando percibes claramente que algo es un berrinche, es menos probable que te cale tan hondo algo dicho por su protagonista. Es menos probable que te des por aludido. Es más probable que reconozcas allí un triste mecanismo engañoso que se retroalimenta.

Dicho esto, hay que añadir que el responsum de la CDF parece seguir realmente el modelo “berrinche” de la educatio interrupta caprichosa. Plantea una pregunta autoprovocada. Y luego ofrece una respuesta autorreferencial. Respuesta que espera que funcione como acto de poder, y no de diálogo.

Luego se justifica con una lógica circular. A partir de una deducción a priori de la presunta heterosexualidad intrínseca de todos los seres humanos, la CDF supone una tendencia objetivamente desordenada y actos intrínsecamente malos en ambas partes en una relación entre personas del mismo sexo. De esa manera llega a la única conclusión posible. Y luego se cita extensamente a sí misma para demostrarlo.

Y esto es lo triste de su situación: nuestros hermanos están encerrados en un discurso de “objetividad” que tiene escasa relación con la realidad de la creación tal y como la estamos conociendo, y en la cual estamos participando. Y quedarán encerrados hasta que un papa o un concilio les libere de dar vueltas en esta rueda de molino, les autorice formalmente a emprender otro camino.

Una pregunta clave para dejar atrás la enseñanza al estilo berrinche: ¿De qué modo está –de hecho, en la práctica– revelándonos la Sabiduría Divina la inteligibilidad de todo lo creado, convirtiéndonos, por medio de nuestra participación activa e inteligente en esa misma Sabiduría Creadora, en hijas e hijos de Dios, herederos de la Creación?

Lo que hemos aprendido durante los últimos cien años, más o menos, sobre los asuntos que ahora denominamos LGTB+ sirve como un buen campo de prueba para que nos acerquemos a una respuesta. Donde una moral asustadiza busca cerrar las cosas, la Sabiduría, comenzando por nuestros rechazados, va desplegando la realidad de lo que es, mientras nos dejamos perdonar por la estrechez de nuestra bondad y la dureza de nuestro corazón, tamizando nuestros miedos y engaños. Así llegamos a descubrir a nuestro prójimo como a nosotros mismos, y cómo somos amados.

Solo puede ayudar en esto una antropología teológica del aprendizaje que esté en armonía con la forma en que, de hecho, aprendemos. No una que exija una serie de deducciones a partir de principios generales, y que luego descarte los elementos de realidad que no encajan.

De modo que… sobre el asunto de las bendiciones, tanto dadas a parejas del mismo sexo, como recibidas y compartidas por ellas: Nuestro Señor nos enseña que es por el fruto que conocemos al árbol. O sea, él provoca en nosotros un proceso de aprendizaje. Y esto nos conduce a descubrir la bendición en las cosas, formas de vida bendecida nuevas y antiguas.

El poder y la gloria del Creador realmente tienden a mostrársenos por medio de nuestro devenir, mientras discernimos para qué y quiénes somos. Es especialmente bendito este aprendizaje cuando nos encontramos recibiendo el perdón por haber caracterizado a grupos de personas de manera falsa, y al descubrir que la vida es más rica y mejor para todos nosotros cuando a estas personas se les anima a ser lo que son.

La CDF, confrontada con el mismo árbol y su fruto nos asegura que, como es el tipo de árbol equivocado, entonces su fruto debe ser malo. Esto no es un proceso de aprendizaje. Es aferrarse a un principio sagrado restrictivo que dispensa de la necesidad de aprender a quienes lo esgriman.

Me da mucha alegría que muchos católicos estén aprendiendo a esquivar el berrinche, adhiriéndose más bien a Nuestro Señor. Es muy poco probable que el responsum nos disuada de bendecir a Dios al descubrir que Dios nos está bendiciendo.

(Traducción del autor, con mejorías por amigos, del artículo “How to recognise a tantrum” que sale en The Tablet – revista católica inglesa – el 25 de marzo. Aparece en castellano primero con permiso del editor de la misma revista)

Fuente Religión Digital

Espiritualidad, Iglesia Católica , , , ,

No bendecirás parejas homosexuales: el 11º pecado del Santo Oficio

Lunes, 22 de marzo de 2021

Bendicion-parejas-homosexuales-posible-Iglesia_2308279169_15268458_660x371Del blog de Xabier Pikaza:

“Lo que importa no es ‘la canonicidad’ de ese rito, sino la bendición de la vida”

La Congregación para la Doctrina de la Fe (por tradición Santo Oficio) ha respondido negativamente al “dubium” de si la Iglesia puede impartir su bendición a parejas homosexuales, añadiendo unas reflexiones posteriores que parecen auto-acusaciones (excusa no pedida, acusación manifiesta: Excusatio non petita, accusatio manifesta).

Algunos habían preguntado al Santo Oficio si era bueno bendecir parejas homosexuales. El Oficio ha respondido negativamente, cf.https://press.vatican.va/content/salastampa/it/bollettino/pubblico/2021/03/15/0157/00331.html#artes Sobre esa negativa, su fondo y sus implicaciones, trata lo que sigue.

Como verá quien siga leyendo hasta el final, el 11º pecado del Decálogo no es de los homosexuales que piden bendición a la iglesia, que valientes y cristianos son al hacerlo, sino del Santo Oficio que la niega, con pretendidas razones cristianas.

 1. La pregunta del “dubium” podía haberse evitado. Hay cosas que no se preguntan, se hacen. No hay que dudar de bendecir, hay que bendecir y punto, porque eso es evangelio (cf. Lc 6, 28; Rom 12, 14). Si van dos homosexuales y piden a la comunidad que les bendiga, es normal que la comunidad lo haga.

Una comunidad de cristianos que recibe y bendice a parejas de homosexuales no es un grupito de “párvulos” bajo el dictado de una autoridad externa, sino iglesia de adultos responsables,  que pueden y deben asumir sus decisiones  como supone Mt 18, 15-20, sin necesidad de tocar a la al Santo Oficio.  En esa línea, no me parece propio haber empezado presentando el “dubium” al Santo Oficio.

2. El Colegio del Santo Oficio debía haber respondido diciendonon procedit…”:, nosotros no estamos para resolver desde arriba esa: vedlo y responded vosotros, bendiciendo a los homosexuales; hacedlo con la vida, más que con 8º sacramento, pero si os piden rito o sacramento impartido también… Esa rito es un asunto de la comunidad, no de un Santo Oficio por encima de ella.

(Por otra parte, el Santo Oficio, llamado ahora Congregación para la Doctrina de la fe, debería asumir otras tareas de explorar y abrir caminos de bendición de vida, en diálogo con otras iglesias, religiones y culturas, desde la raíz del Evangelio, que es más vida que doctrina. En este momento, el Santo Oficio se ocupa más de pederastia ministerial o de bendecir o no bendecir homosexuales.  A mi juicio, la respuesta en nuestro caso debería haber sido a los del “dubium”: “Vedlo  y responded vosotros y nos decís después lo que habéis dicho, para compartir así vuestro” evangelio).

3. Ese “non procedit” no sería “echar balones fuera” o lavarse las manos, sino comprometerse a buscar y recorrer en comunión caminos de evangelio, no con rebajas morales (como si el cristianismo estuviera de saldo y todo diera ya lo mismo), sino con elevación de vida, evangélica y moral, desde la perspectiva de Jesús.

No se trata de amar menos, sino de hacerlo más, pasando de la problemática sexual externa (entre adultos) a la experiencia superior de amor, de corazón y la palabra, entre personas responsables, desde una perspectiva individual o de pareja, en un contexto comunitario de  apertura al amor más alto, en  línea individua, de pareja y grupo de familia.

Reflexión posterior. Tres concreciones

 1. En un plano general, hoy por hoy, pienso que el matrimonio “oficial”, entre un varón y una mujer, debe dejarse como está, tal como fue establecido en la Edad Media, con papeles especiales, con una bendición  solemne. 

Antes de la Edad Media hubo otras formas de celebrar el matrimonio, sin papeles ni ordenamientos jurídicos,  dentro de la tradición de cada iglesia. Pero lo que entonces hizo la Teología y el Derecho, al “canonizar” un tipo de matrimonio ha sido bueno,  y así es bueno que quede. De todas formas, eso que hizo entonces y sigue hoy haciendo la iglesiano es único, pues hay otras bendiciones, como la de Esaú al lado de la Jacob, en el Pentateuco.

 2. Al lado de ese matrimonio canónico que viene del medioevo, desde su raíz de evangelio y de experiencia actual, la iglesia puede y debe ofrecer también su bendición a las parejas homosexuales que lo pidan (para que ella, la Iglesia entera reciba también la bendición del evangelio homosexual). Algunos no le llamarán “matrimonio”, sino bendición de amor.

Quizá no será necesario abrir unos libros distintos de “comuniones homosexuales”; no es necesario que haya nuevos papeles canónicos (que son necesarios para la sociedad civil), pues los “papeles” de la Iglesia son la palabra el testimonio del amor celebrado en comunidad, con la bendición de la vida. En esa línea, me parece absolutamente necesario que la iglesia acepte como “parejas bendecidas” a las parejas de homosexuales cristianos que así lo pidan y que sean aceptados así por sus homosexuales-

3. Lo que importa no es “la canonicidad” de ese rito, sino la bendición de la vida: Que los homosexuales que se sientan cristianos no pidan bendición por obligación, sino porque lo quieren y se quieren como pareja ante la iglesia, pidan una bendición de Iglesia y que ella se la ofrezca, no por imposición, sino por gozo y tarea de amor.

Ese “matrimonio entre homosexuales” no es un “octavo sacramento”, distinto de los anteriores, sino una forma externamente distinta, internamente complementaria, de celebrar la unión de amor de dos personas, como un modo intenso de vivir el amor cristiano.

Reflexión con Pablo. Para una teología de la homosexualidad. (cf. X. Pikaza, Gran diccionario de la Biblia, 578-581)

(1) La visión de Pablo. Homosexualidad y comunión personal. Se le ha echado la culpa a San Pablo que lo habría (Romanos 1-3), no a Jesús, que estaría a favor de los homosexuales, bendiciendo la pareja del centurión y su “siervo”. Pero lo que Pablo rechaza no es la homo-sexualidad de amor en libertad, sino una homo- o hétero-sexualidad de imposición, que niega la “diferencia libertad (es decir, personalidad de los creyentes). Allí donde niega o impide esa libertad de fe y amor, el homo o hétero-sexul se cierra en sí mismo y corre el riesgo de entender al otro (varón o mujer) en forma de posesión e imposición.

 En contra de eso, desde la perspectiva de Jesús, el Dios de Pablo es defensor de la libertad de cada persona, manteniendo la diferencia y la comunión de amor entre personas, en gratuidad y perdón, superando el egoísmo propio. Lo que a Pablo le interesa no es la homosexualidad como fenómeno sexual… sino como negación de la gratuidad, como imposición de uno sobre otro. Donde no existe esa imposición, donde no se niega la gracia, sino que al contrario se potencia… un tipo de homosexualidad poder una experiencia riquísima de gratuidad personal, de evangelio.

(2) Homosexualidad y ley, superar la imposición.Pablo condena la homosexualidad si es que ella es ley de un deseo que destruye al otro, si no arranca al hombre (varón o mujer) de su egoísmo, sino que le cierra en un plano de talión, de manera que cada uno se busca a sí mismo en el otro, sin salir de sí, sin experimentar la alteridad como gracia, sin convertir la vida en encuentro de fe, de apertura gratuita. Por eso, cuando Pablo se refiere a la homosexualidad está hablando en el fondo de un tipo de auto-erotismo, es decir, de un tipo unión sin gratuidad, de pareja como reino del puro egoísmo. Pablo no condena la homosexualidad como forma de amor, sino un tipo de homosexualidad como dictadura de unos sobre otros, sin fe, sin comunión personal de vida.

Al situarse en ese nivel, Pablo está planteando un tema que es mucho mayor que el de la homosexualidad físico-biológico; está planteando el tema de un erotismo sin respeto personal, como esclavizamiento de unos sobre/contra otros, una forma de buscarse uno a sí mismo no al otro ni en el otro. Pues bien, el tipo de mal erotismo puede darse no sólo en las relaciones homo-sexuales, sino también (e incluso mucho más) en las hetero-sexuales donde el varón domina y esclaviza a la mujer.

(3) Homosexualidad y gracia. El acceso a la libertad personal en el amor mutuo.La homosexualidad (y la hétero-sexualidad) se opone al evangelio si es que niega el valor de la alteridad (la existencia y vida del otro) y destruye por tanto la gracia. Sólo así se pude afirmar que ella es pecado,  con los otros dos «pecados» que Pablo condena en Rom 1, 19-31: la idolatría de uno mismo y la lucha de todos contra todo).  .

Ciertamente, el l tema resulta complejo en plano psicológico y social, de manera que es difícil ofrecer en este plano unas respuestas que agraden a todos. Pero el intento de condenar toda forma de homosexualidad física desde la antropología bíblica y en especial desde Rom 1, 24-27 (donde se asume y culmina para los cristianos lo dice el Antiguo Testamento sobre el tema) carece de sentido y acaba siendo contrario al argumento de Pablo. Condenar la homosexualidad por ley implica caer en la peor de las leyes que Pablo ha querido superar en todo su evangelio.

(4) ¿Homosexualidad evangélica? Ser cristiano (vivir la gracia de Cristo) precisamente por ser homosexual.  En la línea anterior,  si mantienen y desarrollan el principio y experiencia de la gracia, muchas uniones homo-sexuales pueden ser y son más evangélica (más paulinas) que aquellas uniones hetero-sexuales en los que cada uno se busca a sí mismo en el otro, e incluso en los hijos. Partiendo de estos principios se podría elaborar también una antropología del celibato (cf. 1 Cor 7), poniendo de relieve que la vida del célibe sólo tiene valor cristiano en la medida en que aparece como posibilidad de apertura a los demás en cuanto distintos (personales) y al Dios que es principio de toda alteridad amorosa.

Allí donde el celibato se vuelve expresión de clausura de un hombre o mujer en sí mismos (de auto-erotismo más o menos espiritualizado) va en contra del ideal cristiano. El ese sentido, el celibato cristiano como trascendimiento positivo (no de simple negación) del amor intersexual puede vincularse a un tipo de homosexualidad, que no se entienda sólo como pura negación de alteridad sexual, sino como búsqueda de otros tipos de comunicación personal y gratificante con los otros.

(5) Homosexualidad como gracia, en diálogo con Pablo.El problema no está por tanto en el género de aquellos que se aman (varones y/o mujeres), sino en la forma de relación personal que establezcan, en línea de alteridad, de manera que cada uno no se busque a sí mismo en el otro, sino que busque y encuentre al otro como distinto y así en el otro, con el otro, pueda compartir la vida como gracia, superando las diversas formas de imposición y dominio económico, social y personal que Pablo entiende como idolatría o negación de Dios.

Con esto no se resuelven todos los problemas, pero pueden plantearse mejor, situándolos en un contexto cristiano, de gracia. Por eso, todo lo que Pablo dice en Rom 1 sobre homosexualidad ha de reinterpretarse desde lo que va diciendo en Rom 1-3 (pecado universal) y desde lo que dice sobre el pecado y la gracia de Dios, a lo largo de la carta a los Romanos.

La «condena» de la homosexualidad greco-romana de Rom 1 forma parte del argumento retórico de Rom 2, donde Pablo condena la «no-homosexualidad egoísta» de aquellos judíos que condenan a los greco-romanos, situándose en su mismo nivel de egoísmo y falta de gracia. En uno y otro caso, Pablo ha querido superar el nivel de la ley, para situar todas las acciones y la vida de los hombres sobre un nivel nuevo de gracia (cf. Rom 3, 1-31), donde todo queda redimido por el amor de Cristo. Por eso, entender esa condena de la homosexualidad de un modo objetivista, como algo ya resuelto al comienzo de la carta, olvidando que se trata de un argumento retórico, que se invierte y recrea a través del desarrollo y, sobre todo, al final del espléndido despliegue de gracia y amor que ofrece Romanos (culminando en Rom 12-13), significa negarse a entender a Pablo.

(6) Jesús y Pablo, un tema de gratuidad, de amor como entrega y comunión de vida. Leído así, el discurso de Pablo concuerda con el Sermón de la Montaña, donde Jesús no condena la homosexualidad, sino que sitúa por encima de ella, abriendo unos caminos de amor en gratuidad, que valen tanto para varones como para mujeres, para homosexuales como para heterosexuales. Éste es un camino abierto, el despliegue del Reino de Dios, según el evangelio.

Siguen planteadas muchas cuestiones, sobre todo en un plano psicológico y sociológico, sin que los cristianos queramos imponer a la sociedad unas formas objetivas de conducta sexual que, por otra parte, no derivan del conjunto de la Biblia, rectamente entendida, ni de la vida y mensaje de Jesús, ni del evangelio de la gracia de Pablo. Tanto la homosexualidad como la heterosexualidad suscitan problemas difíciles de resolver de un modo objetivo (¿para qué resolverlos a ese plano?) y es posible que en algunos casos las uniones homosexuales resulten más complejas y difíciles» que las heterosexuales, sobre todo en relación con la adopción y educación de los hijos (pues puede faltar la diferencia y complementariedad de la figuras paterna y materna).

De todas formas, en muchos casos, precisamente esa misma dificultad, con la problemática social de fondo, puede hacer que las uniones (matrimonios) homosexuales pongan mejor de relieve algunos rasgos de gratuidad y alteridad personal que Pablo ha destacado en Rom 1, 18-31 y en el conjunto de su carta a los Romanos.

(7) Así podemos terminar diciendo que no hay según Pablo homosexual y heterosexual (ni varón ni mujer…), sino que todos son (han de hacerse) uno en comunión de amor y libertad en Cristo. Porque en el fondo, desde el evangelio, puede y debe superarse un tipo de diferencia corporal-genética entre el varón y la mujer (cf. Gal 3, 28), siempre que se acentúe y promueva la diferencia y alteridad entre personas, al servicio del encuentro gratuito de la vida.

Desde ese fondo, queremos añadir que nos parece fuera de sentido (exegéticamente falso y cristianamente equivocado) el intento de aquellos que quieren negar a los homosexuales el acceso a la bendición del “matrimonio”, es decir, a la bendición de la pareja como forma privilegiada (no exclusiva, ni siquiera la mejor, en rodos los casos) de amor de amor mutuo, según el evangelio. En este caso, igual que en la proposición teórica e hipócrita de la prohibición de los ministerios eclesiales para los homosexuales, reservándolos solo para los heterosexuales, en el caso de la negación de una bendición matrimonial para los homosexuales (reservándola sólo para los heterosexuales) va en contra del evangelio.

Éste es, a mi juicio, un pecado grave, muy grave (no digo mortal, de esos que mandan a uno al infierno, que eso está en otro plano). Es un pecado grave, es decir, uno de esos que se pagan, y el Santo Oficio con un tipo de Vaticano lo pagará muy caro (y muy pronto) como se ira viendo.

Comentario del Responsum ad dubium

La actual intervención de la Congregación para la Doctrina de la Fe es la respuesta a una pregunta – en términos clásicos, a un dubium – presentada, como sucede normalmente, por los pastores y los fieles que tienen necesidad de una clarificación orientativa sobre una cuestión controvertida. Frente a la incertidumbre suscitada por afirmaciones o por las prácticas problemáticas en ámbitos decisivos para la vida cristiana, se pide responder afirmativa o negativamente y, por lo tanto, exponer los argumentos que sostienen la posición asumida. La finalidad de la intervención es la de apoyar a la Iglesia universal en el responder mejor a las exigencias del Evangelio, de dirimir las controversias y de favorecer una sana comunión en el pueblo santo de Dios.

La cuestión disputada surge en el marco de la «sincera voluntad de acogida y de acompañamiento de las personas homosexuales, a las cuales se proponen caminos de crecimiento en la fe» (Nota explicativa), como ha indicado el Santo Padre Francisco, en la conclusión de dos Asambleas sinodales sobre la familia: «con el fin de que aquellos que manifiestan una tendencia homosexual puedan contar con la ayuda necesaria para comprender y realizar plenamente la voluntad de Dios en su vida» (Exh. ap. Amoris laetitia, n. 250). Esta es una invitación a evaluar con el oportuno discernimiento los proyectos y las propuestas pastorales ofrecidas sobre este tema. Entre estas, están también las bendiciones impartidas a las uniones de personas del mismo sexo. Se pregunta, por tanto, si la Iglesia dispone del poder para impartir su bendición: es la fórmula contenida en el quaesitum.

La respuesta – el Responsum ad dubium – encuentra su explicación y motivación en la anexa Notaexplicativa de la Congregación para la Doctrina de la Fe, del 22 de febrero de 2021, a cuya publicación ha dado su asentimiento el propio Papa Francisco.

La Nota se centra sobre la distinción fundamental y decisiva entre las personas y la unión. De tal manera que el juicio negativo sobre las bendiciones de las uniones entre personas del mismo sexo no implica un juicio sobre las personas.

Las personas ante todo. Sirve, por tanto, y es un punto de no retorno, cuanto ya se había declarado en el n. 4 de las Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales de la misma Congregación y retomado del Catecismo de la Iglesia Católica: «Según la enseñanza de la iglesia, los hombres y mujeres con tendencias homosexuales “deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta” (2358)». Enseñanza recordada y repetida por la Nota.

Sobre las uniones entre personas del mismo sexo, la respuesta al dubium «declara ilícita toda forma de bendición que tienda a reconocer sus uniones». Ilicitud que la Nota explicativa refiere a un triple orden de motivos, en conexión entre ellos.

El primero viene dado por la verdad y el valor de las bendiciones. Estas pertenecen al género de los sacramentales, que «son acciones litúrgicas de la Iglesia» que exigen consonancia de vida con aquello que estos significan y generan. Significados y efectos de gracia que la Nota expone de manera concisa. En consecuencia, una bendición sobre una relación humana requiere que esta esté ordenada a recibir y expresar el bien que le ha sido pronunciado y donado.

Llegamos así al segundo motivo: el orden que hace que uno sea apto para recibir el don viene dado por los «designios de Dios inscritos en la Creación y revelados plenamente por Cristo Señor». Designios a los que no responden las «relaciones, o parejas estables, que implican una praxis sexual fuera del matrimonio», es decir «fuera de la unión indisoluble de un hombre y una mujer abierta por si misma a la transmisión de la vida». Es el caso de las uniones entre personas del mismo sexo. Sin embargo, no son las únicas – como si el problema fuera sólo de estas uniones – sino que cualquier unión que comporte un ejercicio de la sexualidad fuera del matrimonio es ilícita desde el punto de vista moral, según lo que enseña el ininterrumpido magisterio eclesial.

Esto nos habla de un poder que la Iglesia no tiene, porque no puede disponer de los designios de Dios, que de otro modo, serían rechazados y negados. La Iglesia no es árbitro de estos designios y de las verdades de vida que expresan, sino su fiel intérprete y anunciadora.

El tercer motivo viene dado por el error, que se induciría fácilmente, de identificar la bendición de las uniones entre personas del mismo sexo con la de las uniones matrimoniales. Por la relación que las bendicionessobre las personas tienen con los sacramentos, la bendición de tales uniones podría constituir en cierto modo «una imitación o una analogía con la bendición nupcial», impartida al hombre y a la mujer que se unen en el sacramento del Matrimonio. Lo que sería erróneo y engañoso.

Por los anteriores motivos «la bendición de las uniones homosexuales no puede ser considerada licita». Esta declaración no perjudica de ninguna manera la consideración humana y cristiana que la Iglesia tiene de cada persona. Tanto es así que la respuesta al dubium «no excluye que se impartan bendiciones a las personas individuales con inclinaciones homosexuales, que manifiesten la voluntad de vivir en fidelidad a los designios revelados por Dios así como los propuestos por la enseñanza eclesial».

Biblia, Espiritualidad, General , , , ,

La prohibición de los matrimonios entre personas del mismo sexo en Japón es ‘inconstitucional’, dictamina la corte

Lunes, 22 de marzo de 2021

en-una-sentencia-historica-un-tribunal-japones-dice-que-no-permitir-el-matrimonio-entre-personas-del-mismo-sexo-es-inconstitucionalAbogados de los demandantes y simpatizantes muestran una pancarta en la que se lee “Decisión inconstitucional” después de que un tribunal de distrito dictaminara la legalidad de los matrimonios entre personas del mismo sexo a las puertas del tribunal de distrito de Sapporo, en Sapporo, Hokkaido, norte de Japón el 17 de marzo de 2021, en esta foto tomada por Kyodo. Crédito obligatorio Kyodo/vía REUTERS

Un tribunal de primera instancia de Sapporo ha dictaminado que la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo es contraria a la Constitución de Japón. Aunque la sentencia no tendrá efectos sobre la situación legal de las parejas demandantes, puede suponer un importante impulso para el objetivo de la legalización del matrimonio igualitario. Se espera que las sentencias que deben dictar los tribunales de Tokio, Osaka y Nagoya tengan un sentido igualmente favorable. Japón es el único de los siete países más industrializados del mundo que no ha establecido la igualdad legal para las parejas del mismo sexo, si bien en el continente asiático eso solo sucede en la isla de Taiwán.

Un tribunal de distrito de Japón dictaminó el miércoles, en una victoria histórica para la comunidad LGBT + del país, que no permitir que las parejas del mismo sexo se casen es “inconstitucional”, sentando un precedente en la única nación del G7 que no reconoce plenamente las parejas del mismo sexo.

Aunque la constitución del país actualmente define el matrimonio como basado en “el consentimiento mutuo de ambos sexos”, el tribunal del distrito de Sapporo en Japón se puso del lado de los demandantes, que se encontraban entre las 13 parejas del mismo sexo que entablaron demandas contra el gobierno japonés el día de San Valentín de 2019. Las parejas presentaron demandas, reclamando daños y perjuicios por la falta de reconocimiento de la igualdad en el matrimonio, en cuatro tribunales de distrito: la capital Tokio, Sapporo en la isla norteña de Hokkaido y Nagoya y Osaka en el centro de Japón. Sapporo es el primer distrito en dar un veredicto, más de dos años después.

En el mes de febrero de 2019, trece parejas del mismo sexo de diferentes ciudades de Japón decidieron demandar al Estado por la imposibilidad de contraer matrimonio legalmente. Cada una de las parejas (ocho de hombres y cinco de mujeres) reclamó una indemnización de un millón de yenes (unos 8000 euros) por los daños psicológicos causados por la prohibición, si bien el objetivo final de las demandas era impulsar el cambio legislativo que permita que la institución matrimonial ampare también a las parejas del mismo sexo.

Tres de estas parejas presentaron sus demandas ante el tribunal de primera instancia de Sapporo, que ha sido el primero en dictar sentencia. La jueza Tomoko Takebe ha fallado a su favor, dictaminando que «los beneficios legales derivados de los matrimonios deben beneficiar por igual a homosexuales y heterosexuales», según consta en el resumen de la sentencia que ha sido publicado. La jueza también ha establecido que el hecho de que el matrimonio entre personas del mismo sexo no esté permitido viola el artículo 14 de la Constitución japonesa, que prohíbe la discriminación «por razón de raza, credo, sexo, posición social u origen familiar». Sin embargo, ha denegado la indemnización solicitada por los demandantes.

Los abogados de los demandantes argumentaron que la redacción de la constitución era para prevenir el matrimonio forzado y, por lo tanto, no debería usarse para evitar que las parejas del mismo sexo se casen.

Aunque el tribunal de distrito de Sapporo no otorgó la indemnización por sufrimiento mental, dictaminó que impedir que las parejas del mismo sexo tuvieran igualdad de acceso al matrimonio era “inconstitucional”, lo que podría sentar un precedente para las sentencias de los otros tribunales de distrito.

Esta declaración de inconstitucionalidad, de ser firme en una instancia superior, es la que puede poner fin a la diatriba sobre la interpretación del artículo 24 de la Constitución japonesa, que regula el matrimonio, en el que tan solo se hace referencia al «consentimiento mutuo entre los dos sexos». Mientras que el primer ministro Shinzō Abe siempre se ha escudado en esta redacción para rechazar la constitucionalidad del matrimonio igualitario, los defensores de los derechos LGTBI arguyen un fallo del Tribunal Supremo del año 2015, que interpretó el artículo en el sentido de que el matrimonio se debe basar en una decisión libre entre iguales, sin aludir al sexo de los contrayentes. Según este criterio, la Constitución no prohíbe casarse a las parejas del mismo sexo, sino que consagra la libertad en el acceso al matrimonio.

Según Reuters, el fallo declaró: “La orientación sexual no se puede cambiar o seleccionar por voluntad de una persona. Es un trato discriminatorio … que no puedan recibir ni siquiera algunos de los beneficios legales que reciben los heterosexuales”. Un demandante le dijo a la BBC: “Este es un gran paso adelante en Japón … Nos estamos acercando a hacer realidad nuestro sueño”.

El fallo histórico es una gran victoria para la comunidad LGBT + japonesa, pero incluso si los cuatro tribunales fallaron a favor de las parejas, no garantiza que todo el país legalice el matrimonio igualitario. Por eso, los demandantes han recibido con satisfacción la sentencia de la jueza Takebe en lo que puede suponer un primer paso para terminar con la discriminación. Uno de los demandantes declaraba emocionado que no podía dejar de llorar al ver que «el tribunal nos ha tomado en serio». Otra de ellas esperaba que este fuera «un primer paso para que Japón cambie». Sin embargo, los representantes legales de los demandantes mostraban en un comunicado su intención de apelar la sentencia en cuanto a la denegación de la indemnización por daños, pues «tenemos que dejar claro que el parlamento ha hecho dejación de sus funciones respecto a una situación inconstitucional al abandonar sus obligaciones legislativas, y así conseguir que tomen medidas rápidamente».

Aunque será necesaria una nueva ley antes de que puedan celebrarse realmente los matrimonios entre personas del mismo sexo -lo que podría llevar algún tiempo en un Japón socialmente conservador-, los activistas del colectivo LGBT celebraron la sentencia y dijeron que tenía el potencial de cambiar sus vidas. “Estoy muy contento. Hasta que se anunció la sentencia, no sabíamos que esto era lo que íbamos a conseguir y estoy muy contento”, dijo Gon Matsunaka, de 44 años, director del grupo activista Marriage for All Japan y representante en Pride House Tokyo. “Su valor es absolutamente inconmensurable”.

Por su parte, el secretario jefe del Consejo de Ministros, Katsunobu Kato, declaró a la prensa que el Gobierno no estaba de acuerdo con esta sentencia. Afirmó, no obstante, que el Ejecutivo busca lograr una sociedad más tolerante con la diversidad, aunque no aclaró cómo respondería a la sentencia, excepto que observará los casos judiciales pendientes. Se espera que las demandas presentadas por el resto de parejas en Tokio, Osaka y Nagoya se resuelvan próximamente.

El Tribunal de Distrito de Sapporo desestimó la demanda de indemnización por daños y perjuicios de los seis demandantes – dos parejas de hombres y una de mujeres – que habían solicitado que el gobierno japonés pagara 1 millón de yenes (9.168,42 dólares) a cada uno en reconocimiento del dolor que sufrieron al no poder casarse legalmente. Pero la sentencia de “inconstitucionalidad” fue la victoria que los demandantes, sus abogados y activistas esperaban como un paso clave y que sienta un importante precedente.

En la actualidad se están tramitando casos similares en otros cuatro tribunales de Japón y esta sentencia puede influir indirectamente en el resultado de los mismos al cambiar la opinión pública, añadió Matsunaka.

Aunque la legislación japonesa es relativamente liberal para los estándares asiáticos, las actitudes sociales han mantenido a la comunidad LGBT en gran medida invisible en la tercera economía del mundo. Con la normativa actual, las parejas del mismo sexo no pueden casarse, no pueden heredar los bienes de su pareja -como la casa que hayan podido compartir- y tampoco tienen derechos parentales sobre los hijos de su pareja.

Aunque muchas áreas en Japón ofrecen certificados a parejas del mismo sexo que les permiten algunos beneficios legales disponibles para parejas del sexo opuesto, por ejemplo, el derecho a alquilar una casa juntos y los derechos de visita al hospital, sin matrimonio entre personas del mismo sexo no pueden heredar de su pareja y no tienen derechos parentales sobre los hijos de sus parejas.

En comparación con muchos otros países asiáticos, Japón es relativamente progresista en lo que respecta a los derechos LGBT +, pero ser LGTBI sigue siendo un tabú en la sociedad japonesa y los prejuicios anti-LGBT + todavía abundan.

Sin embargo, Japón es el único país del G-7 (compuesto además por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia y el Reino Unido) en el que no está permitido el matrimonio entre personas del mismo sexo. Sin embargo, en su entorno geográfico únicamente se permite en Taiwán, que se convirtió en la primera nación de Asia en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo en 2019.

Derechos LGTBI+ en Japón

Aunque las relaciones sexuales homosexuales son legales en Japón desde 1880, el estigma social hace que muchos no salgan del armario ni siquiera ante sus familias.

Algunos miembros del mundo empresarial afirman que las normas japonesas que no permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo perjudican la ventaja competitiva del país, al dificultar que las empresas, especialmente las extranjeras, atraigan y conserven mano de obra altamente cualificada en una economía cada vez más internacional.

Varias empresas han tomado sus propias medidas para sortear la situación, tanto las internacionales como las japonesas, como Panasonic. Pero hay límites. “Para las cosas que forman parte del sistema nacional, como las pensiones, no hay nada que puedan hacer”, dijo Masa Yanagisawa, jefe de Servicios Primarios de Goldman Sachs Japón y miembro de la junta directiva de Matrimonio para Todos Japón. “Todos los demás países avanzados lo tienen, por lo que Japón saldrá perdiendo competitivamente. Además, está el hecho de que la gente no puede ser quien es. Se convierte en algo bastante crítico para el negocio”.

Aunque Japón carece de matrimonio igualitario, varias ciudades han aprobado la inclusión de parejas del mismo sexo en los registros de uniones de hecho. La primera administración japonesa lo hizo fue el distrito tokiota de Shibuya, seguido del de Setagaya. Posteriormente se les unieron las ciudades de Iga, en la prefectura de Mie, y Takarazuka, en Hyogo. En febrero de 2017 y en abril de 2018, respectivamente, Sapporo y Fukuoka se convertían en las primeras grandes ciudades en aprobar las uniones de hecho para las parejas del mismo sexo.

Los resultados de una encuesta realizada en el país nipón a finales de 2015 constatan que un 51% de la ciudadanía sería partidaria de la aprobación del matrimonio igualitario. Una gran evolución, teniendo en cuenta que hasta épocas recientes la homosexualidad era un tema tabú en la sociedad japonesa. Otro importante reconocimiento llegaba en julio de 2016, cuando el ministerio de Trabajo incluía la discriminación hacia empleados LGTB como una forma de acoso sexual. Estaremos pendientes sobre cualquier movimiento que suponga un avance hacia la igualdad en el acceso al matrimonio.

La ciudad de Iga (que ronda los 95.000 habitantes, en la prefactura de Mie) se convertía en diciembre de 2015 en el cuarto municipio japonés en abrir a las parejas del mismo sexo la posibilidad de unirse civilmente. Aunque en Japón, como decíamos, tampoco se ha aprobado todavía el matrimonio igualitario, varias ciudades han tomado la delantera, aprobando la inclusión de parejas del mismo sexo en los registros de uniones de hecho.

La primera administración japonesa que anunció la apertura de uniones civiles entre parejas de gais y lesbianas fue la de Shibuya (un distrito especial de Tokio). Por su parte, Setagaya (como Shibuya, otro de los 23 distritos que conforman la municipalidad metropolitana de Tokio) secundaba poco después la iniciativa y se convertía en el segundo territorio japonés en ponerla en marcha.

Asimismo, en la ciudad de Takarazuka, en la prefectura de Hyogo, se iniciaba el pasado mes de junio la expedición de certificados de asociación a las parejas homosexuales. A diferencia de lo que ocurre en Shibuya, los registros de parejas de hecho en Takarazuka y Setagaya no exigen a las empresas privadas que reconozcan a las parejas homosexuales.

Los resultados de una encuesta realizada en el país nipón a finales de 2015 constatan que un 51% de la ciudadanía sería partidaria de la aprobación del matrimonio igualitario. Una gran evolución, teniendo en cuenta que hasta épocas recientes la homosexualidad era un tema tabú en la sociedad japonesa. Otro importante reconocimiento llegaba en julio de 2016, cuando el Ministerio de Trabajo de Japón incluía la discriminación hacia empleados LGTB como una forma de acoso sexual.

A principios de este año, la ciudad japonesa de Chiba otorgó reconocimiento oficial a las parejas del mismo sexo. La ciudad emitió certificados a cuatro parejas del mismo sexo en enero, según el periódico japonés The Mainichi. Los documentos permitirán a las parejas acceder a muchos de los derechos de que disfrutan las personas casadas, como poder solicitar una vivienda pública como pareja y visitar a sus seres queridos en el hospital. La ceremonia en Chiba fue organizada por el alcalde Toshihito Kumagai, quien les dijo a las parejas: “Les deseo la felicidad de convertirse en mejores socios.” Chiba es la última gran ciudad del país en reconocer a los parejas queer, después de que Fukuoka instituyera el reconocimiento legal el año pasado.

Aunque ningún país asiático ha aprobado por el momento el matrimonio igualitario, la situación del colectivo es diametralmente opuesta en los distintos países del continente. Japón y Taiwán furon pioneros en experimentar avances locales en el reconocimiento de las parejas del mismo sexo (aunque Taiwán está tomando la delantera, a pesar del escoyo de los grupos religiosos). Sin embargo, en algunos como MalasiaBrunéi o la India, , entre otros, las personas LGTB son víctimas de la homofobia de estado y la intransigencia social. Por el contrario, además de Taiwán y Japón, otros países como Vietnam van posicionándose en líneas más aperturistas e igualitarias (si bien no al ritmo que cabría desear).

Fuente Reuters/BBC/Cristianos Gays

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

“Mi grito, Señor, es el grito de un pueblo, el pueblo católico sexualmente diverso al que hoy le han dado un nuevo golpe”

Sábado, 20 de marzo de 2021

jesusgives“No es nuevo que nos llamen personas con “tendencias objetivamente desordenadas” y que nos pongan el sello del pecado. No es nuevo. Pero siempre que se reafirma es doloroso, muerde el alma como el mal espíritu al corazón de tus santos”

“¿Esta es la Iglesia que tú querías? ¿Esta de puertas cerradas, con olor a polilla, de columnas de piedra, de retablos de oro? ¿Esta de cardenales que acusan, de poderosos que presionan, que atornillan, que le matan el vuelo a la libertad, a la novedad y al encuentro?”

“Me han negado la vocación que tengo por ser como soy. Me han dicho que mi sacerdocio es inviable por mi “tendencia profundamente arraigada”. Señor, yo no la tengo profundamente arraigada. La tengo como algo más de mi persona, que no me quita ni me pone, que simplemente es”

“Todos pueden hablar de sus parejas, de sus amistades, de sus amores, menos yo. Yo tengo que ser prudente. ¿Por qué, Señor?”

“Que vivamos en esta esperanza, Señor, y que amemos mucho, en nuestros trabajos, en nuestras familias, en nuestras camas, en todas partes, a quien sea y como sea, pero siempre amando”

Carta abierta de un joven gay a Dios con motivo de la última declaración de la Santa Sede sobre la bendición de parejas homosexuales

Algún lugar del mundo, 15 de marzo de 2021

 Señor:

Hoy soy solo uno más de tus hijos, que puede ser tu hija, también, y a quien llamas con nombre propio, con plena dignidad. Yo, Señor, hoy me siento como Job. Estoy ahora mismo ante una iglesia, solo, con la luz del mediodía. La gente pasa y ni ve la iglesia, porque ya es parte del paisaje. No es nada nuevo. Tampoco es nuevo lo que hoy dijo tu siervo. No es nuevo que nos llamen personas con “tendencias objetivamente desordenadas” y que nos pongan el sello del pecado. No es nuevo. Pero siempre que se reafirma es doloroso, muerde el alma como el mal espíritu al corazón de tus santos. Y recuerdo las noches sin dormir, porque no podía sacarme de encima este deseo, estas ganas de amor “desviadas”, “mal encaminadas”, “con un objetivo erróneo”. Recuerdo la adolescencia negándome a mí mismo, escondiéndome. Con miedo a sacar a relucir mi secreto. Recuerdo mi miedo. Miedo, Señor, que mata la esperanza, que mata la vida. Señor, ¿tu camino no era el de la Verdad y la vida? ¿Por qué estuve tantas veces muerto?

¡Cuántas veces, Señor, me dijeron que esto era una prueba tuya! Que todo esto era una suerte de treta para probar hasta dónde podía darme a ti, hasta dónde lo dejaba todo por seguirte, hasta dónde podía negarme a mí mismo. Señor, me decían que me ibas a dar la vida si moría a este pecado. Pero yo moría entero, estaba muerto entero, como si nunca me fuera a llegar la vida.

Hoy me planto frente a esta iglesia tuya, donde tantas conversaciones hemos tenido. Y recuerdo toda la consolación que me has dado, toda la vida que me has dado tan gratuitamente. Recuerdo incluso el amor que me ha venido en forma de otro hombre, como yo. Ese amor que sé que ha venido de ti, a salvarme de mí mismo, de mis cerrazones, de mis angustias, de mis miedos, y me ha llenado de esperanza y de sentido de misterio. A estos recuerdos me aferro, Señor, para no perder el norte.

Hoy me planto frente a esta iglesia tuya, donde tantas conversaciones hemos tenido. Y recuerdo toda la consolación que me has dado, toda la vida que me has dado tan gratuitamente. Recuerdo incluso el amor que me ha venido en forma de otro hombre, como yo. Ese amor que sé que ha venido de ti, a salvarme de mí mismo, de mis cerrazones, de mis angustias, de mis miedos, y me ha llenado de esperanza y de sentido de misterio. A estos recuerdos me aferro, Señor, para no perder el norte.

Ya no estoy en edad, pero recuerdo el desasosiego que me llevaba a pensar en que me odiaras, en que repudiaras lo que sentía. Señor, fueron días en que no quería ni estar vivo. En que me despreciaba, me odiaba. Señor: odio, miedo, desesperanza, repudio, cerrazón, obsesión, ¿todo esto viene de ti? Ya sé que no.

Señor, veo la iglesia delante de mí cerrada: estarán almorzando. Y luego pienso, ¿esta es la Iglesia que tú querías? ¿Esta de puertas cerradas, con olor a polilla, de columnas de piedra, de retablos de oro? ¿Esta de cardenales que acusan, de poderosos que presionan, que atornillan, que le matan el vuelo a la libertad, a la novedad y al encuentro? Señor, en muchas partes de esa Iglesia me han hecho a un lado, se han asustado conmigo, por miedo a esa autoridad. Me han negado la vocación que tengo por ser como soy. Me han dicho que mi sacerdocio es inviable por mi “tendencia profundamente arraigada”. Señor, yo no la tengo profundamente arraigada.

La tengo como algo más de mi persona, que no me quita ni me pone, que simplemente es. Solo tú sabes por qué me hiciste así y cuál es tu plan conmigo, pero quería yo entregarme al servicio a tu Iglesia y me cerraron las puertas. Algo que ni siquiera constituye el centro de mi vida pasó a ser una “tendencia profundamente arraigada” ese día. Como si el objeto de mi deseo afectivo se volviera algo crucial, determinante. Como si lo que hiciera con mi genitalidad (que Tú creaste, que Tú me diste y que agradezco) fuera algo exento de ti, exento al Amor, a la vida, a la Verdad. Todo parece siempre reducirse a eso: a rechazar mi carne, a plantearme un dualismo entre mi cuerpo y mi alma que no viene de ti.

Luego quise apoyar desde el laicado. Y siempre viene el miedo, Señor. A no encontrarme un presbítero tan abierto, a encontrarme con argucias argumentativas que justifican la doctrina de mi dolor, que justifican la injusticia que siento que se me hace. A encontrarme con que incluso me pueden negar la subida a tu altar y la comunión, como si eso no fuera conmigo. Me escondo en muchos escenarios por miedo, me da miedo mostrarme como soy, decir lo que siento. Todos pueden hablar de sus parejas, de sus amistades, de sus amores, menos yo. Yo tengo que ser prudente. ¿Por qué, Señor?

Te hablo desde mi fragilidad, Señor, desde mi dolor, desde mi soledad. Te hablo desde las palabras sin decir, desde las palabras sin entender. Te hablo desde mis días de pobreza, de miseria, de dolor de consciencia desesperada, de sueños rotos, de necesidad de amor, cariño, libertad, paz. De todo eso que solo tú nos das. Te hablo desde el miedo a que esto se lea y que me censuren, que me castiguen. Te hablo desde una prisión que me he hecho y me han hecho.

Hoy, Señor, te hablo desde aquí y te veo en la cruz, todo lleno de heridas, de insultos, de agravios. Te veo condenado por el sanedrín, acusado de no obedecer la Tradición, de poner a la persona que sufre antes que la Ley. Por curar en sábado, por poner al leproso en el medio, por andar con prostitutas y pecadores, por andar con lo excluido, con lo condenado, y por no pedirles nada más que amor. Hoy me siento como Job, Señor, gritando desde mi pequeñez, diciéndote que me duele. Diciéndote desde todo lo que no sé que te necesito. Sabiendo que mi grito es el de un pueblo, el pueblo católico sexualmente diverso al que hoy le han dado un nuevo golpe. Por estas razones te escribo como anónimo: por miedo, por mi fragilidad, por mi condición de pecador (como todo ser humano, no por gay), y porque siento que así muchas personas se verán reflejadas en estas palabras. Por eso también quiero que se publique, para que no nos sintamos solos, sino que somos comunidad, como tú quieres.

Por estas razones te escribo como anónimo: por miedo, por mi fragilidad, por mi condición de pecador (como todo ser humano, no por gay), y porque siento que así muchas personas se verán reflejadas en estas palabras. Por eso también quiero que se publique, para que no nos sintamos solos, sino que somos comunidad, como tú quieres

Señor, desde aquí te pido que me ayudes. Y que me des fuerzas, porque veo mi lucha vana, incierta. Porque me siento mal en una Iglesia que me va a maltratar cada tercer año de este modo. Porque cada paso hacia adelante significa dos para atrás. Dánosla a todos los que dudamos de la santidad de tu Iglesia, para que podamos discernir tu camino, para que podamos seguir contigo, aunque a muchos les pese. Danos consciencia de que no quieres victorias, sino luchas por la justicia, aunque estén perdidas; que no quieres coronaciones mundanas, títulos cardenalicios y presbiterales mundanos, sino obras de misericordia. Que repitamos “bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados”. Que vivamos en esta esperanza, Señor, y que amemos mucho, en nuestros trabajos, en nuestras familias, en nuestras camas, en todas partes, a quien sea y como sea, pero siempre amando.

Te ama,

Tu creatura gay.

Fuente Religión Digital

Espiritualidad , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.