Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Human Rights Watch’

“Cuando eres gay en Uganda, no se te considera una persona”: El colectivo LGTB+ en Uganda sufre un aislamiento continuo

Miércoles, 25 de noviembre de 2020

no-hay-donde-ir-los-jovenes-lgbt-ugandeses-salieron-durante-el-encierro“Ningún lugar adonde ir”: los jóvenes LGBT + ugandeses “denunciados” durante el confinamiento

Un estudiante cuenta cómo él y otros fueron arrestados por cargos relacionados con Covid, humillados públicamente y sin un lugar donde quedarse.

Raj Juuko: “Cuando eres gay en Uganda, no se te considera una persona”

En la foto tomada el jueves 11 de junio de 2020, el refugiado gay ugandés Martin Okello muestra las cicatrices que sufrió en un ataque en mayo, afuera de la casa que comparte con otros refugiados LGBT en Nairobi, Kenia. Su vida en Uganda se hizo añicos en 2014 cuando un trabajador sexual masculino trató de extorsionarlo por $ 10 y lo declaró gay. Okello fue despedido de la estación de radio cristiana donde trabajaba y sus padres católicos lo echaron de su casa. (Foto AP / Brian Inganga) Fotografía: Brian Inganga / AP

Cuando le preguntas a Ronald Ssenyonga, un ugandés de 21 años, que te cuente sobre su arresto, él pregunta: “¿Cuál?” Como muchas personas homosexuales que luchan por sobrevivir en un país que ha utilizado el Covid-19 como excusa para reprimir los derechos humanos, Ssenyonga está acostumbrado a arrestos y redadas.

Incluso antes de la pandemia, Uganda fue catalogada como el peor lugar para ser gay después de que su parlamento propusiera la pena de muerte para algunos actos homosexuales. La corte constitucional anuló la ley en 2014, pero las agencias de seguridad continúan acosando a los homosexuales, confiando en la información de los vigilantes comunitarios para atacarlos y sacarlos de lugares que creían seguros.

Ssenyonga acaba de regresar de su segundo período en prisión en tres meses. Él y su vecino, Tevin Haris Kifuba, fueron acusados de robar una televisión. Un malentendido, dicen, en comparación con el caso instigado por el estado que pesa sobre sus cabezas: se encuentran entre las 20 personas acusadas de llevar a cabo “actos negligentes que pueden propagar la infección” después de que las agencias de seguridad allanaron su albergue.

Todo comenzó un domingo por la mañana en el refugio administrado por una organización sin fines de lucro, Children of the Sun, dice Ssenyonga, mientras se sienta en su litera en una habitación pequeña. Se retuerce las manos, todavía mojadas y pálidas de lavar la ropa que acaba de colgar en el tendedero. Ha lavado toda la suciedad de la prisión. Pero los recuerdos no se borran tan fácilmente.

La primera señal de peligro, dice, fue ver botas verdes a través de un hueco debajo de la puerta. Algunas personas todavía estaban en la cama en el refugio, que les ha dado un hogar a los homosexuales de Uganda durante el cierre. Algunos estaban en la veranda lavándose la cara con agua salpicada de vasos de plástico de colores. Otros tenían sus cepillos de dientes en las manos mientras los hombres con botas verdes abrían la puerta de una patada. Todos empezaron a correr. Pero no había ningún lugar adonde ir. La policía los reunió a todos y les ordenó que se sentaran y se enfrentaran a los periodistas que habían sido llevados en la redada.

Nos ataron como esclavos y nos hicieron marchar por un centro comercial lleno de gente homofóbica. Ronald Ssenyonga. “Después de la ‘sesión de fotos’, nos ataron como esclavos y nos hicieron marchar por un centro comercial lleno de gente homofóbica. Algunas personas nos abofetearon. Otros nos golpean con piedras o lo que encuentran. Nos gritaron y nos condenaron ”.

Un video de la redada se difundió en las redes sociales. En él, Haji Abdul Kiyimba, alcalde del ayuntamiento donde se encuentra el refugio, exige que los jóvenes le digan los números de teléfono de sus padres mientras los azotan.

Luego, los hombres fueron llevados a prisión donde, según dicen, pasaron un mes siendo objeto de burlas y torturas. Se les impidió ver a sus abogados, una acción que los tribunales de Uganda dictaminaron que constituía una violación de su derecho a una audiencia imparcial. Su proveedor de asistencia legal, el Foro de Promoción y Concienciación de los Derechos Humanos, también demandó al gobierno por las torturas que los hombres dicen que sufrieron mientras estaban en prisión.

“Ellos pensaban que no éramos nadie y no teníamos a nadie de nuestro lado. Nos quemaron con leña y nos obligaron a confesar que somos homosexuales. Usaron palos de tamaño anormal y barras de hierro [para golpearnos], y pusieron a otros prisioneros en nuestra contra ”, dice Ssenyonga. En el momento de su arresto, estaba esperando sus resultados de nivel A y con ganas de ir a la universidad. “Pero después de que mostraron mi cara en el video, todos saben que soy gay. Estoy demasiado avergonzado para mostrar mi cara en la escuela. Así que no sé qué me depara el futuro cuando ni siquiera puedo salir a recoger mis resultados ”.

Kifuba solía editar videos en una pequeña tienda de medios. Cuando salió de la cárcel, escuchó que su jefe “movilizó a la gente para impulsar el video”. No pudo regresar a su trabajo ni a la casa de sus padres. “Tuve que aceptar que era gay porque es quien soy. Rompió el corazón de mi madre. El pueblo escupía fuego. Antes, al menos podía volver a casa. Pero tuve que dejar el pueblo y ahora no tengo adónde ir “.

Severus Hama-Owamparo es director ejecutivo de la Taala Foundation (Fundación Taala), que ha estado brindando apoyo de salud mental a las personas detenidas. La fundación  Children of the Sun Foundation están proporcionando comida, dinero de alquiler y otros elementos básicos durante seis meses a personas como Kifuba y Ssenyonga que no pueden volver a sus vidas después de ser arrestadas y expuestas. “Cuando el gobierno impuso las reglas de encierro, no pensó en personas que no tienen hogar. Se esperaba que todos regresaran a un hogar lleno de amor, y las personas que no pueden ser castigadas ”, dijo Owamparo.

Human Rights Watch dice que Uganda está usando la cobertura del coronavirus para marginar y atacar a las personas homosexuales. “En la raíz de las detenciones está la homofobia”.

Raj Juuko, uno de los ayudados por Children of the Sun y Taala para alquilar una casa, dice que es posible que no siempre tenga dinero para comida u otras necesidades, pero se siente aliviado de no tener que volver a casa. “Cuando eres gay en Uganda, no se te considera una persona. Cuando ocurre Covid-19 y su video se filtra, debe saber que está solo “.

Antes de la redada, Juuko era mesero en una importante cadena de restaurantes. “Después de regresar de la cárcel, mi jefe me dijo: ‘Somos musulmanes y no podemos tolerar a los homosexuales’. Antes del Covid-19, podía pagar el alquiler y cuidarme. Luego tuve que volver a cero, así como así “.

El compañero de casa de Juuko, Oketch Edward, dice que su mayor preocupación es que el alquiler solo dure hasta enero. Después de eso, no tendrán adónde ir.

La difícil situación del colectivo LGTB en Uganda

La homosexualidad ya es ilegal en Uganda. La situación de las personas LGTB en Uganda es muy complicada. El artículo 145 del Código Penal castiga con penas que pueden llegar hasta la cadena perpetua a aquellos que «tengan conocimiento carnal contra natura con otra persona». El mero intento de mantener relaciones homosexuales o lo que se denominan «prácticas indecentes» se castiga con hasta siete años de prisión.

Hace unos meses, el ministro de seguridad de Uganda había llamado “terroristas” a las personas LGBT+ en un visceral ataque contra un candidato presidencial y sus partidarios. Pero, en un paso màs de esta escalada homófoba, el gobierno de Uganda anuncio que las condenas con pena de muerte volverán a ser vigentes, cinco años después de que las anularan. Según fuentes, con esto quieren frenar el aumento de relaciones sexuales no naturales del país.

En agosto, una mujer LGTBI que buscó asilo en el Reino Unido y fue deportada a Uganda -donde el sexo gay es ilegal- ha contado cómo fue perseguida y violada en grupo a causa de su sexualidad. La mujer, conocida sólo como PN, regresó al Reino Unido el lunes 5 de agosto después de que el Tribunal Supremo dictaminara que la decisión de rechazar su solicitud de asilo era ilegal.

El año pasado el Orgullo LGTB de Uganda tuvo que ser cancelado tras amenazar el Gobierno de este país africano con detenciones masivas. Unas amenazas que, unidas al antecedente de 2016 (cuando la policía ugandesa interrumpió la celebración y detuvo a varios activistas), llevaban a los activistas LGTB ugandeses a dar prioridad a su seguridad.

Pero esta durísima normativa no parece satisfacer a los LGTBfobos. La presidenta del Parlamento, Rebecca Kadaga, insistía también en reintroducir un proyecto de ley que endurecía el trato penal a la homosexualidad, con la pretensión de establecer la pena de muerte en determinados casos, y a la cual ella misma llegó a llamar «un regalo de Navidad». El proyecto fue aprobado por el Parlamento en diciembre de 2013, pero finalmente fue invalidado por el Tribunal Constitucional a causa de una falta de procedimiento: se había votado sin el quórum necesario.

Y aunque por el momento parece que este proyecto ha quedado aparcado, lo que no dejan de sucederse son los ataques a la libertad de reunión y asociación. En 2015, de hecho, se aprobó una ley, y esa sí está en vigor, que permite al gobierno tener un control férreo sobre las ONG y asociaciones del país, pudiendo no autorizar sus actividades e incluso disolverlas si no se adecuan al «interés público» o si son «contrarias a la dignidad del pueblo de Uganda». Las asociaciones LGTB ya avisaron de su peligro, ya que los activistas que trabajen en una organización que no cuente con el visto bueno del gobierno pueden llegar a ser encarcelados. Ello supone llevar la lucha por los derechos LGTB a la ilegalidad.

Por fortuna,  el Tribunal Constitucional de Uganda aliviaba un poco la presión a finales de 2016, al declarar contraria a derecho la normativa que impedía a determinados grupos, marcados en la ley como «inmorales o socialmente inaceptables», la posibilidad de reclamar ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades en los casos de discriminación. Entre los colectivos señalados tan ignominiosamente se encontraban el de las personas LGTBI (para quienes fue diseñada especialmente la norma), los trabajadores del sexo o las personas que viven con el VIH. Pero conviene tener en cuenta que no todo depende del marco jurídico: la sociedad civil ugandesa también es fuente de ataques homófobos. Un ejemplo es el intento de linchamiento a un grupo de hombres homosexuales o los ataques que reciben los activistas que intentan llevar adelante la lucha.

La valiente e importantísima labor del activismo LGTB de este país se veía reconocida, en todo caso, a finales de 2017, cuando el Gobierno Vasco reconocía con el Premio René Cassin 2017 el activismo LGTB de la asociación africana Sexual Minorities Uganda.

En fin, si ponemos en el buscador el nombre de Uganda… el horror es cotidiano.

Fuente The Guardian/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

La policía egipcia continúa usando perfiles falsos en Grindr y otras apps de contactos en su cruzada contra las personas LGTBI

Jueves, 5 de noviembre de 2020

egipto-lgtb-696x415Así lo ha denunciado la organización de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW). Las víctimas, localizadas entre otros métodos al contactar con perfiles falsos creados por la policía, son detenidas, encarceladas y sometidas a humillantes torturas.

Ya en 2015 nos hicimos eco de la complicada situación de las personas LGTBI en Egipto, agudizada tras la conocida como «primavera árabe», pero la situación no ha hecho sino empeorar. El año 2017, de hecho, la persecución se intensificó tras el concierto de la banda libanesa Mashrou’ Leila, dando paso a una auténtica caza de brujas organizada desde el propio estado egipcio. Y así sigue siendo, según la nueva denuncia de Human Rights Watch, que incide de nuevo en la infame práctica de crear perfiles falsos en Grindr y otras aplicaciones de contactos para personas LGTBI, a las que consigue así detener y a las que que espía el contenido de sus teléfonos para buscar cargos y justificar la detención. Una persecución que según HRW no se limita ya a varones homosexuales, sino que se extiende también a mujeres lesbianas y a personas bisexuales y trans.

Uno de los testimonios que usa HRW en su última denuncia es por ejemplo el de Yasser, de 27 años, arrestado tras quedar con un hombre a través de Grindr. «Cuando volvieron (tras la detención) me insultaron y golpearon hasta que firmé la denuncia por la que se me acusaba de ‘practicar libertinaje’ y anunciarlo públicamente para satisfacer ‘mis innaturales deseos sexuales’», relata. Yasser identificó entre los policías que le agredieron y vejaron al hombre con el que había quedado a través de la aplicación de contactos.

Su caso no es el único. La organización ha entrevistado en profundidad a 15 víctimas (entre ellas una chica trans de 17 años) que mientras permanecieron detenidas o en prisión sufrieron maltrato y tortura: golpes, duchas de agua a presión, ser atado durante días, privación de ir al baño, exámenes anales y vaginales de «virginidad» y abusos sexuales. Una activista trans de 20 años fue encarcelada durante cuatro meses en una cárcel para hombres en la que sufrió graves abusos. Otra víctima, un hombre de 37 años, denuncia que cuando les mostró su carnet de discapacitado (fruto de una paliza anterior, durante una detención en el año 2007), se lo introdujeron por el ano. «Las autoridades egipcias parecen estar compitiendo por el récord a la peor violación de los derechos de las personas LGTB+ en la región ante el silencio internacional», denuncia Rasha Younes, especialista en Medio Oriente y Norte de África de HRW, quien invita a los aliados de Egipto a retirar su apoyo a las autoridades del país hasta que las personas LGTBI no puedan vivir de manera libre.

Os dejamos, para terminar, con un vídeo que recoge las declaraciones de Ahmed Alaa, un joven gay egipcio detenido en 2017, días después del mencionado concierto. Alaa fue una de las personas identificadas ondeando la bandera arcoirís. Él mismo sufrió malos tratos durante su detención. Durante el proceso judicial conoció a la activista Sarah Hegazy, detenida por la misma razón. De hecho, una de las fotografías del momento en el que Hegazy desplegó la bandera se hizo viral y se convirtió en icono de la diversidad sexual en Egipto. Hegazi fue también sometida a maltrato físico y psicológico. Ambos escaparon a Canadá después de pagar sendas fianzas (en su momento recogimos su salida de prisión) y encontrándose a la espera de un recurso judicial. La activista nunca se recuperó del trauma sufrido en prisión y acabó suicidándose el pasado verano. Alaa sigue refugiado en Canadá, sin poder regresar a su país.

Fuente Dosmanzanas

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad, Islam , , , , , , , , , , , , ,

Sri Lanka acusado de torturas a presos LGTB+

Miércoles, 28 de octubre de 2020

Screenshot-2020-10-22-at-16.52.44Recluso en una cárcel de Sri Lanka (Sena Vidanagama / AFP / Getty)

El gobierno de Sri Lanka ha sido acusado de imponer “pruebas” abusivas de virginidad anal y vaginal a personas LGBT + en un intento de probar la conducta homosexual.

Según un impactante informe de Human Rights Watch, al menos siete personas han sido obligadas a someterse a exámenes físicos “crueles, inhumanos y degradantes” desde 2017.

Junto con la organización sin fines de lucro Equal Ground, Human Rights Watch pide el fin de los espantosos exámenes, que la Organización Mundial de la Salud ha denunciado como una forma de tortura.

“Nadie debe ser arrestado, y mucho menos sometido a tortura y violencia sexual, debido a su orientación sexual percibida”, dijo Neela Ghoshal, directora asociada de derechos LGBT de HRW. “El Ministerio de Justicia de Sri Lanka debería prohibir inmediatamente a los funcionarios médicos judiciales que realicen exámenes anales forzados, que violan flagrantemente la ética médica y los derechos básicos”.

Los exámenes anales forzados implican la inserción de dedos u otros objetos en el ano en un intento de determinar si la persona ha tenido sexo anal. La práctica se basa en la teoría desacreditada de que la penetración anal puede probarse por el tono o la forma del esfínter anal.

Los expertos médicos desacreditan universalmente las pruebas de virginidad anal y vaginal por violar la ética médica y carecer de cualquier base científica, y la Asociación Médica Mundial ha pedido a los médicos que dejen de participar en la práctica.

A pesar de esto, un abogado le dijo al perro guardián que en los últimos 12 meses los seis acusados que representó en casos de conducta homosexual fueron sometidos a exámenes anales, que los fiscales utilizaron en el tribunal como “evidencia” de penetración anal pasada.

Los acusados alegaron haber sido sometidos a otros abusos, entre ellos azotes con alambres. Se ordenó a tres hombres que se sometieran a pruebas de VIH sin su consentimiento, cuyos resultados se hicieron públicos en el tribunal.

El trato espantoso se cometió en virtud de los artículos 365 y 365A del Código Penal de Sri Lanka, que prohíbe las “relaciones carnales contra el orden de la naturaleza” y la “indecencia grave entre personas”.

Human Rights Watch también documentó que otras leyes, incluida una Ley de Vagancia redactada de manera vaga y una disposición del código penal que prohíbe el “engaño por personalidad”, también se utilizan para apuntar a personas transgénero y no conformes con el género para arrestarlas.

Sin embargo, el gobierno de Sri Lanka ha negado sistemáticamente el abuso, y el fiscal general de Sri Lanka afirmó en 2014 que el código penal no se usó para atacar a las personas LGBT + y que hacer cumplir la ley de manera discriminatoria era inconstitucional.

Las relaciones entre personas del mismo sexo en Sri Lanka están penadas, al menos sobre el papel, como una conducta “inmoral”; en la práctica, sin embargo, no se suele aplicar el código penal heredado de la época colonial británica. Lo cual no quiere decir que la situación en el país sea aceptable: el acoso y la violencia contra las personas LGTB o percibidas como tales son una constante.

El artículo 365 del Código Penal de Sri Lanka, heredado de la época colonial británica, castiga explícitamente el “coito carnal contra natura con hombre, mujer o animal” con pena de cárcel que puede llegar a los diez años. El artículo 365 A, por su parte, castiga los actos de “indecencia grave”, ya sean cometidos en público o en privado, con penas que puede llegar a los dos años de cárcel.

Dos artículos que convierten en ilegales los actos homosexuales, algo que el Gobierno de Sri Lanka quiere mantener inalterado. Es por eso que ha procedido a la eliminación de las alusiones a la no discriminación por razones de orientación sexual que habían sido incluidas en el Plan de Acción sobre Derechos Humanos 2017-2020, al considerar que ello hubiera dado argumentos a los partidarios de despenalizar la homosexualidad ante los tribunales.

Las explicaciones del entonces portavoz del Gobierno, Rajitha Senaratne, no dejaban por otra parte lugar a dudas sobre la hipocresía de la postura gubernamental. Tras argumentar que “incluso en Europa hay países muy católicos que no apoyan la homosexualidad” y que “nosotros, que somos un país budista, también en estamos en contra de ella”, el también ministro de Sanidad restó importancia a la criminalización, argumentando que nadie va a meterse en los espacios privados de la gente para saber si mantienen o no relaciones homosexuales. “No estamos deteniendo a nadie por esto. Es algo que no se hace a la vista. ¿Cómo puede alguien probarlo?”, ha declarado.

Lo cierto es que, aunque en la práctica dichos artículos no se apliquen, su mera existencia sigue constituyendo una espada de Damocles sobre el colectivo LGTB de Sri Lanka y les deja en situación de absoluta desprotección ante el acoso y la discriminación. Baste recordar lo que le ocurrió al ministro de Exteriores, Mangala Samaraweera, que simplemente por votar contra una propuesta homófoba de Rusia en Naciones Unidas (Rusia quería evitar que la institución reconociese las uniones del mismo sexo contraídas por sus empleados) fue acusado por otro parlamentario del delito de “indecencia grave”. Cuál no será la situación, por tanto, para una persona LGTB.

Fuente Pink News/Cristianos gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Condenas masivas por homosexualidad en Argelia: Más de 40 condenados por asistir a una supuesta “boda gay”

Martes, 20 de octubre de 2020

dg8kd50w4ai4fyrFoto de la marcha del Orgullo de 2018 en París (Twitter de Alex)

35 hombres y 9 mujeres, la mayoría estudiantes, han sido condenados por los tribunales de Argelia (donde la homosexualidad es ilegal) a penas de prisión por reunirse el pasado julio en lo que la policía decidió que era una “boda gay”

 Argelia es un país en el que ser homosexual está considerado un delito. Pero el pasado mes de julio, tras las quejas de varios vecinos, la policía realizó una redada en una casa privada en el-Kharoub, un distrito de la provincia de Constantina, en el noreste de Argelia y detuvo a 44 personas: 35 hombres y 9 mujeres; y les acusó de estar asistiendo a una boda gay porque  ellos tenían “apariencia gay” y la casa estaba decorada con flores y había dulces de regalo. de hecho, un abogado argelino involucrado en el caso dijo a Human Rights Watch que el tribunal utilizó informes policiales que describían las decoraciones, flores y dulces indicativos de la celebración de una boda y la apariencia supuestamente homosexual de los hombres como prueba de culpabilidad.

El pasado 3 de septiembre un tribunal del país condenó a dos de los detenidos a pagar una multa y cumplir tres años de prisión, mientras que las otras 42 personas fueron sentenciadas a un año de prisión condicional. Se les acusa de “escándalo público“, de mantener relaciones homosexuales y de “poner en riesgo la salud de otros al romper las medidas de cuarentena relacionadas con la COVID-19“.

Estas condenas contradicen el derecho a la privacidad según el derecho internacional de los derechos humanos. Este derecho también se refleja en la constitución de Argelia, que prevé la protección del “honor” y la vida privada de una persona, incluida la privacidad de su hogar, sus comunicaciones y su correspondencia. Las condenas de los 44 por “relaciones entre personas del mismo sexo” indican que las autoridades argelinas los están discriminando por su orientación sexual percibida y expresión de género, dijo Human Rights Watch. Aún no se ha programado la apelación de sus condenas.

Para Rasha Younes, de la Human Rights Watch, no es nada nuevo que las autoridades argelinas ataquen las libertades individuales pero “detener a docenas de estudiantes basándose en su orientación sexual percibida es una violación flagrante de sus derechos más básicos. Deben sacar de prisión inmediatamente a los dos hombres que estarían en libertad de no ser por las anticuadas leyes anti-homosexualidad de Argelia.“

“En lugar de vigilar las vidas privadas de sus ciudadanos“, añade Younes en un comunicado de Human Rights Watch, “el gobierno argelino debería llevar a cabo reformas, incluyendo la descriminalización de las relaciones homosexuales.Las autoridades deben anular los cargos y ponerlos en libertad de inmediato”.

La ley argelina es una mezcla de legislación francesa (heredada) e islámica que criminaliza el sexo homosexual y también el travestismo. No se reconocen las uniones homosexuales ni a las personas trans ni se protege al colectivo LGTB+ de cualquier tipo de discriminación. El artículo 338 del código penal multa con entre 500 y 2000 dinares argelinos y una pena de cárcel de entre dos meses y dos años a cualquiera condenado por mantener sexo homosexual. Si uno de los participantes es menor de 18, el mayor de edad puede ser ultado con 10.000 dinares y tres años de prisión.

Los arrestos por delitos “morales” que involucran actividades adultas consensuadas en entornos privados violan el derecho internacional de los derechos humanos, incluido el derecho a la privacidad, la no discriminación y la autonomía corporal protegida por el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR), del cual Argelia es un partido del estado. Argelia ha ratificado la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (CADHP), que afirma los derechos a la no discriminación, y se ha unido a la Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos. Sin embargo, la ley argelina no extiende la protección contra la discriminación a la discriminación basada en la orientación sexual o la identidad de género.

Además, Argelia tiene una ley que prohíbe el registro de organizaciones en Argelia cuyos objetivos se consideren incompatibles con la “moral pública” y que impone sanciones penales para los miembros de organizaciones no registradas. Esta ley presenta riesgos para quienes desean formar o participar activamente en grupos LGBT, así como para las organizaciones de derechos humanos que de otra manera podrían apoyar tales actividades. Según un análisis de 2019 de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgénero e Intersexuales (ILGA), las leyes que regulan las organizaciones no gubernamentales en Argelia hacen que sea prácticamente imposible que las organizaciones que trabajan en temas de orientación sexual e identidad de género se registren legalmente.

A la luz de la pandemia de Covid-19 y el riesgo de brotes en los lugares de detención, Human Rights Watch recomendó que los gobiernos se abstuvieran de realizar arrestos bajo custodia por delitos menores que no impliquen la imposición o amenaza de infligir lesiones corporales graves o agresión sexual o un delito conocido. probabilidad de daño físico. Los funcionarios también deben poner en libertad a cualquier persona detenida antes del juicio, a menos que represente un riesgo específico y conocido de daño para los demás que no pueda manejarse con otras medidas que la detención.

Desde marzo, las autoridades argelinas han prohibido todas las reuniones sociales para frenar la propagación del Covid-19. Romper las medidas de cuarentena y distanciamiento social para asistir a una reunión social no justifica los arrestos arbitrarios y la prisión preventiva prolongada, dijo Human Rights Watch.

“Mientras la gente en Argelia continúa exigiendo sus derechos básicos de protesta, las autoridades están dedicando su tiempo y recursos para tomar medidas enérgicas contra los estudiantes y acumular cargos discriminatorios en su contra”, dijo Younes. “En lugar de vigilar la vida privada de sus ciudadanos, el gobierno argelino debería llevar a cabo reformas, incluida la despenalización de la conducta entre personas del mismo sexo”.

FuenteHuman Rights Watch

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , ,

Dos hombres han sido condenados en Túnez a un año de prisión por mantener relaciones homosexuales

Martes, 11 de agosto de 2020

040416-tunez-homosexualidadDos tunecinos han sido condenados a un año de cárcel por mantener relaciones homosexuales. En primera instancia, la pena establecida fue del doble de tiempo, pero se redujo en la apelación. Los tribunales han considerado como prueba de cargo la negativa de ambos a someterse a un examen anal, práctica considerada como una forma de tortura y que el Gobierno tunecino se comprometió a abandonar.

Los dos hombres, ambos de 26 años de edad, fueron detenidos el pasado 3 de junio en la ciudad de Kef, situada al suroeste de la capital, después de que uno de ellos denunciara al otro por un préstamo no devuelto. Según la asociación de defensa de los derechos humanos Damj, la policía de Kef los instó a que «confesaran que eran homosexuales» mediante acoso, insultos y amenazas de cárcel. Posteriormente, ambos fueron encausados por la vulneración del artículo 230 del Código Penal tunecino, que castiga las relaciones sexuales entre varones con penas de hasta tres años de prisión.

Hassina Darraji, la abogada de los jóvenes durante el proceso de apelación, declaró a Human Rights Watch que sus defendidos le aseguraron que la policía también les instó a que se sometieran a un examen anal para probar la relación sexual. Ambos se negaron, pero esa misma negativa fue considerada como prueba en la sentencia. En primera instancia, el 6 de junio fueron condenados a dos años de prisión, una de las penas más altas en procesos de este tipo, y fueron trasladados a la cárcel de Ben Arous, donde se han dado varios casos de infección por covid-19.

A finales del mes de julio tuvo lugar la vista de su apelación, tras la que la pena fue rebajada a un año de prisión. Sin embargo, el tribunal volvió a estimar la negativa a someterse al examen anal como una prueba de cargo. Para Human Rights Watch, esta condena supone «una violación del derecho a la intimidad y a la no discriminación consagrado en la Constitución de Túnez de 2014». Rasha Younes, una de sus investigadoras, señala que «mientras que otros países y organismos internacionales elogian a Túnez por sus logros en materia de derechos humanos, la penalización y el enjuiciamiento de la conducta homosexual revela una realidad diferente». El Colectivo Civil para las Libertades Individuales, que reúne a más de 40 asociaciones de defensa de los derechos civiles, asegura que en 2019 se llevaron a cabo en Túnez cerca de 120 procesos por homosexualidad.

En cuanto a los exámenes anales forzados, en 2017, durante la audiencia del Examen Periódico Universal de Túnez en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la delegación tunecina Túnez aceptó oficialmente la recomendación de acabar con esa práctica como método para «demostrar la homosexualidad» en los procesos penales. Pero el abandono no sería absoluto, pues, tal y como declaró el representante tunecino: «Los exámenes médicos se llevarán a cabo únicamente con el consentimiento de la persona y en presencia de un experto médico».

Según Human Rights Watch, este enfoque particular de las autoridades tunecinas no reconoce que el consentimiento se ve seriamente afectado, dado que los tribunales de primera instancia pueden inferir la culpabilidad a partir de la negativa a someterse al examen. Además, la evidencia científica asegura que los exámenes anales no tienen ningún valor probatorio para demostrar la homosexualidad. Esas pruebas invasivas, cuando se realizan por la fuerza, son intrusivas y constituyen un trato cruel, inhumano y degradante, que viola el derecho internacional y la ética médica. El Comité contra la Tortura de las Naciones Unidas ha establecido que, cuando los exámenes anales son auspiciados por el Estado, constituyen una forma de tortura.

La hostilidad contra los ciudadanos LGTB tunecinos

La persecución social y de Estado hacia los hombres homosexuales y bisexuales tunecinos es incesante. Las detenciones por mantener relaciones sexuales con personas del mismo sexo, son constantes y las condenas a prisión habituales, lo que ha sido calificado por la asociación Shams como una auténtica «cacería».

Además, los defensores de los derechos LGTB —que luchan por la derogación del citado artículo 230 del Código Penal, que castiga las relaciones homosexuales con penas de hasta 3 años de prisión— sufren constantes agresiones, hasta el punto de que algunos de ellos han tenido que exiliarse ante las repetidas amenazas de muerte. Un reportaje de la red de noticias Konbibi reflejaba esta situación hace unos meses.

En febrero de 2019, un joven tunecino que denunció haber sido violado por dos agresores era condenado a ocho meses de prisión por mantener relaciones homosexuales.

En marzo del pasado 2018 de las pocas noticias positivas que nos llegaba del país. Rached Ghannouchi, líder del partido Ennahdha que forma parte de la coalición de Gobierno actual, declaraba en una entrevista que «la homosexualidad es un fenómeno natural y no hay que interferir en los deseos y comportamientos de la gente». Esperemos que poco a poco se vaya imponiendo su visión.

Munir Baatur, abogado y activista LGBTI en Túnez, 48 años, se presentó como candidato en las elecciones presidenciales de un país que mantiene en vigor una ley que castiga con hasta tres años de cárcel las prácticas homosexuales. Sin embargo, las organizaciones que defienden los derechos de la comunidad LGBTI son legales desde la revolución de 2011, y Baatur es el presidente de la organización Shams.

En junio de ese mismo año, la Comisión de Libertades Individuales e Igualdad hacía público un informe en el que recomiendan al Estado que acabe con la persecución legal de las relaciones entre personas del mismo sexo. Las conclusiones de su trabajo apuntan a la despenalización de la homosexualidad y el fin de los infames «exámenes anales». El Parlamento tunecino, sin embargo, rechazó debatir las propuestas de la comisión.

Fuente Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , ,

La justicia saudí encarcela a un bloguero yemení acusado de apoyar los derechos de las personas homosexuales

Miércoles, 5 de agosto de 2020

421C745C-5951-4756-91D6-8C0E3C92155ALa justicia saudí ha condenado a un bloguero por expresarse a favor de los derechos de las personas homosexuales en la red social Twitter. Mohamad al-Bokari, ciudadano yemení residente en Riad, ha sido condenado a una pena de diez meses de prisión y una multa de 10.000 riales (unos 2.254 euros). Su delito, grabar un vídeo con el mensaje «Todas las personas tienen derechos y deberían poder ejercerlos libremente, incluidas las personas homosexuales». Tras cumplir su condena, Al-Bokari podría ser expulsado a su país de origen, Yemen, de donde escapó huyendo de la guerra que lo asola desde hace cinco años.

El bloguero yemení vivía en Arabia Saudí en situación irregular tras huir de su país natal en junio del año pasado. El pasado mes de abril, publicó un vídeo en Twitter sobre el reconocimiento de las minorías sexuales expresando su apoyo a los derechos de todas las personas, incluidas las homosexuales. Las autoridades saudíes lo detuvieron y lo enviaron a prisión provisional en Riad bajo la acusación de «propaganda homosexual» e «imitación de las mujeres».

La sentencia se dio a conocer el pasado 20 de julio y fija una condena de diez meses de cárcel y una multa de 10.000 riales (el equivalente a unos 2.254 euros). Al-Bokari tiene un plazo de treinta días desde la notificación de la pena para presentar un recurso. Si la condena se hace firme, tras cumplirla se enfrentará además a la expulsión al Yemen asolado por la guerra del que escapó el año pasado.

Desde la organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW) denuncian que Al-Bokari ha sido víctima de un tratamiento inhumano por parte de las autoridades saudíes. Según sus fuentes, el detenido pasó seis semanas en régimen de aislamiento en una celda sin aire acondicionado ni ventanas y fue sometido a la tortura de los exámenes anales por su percibida homosexualidad. HRW añade que el bloguero padece de una enfermedad cardiaca crónica y se enfrenta a amenazas de muerte si es deportado a Yemen.

Una régimen hasta ahora implacable con el colectivo LGTBI

Hay que tener en cuenta que, en Arabia Saudí, una monarquía absoluta y teocrática, no existe un Código Penal propiamente dicho, sino que la justicia se aplica en base a la interpretación que los jueces islámicos hacen de la sharía, que puede variar enormemente (entre otros factores, según la clase social y la nacionalidad del «culpable»: normalmente los castigos son mucho más duros para trabajadores inmigrantes de origen no occidental que para los miembros de las clases altas del país).

Por lo que se refiere a la esfera LGTBI, las penas más elevadas, incluyendo la muerte —pero también la cárcel o castigos físicos, como los latigazos públicos— corresponden al mantenimiento de relaciones homosexuales. En caso de reincidencia la pena de muerte es aún más probable. Otro tipo de «ofensas» son castigadas de modo diverso.

Nos hemos hecho eco de algunos casos: en marzo de 2017, por ejemplo, informábamos de la detención de 35 ciudadanos paquistaníes por participar en una «fiesta para homosexuales». También dimos cuenta de la tortura y asesinado de dos mujeres transexuales por parte de la Policía de la Moral. En noviembre de 2014, recogíamos cómo un hombre era condenado a tres años de cárcel por publicar en redes sociales fotografías de sí mismo desnudo y su ofrecimiento para mantener relaciones con otros hombres. Meses antes, otro hombre era condenado también a tres años de cárcel y 450 latigazos por buscar contactos con otros hombres a través de Twitter. Meses antes, otro hombre era condenado también a tres años de cárcel y 450 latigazos por buscar contactos con otros hombres a través de Twitter. En junio de 2013, cinco hombres eran detenidos por participar supuestamente en una boda homosexual. En enero de 2012, en otro caso parecido, un hombre era arrestado por usar Facebook para establecer contacto. En octubre de 2011 eran detenidos 20 hombres durante una celebración. Un año antes era un ciudadano británico el que resultaba agredido y amenazado por la policía religiosa por su condición de gay.

Más allá de las condenas y arrestos, también nos hemos hecho eco de iniciativas que muestran la homofobia de estado en el país saudí: desde la intención de las autoridades de expulsar del sistema educativo a homosexuales y chicas de aspecto masculino hasta la oposición del gobierno al uso del dominio .gay en Internet, o, aún más grave, la iniciativa para castigar con la pena de muerte a quienes hagan pública su orientación sexual en redes sociales y medios.

Fuente Dosmanzanas/ Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , ,

Casi un centenar de organizaciones japonesas utilizan los Juegos Olímpicos para pedir una ley de igualdad LGTB

Miércoles, 3 de junio de 2020

Tokyo-2020-logoLas organizaciones han pedido al primer ministro japonés que promueva la aprobación de una legislación contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género en la línea de la ya aprobada por la ciudad de Tokio. 

Cerca de un centenar de organizaciones en favor de los derechos humanos y LGTB de Japón remitieron el pasado 17 de abril una carta (a cuyo texto en inglés puedes acceder aquí) al primer ministro Shinzō Abe en la que le urgen a aprobar una ley que garantice la igualdad y no discriminación de las personas pertenecientes a este colectivo. En concreto, 96 entidades de la plataforma J-ALL (siglas en inglés de la Alianza Japonesa por una Legislación LGTB) firmaron una carta que han hecho pública un mes después haciéndolo coincidir con el 17 de mayo, Día Internacional contra la Homofobia, la Bifobia y la Transfobia. Las organizaciones firmantes, que por el momento no han recibido respuesta del primer ministro, buscan ligar esta iniciativa a la celebración de los Juegos Olímpicos de Tokio, retrasada a 2021 debido a la pandemia por el coronavirus.

«Las personas LGTB de Japón tienen derecho a la misma protección legal», ha destacado Yuri Igarashi, representante de J-ALL, que considera que el obligado retraso de los Juegos Olímpicos abre una oportunidad de oro para que Japón actualice su legislación y la homologue a la de los países más avanzados en materia LGTB. «El retraso de los Juegos Olímpicos a 2021 le otorga tiempo al Gobierno para presentar y aprobar una legislación que proteja y beneficie a todos los ciudadanos en Japón», declaró Igarashi. Las organizaciones firmantes de la carta también destacan que la Carta Olímpica, el documento que recoge los principios del olimpismo, prohíbe la discriminación en cualquier sentido, incluyendo de forma expresa la orientación sexual.

Las organizaciones firmantes de la carta consideran que un buen ejemplo a seguir es del del Gobierno metropolitano de Tokio, la capital del país, que en 2018 aprobó una normativa que prohíbe la discriminación por orientación sexual e identidad de género en su ámbito competencial y que precisamente vincula la defensa de los derechos del colectivo LGTB al espíritu olímpico. «Japón tiene una oportunidad para convertirse en un líder global de los derechos LGTB. El gobierno metropolitano de Tokio ha mostrado solidaridad con el colectivo LGTB y el gobierno nacional debería seguir sus pasos», ha destacado Kanae Doi, director de Human Rights Watch en Japón, otra de las organizaciones que apoyan la iniciativa.

Avances contra la discriminación de las personas LGTB que deberían suponer, para empezar, el reconocimiento jurídico en todo el territorio nipón de las uniones civiles entre personas del mismo sexo que se permiten ya en algunas corporaciones regionales o locales, por no hablar de la aprobación de una ley de matrimonio que equipare uniones heterosexuales y homosexuales, una demanda que ya ha sido objeto de litigio ante los tribunales japoneses.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Condena múltiple por «sodomía» en Turkmenistán: dos años de cárcel para los acusados, entre ellos un conocido actor

Lunes, 1 de junio de 2020

9ba0a4b6682f0a90ffd7907d302f9ff5Medios locales y la organización Human Rights Watch informan de la sentencia de dos años de cárcel a un número indeterminado de hombres acusados de «sodomía» en Turkmenistán. Los arrestos se produjeron en el mes de marzo y el juicio tuvo lugar el pasado 7 de mayo, aunque la noticia no trascendió hasta hace unos días. Entre los condenados se encuentra un popular presentador de televisión. La república de Asia central es una de las dictaduras más herméticas del mundo y, junto con Uzbekistán, una de las que contemplan penas de prisión para las relaciones homosexuales entre hombres.

Un conocido actor ha sido condenado a dos años de prisión en Turkmenistán por el simple delito de ser gay. El actor – que no ha sido nombrado públicamente – fue arrestado por primera vez en marzo de este año junto con su pareja y una docena de otros hombres bajo sospecha de homosexualidad. Durante la segunda mitad de marzo, unos doce hombres jóvenes fueron detenidos en Ashgabat, la capital del país, bajo la sospecha de comportamiento homosexual. Entre ellos se encontraba un conocido presentador de televisión que responde a las iniciales G. S., así como su pareja. Varios de los arrestados fueron puestos en libertad a cambio de depositar una cantidad de dinero. Dado el hermetismo que impera en el país, uno de los regímenes más impenetrables del mundo, la noticia no se conoció hasta mediados de abril.

Más de un mes después, ha trascendido que el juicio tuvo lugar el pasado 7 de mayo. Los que aún permanecían arrestados fueron sentenciados a dos años de prisión por «sodomía», un delito tipificado en el artículo 135 del código penal turcomano. G. S. se cuenta entre los condenados, que habrían firmado una confesión escrita. Tampoco ha obtenido su libertad el hijo de un diplomático. Se desconoce el número exacto de hombres que permanecen en prisión.

La república de Turkmenistán es una de las dictaduras más inaccesibles y represivas del mundo. Junto con Uzbekistán, son las dos únicas ex repúblicas soviéticas que contemplan penas de prisión para las relaciones sexuales entre hombres. La homosexualidad es ilegal en el país de Asia central, condenada con dos años de prisión y las opiniones contrarias a la LGBT+ están muy extendidas, lo que significa que las personas homosexuales suelen ocultar su identidad o huir del país. El artículo 135 del Código Penal de 1997, vigente desde el 1 de enero de 1998, establece en su Artículo 135. que “la sodomía, que es la relación sexual entre dos hombres, se castiga con una pena de prisión de hasta dos años como máximo”. En virtud de la legislación de Turkmenistán, las relaciones sexuales entre homosexuales se castigan con una pena de dos años de prisión, mientras que la reincidencia se castiga con cinco a diez años de cárcel. Sin embargo, la homosexualidad femenina no está prohibida. Dada la ley turcomana y las persecuciones sufridas, muchas personas LGBT solicitan asilo en el país vecino, Kirguistán, donde la homosexualidad es legal.

Ahora, este actor, ha sido condenado y sentenciado a dos años de prisión por su sexualidad, informa Turkmen News. El actor y los otros hombres arrestados fueron condenados, según se informa, sobre la base de confesiones firmadas a principios de este mes. El mes pasado, se informó que algunos de los hombres fueron liberados después de su arresto inicial después de que sobornaron a la policía.

Los pocos informes existentes sobre las condiciones de vida de la comunidad LGTB revelan un clima de acoso y extorsión a hombres gais y bisexuales a los que la policía localiza y engaña mediante el uso de aplicaciones de contactos. Según recoge el informe 2019 de ILGA sobre homofobia de Estado, ya en 2013 Amnistía Internacional ofrecía «información creíble sobre agentes estatales que atacan, hostigan y extorsionan a hombres homosexuales y que les obligan a ‘denunciar’ a otros hombres homosexuales y revelar sus identidades». En 2015, el documental Turkmenistán: la homosexualidad prohibida se estrenó en el Festival Internacional de Cine Documental de Oslo. La película documenta la historia de un joven del país acusado de «actos homosexuales» y condenado a prisión que cuenta su experiencia con el sistema de justicia local, desde el momento de su detención hasta su puesta en libertad, incluidos informes de amenazas, insultos, torturas y violencia sexual. El testimonio también hace referencia a cómo los médicos exponen a los sospechosos a procedimientos degradantes. De hecho, según una investigación realizada por Human Rights Watch en 2016, agentes de seguridad y personal médico someten a las personas detenidas por actos sexuales con personas del mismo sexo a exámenes anales forzados.

Turkmenistán es criticado por grupos de derechos de LGBT+ por leyes atroces. La organización de derechos LGBT+, Human Rights Watch, criticó a las autoridades de Turkmenistán por dictar sentencias de cárcel a los hombres. “En 2017, el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas señaló la criminalización de la conducta homosexual consensuada como ‘injustificable’ e instó al gobierno turkmeno a derogarla”, dijo la organización, según el Star Observer. “Turkmenistán se enorgullece de su buena reputación en las Naciones Unidas. El gobierno debe retirar inmediatamente todos los cargos contra los hombres condenados bajo estas leyes y liberarlos. Esta ley abiertamente discriminatoria, que viola las obligaciones internacionales de Turkmenistán en materia de derechos humanos, permite a la policía someter a los hombres homosexuales y bisexuales a hostigamiento, incluso con el fin de extorsionarlos, humillarlos y abusar de ellos. Turkmenistán también debería derogar el artículo 135 del código penal y proteger a las personas de la violencia y la discriminación basadas en la orientación sexual”.

Las personas LGBT+ en Turkmenistán se enfrentan al miedo y a la persecución en su vida cotidiana. La vida en Turkmenistán puede ser extremadamente difícil para los miembros de la comunidad LGBT+. Los hombres homosexuales y bisexuales pueden enfrentarse a hasta dos años de prisión por atreverse a amar, y la sociedad es en gran medida inaceptable para las identidades homosexuales.

El mes pasado, un hombre gay fue obligado a huir del país y a pedir asilo en un país europeo después de que fuera arrestado y golpeado por la policía porque tiene VIH. Hablando anónimamente con RadioFreeEurope en ese momento, dijo: “Primero me interrogaron. Luego empezaron a golpearme mal. Me dijeron: ‘Sabemos dónde contrajiste el VIH. Eres gay’. Les dije que no era verdad. Pero siguieron golpeándome”.

El año pasado, otro hombre gay desapareció en el país poco después de que afirmara en un mensaje de vídeo que tenía miedo de ser “llevado a la fuerza”. En 2019, el médico Kasym Garayev se convirtió en la primera persona en revelar públicamente su condición de gay, en un vídeo en el que denunciaba el acoso escolar y los intentos de suprimir su orientación sexual que había sufrido. Tras intentar huir a Turquía, su familia lo localizó y lo devolvió a Turkmenistán.

Fuente PinkNews

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , ,

La instagramer que animó a descubrir la identidad de los usuarios de aplicaciones de contactos para hombres en Marruecos pide perdón

Viernes, 22 de mayo de 2020

Naoufal_Moussa_instagram-1280x720Un mes después de animar a sus seguidores a crearse perfiles falsos en aplicaciones de contactos para hombres para descubrir a sus usuarios reales, Naoufal Moussa pide perdón. La conocida instagramer marroquí, una mujer trans residente en Turquía y conocida en redes como Sofia Talouni, lamenta que el llamamiento a sus más de 600.000 seguidores desatara una campaña de outing y acoso en Marruecos. Un gran número de hombres gais y bisexuales han visto como se publicaban sus fotos, han sido sometidos a acoso y chantajes o expulsados de sus hogares por sus familias. Moussa asegura que su objetivo, por el contrario, era «humanizar» la homosexualidad en el país magrebí, en el que impera una intensa homofobia social y las relaciones entre personas del mismo sexo están penadas con hasta tres años de cárcel.

Todo comenzó el pasado 13 de abril cuando Naoufal Moussa, experta en belleza y conocida instagramer, publicó un vídeo en la red social animando a sus más de 600.000 seguidores a crear perfiles falsos en aplicaciones de contactos para hombres. El objetivo, descubrir a homosexuales y bisexuales en el entorno familiar y social. «Como todos están en sus casas, podría mostrar a tu marido en tu dormitorio, podría mostrar a tu hijo que quizás está en el baño», explicaba entonces Moussa.

La grabación superó las cien mil visualizaciones y la iniciativa se extendió rápidamente entre la homófoba sociedad marroquí. Aplicaciones como Grindr, Hornet o PlanetRomeo se inundaron de perfiles falsos que se dedicaron a recopilar fotos e información de sus usuarios reales. El material robado apareció en otras redes sociales, revelando las identidades de numerosos hombres gais y bisexuales que intentaban permanecer en el anonimato. Las imágenes ibas acompañadas con frecuencia de amenazas y extorsiones.

El outing masivo generó una oleada de pánico entre la comunidad LGTB marroquí. Según la organización Human Rights Watch, muchas familias expulsaron de sus hogares a víctimas de la caza de brujas. Personas que quedaron en una situación aún más vulnerable a causa de las normas de confinamiento en vigor por la pandemia de coronavirus, que les dificultan la búsqueda de ayuda de amigos o colectivos. Según algunos medios se produjo al menos un suicidio de un joven gay a consecuencia del hostigamiento homófobo.

Las aplicaciones afectadas borraron unos 1.000 perfiles sospechosos de fraude y alertado a sus usuarios de la situación. Aunque el llamamiento de Moussa ya había cobrado vida propia, Instagram procedió a suspender su cuenta. De acuerdo con varias fuentes, la influencer grabó entonces un nuevo vídeo con un perfil diferente en el que mostraba su desprecio por los «maricones marroquíes» y defendía la permanencia de las leyes que castigan la homosexualidad con multas y penas de cárcel.

Una actitud completamente opuesta a la que ha mostrado ahora la instagramer, que en una entrevista con la fundación Thomson Reuters se muestra arrepentida de su llamamiento inicial a descubrir a hombres gais y bisexuales haciendo uso de aplicaciones de contactos. Moussa lamenta la persecución homófoba que desató su grabación y asegura que su objetivo era mostrar que las personas LGTBI están en todos los entornos, contribuyendo así a «humanizar» a la comunidad en Marruecos. «Mi intención era humanizar, ‘desdemonizar’ y normalizar a las personas homosexuales en Marruecos para que dejemos de pensar en ellas como parias», afirma. «Quería que la gente pensara en las personas homosexuales como el vecino o la vecina de al lado», añade.

Las disculpas de Moussa no han convencido a todo el mundo. Un portavoz de la asociación LGTB marroquí Nassawiyat opinó que la instagramer debería ir más allá para reparar el daño que causó su vídeo y la anima a utilizar su amplia base de seguidores para «crear conciencia sobre la homosexualidad y la transexualidad». «No estamos en contra de ella, pero ha hecho daño a mucha gente. Tenemos un problema real con el sistema y con cómo produce monstruos y homofobia y transfobia interiorizadas», señaló.

 Marruecos: una vigente y preocupante LGTBfobia social y de Estado

El artículo 489 del Código Penal marroquí castiga los «actos licenciosos o contra natura con un individuo del mismo sexo» con penas de hasta 3 años de prisión, además de una sanción económica. Y el artículo 483 establece penas de hasta dos años de prisión por «obscenidad pública». Venimos recogiendo distintos casos de persecución a personas LGTB en Marruecos: desde víctimas tratadas como culpables hasta detenciones tan absurdas como la de los jóvenes que colgaron un vídeo en el que aparecían besándose.

En 2015 nos hacíamos eco del intento de linchamiento de una mujer transgénero en Fez. Solo gracias a que el vídeo se viralizó y desencadenó un escándalo, que trascendió las fronteras de Marruecos, acabaron con uno dos de los agresores condenado a cuatro meses de prisión, y ello pese a que el propio ministro de Justicia; Mustafá Ramid, llegó a insinuar entonces que las personas LGTB son culpables de las agresiones que reciben.

También en 2015 tuvimos conocimiento de varias condenas en aplicación del citado Código Penal. En el mes de junio se produjo la detención de otros dos hombres que se besaron, fotografiaron y dieron muestras de afecto ante la Torre Hasán, uno de los entornos históricos marroquíes más prominentes. A pesar de conseguir más de 71.000 firmas de personas todo el mundo pidiendo su liberación, ambos fueron condenados finalmente a cuatro meses de cárcel y una sanción económica.

Ese mismo mes, se denunció la detención de 20 hombres homosexuales en Agadir, acusados de «difundir la corrupción». Según aseguró el colectivo Aswat, todas estas detenciones formarían parte de una campaña de arrestos dirigida por el Gobierno marroquí para reafirmar su posición en el debate público sobre la despenalización de la homosexualidad. Un mes antes, tres hombres más fueron condenados a la pena máxima, tres años de cárcel. En agosto de 2017 un joven gay, muy conocido en redes sociales de Marruecos, era agredido después de que un director de cine incitase a «violarlo». Y en septiembre del año pasado, dos estudiantes eran detenidos por mantener relaciones homosexuales.

Fuente Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , , , ,

Un «outing» masivo deja al descubierto la identidad de numerosos usuarios de aplicaciones de contactos para hombres en Marruecos

Martes, 5 de mayo de 2020

un-dahir-real-protege-a-la-comunidad-catolica-en-marruecos_560x280La identidad de un gran número de personas LGTB en Marruecos ha quedado al descubierto tras un outing masivo llevado a cabo con la ayuda de aplicaciones de contactos para hombres gais y bisexuales. La campaña de acoso comenzó cuando Naoufal Moussa, una conocida instagramer marroquí y mujer trans residente en Turquía, animó a sus más de 600.000 seguidores a crearse perfiles falsos en aplicaciones como Grindr o Hornet con el objetivo de recopilar fotos e información de sus usuarios reales. En cuestión de días, las redes sociales se llenaron con los datos de estas personas, que han quedado expuestas al escarnio público, la violencia o la expulsión de sus hogares. Las relaciones homosexuales en Marruecos, donde la homofobia social es intensa, están penadas con hasta tres años de cárcel.

Todo comenzó el pasado 13 de abril por iniciativa de Naoufal Moussa, también conocida como Sofia Talouni, una mujer trans marroquí que reside en Turquía. La experta en belleza y conocida instagramer, publicó un vídeo en la red social animando a sus más de 600.000 seguidores a crear perfiles falsos en aplicaciones de contactos para hombres. El objetivo, descubrir a homosexuales y bisexuales en el entorno familiar y social. «Como todos están en sus casas, podría mostrar a tu marido en tu dormitorio, podría mostrar a tu hijo que quizás está en el baño», explicaba Moussa.

La grabación superó las cien mil visualizaciones y la iniciativa homófoba se extendió rápidamente. Aplicaciones como Grindr, Hornet o PlanetRomeo se inundaron de perfiles falsos que se dedicaron a recopilar fotos e información de sus usuarios reales. El material robado apareció en otras redes sociales, revelando las identidades de numerosos hombres gais y bisexuales que intentaban permanecer en el anonimato. Las imágenes ibas acompañadas con frecuencia de amenazas.

El outing masivo ha generado una oleada de pánico entre la comunidad LGTB marroquí. Según la organización Human Rights Watch, muchas familias han expulsado de sus hogares a víctimas de la caza de brujas. Personas que quedan en una situación aún más vulnerable a causa de las normas de confinamiento en vigor por la pandemia de coronavirus, que les dificultan la búsqueda de ayuda de amigos o colectivos. Según algunos medios se ha producido al menos un suicidio de un joven gay a raíz de la iniciativa homófoba.

Las aplicaciones afectadas han borrado unos 1.000 perfiles sospechosos de fraude y alertado a sus usuarios de la situación. Aunque el llamamiento de Moussa ya había cobrado vida propia, Instagram procedió a suspender su cuenta. La influencer grabó entonces un nuevo vídeo con un perfil diferente en el que, lejos de arrepentirse, mostraba su desprecio por los «maricones marroquíes» y defendía la permanencia de las leyes que castigan la homosexualidad con multas y penas de cárcel.

Marruecos: una vigente y preocupante LGTBfobia social y de Estado

El artículo 489 del Código Penal marroquí castiga los «actos licenciosos o contra natura con un individuo del mismo sexo» con penas de hasta 3 años de prisión, además de una sanción económica. Y el artículo 483 establece penas de hasta dos años de prisión por «obscenidad pública». Venimos recogiendo distintos casos de persecución a personas LGTB en Marruecos: desde víctimas tratadas como culpables hasta detenciones tan absurdas como la de los jóvenes que colgaron un vídeo en el que aparecían besándose.

En 2015 nos hacíamos eco del intento de linchamiento de una mujer transgénero en Fez. Solo gracias a que el vídeo se viralizó y desencadenó un escándalo, que trascendió las fronteras de Marruecos, acabaron con uno dos de los agresores condenado a cuatro meses de prisión, y ello pese a que el propio ministro de Justicia; Mustafá Ramid, llegó a insinuar entonces que las personas LGTB son culpables de las agresiones que reciben.

También en 2015 tuvimos conocimiento de varias condenas en aplicación del citado Código Penal. En el mes de junio se produjo la detención de otros dos hombres que se besaron, fotografiaron y dieron muestras de afecto ante la Torre Hasán, uno de los entornos históricos marroquíes más prominentes. A pesar de conseguir más de 71.000 firmas de personas todo el mundo pidiendo su liberación, ambos fueron condenados finalmente a cuatro meses de cárcel y una sanción económica.

Ese mismo mes, se denunció la detención de 20 hombres homosexuales en Agadir, acusados de «difundir la corrupción». Según aseguró el colectivo Aswat, todas estas detenciones formarían parte de una campaña de arrestos dirigida por el Gobierno marroquí para reafirmar su posición en el debate público sobre la despenalización de la homosexualidad. Un mes antes, tres hombres más fueron condenados a la pena máxima, tres años de cárcel. En agosto de 2017 un joven gay, muy conocido en redes sociales de Marruecos, era agredido después de que un director de cine incitase a «violarlo». Y en septiembre del año pasado, dos estudiantes eran detenidos por mantener relaciones homosexuales.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , , , ,

Tanzania ha prohibido el lubricante y está obligando a los hombres a realizar exámenes anales humillantes para comprobar si hay sexo gay

Viernes, 7 de febrero de 2020
tanzania-ha-prohibido-el-lubricante-y-obliga-a-los-hombres-a-humillantes-examenes-anales-para-comprobar-el-sexo-gayHombre gay con VIH se encuentra en una clínica en Dar es Salaam, Tanzania (Kevin Sief / The Washington Post a través de Getty)

Lube ha sido prohibido en Tanzania y los hombres homosexuales se ven obligados rutinariamente a someterse a humillantes exámenes anales en lo que se ha descrito como una ofensiva contra la comunidad LGBT +.

Se instó al país de África Oriental a que ponga fin a los arrestos arbitrarios de personas LGBT + y prohíba los exámenes anales forzados en un informe publicado hoy (3 de febrero) por Human Rights Watch. El informe de 112 páginas, titulado Si no recibimos servicios moriremos, detalla el alcance de la persecución que las personas queer en Tanzania enfrentan bajo un régimen hostil que es hostil a su existencia.

El gobierno también ha cerrado los centros de pruebas de VIH y ha impedido que las organizaciones comunitarias realicen actividades de divulgación hacia las poblaciones que corren el mayor riesgo de contraer el virus. Human Rights Watch también dijo que las personas habitualmente enfrentan discriminación por su identidad sexual o de género en los centros de salud gubernamentales, lo que significa que las personas LGBT + quedan excluidas del sistema de salud y sugiere que los lubricantes han sido prohibidos porque “promueven la homosexualidad”.

El informe llama a los exámenes anales forzados una “parodia médica”. Criticaron los exámenes anales por no tener “base científica” y los describieron como “una forma de trato cruel, inhumano y degradante que puede equivaler a tortura”. El extenso informe detalla un caso en el que nueve hombres fueron trasladados a un hospital en Zanzíbar y sometidos a los horribles exámenes. Fueron detenidos durante cinco días antes de que se les permitiera irse a casa.

Los hombres ni siquiera vieron los resultados de los exámenes anales, que posteriormente fueron entregados a la policía. El caso nunca se cerró oficialmente, se entiende. Una persona de Tanzania llamada Kim, entrevistada en el informe, dijo que “los policías estaban allí con armas” mientras que los exámenes anales se llevaban a cabo “por la fuerza”. “Fue muy brutal y doloroso. Todo sobre esa prueba fue muy brutal “, dijo Kim.

Mientras tanto, las personas trans enfrentan brutalidad por parte de la policía en el país del este de África. Las personas transgénero entrevistadas para el informe dijeron que habían sido acusadas de tratar de “reclutar” a otros y hablaron de ser blanco de la policía.

Una mujer transgénero, que se identificó como la Reina M, dijo: “Hubo un tiempo en que venía de un club, con un vestido corto. No tenía dinero. Dijeron que si no tienes dinero, ¿qué más puedes ofrecer? Tuve que tener sexo con cinco de ellos [policías] la misma noche “.

El informe de la organización se basa en gran medida en 35 entrevistas realizadas con LGBT + tanzanos entre mayo de 2018 y junio de 2019. También se basa en los comentarios de activistas y abogados.

“Las autoridades de Tanzania han organizado un ataque sistemático contra los derechos de las personas LGBT, incluido su derecho a la salud”, dijo Neela Ghoshal, investigadora principal de derechos LGBT de Human Rights Watch. “Las amenazas fabricadas en torno a la llamada ‘promoción de la homosexualidad’ han desplazado a las mejores prácticas y enfoques basados en la evidencia para guiar la política del VIH en Tanzania”.

Homofobia de Estado

El Código Penal tanzano castiga las relaciones «contra el orden de la naturaleza», entre las que se incluyen la zoofilia o la sodomía, con penas de cárcel que pueden llegar hasta la cadena perpetua. La «grave indecencia» entre varones puede ser penada con cinco años de prisión. Las relaciones lésbicas, en cambio, solo están explícitamente castigadas en la región insular de Zanzíbar, con penas de hasta cinco años de cárcel que pueden sustituirse por una multa de hasta 500.000 chelines (210 euros, 230 dólares). Sin embargo, en diciembre de 2017 nos llegaba la noticia de la primera detención de una mujer en el interior del país tras hacerse viral un vídeo en el que besaba y regalaba un anillo a otra mujer. Una detención que claramente apuntaba a que las autoridades tanzanas han apostado por hacer una interpretación más extensiva y menos garantista de la legislación homófoba, que apenas se aplicaba hace unos pocos años.

La ofensiva se ha extendido incluso al ámbito sanitario: el Ministerio de Sanidad comunicaba, también en el verano de 2016, la prohibición de la importación y venta de lubricantes sexuales, argumentando que fomentaban las relaciones entre varones y la propagación del VIH. En junio de 2017 las amenazas alcanzan a las personas extranjeras que simplemente defiendan los derechos del colectivo LGBT. Así, el gobierno de Tanzania amenazó con deportar a quienes ayuden y defiendan al colectivo LGBT. Un paso más en la escalada represora del gobierno tanzano, que en los últimos tiempos ha arreciado en su empeño de estigmatizar a sus ciudadanos LGTB, utilizándoles como cabeza de turco a quien culpar de los problemas del país. Y hace dos años el entonces viceministro de Sanidad, Hamisi Kigwangala, emitía un comunicado en el que aseguraba que el Gobierno protegería los valores tradicionales de la sociedad tanzana, argumentando que «no puedo negar la presencia de personas LGTBI en nuestro país y el riesgo que presentan para la propagación del VIH/sida». Con ese propósito, a principios de 2017, Kigwangala ordenaba la detención de varios ciudadanos tanzanos, acusándoles de «promover la homosexualidad» a través de las redes sociales.

En noviembre de 2018 explicábamos que en la región de Dar es Salaam, en Tanzania, ha empezado una “purga” gay impulsada por su gobernador, Paul Makonda, con la intención de identificar, detener y torturar a las personas gais para que “vuelvan” a ser heterosexuales. También hace días que te explicamos que el Ministro de Exteriores del país, Alphaxard Kangi Ndege Lugola, explicó a la prensa que el gobierno no ve con buenos ojos esa “purga”… para luego ir al Parlamento a decir que Tanzania “no es el lugar” para ser homosexual porque “nunca permitiremos que esas cosas ocurran“.

En definitiva, parece que las autoridades tanzanas, a imagen y semejanza de lo que viene sucediendo en otros países de la región, han decidido estigmatizar a sus ciudadanos LGTB y utilizarlos como cabezas de turco a quienes culpar de los problemas del país. Un escenario que nos hace temor lo peor. No obstante, los países donantes han empezado a reaccionar y la “purga” gay le está costando a Tanzania mucho dinero en ayudas internacionales

La homosexualidad es ilegal en 38 de los 54 países africanos, castigándose con la muerte en Sudán, Somalia y Mauritania. En 2014, Uganda trata de imponer la pena de muerte a los condenados por ser homosexuales, pero ante la controversia creada la ley fue rectificada. Amnistía Internacional denuncia en julio de este mismo año que las autoridades de Tanzania estaban «arrestando y persiguiendo a la población con cargos relacionados con la homosexualidad, sometiéndoles a exámenes anales forzosos».

Fuente Pink News/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

La policía mauritana detiene a diez jóvenes acusados de «actos contrarios a la moral»

Jueves, 6 de febrero de 2020

161BE6FA-2108-4F84-9975-EA118B9683BBLa policía mauritana detuvo el lunes de la semana pasada a diez jóvenes acusados de «actos contrarios a la moral». Los arrestados están en prisión provisional tras hacerse público un vídeo de una fiesta privada que ha sido catalogado en las redes sociales como «el primer matrimonio gay de Mauritania», desatando una oleada de homofobia. El país contempla la pena de muerte para las relaciones entre hombres, aunque no se conocen ejecuciones por este motivo.

Los hechos se produjeron el pasado 11 de enero durante una fiesta de cumpleaños. En la plataforma TikTok aparecieron vídeos etiquetados como «boda gay», en los que se veía a los jóvenes bailando y celebrando. Una de las grabaciones mostraba a dos hombres cogidos de la mano. Las imágenes se difundieron rápidamente por las redes sociales y la prensa local e incluso llegaron a países vecinos como Senegal. Rebautizadas como «el primer matrimonio gay de Mauritania», provocaron una cascada de comentarios homófobos y llamamientos a la violencia.

El lunes de la semana pasada, la policía de Nuakchot, la capital del país, detuvo a diez de los participantes en la fiesta acusados de «actos inmorales». La fiscalía ha presentado cargos contra los nueve hombres y una mujer, que permanecen en prisión provisional por «delitos contra la moral, actos prohibidos por Alá y participación en una ceremonia del desenfreno». La prensa ha hecho públicos los rostros y los nombres de los detenidos.

El destino al que se enfrentan es incierto. Las relaciones entre personas del mismo sexo constituyen un delito en Mauritania. El código penal contempla la pena de muerte por lapidación para los actos cometidos entre hombres y multas y penas de cárcel para los realizados entre mujeres. No se conoce, sin embargo, ninguna ejecución por este motivo, y los procesos por homosexualidad suelen acabar sin condenas. Un informe de Human Rights Watch concluyó que en 2018 «no se tiene constancia de ningún caso de personas encarceladas o condenadas a muerte por comportamiento homosexual». Los arrestados sí que se enfrentan, como mínimo, al escarnio público y la homofobia social.

DEB99970-3E73-4965-99FC-A847FB859894

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Encendido alegato en Naciones Unidas del primer ministro de Luxemburgo, el abiertamente gay Xavier Bettel, contra el discurso de odio

Lunes, 7 de octubre de 2019

220px-Tallinn_Digital_Summit._Handshake_Xavier_Bettel_and_Jüri_Ratas_(36718144533)_CROP_BETTELEl primer ministro de Luxemburgo ha vuelto a dar una lección de visibilidad y compromiso con la igualdad en el ámbito internacional. En un discurso ante el grupo informal LGTB de las Naciones Unidas, Xavier Bettel ha hecho un llamamiento a combatir las expresiones de odio que están en la raíz de la estigmatización y la violencia contra la comunidad. Se trata de la primera vez que un líder abiertamente homosexual aborda los derechos LGTB en Naciones Unidas. Bettel denunció hace unos meses, ante mandatarios de la Liga de Estados Árabes, las leyes que penalizan las relaciones entre personas del mismo sexo en sus países.

La última semana de septiembre tuvo lugar el debate general de la 74ª Asamblea General de las Naciones Unidas. Al margen de los discursos en el plenario, que reciben la mayor parte de la atención mediática, tuvieron lugar numerosos encuentros temáticos y sectoriales sobre diferentes asuntos. Entre ellos está el Grupo Central LGTBI, una reunión informal de representantes de 29 Estados miembros junto al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (presidido por la expresidenta chilena Michelle Bachelet) y las ONGs Human Rights Watch y OutRight Action International.

En este marco es donde el primer ministro de Luxemburgo intervino. En su alegato, Xavier Bettel apeló a su responsabilidad, como líder político abiertamente gay, de alertar sobre el auge de los discursos de odio. Bettel se dirigió a los mandatarios mundiales pero también a cada uno de los ciudadanos que es testigo de expresiones LGTBfobas. «Esto empieza con vuestros políticos, pero alcanza también a una velada familiar, a una cena con amigos, con familia. Si tienen un discurso de odio, nunca lo debéis aceptar», reclamó. El jefe del Gobierno luxemburgués recalcó que la homofobia, a diferencia del hecho de ser homosexual, sí es «una elección personal».

xavier-bettel-marido-vaticano-696x522No es la primera vez que Xavier Bettel se destaca en la esfera internacional por su reivindicación de la igualdad LGTB. En febrero de este año, el mandatario participó en la cumbre entre la Unión Europea y la Liga de Estados Árabes, donde hizo referencia a su condición de hombre homosexual casado con otro hombre, un hecho que podría ser castigado con la pena de muerte en muchos de los países representados en la reunión. «Si yo, como persona gay, no hablara de eso, tendría un problema», aclaró posteriormente el primer ministro.

Xavier Bettel nunca ha ocultado durante su carrera política su orientación sexual. Tampoco ha dudado en aparecer acompañado de su pareja con total naturalidad en actos oficiales incluso en El Vaticano, desde que en octubre de 2011, a los 38 años, fuera elegido alcalde de Luxemburgo y se convirtiera en el tercer alcalde abiertamente gay de una capital europea tras París (Bertrand Delanoë) y Berlín (Klaus Wowereit), lo que le convirtió en su día en una de las figuras políticas más importantes del Gran Ducado.

Visibilidad LGTBI al frente de los Gobiernos

ONU-GAYTras su proclamación como primer ministro, Bettel fue también la tercera persona abiertamente homosexual en ocupar la jefatura de Gobierno de un estado soberano, tras la islandesa Jóhanna Sigurðardóttir y el belga Elio Di Rupo. Una vez en el Gobierno, no tardó en promover una ley de matrimonio igualitario, que tomó efectos el 1 de enero de 2015. Tras su boda con el arquitecto Gauthier Destenay, celebrada en mayo del mismo año, se convirtió en el segundo mandatario en contraer matrimonio con una persona de su mismo sexo mientras ostentaba su cargo, pues Jóhanna Sigurðardóttir se casó con Jonina Leosdottir durante su mandato, y el primero de la Unión Europea.

Además de Bettel, actualmente lideran el Gobierno de sus respectivos países el abiertamente gay Leo Varadkar (Irlanda) y la abiertamente lesbiana Ana Brnabić (Serbia).

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La reforma legal indonesia que criminaliza hasta la heterosexualidad

Viernes, 27 de septiembre de 2019

780x580-noticias-indonesiaHacía mucho que no hablábamos de la situación que se vive en Indonesia… Y es que, los grupos en pro de los Derechos Humanos están en pie de guerra: Indonesia sigue adelante con su reforma del Código Penal y lo va a ilegalizar casi todo. Hace unos meses ya explicábamos que el gobierno indonesio se planteaba reformar sus leyes para conseguir ilegalizar la homosexualidad (como ya ocurre en la provincia de Aceh, dentro del país) “sin que parezca discriminatorio”.

Pues por increíble que parezca, lo han conseguido. Como Indonesia no reconoce el matrimonio igualitario y es literalmente imposible controlar con quién se va a la cama todos sus habitantes… han tomado una decisión salomónica y han propuesto una ley que prohíbe el sexo (y hasta compartir casa) fuera del matrimonio. Todo el sexo, incluso el heterosexual.

Si la ley se aprueba, nadie (ni siquiera los turistas) podrán tener relaciones sexuales en Indonesia si no están casados con la persona con la que mantengan dichas relaciones. Y como no reconocen el matrimonio igualitario, todas las personas que practiquen sexo homosexual irán a la cárcel: 6 meses de prisión por una relación y 1 año por cohabitación sin estar casados).

El borrador del código penal de Indonesia es desastroso, no solo para las mujeres y las minorías religiosas y de género, si no para todos los indonesios”, ha declarado Andreas Harsono, de la Human Rights Watch, «El parlamento indonesio debería revisar sustancialmente ese código penal para estar a la altura de los acuerdos internacionales sobre derechos humanos«.

El gobierno Australiano ya ha avisado a sus ciudadanos de que si la ley se aprueba  pueden acabar en la cárcel de mantener relaciones sexuales no “legítimas”….

Para Tim Lindsey, que trabaja en el Centre for Indonesian Law, Islam and Society de Melbourne, lo que pasa aquí es que el parlamento indonesio se ha metido unas “prisas locas” para aprobar una reforma penal “altamente regresiva”: “La provisión sobre el sexo extra-matrimonial es nueva en Indonesia, creará muchísimos problemas para los extranjeros si se aplica; aunque Indonesia tiene muchísimas leyes que nunca se aplican. ¿Tendrán que viajar los turistas con un certificado de matrimonio? Porque eso también les expone a la extorsión. Sería fácil que un policía de Bali te diga ‘no estás casado, tienes que pagarme’. Es un escenario bastante factible.

Pero aunque lo de prohibir el sexo homosexual y heterosexual sin ser dentro del matrimonio es tremendamente absurdo, el nuevo Código Penal de Indonesia prohibiría también criticar al presidente, difundir ideología comunista, enseñarle cualquier método anticonceptivo a un menor y criminalizará la zoofilia , la magia negra y las Fake News. Y, también se va a restringir el derecho al aborto.

Posible criminalización de la homosexualidad en todo el país

tribunal-constitucional-indonesia-kq5c-620x349abcLa noticia tiene lugar en un contexto especialmente hostil, dada la discusión que se abrió sobre una posible criminalización de las relaciones entre personas del mismo sexo, de la que también hablamos a comienzos de 2018 y que desencadenó una auténtica espiral de LGTBfobia. De hecho, un diputado indonesio proponía modificar la legislación nacional para no solo castigar las relaciones homosexuales con cárcel, sino incluir además la pena de muerte para el colectivo LGTB (o, como mínimo, la cadena perpetua). El artífice de tal propuesta es Muslim Ayub, miembro del Partido Mandato Nacional Islámico (PAN).

Hanafi Rais, otro diputado del mismo partido, aseguraba que el debate sobre la criminalización de la homosexualidad estaba siendo acordado “por la mayoría de los partidos políticos indonesios”. Los seis partidos seculares, que controlan a la mayoría en la pasada legislatura, no parecían, en todo caso, querer ponerse en contra a los extremistas islámicos antes de las elecciones de junio del año pasado, en las que 171 regiones votaron por nuevos gobernadores, alcaldes y jefes de distrito.

Escalada de LGTBfobia de Estado en Indonesia

780x580-noticias-redada-en-sauna-gay-de-indonesiaHace casi un año, informábamos de la detención de  diez mujeres, acusadas de «conducta lésbica». Antes, recogíamos, precisamente, la detención de cuatro personas en Banda Aceh, a manos de patrullas ciudadadanas, acusadas de «practicar la homosexualidad»: tres varones y una mujer transexual, que se enfrentan a penas que incluyen los mencionados castigos físicos. A principios del 2018 recogíamos el descarnado caso de LGTBfobia de Estado en Indonesia. La policía de Aceh detuvo a doce mujeres trans, les afeitó el cabello y las obligó a vestirse como«hombres normales». En Aceh, desde 2005 rige la sharia o ley islámica gracias a la autonomía que le fue concedida al firmar la paz con los separatistas, poco después del tsunami que asoló la región. En septiembre de 2014, además se aprobó una terrible ley que castiga las relaciones homosexuales con la pena de recibir cien azotes en público con una vara de ratán. La legislación entraba en vigor en octubre de 2015 y fue aplicada, entre otras ocasiones, el pasado mes de mayo a dos jóvenes de 20 y 23 años. En el mismo mes de octubre de 2015 nos hacíamos eco de la detención de dos jóvenes lesbianas (de 18 y 19 años) por abrazarse públicamente y confesar que eran pareja. Según el jefe de la policía islámica las chicas serían “sometidas a rehabilitación con la participación de psicólogos en dependencias sociales”.

Indonesia también votó en 2014 en contra de la resolución del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas contra la homofobia y la transfobia y ha sido calificado, por su propia población, como un mal lugar para vivir si eres gay o lesbiana (solo un 2% opina lo contrario) en una encuesta de Gallup.

indonesia_beso_gay_01-768x432En el mes de octubre de 2016, informábamos de la detención de una pareja gay por subir a su cuenta de Facebook unas fotos besándose, junto con un mensaje de amor, que fue considerada por las autoridades como “pornografía”. A estos hechos se suman un deterioro homófobo que reconocía el presidente Joko Widodo, quien lejos de atajarla ha llegado a aprobar medidas discriminatorias, como confiscar preservativos, o la persecución de webs LGTB, bloqueando aplicaciones de citas entre personas del mismo sexo o autorizar formas de discriminación laboralcon el veto de aspirantes LGTB a plazas públicas, el cierre de la única escuela y mezquita para personas trans de Indonesia, aparte de permitir las irresponsables declaraciones homofóbicas de políticos y alcaldes demonizando al colectivo LGBTy la radicalización de líderes religiosos que han llegado a fomentar el boicot a empresas internacionales que apoyan al colectivo LGBT.

En diciembre de 2017 nos hacíamos eco la condena de diez hombres a dos años de cárcel en Indonesia por participar en una supuesta «fiesta gay» en Yakarta, la capital de este país asiático. A diferencia de Aceh, en Yakarta las relaciones homosexuales no son ilegales, por lo que los detenidos fueron condenados por violar la ley contra la pornografía.

El hecho de que se utilice esta ley para perseguir penalmente la homosexualidad en un territorio en el que supuestamente esta no está criminalizada pone de manifiesto la gravedad de la situación que se vive hoy día en Indonesia. De hecho, solo en las provincias autónomas de Aceh y Sumatra Meridional, en las cuales se aplica la sharía o ley islámica (en Aceh a todos los ciudadanos, en Sumatra Meridional solo a los musulmanes, que en cualquier caso son mayoría), las relaciones homosexuales son formalmente ilegales, castigándose incluso con castigos físicos.

indonesia-latizagos-homofobia-696x522Pero también en el resto del país la situación se está deteriorando. Ya lo recogíamos en febrero de 2016, cuando hacíamos alusión a la ola de LGTBfobia protagonizada por políticos y líderes religiosos. Desde entonces, por desgracia, no hemos dejado de conocer casos de detenciones y abusos. Un ejemplo es la redada de mayo de 2017 en el que la policía indonesia detenía en Yakarta a 141 hombres por asistir a lo que las autoridades han calificado como una supuesta “fiesta de sexo gay”, pese a que la homosexualidad no es ilegal en la capital y que desembocó en la citada condena de diez hombres, pero ha habido muchos otros. Días antes de aquella redada, otros ocho hombres eran detenidos, igualmente acusados de celebrar una «fiesta gay» en Surabaya, la segunda ciudad del país. En Java Occidental, la provincia más poblada de Indonesia, el jefe de policía hizo pública por su parte su intención de constituir un grupo de trabajo policial para investigar la actividad de personas LGTB. Y en octubre de 2017 tuvo lugar otra redada en un local de ambiente gay de Yakarta, en la que fueron detenidos 51 hombres. Una estigmatización a la que también ha contribuido la decisión de la Asociación Psiquiátrica Indonesia de clasificar la homosexualidad, la bisexualidad y la transexualidad como trastornos mentales.

Esta espantosa situación podría agravarse de prosperar la iniciativa legislativa que pretende castigar en todo el país las relaciones homosexuales con penas de hasta cinco años de prisión. Sin embargo, en diciembre también aludíamos al “respiro provisional” que había supuesto la decisión del Tribunal Constitucional de Indonesia de rechazar una propuesta de criminalización de las relaciones sexuales entre personas no casadas, cuyo objetivo principal no era otro que el de castigar por vía indirecta las relaciones homosexuales. Poco duraba el respiro, por desgracia.

Fuente Pink News, vía HazteQueer/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , ,

La Justicia tunecina confirma la legalidad de una organización LGBTQ

Miércoles, 22 de mayo de 2019

040416-tunez-homosexualidadDesestima un delito contra la moral religiosa

Túnez es aún uno de los 71 Estados que todavía castigan las relaciones homosexuales

Shams ha denunciado en varias ocasiones “la caza de brujas” contra los homosexuales que cerró el año 2018 con “cifras récord“: 123 arrestos, 250 agresiones, más de 500 peticiones de asilo en el extranjero y tres asesinatos homófobos

La Justicia tunecina desestimó hoy una denuncia presentada en 2016 por la Fiscalía General del Estado que exigía la suspensión de actividades para la asociación Shams (Sol), que defiende los derechos de la comunidad LGTBQ en Túnez, por un presunto delito contra “la moral” religiosa.

Este fallo supone una “prueba” para la independencia de la Justicia y un “alivio” para los activistas y los miembros de esta comunidad, declaró a Efe su director, Bouhdid Belhadi, quien denunció, sin embargo, que se trata de una “decisión política” de las autoridades vinculada con los comicios previstos para finales de año.

“Por el momento, lo que les interesa es ganar las elecciones y para ello tiene que atraer a la base electoral, generalmente conservadora. Cuando lleguen al poder se encargarán de hacer lo mismo con la comunidad internacional, con un mensaje más abierto”, denunció el responsable.

Miembros-de-Shams-Tunez

No hay relación entre el concepto de minorías y los derechos LGBTQ

La Fiscalía General del Estado, que todavía puede apelar al Tribunal Supremo, acusó a Shams de “violar la ley de asociaciones” y de cambiar sus objetivos sin informar a las autoridades, por lo que exigía la suspensión de su actividad durante 30 días, un paso previo a una eventual disolución definitiva.

“Para la Secretaria General no había ninguna relación entre (el concepto de) minorías sexuales, tal como aparece en nuestro estatuto, y los derechos LGBTQ a los que hacemos referencia en nuestras intervenciones mediáticas”, explicó Belhadi.

En la primera vista, la Justicia ya dio razón a la asociación, pero para sorpresa de ésta la Fiscalía recurrió la decisión el pasado mes de febrero aduciendo motivos religiosos.

“Alegó conceptos vagos como la moral asegurando que la existencia de Shams atenta contra los valores de la sociedad árabe-musulmana y que defiende una causa penalizada por la ley”, afirmó en referencia al artículo 230 del Código Civil que criminaliza y castiga la homosexualidad con hasta tres años de cárcel y permite los exámenes anales.

10978566_341827759334210_8017027566200155124_n

Acoso judicial

Asociaciones de defensa de los derechos humanos como Human Rights Watch o Amnistía Internacional acusaron al Gobierno tunecino de “acoso judicial” y le exhortaron revisar con urgencia las leyes “discriminatorias” para adaptarlas a las normas internacionales.

Asimismo, lamentaron la deriva conservadora del país, hasta ahora pionero en la defensa de las libertades individuales en la región del Magreb.

Shams ha denunciado en varias ocasiones “la caza de brujas” contra los homosexuales que cerró el año 2018 con “cifras récord”: 123 arrestos, 250 agresiones, más de 500 peticiones de asilo en el extranjero y tres asesinatos homófobos.

Tras la revolución de 2011, que terminó con la dictadura de Zine El Abidine Ben Ali, las personas LGBTQ salieron de la sombra, aunque su situación es todavía muy precaria, ya que Túnez es aún uno de los 71 Estados que todavía castigan las relaciones homosexuales.

En 2014, varias organizaciones defensoras de los derechos civiles presentaron una propuesta para anular esta norma, pero la iniciativa fue rechazada por el Gobierno.

n-ASSOCIATION-SHAMS-large570

La hostilidad contra los ciudadanos LGTB tunecinos

La última noticia que tuvimos de Túnez era que un joven tunecino había sido condenado a ocho meses de prisión por haber mantenido relaciones homosexuales tras haber denunciado la violación y robo que sufrió por parte de dos agresores. Estos últimos también han sido castigados con penas semejantes por cargos de sodomía, agresión y robo. El denunciante, además, fue sometido a un examen anal, considerado una forma de tortura, durante el proceso de investigación. Las asociaciones de defensa de los derechos LGTB de Túnez denunciaban el extraordinario incremento de sentencias por delitos relacionados con la homosexualidad en los últimos años, que atribuyen a la «creciente influencia» del partido islamista Ennadha en los tribunales.

Efectivamente, la persecución social y de Estado hacia los hombres homosexuales y bisexuales tunecinos es incesante. Las detenciones por mantener relaciones sexuales con personas del mismo sexo, son constantes y las condenas a prisión habituales, lo que ha sido calificado por la asociación Shams como una auténtica «cacería».

Además, los defensores de los derechos LGTB —que luchan por la derogación del citado artículo 230 del Código Penal, que castiga las relaciones homosexuales con penas de hasta 3 años de prisión— sufren constantes agresiones, hasta el punto de que algunos de ellos han tenido que exiliarse ante las repetidas amenazas de muerte. Un reportaje de la red de noticias Konbibi reflejaba esta situación hace unos meses. En marzo de pasado año 2018 recogíamos una de las pocas noticias positivas que nos llegaba del país. Rached Ghannouchi, líder del partido Ennahdha que forma parte de la coalición de Gobierno actual, declaraba en una entrevista que «la homosexualidad es un fenómeno natural y no hay que interferir en los deseos y comportamientos de la gente». Esperemos que poco a poco se vaya imponiendo su visión.

Fuente Agencias/Religión Digital/Cristianos Gays

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , ,

Nueva purga anti-gay en Chechenia

Lunes, 13 de mayo de 2019

300x300_rusia-investiga-chechenia-gays_fb_thumbHuman Rights Watch hace públicos los testimonios de cuatro hombres gais que han sobrevivido a una nueva purga homófoba en Chechenia

Human Rights Watch acaba de hacer públicos los testimonios de cuatro hombres gais chechenos que aseguran que las fuerzas de seguridad del país continúan llevando a cabo «purgas» anti-gais en el país, deteniendo, torturando y asesinando a cualquier persona que sospechen es «culpable» de ser homosexual.

Estos nuevos testimonios aseguran que fueron detenidos entre diciembre de 2018 y febrero de 2019 y que, tras ser detenidos por la policía, fueron pateados, golpeados con palos y tuberías, uno de ellos fue violado con uno de esos palos y tres fueron torturados con electroshocks. “Me hicieron arrodillarme en el suelo y pusieron unas pinzas metálicas en mis pulgares«, explica uno de los supervivientes a HRW, «Un hombre giraba el dial [de la máquina de electroshock], primero poco a poco y luego más y más rápido… Con cada giro, mis manos se sacudían y las recorría un dolor insoportable”

Los cuatro hombres han declarado que durante su detención no se les dio nada de comer y les dieron muy poca agua. Durante la detención no pararon de recibir insultos homófobos y uno de ellos asegura que, tras ser liberado, la policía reveló su identidad sexual a su familia y les animó indirectamente para que lo mataran. El propio gobierno de Ramzan Kadyrov ya presumió, cuando se conoció la primera noticia sobre las purgas anti-gais en el país, de que en Chechenia no había homosexuales porque las propias familias los mataban en lo que el integrismo islámico conoce como un «asesinato por honor».

Por si todo esto fuera poco, los cuatro supervivientes han explicado que durante los interrogatorios y torturas la policía les exigía los nombres de otros hombres gais y, por supuesto, confiscaron sus teléfonos móviles.

La Russian LGBT Network, ONG que lleva desde el primer momento denunciando los crímenes del régimen de Kadyrov contra los derechos humanos, estima que al menos 23 hombres fueron detenidos por sospecha de ser homosexuales entre diciembre de 2018 y abril de 2019. En enero, cuando ya habían contabilizado 14 víctimas, la Russian LGBT Network interpuso una demanda criminal exigiendo una investigación sobre las detenciones ilegales a hombres gais.

FuentePink News, vía HazteQueer

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , ,

Armenia: Activista trans recibe amenazas de muerte tras su discurso parlamentario

Miércoles, 17 de abril de 2019

Screen Shot 2019-04-10 at 8.07.00 PMUna mujer transgénero de Armenia se encuentra en el centro de una disputa internacional después de dar un apasionado discurso ante la Asamblea Nacional del país.

Lilit Martirosyan fue expulsada del parlamento de Armenia después de pedir mejores protecciones para las personas trans, y desde entonces ha sido objeto de amenazas de muerte.

Dirigiéndose a los diputados el 5 de abril, dijo: “Les estoy dando este discurso como mujer transgénero, pero les pido que me vean como una figura colectiva.Yo defiendo a las personas transgénero de Armenia torturadas, violadas, quemadas, apuñaladas, asesinadas, desterradas, discriminadas, pobres y desempleadas. Les pido que lleven a cabo reformas y políticas para lograr la igualdad de género y garantizar los derechos humanos para todos”.

Martirosyan fue escoltada fuera de la sala después de su discurso, y un diputado la calificó de “irrespetuosa” por “violar” la agenda del día. Naira Zohrabyan dijo: “No podemos violar la agenda: no se trata de una cuestión de discriminación. Si la pregunta estuviera dirigida a usted, le invitaríamos y usted hablaría”.

Después de que un video del intercambio fue compartido en línea, más de 100 manifestantes se manifestaron en contra de Martirosyan fuera del edificio del parlamento el 8 de abril. Muchos de ellos son figuras religiosas, y algunos piden la consagración de la Cámara de Diputados.

La UE y la ONU apoyan a Lilit Martirosyan

El 9 de abril, la UE emitió una declaración condenando “la incitación al odio, incluidas las amenazas de muerte contra Lilit Martirosyan, sus colegas y la comunidad LGBT+ en su conjunto. La UE hace un llamamiento a todos los armenios que promueven y creen en la universalidad de los derechos humanos para que condenen la incitación al odio y a los organismos encargados de hacer cumplir la ley para que adopten medidas urgentes que garanticen la seguridad física de los ciudadanos armenios e investiguen las acusaciones contra los sospechosos de haber cometido delitos motivados por el odio”, prosiguió el informe.

Un día después (10 de abril), la ONU emitió una declaración similar. “No se puede tolerar ninguna amenaza de violencia, ni ninguna forma de discriminación contra ningún grupo o individuo”, escribió la oficina de la ONU en Yeravan, la capital de Armenia.

Anna Naghdalian, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores armenio, calificó de irrespetuosas las intervenciones. “Nuestros socios internacionales deben demostrar más respeto y sensibilidad hacia la sociedad armenia y abstenerse de participar indebidamente en el debate público”, escribió el 10 de abril. Añadió que el gobierno está plenamente comprometido con la protección de los derechos humanos y “no tolerará ninguna acción ilegal”.

Armenia es regularmente clasificada como un lugar hostil para las personas LGBT+. En 2018, Human Rights Watch acusó a su gobierno de “no investigar eficazmente la violencia contra la comunidad LGBT” después de la violencia contra activistas LGBT+.

Punto negro en el mapa LGTB

Armenia está muy lejos de situarse como un destino ‘LGTB friendly’ a corto plazo. Para ilustrar la tensión que producen los debates relacionados con la orientación sexual en el país caucásico, reproducimos las declaraciones del misionista Mesrop Arakelyan durante la campaña electoral de 2013 al Consejo de Ereván, recogidas en el documento de la ONG Información Pública y Necesidad de Conocimiento.  El candidato llegó a asegurar que “a pesar de que tenemos un partido liberal, yo estoy a favor de la criminalización de la homosexualidad”.

Además de los políticos, la Iglesia Apostólica Armenia también contribuye a fomentar el odio y la discriminación social. El Archimandrita Komitas Hovnanian, una prominente figura eclesiástica nacional, advertía que “un nuevo movimiento religioso se está formando para combatir la homosexualidad, la pedofilia, el incesto y otras actitudes inmorales”. Según la homófoba y distorsionada opinión del jerarca, la homosexualidad no representa una opción sexual legal, ya que la sitúa en el mismo nivel que actividades delictivas como la pederastia, por lo que invita a los fieles y a la ciudadanía en general  a “tomar medidas para prevenir estos fenómenos decadentes”.

Impunidad homófoba

La actuación de la Policía y de la Justicia tampoco queda en mejor lugar que la de los políticos o la Iglesia. El informe señala que ante muchas de las denuncias presentadas por personas LGTB, como consecuencia de violaciones de sus derechos, ataques homófobos, o pura discriminación “se inició un proceso penal en contra de las propias víctimas de la presentación por supuestos falsos delitos”.

Uno de los casos de discriminación y homofobia más flagrantes en el ámbito de la Justicia es la sentencia por el del atentado contra el pub DIY, situado en la capital del país (Ereván). En 2012, los hermanos Hambik y Arameh Khabazyan incendiaron el local por el simple hecho de ser frecuentado por personas LGTB y por haber reconocido a su propietario, Armine Oganezova, en una marcha del Orgullo Gay de Turquía. Se les juzgó por “daños a la propiedad privada” y fueron condenados a 1 año de prisión provisional y a 2 años y 7 meses de libertad condicional, sin ninguna mención a la motivación del delito por odio. Para mayor vergüenza del sistema judicial armenio, los autores del atentado fueron amnistiados por el Tribunal Supremo.

Sorprendentemente, la explosión del pub fue justificada por el portavoz del Partido Republicano de Armenia (en el Gobierno) y por el vicepresidente de la Asamblea Nacional, Eduard Sharmazanov, así como por distintos representantes de fuerzas de la oposición como los miembros de la Federación Armenia Revolucionaria Vahan Hovhannisyan y Artur Aghabekyan.

Diáspora armenia: la excepción y la esperanza

Entre tanta discriminación y odio se atisba un rayo de cordura gracias a algunos ilustres representantes de la denominada “diáspora”. Se trata del colectivo de expatriados y descendientes directos de familias Armenias que, en distintos momentos de la historia, salieron de su país como consecuencia de conflictos bélicos, matanzas, persecuciones o, simplemente, buscando una vida más próspera. Las mayores comunidades de armenios se encuentran en Rusia, Estados Unidos y Francia. Según los datos de la Embajada de Armenia en España, se estima que la población armenia en nuestro país asciende a unos 40.000 ciudadanos. Las ciudades con mayor concentración de armenios son Valencia (14.000), Barcelona (12.000) y Alicante (2.000).  Solo una quinta parte de los armenios vive en Armenia.

Más de dos docenas de armenios prominentes en la diáspora firmaron una declaración de apoyo a la igualdad y a la justicia para todos en Armenia. Entre los firmantes encontramos a la escritora Diana Der Hovanessian, al cineasta Atom Egoyan, al actor y productor Arsinée Khanjian o al músico Serge Tankian, entre otros. Este conjunto de artistas y profesionales armenios “se sintieron conmovidos por la legislación anti gay que se propuso en Ereván”. Su acción, de hecho, fue determinante para que las leyes homófobas no fueran aprobadas. La escritora Nancy Agabian dijo al respecto que “las personas con conciencia no deben permitir que nuestros primos LGBT sean etiquetados y endemoniados”.

Por lo tanto, los hechos apuntan a que la esperanza por una sociedad armenia más libre, más justa y más diversa pasa, en buena medida, por el papel que puedan seguir desempeñando los intelectuales de la diáspora, viendo que los principales estamentos e instituciones internas del país no tienen demasiadas intenciones de aparcar su ostensible y vergonzante actitud homófoba.

Fuente Cromosomax/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

Nuevo impulso a la Ley de Igualdad de EE.UU. para prohibir la discriminación homófoba

Sábado, 16 de marzo de 2019

190214153545-nancy-pelosi-2-14-large-169La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi (D-CA),

Muchos de los empleadores más grandes de los EE.UU. han respaldado la Ley de Igualdad, un proyecto de ley que será reintroducido en el Congreso y que añadiría protecciones federales contra la discriminación de las personas LGBT+.

Actualmente es legal discriminar a las personas LGBT+ en 30 estados de los EE.UU. debido a las protecciones desiguales a nivel estatal, ya que los esfuerzos para aprobar leyes de derechos civiles LGBT+ en todo el país se han estancado en el Congreso durante décadas.

La Ley de Igualdad, que ampliaría las leyes existentes de derechos civiles para cubrir la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género, será reintroducida en la Cámara de Representantes la próxima semana en un intento por salir del punto muerto.

 La Ley de Igualdad será reintroducida en el Congreso. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se ha comprometido a dar prioridad al proyecto de ley después de que los demócratas recuperen el control de la cámara, aunque se enfrentará a una situación más difícil en el Senado, donde los republicanos que han retrasado la aprobación del proyecto de ley durante años siguen siendo mayoría.

Hablando con los periodistas el jueves (7 de marzo), Pelosi dijo: “La próxima semana, estaremos lanzando nuestra Ley de Igualdad para terminar con la discriminación para la comunidad LGBTQ y estaremos lanzando nuestra iniciativa para proteger a los Soñadores y a las personas con estatus de protección temporal en nuestro país. Dijimos estas cosas durante la campaña, y lo estamos haciendo y le estamos diciendo al público sobre los caminos que estamos tomando para convertirlas en ley y hacer una diferencia en las vidas del pueblo estadounidense“.

Líderes empresariales se unen para apoyar la Ley de Igualdad. Antes de la reintroducción de la Ley de Igualdad, 161 de los mayores empleadores del país se han unido para apoyar la legislación.

La Coalición Empresarial para la Ley de Igualdad de la Campaña de Derechos Humanos incluye compañías con una combinación de 8.5 millones de empleados en todo Estados Unidos, y una combinación de $3.7 trillones en ingresos.

La coalición une a famosos rivales corporativos como Coca-Cola y Pepsi; Google, Apple y Microsoft; Facebook y Twitter; Kellogg’s y Hershey y Target y Amazon.

El Presidente del Consejo de Derechos Humanos, Chad Griffin, dijo: “[Estas compañías] están enviando un mensaje fuerte y claro de que ha llegado el momento de la plena igualdad federal. Al apoyar a la comunidad LGBTQ y unirse a la lucha para aprobar la Ley de Igualdad, estas compañías están exigiendo la plena igualdad federal para los más de 11 millones de personas LGBTQ en este país que merecen ganarse la vida, criar a sus familias y vivir sus vidas libres de discriminación. Estos empleadores líderes saben que proteger a sus empleados y clientes de la discriminación no es sólo lo correcto, sino que también es bueno para el negocio“.

La aprobación de la Ley de Igualdad es vital, dicen los líderes empresariales. Kevin Walling de The Hershey Company dijo:“Si nuestra nación va a competir en un escenario global, nuestras leyes federales deben asegurar que todos los empleados sean tratados con el mismo respeto”.

Mark King de Kellogg’s dijo: “Creemos firmemente en la diversidad, la igualdad y la inclusión en el lugar de trabajo, en el mercado y en las comunidades donde trabajamos y vivimos. El apoyo a la Ley de Igualdad demuestra nuestro compromiso continuo de crear un ambiente en el que todos los empleados sean incluidos, tratados con dignidad y respeto, y estén capacitados para alcanzar su pleno potencial”.

Fuente Cromosomax

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

Irán: Hombre ahorcado públicamente por mantener relaciones homosexuales

Sábado, 2 de febrero de 2019

1502379400_936217_1502388523_noticiarelacionadaprincipal_normalUn hombre ha sido ahorcado en Irán por mantener relaciones sexuales homosexuales y secuestrar a dos adolescentes.

El hombre sin nombre fue ejecutado públicamente el 10 de enero en Kazeroon, al sur de Irán, según informa la Agencia de Noticias de Estudiantes Iraníes.

Fue acusado de tener relaciones sexuales homosexuales, que se castigan con la pena de muerte según la ley Sharia de Irán, y de secuestrar a los dos adolescentes de 15 años.

Según el informe de la Agencia de Noticias Estudiantil Iraní, tras el ahorcamiento, “los ciudadanos de Kazeroon expresaron su satisfacción y agradecieron al poder judicial”.

El sexo gay ha sido ilegal en Irán desde la revolución de 1979. Las autoridades periódicamente toman medidas enérgicas contra la actividad LGBT+ en el país.

Según Human Rights Watch, en febrero de 2008, la policía de Isfahán allanó una fiesta en una casa privada y detuvo a 30 hombres, que fueron retenidos indefinidamente sin abogado bajo sospecha de actividad homosexual.

En abril de 2017, la policía arrestó a 30 hombres en un evento en la provincia de Isfahan y los acusó de “sodomía, consumo de alcohol y drogas psicodélicas”.

Alireza Nader, director ejecutivo del grupo New Iran, con sede en Estados Unidos, dijo al Jerusalem Post que la comunidad LGBT+ en Irán vive con miedo. “La comunidad LGBT en Irán ha vivido aterrorizada durante los últimos 40 años.”

 

“La comunidad LGBT en Irán ha vivido aterrorizada durante los últimos 40 años”, dijo a la publicación. “La próxima vez que el Ministro de Relaciones Exteriores Zarif hable en Washington, el anfitrión y el público deberían preguntarle por qué su régimen es uno de los principales verdugos de gays del mundo”.

En enero de 2018, el entonces ministro en la sombra del Partido Laborista Andrew Gwynne condenó la legislación anti-gay de Irán, después de que el líder Jeremy Corbyn fuera criticado por no hablar en contra de ella. Gwynne apareció en Pienaar’s Politics de la BBC y fue cuestionada por el tema. Dijo: “Está por encima de mi nivel salarial entrar en la política de Oriente Medio, pero el régimen iraní, gran parte de lo que representa, me parece totalmente repugnante, por ejemplo, el ahorcamiento de hombres homosexuales. “Creo que deberían ser llamados y condenados, con razón.”

Preguntado por el líder de su partido, dijo: “Me sorprendería que Jeremy Corbyn no condenara el hecho de que el régimen iraní cuelgue a hombres homosexuales. “Eso es abominable y va en contra de todo lo que el partido laborista representa.”

Fuente Cromosomax

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , ,

Angola despenaliza las relaciones homosexuales tras 133 años de considerarla delito y prohíbe la discriminación por orientación sexual.

Lunes, 28 de enero de 2019

iris2-angola-lgtbiEl país ha eliminado de su código penal el artículo que criminalizaba la homosexualidad y que fue redactado en 1886.

El Parlamento de Angola ha aprobado un nuevo Código Penal que supone el fin de la criminalización de las relaciones homosexuales en ese país. Una magnífica noticia que convierte al país africano en el primero en despenalizar la homosexualidad en este año 2019. El cambio va incluso más allá, al sumarse a la prohibición de discriminar a personas en base a su orientación sexual.

El pasado miércoles 23 de enero Angola hizo historia al convertirse en el primer país del mundo en despenalizar la homosexualidad en 2019. La iniciativa se aprobó con 155 votos a favor, uno en contra y siete abstenciones.

Hasta el momento la homosexualidad en Angola podía suponer penas de cárcel de 6 meses a 3 años por lo que se consdieraban “actos contra natura“. Esa ley formaba parte del Código Penal aprobado en 1886 y que el país no ha reformado ni una sola vez desde que en 1975 se independizó de Portugal.

Los legisladores aprobaron la aplicación de un proyecto de ley que reforma el Código Penal de 1886, el cual contenía prohibiciones y concepciones heredadas de la época colonial. El Código Penal vigente hasta el momento, heredado de la época colonial portuguesa, castigaba a quienes practicaren de manera habitual actos contra natura. Es cierto que en Angola, a diferencia de otros países de África, la homosexualidad no ha sido objeto de persecución sistemática, pero la persistencia de una norma que podía ser aplicada a cualquier tipo de relación homosexual mantenía en una situación especialmente vulnerable al colectivo LGTB. El nuevo Código Penal elimina esta posibilidad.

Ya el último informe sobre homofobia de Estado de ILGA, de hecho, dejaba entrever una buena predisposición por parte de las autoridades angoleñas a modificar la situación. «En 2013, la delegación de Angola respondió a una pregunta del Comité de Derechos Humanos de la ONU sobre discriminación social de las personas en función de su orientación sexual, diciendo: ‘El principio de igualdad se encuentra consagrado en la Constitución, pero mensurar la discriminación contra los homosexuales en la sociedad es difícil. Sin embargo, las actitudes culturales estarían cambiando. Por ejemplo, la representación de dos parejas de personas del mismo sexo en una telenovela angoleña no fue condenada por los televidentes», puede leerse en el informe, que también destaca como hecho positivo que la institución nacional encargada de los derechos humanos incluya la orientación sexual en sus trabajos. Precisamente en junio de 2018 anticipamos la mejora de la situación del colectivo LGTB en Angola, cuando recogimos la noticia de la legalización del primer colectivo LGTB en la historia del país, Íris Angola.

Con la reforma, el Código Penal de Angola no se limita a la despenalización de las relaciones homosexuales, sino qué también prohíbe la discriminación en el empleo basada en la orientación sexual de las personas. Así, por ejemplo, rechazar a un trabajador o negarse a prestar servicios a un ciudadano por su orientación sexual podría costar hasta dos años de cárcel.

La decisión ha sido saludada no solo por entidades LGTB (como ILGA, organización paraguas que agrupa a colectivos de todo el mundo) o de defensa de los derechos humanos (como Human Rights Watch), sino también por la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, que dirige desde septiembre de 2018 la expresidenta chilena, Michelle Bachelet:

Con esta decisión, Angola se convierte en el primer país en despenalizar la homosexualidad durante 2019. Por su parte, el  partido que gobierna el país se mostró a favor de la decisión y dijo que el nuevo Código Penal era “genuinamente angoleño”.

“Al eliminar esos vestigios arcaicos de la época colonial, Angola rechaza las discriminaciones  basadas en la orientación sexual”, señaló Human Rights Campaigne (HRC), una de las organizaciones civiles de defensa de los derechos humanos más importantes del mundo, por medio de un comunicado. Tal y como informa la Human Rights Watch, el parlamento del país ha aprobado un nuevo Código Penal que no contempla la homosexualidad como delito, protege frente a la discriminación en el empleo en base a la orientación sexual y que, en algunos casos, también despenaliza el aborto.

El año pasado, se produjo ya un triunfo para el colectivo LGBT en África. La asociación Íris Angola logró que tras cinco años de espera, al fin el Gobierno de esa nación, formalizara su registro legal. En este país, donde la ley no menciona la actividad homosexual, la comunidad LGBT vive de forma anónima y discriminada en el acceso a la salud y educación.

Alrededor de 70 países siguen penalizando la homosexualidad

Según el mencionado informe de ILGA, publicado por última vez en 2017, 72 estados criminalizaban los actos sexuales consentidos entre personas adultas del mismo sexo  a través de diversas figuras legales como la “sodomía” y las “relaciones sexuales no tradicionales”; asimismo, se castiga a las personas LGBT bajo leyes relacionadas con la moralidad y la conservación del orden, con datos de detenciones recientes bajo estas leyes en 45 estados. El dato suponía una mínima mejoría respecto a lo que el mismo informe recogía en 2016, cuando 74 países penalizaban las relaciones homosexuales (según el criterio de ILGA, ya que según la fuente a la que se recurra pueden existir diferentes criterios interpretativos sobre cuál es la realidad legal en algunos países y territorios).

A la espera de una nueva evaluación de la situación, que previsiblemente se publicará este año, hoy día hay que excluir de esa lista al menos a los países más recientes en despenalizar la homosexualidad son  Trinidad y Tobago e India, el primero anuló las prohibiciones contra las relaciones del mismo sexo en abril del año pasado, y la Corte Suprema de Trinidad y Tobago ha confirmó su sentencia del pasado mes de abril en la que declaraba que la penalización de la homosexualidad vulneraba la Constitución y emitió el texto que reforma los artículos afectados del Código Penal. Asimismo, denegó al Gobierno la solicitud de suspender la sentencia. Recordemos que la Iglesia Católica se manifiestó a favor de la despenalización de la homosexualidad en Trinidad y Tobago; mientras que la corte suprema de India lo hizo en septiembre de 2018.

Fuente Agencias e información de HRC/Dosmanzanas/Cristianos Gays

Imagen tomada de Global Voices.

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.