Resultados de la búsqueda

Palabra clave: ‘Ruanda’

Liz Truss instada a desprenderse del “peligroso” plan de asilo de Ruanda que podría matar a las personas refugiadas LGTBI

Miércoles, 21 de septiembre de 2022

GettyImages-1236750623Se insta a la nueva primera ministra, Liz Truss, a que abandone el “mal concebido” plan de refugiados de Ruanda del gobierno.

En mayo, Boris Johnson anunció un nuevo pacto de inmigración para enviar por la fuerza a Ruanda a los solicitantes de asilo que lleguen a través del Canal de la Mancha, y la entonces ministra del Interior, Priti Patel, voló a la nación del este de África para firmar el acuerdo.

Un primer vuelo previsto a Ruanda no pudo despegar tras una intervención del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en julio. El martes (6 de septiembre), un grupo de personas refugiadas presentó un recurso legal contra el pacto ante el Tribunal Superior, argumentando que el gobierno ignoró las pruebas de las atrocidades cometidas por Ruanda contra los derechos humanos.

Liz Truss, que se convirtió en primera ministra el martes, ha dicho que está “decidida a llevar a cabo la política de Ruanda hasta su plena aplicación, así como a explorar otros países en los que podamos trabajar en asociaciones similares”.

Suella Braverman, la nueva ministra del Interior, se ha comprometido a retirar a Gran Bretaña del Convenio Europeo de Derechos Humanos, que se utilizó para detener la huida de Ruanda.

Safe Place International, entidad sin ánimo de lucro que apoya a los solicitantes de asilo LGTBI+ en todo el mundo, considera que el acuerdo es totalmente inviable, poco ético y que no está a la altura de un país que muchos consideran “progresista”.

El director de comunicaciones Lebo Mncayi-Poloko, una persona no binaria de Sudáfrica, declaró a PinkNews: “El pacto de inmigración entre Gran Bretaña y Ruanda está mal concebido y contraviene en muchos aspectos una serie de declaraciones y tratados de derechos humanos de los que Gran Bretaña es signataria”.

Citaron el compromiso de Gran Bretaña con la Convención sobre los Refugiados de 1951 de las Naciones Unidas, que exige que los solicitantes de asilo no sean enviados por la fuerza a zonas inseguras.

Mncayi-Poloko añadió: “Me resulta inconcebible que un país que consideramos progresista en materia de derechos LGTBI+ se meta voluntariamente en la cama con un país que sigue criminalizando muchos aspectos de la comunidad LGTBI+”.

Aunque la homosexualidad no es ilegal en Ruanda, sigue habiendo discriminación. Muchos ocultan quiénes son para evitar ser golpeados, perder su trabajo, ser desalojados de sus casas o incluso ser encarcelados en virtud de las leyes de decencia pública.

Como parte de la política de deportación, las solicitudes de asilo se procesarían en Ruanda antes de ser reubicadas allí, algo que, según advierte Mncayi-Poloko, haría que las personas LGTBI+ salieran del armario.

Los centros de tramitación se convertirían probablemente en focos de odio, y las personas trans se enfrentarían a la violencia en espacios de un solo sexo, como los baños, mientras que muchos homosexuales y bisexuales volverían a encerrarse para mantenerse a salvo.

Mncayi-Poloko dijo que esto es razón suficiente para que se replantee la política, y desde luego no se reproduzca. “Los derechos LGTBI+ no están reconocidos ni protegidos en Ruanda, y un acuerdo como éste sienta un precedente muy peligroso que sólo puede hacer más daño que bien”, añadió Mncayi-Poloko. “Esto podría suponer un sinfín de problemas de seguridad para las ciudadanías africanas que buscaran asilo en territorio británico”.

Que ser gay sea legal no significa que sea seguro, advierte un activista de los refugiados

En abril, un ministro del Ministerio del Interior afirmó que Ruanda ha dado “enormes pasos adelante en las últimas tres décadas”, y defendió el historial de derechos LGTBI+ del país de las críticas que consideraba basadas en “estereotipos”.

Esto es así a pesar de que el Ministerio del Interior admite que hay pruebas de que las personas refugiadas LGTBI podrían sufrir persecución en el país.

Gagotheko Mothai, líder de la comunidad no binaria con sede en Maun (Botsuana), dijo a PinkNews que el gobierno británico no puede tomar las leyes de un país al pie de la letra, como hizo con Ruanda.

Como ejemplo, dijo que su país de origen ha visto “nuevas leyes progresistas en torno al género y la sexualidad”, pero “sigue siendo una sociedad mayoritariamente conservadora y heteronormativa a la que le cuesta imaginar algo más allá de lo binario”.

“Vivimos con el temor constante de ser rechazados por nuestras familias, nuestras iglesias y, de hecho, otros sectores de la sociedad. Como persona no binaria, a menudo me siento invisible y desapercibida. Por tanto, estoy en una lucha constante para que mis derechos, mi seguridad y mi libertad sean reconocidos y respetados”.
Aunque Mothai ha prometido quedarse en Botsuana para hacer lo que pueda para luchar, no todos tienen esa opción.

Como recordó Mncayi-Poloko: “Una historia que se me queda especialmente grabada es la de una joven lesbiana que fue violada repetidamente por la policía fronteriza en el centro de detención del país receptor. Contrajo el VIH a causa de esa experiencia y murió por suicidio tres años después”.

“Un día cualquiera me encuentro con historias de asesinatos, violaciones en grupo, mutilaciones y muchas otras atrocidades perpetradas contra las comunidades LGTBI+ de todo el mundo, a menudo con impunidad”.

Si Truss y Braverman necesitan inspiración, Mncayi-Poloko dijo que pueden mirar a Francia y Bélgica. Ambas naciones han sido “excelentes a la hora de dar prioridad a las evaluaciones e intervenciones médicas y de salud mental para los solicitantes de asilo LGTBI+. También han mostrado conciencia y sensibilidad hacia las amenazas únicas que experimentan los solicitantes de asilo LGTBI+ y han acelerado regularmente la tramitación de estos casos”, añadieron.

A cualquier persona LGTBI que esté pensando en solicitar asilo, Mothai dijo: “Mi consejo sería: Poned siempre vuestra seguridad en primer lugar, investigad, contactad y poneos en contacto con algunas organizaciones LGTBI del país”.

Fuente Pink News

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Solicitante de asilo trans en Reino Unido evita por poco la deportación a Ruanda: “Me alegro de no ir”

Sábado, 25 de junio de 2022

GettyImages-515042931-1536x1028(Stock photograph via Getty Images)

Un hombre trans ha evitado por poco ser deportado a Ruanda en el marco de la nueva política de inmigración británica.

Daniel (nombre ficticio) huyó de la persecución en Oriente Medio y buscó refugio en Gran Bretaña en diciembre.

Si hubiera presentado su solicitud unas semanas más tarde, después del 1 de enero, estaría entre los solicitantes de asilo que entraron en Gran Bretaña por las llamadas rutas “irregulares” que el Ministerio del Interior deportará.

Daniel, que tiene 20 años, declaró a The Independent  que, como hombre trans, las leyes antitrans de la nación africana habrían puesto su vida en peligro. Las personas trans no pueden cambiar legalmente de género y a menudo se enfrentan a detenciones falsas y a retenciones violentas.

“Me alegro de no ir. Pero me entristece que Gran Bretaña quiera enviar a solicitantes de asilo que lo están pasando mal”, dijo. “Espero que Gran Bretaña no lleve a nadie a Ruanda”.

En Gran Bretaña, Daniel dijo que puede ser “libre y estar cómodo”, al contrario que en su país de origen. Pero sus problemas no acaban ahí: mientras los funcionarios tramitan su solicitud de asilo, no puede trabajar, por lo que no puede permitirse una asistencia sanitaria que confirme su género. “Gran Bretaña es un buen país. Tiene libertad para todos, pero tiene un largo sistema para tratar a los solicitantes de asilo”, dijo.

El primer vuelo programado para trasladar a solicitantes de asilo de Gran Bretaña a Ruanda fue suspendido por una dramática sentencia de última hora del Tribunal Europeo de Derechos Humanos el martes por la noche (14 de junio).

Estaba previsto que siete hombres salieran en avión de un aeropuerto militar de Wiltshire justo una hora y media antes de que se produjera la intervención fuera de plazo. El tribunal dijo que un hombre iraquí corría “un riesgo real de sufrir daños irreversibles” si permanecía en el vuelo.

Esto permitió que los abogados de los seis hombres restantes presentaran con éxito recursos en el minuto de ley. El Tribunal Supremo de Gran Bretaña emitirá una decisión en julio sobre si la política del gobierno es legal.

Fue un golpe importante y embarazoso para el primer ministro Boris Johnson, que ha promocionado la estrategia como una forma de hacerse con el control de las fronteras británicas después del Brexit.

La ministra del Interior, Priti Patel, dijo que el gobierno no se deja intimidar por la sentencia. “No aceptaremos que no tengamos derecho a controlar nuestras fronteras”, dijo el miércoles en la Cámara de los Comunes.

El gobierno anunció en abril que había llegado a un acuerdo de cinco años con Ruanda para permitir la tramitación y el asentamiento de solicitantes de asilo en el país africano. Los principales destinatarios del plan son las personas migrantes que cruzan el Canal de la Mancha, normalmente en pequeñas embarcaciones.

La política da a los solicitantes de asilo tres opciones: solicitar el estatuto de refugiado en Ruanda, solicitar el asentamiento allí por otros motivos o pedir asilo en otro lugar.

El Ministerio del Interior sigue adelante con ella a pesar de admitir que existen “algunos indicios de discriminación e intolerancia” hacia las personas LGTBI+ en Ruanda.

En un informe sobre cómo funcionará la asociación para la migración, el departamento señaló que los ruandeses trans, en particular, han sido detenidos por delitos como “molestias públicas” o “comportamiento desviado”.

Para los grupos de incidencia LGTBI+, esto no fue sorprendente. Muchos de ellos alertaron inmediatamente de que el acuerdo tendría como resultado que “las personas refugiadas homosexuales fueran deportadas a la muerte”, dijo un experto jurídico.

Fuente: Pink News

General, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

Carta pública de Human Rights Watch (HRW) a la Ministra del Interior del Reino Unido sobre las expulsiones a Ruanda

Miércoles, 15 de junio de 2022

E3D9878C-56EA-40CF-A758-E2C830C81299La ministra del Interior de Gran Bretaña, Priti Patel, ha tenido durante mucho tiempo un enfoque de línea dura hacia la inmigración. (PAUL ELLIS / POOL / AFP)

El arzobispo de Canterbury critica que Londres quiera deportar a los inmigrantes a Ruanda “Esto es lo opuesto a la naturaleza de Dios”

11 de junio de 2022

Apreciada Ministra del Interior,

Re: Acuerdo de Asociación para el Asilo entre el Reino Unido y Ruanda y Expulsiones a Ruanda

Le escribimos para expresar nuestra grave preocupación por el plan del gobierno británico de expulsar a Ruanda a las personas que solicitan asilo en el Reino Unido a través de vías irregulares, de acuerdo con el Acuerdo de Asociación para el Asilo, y para instar enérgicamente al gobierno a rescindir el plan y no proceder a las primeras expulsiones previstas para el 14 de junio de 2022.

Los solicitantes de asilo enviados a Ruanda serán procesados bajo el sistema de asilo de Ruanda y, si son reconocidos como refugiados, se les concederá el estatus de refugiado en ese país, mientras que Ruanda se encargará de las solicitudes rechazadas. Por principio, estas expulsiones y la denegación del acceso al asilo en su propio territorio constituyen una clara abrogación de las responsabilidades y obligaciones internacionales del Reino Unido para con los solicitantes de asilo y las personas refugiadas. El Reino Unido está tratando de trasladar por completo sus responsabilidades en materia de asilo a otro país, actuando en contra del objeto y el propósito de la Convención sobre los Refugiados de 1951 (una convención que el Reino Unido ayudó a redactar) y de sus compromisos de reparto de responsabilidades a nivel mundial, y amenazando el régimen internacional de protección de los refugiados.

No se puede considerar a Ruanda como un tercer país seguro al que enviar a los solicitantes de asilo, ya que Human Rights Watch y otros actores, incluido el Gobierno de Estados Unidos, han informado habitualmente sobre las graves violaciones de los derechos humanos en Ruanda. El gobierno del Reino Unido es consciente de ello, ya que el año pasado denunció el historial de derechos humanos de Ruanda durante su Examen Periódico Universal en el Consejo de Derechos Humanos, instando a “Ruanda a modelar los valores de la Commonwealth de democracia, estado de derecho y respeto a los derechos humanos”. Ruanda se enfrentó a fuertes críticas de países de todas las regiones.

298AE34E-2A5C-4B6E-8074-96CE55FCB663-768x506La secretaria británica, Priti Patel (c), visitó Kigali, donde se detuvieron una docena de personas LGBT + personas el año pasado por las autoridades. (Agencia Cyril Ndegeya / Anadolu a través de Getty Images)

Desde 1994 y el genocidio ruandés, Human Rights Watch ha estado supervisando, documentando y evaluando las condiciones de los derechos humanos en el país. A día de hoy, en Ruanda siguen produciéndose graves violaciones de los derechos humanos, como la represión de la libertad de expresión, las detenciones arbitrarias, los malos tratos y la tortura por parte de las autoridades ruandesas. Esto pone en duda y socava gravemente la valoración que hace el gobierno de Ruanda como país seguro para enviar a los solicitantes de asilo y a las personas refugiadas, tal y como se recoge en sus notas informativas y de política de país recientemente publicadas y en la evaluación de impacto sobre la igualdad.

Detención arbitraria de personas pobres y vulnerables

La detención arbitraria, los malos tratos y la tortura en los centros de detención oficiales y no oficiales son habituales en Ruanda. Desde 2010, Human Rights Watch ha documentado ampliamente el uso de la detención ilegal y la tortura en casas de seguridad y otras instalaciones, como el campamento militar de Kami, Kwa Gacinya y el Centro de Tránsito de Gikondo, y ha solicitado su cierre. El acorralamiento, la detención arbitraria y los malos tratos en Gikondo por parte de las autoridades ruandesas a los niños de la calle, los vendedores ambulantes, los trabajadores del sexo, las personas sin hogar y los mendigos han sido bien documentados por Human Rights Watch desde 2006, y condenados por la Comisión de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas en febrero de 2020. El gobierno del Reino Unido reconoce en su evaluación de Ruanda que hay informes de personas calificadas como “delincuentes” que son detenidas arbitrariamente, pero señala que éstos se remontan a nuestro informe de 2020 sobre la detención abusiva de niños de la calle en Ruanda. Basándonos en nuestra experiencia y conocimiento de esta cuestión, tras haberla rastreado durante más de 15 años, y en las convincentes pruebas acumuladas sobre el comportamiento de las autoridades, no nos cabe duda de que existe un riesgo real, incluso una probabilidad, de que los pobres y otras personas acusadas de comportamientos “desviados”, incluidos los solicitantes de asilo, sean objeto de pautas de abuso similares.

00481362 4537c9ba17b33c261fe958432d4a67b2 arc614x376 w735 us1

Violaciones de la libertad de expresión, detención arbitraria y tortura

El gobierno británico afirma que, a pesar de algunas restricciones a la libertad de expresión o a la libertad de asociación, es poco probable que los solicitantes de asilo enviados a Ruanda se enfrenten a un riesgo real de ser sometidos a un trato contrario al artículo 3 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. El gobierno afirma que, tras consultar fuentes y revisar material de libre acceso, está convencido de que los solicitantes de asilo o las personas refugiadas no son un objetivo específico. Al descartar sumariamente las pruebas de que las personas refugiadas han sido efectivamente maltratadas, el gobierno afirma que “no parece ser una situación común o que se repita regularmente”. Tal apreciación caracteriza de forma totalmente errónea la realidad de Ruanda, donde las personas refugiadas se han enfrentado a abusos por protestar pacíficamente por sus condiciones. En 2018, al menos doce refugiados de la República Democrática del Congo murieron después de que la policía disparara con munición real contra los refugiados desarmados que protestaban por un recorte en las raciones de alimentos. La policía ruandesa detuvo a más de 60 refugiados y los juzgó por participar en manifestaciones ilegales, rebelión y difusión de información falsa para crear una “opinión internacional hostil” de Ruanda, un delito tipificado en el Código Penal ruandés. Como lo resumió una de las personas refugiadas de Burundi que vive en Ruanda: “La vida en Ruanda está bien mientras mantengas la boca cerrada”.

Nos preocupa profundamente que los solicitantes de asilo corran el riesgo de sufrir abusos si hablan de su trato o de sus condiciones en Ruanda, o que se vean obligados a autocensurarse, incluso ante la Comisión de Seguimiento propuesta, prevista en el Acuerdo de Asociación para el Asilo. El espacio para la oposición política, la sociedad civil y los medios de comunicación está cerrado, y el gobierno ruandés sigue reprimiendo las voces disidentes y críticas y persiguiendo a quienes son percibidos como una amenaza para el gobierno y a sus miembros. En marzo de 2022, informamos sobre la persecución en curso de periodistas y comentaristas de los medios sociales, incluyendo la desaparición, las detenciones o las amenazas contra varios críticos de alto nivel, miembros de la oposición y comentaristas que utilizan los medios sociales o YouTube para expresarse.

El 30 de mayo, un conocido comentarista, encarcelado por sus críticas al partido gobernante de Ruanda, declaró ante los tribunales que estaba siendo torturado en prisión, mediante palizas y privación de sueño. El juez ignoró las alegaciones y no ordenó ninguna investigación al respecto, como suele ocurrir en Ruanda. Anteriormente, en marzo de 2021, Human Rights Watch documentó el patrón continuo de amenazas, persecuciones y una sospechosa desaparición de personas que hablan sobre temas de actualidad y critican las políticas públicas.

La falta de independencia del poder judicial y la incapacidad de investigar los abusos

El poder judicial ruandés adolece de falta de independencia, debido a la manipulación del sistema judicial por parte del gobierno, y las normas sobre juicios justos se incumplen de forma rutinaria, especialmente en casos políticamente sensibles. Human Rights Watch ha supervisado varios juicios en los que los acusados afirmaron haber sido torturados para que firmaran confesiones tras su detención, o que sus comunicaciones privilegiadas con su abogado fueron interceptadas. Los jueces no ordenaron la investigación de las acusaciones en todas las ocasiones.

El gobierno ruandés no lleva a cabo sistemáticamente investigaciones efectivas sobre las denuncias de ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, muertes bajo custodia, detenciones arbitrarias, torturas y malos tratos, ni enjuicia a los presuntos autores. Esto no es sorprendente, y es poco probable que cambie, dadas las pruebas creíbles de la participación de las fuerzas de seguridad del Estado en estos abusos. Esto ha creado un clima de miedo entre la población, y de impunidad entre los abusadores. En particular, las autoridades no han llevado a cabo una investigación creíble ni han garantizado la rendición de cuentas por la muerte bajo custodia policial del conocido activista y cantante Kizito Mihigo. En muchos casos, las autoridades ruandesas han obstruido activamente la justicia al dirigirse a las víctimas y a los testigos para evitar que busquen justicia.

A pesar de estos continuos abusos, el gobierno británico afirma que en Ruanda existe el derecho a un recurso práctico y efectivo. Dado el contexto políticamente delicado del acuerdo entre los gobiernos del Reino Unido y Ruanda, y el historial de Ruanda, es poco probable que las autoridades ruandesas investiguen eficazmente cualquier posible acusación de maltrato a los solicitantes de asilo, o que el sistema judicial sea lo suficientemente independiente para proporcionar la necesaria supervisión y responsabilidad de las acciones del gobierno.

Rwandans sit in the Gikondo transit center in Kigali on September 24, 2015. Rwanda's government was accused on September 24 by rights group Human Rights Watch (HRW) of rounding up "undesirables" including beggars and prostitutes and holding them in the grim centre to promote the capital's clean image. Kigali however dismissed the report, with authorities saying the centre was supporting alcoholics and drug users. AFP PHOTO / STEPHANIE AGLIETTI (Photo credit should read STEPHANIE AGLIETTI/AFP via Getty Images)

Ruandeses sentados en el Centro de Tránsito de Gikondo en 2015.(STEPHANIE AGLIETTI/AFP a través de Getty Images) 

También tenemos serias dudas sobre la capacidad de la Comisión de Seguimiento propuesta para supervisar eficazmente los abusos de los derechos humanos. En 2018, el Subcomité de las Naciones Unidas para la Prevención de la Tortura se vio obligado a cancelar su visita a Ruanda -la primera vez que lo hace- alegando la obstrucción de las autoridades y el temor a las represalias contra los entrevistados. Desde entonces no han vuelto.

Abusos y riesgos para las personas LGTBI

En 2021, documentamos cómo las autoridades detuvieron arbitrariamente, acosaron, insultaron y golpearon a nueve personas trans o gays en el Centro de Tránsito de Gikondo, en Kigali. Los entrevistados dijeron que habían sido objeto de ataques debido a su orientación sexual o identidad de género y que se les había tratado peor que a otros detenidos, ya que los agentes de policía o los guardias los acusaban de ser vagabundos, ladrones o delincuentes y los mantenían en una sala reservada para hombres “delincuentes”. En la práctica, las personas lesbianas, gays, bisexuales y trans se enfrentan al estigma en Ruanda. Por ello, los solicitantes de asilo y las personas refugiadas de este perfil corren un riesgo especial. Sin embargo, el gobierno del Reino Unido afirmó que el trato que reciben las personas por su orientación sexual y su identidad o expresión de género no es lo suficientemente grave en Ruanda como para suponer un riesgo real de malos tratos contrario al artículo 3, aunque señaló que la situación puede ser diferente para las personas trans.

Evaluación de Ruanda como país seguro

Hemos estudiado detenidamente los detalles del Acuerdo de Asociación para el Asilo y sigue sin estar claro cómo el gobierno del Reino Unido realizó su evaluación y llegó a la conclusión de que Ruanda cumple los criterios de un tercer país seguro al que expulsar a los solicitantes de asilo. Esto es especialmente cierto si se tiene en cuenta la represión de la disidencia y de las voces críticas y el hecho de que la sociedad civil independiente y los medios de comunicación se enfrentan al acoso, los ataques y las amenazas, lo que lleva en algunos casos a la autocensura, mientras que el espacio represivo y cerrado hace que las organizaciones de derechos humanos, incluida Human Rights Watch, experimenten inmensos obstáculos para llevar a cabo investigaciones sobre el terreno en Ruanda. Esto pone en duda la credibilidad de la evaluación del gobierno.

Human Rights Watch opina que Ruanda no es un tercer país seguro, basándose en su investigación en el país y en las pruebas expuestas anteriormente, y que, dado el contexto, no hay forma de aplicar una supervisión eficaz para garantizar que los solicitantes de asilo expulsados allí no sean víctimas de violaciones de los derechos humanos.

Le agradecemos su consideración.

Atentamente,

Yasmine Ahmed

Directora del Reino Unido, Human Rights Watch

Lewis Mudge

Director de África Central, Human Rights Watch

Fuente Human Rights Watch

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

Piden que se suspenda inmediatamente el plan del Reino Unido de enviar a solicitantes de asilo LGTBI a Ruanda a partir del 6 de junio

Lunes, 30 de mayo de 2022

00481362 4537c9ba17b33c261fe958432d4a67b2 arc614x376 w735 us1El plan de Priti Patel de enviar a los refugiados con un billete de ida a Ruanda está siendo cuestionado legalmente por la supuesta incapacidad del gobierno de identificar los riesgos a los que se enfrentan grupos vulnerables como las personas LGTBI+.

Una carta de acción previa enviada al Ministerio del Interior en nombre del grupo de presión Freedom from Torture cuestiona las afirmaciones del gobierno de que el estado de África oriental es “generalmente un país seguro” para las personas refugiadas.

La evaluación de impacto sobre la igualdad realizada por el departamento para la política decía que existía preocupación por el trato que recibían algunas personas LGTBI+ en Ruanda, y que las investigaciones apuntaban a que los “malos tratos” a este grupo eran “más que puntuales”.

A pesar de ello, la evaluación del gobierno sobre el historial de derechos humanos de Ruanda afirma que “no hay motivos sustanciales” para creer que las personas LGTBI+ corren el riesgo de ser tratadas de forma contraria al artículo 3 (ausencia de tortura y trato inhumano o degradante) del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Sonya Sceats, directora ejecutiva de Freedom from Torture, dijo: “La ceguera deliberada del gobierno ante los riesgos a los que se enfrentan las personas expulsadas en virtud de este plan es francamente espeluznante, incluidos los intentos de minimizar la amenaza que suponen las personas LGTBI en Ruanda”.

Las últimas cifras muestran un aumento del número de personas que cruzan el Canal desde que el plan de Ruanda fue confirmado por primera vez por Boris Johnson en abril. Los ministros esperaban ver pronto pruebas de que la propuesta de ser enviados a Ruanda rompería el modelo de negocio de los traficantes de personas que operan en el Canal.

Más de 4.300 personas han llegado al Reino Unido en pequeñas embarcaciones desde que el primer ministro desveló los planes de transportar por avión a los ilegales que lleguen a 4.500 millas para solicitar asilo en Ruanda. Esta cifra es más de dos veces y media superior a la que cruzaron en el mismo periodo del año pasado y mantiene el mismo ritmo de aumento observado desde principios de año. Hasta ahora, más de 9.000 han llegado al Reino Unido desde el comienzo del año, frente a los 3.500 del mismo momento en 2021.

Al menos 50 migrantes han recibido “avisos de intención” en los que se indica que pueden ser enviados a Ruanda, donde se espera que soliciten asilo.

Una carta de pre-acción de los abogados Leigh Day en nombre de Freedom from Torture dice: “Nuestra usuaria tiene serias dudas sobre el proceso por el que se evaluará la vulnerabilidad en términos de idoneidad para el traslado a Ruanda y, si se evalúa el traslado como apropiado, las necesidades individuales en Ruanda.”

La carta impugna la legalidad de la política por los siguientes motivos:

La afirmación del gobierno de que Ruanda es “generalmente” un “tercer país seguro” es irracional.

Se basa en una aparente predeterminación o parcialidad.

La ministra del Interior ha incumplido su obligación de no inducir a sus agentes a infringir el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Trasladar a los solicitantes de asilo a Ruanda está fuera de la autoridad legal de Patel porque es contrario a la convención sobre los refugiados.

Debido a las afirmaciones del gobierno de que las expulsiones a Ruanda podrían comenzar ya el 6 de junio, la carta exige una respuesta en virtud del protocolo de acción previa en un plazo de siete días y se reserva el derecho a iniciar un procedimiento sin necesidad de recurrir al gobierno.

Otras organizaciones también han emitido cartas de preacción contra el plan de Ruanda. En una acción conjunta, PCS, Care4Calais y Detention Action han recibido una respuesta del Ministerio del Interior a su segunda carta de preacción, que también cuestionaba el plan de Patel de enviar a Ruanda a las personas que solicitan asilo. Están representados por Duncan Lewis solicitors.

El consejo de viaje del Ministerio de Asuntos Exteriores para Ruanda dice: “Las personas pueden sufrir discriminación y abusos, incluso por parte de las autoridades locales. No hay leyes específicas contra la discriminación que protejan a las personas LGTBI”.

Un portavoz del Ministerio del Interior dijo: “Nuestra evaluación concluyó que las personas LGTBI+ no se enfrentaban a un riesgo real de persecución [en Ruanda]. Las conclusiones generales fueron que Ruanda es fundamentalmente un país seguro con un historial de apoyo a los solicitantes de asilo, incluida la colaboración con la Agencia de la ONU para los Refugiados, que dijo que el país tiene un entorno seguro y protector para los refugiados.”

Fuente: The Guardian

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

El arzobispo de Canterbury critica que Londres quiera deportar a los inmigrantes a Ruanda “Esto es lo opuesto a la naturaleza de Dios”

Martes, 26 de abril de 2022

22336A12-70CB-4A9F-87D8-6E099E727798Welby y Boris Johnson

La propuesta de Johnson plantea “serias y graves cuestiones éticas”

No puede sostener el peso de la justicia de la resurrección, de la vida conquistando la muerte. No puede sostener el peso de la resurrección que fue primero para los menos valorados, dado que privilegia a los ricos y fuertes” afirma Justin Welby

17.04.2022 | RD/Agencias

El líder de la Iglesia de Inglaterra, Justin Welby, ha criticado este domingo el plan del gobierno británico de enviar a los demandantes de asilo que esperar la tramitación de su proceso a Ruanda.

Este anuncio realizado por el gobierno británico esta la semana ha recibido críticas de organizaciones de derechos humanos e incluso por parte de la ONU.

Welby, que es el arzobispo de Canterbury, el clérigo de mayor rango de la Iglesia de Inglaterra, se ha sumado a las críticas en su mensaje de Pascua. En él, el líder religioso afirma que esta propuesta plantea “serias y graves cuestiones éticas”. “El principio debe soportar el juicio de Dios y no lo hace”, ha recalcado Welby.

El clérigo considera que un país como el Reino Unido, conformado sobre la base de valores cristianos, no puede “subcontratar sus responsabilidades, incluso hacia un país como Ruanda que tiene buenas intenciones”. “Esto es lo opuesto a la naturaleza de Dios”, ha añadido.

No puede sostener el peso de la justicia de la resurrección, de la vida conquistando la muerte. No puede sostener el peso de la resurrección que fue primero para los menos valorados, dado que privilegia a los ricos y fuertes”, manifestó.

“Y (el principio) no puede soportar el peso de nuestra responsabilidad nacional como país formado por valores cristianos, porque subcontratar nuestras responsabilidades, incluso a un país que busca hacer las cosas bien como Ruanda, es lo contrario de la naturaleza de Dios, quien tomó personalmente responsabilidad por nuestros fracasos”, añadió.

Cuando el primer ministro británico Boris Johnson reveló su plan hace unos días, ya sugirió que su propuesta podría enfrentarse a impugnaciones legales.

Sin embargo, el ministerio de Interior, que está a cargo de implementar la política, argumentó que el sistema actual del Reino Unido “está roto”  frente a las presiones migratorias sin precedentes.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Anglicana , , , , , ,

La población LGTBI de Ruanda advierte: No es seguro traer aquí a las personas LGTBI solicitantes de asilo

Lunes, 25 de abril de 2022

 

9B4E79C0-BEC7-4446-B32C-5981C579259DStop a la deportación de personas LGTBI y de todas las personas”, exigen los manifestantes en Múnich en 2020 | Sven Hoppe/dpa/Alamy Live News

Gerald* y su novio huyeron de Ruanda en febrero de este año para escapar de la persecución de sus familias y de la iglesia. “Nos golpearon, nos hicieron pasar hambre y se negaron a darnos refugio”, dijo a openDemocracy desde la vecina Uganda.

Su testimonio se produce después de que el gobierno británico anunciara nuevas propuestas para reasentar a los solicitantes de asilo en Ruanda.

El plan de 120 millones de libras esterlinas, pagado por el contribuyente británico, se dirigirá principalmente a los hombres solos que lleguen en barcos o camiones. El primer ministro Boris Johnson calificó el plan de “humano y compasivo” y dijo que pondría fin a los negocios de los “viles traficantes de personas”.

Pero los grupos de derechos dicen que será especialmente perjudicial para las personas LGTBI, dado el historial de Ruanda en materia de derechos LGTBI.

“Es espantoso para todos. Pero para las personas LGTBI en particular, es sustancialmente peor”, afirma Sonia Lenegan, directora jurídica y de políticas de la ONG Rainbow Migration.

“El gobierno debe abandonar este problemático acuerdo. Habrá impugnaciones legales al respecto”.

Ruanda no es segura para las personas LGTBI

El nuevo acuerdo significa que las personas LGTBI que se enfrentaban a un grave peligro en sus países de origen y buscaban protección en el Reino Unido serán devueltas a un país donde no es seguro ser abiertamente LGBTBI, afirma Lenegan.

“Si eres una persona LGTBI que ha sido enviada desde el Reino Unido a Ruanda, ahora te encuentras en una situación en la que no es realmente seguro ser quien eres. Sin embargo, al mismo tiempo tienes que pedir asilo por ser gay”.

Lenegan afirma que en estos momentos no está claro cómo trata Ruanda los casos de asilo de personas LGTBI, ni si es posible presentar una solicitud por estos motivos.

Un informe de Human Rights Watch del año pasado descubrió que las autoridades ruandesas acorralaron y detuvieron arbitrariamente a más de una docena de personas homosexuales y trans, trabajadores del sexo, niños de la calle y otras personas en los meses previos a una conferencia internacional de alto nivel prevista para junio de 2021.

El mismo informe recogía testimonios de personas LGTBI de Ruanda que afirmaban que los agentes de seguridad les acusaban de “no representar los valores ruandeses”.

Ruanda no tiene leyes contra la conducta homosexual y de género no conforme. Pero esto no significa que sea un lugar seguro para las personas que se identifican como LGTBI, afirma un organizador de la comunidad en la capital del país, Kigali.

“No se penaliza la homosexualidad, pero tampoco se reconoce oficialmente”, dijo a openDemocracy bajo condición de anonimato. “No tenemos leyes que protejan a las personas LGTBI. Existe un estigma en la familia, el lugar de trabajo y las escuelas”.

Algunas personas LGTBI de Ruanda han solicitado asilo en el Reino Unido por su orientación sexual o identidad de género, aunque el número es bajo.

“Caro y cruel”.

Lenegan afirma que en un acuerdo anterior similar entre Israel y Ruanda se trasladó a miles de solicitantes de asilo a Ruanda, pero casi todos abandonaron el país inmediatamente para volver a emprender el peligroso viaje a Europa.

Dinamarca también aprobó una ley similar el año pasado, con la que pretendía tramitar las solicitudes de asilo fuera de la Unión Europea, pero no está claro si se ha utilizado todavía. La Unión Africana condenó entonces el plan, diciendo que eludía la responsabilidad.

A pesar de ello, el gobierno británico ha intentado introducir disposiciones similares de “deslocalización” en el proyecto de ley sobre nacionalidad y fronteras, que volverá a la Cámara de los Comunes del Reino Unido la semana que viene. Los defensores han advertido de que el proceso podría dificultar aún más que una persona “demuestre” su orientación sexual o su identidad de género.

Este modelo de deslocalización tiene su origen en Australia. “Su coste es escandaloso”, dijo Lenegan. “Australia ha gastado miles y miles de millones en hacer esto. No tiene sentido seguir a Australia cuando estamos en una posición muy diferente geográficamente.

“Pensar que este proceso va a disuadir a la gente es muy improbable. Teniendo en cuenta lo poco claro que está todo esto, dudo que la mayoría de las personas migrantes entiendan realmente que existe un riesgo realmente grande de que puedan ser enviadas a Ruanda.

“Estás poniendo a la gente en una situación muy peligrosa y gastando mucho dinero en ello cuando no hay pruebas claras de que vaya a conseguir el aparente objetivo de disuasión del gobierno.

“En su lugar, sería más barato invertir en el Ministerio del Interior y conseguir que tome decisiones eficaces. El gobierno ha optado por la opción cara y cruel en lugar de la más barata y eficiente”.

El Ministerio del Interior británico dijo a openDemocracy que no creía que el nuevo plan pusiera en peligro a las personas LGTBI. “Todas las personas consideradas para la reubicación serán examinadas y tendrán acceso a asesoramiento jurídico”, dijo un portavoz. “Las decisiones se tomarán caso por caso y no se trasladará a nadie si es inseguro o inadecuado que sea trasladado”.

Y añadió: “No vamos a comentar los criterios exactos ni los motivos por los que se podría expulsar a las personas.

“Esto no sólo se refiere a los homosexuales, sino que se extiende a la cuestión de los niños, las familias y todas las diferentes necesidades sanitarias de las personas, sobre las que no hacemos más comentarios, sólo por la razón general de no alertar a las bandas de traficantes para que ataquen a las personas vulnerables”.

La portavoz del gobierno de Ruanda, Yolande Makolo, dijo que, en Ruanda, “todas las personas, incluidas las que se identifican como LGTBI, pueden sentirse seguras” porque “un principio central de la reconstrucción de Ruanda ha sido garantizar que cada persona sea tratada, ante todo, como un ser humano” y el país ha sido “muy bien clasificado en cuanto a igualdad de género e inclusión de grupos históricamente marginados”.

Fuente: Open Democracy

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

Una iglesia evangélica de Ruanda ofrece refugio a creyentes LGTB

Sábado, 23 de abril de 2022

232F3E97-7A60-46C0-BB50-71654F83644D

Kigali (AFP) – Cuando el popular cantante ruandés Albert Nabonibo reveló su homosexualidad, perdió todo de un día para otro: trabajo, amigos, familia… Rechazado por su parroquia, encontró una acogida inesperada en una iglesia evangélica de Kigali.

Desde hace varios años, la Iglesia de Dios en África de Ruanda (IDAR) anuncia públicamente su apertura a las personas LGTB (lesbianas, gays, trans, bisexuales), ignorando el conservadurismo que impera a su alrededor.

Aunque la homosexualidad no está prohibida en Ruanda, las personas LGTB son a menudo víctimas de discriminación: despedidos de empleos, renegados por sus familiares, privados de atención médica o incluso agredidos.

Albert Nabonibo vivió una amarga experiencia cuando declaró en una entrevista de 2019 que era gay.

Antes me invitaban a cantar en los conciertos cristianos, a cantar en la iglesia. A mucha gente le gustaba mi música, pero cuando hice mi ‘coming out’, todo cambió”, contó el músico de góspel, de 38 años.

De repente, desaparecieron las ofertas de trabajo. Su iglesia pentecostal le hizo saber que ya no sería bienvenido a menos que se “arrepintiera”.

Perdí a todos mis amigos (…) La mayor parte de mi familia ya no me habla”, agregó.

Fue entonces cuando descubrió la iglesia IDAR y a su pastor, Jean de Dieu Uwiragiye.

“Me sorprendió, era diferente de la forma en que yo había sido tratado por otros cristianos, mi familia y mis amigos“, destacó.

Demonio y abominación

Defensor de larga data de la causa LGTB en Ruanda, Jean de Dieu Uwiragiye decidió abrir la iglesia hace cuatro años.

“Yo tenía la convicción de que había que romper las opiniones conservadoras de la iglesia y atraer a los miembros LGTB porque yo sabía que muchos de ellos sufrían y que las iglesias los rechazan“, explicó el religioso, de 45 años.

Su decisión provocó un sismo en su iglesia.

En unas semanas, numerosos fieles dejaron la iglesia, considerando que su decisión constituía una abominación.

Para los pastores de otras iglesias, Uwiragiye estaba poseído por el demonio. En poco tiempo, el pastor comenzó a recibir insultos homófobos de fieles y desconocidos.

IDAR tiene actualmente dos pastores homosexuales y una comunidad de 200 feligreses que en su mayoría se identifican como heterosexuales.

“Yo he sido maltratado y rechazado por otros pastores ruandeses porque ellos temen lo que yo represento, pero es mi vocación“, explicó Seleman Nizeyimana, uno de los pastores homosexuales.

“Ellos deformaron la Biblia para dar la impresión de que Dios nos detesta. ¿Pero por qué Dios va a detestar su propia creación“, cuestionó.

En un reciente oficio en la iglesia, el primero desde la pandemia del covid-19, el coro cantaba con energía y llamaba a los fieles a levantarse.

BB77738F-6BBD-4141-9A67-9EECD59C985A

Miembros del coro de la Iglesia de Dios en África en Ruanda, Kigali el 14 de noviembre de 2021

Esta iglesia me ofreció algo que nadie más me ofreció: aceptación y comprensión”, declaró Cadette, una transgénero de 23 años e integrante del coro.

Me encanta cantar, pero otras iglesias te juzgan y no le ofrecen a una persona como yo la oportunidad de servir a Dios. Aquí tengo la oportunidad y encuentro a otras personas como yo”, agregó.

Más tolerancia

Ruanda es uno de los pocos países africanos signatarios de una declaración conjunta de 2011 de la ONU que condena la violencia contra personas LGTB.

Pero los abusos y la estigmatización son recurrentes en el país.

La Iniciativa por el Desarrollo de la Salud (HDI, por sus siglas en inglés), una oenegé con sede en Kigali, registró 36 casos de supuestas violaciones de los derechos humanos contra personas LGTB en 2019 en la capital.

Las víctimas raramente presentan quejas a la policía porque temen ser denigradas y piensan que “es poco probable que le den seguimiento a sus demandas”, explicó Aflodis Kagaba, director de HDI.

La HDI y una coalición de oenegés presionan al gobierno para que instaure leyes que protejan a la población LGTB de las detenciones arbitrarias.

Por su parte, Uwiragiye organizó una formación antidiscriminación dirigida a otros responsables de iglesias, así como médicos y enfermeras. El pastor no pierde el optimismo.

La gente “necesita tiempo para modificar sus creencias”, afirmó. “Yo los veo volverse más tolerantes, lentamente”.

Para Albert Nabonibo, el hecho mismo de que esta iglesia exista ya es motivo de esperanza.

Ninguna iglesia de Ruanda permite que los homosexuales se casen, pero uno puede esperar que en el futuro las cosas cambien“, expresó.

Fuente Agencias/RFI

General, Historia LGTBI, Iglesias Evangélicas , , , , , , ,

Así es Ruanda, el país al que el Reino Unido enviará a refugiados LGTBI: el colectivo se enfrenta a arrestos, malos tratos y violaciones en un terrorífico centro de detención

Viernes, 22 de abril de 2022

Rwandans sit in the Gikondo transit center in Kigali on September 24, 2015. Rwanda's government was accused on September 24 by rights group Human Rights Watch (HRW) of rounding up "undesirables" including beggars and prostitutes and holding them in the grim centre to promote the capital's clean image. Kigali however dismissed the report, with authorities saying the centre was supporting alcoholics and drug users. AFP PHOTO / STEPHANIE AGLIETTI (Photo credit should read STEPHANIE AGLIETTI/AFP via Getty Images) Ruandeses sentados en el Centro de Tránsito de Gikondo en 2015.(STEPHANIE AGLIETTI/AFP a través de Getty Images)

Un ministro del Ministerio del Interior intentó defender el historial de derechos humanos y LGTBI de Ruanda en medio de las reacciones al plan de Boris Johnson de dar a los solicitantes de asilo un billete de ida a la nación africana.

El primer ministro Boris Johnson anunció el jueves (14 de abril) planes para que el Reino Unido “deslocalice” a muchos solicitantes de asilo a centros de tramitación en Ruanda.

El viernes (15 de abril), Tom Pursglove, ministro adjunto de Justicia y de Lucha contra la Inmigración Ilegal, fue confrontado por Sky News con los propios consejos de viaje del Ministerio de Asuntos Exteriores para las personas LGTBI que vayan a Ruanda.

El departamento advierte que, aunque no hay ninguna ley que prohíba las relaciones entre personas del mismo sexo, la homosexualidad está “mal vista por muchos” en Ruanda y las personas LGTBI+ sufren “discriminación y abusos”.

“Ése es el consejo que da a los homosexuales de este país el Ministerio de Asuntos Exteriores, a la vuelta de la esquina”, dijo el presentador Niall Paterson.

Pursglove tropezó con sus palabras: “Tengo que decir que en las últimas 24 horas, desde este anuncio, se han lanzado algunos estereotipos espantosos. El hecho es que Ruanda ha avanzado mucho en las últimas tres décadas. Tiene un parlamento de mayoría femenina, tiene una ley antidiscriminación que recorre toda su constitución”.

El plan de asilo de los Tory “hará que las personas refugiadas homosexuales sean deportadas hasta la muerte

Pursglove se enfrentó de nuevo a un informe de 2021 de Human Rights Watch (HRW) report sobre la práctica de las “redadas” por parte de los funcionarios ruandeses.

La organización sin ánimo de lucro habló con nueve personas LGTBI, así como con profesionales del sexo, niños sin hogar y otras personas que fueron detenidas por los funcionarios para “limpiar” las calles antes de una reunión de alto nivel de los jefes de gobierno de la Commonwealth.

Los detenidos fueron recluidos en habitaciones superpobladas, sin comida, agua ni atención sanitaria adecuadas, y fueron golpeados por los guardias en un centro de tránsito de Kigali.

Los detenidos homosexuales y trans dijeron a HRW que se les acusaba de “no representar los valores ruandeses”.

Una mujer trans dijo: “La policía dijo que nos insultaron y nos preguntaron cómo podíamos comportarnos así, manteniendo relaciones sexuales con personas de nuestro mismo sexo. Dijeron que éramos delincuentes y nos metieron en esa habitación. Pero en la habitación nos golpearon mucho otros detenidos y la policía no hizo nada a pesar de nuestros gritos”.

Un detenido fue arrestado tras besar a su pareja del mismo sexo en un bar. Otro detenido gay dijo que le golpearon y le dijeron que tenía que “rehabilitarse”.

Aunque las relaciones entre personas del mismo sexo no son ilegales, no existe ninguna protección legal para las personas LGTBI, aparte de una medida general contra la discriminación.

Los ruandeses LGTBI han informado de que han tenido que ocultar quiénes son para evitar que les peguen, que pierdan sus trabajos, que les desalojen de sus casas y mucho más.

Se han registrado “redadas” similares antes de otros acontecimientos de gran repercusión, con informes generalizados sobre la detención por parte de las autoridades de personas LGTBI acusadas de “comportamiento desviado”.

9D8FE825-6F7F-44A6-8376-A6DE32F9096A-768x515Los hombres se sientan en el Gikondo Transit Center en Kigali el 24 de septiembre de 2015. (Getty)

En 2020, una mujer trans contó a Vice que fue detenida cuando se dirigía a su casa desde una fiesta. Los agentes afirmaron falsamente que era una indigente y que vendía sustancias, y la llevaron al Centro de Tránsito de Gikondo, donde estuvo detenida durante seis meses.

“Directamente te cortan el pelo, te quitan la ropa y ven quién eres. Me pusieron delante de 400 personas y me quitaron la ropa”, dijo la mujer, Bella. “Dijeron: ‘Mira cómo se comporta, y tiene un pene’”.

Bella dijo que la retuvieron en una celda oscura y sucia conocida como “la caja del gato”, donde la obligaron a orinar y defecar sobre sí misma. Le dijeron “que se convirtiera en un hombre”, la golpearon varias veces y la violaron sus compañeros de prisión al menos tres veces.

Esta reputación es la razón por la que los defensores de los derechos LGTBI han reaccionado con horror ante la propuesta de asilo del gobierno británico para Ruanda.

Entre ellos se encuentra el Dr. S Chelvan, director de inmigración y derecho público del bufete 33 Bedford Row, que declaró a PinkNews que, si se promulga, el plan “dará lugar a que las personas refugiadas genuinas sean deportadas a la muerte”.

“El historial de derechos humanos de Ruanda incluye desapariciones forzadas y asesinatos, e incluso los consejos de viaje del Reino Unido [Ministerio de Asuntos Exteriores] advierten a los viajeros LGTBI de los abusos y la discriminación sancionados por el Estado”, dijo Chelvan.

“Este gobierno ha perdido su brújula moral y, como hemos visto en los últimos días, no tiene ninguna relación con el Estado de derecho. La opinión pública británica ha demostrado, tanto con Afganistán como con Ucrania, que somos un país que proporciona refugio y acoge a las personas refugiadas para que entren y permanezcan en el Reino Unido”.

La ministra del Interior, Priti Patel, visitó el jueves Kigali, la capital de Ruanda, para firmar el acuerdo. El plan reubicaría a miles de migrantes y les ofrecería la opción de buscar un asentamiento en países distintos de Gran Bretaña, de ser obligados a regresar a su país de origen o de quedarse permanentemente en Ruanda.

298AE34E-2A5C-4B6E-8074-96CE55FCB663-768x506La secretaria británica, Priti Patel (c), visitó Kigali, donde se detuvieron una docena de personas LGBT + personas el año pasado por las autoridades. (Agencia Cyril Ndegeya / Anadolu a través de Getty Images)

Tratando de justificar una política que los activistas LGTBI y de derechos humanos han calificado de “malvada”, Pursglove dijo que Ruanda tiene una “rica y orgullosa historia” de proporcionar refugio a los solicitantes de asilo.

Afirmó que la decisión de expulsar a los solicitantes de asilo se tomaría “caso por caso”.

A la pregunta de Good Morning Britain de si viviría con gusto en Ruanda, dijo que sólo la visitaría.

Según una hoja informativa del Ministerio del Interior sobre la Asociación para la Migración y el Desarrollo Económico, cualquier solicitante de asilo que sea “inadmisible en el sistema de asilo del Reino Unido” y pueda ser “expulsado” sería trasladado automáticamente en avión a un “país seguro del tercer mundo”.

Sólo si la persona no puede ser “expulsada”, el Ministerio del Interior estudiaría su solicitud.

Sigue siendo incierto si la política se aplicará. Esta semana, el Parlamento volverá a examinar el proyecto de ley sobre nacionalidad y fronteras, que intensificará las políticas de inmigración del gobierno conservador, que ya son de línea dura. Johnson ha admitido que espera que el plan se enfrente a desafíos legales.

Dado que la propuesta aún no es ley, Chelvan pidió a la Cámara de los Lores y a los jueces “que se aseguren de que nuestras obligaciones con la Convención sobre los Refugiados, en consonancia con nuestra orgullosa historia y tradición en el Reino Unido de proporcionar refugio a las personas refugiadas, no sean incumplidas por nuestros políticos quebrados”.

Fuente: Pink News

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El plan de Boris Johnson de trasladar a los solicitantes de asilo a Ruanda supondrá un grave peligro para las personas LGTBI refugiadas

Martes, 19 de abril de 2022

E3D9878C-56EA-40CF-A758-E2C830C81299La ministra del Interior de Gran Bretaña, Priti Patel, ha tenido durante mucho tiempo un enfoque de línea dura hacia la inmigración. (PAUL ELLIS / POOL / AFP)

El gobierno tory quiere enviar a Ruanda a algunos solicitantes de asilo que llegan al Reino Unido en pequeñas embarcaciones desde el Canal, un plan calificado de “malvado” e “inviable”.

La ministra del Interior, Priti Patel, ha aterrizado en Ruanda para firmar el acuerdo, anunciado oficialmente por Boris Johnson el jueves (14 de abril).

“El ministro del Interior expondrá más detalles sobre la primera asociación mundial en materia de migración y desarrollo económico firmada por la ministra del Interior, Priti Patel, con Ruanda, una de las economías de más rápido crecimiento de África, reconocida en todo el mundo por su trayectoria en materia de acogida e integración de las personas migrantes”, dijo antes su oficina.

Aunque los detalles precisos del pacto todavía están surgiendo, los informes del jueves sugieren que los que lleguen a Gran Bretaña a través del Canal de la Mancha y otras rutas consideradas “ilegales” por el gobierno serán trasladados en avión a Ruanda para su procesamiento. No está claro si el gobierno ha obtenido garantías de bienestar para las personas, o si el campo estará bajo jurisdicción británica.

The Times informó de que las propuestas sólo se aplicarán a los solicitantes de asilo varones, a los que, al parecer, se animará a establecerse en Ruanda.

En un discurso pronunciado en un aeropuerto de Kent, Johnson dijo que cualquiera que sea sorprendido entrando ilegalmente en Gran Bretaña a partir del 1 de enero podrá ser reubicado en Ruanda.

“Debemos garantizar que la única vía de asilo en el Reino Unido sea segura y legal, y que quienes intenten saltarse la cola o abusar de nuestros sistemas no encuentren una vía automática para instalarse en nuestro país, sino que sean expulsados rápida y humanamente a un tercer país seguro o a su país de origen”, dijo.

Johnson dijo que el gobierno planeaba acabar con el “bárbaro comercio de la miseria humana” causado por los traficantes de personas en el Canal de la Mancha, algo que las personas refugiadas LGTBI advirtieron previamente a PinkNews que ocurrirá aún más si se reducen las normas de migración para ellas.

Dijo que el plan de deslocalización no se llevará a cabo de la noche a la mañana, mientras que el gobierno ruandés afirmó que Gran Bretaña pagará a Ruanda millones para financiar “oportunidades” para las personas migrantes, como educación, clases de idiomas y formación profesional.

Gran Bretaña “no puede mantener un sistema ilegal paralelo. Nuestra compasión puede ser infinita, pero nuestra capacidad de ayudar a la gente no lo es”.

Los partidos de la oposición y los grupos de derechos advirtieron que la adopción por parte de Gran Bretaña de un enfoque de “deslocalización” de la solicitud de asilo es “inviable y poco ético”.

Entre los más duros críticos se encuentra Rainbow Migration, que presta apoyo a los solicitantes de asilo LGTBI.

La directora de políticas, Sonia Lenegan, declaró a PinkNews que los “malvados” planes perjudicarán aún más a las personas LGTBI que buscan refugio en países que ven su existencia como ilegal. “Ruanda no es un buen lugar para las personas LGTBI”, dijo.

Los funcionarios del Ministerio del Interior ya utilizan métodos “degradantes” y estereotipos anticuados a la hora de decidir si una persona LGTBI+ es quien dice ser, dijo Lenegan.

“No hay forma de que el gobierno británico pueda confirmar que no enviará a personas LGTBI a Ruanda, porque sabemos que la gente no se cree habitualmente y que el Ministerio del Interior cuestiona la orientación sexual de las personas en muchos casos”, añadió.

“No hay forma de que el gobierno pueda asegurar que no va a enviar a personas LGTBI allí. “¿Cómo van a filtrar a la gente si ahora ni siquiera les creen? No hay salvaguardias que sean suficientes. No es seguro para las personas LGTBI, no es seguro para nadie”.

Un acuerdo similar entre Ruanda e Israel supuso la deportación de unas 4.000 personas a Ruanda y Uganda entre 2014 y 2017, para que casi todas huyeran inmediatamente a Europa, dijo Lenegan.

Añadió: “Cuando Australia trasladó a personas a la isla de Manus, donde está penalizado ser gay, se les dijo [a los solicitantes de asilo] en la inducción que no fueran abiertos”. Espera que ocurra lo mismo con las personas LGTBI enviadas a Ruanda.

Yvette Cooper, secretaria de Interior en la sombra del Partido Laborista, dijo que el acuerdo es un “intento de distraer” del “incumplimiento de la ley” por parte del gobierno, en referencia a que Johnson aceptó una multa por infringir las normas de encierro.

El líder del SNP en Westminster, Ian Blackford, declaró al programa Today de Radio 4 de la BBC: “Esto no es la marca de una sociedad civilizada. Es una maldad”.

Ruanda es uno de los pocos países africanos en los que, técnicamente, las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo no son ilegales; sin embargo, la homofobia está muy arraigada y las personas “presuntamente LGTBI son detenidas a menudo en virtud de las leyes de moralidad pública.

La ciudadanía tiene un derecho general a no ser discriminada, pero el Ministerio de Asuntos Exteriores reconoce que “no hay leyes específicas contra la discriminación que protejan a las personas LGTBI” en Ruanda. El Matrimonio Igualitario y la adopción, así como el reconocimiento del género de las personas trans, siguen sin estar regulados.

Nueve de cada diez ciudadanos consideran que el país no es un “buen lugar para los homosexuales”, según una encuesta de Gallup de 2013. Los ruandeses LGTBI han afirmado que son despedidos, desahuciados y separados de sus seres queridos de forma rutinaria si salen del armario.

Johnson anunció la política en Kent, donde miles de solicitantes de asilo han buscado refugio tras realizar peligrosas travesías por el Canal de la Mancha.

“Acepto que estas personas -sean 600 o mil- buscan una vida mejor; las oportunidades que ofrece el Reino Unido y la esperanza de un nuevo comienzo”, dijo.

“Pero son estas esperanzas -estos sueños- los que han sido explotados. Estos viles traficantes de personas están abusando de los vulnerables y convirtiendo el Canal en un cementerio acuático, con hombres, mujeres y niños ahogándose en embarcaciones no aptas para la navegación y asfixiándose en camiones refrigerados.”

La esperada colaboración con Ruanda se inscribe en el marco de los tenaces esfuerzos de los tories por endurecer las fronteras británicas –aunque las solicitudes de asilo se han desplomado en los últimos años- con su controvertido proyecto de ley de Nacionalidad y Fronteras.

El proyecto de ley de Nacionalidad y Fronteras, presentado por Patel, incluye propuestas para penalizar la entrada ilegal en Gran Bretaña, por ejemplo, en barco. La Cámara de los Lores ha votado en contra de muchas de sus medidas de línea dura, ya que se bate de un lado a otro entre las cámaras.

Aunque el traslado de las personas migrantes a Ruanda no formaba parte específicamente de la legislación, los ministros propusieron en julio trasladar a los solicitantes de asilo a un centro de procesamiento en alta mar. The Times afirmó que las personas migrantes podrían ser enviadas a Ghana y Ruanda.

El proyecto de ley volverá a la Cámara de los Comunes el próximo miércoles (20 de abril) para que los diputados consideren las nuevas enmiendas votadas por los Lores.

Las personas LGTBI que solicitan asilo en Gran Bretaña ya se enfrentan a obstáculos desproporcionadamente altos, pero el proyecto de ley de Nacionalidad y Fronteras no hará más que empeorar las cosas, según declararon anteriormente los refugiados a PinkNews.

Actualmente, el Ministerio del Interior rechaza cuatro de cada cinco solicitudes presentadas por motivos de sexualidad o identidad de género, una cifra que se ha disparado en los últimos años.

El Consejo de Refugiados, grupo británico que apoya a los refugiados y solicitantes de asilo, instó al gobierno a elegir la “compasión”.

“El gobierno está eligiendo el control y el castigo por encima de la compasión, a pesar de que sus propios datos muestran que dos tercios de los hombres, mujeres y niños que llegan en pequeñas embarcaciones proceden de países donde la guerra y la persecución les han obligado a abandonar sus hogares”, declaró el director ejecutivo Enver Solomon a The Guardian.

El Parlamento danés aprobó en septiembre una ley que permite a la nación reubicar a los solicitantes de asilo fuera de la Unión Europea, una medida condenada por la Unión Africana como “transferencia de responsabilidad y carga”.

Ahora parece que Gran Bretaña espera hacer lo mismo.

PinkNews se ha puesto en contacto con el Ministerio del Interior para obtener comentarios.

Por favor, done lo que pueda a la campaña de Bienvenida a los Refugiados LGBTQ+ visitando nuestra página  GoFundMe.

Fuente: PinkNews,

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Ruanda sorprendida tras salida del armario de un cantante de gospel en una entrevista de un canal cristiano de Youtube

Lunes, 23 de septiembre de 2019

albert-nabonibo-1En Ruanda, Albert Nabonibo, un famoso cantante de gospel, acaba de salir. El anuncio ha tenido el efecto de una bomba para el país aún muy conservador.

Albert Nabonibo es un popular cantante de gospel en Ruanda, su país natal. Sin embargo, en agosto pasado, el cantante de gospel conmocionó a la nación al revelar públicamente su homosexualidad. “Estaba cansado de vivir en la negación. Quería tener una vida normal “, dice el cantante de 35 años, en una entrevista con UMUGISHA TV, el canal cristiano de noticias gospel.

Desde entonces, dice que se ha enfrentado a reacciones “horribles” de amigos, familiares y extraños. “Pero no hay vuelta atrás, porque tengo que vivir mi vida real”, dijo Nabonibo en una entrevista con Associated Press el lunes . “Es tan triste ver a gente que conoces despreciándote.”

Nabonibo, de 35 años, también trabaja como contable. Le dijo a la AP que desde que salió, se ha convertido en una especie de paria en su lugar de trabajo. Le preocupa que pueda perder su trabajo, no porque ser gay sea ilegal o prohibido, sino porque ser abiertamente LGBTQ+ es extremadamente tabú.

Si bien Nabonibo dijo que quería mostrar su verdadera identidad para demostrarle al país que ser cristiano y homosexual no es incompatible, algunos de los amigos y familiares de Nabonibo le dijeron a la AP que estaban avergonzados. Ni siquiera permitieron que se imprimieran sus nombres.”es una locura. No entiendo por qué piensa que es normal “, dijo uno de los familiares del cantante, obviamente conmocionado por la noticia, en una entrevista con Associated Press. Otro miembro de su entorno dijo que cortó todo contacto con el cantante porque quería “mantenerse a salvo”, ya que su familia sabía que él salía con Nabonibo. “Voy a vivir con los que me aceptan y los que me rechazan. Sé que será una batalla cotidiana. Pero no hay vuelta atrás porque tengo que vivir mi vida real “, dice el cantante. “Es muy triste ver que personas que conoces abusan de ti” 

El código penal de Ruanda no restringe explícitamente el sexo entre personas del mismo sexo, pero Las personas LGBT están prácticamente desprotegidas de la violencia y la discriminación contra ellas, y las relaciones entre personas del mismo sexo no tienen estatus legal. La Constitución de Ruanda solo tolera un “matrimonio monógamo entre un hombre y una mujer”. Esto significa que muchas personas LGBTQ+ viven sus vidas en secreto para evitar el desprecio y el juicio social. “Si eres gay, los miembros de tu comunidad te condenan al ostracismo”, dijo William Ntwali, un activista de derechos humanos ruandés, a la AP. “La gente piensa que no eres normal, y lo ven como una abominación.”

Según Human Rights Watch, ese estigma se transmite a menudo a partir de las leyes de la época colonial en África.

Dicho esto, se dice que la iglesia evangélica, y por extensión la iglesia cristiana, es el hogar de muchas personas LGBTQ+ – que viven en armarios de cristal como resultado de las enseñanzas conservadoras, presuntamente prescritas por la Biblia. Tales creencias llevan a muchos a abrazar el ser “ex-gay” después de la oración, el estudio de textos y, a veces, de “tratamientos” traumáticos y que ponen en peligro la vida.

Ejemplos notables incluyen al cantante de gospel Donnie McClurkin quien, después de compartir en sus memorias de 2001 Víctima Eterna/Victor Eterno que fue agredido sexualmente por miembros masculinos de la iglesia que lo hicieron gay, se identifica como “ex-gay”. El cantante Tonéx, en 2010, se descubrió a sí mismo en una entrevista y fue inmediatamente rechazado por la comunidad evangélica. Se rebautizó a sí mismo como un artista de R&B y pop bajo el nombre de B. Slade.

Nabonibo dijo que ya no quería “vivir en la negación. Hay una larga lista de [gays] en medio de ustedes e incluyen pastores o feligreses”, dijo. “Esta pretensión me animó a hablar.”

A pesar del miedo del país, Albert Nabonibo pudo contar con el apoyo del Ministro de Relaciones Exteriores de Ruanda, Olivier Nduhungirehe quien en su cuenta de Twitter, aseguró que “todos los ruandeses nacen y se mantienen iguales en derechos y libertades. La discriminación de cualquier tipo o su propaganda… están prohibidas y castigadas por la ley.” Cita el artículo 16 de la Constitución del país. Y añadió: “Por favor, sigan cantando y alabando al Señor. Esta nación te protegerá.”

Y aunque la vida de Albert Nabonibo promete sercontrovertida, él permanece en sus posiciones y se tranquiliza. “Lo importante es que hice mi elección”, confirma el cantante.

Fuente Têtu

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesias Evangélicas , , , , ,

Mensajero presenta el libro “Ruanda se reconcilia” que conmemora el 25 aniversario del genocidio ruandés

Lunes, 1 de abril de 2019

A42AB036-5CD5-41E1-A50A-7E8956BA6F0FEl libro ‘Ruanda se reconcilia’ descubre el poderoso valor del perdón para la reconstrucción de un país devastado por la guerra con motivo del 25 aniversario del genocidio entre hutus y tutsis

Un equipo de profesores de la Universidad Pontificia Comillas, María Prieto, Ángela Ordóñez, Pilar Úcar y José García de Castro, recopila historias personales de reconciliación y de perdón sobre las que se va reconstruyendo un país herido 

25 años después del comienzo del genocidio en Ruanda -7 de abril de 1994- un equipo de profesores de la Universidad Pontificia Comillas recopila historias personales de reconciliación y de perdón sobre las que se va reconstruyendo un país herido. El libro del sello Mensajero “Ruanda se reconcilia”.

Historias de paz y de perdón refleja vidas de tutsis y hutus heridas por el odio, la violencia y el miedo y que son restauradas gracias al poderoso valor del perdón. Los expertos en distintas áreas de conocimiento, las psicólogas María Prieto y  Ángela Ordóñez, la filóloga Pilar Úcar y el profesor de Teología José García de Castro SJ, aterrizan el aspecto teórico de un proceso de reconciliación desde la humanidad de los protagonistas.

El próximo 5 de abril, viernes, este equipo, acompañado de Cristina Manzanedo y Benjamín Msemgiymva, compartirá el fruto de su trabajo en pro de la reconciliación desde la herida abierta ese 7 de abril de hace 25 años. El acto se celebrará en la casa de los jesuitas de Maldonado, 1, a las 19h.

… valor para ir hacia lo desconocido

y permanecer allí,

valor para llegar a ser

lo que no hemos sido antes

y aceptarlo,

y valentía para mirar

a lo más profundo de nuestras almas

y encontrar nuevos caminos.

0075DCDF-DB9A-41C7-917D-F840D0CD1975

El libro se estructura en tres partes. La primera ¿Cómo funciona la dinámica de la reconciliación? Desgrana las claves psicológicas de los conflictos violentos. Una primera fase para entender mejor qué pasos son necesarios para la reconciliación e identificar las tareas imprescindibles para lograr el perdón incluso de aquello que en principio, parece imperdonable. Un proceso lento, acompañado y desde el sentido profundo de la pacificación y la convivencia.

En la segunda parte del libro, los autores rememoran la historia del genocidio en ¿Qué pasó en Ruanda? La larga historia de un conflicto. Un relato que llega a lo hondo de la historia de un pueblo en conflicto étnico desde hace siglos: hutus (un 85% de la población ruandesa); tutsis (un 14%) y twas (un 1%).  Etnias que a lo largo de la historia de Ruanda han ocupado diversos espacios públicos y responsabilidades a lo largo de su historia, a medida que avanzaba el colonialismo belga (1916-1962), la revolución social (1959-1061); la Segunda República (1973-1990); la Guerra Civil (1990) hasta el genocidio sangriento de  abril a julio de 1994. La muerte del presidente hutu Habyarimana, atribuida a los tutsis, provocó los 100 días más sangrientos de su historia y de la humanidad. En 1994 el gobierno creó la Comisión Nacional para la Unidad y la Reconciliación, desde donde afloran poderosas iniciativas para la Paz.

La tercera y última parte la jalonan Historias de perdón y reconciliación. Siete experiencias aterrizadas en el dolor humano por la violencia y la muerte y en la difícil tarea de la reconstrucción.  Hablan los protagonistas heridos por la pérdida de seres queridos durante el genocidio; por una infancia robada; por el sufrimiento de una violencia desmesurada:

El taxista ruandés Philippe que perdió a sus padres con tres años y hoy siente el enorme agradecimiento por la mujer que lo acogió entre su prole, Valentine, que no dejó de repetirle hasta la muerte Perdona, Philippe, perdona. Nada como la tranquilidad de haber perdonado al asesino de sus padres que tan hundido se lo rogó.

Sigue la historia de Jean Claude y Pierre, dos agricultores vecinos y amigos que en el estallido del genocidio el primero se convirtió en verdugo y el segundo en víctima. La familia de Pierre fue asesinada por los secuaces liderados por Jean Claude. Los años y el ansia de perdón movieron a su reencuentro en el seno de la asociación  local de contacto de exprisioneros con sus víctimas. El perdón y el reencuentro venció.

 La ruptura de una amistad como la de  los profesores Benigno y Félix, convertidos en asesino, el primero, y víctima dolorosa, el segundo, con la muerte de su hermano. La fuerza del arrepentimiento les unió de nuevo.

La historia del actor Hyppolite que encontró el teatro  su expiación. Ponerse en la piel de otros le facilitó la capacidad del perdón.

El relato valiente de la enfermera religiosa Nati, natural de Burgos, que arriesgó su vida por continuar atendiendo a los enfermos.

La experiencia de unión en la fe del párroco Ubald, que compartió la cruz de víctimas y asesinos promoviendo el perdón entre sus feligreses para hacer real su propia letanía: “¡El secreto de la paz es el perdón!”

Y la tierna historia de amistad desde la infancia de Kel y Chantal: una amistad herida por la muerte de la segunda en un acto terrorista de 1997 en el centro escolar. Una amistad que hoy sigue inspirando a Kel en su tarea como periodista, haciendo memoria del genocidio, en su afán de que no se olvide para que no se repita. Para que prevalezca la paz y el perdón.

Autores

María Prieto Ursúa

Profesora en el Departamento de Psicología de la Universidad Pontificia Comillas de Madrid. Su área de investigación más reciente es la psicología del perdón y la reconciliación, temas sobre los que ha publicado algunos artículos y libros en medios científicos. Ha dirigido varias tesis doctorales y es revisora de numerosas revistas científicas de impacto. Ha asumido distintos cargos de gestión a lo largo de su trayectoria profesional y ha trabajado como psicóloga en distintos centros de psicología.

Ángela Ordóñez Carabaño

Psicóloga general sanitaria y máster en Terapia Familiar Sistémica. Actualmente es profesora en la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, donde trabaja en su tesis doctoral. Su investigación se centra en el diseño y validación de un programa piloto para la atención psicológica a población refugiada reasentada en Europa, con el objetivo de facilitar el proceso de perdón necesario tras las múltiples violencias vividas en sus lugares de origen. Colabora en otros proyectos de investigación y docencia relacionados con la psicología de la migración y el refugio y con procesos de reconciliación.

Pilar Úcar Ventura

Profesora de Lengua y Literatura españolas en la Universidad Pontificia Comillas de Madrid. Ha impartido cursos de doctorado y máster en diversos centros oficiales y universidades extranjeras. Es autora de varias publicaciones y ediciones críticas de obras literarias. Participa habitualmente en comisiones, jornadas y conferencias y publica artículos en el ámbito de la traducción. Investiga sobre la metodología de la enseñanza del español y el análisis del discurso jurídico, así como sobre Mitocrítica Cultural. Coordina el proyecto Violencia y magia en el cuento infantil.

José García de Castro Valdés, SJ

Profesor de Teología en la Universidad Pontificia Comillas de Madrid. Sus áreas de docencia y de investigación son la espiritualidad ignaciana y la historia y el carisma de los jesuitas, temas sobre los que ha publicado algunos artículos y libros en esta misma editorial. Actualmente colabora en el máster Ignatiana de la citada universidad, dedicado a temas de espiritualidad, historia y teología relacionados con san Ignacio de Loyola y su legado, la Compañía de Jesús.

Fuente Religión Digital

Biblioteca, General , ,

Iglesia católica en Ruanda quiere prohibir el reparto de preservativos a los jóvenes en las escuelas

Miércoles, 3 de enero de 2018

mgr-servilien-nzakamwry5ebeeqz_720x0La ministra de Salud de Ruanda, Diane Gashumba y el obispo Servilien Nzakamwita 

El obispo de Byumba califica la medida como “una licencia para que las adolescentes forniquen”

La Iglesia católica ruandesa y el Ejecutivo de ese país africano se han criticado duramente en los últimos días debido al plan gubernamental de repartir preservativos a las jóvenes, que tiene como objetivo disminuir la prevalencia de las enfermedades de transmisión sexual.

Tal vez para ti sea muy común salir a comprar preservativos a una farmacia, o quizá hayas corrido con la suerte de que tu escuela o las instituciones de salud pública en tu país le repartan preservativos a los jóvenes con la intención de prevenir ETS o embarazos no deseados, sin embargo en Ruanda existe una pelea por parte de la iglesia católica para prohibir que los adolescentes tengan acceso a cuidar su sexualidad por medio de un método anticonceptivo y prevenir las enfermedades de transmisión sexual como el condón.

El gobierno de Ruanda tomó la decisión de repartir preservativos a los jóvenes con el objetivo principal de prevenir enfermedades de transmisión sexual, sin embargo el obispo católico ruandés de la diócesis de Byumba Servilien Nzakamwita y su séquito, atacaron la decisión del Ejecutivo, alegando que la medida es, atentos al machismo,  “una licencia para que las adolescentes forniquen”, es decir, que los chicos “no fornican“… Si es que mejor estarían callados…

El obispo declaró públicamente, hay que tener valor,  que la medida gubernamental era la culpable del incremento de embarazos no deseados, además confesó que él mismo le impidió a funcionarios repartir preservativos en algunas escuelas.

Diane Gashumba, ministra de Salud de Ruanda, declaró para Efe que la medida tiene el objetivo de prevenir enfermedades como el SIDA, e incluso desafió al obispo a presentar una medida de prevención mejor que el uso del preservativo. Gashumba aseguró que las declaraciones del obispo estaban completamente fuera de contexto y que no respetaban el problema de salud que el Gobierno trata de abordar.

“Cuando das a los adolescentes condones, piensan que fornicar es legal y que han conseguido una licencia para hacerlo, una nueva cultura que es responsable de los embarazos precoces”, dijo el obispo Nzakamwita en una reunión con los líderes religiosos locales el pasado jueves.

El obispo también reprobó la actitud de los padres de familia, quienes no han alzado la voz para que se detenga el reparto de preservativos a los adolescentes: “Es impactante que algunos padres digan que los condones están entre los requisitos escolares que les dan a sus hijos cuando salen de casa, lo que hace que los niños se sientan libres de fornicar y me temo que será difícil para nosotros revertir la situación”.

A pesar de la hostilidad del obispo Servilien, el Ministerio de Salud defendió su iniciativa, alegando que el gobierno tiene la responsabilidad de de promover la salud de los jóvenes en las escuelas y fuera de ellas y ofrecer a los jóvenes una alternativa para mejorar su salud sexual.

La ministra desmintió además la idea de que para cuidarse de las enfermedades de transmisión sexual los jóvenes prefieran abstenerse: “es un error mantener la mentira de que se puede conseguir la abstinencia y el comportamiento positivo”, y dijo que, “como Gobierno”, tiene pruebas de que “algunos jóvenes no se abstienen”.”El obispo Nzakamwita y la Iglesia deben saber que el Gobierno de Ruanda se preocupa por la vida de los jóvenes a través de muchas estrategias. Además de promover el uso de condones, sensibilizamos a los jóvenes sobre el comportamiento positivo y la abstinencia”, explicó Gashumba.

Además, sostuvo que su Gobierno atiende a madres y niños de embarazos precoces, brindándoles educación entre otros servicios sociales, y desafió al obispo a contarles cuántas víctimas de embarazos tempranos estaban bajo su cuidado. “El obispo y la Iglesia tienen derecho a dar sus puntos de vista, pero Ruanda tiene un 3 por ciento de prevalencia de VIH/Sida y en un gran número son jóvenes y mujeres, y por lo tanto no podemos sentarnos, tenemos que promover medidas preventivas”, opinó Gashumba.

A la desaprobación de las palabras del obispo se han sumado otros sectores de la sociedad ruandesa, como el conocido investigador Charles Muligande Sengabo, quien apuntó a que el obispo no tiene en cuenta el hecho de que los jóvenes viven en la era digital y que “se exponen a un mundo sexual temprano que pone sus vidas en peligro”. El obispo debería culparse a sí mismo por aumentar los embarazos de adolescentes. Él ha perseguido a agentes que distribuían condones gratis. En este siglo, no puedes esperar que solo la religión detenga el sexo”, dijo a Efe una residente de Kigali, Fatima Nibishaka.

El desacuerdo entre el Gobierno y la Iglesia Católica en el sector de la salud se extiende también al programa de planificación familiar, ya que este último solo acepta la “planificación natural”.

En Ruanda hay 2,6 millones de chicas de entre 10 y 19 años y según datos de la ONU y la OMS, la tasa de madres adolescentes alcanza el 45%, mientras que la mortalidad materna por cada 1.000 nacidos es de 290, según datos de 2015 de Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud.

En Ruanda, el VIH/Sida es la segunda mayor causa de muerte de niñas (10%), por detrás de la malaria (19%) y por delante de infecciones de las vías respiratorias (7,0%).

Fuente Agencias/Religión Digital

Iglesia Católica , , , , , , ,

El nuevo primer ministro del reino Unido, Rishi Sunak, divide a los activistas y parlamentarios LGBTQ+

Miércoles, 26 de octubre de 2022

dsc-7448-copy-jpg-bSe ha instado al nuevo primer ministro Rishi Sunak a construir puentes con la comunidad LGBTQ+.

El preocupante historial de comentarios anti-trans de Rishi Sunak demuestra que no es apto para ser primer ministro

Rishi Sunak negó que las mujeres trans sean mujeres

Rishi Sunak será el próximo primer ministro después de ganar la carrera por el liderazgo conservador por defecto. Sunak se convertirá en líder Tory después de que su único rival en la carrera por el liderazgo, , Penny Mordaunt, se retirara de la carrera el lunes (24 de octubre). Parece que no logró obtener el respaldo necesario de 100 de los parlamentarios, dejando a Sunak como el único candidato. Sunak fue confirmado como el nuevo líder del partido Tory después de que el único otra candidata abandonara la carrera el lunes (24 de octubre). Boris Johnson había abandonado la carrera, sin declarar oficialmente su candidatura, la noche anterior.

Se espera que Rishi Sunak asuma el cargo el martes después de una audiencia con el Rey Carlos III.

El partido Tory organizó una carrera por el liderazgo a la velocidad de la luz después de la renuncia de Liz Truss solo 45 días después de su mandato como primera ministra. Truss se vio obligada a renunciar después de que el fiasco del minipresupuesto provocó una ola de cartas de parlamentarios a Sir Graham Brady, presidente del Comité de 1922 que supervisa los desafíos de liderazgo, así como llamadas públicas de parlamentarios para que dimitiera.

Casi de inmediato, se hizo evidente que la carrera sería entre la líder de los Comunes, Penny Mordaunt, el excanciller Rishi Sunak y el exprimer ministro Boris Johnson. Johnson interrumpió unas vacaciones en el Caribe para regresar al Reino Unido. No declaró oficialmente su candidatura, pero pasó el fin de semana tratando de reunir apoyo.

Según la mayoría de los recuentos, Johnson tenía alrededor de 60 partidarios declarados públicamente, así como muchos detractores que advirtieron que su regreso socavaría aún más, si no destruiría por completo, al Partido Tory. Johnson se retiró de la carrera el domingo por la noche (24 de octubre), insistiendo en que había superado el umbral requerido de 100 apoyos parlamentarios y argumentando que probablemente ganaría una votación entre los miembros.

Sin embargo, dijo, no había podido llegar a un consenso con Sunak y Mordaunt para unir al partido. “Esperaba que pudiéramos unirnos por el interés nacional; lamentablemente, no hemos podido encontrar una forma de hacerlo”, dijo Johnson. Por lo tanto me temo que lo mejor es que no dejo que mi candidatura siga adelante y comprometo mi apoyo a quien triunfe. Creo que tengo mucho que ofrecer, pero me temo que este simplemente no es el momento adecuado”.

Penny Mordaunt fue la primera en declarar oficialmente su candidatura, pero quedó rezagada con respecto a Sunak y Johnson en apoyo.

El último concurso de liderazgo Tory estuvo envuelto por la retórica anti-trans

La competencia por el liderazgo se produce solo siete semanas después de que en la anterior Liz Truss fuera nombrada primera ministra, con Rishi Sunak como subcampeón. Mordaunt ocupó el tercer lugar en esa carrera, sin llegar a la votación de los miembros conservadores. A lo largo de la carrera por el liderazgo de verano, los tres candidatos aprovecharon la retórica anti-trans para ganarse el favor de la derecha del partido. Mordaunt, anteriormente considerada por muchos como una aliada de los derechos LGBTQ+, comenzó su campaña con una declaración espontánea respondiendo a la pregunta ‘¿qué es una mujer?‘. Habló sobre su oposición a lo que describió como la “ortodoxia trans”, y dijo que si bien las mujeres trans pueden ser consideradas “legalmente femeninas…. eso NO QUIERE decir que sean mujeres biológicas, como yo”. Más tarde afirmó que nunca había apoyado la autoidentificación de las personas trans durante su etapa como ministra de Igualdad.

Es poco probable que la popularidad de Sunak genere algún beneficio material para las personas LGBTQ+. Al igual que muchos de sus colegas del partido, el historial de Sunak en temas queer deja mucho que desear. Sunak también apuntó a los derechos trans, negando que las mujeres trans sean mujeres. Paradójicamente, en una entrevista con Conservadores LGBT+, habló en contra de la transfobia, diciendo que “el prejuicio contra las personas trans está mal”, y dijo que haría del Reino Unido “el país más seguro y más grande del mundo para ser LGBT+”. También llamó la atención sobre los esfuerzos para acabar con los nuevos casos de VIH para 2030.

Como canciller, Rishi Sunak tuvo poco que ver con el avance, o el retroceso, de los derechos LGBTQ+, pero dejó su posición muy clara durante la última carrera por el liderazgo.

Poco después de anunciar que competiría por el liderazgo Tory en el verano, un aliado de Sunak fue citado en el Mail on Sunday prometiendo que revertiría “las tendencias recientes para borrar a las mujeres mediante el uso de un lenguaje torpe y neutral en cuanto al género”. La misma fuente afirmó que Sunak lanzaría un “manifiesto por los derechos de las mujeres” si se convirtiera en primer ministro. Paradójicamente, ese “manifiesto” por los derechos de las mujeres incluiría la prohibición de las mujeres trans en el deporte, dijo su aliada.

De manera preocupante, la misma persona afirmó que Sunak instaría a las escuelas a ser “más cuidadosas” con la forma en que se enseñan los temas LGBTQ+.

En un giro de los acontecimientos un tanto confuso, Sunak luego dio lo que se encontraba entre las respuestas más profundas a los conservadores LGBT+ cuando el grupo pidió a los aspirantes al liderazgo que respondieran preguntas sobre sus compromisos LGBTQ+. Entre los temas sobre los que llamó la atención estaban el aumento de los delitos de odio y el objetivo de poner fin a la transmisión del VIH para 2030.

Quiero que este sea el país más seguro y mejor del mundo para ser LGBT+. “No quiero que nadie en Gran Bretaña tenga que ocultar quiénes son o a quién aman por miedo”, dijo Sunak. “Quiero que este sea el país más seguro y mejor del mundo para ser LGBT+”.

Cuando se le preguntó sobre el “problema creciente de la transfobia” dentro del partido, Sunak dijo: “El prejuicio contra las personas trans está mal. El Partido Conservador es una familia abierta y acogedora para todos en la sociedad, sin importar quiénes sean e independientemente de su origen”.

Esos comentarios estaban en gran medida en desacuerdo con otras declaraciones que Sunak ha hecho sobre temas LGBTQ+. Hacia el final de su apuesta por el liderazgo, afirmó que las mujeres trans no son mujeres en una campaña de liderazgo, un comentario que contrasta con su afirmación de que los prejuicios contra la comunidad están mal.

Meses antes de lanzar su oferta de liderazgo, dijo en una sesión de preguntas y respuestas de Mumsnet que las personas trans deben ser “respetadas”, pero que “la biología es importante, es fundamental” cuando se trata de baños y deportes.

En esa misma sesión de preguntas y respuestas, pidió a la gente que tenga “respeto” por las mujeres cis que están “ansiosas de que algunas de las cosas por las que han luchado muy duro y los derechos que son importantes para ellas se erosionen”.

En resumen, con Sunak como primer ministro, es un panorama sombrío para las personas LGBTQ+. No está claro si seguirá adelante con la prohibición de la terapia de conversión o la reforma del reconocimiento de género, o si hará algo para promover los derechos LGBTQ+. Lo que probablemente sea más apremiante para muchas personas LGBTQ+ en este momento es abordar la crisis del costo de vida, ayudándolos a capear una tormenta que está dejando a los más vulnerables con hambre y frío.

Jayne Ozanne, ex asesora LGBTQ+ del gobierno y activista contra la terapia de conversión, fue una de las personas que felicitó a Sunak. Ella lo instó a reconstruir la relación del partido Tory con la comunidad LGBTQ +: el partido ha sido condenado por eliminar a las personas trans de una prohibición de terapia de conversión, por condenar a los solicitantes de asilo LGBTQ + a una posible muerte con su plan de asilo en Ruanda y por crear un ambiente tóxico para las personas LGBTQ+.

Ozanne le dijo a PinkNews: “Al felicitar al Sr. Sunak por su nombramiento como primer ministro, le insto a priorizar las necesidades de aquellos que se sienten más vulnerables y asustados en este momento de extrema incertidumbre. Esto incluye a miembros de la comunidad LGBT+, muchos de los cuales viven con miedo constante dada la naturaleza tóxica del debate sobre los derechos de las personas trans, ejemplificado por las crecientes estadísticas de delitos de odio.

“Tiene la oportunidad de abordar estas preocupaciones directamente al comprometerse claramente con la prohibición total de la ‘terapia de conversión’ y la abolición de la bárbara política de asilo de Ruanda. Además, espero que busque restablecer el reloj en relación con la desastrosa relación del partido Tory con la comunidad LGBT+ en los últimos años”.

El parlamentario conservador y exministro de igualdad Mike Freer dijo: “Felicitaciones a Rishi Sunak por convertirse en el nuevo líder del Partido Conservador y, por lo tanto, en primer ministro en los próximos días. Los desafíos que enfrenta este país son grandes y se avecinan tiempos inciertos, pero es vital que nos unamos para cumplir con el país”.

El activista de derechos humanos Peter Tatchell se mostró menos optimista. “Rishi no ofreció nada a la comunidad LGBT+ durante su campaña de liderazgo”, dijo a PinkNews. “No tengo esperanzas de ningún progreso en la prohibición de la terapia de conversión o la reforma de la Ley de Reconocimiento de Género bajo su mandato”.

Tatchell pidió elecciiones inmediatas y agregó: “Rishi no tiene mandato para nada. No fue elegido por el pueblo británico. Fue seleccionado por un pequeño grupo de poco más de 100 parlamentarios conservadores. Tiene que haber una elección general para garantizar que nuestro primer ministro y sus políticas tengan un mandato público. Cambiar el primer ministro y las políticas gubernamentales dos veces sin una elección no es democrático”.

Esto se hizo eco de la diputada laborista Nadia Whittome, quien tuiteó el domingo (23 de octubre): “Prácticamente todos con los que hablamos en la puerta quieren elecciones generales ahora. Los ingresos no se han mantenido al día con los crecientes costos de vida durante más de una década, debido a las decisiones tomadas por un Partido que ahora está implosionando. Si los parlamentarios conservadores tienen una pizca de respeto por la democracia, la forzarán”.

Y después de su coronación, Whittome agregó: “Rishi Sunak como primer ministro no es una victoria para la representación asiática. Es un multimillonario que, como canciller, recortó los impuestos sobre las ganancias bancarias mientras supervisaba la mayor caída en el nivel de vida desde 1956. Negro, blanco o asiático: si trabajas para ganarte la vida, él no está de tu lado”.

Después de la renuncia de Liz Truss, los activistas dijeron a PinkNews que el próximo primer ministro tiene “la oportunidad de unir al país”.

Cleo Madeleine, oficial de comunicaciones de la organización benéfica trans Gendered Intelligence, dijo: “Truss no cumplió con la prohibición de las prácticas de conversión que prometió como ministra para la mujer y la igualdad. Después del compromiso de Keir Starmer con una prohibición total en los premios PinkNews, ahora depende de los conservadores aprobar pronto un proyecto de ley o enfrentar las consecuencias de los votantes. El público lo quiere, la comunidad LGBT+ lo necesita, y podría ser la única forma de revertir los crecientes índices de aprobación del partido”.

Sebastian Rocca, director ejecutivo de la organización benéfica de asilo LGBTQ + Micro Rainbow, pidió que el próximo primer ministro podría abandonar el plan de Ruanda. “Esta no es una política humana. Esta no es una política de la que cualquier primer ministro pueda estar orgulloso”, dijo Rocca a PinkNews. Sin embargo, Sunak ha respaldado previamente el plan de Ruanda, sugiriendo que podría cambiar la ley para que el plan pueda continuar.

Solo el tiempo dirá si el primer ministro Rishi Sunak tomará medidas significativas para mejorar la vida de las personas.

Fuente Pink News

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Terrible: Reino Unido ha devuelto a más de 3.000 personas refugiadas LGTBI a países con leyes homófobas desde 2017

Martes, 27 de septiembre de 2022

E21CCACA-2DE8-4C67-8565-15C2A3E9E758 Al parecer, en los últimos cinco años el Reino Unido ha rechazado más de 3.000 solicitudes de asilo de personas LGTBI procedentes de países en los que las relaciones consentidas entre personas del mismo sexo están penalizadas.

Los datos se incluyeron en un informe publicado por el gobierno del Reino Unido el 25 de agosto, que muestra que el Ministerio del Interior sólo concedió 677 de las 1.050 solicitudes de asilo por motivos de orientación sexual el año pasado. Esa tasa de aceptación del 64% fue considerablemente superior a la de años anteriores: sólo el 44 y el 48% de los solicitantes LGTBI obtuvieron asilo en 2020 y 2021, respectivamente. El punto más bajo fue 2017, cuando sólo se permitió la entrada en el Reino Unido al 22 por ciento de los solicitantes de asilo.

Según un análisis de los datos publicado en el medio de comunicación LGTBI+ del Reino Unido Pink News, entre los rechazos figuran 1.048 solicitudes de paquistaníes, 570 de bangladesíes y 381 de nigerianos. La homosexualidad es ilegal en estos tres países.

En Bangladesh, las personas LGTBI pueden ser condenadas a cadena perpetua por mantener relaciones sexuales, mientras que en Pakistán se impone una pena máxima de capital por la homosexualidad. En Nigeria, la intimidad entre personas del mismo sexo se castiga con hasta 14 años de prisión, mientras que las muestras públicas de afecto “amoroso” entre miembros del mismo sexo están prohibidas. En la parte norte del país, conservadoramente musulmana, los nigerianos LGTBI se enfrentan potencialmente a la pena de muerte según las leyes locales de la sharia.

Después de Pakistán y Bangladesh, Nigeria tiene el mayor número de solicitantes de asilo por motivos de orientación sexual.

Alistair Carmichael, portavoz de Asuntos de Interior de los liberales demócratas, acusó a los dirigentes conservadores del Reino Unido de “no defender” la igualdad LGTBI en una declaración citada por PinkNews. Dijo que el gobierno era “culpable de enviar a miles de personas a países donde la homosexualidad sigue siendo contraria a la ley. El Reino Unido debería promover la causa de los derechos LGTBI+, tanto en su país como en el extranjero, y ofrecer refugio a quienes lo necesitan”, dijo Carmichael.

Carmichael instó además a los dirigentes del Reino Unido a que “ayuden a las personas que se ven obligadas a huir de la violencia y la persecución simplemente por ser quienes son y a quienes aman”. También pidió a los aspirantes a primer ministro Liz Truss y Rishi Sunak -que compiten en una carrera a dos bandas para suceder al primer ministro saliente Boris Johnson– que se decidan a poner fin a la “espantosa cultura de descreimiento del Ministerio del Interior hacia los solicitantes de asilo LGTBI+”.

Pero las acciones pasadas tanto de Liz Truss como de Rishi Sunak no apuntan a una mejora de las condiciones de los solicitantes de asilo LGTBI+ bajo su gobierno. Como ministra de Igualdad, Truss colaboró en el retroceso total de los derechos de las personas trans en 2020, aplastando las reformas de la Ley de Reconocimiento de Género que habrían facilitado a las personas trans del Reino Unido la corrección de su género legal.

Fuentes cercanas a su campaña han afirmado que Sunak se opone al supuesto borrado de las mujeres cisgéneromediante el uso de un lenguaje torpe y neutro en cuanto al género”. Al parecer, tiene previsto “pedir a las escuelas que sean más cuidadosas en su forma de enseñar sobre cuestiones de sexo y género”.

Los solicitantes de asilo LGTBI+ en el Reino Unido ya se enfrentan a condiciones terribles. Sebastian Rocca, que proporciona alojamiento seguro a los solicitantes de asilo y refugiados LGTQ2S+ en el Reino Unido a través de la organización benéfica Micro Rainbow, dijo a Xtra en un comunicado que “una de las razones más comunes por las que el Ministerio del Interior deniega el asilo a las personas LGTQ+ en el Reino Unido es porque no creen que sean LGTBI+”. El fundador de Micro Rainbow añadió que el enfoque del gobierno del Reino Unido tiene “consecuencias potencialmente mortales” para las personas LGTBI y trans.

En abril, Johnson anunció un plan para reubicar a decenas de miles de refugiados que pedían asilo en el Reino Unido. Describió su plan para obligar a las personas refugiadas a pedir asilo en Ruanda como un “enfoque innovador”, afirmando que era una decisión necesaria para “vencer el modelo de negocio de las bandas”.

En su momento, los defensores LGTBI+ criticaron la decisión del gobierno. Sonia Lenegan, directora política y jurídica de Rainbow Migration, calificó esta situación de “enormemente preocupante”.

“Sabemos que en Ruanda no es fácil que las personas LGTBI+ sean abiertas debido a la discriminación y los abusos que sufren”, declaró Lenegan a Xtra a principios de este año. “Es extremadamente difícil ver cómo alguien en esa situación podrá presentar una solicitud de asilo basada en el hecho de ser LGTBI+, teniendo además que ocultar quiénes son”.

Aunque la intimidad entre personas del mismo sexo no es ilegal en Ruanda, la homosexualidad sigue siendo un tema tabú. Los ruandeses LGTBI+ sufren acoso, agresiones y detenciones arbitrarias por parte de la policía, según un informe de Human Rights Watch.

Las personas LGTBI+ que solicitan asilo en Canadá también se enfrentan a condiciones nefastas al intentar entrar en el país. Según los informes, el retraso en la inmigración de Canadá tenía más de dos millones de solicitudes pendientes en mayo, y más de 110.000 solicitudes de asilo aún no se han tramitado. Muchos de los refugiados son personas LGTBI+ que huyen de países que los criminalizan, como los casi 70 países que todavía prohíben la homosexualidad.

63F210B9-FBE3-4CEB-864B-EA07BACC4590Por Dika Ofoma,

escritor residente en Nigeria cuyos trabajos han sido publicados en revistas como Dazed, Them., Mail y Guardian.

 

Fuente: Xtra Magazine

Cristianismo (Iglesias), General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , ,

República Democrática del Congo: siete mujeres trans condenadas a la esclavitud por los jefes tradicionales de sus poblados

Jueves, 1 de septiembre de 2022

Bandera-de-Republica-Democratica-del-CongoMapa-de-Republica-Democratica-del-CongoLos jefes tradicionales de unos poblados de la zona oriental de la República Democrática del Congo condenaron a siete mujeres trans a ser convertidas en esclavas y trabajar como tales en los campos. La condena se produjo después de años durante los que las mujeres fueron objeto constante de vejaciones, agresiones sexuales e incluso mutilaciones, y tras ser amenazadas con ser quemadas vivas en una hoguera pública. Afortunadamente, las siete mujeres lograron huir y han sido acogidas por Rainbow Sunrise Mapambazuko, una organización de defensa de los derechos LGTBI que también ha tenido que abandonar su sede debido a las amenazas de muerte recibidas.

El activista congoleño Jérémie Safari, líder de la organización de defensa de los derechos LGTBI Rainbow Sunrise Mapambazuko, ha detallado la historia de siete mujeres trans que se vieron obligadas a huir de sus poblaciones por haber sido condenadas a la esclavitud tras años de agresiones y vejaciones. Las mujeres vivían en la región de Kivu del Sur, un emplazamiento en donde durante décadas ha habido enfrentamientos entre partidarios de la República Democrática del Congo y leales a la vecina Ruanda. La zona sigue supervisada por las tropas de Naciones Unidas en una misión de paz denominada MONUSCO.

Según relata Safari, las mujeres habían huido de Walumgu y otras poblaciones de los alrededores, y fueron reconocidas por un miembro de Rainbow Sunrise Mapambazuko en la zona de la capital de la región, Bukavu, cuando estaban siendo atacadas por unos jóvenes. Afortunadamente, pudo ofrecerles refugio en las dependencias de la organización, aunque el emplazamiento es provisional y precario porque ellos mismos tuvieron que huir de su sede en el mes de junio debido a las amenazas de muerte que estaban recibiendo.

Rainbow-Sunrise-MapambazukoLas mujeres contaron cómo durante años fueron maltratadas por sus vecinos, que las consideraban culpables de «transgredir las normas y costumbres locales y de vivir de forma antinatural. Se les acusaba de envenenar los campos, de hacer infecunda la tierra y, en general, de embrujar a la población». Por ello, sufrieron frecuentes vejaciones, insultos e incluso les arrojaron piedras. Pero la situación empeoró cada vez más hasta que fueron perseguidas, agredidas sexualmente y mutiladas. Algunos miembros de la comunidad de Walumgu reclamaron que fueran quemadas vivas en una hoguera pública, pero los jefes tradicionales de los poblados propusieron como alternativa el que fueran esclavizadas y trabajaran en ese estado en una parcela de dos hectáreas.

Después de cuatro días de estar sometidas a esclavitud, las siete mujeres lograron escapar y recorrieron a pie unos treinta kilómetros hasta alcanzar los alrededores de Bukavu, donde han sido acogidas por Rainbow Sunrise Mapambazuko.

Las siete mujeres son un ejemplo más de las vejaciones, agresiones y maltratos de los que son objeto las personas trans alrededor de todo el mundo.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

5 cosas que el próximo líder tory que sustituya a Boris Johnson podría hacer para facilitar la vida de las personas LGTBI+

Sábado, 30 de julio de 2022

(COMBO) This combination of pictures created on July 12, 2022 shows, top row from left, Britain's Foreign Secretary Liz Truss arrives to attend the weekly Cabinet meeting at 10 Downing Street, in London, on April 19, 2022, Britain's Chancellor of the Exchequer Rishi Sunak attends a cabinet meeting at 10 Downing Street in London on May 24, 2022, Britain's International Development Secretary and Minister for Women and Equalities Penny Mordaunt arrives to attend the weekly meeting of the cabinet in Downing Street in London on October 9, 2018, and Britain's Education Secretary Nadhim Zahawi leaves Downing Street after attending a cabinet meeting in central London on October 27, 2021 before the government's annual budget announcement, and bottom row from left, Conservative politician Tom Tugendhat speaks to a TV reporter outside Millbank Studios in central London on July 11, 2022, Britain's Attorney General Suella Braverman arrives to attend the weekly Cabinet meeting at 10 Downing Street in London on January 25, 2022, Conservative MP and leadership contender Jeremy Hunt gestures as he takes part in a Conservative Party Hustings event in Maidstone, south of London, on July 11, 2019, and an undated handout photograph released by the UK Parliament shows Conservative MP for Saffron Walden, Kemi Badenoch, posing for an official portrait photograph at the Houses of Parliament in London. - Eight Conservative MPs will vie to become UK prime minister, the party announced on July 12, 2022, with frontrunner Rishi Sunak launching his campaign by saying he would not "demonise" the outgoing Boris Johnson, despite triggering his demise. Former finance minister Sunak, his successor Nadhim Zahawi, Foreign Secretary Liz Truss, former defence minister Penny Mordaunt and ex-health minister Jeremy Hunt all received the support of more than 20 MPs, the threshold required to enter the race. (Photo by various sources / AFP) / RESTRICTED TO EDITORIAL USE - NO USE FOR ENTERTAINMENT, SATIRICAL, A De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Liz Truss, Rishi Sunak, Penny Mordaunt, Nadhim Zahawi, Tom Tugendhat,  Suella Braverman, Jeremy Hunt,  Kemi Badenoch,  (Photo by various sources / AFP)

Liz Trussy Rishi Sunak, han quedado tras las primarias, como los dos únicos candidatos

Con un nuevo gobierno que entrará en funciones en otoño, los defensores de los derechos humanos afirman que existe la posibilidad de que el Reino Unido cambie de dirección en su reacción contra los derechos LGTBI+.

La carrera por el liderazgo está en marcha, con candidatos que buscan el apoyo de los diputados hoy, y los que no encuentren suficientes apoyos se enfrentarán a la eliminación esta noche.

Ya se ha visto empañada por las declaraciones de varios candidatos que se oponen a los derechos y la inclusión de las personas trans.

La entidad sin ánimo de lucro Trans Rescue ha declarado a openDemocracy que el Reino Unido es un país “en el que la situación de las personas trans se deteriora constantemente, y del que estamos viendo un aumento significativo de solicitudes de quienes desean marcharse”.

A pesar de todo, se encuentra entre los grupos y activistas que creen que el cambio es posible, y afirman que hay (al menos) cinco medidas concretas que el próximo gobierno del Reino Unido podría adoptar para salvaguardar la vida y el bienestar de las personas LGTBI+, tanto aquí como en el extranjero.

1) Poner fin a la represión de los derechos LGTBI

Todas las personas con las que hablamos dijeron que, por encima de todo, querían que se pusiera fin a la militarización de las identidades LGTBI+.

Tienen que empezar por suspender la “guerra cultural” y dejar de utilizar nuestras vidas y nuestra seguridad como un balón de fútbol político”, dijo Sasha Misra, directora de comunicaciones y campañas de Stonewall.

Una encuesta de More in Common de este año reveló que sólo el 1% de los votantes conservadores mencionaron “el debate sobre las personas transgénero” como una cuestión prioritaria a la que se enfrenta el país en la actualidad. Misra dijo que los candidatos al liderazgo deben entender que estas “técnicas de distracción” no se traducirán en la aprobación del público o del partido.

“Lo único que conseguirán es comprometer la seguridad de las personas LGTBI+, a la vez que se arriesgan a cimentar el legado del Partido Conservador como el partido que deshizo décadas de progreso en materia de derechos LGTBI+”, añadió.

Liz Barker, miembro demócrata liberal de la Cámara de los Lores, nos dijo: “Hay una campaña bien organizada y muy financiada, cuyo objetivo es anular los avances en materia de derechos humanos conseguidos en los últimos 50 años”.

Señaló que al menos una de las aspirantes al liderazgo tory, Liz Truss, había visitado organizaciones de la derecha cristiana de EEUU, como la Heritage Foundation, de línea dura y contraria al aborto, que fue clave para impulsar la anulación de la ley del aborto en ese país el mes pasado.

Barker dijo que, para poner fin a estas guerras culturales, el próximo líder tory debería “reflexionar sobre el daño que la Sección 28 hizo a las personas LGTBI, a sus familias y al Partido Conservador”. La Sección 28 era una legislación introducida por el gobierno de Margaret Thatcher que prohibía la “promoción de la homosexualidad” por parte de los trabajadores de las autoridades locales, lo que en la práctica significaba que los profesores no podían impartir a los alumnos una educación sexual representativa.

Jane Fae, directora de TransActual y presidenta de Trans Media Watch dijo “Para ser honesta, creo que mucha gente se conformaría, simplemente, con que la dejaran en paz”, echando especialmente la culpa a lo que ella llama “la absoluta desgracia que son los medios de comunicación del Reino Unido”.

Pide que se vuelva a Leveson, la investigación pública sobre la cultura, la ética y las prácticas de la prensa que recomendó la creación de un nuevo organismo independiente para exigir responsabilidades a la prensa.

2) Arreglar el maltrecho sistema sanitario trans

Kai O’Doherty, director de política e investigación de la organización benéfica Mermaids -que apoya a los niños, jóvenes y familias trans- dijo: “El próximo gobierno conservador debe replantear urgentemente la atención sanitaria a las personas trans como un problema de salud pública que necesita urgentemente financiación, recursos especializados y conocimientos.

“Años de inacción gubernamental han culminado en un punto de crisis para la comunidad de género diversa del Reino Unido. Los jóvenes se enfrentan a dos años y medio de espera para su primera cita con un especialista en género, existen grandes disparidades en la calidad de la atención según dónde y quiénes seamos, y el acceso al apoyo de los médicos de cabecera es cada vez más difícil.

Concluyeron: “Necesitamos un acceso justo e igualitario a la asistencia sanitaria, no una guerra de palabras sin sentido”.

En cuanto a la prestación de asistencia sanitaria para las personas trans, Fae, de Trans Media Watch, añadió: “De cara al futuro, el panorama es aún peor, ya que a los que entran en el sistema hoy se les dice que se enfrentan a esperas de diez a doce años antes de una primera cita.

“Así que en el ámbito de la salud”, dijo, “necesitamos más recursos, menos control de acceso y médicos de cabecera mejor formados”.

3) Detener las deportaciones y acabar con la carga de la prueba para los solicitantes de asilo LGTBI+

El Ministerio del Interior del Reino Unido finge preocuparse por las personas LGTBI+ cubriendo sus redes sociales de arco iris”, dijo un portavoz del grupo activista Lesbianas y Gays Apoyan a las migrantes (LGSM) -cuyo nombre es una referencia a Lesbianas y Gays Apoyan a los Mineros, que estuvieron activos durante las huelgas de los mineros en la década de 1980-. “Al mismo tiempo, siguen arrancando a la gente de sus familias y comunidades mediante deportaciones inhumanas”.

LGSM está especialmente preocupada por el plan de deportar a solicitantes de asilo a Ruanda. Los defensores de los homosexuales dijeron a openDemocracy a principios de este año que el país no era seguro para las personas LGTBI+ en particular.

Sin embargo, casi todos los candidatos al liderazgo tory han declarado su apoyo continuo al “plan inhumano”, añadió LGSM.

Sonia Lenegan, de la organización benéfica Rainbow Migration, se mostró de acuerdo. “Sabemos que las deportaciones son perjudiciales para las personas LGTBI+”, dijo. “Hace sólo un par de semanas, el Ministerio del Interior devolvió a un nigeriano gay al peligro. Sabemos que el acuerdo con Ruanda pondrá en peligro a las personas LGTBI+, ya sea aquí en el Reino Unido o en Ruanda”.

Afirma que, para empezar, puede disuadir a las personas de solicitar asilo, dejándolas fuera del sistema, sin estatus y vulnerables a la explotación.

El grupo de derechos de los migrantes Movimiento por la Justicia nos dijo que uno de los mayores problemas con los que se encuentra es la llamada carga de la prueba: que los solicitantes de asilo deben poder demostrar de algún modo que son LGTBI+.

“Esto significa que depende de ti demostrar que eres quien dices ser y que tu vida está en peligro”, dijo un portavoz, “lo que crea una cultura de incredulidad en la que los solicitantes de asilo son tratados como mentirosos desde el principio. Para los solicitantes de asilo LGTBI, cuyas solicitudes dependen de “demostrar” su sexualidad, es una carga especialmente grave. Esa carga de la prueba debería invertirse”.

4) Aplicar el Plan de Acción LGTBI e introducir una prohibición total de las terapias de conversión

El Plan de Acción LGTBI de Theresa May de 2018 prometía “lograr un cambio real y duradero en toda la sociedad, desde la sanidad y la educación hasta la lucha contra la discriminación y la resolución de las graves injusticias a las que se enfrentan las personas LGTBI”. Incluía recomendaciones para prohibir la llamada terapia de conversión”.

Las propuestas se basaban en una amplia encuesta nacional, que reveló que el 5% de las personas LGTBI+ habían experimentado la terapia de conversión.

Cuando el gobierno de Boris Johnson asumió el poder, su prohibición de la terapia de conversión acabó por excluir a las personas trans. openDemocracy reveló a principios de año que grupos vinculados al lobby antitrans, entre ellos el grupo LGB Alliance, se habían reunido con la ministra de Igualdad, Kemi Badenoch, para argumentar en contra de la inclusión de las personas trans.

Mallory Moore, directora de la Red de Seguridad Trans, afirma que el próximo gobierno debe introducir una prohibición integral que incluya a todas las identidades LGTBI+, y debe “empezar a reinvertir en recursos para los supervivientes de abusos, ya que las prácticas de conversión son, en última instancia, una forma de abuso”.

El escritor y activista Jeffrey Ingold añadió: “En los últimos años, los conservadores han pisoteado a la comunidad LGTBI+, dejando un rastro de promesas legislativas incumplidas.”

5) Abordar la crisis del coste de la vida para las personas LGTBI+

Un último punto señalado por varios activistas y grupos con los que hablamos fue el impacto desproporcionado que la inminente crisis del coste de la vida iba a tener en las personas LGTBI+.

Ibtisam Ahmed, directora de política e investigación de la Fundación LGTBI, dijo a openDemocracy: “Las cuestiones más amplias -como la justicia para discapacitados y los derechos económicos y de clase- deben incluir las perspectivas LGTBI+, porque todos nos vemos afectados por estas cuestiones. Lo digo como inmigrante LGTBI con discapacitad y de color”.

Moore, de la Red de Seguridad Trans, explicó: “Las personas trans son ampliamente discriminadas en el ámbito laboral y educativo y un gran número de personas trans viven en algún grado de pobreza, lo que significa que muchas de nosotras estaremos entre las más afectadas por la crisis del coste de la vida”.

Una encuesta realizada por la organización benéfica Stonewall en 2017 reveló que dos tercios de los estudiantes trans declararon haber sido acosados por ser LGTBI+, mientras que el Congreso de Sindicatos informó la semana pasada de que una quinta parte de los centros de trabajo no tienen ninguna política de apoyo al personal LGTBI+.

La organización benéfica para personas sin hogar LGTBI+ AKT (antes Albert Kennedy Trust) afirma que el 24% de los jóvenes sin hogar se identifican como LGTBI+. Los activistas y grupos con los que hablamos querían un apoyo económico significativo por parte del gobierno y una verdadera comprensión de los problemas desproporcionados y específicos a los que se enfrentan sus comunidades.

Nandini Archer/Maísa Pritilata
12 July 2022, 2.16pm

Fuente: Open Democracy

General , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Afgano gay que huyó después de ser secuestrado, golpeado y quemado por los talibanes queda en el limbo del asilo

Miércoles, 29 de junio de 2022

Hoy, 28 de junio, tenemos que ser la voz de quienes no pueden alzarla…

Untitled-4

Una imagen que muestra algunas de las heridas sufridas por Sohil, un hombre gay de Afganistán, cuando fue interrogado y golpeado por los talibanes. (Provided)

Cuando Sohil finalmente huyó de Afganistán, habían pasado meses desde que los talibanes tomaron el poder. Desde el momento en que cayó Kabul, Sohil fue un objetivo: su ropa occidental lo diferenció de otros hombres afganos. Desde agosto de 2021, miembros del Talibán lo quemaron y golpearon, y luego lo secuestraron e interrogaron.

Como tantos otros, solicitó asilo en un país occidental, pero aún no se le ha dado una decisión final.

Presa del pánico, usó todo su dinero para llegar a Pakistán. Empacó sus pertenencias y huyó al otro lado de la frontera, pero las personas LGBTQ+ aún no pueden ser libres allí y sabe que se le acaba el tiempo. Pronto expirará su visa de cuatro meses. Si no ha recibido una decisión sobre su solicitud de asilo, tendrá que regresar a Afganistán una vez más.

“No quiero volver a ese infierno. Es mejor morir aquí, no allá”, le dice a PinkNews.

Sohil es solo uno de los muchos millones de solicitantes de asilo en todo el mundo que han tenido que huir de sus hogares en busca de seguridad y protección. Según la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el número de personas desplazadas por la fuerza alcanzó los 100 millones por primera vez en mayo tras la invasión rusa de Ucrania.

Gay-Afghan-burnedSohil fue quemado por un miembro de los talibanes. (Provided)

El 20 de junio, las Naciones Unidas celebran el Día Mundial del Refugiado, un evento anual que celebra y honra a los solicitantes de asilo en todo el mundo. También es una oportunidad para que los defensores de los derechos humanos vuelvan a centrarse firmemente en la difícil situación de los refugiados en un momento en el que la empatía por quienes huyen del conflicto parece estar en su punto más bajo. En el Reino Unido, el Ministerio del Interior ha comenzado a deportar a los refugiados que llegan a Ruanda por el Canal de la Mancha. Los activistas han condenado el plan, diciendo que pondrá en peligro a los refugiados.

El Reino Unido no está solo. Muchos otros gobiernos occidentales son cada vez más hostiles a los refugiados. Es por eso que PinkNews lanzó la campaña LGBTQ+ Refugees Welcome, que está recaudando fondos vitales para el Fondo de Emergencia LGBTIQ Ucrania de OutRight International y Micro Rainbow, una organización benéfica que trabaja para crear hogares seguros en el Reino Unido para refugiados de Ucrania, Afganistán y más allá.

Con el paso de los meses, la crisis a la que se enfrentan los afganos LGBTQ+ ha desaparecido lentamente del radar. La mayoría de la gente parece haberse mudado, pero la gente queer en Afganistán todavía está tratando desesperadamente de huir del país. Desde que los talibanes tomaron el poder, ha habido informes de personas homosexuales secuestradas, golpeadas violentamente, violadas e incluso asesinadas.

Sohil fue arrestado, golpeado e interrogado por los talibanes

Durante meses, Sohil vivió en secreto en el Afganistán controlado por los talibanes. Después de que un miembro del Talibán lo asaltó y lo quemó, se retiró al sótano de un amigo y se mantuvo solo en un intento por mantenerse a salvo.

Pero al final, extrañaba demasiado a su familia. “Siempre estaban preocupados por mí. Sabían que estaba quemado. Mi mamá me llamó un día y dijo que quería conocerme. Esperé hasta que oscureció y fui a [su] casa. Estuve allí con mi familia durante unas horas. Quería volver al sótano de mi amigo; cuando salí, de repente estaban los talibanes frente a la casa esperándome. Cuando salí, me golpearon, me esposaron y me llevaron preso. Me llevaron a algún lado, no sé dónde. Me mantuvieron en la cárcel y me preguntaron, ¿quién eres? ¿Qué estás haciendo?”

Él cree que los vecinos de su familia podrían haberlo convertido en talibán y haberles contado sobre su activismo LGBTQ+. “Estuve tres días preso en un cuarto oscuro. Me golpeaban mucho. Se llevaron mi teléfono”. Sohil fue interrogado sobre su activismo y sobre sus vínculos con grupos de defensa internacionales, pero lo negó todo. “Después de tres días, no encontraron nada en mi contra”, dice. Lo dejaron ir, pero rápidamente se hundió en la depresión como resultado del trauma que había vivido.  “Tenía miedo de ver a la gente. Tenía miedo de caminar en la ciudad. Fue muy difícil para mí”, dice.

8562CBD3-C396-414C-9627-174D004129DC-768x512Un combatiente talibán hace guardia cerca de un automóvil dañado después de que se dispararan múltiples cohetes en Kabul el 30 de agosto de 2021. (WAKIL KOHSAR/AFP a través de Getty)

Sohil pasó los siguientes meses tratando desesperadamente de obtener un pasaporte y una visa, pero le costó todo el dinero que tenía. Los activistas en el extranjero lo ayudaron enviándole fondos y, finalmente, pudo reunir el dinero para salir de Afganistán.

Ahora está en Pakistán y, poco a poco, las cosas empiezan a mejorar. Ahora se siente más cómodo saliendo que antes, pero todavía siente un poco de miedo cada vez que ve a un hombre con una barba larga: le recuerdan a las figuras talibanes que lo maltrataron.

Puede que las cosas estén mejor en Pakistán, pero muchos de los problemas que existían en Afganistán aún persisten. Las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo están criminalizadas en Pakistán y las personas LGBTQ+ no pueden vivir abierta o libremente. Debido a esto, Sohil todavía está desesperado por llegar a un país donde pueda ser él mismo sin temor a la persecución. “Solo necesito una visa. No quiero quedarme más en Pakistán, es lo mismo que en Afganistán”, dice.

Los afganos LGBTQ+ necesitan ayuda

Sohil es uno de los más de 1000 afganos LGBTQ+ con los que Nemat Sadat ha estado trabajando desde que los talibanes tomaron el poder en agosto de 2021. Nemat ha mantenido un estrecho contacto con muchas personas LGBTQ+ que intentan desesperadamente ponerse a salvo, y ha estado trabajando con varias de grupos de defensa para asegurarse de que pueda salvar tantas vidas como sea posible. “Durante los últimos meses, he notado que ha habido un aumento significativo en la violencia, la tortura y los asesinatos de personas LGBTQ+ [en Afganistán]”, dice Nemat.

Él cree que los talibanes intensificaron su persecución de las personas LGBTQ+ después de que comenzaron a surgir informes sobre la difícil situación de la comunidad tras la toma del poder por parte del grupo extremista en agosto de 2021. “Comenzaron colectivamente a castigar a las personas LGBT para evitar que hablaran”, explica.

High-Resolution-1-of-2Nemat Sadat. (Provided)

Trágicamente, las personas como Sohil que huyen a los países vecinos todavía no están seguras. Nemat conoce a una persona trans que huyó a Irán: estaban durmiendo en un parque cuando una turba los golpeó violentamente y les hizo preguntas invasivas sobre su género. Peor aún es que parece haber poca voluntad internacional para ayudar a los afganos LGBTQ+. “La magnitud de la violencia a la que se enfrentan es horrible, y simplemente no hay apoyo. Es terrible lo que está pasando”, dice Nemat.

“Estaba en contacto con LGBT Ireland, que es una organización fenomenal, y me decían que cientos de ucranianos LGBT se habían reasentado en Irlanda. Pero he estado esperando que las personas en mi lista sean evacuadas; primero me dijeron, el otoño pasado, vamos a sacar a su gente, luego pasamos al invierno, y luego al primer trimestre de este año, y ellos dijo, sólo seis personas. Así que aquí hay racismo. He tenido este problema con todos los gobiernos occidentales, no se trata solo de señalar con el dedo a Irlanda”.

Por supuesto, hay personas individuales que quieren ayudar, pero aquí necesitamos algo a gran escala. El problema es que los afganos LGBTQ+ no solo viven sus vidas en secreto, sino que se enfrentan a la terrible brutalidad de los talibanes a diario. En las últimas semanas, PinkNews ha escuchado historias de terror de afganos LGBTQ+. Algunos tienen amigos que han sido violados en grupo por los talibanes debido a su identidad LGBTQ+. Las historias de secuestros y asesinatos son cada vez más comunes.

En el fondo, Nemat se siente como si estuviera atrapado en un tira y afloja. Las personas LGBTQ+ en los países occidentales parecen estar en gran medida desinteresadas en ayudar a los afganos queer a ponerse a salvo, pero están felices de ayudar a otros que huyen de la persecución. “Por supuesto, hay personas individuales que quieren ayudar, pero aquí necesitamos algo a gran escala”.

Los solicitantes de asilo LGBTQ+ necesitan su ayuda. Considere donar a la campaña de Bienvenida a los Refugiados LGBTQ+ de PinkNews a través de GoFundMe, que beneficia al Fondo de Emergencia LGBTIQ Ucrania de OutRight Action International y Micro Rainbow.

Fuente Pink News

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , ,

Peter Tatchell explica por qué se debe prohibir a la policía participar en las marchas del Orgullo: “Necesitamos reconfigurar el Orgullo”

Viernes, 17 de junio de 2022

6DD7763E-DFA3-4C9A-B98C-1CAF845D3FBFPeter Tatchell quiere que el Orgullo vuelva a sus raíces radicales

La policía no debería tener un lugar en el Orgullo hasta que no respete a la comunidad

Peter Tatchell cree que el movimiento del Orgullo debe volver a sus raíces activistas, y eso significa prohibir que la policía participe en las marchas.

El pionero activista de los derechos LGBTQ+ lleva décadas luchando por mejorar la vida de las personas LGTBI+, y fue uno de los que participaron en la primera marcha del Orgullo en Londres en 1972. Organizada por elGay Liberation Front (GLF)- Frente de Liberación Gay (GLF), esa marcha representó un momento importante en la historia, en el que la comunidad LGBTQ+ se levantó y exigió ser considerada como igual.

 Para conmemorar el 50º aniversario de aquella marcha, Peter Tatchell y otros activistas que impulsaron aquella primera marcha del Orgullo saldrán a las calles de Londres el 1 de julio para protestar contra el maltrato del gobierno conservador a las personas LGBTQ+.

Peter Tatchell se unió a PinkNews para hablar de esa primera marcha del Orgullo como parte del Orgullo para Todos, que es el evento anual del Orgullo en línea de PinkNews.

“Fue algo increíblemente emocionante, estimulante y bastante atrevido porque nunca se había hecho antes. No teníamos ni idea de la cantidad de gente que iba a acudir“, dice Tatchell, reflexionando sobre aquella primera marcha.

Al final, unas 700 personas salieron a las calles de Londres para mostrar al mundo que existían, y que no se dejarían amedrentar por una sociedad profundamente homófoba.

“Por aquel entonces, la mayoría de las personas LGBT+ estaban profundamente encerradas en el armario, no se atrevían a revelarse porque temían ser arrestadas, golpeadas, rechazadas por sus amigos y familiares y, tal vez, que siete perdieran su trabajo“, afirma Tatchell. “Es un aniversario que merece la pena recordar porque dio el pistoletazo de salida a todo el movimiento del Orgullo en este país”.

Su marcha del 1 de julio llamará la atención sobre los numerosos problemas a los que se enfrenta la comunidad LGBTQ+ hoy en día, pero también servirá de homenaje a los veteranos activistas que iniciaron el movimiento del Orgullo en el Reino Unido.

“Todavía hay muchos temas aquí en el Reino Unido y en todo el mundo por los que tenemos que luchar y ganar“, dice Tatchell. “Este desfile del 1 de julio es para nosotros decir que realmente queremos continuar la lucha que se inició hace 50 años”.

También espera que recuerde a las personas LGBTQ+ que el Orgullo es una protesta, además de una celebración. Él, y muchos de los que asistieron a la primera marcha del GLF en 1972, no están contentos con lo comerciales y corporativos que se han vuelto la mayoría de los eventos del Orgullo en el Reino Unido.

“Aceptamos que debe haber algún tipo de patrocinio y financiación, pero las empresas son las únicas que pueden permitirse las grandes y extravagantes carrozas del desfile principal. Creemos que hay que reconfigurar el Orgullo para volver a las bases.

“Debería ser por y para la comunidad LGBT+. Deberíamos ser el centro de atención. Gente como el alcalde de Londres y otros son bienvenidos, pero no deberían ocupar un lugar privilegiado. Los veteranos del 72 deberían estar al frente y en el centro del Orgullo este año”.

En opinión de Tatchell, el movimiento del Orgullo del Reino Unido ha “restado importancia a la lucha” por los derechos del colectivo LGBTQ+ durante las dos últimas décadas. Es hora de pulsar el botón de reinicio. Este evento no debería promoverse como una fiesta cuando la terapia de conversión sigue siendo legal, cuando los solicitantes de asilo LGBTQ+ se enfrentan a la deportación a Ruanda y cuando el gobierno se niega a reformar la Ley de Reconocimiento de Género (GRA), afirma Tatchell.

También señala que la lucha por los derechos LGBTQ+ debe ser global. Numerosos países siguen criminalizando las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, e innumerables gobiernos siguen imponiendo leyes que impiden a las personas trans vivir como su auténtico yo.

La batalla está lejos de estar ganada”, dice Tatchell. “Tenemos que garantizar que [el Orgullo] se financie adecuadamente, pero no a costa de dejar que las empresas dominen y que la política y los derechos humanos pasen a la trastienda”.

Es por esas mismas razones que Tatchell cree que se debería prohibir a las fuerzas policiales participar en las marchas del Orgullo. El debate sobre la participación de la policía en el Orgullo lleva años, con escasos signos de consenso, pero Tatchell cree que permitir que los agentes uniformados marchen en el Orgullo cuando sus fuerzas tienen problemas de “racismo, misoginia y homofobia” es un problema.

En su opinión, todos los cuerpos policiales, pero en particular la Met Police de Londres, deben “limpiar sus actos“.

“Bastantes Orgullosos de todo el mundo han tomado la decisión de prohibir la entrada a la policía por diferentes razones, pero aquí en Gran Bretaña tenemos un historial de racismo, violencia, misoginia y homofobia por parte de la policía, y creo que existe una gran y seria preocupación de que la policía -la Policía Metropolitana- sea institucionalmente homofóbica“, afirma Tatchell.

“Ése fue sin duda uno de los resultados de la indagación e investigación de los asesinatos en serie de Stephen Port. La policía cometió toda una serie de errores de investigación basados en suposiciones estereotipadas sobre nuestra comunidad. No actuaron con las pruebas que podrían haber salvado la vida de tres de las víctimas. Por todo ello, creo que no se debería invitar a la policía a desfilar de uniforme hasta que no se depure. Por supuesto, me gustaría que los agentes se manifestaran de paisano, con ropa informal; está bien, son bienvenidos, pero como institución, la Policía Metropolitana está acusada no sólo de homofobia, bifobia y transfobia institucionales, sino también de racismo, violencia y misoginia”.

Al recordar aquella primera marcha del Orgullo en 1972, Tatchell afirma que estaban “muy vigilados” y que sufrieron incidentes en los que la policía les maltrataba “abiertamente“.

“En aquella época no existía ningún procedimiento de denuncia policial ni ningún organismo de control que exigiera responsabilidades a la policía, por lo que había que hacer bulto“, afirma. Aunque la homosexualidad se despenalizó parcialmente en 1967 en Inglaterra y Gales, la persecución no disminuyó. De hecho, Tatchell afirma que la respuesta de la policía de la época fue aplicar las leyes restantes con un nuevo “celo”.

Durante aquella primera marcha del Orgullo, Tatchell percibió que la policía era “muy, muy hostil” con la comunidad LGBTQ+ que se había reunido para luchar por sus derechos.

“Básicamente actuaban como si fuéramos delincuentes, y por supuesto en algunos aspectos lo éramos porque muchos aspectos de nuestras vidas seguían siendo criminalizados y seguíamos siendo objeto de una discriminación generalizada“, afirma Tatchell.

El orgullo tiene que volver a ser político

Aquella primera marcha fue profundamente política, y Tatchell quiere que esa misma energía vuelva al movimiento del Orgullo hoy en día, sobre todo cuando la comunidad LGBTQ+ sigue soportando tantos ataques por parte de las figuras gubernamentales. Los homosexuales necesitan algo más que simples tópicos.

“Lo que queremos del gobierno no son dulces palabras, queremos acciones. Queremos que se proteja a toda nuestra comunidad, incluidos nuestros hermanos trans. Lo que el gobierno está haciendo en este momento es alimentar las guerras de la cultura trans y, en particular, la reciente declaración del fiscal general de que las escuelas no deben complacer a los niños trans, me pareció absolutamente indignante. Utilizar a los niños para ganar puntos políticos, sin reconocer las graves circunstancias en las que se encuentran muchos niños trans y la necesidad de apoyo es realmente vergonzoso“.

Tatchell espera que este año la gente acuda al Orgullo con pancartas y no sólo con banderas y globos arco iris. “Tenemos que enviar un mensaje alto y claro de que estamos hartos. Es absolutamente vergonzoso que Gran Bretaña haya bajado al puesto 14 en la clasificación europea de las mejores políticas sobre derechos LGBT+. Hay muchos países muy por encima de nosotros. Hace unos años estábamos a la cabeza, ahora nos hemos hundido hasta el puesto 14″.

La clave del cambio podría estar en la próxima generación, pero averiguar cómo hacer del mundo un lugar mejor no siempre es fácil. Sin embargo, el consejo de Tatchell a los jóvenes activistas es sencillo: participa en una organización LGBTQ+ y empieza a luchar por ti y por los demás.

“Todo el progreso que hemos logrado en las últimas cinco décadas ha sido el resultado de que la gente se levantara de sus rodillas y tomara posición, diciéndole al mundo que las cosas tienen que cambiar”, dice.

Fuente Pink News

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

El 89% de ruandeses considera que las personas LGTBI son inmorales. Un informe británico reconoce y cuestiona el envío de solicitantes de asilo a este país

Miércoles, 18 de mayo de 2022

9D8FE825-6F7F-44A6-8376-A6DE32F9096A-768x515El Ministerio del Interior del Reino Unido reconoció que los solicitantes de asilo que se identifican como LGTBI+ tienen más probabilidades de sufrir discriminación en Ruanda, pero no ha descartado la deportación de personas vulnerables a África Oriental.

En un informe de 101 páginas publicado la semana pasada, el gobierno británico expuso una “Revisión de la tramitación del asilo” como parte de sus planes, anunciados formalmente en abril, de enviar a Ruanda a las personas que intenten buscar refugio en el Reino Unido.

El documento documentaba incidentes de personas LGTBI+ que se enfrentaban a la discriminación en el empleo, la sanidad y el sector de la justicia en el país de África Oriental. “En relación con Ruanda… existe preocupación por el trato que reciben algunas personas LGTBI+, pero seguiremos considerando el impacto en este grupo y tendremos en cuenta más pruebas en el transcurso de la asociación”, dijo el departamento gubernamental en una “Evaluación de Impacto sobre la Igualdad” publicada el lunes.

El Nuevo Árabe se puso en contacto con el Ministerio del Interior del Reino Unido, que no proporcionó más aclaraciones sobre la seguridad de los solicitantes de asilo LGTBI+, y no dio ninguna indicación de que fuera a paralizar las reubicaciones, que están previstas para los próximos meses.

“La homosexualidad se despenalizó en 2010. En este momento, las investigaciones apuntan a que los malos tratos son más que puntuales”, se lee en la propia evaluación de “Igualdad” del Ministerio del Interior.

El gobierno británico empezará a informar de su traslado a Ruanda esta semana. Se espera que los vuelos tengan lugar en los próximos meses.

La ministra del Interior británica, Priti Patel, admitió que “llevará tiempo” que la política sea operativa, y añadió: “Vemos varios obstáculos y barreras, principalmente por parte de bufetes de abogados especializados que quieren bloquear el traslado de personas”.

Una organización benéfica británica que está preparando un recurso legal contra la política es Freedom From Torture. Cuando se le preguntó por la posibilidad de que los solicitantes de asilo LGTBI+ fueran enviados a Ruanda, Freedom From Torture declaró a The New Arab: “Estamos muy preocupados por la seguridad de enviar a solicitantes de asilo LGTBI+ a un país con un historial tan pobre de defensa de las personas LGTBI+ de la persecución”.

“Los esfuerzos de las directrices del Ministerio del Interior publicadas anoche, que disimulan estos riesgos señalando los intercambios entre el presidente ruandés y la presentadora estadounidense Ellen DeGeneres, serían risibles si lo que está en juego no los hiciera tan potencialmente letales”, añadió la entidad.

El año pasado, las autoridades ruandesas acorralaron y detuvieron arbitrariamente a más de una “docena de personas homosexuales y trans, trabajadores del sexo, niños de la calle y otros” antes de una conferencia de alto nivel celebrada en junio, según Human Rights Watch. Las personas entrevistadas que se identificaron como homosexuales o transgénero afirmaron que los agentes de seguridad les acusaron de “no representar los valores ruandeses”, dijo el organismo de vigilancia.

Según una encuesta incluida en la revisión del asilo del Ministerio del Interior, el 89 por ciento de los encuestados clasificó a las personas LGTBI+ como un “grupo inmoral”.

Fuente: Al-Araby

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Madre de víctima de suicidio advierte a los ministros católicos que dejen de abusar de los jóvenes LGBTQ

Lunes, 31 de enero de 2022

DBF082C9-F020-416B-AAF0-3822D7793CC6Alana Chen

“Alana era la niña sensible, tranquila y empática. Le encantaba escribir poesía, tocar la guitarra y hacer su propia ropa. Era una escritora, cantante y artista increíble. Como madre, vi a la adolescente Alana crecer en devoción y piedad. Mientras que sus otros hermanos perdían interés en la iglesia, ella asistía a Misa todos los días con la mayor frecuencia posible, servía a las personas sin hogar debajo de los puentes en Boulder, dirigía la adoración para grupos de jóvenes de escuelas secundarias católicas y realizaba un viaje misionero a Ruanda. La gente de la parroquia la llamaba ‘santa’”.

Así recuerda Joyce Calvo a su hija, Alana Chen, quien se suicidó en diciembre de 2019. Su muerte siguió a años de abuso emocional, espiritual y mental por parte de ministros católicos debido a la orientación sexual de Chen. En un artículo reciente publicado en The National Catholic Reporter, Calvo comparte recuerdos de su hija, al mismo tiempo que insta a los líderes católicos a cuidar a los jóvenes LGBTQ en lugar de condenarlos a un destino de vergüenza y desesperación.

Calvo incluye extractos de los diarios de su hija y concluye que “los sacerdotes y otros representantes de la iglesia la alentaron a ocultar y reprimir su orientación sexual”. Cuando tenía 13 años, Alana conoció al P. David Nix en un campamento de verano y se convirtió en su “director espiritual” sin el permiso o el conocimiento de sus padres. (Se contaron más detalles de la historia de Chen en informes anteriores de Bondings 2.0 aquí y aquí).

Nix le dijo que no le dijera a nadie, especialmente a sus padres, quienes creía que afirmarían su identidad”, explica Calvo. “En cambio, la invitó a reunirse con él regularmente. Él le dio artículos inquietantes que vilipendian a las personas homosexuales y le pidió que compartiera detalles personales íntimos sobre sus sentimientos sexuales. Insistió en que ella podía cambiar su orientación. Y que esto la haría digna de ser monja”.

Alana recibió instrucciones de “salir con chicos, cambiar la forma en que se vestía y dejar su equipo Frisbee para evitar a los compañeros homosexuales”. La dirigieron a múltiples grupos religiosos cuyos mensajes se correlacionan con las prácticas de la terapia de conversión. Si bien la terapia de conversión está prohibida en el estado de Colorado de Calvo, ella advierte que esta ley no se aplica al asesoramiento pastoral y la dirección espiritual.

La hija finalmente dejó la iglesia y buscó ayuda en los centros de tratamiento “pero Alana no podía curarse de la vergüenza, el abandono y los rumores que se decían que la dolían tanto”, dice Calvo. “A pesar del apoyo de sus amigos y familiares, Alana sufría de estrés postraumático agudo y depresión, y no podía ingresar a una iglesia católica sin tener un ataque de pánico”.

Alana escribió en su diario sobre la “desesperación de no poder cambiar y el dolor de ser abandonada” por su comunidad de fe. “¿Por qué no pudieron amarme por completo?” ella escribe: “Estoy tan cansada de tener miedo de ir al infierno”.

“Alana se suicidó el 8 de diciembre de 2019”, afirma Calvo. “Mientras escribo esto, todavía no puedo creer que mi preciosa niña nunca regrese. No escucharé su dulce canto ni la veré competir en un torneo. Lloro por cómo su alma fue torturada en el nombre de Dios”.

Calvo insta a los lectores a “dejar de rechazar a los niños LGBTQ+” y subraya que “no hay justificación para dañar a los jóvenes LGBTQ”. Ella espera que su narración de historias y su defensa “avisen a los padres católicos para que tengan cuidado con el impacto devastador que la iglesia puede tener en sus hijos LGBTQ+” y “persuadan a las personas que hablan por la iglesia a abandonar sus intentos equivocados y peligrosos de alterar lo que Dios ha hecho”.

La vida y la historia de Alana han tocado muchas vidas, especialmente dentro de la comunidad LGBTQ. Calvo dice:

“Al igual que Alana, estas personas se sintieron rechazadas y abandonadas por la iglesia simplemente por ser quienes son, por un aspecto de sí mismas que no se elige y sobre el cual no tienen control. Creo que fuimos creados a imagen y semejanza de Dios, por lo tanto, Alana fue creada y amada perfectamente tal como fue”.

Que aquellos de nosotros en la comunidad católica LGBTQ recordemos a Alana y oremos por su guía en el esfuerzo por salvar a los jóvenes vulnerables de la manipulación religiosa, el abuso y el trauma. Que todos desafiemos a los funcionarios de la iglesia que buscan demonizar y condenar nuestras identidades dadas por Dios. Y que construyamos nuestras comunidades de fe para que afirmen la vida, el amor y la dignidad de nuestros jóvenes.

—Elise Dubravec (ella/ella), New Ways Ministry, 21 de enero de 2022

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes, fotografías y artículos presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.