Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Migrantes’

Religiosos italianos acusan a Salvini de perpetrar la “banalidad del mal” al “demonizar” a los inmigrantes

Jueves, 21 de marzo de 2019

la-portada-de-famiglia-cristianaDenuncian que el nuevo decreto de “seguridad nacional” “ensombrece la humanidad del otro, reduciéndolo a una molestia irritante, a un inmigrante ilegal peligroso, a un enemigo contra el que luchar y eliminar” 

En un fuerte mensaje para la Cuaresma, y motivados por la “criticidad del momento” y el deseo de no dejar afirmarse la “banalidad del mal sin oponer resistencia ninguna”, religiosos y religiosas de las regiones de Sicilia y Calabria han acusado al Gobierno italiano de “negar toda protección humana” a los inmigrantes con su nuevo decreto sobre la seguridad nacional.

En opinión de los consagrados, la nueva ley del líder de la antigua Liga Norte y vicepresidente y ministro del Interior, Matteo Salvini, en contra de la inmigración “ilegal” viene a ser nada más que una forma “muscular y simplista” de abordar el problema de los flujos migratorios.

“Deseamos expresar nuestro total desacuerdo” con el nuevo decreto, manifiestan los religiosos, quienes no quieren convertirse en “cómplices de un estilo de pensar, gobernar y actuar que ensombrece la humanidad del otro, reduciéndolo a una molestia irritante, a un inmigrante ilegal peligroso, a un enemigo contra el que luchar y eliminar”.

“No podemos permanecer callados”

“La acogida favorable que ha tenido semejante estilo ha tenido y tiene con tanta gente del Norte y del Sur -y lo que nos preocupa mucho, entre mucha gente que frecuentan las varias iglesias- nos refuerza en la convicción de que no podemos permanecer callados, porque el camino que se ha escogido no nos lleva a crecer, sino a disminuir en nuestra humanidad”, continúan los religiosos. Los consagrados ni se escudan en la excusa demasiada frecuente en la Iglesia de que “no estamos interesados en la política”, porque “denegar la condición de humanidad al otro -en este caso, al inmigrante- no puede dejarnos indiferentes”.

“No estamos hablando de mercancías”

“Aquí no estamos hablando de mercancías, que podemos aceptar o mandar de vuelta a nuestro antojo”, claman los religiosos, quienes recuerdan que lo que está en juego son “los rostros de personas reales”, y que detrás de cada uno de esos rostros “hay una historia, hay aspiraciones, expectativas [y] esperanzas”. Los consagrados abogan por la práctica antigua cristiana de la filoxenia -de la hospitalidad hacia el otro- frente a la “xenofobia” que motiva las políticas del actual Gobierno.

Aunque reconocen que la cuestión de la migración “trae consigo una complejidad de problemas de difícil solución”, los religiosos sicilianos y calabreses proponen recordar las “experiencias positivas” de integración que ha habido en el país, como los corredores humanitarios que se han abierto en diferentes puntos en territorio nacional.

salvini

“La demonización del inmigrante oculta nuestros problemas reales”

Los consagrados terminan su mensaje afirmando que la “demonización del inmigrante” en Italia le ha convertido en “chivo expiatorio de todos los males” del país, lo cual ha tenido el efecto también de “ocultar nuestros problemas reales”: las mafias culpables de la “estrangulación de lo poco que queda de la economía”, la corrupción, la gestión de tierras, el fraude fiscal, la “falta de respeto hacia la dignidad de la vida” y la venta de armas a países del Golfo Pérsico que siguen destrozando a Yemen.

“Si la conversión significa volver, deseamos vivir el camino cuaresmal en este compromiso de volver a nuestra verdadera dimensión humana, abriéndonos al sufrimiento y dolor de otros que queremos considerar como hermanos y no enemigos”, concluyen los religiosos italianos.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

Santiago Agrelo: “Yo he bautizado a niños que hoy están en el fondo del Estrecho”

Martes, 12 de marzo de 2019

aldizkaria_2016_12El arzobispo de Tánger traza un crudo relato del Evangelio de los pobres, los migrantes, los descartados

“Europa y Marruecos se han puesto de acuerdo, y ha comenzado una verdadera caza al emigrante. Los emigrantes están refugiados en el atrio de la catedral, donde la policía no entra”, denuncia el arzobispo español

“No los puedo llevar a mi casa, aunque tendría sitio de sobra, porque inmediatamente me acusarían de tráfico de personas”

“Yo he oído en el Vaticano, a un cardenal alertando de que los musulmanes están repoblando Europa. Estuve por decirle al cardenal: tenga hijos y resolvemos el problema”

“Alguna vez -confesó Agrelo– he soñado en subir a la patera con ellos… No me podrían admitir, no porque no quisieran, sino porque ocupo un sitio. Pero si en el Estrecho muriera un obispo, igual cambiaba alguna cosa en Europa”

Yo he bautizado a niños que hoy están en el fondo del Estrecho”. El arzobispo de Tánger, el gallego Santiago Agrelo, hizo enmudecer al auditorio del simposio organizado por la revista Vida Religiosa’, con un crudo relato en el que mostró cómo tantos muertos, tantos descartados, tantos inmigrantes escondidos, perseguidos, asesinados, siguen llamando a las puertas de las conciencias de una Europa adormecida.

Y lo hizo denunciando, con dureza, la situación en que se vive en la frontera Sur. “Yo vivo en la frontera más conflictiva del mundo, más que la de México con Estados Unidos. Desde que en julio hubo una entrada masiva de inmigrantes a través de las vallas de Ceuta, Europa y Marruecos se han puesto de acuerdo, y ha comenzado una verdadera caza al emigrante.

“Los emigrantes están refugiados en el atrio de la catedral, donde la policía no entra”, denuncia el arzobispo español. “No los puedo llevar a mi casa, aunque tendría sitio de sobra, porque inmediatamente me acusarían de tráfico de personas”, subrayó el franciscano, ante un auditorio enmudecido y lleno de lágrimas.

Inmigrantes2

Una actitud que tanto ha denunciado el Papa Francisco. Una ‘cultura del descarte’ que, lamentablemente, también se observa en la Iglesia. “Qué cerca está el día en que venga para Jesús el camión de la basura que lo apartará de nuestra vista”.  “Yo he oído en el Vaticano, a un cardenal alertando que los musulmanes están repoblando Europa. Estuve por decirle al cardenal: tenga hijos y resolvemos en problema”.

“El miedo, el cálculo, la identidad religiosa, la identidad cultural, la identidad étnica justificará la desaparición del Evangelio”, proclamó con crudeza. Parafraseando la expresión atribuida a Bertold Brecht, Agrelo señaló cómo “primero se llevaron a Jesús, después a sus testigos. Siempre a los pobres, a través de los que Jesús sigue llegando”.

“Jesús pertenece a esa humanidad secuestrada” subrayó Agrelo, quien trazó un paralelismo entre la situación que vive la Iglesia y el grito ‘Boza’, que los inmigrantes proclaman “cuando logran poner un pie en un metro cuadrado de la tierra que creen prometida”.

Un ‘Boza‘ que significa, en congoleño, ‘Victoria‘, pero que es una victoria llena de sufrimiento, muerte, violencia, descarte. Un ‘Boza’ que surge de los muertos en las pateras del Mediterráneo.

“Alguna vez –confesó Agrelo– he soñado en subir a la patera con ellos… No me podrían admitir, no porque no quisieran, sino porque ocupo un sitio. Pero si en el Estrecho muriera un obispo, igual cambiaba alguna cosa en Europa”, subrayó, para después bromear, ácidamente, un “vete tú a saber, igual piensan que lo mejor es que todos los obispos acabáramos allí”

‘Boza’ nunca será tiranía de los que ganan, Boza es grito de humanidad esclavizada, y nunca lo será de señores, amos y dueños, que cierran a mujeres y niños el camino a la libertad. Boza es el grito de hambrientos, que creen haber llegado a una tierra de pan sobre la mesa”.

15013424713468

‘Boza’ grito de acosados

“’Boza’ es grito de acosados. De controlados, de señalados que han conseguido burlar a los controladores, y no se oirá a los miembros del ejército marroquí, o la Guardia Civil a ambos lados de la valla, que sólo se ocupan de rechazar inmigrantes en la frontera”, denunció Agrelo, quien confesó que, en su oración, él escucha “’Boza’ en el grito del crucificado”.

Vamos a quitarle habitantes al hambre, vamos a quitarle súbditos a la soledad, vamos a arrancarle miembros a la muerte”, soñó el arzobispo de Tánger. “Vamos a liberar un clamor interminable de triunfo”. “Vamos mar adentro, donde naufragan los sueños, donde zozobra el futuro de los pobres, donde los vientos del poder sacuden la barquilla de los que buscan otra orilla”, añadió, mirando a los ojos de los religiosos y preguntándose “¿qué nos ha impedido no darnos cuenta de que estábamos traicionando al Evangelio”.

Jesús, un sin papeles

“Jesús fue un sin papeles, un sin derechos”, recordó Agrelo. “Un pobre, un nadie, considerado com una amenaza, como los inmigrantes, para quienes detentan el poder civil y religioso, y que muestran el miedo a esa amenaza que parecen ser los pobres”. “Jesús escogió pertenecer a esa humanidad, y ése es nuestro desafío como Iglesia y como vida religiosa, culminó el arzobispo.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

Los obispos andaluces temen a Vox: “Actitudes xenófobas y racistas con argumentos manipulados”

Viernes, 25 de enero de 2019

llegan_a_la_isla_italiana_de_lampedusa__inmigrantes_del_norte_de_frica_594116cc8be4f28c1e7469b17_gAdvierten del “Incremento del rechazo y del racismo en la sociedad y en nuestras comunidades”

“La Iglesia defiende que los migrantes son personas, con la misma dignidad y derechos que los demás”

Jesús Bastante).- Pese a que algunos de los obispos andaluces, como Asenjo o Demetrio, admitieran algunos de sus postulados, lo cierto es que la mayor parte de la Iglesai andaluza asiste inquieta al ascenso de Vox. Así lo han apuntado los obispos del Sur en su reunión de esta semana, en la que han alertado del “aumento de actitudes xenófobas y racistas con argumentos manipulados”.

Sin citar en ningún momento a la formación liderada por Santiago Abascal, la asamblea de los obispos andaluces han hablado “de las migraciones en Andalucía y del servicio que presta la Iglesia”.

En este sentido, la nota final del encuentro subraya cómo “la Iglesia responde a esta realidad, muchas veces convertida en drama, con una pastoral en la que se busca acompañar la vida y la fe los migrantes”.

Los obispos subrayan que “las migraciones son un fenómeno global y muy complejo” que tiene, sin embargo, “más consecuencias positivas que negativas”, pese a las “actitudes xenófobas y racistas” con argumentos “manipulados que no siempre se corresponden con la realidad”.

Al tiempo, los obispos del Sur “reconocen y valoran el esfuerzo que realizan tantas instituciones eclesiales en favor de los migrantes en Andalucía: desde las parroquias y las Cáritas parroquiales y diocesanas, hasta las congregaciones religiosas y otras instituciones”, que “acogen, protegen, promueven al migrante y buscan su integración”.

A su vez, “alientan los esfuerzos que se realizan para sensibilizar a la sociedad y denuncian la tragedia que suponen tantos naufragios en el mar”. “La Iglesia defiende que los migrantes son personas, con la misma dignidad y derechos que los demás. Son hermanos nuestros e hijos de Dios”, sostiene la nota.

Pese a ello, los obispos “son conscientes de los retos que plantea este fenómeno de las migraciones en Andalucía: las tragedias mortales en las costas andaluzas, la situación de los menores no acompañados, la trata de personas, y el incremento del rechazo y del racismo en la sociedad y en nuestras comunidades”. Unos retos que “exigen un compromiso de toda la sociedad y, también, de la Iglesia”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , ,

Las ONG católicas denuncian el “peligroso acento discriminatorio, racista y xenófobo” de la ultraderecha en España

Jueves, 20 de diciembre de 2018

emigrantes-patera-720_560x280Rechazan “la escandalosa política de brazos caídos” ante los rescates de migrantes en alta mar

“Censuramos unas políticas migratorias donde el enfoque basado en el control de fronteras prima sobre los aspectos humanitarios”

“Reclamamos coraje político para acabar con el limbo legal que afecta a un número creciente de menores inmigrantes no acompañados”

 

(Migrantes con Derechos).- Ante la celebración del Día Internacional del Migrante y una semana después de la ratificación en Marrakech por parte de más de 150 países del primer Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular, las entidades que integramos la red Migrantes con Derechos –Cáritas, CONFER, Justicia y Paz, y la Comisión Episcopal de Migraciones– reafirmamos nuestro apoyo el éxito de la comunidad internacional para avanzar en el objetivo de gestionar los flujos migratorios a nivel global.

Lamentamos, sin embargo, el fracaso que supone la retirada del Pacto de varios países del Norte, cuya decisión abre una peligrosa grieta en el espíritu de unidad y solidaridad tan necesario para garantizar una acción coordinada, por encima de fronteras y políticas nacionales, en la tarea inaplazable de proteger las vidas y los derechos de los migrantes y refugiados.

Recordamos que la celebración de hoy conmemora la adopción, por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de la Convención Internacional para la protección internacional de los derechos de todos los trabajadores migrantes y sus familiares, un texto que ni España ni ninguno de los Estados miembros de la Unión Europea han firmado todavía.

Queda mucho camino por recorrer para hablar de una migración que sea auténticamente segura, ordenada y regular, y evitar que el Pacto recién alcanzado se convierta en papel mojado. Instamos, por ello, a corregir el rumbo preocupante que, a pesar de las buenas intenciones proclamadas en Marrakech, manifiestan las decisiones políticas en materia de migración que se siguen adoptando tanto en nuestro país como en el conjunto de la Unión Europea.

Una vez más, censuramos unas políticas migratorias donde el enfoque basado en la seguridad y el control de fronteras sigue primando sobre los aspectos humanitarios y sociales, y que convierten las vallas y las aguas del Mediterráneo en espacios de muerte, sufrimiento y vulneración de derechos, en lugar de transformarlos en una oportunidad para la acogida y la hospitalidad.

Decimos no a las devoluciones de migrantes realizadas sin las garantías establecidas en los procedimientos relativos a la identificación de cada persona, sin verificar sus circunstancias personales o sin prestar información en un idioma que sea entendido por las personas recién llegadas. Y no a que se perpetúen los mismos errores en los que incurren ahora unos responsables políticos que denunciaban esas prácticas cuando estaban en la oposición y que prometían erradicarlas.

Reclamamos coraje político para acabar con el limbo legal que afecta a un número creciente de menores inmigrantes no acompañados, al tiempo que denunciamos la resistencia a movilizar los recursos indispensables para financiar tanto la acogida e integración en nuestro país de los migrantes como para incidir en las causas del problema mediante una adecuada dotación de fondos para la Ayuda Oficial al Desarrollo.

Rechazamos la escandalosa política de brazos caídos por la que se abandona a su suerte en aguas internacionales a pesqueros españoles que, dando ejemplo de sentido humanitario, auxilian embarcaciones con migrantes a punto de zozobrar.

Y decimos rotundamente no a la sucesión de irresponsables declaraciones públicas en contra de las personas migrantes, que, con un peligroso acento discriminatorio, racista y xenófobo, pretenden obtener apoyo electoral a base de difundir falsos rumores y prejuicios que sólo buscan estigmatizar al otro e intoxicar la convivencia social y las relaciones en nuestros barrios.

Como alertaba en septiembre pasado el Papa Francisco en el congreso mundial sobre racismo y xenofobia organizado por la Santa Sede y el Consejo Mundial de las Iglesias (WCC), «vivimos tiempos en los que parecen reavivarse y difundirse sentimientos que muchos consideraban superados. Sentimientos de sospecha, de miedo, desprecio y hasta de odio frente a individuos o grupos considerados diferentes a causa de su origen étnico, nacional o religioso y, como tales, no considerados lo suficientemente dignos de participar plenamente en la sociedad».

«La gravedad de estos fenómenos -añadía el Papa- no puede dejarnos indiferentes. Todos estamos llamados, en nuestras respectivas funciones, a cultivar y promover el respeto de la dignidad inherente a toda persona humana, empezando por la familia, el lugar en el que se aprenden desde muy temprana edad los valores de compartir, de la hospitalidad, de la hermandad y solidaridad».

Como entidades de Iglesia que acompañamos a los migrantes compartiendo sus esperanzas y frustraciones, defendemos un modelo de convivencia basado en la convivencia intercultural, en la integración y en la acogida fraterna al que llega y se encuentra en situación de mayor vulnerabilidad. Somos Iglesia samaritana que auxilia al desvalido, sin preguntar por su origen, su credo o su condición.

En vísperas de la Navidad, cuando conmemoramos el nacimiento en Belén de un Niño cuyos padres fueron excluidos porque no tenían sitio en la posada y empujados luego al exilio, urgimos a nuestras comunidades y a todos los ciudadanos a examinar sus actitudes personales y comunitarias, y a renovar su capacidad de acogida y hospitalidad hacía las personas migrantes. El Amor, que todo lo puede, es la mejor respuesta a quienes sólo parecen dispuestos a enrarecer la convivencia en paz.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

Migrantes de Adviento, nómadas de Dios

Viernes, 7 de diciembre de 2018

imagesDel blog de Xabier Pikaza:

Migrantes somos, todos en el mismo vuelo, todos en un mismo barco, pero tendemos a olvidarlo, y por eso lo recuerda la liturgia cada año, al decirnos que volvamos al camino de los hebreos migrantes de Egipto, en busca de una tierra nueva de ley y libertad.

Y así somos, con Jesús, el hebreo, nómadas del tiempo y de la vida, como él lo fue, emigrantes sin casa fija ni morada permanente, como las aves migrantes que trazan su flecha en el cielo, pero no para volver cada año al mismo sitio (como las cigüeñas de San Morales, que ya han vuelto adelantadas para celebrar la Navidad en nuestra torre).

Ciertamente, Jesús es como un ave-cigüeña, pero no puede volver a la torre de su nido, pues no tiene nido ni torre, y así sigue caminando como aquellos que no tienen madriguera, ni una tierra donde descansar la cabeza. Así dijo Jesús a un postulante que quería utilizarle medrar y detenerse en el camino:

“Las aves del cielo tienen nido, las zorras madrigueras, pero el Hijo del Hombre no tiene donde reclinar la cabeza” (Mt 8, 20).

El término “Hijo del hombre” tiene aquí un sentido extenso, se aplica a Jesús y a todos los que quieren hacer su camino, a los que no tienen más que su simple humanidad, hombres y mujeres del camino, sin necesidad de hacerse pobres porque lo son, sin nido, ni madriguera, ni piedra fija en el mundo:

Jesús supo y nos dijo que la humanidad en su conjunto es una especie migrante, que vuela o navega a su propio futuro que es la misma humanidad, hecha ya Reino, como pájaros del cielo formando una flecha en las nubes, pero no para volver a los nidos de antaño, sino para buscar y encontrar nuevas primaveras de fraternidad.

47028492_1122847311225793_4760699444905639936_nAsí dijo Jesús al que quería aprovecharse de su “religión” para medrar a costa de los otros: “Las aves tienen nido, las zorrar madriguera… pero nosotros, caminantes no tenemos madriguera, ni piedra para construir una casa, ni siquiera nido…

Pero podemos caminar en Adviento, porque Alguien muy por dentro, muy en todos, nos impulsa, nos promueve, para hacer de esa manera el camino de Dios en el tiempo, a los que habíamos perdido todos los caminos, como decía el profeta Juan Bautista…

Así estamos de nuevo este Adviento, como viajeros ante el último tren, como aves en flecha ante la última migración, como zorros a los que han quemado todas las madrigueras. Y así, impulsados por una esperanza mayor que nosotros, seguimos caminando, porque el Adviento es Dios y somos nosotros.

Así nos habla Jesús, que no tuvo siquiera una piedra donde reclinar la cabeza la cabeza, pero abriendo así un camino nuevo, volando, navegando todos…

46932491_1122847361225788_3954779304604205056_nNos llama Jesús para que seamos con él camino, pero muchos hemos excavado cuevas donde nos guarecemos, como malos zorros,, para no caminar; hemos cerrado murallas de piedra o de ejércitos armados, para impedir e otros caminen, y vengan a nosotros, como emigrantes de la vida, hemos creado iglesias fijas que a veces defendemos no sólo dogmas fijados, sino incluso con ejércitos… olvidando que así terminamos en manos de la muerte que viene siempre, sin necesidad de documentación.

No queremos caminar, no dejamos que otros vuelen… y así no volamos nosotros, ni ellos pueden hacerlo, y muchos penan y mueren en mares y campos adversos llamando a nuestra puerta cerrada, como si no fuéramos todos Adviento.
(varias imágenes son de mi amigo A. Furlani, de Córdoba, RA. Gracias, Alfredo)

Caminantes somos, pero…

47201604_1123042431206281_3853102679790190592_n

muy pronto lo olvidamos, y queremos excavar la casa (¡una casa para siempre!) sobre una roca móvil de Roma, o de la Gran Europa, y cerramos la muralla, para que no vengan otros, y así no podemos ni caminar nosotros. Por eso es bueno que recordemos en Adviento lo que somos, un camino de llegada de Dios, que ha empezado a venir en Cristo, y que sigue viniendo (con Cristo) en nosotros, en la medida en que nosotros caminemos.

Nos dijo Jesús que no tenía ni una piedra donde reclinar su cabeza, pero nosotros hemos querido hacer grandes castillos de roca, catedrales de piedra tallada, estados en los que nos cerramos bajo llave, y no dejamos a nadie que pase y que entre, aunque se muera bajo el frío y el agua del mar en los caminos hechos para caminar y en los mares creados para navegar. Leer más…

Espiritualidad ,

Experiencias de VIHda y resiliencias de migrantes y refugiados LGBTI

Lunes, 10 de septiembre de 2018

dmqzpjsxcaajgsrAl Racismo, y la  LGTBIfobia se le suma la serofobia o discriminación hacia las personas con VIH.

“Aquí las cosas no son tan bonitas como las cuentan, pero por lo menos no sientes ese miedo constante de que te están siguiendo por tu orientación sexual o por tener VIH”.

Con motivo del Día Mundial de la Salud Sexual, que se celebra el 4 de septiembre, desde Kifkif, la asociación de Migrantes y Refugiados Lesbianas, Gays,Transexuales y Bisexuales de Madrid, reivindicamos una mayor conciencia social en torno a la salud sexual de las personas migrantes y refugiadas LGBTI.

La salud sexual es, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un “estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad”. Para que pueda garantizarse la salud sexual, deben respetarse los derechos sexuales de todas las personas. En efecto, para lograrla, la OMS asegura que se requiere un “enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener relaciones sexuales placenteras y seguras, libres de coerción, discriminación y violencia”.

Bajo esta premisa y para conmemorar este día, impulsado en 2010 por la Asociación Mundial para la Salud Sexual,  prepararon un panel de experiencias que se expusieron en el CEPI Centro Madrid-Arganzuela, desde las 17 horas. A través de él tendremos la posibilidad de meternos en la piel de las personas migrantes y refugiadas LGBTI y conocer en primera persona cómo viven su salud sexual: sus necesidades, sus emociones y sentimientos, y las barreras con las que se topan en la sociedad debido a la discriminación y la estigmatización.

 Vulnerabilidad frente al VIH

El ‘mito del amor romántico’, asociado a la dependencia de la pareja, tiene un papel destacado en muchas infecciones de transmisión sexual (its) que se observa entre chicos migrantes LGBTI, especialmente entre latinoamericanos, a causa de la pérdida de la autonomía en la negociación del uso del preservativo.

La situación de desamparo, soledad, falta de redes sociales y amistad y desinformación con la que se encuentran los migrantes al llegar al país de destino implica, en muchas ocasiones, conceder una gran importancia a la pareja y a depositar una ‘excesiva’ confianza en el compañero sexual, incluso cuando la relación no es exclusiva. Existe también una cierta tensión entre la apertura a un gran número de contactos sexuales y la ‘necesidad’ de apoyo emocional y de confianza en una pareja.

La experiencia de Thiago, un joven brasileño de 25 años, evidencia la especial vulnerabilidad frente al vih por parte de las personas migrantes LGBTI que proceden de Latinoamérica, donde la educación sexual apenas se imparte en los centros educativos. En Brasil -cuenta este joven- ni siquiera se habla de sexo seguro ni de prácticas sexuales en las escuelas. “El vih está mal visto, tampoco se habla de ello”, sentencia.

Cuando Thiago vino a España vio toda la libertad que se vive aquí y sufrió un choque cultural. “Los latinos nos soltamos las trenzas, como decimos en Brasil, y empezamos a vivir a lo loco, tenemos sexo entre nosotros y también con la población autóctona. Quiere decir que la vulnerabilidad no está en el hecho de que seamos latinos, sino en el hecho de que tengamos una mayor necesidad de integrarnos”.

La discriminación múltiple

Las personas migrantes y refugiadas LGBTI que tienen vih sufren una múltiple discriminación, ven vulnerados sus derechos y están expuestos a una estigmatización cotidiana. Al racismo y la lgbtifobia, se le suma la serofobia o discriminación hacia las personas con VIH.

Esta serofobia la tienen, incluso, muy interiorizada muchas personas que han sido diagnosticadas con el virus. Así lo atestigua Charlie, un peruano de 33 años que descubrió que era seropositivo tras hacerse una prueba rápida. “Una vez confirmado el positivo, me sentí como un monstruo infectado y peligroso para la sociedad. En mi cabeza empezaron a rondar pensamientos como que nadie me querría, depresión, paranoia, miedo al rechazo y la soledad. La amargura se apoderaba de mí, se esfumaron mis emociones y mis alegrías”, recuerda con aflicción.

Desgarrador es también el relato de un compañero activista hondureño de 27 años que prefiere mantenerse en el anonimato. Su pertenencia a un colectivo LGBTI en su país le convirtió en blanco de las violentas maras, cuyas amenazas le obligaron a buscar refugio en Costa Rica. Allí fue víctima de una violación en la que contrajo el vih, el elevado coste de los antiretrovirales le hizo regresar a Tegucigalpa, donde volvió a ser extorsionado por las maras a cuenta de sus medicamentos. Finalmente cruzó el Atlántico y llegó a España. “Aquí las cosas no son tan bonitas como las cuenta, pero por lo menos no sientes ese miedo constante de que te están siguiendo. Algunas enfermeras se negaron a hacerme exámenes por ser extranjero, me hicieron sentir muy mal, como que a nadie le importa lo que había pasado”, denuncia.

África: ocultos por el VIH

En el caso del África subsahariana, si eres homosexual y tienes vih es probable que vivas oculto por el fuerte estigma social que existe hacia estas personas. La situación de estas personas es especialmente sangrante en este continente. “El VIHen mi país es muerte, un impacto, se queda todo a oscuras. Está asociado a personas muy demacradas”, declara Duma, un joven senegalés de 27 años.

También impera un enorme estigma social sobre la homosexualidad en la mayor parte de África. Un estigma que se mantiene en la sociedad de acogida, como es el caso de las diferentes comunidades de africanos que residen en Madrid. “Los homosexuales africanos no solemos romper fácilmente con nuestra sociedad de origen y el entorno de nuestros compatriotas en Madrid, por lo que la necesidad de ocultarse sigue existiendo en gran medida en los entornos africanos”, subraya Duma.

Resiliencia desde Venezuela

Desde Venezuela un joven gay de 26 años, cuyo nombre quiere que permanezca en el anonimato, se ha encontrado también con muchas barreras al llegar a España. Tras escapar de su país bajo amenazas de muerte, descubrió que tenía VIH. “No sabía que lo tenía y que tendría que iniciar un tratamiento. Gracias a Dios aquí es posible y sé que podré vivir sin miedo a morirme en poco tiempo”, confiesa.

Pese a “sentirse arropado” en el plano médico y conseguir la residencia gracias a una solicitud de asilo político, la ley le impide trabajar hasta transcurridos nueve meses. “Llegas a un país desarrollado a pasar más miserias que en el tuyo. Por suerte yo vine con mi pareja, que es español y gracias a él puedo seguir adelante, si no, no sé cómo lo haría”, señala. Sin embargo, ninguno de estos obstáculos ha frenado su amor por la vida y su lucha por conseguir sus sueños y ser feliz.

Una historia de resiliencia parecida es la que ha vivido otro compatriota suyo, un joven de 29 años que también prefiere mantenerse en el anonimato. Su mundo dio un giro de 180 grados tras llegar a España con su pareja y enterarse de que tenía vih. “En mi país mis esperanzas de vida hubiesen sido reducidas a cero, por la escasez de medicamentos y la mala calidad de servicio en el sector de salud”, subraya.

Escondido en un armario en Venezuela. Así se sentía otro de los miembros de la familia de Kifkif que ha querido expresar sus vivencias, un venezolano de 35 años, cuya esposa e hijos desconocían su bisexualidad, que tuvo que escapar a España tras ser chantajeado con revelar su orientación sexual y recibir su familia amenazas por ello. “Allí es como si la sociedad nos obligara a escondernos, aquí por lo menos encuentras más variedad”, asegura este joven que tampoco quiere dar su nombre por miedo a que sus hijos, que se quedaron con su madre, sufran represalias o burlas en su entorno.

De la opresión en sus países de origen a la libertad

Algunas sociedades están tan cerradas aún a la diversidad que asfixian y oprimen a aquellas personas con una orientación sexual y/o identidad de género que no se adecúa a la heteronormatividad que se pretende imponer. Huir o esconderse suele ser en la mayoría de los casos las únicas opciones para estas personas en países donde la lgbtfobia campa a sus anchas y domina todos los estamentos desde la esfera pública a la privada. Así se sentía Juan Carlos, un colombiano gay de 29 años que emigró a nuestro país en busca de una mayor libertad sexual. “Las celebraciones entre amigos y familiares en Colombia invisibilizan la homosexualidad, mientras que en la televisión se la ridiculiza a través de la feminidad o la parodia de personajes travestidos” recuerda.

Una sensación que le es familiar a un venezolano de 24 años llamado Sergio que se vio forzado a salir de su país para escapar de contextos homófobos. “En Latinoamérica el gay es representado como enfermo, transformado, cambiante de sexo, anormal, sin posibilidades de derecho y autonomía”, lamenta. “Es como si hubiéramos estado muchos años encarcelados… y, de repente, eres libre”. De esta manera ilustra Kevin, un ecuatoriano de 26 años, cómo se siente en España al poder expresar más libremente su orientación sexual. “Los chicos latinos hemos vivido la sexualidad en nuestros países de origen de una manera muy encorsetada…, por la homofobia, por el machismo, y entonces cuando salimos del país y venimos aquí… lo tenemos todo”, añade.

Fuente República, vía Cáscara Amarga

General , , , , , , , , , ,

“Fui extranjero y me acogisteis”

Martes, 28 de agosto de 2018

barb-30178-636x310Ramiro Pàmpols. 

Tengo dos deseos que me gustaría que pudieran ser realidad con motivo de nuestra acogida a las personas que llegan a nuestro país en busca de refugio, asilo, o simplemente para sobrevivir.

El primero y más fuerte es que, en igualdad de condiciones, sean las familias o personas más vulnerables, o más necesitadas de ayuda inmediata, las que ocupen el primer lugar a la hora de ser atendidas.

Entiendo que todo el mundo necesita ser acogido y tiene derecho a ello, pero hay situaciones familiares o personales por las que esta necesidad de acogida se hace más evidente.

Lo digo al ver a los grupos humanos instalados a lo largo de las cercas de alambre o caminando por senderos que no se acaban nunca, mientras buscan algún boquete que les permita cruzar la frontera deseada. Me impresiona ver cómo introducen a sus niños por alambradas rotas inverosímiles y buscan al fin ser ellos mismos los que realizan el milagro de traspasar el muro físico, más allá del cual se adivina poder vivir como seres humanos. Las concertinas de Ceuta y Melilla son el ejemplo paradigmático.

Pongo el acento sobre estas imágenes al lado de otras que permiten a personas más dotadas de medios económicos y/o culturales, para las que a pesar de ser duras también para ellas las condiciones para llegar a buen puerto, no lo son en la misma medida que afectan a las personas y familias que he descrito… Entristece pensar en dos clases de “rechazables”: los que lo son radicalmente, sin ningún matiz, y otros que por sus estudios o conocimiento de lenguas, tienen la capacidad de hacerse entender y desenvolverse mejor…

Lo dejo como un interrogante a resolver de la manera más razonable, aunque lo más “razonable” sea ¡resolverlo bien para todos!

El segundo deseo puede parecer utópico a primera vista, aunque bien mirado, sería la manera de colaborar a resolver con el paso del tiempo el problema de las grandes migraciones…

Hablo de cuál debe ser nuestro acompañamiento a los refugiados y migrantes que llegan a nuestro país. Dicho de una manera clara: cómo contribuir mientras están con nosotros compartiendo hogar y alimentación, para que adquieran una sensibilidad social y ciudadana que les permita ser agentes de cambio, me atrevo a decir de cambio “político”, si en algún momento deciden volver a su país.

Sería, tal vez, la contrapartida a una especie de “fuga de cerebros” y de “brazos jóvenes”, que pueden tener la capacidad de impulsar a su país de origen hacia transformaciones que resuelvan la pobreza endémica que los tiene atrapados.

La primera gran lección que reciben es la sabiduría que da el sufrimiento, los retos a superar, la creatividad de que deberán dotarse para salir bien parados de unos tiempos difíciles, como son los del asilo, el refugio y la nueva pobreza a combatir.

Con todo esto quiero decir que no basta con acoger a unas personas en nuestro país, ser cariñosos con ellas, etc., sino que hay que sentirnos de alguna manera responsables de que se vayan dotando de conocimientos y experiencias que les “marquen” positivamente. Que lleguen a apreciar de verdad algunas prácticas de democracia que, traducidas a su entorno humano y cultural, les serán de una ayuda preciosa a la hora de mejorar, e incluso cambiar, realidades de su país. Este “sueño” es bastante motivador como para ayudarnos mutuamente a ir más allá de un provecho personal, y adquirir a través de conversaciones, propuestas sencillas, desafíos apasionados…, una ciudadanía nueva, una voluntad democrática incipiente, un deseo de búsqueda del bien común para los millones de seres humanos que siguen esperando que quienes “marcharon” se lo devuelvan, como respuesta a los sacrificios hechos comunitariamente cuando se despidieron de noche junto a una barca, o en medio de un camino infinito y arriesgado, con un abrazo que nunca ha sido olvidado.

Fuente Cristianismo y Justicia

Imagen extraída de: Pixabay

Espiritualidad, General , ,

Cáritas desmonta las ‘fake news’ que perjudican a los migrantes y destaca los “enormes beneficios” que traen

Sábado, 25 de agosto de 2018

migrarnoesdelito_560x280“Fue gracias a las migraciones que Europa construyó sus idiomas y el sistema numérico”

“Que el Norte esté siendo inundado por un flujo masivo de inmigrantes del Sur es un cliché muy injusto”

(Cáritas).- Dentro de las acciones de sensibilización que la Campaña global que Cáritas Internationalis viene desarrollando desde septiembre de 2017 bajo el lema “Compartiendo el Viaje” para fomentar en todo el mundo la cultura del encuentro con los migrantes, destaca, por su oportunidad en el actual escenario migratorio que se vive en la Frontera Sur de Europa, la sección de la web de la campaña titulada Algunas leyendas sobre la migración.

Y es que, como se explica en la introducción, “la migración puede ser un tema emocional y divisivo dentro de la política de muchos países, en las comunidades interesadas e incluso dentro de las familias y grupos de amigos”.

Para ello, Cáritas presenta, en el marco de esta campaña, algunas leyendas urbanas comunes sobre la migración y la realidad que esconden. Estos son algunos ejemplos.

1. Nunca ha habido tantos migrantes y refugiados.

Esto se afirma a menudo como un hecho, con un lenguaje muy emotivo. A veces se oyen palabras como “invasión” y “plaga” de inmigrantes y refugiados, e historias de personas que tratan de forzar su entrada en los países desarrollados de la UE y América del Norte.

La realidad, sin embargo, confirma que el número de migrantes como porcentaje de la población mundial ha permanecido constante. Durante más de medio siglo, el número de migrantes se ha mantenido en aproximadamente el 3% de la población mundial. Entre 1960 y 2015, el número de migrantes aumentó de 93 a 244 millones. Pero, la población mundial también aumentó de 3 mil millones a casi 7,3 mil millones. El número de refugiados disminuyó entre 1990 y 2010 (de 18,5 a 16,3 millones), aumentando (a 21,3 millones en 2016) debido en gran parte a la guerra en Siria.

2. Los migrantes y los refugiados viven de las prestaciones sociales y roban.

Esto también se escucha con frecuencia como una razón por la que no debemos dar la bienvenida a las personas que llegan de otros países, ya que la población local no puede conseguir puestos de trabajo debido a los extranjeros, que previamente han recibido prestaciones sociales.

La realidad demuestra que los migrantes pagan más impuestos que las prestaciones que reciben, que hacen trabajos que la población local rechaza y que no les falta la habilidad necesaria para ellos.

3. Las fuertes restricciones a la inmigración realmente han funcionado.

Atendiendo a este tópico, algunos países que dicen que están siendo “invadidos” han detenido el flujo de entrada, poniendo barreras. Si otros países siguieran el ejemplo, los migrantes se rendirían.

Lo que demuestra la historia de los últimos 65 años es que las políticas migratorias se han vuelto más liberales. Las investigaciones señalan que existe una tendencia liberalizadora para los trabajadores inmigrantes, estudiantes y familias en 45 países desde 1945 hasta 2010.

En algunos países, los controles fronterizos son más visibles y, a veces, los visados son más difíciles de conseguir para los inmigrantes irregulares que llegan a la UE y a América del Norte. Pero son una minoría. Muchas otras personas que se desplazan son consideradas “expatriadas”, un término utilizado comúnmente para personas de clase media, cualificadas y, a menudo, blancas. España es un buen ejemplo de ello, son la salida de jóvenes cualificados fuera del país en busca de oportunidades laborales de futuro.

4. La mayoría de los migrantes se desplazan entre países en desarrollo.

La afirmación de que los países desarrollados del Norte están siendo inundados por un flujo masivo de inmigrantes del Sur del mundo es un cliché muy injusto: en 2013, más del 35% de todos los migrantes internacionales se trasladaron entre países en desarrollo. Los 82 millones de migrantes del Sur del mundo constituyeron apenas un tercio de la migración internacional, mientras que 67 millones de personas emigraron del Norte a otro país desarrollado o en desarrollo.

5. Los inmigrantes minan la identidad de los países de los reciben y provocan enfrentamientos culturales.

Se afirma con frecuencia que la emigración masiva a Europa está cambiando su civilización, su cultura, su base religiosa.

La leyenda de que la inmigración pone a las culturas bajo amenaza es una de las más insidiosas, porque juega con el miedo y la xenofobia. Europa se ha beneficiado enormemente, a lo largo de los siglos, de personas que se desplazan de un lugar a otro. Estados Unidos son un buen ejemplo de cómo un país se construye sobre la inmigración. Y fue gracias a las migraciones cómo Europa construyó sus idiomas y el sistema numérico.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

Rechazados por todos: El drama de los menores LGBT en la frontera de EEUU

Lunes, 6 de agosto de 2018

640x0-noticias-caravana-migratoria-organizada-por-diversidad-sin-fronteras-facebook

Caravana migratoria organizada por Diversidad Sin Fronteras / Facebook | Foto: Uso Permitido

Los niños y adolescentes inmigrantes gays y transexuales que huyen hacia los Estados Unidos se encuentran ante la ruda realidad de una política de migración represiva al otro lado de la frontera. Sin embargo, tampoco desean regresar a sus países de origen donde son discriminados y vejados por sus padres y familiares.

El gobierno de Donald J. Trump ha sido fuertemente criticado por la forma cómo, recientemente, separó a unos 3.000 menores de edad inmigrantes de sus padres tras ser detenidos cruzando la frontera ilegalmente. Ahora, permanecen custodiados en centros de internamiento.

Las imágenes de llantos y los pequeños enjaulados recorrieron el mundo. Dentro de este grupo de chiquillos hay niños y adolescentes gays y transexuales quienes se encuentran en el limbo de no poder regresar a sus hogares porque, sencillamente, allí no los quieres.

“El problema con los menores LGBT, principalmente con los transexuales, es que sus padres no quieren saber nada de ellos, y una vez que entran en uno de estos centros, las organizaciones sociales no podemos hablar con ellos, porque sólo permiten el contacto a los parientes. Entonces se quedan aislados. Por suerte les podemos facilitar un abogado, pero no sabemos nada más”, declaró Nakay Flotte, cofundadora de Diversidad Sin Fronteras, en un extenso reportaje sobre este tema publicado por el periódico El Español.

Son dramáticas las historias de vida de estos niños y jóvenes procedentes de Centroamérica que llegan a EEUU huyendo de la violencia y las amenazas de muerte, a veces producidas por sus propios familiares, al intentar imponer un modelo herterocisnormado.

Sin embargo, en los centros de detención continúan sufriendo abusos, violaciones y falta de atención médica, hechos que muchas veces les cuesta la vida.

En marzo de este año el colectivo Diversidad Sin Frontera ayudó a organizar la caravana de cientos de inmigrantes centroamericanos que atravesó México hasta llegar a la ciudad californiana de San Diego con el objetivo de pedir refugio en los EEUU. Dentro de este grupo viajaban unas 35 personas LGBT, de los que cuatro eran menores, dos chicas transexuales de 16 años, una de Guatemala y otra de Honduras, y cuatro chicos gais de entre 12 y 16 años, de Honduras y El Salvador.

“Entraron en EEUU en junio. Sabemos que las chicas transexuales están en centros de detención del norte del país, y los cuatro chicos homosexuales, en estados del sur. Pero no sabemos nada más, ni siquiera cómo los tratan, lamenta esta activista. “Nuestro miedo no es la deportación, porque ellos cuentan con asistencia legal y están entrenados para no firmar ningún papel que pueda suponer un retorno voluntario. Lo que nos inquieta es cómo se portan con ellos, especialmente con las chicas transexuales”, añade.

El trato al colectivo LGBT no es el adecuado. La atención médica no es accesible, intentan convencerles para que accedan a la deportación voluntaria y se les tortura verbalmente diciéndoles que son un peligro para la sociedad y cosas peores, advierte la activista, que teme que si ésta la situación de menores sea similar o peor, ya que “ni siquiera pueden recurrir a nosotros durante los meses que deben quedarse encerrados”, aseguró la vocera de Diversidad Sin Fronteras al recordar el caso de Roxana Hernández, transexual hondureña quien falleció en uno de estos centros en junio de este año por no recibir atención médica a tiempo.

Sharita Gruberg, directora asociada del Proyecto de Investigación y Comunicaciones LGBT en el Center for American Progress (Centro para el Progreso), contó que “las personas LGBT llegadas de Centroamérica arrastran problemas de abusos y prostitución. Vienen buscando protección, pero se encuentran con unos centros de detención que, si ya son terribles para cualquiera, lo son especialmente para este colectivo”, informó a El Español.

Según datos publicados por esta organización, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés: U.S. Immigration and Customs Enforcement) recibió 227 denuncias de abuso y agresión sexual durante 2017, de las que 28 eran relativas a personas LGBT. Esto supone 12% del total de ataques, a pesar de que este colectivo representa solo el 0,14 por ciento de los indocumentados retenidos. En total, homosexuales y transexuales bajo custodia federal tienen 97 veces más probabilidades de ser víctimas sexuales que heterosexuales.

En el caso de los menores preocupa es la falta de información sobre sus condiciones de reclusión. “Con esta administración no podemos saber cómo se encuentran. No hay transparencia. Existen unas reglas para tratar a los menores LGBT, pero actualmente desconocemos si se cumplen”, critica Gruberg.

Rechazo

Aaron Morris, abogado de la organización Immigration Equality, con sede en Nueva York, contó a Efe que de 1,650 casos de inmigrantes LGBT que han procesado a nivel nacional la tercera parte son latinos“. “Sabemos que transexuales centroamericanos son atacados con impunidad”, dijo Morris, quien señaló que a fin de ponerse a salvo por la situación hostil que viven en sus países muchos emigran a Estados Unidos, pero nada más pedir asilo en la garita fronteriza un número no determinado son rechazados.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

‘Vade retro, Salvini’: Famiglia Cristiana, contra las políticas anti-inmigrantes del Gobierno italiano

Sábado, 28 de julio de 2018

la-portada-de-famiglia-cristiana“Nada de personal o ideológico. Se trata del Evangelio”

El polémico ministro califica de “muy mal gusto” la portada del semanario

Renzi: “Después de haber usado el rosario en campaña electoral y jurado sobre el evangelio no puede enfadarse por una portada de ‘Familia Cristiana'”

El semanal católico italiano Famiglia Cristiana sale a la venta este jueves con una portada en la que se lee: “Vade Retro Salvini” frase indicada para alejar al diablo y que el ministro del Interior italiano ha calificado de “muy mal gusto”.

En la portada de la revista se ve la imagen de una mano que rechaza la foto de Salvini y debajo escrito: “La Iglesia reacciona a los tonos agresivos del ministro del Interior. Nada de personal o ideológico. Se trata del Evangelio.

En su interior, el artículo recoge declaraciones de obispos y otras personalidades religiosas que explican que no se puede estar indiferente ante el drama de la inmigración contra la que el titular italiano de Interior está tomando duras decisiones como no dejar atracar a los barcos con personas rescatadas.

El reportaje incluye el último comunicado de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) en la que reflexionó sobre la historia de Josefa, la migrante camerunesa que fue recogida con vida flotando en el Mediterráneo por la ONG española Open Arms.

“Como pastores de la Iglesia no pretendemos ofrecer soluciones baratas”, pero no se puede “mirar hacia otro lado, ni adoptar “palabras despreciativas y actitudes agresivas”.

Salvini por su parte, aseguró que “no se merece” esta portada y la calificó de pésimo gusto e irrespetuosa con quien está trabajando y pide respeto” y agrego que no se esperaba un ataque así por parte del semanario católico:

Y encima, con bastante hipocresía, afirma perdonar a sus detractores…

Sobre el tema también se expresó el ex primer ministro Matteo Renzi que en Twitter mando un mensaje a Salvini diciendo que “después de haber usado el rosario en campaña electoral y jurado sobre el evangelio no puede enfadarse por una portada de ‘Familia Cristiana'”.

Fuente Agencias/Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , ,

“Siete verdades sobre inmigrantes”, por Ángela Cañal.

Miércoles, 25 de julio de 2018

refugiados-alambrada-2-GLo habrás visto en televisión, lo habrás leído, te lo habrán contado. Y volverás a verlo, leerlo y oírlo muchas veces más este verano. Sobre todo ahora que, acabado el Mundial y una vez el PP elija por fin a su líder y lideresa, comenzará la habitual sequía de noticias. Pero hay (al menos) siete cosas que algunos están diciendo sobre la llegada de inmigrantes a nuestras costas y la llamada “crisis migratoria” que a lo mejor estás creyéndote, y no deberías.

No, no hay una “avalancha” de inmigrantes. No hay una avalancha, ni una oleada, ni un tsunami africano que esté azotando las costas andaluzas. Y, por cierto, aguardo con ansia el día en el que desterremos de nuestro lenguaje expresiones que igualan la llegada de migrantes a una catástrofe natural o a la más terrible de las calamidades. Aquí la verdadera calamidad son los miles que se ahogan intentando llegar a Europa. El drama que padecen quienes lo consiguen. Las condiciones en las que permitimos que vivan millones de personas en el África más profunda. Las razones por las que no ven más alternativa que huir y jugarse la vida.

No, no estamos desbordados. Habrás oído que durante este año han llegado por mar a Andalucía casi 15.000 personas. ¿Son muchas o pocas? Muchas, si las comparamos con las cifras del año pasado (cuando llegó la mitad). No tantas, si las comparamos con las 100.000 que desembarcaron en Italia el año pasado. O el millón de refugiados sirios que tiene acogido un país pequeño como Líbano. O si recordamos las 17.000 temporeras marroquíes que los agricultores de Huelva han traído este año para la campaña de la fresa. ¿Hablaríamos de avalancha de jornaleras?

No, no son cifras inmanejables. El Gobierno de Rajoy dijo en su momento que tenía capacidad para acoger a 17.000 refugiados sirios (aunque luego no cumplió). España gestiona cada año con eficiencia la llegada de 84 millones de turistas. La “avalancha” de inmigrantes de esos últimos seis meses no llenaría el estadio Carranza un domingo, en un país de 46 millones de habitantes y una UE de 500 millones. Pongámosle perspectiva al asunto. ¿De verdad estamos ante cifras imposibles de manejar? Sólo si nos seguimos empeñando en no poner medios suficientes.

No, no nos ha cogido por sorpresa. En primer lugar, porque la llegada del buen tiempo viene cada año acompañada de un incremento de pateras. Pero, sobre todo, porque el cierre (previo pago) de la frontera de Turquía y el infierno (también de pago) de los negreros libios no deja más opción a quienes huyen de la miseria y la guerra que intentar la ruta del Estrecho. Por cierto, la más mortífera del mundo, según la Organización Mundial de Migraciones. Hace un año, distintas ONG avisaban de que cientos de miles de personas estaban saliendo de Libia camino de Marruecos. La sensación es que lo que está pasando era mucho más previsible de lo que nos cuentan. Pero no hemos querido prepararnos. Hemos dejado que los ayuntamientos carguen con un peso que no les corresponde. No hemos querido poner medios suficientes de rescate, atención y acogida, no fuera a ser que causáramos, ¿lo adivinan? el famoso efecto llamada.

Y no, lo que está pasando no es por efecto llamada del Aquarius. Quienes llegan estos días a nuestras costas salieron de sus países hace mucho tiempo. Algunos llevan años atrapados en el Norte de África soportando penalidades, a la espera de poder embarcar. La idea de que alguien está en su casa de Senegal y decide hacer la maleta y plantarse en tres días en Tánger porque se entera (¿y cómo se entera?) de que Pedro Sánchez ha abierto el puerto de Valencia a 630 refugiados, es tener muchas ganas de no entender nada. Más afortunadas pueden ser las eternas cábalas sobre si Marruecos ha decidido otra vez aflojar su vigilancia fronteriza.

No, Europa no sufre una crisis migratoria. La crisis es humanitaria y política. De hecho, en los últimos tiempos la llegada de inmigrantes irregulares a la UE no ha dejado de bajar. Y paradójicamente, crecía y engordaba otro fenómeno, el del ultranacionalismo y la xenofobia que ahora ha acabado contagiando a la política italiana (las barbas de tu vecino…). El gran problema de Europa no es la inmigración, es el fracaso creciente del proyecto europeo y el auge desbocado de quienes quieren dinamitarlo desde dentro, no desde fuera.

No, no sobran inmigrantes. Las últimas cifras de población del INE nos vuelven a alertar sobre una población española cada vez más envejecida y que sólo crece levemente gracias precisamente a la aportación de los extranjeros, que trabajan, consumen, pagan impuestos y ayudan a sostener su pensión y la mía. Además, muchos de quienes llegan a nuestro país lo hacen pensando -y bien nos lo recordó Merkel en la cumbre de la semana pasada- en viajar después a otros países europeos como Francia y Alemania. España no tiene tanto atractivo ahí fuera. Pensemos también en eso.

Ángela Cañal

Eldiario.es, vía Fe Adulta

Espiritualidad , , ,

Los obispos italianos, contra la política de “Cerrar fronteras y levantar barreras” a la migración

Lunes, 23 de julio de 2018

los-obispos-italianos-contra-la-politica-del-gobierno-de-cerrar-las-fronteras-y-levantar-barreras_560x280“Nos sentimos responsables de este ejército de pobres, víctimas de la guerra y el hambre, el desierto y la tortura”

“Salvar nuestra propia humanidad de la vulgaridad y la barbarie pasa por el compromiso de preservar cada vida”

(J. B./Fides).- Nos sentimos responsables de este ejército de pobres, víctimas de la guerra y el hambre, el desierto y la tortura”. La Conferencia Episcopal italiana se vuelca con los inmigrantes, y contra la postura del Gobierno transalpino de “cerrar las fronteras y levantar barreras”.

En un comunicado que lleva por título ‘Migrantes, del miedo a la acogida’, el episcopado italiano hace suya “la mirada perdida y los ojos en blanco de quien se ve abocado in extremis al abismo que ha engullido a otras vidas humanas”, que suponen “la última imagen de una tragedia a la que no podemos acostumbrarnos.

Es la historia del sufrimiento de hombres, mujeres y niños que, a la vez que nos impide cerrar las fronteras y levantar barreras, nos pide que nos atrevamos a ejercer la solidaridad, la justicia y la paz”, sostienen los obispos, que reconocen no pretender “ofrecer soluciones baratas“.

“Sin embargo -añade la nota-, no tenemos la intención de mirar hacia otro lado, ni de hacer que nuestras palabras sean desdeñosas y agresivas. No podemos permitir que las preocupaciones y los temores afecten a nuestras elecciones, determinen nuestras respuestas y alimenten un clima de desconfianza, desprecio, enfado y rechazo“.

Por contra, la Iglesia se compromete a involucrarnos en una bienvenida generalizada capaz de auténtica fraternidad”. Así, añaden los obispos, “miramos con gratitud a aquellos que, junto a nosotros, con su disponibilidad son signos de compasión, visión de futuro y valor, son constructores de una cultura inclusiva, capaces de proteger, promover e integrar”.

“Advertimos inequívocamente que la forma de salvar nuestra propia humanidad de la vulgaridad y la barbarie pasa por el compromiso de preservar la vida. Cada vida, sobre todo, la de los más vulnerables, humillados y pisoteados”, concluye la nota.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , ,

Los obispos europeos asumen la “responsabilidad crucial” de la Iglesia en defensa de los migrantes

Viernes, 20 de julio de 2018

comece_560x280Para evitar reacciones hostiles o incluso xenófobas contra los extranjeros

Las iglesias del Viejo Continente piden “analizar en profundidad” las raíces de este fenómeno

(AlfayOmega).- Informar sobre inmigración solo desde el punto de vista económico o político y no analizar en profundidad las raíces de un fenómeno tan complejo contribuye a que en las sociedades de acogida se genere rechazo hacia los migrantes. Un encuentro organizado por CCEE en Estocolmo ha subrayado la «responsabilidad crucial» que tiene la Iglesia en este ámbito.

Es urgente que la Iglesia asuma un «compromiso renovado» para comunicar de forma adecuada en el ámbito de la movilidad humana y las migraciones, y así evitar reacciones hostiles o incluso xenófobas. Es la lección que los obispos europeos encargados de Migraciones del Consejo de Conferencias Episcopales de Europa (CCEE) se han llevado a casa, después de participar este fin de semana en su encuentro anual.

La cita, que esta vez ha tenido lugar en Estocolmo (Suecia), giraba en torno al lema Inspirar cambios: formar, informar y crear conciencia sobre movilidad humana. En ella ha participado monseñor Juan Antonio Menéndez Fernández, obispo de Astorga y presidente de la Comisión de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española.

Durante los tres días del encuentro, del viernes 13 al domingo 15, se describió cómo determinadas formas de comunicar en torno a las migraciones generan incomprensión y rechazo en las sociedades de acogida. Abordó esta cuestión José María La Porte, decano de la Facultad de Comunicación Social Institucional de la Universidad de la Santa Cruz, en Roma.

los-obispos-europeos

 

Ocurre, por ejemplo, cuando este fenómeno solo se analiza desde una perspectiva económica o política, o sin la profundidad de análisis que requiere una cuestión tan compleja. También cuando, de forma consciente, se tergiversa la información, especialmente a través de las redes sociales.

La consecuencia de esto -destacaron otros ponentes- es que la gente olvida la dignidad inalienable y los derechos fundamentales de los migrantes. Todo esto influye en que, en períodos de crisis económica, crezca en la opinión pública la opinión de que los gobiernos deberían cuidar primero de sus propios ciudadanos.

La Iglesia, implicada de lleno en la atención a estas personas, tiene por tanto una «responsabilidad crucial»: narrar la movilidad humana en lo que tiene de tragedia, pero también en su belleza y riqueza, sin asumir de forma acrítica categorías de otros ámbitos que generan miedo o confusión.

En las distintas intervenciones, se exhortó a las comisiones y delegaciones de Migraciones a comunicar su labor, invirtiendo tiempo y recursos en la formación de los comunicadores y el uso de las redes sociales. No siempre -se reconoció- hacen falta nuevas herramientas o multiplicar las apariciones públicas. La prioridad sobre todo es, en estas intervenciones, transmitir de forma sencilla y clara los principios que inspiran este compromiso de la Iglesia. Fundamentalmente, la dignidad de cada ser humano.

Para que esta afirmación tenga fuerza, hace falta que todas las áreas pastorales de la Iglesia den testimonio compartido de su deseo de proteger a la persona. «No se puede estar a favor de defender la dignidad de los migrantes, y en contra de defender la vida y la familia; y al revés, no puedes defender la vida desde su creación hasta su fin natural y no defender la vida y dignidad de los migrantes», fue la conclusión.

A lo largo del fin de semana, los obispos participantes se reunieron con representantes de Cáritas Suecia, la Comisión Católica Internacional de Migraciones y la sección de Migrantes y Refugiados del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral. En estos encuentros se compartieron iniciativas, como la estrategia de las Cáritas europeas de llevar a cabo campañas conjuntas en las redes sociales, adaptadas a las circunstancias de cada país.

Los representantes del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral ampliaron esta visión, hablando de la colaboración con otras realidades eclesiales que se ocupan de la pastoral de los migrantes. «Cooperar con otros jugadores de la sociedad civil pero sin ambigüedad -explicaron- puede ser importante para promover la cultura del encuentro y corregir las imágenes equivocadas» que muchas veces circulan por la red.

Durante el encuentro, los obispos europeos tuvieron además la ocasión de visitar y compartir la Eucaristía con varias comunidades católicas de inmigrantes que funcionan en Estocolmo, sobre todo de Oriente Medio y América Latina.

Un recuerdo especial se dirigió a los miles de ucranianos desplazados dentro de su propio país u obligados a pedir asilo fuera de él a causa de la guerra. «A pesar de sus muchas dificultades, la Iglesia está agradecida [a estas comunidades] por su testimonio de vivir el Evangelio de Cristo y proclamarlo en su país de destino».

Fuente Religión Digital

Cristianismo (Iglesias) , , , ,

“Migraciones”, por José Ignacio González Faus

Jueves, 19 de julio de 2018

trasladan-tarifa-personas-rescatadas-estrecho_ediima20180624_0054_4De su blog Miradas Cristianas:

¿No es muy raro que hoy pongamos tanta resistencia a la llegada de africanos? Hace unos tres siglos los deseábamos tanto que ¡hasta íbamos nosotros a buscarlos! ¿Cuál es la diferencia? Pues que entonces los buscábamos para luego venderlos como esclavos. Los grandes pontífices de nuestra modernidad (desde Voltaire a Montesquieu) alabaron esa forma de “emigrar” que contribuyó claramente al desarrollo de Europa y además servía para mantener bajo el precio del cacao que venía de América. Tampoco la Iglesia europea puso muchos obstáculos a esa forma de emigrar. Y si algún insensato como Pedro Claver (¡catalán tenía que ser!) se dedicaba a cuidarlos y quererlos, hasta sus mismos compañeros de congregación lo denunciaron a Roma, no por mala conducta, sino por poco inteligente…

En la geografía que estudié de niño (hace bastantes años, pero tampoco tantos) casi todos los países africanos tenían un apellido europeo: Congo “belga”, Guinea “española” o incluso un nombre completo como “Côte d’Ivoire”. Los que no lo tenían era porque formaban parte de una “Commonwealth” que, en realidad significaba “Our wealth” (los nombres cumplen muchas veces aquella definición de la hipocresía como “homenaje del vicio a la virtud”). Hoy aún distinguimos entre África francófona y África anglófona. Y fue allá por mi adolescencia cuando comenzó a hablarse de “independencia” de los países africanos.

¿Qué significa todo eso? Pues simplemente que los inmigrantes son nuestros acreedores o los hijos e nuestros acreedores. Tenemos una deuda con ellos y debemos pagarla. Puede que esa deuda no sea mía en particular sino de mis ancestros, pero ya sabemos que esas deudas no prescriben y, como le decían nuestros banqueros a Grecia: el que la hace la paga. Y Europa la hizo.

Se cumple aquí una ley que la historia enseña profusamente y nos negamos a aprender: medidas que a corto plazo producen resultados magníficos, tienen a largo plazo consecuencias catastróficas. Ya otra vez puse el ejemplo de la instalación de la monarquía en el Israel bíblico: en pocos años convirtió aquel pequeño pueblo en un imperio; pero, a medio y largo plazo, acabó con la división del país, el destierro a Babilona y la destrucción del Templo. Y el ejemplo se repite: lo mismo ha pasado a mucha gente joven con el señuelo de la droga. Lo mismo nos pasó hace poco (aunque no lo hayamos aprendido) con la burbuja del ladrillo que produjo un momentáneo desarrollo espectacular y terminó llevándonos a una de las más fuertes crisis económicas. Lo mismo nos ha pasado con el cambio climático y el cáncer actual del planeta tierra, consecuencia de nuestra rápida prosperidad y de la comprensible envidia de los otros por imitarla…

Todo esto no obsta para que las migraciones puedan constituir un problema serio, simplemente porque no podemos digerir tanto en tan poco tiempo. Ni para que ese problema real genere reacciones egoístas exageradas y xenófobas, sobre todo si no lo abordamos nosotros de manera más racional, más humana y menos egoísta. Por eso lo que parece más claro es que semejante problema necesita una solución global y no puede resolverlo ningún país solo.

Gestos como el de P. Sánchez con el Aquarius son bellos y ejemplares, pero no son soluciones. ¡Ojalá fueran al menos un toque de atención y una llamada para que nos decidamos a afrontar el problema a nivel europeo, en lugar de ir “trumpeando” disimuladamente! Yo no sé cuál ha de ser la solución, pero recuerdo la frase de un antiguo director de ESADE: “con las soluciones pasa como con el dinero; haberlo haylo; pero hay que saber buscarlo”.

Uno piensa que si somos tan machos y tan fuertes como para bombardear Libias y eliminar dictadores, también debemos serlo para acabar con las mafias que se aprovechan de estas pobres gentes “empaterándolas” con peligro de muerte (lo que uno no sabe es si detrás de esas mafias no estaremos nosotros mismos). Uno piensa también que si hemos sido tan sabios para desarrollarnos tanto, también debemos serlo para contribuir al desarrollo de esos países creando allí fuentes de riqueza y de trabajo que eviten que el horizonte del niño que nace allí sea morir de hambre o de sed (lo que uno tampoco sabe es si estamos dispuestos a que los beneficios de ese desarrollo sean para ellos y no para nosotros, pagando así la deuda que con ellos tenemos).

Si no, si el Mediterráneo en vez de ser un mar privilegiado en medio de la tierra, va convirtiéndose poco a poco en un depósito de cadáveres, quizá llegue un momento en que sus aguas estén definitivamente infectadas y nuestros hijos, cuando vayan a la playa a lo mejor tienen que bañarse con mascarilla. Y no digamos nada si, como predicen nuestros ecologistas, esas aguas sucias comienzan a invadir nuestras ciudades costeras…

Ese día, el “mare nostrum” se habrá convertido en otro “mare monstrum” y el Medi-terráneo se habrá convertido en “Medi-averno”: no centro de la tierra sino centro del infierno. ¿Bastará entonces con decir aquello de “que nos quiten lo bailao”?

Espiritualidad , , ,

‘Home’

Miércoles, 18 de julio de 2018

Hoy, 18 de julio, hace 82 años del Golpe de Estado provocado por Franco que inició la Guerra Civil Española que terminó con un éxodo de miles de españoles y una cruel represión que duró casi 40 años… Tengamos memoria cuando veamos a tantas personas saliendo de sus hogares  a causa de las guerras, del hambre, de la persecución… Acojamosles como otros lo hicieron con nosotros…

refugiados-ue
Nadie deja su hogar a no ser
que su hogar sea la boca de un tiburón.
Solo corres hacia la frontera
cuando ves toda la ciudad
corriendo también
tu vecinos corren más rápido
que tú, el chico con el que fuiste al colegio
que te besó hasta el vértigo
detrás de la vieja fábrica
sostiene una pistola más grande que su cuerpo,
solo dejas tu hogar
cuando el hogar no deja que te quedes
nadie deja su hogar a no ser que el hogar
te persiga, con fuego bajo los pies,
sangre caliente en tu vientre.
No es algo que nunca pensaste en
hacer, y cuando lo hiciste,
llevaste el himno bajo tu aliento,
esperando a llegar al lavabo del aeropuerto
para romper tu pasaporte y tragártelo,
con cada bocado de papel dejando claro
que no volverías.
Tienes que entender
que nadie pone a sus hijos en un barco
a no ser que el agua sea más segura que la tierra.
quién escogería pasar días
y noches en el estómago de un camión
a no ser que las millas de viaje
signifiquen algo más que el viaje.
Nadie escogería reptar bajo alambradas
ni ser golpeado hasta que la sombra te deje,
violado, ahogado, obligado a estar en el fondo
del barco porque eres más oscuro, ser vendido,
pasar hambre, disparado en la frontera como un animal enfermo,
ser compadecido, perder tu nombre, perder tu familia,
pasar uno o dos o diez años en un campo de refugiados,
donde te desnudan y registran, encuentras una cárcel allá donde vas
y si sobrevives y te saludan en el otro lado
con volved a casa negros, refugiados,
sucios inmigrantes, buscadores de asilo
vienen a llevarse lo que es nuestro,
negros con sus manos extendidas,
huelen raro, salvajes,
mira lo que hicieron con su país,
¿qué harán con el nuestro?
Las miradas sucias en la calle
son más suaves que un miembro arrancado,
la indignidad de la vida diaria
es más tierna que catorce hombres que
se parecen a tu padre, entre
tus piernas, los insultos son más fáciles de tragar
que las ruinas, que el cuerpo de tu hijo en pedazos…
Por ahora olvida el orgullo
tu supervivencia es más importante.
Quiero ir a casa, pero el hogar es la boca de un tiburón
el hogar es el cañón de una pistola
y nadie dejaría su hogar
a no ser que el hogar te persiguiera hasta la costa
a no ser que el hogar te dijera
que dejaras lo que no puedas dejar atrás,
aunque sea humano.
Nadie deja el hogar hasta que el hogar
es una voz híumeda en tu oído
que te dice
vete, aléjate corriendo de mí, no sé en qué
me he convertido.

*

Warsan Shire

francia-espana-cumplen-refugiados-alemania_995611997_121379910_667x375

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

Las paradojas del mar o la locura humana

Miércoles, 18 de julio de 2018

320x180_cmsv2_b25bafb6-9fc8-516d-8158-b06f5571d0d1-3175828180612105421-02-aquarius-migrant-boat-0612-exlarge-169Juan Zapatero Ballesteros
Sant Feliú de Llobregat (Barcelona).

ECLESALIA, 29/06/18.- Se ve claramente que estamos ante una disyuntiva respecto a la cual cabe tomar una opción o, por lo menos, sería bueno que lo hiciéramos. Si fuera yo quien tuviera que dar respuesta, no me cabe la menor duda de que me inclinaría clarísimamente por lo segundo. Porque creo que el mar, como cualquier otro elemento geográfico, no sigue una lógica racional tal y como acostumbra a suceder normalmente en la mayoría de las actuaciones de los humanos. Sigue sencillamente las leyes de la propia naturaleza, de la cual forma parte. En cambio, las personas sí que tenemos maneras de actuar que en ciertos momentos no cuadran con aquello que el sentir común admitiría como normal y como lógico, a sabiendas de que sí que poseemos la capacidad de cambiar el rumbo y el sentido de dichas actuaciones, principalmente cuando nos pueden producir daño a nosotros mismos o también a unos terceros, más aún cuando estos son indefensos.

Hace unos días fue el Aquarius, después han sido otros barcos, a pesar de que la cosa ya viene de atrás, pues anteriormente fueron otras embarcaciones parecidas llenas de gente que acabaron de manera casi igual o semejante y me temo que, si Dios no lo remedia, la cosa no pinta nada bien para que el drama pueda llegar a su fin. Quizás lo ocurrido con dicho barco supuso un punto de inflexión en el sentido que era como pasar la famosa línea roja que nunca debiera de haberse traspasado. No me voy ahora a prodigar en calificativos hacia las personas que vetaron que dicha embarcación pudiera recalar en los puertos propios del país que, por razones de cercanía principalmente, tenía la obligación moral de dar el “plácet” para que así pudiera suceder. No lo hago porque creo que el problema es complejo, pero nunca tanto como para despreciar de manera tan burda los valores de la más elemental humanidad. Por ello, creo que lo que sucedió en este caso, en otros anteriores y en los que desgraciadamente vendrán no es achacable, ni mucho menos, a elementos naturales, del mar en este caso, sino a la sinrazón, aunque para mí la palabra más acertada sería “locura”, a la cual hemos llegado muchos de los seres humanos.

Locura como la que consiste en negar socorro y auxilio a personas que vienen huyendo de países pobres, por una u otra razón, en este caso a través del mar en unas embarcaciones degradadas muchas veces en grado extremo o hacinadas como si fueran animales. Ya sé que podríamos sacar ahora a colación una y mil razones para justificarnos con aquello de que, si no se para, las mafias irán cada vez a más, o que los gobiernos de los países de los cuales proceden se desentienden sin el más mínimo sentido de culpabilidad, etc. Pero mientras tanto, ¿no os parece que no tenemos el más mínimo pudor a la hora de preparar con un esmero y cuidado muy especiales algunos de nuestros puertos donde acabarán atracando yates y embarcaciones ataviados de los últimos sistemas en cuanto a estética, comodidad y apariencia, entre otros? Yates y embarcaciones que servirán de recreo a propios y extraños, es decir, a gente del país, pero también a otras personas venidas de fuera, a quien no solamente no se nos ocurre calificarlos como emigrantes, sino que además les ponemos todo tipo de “alfombras”, dígase trato de cortesía especial, de facilidades de todo tipo, de agasajos y congratulaciones y así todo un largo etc., tan largo como podáis imaginar. Y quien dice yates, puede añadir también esos inmensos cruceros preparados hasta el último detalle para que gente de aquí y de allá puedan disfrutar de todos los encantos que encierran y conocer nuevas ciudades y lugares naturales de especial atracción, etc. Para estos y aquellos no solamente no existe el más mínimo veto, sino que incluso que les ofrece todas las facilidades habidas y por haber para que puedan atracar en nuestros puertos. Son “personas”, se dice, que dejan dinero y dan un aire especial a las ciudades que visitan. En cambio, los otros son “gente” que crean problemas y que no generan más que gastos en el lugar donde llegan.

Y ya no hablemos de muchas de nuestras playas: limpias e impolutas hasta el máximo posible, para que “los hombres y mujeres” que lleguen a ellas tomen cómodamente el sol, que nadie niega que sea saludable, por cierto, disfruten de sus aguas, practiquen algunos de sus deportes o juegos favoritos, etc. Mientras tanto, en otras, normalmente menos limpias, o bastante sucias en muchos casos, para ser más exactos, acaban recalando “gente” que viene huyendo o buscando una forma de vida mejor; haciéndolo normalmente en momentos contrarios al caso anterior, es decir, de noche y a oscuras, pues son estos sus mejores aliados para intentar conseguir lo que pretenden.

Sí; así es en general la mayor parte de nuestro Mediterráneo. Aunque pienso que sería más justo decir que así no es el mar, sino la gente que junto a él vivimos. Por ello, me ratifico en que no es una paradoja del mar, sino una locura de los humanos

(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Espiritualidad , , ,

¿Hay algo más inhumano que arrancar a una criatura de los brazos de su madre y pensar que es un mandato de Dios para “poner orden”?

Martes, 17 de julio de 2018

58Yolanda Chávez
Los Ángeles (USA).

ECLESALIA, 25/06/18.- Escribo estos pensamientos desde la impotencia.

No puedo encontrar respuestas a las preguntas que salen disparadas desde mi conciencia cuando escucho el llanto desconsolado de las niñas y los bebés separados de sus madres, quienes con ellos en brazos, cruzan la frontera entre México y Texas. Los miembros del gobierno de Estados Unidos, irresponsablemente manosean la Biblia para tomar frases de Pablo en su epístola a los Romanos y justificar esta acción: “Las personas que violan la ley de nuestra nación están sujetas a juicio, el apóstol Pablo tiene un mandato claro y sabio sobre obedecer las leyes del gobierno porque Dios las ha ordenado con el fin de poner orden”. ¿Hay algo más inhumano que arrancar a una criatura de los brazos de su madre y pensar que es un mandato de Dios para “poner orden”?

Las personas (hombres y mujeres) en el gobierno que se piensan a sí mismos como “los que ponen orden” en esta historia, seguramente antes de salir de sus casas a pronunciar públicamente semejante aberración, dejaron a sus hijos limpios, porque pueden ducharse cada día las veces que quieran, el agua potable no es un problema en sus casas. Dejaron a sus hijos desayunados porque probablemente el mayor de los problemas que el desayuno les presenta, es decidirse por el menú: ¿Huevos? ¿Pancakes? ¿Cereales? ¿Fruta? ¿Jugo de naranja o leche? Seguramente dejaron a sus hijos al cuidado de una persona que se encarga de llevarlos a la escuela donde reciben una educación que les asegura su futuro profesional. Seguramente los abrazaron, los besaron y se despidieron de ellos con un I love you y con la seguridad de que al volver a casa, los abrazarán de nuevo.

Las razones que obligan a las mujeres, aun a costa de su vida, a cruzar la frontera de Sur a Norte del continente Americano con sus hijos en brazos, también tienen que ver con el amor por ellos, también tienen que ver con su seguridad. Quieren verlos limpios, tener agua potable para tomar y asearse. Cruzar la frontera tiene que ver con que sus hijos tengan zapatos, con poder tener un lápiz, un cuaderno, ir a la escuela, y si van, que no vayan con el estómago vacío.

El hecho de cruzar la frontera significa que estas mujeres trataron una y otra vez de dar a sus hijos lo mínimamente necesario para vivir, y no lo lograron. No fue posible porque no encontraron un trabajo honesto, que les garantizara un salario, que les permitiera llegar a su casa con la comida de cada día. Cruzar esa frontera fue su última esperanza…Se me ocurren tantas citas bíblicas, pero ¿para qué seguir ese juego vacío y sin sentido? El llanto de los niños sin sus madres en los fríos albergues de la frontera, es el llanto de una humanidad sin esperanza, ¡lo hemos perdido todo! En el siglo XXI hemos sido capaces de dejar que con la Biblia en la mano, los gobernantes de Estados Unidos cínicamente capitalicen en votos el sufrimiento y el llanto inocente.

 ¡Qué hipócritas hemos sido!

(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Espiritualidad , , , , ,

James Martin arremete contra la asesora espiritual de Trump, Paula White Por defender la política migratoria del presidente estadounidense citando el Nuevo testamento

Sábado, 14 de julio de 2018

rev-james-martin-calls-trump-teams-biblical-references-insane-sinfulbefunky-collage

James Martin: “Me pregunto qué evangelio estará leyendo”

***

***

(RT).- Un prominente sacerdote católicoarremetió contra la asesora espiritual de Donald Trump por defender la política migratoria del presidente estadounidense citando el Nuevo Testamento de la Biblia cristiana. El reverendo James Martin criticó a la teleevangelista Paula White por afirmar que Jesús no fue un refugiado.

“Me pregunto qué evangelio estará leyendo. Jesús deja de lado muchas tradiciones: va en contra de las leyes judías, sana en el día de reposo, toca personas inmundas […] Realmente, el punto de vista de Jesús, una y otra vez, es que las leyes de Dios reemplazan a las del hombre“, aseveró Martin en el programa Anderson Cooper 360, de CNN.

politica-migratoria-de-trump_560x280

Previamente, White había descalificado a quienes “dicen cosas como que Jesús fue un refugiado”, y tildó tal afirmación como “fuera de contexto”. “Sí, [Jesús] vivió en Egipto durante tres años y medio. Pero no fue ilegal: si Él hubiese violado la ley, entonces habría sido pecaminoso y no hubiese sido nuestro Mesías”, indicó la asesora espiritual pentecostal, jefe del consejo asesor evangélico de Trump.

El sacerdote y autor jesuita criticó con dureza que White use las sagradas escrituras para justificar la política migratoria de ‘tolerancia cero’ anunciada por la Administración Trump en abril, que ha resultado en la separación de 2.000 niños inmigrantes de sus padres tras cruzar ilegalmente la frontera entre México y EE.UU.

protesta

Pese a que Trump ordenó a finales de junio poner fin a esta práctica en un plazo de 14 días, el Gobierno de EE.UU. ha informado este lunes que no podrá ajustarse a ese lapso para reunir a las familias. “Aquí vemos a la Biblia [utilizada para] validar que los niños sean separados de sus padres, y esto, a mi parecer, es realmente espantoso”, acotó Martin.

Fuente Agencias, vía Religión Digital

General, Iglesia Católica, Iglesias Pentecostales , , , , , , ,

“¿Por qué emigran los africanos hacia Europa?”, por Faustino Vilabrille

Viernes, 13 de julio de 2018

llegan_a_la_isla_italiana_de_lampedusa__inmigrantes_del_norte_de_frica_594116cc8be4f28c1e7469b17_gLeído en su blog:

Querid@s amig@s colaboradores y cooperantes en la lucha por un mundo mejor

Aproximación a las causas de por qué emigran los africanos hacia Europa

El gran gesto de la acogida del Aquarius

“Fui extranjero y me acogisteis” (Mt 25,35)

La insoportable indecencia de la Cope de los Obispos

Solo es posible una solución eficaz actuando en origen.

Querid@s amig@s colaboradores y cooperantes en la lucha por un mundo mejor

Mientras siga vigente el modelo económico actual, por el que los países ricos del Norte explotan a los países pobres del Sur, la emigración del Sur hacia el Norte será imparable.

Los explotadores de África: Esa explotación, se realiza a través de las Multinacionales, que corrompen a los Gobiernos del Sur y sus Administraciones, que a su vez se dejan corromper, para usurparles sus tierras de cultivo y sus materias primas, los privan de sus derechos más básicos (alimentación, educación, sanidad…), y los avocan a una vida de miseria, de sufrimiento, de impotencia, de desesperación, de tristeza. Así no se puede vivir y por eso se marchan, sabiendo que en la huida se arriesgan incluso a perder la vida, porque allí ya la ven perdida a corto plazo.

La solución eficaz: Es por lo que la única solución eficaz es actuar en origen para que allí puedan tener una vida mínimamente digna. Mientras no se haga esto, hay que acogerlos, tratarlos bien, ayudarles a salir adelante, como hizo muy bien el Gobierno español con el Aquarius dando una lección a Europa, pero la verdadera solución está allí, no aquí. Si no resolvemos el problema en origen la emigración será cada vez mayor. No lo resolveremos con vallas, ni con concertinas, que son un escarnio sangrante, ni con permisos de 45 días, porque África, siendo un continente muy rico, está lleno de hambre, y al hambre no se le pueden poner fronteras.

Lluvias torrenciales: En los últimos correos hablamos de las consecuencias del Volcán de Fuego en Guatemala, que aquí se difundieron más o menos en TV. Paralelamente a la erupción del Volcán, en Ruanda y otros países de África estaban cayendo unas lluvias torrenciales intensísimas, que parece que cada año lo son más, pero aquí los medios apenas dijeron nada. Pasarán las tormentas y vendrá una sequía insoportable, que obligará a muchos miles de personas a no tener ni agua para beber, a tener que buscarla muy lejos y en todo caso no potable. Precisamente hoy nos escriben diciendo que hace un color enorme y ya escasea el agua.

Consecuencias: Los daños de las lluvias fueron: bastantes muertos, muchas casas derrumbadas, tierras de cultivo arrastradas, multitud de cosechas perdidas, y como consecuencia hambruna inevitable a corto plazo.

Las casas de los pobres en todas partes, siempre están construidas en los sitios peores y más inseguros. Y lo peor de Ruanda, por ejemplo, es que el gobierno ni les ayuda en nada a construir otra casa y además no les facilita terreno para hacerlo, incuso veces los expulsa de él sin ningún miramiento, sobre todo en las proximidades de la capital: “vete de aquí, que este sitio lo necesita el Gobierno”.

En Ruanda con un 80 % de población rural y una densidad demográfica de 452 habitantes por Km2., la carencia de tierra es un verdadero drama y perderla por una tormenta una gran desgracia. Además con una renta por habitante de 642 €, y un IDH (Índice de Desarrollo Humano) que no llega a 0,500, los ruandeses están entre los habitantes del mundo que tienen un nivel humano más bajo y peor calidad de vida, aunque algunos países de África aún están peor que ellos.

Índice de Fragilidad Estatal: Entre los índices que se manejan para conocer la situación de un país como el IDH, el PIB (producto Interior Bruto), o el Coeficiente de Gini (para medir la Desigualdad entre los ciudadanos), está también Índice de Fragilidad Estatal (que mide la incapacidad del Estado para hacer frente a los problemas y necesidades de sus Ciudadanos en general). Este índice tiene como límite 120, que sería la insolvencia total del Estado, que estaría al borde de la quiebra y su desaparición: supondría la claudicación de las leyes y el orden, la falta de respuesta a las necesidades básicas de los ciudadanos, la presencia de conflictos armados, cárteles organizados de la droga, la falta de credibilidad de su Gobierno, etc. Si comparamos el Índice de Fragilidad de África con Europa veremos con meridiana claridad por qué tantas personas emigran de África hacia Europa. El Índice de Fragilidad Estatal de Europa va de 18.3 de Noruega (el más bajo) hasta, por ejemplo, el de Grecia de 55,3: Fragilidad muy baja. En cambio el de África Subsahariana va desde 72.9 de África del Sur hasta el 110.7 de la Rep. Demo. del Congo, pasando por el 113,2 de Somalia, hasta el 113,4 de Sudán del Sur: Fragilidad muy alta.

Enorme diferencia: Como vemos, la diferencia es enorme. Sin reducir esa desigualdad no hay solución que valga. Si comparamos Ruanda con un Índice de 89,3 con España, con el 41,4, vemos que la de Ruanda es algo más del doble que la de España. Si a esto añadimos que el IDH de 29 países de África (más de la mitad del Continente) no llega a 0,500, ya tenemos servido el drama de más de 600 millones de personas, que pasan hambre a diario y mueren prematuramente, que carecen de una sanidad básica, que no tienen una enseñanza elemental para sus hijos, que sufren conflictos sociales o bélicos continuamente, huyendo sin parar a campos de refugiados, que albergan a millones de personas.

Gran escándalo: Es insoportable que los presidentes de los respectivos gobiernos de países tan pobres se enriquezcan tan escandalosamente como el de Guinea Ecuatorial, que con lo que saca del petróleo, se hizo dueño casi de la mitad del país, además de lo que tiene fuera del mismo en países de Europa; o el de Angola que vino recientemente a España y a otros países europeos en un avión de los más lujosos del mundo, alquilado por varios días, cuyo costo por hora pasaba de los 60.000 euros, mientras los angoleños tienen una esperanza de vida 52,4 años, un IDH de tan solo 0.526, casi dos tercios de los hogares rurales viven con menos de 1,75 dólares diarios, y el 20 % de los niños mueren antes de los 5 años.

Riqueza de África: Así pues, en África, se da el Índice de Fragilidad Estatal más alto del mundo. Es el Continente que refleja peores índices en todos los aspectos, a pesar de ser el más rico de la tierra. Por ejemplo, alberga el 65% de las tierras cultivables del planeta, pero utilizadas para producir alimentos para poblaciones de fuera del Continente africano; los africanos no tienen acceso a los alimentos que se producen en su propia tierra. También detenta, en porcentajes mundiales aproximados, un 20% de las reservas de uranio, un 90% de cobalto, un 80 % de coltán, un 40% de platino, un 65% de manganeso, entre un 6 y un 8% de las reservas de petróleo, un 50% del oro y diamantes, sus bosques húmedos albergan el 45% de la biodiversidad mundial, además de bauxita, níquel, germanio, litio, titanio, fosfatos, etc.

La República Democrática del Congo tiene el 80 % del Coltán que hay en el mundo, un producto usado en infinitas aplicaciones electrónicas: ordenadores, móviles, televisiones, etc., y sin embargo está entre los países más pobres del mundo.

Pobreza extrema: Los países ricos y sus multinacionales son verdaderas aves de rapiña para África, siendo los africanos verdaderas víctimas de su voracidad, hasta el punto de que más de 300 millones de sus habitantes viven con hambre crónica porque sus ingresos no pasan de 1 € al día, además de ser víctimas de conflictos y guerras permanentes entre ellos, azuzados desde fuera, y por eso sus Estados son muy frágiles.

La consecuencia inevitable es que se arriesgan a todo y marchan, víctimas a la vez de mafias que los engañan y explotan, a ellos y a sus familias.

Decimos más arriba que los países del norte explotan a los africanos. Exportan petróleo 24 países africanos, pero solo enriquece a sus políticos y allegados y a las Multinacionales, y en cambio perjudica al pueblo, pues los pozos de petróleo contaminan la tierra y la hacen inservible para la agricultura como pasó en el delta del Níger. Lo que pasa con el petróleo pasa con otros muchos productos africanos: minerales, agrícolas y forestales, todos en manos de Multinacionales, que enriquecen cada vez más a los más ricos y empobrecen cada vez más a los más pobres.

El gobierno de España, además del gesto del Aquarius, también habla de quitar las concertinas que son algo indigno de la humanidad, y de implicar a Europa en una operación conjunta para el tratamiento de la emigración africana.

También merecen todo el reconocimiento las instituciones que actúan con honestidad rescatando en el Mediterráneo a tantas personas que se ven en peligro inminente de naufragio, así como a otras muchas que se comprometen a acogerlos una vez llegados a tierra, mientras que es indecente e indigno que la Cope de los Obispos haya ridiculizado el gesto del Aquarius. Pedimos que el autor de semejante faena radiofónica sea cesado inmediatamente.

Un cordial abrazo a tod@s, a los inmigrantes y a la Madre Tierra.

Faustino Vilabrille

Fuente Periodista Digital

Espiritualidad , , , ,

Personas rescatadas por el Open Arms denuncian torturas y explotación sexual

Jueves, 12 de julio de 2018

tagnabou-elvis-rescatado-por-el-open-armsTagnabou Elvis, rescatado por el Open Arms (Olmo Calvo/El Diario)

“En Libia, cada noche violaban delante de nosotros a quien iban a matar”

“Decían ‘ven, ven’ y disparaban. Yo vi como mataron a mi amigo. Cuando estás en esa situación, solo Dios puede ayudarte”

A pesar de los testimonios, la Unión Europea defiende la devolución de migrantes al país vecino

(Gabriela Sánchez, El Diario).- Elvis vivió durante un año y medio encerrado en un búnker oscuro del que no podía escapar. Cada día, cada hora y cada minuto sobrevivía sumido en sus pensamientos para evitar concentrarse en el exterior.

Despertarse a gritos, llamar a su madre para explicarle, entre sollozos de dolor, que ha sido capturado mientras su secuestrador le golpea con su rifle en la misma zona de su cuerpo que la tarde anterior. Escuchar a su madre llorar, pidiéndole perdón por no tener dinero suficiente para pagar lo exigido y acabar con el sufrimiento de su hijo. Esta es solo una pequeña parte de ese “infierno libio” descrito por cada migrante rescatado en el Mediterráneo.

Esta es la Libia a la que la Unión Europea apuesta por devolver a quienes tratan de llegar a Italia arriesgando su vida en el mar, a través del traspaso de las labores de rescate ejercidas hasta ahora por la Guardia Costera italiana y las ONG a una supuesta guardia costera libia.

Dos grandes cicatrices inflamadas le recuerdan los golpes diarios de las milicias que lo mantenían en cautiverio. El dolor más profundo, detalla, no venía de las armas con las que dejaban en carne viva su hombro y su cabeza. El mayor sufrimiento procedía de la voz que le obligaban a escuchar cada día al otro lado del teléfono: Mi madre lloraba pero no tenía dinero. No podía hacer nada pero oía mis gritos. Me forzaban a llamarla”, relata Tagnabou Elvis a bordo del Open Arms.

“Los criminales libios lo hacían cada día, excepto cuando se cansaban de pegar. Como nos golpeaban tanto, había días que estaban agotados y se hartaban de pegarnos”, normaliza el joven de Burkina Faso.

No recuerda el número de asesinatos presenciados. “Cada día uno debía morir”, sentencia Elvis con entereza. Cuando llegaba la noche al búnker sin ventanas en el que eran hacinadas decenas de personas, “si te llamaban, era mala señal”, continúa. “Decían ‘ven, ven’ y disparaban. Yo vi como mataron a mi amigo. Cuando estás en esa situación, solo Dios puede ayudarte, lamenta.

tagnabouelvis_560x280Cicatrices recuerdan a Tagnabou Elvis los golpes de las milicias libias

A las llamadas forzadas, las lesiones y el sentimiento de culpa se añadía el ritual de cada día. “Antes de matarles, los violaban delante de nosotros. Les bajaban los pantalones y después los asesinaban”, dice tras ser preguntado por posibles casos de explotación sexual. Ninguno de sus compañeros agredidos sexualmente sobrevivió: “Si te violaban debías morir”, dice Elvis en el barco español por el que fue rescatado tras su huida de Libia.

En su caso, solo había hombres en la habitación donde él permanecía encerrado. “Cada día asesinaban a uno delante de nosotros. Antes solían violarle. Todas las semanas traían a gente nueva. Mataban, dejaban hueco, para encerrar a otras personas capturadas”, añade el joven burkinés.

Las quemaduras de cigarrillo, las breves descargas eléctricas, los cortes con cuchillos o pellizcos con tenazas son otros de los métodos de tortura a los que se refieren muchas de las personas rescatadas por el Open Arms que han atracado este miércoles en Barcelona. Las mujeres y los hombres muestran señales que su paso por los calabozos libios ha dejado en su cuerpo. Algunas de estas provocadas tras las devoluciones realizadas por la supuesta guardia costera libia.

dos-migrantes-hablan-y-observan-el-mar-desde-el-open-armsDos migrantes hablan y observan el mar desde el Open Arms (Olmo Calvo/Afp)

Elvis logró escapar del cautiverio que le mantuvo encerrado durante la mayor parte de su paso por Libia. “El carcelero se emborrachó y se dejó la llave puesta. Huimos todos. Me acuerdo de correr mucho, me quedé solo. Eran las cinco de la mañana. Entonces encontré a la persona que más me ha ayudado, mi padre en Libia”, recuerda el burkinés. Se trataba de un hombre libio que, junto a su familia, lo acogió en su casa. “Durante un mes, me curó las heridas con agua caliente. Hasta que se frenó la hemorragia”, apunta Elvis, quien le contó su necesidad de escapar de Libia. Hasta que la familia debía irse a vivir a Egipto. “Me dejaban su casa de libia para que viviese allí, pero tenía mucho miedo de que volviesen a capturarme las milicias. Al final, él me pagó el viaje a Europa, asegura el joven. Dos semanas después, viajaba sobre una barca neumática con 60 personas a bordo.

Tras siete horas de travesía, observaron a lo lejos un gran barco. Pensaban que se trataba de una patrullera libia. “Sigamos, sigamos”, dije a mis compañeros. “Habíamos hablado que si venían los agentes libios a devolvernos nos íbamos a tirar al agua, sentencia. “Es demasiado Libia”.

No era una patrullera libia. Era el barco español de Open Arms que este miércoles los ha desembarcado en un puerto seguro. “Si hubiese sido un barco de Libia el que nos hubiese encontrado, todos nosotros estaríamos muertos. Lo habíamos acordado”, concluye el burkinés horas antes de tocar por fin suelo europeo.

 

Fuente Religión Digital

General , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.