Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Trabajo’

Emilce Cuda: Trabajo es Cuidado, porque es la actividad humana más significativa.

Sábado, 22 de mayo de 2021

Cuidado_2337076275_15534223_660x371Informe del programa internacional de la ICMC: “El Futuro del Trabajo. Labor después de Laudato Si”

“Si el trabajo es el principal organizador social, el desempleo es el principal des-organizador de la comunidad, ya que constituye la principal amenaza de des-estabilización”

“La guerra ya no será entre los de arriba y los de abajo cuando el 90% de la población mundial está abajo. La guerra que amenaza será por trabajo entre los de abajo”

“Hablar de paz social justa hoy, implica reconocer al desempleo como conflicto principal”

“El salto tecnológico exige una transformación. Reciclar y descarbonizar no es suficiente. Hace falta incorporar el ‘deber de cuidar'”

En el Día del Trabajador hablemos en concreto del conflicto principal antes que de principios abstractos. Sin trabajo digno la  seguridad estatal y ambiental se ve amenazada de muerte. Esta situación agónica constituye una crisis ecológica sin precedentes, pero hay futuro si nos organizamos para resignificar la noción de capital y trabajo, antes que suspender el desarrollo tecnológico. La vida debe ser puesta en valor. Las personas y el planeta deben contabilizarse.

Los cuatro principios sociales concretos que orientan el discernimiento cristiano para la acción justa son inalcanzables si no se identifica al desempleo estructural como conflicto principal del cual hacerse cargo como primer paso para la transición justa.

La dignidad humana realizada en el trabajo creativo, el acceso universal a los bienes creados y tecnológicos, la solidaridad institucionalizada en sindicatos, gremios y movimientos populares, y la participación política y económica subsidiaria, dependen para su efectividad de reconocer que toda labor creativa es trabajo y, en consecuencia, debe ser justamente remunerada y socialmente protegida -tal y como lo expresan las Recomendaciones 202 y 204 de la OIT. Para esto, no solo hay que optar por los pobres, sino también discernir “con” los pobres -que siempre son trabajadores porque no viven de la renta-, cuál es, en cada situación, la acción socialmente justa que garantice el desarrollo sustentable.

Si el trabajo es el principal organizador social, el desempleo es el principal des-organizador de la comunidad, ya que constituye la principal amenaza de des-estabilización. Por eso, desde la ICMC (International Catholic Migration Commission) , el equipo internacional del programa The Future of Work. Labor after Laudato Si (El futuro del trabajo. Labor después de Laudato Si), a cargo de Pierre Martinott-Lagarde junto a Anna Biondi, Robert Vitillo y representantes de distintos centros internacionales de cinco continentes concluye que  “Trabajo es Cuidado” porque: (I) “es la actividad humana más significativa”; (II) “la relación entre capital y trabajo ha sido sobredimensionada”; (III) “la balanza inclinada hacia el capital genera gran desigualdad”. Consideran que enfrentar esa crisis es un desafío urgente que no puede resolverse “incrementando ajustes en el mundo del trabajo sin pensar alternativas radicalmente transformadoras”.

El actual salto tecnológico cualitativo, que elimina estructuralmente horas de trabajo a nivel global, deja fuera del empleo a más de la mitad de la población mundial activa. Sin embargo, el 62% de los desempleados forman parte del sistema productivo pero no son contabilizados: realizan los trabajos “esenciales” pero no son reconocidos como trabajadores y se los llama “informales”. Sin los dispositivos solidarios institucionales -las organizaciones políticas de los trabajadores-, el diálogo social capaz de poner límites éticos a la técnica no es posible, y el paradigma cultural deviene tecnocrático.

La crítica situación social y ambiental, según el informe de la ICMC,  acontece en el marco de una falta de sensibilidad cultural para hacerse cargo de la escandalosa  diferencia entre trabajadores, es decir, entre trabajadores empleados que gozan de protección social, y trabajadores desempleados sin ninguna garantía. La guerra ya no será entre los de arriba y los de abajo cuando el 90% de la población mundial está abajo. La guerra que amenaza será por trabajo entre los de abajo.

Hablar de paz social justa hoy, implica reconocer al desempleo como conflicto principal. No se trata de revolución sino de transición, y el primer paso es eliminar la desigualdad entre trabajadores, reconociendo toda actividad humana económica, es decir toda “labor”, como trabajo.

La consigna del informe conclusivo de la ICMC es: Trabajo es Cuidado/Cuidado es Trabajo. También lo es para los miles de jóvenes de Economía de Francisco en todo el mundo.

En primer lugar, “Cuidado es trabajo”. Esto se asocia directamente al sector económico de servicios, el cual ocupa a más de la mitad de la población mundial activa, y la mitad de esa mitad no está empleada formalmente. Por eso, la solución a la desigualdad laboral pasa por percibir culturalmente el cuidado como trabajo, reconociéndolo como tal desde el Estado, para equiparar así en protección social a todos los trabajadores y poner fin al conflicto social que esa diferencia genera, amenazando la paz, no sólo local sino también geopolíticamente. La gran diferencia no es solo entre sectores sociales y/o étnicos, sino también entre continentes debido a una división internacional del trabajo desde fines del siglo XIX.

 ICMC_2337076274_15534208_667x218

En segundo lugar, Trabajo es Cuidado”. En este caso, se hace referencia al sentido de la palabra “cuidado” que va más allá de la persona del trabajador. No solo se trata de supervivencia individual y familiar, sino también de seguridad estatal y planetaria porque, como se dijo al comienzo, si el trabajo es el primer organizador social, el desempleo es el principal desorganizador y, por consiguiente, el principal des-estabilizador.

Por eso la urgencia en iniciar procesos de transicion justa que garanticen trabajo digno para todos. Sin trabajo organizado no es posible el diálogo social que permite las negociaciones entre trabajadores y corporaciones tendientes a establecer dentro de los Convenios Colectivos de Trabajo, además de condiciones dignas y decentes para la persona del trabajador y su familia, también regulaciones productivas sobre la reinversión de la renta para garantizar la dignidad del planeta. Siendo realistas, el cuidado de las riquezas depende de los límites éticos que desde el “subsuelo del planeta” se pongan a la técnica. El trabajo, organizado institucionalmente, es cuidado.

La Agenda 2030 de la ONU sobre Desarrollo Sustentable llama a una transformación de magnitud considerable, y determina que el trabajo es el principal agente de transformación para prevenir el caos político. Para eso establece tres herramientas: (I) participación en el diálogo social de todos los sectores productivos, sentados a la mesa como pares, para  decidir sobre el modo sustentable de producción, distribución y reinversión de la renta; (II) ley como reconocimiento estatal de los acuerdos; (III) cooperación internacional para el desarrollo de los pueblos.

Según el informe de la ICMC, las cosas buenas que se gestaron en la modernidad industrial, como el derecho laboral y la democracia, deben ser los primeros escalones de la transición justa, pero requieren de organización. Esto resulta imposible cuando la relación entre trabajadores se rompe debido al desempleo y el teletrabajo que impiden unirse para salvarse. La Declaración por el Centenario de la OIT puso al centro a la persona humana.

1619033425583En el 2019, la Comisión Mundial para El futuro del trabajo, sostiene  que no se puede seguir definiendo al trabajo solo como contrato entre empleador y empleado por motivos económicos de compensación financiera. De acuerdo con esto, Laudato Si propone considerar las cuatro dimensiones del trabajo: social, económica, ecológica y espiritual (sanitaria). Para afrontarla se debe resignificar al  trabajo como “cualquier actividad que modifique la realidad existente” (LS 125). De eso  depende el futuro socioambiental porque hacer la experiencia del trabajo vuelve “cuidadosos” y permite “oír tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres” (LS 49).

Se busca poner en marcha una  “auténtica cultura del cuidado” (LS 229), sin embargo, el  proceso de transición justa no arranca porque durante casi tres siglos la producción solo se centralizó en la acumulación de la renta y no en el desarrollo de la riqueza para la promoción humana, como señala el informe de la ICMC. El poder impersonal del capital financiero lo penetra todo hasta “tomar el alma”  (FT 14), llevando a la especie humana al borde del ecogenocidio (LS 175). Es una crisis cultural -y no económica- la que impide: (I) identificar el conflicto principal que amenaza la seguridad de los Estados; (II) discernir comunitariamente como “desatar nudos” de acuerdo a principios sociales constituidos a partir de la experiencia real de sufrimiento; (III) actuar concretamente por la justicia, en memoria de la injusticia social, al margen de los principios ideales de justicia construidos “balconeando” la vida.

ICMC, de acuerdo con los principios sociales del magisterio católico: (I) identifica como principal conflicto al desempleo estructural; (II) juzga que, si bien se asiste a un cambio de época a causa de la automatización tecnológica, los efectos significativos en las estructuras económicas, políticas y culturales que hasta ahora ordenaron el campo social son consecuencia de una desorganización laboral; (III) sostiene que es necesario cambiar la estructura de gobernanza que hoy ya no representa ni organiza, y que ese debería ser el rol de los líderes populares.

icmc-inaugurates-a-new-covid-19-hospital-ward-in-pakistan-crop-1617977122-1849x1200El futuro socioambiental depende de reconocer como trabajo todas las actividades laborales ya existentes para que las personas accedan a los beneficios sociales. Más de la mitad de los trabajadores están desempleados pero ocupados en el sistema económico. Contribuyen al sistema productivo de bienes y de acumulación del capital financiero pero están invisibilizados contablemente en la cadena de valor que conforma el PBI nacional. Las labores no reconocidas remunerativamente tampoco son reconocidas culturalmente, en consecuencia, el presupuesto estatal destinado al cuidado sanitario y educativo de los “desempleados” no es percibido por los “empleados” como inversión social sino como gasto público.

Esta es la forma que asume la esclavitud hoy. En el caso de los alimentos consumidos, el 53% mundial sigue siendo producido familiarmente y no contabilizado como productividad por los países. Eso significa que el 5% de los productores contabiliza para sí el valor que genera el 95% restante. Otro caso significativo es la economía de servicios, que se expandió en los últimos 60 años hasta convertirse en la principal “fuente de energía” del actual crecimiento económico, y está siendo sustituida por inteligencia artificial.

El salto tecnológico exige una transformación. Reciclar y descarbonizar no es suficiente. Hace falta incorporar el “deber de cuidar”. El Manifest for Decent and Sustainable Work, (ICMC/CERAS), presentado e la ONU en mayo de 2018, puede resumirse en estos puntos:

El trabajo no es un commodity; es la  condición humana  ecológica dignificante de: co-laborar para cuidar y crear. 

Las condiciones de vida decente son las que garantizan a las personas realizarse humanamente desplegando su constitución esencial: creativa -con derecho a ser capacitado-; y cuidadora -con derecho a discernir y decidir sobre la producción, distribución y reinversión de los bienes comunes-, en co-laboración comunitaria. Lo contrario es inhumano e indignante.  

La labor creativa y cuidadosa es una realidad social -por la vida y con todos-, por eso reconocer al trabajo como co-laboración es justicia social, una tarea amorosa, no comercial, que no busca rédito sino redención.

Lo contrario impacta socio-ambientalmente amenazando la seguridad de los Estados y de la vida en el planeta.

Una transformación urgente  en las relaciones económicas de producción destructivas requiere convergencia de valores éticos y técnicos.

Se debe reiniciar el diálogo social como lugar privilegiado para la manifestación humana -como creadora y cuidadora/responsable-, resignificando la categoría de trabajo, más allá de la idea de empleo asalariado, reconociendo cultural y legalmente todas las actividades laborales que se realizan para sostener la vida -que deben serlo todas, no solo las de servicio- como trabajo. 

Eso necesita el re-establecimiento del vínculo entre el trabajo y tiempo disponible para las relaciones humanas políticas.

La correlación entre exclusión social y riesgos ambientales obliga a resignificar la justicia como socioambiental, eso resignifica la noción de equilibrio ecológico como: producción sustentable; distribución equitativa de la riqueza; coneccion entre trabajadores; remuneración justa; derechos laborales; nuevos métodos de gerenciamiento; contratos de trabajo dignos; y  protección social extendida a los desempleados laborantes.

Fuente Religión Digital

Espiritualidad , , ,

El ascetismo más seguro

Lunes, 19 de octubre de 2020

Del blog Amigos de Thomas Merton:

FB_IMG_15742737823289671

 “El camino hacia la contemplación es una oscuridad tan intensa que ya no es ni siquiera dramática. No queda nada en ella que pueda ser asido y acariciado como heroico ni aun insólito. Así, para el contemplativo, hay un valor supremo en la rutina ordinaria de trabajo, pobreza, penalidad y monotonía que caracteriza la vida de la gente pobre, ininteresante y olvidada del mundo.

Cristo, que vino a la tierra para formar contemplativos y enseñar a los hombres la ruta de la santidad y la oración, habría podido fácilmente rodearse de ascetas que lo dejaran morir de hambre y aterraran a la gente con extraños éxtasis. Pero sus Apóstoles fueron trabajadores, pescadores, publicanos que se distinguían tan solo por su indiferencia hacia la mayor parte de la complicada red de devociones, prácticas rituales y moral gimnástica de los santos profesionales.

El ascetismo más seguro es la inseguridad amarga, el trabajo y pequeñez de los realmente pobres. Depender absolutamente de otros. Ser desconocido, menospreciado y olvidado. No conocer la comodidad ni la limpieza. Vivir en la suciedad y comer mal. Recibir órdenes y trabajar mucho por poco dinero. Esto es una dura escuela, que la mayoría de las personas piadosas hacen todo lo posible por evitar”.

*

Thomas Merton
Semillas de contemplación

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , ,

‘Iglesia por el Trabajo Decente’ reclama el ingreso mínimo vital y un pacto de Estado contra la precariedad laboral

Viernes, 1 de mayo de 2020

Iglesia-Trabajo-Decente-reclama-precariedad_2226387353_14549554_660x371Manifiesto de las entidades cristianas con motivo del 1º de Mayo

Piden el reconocimiento del derecho a la prestación por desempleo para las personas empleadas de hogar, la regularización extraordinaria e inmediata de los trabajadores “sin papeles”

““No nos cabe duda de que la crisis laboral y económica provocada por la pandemia del COVID-19 hubiera tenido un menor impacto sin la indecente precariedad laboral, ese ´virus´ que caracteriza el sistema de relaciones labores”

Reclama el reconocimiento de los “empleos más precarizados” (agricultura, trabajadoras del hogar, repartidores…) que se han descubierto como “esenciales para la sostenibilidad de la vida”

El panorama se presenta desolador: con cuatro millones de trabajadores que se verán afectados por un ERTE, más de 3,5 millones de parados, 1,4 millones de autónomos que han cesado su actividad, casi un millón de empleos destruidos, más de un millón de parados sin prestación… Este 1º de mayo del coronavirus tendrá muy presente la situación de millones de trabajadores y trabajadoras en nuestro país, y el mundo, abocados a un futuro incierto.

Por ello, la plataforma Iglesia por el Trabajo Decente (ITD), que aglutina a entidades como Cáritas, Conferencia Española de Religiosos CONFER, Hermandad Obrera de Acción Católica HOAC, Justicia y Paz, Juventud Estudiante Católica JEC y Juventud Obrera Cristiana JOC, ha elaborado un manifiesto en el que reclaman con urgencia la aprobación de un ingreso mínimo garantizado, el reconocimiento del derecho a la prestación por desempleo para las personas empleadas de hogar, la regularización extraordinaria e inmediata de los trabajadores “sin papeles”, así como un pacto de Estado que apueste por la centralidad de la persona y el trabajo decente.

La pandemia de la precarización

“No nos cabe duda de que la crisis laboral y económica provocada por la pandemia del COVID-19 hubiera tenido un menor impacto sin la indecente precariedad laboral, ese ´virus´ que caracteriza el sistema de relaciones labores, que lesiona los derechos de las personas trabajadoras y de sus familias; si la sanidad y el conjunto de políticas sociales hubieran contado con los recursos que necesitan y que fueron recortados como consecuencia de la anterior crisis financiera”, sostiene el manifiesto, que pone el foco en los “empleos más precarizados” (agricultura, trabajadoras del hogar, repartidores…) que “se han descubierto como esenciales para la sostenibilidad de la vida” durante la cuarentena, pero que siguen “ejerciendo sus funciones en condiciones precarias y en la mayoría de los casos sin la protección adecuada”.

ITD1M2020-10-10-1536x768

Entre las medidas concretas, ITD reclama que “se articulen e impulsen todas las medidas necesarias evitando que esto vuelva a pasar y para construir una red de protección social para quienes han perdido empleo, salario y derechos, para que nadie se quede atrás”.

Estas son algunas de las demandas:

• El reconocimiento de un ingreso mínimo garantizado en un programa articulado que integre las políticas sociales en España.

• El derecho a la prestación por desempleo para las personas empleadas de hogar, así como el reconocimiento social del trabajo de hogar y de cuidados.

• La regularización extraordinaria y urgente de los trabajadores y las trabajadoras “sin papeles” y descartados de los derechos de ciudadanía.

• Un pacto de Estado que, entre otras cuestiones, apueste por la centralidad de la persona y el trabajo decente, piedra angular sobre lo que se sostiene todo lo demás.

• El fortalecimiento del pilar de los derechos sociales en Europa.

El Manifiesto finaliza con una invitación “a las comunidades cristianas a unirnos, desde la distancia física obligatoria, desde nuestras casas, en la celebración y la oración”, y a “participar con creatividad en aquellas acciones que puedan hacer visible la necesidad de un trabajo decente acorde con la dignidad humana”.

Manifiesto de Iglesia por u… by Religión Digital on Scribd

Fuente Religión Digital

Espiritualidad, General , , , , , , , , , ,

Chile: Instructivo de la Dirección del Trabajo garantiza derechos laborales de personas trans

Martes, 14 de enero de 2020

laboral-trans.movilh-634x394Obliga a respetar el sexo y nombre social para todos los efectos, incluido el uso de baños. Si bien el documento es antiguo, solo se hizo conocido hoy tras una reunión del Movilh con la Dirección del Trabajo.

La Dirección del Trabajo ya cuenta con un instructivo que orienta sobre los derechos de las personas trans en el ámbito laboral, lo cual fue festejado y comunicado públicamente hoy por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh)

Si bien el dictamen es de febrero del 2017, solo ahora se hizo conocido, luego de que el Movilh se reuniera con la jefa de Gabinete de la dirección el Trabajo, Isadora Rault, para avanzar en mecanismos que garanticen los derechos de las personas trans en el ámbito laboral, en particular tras la entrada en vigencia de la Ley de Identidad de Genero.

“Aunque el instructivo nació como respuesta a la consulta de una empresa en específico, es aplicable a todo el campo laboral, según nos explicó la Dirección del Trabajo. En tal sentido, hemos comenzado a sociabilizar el instructivo para que todas las personas trans sepan como ejercer sus derechos en sus trabajos. En paralelo la Dirección del Trabajo está evaluando que otras herramientas generar para garantizar la no discriminación por identidad de género”, sostuvo la dirigente trans del Movilh, Paula Dinamarca.

Añadió que el instructivo es “de especial relevancia, pues al margen de la autonomía de los empleadores para definir políticas internas, estas en ningún caso deben violentar la ley de identidad. Por tanto, y como ejemplo, las personas deben usar baños acordes a su género”.

En efecto, el instructivo establece que “no puede caber duda a estas alturas del debate jurídico” que las “prescripciones de higiene y seguridad que impone el ordenamiento laboral al empleador han de proteger a todos y cada uno de sus trabajadores, cual sea la condición y situación personal de éstos, siendo inconcebible que una persona dependiente de la empresa quede marginada de tan básica protección por el solo hecho de tener un determinado sexo, orientación sexual o identidad de género”.

Privar de algún derecho a las personas LGBTI, añade el instructivo, implica vulnerar el artículo 2 del Código del Trabajo, así como los artículos 1 y 19 de la Constitución Política

En consecuencia, si bien la normativa referente a baños suele usar la terminología “hombre-mujer”, “ello no implica de modo alguno que el ordenamiento jurídico permite desconocer el significado y alcance de la identidad de género a que tiene derecho toda persona, ni menos puede constituir un fundamento para adoptar medidas vulneratorias”, apunta el instructivo.

La correlación con los derechos fundamentales que se deben amparar en sede laboral, permite sostener que una persona trans, o en términos amplios, cualquier trabajador o trabajadora que sea sujeto de una migración de género, tiene, como todos, el derecho a ser respetado en su autopercibida identidad de género, pudiendo la lesión de esta –sea parte del empleador, sea parte de otro trabajador- resultar atentatoria a la dignidad, tanto como al derecho al trato igualitario y a otros derechos esenciales, la honra, la intimidad y la integridad física y síquica del afectado”, finaliza al instructivo.

Instructivo completo aquí

Fuente MOVILH

General, Historia LGTBI , , , , , ,

Lo que da gloria a Dios

Miércoles, 18 de septiembre de 2019

Del blog Amigos de Thomas Merton:

67506402_930427633965361_2532696752222371840_n

“La oración no es lo único que le da gloria a Dios, también el trabajo. Golpear un yunque, serrar un madero, pintar una pared, manejar caballos, barrer, fregar, todo le da gloria a Dios si, estando en su gracia, lo haces como tu deber. Comulgar dignamente glorifica a Dios de gran manera; pero comer con agradecimiento y templanza también. Levantar las manos en oración glorifica a Dios. Pero el hombre con la horquilla llena de estiércol y la mujer con un cubo lleno de comida para los cerdos también le glorifican. Tan grande es Dios que todo le glorifica si se hace con esa intención. Vive así, pues, hermano mío”.

*

Gerard Manley Hopkins

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , ,

Niegan trabajo a personas LGBT+ en Veracruz

Lunes, 26 de agosto de 2019

Personas-LGBT-Veracruz-e-consulta-veracruz e-consulta Veracruz

Nuevamente, la comunidad LGBT+ es discriminada en Veracruz. Esta vez, empresas y comercios en el estado niegan trabajo a personas LGBT+.

Veracruz es uno de los estados más violentos con la comunidad LGBT+. En él se han reportado múltiples crímenes de odio y denuncias por homofobia, pero esta vez es la discriminación laboral lo que aqueja a la comunidad, y se ha reportado que a personas LGBT+ se les ha negado el trabajo en Veracruz. Homosensual habló en exclusiva con el activista LGBT+ Édgar Gómez y esto es lo que sabemos al respecto.

La asociación civil por los derechos LGBT+ en Veracruz Soy Humano reportó que distintas empresas y comercios en el puerto han negado trabajo a personas LGBT+.

De acuerdo con Édgar, secretario de Soy Humano, el caso más reciente fue el de una mujer trans. Ella trabajaba en una tienda departamental, pero cuando llegó un nuevo supervisor le demandaron «vestirse como hombre», a pesar de su identidad.

Otro caso fue el de una chica lesbiana que pidió trabajo en un restaurante y, por su apariencia masculina, le negaron el puesto. Los dueños del restaurante dijeron que eran cristianos y que no podían darle trabajo por sus «convicciones».

El caso anterior fue solo un ejemplo de las ‘excusas’ con las que estas personas justifican no contratar a personas LGBT+. Édgar nos mencionó que:

«En algunos casos argumentan que porque son personas problemáticas, que pueden acosar a algún cliente e incluso por insinuar ser pervertidos. Lo curioso es que esta gente religiosa y conservadora siempre dicen lo mismo: no somos homofóbicos y los respetamos, pero pedimos respeten nuestras creencias. Al parecer no saben que incurren en un delito por discriminación».

Al respecto, lo que las personas LGBT+ han hecho ha sido levantar denuncias. Soy Humano les ha ayudado ofreciendo apoyo para darle voz a sus casos de discriminación. Édgar compartió a Homosensual que también habían iniciado campañas para evitar la discriminación laboral hacia personas LGBT+ en Veracruz:

«Ya habíamos iniciado una campaña a empresas pequeñas llamada Empresa Libre de Discriminación. Ahí hablamos con los dueños y estaban comprometidos con no permitir ningún tipo de discriminación a clientes LGBT+. Pegamos una calcomanía para eso y fue una campaña muy buena».

Se ha recomendado a las personas LGBT+ afectadas en Veracruz que denuncien sus casos de discriminación. No obstante, para que las personas LGBT+ dejen de ser víctimas de la discriminación y la exclusión laboral en Veracruz, se requerirá que las autoridades del estado también tomen cartas en el asunto.

Fuente Homosensual

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Iglesia por el Trabajo Decente’ exige a los políticos acabar con la “lacra” de la precariedad laboral

Miércoles, 1 de mayo de 2019

Iglesia-sumando-fuerzas-trabajo-decente_2008009300_12183237_660x371El trabajo es un elemento imprescindible para la justicia social”, clama ante el 1 de mayo

La precariedad “está afectando duramente a la juventud hundida en una pobreza crónica que les imposibilita un proyecto de vida”, alerta, además de a familias sin necesidades básicas y a mayores con pensiones indignas

“Se trata de situaciones provocadas por un sistema capitalista injusto que sitúa el trabajo, no como fuente de vida y dignidad, sino como recurso al servicio imperioso del capital”, denuncia

Ante la celebración del 1º de Mayo, las entidades promotoras de la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (ITD) –Cáritas, Conferencia Española de Religiosos (CONFER), Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), Justicia y Paz, Juventud Estudiante Católica (JEC) y Juventud Obrera Cristiana (JOC)— unen sus voces, por segundo año consecutivo, para “celebrar el sentido creador del trabajo” y reclamar la erradicación de “la lacra de la precariedad laboral que caracteriza el actual sistema de relaciones labores y que lesiona los derechos de las personas trabajadoras y de sus familias”.

En el manifiesto Priorizando a las personas, descartamos la indecente precariedad elaborado con motivo de esta fiesta de los trabajadores y de san José Obrero, recuerdan que “el trabajo decente, que forma parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, es un elemento imprescindible para la justicia social y la cohesión de toda la humanidad”.

Efectos en jóvenes, familias y mayores

Las entidades de la Iglesia denuncian los graves efectos que la precariedad laboral está teniendo en “la juventud hundida en una pobreza crónica que les imposibilita un proyecto de vida”, en las “familias cuyas necesidades básicas quedan sin asegurar o sin cubrir, como son el techo, luz, comida, ropa o medicamentos” y en las “personas mayores que sufren una vejez sin calidad a causa de unas pensiones indignas”.

Además de subrayar que “el trabajo es esencial para la vida de las personas porque ayuda a construir nuestra humanidad”, las organizaciones exigen “a políticos, gobernantes y poderes económicos unos derechos que son básicos para la construcción de una sociedad cuyo sentido y función sirvan al bien común”. Para ello proponen, recogiendo uno de los focos señalados por la Organización Internacional del Trabajo con motivo de la celebración del centenario, un programa centrado en las personas y basado en la inversión en las capacidades de los individuos, las instituciones laborales y en el trabajo decente y sostenible”.

El manifiesto incluye el testimonio de César, un joven de Zaragoza, quien sufre en carne propia los efectos de la precariedad laboral y que explica cómo “la mayoría de trabajos que me ofrecen las empresas son precarios, horas sueltas, sustituciones puntuales… No dan para vivir de forma digna, ni mucho menos. Este tipo de trabajo me genera mucho estrés y tengo miedo del día de mañana. Por eso, este 1º de Mayo acudiré a la calle para junto a otros intentar conseguir un trabajo digno”.

Indecente precariedad

Una situación de indecente precariedad reflejada en los índices de:

■ Desempleo. 3.304.300 personas paradas y sin posibilidad de trabajar (EPA 2018).
■ Calidad del empleo. La tasa de temporalidad es del 26,86% (EPA 2018). El trabajo a tiempo parcial involuntario es del 58%; 58,2% en hombres; 68,5% en mujeres (EPA 2017).
■ Pobreza laboral. Un total de 12.338.187 personas, el 26,6 % de la población está en riesgo de pobreza y/o exclusión social. El 14,1% de las personas ocupadas son personas trabajadoras pobres. (Informe AROPE, EAPN, 2018)
■ Horas extras. Se realizan 7 millones de horas extras a la semana, de las que 3 millones no se cobran. 364.400 trabajadores trabajan horas de más sin cobrarlas y otros 415.400 los que las hacen cobrando. (CCOO, EPA 2018)
■ Redes de protección. La tasa de cobertura de personas sin trabajo y con prestaciones es del 61%. 1,39 millones de personas carecen de trabajo y de prestación social carece de prestación (SPEE, 02/04/2019). 2.835.000 pensionistas (el 29,6%) tienen una pensión por debajo del umbral de pobreza (609€/mes). Más de 1,5 millones de pensionistas (15 %) tienen un importe mensual de entre 609 € y 650 €. (Informe AROPE, EAPN, 2018)
■ Salarios. El salario medio anual de las mujeres fue de 20.131,41 euros, mientras que el de los hombres fue de 25.924,43 euros en 2016. El sueldo más frecuente se situó en torno a 16.497,40 euros (INE 2018).
■ Seguridad y salud laboral. El número de accidentes de trabajo con baja en 2018 fue 47.435. De los accidentes en jornada con baja, se produjeron 297 accidentes graves y 37 accidentes mortales. El número total de accidentes de trabajo con baja in itinere fue 6.135, de los cuales el 44% (2.729) afectaron a varones, mientras que el 56% restante (3.406) afectaron a mujeres. Por gravedad, 73 fueron accidentes in itineregraves y 7 accidentes in itinere mortales. (MITRAMISS, avance 2019)
■ Participación de los trabajadores. El 51,3% de los asalariados no tiene representante sindical en la empresa (Encuesta de Condiciones de Trabajo. 6ª EWCS, 2015. Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo).
■ Descanso. El 22,4% de los ocupados trabaja más de 40 horas a la semana. El 33% trabaja en domingo, una o más veces al mes. El 24,6% tiene un horario que no se adapta a sus compromisos familiares y personales (Ibidem).

Situar a las personas en centro

Con objeto de transformar estas condiciones de quiebra de derechos y de dignidad, Cáritas, CONFER, HOAC, Justicia y Paz, JEC y JOC plantean estas reclamaciones:

■ Que se sitúe a la persona en el centro de la vida política, de las relaciones laborales y del trabajo, a fin de abordar la indecente precariedad que descarta a millones de personas al acceso a un trabajo decente, y de facilitar el diálogo social entre los gobiernos y las organizaciones de trabajadores y trabajadoras, empresariado y agentes sociales.

■ Que los poderes públicos hagan efectivo el derecho a un trabajo digno para todas las personas, ya que el trabajo es expresión de la propia dignidad

■ Que se reconozca social y jurídicamente el trabajo de cuidados, basado en un planteamiento nuevo de políticas sociales, de género y educativas que facilite una prestación de los cuidados compartida por hombres y mujeres.

■ Que se promuevan unas condiciones laborales que garanticen la integridad física y psíquica de la persona, y su protección social, para que no haya ni una persona muerta más por accidente de trabajo.

En el marco del 1º de Mayo, las entidades que lideran la ITD han convocado en todo el país una apretada agenda de actividades de movilización pública para exigir, de la mano de las organizaciones sindicales, un trabajo decente acorde con la dignidad de todas las personas.

Manifiesto en el 1 de mayo de Iglesia por el Trabajo Decente by Religión Digital on Scribd

Fuente religión Digital

Cristianismo (Iglesias), Espiritualidad, General, Iglesia Católica , , , , , , , ,

El trabajo

Lunes, 17 de diciembre de 2018

PG18 Trabajadores 20121212 01

El trabajo es el contenido característico de la que llamamos jornada laboral o vida cotidiana. A buen seguro, es posible sublimar el trabajo y engrandecer el noble y embriagador poder creativo del hombre. También podemos abusar de él, como se hace con tanta frecuencia, para huir de nosotros mismos, del misterio y del enigma de la existencia, del ansia, que nos hacen buscar sobre todo la verdadera seguridad.

El trabajo auténtico se encuentra en medio. No es ni la cima ni el analgésico de la existencia. Es, simplemente, trabajo: duro y, sin embargo, soportable, ordinario y habitual, monótono y siempre igual, inevitable y -si no se pervierte en amarga esclavitud- prosaicamente amistoso. Él conserva nuestra vida, mientras, al mismo tiempo, la consume lentamente.

El trabajo no puede gustarnos nunca del todo. Incluso cuando empieza como realización del supremo impulso creativo del hombre, se convierte, de manera inevitable, en ritmo acelerado, en gris repetición de la misma acción, en afirmación frente a lo imprevisto y a la pesadez de lo que el hombre no obra desde el interior, sino que lo sufre desde el exterior, como por obra de un enemigo. Sin embargo, el trabajo es también constantemente un tener que ponerse a disposición de los otros siguiendo un ritmo preexistente, una contribución a un fin común que ninguno de nosotros se ha buscado por sí solo. Por eso es un acto de obediencia y un perderse en lo que es general […].

El trabajo, no por sí mismo, sino por efecto de la gracia de Cristo, puede ser «realizado en el Señor» y convertirse en ejercicio de esa actitud y de esa disposición a las que Dios puede conferir el premio de la vida eterna: ejercicio de la paciencia -que es la forma asumida por la vida cotidiana-, de la fidelidad, de la objetividad, del sentido de la responsabilidad, del desinterés que alienta el amor.

*

K. Rahner

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad ,

Misericordia y justicia ante la desigualdad global.

Lunes, 17 de diciembre de 2018

dibujo grises18Comunicado de la XIX Semana Andaluza de Teología.

ECLESALIA, 03/12/18.-

La producción de “residuos humanos” -es decir, las poblaciones “superfluas” de migrantes, refugiados y demás parias empobrecidos- es una consecuencia del proceso globalizador a nivel mundial y su ensalzado progreso económico. Dicha globalización provoca un número cada vez más elevado de personas privadas de medios adecuados de subsistencia, al mismo tiempo que el planeta se está quedando sin lugares habitables para ellas y tal vez algún día también para todos los humanos en un desastre ecológico global.

La Unión Europea carece de respuestas ante los desafíos que plantea nuestro entorno geoeconómico y geopolítico. No tiene visión estratégica ni a largo ni a medio plazo. Deja al Mercado gestionar “automáticamente” la demanda migratoria y no quiere asumir su responsabilidad política y moral para con refugiados y migrantes. Su falta de visión y decisión, de previsión y de gestión de las migraciones beneficia directamente a los movimientos y partidos políticos xenófobos y a los traficantes de personas. Podemos decir que la crisis de las migraciones es la crisis de la propia Europa como proyecto humanizador y civilizatorio que pretendía ser un verdadero espacio de libertad, justicia y seguridad al servicio del reconocimiento e igual garantía de los derechos humanos.

Las migraciones interpelan: o apostamos por ser humanos en una sola humanidad, o se agudizarán las diferencias practicando la cultura del “descarte” que dice el Papa Francisco. Leyes de extranjería cada vez más severas y criminalizadoras, crueles medidas de control de fronteras, políticas de extrema dureza contra los “fugitivos” (migrantes o refugiados), miles de ahogados en el mar, gobiernos que no quieren ver ni hacer justicia, trabajadores extranjeros a explotar y sin derechos, auge de la xenofobia y de populismos que propagan el odio étnico, el temor y el rechazo a quienes llegan hasta aquí: personas con la muerte a su espalda y un muro ante su rostro. Vivimos enredados en una dinámica de rechazo de “los otros”, víctimas silenciadas, olvidando que en ellas nos jugamos nuestro propio ser, personal y colectivo.

Discriminar, invisibilizar, ignorar, minusvalorar, marginar, explotar son prácticas cada vez más extendidas en nuestras sociedades y forman parte de la experiencia cotidiana de las personas y colectivos que las sufren: mendigos, los sin techo, migrantes y refugiados, desempleados y parados, mujeres víctimas de trata, pensionistas empobrecidos, desahuciados, barrios marginales y marginados, minorías de todo tipo, etc.

La discriminación femenina es un hecho evidente en toda sociedad y en todo el mundo. Aunque es verdad que la desigualdad no se presenta con la misma intensidad en todas partes y culturas, lo cierto es que dicha desigualdad está presente en todas ellas y siempre obedece a la misma causa: el patriarcado como sistema simbólico y social creado y organizado por los varones. Un sistema que vive en los discursos ideológicos y se concreta en las estructuras sociales que priorizan el ejercicio del poder masculino con instituciones y normas opresoras para las mujeres.

El duro recorrido histórico del feminismo por lograr la igualdad de género tiene aún muchos retos hasta alcanzar la autonomía personal y el reconocimiento social de las mujeres. Frente al patriarcado dominador y dominante ya no hay marcha atrás en lo conseguido por las mujeres, que apuestan por rozar lo increíble y tener su lugar en un mundo no pensado para ni por ellas. Vivir como diferentes y a la vez como iguales y construir una sociedad igualitaria es un largo camino siempre por hacer.

Ante la irracionalidad, silenciamiento e indiferencia de cuanto sucede en el mundo y en nuestros entornos más próximos, no podemos olvidar nuestra misión como ciudadanos/as y como cristianos/as: ACOGER. La acogida debe prevalecer sobre leyes, normas y protocolos. Hemos de cuidarnos mutuamente. Porque la acogida no es algo unidireccional. Acojo si me dejo acoger. Me acogen si soy capaz de disponerme a la acogida. Esos cuidados recíprocos son los que nos constituyen como personas y como comunidad cristiana. Acogida, cuidados, comunidad, solidaridad, gratuidad, etc. son obligación de justicia y son adjetivos necesarios que pueden hacer de la vida colectiva y personal algo completamente diferente y más feliz. He aquí la tarea que nos queda: salvar lo que nos salva y contar con los que no cuentan.

Sabemos que el compromiso del seguimiento evangélico conlleva un decidido combate contra la idolatría del dinero, del poder, del consumo, de la violencia. En otras palabras, un combate a favor de la justicia que se desborda en la solidaridad como plenitud de aquella. Misericordia y justicia son los criterios para discernir, probar y comprobar que nuestra adhesión a Jesús de Nazaret es creíble y nos aproxima a la propuesta de que otro mundo es posible y necesario.

23, 24, 25 noviembre 2018.Torrox (Málaga)

Comunicado de la XIX Semana Andaluza de Teología.

(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Espiritualidad , , , , , , ,

Cáritas reclama una Ley Integral contra la trata de personas y un compromiso por el trabajo decente en España

Miércoles, 31 de octubre de 2018

1-de-cada-4-trabajadores-realiza-horas-extras-sin-remuneracion-y-la-mitad-de-los-temporeros-cobran-en-negro_560x2801 de cada 4 trabajadores realiza horas extras sin remuneración, y la mitad de los temporeros cobran “en negro”

Un informe denuncia la precariedad y explotación laboral entre los temporeros, la hostelería y los empleos del hogar

(Jesús Bastante).- Uno de cada cuatro trabajadores temporeros son inmigrantes irregulares, que sufren precariedad y explotación laboral y donde se observan “posibles situaciones de trata con fines de explotación laboral o trabajo forzoso, según el último informe presentado por Cáritas este mediodía en Madrid.

El estudio, que lleva por título Vulneraciones de derechos laborales en el sector agrícola, la hostelería y los empleos el hogar, está basado en 917 entrevistas a personas acompañadas por Cáritas en estos tres sectores. Y las vulneraciones son graves. Así, el 30% cobra menos del salario que le correspondería legalmente; el 25% realiza horas extras sin remuneración; o, en el caso de los temporeros, la mitad cobra todo o parte del salario ‘en negro’.

La situación se hace más preocupante al comprobar que una de cada 20 personas han recibido amenazas, porcentaje que aumenta hasta el 13% en el sector agrícola, tal y como denuncia Hilde Daems, del equipo de Inclusión Social de Cáritas. Un 4% vio retenida su documentación (en el sector agrícola, el 12%), mientras que un 12% ha recibido un trato humillante, que en el sector agrícola se dispara hasta el 22,5%.

Se han normalizado las vulneraciones de derechos. La norma es no cumplir la norma, añade Daems, que apunta que estos trabajadores “se encuentran desprotegidos y no se sienten legitimados para acceder al mercado de trabajo”. Sólo un 5% se atreven a denunciar, por miedo a perder el trabajo o porque la denuncia no cambiaría sus condiciones laborales.

caritas-contra-el-trabajo-irregular

Casi uno de cada cuatro trabajadores del sector agrícola, constata el informe, están en riesgo de sufrir “posibles situaciones de trata con fines de explotación laboral o trabajo forzoso. Un delito que Cáritas exige se erradique de inmediato. Así, afirman sus responsables, “es urgente impulsar una Ley integral para todas las formas de trata que incluya y establezca mecanismos adecuados para la protección, recuperación y restauración de las víctimas”.

“Buscamos una sociedad donde no existan personas en situación de tanto dolor y precariedad como con las que nos encontramos“, sostiene Paco Cristóbal, director del Área de Comunicación de Cáritas Española, quien apuesta por “visibilizar lo invisible”.

“Exigimos sociedades sin pobreza y sin exclusión social”, constaba Cristóbal, quien añade que el informe muestra la “realidad de la explotación laboral” en nuestro país. “En Cáritas nos tomamos muy en serio la vulneración de los derechos laborales y nos comprometemos con su erradicación y su prevención. Para ello, abogamos desde hace años por un marco de Trabajo Decente para todos dentro de la iniciativa que venimos impulsado en coordinación con otras organizaciones de Iglesia”, constata el experto.

Para erradicar este lacra, Cáritas apuesta por poner en marcha las medidas que contempla el Protocolo Vinculante P029 relativo al Convenio sobre el trabajo forzoso, que entró en vigor en España el pasado 20 de septiembre, así como “modificar el Código Penal para tipificar de manera autónoma el trabajo forzoso, la esclavitud y la servidumbre, diferenciándolos de la explotación laboral”.

 algunos-de-los-datos-del-informe

Al tiempo, alerta de la dificultad en la renovación de las autorizaciones de trabajo, lo que provoca que un número significativo de personas extranjeras caigan en situación de irregularidad sobrevenida, siendo arrojadas de nuevo a la economía sumergida y teniendo que comenzar de cero para volver a la regularidad, con los costes que implica tanto para el trabajador como para el empresario.

Además, la normativa de extranjería contempla un régimen sancionador muy rígido que provoca dificultad en la movilidad territorial y funcional, y que trabajar en el mercado sumergido se considere una infracción grave para el trabajador y muy grave para el empleador, por lo que esta actividad se vuelve más oculta y fuente de mayor vulnerabilidad.

Cáritas incide, por ello, en la necesidad de evitar la irregularidad sobrevenida”, flexibilizando el sistema de renovación de las autorizaciones de residencia y trabajo, y desvinculando dicho permiso con el territorio o la actividad que la persona pueda desarrollar. Esto contribuiría a reducir la bolsa de empleo sumergido y facilitaría que los empleadores acudieran a la contratación regular, además de permitir que los trabajadores pudieran acceder a formación y búsqueda de empleo sin caer en la vulnerabilidad y la exclusión.

Por último, sería positivo replantearse el acceso a autorizaciones de residencia de personas que ya están en nuestro territorio, pero en situación irregular, y que durante un largo espacio de tiempo están abocadas a acudir a la economía informal para sobrevivir, constata Cáritas.

Durante la rueda de prensa, han aportado su testimonio personal dos testigos directos de las malas y buenas prácticas que tiene lugar en los ámbitos analizados: Samira El Allali, una mujer de origen marroquí que lleva a sus espaldas una larga trayectoria tanto como trabajadora del hogar como empleada en el sector de la hostelería; y Eugenio Zambrano, director financiero de la empresa agrícola Berries de los Mimbrales situada en Almonte (Huelva), productora de frutos rojos y que, dentro de un modelo de economía social, utilizada criterios éticos en la contratación de sus trabajadores.

General, Iglesia Católica , , , , , , , ,

El tiempo es (más que) oro

Martes, 15 de mayo de 2018

Del blog Amigos de Thomas Merton:

hine_mechanic_0.preview

“El tiempo maltratado se manifiesta, en primer lugar, en la carencia de la capacidad de ‘ser’ en el presente. Este punto de vista más bien desconcertante proviene del filósofo de la religión Eugen Rosenstock-Hussey. ¿Cómo podemos maltratar el tiempo?  El autor opina que maltrato el tiempo cuando meto muchas cosas en él.  Cuando dejo pasar el tiempo sin prestarle mucha atención. Cuando lo mato con muchas actividades vacías, lo maltrato.Y el tiempo maltratado de este modo me penaliza porque se retira del presente. Se pierde para mi vida. En un tiempo así perdido, me pierdo a mí mismo. No me siento. No estoy conmigo. No estoy presente. El tiempo ya-no-presente me imposibilita incluso vivir el presente. El tiempo mismo se me escapa. Voy detrás de él, o no lo abarco. Pasa delante de mí sin desvelarme su secreto.  ”

19554615_1991007724258052_1901367523342945676_n

“Seis horas de trabajo son suficientes.  Las otras horas le dicen a la gente ¡vive!. A los sindicatos les gustaría apropiarse de estas palabras del escritor de la antigüedad Lukian.

Sin embargo, él no deja que de ellas se apoderen tan fácilmente los sindicatos: no dice nada del trabajo pagado y de una remuneración justa. Más bien, pone la norma en su sitio. Quien trabaja seis horas puede rendir mucho. Seis horas de trabajo creativo son suficientes.  La meta de la vida no es hacer lo posible por trabajar mucho, la meta es vivir. Vivir no quiere decir tener el mayor número de experiencias posible y entregarse, después del trabajo, a la diversión. Vivir es, más bien, estar totalmente en el presente, hacer lo que corresponde al corazón: observar lo que existe y descubrir así el secreto de la vida.”

*

Anselm Grün.
El pequeño libro de la alegría.
Edit. Verbo Divino. 2006

17499028_10155280241446042_8086512483373506695_n

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , ,

Trabajo…

Lunes, 14 de mayo de 2018

Del blog Nova Bella:

aad_20

 

Toda la desdicha de los seres humanos

procede de una sola cosa,

que es no saber quedarse descansando

en una habitación.

*

Blaise Pascal

serban-savu_reenactment

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , ,

Artesano

Viernes, 4 de mayo de 2018

Del blog Nova Bella:

a_9

 “Nos definimos como Homo faber, el artesano, el fabricante que realiza una acción. Y olvidamos que esta queda incompleta si es mera actividad, puro hacer. Bienaventurados los que viven una historia y la pueden contar. Bienaventurados los que cultivan flores, pero interrumpen su labora ante ellas, disponibles y extasiados. Lo peor que nos puede suceder es invertir una vida altamente productiva, pero que ha perdido la capacidad de asombro, la posibilidad del gozo. Ahora bien, la alegría no nos llega cuando interrumpimos la vida: la alegría nace cuando tomamos uno de sus hilos, uno cualquiera, y somos capaces de conducirlo creativamente a su cenit.”

*

Tolentino

bolillosportillo2013_2_

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , ,

Qué suerte trabajar.

Lunes, 13 de noviembre de 2017

450_1000He leído que no se puede hacer ninguna interpretación social al evangelio de los trabajadores en la viña. El dueño llama a trabajar a distintas horas y a todos paga por igual. Yo veo un profundo sentido social: Dios quiere que todos tengan trabajo y paga, no según lo trabajado –los méritos–, sino según las necesidades de cada uno.

Lo veo claro en la vida: Todos tenemos derecho a comer y a vivir. Y la renta ciudadana es una exigencia de mi ser persona. No podemos excluir de una paga digna por el hecho de no tener trabajo o ser mayores de edad o vivir con alguna discapacidad.

Suena a gratuidad, a cobrar sin trabajar. Pero es que la meta no es trabajar para cobrar, sino cobrar por ser personas, por necesitarlo. Claro que igual hay que pensar que más que sueldo hay que buscar la forma de que toda persona se sienta útil y merecedora de sueldo. El trabajo no es un castigo sino una dignificación de las personas.

No entiendo cómo no se da trabajo a toda persona en paro. Con mayor cantidad como sueldo digno, pueden montarse cantidad de trabajos a la sociedad. Me asusta el día que llueva fuerte y haya torrenteras, porque tenemos los ríos sin limpiar, las cunetas llenas de hierba, los montes sin poblar.

Lo más duro que puede sufrir una persona es que se le retrase el trabajo, que se vea privada de él. Es una concienciación nueva que hemos de propagar. El trabajo dignifica, da sentido a la vida. Se nos ha metido muy adentro la idea del trabajo como castigo. ¿No será mejor el trabajo como parte de la persona? Es algo que realiza, cumple, complementa…

Lo entiende así el amo de los jornaleros que no quiere que estén ella plaza brazo sobre brazo, porque no tienen oportunidad de realizarse. Y después cobrarán.

Cuando veamos el trabajo como oportunidad, cambiaremos y aunque no sea más que un cuarto de hora, desearemos poder hacerlo. Trabajo para todos, como vida para todos. El jornal que nos da el dueño de la vida, bien merece cualquier esfuerzo. Independientemente del sueldo, el hecho de trabajar ya nos dignifica. Me parece interesante recuperar el trabajo como realización de la persona, antes del sueldo.

Al dueño de las fincas le daba pena el ver a los obreros sentados en la plaza sin hacer nada.

Pocas cosas tan grandes como el trabajar. Tan es así, que vemos y palpamos a Dios.

“quien diga que Dios ha muerto
que salga a la luz y vea
si el mundo es o no tarea
de un Dios que sigue despierto”

Gerardo Villar

Fuente Fe Adulta

Espiritualidad ,

Compañeros de trabajo de Dios

Viernes, 14 de julio de 2017

Del blog Amigos de Thomas Merton:

aa_1

“Toda vida cristiana está destinada a ser, al mismo tiempo, profundamente contemplativa y rica en trabajo activo.

Es cierto que estamos llamados a crear un mundo mejor. Pero ante todo estamos llamados a una tarea más inmediata : la de crear nuestra propia vida. Al hacerlo, actuamos como colaboradores de Dios. Ocupamos nuestro lugar en la gran obra de la humanidad ya que, en efecto, la creación de nuestro propio destino en Dios es imposible en un estado de completo aislamiento.

Cada uno de nosotros labra su propio destino inseparablemente unido al de todas las demás personas con quienes Dios ha querido que vivamos. Compartimos unos con otros la obra creadora de vivir en el mundo. Y por medio de nuestra lucha con la realidad material, con la naturaleza, nos ayudamos unos a otros a crear, al mismo tiempo, nuestro destino y un mundo nuevo para nuestros descendientes. “

*

Thomas Merton

14951872457697

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , ,

1.5.17. San Jesús Obrero. Trabajador de pico y pala, con riesgo de paro

Lunes, 1 de mayo de 2017

18193815_785419384968589_7890666920070966464_nDel blog de Xabier Pikaza:

Jesús no fue dueño de tierras, un hombre que se valora y eleva por su trabajo digno,en tierra propia, quizá con siervos y empleados a su servicio.

Tampoco fue dueño de un taller de construcción, un autónomo con medios propios para producir unos bienes importantes de consumo, en el campo de la construcción (albañil, herrero, carpintero…), quizá también con ayudantes y siervos.

Jesús fue un trabajador eventual, al servicio ajeno, obrero de pico y pala preparando tierras para la construcción… al servicio de los dueños, que eran entonces los gobernadores, sacerdotes y nuevos enriquecidos, en una agricultura que se ponía al servicio del gran comercio.

NOVECENTOEn un sentido muy profundo, Jesús fue un líder obrero, al servicio de la nueva conciencia de la “clase” de los dominados y prescindibles, a quienes él ofreció dignidad, como hijos de Dios, como personas… Su mensaje y proyecto se sitúa en el contexto de los obreros eventuales… que dependen del mercado del trabajo, en un mundo dominando por los nuevos reyes/cortesanos, dueños de grandes terrenos y comerciantes, a principios del siglo I de nuestra era, en Palestina.

La fiesta del trabajo de Jesús (Uno de Mayo) ha de situarse en este contexto de las clases” sociales más significativas de su entorno . Él no aprendió su doctrina estudiando la Escritura o en un entorno elitista (como el de F. Josefo, escritor, político y sacerdote de su tiempo), sino en el taller del trabajo eventual y de las contradicciones laborales y sociales de su tiempo.

18198487_785418551635339_3523995790658256814_nAsí lo indica Mc 6, 3 al decir que es tekton (artesano) y lo ratifica Mc 13, 55 al añadir que es “hijo de artesano”. En ese trasfondo se debe situar su conocimiento, tal como ha destacado Mc 6, 3: «¿Qué sabiduría es ésta que le ha sido dada? ¿No es éste el carpintero?». He desarrollado extensamente el tema en Historia de Jesús (VD, Estella 2015)

Jesús el obrero. Trabajador al servicio ajeno.

Marcos le define directamente como “el tekton” (Mc 6, 3). No es simplemente un “tekton” (un carpintero/obrero como otros), sino “ho tekton”, es decir, como el artesano: Un obrero a merced de los demás, alguien a quien otros pueden llamar y mandar, para encargarle unas tareas, de las que él ha de vivir. Mateo parece suavizar esa afirmación y presenta a Jesús como “el hijo del tekton” (Mt 13, 5).

Ese cambio puede responder a un intento de “atenuar” la dureza de su estado laboral, pero en realidad no la atenúa, sino que la refuerza y endurece. Jesús no es simplemente un “nuevo tekton”, alguien que acaba de empobrecer, por situaciones inmediatas de familia, sino que aparece como “el hijo de”, alguien que ha nacido en una familia que carecía ya de la seguridad económica que ofrece la propiedad de un campo, cultivado directamente, como signo de bendición de Dios.

Jesús no aparece como alguien que puede trabajar su propia tierra (con autonomía), sino como alguien que depende de la oferta de trabajo ajeno, al servicio de los demás, dentro de un duro mercado de oferta y demanda. Así ha podido conocer la realidad social desde la perspectiva de precariedad y pobreza de los campesinos expulsados de su tierra. No vive del trabajo directo de la tierra y de cuidado de animales, sino de la oferta de trabajo ajeno, en un mundo dominado ya por el dinero. Leer más…

Biblia, Espiritualidad , , ,

Mantén el silencio interior…

Martes, 25 de octubre de 2016

Del blog de la Communion Béthanie:

El hermano Roger es un profeta de nuestro tiempo. Centró toda su vida en Cristo, en cuyo nombre dio la bienvenida a cualquier persona, cualquiera que sea su origen, su pasado, su edad, su religión. Hombre de oración, el fundador de la comunidad ecuménica de Taizé no ha dejado de animar a los hombres a reconciliarse. Su testamento espiritual continúa sosteniendo a aquellos que deseen desarrollar un monaquismo interior. Os proponemos oraciones y palabras del hermano Roger para alimentar cada semana la vida interior en el seguimiento del Dios uno y trino. (Citas sacadas del libro “Vivir para amar” Ed. Les Presses de Taizé, 2010).

img_2165

*

“Qué en tu jornada, trabajo y descanso sean vivificados por la Palabra de Dios.

Manten en todo el silencio interior para permanecer en Cristo.

Llénate del espíritu de las bienaventuranzas:

alegría, sencillez, misericordia.

*

Frère Roger de Taizé,

frere-roger-1

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , , ,

Merton habla del trabajo

Jueves, 12 de mayo de 2016

Del blog de Amigos de Thomas Merton:

aachantier_5

“El trabajo antinatural, frenético, angustiado, realizado bajo la presión de la avaricia, del miedo, o de cualquier otra pasión desordenada, no puede, hablando con propiedad, ser dedicado a Dios, porque Dios nunca quiere tal trabajo…”

“Guarda puros tus ojos, silenciosos tus oídos y serena tu mente. Respira el aire de Dios. Trabaja, si puedes, bajo su cielo. Pero si tienes que vivir en una ciudad y trabajar en medio de máquinas, tomar el metro y comer en lugares donde la radio aturde con noticias falsas, donde el alimento destruye tu salud y los sentimientos de quienes te rodean envenenan de hastío tu corazón, no te impacientes, acéptalo como manifestación del amor de Dios y como una semilla de soledad plantada en tu alma.

Si estas cosas te repugnan, continúa deseando el silencio sanador del recogimiento. Pero mientras tanto mantén el sentimiento de compasión hacia quienes han olvidado el concepto mismo de soledad. Tú, al menos, debes saber que existe y que es la fuente de la paz y la alegría. Aún puedes esperar tal alegría. Ellos ni siquiera pueden ya esperarla.”

“La santidad cristiana ya no puede ser considerada como una mera cuestión de actos de virtud individuales y aislados, sino que ha de ser vista también como parte del enorme esfuerzo de colaboración para la renovación espiritual y cultural de la sociedad, que produzca unas condiciones en las que todos los hombres puedan trabajar y disfrutar en paz del justo fruto de su trabajo.”

*
Thomas Merton
426135_233326673417883_328037852_n
***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

HOAC y JOC apuestan por “repensar un trabajo decente que construya humanidad”

Domingo, 1 de mayo de 2016

hoac-y-joc-ante-el-dia-del-trabajo“Como Juan, Eloísa, David, Ana… hay en nuestro país 4.094.770 personas paradas”

“No permanecemos indiferentes y denunciamos esta situación inadmisible”

“El trabajo ha pasado de ser un bien para la vida a ser un instrumento para la producción, con mayor crudeza en estos últimos años. El trabajo se ha degradado de tal manera que es difícil reconocerlo”

(HOAC/JOC).- «Juan, tras 20 años en la misma empresa, se encuentra en el paro con 48 años y pronto dejará de percibir la prestación. Eloísa, su mujer, ha conseguido ir a limpiar por horas sueltas, sin contrato, a la vez que atiende a su madre enferma. David, el hijo mayor, ha dejado la universidad al recortarle la beca. Ana, la segunda hija, está pendiente del móvil por si la llaman para cubrir alguna baja. Y Tamara, la tercera hija, estudia 3º ESO y falta bastante a clase para cuidar de su sobrina de 2 años».

Como Juan, Eloísa, David, Ana… hay en nuestro país 4.094.770 personas paradas, y 1.556.600 familias tienen a todos sus miembros en paro. Además:

■ El 12,6% de los trabajadores en España son pobres (su salario no les permite salir de la pobreza).

■ 608 trabajadores fallecieron en 2015 víctimas de accidentes laborales, dos muertes al día.

■ Si miramos al mundo, 21 millones de personas son víctimas de trabajo forzoso (según la OIT).

■ La desigualdad sigue creciendo. El 1% más rico de la población mundial posee más riqueza que el otro 99%. En España, las 20 personas más ricas disponen de tanto dinero como los 14 millones de personas más pobres.

De nuevo este 1º de mayo, Día Internacional del Trabajo, la HOAC y la JOC, movimientos de Acción Católica especializada en el mundo obrero y del trabajo, no permanecemos indiferentes y denunciamos esta situación inadmisible.

El trabajo ha pasado de ser un bien para la vida a ser un instrumento para la producción, con mayor crudeza en estos últimos años. El trabajo se ha degradado de tal manera que es difícil reconocerlo. Muchos trabajadores y trabajadoras están sufriendo una gran precariedad. Muchos de ellos no pueden optar al tipo de trabajo para el que se han formado ni participar en la decisión de sus condiciones laborales, el horario, el sueldo, la duración del contrato, el tipo de jornada, etc. Esta precarización del trabajo que estamos padeciendo supone también la degradación de la empresa y de la economía, por lo que estamos llamados a repensar el sentido y la función que realmente deben tener para que sirvan al bien común.

Ante la situación de insolidaridad estructural que se vive en todo el mundo respecto a los trabajadores y trabajadoras, y más si cabe respecto a jóvenes que quieren y no pueden trabajar, la persona debe ser y estar en el centro de la actividad económica, de la política, de las relaciones laborales, del trabajo.

Es necesario repensar el sentido del trabajo, la economía y la empresa, devaluado en nuestra sociedad. Para ello tenemos que exigir a los políticos, gobernantes y poderes económicos unos derechos que son básicos y fundamentales y que deben promoverse siempre, y que a menudo no son respetados:

■ El derecho al trabajo, a una justa remuneración, a unas condiciones dignas con horarios y condiciones que permitan el adecuado desarrollo de la vida personal, familiar y social.

■ El derecho a un ambiente de trabajo saludable que no atente contra la integridad física ni psíquica, y que permita el desarrollo de la propia personalidad en el trabajo.

■ El derecho a prestaciones sociales, y al descanso.

■ El derecho de reunión y de asociación, a la negociación colectiva y a la huelga, y a la participación en la organización del trabajo.

Afirmamos que el trabajo es esencial para la vida de las personas porque ayuda a construir nuestra humanidad. A través de él potenciamos, desarrollamos y expandimos nuestras capacidades y cualidades, y podemos aportar lo mejor de nosotros para la construcción de la sociedad en la que vivimos. El trabajo está «en función del hombre» y no el hombre «en función del trabajo» (Juan Pablo II, Laborem exercens 6).

Ante esto, nos sentimos llamados y llamadas, e invitamos a toda la sociedad a:

■ Romper la actual lógica de pensar y organizar el trabajo, poniendo en el centro a la persona y no la economía y los intereses de unos pocos.

■ Plantear el sentido y el valor del trabajo más allá del empleo: distribuir de manera justa y digna el empleo y reconocer socialmente todos los trabajos de cuidados necesarios para la vida humana.

■ Establecer unos ingresos mínimos suficientes para cubrir las necesidades básicas de todas las personas y familias por el hecho de serlo.

■ Articular de forma humanizadora el trabajo y el descanso.

■ Luchar por condiciones dignas de empleo: sin la lucha por la afirmación de los derechos de las personas en el empleo no es posible humanizar el trabajo.

■ Denunciar que actualmente el capital no tiene fronteras (especialmente con el TTIP), mientras que las personas sí las tenemos, lo cual crea una mayor injusticia social.

■ Repensar el modelo económico y productivo, para que sea respetuoso con la vida y que permita la de generaciones futuras.

Como creyentes en Jesús de Nazaret, quienes integramos la JOC y la HOAC animamos a todas las personas a denunciar las situaciones injustas que se padecen en el mundo obrero y del trabajo, y a promover el derecho a tener un trabajo decente que no niegue la dignidad de los trabajadores y trabajadoras, ya que el trabajo es para la vida.

Os invitamos a celebrar este 1º de mayo, participando en los actos que se convoquen para denunciar esta forma de entender el trabajo, y defendiendo que éste sea un bien de la persona y de la sociedad al servicio de la vida.

il-quarto-stato-pellizza-da-volpedo

Fuente Religión Digital

***

General , , , , , ,

Creadores

Viernes, 26 de febrero de 2016

Del blog Amigos de Thomas Merton:

aiss_4

“Toda vida cristiana está destinada a ser al mismo tiempo profundamente contemplativa y rica en trabajo activo. Es cierto que somos llamados a crear un mundo mejor. Pero ante todo somos llamados a  una tarea más inmediata y ensalzada: la de crear nuestras propias vidas. Al hacerlo actuamos como colaboradores de Dios.  Ocupamos nuestro lugar en la gran obra de la humanidad ya que, en efecto, la creación de nuestro propio destino en Dios es imposible en un  completo aislamiento.  Cada uno de nosotros labra su propio destino inseparablemente unido a todas las demás personas con quienes Dios ha querido que vivamos.  Compartimos unos con otros la obra creadora de vivir en el mundo.  Y por medio de nuestra lucha con la realidad material, con la naturaleza, nos ayudamos unos a otros a crear al mismo tiempo nuestro destino y un mundo nuevo para nuestros descendientes.”

“La santidad cristiana ya no puede ser considerada como una mera cuestión de actos de virtud individuales y aislados, sino que ha de ser vista también como  parte de un enorme esfuerzo de colaboración para la renovación espiritual y cultural de la sociedad, que produzca unas condiciones en las que todos los hombres puedan trabajar y disfrutar en paz del justo fruto de su trabajo”.

*

Thomas Merton

68611_449792575070163_139326465_n

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.