Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Justicia y Paz’

Iglesia por el Trabajo Decente’ exige a los políticos acabar con la “lacra” de la precariedad laboral

Miércoles, 1 de mayo de 2019

Iglesia-sumando-fuerzas-trabajo-decente_2008009300_12183237_660x371El trabajo es un elemento imprescindible para la justicia social”, clama ante el 1 de mayo

La precariedad “está afectando duramente a la juventud hundida en una pobreza crónica que les imposibilita un proyecto de vida”, alerta, además de a familias sin necesidades básicas y a mayores con pensiones indignas

“Se trata de situaciones provocadas por un sistema capitalista injusto que sitúa el trabajo, no como fuente de vida y dignidad, sino como recurso al servicio imperioso del capital”, denuncia

Ante la celebración del 1º de Mayo, las entidades promotoras de la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (ITD) –Cáritas, Conferencia Española de Religiosos (CONFER), Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), Justicia y Paz, Juventud Estudiante Católica (JEC) y Juventud Obrera Cristiana (JOC)— unen sus voces, por segundo año consecutivo, para “celebrar el sentido creador del trabajo” y reclamar la erradicación de “la lacra de la precariedad laboral que caracteriza el actual sistema de relaciones labores y que lesiona los derechos de las personas trabajadoras y de sus familias”.

En el manifiesto Priorizando a las personas, descartamos la indecente precariedad elaborado con motivo de esta fiesta de los trabajadores y de san José Obrero, recuerdan que “el trabajo decente, que forma parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, es un elemento imprescindible para la justicia social y la cohesión de toda la humanidad”.

Efectos en jóvenes, familias y mayores

Las entidades de la Iglesia denuncian los graves efectos que la precariedad laboral está teniendo en “la juventud hundida en una pobreza crónica que les imposibilita un proyecto de vida”, en las “familias cuyas necesidades básicas quedan sin asegurar o sin cubrir, como son el techo, luz, comida, ropa o medicamentos” y en las “personas mayores que sufren una vejez sin calidad a causa de unas pensiones indignas”.

Además de subrayar que “el trabajo es esencial para la vida de las personas porque ayuda a construir nuestra humanidad”, las organizaciones exigen “a políticos, gobernantes y poderes económicos unos derechos que son básicos para la construcción de una sociedad cuyo sentido y función sirvan al bien común”. Para ello proponen, recogiendo uno de los focos señalados por la Organización Internacional del Trabajo con motivo de la celebración del centenario, un programa centrado en las personas y basado en la inversión en las capacidades de los individuos, las instituciones laborales y en el trabajo decente y sostenible”.

El manifiesto incluye el testimonio de César, un joven de Zaragoza, quien sufre en carne propia los efectos de la precariedad laboral y que explica cómo “la mayoría de trabajos que me ofrecen las empresas son precarios, horas sueltas, sustituciones puntuales… No dan para vivir de forma digna, ni mucho menos. Este tipo de trabajo me genera mucho estrés y tengo miedo del día de mañana. Por eso, este 1º de Mayo acudiré a la calle para junto a otros intentar conseguir un trabajo digno”.

Indecente precariedad

Una situación de indecente precariedad reflejada en los índices de:

■ Desempleo. 3.304.300 personas paradas y sin posibilidad de trabajar (EPA 2018).
■ Calidad del empleo. La tasa de temporalidad es del 26,86% (EPA 2018). El trabajo a tiempo parcial involuntario es del 58%; 58,2% en hombres; 68,5% en mujeres (EPA 2017).
■ Pobreza laboral. Un total de 12.338.187 personas, el 26,6 % de la población está en riesgo de pobreza y/o exclusión social. El 14,1% de las personas ocupadas son personas trabajadoras pobres. (Informe AROPE, EAPN, 2018)
■ Horas extras. Se realizan 7 millones de horas extras a la semana, de las que 3 millones no se cobran. 364.400 trabajadores trabajan horas de más sin cobrarlas y otros 415.400 los que las hacen cobrando. (CCOO, EPA 2018)
■ Redes de protección. La tasa de cobertura de personas sin trabajo y con prestaciones es del 61%. 1,39 millones de personas carecen de trabajo y de prestación social carece de prestación (SPEE, 02/04/2019). 2.835.000 pensionistas (el 29,6%) tienen una pensión por debajo del umbral de pobreza (609€/mes). Más de 1,5 millones de pensionistas (15 %) tienen un importe mensual de entre 609 € y 650 €. (Informe AROPE, EAPN, 2018)
■ Salarios. El salario medio anual de las mujeres fue de 20.131,41 euros, mientras que el de los hombres fue de 25.924,43 euros en 2016. El sueldo más frecuente se situó en torno a 16.497,40 euros (INE 2018).
■ Seguridad y salud laboral. El número de accidentes de trabajo con baja en 2018 fue 47.435. De los accidentes en jornada con baja, se produjeron 297 accidentes graves y 37 accidentes mortales. El número total de accidentes de trabajo con baja in itinere fue 6.135, de los cuales el 44% (2.729) afectaron a varones, mientras que el 56% restante (3.406) afectaron a mujeres. Por gravedad, 73 fueron accidentes in itineregraves y 7 accidentes in itinere mortales. (MITRAMISS, avance 2019)
■ Participación de los trabajadores. El 51,3% de los asalariados no tiene representante sindical en la empresa (Encuesta de Condiciones de Trabajo. 6ª EWCS, 2015. Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo).
■ Descanso. El 22,4% de los ocupados trabaja más de 40 horas a la semana. El 33% trabaja en domingo, una o más veces al mes. El 24,6% tiene un horario que no se adapta a sus compromisos familiares y personales (Ibidem).

Situar a las personas en centro

Con objeto de transformar estas condiciones de quiebra de derechos y de dignidad, Cáritas, CONFER, HOAC, Justicia y Paz, JEC y JOC plantean estas reclamaciones:

■ Que se sitúe a la persona en el centro de la vida política, de las relaciones laborales y del trabajo, a fin de abordar la indecente precariedad que descarta a millones de personas al acceso a un trabajo decente, y de facilitar el diálogo social entre los gobiernos y las organizaciones de trabajadores y trabajadoras, empresariado y agentes sociales.

■ Que los poderes públicos hagan efectivo el derecho a un trabajo digno para todas las personas, ya que el trabajo es expresión de la propia dignidad

■ Que se reconozca social y jurídicamente el trabajo de cuidados, basado en un planteamiento nuevo de políticas sociales, de género y educativas que facilite una prestación de los cuidados compartida por hombres y mujeres.

■ Que se promuevan unas condiciones laborales que garanticen la integridad física y psíquica de la persona, y su protección social, para que no haya ni una persona muerta más por accidente de trabajo.

En el marco del 1º de Mayo, las entidades que lideran la ITD han convocado en todo el país una apretada agenda de actividades de movilización pública para exigir, de la mano de las organizaciones sindicales, un trabajo decente acorde con la dignidad de todas las personas.

Manifiesto en el 1 de mayo de Iglesia por el Trabajo Decente by Religión Digital on Scribd

Fuente religión Digital

Cristianismo (Iglesias), Espiritualidad, General, Iglesia Católica , , , , , , , ,

Las ONG católicas denuncian el “peligroso acento discriminatorio, racista y xenófobo” de la ultraderecha en España

Jueves, 20 de diciembre de 2018

emigrantes-patera-720_560x280Rechazan “la escandalosa política de brazos caídos” ante los rescates de migrantes en alta mar

“Censuramos unas políticas migratorias donde el enfoque basado en el control de fronteras prima sobre los aspectos humanitarios”

“Reclamamos coraje político para acabar con el limbo legal que afecta a un número creciente de menores inmigrantes no acompañados”

 

(Migrantes con Derechos).- Ante la celebración del Día Internacional del Migrante y una semana después de la ratificación en Marrakech por parte de más de 150 países del primer Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular, las entidades que integramos la red Migrantes con Derechos –Cáritas, CONFER, Justicia y Paz, y la Comisión Episcopal de Migraciones– reafirmamos nuestro apoyo el éxito de la comunidad internacional para avanzar en el objetivo de gestionar los flujos migratorios a nivel global.

Lamentamos, sin embargo, el fracaso que supone la retirada del Pacto de varios países del Norte, cuya decisión abre una peligrosa grieta en el espíritu de unidad y solidaridad tan necesario para garantizar una acción coordinada, por encima de fronteras y políticas nacionales, en la tarea inaplazable de proteger las vidas y los derechos de los migrantes y refugiados.

Recordamos que la celebración de hoy conmemora la adopción, por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de la Convención Internacional para la protección internacional de los derechos de todos los trabajadores migrantes y sus familiares, un texto que ni España ni ninguno de los Estados miembros de la Unión Europea han firmado todavía.

Queda mucho camino por recorrer para hablar de una migración que sea auténticamente segura, ordenada y regular, y evitar que el Pacto recién alcanzado se convierta en papel mojado. Instamos, por ello, a corregir el rumbo preocupante que, a pesar de las buenas intenciones proclamadas en Marrakech, manifiestan las decisiones políticas en materia de migración que se siguen adoptando tanto en nuestro país como en el conjunto de la Unión Europea.

Una vez más, censuramos unas políticas migratorias donde el enfoque basado en la seguridad y el control de fronteras sigue primando sobre los aspectos humanitarios y sociales, y que convierten las vallas y las aguas del Mediterráneo en espacios de muerte, sufrimiento y vulneración de derechos, en lugar de transformarlos en una oportunidad para la acogida y la hospitalidad.

Decimos no a las devoluciones de migrantes realizadas sin las garantías establecidas en los procedimientos relativos a la identificación de cada persona, sin verificar sus circunstancias personales o sin prestar información en un idioma que sea entendido por las personas recién llegadas. Y no a que se perpetúen los mismos errores en los que incurren ahora unos responsables políticos que denunciaban esas prácticas cuando estaban en la oposición y que prometían erradicarlas.

Reclamamos coraje político para acabar con el limbo legal que afecta a un número creciente de menores inmigrantes no acompañados, al tiempo que denunciamos la resistencia a movilizar los recursos indispensables para financiar tanto la acogida e integración en nuestro país de los migrantes como para incidir en las causas del problema mediante una adecuada dotación de fondos para la Ayuda Oficial al Desarrollo.

Rechazamos la escandalosa política de brazos caídos por la que se abandona a su suerte en aguas internacionales a pesqueros españoles que, dando ejemplo de sentido humanitario, auxilian embarcaciones con migrantes a punto de zozobrar.

Y decimos rotundamente no a la sucesión de irresponsables declaraciones públicas en contra de las personas migrantes, que, con un peligroso acento discriminatorio, racista y xenófobo, pretenden obtener apoyo electoral a base de difundir falsos rumores y prejuicios que sólo buscan estigmatizar al otro e intoxicar la convivencia social y las relaciones en nuestros barrios.

Como alertaba en septiembre pasado el Papa Francisco en el congreso mundial sobre racismo y xenofobia organizado por la Santa Sede y el Consejo Mundial de las Iglesias (WCC), «vivimos tiempos en los que parecen reavivarse y difundirse sentimientos que muchos consideraban superados. Sentimientos de sospecha, de miedo, desprecio y hasta de odio frente a individuos o grupos considerados diferentes a causa de su origen étnico, nacional o religioso y, como tales, no considerados lo suficientemente dignos de participar plenamente en la sociedad».

«La gravedad de estos fenómenos -añadía el Papa- no puede dejarnos indiferentes. Todos estamos llamados, en nuestras respectivas funciones, a cultivar y promover el respeto de la dignidad inherente a toda persona humana, empezando por la familia, el lugar en el que se aprenden desde muy temprana edad los valores de compartir, de la hospitalidad, de la hermandad y solidaridad».

Como entidades de Iglesia que acompañamos a los migrantes compartiendo sus esperanzas y frustraciones, defendemos un modelo de convivencia basado en la convivencia intercultural, en la integración y en la acogida fraterna al que llega y se encuentra en situación de mayor vulnerabilidad. Somos Iglesia samaritana que auxilia al desvalido, sin preguntar por su origen, su credo o su condición.

En vísperas de la Navidad, cuando conmemoramos el nacimiento en Belén de un Niño cuyos padres fueron excluidos porque no tenían sitio en la posada y empujados luego al exilio, urgimos a nuestras comunidades y a todos los ciudadanos a examinar sus actitudes personales y comunitarias, y a renovar su capacidad de acogida y hospitalidad hacía las personas migrantes. El Amor, que todo lo puede, es la mejor respuesta a quienes sólo parecen dispuestos a enrarecer la convivencia en paz.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

Las parroquias de Madrid se movilizan para acoger a inmigrantes y refugiados

Martes, 31 de julio de 2018

respuesta-de-la-mesa-por-la-hospitalidad_560x280El cardenal Osoro instó a las comunidades a “ponerse manos a la obra”

“Hay bastantes parroquias involucradas, pero tenemos que avanzar”, afirma el delegado de Migraciones

Carlos Osoro: “Hay tanta gente enferma y con necesidades… Las llagas de Cristo están en estos pies”

Desde que comenzó la crisis de refugiados en Europa en 2015, varias parroquias madrileñas se han movilizado para acoger a inmigrantes, algunas de ellas abriendo sus puertas de forma literal y otras con alternativas como el pago de alquileres o la búsqueda de viviendas cedidas por congregaciones.

“Estoy muy contento”, dice a Efe Tarek (nombre ficticio), de 22 años, que hace más de dos llegó con su familia procedente de un país de Oriente Medio para pedir asilo. Tras agotar los recursos de las administraciones acabaron en la ONG Pueblos Unidos que, a su vez, les puso en contacto con la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe para impulsar una comunidad de acogida entre los feligreses.

La parroquia está involucrada con la acogida a inmigrantes desde que en 2015 el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, instara en una de sus cartas pastorales a ponerse “manos a la obra”. Allí, una de las comunidades de laicos dispuesta a acoger a inmigrantes formó en 2017 la asociación A2I (Ayuda, Acoge e Integra) para dar respuesta a las necesidades de éstos y otros inmigrantes.

Una congregación de religiosas les cedió una casa que no estaban usando en la que Tarek y su familia viven desde el pasado mes de abril. Los gastos de la vivienda como la luz y el agua corren a cargo de los miembros de la asociación, que también comparten momentos de ocio con el grupo, les acompañan al médico cuando es necesario y les echan una mano con el idioma y los trámites administrativos.

El papeleo es la mayor dificultad para Tarek, que en un castellano bastante correcto agradece todo lo que ha aprendido en España, un país de “oportunidades en el que acaba de conseguir su primer trabajo en la misma empresa donde hace unos meses hizo un curso de seguridad informática. “Me apetece seguir en España, voy a tener mi futuro en este país para casarme aquí, trabajar aquí y ayudar a la gente como me ha ayudado”, cuenta.

Por su parte, María Eugenia, uno de los miembros de la asociación, integrada por cerca de 30 personas, asegura estar “encantada” y muy “agradecida” de vivir esta experiencia de acogida, que en un principio se prolongará durante dos años. “Es ayudarles a construirse un futuro, no es darles comida sin más. Estamos haciendo algo con lo que ellos van a poder valerse por sí mismos”, explica.

En la parroquia de Nuestra Señora de Europa, próxima a Madrid Río, un grupo de 10 inmigrantes subsaharianos, todos ellos hombres jóvenes, vive desde el pasado 18 de junio en una zona del edificio. Allí cuentan con una sala para dormir, un salón de actos habilitado como comedor, varios lavabos y una ducha. Además, hay una habitación donde cada noche duermen dos voluntarios procedentes de la Delegación Diocesana de Migraciones.

Por otro lado, voluntarios de la propia parroquia se encargan de llevar los desayunos y las cenas a los inmigrantes, que pasan el día en la ONG capuchina Sercade, donde comen y reciben clases de español, así como asesoramiento jurídico. “Son muy válidos, se organizan perfectamente, hacen sus turnos de limpieza. Se les ve contentos pero su futuro es incierto a más no poder”, cuenta a Efe uno de los sacerdotes de la parroquia.

El grupo fue acogido previamente en la parroquia de Nuestra Señora de las Angustias de Madrid, pero lo trasladaron para repartir el trabajo con otros centros.

osoro-junto-al-cristo-sin-techo-de-la-catedral-de-la-almudena_720x241

La Iglesia católica en Madrid ha dado pasos en su compromiso con este tema desde que Osoro pidiera en su carta pastoral de septiembre de 2015 una respuesta “conjunta y coordinada” a la crisis de refugiados en Europa.

Esto desembocó en la creación de la Mesa por la hospitalidad, integrada por Cáritas, Confer, Sercade, Justicia y Paz, Sant Egidio, Delegación de Migraciones y Pueblos Unidos. Este órgano, encargado de organizar la oferta de ayuda de instituciones y particulares, se ha reactivado recientemente ante la llegada de más inmigrantes a España.

Hay bastantes parroquias involucradas, pero tenemos que avanzar”, dice a Efe el delegado de Migraciones de la Archidiócesis de Madrid, Rufino García. El religioso defiende el papel de “hospitalidad” de la Iglesia, aunque cree que no debe suplir a las administraciones, al entender que son las que deberían dar una respuesta en primera instancia en la acogida a inmigrantes. “Tienen que cumplir sus deberes”, reclama.

Fuente Agencias/Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , ,

José Luis Pinilla, sj.: “Detrás de la crisis de los refugiados está la inhumanidad de un sistema económico injusto”

Sábado, 23 de julio de 2016

ue-y-refugiados_560x280

Los obispos españoles ven con “inmenso dolor” el acuerdo UE-Turquía

La CEE ve “irrisoria” la cantidad de personas acogidas, y se ofreció formalmente al Gobierno

El director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Migraciones, el jesuita José Luis Pinilla, recordó que los obispos españoles han mostrado desde el primer momento inmenso dolor por cómo la Unión Europea aborda la crisis de refugiados, a través de acciones como, por ejemplo, el acuerdo con Turquía.

Pinilla dijo a Servimedia que los obispos sostienen que “detrás de estos flujos migratorios, en continuo aumento, está siempre la inhumanidad de un sistema económico injusto en el que prevalece el lucro sobre la dignidad de la persona y el bien común, o la violencia y la ruina que genera la guerra, la persecución o el hambre”.

También subrayó que desde la CEE se denunció en su día la “irrisoria” cantidad del cupo de refugiados, y que ya en 2013 la CEE se ofreció formalmente al Gobierno a acoger migrantes en esa situación.

Por ello, la Iglesia española cree necesario “mantener un discurso común” en la UE para sensibilizar en defensa de los derechos de refugiados e inmigrantes y “a avanzar en el cultivo de una cultura de acogida e integración de estos hermanos”, como promueven tanto los obispos como las organizaciones católicas Cáritas, Confer, el Sector Social de la Compañía de Jesús y Justicia y Paz.

Asimismo, los obispos reiteran que hacen suyas las palabras del Papa, invitando a ayudar a personas que huyen de la guerra y de la violencia, como los cien de refugiados ya trasladados en Italia, entre los cuales niños enfermos, personas discapacitadas, viudas de guerra con hijos y ancianos”.

Según recuerda Accem, organización que trabaja por el asilo y los refugiados, hace justo un año, la UE acordó permitir el reasentamiento de 22.504 personas refugiadas que se encontraban en campos fuera de las fronteras europeas. A fecha 30 de junio, según datos del Ministerio del Interior, habían sido acogidas en España 187 personas reubicadas desde Grecia e Italia, y 118 personas habían sido reasentadas, procedentes de Turquía y Líbano. En total, 305 personas.

Fuente Agencias/Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , ,

Los obispos españoles denuncian la “inhumanidad” del acuerdo UE-Turquía para expulsar refugiados

Domingo, 13 de marzo de 2016

el-drama-de-los-refugiados“Estas personas desvalidas reclaman con justicia nuestra solidaridad”, subrayan

La CEE clama por un “discurso común” de Europa para “la integración de estos hermanos”

(Jesús Bastante).- Ante el “rapto de Europa”, la defensa de los valores que nos han conformado como civilización. Horas después de que las entidades católicas que trabajan con los refugiados -Confer, Cáritas, Justicia y Paz o los jesuitas- mostraran su “más absoluto rechazo” ante el preacuerdo entre la UE y Turquía para expulsar de Europa a los refugiados, los obispos españoles se sumaron a la crítica y subrayaron “su inmenso dolor” ante esta medida.

“No olvidemos -subraya en una nota la Comisión Episcopal de Migraciones- que detrás de estos flujos migratorios, en continuo aumento, está siempre la inhumanidad de un sistema económico injusto en que prevalece el lucro sobre la dignidad”, o “la violencia y la ruina que genera la guerra, la persecución o el hambre“.

“Estas personas desvalidas reclaman con justicia nuestra solidaridad”, insisten los obispos españoles, que reclaman “un discurso común” en la UE para “sensibilizar a nuestras comunidades en la defensa de los derechos de refugiados e inmigrantes y a avanzar en el cultivo de la cultura de la acogida e integración de estos hermanos”.

Finalmente, los obispos hacen suya las palabras del Papa el pasado domingo, invitando a “ayudar a personas que huyen de la guerra y de la violencia, como los cien de refugiados ya trasladados en Italia, entre los cuales niños enfermos, personas discapacitadas, viudas de guerra con hijos y ancianos”.

Nota de la Comisión Episcopal de Migraciones ante los últimos acontecimientos en Europa

Los obispos de la Comisión Episcopal de Migraciones ante el acuerdo alcanzado ayer en Bruselas entre la Unión Europea y Turquía para devolver a este último país a todos los refugiados que últimamente han llegado a Europa desde las costas del Egeo, manifiesta su inmenso dolor ante esta y todas las ultimas tragedias humanitarias que afectan a emigrantes y refugiados.

Nos olvidamos que “detrás de estos flujos migratorios, en continuo aumento, está siempre la inhumanidad de un sistema económico injusto en que prevalece el lucro sobre la dignidad de la persona y el bien común; O la violencia y la ruina que genera la guerra, la persecución o el hambre“. Tal y como manifestamos ante la Jornada Mundial de Migraciones del pasado 17 de Enero de 2016

“Queremos unir nuestra voz de pastores de la Iglesia a la de las organizaciones eclesiales que trabajan con inmigrantes y refugiados, que han hecho oir su voz en defensa de los derechos de estas personas desvalidas que reclaman con justicia nuestra solidaridad…”

Celebramos asimismo como también escribíamos entonces que ” el trabajo, la reflexión y la toma de posturas en común, que se viene realizando entre las diversas organizaciones eclesiales que trabajan con especial preferencia en el campo socio-caritativo, ha sido un signo elocuente de fraternidad y de comunión eclesial”.

Y tal y como los obispos señalábamos en el citado mensaje, “mantener un discurso común contribuirá más eficazmente a haceros oír, a sensibilizar a nuestra comunidades en la defensa de los derechos de refugiados e inmigrantes y a avanzar en el cultivo de la cultura de la acogida e integración de estos hermanos“.

Y en este mismo sentido desearíamos para toda Europa proyectos como los que alabó el Santo Padre en el ángelus del pasado 5 de marzo: “Como signo concreto de compromiso por la paz y la vida quisiera citar y expresar admiración por la iniciativa de los pasillos humanitarios para los refugiados, iniciada recientemente en Italia. Este proyecto piloto, que une la solidaridad y la seguridad, consiente ayudar a personas que huyen de la guerra y de la violencia, como los cien de refugiados ya trasladados en Italia, entre los cuales niños enfermos, personas discapacitadas, viudas de guerra con hijos y ancianos. Me alegro también porque esta iniciativa es ecuménica, siendo sostenida por la Comunidad de San Egidio, Federaciones de las Iglesias Evangélicas Italianas, Iglesias Valdenses y Metodistas”.

Los obispos de la Comisión Episcopal de Migraciones
Madrid 8 de marzo de 2016

Espiritualidad, General , , , , , , , , ,

Cáritas Europa reclama a la Unión Europea la aprobación de un visado humanitario

Domingo, 11 de octubre de 2015

emigrantes-y-refugiados“Abriría a muchos migrantes un camino hacia el acceso legal y seguro”

Organizaciones de la Iglesia programan vigilias y actos de denuncia por el trabajo decente

Cáritas Europa invita a la Unión Europea a redescubrir lo mejor de sí misma con la aprobación de un visado humanitario común. En ese sentido, ha difundido una declaración en la que pide al Consejo de Ministros de Justicia e Interior de la Unión Europea, que se reúne hoy y mañana en Bruselas, que incluya el visado humanitario en la revisión del Código de Visado de la Unión Europea, que está prevista en la agenda del encuentro.

La refundición del Código de Visados de la UE representa, en palabras de Cáritas Europa, “una oportunidad única para introducir el visado por razones humanitarias en toda la Unión, ya que abriría a muchos migrantes un camino hacia el acceso legal y seguro al territorio de la UE, además de salvar miles de vidas y acabar con el negocio de los contrabandistas de personas”.

Cáritas Europa señala algunas de las ventajas del visado humanitario:

1. El visado humanitario no es un reasentamiento. Aunque ambas cosas son indispensables si Europa quiere afrontar la crisis humanitaria actual en el Mediterráneo, el visado humanitario es un medio decisivo para que un solicitante de asilo pueda llegar a Europa de forma segura y pedir asilo. Teniendo en cuenta la grave situación actual de los solicitantes de asilo en diferentes partes del mundo, los visados humanitarios complementarían los instrumentos existentes, como el reasentamiento y la reagrupación familiar, entre otros.

2. El visado humanitario implica mayor solidaridad entre los Estados miembros. Aquél Estado miembro en cuyas embajadas un solicitante de asilo pide un visado humanitario sería responsable del procedimiento de asilo. De esta manera, los Estados que están en primera línea no tendría que lidiar él solo con una afluencia masiva de personas en las fronteras exteriores de la UE.

3. El visado humanitario supondría mayor seguridad para los Estados miembros y menor beneficio para redes criminales de contrabando de personas. A través de procedimientos de preselección, los Estados miembros podrían mejorar el control de movimientos migratorios hacia Europa y proporcionar a los solicitantes de asilo una manera legal y segura de entrar en la UE, reduciendo así su dependencia de los contrabandistas.

4. Existen razones legales para incluir el visado humanitario en el Código de Visados de la UE. El Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea le otorga competencias para regular la concesión de visados temporales, y el visado humanitario tiene ese propósito. Sólo a su llegada al país de destino, el solicitante podrá presentar una solicitud de asilo ante las autoridades responsables y, sólo si esta solicitud es aceptada por el Estado miembro interesado, se entregaría un permiso de residencia a largo plazo. Por lo tanto, los Gobiernos no deberían temer este tipo de visado y, en cambio, proceder rápidamente en su aplicación.

Reunión en Málaga de las entidades de Iglesia

Esta declaración de Cáritas Europa coincide con la celebración en Málaga de la segunda sesión de trabajo que mantienen todas las entidades de Iglesia que están trabajando en la acogida y acompañamiento a los migrantes a uno y otro lado de la Frontera Sur de nuestro país. Este es uno de los puntos más sensibles del drama de las migraciones en el territorio de la Unión Europea, aunque en los últimos meses ha ido perdiendo visibilidad ante el impacto de la crisis de refugiados en el centro de Europa.

El objetivo de la reunión -cuya organización lideran el Secretariado de la Comisión Episcopal, de Migraciones, Cáritas y CONFER- es fortalecer el trabajo que como Iglesia se está desarrollando a ambos lados de la frontera, reflexionar sobre los nuevos escenarios que se están configurando en la región y consolidar los espacios e itinerarios de coordinación interinstitucional.

En la jornada, que tiene lugar en la Casa de espiritualidad de Málaga, se dan cita, junto a miembros de las tres organizaciones convocantes, representantes de Justicia y Paz; de las Cáritas y delegaciones de Migraciones de Tenerife, Málaga, Melilla, Cádiz, Ceuta, Almería, Granada, Tánger y Rabat; y de las congregaciones religiosas que trabajan en el terreno (Ceuta, Melilla, Málaga y Sevilla).

Por el trabajo decente

Las organizaciones de inspiración católica Cáritas, Conferencia Española de Religiosos (CONFER), Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), Justicia y Paz, Juventud Estudiante Católica (JEC) y Juventud Obrera Cristiana (JOC) han organizado más de 30 actos, desde vigilias de oración e iniciativas de reflexión hasta actos de movilización y denuncia, para visibilizar el Día Mundial del Trabajo Decente, que se conmemoró este miércoles 7 de octubre.

Desde el año pasado, estas organizaciones, con presencia tanto en España como en otros países de todo el mundo, impulsaron la puesta en marcha de una red de trabajo conjunto con el objetivo de situar en la primera línea de las prioridades estratégicas de cada entidad participante la necesidad de garantizar el acceso a un trabajo decente para todas las personas.

El precedente de esta iniciativa estuvo en la reunión de entidades católicas del ámbito obrero y de la acción social celebrada en Roma el 29 y 30 de abril de 2014, con el objetivo de colocar explícitamente el “trabajo decente para todas las personas” entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible en la Agenda post-2015.

Con esta misma motivación, Cáritas, CONFER, HOAC, Justicia y Paz, JEC y JOC vienen manteniendo reuniones periódicas para promover proyectos comunes y elaborar una estrategia que articule la reivindicación por el trabajo decente, una reclamación que consideran “fundamental en el actual momento social, político, eclesial y cultural”.

Precisamente, el 5 de mayo de 2015 salió a la luz la declaración ‘Iglesia unida por el trabajo decente’, que recoge el fruto de esta reflexión conjunta y a la que se han unido más de cincuenta organizaciones de Iglesia.

Ahora, con motivo de la celebración de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, las entidades quieren dar visibilidad a esta reivindicación con la organización de iniciativas conjuntas en los distintos ámbitos diocesanos y parroquiales de todo el país, con la intención de informar, sensibilizar y difundir este llamamiento a toda la Iglesia y la sociedad.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.