Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Obispos’

Antonio Aradillas: “La Iglesia española no sabe perder”

Jueves, 9 de enero de 2020

Plenaria-episcopado_2069203138_9908124_660x371Los obispos, ante la investidura de Pedro Sánchez

El nacional-catolicismo personal, y el de nuestros padres, no tiene fácil substitución. Perdura y perdurará, entre otras poderosas razones, porque así nos lo enseñaron “en el nombre de Dios”

Hay obispos en su diversidad de grados y estamentos, que con insalvables dificultades podrán ser y ejercer de demócratas, ni presidir la “Iglesia en salida” por la que pugna el papa Francisco, y menos pastorearla en sus diócesis

El cardenal de Madrid Carlos  Osoro se desmarca de la cúpula de la CEE y anima al nuevo Gobierno a “alcanzar acuerdos” por un “proyecto común”. “No nos dejemos arrastrar por la polarización”

El cardenal Blázquez ofrece a Pedro Sánchez “la colaboración leal” de la Iglesia católica

La Iglesia, y más la jerárquica, y aún más en España, no es de por sí nada perdedora. No sabe perder. O, si pierde, lo hace  con dificultad y después  de apurar, comprimir y estrujar hasta sus penúltimas consecuencias, argumentos divinos y humanos.  No es humilde. Con eso de haber tomado la mayoría de sus miembros más cualificados al pie de la letra  lo de la infalibilidad pontificia “y ya está”, es explicable  que le cueste “Dios y ayuda” cambiar de opinión y procedimientos, aún  cuando precisamente el término “cambio” , es decir, “penitencia”, es elemento esencial en su teología y estructura.

Hacía tiempo que se veía venir  y en no pocos ámbitos. Las establecidas relaciones Iglesia-Estado estaban como pendientes de un hilo  frágil, muy frágil,  aunque fuera de oro,  y además “concordadas” y con caracteres de fiabilidad  y pactos internacionales. Algunas incoincidencias se acallaban más o menos diplomáticamente  y los enfrentamientos se subrogaban con discreción patriótica y “religiosa”,  con habilidad y donosura, y normalmente en beneficio del pueblo,  de la Iglesia, y en evitación de “escándalos” y conservación de un puñado de votos “cuando fuera menester”.

Pero las formas y los formulismos iniciaron ya caminos de rupturas  y a las proclamaciones antigubernamentales del cardenal Cañizares  organizando preces  y procesiones  de “¡rezad y salvad a España!”, se han adherido las del cardenal Presidente  de la Conferencia Episcopal, con la respuesta oficial requerida por parte del Gobierno, de que el Estado español, y por la Constitución  mayoritariamente votada  – y a la que se recurre cuando nos interesa-   es de por sí  a- confesional.

 Y que conste que apenas si estamos ya en los comienzos. Por menos de nada, los signos “religiosos”, y los fundamentalismos,  se echan a peregrinar  con los turiferarios al frente, sin temor a  las dificultades  penitenciales   que tengan que surgir, por distante que esté, o se presienta estar, el Pórtico de la Gloria”, dado que la “perdonanza” es cierta  y segura para los itinerantes y para los dispuestos a testificar la fe, aún con el martirio.

El nacional-catolicismo  personal, y el de  nuestros padres, no tiene fácil substitución. Perdura y perdurará, entre otras poderosas razones,  porque así nos lo enseñaron  “en el nombre de Dios” , y porque sus catecismos fueron redactados  al dictado del “Nihil Obstat”  de la censura oficial y eclesiástica, sin teología  y con poco evangelio, y este impreso, que también exigía el debido “Imprimatur”.

Quiera Dios que la sensatez,  los evangelios, la gracia divina,  el amor a la Iglesia, el respeto a las leyes,  la devoción pía y devota a la democracia, la exoneración de la compra-venta  de privilegios de unos y otros, … ayuden  a despejar los caminos  de la inteligencia y del discernimiento  en beneficio del pueblo,  y más si este  es pueblo de Dios, pobre, desfavorecido  y necesitado.

Obispos, curas y no pocos laicos y “laicas”  precisamos hoy en España , con urgencia y denodadamente, no solo uno, sino muchos y profundos cambios, también y por lo que respecta a las relaciones Iglesia-Estado. Los concordatos, por sí solos, y por mucha y buena intención que defina a las partes “contratantes”, son poco menos que papeles mojados…

Hay obispos en su diversidad de grados y estamentos, que con insalvables dificultades  podrán ser y ejercer de demócratas, ni presidir la “Iglesia en salida” por la que pugna el papa Francisco, y menos pastorearla en sus diócesis, hoy ya en vísperas de despedirse  de la ascética del “Amén”  porque sí , y con afanes legítimamente teológicos  de participar activamente en la tarea pastoral  en calidad de laicos  y al margen de ociosas  disquisiciones de si la mujer podrá ser y ejercer de sacerdote…

los-obispos-espanoles-con-el-papa

Hay no pocos obispos educados  en la fe anti y ante Vaticano II, que  aunque no hayan cumplido la edad de la jubilación canónica por exigencias de sus DNI respectivos,  debieran presentar su dimisión cuanto antes  por incapacidad o incompetencia  para seguir el ritmo de la religiosidad que demandan los nuevos tiempos y los evangelios

¡Hay que saber perder, siempre y cuando quien gane sea  el pueblo-pueblo, en libertad  y con la conciencia tranquila…!

Fuente Religión Digital

Iglesia Católica , , , ,

“Hay obispos que nos piden que recemos, porque ven amenazados sus privilegios y beneficios económicos”, por José M. Castillo, teólogo.

Martes, 7 de enero de 2020

9E989579-F515-4B42-954F-9D057D2BC010De su blog Teología sin censura:

Los políticos que más propugnan el cristianismo son lo que demuestran comportamientos tan anticristianos”

“Con motivo de las elecciones para designar al presidente del gobierno en España, estamos asistiendo a la demostración más patente de lo que es (y cómo funciona) una religiosidad falsificada”

“Un cristianismo, que siembra y propaga la división y el odio, eso podrá ser un “buen fariseísmo”. Pero, de cristiano, ahí no hay nada”

“Los mismos obispos que no han pedido oraciones cuando nos hemos enterado de los abusos que se han cometido en el trato que se les ha dado a los niños, a las mujeres, a los inmigrantes y a tanta gente que sufre indefensa”

En los últimos días y con motivo de las elecciones para designar al presidente del gobierno en España, estamos asistiendo a la demostración más patente de lo que es (y cómo funciona) una religiosidad falsificada.

Es un hecho tan patente, que sería necesario estar ciegos para no darse cuenta del lamentable espectáculo al que estamos asistiendo. Y es que, como bien ha dicho el profesor de la Universidad de Dortmund, Thomas Ruster, “la experiencia religiosa de todos nosotros ya no es de fiar, porque nos remite a la falsa religión” (El Dios falsificado, Salamanca, Sígueme, 2011, 228).

3A50B67E-845A-4A4A-82D5-0ECE0F415F2F¿Por qué digo esto? Porque es chocante (e indignante) que los partidos políticos y las instituciones religiosas, que socialmente son considerados como los más religiosos – y en algunos casos, hasta religiosos por vocación y profesión – esos precisamente son los que dicen y hacen las cosas más irreligiosas que, en estos días precisamente, estamos viendo, oyendo y palpando.

Y si no, ¿cómo se explica que quienes más defienden la enseñanza de la religión en la escuela y en los planes de estudio, ésos precisamente son los que más insultan a quienes se oponen a lo que ellos dicen, los que más ofenden a sus adversarios, los que siembran más odio y resentimiento?. De lo que resulta que quienes más propugnan el cristianismo, ésos son lo que demuestran comportamientos tan anticristianos, que, en problemas que interesan o preocupan mucho a la gente, defienden y difunden lo que más daña esa pobre gente. ¿No es eso un “religión falsificada”? Un cristianismo, que siembra y propaga la división y el odio, eso podrá ser un “buen fariseísmo”. Pero, de cristiano, ahí no hay nada. Eso justamente es lo que más rechazó Jesús, como enseña insistentemente el Evangelio.

Y si de los políticos, pasamos a los obispos, la situación (en buena parte de España, al menos), da pena. Y escandaliza. Hay obispos que nos piden que recemos. ¿Cuándo? ¿Para qué? En pocas palabras: porque ven amenazados sus privilegios y beneficios económicos. Los mismos obispos que no han pedido oraciones cuando nos hemos enterado de los abusos que se han cometido en el trato que se les ha dado a los niños, a las mujeres, a los inmigrantes y a tanta gente que sufre indefensa. Los mismos obispos que han hablado públicamente contra el papa Francisco. Los obispos que han ofendido a los homosexuales y se han callado ante los corruptos.

Franco-obispos-cruzada_2174492536_14064404_660x371El citado profesor Ruster, refiriéndose a lo que sucedió en la Alemania nazi de la última guerra mundial, dejó escrito esto: “El holocausto se produjo dentro de una cultura conformada por el cristianismo. No solo los campos de concentración estaban ubicados cerca de los museos, auditorios y bibliotecas…, sino que la mayoría de aquellos facinerosos habían recibido durante años clases de religión cristiana, asistían con frecuencia al culto divino y escuchaban sermones e instrucciones morales. Existió un cristianismo que hizo posible Aushwitz, o al menos no lo impidió” (o. c., 32). Por eso “hay que preguntarse ya en qué difieren la “providencia” de Hitler y su “Todopoderoso”, por una parte, y Dios por otra”.

Si nos atenemos a los preocupantes números, en el gobierno y el desgobierno, hay que preguntarse: ¿a dónde va España en este momento? Y a la Iglesia, ¿qué futuro lo espera?

Espiritualidad, Iglesia Católica , , , ,

“Señores obispos: hagan de una santa vez sus deberes pendientes”

Martes, 26 de noviembre de 2019

Asociacion-Infancia-Robada_2088401225_13936631_667x648Infancia Robada denuncia la del Episcopado

La Iglesia española no indemnizará a las víctimas de abusos

Juan Cuatrecasas, presidente de la Asociación Infancia Robada: “Es una vergüenza para la cristiandad española que sean ustedes, los que dirigen nuestra iglesia, de los pocos miembros de conferencias episcopales del mundo, que miran para otro lado, que no cumplen con los deseos y ordenes emanadas de Roma y por ende del Papa Francisco”

“Vamos a seguir por el camino habitual, porque siempre fuimos nosotros y no ustedes, el motor de esta justa reivindicación de justicia, verdad, reconocimiento y reparación”

Audietur et altera pars. A la otra parte también hay que oírla. Y escucharla, señores obispos de España. Tal vez ustedes deberían escuchar las palabras de Cicerón cuando dijo Mea mihi conscientia pluris est quam omnium sermo, y que su conciencia, la de todos ustedes, tuviera más valor y añado, también más empatía, humanidad y misericordia, que el discurso de todos esos que escondidos bajo sus altares y sotanas dedican el tiempo a faltar una y otra vez al respeto de los supervivientes, de las víctimas de abusos y agresiones sexuales en el ámbito de la iglesia española.

Es una vergüenza para la cristiandad española que sean ustedes, los que dirigen nuestra iglesia, de los pocos miembros de conferencias episcopales del mundo, que miran para otro lado, que no cumplen con los deseos y ordenes emanadas de Roma y por ende del Papa Francisco.

Asociación Infancia Robada y todos y todas sus asociados y asociadas lamentamos profundamente y criticamos sin paliativos su actitud mezquina, indolente e insolente expresada en su borrador.

Un borrador que vuelve a demostrar que nuestras dudas sobre sus palabras del pasado respecto a las víctimas no son más que papel mojado, lenguas de trapo, perdón y pecado, en lugar de pena y delito, nulo compromiso con la Infancia y la adolescencia.

Por nuestra parte vamos a seguir por el camino habitual, porque siempre fuimos nosotros y no ustedes, el motor de esta justa reivindicación de justicia, verdad, reconocimiento y reparación. Prevenir si, pero también acompañar a sus víctimas, con inmediatez, transparencia y eficacia.

Es necesario, sigue siéndolo y lo será, visto lo visto, que la Conferencia Episcopal de España se renueve de una vez por todas, adaptando la Iglesia de España a los tiempos y no que siga anclada por intereses malsanos en épocas pasadas.

Pedimos que se investiguen los casos del pasado, que se monitoricen mediante profesionales independientes actuaciones concretas fijadas en un calendario de acción, que se ejecute una política de luz con la documentación de los casos denunciados, exigimos que de una vez asuman su innegable responsabilidad.

Y lo repetimos una vez más, hablamos de gravísimos delitos contra la infancia, de ataques contra los derechos humanos y de una cuestión de salud publica. Nunca abandonaremos nuestros planteamientos y les urgimos a que cambien de postura, pues tengan por seguro que en caso de seguir mirando a la Luna, les llegará el eclipse, más pronto que tarde.

Dijo Séneca Iniqua nunquam regna perpetuo manent. Tomen buena nota de ello y hagan de una santa vez sus deberes pendientes.

Por justicia primero, por el respeto debido a sus víctimas después. El tiempo se agota.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , ,

Los obispos temen que un futuro Gobierno PSOE-Unidas Podemos acabe con sus privilegios fiscales y educativos

Martes, 19 de noviembre de 2019

Sala-Plenaria-Conferencia-Episcopal-Espanola_2060803987_9921766_660x371Sala de la Plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE)

¿Ahora se preocupan? Quien siembra vientos…

El futuro tras el resultado electoral, uno de los puntos calientes de la Asamblea Plenaria que ayer arrancó

Hemos jugado con fuego, y ahora podemos quemarnos”, lamenta un obispo, haciendo referencia a la histórica ligazón de la Iglesia oficial con la derecha

Los prelados temen que, ante el ascenso de la ultraderecha, el Ejecutivo avance en la laicidad del Estado: PSOE y Unidas Podemos llevan en sus programas la denuncia del Concordato

Los obispos no felicitaron a Pedro Sánchez tras el 11N, pero se espera el presidente de la CEE, Ricardo Blázquez, se refiera a su triunfo en la sesión plenaria de este lunes

Hemos jugado con fuego, y ahora podemos quemarnos. Un obispo español resume de este modo la preocupación que se respira en la Conferencia Episcopal Española (CEE) ante el anuncio del preacuerdo entre Unidas Podemos y el PSOE para formar un Gobierno progresista. Un Ejecutivo que, de llevarse a cabo la investidura, querrá imponer una agenda social y en las antípodas de una ultraderecha en ascenso. “Y en ese juego, la Iglesia tiene todas las de perder”, apunta el prelado.

La Asamblea Plenaria del Episcopado que arranca este lunes estará copada por el análisis del resultado electoral y las repercusiones que este podría tener para la Iglesia. Tanto es el miedo que, por primera vez en décadas, el presidente de la CEE, Ricardo Blázquezno ha enviado la preceptiva felicitación al vencedor en las urnas, Pedro Sánchez.

Se espera que el lunes, durante el discurso inaugural, Blázquez sí felicite al líder del PSOE y apunte algunas de las claves de las relaciones entre la Iglesia y el futuro Gobierno que los expertos consultados resumen en dos: “Sana independencia y mutua colaboración”.

Inmatriculaciones, IBI, clase de Religión, conciertos…

Otro prelado, esta vez de la línea moderada, calcula que en pocos meses, el nuevo Gobierno podría abordar algunos de los privilegios de la Iglesia. Desde las inmatriculaciones al pago del IBI, pasando por el futuro de la clase de Religión o la regulación de los conciertos educativos. E incluso la famosa casilla de la Iglesia en la declaración de la renta.

De hecho, en la sesión reservada del próximo miércoles, los obispos debatirán, a puerta cerrada, la estrategia que seguirán. De momento, continúan siendo mayoría los que apuestan por oponerse al Ejecutivo, frente a la línea francisquista que aboga por tender la mano, esperar acontecimientos y no mezclarse en política. Algo difícil de pensar en el caso de la Iglesia española.

Curiosamente, esto sucede tras una campaña electoral en la que no se habló para nada de la Iglesia –tan sólo el PSOE recuperó su histórica denuncia de los Acuerdos entre la Iglesia y el Estado, y las inmatriculaciones–, ni de las cuestiones más polémicas: aborto, fiscalidad, educación, eutanasia… La asistencia en el fin de la vida ha sido el único punto, junto al de la Memoria Histórica, del preacuerdo PSOE-Unidas Podemos que afecta directamente a los “valores irrenunciables” de los que habla la ultraderecha eclesial.

Después de varias décadas de amagar sin dar, parece que en esta ocasión los socialistas sí parecen dispuestos a denunciar los Acuerdos Iglesia-Estado (negociados a la par que la Constitución), y cambiarlos por un convenio internacional con el Estado Vaticano, que regule las relaciones con la Iglesia católica, pero sin los privilegios actuales, siguiendo las pautas de una sociedad laica

El modelo es Francia, aun siendo conscientes que los vecinos galos llevan más de un siglo con una ley (1905) que consagra la laicidad, hasta el punto de que las iglesias son propiedad del Estado, como se ha comprobado en el reciente incendio de Notre Dame.

Privilegios en cuestión

Por el momento, y sin que se hayan formado las Cortes, la ministra de Educación en funciones, Isabel Celáa, ya prendió la mecha de los convenios de la enseñanza concertada y sus declaraciones sobre que la libre elección de centro, uno de los mantras de la concertada católica, no está amparado por la Constitución. También está pendiente de resolver el tema de la asignatura de Religión, que la LOMCE elevó a evaluable y cuya nota cuenta para el promedio, algo que podría cambiar con la anunciada modificación de la ley de José Ignacio Wert.

La publicación del esperado informe sobre las inmatriculaciones de la Iglesia durante la vigencia de la Ley Aznar (1998-2015) podría ser otra de las medidas de los primeros meses de Gobierno. Otra cuestión pendiente, y no menor, es la casilla de la Iglesia en la Renta, que podría ponerse en cuestión.

¿Denuncia de los Acuerdos? El PSOE quiere hilar fino

En un último término aparece la denuncia de los Acuerdos con la Santa Sede, aunque en este punto el PSOE quiere hilar fino, pues el Vaticano es un Estado legítimo, uno de los más antiguos del mundo, con convenios diplomáticos con casi todos los países.

Además, tanto Pedro Sánchez como Pablo Iglesias reconocen la capacidad de liderazgo internacional del Papa Francisco. El líder de Podemos incluso estuvo a punto de materializar una audiencia con Bergoglio hace un par de años, frustrada solo en el último momento.

Con la mirada puesta en la incertidumbre económica y en los ataques de Vox a los inmigrantes, el nuevo Ejecutivo quiere mantener los lazos con el tercer sector y las grandes organizaciones, muchas de ellas católicas, que lideran el trabajo de promoción social y la acogida a los refugiados y migrantes. La relación con la cúpula del clero es otra cosa, y también dependerá de qué mirada política acabe pesando más en el centro de poder de la iglesia española.

Fuente Religión Digital

Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

Carta de un cura a Francisco Franco: “Fuiste un asesino, como lo fueron Hitler, Mussolini, Stalin y tantos otros”

Sábado, 9 de noviembre de 2019

PARROCO JOAQUIN SANCHEZ “La Iglesia jerárquica fue cómplice y te nombró ‘Caudillo, por la Gracia de Dios

En efecto, fue un golpe de Estado que fracasó y dio lugar a una guerra civil terrible. Se despertó lo peor del ser humano en muchos lugares de nuestra geografía: en pueblos, ciudades

¿No querrás pasar a la historia como un salvador y un liberador? ¡Pobre humanidad! Hasta los alemanes ensayaron bombardeos a poblaciones civiles en ciudades españolas

Hay grupos que te aclaman y te aplauden y cuando te aplauden y te aclaman están defiendo que haya una dictadura y caiga la democracia, que se pueda torturar, que se pueda detener a alguien y sacarles los dientes con unas alicates

Claro que necesitamos memoria, reparación y justicia para que los dictadores no tengan la última palabra, para que tú no tengas la última palabra

Los ultras se concentran este jueves ante la Nunciatura para protestar por el silencio de los obispos ante la exhumación de Franco. Entregarán una carta al Papa denunciando el “abandono” de la jerarquía

“Osoro, traidor”: los ultras atacan con pintadas el Arzobispado, la Nunciatura y varias parroquias de Madrid

(eldiario.es).- Puede resultar extraño escribir una carta a una persona ya fallecida, pero lo hago haciendo referencia a lo que representó y lo que representa. Además puedo definir a Franco como una persona llena de crueldad, que traicionó lo que prometió defender y estableció un régimen de terror que quien lo sufrió en sus carnes aún siente gritos de dolor, pánico y muerte.

Alguien puede decir que cómo digo estas cosas si él defendió el catolicismo y lo que hay que responder es que él no defendió el catolicismo, sino los poderes económicos, los poderes de los terratenientes y unos clérigos vendidos para legitimarlos en vez de estar al lado de la gente que sufría, padecía pobreza, analfabetismo, abusos, explotación y opresión. La Iglesia tendría que haber estado del lado de la gente, de los últimos y no de lado de ningún poder ni de ningún partido.

Alguien me puede decir que el bando republicano persiguió y ejerció la violencia cruel contra muchos religiosos y religiosas y tenemos que decir que hay que condenar cualquier tipo de violencia, venga de donde venga, sea quien sea el  asesinado no podemos legitimar ninguna violencia porque en cierto sentido estamos legitimando la violencia del otro. Además, desde la fe hay que decir que no podemos responder a la violencia desde el rencor, el odio y la venganza, sino desde el perdón, reconciliación y la no violencia. ¿Difícil, verdad?

Franco-obispos-cruzada_2174492536_14064404_660x371Diste un golpe de Estado que te salió mal, y tenías a muchos mandos militares afines que te aconsejaron no hacerlo porque pensaron que sería un fracaso, pero los poderes económicos, sociales y religiosos te convencieron y, en efecto, fue un golpe de Estado que fracasó y dio lugar a una guerra civil terrible. Se despertó lo peor del ser humano en muchos lugares de nuestra geografía: en pueblos, ciudades. Tal vez sabías que tendrías el apoyo incondicional de la Alemania de Hitler, un factor decisivo para ganar la guerra. Pero, también se dieron gestos de gente de ideologías diferentes que salvaron vidas de sus amigos y familiares que pensaban de otra manera y pertenecía al otro bando. Lo que cuentan nos horroriza, independientemente de la bandera, la trinchera o la zona en la que se encontraban.

Los problemas se resuelven con el diálogo, aunque sea hasta las extenuación y respetando los resultados electorales, buscando el bien común y la prosperidad de todos y todas, partiendo de la gente más desfavorecida y empobrecida. Los gobiernos ejercen su labor en función de sus proyectos políticos, pero los poderosos no aceptan las medidas que favorecen a la clase trabajadora, a los empobrecidos, a las poblaciones rurales, a la universalidad de la educación, de la enseñanza. Los poderosos quieren todo el poder y las riquezas y sólo aceptarían dejar alguna migajas. Lo estamos viendo en la actualidad.

Fuiste aliado de Hitler, defendiendo su política de exterminio de judíos, comunistas, gitanos, discapacitados y todos aquellos que se consideraban un estorbo. Fuiste de la mano en el terror y en la crueldad ilimitada. ¿No querrás pasar a la historia como un salvador y un liberador?

Fuiste un asesino, como lo fue Hitler, Mussolini, Stalin y tantos otros. ¡Pobre humanidad! Hasta los alemanes ensayaron bombardeos a poblaciones civiles en ciudades españolas.

Ganaste la guerra militarmente, pero se perdió la paz y no hay que olvidar que todos perdemos con la guerra, con la violencia nadie gana. Con tu triunfo militar se desató tu política de exterminio y aniquilamiento de todo lo que no fuera el nacionalcatolicismo. Miles de personas asesinadas, torturadas hasta la muerte lenta, violaciones, vejaciones, secuestros de bebés, corrupción, en definitiva, un estado donde cualquiera del régimen podía matar y torturar, todo estaba permitido. Y, una Iglesia jerárquica que fue cómplice y alentó todo esto y te nombró “Caudillo, por la Gracia de Dios”, una gran mentira y una profanación del Evangelio de Jesús de Nazaret.

Franco-palio_2055704484_12003768_667x375Franco, bajo palio

Fuiste caudillo por el poder de las armas, por el apoyo de Hitler, del poder del dinero y del poder religioso. También mataste a gente que no era republicana, esa gente que era amiga de los republicanos; también encerraste a algunos curas que pedía que acabara esa barbarie, esas atrocidades. Miles de españoles y españolas huyeron con sus hijos e hijas porque sabían el futuro que les esperaban. Se convirtieron en refugiados. Esta historia nos suena tristemente.

Hay grupos que te aclaman y te aplauden y cuando hacen eso están defendiendo que haya una dictadura y caiga la democracia, que se pueda torturar, que se pueda detener a alguien y sacarle los dientes con unas alicates o levantarles las uñas, que una mujer pueda ser violada con toda impunidad, que la clase trabajadora se convierta en una clase oprimida y explotada por “el amo”, que la gente pobre y humilde deje de estudiar, que se pueda colgar a un homosexual de sus partes con toda impunidad, que vuelvan las criadas y el señorito las pueda violar, dejarlas embarazada, después llamarlas puta y tirarlas a la calle.

Me da vergüenza cuando he visto al prior del Valle de los caídos, Santiago Cantera, y al sacerdote Antonio Tejero encumbrarte. ¡Qué vergüenza!

Claro que necesitamos memoria, reparación y justicia para que los dictadores no tengan la última palabra, para que tú no tengas la última palabra. Descansa en paz, ¿te extrañas después de lo dicho? Porque no se trata de rencor, ni nada parecido; se trata de que la gente pueda recuperar sus vidas, las vidas de sus familiares, esas vidas que tú arrebataste.

Vía Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

Dios los cría, y Franco los junta: ¿qué Iglesia es posible en España tras la exhumación?

Sábado, 26 de octubre de 2019

Piedad-Valle-Caidos_2170592933_14027512_660x371

Piedad del Valle de los Caídos eldiario.es

Son pocos, muy pocos, los obispos que quieren revertir la actual situación en nuestro país

“Las elecciones a la presidencia de la Conferencia Episcopal marcarán definitivamente si los obispos españoles se quieren quitar el sambenito con el que les bautizó en su día el dictador -el ‘España, Faro de Occidente, martillo de herejes, luz de Trento’- o, por el contrario, prosiguen en la deriva de división y enfrentamiento al Papa, en Roma, y a los valores democráticos, en nuestro país”

“Dios los cría, y Franco los junta”, lamenta, en privado, uno de los pocos obispos que admite que, a lo largo de estos meses, la Iglesia española debería haberse pronunciado claramente, enmendando la plana al prior falangista y colocándose del lado de las víctimas

Ramón Tejero: “Dichoso Ud. mi General que por defender la Fe Católica y el Santo Nombre de Jesucristo ha recibido insultos, calumnias y persecución, en la vida y en la muerte”

Un buen día para recordar al cardenal Tarancón

Lo que la salida de Franco deja pendiente en el Valle de los Caídos

Exhumación de Franco, ¿fin del nacionalcatolicismo?

15719149346062Cuando Franco murió, la Iglesia española había dejado ‘atados y bien atados’ sus privilegios en una sociedad que intentaba avanzar, lentamente, hacia la democracia. En Roma, diez años atrás, había concluido el Concilio Vaticano II, que trató de poner a la Iglesia católica en hora con el mundo, pero los obispos españoles seguían con el reloj parado en 1953, momento en que el Régimen consagró la alianza entre la Cruz y la Espada que hizo posible la ‘Sagrada Cruzada’ (así llamaron los obispos en 1937 a la Guerra Civil).

Hoy, 44 años después, con Franco reinhumado en Mingorrubio, los obispos españoles continúan mirando con dificultad al futuro. Igual que sucediera tras el Concilio, pocos prelados se animan a seguir el impulso del Papa Francisco y acabar con una Iglesia clericalizada, que oculta en un armario los estigmas de los abusos de poder y sexuales, se afana en conservar privilegios anacrónicos y sigue sin darse cuenta de que hoy, en pleno siglo XXI, España ha dejado de ser católica y su influencia en la sociedad resulta prácticamente insignificante.

Acabar con la herencia del dictador

Los obispos no se oponen a la exhumación de Franco, pero sí al fin de las prebendas que les dio el dictador. El nuevo Concordado (ahora llamado Acuerdos Iglesia-Estado), que se negoció a la par que la Constitución y fue aprobado ahora hace 40 años, continúa dotando a la Iglesia de múltiples beneficios fiscales, económicos, jurídicos y de presencia social.

En muy pocos países de nuestro entorno la Iglesia católica (y sólo la Iglesia católica) recibe, sin dar nada a cambio, un porcentaje de los Presupuestos Generales del Estado, cuya finalidad no detalla con precisión.

La enseñanza de la Religión católica es de oferta obligatoria y sus profesores son designados por el obispo del lugar (que puede despedirlos sin dar razón alguna), pero pagados por la Administración. Con el personal religioso en hospitales públicos, el Ejército o las prisiones sucede tres cuartos de lo mismo.

Polémicas inmatriculaciones

La Iglesia está exenta de multitud de impuestos y, por si fuera poco, las administraciones todavía no han dado el paso de exigir el pago de aquellos que sí debería pagar, como el IBI para aquellas actividades que no tengan fin estrictamente pastoral o de culto (garajes, pisos de alquiler, museos, etc…). Pero, además, los obispos han logrado registrar a su nombre, con el único aval de su firma, 35.000 bienes en el período 1998-2015.

prior-Cantera-Franco_2170892892_14030768_667x375El prior Cantera, con los Franco

Unas inmatriculaciones que (al menos la mitad) no tienen que ver con templos, sino con inmuebles o terrenos que, en su día, fueron enajenados por otros intereses oscuros, en buena medida gracias al dictador que, desde hoy, descansa en Mingorrubio.

Osoro y Omella, atrapados

¿Es esta la verdadera función de la Iglesia? Son pocos, muy pocos, los obispos que tratan de revertir esta situación de privilegio. No lo tienen fácil, y el ‘caso Franco’ lo ha demostrado. Los cardenales Osoro y Omella (Madrid y Barcelona), los hombres puestos por el Papa Francisco para cambiar el rostro de la Iglesia de nuestro país, no cuentan con la fuerza suficiente para acometer las reformas que les pide Bergoglio.

Un Bergoglio que, por cierto, no visitará España mientras los obispos sigan “en guerra” entre ellos, como admitió durante un vuelo papal. Las elecciones a la presidencia de la Conferencia Episcopal marcarán definitivamente si los obispos españoles se quieren quitar el sambenito con el que les bautizó en su día el dictador -el ‘España, Faro de Occidente, martillo de herejes, luz de Trento‘- o, por el contrario, prosiguen en la deriva de división y enfrentamiento al Papa, en Roma, y a los valores democráticos, en nuestro país.

Ultracatólicos, sectarios y postfranquistas

La exhumación de Franco, además, ha puesto de manifiesto la existencia de un sector, minoritario pero muy potente, de ultracatólicos que siguen vinculando su fe a la extrema derecha, y consideran la salida del dictador del Valle “una profanación”, y la posición oficial de la Iglesia (cumplir con la legalidad vigente) una traición al hombre que les salvó de la persecución y la desaparición.

patrulla-Policia-Nacional-San-Nicolas_EDIIMA20191024_0403_4Y es que los mismos que pintarrajearon decenas de iglesias de Madrid acusando a Osoro de traidor -en una imagen que recuerda, muy poderosamente, a los gritos de ‘¡Tarancón, al paredón!’, tras la muerte de Carrero Blanco- e invitando a dejar de marcar la ‘X’ en la Renta son los que este jueves salieron a defender la actitud obstruccionista del prior Cantera y la homilía del cura hijo del golpista Tejero en la que faltó poco para ‘canonizar’ a Francisco Franco.

“Dios los cría, y Franco los junta”, lamenta, en privado, uno de los pocos obispos que admite que, a lo largo de estos meses, la Iglesia española debería haberse pronunciado claramente, enmendando la plana al prior falangista y colocándose del lado de las víctimas.

Los ‘católicos de toda la vida’

Grupúsculos como HazteOir o Máslibres, situados en la órbita de Vox y de sectores ultracatólicos como los kikos, el Opus Dei o los Legionarios de Cristo (e incluso más allá, a través de sectas como El Yunque), que lo mismo organizan una sentada para protestar contra la exhumación ante la sede del PSOE, que acosan a las mujeres que van a abortar a las puertas de la clínica Dator.

Vamos, los católicos ‘de toda la vida’, que añoran una España en la que Franco dio todo el poder a la Iglesia, y donde los únicos valores que podían defenderse eran los de la firme ortodoxia, la continencia sexual y las familias numerosas. Los mismos que, en otro tiempo, quemaban mujeres en la plaza pública acusadas de brujas u obligaban a judíos, musulmanes o protestantes a abjurar de su fe si no querían perder la vida.

Los mismos que, tal vez, hace unos años hubieran mandado a Jesucristo a picar piedra en la cantera de Cuelgamuros. A mayor gloria de Francisco Franco, que en Mingorrubio descanse.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Los obispos polacos denuncian la “el totalitarismo ideológico” del colectivo LGTBI

Lunes, 12 de agosto de 2019

BA01492A-4234-4011-A863-398E3C6FFFDBStanislaw Gadecki,

Obispos católicos, sí… ¿pero Cristianos?…

 El presidente del episcopado defendió al arzobispo de Cracovia, Jerzy Jedraszewski, quien comparó “la peste LGTBI del arco iris” con la ideología estalinista impuesta en parte de Europa tras la II Guerra Mundial

La conferencia episcopal polaca afirma que “el respeto a los individuos no puede justificar la aceptación de una ideología (la LGTBI), cuyo objetivo es revolucionar las costumbres sociales y las relaciones personales”, lo que ha traído la “devastación espiritual y material a muchas personas”.

En una carta abierta publicada este jueves, el jefe de la Iglesia Católica polaca, el arzobispo Stanislaw Gadecki, pide a los fieles que reflexionen sobre la “ofensiva” del colectivo LGTBI, especialmente sobre “el aumento de las marchas y el intento de algunos políticos de introducir un nuevo enfoque en los programas escolares polacos”.

Gadecki también sale en defensa de otros clérigos muy criticados por sus duras palabras sobre el entorno LGTBI, entre ellos el arzobispo de Cracovia, Jerzy Jedraszewski, quien comparó “la peste LGTBI del arco iris” con la ideología estalinista impuesta en parte de Europa tras la II Guerra Mundial.

El jefe de la conferencia episcopal pidió “a todos los actores sociales” que eviten “la discriminación a la hora de encarar el debate” sobre la ideología LGTBI, y permitan también que quienes se oponen a este movimiento puedan expresar sus opiniones en libertad e igualdad de condiciones.

15CB3095-C5ED-4E2D-851F-76B56F8861B2

Ataques al Orgullo

En las últimas semanas Polonia partidarios y detractores del movimiento LGTBI han intensificado sus enfrentamientos, lo que ha llevado a sectores de la Iglesia Católica a arremeter con fuerza contra este colectivo.

Esta batalla no se ha limitado a un agrio debate. El 20 de julio grupos de ultranacionalistas atacaron la primera marcha del Orgullo LGBTI celebrada en Bialystok (este).

Los medios de comunicación tampoco han quedado ajenos a esta “escalada homófoba”, como la denominan los colectivos LGTBI polacos, y la revista “Gazeta Polska sorprendía a sus lectores en su última edición con un adhesivo con una bandera arco iris con el mensaje “Zona libre de LGTB” y una cruz negra.

La publicación explicó que esa pegatina persigue “atemorizar a las personas LGTB allí donde se coloque, e impedir que propaguen su ideología perniciosa para la moral del país”.

Elecciones en octubre

También desde el partido que gobierna Polonia, la fuerza conservadora-nacionalista Ley y Justicia (PiS), se han lanzado consignas homófobas, especialmente durante la pasada campaña electoral para las europeas, cuando su líder, Jaroslaw Kaczynski, afirmó que este movimiento “supone una amenaza para la patria polaca”.

La cercanía de las elecciones generales, que se celebrarán el próximo 13 de octubre, augura que el debate sobre la ideología LGTBI seguirá muy presente en la vida pública polaca durante las próximas semanas.

Por su parte los colectivos LGTBI de Polonia han lanzado distintas iniciativas, en su mayoría a través de redes sociales, para hacer frente a estos mensajes, con eslóganes como “soy patriota y también LGTBI”.

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , ,

Castillo: “El pueblo tiene poder para elegir a sus obispos, y quitar al obispo indigno”, por José María Castillo

Lunes, 3 de junio de 2019

obispos 4“¿No nos damos cuenta de que, en cosas muy importantes, la cultura y la sociedad cambian a una velocidad que la Iglesia no es capaz de seguir?”

“Necesitamos recuperar la dignidad, autoridad y grandeza de un Papa que no desea ni quiere poderes y grandeza”

¿No nos damos cuenta de que, en cosas muy importantes, la cultura y la sociedad cambian a una velocidad que la Iglesia no es capaz de seguir? Es un hecho, por ejemplo, que hay curas jóvenes que miran más al pasado que les conviene a sus ideas conservadoras que al futuro que les interpela.

Hace más de cuarenta años, yo enseñaba a mis alumnos que, en el s. III (en otoño del 254), los cristianos de la España romana le presentaron al obispo Cipriano (el más importante de entonces, aunque estaba en Cartago) un problema complicado. Tal problema consistía en que los fieles de tres diócesis españolas (León, Astorga y Mérida) se enteraron de que sus obispos no habían dado el debido testimonio de su fe en una persecución del emperador Decio. Y aquellos fieles, ante el ejemplo escandaloso de sus obispos, tomaron la decisión (impensable ahora) de quitar a los obispos, echarlos a la calle y deponerlos de sus cargos. Los cristianos, en aquel tiempo, se sentían responsables de sus diócesis. Y no toleraban el escándalo de obispos que no eran capaces de confesar su fe en Jesucristo, cuando se veían amenazados. Así las cosas, los cristianos acudieron al obispo más reconocido y ejemplar de entonces, que era Cipriano de Cartago.

Pero todo se complicó cuando uno de los obispos depuestos, un tal Basílides, recurrió al papa Esteban, obispo de Roma. Pero se valió de una información manipulada y en la que el asunto era presentado como a Basílides le convenía. Con lo que el asunto de complicó. Y esto fue lo que motivó el recurso de los cristianos de la España romana al obispo Cipriano, el más reconocido y respetado de la Iglesia de entonces.

Cipriano convocó un concilio, cuyas decisiones nos han llegado en la carta 67 de Cipriano, que está firmada por 37 obispos que participaron en aquel sínodo. Esta solución, para un conflicto local, era perfectamente aceptada en el s. III.

Ahora bien, en aquel sínodo local, se tomaron tres decisiones, que constan en la carta mencionada:

1) El pueblo tiene poder para elegir a sus ministros, concretamente al obispo: “Vemos que viene de origen divino el elegir al obispo en presencia del pueblo, a la vista de todos… Dios manda que ante la asamblea se elija al obispo” (Epist. 67, IV, 1-2).

2) El pueblo tiene poder para quitar al obispo indigno: “Por lo cual el pueblo… debe apartarse del obispo pecador y no mezclarse en el sacrificio de un obispo sacrílego, cuando sobre todo, tiene poder de elegir obispos dignos o de rechazar a los indignos” (Epist. 67, III, 2).

3) Incluso el recurso a Roma no debe cambiar la situación, cuando el recurso no se ha hecho con verdad y sinceridad: “Y no puede anularse la elección verificada con todo derecho, porque Basílides… haya ido a Roma y engañado a nuestro colega Esteban que, por estar lejos, no está informado de la verdad de los hechos, y haya obtenido el ser restablecido ilegítimamente en su sede, de la que había sido depuesto con todo derecho” (Epist. 67, 5, 3).

Queda patente, por tanto, que la Iglesia del s. III tenía una mentalidad según la cual la Iglesia consistía más en la comunidad que en el clero. Lo cual no era atentar contra los derechos del clero, sino sencillamente reconocer el papel que desempeñaba y los derechos que tenía la comunidad de los fieles.

Ahora bien, si la Iglesia de los primeros siglos se comportaba y era gestionada de esta manera, ¿Por qué, con el paso de los siglos, se le ha quitado a la comunidad de los fieles un derecho que tuvo en sus orígenes más antiguos y originales?

Y quede claro que, al plantear esta pregunta, no se trata – de ninguna manera – de limitar los derechos y poderes del obispo de Roma. Se trata de todo lo contrario. Lo que más nos tiene que importar es lo que más desea el Papa actual, el Papa Francisco: recuperar la dignidad, autoridad y grandeza de un Papa que no desea ni quiere poderes y grandeza, sino una Iglesia en la que todos los fieles cristianos sientan y vivan como problema de todos lo que a todos nos va a devolver la fuerza evangélica de una Iglesia, que no quiere grandezas humanas, sino la eficacia evangélica de la comunidad de los seguidores de Jesús el Señor.

Cristianismo (Iglesias), General, Iglesia Católica , , , , , ,

Castillo: ” Los obispos españoles hablan de la homosexualidad y se callan la pederastia” , por Antonio Castillo

Miércoles, 3 de abril de 2019

manifestaciones-vs-pederastiaDe su blog Teología sin censura:

“¿No tienen nada que decir nuestros prelados cuando en España y en la Iglesia española se van a tomar decisiones que pueden tener consecuencias de enorme importancia para los ciudadanos, sean o no sean creyentes?”

“¿Cómo se explica que el episcopado español, no se callara cuando Franco dio un golpe de Estado y puso en marcha una guerra cruel y una dictadura que costó tantos miles de muertos y tanto sufrimiento en España?”

Una de las cosas, que más me llaman la atención en este momento, es el silencio de los obispos españoles, en una situación como la que estamos viviendo en este país, en vísperas de unas elecciones generales. ¿No tienen nada que decir nuestros prelados cuando en España y en la Iglesia española se van a tomar decisiones que pueden tener consecuencias de enorme importancia para los ciudadanos, sean o no sean creyentes?

Como es lógico, al hablar de este asunto, no pretendo – ni debo pretender – que las autoridades religiosas le digan a la gente a quién deben votar. Eso pertenece al ámbito de la vida privada, Y nadie tiene por qué entrometerse en la privacidad de los demás.

Pero, tan cierto como lo que acabo de decir, es el hecho patente de la gravedad del momento que estamos viviendo, no sólo en España, sino en Europa y en el mundo entero. Es más, ni siquiera sólo en el ámbito mundial. No hay que ser un sabio, para darse cuenta de que también la conciencia religiosa se juega mucho en este momento y en las próximas elecciones. La religiosidad no se puede disociar de la conducta ética y de la conciencia moral en asuntos de extraordinaria gravedad, como son muchas de las cosas que se van a decidir con el voto que cada cual va a depositar en las urnas de los inminentes comicios.

¿Un documento episcopal?

Sinceramente, comprendo que, para amplios sectores de la ciudadanía, haya comportamientos del episcopado español que la gente de buena voluntad no entiende. Ni puede entender. A no ser que yo, al hablar de esta manera en este momento, me esté pasando de listo o me esté adelantando, cuando en realidad la Conferencia Episcopal Española tiene ya preparado un documento que va a responder a las muchas y muy graves preguntas que los ciudadanos – y más en concreto los creyentes – se hacen en estos días. Me sentiría feliz, si es que me estoy equivocando. Y dentro de unos días o quizá unas horas, nos encontramos con un excelente informe de nuestro episcopado que nos expone sus puntos de vista en los asuntos nacionales que más nos preocupan en España ahora mismo.

ppcee170214

Pero, si es que tal documento ni está preparado, ni se piensa preparar, entonces – como creyentes y como personas que quieren ser fieles al bien de la Iglesia – me atrevo a pedirles a nuestros obispos que piensen en algunas cuestiones, que las conoce todo el mundo. Por ejemplo, ¿cómo se explica que el episcopado español, no se callara cuando Franco dio un golpe de Estado y puso en marcha una guerra cruel y una dictadura que costó tantos miles de muertos y tanto sufrimiento en España? ¿cómo se puede entender que, en contraste con lo anterior, el episcopado español se calló la noche en que el coronel Tejero pretendió dar otro golpe de Estado y liquidar la democracia que costó tanto sufrimiento y tanta discreción?

Por supuesto, todos sabemos que, en este momento, no está en juego ni una guerra civil ni la restauración de una dictadura. Pero, tan cierto como lo que acabo de decir, es que en España estamos asistiendo (desde hace ya años) a escándalos políticos, económicos y sociales que claman al cielo. Escándalos que, por parte del episcopado español, no han tenido más respuesta que el silencio. Los obispos españoles hablan de la homosexualidad como se callan la pederastia. ¡Por lo que más quieran!, señores obispos, ¿no es ya hora de que tengan la valentía y la libertad que han tenido (y tienen) tantos ciudadanos, que han dado sus vidas por defender las verdades de las que están convencidos millones de ciudadanos, que han defendido en tiempos pasados y siguen defendiendo en este momento los derechos, la dignidad y la libertad de España quienes más la necesitan?

Y termino diciendo que, si digo estas cosas, no es por odio a la Iglesia o por resentimiento hacia sus pastores. Se trata de todo lo contrario. Si hablo así del episcopado español, lo hago por lo mucho que quiero y le debo a la Iglesia católica, que tanto bien me ha hecho por más que en ella y por ella haya sufrido bastante más de lo que muchos se imaginan.

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , ,

Los obispos andaluces temen a Vox: “Actitudes xenófobas y racistas con argumentos manipulados”

Viernes, 25 de enero de 2019

llegan_a_la_isla_italiana_de_lampedusa__inmigrantes_del_norte_de_frica_594116cc8be4f28c1e7469b17_gAdvierten del “Incremento del rechazo y del racismo en la sociedad y en nuestras comunidades”

“La Iglesia defiende que los migrantes son personas, con la misma dignidad y derechos que los demás”

Jesús Bastante).- Pese a que algunos de los obispos andaluces, como Asenjo o Demetrio, admitieran algunos de sus postulados, lo cierto es que la mayor parte de la Iglesai andaluza asiste inquieta al ascenso de Vox. Así lo han apuntado los obispos del Sur en su reunión de esta semana, en la que han alertado del “aumento de actitudes xenófobas y racistas con argumentos manipulados”.

Sin citar en ningún momento a la formación liderada por Santiago Abascal, la asamblea de los obispos andaluces han hablado “de las migraciones en Andalucía y del servicio que presta la Iglesia”.

En este sentido, la nota final del encuentro subraya cómo “la Iglesia responde a esta realidad, muchas veces convertida en drama, con una pastoral en la que se busca acompañar la vida y la fe los migrantes”.

Los obispos subrayan que “las migraciones son un fenómeno global y muy complejo” que tiene, sin embargo, “más consecuencias positivas que negativas”, pese a las “actitudes xenófobas y racistas” con argumentos “manipulados que no siempre se corresponden con la realidad”.

Al tiempo, los obispos del Sur “reconocen y valoran el esfuerzo que realizan tantas instituciones eclesiales en favor de los migrantes en Andalucía: desde las parroquias y las Cáritas parroquiales y diocesanas, hasta las congregaciones religiosas y otras instituciones”, que “acogen, protegen, promueven al migrante y buscan su integración”.

A su vez, “alientan los esfuerzos que se realizan para sensibilizar a la sociedad y denuncian la tragedia que suponen tantos naufragios en el mar”. “La Iglesia defiende que los migrantes son personas, con la misma dignidad y derechos que los demás. Son hermanos nuestros e hijos de Dios”, sostiene la nota.

Pese a ello, los obispos “son conscientes de los retos que plantea este fenómeno de las migraciones en Andalucía: las tragedias mortales en las costas andaluzas, la situación de los menores no acompañados, la trata de personas, y el incremento del rechazo y del racismo en la sociedad y en nuestras comunidades”. Unos retos que “exigen un compromiso de toda la sociedad y, también, de la Iglesia”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , ,

El obispo de Hildesheim lamenta que “el abuso de poder está en el ADN de la Iglesia”

Lunes, 24 de diciembre de 2018

p Heiner Wilmer-LMonseñor Heiner Wilmer

Tras la crisis de abusos, “tenemos que decirle adiós a la idea de que la Iglesia en sí es pura”

“Tenemos que aceptar que hay ‘estructuras del mal’ en la Iglesia como comunidad”

“Cualquier triunfalismo, cualquier pensamiento en términos de derechos, tiene que derribarse”

(Cameron Doody).- Desde al menos el siglo IV, tal y como se recoge en el Credo niceno-constantinopolitano, los cristianos han confesado su fe en “una” sola Iglesia “santa, católica y apostólica”. Pero entre estas cuatro “notas” de la Iglesia, hay una ahora que no aplica, la de “santa”, según el obispo de Hildesheim, en Alemania. La razón: la crisis de los abusos, a la luz de la cual “tenemos que aceptar hay ‘estructuras del mal’ en la Iglesia como comunidad”.

“En el futuro, solo podremos confesar la fe en una ‘Iglesia santa’ cuando confesemos a la vez: ‘esta Iglesia es también una Iglesia pecadora’, ha afirmado monseñor Heiner Wilmer en una entrevista con el periódico regional alemán Kölner Stadt-Anzeiger. A este propósito, el obispo de Hildesheim -en el cargo desde abril de este año- recordó que semejante idea ya existió en la teología de los Padres de la Iglesia en su planteamiento de la Iglesia como casta meretrix (‘casta meretriz’), pero que ésta resultó “insoportable” para la “doctrina dominante” de la Iglesia como inherentemente santa, con lo cual se perdió.

“A su vez, se afirmó que hay en la Iglesia individuos pecadores, pero que la Iglesia en sí es pura e inmaculada”, explicó Wilmer. “Tenemos que decirle adiós a esto” debido a las revelaciones de pederastia entre el clero, prosiguió, “y aceptar que hay ‘estructuras del mal’ en la Iglesia como comunidad”.

En otras declaraciones sobre la crisis de abusos, el otrora Superior General de la Congregación de los Sacerdotes del Sagrado Corazón también declaró que ésta ha revelado que “el abuso de poder está en el ADN de la Iglesia”. “No podemos hacerle caso omiso a esto como si fuera algo menor, sino tenemos que replantear [la jerarquía] de una forma radical“, apuntó el prelado, si bien admitió que “aún no tenemos idea de cuáles deben ser las consecuencias para la teología“.

Pero aunque Wilmer no tiene claro los resultados teóricos de tal replanteamiento, sí intuye sus efectos en la práctica. Por un lado, que en la Iglesia “cualquier triunfalismo, cualquier pensamiento en términos de derechos, tiene que derribarse”.

“Mi sensación es que los obispos aún nos dedicamos a pontificar”, afirmó el prelado, cuando lo que hace falta es que “tenemos que convertirnos en receptores, oyentes… incluso con gente de otras confesiones y con aquellos que no creen”. “También necesitamos hoy hombres y mujeres” críticos con el statu quo “que nos den patadas, incluso cuando eso duele mucho”, recalcó Wilmer.

Das-ist-Hildesheims-neuer-Bischof_big_teaser_article

En fin, lo que hace falta en la Iglesia, según el obispo, es un sistema de “contrapesos y controles” para vigilar el ejercicio de poder en el pueblo de Dios. Un sistema en el que, incluso, los obispos abandonen la idea de que son ellos los que determinan qué es “católico”, “como si a nosotros los obispos nos perteneciera en propiedad la etiqueta ‘católico’“. Según Wilmer, los obispos deben bajarse al nivel de los fieles, pero incluso “cara a cara no es suficiente. Necesitamos un ‘codo con codo’“.

Fuente Religión Digital

Cristianismo (Iglesias), Iglesia Católica , , , ,

El Presidente de Nicaragua acusa a los obispos de proteger y amparar “a los asesinos”

Sábado, 21 de julio de 2018

ortega-y-murilloEste hombre ha perdido el juicio… Vive en un universo paralelo en su bunker protegido por paramilitares…

Daniel Ortega: “Los obispos están comprometidos con los golpistas”

Silvio Báez: “La Iglesia sufre por los asesinados, los detenidos injustamente y por quienes huyen de la represión”

Para Ortega, los obispos “tomaron partido”, están comprometidos con los “golpistas” y promueven el levantamiento de “sectas satánicas”

El cardenal Maradiaga advierte al presidente Ortega: “Tarde o temprano los dictadores no pueden seguir adelante”

(J. B./Agencias).- Daniel Ortega sigue su camino hacia el abismo, al que dirige también a toda la sociedad nicaragüense. En la celebración de los 39 años del triunfo de la Revolución Sandinista, el presidente del país acusó a los obispos de “formar parte de un plan golpista” y de ser “cómplices” de los que quieren acabar con su mandato.

La reacción de la Iglesia no se ha hecho esperar. En un tuit, el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, contestó que “la Iglesia no sufre por ser calumniada, agredida y perseguida. Sufre por quienes han sido asesinados, por las familias que lloran, por los detenidos injustamente y por quienes huyen de la represión. Rezamos y estaremos a su lado siempre en nombre de Jesús”.

En su discurso durante la conmemoración del fin de la dictadura de Somoza, Ortega denunció que Nicaragua es víctima de una “conspiración armada y financiada por fuerzas internas y externas”, que cuentan con la “complicidad” de los obispos nicaragüenses, que actúan como mediadores y testigos de un diálogo nacional.

Para el presidente, que ha hecho caso omiso a los llamamientos de la OEA, el Papa Francisco y la práctica totalidad de las instituciones sociales y políticas del mundo, los obispos tienen intenciones “golpistas”, lo que se demuestra con su propuesta para adelantar las elecciones generales a marzo de 2019.

“(Los obispos) están comprometidos con los golpistas”, denunció Ortega. “Eran parte del plan con los golpistas“, aseguró el presidente en un acto al que acudió, como invitado, el nuncio apostólico Stanislaw Waldemar Sommertag.

ortegi_720x241

“Me duele mucho decir esto, porque le tengo aprecio a los obispos, les respeto, soy católico”, señaló Ortega, quien observó que dentro del Episcopado hay obispos con posiciones de mayor confrontación y otros más moderados, “pero lamentablemente siempre se impone la línea de la confrontación, no de la mediación”.

Para Ortega, los obispos “tomaron partido”, están comprometidos con los “golpistas” y promueven el levantamiento de “sectas satánicas”. El mandatario instó a la Iglesia a “rectificar y que no estén levantando a estas sectas satánicas, golpistas y asesinas”, en alusión a los sectores opositores al Gobierno.

Además, el líder sandinista hizo un llamado a sus seguidores a no “bajar la guardia” y a mantener activos “mecanismos de autodefensas” para evitar un “golpe de Estado” en su contra.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , ,

Los obispos europeos asumen la “responsabilidad crucial” de la Iglesia en defensa de los migrantes

Viernes, 20 de julio de 2018

comece_560x280Para evitar reacciones hostiles o incluso xenófobas contra los extranjeros

Las iglesias del Viejo Continente piden “analizar en profundidad” las raíces de este fenómeno

(AlfayOmega).- Informar sobre inmigración solo desde el punto de vista económico o político y no analizar en profundidad las raíces de un fenómeno tan complejo contribuye a que en las sociedades de acogida se genere rechazo hacia los migrantes. Un encuentro organizado por CCEE en Estocolmo ha subrayado la «responsabilidad crucial» que tiene la Iglesia en este ámbito.

Es urgente que la Iglesia asuma un «compromiso renovado» para comunicar de forma adecuada en el ámbito de la movilidad humana y las migraciones, y así evitar reacciones hostiles o incluso xenófobas. Es la lección que los obispos europeos encargados de Migraciones del Consejo de Conferencias Episcopales de Europa (CCEE) se han llevado a casa, después de participar este fin de semana en su encuentro anual.

La cita, que esta vez ha tenido lugar en Estocolmo (Suecia), giraba en torno al lema Inspirar cambios: formar, informar y crear conciencia sobre movilidad humana. En ella ha participado monseñor Juan Antonio Menéndez Fernández, obispo de Astorga y presidente de la Comisión de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española.

Durante los tres días del encuentro, del viernes 13 al domingo 15, se describió cómo determinadas formas de comunicar en torno a las migraciones generan incomprensión y rechazo en las sociedades de acogida. Abordó esta cuestión José María La Porte, decano de la Facultad de Comunicación Social Institucional de la Universidad de la Santa Cruz, en Roma.

los-obispos-europeos

 

Ocurre, por ejemplo, cuando este fenómeno solo se analiza desde una perspectiva económica o política, o sin la profundidad de análisis que requiere una cuestión tan compleja. También cuando, de forma consciente, se tergiversa la información, especialmente a través de las redes sociales.

La consecuencia de esto -destacaron otros ponentes- es que la gente olvida la dignidad inalienable y los derechos fundamentales de los migrantes. Todo esto influye en que, en períodos de crisis económica, crezca en la opinión pública la opinión de que los gobiernos deberían cuidar primero de sus propios ciudadanos.

La Iglesia, implicada de lleno en la atención a estas personas, tiene por tanto una «responsabilidad crucial»: narrar la movilidad humana en lo que tiene de tragedia, pero también en su belleza y riqueza, sin asumir de forma acrítica categorías de otros ámbitos que generan miedo o confusión.

En las distintas intervenciones, se exhortó a las comisiones y delegaciones de Migraciones a comunicar su labor, invirtiendo tiempo y recursos en la formación de los comunicadores y el uso de las redes sociales. No siempre -se reconoció- hacen falta nuevas herramientas o multiplicar las apariciones públicas. La prioridad sobre todo es, en estas intervenciones, transmitir de forma sencilla y clara los principios que inspiran este compromiso de la Iglesia. Fundamentalmente, la dignidad de cada ser humano.

Para que esta afirmación tenga fuerza, hace falta que todas las áreas pastorales de la Iglesia den testimonio compartido de su deseo de proteger a la persona. «No se puede estar a favor de defender la dignidad de los migrantes, y en contra de defender la vida y la familia; y al revés, no puedes defender la vida desde su creación hasta su fin natural y no defender la vida y dignidad de los migrantes», fue la conclusión.

A lo largo del fin de semana, los obispos participantes se reunieron con representantes de Cáritas Suecia, la Comisión Católica Internacional de Migraciones y la sección de Migrantes y Refugiados del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral. En estos encuentros se compartieron iniciativas, como la estrategia de las Cáritas europeas de llevar a cabo campañas conjuntas en las redes sociales, adaptadas a las circunstancias de cada país.

Los representantes del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral ampliaron esta visión, hablando de la colaboración con otras realidades eclesiales que se ocupan de la pastoral de los migrantes. «Cooperar con otros jugadores de la sociedad civil pero sin ambigüedad -explicaron- puede ser importante para promover la cultura del encuentro y corregir las imágenes equivocadas» que muchas veces circulan por la red.

Durante el encuentro, los obispos europeos tuvieron además la ocasión de visitar y compartir la Eucaristía con varias comunidades católicas de inmigrantes que funcionan en Estocolmo, sobre todo de Oriente Medio y América Latina.

Un recuerdo especial se dirigió a los miles de ucranianos desplazados dentro de su propio país u obligados a pedir asilo fuera de él a causa de la guerra. «A pesar de sus muchas dificultades, la Iglesia está agradecida [a estas comunidades] por su testimonio de vivir el Evangelio de Cristo y proclamarlo en su país de destino».

Fuente Religión Digital

Cristianismo (Iglesias) , , , ,

“Fui extranjero y me acogisteis”, por José Mª Castillo

Viernes, 15 de junio de 2018

41848527365_eb61a817a7_zDe su blog Teología sin censura:

El recién estrenado Gobierno de España ha tomado la humanitaria decisión de acoger, en nuestro país, a más de seiscientos inmigrantes, perdidos en el Mediterráneo y a los que ningún otro país de la UE quería recibir.

El día 8 de enero de 1454, el papa Nicolás V, mediante la bula “Romanus Pontifex”, le regaló al rey de Portugal todos los reinos de África, añadiendo además la facultad de hacer esclavos de dicho rey a todos los habitantes del continente africano (“Bullarium … Romanorum Pontificum”, vol. V, 113). Y el 4 de mayo de 1493, el papa Alejandro VI, por la Bula “Inter caetera”, les concedió a los reyes de España y Portugal la conquista, invasión y posesión de todos los reinos, riquezas, oro, aromas y otras muchísimas cosas preciosas…, que se acababan de descubrir en América (“Bullarium…”, vol. V, 362). No hace falta ponderar lo mucho que Europa ha robado en África y América. Se sabe mucho de eso. Aunque no lo sabemos todo.

Pero, con lo que sabemos, tenemos de sobra para que se nos caiga la cara de vergüenza cuando ahora resulta un hecho ejemplar que el actual Gobierno de España tome la decisión de acoger a poco más de seiscientos inmigrantes, que huyen del hambre y de la muerte, por causa de guerras que se organizan y se hacen posibles gracias a la venta de armas con las que España, sin ir más lejos, se embolsa cantidades importantes de millones de euros cada año.

Nuestros obispos ponen el grito en el cielo cuando el Gobierno permite el matrimonio entre personas homosexuales, por ejemplo. Yo me pregunto por qué nuestros obispos no ponen el grito en la tierra cuando el Gobierno toma una decisión, que es un acto humanitario. Y que, además, cumple al pie de la letra lo que dice el Evangelio: “Fui extranjero y me acogisteis” (Mt 25, 35).

El Evangelio – que yo sepa – no dice ni palabra sobre la homosexualidad. De la acogida a los perdidos y extraviados, Jesús habló muy claro. ¿Estaré yo perdiendo la cabeza cuando me viene la idea de que nuestros gobernantes están más cerca del Evangelio que algunos de nuestros obispos?

Espiritualidad , , , ,

Sínodos locales para la elección de obispos

Sábado, 19 de mayo de 2018

iglesiaTodos los obispos chilenos presentan su renuncia al Papa Francisco por el escándalo de abusos sexuales.

El Papa confiesa su “vergüenza” por la “perversión” de la Iglesia chilena y anuncia cambios: “Hay que ir más allá”

Hacia una verdadera renovación eclesial en Chile

“Para superar la crisis, es necesario desinfantilizar la fe de la Iglesia”

(Karla Huerta, laica chilena).- Hemos escuchado reiteradas veces en canales de televisión, en la prensa escrita, por parte de denunciantes de abusos y de representantes de la Iglesia decir que lo que antecede al abuso sexual es el abuso de poder.

A esta altura, esa constatación parece innegable. La raíz de la crisis, podríamos decir entonces, radica en el modo de ejercicio del poder que vivimos en la Iglesia católica particularmente, aunque seguramente es un problema extensivo también a otras religiones. La educación religiosa en nuestro país es precaria, y eso ha permitido todo tipo de tergiversaciones, manipulaciones y abusos de parte de los líderes actuales, facilitada por la masificación -intencional tal vez- de una fe acrítica, irracional, fanática y ciega, muchas veces.

Frente a la ignorancia, no queda más que someterse a los “iluminados”, a los que saben más, a quienes “están más cerca de Dios”, a los que tienen autoridad, rindiéndonos ante ellos y sometiendo nuestra conciencia más profunda, poniendo a su disposición nuestra vida entera, nuestro fuero interno y toda nuestra intimidad espiritual. Más que un “abandono de sí mismos“, como nos exhortan hacer en los retiros espirituales, resulta más bien ser un despojo de nuestra valía y capacidad propia para relacionarnos con Dios. Por eso, la crisis de poder en lo más profundo, es también una crisis espiritual que atraviesa y rasga a toda la Iglesia.

Para superar la crisis, es necesario desinfantilizar la fe de la Iglesia. Eso incluye a los sacerdotes y obispos, ojo. Por años se ha criticado al laicado por su pasividad e ignorancia, pero los sacerdotes no lo han hecho mucho mejor. Sin ir más lejos, 50 sacerdotes en Santiago vivían enamorados de Fernando Karadima y le rendían culto. Cuatro de ellos llegaron a ser obispos, muchos formadores en el seminario o en la Universidad. Todos ellos de élite, “gente educada”, diríamos. Pero no estaban educados en una fe que libera. Por tanto, esta ignorancia no se le debe achacar sólo al laicado parroquial, de barrios bajos, poblacional; evitemos esa caricatura de clase. Para superar la crisis se requiere de un ejercicio de crecimiento de toda la Iglesia, del Pueblo de Dios en su conjunto, para que pueda discernir junto, crítica y reflexivamente, sobre su futuro.

También hemos escuchado estos días que, ahora que ya se sabe todo, sólo “hay que esperar lo que diga el Papa”. Lo hemos escuchamos del obispo Barros, y de los demás obispos de la Conferencia Episcopal para definir el futuro de la Iglesia chilena en crisis. Sorprendemente también lo escuchamos de parte de los denunciantes de Karadima luego de su encuentro en el Vaticano. Creo que esto es un síntoma de la enfermedad espiritual que vivimos en la Iglesia. El Papa, hermanos míos, no puede resolverlo todo. Aunque quisiéramos encontrar consuelo y protegernos de la crisis bajo el amparo del poder absoluto del Papa esperando que haga justicia con mano firme, hacerlo bordearía la idolatría.

No podemos esperar que el Papa despida como un gerente a los obispos y coloque a otros, sobre los cuales rezaremos para que sean mejores. Esto, creo sinceramente, profundizaría la crisis. El Papa es y debe ser signo de unidad de la Iglesia, servidor de todos y todas. Su misión no puede -aunque quisiera- suplantar la fe de los fieles.

Nuevamente, si el problema es el modo de ejercicio del poder, sería una ilusión contradictoria creer que un poder centralizado desde Roma mejorará nuestra experiencia espiritual en Chile. El Papa ya ha hecho mucho en desautorizar a la Conferencia Episcopal, les ha enseñado a ellos a tratar a las víctimas y a pedirles perdón; a nosotros nos queda aprender más de la Comunidad de Laicas y Laicos de Osorno, y levantar la voz ante la injusticia, tal como lo hicieron para develar la crisis que está matando silenciosamente a la Iglesia.

El Papa estuvo mal informado durante años. Las distancias son muchas, somos un país pequeño al final -o comienzo- del mundo. Él vive en Roma, nosotros en Chile. Hay millones de casos más de abusos con cardenales y obispos involucrados en todo el mundo. Por lo menos hay dos cardenales involucrados en acusaciones que son parte de su círculo de confianza. Debe tener muchas cosas más que atender en Roma. ¿Cómo hará el Papa ahora para “informarse bien” sobre el nombramiento de los nuevos obispos en Chile? ¿En quiénes confiará? ¿Cuánta carrera estarán haciendo los obispos actuales para mantener sus puestos o dejar a sus sucesores de confianza y así mantener su red de influencia?

Dicen por la prensa que ya “suenan nombres”, todos santiaguinos y que provienen de esferas de poder, desde congregaciones religiosas, universidades, vicarías o funcionarios de la misma Conferencia Episcopal. Será una decisión muy difícil designar a unos y no a otros, o peor, lograr un “equilibrio” de fuerzas internas entre los grupos de poder que presionan dentro de la Iglesia. Esto se podría transformar en un descampado de sangre, o peor, en un juego de luces que en definitiva hará que todo siga igual: una Conferencia Episcopal sin voz, sin acuerdos mínimos, sin fuerza ni capacidad de renovación.

¿Y cuándo la Iglesia? Esperar todo del Papa es desconfiar de la Iglesia, de su gente, la gente creyente. Esa gente paciente que sigue yendo a misa a pesar de todo, a pesar de ver sus iglesias vacías y el desprestigio de toda una comunidad. Nadie mejor que el Pueblo conoce “a su pastor”, conoce “su voz”. ¿Quién estará mejor capacitado que el Pueblo de Dios creyente, sacerdotes y laicos, para reconocer entre ellos mismos al más apto para presidir la comunidad como obispo? Me asiste la convicción de que ya no resiste más el sistema de “obispos de exportación” que rige actualmente.

La Iglesia local, asistida por el Espíritu, en comunión con el Papa, puede perfectamente escoger de entre los suyos a un pastor que conozca y reconozca como propio. No es necesario ir a buscarlos tan lejos. Saldrán obispos “que no suenan”, unos desconocidos, que no son “de carrera” formados desde el seminario en los modos episcopales. Aparecerán aquellos que actualmente trabajan junto a la gente, que conocen su comunidad, la valoran, respetan y escuchan, porque se deben a ella.

Obispos agradecidos de su comunidad por la misión ecomendada, y no del lobby de poder del obispo que los encaminó en la “carrera episcopal”. Obispos valientes e independientes, humildes, inmerecedores del carisma, que ayuden a renovar la Iglesia desde adentro, espiritualmente. Este sueño sólo será posible si se realiza la elección de obispos mediante Sínodos locales. Para esto podríamos recuperar algunas prácticas valiosas presentes en la antigua tradición de la Iglesia:

IV,1. “También vemos que viene de la autoridad divina que la elección del obispo se haga en presencia del pueblo, a la vista de todos, para que sea aprobado como digno y apto por juicio y testimonios públicos (…) 2. Dios manda que el sacerdote sea elegido en presencia de todo el pueblo, esto es, enseña y manifiesta que las consagraciones episcopales no se han de hacer sino con conocimiento del pueblo y en presencia de él, para que en presencia del pueblo se descubran los delitos de los malos o se publiquen los méritos de los buenos y así, con el sufragio y el examen de todos, la ordenación sea justa y legítima (…) 5. Se obraba así convocando a todo el pueblo con tanta cautela [Hch 6,2], para que nadie indigno se introdujera furtivamente en el ministerio del altar o usurpase la dignidad sacerdotal”. Extracto del Sínodo de Cartago, año 254. (ASy p. 69-71).

En la Iglesia chilena actual todos adolecemos de una crisis espiritual que nos ha infantilizado negando nuestra propia intuición y experiencia de Dios. Por eso, no podemos continuar alimentando esa crisis esperando “iluminaciones” de otros, de salvadores o héroes, personalismos o autoritarismo del Papa para renovarnos. Eso la profundizaría, eso mismo fue lo que se puso en marcha con Sodano en los años 70′, un reemplazo centralista de los obispos chilenos.

Una experiencia Sínodal sería relevante para avanzar en renovación, nos permitiría volver a confiar en nosotros mismos como Cuerpo, como Pueblo de Dios caminante, para discernir el modo en que Dios nos habla hoy día, sin olvidar que aún el Espíritu sopla y reza por nosotros cuando no sabemos hacerlo (cf. Rm 8,26). Esta experiencia nos haría un poco más adultos y responsables.

La crisis de confianza se supera confiando en la Iglesia toda. No habrá uno que traiga la solución. Hoy la Iglesia en su conjunto tiene un desafío: dar una respuesta, y llegó el momento de darla con valentía y esperanza. Nuestra fe se renovará en la medida que el camino lo construyamos juntos, colectivamente, porque en la comunidad creyente es donde privilegiadamente está Dios (cf. Mt 18,20). Sería de Dios convocar Sínodos locales en las diócesis vacantes para decidir juntos el futuro de nuestra Iglesia.

Fuente Religión Digital

Espiritualidad, General, Iglesia Católica , , , ,

Andalucía Diversidad denuncia la homofobia de los obispos andaluces

Lunes, 22 de enero de 2018

obispos-go-homeLes recuerda que “todos somos iguales”

“La Iglesia católica, una vez más, no es capaz de aceptar la realidad existente”

“La Iglesia sigue erre que erre en su afán de no querer reconocernos a los LGBT como un colectivo con plenos derechos”

Andalucía Diversidad ha denunciado hoy la continua homofobia de la Iglesia andaluza tras el comunicado de los Obispos del Sur, en el que se hace una dura crítica a la recién aprobada ley autonómica que garantiza los derechos del colectivo LGBT.

Esta ley, aprobada hace unas semanas, garantiza los derechos del colectivo LGBT en Andalucía, tras lo cual los obispos han criticado duramente el documento, con afirmaciones como que en el mismo “se obliga a asumir y colaborar con la ideología de género”.

Antonio Ferre, presidente de la Federación Andaluza de Asociaciones LGBT (Andalucía Diversidad), ha declarado que “la mayor parte de la sociedad y de los partidos políticos han visto en la aprobación de esta importante ley un gran avance en los derechos humanos LGBT, en un gran paso para acabar con la histórica discriminación que ha sufrido y sufre nuestro colectivo”.

Ha añadido que “sin embargo, la Iglesia católica, una vez más, no es capaz de aceptar la realidad existente y sigue erre que erre en su afán de no querer reconocernos como un colectivo con plenos derechos”.

En el comunicado enviado por los obispos se llama a la sociedad a “no permanecer pasivos ante el peligro que suponen los postulados de la mencionada ley para la libertad religiosa, de educación y de pensamiento”.

Ante eso, Andalucía Diversidad ha contestado que “nada más lejos de la intencionalidad de esta nueva norma, cuyo objetivo es equiparar y reconocer todos los diferentes tipos de identidad y de orientación sexual, sin que esto suponga un hándicap para nuestro colectivo”.

“Se pretende, como es de justicia, perseguir las agresiones y las discriminaciones que sufrimos y la Iglesia quiere que la sociedad civil se levante contra lo que es justo, ha dicho Ferre.

reunion-de-los-obispos-del-sur-de-espana

También critican a los obispos por decir que la ley “asume todo el entramado lingüístico de la ideología de género, que pretende eliminar los conceptos de varón y mujer, separando la identidad de la corporalidad, intentando así deconstruir el cuerpo humano, el matrimonio y la familia”.

Ante esta serie de “despropósitos”, Andalucía Diversidad afirma que “parece mentira que en pleno siglo XXI tengamos que seguir escuchando afirmaciones como estas, que tergiversan la realidad y los objetivos de esta nueva ley”.

“Nadie quiere acabar con los conceptos que la Iglesia católica pueda o no tener, simplemente queremos poner de relieve que absolutamente todos somos iguales, no somos menos por tener una determinada orientación o identidad sexual, como parece que quieren transmitir los obispos, y no vamos a permitirlo”, ha finalizado Ferre.

Fuente Agencias, vía Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , ,

Los obispos andaluces contra la igualdad: “La ley de no discriminación impone una ideologizada visión del hombre”

Jueves, 18 de enero de 2018

obispos-go-homeNos han machacado, nos han perseguido, nos han insultado, nos han detenido por su dedo inquisidor… Por una vez vamos a estar de acuerdo con estos señores con faldas: “no es justo que, en nombre del bien común, se imponga una antropología y una determinada visión moral, que es de hecho una amenaza para la vida familiar, la educación y el ejercicio de la medicina”, que es lo que han hecho ellos durante siglos pisoteando los derechos de las personas, cuando su misión debe ser la de “hacer crecer la justicia y no imponer legalmente una determinada idea moral”.

Hasta que toda esta caterva episcopal no sea removida, la Iglesia católica seguirá traicionando al Evangelio inclusivo de Jesús y sumiendo a su iglesia en el descrédito y la ignominia. Por cierto, a la inmena mayoría del pueblo cristiano le da igual lo que digan sus ilustrísimas:

Piden a los cristianos “no permanecer pasivos”

“Niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y mujer”, aseguran

Los Obispos del Sur de España consideran “preocupante” que la ley andaluza para garantizar los derechos, la igualdad de trato y no discriminación de las personas LGTBI suponga la imposición de una “ideologizada” visión del hombre, y creen que “excede con mucho su objetivo de combatir la discriminación”.

En un comunicado con motivo de la 139 Asamblea de los Obispos del Sur celebrada entre ayer y hoy en Guadix (Granada), los obispos manifiestan que, “aunque aparentemente persigue un fin bueno”, el respeto a todas las personas al margen de su condición sexual, “en el fondo -la ley- asume todo el entramado lingüístico de la ideología de género, que pretende eliminar los conceptos de varón y mujer”, separando así la identidad de la corporalidad e intentando “deconstruir el cuerpo humano, el matrimonio y la familia“.

Los Obispos del Sur de España, que comprenden las diócesis de Sevilla, Granada, Almería, Cádiz y Ceuta, Córdoba, Guadix, Huelva, Jaén, Jerez y Málaga, entienden que es una ley que “excede con mucho su objetivo de combatir la discriminación” y consideran que “no es justo que, en nombre del bien común, se imponga una antropología y una determinada visión moral, que es de hecho una amenaza para la vida familiar, la educación y el ejercicio de la medicina”.

Se trata por tanto de una ley que compromete a su juicio la libertad de pensamiento, conciencia, educación y enseñanza, además de la religiosa, cuando su misión debe ser la de “hacer crecer la justicia y no imponer legalmente una determinada idea moral.

Tras considerar que no son equiparables “realidades tan distintas como la homosexualidad, los estados intersexuales y la transexualidad”, ven con “preocupación” que una ley “quiera abordar el tratamiento médico defendiendo una medicina que responda exclusivamente al deseo subjetivo del paciente”.

Ninguna institución tiene el derecho a imponer un tratamiento médico por razones ideológicas, señalan en el comunicado, en el que aportan las opiniones del Papa Francisco sobre los postulados de la ideología de género, que, en definitiva, “niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y mujer”.

Entienden los obispos que “todas las personas, sea cual sea su orientación sexual, merecen respeto y es justo evitar discriminaciones; pero esto no puede dar lugar a la promoción e imposición de ideas defendidas por la ideología de género”.

Por ello, invitan a todos, “y muy especialmente al pueblo cristiano”, a no permanecer pasivos “ante el peligro que suponen los postulados de la mencionada ley para la libertad religiosa, de educación y de pensamiento.

Fuente Afgencias, vía Religión Digitald

 

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , ,

“¿Obispos investigados o imputados por la Justicia?”, por José María Castillo

Sábado, 6 de mayo de 2017

img888751sDe su blog Teología sin Censura:

Se sabe que, en este momento, hay en España media docena de obispos investigados o imputados por los tribunales de justicia. No es mi intención pronunciarme sobre la verdad o falsedad de los hechos que investigan los jueces, fiscales y abogados, que intervienen en cada uno de estos casos. Lo que pretendo es plantear, con este motivo, una reflexión que me parece importante, no sólo para los encausados, sino para los cristianos en general y los ciudadanos interesados en estos asuntos.

Ante todo, es un hecho, afirmado como dato de la fe de la Iglesia, que los obispos son “los sucesores de los apóstoles”. Así consta desde el siglo primero hasta nuestros días. Teniendo en cuenta que esta sucesión no es un simple hecho de validez sacramental. Quiero decir, para que un obispo sea “sucesor de los apóstoles” no basta el hecho de la “ordenación sacramental”. O sea, no basta que haya recibido el rito o la ceremonia de su ordenación como obispo. Además de eso, se necesita que el que ha sido ordenado en una ceremonia religiosa, transmita – mediante sus enseñanzas y su forma de vida – la doctrina que nos enseñaron los apóstoles de Jesús (Y. Congar, E. Molland, V. Fluchs, G. Bardy…).

Por eso, la Iglesia, durante más de diez siglos, a los obispos (y clérigos en general) que tenían comportamientos escandalosos, les quitaba todos sus poderes y dignidades. Y les obligaba a vivir, el resto de su vida, como laicos (“laica communione contentus”), ganándose la vida como se la gana todo el mundo: ganándose un jornal para tener el pan de cada día (abundan estudios serios y documentados sobre esto: C. Vogel, P. M. Seriski, E. Herman, P. Hinschius, F. Kolber, K. Hofmann, J. M. Castillo…).

Pero hay algo más importante, que normalmente no se tiene en cuenta. Según los evangelios, lo primero que Jesús les exigió a los apóstoles no fue le “fe”, que creyeran en él, sino el “seguimiento”, que vivieran con él y como él. La teología, por desgracia, no ha tenido debidamente en cuenta este dato capital, a saber: que antes que las creencias, está la forma de vivir. Baste pensar que, en los evangelios sinópticos, mientras que la fe se menciona 36 veces, del seguimiento de Jesús se trata en 57 ocasiones.

No voy a hacer aquí un estudio sobre el “seguimiento” de Jesús. Me limito a señalar que los relatos de “seguimiento” destacan sobre todo esto: cuando Jesús llamaba a alguien a seguirle, no presentaba ningún programa de vida, ningún objetivo, ningún ideal. Sólo una llamada: “Sígueme”. Esto era todo (D. Bonhoeffer). Pero esto exigía dejarlo todo: familia, bienes, casa, trabajo… El que era llamado, perdía toda seguridad humana. ¿Por qué? ¿Para qué? Para ser libre de verdad. No estar atado a nada. Ni a nadie. Aunque quienes eran llamados no tuvieran claro lo de la fe, como queda patente en la cantidad de veces, que, según los sinópticos, los que le seguían fueron reprendidos, tantas veces, por el mismo Jesús, que les llamó “hombres de poca fe” (“oligo-pistoi”) o incluso les echó en cara su incredulidad (“a-pistía”).

Con el paso del tiempo, en la Iglesia se dio más importancia a la fe que al seguimiento, sin duda por la influencia creciente que tuvo la teología de Pablo, que, no conoció al Jesús histórico, ni menciona el seguimiento de Jesús. Pablo habla de la “imitación”, pero es para que le imiten a él (1 Cor 4, 16; Fil 3, 17), haciendo una vez referencia a Cristo (1 Cor 11, 1).

En cuanto a los obispos, en lo que más se ha insistido ha sido en la “autoridad”, que, desde el s. IX (con el papa Nicolás I), empezó a considerarse como “potestad”. Y que pronto fue calificada como “sagrada”. Así, el clero centró su interés, más en exigir sumisión a la fe, explicada por los propios clérigos, que en la libertad que nace del seguimiento de Jesús. La Religión, con sus ritos y observancias, le ganó (en importancia y presencia social) al Evangelio. Jesús fue objeto de culto, devoción y arte. De la vida de la gente, de los ricos y de los pobres, se encargaban los poderes públicos, con frecuencia en lucha, para ver quién mandaba más, si el poder civil o el poder sagrado.

¿Nos sorprende o nos escandaliza que haya obispos que se ven denunciados ante la Justicia? Yo no soy quién para decir si son o no son culpables. Lo que se puede – y se debe – decir es que en la Iglesia hay demasiada gente que la da más importancia a la Religión que al Evangelio. Porque es más fácil ir a misa o decir “yo creo en la fe que enseña la Iglesia”, que tomar en serio el seguimiento de Jesús. Quiero decir: lo que nos da miedo y no soportamos es pensar que, si queremos ser cristianos, tenemos que asumir, ante todo, el seguimiento de Jesús. Es decir, el proyecto de vida que nos plantea el Evangelio. Si no empezamos por ahí, ¿qué cristianismo es el nuestro?

Yo no quiero, ni tengo por qué, enjuiciar a los obispos. Muchos de ellos son excelentes personas y hombres ejemplares. Lo que me duele, y no puedo aceptar, es que la Iglesia que tenemos y su teología le hayan dado más importancia a lo que más valora la Religión: creencias, leyes, ritos y jerarquías. Mientras que la forma de vivir y el proyecto de vida, que nos marcó Jesús, tal como consta en los evangelios, no es precisamente ni lo determinante, ni lo que la gente ve y palpa en la vida y en la presencia de la Iglesia.

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Media docena de obispos, investigados o imputados por la Justicia española

Sábado, 6 de mayo de 2017

los-obispos-espanoles-con-el-papa

Los arzobispos de Oviedo y Zaragoza, y los obispos de Cuenca, Mallorca o Cádiz

Desde la muerte de Franco y hasta hoy, sólo un prelado había sido juzgado ante un tribunal civil

(Jesús Bastante).- ¿Puede un obispo acabar en el banquillo en España? La lógica democrática, en la que todos los ciudadanos son iguales ante la ley, nos haría entender que sí. Sin embargo, desde la muerte de Franco, sólo un prelado, hasta la fecha, ha sido juzgado ante un tribunal civil.

Se trató del todavía arzobispo de Granada, el siempre polémico Javier Martínez, quien en diciembre de 2007 fue condenado al pago de una multa de 3.750 euros por un delito de coacciones y una falta de injurias contra un sacerdote que lo denunció. Sin embargo, tras apelar -y junto a él la Fiscalía provincial-, la Audiencia provincial lo absolvió de todos los delitos por considerarlos prescritos.

Sin embargo, en los últimos meses, parece haberse roto el “muro de silencio” respecto a las presuntas actuaciones delictivas de algunos prelados de nuestro país. En estos momentos, al menos media docena de obispos y arzobispos españoles están siendo investigados -alguno de ellos imputados– en procedimientos penales. “Cuesta mucho, porque España sigue siendo un país política y jurídicamente católico, pero no cabe duda de que estamos avanzando en una laicidad efectiva”, revela a uno de los mayores expertos en Derecho Canónico.

Sin embargo, y pese a lo que pudiera parecer, con la ley en la mano no es tan sencillo que un obispo acabe sentándose en el banquillo. Así, en el “Instrumento de Ratificación de España al Acuerdo entre la Santa Sede y el Estado Español“, firmado en la Ciudad del Vaticano el 28 de julio de 1976 (cuando continuaba vigente el Concordato de 1953, y no se habían firmado los Acuerdos de 1979 ni, evidentemente, la Constitución), que a día de hoy sigue teniendo rango de ley internacional, se afirma que “si un clérigo o religioso es demandado criminalmente, la competente Autoridad lo notificará a su respectivo Ordinario. Si el demandado fuera Obispo, o persona a él equiparada en el Derecho Canónico, la notificación se hará a la Santa Sede“.

Esto es: los obispos, como “ciudadanos vaticanos”, tienen una especie de doble protección, al uso del personal diplomático. Roma tiene que darse por enterada antes de que un obispo pueda sentarse ante un Tribunal español como acusado.

Teniendo esto en cuenta, resulta especialmente relevante que, en los últimos meses, la Santa Sede haya permitido que algunos prelados hayan tenido que declarar, en calidad de imputados, en distintos casos, que van desde el escándalo de los ERE de Andalucía a la demanda de una ex notaria del Arzobispado de Zaragoza, pasando por la inhabilitación de eclesiásticos (entre ellos, el actual obispo de Bilbao, Mario Iceta, o el obispo auxiliar de Sevilla, Santiago Gómez Sierra) por el fiasco de Cajasur, o la denuncia de varias misioneras contra el arzobispo de Oviedo y el obispo de Cuenca por la supuesta venta fraudulenta de varios inmuebles de Lumen Dei.

“La actitud del Papa Francisco tiene mucho que ver en esto”, añade una fuente cercana a Nunciatura, que desvela cómo el actual Nuncio en España, Renzo Frattini, está al margen de cualquier decisión en este sentido. Roma tiene otros interlocutores en España”, afirma.

Estos son, hasta la fecha, los casos más sonados, de obispos españoles ante los tribunales:

Caso Lumen Dei

El próximo 29 de mayo, el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, y el obispo de Cuenca, José María Yanguas, habrán de comparecer ante el Juzgado de Primera Instancia número 77 de Madrid en calidad de imputados. La denuncia parte de 268 misioneras de la Asociación Privada Lumen Dei, que acusan a Sanz y Yanguas de haber usurpado la titularidad de su asociación para vender los bienes de la misma por 12,7 millones de euros. El juez, además, desestimó la petición de ambos prelados, que consideraban que la Justicia civil no era competente para valorar un conflicto de índole eclesiástico. Finalmente, ambos se sentarán en el banquillo, como acusados.

El ordenador de la ex notaria de Zaragoza

El arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez, declaró el pasado 3 de marzo ante el Juzgado de Instrucción número 11 de la capital aragonesa, investigado por el presunto espionaje a una exnotaria del Tribunal Interdiocesano. El juez le imputa un posible delito “injerencia en el derecho a la intimidad”, al haber ordenado el hackeo del ordenador de esta mujer, tras su despido, y utilizar datos provenientes de su whatsapp privado para avalar su despido procedente.

Las investigaciones del Grupo de Delitos Tecnológicos de la Jefatura Superior de Policía de Aragón concluyeron que esas conversaciones habían sido extraídas del ordenador de la notaria tras su despido y sin su permiso, lo cual, tanto para los agentes como para la Fiscalía y para el juez puede, indiciariamente, constituir un delito de descubrimiento y revelación de secretos, penado con hasta cuatro años de prisión y multas que pueden alcanzar los 216.000 euros.

Por su parte, el prelado admitió en su declaración haber ordenado el rastreo del aparato dentro de una investigación interna sobre la notaria y relacionada con su despido, recurrió su inclusión en la causa y pidió el sobreseimiento. Sostiene que el ordenador es propiedad del arzobispado y que el chequeo fue realizado antes del despido.

Caso ERE

La pasada semana, el obispo emérito de Cádiz y Ceuta, Antonio Ceballos, declaró como investigado en la causa de los ERE de Andalucía. El prelado está acusado de haber recibido 300.000 euros para una residencia de ancianos, algo que, según la Guardia Civil, podrá suponer un delito de tráfico de influencias.

La Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Algeciras (Cádiz) señalaba en un atestado que Ceballos, obispo entre diciembre de 1993 y agosto de 2011, tuvo una “intervención directa” con la consejería para la consecución de la ayuda económica, que se hizo “prescindiendo del procedimiento” establecido. Esa ayuda se concedió “vulnerándose la igualdad, imparcialidad, objetividad y transparencia”. El prelado, en su declaración, admitió los hechos, pero subrayó que “lo hice con buena voluntad porque soy sensible a los puestos de trabajo, lo mismo si se hubiera tratado de ustedes hubiera hecho lo mismo”.

Obispo de Mallorca y las Jerónimas

En Mallorca, las monjas jerónimas han presentado una demanda ante los tribunales contra la diócesis, su anterior responsable (el obispo Javier Salinas, destituido por el Vaticano después de que se descubriera su “especial relación” con su secretaria) y su actual administrador apostólico, el también obispo auxiliar de Barcelona, Sebastiá Taltavull, a quienes acusan de haber inmatriculado “de forma fraudulenta” el convento donde residen, que al parecer ya habría sido vendido a una multinacional para la construcción de un hotel.

Junto a estos casos, en los últimos años, varios obispos han sido demandados ante los juzgados por presuntos “delitos de odio” contra la comunidad LGTB. Entre ellos, algunos de los obispos “de hierro” más conocidos en nuestro país, como el arzobispo de Granada, Javier Martínez; el obispo de Alcalá, Juan Antonio Reig; el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla; o el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández. En todos estos casos, sin embargo, ha primado una supuesta “libertad religiosa” para que las demandas no fueran admitidas a trámite.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Los obispos de México y Estados Unidos, unidos contra la construcción de muro en la frontera

Domingo, 29 de enero de 2017

la-ruta-por-el-desierto-de-arizonaJoe Vásquez, obispo de Austin: “Pondrá innecesariamente en peligro las vidas de inmigrantes”.

Anuncian que seguirán “apoyando cercana y solidariamente” a los migrantes a ambos lados

(Jesús Bastante/Agencias).- Los obispos mexicanos y estadounidenses se han unido en contra del muro con el que Donald Trump quiere “proteger” a su país de la inmigración. En dos comunicados, los prelados del norte y el sur del Río Grande mostraron su profundo dolor” por el anuncio del presidente de EE.UU., que “pondrá innecesariamente en peligro las vidas de inmigrantes”.

En su nota, la Conferencia del Episcopado Mexicano calificó el muro de “inhumana interferencia” en la vida de millones de personas. Al tiempo, advierte a Trump que la Iglesia, en México o en EE.UU. “seguirá apoyando cercana y solidariamente a los migrantes a ambos lados de la frontera, como llevan haciéndolo desde hace más de dos décadas.

la-frontera-que-separa-mexico-de-arizonaExpresamos nuestro dolor y rechazo a la construcción de este muro, e invitamos respetuosamente a hacer una reflexión más profunda acerca de los modos como puede procurarse la seguridad, el desarrollo, la activación del empleo y otras medidas, necesarias y justas, sin provocar más daños de los que ya sufren los más pobres y vulnerables”, afirma el comunicado de la CEM.

“Seguiremos apoyando cercana y solidariamente a tantos hermanos nuestros que provienen de Centro y Sudamérica, y que van en tránsito a través de nuestro país hacia Estados Unidos”, recalca el episcopado mexicano, que concluye pidiendo a las autoridades del país que continúen “en la búsqueda de acuerdos” que el país vecino para que “se salvaguarde la dignidad y el respeto” de los migrantes, quienes sólo buscan “mejores oportunidades de vida”.

Por su parte, los obispos de Estados Unidos señalaron que la construcción del muro prometido por Trump en la frontera con México “aumentará significativamente la detención y deportación de inmigrantes” y hará “caso omiso de la sentencia de cumplimiento de la ley estatal y local sobre la mejor manera de proteger a sus comunidades”.

misa-en-la-frontera-de-arizonaEl obispo Joe Vásquez, presidente del Comité de Migración y Obispo de la Diócesis de Austin, declaró: “Estoy descorazonado porque el presidente ha dado prioridad a construir un muro en nuestra frontera con México y porque “esta acción pondrá innecesariamente en peligro las vidas de inmigrantes”.

“La construcción de ese muro solo hará que los migrantes, especialmente las mujeres y niños, sean más vulnerables a los traficantes y a los contrabandistas” dijo. Y añadió que “la construcción de un muro de tales dimensiones desestabiliza a muchas comunidades vivas y muy bien conectadas entre ellas que viven en paz a lo largo de la frontera”.

“En lugar construir ahora muros, mis hermanos obispos y yo continuaremos a seguir el ejemplo de Francisco. Nosotros buscaremos construir puentes entre las personas, los puentes que nos permiten romper las barreras de la exclusión y la explotación“, indicó.

Consideró además que “el anunciado incremento de espacio de detención para inmigrantes y las actividades de control de la inmigración es alarmante”, porque desgarrará a familias y provocará miedo y pánico en las comunidades”.

murete

“Respetamos el derecho de nuestro gobierno federal de controlar nuestras fronteras y garantizar la seguridad para todos los estadounidenses, pero no creemos que una acción en gran escala para la detención de inmigrantes y el creciente intensivo uso de control en comunidades inmigrantes sea el camino para obtener esas metas”, afirma el obispo.

“Seguiremos -concluye el comunicado- apoyando y solidarizándonos con las familias inmigrantes. Recordamos a nuestras comunidades y a nuestra nación, que estas familias tienen un valor intrínseco como hijos de Dios. Y a todos los afectados por la decisión de hoy, de que estamos aquí para caminar con ellos y acompañarlos en esta ocasión”.

no-a-los-muros

Mensaje de los obispos mexicanos:

Con profundo dolor, a través de los medios de comunicación recibimos la noticia sobre la orden ejecutiva que el Presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump, firmó para dar inicio a la construcción del muro fronterizo.

Los Obispos de la frontera norte de México y la frontera sur de Estados Unidos hemos venido trabajando, desde hace más de veinte años, por la mejor atención a los fieles que habitan dos países hermanos, enmarcados propiamente en una sola ciudad; comunidades de fe atendidas por dos Diócesis (como Matamoros y Brownsville o Laredo y Nuevo Laredo, por ejemplo).

Lo primero que nos duele es que muchas personas que viven su relación de familia, fe, trabajo o amistad, quedarán bloqueadas aún más por esta inhumana interferencia.

Unimos nuestro pensar y sentir a lo expresado por el Obispo Joe Vasquez, Presidente del Comité de Migración de la Conferencia del Episcopado Americano (USCCB) y Obispo de la Diócesis de Austin, quien declaró:

“Estoy desalentado porque el Presidente (Donald Trump) ha priorizado la construcción de un muro en nuestra frontera con México. Esta acción pondrá las vidas de inmigrantes innecesariamente en peligro. La construcción de ese muro sólo hará que los migrantes, especialmente las mujeres y los niños vulnerables, sean más susceptibles a los traficantes y contrabandistas. Además, la construcción de tal muro desestabiliza a muchas comunidades llenas de vida y bellamente interconectadas que habitan pacíficamente a lo largo de la frontera. En vez de construir muros, en este momento, mis hermanos obispos y yo seguiremos actuando a ejemplo del Papa Francisco. Queremos construir puentes entre personas, puentes que nos permitan romper los muros de la exclusión y de la explotación”.

Como Iglesia que camina en México seguiremos apoyando cercana y solidariamente a tantos hermanos nuestros que provienen de Centro y Sudamérica y que van en tránsito a través de nuestro país hacia los Estados Unidos. Expresamos nuestro dolor y rechazo a la construcción de este muro, e invitamos respetuosamente a hacer una reflexión más profunda acerca de los modos como puede procurarse la seguridad, el desarrollo, la activación del empleo y otras medidas, necesarias y justas, sin provocar más daños de los que ya sufren los más pobres y vulnerables.

Pedimos a nuestras autoridades que en los diálogos y búsqueda de acuerdos con los Estados Unidos, aboguen por caminos justos, que salvaguarden la dignidad y el respeto a las personas, sin importar su nacionalidad, credo y, sobre todo, apreciado la riqueza que aportan en su búsqueda de mejores oportunidades de vida. Cada persona tiene un valor intrínseco e invaluable como hijo de Dios.

Respetamos el derecho del gobierno de los Estados Unidos de cuidar sus fronteras y sus ciudadanos, pero no creemos que una aplicación rigurosa e intensiva de la ley, sea la manera de alcanzar sus objetivos, y que por el contrario estas acciones son generadoras de alarma y temor entre los inmigrantes, desintegrando muchas familias sin mayor consideración.

Que nuestra Madre de Guadalupe, Emperatriz de toda América, acompañe a quienes tienen la responsabilidad de las negociaciones en ambos países, y que Ella, “la que está mirando bien a todas las naciones” (Nican Mopohua), brinde consuelo y protección a nuestros hermanos migrantes.

+ Guillermo Ortiz Mondragón
Presidente de la Dimensión Episcopal de Movilidad Humana de la CEM
y Obispo de Cuautitlán.

+Alfonso G. Miranda Guardiola
Secretario General de la CEM
y Obispo Auxiliar de Monterrey.

***

General , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.