Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Homosexualidad’

Lanzan en Chile la Primera Encuesta sobre el Comportamiento Sexual y Amoroso de Hombres Adultos que Tienen Sexo con Hombres

Viernes, 15 de noviembre de 2019

encuesta-219x300A raíz del preocupante incremento del VIH en Chile, que ONUSIDA lo fija en el 34%, el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) comenzó a aplicar hoy el primer sondeo que permitirá conocer la realidad social, amorosa, sexual y erótica de los hombres mayores de 30 años que tienen sexo con otros hombres.

Denominado Primera Encuesta sobre el comportamiento sexual y amoroso de hombres adultos que tienen sexo con hombres”, el sondeo es la continuidad de otra investigación que ya fue aplicada a los menores de 29 años.

“La realidad de la población LGBTI ha cambiado profundamente desde la aparición del VIH, tanto en Chile, como el mundo. Conocer qué cambios han ocurrido y como los están viviendo las personas mayores de 30 años, muchas de las cuales experimentaron las caras más cruda de la discriminación, es de vital importancia para contribuir a una mejor calidad de vida”, sostuvo el Movilh

La nueva encuesta será aplicada a hombres de 30 años que habitan en la Región Metropolitana e indagará sobre la edad cuando las personas empezaron a gustar de otros hombres y/o salieron del armario, así como sobre el impacto de la discriminación familiar, social , educacional, laboral o estatal en sus propias vidas.

De igual manera se indagará sobre la edad de la primera relación sexual, el número de parejas sexuales y la frecuencia de contactos con y sin preservativo. La duración de las relaciones de las parejas del mismo sexo y el número de compañeros estables a lo largo de la vida, serán otros de los datos que aportarán los resultados de la investigación.

También se indagará sobre los lugares donde se tiene sexo, los espacios físicos o electrónicos donde se acuerdan citas para las relaciones y la frecuencia del consumo de pornografía, uso de juguetes sexuales y consumo de alcohol, drogas y viagra.

El tipo de métodos de prevención de ITS, la razones y frecuencia de su uso, junto a las dificultades o facilidades para acceder al condón u otros mecanismos, serán también resultados del estudio, además de los conocimiento que se manejan sobre la PrEp.

Si tienes más de 30 años y vives en la Región Metropolitana, responde la encuesta aquí

Fuente MOVILH

General , , , , , , ,

Arabia Saudí pretende lavarse la cara…

Jueves, 14 de noviembre de 2019

Tareq Sayed Rajab (28)Esta semana se ha hablado mucho de Arabia Saudí, donde ser homosexual implica estar condenado a pena de muerte, por concretarse como la sede de la Supercopa de Futbol de España, y se ha creado mucha polémica en torno a esta decisión, dado que ha quedado claro que es una decisión puramente económica.

Aun así, el mismo país, ha sido blanco de las críticas internacionales por un video promocional que ha publicado su agencia de seguridad, y aunque el video ya ha sido eliminado no les ha hecho ningún bien.

En dicho video Arabia Saudí describe su visión del feminismo, la homosexualidad como ideas extremistas y radicales, afirmando que este tipo de ideas son inaceptables. “No olvidéis que el exceso de cualquier cosa a expensas de la patria es considerado extremista”, se decía en el video. Ponen como practica para los habitantes, el concepto ‘takfir’, una práctica del islam que declara como infiel a los no creyentes.

Ante tal revuelo formado, la presidenta de Seguridad Estatal de Arabia Saudí, salió a matizar que algunas cosas dichas en el video eran inexactas y con muchos errores en la definición del extremismo.

Aprovechó para culpar a la persona responsable que preparo y publico el video, apuntando que actuó por su cuenta y que se ha abierto una investigación contra dicha persona. Han querido recalcar que van a tomar medidas para que este tipo de errores no se vuelvan a cometer.

Arabia_Saudi-Felipe_VI-Riad-Asia_299234248_73591301_1024x576Por otra parte, la comisión de Derechos Humanos de Arabia Saudí ha comunicado que el feminismo no está criminalizado y que las autoridades del país le dan mucha importancia a los derechos de las mujeres.

La publicación de este video ha desatado muchas críticas internacionales, la más sonada ha sido la de Amnistía Internacional de Oriente Próximo. Su presidenta Heba Morayef, ha calificado el video de indignante y ha tachado la imagen que el príncipe heredero Mohamed bin Salman quiere dar del país es falsa.

“El feminismo, la homosexualidad y el ateísmo no son actos criminales. Este anuncio es extremadamente peligroso y tiene implicaciones graves para los derechos a la libertad de expresión y la vida, la libertad y la seguridad en el país”, declaro Morayef.

Morayef ha aprovechado el momento para criticar también a todos aquellos países que no han condenado el encarcelamiento de decenas de disidentes pacíficos saudíes por criticar al país. Pidiendo a países como Estados Unidos, Reino Unido para que presionen a Arabia Saudí.

En Arabia Saudita se persigue a quienes utilizan las redes sociales para contactar con gays, celebran reuniones privadas entre personas del mismo sexo, o incluso a quienes exhiben una bandera del orgullo LGBT, llegando incluso a condenar a un colegio por pintar un «arco iris homosexual» en su fachada cuando se trataba de un arco iris habitual, de 7 colores. Las personas que son sospechosas de relaciones homosexuales pueden enfrentarse a multas, flagelaciones, cárcel, torturas, castraciones químicas, azotes, torturas y hasta la pena de muerte. Si una persona es pillada manteniendo relaciones sexuales por segunda vez con una misma persona puede enfrentarse a la ejecución automática. Sin embargo, muchos son los que han aprovechado el debate generado para reconocer que la homosexualidad es frecuente en Arabia Saudita y está ampliamente difundida, criticando también que no se reaccione de manera tan efusiva para rechazar la violencia de género y los matrimonios con menores de edad.

Trece mujeres activistas han sido encarceladas desde 2018 por trabajar a favor de los Derechos Humanos, sobre todo en favor de las mujeres. En respuesta las autoridades saudíes han comunicado su intención de reformas ciertas leyes discriminatorias contra las mujeres, incluyendo permitir a las mujeres conducir.

Una monarquía teocrática implacable con el colectivo LGTB

245px-Crown_Prince_Mohammad_bin_Salman_Al_Saud_-_2017El príncipe heredero Mohamed bin Salman

Hay que tener en cuenta que, en Arabia Saudí, una monarquía absoluta y teocrática, no existe un Código Penal propiamente dicho, sino que la justicia se aplica en base a la interpretación que los jueces islámicos hacen de la sharía, que puede variar enormemente (entre otros factores, según la clase social y la nacionalidad del «culpable»: normalmente los castigos son mucho más duros para trabajadores inmigrantes de origen no occidental que para los miembros de las clases altas del país).

Por lo que se refiere a la esfera LGTB, las penas más elevadas, incluyendo la muerte —pero también la cárcel o castigos físicos, como los latigazos públicos— corresponden al mantenimiento de relaciones homosexuales. En caso de reincidencia la pena de muerte es aún más probable. Otro tipo de «ofensas» son castigadas de modo diverso.

Nos hemos hecho eco de algunos casos: en marzo de 2017, por ejemplo, informábamos de la detención de 35 ciudadanos paquistaníes por participar en una «fiesta para homosexuales». También dimos cuenta de la tortura y asesinado de dos mujeres transexuales por parte de la Policía de la Moral. En noviembre de 2014, recogíamos cómo un hombre era condenado a tres años de cárcel por publicar en redes sociales fotografías de sí mismo desnudo y su ofrecimiento para mantener relaciones con otros hombres. Meses antes, otro hombre era condenado también a tres años de cárcel y 450 latigazos por buscar contactos con otros hombres a través de Twitter. Meses antes, otro hombre era condenado también a tres años de cárcel y 450 latigazos por buscar contactos con otros hombres a través de Twitter. En junio de 2013, cinco hombres eran detenidos por participar supuestamente en una boda homosexual. En enero de 2012, en otro caso parecido, un hombre era arrestado por usar Facebook para establecer contacto. En octubre de 2011 eran detenidos 20 hombres durante una celebración. Un año antes era un ciudadano británico el que resultaba agredido y amenazado por la policía religiosa por su condición de gay.

Más allá de las condenas y arrestos, también nos hemos hecho eco de iniciativas que muestran la homofobia de estado en el país saudí: desde la intención de las autoridades de expulsar del sistema educativo a homosexuales y chicas de aspecto masculino hasta la oposición del gobierno al uso del dominio .gay en Internet, o, aún más grave, la iniciativa para castigar con la pena de muerte a quienes hagan pública su orientación sexual en redes sociales y medios.

Fuente Cromosomax/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , ,

Poner delante el amor

Miércoles, 23 de octubre de 2019

Del blog de Henri Nouwen:

a_15

“Tengo la impresión de que muchos de los debates en la Iglesia en torno a temas como el papado, la ordenación de las mujeres, el matrimonio de los sacerdotes, la homosexualidad, el control de la natalidad, el aborto y la eutanasia tienen lugar a un nivel fundamentalmente moral. En este nivel las distintas facciones batallan en torno al bien y el mal. Pero tal batalla suele estar alejada de la experiencia del amor primigenio de Dios que subyace a todas las relaciones humanas. Para describir las opiniones de las personas se emplean términos como derecha, reaccionario, conservador, liberal e izquierda, y muchos debates parecen más batallas políticas por el poder que búsquedas espirituales de la verdad”.

*

En el nombre de Jesús, PPC, 1998

1aa6cd_lavado-de-pies

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , ,

La Televisión Vasca (EiTB) se hace eco de rumores acerca de la sexualidad del rey Felipe VI de España

Miércoles, 23 de octubre de 2019

felipe-2Algunos ya estamos acostumbrados a los programas de esta cadena, siempre de parte… pero que se utilice este tema, no con el afán de esclarecer, sino para cuestionar la Monarquía (legítimo pero sólo basándose en rumores… Pelín homófobo).

La cadena de radiotelevisión vasca EiTB ha levantado una gran polémica por hacer insinuaciones sobre la sexualidad del rey Felipe VI, en el programa 360 grados, Felipe VI, El último rey de España.

Durante el programa, la presentadora, Eider Hurtado, advierte de los “rumores sobre la sexualidad del príncipe Felipe que generaron tensiones que aún se recuerdan” y asegura que la homosexualidad “es un rumor que siempre ha acompañado a Felipe VI”. Mientras, conversa con uno de los participantes en el programa, el fundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, que llega a asegurar ante el planteamiento de la presentadora: “A mí, la sexualidad de la gente me da lo mismo”. Pero a continuación recuerda que la relación del entonces Príncipe Felipe con Eva Sannum se conoció cuando se hacían chistes sobre su presunta homosexualidad.

El programa recoge las opiniones de Aitor Esteban (PNV), Oskar Matute (EH Bildu), Gabriel Rufián (ERC) y Monedero (ex de Podemos). Todo muy plural…

En estos testimonios se presenta a la familia real como “una familia con graves problemas de adaptación social”; al Rey como a “un tipo bastante sectario”, “un señor sin escrúpulos, con una ideología tremendamente reaccionaria”, “más de derechas que su padre”

Las reacciones políticas no se han hecho esperar, el Partido Popular vasco ha pedido a EiTB una rectificación pública inmediata en un comunicado, “por atentar contra el artículo 58 del libro del ente, que determina que EiTB se abstendrá de divulgar hechos, datos, imágenes o documentos relativos o relacionados con la vida privada de una persona o familia que afecten a su reputación, buen hombre o se entrometan en su intimidad, así lo han reflejado el partido en su queja”.

Dicho programa fue emitido el pasado 6 de octubre con la intención de reflejar la intimidad del rey, sus conocidos más cercanos y su día a día. Veremos como de lejos llega esta polémica.

Fuente EiTB

General, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

La Virgen de los Homosexuales

Jueves, 3 de octubre de 2019

nuestra_senora_de_los_gaysDel blog de Xabier Pikaza:

“El Dios de Cristo se identifica no sólo con los hambrientos, desnudos… sino también con los homosexuales victimizados”

“Tuve hambre y me disteis de comer (J. Puente, sobre F. Ebner) desde la perspectiva de ‘fui homosexual y me acogisteis'”

“Esta obra de Ebner ayuda a superar un paradigma sexual de opresión”

“El Dios de Cristo se identifica no sólo con los hambrientos, desnudos… sino también con los homosexuales victimizados”

Publiqué  hace un tiempo una reseña de la primera edición de este importante libro de J. Puente López, analista político/literario, pensador cristiano, amigo (cf. Periodista Digital Org 12.1.18). Hoy vuelvo a presentar introducción al mismo libro, con motivo de su 2ª. Edición, retomando un motivo central de la obra, que el autor entiende desde Mt 25,31-46: Tuve hambre y me disteis de comer, desde la perspectiva de fui homosexual y me acogisteis.

Lo hago con una novedad muy significativa desde dentro de la tradición católica: La Virgen María se aparece como amiga-madre de los homosexuales, a quienes acoge en su seno, diciéndonos a todos fui homosexual y me acogisteis, en la línea de la Virgen de la Merced, del amor y la ternura, de la misericordia liberadora del Magníficat. Publico en esa línea un gran trabajo de J. Puente, retomando la filosofía de F. Ebner, desde una perspectiva personalista y social, condensada en este libro (Un paso adelante…):

Richard-Hörmann+Ferdinand-Ebner-Ethik-und-Leben-Fragmente-einer-Metaphysik-der-individuellen1. Según J. Puente, la obra de Ebner no ayuda sólo a superar un paradigma sexual de opresión, que convierte a los homosexuales en víctimas de una cultura patriarcal androcéntrica, sino que en un contexto evangélico más amplio es superación de todo tipo de opresiones (desde Mt 25: Tuve hambre…, hambre de amor).

2. Según Mt 25, el Dios de Cristo se identifica no sólo con los hambrientos, desnudos… sino también con los homosexuales victimizados. Jesús no dice sólo tuve hambre y me disteis de comer, sino fui homosexual y me acogisteis como humano.

3.Hay teólogos ultra-ortodoxos (falsamente ortodoxos), que escriben en “portales” informático bien conocidos (infoxx), que están haciendo correr en torno a Mt 25, 31-46 dos afirmaciones falsas. (a) Que la confesión de Cristo “tuve hambre…” etc. no se pude interpretar en clave de “género” (fui homosexual…). (b) Que los pequeños de Mt 25, 31-46 (pobres, homosexuales, desnudos, exiliados…) son sólo presencia de Cristo por ser “católicos de iglesia oficial”  y por ser pequeños/expulsados por humanidad universal (negando así el principio básico de la encarnación cristiana.

“Se están haciendo correr en torno a Mt 25, 31-46 dos afirmaciones falsas”

Demostré el carácter universal (humano) de esta presencia de Cristo en los sufrientes (hambrientos, exiliados, excluidos…),  en una línea en la que caben de un modo especial los oprimidos sexuales (los homosexuales en cuanto excluidos), en un libro sobre Mt. 25, que J. Puente cita generosamente.

En esa línea, continuando lo que dije hace un año de esta obra, en su primera edición, quiero incluir hoy en mi blog esta espléndida interpretación que J. Puente me (nos) ofrece del pensamiento de J. Ebner y de su propia filosofía/teología a partir de Mt 25, 31-46.

Escribo esta reseña del pensamiento de J. Puente conmocionado todavía por el suicidio de un “homosexual” de Iglesia (clérigo de alta corporación católica) que, no pudiendo resistir la presión condenatoria de sus falsos colegas de falso cristianismo, sintiéndose incapaz de rehacer su vida, fue a ponerla y  matarse, ante el Dios de la Vida, delante de una imagen de la Virgen María, madre-hermana de los homosexuales sufrientes.

El problema clave no es su muerte/suicidio: Dios es Vida, y en ella ha sido acogido este homosexual suicidado; él se ha refugiado en  la Virgen María que es patrona, es decir padre-madre-signo de los homosexuales sufrientes, ante su famoso santuario de… En sus brazos de signo-presencia de Dios descansa de su cansado y fuerte caminar de amor. El problema es el tema es que este homosexual suicidado (¡si, suicidado, pues le han “suicidado”!) no haya encontrado en su corporación ni fuera de ella a nadie que le dijera de verdad, con el corazón y los ojos del amor, con las manos y las lágrimas: ¡Vive,  hermano, vive amor, tal como eres, pues Dios te ama así y no te quiere distinto!

Pero ese hermano-amigo suicidado no encontró palabras ni presencia de amor. Él no fracasó, ha fracasado la institución-corporación que ha puesto una ley dudosísima por encima del evangelio del amor.  Con él y en él hemos muerto muchos… pero queremos que esa muerte sea principio de resurrección.

Así murió él, poniendo su amor crucificado ante la Virgen de los Homosexuales, que le recibió en el seno de su vida, la Vida del Cristo de Dios. Con su recuerdo y presencia quiero vivir… y en esa línea, a favor de la vida, me atrevo a presentar estas palabras de Julio, que sitúa el tema una parte del tema de los homosexuales a la luz de Mt 25, 31-46.

Gracias, Julio, por haberme mandado este trabajo, que publico emocionado por tu amistad y conocimiento, todo lo que sigue es tuyo.

Desposeídos y excluidos: la cuestión social 

51W09DclKLLTodos en la Iglesia están de acuerdo en que debemos acoger con respeto y caridad cristiana a toda clase de personas. También al pecador y al que tiene otra forma de ver la vida. Dedicarnos a descalificar al prójimo y a buscar herejes no es la mejor manera de testimoniar el Evangelio. Tampoco damos testimonio cristiano si cerramos los ojos ante los necesitados y los excluidos.

Julio L. Martínez ha escrito en la prensa española (ABC, 17 de agosto de 2019) un artículo, “El crimen de la solidaridad”, sobre el tema de los inmigrantes en el que dice lo siguiente: “El ejercicio de la solidaridad más que enemigo a batir es energía benéfica que nos conecta con las fuentes de la humanidad y nos da la energía moral (pre-política) para transformar las estructuras injustas. Un icono evangélico de la dimensión ético-política de la solidaridad unida a la justicia se encuentra en el Juicio final (Mt. 25, 31-46). Jesús se identifica con el que tiene hambre, es forastero o está en la cárcel, y dice: “Cada vez que lo hicisteis con uno de estos mis hijos más pequeños, conmigo lo hicisteis”. Hace algunas décadas Xabier Pikaza en su libro “Hermanos de Jesús y servidores de los más pequeños” (1984) nos hizo ya ver la importancia del nuevo esquema antropológico y de apertura universal del designio de Dios que representa Mt 25, 31-46.

Eso es lo que se quiere destacar. Ese es el tema central de mi libro. Es ahí donde Ebner vio el corazón de la fe cristiana y de la ética evangélica, y aquello que pone de relieve la obra “Un paso adelante. Cien años con Ebner. Cristianismo, cultura y deseo”. El resto de las reflexiones que se hacen, algunas publicadas ya en RD, tratan de mostrar o explicar la tesis principal.

Los excluidos y la barbarie de la guerra

“La guerra europea descubre el estado verdadero de la especie humana. Es más que una mera cuestión política y económica. Indica adonde llegan después de todo los hombres con toda su política y economía” (F. Ebner, II, 410, año 1917).

Nos resulta difícil en la Iglesia entender aquello de “misericordia quiero y no sacrificios” del Antiguo Testamento (Oseas, 6, 6) y del Nuevo (Mt 9, 13). Y cuando creemos haberlo entendido nos empeñamos en ver el pecado en la conducta de los demás, por ejemplo, en aquellos que no pueden relacionarse íntimamente con los demás más que desde la condición sexual que Dios les dio, y nos sentimos orgullosos de no ser como ellos, orgullosos como decía el fariseo en la narración de Lc 18, 9-14, de no ser pecadores como los demás hombres.

1181561Con razón decía Ebner que “querernos los unos a los otros” en el sentido también de saber “soportarnos” y “sufrirnos los unos a otros” (“einander leiden”) es el mandato que nos acompaña en el caminar que nos propone la realidad de Cristo. Es la enseñanza de la carta a los Colosenses (3, 13). No sería una mala norma de vida social y comunitaria. A Ebner no se le ocultaba esta dificultad de llevar a la práctica con compasión y misericordia el mandamiento del amor y la enseñanza de Mt 25, 31-46, de tener “las entrañas conmovidas”, como el Evangelio, de “tener compasión” (Mt 14, 14).

En su Fragmento 14 y también en su diario de 1917 nos recuerda Ebner lo que cuenta Tolstói de una comunidad cristiana en Rusia, los “Duchoborzen”. Tolstói explica que acostumbran a postrarse ante cada persona porque en cada hombre ven a Dios. “Sin embargo, – dice Ebner – qué enormemente difícil le resulta al hombre, aunque sea solo interiormente, postrarse ante el Tú, ante la presencia de Dios en otro hombre”. Y en su diario de 1917 escribe: “Se afirma que Jesús dijo: Has visto a tu hermano, entonces has visto a tu Dios. Si hay una experiencia de Dios entonces es la experiencia del tú en otro hombre (la experiencia espiritual propiamente dicha, según el sentido de la enseñanza de los evangelios)”. Los editores del Diario de 1917 señalan con razón que Ebner está pensando aquí en el pasaje de Mt 25, 40.

“En su opción por el prójimo la conciencia de la persona cuestiona el totalitarismo y la violencia”

Sin duda la repetida referencia a esta enseñanza de Cristo en la obra de Ebner indica que es una verdad central para él en su forma personal de entender y de vivir la fe cristiana. No prescinde de la rica realidad del mundo, no la olvida, pero ve su realidad a través del otro, a través de la relación con el tú, que es esencial para establecer una correcta relación con Dios y con el mundo que Dios ha creado. “En la realidad de otro hombre – en el tú – se nos da su realidad” (“ihre Wirklichkeit”, su realidad, la del mundo). “Pero también la realidad de Dios”. Y es desde esta comprensión como debemos entender su crítica cultural y social. Una crítica que nunca se hizo sin estar acompañada aquí y allá, en diversos textos, de una valorización del significado de esa tendencia inicial que lleva al hombre en sus afanes creativos y en sus intereses culturales a buscar un sentido a su existencia.

la_merced(Imagen: la Virgen de la Merced o Guadalupe, de Montserrat, el Pilar o Torreciudad que ha acogido a su “suicida de amor”, en su manto de amiga del alma, como madre- de los homosexuales, la que derriba del trono a los potentados y acoge a los oprimidos… Bajo su manto están los cautivos, no cautivos de su homosexualidad, sino de la prepotencia de aquellos de aquellos que les oprimen bajo una falsa ley de no-amor).

Teniendo esto en cuenta podemos comprender mejor un texto que escribió al final de su vida, que es revelador. Se trata de un párrafo de su epílogo al Fragmento del año 1916, el “Nachwort de 1931”, lo último que escribió, donde habla del dinero como del “engaño de la vida” (“Lebensillusion”), y de la “llamada cultura de la humanidad” que se crea a costa de millones de seres humanos que quedan excluidos de ella y excluidos (“ausgeschlossen”) en resumidas cuentas de una existencia digna del hombre.

En este texto Ebner relaciona íntimamente su crítica cultural con la trágica situación de millones de personas en su tiempo. ¿No tenía derecho a ser un tanto pesimista culturalmente si la gran cultura europea no había evitado la Primera Guerra Mundial y se estaba preparando para la segunda? Se calculaba que cerca de un millón de personas, entre alemanes y franceses, habían perecido en la batalla de Verdún en 1916. La guerra era un “asesinato en masa organizado”. La cultura que desembocaba en aquella masacre aparecía así como falta de humanidad auténtica. El respeto a la vida y a los valores humanos estaba ausente en aquella sociedad de la Primera Guerra Mundial. Un cristiano no podía ser un representante del optimismo cultural teniendo delante de los ojos aquella barbarie, lo cual no quería decir que esa comprensión del cristianismo fuera ciega para los valores de la vida de la verdadera cultura.

Leer más…

Biblia, Espiritualidad, General , , ,

Una madre echa a su hijo de casa por ser gay. Y la carta que escribe el abuelo se hace viral

Martes, 3 de septiembre de 2019

nieto-gay-y-abueloEs muy duro. Que justamente las personas que más deberían quererte en el mundo, tus progenitores, sean los que te rechazan y te dan las espalda por cosas que son tan absurdas como una orientación no heterosexual. ¡Como si eso pudiera cambiarse! ¡Como si nos hiciera personas diferentes a las que somos!

La siguiente es la historia de Chad, un adolescente que representa a muchos otros que han tenido que lidiar con la homofobia de sus padres, al punto que lo echaron de su casa. Todo por los prejuicios religiosos de su familia.

Chad estaba desesperado, no sabía que hacer. Solo tiene 16 años. Llamó a su abuelo, que lo recibió inmediatamente. Pero no solo eso, decidió enfrentar a su hija y su homofobia con la siguiente carta que se hizo viral en Facebook:

carta-viral-facebook-abuelo-a-nieto-gay

“Me decepcionas como hija. Fue cierto cuando dijiste que ‘alguien era una vergüenza para la familia’, pero te equivocaste sobre quién era.

Echar a Chad de tu casa simplemente porque te dijo que es gay es la verdadera ‘abominación’ aquí. Un padre que niega y odia a su hijo es lo realmente ‘antinatural’.

Lo único inteligente que te escuché decir fue que ‘tú no criaste a tu hijo para que fuera gay’, y claro que no. Él nació así, y así como no se puede elegir ser diestro o izquierdo, tampoco sucede con la orientación sexual.

Tú, por el contrario, has elegido ser hiriente, cerrada de mente y anticuada. Entonces, ya que estamos repudiando a nuestros hijos, creo que tomaré este momento para decirte adiós.

Ahora tengo un fabuloso nieto al que criar y no tengo tiempo para lidiar con una hija desalmada. Si llegas a encontrar tu corazón, llámanos.”

No sé vosotros, pero en esta redacción estamos enamoradas del abuelo.

Fuente Oveja Rosa

General, Homofobia/ Transfobia. , , ,

Un sacerdote, acusado de gastar dinero de su parroquia en contactos con otros hombres

Sábado, 31 de agosto de 2019

5b93f57e45676.imageEl clérigo abrió una cuenta secreta en 2011

Habría robado 98.405 dólares, destinados a una casa en la playa, cenas y viajes con homosexuales que conocía a través de Grindr

Joseph McLoone, un sacerdote de Pensilvania, habría gastado el dinero de sus feligreses en una casa en la playa y cenas, viajes y acompañamiento de hombres que conocía a través de Grindr, la aplicación de citas principalmente dirigida a homosexuales.

El padre, de 56 años, fue capturado bajo los cargos de robo y crímenes relacionados. Trabajaba en la Iglesia Católica de José en Downingtown, Pensilvania, EE.UU.

Según el oficial encargado, Charles Gaza, se aprovechó de la confianza de los miembros de la iglesia en favor de sus propios intereses”, informó The Huffington Post.

Según informaron las autoridades, todo habría empezado en 2011 cuando en el Día de Todos los Santos, McLoone abrió una cuenta secreta y recogió los fondos de la celebración para uso personal.

Rev.-Joseph-McLoone1

Durante los siguientes seis años habría estado pasando dinero de la cuenta de la iglesia a su cuenta personal. El hombre robó 98.405 dólares.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , ,

“La renovación pendiente. El catecismo”, por Julio Puente López

Miércoles, 21 de agosto de 2019

51W09DclKLLContinuación de este interesante y clarificador artículo:

¿Actos intrínsecamente desordenados? El catecismo de 1992

En la Biblia se habla de muchas cosas, pero no es preciso hacer doctrina de todo. El a. 2357 del catecismo hace una enorme injusticia social a muchos creyentes. Es importante eliminar esos artículos

No se ve cómo las relaciones homosexuales pueden impedir llevar a la práctica la fe cristiana, vivirla en las costumbres en las que se encarna, en la caridad para con nuestros prójimos. La Iglesia debe aceptar la compleja y variada realidad de la sexualidad humana

Renovar la Iglesia es también tirar el lastre doctrinal y organizativo que le sobra a la nave de Pedro, hacer la vida de la gente más llevadera y ligera, como es el yugo y la carga de Jesús

Uno se pregunta si los responsables de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que podrían promover la abolición del a. 2357 del catecismo, perciben la enorme injusticia que con esa doctrina se hace a muchos creyentes. Porque les señala, les reprueba y no ayuda precisamente a que cese su discriminación y persecución. Es importante eliminar esos artículos. Y sobre todo es importante cambiar en la Iglesia la mentalidad y la actitud ante la sexualidad que refleja esa doctrina.

Dice el catecismo que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados”. Recogía doctrinas y formulaciones de otros documentos (Cf. Persona humana. 1975). Resulta bochornoso que un catecismo se ponga a hablar de estos temas y en estos términos. Biológicamente desordenados, y, por tanto, también intrínsecamente desordenados o ineficaces para conseguir su objetivo, serían los actos homosexuales que intentaran la procreación, ya que falta la base biológica para ello, pero no parece que los homosexuales intenten tal cosa al mostrarse mutuamente su afecto. No es la procreación lo que se busca en una relación homosexual. Y si lo intentaran no serían actos reprobables desde el punto de vista moral. Serían actos simplemente estúpidos. Como es estúpido, o lo que es lo mismo, un “acto intrínsecamente desordenado”, ponerse las lentes en la nuca con la intención de ver mejor. Pero eso no sería un acto moralmente reprobable.

En todo caso, hay diversas formas de hacerse cargo de una prole. Y realizar una tarea así sería siempre, en el contexto apropiado, una decisión noble y con sentido. Y de la misma manera que en la unión del hombre y de la mujer es importante el amor mutuo, la intimidad y la comunión de vida, así en las uniones homosexuales estos fines pueden también ser cultivados.

Me pregunto a veces si el hecho de que el magisterio hable de la vida sexual de la gente no es hacer de la revelación cristiana algo absurdo, ridículo, algo así como una vieja barraca de feria en la que pueden aparecer las cosas más inverosímiles. En la Biblia se habla de muchas cosas, pero no es preciso hacer doctrina de todo. Las normas de aquellas culturas no son vinculantes para la nuestra si nuestra conciencia moral hoy no lo aprecia así. Las normas éticas están al alcance de todos y la Iglesia no tiene una luz especial que pueda oponerse a la moral autónoma del hombre. La Iglesia no puede pretender convertir el cuerpo humano, por medio de la abstinencia sexual, en una bella estatua de mármol. ¿Es la moral cristiana una moral angélica?

Moralmente desordenados, depravados y reprobables son los actos contrarios al mandamiento del amor al prójimo, en el contexto de las relaciones o en cualquier otro. La violencia contra las mujeres, los abusos de menores, eso sí que son actos reprobables. Eso sí es doctrina seria y bien fundamentada en el mensaje del Evangelio y en la recta razón.

¿Qué buscaba la Iglesia con la doctrina de Persona humana y del catecismo sobre la homosexualidad? ¿Hacer ver que los homosexuales, tan bien representados en la Iglesia, se guían por la virtud de la castidad? Pues les salió el tiro por la culata, porque sabemos que no siempre es así y que se ha querido dar una imagen que no correspondía a la realidad. Las caretas y las máscaras han caído al suelo. Todo el tema del celibato y de la castidad ha resultado ser, a los ojos de mucha gente, una inmensa pantomima.

El catecismo cita Gn 19, 1-29. Pero este texto trata más bien de un pecado contra las leyes de la hospitalidad. También cita textos de Pablo, en los que, al menos en la traducción de la Biblia de Jerusalén, por ejemplo, aparece la palabra “homosexual” (1 Cor 6, 10) para la que no existía un vocablo en la antigüedad ya que es un concepto moderno, del s. XIX, y se discute el significado de las palabras griegas originales como “arsenokoitai”. También se dice en esa traducción que no heredarán el reino de los cielos los “afeminados”. ¿Qué han hecho estos “malakoi” de malo? ¿Parecerse a las mujeres porque son “varones suaves”? ¿Sexismo y machismo en la Biblia entonces? ¿Reflejo de la moral pagana de aquel tiempo? Encontramos convincentes respuestas en lo que Xabier Pikaza escribió en su libro Palabras de amor sobre el tema de la homosexualidad y sobre estos textos.

9788495346377-usDe todo esto habló también con sentido común y crítico el teólogo y psicólogo Daniel A. Helminiak hace ya años. No hace falta repetir lo que dijo este profesor de la universidad de West Georgia en su libro What the Bible Really Says about Homosexuality (1994, 2000). James Alison, en el formato más actual de unos vídeos en Internet, habla también con claridad y sólido conocimiento de esas citas bíblicas.

Es evidente que Pablo no conocía bien el mensaje de Jesús, que habló de una forma especial de las mujeres pecadoras y de las prostitutas que entrarán en el reino de los cielos antes que los escribas. Cuando Pablo escribió las cartas no se habían escrito todavía los evangelios. Nos lo ha recordado recientemente J. M. Castillo en su obra “El Evangelio marginado”. Estos textos de la Biblia que cita el catecismo han sido bien estudiados por especialistas y muchos sacan conclusiones bien distintas.

El texto del catecismo dice que esos actos son contrarios a la ley natural, y el mismo catecismo declara la competencia magisterial en esa ley natural (a. 2036). Ya sabemos que en la encíclica Veritatis splendor (1993), que se dio a conocer un año después del catecismo, hay “un interés omnipresente” por afirmar la función del magisterio eclesiástico en las cuestiones de moral, como señaló el profesor Marciano Vidal en su obra Nueva Moral Fundamental. Pero ese concepto de ley natural y su alcance son muy discutidos en la teología moral posconciliar y se hace necesario seguir introduciendo la racionalidad en el discurso teológico-moral como enseñó Santo Tomás de Aquino y como indicó el Vaticano II (cf. Gaudium et spes, 33 y 62).

San Pablo también apela a ese concepto de naturaleza para hablar de la afrenta que supone la cabellera para el varón mientras que es una gloria para la mujer (1 Cor 11, 14-15). ¿Es esto también una pauta de conducta moral? Esa observación no tiene ninguna fuerza normativa para el hombre de hoy porque no le encuentra sentido alguno. Lo mismo sucede en los otros casos.

La apelación a la naturaleza y a la ley natural ha dejado de estar éticamente fundamentada y justificada, ya que ese concepto de naturaleza no tiene base antropológica. ¿Quiere la Iglesia que los futbolistas no empleen la cabeza para meter goles porque, al albergar el cerebro y otros órganos de los sentidos, está destinada “por ley natural” a desempeñar otras funciones? La cultura se apoya en la base biológica del hombre para enriquecer la vida humana y aprovecha sus posibilidades más allá de lo que aparecen como sus finalidades obvias.

No se ve cómo las relaciones homosexuales pueden impedir llevar a la práctica la fe cristiana, vivirla en las costumbres en las que se encarna, en la caridad para con nuestros prójimos. La insistencia del magisterio en estas enseñanzas, que nos aboca a un callejón sin salida, obliga a la teología a revisar la reflexión que hace sobre la competencia del magisterio en ciertos temas y sobre la llamada ley natural. ¿No forma parte también el “sensus fidelium” del magisterio de la Iglesia? Habrá que tener en cuenta también a los cristianos homosexuales, que seguramente, en su gran mayoría, llevan la vida que corresponde a su condición sexual.

Dice también el texto que en esos actos no hay complementariedad. Se supone que se refiere a la procreación, pero no es eso lo que se pretende en una relación homosexual. ¿Es acaso la complementariedad el único requisito para que una relación humana tenga sentido? Tampoco hay complementariedad en tantos aspectos entre los varones en el mundo tan patriarcal y masculino del clero católico, pero seguimos sin reconocer a las mujeres sus plenos derechos.

manifestacion-lgtb-vaticano

Esa redacción del a. 2357 no se sostiene ni desde el punto de vista de la exégesis de los textos citados y de la teología moral bíblica ni desde el punto de vista de las ciencias del hombre. Sabemos que otros documentos del magisterio, como la Instrucción de 2005 sobre los criterios de discernimiento vocacional en relación a los homosexuales para ser admitidos a las órdenes, insisten en esta doctrina del catecismo. Pero, una vez más, dicen más de lo que prueban. Son doctrinas que estudios posteriores deberán revisar. También haría bien la Iglesia en explicarnos qué es lo que ella entiende porcultura gay, cuya defensa indicaría falta de idoneidad para el sacerdocio. La Iglesia parece, a veces, experta en crear ficciones para tener luego enemigos que combatir.

Hay doctrinas que urge abandonar por muy arraigadas que estén y por muy tradicionales que sean. Ese texto obedece simplemente a una mentalidad que la ciencia de nuestro tiempo ha desautorizado y la antropología teológica está abandonando.

Urge perfeccionar la teología moral, que ha de nutrirse de la Escritura, de su espíritu, y ser, al mismo tiempo, una “exposición científica”, como dijo el Vaticano II en el Decreto sobre la Formación Sacerdotal (a. 16). Ese texto del catecismo sólo lo puede defender una mentalidad conservadora, integrista, que se impuso en el momento de su redacción y que creía que una postura rígida en este tema podría apuntalar la crisis del posconcilio en una Iglesia con muchos clérigos homosexuales, que vivían con dificultades crecientes su vocación en una sociedad que ya no compartía las doctrinas de la Iglesia sobre la vida y el sexo. O que pretendía alejar toda sospecha de conductas inapropiadas que pudieran exponerse un día a la luz pública.

El caso del párroco de Ámsterdam, Pierre Valkering, comentado en el mes de abril en RD por Cameron Doody, describe bien esa situación de crisis en la que siguen encontrándose muchos sacerdotes. Como la describe también el caso del sacerdote y psicoterapeuta francés Tony Anatrella, aunque sean casos que requieren lecturas diversas.

La mentalidad que representaba bien el consultor en el Vaticano Anatrella, considerado entonces por algunos como el “psiquiatra oficial de la Iglesia”, el “Church shrink”, y que ahora es un árbol caído del que es mejor no hacer leña, es una forma de ver las cosas que intenta seguir siendo dominante en la Iglesia.

No es extraño que la juventud viva cada vez más de espaldas a la religión organizada. ¿Es que lo esencial para un cristiano no es creer en el mensaje del Evangelio y dar testimonio de esa fe? No se entiende ese empeño en seguir concibiendo la fe como la adhesión a un voluminoso cuerpo de doctrinas que recogería el catecismo de 1992. Mucho menos en aquellas enseñanzas que nos recuerdan el antiguo catecismo pitagórico, aquel que decía que “el placer es malo en todas las circunstancias”, como leemos en el libro de E. R. Dodds, Los griegos y lo irracional. El capítulo V, Los chamanes griegos y el origen del puritanismo, es bien elocuente.

Este filólogo irlandés explica bien como las creencias chamanísticas, de dilatada difusión y remota antigüedad, promovieron en sus adherentes un horror al cuerpo y una reacción contra los sentidos completamente nuevos en Grecia. Empédocles y Pitágoras representaron esas nuevas creencias que los pueblos vecinos en contacto con ellas dieron seguramente a conocer a los griegos de Escitia y Tracia. Se hizo de la experiencia corporal un lugar de oscuridad y de penitencia, como si la pureza, más bien que la justicia, se hubiera convertido en el medio cardinal de la salvación. El teólogo J. M. Castillo lleva muchos años insistiendo en estas ideas que están llenas de sentido y bien fundamentadas.

“No llamar a ningún hombre profano o impuro”

¿Y por qué seguimos todavía prisioneros de la cultura helenista y de las culturas vigentes en los tiempos en que se redactaron los libros de la Biblia? ¿Por pereza intelectual? ¿Por no saber qué palabras escuchar? La palabra que hay que escuchar es la palabra interior de Dios en nuestra conciencia, nuestra propia razón humana, y el mensaje central del Evangelio si hemos percibido que corresponde a las ansias de nuestro corazón. Eso debería bastar, sin que los miles de obras de los investigadores sobre los libros del Antiguo y del Nuevo Testamento, inabarcables para el creyente, significaran otra cosa que legítimas, siempre insuficientes aproximaciones al misterio de la revelación de Dios en la historia humana.

Ni Romanos 1, 26-27 ni los otros textos antes citados están hablando de la homosexualidad tal como hoy la entendemos. En aquellas culturas no se hablaba de homosexualidad, a pesar de que en el Antiguo Testamento algunos varones sabían que el amor de otro hombre podía ser más grande, “más delicioso que el amor de las mujeres” (2 Samuel, 1, 26). La fuerte amistad entre David y Jonatán es bien conocida.

1180134369_850215_0000000000_sumario_normal“Jonatán, hijo de Saúl, amaba mucho a David” se afirma en 1 Samuel, 19, 1. “Juró de nuevo Jonatán a David por el amor que le tenía, pues le amaba como a sí mismo”, dice otro versículo (1 Samuel 20, 17). “Se abrazaron los dos y lloraron copiosamente”, leemos en 1 Samuel, 20, 41. ¿Estamos ante relación de fuerte y leal amistad heterosexual?¿Es, como afirman otros, un amor homosexual? No hay forma de saberlo.

Tampoco aclara las cosas el hecho de que fueran padres de familia. En el mundo ha habido siempre muchos hijos de hombres y mujeres homosexuales. En todo caso, los comentarios oficiales de la Iglesia suelen apresurarse a descartar una relación íntima homosexual.

Sea como fuere, identificar las conductas de los textos citados por el catecismo católico con las conductas homosexuales actuales no parece una conclusión rigurosa científicamente hablando. Los contextos culturales son distintos. Tampoco las doctrinas de la Escritura son todas igualmente vinculantes, especialmente las que contradicen nuestra recta razón. No es razonable pensar que los relatos del Génesis, relatos de hace varios miles de años, sobre la creación del hombre por Dios como varón y hembra agotan nuestro saber antropológico y son normativos para el hombre de hoy independientemente de sus conocimientos científicos y de su recto sentir. No podemos retorcer esos textos de esa manera.

Sinceramente pienso que el concepto de revelación en el que se apoyan las actuales conclusiones doctrinales de la Iglesia en esta cuestión debe ser revisado. Porque si condenamos los actos homosexuales apoyándonos en ciertos textos bíblicos (es lo que hace el magisterio eclesiástico) sin atender a lo que nos parece razonable en nuestra reflexión y en nuestra cultura, entonces estamos aprobando también, por ejemplo, la muerte por lapidación del blasfemo y del adivino o nigromante (cf. Levítico, 24, 14; 20, 27). De la misma manera no podríamos objetar nada contra estas enseñanzas del libro del Éxodo: “A la hechicera no la dejarás con vida. Todo el que peque con bestia morirá” (Ex 22, 17-18). ¿No ha llegado la hora de aprender a leer las Escrituras y a usar las luces de nuestra razón humana y de la ciencia? Xabier Pikaza, en su libro Palabras de amor, lo expresó con acierto: “Aplicar al pie de la letra el Levítico significaría aprobar la venta de mujeres y la esclavitud”.

La conclusión se impone: hemos de basar nuestro juicio sobre la homosexualidad y los actos homosexuales en los conocimientos de las ciencias del hombre y, como cristianos, guiarnos luego también por el mensaje del Evangelio de amor al prójimo y actuar en conciencia, la última norma de la moralidad.

Habrá homosexuales que siguiendo la doctrina del catecismo intenten vivir en abstinencia sexual, pero creemos que esa doctrina de la Iglesia no es realista ni justa con ellos y que conduce al cristiano homosexual a un callejón sin salida, a una vida de contradicciones e hipocresías, cuando no a la enfermedad y la locura. Alguno pensará también que se ha equivocado de iglesia y buscará en otra parte la respuesta a sus inquietudes religiosas.

Los homosexuales y transexuales cristianos, hombres y mujeres, y, en general, toda persona que se entiende como transgénero, quieren recuperar en la Iglesia su dignidad humana, ser tratados como personas. No son más que nadie. Tampoco menos que nadie. Tenemos que saber ponernos en su lugar. Es lo que nos muestra Mt 25, 31-46. Nadie ha sabido ponerse en el lugar de los demás como Jesús en el que Dios se nos mostró con rostro humano. Jesús reconoce a los pobres y necesitados toda su dignidad personal al identificarse con ellos, al ponerse en su lugar, de tal forma que lo que hacemos a uno de ellos se lo hacemos a él. Desde el niño más indefenso al moribundo y a las personas más decrépitas y desvalidas.

Jesús no hace acepción de personas. Ese gesto del discípulo a quien Jesús amaba y de Jesús con él, al que más arriba nos referíamos, el sincero afecto entre ellos tal como vemos en el evangelio de Juan es lo más opuesto a la “homotransfobia” ambiental actual y de pureza cultual de entonces, una herencia de antiguas filosofías y religiones, algo ajeno al Nuevo Testamento si exceptuamos los residuos que hemos visto en las cartas de Pablo, que tiene influencias culturales de su tiempo a las que el Apóstol de las gentes no podía substraerse.

Pero es en esas fuentes de pureza cultual y en la cultura de desprecio social del señalado como “diferente” y de la discriminación reinante respecto a los que no se ajustan al canon de la heterosexualidad donde se ha gestado la doctrina de ese artículo del catecismo. También aquí la Iglesia debería ser sal de la tierra (Mt 5, 13), no desvirtuarse alineándose con el desprecio ambiental al diferente en una sociedad patriarcal y machista. Cada vez que un homosexual es víctima de la violencia deberíamos en la Iglesia acordarnos de esa desafortunada doctrina que nosotros mantenemos. La Iglesia se empeña en ver en los textos bíblicos más de lo que los mismos textos dicen.

En el discurso de apertura del concilio Vaticano II habló Juan XXIII de dar “un paso adelante hacia una renovación doctrinal”. Algo así necesitamos en este tema. Un valiente “paso adelante” dejando atrás un terreno en el que, al igual que ocurre con otros muchos en nuestras sociedades civiles, estamos empantanados.

En esta misma línea el teólogo jesuita James Martin, muy consciente de la homofobia que existe en la Iglesia, ha abogado también recientemente por un cambio de actitud en su libro ‘Tender un puente‘, defendiendo una postura de diálogo y apertura. James Martin sostiene que el catecismo de la Iglesia no debe intentar imponer a los cristianos homosexuales la total abstinencia sexual.

Los cristianos deberíamos leer e interpretar en un contexto amplio las sabias palabras de Pedro en Hechos 10, 28: “A mí me ha enseñado Dios a no llamar profano o impuro a ningún hombre”. Deberíamos interpretar a la luz de este pasaje otros textos culturalmente condicionados de las Escrituras, como son muchos textos de Pablo y por supuesto los del Antiguo Testamento. Más que nada porque es lo razonable, lo que nos parece justo, que es en el fondo lo que tiene que ser decisivo y normativo al orientar nuestra conducta, también la conducta sexual.

Con gran oportunidad nos ha recordado el teólogo gallego Torres Queiruga (cf. La teología después del Vaticano II. Herder, Barcelona 2013) que las normas morales concretas “no son una revelación que venga desde fuera, sino un encuentro hecho desde dentro, desde la realidad humana y con medios humanos”. No nos sirve el fundamentalismo, las interpretaciones al pie de la letra.

Este teólogo nos recuerda también que “a Moisés no le fueron escritos milagrosamente los “mandamientos” en dos tablas de piedra, sino que discurriendo con la propia cabeza, dialogando con los suyos y aprendiendo del entorno (…) fue descubriendo los que le parecían mejores patrones de conducta para bien del pueblo”.

Y es así discurriendo y dialogando, desde la misericordia del Evangelio, como hoy seguimos en la Iglesia adaptando a la realidad de nuestro mundo, – en la que hay divorciados y matrimonios rotos -, el cumplimiento de estos mandamientos, del sexto mandamiento, por ejemplo. Los matrimonios se rompen a veces, fracasan como proyecto de convivencia, y eso es una realidad. Hay que atender con misericordia y discernimiento a los divorciados que han vuelto a formar una familia. Así nos aproximamos más al estricto cumplimiento del mandamiento del amor al prójimo, que quizá, como decía Freud, no podemos realizar en su plenitud, pero estamos llamados a intentarlo.

La Iglesia debe aceptar la compleja y variada realidad de la sexualidad humana y no empeñarse en hacer compatible la renuncia a la sexualidad en su seno con los escándalos, las mentiras y la hipocresía. Debe mirar a nuestro mundo tal como este se percibe. Encadenar la Iglesia de rito latino a la abstinencia sexual no tiene hoy ningún sentido. El mundo se ha emancipado y la Iglesia debe reconocer esta legítima autonomía. Recordemos las palabras del concilio Vaticano II: “Son, a este respecto, de deplorar ciertas actitudes que, por no comprender bien el sentido de la legítima autonomía de la ciencia, no han faltado algunas veces entre los propios cristianos” (GS 36).

ee47bd3223fb517691d5206e00747b4e

Quiero para terminar citar a un escritor español, cercano ya a los 90 años, que de estos temas sabe algo y que merece la pena escuchar. El 2 de febrero de 2009, refiriéndose al matrimonio homosexual, “llámese como se llame”, decía, escribió esto en el periódico El Mundo: “La homosexualidad no es una opción ni un estilo de vida, sino un dato biológico como la blancura o la negritud de la piel. No, por tanto, cosa de partidos ni de políticos, sino de la más simple equidad. A la sociedad sólo le cabe reconocerlo sin llevarse las manos a la cabeza. Dar constancia de él como testigo. Lo mismo que el sacerdote en las bodas católicas o el funcionario en las civiles. Es un derecho esencial. Lo demás sobra”.

“Un dato biológico como la blancura o la negritud de la piel”. De ese dato se deriva ese derecho del homosexual a vivir en pareja con una persona de su mismo sexo. Es la autorizada opinión del escritor Antonio Gala Velasco.

Los cristianos deberíamos limitarnos a anunciar el Evangelio y a testimoniarlo lo mejor que podamos ayudando a construir una sociedad más justa, menos violenta, dejando que otros temas, como el de la sexualidad humana, sean estudiados por las ciencias antropológicas. Es la mejor manera de avanzar.

La Iglesia tiene una inflación de clérigos y funcionarios dedicados a escribir cánones, normas y directrices doctrinales. Tenemos también un exceso de eventos eclesiales. Aturde un poco. Nos ocupamos de demasiadas cosas, como si la sociedad civil no tuviera sus funciones y obligaciones.

Ya sabemos que la Iglesia quiere bendecirlo todo y dar importancia a sus servicios. Nos olvidamos de que vivimos en un mundo secularizado, aunque el pueblo ha incorporado a sus fiestas populares una gran cantidad de costumbres y ritos de origen religioso. La comunidad política es autónoma e independiente y es allí, en la sociedad civil, donde hay que vivir la vida, no en el interior de una burbuja religiosa.

Demos nuestra opinión, pero dejemos, sin fanatismos, sin buscar partidos políticos que nos hagan de correa de transmisión de nuestras doctrinas, que esa sociedad legalice lo que crea oportuno siempre que no estén en juego los consensos constitucionales, las libertades y los derechos humanos. Si estos se pusieran en peligro de forma evidente sí habría razón para la desobediencia civil y la protesta. La religión no dirige los asuntos temporales ni el papa puede caer en la tentación de querer ser un líder político.

simboloNo deberíamos empeñarnos, hoy menos que nunca, en dar tanta doctrina sobre lo divino y sobre lo humano queriendo organizar con detalle la vida íntima de los creyentes y a veces también la de los no creyentes. A muchos la Iglesia les interesa sólo para las bodas y los funerales, y poco más. Nosotros queremos organizar a la gente las excursiones y el campamento de verano, la gimnasia médica y el taller de guitarra. Tal vez son los fieles los que confunden la parroquia con un parque de atracciones y exigen a sus sacerdotes que los distraigan. Así la mies siempre será mucha y los operarios pocos.

Renovar la Iglesia es también tirar el lastre doctrinal y organizativo que le sobra a la nave de Pedro, hacer la vida de la gente más llevadera y ligera, como es el yugo y la carga de Jesús (cf. Mt 11, 30). La Iglesia debería oír la voz del Maestro: “Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas; solo una es necesaria”. Como siempre, también en este tiempo de renovación de la Iglesia, lo que resulta necesario es “volver a la fuente” y escuchar, como María, las palabras del Evangelio (cf. Lc 10, 41-42).

Funte Religión Digital

Biblia, Biblioteca, Espiritualidad , , , , , ,

“Renovación. El arco iris de la sexualidad”, por Julio Puente López

Martes, 20 de agosto de 2019

51W09DclKLLInteresante y clarificador artículo:

La necesidad de revisar la doctrina  

 La doctrina sexual de la Iglesia resulta poco evangélica, al pie de la letra. Continencia, celibato, castidad… Doctrina; todo esto arrastra un vagón de mentiras, escándalos y dobles vidas

En mi libro, ‘Un paso adelante’, intento también mostrar la necesidad de revisar la doctrina del catecismo de la Iglesia sobre la homosexualidad. Es algo que están pidiendo muchos cristianos ¿No podría la Iglesia contribuir, con una doctrina más justa sobre las conductas homosexuales, a que estas situaciones de violencia no se dieran?

El hombre ha evolucionado en colores, no en blanco y negro. ¿Tan difícil es aceptar la riqueza de la creación de Dios? ¿Tan difícil es comprender que la creación se realiza, desde el punto de vista de la ciencia, como evolución?

El a. 2357 del catecismo de la Iglesia, además de ir en contra de las ciencias antropológicas y de una ética sexual que no haga de la Biblia lecturas fundamentalistas va en contra del espíritu misericordioso de Jesús y está causando estragos

Resulta obligado seguir combatiendo la discriminación en razón de la orientación afectiva y sexual a pesar de los comportamientos poco cívicos que algunos activistas puedan a veces tener, como resulta obligado seguir combatiendo el antisemitismo aunque algunos miembros del pueblo judío no tengan o no hayan tenido siempre una conducta ejemplar.

Recientemente Xabier Pikaza tuvo la amabilidad de publicar en su blog algunas reflexiones de mi libro Un paso adelante. Cien años con Ebner. Cristianismo, cultura y deseo, ahora ya disponible en una segunda edición revisada. Expreso en este libro mi deseo, y el de muchos cristianos, de que la Iglesia dé un valiente paso adelante y se renueve inspirándose de nuevo en su fuente, el Evangelio.

Intento también mostrar la necesidad de revisar la doctrina del catecismo de la Iglesia sobre la homosexualidad. Es algo que están pidiendo muchos cristianos. Últimamente en RD hemos leído, en este sentido, la carta abierta de un jesuita al papa Francisco.

Siguiendo con aquellas reflexiones ofrezco a los lectores, para un debate comunitario desde el respeto a las personas que no opinen lo mismo, algunos párrafos más de mi libro ligeramente adaptados para RD, con la mejor intención de contribuir a encontrar la verdad en una cuestión que tanto sufrimiento y desazón sigue causando en la Iglesia y en la sociedad civil.

“Mirad cómo le quería” (Jn 11, 36)

La profesora Adela Cortina ha señalado que las personas adquieren su autoestima a través del respeto que los demás les demuestran. Así es. Es importante respetar y sentirse respetado. Desgraciadamente no todos reciben por igual ese respeto. Hay en la sociedad aversión, desprecio y rechazo a muchos colectivos, como son los emigrantes, los negros, los homosexuales, los mendigos, y también las mujeres, por el machismo imperante. Eso es signo de falta de humanidad y tiene poco de cristiano. ¿Acaso es impensable una mujer homosexual de color al frente de la comunidad cristiana? Debería ser pensable y hasta deseable por el fuerte mensaje de respeto e igualdad que enviaría al mundo. Así fue con el presidente Obama y su esposa Michelle en los Estados Unidos.

Hemos olvidado que el Evangelio contiene suficientes datos como para que todos se vean reflejados en él sin que unos se crean mejores que los otros en la Iglesia o traten de imponer sus modos de vida. ¿Por qué un varón heterosexual con una fuerte atracción por las mujeres puede ser sacerdote y, en cambio, un varón con una fuerte atracción homosexual no puede serlo? ¿Son las mujeres menos atractivas que los hombres siendo así más fácil para el heterosexual observar la continencia? Si no se debe a una artimaña para que nadie sospeche lo que se esconde en el armario, eso sólo puede entenderse desde un prejuicio respecto a la condición homosexual. Un prejuicio que conlleva discriminación y homofobia. Se ve en la tendencia homosexual un desorden objetivo. Ese es el prejuicio sin base científica alguna. Y si ese prejuicio lleva al rechazo y al odio, ¿no deberíamos recordar las palabras del Evangelio que nos dicen que “quien odia a su hermano está en las tinieblas”? (Jn 2, 11).

Colaborar a que se extienda el rechazo al homosexual no es de buenos cristianos. Hay doctrinas que no tienen una base sólida y actitudes que no están justificadas. ¿Acaso vamos a censurar que Jesús tuviera entre sus seguidores un “discípulo amado” que con confianza en la última cena se apoyó en su pecho al hacerle una pregunta? (cf. Jn 13, 25). Hay que comprender el alcance de este gesto. Se trata de un signo de afecto y de ternura a la vez. Una muestra de esa delicadeza de trato y cercanía corporal con la que generalmente el varón heterosexual de nuestros días no quiere identificarse, no sea que lo confundan con otro tipo de hombre al que él desprecia.

No era un gesto sin importancia. Si así fuera no habría sido mencionado de nuevo ese gesto en el evangelio de Juan al hablar del discípulo que seguía a Pedro y a los demás (cf. Jn 21, 20). A Jesús no le importó tampoco al llorar por su amigo Lázaro que dijeran: “¡Mirad cuánto le quería! (Jn 11, 36). Jesús no rehuía el contacto corporal: los saludos, el lavatorio de los pies a los discípulos, los besos de cortesía o los abrazos (Lc 22, 48). Recordemos la escena con María Magdalena (Jn 20, 17), la unción en Betania (Jn 12, 1-8) y la escena con el fariseo Simón y la pecadora que cubría de besos los pies de Jesús (Lc 7, 36-50). Le interesaba el afecto de sus seguidores: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que estos?” “Señor, sí, tú sabes que te quiero” (Jn 21, 15). ¿Hemos tomado nota de las implicaciones de esos textos? Porque hoy en la Iglesia son todavía muchos los que señalando a otros dicen: “¿Y este qué?” Jesús les respondería como entonces a Pedro: “¿Y a ti qué? Tú, sígueme” (Jn 21, 22).

Así es el Evangelio. Y ¿qué prescribe la Iglesia? ¿Qué enseñó el Vaticano II? Para los presbíteros de rito latino “la perfecta y perpetua continencia”, “la virginidad o celibato guardado por amor del reino de los cielos” (Presbyterorum Ordinis, 16). ¿Qué se les enseña en sus años de formación frente al matrimonio? “La excelencia mayor de la virginidad consagrada a Cristo” (Optatam totius, 10). Y la castidad por el amor del reino de los cielos para los religiosos y religiosas, que no deben dejarse conmover “por las falsas doctrinas que presentan la castidad perfecta como imposible o dañosa para la plenitud humana” (Perfectae caritatis, 12). Esa es la doctrina. Esas son las normas.

Pero luego tenemos noticias de mentiras, escándalos y doble vida. La conducta humana es, a veces, como una manzana que está más podrida de lo que la piel permite ver. ¿Logrará el Sínodo de los obispos para la Amazonía abrir nuevos caminos y hacer de la Iglesia una sociedad más auténtica, razonable y dinámica?

El documento de trabajo para el Sínodo, que ya ha sido aprobado, afirma que “el amor vivido en cualquier religión agrada a Dios” (a. 39). No hay que creer que se tiene en exclusiva el don de la salvación. De un modo similar podemos afirmar que “el amor vivido desde cualquier condición u orientación sexual agrada a Dios”. Amor, que no es egoísmo posesivo, explotación o dominación.

magdalena-jesus-640x480En su conocida obra Jesús. Aproximación histórica, J. A. Pagola no se detiene a hablar del discípulo amado, pero afirma que Jesús seguramente correspondió “con ternura al cariño especial de María de Magdala”. Al final del segundo capítulo leemos esta frase: “Jesús conoció la ternura, experimentó el cariño y la amistad, amó a los niños y defendió a las mujeres”. Pero al explicar que Jesús no tuvo esposa ni hijos habla de “la renuncia de Jesús al amor sexual”, aunque se dejó “abrazar por prostitutas que van entrando en la dinámica del reino”. Y probablemente, dice también Pagola, se burlaron de él llamándole “eunuco”.

Pero los eunucos sí tenían vida sexual, aunque no se casaran. Y hablar de la renuncia de Jesús a la vida sexual, o al amor sexual, es ir más allá de los datos del Evangelio. Es algo que ni se puede afirmar ni se puede negar.

Tampoco podemos precisar el sentimiento de amor de Jesús, “amor frustrado de Jesús” como dice Xabier Pikaza, en Mc 10, 21: “Jesús, mirándolo, lo amó”. “Esta es la única vez en que Marcos utiliza el verbo amar en un sentido fuerte, para referirse a un encuentro entre dos seres humanos, en clave de relaciones interpersonales”, precisa Xabier Pikaza en su Evangelio de Marcos. Y en el tema de los que se han hecho eunucos por el reino de los cielos es interesante el comentario que hace en su Evangelio de Mateo. Según Pikaza Mt 19, 12 situaría “a los seguidores de Jesús en el espacio de los marginados sexuales, por razón biológica o social”, en la línea insinuada por Mt 8, 5-13.

Es un dato, en cambio, muy claro que hubo mujeres que seguían a Jesús, discípulas y amigas como Marta y María, María Magdalena, la que según relatos apócrifos lo amó de modo especial, y otras como María, la madre de Santiago y Joset, María de Cleofás, Salomé, Juana, Susana y otras muchas que, como nos dice el evangelio de Lucas 8, 3, servían a Jesús y a los doce apóstoles con sus bienes.

Nadie se va a atrever a reprochar a Jesús que, en cierto modo, formara con sus discípulos una familia itinerante, fraterna que no corresponde al modelo de familia de Adán y Eva, de esposo y esposa, al modelo de familia patriarcal (cf. Mt 12, 46-50). “Jesús los ve a todos como una familia”, dice Pagola. Son los primeros miembros de una familia nueva, la familia mesiánica de los que cumplen la voluntad de Dios (cf. Mc 3, 35).

Jesús defendió a la mujer frente al modelo patriarcal imperante en aquel pasaje de Mateo 19, 1-9. Además habló de quienes no encajan en ese modelo en Mt 19, 10-12, como se ha recordado antes. Y tenemos ahí una base evangélica para, de modo análogo, alargar la lista de otros modelos de vida y de familia, como los que representan tantas minorías discriminadas.

Desde la sociedad civil se aceptan distintos tipos de comunidades de hombres y de mujeres sin aspaviento alguno, comunidades religiosas en muchos casos, o de dos miembros, como es el caso de muchas casas parroquiales, con el párroco y su asistenta, o de muchos miembros como es el caso de monasterios y conventos. No tiene sentido especular sobre la vida íntima de esas personas. ¿Por qué se atreve a hacerlo la Iglesia y su jerarquía respecto a las parejas homosexuales?

No parece que la vida sexual de la gente sea un asunto de la competencia de la Iglesia. Mucho menos dar en este campo doctrina concreta. Bastaría con ofrecer grandes líneas orientadoras dentro de lo que es el anuncio de la palabra de Jesús y el mandamiento del amor.

Marcar pautas y normas en la vida sexual de las personas no es una exigencia del mensaje evangélico. Sí lo es el amor y la misericordia (cf. Mc 12, 28-34; Lc 6, 36-38; 10, 29- 37) “Vete y haz tú lo mismo”, le dice Jesús al letrado. Nosotros, en cambio, en lugar de dedicarnos a curar heridas y ser buenos samaritanos, creamos Congregaciones doctrinales y elaboramos voluminosos catecismos que le dicen a la gente lo que tiene que creer y cómo tiene que vivir.

Ante el desprecio que sufre el homosexual en nuestras sociedades vendría bien representarnos una escena del Evangelio que todos conocemos: “Los hombres que le mantenían preso se burlaban de él y lo maltrataban; cubriéndole con un velo le preguntaban: “¡Adivina! ¿Quién es el que te ha pegado?” Y le insultaban diciéndole otras muchas cosas” (Lc 22, 63-65). Como a tantos niños y jóvenes en nuestros colegios que sufren el acoso de sus compañeros, con la colaboración cobarde, a veces, de sus profesores.

agresion_trans_metro_paris_leftComo a Julia, transexual, que el 31 de marzo de 2019 en París fue insultada, humillada, golpeada por tres hombres, al intentar acceder al metro, mientras una turba los jaleaba. No, Julia, transexual, no era nombrada en la Biblia, en el Génesis, pero es imagen de Dios con la misma dignidad que cualquier otro ser humano. Como lo es Cora, esa niña “trans” de la que nos habló El País Semanal, en un estupendo reportaje de Gabo Caruso, el domingo 28 de julio de 2019.

¿No debe enseñarse en nuestras escuelas esa realidad y esa igual dignidad de todas las personas? ¿No serviría para disminuir el acoso entre los jóvenes escolares y la violencia entre los adultos? Apliquemos también aquí las palabras del Evangelio: “Cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis”. La cobardía, la ignorancia y el machismo se ceban con quien anhela simplemente vivir libre y feliz.

La Iglesia y la homofobia

“Los católicos LGBTI constituyen hoy, probablemente, el grupo más marginado en la Iglesia” (James Martin, SJ, Tender un puente)

Da la impresión de que la Iglesia es todavía partidaria de aquella respetabilidad homófila tan en boga en los años anteriores al concilio Vaticano II. El homosexual debía vivir confundido con la sociedad mayoritariamente heterosexual sin que nadie pudiera señalarlo y ni siquiera sospechar cuál era su verdadera condición sexual. ¿Es así como quieren vivir muchos grupos de homosexuales cristianos? ¿Hay vida más triste que la del que tiene como principal preocupación en su vida laboral y social la ocultación de la propia orientación sexual?

Quizá no se puede pedir a un judío que salga del armario cuando vive en una comunidad nazi. Aunque tampoco es mucho más rica la vida, por ejemplo, del varón heterosexual que siente antipatía hacia los homosexuales y está preocupado por diferenciarse de ellos, por saber quiénes sienten la atracción sexual de un modo diferente para no mezclarse con ellos. Esa obsesión, esa preocupación ¿no es también un tipo de armario en el que uno está encerrado? Algunos se sienten ofendidos, y hasta reaccionan de forma injustificadamente violenta, si los gais se fijan en ellos. La persona heterosexual es más libre y feliz cuando eso ni le preocupa ni le ofende.

¿No podría la Iglesia contribuir, con una doctrina más justa sobre las conductas homosexuales, a que estas situaciones de violencia no se dieran? Es verdad que, a pesar de que las agresiones siguen existiendo, no hay un clima de violencia, pero a algunas personas heterosexuales les es difícil relacionarse con personas homosexuales desde la igualdad y el respeto. Frecuentemente lo hacen desde la condescendencia y el paternalismo. Es la actitud muchas veces también del hombre machista en su relación con la mujer, aunque no haya violencia. No es una actitud muy cristiana.

Tampoco la persona homosexual debe reaccionar sintiéndose moralmente superior a nadie o con conductas agresivas y violentas. Hay homosexuales llenos de fanatismo político y con escasa educación democrática que ignoran que el rechazo al diferente y las políticas injustas no se pueden combatir con matonismo y sed de venganza. Se dejan ver, a veces, en las manifestaciones reivindicativas de los colectivos LGTBI y avergüenzan con sus desmanes y falta de civismo a otros compañeros de lucha que no comparten sus métodos violentos.

manifestacion-lgtb-vaticano

Es un deber democrático trabajar para que a los homosexuales les sean reconocidos sus derechos, sin permitir que los partidos políticos instrumentalicen su causa, denunciando las políticas que atentan contra la libertad y la diversidad sexual tanto en los partidos de derecha como en los partidos de izquierda. También hay que desenmascarar las doctrinas que descalifican moralmente la vida de estas minorías basándose en prejuicios de tipo religioso.

Vivimos en una sociedad, y no solamente en España y en Latinoamérica, ni mucho menos, en la que todo gira en torno a una larvada o explícita homofobia, y en torno a demostrar que uno no es homosexual. El varón se ve continuamente obligado a demostrar que es muy “macho”. Y esto a pesar de que se ha avanzado en el reconocimiento y respeto de todas las formas de vida y de los derechos de todos.

manif-pour-tous-936x520¿No significó el movimiento francés de la Manif pour tous (Manifestación para todos) del otoño de 2013, en contra del matrimonio homosexual, que la homofobia y el poder patriarcal seguían siendo dominantes en Europa? La derecha extrema se unía a la derecha católica y hacían así visible la dimensión política de la denuncia de la supuesta “teoría del género”. Lo explica bien Réjane Sénac en ¿Qué es el género? (L. Laufer y F. Rochefort, (dirs.), Barcelona, 2016). Los católicos franceses de izquierdas sí que apoyaron los estudios de género y el matrimonio homosexual. Recordemos el artículo publicado por Témoignage chrétien con el título Mariage pour tous, un progres humain en diciembre de 2012.

Una vez más constatamos que impera el prejuicio y la ignorancia y de ello se aprovechan partidos e iglesias para sus fines propios. Vemos así la necesidad de una buena educación afectiva y sexual en una sociedad plural. Agitar el fantasma del peligro de la confusión de los sexos no es más que una forma de impedir el avance de los movimientos igualitarios. ¿Cómo puede la Iglesia apoyar estas campañas mendaces?

Ese viejo fantasma ya apareció en la Revolución francesa. Las mujeres fueron excluidas cuando algunos se alarmaron pensando que la amistad pudiera reemplazar al amor. Y es en Francia donde la oposición al concepto y a la palabra “gender” que vino de los Estados Unidos es más fuerte, ya desde los años del papa Benedicto XVI.

Los que se oponen al matrimonio homosexual han elegido los estudios de género como blanco de sus ataques.

matrimoniogay1Son campañas mendaces porque los estudios de género no niegan la diferencia entre los sexos, no niegan el sexo biológico. “No se trata de negar una diferencia (de negar el sexo biológico, como dan a entender los detractores), sino de comprender cómo esta diferencia – solo una entre todas las que hacen de la persona un ser único – ha llegado a estar social y culturalmente sobredeterminada” (¿Qué es el género? L. Laufer y F. Rochefort (dirs.) Barcelona, 2016, p. 10).

Estos estudios simplemente muestran cómo muchas desigualdades y discriminaciones entre los sexos tienen una explicación histórica y cultural. El Génesis habla de que Dios los creó varón y mujer. Así lo veía el autor del relato. Eso vemos y creemos hoy también, que hay hombres y mujeres. Pero sabemos que no todos aman de la misma manera. Y vemos también a otras personas, seres humanos bien reales.

Pues también creó Dios a los transexuales y a los hermafroditas, a toda persona transgénero, a la rica variedad de seres humanos cualquiera que sea su determinación sexual y de género, aunque no vengan nombrados expresamente en el Génesis, que no es un libro científico, de biología o de antropología. Y Dios creó a los eunucos, que sí aparecen en la Biblia (cf. Is 56, 3-7; Hch 8, 26-40), aunque no son exactamente como Adán (cf. Gn 1, 28). El hombre ha evolucionado en colores, no en blanco y negro. ¿Tan difícil es aceptar la riqueza de la creación de Dios? ¿Tan difícil es comprender que la creación se realiza, desde el punto de vista de la ciencia, como evolución?

Hay personas que confunden la Biblia con una Enciclopedia del saber o con un libro sagrado escrito por el Padre eterno en sus moradas celestiales. Así creen que Satanás es una persona y el infierno un lugar de condena eterna lleno de fuego porque así han entendido el Nuevo Testamento, o porque lo repite el papa, como si Jesús pudiera haber sido hombre verdadero sin nacer dentro de un pueblo y de una cultura, y como si los libros de la Biblia hubieran sido escritos fuera de una época histórica concreta que tenía su propia visión del hombre y del mundo. Por eso son tan importantes los estudios bíblicos, para entender aquellas culturas, aquellos pueblos que se dieron cuenta de que Dios les hablaba e intervenía en su historia con una promesa y una elección, aunque elegidos pueden sentirse todos los pueblos. Y así hasta llegar a la palabra y la vida de Jesús de Nazaret y su vida, en el que los que creemos en el Evangelio hemos visto que culminaba esa historia de la salvación.

La fe que no es razonable sirve de poco. Lo razonable es investigar, dialogar, debatir, juzgar por nosotros mismos, algo muy razonable y que también recomienda el Nuevo testamento (Lc 12, 56-57), y no creer simplemente lo que nos enseñan los demás. Algunos cristianos han entendido literalmente eso de ser ovejas de un rebaño. Pero ya sabemos en qué totalitarismos políticos o religiosos se ven abocadas las masas con apetito de organización y devoción a un líder. Lo explicó bien Hannah Arendt. Los líderes religiosos y las iglesias tienen sus propios intereses, que a menudo no coinciden con la búsqueda de la verdad y el bien común de la humanidad.

22576426684El Génesis tampoco dice que la condición de la mujer esté marcada por las famosas tres palabras que en alemán empiezan por K: Küche, Kinder, Kirche (cocina, niños, iglesia) y que sus actividades deban limitarse a eso ámbitos, o que por el mismo trabajo debe haber una diferencia salarial entre el hombre y la mujer. Eso son condicionamientos culturales, políticos y económicos. Lo ha explicado bien Bernardo Pérez Andreo en su artículo en RD, El sexo débil. El machismo como verdadera ideología de género, publicado el 24 de mayo de 2019.

Resulta evidente que en los ataques político-religiosos a estos estudios de género hay poca serenidad e imparcialidad. Muestran, eso sí, tintes inquietantes de “antiintelectualismo, antifeminismo y homofobia”. Inquietante es también, por ejemplo, que, unidos por la homofobia y el antisemitismo, la extrema derecha francesa y el radicalismo islámico hagan, a veces, causa común.

¿Qué hacer desde la comunidad cristiana? Se impone un diálogo social para evitar la injusticia que sufren estas personas. Todos los ciudadanos, cualquiera que sea su sexo o condición sexual, han de disfrutar de los mismos derechos. Resulta escandaloso que seamos nosotros los cristianos, los que, arrojando con nuestras doctrinas oficiales una sombra de “desorden” y de “falta de moralidad” sobre la conducta sexual y afectiva de estas personas, colaboremos directa o indirectamente a su marginación y exclusión social.

Una Iglesia que contribuye con su doctrina sobre la homosexualidad a la exclusión social de muchos hombres y de muchas mujeres se ha alejado del Evangelio. ¿Es esa doctrina la llave con la que se quiere tener protegido y bien cerrado el propio “armario”? ¿Sucede así por haber politizado lo religioso, por mezclar, una vez, la causa del Evangelio que es la causa del hombre necesitado, con la causa del poder, de los intereses políticos? ¿No le basta a la Iglesia con anunciar y testimoniar el Evangelio y cae en la tentación de disputar espacios de poder en la sociedad a través de la escuela?

No es de extrañar que muchos homosexuales cristianos opten por trabajar por el reino de Dios, por una sociedad más justa, fuera de las estructuras visibles de la Iglesia cuando esta no acaba de reconocer la bondad intrínseca de la condición afectiva y sexual con la que nacieron, y que “todos son hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús”, de tal manera que “ya no hay judío ni griego… ni hombre ni mujer, pues todos vosotros sois uno en Cristo Jesús” (Ga 3, 26-28). ¿No dijo Jesús que hay eunucos que salieron así del vientre de su madre? (cf. Mt 19, 12) Lo mismo podemos decir de las personas que no encajan en el modelo patriarcal heterosexual. No deberían sufrir rechazo ni discriminación por su condición sexual.

Sin embargo, la realidad es muy distinta. Sigue siendo verdad que el negativismo sexual, el puritanismo, es intrínseco a las formas organizativas de las distintas religiones. Sus líderes lo han usado para ejercer el control de las conciencias de los fieles y dirigirlos hacia ese tipo de religiosidad, enemiga del sexo, que ellos controlan. Pocas cosas son más urgentes. Hay que rechazar esta visión negativa de la sexualidad y las formas de vida que ha inspirado, a veces tan llenas de ocultamientos y contradicciones. Después de la publicación del libro Sodoma. Poder y escándalo en el Vaticano (2019), del periodista Frédéric Martel, ese rechazo debería llegar más tarde o más temprano.

Los creyentes no pueden seguir ignorando la realidad de lo que sucede. Tendrán que cambiar su forma de entender la religión, y valorar, si es su gusto, los tapices de flores del Corpus Christi, pero mucho más, al paso de Jesús, el tapiz de amor al prójimo, “un tapis triomphal avec ta charité”, como dice el poema Le rebelle de Baudelaire, que a más de un lector le ha hecho entender mejor el cristianismo. Pero nos es más cómodo entretenernos con filigranas florales que ocuparnos del pobre, del deforme, del marginado y del excluido de los bienes materiales y espirituales.

Es la atención a las injusticias de nuestro mundo, el mensaje de amor, de esperanza y de salvación del Evangelio, lo que debe preocuparnos en la Iglesia. Ha llegado el momento de dejar de dar pautas de conducta sexual, de dejar de estigmatizar las distintas formas que tenemos los humanos de relacionarnos sexual y afectivamente. No se predica el amor fomentando la homofobia, el odio al diferente. Es hora de abrir armarios, arcones, puertas y ventanas, porque el aire de la Iglesia se ha hecho irrespirable.

La doctrina sexual de la Iglesia y su política de ocultamiento y encubrimiento han tenido ya demasiadas víctimas. No se puede seguir desorientando y mintiendo a la gente como se ha hecho hasta ahora. La Iglesia no puede arrogarse esa autoridad en estas materias. Durante muchos años los mismos científicos y profesionales, médicos y psicólogos, se han limitado a legitimar lo que decían las iglesias. Tal era el poder de las mismas sobre sus conciencias. Si la orientación del deseo homosexual no era aceptable en una confesión religiosa siempre había psicólogos o médicos próximos a la misma dispuestos a afirmar que se trataba de una desviación o perversión. A través de grupos de cristianos de mentalidad muy conservadora esa situación se da todavía hoy.

Necesitamos recuperar el espíritu del Evangelio. Y ya sabemos que Jesús puso la solidaridad con el hombre necesitado, con el que él se identifica, como principio rector de nuestra vida. Tenemos que volver al mensaje evangélico y recordar sus palabras y sus gestos si queremos emprender con decisión el camino de renovación de la Iglesia.

juan_jesus¿Por qué una actitud como la que refleja el texto del evangelio de Juan 13, 21-30 antes comentado resulta tan comprometedora para algunos? ¿Por qué hay traducciones que han evitado explicitar la postura del discípulo sobre el cuerpo de Jesús tal como indica el versículo 13, 23? “Uno de los discípulos, el que Jesús amaba, estaba a la mesa al lado de Jesús”, traduce alguna edición de la Biblia de Jerusalén. Pero si el griego dice anakeimenos en tō kolpō Iēsou, debería traducirse “estaba recostado sobre el pecho de Jesús”, como señala Hugo Cáceres Guinet (cf. Jesús el varón, Verbo Divino, 2011). Y sigue luego el v. 25 diciendo: “Entonces, apoyándose sobre el pecho de Jesús, le dijo: “Señor ¿quién es?”

Cáceres Guinet afirma que “hay una tendencia a privar de sensualidad este momento a fin de guardar la compostura socialmente aceptable para el lector contemporáneo, privando al texto del aspecto afectivo que el autor ha querido dar a la escena”. Quizá por guardar esa “compostura socialmente aceptable” algunos autores no hablan apenas del discípulo amado.

Ciertamente los textos canónicos no nos dicen mucho sobre la sexualidad de Jesús. Y no sería poco que sacáramos todas las consecuencias del dogma de fe que nos dice que era hombre verdadero. Pero este gesto que implica la aceptación del afecto mutuo entre Jesús y su discípulo que nos presenta el evangelio de Juan debería bastar para eliminar del catecismo de la Iglesia el a. 2357, que además de ir en contra de las ciencias antropológicas y de una ética sexual que no haga de la Biblia lecturas fundamentalistas va en contra del espíritu misericordioso de Jesús y está causando estragos.

Fuente Religión Digital

Biblia, Espiritualidad, Iglesia Católica , , ,

Esta es la primera pareja gay infantil de Disney

Martes, 20 de agosto de 2019

Jyrus_310Ser un niño o adolescente gay y ver con mucha normalidad como uno de los personajes de las series infantiles más vistas asume su homosexualidad con sus amigos y familiares y se enamora de un chico, y vive ese romance como sus amigos viven sus romances heterosexuales eslo que los que tenemos una cierta edad hubiéramos deseado…. Pero entonces las películas y series que producía Disney eran demasiado heteropatriarcales, eso cuando no destrozaba los cuentos infantiles…

De esta serie ya hemos hablado otras veces, se llama Andi Mack y triunfa entre el público preadolescente. Andi es la protagonista y Cyrus (Joshua Rush) uno de sus mejores amigos. Cryus ha ido descubriendo su homosexualidad y empodérandose. Se enamora de otro chico, TJ Kippen (Luke Mullen). Y es realmente tierno el momento en que se confiesa con TJ y le cuenta que es gay. A lo que su enamorado responde: «ok, genial».

La tercera temporada acaba cuando Cryus se declara a TJ, y ambos se toman la mano, mostrando así el inicio de una preciosa relación.

“Honrado de ser parte de un show tan innovador. Espero que mi personaje pueda inspirar a las personas a sentirse orgullosas de quienes son y a amar a quienes aman”, señaló al respecto el actor Luke Mullen en sus redes sociales.

Fuente Oveja Rosa

Cine/TV/Videos, General, Historia LGTB , , , ,

El vocalista de The 1975 Matty Healy, besó a un hombre durante un concierto en Dubai donde la homosexualidad es delito

Martes, 20 de agosto de 2019

Matty-Healy-The-1975-400x360No son buenos tiempos para el colectivo LGTB en algunos países. El grupo Mashrou’Leila ya lo vivió en sus propias carnes cuando tuvieron que cancelar su concierto en el Líbano por amenazas de grupos radicales; Rammstein también protestó en Rusia contra las leyes actuales sobre homosexualidad. Ahora, ha sido el turno de Matt Healy, vocalista del grupo británico The 1975, que besó a un fan en pleno concierto en señal de protesta.

Durante la actuación el pasado miércoles, que tuvo lugar en la ciudad de Dubai, uno de los miembros de la audiencia gritó a Healy que le besara en los labios. La banda británica de pop rock estaba tocando su canción “Loving Someone” cuando Healy saltó del escenario para besar a un hombre de la multitud que le había pedido al cantante que se casara con él. El vocalista aprovechó la ocasión para protestar contra las duras leyes del país. Para cuando retornó al escenario, se dirigió en voz alta al hombre: «Te quiero, colega. Al fin y al cabo, somos todos humanos, ¿no?».

A veces trato de ayudar más de lo que puedo y hay ocasiones en que se vuelve bastante problemático. Estoy asustado de estar aquí ahora, no quiero decir algo equivocado. Sólo quiero que nos identifiquemos como humanos y no como grupos de individuos distintos”, pronunció Healy, de 30 años, durante el recital. Y continuó: “Hago esto todas las noches y es lo mismo, veo tanta pasión y dolor, sé por lo que están pasando y sé que no se sienten representados por su gobierno. No puedo hacer esto sin decir nada. Si quieren arrestarme...”

 

Las y los presentes celebraron el momento, aunque más tarde se generó polémica por la posibilidad de que el muchacho, que reside en ese país, reciba algún tipo de pena por esta demostración de afecto.

Healy publicó en sus redes sociales una reacción posterior al concierto, en la que dudaba sobre si los Emiratos Árabes le volverían a dejar actuar en el país, aunque por parte de su gobierno no ha habido ninguna respuesta. “Gracias Dubai, estuviste increíble. No creo que se nos permita volver debido a mi  “comportamiento”, pero quiero que sepas que te quiero y que no habría hecho nada diferente si hubiera tenido la oportunidad de hacerlo de nuevo”.

Afortunadamente, las sensaciones positivas son las que primaron y una de las publicaciones más difundidas sobre el concierto fue un video cuyo texto adjuntado decía: “Matty me inspiró para salir del closet hoy y contarle a mi mamá”.

Healy y la banda han sido muy claros sobre su apoyo a la comunidad LGBTQ+ y ayudaron a recaudar fondos para establecer el primer Centro Comunitario LGBTQ+ de Londres el año pasado. En ese momento, Healy dijo que era “cauteloso de hablar de ello porque no quiero parecer una señal de virtud, pero yo y los demás miembros de la banda sentimos que era obviamente algo bueno para poner nuestro dinero en ello“. Ahora ha puesto su boca donde está su dinero, por así decirlo.

Actualmente, en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, se prohíben las relaciones homosexuales, castigadas con duras penas si estas se muestran en público . La sodomía está castigada con hasta 10 años de cárcel y hasta sentencias de muerte y se considera ilegal tener alcohol en sangre aunque se consuma en un local con licencia. En los Emiratos Árabes Unidos, los actos sexuales fuera del matrimonio heterosexual están prohibidos.

Algunos de los fans de la banda han advertido a otros de que no compartan el video en línea, ya que el hombre al que besó Healy podría ser encontrado y arrestado, alegando que la policía está “actualmente buscándolo”.

Fuente Agencias

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

“Nuestros hermanos gais y lesbianas son humillados y ofendidos públicamente desde el púlpito, en nombre de Dios””

Lunes, 12 de agosto de 2019

soy-homosexual-tengo-hijos-soy-catolico1Carta de petición abierta al Papa Francisco

Me atrevo a sugerir al Santo Padre que piense en la posibilidad de reformar los numerales: 2357, 2358 y 2359 del Catecismo de la Iglesia Católica (CIC) que trata los actos homosexuales como algo “intrínsecamente desordenados…contrarios a la ley natural”

La Iglesia, al margen de lo que dice la ciencia, no debe seguir tratando a las personas LGBTI como a enfermos y perversos que están obligados a observar “la castidad” para así llegar a la “perfección cristiana”

Querido papa Francisco: Es muy probable que esta carta no llegue hasta su escritorio. De todas formas deseo escribirle y expresarle mi admiración y adhesión a su magisterio.

Soy un joven presbítero, hijo de san Ignacio de Loyola, como usted,  que animado por el evangelio y la experiencia de los Ejercicios Espirituales busca la clave para en todo amar y servir a la mayor gloria de Dios y al bien de nuestros semejantes.

Le cuento, Santo Padre, que en algunos círculos se refieren a usted como al “Papa de las sorpresas” por todas las medidas que ha ido tomando en el trayecto de su pontificado. No deja de sorprender su postura abierta y cercana, acogedora y fraterna para con todos: ateos, agnósticos, cristianos, judíos, musulmanes, hombres y mujeres de todas las latitudes, diversos en sus modos y formas.

Su deseo de integrar a la mujer a los estamentos de poder del Vaticano, su radicalidad en contra de los abusos a menores cometidos por obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas de nuestra Santa Madre Iglesia

Aplaudimos su postura abierta y sin juicios condenatorios ante las personas gais y lesbianas que buscan en la iglesia “un recinto de verdad y de amor, de libertad de justicia y de paz” para que todos encontremos en ella un motivo para seguir esperando.

Aplaudimos también la eliminación de la pena de muerte del Catecismo de la Iglesia Católica con la reforma del numeral 2267 “porque atenta contra la inviolabilidad y la dignidad de la persona”.

Es en esta misma línea en la que me atrevo a sugerir al Santo Padre que piense en la posibilidad de reformar los numerales: 2357, 2358 y 2359 del Catecismo de la Iglesia Católica (CIC) que trata los actos homosexuales como algo “intrínsecamente desordenados…contrarios a la ley natural”.  Para hacer esta aseveración el Magisterio se basa no en estudios científicos, sino en la Sagrada Escritura y en la Tradición.

No obstante a esos textos de la Biblia a los que alude el Magisterio para condenar la homosexualidad, muchos teólogos, exegetas, historiadores y biblistas católicos (ayudados por las herramientas científicas, como lo pide la Dei Verbum en el numeral 12), han explicado el verdadero significado de estos textos. Y como bien dice la Iglesia, nuestra religión no es una religión del Libro, sino de la palabra de Dios manifiesta en Jesucristo, el verbo encarnado.

Ya hacen tres décadas que la Organización Mundial de la Salud (OMS) eliminó la homosexualidad de la lista de “enfermedades mentales”. La Iglesia, al margen de lo que dice la ciencia, no debe seguir tratando a las personas LGBTI como a enfermos y perversos que están obligados a observar “la castidad” para así llegar a la “perfección cristiana”. La perfección cristiana no se encuentra en la castidad ni en el celibato sino en el amor y el respeto a nuestros semejantes.

respeto-ya-para-los-catolicos-gays

Homofobia en la Iglesia y en la sociedad

Santo Padre, muchas personas LGBTI son violentadas a diario en su dignidad e incluso asesinadas sólo por su orientación sexual.  La pena de muerte por actos sexuales consentidos entre adultos del mismo sexo se impone en seis países miembros de la ONU, según el informe de Homofobia de Estado 2019.

También en muchas de nuestras parroquias, a pesar que en los documentos oficiales de la Iglesia se nos invite a acoger con respeto, compasión y delicadeza y a evitar todo signo de discriminación injusta, respecto a las personas homosexuales, (CIC 2358), nuestros hermanos gais y lesbianas son humillados y ofendidos públicamente desde el púlpito  por sacerdotes, obispos y laicos que se cierran al respeto, la compasión y la delicadeza. Y todo esto lo hacen en nombre de Dios y en nombre de la Sagrada Escritura

Ante tantas injusticias debemos ser contundentes. No admitir la posibilidad de que se malinterprete la doctrina de la Iglesia y se preste a incitar al odio y al desprecio. Por eso urge como un grito la reforma del CIC ante muchos temas actuales, pero este en especial porque también “ atenta contra la inviolabilidad y la dignidad de la persona”

Fuente Religión Digital

Espiritualidad, General, Iglesia Católica , , , , , ,

¿Cómo es ser LGBT+ y tener una discapacidad?

Viernes, 2 de agosto de 2019

LGBT-con-discapacidad-696x464Homosensual estuvo presente en el Lunes de Colmena 41. Ahí se habló de la comunidad LGBT+ y las personas con una discapacidad.

La diversidad engloba a muchas poblaciones de diversos estratos. Ayer se realizó la tercera edición del Lunes de Colmena 41 en La Teatrería. En este panel se abordó el tema de la comunidad LGBT+ y las discapacidades. Homosensual estuvo presente en dicho evento y habló en exclusiva con los expositores.

En este foro participaron Geraldina González de la Vega, la presidenta del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de Ciudad de México (Copred); Askur Medina, colaborador de Unilever y psicólogo sordo de nacimiento; y Gustavo Guevara, activista y mercadólogo, quien tiene osteogenia imperfecta, también conocida como la ‘enfermedad de los huesos de cristal’. Estos tres panelistas abordaron los problemas que enfrentan las personas LGBT+ con discapacidad.

Homosensual pudo hablar con los ponentes del evento para ahondar en la situación que viven las personas con discapacidad y que pertenecen a la comunidad LGBT+. La primera cuestión que se dejó clara es que las discapacidades pertenecen a la diversidad.

Las diferencias de la discapacidad ayudan a ser diverso

Gustavo Guevara comentó que las personas deben identificar su discapacidad. Hacer esto ayuda a entenderse como parte de la diversidad. De esta forma se logra comprender que muchas personas pueden englobar el mundo. Y que el significado de ‘diverso’ no solo se refiere a ciertos grupo de persona.

Por su parte, Askur Medina dijo que no se debe tener miedo de la discapacidad. Las personas que forman parte de este segmento de la diversidad no deben sentirse como individuos de segunda categoría e incluso recomienda reírse de estas diferencias. Esto ayudará a que la población en general vea a los discapacitados como lo que son: personas.

«Antes de la discapacidad está la persona».

Geraldina González de la Vega señaló que lo que se debe brindar a las personas con discapacidad es autonomía. De acuerdo a cifras del Copred, solo el 46% de las personas con discapacidad asiste a la escuela. Según la presidenta de este organismo, es esencial que a este sector de la población no se le limite.

Ser LGBT+ y tener una discapacidad

Vivir con alguna discapacidad y pertenecer a esta población es una cuestión compleja. Gustavo Guevara comentó en entrevista exclusiva con Homosensual que sí se sufre una doble discriminación siendo LGBT+ y discapacitado. Esta situación es derivada de un estereotipo estético que se tiene en la comunidad.

«Si eres una persona con discapacidad hay un rechazo casi inmediato (aunque no generalizado) para la formación de lazos afectivos».

Askur Medina comentó que se necesita más información y apertura para comprender que las personas discapacitadas pueden ser LGBT+. Él comenta que existe miedo, puesto que la sociedad impone etiquetas y al formar parte de la comunidad y ser discapacitado se cargan con dos estigmas.

«Hace falta más información y apertura para comprender que sí puede existir una combinación de sexualidad y discapacidad».

Por su parte, Gerladina González mencionó a Homosensual el concepto de interseccionalidad. Esto se refiere a que todos son seres unidimensionales, y que los individuos son una suma de características que hacen a las personas ser quienes son. Asimismo, al entender este concepto, la población podrá comprender que la discriminación puede venir de diferentes frentes.

«Los rasgos de opresión y las brechas de desigualdad se abren cuando se suman estas etiquetas».

¿Cómo se puede concientizar a la población?

Geraldina González de la Vega comentó que se necesita visibilizar de forma masiva a este sector de la población. Aparte de generar sensibilización, la presidenta del Copred dijo a Homosensual que esto crea modelos para todas las personas. En consecuencia, esto provocará que una persona LGBT+ y con discapacidad se sienta motivada y tenga una inspiración para lograr sus metas.

«Tener esos modelos a donde apuntar nos habla de una sociedad incluyente […] La visibilización genera inclusión».

La creación de espacios es fundamental para que haya empatía, y esto es necesario para ser incluyentes, señaló Gustavo Guevara. Hablar con personas que viven diferentes realidades hará que se encuentren puntos de inflexión donde hay similitudes. Con esta perspectiva, la población entenderá que son más cosas las que nos unen que las que nos hacen diferentes. Y que en las diferencias se puede convivir de manera armónica.

«Hay que generar espacios para que se fomente la empatía […] Las personas tenemos que decir ‘aquí estoy’».

Askur Medina agregó que las personas con discapacidad también tienen la responsabilidad de educar a la población. Al hacer esto, se rompen barreras y no solo eso: se crean nuevos aliados. Y esto provoca que los individuos vean a la población discapacitada como partícipe de la sociedad.

«La sensibilización es clave para crear conciencia en la personas».

Finalmente, Geraldina González de la Vega concluyó la entrevista con Homosensual diciendo que no basta con tener políticas de inclusión. La titular del Copred dijo que también se debe capacitar a toda la población para que se cree una sociedad incluyente.

«La diversidad suma».

La diversidad es un mundo enorme y hay que respetar e incluir a cada uno de sus integrantes.

Agradecemos a los entrevistados por su valiosa aportación, así como a Enrique Torre Molina, por todas sus atenciones. Si aún no sabes qué es Colmena 41 y cómo beneficia a los LGBT+, aquí te lo explicamos.

Fuente SoyHomosensual

General , , , , , , , , , , , ,

Este beso gay, entre dos futbolistas de primera división, revoluciona el mundo del fútbol

Lunes, 29 de julio de 2019

footballfrance-om-dimitri-payet-bouna-sarrDos jugadores del Olimpique de Marsella que se preparan para salir al campo.

Dimitri Payet, ni corto ni perezoso, celebra el momento y carga pilas plantándole un beso al sorprendido Bouna Sarr, que se percata de la cámara y mira a su compañero con cara de susto.

Este momento tan legendario dice mucho con muy poco. Es un gesto cariñoso, un gesto divertido, que de repente en la cara de Bouna se torna en un susto legendario porque está siendo grabado para la posteridad, y quién sabe para qué red social.

Por qué un momento tan tierno y tan tonto se ha hecho tan viral. Pues bien sabemos por qué.

dimitri-payet--dando-un-beso-en-la-boca-a-bouna-sarr-antes-del-saint-etienne-olympique-de-marsella-de-pretemporada-2019--om

Porque en el mundo del fútbol toda homosexualidad masculina es tabú. Aunque sea en tono de gesto cariñoso -aunque verdaderamente no sabemos si estas dos personas tienen algo más intimo, para qué negarlo-.

Es por eso que se ha convertido en todo un ejemplo de visibilidad. Porque contamos con los dedos de una oreja las escenas de visibilidad gay en el fútbol y tenemos que exprimirlos, propagarlos y celeblarlos.

Hace poco asistimos a una portada legendaria, realizada por el waterpolista español estrella Víctor Gutierrez, abiertamente gay, y Carlos Peralta, ambos jugadores profesionales. Ambos se daban un beso en la portada del suplemento semanal de El mundo, en plena semana del Orgullo LGBT. Un ejercicio de visibilidad que por insignificante que parezca está cambiando el mundo del deporte de élite.

Fuente Oveja Rosa

General , , , , ,

Las abogadas que lucharon para despenalizar la homosexualidad en la India confirman que son pareja

Miércoles, 24 de julio de 2019

india-abogadas-parejaMenaka Guruswamy y Arundhati Katju, las dos abogadas que lucharon contra la Sección 377 del Código Penal de la India en la Corte Suprema y cuyo trabajo condujo a la histórica sentencia del 6 de septiembre de 2018, en la que los jueces de la Corte Suprema votaron a favor de desechar la ley, acaban de declarar en una entrevista reciente que el hito no era solo una victoria profesional sino también personal: Las dos mujeres son, de hecho, pareja.

En la entrevista recordaron sus pensamientos sobre el largo camino que llevó a la despenalización de la actividad sexual entre personas del mismo sexo.

La pareja también había argumentado el caso en 2013. Pero en aquel momento la Corte Suprema confirmó la Sección 377 después de que fuese despenalizada en 2009 por el Tribunal Superior de Delhi.

«La pérdida en 2013 fue una pérdida como abogadas, una pérdida como ciudadanos, fue una pérdida personal. No es bueno ser un criminal que tiene que volver a la corte como abogado para discutir otros casos», dijo Guruswamy a CNN.

«Fue muy difícil», Katju se hizo eco de los sentimientos de su compañera. «Las dos éramos abogadas en el Tribunal Supremo y este tribunal acababa de decir que los homosexuales eran ciudadanos de segunda clase«.

Cuando se les preguntó cómo celebraron la anulación de la ley, Katju compartió un dulce recuerdo con su pareja.

«Una de las cosas que más me importaron fue que mis padres fueron a la corte», dijo Katju. “Mi madre había querido venir a vernos en acción durante mucho tiempo. Realmente significó mucho‘”.

Katju luego explicó que el juez, al pronunciar el veredicto, dijo que “la historia debe una disculpa a las personas LGTBI y sus familias“.

«Creo que para todas las personas queer en todos los países poscoloniales, nuestros gobiernos deben tener la sensación de que estas no son nuestras leyes», dijo Guruswamy. «Estas nunca fueron nuestras culturas. ¿Y por qué no hemos sido más proactivos en la expansión de la libertad? Sin duda, la independencia y la descolonización deben significar eso».

Katju también explicó que esperan que el veredicto pueda ser una inspiración para otros países poscoloniales: «Los malayos y los srilanqueses ahora están viendo cómo pueden usar este juicio para anular las leyes contra los homosexuales en sus países», dijo la abogada.

Fuente Oveja rosa

General, Historia LGTB , , ,

Neftalí W. Eugenia Castillo sj: “Para Dios sólo existe el género humano”

Jueves, 18 de julio de 2019

jesusNo veamos sólo siglas LGBTI, veamos seres humanos, no raros y pecadores, personas” 

El amor no excluye a nadie ni por su preferencia sexual ni por sus creencias”

“Todo lo que se oponga al respeto y a la libertad de cada individuo se opone al amor y en consecuencia es producto del odio”

“Si las iglesias exigen respeto deben empezar respetando al prójimo, sea del colectivo LGBTI, agnóstico o ateo. Y respetar significa, como poco, reconocer que el otro existe y tiene derecho a ser reconocido y a ser diferente”

En el numeral 107 de los Ejercicios Espirituales de san Ignacio de Loyola (1491-1556) aparece la contemplación del misterio de la Encarnación. Esta consiste en hacer una composición de lugar viendo la redondez del mundo “en la que están tantas y tan diversas gentes…diversidad, así en trajes como en gestos, unos blancos y otros negros, unos en paz y otros en guerra, unos llorando y otros riendo, unos sanos y otros enfermos, unos naciendo y otros muriendo”. En ese escenario tan variopinto las tres divinas personas conversan y toman la decisión de redimir al género humano. Entonces es cuando Dios se hace hombre en Jesucristo para habitar entre nosotros y enseñarnos a convivir.

En República Dominicana se está hablando sobre la política de género que se quiere implementar en el sistema educativo. Las iglesias, tanto católica como evangélica, han pegado el grito al cielo y dicen que la política de género es una ofensa a la familia tradicional, a la religión, a las buenas costumbres y que sólo busca promover la homosexualidad. (Nada más lejos de la resolución, al parecer no la han leído). Tanto los enfurece la política de género, que el presidente de la Conferencia del Episcopado Dominicano y obispo de Mao-Montecriste, Diómedes Espinal, lanzó duras críticas el pasado Jueves Corpus contra el ministro de educación por el tema de género y por oponerse a la lectura obligatoria de la Biblia en las escuelas.

Los líderes religiosos, obispos, sacerdotes, pastores evangélicos, etc., han animado a sus feligreses a copiar la pobre campaña que nació en Perú en 2016, con mis hijos no te metas”, para oponerse a la política de género que pretende educar para el respeto y la convivencia humana en un país tan machista y mal educado como el nuestro.
Yo me atrevería a sugerir a quienes se oponen a la política de género y a la libertad religiosa, que si realmente se consideran cristianos deberían saber que para Dios sólo existe el género humano y que todo lo que se oponga al respeto y a la libertad de cada individuo se opone al amor y en consecuencia es producto del odio. Si las iglesias exigen respeto deben empezar respetando al prójimo, sea del colectivo LGBTI, agnóstico o ateo. Y respetar significa, como poco, reconocer que el otro existe y tiene derecho a ser reconocido y a ser diferente.

Por supuesto, con esto no quiero decir que la homosexualidad sea pecado.

La única definición que existe de Dios en el Nuevo Testamento es que es amor (1 Juan 4,8) y el amor no excluye a nadie ni por su preferencia sexual ni por sus creencias. Un amor que hace redención del género humano en toda su diversidad. Todos y todas entramos en este género y necesitamos ser redimidos.

Las personas son más que sexo, no veamos sólo siglas LGBTI, veamos seres humanos, no raros y pecadores, personas. Si te acercas y lo ves a los ojos verás que es un ser humano a imagen y semejanza de Dios. Y no olvidemos que Jesús sólo fue duro con los fariseos que se consideran perfectos, pero por dentro están llenos de inmundicia.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , ,

Los incas y su apertura a la homosexualidad

Miércoles, 17 de julio de 2019

Incas-homosexualidad-696x392Por Luis García

A lo largo de la historia, el contexto para los LGBT+ ha cambiado para bien y para mal. En algunas culturas, ser gay o lesbiana era algo aceptado socialmente. Tal es el caso de la cultura inca en Sudamérica, donde en algunas regiones, las relaciones entre personas del mismo sexo tenían una connotación religiosa.

Los usos y costumbres de la América precolombina eran totalmente distintos a los que se vivían en Europa. Mientras que en el viejo continente se veía a los LGBT+ de manera reprobable, del otro lado del charco la historia era completamente diferente.

Los incas tenían una cosmovisión peculiar en cuanto a la homosexualidad. Ellos veían estas uniones desde un punto de vista diferente. Incluso entre los restos que aún se conservan de esta cultura hay registros de que las relaciones entre personas del mismo sexo eran socialmente aceptadas.

Incas-homosexualidad

El Imperio inca abarcó gran parte de América del Sur. / Foto: Historia Peruana

La homosexualidad y su conexión religiosa

El Imperio inca o incaico se extendía por toda la costa occidental de América del Sur, desde el norte de Chile hasta el sur de Colombia. En la región andina no existía una aceptación total hacía los homosexuales. Sin embargo, en la parte de la costa central y norte había mucho más apertura.

De acuerdo a los registros históricos, en la parte que actualmente es el territorio de Ecuador, los habitantes creían que para que un hombre fuera chamán tenía que ser homosexual. La explicación a esto es que se creía que un hombre gay —a quien llamaban hualmishcu— tenía una conexión divina con la sabiduría.

Las relaciones lésbicas también tenían un amplio apoyo. Las mujeres gozaban de diversos privilegios entre los incas. Ellas podían desenvolverse en la sociedad de una manera totalmente libre, incluso se les daban concesiones para ir al campo de batalla a pelear. Uno de los devotos de las mujeres lesbianas —llamadas holjoshta— era el rey Kapak Yupanqui, quien les tenía un gran cariño.

Incas-homosexualidadLas esculturas incas que se conservan dejan ver las relaciones homosexuales que existían. / Foto: Diario Uno

La llegada de los españoles a tierras incas

En los textos que dejaron los cronistas españoles que llegaron al Nuevo Mundo también hay registros de estas historias. Sin embargo, la percepción que tenían los europeos de la homosexualidad chocaba completamente con las ideas de los incas. Uno de los textos más contundentes corresponde a Pedro Cieza de León, quien hace mención al pecado nefando en algunas regiones del imperio.

«Cómo el demonio hacía entender a los nativos de estas partes que era ofrenda grata a sus dioses tener indios que asistiesen en los templos para que los señores tuviesen con ellos conocimiento, cometiendo el gravísimo pecado de la sodomía».

Asimismo, Álvar Nuñez Cabeza de Vaca deja ver en sus crónicas el rechazo de los españoles hacia las relaciones homosexuales. Cabe mencionar que en los relatos de Nuñez hay constancia de los que podrían ser los primeros matrimonios entre personas del mismo sexo en América.

«Entre ellos vi una diablura, y es que vi un hombre casado con otro, y estos son unos hombres amanerados».

Homosexualidad-IncasCon la conquista de América se impusieron nuevas formas de pensar. / Imagen: Nueva York YA

Finalmente, a causa de las reprimendas de los conquistadores, la tolerancia y aceptación a los LGBT+ desapareció de la cultura inca. Sumado a esto, las nuevas leyes impuestas desde España a sus dominios en América castigaban con severidad el «pecado de la sodomía».

Con información de Centro de Estudios Crisolistas, Cascara Amarga y Sin Etiquetas, vía SoyHomosensual

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

Carlos Mendoza: “La homosexualidad es otra condición humana y no una enfermedad”

Lunes, 8 de julio de 2019

carlos_mendoza_alvarez“Los apuntes del Papa emérito sobre los abusos me parecen una visión sesgada, falta de rigor histórico y desafortunada”

“La Iglesia tiene que rehacer su teología y su vivencia de la sexualidad y del cuerpo”

“La esperanza está en los movimientos eclesiales. En la gente que camina con la gente”

“Falta mucha radicalidad profética y evangélica en nuestros pastores”

“Trump quiere construir su muro y lo hará. Y los traficantes de drogas y de personas harán túneles. Es decir, no puede parar la migración masiva”

“Creo que la Iglesia necesita reformarse para volver a sus fuentes evangélicas”

“Habría que pensar en cómo desmantelar estas estructuras que generan abusos y que se sitúan, en el fondo, no solo en lo sexual sino en el poder: el poder clerical”

“Me parece relevante es que el Papa abra un foro en el Vaticano para escuchar a los pueblos amazónicos y ayudarles a que su voz se escuche en el mundo. Porque de eso se trata el Sínodo Panamazónico: no solo es la cuestión religiosa, sino más bien geopolítica y de territorios”

Carlos Mendoza Álvarez OP es teólogo, investigador y miembro del grupo de teólogos y pastoralistas que desde 2017 forman parte del proyecto iberolatinoamericano, para profundizar sobre las líneas básicas de las reformas de Francisco. Hablamos con él en el marco del tercer encuentro iberoamericano de Teología, titulado “La Sinodalidad en la vida de la Iglesia. Aportes para avanzar en la reforma de la Iglesia”. Verbo claro e incisivo, el teólogo diminico apunta a lo esencial y,colocando a las víctimas en el centro de su reflexión teológica, está abriendo una de las vías más novedosas y atractivas de la teología actual.

Dice, por ejemplo que la Iglesia tiene que revisar “su teologías y su vivencia de la sexualidad”; denuncia la “basurización” de las víctimas y apoya los cambios que Francisco está implementando en la Iglesia, para que “vuelva a sus fuentes evangélicas”.

Asegura, asimismo, que la “homosexualidad no es una enfermedad” y que los abusos sexuales del clero se explican en clave de poder. Por eso, los apuntes del Papa emérito sobre el tema le parecen “una visión sesgada, falta de rigor histórico y desafortunada”.

Hablamos también de otros temas que preocupan a la Iglesia que camina con el pueblo como son los migrantes, los muros y la basurización de la vida de las personas provocada por la sociedad extractivista en la que estamos sumergidos.

48118745541_4d35cfdf14_c

 

¿Se consolida el grupo de estos congresos iberolatinoamericanos, tras tres convocatorias?

Parece que es un proceso todavía en ciernes. Hemos avanzado. Primero fue Boston, luego Bogotá y ahora, Puebla. Hay un grupo base, que somos treinta teólogas y teólogos de todo el continente y algunos de la península ibérica. Me parece que en la metodología aún nos falta afinar, para escuchar mejor la diversidad de voces y de tradiciones teológicas y encontrar los puntos de amarre.

Distingo que hay, al menos, tres grupos importantes que conforman este grupo americano, latinoamericano e ibérico. La Teología de la liberación como corriente fundante, de recepción del Vaticano II, en América Latina. La Teología del pueblo, más situada en el Cono Sur, con su metodología propia. Y los teólogos y teólogas latinos de los EE.UU. Tres tradiciones teológicas muy del continente americano, que han tenido buena recepción en España y Portugal.

Para entendernos, tres tradiciones inscritas en el ala “progresista” de la teología católica

Por supuesto. Yo diría que con sus especificidades, pero sí una teología más liberal, en diálogo con el mundo moderno, con las grandes metrópolis latinoamericanas y los cambios sociales, políticos y culturales. Cada una de esas tres ramas hace más énfasis en distintos contextos. En el sociopolítico y económico, la Teología de la liberación. En el cultural y popular, la Teología del pueblo. En la migración y los mestizajes culturales en los EE. UU., la Teología hispana en USA, por decir tres grandes rasgos.

Pero sí, efectivamente hay otras corrientes teológicas latinoamericanas que han sido, más bien, apologéticas. Y están todavía muy activas en algunas en algunas instituciones.

¿Qué consistencia tenéis en cuanto a número e incidencia en la teología global eclesiástica, en estos momentos?

Primero una consistencia en las facultades teológicas desde Buenos Aires hasta Boston College, pasando por diferentes universidades en todo el continente. Algunas, como Comillas, en España. Quiero decir que hay una consistencia académica que creo que le da autoridad científica, por llamarlo así.

También una consistencia pastoral, porque hay vínculos con movimientos eclesiales y con movimientos sociales, como, por ejemplo, las comunidades de base o Amerindia que, en la visión de la Teología de la liberación, están en acompañamiento con el pueblo y, en particular, con el pueblo pobre y marginado.

Está siendo una teología desde las bases. Con una consistencia pastoral en nuevos campos de la misma pastoral, en relación con mujeres, con pueblos originarios, con la comunidad LGTB. Creo que eso nos da cierta consistencia, tanto académica como pastoral.

¿Y en un ámbito más internacional?

En los contextos más internacionales, es decir, fuera del continente americano y la Península ibérica, hay contactos con facultades teológicas europeas, con revistas internacionales como, por ejemplo ‘Concilium’, con la que trabajamos algunos de los que estamos en este grupo. Y con otras publicaciones, digamos más científicas, de diferentes disciplinas.

Es un grupo que, predominantemente, está centrado en un tema que yo calificaría como eclesiológico-pastoral. Están la Teología moral, la Teología dogmática y la Teología fundamental, pero como disciplinas que apoyan esta reflexión de la actualidad en la urgencia de una teología para tiempos de globalización.

Vuestra relación con el papa Francisco es de un “do ut des”: él os anima y os impulsa y vosotros le apoyáis en sus reformas

De eso se trata, según entiendo. En particular el liderazgo del Boston College y, en concreto, los profesores que vienen de allá, como Rafael Luciani, Félix Palazzi y otros. Las autoridades del Boston College han tenido una claridad meridiana en la necesidad de apoyar esta renovación eclesial del papa Francisco, en desarrollar esas intuiciones teológicas fundamentales de su magisterio pontificio y, desde el contexto de la tradición teológica plural Latinoamericana y en los EE.UU., poder aportar un desarrollo de esta teología.

¿La sinodalidad, que fue el tema del Congreso de Puebla, es una asignatura pendiente?

Claro, derivada de la conciliaridad. Es decir, de la gran experiencia de colegialidad del Concilio Vaticano II, su recepción en Medellín y Puebla, hasta llegar a Aparecida. Pero, la sinodalidad la estamos viendo aquí como una contraparte que está por desarrollarse y que es la vida del Pueblo de Dios. Un camino de sínodo, de discipulado, de seguimiento de Cristo y de su diversidad de carismas, de ministerios con sus diferentes instancias, también de gobierno.

Pero hay que reinterpretar esa gobernanza, no solo frente a la crisis social que vivimos. Ayer fue magníficamente expuesto un ángulo de esa crisis por Carlos Schickendantz: el tema de la perderastia y cómo hay una exigencia de la cultura contemporánea a la Iglesia, para que revise a fondo sus estructuras de gobierno que, a veces, favorecen un clima, de homofobia, por ejemplo, o de disfuncionamiento de la homosexualidad. Es un asunto de justicia para con las víctimas -y esto viene de voces externas a la Iglesia- la necesidad de que el cristianismo revise procesos internos: cómo respeta la dignidad humana, cómo promueve prácticas de buen gobierno y los fundamentos teológicos en los que muchas veces este modelo clerical y patriarcal dominó durante siglos a la Iglesia.

¿Estás de acuerdo en que las reformas pueden, y deben, ayudar a la solución del problema de los abusos sexuales en el clero? ¿Crees que si hay reformas de los ministerios, se puede conseguir erradicar esa lacra?

Es un elemento estratégico importante. Para analizarlo, me parece fundamental echar mano de un libro de Christian Duquoc que ya tiene 30 años, “Precariedad institucional y Reino de Dios”. Duquoc hablaba de tres disfuncionamientos de la Iglesia moderna: en su relación al cuerpo y la sexualidad, al trabajo y los bienes, y al poder.

Creo que la Iglesia necesita reformarse para volver a sus fuentes evangélicas. Y tenemos que tratar esos tres ámbitos: Respecto a la sexualidad humana (porque no es solo la sexualidad de los clérigos), preguntarnos cuál es la moralidad oficial de la Iglesia en la vida matrimonial, en la vida de los jóvenes, etc. Cuál es nuestra relación al cuerpo para hacer una reinterpretación de nuestra condición humana sexual. Pero también de nuestros cuerpos vulnerados. Las teólogas feministas han sido las más creativas en ver que los cuerpos son territorios de autonomía pero, también, de compasión y de cuidado.

¿Cómo rehacer una teología del cuerpo?

Eso se está haciendo. Lo hacen las mujeres, en particular. Y la Iglesia tiene que rehacer su teología y su vivencia de esta sexualidad/cuerpo.

Pero también hay que tratar el tema del trabajo y los bienes: la cuestión de la riqueza en la Iglesia, del trabajo, de los derechos de las personas que colaboran en nuestras instituciones. Y la cuestión del poder. Este coloquio, hablando del sínodo de acá, ha centrado sus análisis en la cuestión del poder eclesiástico y clerical que, yo creo, es uno, pero no el único que hay que debatir.

¿Qué te han parecido los apuntes del Papa emérito sobre el tema de los abusos?

Me parece una visión sesgada, falta de rigor histórico y que es desafortunada en el momento presente de la crisis de la Iglesia, porque creo que no abona a una reflexión de las causas de fondo sobre el problema: no es un asunto, simplemente, de un libertinaje sexual respecto de una revolución sexual que se vivió en los años 60 y que, después, una parte de la Iglesia la asumió como bandera. Yo creo que el problema de la pederastia es un problema multifacético, que hay que analizarlo con sus bases psiquiátricas y jurídicas, porque es un delito, pero también hay un problema psiquiátrico. Es un problema que no está vinculado a la homosexualidad, que es otra condición humana y no es una enfermedad.

Leer más…

General, Iglesia Católica , ,

Jesús Vázquez manda un toque de atención a la extrema derecha

Jueves, 4 de julio de 2019

vazquez-minEl 1 de julio, el famoso presentador de televisión, envió un mensaje en su cuenta de Twitter a la extrema derecha por la celebración del Orgullo LGTBI.

Jesús Vázquez lleva casi 14 años casado con Roberto Cortés y acostumbra a mostrar públicamente su amor por él. Con motivo de la celebración del Orgullo, ha mostrado la foto de su marido en Twitter con un mensaje muy claro haciendo mención a la extrema derecha:

“este es mi marido. Se llama Roberto. Nos amamos, somos un matrimonio y formamos una familia. Aunque le pese a la extrema derecha,nuestros derechos,conseguidos tras años de lucha,están reconocidos por el parlamento, las leyes y el Tribunal Constitucional. Feliz Semana del Orgullo”

No es la primera vez que el presentador ha hecho mención a los que atacan continuamente al colectivo LGTBI. Otro mensaje del 28 de junio decía:

“Pero como dijo mi querido Pedro Zerolo, “las libertades se consiguen y luego se luchan” para que prevalezcan ante el ataque de los que odian la libertad, la igualdad y la democracia”.

Fuente Cáscara Amarga

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

El conmovedor beso de la Copa Mundial femenina de futbol

Lunes, 1 de julio de 2019

Beso-lésbico-mundial-femenino-de-futbol--696x418Foto: Nación Deportes

Esta pareja de jugadoras protagonizaron un conmovedor momento con un beso en la Copa Mundial femenina de futbol.

Es el Mes del Orgullo LGBT+ y el amor está en el aire. La Copa Mundial femenina de futbol se está llevando a cabo en Francia. Un par de jugadoras que son rivales en la cancha —pero compañeras en la vida— nos dieron un tierno y conmovedor momento. Al final del partido entre Suecia y Canadá, esta pareja de chicas protagonizaron un beso lésbico que está cautivando a todo el mundo.

Magdalena Eriksson juega en la selección de Suecia y Pernille Harder está en las filas del equipo de Dinamarca. En septiembre de 2018 este par de futbolistas se enfrentó en un duelo para clasificar al Mundial de Francia. No obstante, en esa ocasión Suecia clasificó al torneo y Dinamarca quedó fuera.

Este «enfrentamiento» no impidió que Pernille acudiera a Francia para apoyar a su novia. Luego de que Suecia avanzara a los cuartos de final, dejando a Canadá fuera del torneo, Magdalena recibió a su novia en la cancha con la camiseta sueca puesta. Ahí ambas se dieron un beso que capturó la atención y los suspiros de los presentes.

Las lesbianas están bien representadas en la Copa Mundial femenina de futbol. Esta pareja de jugadoras no es la única que pone en alto el nombre de los LGBT+ en la Copa Mundial femenina de futbol. A este par de chicas se les unen al menos otras seis mujeres que se han declarado parte de la comunidad LGBT+ de forma abierta como lesbianas o bisexuales.

Asimismo, esta muestra de afecto entre Magdalena y Pernille fue aplaudida por varios medios de comunicación, fans del futbol y los propios asistentes del estadio. Qué bonito que aunque ambas se enfrenten en la cancha, eso no les impida demostrar su amor.

Con información de Nación Deportes, BeSoccer y As, vía SoyHomosensual

General, Historia LGTB , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.