Archivo

Entradas Etiquetadas ‘James Martin SJ’

James Martin: “El acercamiento pastoral a los católicos LGTBIQ+ no es moda ni responde a ‘presiones’ de la cultura, sino constitutivo de la Iglesia”

Miércoles, 5 de octubre de 2022

de-financiero-deprimido-a-sacerdote-feliz-la-historia-de-james-martin“El papa Francisco ha dado algunos pequeños pasos, aunque significativos, con respecto a su propio acercamiento a las personas LGTBIQ+ en la Iglesia”

“¿Por qué la iglesia es tan lenta a la hora de intentar ayudar y proteger a un grupo de personas que a menudo corre el riesgo de sufrir acoso, palizas y violencia? ¿Por qué es tan difícil para los católicos ver a las personas LGTBIQ+ como hijas amadas de Dios?”

“La etiqueta de «pecador» es especialmente ofensiva, ya que todos somos, de una manera u otra, pecadores. Ninguno de nosotros es perfecto: todos pecamos y todos necesitamos el perdón y el arrepentimiento. Pero a ningún otro grupo lo tratan con tanto desprecio”

“Llegar a los que están en los márgenes —y en la Iglesia no hay nadie más marginado que las personas LGTBIQ+— no es solo la tarea de la Iglesia, sino el ministerio de Jesús mismo”

* Prólogo del 229 Cuaderno de Cristianisme i Justicia: ‘El reconocimiento de las personas LGTBIQ+ en la Iglesia’

¿Por qué ha sido tan difícil para la iglesia católica acercarse a las personas LGTBIQ+? ¿Por qué su retraso a propiciar este acercamiento y reconocimiento a diferencia de la mayoría de organizaciones seculares, e incluso de otras iglesias? ¿Y por qué la iglesia es tan lenta a la hora de intentar ayudar y proteger a un grupo de personas que a menudo corre el riesgo de sufrir acoso, palizas y violencia? ¿Por qué es tan difícil para los católicos ver a las personas LGTBIQ+ como hijas amadas de Dios?

Es cierto que esto no es extensible a todo el mundo. Algunas diócesis, parroquias y escuelas católicas promueven a las personas LGTBIQ+ para importantes ministerios, donde las hacen sentirse bienvenidas en la que, pese a todo, es también su Iglesia. Y, a medida que más católicos se abren a su orientación sexual y se sienten menos avergonzados por la forma en que Dios los ha creado, más familias se ven implicadas.

Y a medida que más familias se ven implicadas, más parroquias y escuelas también. Todo esto significa que crece el deseo de una mejor acogida. Otra pequeña pero importante influencia se ha producido en las familias de los obispos y sacerdotes, cuyas sobrinas y sobrinos, en comparación con hace unos años, son más propensos a «salir del armario».

Esto les permite a los obispos y sacerdotes (así como a los hermanos y hermanas de las órdenes religiosas) considerar a las personas LGTBIQ+ no simplemente como categorías o estereotipos —o incluso como categorías teológicas que tienen una sexualidad «objetivamente desordenada»—, sino como personas, como individuos, como miembros de una familia. Con estos pequeños pasos hacia una mayor comprensión y amor, la Iglesia avanza.

Además, en los últimos años, el papa Francisco ha dado algunos pequeños pasos, aunque significativos, con respecto a su propio acercamiento a las personas LGTBIQ+ en la Iglesia. En primer lugar, el Santo Padre ha nombrado a muchos cardenales, arzobispos y obispos que son más acogedores para los católicos LGTBIQ+. En segundo lugar, el propio Francisco ha hablado con entusiasmo sobre la necesidad de acoger a las personas LGTBIQ+ en la Iglesia, en varios lugares. (De hecho, es el primer Papa que utiliza la palabra «gay» públicamente). Por último, ha escrito cartas alentadoras a los católicos que atienden a los católicos LGTBIQ+ en todo el mundo (incluyéndome a mí). En conjunto, los esfuerzos del papa Francisco han permitido que las personas LGTBIQ+ sientan que la Iglesia es más un hogar para ellos.

Pero todavía hay lugares en los que las personas LGTBIQ+ son objeto de las más severas críticas por parte de los líderes de la Iglesia (tanto del clero como de los laicos), quienes constantemente los tildan de «pecadores». En algunos lugares se les hace sentir que no son bienvenidos en las parroquias, se les despide de sus puestos en instituciones católicas e incluso se les niegan los sacramentos.

La etiqueta de «pecador» es especialmente ofensiva, ya que todos somos, de una manera u otra, pecadores. Ninguno de nosotros es perfecto: todos pecamos y todos necesitamos el perdón y el arrepentimiento. Pero a ningún otro grupo lo tratan con tanto desprecio, incluso cuando sus vidas no son totalmente conformes con la enseñanza de la Iglesia.

Por ejemplo, muchas parejas casadas utilizan hoy en día métodos anticonceptivos. Sin embargo, cuando imparto charlas a los matrimonios, nadie pregunta: «¿Por qué les habla a los pecadores?». Asimismo, muchos estudiantes de colegios y universidades son sexualmente activos, lo que tampoco está en conformidad con la enseñanza de la Iglesia. Y, sin embargo, de nuevo, cuando ofrezco charlas a estudiantes universitarios, nadie me dice: «¿Por qué hablas con pecadores?».

Solo la persona LGTBIQ+ es etiquetada como tal. Con casi todos los demás grupos, incluso cuando muchas personas del grupo no viven plenamente de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia, la gente las trata con respeto, asume que están siguiendo sus conciencias y las acoge en la Iglesia.

¿Por qué? Principalmente, porque las conocemos. Conocemos a parejas casadas que pueden estar luchando con las enseñanzas sobre el control de la natalidad, pero que, a su vez, están usando sus conciencias lo mejor que pueden para tomar una decisión moral. Asimismo, conocemos a estudiantes universitarios y sabemos que hacen todo lo posible por vivir una vida moral. Conocemos a estas personas, las queremos y, por eso, confiamos en ellas. Los vemos en la complejidad de sus vidas, como nos vemos a nosotros mismos en la complejidad de las nuestras.

No ocurre lo mismo con las personas LGTBIQ+, que a menudo siguen siendo desconocidas, misteriosas y «otras» para muchas personas de la Iglesia, incluidos muchos líderes eclesiásticos. No son individuos con con- 5 ciencia que se esfuerzan por llevar una vida amorosa, sino estereotipos y categorías. Por eso son rechazados, excluidos y condenados.

La clave es la «Cultura del encuentro» que el papa Francisco destaca a menudo: llegar a conocer a las personas como amigos, en sus «alegrías y esperanzas» y «penas y angustias», como señala el Concilio Vaticano II en su hermoso documento Gaudium et Spes. En efecto, los «gozos y esperanzas» y las «tristezas y angustias» de todas las personas —dice la Iglesia en ese documento— son los gozos y las esperanzas y las tristezas y angustias de los «seguidores de Cristo». ¿Por qué? Porque «nada genuinamente humano deja de suscitar un eco en sus corazones». En otras palabras, la Iglesia está cerca de todas las personas.

Sin embargo, está más cerca de algunas personas que de otras. Naturalmente, estamos cerca de los que conocemos. Esta es una de las razones por las que la Iglesia debe acercarse a las personas LGTBIQ+: para que podamos conocerlas, amarlas y acompañarlas.

Esta es la tarea de la Iglesia hoy en día. Porque esta fue, fundamentalmente, la misión de Jesús: llegar a todos los que se sentían abandonados, excluidos o marginados. Jesús lo hizo repetidamente en su ministerio público: acercándose a un centurión romano, a una mujer samaritana, a un recaudador de impuestos llamado Zaqueo. Todas las personas que, por diferentes razones, se encontraban en los márgenes. Ese centurión romano ni siquiera era judío. Esa mujer samaritana ocultaba una extraña historia sexual y fue condenada al ostracismo por su propio pueblo. Y ese recaudador de impuestos en connivencia con el poder ocupante de Roma fue muy probablemente odiado por sus compañeros judíos. Sin embargo, Jesús se acerca a ellos y recuerda a sus discípulos que no se trata de estereotipos o categorías, sino de personas.

Por lo tanto, llegar a los que están en los márgenes —y en la Iglesia no hay nadie más marginado que las personas LGTBIQ+— no es solo la tarea de la Iglesia, sino el ministerio de Jesús mismo. Por lo tanto, el acercamiento pastoral a los católicos LGTBIQ+ no es simplemente una moda, ni una tendencia pasajera, ni siquiera algo que responda a las «presiones» de la cultura, sino una labor constitutiva de la Iglesia y una misión que encuentra sus raíces últimas en los Evangelios.

Fuente Religión Digital

Biblioteca, General, Historia LGTBI, Iglesia Católica, Iglesia Inclusiva , , , ,

Carta abierta desde la Red Global de Católicos Arco Iris (GNRC) al Prepósito General de la Compañía de Jesús.

Viernes, 23 de septiembre de 2022

Nos envían para su difusión desde la IVª Asamblea de la Global Network of Rainbow Catholic – Red Global de Católicos Arco Iris (GNRC), celebrada los pasados días 14 y 15 de septiembre en Ciudad de México,  al Prepósito General de la Compañía de Jesús, por su cercanía y acompañamiento a las personas LGTBIQ+:

893af14f-be28-4154-a65f-6cbaae77c5d2

General, Historia LGTBI, Iglesia Católica , , , , , , ,

Francisco, a James Martin: “La Iglesia no rechaza a los homosexuales, personas de la Iglesia sí”

Martes, 10 de mayo de 2022

EFt0kSKXoAA8lyJ“Una Iglesia ‘selectiva’, una Iglesia de ‘pura sangre’, no es la Santa Madre Iglesia, sino una secta”

“Dios es Padre y no reniega de ninguno de sus hijos. Y ‘el estilo’ de Dios es ‘cercanía, misericordia y ternura’. Por este camino encontrarás a Dios”

“Una Iglesia ‘selectiva’, una Iglesia de ‘pura sangre’, no es la Santa Madre Iglesia, sino una secta”

09.05.2022 | RD/EFE

El Papa Francisco ha escrito otra carta a las personas LGBTQ, diciendo esta vez que Dios “no repudiará a ninguno de sus hijos”. El Papa estaba respondiendo a tres preguntas que le hizo el P. James Martin, SJ, según el National Catholic Reporter.

La Iglesia no rechaza a los homosexuales, sino que lo hacen “personas de la Iglesia“, dice el papa Francisco en respuesta a una carta enviada por el sacerdote jesuita estadounidense James Martin sobre las preguntas más comunes que le hacen los católicos LGTBQ y sus familias.

“Dios es padre y no reniega de ninguno de sus hijos”, escribe el pontífice en su breve respuesta, publicada hoy en el medio “Outreach”, junto a las preguntas del padre Martin: ¿Qué diría que es lo más importante que las personas LGBT deben saber de Dios?, ¿Qué le gustaría que la gente LGBT supiera sobre la iglesia? y ¿Qué le dice a un católico LGBT que ha experimentado el rechazo de la iglesia?

El resultado es una “mini-entrevista”, según la define el sacerdote, activista de los derechos de los católicos LGTBQ, editor general de la revista jesuita América y nombrado por Francisco consultor de la Secretaría de Comunicaciones del Vaticano en 2017.

“Respecto a tus preguntas se me ocurre una respuesta muy sencilla”, escribe Francisco en una carta manuscrita en español que aparece publicada en el medio estadounidense junto al texto en inglés.

A la primera pregunta, el papa responde que Dios es Padre y no reniega de ninguno de sus hijos. Y ‘el estilo’ de Dios es ‘cercanía, misericordia y ternura’. Por este camino encontrarás a Dios”, mientras que respecto a qué le gustaría que la comunidad LGTBQ supiera de la Iglesia afirma que “leyeran el libro de los Hechos de los Apóstoles. Allí está la imagen de la Iglesia viviente”.

Sobre lo que le diría a un católico de esa comunidad que haya sufrido el rechazo de la Iglesia, Francisco es claro: Le haría ver que no es ‘el rechazo de la Iglesia’ sino de ‘personas de la Iglesia’. La Iglesia es madre y convoca a todos sus hijos”, asegura, antes de señalar, como ejemplo, “la parábola de los invitados a la fiesta: ‘justos, pecadores, ricos y pobres, etc’ [Mateo 22:1-15; Lucas 14:15-24]. Una Iglesia ‘selectiva’, una Iglesia de ‘pura sangre’, no es la Santa Madre Iglesia, sino una secta”, afirma.

 

El papa ha condenado en numerosas ocasiones el rechazo de las personas homosexuales y en enero pasado, durante una audiencia general, pidió a los padres que acompañen a un hijo que tiene una diferente orientación sexual y no esconderse en comportamientos de condena”.

 La carta de Martin al Papa llega después del lanzamiento de un nuevo sitio web patrocinado por los jesuitas para el ministerio católico LGBTQ conocido como Outreach. Un informe de America  explicó el propósito del sitio:

“El sitio, que opera bajo los auspicios de America Media, incluirá noticias y ensayos, así como recursos útiles como videos, libros y enlaces a organizaciones de bienvenida. El sitio web también contará con la serie Gaudete, que perfilará las parroquias de los Estados Unidos que dan la bienvenida a L.G.B.T. católicos.”

La nueva iniciativa Outreach sigue a dos conferencias virtuales celebradas en 2020 y 2021 con el mismo nombre. El próximo junio, se llevará a cabo una conferencia de divulgación en persona en la Universidad de Fordham y contará con una serie de católicos y aliados LGBTQ. Para obtener más información sobre la conferencia electrónica, haga clic aquí.

En una entrevista con  The Advocate, Marianne Duddy-Burke, directora ejecutiva de DignityUSA, dijo, en parte:

“Es alentador que haya enviado cálidos saludos. . . . Desearía tener la oportunidad de hacerle al Papa Francisco un par de preguntas de seguimiento sobre su carta. Me preguntaría si al decir que Dios no repudia a las personas, quiere decir un abrazo completo sin condiciones. ¿Ve a Dios bendiciendo los matrimonios amorosos y las familias creadas por cónyuges del mismo sexo? ¿Cree que Dios se deleita en ver a las personas transgénero y no binarias convertirse en el yo para el que fueron creadas? Y finalmente, le preguntaría cómo respondería a las personas LGBTQ+ que escuchan las enseñanzas de la iglesia etiquetándonos como ‘objetivamente desordenados’, nuestras relaciones como ‘intrínsecamente malas’ y viviendo nuestros verdaderos géneros como familias amenazantes y el orden social como rechazo”.

La escritura de cartas del Papa Francisco se ha convertido en todo un fenómeno: en el pasado ha enviado cartas no solo al Padre. Martin, sino al New Ways Ministry, la hermana Mónica Astorga, el grupo católico LGBTQ en Florencia, Italia, el periodista Michael O’Loughlin y muchos otros. En diciembre, envió una cálida nota de felicitación a la hermana Jeannine Gramick, cofundadora de New Ways, con motivo de su 50 aniversario del ministerio LGBTQ. La Hna. Jeannine había sido censurada por papas anteriores por su trabajo, por lo que es significativo que el Papa actual le haya enviado un mensaje tan positivo. A través de sus misivas escritas a mano, el Papa Francisco se adhiere al estilo de “cercanía, misericordia y ternura” hacia las personas LGBTQ que tan a menudo exhorta a los pastores a practicar.

Francis DeBernardo, director ejecutivo del Ministerio New Ways, comentó sobre la carta del Papa: “Los comentarios del Papa Francisco al P. Martin son una prueba más de que este pontífice desea mucho que las personas LGBTQ se sientan bienvenidas en la iglesia. Estos comentarios son solo los últimos de una larga lista de declaraciones positivas que el Papa ha hecho a los ministros de la iglesia que se están acercando para dar la bienvenida a las personas LGBTQ. El Papa Francisco ha estado escribiendo mensajes a las personas LGBTQ y a quienes los apoyan desde el comienzo de su papado en 2013. Si bien, al principio pensamos que sus mensajes podrían ser solo “únicos”, la gran cantidad de mensajes afirmativos de este tipo muestra un patrón distinto. de afirmación.

“El Papa Francisco no ha hecho ningún cambio doctrinal con respecto a las personas LGBTQ, pero a través de estos mensajes, está preparando a la iglesia para cambios futuros”.

+++

E1Bbg7aWYAA01nn

 

Iglesias de toda Alemania vuelven a abrir sus puertas para bendecir a parejas homosexuales

Alrededor de un centenar de templos acogerán la segunda edición de #liebegewinnt

“Nuestro enfoque va más allá de cuestiones político-eclesiásticas. Hablamos de cuidado pastoral. Es muy importante para muchas personas que exista esta oferta”, señalan los organizadores

“Los obispos necesitan urgentemente un cambio de actitud” para “dejar de mirar de forma paternal a las personas que necesitan atención”, sino percibir que “hay personas altamente calificadas, altamente competentes que todavía están dispuestas a ayudar a dar forma a la iglesia”

 El año pasado, más de doscientos templos alemanes se sumaron a la campaña #liebegewinnt (El Amor Gana), y abrieron sus puertas para bendecir a miles de parejas, muchas de ellas homosexuales, en sus iglesias. Los “servicios de bendición para los amantes” que, hace ahora doce meses, resultaron un escándalo, han logrado mantenerse sin que, más allá de los gritos de los tradicionalistas, se haya producido sanción alguna por parte de la estructura jerárquica.

Y eso que, en puridad, las bendiciones de parejas homosexuales están prohibidas, al menos dese que en marzo de 2021, semanas antes de la primera campaña, la Congregación para la Doctrina de la Fe firmara un polémico ‘Responsum’ en el que cerraba la puerta a cualquier bendición de uniones que no fueran matrimonios católicos. Un texto que provocó desazón hasta en el propio Papa, y que tuvo consecuencias con la salida de los considerados autores del texto.

Más allá de las prohibiciones, lo cierto es que la bendición del amor ha llegado para quedarse. En declaraciones a Katholisch.de, Jens Ehebrecht-Zumsande, uno de los iniciadores de #lovewint, recuerda que lo que más llamó la atención del ‘no’ del Vaticano fue el intento de sofocar la discusión sobre el tema antes de que realmente comenzara. Porque en más y más partes de la iglesia mundial, la forma en que la iglesia trata con los homosexuales está siendo cuestionada abiertamente. El Camino Sinodal de la Iglesia alemana es una muestra más de ello.

“El ‘No’ no se puede justificar”

 “Nuestro enfoque va más allá de cuestiones político-eclesiásticas. Hablamos de cuidado pastoral. Es muy importante para muchas personas que exista esta oferta”, señaló Ehebrecht-Zumsande.

Más allá de eso, los organizadores consideran que una negativa a bendecir a dos personas “que quieren vivir su asociación en el amor, el compromiso y la responsabilidad el uno con el otro y con Dios” no puede ser “justificado de manera convincente”.

“Queda mucho por hacer”, apunta Jens Ehebrecht-Zumsande, quien cita un necesario cambio en el lenguaje, y en las actitudes. “Los obispos necesitan urgentemente un cambio de actitud” para “dejar de mirar de forma paternal a las personas que necesitan atención”, sino percibir que “hay personas altamente calificadas, altamente competentes que todavía están dispuestas a ayudar a dar forma a la iglesia”. También, entre los homosexuales. “Esta cuestión ya no se puede esconder”.

Fuente Religión Digital/New Ways Ministry

General, Historia LGTBI, Iglesia Católica , , , , , , , ,

Las realidades de las injusticias LGBTQ no deberían llevar a la desesperación, dice el p. James Martin

Viernes, 13 de agosto de 2021

8574942D-FD28-4F09-89E8-23F1D3D62ACBLas personas y aliados LGBTQ ya están familiarizados con las estadísticas que detallan las injusticias que enfrenta esta comunidad: niveles más altos de suicidio, falta de vivienda, rechazo familiar, pobreza, por nombrar solo algunos. Sin embargo, es posible que muchos católicos no se den cuenta de estas realidades.

Para ayudar a informar mejor a la iglesia, el p. James Martin, SJ, compiló algunas estadísticas en un artículo para America que tocan temas tanto dentro como fuera de la iglesia. Estos datos pueden resultar dolorosos. En una pregunta, el 72% de las personas LGBTQ encuestadas dijeron que se habían sentido incómodas o discriminadas en un espacio católico.

Pero para Martin, estas realidades que quedan claras en las estadísticas son un llamado a actuar, no a rendirse. Concluyó la encuesta de datos con estas palabras:

Estos hechos pueden sorprender a los católicos. Pero no deben abrumarnos ni hacernos desesperar. Porque la desesperación no viene de Dios.

“En ese caso, ¿cómo respondemos a lo que sentimos cuando escuchamos esas terribles estadísticas? Como siempre, mirar el ejemplo de Jesús, quien siempre se puso del lado de aquellos que fueron rechazados, marginados, aislados, burlados, golpeados o abusados, puede ayudarnos a avanzar.

“Estas estadísticas deberían hacernos querer acercarnos a nuestro L.G.B.T.Q. hermanos, hermanas y hermanos con la misma ‘cercanía, compasión y ternura’, para usar las palabras del Papa Francisco, con las que Dios se acerca a ellos ”.

El ministerio del p. Martin con las personas LGBTQ ha sido noticia en los últimos meses con el lanzamiento de un nuevo documental al respecto, titulado Building a Bridge. Un crítico dei The Daily Beast recogió las emociones encontradas de este trabajo:

“Hay un elemento inspirador y agradable en el documental Building a Bridge. Curiosamente, esa puede ser la razón por la que no puede evitar salir sintiéndose un poco abatido.

“¿Cómo encajan ambos: el optimismo y el deseo de cambio con el cinismo de la realidad de la iglesia? Especialmente después del decreto del Vaticano contra la homosexualidad en marzo, puede parecer imposible. Pero, ¿qué es la fe, sino la certeza, tal vez incluso la esperanza, ante tal imposibilidad?

Otras reseñas se publicaron enin The Washington PostThe Playlist, y America. Rolling Stone presentó una entrevista con los cineastas Evan Mascagni y Shannon Post, que puede leer aquí. Para elthe National Catholic Reporter, Martin hizo una entrevista en la que explicó un poco cómo se involucró con el trabajo:

Antes de 2016, había escrito sobre las personas LGBTQ y las había defendido de vez en cuando en la revista America. Pero en realidad nunca había hecho nada formalmente. Nunca había sido parte de un grupo o ministerio de alcance LGBTQ.

“La tibia respuesta de muchos líderes de la iglesia tras la masacre del club nocturno Pulse me hizo pensar que incluso en la muerte, estas personas son invisibles para la iglesia. Y eso condujo a una charla en New Ways Ministry,, que condujo a un libro, que condujo a este ministerio, que hago con muchas otras personas. Me invitó a ser un poco más público sobre la defensa de la comunidad “.

En general, la película recibió críticas positivas, aunque algunos expresaron escepticismo sobre lo que es realmente posible para el cambio en los problemas LGBTQ en la iglesia. Pero como el P. Martín comentó anteriormente, la respuesta no es desesperación, sino esperanza expresada en el trabajo pastoral. Que continúe la construcción del puente.

Robert Shine, New Ways Ministry, August 6, 2021

Fuente New Ways Ministry

Cristianismo (Iglesias), General, Homofobia/ Transfobia. , ,

Los jesuitas “bendicen” la película de Scorsese sobre su persecución en Japón

Jueves, 12 de enero de 2017

silence-poster“Silencio” es una excelente película que no deja a nadie indiferente, según la Compañía

Varios religiosos asesoraron el rodaje del filme, que se estrenó este 6 de enero

Novela Silencio de Shūsaku Endō ( PDF)

Un total de 93 jesuitas dieron su vida por la fe; de ellos tres han sido canonizados (Pablo Miki, Juan de Goto y Diego Kisai), 37 beatificados y los demás tienen introducida la causa de beatificación

(Jesuitas).- La película Silencio se estrenó en España el pasado 6 de enero. Basada en la novela histórica del escritor japonés católico Shūsaku Endō, es un proyecto personal de Scorsese que ha tardado veinte años en materializar. Se enmarca en los duros años de persecución del cristianismo que llegó a Japón de la mano de San Francisco Javier y dos compañeros jesuitas en 1549. Considerada por muchos jesuitas y laicos ignacianos que ya la han visto una excelente película, cargada de espiritualidad y profundidad, a pesar de su crudeza, no deja indiferente.

Jay Cocks, guionista que ha colaborado con Scorsese en La edad de la inocencia y Gangs of New York, firma la adaptación de la novela a la gran pantalla, protagonizada por Liam Neeson (La Lista de Schindler), Andrew Garfield (La red social, Hasta el último hombre) y Adam Driver (Star Wars Episodio VII: El despertar de la fuerza, ‘Girls’), Tadanobu Asano (Thor, Ichi the killer) y Ciarán Hinds (Camino a la perdición).

La apasionante historia de sacrificio y fe que narra traslada al espectador a la segunda mitad del siglo XVII. Dos jóvenes jesuitas viajan a Japón en busca de un misionero, su mentor, que tras ser perseguido y torturado, ha renunciado a su fe. Ellos mismos vivirán el suplicio y la violencia que los japoneses ejercen sobre los cristianos. Como telón de fondo planea el silencio de Dios ante el martirio que pesa sobre uno de los protagonistas, silencio al que alude el título de la novela y la película.

Jesuitas en el rodaje

silencio-de-scorsesePara preparar mejor a los actores y hacer creíbles a los personajes, Scorsese pidió ayuda a los jesuitas. El estadounidense James Martin SJ fue asesor del director durante todo el rodaje. El jesuita español Alberto Núñez fue consultor técnico del set y su misión fue preparar a los actores sobre los modos de proceder jesuita y supervisar las escenas de carácter religioso. Por su parte, dos jesuitas de los Estudios Kuancgchi de Taipei, el americano Jerry Martinson y el italiano Emilio Zanetti, también estuvieron en el set, e incluso este último aparece de extra. Asimismo el actor Andrew Garfield hizo Ejercicios Espirituales para interiorizar mejor la espiritualidad ignaciana.

La novela

silencio-endoEl escritor japonés Shūsaku Endō (1923-1996) publicó la novela Silencio en 1966 y fue reconocida ese mismo año con el premio Tanizaki, uno de los más prestigiosos galardones literarios japoneses. Es el trabajo más conocido de su autor y suele citarse como su obra maestra. Shūsaku Endō es uno de los grandes escritores japoneses del siglo XX, con la particularidad de ser cristiano católico, en un país en el que la población cristiana no llega al 1%. La religión es un tema presente en varias de sus obras.

El personaje central de la novela está basado en la figura histórica de Cristóvão Ferreira, un misionero jesuita portugués de principios del siglo XVII que durante la época de las persecuciones contra los cristianos, tras sufrir terribles torturas, se convirtió en un apóstata.

La publicación del libro causó una gran conmoción en Japón, donde nunca hasta entonces se había tratado de modo tan la brutal la persecución sufrida por los cristianos.

La Compañía de Jesús en Japón

El cristianismo llegó a Japón de la mano del jesuita San Francisco Javier en 1549. Las conversiones fueron abundantes en esos primeros dos años que Javier permaneció en Japón, antes de partir hacia su ansiada China, a cuyas puertas moriría. En pocas décadas nació una Iglesia floreciente cuya labor se tornó cuando el 25 de julio de 1587 el gobernador Hideyoshi decretó el exilio de los jesuitas. A partir de 1600 pasó a ser una Iglesia clandestina, perseguida y plagada de mártires pero que logró mantenerse, oculta, durante 250 años.

fotograma-de-silencioEn 1590 la Compañía contaba en Japón con 140 jesuitas entre japoneses y extranjeros, que estaban ilegalmente en suelo japonés. A partir de 1600 y con una situación política crítica se empezaron a ejecutar a varios cristianos de relieve. La situación empeoró con la llegada de la administración Tokugawa en Edo (actualmente Tokio) en 1603, cuando la persecución a los cristianos se hizo mucho más severa. En aquel tiempo los católicos de Japón eran unos 400.000 y en los comienzos del periodo fueron martirizados varias decenas de miles. Un total de 93 jesuitas dieron su vida por la fe; de ellos tres han sido canonizados (Pablo Miki, Juan de Goto y Diego Kisai), 37 beatificados y los demás tienen introducida la causa de beatificación.

Durante 250 años 50.000 “católicos ocultos” de Nagasaki y Goyo en el norte de Kyshu, mantuvieron la fe en la clandestinidad y la sostuvieron de generación a generación. Los padres bautizaban a sus hijos y los educaban en la fe, enseñándoles la doctrina cristiana y las oraciones en latín, sin sacerdotes que les administraran los sacramentos, y con una transmisión oral de la Biblia. La pervivencia de la fe durante estos siglos es un milagro de la fidelidad de la Iglesia japonesa.

fotograma-de-silenceHasta 1908 no regresan los jesuitas a Japón. Lo hicieron tres religiosos procedentes de EE.UU., Alemania y China. La provincia jesuita de Alemania Oriental desde 1933 y la de Toledo (España) desde 1934 comenzaron a colaborar con la misión enviando jesuitas y otras ayudas. Años más tarde se incorporará otra provincia española, la Bética (Andalucía y Canarias).

Dos jesuitas españoles misioneros en Japón han sido Padres Generales de la Compañía de Jesús, el P. Arrupe (1965-1985) y el P. Adolfo Nicolás SJ (2008-2016).

Hoy residen en Japón unos 200 jesuitas, el 30% de ellos nativos. La educación es uno de los pilares de su trabajo. Cuentan con casas de ejercicios, centros de pastoral, parroquias, colegios y la Universidad Sophia. En Nagasaki, la Compañía cuenta con el Museo de los Mártires. Centrado en la historia cristiana de Japón, presenta el testimonio de sus mártires. En la colina en la que se levanta y sus alrededores murieron unos 600 cristianos, de muchas nacionalidades; de ellos, 45 eran jesuitas. Hace unos años fue elevado a santuario diocesano.

***

Fuente Religión Digital

Cine/TV/Videos, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes, fotografías y artículos presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.