Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Dignitas Infinita’

“¿Dignidad infinita? Sí, pero menos… (I)”, por Jesús Martínez Gordo

Jueves, 13 de junio de 2024

IMG_5223“La Declaración vaticana cojea escandalosamente cuando se adentra en la cuestión del género”

Este es un primer comentario de la declaración vaticana ‘Dignidad infinita‘ a cargo de Jesús Martínez Gordo que se centra en la génesis de este importante documento y las primeras reacciones entusiastas

Como no podía ser de otra manera, la Declaración “‘Dignitas Infinita’ sobre la dignidad humana” está siendo recibida, dejando aparte el enorme colectivo de los indiferentes, con dos tipos de generalizadas reacciones

Le seguirá, en el próximo número, otro Tema del Mes dedicado a las críticas, tanto generales como específicas de sus puntos más polémicos

Como no podía ser de otra manera, la Declaración “‘Dignitas Infinita’ sobre la dignidad humana (08.04.2024) está siendo recibida, dejando aparte el enorme colectivo de los indiferentes, con dos tipos de generalizadas reacciones: la primera, de acogida -a veces entusiasta- tanto por parte de personas y colectivos abiertos como tradicionalistas y, la segunda, de crítica, sobre todo, por parte de algunos de los sectores más progresistas de la Iglesia católica y de la sociedad civil.

En la primera de la reacciones, la de acogida entusiasta, mucho ha tenido que ver el nombramiento del cardenal Víctor Manuel Fernández, un hombre teológicamente más cercano al Papa Francisco, como Prefecto del Dicasterio para la doctrina de la fe, después de que el obispo de Roma hubiera tenido que soportar las críticas -en privado y, a veces, en público- del también cardenal Gerhard Ludwig Müller, Prefecto de dicha Congregación hasta el 2017, el año en el que, una vez finalizado su mandato, no le fue renovado.

Pero también después de que el obispo de Roma hubiera tenido que sobrellevar a Luis Francisco Ladaria como Prefecto de dicha Congregación desde 2017 hasta 2023. Este jesuita procedió -mientras estuvo al frente del Dicasterio- como lo había hecho antes de que lo nombrara para presidir dicha Congregación: como un teólogo conservador, poco o nada habituado a dialogar con la sociedad y bastante alejado de la perspectiva pastoral del Papa. La verdad es que su nombramiento sorprendió, en particular, a quienes le conocían tanto por su andadura académica como por sus intereses teológicos.

Quizá, pensaron los más bienintencionados, es muy posible que la común pertenencia a la Compañía de Jesús facilite al nuevo Prefecto la necesaria sintonía con las opciones de este singular Papa. Y que, en conformidad con tal potencial sintonía, el cardenal Ladaria presente las opciones y decisiones de Francisco con el adecuado y oportuno formato teológico, y que le acompañe en la tarea de afrontar las interpelaciones que le llegan desde ámbitos y medios anclados en una lectura involutiva y preconciliar del Vaticano II o -cuando menos- nostálgica del magisterio de Juan Pablo II y Benedicto XVI. En definitiva, pensaron tales bienintencionados, es bastante probable que L. F. Ladaria pueda hacer un trabajo parecido al realizado por J. Ratzinger desde los primeros momentos del pontificado de Juan Pablo II.

Nada -o muy poco- de eso pasó. Su mandato al frente de la Congregación estuvo más presidido por no inquietar a los tradicionalistas que por ayudar al Papa Franciscoa verter en un discurso teológicamente consistente sus intuiciones y decisiones o por acompañarle en el afrontamiento de las interpelaciones -frecuentemente ataques- que le llovían desde los ámbitos más involucionistas de la Iglesia católica.

Ha tenido que ser nombrado el cardenal V. M. Fernández al frente de dicho Dicasterio para que las cosas hayan empezado a cambiar. En concreto, no solo para dejar de condenar a los teólogos y respetar su libertad de investigación y docencia (indicación dada por Francisco al cardenal Müller), sino también para que se haya empezado a dejar de seguir contentando a los tradicionalistas (como ocurría en el tiempo en el que lo presidió el cardenal Ladaria) y comenzar a  presentar las decisiones pastorales de Francisco y responder a las interpelaciones que se le venían formulando con propuestas y  respuestas, teológicamente consistentes.

Es lo que se puede apreciar en las Declaraciones “Fiducia Supplicans”  (2023) y “Dignitas infinita” (2024) y, sobre todo, en la defensa papal de estos dos textos magisteriales en diferentes ocasiones, algo no ocurrido con otros documentos anteriores emanados de la Congregación, finalmente Dicasterio para la fe.

Y ahora, sí, hay que volver a recordar que, una vez publicada la Declaración “Dignitas Infinita”, están siendo, afortunadamente, muchos -como he adelantado- los que la están acogiendo de manera entusiasta, tanto progresistas como conservadores. Por ejemplo, están quienes valoran la recuperación de la dignidad humana que, propia de todos los seres humanos, también lo es de todas las personas, independientemente de su condición económica, social o vital, y, obviamente, del “nasciturus”.

También son muchos los que están recibiendo elogiosamente la voluntad -que atraviesa toda la Declaración- de conjugar la Escritura y la razón humana, reconociendo no solo una incuestionable circularidad entre ellas, sino, sobre todo, acogiendo la razón humana en libertad en la importancia que tiene cuando también se trata de discernir la voluntad de Dios. Al fin y al cabo, la razón en libertad, como la misma Escritura, es otro “lugar teológico” (M. Cano), a pesar de que no se la haya tomado en la relevancia que también tiene -y ha de seguir teniendo- en la Iglesia, ya sea porque se ha primado una lectura -frecuentemente sesgada- de la tradición, ya sea porque se han favorecido lecturas de la Escritura no siempre en sintonía con los mejores resultados de las investigaciones exegéticas o ya sea por el temor a no incurrir en una interpretación secularista; un riesgo tan evidente como, a veces, sospechosamente invocado para no tener presente que el sentir mayoritario del Pueblo de Dios -reconocido como “sensus fidei” en lo mejor de la tradición eclesial- también es expresión del Espíritu de Dios.

Pero también hay que volver a recordar que tampoco están faltando las críticas, sobre todo, por parte de algunos sectores más abiertos y progresistas de la Iglesia católica cuando centran su atención en algunas cuestiones particularmente polémicas en este texto: el Vaticano -han denunciado bastantes de ellos- no puede invocar la Declaración universal de los derechos humanos sin todavía haberlos ratificado y sin aplicarlos en la Iglesia. No es de recibo argumentar de esta manera.

Pero esta observación crítica, siendo notable, no es la única. En efecto, han recordado otros, los redactores han entregado un documento ayuno de autocrítica de principio a fin. Y esto, en un texto en el que se aborda la cuestión de la dignidad humana es algo de lo que la institución eclesial se encuentra particularmente necesitada, tanto como del agua el mes de mayo. Sin embargo, nada de eso es perceptible en el texto.

Y, sin ánimo de cerrar este apartado -en el que habrá que adentrarse más adelante- la Declaración vaticana cojea escandalosamente cuando se adentra en la cuestión del género y se limita repetir -con un pequeño cambio- lo dicho al respecto por Juan Pablo II, no atendiendo debidamente -tal y como de manera acertada se defiende en las opciones de fondo de la misma Declaración- a la razón en libertad o, lo que es lo mismo, los avances científicos al respecto, con la Escritura.

Los progresos que la razón humana está alcanzando sobre el género estos últimos años obligan a repensar el alcance y sentido de la llamada “ideología de género” que el documento modula como “Teoría de género”. Tal “ideología o teoría de género”, recuerdan los críticos, puede ser una denuncia procedente en abstracto, pero no tiene sentido cuando tenemos delante a una persona a la que se ha asignado -en conformidad con el criterio visual- un sexo biológico que no se corresponde con su manera de afrontar la existencia, de situarse y ser reconocida en el mundo o que, en el extremo, se encuentra en sus antípodas. La binariedad sexual o de género ha dejado de ser una evidencia. Toca cambiar por razones científicas. Y cuanto antes, mejor.

Estas y otras críticas, a la vez que explicitan algunas de las contradicciones en las que todavía se encuentra un magisterio eclesial que -interesado en articular Escritura y razón en libertad o, lo que es lo mismo, la moderna exégesis escriturística y los avances científicos- sigue teniendo dificultades para articular su proclamación de la “dignidad infinita” con la escucha atenta de los resultados que se vienen alcanzando en las investigaciones contemporáneas sobre sexo y género.

Si lo primero, la proclamación de la dignidad absoluta de la persona es de recibo en el plano de los principios, lo segundo, la escasa o nula atención a los avances que se vienen alcanzando en tales saberes sobre el sexo y el género, no es de recibo o, en todo caso, es manifiestamente criticable; a no ser que tal falta de articulación obedezca al temor -aunque se revista con un manto de prudencia- a desenterrar algunos de los muchos demonios familiares y extrapolaciones que todavía persisten entre las filas del catolicismo más tradicional cuando se practica sin complejos dicha articulación entre Escritura y razón en libertad.

Pero antes de adentrarse en este y en otros puntos críticos de la Declaración, es preciso asomarse a la misma realizando una lectura todo lo empática que sea posible. Solo habiendo dado este primer paso, tiene sentido volver a recuperar lo críticamente adelantado y adentrarse en esos y en otros puntos; algo que, al fin y al cabo, también es tarea y cometido de una teología responsable y, por ello, rigurosa.

Fuente Religión Digital

Espiritualidad, Iglesia Católica , , , , , ,

No seamos ingenuos con “Dignitas Infinita”

Viernes, 31 de mayo de 2024
Comentarios desactivados en No seamos ingenuos con “Dignitas Infinita”

IMG_0939Dra. Nicolete Burbach

La publicación de hoy es de la colaboradora invitada, la Dra. Nicolete Burbach, líder de justicia social y ambiental en el Centro Jesuita de Londres. Su investigación se centra en utilizar las enseñanzas del Papa Francisco para superar las dificultades en el encuentro de la Iglesia con la transidad.

Recientemente, la cofundadora del New Ways Ministry, la hermana Jeannine Gramick, escribió al Papa Francisco expresando su preocupación por la reciente declaración de Dignitas Infinita, el Dicasterio del Vaticano para la Doctrina de la Fe, sobre la dignidad humana. Explicó al Papa que las condenas del documento a la “ideología de género” son perjudiciales para las personas trans. Francisco respondió enfatizando que la “ideología de género” es “algo distinto” de las personas trans, y que su rechazo de las primeras no significa un rechazo de las segundas.

Es bueno escuchar esto del Papa Francisco. Sin embargo, también es asombrosamente ingenuo: cuando analizamos lo que significa institucionalizar la visión de Dignitas Infinita, rápidamente se hace evidente cómo su ataque a la “ideología de género” conduce a un ataque a las personas trans.

¿Cómo es eso? Para entender esto, es útil entender lo que Dignitas Infinita dice sobre la dignidad humana y la transidad.

La Declaración comienza desglosando la idea de “dignidad” en cuatro tipos diferentes. La primera es la dignidad “ontológica”: el valor inherente que todos poseemos en virtud de ser creados por Dios y objetos de su amor. La segunda es la dignidad “moral”, que se logra cuando actuamos de tal manera que respete los valores que fluyen de la dignidad ontológica de la creación. En tercer lugar, está la dignidad “social”. Nuestras vidas poseen dignidad social cuando se cumplen las exigencias éticas que se derivan de nuestra dignidad ontológica; cuando estén libres de explotación, opresión, pobreza y marginación. Finalmente, está la dignidad “existencial”. Nuestras vidas tienen dignidad existencial cuando las experimentamos como poseedoras del valor que implica nuestra dignidad ontológica (§7-8). Si alguien siente que su vida no vale la pena ser vivida, o incluso que es menos valiosa de lo que realmente es, su vida carece de dignidad existencial.

En términos generales, Dignitas Infinita afirma que la transidad tiene sus raíces en una “teoría o ideología” de género que rechaza nuestra naturaleza esencial como seres sexuados. Este rechazo, afirma, niega la dignidad ontológica de nuestra naturaleza sexuada; lo que podría describirse como una visión existencialmente indigna del yo. La Declaración también afirma que esto nos lleva a ignorar la dignidad ontológica de nuestros cuerpos haciendo cosas que los dañan (cirugía, etc.); actos que podríamos describir como moralmente indignos (§58-60).

Dignitatis Infinita sitúa esto dentro de lo que considera una tendencia más amplia de separar la libertad humana de los límites y obligaciones que presenta la verdad de la dignidad humana. Según la Declaración, la sociedad actual a menudo actúa como si las personas debieran ejercer su libertad por sí misma; que basta que los humanos actúen libremente, sin ninguna referencia al valor intrínseco de la vida humana y a las exigencias morales que de ella se derivan.

Esta tendencia, afirma la Declaración, es perjudicial en parte porque es una visión equivocada de la libertad misma. Según Dignitas Infinita, la libertad humana encuentra su plenitud al permitirnos perseguir el bien. Nuestra libertad, ejercida simplemente por sí misma, no se cumple.

También atribuye esta visión equivocada al desorden que el pecado crea en el mundo, haciéndonos desear ejercer nuestra libertad en contra de la verdad moral. En este contexto, sostiene la Declaración, “la libertad humana, a su vez, debe ser liberada” (§29). Es decir, necesitamos ser rescatados de la corrupción de nuestros deseos causada por el pecado, dándonos la auténtica libertad de poder usar nuestra libertad adecuadamente, es decir, de manera que respeten la verdad de la dignidad humana.

IMG_4020Aunque Dignitas Infinita no lo dice explícitamente, esto significaría que las personas trans deben ser liberadas de la influencia de nuestros (supuestamente) deseos desordenados de transición, en particular disuadiéndonos, si no impidiéndonos, de vivir vidas trans. Esto se ilustra con particular claridad en otro documento, publicado recientemente por la Conferencia de Obispos Católicos de Inglaterra y Gales: Intricately Woven by the Lord. Esta “reflexión pastoral sobre el género” se identifica como “en línea” con Dignitas Infinita (p. 4), compartiendo la misma visión amplia de la transidad en relación con la dignidad humana.

Intricately Woven revela los problemas de Dignitas Infinita en sus indicaciones sobre cómo las organizaciones católicas deberían responder a la transidad. Estas direcciones incluyen un rechazo generalizado de toda la atención médica trans por considerarla dañina para el cuerpo; así como de transición social (cuando alguien cambia su rol social de género), que afirma no respeta “la verdad y la vocación de cada hombre y de cada mujer”. También afirma que las instituciones de la Iglesia deberían evitar adoptar “el lenguaje de la ideología de género”. No continúa definiendo lo que incluye este lenguaje, citando únicamente la afirmación de Dignitas Infinita de que la teoría de género “anula las diferencias en su pretensión de hacer a todos iguales” (p. 10, ver DI §56). Sin embargo, esta vaguedad se presta a una interpretación más amplia; como mínimo, podemos ver cómo esto podría interpretarse como una exclusión de cualquier lenguaje que implique que las personas pueden cambiar de género, en lugar de (por ejemplo) simplemente sentirse incómodas con su rol social. y el cuerpo.

En este sentido, finalmente, Intricately Woven continúa estipulando que las personas trans deben recibir un modelo de “acompañamiento” pastoral que busque “ayudarlas a redescubrir y valorar su humanidad tal como fue concebida y creada por Dios, en cuerpo y alma” ( pág.10).

Es difícil ver cómo estas direcciones dejan algún espacio para la vida trans dentro de las instituciones y organizaciones católicas. Lo único que realmente ofrecen es la oportunidad de someterse a esfuerzos dañinos de cambio de identidad de género (o GICE, por sus siglas en inglés), ya sea a través de las presiones de un contexto institucional que resiste la transidad en todo momento hasta que te ves obligado a desistir, o a través de un esfuerzo deliberado por “acompañarte“. a la cisnormatividad.

De esta manera, si bien tanto Dignitas Infinita como Intimately Woven se preocupan por afirmar la dignidad humana en sus diversas formas, en última instancia abogan por el abandono y el abuso de la dignidad trans en varios sentidos.

En primer lugar, estar sujeto a este nivel de exclusión y control policial es difícilmente compatible con una vida socialmente digna. Tampoco, como lo atestiguan las historias de las víctimas del GICE, conduce a la dignidad existencial.

Tampoco es compatible con la dignidad moral. La visión de la libertad de Dignitas Infinita sugeriría que una vida vivida bajo las restricciones de Intricately Woven, cuyo objetivo es hacer que las personas trans respeten lo que considera la dignidad de la naturaleza humana sexuada, está por lo tanto empoderada hacia la “libertad de libertad” que permite la dignidad moral. . Su argumento a favor de esta idea gira en torno a la afirmación de que la transidad busca someter el cuerpo a caprichos y deseos humanos desordenados, sin ningún respeto por el valor intrínseco del cuerpo. Esta idea se ha utilizado durante mucho tiempo para descartar la transidad, y sospecho que esto se debe precisamente a que permite a los católicos ignorar las formas en que las personas trans a menudo viven una vida trans sobre la base de algo más que un deseo egocéntrico. Esto puede incluir convicción moral o espiritual, ya sea un sentido de gracia; o simplemente un sentido de lo que necesitan para florecer verdaderamente y la exigencia de su propia dignidad para proporcionárselo.

IMG_4018El Cardenal Víctor Manuel Fernández, Prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe del Vaticano, sosteniendo una copia de la declaración “Dignitas Infinita

Reconocer este hecho revela que vivir nuestras vidas trans es vital para nuestra libertad: la Iglesia enseña que los humanos, en virtud de nuestra naturaleza de seres libres, estamos “al mismo tiempo impulsados por la naturaleza y también obligados por una obligación moral a buscar la verdad”. y moldear nuestras vidas de acuerdo con él una vez conocido (Dignitatis Humanae, §2). De esta manera, la actividad de buscar la verdad moral es necesaria para lo que Dignitas Infinita llama dignidad moral: parte de respetar la verdad moral es tratar de descubrirla en primer lugar y moldear nuestras vidas de acuerdo con lo que encontramos.

Explorar nuestra transidad y vivir nuestras vidas trans en respuesta a una convicción moral o espiritual es parte de nuestra búsqueda y respuesta a (lo que hemos descubierto que es) la verdad. En este sentido, es parte del proceso por el cual buscamos una vida moralmente digna, de acuerdo con nuestra naturaleza y obligación como seres libres.

Además, la Iglesia también enseña que no podemos ejercer nuestra libertad de acuerdo con nuestra naturaleza y deber si somos obligados a hacerlo. Y este es el caso incluso si la libertad humana también necesitara ser “liberada” para evitar que cometa errores en esa búsqueda. Este es el principio que sustenta la afirmación de la libertad religiosa por parte de la Iglesia (Dignitatis Humanae, §2), que se aplica incluso a las personas malas y/o equivocadas.

Si vivir nuestra vida trans es parte del proceso mediante el cual buscamos e intentamos conformar nuestras vidas a la verdad moral, entonces crear una sociedad en la que seamos vigilados en nuestra transidad nos impide vivir una vida moralmente digna al someternos a coerción en esta proceso. Y este sería el caso incluso si estuviéramos mal dirigidos en nuestra búsqueda por los efectos del pecado, o equivocados en nuestras conclusiones.

Finalmente, si bien tanto Dignitas Infinita como Intimately Woven afirman explícitamente la dignidad ontológica de las personas trans (de hecho, su objetivo es hacerlo para todas las personas), su visión de la sociedad nos negaría las diversas formas de dignidad que exige nuestra naturaleza. Hacer realidad esta visión sería, por tanto, una ofensa a nuestra dignidad ontológica.

Permítanme ser clara: no creo que ninguno de estos dos documentos haya sido escrito con malas intenciones. Pero sí creo que fueron escritos de manera ingenua. Está muy bien distinguir entre “ideología de género” y personas trans en teoría. Sin embargo, las direcciones más concretas de Intricately Woven muestran que defender la dignidad humana desde la “teoría de género” tal como la entiende Dignitas Infinita conduce al abuso de la dignidad trans. Es decir, no es tan fácil hacer esta distinción desde un punto de vista práctico, donde atacar la “ideología de género” significa atacar a las personas trans.

—Nicolete Burbach, 18 de mayo de 2024

Fuente New Ways Ministry

Biblia, Espiritualidad, General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , ,

Padres católicos en Malta dicen que “Dignitas Infinita” es devastadora para las personas transgénero

Lunes, 27 de mayo de 2024

IMG_4821Louisa Grech, coordinadora de Drachma Parents

Bondings 2.0 informó recientemente sobre la correspondencia entre un grupo de padres católicos con hijos LGBTQ+ y el Papa Francisco, correspondencia que trataba de la decepción de los padres por el tratamiento negativo de las cuestiones transgénero en Dignitas Infinita, la declaración del Vaticano sobre la dignidad humana publicada en abril.

La organización Drachma Parents es un grupo nacional en Malta. Bondings 2.0 pidió a los líderes del grupo que describieran con más detalle sus detalles y opiniones sobre Dignitas Infiinita. Lo siguiente es de Louisa Grech, coordinadora de Drachma Parents.

Los miembros de Drachma Parents se sintieron muy angustiados cuando leímos Dignitas Infinita y vimos a nuestros hermanos Trans* a quienes una vez más están siendo empujados a la periferia y nuevamente se les niega cualquier pequeño rayo de luz que pudieran haber encontrado para sentirse completos.

El argumento del documento de que “los humanos están compuestos inseparablemente de cuerpo y alma” es bastante cierto, pero sólo si el cuerpo y el alma están en armonía. Si no lo son, si el alma se siente alienada de su cuerpo y no puede, de ninguna manera, reconciliar el cuerpo con el que nació con su alma, la esencia misma de todos y cada uno de los seres humanos, entonces la libertad y la realización de la persona en su conjunto. persona es inalcanzable.

La transición médica no es un capricho, una fantasía pasajera, un deseo de ser Dios, como el documento parece asumir. Es muy diferente de eso. Es un viaje de mucha agitación interior, mucho dolor, mucho sufrimiento por parte de la persona Trans* y, eventualmente, también el de sus padres. Esta experiencia se ve agravada aún más por la falta de comprensión de la sociedad y el acoso y la intimidación que sufren. No se toma ninguna decisión sin un profundo examen de conciencia.

Los padres también participan mucho en esta decisión. Son testigos de cómo su hijo atraviesa tantas luchas, se encierra y se muestra poco comunicativo, a veces incluso perdiendo las ganas de vivir. Temen la respuesta que tendrá la sociedad en general, incluida la Iglesia, ante la realidad de sus hijos.

Temen por la vida de sus hijos. Desafortunadamente, también es muy común que los padres renuncien a sus hijos trans* y los expulsen de su hogar, muchas veces motivados por creencias religiosas. No podemos ignorar este hecho. El amor libre e incondicional de Nuestro Dios, El Padre, no se refleja en estas acciones.

Desafortunadamente, Dignitas Infinita alimentará el discurso de odio, la discriminación y la transfobia, y pondrá vidas en grave peligro. Este documento envía un mensaje de no aceptación de las personas trans* y continúa infundiendo miedo y odio hacia ellas, ¡y todo en nombre de la religión!

Los padres se han sentido heridos por este documento hasta el punto de querer alejarse de la Iglesia y de los Sacramentos. Se sienten devastados. Y si los padres se sienten así, ¿podemos empezar a imaginar o sentir lo que están pasando las personas Trans*?

—Louisa Grech, 17 de mayo de 2024

Información y recursos adicionales

Para obtener más perspectivas sobre Dignitas Infinita y cuestiones LGBTQ+, consulte los siguientes recursos de New Ways Ministry:

“Lo que Dignitas Infinita ignoró: Perspectivas sobre la dignidad LGBTQ+ — Este panel de conversación sobre el documento, su impacto y cómo los católicos LGBTQ+ y sus aliados proceden a partir de aquí, especialmente a la luz del Sínodo sobre la Sinodalidad, fue organizado por el New Ways Ministry en abril. En la conversación participaron los teólogos M. Therese Lysaught y Craig A. Ford, y el escritor católico transgénero Maxwell Kuzma. Una grabación está disponible aquí.

Comentarios en Bondings 2.0 — En las semanas posteriores a la publicación de la declaración, este blog publicó las reacciones de varios católicos, teólogos, trabajadores pastorales y aliados LGBTQ+. Algunas de esas publicaciones se enumeran a continuación. La cobertura completa del blog sobre Dignitas Infinita está disponible aquí.

Diácono Ray Dever, “In Church Documents on Gender Identity, Where Is the Compassion?”. “En los documentos de la Iglesia sobre identidad de género, ¿dónde está la compasión?”

Fr. Daniel P. Horan, OFM, “The Strawman of “Gender Theory” in the Vatican’s New Document”. “El hombre de paja de la “teoría de género” en el nuevo documento del Vaticano”

What Transgender Catholics and Their Allies Are Saying About Dignitas Infinita”. “Lo que dicen los católicos transgénero y sus aliados sobre Dignitas Infinita”

“’A Painful Lack of Understanding’: Theologians Respond to Vatican’s Latest Declaration”. “’Una dolorosa falta de comprensión’: los teólogos responden a la última declaración del Vaticano

New Ways Ministry, “Vatican Document on Human Dignity Fails LGBTQ+ People”.  “El documento del Vaticano sobre la dignidad humana falla a las personas LGBTQ+”

 

Ministerio New Ways, a Bondings 2.0: para recibir actualizaciones diarias sobre las últimas noticias, opiniones y espiritualidad católica LGBTQ+ directamente en su correo electrónico, suscríbase haciendo clic aquí.

Fuente New Ways Ministry

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , ,

¿Dónde está la compasión en los documentos de la Iglesia sobre identidad de género?

Viernes, 17 de mayo de 2024

IMG_0978

IMG_4620

La publicación de hoy es del diácono Ray Dever, colaborador de Bondings 2.0, quien es padre de una mujer transgénero adulta, y también es un diácono católico retirado con casi 50 años de experiencia en diversos ministerios parroquiales y pastorales. El diácono Ray ha sido invitado a abordar cuestiones LGBTQ por varias publicaciones nacionales y organizaciones católicas, incluida la Conferencia de Obispos Católicos de EE. UU., y con frecuencia brinda asesoramiento pastoral a familias católicas con niños transgénero de todo Estados Unidos. Tiene tres títulos de posgrado, incluida una maestría en teología.

Desde la promulgación de Dignitas Infinita por el Dicasterio para la Doctrina de la Fe del Vaticano en abril, se ha producido una explosión de discusión y debate tanto en círculos seculares como eclesiásticos sobre lo que dice el documento sobre cuestiones de identidad de género. Si bien esta atención no es sorprendente dado el peso doctrinal del documento y la cuestionable decisión de incluir la “teoría de género” y el “cambio de sexo” entre las “graves violaciones de la dignidad humana”, este no es el único documento reciente de la Iglesia que aborda la identidad de género. cuestiones de esta manera. De hecho, esto parece la culminación de cinco años de documentos sobre identidad de género, comenzando con“Varón y Mujer Él los creó”, promulgado por la entonces Congregación para la Educación Católica del Vaticano en 2019, seguido de más de 50 políticas diocesanas similares en los EE. UU.

Una crítica común a la preparación de todos estos documentos, incluido Dignitas Infinita, ha sido la falta de un encuentro significativo por parte de los distintos autores con las personas transgénero, los profesionales médicos que las atienden y los científicos que están aumentando nuestra comprensión sobre ellas. Los documentos y políticas basados en la falta de información precisa son inevitablemente defectuosos. Pero esta negativa a abordar los hechos sobre las personas transgénero también trae consigo algo más que me preocupa mucho: una sorprendente falta de compasión.

Como madre de una mujer transgénero, ha sido doloroso experimentar la falta de compasión básica hacia personas transgénero como mi hija, que no han elegido este difícil camino en la vida, un camino marcado por constante marginación y discriminación. Si bien dudo en citar un ejemplo de esta falta de comprensión y compasión entre tantos en estas docenas de documentos, encontré uno demasiado atroz para ignorarlo. Entre una serie de declaraciones mal informadas en una carta pastoral sobre identidad de género promulgada por la Arquidiócesis de Detroit en febrero se encontraba la siguiente: “No es infrecuente que los padres sean objeto de afirmaciones manipuladoras de que si no afirman las preferencias de género de sus hijos, corren el riesgo de volverlos o ella al suicidio.

Para aquellos que han experimentado personalmente la realidad de los elevados niveles de suicidio entre las personas LGBTQ, especialmente las personas transgénero, es difícil imaginar un comentario más equivocado, mal informado o insensible. Cuando mi esposa y yo nos turnamos para permanecer despiertos por la noche para garantizar la seguridad de nuestra hija durante un período en la escuela secundaria en el que ella tuvo dos intentos de suicidio, puedo garantizar que la manipulación era lo más alejado de la mente de cualquiera. Después de haber experimentado la noche en que abandonó el campus de la Universidad de Georgetown durante su primer semestre allí con la intención de saltar del puente Key al río Potomac, y de haberme angustiado durante la loca lucha por encontrarla y llevarla de regreso a un lugar seguro, lo encuentro más que insultante. sugerir que la manipulación del apoyo de sus padres a su identidad de género fue un factor. Afortunadamente, ese período aterrador en la vida de nuestra hija ha quedado atrás, y estamos agradecidos todos los días de que ella esté prosperando y sea capaz de vivir como ella misma, con la dignidad humana otorgada por Dios y descrita en Dignitas Infinita. Su viaje hasta este lugar se hizo mucho más difícil por el rechazo de la iglesia en la que creció. Y su viaje habría sido imposible sin la atención médica y psicológica que recibió, atención que, según estos documentos, no debería estar disponible para ella.

¿Dónde está nuestra compasión? ¿Cuándo se extenderá nuestro acercamiento a los marginados a las personas transgénero? ¿Dónde está nuestra respuesta a las palabras de Jesús en la parábola del Juicio Final, que todo lo que hagamos por los más pequeños entre nosotros, lo hacemos por él? Algunos pueden señalar el lenguaje que pide el acompañamiento de personas transgénero que contienen muchos de estos documentos de la iglesia, pero esas palabras no tienen sentido cuando la base de ese acompañamiento es la negación de la verdad de su existencia y la intención declarada de ese acompañamiento es convencerlos de el supuesto error de sus caminos.

Theodore Roosevelt dijo una vez que “a nadie le importa cuánto sabes, hasta que sepan cuánto te importas”. Las docenas de documentos de la iglesia sobre identidad de género ciertamente intentan demostrar cuánto sabemos sobre la teología y la antropología de todo esto, pero también demuestran lo poco que parecemos preocuparnos por las personas reales cuyas vidas se ven afectadas por la disforia de género. Y eso claramente necesita cambiar si queremos ser fieles a nuestra fe. Quizás sea hora de hacer una pausa en la redacción de documentos y políticas sobre identidad de género hasta que hagamos el esfuerzo de comprender mejor la realidad de las vidas de las personas transgénero y desarrollar cierta compasión básica por ellas. El amor es lo primero.

—Diácono Ray Dever, 6 de mayo de 2024

Fuente New Ways Ministry

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , ,

El Papa ofrece a sor Jeannine una aclaración sobre “Dignitas Infinita”

Viernes, 3 de mayo de 2024
Comentarios desactivados en El Papa ofrece a sor Jeannine una aclaración sobre “Dignitas Infinita”

IMG_4520El Papa Francisco y la hermana Jeannine Gramick en su reunión en el Vaticano el 17 de octubre de 2023.

La siguiente reflexión es de la hermana Jeannine Gramick, SL, cofundadora del New Ways Ministry.

Estoy muy triste desde el 8 de abril de 2024, cuando el Dicasterio para la Doctrina de la Fe del Vaticano promulgó Dignitas Infinita, la Declaración sobre la Dignidad Humana. He sentido el inmenso dolor entre las personas LGBTQ y sus familiares y amigos. Este documento expone muchas verdades hermosas y esenciales, pero la sección sobre Teoría de Género, que condena la “ideología de género”, está perjudicando a las personas transgénero que amo.

Le escribí una nota al Papa Francisco para contarle mi tristeza y mi decepción con el uso del concepto “ideología de género”. Él respondió compartiendo su comprensión de esta idea, una comprensión que yo no había escuchado antes.

El Papa Francisco escribió:

La ideología de género es algo más que las personas homosexuales o transexuales. La ideología de género iguala a todos sin respetar la historia personal. Entiendo la preocupación por ese párrafo de Dignitas Infinita, pero no se refiere a las personas transgénero sino a la ideología de género, que anula las diferencias. Las personas transgénero deben ser aceptadas e integradas en la sociedad”.

Luego me sugirió que leyera una novela de Robert Hugh Benson, titulada El Señor del Mundo, que, según dijo, describe “este movimiento de cancelación de diferencias”. El Papa Francisco había hablado públicamente sobre esta novela británica de 1903 en un vuelo de regreso de Filipinas en 2015. Les contó a los periodistas sobre esta historia futurista que describe un mundo donde el secularismo impío se impone a quienes creen en la moralidad tradicional.

El Papa Francisco llama a esta supresión de las diferencias “colonización ideológica” y cree que la “ideología de género” es un ejemplo de ello porque no se respetan las diferencias entre las personas. Repitiendo la exhortación apostólica del Papa Francisco, Amoris Laetitia, Dignitas Infinita afirma que la ideología de género “considera una sociedad sin diferencias sexuales” (párr. 59).

Le escribí nuevamente a nuestro amado Papa, diciéndole que, desafortunadamente en Estados Unidos (y en otras partes del mundo), “ideología de género” tiene un significado diferente. No significa anular o no respetar las diferencias. Todo lo contrario es cierto: quienes usan ese término no consideran ni respetan la historia y la experiencia de género de una persona. Creo que las personas que utilizan el término “ideología de género” probablemente nunca hayan acompañado a personas transgénero.

Le dije al Papa Francisco que, hace muchos años, no podía entender por qué algunas personas transgénero buscan “intervenciones de cambio de sexo”, un término utilizado por Dignitas Infinita para describir lo que los profesionales de la salud llaman “intervenciones médicas de afirmación de género”. Pero no he vivido sus vidas ni he tenido sus experiencias. Sin embargo, he escuchado sus historias. Y me pregunto: “¿Cómo se debe sentir vivir en un cuerpo con una identidad contraria a cómo crees que Dios te creó en tu alma?”

Las personas transgénero no deciden sin motivo que su identidad de género difiere de su apariencia corporal. Toman esta decisión después de mucho examen de conciencia, reflexión, angustia y dolor. La Iglesia debe ayudar a eliminar el dolor para que la persona pueda volverse uno en mente y cuerpo como Dios quiere. Si “es en el cuerpo donde cada uno se reconoce”, como afirma Dignitas Infinita (párr. 60), ¡qué carga tan grave impone la Iglesia a quien no se reconoce en el cuerpo de su nacimiento!

Las personas transgénero no borran ni niegan las diferencias sexuales o de género. Es precisamente porque una persona transgénero sabe que existen diferencias de género que se da cuenta de que su cuerpo no coincide con su alma. Si “el cuerpo sirve como contexto vivo en el que la interioridad del alma se despliega y se manifiesta” (párr. 60) como afirma Dignitas Infinita, entonces la Iglesia necesita ayudar a las personas a ser uno en mente y cuerpo para reflejar su alma. La Iglesia debe apoyar estas intervenciones cuando ayuden a la persona a ser una en mente, cuerpo, espíritu y alma.

En resumen, al Papa Francisco le preocupa, con razón, que la sociedad no haga “a todos iguales sin respeto por la historia personal”. Pero en nuestra cultura, quienes usan el término “ideología de género” hacen precisamente eso al no aceptar diferencias en cómo las personas perciben su identidad de género. Las personas que utilizan este término hacen que todos sean iguales al no respetar las historias personales e individuales de las personas.

¡Oh, qué gran problema tenemos cuando las mismas palabras significan cosas diferentes para diferentes personas!

Sigo teniendo esperanza. Espero que miles (no, millones) de católicos que aman a sus familiares y amigos transgénero le digan a sus seres queridos, a sus párrocos, a su obispo y a todos los que escuchen que el Papa Francisco quiere que las personas transgénero sean “aceptadas e integradas en la sociedad”, como me escribió. Digámoslo lo más alto que podamos: el Papa Francisco no quiere que “anulemos las diferencias”. Quiere que “respetemos la historia personal”

Dado que el término “ideología de género” se utiliza de manera opuesta a como lo entiende el Papa Francisco, eliminemos esas palabras de nuestro vocabulario y, en cambio, comencemos a honrar las diferencias. De hecho, mientras estamos en eso, trabajemos para erradicar esas palabras y lo que implican de todos los documentos de nuestra iglesia.

—Hermana Jeannine Gramick, SL, New Ways Ministry, 1 de mayo de 2024

Información y recursos adicionales

Para obtener más perspectivas sobre Dignitas Infinita y cuestiones LGBTQ+, consulte los siguientes recursos de New Ways Ministry:

“What Dignitas Infinita Ignored: Perspectives on LGBTQ+ Dignity” — “Lo que Dignitas Infinita ignoró: Perspectivas sobre la dignidad LGBTQ+” — Este panel de conversación sobre el documento, su impacto y cómo los católicos LGBTQ+ y sus aliados proceden a partir de aquí, especialmente a la luz del Sínodo sobre la Sinodalidad, fue organizado por el New Ways Ministry en abril. En la conversación participaron los teólogos M. Therese Lysaught y Craig A. Ford, y el escritor católico transgénero Maxwell Kuzma. Una grabación está disponible aquí.

Comentarios sobre Bondings 2.0 — En las semanas posteriores a la publicación de la declaración, este blog publicó las reacciones de varios católicos, teólogos, trabajadores pastorales y aliados LGBTQ+. Algunas de esas publicaciones se enumeran a continuación. La cobertura completa del blog sobre Dignitas Infinita está disponible aquí. (En español)

P. Daniel P. Horan, OFM,, “The Strawman of “Gender Theory” in the Vatican’s New Document” (“El hombre de paja de la “teoría de género” en el nuevo documento del Vaticano”

What Transgender Catholics and Their Allies Are Saying About Dignitas Infinita” (Lo que dicen los católicos transgénero y sus aliados sobre Dignitas Infinita”)

“’A Painful Lack of Understanding’: Theologians Respond to Vatican’s Latest Declaration”.(“’Una dolorosa falta de comprensión’: los teólogos responden a la última declaración del Vaticano)

New Ways Ministry, “Vatican Document on Human Dignity Fails LGBTQ+ People” , (El documento del Vaticano sobre la dignidad humana falla a las personas LGBTQ+”)

Suscríbase a Bondings 2.0: para recibir actualizaciones diarias sobre las últimas noticias, opiniones y espiritualidad católica LGBTQ+ directamente en su correo electrónico, suscríbase haciendo clic aquí.

Fuente New Ways Ministry

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , ,

Cardenal da la bienvenida a nuevo documento del Vaticano negativo para personas transgénero; Y más reacciones

Martes, 23 de abril de 2024
Comentarios desactivados en Cardenal da la bienvenida a nuevo documento del Vaticano negativo para personas transgénero; Y más reacciones

IMG_4175Cardenal Wilton Gregorio

En respuesta a los críticos pro-LGBTQ+ de la última declaración del Vaticano, un alto prelado estadounidense dijo que la iglesia “escucha a un niño con el corazón de un padre, pero no cree que el niño obtenga todo lo que pide”. La publicación de hoy presenta esta noticia y más reacciones a Dignitas Infinita después de su lanzamiento la semana pasada.

El cardenal Wilton Gregory de Washington, D.C. concedió una entrevista a Crux en la que se le preguntó sobre Dignitas Infinita, particularmente en vista del Sínodo sobre la sinodalidad que concluye este año. Gregorio respondió que la declaración “es un resumen bienvenido de la enseñanza moral y doctrinal de la Iglesia”, y luego especificó:

‘En términos de acercamiento [del Papa Francisco] a la comunidad LGBT, también dejó en claro que siente un gran amor, afecto y respeto por las personas que tienen una orientación sexual diferente. Ahora bien, hay quienes dirán: “lo que debería haber hecho es aprobar toda la actividad conductual de ese grupo”. Bueno, no puede hacerlo si quiere ser fiel a la historia y las enseñanzas de la Iglesia. No puede ignorar la historia de nuestra fe, pero puede llamarnos a ser respetuosos de los demás, pero también a invitarlos a ver, apreciar y aceptar la enseñanza moral de la Iglesia. . .

“El amor [de Francisco] por las personas y la comunidad LGBTQ ya está documentado, pero también tiene que llamarlos a una conciencia más profunda de la Iglesia a la que quieren pertenecer, a la que pertenecen, no solo a la que quieren pertenecer. , pero sí pertenecen a sus principios de visión moral.

“Utilicé esto en una de mis sesiones de escucha en la Arquidiócesis de Washington, dije que el padre más amoroso, al menos en mi propia experiencia, pero al verlo en otras situaciones, escucha con el corazón de un padre a un niño, pero No cree que el niño obtenga todo lo que pide”.

Gregory añadió que Dignitas Infinita “sienta las bases” para “mayores debates”, incluso sobre “otras áreas de la vida humana y la interacción social que no se abordan específicamente”.

IMG_4176Colleen Dulle, presentadora del podcast “Inside the Vatican” de America Media, escribió sobre la declaración para el church reform blog de la Universidad del Sagrado Corazón. Ella afirmó en términos claros que Dignitas Infinita fracasó, explicando en un momento:

“[E]l documento, que habla en nombre de ‘la Iglesia’, no toma en cuenta a la Iglesia por la discriminación que denuncia, en lo que a estas alturas parece una declaración repetitiva antes de los comentarios negativos sobre las personas LGBTQ+: “Hay que evitar cuidadosamente cualquier signo de discriminación injusta”. En contraste con su lenguaje en otras secciones de que ‘la Iglesia y la humanidad no deben dejar de luchar…’ y ‘la Iglesia también toma una postura contra…’, emplea voz pasiva para decir: ‘Debería denunciarse como contrario a la dignidad humana el “El hecho de que, en algunos lugares, no pocas personas son encarceladas, torturadas e incluso privadas del bien de la vida únicamente por su orientación sexual.” No dice nada en absoluto sobre el hecho de que las personas son encarceladas, torturadas o asesinadas porque son transgénero. De hecho, no utiliza la palabra “transgénero” en absoluto.

A pesar de todos los años de estudio y preparación que se invirtieron en este documento, “Dignitas Infinita” carece notablemente de cualquier compromiso sustancial con la teoría que denuncia, presenta argumentos incoherentes sobre la presentación del género en relación con el sexo y pasa por alto la violencia y la discriminación contra las personas transgénero. El Papa Francisco ha hecho todo lo posible para ministrar… En ‘Dignitas Infinita’, [el Dicasterio para la Doctrina de la Fe] ha fracasado”.

Dulle organizó una conversación sobre Dignitas Infinita en su podcast con el P. Sam Sawyer, SJ, editor de America, y Michael O’Loughlin, director ejecutivo de Outreach. En el episodio, Sawyer elogió la declaración y alentó a los críticos a no “tirar al bebé con el agua del baño aquí“. O’Loughlin dijo que su impresión era que los católicos LGBTQ+ estaban decepcionados, pero no sorprendidos, y dijo que la declaración era “un paso adelante para la comunidad católica gay y lesbiana: la iglesia que pide a los católicos que no apoyen leyes que criminalizan la homosexualidad”.

IMG_4178Katelyn Burns, periodista transgénero y ex católica, escribió en MSNBC sobre el impacto de la declaración en ella, alguien que se crió en la iglesia, pero que no regresará debido a las enseñanzas anti-trans. Burns explicó, en parte:

Soy católica de cuna (crecí recibiendo todos los sacramentos, desde el bautismo hasta la Primera Comunión), pero el mensaje de la iglesia de esta semana probablemente acabó con cualquier esperanza que alguna vez tuviera de volver a los servicios católicos. . .

“A medida que crecí, a menudo pensé en volver a mi fe de alguna forma. Extraño la comunidad que tenía cuando era niño. Todavía siento un extraño consuelo en las Escrituras cuando pienso en las historias bíblicas con las que crecí. Hay lecciones que aprender en la historia del Buen Samaritano, y no puedo evitar animarme durante la historia de Jesús volteando las mesas para expulsar a los mercaderes del templo. Todavía pienso en Jesús diciéndoles a sus discípulos que los eunucos pueden heredar el reino de los cielos, y sonrío. Pero el dictado de la iglesia del lunes está muy alejado del Jesús que aprendí, quien abrazó a los oprimidos y a los eunucos del mundo antiguo. . .

“[La] Iglesia Católica ha dejado claro durante siglos que simplemente no somos bienvenidos, más recientemente al calificar nuestros medicamentos que salvan vidas como una amenaza a la dignidad humana. Pero desde mi perspectiva, que las grandes organizaciones religiosas internacionales alienten a sus instituciones y seguidores a obsesionarse con los posibles genitales de un grupo demográfico pequeño y altamente marginado carece por completo de dignidad. . .

“Me encantaría volver a mi iglesia, pero sus opiniones sobre mí y mi comunidad hacen que sea imposible hacerlo. No estoy dispuesta a abandonar mi identidad trans ni mi atención médica, pero prometo no volver a tocar el agua bendita”.

IMG_4180FutureChurch, un grupo reformista católico estadounidense, emitió un comunicado criticando la declaración por “aferrarse a ideas dañinas y obsoletas de esencialismo de género que descartan particularmente sus experiencias vividas”. La declaración continuó, en parte:

A la comunidad LGBTQ+, particularmente aquellos que son transgénero o no binarios: sepan que son un hijo amado de Dios y un miembro igual del Cuerpo de Cristo. Sois, de hecho, hermosas manifestaciones de la plenitud y la gloria de Dios. FutureChurch te afirma y celebra a ti y a los dones y testimonios que ofreces a nuestro mundo y a nuestra iglesia. Somos bendecidos por ustedes y estamos a su lado mientras buscamos una iglesia que finalmente y verdaderamente les dé la bienvenida tal como Dios los creó y una iglesia que defienda y defienda sus derechos y su dignidad infinita”.

IMG_4181We Are Church International cuestionó si un documento que tardó cinco años en elaborarse “no habría ofrecido también la oportunidad de investigar la dignidad humana dentro de la propia Iglesia”, como cuando se mató a personas consideradas heréticas o se permitieron los abusos por parte del clero. La declaración continuó, en parte:

“El intento del documento de defender y defender la dignidad humana se ve debilitado por su asombrosa falta de conciencia sobre las vidas reales de las personas transgénero y no binarias. Lejos de ser una elección individual, la identidad de género se basa en el descubrimiento de para quién nos creó Dios a cada uno de nosotros. tener en cuenta otros factores además de la apariencia física del cuerpo. Existe una necesidad urgente de abordar el tema con menos prejuicios ideológicos y una apertura y erudición más modernas.

“Puede que nos reconforte el título del documento: ‘Dignitas infinita’ es una referencia al hecho de que la dignidad humana es infinita, pero también podría entenderse en el sentido de que la enseñanza de la Iglesia sobre la dignidad humana aún no ha sido reflexionada hasta el final. fin.”

—Robert Shine (él/él), Ministerio New Ways, 15 de abril de 2024

Previous Posts about Dignitas Infinita and Its Reception

What Transgender Catholics and Their Allies Are Saying About Dignitas Infinita (Bondings 2.0) (“Lo que dicen los católicos transgénero y sus aliados sobre Dignitas Infinita”) 

““A Painful Lack of Understanding”: Theologians Respond to Vatican’s Latest Declaration” (Bondings 2.0)

The Strawman of “Gender Theory” in the Vatican’s New Document (Fr. Daniel P. Horan)Horan) (“El hombre de paja de la “teoría de género” en el nuevo documento del Vaticano”

Vatican Document on Human Dignity Fails LGBTQ+ People” (New Ways Ministry) (“El documento del Vaticano sobre la dignidad humana falla a las personas LGBTQ+” (Ministerio Nuevos Caminos)

New Vatican Document Condemns Gender Transitions and Undefined ‘Gender Theory’ (Bondings 2.0) (“Nuevo documento del Vaticano condena las transiciones de género y la ‘teoría de género’ indefinida”

Vatican’s Doctrine Chief on Criminalization Laws: ‘When I Read Them I Wanted to Die‘” (Bondings 2.0)

Fuente New Ways Ministry

 

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , ,

“Ojalá el Vaticano viera mi dignidad inalienable”, dice transcatólica; Más reacciones

Lunes, 22 de abril de 2024
Comentarios desactivados en “Ojalá el Vaticano viera mi dignidad inalienable”, dice transcatólica; Más reacciones

La publicación de hoy presenta más reacciones a Dignitas Infinita, la declaración del Vaticano sobre la dignidad humana publicada el lunes pasado que condenó duramente la “teoría de género” y el “cambio de sexo”, aunque reafirmó la enseñanza de la iglesia contra la criminalización y discriminación contra los homosexuales. Para conocer toda la cobertura de la declaración por parte de Bondings 2.0, incluidas respuestas anteriores de católicos trans y no binarios, así como de teólogos y ministros pastorales, consulte las publicaciones que se enumeran a continuación.

IMG_4055Michael Sennett, un hombre católico transgénero, colaborador de Bondings 2.0 y miembro de la Junta Asesora del Ministerio New Ways, dijo a Associated Press:

“‘Evitar la palabra “transgénero” habla de limitar la dignidad de las personas transgénero. . .Si la iglesia no puede nombrarnos o reconocer nuestro verdadero yo, no podrá involucrarnos pastoralmente, incluso si ese es el objetivo. . .Las personas trans que toman hormonas o se operan no están jugando a ser Dios; estamos respetando y aceptando nuestro yo auténtico. . .Una y otra vez los estudios han validado el impacto negativo en las personas trans, jóvenes y adultos, a quienes se les niega la atención afirmativa. La transición no es una agenda médica para reclutar personas, es un salvavidas’”.

IMG_4102Maddie Marlett, líder de DignityUSA, comentó en un comunicado, en parte:

“Como mujer trans, este documento me dice que estoy jugando a ser Dios y haciendo mal uso de mi libertad moral. Esta no es la realidad de mi vida. . .Mi elección de hacer la transición y afirmar mi género tuvo sus raíces en mi búsqueda de dignidad existencial y dignidad social. . .Para un documento que condena la pena de muerte, no puedo evitar lamentar la ironía de que los líderes de la iglesia quieran condenarme a mí y a otros como yo a una vida encaminada hacia una grave crisis de salud mental en lugar de brindarme la dignidad moral para encontrar mi la verdad reflejada en la diversidad del amor que encierra la imagen de Dios. Desearía que el Vaticano viera mi dignidad inalienable y actuara con respeto y amor por nosotros, las personas transgénero y no binarias”.

IMG_4103Christine Zuba, una mujer católica transgénero y defensora, dijo a AP:

“‘Las personas transgénero están siendo condenadas por lo que somos y, lo que es más importante, estamos sujetos a posibles daños. . .Existimos, pero no existimos. Tenemos dignidad, pero no la tenemos. No quiero ni pensar en lo que la derecha religiosa y política hará con esto. . .Sin embargo, nuestra iglesia todavía tiene MUCHO que aprender. No somos una ideología. Háblanos. Aprender.'”

IMG_4104Virginia Saldanha, cofundadora de Rainbow Catholics India y exsecretaria ejecutiva de la Oficina de Laicos y Familia del Foro de Obispos Católicos Asiáticos, dijo a The Free Press Journal:

“‘Es triste que la iglesia del siglo XXI opte por apegarse a una antropología que está absolutamente anticuada. Pregunto, si Jesús estuviera con nosotros hoy, ¿rechazaría a las personas Queer y les diría que no encajan? Jesús rompió tantas barreras en su tiempo para liberar a los pecadores, a las mujeres y a los llamados marginados e integrarlos a la sociedad. Es realmente triste que la Iglesia institucional no demuestre la comprensión y la compasión de Jesús’”.

IMG_4106Marianne Duddy-Burke, directora ejecutiva de DignityUSA, calificó la declaración de “muy decepcionante e hiriente”, y añadió en su declaración:

También es impactante ver que los tratamientos de afirmación de género se clasifiquen como el mismo tipo de amenazas a la dignidad humana que la guerra, el empobrecimiento, la trata de personas y el abuso sexual. Si las personas que padecen enfermedades cardíacas o renales congénitas pueden recibir tratamiento médico, ¿por qué no las que padecen disforia de género? Si no se trata, esto también puede poner en peligro la vida. . .

“También es desconcertante que los encuentros personales del Papa con personas transgénero profundamente fieles no hayan llevado al Vaticano a tomar en cuenta sus historias sobre cómo los cuidados de afirmación de género les han permitido vivir vidas plenas, ricas y productivas, y finalmente experimentar la unidad del cuerpo y del alma”.

IMG_4107Kate McElwee, directora ejecutiva de la Conferencia de Ordenación de Mujeres, que incluye estudiantes no binarios en su programa de becas, emitió una declaración que decía:

El documento afirma que cada persona posee una ‘dignidad infinita’. . .[y] se debe la protección de sus derechos humanos. Desafortunadamente, cualquier afirmación de dignidad infinita se ve eclipsada por teorías obsoletas y dañinas del esencialismo de género, especialmente en su dolorosa falta de comprensión de las experiencias vividas por las personas trans y de género diverso. Oramos por nuestra amada comunidad en su rica diversidad y nos comprometemos a continuar nuestro testimonio por la igualdad infinita para todos”.

IMG_4108P. James Martin, SJ, autor de Building a Bridge, centró sus commentarios en la sección de la declaración sobre orientación sexual, diciendo:

“[Estoy] agradecido de que el Vaticano haya reiterado su condena oficial de todo tipo de violencia contra las personas LGBTQ, incluido el encarcelamiento y la ejecución. Esto no puede repetirse con demasiada frecuencia como una ofensa a la dignidad humana. La persona LGBTQ, como todos los demás, tiene una dignidad infinita”.

Los católicos LGBT+ de Westminster en Inglaterra emitieron una declaración que acogió con agrado la reafirmación de la dignidad humana y los derechos humanos, pero luego explicaron:

IMG_4110Lamentablemente, los excelentes principios de la Declaración quedan derogados cuando se trata de reconocer la realidad de la transición de género y el uso de la gestación subrogada por parte de personas LGBT+ y otras personas mientras persiguen sus derechos a la propia identidad y sus deseos de fundar una familia. La confusión entre la transición de género y el tratamiento de anomalías genitales como las que experimentan las personas intersexuales se ve agravada por la exposición inadecuada de la teoría de género en el documento y el pseudoconcepto de “ideología de género”, creado por quienes se oponen a desarrollar una comprensión de la diversidad de género. identidades y el impacto de la construcción social”.

El grupo también sugirió que, si bien reiterar que la condena de la iglesia a la criminalización anti-LGBTQ+ era buena, “el documento debería ir más allá de criticar a los gobiernos por estas políticas; En demasiados países, las Conferencias Episcopales Católicas han estado en connivencia con tales abusos contra los derechos humanos y los han apoyado activamente”. Los católicos LGBT+ de Westminster concluyen: “¿Cuándo se pondrán en orden y cumplirán con el enfoque pastoral del Papa Francisco y la inclusión de las personas LGBT+ en la Iglesia y la sociedad?”

IMG_4112Jamie Manson, presidenta de Catholics for Choice, emitió una declaración condenando Dignitas Infinita como resultado de que “un grupo de clérigos célibes exclusivamente masculinos están diciendo a mujeres y personas de género expansivo que sus experiencias vividas no son reales ni válidas”. Manson añadió:

“Estoy herida y enojada en nombre de las mujeres – que han abortado, que han enfrentado la violencia en sus hogares, que rechazan las rígidas normas de género que nos impone la iglesia – y las personas LGBTQIA+, específicamente las personas trans. Para mí está claro que las mujeres y las personas trans que continúan identificándose como católicas (a pesar de que documentos como este ignoran por completo nuestras experiencias) solo lo hacen por un profundo amor por nuestra fe y sus tradiciones. Es devastador que nuestros líderes no ofrezcan a cambio el mismo respeto y amor. Esta invalidación constante de nuestras verdades vividas causa un profundo daño espiritual y nos hace sentir impotentes. . .

“A pesar de todo lo que se habla de este documento que prioriza la necesidad de poner fin a la violencia contra las mujeres, el Papa Francisco todavía no parece darse cuenta de cómo la Iglesia ejerce un enorme poder de vida o muerte sobre los cuerpos de las mujeres y las personas de género expansivo”.

IMG_4113P. Alexander Santora, pastor de la Iglesia de Nuestra Señora de Gracia, Hoboken, explicó a AP sus temores de que la declaración pueda ser utilizada contra las personas LGBTQ+ a pesar de que condena la discriminación:

“‘Temo, sin embargo, que el tono de este documento pueda causar más daño a las personas trans y alimentar el odio que está proliferando en Estados Unidos, con leyes más opresivas que conducirán a suicidios y violencia. Espero que el Vaticano convoque a algunos transcatólicos devotos de todo el mundo para analizar este documento y hacerlo más pastoral”.

IMG_4114Daniella Mendonca, miembro transgénero de Rainbow Catholics India, explicó en un informe de prensa:

“‘El Vaticano, una vez más, ha tratado de hablar sobre la dignidad humana, y en el proceso tomó por sus manos la dignidad humana de las personas transgénero y la dignidad humana de las personas de género fluido. Han olvidado una vez más que las personas LGBTQ son personas de fe y tienen derecho a elegir lo que quieren y lo que no quieren ser’”.

IMG_4120Kate Ellis, presidenta y directora ejecutiva de GLAAD, comentó en un comunicado comunicado:

“El ministerio del Papa Francisco se ha definido poniendo a las personas en el centro, y se ha reunido y bendecido con personas transgénero, insistiendo en que son parte de la Iglesia y deben ser incluidas y tratadas con respeto. Este documento de los partidarios de la línea dura del Vaticano revela la amenaza que sienten ante la inclusión y aceptación del Papa. Las personas no son una “teoría” o una “ideología” y la iglesia ahora corre el riesgo de perpetuar aún más el daño contra una población ya marginada al negar su personalidad”.

IMG_4121Michael O’Loughlin, director ejecutivo de Outreach, comentó en un artículo:

“Una lección que se me ha quedado grabada en mi década de informar sobre temas LGBTQ y la Iglesia Católica es que cualquier puerta de la iglesia abierta a personas LGBTQ no puede darse por sentada. Esas puertas entreabiertas están abiertas gracias a la valentía de generaciones de católicos LGBTQ que contaron sus historias, que se aferraron a sus derechos y responsabilidades bautismales y que miraron a las generaciones futuras cuando se negaron a permitir que esas puertas se cerraran”.

IMG_4123Egale Canada, un grupo de derechos LGBTQ+, describió la declaración como “reprensible” y agregó: “A pesar de los intentos de dar pequeños pasos hacia adelante en apoyo de las comunidades 2SLGBTQI, el Vaticano ha decidido ahora dar muchos pasos importantes hacia atrás. La decisión de la Iglesia Católica de seguir tratando a las personas 2SLGBTQI como inferiores es una verdadera violación de la dignidad humana”.

Sin títuloJason Steidl Jack, profesor de estudios religiosos en la Universidad St. Joseph de Nueva York, describió la declaración como “la versión Newsmax de la teología católica”. Le dijo a Vox:

El cardenal Fernández, director del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, básicamente había dicho a los católicos que por eso iban a tirar un hueso a los tradicionalistas… [Dignitas Infinita] les dice a las personas trans que son una amenaza para el mundo, que son una amenaza para el orden, para los sistemas que Dios ha establecido… Desafortunadamente, el Vaticano está contribuyendo a estos movimientos que buscan dañar a las personas trans, que buscan eliminarlas’”.

Publicaciones anteriores sobre Dignitas Infinita y su recepción

What Transgender Catholics and Their Allies Are Saying About Dignitas Infinita (Bondings 2.0) (Lo que dicen los católicos transgénero y sus aliados sobre Dignitas Infinita”)

““A Painful Lack of Understanding”: Theologians Respond to Vatican’s Latest Declaration (Bondings 2.0) (““Una dolorosa falta de comprensión”: los teólogos responden a la última declaración del Vaticano”)

The Strawman of “Gender Theory” in the Vatican’s New Document” (Fr. Daniel P. Horan)(“El hombre de paja de la “teoría de género” en el nuevo documento del Vaticano” )

Vatican Document on Human Dignity Fails LGBTQ+ People (New Ways Ministry) (“El documento del Vaticano sobre la dignidad humana falla a las personas LGBTQ+”)

New Vatican Document Condemns Gender Transitions and Undefined ‘Gender Theory’ (Bondings 2.0) (Nuevo documento del Vaticano condena las transiciones de género y la ‘teoría de género’ indefinida”)

Vatican’s Doctrine Chief on Criminalization Laws: ‘When I Read Them I Wanted to Die‘” (Bondings 2.0) (Jefe de la doctrina del Vaticano sobre las leyes de criminalización: ‘Cuando las leí quería morir’”)

—Robert Shine (él/él), New Ways Ministry, 13 de abril de 2024

Artículos relacionados

The New York Times, “Four Takeaways From the Vatican’s Document on Human Dignity“ (“Cuatro conclusiones del documento del Vaticano sobre la dignidad humana”)

Fuente New Ways Ministry

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Jefe de doctrina del Vaticano sobre leyes de criminalización: “Cuando las leí quise morir”

Jueves, 18 de abril de 2024
Comentarios desactivados en Jefe de doctrina del Vaticano sobre leyes de criminalización: “Cuando las leí quise morir”

IMG_4009En una conferencia de prensa para dar a conocer la nueva declaración del Vaticano sobre la dignidad humana, que fue noticia por condenar la teoría de género y la atención sanitaria que afirma el género, el cardenal que dirige la oficina de doctrina también hizo comentarios positivos sobre la homosexualidad. Sin embargo, también redobló los aspectos antitransgénero de la declaración.

El cardenal Víctor Manuel Fernández, prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe del Vaticano, hizo sus comentarios el lunes al presentar Dignitas Infinita, una declaración de amplio alcance sobre la dignidad inherente e inalienable de cada persona. Los defensores católicos LGBTQ+ han criticado duramente la declaración por sus valoraciones negativas de la “teoría de género” y el “cambio de sexo”, que revelan la comprensión errónea del Vaticano de la identidad de género y la falta de participación de personas transgénero y no binarias en su desarrollo.

Sin embargo, durante la conferencia de prensa, que fue la primera como prefecto, Fernández destacó otro apartado de la declaración, que reiteró la condena de la Iglesia a la discriminación y criminalización por motivos de orientación sexual. También habló positivamente de la declaración anterior del dicasterio, Fiducia Supplicans, sobre la bendición de las parejas en situaciones “irregulares”, y cuestionó el lenguaje que utiliza la enseñanza de la iglesia sobre la homosexualidad. Segúnto Vatican News:

“’¡Estamos a favor de la despenalización! No hay duda”, exclamó el cardenal Fernández. [Este] punto de vista [fue] ya expresado por muchos obispos y que el Prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe ha reiterado ahora, denunciando la violencia contemplada a nivel legal en algunos países, o permitida, “como si nada pasara”. .’

“’Estamos ante un gran problema’ y ‘un ataque a los derechos humanos’, dijo, expresando su ‘asombro’ por haber leído comentarios de católicos que bendecían las leyes contra los homosexuales dictadas por el gobierno militar de un determinado país: ‘Cuando Al leerlos me quería morir.’

“A quienes señalaron que tal vez debería cambiarse el Catecismo de la Iglesia Católica, que considera los actos homosexuales ‘intrínsecamente desordenados(algo que, en opinión de muchos, alimentaría la violencia contra los homosexuales), el jefe del Dicasterio respondió que [el término] ‘intrínsecamente desordenado’ es de hecho ‘una expresión fuerte… Necesita ser explicado mucho, tal vez podamos encontrar una expresión más clara’.

“Sin embargo, sugirió que en el fondo de esto está la intención de reafirmar que ‘la belleza del encuentro entre un hombre y una mujer que pueden estar juntos y tener una relación íntima de la que nace una nueva vida, es algo que no se puede comparar con otro. Los actos homosexuales tienen una característica que no puede reflejar ni remotamente esa belleza‘”.

Cuando se le preguntó por qué incluyó a Fiducia Supplicans en sus declaraciones en la conferencia de prensa, Fernández explicó:

“[Las bendiciones], sugirió, es un tema ‘ciertamente menos central, menos importante’ pero todavía ‘en el corazón’ de Jorge Mario Bergoglio, quien ‘quería ampliar la comprensión de las bendiciones fuera del contexto litúrgico para desarrollar su riqueza pastoral’.

“Tiene derecho a hacerlo”, enfatizó el cardenal Fernández, al optar por reflexionar sobre la última declaración Fiducia Supplicans del DDF al inicio de su intervención para aclarar algunas cuestiones relacionadas con el texto vaticano. . .

Cuando un periodista sugirió que el Cardenal parecía a la defensiva sobre la Fiducia Supplicans, el Cardenal aclaró: ‘La realidad es que hasta ayer no pensé en decir nada… pero estos días desde el Vaticano y desde fuera me dijeron: no podemos actuar’. como si nada hubiera pasado, como si estuviéramos escapando de la realidad con todo el caos ocurrido. Por eso amplié mi discurso‘”.

Al mismo tiempo, Fernández redobló la condena de Dignitas Infinita a la teoría de género y las transiciones de género, que afirmó “empobrece una visión humanista” y por tanto, “no parece aceptable la idea del matrimonio entre personas del mismo sexo o la eliminación de las diferencias”. Sobre las transiciones de género, el cardenal comentó:

“'[Es una tendencia] a querer crear la realidad’ que lleva al ser humano a sentirse ‘omnipotente’ y pensar ‘que con su inteligencia y voluntad es capaz de construirlo todo como si no hubiera nada delante de él’. “La seriedad” del tema “se vuelve especial” cuando se trata de niños sometidos a tratamientos quirúrgicos u hormonales: primero se debe “iluminar” su libertad. Sugirió que discutir este tema y en el contexto de los niños, es tan serio que podría requerir su propio documento por completo”.

En la rueda de prensa también intervinieron monseñor Armando Matteo, secretario del dicasterio doctrinal, y la profesora Paola Scarcella, profesora de las universidades de Roma Tor Vergata y Lumsa y que también es defensora de los derechos de las personas con discapacidad.

Publicaciones anteriores sobre Dignitas Infinita

What Transgender Catholics and Their Allies Are Saying About Dignitas Infinita (Bondings 2.0) Lo que dicen los católicos transgénero y sus aliados sobre Dignitas Infinita”

““A Painful Lack of Understanding”: Theologians Respond to Vatican’s Latest Declaration (Bondings 2.0) (““Una dolorosa falta de comprensión”: los teólogos responden a la última declaración del Vaticano”)

The Strawman of “Gender Theory” in the Vatican’s New Document (Fr. Daniel P. Horan)(“El hombre de paja de la “teoría de género” en el nuevo documento del Vaticano”

Vatican Document on Human Dignity Fails LGBTQ+ People” (New Ways Ministry) (“El documento del Vaticano sobre la dignidad humana falla a las personas LGBTQ+”) 

New Vatican Document Condemns Gender Transitions and Undefined ‘Gender Theory’(Bondings 2.0) (“Nuevo documento del Vaticano condena las transiciones de género y la ‘teoría de género’ indefinida” 

—Robert Shine (él/él), Ministerio New Ways, 12 de abril de 2024

Artículos relacionados

National Catholic Reporter, “Vatican condemns surrogacy, gender-affirming surgery, gender theory in new doctrinal note” ( “El Vaticano condena la subrogación, la cirugía de afirmación de género y la teoría de género en una nueva nota doctrinal”)

Our Sunday Visitor, Everyone has the same human dignity no matter what“ (“Todos tenemos la misma dignidad humana pase lo que pase”)

Fuente New Ways Ministry

 

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , ,

“Una dolorosa falta de comprensión”: los teólogos responden a la última declaración del Vaticano

Martes, 16 de abril de 2024
Comentarios desactivados en “Una dolorosa falta de comprensión”: los teólogos responden a la última declaración del Vaticano

“Básicamente poco serio”, “no sólo insultante, devastador” y “una dolorosa falta de comprensión”. Estas son las valoraciones de algunos teólogos católicos sobre Dignitas Infinita, el documento del Vaticano sobre la dignidad humana publicado el lunes que condena la “teoría de género” y el “cambio de sexo”, valoraciones que aparecen en la publicación de hoy.

Ayer, Bondings 2.0 presentó breves reacciones iniciales a Dignitas Infinita por parte de ocho LGBTQ+ o católicos aliados. Hoy presentamos las voces de ocho teólogos destacados, enumerados a continuación en orden alfabético por apellido. Los artículos anteriores de nuestra cobertura y análisis continuos de la nueva declaración, como la declaración del Ministerio New Ways, se enumeran a continuación.

Sin títuloElizabeth Sweeny Block es profesora asociada de Ética Cristiana en el Departamento de Estudios Teológicos de la Universidad de St. Louis y autora de numerosos artículos sobre identidad de género y personas transgénero:

Si uno lee Dignitatis Infinita teniendo en mente a las personas transgénero, entonces ve que las bases para la exclusión se sientan en las secciones iniciales. Por ejemplo, así como se nos dice que la dignidad es intrínseca a la persona, no se puede perder ni retirar y es anterior a cualquier reconocimiento, también se nos dice que “la elección de expresar esa dignidad y manifestarla plenamente o de oscurecerla es intrínseca a la persona”. depende de la decisión libre y responsable de cada uno” (22). Incluso antes de llegar a la sección sobre “Teoría de género”, el documento nos recuerda la dignidad inherente al cuerpo de cada persona (de hecho, verdadera y significativa), pero este trabajo preliminar está sentado para que se pueda presentar un argumento particular sobre los cuerpos trans y no binarios. El documento condena, en términos muy claros, la discriminación injusta, incluido el encarcelamiento, la tortura y la privación de la buena vida, debido a la propia “orientación sexual”, y por esto podemos estar mínimamente agradecidos. Sin embargo, repite los mismos argumentos infundados desligados de la ciencia y la medicina: que la “teoría de género” permite a las personas convertirse en Dios y que “cualquier intervención de cambio de sexo” viola la dignidad humana, continuando esta última los errores de Estados Unidos. Nota doctrinal de los obispos al asumir que todas las personas trans buscan una “intervención de cambio de sexo”. El nuevo documento del Vaticano señala que la dignidad se ve comprometida cuando no se valora la integridad física y mental (4), pero, por supuesto, es la integridad física y mental lo que buscan las personas trans y no binarias. Su dignidad y florecimiento requieren que los escuchemos a ellos y a sus necesidades, en lugar de avergonzarlos por no adherirse al llamado orden natural que los excluye.

Sin títuloMiguel Díaz es John Courtney Murray, S.J., catedrático de Servicio Público en la Universidad Loyola de Chicago, y se desempeñó como presidente de los EE.UU. Embajador ante la Santa Sede de 2009 a 2012, y es autor de Queer God de Amor:

Dignitatis Infinita comienza correctamente afirmando la piedra angular de la antropología teológica cristiana: “Cada persona humana posee una dignidad infinita… que prevalece en y más allá de cada circunstancia, estado o situación que la persona pueda encontrar” (1). Esta Declaración sitúa maravillosamente la dignidad humana dentro del origen teocéntrico y el destino de todas las personas. Reconoce las formas en que “la dignidad del individuo puede manifestarse libre, dinámica y progresivamente; con eso también puede crecer y madurar” (22). Pero las declaraciones de la Declaración sobre género y sexualidad evidencian que la enseñanza oficial de la Iglesia Católica Romana necesita un mayor crecimiento y madurez con respecto a la comprensión de la dignidad humana de las personas LGBTQ+. Muchos de nosotros que nos identificamos como católicos LGBTQ+ deberíamos cuestionar el continuo fracaso de nuestra Iglesia a la hora de escuchar nuestras experiencias humanas concretas y la naturaleza teocéntrica de estas experiencias. En entornos políticos caracterizados por guerras culturales, las enseñanzas religiosas mal informadas sobre el género y la sexualidad, que perpetúan las antropologías esencialistas y binarias, amenazarán trágicamente y se utilizarán como armas contra las vidas de los cuerpos queer ya vulnerables, especialmente los cuerpos trans.

Sin título1Craig Ford Jr, es profesor asistente de Teología y Estudios Religiosos en St. Norbert College y profesor adjunto en el Instituto de Estudios Católicos Negros de la Universidad Xavier, Luisiana:

Como es el caso de tantos documentos que abordan temas morales controvertidos hoy en día, Dignitas Infinita nos ofrece un horizonte moral loable pero también nos obliga a preguntar cuánto tiempo transcurrirá hasta que la enseñanza oficial de la Iglesia realice más plenamente ese mismo horizonte.

Necesitamos un mundo, como proclama el documento, donde la dignidad humana sea inalienable, inviolable y sagrada. Pero también necesitamos un mundo donde la imaginación oficial de la Iglesia nos lleve a formas más matizadas de celebrar la libertad humana como la capacidad de alinear nuestras vidas con el llamado de Dios, algo que, para las personas trans y no binarias, también incluye la transición de género.

Dignitas Infinita presta una mirada escéptica hacia los esfuerzos de las personas trans por seguir el llamado de Dios en sus vidas, considerándolos como (mal)usos de la libertad de la persona en violación de su naturaleza humana. Sin embargo, la historia que nos cuentan las personas trans nos invita a una comprensión ampliada de la naturaleza humana, al igual que las personas de color y las mujeres han obligado a reconsiderar concepciones previamente inadecuadas de la naturaleza humana en el pasado.

Sin títuloJason Steidl Jack es profesor asistente de estudios religiosos en la Universidad de St. Joseph en Nueva York y autor de Ministerio católico LGBTQ: pasado y presente:

La mala comprensión que tiene el Vaticano de la “ideología de género” y las experiencias trans es una teología fundamentalmente poco seria que ofrece sólo caricaturas básicas de la teoría y la ciencia de género mientras denigra las vidas sagradas de las personas trans y de otras personas de género diverso. Lamentablemente, Dignitas Infinita causará graves daños a quienes ya se encuentran entre los más vulnerables de la sociedad y de la Iglesia.

Therese Lysaught es profesora en el Instituto Neiswanger de Bioética y Política de Salud de la Facultad de Medicina Stritch y del Instituto de Estudios Pastorales de la Universidad Loyola de Chicago, miembro de la Academia Pontificia para la Vida y editora del Journal for Moral Theology:

Sin títuloDignitatis Infinita marca la primera vez que la Santa Sede trata los temas complejos e hiperpolitizados de la teoría de género y las intervenciones médicas para personas transgénero en un documento autorizado. Tergiversa profundamente estos temas y demuestra una dolorosa falta de comprensión de ambos. A pesar de señalar correctamente que siguen siendo “objeto de considerable debate” entre los expertos científicos (n° 57), el DDF parece creer que no se necesitan más estudios, que seis párrafos son suficientes para tratar estos temas difíciles y sensibles, y que la única evidencia necesaria para respaldar sus afirmaciones iniciales de que la teoría de género y las intervenciones médicas para las personas transgénero son moralmente equivalentes a la pobreza, la guerra, la trata de personas, el abuso de los inmigrantes, el aborto y el abuso sexual del clero son textos de prueba de documentos del Papa Francisco. Después de cinco años, uno hubiera esperado un análisis cuidadoso y exhaustivo, informado por evidencia científica rigurosa, erudición teológica académicamente sólida, así como las perspectivas de las mujeres y las propias personas transgénero. En cambio, el DDF ha promulgado precisamente el tipo de reclamos que históricamente se han utilizado para marginar a las mujeres y a las personas LGBTQ+, justificar la violencia contra ellas y violar su dignidad.

roche-maryMary Doyle Roche es profesora asociada de Estudios Religiosos en el College of the Holy Cross, Worcester, Massachusetts, y autora de Escuelas de Solidaridad: Familias y Enseñanza Social Católica:

El Dicasterio para la Doctrina de la Fe (DDF) lucha por recibir sus propias ideas sobre el bien intrínseco de la persona cuando se trata de la dignidad de las personas LGBTQIA+, particularmente las personas trans y no binarias: que la imagen de Dios está confiada a la libertad humana y para que la semejanza de la persona con Dios crezca en respuesta al amor de Dios. [22]. El documento señala las “inmensas posibilidades de encuentro y solidaridad”… “en la búsqueda honesta de toda la verdad” que son posibles en esta época. Pero el documento no refleja tal encuentro con personas que se esfuerzan por vivir la libertad a la que están llamados, una libertad que no es simplemente un ejercicio de control sobre el cuerpo o la identidad, como sugiere el DDF, sino una libertad para relaciones auténticas con uno mismo y los demás. La falta de un encuentro genuino pone en duda el compromiso con la dignidad intrínseca y punto.

ruiz-ish-fullIsmael Ruiz es profesor postdoctoral Provost-Candler en Estudios Católicos en la Escuela de Teología Candler de la Universidad Emory, y ha publicado y trabajado extensamente sobre la inclusión LGBTQ+ en la educación católica:

Con un suspiro, el documento declara hermosa y poderosamente que la dignidad humana es infinita para todas las personas… y con otro suspiro, borra, invalida y –en última instancia– viola la dignidad de las personas transgénero. Sus dificultades son las mismas que las de declaraciones magistrales anteriores: falta de consulta con la experiencia vivida por las personas trans, falta de compromiso con la investigación académica contemporánea sobre género, combinación de orientación sexual e identidad de género, declaraciones autorreferenciales, argumentos testaferros. sobre las personas trans bajo la categorización de “ideología de género”, la paranoia sobre la teoría de género y la destrucción del tejido social mediante la eliminación de la diferencia, y el añadido de convertir a las personas transgénero en chivos expiatorios a raíz de las reacciones conservadoras a Fiducia Supplicans. No importa cuánto edulcorantes hagan el Papa Francisco y los demás funcionarios del Vaticano a través de advertencias pastorales, este documento es otro recordatorio de lo que las personas gays, lesbianas, bisexuales y (especialmente) transgénero anhelan pero se les niega continuamente: reconocimiento, gracia, y dignidad presentes en la plenitud de su queerness.

imagesCristina L.H. Traina es la Cátedra Avery Cardinal Dulles, S.J., de Teología Católica en la Universidad de Fordham, donde enseña teología y ética cristianas:

Como ya han señalado otros, las conclusiones de Dignitas Infinita sobre sexo y género son descuidadas e infundadas, lo que resulta insultante para los católicos LGBTQ. Pero peor aún, la declaración viola el proceso sinodal. El otoño pasado, la asamblea del Sínodo de los Obispos en Roma pidió descripciones teológicas del ser humano que “capten la complejidad de los elementos que emergen de la experiencia o el conocimiento de las ciencias” (III.15.g) y “[los integren] en un síntesis más madura” (III.14.h). En particular, pidió relatos del ser humano antes de Dios que nos ayuden a reflexionar moralmente sobre la “corporeidad” (III.15.g), incluida la sexualidad. Prevenir esa conversación sinodal global en curso con una nueva declaración que no involucra la sabiduría de la iglesia en general ni siquiera cumple con los propios estándares de conocimiento de las asambleas sugiere que las deliberaciones del Sínodo son una farsa. Y eso no es sólo un insulto, es devastador.

Publicaciones anteriores sobre Dignitas Infinita

What Transgender Catholics and Their Allies Are Saying About Dignitas Infinita” (“Lo que dicen los católicos transgénero y sus aliados sobre Dignitas Infinita”) (Bondings 2.0)

The Strawman of “Gender Theory” in the Vatican’s New Document” (Fr. Daniel P. Horan) (“El hombre de paja de la “teoría de género” en el nuevo documento del Vaticano” (P. Daniel P. Horan)

Vatican Document on Human Dignity Fails LGBTQ+ People” (“El documento del Vaticano sobre la dignidad humana falla a las personas LGBTQ+” (Ministerio Nuevos Caminos)

New Vatican Document Condemns Gender Transitions and Undefined ‘Gender Theory’”  (“Nuevo documento del Vaticano condena las transiciones de género y la ‘teoría de género’ indefinida” (Bondings 2.0)

—Brian Flanagan (él/él), Ministerio New Ways, 11 de abril de 2024

Fuente New Ways Ministry

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , ,

Lo que dicen los católicos transgénero y sus aliados sobre “Dignitas Infinita”

Sábado, 13 de abril de 2024
Comentarios desactivados en Lo que dicen los católicos transgénero y sus aliados sobre “Dignitas Infinita”

IMG_4049

¿Cómo están respondiendo los católicos transgénero y no binarios, sus familias, ministros pastorales y aliados a Dignitas Infinita, el documento del Vaticano sobre la dignidad humana publicado el lunes que condena la “teoría de género” y el “cambio de sexo”?

Hoy, Bondings 2.0 presenta reacciones iniciales y breves de ocho LGBTQ+ o católicos aliados, enumerados a continuación alfabéticamente por apellido. Los artículos anteriores de nuestra cobertura y análisis continuos de Dignitas Infinita se pueden encontrar al final de esta publicación. Para ver la declaración del Ministerio New Ways sobre el documento, haga clic aquí.

IMG_4047Phoebe Carstens (ellos/ellos) es estudiante de posgrado en la Escuela de Teología de Saint John, Collegeville, y colaboradora de Bondings 2.0:

Mi respuesta inicial fue de frustración y decepción resignadas. Leo párrafo tras párrafo sobre la dignidad inviolable e inherente de cada persona humana, la necesidad no sólo de tratar a cada persona con amor y respeto, sino también de reconocerlos como seres humanos dignos en su singularidad. Esperaba que la existencia y las experiencias de las personas trans fueran incluidas y consideradas correctamente. Desafortunadamente, este documento no sugiere ninguna evidencia de encuentros compasivos con personas trans y, en lugar de abordar la realidad vivida por las personas transgénero, incluidos los católicos, etiqueta la transición de género como “una grave violación de la dignidad humana”, una falsa amenaza para los fieles a temer junto con la pobreza, la trata de personas y la guerra.

Sin embargo, dentro de esta decepción, veo una oportunidad esperanzadora: la convicción de que las personas transcatólicas tienen mucho que ofrecer y enseñar a nuestra Iglesia sobre la autoexploración, la relación digna y la aceptación de los dones que Dios nos ha dado. Cada persona transcatólica que he conocido ha descrito su viaje de género como un proceso de descubrimiento, con Jesús como mano guía, hacia el reconocimiento de su propia dignidad, previamente oscurecida por sentimientos de vergüenza, angustia y disforia. Me consuela el hecho de que, de hecho, las personas trans siempre han estado aquí y siempre estarán aquí. Siempre hemos sido amados y dignificados por Dios. Siempre lo estaremos. Y estamos listos y esperando para compartir nuestros dones y sabiduría con nuestra Iglesia, inspirados por la dignidad que Dios nos ha dado. Cuando la Iglesia esté dispuesta a escucharnos, tendremos mucho que compartir.

IMG_0978El diácono Ray Dever es padre de una mujer transgénero adulta y un diácono católico retirado. Es un colaborador frecuente sobre temas LGBTQ para varias publicaciones nacionales, incluido Bondings 2.0, y organizaciones católicas, incluida la Conferencia de Obispos Católicos de EE. UU.:

Si bien Dignitas Infinita comienza proclamando bellamente nuestra creencia en la dignidad infinita que posee cada persona humana, luego continúa negando efectivamente esa misma dignidad a las personas transgénero y de género diverso. El documento, y el proceso de cinco años que lo produjo, reflejan una negativa obstinada y continua a involucrarse con las personas transgénero, los científicos y académicos que mejor las entienden y la comunidad médica que les brinda la atención de afirmación de género que necesitan para vivir. . Negar a las personas transgénero el acceso a una atención que afirme su género equivale a negarles cualquier posibilidad de vivir con la dignidad humana que este documento dice defender.

Según mi experiencia personal y pastoral, negar esa atención puede literalmente marcar la diferencia entre la vida y la muerte para muchas personas transgénero, que tienen una tasa de suicidio varias veces mayor que la de la población general. Las secciones de este documento sobre “teoría de género” y “cambio de sexo” están tan desinformadas y tan fuera de lugar que espero que sean ampliamente ignoradas por las personas transgénero, sus familias y sus aliados.

IMG_4050Mara Klein (ellos/ellos) es miembro no binario del proceso del Camino Sinodal de la Iglesia Católica Alemana y activista por los derechos queer:

Lamentablemente, esta nueva declaración sobre estudios de género y cuestiones de diversidad de género está muy en línea con lo que escuchamos antes del Vaticano. Una vez más, las muchas voces de las personas trans de fe, así como las ciencias contemporáneas, son completamente ignoradas en favor de una antropología obsoleta, heteronormativa y autorreferencial. Para muchas personas trans, la cirugía de afirmación de género les salva la vida. En mi propia experiencia, la transición me ha acercado más a Dios y me ha permitido amarme más a mí mismo y a mi prójimo. Sugerir que tal transición disminuye nuestra dignidad es cruel y peligrosamente ignorante, especialmente hacia aquellos que se encuentran en una situación desesperada entre su amor por la iglesia y el amor por la forma en que sienten que Dios los creó. Ver la oposición a la atención que afirma el género yuxtapuesta a la aprobación de intervenciones quirúrgicas para personas intersexuales (que, si se realizan sin consentimiento, especialmente en menores, a menudo causan un inmenso daño físico y psicológico) expone aún más la hipocresía subyacente. Después de la primera lectura, me siento muy triste por mí y por mis hermanos trans en todo el mundo. Además de la creciente hostilidad hacia nuestras comunidades, nos enfrentamos a una iglesia que no escucha y se niega a ver la belleza de la creación que se puede encontrar en nuestras historias de vida.

IMG_1856Maxwell Kuzma es un hombre transgénero que vive en una granja en la zona rural de Ohio y escribe y habla sobre la afirmación de la dignidad de las personas LGBTQ+ en todos los ámbitos de la vida, pero particularmente dentro de la iglesia católica:

Mi mayor preocupación con este documento es su peligrosa implicación de que los expertos médicos cuestionan la importancia de reconocer la realidad vivida por las personas transgénero y los beneficios basados en evidencia de la transición social y médica. Muchos de los autoproclamados “expertos” que cuestionan las perspectivas transpositivas sólo han realizado estudios sesgados que generan datos falsos. También estoy profundamente preocupado por la forma en que se consideró que las condiciones intersexuales estaban “resueltas”, expresión que revela una falta de compromiso por parte del Vaticano con las personas intersexuales reales.

Mi esperanza reside en el ejemplo vivido del Papa Francisco, quien ha demostrado una atención acogedora y apoyo a las personas transgénero. Mi esperanza es que toda la iglesia aprenda con su ejemplo cómo extender el mismo respeto, amor y apoyo a las personas transgénero en nuestras comunidades individuales.

Soy un hombre transgénero y católico de toda la vida, y sé que mi identidad es un hermoso regalo de Dios. El mundo natural revela cuánto ama Dios la diversidad, y la diversidad humana en particular es un regalo excepcionalmente precioso que va más allá de cualquier binario de género para revelar la hermosa totalidad de la creación a través del Amor Divino.

IMG_4052Benjamin Oh (él/él) es copresidente de Equal Voices, la organización ecuménica nacional LGBTIQA+ de Australia, y presidente de Rainbow Catholics Interagency Australia, un organismo nacional para los ministerios católicos que afirman LGBTIQA:

El documento expone claramente la brecha en el conocimiento y la comprensión de los redactores sobre las realidades LGBTQ+. Sin embargo, lo más triste es la falta de compasión del documento por nuestros hermanos trans, de género diverso y no binarios, demostrada en cómo los autores escriben de manera deshumanizante e impersonal sobre esa comunidad, desligados de sus experiencias vividas. Me preocupa mucho que este documento alimente más ignorancia, violencia, discriminación y abuso dirigido a las personas LGBTQ+ en nuestra iglesia y sociedad, especialmente en comunidades donde nuestros hermanos trans, de género diverso y no binarios ya son atacados. Este documento aparentemente ignora informe tras informe que muestra cómo las personas sometidas a transfobia están sobrerrepresentadas en los relatos de suicidio y los malos resultados de salud. En cambio, necesitamos afirmar y celebrar la dignidad y la asombrosa fe de nuestros hermanos trans y de género diverso, y en esta tarea, el documento ha fracasado en ambos sentidos.

IMG_4053James Pawlowicz es un director de proyecto, voluntario y amante de la naturaleza que sigue el misterioso llamado de Dios a la vida religiosa en la iglesia a pesar de la inadmisibilidad por ser transgénero:

Como primera impresión, Dignitas Infinita me pareció decepcionantemente poco original, aunque aliviadoramente insípida. Mis partes favoritas, sobre las que espero reflexionar más a fondo, fueron el tema omnipresente de nuestra interconexión y la imposibilidad de realizar nuestra plenitud de dignidad a imagen de Dios sin los unos de los otros, y el examen de la “violencia digital”.

Por otro lado, los argumentos en torno al género, como producto de cinco años de desarrollo por parte de un dicasterio del Vaticano, son decepcionantes. Sin embargo, me dejan con dos puntos de esperanza. En primer lugar, el DDF utilizó un lenguaje deliberadamente suave e indirecto al describir sus preocupaciones con las “intervenciones de cambio de sexo”: dicen que “corren el riesgo de amenazar la dignidad única” de la persona creada (énfasis añadido). Una amenaza es una cuestión de posibilidad, no de certeza. También lo es un riesgo. En esto siento una puerta que no está totalmente cerrada. En segundo lugar, dado lo que contienen estos párrafos, tengo una firme convicción y una esperanza divina de que la verdad prevalecerá. Puede que lleve tiempo, pero si continuamos presentando la evidencia convincente de la ciencia y los innegables buenos frutos de nuestras vidas, la verdad en la mano del amor expulsará la ignorancia y el miedo.

IMG_4056Victoria Rodríguez (ella/ella) es madre trans con tres hijos y católica bisexual. Está involucrada con varios grupos católicos LGBTQ+ en España y otros lugares, incluidos Ichthys Sevilla, PADIS+G, CVX, Cursillos de cristiandad, y forma parte de la junta directiva de la Red Global de Católicos Arcoíris:

Los muchos aspectos buenos de Dignitas Infinita se ven tristemente eclipsados por algunos puntos muy malos del documento. El principal problema es que los líderes de la iglesia no siguen sus propias enseñanzas. Por ejemplo, el párrafo 64 de esta declaración se hace eco de la propuesta 15k del informe de la Asamblea Sinodal, que establece que el diálogo sobre doctrinas controvertidas, como ésta, “debería involucrar también a las personas directamente afectadas por los asuntos bajo consideración”, lo que claramente no se ha hecho.

Si los autores lo hubieran hecho, sabrían que las personas trans y no binarias están viviendo la vida que Dios soñó para ellos. Que Dios los hizo eunucos desde el vientre de sus madres (Mateo 19:11-12) y ellos solo están en pos del nombre que Dios les dio. Sabrían que para toda persona trans parece un sueño imposible poder hacer la transición de género debido a las muchas barreras involucradas y, sin embargo, después de la transición, saben que es solo gracias a Dios quien los ayudó a superar todas las barreras. .

Las palabras de Santa Catalina de Siena: “Sé quien Dios quiera que seas y prenderás fuego al mundo”, no podrían ser más ciertas que cuando se refiere a las personas trans que simplemente siguen la vida que Dios planeó para ellas. Dignitas Infinita es un gran recordatorio de por qué necesitamos comenzar a abrir más diálogos y poner fin a los muchos malentendidos que existen en torno a las personas LGBTQI dentro de la Iglesia. Si esos diálogos existieran, la Iglesia nunca habría cometido un error como este. Y no son sólo las personas trans y no binarias las que merecen un mejor trato; la propia Iglesia merece algo mejor por seguir más fielmente sus enseñanzas. Los católicos merecemos una Iglesia donde, como dice el Papa Francisco, “todos, todos, todos” puedan sentirse aceptados y en dignidad. Rezo para que la Iglesia pueda hacerlo mejor y lo haga mejor.

IMG_4055Michael Sennett es un hombre trans católico que actualmente está cursando su maestría en Atención Pastoral en la Universidad de Fordham, Nueva York, con el objetivo de apoyar a las personas de fe queer a través del encuentro y el diálogo, y miembro de la Junta Asesora del Ministerio New Ways:

Dignitas Infinita se publicó en la Fiesta de la Anunciación, un significado que no se puede ignorar. Al oír hablar del favor de Dios, los católicos transgénero, al igual que María, podrían temblar de incredulidad. Considerados indignos por nuestras respectivas sociedades, Dios nos elige. María se enfrenta a una situación imposible. Responder al llamado de Dios no alivia su miedo, sino que su acto de fe cultiva la esperanza. La fe puede parecer imposible en este momento. Cristo todavía está ahí llamándonos a dar el salto y seguirlo. Espera porque nunca se ha apartado de nuestro lado. Cuando silenciosamente saliste a ti mismo, Jesús te escuchó y te abrazó. Escuchó todos los nombres que considerabas. Cristo guía tus manos el día que tomas hormonas. Jesús sana cada incisión sangrienta de las cirugías de afirmación de género. Él se alegra de nuestros cuidados que honran nuestra santa autenticidad. Cristo lleva la luz de la esperanza a nuestra fe. Saltar de nuevo a los brazos de Dios que nos favorece y celebra nuestra dignidad. Nada es imposible para Dios que nos llama a la santa esperanza y a la autenticidad.

IMG_3188Yunuen Trujillo (ella/ella) es autora de Católicos LGBT: una guía para un ministerio inclusivo, Coordinadora de Formación Religiosa (español) para el Ministerio Católico con Personas Lesbianas y Gays de la Arquidiócesis de Los Ángeles, y miembro de la junta asesora del Ministerio New Ways. :

En temas LGBTQ, Dignitas Infinita se queda corto. Si bien afirma clara e inequívocamente que el principio de dignidad humana se aplica a todos los seres humanos independientemente de su orientación sexual, no incluye el hecho de que también se aplica a todos los seres humanos independientemente de su identidad de género (lo cual es cierto). Esta omisión deja una cosa clara: claramente falta comprensión de los conceptos de género e identidad de género. Al agrupar a todas las personas LGBTQ bajo el paraguas de la orientación sexual, no reconoce la mera existencia de las personas trans. En este sentido, Dignitas Infinita muestra claramente lo que muchos de nosotros sabemos: la comprensión de la Iglesia sobre la identidad de género está muy subdesarrollada.

—Robert Shine (él/él), Ministerio New Ways, 10 de abril de 2024

Fuente New Ways Ministry

Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , ,

“Hay que ir cerrando los muchos malentendidos que hay con las personas lgbtiq dentro de la Iglesia”

Viernes, 12 de abril de 2024
Comentarios desactivados en “Hay que ir cerrando los muchos malentendidos que hay con las personas lgbtiq dentro de la Iglesia”

IMG_6846“Merecemos una Iglesia donde todos, todos, todos se puedan sentir aceptados y en dignidad”

“Y el gran problema es que la Iglesia no está siguiendo sus propias normas. No cumple el punto 64 de esta declaración, y tampoco sigue la propuesta 15k de la última declaración sinodal”

“A todas las persona trans siempre les parece un sueño imposible poder vivir realmente como la persona con la que se identifican, dadas todos las barreras y dificultades con las que se encuentran”

“Merece una Iglesia donde todos, todos, todos se puedan sentir aceptados y en dignidad. Merece una Iglesia que sirva para acercar a Dios a todo el mundo, incluidos aquellos para los que los caminos de Dios son más enrevesados de lo habitual”

Hay muchas cosas buenas en la última declaración del Dicasterio por la Doctrina de la Fe Dignitas Infinita sobre la dignidad humana, pero que por desgracia quedan completamente eclipsadas por algunos puntos terribles que también hay en dicho documento. De alguna manera, es como si los autores no hubieran leído sus propias conclusiones, o tal vez peor aún, que no crean que las personas trans estén incluidas o merezcan esos derechos humanos de los que hablan.

Porque resulta extraño leer “la Iglesia exhorta ardientemente a que el respeto de la dignidad de la persona humana, más allá de toda circunstancia, se sitúe en el centro” (punto 64) y en el mismo documento, solo cuatro puntos antes, decir que la dignidad del cuerpo es tan importante como la de la persona y que las personas trans que realizan un cambio de sexo corren el riesgo de perderla.

Es decir que pueden ser personas sin dignidad para la Iglesia, lo que en el mejor de los casos claramente contradice al punto 64, y deja abierta la puerta a interpretaciones mucho peores. Y para más inri esta “dignidad del cuerpo” no se aplica a las personas intersexuales, que extrañamente no son creadas perfectas por Dios como todos los demás, sino que solo son hechas perfectas por el cirujano cuando este les elimina órganos perfectamente sanos con los que nacieron como bebes, solo porque alguien decidió que eran “anormales”. Esto sí es jugar a ser Dios, y no lo que hacen las personas trans.

 Y el gran problema es que la Iglesia no está siguiendo sus propias normas. No cumple el punto 64 de esta declaración, y tampoco sigue la propuesta 15k de la última declaración sinodal donde decía que en la doctrina controvertida, como esta, debe también dar lugar “a la voz de las personas directamente afectadas por las controversias mencionadas”, lo que claramente no se ha hecho. Porque si lo hubieran hecho, leyendo por ejemplo este documento [1], sabrían que las personas trans y no binarias están viviendo la vida que Dios soñó para ellos. Que hay quien nace eunuco desde el vientre de sus madres (Mat 19:11-12) y ellos solo están en ese complicado camino que Dios les trazó desde antes de que nacieran.

Sabrían que a todas las persona trans siempre les parece un sueño imposible poder vivir realmente como la persona con la que se identifican, dadas todos las barreras y dificultades con las que se encuentran. Y cuando finalmente lo consiguen y empiezan a florecer como las personas que realmente son, entonces recuerdan las palabras de Sta. Teresita del Niño Jesús “Dios no da sueños imposibles”, y es que, si pudieron hacerlo, superando todas las barreras, fue únicamente porque Dios estaba con ellos.

Porque las palabras de Sta. Catalina de Siena “Sé quien Dios quiere que seas, y prenderas fuego al mundo entero” no pueden ser más ciertas que cuando se refiere a las personas trans que viven la vida que el Señor planeó para ellas. No es posible resumir un documento entero en un par de párrafos, pero animo a todas las personas que quieran conocer realmente sobre la espiritualidad trans a que lean el documento, que fue escrito tras hablar con decenas de personas trans y no binarias, para permitirles expresarse y dar su voz, ya que tienen mucho que decir. Otros recursos interesantes pueden ser este [2], este otro [3] y aquel [4], y por supuesto hay muchos muchos más.

 IMG_6845Para terminar, el documento Dignitas Infinita es solo un gran recordatorio de las razones por las que es urgente y necesario abrir más diálogos e ir cerrando los muchos malentendidos que hay con las personas lgbtiq dentro de la Iglesia. Si esos diálogos existieran la Iglesia jamás hubiera cometido un error tan grande como el de este documento, y no son solo las personas trans y no binarias las que merecen ser tratadas mejor, sino que es la propia Iglesia la que merece algo mejor.

Merece una Iglesia que pueda seguir sus propias normas. Merece una Iglesia donde todos, todos, todos se puedan sentir aceptados y en dignidad. Merece una Iglesia que sirva para acercar a Dios a todo el mundo, incluidos aquellos para los que los caminos de Dios son más enrevesados de lo habitual. Merece, en definitiva, una Iglesia no como Dios manda, sino como Dios quiere. Recemos y pidamos por ello, por una Iglesia que puede hacer mejor las cosas.

[1] Todos somos uno en Cristo, mujeres, hombres y eunucos de todo tipo y condición (religiondigital.org)

[2] Mother of Transgender Child Writes to Pope Francis: “Stop Putting Limits on God’s Love!” – New Ways Ministry

[3] I’m a transgender Catholic. This year’s Outreach conference allowed me to be seen. – Outreach

[4] Trans in the Eyes of God (showit.co)

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , ,

El hombre de paja de la “teoría de género” en el nuevo documento del Vaticano

Jueves, 11 de abril de 2024
Comentarios desactivados en El hombre de paja de la “teoría de género” en el nuevo documento del Vaticano

IMG_2919P. Daniel Horan

Hoy temprano (8 de abril), el Dicasterio para la Doctrina de la Fe del Vaticano publicó un nuevo documento sobre la dignidad humana, titulado Dignitas Infinita, que incluía secciones sobre identidad de género y transiciones de género. Bondings 2.0 presentará reacciones al documento a lo largo de esta semana.

El siguiente comentario inicial es del colaborador P. Daniel Horan OFM, profesor de Filosofía, Estudios Religiosos y Teología y Director del Centro para el Estudio de la Espiritualidad del Saint Mary’s College en Notre Dame, Indiana. Columnista del National Catholic Reporter, es autor o editor de más de catorce libros, entre ellos Catholicity and Emerging Personhood: A Contemporary Theological Anthropology.

La reciente declaración Dignitas Infinita, publicada hoy por el Dicasterio para la Doctrina de la Fe (DDF) del Vaticano, da la impresión, por su título y propósito, de que busca reafirmar y defender la dignidad universal y el valor de la persona humana. De hecho, según una nota introductoria del prefecto del dicasterio, el cardenal Víctor Manuel Fernández, el título latino Dignitas Infinita proviene de la enseñanza del Papa Juan Pablo II de que la dignidad humana puede entenderse como “infinita”. Esto es, a primera vista, algo muy bueno, pero esta declaración no está a la altura de su pretensión de afirmar y apoyar la “dignidad infinita” de todas las personas.

Específicamente, el documento malinterpreta y tergiversa el trabajo académico y científico en las áreas de sexualidad y género. Además, al igual que documentos anteriores de la iglesia sobre sexualidad y género, una vez más ignora las experiencias de personas reales que no se ajustan a la conceptualización de género de la iglesia como solo masculino o femenino. Ofrezco los siguientes puntos como reacción inicial al texto.

En primer lugar, el cardenal Fernández escribe en su prefacio introductorio que el trabajo de cinco años sobre este documento buscó “tener en cuenta los últimos desarrollos sobre el tema en el mundo académico”. Sin embargo, a pesar de toda su charla sobre “teoría”, el texto no logra involucrar directamente a ningún teórico, filósofo, teólogo u otro académico específico que trabaje en el tema de género que aparentemente se considera aquí. Ninguna cita apunta a ninguna fuente que este texto pretenda criticar.

En lugar de dar cuenta de investigaciones reales, este documento construye un muñeco de paja llamado “teoría de género”, cuyos principios no representan ninguna teoría o estudio real con el que esté familiarizado. La vaguedad del concepto se presenta al mismo tiempo como un comodín y una amenaza siniestra, que sirve para establecer un hombre del saco al que temer, pero hace poco para promover un diálogo o entendimiento real.

De manera bastante sorprendente, este documento del DDF crea su propia “teoría de género” original de acuerdo con el mosaico de conceptos que teje en los párrafos 56 a 59. Al igual que el adagio de la caricatura de “Dios” en el que tanto los ateos como los teístas no creen y no pueden rechazar, el monstruo de Frankenstein llamado “teoría de género”, creado por el DDF, es algo que también encuentro problemático e incoherente. Debería ser eliminado.

En segundo lugar, existe una confusión inexplicable a lo largo de este documento entre sexualidad y género. Por ejemplo, el párrafo 55 se basa en la exhortación apostólica Amoris Laetetia y el Catecismo del Papa Francisco para afirmar la enseñanza de la Iglesia contra la discriminación de las personas gays y lesbianas, pidiendo respeto por todas las personas “independientemente de su orientación sexual”. Y luego, en la primera línea del párrafo 56, el texto dice: “Al mismo tiempo, la Iglesia destaca las cuestiones críticas definidas presentes en la teoría de género”, reuniendo estos dos conceptos de una manera para sugerir que están directamente relacionados o incluso intercambiables. Esto sugiere que los autores de este documento no comprenden ni siquiera los conceptos básicos de la sexualidad humana, el sexo, la orientación sexual o cualquier faceta del género.

En tercer lugar, como se señaló anteriormente, este documento no reconoce la complejidad y la variedad de tratamientos y terapias de afirmación de género para personas trans y no binarias. Un párrafo completo (núm. 60) está dedicado al “cambio de sexo”, lo que implica que los autores del documento del DDF no están considerando toda la panoplia de tratamientos y terapias disponibles prescritos y supervisados médica y psicológicamente. Lo que, de nuevo vagamente, se denomina “cambio de sexo” parece suponer una intervención médico-quirúrgica, que de hecho es sólo una de las formas en que algunas personas trans y no binarias buscan atención que afirme su género, y siempre después de un largo período de discernimiento y consulta médica.

Otros cuidados de afirmación de género fuera de la intervención quirúrgica incluyen la terapia hormonal o el uso de pronombres que se alineen con su género, entre muchos otros. Es algo bueno que esta sección reconozca la realidad de las personas intersexuales (sin usar ese término) y permita ciertos tratamientos médicos para dichas personas. Pero la línea final de esta sección refuerza un esencialismo de género, afirmando que cualquier procedimiento de “cambio de sexo”, de hecho, no cambia el sexo que se le asignó a alguien al nacer.

Finalmente, una cosa sigue siendo notoriamente cierta acerca de cómo este documento aborda a las personas transgénero y no binarias: no hay absolutamente ninguna evidencia de que los autores del documento consultaran a personas reales de género diverso, a quienes esta parte del documento impacta más directamente. Esta omisión es una limitación persistente en los textos eclesiales, ya sea a nivel diocesano o vaticano, y parecería contradecir abiertamente la pretensión de este documento de afirmar la “dignidad infinita” de todas las personas humanas.

En verdad, este documento podría haber sido mucho peor. Podría haber sido aún más deshumanizante, como lo han sido en los últimos años muchas de las declaraciones diocesanas en los Estados Unidos sobre las personas transgénero y no binarias. Leído con una hermenéutica de generosidad, tomo el deseo del Cardenal Fernández de (tal vez eventualmente) abordar “los últimos desarrollos sobre el tema en el mundo académico” como una señal de que la conversación no ha terminado ni está definitivamente resuelta. Y esta esperanza se ve reforzada por el hecho de que, para que se pueda hacer una afirmación tan definitiva, se necesitaría una enseñanza directa del propio Papa, y no una declaración de un dicasterio del Vaticano. Sin embargo, es evidente que aún queda mucho trabajo por hacer.

–P. Daniel P. Horan, 8 de abril de 2024

Fuente New Ways Ministry

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , ,

Nuevo documento del Vaticano condena las transiciones de género y la “teoría de género” indefinida

Miércoles, 10 de abril de 2024
Comentarios desactivados en Nuevo documento del Vaticano condena las transiciones de género y la “teoría de género” indefinida

IMG_4018IMG_4020Cardenal Víctor Manuel Fernández, prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, en rueda de prensa anunciando la publicación de “Dignitas Infinita

La oficina doctrinal del Vaticano emitió ayer su última intervención sobre cuestiones LGBTQ+, parte de un documento más amplio sobre la dignidad humana en la sociedad contemporánea que postulaba un enfoque altamente negativo para las personas transgénero.

El documento, titulado Dignitas Infinita, fue presentado el lunes por el cardenal Víctor Manuel Fernández, prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, en una conferencia de prensa. El texto de 23 páginas está dividido en cuatro secciones, las tres primeras son una exposición de las enseñanzas de la Iglesia sobre la dignidad humana y la cuarta sobre “Algunas violaciones graves de la dignidad humana”. (Para leer la declaración del Ministerio New Ways en respuesta al documento, haga clic aquí).

Entre los temas abordados en esta sección final, que incluyen la pobreza, la guerra, la violencia contra las mujeres y la migración, entre otros, se encuentran dos directamente relevantes para las cuestiones LGBTQ+: la “Teoría de Género” y el “Cambio de Sexo”. Si bien la mayoría de los temas se tratan en uno o dos párrafos, con sólo unas pocas frases sobre el tema del abuso sexual, el documento dedica cinco párrafos a la “Teoría de género.

El párrafo inicial de esta sección, el número 55, cita la exhortación del Papa Francisco, Amoris Laetitia, al condenar la discriminación y la violencia basada en la orientación sexual de una persona. El documento afirma: “Debería denunciarse como contrario a la dignidad humana el hecho de que, en algunos lugares, no pocas personas sean encarceladas, torturadas e incluso privadas del bien de la vida únicamente por su orientación sexual”.

Sin embargo, el texto inmediatamente gira hacia cuestiones de identidad de género en términos mucho más negativos. Condena los llamados “nuevos derechos”, un término que el Vaticano utiliza en referencia no sólo a la igualdad LGBTQ+, sino también a los derechos reproductivos, que “han llevado a casos de colonización ideológica”. El documento continúa:

57. En cuanto a la teoría del género, cuya coherencia científica es objeto de un considerable debate entre los expertos, la Iglesia recuerda que la vida humana en todas sus dimensiones, tanto física como espiritual, es un don de Dios. Este don debe ser aceptado con gratitud y puesto al servicio del bien. Desear una autodeterminación personal, como prescribe la teoría de género, aparte de esta verdad fundamental de que la vida humana es un don, equivale a una concesión a la antigua tentación de hacerse Dios, entrando en competencia con el verdadero Dios de amor revelado a nosotros. nosotros en el Evangelio. . .

“59. En este sentido, el respeto tanto por el propio cuerpo como por el de los demás es crucial a la luz de la proliferación de reivindicaciones de nuevos derechos propuestos por la teoría de género. Esta ideología “prevé una sociedad sin diferencias sexuales, eliminando así la base antropológica de la familia”. Por lo tanto, resulta inaceptable que “algunas ideologías de este tipo, que buscan responder a aspiraciones a veces comprensibles, logren afirmarse como absolutas”. e incuestionable, incluso dictando cómo se debe criar a los niños. . .Sólo reconociendo y aceptando esta diferencia en reciprocidad podrá cada persona descubrirse plenamente a sí misma, su dignidad y su identidad”.

La siguiente sección aborda la atención que afirma el género, bajo el título “Cambio de sexo”. Este único párrafo, el número 60, establece que “la dignidad del cuerpo no puede considerarse inferior a la de la persona como tal”. Luego, el documento condena las transiciones de género:

Esta verdad merece ser recordada, especialmente cuando se trata de cambio de sexo, ya que los seres humanos están compuestos inseparablemente de cuerpo y alma. En esto, el cuerpo sirve como contexto vivo en el que se despliega y manifiesta la interioridad del alma, así como a través de la red de relaciones humanas. . .De ello se deduce que cualquier intervención de cambio de sexo, por regla general, corre el riesgo de amenazar la dignidad única que la persona ha recibido desde el momento de la concepción. Esto no excluye la posibilidad de que una persona con anomalías genitales que ya son evidentes al nacer o que se desarrollan posteriormente pueda optar por recibir la asistencia de profesionales de la salud para resolver estas anomalías. Sin embargo, en este caso, tal procedimiento médico no constituiría un cambio de sexo en el sentido aquí previsto”.

Según una nota preliminar del cardenal Fernández, la entonces Congregación para la Doctrina de la Fe comenzó a redactar un documento sobre “la dignidad de la persona humana en la antropología cristiana” en 2019. Un borrador inicial fue rechazado de plano, y un borrador completamente nuevo preparado, que es, en una forma modificada, lo que se ha publicado hoy. Fernández calificó estos cinco años como “un proceso considerable de maduración” para el documento.

De hecho, las primeras tres secciones de Dignitas Infinita son una rica exposición sobre qué y por qué enseña la iglesia sobre la dignidad de la persona humana, ofreciendo bases bíblicas y teológicas para ello. Esto da como resultado algunos pasajes hermosos y fuertes, como el siguiente:

“17. La Iglesia proclama la igual dignidad de todas las personas, independientemente de sus condiciones o cualidades de vida. . .

“19. Al unirse a cada ser humano a través de su Encarnación, Jesucristo confirmó que cada persona posee una dignidad inconmensurable por el solo hecho de pertenecer a la comunidad humana; además, afirmó que esa dignidad nunca se puede perder. Proclamando que el Reino de Dios es de los pobres, de los humildes, de los despreciados y de los que sufren en cuerpo y espíritu; curando toda clase de enfermedades y dolencias, incluso las más dramáticas, como la lepra; afirmando que todo lo que se hace a estos individuos se le hace también a él porque está presente en ellos: en todos estos modos, Jesús trajo la gran novedad de reconocer la dignidad de cada persona, especialmente de aquellos que eran considerados “indignos”. Este nuevo principio de la historia humana, que enfatiza que los individuos son aún más “dignos” de nuestro respeto y amor cuando son débiles, despreciados o sufren, incluso hasta el punto de perder la “figura” humana, ha cambiado la faz de la humanidad. mundo. . .

“32. . .[L]a historia humana muestra un progreso claro en la comprensión de la dignidad y la libertad humanas, aunque no sin sombras y riesgos de regresión. Ese avance en la comprensión de la dignidad humana queda demostrado por el hecho de que existe un deseo cada vez mayor de erradicar el racismo, la esclavitud y la marginación de las mujeres, los niños, los enfermos y las personas con discapacidad. Esta aspiración se ha visto reforzada bajo la influencia de la fe cristiana, que sigue siendo un fermento, incluso en sociedades cada vez más secularizadas. Sin embargo, el arduo camino para promover la dignidad humana aún está lejos de completarse”.

En un comunicado, Francis DeBernardo, director ejecutivo del New Ways Ministry, dijo que Dignitas Infinita “fracasa terriblemente al ofrecer a las personas transgénero y no binarias una dignidad humana no infinita, sino limitada”. Esta “maravillosa justificación de por qué cada ser humano, independientemente de su condición de vida, debe ser respetado, honrado y amado” en última instancia, los autores del documento no la aplican a las personas con diversidad de género.

El documento en sí puede ofrecer vías para que la iglesia institucional evolucione en su comprensión y tratamiento de las personas transgénero y no binarias.

Primero, el documento admite cambios en las enseñanzas de la iglesia. En el párrafo 16, el Vaticano reconoce que los líderes de la iglesia “desarrollaron progresivamente una comprensión cada vez mayor del significado de la dignidad humana, junto con sus exigencias y consecuencias, hasta llegar al reconocimiento de que la dignidad de cada ser humano prevalece más allá de todas las circunstancias. ” Por ejemplo, la Iglesia alguna vez no sólo permitió, sino que incluso ejecutó a personas, pero ahora entiende que la pena de muerte es completamente inadmisible.

En segundo lugar, el Cardenal Fernández, en su nota introductoria, admite que el documento no es más que una apertura para una mayor conversación cuando escribe: “su objetivo es ofrecer algunos puntos de reflexión que pueden ayudarnos a mantener una conciencia de la dignidad humana en medio del complejo momento histórico en el que vivimos. que estamos viviendo”. Las personas LGBTQ+ y sus aliados deberían aprovechar esta oportunidad para educar a los líderes de la iglesia sobre las realidades actuales de género y sexualidad que el Vaticano parece haber pasado por alto.

Esta semana, Bondings 2.0 presentará una serie de reacciones y respuestas a Dignitas Finita por parte de católicos, teólogos y ministros pastorales transgénero y no binarios. El primer comentario publicado ayer por el franciscano p. Daniel Horan está disponible aquí.

¿Quieres recibir esta serie y las últimas noticias y opiniones católicas LGBTQ+ directamente en tu bandeja de entrada todos los días? Suscríbete a Bondings 2.0 haciendo clic aquí.

—Robert Shine (él/él), New Ways Ministry, 9 de abril de 2024

Fuente New Ways Ministry

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , ,

Aborto, eutanasia, género, abusos, trata, feminicidios, hambre o guerra: el Vaticano denuncia todas las “violaciones de la dignidad humana” en un mundo globalizado

Martes, 9 de abril de 2024
Comentarios desactivados en Aborto, eutanasia, género, abusos, trata, feminicidios, hambre o guerra: el Vaticano denuncia todas las “violaciones de la dignidad humana” en un mundo globalizado

IMG_4009Ninguna sorpresa, dada la calculada ambigüedad del papa Bergoglio (sí, aquí es más Bergoglio que Francisco), pero incluir a las personas transgénero dentro de lo que denomina “Violaciones graves” contra la dignidad humana es algo más que un despropósito alejado de todo criterio científico, es una gran  crueldad gratuíta. La medida para comprobarlo es el alborozo de los medios de la Fachisfera. Dios le perdone.

Las dos ‘almas‘ de la Iglesia, confrontadas en ‘Dignitas Infinita‘, el último texto de Doctrina de la Fe

Dignitas Infinita aborda “algunas violaciones graves de la dignidad humana”, que van desde “el drama de la pobreza” hasta la “violencia digital”, pasando por la condena inequívoca del aborto, la eutanasia o la teoría de género, mientras reclama la lucha contra las guerras, la trata de personas, la violencia contra las mujeres o los abusos sexuales

Cinco años de trabajo y varios borradores, tras los que no puede definirse quién es el autor real del texto, aunque lleve la firma de Fernández y la aprobación explícita del Papa Francisco, en audiencia del pasado 25 de marzo

“Ninguna guerra vale la pérdida de la vida, aunque solo sea de una sola persona humana”, ni “el envenenamiento de nuestra casa común”, ni “la desesperación de los que están obligados a dejar su patria”

“Es hora de condenar con determinación, empleando los medios legislativos apropiados de defensa, las formas de violencia sexual que con frecuencia tienen por objeto a las mujeres”, con especial hincapié en el feminicidio

“Ayudar al suicida a quitarse la vida es, por tanto, una ofensa objetiva contra la dignidad de la persona que lo pide, aunque con ello se cumpliese su deseo

Lee Dignitas Infinita, el último documento de Doctrina de la Fe

Las claves de fondo de ‘Dignitas Infinita’ según el cardenal Fernández: compromiso con la dignidad humana más allá de toda circunstancia

‘Tucho‘ Fernández: “‘Fiducia Supplicans’ incluye una innovación magisterial (…). Está en el corazón pastoral de Francisco. El prefecto de Doctrina de la Fe defiende la vigencia de la bendición a parejas ‘irregulares'”Jesús Bastante

“Tucho” Fernández presentó el nuevo documento sobre la Dignidad: “Muestra la evolución de la Iglesia”, por Hernán Reyes Alcaide

Bernardo García: “’Dignitas infinita’ es un aporte para abolir la maternidad subrogada”

Las dos almas de la Iglesia, siempre unidas, siempre en conflicto, están presentes en Dignitas Infinita, la última declaración vaticana sobre la dignidad humana, que este mediodía se presenta en Roma. La lucha por la dignidad de los desfavorecidos, junto al mantenimiento de una férrea doctrina moral, continúan conviviendo en la base de un texto que, firmado por el cardenal ‘Tucho Fernández’, hunde sus raíces en el trabajo previo de su antecesor, Luis Ladaria. Cinco años de trabajo y varios borradores, tras los que no puede definirse quién es el autor real del texto, aunque lleve la firma de Fernández y la aprobación explícita del Papa Francisco, en audiencia del pasado 25 de marzo.

A lo largo de sus 66 puntos (con una larga presentación, una introducción, cuatro bloques y una conclusión), ‘Dignitas Infinita’ no dejará contento a ninguno de los representantes de dichas almas o, al contrario, favorecerá que cualquiera pueda arrimar el ascua a la sardina de sus ideologías. En lo esencial, un fuerte llamado del Vaticano a “prestar mayor atención a las graves violaciones de la dignidad humana que se produce actualmente en nuestro tiempo”, para lo que el dicasterio “tomó medidas para reducir la parte inicial  […] y elaborar con más detalle lo que el Santo Padre había indicado”.

Violaciones graves” contra la dignidad humana

Sin duda, la parte del león está en la cuarta parte del texto, en el que ‘Dignitas Infinita” aborda “algunas violaciones graves de la dignidad humana”, que van desde “el drama de la pobreza” hasta la “violencia digital”, pasando por la condena inequívoca del aborto, la eutanasia o la teoría de género, mientras reclama la lucha contra las guerras, la trata de personas, la violencia contra las mujeres o los abusos sexuales.

 El drama de la pobreza: en este punto, el primero destacado por el documento, Roma insiste en que se trata de “uno de los fenómenos que más contribuye a negar la dignidad de tantos seres humanos”, y que supone “una de las mayores injusticias del mundo contemporáneo”. “Todos somos responsables, aunque en diversos grados, de esta flagrante desigualdad”, recalca el dicasterio

Respecto a la guerra,otra tragedia que niega la dignidad humana”, el Vaticano recuerda que es una “derrota de la Humanidad”, y que “ninguna guerra vale la pérdida de la vida, aunque solo sea de una sola persona humana”, ni “el envenenamiento de nuestra casa común”, ni “la desesperación de los que están obligados a dejar su patria”.

“Todas las guerras, por el mero hecho de contradecir la dignidad humana, son «conflictos que no resolverán los problemas, sino que los aumentarán»”, recalca el texto, que pide “salir de la lógica de la legitimidad de la guerra”. 

Respecto a los migrantes, el documento los reconoce como “las primeras víctimas de las múltiples formas de pobreza”, por lo que “es siempre urgente recordar que «todo emigrante es una persona humana que, en cuanto tal, posee derechos fundamentales inalienables que han de ser respetados por todos y en cualquier situación”.

La trata, “crimen contra la Humanidad”

El Vaticano también incluye la trata de personas entre las graves violaciones de la dignidad humana, denunciando a “explotadores y clientes” y recordando que “la Iglesia y la humanidad no deben abandonar la lucha contra fenómenos como el comercio de órganos y tejidos humanos, explotación sexual de niños y niñas, trabajo esclavo, incluyendo la prostitución, tráfico de drogas y de armas, terrorismo y crimen internacional organizado”. “La trata de personas es un crimen contra la Humanidad” sostiene ‘Dignitas Infinita’.

Los abusos sexuales son otro de los puntos abordados por el texto, que admite que ”todo abuso sexual deja profundas cicatrices en el corazón de quienes lo sufren” y advierte que “se trata de sufrimientos que pueden llegar a durar toda la vida y a los que ningún arrepentimiento puede poner remedio”

Por su parte, el Vaticano denuncia que “las violencias contra las mujeres es un escándalo global, cada vez más reconocido”, y recalca las “desigualdades graves entre mujeres y varones” incluso “en los países más desarrollados y democráticos”. “Es hora de condenar con determinación, empleando los medios legislativos apropiados de defensa, las formas de violencia sexual que con frecuencia tienen por objeto a las mujeres”, con especial hincapié en el feminicidio.

Rotundo ‘No‘ al aborto y la maternidad subrogada 

Donde no cambia la doctrina moral de la Iglesia es en cuestiones como la del aborto, donde Roma continúa definiéndolo como un delito “particularmente grave e ignominioso”, denunciando que “la aceptación del aborto en la mentalidad, en las costumbres y en la misma ley es señal evidente de una peligrosísima crisis del sentido moral, que es cada vez más incapaz de distinguir entre el bien y el mal”, y utilizando “una terminología ambigua, como la de ‘interrrupción del embarazo’ (…). Pero ninguna palabra puede cambiar la realidad de las cosas: el aborto procurado es la eliminación deliberada y directa, como quiera que se realice, de un ser humano en la fase inicial de su existencia, que va de la concepción al nacimiento”.

“La Iglesia, también, se posiciona en contra de la práctica de la maternidad subrogada”, insiste el documento, que denuncia cómo esta práctica convierte al niño “en un mero objeto”. Y es que, apunta el texto, “la práctica de la maternidad subrogada viola, ante todo, la dignidad del niño” y “la dignidad de la propia mujer que o se ve obligada a ello o decide libremente someterse”.

No hay condiciones en ausencia de las cuales la vida humana deje de ser digna y pueda, por tanto, suprimirse

El nuevo documento vaticano también arremete con fuerza contra la eutanasia y el suicidio asistido, cuestionando la denominación de “leyes de muerte digna”. “Está muy extendida la idea de que la eutanasia o el suicidio asistido son compatibles con el respeto a la dignidad de la persona humana”, admite Roma, que señala la importancia de unos “cuidados paliativos apropiados y evitando cualquier encarnizamiento terapéutico o intervención desproporcionada”, pero aclara: “No hay condiciones en ausencia de las cuales la vida humana deje de ser digna y pueda, por tanto, suprimirse”. Y va más allá: “Ayudar al suicida a quitarse la vida es, por tanto, una ofensa objetiva contra la dignidad de la persona que lo pide, aunque con ello se cumpliese su deseo”.

Al tiempo Doctrina de la Fe denuncia “el descarte de las personas con discapacidad”, que “sufren a veces marginación, cuando no opresión, al ser tratadas como auténticos descartados”.

La “colonización ideológica” de la “teoría de género”

IMG_4011Una de las grandes novedades del documento es su firme condena de la “teoría de género”. Pese a condenar que “en algunos lugares se encarcele, torture e incluso prive del bien de la vida, a no pocas personas, únicamente por su orientación sexual”, Roma denuncia las “colonizaciones ideológicas, entre las que ocupa un lugar central la teoría de género, que es extremadamente peligrosa porque borra las diferencias en su pretensión de igualar a todos”.

Así, el Vaticano afirma que la teoría de género “pretende negar la mayor diferencia posible entre los seres vivos: la diferencia sexual”. En este sentido, concluye Roma, “resulta inaceptable que algunas ideologías de este tipo, que pretenden responder a ciertas aspiraciones a veces comprensibles, procuren imponerse como un pensamiento único que determine incluso la educación de los niños”. Por lo tantos debe rechazarse todo intento de ocultar la referencia a la evidente diferencia sexual entre hombres y mujeres”.

Anomalías genitales

El cambio de sexo, el Vaticano sostiene que “por regla general, corre el riesgo de atentar contra la dignidad única que la persona ha recibido desde el momento de la concepción”, aunque no excluye la posibilidad de que “una persona afectada por anomalías genitales, que ya son evidentes al nacer o que se desarrollan posteriormente, pueda optar por recibir asistencia médica con el objetivo de resolver esas anomalías”.

Finalmente, el documento hace una referencia a la “violencia digital”, que pone en peligro “la buena reputación de cualquier persona con noticias falsas y calumnias”. “De hecho, el ambiente digital también es un territorio de soledad, manipulación, explotación y violencia, hasta llegar al caso extremo del dark web”, concluye el documento, que incide en que, con estas prácticas, “el respeto al otro se hace pedazos y, de esa manera, al mismo tiempo que lo desplazo, lo ignoro y lo mantengo lejos, sin pudor alguno puedo invadir su vida hasta el extremo”.

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , ,

New Ways Ministry : El documento del Vaticano sobre la dignidad humana falla a las personas LGBTQ+

Martes, 9 de abril de 2024
Comentarios desactivados en New Ways Ministry : El documento del Vaticano sobre la dignidad humana falla a las personas LGBTQ+

IMG_3937

IMG_3939Hoy (8 de abril), el Dicasterio para la Doctrina de la Fe del Vaticano publicó un nuevo documento sobre la dignidad humana, titulado Dignitas Infinita, que incluye secciones sobre identidad de género, transiciones de género y otras cuestiones LGBTQ+.

La siguiente es una declaración de Francis DeBernardo, director ejecutivo del Ministerio New Ways, sobre el documento:

El nuevo documento del Vaticano, Dignitas Infinita, falla terriblemente al ofrecer a las personas transgénero y no binarias una dignidad humana no infinita, sino limitada. Si bien expone una maravillosa justificación de por qué cada ser humano, independientemente de su condición en la vida, debe ser respetado, honrado y amado, no aplica este principio a las personas con diversidad de género.

En su enfoque del género, el documento se basa en la teología obsoleta del esencialismo de género que afirma que la apariencia física de una persona es la evidencia central de su identidad de género natural. Esta perspectiva fisicalista encadena al Vaticano a la creciente conciencia de que el género de una persona incluye los aspectos psicológicos, sociales y espirituales naturalmente presentes en sus vidas.

Lejos de ser una elección individual, la identidad de género se basa en el descubrimiento de para quién nos creó Dios a cada uno de nosotros, teniendo en cuenta otros factores además de la apariencia física del cuerpo.

El intento del documento de defender y defender la dignidad humana se ve debilitado por su asombrosa falta de conciencia sobre las vidas reales de las personas transgénero y no binarias. Los argumentos y conclusiones del Vaticano sobre la identidad de género y las transiciones de género indican que los autores no consultaron los avances sobre el género en el ámbito biológico, psicología y ciencias sociales. Peor aún, muestra que los autores no escucharon atentamente la experiencia vivida por personas que descubrieron, a menudo después de viajes dolorosos y tortuosos, que Dios los creó naturalmente con una identidad de género más allá de las expectativas sociales, generalmente basada en la apariencia física.

Al simplemente descartar esta creciente conciencia de las realidades del género como “teoría de género”, los autores de este documento abdican de su responsabilidad de defender la dignidad de las personas transgénero y no binarias. Al categorizar arrogantemente la inclusión LGBTQ+ como un fenómeno occidental impuesto de manera colonialista a otras culturas, los autores ignoran el hecho antropológico, documentado por muchos académicos incluso antes de hoy, de que las culturas de todo el mundo y a lo largo de la historia han reconocido y celebrado identidades de género más allá de las afirmaciones de la iglesia sobre el género binario masculino/femenino.

Si en el mundo existe la teoría ideológica de género y la colonización, en el esquema esbozado por este documento, el género de una persona se basa en la apariencia física, y que sólo existen dos géneros, masculino y femenino, en la realidad humana. Descubrimientos y experiencias recientes muestran que la pobreza del pensamiento de los líderes de la iglesia sobre las personas transgénero y no binarias niega la rica diversidad con la que Dios creó el mundo.

El documento no debe descartarse como una simple conversación teológica abstracta con pocas consecuencias humanas. Más bien, el Vaticano vuelve a apoyar y propagar ideas que conducen a daños físicos reales a personas transgénero, no binarias y otras personas LGBTQ+. Son perjudicados por la misma violencia que este documento condena en formas económicas, psicológicas, espirituales, sociales y, lo que es más trágico, físicas, lo que provoca graves daños que a menudo conducen a la muerte.

Si bien los funcionarios del Vaticano aún no comprenden la infinita dignidad de las personas transgénero y no binarias, los fieles católicos ya lo han hecho. Los católicos, especialmente los laicos, pero incluso algunos obispos, han llegado a conocer, aceptar y amar a personas con identidades de género diversas. Como muchos casos en el pasado, los fieles LGBTQ positivos pedirán a los funcionarios de la iglesia que apliquen mejor la enseñanza social católica a las realidades de las identidades sexuales y de género de hoy.

—Francis DeBernardo, Ministerio New Ways, 8 de abril de 2024

Fuente New Ways Ministry

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , ,

Madre de niño transgénero le escribe al Papa Francisco: “¡Deja de poner límites al amor de Dios!”

Viernes, 5 de abril de 2024
Comentarios desactivados en Madre de niño transgénero le escribe al Papa Francisco: “¡Deja de poner límites al amor de Dios!”

IMG_3937

IMG_3939El próximo lunes, el Dicasterio para la Doctrina de la Fe del Vaticano publicará un nuevo documento, Dignitas Infinita, que según el prefecto del dicasterio, el cardenal Víctor Manuel Fernández, abordará las “tendencias inmorales” en la sociedad, incluidas cuestiones sobre identidad de género, ética reproductiva y atención médica para personas transgénero. El Papa Francisco expresó su esperanza de que este documento ayude a la Iglesia a “estar siempre cerca de todos aquellos que, sin fanfarrias, en la vida cotidiana concreta, luchan y pagan personalmente el precio de defender los derechos de los que no cuentan”. Bondings 2.0 brindará cobertura del documento y reacciones al mismo a partir de la próxima semana.

Recientemente, el New Ways Ministry recibió una copia de una carta al Papa Francisco de la madre católica de una hija transgénero, Lisa Williams. Hemos recibido su permiso para publicar su carta.

Su Santidad Papa Francisco,

Gracias por sus palabras afirmativas, habladas y escritas, con respecto a la comunidad LGBTQ+, y por aprobar la declaración, Fiducia Supplicans, que dio permiso a los sacerdotes para bendecir a personas en relaciones del mismo género. Anteriormente afirmaste en Amoris Laetitia, tu exhortación apostólica sobre la familia: “Queremos reafirmar que toda persona, independientemente de su orientación sexual, debe ser respetada en su dignidad y tratada con consideración, mientras que ‘todo signo de injusticia’ Debe evitarse cuidadosamente la discriminación, en particular cualquier forma de agresión o violencia”. He visto sus intentos más sinceros a través del presente Sínodo sobre la Sinodalidad para ayudar a crear la iglesia inclusiva y acogedora que Jesús pretendía para toda la humanidad.

Estos son pasos importantes para abordar la exclusión y discriminación que la comunidad LGBTQ+ ha enfrentado a manos de la Iglesia Católica. Dios nos da la oportunidad todos los días de vivir nuestra fe y liderar con amor. Al discriminar a nuestra familia LGBTQ+, le fallamos miserablemente a nuestro Señor y a los demás. Necesitamos aceptar y celebrar las diferencias de las personas. Dios revela constantemente la belleza y diversidad de la humanidad a través de los individuos únicos que componen nuestro planeta.

Dios nos hizo a cada uno de nosotros a “imagen y semejanza” de Dios, y debemos celebrar ese milagro tal como se manifiesta en cada ser humano. Debido a que cada persona que camina en esta tierra posee la imagen de Dios, el racismo, la discriminación, el sexismo, la homofobia y la transfobia son ataques a la imagen de Dios.

Jesús nunca trazó una línea en la arena entre quién era digno y quién no de su amor. Jesús fue un revolucionario que desafió y violó las leyes que excluían y oprimieron a los seres humanos considerados fuera de las normas de la sociedad. Trató de abrir nuestros ojos, oídos y corazones para vivir en comunión como hijos de Dios.

Nuestro hijo mayor es transgénero. Ella siempre fue muy espiritual y fiel. Asistió a una escuela católica toda su vida (primaria, secundaria y universidad) y fue miembro practicante de la Iglesia Católica. Ella está orientada al servicio y fue voluntaria en muchos de nuestros ministerios parroquiales, incluido el servicio de altar desde 4º hasta 12º grado. Obtuvo el premio más alto por servicio comunitario en su universidad y actualmente trabaja para una organización sin fines de lucro donde se enfoca en las personas sin hogar. Ella es hija de Dios y siempre ha sido una sierva humilde y devota de Dios. Ella es la luz brillante de Jesucristo en nuestro mundo tan oscuro, y es un hermoso ejemplo de Jesús por la forma en que vive las Bienaventuranzas todos y cada uno de los días del viaje de su vida.

En el momento en que nuestra hija finalmente se declaró transgénero, la mayor parte de su mundo le dio la espalda. Ya no era bienvenida en la comunidad católica ni era “digna” de recibir los sacramentos. Esta reacción creó un profundo vacío y un enorme dolor para ella y para toda nuestra familia. Experimentamos lo que es estar al margen, rechazados injustamente por la sociedad y nuestra iglesia.

Este dolor se exacerbó cuando el Vaticano publicó su documento de 2019, Hombre y mujer los creó: hacia un camino de diálogo sobre la cuestión de la teoría de género en la educación. Este documento afirma que mi hija transgénero es confusa, impulsiva y que su identidad transgénero es una elección, a pesar de que la teoría de género en la que se basa este documento es de la década de 1950 (y más antigua) y ha sido refutada por la medicina y la ciencia. Nuestra experiencia vivida valida que ser transgénero es una característica innata para ella.

Nuestro hijo no tiene ningún trastorno físico, psicológico o emocional. Ella es perfecta. Las enseñanzas actuales de la Iglesia Católica sobre cuestiones LGBTQ+ y nuestra sociedad en general están desordenadas por su falta de comprensión, conciencia, empatía, compasión y aceptación de todos los seres humanos tal como fueron creados. La identidad de género de nuestro hijo no se corresponde con su sexo de nacimiento; por lo tanto, ella es transgénero, tal como nuestro amoroso Dios la diseñó y ordenó que fuera.

Nos desafía, como seguidores de Jesús, a permitirnos sentirnos incómodos para que pueda ocurrir un cambio real y necesario. Necesitamos enfrentar nuestros miedos, nuestros malentendidos y nuestros prejuicios. Debemos dejar de poner límites al amor y a la divinidad de Dios, que no tienen límites y están más allá de nuestra comprensión humana. Los católicos nunca deberían llamar “desordenados” a ninguno de los hermosos hijos de Dios porque Dios los conoció en el útero y los creó tal como debían ser en este mundo.

Humildemente le pido a usted, Papa Francisco, y a todos los líderes de la Iglesia que reexaminen la doctrina católica sobre la comunidad LGBTQ+. Por favor corrija los conceptos erróneos y las malas acciones que la Iglesia Católica ha impuesto a estas almas inocentes. Por favor, traiga la tan necesaria sanación y reconciliación que merece la comunidad LGBTQ+.

Ruego que aborde inmediatamente tres temas específicos:

1. Reconocer que los pasajes de las Escrituras que se consideran abordan la homosexualidad (y que algunos aplican a toda la comunidad LGBTQ+) deben analizarse en el contexto histórico-crítico para confirmar que los términos y interpretaciones antiguos no se pueden aplicar a cómo se entiende la homosexualidad hoy. La gente ha hecho un mal uso de la Biblia para justificar la segregación racial, la represión de las mujeres, la institución de la esclavitud y el odio y la crueldad contra la comunidad LGBTQ+. La Biblia no condena una relación entre personas del mismo sexo, mutuamente excluyente, amorosa y consensuada, tal como la entendemos hoy. Además, “Hombre Y mujer, Dios los creó” refleja un espectro de sexualidad y género, no una visión binaria. Los médicos, científicos, psicólogos, psiquiatras y terapeutas reconocen esta comprensión de un continuo.

2. Deje de utilizar el término “intrínsecamente desordenado” cuando hable de personas LGBTQ+. Ese lenguaje es despectivo, degradante e inexacto; conduce al dolor, al odio y al dolor. Las personas LGBTQ+ están perfectamente ordenadas tal como Dios las diseñó y deben ser tratadas con el mismo respeto y dignidad que cualquier otro ser humano.

3. Repudiar las prácticas laborales discriminatorias de la Iglesia contra las personas LGBTQ+. En Estados Unidos, la “excepción ministerial” legal permite que las instituciones religiosas estén exentas de las leyes contra la discriminación. La Iglesia Católica debería apoyar la igualdad LGBTQ+ y poner fin a la discriminación contra la comunidad LGBTQ+ en el lugar de trabajo y en todo el mundo. Como comunidad eclesial, debemos dejar de escondernos en el miedo y los malentendidos detrás de la máscara de la “libertad religiosa” que tolera la discriminación contra las personas LGBTQ+. En Estados Unidos, algunos legisladores se oponen a la Ley de Igualdad, que otorgaría a la comunidad LGBTQ+ igualdad de derechos humanos y protección bajo la ley federal, porque quieren permitir que las iglesias y otras organizaciones religiosas discriminen basándose en la libertad religiosa.

Yo, como humilde servidora de nuestro Señor, estoy dispuesta a hacer mi parte y ayudar en todo lo posible para que lo anterior suceda. Quiero trabajar para vivir en verdadera comunión como hijos de Dios. Guíame sobre cómo puedo ser útil para hacer realidad este esfuerzo. Espero su respuesta a esta carta.

—Lisa Williams, 4 de abril de 2024

Fuente New Ways Ministry

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes, fotografías y artículos presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.