Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Pederastia’

Un juez colombiano ordena a un periodista revelar las fuentes usadas para su libro sobre la pederastia de la Iglesia en su país

Jueves, 31 de octubre de 2019

libro-vetado-Juan-Pablo-Barrientos_2172392752_14044118_660x371Dejad que los niños vengan a mí“, de Juan Pablo Barrientos

Tras la denuncia de dos sacerdotes y un excoordinador de monaguillos “presuntamente responsables de delitos contra la integridad sexual de una de las fuentes del libro”

La Fundación para la Libertad de Prensa señaló que esa decisión es contraria a “la prohibición de censura previa de los artículos 20 de la Constitución Política y 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos”

Un juez colombiano ordenó al periodista Juan Pablo Barrientos revelar datos sobre una fuente de su libro Dejad que los niños vengan a mí, una investigación sobre casos de pederastia en la Iglesia Católica en el país y cuya venta fue suspendida por otra orden judicial.

Así lo denunció este martes la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), que detalló que Barrientos fue notificado esta semana de tres acciones de tutela (recursos de amparo) interpuestos en su contra por dos sacerdotes y un excoordinador de monaguillos “presuntamente responsables de delitos contra la integridad sexual de una de las fuentes del libro”.

Según esa organización, la decisión “más preocupante” la tomó un juez del municipio de San Rafael, en el departamento de Antioquia (noroeste), quien ordenó de “forma transitoria” a la editorial Planeta y al autor “suspender la reproducción, comercialización y venta del libro llamado ‘Dejad que los niños vengan a mí'”.

“Dicha decisión fue tomada como medida provisional en un proceso proceso de tutela interpuesto contra Barrientos por el excoordinador de monaguillos del municipio”, agregó la FLIP.

Libertad de prensa

La Fundación para la Libertad de Prensa señaló que esa decisión es contraria a “la prohibición de censura previa de los artículos 20 de la Constitución Política y 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos”.

Asimismo recordó que la Corte Constitucional ha manifestado que las autoridades no pueden “establecer medidas de ‘supeditar la divulgación del contenido a su permiso, autorización, examen previo, o al recorte, adaptación o modificación'”.

Por otra parte, un juez de La Ceja, también en Antioquia y quien tramita otra de las acciones de tutela, decidió darle cuatro horas a Barrientos para que “entregue los datos de una de sus fuentes, señalando que ‘la negativa a entregar la información requerida llevará a imponer las acciones disciplinarias y/o penales a que haya lugar'”.

En ese sentido, la Corte Constitucional ha explicado que los periodistas tienen como derecho fundamental la facultad de negarse a entregar la información que obtuvieron durante su trabajo de reportería.

“Dichas demandas de tutela, con las cuales se pretende suspender la publicación y lanzamiento oficial del libro, así como que se revele el nombre de las fuentes, configuran una estrategia de acoso judicial contra la prensa”, apostilló la FLIP.

Jueces haciendo de editores

Frente a esta situación, Barrientos, periodista de las emisoras W Radio y Caracol Radio, lamentó que haya “jueces fungiendo de editores.

“Tres tutelas buscan que ‘Dejad que los niños vengan a mí’ sea retirado de las librerías y que se cancele lanzamiento el Día del Niño, 31 de octubre, en Medellín. Uno de los jueces dictó medidas cautelares y ordenó que el libro sea retirado de inmediato, mientras él lo lee y decide”, dijo en Twitter.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , ,

Polémico documento de Ratzinger sobre la pederastia: Benedicto XVI culpa al Concilio Vaticano II de la explosión de abusos en la Iglesia

Viernes, 12 de abril de 2019

124121CF-F40A-4092-B0B0-7F316C11F719Sencillamente o ha perdido el juicio o es la mala persona que todos sospechábamos… Y el papa Francisco, como un don Tancredo cualquiera permite esta barbaridad que busca, ¡cómo no! culpabilizar al colectivo LGTBI. ¡Qué asco, Dios mío! ¿No saben que llevaban siglos maltratando y abusando?

¿Grupos de homosexuales en los seminarios? No tiene vergüenza… algunos no tuvieron la suerte de designar a dedo a un secretario “tan cachas...

El Papa emérito rompe su silencio con un texto de 18 páginas en el que sostiene que tras mayo del 68 “la teología moral católica sufrió un colapso que dejó a la Iglesia indefensa ante estos cambios en la sociedad

“En varios seminarios se establecieron grupos homosexuales que actuaban más o menos abiertamente, con lo que cambiaron significativamente el clima que se vivía en ellos”, denuncia Ratzinger, quien llega a hablar de veto a sus libros durante el postconcilio

El texto, que ha sido publicado con el consentimiento tanto del secretario de Estado, Pietro Parolin, como del Papa Francisco, a quien Ratzinger no ha pedido permiso, se centra en la cumbre antipederastia celebrada el pasado mes de febrero

A sus 92 años, Benedicto XVI ha vuelto a romper su silencio. Y lo ha hecho con un durísimo escrito, de 18 páginas, en el que culpa al Concilio Vaticano II de la crisis de abusos en la Iglesia, al entender que tanto Juan XXIII como Pablo VI permitieron una moral laxa frente a “la revolución sexual” de mayo del 68.

La teología moral católica sufrió un colapso que dejó a la Iglesia indefensa ante estos cambios en la sociedad”, se puede leer en ‘La Iglesia y los abusos sexuales‘, un texto que se publicará en la revista mensual “Klerusblatt” dedicada el clero católico en Baviera y ha sido adelantado hoy por varios medios de comunicación, entre ellos el “Corriere della Sera” o en español por Aciprensa.

El texto, que ha sido publicado con el consentimiento tanto del secretario de Estado, Pietro Parolin, como del Papa Francisco, a quien Ratzinger no ha pedido permiso, se centra en la cumbre antipederastia celebrada el pasado mes de febrero.

Maciel, Estados Unidos, Irlanda…

En el mismo, Benedicto traza una tesis rupturista con las reformas del Vaticano II, sin caer en la cuenta de que depredadores como Maciel comenzaron sus abusos en los años 40, que la crisis de abusos en EE.UU hunde sus raíces en los años 30 del siglo pasado o que el drama de la pederastia en Irlanda, por poner algunos ejemplos, se prolongó durante casi un siglo.

Para Ratzinger, que durante años fue el encargado de tramitar y juzgar los casos de abusos, la Iglesia dispuso una “justicia garantista” para con los curas pederastas durante años. Aunque no da pautas sobre cómo erradicar esta lacra en la Iglesia, sí subraya que los abusos han alcanzado estas proporciones “ante la ausencia de Dios”.

El documento está dividido en tres partes, en las que Raztinger analiza el contexto histórico que, en su opinión, llevó a la plaga de los abusos. “Intento mostrar que en la década de 1960 ocurrió un gran evento, en una escala sin precedentes en la historia. Se puede decir que en los 20 años entre 1960 y 1980, los estándares vinculantes hasta entonces respecto a la sexualidad colapsaron completamente”, denuncia el Papa emérito, quien asegura que, tras el Concilio, se fomentó “la libertad sexual total, una que ya no tuviera normas”.

Grupos homosexuales en los seminarios

Frente a ello, denuncia Benedicto XVI, “la teología moral católica sufrió un colapso que dejó a la Iglesia indefensa ante estos cambios en la sociedad”, hasta el punto de que “en varios seminarios (el Papa emérito se centra en Alemania) se establecieron grupos homosexuales que actuaban más o menos abiertamente, con lo que cambiaron significativamente el clima que se vivía en ellos”.

“Parte de la fisionomía de la Revolución del 68 fue que la pedofilia también se diagnosticó como permitida y apropiada”, afirma, tajante, el Papa emérito, quien sostiene que “hasta el Concilio Vaticano II, la teología moral católica estaba ampliamente fundada en la ley natural, mientras que las Sagradas Escrituras se citaban solamente para tener contexto o justificación. En la lucha del Concilio por un nuevo entendimiento de la Revelación, la opción por la ley natural fue ampliamente abandonada, y se exigió una teología moral basada enteramente en la Biblia”.

“Al final, prevaleció principalmente la hipótesis de que la moralidad debía ser exclusivamente determinada por los propósitos de la acción humana. Si bien la antigua frase «el fin justifica los medios» no fue confirmada en esta forma cruda, su modo de pensar si se había convertido en definitivo”, subraya Ratzinger

“De hecho, en muchos lugares se entendió que las actitudes conciliares tenían que ver con tener una actitud crítica o negativa hacia la tradición existente hasta entonces, y que debía ser reemplazada por una relación nueva y radicalmente abierta con el mundo”, lamenta Benedicto XVI, quien afirma que “un obispo, que había sido antes rector de un seminario, había hecho que los seminaristas vieran películas pornográficas con la intención de que estas los hicieran resistentes ante las conductas contrarias a la fe”.

Francisco-Benedicto-Vaticano_2003509659_12200527_660x371¿Qué, pibe, nos marcamos un tango si nos deja George…?

“Mis libros fueron escondidos”

Ratzinger, que durante décadas condenó a multitud de teólogos, se queja amargamente que, durante el postconcilio, “en no pocos seminarios, a los estudiantes que los veían leyendo mis libros se les consideraba no aptos para el sacerdocio. Mis libros fueron escondidos, como si fueran mala literatura, y se leyeron solo bajo el escritorio”.

En otra de las partes del documento explica que “el garantismo”, un sistema basado “en garantizar por encima de todo los derechos del acusado” llegó “hasta el punto en que se excluyera del todo cualquier tipo de condena”. Fue entonces, sostiene, cuando “de acuerdo con el papa Juan Pablo II” se decidió que era “adecuado asignar estas ofensas a la Congregación para la Doctrina de la Fe”, que Ratzinger dirigía entonces. Ello hizo posible “imponer la pena máxima, es decir la expulsión del estado clerical, que no se habría podido imponer bajo otras previsiones legales”.

Éste es el documento completo, según la traducción de Aciprensa.

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , ,

Castillo: ” Los obispos españoles hablan de la homosexualidad y se callan la pederastia” , por Antonio Castillo

Miércoles, 3 de abril de 2019

manifestaciones-vs-pederastiaDe su blog Teología sin censura:

“¿No tienen nada que decir nuestros prelados cuando en España y en la Iglesia española se van a tomar decisiones que pueden tener consecuencias de enorme importancia para los ciudadanos, sean o no sean creyentes?”

“¿Cómo se explica que el episcopado español, no se callara cuando Franco dio un golpe de Estado y puso en marcha una guerra cruel y una dictadura que costó tantos miles de muertos y tanto sufrimiento en España?”

Una de las cosas, que más me llaman la atención en este momento, es el silencio de los obispos españoles, en una situación como la que estamos viviendo en este país, en vísperas de unas elecciones generales. ¿No tienen nada que decir nuestros prelados cuando en España y en la Iglesia española se van a tomar decisiones que pueden tener consecuencias de enorme importancia para los ciudadanos, sean o no sean creyentes?

Como es lógico, al hablar de este asunto, no pretendo – ni debo pretender – que las autoridades religiosas le digan a la gente a quién deben votar. Eso pertenece al ámbito de la vida privada, Y nadie tiene por qué entrometerse en la privacidad de los demás.

Pero, tan cierto como lo que acabo de decir, es el hecho patente de la gravedad del momento que estamos viviendo, no sólo en España, sino en Europa y en el mundo entero. Es más, ni siquiera sólo en el ámbito mundial. No hay que ser un sabio, para darse cuenta de que también la conciencia religiosa se juega mucho en este momento y en las próximas elecciones. La religiosidad no se puede disociar de la conducta ética y de la conciencia moral en asuntos de extraordinaria gravedad, como son muchas de las cosas que se van a decidir con el voto que cada cual va a depositar en las urnas de los inminentes comicios.

¿Un documento episcopal?

Sinceramente, comprendo que, para amplios sectores de la ciudadanía, haya comportamientos del episcopado español que la gente de buena voluntad no entiende. Ni puede entender. A no ser que yo, al hablar de esta manera en este momento, me esté pasando de listo o me esté adelantando, cuando en realidad la Conferencia Episcopal Española tiene ya preparado un documento que va a responder a las muchas y muy graves preguntas que los ciudadanos – y más en concreto los creyentes – se hacen en estos días. Me sentiría feliz, si es que me estoy equivocando. Y dentro de unos días o quizá unas horas, nos encontramos con un excelente informe de nuestro episcopado que nos expone sus puntos de vista en los asuntos nacionales que más nos preocupan en España ahora mismo.

ppcee170214

Pero, si es que tal documento ni está preparado, ni se piensa preparar, entonces – como creyentes y como personas que quieren ser fieles al bien de la Iglesia – me atrevo a pedirles a nuestros obispos que piensen en algunas cuestiones, que las conoce todo el mundo. Por ejemplo, ¿cómo se explica que el episcopado español, no se callara cuando Franco dio un golpe de Estado y puso en marcha una guerra cruel y una dictadura que costó tantos miles de muertos y tanto sufrimiento en España? ¿cómo se puede entender que, en contraste con lo anterior, el episcopado español se calló la noche en que el coronel Tejero pretendió dar otro golpe de Estado y liquidar la democracia que costó tanto sufrimiento y tanta discreción?

Por supuesto, todos sabemos que, en este momento, no está en juego ni una guerra civil ni la restauración de una dictadura. Pero, tan cierto como lo que acabo de decir, es que en España estamos asistiendo (desde hace ya años) a escándalos políticos, económicos y sociales que claman al cielo. Escándalos que, por parte del episcopado español, no han tenido más respuesta que el silencio. Los obispos españoles hablan de la homosexualidad como se callan la pederastia. ¡Por lo que más quieran!, señores obispos, ¿no es ya hora de que tengan la valentía y la libertad que han tenido (y tienen) tantos ciudadanos, que han dado sus vidas por defender las verdades de las que están convencidos millones de ciudadanos, que han defendido en tiempos pasados y siguen defendiendo en este momento los derechos, la dignidad y la libertad de España quienes más la necesitan?

Y termino diciendo que, si digo estas cosas, no es por odio a la Iglesia o por resentimiento hacia sus pastores. Se trata de todo lo contrario. Si hablo así del episcopado español, lo hago por lo mucho que quiero y le debo a la Iglesia católica, que tanto bien me ha hecho por más que en ella y por ella haya sufrido bastante más de lo que muchos se imaginan.

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , ,

Cumbre anti‒pederastia. Lectura crítica y propuesta desde Mt 18, 1‒17.

Sábado, 2 de marzo de 2019

abusos-Iglesia_2098300203_9807727_660x371Del blog de Xabier Pikaza:

Se ha celebrado en Roma la cumbre sobre “pederastia clerical” (21‒24. 2. 2019). Ha sido una cita muy importante, y su efecto en la iglesia sólo se podrá evaluar en el futuro, según fuere la recepción y consecuencias que ella tenga. De todas formas es muy significativo el hecho de que los presidentes de las Conferencias Episcopales y otros cristianos significativos se hayan reunido con esa agenda. En ese contexto es admirable el empeño del Papa Francisco, a quien debemos agradecer su compromiso pastoral y creyente.

Aunque he dicho que habrá que esperar para ver los resultados, quiero empezar añadiendo que mi valoración de la cumbre es muy positiva, no sólo por lo que allí se ha dicho, sino por el testimonio que ha dado la Iglesia Jerárquica en un campo tan delicado como éste, no sólo por ella misma, sino por toda la sociedad, pues la pederastia no es sólo un tema Iglesia, sino del conjunto de la sociedad.

Es pronto para juzgar lo que se ha dicho en el aula, lo que se ha propuesto, y no estoy en condiciones para emitir un juicio bien fundado sobre el tema, aunque me siento obligado a elevar desde el principio tres reservas, que quizá no se encuentren bien fundadas, pero que no tengo más remedio que señalar:

5c7353150d2b1 La primera sobre la foto que está “muy verde”, como la imagen de la celebración de los obispos con “vestiduras verdes”. Una cumbre como ésta no puede ser de obispos vestidos de verde, sino de cristianos de todo tipo, padres y madres, jóvenes, homo‒ y heterosexuales, hablando abiertamente, desde su propia vida y desde Cristo. Una iglesia clerical como la nuestra quizá no está aún preparada para celebrar una cumbre de este tipo.

‒ Me parece muy poco agraciada la palabra del Papa Francisco, quien tras la intervención de una mujer en el aula había dicho: “Invitar a hablar a una mujer no es entrar en la modalidad de un feminismo eclesiástico, porque al final todo feminismo acaba siendo un machismo con falda”. Esta “sentencia” puede ser buena si condena no sólo un tipo de feminismo (machismo con falda: ¡expresión muy porteña!), sino también un tipo de “machismo casi total”, como es el de los “padres varones de la Iglesia” (todos machos, hablando de un tema que ellos, como machos, difícilmente entienden, como es el de la pederastia). Los hombres en general (y entre ellos muchos “eclesiásticos” son manos sensibles ante temas como el de la pederastia). De todas formas, esta frase, tomada así (a lo bruto) destruye por su base esta cumbre.

‒ Muchos han dicho que gran parte de la culpa de la pederastia está en un tipo de homosexualidad. El tema es más serio de lo que alguien puede suponer… pero empezando por ahí no se resuelve el tema. Otras veces he desarrollado este tema. Lo dejo hoy así. El tema libro de Frédéric Martel, Sodoma: Poder y escándalo en el Vaticano ha de leerse en otra perspectiva (desde otras claves,también importantes, pero que no es éste el momento de analizar).

kidnap-kids_560x280Aquí me limito a leer y analizar una página del evangelio de Mateo (Mt 18, 1‒17) que puede ayudarnos a entender y valorar la importancia y riesgo de la pederastia en la Iglesia. Esa página de Mateo no trata sólo de la pederastia, sino de algo anterior, todavía más peligroso: el tema del poder en la Iglesia. Ciertamente, la pederastia es un mal gravísimo en la Iglesia; pero el origen de ese mal no es en sí un tipo de maldad particular de unos individuos (unas pocas manzanas podridas…), sino un tipo de poder eclesial (clerical…).

Es muy posible que la pederastia de cierto clero no esté tan extendida… Pero ella es especialmente perversa porque está vinculada a un tipo de “poder espiritual y social” (casi diría “familiar”) que destruye no sólo la credibilidad del clero, sino del mismo evangelio vivido en forma de Iglesia clericalizada. Siga, pues, quien quiera, seguir leyendo conmigo estos versos del evangelio de Mateo.

1. Pregunta básica: ¿Quién es el más grande? (18, 1-5).

Ésta es la pregunta básica. No podemos empezar por la pederastia (un tema importantísimo, pero derivado), sino por el tema del poder en la Iglesia, como hace el evangelio de Mateo. Repito, para el evangelio, el problema no empieza siendo la pederastia, sino un tipo de utilización del poder clerical. Así empieza la “cumbre” de Jesús sobre la posible pederastia:

‒ Mt 18, 1 En aquel momento se acercaron a Jesús los discípulos y le dijeron: ¿Quién es, pues (=según esto), el mayor en el Reino de los Cielos? ‒ 2 Él llamó a un niño, le puso en medio de ellos 3 y dijo: En verdad os digo, si no cambiáis y os hacéis como los niños, no entraréis en el Reino de los Cielos. 4 Así pues, quien se haga pequeño como este niño, ése es el mayor en el Reino de los Cielos. 5 Y el que reciba a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe.

Ésta es la primera pregunta, la cuestión originaria que los discípulos plantean (que ha plantearse hoy) en una Iglesia que una iglesia que ellos interpretan como espacio de poder. Pero Jesús les responde cambiando de plano y rompiendo el nivel de su búsqueda, para decirles que los importantes no son ellos (los jerarcas verdes de la imagen), sino los niños.

El tema es por tanto el deseo y ejercicio de poder en un plano social y también de intimidad, un poder que puede desembocar en la utilización sexual de los niños en la Iglesia.Los discípulos se creen importantes porque piensan que la estrategia del Reino de Dios es jerárquica, y ellos han de ser los más altos. No dudan de la necesidad de que haya jerarquía, sólo les importa saber quién ocupa el primer lugar en ella, quien es más digno (menos dado a los abusos, entre ellos al de la pederastia).

Pues bien, Jesús responde que lo esencial no es el poder, sino el bien de los niños. Jesús responde indicando que un tipo de poder termina utilizando a los menores (y en especial a los niños). Por eso, Jesús empieza invirtiendo el modelo de poder: Toma a un niño (paidion) y le pone en mesô autôn, es medio de aquellos que buscan sobresalir, viviendo así a costa de los demás. Ellos, los niños, son el centro, la autoridad mayor del grupo; ellos debían haber sido los protagonistas de la cumbre vaticana sobre la pederastia… Ellos y no los “señores” vestidos de verde.

Ciertamente, el gesto de Jesús puede tener un rasgo de cariño personal, como ha puesto de relieve el texto base de Mc 9, 36, donde se dice que Jesús abraza al niño. Pero Mateo insiste más en la autoridad del niño, en cuanto carente de poder (como alguien que está a merced de otros)…, pero teniendo el poder (la autoridad) más grande. Jesús no quiere una buena jerarquía (y mucho menos una mala), con la victoria de los “fuertes”, sino un lugar de crecimiento y despliegue de vida desde los más pequeños, como indican las dos sentencias complementarias que siguen:

− Convertirse y hacerse pequeño (18, 3-4). Frente al “ser a costa de los demás”, Jesús establece como principio básico de su enseñanza y familia de Reino no sólo el “ser para los demás”, sino el ser “menor” entre todos. Ésta es una consecuencia de su visión de Dios como Padre al servicio de los hijos (¡no son los hijos para los padres, sino los padres para los hijos!). Por eso, sus discípulos tienen que hacerse niños en la familia de Dios, recibiendo de esa forma el Reino.

Leer más…

Iglesia Católica , , , , ,

Un nuevo informe habla de 400 casos de abusos sexuales en la Iglesia polaca

Viernes, 1 de marzo de 2019

gf-8wzr-NHQb-572P_ks-henryk-jankowski-664x442-nocropHenryk Jankowski

Derriban la estatua de un religioso polaco acusado de abuso a menores

El episcopado polaco insiste en que existe “tolerancia cero” con los abusos sexuales protagonizados por el clero

Un nuevo informe hecho público en Polonia documenta cerca de 400 casos de abusos sexuales protagonizados por religiosos en ese país.

El documento ha sido publicado por la fundación “No tengas miedo”, una organización que apoya a las víctimas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes en Polonia.

El documento detalla los casos de 85 sacerdotes condenados por abusos, otros 88 cuyos presuntos abusos han sido destapados por medios de comunicación, y otros 95 acusados por presuntas víctimas, explicó a Efe Agata Zyglewska, una de las autoras del informe.

El texto también cita a 24 arzobispos y obispos polacos, acusados por “No tengas miedo” de encubrir abusos.

“Esperamos que la jerarquía eclesiástica polaca asuma al fin su responsabilidad”, añadió Zyglewska.

Por su parte, el episcopado polaco insiste en que existe “tolerancia cero” con los abusos sexuales protagonizados por el clero.

La publicación del informe se produce después de que ayer derribasen en Gdansk (norte de Polonia) la estatua de un religioso muerto en 2011, acusado de abusos sexuales a menores durante su etapa en activo.Tres activistas derribaron esta madrugada en Gdansk la estatua del sacerdote polaco Henryk Jankowski, muerto en 2010, sobre el que recientemente se han vertido acusaciones de abuso de menores.

En un vídeo difundido por los propios autores, puede verse como los tres hombres atan una cuerda al monumento para derribarlo en plena noche.

Con la estatua del prelado ya derribada, los activistas colocaron la ropa interior de niños en una de las manos, y las vestiduras blancas que usan los monaguillos sobre el cuerpo de la misma.

El acto de vandalismo ha sido justificado como protesta por la falta de acción de la iglesia Católica polaca contra los casos de abuso de menores entre el clero que han aflorado en los últimos años.

Jankowski se destacó en la década de los 80 por su apoyo al movimiento Solidaridad y su cercanía a su líder, Lech Walesa, en su lucha contra el régimen comunista en Polonia.

Líderes mundiales, incluyendo el entonces presidente estadounidense, George W. Bush, y la primera ministra británica, Margaret Thatcher, visitaron su iglesia en Gdansk en reconocimiento a su actividad anticomunista.

En los últimos meses han trascendido acusaciones que apuntan a que Jankowski abusó de menores, en su mayoría niños, durante su etapa en activo.

Estas denuncias han hecho que las autoridades eclesiásticas abriesen una investigación.

Varios grupos en defensa de los menores abusados en el seno de la Iglesia habían pedido en numerosas ocasiones la retirada del monumento a Jankowski.

Fuente Agencias/Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

El cardenal Tagle admite que la Iglesia católica “cubrió el escándalo para proteger a los abusadores”

Sábado, 23 de febrero de 2019

no-mas-abusosEl cardenal lamentó “la falta de respuestas” a las víctimas de abusos del clero

“La Iglesia debe pedir perdón repetidamente, reconociendo que no merecemos ese perdón”

Segundo día en Roma: muros y puentes

El horror de una mujer violada por un cura: “Estuve embarazada tres veces, él me hizo abortar tres veces”

El Papa abre la cumbre antipederastia: “Escuchemos el grito de los pequeños que piden justicia”

Monseñor Scicluna: “Daremos nuestras vidas” por las víctimas de abusos

La Iglesia española “asumirá con todas las consecuencias” el dictamen de la cumbre antiabusos

Víctor Codina: “Hemos de escuchar a las víctimas y desde su clamor reformar las estructuras eclesiales”

Cupich: “La denuncia de un delito no debe verse obstaculizada por el secreto oficial o la confidencialidad”

Gracias reclama que los abusadores dentro de la Iglesia “rindan cuentas ante las autoridades civiles”

(Hernán Reyes Alcaide, corresponsal en Roma).- El cardenal filipino Luis Antonio Tagle fue el encargado de abrir la primera sesión de trabajo en la cumbre anti-pederastía convocada por el Vaticano tras la introducción del papa Francisco y lamentó la “falta de respuestas” que ha tenido la Iglesia a las víctimas de abusos por parte del clero.

“La falta de respuestas de nuestra parte al sufrimiento de las víctimas, hasta el punto de rechazarlas y de cubrir el escándalo para proteger a los abusadores y las instituciones ha lastimado nuestra gente, dejando una profunda herida en nuestra relación con todos a los que estamos invitados a servir”, planteó en su discurso el también presidente de Cáritas Internacional.

La Iglesia nunca puede pedir a las víctimas que perdonen y sigan adelante. Debe pedir perdón repetidamente, reconociendo que no merecemos ese perdón en el orden de la Justicia, admitió Tagle.

“Además de a las víctimas el abuso golpea a todos. A las familias, los propios acusadores y a los obispos”, sentenció el purpurado asiático antes de iniciar en su relación un recorrido por la historia de la perspectiva de la sanación de heridas en las ciencias sociales..

En ese marco, Tagle lamentó las heridas fueron infligidas por nosotros obispos a las víctimas. Cuando estás a cargo de gente pequeña y vulnerable se supone que debes protegerla”, planteó, emocionado casi hasta las lágrimas, antes de interrumpir su discurso en el que comparó las heridas de los abusos con las heridas que le provocaron a Jesús los que lo traicionaron.

“¿Cómo nosotros como obispos promovemos la curación en este contexto específico?”, les preguntó en ese marco a los 190 participantes que llenaron el Aula Nueva del Sínodo.

En ese punto, recordando al papa Francisco, Tagle convocó a los representantes de más de 114 Iglesias del mundo a “recuperar la fe en la perspectiva eclesial para guiarnos”.

“Sólo una fe herida es creíble. ¿Cómo podemos expresar fe en Cristo cuando cerramos los ojos a todas las heridas infligidas por el abuso?, preguntó Tagle.

“Cada uno de nosotros … debe asumir la responsabilidad personal de brindar sanidad a esta herida en el cuerpo de Cristo, y hacer el compromiso de hacer todo lo posible para que los niños y las personas vulnerables estén seguros”, les dijo.

“Tocando las heridas de los que sufren tocamos nuestras propias heridas y las de Cristo”, planteó. “Debemos alejar toda duda para estar cerca de las heridas de nuestra gente“, reclamó Tagle.

“Nosotros no pedimos que olviden los abusos, sino que los llamamos a que perdonen a quienes los lastimaron para una reconciliación”, convocó.

“Algunos obispos están a veces obligados a elegir entre víctima y acusador. Nosotros nos enfocamos en los dos: tenemos que curar sus heridas, y tenemos que ayudarlos a enfrentar la verdad”, aseveró.

Tras las palabras introductorias del pontífice, la reunión había iniciado con un video con testimonios de víctimas, que mostró el alcance global del problema y la crisis que enfrenta la Iglesia: fueron un hombre latinoamericano, una mujer africana, y otros tres hombres de Europa del Este, Asia y Estados Unidos.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

“El Caso” (de curas, obispos y monjas)

Lunes, 11 de febrero de 2019

no-mas-abusos“¿Hasta cuándo los repugnantes casos de abusos todos los días en la prensa?”

“Los abusos y los silencios observados por cardenales y obispos es clamoroso y merecedor de condenas eclesiásticas y penales”

“El rosario de misterios dolorosos en la relación clero-pederastia y otros abusos, así como el vergonzoso y hasta delictivo silencio rigurosamente observado por cardenales y obispos, es clamoroso y merecedor de condenas eclesiásticas y penales”

La ministra de Justicia reclama a la CEE datos sobre los casos de abusos a menores en la Iglesia española

El Vaticano abre una investigación canónica contra Zanchetta

Cuatro de cada diez religiosas en el mundo han sufrido abusos sexuales a manos de curas y obispos

La Fiscalía alemana investiga a un centenar de curas de Múnich por presuntos abusos

La cumbre anti-abusos iniciará con un video con testimonios de víctimas de pederastía

Los salesianos lamentan la actuación “a todas luces insuficiente” en el caso de abusos en Deusto

Cientos de personas respaldan a las víctimas de abusos de los salesianos

Los obispos catalanes abordarán los casos de pederastia en pleno escándalo en Montserrat y Tarragona

El párroco de Momán tacha de “terroristas” a los curas pederastas y a los obispos encubridores

Un centenar de personas protestan ante el Arzobispado de Tarragona por los abusos en la diócesis

El Síndic de Greuges anuncia un protocolo para prevenir abusos en instituciones religiosas

(Antonio Aradillas).- En la historia del periodismo español de los penúltimos tiempos, la de “El Caso” es de significativa y singular importancia. Este semanario, especializado en noticias de sucesos, que viera la luz en año 1952, y que “pasara a mejor vida” en 1987, era esperado anhelantemente todos los viernes en los quioscos de prensa y asimilados, de los pueblos rurales y las ciudades de España.

El número de tirada de ejemplares, el de sus lectores de “segunda mano” y su influencia social, hicieron de “El Caso” una autoridad “legendaria”, igual y aún superior a la de los periódicos matutinos y vespertinos de información general. En tal valoración hay que contar con las limitaciones impuestas por el cupo de papel-prensa, por la censura y otros “recortes” informativos, como el de no superar en cada ejemplar un número de crímenes determinado y oficialmente establecido, por la Dirección General de Prensa.

La confección a cinco columnas y los colores negro y rojo sangrante de la tinta empleada, y las dos pesetas del precio, le conferían a “El Caso” características muy especiales que a sus lectores les daba la impresión hasta física de que, después de su lectura, sus manos les quedaban manchadas de sangre. Hay que reconocer, no obstante, que este semanario se distinguió por ser el pionero del periodismo de investigación, que posteriormente tanta prestancia y reconocimiento le ha supuesto, y la supone, a la prensa española en general, en la presentación y documentación de tantas corrupciones en la variedad de sus respectivas secciones.

Y, explicada ya una parte del título de estas reflexiones, la otra -la de los curas y obispos- , salta a la vista, solo con que hagamos uso de la variedad de medios, métodos y procedimientos que se nos suministran con datos y detalles, con abundancia, y hasta la saciedad, convirtiéndolos, por definición y aplauso de muchos y muchas, en otras tantas y sucesivas reediciones de un nuevo “El Caso”.

Ministros y servidores de la verdad, aunque esta duela, manche y ensucie los oídos, la vista y las manos, de vergüenza, de asco y de sangre, recopilo, sin esfuerzo especial, algunos de los titulares informativos que los medios de comunicación nos hacen llegar en un par de días, y en relación con las innobles, indecentes, asquerosos y repugnantes casos de pederastas y abusos en los territorios de las “sexualerías” pastorales y ministeriales “por esos mundos de Dios”, antecedidos de las durísimas y humildes palabras del papa Francisco dirigidas, nada menos, que a la Curia Romana “¡Convertíos y entregaros a la justicia humana y preparaos para la justicia divina!” :

“Se hacen públicos los nombres de casi cuatrocientos curas pertenecientes a las diócesis de Texas, en los Estados Unidos, que abusaron de niños”; “El cardenal Ricardo Ezzati será investigado por encubrimiento de abusos clericales en Chile”; “El cardenal Blázquez, arzobispo de Valladolid y Presidente de la Conferencia Episcopal Española, minimiza el drama de la pederastia clerical, manifestando que los acusados de ella significan sólo el tres por ciento del número de los sacerdotes de España”; “De catástrofe general califican el comportamiento de estos curas, varias asociaciones de laicos”; “Betania, primera asociación para acompañar a las víctimas de la pederastia y abusos clericales”; “Dos abusos de monjas cometidos por otros tantos sacerdotes”

Ocho salesianos de Deusto denuncian a “Don Chemi” por abusos, malos tratos físicos, tocamientos y violaciones, refiriendo del mismo que es un neurópata, depredador y encantador de sedientos”; “Víctimas chilenas acusan a empresarios de pagar la defensa de curas pedófilos”; “Otros cinco ex-alumnos del Opus denuncian haber sufrido abusos de un ex-cura”; “Una tercera víctima acusa de abusos a un monje de Monserrat, y el abad, en solemne ceremonia litúrgica, pide perdón”, “El obispo de Astorga manda investigar a un cura por haber abusado de niños en dos colegios”; “El cardenal Scola lamenta la tragedia de los abusos en la Iglesia”. “El cardenal Dolan contribuye a que también se abran las puertas a las demandas por los abusos prescritos”; “La plaga de abusos en Chile salpica al Opus Dei”

El sacerdote colombiano Alexander Cifuentes es dimitido por la Santa Sede, por inmoral”; “La Congregación de Hermanos Maristas…”; “Corvus” (el cuervo), una canción para mi pederasta”; “Juicio a un fraile franciscano en el Camino de Santiago”; “El Gobierno pide a la fiscalía información sobre acerca de los casos abiertos de pederastia en la Iglesia”; “El papa Francisco denuncia y condena los abusos cometidos por curas y obispos con religiosa y monjas

Aseguro que estos titulares, distintos unos de otros, se corresponden con los de los medios de comunicación social de un par de días. El rosario de misterios dolorosos en la relación clero-pederastia y otros abusos, así como el vergonzoso y hasta delictivo silencio rigurosamente observado por cardenales y obispos, es clamoroso y merecedor de condenas eclesiásticas y penales. Tal y como se están conociendo –“y lo que te rondaré”– los casos de víctimas y victimadores, de este mundo inmundo de los abusos sexuales, urge que sean publicados los nombres de los obispos en cuyas diócesis, y durante el tiempo en el que estuvieron en sus sedes, se cometieron, que a lo sumo fueron “curados” o premiados con el traslado a otros lugares o actividades “pastorales”.

No es justo que se deje pasar el tiempo y, tal y como arguyen algunos prelados, de que ellos no son responsables de los casos que se descubrieron y se hicieron públicos antes o después de haber sido nombrados ellos como los máximos responsables del gobierno de sus respectivas diócesis.

“El Caso” de los múltiples casos de los sacerdotes y obispos aquí apuntados, vuelve a hacerse presente en informaciones y comentarios familiares, sociales y, por supuesto, religiosos, con ciertas dosis de exageraciones anticlericales para algunos, aunque para otros, los más, con respeto excesivo y hasta con hipócrita “temor de Dios”. Pero el problema persiste dentro y fuera de la Iglesia, por lo que benditas sean las intenciones pontificias que, por fin, decidieron ponerle el punto y aparte a tan lúgubres y luctuosas felonías cometidas con fórmulas y predicamentos “religiosos“.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , ,

Redes Cristianas, ante la pederastia en la Iglesia española: “Hay que abrir ventanas y sacudir alfombras”

Sábado, 26 de enero de 2019

francisco-con-los-obispos“Un escándalo de proporciones mayúsculas (…) un silencio institucionalizado”

“Que un sacerdote abuse de un niño utilizando la autoridad moral, rompe los esquemas de cualquiera”

Redes Cristianas).- Ante los casos de abusos sexuales en la Iglesia y en la urgencia de reaccionar como creyentes a este gravísimo problema, queremos contribuir con nuestra reflexión a las decisiones que se puedan tomar próximamente por el Papa y los presidentes de las conferencias episcopales reunidos con él.

Que un sacerdote, o miembro de una congregación religiosa, abuse de un niño o un adolescente, utilizando la autoridad moral que ejerce sobre la persona víctima, es algo que rompe los esquemas de cualquiera.

Si además se añade el encubrimiento practicado durante décadas por la jerarquía de la Iglesia, poniendo por delante a la institución sin reparar en el daño, con secuelas de por vida, que se estaba haciendo a personas inocentes, nos encontramos conun escándalo de proporciones mayúsculas y una multiplicación del número de personas abusadas en un ambiente de mentira, hipocresía y silenciamiento.

En España se han ido conociendo casos de abusos en la Iglesia gracias al coraje de las personas víctimas para denunciar los delitos cometidos en la sociedad civil (que no son solamente pecados), y a los medios de comunicación, que, al igual que en otros países, han ido por delante de la institución.

Unos han tenido consecuencias en los tribunales y otros no pero lo que ha quedado patente en la mayoría de ellos es la resistencia mostrada por la jerarquía para hacer avanzar la investigación, apartar a las personas bajo sospecha, y demostrar un apoyo efectivo a las personas víctimas.

Esta resistencia por parte de la jerarquía y de las personas con diferentes niveles de responsabilidad en los hechos conocidos creemos se explica por la decisión de un silencio institucionalizado que nos parece la más grave circunstancia que se ha producido, junto con los propios abusos y el abandono de las personas víctimas de los mismos.

Todo esto lleva a Redes Cristianas a las siguientes afirmaciones, peticiones y propuestas:

1. La lucha contra la pederastia en la Iglesia española debe ser una prioridad en todas las diócesis, facilitando que se pueda denunciar, colaborando con la justicia civil y apoyando a las personas víctimas.

Pedimos que se apliquen de manera inmediata los protocolos exigidos por el Vaticano y que se creen comisiones en las que haya mujeres y hombres laicos, personas víctimas de abusos y expertos en el tema para estudiar las denuncias, desarrollar pautas de actuación y hacer realidad la tolerancia cero. El silenciamiento y encubrimiento deben terminar.

Lo mismo pedimos para las congregaciones religiosas. Nos unimos a la exigencia de que el Vaticano lleve a la práctica las recomendaciones que le hizo el Comité de la Infancia de la ONU en febrero de 2014.

2. Es urgente analizar las causas e ir a las raíces del problema. El obligado arrepentimiento debe llevar a actuar en consecuencia, sin miedo. Ante una crisis de semejantes proporciones, no valen las medidas cosméticas para salir del paso sino que hay que ir al fondo de la cuestión si se quiere evitar que los abusos se sigan produciendo.

La pederastia es el síntoma de una enfermedad muy grave que hay que atajar.

3. Coincidimos en parte con los que afirman que el celibato obligatorio no es en sí mismo la causa del problema, pero a la vez pensamos que el planteamiento de la sexualidad en la formación de los seminaristas, con frecuencia vivida ésta en la represión y el tabú, no favorece en nada, más bien al contrario, que los casos de pederastia se puedan descubrir y denunciar inmediatamente, y que se pueda ver en cada caso qué los ha motivado y actuar rápidamente.

4. Si a lo anterior añadimos que la Iglesia Católica mantiene desde hace siglos un estamento clerical formado por varones célibes y diferenciado de los laicos, que ejerce el poder de manera autoritaria y mantiene un estatus de superioridad, con todas las excepciones que haya que reconocer, pensamos que los abusos y el encubrimiento también tienen que ver esencialmente con esa realidad y si no se abordan estas cuestiones en profundidad el problema no se solucionará. En ese sentido, el celibato obligatorio sí fomenta un aurea especial con el que se reviste el estamento clerical.

5. Denunciamos la estigmatización de las personas homosexuales, acusadas injustamente de ser causantes de abusos sexuales a menores cuando los expertos insisten en que hay pederastas heterosexuales y homosexuales, y que la orientación sexual, por tanto, no es el problema.

6. Redes Cristianas ha pedido siempre una iglesia de iguales y sin estamentos, de comunidades y de ministerios laicales, que no discrimine por el género ni por la orientación sexual y en la que el celibato sea una opción, nunca una imposición. Así creemos que debe ser la Iglesia que emana del Evangelio.

Ahora encontramos una nueva razón para pedir y exigir que se den pasos en esa dirección lo antes posible. La igualdad de la mujer en la Iglesia, y por tanto, su presencia en todos los ámbitos ministeriales y de responsabilidad, contribuiría también, a nuestro juicio, a erradicar las conductas delictivas de abusos sexuales en la Iglesia.

Hay que abrir ventanas y sacudir alfombras, nos unimos a las voces que llegan de distintas partes del mundo pidiendo la revisión en profundidad del sacerdocio y de la vida consagrada. La Iglesia Católica, y en concreto la de España, tiene que rendir cuentas y ofrecer mucha más transparencia a las personas víctimas y a la sociedad en su conjunto.

“Decir no al abuso es decir enérgicamente no a cualquier forma de clericalismo.” (Papa Francisco, agosto de 2018)

Enero de 2019, Redes Cristianas

80EEE9A4-FDCF-4F4E-8D27-5BBB680F5DDA

Fuente Redes Cristianas

General, Iglesia Católica , ,

Agencias Nace Infancia Robada, la primera asociación de víctimas de la pederastia clerical en España

Viernes, 25 de enero de 2019

4BC3824C-46B3-417A-A9BF-A2898EA705AC “Lo decimos sin rubor y sin miedo: ellos, aún enfundados en sotanas y alzacuellos, los auténticos enemigos de la Iglesia”

Jesús Bastante).- Dos menores caminan sobre las iniciales ‘IR’, señalados con una flecha. Este es el logo de la Asociación Infancia Robada, la primera asociación de víctimas de la pederastia clerical en España, presidida por Juan Cuatrecasas, el ‘padre coraje’ del ‘caso Gaztelueta’. El diseño del mismo es obra de ‘Asier’, su hijo, abusado por el profesor del colegio del Opus Dei condenado a once años de cárcel por la Audiencia Provincial de Bizkaia.

“Nacemos con el objetivo de dar cobijo, asesoramiento y acompañamiento a las víctimas de abusos y agresiones sexuales en el ámbito de la Iglesia católica”, subraya a este diario Cuatrecasas quien, junto a Francisco Javier, la víctima de Ramos Gordón en La Bañeza (y vicepresidente de la asociación), ha logrado aglutinar a varias decenas de supervivientes.

“En una sociedad basada en un Estado social y democrático de Derecho siempre hemos creído importante que estás víctimas sean tratadas con el respeto y la dignidad que merecen”, sostienen sus responsables, que quieren dejar claro, frente a las acusaciones contra las víctimas, éstas “no cuentan cuando quieren hacerlo, ni cuando quiere un fiscal, juez o facultativo, cuentan cuando pueden hacerlo”.

“Las víctimas siguen estando solas”

Por ello, sostienen, “es necesario que los poderes públicos y por supuesto la propia Iglesia acompañen y ayuden a las victimas y sus familias, con medidas que minoren su dolor y sufrimiento, con acciones que sirvan para suavizar su día a día”. Por ello, entre sus objetivos, está la lucha por la no prescripción de estos delitos, pero también un trabajo a nivel educativo y social que, hoy por hoy, no se da. “Las víctimas siguen estando solas“.

“A partir de nuestra experiencia -añade Juan Cuatrecasas- queremos servir de faro para que toda víctima que pueda denunciar lo haga con la tranquilidad de saber que será atendida a todos los niveles con las garantías mínimas que puede desplegar un auténtico Estado de Derecho, sin más presiones, amenazas, mentiras y descalificaciones personales”.

La nueva asociación admite que la Iglesia “no es el único ámbito social en donde ocurren estos delitos”, pero sí que los los abusos en este ámbito son mucho más graves. “Precisamente desde nuestra condición de hombres y mujeres de fe, sabemos que en todos estos años de sombras y príncipes de la Iglesia, quienes intra Muros han mirado para otro lado o se han dedicado a tapar la verdad con maniobras terribles de distracción, embustes y mil patrañas, no hacen ningún bien a la comunidad católica“.

“Lo decimos sin rubor y sin miedo: ellos, aún enfundados en sotanas y alzacuellos, los auténticos enemigos de la Iglesia”, denuncia Juan Cuatrecasas, que insiste en que “no podemos seguir consintiendo tanta infamia, tanta mentira y tanta operación cosmética, ni menos aún peticiones de perdón carentes de más recorrido”.

“Las victimas precisan atención, ayudas y respeto”, sostiene Cuatrecasas, que lamenta cómo “la jerarquía eclesiástica española está muy lejos de ese respeto y esa atención”. “Nos parece vergonzoso que aún se permitan declaraciones oficiales como las vertidas por Gil Tamayo o Giménez Barriocanal, ofensivas y absolutamente inapropiadas”.

Por eso surge AIR, con la idea de poner los cauces para que las víctimas no se sientan solas, ninguneadas y “de nuevo maltratadas por personajes que dejan a la Iglesia en una terrible posición, impropia de la palabra de los evangelios y de los valores de una religión que siempre tuvo como premisa importante ocuparse de los menos favorecidos”, argumenta el presidente de la asociación, que no cierra la puerta a las víctimas de abusos en otros ámbitos de la sociedad.

Entre sus miembros, además de víctimas de abusos, abogados, médicos y psicólogos, que esperan colaborar para acaban con esta lacra, en la Iglesia y el resto de la sociedad “Porque hablamos de niños y niñas, menores de edad, que un día sufrieron en sus carnes el terror y la perversidad de un adulto, algo que influye de un modo devastador en la estructuración de la personalidad del abusado y agredido. Pocos delitos se nos ocurre, pueden tener esa inmensa gravedad“, sostiene Cuatrecasas.

Fuente Religión Digital

General , , , , ,

Los obispos no saldrán a la calle para manifestarse contra las leyes sobre eutanasia o transexualidad

Sábado, 15 de diciembre de 2018

20160615062152_ceeEl secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Luis Argüello, ha asegurado que asistir a la clase de Religión es “cosa de héroes” si se imparte a primera hora o última de la tarde del viernes y si además deja de computar para la nota media, tal y como plantea el anteproyecto de reforma de la Ley Educativa, que ya se conoce como ‘Ley Celaá‘.

“Si la clase de Religión no tiene otra clase de respaldo, si además se pone a las 8,00 horas o a las 14,00 horas de un viernes, cuando los chavales están deseando marcharse, y si además no tiene repercusión en el expediente académico, aunque sea evaluable, pues ciertamente apuntarse a clase de Religión es una cosa de héroes”, ha indicado Argüello en una entrevista concedida a Europa Press.

En este sentido, y en relación a la reunión que mantuvo el pasado 3 de diciembre con la ministra de Educación, Isabel Celaá, el portavoz de los obispos ha defendido que la clase de Religión siga siendo “computable” para la nota media. “Nosotros defendemos, porque lo dicen Acuerdos Iglesia-Estado, que Religión sea equiparable a las asignaturas troncales. En ese sentido, si la asignatura deja de ser computable a estos efectos, no nos parecería adecuado”, ha explicado.

Celaá aseguró tras la reunión que la Iglesia “entiende” que la materia deje de ser computable. Si bien, Argüello ha puntualizado que donde hubo acuerdo con la ministra fue en que la asignatura continúe siendo “evaluable” pero no en el asunto de la computabilidad. “Es ahí donde no estábamos de acuerdo”, ha apostillado.

Asimismo, ha señalado que durante la reunión hablaron de la posibilidad de “una distribución de horarios diferente”, de forma que todo el contenido de la asignatura de Religión pueda impartirse en uno solo de los dos cursos de Bachillerato. “Nosotros decíamos, por ejemplo, que si tenemos clase de Religión en 1º y 2º de Bachillerato, pudiéramos aceptar tenerla en un solo curso, pero en vez de tener en un curso solo el horario de primero, sumar el de primero y segundo. Pudiera ser que no hubiera Religión en todos los cursos pero cuando la haya, que se mantenga la carga lectiva”, ha sugerido.

Comunicar los abusos a las autoridades

Por otro lado, Argüello ha subrayado la “prioridad” de que los sacerdotes comuniquen a las autoridades públicas los casos de abusos de los que tengan conocimiento por otra vía distinta a la confesión, frente al “silencio cómplice” que se ha podido dar en casos del pasado porque, tal y como ha reconocido, el ambiente “análogo al familiar” que se da entre los miembros de la Iglesia “pudiera hacer en algunos momentos dudar”.

“Es verdad que muchas veces el cocimiento que pueda darse puede producirse en un ámbito análogo al familiar, en la medida en que dentro de la Iglesia hay estas relaciones de tipo cercano, fraterno y eso pudiera hacer en algunos momentos dudar, pero creo que en este momento en que la sensibilidad de todos es tan grande, y por la gravedad que suponen estos casos, esta diligencia en la comunicación de los hechos es prioritaria”, ha subrayado.

Así, ha asegurado el “deseo” de los obispos de “poner de manifiesto” casos de abusos sexuales en el seno de la Iglesia que hubieran estado “ocultos en el pasado”. Si bien, ha pedido “respeto a las víctimas” si quieren “olvidarse de lo que ocurrió”. “Es verdad que van a querer normalmente cuanto menos ser escuchadas, que su situación sea conocida y vivir un proceso restaurativo pero también puede que otras personas quieran olvidarse del todo lo que ocurrió y no quieran volver a poner su asunto en la palestra”, ha indicado.

En cualquier caso, ha mostrado la disposición de los obispos a asumir cualquier protocolo que implique larevisión” de los casos de abusos por parte del clero en el pasado si así lo dispone el Papa tras la reunión del próximo mes de febrero con los presidentes de las Conferencias Episcopales sobre este asunto.

Mientras tanto, los obispos españoles ya están trabajando en la actualización de sus protocolos y ha explicado que su “mayor interés” es implementar “medidas preventivas formativas” y generar “una educación de la afectividad y la sexualidad”, según la visión de la Iglesia, “para que sea posible la erradicación de estos abusos como otros tipos de abusos o violencias” que, a su juicio, tienen que ver “con la mala gestión, usando una expresión coloquial, de los impulsos afectivo sexuales”.

Por otra parte, sobre sus declaraciones sobre los sacerdotes “varones heterosexuales, Argüello ha indicado que las posteriores palabras del Papa Francisco en un libro entrevista vienen a “corroborar” la normativa de la Santa Sede en este sentido; y ha precisado que no bastaría con el celibato si el candidato es homosexual, porque el sacerdote debe “poder expresar plenamente la dimensión esponsal del ministerio -Jesucristo como esposo de la Iglesia-“ y por “el significado antropológico de la diferencia sexual”.

En cuanto al descenso del número de nacimientos en España -179.794 en la primera mitad de 2018, la cifra más baja para un primer semestre desde 1941-, Argüello ha manifestado su “preocupación” y ha achacado esta caída a “las condiciones económicas y laborales, al ritmo de vida, a la exigencia para hombres y mujeres de trabajar para sufragar los gastos y al individualismo”. Tener un hijo, ha indicado, puede verse “como un peso, una carga, una pérdida de independencia”.

Por otro lado, Argüello ha deslizado que los obispos no van a salir a la calle para manifestarse contra leyes como la de eutanasia o sobre la transexualidad sino que invitan a los católicos a “discernir los medios” para “defender aspectos valiosos” que se ven puestos “en juego” con este tipo de legislaciones que, a su parecer, se plantean ante “situaciones de sufrimiento” pero que terminan “generando otro sufrimiento”.

“Una cosa es que se puedan reasignar determinados aspectos de la sexualidad y otra, que se pueda cambiar enteramente una persona, donde cada célula de su cuerpo y los cromosomas tienen una dimensión”, ha precisado, con respecto a las personas transexuales a las que, en todo caso, ha invitado a “acoger”.

Acerca de la visita de obispos catalanes a presos independentistas y la muestra de solidaridad con ellos, Argüello ha afirmado que le “preocupa” que todos los obispos lleven “reconciliación y comunión” y ha deseado que “además de visitar a unos políticos acusados de delitos graves respecto a la infracción de la legalidad del propio Estatuto de Autonomía de Cataluña y de la legalidad constitucional”, estos obispos “también visiten a otros internos” de las cárceles.

En cuanto a la situación de algunos templos y conventos en España que se van quedando vacíos, Argüello se ha mostrado partidario de que, si finalmente tienen que venderse, no se conviertan en “restaurantes” u otros negocios sino que sigan manteniendo la “dimensión artística, cultural e histórica”, en forma de auditorios o salas de exposiciones, aunque se desacralicen.

Finalmente, el portavoz de los obispos ha condenado el ataque terrorista en Estrasburgo, que dejó este martes tres muertos y una docena de heridos, ha mostrado su “solidaridad y oración” por las víctimas y ha hecho una llamada a “buscar todos los medios para prevenir” estos atentados que provocan “el crecimiento del miedo”.

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , ,

“Curas pederastas: ¿Una solución radical?”, por José María Castillo

Martes, 13 de noviembre de 2018

42d1d446-e1bd-4f9a-bc77-d87f88763551De su blog Teología sin censura:

Este problema de la pederastia, que tanto daño hace a las víctimas para toda su vida y tanto está destrozando la credibilidad de la Iglesia, no se resuelve suprimiendo la ley del celibato. Los hombres casados abusan sexualmente de menores probablemente lo mismo que los solteros.

Una medida positiva podría ser suprimir la prescripción, en el derecho penal, para este delito. Me consta que los menores, que se sienten humillados por este tipo de abusos, tardan muchos años en decirlo. Y, en la mayoría de los casos, cuando un adulto dice que, de niño, abusaron de él en esta materia, el delito ya ha prescrito. Si llega el día en que penalmente esto nunca prescribe, posiblemente habrá quienes se contengan ante la probabilidad de terminar, alguna vez, en la cárcel.

Pero lo más importante, que quiero decir en esta reflexión, es que la Iglesia tendría que recuperar y poner al día lo que fue la ley eclesiástica que duró en torno a mil doscientos años. La ley que consistía en expulsar del clero (incluso si eran obispos) a los eclesiásticos que cometían abusos que escandalizaban gravemente a los ciudadanos. Los papas, los concilios, los sínodos, tanto en la Iglesia occidental como en la oriental, no sólo insistieron en esta ley, sino que la aplicaron a tres clases de delitos: faltas contra el ordenamiento eclesiástico establecido, contra la sexualidad y abusos que ofendían al prójimo.

Tantas veces y en tantos casos, se repitió esta práctica, que la ley cuajó en una fórmula bien conocida: “sea degradado o expulsado” (y otras expresiones equivalentes) y que viva, de ahora en adelante, “laica communione contentus”. Dicho más claramente: “que salga del clero, que comulgue como laico, y que se busque la vida como como todo hijo de vecino”.

En 1983, publiqué un extenso artículo sobre este asunto, en la “Revista Catalana de Teología” (VIII/1, pgs. 81-111). Y allí cito, en 277 notas, la abundante y documentada bibliografía que existe sobre este penoso asunto. Son notorios los excelentes trabajos que han escrito sobre este tema: C. Vogel, P. M. Suriski, E. Herman, P. Hinschius, F. Kober, K. Hofmann.

El punto capital, que quiero destacar, es que no debe ser dificultad “para quitarle el sacerdocio”, a un clérigo ordenado, el argumento según el cual, si está “ordenado de sacerdote”, tiene el “carácter” sacramental, que es imborrable, eterno y nadie lo puede suprimir o prescindir de él.

El argumento teológico del “carácter sacramental” fue un invento de los teólogos escolásticos del s. XI-XII, que destaca Pedro Lombardo, y en el s. XIII desarrolla Tomás de Aquino (Sum. Theol. III, q. 34, a. 2). Pero ni entre los teólogos escolásticos hubo unanimidad, como demostró ampliamente el excelente estudio de J. Galot.

Y termino recordando que la enseñanza de la Ses. 7ª del concilio de Trento no se puede aducir como “dogma de fe” de la Iglesia, ya que lo que afirma el concilio es que hay tres sacramentos (bautismo, confirmación, orden sacerdotal) que no se pueden repetir (“Unde ea iterari non possunt“) (CT, vol. 5, 857, 9-10; 859, 16).

O sea, lo que afirma Trento es que los tres sacramentos mencionados solo se pueden administrar una sola vez en la vida. Sacarle a Trento que los curas pederastas tienen que seguir siendo curas toda su vida, eso no está definido por la Iglesia en ninguna parte.

Y termino: decir, como ha dicho el Sr. Giménez Barriocanal (El País, 10. XI. 18), que es “irrelevante el porcentaje de pederastia, insignificante”, eso o es una falsedad o una ignorancia impropia de un alto cargo en la Conferencia Episcopal.

Puedo asegurar que sólo el amor y la fidelidad a la Iglesia me mueven a decir estas cosas. El ocultamiento y la hipocresía sólo sirven para hacer más daño a la institución y a seres humanos inocentes.

Espiritualidad, General, Iglesia Católica , , , ,

Las víctimas de abusos apoyan a los padres del ‘caso Gaztelueta’

Martes, 9 de octubre de 2018

aubsu_560x280-1Segunda semana del juicio por los presuntos abusos en el colegio del Opus Dei

Duros reproches de la familia al papel de la Fiscalía; el colegio admite búsquedad de violaciones en el ordenador del ex docente

(Jesús Bastante).- “Yo fui víctima de abusos sexuales, y agradezco la valentía de Juan, su mujer y su hijo, por denunciar el caso en busca de justicia. Pero sobre todo me enorgullece su valor, porque contribuyen enormemente a erradicar estos actos repugnantes”. Javier, la víctima de abusos de Ramos Gordón en La Bañeza, ha querido apoyar a la víctima de abusos en el caso Gaztelueta, que hoy comienza su segunda semana.

Como Javier, muchas víctimas de abusos a menores por parte del clero se han puesto en contacto, de muy distintas maneras, con la familia Cuatrecasas. Algunos, haciéndose presentes en Bilbao; otros, llamando por teléfono o enviando mensajes a través de conocidos o de las redes sociales. Como Javier Paz, víctima de abusos en Salamanca, quien en su muro ha criticado el “silencio cómplice” de algunos medios y “los siervos a sueldo” de los depredadores, al tiempo que subraya su apoyo sin fisuras a la familia. “¡A galopar, hasta enterrarlos en el mar!”.

La familia ha recibido el cariño de muchos otros en un juicio difícil y que puede marcar un antes y un después en el tratamiento a las víctimas de estas atrocidades. Así, varios partidos políticos ya han mostrado su interés por reformar la legislación actual, para conseguir, al menos, que la prescripción de los casos de abusos no comiencen a contar hasta que la víctima no alcance los 30 años, como sucede en Alemania.

Algunas víctimas españolas, con el apoyo de Eca Global (la mayor organización a nivel mundial de víctimas de abusos del clero), están ultimando los estatutos de la que será primera asociación de este colectivo en nuestro país.

Entretanto, este lunes continúan las declaraciones de diversos testigos de la defensa y la acusación en el ‘caso Gaztelueta’. “Mi mujer y yo estamos muy orgullosos de nuestro hijo, valiente y coherente, sostiene a RD Juan Cuatrecasas, quien apunta cómo el pasado viernes Gaztelueta aportó la pericial definitiva para condenar a su docente.

Así, subraya, durante la segunda sesión del juicio, se demostraron importantes negligencias” en el control que, supuestamente, el centro hacía de los ordenadores que utilizaba el profesor. Así, la propia pericial informática del Gaztelueta admitió que desde el ordenador del acusado se pudieron rastrear búsquedas de desnudos, e incluso ‘violaciones’ de personajes famosos.

Esto demuestra, en opinión de la acusación, que “el sistema informático del centro no tenía filtros, tal y como mantiene su director, o el acusado se los saltaba”. También, que si la propia pericial de parte encontró estas búsquedas, pudieron haber sido borrados historiales.

“Tener un hijo capaz de afrontar una prueba tan dura, después de todo el dolor que sufrió a manos de un cobarde que se aprovechó de su condición de preceptor y adulto, habiendo sido re victimizado hasta la saciedad por el entorno del abusador, no es para menos. Muy orgullosos pero que muy orgullosos de él, sostiene la familia Cuatrecasas, que no opina lo mismo de la función del ministerio Fiscal.

“La Fiscalía tuvo en su poder esa pericial desde hace unos años, y fue incapaz de encontrar y denunciar esas direcciones de búsqueda”, subraya Juan, que lamenta la “desidia” de la acusación del Estado, que contrasta con las preguntas constantes a la víctimas. Es muy vergonzoso que el Ministerio fiscal pregunte, repregunte y humille una y otra vez a una víctima de abusos sexuales, con gestos faciales, reinterpretaciones malintencionadas y actitudes de cara a la víctima que cuestionan su independencia en el proceso”.

“El interrogatorio a mi hijo por parte del fiscal fue una demostración palpable de mala praxis respecto a la formación profesional en reconocimiento y trato a las victimas de estos delitos y de nulo respeto a ellas”, sostiene este ‘padre coraje’, quien apunta que sería oportuno que la Fiscal General del Estado tuviera conocimiento de ello”.

Sea como fuere, este jueves concluirán las sesiones del ‘caso Gaztelueta’, en el que la Fiscalía pide tres años de prisión para el ex docente, mientras que la acusación particular eleva la petición de pena a diez años. La defensa, como no podía ser de otro modo, solicita su absolución.

Entretanto, la web que el colegio del Opus Dei ha dispuesto para seguir el ‘caso Gaztelueta’ ha seguido dando una información de parte, en contraste con su intención de ser “sala de prensa informativa”, únicamente formada por “hechos y evidencias”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , ,

Cardenal Marx sugiere que una “cultura hostil a la homosexualidad” puede haber agravado los abusos

Lunes, 8 de octubre de 2018

cardenal-r¿Está identificando homosexualidad con pederastia? ¿No será más bien el celibato y el clericalismo eclesial como forma de poder lo que la provoca, se sea homosexual o heterosexual?

Lleva a las personas a esconderse y tal vez aumenta el problema”, advierte el cardenal

Rechaza que el celibato y la pedofilia estén vinculados, pero propone un “buen diálogo” en la Iglesia sobre la sexualidad en general

(C.D./ANSA).- Ante los abusos sexuales en la Iglesia, los que se escuden en “excusas” como que todo es un montaje anti-católico o que son solo problemas aislados “son tan culpables de causar sufrimiento a las víctimas y se convierten de una forma en cómplices con los perpetradores.

Es la advertencia que ha lanzado el cardenal Reinhard Marx, hombre de máxima confianza del Papa Francisco, quien también ha afirmado que, en cuanto de la respuesta de la Iglesia a las agresiones a menores, “debemos agradecer la presión pública, las críticas y las voces de víctimas… que nos ayudan a mejorar”.

El cardenal Marx, arzobispo de Múnich y presidente de la Conferencia Episcopal alemana, participó la mañana de este viernes en la inauguración del Máster “Salvaguardia de los menores”, promovido por la Pontificia Universidad Gregoriana en Roma, y explicó sus posturas durante una conferencia de prensa.

Se refirió al estudio sobre casos de abusos de menores en la Iglesia Católica de su país, presentado el pasado 25 de septiembre, que halló pruebas de que casi 3.700 menores fueron abusados por clérigos entre 1946 y 2014.

“Los expertos dicen que no son el celibato en sí mismo, o la homosexualidad en sí, las causas de crímenes pedófilos, pero en realidad son estos aspectos vinculados con otros como la debilidad y la inmadurez los que pueden llevar a abusos”, explicó.

“Los especialistas dicen también que una cultura hostil a la homosexualidad puede llevar a las personas a esconderse y tal vez aumentar el problema”, agregó.

“En lo que a mí respecta son cuestiones que debemos enfrentar, no será aboliendo el celibato como resolveremos el problema pero la sexualidad en general con todas sus cuestiones son temas de los cuales podemos hablar con un buen diálogo, también con los teólogos”, explicó.

El cardenal Marx consideró que el Sínodo de Obispos dirigido a los jóvenes actualmente en curso en Roma es una buena ocasión para hablar.

“Creo que el Sínodo es una buena oportunidad para hablar de este tema. Hay distintas intervenciones al respecto, el tema está presente en todo el mundo”, dijo.

“Nosotros debemos concentrarnos sobre dos cosas esencialmente. Una, la Iglesia debe mostrar que es un lugar seguro para los niños. La segunda, los jóvenes quieren una Iglesia que sea una comunidad abierta, transparente e inclusiva”, concluyó el religioso alemán, advirtiendo a la vez de que solo un “cambio fundamental y sistémico” en la Iglesia evitará que la crisis de abusos vuelva repetirse.

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , ,

Juan Cuatrecasas: “El Opus Dei y el Obispado de Bilbao han querido tapar el ‘caso Gaztelueta'”

Viernes, 5 de octubre de 2018

juan-cuatrecasas_foto960El padre de ‘Asier’, en vísperas del juicio: “AlPapa le engañaron”

“Hay obispos que se dedican a humillar públicamente a las víctimas de los abusos”

‘Asier’, ante su presunto depredador: “He estado a punto de suicidarme”

El Obispado de Bilbao niega las acusaciones de Juan Cuatrecasas, y éste se reafirma: “Mentira tras mentira”

La Iglesia dominicana suspende cautelarmente a un cura detenido y acusado de abusos a menores

El obispo de Mallorca califica de “ayuda” la renta al expárroco pederasta

(Jesús Bastante).- “El perdón sin más no vale. Las víctimas necesitan reparación y resarcimiento”. Este jueves, Juan Cuatrecasas verá cumplido uno de los sueños que se autoimpuso en 2011, cuando su hijo ‘Asier’ le confesó haber sufrido abusos sexuales continuados por parte de JMMS, profesor del colegio Gaztelueta, vinculado al Opus Dei.

Mañana arranca el juicio del ‘caso Gaztelueta’. ¿Qué espera?

Fundamentalmente, dos cosas: que a través de una sentencia condenatoria se reconozca a mi hijo como víctima de abusos sexuales. Y que esto sirva como un antes y un después para que el resto de víctimas, que las hay, puedan ver que su situación mejora a todos los niveles.

¿Hay una doble victimización de los chicos abusados?

Parece que ellos son los culpables, y no lo que son, víctimas. En este sentido, el tema de la prescripción es fundamental. Como mínimo se tenía que subir al modelo alemán (el tiempo empieza a contar a partir de que la víctima cumple los 30 años). Y cambiar el trato que se da a la víctima en el proceso. Hay países en que se les reconocen como víctimas desde la instrucción, y no tienen qu estar presentes en el juicio.

¿Cómo está Asier?

Él, durante todo este tiempo, ha tenido diferentes situaciones. Estuvo muy grave, con secuelas y schock postraumáticos que han ido aminorando en este tiempo. Mi hijo no hace una vida normal, tiene nervios continuos cuando tiene que hablar en público o tratar con iguales; es una persona con un punto de insociabilidad, y de vez en cuando tiene pesadillas y debe tomar medicación para dormir. Sigue teniendo secuelas. La cercanía del juicio también le afecta. Estamos muy pendientes de él, sigue en tratamiento, y es un proceso largo, lento y costoso, porque es muy doloroso ver esos momentos de ansiedad del chico.

¿Tendrá que ir a declarar?

Sí, sí. Hemos pedido las lógicas medidas de protección a la víctima, que por desgracia solamente incluyen la entrada y salida del juzgado, y la creencia de que los medios no van a escarbar ni intentar sacar fotos de él, que ha mantenido su identidad fuera del alcance de todo el mundo… y un biombo. No me parece suficiente, pero es lo que hay. No nos han permitido que declarara en sala contigua o por videoconferencia, en presencia de su psiquiatra….

En vísperas del juicio, el colegio ha lanzado una web, casogaztelueta.com, en el que da su versión de los hechos. ¿Qué opinión le merece?

Vamos a esperar que la justicia haga su trabajo de un modo aséptico, firme y profesional. A diferencia de las interferencias y obsesivas faltas a la verdad por parte de ese colegio y su entorno, vamos a seguir el camino que iniciamos en 2011, con la verdad. Gaztelueta y su actual director parecen olvidar que un juez instructor redactó un auto de cierre demoledor contra el acusado, afirmando que había indicios más que razonables de delito, basado en parte en el trabajo serio y profesional de un equipo de peritos judiciales que acreditaron tras tres sesiones de estudio a mi hijo que su índice de credibilidad y fiabilidad en base a su testimonio era cercano al 100%, porcentaje que no es que sea muy alto, es récord. Un triste récord.

Ellos están mereciendo el descrédito de toda la sociedad, humillando una y otra vez a una víctima y su familia con mentiras y medias verdades. Si les quedaría algo de humanidad y dignidad deberían reflexionar y ver, como Baltasar Gracian, jesuita por cierto, que “el mentiroso tiene dos males, ni cree ni es creído” A ellos a estas alturas no les cree nadie.

¿Qué opina de la actitud del acusado en todo el tiempo transcurrido desde la denuncia por abusos sexuales?

En nuestro derecho penal y procesal al único que se le permite mentir es al acusado, para defenderse. JMMS ha gozado de turnos y tiempo para defender su presunta inocencia. En cambio y seguramente a instancias de su letrado, casi no abrió la boca. JMMS ha pretendido ser víctima y convertir a su víctima en verdugo. Nadie en todo este tiempo, desde Inspección de Educación del GV a Fiscalía, pasando por el juez instructor, y sobre todo, la mayor parte de la ciudadanía, ha llamado mentiroso a mi hijo. Ellos si lo han hecho en vísperas del juicio, e incluso se han permitido culpabilizarle. Sus agravios, ofensas y mentiras repetidas hasta la extenuación, nos dan más fuerza.

gazt_560x280 ¿Qué cree que va a ocurrir?

Uff… me costaría ser imparcial y objetivo, pero creo que tiene que haber un punto de inflexión con todos los casos que están saliendo a nivel mundial (EEUU, Irlanda, Alemania…) de la Iglesia, y de otros casos, que ocurren también a nivel familiar, por desgracia. La Iglesia está encubriendo, es algo que no me cuesta decir porque conozco muchos casos… y creo que sigue haciéndolo. Y con sentencias ridículas, como la última de Puebla de Sanabria. O no han entendido nada, o se hacen los tontos. Ya se ha acabado el tiempo en que la Iglesia, o el Opus Dei, tengan un orden propio, distinto al del resto de ciudadanos.

¿Cómo ha sido la actuación de la Iglesia en este caso?

Yo no he conocido esa supuesta oficina para víctimas en la diócesis de Bilbao, pero sí puedo decir que el obispo de Bilbao, Mario Iceta, ha mentido en el caso Gaztelueta, cuando dijo que había abierto las puertas a la familia desde el primer momento. Eso es rotundamente falso. La única persona que estuvo en contacto con nosotros fue Ángel Unzueta, a quien yo recurrí, y él me recibió. El obispo no ha dado muestras de aproximación en ningún momento. Es más: tengo fuentes de información, por dos vías, que dicen que este señor estuvo reunido en Gaztelueta con monseñor Echevarría (entonces prelado del Opus Dei, ya fallecido), con el capellán del colegio (Gonzalo Landáburu), y con los directores de Gaztelueta. Como me consta que el obispo de Bilbao, en un caso como éste, tiene voz y voto, me gustaría saber cuál ha sido su voz y voto.

Roma abrió una investigación, que fue cerrada en falso por Doctrina de la Fe. ¿Por qué?

Eso fue un teatro. Nos dio mucha esperanza la carta del Papa, estuvimos muy ilusionados durante un tiempo. Básicamente, creo que al Papa le engañaron. Hay por ahí mucho cuervo y mucho fontanero del Vaticano, y uno de ellos fue Silverio Nieto (actual director del servicio jurídico de la CEE, y quien llevó a cabo la investigación). Todo se torció hasta el punto de que archivaron el caso de mi hijo, pero no porque mintiera, simplemente porque dijeron que no había pruebas. El tratamiento que se ha dado por parte de ese sector de la Iglesia, intrigante y siniestro, ha sido tramposo y no acorde con los principios de la Iglesia católica: humanidad, piedad, respeto a los derechos humanos…. todo eso se lo han saltado a la torera.

Dice que al Papa le habían engañado. ¿Quién?

Estoy convencido de que el Papa fue engañado. Comprendo que el Papa tiene una agenda lo suficientemente amplia para estar al quite de todo lo que está saliendo. Seguramente, esto lo dejó en manos poco recomendables: y cuando digo esto me refiero al cardenal Müller (ex prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe), la CEE, el Obispado de Bilbao, incluso al nuncio de Su Santidad en España, cuyo tratamiento de este caso ha sido torticero y tramposo.

¿Ha habido connivencia entre el Opus Dei y el Obispado de Bilbao para silenciar el caso Gaztelueta?

Sí… pero esa relación ha sido de superioridad del Opus Dei , y de rendición por parte del Obispado y de la CEE. Con dos o tres excepciones, hay obispos como el de Alcalá y otros que se dedican a humillar públicamente, no sólo a las víctimas de los abusos, sino a los homosexuales o a todo lo que a ellos les parece extraño. Tienen que tapar y esconder el daño que están haciendo. Esto no se debería consentir. Los católicos somos los primeros que deberíamos salir a denunciar a toda esta gente que hace un gran daño al presente y al futuro de la religión católica.

goyarrolaEl director del Gaztelueta, Imanol Goyarrola

¿Ha podido la Iglesia presionar en el ámbito civil para que este caso no se les vaya de las manos?

Sí. Me consta, porque en el caso Gaztelueta hay involucradas personas con cierta relevancia política. Quien le hizo eso a mi hijo es sobrino de un político de renombre dentro del Partido Popular. Me consta que ciertas personas muy relacionadas con el Opus Dei y con lo más arcaico tanto de la fe católica como del poder político han presionado en nuestra contra, de una forma indignante y mentirosa, incluso difamando a mi mujer y a mí, con acusaciones de todo punto ridículas y absurdas.

¿Quién es ese familiar del profesor vinculado al PP?

Hasta día de hoy me he mantenido firme en la decisión de no decir el nombre, cosa que ellos no hicieron con nosotros, pues filtraron mi nombre cuando les convino, pues filtraron mi nombre cuando no quería dar mi identidad. Es alguien muy vinculado al PP y que hoy ocupa un cargo de cierto renombre en una institución relevante de la sociedad española.

Su lucha es por Asier, pero también por la dignidad de otras víctimas…

Esto nos ha cambiado la vida. Cuando no conoces este drama más que de oídas, no te imaginas el calado que tiene. Cuando te ves involucrado en un tema así, empiezas a conocer a personas que te confiesan que también sufrieron abusos. Ha habido gente como el de La Bañeza, los maristas de Barcelona, Miguel Ángel Hurtado… que dieron la cara, pero hay mucho ‘tapado’, por miedo. Creo que en este sentido lo hacemos, primero por mi hijo, pero también porque el reconocimiento a las víctimas es la mejor medicina. A muchas víctimas, una sentencia condenatoria les serviría de mucho.

¿Qué piden las víctimas y sus familiares a la sociedad?

Hace falta que alguien ponga el cascabel al gato y empiece a llamar las cosas por su nombre. Que los políticos empiecen a legislar, que los jueces reciban formación en abusos, y que jueces y policía sepan tratar a las víctimas desde el minuto uno. En este país, que es tan dado a las batallas campales, hay puntos como la educación, las pensiones y las víctimas, que necesitan mayor unidad de acción, porque no estamos hablando de temas ideológicos, sino sociales. Y hace falta que todos se pongan a remar en la misma dirección. Es fundamental y urgente, muy urgente.

En este sentido, un grupo de víctimas de abusos y acoso hemos enviado a varios partidos políticos un documento con una serie de medidas que entendemos hay que abordar de forma prioritaria. Estamos hablando de niños, de menores y de gente que cuando era menor sufrió… Es prioritario que todas estas víctimas reciban el trato que merecen: reconocimiento y un resarcimiento. Porque con el perdón solamente no vamos a ningún lado. El perdón sin más no sirve.

‘Asier‘, ante su presunto depredador: “He estado a punto de suicidarme”

La víctima del ‘Caso Gaztelueta‘ relata los abusos a los que fue sometido con 12 años

aubsu_560x280-1El acusado se declara inocente y asegura que lleva “2.669 días sufriendo” por falsas acusaciones

El acusado se declara inocente y asegura que lleva “2.669 días sufriendo” por falsas acusaciones(Jesús Bastante/Agencias).- ‘Asier‘ es un joven de 22 años, nervioso pero tremendamente valiente. Hoy, por cuarta vez, ha tenido que repetir delante de un juez el calvario padecido, cuando apenas contaba 12 años, a manos de su ex profesor durante los años que estudió en el colegio Gaztelueta del Opus Dei en Leioa. He estado a punto de suicidarme.

Protegido tras un biombo, pero a pocos metros de su presunto abusador, JMMS, la víctima declaró cómo padeció tocamientos y penetraciones, así como acoso escolar, bloqueo emocional y aislamiento, hasta el punto de querer acabar con su vida en alguna ocasión. Ahora sale reforzado, con ganas de “comerme el mundo”, según ha apuntado a RD. Lo merece.

“Necesito un resarcimiento y un reconocimiento” para seguir adelante, declaró ‘Asier’. “Esto se puede suavizar, pero no curar. El acusado, entretanto, miraba hacia el suelo. El relato de los abusos resulta estremecedor: con penetraciones, masturbaciones forzadas, tocamientos… y un atronador recuerdo de despacho cerrado y oscuro, donde se cometían estas tropelías. A ello se sumaban las burlas de sus compañeros, que lo llamaban “la novia” del profesor.

un-momento-del-juicioA preguntas de la Fiscalía, que exigía más concreciones, ‘Asier’ ha tenido que explicar que el docente le obligó a ponerse encima de la mesa “con los pantalones bajados para introducirme un boli por el ano”. “En el despacho me enseñaba imágenes de mujeres desnudas en el ordenador (…). También me obligaba a masturbarme para después pasarme un pañuelo para limpiarme”.

Por su parte, el acusado, que no ha querido responder a las preguntas de la acusación, ha asegurado que lleva “2.669 días sufriendo” por una denuncia que considera falsa. “Me levanto por la mañana y no encuentro explicación”, ha explicado, para insistir, casi a gritos, que “jamás” abusó de ‘Asier’. JMMS ha explicado que él era muy “guasón”. “Aquí vendrán profesionales que vendrán a explicar…yo soy maestro, ellos psicólogos que podrán explicar porqué tienen es esta frustración o esta inquina. No sé lo que es”, concluyó.

Fuente Religión Digital

 

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

La Iglesia chilena retira un manual que veía “inapropiado” “tocar los genitales”, “besar en la boca” o dormir con menores

Jueves, 4 de octubre de 2018

abusos“Lo que es delito es delito, lo que es crimen es crimen”, lamenta el obispo auxiliar de Santiago

El texto será reformado antes de su entrada en vigor, que se prevé para abril de 2019

(Jesús Bastante).- El Arzobispado de Santiago de Chile ha retirado un documento, colgado este fin de semana en su web, y en el que se juzgaban “inapropiadas” algunas acciones de sacerdotes con menores como “abrazos demasiado apretados” o dar palmadas en los glúteos y tocar el área de los genitales.

Tras la lógica polémica, en pleno escándalo de abusos sexuales que azotan el país, la diócesis decidió retirar el texto, que se titulaba ‘Orientaciones que fomentan el buen trato y la sana convivencia pastoral‘. El obispo auxiliar, Cristián Roncagliolo, pidió disculpas públicas, asegurando que “hay errores” en el documento, que quieren subsanar antes de que entre en vigor, en abril de 2019.

“Hemos pedido perdón. Ahí hay errores, quizás parte de nuestro error es que nosotros quisimos traer cosas de otras culturas“, recalcó Roncagliolo, quien añadió que el texto será revisado “especialmente en algunos aspectos para decir con palabras muy nuestras lo que es delito es delito, lo que es crimen es crimen”.

En una nota, el Arzobispado señaló que el documento había sido elaborado según estándares internacionales y que “se corregirán ciertos contenidos que fueron traducidos en forma literal y que no son adecuados, o que se prestan para interpretaciones incorrectas”.

Algunas de estas ‘incorrecciones’ a parecen en el capítulo referido a las muestras de afecto”donde se prohíbe a los sacerdotes “abrazar por detrás”, “luchar o realizar juegos que implican tocarse de manera inapropiada”, “cualquier expresión de afecto que el niño, niña, adolescente y personas vulnerables no aceptan y rechazan” y recomienda utilizar el tacto solamente según lo apropiado o según lo permitido por la cultura local.

En otro momento, el manual hace referencia a “las conductas que pueden ser malinterpretadas y que, por lo tanto, hay que evitar”. Entre ellas, la diócesis explica que los sacerdotes no deben “violar la privacidad, mirando o sacando fotos, mientras los niños, niñas, adolescentes o personas vulnerables estén desnudos, se visten o se duchan” o “usar lenguaje inapropiado y soez”.

Cualquier material sexualmente explícito o pornográfico es absolutamente inadmisible, indica el documento. Al tiempo, se advertía contra “dormir” con niños o “dar palmadas en los glúteos y tocar el área de los genitales”. También se recomendaba no dar masajes” ni “besar en la boca a los niños, niñas, adolescentes o personas vulnerables”.

La Iglesia ha asumido un compromiso de tolerancia cero con los delitos sexuales, tolerancia cero con todo aquello que contravenga gravemente la dignidad de un menor”, añadió Roncagliolo, quien aseguró que la Iglesia actuará en el futuro “con absoluta rigurosidad” respecto al trato con menores.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

“Efectos colaterales”, por Gabriel Mª Otalora

Jueves, 27 de septiembre de 2018

abusosEntiendo el efecto colateral como aquello que no es directo o inmediato, o es distinto del efecto primario. En este sentido, los escándalos causados por los casos de pederastia deberían llevarnos a valorar con humildad las consecuencias colaterales de este gran escándalo para, desde ahí y en clave evangélica, renovar nuestros odres viejos. No solo en las instituciones afectadas sino individualmente, en cada uno de nosotros.

Una Iglesia poderosa ha descuidado la humildad y se ha erigido en fortaleza de piedra que nunca estuvo destinada a ser. El plan de Jesús para su comunidad incipiente fue otra cosa, empezando consigo mismo: en el prendimiento de Getsemaní dejó bien claro que lo suyo no era cosa del poder humano sino el ejemplo firme sustentado en una serie de actitudes que no paró de propalar, insistir y practicar aunque las costuras religiosas de entonces saltaran por los aires.

El amor es más importante que las leyes, los ritos y la Tradición, todo ello al servicio de la esencia que lleva consigo el Reino: un reino de amor, de justicia y de paz, cantamos en la liturgia, reino de vida y perdón.

Ahora que la pederastia se muestra como una marea imparable, empiezan los actos de contrición y atrición públicos. Hemos visto muchas resistencias y tibieza, como si en cualquier momento todo hubiese sido un mal sueño del que poder pasar página cuanto antes. El escándalo ha ido a más hasta convertirse en algo que nada tiene que ver con casos aislados y que exige una reflexión a fondo sobre el celibato obligatorio, las normas de algunos seminarios, las actitudes de autoridades religiosas que han escondido todos los casos que han podido por “no hacer daño a la Iglesia”, cuando lo que se estaban haciendo era protegerse a sí mismas mientras dejaban a la intemperie el Mensaje.

Una reflexión necesaria sobre qué actitud cristiana mantener en estas situaciones y en otras que, aun siendo de índole menor comparativamente hablando, su tratamiento debe regirse siempre con acordes evangélicos.  Es necesaria una relectura de la actitud que tuvo Jesús con los hipócritas y los sepulcros blanqueados, con los que se aferraban a la tilde de la ley y al rigorismo religioso para mantener una religiosidad formalista y de ritos donde el ser humano, sobre todo el más vulnerable, sufría una injusticia estructural en nombre de Dios. Y la actitud que tuvo con las víctimas, con los que sufrían las injusticias por los duros de corazón, a pesar de que Jesús iba a contracorriente de la religión oficial.

Recuerdo que al cardenal Sean Patrick O’Malley cuando era arzobispo de Boston, le estallaron en las manos montones de casos de pederastia a los que había que hacer frente con una responsabilidad civil multimillonaria por vía judicial. Su antecesor, Bernard Law, lo había encubierto todo. Mientras los clericalistas que le rodeaban a O’Malley decían compungidos que nada se podía hacer frente a semejantes pagos, él encontró enseguida la solución evangélica: vendió los bienes necesarios propiedad de la archidiócesis hasta pagar el último dólar. A partir de entonces, el Papa Francisco le nombró presidente de la Comisión Pontificia para la Protección de los Menores, convirtiéndose en todo un símbolo de la lucha contra la pedofilia en la Iglesia Católica. Ahora es miembro del Consejo de Cardenales que estudia la reforma de la curia.

Denuncia, acogida a las víctimas, humildad en el perdón que no puede venir solo sin otras medidas, reconociendo que la Iglesia institucional no está al servicio de la Iglesia Pueblo de Dios cuando cualquier institución es un mero instrumento organizativo para llevar a cabo mejor el objetivo, en este caso el anuncio evangelizador con el ejemplo. Caifás y Anás se aprovecharon de la tilde de la ley y no pudieron soportar la luz de Jesús de Nazaret.

Que la desgraciada crisis de la pederastia ayude a hacernos más humildes y a revisar nuestros patrones religiosos a gran escala -en ello anda Francisco- y a nuestro pequeño nivel, tarea cuya responsabilidad es personal e intransferible.

Gabriel Mª Otalora

Fuente Religión Digital

Espiritualidad, Iglesia Católica , , , , ,

¡PERDÓN! El dolor de las víctimas y sus familias es también nuestro dolor

Viernes, 21 de septiembre de 2018

abusosReflexión de instituciones católicas sobre los escándalos de pederastia

Sentimos vergüenza cuando constatamos que nuestro estilo de vida ha desmentido y desmiente lo que recitamos con nuestra voz

Mea culpa’ de Blázquez: “Ha habido abusos sexuales, autoridad prepotente, encubrimiento”

Víctimas demandan a la Iglesia de Pensilvania para que publique los nombres de curas abusadores

Un cura guatemalteco, penado con 16 años de cárcel por violar a una menor

Cardenal Barreto: “Figari es un pervertido sexual, económico y manipulador de conciencias”

El Papa destituye “de forma inapelable” al cura chileno Cristián Precht por abusos

El obispo de Jalandar, acusado de violar a una monja, ofrece al Papa su renuncia temporal

Un grupo de instituciones católicas quiere pedir perdón a la sociedad por los escándalos de pederastia, denunciar algunos defectos de la Iglesia que han podido contribuir a ella y pedirle que estudie todas sus causas (psicológicas, sociales y estructurales), lamentando que todo el servicio humano que la Iglesia intenta aportar quede ofuscado y contaminado por esta peste de nuestra época. Ojalá que la comisión vaticana que acaba de ser convocada encuentre caminos para solucionar este drama.

Eso intenta decir el siguiente texto. Si la prisa, el verano y las inevitables dificultades de este tipo de acciones, han impedido a algunos firmar, queda siempre la posibilidad de adherirse a él (dirigiéndose a Religión Digital).

Nunca será suficiente lo que se haga para pedir perdón y reparar el daño causado… El dolor de las víctimas y sus familias es también nuestro dolor… Sentimos vergüenza cuando constatamos que nuestro estilo de vida ha desmentido y desmiente lo que recitamos con nuestra voz…, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando… Es necesario que cada uno de los bautizados se sienta involucrado en la transformación eclesial y social que tanto necesitamos. (Francisco, obispo de Roma, Carta al pueblo de Dios, 20.08.2018)

I.- EL ESCÁNDALO

Quien recibe a un niño a Mí me recibe. Y quien escandalice a uno de esos pequeños, más le valdría que le colgasen en el cuello una muela de tahona y lo arrojasen en alta mar (Mt 18, 5.6).
Jesús fue de Galilea al Jordán y se presentó a Juan Bautista para ser bautizado por él (Mt 3,13)

Las líneas que siguen quieren ser una sincera y pública petición de perdón que, como cristianos, presentamos a la sociedad por el monstruoso escándalo de la pederastia clerical. Si hemos proclamado otras veces que “la iglesia somos todos” eso no puede valer solamente a la hora de participar en decisiones sino también a la hora de asumir responsabilidades por humillantes que éstas sean.

Por otro lado, como cristianos sabemos que nuestra solidaridad llega hasta el extremo de hacer nuestras de alguna manera las culpas de nuestros hermanos, como también (por ese misterio de la “comunión de Lo Santo” que confesamos en el Credo) participamos de la bondad y la fe de nuestros hermanos. Jesús de Nazaret, “el santo de Dios”, se alineó con todos los pecadores en la fila de los que buscaban ser bautizados por Juan y, a pesar de la extrañeza de éste, le obligó a bautizarle. Algo así es el sentido que quisiéramos dar a esta petición de perdón. Porque, en verdad, nos sentimos sinceramente abrumados y sucios por esos escándalos increíbles.

Pero toda petición de perdón es inane si no va acompañada, además de por el dolor, por un decidido propósito de enmienda. Eso es lo que quisiéramos ir poniendo en práctica a lo largo de estas reflexiones: ir buscando las causas y analizar los hechos para ver si es posible que estos no se repitan nunca más. Lo hacemos aun sabiendo que nos falta información, que hay muchos puntos oscuros y que quizá no conocemos todos los contextos. Por eso iremos sugiriendo también las informaciones de que disponemos y que ojalá algún día puedan ir completándose.

Un auténtico sacrilegio.

La pederastia es monstruosa por la minoría de edad de la víctima. En nuestra sociedad hipócrita, tan amiga de cacarear los derechos humanos, solo parecen tener derechos aquellos que tienen fuerza y voz para reclamarlos. Y eso es, precisamente, lo que no tienen los niños.

En un mundo que se suele caracterizar por el desprecio de los niños dado que “no son rentables”, y que ha dado lugar a aberraciones como los niños soldado o los niños esclavos (unos 180 millones hoy en día), nuestra iglesia ha contribuido a esas páginas tan negras, añadiendo la epidemia de los niños abusados. Es como para echarse a llorar y no cesar en ese llanto hasta que desaparezca el dolor de los maltratados.

Paradójicamente, es conocido que la hija pequeña de Karl Marx (Eleanor, 1855-1898), dejó escrito que su padre (“el moro” como le llamaban los hijos, tan hostil por otro lado al cristianismo) “me contó la historia del carpintero de Nazaret que fue crucificado por los poderosos. Mi padre decía que podemos perdonarle mucho al cristianismo porque nos enseñó a amar a los niños”1. El contraste entre ese testimonio y los escándalos actuales no puede sernos más desgarrador.

El crimen mayor: la ocultación.

Cuesta creer que un ser humano pueda experimentar una atracción casi irresistible por el sexo con niños. La pederastia es una enfermedad además de un pecado. No es una simple variante de la sexualidad como pretenden a veces sus defensores. En el orgasmo pleno sexual, al placer material le acompaña siempre una especie de éxtasis psicológico o espiritual que es el que le da su plenitud tan asombrosa. Cuando ese éxtasis espiritual lo constituye el amor pleno, limpio y total hacia la otra persona, la sexualidad funciona.

Cuando falta ese amor, la dimensión “espiritual” del sexo es sustituida por otros factores psicológicos como el poder, la posesividad, el desprecio y hasta el odio, los cuales degradan la relación y cumplen aquella tesis de que lo pésimo no es más que la corrupción de lo óptimo2. Cuando la sexualidad discurre por esos cauces antinaturales nunca encuentra la plena satisfacción anhelada y acaba buscándola en formas insólitas y degradadas de relación. Se cumple aquí el famoso diagnóstico del Buda: “tratar de aplacar las pasiones cediendo a ellas es como querer calmar la sed bebiendo agua salada”.

No obstante, lo más monstruoso de estos casos no está en la fragilidad y debilidad humanas que siempre son comprensibles: pues esa fragilidad justificaría una caída particular, pero nunca una hipócrita doble vida, mantenida durante años. Los autores de esas monstruosidades ¿iban a confesarse? Y si era así: ¿qué consejos recibían y qué propósito de enmienda aportaban a esa confesión? ¿Habían llegado a entenebrecer su conciencia hasta el punto de considerar normales esas aberraciones y seguir viviendo con absoluta tranquilidad?

Nuestro mundo ya conoció la tranquilidad con que los nazis juzgaban normales los campos de concentración. Eso era lo más sorprendente y eso es, también ahora, lo que más nos escandaliza de todas estas historias: el intento de haberlas mantenido ocultas durante tanto tiempo. Es increíble el episodio de aquella niña que fue a contar a un cura lo que le había ocurrido y recibió como única respuesta: “confiésate y no lo digas a nadie”.

Por eso, casi más incomprensible que la actuación de esos depravados ha sido la insensibilidad de tantos obispos y responsables a la hora de escuchar a las víctimas, la imposición de silencio y el procedimiento casi sacrílego de limitarse a trasladar al delincuente a otra parroquia. ¿Qué formación moral habían recibido todos aquellos eclesiásticos? ¿No se preguntaron nunca qué apostolado podrían ejercer ni qué bondad podrían transmitir quienes vivían en esa hipócrita doble vida?

Por tanto, parece necesario analizar y buscar las causas no ya personales sino estructurales de toda esta tragedia. Porque el propósito de enmienda personal es inútil en sujetos ya envejecidos o desaparecidos. Y el horror podría seguir repitiéndose en sus sucesores si no han desaparecido las causas que lo propiciaron. Hay que buscar, por así decir, los “pecados” o las complicidades de la institución, que posibilitaban o favorecían conductas tan monstruosas.

II.- PROPÓSITO DE ENMIENDA

Lamentar que en todo nuestro mundo occidental haya una banalización o degradación generalizada de la sexualidad, como han hecho algunas altas jerarquías para justificar escándalos tan horribles, es insuficiente. No basta con echar mano del clásico recurso de culpar a los otros, al que tan propensos somos los humanos. Independientemente de la verdad que pueda tener ese lamento, no es lo que toca ahora. La enmienda ha de afectar a los defectos propios, lo cual supone primero reconocerlos abiertamente.

Sin pretensiones de exhaustividad intentaremos analizar algunos vicios estructurales, arraigados en nuestra Iglesia y que pueden acabar generando disfunciones o “células neoplásicas“, primero quizás leves pero, a la larga, tan terribles como la que estamos intentando comprender aquí.

Este análisis es tanto más necesario cuanto que la Iglesia tenía antes fama de ser extremadamente severa frente a determinados delitos sexuales del clero. Cuando una mujer era solicitada por el cura en el confesonario, el antiguo derecho canónico la obligaba presentar al obispo una denuncia contra el solicitante; la castigaba con excomunión si no hacía esa denuncia, y la excomunión no podía ser levantada mientras no se llevara a cabo la denuncia. Juan XXIII publicó una instrucción titulada “Crimen sollicitationis”, encargando de estos problema no a la congregación del clero sino a la congregación “de la fe” (entonces “santo oficio”), el organismo más importante del entramado curial.

¿Qué ha ocurrido para que se haya podido pasar de aquella severidad al increíble laxismo actual? Sin pretender ser exhaustivos vamos a sugerir algunos puntos para ese análisis. Aunque, de entrada, ya se sospecha intuitivamente que el factor publicidad ha podido ser decisivo en ese cambio.

Clericalismo

No parece tan claro que estos actos espantosos sean solo una consecuencia del celibato obligatorio, pues en bastantes casos parece tratarse de individuos homosexuales que, no sabiendo cómo afrontar su situación, optaron por hacerse curas: tengamos en cuenta que algunos caso son de hace bastantes años, cuando la sociedad no ofrecía a los homosexuales una manera sana y digna de vivir su condición (y ojalá que esto sea también un aviso para la Iglesia).

Estamos en contra del celibato obligatorio, pero no por esta razón sino porque el derecho de las comunidades cristianas a la eucaristía pasa por delante del derecho que pueda tener la autoridad eclesiástica para poner determinadas condiciones a quienes piden ordenarse de presbíteros. Por otro lado, hoy en día el presbítero tiene muchas más facilidades “normales” si quiere ser infiel a su compromiso: lo escandaloso e incompresible no es ahora que un cura intente seducir a una mujer, sino que intente abusar de un niño. Y finalmente (y aunque ha interesado menos a los medios de comunicación informar sobre eso), la plaga de la pederastia se ha dado también en profesionales casados o no vinculados a ninguna ley celibataria. Parece pues que hay que intentar buscar un poco más allá.

Hace ya más de diez años, el obispo australiano Geoffrey Robinson recibió de la Conferencia episcopal de su país el encargo de investigar todos los escándalos de pederastia. Conforme iba adentrándose en su estudio fue viendo que los casos de pederastia no eran solamente un problema de sexualidad, sino sobre todo un problema de poder: y de poder clerical. Y la sorpresa le llegó cuando comenzó a recibir avisos de la curia romana indicándole que orientara sus investigaciones en otra dirección. Como Robinson no hizo caso recibió una reprimenda más clara advirtiéndole de que el papa estaba muy preocupado con su trabajo. Prescindamos ahora de la gran probabilidad de que ese disgusto del papa era una simple invención de la curia, que tantas veces suele actuar de esa manera. Lo decisivo es que el obispo renunció a su trabajo y publicó un libro contando su historia3. Vale la pena citar algún párrafo de esa obra:

“Llegué a la firme convicción de que en la Iglesia católica es imperativo que haya un cambio profundo y duradero” (p. 9). “Todo abuso sexual es ante todo un abuso de poder…, el poder espiritual es el más peligroso de todos (14). “Una ‘mística’ del sacerdocio, un estado de elevación permanente… significaba que el sacerdote no podía ser simplemente expulsado por un delito como cualquier otro trabajador” (p. 15).

Obispo Robinson

Esto por un lado. Por el otro:

“Una carta oficial (7 de agosto de 1996) expresaba ‘la constante preocupación de la Congregación para los Obispos, por haber expresado en los últimos meses opiniones seriamente críticas para con la doctrina magisterial y la disciplina de la Iglesia’. Me decían que ‘en una reciente audiencia el santo padre ha sido plenamente informado de su postura pública en estos temas y ha mostrado seria preocupación respecto de usted’. Dos meses después (16 de octubre de 1966), recibí una nueva carta informándome de que ‘la documentación pertinente será reenviada para información y examen a la Congregación para la Doctrina de la fe’, lo que implicaba que yo era sospechoso de alguna forma de herejía” (p. 23).

“De aquellos polvos estos lodos” dice el refrán castellano. La obsesión por reivindicar el ministerio presbiteral como poder y no como servicio, latente ya en el mismo nombre de “sacerdote” (que el Nuevo Testamento solo aplica a Cristo y nunca a los ministros de la Iglesia), y tan opuesta al espíritu de Jesús que ordenaba rechazar los títulos de “padre” o “maestro” y prohibía aprovecharse del ministerio para obtener ventajas personales (cf. Mt 23,) ha sido con casi seguridad una de las causas estructurales de la peste que hoy lamentamos.

Francisco ha denunciado repetidas veces al clericalismo: ya antes de ser obispo de Roma como “hipocresía” y “mundanidad” contrarias al espíritu de Jesús; y más tarde como forma de impedir la eclesialidad de los laicos y “como uno de los peligros más graves de la Iglesia” (en 2017). Parece también innegable que la obsesión de la congregación romana por frenar las investigaciones del obispo Robinson era, en realidad, una defensa de su propio clericalismo.

Ahora bien: como ya hemos dicho, cuando la dimensión espiritual que acompaña al ejercicio de la sexualidad no es el amor, suele ser muchas veces la del poder: la experiencia de un señorío absoluto al que nada se resiste y que engrandece al que lo posee.

Y lo que es ese clericalismo a niveles individuales, es el eclesiocentrismo a niveles colectivos.

Eclesiolatría

Junto al clericalismo, como hermano gemelo suyo, debemos hablar de un falso amor a la Iglesia, un pecado habitual y estructural de eclesiolatría: de amar a la Iglesia más que a Dios, con la excusa de que es la representante de Dios. De esta manera se pone el “buen nombre” de la Iglesia por encima del buen nombre de Dios, único que merece toda gloria. Y se olvida culpablemente que, según los evangelios, el verdadero objeto del amor de Dios no es la Iglesia sino “el mundo”4. Y la Iglesia no es más que una servidora y manifestadora de ese amor de Dios al mundo.

Desgraciadamente, ambos pecados vienen de lejos. En paralelo con todos los casos de pederastia hemos asistido a la monstruosidad de Marcial Maciel, un episodio verdaderamente patológico que no es hora de contar aquí, pero sobre el que estuvieron llegando quejas a la curia romana durante casi cincuenta años y cuyo protagonista, “por su gran amor a la Iglesia” (a parte de la gran capacidad de engaño y seducción que él poseía), logró sortear todas esas acusaciones como meras calumnias, manchando así el pontificado de Juan Pablo II que lo propuso públicamente como modelo para la juventud.

Hoy consta que el cardenal Ratzinger, cuando dirigía la Congregación de la fe, recibió por valija diplomática un dossier secreto, elaborado entre otros por antiguas víctimas de Maciel y, cuando un año más tarde, los redactores pudieron entrevistarse con él, Ratzinger les declaró que él no podía hacer nada pues Maciel era intocable para el papa, por ser un gran defensor de la Iglesia.

De hecho, una de las primeras medidas de Ratzinger nada más llegar a papa fue ordenar a Maciel, ya anciano, que abandonara toda actividad en la congregación por él fundada y se retirara a orar en silencio5. Por eso, quizá convenga citar aún otros ejemplos más antiguos de esa eclesiolatría que tanto daño ha hecho a la misma Iglesia. Porque muestran que los casos comentados no son del todo excepcionales y que ese falso amor necesita una radical reforma.

Es sabido que el ateo Ch. Maurras, fundador de la llamada “Action Française”, y predecesor en cierto sentido de la extrema derecha de Le Pen, decía que, pese a su ateísmo, admiraba a la iglesia porque “ha sabido desactivar el veneno del Magníficat que llevaba en su seno”. Pues bien, Pío X se negó siempre a condenar la Action Française porque Maurras era “un gran defensor de la Iglesia“. Y hubo que esperar a que su sucesor Benedicto XV diera ese paso. Resulta irónico (y patético) que luego, este sector de la Iglesia tan engañado en estos casos, tachara de “tontos útiles” a los cristianos de orientación socialista… Pero aún nos queda otro ejemplo.

La tragedia más dolorosa e increíble es del arzobispo Carranza en el siglo XVI: cuando tras varios años en la cárcel de la inquisición, se declaró su inocencia, los inquisidores reaccionaron diciendo: “vale más que sufra un solo hombre que el que padezca desdoro tan santo tribunal”, por lo que Carranza siguió en la cárcel donde murió poco después6.

Esto es lo que algunos han llamado “el principio Caifás”, muy poco cristiano pero demasiadas veces presente en la Iglesia católica. A ese supuesto “desdoro” de tan santa institución le había respondido san Bernardo muchos siglos antes: “yo solo he leído que Dios es Amor. En ningún lugar he leído que sea honor o Dignidad”7.

¡Qué contraste entre esos horrores y las lúcidas palabras del Nazareno: “quien pretenda salvar su vida la perderá. Quien entregue su vida por Mí y el Evangelio, la salvará”! (Mc 8,35). Eso es lo que ha ocurrido con la eclesiolatría. Y esa eclesiolatría tiene una matriz muy concreta.

La curia romana

Sin ánimo de herir, pero desde la necesidad de ser honestos que impone nuestro tema, y con el deseo de que la Iglesia sea la que Dios se merece y no la que más favorece a sus dirigentes, debemos añadir que la curia romana, con su enorme poder frente a toda la iglesia y frente al mismo papa, ha sido la institución donde más han cuajado y desde donde más se han propagado los pecados anteriores. Por algo Francisco ha hablado también del “carrerismo” como otro de los grandes males que nuestra iglesia debe evitar.

Sin caer en el lenguaje panfletario de Lutero (que calificaba a la curia como “la gran prostituta”), sí debemos reconocer que su negativa a la reforma contribuyó a la ruptura de la Iglesia europea del s. XVI, que esa reforma fue reclamada insistentemente en el Vaticano II por cardenales como König y Lercaro (ante las protestas del cardenal Ottaviani), que el intento de reforma de Pablo VI fue aguado por la misma curia, y que tanto los discursos de Francisco a la curia como el nombramiento de una comisión para su reforma, van en la línea de lo que intentamos decir. No tratamos de acusar a nadie sino de poner de relieve cómo unas determinadas condiciones y estructuras pueden cambiar la mentalidad de quienes viven totalmente insertos en ellas y para ellas.

La hipocresía de nombrar a los dirigentes de congregaciones obispos de diócesis inexistentes (contraviniendo así un Canon del Concilio de Calcedonia -¡en el s. V!- que prohibía nombrar obispo a nadie sin una iglesia real a la que servir) ha podido facilitar una mentalidad más propia de lo que la sociología califica como “organisations’man” que de un seguidor de Jesús.

Se ha llegado a decir que la curia romana ha producido más increyentes que Marx, Freud y Nietzsche juntos. Nadie podrá negar, al menos, que en vez de parecerse al grupo de seguidores que caminaban junto a Jesús, se parece más a los otros pequeños grupos de ex sumo-sacerdotes y saduceos que el sanedrín enviaba a espiar a Jesús para ver qué delito podrían encontrarle. Y que fomenta la mentalidad de esos futbolistas que aspiran a jugar en el mejor equipo y ser en él de los mejores: no hace falta ponderar más cuán contrario es eso a la misión de la Iglesia.

Una vez más, no decimos esto con ánimo de inculpar a personas que, seguramente, serán ante Dios mucho mejores que nosotros. Pero es necesario poner de relieve que la Iglesia no está exenta de la ley que amenaza a todas las instituciones sociales: medidas que aportan grandes beneficios a corto plazo pueden acabar siendo nefastas a largo plazo.

Suele ponerse como ejemplo paradigmático el caso de la monarquía de Israel que, de momento, pareció convertir a aquel pequeño pueblo en casi un imperio, pero a medio y largo plazo provocó la división del pueblo de Dios y la corrupción de casi todos los monarcas, favoreciendo así la calamidad posterior del destierro. Puede valer aquí la sabia máxima de Tony de Mello: “una sociedad que domestica a los rebeldes, ha ganado su paz pero ha pedido su futuro”8.

Pero es que, además, la curia romana ha tenido una seria responsabilidad en nuestro siguiente apartado.

Nombramiento de obispos

Una de las cosas que más extrañan en la peste de la pederastia clerical es la presencia de tantos nombres de obispos y hasta cardenales, entre los encubridores pero a veces incluso entre los violadores. Ello suscita la pregunta de cómo y con qué criterios se habían hecho esos nombramientos.

No disponemos de información precisa sobre quién era el papa y el nuncio y el prefecto de la congregación romana de obispos, cuando fueron nombrados los ahora inculpados.

En el caso dramático de Chile habría que investigar hasta qué punto, obispos nombrados durante la dictadura de Pinochet, por un Nuncio totalmente cómplice del dictador, han sido piezas fundamentales en este escándalo. En cualquier caso, parece innegable que existe una vaga tendencia a nombrar los obispos atendiendo mucho menos al pastor que cada iglesia local necesita y mucho más a que no resulten personas conflictivas para la curia romana.

Esa inercia puede ser humanamente comprensible porque toda institución tiende a protegerse (y basta con recordar cómo, en tiempos de Msr. Romero, el Vaticano recibía casi cada domingo, una queja del departamento de estado norteamericano por la homilía de monseñor). Pero, por comprensible que resulte, ese modo de proceder contradice advertencias muy serias de la misma autoridad eclesiástica: “los papas, en el juicio final, han de dar cuenta a Dios de los que ellos promovieron a obispos o abades” declaró el V Concilio de Letrán hacia 1517. Y el concilio de Trento añadió que “pecarán mortalmente, haciéndose cómplices de los pecados ajenos, si no elijen a quienes creen ser más dignos y útiles para cada iglesia”9.

Pero es que, además de todo eso, el sistema actual de nombramiento de obispos es una medida excepcional que se ha convertido en regla, y contradice la práctica eclesial del primer milenio (atribuida a los mismos Apóstoles, por los Padres de la Iglesia), según la cual cada iglesia local elegía sus propios pastores casi por completo. Cuando surgían problemas, se apelaba a Roma y, si la apelación prosperaba, Roma nunca elegía ella al obispo sino que ordenaba repetir las elecciones.

El reiterado eslogan “clerus populusque” (“clero y pueblo”) designaba al sujeto de los nombramientos. Y la norma de san Celestino papa: “no se dé a nadie un obispo que no sea querido” (“nullus invitis detur episcopus”) fue repetida por otros muchos papas del s. V y ha servido incluso como título de un estudio sobre los nombramientos episcopales10. De este modo, en una sociedad no democrática, la Iglesia se convertía en lo que llaman “comunidad de contraste” por su práctica democrática.

Aunque no podamos medir la proporción exacta, parece innegable que el sistema actual de nombramientos ha tenido su parte en la catástrofe de los curas pederastas y de los encubridores. Porque además, ese sistema engendra luego mecánicamente unas formas autoritarias de proceder. A raíz del drama que estamos comentando, un antiguo miembro de la curia romana ha contado que él fue testigo hace años del nombramiento de un cardenal del que la curia sabía que había cometido algún abuso a menores. Pero nadie avisó de eso al papa porque “la creación de cardenales es algo absolutamente personal del papa sin ningún consejo o trámite curial”11.

Parece increíble que esas aberraciones puedan ocurrir en una institución que pretende ser “maestra en humanidad” por su larga historia. Pero la historia sirve para muy poco si nos negamos a aprender de ella.

El cambio de sistema no será fácil. Pero precisamente por eso, nos parece urgente ir poniéndolo en práctica poco a poco, para evitar que luego se haga precipitadamente y con costes mayores.

Como contraste.

Todos esos propósitos no buscan más que poner en práctica lo que la misma Iglesia se ha dictado a sí misma en los tiempos actuales. Permítase mostrarlo con una rápida selección de textos del Vaticano II en su Constitución sobre la Iglesia en el mundo:

“La Iglesia sabe que es mucha la distancia que se da entre el mensaje que ella anuncia y la fragilidad humana de los mensajeros a quienes está confiado el Evangelio… Comprende cuánto le queda por madurar en la relación que debe mantener con el mundo… Necesita de modo muy peculiar la ayuda de quienes por vivir en el mundo, sean o no creyentes, conocen a fondo las diversas instituciones y disciplinas… Reconoce agradecida que recibe ayuda de parte de los hombres de toda clase o condición… Más aún: confiesa que le han sido de mucho provecho y le pueden ser todavía, la oposición y aún la persecución de sus contrarios” (43.44)… Aprecia con el mayor respeto cuanto de verdadero, bueno y justo se encuentra en las variadísimas instituciones fundadas ya o que incesantemente se fundan en la humanidad… No pone su esperanza en privilegios dados por el poder civil; más aún, renunciará al ejercicio de ciertos derechos legítimamente adquiridos, tan pronto como conste que su uso puede empañar la pureza de su testimonio, o las nuevas condiciones de vida exijan otra disposición” (42.76).

Ya sabemos que del dicho al hecho siempre hay un gran trecho. Pero parece claro que en esas palabras no asoman para nada ni el clericalismo ni el eclesiocentrismo que hemos señalado como causas originarias del drama de la pederastia que quisiéramos contribuir a enmendar radicalmente. Aunque, dicho ahora irónicamente, esos textos puedan evocar la lúcida profecía atribuida entonces a uno de los peritos conciliares: lo que encontrará más resistencia en los sectores conservadores de la Iglesia, no es la LG (constitución sobre la Iglesia en sí misma) sino la GS (relación de la Iglesia con el mundo)…

Sería interesante haber podido estudiar la procedencia de los casos de pederastia: si de iglesias ricas o de iglesias pobres. África tiene fama de no guardar demasiado bien el celibato, pero se trata más bien de convivencia con mujer que de pederastia. Nombres como Estados Unidos y Australia (y quizás hasta Chile) también pueden despertar algunas sospechas pero, desgraciadamente, no sabemos si lo que hay en esos países ricos es más corrupción o simplemente más información.

III.- PUBLICIDAD COMPLETA Y LIMPIA

Le presentaron a Jesús una mujer diciéndole: “ha sido sorprendida en flagrante delito de adulterio; la Ley manda apedrear a las tales. Tú ¿qué dices?”. Jesús se inclinó y escribía silencioso sobre la arena. Ante la insistencia de los acusadores, levantó la cabeza y dijo: “el que de vosotros esté sin pecado, que le tire la primera piedra”. Al oír esto, todos se fueron marchando poco a poco, comenzando por los más ancianos. Entonces Jesús se acercó a la mujer: “¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te ha condenado?”. Y ella respondió: “ninguno Señor”. Y Jesús: “pues yo tampoco te condeno; vete en paz, pero no peques más” (Juan 8, 1ss.).

Por molesta y dolorosa que haya sido la publicidad de esos escándalos, hay que agradecerla con toda el alma porque será la única manera de que puedan tener remedio. Pero esa información tiene también su ética que no siempre ha sido respetada. El pasaje del evangelio que encabeza esta tercera parte ofrece un contraste llamativo: por un lado Jesús reconoce claramente la razón de los acusadores al decir a la mujer que no vuelva a pecar. Sin embargo, a pesar de eso, niega a los acusadores capacidad para condenarla: porque cuando la condena es impura, mancha también al acusador. Leer más…

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , ,

Georg Gaënswein: “Los abusos a menores son el 11-S de la Iglesia”

Miércoles, 12 de septiembre de 2018

7c076f2bb9625abc73779ed75ab4162f-papa-francisco-catholicSin comentarios… podrían ser muy duros acerca del papel del papa Benedicto XVI en este tema.

“Nuestra catástrofe fue de muchos años e innumerables víctimas”

El secretario de Ratziner define la pederastia como “un ataque a la misma Iglesia desde su interior”

Los abusos sexuales cometidos por sacerdotes contra menores durante años son el 11 de septiembre” de la Iglesia Católica, aseguró hoy arzobispo Georg Gaënswein, secretario del papa emérito Benedicto XVI.

“Hoy es el 11 de septiembre, fecha de un desastre apocalíptico, y también la Iglesia, en el torbellino de las noticias las últimas semanas (…) observa llena de desconcierto su propio 11 septiembre, nuestra catástrofe”, afirmó el arzobispo, en referencia a los abusos sexuales.

“Sin embargo (nuestra catástrofe) no está asociada a una sola fecha, sino a muchos días y muchos años e innumerables víctimas, añadió el que fuera “hombre fuerte” del Vaticano durante el pontificado del papa Ratzinger.

Gaenswein utilizaba el símil entre los atentados del 11S en Estados Unidos y el terremoto creado en la Iglesia Católica por las revelaciones sobre décadas de abusos sexuales al presentar hoy el libro “The Benedict option” del periodista estadounidense Rod Dreher, en el Parlamento italiano.

“Nadie ha atacado a la Iglesia de Cristo con aviones de línea llenos de pasajeros. La Basílica de San Pedro sigue en pie, señaló, pero -continuó con el paralelismo- “las noticias provenientes de EEUU últimamente nos han informado de cuántas personas han quedado heridas irremediable y mortalmente por sacerdotes de la Iglesia Católica”.

Se refería a las escandalosas y terribles conclusiones del informe de la Corte Suprema del estado de Pensilvania (EEUU) que documenta 300 casos de “sacerdotes depredadores” sexuales en seis diócesis e identifica a unos 1.000 menores que han sido víctimas.

Gaenswein defendió el papel del papa Benedicto XVI y dijo que denunció muchas veces en el curso de su pontificado la pedofilia, calificando los abusos del clero como un ataque a la misma Iglesia desde su interior.

Entre otros, recordó un viaje a EEUU en 2008, cuando el papa “trató de sacudir” a los obispos reunidos hablando de la “profunda vergüenza” que le causaban las noticias sobre abusos a menores. “Pero fue en vano, los lamentos del Santo Padre no lograron contener el mal”, añadió.

Fuente Agencias, vía Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , ,

“El secreto de confesión: ¿tapadera de abusos o garantía de gracia?”, por Gabriel Mª Otalora

Sábado, 14 de julio de 2018

con-que-frecuencia-me-debo-confesar-padre-fortea-responde(Gabriel Mª Otalora).- Algo de lo que era noticia, de repente se ha convertido en polémica, y todo por las derivadas de la pederastia y sus casos concretos generalizados que han salido a la luz en el seno del clero católico. El cardenal George Pell que estaba muy cerca del Papa Francisco como consejero suyo y responsable de las finanzas vaticanas, está pasando su trago amargo ante la justicia australiana, defendiéndose del delito de varios casos de abusos a menores. Y, casualidad o no, la región australiana de Canberra acaba de aprobar la ley llamada Enmienda Ombudsman 2018 que obliga a los sacerdotes a romper el secreto de confesión cuando conozcan casos de abuso sexual.

Un buen amigo mío sacerdote apoya esta medida en su amor por los más débiles y pensando en el derecho a una reparación de la justicia humana en este mundo, si se puede. Él entiende que el secreto de confesión no puede servir de tapadera para aligerar las responsabilidades legales y la reparación del daño causado, ya aquí, en este mundo. Sin perjuicio, claro, de la justicia divina, que es cosa de Dios mismo en la otra vida. Y piensa, además, que el rango de personas consagradas les confiere mayores exigencias ejemplares en sus actitudes por el nivel de escándalo que pueden ocasionar sus conductas.

Yo, en cambio, defiendo el derecho al secreto de confesión porque quien se confiesa de cualquier pecado, terribles muchos de ellos, como la pederastia, se le supone el dolor de contrición, el arrepentimiento: y Dios perdona y olvida otorgando la paz a un alma atribulada por el daño ocasionado. El caso de la adúltera o el hijo pródigo son paradigmáticos. En segundo lugar, esta norma amenaza la libertad religiosa, a la que convierte en selectiva al imponerse en Canberra y no en el resto del territorio australiano. Por último, no habría razón para mantener el derecho a la protección de datos para los médicos y periodistas, una vez obligados los religiosos y presbíteros a perder dicho derecho.

La justicia legal humana no puede actuar así, tiene sus normas y castigos, pero lo normal en una democracia es que el reo no tiene la exigencia de declararse culpable ni tampoco está en la obligación de demostrar su inocencia. Uno de los grandes bienes del Estado de Derecho es que resulta legalmente más justo un culpable en libertad porque la justicia no ha podido demostrar el delito, que un inocente condenado sin la certeza de las pruebas.

Otra cosa es la prevención y denuncia de los casos de abusos sexuales, excepto cuando implique romper el secreto de confesión. De hecho el arzobispo de Canberra, Chistopher Prowse, ha asegurado que no apoya las medidas gubernamentales porque, entre otras cosas, la nueva legislación amenazaría la libertad religiosa. Y esgrime otros argumentos: “¿Qué agresor sexual confesaría a un sacerdote sabiendo que sería denunciado?” “Sin ese voto del secreto, ¿quién estaría dispuesto a desahogarse de sus pecados, buscar el sabio consejo de un sacerdote y recibir el perdón misericordioso de Dios?”. Tampoco hay “garantía de que un sacerdote conozca la identidad del penitente”, si hay una rejilla en el confesionario.

Es conocida la respuesta que dio el jesuita Pedro Cotton a Enrique IV cuando era su confesor, ante la pregunta directa del monarca: “¿Revelaríais la confesión que os hiciera el hombre que estuviera resuelto a matarme?”. El padre Cotton le respondió: “No; pero me interpondría entre vos y él para impedirlo”. Entre nosotros (Unión Europea), el nuevo Reglamento General de Protección de Datos, afortunadamente mantiene el derecho ministerial al secreto de confesión al igual que sigue vigente el secreto profesional de los médicos, por ejemplo. Porque a quien le decimos nuestro secreto, le vendemos nuestra libertad.

Fuente Religión Digital

Espiritualidad , , , , , , ,

El Vaticano condena a cinco años de cárcel a un cura que poseía pornografía infantil

Martes, 26 de junio de 2018

xsacerdote-carlo-jpg-pagespeed-ic-0hfxx4zfciCarlo Alberto Capella explicó que todo comenzó durante un  “conflicto interior

Le encontraron entre 40 y 55 fotos, vídeos y dibujos de niños de entre 14 y 16 años

El sacerdote ha sido sancionado con una multa de 5.000 euros por el Tribunal de la Santa Sede

Cómo informamos el pasado mes de abril, El sacerdote italiano Carlo Alberto Capella, ex diplomático en Washington, intercambió pornografía infantil a través de una red social en un momento de “conflicto interior”, según admitió durante el juicio que comenzó el viernes en el Tribunal del Vaticano. El religioso ha sido condenado a cinco años de prisión y 5.000 euros de multa.

Capella, de 51 años, se encuentra bajo arresto en el Vaticano desde el pasado 7 de abril, después de que el 21 de agosto de 2017 llegara la notificación del Departamento norteamericano de Estado de este presunto delito. Ostentaba el título de monseñor de forma honorífica aunque no era obispo.

En septiembre de 2017, el fiscal abrió una investigación y le acusó de posesión e intercambio de material de pornografía infantil. El juez consideró que la jurisdicción era de la autoridad judicial vaticana, ya que el presunto delito había sido cometido por un oficial de este Estado, aunque se refiriera a hechos en el extranjero.

En la pequeña sala del único Tribunal de la Ciudad del Vaticano, comenzó el proceso contra Capella, hasta ahora un diplomático con una buena carrera que había pasado por las sedes de la India, Hong Kong y en la Secretaria para las Relaciones con los Estados en el Vaticano hasta recalar en la nunciatura de Washington.

Capella, del que circulaba sólo una foto de hace algunos años, se presentó con una imagen totalmente diferente, muy delgado, con barba y cabello canoso ante el tribunal presidido por el juez Giuseppe della Torre.

“Conflicto interior”

Durante el interrogatorio, explicó que después de ser enviado a Washington, donde tenía poco trabajo y amigos, sintió “un conflicto interior, un sentido de vacío y de inutilidad”. “Fueron el origen de actos compulsivos de consultas impropias en internet de cosas que hasta entonces no habían atraído mi interés”, argumentó. “Me equivoqué. Subestimé la crisis que estaba atravesando y pensé que podría gestionarla solo“, se justificó.

Explicó que todo comenzó al inscribirse a la red social Tumblr, una plataforma donde se pueden conversar e intercambiar vídeos y fotos, porque le interesaban “las fotos de animales con expresiones divertidas”. Y admitió que, con el aumento del “conflicto interior“, empezó “la búsqueda de estas imágenes inapropiadas de contenido pornográfico”, y que ahora, con el paso del tiempo, le produce “repugnancia”.

El juicio continuó con el interrogatorio de los dos únicos testigos en el proceso: el psicólogo, Tommaso Parisi, que le ha atendido en estos meses de reclusión y con el que ha iniciado un tratamiento, y el cargo de la Gendarmería (la policía vaticana), Gianluca Gauzzi, que se encargó del examen pericial de sus aparatos informáticos.

Gauzzi explicó que en el móvil del imputado se encontraron algunas fotos, vídeos y dibujos japoneses conocidos como ‘shota’, “así como el rastro informático” de haber sido descargados y después borrados, y que representaban “a menores manteniendo relaciones carnales con adultos”.

El gendarme explicó que en los chat, en los que el religioso usaba el nombre de el ‘bibodoppio’, pedía imágenes de niños de entre 14 y 16 años y que se encontraron vídeos con “actos explícitos”.

Ante la insistencia del fiscal, Gauzzi indicó que entre las pesquisas estadounidenses y las que él realizó se pudieron contar entre 40 y 55 fotos, vídeos y dibujos.

Hasta ahora, en el Vaticano se había abierto sólo un proceso por este tipo de delitos contra el ex nuncio en República Dominicana Jozef Wesolowski, que falleció cuando apenas se habían practicado algunas diligencias.

Fuente Agencias, vía Religión Digital

General, Iglesia Católica , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.