Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Pederastia’

”No se ha hecho justicia”: el relato de un superviviente de abusos sexuales en la Iglesia de Tenerife

Lunes, 10 de junio de 2024

IMG_5190

Su testimonio es uno de los 24 recogidos en 2023 en Canarias por el Defensor del Pueblo para su informe

Desde los nueve años Ciro sufrió agresiones por parte del cura de su pueblo. Ahora exige la dimisión del obispo por proteger a su agresor: ”Te enseñan que el sacerdote es una autoridad en la que debes confiar”

“El miedo te paraliza. Encima estás con una autoridad en la que tú confías

(elDiario).- Durante mucho tiempo Ciro detestó el olor del café. El aroma le devolvía a las mañanas en las que el cura de su parroquia se acercaba tanto a él que podía sentir su aliento. Desde los nueve años hasta los 15, el tinerfeño sufrió agresiones sexuales por parte del entonces párroco de Tejina, cuyo nombre corresponde a las siglas C.H.G. Su testimonio es uno de los 24 recogidos en 2023 en Canarias por el Defensor del Pueblo para su informe sobre casos de pederastia en el seno de la Iglesia. Desde hace dos años, su caso dejó de ser anónimo, cuando se plantó ante el pleno de La Laguna para exigir la dimisión del actual obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, por amparar a su agresor. “No se ha hecho justicia”, asevera en una entrevista concedida a Canarias Ahora.

Ciro creció en una familia católica. La fe de sus padres sumada a su vocación por ayudar a los demás hizo que desde muy pequeño estuviera ligado a la Iglesia. Él era monaguillo de la parroquia de su pueblo cuando conoció a su agresor. Los primeros abusos llegaron cuando él tenía nueve años y se agravaron en 2002, cuando con doce años decidió entrar en el seminario. “Allí nos obligan a confesarnos de los mandamientos que iban en contra de la castidad y de la pureza. En el momento de la confesión, él nos preguntaba si nos masturbábamos y en qué pensábamos. A la vez que me preguntaba, me empezaba a tocar el muslo”, relata. Otras veces pedía al niño que le besara las manos y en una ocasión le llegó a besar en la boca.

IMG_5191

Ciro en sus años de seminario


“El miedo te paraliza. Encima estás con una autoridad en la que tú confías. Al final, a ti te enseñan que el sacerdote es una autoridad en la que debes confiar y no eres capaz de rebelarte”

Ciro también ha decidido compartir un episodio que sufrió en casa del sacerdote. Fue un momento “silencioso”. “Me metió en una sala. Era un salón de las casas de antes, no tenía muebles. En medio había una silla. Se sentó y me empezó a tocar. No me llegó a meter la mano por el pantalón, pero sí por debajo de la camisa. Cuando yo sentí la mano por mi abdomen me levanté y me fui contra la puerta”, detalla. “El miedo te paraliza. Encima estás con una autoridad en la que tú confías. Al final, a ti te enseñan que el sacerdote es una autoridad en la que debes confiar y no eres capaz de rebelarte”, narra.

Las primeras en saber lo que ocurría fueron sus catequistas. En una convivencia en el sur de Tenerife, Ciro escuchó cómo algunos de sus compañeros monaguillos contaban que no querían confesarse más con el párroco. “Decían que no querían porque era ”maricón“. Esa era su justificación, pero cuando yo escuché eso me di cuenta de que no estaba solo en lo que yo estaba viviendo, recuerda. Según el testimonio de la víctima, cuando las catequistas se pusieron en contacto con el cura para pedirle explicaciones, él se limitó a responder: “Si ya lo sabían, ¿por qué no me lo habían dicho antes?”.

De acuerdo con la documentación a la que ha accedido este periódico, en 2005 Ciro puso en conocimiento de un monseñor del Vaticano, ahora fallecido, los abusos que sufría. Lo hizo a través de correos electrónicos. “Yo creo en tus afirmaciones, pero en lo que más creo es en la capacidad que tenemos las personas de perdonar y de olvidar las debilidades de los demás”, le respondió el alto cargo de la Iglesia en uno de los mails. En estos mensajes, la víctima relató que con tan solo nueve años su agresor le preguntaba si “se le ponía durita” o “cuántas pajas” se hacía. En todas las conversaciones, el monseñor se limitó a aconsejarle que se desprendiera de lo que “arrastraba como se arrastra a un muerto”.

IMG_5193Sin embargo, tal y como ha hecho público la Asociación Infancia Robada, C.H.G. siguió ejerciendo con “protección e impunidad” durante diez años desde la primera denuncia. Por ello, tres asociaciones de víctimas de abusos en la Iglesia han exigido la dimisión del obispo. “Su deber es garantizar la integridad y la seguridad de todos sus miembros, especialmente de los más vulnerables. Por el contrario, usted permitió que ese sacerdote continuara ejerciendo el ministerio sacerdotal en el Hogar del Santísimo Cristo de La Laguna”, reza la carta abierta. Según ha podido saber este periódico, también fue capellán en la casa de acogida Madre del Redentor, en El Sauzal.

“Terrorismo social”

La denuncia de Ciro vino acompañada de una persecución a su familia por parte de vecinos y miembros de la Iglesia. “Mis padres no fueron por lo penal porque, al ser una familia súper creyente, los curas los manipularon y persuadieron. A mi madre la dejaron de saludar”, recuerda. El tinerfeño también perdió amistades y tuvo que terminar el Bachillerato en un pueblo que no era el suyo. “Hubo mucha gente que no quiso saber de mí porque yo era un apestado”, cuenta.

Esta fue la razón por la que su testimonio fue anónimo hasta 2022, cuando se convirtió en la primera víctima en contar su caso ante un pleno municipal. Ciro relató en el Ayuntamiento de La Laguna los abusos que sufrió y exigió allí la dimisión del obispo. Bernardo Álvarez ya se ha posicionado respecto a los abusos a menores en la Iglesia en declaraciones a los medios de comunicación: “Puede haber menores que sí lo consientan y, de hecho, los hay. Hay adolescentes de 13 años que son menores y que están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso si te descuidas, te provocan”.

“En 2022, Ciro relató en el Ayuntamiento de La Laguna los abusos que sufrió y exigió allí la dimisión del obispo”

“Lamentablemente toda esta historia ha tenido que ser pública porque no hay otra manera de hacer frente a la Iglesia. Ellos siguen sin dar su brazo a torcer, no han pedido perdón públicamente, no han hecho ningún acto de reparación, subraya Ciro. “Todos los casos de abusos sexuales son abominables. Todos somos víctimas. El problema de la Iglesia es que es algo institucionalizado, todo el mundo lo conocía y lo tapaba”, valora.

Tiempo después, la víctima tuvo constancia de que su abusador había agredido a otros menores en La Gomera. “A mí me pasó porque nunca nadie le paró los pies. Yo nunca me suicidé, pero sí tuve ideas autolíticas. Si tú haces algo por el bien de los demás y recibes maltrato, te convences de que tú eres el malo, de que el error está en ti”, lamenta. La culpa, la vergüenza, la confusión y el miedo a no ser creídas son algunas de las consecuencias que arrastran las víctimas de abusos, según el análisis realizado por el despacho Cremades & Calvo Sotelo sobre abusos clericales.

“Cremades & Calvo Sotelo: ‘No se trata de casos aislados, ni de unas pocas manzanas podridas. Si un solo abuso ya era demasiado, el análisis nos habla de miles de abusos'”

La Iglesia ordenó esta auditoría a raíz de las investigaciones del periódico El País. El análisis de Cremades identificó al menos 2.056 víctimas, por lo que intentó ser desprestigiada por los obispos. Este documento de 956 páginas concluye que “no se trata de casos aislados, ni de unas pocas manzanas podridas. Si un solo abuso ya era demasiado, el análisis nos habla de miles de abusos”. La investigación subraya que la mayoría de las víctimas son niños de entre 7 y 14 años, a diferencia de los abusos cometidos en el ámbito doméstico, donde la mayor parte de las víctimas son niñas.

De los miles de testimonios recabados por el despacho “se desprende dolor, sufrimiento y, en muchas ocasiones, impotencia ante la inacción de la Iglesia”. Las víctimas “no buscan una indemnización o compensación económica”, a pesar de los cuantiosos gastos que suponen los tratamientos psicológicos y psiquiátricos a los que recurren para “tratar de recomponer su ser”. 

La primera vez que Ciro se sintió apoyado fue en 2014, cuando un psicólogo creyó en su testimonio. El informe elaborado por el profesional relata que el entonces menor sufrió agresiones desde 1997 hasta 2003 en la casa parroquial de Tejina y en la vivienda del cura. La víctima sufrió ya siendo mayor de edad un síndrome depresivo con ideas suicidas, ansiedad bloqueo del desarrollo evolutivo y comportamientos autodestructivos. Antes de eso, sus notas bajaron y empezó a faltar a las clases.

“Yo no entendía lo que estaba pasando, pero es triste que uno descubra la sexualidad de esa manera y no de forma natural”, dice Ciro. “Es doloroso sentir una mano extraña en tu cuerpo. Ahora cuando siento una mano en mi muslo, reacciono. Cuando sufres eso crees que todo el mundo te va a hacer daño”, añade. Su caso es también uno de los 24 recogidos por el Defensor del Pueblo en Canarias. El informe, publicado en 2023, incluye doce casos en Tenerife, nueve en Gran Canaria, uno en Lanzarote, uno en La Gomera y otro en La Palma.

IMG_5192Cuatro años después de que se reconociera su caso, su madre falleció. Ahora, Ciro intenta recomponer su vida. Ha hecho un ciclo de integración social y trabaja con menores extranjeros no acompañados. Para él, es clave que se ofrezca en los colegios y en la Iglesia formación para que los menores y las familias sepan identificar los abusos. También preside en Canarias la Asociación Infancia Robada para ofrecer acompañamiento, escucha y comprensión a las víctimas. Su objetivo es que no se repitan historias como la suya y que se haga justicia: “Lo único que nos queda a las víctimas son los periodistas y el Estado como defensor de los derechos civiles. No se trata de hablar, sino de hechos”.

“La familia puso en 2004 la primera denuncia ante la Iglesia. La única respuesta por parte de la institución fue sacar al sacerdote de Tejina y recolocarlo”

La familia puso en 2004 la primera denuncia ante la Iglesia. La única respuesta por parte de la institución fue sacar al sacerdote de Tejina y recolocarlo. En 2014 volvieron a denunciar el caso de pederastia ante la Diócesis de Tenerife. “Estos actos de esclavitud sexual que le estamos denunciando, de un cura con un menor, no han ocurrido en Boston o en Madrid, sino en nuestra Diócesis, en nuestra parroquia, y con nuestro hijo, lo cual nos hace sufrir no solo como padres, sino también como cristianos, porque hechos como estos dañan y salpican a nuestra Iglesia”, reza el documento presentado por los padres de Ciro. Fue entonces cuando se abrió un proceso canónico contra el sacerdote y cuando el actual obispo, Bernardo Álvarez, ordenó la suspensión cautelar del agresor.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , ,

Miles de niños sufrieron abusos sexuales en la Iglesia evangélica de Alemania

Lunes, 5 de febrero de 2024
Comentarios desactivados en Miles de niños sufrieron abusos sexuales en la Iglesia evangélica de Alemania

IMG_2682Más de la mitad eran varones, con una edad media de 11 años 

Según los cuestionarios rellenados por las diócesis que ha recabado ForuM, el equipo multidisciplinar que ha realizado el estudio, hay 2.225 afectados y 1.259 supuestos perpetradores, de los que 511 son o eran sacerdotes.

No obstante, a nivel regional también se han contabilizado otros 1.025 casos de abusos y 562 sospechosos adicionales de los que hay conocimiento pero de quienes faltan datos, por lo que los hechos no se han podido reconstruir de forma detallada

Varios miles de menores han sufrido abusos sexuales en el seno de la Iglesia evangélica de Alemania (EKD) -la mayor organización protestante del país- desde 1946, según un estudio presentado este jueves y que busca esclarecer cómo se han gestionado estos casos.

Según los cuestionarios rellenados por las diócesis que ha recabado ForuM, el equipo multidisciplinar que ha realizado el estudio, hay 2.225 afectados y 1.259 supuestos perpetradores, de los que 511 son o eran sacerdotes.

No obstante, a nivel regional también se han contabilizado otros 1.025 casos de abusos y 562 sospechosos adicionales de los que hay conocimiento pero de quienes faltan datos, por lo que los hechos no se han podido reconstruir de forma detallada.

Dos tercios de los abusadores estaban casados

Según el informe, más de la mitad de los afectados son varones y la edad media de las víctimas era de aproximadamente 11 años en el momento de la primera agresión..

En cuanto a los supuestos perpetradores, la edad media era de 43 años, dos tercios de ellos estaban casados y el 45 % está acusado de varias instancias de abusos.

Los datos representan sin embargo solamente “la punta de la punta del iceberg”, según dijo en una rueda de prensa en Hannover (centro) el especialista en abusos sexuales Martin Wazlawik, que coordinó la investigación.

El experto señaló que el número de casos no refleja de ningún modo la envergadura total del fenómeno, entre otras razones porque no se puede excluir que algunas actas hayan sido destruidas y porque a muchas víctimas se las instó a callar desde su entorno.

Wazlawik criticó duramente los procedimientos de la iglesia evangélica para lidiar con los abusos, que según él sólo se han abordado a regañadientes y sin la suficiente transparencia o enfoque sistemático.

“Quien hubiera querido verlo y oírlo hubiera podido verlo y oírlo, afirmó.

Por su parte, la obispa Kirsten Fehrs, presidenta del consejo de la Iglesia protestante de Alemania, se declaró “conmocionada” por la imagen que ofrece el informe y por la “pérfida y brutal violencia con la que se cometió una injusticia inefable contra adultos, adolescentes y niños”.

Fehrs recordó que la EKD no encargó el estudio en 2020 para averiguar si acaso se habían producido casos de violencia sexual sino para analizar los factores y las estructuras de riesgo relacionados con ellos.

“Tenemos estructuras que protegen a los perpetradores”

“Está claro: tenemos estructuras que protegen a los perpetradores, enfatizó, para después señalar que “no se trata de casos aislados” y que “muchas cosas deben cambiar”.

Un estudio publicado en 2018 y encargado por la Iglesia Católica alemana conmocionó a la opinión pública al revelar la existencia de al menos 3.677 víctimas y 1.670 presuntos perpetradores desde la posguerra.

Fuente Religión Digital

Iglesia Luterana, Iglesias Evangélicas , , , , ,

Los archivos secretos.

Martes, 30 de enero de 2024
Comentarios desactivados en Los archivos secretos.

IMG_2466Abusos cometidos contra mujeres y menores por sacerdotes y religiosos de la iglesia católica en Colombia.

Carmiña Navia Velasco
Santiago de Cali (COLOMBIA).

ECLESALIA, 12/01/24.- Publicó Editorial Planeta, un libro de los periodistas: Juan Pablo Barrientos y Miguel Ángel Estupiñán titulado: El archivo secreto. Se trata de una investigación amplia y muy seria de los abusos cometidos contra mujeres y menores por sacerdotes y religiosos de la iglesia católica en Colombia. Recorrer despacio las páginas de este libro y empatizar con las víctimas de estos señores, pone -literalmente- los pelos de punta. No es la primera vez que se denuncian este tipo de casos en nuestra sociedad: el mismo Barrientos había publicado anteriormente dos textos alrededor del tema: Dejad que los niños vengan a mí y Este es el cordero de Dios… Igualmente Álvarez Gardeazabal en su novela: La misa ha terminado (2014), recrea este universo de los abusos eclesiales con menores de edad. Sin embargo es la primera vez que salen en Colombia a la luz tantos nombres de victimarios y de víctimas, tantas historias y dramas que dejan huellas muy hondas y dañinas en niños, adolescentes y mujeres.

El libro recoge una investigación de años que realiza un recorrido detallado por algunas historias que nos llegan en las voces de quienes padecieron estos flagelos, historias específicas con nombres y detalles. Historias en las que se teje el dolor. Esta es la parte del texto que considero más valiosa y que invito a leer para comprender un universo que ha permanecido oculto y que muchos y muchas ni sospechábamos que existía. La segunda parte es un listado enorme de casos que se han querido mantener ocultos pero que los dos autores sacan a la luz. El valor de esta parte radica en que nos hace sospechar la magnitud de los crímenes a los que estamos accediendo… su lectura es monótona y carece un poco de sentido para los lectores corrientes. Tendría más bien que haberse publicado como Anexo.

Deteniéndonos por ahora en la primera parte: Doce historias; nos llenamos de horror porque nos asomamos a la capacidad inmensa de maldad que podemos tener los humanos y humanas, en este caso varones eclesiales. No sólo se trata de abusos sexuales a niños o jovencitas… en estas historias se recogen robos, ambiciones, codicia, indiferencia, maldades refinadas. Es todo un mosaico de actitudes y sentimientos retorcidos sin “remisión” posible. Amenazas, intimidaciones y una de las formas peores de manipulación que puede haber: la manipulación enraizada en los sentimientos religiosos de personas y de comunidades. La investigación y narración de estos autores destapa ollas podridas que alcanzan en su putrefacción muchas distancias. A lo largo de las páginas descubrimos además cómo, una y otra vez los obispos y líderes religiosos quieren tapar los hechos y ocultar a los responsables, garantizando con esta ocultación la impunidad y dejando a las víctimas en la más terrible orfandad. La lectura nos remite a obispos, arzobispos, cardenales, superiores generales, fundadores de órdenes religiosas que ocultan a los victimarios cuando ellos mismos no lo son. Trasladan de lugar o país a los acusados y con ello lo único que hacen es extender y ampliar el problema.

Más allá o más acá de la gravedad de estos crímenes y de esta pederastia tan extendida… yo, perteneciente liminalmente a esta comunidad eclesial, me pregunto por el sentido de todas estas realidades del mal, tan incrustadas en el corazón mismo de la institución. Realidades que en lugar de enfrentarse valiente y honestamente se ocultan, esconden, ignoran… constituyendo una cadena interminable de complicidades. Cuando hablamos de la iglesia católica estamos hablando de una comunidad que pretende mostrar a la sociedad en la que vive la buena noticia y el Evangelio de Jesús de Nazaret. Es más, hablamos de una comunidad cuya única razón de ser y de existir es vivir el Evangelio ¿Qué medidas reales y efectivas se toman en la iglesia para corregir estos rumbos?

Lejos de mí erigirme en juez de personas o conciencias… el mal nos atraviesa a todos y como Jesús ya nos dijo y mostró nadie está libre de pecado… Pero más allá de las actuaciones individuales estas investigaciones y narraciones están develando y gritando un problema muy fuerte que permea al cuerpo y que por tanto interpela sobre su historia y sobre su devenir. Un cuerpo que traiciona su única razón de ser pierde el sentido de su propia existencia. Me dirán que no es toda la iglesia y claro que esto es verdad, no es toda la iglesia, pero sí es una parte significativa de ella. Y lo que más me llama la atención: tantos obispos o “pastores” que quieren ocultar, que se niegan a denunciar, que pretenden tapar el sol con dos dedos pequeños… No puedo dejar de preguntarme: ¿Por qué? si ya sabemos desde las páginas del evangelio que la verdad os hará libres…

La realidad presentada por Barrientos y Estupiñán es una realidad dolorosa y cuestionadora. Como creyente en Jesús de Nazaret les agradezco que saquen a la luz tanto crimen oculto. Como creyente en Jesús de Nazaret invito a conocer estos hechos, a avergonzarnos de ellos hasta el último rincón de nuestras almas. Como creyente en Jesús de Nazaret, le digo a los obispos que no oculten más la verdad, que intenten sanear estos ingratos mundos… que aparten del ejercicio sacerdotal a los culpables y que los lleven ante jueces civiles para que sus crímenes horrendos sean castigados por la ley… que no gasten la plata de la comunidad eclesial que debería estar al servicio exclusivo de los pobres en el pago a firmas costosísimas de abogados…

Mientras la iglesia no regrese a los caminos de sencillez, pobreza, honestidad y amor a los que llama la palabra evangélica, no será jamás un camino válido para anunciar al mundo “otro mundo posible

(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedenciaPuedes aportar tu escrito enviándolo a eclesalia@gmail.com).

General, Iglesia Católica , , , ,

Iacopo Scaramuzzi: “La Iglesia está llegando a un punto de ruptura en cuestiones de moral sexual”

Miércoles, 18 de octubre de 2023
Comentarios desactivados en Iacopo Scaramuzzi: “La Iglesia está llegando a un punto de ruptura en cuestiones de moral sexual”

IMG_0730(Twitter)

“La pederastia clerical es la historia de un gigantesco fracaso del gobierno –masculino– de la Iglesia católica”

“Francisco ha tomado una serie de decisiones – por ejemplo, el nombramiento de Víctor Manuel Fernández para dirigir el Dicasterio para la Doctrina de la Fe – que revelan una determinación para dejar bien su reforma y volverla irreversible para quien lo suceda”

“Al ser una autoridad moral y no una gran potencia política, económica o militar, la capacidad de la Santa Sede de incidir en la política internacional es siempre marginal, lo que no quita para que pueda ser eficaz”

“La fe, en definitiva, es cuestión de sexo. Todo lo cual encuentra, no obstante, escaso o nulo fundamento en las enseñanzas de Jesucristo en los Evangelios”

“Si se toma un manual del confesor de hoy y otro de hace doscientos años se descubre que en lo sustancial la moral sexual católica sigue inmóvil: el único sexo bueno es el que se hace entre esposos, abierto a la procreación”

Del 4 al 29 de octubre de 2023 se celebrará la primera sesión de la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos; la segunda será en octubre de 2024. Hay quien considera este acontecimiento un “mini Concilio Vaticano III”. La tensión interna es alta. En teoría, el objeto de dicho encuentro habría de ser el método para abordar los problemas que tiene la Iglesia. No deberían, por tanto, producirse sorpresas de orden dogmático.

Sin embargo, ocurre que la Iglesia ha llegado a una encrucijada histórica. Pese a los esfuerzos de Francisco por evitar que en la Iglesia opere la lógica del conflicto y los bandos, resultará difícil alcanzar acuerdos en el Sínodo. Los abusos sexuales, el celibato obligatorio, el diaconato femenino, el papel de la mujer, la homosexualidad son temas que afectan no sólo al ministerio sacerdotal sino al propio ser de la Iglesia. El próximo Sínodo se dispone, por fin – con doscientos años de retraso –  a abordar esos tabúes. Las asambleas nacionales de las iglesias han llegado a conclusiones muy divergentes.

Todo ello sucede mientras vivimos “una 3ª Guerra Mundial a pedazos” en el que tanto la alianza atlántica como los destropopulismos globales abrazarían de muy buen grado una iglesia más neoconstantiniana, como demuestra la guerra en Ucrania.

¿Qué rumbo tomará la Iglesia tras Francisco? Entrevistamos a Iacopo Scaramuzzi, vaticanista de Repubblica y autor de varios libros centrados históricamente en el papado de Francisco. El último, Il sesso degli angeli. Pedofilia, femminismo, lgbtq+: il dibattito nella Chiesa (no traducido al español), representa la ocasión perfecta para preguntar qué puede acontecer en el próximo Sínodo de la Iglesia y para reflexionar sobre las consecuencias que podría tener para el conjunto de la sociedad.

¿Cómo definiría la fase que está viviendo el pontificado de Francisco en este preciso momento?

IMG_0729Es la fase final. Creo que, si por él fuese, el papa gobernaría al menos otro par de años, hasta los 88 años, el tiempo necesario para llevar a cabo el sínodo en curso, que concluirá en octubre de 2024 y escribir la exhortación apostólica correspondiente. Desde luego depende también de su condición física, el propio Bergoglio es consciente de que antes de esa meta su salud puede deteriorarse. Por ello, me parece que, por un lado, el papa gobierna con la vista puesta en el Jubileo de 2025 y, por otro, “anda apañando la casa” con una cierta prisa. Me parece innegable, en cualquier caso, que tras la muerte de Benedicto XVI Francisco ha tomado una serie de decisiones – por ejemplo, el nombramiento de Víctor Manuel Fernández para dirigir el Dicasterio para la Doctrina de la Fe – que revelan una determinación para dejar bien su reforma y volverla irreversible para quien lo suceda.

 Ha pasado ya más de un año de la guerra de Ucrania. ¿Se atrevería a hacer un balance de la intervención del Vaticano hasta ahora? ¿Qué cabe esperar de la mediación del cardenal Zuppi en el futuro? 

Creo que, pese a las generosas ofertas de mediación y a un activismo notable del papa, la Santa Sede en este escenario resulta sustancialmente irrelevante. Las motivaciones de la guerra son profundas, sus destinos no dependen del palacio apostólico, menos aún teniendo en cuenta que tanto Rusia como Ucrania son países mayoritariamente ortodoxos, lo cual hace difícil que se dirijan a Roma para buscar la paz. Es cierto que el cardenal Matteo Zuppi, enviado especial del papa, está intentando lo imposible: en pocos meses ha pasado por Kiev (donde se vio con Zelensky), Moscú, Washington (donde fue recibido por Biden) y Pekín. Es la primera vez que un cardenal es recibido por las autoridades chinas no ya para hablar de cuestiones religiosas, sino de un problema geopolítico.

Si la evolución en el terreno de la guerra dejase mayor espacio a la diplomacia, el enviado papal, gracias a la red multilateral que va tejiendo, podría desempeñar un papel relevante.   El Vaticano, en todo caso, no ofrece un plan de paz sino una mediación humanitaria en un ámbito más bien circunscrito: la recuperación de los niños ucranianos deportados a Rusia y el intercambio de prisioneros políticos. Para entender la situación actual, comparémoslo con la actuación exitosa de la Santa Sede en el intercambio de prisioneros entre Estados Unidos y Cuba, que resultaría clave para que se sentaran en 2014 en una misma mesa, en el Vaticano, delegaciones de los dos países. La persuasión moral de Bergoglio jugó su papel en este hito, sin embargo, a diferencia de entonces, hoy no parece que los protagonistas, empezando por Rusia, deseen encontrar una salida a la guerra.

La pregunta anterior remite a una reflexión de mayor fondo aún: la influencia de la Iglesia en la política nacional e internacional. Frente a gente que sostiene que la Iglesia, pese al proceso de descristianización de Occidente en general, sigue contando lo suyo, hay otros muchos que se quejan, sobre todo desde dentro de la propia Iglesia, que ya no cuenta tanto, o incluso que ya no pinta casi nada. ¿Qué opina de ello? ¿Cuál cree que será la herencia de este papado a ese respecto? 

Al ser una autoridad moral y no una gran potencia política, económica o militar, la capacidad de la Santa Sede de incidir en la política internacional es siempre marginal, lo que no quita para que pueda ser eficaz. Lo demuestra, por ejemplo, el rol de Francisco con Estados Unidos y Cuba que acabo de mencionar, el de Juan Pablo II en la caída del muro de Berlín o la intervención de Juan XXIII con Kruschev y Kennedy para desactivar la crisis de los misiles de Cuba. Ahora bien: puede también resultar ineficaz, como demuestran, por ejemplo, el intento de Bergoglio de promover la paz entre Israel y Palestina o el de Wojtyla de parar la guerra de Estados Unidos en Iraq.

La gran apuesta de Francisco ha sido, por un lado, archivar la guerra fría, la cual, a mi modo de ver, había dejado encerrada a la Iglesia en el bando occidental (una consecuencia desdichada y flagrante de ello serían las persecuciones de cristianos en Oriente Medio) y la había convertido en vivero de los valores morales conservadores (funcionales a la alianza con Washington) – y, por otro, abrir canales de comunicación con Oriente, tierra históricamente espiritual donde la fe cristiana puede crecer mucho. Bergoglio obtuvo en este sentido dos éxitos históricos: el encuentro con el patriarca ruso Kirill en 2016, que acontecía por primera vez en la historia, y en 2018 el acuerdo con China relativo a los nombramientos de los obispos, que suponía también la primera vez en que Roma y Pekín hablaban desde que Mao Tse-tung llegara al poder.

Sin embargo, Francisco ha tenido mala suerte con la Historia, que sembró en su camino una ola de avatares geopolíticos profundos tales como la guerra en Ucrania que han hecho saltar por los aires toda su Ostpolitik. Pese a todo, tanto el rumbo como la intención de su proceder los considero atinados.

En su libro anterior, el excelente Dio in fondo a destra, traducido al inglés y al polaco pero no al español, trazaba una serie de hilos que iban de Fátima a Moscú pasando por Brasil o Estados Unidos, en los que informaba de cómo y por qué el nuevo destropopulismo global (Salvini, Bolsonaro, Putin, Le Pen, Trump…) manipulaban lo sacro para apuntalar lo profano político. Han pasado varios años ya desde su publicación. ¿Qué ha sucedido desde entonces? ¿Qué tendencias prevé?

matrimoniogay1Por desgracia, la tesis de fondo de mi libro no ha hecho sino confirmarse. La pandemia, que estalló tras la primera edición de mi libro, dejó en evidencia a los populistas de derecha, al revelar que los enemigos no eran los migrantes sino un virus chiquito que saltaba tranquilamente todas las fronteras, que sin la solidaridad internacional (y en concreto europea) no se podía salir de la crisis, que para afrontarla eran precisas la competencia y la ciencia. En teoría, los soberanistas deberían haber desaparecido tras la pandemia y, en cambio, volvieron más robustos que antes, desde Giorgia Meloni a Donald Trump pasando por Viktor Orban para llegar, por último a Javier Milei en Argentina.

¿Y por qué? Porque la política no es racionalidad sino pasiones y necesidades, y la pandemia aumentó ese sentido de inseguridad y malestar que ya cundía en los últimos años por todas partes por culpa de la crisis económica, las oleadas migratorias y una globalización deshumanizadora. La reacción a la sensación de decadencia (lo mismo da que sea real o percibida) es la cerrazón, la nostalgia de un pasado que se imagina mejor, el pensamiento simplón. Un repliegue que se nutre asimismo de lo peorcito de la religiosidad, entendida ésta como revoltijo de fe y superstición. En tierras de antigua evangelización, esa simplonería acude a la simbología del cristianismo para reivindicar una identidad que se percibe amenazada.

Vamos llegando a su libro sobre el sexo. Hay historiadores del cristianismo que sostienen que la Iglesia se halla en una crisis sistémica tan grave como la del Concilio de Trento, de la que se salió con la Contrarreforma. ¿Es para tanto? ¿Qué tiene que ver el sexo en ello?

La impresión es, en efecto, la de una crisis existencial de la Iglesia en la que el sexo tiene mucho que ver porque éste tiene que ver con el poder. El drama de los abusos sexuales, por ejemplo, no es un simple escándalo moral ni mucho menos un problema de incontinencia de los individuos, sino una crisis de sistema ya que desvela una malentendida concepción del sacerdote, figura impune en cuanto apartada y superior a los fieles (todo abuso sexual es también un abuso de poder); desvela, asimismo, una moral insistente hasta la obsesión acerca del acto sexual, que calló acerca de las relaciones entre personas del mismo sexo y el cuerpo de las mujeres, o aún peor, se emperró en negar la evidencia ante la inmadurez y las patologías sexuales no episódicas de seminaristas y sacerdotes. Dos cuestiones – ministerio sacerdotal y moral sexual – atinentes a la pura eclesiología, al ser Iglesia en el mundo de hoy. En los cuerpos y su intimidad se han combatido batallas de signo totalmente distinto.

¿De dónde nace Il sesso degli angeli y qué pretendía al publicarlo? 

Nace, primero de todo, de una propuesta de Goffredo Fofi, el editor, que, como sismógrafo sensible a las mutaciones profundas de la sociedad y de la Historia, acaso intuyó que en la catolicidad se está produciendo un cisma de gran calado. Nace también de mi sensación de que la Iglesia está alcanzando un punto de ruptura en cuestiones de moral sexual. Sensación que deriva de mi actividad de periodista “vaticanista”, que todos los días lidia con la actualidad vaticana. Roma es un observatorio privilegiado al ser la terminal del ajetreo que tiene lugar en la Iglesia católica de todo el mundo. Con el paso del tiempo llegó un punto en el que me percaté de que ocuparse de la Iglesia significaba ocuparse constantemente de sexualidad en sentido amplio: abusos sexuales, formación de la afectividad y la sexualidad de los sacerdotes, el nudo de la contracepción, el aborto, la bendición de las parejas gays, la comunión a los divorciados casados de nuevo, las discriminaciones que sufren las mujeres, la hipótesis del diaconato femenino y, en general, el “escándalo” de que la mujer entre en el sancta sanctorum del altar.

Leer más…

Biblioteca, General, Iglesia Católica , , , , , , ,

El secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, admite que es “científicamente insostenible” relacionar homosexualidad y pederastia

Sábado, 24 de junio de 2023
Comentarios desactivados en El secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, admite que es “científicamente insostenible” relacionar homosexualidad y pederastia

índice“El abuso de menores se cuenta entre las situaciones insoportables de aceptar”

“La orientación homosexual no puede considerarse ni causa ni aspecto típico del abusador, más aún cuando se desvincula de la disposición general de la persona”

Prólogo del libro ‘El dolor de la Iglesia ante los abusos’ (Pazzini) que cuenta también con contribuciones de varios teólogos católicos, psicólogos y otros expertos en la lacra de los abusos sexuales del clero

El secretario de Estado del Vaticano, el cardenal italiano Pietro Parolin, ha rechazado la asociacióncientíficamente insostenible” entre los abusos del clero y la homosexualidad.

“La orientación homosexual no puede considerarse ni causa ni aspecto típico del abusador, más aún cuando se desvincula de la disposición general de la persona”, señala Parolin en el prólogo del libro ‘El dolor de la Iglesia ante los abusos’ (Pazzini) que cuenta también con contribuciones de varios teólogos católicos, psicólogos y otros expertos en la lacra de los abusos sexuales del clero.

En el prólogo, publicado por la revista italiana ‘Settinana News‘, Parolin también afirma que “el abuso de menores se cuenta entre las situaciones insoportables de aceptar”, más aún cuando el autor del delito es “una persona que ha hecho del servicio a Dios y a su pueblo una misión de vida”.

De este modo, el cardenal italiano insiste en la necesidad de formación, especialmente en lo que se refiere a la madurez humana y psicoafectiva de los candidatos al sacerdocio y a la calidad de las relaciones fraternas, porque la lacra del abuso está fuertemente ligada a personalidades no armónicas, gravemente carentes de capacidad afectiva y relacional”.

Parolin también incide en que “la madurez humana es el aspecto central, aunque no exclusivo, que debe tenerse seriamente en cuenta hoy en la evaluación de quienes se encuentran en el camino vocacional”.

Fuente Religión Digital

General, Historia LGTBI , , , , ,

El escritor Alejandro Palomas, víctima de la pederastia en la Iglesia, relata su infierno en una desgarradora autobiografía

Sábado, 14 de enero de 2023
Comentarios desactivados en El escritor Alejandro Palomas, víctima de la pederastia en la Iglesia, relata su infierno en una desgarradora autobiografía

9954FCE1-111F-43AA-94C4-514ECD1DDD03El pasado mes de enero, el escritor barcelonés Alejandro Palomas, integrante de la plataforma Tolerancia O, fundada por víctimas de abusos sexuales en la Iglesia católica, relató públicamente que, cuando tan solo era un niño, sufrió abusos sexuales a manos de un hermano de la Salle de Premià de Mar. Recientemente, el ganador del premio Nadal publicó Esto no se dice (Destino), una autobiografía que recoge su infancia de abusos y violencia y, al mismo tiempo, revela el poder de la imaginación y de la escritura como la última tabla de salvación.

La infancia de Alejandro Palomas, conocido por su trilogía de novelas Una madre, Un perro y Un amor, estuvo marcada por la ausencia de amor paterno, los abusos sexuales, el acoso escolar y una hipersensibilidad que varias veces le llevó al borde del suicidio. El pasado mes de enero, el escritor detalló públicamente los abusos que sufrió a manos de un religioso de La Salle que fue su tutor y profesor de lengua en los años setenta.

En su autobiografía Esto no se dice, el escritor asegura que siempre mantuvo una complicada relación con su padre, que detestaba su amaneramiento y, en varias ocasiones, se quedó desnudo y empezó a masturbarse frente a él. «Me trataba muy mal», ha contado al respecto. «Era un modelo de hijo que él no había deseado y me lo hacía saber. Era un hombre muy castigador, creo que porque su padre lo había sido con él. No sabía expresar el amor con nadie y en mí veía las cosas que no le gustaban de él, sus inseguridades, y descargaba en mí su furia».

Las cosas no fueron más fáciles en el Colegio de La Salle de Premià al que llegó con seis años, después de que su familia se mudara de Barcelona a Vilassar de Mar. Desde el minuto uno, Palomas tuvo que hacer frente al acoso escolar y la crueldad de muchos de sus compañeros. «Aquello era un infierno», contó. «Éramos 40 o 45 niños, solo niños, en clase, y estábamos todo el día con aquellos curas. Yo era un niño con altas capacidades y con lo que ahora se llama alta sensibilidad. Allí, me convertí en un chico muy solitario, muy triste, que se relacionaba mal con los demás».

Palomas, que entonces tenía ocho años y cursaba 4º de EGB, encontró cierto consuelo en el religioso y profesor Jesús Linares (fallecido en octubre, a los 90 años, en la residencia de Cambrils donde vivía). El susodicho se convirtió en esa época en la persona que solía llevarlo a casa cada vez que somatizaba el constante terror y sufrimiento psicológico en amigdalitis y fiebre. Así empezaron los abusos. «Él con la mano izquierda conducía y con la derecha me manoseaba a mí, que estaba estirado en el asiento trasero, por dentro del calzoncillo», relató Palomas. «Luego, se masturbaba, metiéndose la mano por el bolsillo del pantalón. La segunda era conmigo sentado en el asiento del copiloto. Hacía lo mismo, siempre empezando con cosquillas».

Cuando acabó aquel curso, Palomas fue a las colonias de verano. Jugando al tenis, recibió una pedrada que le rompió el cristal de las gafas en la cara. Lo llevaron a la enfermería, al frente de la cual estaba su abusador. Linares decidió que el niño debía quedarse ingresado, en observación. Durante aquella noche, apareció por su habitación en tres ocasiones. La primera, le ató las manos para evitar que él mismo se tocara el ojo y se hiciera daño, y luego se marchó, cerrando la puerta con llave. La segunda vez, le examinó, empezó a sobarle, e incluso intentó meterle un dedo en el ano. La última, intentó directamente penetrarle. Poco después de aquello, Palomas le contó todo lo que estaba viviendo a sus padres, que acudieron al colegio a denunciarlo. La orden de La Salle se limitó a pedir «discreción», y a decirles que no volvería a ocurrir.

A partir de ese momento, Linares no volvió a tocar al escritor. Sin embargo, todas aquellas agresiones dejaron consecuencias psicológicas en Palomas, cuya vida adulta ha estado presidida por un gran sentimiento de soledad y por la imposibilidad de vivir su sexualidad con naturalidad. «Tienes la sensación que todo lo humano, todo lo que tocas, lo estropeas, con lo que prefieres encapsularte», dijo en una entrevista. «El abusado aprende muy rápido que no solo es un niño abusado, sino que no puede hablar y tendrá que lidiar con eso solo. Y en mi caso, he vivido con un fino cristal a mi alrededor en todas mis relaciones. No me sé vincular. No tengo esa capacidad. La única forma que me lo permite es la literatura, a través de contar mis experiencias al mundo. Pero en el plano real no puedo, no me fío de nadie, directamente no sé hacerlo».

La denuncia pública de Palomas se sumó a las 251 recogidas en el informe elaborado por el diario El País y enviado al Vaticano y a la Conferencia Episcopal Española en diciembre de 2021. Como consecuencia, se propuso una comisión parlamentaria de investigación sobre los abusos a menores por miembros de la Iglesia católica. El presidente de la Confederación Episcopal dijo que la Iglesia investigaría todos los casos, pero que no aceptaría una comisión independiente. «La Iglesia es muy poderosa en este país, es muy difícil mover cosas que tengan que ver con la Iglesia», lamentaba Palomas. «Su poder fáctico sigue siendo inmenso. Y lo entiendo. Venimos de ahí, nuestra sociedad y nuestra cultura vienen de ahí. Así que no quiero un 100% de resultados, pero un 10% sí […] En cualquier caso, lo que más me preocupa no es tanto ya qué hay que hacer con la institución, sino la falta de prevención. A día de hoy no existe, no hay nada, y los niños están desprotegidos. ¿Quién protege a los niños en este momento? […]. Si yo tuviera hijos estaría flipando».

Fuente Dosmanzanas

Biblioteca, General, Iglesia Católica , , , , , , ,

Los obispos norteamericanos eligen a Timothy Broglio, ex secretario de Sodano, y con amplio historial anti-LGBTQ, como presidente de la Conferencia Episcopal

Jueves, 17 de noviembre de 2022
Comentarios desactivados en Los obispos norteamericanos eligen a Timothy Broglio, ex secretario de Sodano, y con amplio historial anti-LGBTQ, como presidente de la Conferencia Episcopal

Abp-Broglio-4-Web-Size-1Timothy Broglio

El arzobispo castrense se impone, en tercera votación, al arzobispo Lori

En tercera votación, el arzobispo castrense de EE.UU., considerado uno de los candidatos más conservadores de los que se habían presentado a la votación, se ha impuesto, por 138 votos a 99, al arzobispo de Baltimore, William Lori, considerado uno de los pocos candidatos moderados de los diez que aparecían entre los posibles presidentes del Episcopado USA

El nuevo presidente del episcopado estadounidense llegó a vincular la pederastia con la homosexualidad, y dio permiso a los soldados para no vacunarse contra la Covid. Fue secretario de Sodano durante la época en la que el ex secretario de Estado protegió, entre otros, a Maciel o a McCarrick

“El arzobispo Broglio, antiguo secretario del cardenal Angelo Sodano, protector durante mucho tiempo del abusador sexual en serie Marcial Maciel, es el nuevo presidente de la conferencia de obispos católicos de Estados Unidos”. Así anunciaba Joshua McElwee, del National Catholic Reporter, lo que supone una dura andanada al pontificado de Bergoglio en la Iglesia estadounidense.

En tercera votación, el arzobispo castrense de EE.UU., considerado no de los candidatos más conservadores de los que se habían presentado a la votación, se ha impuesto, por 138 votos a 99, al arzobispo de Baltimore, William Lori, considerado uno de los pocos candidatos moderados de los diez que aparecían entre los posibles presidentes del Episcopado USA.

Entre las ‘perlas’ del nuevo presidente de EE.UU, que sucederá a José H. Gómez (y que ya era secretario del episcopado), se encuentran declaraciones en las que vinculaba la pederastia en la Iglesia estadounidense a la homosexualidad, al tiempo que subrayaba que el abuso de niños mayores de 12 años por parte de sacerdotes no era pedofilia.


Durante la pandemia, Broglio se enfrentó al Papa Francisco al autorizar a los soldados estadounidenses a no vacunarse contra el coronavirus. “Nadie debe ser obligado a recibir la vacuna COVID-19 si ello viola la santidad de su conciencia”, dijo entonces en un comunicado. “La denegación de adaptaciones religiosas, o la adopción de medidas punitivas o adversas para el personal contra quienes plantean objeciones serias y basadas en la conciencia, sería contraria a la ley federal y moralmente reprobable”.

También expresó su preocupación por los derechos de libertad religiosa de los capellanes militares en 2010, durante la derogación de la política Don’t Ask, Don’t Tell de la administración Clinton, contra las declaraciones públicas de los soldados sobre sus orientaciones sexuales.

Hay una agenda para obligar a todo el mundo a aceptar como normal y positivo un comportamiento que es contrario a las normas morales de muchas religiones, incluida la Iglesia católica”, señaló entonces el nuevo presidente de la USCBB.

Broglio, de 70 años, nació en 1951 en Cleveland Heights, Ohio, donde asistió a la escuela secundaria San Ignacio. Se licenció en clásicas en el Boston College y luego se licenció en Sagrada Teología y se doctoró en Derecho Canónico en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

Fue ordenado sacerdote de la diócesis de Cleveland en 1977. Después de servir como párroco asociado en la parroquia de Santa Margarita María en Euclid, Ohio, durante dos años, regresó a Roma y estudió en la Pontificia Academia Eclesiástica, entrando en el Cuerpo Diplomático del Vaticano en 1983. Sirvió como secretario de la nunciatura apostólica en Abidjan, Costa de Marfil, durante cuatro años y luego en Asunción, Paraguay, durante tres años.

De 1990 a 2001, Broglio fue secretario personal del antiguo secretario de Estado del Papa Juan Pablo II, el cardenal Angelo Sodano. Es posible que se enfrente a preguntas sobre su trabajo pasado con Sodano a la luz de las acusaciones de que el cardenal recientemente fallecido encubrió los abusos sexuales del fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, del ex cardenal estadounidense Theodore McCarrick y de otros.

En 2001, Broglio fue nombrado nuncio apostólico en la República Dominicana y delegado apostólico en Puerto Rico y fue ordenado arzobispo por el Papa Juan Pablo II. Fue instalado como el cuarto arzobispo de los Servicios Militares, EE.UU., en 2008 y ha servido en ese papel durante 14 años.

***

Un obispo muy homófobo… El Munilla norteamericano en una Conferencia Episcopal homófoba.

1A7E5106-B4F7-4709-A93A-D91F0E54910EEn su primera rueda de prensa, el nuevo presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos ha repetido la falsa afirmación de que la homosexualidad es causa de abuso sexual en la iglesia. Mientras tanto, los obispos de EE. UU. mantienen su uso de la libertad religiosa para contrarrestar la igualdad LGBTQ+. 

El arzobispo Timothy Broglio de la Arquidiócesis de Servicios Militares fue elegido presidente por la conferencia, que se reúne en Baltimore esta semana. En una conferencia de prensa ayer, Brian Fraga, del National Catholic Reporter, le preguntó a Broglio si mantenía los comentarios anteriores de 2018 de que no hay duda de que la crisis de abuso sexual por parte de sacerdotes en los EE. UU. está directamente relacionada con la homosexualidad”. El arzobispo respondió, según Religion News Service:

“‘Creo que ciertamente es un aspecto de la crisis de abuso sexual que no se puede negar. Creo que ciertamente sería ingenuo sugerir que no hay relación entre ellos’”.

Vincular la homosexualidad con el abuso es una afirmación que ha sido desacreditada repetidamente, incluso por el informe del John Jay College encargado por el obispo en 2011.

Entre una lista electoral de prelados LGBTQ-negativos, Broglio ha sido uno de los más estridentes en su oposición a la igualdad: apoyó prohibir a las personas transgénero en el ejército, prohibió que los capellanes militares sirvieran a parejas del mismo género, prohibió a los laicos LGBTQ+ de los ministerios, y culpó a la homosexualidad por el escándalo de abuso sexual de la iglesia. En particular, Broglio está estrechamente relacionado con la crisis de los abusos, ya que fue secretario personal del cardenal Angelo Sodano, un infame líder de la iglesia que ayudó a encubrir los abusos en serie del clero. Bondings 2.0 informó anteriormente sobre los antecedentes de los candidatos en temas LGBTQ+.

Además, el arzobispo William Lori de Baltimore fue elegido vicepresidente de la USCCB. En el pasado, Lori lideró los esfuerzos de libertad religiosa de los obispos de EE. UU., que se han utilizado repetidamente contra la igualdad LGBTQ+. Sin embargo, en la escena local de Baltimore, tiene la reputación de haber tenido una orientación pastoral.

9F18F055-B1BB-48DA-8D9E-6ED8496ACEFBNo obstante, la libertad religiosa sigue siendo la estrategia favorita de los obispos estadounidenses contra la igualdad. El obispo Kevin Rhoades de Fort Wayne-South Bend fue elegido como el nuevo presidente del Comité de Libertad Religiosa de la conferencia. Rhoades ha sido una figura destacada en el intento de negar la Comunión al presidente Joe Biden el año pasado, y tanto en la USCCB como en su diócesis, se ha opuesto a los esfuerzos para proteger a las parejas LGBTQ+ en la legislación civil y las políticas de empleo de las universidades católicas.

Esta semana, el blog de la USCCB publicó una declaración del cardenal Timothy Dolan de Nueva York denunciando que la Ley de Respeto por el Matrimonio, que codificaría la igualdad en el matrimonio como ley estatutaria, probablemente se votará pronto en el Senado. Dolan, quien preside el Comité para la Libertad Religiosa de la USCCB, escribió que “la baraja ya está apilada” contra los opositores al matrimonio igualitario y sus libertades de expresión y religión están siendo restringidas. Él continuó:

“El fallo de la Corte Suprema en Obergefell otorgó a las parejas del mismo sexo el derecho a contraer matrimonio civil. El fallo de la Corte en Dobbs no amenaza ese derecho. Ahora, sin restricciones legales sobre la libertad de tener una relación entre personas del mismo sexo, muchos buscan ir un paso más allá y obligar a las partes privadas (organizaciones religiosas, personas de fe) a aprobar y apoyar esas relaciones con nuestras propias palabras y conducta. Debemos hornear el pastel de bodas, diseñar el sitio web de la boda, alquilar los salones y arreglar las flores, y luego pagar los beneficios conyugales, colocar a los niños adoptivos y de acogida, incluso si viola nuestras convicciones más profundas sobre el matrimonio y la familia”.

Dolan condenó la Respect for Marriage Act (Ley de Respeto por el Matrimonio) y dijo que convertiría a los opositores en “voces en el desierto, cada vez más marginadas y descartadas”.

Dolan también usó la libertad religiosa para atacar los derechos de las personas transgénero en una columna conjunta de septiembre de 2022 con el cardenal Blase Cupich de Chicago. Publicado por America, el artículo de los prelados se refería a la atención médica católica y los esfuerzos del gobierno federal para proteger a los pacientes LGBTQ+ de la discriminación. Específicamente, Dolan y Cupich se oponen a las nuevas reglas del Departamento de Salud y Servicios Humanos bajo la Affordable Care Act (Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio) que extendería las protecciones contra la discriminación a las personas LGBTQ+.

Dolan y Cupich afirman que las personas trans son bienvenidas en las instalaciones afiliadas a la iglesia donde “recibirán el mismo trato” pero no enfrentarán discriminación, alegando que la objeción al procedimiento, no al paciente, no es discriminatoria.

Las últimas elecciones de la USCCB y el uso sostenido de la libertad religiosa para oponerse a la igualdad LGBTQ+ muestran que la conferencia en su conjunto no ha cambiado mucho desde el papado del Papa Francisco. Se ve como lo hizo en 2012. Aún así, incluso si es una rutina, es discordante cada vez que los obispos eligen ignorar problemas reales y apremiantes de justicia y paz en el mundo y, en cambio, se enfocan miopemente en reprimir a las personas LGBTQ+. Hay pocas esperanzas de que la conferencia cambie de rumbo bajo el liderazgo del arzobispo Broglio en los próximos tres años. Ese fracaso significa que es aún más importante para la mayoría de los católicos que son pro-LGBTQ+ continuar abogando por la igualdad en la sociedad y creando inclusión en la iglesia.

—Robert Shine (él/él), New Ways Ministry, 16 de noviembre de 2022

***

Timothy-Broglio_2506259363_16292646_667x375

Broglio marca distancias con la figura de Sodano y asegura “estar en comunión con el Papa”

El nuevo presidente de los obispos dice que quiere reunirse con Biden

El nuevo presidente del Episcopado de Estados Unidos ha querido marcar distancias con su pasado, ha negado que exista una mala relación con el papa Francisco y ha mostrado su deseo de reunirse con el presidente Joe Biden

El arzobispo castrense de Estados Unidos también señaló que “no es consciente” de que su elección indique “disonancia” con el papa Francisco

Aunque estaba en la lista de los diez candidatos que los propios obispos habían preparado para elegir a su nuevo presidente, pocos esperaban que finalmente el elegido fuese el controvertido arzobispo castrense Timothy Broglio, quien, sin embargo, en sus primeras declaraciones tras su elección en tercera vuelta este martes 15 de noviembre, ha querido marcar distancias con su pasado, ha negado que exista una mala relación con el papa Francisco y ha mostrado su deseo de reunirse con el presidente Joe Biden, el segundo presidente católico de los Estados Unidos y a quienes los obispos quisieron prohibir la comunión por su posición favorable al aborto.

“Sé que ha habido un gran deseo por parte de la presidencia saliente [el arzobispo José Gómez] de reunirse con el presidente [Biden] y no ha sido posible”, afirmó Broglio. “Si es posible en el futuro, sin duda lo aprovecharé. Si quiere reunirse conmigo, estaré encantado de hacerlo”, señaló en declaraciones recogidas por Crux.

 Sobre si los once años que Brogio fue secretario de Angelo Sodano, quien como Secretario de Estado de Juan Pablo II encubrió a depredadores sexuales como Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, Broglio afirmó que se separó del todopoderoso cardenal en cuanto supo de aquellas acusaciones y que, para él, que “la retrospectiva es siempre 20/20”, en alusión a la llamada Carta de Dallas, el pionero documento antiabusos que los obispos de Estados Unidos se vieron obligados a redactar tras el estallido de los escándalo sexuales en el país, que llevó a la bancarrota a algunas diócesis, y de la que este año se cumple su vigésimo aniversario.

El arzobispo castrense de Estados Unidos también señaló que “no es consciente” de que su elección indique “disonancia” con el papa Francisco, como se ha sugerido en distintos análisis y comentario, asegurando que los dos son “obispos hermanos” y que está “ciertamente en comunión con el papa Francisco como parte de la Iglesia universal”, a pesar de que en su día, y en contra del Papa, apoyó a los soldados estadounidenses que no querían vacunarse contra el coronavirus y de relacionar la homosexualidad con la crisis de los abusos sexuales en la Iglesia.

Fuente Religión Digital/New Ways Ministry

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , ,

El prefecto de Doctrina de la Fe, Luis Ladaria, ordenó “evitar el escándalo público” y no denunciar en varios casos de abusos sexuales a menores

Lunes, 14 de febrero de 2022
Comentarios desactivados en El prefecto de Doctrina de la Fe, Luis Ladaria, ordenó “evitar el escándalo público” y no denunciar en varios casos de abusos sexuales a menores

HqrrK0IFEl ‘sistema del silencio’ salpica al prefecto de Doctrina de la Fe

Salen a la luz varias cartas del cardenal español, reclamando actuar en silencio y desplazar al cura implicado. Una se refiere el depredador Bernard Preynat, que llegó a abusar de cuatro y cinco niños a la semana y cuyo caso acabó con la carrera eclesiástica del cardenal Barbarin. La otra, a un cura italiano que, tras ser enviado a su nuevo destino, llegó a violar a una decena de menores

Ladaria también ordenó en 2015 “restablecer el buen nombre y la fama” del numerario del Opus Dei condenado por abusos en el caso Gaztelueta. Siete años después, Roma sigue sin restablecer el buen nombre de la víctima, el hijo de Juan Cuatrecasas

Padre Toño, sacerdote, abusado en su niñez por sus ‘hermanos’, al III Capítulo de los Pasionistas: “Atrévanse a romper la cultura del silencio actual y asuman el reto de escuchar y acercarse a sus Víctimas”

J.A. Murillo, víctima chilena de abusos: “En Latinoamérica hay una caja de Pandora que aún no se abre; la impunidad”

‘Silencio e impunidad’: La alargada sombra de los abusos en la Iglesia latinoamericana

La Iglesia argentina ante los abusos: desdén, traslados y ocultamiento

Abusos Chile: 65 investigaciones abiertas y quejas de encubrimiento y lentitud en las investigaciones

Padre Ángel ante los abusos pide que “por favor se investigue, se pida perdón y se repare”

El arzobispo de Santiago quiere que se investiguen los abusos sexuales en la Iglesia católica

Solasbide: “Pedimos a nuestra Iglesia de Navarra que haga un esfuerzo especial en la resolución de abusos e inmatriculaciones”

Monseñor Cordeiro, sobre los abusos: “Llegamos tarde, pero a tiempo de obtener justicia y cuidar las heridas “

La Fiscalía española aún espera varios informes autonómicos de abusos en la Iglesia española

El cardenal español Luis Francisco Ladaria, actual prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ordenó de forma sistemática “evitar el escándalo público” en varios casos de abusos sexuales a menores, sin exigir la denuncia ante la Justicia y únicamente solicitando que el pederasta fuera apartado del trato con menores.

La denuncia, publicada hoy por el periodista Emliano Fittipaldi en ‘Domani’, pone de relieve la existencia, durante décadas, de un ‘sistema de silencio‘, cuyos ecos persisten aún hoy en determinadas esferas de la Iglesia católica.

En dos cartas publicadas por el semanario, una fechada en 2012,  la otra en 2015, se observa cómo las instrucciones de Ladaria (responsable de tratar estos casos en Doctrina de la Fe) eran las mismas: “evitar el escándalo público” y otorgar al clérigo “otro ministerio que no conlleve contacto con menores“.

El caso “Preynat”

Es el protocolo 49-630, en el que Ladaria indica por escrito cómo proceder con el cura francés Bernard Preynat, un auténtico depredador sexual, que llegó a abusar de cuatro y cinco niños por semana durante años, y que ha sido condenado por la justicia francesa a cinco años de prisión, en un caso que acabó costándole el cargo al cardenal de Lyon, Philippe Barbarin. El jesuita Ladaria no ordena ni sugiere denuncia alguna ante los tribunales civiles.

“Barbarin y Ladaria lo sabían”, explica en su crónica el periodista. De hecho, el entonces obispo de Lyon pregunta al Vaticano qué hacer. La respuesta, por escrito, no deja lugar a dudas:

Eminencia, esta congregación, después de haber estudiado cuidadosamente el caso del sacerdote de su diócesis que les ha presentado , Bernard Preynat, ha decidido confiarle la tarea de tomar las medidas disciplinarias adecuadas, evitando el escándalo público , en el entendido de que, en estas condiciones, no se le puede encomendar otro ministerio pastoral que incluya un posible contacto con menores . tomen las medidas adecuadas para la Pastoral de las Víctimas Le ruego acepte, Eminencia, la expresión de mis devotos sentimientos en Cristo“.

El ‘ogro’ encubierto que violó a diez niños más

No fue la única ocasión. En 2012 se dieron las mismas instrucciones en el caso del italiano don Gianni Trotta. “Evitar el escándalo, evitar que contacte con menores”, reza la carta. Y Don Trotta fue desplazado, sin informar a nadie, a Lucera un pueblo en la provincia de Foggia, donde se convirtió en entrenador de un equipo de fútbol. entre 2014 y 2015 violó a diez niños, y fue condenado a 20 años de cárcel. “Probablemente, si las autoridades religiosas y vaticanas hubieran denunciado lo que sabían, habrían evitado esta violencia”, exlica Fitipaldi.

La defensa del Opus Dei en el ‘caso Gaztelueta

Ladaria también ordenó, en 2015, “restablecer el buen nombre y la fama del acusado”, un numerario del Opus Dei acusado de abusos en el colegio Gaztelueta, “sin que proceda adoptar, ulteriormente, ninguna otra medida con relación a la citada persona”.  Dicho profesor fue condenado, primero, a once años de prisión, por la Audiencia Provincial de Bizkaia, y posteriormente a dos años por el Tribunal Supremo. Es, pues, un pederasta condenado en firme por la Justicia española, que ha demostrado que abusó de Juan Cuatrecasas jr. en el colegio Gaztelueta. Siete años después, el cardenal todavía no ha rectificado ni repuesto “el buen nombre y la fama” de la víctima.

Su padre, Juan Cuatrecasas, no se muerde la lengua. “Por fin se hace justicia con la pasividad, el encubrimiento y la complicidad de este personaje, que no solo ha mentido a todos los cristianos con estos graves delitos sino que a día de hoy sigue manteniendo que hay que reponer el ‘buen nombre’ de un pederasta condenado a dos años por abusos a un menor en un centro escolar saltándose a la torera sin rubor un auto de instrucción, una sentencia de la Audiencia Provincial de Vizcaya y otra del Tribunal Supremo”.

“Se hace justicia y ya todo el mundo sabe lo que hizo y ha seguido haciendo: hurdir una trama para seguir destrozando el nombre de una víctima de abusos sexuales, mi hijo. Ahora ya sabe todo el mundo quién es, el del buen nombre, mi hijo Juan Cuatrecasas Cuevas”, señala su padre. “Mal que le pese a la jerarquía negacionista. Todo el pueblo ya lo sabe. Se acabó la broma, la suya. Una broma macabra impropia de un prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe”.

Un prefecto que, por cierto, parece tener los días contados: fuentes vaticanas aseguran que, en breve, podría producirse su relevo. Su posible sucesor -como adelantó RD- no es otro que el cardenal maltés Charles J. Scicluna, uno de los principales apoyos del Papa Francisco en la lucha contra la pederastia. Y contra eses ‘sistema del silencio’ que, pese a todo, aún persiste entre los muros vaticanos.

Archivo-Congregación-de-la-Fe-Octubre-2015 by Jesús Bastante on Scribd

Fuente Periodista Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

Hans Zollner: “Los obispos españoles saben que no han hecho lo que tenían que hacer y admitirlo es difícil”

Jueves, 10 de febrero de 2022
Comentarios desactivados en Hans Zollner: “Los obispos españoles saben que no han hecho lo que tenían que hacer y admitirlo es difícil”

telefono-conferencia-episcopal-espanolaEl experto cree que en América Latina los datos de abusos serán parecidos: Aún no constan

“La Iglesia debe aclarar todo que ha sucedido sobre los abusos” sin que importe “el daño a su imagen”, dice el jesuita alemán, miembro de la comisión para la Protección de menores instituida por el papa Francisco y uno de los mayores expertos mundiales sobre los abusos por parte del clero

Es partidario de las investigaciones independientes que esclarezcan los casos y las responsabilidades porque, subraya, “es evidente” que las víctimas han perdido la confianza en la Iglesia

Advierte de la necesidad de que no haya “ninguna instrumentalización política” y “se lleve a cabo por una persona con autoridad moral impecable e imparcialidad junto a un equipo de expertos independiente”

Una comisión sin la colaboración de la Iglesia no funcionará, asegura. “A veces en la discusión pública nos creemos que la magistratura tiene poderes ilimitados, pero no es así”, aconseja

Según Zollner, en América Latina “el número de casos de abusos a menores y de abusadores en la Iglesia católica será muy parecido a los que se manejan en Europa, pero a la hora de denunciar los abusos, mucho depende del contexto sociológico y político del país”

Benedicto XVI: “Expreso a todas las víctimas de abusos sexuales mi profunda vergüenza, mi gran dolor y mi sincera petición de perdón”

Las víctimas de abusos en Alemania lamentan la “falta de empatía” de Ratzinger: “No nos ha pedido perdón”

Pedro Sánchez: “A la Iglesia también le interesa que se depuren responsabilidades”

El Gobierno “no duda” de la participación de la Iglesia en la Comisión Antiabusos del Defensor del Pueblo

Hablan las víctimas: los ‘apóstoles’ de la lucha contra la pederastia clerical

“No es la jerarquía quien tiene la autoridad, sino las víctimas”

Las víctimas, divididas ante la participación de la Iglesia en la Comisión Antiabusos defendida por el PSOE

Ernesto Gasco, ante la comisión antipederastia del Gobierno: “Se llega tarde, pero por menos se llega”

María Victoria Martinikorena, víctima de abusos de una monja: “Las mujeres abusadas y violadas somos invisibles”

La Ertzaintza investiga 5 casos de abusos sexuales en centros religiosos de Bizkaia

Miles de firmas contra la absolución del obispo indio Mulakkal, acusado de violación de monjas

“La Iglesia debe aclarar todo que ha sucedido sobre los abusos” sin que importe “el daño a su imagen”, dice a EFE el jesuita alemán Hans Zollner, miembro de la comisión para la Protección de menores instituida por el papa Francisco y uno de los mayores expertos mundiales sobre los abusos por parte del clero.

Este psicólogo, director del Instituto de Antropología para Estudios Interdisciplinares sobre la Dignidad Humana y el Cuidado de las personas vulnerables de la Universidad Gregoriana, es partidario de las investigaciones independientes que esclarezcan los casos y las responsabilidades porque, subraya, “es evidente” que las víctimas han perdido la confianza en la Iglesia.

Debemos aclarar todo lo que ha sucedido con estos crímenes de abuso a menores, de encubrimiento, de ofuscamiento, porque como Iglesia tenemos que mirar a la realidad de cara”, afirma ante el rechazo de algunas conferencias episcopales, como la española o la italiana, a abrir investigaciones.

Una comisión sin la Iglesia no funcionará

Respecto a la iniciativa impulsada por el Partido Socialista (PSOE) en España de crear una comisión de investigación independiente formada por expertos y dirigida por el Defensor del Pueblo, Zollner advierte de la necesidad de que no haya “ninguna instrumentalización política” y “se lleve a cabo por una persona con autoridad moral impecable e imparcialidad junto a un equipo de expertos independiente”.

La politización no ayuda a las víctimas, porque son instrumentalizadas de nuevo”, añade, al tiempo que destaca también que la comisión deberá contar con la “colaboración de la Iglesia católica porque si no, no funcionará”.

“A veces en la discusión pública nos creemos que la magistratura tiene poderes ilimitados, pero no es así. No pueden hacer cosas fuera de la ley, como cuando entraron en los archivos de la Iglesia belga para confiscar documentos y luego no pudieron utilizarlos porque no habían sido obtenidos legalmente”, señala el jesuita alemán.

Pero además, explica, a veces el recorrido jurídico no es favorable a las víctimas, porque se necesitan pruebas irrefutables que son muy difíciles de encontrar en los casos de abusos y muchas víctimas sólo hablan 25 años después de los hechos, por lo que es imposible -dice- corroborar que ocurrió un 28 de febrero de 1965.

“Lo que se necesita es un verdadero cambio por parte de la Iglesia, no sólo de acoger sino también de dialogar con las víctimas”

Un cambio de mentalidad en los obispos

Sobre las denuncias, Zollner explica que las leyes y los pasos dados se deben a Francisco, que ha trabajado en el cuadro normativo y endurecido las leyes – incluso se puede procesar a un obispo que no ha hecho nada si hay una denuncia- pero que lo que necesitan la Iglesia y sus obispos “es admitir lo que ha sucedido en el pasado, no solo los abusos, sino la negligencia: asumir la responsabilidad y decir que por una razón u otra no se hizo lo que se debía”.

¿Por qué estas reticencias por parte de los obispos españoles o italianos a abrir investigaciones? “Porque hay casos que no se conocen y ellos mismos o sus predecesores saben que no han hecho lo que tenían que hacer y admitirlo es difícil”, explica

Además, luego está el tema de los resarcimientos económicos que frenan las investigaciones, según Zollner, que añade: “La realidad es que tenemos que ofrecer una reparación justa, aunque la Justicia nunca será completa”.

El experto reafirma que lo que falta, sobre todo, es un cambio de mentalidad en la Iglesia “que tiene que olvidar que tipo de repercusión tendrán estas investigaciones. Se tiene que pensar en el daño que se ha hecho a estas personas. A la Iglesia no le tendría que interesar si estas investigaciones dañan su fachada, su imagen”.

“Como decía san Juan Pablo II en 2002 es tiempo de purificación para la Iglesia y de admitir que la Iglesia no es una institución inmaculada como algunos piensan. Es el momento del arrepentimiento, de la confesión y de la reparación cuando es posible, es como lo que la Iglesia propone a las personas en la confesión. Es el momento en el que es necesaria una confesión institucional”, explica.

Sin embargo, admite que “por desgracia en la jerarquía , los obispos, no entienden que es mejor afrontar la cosas, admitir los crímenes, los pecados, pedir perdón, y luego incluir a las víctimas en este recorrido” y que para muchos en la Iglesia “las víctimas aún se ven como personas incómodas, que molestan”.

América Latina

En América Latina “el número de casos de abusos a menores y de abusadores en la Iglesia católica será muy parecido a los que se manejan en Europa, entre el 3 y 5 % de la población del clero en los últimos 75 años”, asegura Zollner.

Apunta que “aunque las circunstancias culturales y sociales son diferentes”, los terribles datos de los informes europeos pueden ser los mismos en el continente americano.

Mientras que en varios países de Europa se han realizado investigaciones independientes para esclarecer los casos de abusos y los abusadores, en América Latina aún faltan estos datos.

El psicólogo destacó que en América Latina hay mucho movimiento entre los religiosos que se están formando en la prevención de los abusos y que también muchos obispos están trabajando en ello, y que “aunque hay algunos países que están dando pasos adelante en otros no”.

Según Zollner, a la hora de denunciar los abusos, mucho “depende del contexto sociológico y político del país” y en el área andina “por razones culturales no se habla de sexualidad públicamente o solo aparecen casos en noticias de corte escandaloso y luego desaparecen rápidamente porque son temas muy incómodos por los muchos prejuicios”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , ,

Un padre que quería prohibir los libros LGTB+ es acusado de pederastia

Miércoles, 9 de febrero de 2022
Comentarios desactivados en Un padre que quería prohibir los libros LGTB+ es acusado de pederastia

95E78FA2-2FCA-44F0-9B3E-296AF721B91F-768x598Ryan Utterback en una reunión de la junta escolar en octubre de 2021 (Junta de Educación del Distrito Escolar de NKC)

Un padre de Missouri, Estados Unidos, que hizo campaña para prohibir los libros LGBT+ en las escuelas fue acusado de abuso de menores.

Según el Kansas City Star, Ryan Utterback, de 29 años, fue acusado de abuso de menores por los fiscales del condado de Clay el 14 de diciembre. También fue acusado de delitos menores por intentar mostrar material pornográfico a un menor.

Regresó a la corte para una audiencia el jueves (3 de febrero) y regresará para una segunda audiencia en marzo, según KMBC.

Las acusaciones se producen después de que Ryan Utterback, junto con varios otros padres, hablaron en una reunión de la junta del Distrito Escolar de North Kansas City a favor de prohibir dos libros de la biblioteca que se quejaron de que eran inapropiados.

Los libros en cuestión eran la novela gráfica Fun Home de la dibujante Alison Bechdel y All Boys Aren’t Blue de George M Johnson, los cuales exploran el género y la sexualidad para adolescentes y jóvenes.

El distrito escolar sacó los dos libros de las bibliotecas escolares en octubre de 2021, sin embargo, los devolvió después de que los estudiantes hablaran en contra de la prohibición, así como una advertencia de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU).

“Entiendo sus luchas y no se me escapa. Pero, de nuevo, esas conversaciones son para tenerlas en casa. Solo yo tengo su comprensión íntima de lo que es y no es apreciado por mis hijos”, dijo Utterback a KMBC en ese momento.

Según KMBC, las acusaciones incluyen que Utterback agredió sexualmente a un niño menor de 12 años en diciembre de 2020.

En un incidente separado, Ryan Utterback supuestamente hizo contacto físico con un niño de 14 años, quien lo describió como “incómodo”.

Otra acusación afirma que Utterback le mostró pornografía a un niño de cuatro años.

Ryan Utterback se ha declarado inocente.

Hablando con PinkNews después de que All Boys Aren’t Blue fuera prohibido por bibliotecas en varios estados de EE. UU., Johnson dijo: “Los niños y los jóvenes también tienen derechos, y la biblioteca es para el público. Ningún individuo debe restringir lo que otro puede tener acceso. Además, los jóvenes necesitan sentirse vistos en los libros, y mi libro proporciona eso para muchos jóvenes negros queer y jóvenes queer no negros”.

Johnson agregó que les diría a sus jóvenes fanáticos: “Seguiré luchando para que tengan acceso a mi libro y a otros, y que sepan que son válidos y que tienen toda una comunidad de personas que protegerán eso y su derecho a tener historias .”

Fuente Pink News

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

“ Masculinidad y pederastia clerical: Sin compasión”, por Juan José Tamayo.

Viernes, 4 de febrero de 2022
Comentarios desactivados en “ Masculinidad y pederastia clerical: Sin compasión”, por Juan José Tamayo.

1-599x275


“Negativa expresa a constituir una comisión externa e independiente de la jerarquía”

  “La pederastia clerical se convierte así en la mayor perversión de lo sagrado y de la divinidad. Es la confirmación del viejo adagio latino: corruptio optimi pessima”

“La estructura jerárquico-patriarcal de la iglesia católica se sustenta en la masculinidad de Dios que da lugar a la masculinidad sagrada de los clérigos. Esta constituye la base del patriarcado religioso que, a su vez, legitima el patriarcado político, social, familiar”

“El comportamiento de la jerarquía eclesiástica demuestra, hasta ahora, insensibilidad ante el dolor de las víctimas, falta de compasión al no ponerse de su lado, no curar sus heridas, no contribuir a aliviar sus sufrimientos”

“¿Qué decir de la actitud de la judicatura y la fiscalí en la ciudadaníaa en los casos de pederastia clerical? Tengo mis dudas de que en determinados sectores de ambas instituciones no exista todavía complicidad, connivencia e incluso temor reverencial hacia la jerarquía eclesiástica”

Unidas Podemos, Bildu y ERC piden al Congreso que investigue los abusos a menores en la Iglesia católica

Ante la ‘gravedad‘ de lo sucedido y la ‘inacción’ de esta institución, el PNV pide que una comisión independiente investigue los abusos en la Iglesia: “Resultará más respetuosa con las víctimas”

El Gobierno reitera su apoyo a las víctimas de abusos en la Iglesia y el PP se niega a la investigación.  El PSOE estudia la “mejor opción para abrir un espacio de investigación”

Alejandro Palomas se reunirá con Sánchez para hablar sobre abusos: “Conversamos y vi que está ‘muy por labor'”

La pederastia clerical es uno de los mayores escándalos de la iglesia católica en los últimos ochenta años, que ha destruido la dignidad y la vida de decenas de miles de personas. No se trata de “solo pequeños casos”, como afirma, el secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Luis Argüello, refiriéndose a la Iglesia católica española, sino que es un problema estructural que afecta a toda la institución, está instalado en la propia organización jerárquico-patriarcal y contagia a todo el cuerpo eclesial.

Los pederastas dentro de la iglesia católica se ubican en el ámbito de lo sagrado y en los diferentes espacios del poder eclesiástico: cardenales, arzobispos, obispos, sacerdotes, miembros de congregaciones religiosas masculinas, párrocos, profesores de colegios religiosos, formadores de seminarios y noviciados, padres espirituales, confesores, etc. Todos ellos se consideran representantes de Dios, y sus comportamientos, por muy perversos que sean, se ven legitimados por “su” Dios. La pederastia clerical se convierte así en la mayor perversión de lo sagrado y de la divinidad. Es la confirmación del viejo adagio latino: corruptio optimi pessima.

La estructura jerárquico-patriarcal de la iglesia católica se sustenta en la masculinidad de Dios que da lugar a la masculinidad sagrada de los clérigos. Esta constituye la base del patriarcado religioso que, a su vez, legitima el patriarcado político, social, familiar, etc. “El patriarcado tiene a Dios de su lado” afirma Kate Millet en su libro Política sexual (1970), que inaugura la tercera ola del feminismo: el feminismo radical.

La alianza y complicidad entre ambos patriarcados se traduce en la naturalización de la inferioridad de las mujeres, las niñas, los niños y las personas en situación de mayor vulnerabilidad, hasta llegar a legitimar la violencia contra ellas.

Llegados aquí, se establece un pacto de silencio, ocultamiento y encubrimiento en torno a la pederastia clerical, y cuando aparecen casos probados, lejos de ponerlos en manos de la justicia, se tiende a negarlos, minusvalorar su gravedad, calificarlos de excepciones irrelevantes frente a la ejemplaridad de la mayoría del clero, mirar para otro lado y a poner el foco en otros sectores de la sociedad donde se dice que es mayor el número de casos de pederastia.

Cuando aparecen informes a partir del testimonio de las víctimas, que merecen total credibilidad porque hablan desde el sufrimiento causado por la violencia sexual de que han sido objeto, se duda de su objetividad y se les acusa de falta de rigor. Es lo que ha sucedido con la investigación del diario El País, entregada al papa Francisco y al cardenal Juan José Omella, presidente de la CEE, que ha sido descalificada y acusada de falta de pruebas, como hizo el cardenal Cañizares en la rueda de prensa tras la reunión con el papa. ¿Resultado de esta actitud? Complicidad en la pederastia.

Todo menos investigar. Lo dijo en su día el secretario general de la CEE: “No estamos por la labor de hacer investigaciones sociológicas o estadísticas, sino conocer a cada víctima (y posible ¿? agresor) con nombres y apellidos”. Parece, sin embargo, que, en los últimos días se ha producido un cambio de actitud en la Conferencia Episcopal Española, que se ha mostrado dispuesta a investigar. ¿Es realmente así? Habría que matizar. El cambio se debe a la evidencia de las investigaciones externas, a la reivindicación de las víctimas y a que el Papa lo ha exigido, no a la propia convicción de un sector importante del episcopado ante la criminalidad contra la infancia.

Aun así y todo, la investigación se limitaría a crear oficinas en cada diócesis con la negativa expresa a constituir una comisión externa e independiente de la jerarquía que analice en profundidad y de manera objetiva los hechos, sus causas y consecuencias con la obligación de reparar. Las victimas ya han expresado su escepticismo y desconfianza ante tales medidas, ya que puede significar negarse a conocer la verdad, o mejor, a reconocerla. Dicha negativa contraviene el mensaje de Jesús de Nazaret: “La verdad os hará libres” (Juan 8,32).

El comportamiento de la jerarquía eclesiástica demuestra, hasta ahora, insensibilidad ante el dolor de las víctimas, falta de compasión al no ponerse de su lado, no curar sus heridas, no contribuir a aliviar sus sufrimientos y no acompañar a las víctimas en la vivencia del “calvario oculto” al que se refería en este periódico una mujer que había sido abusada de niña por un sacerdote.

Al menos cuatro Conferencias episcopales europeas han creado agencias independientes de investigación con luz y taquígrafos y sin interferencia eclesiástica alguna: Francia, Bélgica, Alemania y, hace unos días, Portugal, tras la petición pública de 241 católicos de abrir una investigación nacional independiente en torno a los abusos sexuales producidos durante los últimos 50 años; en apenas cinco días la comisión ha recibido 102 denuncias.

Hay una pregunta que me viene rondando desde que comenzaron a ver la luz las primeras denuncias de las víctimas y los primeros casos investigados por instancias ajenas a la jerarquía de la iglesia católica española: ¿por qué no toma la iniciativa de crear esa comisión independiente interdisciplinar? He escuchado respuestas como que tienen miedo a lo que pudieran encontrarse, que no quieren llegar al fondo de la verdad y que se resisten a reconocer la magnitud del problema. De ser ciertas dichas respuestas, supondrían una gravísima irresponsabilidad por parte de la CEE y, lejos de defender la honorabilidad de la iglesia católica de España, provocarían un descrédito todavía mayor en la ciudadanía.

Por último, ¿qué decir de la actitud de la judicatura y la fiscalí en la ciudadaníaa en los casos de pederastia clerical? Tengo mis dudas de que en determinados sectores de ambas instituciones no exista todavía complicidad, connivencia e incluso temor reverencial hacia la jerarquía eclesiástica; actitudes que se superpongan indebidamente a la obligada investigación de la comisión de delitos, que les incumbe. Lo que tiene que quedar claro es que no existen dos justicias, la religiosa y la civil, sino una sola, la civil, a quien corresponde investigar los delitos, en este caso, contra la indemnidad sexual de los menores, que son las personas más desprotegidas y con frecuencia las más vulnerabilizadas.

  Juan José Tamayo es profesor emérito de la universidad Carlos III de Madrid. Entre sus últimos libros cabe citar: Hermano islam (Trotta, 2019); La compasión en un mundo injusto (Fragmenta, 2021)


Fuente Religión Digital

Cristianismo (Iglesias), Espiritualidad, Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

El escritor Alejandro Palomas denuncia que sufrió abusos de un religioso: “Soy un tío mermado, a los ocho años me convertí en un superviviente”

Viernes, 28 de enero de 2022
Comentarios desactivados en El escritor Alejandro Palomas denuncia que sufrió abusos de un religioso: “Soy un tío mermado, a los ocho años me convertí en un superviviente”

1200px-Alejandro_Palomas_Foto_Òmnium_Dani_CodinaEl escritor Alejandro Palomas, Premio Nadal 2018,

El autor barcelonés, premio Nadal en 2018, declara haber sido víctima de un hermano de La Salle en un colegio de Premià de Mar en 1975

Lucía Foraster Garriga

Madrid –

Alejandro Palomas (Barcelona, 54 años), escritor conocido por su trilogía de las novelas Una madre, Un perro y Un amor, la última de las cuales le valió el premio Nadal en 2018, ha revelado a EL PAÍS que fue víctima de abusos sexuales por parte de un hermano de La Salle cuando tenía entre ocho y nueve años. “Desde febrero de 1975 hasta las Navidades de 1976, sufrí abusos por parte del hermano L., del Colegio de La Salle de Premià de Mar (Barcelona)”, sentenciaba este martes en conversación telefónica. La inicial L. es el apellido del acusado, por el que se le conocía popularmente en el colegio. La Salle explica que siguió en ese mismo colegio hasta hace algunos años, aunque no aclara hasta cuándo, ahora tiene 90 años y está retirado en una residencia para religiosos en Cataluña. Este diario ha comprobado que al menos en 2013, casi 40 años después de los abusos denunciados, aún permanecía en el colegio. Palomas ha decidido hablar tras leer el reportaje publicado en este diario sobre abusos en la congregación religiosa de La Salle: “Pensé que hacía falta una cara con un nombre conocido y una historia que contar”. Para él, una frase que suelen escuchar las víctimas, “¿por qué ahora?”, es una mala pregunta. La cuestión, afirma, es: “¿Por qué no hasta ahora?”. La denuncia pública de Palomas se suma a las 251 recogidas en el informe elaborado por EL PAÍS y enviado al Vaticano y a la Conferencia Episcopal Española (CEE) el pasado mes de diciembre.

La orden de La Salle, no obstante, destaca por negarse a investigar las denuncias de pederastia y abrir un proceso canónico, en contra de las propias reglas canónicas. Únicamente las traslada a la Fiscalía, pero en la mayoría de los casos se trata de hechos prescritos, simplemente se archivan. Acumula un total de 26 acusados y al menos 60 víctimas en 27 de los 115 colegios que la orden tiene en España, según la contabilidad de este periódico, la única existente en España ante la ausencia de datos oficiales o de la Iglesia. Ante el caso de Palomas, esta congregación asegura que si se dirige a ellos le escucharán y verificarán la información que les proporcione. En todo caso, añade un portavoz, “no podemos sino condenar de manera pública cualquier abuso a menores, trasladar la voluntad de apoyo a la persona afectada y asumir la responsabilidad que nos toque (…). A pesar de la distancia temporal con los hechos narrados, nuestro protocolo, también en este caso, se ha activado inmediatamente y por lo tanto procederemos a asumir todo lo que en este proceso se vislumbre”. “Respetando siempre la presunción de inocencia tal y como nos obliga la ley, solo nos queda expresar nuestra máxima repulsa y aflicción por lo ocurrido y pedir perdón por el sufrimiento padecido”, concluye.

“El hermano L., además de estar a cargo de la sección de deportes, era profesor de lengua en el Colegio de La Salle de Premià. Era muy querido y muy popular, el típico al que se le acercaban todos los niños”, describe Palomas, que llegó al colegio con seis años, cuando su familia se mudó de Barcelona a Vilassar de Mar, a 25 kilómetros de la capital catalana. Desde que entró, quiso irse: “Aquello era un infierno. Éramos 40 o 45 niños, solo niños, en clase, y estábamos todo el día con aquellos curas. Yo era un niño con altas capacidades y con lo que ahora se llama alta sensibilidad. Allí, me convertí en un chico muy solitario, muy triste, que se relacionaba mal con los demás”. En ese ambiente, según reconoce el escritor, estar con el hermano L. era “como estar en casa”. Así, el que empezó siendo su “protector” terminó abusando de él.

 “Yo era un niño que lo somatizaba todo. Cuando estaba angustiado en el colegio, que era casi siempre, se me infectaban las amígdalas y tenía unas fiebres brutales. Llamaban a mi familia y me llevaban a casa en coche. ¿Y quién me llevaba? El hermano L.”, recuerda Palomas, que en aquel momento tenía ocho años y cursaba 4º de EGB. Durante aquellos trayectos, asegura que el religioso abusaba de él de tres formas. “La primera consistía en que él con la mano izquierda conducía y con la derecha me manoseaba a mí, que estaba estirado en el asiento trasero, por dentro del calzoncillo. Luego, se masturbaba, metiéndose la mano por el bolsillo del pantalón. La segunda era conmigo sentado en el asiento del copiloto. Hacía lo mismo, siempre empezando con cosquillas. Y la tercera, la usaba cuando íbamos por el Camí del Mig, un camino que conectaba masías y campos. Recuerdo una de esas en concreto. Paró el coche y se sentó en el asiento trasero, junto a mí. Me incorporó y me hizo estirarme con mi cabeza encima de sus rodillas. Me bajó el pantalón y el calzoncillo, y estuvo toqueteando. Intentó masturbarme, pero a los ocho años no había nada que masturbar. Él sí se masturbaba. Esa vez, entiendo que eyaculó, y como que se enfadó. Me dijo algo que me repetiría varias veces: ‘¿Ves lo que me haces hacer?’. Yo, que no entendía nada, me preguntaba, primero, qué ha hecho él, y segundo, qué estoy haciendo yo”, relata.

OMVWV72JDRGALMW2XUAVVZKAKQAlejandro Palomas (entre 8 y 9 años) fotografiado en Premià, Barcelona, en la década de los setenta (1975-1976). Imagen cedida

Cuando terminó el curso, Palomas fue a las colonias de verano. Jugando al tenis, se le rompió el cristal de las gafas en la cara. “Me llevaron a la enfermería. ¿Y quién se encargaba de la enfermería? El hermano L.”, explica. El religioso decidió que debía quedarse ingresado, en observación. “A la hora de dormir, apareció él, que aparecería tres veces aquella noche. La primera, me ató las manos. Dijo que para que no me tocara el ojo y me hiciera daño. Salió y cerró la puerta con llave. La segunda, me examinó y me tomó la temperatura. Luego, empezó a sobarme y a restregarse contra mí por detrás. También intentó meterme un dedo en el ano, pero no lo consiguió, porque yo apretaba mucho y me movía. Y la tercera, intentó penetrarme él, aunque no creo que lo consiguiera del todo”, narra Palomas, que al día siguiente volvió a dormir con el resto de los niños. “Me había puesto un apósito. Cuando me lo quité lo vi manchado de sangre, pero no dije nada porque no quería que nadie lo supiera”, cuenta. Sin embargo, convenció a sus padres de que lo dejaran volver a casa antes de tiempo, donde pasó varios días poniéndose papel higiénico enrollado en los calzoncillos para no manchar. “Al cabo de unos días dejé de sangrar y aquello dejó de doler”, recuerda.

Llegó el otoño y, en 5º de EGB, con el hermano L. como tutor y profesor de lengua, “empezó otro capítulo”, según describe Palomas: “Él, que estaba encantado conmigo y era un gran defensor de mi futura carrera como escritor, se ofreció a darme clases de refuerzo. En los recreos de después de comer, uno o dos días a la semana, subíamos a su habitación y me ayudaba con las redacciones. La clase duraba solo tres minutos, porque luego me manoseaba, me metía el dedo por el calzoncillo, me pedía que me sentara encima de él y se restregaba contra mí. Algunos días, hacía lo mismo por la tarde, después de clases”. Hasta que Palomas decidió que no volvía: “Huí, corrí. Salí del colegio y corrí, corrí, corrí. Cogí el tren y me fui a mi casa”.

Cuando llegó, se encontró a su madre planchando, y le preguntó cómo estaba. “La miré y lo lloré todo. No podía parar de llorar. Me miraba flipando, hasta que me preguntó qué me pasaba. ‘El hermano L. me hace cosas que me hacen daño’, le expliqué”. Según el escritor, su madre no sabía qué hacer, ni qué decir. Cuando llegó su padre y se lo contaron, este fue a hablar con un hermano de La Salle, cuya respuesta fue, en palabras de Palomas: “No te preocupes, que esto, como cuestión interna que es, lo solucionamos nosotros. Déjalo en nuestras manos, que no va a volver a ocurrir. Sobre todo, os pedimos discreción”. Lo recuerda, aclara, porque en aquel momento no sabía lo que significaba la palabra “discreción”. “Nunca hicieron nada, y él siguió siendo mi tutor y dando clases hasta siempre”, concluye. El último intento de abuso por parte del religioso, prosigue, ocurrió antes de Semana Santa: “Me lo encontré solo en los vestuarios y volvió a intentar lo de las cosquillas. Por suerte, en ese momento llegaron los de 8º. Fue la última vez. Después, no volvió a pasarme nada”.

Además de a sus padres, Palomas no habló de los abusos sufridos con nadie hasta mucho tiempo después. “A mi psicóloga se lo había contado, pero a mis parejas, no”, explica. “¿Por qué lo cuento ahora? Para intentar cambiar algo. No quiero nada para mí. Lo que quiero es una reparación para todos aquellos niños que han sufrido o que sufren”, argumenta. “Los abusos sexuales a menores por parte de miembros del clero son memoria histórica de este país que, como las fosas comunes, hay que desenterrar. Pero es difícil. Lo que pasa con este tipo de investigaciones es que van apareciendo como pequeños fuegos que se acaban desvaneciendo porque no hay una cadena de fuegos. Nunca se concretan en algo grande, y esto a la Iglesia le viene muy bien”.

Palomas conoce de primera mano las consecuencias en las que pueden derivar los abusos sexuales: “Perdí la confianza en el otro cuando era demasiado pequeño. No confío nunca jamás en nadie al 100%, ni siquiera en la persona con la que duermo o mantengo relaciones sexuales. Porque no entiendo que alguien quiera estar conmigo”. A las demás víctimas, Palomas les diría, después de envolverlas en un largo abrazo: “No eres culpable”. Él sintió culpa durante mucho tiempo. “Soy un tío mermado, amputado, pero ya he aprendido a vivir así. A los ocho años me convertí en un superviviente y, sinceramente, me maravilla haber llegado a ser lo que soy”, concluye.

Si conoce algún caso de abusos sexuales que no haya visto la luz, escríbanos con su denuncia a abusos@elpais.es

Fuente El País

General, Iglesia Católica , , ,

Pederastia (y encubrimiento) en la Iglesia católica: Wojtyla, Ratzinger… ¿quién está libre de pecado?

Miércoles, 26 de enero de 2022
Comentarios desactivados en Pederastia (y encubrimiento) en la Iglesia católica: Wojtyla, Ratzinger… ¿quién está libre de pecado?

abusos-Iglesia_2098300203_9807727_660x371¿Podría condenar un Papa a otro por su inacción ante los abusos?

Las acusaciones contra el Papa emérito destapan las dinámicas de ocultamiento de los abusos sexuales desde tiempos de Juan Pablo II y su política de protección de depredadores como Maciel, McCarrick o Figari, o encubridores como el cardenal de Boston, Bernard Law, o el mismísimo Benedicto XVI

Francisco está decidido a acabar con el flagelo de la pederastia, pero la dinámica del encubrimiento parece mucho más difícil de erradicar en una institución acostumbrada a lavar los trapos sucios en casa, y a acusar a las víctimas, y a los medios que destapan el horror de los abusos, de “falta de prudencia”

El mayor problema de la Iglesia en este tema es… que no se libra nadie. Nadie”. Con la voz temblorosa, un funcionario vaticano admite a RD que el informe elaborado por un equipo independiente de abogados y que ha destapado la implicación del Papa emérito, Benedicto XVI, en el encubrimiento de al menos cuatro casos de abusos sexuales a menores, no ha sido recibido con sorpresa en los muros de la Santa Sede.

Y es que el “largo camino hacia el abismo”, como ha definido la Iglesia alemana los resultados del informe –uno más, frente a la enésima negativa del episcopado español– que destapa medio millar de casos de abusos en las últimas décadas en la diócesis que dirigió Joseph Ratzinger antes de ser nombrado prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, es “una nueva muestra de que prácticamente todos los obispos que tuvieron responsabilidades pastorales hasta hace una década, de uno u otro modo, no hicieron lo suficiente para amparar a las víctimas, y sí para proteger al sacerdote o religioso implicado.

El ‘apóstol de la juventud’ que resultó un depredador

juan-pablo-ii-bendiciendo-a-marcial-maciel Juan Pablo II bendiciendo al siniestro depredador sexual Marcial Maciel

¿Nadie está libre de pecado? Muy pocos, sostienen fuentes vaticanas, que subrayan que el problema no viene tanto de la pederastia en sí, cuanto de la dinámica de encubrimiento que se suscitó en la institución durante décadas, y que tuvo en Juan Pablo II a su máximo exponente. Un Wojtyla que, durante años, no hizo caso a las denuncias de abusos contra algunos de los líderes de la restauración conservadora tras la apertura del Concilio Vaticano II y que amparó a pederastas tan famosos como el fundador de la Legión de Cristo, Marcial Maciel, al que llegó a llamar “apóstol de la juventud”.

Y es que, pese a que las acusaciones en su contra llegaron a Roma ya en 1988 (anteriormente, en 1954, siendo Papa Pío XII, ya habían aparecido denuncias, que finalmente cayeron en el olvido), Juan Pablo II no quiso abrir expediente alguno contra Maciel. Hoy, ambos han fallecido: el fundador de la Legión, como el mayor depredador de menores de la historia reciente de la Iglesia; el Papa polaco, como santo universal.

El caso de Maciel no fue el único. El líder del Sodalicio, Luis Figari, también campó a sus anchas durante años, como lo hizo Theodore McCarrick, uno de los cardenales más poderosos de Estados Unidos y al que Francisco arrebató la púrpura y hoy está siendo juzgado por tribunales norteamericanos.

Los Legionarios de Cristo tardaron más de tres décadas en reconocer los abusos de su fundador, protegido como en el caso de McCarrick por Juan Pablo II y su fiel secretario Estanislao Dzwisz, que hace pocos meses fue absuelto en una investigación sobre abusos en Polonia que amenazaba con implicar al propio Papa polaco.

La contrapartida, en ambos casos, era evidente: una fuerte financiación proveniente de México y Estados Unidos, y nuevas vocaciones sacerdotales para el proyecto de involución en la Iglesia católica. Roma cumplió, ninguno pisó la cárcel.

seguridad-vaticano

El cardenal Law, refugiado en el Vaticano

Otros casos, como el de Fernando Karadima, uno de los formadores de buena parte del episcopado chileno, y abusador impune durante años, terminaron por juzgarse. La mayoría no corrieron con tanta suerte. Cuando en 2002 estalló el escándalo por la investigación del Boston Globe, que reveló miles de casos de pederastia y que llevó a la bancarrota a media iglesia católica de Estados Unidos, el cardenal de Boston, Bernard Law, dimitió de su cargo pero, en lugar de afrontar sus responsabilidades, viajó a Roma… y nunca regresó. La Santa Sede, primero con Juan Pablo II y después con Benedicto XVI, denegó las peticiones de extradición de la justicia norteamericana, y acabó muriendo entre los muros vaticanos.

De hecho, Law vivió a sus anchas hasta que el 14 de marzo de 2013, al día siguiente de ser elegido Papa, Francisco se lo encontró en la basílica de Santa María la Mayor, adonde había acudido a rendir pleitesía a la patrona de Roma. El cardenal tenía allí su residencia desde que Juan Pablo II lo nombrara, en 2004, arcipreste de uno de los templos más importantes (y más ricos) de la Ciudad Eterna. Al ver al cardenal Law, a Bergoglio se le desencajó la cara y se alejó inmediatamente de él.No quiero que siga frecuentando esta Basílica”, le espetó el argentino.

Fuentes vaticanas defienden que Francisco está decidido a acabar con el flagelo de la pederastia, pero la dinámica del encubrimiento parece mucho más difícil de erradicar en una institución acostumbrada a lavar los trapos sucios en casa, y a acusar a las víctimas, y a los medios que destapan el horror de los abusos, de “falta de prudencia”. No es una cosa del pasado, sino una afirmación del cardenal de Valencia, Antonio Cañizares, el viernes pasado, a cuenta del informe entregado por El País al Papa y al cardenal Omella.

¿Un Papa condenaría a otro Papa?

Pederastia2Con todo, nunca hasta la fecha una acusación, con pruebas, había llegado tan lejos. Ni más ni menos que contra Joseph Ratzinger, quien fuera Papa de 2005 hasta su renuncia, en 2013. Un Benedicto XVI que sí comenzó a investigar los abusos de Maciel, que abrió la puerta a los cambios en la legislación que Francisco está intentando culminar, pero que no supo, o no quiso, actuar con la dureza con la que ahora (por convicción o por la fuerza de los hechos) está haciéndolo el pontífice argentino.

La razón, tal vez, pudiera estar en lo ocurrido entre 1977 y 1982, cuando Ratzinger ejerció como arzobispo de Múnich. Según la investigación independiente, el hoy emérito sabía de la existencia de casos de abusos sexuales a jóvenes y menores cometidos por miembros de la Iglesia católica alemana cuando sucedían y tuvo, en al menos cuatro de ellos, una conducta reprochable. Entre ellos, el caso del sacerdote Peter H., quien en 1980 fue trasladado del obispado de Essen al de Múnich tras haber sido acusado de pedófilo y que en su nuevo destino siguió cometiendo abusos.

Aunque el secretario de Ratzinger ha negado las acusaciones, y el Papa emérito ha entregado una respuesta de 82 folios a los investigadores, éstos no dan credibilidad a la versión de Benedicto XVI. El Vaticano, que ha mostrado su “vergüenza” ante los datos presentados, se ha comprometido a dar una respuesta una vez lea el documento. Pero la siguiente pregunta se antoja imposible de responder: ¿qué hará Francisco si se demuestra, como parece, que su antecesor encubrió a curas pederastas?

reunion-de-ex-seminaristas-de-astorga

¿Se atreverá Bergoglio a condenar al Papa emérito? Una decisión así, apuntan en la Curia vaticana, sería muy difícil de tomar, pues pondría en cuestión la infalibilidad papal. “Y, sobre todo, porque parte de la Iglesia no entendería que un Papa condenara a otro”, nos cuentan. Y añaden: Si de verdad nadie se libra… ¿alguien podría sacar algún dossier similar sobre Bergoglio?”. La pregunta, otra vez, se queda sin respuesta

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¿Encubrió Joseph Ratzinger a un cura pederasta en Munich?

Miércoles, 12 de enero de 2022
Comentarios desactivados en ¿Encubrió Joseph Ratzinger a un cura pederasta en Munich?

124121CF-F40A-4092-B0B0-7F316C11F719El secretario del Papa emérito niega las acusaciones, publicadas por la prensa alemana

Tal y como publica ‘Die Zeit‘, un decreto de un tribunal eclesiástico de Múnich de 2016 incrimina a Benedicto XVI por su gestión de los casos de abusos. El documento muestra que en 1980, como arzobispo de Múnich y Freising, Ratzinger había aprobado la admisión de un sacerdote diocesano de Essen, aunque sabía que había acusaciones contra el clérigo

Ratzinger “se abstuvo deliberadamente de sancionar el crimen”, asegura el semanario, que añade que tanto el hoy emérito como el entonces titular de Essen y sus vicarios generales “no cumplieron con su responsabilidad hacia los niños y jóvenes confiados a su pastoral”

Georg Gänswein aseguró que las acusaciones “son falsas” en nombre de Ratzinger, señalando que el Papa “no tenía conocimiento de la historia previa (acusaciones de agresión sexual) en la decisión de admitir al sacerdote”. Ratzinger “no renunció conscientemente” a sancionar a Peter H…. quien volvió a agredir a menores en Münich

La investigación también salpica al cardenal Marx, quien en 2008 abrió una investigación y apartó al clérigo, pero sin informar a las autoridades, ni reportar al Vaticano

Bilbao se desmarca de la CEE y abre una investigación tras conocer cinco casos revelados por El País. La diócesis reconoce al diario “la labor realizada” y agradece “el esfuerzo de las víctimas”.

¿Encubrió Joseph Ratzinger a un cura pederasta durante su etapa como arzobispo de Múnich? Una investigación de Die Zeit asegura que sí, mientras que el secretario personal de Benedicto XVI, Georg Gäenswein, niega tajantemente unas acusaciones que, de ser ciertas, pondrían en la picota al mismísimo Papa emérito.

Tal y como publica el semanario, un decreto de un tribunal eclesiástico de Múnich de 2016 incrimina a Benedicto XVI por su gestión de los casos de abusos. El documento muestra que en 1980, como arzobispo de Múnich y Freising, Ratzinger había aprobado la admisión de un sacerdote diocesano de Essen, aunque sabía que había acusaciones contra el clérigo.

Trasladado de diócesis, siguió abusando

¿Y cuál es la historia? La de Peter H. un sacerdote de Essen, trasladado a la Archidiócesis de Múnich en 1980, después de haber sido acusado de varios delitos sexuales contra menores. Un traslado que tuvo que contar con el beneplácito expreso del entonces arzobispo de la diócesis alemana, a la sazón Joseph Ratzinger. El futuro Benedicto XVI, afirma la investigación, conocía la situación del sacerdote y, aún así, lo aceptó como clérigo en su diócesis, con la condición de someterse a terapia en Baviera.

Ratzinger “se abstuvo deliberadamente de sancionar el crimen”, asegura el semanario, que añade que tanto el hoy emérito como el entonces titular de Essen y sus vicarios generales “no cumplieron con su responsabilidad hacia los niños y jóvenes confiados a su pastoral”.

Ziet‘ quiso recabar la opinión del Papa emérito. Su secretario personal, Georg Gänswein, aseguró que las acusaciones “son falsas” en nombre de Ratzinger, señalando que el Papa “no tenía conocimiento de la historia previa (acusaciones de agresión sexual) en la decisión de admitir al sacerdote”. Ratzinger “no renunció conscientemente” a sancionar a Peter H…. quien volvió a agredir a menores en Münich.

El vicario asumió la responsabilidad por Ratzinger

Otra investigación de ‘The New York Times’, fechada en 2010, ya hablaba de los abusos del sacerdote, apuntando que una treintena de personas habían podido ser agredidas por el clérigo entre Múnich y Essen. El cura fue condenado en 1986 por el tribunal de Distrito de Ebersberg, pero al término de la condena fue reintegrado en una parroquia por el cardenal Friedich Wetter, sucesor de Ratzinger en Múnich. En 2020, Ratzinger desmintió que se hubiera reunido con el cura en el año 2000.

9B281FE6-8E56-48FF-A1F7-C89619C17FFD

En 2010, Gerhard Gruber, que fue Vicario General de la Arquidiócesis de Múnich en 1980, asumió la responsabilidad exclusiva de garantizar que H. pudiera volver a trabajar como pastor, exonerando a Benedicto XVI.

Las acusaciones también salpican al hoy arzobispo de Múnich, el cardenal Reinhard Marx, por incumplir su deber en el trato con el abusador. Según denuncian dos profesores de Derecho Canónico, Norbert Lüecke y Bernhard Anuth, Marx encargó en 2008 (nada más entrar en la diócesis), una valoración psiquiátrica del párroco, trasladándolo, pero sin denunciar el caso al Vaticano. En 2010, el cura fue retirado de la pastoral, y hoy vive en la diócesis de Essen. El proceso canónico contra el clérigo, reabierto entonces, está a punto de concluir.

La publicación del informe de ‘Diez Zeit’ coincide con la próxima publicación de un informe sobre el manejo de los casos de abusos en las diócesis de Múnich, que completa otra investigación culminada en 2010 pero que sólo se publicó parcialmente. El arzobispado, por su parte, ha preferido no hacer comentarios hasta la publicación del informe, el próximo 17 de enero.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , ,

Cómo afrontar los actuales escándalos en la Iglesia

Sábado, 18 de diciembre de 2021
Comentarios desactivados en Cómo afrontar los actuales escándalos en la Iglesia

abusos-Iglesia_2098300203_9807727_660x371Del blog de Pedro Miguel Lamet:

El pasado día 9 entraron en vigor las nuevas sanciones en caso de pederastia o encubrimiento: Todas las diócesis del mundo habrán de cumplirlas

‘Tutela Minorum’: el Vaticano estudia los derechos de las víctimas en los procedimientos penales canónicos, O’Malley: “Dar voz a los superviventes y directices más claras a los responsables”

Fernando Valera, obispo de Zamora: “Yo me comprometí en la diócesis a abrir los archivos e investigar los abusos”

El Papa respalda el ‘informe Sauvé’ y la venta de bienes de la Iglesia francesa para indemnizar a las víctimas de la pederastia

El obispo de Créteil pone en venta su residencia para obtener fondos con que compensar a las víctimas de abusos en la Iglesia francesa

La Iglesia francesa tendrá en enero al menos 20 millones de euros para indemnizar a las víctimas de abusos. Los obispos crean el ‘Fondo Selam’ tras la visita al Papa Francisco

Los creyentes están muy preocupados por los escándalos de la Iglesia que aparecen en los Medios.

La secularización, el laicismo y la autonomía del hombre sobre la sociedad teocrática ha relegado el poder de la Iglesia. Oigo decir que incluso ha crecido, pese a las libertades democráticas, el “odio a la Iglesia”, el revanchismo contra su influencia desmesurada, e incluso que las fuerzas del mal se la están cargando.

Pero, ¿ha cambiado para mal? ¿Era mejor cuando los curas y la jerarquía eran inviolables? ¿Qué sus lacras permanecieran ocultas, que la verdad de sus perversiones se quedaran en cuchicheos de sacristía?

 La agresividad actual de algunos medios laicos se ha producido después de siglos de corrupción de una gran parte de la institución eclesial, secretismo, orgullo, dominación sobre las conciencias, falta de libertad de expresión, investigación y opinión en su seno y lacras que ahora se airean sin tapujos

No queremos una Iglesia impecable y triunfalista. El reconocimiento de la debilidad y la humildad, que es nuestra verdad, más que al  escándalo nos debería acercar a Jesús que el vernos perfectos, porque “nadie es perfecto, sino solo Dios”.

Hay que evitar la tentación de abominar contra la Iglesia incluso institucional, que es lo que pretenden los que utilizan sus pecados para aniquilarla, sino quererla más para mejorarla desde dentro, defendiéndola en lo que es injusto y proclamando sobre las azoteas su lado carismático y sus virtudes, que existen, y hoy apenas se resaltan.

Observo que la gente, sobre todo los católicos practicantes, andan muy preocupados con la imagen que actualmente tiene la Iglesia en los medios de comunicación. Primero porque aparece escasamente en los medios laicos, y cuando lo hace es mayoritariamente para publicar los escándalos relacionados con la sexualidad. Por ejemplo, la denuncia de la pederastia o los recientes casos de abandonos incluso episcopales a causa del descubrimiento  de relaciones con alguna mujer. Curiosamente estos son los que  más se destacan.

Recuerdo, en mi larga trayectoria de periodista, los tiempos, sobre todo en el posconcilio, en que los periódicos dedicaban páginas enteras a la vida eclesial, donde además de las noticias de nombramientos, el Vaticano o la vida de las diócesis, se incluían entrevistas con teólogos, el libro religioso, el heroísmo de los misioneros, mártires contemporáneos y hasta de la vida espiritual y comentarios al evangelio, había un interés por la religión, el ecumenismo y artículos de opinión de líderes eclesiales.

Es cierto que el mundo ha cambiado. La secularización, el laicismo y la autonomía del hombre sobre la sociedad teocrática ha relegado el poder de la Iglesia. Oigo decir que incluso ha crecido, pese a las libertades democráticas, el “odio a la Iglesia”, el revanchismo contra su influencia desmesurada, y hasta que las fuerzas del mal se la están cargando.

Pero, ¿ha cambiado para mal? ¿Era mejor cuando los curas y la jerarquía eran inviolables? ¿Qué sus lacras permanecieran ocultas, que la verdad de sus perversiones se quedaran en cuchicheos de sacristía?

Vayamos al Evangelio. Jesús era un predicador rural, que desarrolló su misión sobre todo en el entorno campesino y de humildes pescadores de Galilea. Solo adquirió cierta notoriedad -y poca- cuando los poderes de su época encontraron su mensaje y sus hechos, peligrosos para sus instituciones, cuando cantó las cuarenta a sus dirigentes fariseos y la religión opresiva e hipócrita que manipulaba a la gente de su tiempo. Jesús denunció el principal escándalo religioso de personajes intocables y sus instituciones, no el fondo de las tradiciones judías.

La agresividad actual de algunos medios laicos se ha producido después de siglos de corrupción de una gran parte de la institución eclesial, secretismo, orgullo, dominación sobre las conciencias, falta de libertad de expresión, investigación y opinión en su seno y lacras que ahora se airean sin tapujos. Es verdad que, como sucede después de toda represión, la reacción se pasa y a veces es excesiva, como sucede por ejemplo en otras situaciones de la vida, como en el feminismo, la homosexualidad, etcétera. Por ejemplo, hoy se olvida la otra cara de la Iglesia, la santidad, la mística, los que dan la vida cruenta o incruentamente por los pequeños, los pobres, los olvidados o inyectan energía y gracia a través de la oración y el trabajo en silencio.

Por tanto, mis conclusiones sobre este fenómeno son las siguientes:

  1. Es bueno que se descubran nuestros pecados, las lacras ocultas de la Iglesia. La ropa sucia no se sanea en la alcoba, sino que se lava y se cuelga en el balcón para orearla.
  2. Respecto a la pederastia, escándalo de los niños, que mereció la más dura condena de Jesús, ya era hora de que se conozca, se esclarezca y se denuncie y castigue eclesial y civilmente. Eso sí, con justicia, pruebas concluyentes y sin difamar a los inocentes, ni ocultar la otra pederastia secreta en las familias y la sociedad civil.
  3. No queremos una Iglesia impecable y triunfalista. El reconocimiento de la debilidad y la humildad, que es nuestra verdad, más que al  escándalo nos debería acercar a Jesús que el vernos perfectos, porque “nadie es perfecto, sino solo Dios”.
  4. Evangelizar no es buscar el aplauso ni el prestigio de la Iglesia, sino hacer el bien “sin que nuestra mano derecha sepa lo que hace la izquierda”.
  5. Es un acicate para dar ejemplo de vida, no de palabra, de éxito, de cifras despampanantes. Las palabras mueven, los ejemplos arrastran.
  6. Tener miedo porque la Iglesia disminuya por perder prestigio social es una tremenda falta de fe y confianza en Dios.
  7. Necesitamos perdonar. Esto no significa justificar ni continuar con permisividad con el que delinque, sino seguir queriéndolos porque nos lo exige el padrenuestro y la misericordia, virtud esencial del cristiano.
  8. Evitar la tentación de abominar contra la Iglesia incluso institucional, que es lo que pretenden los que utilizan sus pecados para aniquilarla, sino quererla más para mejorarla desde dentro, defendiéndola en lo que es injusto y proclamando sobre las azoteas su lado carismático y sus virtudes, que existen, y hoy apenas se resaltan.
  9. Exigir sus derechos democráticos a existir, denunciar su persecución cuando exista y desmentir lo falso que se difunde en redes sociales y medios de comunicación. “La verdad os hará libres”.
  10. Y sobre todo no desanimarse nunca practicando también la esperanza. A lo largo de la Historia ha habido peores situaciones en la Iglesia, como, por ejemplo, la corrupción del Papado en el Renacimiento. Seguro que después de esta tormenta sobre la barca de Pedro, Jesús apaciguará las aguas. Quizás la Iglesia del futuro será más pequeña, menos famosa, más testimonial, más cercana a Belén, al Huerto y al Cenáculo y, por tanto, más resucitada.

Iglesia Católica , ,

La Pederastia en España es todavía un cáncer existencial en muchos seres humanos

Sábado, 20 de noviembre de 2021
Comentarios desactivados en La Pederastia en España es todavía un cáncer existencial en muchos seres humanos

abusos-Iglesia_2098300203_9807727_660x371Del blog de José Luis Ferrando Asomado a la ventana:

¡Qué envidia me da la Iglesia francesa, tan vituperada muchas veces por el clero de nuestro país! A pesar de sus muchos defectos, esta iglesia históricamente siempre ha intuido que coger el toro por los cuernos es el mejor camino para que aflore la verdad que nos reconcilia con la existencia real.  Por eso la decisión de los obispos galos, por la que está pagando un alto precio a muchos niveles, de investigar a fondo el tema de la pederastia es absolutamente loable.

En este portal han aparecido algunos artículos insinuando la posibilidad de que un estudio similar, a nivel global, se hiciera en la Iglesia española. De entrada, con los mimbres episcopales actuales, esto es cuanto menos una utopía.

¿A qué tiene miedo los obispos españoles? A la verdad. En estos tiempos complicados para la Iglesia Española prefieren dedicarse a otros menesteres menos problemáticos. Así de claro. Tienen tantos frentes abiertos que les da miedo enfrentarse al problema de la pederastia

Un sacerdote de Cleveland, condenado a cadena perpetua por explotación sexual de menores

El Supremo confirma la pena de 12 años de cárcel a un fraile que abusó de dos personas con discapacidad

¡Qué envidia me da la Iglesia francesa, tan vituperada muchas veces por el clero de nuestro país! A pesar de sus muchos defectos, esta iglesia históricamente siempre ha intuido que coger el toro por los cuernos es el mejor camino para que aflore la verdad que nos reconcilia con la existencia real.  Por eso la decisión de los obispos galos, por la que está pagando un alto precio a muchos niveles, de investigar a fondo el tema de la pederastia es absolutamente loable. Enfrentarse a la verdad e huir del autoengaño es una sabia decisión. Sin duda el sufrimiento, en este caso de la Iglesia y de los cristianos de buena voluntad es inmenso. Pero una auténtica vida cristiana se construye desde la claridad y la transparencia absolutas.

En este portal han aparecido algunos artículos insinuando la posibilidad de que un estudio similar, a nivel global, se hiciera en la Iglesia española. De entrada, con los mimbres episcopales actuales, esto es cuanto menos una utopía. Sin duda, estoy convencido que un grupo de obispos desearía la realización de una investigación a fondo del tema de la pederastia, pero la mayoría están en la posición de la “prudencia”, aquello de que ya escampará. No meneemos mucho el tema, no sea que tengamos más problemas de los que tenemos. Así definiría la posición del Episcopado autóctono. Eso no significa que no sean sensibles al tema de la pederastia. No tiene más remedio, y se andan con pies de plomo para que no salten liebres de manera innecesaria.  Y si alguna orden religiosa se ha tomado en serio el tema se han inhibido totalmente. Y en el fondo consideran que los franceses y alemanes, por ejemplo,  no tenían que haber ido tan lejos…

Estoy convencido que si se hiciera esa investigación desde los años 50 nos podríamos espantar y los pelos de la piel de toro se podrían “erizar” de una manera muy evidente. Una investigación a fondo de los seminarios menores de las Diócesis y de las órdenes religiosas, los internados nos arrojaría datos escalofriantes. y, por supuesto, también en muchas parroquias y aledaños. Sin olvidar el contexto histórico de la Iglesia Española en pleno nacionalcatolicismo, en el que el buen nombre de aquellos que tenían que cuidar de esos niños y niñas, era más importante que una simple acusación infundada. Y que el señalamiento de ese posible delito podía significar el ostracismo, la ruina o algo peor para una familia que lo denunciara. O, en todo caso, si el caso podía ser real, lo importante era evitar el escándalo. El traslado del implicado en cuestión con un simple aviso, y a lo mejor seguimiento, era la solución habitual. Y a la víctima se le imponía silencio. Y, después de tantos años volver a recordar todo aquellos les puede a mucha víctimas. Y todo eso teñido de vergüenza.

¿Y qué hay del sufrimiento de las víctimas? Probablemente, muchas víctimas y verdugos, se habrán encontrado en algún lugar…Pero a muchos niños y niñas nadie les ha librado de una existencia repleta de secuelas, a nivel humano y de fe, de ese comportamiento despreciable. A nivel humano, las historias que se narran en el informe francés son de pronóstico reservado. Y en el ámbito de la Fe, sin duda como creer en una Dios, cuyo instrumento de transmisión desde la temprana edad me ha triturado. La responsabilidad de la pérdida de la fe de muchas víctimas se  debe sin duda a esos depredadores. Y, sobre todo, por otro lado generalmente eran sacerdotes bien vistos por la gente y de los que nadie se esperaría un comportamiento tan nefasto. Daba miedo pronunciar sus nombres seguramente.

¿A qué tiene miedo los obispos españoles? A la verdad. En estos tiempos complicados para la Iglesia Española prefieren dedicarse a otros menesteres menos problemáticos. Así de claro. Tienen tantos frentes abiertos que les da miedo enfrentarse al problema de la pederastia. La posible evaluación del impacto de un informe parecido al francés les lleva a prever un volcán sin fecha de caducidad. El miedo a la reacción de la sociedad española y de los cristianos de buena voluntad les agarrota. Y, por otro lado no ven la necesidad de meterse en un berenjenal de imprevisibles consecuencias. Por eso, al final, nada de nada. La cesta episcopal actual es bastante floja, y la que se está entretejiendo con muchas dificultades ya se verá. Esta asignatura pendiente no se abordará globalmente…a lo mejor alguna orden religiosa más que tenga indicios se lanzará, pero “rien de rien”. Una vez más, “Spain es diferente!”

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

La OCP retirará de su web toda referencia al cura compositor Cesáreo Gabaráin, denunciado por pederastia

Lunes, 16 de agosto de 2021
Comentarios desactivados en La OCP retirará de su web toda referencia al cura compositor Cesáreo Gabaráin, denunciado por pederastia

222EF300-AF6C-4DB7-AACF-7F9ED3ABB34BLa entidad, con sede en EEUU, es la encargada de gestionar el legado musical del sacerdote y compositor.

La OCP (Oregon Catholic Press), organización dedicada a proporcionar recursos musicales y servicio a las parroquias Católicas y fieles de todo el mundo, ha emitido un comunicado para expresar su rechazo y solidarizarse con las víctimas del capellán y compositor

La acusación, dice la OCP en su nota, “obliga a actuar con prudencia”, razón por la cual la entidad ha decidido retirar temporalmente de su página web toda referencia Gabaráin, icono musical de la Iglesia en España

Expulsan del estado clerical a Agustín Rosa Torino, cura argentino condenado por abusos. La justicia Argentina decreta 12 años de prisión efectiva para el exsacerdote.

La noticia de los abusos sexuales a menores cometidos por el sacerdote vasco Cesáreo Gabaráin sigue provocando reacciones. La OCP (Oregon Catholic Press), organización con sede en Portland (EEUU) dedicada a proporcionar recursos musicales y servicio a las parroquias Católicas y fieles de todo el mundo, ha emitido un comunicado para expresar su rechazo y solidarizarse con las víctimas del popular capellán y compositor.

La acusación, dice la OCP en su nota, “obliga a actuar con prudencia”, razón por la cual la entidad ha decidido retirar temporalmente de su página web toda referencia Gabaráin, icono musical de la Iglesia en España que ya fue denunciado y expulsado de los maristas del colegio de Chamberí de Madrid en la década de 1970. La otra medida anunciada por la OCP es la de donar a una organización de apoyo a víctimas de abuso las regalías que le corresponden al organismo como Editor de las canciones compuestas por el sacerdote.

Nota completa de la OCP

Llegó a OCP la noticia de las acusaciones de abuso sexual contra el fallecido Padre Cesáreo Gabaráin, ampliamente conocido por los cantos más recordados y entrañables del Catolicismo Hispano, como “Pescador de Hombres”. Las acusaciones datan de la década de 1970. En OCP, como agente de licencias de sus cantos, lamentamos profundamente esta noticia y nos solidarizamos en oración por todas las personas que resulten víctimas de cualquier tipo de abuso, orando también por la investigación que conduce la Arquidiócesis de Madrid.

Esta seria acusación nos obliga a actuar con prudencia, por lo que eliminaremos de nuestro sitio web temporalmente las páginas con información del perfil del compositor, así como sus cantos y productos, incluidos cancioneros, CDs y partituras, mientras esperamos las conclusiones de las investigaciones pertinentes. Ya que muchos de sus cantos aparecen en varios de nuestros misales e himnarios, hemos iniciado un proceso interno de revisión para determinar la mejor manera de proceder con la obra del Padre Gabaráin en dichos productos. Asimismo, las regalías que le corresponden a OCP como Editor de sus canciones serán donadas a una organización de apoyo a las víctimas de abuso.

Nos unimos en oración por la salud espiritual y emocional de todas las víctimas de abuso, así como por la sanación y unidad de la Iglesia y por los familiares del Padre Gabaráin.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

Cesáreo Gabaráin, autor de ‘Pescador de hombres’, acusado de abusos sexuales

Viernes, 13 de agosto de 2021
Comentarios desactivados en Cesáreo Gabaráin, autor de ‘Pescador de hombres’, acusado de abusos sexuales

0BA78F15-71DA-4050-9608-14F9CFA7BFD8Desde luego que para él si era una fiesta… y el horror para sus víctimas. Otro depredador sexual al descubierto. Día a día se demuestra que el pontificado de Juan Pablo II pasará a la historia por la protección y glorificación de loa depredadores sexuales en el interior De la Iglesia ( Maciel, McKarrick, Karadima,Michael J. Bransfield, Toby Anatrella …)

El diario ‘El País’ recoge testimonios de antiguos alumnos de un colegio marista

El icono musical de la Iglesia española ya fue denunciado y expulsado de los maristas del colegio de Chamberí de Madrid en los años setenta, donde ejercía como padre espiritual, pero inmediatamente fue recolocado en otro colegio salesiano

A finales de los 70 Roma le concede el título de “prelado de honor de Su Santidad” el Papa Juan Pablo II y, en 1982, dirige el coro que le canta al Papa Wojtyla en el estadio Bernabeu

Tanto los maristas como la archidiócesis de Madrid anunciaron la apertura de una investigación sobre el cura compositor

Sus canciones se cantan en todas las iglesias del mundo, especialmente la famosa ‘Pescador de hombres‘, más conocida como el ‘Tú has venido a la orilla’. Reconocido y venerado como uno de los grandes compositores modernos de música religiosa, Cesáreo Gabaráin ya murió con la sombra de la pederastia pegada a la piel y, ahora, el diario El País, desvela que sus víctimas le acusan de haber sido un auténtico ‘pescador‘ de niños.

222EF300-AF6C-4DB7-AACF-7F9ED3ABB34BEl icono musical de la Iglesia española ya fue denunciado y expulsado de los maristas del colegio de Chamberí de Madrid en los años setenta, donde ejercía como padre espiritual, pero inmediatamente fue recolocado en otro colegio salesiano.

Más aún, a finales de los 70 Roma le concede el título de “prelado de honor de Su Santidad” el Papa Juan Pablo II. Y de hecho, en la primera visita del Papa a España, en 1982, Gabaráin dirigió la orquesta que cantó el ‘Pescador de hombres’ para el Papa Wojtyla en el estadio Santiago Bernabeu.

Tanto los maristas como la archidiócesis de Madrid anunciaron la apertura de una investigación sobre el cura compositor. El relato que las víctimas hacen al diario madrileño asegura que Gabaráin fue denunciado en unos Ejercicios espirituales, celebrados en la localidad madrileña de Los Molinos, en el año 1978.

55A7D428-4C62-4579-ADFA-E82D8EA76D11Los menores lo denunciaron al hermano marista Aniceto Abad, que los escuchó y los creyó y consiguió que la congregación lo expulsase. “Era un depredador”, aseguran las víctimas.

Gabaráin falleció en 1991, con 54 años y entre sus canciones famosas no sólo está el ‘Pescador de hombres’, sino también ‘La muerte no es el final’, ‘Juntos como hermanos’ o ‘Vienen con alegría’, que quizás sigan siendo las canciones que más se cantan en todo el orbe católico. Las canciones que, desde ahora, sonarán con la sospecha de estar manchadas por la pederastia de un cura depredador. Y que ya nunca sonarán igual.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , ,

Abusos en la Iglesia católica: ¿encrucijada sin salida o punto de inflexión?

Sábado, 3 de julio de 2021
Comentarios desactivados en Abusos en la Iglesia católica: ¿encrucijada sin salida o punto de inflexión?

abuso-sexual-delito-dignidad_2350874899_15607238_660x371Análisis a varias voces sobre la crisis

Recientemente el cardenal alemán Reinhard Marx reconoció el fracaso institucional y sistémico de la Iglesia alemana frente al problema

Monseñor Alí, obispo auxiliar de Bogotá y miembro de la Pontificia Comisión para la protección de menores, considera que, más allá de algunos avances, todavía hay mucho por hacer en el ámbito colombiano

“La Iglesia es presa de su propia sombra”: Juan Carlos Claret, abogado e investigador chileno

En España no se ha leído ni la primera página de la historia de la pederastia”

El primer informe sobre pederastia clerical en España lamenta las “muy escasas” iniciativas de la Iglesia para acompañar a las víctimas

La magistrada María Victoria Vega sienta en el banquillo al cura de Talavera, acusado de abusos. Afirma que el Arzobispado de Toledo lo ha “tapado y ocultado” durante años  

“La Iglesia no puede mirar para otro lado”: Proyecto Repara explica su trabajo en un vídeo

La Iglesia polaca, podrida: otros 292 curas abusaron de 368 menores entre 2018 y 2020

El cardenal Bagnasco investigará los posibles encubrimientos del secretario de Juan Pablo II

Marx presenta su renuncia al Papa por el escándalo de abusos en Alemania

El Papa no acepta la dimisión de Marx y llama a los obispos a asumir la “catástrofe” de la pederastia clerical

Marx: “Con espíritu de obediencia, acepto su decisión”

El Papa, al cardenal Marx: “Hermano tuyo que te quiere”

Un monje de Montserrat, apartado por presuntos abusos sexuales a un menor en 2019

Navarra elaborará un censo de víctimas de abusos sexuales de la Iglesia

El ‘mea culpa’ del arzobispo de Pamplona a las víctimas de abusos: “Llegamos tarde, pido disculpas por el sufrimiento”

Victimas de abusos de Navarra: La actitud del arzobispo de Pamplona es “poco creíble e incluso hipócrita”

Joseba Segura, sobre los delitos sexuales en la Iglesia: “Existe una deuda pendiente”

Días atrás, el papa Francisco se negó a aceptar la renuncia del cardenal alemán Reinhard Marx a su cargo como arzobispo de Munich y Frisinga. A través de una carta, el prelado (uno de los principales colaboradores del pontífice) había aceptado que ha habido “fallos personales”, “errores administrativos” y “un fracaso institucional y sistémico” en la respuesta de la Iglesia alemana ante la crisis de los abusos sexuales contra menores por parte de sacerdotes.

Según Marx, algunos católicos se niegan a creer en la existencia de una responsabilidad compartida en medio del problema y, “por tanto, que la Iglesia como institución también debe ser culpada de lo sucedido”; inclusive, desaprueban la discusión sobre las reformas que exige hacerle frente a la “catástrofe”.

El hecho puso en primer plano las resistencias que existen en la Iglesia alemana y en otros sectores del catolicismo frente a las acciones en curso para responder por las estructuras de abuso y encubrimiento dentro de la Iglesia católica. ¿Qué está haciendo el Vaticano en atención al problema? ¿Qué piensa alguien que acompaña los esfuerzos del Papa al respecto? ¿Qué exigen quienes creen que todavía hay mucho por delante? A continuación algunas respuestas.

Medidas importantes pero insuficientes

Desde su elección en 2013, Francisco dio continuidad a acciones emprendidas por la Santa Sede en atención a la crisis desatada por la pederastia clerical y el encubrimiento eclesiástico de miles de delitos en distintos países del mundo, entre ellos Estados Unidos, Australia y Alemania. En coherencia con su estilo de gobierno, creó diversas instancias de consulta; entre ellas, el Pontificio Consejo para la protección de menores, entidad de la que hace parte el obispo auxiliar de Bogotá Luis Manuel Alí.

Según el prelado, el nuevo Libro Sexto del Código de Derecho Canónico, que entrará a regir en diciembre y tipifica los abusos sexuales como delitos contra la dignidad, integra la jurisprudencia desarrollada en los últimos años frente a la materia, incluida la que se produjo al final del ministerio de Juan Pablo II y durante los años de Benedicto XVI. Entre otras de las novedades del documento dado a conocer recientemente, Alí señala que se especifican las sanciones y el carácter obligatorio de reparar a las víctimas; que se incluye como formas de abuso el “grooming” y la difusión de imágenes pornográficas; que se concibe que el delito no solamente lo puede llevar a cabo un sacerdote, sino también un religioso y un laico con responsabilidades pastorales; y que las víctimas pueden ser menores de 18 años y personas adultas.

El compromiso de las autoridades eclesiásticas con “quienes afirman haber sido afectados” ya había sido planteado por Francisco en Vos estis lux mundi, un motu proprio de 2019 que exige a los obispos ofrecer asistencia médica, terapéutica y psicológica a las víctimas, “según sea el caso”; y “acogida, escucha y seguimiento, incluso mediante servicios específicos”. El documento también había expuesto el procedimiento a seguir dentro de la Iglesia católica frente a cada denuncia, incluyendo el carácter obligatorio de informar a la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre todo proceso en curso contra algún sacerdote.

Tanto este último texto, como la nueva versión del Código de Derecho Canónico y otros documentos emitidos durante el ministerio de Francisco, asocian los abusos sexuales por parte de miembros del clero a formas de abuso de la autoridad, señalando algunos aspectos del ejercicio del poder dentro de la Iglesia católica como parte de la crisis desatada. El tema ha sido subrayado por investigaciones llevadas a cabo en Australia y Alemania, así como por sectores de la academia que buscan establecer la raíz del problema y sostienen que las medidas emprendidas por el Vaticano son importantes, pero siguen sin ser suficientes para hacerle frente.

El clericalismo como raíz

El informe de 2018 producido a instancias de la Conferencia Episcopal de Alemania afirma que la organización social de la Iglesia católica no es saludable, dado que facilita el abuso y su perpetuación, a falta de mejores mecanismos de control.

El teólogo Carlos Schickendantz, investigador de la Universidad Alberto Hurtado de Chile, se ha ocupado de fuentes por el estilo para señalar que en la raíz de la crisis están el clericalismo y aspectos de la retórica institucional que lo sustenta. En 2017, frente al problema de los abusos, una comisión australiana ya había llegado a la conclusión de que el carácter sistémico de la crisis en el cuerpo eclesial tenía que ver con el clericalismo y otros factores: una imaginería patriarcal, determinadas teologías sobre la Iglesia y el sacerdocio, algunas limitaciones del derecho canónico y una cultura del secreto.

En el conjunto de esos y otros elementos, Schickendantz no solamente ubica al clericalismo como raíz de la crisis, sino también como obstáculo para las reformas impulsadas desde el Vaticano. Por su parte, el abogado chileno Juan Carlos Claret, que ha documentado en su país al menos 362 denuncias de abusos clericales entre 1905 y la actualidad, sostiene que detrás de la negativa dentro de la Iglesia católica a aceptar de manera más amplia que los abusos sexuales revelan el peligro que conlleva el modo como está organizado el ejercicio de la autoridad dentro de la institución lo que se esconde es el miedo a la implicación lógica: transformar la estructura del poder clerical, para que la seguridad de los menores no sea una cuestión de azar, sino que el derecho y la institución garantice su protección. Algo que no se da en el presente, según él, por la perpetuación de la impunidad que trae consigo, además, la posición privilegiada que la Iglesia católica ostenta en muchos países frente a la jurisdicción civil.

Claret, por ejemplo, ha investigado cómo el dinero para comprar el silencio de algunas víctimas en Chile fue movido antes a través de “fundaciones fantasma” de la Iglesia cuya contabilidad no está sometida a fiscalización debido a la Ley de cultos. A su juicio, el proceso constituyente que se lleva a cabo en su país es una oportunidad para reparar los vacíos legales que han convertido al Estado chileno en “cómplice pasivo” de formas de encubrimiento eclesiástico y en responsable por omisión de que no existan suficientes garantías para la protección en el ámbito católico.

El abogado también sostiene que buena parte del material probatorio sobre abusos sexuales por parte del clero y sobre encubrimiento a manos de varios obispos chilenos reposa hoy en el Vaticano, sin que las víctimas ni la opinión pública hayan podido tener acceso a la información que contiene. De ahí que Claret conciba como un antecedente para otros países la sentencia T-091-20 de la Corte Constitucional de Colombia que le ha permitido al periodista Juan Pablo Barrientos acceder a datos provenientes de archivos eclesiásticos donde reposan denuncias contra miembros del clero local.

“Hay alguna información que se puede dar, por supuesto, pero siempre respetando el debido proceso y la confidencialidad de todas las partes”, opina sobre dicha sentencia el obispo auxiliar de Bogotá Luis Manuel Alí. El prelado, que lleva ya muchos años trabajando en el campo preventivo y en el del acompañamiento y atención a víctimas, sostiene que si bien, frente al problema de los abusos, ha habido un crecimiento en la conciencia y en la responsabilidad de los obispos colombianos y de diversos sectores del catolicismo en el país, todavía falta muchísimo más por hacer. “Desearía que no fuera tan lento”, dice Alí, refiriéndose a dicho proceso y reconociendo que la crisis también ha comprometido la credibilidad e imagen de la Iglesia colombiana, así como la confianza de los fieles hacia sus pastores.

“¿Qué tan extendido está el encubrimiento entre los obispos colombianos?”, le pregunté al consejero papal durante una conversación vía telefónica, y he aquí su respuesta: “El encubrimiento ha sido uno de los grandes errores que hemos cometido en la Iglesia en todas las jurisdicciones eclesiásticas”.

Incorporar estándares de buena gobernanza

Si bien Claret, quien acompaña a víctimas de abusos clericales en Chile, considera un avance que abusos por el estilo pasen a ser tipificados como delitos en la nueva versión del Código de Derecho Canónico, critica el lento ritmo de las acciones en respuesta a la crisis generada a nivel mundial y la pervivencia de expresiones que no dejan traslucir la dimensión real del problema.

Tanto él como el teólogo Carlos Schickendantz son de los que sostienen que la Iglesia católica debe incorporar estándares de buena gobernanza como la rendición de cuentas y la toma colectiva de decisiones. A su juicio, el exceso de monarquización y de rezagos de formas feudales de gobierno que dejan a la discreción de los obispos o a su “solicitud pastoral” la reacción frente al problema impiden que se haga más frente a un asunto de salud pública (tal y como cataloga el informe australiano a la crisis de abusos sexuales dentro de la Iglesia).

“La Iglesia es presa de su propia sombra”, sostiene Claret. Schickendantz, igualmente, opina que la reforma estructural del catolicismo es impostergable. Coinciden ambos con quienes creen que no solamente se debe intervenir la conciencia colectiva, sino también el tipo de relaciones dentro de la Iglesia: sus procesos, actividades y funciones, con el fin de que pueda superarse el fracaso institucional, sistémico y global, frente a un asunto puesto sobre la mesa, una vez más, por el cardenal Marx y el papa Francisco, en su reciente intercambio de cartas.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

La veterana activista Marie Collins tacha de “muy decepcionante” la reforma del Código de Derecho Canónico

Miércoles, 9 de junio de 2021
Comentarios desactivados en La veterana activista Marie Collins tacha de “muy decepcionante” la reforma del Código de Derecho Canónico

1535128540_265535_1535135823_noticia_normal_recorte1“No hay ninguna disposición que confirme que alguien será destituido como sacerdote si abusa de los niños”

“Se deja en manos de los obispos individuales el juicio sobre cómo castigan realmente a un sacerdote”

“Un obispo podría decidir que algo es serio, mientras que otro podría decidir que es una ofensa menor”

A la señora Collins la molesta especialmente el apartado que sostiene que se puede reducir la pena del abusador, si el abuso ocurre “en el calor de la pasión”

“Considerar el abuso como una ofensa contra el sexto mandamiento (no cometerás adulterio) es ofensivo e indignante para cualquier niño que haya sido abusado”

“Soy cristiana, soy católica y estoy muy feliz de ver a alguien arrepentido por su ofensa, pero eso no significa que no merezca ser castigado por ello. Parece que no han aprendido nada”

Marx presenta su renuncia al Papa por el escándalo de abusos en Alemania

(Mariecollins.net).-La veterana activista Marie Collins ha expresado su decepción por los cambios en el código penal de la Iglesia Católica anunciados por el Vaticano el pasado martes. “Es un documento muy decepcionante, sin tolerancia cero, sin informes obligatorios”, dijo a Newstalk en el programa de Pat Kenny.

Collins dijo que esperaba que la actitud de la iglesia de que los niños y las mujeres eran “tentadoras” estuviera “muerta y desaparecida”, sin embargo, dijo que esa actitud todavía estaba ahí, y agregó que el Vaticano estaba más atrás que cualquier otra parte de la iglesia.

Partes del Código de Derecho Canónico le “sorprendieron”. Una es que el clero podría ser castigado muy severamente, si no informa internamente a las autoridades eclesiásticas. “Pero no se mencionó en absoluto que tuvieran que informar a las autoridades civiles, así que nada cambió allí tristemente “, dijo la Sra. Collins.

“El problema con esto, desde mi punto de vista, es que se hace un listado sanciones para diversas infracciones y delitos, pero en ninguna parte dice que se aplicarán o que deben aplicarse.

“Lo que realmente me afecta, en lo que respecta al abuso de un menor, es que dice que un sacerdote puede ser destituido de su cargo, puede ser secularizado, cuando el caso lo requiera. Ahora, esa redacción para mí significa que se dejará en manos de los obispos individuales el juicio sobre cómo castigan realmente a un sacerdote, lo que significa que no hay ninguna coherencia o norma en toda la iglesia “, agregó la Sra. Collins.

“Un obispo podría decidir que algo es serio, mientras que otro podría decidir que es una ofensa menor. Al imponer los castigos pueden ser castigados con laicidad, la privación de su cargo o lo que sea. Cuando el Código dice ‘según el caso lo requiera’ y luego no defines qué es lo que requiere un caso, lo dejas al juicio de los obispos individuales y ahí es donde siempre ha estado, no hay cambios, depende de la buena voluntad del obispo”, dijo la Sra. Collins.

‘Calor de la pasión’

Una sección del documento que a la Sra. Collins molesta especialmente es la que sostiene que se podría disminuir una pena, si la ofensa ocurriera ‘en el calor de la pasión’: “Eso realmente no cabe en un documento como éste, en mi opinión”, dijo.

Collins dijo que las advertencias “ensucian” el documento: “Si le quitas los titulares, se ve muy bien, parece que la iglesia está avanzando, pero cuando lo lees en detalle, no es así”.

A su juicio, muchos abusados están enojados con el apartado sobre niños, en el que dice que “si una persona, un sacerdote, comete una ofensa contra el sexto mandamiento del decálogo con un menor, lo comete contra el mandamiento de ‘no cometerás adulterio’. ¿Qué tiene que ver el adulterio con el abuso infantil?

Y añade: “Al decir con un menor, está sugiriendo que el menor es un participante dispuesto o que de alguna manera ha dado su consentimiento. Eso es simplemente inapropiado y no tiene cabida aquí”.

La Sra. Collins señaló que los obispos de Inglaterra y Gales habían presentado una solicitud formal al Vaticano para que no se utilizase ese lenguaje. “Ayer se les preguntó en una conferencia de prensa en el Vaticano por qué lo usaban, y dijeron que era tradición. Eso sólo muestra dónde estamos todavía con el Vaticano“.

“Considerar el abuso contra un niño como una ofensa contra el sexto mandamiento (no cometerás adulterio), es ofensivo para cualquier niño que haya sido abusado, para cualquier persona que haya sido abusada cuando era menor. Es indignante”.

‘Provocativo’

La Sra. Collins también expresó su preocupación con respecto al uso del vocablo provocativo en otro apartado del código. ¿Provocativo? ¿Quién juzga eso? Todavía muestra la mentalidad de que, en el caso de algo con una mujer adulta ‘bueno, ella podría haber sido una tentación’, porque fue muy provocativa. Pero también piensan de esa manera sobre los niños, nada en la redacción muestra ningún cambio de actitud”.

Todo está enfatizando cómo se puede reducir la pena; incluso dice en una sección que si ha habido un juicio penal, se puede pensar que el castigo civil es suficiente y que tal vez no sea necesario más castigo”.

“Los supervivientes a lo largo de las décadas han estado buscando la tolerancia cero y es que cualquier sacerdote o religioso que abusa de un niño ya no sigue siendo sacerdote y hubo una cumbre hace algunos años en Roma con todos los obispos de todo el mundo y la tolerancia cero fue prometida, y no ha aparecido en esta reforma del Código. No hay ninguna disposición que confirme que alguien será destituido como sacerdote si abusa de los niños”, dijo.

Castigos

En opinión de Collins, algunas partes del documento son buenas, como extender el abuso a las imágenes pornográficas y al cuidado personal, pero otras son muy malas, sobre todo en lo que respecta a las sanciones.

Todavía no son obligatorias, todavía depende de un individuo decidir si debe imponerlas o no. En algunos casos, las sanciones no tienen que hacerse públicas y si alguien obtiene una remisión de su sanción, eso tampoco tiene que hacerse público “.

La Sra. Collins dijo que no creía que la iglesia hiciera ningún cambio con el nuevo documento: “En la Iglesia Católica, la ley canónica es el documento definitivo al que se debe acudir: es la regla, es un absoluto. Soy cristiana, soy católica y estoy muy feliz de ver a alguien arrepentido por su ofensa, pero eso no significa que no merezca ser castigado por ello. Parece que no han aprendido nada”, dijo Collins.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

Recordatorio

Las imágenes, fotografías y artículos presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.