Archivo

Entradas Etiquetadas ‘National Catholic Reporter’

Nosotras también nos unimos.

Viernes, 8 de marzo de 2019

58Lo que el Señor espera de ti es que:

Respetes la justicia, ames con ternura y camines humildemente con tu Dios (Miqueas 6,8).

Escucho con sinceridad esta Palabra y le pregunto al Amor ¿cómo  emplear lo recibido, el instrumento cedido el tiempo de mi vida, para que  viva sembrando igualdad, ame con ternura (con simpatía= “sufrir juntos”) y camine con sinceridad ante los ojos de Dios y de las personas?

En esta semana tan significativa y tan importante para la humanidad, nos queremos unir, desde esta página, al clamor de millones de personas que estos días,  tenemos un mismo sentimiento. Podemos expresar de muchas maneras nuestra radical disconformidad con todo lo que el patriarcado ha sembrado y sigue sembrando.

Nosotras, como mujeres consagradas, nos hemos comprometido de dos maneras muy radicales que han conllevado cambios también radicales y muy difíciles de asumir:

-dejar de pertenecer a una institución subordinada al poder institucional para pertenecer a una comunidad de iguales, no canónica, que con su vida y libertad de expresión, puede ser más libremente, parte del cambio.

-dedicar todo nuestro tiempo y talento, a educarnos y educar nuestra mente y corazón para que la rabia y el dolor por toda la injusticia se convierta en energía positiva, transformadora. Me viene la imagen de una catarata de agua potente, que canalizada, da energía para la vida a las personas que se conectan a esa corriente.

Este segundo compromiso está tomando forma, estos días, en la organización de un Seminario que ofreceremos en España a finales de octubre (fecha por confirmar): MUJERES QUE HACEN HISTORIA.

 

En el vídeo hay teólogas, escritoras, educadoras, activistas… nos unimos como predicadoras y blogueras: tenemos tres blogs que son nuestro altavoz, desde el silencio y la realidad.

Nuestra nueva comunidad es SFCC: Sisters For Christian Community. Y una referencia periodística, en inglés un periódico digital católico liberal: NCR (National Catholic Reporter) siempre al día, y muy especialmente una pestaña Global Sisters Report: información exhaustiva del trabajo de montones de comunidades religiosas de los cinco continentes.

Gracias hermanas por vuestras vidas de trabajo por la justicia desde vuestras capacidades, por canalizar vuestro celibato en un amor incondicional con tod@s y por caminar en la humildad del Reino: decir la verdad sin tregua.

Carmen Notario Ajuria y Magdalena Bennásar Oliver SFCC

 Fuente Fe Adulta

General, Iglesia Católica ,

Dos tercios de los católicos del mundo creen que la doctrina sobre la homosexualidad debe cambiar

Martes, 9 de octubre de 2018

soy-homosexual-tengo-hijos-soy-catolico1Católicos LGBT reclaman al Sínodo plena igualdad en dignidad y derechos

“Pasaron 500 años hasta que la Iglesia se disculpó con Galileo: no podemos hacerle esto a la gente LGBT”

(Cameron Doody).- Esta semana empezó en Roma el Sínodo de los Jóvenes. Para aprovechar este gran acontecimiento en la vida de la Iglesia, Equal Future (“Futuro igual“), una coalición de un centenar de grupos de católicos LGBT en más de 60 países, ha presentado una campaña a través de la cual los fieles gays pueden ponerse en contacto con su delegado a esta cumbre de obispos de todo el mundo para hacerles llegar sus experiencias como creyente homosexual.

“Es una oportunidad para subrayar el daño” que los católicos hacen a menudo a los homosexuales tanto dentro como fuera de la Iglesia y “hacer a la gente reflexionar sobre qué quiere hacer al respecto”, dijo un representante de la campaña, Tiernan Brady, presentando la misma en las páginas del National Catholic Reporter. El propósito, continuó el irlandés, es aprovechar un momento “que solo se da una vez por generación”, como es un Sínodo –“lo más parecido que tiene la Iglesia a un proceso democrático”– para que la jerarquía haga un verdadero examen de conciencia acerca de cómo la Iglesia trata al colectivo gay, transgénero y queer.

Subrayando que con esta iniciativa Equal Future no pretende empezar una discusión “gay versus Dios”, Brady explicó que más bien se trata de “la realidad del daño que se está haciendo a gente de toda la sociedad”, y de como “la Iglesia, como un líder importante en el mundo, puede hacer algo poderoso para ponerle fin” a estos daños. El irlandés añadió que una de las razones por las que se quería sumar a la campaña fue todos “los defensores católicos increíbles de la igualdad LGBT que hay”, y su deseo de ayudar a “darles una plataforma”.

equal-future-1

“La Iglesia no va a desaparecer, y tampoco lo van a hacer los gays, con lo que la cuestión no es la de cómo un lado va a destrozar al otro: esto no tiene ningún sentido”, apuntó Brady. “Ganar no será vencerle al otro lado. Ganar será persuadir a la gente, y se trata de cómo creamos el tono y el espacio para que esto suceda”.

Aunque Equal Future tiene como meta a largo plazo estimular una“conversación grande” acerca de las reglas, doctrinas y tono que ha adoptado la Iglesia en cuanto a los LGBT, por ahora, explicó Brady -en el contexto del Sínodo- la idea es lograr de la jerarquía el reconocimiento de que la gente LGBT “tiene derecho al mismo respeto y dignidad y las mismas aspiraciones en la sociedad como cualquier otro”. A este fin, la plataforma presentará durante el curso del Sínodo los resultados de una encuesta de fieles de todo el mundo acerca de la cuestión LGBT: el cual, adelantó Brady, revelará que hasta dos tercios de los católicos en todo el mundo creen que la doctrina ha de cambiar. (Pincha la imagen siguiente para ampliarla)

acerca-de-equal-future

“La cuestión es la de cómo cambiamos nuestro enfoque y nuestras reglas para reflejar la realidad”, comentó Brady acerca de la conclusión cada vez más aceptada por la ciencia de que ser gay es una condición natural.

“Fueron 500 años hasta que la Iglesia se disculpó a Galileo – no podemos hacerle esto a la gente LGBT”, observó el irlandés. “Lo que vemos que es que los católicos son uno de los grupos religiosos más propensos a apoyar la igualdad de dignidad de la gente LGBT”, concluyó, añadiendo que aunque “la gente en la Iglesia se ha movido y se está moviendo… la jerarquía tiene que ponerse al corriente con su grey en este asunto”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

Padre Gregory Greiten: “¡Soy sacerdote y sí, soy gay!”

Jueves, 21 de diciembre de 2017

gregory-greiten-cUn cura estadounidense sale del armario en mitad de la misa

“Abrazaré a la persona que Dios me creó a ser”, declara el padre Gregory Greiten

Un sacerdote católico de Milwaukee, Gregory Greiten, sale del armario como homosexual con el consentimiento de su arzobispo y la aprobación de sus feligreses, defendiendo que la iglesia debe abandonar su postura homofóbica.

Cansado de disimular, reprimirse y mantener en secreto su orientación sexual un sacerdote católico, Gregory Greiten, decide revelar que es homosexual a su congregación de la Parroquia St. Bernadette, en Milwaukee, el pasado domingo, 17 de diciembre. Lejos de ser rechazado, la respuesta es una gran ovación por parte de sus feligreses.

(Cameron Doody).- “¡Soy sacerdote y sí, soy gay!”. Con este anuncio, que vino en mitad de su homilía dominical y que fue recibido con una gran ovación por sus feligreses, el sacerdote católico de Milwaukee Gregory Greiten salió del armario.

El cura confesó su homosexualidad en la iglesia de St. Bernadette este pasado domingo 17, y también escribió una tribuna en el National Catholic Reporter, publicada este lunes 18, en la que explica su decisión de tomar este paso.

Greiten quiere ser, en sus propias palabras, un modelo a seguir para los demás sacerdotes que son homosexuales. «Me siento más libre hoy en mi vida de lo que realmente me sentí en los años precedentes. Si podemos aportar ese tipo de honestidad e integridad en la vida de otros, mi historia de salir del armario ha valido la pena», declara el reverendo, que a sus 24 años ya era consciente de su orientación sexual, pero prefiere no revelarla al haber sentido ya la llamada para convertirse en sacerdote, llegando incluso a superar una crisis en la que estuvo a punto de suicidarse. «Estaba literalmente en una ventana, y quería saltar del quinto piso de un edificio hacia el asfalto de abajo. Ese fue el punto más bajo», asegura.

Según su punto de vista, de esta manera contribuye a romper el silencio de las personas homosexuales dentro del clero y que puedan reclamar su propia voz, asegurando que  “Abrazaré a la persona que Dios me creó a ser”, escribió el sacerdote. “En mi vida y ministerio sacerdotales, yo, también, te ayudaré, seas homo o heterosexual, bisexual o transgénero, a ser tu yo auténtico: a estar plenamente vivo viviendo según la imagen y semblanza de Dios que eres“.

Greiten asimismo afirmó que con su decisión de revelar su homosexualidad quiere juntarse a “los pocos curas valientes que han corrido el riesgo de salir de las sombras y escoger vivir en la verdad y la autenticidad”.

Gregory Greiten además escribió que la Iglesia necesita modelos de conducta saludables para los sacerdotes que están luchando para reconciliarse con su orientación sexual.

En su artículo, Greiten culpa a la postura silenciosa de la iglesia sobre los sacerdotes homosexuales lo que les aboca a una vida de vergüenza, reclamando que la Iglesia necesita modelos de conducta saludables para aquellos que luchan para reconciliarse con su orientación sexual y llegar a un acuerdo entre su vocación sacerdotal y su orientación sexual. Según un estudio publicado hace sólo tres meses, los casos de abusos sexuales a menores en la iglesia se producen como consecuencia de la combinación del celibato y la homofobia.

La postura de la Iglesia sobre los sacerdotes homosexuales “sólo perpetúa una vergüenza tóxica y un secretismo sistemático”, denunció el cura. En vez de fingir que no existan o de condenarlos, añadió, la Iglesia debe proponer “ejemplos auténticos de curas homosexuales y célibes sanos y equilibrados” a todos los que se están enfrentando a su propia identidad sexual”.

El arzobispo de Milwaukee, Jerome Listecki, declaró en un comunicado publicado el lunes que desde la archidiócesis “apoyamos al padre Greiten en su recorrido personal y su revelación de la historia en la que llega a entender y a vivir con su orientación sexual” confirmando que Greiten le había consultado antes de hablar públicamente de su orientación sexual:  “Tal como la Iglesia enseña, aquellos que tienen atracción a personas del mismo sexo se les ha de tratar con comprensión y compasión”, puntualizó Listecki. Palabras que están en consonancia con lo que predica el padre James Martin en su libro Construyendo un puente: cómo la Iglesia Católica y la comunidad LGBT pueden entrar en una relación de respeto, compasión y sensibilidad.

Fuente Religión Digital

General, Historia LGTB, Iglesia Católica , , , , , , ,

La decisión de algunos obispos estadounidenses de prohibir o limitar funerales a quienes convivan con parejas del mismo sexo causa controversia interna

Sábado, 2 de diciembre de 2017

2171032_n_vir1Funeral del joven gay chileno asesinado Wladimir Sepúlveda

En los últimos meses, dos decisiones muy duras de obispos estadounidenses han encontrado una fuerte oposición dentro de la propia Iglesia católica. En junio, el obispo de Springfield (Illinois) prohibía los funerales para quien viviera en pareja con otra persona de su mismo sexo. Más recientemente, la diócesis de Madison (Wisconsin) ha publicado unas recomendaciones sobre los funerales de personas que vivan en pareja con personas de su mismo sexo en las que indica que deben abordarse de forma muy discreta para evitar el “escándalo”. La noticia, sin embargo, ha provocado fuertes reacciones de rechazo dentro de la propia Iglesia estadounidense, que incluyen además a figuras de relieve, como el sacerdote jesuita James Martin, de quien ya hemos hablado en esta página.

El pasado junio se difundía una decisión del obispo de Springfield (Illinois), Thomas John Paprocki, muy dura hasta para criterios conservadores. A las ya prohibiciones de bendecir a parejas del mismo sexo o de su admisión a la comunión, se unía la negativa a que una persona en riesgo de muerte recibiera los últimos sacramentos salvo que “se arrepintiera”. Más aún, la prohibición se extendía a los funerales: “A menos que dieran algún signo de arrepentimiento antes de su muerte, las personas fallecidas que hayan vivido públicamente en una relación con alguien de su mismo sexo, causando escándalo público a los fieles, quedarán privadas de ritos funerales”.

La decisión provocó una respuesta adversa notablemente amplia. Por ejemplo, Fortunate Families, una red de familias católicas con hijos LGTB, emitió un comunicado en el que acusaba al obispo Paprocki de no tener sensibilidad pastoral: “Al negar a las personas LGTB la recepción de la comunión y ritos funerales, usted de hecho los está excomulgando (…) ¿Estar en un matrimonio con alguien del mismo sexo está al mismo nivel que una persona que niega el Credo?”. Destacó especialmente la reacción del padre James Martin, jesuita y redactor jefe de la revista America, una de las publicaciones católicas más importantes de Estados Unidos. Ya hemos tenido ocasión de hablar de él en esta página, pues ya se ha pronunciado en varias ocasiones a favor del colectivo LGTB, en particular a propósito del atentado de Orlando y de la publicación de un libro donde invitaba a “tender puentes” entre la Iglesia católica y la comunidad LGTB. En esta ocasión, en una publicación en su perfil de Facebook, Martin señaló la incongruencia de aplicar criterios tan severos a las parejas del mismo sexo y no a otras situaciones que, doctrina en mano, son también “irregulares”: “Si los obispos prohíben a miembros de matrimonios del mismo sexo recibir un funeral católico, también tienen que ser coherentes. Debemos prohibir también a católicos divorciados y vueltos a casar a quienes no se les han concedido anulaciones; a mujeres u hombres que han tenido un hijo fuera del matrimonio; a miembros de parejas heterosexuales que viven juntas antes del matrimonio, y a cualquiera que use métodos de control de natalidad. Pues todos ellos también están contra la enseñanza de la Iglesia. Más aún deberán prohibirlos a cualquiera que no cuide a los pobres que no cuide el medio ambiente a cualquiera que apoye la tortura, pues también son doctrinas de la Iglesia. Más fundamentalmente, deben prohibirlos a la gente que no se comporte con amor, que no perdone y que no tenga misericordia; pues estas cualidades representan las enseñanzas de Jesucristo, son las mas fundamentales de todas las enseñanzas de la iglesia. Poner el foco solo en las personas LGTB sin un foco similar el comportamiento moral sexual de las personas heterosexuales es, en palabras del catecismo, un signo de discriminación injusta”.

Con todo, la reacción más dura, como en su momento recogimos, vino de Michael Sean Winters, del National Catholic Reporter (otra prominente publicación católica), quien pidió directamente a la destitución del obispo: “El motu proprio Come una mare amorevole se publicó en respuesta a la necesidad de retirar obispos que habían sido negligentes en el manejo de las alegaciones de abusos sexuales por parte del clero, pero el texto no limitaba su alcance a este único asunto. Cuando un obispo malinterpreta tanto la cultura como el Evangelio, por no hablar de su papel como obispo, de tal manera que emite un decreto como el que Paprocki ha emitido, demuestra que está tan desquiciado que no puede dirigir una iglesia local. Antes de que haga más daño, debe dimitir o ser despedido”, afirmaba con dureza.

La diócesis de Madison sigue los pasos de Springfield

Más recientemente, otra diócesis que ha tomado una decisión similar ha sido la de Madison (Wisconsin), gobernada por el obispo Robert Morlino. El vicario general, monseñor James Bartylla, ha informado a los sacerdotes en una nota sobre las nuevas pautas en los funerales católicos, que contiene una sección titulada “Consideraciones sobre los ritos funerales para una persona en una unión homosexual”. En ella queda claro que lo que preocupa es el “escándalo”: “El principal problema está en el escándalo y la confusión. La tarea pastoral por tanto es la de minimizar el riesgo de escándalo y confusión a la vez que se está disponible para el fallecido y la familia. Si la situación lo requiere (…) se podrán denegar ritos funerales a pecadores manifiestos en quienes es escándalo público para los fieles no puede evitarse. Si hay duda, se habrá de consultar al ordinario del lugar [el obispo] y seguir su juicio”.

Entre las razones para negar el rito se cita por ejemplo que el fallecido o su pareja fuesen “promotores del ‘estilo de vida gay’”. Haber mostrado en vida algún signo de activismo o de no haber aceptado la enseñanza oficial hace así al fallecido susceptible de no recibir un funeral. Las indicaciones incluyen una serie de preguntas que ha de hacerse el sacerdote en cada caso concreto: “Para minimizar el escándalo, ¿debería haber solo una breve celebración de la Palabra en la funeraria? ¿O quizá un oficio frente a la tumba? Quizá podría ofrecerse una misa funeral con o sin mención explícita del nombre del fallecido o de la ‘pareja’, en la parroquia o incluso en otra parroquia (para evitar el escándalo), con o sin miembros de la familia”. Pero la nota va aún más allá, al plantearse como un “gran riesgo de escándalo y confusión”, el que aparezca el nombre del sacerdote o la parroquia en cualquier esquela u obituario “público (por ejemplo, periódico) o semi-público [sic]”. Tampoco puede haber referencia al compañero viudo en nada publicado por la parroquia, ni ninguna referencia a la “unión no natural”. Igualmente, se aconseja “mantener al mínimo el compromiso del sacerdote o diácono (por ejemplo, limitado a un sacerdote o diácono y en los momentos meramenete esenciales de un oficio o rito, si lo hay)”. En otras palabras, se puede rezar por el fallecido, pero sin que no se note mucho.

Estas indicaciones han vuelto a causar controversia, como ya sucediese con las de Springfield. De nuevo, James Martin se ha pronunciado con claridad: “El problema, como indico en Building a Bridge [su libro a favor del acercamiento entre la Iglesia y el colectivo LGTB antes mencionado] es que estas enseñanzas casi siempre se aplican de manera selectiva. Esto es, no hay un foco equivalente en la moralidad sexual de los católicos heterosexuales en el momento de sus funerales (por ejemplo, ¿estaba él o ella divorciado y casado de nuevo sin anulación? ¿Estaban viviendo juntos antes del matrimonio?). Tampoco se pone bajo tal microscopio la moralidad de los profesores de escuela católicos (por ejemplo, ¿está él o ella viviendo con una pareja antes del matrimonio?). El foco puesto exclusivamente en las personas LGTB y su moralidad sexual, sin un foco equivalente en la moralidad sexual (o moralidad en general) de los católicos heterosexuales, constituye lo que el catecismo denomina ‘discriminación injusta’ (2358)”.

En definitiva, si las decisiones de obispos como los de Springfield o Madison dejan bien claro que persisten actitudes fuertemente discriminatorias dentro de la Iglesia católica, también parece confirmarse que en Estados Unidos hay una creciente contestación interna, que contrasta con lo que sucede en en otros lugares, como España, donde afirmaciones fuertemente discriminatorias de otros obispos no cuentan por el momento con oposición significativa de voces católicas “autorizadas”. Veremos si eso cambia en el futuro.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Piden la destitución del obispo de Illinois por negarse a oficiar funerales para fieles gays

Jueves, 29 de junio de 2017

5421ab9000df8-preview-620Cuando alguien escupe esta crueldad y demuestra tanta homofobia ¿qué esconde en su interior?.Y Francisco sigue manteniendo a obispos homófobos como este personaje… Y eso se llama complicidad…

Una decisión “discriminatoria”, “trágica” y moralmente “obscena”

Este cruel “abuso espiritual” de Thomas Paprocki le incapacita para liderar su Iglesia

(Cameron Doody).- Lluvia de críticas a Thomas Paprocki, obispo de Springfield, Illionois, por decretar que se impida a los fieles gays recibir los sacramentos de la Iglesia, incluidos los ritos funerarios. Un dictamen absolutista que algunas de las voces más influyentes en la Iglesia estadounidense han tachado de “discriminatorio”, “cruel”, “abuso espiritual”, “trágico” y moralmente “obsceno”, y merecedor de que el prelado sea inmediatamente destituido de su cargo.

El primero en criticar el decreto de Paprocki, emitido la semana pasada, fue Robert Shine, el editor asociado del respetado servicio pastoral a católicos LGBT, el New Ways Ministry. En un blog colgado en la web de dicha organización, Shine cargó contra el obispo de Springfield, declarando que su negativa a que se celebren entierros católicos para personas que habían estado en relaciones “objetivamente inmorales” con parejas del mismo sexo equivale a “discriminación”.

“Es discriminación apuntar a personas LGBT cuando, en cierto sentido, todos los católicos podrían ser calificados como ‘pecadores manifiestos'”, escribió Shine, refiriéndose a la etiqueta que Paprocki aplicó a los gays en su decreto.

“Es cruel sugerir que personas quienes, por los dictados de su conciencia, han entrado en matrimonios del mismo género deben de ser identificados de manera uniforme con apóstatas y herejes”, añadió, manifestando a la vez que “raya en el abuso espiritual decir… a los católicos LGBT que, si se adhieren a una doctrina fundamental de la Iglesia y siguen a sus conciencias bien formadas, pueden ser castigados por las autoridades eclesiales”.

“En un momento cuando un número cada vez mayor de líderes de la Iglesia, con el Papa Francisco a la cabeza, están abriendo las puertas a las personas LGBT y sus familias, es trágico que el obispo Paprocki haya elegido actuar de forma tan dañina, apostilló Shine.

El ilustre jesuita James Martin, quien acaba de escribir un valioso libro sobre el auténtico acercamiento a personas gay que ha de acometer la Iglesia por imperativo evangélico, también se sumó al carro de críticas a Paprocki.

“Si los obispos vetan a personas en matrimonios del mismo sexo a que reciban un funeral católico”, plasmó Martin en su página de Facebook, “también tienen que ser consistentes” con otros fieles. Hay muchos otros pecados más serios contra cuyos perpetradores la Iglesia no toma ninguna medida tan draconiana como denegarlos los ritos funerarios: el pecado de no cuidar del más necesitado, por ejemplo, o de no cuidar del medio ambiente. Centrarse en denegar los sacramentos solo a las personas LGBT, por tanto -y según el jesuita- no es solo “una señal de una discriminación injusta” sino también contraria al mismo Catecismo.

Quizás las palabras más fuertes contra el obispo de Springfield, sin embargo, han venido de Michael Sean Winters, comentarista de renombre del National Catholic Reporter, quien directamente ha llamado a la destitución de Paprocki de acuerdo con las provisiones relativas a los obispos “negligentes” contenidas en el motu proprio del Papa Francisco Como una madre amorosa.

“El decreto están tan en desacuerdo con la dirección en la que el Papa Francisco está intentando llevar a la Iglesia”, escribe Winters –“tan excesivo en su percepción del significado cultural del matrimonio gay, y tan contrario al ejemplo de Jesús presentado en los Evangelios”- “que merece la sanción de destitución del cargo [episcopal] propuesta en el motu propio”.

Sobran razones, para Winters, para que el Papa tome semejante medida contra Paprocki, sobre todo porque la decisión del obispo manifiesta una ignorancia pastoral total acerca del significado de un funeral.

Tal acto, para el comentarista, “se trata tanto de la familia afligida como del difunto”, con lo que “es moralmente obsceno que a una familia en luto -cuyo parecer sobre el matrimonio gay puede ni siquiera ser conocido, pero que ha sufrido una pérdida- se la haga sufrir aún más dolor porque el obispo Paprocki quiere ganar una batalla en las guerras culturales“.

“Cuando un obispo malentiende tanto la cultura como el Evangelio”, zanja Winters -“por no decir nada del papel del obispo”- “ha demostrado que está tan alterado que no puede liderar una iglesia local. Antes de que haga más daño, debe dimitir o ser despedido”.

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , ,

El papa afirma que la Iglesia debe pedir disculpas a los homosexuales. ¿Nuevo gesto mediático o inicio de un viraje?

Domingo, 17 de julio de 2016

la-iglesia-y-los-gaysAunque dimos ya la noticia en su momento, nos parece muy interesante traer al blog este post de Dosmanzanas con reflexuiones y reacciones…

Ha pasado ya un tiempo desde las últimas declaraciones del papa sobre la necesidad de que la Iglesia católica pida perdón a los gais, que tuvieron importante repercusión en medios generalistas. Merece la pena recuperar sus palabras, relacionadas con otras declaraciones aun más explícitas del cardenal Reinhard Marx, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, considerado uno de sus más estrechos colaboradores. Y es que las palabras de ambos no han dejado de causar reacciones en el seno de la Iglesia. El debate sobre si asistimos a meros gestos mediáticos sin repercusión real o si se trata de una manera paulatina de variar el rumbo bajo la apariencia de que nada cambia vuelve a estar sobre la mesa.

Las declaraciones de Francisco tuvieron lugar a finales de junio, durante el regreso al Vaticano después de su reciente viaje a Armenia. Ante la pregunta de un periodista, el papa reconocía que la Iglesia católica debía pedir perdón a los gais, si bien lo hacía dentro de un contexto más amplio, en el que incluía a diversas realidades: “Creo que la Iglesia no solo debe pedir disculpas… a una persona homosexual que ofendió, sino que hay que pedir perdón a los pobres, a las mujeres que han sido explotadas, a los niños obligados a trabajar, pedir perdón por haber bendecido tantas armas”.

Lo que muchos medios no explicaron, o lo hicieron de forma superficial, es que en realidad estas declaraciones fueron la reacción del papa a otras declaraciones, bastante más explícitas, que días antes había hecho en Irlanda el cardenal Reinhard Marx, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, arzobispo de Munich y Frisinga y uno de los más estrechos colaboradores de Francisco. En ellas, Marx reconocía con mayor severidad la necesidad de pedir perdón: “La historia de los homosexuales en nuestra sociedad es una historia pésima porque hemos hecho mucho para marginarlos. No hace tanto tiempo de ello, y por tanto como Iglesia y como sociedad debemos pedir perdón”. Pero hubo más, pues el cardenal alemán señaló que las relaciones de fidelidad entre personas mismo sexo deben valorarse positivamente: “Tenemos que respetar las decisiones de las personas. Tenemos asimismo que respetar, como dije en el primer sínodo —algunos estaban consternados pero yo creo que es normal— no se puede decir que una relación entre dos hombres, si son fieles, que esto no es nada, que no tiene ningún valor”.

Marx, incluso, llegaba a asegurar que el Estado “debe establecer regulaciones para los homosexuales para que tengan los mismos, o parecidos, derechos… pero el matrimonio ya es otra cosa”. El presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, en este sentido, se mostraba partidario de reconocer jurídicamente las parejas del mismo sexo, aunque diferenciándolas del matrimonio entre un hombre y una mujer, “personas que están abiertas a dar vida para la siguiente generación”. “Nosotros en la Iglesia no debemos oponernos”, afirmó. Palabras con las que el cardenal Marx sigue la línea de otros obispos de habla alemana que han hecho declaraciones más avanzadas en materia LGTB, como el arzobispo de Berlín, el Cardenal Rainer Maria Woelki, o el cardenal austriaco Christoph Schönborn, arzobispo de Viena. Aunque el más audaz fue Franz-Josef Bode, obispo de Osnabrück, quien llegó a defender la posibilidad de bendecir a las parejas del mismo sexo.

Reacciones

Como era de esperar, las declaraciones del papa, con origen precisamente en las palabras de Marx, han generado todo un rosario de reacciones, sobre todo en los Estados Unidos, el país donde posiblemente es más visible la realidad LGTB entre los católicos, junto con Alemania. Algunas han sido críticas. Jamie Manson, del National Catholic Reporter, señala por ejemplo en un comentario personal en su perfil de Facebook que “el papa quiere que la Iglesia pida perdón a las personas gais por marginarlas, a la vez que apoya la enseñanza del catecismo sobre la homosexualidad. No puedes pedirle perdón a la gente y a la vez reafirmar la doctrina que les hace daño. Eso es puramente disfuncional, cuando no directamente abusivo”.

Otros las han recibido con mayor comprensión. Michael Sean Winters, también columnista del National Catholic Reporter, ha señalado que lo llamativo es, precisamente, que no incluyan matizaciones: “Los comentarios del papa Francisco contrastan nítidamente con aquellos que ponen toda suerte de matizaciones en su afirmación de la dignidad, incluso la humanidad, de las personas gais (…) Las palabras del papa contrastan con la reticencia de muchos obispos para siquiera pronunciar las palabras ‘gay’ o ‘lesbiana’. Es casi imposible sobreestimar el grado al que la obsesión jansenista con temas sexuales ha distorsionado la predicación del Evangelio (…) Puedes explotar a los trabajadores, puedes degradar el medio ambiente (…) pero mientras te opongas a ‘aquellos que experimentan atracción a los de su mismo sexo’, se te etiqueta de ortodoxo”. Por su parte, el jesuita Thomas Reese, presidente de la comisión estadounidense sobre libertad religiosa en el mundo, señaló en The New York Times que: “hay mucha gente en el Vaticano a la que no le gusta que la Iglesia reconozca que alguna vez hemos hecho algo mal… Con los gais esto es especialmente importante porque siguen siendo perseguidos”.

Mención aparte merecen los colectivos LGTB cristianos. De nuevo, las reacciones más significativas vienen del ámbito anglosajón. Quest, una asociación británica de católicos LGTB con varias sedes en Reino Unido, señala que las declaraciones del papa constituyen un importante cambio de rumbo, pero añade que con todo “las palabras no bastan”. Por su parte Fortunate Families, una red estadounidense de madres y padres católicos de hijos LGTB, emitió un comunicado en el que afirmaba que: “sí, los católicos y otras iglesias cristianas han marginado a nuestros hijos, y merecen una disculpa, pero mucho más merecen un acercamiento a ellos que los haga sentirse bienvenidos en nuestras iglesias. Las palabras ‘objetivamente desordenada’ e ‘intrínsecamente malas’ han dado munición a quienes quieren hacerle daño a nuestros hijos, y cuando son internalizadas generan un insano autodesprecio. Una parte significativa de esta disculpa debería ser la de dejar de usar ese lenguaje. Sentirlo y pedir perdón debe dar como resultado un cambio en la política de la Iglesia”.

¿Mero gesto mediático, otra vez?

Cabe conjeturar, en cualquier caso, si asistimos a nuevos gestos mediáticos que esconden el inmovilismo de siempre, o si habrá algo más. Circula por Roma una broma que dice de alguien que “tienes más peligro que el papa en una rueda de prensa”. Y es que, además de lo imprevisible de algunas de sus intervenciones, estas parecen ir siempre más lejos de lo que luego se confirma en las declaraciones oficiales. Desde luego, la interpretación de estos gestos está abierta a debate, y la desconfianza surge de hecho desde entornos antagónicos: si desde la militancia LGTB (cristiana o secular) se es escéptico sobre el alcance real de estos gestos, desde los entornos conservadores se teme que estas declaraciones “informales” representen el inicio de un viraje que con el paso del tiempo acabe llevando a la Iglesia en una dirección distinta a la que desean.

Lo cierto es que a fecha de hoy no ha habido el más mínimo cambio doctrinal, y las palabras de Francisco bien podrían quedar en el olvido más absoluto con el próximo papa. No en vano, algunos dan por hecho que el periodo de Francisco será solo un paréntesis. El que jerarcas del nivel del cardenal Cañizares en España puedan seguir haciendo declaraciones abiertamente ofensivas hacia la realidad LGTB no es, desde luego, tranquilizador.

Esperemos que tengan razón quienes creen que el viraje, todavía pequeño, es irreversible. En un contexto más amplio que el LGTB, el articulista Pedro Castelao, aprovechando el símil, señalaba que “los cambios en el puente de mando y en cubierta están llegando a la sala de máquinas. Es cierto que hay resistencias en la cadena de transmisión y que muchas de las órdenes que salen del puente se extravían por el camino, pero también lo es que la decisión del capitán ha sido enérgica e inequívoca: ¡la Iglesia debe soltar amarras y navegar en dirección a las tierras periféricas! (…) Cuando miramos atrás —dos años no son nada— aún vemos el puerto que acabamos de abandonar y de él aún nos alcanza cierto olor a agua estancada y pescado podrido. ¡Aún hay tanto que limpiar! Temporales vendrán todavía, pero junto con su furia incontrolable traerán también ese aire puro y limpio que renovará la viciada atmósfera eclesial”. Será el tiempo el que confirme si está en lo cierto.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , ,

Un matrimonio de dos hombres católicos, personas del año para la principal publicación católica de Estados Unidos

Sábado, 2 de enero de 2016

@mx_595Un matrimonio de dos hombres, Greg Bourke y Michael DeLeon, han sido nombrados personas del año por el National Catholic Reporter, una de las publicaciones católicas más prestigiosas de Estados Unidos. Michael y Greg son participantes activos de la parroquia de Nuestra Señora de Lourdes en su ciudad y además fueron una de las parejas participantes en la demanda que llevó a la legalización del matrimonio igualitario en todo el país.

Llegados al final del año, llegan las habituales recopilaciones de noticias y, en especial, las propuestas de “personas del año”. Entre todas ellas, queremos destacar la del National Catholic Reporter, que ha señalado como personajes del año a un matrimonio de dos hombres, Greg Bourke y Michael DeLeon. Pareja desde hace 33 años, Bourke y DeLeon residen en estos momentos en Louisville (Kentucky) y tienen dos hijos. Son además católicos practicantes y miembros activos de la parroquia de Nuestra Señora de Lourdes en Louisville desde hace 28 años. En 2004, viajaron a Ontario, en Canadá, para contraer matrimonio. La pareja fue una de las que presentaron ante el Tribunal Supremo la demanda que desembocó en la sentencia que el pasado junio extendió el matrimonio igualitario a todo el territorio de los Estados Unidos.

En un largo editorial, la publicación religiosa estadounidense explica sus motivos. El texto señala, en primer lugar, que la legalización del matrimonio igualitario será un acontecimiento histórico que se estudiará en el futuro. Tampoco le cabe duda del enorme impacto que tendrá entre los católicos estadounidenses. El editorial presenta, en este sentido, las diferentes visiones sobre este impacto. Si algunos, como el arzobispo de Filadelfia Charles Chaput, hablan de “consecuencias dolorosas”, otros dudan de que vaya a ser así, invitan a la serenidad y están incluso abiertos a ver los posibles beneficios, sobre todo en relación a las personas LGTB que viven en el seno de las comunidades católicas. Esta última es, de hecho, la posición del Reporter.

Greg y Michael, junto sus hijos, constituyen precisamente uno de los ejemplos que, a juicio del Reporter, invita a apreciar esos efectos beneficiosos: “Una pareja católica que puede contar la historia de los beneficios del matrimonio entre personas del mismo sexo —y así lo hacen— es la de Greg Bourke y Michael DeLeon (…) Desde cualquier punto de vista, se han hecho vitales para su comunidad”. Citando una entrevista que les hicieron en The Huffington Post en marzo, el Reporter destaca cómo los periodistas los encontraron de voluntarios tomando pedidos de comida en una actividad parroquial, y señala asimismo las palabras del párroco: “Sencillamente, son buena gente, y de eso al final va todo el asunto, ¿no?”. Una visibilidad que ha sido uno de los factores determinantes para ser nombrados personas del año. El otro ha sido su papel como demandantes ante el Supremo. “Por su papel histórico como demandantes en Obergefell v. Hodges y por su testimonio público y creyente como gais católicos, nombramos a Greg Bourke y Michael DeLeon personas del año del National Catholic Reporter”, concluye el editorial.

El National Catholic Reporter es una de las publicaciones católicas más prestigiosas de los Estados Unidos. Aunque no esté orgánicamente vinculada a la Iglesia católica, su influencia en el país norteamericano y más allá es indudable. Por ello, su decisión resulta muy significativa, aunque no deja de ser coherente con su tradicional línea de apertura a la realidad LGTB. Ya hace un tiempo la publicación se pronunció, por ejemplo, a favor de la permanencia de los trabajadores en instituciones católicas que estuvieran casados con otra persona de su mismo sexo (en 2015, al menos 10 personas perdieron sus trabajos en instituciones católicas de Estados Unidos por ese motivo).

Discriminados, pese a todo, por su iglesia

Esta defensa de la no discriminación hacia las personas LGTB en la iglesia católica tiene también relevancia para Greg y Michael. Y es que ser miembros activos y respetados de su parroquia no los ha librado de ser discriminados. En su caso, debido a la pertenencia de Greg a los Boy Scouts. Hace cuatro años Greg fue retirado de su posición de líder de tropa debido a su matrimonio con Michael. Durante ocho años había sido voluntario en la tropa donde estaba su hijo, seis de ellos como líder. Precisamente, el eco mediático que obtuvo su caso fue lo que atrajo la atención a quienes, por entonces, buscaban personas que se ofreciesen como demandantes en la causa que, años más tarde, dio como fruto la legalización del matrimonio igualitario.

Este año 2015, cuando los Boy Scouts levantaron la prohibición, Greg quiso recuperar su puesto. Sin embargo, permanece en vigor una cláusula que permite que ciertas ramas ligadas a comunidades religiosas tengan sus propias reglas de pertenencia. Aprovechando esto, el obispo de Louisville, Joseph Kurtz, ordenó a todos los sacerdotes de su diócesis que no aceptaran a personas abiertamente homosexuales como líderes, lo que ha impedido que Greg pueda volver a ser líder de tropa en los Scouts.

En definitiva, si la visibilidad de Greg y Michael ha dado frutos en la sociedad civil con el reconocimiento de su matrimonio, en la iglesia a la que pertenecen siguen siendo personas discriminadas. En el campo religioso, y a pesar de su posición más bien privilegiada (son voluntarios y no dependen de la iglesia para mantener sus puestos de trabajo), Greg y Michael tienen aún mucho camino por delante. Esperemos que el simbólico espaldarazo de una publicación como el National Catholic Reporter contribuya a cambiar algún día esta realidad.

Funt Dosmanzanas

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Vaticano, sacudido por las críticas, desmiente a Kim Davis y contraataca desvelando el encuentro del papa con una pareja gay

Domingo, 4 de octubre de 2015

oposicion-al-papaAmpliación sustanciosa de la Noticia que de forma más o menos urgente publicábamos ayer y que abre nuevos interrogantes y espectativas al asunto… Espectativas que ojalá fueran en la buena dirección: La aceptación sin ambages de las personas LGTBI y sus matrimonios y familias… No hay otra, Francisco.

La conmoción desatada por la noticia del encuentro del papa Francisco con Kim Davis ha sido tan grande, y el deterioro de la imagen papal tal acentuada –especialmente en los Estados Unidos– que el Vaticano ha hecho algo muy poco habitual: desmentir oficialmente la versión de Davis y sus abogados sobre las circunstancias en las que se produjo el encuentro y señalar que este, en cualquier caso, no suponía un apoyo oficial a sus posiciones. Es más, poco después del desmentido se ha conocido que Francisco recibió a una pareja del mismo sexo argentina, uno de cuyos miembros mantiene un viejo vínculo personal con el papa. El giro de los acontecimientos abre numerosos interrogantes y quizá tenga efectos que a día de hoy son impredecibles.

Según el comunicado que el Vaticano ha hecho público, su encuentro con Kim Davis (la funcionaria homófoba de Kentucky que llegó a ser encarcelada durante unos días por desobedecer una orden judicial y bloquear la emisión de licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo en su condado) no significaba que el papa aprobara sin más sus posiciones. “El papa no entró en los detalles de la situación de la señora Davis y su encuentro no debería ser considerado una forma de apoyar su posición en la totalidad de sus complejos y particulares aspectos”, reza el texto que firma Federico Lombardi, director de la oficina de prensa de la Santa Sede. Pero quizá lo más significativo del comunicado son las aclaraciones que hace a las circunstancias del encuentro, al asegurar que “el papa Francisco se reunió con varias docenas de personas que habían sido invitadas por la Nunciatura para saludarle mientras se preparaba para dejar Washington y viajar a Nueva York. Estos encuentros breves tienen lugar en todas las visitas papales y se deben a la amabilidad y disponibilidad características del papa. La única audiencia real que el Papa otorgó en la Nunciatura fue con uno de sus antiguos estudiantes y su familia”.

El comunicado vaticano, breve en su extensión, tiene sin embargo una gran carga de profundidad. En primer lugar, es absolutamente inusual que la Santa Sede emita este tipo de desmentidos. La propia oficina de prensa vaticana, de hecho, había indicado (así lo recogíamos en nuestra anterior entrada) que no habría manifestaciones al respecto. En segundo lugar, sorprende el detalle con el que el comunicado rebaja el nivel del encuentro y lo sitúa, prácticamente, como un simple saludo en el contexto de una recepción a un grupo numeroso de personas, y además no invitadas directamente por el papa, sino por la Nunciatura (la Embajada vaticana).

Pero lo más sorprendente es la frase que hemos destacado en negrita, que especifica que la única “audiencia real” que el papa concedió (un día antes de su encuentro con Davis) fue en realidad a uno de sus antiguos estudiantes y su familia. No es una información inocente, precisamente: poco después de conocerse el comunicado se hacía público que dicho antiguo estudiante no fue otro que Yayo Grassi, de 67 años, a quien Jorge Bergoglio enseñó literatura y psicología en los años sesenta en el Colegio de la Inmaculada Concepción, un instituto jesuita de Santa Fe, en Argentina. Grassi, residente ahora en los Estados Unidos, acudió a la recepción papal acompañado del que es su pareja desde hace 19 años, Iwan Bagus, si bien es cierto que iban con ellos otras tres amigas.

Es más, el vídeo de esta recepción -que sí fue individualizada- es ya público. Merece la pena verlo con detalle… En él se observa como la relación de pareja de Grassi y Bagus aparece diluida, aunque no se nos escapa como Bergoglio asegura recordar a Bagus de al menos un encuentro anterior:

Los abogados de Kim Davis: el Vaticano miente

El entorno de Kim Davis, sin embargo, niega las afirmaciones contenidas en el comunicado vaticano, y asegura que sí hubo un encuentro privado en el que el papa expresó a la funcionaria y a su actual marido su apoyo “al derecho universal a la objeción de conciencia, incluyo para los funcionarios del gobierno”. Así reza el comunicado de Liberty Counsel, la firma de abogados evangélica especializada en litigios de carácter religioso fundada por Mathew Staver, abogado principal de Kim Davis. “El encuentro con Kim Davis ocurrió a iniciativa del Vaticano, y el encuentro privado tuvo lugar en la Embajada vaticana en Washington D.C. el jueves 24 de septiembre. Se trató de un encuentro privado sin ninguna otra persona del público presente”, añade el comunicado.

Es más, en su perfil de Twitter, Liberty Counsel ha hecho incluso pública la foto del vehículo de seguridad que el Vaticano habría enviado para recoger a la pareja, la foto de los dos rosarios con el sello papal que Francisco habría regalado al matrimonio y dos fotografías de Davis y su marido sentados esperando el encuentro con el papa. Dos fotografías que en las que por cierto reconocemos exactamente la misma salita en la que Bergoglio recibió a su antiguo alumno y su pareja:

CQUmLRMW8AAk9aYCQUmLMpWIAAbmCZ

Un desmentido que plantea muchas preguntas

Hay mucho que habría que aclarar en todo lo que ha sucedido. Asumiendo incluso que el Vaticano diga la verdad, ¿quién es de todas formas el responsable de que Davis fuera invitada a la Nunciatura? Si fue la propia Nunciatura, ¿por qué lo hizo? ¿Acaso no sabían que acabaría trascendiendo? ¿No pensaron que Kim Davis y quienes la jalean aprovecharían el encuentro en su beneficio? Preguntas que siguen siendo igual de válidas si el papa (o su entorno de confianza más directo) era conocedor de la invitación y la aprobó en un acto de equidistante hipocresía.

Sigamos poniéndonos en la hipótesis más favorable al papa… ¿Puede haberse tratado de una escaramuza más de los sectores más conservadores de la Iglesia para reforzar su posición ante cambios que, reales o imaginados, creen percibir? ¿Puede haberse tratado de una maniobra de los sectores más reaccionarios de la sociedad estadounidense, católicos o no, que buscaban un signo notorio de que el papa les apoyaba en su guerra cultural y su LGTBfobia? ¿O hay que dejarse de hipótesis conspirativas y lo que simplemente ocurre es que al papa se le ha escapado de las manos su cuidada equidistancia entre gestos amables y posiciones inmovilistas?

Un comunicado, en cualquier caso, de calado

En cualquier el comunicado vaticano no solo desmiente la versión que Davis y su abogado han aireado a los cuatro abiertos (posiblemente ahora eso es lo menos importante) sino que desvela la recepción a una pareja gay a la que denomina “familia”. Un detalle que seguro no pasará desapercibido a los vaticanistas, y que adivinamos traerá consecuencias… Un desmentido que adquiere así un calado que desde Cristianos Gays, donde nos hemos posicionado de forma muy crítica hacia Jorge Bergoglio, sería injusto no reconocer, y que desvela algo que hasta hace pocos años parecía imposible prever: la cada vez mayor vulnerabilidad de las posiciones contrarias a la igualdad LGTB en el seno de la Iglesia católica.

No cabe duda de que las críticas sí han hecho mella en esta ocasión en el Vaticano. Críticas que, por otra parte, no han sido solo externas: incluso desde entornos católicos se había señalado la necesidad de salir cuanto antes al paso para contrarrestar el daño. Destaca por ejemplo la posición defendida por el National Catholic Reporter, un medio que por muy aperturista que se pueda considerar no deja de ser católico y adherido a la institución. Las palabras de este medio eran rotundas: “¿Por qué mantener el encuentro en secreto, dando una señal que algunos están tomando como un deseo ambivalente del papa de decir una cosa y hacer otra? Parte del problema con esta historia ahora mismo es que nadie asociado al papa está dando explicaciones. Las únicas personas que han concedido entrevistas hasta ahora son Davis y su abogado, Mat Staver”.

En definitiva, con independencia de cómo se gestase, todo apunta a que el encuentro papal con la funcionaria homófoba más famosa del planeta se ha vuelto como un auténtico búmeran contra quienes lo diseñaron. Y nos demuestra, una vez más, la fuerza que por méritos propios ha alcanzado el activismo LGTB en Estados Unidos.

¿Continuará el culebrón de los desmentidos?… sin duda…

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El papa Francisco habría comparado a las personas transexuales con las armas nucleares

Sábado, 21 de febrero de 2015

566-4495-1_1ca2739c10ee93a3707e0e814d2e8646NOTA:

Nos escribe un hermano para matizar la noticia con la aportación de COMHOCA, lo que puede verse en los dos comentarios que ha dejado en este post. Ciertamente la noticia nos parecía muy fuerte y, de hecho, sólo un medio católico progresista, el National Catholic Reporter se ha hecho eco de la misma, haciendo referencia a un libro publicado esta semana en Italia en el que el Papa es entrevistado. Las palabras de Bergoglio están contenidas en una entrevista concedida a los vaticanistas italianos Andrea Tornielli y Giacomo Galeazzi que forma parte del libro“Pope Francis: This Economy Kills”, ( Papa Francisco: esta economía mata) que acaba de ser publicado en Italia, pero este fragmento no había llamado la atención hasta que lo ha divulgado National Catholic Reporter, una publicación católica progresista de los Estados Unidos . Reflejaría el pensamiento que el papa tenía en octubre, fecha en la que se hizo la entrevista que ahora se transcribe. Y se van conociendo los detalles de esta entrevista en la que compara la “teoría de género” (término que desde el ámbito más conservador ha acabado siendo utilizado para denigrar tanto al feminismo como a buena parte de las reivindicaciones del colectivo LGTB, muy especialmente la lucha en favor de los derechos trans) con las armas nucleares.

***

Francisco, si esto es así, ¿Dónde quedaría tu misericordia? Estamos ya muy cansados de gestos que parecen esconder las verdaderas intenciones discriminadoras y muestran la ceguera de una Jerarquía que no es capaz de mostrar, de verdad, la inclusividad del Evangelio ni la ternura de Dios. Mal, muy mal…

El Papa Francisco habría condenado a las personas trans por “no reconocer el orden de la creación”, asegurando que quienes “manipulan” sus cuerpos son similares a “Herodes” y “desfiguran el rostro del hombre y la mujer”.

Esta declaración llega semanas después de su reunión con un hombre transexual extremeño en el Vaticano.

Parece que Francisco no es lo que parece. En un texto difundido el pasado 19 de febrero por Prensa de la Santa Sede, que muestra la verdadera mirada de la Jerarquía Católica sobre la diversidad sexual, el Papa Francisco habría condenado, diga lo que diga luego para desmentirlo… a las personas transexuales por “no reconocer el orden de la creación”, asegurando que quienes “manipulan” sus cuerpos son similares a “Herodes” y “desfiguran el rostro del hombre y la mujer”. En el texto difundido por la prensa de la Santa Sede, Bergoglio expresa: “Pensemos en las armas nucleares, en la posibilidad de aniquilar en unos instantes un número muy elevado de los seres humanos (…) Pensemos también en la manipulación genética, en la manipulación de la vida, o la teoría de género, que no reconoce el orden de la creación (…) Con esta actitud, el hombre comete un nuevo pecado, en contra de Dios el Creador”.

Ampliando, para el papa, todas las épocas tienen “Herodes” que “destruyen, que traman planes de muerte, que desfiguran el rostro del hombre y de la mujer destruyendo la creación”. “Pensemos en las armas nucleares, en su capacidad de aniquilar en unos pocos instantes un alto número de vidas humanas. Pensemos en la manipulación genética, en la manipulación de la vida, o en la teoría de género, que no reconocen el orden de la creación. Con esta actitud, el hombre comete un nuevo pecado contra Dios el Creador. La verdadera custodia de la creación nada tiene que ver con ideologías que consideran al hombre un accidente, un problema al que eliminar“, añade. “Dios ha colocado al hombre y la mujer en la cumbre de la creación y les ha confiado la tierra. El diseño del Creador está escrito en la naturaleza”, añade después.

Desde la Federación Argentina de lesbianas, gays, bisexuales y trans (FALGBT) han denunciado las recientes declaraciones del papa Francisco en las que comparó a las personas trans con las armas nucleares ya que ambas “no reconocen el orden de la creación”. Estas declaraciones se suman al llamamiento realizado en Filipinas en su última gira por Asia, por medio del cual etiquetó a la lucha global por el matrimonio igualitario de “colonialista”.

Paradógicamente hace semanas el Papa recibió en el Vaticano a un varón transexual en lo que fue considerado como “un nuevo gesto” hacia el colectivo LGBT, respecto al que, a juicio de la FALGTB, “parece ahora estar arrepentido, a juzgar por las fuertes declaraciones realizadas”.

El activismo argentino ha sido el que primero ha mostrado su indignación por estas palabras. Desde la Federación Argentina de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (FALGBT) han manifestado “estupor ante las recientes declaraciones del Papa Francisco en las que comparó a las personas trans con las armas nucleares”. “Esta nueva agresión hacia el colectivo LGBT se suma al llamamiento realizado en Filipinas en su última gira por Asia, por medio del cual etiquetó a la lucha global por el Matrimonio Igualitario de “Colonialista””.

Al respecto Esteban Paulón, Presidente de la FALGBT ha manifestado que “nuevamente Francisco, que es Bergoglio, insulta al colectivo LGBT comparando a mujeres y varones trans con armas nucleares, una desproporción y una ofensa que sólo promueve el odio y la discriminación, muy lejos de la falsa prédica de inclusión que pretende exhibir, de manera casi publicitaria Francisco”. Asimismo agregó que “estas declaraciones han dejado en evidencia la hipocresía vaticana en esta materia, teniendo en cuenta que hace sólo semanas el mismo Papa recibía en su residencia a un varón trans extremeño, en una foto que intentó acallar el repudio internacional que generó su calificación de “Colonialista” a la lucha global por la igualdad LGBT.

La asociación de transexuales de Argentina también ha manifestado su repulsa. “Nuevamente las mujeres y hombres trans tenemos que soportar ser el centro de declaraciones que discriminan, degradan y hasta ridiculizan. Muchos años nos ha llevado la lucha que día a día aun tenemos que dar para la inclusión real, para que unas palabras borren ese trabajo en un segundo. Estas declaraciones demuestran que la foto del Papa con un varón trans no es más que humo, y no representan un verdadero sentimiento de cambio de la Jerarquía Católica para con nuestro colectivo”, manifiesta Marcela Romero, Secretaria General de la FALGBT y Presidenta de ATTTA.

 Hasta tiempos recientes la realidad transexual era básicamente ignorada por la institución católica, más preocupada por las relaciones entre personas del mismo sexo. Pero en los últimos años se observa una intensificación de la condena por parte de los miembros más ultras de la jerarquía, de los que en España tenemos buenos ejemplos. El obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, no ha dudado por ejemplo en hacer extensivas a las personas transexuales sus diatribas. El pasado diciembre, incluyó a la “despatologización de la así llamada transexualidad” en la lista de supuestos objetivos de una perversa agenda LGTB.

Otro ejemplo es el del obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, que hace un par de años difundía su mensaje tránsfobo en una carta pastoral en la que criticaba la “ideología de género” que según él “rompe todo lazo del hombre con Dios a través de su propia naturaleza, sitúa al hombre por encima de Dios, y entonces Dios ya no es necesario para nada, sino que hemos de prescindir de Él, porque Dios es un obstáculo para la libertad del hombre. La ideología de género es una filosofía, según la cual el sexo ya no es un dato originario de la naturaleza, que el hombre debe aceptar y llenar personalmente de sentido, sino un papel social del que se decide autónomamente (…) Ya no valdrían las ecografías que detectan el sexo de la persona antes de nacer. Esperamos un bebé. ¿Es niño o niña? La ecografía nos dice claramente que es niña. No. Lo que vale es lo que el sujeto decida. Si quiere ser varón, puede serlo, aunque haya nacido mujer. Y si quiere ser mujer puede serlo, aunque haya nacido varón. No se nace, se hace. Al servicio de esta ideología existen una serie de programas formativos, médicos, escolares, etc. que tratan de hacer ‘tragar’ esta ideología a todo el mundo, haciendo un daño tremendo en la conciencia de los niños, adolescentes y jóvenes”.

En noviembre de 2006, Fernández publicaba otra carta titulada “Dios ama también a los homosexuales” (sic) en la que calificaba a la ley de identidad de género como “contraria a la verdad del hombre”. “Es una extorsión del plan de Dios, no ayuda a las personas con dificultad en este campo y siembra la confusión en el ambiente social donde vivimos. A un niño o a un joven hoy le es más difícil vivir el plan de Dios con estas leyes que enrarecen el ambiente”, escribía entonces, en referencia a la ley que en España permite a las personas transexuales modificar su identidad registral mediante un procedimiento administrativo.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Obispos contundentes: la Iglesia jamás bendecirá uniones homosexuales y el Cardenal Burke dice que las parejas gays no deben ser invitadas a reuniones familiares en presencia de niños

Lunes, 13 de octubre de 2014

noticias_file_foto_875065_1413037515Atónitos leemos en Religión Digital que el Sínodo  afirma que los medios de comunicación inducen al adulterio (!!!) y que mostró su respeto y su comprensión hacia las parejas de homosexuales, aunque reiteró que “el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer”. “Por cuanto respecta a las personas homosexuales, lejos de cualquier tipo de condena, se puso de manifiesto la voluntad de escuchar y comprender, reiterando al mismo tiempo que el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer, subrayó el Vaticano. El posible reconocimiento de las uniones entre gays ha sido uno de los temas puestos sobre la mesa en este Sínodo de obispos que comenzó el pasado 6 se octubre y que concluirá el 19 de octubre.

En RAGAP hicieron un resumen de los temas que se abordan en la Asamblea Extraordinaria del Sínodo de los Obispos dedicado a la familia que se está celebrando en El Vaticano: Rechazo al matrimonio entre personas del mismo sexo, criminalización del aborto y prohibir el uso de anticonceptivos. Pocas sorpresas nos esperan hasta el próximo 19 de octubre, fecha en la que concluye. Lo que nos sorprende es la enquistada homofobia de algunos de los jerarcas de la Iglesia Católica. Se diría que no viven en el siglo XXI. Es el caso del cardenal estadounidense y Prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, Raymond Leo Burke, quien en una entrevista se refirió a la ‘agresividad de la agenda homosexual’ y tachó de inconscientes a aquellas familias con miembros menores que invitan a parejas gays a sus reuniones. Monseñor Burke dice que los padres no deben permitir que sus hijos tengan contacto con personas homosexuales y tacha las relaciones entre parejas del mismo sexo de ‘malo e intrínsecamente desordenado’.

El ex arzobispo de St Louis ha indicado que cree que los niños deben mantenerse alejados de las parejas homosexuales. En una entrevista que le concedió al sitio web LSN le preguntaron: ‘¿Cómo deben actuar los padres católicos frente a una situación difícil como esta?. Cuando se planifica una reunión familiar de Navidad con los nietos presentes, a los padres se les pide por parte de un hijo que tiene una relación homosexual si puede traer a casa a su pareja homosexual’.

A lo que el cardenal Burke contestó: ‘Esta es una cuestión muy delicada, hecha más delicada por la agresividad de la agenda homosexual. Si las relaciones homosexuales son intrínsecamente desordenadas, lo que de hecho lo son, entonces ¿qué significaría para los nietos tener presente en una reunión a un miembro de la familia que está viviendo en una relación desordenada con otra persona de la familia?. Si se tratara de otro tipo de relación – algo que sea profundamente desordenado y dañino – no estaríamos dispuestos a exponer a nuestros hijos a esa relación, a la experiencia directa de la misma. Y tampoco debemos hacerlo en el contexto de un miembro de la familia que, no sólo sufre de atracción por el mismo sexo, sino que ha optado por vivir esa atracción. Actuando en consecuencia, cometeríamos actos que están mal. Las familias tienen que encontrar una manera para tratar de sacar a la persona de una relación que es desordenada. No sabemos si esta opinión la comparte el Papa Francisco (creemos que no) pero está claro que el cardenal Burke no sólo ha sacado los pies del tiesto sino que ha llamado ‘enfermos’ a los gays, a los que nos tienen que ‘curar’.

Para concluir su alegato, Burke declaraba ‘sabemos que las relaciones homosexuales y los matrimonios entre personas del mismo sexo hacen a las personas profundamente infelices, por tanto, las relaciones homosexuales no deben ser ‘impuestas’ a miembros de la familia, especialmente los niños, porque son impresionables‘. No cabe duda de que el cardenal Burke habla de la realidad de las parejas gays sin conocerla.

Sus manifestaciones han sido rechazadas por muchos sectores sociales. Michael Sean Winters, un escritor del National Catholic Reporter, se sorprendía de los comentarios de Burke: “La incapacidad de este hombre para hablar, incluso desde la perspectiva de la compasión humana, es increíble. Llamar intrínsecamente desordenadas a las parejas del mismo sexo no es piadoso, ni muy católico”.

Reuters informó el jueves que el padre Tom Rosica, uno de los funcionarios del Vaticano que informa a los periodistas de las reuniones sinodales a puerta cerrada sobre la Familia, dijo que algunos obispos abogaron por dejar de usar frases tales como ‘intrínsecamente desordenados ‘ cuando se habla de las personas homosexuales.

Sínodo-Vaticano-Familia-Uniones-HomosexualesEse mismo día, el cardenal Francesco Coccopalmerio, uno de los más altos jerarcas de más alto rango de la Iglesia, dijo que no sólo la iglesia nunca reconocerá el matrimonio entre personas del mismo sexo sino que no puede preveer si alguna vez la Iglesia bendecirá a las uniones del mismo sexo. ‘Bendecir este tipo de unión comparándolas con los matrimonios (heterosexuales), nunca. Esto es simplemente por razones de lógica y de identidad. Bendecir es parte de nuestra forma de ver la doctrina cristiana”, dijo.

A estas alturas de la película ya no nos extraña este tipo de afirmaciones aunque por muchas vueltas que le demos no es de lógica que una institución como la Iglesia Católica se empeñe en seguir anclada en el pasado a pesar de los aires de aperturismo que nos quieren vender con la imagen progresista que proyecta el Papa Francisco.

La reunión extraordinaria del Sínodo, convocada por el papa Francisco bajo el lema «Los desafíos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización», reúne a 191 obispos de todo el mundo, más de 60 laicos y 13 matrimonios para sacar sus conclusiones sobre las normas que deben regir el comportamiento de las familias, entre las que no se encuentran las homoparentales, claro está. Un encuentro que, como recordaremos, no ha sido invitada ningún representantes de las familias gays. ¿Si El Vaticano se empeña en no reconocernos cómo nos va a permitir expresarnos?.

Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , ,

Gritad, hermanas, gritad…

Martes, 19 de agosto de 2014

LCWRInteresante artículo que hemos leído en el blog de Isabel Gómez Acebo:

Ha aparecido un artículo en el NCR de Joan Chittister sobre las monjas americanas de la LCWR, que me ha parecido muy bueno para reflejar el problema de estas religiosas y de muchas mujeres católicas.

“No hace mucho tiempo en el mundo las monjas pasaban desapercibidas y cuando aparecían lo hacían de forma anónima o estereotipada. Hoy no pasa un día sin que el mundo descubra su presencia. La ironía es palpable, cuando aparecíamos como “monjas” no se nos veía y ahora que somos simplemente nosotras, todo el mundo conoce lo que hacemos. Está claro que el testimonio es, al menos, tan poderoso como los hábitos. Y las religiosas han dado claro ejemplo de contemplación, igualdad y justicia en estos últimos años. El problema con esta forma de pensar es que las personas que se consideran adultas plenas empiezan a actuar como si lo fueran. Pero con sus consecuencias.

La próxima semana la LCRW tomará decisiones que moverán el tema de la actuación de las mujeres en una iglesia de varones, hacia delante o hacia atrás. Aunque parezca mentira en el siglo XXI el problema estriba en si las mujeres son capaces de escuchar a varios conferenciantes y continuar siendo católicas. El problema estriba en si las mujeres pueden discutir diversos puntos de vista sobre temas candentes y seguir siendo fieles católicas. El problema estriba en si las mujeres son capaces de manejar sus propias organizaciones y seguir siendo católicas. La respuesta vaticana es negativa pero en los últimos 45 años la respuesta de la LCRW a estas mismas preguntas ha sido un claro y pertinente sí.

Los hombres y las mujeres del mundo entero están viendo como se mueve la sociedad, buscan modelos para resolver los problemas, buscan guía espiritual para manejar sus frustraciones. La hermana benedictina Mary Lou Kownacki escribe en su blog Old Monk’s Journal:

“Ya hemos escuchado suficientes exhortaciones para permanecer calladas. Gritad con mil lenguas. Veo al mundo podrido por causa del silencio” escribió Catalina de Siena. Esta cita es la que su blog medita ante la asamblea de la LCRW en Nashville, en agosto del 12 al 16. El silencio ante la injusticia es un crimen, un pecado, un acto horrible que ha utilizado la autoridad eclesial, a lo largo de los siglos, para matar preguntas, nuevas ideas y castigar a los que se atreven a cuestionar.

Me rompió el corazón el comentario de Tom Fox, editor del National Catholic Reporter sobre la próxima asamblea de la LCRW “Este grupo que se había vanagloriado de tener un liderazgo sin miedo y una transparencia inmejorable se ve ahora restringido ante los medios, como ninguna otra organización católica incluyendo a los obispos de los EEUU”.

Es este tipo de intimidación con el que cuenta la Iglesia, guardar los abusos en secreto, tras puertas cerradas. Mary Lou Kownacki reza y pide para la LCRW: “Queridas hermanas, no habéis hecho nada malo. Es vuestra obligación como religiosas preguntaros las cuestiones que necesitan ser oídas. Es la santa obligación de los religiosos defender a los más desfavorecidos. Estad orgullosas de las preguntas que os habéis hecho, de los conferenciantes que habéis invitado a vuestras asambleas, de las cuestiones que habéis planteado, de las liturgias que habéis celebrado. Id al micrófono y decid: Creemos en la teología feminista y en la ordenación femenina, creemos en los derechos de los homosexuales, gays y lesbianas de manera que continuaremos a hablar de estos temas. Con todo respeto no obedeceremos la orden de dar la lista de los conferenciantes a nuestra asamblea anual al Vaticano para su aprobación. Si eso quiere decir que la LCWR no será reconocida como asociación católica, mala suerte. Hemos entregado nuestras vidas a la Iglesia pero no hemos dado nuestras conciencias a nadie, sino a Dios. Reconocemos la legitimidad de la ley eclesial pero creemos que en ocasiones entra en conflicto con el evangelio y nuestros corazones, desde nuestra juventud, han ardido con el mensaje radical y la vida de Jesús de Nazaret. Obrar de otro modo afectaría a nuestra integridad. Como miembros de la LCWR estamos de acuerdo con nuestra hermana Catalina de Siena recordando a los fieles: “Ya hemos escuchado suficientes exhortaciones para permanecer calladas. Gritad con mil lenguas. Veo al mundo podrido por causa del silencio”.

Desde mi lugar, me parece que si la cantidad de medios de tinta y de artículos aparecidos nos dicen algo es que hay muchas personas a las que les importa que se mantengan fuertes las voces de las religiosas de USA”.

Joan Chittister.

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.