Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Timothy Dolan’

Dos víctimas acusan al cardenal Dolan de encubrir los sacerdotes que abusaron de ellos

Sábado, 27 de octubre de 2018

dolanEl hoy arzobispo de Nueva York vivía en la mismacasa donde se produjeron, en los 70, los crímenes

Chris O’Leary: “Dolan no es ningún pastor, es un lobo. No es parte de la solución, sino del problema. Borró toda prueba de nuestras conversaciones del expediente del padre Valentine”. Las denuncias no aparecen en el expediente

Otra víctima acusa a Dolan de encubrir al sacerdote que abusó de él, esta vez en Nueva York

“Sin ninguna duda, ha estado activamente escondiendo a abusadores en la archidiócesis”

Kevin Stanton: “El cardenal es un obispo absolutamente negligente y un fraude piadoso”

Un bufete de abogados publica nombres y fotos de 265 sacerdotes acusados de abusos en San Francisco

La fiscalía de Virginia (Estados Unidos) abre una investigación sobre abusos a menores en la Iglesia

Justicia chilena llama ahora a la ‘conciliación’ en el ‘caso Karadima‘, y las víctimas anuncian que no acudirán

Felipe Berríos pide al Estado que intervenga la Iglesia chilena: “No tiene ninguna credibilidad”

(Cameron Doody).- El cardenal de Nueva York, Timothy Dolan, encubrió a un sacerdote que, en los años 70 y 80, abusó de un menor en la misma casa parroquial de San Luis donde el hoy purpurado residía, según denuncia la propia víctima, Chris O’Leary, en conversación exclusiva con RD. Este diario ha intentado, sin éxito, recabar la opinión de Dolan.

Chris, superviviente reconocido, apenas era un niño cuando comenzó a sufrir abusos por parte parte del padre LeRoy Valentine, abusos que duraron varios años. Hablando con RD, Chris desvela que Dolan ocultó deliberadamente a las autoridades eclesiales la denuncia que él formuló contra un cura con el que Dolan vivió en la iglesia de la Immacolata en Richmond Heights, Misuri, un barrio de San Luis.

La pesadilla de Chris empezó a finales de la década de los 70, cuando fue abusado por Valetine. Las cicatrices físicas y emocionales sufridas durante años hicieron que no fuera hasta 2002 cuando se atrevió a contar su drama. Valentine fue apartado del sacerdocio en 2013 tras confirmarse otros abusos en la diócesis.

6coc_oqc_400x400El padre LeRoy Valentine abraza a Chris O’Leary.

En marzo de aquel año, justo cuando salía a la luz el escándalo de Spotlight, otras tres víctimas de Valentine, que ya habían llegado a un acuerdo judicial con la archidiócesis de San Luis, se enteraron de que el cura abusador seguía en el ministerio activo, en una escuela de primaria. En contra de las promesas del entonces arzobispo (luego cardenal) Justin Rigali. Se desató el escándalo, y la archidiócesis invitó a otras posibles víctimas de Valentine a presentarse. Chris aceptó la invitación.

“Había pasado mucho tiempo con el padre Valentine, a solas y ayudándole en sus misas, y pensaba: ‘Si alguien le conoció, fui yo'”, dice Chris.

Chris denunció los abusos de Valentine a una fiscal de su distrito, a una periodista de la televisión local y al entonces obispo auxiliar y vicario de curas en la archidiócesis de San Luis, Timothy Dolan. Solo Dolan se puso en contacto con él, pero el hoy cardenal de Nueva York le contó que no había pasado nada. Que sus recuerdos no significaron nada. Así es como Chris recuerda las palabras exactas de Dolan:

Conozco bien al padre Valentine. Estuvimos juntos en el seminario. Vivimos y trabajamos juntos en la Immacolata. Sé que LeRoy Valentine no hizo nada de lo que se le acusa. Sé que nunca haría nada para hacerle daño a un niño.

Aún así, si todavía quieres hablar con alguien, podría organizar algo.

En otras palabras, Dolan no creyó a Chris, sino a su abusador, Valentine. Un hombre con el que Dolan vivió en la parroquia de la Immacolata, en la habitación contigua a la que Valentine traía a sus víctimas. Chris afirma que otra víctima le contó después que Dolan sabía, y veía a Valentine traer a niños a su habitación.

Chris acusa a Dolan de haberle hecho “ver lo blanco negro” al no creerle, y dice que esta tortura psicológica le hirió profundamente. El daño provino del hombre que protagoniza el más pronto recuerdo de Chris de un cura, cuando Dolan mandó a su clase representar el episodio de la curación de Jesucristo del hombre ciego en Marcos 8, y encomendó a Chris el papel de Cristo.

Aún así, Chris aceptó la oferta de Dolan de ponerle en contacto con alguien que le podría ayudar. Chris se encontró pocas semanas después con una mujer que cree recordar fue Nancy Brown, la entonces directora adjunta de la Oficina de la Protección del Menor en la archidiócesis de San Luis. Brown, como Dolan, le dijo que no pasó nada con Valentine. Le manifestó que estaba “malinterpretando” las acciones e intenciones de su depredador. De igual forma que con el obispo, Chris creyó en la palabra de la psicóloga y, durante los siguientes nueve años, continuó con su vida.

cardenales-rigali-dolan-y-burkeCardenales Rigali, Dolan y Burke juntos, en una foto que Chris denuncia que la archidiócesis de San Luis ha intentado quitar de Internet y de las redes sociales

“Dolan borró toda prueba de nuestras conversaciones del expediente del padre Valentine”

Dolan dejó la archidiócesis de San Luis rumbo a Milwaukee en agosto de 2002, y Rigali partió rumbo a Filadelfia en julio de 2003. Pero aunque estos protectores de Valentine siguieron adelante, Chris no pudo hacerlo, y empezó a sufrir ataques de pánico, cada vez más frecuentes e intensos conforme iban pasando los años.

Chris perdió su trabajo, vio cómo se desintegró su matrimonio y se distanció de su familia. Entre tanto, nunca supo nada de la archidiócesis, ahora encabezada por el entonces arzobispo (y ahora cardenal) Raymond Burke.

El 9 de mayo de 2011, Chris no pudo aguantar más el dolor, y regresó a la archidiócesis de San Luis. El diácono Philip Hengen -entonces director de la Oficina de la Protección del Menor- se puso a la defensiva desde el principio. El religioso trajo consigo dos abogados a su primera reunión con Chris, en contra de la política archidiocesana sobre reuniones con víctimas de abusos sexuales.

La Iglesia no había cambiado su actitud ante el abusador Valentine desde que Chris se reuniera con Dolan nueve años atrás. Sus representantes repitieron que los abusos de Chris nunca se produjeron. Pero Chris descubrió algo más perturbador en su reunión con Hengen y los abogados en 2011: que la archidiócesis no tenía constancia de sus conversaciones con Dolan en 2002. Una laguna que hizo pensar a Chris que Dolan había encubierto deliberadamente a Valentine.

“Dolan borró toda prueba de nuestras conversaciones del expediente del padre Valentine”, denuncia Chris. Un hecho que, según la víctima, fue corroborado por el sucesor de Dolan como vicario de curas en San Luis, el ahora obispo Rick Stika, en un tuit de agosto de 2018.

Stika confirmó que Dolan seguía a cargo de la protección del menor en la archidiócesis cuando Chris hizo su primera denuncia, y que no había partido aún para Milwaukee. Stika le dijo a Chris que no había encontrado ningún rastro de sus acusaciones en el expediente de Valentine.

“Dolan no es ningún pastor. Es un lobo”

La archidiócesis de San Luis no sólo insistió en no tener constancia de la denuncia de 2002 de Chris. Hengen también achacó a problemas paternales la ansiedad que Chris padecía ya en 2011. Las negaciones de los abusos que había sufrido le sumieron en una espiral descendente que solo se intensificó cuando Hengen prometió en julio de 2011, a insistencia de Chris, hablar con su psicólogo. Nunca lo hizo.

El 10 de mayo de 2013 la archidiócesis de San Luis anunció que Valentine sería apartado del ministerio debido a otra denuncia recibida contra él en 2012. Dicha denuncia, a diferencia de la de Chris, había sido considerada sustanciada. Pero ni siquiera entonces la Iglesia se puso en contacto con él para interesarse por su caso. Se limitó a repetir sus ofertas poco precisas de colaborar en un plan de tratamiento que Chris tendría que costear.

Chris se sintió frustrado con la que dice fue la estrategia de la archidiócesis “de hacer simplemente que desapareciera”, e intentó ir al superior de Hengen, monseñor Richard Hanneke, entonces vicario de curas. Hanneke acabó mandándole de vuelta a Hengen.

Chris lo había perdido todo y se había visto obligado a volver a vivir en casa de sus padres, pero lo peor estaba todavía por llegar. En octubre de 2015 demandó a la archidiócesis de San Luis y dos meses después descubrió que tenía en el brazo un melanoma maligno. Aunque parece que ya se ha recuperado de ese cáncer, Chris dice que el estrés de luchar contra la Iglesia le ha supuesto otro problema serio de salud: la diabetes tipo II.

Chris se vio forzado a llegar a un acuerdo judicial con la archidiócesis de San Luis en septiembre de 2017. Fue debido a un problema con los plazos de prescripción que Chris dice surgió de los esfuerzos de la archidiócesis de manipularle psicológicamente y de darle largas. Chris sigue luchando, no obstante, en la que él llama la “guerra” en la Iglesia entre los “convencidos de que el escándalo [de abusos] es real y sigue siendo un problema” y los “escépticos, negadores y apañadores que cree ‘que todo son calumnias'”. Su sitio web es la trinchera desde la que libra su lucha.

En febrero de este año, Chris recibió un email de la directora de la Oficina de la Protección del Menor de la archidiócesis de San Luis que admitía que sus acusaciones de abusos contra Valentine “fueron reconocidas por el diácono Philip Hengen, la archidiócesis de San Luis y los tribunales”. Solo unas semanas después, no obstante, un portavoz de la archidiócesis insistió en que “el historial de las acusaciones del señor O’Leary que tiene la archidiócesis es sensiblemente distinto” al que mantiene Chris. Y que “la información que compartió O’Leary cambió múltiples veces”, negándole así a esta víctima de abusos el cierre de heridas que tanto busca.

Chris busca también contarle a todo el que quiera escuchar el papel que jugó el ahora cardenal Dolan en los abusos sexuales, emocionales y psicológicos que sufrió a manos de la Iglesia. Esta es una parte de su relato que dice que nunca ha sido reconocida.

El cardenal Dolan “es un lobo”, dice Chris. “Esto hace sea aún más asqueroso que… se esté presentado como un pastor”. “El cardenal Dolan no es parte de la solución. Es parte del problema”.

Esta es la primera parte de una serie de RD sobre acusaciones de encubrimiento de abusos contra el cardenal Timothy Dolan. Publicaremos la segunda parte en los próximos días.

***

(Cameron Doody).- Nuevas revelaciones de víctimas de abusos colocan en una delicada situación al cardenal Dolan. Junto a la denuncia de Chris -publicada ayer en exclusiva por RD-, abusado por un cura en la habitación contigua a la que ocupaba el hoy arzobispo de NY, otro superviviente de la pederastia clerical, Kevin Stanton, denuncia que el purpurado también encubrió los abusos de su depredador, esta vez en Nueva York.

En esta conversación exclusiva con RD, Kevin denuncia que Dolan otorga títulos a curas depredadores, que ha aparcado a algunos de ellos en una residencia especial en el Bronx, y que impone estándares imposibles de pruebas a las víctimas para proteger a la Iglesia de demandas de indemnizaciones.

Kevin tenía seis años cuando el padre Joseph Reynolds de Millbrook, Nueva York, vino a su casa una noche de 1986 para una cena con sus padres en la que no faltaba el alcohol. Reynolds no olvidó llevarse consigo el muñeco de Snoopy con el que había predicado a niños durante años, y con el cual se ganó la confianza de Kevin, hasta el punto de abusar sexualmente de él aquella noche en su dormitorio.

El dolor físico y emocional que Kevin sostuvo a manos de Reynolds fue suficiente como para impedir que contara los abusos hasta 2010, cuando los denunció al fiscal del condado de Dutchess. Se encontró con que la justicia no pudo procesar sus abusos debido a que habían prescrito. Cuando Kevin acudió ese mismo año a la archidiócesis de Nueva York, la junta de revisión encabezada por Dolan juzgó su denuncia como no sustanciada. Kevin ni siquiera sabe por qué, dado que los criterios para determinar la validez o no de una denuncia de abusos a menores nunca han sido públicos.

Desde el momento en el que hizo su denuncia, Kevin ha llegado a albergar aún más dudas acerca del proceso en Nueva York, después de saber que Reynolds había sido suspendido del ministerio en 2009 por otras acusaciones de abusos: un año antes de que Kevin se quejara de él.

“Dolan voluntaria y conscientemente dejó a curas abusadores en parroquias durante cinco años”

Insatisfecho con el trato que recibió a manos de Dolan y la archidiócesis de Nueva York, Kevin se puso a investigar por su cuenta. Así, descubrió primero que aunque los predecesores de Dolan -los cardenales John O’Connor y Edward Egan- habían prometido retirar a curas abusadores del ministerio, no hicieron nada.

Kevin también supo que cuando Dolan llegó a Nueva York en 2009, tampoco tomó ninguna acción decisiva contra los sacerdotes pedófilos, alojando a algunos de ellos en un centro especial en el Bronx -Reynolds sigue residiendo ahí hoy- y otorgándoles a algunos títulos específicos, como “Sacerdote Senior Administrador” (un eufemismo para considerarlos ‘curas eméritos’, sin levantar sospechas entre los fieles). Un proceso, afirma Kevin, con el que “Dolan voluntaria y conscientemente dejó a curas abusadores en parroquias durante cinco años”. Leer más…

Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Dolan: lo dicho por el Papa a Cruz “es la enseñanza tradicional, católica ortodoxa”

Jueves, 24 de mayo de 2018

dolan¡Hay que tener valor para decir que esto es la enseñanza tradicional de la Iglesia Católica! ¿Es que tampoco los obispos y cardenales se leen el Catecismo de la Iglesia Católica…  Francisco debiera eliminar los infames artículos nn 2357-2359 del Catecismo de la Iglesia Católica que rebosan homofobia, nos llaman desordenados y pretenden que Dios nos ha castigado a vivir en castidad sin derecho al amor… Mientras eso no ocurra… Otra cosa es que Jesús sí hubiera dicho eso, pero no lo hacen los que dicen seguirle…

“Que tú seas gay no importa, dios te hizo así y te quiere así”, afirmó Francisco

El cardenal califica la conversación de “bella” y lo que “Jesús habría dicho”

(Cameron Doody).- Que el Papa dijera a Juan Carlos Cruz que tú seas gay no importa, Dios te hizo así y te quiere así” es “la enseñanza conservadora, tradicional, católica ortodoxa”. Lo ha afirmado el cardenal Timothy Dolan, quien ha declarado que Francisco no hizo nada más en su entrevista con Cruz que declarar la “doctrina católica tradicional ortodoxa” de que la persona humana está hecha “a imagen y semejanza de Dios”.

En una conversación con El País, Cruz -una víctima chilena de pederastia que Bergoglio invitó hace poco a la Casa Santa Marta- reveló además que Francisco le dijo, respecto a su sexualidad, que “el Papa te quiere así, tú tienes que estar feliz con quien tú eres”. La Sala Stampa de la Santa Sede no ha confirmado ni desmentido lo supuestamente dicho por el obispo de Roma, según su política de no revelar detalles de las reuniones privadas del Papa con víctimas de pederastia. Pero el cardenal Dolan no duda de Cruz. “Yo diría que es honesto sobre lo que está informando de lo que le dice el Santo Padre”, ha declarado el arzobispo de Nueva York en una entrevista en la radio.

Partiendo de esta base de veracidad, Dolan ha opinado que la conversación tal como ha sido reportada “es bella”. Especialmente “cuando él le dice ‘por cierto, Santo Padre, soy gay’, y él le dice ‘Dios te ama y yo también'”. “Jesús habría dicho eso. Esa es la enseñanza conservadora, tradicional, católica ortodoxa. Y el Catecismo insiste en eso”, ha apuntado el purpurado.

Si bien Dolan tiene dudas sobre si la homosexualidad es cuestión de naturaleza o de crianza, “esa es un área en la que yo no quisiera entrar”, ha apuntado, “y no creo que el Santo Padre se sentiría competente para hablar de eso”. Y aunque la doctrina siga dictando que “cualquier expresión sexual fuera del matrimonio de hombre y mujer es contraria al propósito de Dios”, eso no significa, para el arzobispo de Nueva York, que no haya que tratar a una persona gay “con nada menos que dignidad y respeto”. “Eso está en el Catecismo”, ha apostillado el cardenal, y “el Santo Padre estaba repitiendo eso”.

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , ,

El cardenal Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York convierte en un ‘calvario’ el proceso eclesiástico de denuncia de las víctimas de abusos

Lunes, 26 de marzo de 2018

dolanEl cardenal de Nueva York tacha de “tóxica” una medida retroactiva

“Este hombre no es un pastor para las víctimas de abuso infantil”, responden las víctimas

(Cameron Doody).- El cardenal Timothy Dolan se sigue oponiendo a una ley que facilitaría que las víctimas de abusos cometidos por clérigos demandaran a la Iglesia. En una visita al parlamento estatal, el arzobispo de Nueva York ha exhortado a los políticos a no apoyar que una “ventana de retroactividad” se añada a la Ley de Víctimas Infantiles, lo cual dejaría un año de plazo para que los perjudicados por agresiones ocurridas hace décadas pudieran presentar sus casos ante los tribunales.

Tal y como informa el Advocate, el purpurado Dolan, en comentarios a los medios, ha aseguradpo que la aprobación de la ventana de retroactividad sería “tóxica” para la Iglesia. La medida “la consideramos estraguladora, porque, por desgracia, tenemos precedentes”, ha dicho Dolan, añadiendo que la media propuesta solo llevaría a una situación en la que “la única organización en el punto de mira es la Iglesia católica”.

Esta actitud defensiva del cardenal de Nueva York choca con las declaraciones de otras organizaciones como los Scouts de EEUU, quienes también han experimentado una avalancha de demandas en otros estados donde se ha permitido que víctimas recurran a los tribunales años después de que los delitos sufridos se hubieran prescrito.

Aunque el cardenal matizara que su único problema con la nueva ley es esa ventana de retroactividad -y no su propuesta de que el plazo de prescripción de abusos se extendiera de los 23 a los 50 años- sus declaraciones fueron acogidas tanto por políticos como por las víctimas con gran indignación.

Marci Hamilton, responsable de Child USA -una organización que lucha contra el abuso infantil- recordó que Dolan, cuando era arzobispo de Milwaukee, consiguió que el estado de Wisconsin enterrara una ventana de retroactividad parecida a la propuesta en Nueva York.

“Este hombre no es pastor para las víctimas de abuso infantil”, criticó Hamilton. “Él sí es tóxico para el bienestar de los niños del estado de Nueva York”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , ,

El cardenal Dolan compensará a víctimas de abusos sexuales a cambio de que no denuncien

Lunes, 10 de octubre de 2016

285a597a-0677-4600-a4fa-8c6c64bcbd0914dolan¿Esta sinvergonzonería entra dentro de la nueva política de Francisco ante estos crímenes?

++++
+++
++

+

Exige que los expedientes de los curas pederastas sigan siendo confidenciales

Los supervivientes creen que es “otra táctica diseñada para evitar la transparencia

“No ofrece ninguna protección a los que desean que se encaucen sus casos en lo penal o lo civil

(C. Doody/Agencias).- Víctimas de abusos sexuales perpetrados por sacerdotes -siempre y cuando no denuncien sus casos a las autoridades civiles- podrán buscar compensación de la archidiócesis de Nueva York. Los expedientes de sacerdotes pederastas, sin embargo -y de lo que la Iglesia hizo en lo que a ellos se refirió- se mantendrán confidenciales.

El cardenal Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York, anunció este jueves que la archidiócesis pedirá un préstamo a largo plazo para llegar a sus compromisos bajo un nuevo programa de compensaciones. Dijo que decidió crear el fondo en respuesta a supervivientes de abusos que le habían pedido “una señal tangible de la solicitud de la Iglesia y un sentido de reparación”. “Las heridas de muchos seguirán enconándose“, afirmó, “pero de forma muy entendible nos dicen que esperan más compasión“.

El establecimiento del nuevo fondo viene tras controversias en los últimos meses sobre una posible reforma de los plazos de prescripción para los abusos sexuales, cambio a que la Iglesia se ha opuesto firmamente.

Anne Barrett Doyle, codirectora de la web BishopAccountability.org -una asociación que defiende los derechos de supervivientes de abusos- dijo que la iniciativa de Dolan es solo “otra táctica diseñada para evitar la transparencia.

La Red de Supervivientes de Abusos de Sacerdotes (Survivor’s Network of those Abused by Priests) asimismo condenó el nuevo plan, denunciando que no solo llega “muy tarde” sino que es una excusa para evitar la reforma del estatuto de limitaciones. “No estamos contentos con el anuncio”, dijo el director de SNAP, David Clohessy.

El programa de compensaciones comenzará con una primera fase que cubrirá a 150 víctimas que presentaron demandas en los pasados 30 o 40 años. La archidiócesis indicó que las personas con nuevos casos, que también crean que son elegible para una compensación, deben participar por su cuenta del programa, y estos serían evaluados en una segunda fase. Sin embargo, el nuevo plan -que solo se les aplicaría a víctimas de la archidiócesis de Nueva York, y no a las otras 7 diócesis del estado- no ofrece ninguna protección a los que desean que se encaucen sus casos en lo penal o lo civil, ni garantiza que se traiga a la luz el rol que ha llegado la Iglesia en el encubrimiento de casos.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , ,

El Papa denuncia “la vergüenza” de los abusos a menores, “que han escandalizado a la Iglesia”

Lunes, 28 de septiembre de 2015

21678282322-9f79de669f-bSe reconcilia con las monjas USA: “Las quiero mucho”

Multitudinario recibimiento a Bergoglio a su llegada a Nueva York

(Jesús Bastante).- “Sé que ustedes, como cuerpo presbiteral, junto con el Pueblo de Dios, recientemente han sufrido mucho a causa de la vergüenza provocada por tantos hermanos que han herido y escandalizado a la Iglesia en sus hijos más indefensos. Francisco volvió a lamentar los casos de pederastia que han sacudido los cimientos de la Iglesia estadounidense durante su primer acto en Nueva York.

En la catedral de San Patricio, patrono de la ciudad, el Pontífice animó a sacerdotes y religiosos a “seguir construyendo” la Iglesia estadounidense, con espíritu de gratitud y cercanía. En sus palabras, en la que tuvo un especial recuerdo a las víctimas musulmanas en La Meca, Francisco escenificó su reconciliación con las monjas estadounidenses: “Gracias, las quiero mucho“, dijo Bergoglio.

Francisco llegó a la ciudad que nunca duerme pasadas las 23,30 (hora española). En el aeropuerto John Fitzgerald Kennedy le esperaba un helicóptero para llevarle a Manhatan. A la Quinta Avenida, en mitad de un impresionante dispositivo de seguridad y con la ciudad a sus pies, haciendo sonar el “New York, New York” de Sinatra en los altavoces.

Una multitud enfervorizada acompañó al jeep móvil de Bergoglio hasta la catedral de San Patricio, donde le esperaba el cardenal Dolan, y el alcalde, Bill de Blasio, entre otras autoridades. Allí se encontró con una nutrida representación de sacerdotes, religiosos y religiosas, con los que rezó vísperas en inglés, aunque sus palabras fueran en español.

Se vio al Francisco más feliz, casi impresionado por el recibimiento de la ciudad de Nueva York, el centro del sistema capitalista que tanto ha criticado el Pontífice. También se notaba exultante al cardenal Dolan, quien se convirtió -con permiso del equipo de seguridad pontificia- en la sombra del Papa en San Patricio. Entre flashes y aplausos, Bergoglio tuvo tiempo de arrodillarse al lado de una pequeña de color en silla de ruedas. Como viene siendo tradicional, el Papa depositó un ramo de flores ante una imagen de la Virgen, con la salvedad de que, en esta ocasión, se trataba de una Piedad.

“Desde que llegaste a las puertas de la Quinta Avenida, ya podemos decir que eres un neoyorquino, dijo Dolan al Papa en su saludo inicial, asegurándole que “tienes un hogar en nuestros corazones y en nuestras almas”, y recordando que la catedral de Nueva York lo viene siendo desde hace dos siglos para todo aquel que quiere rezar, reír, llorar o sentir la gracia de Dios. Una catedral recién remodelada que, según algunas fuentes, ha costado 177 millones de dólares. Cifra que a buen seguro no conocía el Papa antes de entrar en el templo.

Como es habitual, una vez revestido, Francisco es el vivo espejo de la solemnidad. Serio, concentrado, como Teresa de Jesús, absorto en la atención a la oración, a lo sagrado. Fue una ceremonia preciosa, un tanto barroca, con predominio del canto sobre la palabra.

El Papa comenzó su alocución improvisando unas palabras “para mis hermanos musulmanes”. Un saludo por la celebración del Día del Sacrificio. “Hubiera querido que mi saludo hubiera sido más caluroso”, apuntó Bergoglio, quien quiso mostrar su cercanía ante la tragedia que su pueblo ha sufrido hoy en La Meca“. Francisco pidió a todos los fieles presentes a unirse en oración por las víctimas de la estampida que ha dejado centenares de muertos y miles de heridos.

Francisco recordó a los asistentes que esta catedral “es símbolo del trabajo de generaciones de sacerdotes, religiosos y laicos americanos que han contribuido a la edificación de la Iglesia en los Estados Unidos”, un edificio que debe seguir construyéndose a pesar “de la tribulación” que supuso el escándalo de la pederastia clerical, una “vergüenza” por parte de algunos religiosos que “han herido y escandalizado a la Iglesia en sus hijos más indefensos”.

Los acompaño en este tiempo de dolor y dificultad, así como agradezco a Dios el servicio que realizan acompañando al Pueblo de Dios”, indicó Francisco, quien animó a “descubrir y manifestar un gozo permanente por su vocación”, pues “la alegría brota de un corazón agradecido”.

Un segundo aspecto es “el espíritu de laboriosidad”, que nos obliga a “reconocer con qué facilidad se puede apagar este espíritu de generoso sacrificio personal”. Entre los riesgos, Francisco denunció “la trampa de medir el valor de nuestros esfuerzos apostólicos con los criterios de la eficiencia, de la funcionalidad y del éxito externo, que rige el mundo de los negocios”.

Frente a ello, el Papa pidió “ver y valorar las cosas desde la perspectiva de Dios”. “La cruz nos indica una forma distinta de medir el éxito: a nosotros nos corresponde sembrar, y Dios ve los frutos de nuestras fatigas. Si alguna vez nos pareciera que nuestros esfuerzos y trabajos se desmoronan y no dan fruto, tenemos que recordar que nosotros seguimos a Jesucristo, cuya vida, humanamente hablando, acabó en un fracaso: el fracaso de la cruz”.

El otro gran riesgo está en no saber vivir el tiempo de ocio. “El descanso es necesario, así como un tiempo para el ocio y el enriquecimiento personal, pero debemos aprender a descansar de manera que aumente nuestro deseo de servir generosamente. La cercanía a los pobres, a los refugiados, a los inmigrantes, a los enfermos, a los explotados, a los ancianos que sufren la soledad, a los encarcelados y a tantos otros pobres de Dios nos enseñará otro tipo de descanso, más cristiano y generoso”, añadió Francisco.

las-religiosas-agradecieron-al-papa-sus-palabrasPara concluir, una sorpresa, a modo de reconciliación, tras años de peleas e incomprensiones: “Quisiera, de modo especial, expresar mi admiración y gratitud a las religiosas de los Estados Unidos. ¿Qué sería de la Iglesia sin ustedes? Mujeres fuertes, luchadoras; con ese espíritu de coraje que las pone en la primera línea del anuncio del Evangelio. A ustedes, religiosas, hermanas y madres de este pueblo, quiero decirles «gracias», un «gracias» muy grande… y decirles también que las quiero mucho. Ante un estruendoso aplauso. Leer más…

General, Iglesia Católica , , , , , , , ,

¿Por qué los católicos deben condenar la violencia contra los homosexuales?

Viernes, 5 de diciembre de 2014

papa-francisco-homosexuali2-defaultEn nombre de la dignidad de la persona

“Las leyes todavía criminalizan determinadas expresiones de sexualidad y género”

“Los líderes eclesiásticos deben distinguir entre la condena moral de determinados actos y relaciones, y la aprobación, de manera implícita o explícita, de la violencia”

(Celso Pérez, en America).- La reciente asamblea del Sínodo de Obispos sobre la Familia ha vuelto a suscitar interés sobre la posición católica con respecto a personas homosexuales y lesbianas. Durante el sínodo, líderes eclesiásticos discutieron sobre las perspectivas pastorales y teológicas relativas al lugar que ocupan las personas homosexuales en la Iglesia, y las enseñanzas de la Iglesia en materia de homosexualidad. A raíz del texto del informe intermedio y el informe final, denominado Relatio, buena parte del debate se centró en discutir en qué medida las personas homosexuales son bienvenidas en la Iglesia y en las feligresías locales.

Aunque hubo un diálogo notablemente abierto, los debates del sínodo incluyeron menciones relativamente escasas a la violencia que enfrentan habitualmente las minorías sexuales y de género en todo el mundo. (En este ensayo, empleo la expresión abreviada minorías sexuales y de género para referirme a todas las personas que se identifican como algo distinto de heterosexuales o cisgénero). Lamentablemente, la violencia es a menudo una realidad concreta para católicos y no católicos que no se ajustan ciertas expresiones de sexualidad o género. Organismos internacionales como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos han advertido sobre los alarmantes índices de agresiones físicas contra estas personas.

Asimismo, en al menos 76 países, las leyes todavía criminalizan determinadas expresiones de sexualidad y género. A menudo estas leyes exponen a las personas a la persecución penal por parte del Estado, y a ataques y persecuciones por parte de miembros de la sociedad civil. Con frecuencia, algunos gobiernos usan a las minorías sexuales y de género como convenientes chivos expiatorios de problemas sociales, políticos y económicos, lo cual agrava su vulnerabilidad.

La creciente concientización sobre estas prácticas discriminatorias enfatiza la importancia de que los católicos, al debatir temas de sexualidad y género, reiteren un mensaje en contra de la violencia dirigida a estas personas. Como ha sido señalado por líderes eclesiásticos, estos llamados son consistentes con la doctrina católica sobre la dignidad de todos los seres humanos. El Catecismo de la Iglesia Católica insta a los católicos a acoger a las “personas homosexuales” con “respeto, compasión y delicadeza“.

La carta de la Congregación para la Doctrina de la Fe “Sobre la Atención Pastoral a las Personas Homosexuales” (1986) exhorta a respetar la dignidad intrínseca de cada persona en las palabras, en las acciones y en la legislación, y condena la violencia contra las personas homosexuales. Si bien algunos líderes eclesiásticos y comunidades religiosas han enfatizado un mensaje de dignidad y respeto, muchos otros no lo han hecho. En los últimos años, católicos tanto religiosos como laicos, a través de sus actos y sus palabras, han promovido políticas y prácticas que parecen propiciar un clima de indiferencia o incluso hostilidad, en el cual se pueden producir actos de violencia contra miembros de minorías sexuales y de género.

Cambios positivos

Desde su elección en marzo de 2013, el Papa Francisco ha manifestado reiteradamente su preocupación por las personas más vulnerables de la sociedad. En su primera exhortación apostólica, “El Gozo del Evangelio”, el papa destacó la necesidad de “estar cerca de nuevas formas de pobreza y fragilidad, donde estamos llamados a reconocer a Cristo sufriente“. El Papa citó el ejemplo de Jesús en Mateo 25, que explica la necesidad de identificarse con los más oprimidos. En declaraciones públicas menos formales, el papa Francisco ha reiterado con frecuencia este mensaje como parte central de la vida cristiana.

El papa Francisco parece haber aplicado este interés en los vulnerables al modo en que trata a las minorías sexuales y de género. En el verano de 2013, cuando se le preguntó por la existencia de curas homosexuales en la Iglesia, el Papa respondió con las siguientes palabras, que luego cobrarían gran resonancia: “Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarla?“. En una entrevista posterior publicada en la revista estadounidense America, amplió estos comentarios y destacó la necesidad de amar y acompañar a personas homosexuales, en lugar de rechazarlas y condenarlas de manera categórica.

Otros líderes eclesiásticos han repudiado de manera más explícita los actos de violencia física y hostigamiento contra minorías sexuales y de género. El verano pasado, por ejemplo, el Nuncio Apostólico en Kenia, Arzobispo Charles Daniel Balvo, enfatizó que si bien la Iglesia no aprueba la conducta homosexual, reconoce y respeta la dignidad individual de todas las personas. Ante la escalada de denuncias sobre violencia contra personas homosexuales en algunas regiones de África, el arzobispo señaló que los “homosexuales deberían ser defendidos frente a violaciones de su dignidad y sus derechos humanos; son seres humanos como cualquiera de nosotros“. En Brasil, la Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis de San Pablo, un grupo integrado por laicos y miembros del clero, repudió enérgicamente el número alarmante de ataques contra minorías sexuales y de género denunciados en el país.

Otros se han manifestado en contra de las leyes que criminalizan actos sexuales. El cardenal Oswald Gracias, arzobispo de Mumbai, ha criticado abiertamente la ley contra la sodomía. Luego de que el Tribunal Supremo de dicho país restableciera la ley, el arzobispo señaló que la Iglesia “se opone a la legalización del matrimonio gay, pero enseña que los homosexuales tienen la misma dignidad que cualquier otro ser humano, y condena cualquier forma de discriminación injusta, hostigamiento o abuso”. Según el arzobispo, esto incluye la criminalización de las relaciones sexuales practicadas con consentimiento entre personas del mismo sexo, ya que la Iglesia “nunca ha considerado que las personas homosexuales sean criminales”.

El obispo Gabriel Malzaire de Roseau, de Dominica, y el cardenal Peter Turkson, presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz, han expresado comentarios similares sobre la criminalización de la sodomía en Dominica y Uganda, respectivamente. Obispos de Sudáfrica, Botsuana, Suazilandia y Ghana han instado este año a los católicos a ponerse del lado de los vulnerables ante las leyes draconianas que están siendo sancionadas en el continente africano.

Numerosas comunidades católicas también han acogido a minorías sexuales y de género, generado así un espacio seguro para ellas en la Iglesia y en la sociedad en general. En Estados Unidos, por ejemplo, una encuesta extraoficial llevada a cabo por organizaciones católicas determinó que hay más de 200 parroquias en el país donde las personas gay son bienvenidas. Curas estadounidenses han observado la creciente aceptación de personas que se identifican como lesbianas, homosexuales, bisexuales y transgénero (que a menudo se agrupan colectivamente bajo la sigla LGBT), especialmente entre los feligreses más jóvenes.

Incluso líderes eclesiásticos que se han manifestado públicamente en contra de las relaciones entre personas del mismo sexo por razones morales han llamado al respeto y la compasión hacia las personas LGBT. En Nueva York, el cardenal Timothy Dolan consideró positiva la decisión de permitir que grupos de personas LGBT marcharan durante el desfile de San Patricio en la Ciudad de Nueva York. El cardenal Dolan, que se ha opuesto públicamente al matrimonio entre personas del mismo sexo, participará en el desfile del próximo año en calidad de Gran Mariscal.

También en Europa se han observado tendencias similares. Este año, las conferencias episcopales en Alemania y Suiza publicaron informes sobre las creencias y prácticas de feligreses. Los informes se elaboraron sobre la base de extensas encuestas en parroquias de Alemania y Suiza, y a modo de preparación para el Sínodo de Obispos sobre la Familia. En ambos casos, los feligreses manifestaron un apoyo considerable a los homosexuales. El Cardenal Reinhard Marx, presidente de la Conferencia Episcopal alemana, expresó que la Iglesia “no siempre ha adoptado el tono correcto” respecto de los homosexuales, y promovió un enfoque de mayor apertura.

Manteniendo la coherencia

El significado y el alcance de la discriminación injusta en contra de personas homosexuales aún es objeto de debate en círculos católicos. Sin embargo, las enseñanzas que imparte la Iglesia sugieren que, como mínimo, esto incluye la necesidad de abstenerse de ejercer la violencia contra personas por su orientación sexual o expresión de género, percibidas o reales, y de condenar dicha violencia. Tal como lo han señalado líderes católicos, esto incluye la criminalización de las relaciones sexuales consentidas entre adultos.

En 1986, el entonces Cardenal Joseph Ratzinger escribió: “Es deplorable que las personas homosexuales hayan sido y sean objeto de actos maliciosos de violencia, tanto en las palabras como en los hechos. Ese tratamiento merece la condena de los pastores de la Iglesia, en cualquier lugar donde se manifieste”. Las enseñanzas posteriores de conferencias episcopales locales, incluso una carta de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, reiteraron este mensaje de repudio a la violencia.

Si bien este mensaje no constituye una enseñanza oficial, también la Santa Sede se ha opuesto públicamente a la aplicación injusta de sanciones penales a personas homosexuales. En 2008, en la Asamblea General de las Naciones Unidas, el representante del Vaticano declaró públicamente que el Vaticano “sigue defendiendo la idea de que se deben evitar todos los signos de discriminación injusta hacia personas homosexuales e insta a los Estados a eliminar las sanciones penales contra estas personas. Los gobiernos deben eliminar las sanciones penales injustas”.

Si bien en la declaración no se proporcionaron ejemplos de cuáles serían estas sanciones penales injustas, el vocero del Vaticano señaló que incluyen “no sólo la pena de muerte, sino toda la legislación penal que implique violencia o discriminación respecto de los homosexuales”. En un evento paralelo de las Naciones Unidas realizado en Nueva York en 2009, la Santa Sede reiteró su oposición a todas las formas de violencia y discriminación injusta contra personas homosexuales, incluida la legislación penal discriminatoria que menoscaba la dignidad inherente de la persona humana.

Fracasos de la Iglesia

A pesar de estos ejemplos positivos, muchas comunidades y líderes católicos han ignorado o aparentemente contradicho la posición de la Iglesia respecto de las minorías sexuales y de género. En lugar de defender las enseñanzas de la Iglesia sobre ética sexual y, al mismo tiempo, condenar la violencia y promover el respeto por la dignidad humana, muchos han guardado silencio ante terribles atrocidades cometidas contra minorías vulnerables.

En Camerún, por ejemplo, organizaciones de derechos humanos informaron en reiteradas oportunidades sobre casos de ciudadanos que son detenidos y perseguidos penalmente simplemente por “ser homosexuales“, lo cual supuestamente se deduce del modo en que se visten, su gesticulación o sus gustos personales. Organizaciones que trabajan en la defensa de los derechos de las minorías sexuales y de género son objeto de espantosos ataques. El año pasado, un reconocido defensor de derechos humanos, Eric Lembembe, fue torturado y asesinado brutalmente.

El arzobispo Samuel Kléda de Camerún no sólo no ha denunciado estos tipos de actos deplorables, sino que además ha contribuido activamente a un clima de hostilidad hacia las minorías sexuales y de género. En febrero de 2013, el arzobispo Kléda se sumó a un grupo católico de profesionales del derecho para apoyar públicamente la criminalización de la homosexualidad propuesta por el gobierno. En un panel de debate con juristas, el arzobispo citó el pasaje de Levítico 20:13 que insta a aplicar la pena de muerte para las relaciones sexuales entre dos hombres. El Código Penal de Camerún ya dispone que la persona que mantenga “relaciones sexuales con otra persona del mismo sexo” puede enfrentar una pena de prisión de hasta cinco años.

Desde 2006 los políticos en Nigeria han debatido una serie de medidas legislativas que criminalizarían el matrimonio entre personas del mismo sexo, aplicarían penas severas a parejas del mismo sexo e incluso penalizarían la participación en un grupo que promueva los derechos de minorías sexuales y de género. Este año, en una carta enviada al presidente Goodluck Jonathan en representación de la Iglesia Católica de Nigeria, miembros del clero de ese país reivindicaron como “valiente y sabia” una nueva ley que prevé fuertes sanciones penales para las exhibiciones públicas de afecto entre personas del mismo sexo. Los líderes eclesiásticos de Nigeria no han realizado ningún esfuerzo por condenar los ataques violentos contra minorías sexuales y de género ocurridos luego de que la ley fuera sancionada este año.

En Uganda, la Iglesia católica ha vacilado en su posición con respecto a un proyecto legislativo similar. En diciembre de 2009, el arzobispo Cyprian Lwanga se opuso al Proyecto de Ley contra la Homosexualidad, que inicialmente proponía sancionar actos sexuales entre personas del mismo sexo con la pena de muerte. El arzobispo Lwanga manifestó que el proyecto “era incompatible con los valores cristianos” como “el respeto, las compasión y la sensibilidad“. En ese momento la Santa Sede también condenó el proyecto por considerar que constituía una discriminación injusta. Sin embargo, en junio de 2012, una coalición de iglesias anglicanas, católicas y ortodoxas pidió al parlamento de Uganda que agilizara el proceso de sanción de una de las versiones preliminares del proyecto de ley.

La ley de Uganda fue aprobada a principios de 2014. Esta incluía disposiciones que establecían sanciones más rigurosas para personas que participaran en actos homosexuales, incluso la prisión perpetua. La ley también penalizaba delitos relacionados como la promoción de la homosexualidad y la “tentativa a cometer actos de homosexualidad”. Organizaciones de derechos humanos informaron un aumento en los casos de desalojos, violencia y discriminación contra minorías sexuales y de género a partir de la aprobación de la ley.

En lugar de condenar estos ataques, varios obispos de Uganda apoyaron de manera categórica la ley durante las homilías pronunciadas en Pascuas. Algunos prácticamente avalaron de forma tácita o, al menos parecieron justificar, los actos de violencia. Más recientemente, el Arzobispo Lwanga publicó un manuscrito en el cual subrayó la necesidad de respetar y proteger a las personas homosexuales. No obstante, hasta este momento, la Iglesia de Uganda en general no ha adoptado medidas significativas para condenar los abusos de los cuales son las objeto minorías sexuales y de género. Si bien la ley de 2014 fue derogada por el Tribunal Constitucional de Uganda en agosto, legisladores de Uganda presentaron un proyecto de ley similar, que pretenden aprobar antes de fin de año.

En el Caribe, el arzobispo de Kingston, Jamaica, Charles Dufour, también se ha rehusado a repudiar tanto la violencia endémica que enfrentan allí minorías sexuales y de género, como la criminalización por parte del gobierno de ese país de actos sexuales privados practicados con consentimiento entre adultos. En los últimos años, organizaciones de derechos humanos, la Organización de los Estados Americanos, el Departamento de Estado de los Estados Unidos y otros gobiernos y organizaciones han criticado estos casos de violencia. Abundan los casos de miembros de minorías sexuales y de género que son víctimas de golpizas, brutalidad policial, tortura y homicidio.

Al igual que en otras partes del Caribe, algunos grupos locales cuestionan las leyes de Jamaica contra la sodomía. Cuando fue interrogado por activistas que le pidieron que aclarara cuál era la postura de la Iglesia católica con respecto a la criminalización de actos realizados con consentimiento entre parejas del mismo sexo, el arzobispo Dufour indicó que no “sentía la necesidad de efectuar ninguna declaración en particular” sobre el debate en Jamaica. No obstante, el arzobispo Dufour sí alertó sobre el vilipendio y la persecución de grupos religiosos que se oponen a reconocer los derechos de las minorías sexuales y de género. Estas declaraciones son profundamente desalentadoras. El arzobispo Dufour y otros líderes de la Iglesia de Jamaica han desaprovechado una oportunidad importante para poner en práctica la postura de la Santa Sede.

Las declaraciones y acciones de los líderes eclesiásticos tienen un profundo impacto sobre el entorno social en el cual viven las personas que pertenecen a minorías sexuales y de género. Los líderes eclesiásticos deben distinguir entre la condena moral de determinados actos y relaciones, y la aprobación, de manera implícita o explícita, de la violencia y la persecución. De lo contrario, no sólo se oponen a las enseñanzas de la Iglesia, sino que contribuyen a un clima de hostilidad que pone en peligro vidas humanas. El año próximo, el Sínodo de Obispos seguirá analizando las prácticas de la pastoral familiar de la Iglesia. Mientras los líderes eclesiásticos continúan debatiendo sobre la moralidad de las uniones de personas del mismo sexo y acerca de si los homosexuales deben ser acogidos en la Iglesia, también harían bien en condenar, de manera clara y categórica, la violencia que enfrentan minorías sexuales y de género en comunidades alrededor del mundo.

Celso Perez es becario Gruber en Human Rights Watch. Se graduó en derecho (J.D.) en Yale Law School y obtuvo una maestría (M.A.) y una licenciatura (B.A.) en ética teológica en Boston College.

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El cardenal de Nueva York desfilará con los homosexuales en el día de San Patricio

Sábado, 6 de septiembre de 2014

Cardinal-Timothy-Dolan-Archbishop-New-YorkNueva York elimina la prohibición de grupos gays en desfile de San Patricio

Dolan dio la bienvenida a la participación de grupos LGTB en tan señalada fecha

Ya el año pasado hubo tiranteces ante la negativa de los organizadores de dejar desfilar a grupos de homosexuales en el gran día de San Patricio en Boston. Este año los organizadores del evento en Nueva York han decidido que el colectivo LGTB participará como cualquier otro sector.

Después de esta histórica decisión, el cardenal de la ciudad, Timothy Dolan, estadounidense de origen irlandés, se apresuró a emitir una declaración de apoyo a los organizadores del desfile. La noticia ha sido muy bien recibida por los católicos gays y lesbianas, mientras que algunos grupos conservadores quieren que el arzobispo se retire del evento.

Creo que estamos viendo como el catolicismo del Papa Francisco ha llegado a la Archidiócesis de Nueva York,” declaró a los medios J. Patrick Hornbeck, presidente del departamento de teología en la Universidad de Fordham. “La declaración del cardenal Dolan es acogedora. Él no tomó la decisión de que desfilaran los homosexuales, pero lo ve como una oportunidad para la unidad”.

Sin embargo, otras voces como las de Pat Archbold, teólogo de la conservadora National Catholic Register, calificó la decisión de Dolan de permanecer como gran mariscal en la marcha como “capitulación total ante los grupos de identidad homosexual”.

Y es que los grupos LGBT podrán participar por primera vez el próximo mes de marzo en el Desfile del Día de San Patricio en Nueva York. Los organizadores del mayor desfile del día de San Patricio en el mundo aseguran que ponen fin a la prohibición, y que permitirán en la edición de 2015 que un grupo gay pueda marchar con su propia bandera.

La prohibición de los grupos homosexuales en el centenario desfile de Nueva York se convirtió a principios de este año cuestión política. El alcalde demócrata Bill de Blasio no desfiló en señal de protesta contra la prohibición, y la cerveza Guinness retiró su patrocinio.

El comité organizador del desfile ha manifestado su intención de retirar la prohibición a través de un comunicado difundido por la agencia AP. En la información, asegura que el grupo LGBT OUT@NBCUniversal, perteneciente a la empresa que emite el desfile, marchará por la Quinta Avenida de Manhattan el 17 de marzo de 2015 “bajo una bandera identificativa”.

En cuanto a la elección de la entidad LGBT que participará en el desfile de San Patricio, los organizadores no especifican si se trata de una invitación directa, o si este grupo ha formulado una petición para ser ellos los participantes. Lo que sí aseguran es que la inclusión del grupo LGBT fue aprobada por unanimidad por el equipo directivo del desfile. Bill O’Reilly, portavoz del comité, asegura que otros grupos pueden solicitar participar en futuras ediciones.

La polémica de la prohibición surgió cuando hace un año los organizadores dijeron que los gays eran libres de marchar, pero “sólo integrados otros grupos y no con pancartas o banderas gays”. Sin embargo, la mayoría de las entidades que marchan en el desfile portan su propia identificación. Ya hay confirmadas unas 320 entidades participantes para 2015, según el comité.

“Nuestro cambio de tono y la ampliación de la inclusión es un gesto de buena voluntad hacia la comunidad LGBT en nuestro esfuerzo continuo para mantener el desfile por encima de la política”, aseguran en el comunicado.

No obstante, la nota también especifica que el desfile fue “se mantiene fiel a las enseñanzas de la Iglesia”. Aunque O’Reilly mantiene que el cardenal Timothy Dolan, que presidirá el desfile del próximo año, está “muy a favor” de este cambio.

Fuente Ociogay y Ragap

General, Historia LGTB, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , ,

El Cardenal Dolan, arzobispo de Nueva York, intenta desmentir las palabras del Papa sobre las uniones civiles entre personas del mismo sexo y dice que el papa Francisco las “estudiará”.

Martes, 11 de marzo de 2014

DolanEl arzobispo de Nueva York y presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, cardenal Timothy Dolan, afirmó este domingo, en una entrevista concedida a la cadena NBC, que las recientes declaraciones del papa Francisco sobre las uniones civiles entre personas del mismo sexo no deben ser interpretadas “necesariamente” como un apoyo hacia las mismas. Según Dolan, la intención del papa no es otra que estudiar estas uniones para permitir a la Iglesia comprender las razones que han llevado a algunos países a regularlas. “Sí, he visto sus declaraciones detenidamente. No dijo ‘estoy a favor’”, insistió el cardenal.

“Una vez más, de una manera extraordinariamente sincera y llena de matices, dijo ‘sé que algunas personas en determinados estados han decidido esto [la legalización de las uniones civiles entre personas homosexuales]. Tenemos que pensar en ello y ver las razones que les han llevado a hacerlo, antes de condenarlas rápidamente´”, aseguró Dolan, parafraseando algunas de las afirmaciones que unos días antes había realizado el papa Francisco en una entrevista concedida al diario italiano Corriere della Sera.

El periodista David Gregory, encargado de entrevistar a Dolan, le preguntó si las uniones civiles le harían sentir “incómodo”, a lo que este respondió que “Sí lo harían”. Así, Dolan aseguró que el matrimonio “entre un hombre y una mujer, el que conduce al amor para toda la vida” no es solo “una cuestión de religión, de sacramentos” sino que es también “la piedra angular de la sociedad y la cultura. Pertenece a la cultura. Y si rebajamos ese significado sagrado del matrimonio en cualquier forma, me temo que no solo la iglesia sufriría, sino también la cultura y la sociedad”. El Cardenal ha considerado que la Iglesia debe posicionarse en un punto medio entre lo que considera excesos sociales de la iglesia y el capitalismo a ultranza de la derecha para llegar a “un sistema económico justo”. En su opinión Juan Pablo II estaba más sensibilizado con los problemas de la izquierda, por haber vivido en una dictadura comunista, mientras que Francisco lo está más con los excesos de la derecha, por haber vivido las dictaduras militares de Argentina.

Dolan, que hace un año recomendaba a la Iglesia católica ser más cuidadosa a la hora de expresar su oposición al matrimonio entre personas del mismo sexo para no ser tachada de LGTBfoba, se pronunció también acerca de Michael Sam, primer jugador de fútbol americano de élite que salía del armario, después de que Gregory le pidiera su opinión sobre este hecho. “Me alegro por él. No tendría sentido que emitiese ningún tipo de juicio sobre él. Que Dios le bendiga. La misma Biblia que nos enseña acerca de las virtudes de la castidad, la fidelidad y el matrimonio, nos dice que no debemos juzgar a las personas. Así que yo diría ‘Bravo’”, afirmó el cardenal.

Fuente Dosmanzanas y Ragap

Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , ,

“Los papas y la pederastia”, por Guillermo Sánchez

Domingo, 23 de febrero de 2014

NiñollorandoLeído en La Excepción:

Un informe del Comité de los Derechos del Niño de la ONU del 5 de febrero de 2014 destaca el incumplimiento por el Vaticano de la Convención de los Derechos del Niño.

La Iglesia Católica Romana (ICR) ha sido tradicionalmente, y sigue siendo, más dura que nadie en su moralismo sexual. No se ha limitado a establecer unos criterios y normas de conducta sobre sus fieles, sino que siempre ha intentado imponerlos sobre el conjunto de la sociedad (algo que ha conseguido en los estados confesionales). Es una organización que presume de su identidad cristiana y de su excelencia moral.

Para colmo, la ICR introdujo en la Edad Media normas absurdas y totalmente contrarias al evangelio, como el celibato de los ministros. Aunque ciertos estudios afirman que el celibato no incide en un mayor índice de abusos, lo cierto es que hasta representantes de la propia ICR han reconocido esa relación. Por ejemplo, el cardenal británico O’Brien declaró: «Me doy cuenta de que muchos curas han encontrado muy difícil gestionar el celibato» (La Razón, 25.2.13); él mismo renunció ante Benedicto XVI “por motivos de edad” tras ser acusado por sacerdotes y seminaristas «que supuestamente fueron víctimas de la conducta indebida del cardenal cuando se encontraban bajo su tutela durante la década de los 80» (La Razón, 25.2.13). Por cierto, pidió perdón y renunció, pero no se entregó a las autoridades para responder de sus delitos.

Desde que se han ido destapando los incontables abusos cometidos en el seno de la ICR en las últimas décadas (en realidad estos hechos han ocurrido siempre, como demuestra la historia –p. ej., ya en el siglo XVII “san” José de Calasanz encubrió a un abusador–), muchos jerarcas y apologetas (como el cardenal Dolan) se han defendido diciendo que otros colectivos presentan unas tasas más altas de abusos a niños. Pero el caso es que, aparte de la exactitud o no del argumento y de la miseria moral que implica, esos otros colectivos no han tejido nunca una red jerárquico-administrativa tan gigantesca para tapar los abusos del colectivo, como ha hecho el papado. Esa es la clave.

La misma estrategia victimista aplicó el cardenal Ratzinger en 2002, cuando afirmó: «Estoy personalmente convencido de que la permanente presencia de pecados de sacerdotes católicos en la prensa, sobre todo en Estados Unidos, es una campaña construida, pues el porcentaje de estos delitos entre sacerdotes no es más elevado que en otras categorías, o quizá es más bajo. En Estados Unidos vemos continuamente noticias sobre este tema, pero menos del 1% de los sacerdotes son culpables de actos de este tipo. La permanente presencia de estas noticias no corresponde a la objetividad de la información ni a la objetividad estadística de los hechos. Por tanto, se llega a la conclusión de que es querida, manipulada, que se quiere desacreditar a la Iglesia» (citado en Zenit, 19.4.05; añadimos negrita en las citas).

Las implicaciones de Juan XXIII, Juan Pablo II y Benedicto XVI

El veneradísimo Juan XXIII (en proceso de canonización por la ICR) ya emitió en 1962 un documento que «se centra, en principio, en la relación sexual entre un sacerdote y un miembro de su congregación. Sin embargo, en la medida en que se avanza en la lectura del texto se hallan instrucciones referidas a “las obscenidades perpetradas por un clérigo con un joven de cualquier sexo, o con animales”. Los obispos de todo el mundo eran llamados a manejar estos casos de la manera “más secreta posible”» (Diario de Córdoba, 18.8.03).

Posteriormente, tal como resumía y documentaba Paolo Flores d’Arcais en un artículo imprescindible (El País, 14.4.10), el papa Juan Pablo II y su cardenal prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y después papa, Joseph Ratzinger «impusieron una obligación taxativa a todos los obispos, sacerdotes, personal auxiliar, etcétera, para que no llegara a las autoridades civiles nada de lo que tuviera que ver con casos de pedofilia eclesiástica». Un motu proprio de Wojtyla señalaba: «Cada vez que el ordinario o el superior tuvieran noticia con cierta verosimilitud de un delito reservado, tras haber realizado una indagación preliminar, la señalarán a la Congregación para la Doctrina de la Fe». Como explica Flores d’Arcais, «papa y prefecto informados de todo (es más, siendo los únicos en saberlo todo) son, exclusivamente, quienes tienen la primera y última palabra acerca de los procedimientos que se han de seguir. La “pena” máxima (casi nunca infligida) no va más allá de la reducción al estado laico del sacerdote. Por lo general, el castigo se limita a trasladar al sacerdote de una parroquia a otra. Donde, obviamente, reiterará su delito. “Pena” exclusivamente canónica, en todo caso. No ha de efectuarse denuncia alguna ante las autoridades civiles: “Las causas de esta clase quedan sujetas al secreto pontificio“», secreto cuya terrible naturaleza criminal se explica en el artículo.

Siendo Ratzinger papa, el cardenal de Nueva York Timothy Dolan pidió permiso al Vaticano en 2007 para blindar 57 millones de dólares ante la avalancha de demandas por abusos sexuales. «Entre los archivos hay una carta que Dolan envió al Vaticano en la que se explica esta transferencia de fondos en 2007: “Con este movimiento preveo una mejor protección de los fondos ante cualquier reclamo legal o de responsabilidad”, recoge. El Vaticano aprobó la solicitud en cinco semanas. […] Los archivos también revelan que persuadió a sacerdotes acusados de abuso para que abandonaran voluntariamente la Iglesia a cambio de sustanciosos beneficios, y cómo frenó los procedimientos canónicos impulsados desde Roma para echar a los que no cooperaban. En una ocasión, el Vaticano tardó cinco años en expulsar a un sacerdote abusador. […] “A medida que las víctimas se están organizando y se hacen públicos más casos, la posibilidad de un escándalo es cada vez más real“, escribió Dolan en 2003 en otra carta dirigida al entonces cardenal Joseph Ratzinger» (El País, 2.7.13).

En 2010 el Tribunal Supremo de Estados Unidos atendió el caso de una víctima que había sido objeto de abusos en Oregón en los años 60 por parte de un cura irlandés que ya había sido acusado de pederastia en Irlanda y posteriormente en Chicago. El Tribunal Supremo (con una mayoría de jueces católicos desde hace años) solicitó opinión al gobierno de Obama, quien «pidió a la Corte Suprema de su país otorgar al Vaticano inmunidad en los juicios de sacerdotes acusados de haber cometido abusos sexuales contra menores de edad en Estados Unidos» (TeleSur, 26.5.10). De este modo, Ratzinger y los jerarcas vaticanos se libraban de la posibilidad de tener que declarar en un tribunal. Ya en 2005 George Bush había otorgado inmunidad a Ratzinger, cuando la “Santa” Sede la había solicitado al convertirse este en jefe de estado por su cargo de papa (Diario Vasco, 29.3.10). Como siempre, los grandes poderes del mundo se unían para apoyarse en la impunidad y el abuso (ver El Eje Washington-Vaticano).

Posteriormente, el Tribunal Penal Internacional también cerró la vía de procesar a Ratzinger y sus colaboradores (Religión Digital, 15.5.13), y el Tribunal de Apelación de Oregón dictaminó contra la responsabilidad del Vaticano, con el argumento de la “Santa” Sede no tiene control de lo que hacen todos los sacerdotes en el mundo (La Razón, 7.8.13). Pero se obviaba la clave del asunto, que son las medidas obstruccionistas establecidas sistemáticamente por el papado.

Sólo como consecuencia de los escándalos difundidos por los medios de comunicación, Benedicto XVI, gravemente implicado en los encubrimientos durante décadas, comenzó a tomar algunas medidas, más de prevención que de resolución de casos del pasado (es decir, hasta hoy se mantiene la impunidad). Ha sido recientemente cuando la jerarquía ha empezado a dar instrucciones (y no lo está haciendo siempre) de que no se limiten a denunciar la pederastia internamente, sino que además se denuncie ante las autoridades civiles.

Ratzinger actuó enérgicamente en el caso del abusador Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, cuyos crímenes Juan Pablo II (también en proceso de canonización) y él mismo habían tapado sistemáticamente, como siguen denunciando sus víctimas. (Maciel falleció oportunamente, y sin haber sido procesado por sus fechorías, poco después de ser forzado a retirarse.) Por estas medidas, algunos cubrieron a Ratzinger de elogios, calificándolo de “barrendero de Dios” (¡!).

Con ocasión del último cónclave, el obispo maltés Charles Scicluna, fiscal del tribunal de la Doctrina de la Fe, ante la pregunta de si era justo que cuatro cardenales implicados por los escándalos de abusos estuvieran habilitados para elegir al nuevo papa, respondió: «Todos somos pecadores, y Dios sabrá obtener también cosas buenas de su presencia en el cónclave. Debemos tener cuidado al apuntar con el dedo acusador. Por lo demás, el primer colegio de apóstoles tampoco era para canonizarlo enteramente» (Páginas Digital, 26.2.13).

Como señala Alberto Athié, un antiguo sacerdote que denunció durante años sin éxito los sistemáticos abusos sexuales de Maciel (y cuyas denuncias ante la ONU finalmente consiguieron que ésta emitiera el reciente informe): «El procedimiento de desprecio a las víctimas, de encubrimiento a los pederastas, procede no solo de estrategias locales. Es una estrategia institucional. Con su fuente en el territorio del Vaticano y operado por la Santa Sede» (El País, 5.2.14).

Incluso algunos ultrapapistas sinceros han protestado, “sorprendidos” de ciertas conductas papales. Por ejemplo, Luis F. Pérez se escandalizaba de que ni Wojtyla ni Ratzinger hubieran tomado medidas contra el cardenal Law (Infocatólica, 3.3.10); hoy por hoy, Francisco sigue manteniéndolo en su retiro dorado en Roma.

Responsabilidad de Francisco

¿Qué tratamiento ha dado el papa Francisco a estos asuntos? Una de sus medidas ha sido establecer nuevas normas penales que incluyen disposiciones sobre abusos sexuales (Zenit, 11.7.13). Otra, nombrar una comisión de expertos sobre el tema (como suele decirse, crear una comisión es la forma elegante de quitarse un asunto de encima…).

El pasado 15 de enero Francisco puso en evidencia que, aparte de previsiones para el futuro, la interpretación del pasado sigue siendo la que se ha hecho hasta ahora. Dos enviados suyos comparecieron ante el Comité de la Convención de Derechos del Niño en Ginebra. Los miembros del Comité «no se mostraron muy satisfechos con las palabras del representante del Vaticano ante la ONU, Silvano Tomasi, que reconoció que entre el clero hay abusadores; aunque matizó que también los hay “entre los miembros de las profesiones más respetadas del mundo”. “Este hecho es especialmente grave” en el seno de la Iglesia, dijo, “ya que estas personas están en posiciones de gran confianza y son llamados a promover y proteger todos los elementos de la persona, como la salud física, emocional y espiritual”», reconoció, pero eludió una vez más la cuestión del encubrimiento papal desarrollado durante décadas. Y «tanto Tomasi como el obispo auxiliar de Malta, Charles Scicluna, el otro representante que participó en la comparecencia de más de seis horas ante los 18 miembros del comité de la ONU, respondieron con evasivas a las agudas e insistentes preguntas de estos expertos sobre los supuestos traslados de diócesis de los responsables de abusos, denunciados por las organizaciones de víctimas, la falta de transparencia en las investigaciones de la propia Iglesia o la respuesta del Vaticano ante estos casos. El mensaje de la Santa Sede fue constante: los religiosos no son funcionarios del Vaticano, dijo Tomasi, que argumentó que investigar y juzgar estos delitos corresponde a los Estados donde tuvieron lugar» (El País, 16.1.14). Leer más…

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.