Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Partido Republicano’

Predicador republicano ataca a la “demoníaca” alcaldesa lesbiana Lori Lightfoot

Sábado, 13 de abril de 2019

Chicago mayor elect Lori Lightfoot speaks during the election night party in Chicago, Illinois on April 2, 2019. - In a historic first, a gay African American woman was elected mayor of America's third largest city Tuesday, as Chicago voters entrusted a political novice with tackling difficult problems of economic inequality and gun violence. Lori Lightfoot, a 56-year-old former federal prosecutor and practicing lawyer who has never before held elected office, was elected the midwestern city's mayor in a lopsided victory. (Photo by Kamil Krzaczynski / AFP) (Photo credit should read KAMIL KRZACZYNSKI/AFP/Getty Images) índiceUn excandidato republicano se ha enfrentado a la alcaldesa electa lesbiana de Chicago, Lori Lightfoot, en un discurso “satánico y demoníaco” para celebrar la inclusividad.

E.W. Jackson, quien fue nominado por el Partido Republicano para Teniente Gobernador de Virginia en 2013, se enfrentó a Lightfoot después de su victoria en la segunda vuelta de las elecciones del 2 de abril.

En su discurso de victoria, la política lesbiana dijo que su victoria demostró que Chicago era “una ciudad donde no importa de qué color eres, donde seguro que no importa lo alto que seas, y donde no importa a quién amas”.

Al hablar en el programa de radio The Awakening el 3 de abril, Jackson dijo que los comentarios del alcalde electo son “una torsión satánica y demoníaca del lenguaje”.

El pastor comentarista conservador dijo: “Chicago acaba de elegir a una mujer lesbiana, y ella se levantó y dijo: ‘Le estamos mostrando al mundo que no importa a quién amas'”. Casi me dan náuseas cada vez que oigo eso porque sabemos que es un eufemismo para, ‘No importa con quién tengas sexo.‘”

Y añadió: “No están hablando de amor, están hablando de con quién te acuestas. Y específicamente, dicen que no importa si tienes sexo con alguien del mismo sexo. El eufemismo es asqueroso. Realmente lo es, porque se trata de un satánico y demoníaco giro del lenguaje”. Jackson afirmó: “A Dios le importa eso y, por lo tanto, a nosotros nos importa, sobre todo cuando se quiere consagrar en la política pública”.

Dirigiéndose a Lightfoot, continuó: “[Usted] está tomando las manos de cada contribuyente y poniendo nuestras manos en su suciedad. Nos están haciendo cómplices del mal, de la deshonra que están cometiendo. Dame un respiro con ese absurdo y demoníaco giro del lenguaje. No se trata de a quién amas, sino de con quién te acuestas. De eso es de lo que están hablando, y específicamente de tener sexo con personas del mismo sexo. Y sí, nos importa, porque a Dios le importa. Si Dios lo llama abominación, es una abominación”.

Lori Lightfoot: “Celebraremos las diferencias”

Lightfoot había marcado su victoria con un poderoso discurso en el que se unieron a ella en el escenario su esposa y su hija. En el discurso, dijo que había niños que presenciaban su elección y veían el comienzo de algo “un poco diferente”.

Dijo Lightfoot: “En el Chicago construiremos juntos, celebraremos nuestras diferencias. Abrazaremos nuestra singularidad. Y nos aseguraremos de que todos tengamos todas las oportunidades para tener éxito. Todos los niños deberían saber esto: Cada uno de ustedes, un día, puede ser el alcalde de Chicago”.

Lightfoot toma posesión el 20 de mayo.

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesias Evangélicas , , , , , , , , , ,

Un legislador republicano de Virginia Occidental insinúa que ahogaría a sus hijos si fuesen gay o lesbiana

Miércoles, 10 de abril de 2019

13AF0197-FE3E-433D-BDA0-2A5E03817406Eric Porterfield es un político republicano, miembro de la Cámara de Representantes de Virginia Occidental, que identifica a la comunidad LGTBQ como «lo más parecido a terroristas políticos que hay en los Estados Unidos. No hay duda sobre esto». Compara también al colectivo con el Ku Klux Klan y lo acusa de ser un difusor del discurso del odio y actuar en contra de la Primera Enmienda de la Constitución estadounidense. Pese a las peticiones de dimisión tras dichas declaraciones, Porterfield sigue en el cargo. 

Esto es exactamente el movimiento LGTBQ para Eric Porterfield, un legislador del Partido Republicano de Estados Unidos en el estado de Virginia Occidental. Hasta tal punto llega el odio del político que, durante una entrevista en la cadena local WVVA, Porterfield insinuó que actuaría contra la seguridad de sus propios hijos si estos le dijeran que son homosexuales. Fue tras escuchar los continuos ataques a la comunidad LGTBQ cuando la presentadora del espacio intentó buscar un hipotético caso en el que el político tuviera que aceptar la homosexualidad en su contexto más cercano. «Usted tiene una hija y un hijo adorables. ¿Qué sucedería si cuando sean adolescentes o adultos le dijeran que son gay o lesbiana?», le preguntó. «Bueno, primero hablaré de mi hija. Primero la llevaría a la pedicura, luego a hacerse las uñas, y después vería si sabe nadar. Si fuese mi hijo, seguramente lo llevaría a cazar y a pescar, y después vería si sabe nadar». Unas declaraciones tan cargadas de estereotipos sexistas como de odio incluso dirigido a sus propios hijos en un supuesto teórico.

La presentadora del espacio informativo quedó atónita ante las palabras del político, que llevaba una gorra con el lema Make America great again, lema de la campaña de Donald Trump. Un eslogan que, adaptado a cada lugar, ha sido utilizado por partidos de extrema derecha de todo el mundo, como es el caso de Vox en España. «¿A qué se refiere con ver si saben nadar?», le preguntó. «Solo querría asegurarme de que saben nadar», respondió Porterfield, sonriendo. «¿Qué quiere decir con eso?», intentó de nuevo la presentadora. «Solo eso, que los llevaría a hacer actividades», respondió.

Odio sin complejos

Eric Porterfield, ciego y «cristiano renacido», es el perfecto ejemplo de político extremista y lenguaraz, un perfil que pese a incomodar al republicanismo tradicional se ha visto fortalecido desde la llegada de Donald Trump a la presidencia, especialmente en los estados sureños. Elegido miembro de la Cámara de Representantes de Virginia Occidental en noviembre del año pasado, Porterfield comenzó a difundir sus ideas de odio ya antes de la mencionada entrevista, cuando dio su apoyo a un proyecto de ley para legalizar en su estado la discriminación contra las personas LGTBQ que sería de aplicación incluso en aquellos condados que hubiesen aprobado de forma expresa medidas antidiscriminatorias (proyecto que finalmente fue rechazado). Porterfield defendió que la comunidad LGTBQ actúa en contra de la primera enmienda de la Constitución estadounidense (que protege los derechos a la libertad religiosa y a la libertad de expresión).

Tampoco dudó en comparar al movimiento del arcoíris con otro más monocromático: «Los LGTBQ son una versión moderna del Ku Klux Klan, solo que no visten gorros y usan sus payasadas de odio». Una cuestionable afirmación, si se tiene en cuenta que el grupo supremacista acumula más de 4.000 asesinatos reconocidos en Estados Unidos a los que se les suman los ocultados y los no descubiertos o conectados directamente con la secta. Además, Porterfield obvia el hecho de que el colectivo supremacista blanco es precisamente uno de los grupos que vio con mayor simpatía la llegada de Donald Trump a la presidencia. Un caso en el que también encontramos paralelismos con la situación política española, ya que David Duke, antiguo gran maestre del Ku Klux Klan, felicitó a Vox por sus resultados en las elecciones al Parlamento andaluz.

Porterfield también ha utilizado el término «faggot» («maricón») sin complejos para referirse a personas abiertamente homosexuales y acusa al colectivo LGTBQ de ser «uno de los grupos más socialistas de los Estados Unidos». Un señalamiento de activistas, políticos o personas de cualquier ámbito de la sociedad muy cercano a las «cazas de brujas» de las que Porterfield acusa al colectivo LGTBQ.

Peticiones de dimisión desde su propio partido

Unas declaraciones de Porterfield de tal calibre que incluso desde el Partido Republicano le han pedido que abandone el escaño. «Estos comentarios son inaceptables y así los denunciamos», expreso en un comunicado Melody Potter, presidenta de los republicanos de Virginia Occidental, que añadió que las opiniones de Porterfield «no reflejan los valores de nuestro país, de nuestro estado y del Partido Republicano».

Petición a la que Eric Porterfield no ha hecho por el momento el más mínimo caso.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Presentado en el Congreso y Senado de los Estados Unidos un proyecto de ley contra la discriminación de las personas LGTB

Sábado, 23 de marzo de 2019

Manifestacion_gay_proximidades_Capitolio_2009Ampliamos la noticia que publicábamos el pasado 16 de marzo. El Partido Demócrata estadounidense presentó de nuevo el pasado miércoles en el Congreso y el Senado un proyecto de Ley de Igualdad que reformaría la vigente Ley de Derechos Civiles, con el objetivo de impedir a nivel federal la discriminación por razón de orientación sexual e identidad de género en ámbitos como el trabajo, la vivienda, la educación, subvenciones del Estado o servicios y establecimientos públicos. La mayor dificultad será su aprobación por el Senado, de mayoría republicana, a pesar de que una reciente encuesta revela que la mayor parte de la población estadounidense se opone a este tipo de discriminación en todos los estados que conforman los Estados Unidos, entre los ciudadanos de todas las edades, etnias, ideologías políticas o creencias religiosas. Además, una ley de este tipo también cuenta con el apoyo de las grandes corporaciones empresariales.

Se trata de la segunda ocasión en que se intenta introducir este proyecto de ley de reforma de la Ley de Derechos Civiles, vigente desde 1964, que fue presentado por primera vez en 2015, sin éxito, debido al rechazo de la mayoría republicana.

Actualmente, la Ley de Derechos Civiles prohíbe la discriminación por razón de sexo, raza, color, origen nacional y religión en el derecho al voto, el acceso a la educación, la vivienda, el empleo y los establecimientos y servicios públicos. El presente proyecto de ley, versión del presentado infructuosamente en 1974, pretende añadir a estas categorías protegidas la orientación sexual y la identidad de género.

Tan solo veinte de los cincuenta estados que conforman los Estados Unidos cuentan con leyes o normativas que impidan, en mayor o menor medida, la discriminación de las personas LGTB. El proyecto de ley quiere que esa protección sea de ámbito federal. Como señalaba el congresista David Cicilline, abiertamente LGTB y ponente del proyecto de ley, «en la mayoría de los estados de este país, una pareja gay puede casarse el sábado, publicar sus fotos de boda en Instagram el domingo y perder sus empleos o ser expulsados de sus apartamentos el lunes solo por ser quienes son».

Según destaca la organización de defensa de derechos civiles ACLU, el proyecto de ley, además «aclara que la Ley de Restauración de la Libertad Religiosa no puede usarse en contextos de derechos civiles, prohibiendo que la libertad religiosa, que es un valor estadounidense fundamental, sea utilizada como una licencia para discriminar».

Si bien no parece que haya problemas para que el proyecto de ley sea aprobado en el Congreso, dada la mayoría demócrata que ostenta en la actualidad, la principal dificultad la encontrará en el Senado. Se necesitaría que, además del voto favorable de todos los senadores demócratas e independientes, se sumaran los de al menos cuatro senadores republicanos. Las posibilidades de aprobación parecen pues escasas, ni nadie cree que vaya a obtener el apoyo presidencial. Aunque, como curiosidad, en unas declaraciones efectuadas en el año 2000 a la revista The Advocate, Donald Trump afirmaba que le gustaba «la idea de enmendar la Ley de Derechos Civiles de 1964 para incluir la prohibición de la discriminación basada en la orientación sexual. Sería simple. Sería sencillo. Una enmienda a la Ley de Derechos Civiles otorgaría la misma protección a los homosexuales que a lo demás estadounidenses, es lo justo»

La nueva normativa propuesta cuenta, sin embargo, con el apoyo de más de 160 de las mayores compañías y corporaciones empresariales estadounidenses, muchas de las cuales ya cuentan con políticas antidiscriminatorias de ámbito interno.

La mayoría de la población a favor de la no discriminación de las personas LGTBI

Pero el dato más positivo es el que ha revelado una reciente encuesta de Public Religion Research Institute (PRRI), según la cual un 69 % de los ciudadanos estadounidenses se mostraría favorables a una ley contra la discriminación de las personas LGTB, mientras que tan solo se opondría el 24 %. Esta mayoría se alcanza en todas las edades y entre quienes profesan las distintas ideologías o creencias religiosas. Si bien el apoyo es mayor entre los ciudadanos de menor edad, los demócratas o quienes profesan religiones como el judaísmo o el budismo, también es mayoritario entre los mayores de 65 años, los republicanos (incluso los más conservadores) o quienes se declaran mormones, musulmanes o testigos de Jehová. Así se comprueba en la siguiente tabla.

Encuestas-leyes-proteccion-LGTB-Estados-Unidos

También se extiende a cada uno de los cincuenta estados. El apoyo es mayor en los estados que componen Nueva Inglaterra o la Costa Oeste, pero también hay un fuerte respaldo en muchos de los estados del Medio Oeste. Es menor en los estados del Sur, pero aun así en todos ellos la mayor parte de la población se declara a favor de las leyes antidiscriminatorias. Se puede comprobar en la siguiente tabla (podéis pinchar en ella para verla a mayor tamaño):

Encuestas-leyes-proteccion-LGTB-Estados-Unidos-por-estado

Fuente Dosmanzanas

 

General, Historia LGTB , , , , , , , , ,

El republicano Bennett Bressman, pide “granadas para los desfiles de maricones”

Jueves, 21 de marzo de 2019

empleado-republicano-pidiogranadas-de-fragmentos-en-desfiles-de-mariconesBennett Bressman

El gobernador republicano de Nebraska se ha distanciado de un alto funcionario de la campaña electoral por una serie de mensajes racistas y homófobos.

El gobernador Pete Ricketts condenó los mensajes que se cree que fueron enviados por Bennett Bressman, quien fue el director de campo a nivel estatal para su campaña de reelección en 2018.

Bressman, de 22 años, admitió haber enviado mensajes racistas y homofóbicos en el canal de chat Discord del autoproclamado “nacionalista blanco” YouTuber Nicholas Fuentes, después de haber sido identificado por Anti-Fascist Action Nebraska.

Un archivo de mensajes filtrados del canal contenía contribuciones de “bress222”, que decía: “frag grenades in fag parades all summer 2018”. El usuario de Discord también usó mucho la palabra que empieza con “N” y la calumnia homofóba “maricón”, añadiendo que “los gays son la escoria de la tierra”.

empleado-republicano-pidiogranadas-de-fragmentos-en-desfiles-de-maricones-0El republicano admitió haber enviado los mensajes anti-gay en Discord. Otro mensaje dice: “Cuando era un joven punk, mi amigo y yo tiramos huevos en un mitin LGBT y huimos. Ahora lo haría de forma poco irónica“.

Otros mensajes filtrados por el usuario se refieren a judíos con triple paréntesis, un significante antisemita neonazi común, mientras que otro afirma: “Tengo más compasión por los perros pequeños que por los ilegales”.

Los 3.420 mensajes filtrados datan de enero a octubre de 2018, antes de la exitosa reelección de Ricketts en noviembre de 2018.

Hablando con el Lincoln Journal-Star el lunes (11 de marzo), Bressman admitió que la cuenta era suya e intentó distanciarse de los mensajes enviados unos meses antes. El ex empleado republicano de 22 años dijo al periódico: “Sí, ese era mi perfil. No lo niego. Entiendo que se ven muy mal y son muy malos en la cara. Lamento lo que dije… no son indicativos de quién soy como persona”. Bressman dijo que sus amenazas violentas contra los eventos LGBT+ y las protestas de Black Lives Matter eran sólo “palabras duras”.

El miembro del personal republicano fue identificado a través de mensajes que alardeaban de ser un “director de campo para gobernador con un sueldo alto” en el canal, y que también compartía sin camiseta las selecciones que había publicado en sus páginas de medios sociales públicos. El usuario también publicó capturas de pantalla de mensajes de texto de su “jefe” en la campaña animándole a borrar los tweets críticos con Israel.

1024px-Pete_Ricketts_38734317070El gobernador Pete Ricketts

Hablando a la revista Journal-Star, Bressman dijo: “Me revuelve el estómago volver a leer. Hay una gran desconexión entre esas palabras y lo que soy. Me dan asco y mucho de lo que dije es enfermizo y retorcido”.

En una declaración, el Gobernador Ricketts dijo: “Condeno estas declaraciones y esta odiosa visión del mundo, que no reflejan mis creencias o las creencias de la gente de Nebraska”. El gobernador, que tiene un historial de políticas anti-LGBT, agregó: “Denuncio inequívocamente sus puntos de vista llenos de odio hacia los judíos, las personas LGBT, los afroamericanos, los periodistas, las mujeres y otros. Me preocupan especialmente sus declaraciones antisemitas. El antisemitismo no tiene cabida en la sociedad, no importa dónde se esconda”.

Fuente Cromosomax

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

155 Demócratas y 0 Republicanos se unen al caucus LGBT del Congreso

Miércoles, 20 de marzo de 2019

155-democratas-0-republicanos-se-unen-al-caucus-lgbt-del-congreso-0Cero legisladores republicanos y 155 demócratas se han unido al Caucus de Igualdad LGBT del Congreso.

El caucus, que aboga por los derechos LGBT+ dentro del Congreso, se relanzó para el 116º Congreso el lunes (11 de marzo), después de las elecciones de mitad de período de 2018 en noviembre.

El grupo estará copresidido por los ocho legisladores LGB que ahora se sientan en la Cámara de Representantes: Reps. Demócratas David Cicilline, Angie Craig, Sharice Davids, Katie Hill, Sean Patrick Maloney, Chris Pappas, Mark Pocan y Mark Takano.

Por primera vez, una mayoría de todos los demócratas de la Cámara de Representantes se han unido al grupo, con 18 vicepresidentes y 129 miembros generales firmando para trabajar conjuntamente por la igualdad LGBT+. Sin embargo, ahora hay cero republicanos involucrados en el grupo.

En la sesión anterior del Congreso, el grupo tuvo dos miembros republicanos, Ileana Ros-Lehtinen y Carlos Curbelo, que intentaron forjar un apoyo bipartidista a las leyes de derechos LGBT+. Ros-Lehtinen se retiró en las elecciones de 2018, mientras que Curbelo fue derrotado por su contrincante demócrata.

Sin embargo, la copresidenta Sharice Davids dice que con más miembros que nunca antes, el caucus tiene “una oportunidad única para promulgar un cambio real en los temas LGBT y expandir y proteger los derechos de la comunidad LGBT en los Estados Unidos y alrededor del mundo”.

Angie Craig agregó: “Nos queda trabajo por hacer para poner fin a la discriminación que todavía existe en la vivienda y el empleo, y en particular para apoyar a la comunidad transgénero. Ahora tenemos la mayor cantidad de miembros en la historia de nuestra asamblea electoral y seguiremos trabajando hasta que todos los estadounidenses LGBTQ tengan los derechos y el respeto que merecen”.

El Caucus LGBT del Congreso presionará para que se proteja contra la discriminación. Los copresidentes del grupo volverán a presentar esta semana la Ley de Igualdad, que añadiría protecciones federales contra la discriminación para las personas LGBT+ al ampliar las leyes de derechos civiles existentes para cubrir la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género.

David Cicilline dijo: “La justicia y la igualdad son valores fundamentales en Estados Unidos. Lamentablemente, como ha demostrado una y otra vez, el Presidente no comparte estos ideales. Por eso es más importante que nunca que los miembros del Congreso defiendan los derechos de la comunidad LGBT. Mientras me preparo para reintroducir la Ley de Igualdad, estoy encantado de que tantos de mis colegas de la Cámara -el mayor número registrado, de hecho- se hayan comprometido a luchar por la plena igualdad de los LGBT como miembros de este importante grupo”.

La Copresidenta Katie Hill dijo: “No es una coincidencia que el 116º Congreso sea el más joven y diverso de la historia – es un llamado a la acción”. Y añadió: “Ahora más que nunca nuestras comunidades están exigiendo representación para asegurar que sus voces sean escuchadas. Como la primera mujer abiertamente bisexual elegida al Congreso por el estado de California, me enorgullece promover la lucha para terminar con la discriminación y mejorar nuestra comunidad”.

Sin embargo, la Ley de Igualdad se enfrenta a una dura batalla en el Senado, donde los republicanos que han retrasado la aprobación del proyecto de ley durante años siguen siendo mayoría. Actualmente es legal discriminar a las personas LGBT+ en 30 estados de EE.UU. debido a las inadecuadas protecciones a nivel estatal, y los esfuerzos para aprobar leyes de derechos civiles LGBT+ en todo EE.UU. se han estancado en el Congreso durante décadas.

Fuente Cromosomax

General , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Senado de Dakota del Sur rechaza el proyecto de ley que prohibía hablar de identidad de género en las escuelas

Jueves, 28 de febrero de 2019

F38430EE-381F-4285-A0F4-B8CC82D30A3FUna comisión del Senado de Dakota del Sur ha rechazado un proyecto de ley que limitaba gravemente la educación en la diversidad afectivo-sexual y de género. El texto había sido aprobado por la Cámara de Representantes hace unos días y perseguía la prohibición de la enseñanza de la «disforia de género» al alumnado de educación infantil y primaria hasta el séptimo curso. A pesar de la derrota de la iniciativa, otra propuesta de carácter tránsfobo está pendiente de tramitación. Su objetivo, obligar a los alumnos trans a participar en las competiciones deportivas con el sexo que les fue asignado al nacer.

El pasado día 12, la Cámara de Representantes aprobaba, por 39 votos a favor frente a 30 en contra, el proyecto de ley 1108 para prohibir la enseñanza sobre «disforia de género» en las escuelas públicas al alumnado de educación infantil y primaria hasta el grado séptimo. Un grupo de senadores y representantes republicanos introdujo la propuesta en enero, justificándola con argumentos tránsfobos sobre la «protección» de los alumnos frente a las «influencias de otros niños que están sufriendo diferentes trastornos», en referencia a los menores trans.

Entre los que se opusieron al proyecto, la representante demócrata Kelly Sullivan señaló el carácter discriminatorio de este tipo de iniciativas e instó a «dejar de buscar una solución a un problema que no existe». Los activistas por los derechos civiles también se pronunciaron. Cathryn Oakley, de Human Rights Campaign, cree que la propuesta republicana solo contribuirá a «estigmatizar» a los menores trans y a transmitir la idea de que se puede enseñar a ser transgénero. Libby Skarin, de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), hizo un llamamiento a acabar con «el miedo y la incomprensión hacia los jóvenes trans» en Dakota del Sur.

La implicación de todos ellos ha conseguido que la iniciativa acabe en vía muerta. El viernes pasado, una comisión del Senado rechazaba la admisión a trámite del proyecto de ley 1108, por siete votos a dos. Se trata de la tercera medida de carácter tránsfobo que tumba el legislativo en lo que va de año. En enero, una comisión del Senado rechazaba un proyecto para prohibir a los alumnos trans participar en equipos deportivos acordes con su identidad de género. Sin embargo, una medida similar, el proyecto de ley 1225, espera su tramitación en la Cámara de Representantes. Sus legisladores votaron hace tres semanas en contra de una propuesta para permitir a los padres rechazar tratamientos para sus hijos que sospechen que pueden «inducir, confirmar o promover» la percepción del menor de que su identidad de género es distinta del sexo que le fue asignado al nacer.

Aunque la persecución legal de las personas trans parece haberse acelerado en los últimos meses, no son estas las primeras medidas contra la comunidad en el estado del Medio Oeste. En 2016, ambas cámaras aprobaban una ley para obligar a los alumnos trans a utilizar los baños y vestuarios asignados al sexo que les fue atribuido al nacer, con independencia de su identidad de género. Por fortuna, el gobernador republicano Dennis Daugaard vetó la ley, sin que la legislatura consiguiera la mayoría necesaria para levantar el veto. Dakota del Sur se ha colocado a la vanguardia del movimiento reaccionario contra las personas trans, pero se calcula que actualmente son 78 las iniciativas LGTBfobas pendientes de tramitación en el conjunto de los Estados Unidos.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , ,

La Cámara de Representantes de Dakota del Sur aprueba una ley que prohíbe educar sobre identidad de género en las escuelas

Martes, 19 de febrero de 2019

F38430EE-381F-4285-A0F4-B8CC82D30A3FLa Cámara de Representantes de Dakota del Sur, controlada ampliamente por el Partido Republicano, ha aprobado un proyecto de ley que limita gravemente la educación en la diversidad afectivo-sexual y de género. La ley 1108 prohíbe la enseñanza de la «disforia de género»al alumnado de educación infantil y primaria hasta el séptimo curso. El estado norteamericano, cuya política está dominada por los republicanos, intentó hace tres años obligar a sus estudiantes trans a utilizar los baños y vestuarios asignados al sexo que les fue atribuido al nacer. Los activistas avisan de la estigmatización de la comunidad trans que provocaría este nuevo proyecto de ley.

La mayoría republicana en las instituciones de Dakota del Sur vuelve a poner a la comunidad trans en su punto de mira. El pasado martes, la Cámara de Representantes aprobó, por 39 votos a favor frente a 30 en contra, el proyecto de ley 1108 para prohibir la enseñanza sobre «disforia de género» en las escuelas públicas al alumnado de educación infantil y primaria hasta el grado séptimo. El texto pasará ahora al Senado, donde continuará su tramitación.

Un grupo de senadores y representantes republicanos introdujo la propuesta en enero. Uno de ellos, el miembro de la Cámara Tom Pischke, justificó su apoyo a la norma en su propia ignorancia: «Tengo 36 años y todavía estoy confundido sobre lo que es la feminidad y la masculinidad, así que no sé por qué habría que explicarle eso a alguien en cuarto curso». Su compañero de filas Fred Deutsch instó a «proteger a nuestros niños que estamos enviando a la escuela pública de las influencias de otros niños que están sufriendo diferentes trastornos», en relación a los menores trans.

Entre los que se opusieron al proyecto, la representante demócrata Kelly Sullivan señaló el carácter discriminatorio de este tipo de iniciativas e instó a «dejar de buscar una solución a un problema que no existe». Los activistas por los derechos civiles también se han pronunciado. Cathryn Oakley, de Human Rights Campaign, cree que la propuesta republicana solo contribuirá a «estigmatizar» a los menores trans y a transmitir la idea de que se puede enseñar a ser transgénero. Libby Skarin, de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), hizo un llamamiento a acabar con «el miedo y la incomprensión hacia los jóvenes trans» en Dakota del Sur.

Se trata de un deseo fundado, ya que el actual proyecto de ley no es la primera medida contra la comunidad en el estado. En 2016, ambas cámaras aprobaban una ley para obligar a los alumnos trans a utilizar los baños y vestuarios asignados al sexo que les fue atribuido al nacer, con independencia de su identidad de género. Por fortuna, el gobernador republicano Dennis Daugaard vetó la ley, sin que la legislatura consiguiera la mayoría necesaria para levantar el veto.

Solo en lo que llevamos de año se han presentado otras tres medidas que ponen a las personas trans en el punto de mira. En enero, una comisión del Senado rechazaba un proyecto para prohibir a los alumnos trans participar en equipos deportivos acordes con su identidad de género. Una medida similar espera su tramitación en la Cámara de Representantes, donde la semana pasada fue rechazada una propuesta para permitir a los padres rechazar tratamientos para sus hijos que sospechen que pueden «inducir, confirmar o promover» la percepción del menor de que su identidad de género es distinta del sexo que le fue asignado al nacer.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Donald Trump se reunió con un grupo de extrema derecha homófobo en la Casa Blanca

Miércoles, 6 de febrero de 2019

5c4cefe220000062016bbdc8Ginni Thomas y Donald Trump

Según se informa, el presidente Donald Trump celebró una reunión en la Casa Blanca con un grupo de extrema derecha que condenó los matrimonios de personas trans y del mismo sexo.

Los activistas, que fueron dirigidos por la esposa del juez conservador de la Corte Suprema, Clarence Thomas, Ginni Thomas, pasaron una hora hablando con Trump la semana pasada en el Roosevelt Room, según The New York Times.

Ginni Thomas está al margen del Partido Republicano. Su esposo votó en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo en 2015 y dijo el año pasado que los derechos de los homosexuales estaban por encima de los derechos de los dueños de armas de fuego, apenas unos días después de un tiroteo masivo en una escuela secundaria en Parkland, Florida.

Durante la reunión en la Casa Blanca, uno de los asistentes le dijo a Trump que el matrimonio entre personas del mismo sexo, que ha sido legal en los Estados Unidos desde 2015, estaba dañando la estructura del país.

Las fuentes del NYT también reportaron que una mujer miembro del grupo dijo que las mujeres no deberían servir en las fuerzas armadas porque no tienen tanta masa muscular o capacidad pulmonar como los hombres.

Un activista diferente descartó la idea de que la agresión sexual era omnipresente en el ejército, una opinión que ha sido desacreditada por múltiples informes, incluyendo al menos una vez por el propio gobierno de Estados Unidos.

La reunión, que supuestamente se llevó a cabo después de haberse retrasado durante meses, tuvo lugar después de que el presidente y su esposa Melania Trump cenaran con Clarence y Ginni Thomas, dijeron tres de los ayudantes involucrados.

Otros asistentes a la reunión incluyeron a Connie Hair, la jefa de personal del congresista republicano anti-LGBT Louie Gohmert. Gohmert, que representa a Texas en la Cámara de Representantes, ha comparado a los activistas de los derechos de los homosexuales con los nazis y ha dicho que los homosexuales no deberían servir en las fuerzas armadas porque “se pasan el día sentados recibiendo masajes”.

También estuvieron presentes en la Sala Roosevelt Frank Gaffney y Rosemary Jenks, que trabajan para grupos anti-inmigración, el Centro para la Política de Seguridad y NumbersUSA, respectivamente.

Trump tiene un historial de acuerdo en reunirse con activistas anti-LGBT de la derecha dura. En 2017, menos de un año después de haber sido elegido, se convirtió en el primer presidente de los Estados Unidos en pronunciar un discurso en la Cumbre de Votantes de los Valores, una conferencia organizada por el reconocido grupo de odio anti-LGBT, el Consejo de Investigación de la Familia.

Durante su escalofriante defensa de lalibertad religiosa, el presidente dijo: “Prometí que en una administración de Trump, nuestra herencia sería apreciada, protegida y defendida como nunca antes se ha visto”.

Desde entonces, se ha movilizado para atacar los derechos de los LGBT+ mediante la firma de una orden ejecutiva que lanzó una iniciativa para fortalecer la influencia de los grupos religiosos en el gobierno.

El establecimiento de una Iniciativa de Fe y Oportunidad de la Casa Blanca, firmada en mayo de 2017, tenía como objetivo asegurar que “las organizaciones religiosas y comunitarias que forman la base de nuestra sociedad tengan fuertes defensores en la Casa Blanca y en todo el Gobierno Federal”.

Fuente Agencias

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

El legislador gay Brian Sims, es expulsado de Facebook por compartir insultos homófobos que recibió

Lunes, 21 de enero de 2019

el-legislador-gay-brian-sims-expulsado-de-facebook-por-denunciar-abusos

El legislador demócrata abiertamente gay Brian Sims fue expulsado de Facebook por compartir una captura de pantalla de abuso homófobo que recibió.

Sims ha estado en la Cámara de Representantes de Pensilvania desde 2012, cuando se convirtió en el primer legislador abiertamente gay elegido en la historia del estado, y ha defendido los derechos LGBT+ en el estado.

El político fue expulsado de Facebook el miércoles (16 de enero), y el legislador descubrió que su página oficial había sido restringida por violar las reglas de la incitación al odio.

El mensaje que prohibió a Sims en la plataforma incluía una captura de pantalla de un mensaje público abusivo que recibió en la plataforma, que decía: “Lárgate, maricón”.

Al compartir el mensaje de la usuaria Jill Freb, Sims bromeó: “¡Buenos días, Baaaaltimoooore! ¿Alguien conoce a mi nueva amiga Jill?”

Observando que el mensaje homófobo provenía de un usuario que había hecho publicidad prominente de su religión en su perfil, Sims añadió: “El diagrama de Venn de personas que me llaman maricón, y de personas que se identifican a sí mismas como ‘cristianas’, es sólo un círculo único. Cristianos, ¿por qué es eso?”

Llevando a Twitter después de descubrir la prohibición, Sims compartió el mensaje de nuevo, escribiendo: “Facebook acaba de prohibirme por esto.

“O no se lo toman en serio o no lo hacen de forma competente.”– Brian Sims

El gigante de los medios sociales sólo actuó para desbancar a Sims después de que él y varios periodistas plantearon el tema directamente a los empleados de Facebook.

Al hablar con Metro Weekly, Sims criticó el enfoque de Facebook sobre la moderación, señalando que la plataforma no logró eliminar el discurso de odio real.

el-legislador-gay-brian-sims-expulsado-de-facebook-por-denunciar-abusos-0El post de Facebook que prohibió al representante Brian Sims.

Le dijo al periódico: “[Es] una indicación de que o no se lo están tomando en serio, o no lo están haciendo de manera competente”.

Añadió: “No se trata sólo de que mi página de Facebook vuelva a estar activa. Esto debe continuar o iniciar una conversación sobre lo que Facebook está haciendo, de forma auténtica, sustantiva, para asegurarse de que no están eligiendo el discurso legítimo y no apoyando, apoyando o levantando el discurso ilegítimo, ya sea el discurso de odio o las cuentas falsas”.

Un portavoz de Facebook dijo: “La eliminación de esta entrada fue un error de malentendido que se trataba de un mensaje que el propio representante Sims había experimentado. “El post no viola nuestras normas comunitarias y ha sido restaurado.”

Brian Sims se ha enfrentado a la homofobia de los republicanos. No es sólo en internet donde Sims se enfrenta a la homofobia. En abril de 2018, un opositor republicano de la Casa de Pensilvania calificó a Sims de “homosexual mentiroso”.

El representante Daryl Metcalfe escribió: “Hay un patrón en los ataques que han sido hechos en mi contra por legisladores demócratas liberales perdedores en mi comité…. el representante homosexual mentiroso Brian Sims ha estado bajo una investigación ética, luego está el constante y sentimental representante Matt Bradford que me ha tocado más de 40 veces”.

Sin perder la oportunidad de recaudar fondos, Sims respondió compartiendo un enlace a su página de donaciones, escribiendo: “Me vendría bien tu ayuda para enfrentarme a este tipo de homofobia y fanatismo en la capital”.

Fuente CromosomaX

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Trump gana su primera batalla legal sobre el veto a las tropas trans

Miércoles, 9 de enero de 2019

ejercito-trans-contra-trump-696x522El año pasado Donald Trump  quiso prohibir que las personas trans formen parte del ejército estadounidense. Lo que el planeta necesita, sin lugar a dudas.

La idea de  Trump  ocultaba un motivo muy perverso: recortar el gasto sanitario en el ejército para que los republicanos más de extrema derecha dieran su visto bueno al gasto que supondrá el muro con México. Y firmo

Desde el primer momento en que Trump comunicó esta decisión (en un tweet, por cierto) las reacciones en contra se han sucedido en cadena. Varios juzgados federales de todo el país bloquearon la política al considerar que es discriminatoria (y no tiene sentido alguno) y los demócratas comenzaron una investigación para saber quiénes eran los expertos militares que, según Trump, le habían aconsejado tomar esa decisión. Algo que, por supuesto, no dejó a Trump en muy buen lugar. Hasta Caitlyn Jenner (firme defensora de Trump durante las elecciones) dijo que ya no lo votaría más.

Ahora, pocos días después de que una encuesta realizada por varias universidades entre militares en activo y retirados desvelara que el 61% está a favor de que se prohíba a las personas trans formar parte del ejército, parece que Trump tiene su primera alegría respecto a este tema: un tribunal de apelaciones le ha dado la razón. O más bien, se la ha quitado al juzgado que bloqueó la normativa.

El pasado viernes el tribunal de apelaciones del Distrito de Columbia tumbó la segunda sentencia de una jueza federal de Washington que había prohibido la discriminación a las personas trans en el ejército argumentando que violaba sus derechos constitucionales. Aunque la administración Trump celebra esto como su primera victoria legal en este caso y aunque las organizaciones LGTB+ acusan al tribunal de haber dado “una bofetada en la cara” a los y las militares trans en activo; lo cierto es que con esta decisión nadie gana… y nadie pierde (todavía). Primero porque hay muchos otros juzgados federales que han bloqueado la medida a nivel nacional. Y segundo porque el embrollo legal en el que la Casa Blanca se metió con este tema ha hecho que la propia administración modificara sus planes respecto a la política tránsfoba y haya pedido al Tribunal Supremo que se pronuncie este mismo mes de enero ya que  Trump ya se ha encargado de cambiar a varios jueces del Supremo para poner a los de su misma cuerda.

Una de las primeras juezas en frenar esta medida fue la magistrada Colleen Kollar-Kotelly, que también bloqueó el segundo intento de Trump de poner en marcha la normativa a pesar de que la administración realizó varios cambios en la propuesta. Es sobre esa sentencia, la respectiva al documento con cambios, sobre la que el Tribunal de Apelaciones de Columbia se ha pronunciado, considerando que Kollar-Kotelly cometió un error al considerar que no había cambios significativos en la nueva propuesta.

Uno de los ejemplos que el tribunal ha puesto para explicar ese “error” es que la primera normativa prohibía que cualquier persona trans formara parte del ejército estadounidense; pero, según el tribunal, la nueva versión de esta política “parece permitir que algunos individuos transgénero puedan servir en el ejército siempre que cumplan varias condiciones establecidas por el ejército respecto a la salud mental, la salud física y la salud sexual“. Y es que el nuevo plan de Jim Mattis, el secretario de defensa de Trump, pasa por prohibir que formen parte del ejército aquellas personas que tengan un diagnóstico de “disforia de género”; una condición que según la Asociación Americana de Psiquiatría (que está en contra de la prohibición) no afecta a todas las personas trans y supone un “estrés clínico significativo” dado el conflicto que existe entre la identidad de género de una persona y el género que le asignaron al nacer.

Sea como sea, aún queda mucho camino por recorrer y habrá que estar atentos a lo que dice el Tribunal Supremo.

Fuente The Guardian, vía HazteQueer

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

La administración Trump se autoexcluye de la protección a las personas LGTB acordada en el nuevo tratado norteamericano de libre comercio

Martes, 11 de diciembre de 2018

640px-President_Donald_J._Trump_at_the_G20_Summit_(44300765490)La firma del nuevo tratado de libre comercio norteamericano dejaba el viernes pasado un desagradable cambio de última hora. La versión final rebaja el carácter vinculante de la protección frente a la discriminación laboral basada en la orientación sexual y la identidad de género, presente en el texto inicial. Ni siquiera con la nueva formulación, más laxa, se ha dado por contenta la administración Trump. Ante la amenaza de varios congresistas republicanos de rechazar el tratado si se hacía referencia a la realidad LGTB, Estados Unidos se ha autoexcluido de la medida con una nota al pie en la que especifica que el país no va a tomar nuevas medidas en esa dirección.

El pasado 30 de noviembre, el ya expresidente Enrique Peña Nieto, el presidente Donald Trump y el primer ministro Justin Trudeau firmaban el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que sustituirá al Tratado de Libre Comercio en vigor desde 1994. Era el resultado de dos años de negociaciones y ahora deberá superar la ratificación parlamentaria en cada uno de los Estados signatarios. En el ámbito LGTB, la administración Trump ha conseguido, tras diluir su carácter vinculante, autoexcluirse de una ambiciosa formulación contra la discriminación laboral tras las presiones de los republicanos.

El texto original, en su artículo 23, instaba a los tres países a apoyar «políticas que protejan a los trabajadores contra la discriminación laboral basada en el sexo, inclusive con relación al embarazo, acoso laboral, orientación sexual e identidad de género». Pero ya a mediados de noviembre, un grupo de más de cuarenta congresistas republicanos escribieron una carta al presidente urgiéndolo a no firmar el acuerdo si antes no se borraba esta mención. En el trasfondo, la amenaza de rechazar el tratado durante su ratificación en el Congreso de Estados Unidos.

Para sortear este posible veto, la nueva formulación del artículo 23 anima a los países firmantes a fomentar «políticas que consideren apropiadas para proteger a los trabajadores contra la discriminación laboral basada en el sexo (inclusive con relación al acoso laboral), embarazo, orientación sexual, identidad de género y cuidado de personas allegadas». Una formulación, la de «que consideren apropiadas», que rebaja el carácter vinculante del mandato. Aun así, Estados Unidos se autoexcluye de esta recomendación con una nota al pie en la que asegura que las normas existentes en el país ya «son suficientes para cumplir las obligaciones» que impone el tratado en materia de discriminación laboral y «por tanto, no requieren ninguna acción adicional» por parte de la administración estadounidense.

Sin una ley federal contra la discriminación laboral

La realidad es que, a diferencia de Canadá y México, Estados Unidos carece en la actualidad de una ley federal de protección de las personas LGTB frente a la discriminación en el ámbito laboral. La legislación varía según los estados, e incluso hay normas distintas según el condado o la localidad de residencia, de manera que en muchos lugares sigue siendo legal negar un empleo a un candidato solo por ser gay, lesbiana, bisexual o transexual. Desde 1994, de hecho, diversas variantes de una propuesta de ley de no discriminación en el empleo (ENDA, por sus siglas inglesas) han sido presentada ante el Congreso, sin que ninguna haya prosperado.

Para compensar la no aprobación de la ENDA, Barack Obama dictó en 2014 una orden ejecutiva que de forma explícita prohibía a todas aquellas empresas que tengan o que aspiren a cerrar contratos con la administración federal discriminar a sus empleados por razones de orientación sexual o identidad de género. Se trata, en cualquier caso, de una orden ejecutiva, no de una ley. Donald Trump puede revertirla al margen del Congreso, una posibilidad que por ahora no se ha materializado. Ahora bien, ya en varios momentos los medios estadounidenses han recogido su intención de emitir otra orden ejecutiva a favor de la «libertad religiosa» que la convertiría en papel mojado. Los tribunales, por su parte, han dictaminado que la histórica Ley de Derechos Civiles de 1964 cubre la protección frente a la discriminación laboral de las personas LGTB.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Trudeau se enfrenta a los Republicanos y se niega a retirar protecciones LGTB+ del tratado con EE.UU. y México

Sábado, 24 de noviembre de 2018

trudeau-trump-696x522Si hay una cosa que la derecha nos ha dejado clara a lo largo de la historia es que los derechos LGTB+ le importan un bledo, siempre y cuando no puedan sacar beneficio económico. Otra cosa que también sabemos de la derecha es que no tiene reparos a la hora de inventarse excusas absurdas para negarse a respetar nuestra dignidad. Es lo que está pasando con el tratado económico que Estados Unidos, Canadá y México están a punto de firmar (el USMCA) y con el que los republicanos norteamericanos no están contentos. ¿El motivo? Los derechos LGTB+.

40 legisladores republicanos enviaron hace unos días una carta a Donald Trump exigiéndole que elimine del USMCA las protecciones al colectivo LGTB+ que figuran en el borrador del acuerdo. Esa protección no es nada más que una serie de “políticas que protegen a los trabajadores contra la discriminación laboral en base al sexo; incluyendo el embarazo, el acoso sexual, la orientación sexual o la identidad de género“. Dicen esos legisladores republicanos que firmar el tratado con ese texto incluido supondría socavar la soberanía estadounidense para “decidir cómo y cuándo tratar asuntos de derechos civiles, clases protegidas y derechos laborales“. Y añaden: “Estamos profundamente preocupados por esta inclusión sin precedentes de lenguaje referente a la orientación sexual o la identidad de género en un Tratado de Libre Comercio“.

El partido Republicano lleva varios años intentado cargarse de todas las maneras posibles las leyes que protegen al colectivo LGTB+. Algunas se las cepilló Trump nada más llegar a la Casa Blanca, como por ejemplo cuando ordenó a la Fiscalía General del Estado que dejara de incluir la orientación sexual y la identidad de género en el Título IX de la carta de Derechos Civiles, que es el título que protege a los ciudadanos frente a la discriminación sexual. Aunque las consecuencias de esa decisión son inmensas, el gobierno de Trump eliminó esa protección para que los colegios, institutos y organismos públicos puedan seguir negándose a que las personas trans utilicen el baño de su género percibido.

Lo que los Republicanos intentan ahora es, de nuevo, eliminar cualquier protección al colectivo LGTB+ del tratado de libre comercio; pero en lugar de dejar claro que lo hacen porque son una panda de homófobos retrógrados lo hacen con la excusa de la interferencia del tratado en la política estadounidense. Y es que, según esos 40 legisladores, “un acuerdo de comercio no es el lugar para la adopción de políticas sociales” y añaden que “es especialmente inapropiado e insultante que nuestra soberanía se someta de forma innecesaria a políticas que el Congreso de los Estados Unidos ha rechazado aceptar de forma explícita“.

Pero con lo que no cuentan esos 40 republicanos es que frente a Donald Trump se sientan los presidentes de México y Canadá, y ha sido el último, Justin Trudeau, el que ha dicho que no piensa cambiar el texto, que le parece fantástico tal y como está porque es un reflejo de los “valores compartidos” por los tres países. “En cualquier acuerdo comercial siempre habrá gente que quiera una cosa o quiera otra cosa o no quiera esto o no quiera lo otro“, ha explicado Trudeau al diario Toronto Star, “Nosotros vamos a dejar que los políticos y la administración de Estados Unidos se centren en su proceso de ratificación mientras nos centramos en el nuestro“.

El texto del acuerdo debe ser aprobado por los tres países en sus respectivos órganos de gobierno, y salvo que Canadá y México claudiquen todo parece indicar que los republicanos se opondrán al tratado. Y si alguno de vosotros está esperando que ese tratado se apruebe, que espere sentado; porque tanto México como, obviamente, Canadá le pasan la mano por la cara a la administración Trump en lo que a la lucha contra la discriminación LGTB+ se refiere.

Sí, parece mentira pero es así. Canadá aprobó leyes que prohíben la discriminación sexual por motivo de orientación sexual en 1996, mientras que no fue hasta 2017 que se aprobaron las mismas leyes para proteger la identidad o la expresión de género. En el caso de México, la orientación sexual pasó a estar protegida en 2003; pero aún no se ha legislado sobre la identidad de género.

En EE.UU., como cada estado legisla a su manera y el gobierno federal de Trump ha decidido dejar la puerta abierta a la discriminación, hay 29 estados en los que es legal discriminar a un empleado por su orientación sexual y 34 estados en los que es legal hacerlo por la identidad de género.

Y luego tienes que aguantar a los cantamañanas de siempre diciéndote que Clinton era peor y que Trump no ha perjudicado de forma real al colectivo LGTB+.

Fuente | Pink News, vía Hazte Queer

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Elegida congresista en EE.UU. Sharice Davids la primera nativa estadounidense y además lesbiana

Viernes, 9 de noviembre de 2018

l2z88jb__400x400Las elecciones de medio término celebradas este martes 6 de noviembre han significado un triunfo importante para el colectivo LGBT en la era Trump, con las victorias de Sharice Davids y Jared Polis como legisladora por el estado de Kansas y gobernador de Colorado, respectivamente.

Las elecciones efectuadas este martes en Estados Unidos han sido definidas por analistas como “la histórica victoria de la diversidad”. Estos comicios han marcado récord en participación femenina y también ha presentado a los candidatos más diversos en los más 230 años de historia política de los Estados Unidos.

Han conseguido escaños al Congreso mujeres indígenas, afrodescendientes, latinas, refugiadas, musulmanes, y una mujer lesbiana, quienes han logrado imponerse a pesar de la segregación que significa ser una minoría social.

Sharice Davids se convirtió este martes en la primera mujer lesbiana en llegar al Congreso de los Estados Unidos. Además, su triunfo es doblemente histórico, ya que también es la primera nativa estadounidense –junto con Deborah Haaland- que ocupará un puesto en la Cámara de Representantes. Davids ganó en el estado de Kansas, una de las entidades más conservadoras de ese país y con el 53 por ciento de los votos logró imponerse a Kevin Yoder, quien ocupaba el cargo desde hacía cuatro períodos consecutivos. Su triunfo fue clave para que el partido demócrata recuperase la mayoría en la Cámara de Representantes.

Davids es abogada, exluchadora de artes marciales mixtas, fue criada por una madre soltera y veterana del ejército. La política de 38 años pertenece al grupo indígena Ho Chunk. Durante su campaña se presentó como una mujer comprometida con las minoría que representa al ser mujer, indígena, homosexual y criada por una madre soltera. “La verdad es que he tenido que pelear toda mi vida por quién soy, a quién amo y por mis orígenes”, dejó en claro.

Un gobernador abiertamente homosexual

jared_polisComo publicábamos ayer, el aspirante demócrata Jared Polis se convirtió en el primer hombre homosexual en ganar una gobernación en Estados Unidos. Durante toda la campaña por la Gobernación de Colorado, Polis expresó abiertamente su orientación sexual. Además de ser un exitoso hombre de negocios se le considera afín con las causas sociales.

Polis, quien es judío, cambió su nombre de Jared Schultz a Jared Polis a los 25 años para honrar a su abuela, según ha comentado.

A manera de recuento tenemos que en el año 2015 Kate Brown fue electa como la primera gobernadora bisexual y el gobernador Jim McGreevey de Nueva Jersey admitió su homosexualidad antes de renunciar en 2004. Pero Polis es el primer candidato abiertamente gay en ser elegido gobernador.

En las elecciones de esta semana en Estados Unidos se renovó la totalidad de los escaños en la Cámara de Representantes, un tercio de los puestos del Senado, 36 gobernadores y docenas de legislaturas estatales.

christine-hallquist-400x400-250x250Una derrota

La aspirante Christine Hallquist no logró hacer historia, ya que buscaba convertirse en la primera gobernadora transgénero de Estados Unidos en el estado de Vermont, donde fue reelecto el actual gobernador republicano, Phil Scott, con el 55,4% ante el 40,5% de la demócrata. Sin embargo, marcó un hito al ser elegida como candidata por parte del Partido Demócrata.

Y como también contábamos, Zach Wahls, el gran defensor de sus madres lesbianas, electo en el Senado de Estados Unidos. Hace 7 años Zach Wahls se hizo famoso. Pronunció un apasionado discurso en la Cámara de Representantes hablando sobre su familia. Zach tiene dos madres, y así lo contó. Habló de cómo eran una familia como cualquier otra, se iban de vacaciones, iban a la iglesia, discutían, comían juntos, etcétera. Siete años han pasado del discurso que se volvió viral, y después de un duro trabajo, Zach, de 27, será una de las personas más jóvenes en tener en escaño en el Senado de Iowa.

“Me siento muy honrado porque los votantes de este distrito han depositado su confianza en mí. Espero que esta noche sea un nuevo comienzo para Iowa. Todos debemos unirnos para llevar una reforma real a nuestro sistema de atención médica, restaurar una tradición de excelencia en nuestro sistema de educación pública y aumentar los ingresos de las familias trabajadoras de Iowa”, dijo Wahls tras conocer que había ganado las elecciones. “Es hora de empezar a pensar en el futuro de nuestro estado de nuevo”.

Fuente Universogay/Cristianos Gays

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , ,

Jeff Bezos, el CEO de Amazon, dona 10.000$ a un republicano anti-LGTB

Jueves, 8 de noviembre de 2018

646x323-jeff-bezos-cetak-sejarah-sebagai-orang-terkaya-dunia-dengan-kekayaan-rp-1411-triliun-180110c-klnNo tuvieron bastante con vender un pin del orgullo hetero, ni con incluir grupos que apoyan las “terapias de conversión” en su lista de ONGs a las que donar dinero a través de su web. Ahora Jeff Bezos, el CEO de Amazon, acaba de donarle 10.000$ a un político republicano con un largo historial de LGTBfobia.

No parece estar muy claro el motivo por el que lo ha hecho, pero tanto Jeff Bezos como su mujer, Mackenzie, han donado un total de 10.800$ a Cory Gardner, un político republicano de Colorado que siempre se ha mostrado contrario a los derechos LGTB+. En 2006 Gardner votó en contra de que las parejas homosexuales pudieran adoptar, y ha votado en contra del matrimonio igualitario.

Aún así, Gardner se ha llevado un buen pico en forma de donaciones a su campaña por parte de varios empleados de Amazon. Además de Bezos y su esposa, también le han donado dinero el CEO de la división mundial de la empresa, Jeffrey Wilke (5,400$), el CFO Brian Olsavsky (5,400$) y unos cuantos más con cargos. En total los trabajadores de Amazon han donado al político conservador casi 40.000 dólares.

La donación, tal como explican desde CNBC, convierte a Gardner en uno de los mayores beneficiarios de la campaña de donaciones a políticos que Amazon ha puesto en marcha en 2018, y eso que este año Gardner no se presenta a nada. Los dos candidatos que están por encima de él en esa lista son Beto O’Rourke (el rival demócrata de Ted Cruz en el senado de Texas) y la senadora demócrata Maria Cantwell, que buscaba la reelección estos días durante las mid-terms.

Aunque no está del todo claro, parece que el motivo por el que la compañía ha decidido apoyar la campaña de un político tan profundamente LGTBfóbico es que Gardner es uno de los impulsores ley que quiere poner en marcha el “Internet de las Cosas”. Básicamente: el desarrollo e implantación de un chip que permita que varios dispositivos electrónicos se comuniquen entre ellos. Una medida que, obviamente, cuenta con el apoyo de Amazon porque seguramente forma parte de sus planes de dominación mundial.

En un documento sobre las donaciones a diferentes lobbys hechos por Amazon, se muestra que la compañía se gastó más de 3 millones de dólares en campañas a favor de la aprobación de esa legislación y otras similares. A eso hay que sumarle que Gardner siempre se ha mostrado a favor de las operaciones de Amazon en su estado, lo que ha llevado a la compañía a tener a Denver como sede de un nuevo cuartel general.

¿Significa esto que Amazon es una empresa LGTBfóbica? No. De hecho Amazon en general (y Jeff Bezos y su mujer en particular) han donado grandes cantidades de dinero a causas LGTB+. En 2012, por ejemplo, Bezos donó dos millones y medio de dólares para apoyar el matrimonio igualitario en un referéndum celebrado en el estado de Washington. El año pasado, además, desde la Human Rights Campaign le entregaron el Equality Award por su compromiso y esfuerzo por la defensa de la comunidad LGTB+. Así que esto parece más una transacción de negocios que un apoyo político explícito al resto de políticas del político republicano.

Fuente | CNBC, vía Hazte Queer

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Un diputado republicano propone matar a todos los hombres que apoyen el aborto y el matrimonio igualitario

Miércoles, 7 de noviembre de 2018

220px-matt_shea_0Hace unos años el político republicano Matt Shea proponía matar a todo el que estuviera a favor del aborto o el matrimonio igualitario.

En un manifiesto titulado “Bases para la Guerra Bíblica“, Matt Shea explicaba hace unos años los 14 pasos que debería seguir una guerra basada en la Biblia. Por ejemplo, el manifiesto dice que todos los hombres han de oponerse al aborto, al matrimonio igualitario, al comunismo y al ocultismo; o cuando empiece la Guerra Bíblica serán los primeros en morir.

Si no se someten, matad a todos los hombres“, dice el texto. Que es justo lo que dicen los 10 Mandamientos: “No matarás”.

El texto  ha salido a la luz gracias a Tanner Rowe, un miembro del equipo de seguridad que los republicanos contrataron para la Gala Republicana de las elecciones de 2016 que ganó Trump. El texto, de cuatro páginas, llegó a Rowe a través de un amigo que formaba parte del círculo más cercano a Shea. El sheriff del condado de Spokane al que Shea representa, el también republicano Ozzie Knezovich, ha puesto el manifiesto en manos del FBI porque considera que Shea es un hombre peligroso. Desde el FBI, por ahora, están analizando el texto.

Puede parecer una exageración, pero después del asesinato de 11 personas en un tiroteo en la sinagoga de Pittsburgh hace unos días a manos de un supremacista blanco… El ambiente está caldeado. Y ese documento circulaba por el entorno del diputado republicano en 2016.

Por su parte Shea, cargo electo en la Cámara de Representantes de Washington, se niega a hablar con la prensa sobre el documento, pero sí ha hecho un Facebook Live para explicarse. Según él, el texto no era más que “un resumen de una serie de sermones sobre la guerra bíblica en el Viejo Testamento” con varias teorías filosóficas sobre la guerra.

Además ha añadido que lo de matar a todo el mundo formaba parte de “un debate muy amplio” sobre la historia de la guerra. Y a pesar de no haber querido hacer declaraciones, Shea dice ahora que ese documento “no era un secreto” y añade que ha hablado sobre él varias veces en foros públicos.

Shea, por supuesto, lleva años luchando contra el matrimonio igualitario. En 2012, antes de que se aprobara en el estado de Washington, Shea se opuso asegurando que como el estado de Washington ya tenía uniones civiles que otorgaban a las parejas homosexuales los derechos, beneficios y privilegios de las parejas casadas era absurdo querer aprobar el matrimonio.

Fuente | Gay Star News, vía HazteQueer

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

Caitlyn Jenner retira su apoyo a Donald Trump por sus ataques a la comunidad trans

Miércoles, 31 de octubre de 2018

250px-caitlyn_jennerCaitlyn Jenner, posiblemente la mujer trans más famosa del mundo, ha anunciado que retira su apoyo a Donald Trump. En un duro artículo publicado en The Washington Post, la popular exatleta y celebridad televisiva reconoce que se equivocó al pensar que los republicanos se abrirían a la comunidad LGTB tras el ascenso de Trump a la presidencia. La reciente revelación del plan del departamento de Salud para negar la existencia de las personas trans ha sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de Jenner, que responsabiliza directamente al presidente de la deriva tránsfoba del Gobierno estadounidense. La toma de posición se produce a escasas dos semanas de las elecciones de mitad de mandato, que podrían mermar significativamente el poder institucional republicano.

La carta, publicada el pasado jueves en The Washington Post, ha tenido un amplio eco mediático. La popular estrella televisiva, votante republicana en 2016, afirma que la reflexión y el aprendizaje adquirido durante los dos primeros años de la presidencia de Trump la han llevado a cambiar de opinión. Jenner reconoce que confió en la posibilidad de un cambio en la tradicional hostilidad de los republicanos hacia los derechos LGTB, a caballo de una sociedad cuyas posiciones sobre el asunto eran cada vez más progresistas. Algunos gestos de Trump antes de ser elegido presidente la convencieron de que el cambio era posible.

Aunque ya entonces los republicanos se presentaban con el programa electoral más anti-LGTB de la historia, Jenner intentó influir en congresistas y otros políticos para cambiar sus posiciones. Ahora reconoce abiertamente que se equivocó: «La comunidad trans está siendo atacada sin descanso por este presidente. El líder de nuestra nación no ha mostrado consideración por una comunidad ya marginalizada y con problemas. Ha ignorado nuestra humanidad. Ha insultado nuestra dignidad. Ha convertido a las personas trans en peones políticos mientras espolea los ánimos contra nosotras en un intento de activar al sector más derechista de su partido, afirmando que sus políticas antitransgénero están destinadas a ‘proteger el país’. Esto es política en su peor versión. Es inaceptable, es decepcionante y me ha herido personal y profundamente».

La gota que ha colmado el vaso, según Jenner, ha sido el plan del departamento de Salud, que ha salido recientemente a la luz, para negar la existencia de las personas trans. Se trata de una reforma de las leyes federales en materia de educación que incluiría una definición del sexo o género como «la condición de una persona como hombre o mujer en base a rasgos biológicos inmutables identificables por o antes del nacimiento». La pretensión es que esta descripción sea adoptada también por los departamentos de Justicia, Salud y Trabajo, por lo que afectaría a las personas trans en todos los aspectos de su vida pública, arrebatándoles la posibilidad de ejercer sus derechos con su identidad de género real.

Jenner responsabiliza directamente a Trump de la deriva tránsfoba de la Administración estadounidense y por ello le retira su apoyo. Afirma que seguirá luchando por la causa de los derechos trans desde su posición que reconoce «privilegiada» y aprendiendo de la comunidad en asuntos como la discriminación laboral, la violencia, la depresión o los suicidios. «El mundo necesita oírnos. El mundo necesita conocernos. No seremos borrados», concluye. Unas palabras que pueden tener una influencia importante en las elecciones de medio mandato que se celebrarán el próximo 6 de junio y en las que los republicanos podrían perder, entre otros, el control del Congreso.

Caitlyn Jenner es posiblemente la mujer trans más famosa del mundo. En 2015 dio la vuelta al mundo la portada de la edición americana de Vanity Fair, donde mostraba orgullosa su identidad femenina en una preciosa fotografía de Annie Leibovitz. Hacía solo unas pocas semanas que había asumido públicamente, en un programa de televisión, su identidad de género femenina. Exatleta y popular personaje mediático en Estados Unidos, su salida del armario como mujer transexual conmocionó al país. Preguntada por la presentadora Diane Sawyer «¿eres una mujer?», Jenner aseguraba que «sí, lo soy a todos los efectos». «Llámenme Caitlyn» es el titular del reportaje que le dedicó Vanity Fair, en el que la que fuera ganadora del oro en decatlón en los Juegos de Montreal (cuando su identidad social era masculina) reflexionaba sobre su proceso de transición. Jenner profundizaría posteriormente en el asunto en el documental I am Cait («Soy Cait»).

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

15 años de cárcel para el Republicano acusado de prostitución de menores

Miércoles, 26 de septiembre de 2018

58cb61b8592cf-imageEn marzo de 2017, Ralph Shortey fue detenido por la policía del Condado de Cleveland, en Oklahoma, mientras estaba en la habitación de un motel junto a un chico de 16 años, una caja de condones, un bote de lubricante y olor a marihuana.

Shortey era senador republicano y dimitió en cuanto le detuvieron; además había sido jefe de campaña de Trump en Oklahoma. Shortey había conocido al chico de 16 años a través de internet y le había prometido dinero para irse de vacaciones de Spring Break a cambio de “cosas sexuales“. La carrera política de Shortey se caracterizaba por su férrea defensa de la familia y los valores tradicionales (casado desde 2002 con su novia del instituto y padre de cuatro hijas); por oponerse radicalmente a cualquier medida legislativa que facilitara la vida de las personas LGTB+… Y por proponer una ley para prohibir el consumo alimenticio de fetos abortados. Shortey presentó esa ley sin ningún tipo de prueba de que alguien estuviera comiendo fetos pero aseguró que estaba ocurriendo y que las empresas alimenticias jamás lo admitirían porque “sería una pesadilla de relaciones públicas“.

Pues para pesadilla de relaciones públicas la suya. Tras ser detenido y haber dimitido de su cargo, Shortey se declaró culpable de prostitución de menores para que la fiscalía retirara tres cargos de posesión de pornografía infantil. Finalmente el ex-senador ha sido sentenciado a quince años de prisión tras una vista en la que Shortey aprovechó para disculparse ante sus votantes y sus “hermanos Cristianos“; y también ante su familia, a la que pidió perdón por haberla destrozado y por haber llevado durante tanto tiempo una “doble vida de pecado“.

El abogado de Shortey, Ed Blau, intentó que la sentencia no fuera demasiado dura al presentar a varios testigos que trataron de explicar por qué un hombre de familia cristiano y conservador había cometido esos delitos con el argumento de que sufrió abusos sexuales y por eso a pesar de ser heterosexual siente la necesidad de abusar él también de menores…

Esos demonios“, explicó el letrado Ed Blau, “le han seguido desde el pasado y le han llevado a un comportamiento auto-destructivo. En este punto su vida está destruida. La vida de su familia está destruida. La vida de la víctima está destruida.

La fiscalía, que pedía 25 años de cárcel para Shortey, explicó en la vista que, tras el delito, la víctima quedó en estado de paranoia y que “se siente como un proscrito, como si ni siquiera perteneciera a su propia familia“.

El juez, Timothy DeGiusti, no creyó la historia del abogado defensor y condenó a Shortey a 15 años de cárcel y a pagar daños y perjuicios a la víctima. “Es una tragedia que ha creado usted mismo“, sentenció DeGiusti, “pero una tragedia al fin y al cabo“.

Fuente | LGBTQNation, vía estoyBailando

General , , , , , , ,

El candidato de Trump al Tribunal Supremo, Brett Kavanaugh, se niega a responder en el Senado a las preguntas sobre matrimonio igualitario y derechos LGTBI

Lunes, 10 de septiembre de 2018

brett-kavanaugh-y-donald-trumpEl candidato de Donald Trump para ocupar un puesto en el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, Brett Kavanaugh, se está sometiendo al escrutinio de los senadores estadounidenses, que deben confirmar su nombramiento para que sea efectivo. En el curso del examen senatorial, al candidato le han preguntado por su opinión respecto a la sentencia que permitió el matrimonio igualitario en los Estados Unidos y sobre el fin de la discriminación legal de las personas LGTBI. Kavanaugh, sin embargo, ha eludido responder a ambas cuestiones.

Tras la jubilación el pasado 31 de julio del juez Anthony Kennedy como miembro del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, el presidente Trump designó su candidato a ocupar la plaza, como es su atribución. Eligió a Brett Kavanaugh, un juez de 53 años, que fue designado por el entonces presidente George W. Bush para ocupar plaza en la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia, donde ya emitió conflictivos dictámenes en materia de empleo, medio ambiente o consumo, destacándose siempre por su conservadurismo y su apoyo a las grandes corporaciones. Durante su carrera, ha sido frecuentemente criticado por ser demasiado partidista en sus valoraciones, sin ocultar su apoyo declarado al Partido Republicano. Su candidatura ha sido celebrada por grupos ultraconservadores y fuertemente LGTBIfobos como la American Family Association (AFA),  la National Organization for Marriage (NOM), Americans for Prosperity (AFP) o Judicial Crisis Network. Desde el activismo LGTBI, sin embargo, se ha acogido con gran preocupación.

Para que el nombramiento del candidato presidencial sea efectivo, debe ser corroborado por el Senado. Por ello, Brett Kavanaugh se está sometiendo al escrutinio de los senadores, que pueden interrogarle acerca de sus opiniones respecto a diversos asuntos. En la sesión del 6 de septiembre, el juez fue interpelado por la senadora demócrata por California Kamala Harris, que le preguntó sobre cuestiones como el derecho de las mujeres al aborto, la influencia rusa en la política estadounidense, el derecho a portar armas o su propia nominación.

kamala-harris-y-brett-kavanaugh-300x155Pero la senadora también le formuló la siguiente pregunta: «Mi pregunta es muy específica. ¿Puede comentar su opinión personal sobre si Obergefell se decidió correctamente? Es un sí o no. Por favor». Obergefell es como se conoce a la sentencia del Tribunal Supremo que instauró el matrimonio igualitario en los Estados Unidos, por el nombre de uno de los demandantes. Kavanaugh, sin embargo, evitó dar una respuesta directa e hizo referencia a una reciente sentencia del Tribunal Supremo sobre un pastelero que discriminó a una pareja del mismo sexo: «En Masterpiece Cakeshop, que creo que es relevante para su pregunta, el juez Kennedy escribió en la opinión de la mayoría: “Los días de discriminación contra gais y lesbianas estadounidenses o de tratar a los gais y lesbianas estadounidenses como inferiores en dignidad y valor han terminado”».

Tras ese circunloquio, se produjo el siguiente y revelador diálogo:

—Senadora Harris: «Han terminado. ¿Está de acuerdo con esa afirmación?».

—Juez Kavanaugh: «Ese es el precedente con el que el Tribunal Supremo estuvo de acuerdo…».

—Senadora Harris: «Señor, le estoy pidiendo su opinión. Usted es el candidato en este momento, por lo que, como prueba de su capacidad para servir en tribunal más alto de nuestro país, le hago una pregunta muy específica. O está dispuesto a responder o no, y si no está dispuesto a responder, podemos seguir adelante. ¿Cree que Obergefell fue decidido correctamente?

—Juez Kavanaugh: «Todos los jueces han declinado, como cuestión de independencia judicial, responder preguntas sobre esa jurisprudencia. Siguiendo el precedente establecido por la jurisprudencia, todos han declinado».

Posteriormente, el candidato fue interrogado por el senador demócrata por Nueva Jersey Cory Booker, que también quiso saber su opinión sobre el matrimonio igualitario y la discriminación de las personas LGTBI. El senador estaba interesado en saber su «opinión moral» sobre las leyes que permiten despedir a una persona debido a su orientación sexual, que están en vigor en la mayoría de los estados, o acerca de si los ciudadanos LGTBI deben temer porque sus matrimonios con personas del mismo sexo vayan a quedar invalidados. El juez se escudó en que había casos pendientes sobre discriminación laboral para no emitir una opinión, por lo que el senador Booker cambió de táctica.

corey-booker-y-brett-kavanaugh-300x155Kavanaugh formaba parte del equipo del entonces presidente George W. Bush cuando este propuso enmendar la Constitución para impedir el matrimonio entre personas del mismo sexo. El senador Booker quiso saber cuál fue su opinión entonces al respecto. El juez respondió que no recordaba, y que, además, desde 2004 las opiniones acerca de ese asunto habían cambiado mucho, en clara referencia al cambio de criterio al respecto del posterior presidente Barack Obama. El senador entonces quiso saber su opinión actual, y se produjo el siguiente diálogo, no menos esclarecedor que el anterior:

—Senador Booker: «Pero usted tendrá una opinión. No necesito a Obama o a Cheney, tan solo, ¿me quiere dar su opinión sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo?»

—Juez Kavanaugh: «No recuerdo…».

—Senador Booker: «No le estoy preguntando por su opinión de entonces, le estoy preguntando por su opinión de ahora. ¿Recuerda su opinión actual sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo?».

—Juez Kavanaugh: «Bueno, el Tribunal Supremo en Obergefell…».

—Senador Booker: «Señor, su opinión. No he conseguido su historial. No sé si ha llevado a cabo matrimonios entre personas del mismo sexo. No sé si ha acudido a un matrimonio entre personas del mismo sexo».

—Juez Kavanaugh: «Soy juez, aplico la ley».

—Senador Booker: «¿Ha celebrado un matrimonio gay? ¿Ha presidido uno? ¿Ha oficiado un matrimonio gay?».

—Juez Kavanaugh: «No lo he hecho».

—Senador Booker: «¿Pero no quiere decirme su opinión sobre este asunto?».

—Juez Kavanaugh: «Aplico la ley».

Esta constante elusión de las preguntas referentes a los derechos de las personas LGTBI ha desagradado profundamente a los defensores de los derechos civiles. Chad Griffin, presidente de Human Rights Campaign, opinaba al respecto que «la negativa de Brett Kavanaugh a responder preguntas muy básicas y muy directas sobre el histórico fallo del Tribunal Supremo que establece la igualdad matrimonial en todo el país es alarmante y completamente inaceptable. La decisión de Obergefell es una ley establecida. Si este candidato no puede ni siquiera afirmar eso o corroborar la igualdad fundamental de las personas LGTB y de nuestras familias, no se le debe otorgar ni se le debe garantizar un nombramiento de por vida para el máximo tribunal de nuestra nación».

La nueva composición del Tribunal Supremo

Con el retiro de Anthony Kennedy, la composición del Tribunal Supremo estadounidense ha quedado, en un principio, equilibrada entre el sector conservador y liberal. Entre los miembros liberales se contaría a los jueces Stephen Breyer, Ruth Bader Ginsburg, Sonia Sotomayor y Elena Kagan (estas dos últimas propuestas por el presidente Barack Obama). El bando conservador lo integrarían los jueces John G. Roberts (actual presidente del Supremo y con voto de calidad), Clarence Thomas, Samuel Alito y Neil Gorsuch (nombrado por el presidente Donald Trump). Ese equilibrio lo rompería Kavanaugh a favor del sector conservador, y además por largo tiempo, dada la edad del candidato y que el cargo de juez del Tribunal Supremo es vitalicio. Además, la jueza Ruth Bader Ginsburg (de corte liberal) cuenta ya con 85 años de edad y un estado de salud delicado, lo que hace prever que su retiro sea también próximo y deba nombrarse otro sustituto, aunque ella misma ha sugerido que su intención es permanecer en el puesto al menos otros cinco años. Existe pues, el temor fundado a que un Tribunal Supremo de holgada mayoría ultraconservadora, con la visión más restrictiva de la Constitución y reacia a defender los derechos civiles de las minorías, sea quien tenga que decidir sobre cuestiones fundamentales durante décadas.

Al estar en manos de la mayoría republicana en el Senado, es más que probable que el candidato presidencial sea respaldado sin problema alguno. La única esperanza para el sector liberal es la renuencia de dos senadoras republicanas, Susan Collins y Lisa Murkowski, a votar a un candidato opuesto al derecho a la interrupción del embarazo. Ambas han declarado que votarán de manera independiente sobre este asunto, pero también se ha dado a conocer que las dos han mantenido reuniones con Donald Trump para dialogar sobre este asunto. Aun así, quizás pesen en su ánimo las declaraciones efectuadas por Kavanaugh el pasado 2017, en las que apoyaba a un juez que estimaba que la sentencia que permitió a las mujeres decidir sobre su embarazo (conocida como Roe vs. Wade) debe ser revertida.

La votación en el Senado de la candidatura de Kavanaugh tendrá lugar el próximo mes de octubre. Si fuera rechazado, habría que esperar a ver qué sucede en las próximas elecciones de noviembre, en las que se renueva un tercio del Senado. Según las encuestas la batalla está muy reñida y existen posibilidades de que el control de la cámara alta vuelva a los demócratas. Si así fuera, estos podrían bloquear cualquier candidato de Trump hasta las próximas elecciones presidenciales.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La candidatura de Brett Kavanaugh para ocupar una plaza en el Tribunal Supremo de los Estados Unidos provoca un fuerte rechazo en las asociaciones LGTB

Viernes, 20 de julio de 2018

brett-kavanaugh-trump-supreme-court-justice-nominationEl presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha designado su candidato a ocupar la plaza de juez del Tribunal Supremo que dejará vacante Anthony Kennedy el próximo 31 de julio. El elegido es Brett Kavanaugh, actualmente juez de la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia. Es conocido por su talante conservador en asuntos como el derecho de la mujer a decidir sobre su embarazo o la restricción de los derechos civiles, si bien a lo largo de su carrera no ha tenido que decidir ningún asunto relevante sobre discriminación por orientación sexual o identidad de género. Aun así, su bagaje hace desconfiar a las organizaciones de defensa de los derechos humanos y el activismo LGTBI, que han pedido a los senadores que no respalden su nombramiento.

Tras el comunicado del juez Anthony Kennedy en el que anunciaba su próxima jubilación del puesto que ocupa en el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, el presidente Trump no se ha demorado en designar su candidato a ocupar la plaza en la persona de Brett Kavanaugh. De 53 años, Kavanaugh fue designado por el entonces presidente George W. Bush para ocupar plaza en la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia, donde ha emitido conflictivos dictámenes en materia de empleo, medio ambiente o consumo, destacándose siempre por su conservadurismo y su apoyo a las grandes corporaciones. Ha sido frecuentemente criticado por ser demasiado partidista en sus valoraciones, sin ocultar su apoyo declarado al Partido Republicano.

Con el retiro de Anthony Kennedy, la composición del Tribunal Supremo estadounidense queda, en un principio, equilibrada entre el sector conservador y liberal. Entre los miembros liberales se contaría a los jueces Stephen Breyer, Ruth Bader Ginsburg, Sonia Sotomayor y Elena Kagan (estas dos últimas propuestas por el presidente Barack Obama). El bando conservador lo integrarían los jueces John G. Roberts (actual presidente del Supremo y con voto de calidad), Clarence Thomas, Samuel Alito y Neil Gorsuch (nombrado por el presidente Donald Trump). Ese equilibrio lo rompería Kavanaugh a favor del sector conservador, y además por largo tiempo, dada la edad del candidato y que el cargo de juez del Tribunal Supremo es vitalicio. Además, la jueza Ruth Bader Ginsburg (de corte liberal) cuenta ya con 85 años de edad y un estado de salud delicado, lo que hace prever que su retiro sea también próximo y deba nombrarse otro sustituto. Existe pues, el temor fundado a que un Tribunal Supremo de holgada mayoría ultraconservadora, con la visión más restrictiva de la Constitución y reacia a defender los derechos civiles de las minorías, sea quien tenga que decidir sobre cuestiones fundamentales durante décadas.

El nombramiento del nuevo miembro del Tribunal Supremo es una atribución del presidente, aunque su decisión debe ser convalidada posteriormente por el Senado. Al estar en manos de la mayoría republicana, es más que probable que el candidato presidencial sea respaldado sin problema alguno. La única esperanza para el sector liberal es, por una parte, el delicado estado de salud del senador republicano John McCain, que le impediría acudir a la votación, y, por otro, la renuencia de dos senadoras republicanas, Susan Collins y Lisa Murkowski, a votar a un candidato opuesto al derecho a la interrupción del embarazo. Ambas han declarado que votarán de manera independiente sobre este asunto, pero también se ha dado a conocer que las dos han mantenido recientemente una reunión con Donald Trump para dialogar sobre este asunto. Aun así, quizás pesen en su ánimo las declaraciones efectuadas por Kavanaugh el pasado 2017, en las que apoyaba a un juez que estimaba que la sentencia que permitió a las mujeres decidir sobre su embarazo (conocida como Roe vs. Wade) debe ser revertida.

La votación en el Senado de la candidatura de Kavanaugh tendrá lugar el próximo mes de octubre. Si fuera rechazado, puesto que el próximo mes de noviembre se celebrarán decisivas elecciones que podrían devolver el control de la cámara alta a los demócratas (según estiman las encuestas), estos podrían bloquear cualquier candidato de Trump hasta las próximas elecciones presidenciales.

Reacción negativa entre el activismo LGTB

Su conservadurismo y su fama de apoyar sin ambages las medidas de quienes le hayan designado para el cargo han causado alarma entre el activismo LGTB y de defensa de los derechos civiles, que temen que los derechos conquistados al cabo de los años sean revertidos por la nueva configuración del Tribunal Supremo. Por ello, más de cien asociaciones y grupos de defensa de los derechos civiles han solicitado a los senadores que rechacen la elección de Kavanaugh.

Para Lambda Legal, Kavanaugh «garantizaría 40 años más de los valores de Trump en el Tribunal Supremo». La asociación legal afirma que «tenemos buenas razones para temer que el juez Kavanaugh abusará de su poder en el tribunal para proteger a los ricos y poderosos mientras priva a los estadounidenses LGBT de su dignidad, degradando a nuestra comunidad y disminuyendo nuestro estatus como ciudadanos iguales. Hay mucho en juego para permitirle al juez Kavanaugh sentarse en un tribunal que, a lo largo de su historia, ha decidido quién puede casarse, quién puede votar y quién es igual».

Desde ACLU (American Civil Liberties Union), se teme que «Kavanaugh sea el voto decisivo que Trump necesita en el Tribunal Supremo para concertar su campaña de socavamiento de las libertades y derechos civiles a largo plazo».

El National Center For Lesbian Rights estima que «no hay nada en la carrera del juez Brett Kavanaugh que indique que comprende el impacto de la discriminación en las personas LGBT en el mundo real o la importancia de interpretar las leyes de nuestra nación para permitirles participar con plenitud e igualdad en la sociedad».

Human Rights Campaign lanza una dura crítica a su designación, pues considera que «este candidato ha sido escogido por grupos anti-LGBTQ y contra el derecho a decidir de las mujeres, en un esfuerzo explícito por socavar la igualdad. La perspectiva de un juez como Kavanaugh amenaza con erosionar los derechos civiles de nuestro país, bloquear el derecho de los soldados transgénero de servir valientemente a esta nación y dar licencia para discriminar a las personas LGBTQ en todos los aspectos de la vida estadounidense».

También es dura la crítica de GLAAD (Gay & Lesbian Alliance Against Defamation), desde donde se asegura que «si se confirma, Brett Kavanaugh tendrá la oportunidad de desarrollar en las próximas décadas el peligroso historial anti-LGBTQ del presidente Trump y el vicepresidente Pence y la agenda de los grupos anti-LGBTQ. Al igual que Neil Gorsuch antes que él, Kavanaugh es una elección ideológica diseñada para crear un Tribunal Supremo activista que socavará los derechos y protecciones para las mujeres, las personas LGBTQ, los inmigrantes y todas las personas vulnerables».

También temen en Transgender Law Center que «la elección de Trump para el Tribunal Supremo sea un conservador radical y divisivo cuyo nombramiento supondría una amenaza devastadora para los derechos y el bienestar de las personas transgénero en todo el país». La preocupación de la asociación es natural, puesto que quedan pendientes de resolver numerosos conflictos que afectan al colectivo el de las personas trans, que se enfrentan a leyes estatales y locales que tratan de impedir que puedan vivir de acuerdo con su identidad de género.

Apoyo de los grupos ultraconservadores

Desde las facciones más conservadoras, sin embargo, se ha acogido con entusiasmo la propuesta del presidente Trump. Grupos como Americans for Prosperity (AFP) o Judicial Crisis Network incluso han iniciado campañas de apoyo al candidato presidencial en las que han invertido casi un millón y medio de dólares.

Desde la National Organization for Marriage (NOM) se ha pedido también apoyo económico para respaldar la candidatura de Kavanaugh, pues confían en que sus posiciones conservadoras y su concepción de la Constitución sirvan a su propósito de revertir la sentencia del Tribunal Supremo que permitió el matrimonio igualitario.

Más curiosa ha sido la reacción de la fuertemente LGTBfoba American Family Association (AFA), que en un principio rechazó la elección de Kavanaugh por no creerle lo suficientemente conservador. Sin embargo, poco después, rectificó y ha ofrecido su respaldo, sobre todo porque no quiere «luchar contra el presidente Trump», además de confiar en las ideas del candidato sobre el derecho al aborto, ya que cuenta con el apoyo de muchas asociaciones opuestas al mismo.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La jubilación del juez del Tribunal Supremo de los Estados Unidos Anthony Kennedy amenaza los derechos conquistados por las personas LGTB

Miércoles, 11 de julio de 2018

anthony-mcleod-kennedy-9362868-1-402El juez del Tribunal Supremo de los Estados Unidos Anthony Kennedy ha anunciado su próxima jubilación, que tendrá lugar el próximo 31 de julio. Eso permitirá al presidente Donald Trump elegir a su sustituto, que posteriormente deberá ser convalidado por un Senado con mayoría republicana, inclinando aún más la balanza de fuerzas en el Tribunal Supremo del lado más conservador. Anthony Kennedy, a pesar de pertenecer también a esa sección, se ha destacado, sin embargo, por ser un firme defensor de los derechos civiles, significándose especialmente en cuanto a los derechos de gais, lesbianas y bisexuales. Las cuatro grandes sentencias del alto tribunal que abrieron el camino de la igualdad de derechos de ese colectivo lo tienen a él como ponente. Los grupos más reaccionarios ya están preparando estrategias para revertir esas sentencias, con la expectativa de la nueva composición del tribunal. Las decisiones futuras del Tribunal Supremo respecto a cuestiones como las leyes tránsfobas vigentes en municipos o estados, o la denegación de prestación de servicios a las personas LGTB escudándose en las creencias religiosas, quedarán en manos de jueces ultraconservadores.

El juez Anthony Kennedy, que cumplirá 82 años el próximo mes de julio, ha anunciado su retirada por jubilación como miembro del Tribunal Supremo de los Estados Unidos. Nombrado por el presidente Ronald Reagan en el año 1988, forma parte del sector conservador del alto tribunal. Sin embargo, en materia de derechos civiles se ha mostrado siempre favorable a la protección constitucional de la igualdad ante la ley para todos los ciudadanos. Así lo ha evidenciado en materias como el derecho a la libre decisión de la mujer sobre su embarazo o el respeto a los derechos de las personas LGTB, respecto a los cuales ha debido decidir en cuatro ocasiones fundamentales, que han pasado a formar parte de la historia de la lucha del colectivo estadounidense. En todas ellas, además, ha sido el ponente:

Romer vs. Evans o la protección contra la discriminación

romer-vs-evansEn 1992, los ciudadanos de Colorado votaron mayoritariamente a favor de una enmienda a la Constitución de ese estado, que impediría que los ciudadanos homosexuales o bisexuales pudieran solicitar a las instituciones públicas el ser considerados como minoría, y poder reclamar que se adoptasen a su favor las oportunas medidas antidiscriminatorias.

Por una mayoría de 6 votos contra 3, en mayo de 1996 el Tribunal Supremo dictaminó que esa enmienda violaba la Constitución de los Estados Unidos, pues impedía que las personas de una determinada orientación sexual pudieran denunciar cualquier discriminación arbitraria de la que fueran objeto. Según explicaba el juez Kennedy en la sentencia, «la enmienda es a la vez demasiado angosta y demasiado amplia. En ella se identifica a las personas por tan solo un rasgo, y luego se les deniega la protección en todos los ámbitos. La inhabilitación para ejercer el derecho a solicitar protección a un tipo determinado de personas no tiene precedentes en nuestra jurisprudencia».

La sentencia abrió el camino para que las leyes estatales y federales pudieran incluir medidas contra la discriminación de los ciudadanos por razón de la orientación sexual.

Lawrence vs. Texas o el fin de la penalización de la homosexualidad

lawrence-vs-texas-300x185En 1998, John Lawrence y Tyron Garner fueron detenidos en el domicilio del primero de ellos, en la ciudad de Houston. Se les acusaba de vulnerar la ley contra la «conducta homosexual» vigente en el estado de Texas, que penalizaba que dos personas del mismo sexo mantuvieran sexo oral o anal, aunque la relación sexual tuviera lugar en la intimidad de un domicilio particular, y aunque esas prácticas sí estuvieran permitidas para las parejas heterosexuales.

Tras una larga batalla legal, llena de apelaciones y sentencias contradictorias, el caso terminó en manos del Tribunal Supremo de los Estados Unidos. No había precedentes halagüeños respecto a la doctrina del alto tribunal, pues en 1986 el panel de jueces entonces en activo había validado las leyes contra la sodomía del estado de Georgia. Pero sí que existía el precedente favorable de Romer vs. Evans y su declaración de inconstitucionalidad de las leyes que impidieran la protección contra la discriminación.

Afortunadamente, en una sentencia histórica fechada en junio de 2003, con ponencia de Anthony Kennedy, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos dictaminó, por una mayoría de 6 votos contra 3, que las leyes contra la sodomía vigentes en varios de los estados vulneraban la Constitución de los Estados Unidos. No solo se declaraba inconstitucional que el Estado interfiera en las relaciones sexuales privadas y consensuadas entre adultos, sino que establecía que esos derechos a la intimidad y a la privacidad debían ser disfrutados igualmente por las parejas de distinto o del mismo sexo.

Lawrence vs. Texas supuso el fin de la penalización de las relaciones homosexuales en los Estados Unidos, convirtiéndose en el mayor avance en los derechos de las personas LGTB en ese país hasta la fecha.

US vs. Windsor o el reconocimiento federal de los derechos LGTB

ediewindsor-cropwebEdith (familiarmente «Edie») Windsor, de 83 años, no pudo acogerse a una serie de beneficios para los matrimonios en materia de herencia a la muerte de su esposa, Thea Spyer, en 2009, lo que la obligó a desembolsar 360.000 dólares en impuestos. Y ello pese a que Windsor y Spyer, pareja durante 44 años, se casaron en Canadá en 2007 y el estado de Nueva York reconoció su matrimonio (aunque Nueva York solo celebra matrimonios entre personas del mismo sexo desde 2011, antes ya reconocía los celebrados fuera de su territorio).

De todo ello era responsable la sección 3 de la DOMA (Defense of Marriage Act), la norma que prohibía a la administración federal reconocer los matrimonios entre personas del mismo sexo. Windsor reclamó que el no reconocimiento de su matrimonio por la administración federal violó las garantías de igualdad de protección contenidas en la Constitución de los Estados Unidos.

Tras una ardua batalla legal, el caso llegó a manos del Tribunal Supremo, que falló a su favor en una histórica sentencia fechada el 26 de junio de 2013, por una diferencia de 5 votos a favor y 4 en contra. El fallo, de nuevo con el juez Kennedy como redactor, dictaminaba que la sección 3 de la DOMA violaba las garantías de igualdad contenidas en la 5ª Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, lo que suponía que los matrimonios entre personas del mismo sexo pasasen a ser inmediatamente reconocidos por la administración federal, independientemente del lugar en el que se hubieran celebrado, en ámbitos como el fiscal, el migratorio o las pensiones.

US vs. Windsor allanó así el camino para la que sería la sentencia definitiva que reconocía la igualdad de las parejas del mismo sexo, que llegaría dos años después.

Obergefell vs. Hodges o la legalización del matrimonio igualitario

obergefell-vs-hodges-300x200Los nueve jueces del Tribunal Supremo tuvieron que discernir en esta ocasión si las sentencias desfavorables al matrimonio igualitario de la Corte de Apelaciones del 6º Circuito se ajustaban a la Constitución de los Estados Unidos. Las cuatro parejas recurrentes reclamaban el derecho a contraer matrimonio en su estado de residencia, o a ver reconocido el contraído en otro estado donde fuera legal. Las sentencias afectaban a los estados de Tennessee, Michigan, Kentucky y Ohio y se trataban de las únicas por parte de una Corte de Apelaciones que habían dictaminado en contra del derecho al matrimonio igualitario.

Todas ellas se aunaron en el caso Obergefell v. Hodges, que hacía referencia al recurrente de Ohio, a quien se había denegado el reconocimiento de su matrimonio celebrado en Maryland, un estado que sí permitía casarse a las parejas del mismo sexo. Aunque la pareja consiguió una sentencia favorable de un tribunal federal, la Fiscalía de Ohio recurrió ante la Corte de Apelaciones del 6ª Circuito, que anuló tanto esa sentencia como las que habían tenido lugar en los otros estados de su jurisdicción. Lamentablemente, el marido de Jim Obergefell, John Arthur, murió de una enfermedad terminal en plena lucha por sus derechos constitucionales.

El 26 de junio de 2015, de nuevo por una mayoría de 5 votos contra 4, el Tribunal Supremo declaraba inconstitucionales todas las leyes que prohibían el matrimonio igualitario. El argumento y fallo final del dictamen, firmado por el juez Kennedy, rezaba así:

Ninguna unión es más profunda que el matrimonio, ya que encarna los más altos ideales de amor, fidelidad, dedicación, sacrificio y familia. En la formación de una unión matrimonial, dos personas se convierten en algo más grande de lo que eran. Como algunos de los demandantes de estos casos han demostrado, el matrimonio representa un amor que puede incluso perdurar más allá de la muerte. Sería malinterpretar a estos hombres y mujeres afirmar que faltan al respeto a la idea del matrimonio. Su demanda se produce porque la respetan, la respetan tan profundamente que tratan de poder llevarla a cabo ellos mismos. Su esperanza es no estar condenados a vivir en soledad, excluidos de una de las instituciones más antiguas de la civilización. Piden igual dignidad a los ojos de la ley. La Constitución les otorga ese derecho.

La sentencia de la Corte de Apelaciones del Sexto Circuito queda invalidada.

Con esta última sentencia no solo se legalizaba el matrimonio igualitario en todo el territorio estadounidense, sino que además se reconocía la discriminación histórica sufrida por gais, lesbianas y bisexuales con estas palabras del juez Kennedy:

Durante gran parte del siglo XX la homosexualidad fue tratada como una enfermedad. Mientras tanto, la intimidad entre personas del mismo sexo había sido largamente condenada como inmoral por el propio Estado en la mayoría de las naciones occidentales, una creencia que a menudo se encarnaba en la ley penal. El sexo entre dos hombres o dos mujeres sigue siendo un crimen en muchos Estados, y a los gais y lesbianas se les ha prohibido el acceso a la mayor parte del empleo público, se les ha excluido del servicio militar, de las leyes de inmigración, han sido objetivos de la policía y se les ha impedido el derecho de asociación.

La futura composición del Tribunal Supremo

us-news-supremecourt-1-abaCon el retiro de Anthony Kennedy, la composición del Tribunal Supremo queda, en un principio, equilibrada entre el sector conservador y liberal. Entre los miembros liberales se contaría a los jueces Stephen Breyer, Ruth Bader Ginsburg, Sonia Sotomayor y Elena Kagan (estas dos últimas propuestas por el presidente Barack Obama). El bando conservador lo integrarían los jueces John G. Roberts (actual presidente del Supremo y con voto de calidad), Clarence Thomas, Samuel Alito y Neil Gorsuch (nombrado por el presidente Donald Trump).

Ese equilibrio lo romperá quien ocupe el cargo que ha dejado vacante el juez Kennedy. El nombramiento del nuevo miembro del Tribunal Supremo es una atribución del presidente Trump, aunque su decisión debe ser convalidada posteriormente por el Senado. Al estar este en manos de la mayoría republicana, es más que probable que el candidato presidencial sea respaldado sin problema alguno.

Donald Trump ya ha anunciado que anunciará su candidato el próximo 9 de julio, semanas antes de que sea efectivo el retiro del juez Kennedy. Según sus declaraciones, está barajando entre un grupo de quince posibles opciones, entre las que se contaría a dos mujeres.

Desde el Partido Demócrata se ha solicitado al presidente del Senado que aplace cualquier votación al respecto hasta que se celebren las próximas elecciones legislativas en el mes de noviembre, que, según las encuestas, devolverían el control de la cámara a los liberales. Piden que sea coherente con lo que él mismo defendió cuando el anterior presidente, Barack Obama, propuso a un candidato al Tribunal Supremo tras el fallecimiento del juez Antonin Scalia. El presidente del Senado aplazó la decisión hasta que se celebraron las elecciones presidenciales, con el argumento de que así el nuevo candidato tendría el respaldo de los votantes. Sin embargo, la petición ha sido desestimada de inmediato, ante el temor de que los demócratas hagan la propio si obtienen la mayoría en la cámara y aplacen la decisión del nombramiento hasta unas nuevas elecciones presidenciales. Según Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado, la votación sobre el candidato del presidente Trump al Tribunal Supremo tendrá lugar en el próximo mes de octubre.

Ciertamente, la mayoría republicana no se ha detenido ante nada para lograr sus objetivos. Cuando Donald Trump se presentó su candidato, Neil Gorsuch, tras ganar las elecciones, se rompió la regla de que la convalidación por el Senado fuera por una mayoría de tres cuartas partes, y se aprobó su nombramiento con mayoría simple, pues ocupan 51 de los 100 escaños del Senado. La única esperanza para los liberales es, por una parte, el delicado estado de salud del senador republicano John McCain, que le impediría acudir a la votación, y, por otro, la renuencia de dos senadoras republicanas, Susan Collins y Lisa Murkowski, a votar a un candidato opuesto al derecho a la interrupción del embarazo. Ambas han declarado que votarán de manera independiente sobre este asunto, pero también se ha dado a conocer que las dos han mantenido recientemente una reunión con Donald Trump para dialogar sobre este asunto.

El cargo de juez del Tribunal Supremo es vitalicio, por lo que el candidato que apruebe finalmente el Senado permanecerá previsiblemente en su cargo durante un largo período, pues, según los rumores, la media de edad de los candidatos valorados por el presidente ronda los 50 años. Por otra parte, la jueza Ruth Bader Ginsburg (de corte liberal) cuenta ya con 85 años de edad y un estado de salud delicado, lo que hace temer que su retiro sea también próximo y deba nombrarse otro sustituto. Existe pues, el temor fundado a que Tribunal Supremo de holgada mayoría ultraconservadora, con la visión más restrictiva de la Constitución y reacia a defender los derechos civiles de las minorías, sea quien tenga que decidir sobre cuestiones fundamentales durante décadas.

La amenaza para los derechos LGTB

Este nuevo escenario en el más alto tribunal de los Estados Unidos, cuyas decisiones son de altísima relevancia, ha causado entusiasmo entre los sectores de la sociedad más opuestos a los derechos de las minorías sexuales. Así, desde la asociación ultraconservadora Liberty Counsel se emitía un comunicado en el que se afirmaba que «con la jubilación del juez Kennedy habrá una nueva justicia que tendrá un gran impacto en el futuro de los Estados Unidos. Si el juez Kennedy es reemplazado por una persona que sea fiel al texto original y al significado de la Constitución, entonces solo será cuestión de tiempo que cambien varias decisiones horribles, incluidas el aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo».

Por su parte, Brian Brown, presidente de la altamente LGTBfoba National Organization for Marriage (NOM) ha solicitado donaciones para financiar una campaña que lleve de nuevo hasta el Tribunal Supremo la cuestión del matrimonio igualitario. Su propósito es que la nueva mayoría conformada tras el nombramiento del candidato del presidente Trump revierta la sentencia favorable al matrimonio igualitario, y se vuelva a la situación anterior, en la que serían los estados quienes legislarían respecto al matrimonio de manera independiente.

La amenaza para los derechos civiles que supone la nueva composición del Tribunal Supremo estadounidense puede tener consecuencias drásticas. Quedan pendientes de resolver conflictos que afectan a colectivos tan sensibles como el de las personas trans, que se enfrentan a leyes estatales y locales que tratan de impedir que puedan vivir de acuerdo con su identidad de género. También pueden llegar al alto tribunal recursos contra las sanciones a establecimientos y negocios que discriminen a las personas LGTBI escudándose en las convicciones religiosas de sus dueños (la reciente sentencia del Tribunal Supremo sobre un asunto semejante se limitaba exclusivamente a ese caso).

Tampoco hay que olvidar que, a diferencia de lo que sucede en otras jurisdicciones, las decisiones del Tribunal Supremo de los Estados Unidos son reversibles. Como hemos visto en el caso de Lawrence vs. Texas, la sentencia que declaró inconstitucionales las leyes estatales contra la sodomía revirtió una anterior que las había declarado conformes a la Constitución. El peligro de pérdida de derechos conquistados, como el mismo matrimonio igualitario, la protección contra la discriminación o, incluso, la no injerencia del Estado en las prácticas sexuales consensuadas entre adultos, está sobre la mesa.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.