Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Charles Scicluna’

“Siete requisitos ineludibles para cumplir la penitencia por los abusos del clero”, por José Manuel Vidal.

Miércoles, 22 de agosto de 2018

 el-cardenal-jozef-tomko-pone-cenizas-en-la-frente-del-papa-francisco-en-la-basilica-de-santa-sabina-en-roma-ap-1Detenido un cura en Málaga por un caso de pornografía infantil

Antonio Aradillas: “La Iglesia está hoy mal de verdad”

¿Por qué salen ahora todas estas cosas?

El Papa ha mostrado su “compunción” y su “decisión de luchar con valentía” contra la cultura de abusos y encubrimientos en la Iglesia estadounidense. Los obispos de aquel país han pedido al Vaticano que realice una visitación apostólica para reparar la confianza de los fieles, “dañada por estos pecados y fracasos pasados”. Y ahora, Francisco podría satisfacer estas dos necesidades enviando a EEUU al arzobispo de Malta, monseñor Charles Scicluna, el investigador del pontífice cuyo informe en sus recientes visitas a Chile, país también azotado por escándalos de abusos entre el clero provocó un tsunami que acabó con la renuncia de todos los obispos chilenos.

Cada vez más obispos, sacerdotes y fieles están advirtiendo al Papa de que, en cuanto a los abusos, “no basta con pedir perdón”, como el arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin, expresó en su homilía de este pasado domingo. Ahora, con la petición de los obispos de EEUU de que les mande a Scicluna, Francisco tiene la posibilidad de mostrar que va en serio.

Resarcir a las víctimas económicamente, aunque la Iglesia tenga que vender el Vaticano

Expulsar a los obispos encubridores y que no cumplieron su función ‘in vigilando’

¿Por qué el Papa Wojtyla nunca condenó a un depredador sexual como Marcial Maciel, condenado en 2006 pero cuyas denuncias habían llegado a Roma desde 1948?

(José Manuel Vidal).- Examen de conciencia, dolor de los pecados, propósito de la enmienda, decir los pecados al confesor y cumplir la penitencia. Son los cinco requisitos para una buena confesión. El Papa Francisco acaba de entonar un solemne y público ‘mea culpa’ por los clérigos abusadores y los obispos encubridores de la plaga de la pederastia. Pero las peticiones de perdón, aunque sean sentidas y obligadas, como en este caso, no son suficientes. Hay que pasar a los hechos. Hay que cumplir la penitencia.

Eso significa, a mi juicio y en primer lugar, acercarse de verdad a las víctimas. Para escucharlas, acogerlas y, sobre todo, resarcirlas de su dolor y de sus heridas. Con protección real y ayuda psicológica, evidentemente pagada por la institución. Y con todo tipo de ayudas que necesiten, especialmente las materiales. Que a esas vidas destruidas no les falte lo necesario para vivir y puedan salir adelante lo más dignamente posible. Y si eso significa que la institución tiene que arruinarse, que se arruine. Y si tiene que vender palacios, iglesias y hasta el propio Vaticano, que lo haga. Vale más la vida de un inocente que todas las riquezas eclesiásticas acumuladas durante tantos siglos.

La segunda medida tendría que ser la expulsión ipso facto de todos los obispos encubridores. Porque muchos de ellos ordenaron a esos abusadores y otros los encubrieron y no ejercieron uno de sus papeles primordiales: el de ‘inspector’. A la calle, por no ejercer su responsabilidad in vigilando, muchos o casi todos. Porque el ‘cáncer’ del encubrimiento era sistémico. La punta del iceberg ha aflorado en Estados Unidos, Chile, Irlanda…pero en las iglesias de todos los demás países del mundo se funcionaba de la misma manera.

El abuso era considerado un ‘pecadillo’, al cura se le cambiaba de parroquia o, en última instancia, se le mandaba a misiones y se le pedía que se arrepintiese y se confesase, para seguir pecando. Y nunca o casi nunca se consideraba el abuso un delito y, por lo tanto, no se remitía a los abusadores a la justicia civil. La situación ideal para los depredadores sexuales, que, revestidos del poder sagrado (la máxima expresión del poder), tenían acceso ilimitado a niños, niñas, mujeres y hombres (según sus apetencias) y, además, sabían que estaban protegidos por la ‘omertá’ eclesial.

macielsinteirJuan Pablo II y Marcial Maciel

No en vano el cardenal Castrillón, alto curial de la época de Juan Pablo II recientemente fallecido, decía que el obispo no podía denunciar a sus curas abusadores, porque es un padre para sus sacerdotes y un padre no denuncia a sus hijos, aunque sepa que son criminales.

Por eso, en tercer lugar, el Vaticano tendría que pedir perdón y revisar las responsabilidades de altos cargos curiales en la dinámica sistémica del encubrimiento. ¿Qué sabía Juan Pablo II de todo esto? ¿Su secretario personal, monseñor Dziwisz, y su Secretario de Estado, cardenal Sodano, le hacían llegar los casos de abusos que, ya entonces, proliferaban en la institución? ¿Por qué el Papa Wojtyla nunca condenó a un depredador sexual como Marcial Maciel y, al contrario, lo bendijo y lo presentó como modelo para la juventud? Depurar responsabilidades en una Curia que rigió los destinos de la Iglesia con mano de hierro hasta la llegada de Francisco al solio pontificio.

Es urgente, en cuarto lugar y como dice el propio Francisco, conseguir una “transformación eclesial y social” respecto a este tema. La eclesial, que es la que le corresponde a la institución, pasa por acabar, de una vez por todas, con el clericalismo, la otra gran plaga del catolicismo, que alimenta la dinámica del abuso sexual, de poder y de conciencia. Cristo no quiso una Iglesia clerical, pero es el tipo de Iglesia que se impuso y que sigue vigente. ¿Hasta cuándo? ¿Cuándo será real y efectiva la corresponsabilidad de lo laicos?

En quinto lugar y como consecuencia de una Iglesia laical y ‘pueblo de Dios’, habría que revisar todo el andamiaje de la doctrina moral, especialmente de la moral sexual. Reivindicar una sexualidad normalizada y bien entendida es una de las asignaturas pendientes de la institución. Hay que reconocer la importancia de la sexualidad en la vida de las personas y no reprimirla en sus propios cuadros: monjas y curas que, para ser castos, tienen que reprimir sus instintos y poner puertas al mar de la libido. Casi siempre sin éxito alguno y con derivas pecaminosas y delictivas.

clericalismoDe ahí que, en sexto lugar y mientras no se cambia el modelo clerical, la Iglesia debería instaurar, desde ya mismo, el celibato opcional para sus sacerdotes. El carisma del voto de castidad, para los religiosos. El carisma celibatario no puede imponerse para acceder al sacerdocio. El apóstol Pedro estaba casado y el celibato obligatorio es una ley eclesiástica que, así como se impuso, puede derogarse. Y ya tarda.

Y, por último, entre las medidas urgentes a tomar, ocupa un lugar primordial la inmediata equiparación de la mujer al hombre en la Iglesia. A todos los niveles. Incluso y como es lógico, en el acceso al altar y al sacerdocio. Si el laico es un ciudadano de segunda en la Iglesia, la mujer no llega a ciudadana de tercera.

Sólo así, con estos siete requisitos (y quizás alguno más) se pueden cumplir, a mi juicio, las cinco condiciones de una buena confesión, especialmente la última: cumplir realmente la penitencia del tsunami de los abusos sexuales, de poder y de conciencia.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , ,

Redada en la sede de la Conferencia Episcopal chilena y los obispos insisten en que siempre colaborarán con la justicia

Viernes, 17 de agosto de 2018

gale563cac6525450_06112015_1034am-jpgLa Fiscalía entrega al Vaticano una solicitud de expedientes de supuestos abusadores

El fiscal explica el allanamiento: “Estamos recabando y complementando antecedentes”

Chile entrega al Vaticano una solicitud de expedientes de investigados por abusos

Un portavoz afirma que han entregado los antecedentes requeridos por la Fiscalía

La policía allanó el martes la sede de la Conferencia Episcopal de Chile en el marco de una causa sobre presuntas violaciones y abusos sexuales cometidos por miembros de la Congregación Marista, informó el fiscal Raúl Guzmán, quien además precisó al efectuar la redada que “estamos recabando y complementando antecedentes que ya habíamos recibido para la identificación de víctimas que han formulado denuncias por abusos de distinto tipo, particularmente, de carácter sexual”.

Guzmán y personal de la policía de investigaciones llegaron con una orden judicial para que les abrieran el paso en la sede ubicada en pleno centro de la ciudad.

El fiscal investiga más de 35 denuncias de víctimas que afirman que mientras estudiaban en colegios maristas y eran menores de edad fueron abusados reiteradamente.

fiscalraulguzman_560x280El fiscal Raúl Guzmán, en la sede de la Conferencia Episcopal chilena

Exalumnos entrevistados por The Associated Press afirmaron que fueron abusados no solo por los religiosos sino también por sacerdotes capuchinos y el exvicario de la Solidaridad Cristián Precht, quien en noviembre del año pasado terminó un castigo de cinco años sin oficiar misa por comportamientos abusivos contra adultos y menores.

Los datos que comprometen a Precht fueron enviados al Vaticano a comienzos de agosto para que se le inicie una nueva investigación canónica, informó la Iglesia.

Ya por otro lado, la Cancillería chilena entregó al Vaticano la solicitud de la Fiscalía para obtener los expedientes canónicos que involucran a clérigos chilenos investigados por abusos sexuales y el informe que elaboró el arzobispo Charles Scicluna tras su primera visita al país, informó hoy el Ministerio Público.

La embajada de Chile en Italia presentó ayer la solicitud de la Fiscalía chilena en la Secretaría de Estado de la Santa Sede, en Roma.

Según el Ministerio Público, la nota de la Cancillería señala que la Unidad de Cooperación Internacional y Extradiciones (UCIEX) de la Fiscalía será el punto de contacto para las gestiones que sean necesarias con el Vaticano a partir de ahora.

La solicitud de la Fiscalía Nacional aúna tres requerimientos de asistencia internacional en materia penal respecto de nueve personas investigadas por las Fiscalías Regionales de Valparaíso, Metropolitana Sur de Santiago y de La Araucanía.

La petición incluye el llamado Informe Scicluna, un extenso documento de 2.000 páginas que el arzobispo de Malta, Charles Scicluna, elaboró después de su primera visita a Chile como enviado del Papa Francisco para recopilar antecedentes de abusos sexuales cometidos por miembros del clero del país austral.

El Papa, que en un comienzo minimizó los abusos, cambió su percepción después de leer el informe de Scicluna y decidió citar a los obispos de la Conferencia Episcopal chilena a Roma.

Los obispos presentaron sus renuncias en bloque al Papa, que hasta el momento ha aceptado cinco de ellas en una de las peores crisis en la historia de la Iglesia chilena.

jaimecoiro_560x280El portavoz de los obispos chilenos, Jaime Coiro, comparece ante la prensa

(Prensa CECh).- Durante la tarde del martes 14 de agosto, el portavoz de la Conferencia Episcopal, diácono Jaime Coiro, en un encuentro con los medios de prensa, explicó que “en el día de hoy se ha presentado en dependencias de la Conferencia Episcopal, el Fiscal Sr. Raúl Guzman con personal de la PDI para recabar antecedentes complementarios de un oficio que se había solicitado al presidente de la Conferencia Episcopal. Se ha procedido a hacer entrega de los antecedentes que han sido requeridos en el día”.

Ante consultas periodísticas, Jaime Coiro enfatizó además en que con anterioridad el Ministerio Público había solicitado algunos antecedentes, los que oportunamente fueron entregados por la Conferencia Episcopal.

Acerca del procedimiento judicial en sí mismo, Coiro señaló que siempre se colaborará con la justicia en la búsqueda “de un bien que la Iglesia suscribe que es el esclarecimiento de la verdad y la justicia sobre casos gravísimos como son los delitos de abusos sexuales a menores de edad”.

Fuente Agencias/Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , ,

El cardenal de Santiago Ricardo Ezzati, imputado por la Justicia chilena por encubrimiento de abusos y sufre un ‘Escrache’ en la catedral de Santiago

Viernes, 27 de julio de 2018

2184943El cardenal de Santiago tendrá que comparecer el 21 de agosto

“Nunca he encubierto ni he obstruido a la justicia, y como ciudadano cumpliré con mi deber”

Un grupo de fieles pide al purpurado que renuncie tras ser imputado

“Renuncien todos los obispos, por ser cómplices de delitos de violación, abusos y pedofilia”, se leía en alguna de las pancarta”

El arzobispo tuvo que salir por una puerta lateral tras la misa

(J. Bastante/Agencias).- El cardenal de Santiago de Chile, Ricardo Ezzati, tendrá que comparecer, el próximo 21 de agosto, ante la Fiscalía del país para ser interrogado como imputado “por la eventual responsabilidad que podría caber en el delito de encubrimiento“, según ha reconocido en una nota el Arzobispado.

“Reitero mi compromiso y el de la Iglesia de Santiago con las víctimas, con la búsqueda de la verdad y con el respeto a la justicia civil. Tengo la convicción de que nunca he encubierto ni he obstruido a la justicia, y como ciudadano cumpliré con mi deber de aportar todos los antecedentes que contribuyan a esclarecer los hechos”, afirmó el arzobispo de Santiago, según la citada nota.

La citación a la máxima autoridad de la Iglesia católica austral se conoce 24 horas después de que el Ministerio Público informara de que investiga a 158 personas relacionadas con la Iglesia católica en el marco de 144 casos de abusos sexuales o de otro tipo contra 266 víctimas en Chile.

Es más, el director de la División especializada en Derechos Humanos, Delitos sexuales y Violencia de Género, Luis Torres, explicó que las víctimas podrían llegar a casi medio millar, principalmente cuando se empiecen a recibir las denuncias de las víctimas de las regiones extremas de Chile en un país que tiene más de 4.000 kilómetros de extensión.

Nada más conocerse la noticia, Juan Carlos Cruz, una de las víctimas de Karadima, afirmaba su satisfacción por la decisión de la Fiscalía. “Le quedará poco tiempo como arzobispo de Santiago, pero recién empieza su nueva misión de responder por su encubrimiento, mentira y otros delitos ante la justicia”, subrayaba.

Por otro lado, la Fiscalía chilena informó de que solicitará al Estado Vaticano los antecedentes que recibió el papa Francisco respecto de los abusos sexuales cometidos por sacerdotes y funcionarios de la Iglesia.

El organismo pretende obtener el informe que elaboró el arzobispo Charles Scicluna, enviado del papa Francisco a Chile, sobre casos de abuso sexual cometidos en el país austral.

Scicluna, quien visitó dos veces Chile junto al jesuita español Jordi Bertomeu, oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe, recogió los testimonios de 64 presuntas víctimas y entregó al papa un informe de 2.300 páginas.

Hasta ahora, el pontífice ha aceptado las renuncias de cinco obispos, algunos de ellos acusados de encubrir abusos, mientras han surgido nuevas denuncias, como las que apuntan a religiosos marianistas y a un excanciller del arzobispado de Santiago, Óscar Muñoz, que está en prisión preventiva.

Tras conocerse que la Fiscalía citó a declarar como imputado al arzobispo Ricardo Ezzati, un grupo de manifestantes llegó hasta la catedral de Santiago y en plena misa que encabezaba el propio Ezzati protestaron con gritos y pancartas en contra de la jerarquía de la Iglesia Católica.

Pese a sus intentos por interrumpir la misa, las personas fueron expulsadas y continuaron su protesta en el exterior. “Renuncien todos los obispos, por ser cómplices de delitos de violación, abusos y pedofilia”, se leía en alguna de las pancartas, dirigdas a todos los obispos. “No nos robarán la esperanza, otra iglesia es posible”, se veía en otra.

protestas-contra-ezzati-en-la-catedral-de-santiago_560x280

Esto sucedió después de que la Fiscalía Regional de Rancagua citara a declarar al cardenal en calidad de imputado por la eventual responsabilidad que podría tener en el delito de encubrimiento en casos de abusos. Otros dos obispos también serán llamados a declarar por la fiscalía.

Concluida la misa Ezzati intentó acercarse a uno de los laicos que sostenía un cartel, pero alguien gritó “¡renuncia!” y se desataron una serie de empellones, por lo que el clérigo salió por una puerta lateral.

“A mí me parece que al cardenal Ezzati le queda poco de arzobispo de Santiago, pero le queda mucho, mucho camino todavía que recorrer frente a la justicia que se le viene encima a él y a todos sus colegas”, dijo a The Associated Press el periodista Juan Carlos Cruz, quien desde hace tiempo denunció haber sido víctima de abusos. “Esto no para aquí con Ezzati; sigue con muchos otros miembros de la Conferencia Episcopal chilena, el cardenal (emérito Francisco Javier) Errázuriz”, entre otros, agregó.

Fuente Agencias/Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , ,

Católicos homosexuales afirman que las pautas de los obispos de Malta les permiten comulgar

Lunes, 30 de enero de 2017

beso-gay-vaticano“En esta nueva era papal, es una cuestión de voluntad episcopal”, dicen

Saludan la actitud “compasiva” de Scicluna y Grech ante las “situaciones irregulares”

(Cameron Doody).- “Los principios que elaboraron son transferibles a los católicos LGBT y a sus seres queridos”. Así ha acogido la organización New Ways Ministry la actitud “matizada y compasiva” de los obispos de Malta hacia los creyentes en situaciones “irregulares”, sosteniendo que su ejemplo puede abrir el camino a la participación de católicos gays en los sacramentos de la reconciliación y la eucaristía.

En un blog colgado en la web del servicio pastoral a los católicos homosexuales, su editor adjunto, Robert Shine, sostiene que los criterios de los obispos Charles Scicluna y Mario Grech sobre la participación en la disciplina sacramental son aplicables tanto a las personas separadas y divorciadas como a las personas gays.

Cabe recordar que en sus pautas para la aplicación de la Amoris laetitia los prelados malteses avanzaron el siguiente principio:

Si, como resultado del proceso de discernimiento, emprendido con “humildad, discreción y amor por la Iglesia y su enseñanza” … una persona separada o divorciada que vive en una nueva relación, discierne, con una conciencia informada e iluminada, reconocer y creer que él o ella están en paz con Dios, él o ella no pueden ser excluidos de participar en los sacramentos de la Reconciliación y la Eucaristía.

sciclunaCharles Scicluna

Para Shine, la clave del documento de los prelados malteses es su ejemplo de no discriminación. Tal y como recuerdan los obispos con la propia exhortación apostólica, los católicos en situaciones familiares “irregulares” -sean éstas debidas a la separación, el divorcio o incluso a la orientación afectiva– bajo ningún concepto deben ser tratados de forma diferente a los demás creyentes.

Es más: según plasmaron Scicluna y Grech, los católicos en situaciones difíciles pueden volver a los sacramentos al “formar e iluminar su propia conciencia, de modo que puedan hacer una decisión honesta ante Dios y actuar según el mayor bien posible”.

Como Shine recuerda, si la participación en los sacramentos depende de tal proceso de discernimiento y formación, la Iglesia tiene que reconocer que este es un momento por el que han pasado también muchos católicos gays.

“La Iglesia debe ayudar a formar conciencias, no reemplazarlas”, escribe Shine, “y ha de respetar las decisiones de la conciencia una vez ya tomadas. En cuanto a los creyentes LGBT, observa, ellos también “han hecho una decisión honesta ante Dios”. Y si las personas separadas o divorciadas pueden volver a los sacramentos una vez que se sientan ellos mismos en situación de paz con Dios -tal y como sostuvieron los obispos Scicluna y Grech- tal principio lógicamente puede ser extendido también a los creyentes homosexuales.

“Entre las muchas disputas sobre Amoris laetitia”, concluye Shine, “los obispos de Malta han mostrado lo que los líderes de la Iglesia pueden hacer con el espacio creado por el Papa Francisco al haber recuperado partes olvidadas de la tradición católica”.

“En esta nueva era papal”, añade, “es una cuestión de voluntad episcopal, más que cualquier restricción del Vaticano, la que dictará cómo se profundice la inclusión de personas LGBT”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , ,

El Nuncio en México, Franco Coppola: “Las confrontaciones sobre el matrimonio gay no son buenas y no ayudan”

Sábado, 12 de noviembre de 2016

img_2171Llamada al orden del Nuncio papal ante la cruzada de los obispos contra las bodas homosexuales

El religioso señaló que el debate ha dejado en claro que hay personas que no se sienten apreciadas y que no sienten que gozan de todos los derechos

Responsables vaticanos fomentan un centro para la protección de menores en México

(C. Doody/Agencias).- “Una magnífica oportunidad para practicar el diálogo”. El Nuncio  en México, Franco Coppola, valoró este lunes el debate sobre el matrimonio homosexual que mantiene en vilo al país, a la vez que abogó por “encontrar la solución más apta” para todos, incluso los que actualmente se sienten discriminados.

No creo que sea bueno para el país confrontarse, ir a una lucha, hacer una cuenta para ver cuantos están en favor y cuantos en contra”, dijo Coppola en conferencia de prensa en la Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México. Las palabras del Nuncio se interpretan como una llamada al orden vaticana al episcopado local, que ha emprendido una cruzada contra la decisión del presidente Enrique Peña Nieto de avalar constitucionalmente el matrimonio igualitario. “No vengo con la solución porque no estaría respetando a México. Mi opinión es que los mexicanos, en lugar de confrontarse o marchar, deben sentarse en una mesa y entender todas las implicaciones”, apuntó.

Enfatizó que el tema atañe a la Constitución mexicana. El religioso señaló que el tema ha generado un debate que ha dejado en claro que hay personas que no se sienten apreciadas y que no sienten que gozan de todos los derechos. “Es una magnífica oportunidad para practicar el diálogo. Intercambiar insultos o prejuicios no sirve de nada y hay que entenderse”, abundó.

Pidió no tomar una decisión ideológica sino “examinar la realidad de México y encontrar la solución más apta para este país”.

En mayo, el presidente Enrique Peña Nieto presentó una iniciativa para dar reconocimiento constitucional al matrimonio homosexual y desde entonces grupos a favor y en contra han realizado marchas en varias ciudades del país.

Por otro lado, Coppola llamó a no cerrar los ojos ante el aumento de la violencia en el país, que ha tocado a algunos representantes de la Iglesia Católica. “Cada país tiene sus problemas y dificultades, y lo importante es hacerles frente y no cerrar los ojos. A veces se cierran los ojos y no se ven los problemas y hay que examinarlo y escuchar”, dijo.

Refirió que el mandato que recibió del Papa Francisco fue “predicar el diálogo”, y añadió que “es muy fácil confrontarse, pero eso no es bueno y no ayuda”.

En otro orden de cosas, el nuevo embajador de la Santa Sede en México reconoció que todavía no tiene planes para su estancia en México. “Por el momento tengo que escuchar y aprender. Soy consciente de que el Papa me envió a un país grande, complejo, con gran riqueza y diversidad y una gran historia que pesa todavía. Tengo mucho que aprender antes de decir algo personal”, declaró.

Reveló que tuvo una reunión con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, de la que aseguró que fue una buena oportunidad para hacer juntos “una panorámica” de asuntos que les “ocupan y preocupan” a ambas partes, en especial los temas de religión y de violencia.

Sobre las muertes de sacerdotes en recientes episodios de violencia, señaló que los clérigos son víctimas colaterales y “no es una violencia específica contra los sacerdotes”.

 

Por otro lado, clérigos encargados de la lucha contra la pederastia en las estructuras del Vaticano impartieronn esta semana en México un congreso con miras a inaugurar formalmente en ese país un centro de la Iglesia católica para la protección de menores.

Entre los participantes en el seminario, convocado por la Universidad Pontificia de México (UPM), destaca Charles Scicluna, quien como “promotor de justicia” (fiscal eclesiástico) jugó un papel clave en la sanción que la Santa Sede conminó en 2006 al fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel Degollado.

El congreso se extendió del 8 al 10 de noviembre y en él expusieron también el cardenal estadunidense Sean O’Malley, presidente de Pontificia Comisión para la Tutela de los Menores del Vaticano, y Hans Zollner, sacerdote jesuita integrante de ese grupo de trabajo.

Los objetivos del encuentro incluyeron “dar a conocer lo que la iglesia hace y debe hacer para atender adecuadamente a las víctimas de abuso sexual” y concientizar sobre la urgencia de detectar a tiempo a los posibles agresores.

Al finalizar el mismo quedó inaugurado el “Centro de investigación y formación interdisciplinar para la protección de los menores”, que trabajará en relación directa con un organismo similar establecido por la Universidad Gregoriana de Roma y cuyo responsable es Zollner.

Los trabajos comenzaron el martes 8 con una conferencia del cardenal O’Malley en la cual presentó el trabajo de la comisión vaticana de cuidado a los infantes establecida por el Papa Francisco el 22 de marzo de 2014. Ese mismo día Zollner habló sobre “la reacción al abuso sexual en la Iglesia Católica” y Scicluna sobre “el delito de abuso sexual reservado a la Congregación para la Doctrina de la fe”.

Las disertaciones continuron el miércoles 9 con Scicluna, quien se refirió sobre las apelaciones en juicios canónicos contra abusadores, O’Malley abordando la atención de la Iglesia a las víctimas y Zollner la prevención en la formación sacerdotal.

El último día, el jueves 10, estaban previstas exposiciones sobre los criterios para sancionar y atender a un clérigo acusado, además del papel de las conferencias de obispos y superiores generales ante el abuso sexual.

Funte Religión Digital

 

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

El primer ministro de Malta denuncia el papel de la iglesia por respaldar las ‘terapias de conversión gay’

Jueves, 25 de febrero de 2016

imagesEs insólito que el primer ministro de Malta, Joseph Muscat, haya denunciado el apoyo de la Iglesia a las denominadas terapias de conversión de los homosexuales en un país que es de mayoría católica pero no deja de ser una magnífica noticia. En diciembre se anunció que Malta podría convertirse en el primer país de Europa en prohibir oficialmente las terapias de conversión gay que han sido muy criticadas por organizaciones internacionales de profesionales de la psicología y por la Organización Mundial de la Salud por los daños y efectos psicológicos negativos irreparables que pueden causar a las personas LGBT que los llevan a cabo.

Los esfuerzos por prohibir la terapia de conversión gay son liderados por el primer ministro, Joseph Muscat, y por el Partido Laborista en un documento sobre el proyecto de ley publicado el pasado fin de semana que ha causado una gran controversia ya que la Iglesia ha expresado que la prohibición total violaría el derecho de una persona a recibir tratamiento si así lo deseara.

El documento ha sido elaborado por un equipo que incluye al ex juez de Derechos Humanos de la Corte Europea, Giovanni Bonillo, o el decano de la Facultad de Derecho, Kevin Aquilina, entre otros destacados juristas. Llegan a la conclusión de que estas terapias violan los derechos humanos ya que proporcionan a la heterosexualidad un estatus superior sobre la homosexualidad, según informa The Times of Malta.

Fue el propio Arzobispo de Malta, Charles Scicluna, quien animó a la gente a leer el informe correctamente antes de sacar conclusiones, ‘Cualquier terapia de conversión, que obliga a las personas a ir en contra de sus decisiones o de sus opciones de vida es sólo una opción y yo quiero que esto quede absolutamente claro’. Sin embargo, su aclaración no ha sido suficiente para el primer ministro, quien ha asegurado hoy que se oponía a que “la homosexualidad sea considerada una enfermedad que puede ser curada, similar a la pedofilia, y que necesita ser tratada”.

Además del primer ministro, la postura de la Iglesia también ha sido condenada por grupos LGBT en Malta. Marcos Josef Rapa, presidente del grupo de jóvenes LGBTI ‘Somos‘ explicó al diario Malta Independent que su grupo estaba “muy sorprendido” por el papel de la Iglesia y la controversia que había causado: “No esperábamos que la Iglesia llegara a tomar tal posición. Siguen creyendo que uno se puede curar de la homosexualidad. Esta ley tratará de proteger a las personas que se ven empujadas a la terapia; no pone la homosexualidad en un terreno más elevado como afirma la Iglesia. La ley no penaliza a una persona heterosexual que quiera ser gay, por lo que no son válidos sus argumentos”.

El Movimiento de Derechos Gay de Malta expresó que el papel de la Iglesia en este tema era ‘profundamente negativo’.

El gobierno maltés llevó a cabo una consulta pública sobre la promulgación de una Ley sobre orientación sexual, identidad de género y expresión de género.

Fuente Ragap

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

El ordenador de Wesolowski contenía más de cien mil archivos con imágenes pornográficas

Domingo, 28 de septiembre de 2014

359412_wesolowski_jw262_34El exarzobispo polaco Jozef Wesolowski, de 66 años, conservaba en su ordenador portátil, propiedad del Vaticano, una colección secreta de 100.000 imágenes pornográficas, entre vídeos y fotos de varones entre 13 y 17 años, obligados a posar desnudos o a mantener relaciones sexuales entre ellos o con otros. Según publica Il Corriere della Sera, el tráfico de correos del exarzobispo que está investigando la Policía revela sus accesos a portales gays. Wesolowski puede ser condenado a siete años de cárcel. La Policía trata de descubrir ahora qué otras personas habrían ayudado al religioso a captar a sus víctimas. El exnuncio utilizaba a un diácono que lo ponía en contacto con adolescentes pobres para que su “apetito sexual pudiera ser satisfecho”.

Francisco lanza su campaña contra pederastas y cómplices en la Iglesia

Kasper: “Hubo un tiempo en el que se protegió a los sacerdotes: ahora, al lado de las víctimas”

Navarro-Valls: “La verdadera enfermedad no es la Iglesia, sino la pedofilia

El ordenador de la nunciatura de la República Dominicana, propiedad del exarzobispo polaco Jozef Wesolowski, en arresto domiciliario desde el pasado martes en el Vaticano acusado de pedofilia, contenía más de cien mil archivos con imágenes pornográficas y vídeos, según informa el diario italiano Corriere della Sera.

De este modo, la investigación judicial relativa a la actividad diplomática de Wesolowski en República Dominicana ha revelado más de 100.000 archivos, divididos en cuatro volúmenes con unos 130 vídeos y más de 86.000 fotografías con contenido sexual de menores explícito a los cuales se añadirían otras 45.000 imágenes que habrían sido canceladas.

Además, los investigadores del Vaticano están buscando otros cómplices que habrían ayudado al alto prelado a procurarse menores, ya que en el sumario judicial se habla de manera explícita de «delitos cometidos junto a otras personas todavía sin identificar».

Según informó el portavoz oficial de la Santa Sede, padre Federico Lombardi, el juicio se celebrará a finales de este año o comienzos del 2015. Asimismo, confirmó que el promotor de justicia del Vaticano, el fiscal Gian Piero Milano, está investigando al exnuncio por pederastia y por posesión de material con pornografía infantil.

El Vaticano reformó su ordenamiento jurídico en el 2013 pero estas reformas carecen de efecto retroactivo y los delitos por los que se investiga a Wesolowski fueron presuntamente cometidos con anterioridad a dicho cambio legislativo en la Santa Sede. De acuerdo con el ordenamiento jurídico del Vaticano, previo a la reforma penal del 2013, el acusado podría ser condenado a 6 o 7 años de prisión. Por el momento, según Lombardi, el exnuncio está siendo representado legalmente por un abogado de oficio, aunque podría designar uno de su confianza.

El Vaticano destituyó a Wesolowski de su cargo a finales de agosto del año pasado y abrió una investigación, después de que el arzobispo de Santo Domingo, el cardenal Nicolás López Rodríguez, informara al papa Francisco de las acusaciones que recaían sobre el nuncio. Fue condenado y expulsado del sacerdocio en un proceso canónico en primera instancia instruido por la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Por su parte, el cardenal Walter Kasper, autor del informe introductorio del Sínodo sobre la familia, afirmó que tras el arresto de Jozef Wesolowski, la Iglesia está frente “a un cambio de paradigma. Hubo un tiempo en el que se protegió a los sacerdotes: ahora se miran las cosas del lado de las víctimas, es lo que debemos hacer“. El arresto de Wesolowski -dijo Kasper en una entrevista con el Corriere della Sera- “va en la dirección que conocemos. La línea del Papa es clara, no se puede detener, ni siquiera si es un obispo. La Iglesia necesita purificación y renovación, debemos ser consecuentes. “La pedofilia es un crimen opuesto a la vocación: destruye la vida. Hemos conocido los efectos a largo plazo que la pedofilia tiene en sus víctimas”, agregó, subrayando que “no debe haber privilegios. La ley civil vale para todos, ¿por qué no debería valer para un obispo?“.

Por su parte el padre Hans Zollner, presidente del Instituto de Psicología en la Universidad Gregoriana y miembro de la Pontificia Comisión para la Protección de los Menores, dijo que es un gran error considerar que los casos hayan sido cubiertos en Roma“. “La realidad es que el entonces cardenal Ratzinger, en el año 2000, para contrarrestar el fenómeno decidió centrar la gestión de las acusaciones contra sacerdotes en la Congregación para la Doctrina de la Fe, y nombró promotor de Justicia a Charles Scicluna, canonista considerado riguroso, poniéndolo a la cabeza de los procedimientos contra los clérigos”, dijo Zollner al diario La Repubblica. Cuando se convirtió en Papa “continuó con firmeza en esta línea” y “Francisco dijo claramente que tiene intención de seguir con rigor la misma orientación“.

Sobre las acusaciones de la ONU, “para la parte civil y penal la Iglesia se atiene a las leyes de los Estados. La denuncia no es obligatoria en la mayoría de los Estados, por ejemplo en Italia, Alemania y Bélgica, explicó.

En cuanto a la selección de los candidatos al sacerdocio, “no hay que ilusionarse con que mediante algún test o pregunta durante una entrevista se pueda identificar con absoluta certeza a posibles abusadores”, agregó.

En una intervención publicada también en La Repubblica, el ex vocero vaticano Joaquín Navarro Valls escribió que “el perfil de un pedófilo no incluye nunca adultos normales que son atraídos eróticamente por menores como resultado de una abstinencia temporal o prolongada en el tiempo. Por lo tanto no emerge clínicamente ningún vínculo entre pedofilia y celibato“. La verdadera enfermedad no es la Iglesia, sino la pedofilia. Sobre todo porque expresa con brutalidad y violencia una perversión que anida entre las personas ‘comunes’ y también entre los muros domésticos”, agregó. “Si es cierto que la pedofilia es una plaga humana que también la Iglesia está conociendo, también es cierto que la Iglesia es la única realidad comunitaria e institucional que está interviniendo eficazmente para extirparla, penal, canónica y culturalmente“, escribió Navarro Valls.

Según la revista L’Espresso, en un artículo anticipado hoy, tras el arresto de Wesolowski “en el Vaticano la tensión es altísima y “tiembla por su puesto sobre todo George Pell, cardenal australiano miembro del C9, el grupo de purpurados que aconseja al Papa en el gobierno de la Iglesia“. Según la revista “Francisco parece haber admitido que fue demasiado apresurado en el nombramiento del cardenal”. Pell fue absuelto hace algunos años “por falta de pruebas de una acusación de molestias contra un niño de 12 años. El cardenal fue interrogado hace algunas semanas por la comisión de investigación de Canberra por hechos ocurridos cuando era arzobispo de Melbourne y Sydney. En esa oportunidad comparó a los curas pedófilos con los camioneros que molestan a las mujeres que hacen autostop: “No creo que la compañía de transportes -dijo refiriéndose a la Iglesia- pueda ser responsable de las acciones de sus camioneros”. En Australia, los padres de los niños pero también investigadores acusan al cardenal de haber querido minimizar los delitos, ocultar la verdad, manipular e intimidar a las víctimas“.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , ,

El obispo maltés Charles Scicluna, acudió a un acto convocado por una organización católica LGTB.

Miércoles, 21 de mayo de 2014

Charles-SciclunaCharles Scicluna, obispo auxiliar de la Iglesia Católica en Malta, tras afirmar recientemente que las uniones entre personas del mismo sexo suponen un “acto moral muy grave“, acudió este fin de semana a un evento realizado por la organización Dracma, un colectivo católico de personas LGTB, con motivo del Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia.

Charles Scicluna, obispo auxiliar de la Iglesia Católica en Malta, ha sorprendido este fin de semana al acudir a un evento convocado por una organización de minorías sexuales del país europeo.

Scicluna acudió al acto convocado por la organización Dracma, un colectivo de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales católicos, con motivo del Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia.

El obispo acudió al acto contra la discriminación acompañado por un grupo de sacerdotes católicos, mostrando su respaldo al trabajo que llevan a cabo los activistas de la organización Dracma.

Scicluna, pese a mostrar públicamente que celebra el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia, condenó recientemente el reconocimiento de los derechos de la diversidad sexual.

El obispo auxiliar de la Iglesia Católica en Malta manifestó que reconocer el derecho de las parejas homosexuales a unirse mediante uniones civiles supone un “acto moral muy grave.

Fuente PinkNews

General, Iglesia Católica , , , , , , , ,

El Vaticano investigará las acusaciones de abusos sexuales contra el cardenal O’Brien

Lunes, 7 de abril de 2014

obrien-clericLeemos en Religión Digital:

El purpurado rehusó participar en el Cónclave tras conocerse el escándalo

El religioso, de 75 años, admitió haber mantenido una “conducta sexual inapropiada

El Vaticano abrirá una investigación sobre el cardenal católico escocés Keith O’Brien, acusado por otros sacerdotes de haber cometido acoso sexual en la década de 1980, según reveló hoy la cadena británica BBC.

El religioso, de 75 años, admitió en marzo del pasado año haber mantenido una “conducta sexual inapropiada” y lo hizo pocos días después de haber renunciado al cargo de arzobispo de St Andrews y Edimburgo.

En febrero de ese año, habían trascendido las acusaciones de tres sacerdotes y un exsacerdote, que lo denunciaron por “conducta indebida”.

La investigación vaticana estará conducida por el obispo auxiliar de Malta, Charles Scicluna, que interrogará a clérigos de la archidiócesis escocesa para esclarecer si existen evidencias contra el cardenal o contra algún otro religioso.

La cadena británica cita una carta que el sucesor de O’Brien en el arzobispado de St Andrews y Edimburgo, Leo Cushley, envió esta semana a miembros del clero para pedir su cooperación en la investigación de Scicluna.

Cushley afirmó en la misiva que la apertura de ese proceso es “un paso positivo en dirección a la verdad y a una eventual reconciliación”.

“Esto quizás no sea algo fácil de hacer, pero es lo correcto”, dijo Cushley, que agradeció al papa Francisco y a la Congregación para los Obispos haber dado un paso “indicativo de la seriedad con la que se está tratando este asunto”.

“Estaré satisfecho de apoyar al obispo Scicluna si puedo hacerlo de algún modo”, aseguró el arzobispo en la misiva, en la que observó que “es importante que estos trabajos se conduzcan de una manera que proteja a aquellos que deseen contribuir a ellos“.

El Vaticano aceptó la renuncia de O’Brien el 25 de febrero del pasado año, poco antes de que se celebrara el cónclave para nombrar a un nuevo papa, del que salió elegido Francisco y en el que no hubo representantes británicos.

Pasaré el resto de mi vida en retiro. No voy a desempeñar ningún papel en la vida pública de la Iglesia Católica de Escocia, dijo entonces O’Brien en un comunicado.

(RD/Agencias)

General, Iglesia Católica , , , , , , , ,

“Los papas y la pederastia”, por Guillermo Sánchez

Domingo, 23 de febrero de 2014

NiñollorandoLeído en La Excepción:

Un informe del Comité de los Derechos del Niño de la ONU del 5 de febrero de 2014 destaca el incumplimiento por el Vaticano de la Convención de los Derechos del Niño.

La Iglesia Católica Romana (ICR) ha sido tradicionalmente, y sigue siendo, más dura que nadie en su moralismo sexual. No se ha limitado a establecer unos criterios y normas de conducta sobre sus fieles, sino que siempre ha intentado imponerlos sobre el conjunto de la sociedad (algo que ha conseguido en los estados confesionales). Es una organización que presume de su identidad cristiana y de su excelencia moral.

Para colmo, la ICR introdujo en la Edad Media normas absurdas y totalmente contrarias al evangelio, como el celibato de los ministros. Aunque ciertos estudios afirman que el celibato no incide en un mayor índice de abusos, lo cierto es que hasta representantes de la propia ICR han reconocido esa relación. Por ejemplo, el cardenal británico O’Brien declaró: «Me doy cuenta de que muchos curas han encontrado muy difícil gestionar el celibato» (La Razón, 25.2.13); él mismo renunció ante Benedicto XVI “por motivos de edad” tras ser acusado por sacerdotes y seminaristas «que supuestamente fueron víctimas de la conducta indebida del cardenal cuando se encontraban bajo su tutela durante la década de los 80» (La Razón, 25.2.13). Por cierto, pidió perdón y renunció, pero no se entregó a las autoridades para responder de sus delitos.

Desde que se han ido destapando los incontables abusos cometidos en el seno de la ICR en las últimas décadas (en realidad estos hechos han ocurrido siempre, como demuestra la historia –p. ej., ya en el siglo XVII “san” José de Calasanz encubrió a un abusador–), muchos jerarcas y apologetas (como el cardenal Dolan) se han defendido diciendo que otros colectivos presentan unas tasas más altas de abusos a niños. Pero el caso es que, aparte de la exactitud o no del argumento y de la miseria moral que implica, esos otros colectivos no han tejido nunca una red jerárquico-administrativa tan gigantesca para tapar los abusos del colectivo, como ha hecho el papado. Esa es la clave.

La misma estrategia victimista aplicó el cardenal Ratzinger en 2002, cuando afirmó: «Estoy personalmente convencido de que la permanente presencia de pecados de sacerdotes católicos en la prensa, sobre todo en Estados Unidos, es una campaña construida, pues el porcentaje de estos delitos entre sacerdotes no es más elevado que en otras categorías, o quizá es más bajo. En Estados Unidos vemos continuamente noticias sobre este tema, pero menos del 1% de los sacerdotes son culpables de actos de este tipo. La permanente presencia de estas noticias no corresponde a la objetividad de la información ni a la objetividad estadística de los hechos. Por tanto, se llega a la conclusión de que es querida, manipulada, que se quiere desacreditar a la Iglesia» (citado en Zenit, 19.4.05; añadimos negrita en las citas).

Las implicaciones de Juan XXIII, Juan Pablo II y Benedicto XVI

El veneradísimo Juan XXIII (en proceso de canonización por la ICR) ya emitió en 1962 un documento que «se centra, en principio, en la relación sexual entre un sacerdote y un miembro de su congregación. Sin embargo, en la medida en que se avanza en la lectura del texto se hallan instrucciones referidas a “las obscenidades perpetradas por un clérigo con un joven de cualquier sexo, o con animales”. Los obispos de todo el mundo eran llamados a manejar estos casos de la manera “más secreta posible”» (Diario de Córdoba, 18.8.03).

Posteriormente, tal como resumía y documentaba Paolo Flores d’Arcais en un artículo imprescindible (El País, 14.4.10), el papa Juan Pablo II y su cardenal prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y después papa, Joseph Ratzinger «impusieron una obligación taxativa a todos los obispos, sacerdotes, personal auxiliar, etcétera, para que no llegara a las autoridades civiles nada de lo que tuviera que ver con casos de pedofilia eclesiástica». Un motu proprio de Wojtyla señalaba: «Cada vez que el ordinario o el superior tuvieran noticia con cierta verosimilitud de un delito reservado, tras haber realizado una indagación preliminar, la señalarán a la Congregación para la Doctrina de la Fe». Como explica Flores d’Arcais, «papa y prefecto informados de todo (es más, siendo los únicos en saberlo todo) son, exclusivamente, quienes tienen la primera y última palabra acerca de los procedimientos que se han de seguir. La “pena” máxima (casi nunca infligida) no va más allá de la reducción al estado laico del sacerdote. Por lo general, el castigo se limita a trasladar al sacerdote de una parroquia a otra. Donde, obviamente, reiterará su delito. “Pena” exclusivamente canónica, en todo caso. No ha de efectuarse denuncia alguna ante las autoridades civiles: “Las causas de esta clase quedan sujetas al secreto pontificio“», secreto cuya terrible naturaleza criminal se explica en el artículo.

Siendo Ratzinger papa, el cardenal de Nueva York Timothy Dolan pidió permiso al Vaticano en 2007 para blindar 57 millones de dólares ante la avalancha de demandas por abusos sexuales. «Entre los archivos hay una carta que Dolan envió al Vaticano en la que se explica esta transferencia de fondos en 2007: “Con este movimiento preveo una mejor protección de los fondos ante cualquier reclamo legal o de responsabilidad”, recoge. El Vaticano aprobó la solicitud en cinco semanas. […] Los archivos también revelan que persuadió a sacerdotes acusados de abuso para que abandonaran voluntariamente la Iglesia a cambio de sustanciosos beneficios, y cómo frenó los procedimientos canónicos impulsados desde Roma para echar a los que no cooperaban. En una ocasión, el Vaticano tardó cinco años en expulsar a un sacerdote abusador. […] “A medida que las víctimas se están organizando y se hacen públicos más casos, la posibilidad de un escándalo es cada vez más real“, escribió Dolan en 2003 en otra carta dirigida al entonces cardenal Joseph Ratzinger» (El País, 2.7.13).

En 2010 el Tribunal Supremo de Estados Unidos atendió el caso de una víctima que había sido objeto de abusos en Oregón en los años 60 por parte de un cura irlandés que ya había sido acusado de pederastia en Irlanda y posteriormente en Chicago. El Tribunal Supremo (con una mayoría de jueces católicos desde hace años) solicitó opinión al gobierno de Obama, quien «pidió a la Corte Suprema de su país otorgar al Vaticano inmunidad en los juicios de sacerdotes acusados de haber cometido abusos sexuales contra menores de edad en Estados Unidos» (TeleSur, 26.5.10). De este modo, Ratzinger y los jerarcas vaticanos se libraban de la posibilidad de tener que declarar en un tribunal. Ya en 2005 George Bush había otorgado inmunidad a Ratzinger, cuando la “Santa” Sede la había solicitado al convertirse este en jefe de estado por su cargo de papa (Diario Vasco, 29.3.10). Como siempre, los grandes poderes del mundo se unían para apoyarse en la impunidad y el abuso (ver El Eje Washington-Vaticano).

Posteriormente, el Tribunal Penal Internacional también cerró la vía de procesar a Ratzinger y sus colaboradores (Religión Digital, 15.5.13), y el Tribunal de Apelación de Oregón dictaminó contra la responsabilidad del Vaticano, con el argumento de la “Santa” Sede no tiene control de lo que hacen todos los sacerdotes en el mundo (La Razón, 7.8.13). Pero se obviaba la clave del asunto, que son las medidas obstruccionistas establecidas sistemáticamente por el papado.

Sólo como consecuencia de los escándalos difundidos por los medios de comunicación, Benedicto XVI, gravemente implicado en los encubrimientos durante décadas, comenzó a tomar algunas medidas, más de prevención que de resolución de casos del pasado (es decir, hasta hoy se mantiene la impunidad). Ha sido recientemente cuando la jerarquía ha empezado a dar instrucciones (y no lo está haciendo siempre) de que no se limiten a denunciar la pederastia internamente, sino que además se denuncie ante las autoridades civiles.

Ratzinger actuó enérgicamente en el caso del abusador Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, cuyos crímenes Juan Pablo II (también en proceso de canonización) y él mismo habían tapado sistemáticamente, como siguen denunciando sus víctimas. (Maciel falleció oportunamente, y sin haber sido procesado por sus fechorías, poco después de ser forzado a retirarse.) Por estas medidas, algunos cubrieron a Ratzinger de elogios, calificándolo de “barrendero de Dios” (¡!).

Con ocasión del último cónclave, el obispo maltés Charles Scicluna, fiscal del tribunal de la Doctrina de la Fe, ante la pregunta de si era justo que cuatro cardenales implicados por los escándalos de abusos estuvieran habilitados para elegir al nuevo papa, respondió: «Todos somos pecadores, y Dios sabrá obtener también cosas buenas de su presencia en el cónclave. Debemos tener cuidado al apuntar con el dedo acusador. Por lo demás, el primer colegio de apóstoles tampoco era para canonizarlo enteramente» (Páginas Digital, 26.2.13).

Como señala Alberto Athié, un antiguo sacerdote que denunció durante años sin éxito los sistemáticos abusos sexuales de Maciel (y cuyas denuncias ante la ONU finalmente consiguieron que ésta emitiera el reciente informe): «El procedimiento de desprecio a las víctimas, de encubrimiento a los pederastas, procede no solo de estrategias locales. Es una estrategia institucional. Con su fuente en el territorio del Vaticano y operado por la Santa Sede» (El País, 5.2.14).

Incluso algunos ultrapapistas sinceros han protestado, “sorprendidos” de ciertas conductas papales. Por ejemplo, Luis F. Pérez se escandalizaba de que ni Wojtyla ni Ratzinger hubieran tomado medidas contra el cardenal Law (Infocatólica, 3.3.10); hoy por hoy, Francisco sigue manteniéndolo en su retiro dorado en Roma.

Responsabilidad de Francisco

¿Qué tratamiento ha dado el papa Francisco a estos asuntos? Una de sus medidas ha sido establecer nuevas normas penales que incluyen disposiciones sobre abusos sexuales (Zenit, 11.7.13). Otra, nombrar una comisión de expertos sobre el tema (como suele decirse, crear una comisión es la forma elegante de quitarse un asunto de encima…).

El pasado 15 de enero Francisco puso en evidencia que, aparte de previsiones para el futuro, la interpretación del pasado sigue siendo la que se ha hecho hasta ahora. Dos enviados suyos comparecieron ante el Comité de la Convención de Derechos del Niño en Ginebra. Los miembros del Comité «no se mostraron muy satisfechos con las palabras del representante del Vaticano ante la ONU, Silvano Tomasi, que reconoció que entre el clero hay abusadores; aunque matizó que también los hay “entre los miembros de las profesiones más respetadas del mundo”. “Este hecho es especialmente grave” en el seno de la Iglesia, dijo, “ya que estas personas están en posiciones de gran confianza y son llamados a promover y proteger todos los elementos de la persona, como la salud física, emocional y espiritual”», reconoció, pero eludió una vez más la cuestión del encubrimiento papal desarrollado durante décadas. Y «tanto Tomasi como el obispo auxiliar de Malta, Charles Scicluna, el otro representante que participó en la comparecencia de más de seis horas ante los 18 miembros del comité de la ONU, respondieron con evasivas a las agudas e insistentes preguntas de estos expertos sobre los supuestos traslados de diócesis de los responsables de abusos, denunciados por las organizaciones de víctimas, la falta de transparencia en las investigaciones de la propia Iglesia o la respuesta del Vaticano ante estos casos. El mensaje de la Santa Sede fue constante: los religiosos no son funcionarios del Vaticano, dijo Tomasi, que argumentó que investigar y juzgar estos delitos corresponde a los Estados donde tuvieron lugar» (El País, 16.1.14). Leer más…

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.