Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Iglesia Inclusiva’

Pastora protestante quiere proporcionar un espacio seguro para que las personas LGTBI expresen su fe

Martes, 5 de octubre de 2021

36ED499B-FA7F-42A1-8C0A-8EA73336DAC7Con Queer Spirit Church, una ministra de Halifax espera ofrecer un lugar de culto verdaderamente acogedor

Arla Johnson dice que la iglesia dará la bienvenida a ‘todos los credos, todas las religiones, todas las tradiciones’

Feleshia Chandler – CBC News
23 de septiembre de 2021

Una ministra de Halifax quiere proporcionar un espacio seguro para que las personas LGBTQ expresen su fe, por lo que está iniciando una iglesia “inclusivamente queer” para acoger a aquellos que no se sientan cómodos asistiendo a los servicios tradicionales.

Realmente creo que es hora de que Halifax, que Nueva Escocia tenga una iglesia de espíritu extraño”, dice Arla Johnson, una ministra de la Primera Iglesia Bautista en Oxford Street. “Una iglesia donde los queers pueden venir y sentirse realmente bienvenidos, sentirse aceptados para unirse en unidad para celebrar los muchos dones que cada persona trae”.

Johnson se considera a sí misma no confesional, pero ha estado involucrada con la Primera Iglesia Bautista durante unos ocho años. Es un lugar donde, como lesbiana, dice que pudo encontrar una comunidad acogedora y afirmativa.

Pero ahora está lista para algo un poco diferente. Decidió iniciar la  Queer Spirit Church, que describe como un lugar seguro para que adoren las personas queer y sus aliados.

El 6 de octubre, Johnson y su amigo y compañero Rick Gunn codirigirán su primer servicio de la Queer Spirit Church (Iglesia del Espíritu Queer) en la ubicación de First Baptist.

Algunas personas simplemente no se sienten cómodas yendo a una iglesia donde saben que la mayoría va a ser heterosexual”, dice Johnson.

Ella dice que está alentando a múltiples religiones a unirse bajo un mismo techo: “Damos la bienvenida a todas las religiones, todas las religiones, todas las tradiciones”.

F1205B6D-3E7C-45E6-AA08-8C6ACF6E965CEl Ministro Rick  Gunn ha estado involucrado con la iglesia durante casi dos décadas. También se identifica como cristiano gay. (Brian MacKay / CBC)

Gunn es el ministro de la Iglesia Unida de St. Luke en Upper Tantallon, N.S., y ha estado involucrado con la iglesia en general desde 2002. Conoció a Johnson en la escuela de teología. Como cristiano gay “declarado y orgulloso“, dice que se alegró de ayudar cuando ella le propuso su extraña idea de iglesia hace seis meses.

“Creo que si podemos dar un espacio para que los jóvenes o personas de cualquier edad sientan que este es un espacio seguro para que yo sea queer y cristiano al mismo tiempo, entonces quiero ser parte de eso”, dice.

Gunn dice que aunque la iglesia en la que ministra es inclusiva y existen otras como la suya, se necesita una iglesia que se centre en las personas queer durante una época en la que muchas personas siguen siendo perseguidas por sus identidades queer.

Creo que siempre se necesitan espacios acogedores”, dice Gunn. “Si las voces del odio son más fuertes que las voces del amor, entonces sí, necesitamos Queer Spirit Church. Necesitamos ser afirmativos en nuestras congregaciones. Necesitamos decirles a los adolescentes que se preguntan qué ropa elegir y cómo sentirse seguros. . “

Sé que Dios me ama’

La mayoría de las iglesias bautistas, dice Johnson, no dan la bienvenida a las personas queer, algo que ella cree que se debe a las reglas y dogmas que reflejan cosas que Jesús no predicó.

Es una gran razón por la que quería comenzar la iglesia. Ella dice que la idea de ser cristiano y gay o trans no tiene por qué entrar en conflicto.

“Soy lesbiana. Soy cristiana y sé que Dios me ama y me acepta por lo que soy”, dice Johnson. “Fui criado en la iglesia. Siempre me sentí aceptado en la iglesia. Hay momentos en algunas iglesias en las que he estado en eso, tal vez esa no sea su postura … pero siempre supe que Dios me amaba”.

493A3DC2-6E07-46BF-9CF7-4057296681E0Arla Johnson dice que ya es hora de que Halifax tenga un lugar de culto inclusivamente queer. (Brian MacKay / CBC)

Johnson dice que aunque sus sermones consistirán principalmente en enseñanzas bautistas, su mensaje principal será que Dios ama a todos los sexos, todas las razas, todos los géneros y todas las identidades.

“Proclamaremos las buenas nuevas del evangelio de Jesucristo, quien creo que fue el componente más grande de la justicia social y la igualdad para todos, y también sobre la inclusión del amor de Dios”.

Tanto Johnson como Gunn serán ordenados el próximo año, lo que significa que estarán certificados para realizar ciertas ceremonias religiosas como bautismos y funerales.

Se turnarán para dirigir los servicios en Queer Spirit Church. Gunn toca la guitarra y el piano y se describe a sí mismo como un poco tonto, algo que está emocionado de compartir con la nueva congregación.

“Me encanta liderar la oración, y estoy emocionado de liderar la oración para un grupo que es en su mayoría personas queer“, dice Gunn. “Los aliados son bienvenidos, pero si todos somos maricones, no tenemos que hablar con nadie”.

‘Me rompe el corazón’

Queer Spirit Church ha obtenido una recepción principalmente positiva, dice Johnson, pero ha habido algunos comentarios negativos en línea.

Me sorprendió cuando pusimos nuestra [página de Facebook para] Queer Spirit Church, algunos comentarios despectivos y algo del odio que nos ataca e incluso hasta el día de hoy. Me rompe el corazón. Me entristece”.

Johnson dice que no culpa a esas personas por sus creencias, pero las anima a tener una mente más abierta.

“Han puesto el amor de Dios en una caja”, dice Johnson. “Sin embargo, creo que tienen que abrirse. Tienen que abrirse a la inclusividad del amor de Dios para todos”.

Johnson dice que esperan que los servicios de la Iglesia Queer Spirit sean semanales, pero por ahora serán el primer miércoles del mes.

Creo que para octubre, noviembre y diciembre, para estas tres primeras pruebas, veremos qué quiere la gente porque esta no es mi iglesia”, dice. “Es nuestra iglesia”.

 

Fuente CBC News

Cristianismo (Iglesias), General, Historia LGTBI, Iglesia Bautista, Iglesia Inclusiva , , , , , , , , , ,

El padre Joseph Muth se jubila, pero el legado de LEAD-ing en el ministerio pastoral LGBTQ permanece

Viernes, 20 de agosto de 2021

D125617F-75A6-4187-9013-2B533AE50DC9A lo largo de su sacerdocio, el padre Joseph Muth ha mostrado preocupación por la justicia social. (Kevin J. Parks / Personal de CR)

Un sacerdote de la Arquidiócesis de Baltimore se ha jubilado después de más de una década de dirigir un ministerio LGBTQ en su parroquia y del que ya informábamos en marzo de 2016.

En 2010, el P. Joseph Muth, el ex párroco de la parroquia de San Mateo, Baltimore, Maryland, comenzó LEAD (LGBT Educating & Affirming Diversity), – Educación LGBT y Afirmación de la Diversidad -, un ministerio en la parroquia que “se compromete a modelar una comunidad de fe y espíritu que trabaja hacia la apertura y la comprensión” y ” se esfuerza por ofrecer justicia, sanidad y plenitud de vida para todo el pueblo de Dios “.

Este ministerio comenzó como respuesta a la solicitud de una feligresa que es madre de dos niños homosexuales. Desde entonces, LEAD ha fomentado una comunidad parroquial inclusiva y ha dado la bienvenida a muchas personas que se recuperan de las heridas causadas por la retórica anti-LGBTQ de la Iglesia Católica. Muth le dijo al The Baltimore Sun:

Cuando los jóvenes descubren que son homosexuales o lesbianas,. . . . A veces, pueden estar al borde del suicidio. En nuestra parroquia queremos que estas personas experimenten una comunidad acogedora y amorosa de personas que puedan ayudarlos a descubrir su belleza y su alegría por la vida ”.

Muth ha sido un pastor afirmativo para las personas que vinieron a la parroquia luchando con las enseñanzas de la iglesia sobre sexualidad y género. Una madre católica, que tiene una hija joven transgénero, compartió cómo Muth le dio la bienvenida a LEAD. Dijo que “pasó meses en ‘un lugar de crisis’, preguntándose cómo podía ‘continuar por este camino cuando la iglesia que siempre amé no va a afirmar y valorar quién es mi hijo’”. Cuando se reunió con P. Muth y él le presentaron LEAD, ella dijo: “No sabía que era posible, que había lugares en la comunidad católica de Baltimore trabajando para dar la bienvenida a las personas LGBTQ”.

Otros miembros compartieron cómo LEAD brinda un espacio seguro, una familia y una forma para que las personas LGBTQ sean auténticas dentro de una comunidad de fe. En particular, el arzobispo William Lori y el obispo auxiliar Denis Madden han participado en conversaciones con LEAD.

Más allá del ministerio LGBTQ, Muth también dirigió su parroquia abogando por los inmigrantes y por la diversidad racial y cultural. Con feligreses de más de 45 países, la parroquia opera el Immigration Outreach Service Center (IOSC) como un ministerio de bienvenida y apoyo para los recién llegados a los EE. UU. El IOSC ha ayudado a los inmigrantes con información sobre ciudadanía, reunificación familiar e integración dentro de la comunidad. Muth le dijo a The Catholic Review:

Muchas veces, el papeleo de inmigración lleva tanto tiempo, por lo que aprendemos a esperar con la gente y decirles que vamos a esperar con ellos hasta que se complete su proceso. Muchas veces hemos tenido la oportunidad de ir a diferentes lugares para la ceremonia de ciudadanía, que siempre es una experiencia muy conmovedora, conmovedora y acogedora para la gente. Y es un gran logro para las personas llegar a ese punto y para nosotros poder caminar ese viaje con ellos.

El ministerio de Muth ha sido amplio y profundo durante varias décadas, pero todo se centra en un principio. Él explicó:

Esto puede parecer simplista, pero es la forma en que leo el Evangelio. Jesús fue tras todo tipo de personas, personas que estaban quebrantadas, heridas, tristes, perdidas y afligidas. Creo que la iglesia tiene que hacer lo mismo. La iglesia es para todos los que, seamos sinceros, nos equivocamos a nuestra manera. Debería decir: “Entra, lo resolveremos juntos. Todos son bienvenidos.’

El trabajo pastoral y ministerial del padre Muth es un ejemplo para todos los católicos, clérigos y laicos. Si bien su liderazgo dejó un impacto positivo y transformador en muchas personas, el trabajo por la justicia no puede descansar sobre los hombros de una sola persona. ¿Cómo se vería la iglesia si más siguieran al P. ¿El ejemplo de Muth? ¿Cómo podríamos todos ser líderes en la formación de una iglesia y una sociedad justas? Un feligrés dijo maravillosamente lo que significa seguir el ejemplo del sacerdote: “[P. Muth] toma a las personas tal como son y está completamente comprometido con ellas en su desarrollo. Creo que ese es el significado de iglesia “.

–Elise Dubravec, 13 de agosto de 2021

Fuente New Ways Ministry

General, Historia LGTBI, Iglesia Católica , , , , , , , ,

La iglesia sueca se declara orgullosamente trans-inclusiva en una carta a sus feligreses trans

Lunes, 24 de mayo de 2021

la-iglesia-sueca-se-declara-orgullosamente-transinclusiva-en-una-poderosa-carta-a-su-rebanoLa Iglesia de Suecia les dijo a sus miembros trans: “Dios los ama, tal como son”. (Facebook / Västerås stift)

La Iglesia de Suecia, se ha declarado orgullosamente trans-inclusiva en una poderosa carta a sus miembros transgénero.

Publicada en el sitio web de la diócesis de Vasteras, en una carta titulada Carta personal para ustedes que son trans, la Iglesia de Suecia insistió en que “la iglesia también es trans”.

Escrita por cuatro sacerdotes, un autor y el oficial de comunicaciones de la diócesis, la carta dice: “Le escribimos desde una iglesia que también es trans.

“Una iglesia está formada por personas. Las personas son diferentes. Tenemos maestros religiosos, empleados, celadores de iglesias, representantes electos, organizaciones sin fines de lucro y otros feligreses que se definen a sí mismos como personas transgénero.

“Por lo tanto, la iglesia también está formada por personas transgénero. Por lo tanto, la iglesia podría describirse como trans “.

La iglesia nacional evangélica luterana en Suecia dijo a sus miembros trans que se disculpa “por cómo los medios los han tratado y lamentamos la parte del feminismo que ha luchado por sus derechos y que ahora quiere limitar los suyos”, y que no podría “no Más silencio ”.

La carta prosigue: “En los últimos años, hemos visto cómo los periódicos, la radio y la televisión, incluso los que dicen ser serios [medios de comunicación], han dado espacio a opiniones donde usted como persona transgénero y sus derechos han sido cuestionados.

“Hemos visto un clima de conversación en el que te has convertido en propiedad pública, donde las teorías mal fundamentadas pueden permanecer sin oposición y convertirse en la norma de lo que debería aplicarse a tu vida”.

La iglesia dijo que los medios de comunicación habían “dado paso a un odio dirigido a las personas trans,” y agregó: “Es triste que grupos, organizaciones e individuos responsables de este odio tengan un lugar frente a los micrófonos, en las páginas de debate. , en los programas culturales y en los sofás de televisión. Esto contribuye a la normalización del odio trans “.

La carta, que ha sido firmada por casi 1.000 sacerdotes, diáconos y miembros, comparó el feminismo transexclusivo con “grupos cristianos radicales de derecha y populistas de derecha”, y dijo que la comunidad trans estaba “afectada por palabras y acciones que extraen su alimento de algunos de los lados más oscuros de la humanidad ”.

Se firmó: “Independientemente de lo que encuentre y lo que digan los demás, nadie puede quitarle su identidad de género y su dignidad humana. Dios te ama, tal como eres.

“Creemos en una iglesia y en un Dios que da la bienvenida a las personas más allá del poder, las fronteras nacionales, la etnia, la orientación sexual, el género y la identidad de género.

“Una humanidad en todos los colores del arco iris, absolutamente fantástica e infinita en su diversidad.

“Somos diferentes y eso es bueno. Y vio Dios que era bueno “.

La Iglesia de Suecia, es la confesión mayoritaria del país con más de seis millones de fieles (en total son 9 millones de suecos) y lleva mucho tiempo comprometida con la inclusión LGBT +. La Iglesia de Suecia es conocida por ser progresista en lo que respecta a los derechos LGBT +. La iglesia comenzó a permitir que las parejas del mismo sexo recibieran bendiciones religiosas en las iglesias en 2007 y comenzó a realizar matrimonios religiosos entre personas del mismo sexo en 2009, y en los últimos años ha instruido al clero a referirse a Dios usando pronombres de género neutro y ha presentado el primer retablo LGBT + de Suecia:

Paradiset_IMG_4834_narbild-1024x542

Paradise de la fotógrafa y artista Elisabeth Ohlson Wallin. (Karin Rosvall / Iglesia de San Pablo)

La Iglesia de Suecia realizó el primer retablo LGBT + del país, y la obra de arte situada detrás de un altar, lo que molestó vivamente a los homófobos.

La pintura, titulada “Paraíso”, muestra a parejas del mismo sexo vistiendo hojas de higuera en el Jardín del Edén y fue creada por la artista lesbiana Elisabeth Ohlson Wallin.

La iglesia de San Pablo en Malmö inauguró el retablo el primer día de Adviento (1 de diciembre) de 2019 para crear “una mayor inclusión e identificación en la Iglesia”. La Iglesia de St Paul’s dijo en un comunicado:

“Es con orgullo y alegría que recibimos el Paraíso en la Iglesia de San Pablo. Necesitamos imágenes que se abran a una mayor inclusión e identificación en la iglesia.

“Estamos agradecidos con el arte de Elisabeth, que nos permite construir una iglesia creíble que muestra que todos, independientemente de a quién amamos e identificamos, estamos alojados en el Paraíso“.

Uno de los pastores de la iglesia escribió en Twitter: “El domingo se escribe la historia. El único retablo LGBT de Suecia (Elisabeth Ohlsson Wallin) es recibido por la iglesia de San Pablo en Malmö … ¡Estamos muy felices y orgullosos! “

Sin embargo, muchos en las redes sociales estaban molestos por la obra de arte festiva e inclusiva. Una persona escribió: “No me impresiona. No se trata de valores cristianos, sino solo de activismo político. ¡Vergonzoso!” Otro agregó: “Esta es una herejía anticristiana que aborrece el altar y la Eucaristía. Los responsables deben ser excomulgados ”.

Ohlson Wallin es conocida por causar controversia con su arte entre los cristianos conservadores. En 2012, recreó La última cena de Leonardo Da Vinci pero con un Jesús trans. Cuando la pieza se mostró en Serbia, tuvo que ser vigilada 24 horas al día, 7 días a la semana por guardias armados.

La Iglesia de Suecia es conocida por ser progresista en lo que respecta a los derechos LGBT +. La iglesia comenzó a permitir que las parejas del mismo sexo recibieran bendiciones religiosas en las iglesias en 2007 y ha permitido los matrimonios entre personas del mismo sexo desde 2009.

La Iglesia de Suecia, la confesión mayoritaria del país con más de seis millones de fieles (en total son 9 millones de suecos) después de estar reunidos durante ocho días han votado y decidido que, a partir de ahora, se referirán a Dios utilizando el género neutro. Se acabó lo de “Él” o lo de “Señor“, a partir de ahora a Dios en Suecia se le conocerá como “hen” (que es el pronombre neutro oficializado en 2015 mezclando “han” (él) y “hon” (ella). El término entró en el empleo popular en los años 2000 como un término más accesible para la comunidad transgender. “Para los que usan el pronombre, esto es obviamente una fuerza que esté ahora en el diccionario“, dijo uno de los redactores, Sture Berg, a AFP.

Fuente Svenska kyrkan (Iglesia de Suecia)/PinkNews

General, Historia LGTBI, Iglesia Inclusiva, Iglesia Luterana , , , , , , ,

“Cuando se parece, pero no es”, por Rubén Bernal

Viernes, 16 de abril de 2021

jesus_jovenesA veces estamos un poco hartos de cómo, en algunos contextos eclesiales, se abusa forzadamente del texto de 2Pe 2,1-3:

Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.  Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme.

El abuso constante y fanatizado de algunas personas respecto a estos versículos produce tal hastío que, en creyentes e iglesias más abiertas, se corre el riesgo de restar importancia a una advertencia sustancial y pertinente. En lo personal, una lectura rápida del texto me lleva primero a pensar en telepredicadores o pastores que promueven el evangelio de la prosperidad; es quizá donde más evidente se hace esa mercadería con palabras fingidas, con una teología de la gloria que anula la teología de la cruz, con un lenguaje triunfalista enfocado en las bendiciones económicas y un milagrerismo ilusorio y simulado. Pero me equivoco completamente si descanso creyendo que esta amonestación bíblica se refiere solo a esta orientación teológica (a cuyas víctimas a veces me toca acompañar pastoralmente). También me equivoco cuando pienso que el peligro está siempre en otros (los de fuera) y no en mí mismo o entre aquellos predicadores/as o teólogos/as que admiro o me agradan. El texto dice que los falsos maestros estarán «entre vosotros», es decir, no muy lejos, y cuanto menos es una advertencia interesante que, aunque responde a un contexto determinado, sigue siendo oportuna.

Estos mismos versículos también me invitan a pensar en la amenaza del discurso de algunos grupos de supuesta «sana doctrina», aquellos que en realidad se dedican a herir a otras personas desde la bandera de una fe ortodoxa pero que, en realidad, traicionan la ortopraxis cristiana al tener prácticas que son «herejías destructoras» que no edifican, sino que acuchillan. Sin embargo, no hemos de mirar siempre a los grupos ajenos, sino que, vuelvo a repetir, el texto advierte que, para que sea realmente amenaza, los falsos maestros –o las falsas enseñanzas– estarán cerca, «entre nosotros», quizá incluso en mí mismo.

Estos profetas o maestros no necesariamente han de ser personas despiadadas con ansias de poder, de control o de imponer una ideología. Vivimos en una época donde la información (y la desinformación) está por todos lados, el bombardeo de voces falsas nos inunda (las fakes news y el fenómeno la posverdad se han convertido en uno de los grandes problemas del presente). Lo falso siempre nos llega mezclado con lo auténtico y el discernimiento se convierte en todo un ejercicio en el que hay que contar –como no puede ser de otra forma– con la ayuda y guía del Espíritu Santo. La televisión, y hoy sobre todo cualquier youtuber, nos hace llegar opiniones muy diversas, ¡y ni hablemos de las redes sociales donde cada cual expone la suya! En el mundo teológico pasa lo mismo, aunque me encantan las discusiones académicas en torno a un sinfín de temas, no todo lo que se dice o se escribe es digno de crédito, y menos aún, descubrimientos o posturas novedosas (pues en el ámbito académico, sin generalizar, a veces hay ansias por innovar o hallar cosas que coloquen nuestro nombre entre los «grandes», y excepcionalmente entran en juego enormes construcciones a veces –no siempre– llenas de humo). No es mi intención restar credibilidad a la investigación universitaria, que de hecho es una de mis pasiones personales, sino sembrar una actitud crítica hacia ella, no desde paradigmas trasnochados fundamentados en el literalismo bíblico, como en los debates de creacionistas contra evolucionistas o algo así, sino, por decirlo de algún modo, considerando una hermenéutica de la sospecha (aunque no voy por la línea de Marx, Nietzche ni Freud): «¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo?» –se pregunta Pablo en 1Co 1,20b[1]. Nos queda, casi para todas las áreas de la vida, aquel principio de 1Tes 5,21: «examinadlo todo, retened lo bueno» ya que la sabiduría de este mundo es dudosa (1Co 3,18-23). Por tanto, eso no quiere decir, ni mucho menos, que dejemos de buscar una formación académica de calidad, incluyendo el área filosófica, porque precisamente en el mundo evangélico hispanohablante urgen personas creyentes bien preparadas.

Ocasionalmente, tanto en la vida eclesial en comunidad como de manera particular, absorbemos y nos identificamos acríticamente con juicios o razonamientos que no concuerdan realmente con la voluntad de Dios, pero acabamos asimilándolos con simpatía. En este sentido, creo que el peligro de los falsos profetas o profetisas, usurpadores de la voz de Dios y pretendidos portavoces autorizados de la voluntad divina, es un fenómeno que no solo puede encontrarse por todas partes, sino también en nosotros mismos al dejarnos llevar por todo viento de doctrina (Ef 4,14). Es lo que tiene vivir en una era en la que parece no haber verdades sólidas, o haber muchas miniverdades, todas en competencia, o como distintas caras de un mismo prisma.

Creo que las voces más peligrosas para las iglesias, especialmente para aquellas en las que evitamos extremismos, proceden de ideologías, agendas, proyectos o visiones que se parecen muchísimo a buena parte de los objetivos misionales de nuestras comunidades cristianas, a riesgo de que a veces puedan configurar incluso nuestros propios objetivos. En la diversidad de ideologías o corrientes de pensamiento y de acción social, emergen algunas que comparten, en determinadas áreas, fines muy parecidos a los nuestros, y podríamos dar gloria a Dios por ello, pero actúan mediante unos medios que no son los mismos, o al contrario, emplean medios semejantes pero con fines contrarios. No todo aquello que simula estar en consonancia con la justicia del Reino es realmente justicia del Reino, y a veces hacemos alianzas que deberíamos pensarnos más. Como ya advertía el texto petrino (2Pe 2,1-3), la introducción de herejías destructivas de manera encubierta, desapercibida o sutil pero constante, y agradablemente vestidas como ángel de luz (2Co 11,14), no pueden ser asumidas por la iglesia de manera acrítica ni maquilladas de evangelio.

Llegamos a la cuestión que me preocupa. Quienes abogamos por la inclusividad LGTBI en nuestras iglesias, y especialmente entre quienes la practicamos como una realidad desde el mensaje del evangelio y como auténtica demanda de la justicia del Reino, hemos de ser críticos respecto a las construcciones ideológicas externas al discurso cristiano, sobre todo cuando estas tienen cierta semejanza con nuestro propio discurso (temamos aquello que parece pero que no es). De hecho, en mi experiencia de estudio personal respecto a las numerosas corrientes de teologías queer, mi conclusión es que, en ellas, no todo vale, algunas están construidas sobre arena y otras –como se dice en la epístola de Judas– convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios (Jud 4). [2] Ningún afán por reconocernos progresistas debe llevarnos a abogar por la gracia barata [3], más bien asentemos nuestras convicciones en la Roca para no rendirnos fácilmente ante falsos evangelios (falsos pero que simulan muy de cerca al verdadero). Es más, que yo sepa –aunque no puedo hablar por todo el mundo– no es ese el testimonio auténtico y sincero que las personas creyentes cristianas LGTBI quieren dar, tanto hacia el mundo como hacia las iglesias conservadoras a las que quieren dar ejemplo (no por el qué dirán sometiéndose de nuevo a estereotipos y convencionalismos que les lleven otra vez al armario ¡no!, sino como labor catequética y testimonio de Dios en sus vidas). Soy realmente consciente de que no puedo hablar en nombre de este diverso grupo de personas creyentes, especialmente siendo un varón heterosexual que no vive en primera persona los atropellos y la discriminación que estas personas viven, pero lo que expreso aquí lo hago desde la responsabilidad pastoral y en la experiencia de este acompañamiento.

Lo digo por escrito, no me interesa en absoluto construir una iglesia progre, lo que quiero es una iglesia acorde al reinado de Dios que anunció Jesucristo, fiel a su evangelio. Sin duda es para mí, desde el mensaje de Jesús, desde donde hay que partir para promover la igualdad y la dignidad de las personas. Es requisito indispensable estar en consonancia con el Espíritu Santo y las Sagradas Escrituras, como lugares de partida donde la iglesia debe moverse en fidelidad. Igualmente es necesario tener sobre la mesa lo que dice el saber científico y filosófico, pero, en cuanto deudores de nuestra propia tradición y desde el principio de Sola Scriptura, nos va a tocar ejercitar un quehacer hermenéutico que sea notablemente serio.

Aunque muchas corrientes de pensamiento nos pueden ser provechosas –y de hecho lo son cuando se las toma con discernimiento–, la lealtad de nuestra militancia es solo con Jesús. Solo Dios ha de determinar lo que la iglesia ha de hacer o debe decir; y no ninguna corriente filosófica que de manera externa nos fuerce a hacer las cosas de otro modo (por mucho que haya puntos en común con nuestra militancia cristiana, y por mucho que ciertos sistemas de pensamiento sean una bendición para un sin fin de cosas). Hay muchas reclamaciones que las teorías queer ponen sobre la mesa que deben ser consideradas, no es cuestión de menospreciarlas, puede que algunas sean innegociables, pero no todas las escuelas dentro de estas teorías están en sintonía con el evangelio, toca juzgar con justo juicio (Jn 7,24). No es mi intención recurrir a la técnica de calzar textos a conveniencia, pero para ello resulta adecuado otro versículo que por desgracia se usa muy ligeramente: «Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo» (Col 2,8) [4]. Como decía al principio, a veces entre muy ciertas y honorables reivindicaciones, llenas de justicia y de verdad, vienen otras que han de ser desechadas. ¿Cuáles son? Pues siento decir que el abanico es tan amplio que no puedo dar pie en este artículo a entrar en matizaciones ni en un análisis pormenorizado de estas cuestiones. Además, cada cual, desde ese principio tan protestante de la libertad de conciencia junto con ese otro de libre examen, tendrá que ir sopesando cada una de ellas con la ayuda y guía de Dios, teniendo a las Escrituras como piedra de toque.

Para la iglesia, lo determinante es lo que dictamine la revelación específica (¿todavía estamos con ese discurso? –sí, lo estamos ¿acaso puede haber otro en su seno?). La Biblia es nuestra principal norma de fe y conducta cuando es correctamente interpretada, distinguiendo el fondo del envoltorio (aun cuando para ello necesitemos de una amplia panoplia de disciplinas exegéticas para las cuestiones técnicas). De hecho, la mayor parte de las personas cristianas LGTBI que conozco, también son bastante críticas ante la variedad de propuestas que –en su defensa– vienen de fuera de la iglesia; en cambio toman aquello de: «Yo sé que mi defensor vive, y que él será mi abogado aquí en la tierra» (Job 19,25). La mayoría lo que quiere es vivir comprometidamente su fe en lealtad a Jesucristo en un ambiente eclesial maduro y asentado en las Escrituras. Quieren ser militantes de la mayor de las causas, la mayor porque incluye todas las causas justas: militantes del evangelio. Quede claro que ninguna suerte de antinomismo radical, disfrazado de teoría sofisticada, configura su fe ni tampoco la mía (Ro 6,12; Col 3,5). Entre quienes no nos conocen, me refiero a otras comunidades cristianas, corren rumores de que entre nosotros vale todo (en referencia a la ética sexual). Esto no es así entre quienes, como creyentes en Cristo, rompemos con la pasada manera de vivir (Ef 4,22), haciendo morir todo desorden terrenal (Col 3,5-7), despojándonos de la vieja humanidad (Col 3,9b. Ef 4,22). Pues si bien es cierto que «a libertad hemos sido llamados» (y damos gracias por los Derechos conquistados en la sociedad), también lo es que esa libertad no debe usarse como «pretexto» para dejarnos esclavizar de nuevo a las apetencias de nuestro «yo» –según proponen otras ofertas– (Gal 5,13). Por tanto, no se trata de volver al armario ni mucho menos, sino de vivir comunitariamente la libertad de la filiación divina expresada en Juan 1,12-13, lo que implica que, en el tema que nos ocupa aquí, cada cual debe vivir su sexualidad de manera responsable acorde a las convicciones que nuestra nueva vida en Cristo determina.

La iglesia cristiana sigue a Jesucristo conforme a su programa del reinado de Dios, es agente del evangelio y por tanto tiene su propia agenda que frecuentemente «contiende» contra las ideologías de este mundo (ya sean conservadoras o progresistas, aunque encuentre a veces afinidades con ellas). Por tanto, la Iglesia, aunque puede ejercer la inculturación según el contexto en el que se desenvuelve, y actualizarse (aggiornamento) siempre secundum verbum Dei –como reza nuestro lema reformado–, también debe delimitar, o ser bastante crítica, con aquellas corrientes externas que quieren penetrar en ella (1Jn 2,15; Ro 12,2; Tito 2,11-12). «pues aunque vivimos en el mundo, no libramos batallas como lo hace el mundo» (2Co 10,3 NVI), y aunque a veces –como en el caso de la inclusividad– parecemos ir de la mano con la sociedad, corremos el peligro de que sea la sociedad la que fuerce a la iglesia a hacer las cosas como ella quiere. Nuestro programa inclusivo solo puede brotar del mismo Espíritu de Dios, no conforme al espíritu de este mundo. Por eso, la postura abierta e inclusiva de nuestra iglesia es una consecuencia directa y lógica de una lectura atenta y cuidadosa de las Escrituras, en sintonía profunda con el proyecto del reinado de Dios.

Curiosamente, debido a la idea falsa de que entre nosotros vale todo, muchos otros creyentes LGTBI comprometidos firmemente con el evangelio, pero apartados voluntariamente de sus antiguas comunidades por haber padecido rechazo y discriminación, temen acercarse y visitarnos. Piensan que nuestra decisión aperturista, en vez de ser una consecuencia lógica del proyecto del reinado de Dios, es causada por amoldarnos a este mundo (Ro 12,2) y, aunque saben que les aceptaremos en la comunidad incluso con sus parejas y familias, sospechan que es bajo el precio de torcer las Escrituras, como lamentablemente también se hace (2Pe 3,16 [5]). Nada más lejos de la realidad (aunque en este artículo no hay espacio para cuestiones exegéticas referidas a los textos usados como garrote en la cuestión LGTBI).

Por otra parte, no está de más señalar que si bien la iglesia milita por la justicia, la paz y una serie de principios éticos, el asunto LGTBI no es nuestro monotema (según nos acusan algunas comunidades conservadoras, para quienes –por cierto– sí que se ha vuelto precisamente un monotema o una obsesión), pues más bien, al igual que Pablo, nuestro interés como comunidad cristiana está en «predicar a Jesús crucificado» (1Co 1,23 y 1Co 2,2), anunciando las virtudes de aquel que nos llamó «de las tinieblas a su luz admirable» (1Pe 2,9). A eso nos dedicamos en obediencia y seguimiento a Jesucristo.


[1] Aunque mi uso aquí va por otro lado, hay que tener en cuenta que el versículo en cuestión viene a tenor de que el mensaje de la cruz, locura a los que se pierden, es superior a la sabiduría humana, mostrando que lo insensato de Dios es más sabio que los hombres y lo débil de él es más fuerte que los hombres, cf. v.25.

[2] Si bien mi opinión es meramente personal sin comprometer a nadie más, agradezco al profesor Hugo Córdova Quero que me diese a conocer, mediante un par de cursos que hice con él, gran parte de las diversas posturas al respecto.

[3] Cf. D. BONHOEFFER; El precio de la gracia. El seguimiento. 7ª ed. (Salamanca: Sígueme, 2007) p.15ss.

[4] Permítase una aclaración. De un modo magistral, Pablo en el areópago de Atenas (Hch 17,22-24) hizo alarde de su conocimiento de la filosofía y la poesía griega para congraciarse con su audiencia pagana. Lo hace apelando a la filosofía estoica que conocía cf. A. E. GARVIE; La historia de la predicación cristiana (Terrassa: CLIE, 1987) p.86. También en Tito 1,12 Pablo cita a Epiménides de Cnosos en su Tratado sobre los oráculos. En el citado caso de Hch 17 muestra concretamente un uso de poetas griegos como Arato y Epiménides, cf. J. DRANE; Pablo. Su vida y su obra (Estella: Verbo Divino, 1984) p.66 y 28. De hecho, usa en el v.29 un argumento para condenar la idolatría que ya venía siendo usado en los días de Jenófanes en el siglo VI a.C. cf. DRANE, op. cit. p.67. Además de Hch 17,22-24 también en Hch 14,15-17 tenemos el primer contacto de la fe cristiana con la cultura científica griega, cf. M. GARCÍA DONCEL; El diálogo teología-ciencias hoy I. Perspectiva histórica y oportunidad actual (Barcelona: Cristianisme i justiciá) p.11. Pero en el caso de Hch 17,24, que es donde más estamos centrándonos, Pablo habla de una descripción de Dios que, aunque basada en Is 42,5 y Éx 20,11 era bastante digerible para los seguidores de Platón. En esta sección de Hch 17,16-32 Pablo habla en tono positivo con relación a la sabiduría profana, y parece que le funciona hasta que luego se burlan de él al mencionar la Resurrección, cf. M. GONZÁLEZ; Introducción al pensamiento filosófico, 6ª ed. (Madrid: Tecnos, 2010) p.137. En el pensamiento griego era asumible una doctrina de la inmortalidad del alma pero no sobre la resurrección corporal. Sin embargo, que Pablo use conceptos provenientes de otros sistemas de pensamiento no significa que aceptase cierto sincretismo, cf. N. T. WRIGHT; El verdadero pensamiento de Pablo. Ensayo sobre la teología paulina (Terrassa: CLIE, 2005) p.87. Ahora, la cita de Col 2,8 que es la aludida en mi texto principal –si es de Pablo, lo cual está en discusión por la crítica contemporánea– mostraría la desilusión del apóstol por su mala experiencia con la filosofía griega en Atenas, cf. M. GONZÁLEZ; op. cit. p.137-138. El empleo de la filosofía y la razón es útil para vehicular el evangelio, sobre todo cuando en ella hay un evidente compromiso por la verdad, pero la alianza o la dependencia respecto a filosofías humanas ajenas a la revelación de Dios puede ser también infructuosa, y en no pocos casos peligrosa cuando llegan a suplantar la voz de Dios (permítaseme decirlo de ese modo).

[5] Por supuesto, el acto de torcer las Escrituras a conveniencia, conforme a una ideología o a unos presupuestos previos, es un riesgo que alcanza a toda clase de creyentes. No estoy libre de tal peligro.


ruben-bernal-1Rubén Bernal Pavón (Málaga, España), es graduado en Teología por la Facultad de Teología SEUT (Madrid) con un máster en Teología Fundamental por la Universidad de Murcia. Ha realizado estudios teológicos en el Instituto Superior de Teología y Ciencias Bíblicas CEIBI (Santa Cruz de Tenerife). Tiene una diplomatura en Religión, Género y Sexualidad por UCEL/GEMRIP (Rosario, Argentina). Pastor de la Iglesia Protestante del Redentor de Málaga (IEE). Rubén es uno de los directores de Lupa Protestante.

Fuente Lupa protestante

Biblia, Espiritualidad , , , , , , , ,

Así es la vida de Jhon Botia Miranda, pastor cristiano homosexual en Bogotá

Martes, 10 de noviembre de 2020

2BB69CEB-FD8E-4ADA-8853-757E5CB3E715Hace dos años su pareja Fabio Hernando Meneses nos contaba su itinerario espiritual como gay

Jhon Botia Miranda lleva más de un año cumpliendo esta labor. Esta es su historia.

Jhon lleva más de año y medio siendo pastor de la Iglesia Metodista de Bogotá.
Foto: Archivo particular

07 de noviembre 2020 , 09:07 a. m.

Cada domingo, sin falta, Jhon Botia Miranda enseña sobre Dios, pero también sobre respeto y tolerancia. Cada ocho días, sagradamente, abre las puertas de su comunidad (en la localidad de Chapinero, en Bogotá) para recibir a quienes se sienten señalados y defender una premisa clave en su vida: cada persona se gobierna a sí misma.

John es pastor cristiano. Es la cabeza de la Iglesia Colombiana Metodista de Bogotá. Y es abiertamente gay.

“El cristianismo se volvió una lista de chequeo en la que les dicen a las personas: ‘no tomes, no fumes, no tires, no te vistas’. Lo que queremos es dar la libertad que Jesús dio”, aseguró.

No tenemos miedo de perder o que nos humillen y persigan, creemos es en la justicia social

La ‘asunción’

Nunca pensó en convertirse en pastor. Siempre, desde pequeño, se imaginó construyendo casas, ayudando a recolectar agua, colaborando con las personas. Lo que quería era dedicarse a las misiones.

Jhon nació el 1 de julio de 1989 en Villavicencio. Aunque su madre era de tradición católica y romana, a los 13 se unió a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (los mormones), “mientras buscaba un hogar espiritual que me permitiera crecer y vivir mi fe”.

En el 2007, con menos de 20 años y con su espíritu aventurero a flor de piel, se trasladó a Bogotá. Seguía yendo a la Iglesia mormona, no obstante, nació en él un choque teológico fuerte: “Son muy conservadores y yo tenía una lucha interna complicada”.

B36084E5-F6ED-44AE-9E0D-AA03FB3880CBJhon (der.) asegura que en la Iglesia Metodista no juzgan y defienden que cada persona se debe gobernar así misma.
Foto: Archivo particular

Se empezó a cuestionar: ¿era el único gay que creía en Dios? Pero no se quedó en eso, buscó soluciones: creó un grupo de cristianos que se reunían en su casa y hablaban de sus vidas.

“Dentro de ellos había un amigo, que es mi pareja actual, quien conocía a más cristianos gays. Comenzamos a hablar con varios y uno asistía a la Iglesia Metodista y me invitó”.

De entrada, el nombre le sonó raro. Se imaginó a mujeres con faldas largas y a hombres con la Biblia debajo del brazo todo el tiempo. Se mesuró cuando le dijeron que eran inclusivos y que querían forjar diálogos honestos.

“La primera vez que fui, llegué de corbata y con mi morral de escritura. Me sorprendí cuando los vi en jean, con tenis, todos relajados. ¡El que desentonaba era yo!”.

Tenía 26 años (2015) y decidió dejar el Movimiento Mormón para entrar en el Metodista: se terminó de convencer después de ver el trabajo social que se allí se hacía (y se hace).

Dos años después de su llegada, recibió la Cena del Señor, que es un momento de compartir, de reunirse, “como cuando los católicos comen la hostia, sin todas esas implicaciones teológicas”.

Se demoró todo ese tiempo porque se sentía pecador por su condición sexual, pero cuando lo hizo se dio cuenta de que Dios “me amaba increíblemente”.

Con el tiempo y viendo su compromiso con la Iglesia, el pastor del momento lo invitó a unas capacitaciones. Por motivos laborales, ese líder fue trasladado y a Jhon lo llamó el obispo metodista. Le dijo que consideraban su nombre para ocupar la vacante.

El 18 de enero del 2018, hace ya un año y 8 meses, se convirtió en el primer pastor gay dentro de la Iglesia Metodista en Colombia y Latinoamérica.

A nivel general, “no soy el único, pues iniciativas como La Puerta, la Iglesia Casa Padre o el Ministerio Afírmanos han ordenado pastores de la comunidad LGBTI. Además hay muchos otros pastores y sacerdotes que no salen del closet”.

Jhon tiene una vida como la de cualquier otro: “No como Biblia todo el tiempo”. Así como tiene momentos en los que visita a los miembros de su comunidad, tiene otros en los que comparte con sus amigos, va a cine, se toma unas cervezas y sale de rumba.

“No me he casado con la institucionalidad y lo bonito de la Iglesia Metodista es que pensamos y dejamos pensar. Dios nos llama en diferentes contextos”.

Su labor la alterna con sus estudios de licenciatura en teología y tiene un técnico en mercadeo y publicidad, que es la forma en la que genera sus ganancias personales.

77177A13-7052-495D-A554-880F5604AE87Así es el espacio en el que Jhon se reúne, cada domingo, con su comunidad, en el norte de Bogotá.
Foto: Archivo particular

Los obstáculos

Cuando lo consagraron como pastor, desde la Conferencia Episcopal dijeron que su nombramiento no era válido. El obispo metodista respondió que agradecía la preocupación, pero que eran una denominación independiente.

Otras iglesias cristianas los señalaron como la ‘iglesia de los maricas’, utilizando ese calificativo para disminuirlos. “Hay gente muy casada con lo que piensa y lo que cree que es verdad”.

Su posición fue hacer oídos sordos y seguir con su trabajo. “Para que digan que soy una abominación tienen que usar la razón y argumentos bíblico-teológicos demostrando qué se dijo, por qué se dijo, cuándo se dijo y la palabra en su lengua original qué significa”.

No me he casado con la institucionalidad y lo bonito de la Iglesia Metodista es que pensamos y dejamos pensar. Dios nos llama en diferentes contextos

Con la comunidad también vivió otro proceso fuerte. Su llegada fue un ‘boom’ y, recordó, se empezaron a hacer comentarios: ‘¿Este man qué? ¿Será que nos mariquea a los niños?, es un pervertido’.

De nuevo apeló a la calma y a hacer en vez de argumentar: se dedicó a ayudarles y servirles a los niños en sus temas escolares, y abrió espacios para las mujeres.

“Les cambió el chip. Los vecinos no vienen al culto, pero me respetan mucho. Se creó una relación basada en el respeto”.

Siente que lo más difícil de su labor es tener a todo el mundo contento, pues, comentó, a veces no entienden su teología, su práctica, que se basa en no juzgar y en ser un punto que ayuda a que todo se equilibre.

En contraparte, lo más satisfactorio para Jhon es ver la sonrisa, los ojos, de los feligreses y saber que encuentran a Dios, la paz y una verdadera liberación.

“Nuestro mensaje es el amor y el de un Dios que no es el que nos venden, sino uno amoroso, que es padre, madre, tío, tía, amigo, amiga, y está siempre abierto para reconfortar. No tenemos miedo de perder o que nos humillen y persigan, creemos es en la justicia social”.

237F2783-4784-441D-A642-8E7855716D7CSegún cuenta el pastor, a su culto van 25 personas fijas. Sin embargo, “cada domingo se acercan 2 o 3 personas nuevas”.
Foto: Archivo particular

La Iglesia

Se estableció en Colombia en 1996 y se proclamó como profética, ecuménica e inclusiva. Se denominó así porque se trabajaría con desplazados, desmovilizados, reinsertados, con todas las poblaciones marginalizadas, pero no pensaron que llegarían a tocar el tema de la población LGBTI.

La sede de Jhon queda en la carrera 1a # 65-14, en Chapinero (Bogotá). A eso se le añade una misión que realizan en la localidad de Suba.

El grupo de su iglesia es 25 personas oficiales (“y entre 2 y 3 personas nuevas cada domingo). De ellos, 18 son de la comunidad LGBTI, pero también asiste población indígena y afro, entre otros.

“No creemos en iglesias para homosexuales o para heterosexuales, creemos que hay iglesias para personas. Somos una comunidad de creyentes, no nos distinguimos por raza, género ni nivel socioeconómico. Nos reunimos los creyentes como una manera de fe”.

Los cultos son todos los domingos a las 10:30 a.m., con una duración de una hora y media. La versión de la Biblia que usan es la Nueva Traducción Viviente.

Viernes y sábados hacen otros servicios, como refuerzo escolar para niños y programas de recreación.

Hablan de Dios como una metáfora: sin sexo, sin color de piel y que se hace sentir de diferentes formas, ya sea por la música, por la contemplación, por símbolos.“Es el dador y dadora de vida y Jesús, su hijo, mi guía. ¡Yo adoro a ese tipo”.

73EFC7A0-D53F-4C00-B243-093079618A25Jhon (der.), junto con su pareja, Fabio Hernando Meneses. Están juntos hace 3 años.
Foto: Archivo particular

En todo el país hay 30 iglesias y 1.500 feligreses. Las más grandes están en veredas, zonas apartadas del país, “porque llevamos salud y educación”. También hay en el Golfo de Morrosquillo, Buenaventura, Cali, Santa Marta y Cartagena.

La sede administrativa está en Medellín y tiene un modelo episcopal: lidera un obispo, le sigue una junta de presbíteros y después los pastores o ministros locales, quienes se agrupan en 4 zonas. Jhon pertenece a la zona Distrito Eje Cafetero.

“Quiero decirle a todas las personas de la población LGBT que Dios les ama y que cuando lo conozcan o la conozcan van a sentir una liberación y amor profundo. No se den látigo, no se atormenten, no vayan a terapias de conversión. Acéptense”.

Camilo Hernández M.
Tendencias EL TIEMPO

Fuente El Tiempo

General, Historia LGTBI, Iglesia Inclusiva, Iglesia Metodista , , , , , ,

Lesbiana cristiana sale del armario para “hacer de la iglesia un lugar más amable para las personas LGBT+”.

Martes, 24 de septiembre de 2019

gay-christian-sale-para-hacer-de-la-iglesia-un-lugar-mas-amable-para-las-personas-lgbtGrace compartió su historia de salir como una cristiana lesbiana.

Una iglesia inclusiva LGBT+ ha compartido la conmovedora historia de uno de sus miembros que salió para “hacer de la iglesia un lugar más amable para las personas LGBT+”.

Grace es miembro de Church From Scratch (CFS), una iglesia bautista “radicalmente inclusiva” en Southend que dice que ofrece “una comunidad de bienvenida, abrazo, inclusión, afirmación y santuario” a todas las personas, sin importar su orientación o identidad de género.

Grace dijo que toda su vida giraba en torno a la religión, pero cuando se fue a la universidad se dio cuenta de que “le faltaba una parte de su identidad”.

Al darse cuenta de que se sentía atraída por las chicas era “una gran liberación”, pero también venía con emociones difíciles: “Estaba confundida, estaba realmente enojada con Dios y me sentía realmente aislada. No conocía a nadie que fuera gay y cristiano. Conocía a mucha gente gay, y conocía a muchos cristianos, pero no conocía a nadie que fuera ambos. Eso se sintió muy, muy solo”.

Como parte de su licenciatura, hizo una pasantía en Tanzania con una organización benéfica cristiana, y conoció a una amiga que le permitió hablar sobre su sexualidad. “Pero, algunos otros miembros del equipo decidieron un día tener un debate sobre las personas LGBT+”, dijo Grace. “Dijeron algunas cosas realmente tóxicas y dañinas en ese debate, y esas cosas realmente se me pegaron. Fueron difíciles de deshacerse de ellos durante mucho tiempo”.

Grace dijo que su vergüenza por ser lesbiana se manifestaba como un trastorno alimentario. La “vergüenza” y la “homofobia” interiorizadas de la iglesia afectaron gravemente la salud mental de Grace.

Funte Cromosomax

Cristianismo (Iglesias), General, Historia LGTBI, Iglesia Bautista , , , , ,

“Aunque no lo creas me hice católica por el Orgullo gay”

Jueves, 13 de septiembre de 2018

caitlin-weaver-2-446x600Lo usual es que sea al contrario, que seas católico y que al final la Iglesia, con su homofobia, te eche para atrás. Pero nos ha hecho gracia encontrar un testimonio que es todo lo contrario, por eso la compartimos hoy contigo. Es la historia de Caitlin Weave, publicada por Huffington Post.

“Me hice católica por el orgullo gay.

Mi esposo y yo recién acabábamos de casarnos y hacíamos nuestra vida juntos en una nueva ciudad después de que la compañía donde él trabaja lo movió de Nueva York a Georgia. No buscaba que la iglesia fuera parte de esa nueva vida. Él fue criado como católico, y aunque no era particularmente devoto, estaba claro que si teníamos hijos serían criados como católicos. La idea no me gustaba. Asociaba a la iglesia católica con misas monótonas y aburridas, y con la opresión general de las mujeres y otros grupos marginados. Las cosas que menos puedo soportar son el aburrimiento y el patriarcado.

No es que no tuviera ningún tipo de Dios. Aunque no fui criada en ninguna denominación, llegué a conocer a Dios en el sótano de una iglesia a través de un programa de 12 pasos, después de que mi primer matrimonio se viniera abajo por el abuso de alcohol y drogas de mi entonces marido. Incluso empecé a ir a misa los domingos en el East Village con un amigo sobrio y su esposa. Era una iglesia progresista sin denominación que contaba con una congregación a la que lo mismo iban punks reformados, un crisol de familias jóvenes y lesbianas duras. Había un pastor muy tatuado, una muy buena banda y visuales llamativos como los que ves en una TED Talk o un concierto de Radiohead. Cuando empecé a salir en serio con mi futuro marido, a veces íbamos juntos a misa. Él iba a misa en una iglesia en medio de Broadway, el distrito teatral de Nueva York. Escuchar al coro era como ir a un concierto profesional, pero fuera de eso la misa me pareció fría e impersonal.

También me intranquilizaba la falta de diversidad a mi alrededor, un verdadero contraste con la multitud de neoyorquinos como lo que viajaba cada mañana en el metro. La experiencia no me conmovió, y si iba a la iglesia era porque quería llenarme de gracia, no para checar tarjeta con Dios.

Cuando nos mudamos a una nueva ciudad en el sur, el problema se resolvió a sí mismo temporalmente. No teníamos iglesia. Los fines de semana teníamos muchas cosas que hacer para instalarnos en nuestra nueva vida: ir a mercados de agricultores, comprar muebles, descubrir que restaurante hacía el mejor Bloody Mary. ¡No había tiempo para la iglesia!

Además, tenía el presentimiento de que si no había encontrado en Nueva York una iglesia católica lo suficientemente inclusiva para mí, mucho menos la encontraríamos en el sur. Le dije a mi esposo que no me veía adoptando un lugar donde no fueran bienvenidos mis amigos gays y mis amigas lesbianas.

Una amiga me contó de una nueva iglesia sin denominación, que sonaba como a la iglesia a la que iba en el East Village. Me habló de la banda y del joven pastor moderno que encendía un fuego en uno con sus palabras. Un día se lo conté a mi esposo mientras caminábamos al Festival del Orgullo Gay en un parque cerca de casa. Y vi una carpa con el nombre de esa misma iglesia.

“¡Ahí está!”, dije emocionada. “¡Y están regalando paletas orgánicas!”

Hablamos por unos minutos con las personas de la carpa y nos fuimos con una carpeta brillante de información y unas paletas increíbles.

“¿Qué pensaste?”, le pregunté a mi esposo.

Se encogió de hombros. “Se ven bien. Pero no son católicos”.

“Entonces, dónde están los católicos?” Molesta, me acerqué a las carpas de metodistas, luteranos, episcopalianos y sinagogas.

Estaba callado cuando dimos a vuelta a la cuadra.

“¡Eeeeey, chica!”

Y ahí estaban, vestidos con camisetas de arcoíris, los miembros del Santuario de la Inmaculada Concepción, una iglesia católica de Atlanta. Nos saludaron y sonrieron. Tuvimos una plática poderosa, y nos despidieron con unos deslumbrantes magnetos para el refri, camisetas y la promesa de ir a misa al día siguiente. La iglesia estaba a solo 3 kilómetros de casa.

caitlin-weaver

Caitlin Weaver en el Santuario de la Inmaculada Concepción en Atlanta, Georgia

A la mañana siguiente nos estacionamos en una calle vacía de un vecindario del centro conocido por sus albergues para indigentes y decrépitos edificios de gobierno. La iglesia compartía con orgullo el espacio en medio de la decadencia. Dentro encontramos la iglesia llena y el murmullo de las bromas y conversaciones mientras la gente se saludaba y abrazaba en las bancas. Casi la mitad de la congregación llevaba camisetas de arcoíris con el nombre de la iglesia. En el sur todavía informalmente segregado, era el grupo más mixto que había visto: personas de todas las razas, jóvenes, viejos, gay y heteros. Nuestra banca se sentía como un vagón del metro de Nueva York (sin el olor).

El sacerdote, un tipo genial parecido a Santa Claus, habló apasionadamente del amor de Jesús por toda la gente. Terminó recordando a quienes planeaban ir a la Marcha del Orgullo después de misa que usaran las camisetas, y que la próxima comida con la comunidad LGBTQ era el próximo viernes. El coro casi voló el techo con una canción entusiasta que hizo que todos aplaudiéramos y bailáramos en las bancas. Cuando terminó la misa, el padre y los diáconos se quitaron las sotanas para mostrar sus camisetas de arcoíris, y marcharon con orgullo por el pasillo central en medio de los aplausos.

Mi esposo me vio con los ojos muy abiertos. “Nunca en mi vida había visto una iglesia católica como esta”, dijo.

Perfecto”, respondí. “Entonces esta es nuestra iglesia católica”.

Nuestra iglesia es única, pero no debería serlo. Como otras, sufrió cuando la gente se fue de las ciudades a los suburbios. Pero en lugar de cerrar sus puertas, las abrió por completo para ayudar a la comunidad que se quedó. Fue una de las primeras de la zona en ofrecer misas para las personas afectadas por la epidemia del SIDA. Había cenas semanales para los enfermos, donde la comunidad LGBTQ, desproporcionadamente impactada, era bienvenida por los padres y miembros de la iglesia. Estas cenas semanales continuaron hasta la mitad de los noventa, y para entonces se había corrido la voz en la comunidad LGBTQ que había un lugar en el que eran bienvenidos para recibir el amor de Dios con las demás personas.

Si realmente queremos dejar atrás a la iglesia insular y corrupta, necesitamos una marca de apertura y hospitalidad radical para el futuro.

Con este (el último) horrible escándalo de la iglesia católica, no hay duda por qué la gente deja de ir a las iglesias. Si realmente queremos dejar atrás a la iglesia insular y corrupta necesitamos una marca de apertura y hospitalidad radical para el futuro. Muchos católicos comparten esta convicción. No solo están horrorizados por las acusaciones de abuso sexual que golpean a la iglesia, sino que ahora dos terceras partes apoyan el matrimonio igualitario. Pero lo que solemos escuchar del púlpito y ver en las bancas no concuerda con estos valores. Esta disonancia cognitiva es lo que aferra a la iglesia católica a su pasado de desprestigio.

Pero cuando miro alrededor de mi iglesia veo un futuro del que quiero ser parte. Así que aunque nunca haya querido pertenecer a la iglesia católica, ahí es donde me encontrarán cada domingo. Ahí bauticé a mi hijo. Ahí hago servicio. Hasta llevo una mentada calcomanía de la iglesia en mi carro. Digo, me he casado dos veces pero solo he pegado una calcomanía al carro, así que va en serio.

Creo que podrían decir que me he convertido en una señora de la iglesia.

Este año, cuando vaya a la Marcha de Orgullo con mi iglesia, volteará a todos lados, triste de que no haya más iglesias católicas. También me llenará de gratitud que, por ahora, encontré el lugar para mí, donde abunda la gracia y todos son bienvenidos”.

Fuente Oveja Rosa

General, Iglesia Católica, Iglesia Inclusiva , , , , , , , ,

Cristianos LGBTI en Cuba: ‘Dios es poliamoroso y radicalmente inclusivo’

Viernes, 20 de julio de 2018

templomatanzas0718Reunión en el primer templo de ICM en Matanzas, inaugurado el 29 de junio. (FACEBOOK)

La Iglesia de la Comunidad Metropolitana en Cuba (ICM), conformada en buena parte por gais, lesbianas, bisexuales y transexuales (LGBT), emitió una declaración en la que rechaza los postulados homofóbicos esgrimidos por varias denominaciones cristianas de la Isla que recientemente se opusieron al matrimonio entre personas del mismo sexo.

“La Biblia no puede ser tomada como código de ética y conducta, puesto que en ella encontramos muchos pasajes de violencia y discriminación, incluso contradictorios”, señalan en un extenso comunicado en el cual sustentan sus argumentos.

“¡Dios existe y les ama! Es poliamoroso y radicalmente inclusivo. Se complace cuando hacemos el amor y no la guerra. Su Gracia es para todos y todas tal cual somos”, expone.

“A pesar de que la Biblia ha sufrido violencia en sus diferentes traducciones e interpretaciones a lo largo de la historia y que haya sido escrita en un contexto patriarcal, el mensaje del amor incondicional de Cristo es nuestra fuente de Salvación divina”, declara esta organización que pese a que no ha recibido reconocimiento oficial es tolerada por el centro que dirige la hija de Raúl Castro, Mariela Castro Espín.

“La Iglesia de la Comunidad Metropolitana en Cuba seguirá acompañando La Jornada cubana contra la homofobia y la transfobia convocada por el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), y toda política pública dirigida a las emancipaciones del ser humano. Seguirá del lado de la comunidad LGTBIQ. Seguirá convocando al diálogo y celebrando la mesa abierta de Cristo para todas y todos”, sostiene.

La semana pasada, la Iglesia Evangélica Pentecostal Asambleas de Dios, las Convenciones Bautistas Occidental y Oriental, la Liga Evangélica de Cuba y la Iglesia Metodista en Cuba se pronunciaron contra el matrimonio entre parejas del mismo sexo en una declaración en la que apelaron a “los líderes históricos de la Revolución” y a la “ideología comunista”.

“Aspiramos a que hablen con las personas LGBTIQ y no sobre las personas LGBTIQ, a que no se nos excluya de sus diálogos, que se convierten en monólogos cuando no estamos representados y representadas”, declaró ICM.

 “Practicamos un Ministerio radicalmente inclusivo entendido como la inclusión de las personas LGTBIQ, a través del bautismo como parte del Cuerpo de Cristo, la comunidad cristiana y el liderazgo, sin prejuicio alguno. Legitimar la vida de las personas LGBTIQ, sus valores, sus historias de vida y su problemáticas. Validar el principio de igualdad que tienen todos los seres humanos como parte de la sociedad”, señaló.

Igualmente los cristianos LGBTIQ abogaron por “acoger a las familias homoparentales y otras asociaciones que están teniendo las personas con diferente orientación sexual e identidad de género” y por “respetar el derecho a la libertad sexual y el disfrute de la afectividad y el amor”.

En la Isla el tema del matrimonio homosexual es un asunto pendiente. Mariela Castro declaró que tiene preparado un proyecto de ley que modificaría el Código de Familia vigente. Se espera que la actual reforma incluya tales cambios, pero no se sabe en concreto de qué se trata.

Algunos de los reclamos de la comunidad LGBTI al Gobierno cubano son precisamente el reconocimiento legal del matrimonio igualitario, así como de las familias que formen, y la adopción de niños por parte de parejas gay.

Fuente Diario de Cuba

Cristianismo (Iglesias), General, Iglesia de la Comunidad Metropolitana, Iglesia Inclusiva , , , ,

La iglesia para la “generación del amor”. ICM de México

Jueves, 21 de septiembre de 2017

img-20160209-wa0009Ciudad de México 13SEP2017.- A veces, las bienintencionadas aclaraciones de principios divinos —que muchas veces provienen de fuentes no inspiradas— complican la situación aún más, al disminuir la pureza de la verdad divina con explicaciones de los hombres. Una buena idea de una persona, algo que quizás a ella le dio resultado, echa raíz y se convierte en una expectativa; y gradualmente, los principios eternos se pierden en un laberinto de “buenas ideas”.

Ésa fue una de las críticas que hizo El Salvador a los “expertos” religiosos de su época, a los que reprendió por ocuparse de cientos de detalles de la ley que tenían poca importancia, mientras desatendían los más importantes.

Una vez más, el Salvador reveló el camino. Cuando se le pidió que nombrara el gran mandamiento, no titubeó: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con toda tu mente”, contestó. “Éste es el primero y grande mandamiento”. Junto con el segundo gran mandamiento de amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, tenemos una brújula que brinda dirección no sólo para nuestra vida, sino también para la Iglesia del Señor es por esto que para nosotros lo que llamamos ser una iglesia congruente con “el amor radicalmente incluyente de Dios”, y de la misma manera damos cobijo espiritual y animamos sobre todo la dignidad de los Derechos Humanos a los que consideramos que “toda alma es grande a la vista de dios” y no hay diferencia ni por raza, concepción religiosa, orientación sexual, etcétera.

Tratamos que la nuestra sea una iglesia con espacios seguros, libres de odio, discriminación, prejuicio. Ésta tampoco es una “iglesia gay”, es una iglesia incluyente, más de la mitad de los miembros  de la congregación en Ciudad de México se definen como heterosexuales, así mismo defendemos todos como iglesia la dignidad de las personas y enseñamos la importancia de ser “la generación del amor”.

Somos cristianos, ecuménicos y somos incluyentes: Cristianos porque nuestra base fundamental espiritual es tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento y los credos históricos. Ecuménicos porque estamos abiertos a todas las formas en las que la gente se acerca a lo divino. Aquí somos bienvenidos católicos, bautistas, testigos de Jehová, mormones, etc..  gente que la ha pasado mal en sus iglesias de origen. Y es incluyente porque estamos contra todo tipo de discriminación, incluida la discriminación por orientación sexual. Por eso a esta iglesia también la llaman la Iglesia de los Derechos Humanos, porque estamos a favor que las mujeres avancen, que los muchachos tengan a acceso a la información sexual y estamos abiertos a entender nuevos mensajes del Evangelio para adecuarlos a las necesidades de hoy.

Abrimos nuestras puertas a todos y así mismo nutrimos con la misma dignidad a todos ya sea como heterosexuales o no. Tenemos gente muy involucrada en el activismo, pero en la iglesia no somos activistas. En dado caso somos activistas espirituales y estamos a favor de todas las luchas sociales pero siempre estaremos a la par de los que luchan contra la injusticia, siempre nutriremos toda propuesta de trabajar por la dignidad humana, el servicio desinteresado tanto en caridad como servicio comunitario, tanto en algún comité y si es necesario incluso en alguna marcha.

Con nosotros hay personas con diferente signo religioso, que por encima de las diferencias quieren compartir “un abrazo de paz” del que fue crucificado por romper los moldes, nos llena de orgullo nuestras diferencias y también nuestra unión “el amor”, aquí hay personas transgénero, gays, lesbianas, heterosexuales, estudiantes foráneos, capitalinos, personas que luchan contra las adicciones, abstemios, familias jóvenes y también ancianas, tatuados, policías, abogados, trabajadoras sexuales, médicos, obreros, empresarios y demás cosas “indeseables” para lo que llamamos “los nuevos Fariseos Cristianos”.

Debido a que el amor es el gran mandamiento, debería ser el punto central de todo lo que hagamos en la familia, en los llamamientos en la Iglesia y en el modo de ganarnos la vida.

El amor es el bálsamo sanador que repara las diferencias personales y familiares, el lazo que une a familias, comunidades y naciones. El amor es el poder que da comienzo a la amistad, la tolerancia, la cortesía y el respeto; es la fuente que supera las divisiones y el odio.

El amor es el fuego que da calidez a nuestra vida con gozo incomparable y esperanza divina. El amor se debe demostrar en palabra y hechos.Cuando realmente entendemos lo que es amar como Jesucristo nos ama, se disipa la confusión y se adaptan las prioridades.

Dios el Eterno Padre no dio ese primer gran mandamiento porque necesita que lo amemos. Su poder y gloria no disminuyen si desatendemos, negamos o incluso si profanamos su nombre. Su influencia y dominio se extienden por el tiempo y el espacio, independientemente de nuestra aceptación, aprobación o admiración.

No, Dios no necesita que lo amemos; pero, ¡cómo necesitamos nosotros amar a Dios! Porque lo que amamos determina lo que procuramos.

Lo que procuramos determina lo que pensamos y hacemos. Y lo que pensamos y hacemos determina quiénes somos, y quiénes llegaremos a ser.

Somos creados a la imagen de dios; somos hijos de dios, procreados en espíritu; por tanto, tenemos una enorme capacidad para amar; es parte de nuestro legado espiritual. Lo que amemos y la manera que lo hagamos no sólo nos caracteriza como personas, sino que también nos caracteriza como Iglesia. El amor es la característica que distingue a un discípulo de Cristo.

Desde los comienzos del tiempo, el amor ha sido la fuente de la felicidad más sublime y de las cargas más pesadas. En el núcleo de la desdicha desde los días de Adán hasta la actualidad se encuentra el amor por las cosas indebidas; y en el centro del gozo, se encuentra el amor por lo bueno.

Con gratitud y con amor inquebrantable, doy testimonio de estas cosas en Su Santo nombre, sí, el nombre de Jesucristo. Amén

La Iglesia de la Generación del Amor

El Señor Jesucristo enseñó esto, el amor radicalmente incluyente de dios, las Iglesias  Comunitarias Metropolitanas de México A.R. en la congregación Valle de Anáhuac, Ciudad de México somos una comunidad de Fé Ecuménica, progresista e incluyente que tengo el privilegio de liderar.

La Iglesia de la Comunidad Metropolitana (Metropolitan Community Church, en inglés), además de ser cristiana, es una organización avalada internacionalmente que cuenta con 250 congregaciones en 53 países, con mayor presencia en Estados Unidos y Canadá, que realiza sus actividades completamente en torno al concepto del amor radicalmente incluyente de Dios.

Por Reverendo Aarón León M.C., pastor Presidente I.C.M. Valle de Anáhuac, Ciudad de México y Área Metropolitana

Fuente Japii.Mx

Iglesia de la Comunidad Metropolitana, Iglesia Inclusiva , , , , ,

Jordi Valls: “Hoy en día, la jerarquía romana lo único que hace es repartir recetas”

Viernes, 3 de marzo de 2017

150267_116525308412090_7163658_nJordi Valls, obispo coordinador de la Comunidad Apostólica Fronteras Abiertas (CAFA)

Una interesante entrevista que el blog Soy Gay y Creo en Dios publicó en 2014, un blog que traducía las entrevistas del libro escrito en catalán por Albert Torras i Corbella, titulado “Sóc gai i crec en Déu” y que sigue de actualidad. Hoy, Jordi Valls es el obispo coordinador de la Comunidad Apostólica Fronteras Abiertas de la que algunos miembros de este Foro formamos parte:

 “Hoy en día, la jerarquía romana lo único que hace es repartir recetas”

Jordi Valls
Ex-Director del Programa LGTB
Ayuntamiento de Barcelona

Jordi Valls nos ofrece un triple papel de esta historia. Su experiencia hoy, como activista desde la administración, donde ha ostentado un cargo público y comprometido los últimos años. La segunda, como ex-monje del Monasterio de Montserrat, y la tercera, como miembro hoy de una nueva comunidad religiosa. El debate es cordial, las anécdotas interesantísimas. Ha cambiado progresivamente la forma de vivir su homosexualidad, porque es un hombre con dudas, aunque no duda en lo que quiere. Y eso es fundamental para el goce pleno de la vida y de la propia sexualidad. Por lo que me comenta, creo que hoy es feliz, y se siente muy realizado.

Usted fue monje de Montserrat. Explíquenos su experiencia.

Fue de los 19 a los 23 años. Yo no venía de una familia de tradición católica. Fui por vocación. Con ayuda psicológica entendí que mi estancia en Montserrat fue un intento frustrado de controlar mi homosexualidad. En Montserrat no había cuerpos, sólo hábitos. Y ello me permitía alejarme de la sexualidad.

Entonces ya se sabía homosexual desde antes.

Sí, desde los 15 o 16 años. Fue cuando lo descubrí, y lo compartí con mis amigos. No me costó nada. Mi entorno era bastante liberal. La fe fue creciendo con los años, y hubo un momento en que quise vivir al límite lo que yo creía, como siempre he hecho. Y por ello fui a Montserrat. Quería ser, por encima de todo, cristiano. Y para serlo bien, debía ir al Monasterio.

¿Sabiéndose homosexual?

No me he sentido nunca acusado por ser homosexual por mi propia conciencia.

¿Y qué le dijeron los monjes?

En realidad, primero lo escondí, porque creía que si se lo comentaba, ellos no me dejarían entrar al monasterio. Aunque no fuera así. Cuando estuve ahí, y después de conversaciones con otros monjes, lo acabaron sabiendo. Y el Padre Abad me dijo que no había problema. Simplemente uno, que fuera casto.

¿Cómo se vive la castidad?

El Padre Calixte siempre decía antes de ir a pasear por Montserrat, los jueves en la tarde, que lloviera o no, nunca llovía a gusto de todos. Con ello quiero decir que no hay ninguna situación del hombre que sea perfecta. Y el ser casto había sido una imposición que yo acepté. Pero que no cumplí.

Se fue de Montserrat a los 23 años.

Para esclarecer mis dudas. El Padre Abad me dijo: “Sal, respira, y si quieres, vuelve”. Fue entonces cuando empezó mi militancia en grupos de liberación Gai, como el FAGC (Frente de Liberación Gay de Catalunya). Eran muy radicales, y muchos de sus miembros no veían con buenos ojos ser del FAGC y creer en Dios, así que dejé aparcada la fe. Era, más o menos, en 1981. Después, a Montserrat, he regresado a menudo.

¿Se apartó mucho tiempo de la fe?

Hasta el año 2000 no volví a practicar. No es que perdiera la fe, pero una fe que no se vive, que es inexistente, no es fe. Volví a raíz de mi experiencia política.

Cuéntemelo.

Fui nombrado teniente de alcalde de Vilanova i la Geltrú, de urbanismo y medio ambiente. Una experiencia muy gratificante, pero muy dura. Realmente, lo pasé muy mal, había muchos problemas. y sufrí varias crisis. Uno de esos días encontré que Cristo seguía detrás de mi, y me reencontré con él en mi camino. Mi fe fue creciendo de nuevo en los años siguientes, fui madurando, y me sentí que volvía a casa.

¿Cómo ha sido la experiencia de estos últimos diez años?

He estudiado teología y he ido creciendo espiritualmente. Me he dado cuenta que dentro de la estructura de la iglesia católica no hay un lugar para mi. Es una estructura diabólica, según la etimología griega que habla de diabólico como algo que separa en vez de unir, divide i falsifica el mensaje de la buena nueva de Cristo. Estuve reflexionando sobre lo que decían los obispos y lo opinaban los cristianos de base. Vi que el hecho de ser católico te obliga a estar en una estructura de poder feudal que solo perpetua su poder y economía. No podía vivir mi fe dentro de esta estructura.

¿Cuál fue el detonante para salir de esa iglesia católica?

Me casé con mi marido, con quien ya llevábamos muchos años de pareja. Adoptamos tres hijos, y vi que no debía cambiar. Yo quería seguir madurando con mi fe, y la jerarquía y estructura de la iglesia católica me cortaban las alas.

¿Formas parte, pues, de una iglesia católica independiente?

Sigo siendo de la iglesia: una, santa y cristiana, de la que forman parte desde los anglicanos hasta los luteranos, pasando por los católicos o los evangelistas. Y no estamos fuera de ninguna rama, sino con todas. Las agrupaciones católicas independientes la forman, alrededor del mundo, católicos incómodos dentro de la estructura de la iglesia que dicta Roma, ya sea porque son homosexuales, o son sacerdotes y no quieren renunciar a su sexualidad y ser célibes, etc.

¿Qué le permite hacer esta iglesia?

La agrupación se llama Comunidad Apostólica. La formamos pocas personas por el momento. Yo fui ordenado sacerdote por nuestro obispo hace unos años, y ello me permite administrar los Sacramentos, aunque no tenemos una liturgia concreta. Nos relacionamos con la Iglesia de Guadalupe, formada sobretodo en América, por sacerdotes casados.

¿Para Ud. ha cambiado el rostro de Cristo, desde que empezó hasta hoy?

Es el mismo Cristo, el que proclama la buena nueva. El Reino de Dios es entre nosotros, y sobretodo entre los que lloran y sufren. A mi Jesús se me aparece a través del Sermón de la Montaña.

¿Si tantas personas no se sienten satisfechas con lo que proclama la iglesia Católica, el futuro de la religión será está atomización de la religión en pequeñas iglesias y grupos?

Esta es una visión des de la perspectiva de la iglesia Romana jerarquizada. La iglesia es una, y todos los cristianos formamos parte de ella, con nuestras diferencias. En el inicio del cristianismo, las diferencias entre los grupos de cristianos eran enormes, pero todos se sentían miembros de la misma iglesia. Ahora, desde Roma, se proclama que ellos son la única iglesia. Nadie tiene el monopolio de Cristo. En todo caso, el futuro pasa por una iglesia con menos recetas. Cuando el Reino de Dios llegue, ya no nos harán falta las recetas. Y hoy en día, la jerarquía romana lo único que hace es repartir recetas.

¿Se ha confesado alguna vez por ser homosexual?

No. No creo que sea pecado, ni lo he creído nunca. Me confesé de no haber sido casto cuando me había comprometido a serlo.

Usted, además, ha sido director del Plan LGTB del Ayuntamiento de Barcelona. ¿Cómo trabajar por las comunidades LGTB desde la administración?

Tenemos pendiente una tareaa educativa importante. Los niños y adolescentes también tienen una sexualidad. Se les debe educar afectivamente para que vivan su sexualidad de forma plena. Hay que afrontar este tema y trabajar en la visualización del hecho homosexual: eventos, conferencias, apoyo a asociaciones, tercera edad…

Es padre de familia numerosa. ¿Cuando los obispos apelan a la familia tradicional contra los matrimonios homosexuales, como se siente?

Esta es una de las actitudes más malignas de la jerarquía romana. Cada vez que abren la boca, nuestros hijos, mi marido y yo mismo, nos sentimos profundamente heridos y marginados. Y esto, a mi parecer, es exactamente el contrario del mensaje liberador y compasivo de Jesús, de Cristo. La familia tradicional es una construcción social e histórica, y no tiene nada que ver con la llamada “ley natural” ni la “ley de Dios”, que los jerarcas romanos manipulan como quieren.indice

***

Albert Torras i Corbella

Fuente Soy  Gay y creo en Dios

Fuente Foto y Video Jordi Valls: IdemTV

***

***

General, Historia LGTBI, Iglesia Inclusiva , , , , ,

Santos Inocentes. 28-XII-2016

Viernes, 30 de diciembre de 2016

matanza-inocentes-644x362Jesús, que mueres cada día en los inocentes, mueve nuestra inteligencia y voluntad para que busquemos siempre lo que potencia la vida y no la muerte en nuestro prójimo. 

La Comunidad hermana Anawim, que peregrina en Zaragoza, celebró el pasado día 28 la Fiesta de los Santos Inocentes recordando a todas las víctimas de la homofobia. Publicamos sus posts relativos a dicho día…

-Momento de la celebración-

Hoy la Comunidad Anawin, en medio de la Navidad, ha celebrado uno de sus días mas significativos: los santos inocentes. En el conmemoramos a todas las personas LGTB que desde el pasado 28 de diciembre hasta hoy han sido asesinadas o empujadas al suicido sean del credo que sean. Somos conscientes de tantos y tantos que no salen en las noticias, incluso  de algunos no nos llegan ni sus nombres.

Aquí te dejamos lo que ha sido el momento central, así como dos de las canciones de la celebración:

ENCENDIDO DEL ARCOIRIS E INTERCESIÓN

28-xii-2016En tiempos de oscuridad avanzamos a tientas hacia una pequeña luz. En tiempos de frío buscamos el calor del fuego. En tiempos de represión sostenemos la lámpara de la verdad. En tiempos de pérdida rogamos por una luz que nos consuele. En tiempos de alegría encendemos una vela de celebración.

Espíritu de la Vida, al prender esta luz, ayúdanos en la lucha por la justicia, la paz y la libertad. Danos el coraje para denunciar el atropello a los derechos de nuestras hermanas y hermanos LGTB. Danos el valor para ser íntegros y coherentes en nuestras vidas y esperanza para llevar tu luz dondequiera que estemos.

A través de los siglos, muchas mujeres y hombres han demostrado con sus vidas el significado del amor y la entrega. No fueron personas perfectas, sino personas que amaron y fueron asesinadas por ello. Por eso decimos que son nuestros mártires, porque han hecho de sus vidas un ejemplo de lucha extraordinaria. Amaron con amores prohibidos por los guardianes de la ortodoxia, superaron las críticas y la incomprensión de su entorno, ofrecieron sus vidas como ofrenda de amor. Pedimos a la Divinidad la iluminación para seguir su ejemplo y hoy, en este lugar y en este momento, los recordamos e invocamos como nuestros guías, nuestros testigos.

  • Alan, transexual, 17 años. Suicidio.
  • Muhadh Ismael, intersexual, 17 años. Asesinado por su propia familia.
  • Mabel (Paloma), transexual. Asesinada.
  • Motshidisi Pascalina, lesbiana, entre 18 y 20 años, mutilada y calcinada.
  • Héctor Prieto Medina, gay, 28 años. Asesinado.
  • Bella Inostroza, transgenero, 40 años. Asesinada de un disparo en la cabeza.
  • Mujer, transexual. Asesinada.
  • Marcelo Velius Lepez, gay, 20 años. Asesinado.
  • Mitchell Pope, gay. Suicidio.
  • Dmitry Tsilikin, gay. Asesinado a puñaladas.
  • Tonoy Mojumdar y Xulhaz Mannan, activistas gays. Asesinados a machetazos
  • Adolescente, gay. Suicidio.
  • Litzi Odalis Parrales, joven transexual apuñalada.
  • Alesha, transexual, herida de bala. Murió sin atención medica
  • René Martínez, activista gay. Estrangulado
  • Orville Lorne, gay de 40 años, y otro hombre de nombre desconocido, de la misma edad. Tiroteados en su casa.
  • Gino Lucero, gay de 24 años. Suicidio.
  • Paloma, transexual. Degollada.
  • Nicole Saavedra, lesbiana de 23 años. Asesinada a golpes.
  • Mónica, transgenero de 53 años. Asesinada de 7 puñaladas.
  • Jessica Patricia González Tovar, lesbiana de 21 años. La dispararon tras embestir su vehículo.
  • Jessica García, lesbiana de 26 años. Asesinada de 7 disparos.
  • Transexual perseguida y asesinada por disparos.
  • Muhammed Wisam Sankari, gay. Secuestrado, violado y decapitado.
  • Hassan Afshar, gay de 19 años. Ahorcado por el gobierno iraní.
  • Rae’Lynn Thomas, mujer trans de 28 años. Sufrió un disparo y rematada a golpes.
  • Hande Kader, transgenero de 22 años. Mutilado y quemado vivo.
  • Oriana Nicoll Martínez, mujer trans de 32 años. Apuñalada.
  • Jack Ellis, gay de 20 años. Suicidio.
  • Kyler Prescott, transgénero de 14 años. Suicidio.
  • Paola, transexual de 23 años. Asesinada,
  • Itzel Durán Castellanos, transexual de 19 años. Asesinada.
  • Alessa Flores, transexual. Asesinada.
  • Luis La Mole Roco, gay de 43 años. Degollado y enterrado en cemento.
  • Jhosaira Rufo Moserrat, transexual. Asesinada de tres disparos.
  • Gabriel Tinto, transexual de 51 años. Suicidio por acoso.
  • Lorena Reyes, transexual de 32 años. Murió al intentar huir de su agresor.
  • Evelyn Rojas, transexual de 26 años. Asesinada a golpes.
  • Raina Aliev, transexual de 25 años. Brutalmente asesinada por encargo de su padre.
  • Tyrone Unsworth, gay de 13 años. Suicidio.
  • Zizi Shekeladze, transexual de 32 años. Asesinada de una paliza
  • Estefany Stefanell Pérez, lesbiana de 27 años. Asesinada de cinco disparos por unos motoristas.
  • Noluvo Swelindawo, lesbiana de 22 años. Golpeada y asesinada de un disparo.
  • Samir Rafael López Visbal, gay de 33 años. Asesinado con arma blanca.
  • Vicente Vera, gay apaleado y apuñalado en el jardín de su casa en presencia de su pareja.
  • Asesinados por ISIS: gay, 15 años / Hombre / Joven / 49 muertos en el ataque a un club gay en Orlando: Edward Sotomayor, Jr., 34 años / Starley Almodóvar III, 23 años / Juan Ramón Guerrero, 22 años / Eric Iván Ortiz-Rivera, 36 años / Luis Omar Ocasio-Capo, 20 años / Kimberly Morris, 37 años / Deonka Deidra Drayton, 32 años / Alanis Laurell, 25 años / Anthony Laureano / Juan Carlos Méndez Pérez, 35 años / Martin Benítez Torres, 33 años / Leris Daniel Wilson-Leon, 37 años / Mercedes Marisol Flores, 26 años / Xavier Emmanuel Serrano Rosado, 35 años / Gilberto Ramón Silva Menéndez, 25 años / Oscar A. Aracena-Montero, 26 años / Enrique L. Rios, Jr., 25 años / Jason Benjamin Josaphat, 19 años / Cory James Connell, 21 años / Juan P. Rivera Velázquez, 37 años / Luis Daniel Conde, 39 años / Jonathan Antonio Camuy Vega, 24 años / Christopher Andrew Leinonen, 32 años / Frank Hernández, 27 años / Shane van Tomlinson, 33 años / Antonio Davon Brown, 29 años / Franky Jimmy Dejesus Velázquez, 50 años / Eddie Justice, 30 años / Miguel Honorato, 30 años / Simón Adrián Carrillo Fernández, 31 años / Paul Terrell Henry, 41 años / Christopher Joseph Sanfeliz, 24 años / Juan Chevez-Martínez, 25 años / Jerald Arthur Wriht, 31 años / Joel Rayon Paniagua, 32 años / Ángel L. Candelario-Padro, 28 años / Darryl Román Burt II, 29 años / Brenda Lee Márquez McCool, 49 años / Yilmary Rodríguez Solivan, 24 años / Jean C. Nives Rodríguez, 27 años / Rodolfo Ayala-Ayala, 33 años / Leroy Valentín Fernández, 25 años / Tevin Eugene Crosby, 25 años / Amanda Alvear, 25 años / Javier Jorge-Reyes, 40 años

Os bendecimos, santas y santos inocentes. Proteged a los jóvenes que son expulsados de sus casas y viven en las calles por ser LGTB, proteged a las niñas y niños que sufren acoso en las escuelas, proteged a quienes son perseguidos, encarcelados, torturados y asesinados en todo el mundo por su orientación sexual o identidad de género. Cuidad de las prostitutas, alentad a los presos, animad a los deprimidos. Fortaleced a quienes viven escondidos en la prisión de los armarios. Abrid las puertas, dadnos confianza, paz a vosotras y vosotros. Amén.

https://www.youtube.com/watch?v=MUDTHmnmH10

Aprovecho para dejaros un testimonio en primera persona, el de nuestro hermano Julio, tan cercano a nuestra Comunidad, que colgó este vídeo en el Foro de la web de Cristianos Gays:

Terminamos la celebración sabiendo que aunque no era un momento de jubilo si lo era de esperanza…

Cristianismo (Iglesias), General, Iglesia Inclusiva , , ,

Padre Ángel, sobre los homosexuales: “¿Cómo no voy a poder bendecir a dos personas que se quieren?”

Miércoles, 16 de noviembre de 2016

El Padre Ángel explica en El Intermedio que no es el único que bautiza a hijos de homosexuales, “el papa también ha bautizado algunas de estas personas”.

 “Si puedo bendecir a animales de compañía, ¿Cómo no voy a poder bendecir a dos personas que quieren que bautice a su hijo?”, ha señalado.

Fuente Cáscara Amarga

Cine/TV/Videos, General, Iglesia Católica , , , ,

Padre Ángel: El cura que bautiza a hijos de homosexuales

Viernes, 7 de octubre de 2016

81-fotos-1-17564960-xmlEspaña.- Para el padre Ángel todos son hijos de Dios, provengan de familias homosexuales o no, es por ello que no ha negado el bautizo a ningún niño proveniente de estas familias “no naturales”. El padre, que se encuentra en la parroquia de San Antón en el poblado de Chueca en Madrid, España ha bautizado a 15 niños procedente de estas familias.

Él mismo ha explicado que hay normas que requieren cambiarse y sabe que su proceder va en contra del derecho canónico. Al contrario de las trabas que se puedan encontrar en otras iglesias, esta parroquia permanece abierta las 24 horas del día dispuesta a acoger a quienes acuden en busca de un lugar donde puedan bautizar a sus hijos.

El padre revolucionario dentro de la religión católica ha indicado haber visto llorar a mujeres porque pensaron que nunca encontrarían un sacerdote que quisiera bautizar a sus niños.

El primer requisito que pide el padre Angel es que la familia quiera formar parte de esa iglesia. A él lo único que le interesa es que le digan una hora y una fecha para el bautizo. El hombre de evidente edad, aún recuerda el primer bautizo de un niño de padres homosexuales que realizó. “Sí, me impresionó porque nunca había tenido un caso así. Había bautizado a hijos de madres o padres solteros, pero nunca a hijos de mamás o papás homosexuales“, explica el padre.

Al respecto de los 14 niños que tienen padres homosexuales indicó que estos se encuentra felices y son queridos. Incluso, indica que es gente que sigue frecuentando la iglesia y personas a quien da gusto saludar.

“Yo no entiendo que haya gente que ha venido al mundo, y mucho menos que se haga cura…o más que cura… para maldecir y criticar… Yo, desde luego, me he hecho cura para bendecir y no para maldecir a nadie. ¡Para maldecir ya hay bastante gente!”, contó para el portal elespanol.com

“No creo que bautizar niños sea la mayor barbaridad que he hecho en estos años. Ni rezar por un transexual, hacer un funeral a un homosexual o hablar con gente de todo tipo. A veces se me critica porque invito a hablar en mi iglesia a políticos o a gente de la periferia social… Pero es que son actos religiosos, donde todo el que quiera participar es bienvenido. A veces se me complica la vida porque algo se malinterpreta… ¡Pero los actos que se hacen en San Antón son todos preciosos y están abiertos al mundo! Nuestra Iglesia es la Iglesia de quien más la necesita… y quedan todos invitados” finalizó el padre.

Fuente El Debate.com.Mx

General, Iglesia Católica, Iglesia Inclusiva , , , ,

Comunidad Betania de Bilbao: Una sociedad libre de homofobia, un reto para lxs cristianxs

Martes, 3 de mayo de 2016

Información que nos envían desde la Comunidad Betania de Bilbao y que publicamos gustosamente:

Diapositiva3

UNA SOCIEDAD LIBRE DE HOMOFOBIA UN RETO PARA LXS CRISTIANXS

Este año comunidades cristianas de Bilbao nos hemos unido por el día internacional contra la homofobia, organizando unas jornadas que hemos titulado “Una sociedad libre de homofobia, un reto para lxs cristianxs“.

Las comunidades de Betania LGTB, comunidades ADSIS de Bilbao, Salesianos Cooperadores de Bilbao, Asociación de comunidades cristianas Fe y Justicia y Comunidades de Vida Cristiana (CVX Arrupe Elkartea), queremos extenderos la invitación a estas jornadas que contarán con una conferencia de José Antonio Pagola y un Concierto-Oración con el grupo musical Ruah.

En la foto tenéis toda la información. Cualquier consulta podéis escribirnos. Tenéis nuestra puerta abierta. La entrada será libre hasta completar el aforo.

Un fuerte abrazo

Cristianismo (Iglesias), General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Inclusiva , , , , , , , ,

La Iglesia presbiteriana de EE.UU. aprueba el matrimonio igualitario

Viernes, 20 de marzo de 2015

PCUSAGAY COUPLE EMBRACE DURING WEDDING CEREMONY IN TORONTO CHURCH*

El matrimonio entre parejas del mismo sexo será considerado cristiano por la iglesia presbiteriana a partir de ahora.

Entrará en vigor el 21 de junio

Una cuarta parte se declaran contrarios a la medida

La Iglesia presbiteriana de los Estados Unidos ha aprobado esta semana el matrimonio religioso entre personas del mismo sexo, al incluir un “compromiso entre dos personas”, convirtiéndose en el grupo protestante más grande de Estados Unidos en reconocer formalmente el matrimonio igualitario. El sí mayoritario de los presbiterios pone el broche de oro a un largo proceso que llevó en septiembre del año pasado a recomendar el cambio en su Constitución. La nueva definición fue aprobada el año pasado por la Asamblea General de la iglesia, pero requería la aprobación de una mayoría de 171 distritos regionales de la denominación, o presbiterios.

Aún con algunos presbiterios pendientes de votación, ya el martes quedaba claro el resultado, pues se contaba entonces con 87 presbiterios a favor frente a 41 en contra (de un total de 171). El crítico voto número 86 del “sí” lo dio la noche del martes un presbiterio en Nueva Jersey, según informó la agencia de noticias AP. Esta decisión satisface la recomendación de cambio ya hecha por la Asamblea general de esta iglesia, que tuvo lugar en 2014, y culmina el movimiento paulatino hacia posiciones progresistas en materia LGTB de esta confesión religiosa, que agrupa a 1,8 millones de fieles. De hecho,en 2011, la más importante de las iglesias presbiterianas de los Estados Unidos aprobó la presencia de pastores y responsables que vivieran en pareja con otra persona de su mismo sexo. La decisión de ordenar pastores homosexuales que mantengan además una relación de pareja (esta iglesia ya permitía la ordenación de homosexuales, siempre que se mantuvieran célibes) había recibido en julio de 2010 el aval del 53% de los delegados en su Asamblea General bianual; la decisión debía recibir el apoyo de la mayoría de los 173 presbiterios en que está dividida la iglesia. Se inició entonces un proceso de votación presbiterio a presbiterio, que culminaba este martes cuando el presbiterio de Twin Cities, en Minnesota, se convertía en el número 87 en refrendar la decisión, que fue efectiva a partir del 10 de julio. Dos años antes una medida similar había sido rechazada por 94 presbiterios…

El cambio se ha realizado a través de una enmienda a la Constitución de la iglesia. Eso sí, como concesión al sector más conservador, la redacción se ha hecho de tal forma que se admite que el matrimonio puede llevarse cabo entre dos personas, con independencia de su sexo, pero se reconoce como “tradicional” la idea de que es entre personas de distinto sexo. Así, donde se decía que el matrimonio era “entre un hombre y una mujer” ahora se lee que es “entre dos personas, tradicionalmente un hombre y una mujer”. No ha sido la única cesión a los conservadores, pues también se ha acordado que quienes no quieran realizar bodas entre personas del mismo sexo podrán continuar sin celebrarlas.

Después de que todos los órganos regionales vote, y los principales líderes presbiterianos acepten oficialmente los resultados, el cambio entrará en vigor el 21 de junio. A partir de ese momento para los presbiterianos el matrimonio entre dos personas del mismo sexo será considerado cristiano y se podrá celebrar en todas las iglesias de la congregación. Hasta el momento, 41 presbiterios han rechazado la redefinición.

La iglesia tiene cerca de 1.800 millones de miembros y cerca de 10.000 congregaciones. El año pasado, la iglesia había permitido a los ministros presidir bodas entre personas del mismo sexo en los estados donde fueron reconocidos legalmente.

Con todo, el paso dado por la Iglesia presbiteriana es sin duda muy importante. Se trata de una denominación de primer orden, que se suma a otras confesiones que aceptan el matrimonio igualitario en Estados Unidos, como:

– La Iglesia Unida de Cristo (United Church of Christ). Es una denominación cristiana protestante de los Estados Unidos, formada en 1957 por la unión de dos denominaciones, la Iglesia Reformada y Evangélica y las Iglesias Cristianas Congregacionales. Pertenece a la tradición reformada pero ha recibido muchas influencias del luteranismo a lo largo de su historia. La UCC nació en 1957, poseyendo en la actualidad 5320 congregaciones y 1,1 millones de miembros.

– Algunas corrientes cuáqueras (a imitación de sus correligionarios del Reino Unido: ”Trataremos los compromisos entre personas del mismo sexo de la misma forma que hemos tratado los matrimonios entre personas de distinto sexo, reafirmando nuestra opinión de que el matrimonio es el trabajo de Dios, y nosotros somos meros testigos. La cuestión del reconocimiento legal por el estado es secundaria”). Los cuáqueros (Sociedad Religiosa de los Amigos) son una comunidad religiosa surgida en Inglaterra en el siglo XVII y diseminada después por el resto del mundo, de inspiración cristiana, pero sin un credo formalmente definido. Para los cuáqueros, cada persona lleva algo de lo divino dentro de sí y puede tener un contacto directo con la divinidad. En la práctica, son muy diversas las creencias que conviven dentro de la comunidad cuáquera. Por lo que se refiere a la aceptación de la homosexualidad, el rango es muy amplio, y va desde los que la aceptan con naturalidad (como sucede en Australia, Nueva Zelanda, Canadá o el Reino Unido) hasta los que la condenan, como en las mayoría de las comunidades de Estados Unidos o África.

– La Iglesia episcopaliana (rama estadounidense de los anglicanos, que en 2009 autorizó la bendición de los matrimonios entre personas del mismo sexo). La convención que la iglesia episcopaliana (rama estadounidense de la confesión anglicana) está celebrando esta semana en California está deparando sorpresas positivas para sus fieles LGTB. Si el lunes los obispos episcopalianos decidían poner fin a la moratoria que se habían impuesto tres años antes para ordenar obispos homosexuales, ayer miércoles decidían, por 104 votos a favor, 30 en contra y dos abstenciones, autorizar de forma expresa la bendición tanto de los matrimonios entre personas del mismo sexo como de las uniones civiles en aquellos estados en los que sean legales. Aunque muchos pastores episcopalianos ya bendecían uniones del mismo sexo, lo hacían a título personal, sin contar con una autorización explícita. La iglesia episcopaliana, queriendo facilitar una transición difícil de digerir para sus miembros más conservadores, ha preferido por el momento dar libertad a las diócesis para impartir las bendiciones, dejando para su próxima convención, dentro de tres años, la discusión sobre la institucionalización de un rito litúrgico para unir a las personas del mismo sexo. A la espera de que esto suceda, la iglesia episcopaliana habilita esta solución para poder dar una respuesta inmediata “al número cada vez mayor de parejas del mismo sexo que se acercan a la iglesia para ver bendecida su unión”.

– Fuera de Estados Unidos:

* La Iglesia Luterana de Suecia aprobó ya en 2009 el matrimonio religioso entre personas del mismo sexo, decisión respaldada por la mayoría de los 251 miembros de su Sínodo General (en concreto, 176 de los 249 que ejercieron su derecho al voto). Se trata de una decisión histórica, al ser la primera de las grandes iglesias cristianas del mundo en otorgar plena igualdad a gays y lesbianas en su seno. La iglesia de Suecia, que cuenta tanto con pastores como con obispos abiertamente homosexuales (la propia obispa de Estocolmo es abiertamente lesbiana) ya bendecía las uniones civiles entre personas del mismo sexo, posibles en ese país desde 1995, pero la decisión del Parlamento sueco de abrir el derecho al matrimonio civil a gays y lesbianas, adoptada ese mismo año, ha impulsó a los luteranos suecos a dar un paso más en ese sentido. La iglesia de Suecia se colocó así a la vanguardia de las iglesias cristianas por lo que a la inclusividad de gays y lesbianas se refiere, una senda que ya están recorriendo otras importantes confesiones cristianas, como la iglesia episcopaliana (rama estadounidense de los anglicanos), que ha decidido volver a ordenar obispos gays y lesbianas después de una moratoria de tres años y bendecir las uniones entre personas del mismo sexo, o la iglesia luterana evangélica de América, que ha aprobado la ordenación de gays y lesbianas sexualmente activos.

* También la Iglesia Luterana de Dinamarca lo permite desde 2012. El Parlamento danés ha aprobó por 85 votos a 24 una legislación matrimonial totalmente neutra respecto al género de los contrayentes -de forma análoga a la legislación española- y que entró en vigor el 15 de junio de este año. Además, el Parlamento rechazó una enmienda de la oposición, que pretendía introducir una institución diferente para parejas homosexuales (incluida una nomenclatura diferente). Asimismo, la reforma legal permitió a la Iglesia Luterana Evangélica de Dinamarca (a la que pertenece el 80% de la población) celebrar matrimonios entre personas del mismo sexo. La ley no obliga a ningún sacerdote a oficiar dichos matrimonios, pero sí a ayudar a las parejas que lo soliciten a encontrar a alguien que lo haga.

– Por su parte, más allá del cristianismo, dos corrientes del Judaísmo, el Judaísmo Reformado, favorable al matrimonio igualitario, y el Judaísmo Conservador (no confundir con el ortodoxo), que lo ha aprobado formalmente, también se han unido a la ola igualitaria. Conviene precisar que el judaísmo está conformado por ramas y tradiciones dispares entre sí, también en lo que a la aceptación de la homosexualidad se refiere. No faltan las corrientes inclusivas, a las que nos hemos referido en numerosas ocasiones.

El Judaísmo Conservador -segunda denominacion judía más importante de Estados Unidos- celebrará matrimonios religiosos entre personas del mismo sexo. Así lo decidió su comité rabínico de reglas y estándares, que aprobó dos modelos de ceremonias de boda, así como las directrices para los posibles divorcios. Por 13 votos a favor, ninguno en contra y una abstención, el comité rabínico aprobó un documento (que puedes consultar pinchando aquí) que establece que si bien las relaciones entre personas del mismo sexo son distintas de aquellas recogidas por la tradición judía como “acordes a la ley de Moisés”, serán celebradas “con el mismo sentido de santidad y alegría que los matrimonios heterosexuales”. Conviene precisar que al hablar de judaísmo conservador nos referimos a una corriente específica de dicha religión que propugna la fidelidad a la tradición, pero que no implica su adherencia al conservadurismo político. Se trata, de hecho, de una denominación que permite desde hace años la ordenación como rabinos de gays y lesbianas. Por ejemplo, el Seminario Teológico Judío de Nueva York, uno de sus centros más importantes, ordenaba a Rachel Isaacs como su primera rabina abiertamente lesbiana. El judaísmo, a diferencia de otras confesiones más monolíticas, está conformado por diversas ramas y tradiciones muy dispares entre sí, también en lo que a la aceptación de la homosexualidad se refiere. En diciembre de 2009 conocíamos la invitación a la Casa Blanca a otra rabina lesbiana, Sharon Kleinbaum, con motivo de la Hanukkah (Fiesta de las Luminarias), una tradicional celebración judía. Meses antes recogíamos las tesis de Steven Greenberg, rabino adscrito a la corriente ortodoxa del judaísmo estadounidense y abiertamente gay, que defendía la compatibilidad entre el hecho de ser abiertamente homosexual y creyente judío. Es profesor en el National Jewish Center for Learning and Leadership (Centro Nacional Judío para el Aprendizaje y el Liderazgo, CLAL) y es el autor del libro “Wrestling with God and Men: Homosexuality in the Jewish Tradition”. Es también uno de los fundadores de Open House Jerusalén, una organización que lucha en favor de la tolerancia social en Israel. Greenberg defiende una nueva perspectiva en la relación entre homosexualidad y religión, a través del examen y la reinterpretación de los textos que tradicionalmente se usan para justificar la exclusión de gays y lesbianas de las comunidades religiosas.

 

Cuáqueros, General, Iglesia Anglicana, Iglesia Inclusiva, Iglesia Luterana, Iglesia Presbiteriana, Judaísmo , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La Iglesia Nueva Creación de Puerto Rico recibe a homosexuales con las puertas abiertas

Jueves, 19 de febrero de 2015

iglesialgbtEn diciembre del 2014, la iglesia Nueva Creación graduó a un grupo de nuevos teólogos.

En la Iglesia Nueva Creación, no hay condiciones para congregarse.

Cabo Rojo. Nacer homosexual en el seno de un hogar cristiano puede representar un gran reto tanto para la familia como para el miembro de la comunidad lesbiana, gay, bisexual y transexual (LGBT). Esto porque, por años, se ha educado –en la mayoría de los hogares que tienen alguna creencia religiosa– que ser homosexual y ser cristiano representan polos opuestos. Mientras crece la aceptación y la tolerancia en Puerto Rico, son muchos los que han modificado esta manera de pensar y han combatido la exclusividad de lo divino impuesta por algunos. Así es como han surgido múltiples iglesias cristianas que aceptan, sin condiciones, a los miembros de la comunidad LGBT. Incluso sus pastores y líderes son homosexuales y esto no representa una incongruencia entre lo que creen y sienten, según aseguran.

Así lo explica el pastor Pedro de Jesús, reverendo de la iglesia Nueva Creación, en Cabo Rojo. “(Esta) es una iglesia inclusiva y de puertas abiertas. Aquí aceptamos a todos los que las otras iglesias no quieren como homosexuales, lesbianas, bisexuales, transexuales, madres solteras, mujeres divorciadas… eso es esa nueva creación. Al igual que hacía Jesús, que a todos los que no quería la iglesia de su tiempo, esta iglesia los acepta, los recoge y les dice que Dios los ama y los acepta tal y como son”, explicó De Jesús.

Iglesia de puertas abiertas

 

“Esta iglesia enseña que Dios no condena las orientaciones sexuales y que nuestra orientación sexual está en los propósitos de Dios”, añadió sobre la institución que surgió en 2010 como “respuesta a la necesidad espiritual de la mayoría de la comunidad LGBT del oeste”. “El centro de nuestra prédica es Jesucristo. Nosotros no tenemos una teología gay, como dicen algunos fundamentalistas, creemos que Jesucristo es el centro del evangelio”, explicó el líder sobre la iglesia que tampoco cree en el diezmo. “Esta iglesia no cree en el diezmo, esas son leyes que han sido abolidas por Jesucristo y cuando se estudia el viejo y el nuevo pacto y se hace una comparación teológica, un buen teólogo, un buen pastor, jamás va a poder predicar el diezmo, porque no hay manera de tu sostener que las leyes del antiguo testamento fueron abolidas, pero el diezmo no”, señala el teólogo.

La iglesia cuenta además con un seminario acreditado para teología, ministerio pastoral y consejería bíblica. En diciembre del 2014, graduaron a un grupo de nuevos teólogos.

Son gays, pareja y cristianos

Jay Omar Soto Vélez, de 34 años y graduado de bachillerato en teología y consejería bíblica lleva más de un año de relación con Joel Rodríguez Morales, de 30. Ambos crecieron en hogares cristianos y al momento de salir del clóset, además de enfrentar su sexualidad, enfrentaron su creencia en Dios. “Yo pertenecía a una iglesia independiente de restauración acá mismo en Mayagüez… Era líder en esa iglesia donde estuve por muchos años, pero obviamente, el discurso que se traía, la prédica era donde si eras homosexual eras excluido de ese plan de salvación, por la mala interpretación de los versículos de la Biblia”, narró Soto Vélez. “Era incompatible para ellos el que fueras homosexual y servirle a Cristo a la misma vez. Al entrar yo en ese conflicto, al ser líder, pero no poder vivir una vida plena, libre, porque mi homosexualidad la tenía que ocultar, un buen día yo decidí salir del clóset plenamente y decidí venir a esta iglesia acá en Cabo Rojo”, señaló quien asegura que su familia los acepta y para ellos no hay incompatibilidad.

Al igual que Soto Vélez, Rodríguez Morales pertenecía a una iglesia en Carolina. “Me crié en una iglesia pentecostal y pues me cansé del rechazo, de la burla y la falsa doctrina y que siempre me inculcaron en mi cabeza que un cristiano no podía ser homosexual porque los homosexuales se iban para el infierno”, aseguró el joven,. “En mi caso, era bien difícil porque toda la familia es pentecostal y entonces yo rompo esquemas, me declaro homosexual, estoy visitando una iglesia y las personas que verdaderamente me importan que lo saben y me aceptan, lo saben”, concluyó.

La familia en la Iglesia

Gloria Vélez Izquierdo, madre de Soto Vélez decidió incorporarse a la iglesia Nueva Creación por su amor a Dios y a su hijo. “Es mi hijo y lo amo, sea lo que sea”, reveló la feligrés. “Como madre, amo a mi hijo y el que ama a sus hijos no importa a qué pertenezca… porque desde que están en el vientre tú los amas y siempre he amado a mis hijos”, dijo además quien tiene un hijo mayor que es pastor en Orlando, Florida. “Nosotros le servimos al señor hace 26 años. Yo amo al señor, lo busco todos los días y mi experiencia con el señor es cada día más llena”, dijo sobre su fe.

Juntos 12 años

Miguel Padilla Marcial, de 49 años, y Salvador Caballero, de 52, llevan 12 años juntos y también han encontrado en la iglesia un lugar donde se juntan sus creencias. “Toda mi vida fui metodista… la iglesia Metodista considero que es muy buena, aprendí mucho, pero no tenía las oportunidades que tengo aquí, porque aquí puedo ser quien soy. En la otra iglesia lo sabían, pero no podía ser libre como realmente Cristo quiere que seamos”, contó Padilla Marcial. No es que nadie estuviera al tanto en la iglesia de su orientación sexual, era que tenía una “aceptación dirigida” porque había unas directrices que seguir. “Aunque no pertenecía a la misma religión que él, pertenecía a Asambleas de Dios, pero ahí sí que te rechazaban. No podías estar libremente abierto como estas aquí”, acotó Caballero. “Tú te sientes incómodo cuando las predicaciones de ellos son que hay que condenar el homosexualismo, es más de lo mismo y te sientes incómodo y no te sientes libre y todo el mundo te va a señalar”, expresó Caballero al explicar por qué dejó de ir a su iglesia, pero no de creer en Dios. A pesar del tiempo que llevan juntos, no buscan casarse porque “eso es un papel”. “No nos ha hecho falta porque lo más importante es el compromiso que tengamos como pareja”, manifestó Caballero.

También en Mayagüez hay otra iglesia de Nueva Creación. Existe también la Iglesia de la Comunidad Metropolitana Cristo Sanador y el Ministerio LPSG.

El año pasado la Iglesia Presbiteriana en Estados Unidos favoreció el reconocimiento del matrimonio entre personas del mismo sexo como cristiano. Además, desde 2011 eliminó las barreras a la ordenación de clérigos con parejas del mismo sexo.

Fuente Primera Hora

General, Iglesia Inclusiva , , , , , , , , , , , ,

Obispo Guillermo Horna: Dios tuvo un plan al hacerme homosexual

Lunes, 16 de febrero de 2015

obispo-gay Sueño cumplido: Francisco y Gerard se casaron en Perú

Cuando fue separado del seminario de la Comisión de los Comuneros de ‘Sagrado Corazón de Jesús’ a los 20 años por su orientación sexual, se apartó unos años de los estudios religiosos. Sin embargo, las cosas volvieron a cambiar cuando un día de esos: unos chicos evangelistas lo llamaron para leer la Biblia y empezó un gran proyecto de inclusión.

Así nació en el 2009 lo que se conoce como El Camino, la comunidad en la que el obispo Guillermo Horna promueve ideas progresistas de fe católica, entre las que se incluyen aceptar el amor entre personas del mismo sexo y valorizar el rol de las mujeres en la sociedad. “Jesús nunca discriminó, asegura él firmemente sentado en el despacho del recinto en donde realiza sus reuniones.

Mientras se disipa la bulla en los exteriores de la pequeña habitación, el obispo se toma su tiempo para explicar lo que muchas personas se deben estar preguntando. ¿Cómo es que un obispo casa a dos gays en un matrimonio sacramental? La Iglesia católica no lo permite. (Ya conocemos la opinión de nuestro cardenal Juan Luis Cipriani y sus amigos del Opus Dei). ¿Es un cura autoproclamado?

Nada de eso. Guillermo explica que él es un católico con todas las de la ley. Pertenece a la Iglesia católica antigua o veterocatólica, que actualmente tiene alrededor de 2 300 000 miembros en todo el mundo. Se trata de un grupo de iglesias cristianas que se separaron de la Iglesia Católica en el siglo XIX porque sus integrantes rechazaron la doctrina de la infalibilidad papal proclamada en el Concilio Vaticano I.

En Latinoamérica, explica el obispo, el 90% de miembros veterocatólicos son seguidores de Monseñor Carlos Duarte Costa, quien en los años 50 fue excomulgado de Roma por decir que los curas deberían casarse. Además, dijo que los casados y divorciados debían recibir la comunión. Tras ello, fundó la Iglesia Apostólica Brasileña, madre de las iglesias nacionales en América Latina.

Duarte Costa, a su vez, fue ordenado obispo en 1924 por el Arzobispo Sebastiao Leme Da Silveira Cintra, un cardenal brasileño la Iglesia Católica Romana.

“Nosotros somos católicos primero porque mantenemos sucesión apostólica. Segundo, mantenemos la doctrina católica de los primeros concilios dados antes del cisma del siglo XI. Pero no estamos sujetos al obispo de Roma (el papa), tampoco estamos sujetos al derecho canónico porque eso es un ley jurisdiccional dentro de la Iglesia Romana y no rige para nadie más”, explica Horna.

 SU VUELTA A LA RELIGIÓN

boda_de_Francisco_Gerard3Casando a Francisco y Gerard

Aunque sus planes de volverse sacerdote se vieron frustrados por saberse a sí mismo ‘diferente’ y por lo tanto, marginado por los dogmas conservadores de la iglesia católica romana, una nueva oportunidad llegó para Guillermo.

“Yo hablé con mi formador”, cuenta él sobre sus años de seminarista. “Yo le dije que tenía una orientación sexual diferente y él se lavó las manos y dijo que hablaría con el supervisor regional y él dijo ‘no, tiene que irse’. Es decir, no importaba cómo me conocían, portaba, quién era. No importó nada. Solo me dijeron que tenía que irme. Mi historia es la de muchos que se atrevieron a hablar con honestidad”, aprecia Guillermo, quien fue expulsado cuando estaba a la mitad de su carrera.

Sin embargo, esos momentos quedaron atrás. El grupo de chicos evangelistas con los que se había reunido al principio fue creciendo cada vez más. Provenían, al fin, de diferentes religiones.

“Fuimos a un retiro y decidimos qué hacer. Fue ahí cuando se formoó ‘El Camino’ y como finalmente, las personas que la integrábamos somos de distintas tradiciones, decidimos que seríamos una comunidad ecuménica y que sea inclusiva porque veníamos de una experiencia de discriminación y no podíamos caer en lo mismo”.

Quien se percató del trabajo que hacía Guillermo Horna en la comunidad fue el Arzobispo Miguel Ángel Paredes, proveniente también de la rama de veterocatólicos. Hablaban seguido por Facebook sobre la experiencia con los chicos, a la vez que le contaba que había vuelto a los estudios teológicos.

“Él se ofreció a ordenarme como sacerdote. Yo lo consulté con la comunidad y ellos aceptaron. Viajó hasta aquí y se realizó mi ceremonia en una Iglesia Luterana. Posteriormente, me pidió que vaya a Argentina y me ordenó como obispo para impulsar la iglesia veterocatólica en el Perú”.

Así Guillermo Horna se convirtió en obispo. Cree en Dios y en la Biblia. ¿Qué piensa de toda esa homofobia que algunos sostienen que se encuentra en las sagradas escrituras?

“A veces la gente no analiza. No vemos más allá de lo que la palabra misma nos dice. Y la palabra está ahí, está clarísima. Jesús nunca negó un abrazo ni acercamiento a nadie. Pero las personas no contextualizan la Biblia”, asegura.

Su vida la comparte con Willie, su amor desde hace 22 años. Él no es religioso, pero le ha dicho “a dónde vas, yo te sigo”. Y él agradece a Dios que lo haya puesto en su camino.

“Dios tiene un plan para mí. Para todos. Tuvo un plan al hacerme homosexual. Yo tengo que seguir el camino que se me ha trazado. Porque si no fuera así como soy, no ayudaría a muchos chicos que tienen las mismas dudas y frustraciones”, dice Guillermo, quien celebra bodas con amor, un amor infinito que lo hace un hombre feliz. “Dios tuvo un plan al hacerme homosexual”, repite este hombre de 46 años, desde su iglesia, pequeña y humilde de Jesús María.

Fuente: Sin etiquetas.

Fotos: Midchel Meza

General, Historia LGTBI, Iglesia Inclusiva , , , , , , , , , ,

Pastor gay aboga por pacientes de VIH en la Casa Blanca

Martes, 29 de julio de 2014

AR-140729699El pastor Rick Eisenlord busca que pacientes con VIH tengan acceso a tratamientos especializados.

Por: María Peña

Aunque aún recibe amenazas de muerte, Rick Eisenlord, quien fundó su propia iglesia en 2010 como refugio para los gays discriminados en otros templos, incluyendo hispanos indocumentados, mantiene su lucha para que los pacientes con VIH tengan acceso a tratamientos especializados.

Eisenlord, fundador de la Iglesia del Buen Pastor, en Pasadena, California, es uno de los pocos pastores gay en EEUU y este jueves expondrá en la Casa Blanca los asuntos de salud más apremiantes de los homosexuales dentro de Obamacare. Este es el segundo año que Eisenlord es convocado a la Casa Blanca.

Al participar en el foro ante un centenar de activistas, funcionarios y expertos en Washington, Eisenlord prevé destacar la urgencia de que los pacientes con VIH tengan acceso a tratamientos especializados, según explicó durante una entrevista con La Opinión en un hotel a dos cuadras de la Casa Blanca.

En el caso de California, dijo, muchos pacientes gay tienen cobertura a través del programa Medi-Cal pero, tal como está estructurado, algunos planes médicos mantienen restricciones en la cobertura de ciertos tratamientos.

Además de su lucha contra la intolerancia, Eisenlord también busca desbancar un mito enraizado en la cultura popular de que la mayoría de los gays “son gente con mucha plata”. “La realidad es que el 46% de los miembros de la comunidad gay viven bajo el nivel de la pobreza, y eso significa que aún con Obamacare, muchos no tienen seguro médico, advirtió.

 Una iglesia solidaria y tolerante

Su iglesia ha dado la bienvenida a muchos hispanos homosexuales que huyen de la marginación y un sentido de soledad en otras iglesias, en particular de la Iglesia Católica.

Empezó con dos feligreses y ahora recibe a hasta 50 en cada misa dominical, la mitad de ellos mujeres lesbianas latinas, porque su mensaje es que “para Dios, no hay personas ‘defectuosas’”, aseguró.

Eisenlord señaló que los gays, que han sido víctimas del acoso y la discriminación, deben solidarizarse con los niños migrantes. “El odio no conoce fronteras y en la fe cristiana a veces hay una tendencia de vivir esa fe como algo personal. Pero creo que es hora de alzar la voz y de los que cristianos gay apoyemos a estos niños”, afirmó el pastor presbiteriano.

“Empecé como pastor luterano y siempre creí que iba a dedicar mi vida a bautizar niños, celebrar bodas o funerales. Pero vi la enorme necesidad de la comunidad gay, especialmente tras la racha de suicidios de siete jóvenes… mi mensaje es que tiene que haber tolerancia porque hay un solo cielo para todos”, subrayó durante la entrevista.

Ahora, ante el rechazo de niños migrantes en algunas ciudades, sostiene que el deber de los cristianos gays es “tenderles la mano”. En ese sentido, criticó la intolerancia que exhiben algunos líderes en el Congreso, y que algunas comunidades han cerrado sus puertas a los niños indocumentados centroamericanos.

“Cuando un huracán azota Miami, inmediatamente se desembolsan millones de fondos para ayudar a los damnificados, y hemos gastado más de un billón de dólares en Irak. ¿Cómo es posible que no haya dinero para estas mujeres y niños migrantes? me parece indignante”, observó.

La homofobia es probablemente mayor entre los hispanos debido a asuntos culturales y religiosos, pero Eisenlord quiere fomentar un ambiente de aceptación por considerar que ya es bastante difícil para un joven bregar con las ansiedades propias de la adolescencia.

Fuente: La Opinión

Foto: María Peña/impreMedia

General, Iglesia Inclusiva, Iglesia Presbiteriana , , , , , , , , , ,

Manifiesto de Ichthys en el día de la dignidad LGTB

Domingo, 6 de julio de 2014

mano-pez2Desde Sevilla nos remiten texto del manifiesto de Ichthys en el día del Orgullo, para su difusión en la página de Cristianos Gays, ñp que hacemos con mucho gusto.

Desde Ichthys, cristianas y cristianos LGTBH de Sevilla, en el día de la dignidad homosexual manifestamos que todas las personas fuimos creadas perfectas y, por tanto, todas somos iguales a los ojos de Dios.

Nadie, ninguna persona puede ser acusada de ninguna falta en razón de su raza, su estatura, su aspecto físico ni tampoco por su identidad sexual, que también es obra de Dios.

En un año en el que hemos sido testigos de la extrema violencia a la que pueden llevar los fanatismos políticos, sociales y religiosos contra las lesbianas, los gays, los transexuales, los bisexuales y los heterosexuales que luchan por los derechos del colectivo LGTB, levantamos la voz para denunciar, como creyentes, a quienes utilizan el nombre de Dios para justificar la desigualdad, la discriminación, la violencia e incluso la muerte.

Es necesario un abrazo de paz entre colectivos y personas LGTBH y las diferentes confesiones religiosas. Somos conscientes –y así lo experimentamos– que nuestra dimensión creyente no está en conflicto con nuestra dimensión sexual.

Buscamos y apostamos por un diálogo esperanzador basado en un compromiso de entendimiento mutuo. Somos personas creadas para ser libres y felices, sin más barreras que las establecidas por el mandamiento del amor.

Es hora de establecer el fin de las tradiciones que etiquetan a hombres y mujeres, e imponen reglas para que las personas nos desarrollemos en plenitud.

Esa estructura tradicional no se basa en el auténtico espíritu del Evangelio, sino en normas de conducta que nada tienen que ver con el mensaje de Jesucristo.

La sociedad, y también buena parte de las personas creyentes, demanda un futuro inclusivo y no exclusivo.

Por nuestra fe, estamos llamados a actualizar la lectura de la Palabra de Dios a la luz de los acontecimientos que vivimos en el presente.

Reivindicamos al Dios que es Padre y Madre. Que es amor. Que es justicia. Que clama por la igualdad y eleva a las personas perseguidas al rango de hermanas y hermanos.

*

Ichthys, cristianas y cristianos LGTBH. Sevilla.

5 de julio de 2014

***

General, Iglesia Inclusiva, Tablón de Anuncios , , , ,

La Iglesia Unida de Cristo se convierte en patrocinador oficial de los Gays Games 2014

Sábado, 28 de junio de 2014

images (3)La Iglesia Unida de Cristo de los Estados Unidos es todo un ejemplo para el mundo. Ha anunciado que será uno de los patrocinadores oficiales de los Gays Games 9, que tendrán lugar en las ciudades del Estado de Ohio: Akron y Clevelanddel 9 al 16 de agosto de este año. Este anuncio contrasta con la homofobia manifestada por algunos taxistas que operan en el aeropuerto internacional Cleveland Hopkins y que, en el mes de abril, se negaban a llevar publicidad de los Gay Games 2014 alegando creencias religiosas.

La Iglesia Unida de Cristo (en inglés: United Church of Christ UCC), es una confesión cristiana protestante que nació en 1957 de la unión de dos sensibilidades religiosas, la Iglesia Reformada Evangélica y las Iglesias Cristianas Congregacionales. Ambas reciben influencias del luteranismo y poseen en la actualidad más de un millón de miembros. Además, es una de las congregaciones religiosas que se opone a la criminalización de la homosexualidad desde 1969 y defienden el matrimonio igualitario desde 2005, por lo que es una de las iglesias inclusivas más antigua del mundo.

‘La Iglesia Unida de Cristo es líder en la inclusión LGBT,‘ ha explicado al New York Times el reverendo James Moos quien, aprovechando la proyección internacional de los  Gay Games ha hecho un llamamiento a otras iglesias para que aprovechen la oportunidad para “trabajar, como parte de las funciones de la Iglesia, en el asilo en EE.UU. de las personas LGBT que son perseguidas en otros países”.

La Iglesia Unida de Cristo se une a otros 18 “socios de fe” (patrocinadores) de los Gay Games, que incluyen a iglesias locales que abarcan a 8 congregaciones como la Iglesia Episcopal, los Metodistas Unidos, los Unitarios y el judaísmo reformista. Por lo que este evento deportivo mundial se convierte en uno de los acontecimientos inclusivos con mayor número de Iglesias que lo apoyan.

Los organizadores de los Gay Games 9 estiman que podrán recaudar 3 millones de dólares en patrocinios, superando su record que estaba en 2,1 millones. De hecho, la Iglesia Unida de Cristo ha enviado cartas a varios cientos de sus congregaciones al noreste de Ohio para pedirles que consideren la posibilidad de una contribución.

ONA Me1

Por cierto que ya sólo queda un mes y unos días para la inauguración de los Gay Games 2014 (GG9). Están organizados por la Fundación Cleveland y es uno de los acontecimientos deportivos y festivales culturales LGBT más importantes del mundo. Habrá actividades para todos los gustos ya que concentrarán a más de 35 disciplinas deportivas: desde campeonato de dardos a triatlón pasando por los bolos o el softball. Además de la celebración de eventos culturales como un Campeonato de Baile para parejas del mismo sexo o conciertos de corales y de bandas de música.

Los Gay Games se celebran cada cuatro años. Los primeros se inauguraron en 1982. Pretenden invitar a la participación de todos los atletas, independientemente de la orientación sexual, raza, sexo, religión, nacionalidad, origen étnico, creencias políticas, la capacidad atlética o artística, la edad, el desafío físico o estado de salud. Los juegos fomentan un ambiente seguro para los competidores LGBT y están abiertos a cualquier persona mayor de 18 años. Por lo general, alrededor del 10% de los deportistas no son LGBT, a menudo, son amigos y familiares que participan para mostrar su apoyo.

Con estos novenos Gay Gamen 9, Cleveland y Akron, en el estado de Ohio, se unen a otras ciudades que han sido anfitrionas de este evento internacional: San Francisco, Nueva York, Chicago, Vancouver, Sydney, Amsterdam y Colonia. El evento atrae a participantes de todo el mundo, especialmente América del Norte, Europa y Australia. La mayoría viajarán desde ciudades que cuenta con una gran población LGBT. Los organizadores esperan recibir más de 9.000 participantes de todo el mundo y estiman que moverán a más de 20.000 personas entre artistas, espectadores y voluntarios.

Además, los Gay Games serán la sede de los conciertos en directo, fiestas temáticas, exposiciones y el Festival Village, un espacio en el que los atletas, los miembros de la comunidad, las familias y otros visitantes pueden disfrutar de su tiempo juntos. Los eventos especiales se celebrarán en teatros, galerías de arte, museos, discotecas, y restaurantes de las ciudades.

Para obtener más información, visita la web www.gg9cle.com.

Fuente Ragap

General, Historia LGTBI, Iglesias Evangélicas , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.