Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Oakland’

Una organización universitaria de los Estados Unidos amenaza con una «purga teológica»

Viernes, 14 de octubre de 2016

780x580-noticias-intervarsity-facebookUna organización católica estadounidense que opera en campus universitarios, InterVarsity, amenaza con despedir a cualquiera de sus empleados que no se ajuste a su postura oficial con respecto al matrimonio igualitario y las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, así como ante el divorcio y las relaciones sexuales fuera del matrimonio.

Una de las mayores organización evangélicas presente en los campus universitarios de os Estados unidos, InterVarsity Christian Fellowship USA, amenaza con despedir a cualquier de sus 1.300 empleados si contradicen su postura oficial los puntos expuestos en un documento de 20 páginas que publicaron el año pasado, que se refiere a cuestiones como el matrimonio igualitario, la relaciones entre personas del mismo sexo, el divorcio y las relaciones sexuales fuera del matrimonio. Según este manuscrito, no tendrían inconveniente en dar empleo a cualquier persona perteneciente al colectivo LGTB, siempre que se mantuviera en celibato.

Haciendo gala de su cristiana generosidad, InterVarsity está dispuesta a cubrir los costes para la búsqueda de un nuevo trabajo durante un mes a aquellas personas que no estén dispuestas a sacrificar ni su ideología ni su vida sexual. De hecho, desde la compañía esperan que las personas que no compartan su punto de vista, apelando a su integridad personal, alerten ellas mismas directamente a sus supervisores para abandonar su puesto de trabajo en un período no superior a dos semanas.

Reacciones encontradas

Mientras que algunos no han tardado en describir esta medida como una «purga teológica», las redes sociales han respondido con condenando la medida con los hashtags #InterVarsityPurge y #InterVarsityDoBetter. «No me imagino cómo InterVarsity podrá realizar su misión en el campus, honestamente», declara Bianca Louis, quien ya lideró un programa de la compañía ultracatólica en una escuela de artes liberales para mujeres de Oakland (California), Mills College, un centro que «se está esforzando por ser inclusiva y segura para estudiantes LGTB» y aplica actualmente una «política inclusiva para los transexuales».

Autor del libro God and the gay Christian (Dios y los cristianos gays en español), Mateo Vides es uno de los defensores de la aceptación evangélica de las personas pertenecientes a la comunidad LGTB, quien denomina esta política como « una receta para la marginación institucional», señalando que InterVarsity es conocido por la lucha contra el racismo y apoyar la igualdad de las mujeres, a pesar de que muchas iglesias evangélicas sólo permiten a los líderes masculinos.

Sin embargo, algunos líderes religiosos, como Russell Moore, han mostrado su sorpresa por el alboroto creado puesto que la compañía está aplicando los mismo principios que han lleva aplicando el «ala de la Iglesia cristiana durante 2.000 años».

El alcance de InterVarsity

InterVarsity es el último grupo cristiano conservador que lucha por mantenerse en un entorno en el que una mayoría de los estadounidenses aceptan las relaciones entre personas del mismo sexo y el matrimonio homosexual. De acuerdo con un estudio de 2014 del Pew Research Center, el 51 % de los evangélicos más jóvenes, declaró que la homosexualidad debe ser aceptada, en comparación con el 33 % de los evangélicos en general. Hace dos años, World Vision, una agencia de ayuda cristiana, anunciaba planes para contratar a los cristianos que estuvieran casados con personas de mismo sexo, una decisión que cancelan rápidamente al reducirse considerablemente el número de donantes de la organización. Desde entonces se ha procedido al despido paulatino, de trabajadores parroquiales y profesores que estuvieran casados con personas del mismo sexo o que apoyaran a la comunidad LGTB.

Esta organización cuenta con más de 1.000 delegaciones en 667 campus universitarios de EE.UU., alrededor de 41.000 estudiantes y personal docente estuvieron involucrados en sus actividades el pasado año académico y el último año fiscal recibió más 80 millones de dólares en donaciones. Con esos recursos, el grupo desarrolla programas para atletas, estudiantes extranjeros, enfermeras, hermandades de mujeres, fraternidades y otras organizaciones.

En 2013, InterVarsity pierde temporalmente el reconocimiento oficial por parte del sistema de la Universidad del Estado de California debido a que el grupo evangélico requiere que sus líderes sean cristianos, un procedimiento que contradice los requerimientos de la Universidad, que apela la apertura hacia todos los estudiantes, finalmente llegarían a un acuerdo. Los críticos con esta «purga teológica» de InterVarsity predicen que más escuelas pedirán que se vuelva a examinar la situación del ministerio evangélico.

Fuente Universogay

Cristianismo (Iglesias), Homofobia/ Transfobia., Iglesias Evangélicas , , , , , , , , , ,

“Arreglen esto ya”… La reacción social contra la ley homófoba de Indiana fuerza al gobernador a anunciar cambios inminentes

Jueves, 2 de abril de 2015

635633567670670959-G9DACF488.1“Arreglen esto ya”. Era el titular que ocupaba el martes la portada de Indianapolis Star, el diario local más importante del estado. Un ruego a los legisladores de Indiana para que pongan remedio a la situación abierta por la aprobación de una ley que da carta blanca para discriminar a las personas LGTB argumentando motivos religiosos. Y es que la reacción social ha sido tal que el gobernador Mike Pence, que hace pocos días sancionaba la ley rodeado de líderes religiosos, algunos de ellos virulentamente homófobos, ha anunciado ya su retoque. La tormenta ha llegado también a Arkansas, otro estado cuya legislatura acaba de aprobar una ley muy similar, y donde el gobernador se niega ahora a sancionarla hasta que no quede claro que no podrá usarse para discriminar a las personas homosexuales.

El editorial de Indianapolis Star no era otra cosa que la expresión de la gran inquietud que ha cundido en Indiana ante la inesperada (para muchos) reacción contra la ley. Como comentamos hace pocos días, ya en el mismo momento de aprobarse comenzaron a desatarse las alarmas: la llamada al boicot al estado de Indiana, que el actor George Takei (Star Trek) impulsaba en Twitter con el hashtag #BoycottIndiana, se convertía casi inmediatamente en Trending Topic. Marc Benioff, presidente de la tecnológica Salesforce, anunciaba la cancelación de aquellos programas que supusieran a sus trabajadores la necesidad de viajar a Indiana. Gen Con, una de las principales convenciones mundiales de juegos (juegos de rol, cartas, estrategia, etc.), y que el año pasado atraía a casi 60.000 visitantes a Indianápolis, avisaba por carta a Pence de que se estaba planteando marcharse del estado. Otros líderes empresariales, sin llegar a amenazar directamente con el boicot, expresaban su contrariedad en Twitter. Era el caso de Max Levchin, fundador de compañías como Affirm, HVF, Slide o PayPal, o del presidente de Apple, Tim Cook.

Precisamente fue la actitud de Cook la que acabó de precipitar la situación. El presidente de Apple no se limitó a su tuit inicial, sino que el domingo 29 de marzo publicó un artículo de opinión en The Washington Post en el que alertaba de los peligros que este tipo de leyes suponen al abrir la puerta a la discriminación. El artículo no descubría nada nuevo, pero el hecho de que su autor sea el presidente de una de las marcas más influyentes del mundo -quizá la que más en este momento- hizo que diera la vuelta al mundo. “Tim Cook se pasa al activismo y alerta del ‘peligro’ de las nuevas leyes contra los gays en EEUU”, llegaba a titular El Mundo, ejemplo de un medio español que hasta entonces no se había hecho eco de lo sucedido. El final del artículo de Cook marcaba además el rumbo a seguir. “Esto no es una cuestión política. No es una cuestión religiosa. Se trata de como los seres humanos nos tratamos entre nosotros. Oponerse a la discriminación supone valor, pero cuando las vidas y la dignidad de tantas personas están en juego, es la hora de que todos seamos valientes”, finalizaba el texto.

Llegados a este punto, los anuncios de boicot y cancelaciones de viajes y actos se precipitaban uno tras otro: EMC, Cloudera, Amazon, el sindicato AFSCME (el más importante sindicato de empleados públicos del país), la Mid-American Conference (subdivisión regional del deporte universitario), etc. Diferentes organismos públicos anunciaban también que no financiarían desplazamientos a Indiana, entre ellos las ciudades de Denver, Oakland, San Diego, San Francisco, Seattle o Washington D.C. (la capital federal) y los estados de Oregón y Vermont. La preocupación cundía y la presión sobre los legisladores republicanos que han promovido la ley aumentaba. Finalmente, el gobernador Mike Pence anunciaba el martes la inmediata aprobación de una legislación adicional que clarificará los límites de la ley e impedirá, supuestamente, la discriminación en la prestación de servicios a personas por motivos de orientación sexual. Pence aseguraba que la intención de la ley no había sido la de “crear un permiso para discriminar” pero aceptaba que así se había interpretado, “no solo aquí en Indiana sino en todo el país, y tenemos que afrontarlo”.

Y en Arkansas el gobernador exige retoques antes de sancionarla

Pero el “efecto Indiana” se ha hecho ya sentir también Arkansas, otro estado cuya legislatura, también bajo control republicano, acaba de dar su visto bueno a una ley similar. Y si hace solo unos días el gobernador Asa Hutchinson se mostraba dispuesto a refrendarla tal cual había sido aprobada, ahora exige que se modifique para incluir garantías antidiscriminatorias. “Lo que es importante desde la perspectiva de Arkansas es alcanzar un correcto equilibrio. Y en segundo lugar, trasladar la idea de que este no es un estado que no reconoce la diversidad en los lugares de trabajo, en la economía y en nuestro futuro”, declaraba en una conferencia de prensa en la que anunciaba su nueva posición.

En definitiva, y a la espera de conocer ambas modificaciones legislativas, a los sectores homófobos que han impulsado estas leyes puede haberles salido mal la jugada, consiguiendo como resultado final la implementación de una normativa antidiscriminatoria que antes no existía con carácter estatal ni en Indiana ni en Arkansas.

Seguiremos atentos a lo que suceda, que más allá de las fronteras de estos dos estados será un buen indicador de la fuerza de las posiciones homófobas en los Estados Unidos, a punto de perder la batalla del matrimonio igualitario a nivel federal pero empeñadas en trasladar la batalla al ámbito local.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Profesores católicos despedidos por su orientación sexual piden audiencia con el Papa.

Viernes, 30 de mayo de 2014

edicion318_940_300713Los despidos se produjeron en diócesis católicas en Cincinnati y Oakland ,que han incluido en los contratos de enseñanza una cláusulas de moralidad que exigen a los profesores que cumplan con las enseñanzas de la iglesia.

Los profesores no tienen necesariamente que ser homosexales para ser despedidos, basta con que apoyen el “estilo de vida homosexual”.

La organización Human Rights Campaign, han entregado una carta al Vaticano en nombre de nueve maestros estadounidenses que perdieron sus puestos de trabajo en escuelas católicas, ya fuera por ser LGBTI o por apoyar a miembros de familias LGBTI.

La carta solicita una reunión con el Papa Francisco “de manera que se posibilite que escuche nuestras historias personales de primera mano y vea el impacto que las acciones de la Iglesia han tenido en todos nosotros”.

Molly Shumate, una maestra de primer grado de Cincinnati, que estuvo en su puesto durante 14 años, renunció como protesta cuando se le dijo que tenía que elegir entre su trabajo o apoyar a su hijo gay.

En Oakland, California, por lo menos cinco maestros se han negado a firmar el nuevo contrato también como protesta, y, a principios de este año, dos profesores abandonaron sus puestos de trabajo después de que se supiera que iban a casarse con sus respectivos novios.

La carta reclama que: “Hemos dedicado años, algunos de nosotros incluso décadas, a servir a nuestras comunidades como maestros, líderes y modelos a seguir. Hemos tomado la decisión consciente de trabajar dentro de la Iglesia Católica, porque creemos firmemente que una educación católica prepara a nuestros jóvenes para que sean ciudadanos responsables”.

Los profesores denuncian que “nuestras familias están sufriendo. Nos sentimos despreciados por nuestra iglesia, a la que hemos dedicado nuestras vidas. […] Sabemos que Dios no nos ha abandonado. Nuestros amigos, seres queridos, y muchos otros en nuestra comunidad no nos han abandonado. Pero creemos que la jerarquía de nuestra Iglesia nos está negando la atención pastoral y el amor que están llamados a hacer”.

Para finalizar, los firmantes de la carta expresan su esperanza en los “mensajes de aceptación” del Papa y ven en su “liderazgo pastoral la posibilidad de que la Iglesia corrija estas injusticias hirientes”.

Fuente Cáscara Amarga

 

Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , ,

Profesora de un centro católico de Estados Unidos se niega a firmar un nuevo contrato que la obligaría a restringir el apoyo a su hijo gay

Jueves, 22 de mayo de 2014

6a00d8341c730253ef01a511b88bdf970c-800wiAmpliamos la noticia de la que ya habíamos informado:

Un nuevo contrato para los profesores católicos de Cincinnati, en Estados Unidos, ha generado gran polémica. Este les obliga a mantener en su vida privada una estricta concordancia con la doctrina católica y les prohíbe las muestras públicas de apoyo a realidades como las parejas del mismo sexo, lo que muchos interpretan que puede extenderse al apoyo de familiares y amigos. Entre las protestas destaca la una profesora madre de un hijo gay, que se ha negado a firmar el contrato.

La archidiócesis de Cincinnati (Ohio) estableció en marzo las nuevas cláusulas que debían firmar los profesores de los centros católicos. En ellas, se expone con todo detalle los compromisos de fidelidad y adhesión a la doctrina católica que se exigen a partir de ahora a los profesores. Ha sido tal la ampliación que el contrato ahora tiene el doble de tamaño. Mientras que antes se hablaba genéricamente de que los profesores no debían contradecir la doctrina católica, ahora se va más allá de las aulas y se entra en la vida personal de los profesores, prohibiendo todo lo que pueda entenderse como una expresión de apoyo público a realidades condenadas por la doctrina oficial. Se les prohíbe así “el uso impropio de los medios de comunicación sociales, el apoyo público de la convivencia fuera del matrimonio o el vivir juntos sin casarse de manera pública”. Se prohíbe también “el apoyo público de la actividad sexual fuera del lecho conyugal o la práctica de la misma, el apoyo público del estilo de vida homosexual o llevarlo a cabo”. El documento sigue en la misma tónica con el aborto, la gestación subrogada, la fecundación in vitro o la inseminación artificial.

Estas cláusulas son tan amplias que cualquier gesto de apoyo podría entenderse como “apoyo público”: asistir a la boda de un amigo con otro hombre, felicitarle públicamente e incluso hablar positivamente de esa boda en Facebook. Fuentes de la diócesis niegan que el contrato conlleve la obligación de romper lazos con familiares y amigos LGTB, pero la inseguridad jurídica que se deriva del mismo genera gran inquietud a los docentes.

El contrato además establece otro cambio que supone una clara estratagema para evitar problemas legales. Si anteriormente se hablaba de “profesores”, ahora el contrato habla de “profesores-ministros”, situando a los docentes en el mismo estatus que los ministros religiosos, esto es, que cualquier persona con responsabilidades pastorales (sacerdotes, catequistas, etc.). El motivo está claro: si sólo son profesores, estas cláusulas serían denunciables por abusivas, al afectar a la vida privada y a la libertad de expresión. Al otorgarles la condición de ministros, la archidiócesis puede ampararse en la libertad religiosa, que les autoriza a obligar a sus “ministros” a cumplir con todas las normas de la iglesia en público y en privado, de palabra y de obra.

Una profesora con un hijo gay se niega a firmar

El nuevo contrato ha generado un creciente malestar y ha provocado numerosas protestas, que han incluido una manifestación y peticiones por internet firmadas por miles de personas. Entre las protestas, destaca sin embargo las de una profesora, Molly Shumate, quien ha decidido negarse públicamente a firmar un contrato que significaría tener que restringir las manifestaciones de apoyo a su hijo gay. “No hay nada malo con mi hijo (…) Nunca se me debería pedir que no lo apoyase. Si mi hijo me dijera, ‘¿irías conmigo a un lugar apoyado o dirigido por gays y lesbianas?’, tendría que decirle que no (…) Para mí, firmar esto me hace sentir como si le estuviera diciendo a mi hijo que he cambiado de opinión. Que ya no le apoyo como antes. Y eso no lo voy a hacer“, ha declarado. El ejemplo de Shumate ha sido secundado por Mindy Burger, de 63 años, quien califica el contrato de misógino: “Si soy profesor en un centro católico y soy un hombre, ¿quién va a saber sí tengo relaciones fuera del matrimonio? Pero si soy una mujer soltera y me quedo embarazada, me despiden“.

Normativas similares a las de Cincinnati se están extendiendo a otras diócesis de Estados Unidos. Es el caso de Hawaii y de Oakland (California). Gestos que contrastan con el cambio de discurso público del nuevo papa, y que ponen de manifiesto sus límites. La idea de no insistir tanto en homosexualidad y aborto, lanzada por Francisco el verano pasado, parece que no acaba de llegar a muchos lugares. Como bien expresa la columnista de The New York Times Maureen Dowd, “las mujeres, los gays y los disidentes católicos que tenían renovadas esperanzas van a tener que afrontar la realidad de que (…) siguen siendo discriminados”.

Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.