Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Star Trek’

Polémica por la aparición como gay del teniente Sulu en la saga Star Trek

Jueves, 14 de julio de 2016

Sulu-John-Cho-298x300El personaje del teniente Hikaru Sulu, piloto de la nave Enterprise, aparecerá en la decimotercera entrega cinematográfica de la saga Star Trek como un hombre gay. La polémica se ha desatado cuando el actor que interpretó al mismo personaje en la serie original, el abiertamente gay George Takei, ha calificado la decisión de los guionistas de “lamentable”, pues en su opinión desvirtúa la obra del creador de la serie, Gene Roddenberry. Takei aboga por que se hubiera creado un personaje completamente nuevo para la aparición de una figura LGTB en la saga. El guionista Simon Pegg, sin embargo, defiende que la elección de un personaje histórico como el teniente Sulu impedirá que sea considerado únicamente como “el personaje gay”.

Una de las franquicias cinematográficas más exitosas, la renovada Star Trek, va a contar entre sus personajes con uno abiertamente LGTB. Se trata además de uno de los históricos, el piloto de la nave Enterprise, Hikaru Sulu, interpretado en el nuevo lanzamiento de la saga por el actor John Cho.

Fue este precisamente quien dio la noticia, mientras se encontraba en Australia promocionando la que será tercera entrega en la que participa, Star Trek Beyond (Star Trek: más allá será su titulo en España), decimotercera de la franquicia. Cho explicaba que se trata de un cariñoso homenaje del director Justin Lin y el guionista Simon Pegg al intérprete original del personaje, el abiertamente gay George Takei, y un símbolo del “cambio de los tiempos”.

En la nueva entrega, el señor Sulu aparecerá junto a su pareja, otro hombre, junto a quien estará criando a una hija. Respecto a la manera en que se revela la orientación sexual de Sulu, John Cho declaraba: “Me gustó el enfoque, que no se haga del asunto un gran problema, que es hacia donde espero que nos dirijamos como especie, a no politizar ninguna de las orientaciones personales”.

George Takei califica la elección de “lamentable”

Sulu-Takei-224x300La sorpresa llegó cuando el actor original del personaje de Sulu, George Takei, a quien se rendía homenaje, hizo unas declaraciones en las que mostraba su frontal desacuerdo con la orientación sexual del piloto del Enterprise en la nueva entrega.

Takei, que salió públicamente del armario en 2005 y desde entonces ha destacado por su activismo, opina que la serie sí debía contar con un personaje LGTB, pero estima que se debía haber tratado de un personaje nuevo, no uno de los históricos. “Estoy encantado de que haya un personaje gay”, declaraba, “pero, por desgracia, se trata de una tergiversación de la creación de Gene Roddenberry, a la que dedicó tantas ideas. Creo que es realmente lamentable”.

El actor cree que Gene Roddenberry, creador de la serie original en los años sesenta, hubiera estado de acuerdo con la aparición de personajes de distintas orientaciones sexuales, aunque en su tiempo era algo impensable. Recuerda cómo tuvo la valentía de emitir un episodio en el que dos personajes de distinta raza —el capitán Kirk y la teniente Uhura— se daban un beso, algo que ocurría por primera vez en la televisión estadounidense. Aquel capítulo no pudo ser visto en los estados del sur, cuyas cadenas filiales rechazaron la posibilidad de su emisión, ocasionando que fuera el episidio con menor índice de audiencia de la serie, algo que la puso en peligro.

La crítica de Takei se ciñe al respeto a la idea general de Roddenberry y a sus decisiones, pero también a la coherencia del personaje. Dado que la actual trama cinematográfica se sitúa en el pasado respecto a la serie original, contando los inicios de la historia de la tripulación del Enterprise, la revelada homosexualidad de Sulu ocasiona que en el futuro ya contado (el que él interpretó) el piloto pueda ser considerado un gay dentro del armario, algo no coherente con lo que se debería esperar del siglo XXIII.

Según Takei, cuando supo de las intenciones de los guionista, habló con ellos y les dijo: “sed imaginativos y cread un personaje que cuyo bagaje sea ser homosexual, en lugar de Sulu, que ha sido heterosexual durante todo este tiempo, porque de repente se revelará como alguien dentro del armario”.

El guionista Simon Pegg defiende su elección

Simon-Pegg-Scotty-240x300Sin embargo, el guionista Simon Pegg —que también interpreta al personaje de Scotty en las tres últimas entregas de la saga— defiende la elección de Sulu como personaje LGTB. Y lo hace con el mayor respeto hacia la figura y la persona de George Takei: “Tengo un gran cariño y respeto por George Takei. Su gran corazón, su valor y su humor son una inspiración. Sin embargo, con respecto a sus opiniones sobre nuestro Sulu, debo discrepar respetuosamente con él”.

Pegg cree firmemente en la idea de la saga como un universo inclusivo, y utiliza las palabras del propio Takei para expresarlo: “Tiene razón, es lamentable, es lamentable que la versión cinematográfica del universo más inclusivo y tolerante de la ciencia ficción no haya ofrecido un carácter LGTB hasta ahora”. Pero también defiende su decisión respecto a cómo darle vida en la pantalla: “Podríamos haber introducido un nuevo personaje homosexual, pero él o ella se hubiera caracterizado principalmente por su sexualidad, hubiese sido visto como el ‘personaje gay ‘, en lugar de simplemente por cómo fuese, ¿no sería entonces algo meramente simbólico?”.

El guionista defiende su elección con firmeza: “A Justin Lin [el director], a Doug Jung [el coguionista] y a mí nos encantó la idea de que fuese alguien ya conocido, porque así el público tendría una opinión preexistente de ese personaje como ser humano, sin que le afectase ningún prejuicio. Su orientación sexual sería solo uno de los muchos aspectos de su personalidad, no la característica definitoria. Además, el público podría inferir que habría habido una presencia LGTB en el universo Trek desde el principio, que un héroe gay no era algo nuevo o extraño. También es importante tener en cuenta que en ningún momento sugerimos que nuestro Sulu estuviera dentro del armario, ¿por qué habría de estarlo? Simplemente no se le habría dado relevancia”.

En cuanto a la desvirtuación que supone del personaje de Sulu en el futuro —el interpretado por Takei en la serie original— Pegg plantea que la alteración del espacio-tiempo que se producía al final de la decimoprimera entrega (la que iniciaba la presente trilogía y supuso la renovación de la saga), permite hacer cambios sin que estos afecten a lo ya narrado, pues pertenecerían a otra línea temporal: “Nuestro Star Trek se sitúa en una línea temporal alternativa, con detalles alternativos. Cualquiera que sea el ingrediente mágico que determina nuestra sexualidad, es diferente para Sulu en nuestra línea temporal. Me gusta esta idea, ya que sugiere que en un multiverso hipotético, por medio de una matriz infinita de realidades alternativas, todos somos LGTB en alguna parte”.

Fuente Dosmanzanas

Cine/TV/Videos, General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

“Arreglen esto ya”… La reacción social contra la ley homófoba de Indiana fuerza al gobernador a anunciar cambios inminentes

Jueves, 2 de abril de 2015

635633567670670959-G9DACF488.1“Arreglen esto ya”. Era el titular que ocupaba el martes la portada de Indianapolis Star, el diario local más importante del estado. Un ruego a los legisladores de Indiana para que pongan remedio a la situación abierta por la aprobación de una ley que da carta blanca para discriminar a las personas LGTB argumentando motivos religiosos. Y es que la reacción social ha sido tal que el gobernador Mike Pence, que hace pocos días sancionaba la ley rodeado de líderes religiosos, algunos de ellos virulentamente homófobos, ha anunciado ya su retoque. La tormenta ha llegado también a Arkansas, otro estado cuya legislatura acaba de aprobar una ley muy similar, y donde el gobernador se niega ahora a sancionarla hasta que no quede claro que no podrá usarse para discriminar a las personas homosexuales.

El editorial de Indianapolis Star no era otra cosa que la expresión de la gran inquietud que ha cundido en Indiana ante la inesperada (para muchos) reacción contra la ley. Como comentamos hace pocos días, ya en el mismo momento de aprobarse comenzaron a desatarse las alarmas: la llamada al boicot al estado de Indiana, que el actor George Takei (Star Trek) impulsaba en Twitter con el hashtag #BoycottIndiana, se convertía casi inmediatamente en Trending Topic. Marc Benioff, presidente de la tecnológica Salesforce, anunciaba la cancelación de aquellos programas que supusieran a sus trabajadores la necesidad de viajar a Indiana. Gen Con, una de las principales convenciones mundiales de juegos (juegos de rol, cartas, estrategia, etc.), y que el año pasado atraía a casi 60.000 visitantes a Indianápolis, avisaba por carta a Pence de que se estaba planteando marcharse del estado. Otros líderes empresariales, sin llegar a amenazar directamente con el boicot, expresaban su contrariedad en Twitter. Era el caso de Max Levchin, fundador de compañías como Affirm, HVF, Slide o PayPal, o del presidente de Apple, Tim Cook.

Precisamente fue la actitud de Cook la que acabó de precipitar la situación. El presidente de Apple no se limitó a su tuit inicial, sino que el domingo 29 de marzo publicó un artículo de opinión en The Washington Post en el que alertaba de los peligros que este tipo de leyes suponen al abrir la puerta a la discriminación. El artículo no descubría nada nuevo, pero el hecho de que su autor sea el presidente de una de las marcas más influyentes del mundo -quizá la que más en este momento- hizo que diera la vuelta al mundo. “Tim Cook se pasa al activismo y alerta del ‘peligro’ de las nuevas leyes contra los gays en EEUU”, llegaba a titular El Mundo, ejemplo de un medio español que hasta entonces no se había hecho eco de lo sucedido. El final del artículo de Cook marcaba además el rumbo a seguir. “Esto no es una cuestión política. No es una cuestión religiosa. Se trata de como los seres humanos nos tratamos entre nosotros. Oponerse a la discriminación supone valor, pero cuando las vidas y la dignidad de tantas personas están en juego, es la hora de que todos seamos valientes”, finalizaba el texto.

Llegados a este punto, los anuncios de boicot y cancelaciones de viajes y actos se precipitaban uno tras otro: EMC, Cloudera, Amazon, el sindicato AFSCME (el más importante sindicato de empleados públicos del país), la Mid-American Conference (subdivisión regional del deporte universitario), etc. Diferentes organismos públicos anunciaban también que no financiarían desplazamientos a Indiana, entre ellos las ciudades de Denver, Oakland, San Diego, San Francisco, Seattle o Washington D.C. (la capital federal) y los estados de Oregón y Vermont. La preocupación cundía y la presión sobre los legisladores republicanos que han promovido la ley aumentaba. Finalmente, el gobernador Mike Pence anunciaba el martes la inmediata aprobación de una legislación adicional que clarificará los límites de la ley e impedirá, supuestamente, la discriminación en la prestación de servicios a personas por motivos de orientación sexual. Pence aseguraba que la intención de la ley no había sido la de “crear un permiso para discriminar” pero aceptaba que así se había interpretado, “no solo aquí en Indiana sino en todo el país, y tenemos que afrontarlo”.

Y en Arkansas el gobernador exige retoques antes de sancionarla

Pero el “efecto Indiana” se ha hecho ya sentir también Arkansas, otro estado cuya legislatura, también bajo control republicano, acaba de dar su visto bueno a una ley similar. Y si hace solo unos días el gobernador Asa Hutchinson se mostraba dispuesto a refrendarla tal cual había sido aprobada, ahora exige que se modifique para incluir garantías antidiscriminatorias. “Lo que es importante desde la perspectiva de Arkansas es alcanzar un correcto equilibrio. Y en segundo lugar, trasladar la idea de que este no es un estado que no reconoce la diversidad en los lugares de trabajo, en la economía y en nuestro futuro”, declaraba en una conferencia de prensa en la que anunciaba su nueva posición.

En definitiva, y a la espera de conocer ambas modificaciones legislativas, a los sectores homófobos que han impulsado estas leyes puede haberles salido mal la jugada, consiguiendo como resultado final la implementación de una normativa antidiscriminatoria que antes no existía con carácter estatal ni en Indiana ni en Arkansas.

Seguiremos atentos a lo que suceda, que más allá de las fronteras de estos dos estados será un buen indicador de la fuerza de las posiciones homófobas en los Estados Unidos, a punto de perder la batalla del matrimonio igualitario a nivel federal pero empeñadas en trasladar la batalla al ámbito local.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Indiana, estado republicano, aprueba una ley que permitirá discriminar a personas LGTB con argumentos religiosos

Lunes, 30 de marzo de 2015

indiana-anti-gay-e1427391195785El sector más conservador del Partido Republicano se niega a aceptar las sucesivas derrotas en su batalla contra el matrimonio igualitario en Estados Unidos y se ha lanzado a promover una serie de iniciativas de corte homófobo en varios de los estados bajo control republicano. El primero de sus éxitos es el de Indiana, un estado cuyo gobernador, Mike Pence, ha sancionado una ley, aprobada por la legislatura del estado, cuyo objetivo es impedir que entes locales o el propio estado puedan aprobar normativas antidiscriminatorias que afecten a la “libertad religiosa”.

La ley aprobada en Indiana pertenece a las llamadas leyes “de restauración de la libertad religiosa”, vigentes en más de una veintena de estados del país, que blindan las creencias religiosas frente a otras posibles normas legales. La última de ellas fue la aprobada hace un año en Mississipi. De hecho, existe una norma similar a nivel federal, que fue aprobada en 1993 con la unanimidad de demócratas y republicanos y sancionada por el entonces presidente, Bill Clinton. Una norma, por cierto, que jugó un papel clave en la polémica sentencia del Tribunal Supremo que por 5 votos a 4 dio el pasado año la razón a Hobby Lobby, una cadena de tiendas propiedad de un multimillonario evangélico que reclamaba su derecho a no costear una serie de tratamientos anticonceptivos como parte del seguro médico de sus trabajadoras, como obligaba la reforma sanitaria de Obama. El Supremo falló a favor de Hobby Lobby, considerando que dicha obligación violaba la libertad religiosa de sus propietarios y que el Gobierno federal estaba obligado a buscar otra solución para que las empleadas de la empresa pudieran acceder a contraceptivos.

La de Indiana, sin embargo, es la primera de estas leyes que podemos considerar producto directo de la reacción contra el impulso judicial al matrimonio igualitario en Estados Unidos, que de aquí a junio libra su batalla final ante el Tribunal Supremo. Indiana es, de hecho, uno de esos estados a los que el matrimonio igualitario ya ha llegado como consecuencia de una decisión judicial. En septiembre de 2014, un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del 7º Circuito, con sede en Chicago, fallaba por unanimidad que la prohibición del matrimonio igualitario en los estados de Indiana y Wisconsin violaba el derecho al debido proceso y a la igual protección garantizados por la 14ª Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos. Lo hacía además con una sentencia en la que uno de los juristas más prestigiosos del país, Richard Posner, ridiculizaba los argumentos contrarios a que las parejas del mismo sexo puedan casarse. Pocas semanas después, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos rechazaba las apelaciones de los contrarios al matrimonio igualitario en Indiana (y en otros cuatro estados), dando de esa forma validez a lo que la justicia federal había dictaminado en el nivel inferior.

La reacción homófoba no se hizo esperar, cristalizando en el proyecto de ley ahora aprobado, que no busca otra cosa que reforzar legalmente a todas aquellas personas e instituciones que se niegan a aceptar las relaciones entre personas de su mismo sexo, permitiéndoles discriminarlas alegando motivos religiosos. Una pareja del mismo sexo, por ejemplo, podría no ser atendida por el propietario de un negocio si este alega que ello entra en contradicción con sus creencias religiosas, sin que ninguna norma local o estatal contra la discriminación se lo pueda ya impedir. Algo que niegan los promotores de la ley (que en ningún momento se refiere expresamente a la las personas LGTB o a la homosexualidad) pero que a ningún observador se escapa.

El proyecto, pese a la polémica generada, fue finalmente aprobado por el Senado de Indiana por 40 votos a favor (todos republicanos) y 10 en contra (todos demócratas) y por la Cámara de Representantes por 63 votos contra 31 (todos los votos favorables fueron republicanos. De los votos contrarios, 26 fueron demócratas y 6 republicanos). El gobernador republicano, Mike Pence, firmó de forma casi inmediata la ley rodeado de religiosos, una imagen que simboliza de una forma perfecta lo sucedido:

 Pence-rf-bill-signing

El gobernador de Indiana Mike Pence (sentado) en una ceremonia privada para firmar una enmieda en la ley de libertad religiosa el jueves, 26 de marzo de 2015.

Lo sucedido en Indiana ha tenido una gran repercusión a nivel de todo el país, provocando reacciones de profundo desagrado e incluso llamadas al boicot al estado de Indiana, que el conocido actor George Takei (Star Trek) impulsaba en Twitter con el hashtag #BoycottIndiana, que en pocas horas se convertía en Trending Topic en Estados Unidos. Además, Varias estrellas de Hollywood protestan contra la ley antigay de Indiana: Miley Cryrus o Asthon Kucher son algunos de los famosos que se han pronunciando en contra esta nueva normativa que discrimina claramente a los homosexuales.  Numerosos rostros conocidos se han posicionado tajantemente en contra de la misma. Esta normativa –conocida como “Ley de restauración de la libertad religiosa”– permite utilizar las creencias religiosas como defensa para que, por ejemplo, determinados negocios se opongan a dar servicio a homosexuales y lesbiana

La estrella pop Miley Cyrus ha sido otra de las celebrities que ha encabezado esta cruzada contra el gobernador de Indiana, Mike Pence. La cantante subió una fotografía a su perfil de Instagram en la que escribió: “Eres un estúpido… El único lugar que tiene más idiotas que Instagram es la política… ¡Necesitamos hombres heterosexuales más fuertes luchando por la igualdad entre hombres y mujeres! ¿Por qué el ‘macho’ teme amar mucho?”.

Asthon Kutcher también ha expresado su indignación apoyando a una empresa de software que se ha unido al boicot comercial promovido al estado de Indiana. “¿Indiana?, ¿en serio? Bravo Salesforce por posicionarte… Espero que más compañías sigan tu ejemplo… ¿Indiana, también vas a permitir que los establecimientos cristianos prohíban la entrada de judíos?, ¿o viceversa?, ¿libertad religiosa?”, ha publicado en su Twitter.

Otro de los actores que se ha pronunciado ha sido James Van Der Beek que también ha mostrado su disconformidad en las redes sociales. “Decimos que amamos este país por sus libertades, pero quieren denegar a los gays las mismas libertades que disfrutamos, suena muy hipócrita (…) La libertad es el derecho a elegir la forma en cómo vivir, no el derecho a elegir la forma en que todos los demás viven. Recuerdo a Jesús diciendo ‘No juzgues y ama al prójimo como a ti mismo’. No le recuerdo diciendo que está genial discriminar”, ha escrito la estrella de Dawson crece.

La actriz Sophia Bush, el guionista Dustin Lance Negro, la cantante Audra McDonald, o Mara Wilson han sido otros de los famosos que han criticado duramente esta nueva legislación.

Marc Benioff, presidente de la tecnológica Salesforce (con sede en California) ya ha anunciado en Twitter la cancelación de aquellos programas que supongan la necesidad de que trabajadores de la compañía viajen a Indiana. Por su parte, Gen Con, una de las principales convenciones mundiales de juegos (juegos de rol, cartas, estrategia, etc.), y que el año pasado atraía a casi 60.000 visitantes a Indianápolis, ya había anunciado en una carta enviada por su presidente Adrian Swartout al gobernador Pence que se plantearía abandonar Indiana si la ley llegaba finalmente a buen puerto.

Otros líderes empresariales, sin llegar a amenazar tan directamente con el boicot, han expresado su contrariedad por lo sucedido en Indiana. Es el caso de Max Levchin, fundador de compañías como Affirm, HVF, Slide o PayPal, o del mismísimo presidente de Apple, Tim Cook.

Asimismo, en la ciudad de San Francisco, el alcalde anunció que ningún funcionario viajará a Indiana a cargo de erario público debido a la legislación “discriminatoria” contra gays, lesbianas y transexuales.

Hay que recordar que la amenaza a la economía local fue precisamente la que impidió hace poco más de un año que una ley muy similar viera la luz en Arizona (fue aprobada por la legislatura del estado, pero la entonces gobernadora Jan Brewer, también republicana, decidió finalmente vetarla).

Está por ver qué sucederá ahora en Arkansas, otro estado cuya legislatura, también bajo control republicano, acaba de dar su visto bueno a una ley similar que está ya solo pendiente de la firma del gobernador. Las expectativas desde luego no son buenas. El gobernador Asa Hutchinson ya ha anunciado que la refrendará, argumentando que no se trata de una ley distinta a la ya vigente en otros muchos estados, “de Illinois a Connecticut”.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.