Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Jan Brewer’

Indiana, estado republicano, aprueba una ley que permitirá discriminar a personas LGTB con argumentos religiosos

Lunes, 30 de marzo de 2015

indiana-anti-gay-e1427391195785El sector más conservador del Partido Republicano se niega a aceptar las sucesivas derrotas en su batalla contra el matrimonio igualitario en Estados Unidos y se ha lanzado a promover una serie de iniciativas de corte homófobo en varios de los estados bajo control republicano. El primero de sus éxitos es el de Indiana, un estado cuyo gobernador, Mike Pence, ha sancionado una ley, aprobada por la legislatura del estado, cuyo objetivo es impedir que entes locales o el propio estado puedan aprobar normativas antidiscriminatorias que afecten a la “libertad religiosa”.

La ley aprobada en Indiana pertenece a las llamadas leyes “de restauración de la libertad religiosa”, vigentes en más de una veintena de estados del país, que blindan las creencias religiosas frente a otras posibles normas legales. La última de ellas fue la aprobada hace un año en Mississipi. De hecho, existe una norma similar a nivel federal, que fue aprobada en 1993 con la unanimidad de demócratas y republicanos y sancionada por el entonces presidente, Bill Clinton. Una norma, por cierto, que jugó un papel clave en la polémica sentencia del Tribunal Supremo que por 5 votos a 4 dio el pasado año la razón a Hobby Lobby, una cadena de tiendas propiedad de un multimillonario evangélico que reclamaba su derecho a no costear una serie de tratamientos anticonceptivos como parte del seguro médico de sus trabajadoras, como obligaba la reforma sanitaria de Obama. El Supremo falló a favor de Hobby Lobby, considerando que dicha obligación violaba la libertad religiosa de sus propietarios y que el Gobierno federal estaba obligado a buscar otra solución para que las empleadas de la empresa pudieran acceder a contraceptivos.

La de Indiana, sin embargo, es la primera de estas leyes que podemos considerar producto directo de la reacción contra el impulso judicial al matrimonio igualitario en Estados Unidos, que de aquí a junio libra su batalla final ante el Tribunal Supremo. Indiana es, de hecho, uno de esos estados a los que el matrimonio igualitario ya ha llegado como consecuencia de una decisión judicial. En septiembre de 2014, un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del 7º Circuito, con sede en Chicago, fallaba por unanimidad que la prohibición del matrimonio igualitario en los estados de Indiana y Wisconsin violaba el derecho al debido proceso y a la igual protección garantizados por la 14ª Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos. Lo hacía además con una sentencia en la que uno de los juristas más prestigiosos del país, Richard Posner, ridiculizaba los argumentos contrarios a que las parejas del mismo sexo puedan casarse. Pocas semanas después, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos rechazaba las apelaciones de los contrarios al matrimonio igualitario en Indiana (y en otros cuatro estados), dando de esa forma validez a lo que la justicia federal había dictaminado en el nivel inferior.

La reacción homófoba no se hizo esperar, cristalizando en el proyecto de ley ahora aprobado, que no busca otra cosa que reforzar legalmente a todas aquellas personas e instituciones que se niegan a aceptar las relaciones entre personas de su mismo sexo, permitiéndoles discriminarlas alegando motivos religiosos. Una pareja del mismo sexo, por ejemplo, podría no ser atendida por el propietario de un negocio si este alega que ello entra en contradicción con sus creencias religiosas, sin que ninguna norma local o estatal contra la discriminación se lo pueda ya impedir. Algo que niegan los promotores de la ley (que en ningún momento se refiere expresamente a la las personas LGTB o a la homosexualidad) pero que a ningún observador se escapa.

El proyecto, pese a la polémica generada, fue finalmente aprobado por el Senado de Indiana por 40 votos a favor (todos republicanos) y 10 en contra (todos demócratas) y por la Cámara de Representantes por 63 votos contra 31 (todos los votos favorables fueron republicanos. De los votos contrarios, 26 fueron demócratas y 6 republicanos). El gobernador republicano, Mike Pence, firmó de forma casi inmediata la ley rodeado de religiosos, una imagen que simboliza de una forma perfecta lo sucedido:

 Pence-rf-bill-signing

El gobernador de Indiana Mike Pence (sentado) en una ceremonia privada para firmar una enmieda en la ley de libertad religiosa el jueves, 26 de marzo de 2015.

Lo sucedido en Indiana ha tenido una gran repercusión a nivel de todo el país, provocando reacciones de profundo desagrado e incluso llamadas al boicot al estado de Indiana, que el conocido actor George Takei (Star Trek) impulsaba en Twitter con el hashtag #BoycottIndiana, que en pocas horas se convertía en Trending Topic en Estados Unidos. Además, Varias estrellas de Hollywood protestan contra la ley antigay de Indiana: Miley Cryrus o Asthon Kucher son algunos de los famosos que se han pronunciando en contra esta nueva normativa que discrimina claramente a los homosexuales.  Numerosos rostros conocidos se han posicionado tajantemente en contra de la misma. Esta normativa –conocida como “Ley de restauración de la libertad religiosa”– permite utilizar las creencias religiosas como defensa para que, por ejemplo, determinados negocios se opongan a dar servicio a homosexuales y lesbiana

La estrella pop Miley Cyrus ha sido otra de las celebrities que ha encabezado esta cruzada contra el gobernador de Indiana, Mike Pence. La cantante subió una fotografía a su perfil de Instagram en la que escribió: “Eres un estúpido… El único lugar que tiene más idiotas que Instagram es la política… ¡Necesitamos hombres heterosexuales más fuertes luchando por la igualdad entre hombres y mujeres! ¿Por qué el ‘macho’ teme amar mucho?”.

Asthon Kutcher también ha expresado su indignación apoyando a una empresa de software que se ha unido al boicot comercial promovido al estado de Indiana. “¿Indiana?, ¿en serio? Bravo Salesforce por posicionarte… Espero que más compañías sigan tu ejemplo… ¿Indiana, también vas a permitir que los establecimientos cristianos prohíban la entrada de judíos?, ¿o viceversa?, ¿libertad religiosa?”, ha publicado en su Twitter.

Otro de los actores que se ha pronunciado ha sido James Van Der Beek que también ha mostrado su disconformidad en las redes sociales. “Decimos que amamos este país por sus libertades, pero quieren denegar a los gays las mismas libertades que disfrutamos, suena muy hipócrita (…) La libertad es el derecho a elegir la forma en cómo vivir, no el derecho a elegir la forma en que todos los demás viven. Recuerdo a Jesús diciendo ‘No juzgues y ama al prójimo como a ti mismo’. No le recuerdo diciendo que está genial discriminar”, ha escrito la estrella de Dawson crece.

La actriz Sophia Bush, el guionista Dustin Lance Negro, la cantante Audra McDonald, o Mara Wilson han sido otros de los famosos que han criticado duramente esta nueva legislación.

Marc Benioff, presidente de la tecnológica Salesforce (con sede en California) ya ha anunciado en Twitter la cancelación de aquellos programas que supongan la necesidad de que trabajadores de la compañía viajen a Indiana. Por su parte, Gen Con, una de las principales convenciones mundiales de juegos (juegos de rol, cartas, estrategia, etc.), y que el año pasado atraía a casi 60.000 visitantes a Indianápolis, ya había anunciado en una carta enviada por su presidente Adrian Swartout al gobernador Pence que se plantearía abandonar Indiana si la ley llegaba finalmente a buen puerto.

Otros líderes empresariales, sin llegar a amenazar tan directamente con el boicot, han expresado su contrariedad por lo sucedido en Indiana. Es el caso de Max Levchin, fundador de compañías como Affirm, HVF, Slide o PayPal, o del mismísimo presidente de Apple, Tim Cook.

Asimismo, en la ciudad de San Francisco, el alcalde anunció que ningún funcionario viajará a Indiana a cargo de erario público debido a la legislación “discriminatoria” contra gays, lesbianas y transexuales.

Hay que recordar que la amenaza a la economía local fue precisamente la que impidió hace poco más de un año que una ley muy similar viera la luz en Arizona (fue aprobada por la legislatura del estado, pero la entonces gobernadora Jan Brewer, también republicana, decidió finalmente vetarla).

Está por ver qué sucederá ahora en Arkansas, otro estado cuya legislatura, también bajo control republicano, acaba de dar su visto bueno a una ley similar que está ya solo pendiente de la firma del gobernador. Las expectativas desde luego no son buenas. El gobernador Asa Hutchinson ya ha anunciado que la refrendará, argumentando que no se trata de una ley distinta a la ya vigente en otros muchos estados, “de Illinois a Connecticut”.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Senador latino de Arizona se declara abiertamente gay.

Sábado, 8 de marzo de 2014

tumblr_n211iaPHOu1r83d7lo1_1280El senador de Arizona Steve Gallardo, quien se opuso abiertamente a un proyecto de ley anti gay aprobado en la Legislatura, anunció abiertamente su homosexualidad este miércoles.

“Soy latino, soy un nativo de Arizona, vengo de una familia católica y yo soy gay, ¿está bien?”, dijo Gallardo a NBC News, poco después de que hizo el anuncio en el Capitolio estatal de Phoenix.

El senador dijo que sintió la necesidad anunciarlo después de que la legislatura de Arizona aprobó una ley que habría permitido a las empresas negar el servicio a personas gays, basado esto en creencias religiosas. La gobernadora Jan Brewer vetó el proyecto de ley hace unos días.

“Este proyecto de ley permite a las empresas reservarse el derecho de atender en algunos restaurantes “, dijo el senador a NBC News. “Yo no sé por qué la Legislatura estaba haciendo esto. Debo salir, debo decir algo, debía compartir este lado personal de mi vida, algo que normalmente no haría”.

Gallardo, demócrata que sirvió en la Cámara Baja en el periodo 2003-2009 en el estado de Arizona, y luego se trasladó al Senado en el año 2011 planea postularse para el escaño que deja vacante el retiro de Ed Pastor.

El funcionario dijo que no le preocupa cómo la declaración afectará sus aspiraciones políticas.

“No me tanto importa la contienda por el Congreso, no sé si me ayudará o afectará, esto es más grande que cualquier cosa…”, dijo. “Si puedo hacer que con esto, las cosas sean más fáciles para una sola persona, valdrá la pena “.

Fuente Terra, vía SentidoG.

General, Historia LGTBI , , , ,

Grupos conservadores impulsan en EE.UU. leyes antigays en nombre de la religión.

Martes, 4 de marzo de 2014

odioLos grupos conservadores que esta semana sufrieron un revés en Arizona en su campaña por la “libertad religiosa”, continúan la brega con propuestas de leyes en al menos otros catorce estados de EE.UU. que permitirían la discriminación en la provisión de servicios, especialmente a los homosexuales.

Washington, 1 mar (EFE).- Los grupos conservadores que esta semana sufrieron un revés en Arizona en su campaña por la “libertad religiosa“, continúan la brega con propuestas de leyes en al menos otros catorce estados de EE.UU. que permitirían la discriminación en la provisión de servicios, especialmente a los homosexuales.

La gobernadora de Arizona, Jan Brewer, terminó vetando el miércoles una ley aprobada por la mayoría republicana en ambas cámaras de la legislatura estatal y que proporcionaba una excepción por motivos religiosos a las leyes que prohíben la discriminación por razones como raza, género u orientación sexual.

La polémica tiene su origen en 2006. Cuando Vanessa Willock, una lesbiana, pidió a los fotógrafos Elane Eugenin y Jon, su esposo, en Albuquerque (Nuevo México), que tomaran imágenes de su boda, la pareja rehusó indicando que sólo cubrían “bodas tradicionales”, es decir entre un hombre y una mujer.

La pareja homosexual demandó al estudio fotográfico y el año pasado el Tribunal Supremo de ese estado validó el criterio de la Comisión de Derechos Humanos de Nuevo México según el cual la empresa violó las leyes de servicio al público.

Esto espoleó a ciertos grupos conservadores, en su mayoría cristianos evangélicos, que salieron en defensa de lo que entienden como su libertad religiosa.

Un estudio del Instituto de Investigación de Religión y Opinión Pública (PRRI) indicó esta semana que el 69 % de los blancos y el 59 % de los negros afiliados a iglesias cristianas evangélicas se oponen a los casamientos de homosexuales.

Por contraste, el 62 % de los blancos protestantes, el 58 % de los blancos católicos y el 56 % de los hispanos católicos aprueban esos casamientos.

La polémica alcanzó resonancia nacional semanas atrás justo cuando Estados Unidos y otros muchos países protestaban contra las leyes que penalizan la homosexualidad en Rusia.

El senador republicano de Arizona, Steve Yarbrough, uno de los tres patrocinadores de la legislación, afirmó que la iniciativa no apuntaba contra los homosexuales o cualquier otro grupo, sino que defendía la libertad religiosa de todos.

“Imagínese una empresa de banquetes propiedad de tres judíos, y que llega un cliente a encargar servicios de comida para una fiesta”, señaló Yarbrough. “El cliente pide que el menú incluya embutidos y otros productos de carne de cerdo, algo prohibido en la dieta kosher”. ¿Puede el cliente demandar a la empresa si no le sirve lo que pide?

En esta batalla en pro supuestamente de las creencias religiosas participan grupos como la Alianza para la Defensa de la Libertad, por la Fe y la Justicia; el Centro de Arizona para Políticas de Protección de la Familia y la Preservación de Nuestro Futuro, y el Centro de Ética y Política Pública, que tiene filiales en dieciocho estados de EEUU.

Un actor relevante en esta brega es el grupo Foco en la Familia, fundado por James Dobson -cofundador de la Alianza para la Defensa de la Libertad-, quien sostiene que si se legalizara el casamiento de homosexuales “nada impediría que, expandida así la noción de matrimonio, haya casamientos en grupo, o que los papás se casen con sus niñitas, o que un hombre se case con su burro”.

La Alianza tiene un presupuesto de más de 30 millones de dólares, y su portal en internet incluye una “Agenda de los homosexuales” según la cual el propósito de las personas de esa orientación es “diluir los fundamentos morales de la nación para que la homosexualidad se considere normal”.

De acuerdo con el PRRI, el 52 % de los blancos religiosos cree que las condiciones sociales en EE.UU. han empeorado desde 1950. En cambio, aproximadamente el 57 % de los negros y el 58 % de los hispanos opina que la cultura y el estilo de vida son mejores hoy que hace seis décadas.

Estos grupos conservadores han preparado los proyectos de ley y respaldan a los legisladores que los han propuesto, como la iniciativa en Alabama que “prohíbe que las escuelas públicas discriminen a un estudiante o su familia por sus puntos de vista religiosos o la expresión religiosa en las escuelas públicas”.

En Idaho una legislación propuesta prohibiría que el gobierno “niegue, revoque o suspenda una licencia profesional, ocupacional o comercial por acciones que invoquen el ejercicio o expresión de creencias religiosas sinceras”.

Hay iniciativas parecidas en Georgia, Kansas, Michigan, Misisipi, Carolina del Norte, Ohio, Oklahoma, Dakota del Sur, Tennessee, Utah, Virginia y Virginia Occidental.

(Agencia EFE)

Fuente La Información

Budismo, Cristianismo (Iglesias), Homofobia/ Transfobia., Islam, Judaísmo , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La gobernadora republicana de Arizona veta la ley homófoba de Arizona para que no entre en vigor tras pedirlo negocios locales, compañías como Apple e incluso políticos que la votaron .

Viernes, 28 de febrero de 2014

odioArizona se enfrenta a una ola de oposición a la ley homófoba aprobada la pasada semana por las cámaras legislativas de ese estado, de mayoría republicana. Una oposición que no solo procede del colectivo LGTB o de políticos demócratas. Decenas de pequeñas y medianas empresas del estado, importantes organizaciones deportivas o grandes corporaciones como Apple o American Airlines también han expresado su contrariedad. La repercusión es tal que algunos de los legisladores que votaron a favor de la ley aseguran estar arrepentidos. Sigue la incógnita de si la gobernadora escuchará las peticiones y vetará la ley.

La ley “relativa al libre ejercicio de la religión” autoriza la discriminación de las personas LGTB en base a las creencias religiosas de los prestadores de servicios. Si entra en vigor, el propietario de cualquier negocio podrá negarse a atender a clientes cuando ello colisione “de forma sustancialmente motivada” con su fe, una licencia discriminatoria que hasta ahora solo estaba permitida en Arizona para organizaciones religiosas. Aunque el texto no las menciona, el objetivo de la ley no es otro que las personas LGTB, que a partir de ahora pasan a ser ciudadanos de segunda clase a los que se podrá denegar servicios sin que ello suponga una infracción.

Ya cuando informamos de la aprobación de la ley adelantábamos que importantes sectores económicos de Arizona no la veían con buenos ojos. Mencionábamos como ejemplo que el Consejo Económico del Gran Phoenix (Greater Phoenix Economic Council), una entidad que busca atraer inversiones a la capital del estado y a su región, dirigía una carta a la gobernadora Brewer en la que le pedían que vetara la ley. La carta estaba firmada por su presidente ejecutivo, Barry Broome, y por el presidente de su consejo, James Lundy (presidente del Alliance Bank of Arizona).

Pero en estos días se han acumulado nuevas e importantes peticiones en el mismo sentido. Más de 80 compañías radicadas en Arizona, muchas de ellas del sector de la tecnología y del turismo, han firmado una carta conjunta (que puedes descargar aquí) en la que piden a Brewer que vete una ley que directamente califican de “frívola, innecesaria y fiscalmente peligrosa”, que consideran que “intenta solucionar un problema que no existe” y que creen que transmite la idea de que Arizona es un lugar inhóspito. “Tiene la oportunidad de asumir el liderazgo en un tema que de lo contrario tendrá un impacto económico negativo en Arizona. Le instamos encarecidamente a vetar la ley SB 1062 y a que siga apoyando a Arizona, a las empresas locales y a la economía”, concluye la carta. Entre sus firmantes (que puedes consultar al final del texto) se encuentra por cierto la Cámara de Comercio Hispana de Arizona.

Preocupación en compañías como Apple…

Uno de los párrafos de la carta, por cierto, hacer alusión a como la ley actuaría desincentivando la localización de negocios en Arizona y el traslado de trabajadores altamente cualificados al estado. La carta se refiere expresamente a la reciente decisión de Apple, el gigante de la informática, de abrir una fábrica en Mesa, cerca de Phoenix, que daría trabajo a entre 700 y 2.000 personas.

Y los empresarios locales de Arizona no van desencaminados: lo cierto es que la aprobación de la ley ha generado inquietud en la compañía de la manzana, cuya portavoz Kristin Hueget ha confirmado que se han dirigido a la gobernadora Brewer pidiéndole que vete la ley. No ha sido la única: otras grandes compañías que se han dirigido a la gobernadora en el mismo sentido son American Airlines y la cadena hotelera Marriott.

… en la liga de fútbol profesional…

Significativo es también el pronunciamiento del comité responsable de la organización de la Super Bowl (la final de la Liga Nacional de Fútbol Americano) que precisamente tendrá lugar en febrero de 2015 en Phoenix. En un breve comunicado oficial, esta entidad asegura compartir los valores de la NFL (National Football League) que “abrazan la tolerancia, la diversidad y la inclusión y prohíben la discriminación”.

El comité añade que uno de sus objetivos es promover la vitalidad económica de Arizona, que según esta entidad sufrirá un durísimo golpe si la ley es aprobada. “No apoyamos esta legislación. En su lugar, deseamos seguir promoviendo los valores de la NFL, aprovechar el buen momento económico que vive Arizona y atraer la atención del mundo de una forma positiva mediante la organización de la 49 edición de la Super Bowl”, finaliza la nota.

…y entre políticos ¡que votaron la ley!

Incluso destacados políticos republicanos vinculados a Arizona han expresado su oposición a la ley y han pedido a Jan Brewer que la vete. Es el caso de los dos representantes del estado en el Senado de Estados Unidos, Jeff Flake y John McCain (este último candidato republicano a la Casa Blanca en 2008), de cinco de los siete candidatos republicanos a gobernador en las elecciones de noviembre (a las que Brewer ya no se presentará) o, y esto es los más sorprendente, de tres representantes republicanos en el Senado estatal de Arizona que la semana pasada votaron a favor de la ley: Adam Driggs, Steve Pierce y Bob Worsley.

“No me sentí cómodo con este voto”, ha afirmado Worsley. “Las leyes están en los libros, pero ahora veo cuales son las ramificaciones de mi voto. Me siento mal, fue un error”, ha añadido. Más gráfico ha sido Steve Pierce. “La jodí”, ha afirmado, “y ahora intento hacer lo correcto”, ha asegurado, en alusión a su petición a la gobernadora de que vete la ley que él mismo votó hace pocos días.

La última personalidad republicana en pedir a Brewer que vete la ley ha sido Mitt Romney, candidato a la Casa Blanca en 2012. “@GovBrewer: veto of #SB1062 is right”, reza el lacónico mensaje que Romney ha publicado en su perfil de Twitter. Habrá que ver que hace finalmente la gobernadora, que tiene esta semana para tomar una decisión, y que por el momento no ha dado pistas acerca de cuál será esta. Estaremos atentos.

jan_brewerFinalmente la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, ha sido receptiva a la ola de peticiones que desde sectores económicos y desde su propio partido ha recibido para que vete la ley (de hecho, al margen del posicionamiento de los políticos, el 57% de los votantes republicanos de Arizona se opone a la misma, según una encuesta conocida hace un par de días).

La decisión fue anunciada en una conferencia de prensa que tuvo lugar a última hora del miércoles, después de que Brewer mantuviera varias reuniones privadas con partidarios y opositores a la ley. La gobernadora justificó su decisión en el argumento de que a día de hoy no existe en Arizona una preocupación específica por la libertad religiosa que haga necesaria una norma que vaya más allá de la legislación ya vigente y que además la ley podría derivar en consecuencias “indeseadas y negativas”. “La libertad religiosa en un valor central de América y de Arizona, de la misma forma que lo es la no discriminación”, añadía.

A su juicio, la norma aprobada por la cámara legislativa “podría dividir Arizona en formas que ni siquiera podemos imaginar”. La gobernadora explicó que se había reunido con partidarios y detractores de la ley y había concluido que la ley era demasiado “amplia” y podía tener consecuencias negativas. Brewer se mostró convencida de que la ley que había aprobado la cámara legislativa no estaba encaminada “a preocupaciones sobre libertad religiosa”, y añadió que entre la documentación que le han presentado asesores, ciudadanos y legisladores no ha encontrado ejemplos de que la ley fuera a beneficiar la libertad religiosa.

 Mientras se producía la comparecencia, grupos de personas se manifestaban en las calles que rodean la sede de la gobernación con carteles en los que decían: “Gracias gobernadora Brewer”.

 La Casa Blanca mostró su oposición a la ley homofóbica

 El secretario de Estado de EE UU, John Kerry, consideró que esa propuesta sería declarada inconstitucional si llega al Tribunal Supremo: “No puedo imaginarme cómo esa ley podría sobrevivir al escrutinio del Tribunal Supremo de Estados Unidos”, dijo Kerry en una entrevista con la cadena de televisión MSNBC.

 El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, en su conferencia de prensa de este martes, recordó que Obama defiende “la igualdad para los estadounidenses de la comunidad LGBT”, y cree que todos los ciudadanos, “sin importar su orientación sexual o su identidad de género, deberían ser tratados de forma igualitaria con dignidad y respeto”.

El veto de Brewer supone de facto el punto final de la ley. Aunque quisieran desafiar la decisión de la gobernadora (algo que en la coyuntura actual parece poco probable) los legisladores que votaron a favor -de los cuales hay que descontar, como mínimo, los tres senadores arrepentidos arriba mencionados- no reúnen la mayoría cualificada necesaria para levantar el veto.

Jan Brewer, gobernadora del estado de Arizona

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Arizona aprueba una ley que autoriza a discriminar a las personas LGTB alegando motivos religiosos

Lunes, 24 de febrero de 2014

odioSi ayer nos alegrábamos poque había ocurrido todo lo contrario en otros cuatro  estados, hoy tenemos que informar de queen Arizona, la intolerancia religiosa se ha impuesto sobre la ley civil y los derechos humanos…

Una pizzería de Arizona se reserva el derecho de admisión a ‘legisladores homófobos’

Hace pocos días Kansas conseguía resistir el embate homófobo, pero Arizona no ha podido. Las cámaras legislativas de ese estado han aprobado una ley que autoriza la discriminación de las personas LGTB en base a las creencias religiosas de los prestadores de servicios. Eso sí, a diferencia del proyecto que se debatió en Kansas, la ley de Arizona solo será aplicable a servicios de titularidad privada, no a funcionarios públicos. Todo apunta a que la gobernadora del estado, la republicana Jan Brewer, firmará la ley, pese al llamamiento que sectores económicos le han hecho para que la vete.

La norma fue aprobada el miércoles por el Senado de Arizona por 17 votos a favor (los de todos los senadores republicanos) y 13 en contra (los de todos los senadores demócratas), dejando claro que en este estado la identificación de los republicanos con las posiciones discriminatorias es mucho más sólida que en otros lugares de Estados Unidos. Un día después era la Cámara de Representantes la que le daba su visto bueno por 33 votos a favor (todos ellos republicanos) y 27 en contra (los de los 24 demócratas y 3 republicanos). Los tres únicos representantes republicanos que votaron contra la discriminación fueron Heather Carter, Kate Brophy-McGee y Ethan Orr.

La ley “relativa al libre ejercicio de la religión” (que puedes descargar, en inglés, pinchando aquí) fue una propuesta de grupos conservadores ligados a la derecha religiosa que los legisladores republicanos no han dudado en hacer suya. Si entra en vigor, el propietario de cualquier negocio podrá negarse a atender a clientes cuando ello colisione “de forma sustancialmente motivada” con su fe, una licencia discriminatoria que hasta ahora solo estaba permitida para organizaciones religiosas. Aunque el texto no las menciona, el objetivo de la ley no es otro que las personas LGTB, que a partir de ahora pasan a ser ciudadanos de segunda clase a los que se podrá denegar servicios sin que ello suponga una infracción.

Los defensores de la ley argumentan que ello impedirá, por ejemplo, que un fotógrafo opuesto al matrimonio igualitario por razones religiosas pueda negarse a prestar sus servicios en una boda entre personas del mismo sexo (aunque Arizona no permite a día de hoy tales bodas), pero lo cierto es que los términos de la ley son lo suficientemente ambiguos como para permitir que cualquier persona LGTB sea rechazada en un comercio, en un restaurante, en una sala de espectáculos o en un hotel, por mencionar algunos ejemplos. Si la persona acude a la justicia, quedará a interpretación del juez determinar si la discriminación está suficientemente fundada en las “creencias religiosas” o no.

“Intentamos proteger la libertad religiosa”, ha justificado el representante republicano Steve Montenegro. “No queremos que el gobierno venga y obligue a una persona a actuar contra sus sagradas creencias religiosas o que se vea forzado a ello porque es el propietario de un pequeño negocio”, ha añadido. Para el representante demócrata Rubén Gallego, sin embargo, “el mensaje es el siguiente: ‘queremos que trabajes aquí, pero no estamos dispuestos a protegerte, a proteger tus derechos, a proteger a tu familia’”.  ”Justificar la discriminación contra la comunidad LGTB o contra otros utilizando la religión es una afrenta a todos los ciudadanos de Arizona. Esta no es la Arizona en la que quiero vivir. Esta no es la Arizona en la que la comunidad LGTB quiere vivir”, ha afirmado el también representante demócrata Demion Clinco, él mismo abiertamente gay. Por su parte, Victoria López, directora de programas de la ACLU (American Civil Liberties Union) en Arizona, ha expresado que su organización está examinando con detalle la legalidad de la norma.

Líderes económicos del estado piden a la gobernadora que vete la ley

Pero la oposición a la norma no proviene solo de la comunidad LGTB, de los políticos demócratas o de las organizaciones de defensa de los derechos civiles. Sectores económicos del estado no ven con buenos ojos una ley que coloca a Arizona en el ojo del huracán como un estado irrespetuoso hacia las minorías, como ya sucedió hace pocos años cuando el estado aprobó una polémica ley antiinmigración, que ya entonces produjo un boicoteo hacia el estado de Arizona con importantes consecuencias económicas.

El Consejo Económico del Gran Phoenix (Greater Phoenix Economic Council) una entidad que busca atraer inversiones a la capital del estado y a su región, ha dirigido por ejemplo una carta a la gobernadora Brewer en la que expresamente le piden que vete la ley. La carta está firmada por su presidente ejecutivo, Barry Broome, y por el presidente de su consejo, James Lundy (que a su vez es el presidente del Alliance Bank of Arizona).

Fuente Dosmanzanas

 

Budismo, Cristianismo (Iglesias), Homofobia/ Transfobia., Islam, Judaísmo , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.