Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Opus Dei’

El alcalde electo de Lima preocupa a los activistas LGBTQ+ por su pertenencia al Opus Deis y su militancia LGTBIfoba.

Lunes, 14 de noviembre de 2022

lopez-aliagaEl alcalde electo de Lima, Rafael López Aliaga.

Por Jacob Kessler

Defensores LGBTQ+ en Lima, Perú, expresaron su preocupación después de que un católico conservador fuera elegido alcalde de la ciudad. Rafael López Aliaga, miembro del Opus Dei, ganó unas elecciones reñidas en un contexto en el que la política antitransgénero está en auge. Anteriormente, ha expresado su preocupación por la “homosexualización” de los niños y las amenazas de “ideología de género”, según el Washington Blade. Si bien López ha señalado su apoyo a las uniones civiles del mismo género, los defensores de la ciudad temen que el nuevo alcalde revoque las protecciones contra la discriminación y la aprobación de las celebraciones del Orgullo.

21 de octubre de 2022

LIMA, Perú — A principios de este mes, Lima eligió a un nuevo alcalde para dirigir la ciudad más poblada de Perú.

Rafael López Aliaga, un empresario conservador, derrotó por poco a su oponente en una campaña marcada por una ferviente oposición al comunismo y los valores progresistas. Después de su victoria, la comunidad LGBTQ+ de Lima puede tener motivos de preocupación.

López, un católico devoto, también conocido como RLA, es miembro del Opus Dei y ha practicado la autoflagelación y el celibato desde que se unió a la secta católica conservadora cuando tenía 19 años.

“Así como un homosexual no puede imponer su vida a nadie, así también sería un loco imponer sus creencias a todo el Perú”, ha dicho López.

Sin embargo, sus puntos de vista sobre temas sociales reflejan de cerca la doctrina cristiana de derecha. Está firmemente en contra del aborto, el matrimonio igualitario y la “ideología de género” y ha criticado a los tres en Twitter. También ha denunciado la supuesta “homosexualización” de los niños peruanos.

Sin embargo, el alcalde electo es quizás distinto en algunos aspectos entre los políticos conservadores del continente.

López ha respaldado las uniones domésticas para parejas del mismo sexo y ha afirmado que contrataría a un “transexual” si fuera la mejor persona para el trabajo. López también se ha contrastado con el presidente brasileño Jair Bolsonaro. “Bolsonaro insulta a la comunidad gay”, ha dicho López. “Soy inclusivo, la comunidad debe ser bienvenida”.

Sin embargo, la veracidad de su “inclusividad” está sujeta a debate.

El escritor y politólogo peruano José Alejandro Godoy no está convencido. Le dijo al Washington Blade que López ha sido cauteloso con respecto a lo que dice sobre temas relacionados con LGBTQ+. Godoy teme que con la elección de López sea inminente un retroceso de los derechos humanos LGBTQ+. Según el politólogo, pueden estar en juego las ordenanzas contra la discriminación y los permisos otorgados a la Marcha del Orgullo de Lima.

De hecho, hay razones para creer que la lucha por los derechos LGBTQ+ en Lima está empeorando. Durante todo octubre, Lima ha sido un hervidero de activismo anti-trans. Coordinada en parte por destacados miembros del Congreso y Renovación Popular, el partido político de López, la ciudad ha experimentado protestas “antigenéricas y pro familia”.

El diputado de Renovación Popular Alejandro Muñante, quien es el tercer vicepresidente del Congreso peruano, y CitizenGO, un grupo activista de derecha, lograron el 3 de octubre que una camioneta ingresara frente a la sede del parlamento peruano con el mensaje: “OEA: Las mujeres son definida por la biología, no por la ideología.

Dirigiéndose a la Organización de los Estados Americanos en su 52ª Asamblea General, Muñante y CitizenGO han estado haciendo campaña contra los esfuerzos internacionales para impulsar una definición más diversa de género. Al día siguiente, el 4 de octubre, Renovación Popular envió una carta al canciller peruano oponiéndose al aborto y rechazando cualquier documento de la OEA que pueda obligar a Perú a “otorgar un reconocimiento indebido a los hombres transexuales y otorgarles los derechos de las mujeres”. Finalmente, el 6 de octubre, miles salieron a las calles de Lima, marchando contra el aborto y la ideología de género. Muñante promocionó la marcha y López retuiteó la cobertura de la misma.

Jazmín Peña-Laurencio, abogada peruana defensora de los derechos humanos, cree que la comunidad LGBTQ+ en Lima no debe perder la esperanza. Las ordenanzas municipales que protegen contra la discriminación de género y LGBTQ+ han sido ganadas con esfuerzo por la comunidad, explica. “Aunque el Congreso tiene el poder de eliminar estas protecciones, la ciudadanía no lo permitiría, ya que el problema [de la discriminación LGBTQ+] se ha hecho muy visible en comparación con hace unos años”, dijo.

Peña-Laurencio dijo que la comunidad debe seguir luchando por la visibilidad, ya que eso permite que muchos sectores de la sociedad se unan a la lucha y no vean la discriminación LGBTQ+ como un tema de nicho. Activistas de Lima están de acuerdo con el enfoque del abogado.

Manuel Ramírez-Gómez, un activista de Lima y presentador de un popular podcast LGBTQ+, es igualmente optimista sobre el futuro de su ciudad. Dice que la elección de López no es nada nuevo; su comunidad siempre ha sentido miedo como minorías en la ciudad conservadora. Sin embargo, según el podcaster; Activistas LGBTQ+ en Lima planean seguir organizándose, marchando y luchando hasta que sus derechos sean plenamente reconocidos.

“Esta no es la primera vez que tenemos un alcalde con fobia a la diversidad”, dijo Vega-Dávila al Blade. “El activismo LGBTTTIQ nunca ha sido fácil en Perú. La sociedad conservadora de nuestro país ha hecho del armario una alternativa a la posibilidad de luchar por nuestros derechos. La administración de RLA seguramente intentará socavar nuestro derecho a aparecer en espacios públicos, pero hemos estado luchando contra los grupos anti-derechos humanos durante mucho tiempo y lo seguiremos haciendo”.

A pesar de los esfuerzos de los activistas, no todos son tan optimistas sobre la posibilidad de progreso en Lima bajo la administración de López.

Godoy explicó al Blade que Renovación Popular obtuvo la mayoría en el Concejo Metropolitano de Lima (El Concejo Metropolitano). “Desafortunadamente, no creo que actualmente sea posible ningún progreso hacia los derechos LGBTI en Lima”, dijo Godoy al Blade. “No digo esto solo por la mayoría de Renovación Popular, sino también por el hecho de que otros partidos que han ganado escaños no se han inclinado por defender la agenda LGBTI”.

Combinado con la administración federal izquierdista y antipática del presidente Pedro Castillo, las perspectivas para la comunidad LGBTQ+ de Lima no parecen prometedoras.

López reemplazará al actual alcalde de Lima cuando finalice su mandato el 31 de diciembre.

Fuente Blade Los Ángeles

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , ,

Una organización eclesial alemana enviaba a curas pederastas como misioneros a América Latina

Miércoles, 24 de agosto de 2022

B6AFDFF3-AA90-42C1-830B-8A4CE495D595Emil Stehle

Y sigue saliendo basura… ¿ Y de dónde sale el dinero para qué Manuel Cociña compre silencios?

Fidei Domun ayudó a encubrirlos durante el mandato del obispo Emil Stehle

En los años 70, Emil Stehle apoyó a sacerdotes para que eludieran los procesos penales pendientes en Alemania. Mediante la codificación de nombres, las direcciones encubiertas y la pensión alimenticia, quien luego sería obispo en Ecuador, y él mismo abusador, se aseguró de que pudieran permanecer encubiertos en América Latina

Bajo el nombre de Fidei Donum -por la encíclica Fidei Donum de Pío XII de 1957-, unos 400 sacerdotes fueron enviados desde sus diócesis de origen alemanas a diversos países de América Latina desde los años 60 hasta hoy

La Iglesia polaca sigue destruyendo los archivos relativos a la pederastia clerical

El cardenal Marc Ouellet, demandado por agresión sexual cuando era arzobispo de Quebec. Su nombre aparece en una lista hecha pública, junto a otros miembros del clero.

Fernando Ocáriz, prelado del Opus Dei,  escribe a la víctima del ‘caso Gaztelueta’ y admite “la verdad judicial”, pero se niega a pedir perdón por los abusos


Juan Cuatrecasas, el ‘padre coraje’ del ‘caso Gaztelueta’ responde al prelado del Opus Dei
Juan Cuatrecasas: “Señor Ocáriz, el Opus nunca estuvo a la altura, quisieron tapar la verdad de los abusos”.

El Obispado de Bilbao identifica a catorce sacerdotes como presuntos autores de abusos sexuales a menores. El obispo, Joseba Segura, lamenta la respuesta del Opus Dei en el ‘caso Gaztelueta’.

Un nuevo escándalo sacude las estructuras de la Iglesia alemana: según informe encargado por la propia Conferencia Episcopal y la organización de acción episcopal Adveniat, varios sacerdotes procesados por violencia sexual y abusos fueron enviados a misiones a América Latina para eludir la actuación de las autoridades judiciales a través de la asociación eclesial Fidei Donum.

Según una investigación independiente realizada sobre los archivos de Fidei Donum, el antiguo jefe de la oficina de coordinación y posterior obispo de Santo Domingo, en Ecuador, Emil Stehle, él mismo también luego acusado de abusos, ayudó a encubrir a varios curas abusadores denunciados en Alemania.

Según un comunicado conjunto de la Conferencia Episcopal y de Adveniat, “el informe enumera un total de dieciséis denuncias e indicios de abusos sexuales contra Emil Stehle, con actos que abarcan su etapa como sacerdote en Bogotá (Colombia), como jefe de la oficina de coordinación y director general de Adveniat en Essen, y posteriormente como obispo auxiliar de Quito y obispo de Santo Domingo.

 “Según los resultados de la investigación del expediente, es posible que haya habido más agresiones sexuales por parte de Stehle. También es muy posible que Stehle ayudara a otros sacerdotes de América Latina a encubrirse, pero esto no se documentó en los archivos porque era delicado“, según la abogada Bettina Janssen, encargada de la investigación.

¿Conocía la Iglesia alemana los encubrimientos?

“Deben realizarse esfuerzos sensibles –junto con las diócesis latinoamericanas responsables– para llegar a las posibles personas afectadas. Para obtener una imagen más completa, también habría que investigar más a fondo hasta qué punto los abusos de Stehle eran conocidos por las autoridades eclesiásticas responsables y qué consecuencias tomaron contra ellos”, añade Janssen.

“En los años 70, Emil Stehle apoyó a tres sacerdotes para que eludieran los procesos penales pendientes en Alemania. En dos casos, los sacerdotes eran buscados por delitos sexuales contra menores, y en un caso no se pudo encontrar la acusación en los archivos. Mediante la codificación de nombres, las direcciones encubiertas y la pensión alimenticia, Stehle se aseguró de que pudieran permanecer encubiertos en América Latina”, señala la nota de prensa.

Este informe no es el fin de la historia”

“Esta investigación arroja luz sobre la injusticia“, explica el responsable de la oficina de coordinación de Fidei Donum, el padre Martin Maier SJ, también máximo responsable de la Acción Episcopal Adveniat. Estamos profundamente conmocionados por el sufrimiento infligido a las víctimas de la violencia sexualizada y el abuso de poder, y les pedimos disculpas”.

Para la secretaria general de la Conferencia Episcopal Alemana, Beate Gilles, “el informe no es el final de la historia, sino que tendrá consecuencias que aún deben aclararse” y deja claro que el envío tanto de sacerdotes como de otro personal pastoral, debe ser objeto de una reflexión crítica en su conjunto”.

Envío de misioneros sin antecedentes

“La oficina de coordinación de Fidei Donum ha aportado muchas cosas positivas. Pero el hecho de que el sistema no haya reaccionado adecuadamente a los abusos demuestra que hay que aclarar con más precisión las responsabilidades de la comisión de servicio y del acompañamiento durante la misión en América Latina. Esto incluye también la prueba de que las personas que van a ser enviadas no tienen antecedentes de agresiones sexuales y deben demostrar que han recibido la formación obligatoria en materia de prevención”.

400 sacerdotes enviados en 60 años

Bajo el nombre de Fidei Donum -por la encíclica Fidei Donum de Pío XII de 1957-, unos 400 sacerdotes fueron enviados desde sus diócesis de origen alemanas a diversos países de América Latina desde los años 60 hasta hoy.

En 1971, la Conferencia Episcopal Alemana creó una oficina de coordinación con este fin. Esta oficina, que tiene su sede en Adveniat desde 1973, tiene la tarea de acompañar a los sacerdotes durante su servicio en América Latina. La Oficina de Coordinación organiza reuniones anuales periódicas para el intercambio de ideas y la cohesión social. El jefe de la oficina de coordinación mantiene el contacto con los sacerdotes Fidei Donum a través del correo de Navidad y de circulares generales.

“No somos la escoria”

“Los sacerdotes de Fidei Donum no son la escoria de los sacerdotes de Alemania que luego fueron enviados a Sudamérica. Son tan buenos y tan malos como los demás sacerdotes”, según el obispo alemán Reinhold Nann, que llegó a Perú como sacerdote Fidei Donum en 1991 y hoy es obispo de Caraveli.

El obispo, según recoge la agencia KNA, expresó su “más profunda decepción” por los hechos descubiertos: “Me preocupa especialmente que el obispo Emil Stehle, al que antes admiraba, tuviera también lados muy oscuros como autor y encubridor”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Padres Paulistas expulsados ​​del Newman Center a medida que el nuevo obispo cambia de enfoque LGBTQ+

Miércoles, 24 de agosto de 2022

6A4639F0-5260-498E-A503-548B914D7562Obispo Earl Fernandes

Los Padres Paulistas que sirvieron en St. Thomas More Newman Center hasta finales de julio de 2022

Los sacerdotes paulistas que han dirigido durante mucho tiempo en el Centro Católico Newman de la Universidad Estatal de Ohio han sido eliminados por un obispo recientemente designado. Fue un movimiento sorpresa que algunos creen que señala un enfoque más conservador para los problemas LGBTQ+ en la diócesis, como cuando las palabras “todas son bienvenidas” fueron eliminadas de la señalización del centro.

St. Thomas More Newman Center, que ministra a los estudiantes y otros en la escuela de Columbus, Ohio, ha sido dirigido por los Padres Paulistas durante 66 años. Durante 25 años, han sido enumerados por New Ways Ministry como una de las tres parroquias amigables con LGBTQ en la diócesis de Columbus.

Para muchos, la decisión de terminar la presencia de los Paulistas fue una sorpresa abrupta, según el National Catholic Reporter. El obispo Earl Fernandes de Columbus se instaló el 31 de mayo, y un mes después, nombró a un sacerdote diocesano para dirigir el Centro Newman. Su registro existente ante la realidad LGBTQ+ es negativo, incluido un libro que escribió que respalda la prohibición de que los hombres homosexuales fueran aceptados en seminarios.

El padre Paulista Ed Nowak, quien dirigió el centro, dijo que la decisión fue “devastadora“.

“En una diócesis que tiene a los sacerdotes y al personal, perder a tres hombres sanos durante la noche parece inconcebible, y la gente está cuestionando eso“, dijo Nowak al Columbus Dispatch.

Algunos piensan que las nuevas actitudes hacia la realidad LGBTQ+ en la diócesis son parte de la razón del cambio.

Según NBC News, “muchos miembros de la congregación de Newman dicen que creen que se pidió a los Paulistas que se fueran como parte de una tendencia conservadora nacional porque el Centro Newman abre sus armas a la comunidad gay”.

“Jesús pasó mucho tiempo con los marginados, los leprosos, las prostitutas y los publicanos”, dijo el padre Paulista Vinny McKiernan. “Entonces, ¿qué tiene de malo tratar con los marginados en el elenco de los personajes de Jesús?”

Una señal potencial de tal cambio también llegó esta semana cuando las palabras “todos son bienvenidosfueron eliminadas de la señalización del centro, lo que provocó más preguntas sobre el futuro del ministerio allí.

Los feligreses LGBTQ+ han expresado consternación en respuesta a la decisión del obispo. Joseph Gentilini es un hombre gay que ha asistido a misa en el Centro Newman durante más de cincuenta años, incluso durante más de cuarenta años con su compañero.

“¿Dónde me van a enterrar?” preguntó. “¿Tengo que negar quién soy o renunciar a mi pareja? Eso no va a suceder, entonces, ¿a dónde voy? Todo mi corazón fue absorbido de mí “.

Sin embargo, Fernandes niega que los cambios tengan algo que ver con la bienvenida de los Paulistas a los católicos LGBTQ+, citando la evangelización y las vocaciones como sus motivaciones para la eliminación de la orden.

Con el nuevo liderazgo diocesano vendrá más movimientos laicos, incluidos nuevos grupos como Courage y Opus Dei. Courage es un ministerio católico para las personas lesbianas y homosexuales que promueve la castidad al adherirse a un enfoque de 12 pasos para la sexualidad. Opus Dei es una organización católica laica internacional que promueve un enfoque conservador y pre-Vaticano II de la fe y el ministerio.

“Ya no me sentiría cómodo en un lugar que sancionara el coraje“, dijo Gentilini a NCR. No sabe a dónde irá a la misa ahora que los Paulistas han dejado el Centro Newman a partir del 31 de julio.

977BC07C-2ECB-49DF-A9BB-0BEA84B11361

Los Padres Paulistas que sirvieron en St. Thomas More Newman Center hasta finales de julio de 2022

Cientos de personas firmaron una carta pidiéndole al obispo que reconsiderara su decisión. Muchos aprovecharon la oportunidad para agradecer a los Paulistas por alentar sus vidas de fe.

Mientras los Paulists buscan nuevos lugares para ir, los testimonios y cartas de apoyo de sus feligreses y ex alumnos los han conmovido.

“Saber cuán grande es el impacto que hemos tenido en ellos es tan abrumador“, dijo Nowak.

Solo el tiempo revelará la nueva dirección del Newman Center en Columbus. La gran cantidad de apoyo a los Paulistas de las comunidades estatales de Columbus y Ohio es un testimonio de la profundidad del impacto de su ministerio en la vida de fe de tantos católicos.

—Grace Doerfler (ella/ella), New Ways Ministerio, 16 de agosto de 2022

Fuente New Ways. Inistry

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , ,

Saúl Castro: “A pesar de las carambolas para ocultar su LGTBIfobia, la Iglesia oficial nos sigue percibiendo como identidades inmorales”

Jueves, 7 de julio de 2022

Saul-Castro_2460363950_16094984_660x371Ampliamos con esta entrevista la noticia que ya publicamos hace unos días y en la que podéis ver de nuevo los vídeos.

“Las personas trans, categorizadas aún como ‘enfermas’ en la OMS, tiene el doble de probabilidades de ser sometidas a ‘terapias de conversión’ que las personas cis. La personas homosexuales hemos dejado de ser completamente enfermos hace tan sólo tres años”

“A pesar de las carambolas para no hacer expresa su LGTBIfobia, es claro que nuestras identidades siguen estando vistas por la oficialidad e institucionalidad de la Iglesia como moralmente reprobables”

“En el proceso de documentación que he llevado a cabo sobre las ‘terapias de conversión’ he encontrado casos de desnudez grupal forzada, castidad forzada por periodos de hasta 270 días, prácticas aversivas, realización de ritos como entierros simulados o exorcismos… en España, estos grupos remiten a las víctimas que ‘no avanzan’ a psiquiatras que les prescriben medicamentos inhibidores del deseo sexual. Es decir, se les medica para castrarles forzadamente

“La Iglesia tiene una doble responsabilidad. En España, los principales perpetradores de ‘terapias de conversión’ son agrupaciones de fe vinculadas a la Iglesia católica, aunque no están oficialmente reconocidas por esta institución. Además, Obispos –como Juan Antonio Reig Pla, Pablo Ormazabal Albistur, José Ignacio Munilla Aguirre, Mario Iceta Gavicagogeascoa, Demetrio Fernández González o Manuel Sánchez Monge, colaboran”

“Tanto el Opus Dei como el Camino Neocatecumenal han colaborado con ambas organizaciones, remitiendo a jóvenes LGTBIQA+ a estos itinerarios”

“La Ley Trans y LGTBI no se ha aprobado todavía ni se sabe si se llegará a aprobar antes de que termine la legislatura. El problema de esta Ley es que hay una ausencia de capacidad por parte de las autoridades autonómicas para investigar e imponer sanciones contra estas práctica. Hasta la fecha, todavía siguen pendientes, tras más de dos años de espera, tres resoluciones. Dos de 2020 y una de 2021”

“Desde No Es Terapia exigimos al Congreso una modificación del Código Penal que criminalice las terapias de conversión, tal como se ha hecho en 44 jurisdicciones, entre las que se incluye Francia, Malta o Alemania”

Jesús Bastante

La Iglesia tiene una doble responsabilidad. En España, los principales perpetradores de ‘terapias de conversión’ son agrupaciones de fe vinculadas a la Iglesia católica, aunque no están oficialmente reconocidas por esta institución“. Saúl Castro es abogado y fundador de NoesTerapia, asociación que lucha contra estas terapias, que el Gobierno pretende ilegalizar con su ley del ‘No es no’.

“Además, Obispos como Juan Antonio Reig Pla, Pablo Ormazabal Albistur, José Ignacio Munilla Aguirre, Mario Iceta Gavicagogeascoa, Demetrio Fernández González o Manuel Sánchez Monge, colaboran”, asegura en esta entrevista.

do así?

– Pues desgraciadamente, en muchas partes del mundo e, incluso en España, la respuesta es sí. No hemos de olvidar que parte de nuestra comunidad sigue estando patologizada, no sólo en el acceso al reconocimiento de su identidad de género, sino también en las clasificaciones de enfermedades mentales. Tanto es así que el CIE-11 de la OMS, adoptado en 2019, sigue considerando a las personas trans como personas con “condiciones relacionadas con la salud sexual”, por lo que sólo se ha producido su despsicopatologización, pero no dejan de estar categorizadas como personas “enfermas”. De hecho, la fiscalización y policía institucional que se hace de las identidades trans es lo que determina que, estadísticamente, estas tenga un doble de probabilidades de ser sometidas a “terapias de conversión” que las personas cis, dado que tienen que ser propios profesionales de la salud quienes certifiquen y validen su identidad, lo que abre espacios para que los perpetradores de estos abusos actúen con mayor impunidad.

Con respecto a la orientación sexual, hemos dejado de ser completamente enfermos hace tan sólo tres años, ya que con la modificación del CIE-11 se eliminó la patologización de la “homosexualidad egodistónica”, que era aquella dolencia consistente en el rechazo a la orientación sexual propia y el deseo de modificarla, y que empleaban muchos profesionales para tratar médicamente a “homosexuales que querían dejar de serlo”.

Y bueno… en relación con el pecado, pues no se ha avanzado mucho realmente. El Catecismo de la Iglesia indica en sus párrafo 2357-59 que “las personas homosexuales están llamadas a la castidad” debido a que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados, son contrarios a la ley natural y no pueden recibir aprobación en ningún caso”. Tal como señala la Congregación para la Doctrina de la Fe desde 1986, “la particular inclinación de la persona con atracción sexual hacia el mismo sexo, aunque en sí no sea pecado, constituye sin embargo una tendencia, más o menos fuerte, hacia un comportamiento intrínsecamente malo desde el punto de vista moral”. Por tanto, a pesar de las carambolas para no hacer expresa su LGTBIfobia, es claro que nuestras identidades siguen estando vistas por la oficialidad e institucionalidad de la Iglesia como moralmente reprobables.

– En el libro desentrañas las terapias de conversión. ¿En qué consisten? ¿Qué prácticas son las más aberrantes?

– No existe una definición estandarizada y común de las “terapias de conversión” ni a nivel internacional ni nacional. Desde la Asociación, y a nivel personal, las definimos poniendo en el centro su finalidad, es decir, el hecho de que todas las “terapias de conversión” se caracterizan por el objetivo común de querer modificar o anular la identidad y/o expresión de género de las personas contra las que se dirigen, así como su orientación sexual, para «acomodarlas» a los cánones cisheteronormativos imperantes en nuestras sociedades. Tal como afirma el Experto Independiente sobre Orientación Sexual e Identidad de Género de la ONU, “todas las “terapias de conversión” comparten la premisa de que la orientación sexual y la identidad de género pueden ser extirpadas —expulsadas, curadas o rehabilitadas—, como si fueran algo ajeno a la persona, lo que constituye una visión sumamente inhumana de la existencia”.

En el proceso de documentación que he llevado a cabo, he encontrado casos de desnudez grupal forzada, la castidad forzada por periodos de hasta 270 días, realización de ejercicios “biodinámicos” –consistentes en dar golpes y gritos para liberar energía–, prácticas aversivas –como ponerse una goma elástica en la muñeca y golpearse con ella cuando se sentía deseo sexual–, rezo continuado y del rosario en los momentos de mayor deseo sexual, empleo de técnicas de reprocesamiento traumático como el EMDR–ya que parten que la diversidad sexual y de género es fruto de traumas que hay que sanar–, abrazo-terapia, logopedia, terapia hablada, estudio de textos acientíficos sobre la orientación sexual y la posibilidad de modificarla, realización de ritos como entierros simulados o exorcismos, así como control diario a través de aplicaciones de mensajería y telefonía como Telegram.

Hay que destacar que el funcionamiento de estos grupos se centra en separar a las víctimas de sus círculos familiares y de amistad, para que dependan emocional y socialmente de los grupos de “itinerantes” y de la propia organización. Les asignan grupos de compañeros, orientadores o supervisores, que les monitorean diariamente, obligándoles a escribir tres veces al día por los chats y exigiéndoles que contacten inmediatamente al grupo cuando tengan deseos sexuales no heterosexuales. También les requieren que asistan a quedadas semanales en las que practican deporte, van a bares o al cine, con el objetivo de afianzar relaciones de “masculinidad sana”. Al integrarles de una forma tan completa en estos grupos, las víctimas cortan lazos con el resto de círculos y los perpetradores se aprovechan de ello para mantener un control leonino sobre ellas, así como para chantajearlas con el ostracismo en el caso de que no progresen adecuadamente.

Finalmente, en España, estos grupos también remiten a aquellas víctimas que “no avanzan en su recuperación de la cisheterosexualidad” a psiquiatras con los que colaboran. Estos, tras realizarles una suerte de cuestionarios que no están avalados por la práctica clínica, les diagnostican el origen de su homosexualidad, bisexualidad o identidad de género no cis, y les prescriben medicamentos para otras dolencias –generalmente para tratar trastornos bipolares, esquizofrenia o epilepsia–, entre cuyos efectos secundarios se encuentra la reducción o eliminación de la lívido. Es decir, se les medica para castrarles forzadamente.

¿Cuál es la responsabilidad de la Iglesia en estas prácticas?

– La Iglesia tiene una doble responsabilidad que, desgraciadamente, está ignorando de forma deliberada. En España, los principales perpetradores de “terapias de conversión” son agrupaciones de fe vinculadas a la Iglesia católica, aunque no están oficialmente reconocidas por esta institución. En concreto, estos grupos se llaman “Es Posible la Esperanza” y “Verdad y Libertad”, operando en distintas regiones de España y con muchas sedes organizadas jerárquica y estructuralmente.

Por un lado “Es Posible la Esperanza” o EPE fue fundada y es coordinada por Santiago Olmeda Sánchez – capellán del Convento Carmelitas Descalzas de Ruiloba en Cantabria– y por Belén Vendrell Sahuquillo –colaboradora del Centro Diocesano de Orientación Familiar Regina Familiae de Alcalá de Henares y mano derecha del obispo de Alcalá. En 2015, EPE remitió un dossier de 450 páginas a todos los Obispos españoles y otro con unos 118 testimonios de víctimas a la Santa Sede para solicitar que, de forma institucional, se impartieran “Itinerarios de Maduración Integral” para salir de la Atracción sexual al Mismo Sexo no deseada en todos los Centros Diocesanos de Orientación Familiar (COF) y en los Seminarios. Es decir, desde la institucionalidad se conoce que estas prácticas se llevan a cabo y, a pesar de ello, no se han puesto barreras para cortarlas de raíz.

No sólo eso, sino que diferentes personalidades de la Iglesia, obispos –como Juan Antonio Reig Pla, Pablo Ormazabal Albistur, José Ignacio Munilla Aguirre, Mario Iceta Gavicagogeascoa, Demetrio Fernández González o Manuel Sánchez Monge–en connivencia con seglares al frente de los diferentes COF –como José María Gea Rosat, Federico Mulet Valle, Isabel Lacruz Silvestre o Marisa Vendrell Sahuquillo– han promocionado los itinerarios ofrecidos por EPE, “acompañado” a personas en su proceso de maduración de la masculinidad/feminidad, captado a potenciales itinerantes y participado en las convivencias periódicas que se hacían en esta asociación, así como fungido como orientadores y miembros de los grupos de apoyo.

Por otro lado, está el caso de Verdad y Libertad (VyL), que es quizás todavía más sangrante. Esta agrupación, fundada en 2013 por Miguel Ángel Sánchez Cordón –un pediatra granadino actualmente jubilado– y Alberto López –que se desligó de la misma en 2015 y lucha contra las terapias desde entonces– ha sido abiertamente investigada por la Santa Sede en el año 2020. En diciembre de dicho año, el cardenal Beniamino Stella remitió un informe, que no se ha hecho público, a la Congregación para el Clero en el que concluía que “un grupo de 6 o 5 obispos” –entre los que se incluyen Xavier Novell i Gomà, Arturo Pablo Ros Murgadas o Francisco Javier Martínez Fernández– habrían colaborado en sus retiros, compartiendo su testimonio y derivando a jóvenes y adultos a las “terapias” que se practicaban en el seno de VyL.

En abril de 2021, la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española abordó este tema y el informe, limitándose a destacar que VyL no es una organización reconocida por la Iglesia y a animar a “quien se considere afectado o víctima que denuncie por la vía civil, porque desde el punto de vista canónico no se puede frenar lo que hacen”. Es decir, al igual que en el caso de los abusos sexuales a menores en la Iglesia, esta institución se ha desmarcado sin cesar a ningún miembro del clero ni publicar los informes y las investigaciones llevadas a cabo.

Junto a estos miembros de la Iglesia, operan otros sacerdotes de diferentes diócesis y parroquias como la Parroquia de San Mateo Apóstol, la de San Leandro Obispo, la de San Carlos Borromeo de Ontinyent, la de la Sagrada Familia de Torrent, la de la parroquia de S. Pío X de Algemesí o la de Nuestra Señora de la Merced y Santa Tecla. No sólo eso, sino que en VyL, para poder acceder a los grupos e iniciar el itinerario de 270 de castidad, Miguel Ángel obligaba a los futuros itinerantes a asistir durante 6 u 8 semanas a sesiones de “terapia psicológica” con Lourdes Illán Ortega o con Juan Mayo, quienes hacían un test para evaluar la herida de los pacientes y trabajaban fichas, por un “módico” precio de 60 euros/sesión.

Así mismo, tanto el Opus Dei como el Camino Neocatecumenal han colaborado con ambas organizaciones, remitiendo a jóvenes LGTBIQA+ a estos itinerarios, así como a conocidos psiquiatras ultra-conservadores como Aquilino Polaino o Enrique Rojas, que de acuerdo con el testimonio de estas víctimas, prescriben fármacos, previo pago de tarifas de entre 100 y 200 euros/sesión, pautados para tratar enfermedades y trastornos mentales graves como la bipolaridad, esquizofrenia o la epilepsia.

El Gobierno está a punto de aprobar la ley que prohibirá las terapias de conversión.

– Bueno, realmente la Ley Trans y LGTBI no se ha aprobado todavía ni se sabe si se llegará a aprobar antes de que termine la legislatura. Lo que ha sucedido es que el Consejo de Ministros a aprobado el Anteproyecto de Ley Trans y LGTBI y ha acordado registrarlo como Proyecto de Ley ante el Congreso, comenzándose ahora el procedimiento de tramitación parlamentaria y pudiendo modificarse el texto mediante enmiendas.

Con respecto a la ley, el problema es que replica un modelo desfasado, inútil e inefectivo, ya que impone un prohibición genérica de “practicar terapias de conversión” y establece un régimen sancionador en el que se pena con multa a quienes las practiquen o las promuevan. Este régimen no es nuevo, sino que, en la actualidad, 8 Comunidades Autónomas –la Comunidad de Madrid,Andalucía, la Comunidad Valenciana, Aragón, la Región de Cantabria, Canarias, La Rioja y Castilla La Mancha– ya tienen un sistema sancionador. Sin embargo, en los seis años en que se han ido adoptando y entrando en vigor estas normas autonómicas, no se ha investigado ni sancionado firmemente ningún caso de práctica o promoción de “terapias de conversión”, a pesar de las numerosas denuncias interpuestas ante los órganos administrativos competentes, así como de los reportajes que han salido a la luz en los últimos años. Esto se debe a varios factores:

Por un lado, hay una ausencia de capacidad por parte de las autoridades autonómicas para investigar e imponer sanciones contra estas prácticas, que deriva de una imposibilidad competencial de ordenar la práctica de diligencias de investigación para esclarecer hechos, como la práctica de “terapias”, que no trascienden a la esfera pública, se lleva a cabo en locales privados de la Iglesia y se capta a las víctimas por redes de contactos y clientelares. Ello se debe a que, para la intervención de comunicaciones, entrada y registro de instalaciones; así como incautación de diferentes materiales, es necesaria la intervención judicial.

Paralelamente, los procedimientos de naturaleza sancionadora se inician siempre de oficio por acuerdo del órgano competente, sin reconocer ningún derecho a las víctimas o a la sociedad civil más allá de conocer la decisión de sobre la iniciación del procedimiento o el archivo de las denuncias. Ello impide que las víctimas o la ciudadanía pueda participar efectivamente en la investigación de estos abusos, y abre la mano a que los órganos competentes no actúen con el celo necesario, limitando las posibilidades de que rindan cuentas por su inacción. Por ejemplo, el único caso de “terapias de conversión” que fue sancionado, en septiembre de 2019, fue anulado por el 13 de julio de 2021, por la sentencia núm. 898/2021 del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, donde se indicaba que la Comunidad de Madrid había tardado más de 31 meses en instruir el procedimiento vulnerando los derechos de la sancionada, actuando de forma fraudulenta.

Análogamente, el 5 de noviembre de 2021, la Consejería de Familia, Juventud y Política Social acordó no iniciar un procedimiento sancionador, tras 31 meses de espera, contra el Obispado de Alcalá alegando que sólo disponía de pruebas obtenidas sin el consentimiento de los infractores. A la sociedad civil, nos notificaron esta decisión en mayo de 2022, cuando ya habían prescrito las infracciones. Este hecho, deja entrever que el modelo de tutela administrativa de estos abusos se queda absolutamente corto ya que las autoridades competentes no tienen facultades para ordenar la práctica de diligencias de investigación necesarias, para las que sería necesario contar con la intervención de un órgano judicial.

Hasta la fecha, todavía siguen pendientes, tras más de dos años de espera, las resoluciones sobre las denuncias interpuestas en 2020 contra las comunidades evangélicas que hacían exorcismos en Madrid para “expulsar la homosexualidad” así como contra una coach madrileña que ofrece un curso online titulado “Camino a la heterosexualidad”; Hasta la fecha, todavía siguen pendientes, tras más de dos años de espera, las resoluciones sobre las denuncias interpuestas en 2020 contra las comunidades evangélicas que hacían exorcismos en Madrid para “expulsar la homosexualidad”. Así mismo, ni el Govern de la Comunidad Valenciana ni la Junta de Andalucía han actuado contra la asociación Verdad y Libertad, a pesar de que se han denunciado estos hechos.

En segundo lugar, las sanciones que llevan aparejadas las infracciones de terapias de conversión no son eficaces ni disuasivas para los perpetradores. En el caso de Elena Lorenzo de septiembre de 2019, esta “coach de identidad” que diagnostica Trastorno Obsesivo Compulsivo Homosexual y promete curarlo a través de su web profesional, esta señora fue sancionada con una multa de 20.001 euros –anulada posteriormente. La cuantía de esta multa fue recaudada en menos de dos semanas a través de una campaña de crowdfunding orquestada por Hazte Oir. Elena Lorenzo nunca cesó, y continúa a día de hoy, ofreciendo estos servicios previo pago de 80 euros/sesión.

Por tanto, el empleo de sanciones exclusivamente económicas para frenar a unos perpetradores apoyados por redes influyentes y con gran capital económico, no es eficaz, suficiente ni útil.

En tercer lugar, el contexto criminológico en el que se producen y perpetran las “terapias de conversión” en España determina que las víctimas tarden muchos años en decidir ejercer acciones o visibilizar la violencia a la que han sido sometidas. Diversos estudios, como el titulado “Conversion Therapy and LGBT Youth” y publicado por el Williams Institute, indica que más de la mitad de las víctimas de “terapias de conversión” las sufren durante su minoría de edad.

Paralelamente, el estudio “The Global State of Conversion Therapy. A Preliminary Report and Current Evidence Brief”, de la LGBT Foundation, señala que sólo una de cuatro víctimas se somete a terapias de conversión sin coacciones de su entorno y que, entre las restantes, un 22% asiste por presión familiar, un 11% por recomendación de su comunidad/líderes religiosos y hasta un 17,5 % por insistencia de profesionales de la salud, autoridades educativas o de sus propios empleadores. Este contexto victimológico determina que las víctimas no tengan posibilidad ni incentivos para denunciar ante las autoridades administrativas y sufrir un procedimiento que las revictimice y las aísle de sus entonos.

Finalmente, los tipos penales existentes –estafa, intrusismo profesional, delitos contra los consumidores o el delito de lesiones– no cubren suficientemente los contextos en que se dan estas prácticas y sólo se centran en las consecuencias de las conductas materiales, ignorando lo criminalmente reprobable de las ‘terapias de conversión’ en sí. Es decir, su objetivo tendente a la eliminación y represión de la identidad y de la diversidad sexual y de género.

Es por todo esto que desde No Es Terapia exigimos ahora a los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados que modifiquen el Código Penal, creando un tipo delictivo autónomo que criminalice la práctica de terapias de conversión, tal como se ha hecho en 44 jurisdiccionesentre las que se incluye Francia, Malta, Alemania, Canadá, Nueva Zelandia, Ecuador o diferentes Estados Mexicanos.

FS4jAVrWYAEtLOT

***

El pasado mes de mayo, Los obispos y las obispas de la Iglesia Anglicana de Gales celebraban que el Gobierno galés prohíba las “terapias” de conversión antiLGTBI. El pasado febrero, Israel prohibía las terapias de conversión para miembros de la comunidad LGTBQ+. Al otro lado del Atlántico, la Cámara de los Comunes de Canadá le dio su visto bueno el pasado diciembre,  por unanimidad, a un proyecto de ley para prohibir las pseudoterapias de conversión, y definitivamente el pasado enero de este año. Se trata de un veto total, no solo en menores de edad, y contempla penas de hasta cinco años de cárcel para quien inflija estas prácticas y hasta dos para quien se beneficie económicamente de las mismas o las publicite. El Senado aprobó el texto en una tramitación exprés apenas seis días más tarde y, tras recibir la firma de la gobernadora general, entró en vigor el pasado 7 de enero, y el pasado marzo les seguía Chile que prohíbe por ley las “terapias reparativasde la homosexualidad o la transexualidad.

Sin embargo, hace unos días conocíamos que Boris Johnson cedía a la presión del lobby transexcluyente y dejará fuera de la prohibición de las «terapias» de conversión la identidad de género. Y más recientemente, el Consejo General del Poder Judicial español criticaba en su informe no preceptivo, la prohibición de las mal llamadas terapias, en el proyecto de la ley Trans española. A esto se sumaban las desafortunadas palabras de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, gracias a los votos de la extrema derecha, Díaz Ayuso quien  no sancionará al obispo homófobo Reig Plá por las terapias para ‘curar’ la homosexualidad’.

La situación en otros países

Canadá y Francia se unieron al reducido grupo de países que han prohibido las pseudoterapias de conversión, ya sea de manera general o en menores de edad el pasado mes de enero. Le siguió Nueva Zelanda el pasado 15 de febrero, y el pasado marzo les seguía Chile que prohíbe por ley las “terapias reparativasde la homosexualidad o la transexualidad.

En EE.UU., California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor en 2019 tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril del mismo año  también  se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y en mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo hemos aprobó por ejemplo en enero de 2019  por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México. y en julio de 2021 el Estado de Yucatán.

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. La siguió Alemania el año pasado, aunque con un texto limitado a los menores de edad y con ciertas ambigüedades que el próximo Gobierno de Olaf Scholz se ha comprometido a revisar. El próximo país en sumarse será posiblemente Francia, cuya Asamblea Nacional aprobó en octubre, también por unanimidad, el veto a las pseudoterapias de conversión. Irlanda ha dado pasos en la misma dirección, antes de la disolución del Parlamento con la convocatoria de elecciones en 2020, y también se debate sobre el asunto en Austria. En mayo de este año, el Gobierno británico de Boris Johnson anunció un proyecto de ley, mientras que en Albania existe un veto de facto, toda vez que el colegio de Psicología prohíbe a sus miembros la práctica de cualquier procedimiento encaminado a intentar cambiar la orientación sexual o la identidad de género, ya sea en menores de edad o en adultos.

En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y era una de las disposiciones que preveía la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto).  Un proyecto que naufragó con la convocatoria de las elecciones de abril de 2019. Tras la repetición electoral, el acuerdo de Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos contempla «la aprobación de una Ley contra la Discriminación de las Personas LGTBI incluyendo la prohibición a nivel nacional de las llamadas terapias de reversión».

Y, por fin, El Gobierno de España presidido por Pedro Sánchez, presentó el pasado junio el proyecto de ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos LGTBI, que incluye la prohibición de las pseudoterapias de conversión.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

«No» rotundo de los especialistas a las pseudoterapias reparadoras

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. A nivel internacional, ya en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las terribles «terapias»reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas (los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo). Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

De hecho, en julio de este año, nos enterábamos de que el Vaticano frenaba las “terapias de conversión” e instruía a los obispos españoles a desautorizar a un grupo de ex-gays. Sin embargo, con la dimisión del obispo  Xavier Novell nos enterábamos de que éste, participó, y avaló, ‘terapias de conversión’ de homosexuales hasta que fue frenado por el Vaticano. otros prelados que avalaban dichas prácticas (según las víctimas) serían: José Ignacio Munilla, Javier Martínez, Arturo Ros y  Juan Antonio Reig  avalarían estas prácticas

***

La historia de “X. X.”, un eclesiástico homosexual que pasó por las ‘terapias de conversión’ y “pensó que no tenía más opción que suicidarse”

***

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente Religión Digital /Cristianops Gays

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Constitucional tumba definitivamente los recursos del pederasta del ‘caso Gaztelueta’

Sábado, 19 de febrero de 2022

Juan-Cuatrecasas-Gaztelueta-Opus-Dei_2282481754_15046776_660x371Juan Cuatrecasas (hijo), víctima y superviviente de abusos sexuales en el colegio Gaztelueta, del Opus Dei Eldiario.es/Euskadi

¿Y cuándo va a cesar el papa Francisco al cardenal Ladaria?

La decisión del Alto Tribunal impide el recurso al Tribunal de Derechos Humanos

El fallo permitirá a su familia reclamar una indemnización por daños y perjuicios al colegio, que se posicionó a favor de su docente, antes y después de las sucesivas sentencias condenatorias, y que a día de hoy no ha pedido perdón a la familia

Tampoco el Opus Dei como institución, ni la Congregación para la Doctrina de la Fe, cuyo actual prefecto, el cardenal Luis Ladaria, llegó a exigir que se repusiera “el buen nombre” del pederasta condenado

Juan Cuatrecasas: “Durante mucho tiempo, desde la dirección del colegio se ha estado insultando a la víctima. Esperamos una urgente rectificación”

En los últimos tiempos, la diócesis de Bilbao ha llevado a cabo un acercamiento a la familia, conocedores de su injusto sufrimiento y la necesidad de una reparación, no sólo económica, sino fundamentalmente eclesial

Víctimas de abusos sexuales del clero piden el fin de la impunidad y políticas de prevención contra la pederastia. Solicitan a los partidos políticos que escuchen, investiguen y “esclarezcan” responsabilidades

José María Martínez Sanz, numerario del Opus Dei, es un pederasta condenado por abusos sexuales durante su etapa como profesor en el colegio Gaztelueta de Bizkaia. Y lo es en sentencia firme, sin posibilidad de recurso, toda vez que el Tribunal Constitucional ha decidido no admitir a trámite el recurso de amparo presentado por la defensa.

EjAb3FTWoAAqBgfJosé María Martínez Sanz, numerario del Opus Dei,

La decisión judicial, tal y como adelanta Iker Rioja en elDiario.es, cierra la puerta a la posibilidad de elevar el caso al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo (para ello es preciso que antes se haya agotado la vía judicial interna), y convierte en definitiva la resolución judicial que hacía constar como hechos probados e incontrovertibles unos abusos negados por activa y por pasiva, lo que permitirá a su familia reclamar una indemnización por daños y perjuicios al colegio, que se posicionó a favor de su docente, antes y después de las sucesivas sentencias condenatorias, y que a día de hoy no ha pedido perdón a la familia. Tampoco el Opus Dei como institución, ni la Congregación para la Doctrina de la Fe, cuyo actual prefecto, el cardenal Luis Ladaria, llegó a exigir que se repusiera “el buen nombre” del pederasta condenado.

Nada más conocer la noticia, el padre de la víctima, Juan Cuatrecasas, declaraba a RD que “agotadas las vías de recurso por parte del pederasta condenado en sentencia firme del Tribunal Supremo nos cabe exigir que la Congregación para la Doctrina de la Fe y su prefecto repongan, ya están tardando aunque nunca es tarde, el buen nombre de la víctima, Juan Cuatrecasas Cuevas, y que depongan su actitud en pro del victimario”.

HqrrK0IFLuis Ladaria

“Y desde luego que el colegio y la Prelatura que lo ampara dejen ya su defensa del verdugo y pidan perdón público y expreso a Juan por todo el daño que en su sede le hizo un numerario del Opus, y le reconozcan como víctima y superviviente de abusos y violencia sexual cuando era un niño. Todo lo que tarden en hacerlo seguirá suponiendo un ataque a una víctima”, sostiene el fundador de Infancia Robada, que lamenta cómo “durante mucho tiempo, desde la dirección del colegio se ha estado insultando a la víctima. Esperamos una urgente rectificación”. Y también de Ladaria.

Y, seguramente, de la diócesis de Bilbao, que en los últimos tiempos ha llevado a cabo un acercamiento a la familia, conocedores de su injusto sufrimiento y la necesidad de una reparación, no sólo económica, sino fundamentalmente eclesial.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , ,

El prefecto de Doctrina de la Fe, Luis Ladaria, ordenó “evitar el escándalo público” y no denunciar en varios casos de abusos sexuales a menores

Lunes, 14 de febrero de 2022

HqrrK0IFEl ‘sistema del silencio’ salpica al prefecto de Doctrina de la Fe

Salen a la luz varias cartas del cardenal español, reclamando actuar en silencio y desplazar al cura implicado. Una se refiere el depredador Bernard Preynat, que llegó a abusar de cuatro y cinco niños a la semana y cuyo caso acabó con la carrera eclesiástica del cardenal Barbarin. La otra, a un cura italiano que, tras ser enviado a su nuevo destino, llegó a violar a una decena de menores

Ladaria también ordenó en 2015 “restablecer el buen nombre y la fama” del numerario del Opus Dei condenado por abusos en el caso Gaztelueta. Siete años después, Roma sigue sin restablecer el buen nombre de la víctima, el hijo de Juan Cuatrecasas

Padre Toño, sacerdote, abusado en su niñez por sus ‘hermanos’, al III Capítulo de los Pasionistas: “Atrévanse a romper la cultura del silencio actual y asuman el reto de escuchar y acercarse a sus Víctimas”

J.A. Murillo, víctima chilena de abusos: “En Latinoamérica hay una caja de Pandora que aún no se abre; la impunidad”

‘Silencio e impunidad’: La alargada sombra de los abusos en la Iglesia latinoamericana

La Iglesia argentina ante los abusos: desdén, traslados y ocultamiento

Abusos Chile: 65 investigaciones abiertas y quejas de encubrimiento y lentitud en las investigaciones

Padre Ángel ante los abusos pide que “por favor se investigue, se pida perdón y se repare”

El arzobispo de Santiago quiere que se investiguen los abusos sexuales en la Iglesia católica

Solasbide: “Pedimos a nuestra Iglesia de Navarra que haga un esfuerzo especial en la resolución de abusos e inmatriculaciones”

Monseñor Cordeiro, sobre los abusos: “Llegamos tarde, pero a tiempo de obtener justicia y cuidar las heridas “

La Fiscalía española aún espera varios informes autonómicos de abusos en la Iglesia española

El cardenal español Luis Francisco Ladaria, actual prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ordenó de forma sistemática “evitar el escándalo público” en varios casos de abusos sexuales a menores, sin exigir la denuncia ante la Justicia y únicamente solicitando que el pederasta fuera apartado del trato con menores.

La denuncia, publicada hoy por el periodista Emliano Fittipaldi en ‘Domani’, pone de relieve la existencia, durante décadas, de un ‘sistema de silencio‘, cuyos ecos persisten aún hoy en determinadas esferas de la Iglesia católica.

En dos cartas publicadas por el semanario, una fechada en 2012,  la otra en 2015, se observa cómo las instrucciones de Ladaria (responsable de tratar estos casos en Doctrina de la Fe) eran las mismas: “evitar el escándalo público” y otorgar al clérigo “otro ministerio que no conlleve contacto con menores“.

El caso “Preynat”

Es el protocolo 49-630, en el que Ladaria indica por escrito cómo proceder con el cura francés Bernard Preynat, un auténtico depredador sexual, que llegó a abusar de cuatro y cinco niños por semana durante años, y que ha sido condenado por la justicia francesa a cinco años de prisión, en un caso que acabó costándole el cargo al cardenal de Lyon, Philippe Barbarin. El jesuita Ladaria no ordena ni sugiere denuncia alguna ante los tribunales civiles.

“Barbarin y Ladaria lo sabían”, explica en su crónica el periodista. De hecho, el entonces obispo de Lyon pregunta al Vaticano qué hacer. La respuesta, por escrito, no deja lugar a dudas:

Eminencia, esta congregación, después de haber estudiado cuidadosamente el caso del sacerdote de su diócesis que les ha presentado , Bernard Preynat, ha decidido confiarle la tarea de tomar las medidas disciplinarias adecuadas, evitando el escándalo público , en el entendido de que, en estas condiciones, no se le puede encomendar otro ministerio pastoral que incluya un posible contacto con menores . tomen las medidas adecuadas para la Pastoral de las Víctimas Le ruego acepte, Eminencia, la expresión de mis devotos sentimientos en Cristo“.

El ‘ogro’ encubierto que violó a diez niños más

No fue la única ocasión. En 2012 se dieron las mismas instrucciones en el caso del italiano don Gianni Trotta. “Evitar el escándalo, evitar que contacte con menores”, reza la carta. Y Don Trotta fue desplazado, sin informar a nadie, a Lucera un pueblo en la provincia de Foggia, donde se convirtió en entrenador de un equipo de fútbol. entre 2014 y 2015 violó a diez niños, y fue condenado a 20 años de cárcel. “Probablemente, si las autoridades religiosas y vaticanas hubieran denunciado lo que sabían, habrían evitado esta violencia”, exlica Fitipaldi.

La defensa del Opus Dei en el ‘caso Gaztelueta

Ladaria también ordenó, en 2015, “restablecer el buen nombre y la fama del acusado”, un numerario del Opus Dei acusado de abusos en el colegio Gaztelueta, “sin que proceda adoptar, ulteriormente, ninguna otra medida con relación a la citada persona”.  Dicho profesor fue condenado, primero, a once años de prisión, por la Audiencia Provincial de Bizkaia, y posteriormente a dos años por el Tribunal Supremo. Es, pues, un pederasta condenado en firme por la Justicia española, que ha demostrado que abusó de Juan Cuatrecasas jr. en el colegio Gaztelueta. Siete años después, el cardenal todavía no ha rectificado ni repuesto “el buen nombre y la fama” de la víctima.

Su padre, Juan Cuatrecasas, no se muerde la lengua. “Por fin se hace justicia con la pasividad, el encubrimiento y la complicidad de este personaje, que no solo ha mentido a todos los cristianos con estos graves delitos sino que a día de hoy sigue manteniendo que hay que reponer el ‘buen nombre’ de un pederasta condenado a dos años por abusos a un menor en un centro escolar saltándose a la torera sin rubor un auto de instrucción, una sentencia de la Audiencia Provincial de Vizcaya y otra del Tribunal Supremo”.

“Se hace justicia y ya todo el mundo sabe lo que hizo y ha seguido haciendo: hurdir una trama para seguir destrozando el nombre de una víctima de abusos sexuales, mi hijo. Ahora ya sabe todo el mundo quién es, el del buen nombre, mi hijo Juan Cuatrecasas Cuevas”, señala su padre. “Mal que le pese a la jerarquía negacionista. Todo el pueblo ya lo sabe. Se acabó la broma, la suya. Una broma macabra impropia de un prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe”.

Un prefecto que, por cierto, parece tener los días contados: fuentes vaticanas aseguran que, en breve, podría producirse su relevo. Su posible sucesor -como adelantó RD- no es otro que el cardenal maltés Charles J. Scicluna, uno de los principales apoyos del Papa Francisco en la lucha contra la pederastia. Y contra eses ‘sistema del silencio’ que, pese a todo, aún persiste entre los muros vaticanos.

Archivo-Congregación-de-la-Fe-Octubre-2015 by Jesús Bastante on Scribd

Fuente Periodista Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

Xavier Novell: “Me he enamorado y quiero hacer las cosas bien”

Jueves, 2 de septiembre de 2021

xavier_novell_i_goma_2014Esperemos que esta vez acierte y no vuelva a errar eligiendo una salida incorrecta a su  realidad… ¿Estará experimentando la aberración que supone anular la naturaleza de una persona en su propia carne? El ya lo ha intentado con jóvenes a los que pretendía “curar” su homosexualidad… En fin.

Silvia Caballol, la mujer por la que monseñor Novell ha colgado la mitra

¿Es una mujer la verdadera causa de la marcha del obispo de Solsona? 

La llegada de Francisco y una serie de decisiones polémicas le granjearon la oposición de los sectores progresistas de la Iglesia –por su defensa de las terapias de conversión de homosexuales, por considerar el aborto o la eutanasia como “genocidios” o por oponerse al matrimonio igualitario– y también de algunos sectores conservadores, por su apoyo a la causa independentista catalana

Una de las tesis que más proliferan en estos días es la de un informe, llegado a las más altas instancias del Vaticano, en el que se acusa a varios obispos españoles, entre ellos, Novell, de participar activamente en grupos que defienden las terapias de conversión gay, aglutinadas en torno a la asociación Verdad y Libertad, que opera en Granada con el consentimiento (aseguran algunas fuentes) de su arzobispo, Javier Martínez

El pasado mes de junio, el ya obispo emérito de Solsona acudió a una parroquia en Torrent (Valencia) a un encuentro en el que se promocionaban las “terapias” para “curar” la homosexualidad. Según uno de los presentes en esas reuniones, “con la ayuda de varios sacerdotes valencianos, del Camino Neocatecumenal y del Opus Dei”

El Gobierno de España aprueba el anteproyecto de la Ley Trans, que prohibirá las ‘terapias de conversión’ de Reig Plá

El pasado lunes, la noticia caía como una bomba en el Obispado de Solsona. Su titular, Xavier Novell, una de las estrellas mediáticas del episcopado catalán, dejaba su puesto después de haber pedido “libremente” su renuncia tras un proceso de discernimiento y “por razones estrictamente personales”. Pocos sabían de la petición que había hecho al Papa y muchos se sorprendieron por la celeridad con la que el pontífice aceptó su dimisión.

Novell, (Montfalcó de Ossó, Lleida, 1969) se convirtió en 2010 en el obispo más joven de España, y era uno de los prelados con mayor futuro, sobre el papel, de nuestro país. Pero la llegada de Francisco y una serie de decisiones polémicas le granjearon la oposición de los sectores progresistas de la Iglesia –por su defensa de las terapias de conversión de homosexuales, por considerar el aborto o la eutanasia como “genocidios” o por oponerse al matrimonio igualitario– y también de algunos sectores conservadores, por su apoyo a la causa independentista catalana.

 Tras su cese, las pocas reacciones favorables a Novell vinieron de dos de los presos condenados por el 1-O, Josep Rull y Jordi Turull, quienes agradecieron al ya ex obispo de Solsona sus visitas en Lledoners y su acompañamiento espiritual. De hecho, Novell –el único prelado catalán que se fotografió votando durante el referéndum de independencia y que había pedido el voto para algún partido democristiano que defendiera la causa catalana y que no fuera ERC ni el PSC– tenía prohibido por el Nuncio expresarse en público o en privado sobre la situación catalana. Algo que, apuntan en su entorno, terminó de romper psicológicamente al prelado.

“Un hombre psicológicamente inestable”

Pero, ¿por qué se marcha Novell? Simplemente, se ha cansado de ser obispo, de no poder ser libre”, afirma una de sus colaboradoras. “Es un hombre difícil, psicológicamente inestable”, sostiene uno de los curas de Solsona. Las respuestas a la aceptación de su renuncia por parte del Papa son muy pocas, en parte debido a la ausencia total de explicaciones por parte de la jerarquía, que ha dejado el terreno abonado a las distintas teorías, desde la cuestión económica a líos de faldas.

Algunos, incluso, han acusado al cardenal Omella de haber urdido su cese por sus diferencias en materia nacionalista. Fuentes oficiales aseguran que esta tesis es “radicalmente falsa”, y el arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal –uno de los pocos que conocía la decisión de Novell– ha puesto a su disposición toda la ayuda psicológica, material y personal que el prelado necesite hasta que decida qué hará en el futuro.

Esa es la otra incógnita: ¿Seguirá siendo obispo? ¿Se irá de misiones? ¿Se secularizará? Algunas fuentes han subrayado, incluso, que la auténtica razón de la marcha de Novell es, lisa y llanamente, el amor. “Me he enamorado de una mujer, por primera vez en mi vida, y quiero hacer las cosas bien”, cuentan que ha dicho a sus íntimos, y que Roma le ha aconsejado cómo proceder.

Cursos para “dejar de ser gay”

Mientras se aclaran las verdadera razones, una de las tesis que más proliferan en estos días es la de un informe, llegado a las más altas instancias del Vaticano, en el que se acusa a varios obispos españoles, entre ellos, Novell, de participar activamente en grupos que defienden las terapias de conversión gay, aglutinadas en torno a la asociación Verdad y Libertad, que opera en Granada con el consentimiento (aseguran algunas fuentes) de su arzobispo, Javier Martínez.

“Soy una de las víctimas de esas terapias”, afirma Pau (nombre ficticio), un joven catalán que acusa a Novell y a otros obispos – José Ignacio Munilla, Arturo Ros (auxiliar de Valencia) o al mismísimo cardenal Cañizares– de defender abiertamente las “reuniones” en las que se incita a jóvenes a “descubrir su verdadera sexualidad”. “Te aseguran que es posible ‘dejar de ser gay’, una locura”, apunta este chico, quien asegura que en el seminario de Solsona hay dos aspirantes a sacerdote “que hicieron la terapia, acompañados por Novell”.

Esta polémica, que saltó a la luz pública después de que elDiario.es destapara las prácticas de “reconversión sexual” llevadas a cabo en Alcalá de Henares con el beneplácito de su obispo, Juan Antonio Reig, fue debatida por la Conferencia Episcopal en noviembre de 2019. En ese momento, una mayoría de obispos se mostraron en contra de estas falsas terapias, pero la entrada de un grupo de jóvenes LGTBI en la catedral de Alcalá de Henares (lo que fue denominado como ‘escrache’ por el portavoz de la CEE, Luis Argüello), hizo que el sector ultraconservador del Episcopado obligara a tomar partido en defensa del obispo ante los “ataques” recibidos. Novell fue uno de los más beligerantes de ese grupo.

De hecho, el pasado mes de junio, el ya obispo emérito de Solsona acudió a una parroquia en Torrent (Valencia) a un encuentro en el que se promocionaban las “terapias” para “curar” la homosexualidad. Según uno de los presentes en esas reuniones, “con la ayuda de varios sacerdotes valencianos, del Camino Neocatecumenal y del Opus Dei”. Esta persona, que prefiere no revelar su identidad, asegura que “Novell ha acogido en su casa del obispado a chavales que están en este proceso, y no sólo eso: hace un año y medio se trasladó a Madrid para celebrar la boda con una chica de uno de los jóvenes que se había sometido a estos ‘tratamientos’, sin el apoyo ni el consentimiento del párroco del lugar ni de los padres de la novia“.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , ,

“Estuve en estado vegetativo durante diez años”: Radio Euskadi entrevista a la víctima de abusos en un colegio del Opus Dei.

Viernes, 4 de diciembre de 2020

A67C776B-1F1C-4D73-A959-49B257510005“Estuve en estado vegetativo durante diez años, sin poder hacer lo que hace un chaval de mi edad. Quieres, pero no puedes”

Sobre el Gaztelueta: “Ellos se aferran a seguir tapando y protegiendo al agresor. Yo no miento ni estoy loco pero es la única manera que tienen de protegerse. La única que les queda”

03.12.2020 | Radio Euskadi

Hemos quedado en Haro. En la cafetería de un hotel. Hace tiempo que no vemos a Juan Cuatrecasas hijo. De hecho, antes, solo le hemos visto una vez. Hace cuatro años. Entonces vino a los estudios de Radio Euskadi en Bilbao. Era un chaval cohibido. Apenas pronunció palabra. Prácticamente no levantó la mirada de la moqueta cuando le saludamos. Pero a pesar de eso allí estaba, en nuestros estudios. Quien habló fue su padre. Narraba los abusos sexuales sufridos por su hijo y perpetrados por un profesor del colegio Gaztelueta del Opus Dei con la franqueza y dignidad del que siente que ya no pierde nada porque han roto lo que más quiere.

En aquel momento, Juan Cuatrecasas hijo está escuchando la conversación que su padre mantiene con nuestro compañero Dani Álvarez. Está dentro del estudio, pero no está. Oye pero no escucha. El dolor tapa la vida.

Cuatro años después volvemos a encontrarnos con Juan. Cuando le propusimos la entrevista con “Boulevard Informativo” nunca pensamos que nos la iba a dar. Pero dijo “sí”. “Hablo, no por valentía sino porque lo que toca en este momento es encarar los problemas. Dejar de estar en la sombra. Hablar cura”. Así, hoy publicamos esta entrevista exclusiva de Juan Cuatrecasas para “Boulevard Informativo” de Radio Euskadi.

Juan tiene ahora 24 años y una vida casi nueva en Madrid. Allí ha comenzado a estudiar una carrera, “estudio Derecho porque creo en la Justicia al margen de lo que me haya ocurrido a mi”. Lo último que le ha ocurrido en este proceso judicial en el que lleva media vida envuelto, es que el Tribunal Supremo ha rebajado a dos años la condena de 11 impuesta por la Audiencia Provincial de Bizkaia. “Recibí muy mal la noticia, porque te pueden creer o no creer, pero creerte con matices es dañino.” A pesar de eso, Juan dice no haberse arrepentido nunca del periplo judicial emprendido. “Al principio todo eran impulsos y sentimientos encontrados. No era muy consciente de a qué me enfrentaba. Pude seguir hasta el final gracias a la gente que tengo detrás: mi familia, mi abogada, mi psiquiatra…”

Asegura no haber sentido el apoyo de sus compañeros de Gaztelueta, “solo uno se atrevió no ya a estar de mi parte, sino a contar lo que sucedía. Lo que vio. Y no vio todo.”

Juan es reflexivo, habla con madurez de lo ocurrido. Lo hace sin rencor, a pesar de que los abusos infligidos por uno de sus profesores en Gaztelueta le mantuvieron fuera de la vida durante años: “estuve en estado vegetativo durante diez años, sin poder hacer lo que hace un chaval de mi edad. Quieres, pero no puedes.”

https://twitter.com/boulevardeitb/status/1334111415460835330?s=21

En un momento de la entrevista le preguntamos si espera la petición de perdón del colegio o del propio Opus Dei: “Si quieren hacerlo que lo hagan por ellos mismos, por la imagen que están dando”. Tiene claro que esa petición de perdón no llegará. “Ellos se aferran a seguir tapando y protegiendo al agresor. Yo no miento ni estoy loco pero es la única manera que tienen de protegerse. La única que les queda.”

Ahora Juan trabaja por seguir adelante. Sabe que lo ocurrido le va a dejar marca de por vida. Sigue teniendo ‘flashbacks‘ que le hacen revivir los abusos sexuales que sufrió “pero sé que eso forma parte de mi pasado. Tengo que aprender a vivir con ello”. Nos lo dice sosteniéndonos la mirada y con una sonrisa tímida asomando en sus labios. Una sonrisa que sabe a futuro.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , ,

El pederasta del Gaztelueta condenado por el Supremo apelará para probar su “completa inocencia” y dice que “perdona” a la víctima.

Jueves, 1 de octubre de 2020

20180702112804_gaztelueta-360_foto960El colmo del cinismo y la desvergüenza… ¿El verdugo perdona?

Juan Cuatrecasas, padre de la víctima del ‘caso Gaztelueta’: “La sentencia es totalmente desequilibrada”.

Parece que se le ha olvidado que el verdugo es él, tal y como han expresado ya 1 juez instructor, 3 jueces de la Audiencia Provincial de Bizkaia y los magistrados del Supremo pese a la pírrica condena”

“Me encantaría que el juez Marchena y el resto de magistradas y magistrados redactores de la sentencia explicaran a mi hijo y a mí mismo el sentido de esta sentencia”

Me encantaría que el juez Marchena y el resto de magistradas y magistrados redactores de la sentencia explicaran a mi hijo y a mí mismo el sentido de esta sentencia.

No puedo entenderla por más que la leo y la comparo con los hechos probados de la sentencia de la Audiencia Provincial de Bizkaia. Mi hijo obtuvo un triste récord en los índices de credibilidad de los peritos facultativos no de parte del juzgado. Mi hijo tuvo un segundo triste récord el de expresar desde mayo de 2011, que había sufrido acoso escolar y abusos sexuales, dos años después de la perpetración de los delitos.

No entendemos la sentencia y la considero re victimizadora, ofensiva para las víctimas y contradictoria. No existe en caso alguno falta de insistencia en la incriminación. Es una auténtica falsedad porque desde el inicio habló de abusos sexuales y acoso.

Respecto al escrito de ayer redactado por el numerario del OD condenado por el TS en firme a 2 años por cometer abusos sexuales continuados contra mi hijo y dejando al margen sus pretensiones de victimismo debo decir que su expresión de estar comportándose como un cristiano perdonando me parece repulsiva. ¿Perdonando? ¿Un condenado por abusos sexuales continuados a un menor perdona? ¿A quién? ¿A su víctima?

El mundo al revés.

Solo leer esa frase me produjo un rechazo absoluto, un asco terrible y la idea de que su estado emocional es tóxico y de una perversidad infinita. El cristianismo nada tiene que ver con esa prepotencia. Parece que se le ha olvidado que el verdugo es él, tal y como han expresado ya 1 juez instructor, 3 jueces de la Audiencia Provincial de Bizkaia y los magistrados del Supremo pese a la pírrica condena.

Ya he repetido hasta la saciedad que las víctimas no cuentan cuando quiere un juez o un fiscal. Lo dije en sala al fiscal durante el juicio en la AP de Bizkaia y lo repito ahora y lo seguiré haciendo hasta que jueces y fiscales caigan en la cuenta de que tienen ante sí. Es deplorable este trato, mi hijo es víctima y no lo merece, de verdad no lo merece.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

El Supremo condena al pederasta del colegio Gaztelueta, del Opus Dei, a dos años de prisión: no pisará la cárcel

Miércoles, 30 de septiembre de 2020

aubsu_560x280-1Rebaja en nueve años la pena de la Audiencia Nacional al aplicar el Código de 2010

El Tribunal Supremo ha condenado al numerario José María Martínez Sanz a dos años de prisión por abusos sexuales continuados, y le prohíbe acercarse a la víctima durante cuatro años

Juan Cuatrecasas: “Se demuestra, sin posibilidad de apelar, que mi hijo fue abusado de forma continuada por un profesor del Colegio del Opus Dei, por un pederasta”

Llamo al señor Ocáriz (Prelado del Opus Dei) a que ponga orden en esa prelatura, llame a las cosas por su nombre y pida perdón a mi hijo y a toda mi familia”

Final agridulce en el ‘caso Gaztelueta‘. El Tribunal Supremo ha condenado al profesor del colegio del Opus Dei Gaztelueta a dos años de prisión por abusos sexuales continuados, y le prohíbe acercarse a la víctima durante cuatro años. El Alto Tribunal confirma así la pena dictada por la Audiencia de Bizkaia en 2018, aunque rebaja sensiblemente la pena, amparándose en el Código Penal de 2010 (más favorable al pederasta), y rebaja el castigo de once a dos años de prisión. Al carecer de antecedentes, el numerario José María Martínez Sanz no pisará la cárcel.

Ni el Opus Dei ni el centro, por el momento, se han pronunciado al respecto. Sí lo ha hecho, en conversacion con RD, el ‘padre coraje’ del caso, Juan Cuatrecasas, quien en una primera valoración apunta quees una condena. Se demuestra, sin posibilidad de apelar, que mi hijo fue abusado de forma continuada por un profesor del Colegio del Opus Dei, por un pederasta”.

“Reducen la pena porque lo basan en el Código de 2010, y porque no consideran suficiente que mi hijo contara algo más tarde algunos episodios”, lamenta Cuatrecasas, quien insiste en que “las víctimas no cuentan cuando quieren, cuentan cuando pueden”.

Que el Opus Dei pida perdón

En cuanto a la Prelatura, el presidente de Infancia Robada tiene claro que “el Opus Dei tendrá que hacer acto de presencia en algún momento de esta historia, por la que ha pasado supuestamente ‘de puntillas’, y pedir perdón a una víctima de abusos sexuales continuados”.

“Mi hijo ha sido víctima de abusos sexuales continuados, el colegio lo ha despreciado, con calumnias, injurias, faltándole al respeto. A él y a su familia. Esto no se me ve olvidar en la vida”, recalca Cuatrecasas, quien interpela directamente al prelado del Opus Dei. “Llamo al señor Ocáriz a que ponga orden en esa prelatura, llame a las cosas por su nombre y pida perdón a mi hijo y a toda mi familia. El Opus Dei, y el colegio, siguen manteniendo silencio. Como siempre.

Fallo del Supremo

La Audiencia vizcaína condenó al docente a once años de prisión por cinco episodios fácticos de abusos sexuales cometidos por el acusado en su despacho al dar credibilidad a la víctima, basándose en el testimonio aportado por los peritos de la acusación. La víctima tenía entre 12 y 13 años cuando ocurrieron los hechos.

El Supremo estima de forma parcial el recurso del profesor por vulneración del derecho a la presunción de inocencia y excluye de los hechos probados dos de los cinco episodios que condicionaron la gravedad de la pena al apreciar “una insuficiencia probatoria y un discurso valorativo que no se puede avalar”.

El tribunal explica que la víctima describió los tres primeros episodios, consistentes en tocamientos, desde el momento en que decidió contar lo sucedido a sus padres. Añade que, sin embargo, los otros dos hechos no se los contó ni a ellos ni a los diferentes profesionales que le trataron a partir de mayo de 2011.

Tampoco a la Fiscalía de Menores el año que se siguieron diligencias por acoso escolar, ni ante el fiscal superior de la CAV en 2013, haciéndolo en fecha próxima a 2015 a un psiquiatra, y a partir de ahí los narró en su totalidad en la querella y posterior declaración judicial, aclara el Supremo.

El alto tribunal fundamenta que “no se trata de un hecho inicial que luego va siendo objeto de matizaciones, incluso retractaciones, por parte de quien lo narra”.

Estamos en presencia de un menor de edad que sufre abusos sexuales, que narra su existencia a sus padres y a los profesionales que le asisten cuando ya ha cumplido 15 años y que finalmente, cuando ya ha alcanzado los 19 años, enriquece su relato con dos hechos de una gran trascendencia penológica”, apunta el Supremo en su Sentencia.

El fallo relata que la razón de la omisión inicial y la falta de continuidad en el relato de la víctima la obtiene la Audiencia de Bizkaia de las declaraciones del menor, que explicó la vergüenza y la culpa que sintió por lo ocurrido, y en el dictamen de los peritos que atribuyen el silencio a esos mismos sentimientos.

“No basta la mera convicción de que aquello tuvo que haber pasado para sustentar una condena que asciende a 11 años de privación de libertad”, indica el Supremo, que añade que tampoco es suficiente que la versión de la víctima inspire credibilidad.

Asimismo, afirma que el reproche inherente a cualquier acción penal «se hace más intenso cuando se proyecta sobre un niño», pero «ni siquiera en esas circunstancias puede rebajarse el canon impuesto por el derecho constitucional a la presunción de inocencia».

Por ello considera que la indignación y la repulsa por unos hechos nunca puede actuar como un elemento que debilite el cuadro de garantías con el que una sociedad democrática quiere que sea enjuiciado cualquier acusado de un hecho delictivo”.

Fuente Religión Digital

General , , ,

Ana Cristina Cuevas: “Ruego a los obispos que abran las ventanas de Añastro y sacudan las alfombras, por el bien de las víctimas y la Iglesia”

Lunes, 3 de agosto de 2020

Ana-Cristina-Cuevas_2253984597_14798181_1108x1024Ana Cristina Cuevas, miembro de Infancia Robada y madre de la víctima del colegio Gaztelueta

“Una sociedad que no cuida de sus niños, niñas y jóvenes, no puede presumir”

“Denunciar un delito de este tipo convierte a muchos denunciantes y sus familias en valientes, héroes y puedo asegurar que no deberíamos serlo. Si en un Estado de Derecho denunciar un delito es cuestión de heroísmo, algo no funciona adecuadamente”

“Hay una parte minoritaria encabezada por el actual presidente de la Conferencia Episcopal de España que al menos demuestra respeto en este tema a las víctimas. Creo que tienen ganas de emprender un camino de reconocimiento y reparación pero me da la sensación de que algunos les ponen freno”

“La conducta del Opus Dei como ente que engloba al colegio Gaztelueta, centro escolar dependiente de la Obra, como institución dependiente de la Iglesia Vaticana, y en su condición de responsable de uno de sus numerarios, en este caso condenado a 11 años de prisión por la Audiencia Provincial de Bizkaia, ha sido irresponsable, silente, inexistente para mostrar reconocimiento y actitud de reparación”

“Algunos medios han apoyado esta lucha de un modo brillante. Claro está que otros siguen usando la negación y la repulsiva crítica a quienes denuncian, como nos ha pasado a nosotros y a otras víctimas”

Miguel G. F.: “La sentencia es una ridiculez, un sinvergüenza así no puede ser sacerdote”. Entrevista exclusiva con el denunciante del primer numerario del Opus condenado por abusos

Detienen a un cura de NY por posesión de pornografía infantil y “sexting”

El Papa aceptó la renuncia del antiguo nuncio en Chile, acusado de ignorar los abusos de Karadima

Radiografía de la pederastia clerical en Chile

‘Civiltà Cattolica’ entra a fondo en el escándalo del ‘mobbing’ a monjas en todo el mundo

Ana Cristina Cuevas es la madre de ‘Asier’, el menor que sufrió abusos en el colegio Gaztelueta, del Opus Dei, en Bilbao. Un caso que acabó con la condena del profesor, supernumerario de la Obra, que se mantiene en silencio frente al horror sufrido por su hijo.

Ahora, desde la asociación ‘Infancia Robada’, continúa con su lucha, que ya no es solo la de una madre protegiendo a su niño, sino la de hombres y mujeres trabajando para que, por fin, en la sociedad, y también en la Iglesia, acabe la cultura del silencio, el encubrimiento, y se apueste decididamente por la dignidad de los supervivientes. Que el lobo deje de tener guarida, y las cuevas se conviertan en ‘hospitales de campaña’ para las víctimas de los abusos. Hablamos con ella.

-Qué impresión tiene como madre de un superviviente de abusos sexuales en el ámbito religioso y eclesiástico de la conducta que está teniendo la jerarquía eclesiástica a la hora de abordar este grave problema y del tratamiento de los delitos y de sus víctimas?

No creo que a nadie le suponga un esfuerzo inmenso entender que mi impresión es negativa. Algunos llevamos muchos años ayudando a que la sociedad en general y la iglesia en concreto den un paso al frente en la tarea de reconocimiento y reparación de estos supervivientes, de estas víctimas silenciadas y en muchos casos, silenciosas. A todas las víctimas de abusos y agresiones sexuales hay que mostrarles empatía y afecto. Por desgracia y cuando encima son o fueron menores en el momento de la perpetración del gravísimo delito se les ponen palos en la rueda desde el momento de la denuncia, llegando en muchos casos a la aberración del ninguneo o del negacionismo. No es solo el daño producido, la dura realidad diaria de las secuelas, de las trabas en su evolución como seres humanos, sino también tener que aguantar la incomprensión, las presiones y hasta en la mayoría de los casos la negación de sus realidades. Denunciar un delito de este tipo convierte a muchos denunciantes y sus familias en valientes, héroes y puedo asegurar que no deberíamos serlo. Si en un Estado de Derecho denunciar un delito es cuestión de heroísmo, algo no funciona adecuadamente. Simple pero real. Cuando llegue el día en el que estas denuncias no sean un sinónimo de heroicidad será que quienes no las entienden, habrán comprendido de qué hablamos en realidad y cuáles son nuestras reivindicaciones cristalizadas al fin en un reconocimiento y una política reparativa digna y eficaz.

Mi impresión es, en fin, negativa en relación al presente pero esperanzada de cara al futuro.

-Cree que algo se ha hecho bien por parte de la Iglesia católica española y sus dirigentes?

Ahí debo distinguir entre el pasado cercano y el presente. Intuyo que hay una parte minoritaria encabezada por el actual presidente de la Conferencia Episcopal de España que al menos demuestra respeto en este tema a las víctimas. Creo que tienen ganas de emprender un camino de reconocimiento y reparación pero me da la sensación de que algunos les ponen freno. Hay actitudes de obispos españoles que son del todo impresentables cuando se menciona la realidad de las víctimas. Son del todo inaceptables y reflejan una continua ofensa a los supervivientes como si no fueran conscientes desde la mala fe y la desidia de que supone un ataque a la integridad física, psicológica y sexual de un niño o una niña. Emplean el ataque, el negacionismo, las perversas comparativas con otros ámbitos sociales, para intentar minimizar los casos delictivos o la relevancia de los mismos. Son conductas alienadas, fruto de una atrofia intelectual o pensando mal, de unos intereses creados que pretenden salvar la institución de una mala fama a la que ellos mismos contribuyen mediante la ocultación, la omisión de socorro y el encubrimiento. El ser humano es imperfecto, comete errores de diferente escala de gravedad, lo importante es querer y saber rectificarlos a tiempo. No conozco víctimas españolas o de otros países, que estén satisfechas con el trato que se les dio y se les da. Es triste decirlo, pero en España, las víctimas y supervivientes de abusos y agresiones sexuales en el ámbito religioso o eclesiástico se sienten maltratadas y ninguneadas. No hay más que contemplar como en la Ley de Protección Integral a la Infancia y la Adolescencia que se está tramitando, ni siquiera se les menciona.

Es triste decirlo, pero en España, las víctimas y supervivientes de abusos y agresiones sexuales en el ámbito religioso o eclesiástico se sienten maltratadas y ninguneadas

-Qué opinión le merece esa Ley de Protección a la Infancia y la Adolescencia?

En principio creo que es positivo que los poderes públicos se tomen al fin en serio el maltrato a nuestros niños y niñas, a nuestra juventud, porque venimos de la nada. En el caso de mi familia en concreto, cuando en Mayo de 2011, mi hijo comenzó a expresar lo que había sucedido, acoso y abusos por parte de un profesor numerario del Opus Dei del colegio Gaztelueta de Bizkaia, por no haber no había ni protocolos de actuación. Es un paso muy positivo que habrá que completar porque en muchos apartados es insuficiente. La inclusión del ámbito religioso, los plazos de prescripción, la dicotomía justicia verdad, la importancia de la psicología en los procesos, la ampliación de las medidas de acompañamiento a los supervivientes y las víctimas, la prueba preconstituida al alza y concretar con mayor definición los derechos de estas víctimas y desde cuando se les considera como tales son matices muy importantes que la Ley Rhodes parece haber olvidado. Es este el instante idóneo para escuchar a víctimas y asociaciones civiles que sin duda pueden aportar más luz a esa oscuridad. No sería justo que se olvidasen de ellas. Daría a entender que el delito depende de la condición del delincuente y no del hecho punible. Sería muy decepcionante.

En el caso de mi familia en concreto, cuando en Mayo de 2011, mi hijo comenzó a expresar lo que había sucedido, acoso y abusos por parte de un profesor numerario del Opus Dei del colegio Gaztelueta de Bizkaia, por no haber no había ni protocolos de actuación

-Como madre de una víctima que denunció cuando aún era un niño, un adolescente, que es lo que más destacaría en el tratamiento cercano a estas víctimas ?

Primero hay que tener paciencia y afecto. Rodearse de buenos profesionales del ámbito facultativo, que es para mí el cimiento, la base. Para emprender una denuncia hay que estar preparados para soportar una presión tremenda, y tras padecer una agresión de estas características las secuelas hacen necesaria una atención psicológica con garantías plenas. De lo contrario y teniendo en cuenta, como ya dije antes, que para muchos denunciar es sinónimo de heroísmo, las consecuencias podrían ser terribles. Son muchas las horas de soledad, de un largo camino en el desierto, en la incomprensión generalizada. Incluso en la negación. Después hay que aprender a escuchar, a dejarse llevar por un profesional contrastado del ámbito jurídico, una letrada o un letrado eficaz y de confianza plena que no se doble ante comentarios o presiones. Las víctimas necesitan cariño, afecto, empatía y comprensión, muchas dosis de todo ello. Y por desgracia, más allá de las palabras, muchas veces no gozan de esas dosis. Más bien de todo lo contrario.

-En lo que atañe al Opus Dei, como se ha comportado en relación al caso de su hijo y cómo califica la actitud de la Prelatura con el comunicado del Caso Cociña?

No tengo calificativos. La conducta del Opus Dei como ente que engloba al colegio Gaztelueta, centro escolar dependiente de la Obra, como institución dependiente de la Iglesia Vaticana, y en su condición de responsable de uno de sus numerarios, en este caso condenado a 11 años de prisión por la Audiencia Provincial de Bizkaia, ha sido irresponsable, silente, inexistente para mostrar reconocimiento y actitud de reparación. Han admitido las faltas de respeto a esta familia por parte del colegio y han demostrado más violencia contra nosotros, con la legendaria sutileza que les define. Han mantenido una actitud negligente y cargada de todo lo contrario a lo que predican. Un silencio que les define y delata además de movimientos orquestales cobardes desde su paradigmática oscuridad. En verdad, hay mucho que reprochar y denunciar con respecto a la conducta del Opus Dei con respecto al caso de mi hijo y lo afirmo primero como madre y después como miembro de la Asociación Infancia Robada.

En cuanto al caso Cociña, es más de lo mismo. Han guardado silencio aún sabiendo lo que había ocurrido y cuando al fin, presionados, rompen su silencio, lo hacen para acumular una serie limitada de ideas que en su comunicado tienden más a buscar su exculpación que a reparar a las víctimas

En cuanto al caso Cociña, es más de lo mismo. Han guardado silencio aún sabiendo lo que había ocurrido y cuando al fin, presionados, rompen su silencio, lo hacen para acumular una serie limitada de ideas que en su comunicado tienden más a buscar su exculpación que a reparar a las víctimas. Utilizan un lenguaje litúrgico y convierten la maldad en incienso, el abuso en solicitación y piden un perdón vacío y carente de credibilidad. No conozco persona que tenga una opinión positiva sobre ese comunicado o sobre la condena contra Cociña surgida desde Doctrina de la Fe. Ese es otro de los problemas que tienen, viven de espaldas a la realidad social, emplean su esfuerzo en tapar y negar, en vez de en reconocer, prevenir  y reparar. No quieren aceptar las consecuencias de reconocer que es lo que pasó y de que encubrieron porque les asusta hacerlo valorando esas consecuencias.

No son conscientes de que esto terminará de saberse y de que las víctimas nunca dejaremos de reivindicar la verdad y la justicia y entonces para ellos será tarde. Tal vez aún estarían a tiempo de entonar el mea culpa y reconocer lo que hicieron mal desde la buena o mala fe. Por malo que sea y caiga quien caiga, sería un giro de timón que aún les daría una esperanza. Que a día de hoy el Opus Dei no haya siquiera abierto la boca con respecto al Caso Gaztelueta, a la sentencia de once años de condena o a la vergonzosa y ofensiva rueda de prensa del señor Goyarrola, director del colegio, define la nefasta y reprobable actitud del Opus Dei con sus víctimas de pederastia. La maldad que conlleva el encubrimiento y hasta a veces la complicidad, siendo diferente a la que tiene que ver con la desplegada por los victimarios, es tan dañina o más porque aquí se procede de un modo consciente y perverso. Con premeditación y alevosía. Hundiendo una y otra vez la daga en el ámbito emocional de niños y niñas.

Que a día de hoy el Opus Dei no haya siquiera abierto la boca con respecto al Caso Gaztelueta, a la sentencia de once años de condena o a la vergonzosa y ofensiva rueda de prensa del señor Goyarrola, director del colegio, define la nefasta y reprobable actitud del Opus Dei con sus víctimas de pederastia

-Según su criterio y el de la asociación Infancia Robada, cómo está siendo la actuación de los obispados españoles, con las oficinas de atención a las víctimas creadas tras el mandato personal del Papa Francisco?

Primero, no conocemos víctima alguna que haya sido atendida por esas oficinas y conocemos unas cuantas. Más allá de palabras no hay hechos concretos. Llevamos tiempo pidiendo que esas oficinas no se queden en una mesa, dos sillas, una lámpara y un ordenador, además de la presencia de un supuesto psicólogo. Es necesario que actúen bajo criterios más específicos. Esas oficinas de atención además de las comisiones que les dan cobertura deben tener agendas determinadas de actuación, fechadas, con objetivos marcados, una monitorización externa independiente y profesional de las actuaciones, con informes públicos y puntuales que nos digan cuántas víctimas y cómo se han atendido. Las víctimas deben tener una representación en esas comisiones y en esas oficinas no por capricho sino porque la experiencia es un grado y elucubrar sirve de muy poco. Las acciones deben ser urgentes y tienen que basarse en la experiencia personal y emocional de los supervivientes y las víctimas. Es como hacer una ley que afecte directamente al comercio, sin escuchar antes a los comerciantes. El resultado será un fiasco. Las víctimas y supervivientes tienen necesidades diarias, muchas de ellas y en función de la edad y las circunstancias de cada una de ellas, van de lo individual a lo general. Por eso es ilógico que en esas oficinas y en esas comisiones no estén presentes o representadas.

-Qué papel, considera, que han jugado y juegan los medios, prensa, radio y televisión, en el tema del maltrato y la violencia contra la infancia, y en concreto en el ámbito religioso y eclesiástico?

Es un papel fundamental, claro que cuando aún a los denunciantes se les considera valientes y héroes, la denuncia mediática es un instrumento de supervivencia, una herramienta básica para ayudar y arropar a las víctimas. Es preciso darles visibilidad. Y algunos medios han apoyado esta lucha de un modo brillante. Claro está que otros siguen usando la negación y la repulsiva crítica a quienes denuncian, como nos ha pasado a nosotros y a otras víctimas. Claro está también que algunos medios ni siquiera se han molestado en informar y dar visibilidad a tantos casos de pederastia en la iglesia, como si no existieran o tal vez no tuvieran para ellos interés alguno. Pero por suerte los hay, como es el caso de Religión Digital, que tratando estos delitos con absoluta seriedad y profesionalidad, tienen a día de hoy nuestro aplauso y reconocimiento. El resto, algunos de los cuales, informan solo en base a cuál sea la condición del victimario, solo merecen nuestra reprobación. De los que encima se dedican a atacar a las víctimas, esos ni siquiera merecen un segundo de atención.

Pero por suerte los hay, como es el caso de Religión Digital, que tratando estos delitos con absoluta seriedad y profesionalidad, tienen a día de hoy nuestro aplauso y reconocimiento. El resto, algunos de los cuales, informan solo en base a cuál sea la condición del victimario, solo merecen nuestra reprobación

-Por último qué pediría a los que deben hacer el trabajo no realizado hasta el momento por la iglesia y los poderes públicos en beneficio del reconocimiento y reparación de las víctimas y los supervivientes de violencia sexual contra la infancia y la adolescencia?

Tengo que pedir que den pasos al frente, que lo hagan con mayor inmediatez, que miren por ellas, niñas y niños, algunos ya adultos que un día sufrieron un ataque a la forja de sus personalidades. Son ataques que marcan de por vida y cualquier esfuerzo es poco. Que se nos ayude a darles visibilidad, que se armen protocolos de prevención efectivos y completos, pero que no se olviden de los que ya dieron el paso difícil de denunciar. Entre todas y todos debemos ayudar y proteger a estos seres humanos, que en plena minoría de edad sufrieron en sus carnes uno de los delitos más graves que existe. Abusar o agredir sexualmente a una niña o un niño es por sí solo un hecho terrible pero también lo es mirar para otro lado, asentarse en la ignorancia deliberada o en la tremenda mala fe negacionista. No creo que a mi como madre un obispo o prelado fuera capaz de decirme a la cara lo que dicen con respecto a estos delitos cuando les han interpelado en público o privado sobre ellos. No creo que fueran capaces porque si así lo hicieran seguirán demostrando que son todo lo contrario a lo que presumen ser. Hasta ahora la mayoría han demostrado no tener un ápice de misericordia y humanidad. Ruego al Papa Francisco que vigile de cerca que sus mandatos se cumplen porque hasta ahora y en España, no es así. Ruego a Monseñor Omella que abra las ventanas de Añastro y sacuda las alfombras por el bien de las víctimas y el de la Iglesia. Lo que dejas atrás siempre nos alcanza. Ruego y exijo a los obispos negacionistas y ofensivos que recapaciten. Nunca es tarde para corregir conductas inaceptables y erróneas marcadas por malintencionados intereses. La impunidad con el delito no salva al delincuente, aunque lo cambies de localidad o diócesis, antes bien lo eterniza. Estamos hablando de delitos, no sólo de pecados, deben tener condenas más allá de reclusiones en residencias y monasterios, de no administrar sacramentos y desde luego una retirada tajante y sin excusas del ámbito religioso o sacerdotal. Lo otro, lo de ahora, no es comprensible, no atiende a criterios razonables y convierte a la iglesia en una institución alejada de la verdad y la justicia, que protege a los delincuentes y humilla a las víctimas.

En cuanto a los poderes públicos animarles a que sigan adelante, buscando consensos de actuación, con independencia de las ideas, que no den el anteproyecto que se está trabajando como definitivo, que escuchen y atiendan consejos y que no se olviden nunca de que ellos y ellas también fueron niños y niñas con suerte si nunca tuvieron que pasar por algo así, tan grave. Una sociedad que no cuida de sus niños, niñas y jóvenes, no puede presumir. Son nuestro futuro y en base a ello, deben ser tratados y respetados. Es una tarea de todos y nosotras y nosotros, en Asociación Infancia Robada estaremos siempre dispuestos a colaborar con quien así nos lo solicite.

Ruego al Papa Francisco que vigile de cerca que sus mandatos se cumplen porque hasta ahora y en España, no es así. Ruego a Monseñor Omella que abra las ventanas de Añastro y sacuda las alfombras por el bien de las víctimas y el de la Iglesia

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , ,

El Opus Dei se limita a amonestar a un numerario español que abusó de un joven, y al cura que lo encubrió

Martes, 7 de enero de 2020

artworks-000205456769-kcqut2-t500x500Fernando Ocáriz Braña, Prelado del Opus Dei

Pero… ¡Qué asco, Señor!

Juan Pablo Bueno Montoya dirigía un colegio en Montevideo; Enrique Doval es el sacerdote que evitó denunciar

La Obra justifica la ínfima condena señalando que “de acuerdo con la ley de la Iglesia, al no ser un clérigo no correspondía la intervención de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Por otro lado, considerando las normas civiles y las canónicas penales aplicables a un laico, los delitos han prescrito por el paso del tiempo”

El Opus invita “a rezar especialmente por la persona afectada y, con actitud de piedad cristiana, por el sr. Bueno Montoya (el abusador, de nacionalidad española), de salud clínica y psicológica frágil y delicada, para que el Señor le tenga misericordia”

Una admonición formal. Esta es la ‘condena’ que el prelado del Opus Dei, Fernando Ocáriz, ha impuesto al numerario Juan Pablo Bueno Montoya, encontrado culpable de “tocamientos inapropiados” a un joven menor de edad en un Centro del Opus Dei (del que era director) en Montevideo en 1984, y “una situación de acoso sexual” al mismo joven cinco años después.

En una nota enviada por la Oficina de Prensa de la Obra en Uruguay, el Opus informa “con dolor y tristeza” de los hechos, así como de la inculpación de un sacerdote, Enrique Doval, a quien el joven comunicó los hechos y que “lo interpretó como una grave imprudencia, pero no como un delito, por lo que invitó a la víctima a la discreción y amonestó al acusado, pero no promovió otras medidas”. El clérigo también ha sido amonestado, pero no expulsado de la congregación.

La investigación comenzó hace ahora un año, tras la denuncia en el Arzobispado de Montevideo. “Al leer formalmente la denuncia, el señor Bueno Montoya -desde 1984 residente en Argentina- aceptó su culpa y declaró estar muy avergonzado por su acción, dando pruebas de arrepentimiento al manifestar su voluntad de pedir perdón a la víctima -algo que hasta ese momento había evitado por temor a causar mayor daño- y a reparar en lo que fuera posible”, se lee en el comunicado del Opus.

No es clérigo y los delitos han prescrito

La nota justifica la ínfima condena señalando que “de acuerdo con la ley de la Iglesia, al no ser un clérigo no correspondía la intervención de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Por otro lado, considerando las normas civiles y las canónicas penales aplicables a un laico, los delitos han prescrito por el paso del tiempo”.

¿Qué ha hecho la Obra con el abusador?

El Opus lo resume en seis puntos:

  • se le haga una admonición formal;
  • que cuando el denunciante lo considere oportuno, le pida formal y sinceramente perdón (cosa que hizo mediante una carta personal);
  • se le prohíba participar en actividades formativas con menores de 30 años;
  • no podrá volver a ejercer ninguna tarea de dirección ni formativa en la Prelatura;
  • deberá residir en casas donde no pueda tener trato con personas jóvenes;
  • se le aconseje llevar una vida de oración y penitencia, implorando a Dios la misericordia.

En cuanto al denunciante, la Obra se compromete a ofrecerle “acompañamiento pastoral y se cubran los gastos económicos de la ayuda terapéutica profesional”.

Finalmente, el prelado ordenó que el sacerdote encubridor “reciba una amonestación formal por su omisión en la debida atención pastoral a la persona afectada a partir de la comunicación del suceso de 1989″.

La nota culmina invitando “a rezar especialmente por la persona afectada y, con actitud de piedad cristiana, por el sr. Bueno Montoya (el abusador), de salud clínica y psicológica frágil y delicada, para que el Señor le tenga misericordia”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , ,

Dios los cría, y Franco los junta: ¿qué Iglesia es posible en España tras la exhumación?

Sábado, 26 de octubre de 2019

Piedad-Valle-Caidos_2170592933_14027512_660x371

Piedad del Valle de los Caídos eldiario.es

Son pocos, muy pocos, los obispos que quieren revertir la actual situación en nuestro país

“Las elecciones a la presidencia de la Conferencia Episcopal marcarán definitivamente si los obispos españoles se quieren quitar el sambenito con el que les bautizó en su día el dictador -el ‘España, Faro de Occidente, martillo de herejes, luz de Trento’- o, por el contrario, prosiguen en la deriva de división y enfrentamiento al Papa, en Roma, y a los valores democráticos, en nuestro país”

“Dios los cría, y Franco los junta”, lamenta, en privado, uno de los pocos obispos que admite que, a lo largo de estos meses, la Iglesia española debería haberse pronunciado claramente, enmendando la plana al prior falangista y colocándose del lado de las víctimas

Ramón Tejero: “Dichoso Ud. mi General que por defender la Fe Católica y el Santo Nombre de Jesucristo ha recibido insultos, calumnias y persecución, en la vida y en la muerte”

Un buen día para recordar al cardenal Tarancón

Lo que la salida de Franco deja pendiente en el Valle de los Caídos

Exhumación de Franco, ¿fin del nacionalcatolicismo?

15719149346062Cuando Franco murió, la Iglesia española había dejado ‘atados y bien atados’ sus privilegios en una sociedad que intentaba avanzar, lentamente, hacia la democracia. En Roma, diez años atrás, había concluido el Concilio Vaticano II, que trató de poner a la Iglesia católica en hora con el mundo, pero los obispos españoles seguían con el reloj parado en 1953, momento en que el Régimen consagró la alianza entre la Cruz y la Espada que hizo posible la ‘Sagrada Cruzada’ (así llamaron los obispos en 1937 a la Guerra Civil).

Hoy, 44 años después, con Franco reinhumado en Mingorrubio, los obispos españoles continúan mirando con dificultad al futuro. Igual que sucediera tras el Concilio, pocos prelados se animan a seguir el impulso del Papa Francisco y acabar con una Iglesia clericalizada, que oculta en un armario los estigmas de los abusos de poder y sexuales, se afana en conservar privilegios anacrónicos y sigue sin darse cuenta de que hoy, en pleno siglo XXI, España ha dejado de ser católica y su influencia en la sociedad resulta prácticamente insignificante.

Acabar con la herencia del dictador

Los obispos no se oponen a la exhumación de Franco, pero sí al fin de las prebendas que les dio el dictador. El nuevo Concordado (ahora llamado Acuerdos Iglesia-Estado), que se negoció a la par que la Constitución y fue aprobado ahora hace 40 años, continúa dotando a la Iglesia de múltiples beneficios fiscales, económicos, jurídicos y de presencia social.

En muy pocos países de nuestro entorno la Iglesia católica (y sólo la Iglesia católica) recibe, sin dar nada a cambio, un porcentaje de los Presupuestos Generales del Estado, cuya finalidad no detalla con precisión.

La enseñanza de la Religión católica es de oferta obligatoria y sus profesores son designados por el obispo del lugar (que puede despedirlos sin dar razón alguna), pero pagados por la Administración. Con el personal religioso en hospitales públicos, el Ejército o las prisiones sucede tres cuartos de lo mismo.

Polémicas inmatriculaciones

La Iglesia está exenta de multitud de impuestos y, por si fuera poco, las administraciones todavía no han dado el paso de exigir el pago de aquellos que sí debería pagar, como el IBI para aquellas actividades que no tengan fin estrictamente pastoral o de culto (garajes, pisos de alquiler, museos, etc…). Pero, además, los obispos han logrado registrar a su nombre, con el único aval de su firma, 35.000 bienes en el período 1998-2015.

prior-Cantera-Franco_2170892892_14030768_667x375El prior Cantera, con los Franco

Unas inmatriculaciones que (al menos la mitad) no tienen que ver con templos, sino con inmuebles o terrenos que, en su día, fueron enajenados por otros intereses oscuros, en buena medida gracias al dictador que, desde hoy, descansa en Mingorrubio.

Osoro y Omella, atrapados

¿Es esta la verdadera función de la Iglesia? Son pocos, muy pocos, los obispos que tratan de revertir esta situación de privilegio. No lo tienen fácil, y el ‘caso Franco’ lo ha demostrado. Los cardenales Osoro y Omella (Madrid y Barcelona), los hombres puestos por el Papa Francisco para cambiar el rostro de la Iglesia de nuestro país, no cuentan con la fuerza suficiente para acometer las reformas que les pide Bergoglio.

Un Bergoglio que, por cierto, no visitará España mientras los obispos sigan “en guerra” entre ellos, como admitió durante un vuelo papal. Las elecciones a la presidencia de la Conferencia Episcopal marcarán definitivamente si los obispos españoles se quieren quitar el sambenito con el que les bautizó en su día el dictador -el ‘España, Faro de Occidente, martillo de herejes, luz de Trento‘- o, por el contrario, prosiguen en la deriva de división y enfrentamiento al Papa, en Roma, y a los valores democráticos, en nuestro país.

Ultracatólicos, sectarios y postfranquistas

La exhumación de Franco, además, ha puesto de manifiesto la existencia de un sector, minoritario pero muy potente, de ultracatólicos que siguen vinculando su fe a la extrema derecha, y consideran la salida del dictador del Valle “una profanación”, y la posición oficial de la Iglesia (cumplir con la legalidad vigente) una traición al hombre que les salvó de la persecución y la desaparición.

patrulla-Policia-Nacional-San-Nicolas_EDIIMA20191024_0403_4Y es que los mismos que pintarrajearon decenas de iglesias de Madrid acusando a Osoro de traidor -en una imagen que recuerda, muy poderosamente, a los gritos de ‘¡Tarancón, al paredón!’, tras la muerte de Carrero Blanco- e invitando a dejar de marcar la ‘X’ en la Renta son los que este jueves salieron a defender la actitud obstruccionista del prior Cantera y la homilía del cura hijo del golpista Tejero en la que faltó poco para ‘canonizar’ a Francisco Franco.

“Dios los cría, y Franco los junta”, lamenta, en privado, uno de los pocos obispos que admite que, a lo largo de estos meses, la Iglesia española debería haberse pronunciado claramente, enmendando la plana al prior falangista y colocándose del lado de las víctimas.

Los ‘católicos de toda la vida’

Grupúsculos como HazteOir o Máslibres, situados en la órbita de Vox y de sectores ultracatólicos como los kikos, el Opus Dei o los Legionarios de Cristo (e incluso más allá, a través de sectas como El Yunque), que lo mismo organizan una sentada para protestar contra la exhumación ante la sede del PSOE, que acosan a las mujeres que van a abortar a las puertas de la clínica Dator.

Vamos, los católicos ‘de toda la vida’, que añoran una España en la que Franco dio todo el poder a la Iglesia, y donde los únicos valores que podían defenderse eran los de la firme ortodoxia, la continencia sexual y las familias numerosas. Los mismos que, en otro tiempo, quemaban mujeres en la plaza pública acusadas de brujas u obligaban a judíos, musulmanes o protestantes a abjurar de su fe si no querían perder la vida.

Los mismos que, tal vez, hace unos años hubieran mandado a Jesucristo a picar piedra en la cantera de Cuelgamuros. A mayor gloria de Francisco Franco, que en Mingorrubio descanse.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Archiletras Científica desvela que Escrivá de Balaguer se inspiró en la obra de un jesuita del siglo XVIII para escribir ‘Camino’

Martes, 9 de julio de 2019

9126A7E8-F72A-4BF2-994D-B5E88D550CFD226777B1-E3E8-4410-8988-23A160268F70Esto de los plagios…

Ángel Gómez Moreno analiza las coincidencias

El director de Archiletras Científica considera que lo más probable es que José María Escrivá leyera al jesuita Hernández durante su formación como sacerdote

Este ‘ars bene moriendi’ quedó relegado al olvido durante la segunda mitad del siglo XIX

(eldiario.es).- La obra fundacional del Opus Dei basa parte de su contenido en una obra escrita por un jesuita aragonés llamado Francisco Javier Hernández a mediados del siglo XVIII, como ha desvelado el director de la revista Archiletras Científica, Ángel Gómez Moreno.

Camino, publicado por primera vez bajo el título Consideraciones Espirituales en 1934, es una obra escrita por el fundador del Opus Dei, el sacerdote José María Escrivá de Balaguer, y es considerada una de las piezas fundacionales de la institución perteneciente a la Iglesia católica.

 En el primer ejemplar de Archiletras Científica, la nueva revista de Archiletras consagrada a la investigación sobre lengua y literatura, el catedrático de la Universidad Complutense Gómez Moreno analiza El alma victoriosa de la pasión dominante, la obra del jesuita F. J. Hernández publicada en 1758.

Este manualito, como lo define Gómez Moreno, gozó de gran popularidad en el siglo XVIII, como lo demuestran las siete ediciones que de él se registran en poco más de 40 años. Posteriormente, esta obra que se encuadra en el género tardomedieval de las ars bene moriendi, una especie de manuales religiosos que preparaban al buen cristiano para enfrentarse a la muerte, quedó relegada al olvido durante la segunda mitad del siglo XIX.

10DDFD92-A35C-4353-9462-137EF9DEE2D1

Al compararlo con Camino, el director de Archiletras Científica descubre ciertas coincidencias entre ambos y llega a la conclusión de que las ideas esenciales del jesuita aragonés conforman la estructura central de la obra fundacional del Opus Dei. Entre ellas, el catedrático de literatura destaca las premisas de santificar la vida a través del trabajo, el uso de tablas hechas a mano o impresas para el examen de conciencia o la oración matutina al levantarse con el fin de vencer la pereza con ayuda del ángel custodio, al que se le concede especial importancia.

En su artículo, Gómez Moreno sostiene que dichas coincidencias constituyen una “prueba irrefutable de que Escrivá de Balaguer leyó a Hernández” y plantea la tesis de que el opúsculo de Hernández fuera uno de los temas de discusión en el Seminario de San Carlos de Zaragoza donde se formó como sacerdote José María Escrivá. No obstante, no descarta que el fundador del Opus Dei entrara en contacto con la obra del jesuita más adelante durante sus primeros años como sacerdote

Fuente  El Diario/El País, vía Religión Digital

Biblioteca, General, Iglesia Católica , , , , , ,

Un sacerdote del Opus Dei, investigado por Doctrina de la Fe por abusar de varios estudiantes después de la confesión

Sábado, 13 de abril de 2019

Manuel-Cocina-Abella_2111498887_13507821_237x250Manuel Cociña y Abella convivió con Escrivá de Balaguer

El prelado del Opus Dei ordena una investigación contra Manuel Cociña y Abella, sacerdote que convivió con san Josemaría Escrivá, por abusos a varios estudiantes en un Colegio Mayor de Sevilla entre 2002 y 2003

Según el relato de una de las víctimas, Cociña les hacía “masajes” en los genitales, en algunos casos después de la confesión.

La Santa Sede confirma que el caso se encuentra en Doctrina de la Fe, en fase de primer estudio

El Opus Dei confirma la información e informa que el sacerdote tiene prohibido el contacto con menores de 30 años y restringidas sus actividades pastorales.

Sin embargo, Cociña continúa ejerciendo como tal, y es uno de los priores de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén en el sur de España

El Opus Dei escondió durante seis años su protocolo antiabusos

Habla la víctima de los abusos en el Opus Dei: “Manuel Cociña sabía que me podía hacer lo que quisiera porque era más frágil…”Un vicario de la Obra me dijo que no era una víctima, que no tenía derechos”

Juan Cuatrecasas, al prelado del Opus Dei: “Deben ser cómplices en la ayuda y el acompañamiento y no en el silencio encubridor”

El sacerdote numerario Manuel Cociña y Abella lo tenía todo para ser obispo. De hecho, llegó a estar en varias ternas. Miembro de la Academia de Historia Eclesiástica, este clérigo del Opus Dei, que había convivido con el mismísimo san Josemaría Escrivá de Balaguer, se convertía entre 2007 y 2008 en rector de la Basílica de San Miguel, en Madrid (confiada desde 1959 a los sacerdotes de la Obra), e iba camino de convertirse en el primer prelado numerario de la Prelatura. Sin embargo, algo truncó esta carrera. ¿Qué ocurrió?

En 2002, MGF residía en el Colegio Mayor Almonte, de Sevilla. A sus recién cumplidos 18 años, formaba parte de la Obra desde 1999. Tras una confesión, Manuel Cociña abusó de él. Desde noviembre de 2002 hasta julio de 2003 (cuando MGF abandonó la residencia), y al menos en siete ocasiones, el sacerdote aprovechaba su situación para “hacerme masajes” que acababan con tocamientos en los genitales.

Así lo denuncia este joven, hoy casado, residente en Chile, en la denuncia que presentó en 2018, después de la visita del Papa Francisco al país andino. No fue el único: al menos otras cuatro personas han testimoniado episodios similares.

Ocáriz ordena investigar

En octubre de 2018, el actual prelado del Opus Dei, Fernando Ocáriz, ordenó una investigación, dirigida por Rafael Rodríguez Ocaña, cuyos resultados, según ha podido saber RD, se enviaron en diciembre a la Congregación para la Doctrina de la Fe, a la sección de delitos más graves.

Fuentes oficiales confirman que está en fase de primer estudio. Por el hecho de los abusos, pero especialmente por haberse cometido utilizando el secreto de confesión, lo que podría acabar con la excomunión y la expulsión del religioso. El interrogatorio se llevó a cabo el 11 de octubre de ese año en la sede de la Prelatura en Santiago de Chile, ante un abogado y un notario.

Posteriormente, el prelado viajó a Granada (a finales de noviembre) y en ese momento se hicieron efectivas ciertas medidas cautelares. La Oficina del Opus Dei en España confirma la investigación, que se entregó a Roma en diciembre, y dichas medidas cautelares para Manuel Cociña, consistentes en la prohibición de mantener contacto con menores de 30 años, y la restricción de sus actividades pastorales al centro en el que reside, en Granada, mientas la Santa Sede toma una decisión.

Correo de víctimas del Opus

La Obra en España declara su dolor y cercanía a la o las víctimas” y se ofrece a ayudar en todo lo posible en la investigación. El caso de MGF es uno de las decenas que han ido llegando en las últimas semanas al correo que un grupo de víctimas del Opus Dei ha decidido abrir para denunciar el silencio de la Obra en España, que se ha convertido en flagrante tras la sentencia contra un profesor del colegio Gaztelueta.

Desde el correo abusosopusdei@gmail.com, esperan poder encontrar no sólo nuevos casos, sino una fórmula para encontrarse, compartir experiencias y ayudarse mutuamente. No sólo son abusos sexuales a menores, nos explican, sino también de poder. El silencio de la Obra, que se ha hecho escandaloso tras la sentencia condenatoria a once años de prisión a un profesor del colegio Gaztelueta, obliga a que las víctimas alcen su voz, y exijan su espacio, también en el interior del Opus Dei, para hacer realidad la tan cacareada ‘tolerancia cero’ impulsada por el Papa Francisco

¿Por qué no denunció antes? “Abandoné el Opus Dei en 2010. Cuando dejé la Obra, en los tres meses, antes de que me dieran la dispensa, yo vivía en Madrid, y se lo comenté a la persona que me atendió esos tres meses, un director regional del Opus Dei. (…). Él me dijo: Mira, no te puedo contar más, pero no me hace ruido, no me extraña; a esta persona la hemos sacado de la circulación; la hemos mandado a Galicia; no te preocupes, porque no va a tratar más a gente joven”.

“Cállate, reza por él y no te preocupes”

El relato cuadra con la ‘desaparición’ de Manuel Cociña, que hoy vive en un centro de la Obra en Granada. Y MGF hizo caso y no denunció. “Me aconsejó: mira, no denuncies esto, porque no sé si él lo hacía con una intención sexual o no, esto fue una imprudencia. Era la mentalidad de hace 15 años, para mí y para todo el mundo. Me dijo: lo hemos mandado a otro sitio, no levantes más historias, esto va a hacer daño, cállate, reza por él y no te preocupes. Y es lo que he hecho hasta que llegué a Chile”, relata MGF en su interrogatorio ante los enviados del Prelado del Opus Dei.

En junio de 2013, MGF dejó España y recaló en Chile, donde ejerce su profesión, se ha casado y es padre de dos hijos. “Hasta hace seis años yo no pensaba que esto había sido algo raro, yo todos estos años pensaba que era un problema mío (…). Todos estos años me he echado la culpa a mí mismo y siempre lo he visto como una vergüenza propia”. MGF dejó el Opus en 2010, pero entre 2003 -cuando Manuel Cociña fue enviado a Madrid-, “de vez en cuando le escribía (…). Nunca rompimos la relación hasta que dejé la Obra”.

Denunció tras escuchar al Papa en Chile

“Cuando llegué a Chile y empecé a ver el caso del sacerdote Karadima, vi una similitud. Manuel Cociña es el ‘Karadima del Opus Dei’. Y llevo cinco años con un proceso de intentar entender qué pasó”, nos cuenta MGF. “Pero todo esto se desencadenó hace un año, cuando este señor me pide amistad por ‘Linkedin’. Me puse a investigar y ví que seguía siendo sacerdote, y que vivía en Granada, y que hace comentarios del evangelio ‘on line’ en un par de webs”. Sólo entonces, y tras comprobar cómo el Papa Francisco tomaba las riendas en el escándalo de abusos en Chile, MGF se decidió a dar el paso y denunciar a Manuel Cociña. “Cuando el Papa dijo en la misa en el parque O’Higgins que hay que levantar la basura, me decidí”.

Cociña, es cierto, fue ‘retirado’ durante un tiempo, y sus opciones de alcanzar el episcopado se difuminaron. Pero, al menos desde 2013, Cociña reaparece en Granada, donde continúa trabajando y dando formación como sacerdote y persona que ‘convivió con san Josemaría’. Pese a que desde la Obra se ha asegurado a MGF que Manuel Cociña está separado de cualquier contacto con personas de menos de 30 años, no ha sido apartado de sus funciones sacerdotales. De hecho, hace dos semanas participó, en calidad de prior de la Delegación en Granada, en el retiro cuaresmal de la Orden de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén.

El Opus Dei confirma la exclusiva de RD, y la investigación contra un sacerdote de la Obra por abusos

La Obra muestra “el más completo rechazo hacia cualquier abuso y la total colaboración para ayudar a curar las heridas”

Tras la publicación de la exclusiva de Religión Digital sobre las acusaciones de abusos contra el sacerdote numerario Manuel Cociña Abella, la Oficina de información del Opus Dei ha emitido un comunicado en el que, sin citar en ningún momento a nuestra web, admite todos y cada uno de los términos de nuestra información, al tiempo que muestra “el más completo rechazo hacia cualquier abuso y la total colaboración para ayudar a curar las heridas”.

En la nota, la Obra confirma “con gran dolor y cercanía a los afectados” que la prelatura recibió una denuncia de abuso sexual contra este sacerdote, ocurrida en Sevilla en el curso 2002-2003, y que en septiembre se encargó, a instancias del prelado, Fernando Ocáriz, “una investigación preliminar”, que concluyó con el envío a Roma de la documentación y “la medida cautelar de restringir la actividad pastoral de este sacerdote al ámbito del Centro de la Prelatura en el que reside, y en todo caso con mayores de 30 años”.

Comunicado del Opus Dei

A propósito de la noticia publicada en algunos medios de comunicación sobre un sacerdote de la prelatura (Manuel Cociña), con gran dolor y cercanía a los afectados, confirmamos que:

1. En agosto de 2018 la prelatura del Opus Dei en España recibió una denuncia de abuso sexual contra este sacerdote, ocurrida en Sevilla en el curso 2002-2003. El denunciante era mayor de edad en el momento de los hechos.

2. El 14 de septiembre de 2018 el Vicario Regional de la Prelatura del Opus Dei en España, a instancias del Prelado, ordenó una Investigación Preliminar en conformidad con el canon 1717 del Código de Derecho Canónico.

3. El Prelado del Opus Dei adoptó, con fecha 1 de octubre de 2018, la medida cautelar de restringir la actividad pastoral de este sacerdote al ámbito del Centro de la Prelatura en el que reside, y en todo caso con mayores de 30 años.

4. Como es lógico, la investigación incluye la declaración del denunciante tomada en Chile, país donde reside. El expediente se remitió a la Santa Sede (Congregación para la Doctrina de la Fe), en diciembre de 2018, donde se encuentra en fase de estudio.

5. Queremos manifestar nuestra cercanía y apoyo al denunciante, así como el más completo rechazo hacia cualquier abuso y la total colaboración para ayudar a curar las heridas.

6. No tenemos constancia de menores involucrados. Cualquier persona afectada puede dirigirse a proteccionmenores.es@opusdei.org

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , ,

Un grupo de víctimas del Opus Dei se organizan para denunciar abusos en la Obra

Sábado, 23 de marzo de 2019

Escrivá y Opus DeiAnte el silencio oficial de la institución ante casos como el Gaztelueta

Lanzan una dirección de correo abusosopusdei@gmail.com para acabar con el “silencio y desidia” de los responsables de la institución

“Preferimos no contestar”, es la respuesta oficial del Opus Dei

Los expertos auguran una explosión de casos de abusos en España, que conllevará una sangría económica para las arcas eclesiásticas

400 religiosos de Illinois son acusados de abuso sexual a menores

Preferimos no contestar”. Esta es la respuesta oficial del Opus Dei a la pregunta de RD: ‘¿Cuál es la respuesta de la Obra ante los abusos? ¿Han recibido denuncias? ¿Por qué la Obra no habló como tras la sentencia del caso Gaztelueta?

Y ya que el Opus Dei no dice nada, un grupo de víctimas de abusos sexuales y psicológicos perpetrados e infringidos por miembros de la Prelatura del Opus Dei han decidido unirse y lanzar una dirección de correo electrónico abusosopusdei@gmail.com

El objetivo, según explican sus responsables a RD, sería “recabar, respetando siempre los deseos, si los hubiera, de anonimato de los denunciantes, el testimonio de personas que hayan sufrido cualquier tipo de abuso por parte de numerarios, supernumerarios y agregados de la Obra”.

Ataques virulentos contra las víctimas

“Teniendo en cuenta que prácticamente la totalidad de congregaciones, instituciones y corporaciones de la Iglesia Católica han empezado a hacer su trabajo en cuanto a la activación de cuentas de correo electrónico y números de teléfono de atención a sus víctimas de abusos y agresiones sexuales y que desde el Opus Dei no vemos más que silencio y desidia, cuando no ataques virulentos contra víctimas, como ha ocurrido contra el chico y su familia en el caso Gaztelueta, creemos oportuno activar este email, haciendo el trabajo que desde el Opus no hacen, para procurar ayuda, cercanía y empatía, en la medida de nuestras posibilidades, a todas estas personas, sometidas a un terrible ad perpetuum silencium por parte de la Prelatura”, sostienen sus responsables.

Desde el correo abusosopusdei@gmail.com, esperan poder encontrar no sólo nuevos casos, sino una fórmula para encontrarse, compartir experiencias y ayudarse mutuamente. No sólo son abusos sexuales a menores, nos explican, sino también de poder. El silencio de la Obra, que se ha hecho escandaloso tras la sentencia condenatoria a once años de prisión a un profesor del colegio Gaztelueta, obliga a que las víctimas alcen su voz, y exijan su espacio, también en el interior del Opus Dei, para hacer realidad la tan cacareada ‘tolerancia cero’ impulsada por el Papa Francisco.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , ,

La plaga de los abusos en Chile salpica al Opus Dei

Lunes, 4 de febrero de 2019

astorquizaPatricio Astorquiza

Miembro de la Obra acusado de “acoso persistente y abuso de conciencia, con posible connotación sexual”

Se presentan dos denuncias contra el sacerdote Patricio Astorquiza de 82 años

El Opus Dei indemnizó con un millón de dólares a una mujer abusada por un cura de la Obra

Otros cinco exalumnos del Opus denuncian haber sufrido los abusos del ex cura de Vilobí

Ocho exalumnos salesianos de Deusto denuncian a “don Chemi” por abusos

Los salesianos piden perdón por los abusos en el colegio de Deusto

Lucetta Scaraffia: “Los abusos a monjas cometidos por sacerdotes son un acto de poder”

Cardenal Scola, sobre la ‘tragedia’ de los abusos en la Iglesia: “La tendencia al silencio está siendo superada”

Un sacerdote del Opus Dei, una de las congregaciones más conservadoras de la Iglesia Católica, fue acusado en Chile del presunto abuso de dos menores de edad hace dos décadas, según informó el viernes un comunicado de esta prelatura.

El sacerdote Patricio Astorquiza de 82 años, ordenado en 1962, fue denunciado ante su congregación “sobre hechos ocurridos hace aproximadamente veinte años cuando los denunciantes eran menores de edad”, indicó la nota.

Las denuncias “se refieren a un acoso persistente en el tiempo y a un abuso de conciencia, ambas con posible connotación sexual”, agregó el comunicado.

El Opus Dei inició en octubre pasado las investigaciones y las declaraciones de los denunciantes fueron remitidas a la Congregación para la Doctrina de la Fe, institución del Vaticano que investigó anteriores acusaciones de abusos contra curas.

“Desde octubre pasado, y mientras dure la investigación, se decretó como medida cautelar que el Padre Astorquiza no ejerza públicamente el ministerio sacerdotal”, sostuvo el Opus Dei.

Astorquiza es el primer sacerdote del Opus Dei que es denunciado en Chile. Centenares de miembros de otras congregaciones chilenas han sido acusados por pederastia y altos representantes del clero fueron señalados como encubridores de esas atrocidades, y que son investigadas por el Vaticano.

El Ministerio Público chileno tiene abiertas cerca de 150 causas por las denuncias en contra de sacerdotes y obispos que se transformaron en un duro golpe para la Iglesia Católica del país.

El papa Francisco, en su cruzada por cumplir su promesa de “tolerancia cero” ante crímenes sexuales, aceptó durante el año pasado la renuncia de siete obispos chilenos, expulsó del sacerdocio a otros dos obispos eméritos y a los poderosos sacerdotes Fernando Karadima y Cristián Precht.

Fuente Agencias, vía Religión Digital

General, Iglesia Católica , , ,

Ni mujeres, ni expertos, ni víctimas… la ‘Comisión Antipederastia’ nace herida de muerte

Miércoles, 24 de octubre de 2018

miembros-de-la-comision-antipederastia-de-la-ceeÉstos son los miembros de la ‘Comisión Antipederastia’ de la CEE ABC

La CEE recula tras las críticas, internas y externas y ahora dice que incluirá a seglares en el futuro

Roma advierte de un ‘tsunami’ de denuncias. “Y no estamos preparados”, admite un obispo español

(Jesús Bastante).- Ni mujeres, ni expertos en distintas materias (educadores, psicólogos, psiquiatras…), ni, lamentablemente, víctimas. La ‘Comisión Antipederastia anunciada por la Conferencia Episcopal la pasada semana nace herida de muerte, y con duras críticas, tanto dentro como fuera de la institución.

La comisión, que en principio nacía como un grupo de expertos en Derecho Canónico para acompañar el informe que el cardenal Ricardo Blázquez llevará en febrero al encuentro con el Papa, está presidida por el polémico obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez, cuestionado por las víctimas, y por seis sacerdotes, todos ellos juristas: Jorge Otaduy, del Opus Dei, director de la Revista “Ius Canonicum“; Silverio Nieto, del Servicio Jurídico Civil de la Conferencia Episcopal; Carlos Morán, del tribunal de la Rota; el jesuita Miguel Campo Ibáñez, canonista de la CONFER; y el vicesecretario para Asuntos Generales de la Conferencia, Carlos López Segovia.

Amén de la ausencia -clamorosa- de mujeres, laicos y especialmente, víctimas de abusos sexuales, el mayor drama de este equipo vino cuando alguien en la Casa de la Iglesia quiso ir más allá y, como un modo de responder al informe de El País sobre casos de pederastia en la Iglesia española, anunciar a bombo y platillo que la comisión no sólo se centraría en cuestiones legales, sino que abordaría una respuesta completa al drama de los abusos.

La indignación de las víctimas fue inmediata, tanto por los nombres elegidos (la crítica, además de Menéndez, se cebó en la figura de Silverio Nieto y, en menor medida, de Jorge Otaduy y Carlos Morán) como por no haber sido informados y mucho menos invitados. La cascada de críticas también vino de círculos internos, que entendían que, con esta comisión, la Iglesia española volvía a darse “un tiro en el pie” (en expresión de un arzobispo español).

Sólo entonces, y tras escuchar las opiniones de algunos expertos en comunicación, los obispos filtraron, a través de Cope, que más adelante se incorporarán varios seglares expertos en diversas disciplinas, hombres y mujeres. Un matiz que, lamentablemente, ya llega tarde. Y que sigue sin hablar de la necesaria presencia, con voz y con voto, de las víctimas de abusos sexuales en el seno de la Iglesia.

La creación de esta comisión, de este modo, también ha sido criticada en la Santa Sede, que entiende que la Iglesia españolasigue sin entender la importancia de este drama para el presente y el futuro de la institución, y se escuda en que apenas se conocen casos en nuestro país.

“Si esperan a que surja un escándalo, que surgirá, cualquier medida que se tome después será en vano”, sostienen expertos desde el Vaticano, que auguran que, más tarde o más temprano, el tsunami de abusos que ya ha pasado por Estados Unidos, Irlanda, Alemania o Australia llegará a las ‘costas‘ de la Iglesia de nuestro país.

“Y no estamos preparados“, admite un prelado español, quien añade que “la comisión que se ha creado es un buen elemento en el ámbito de lo legal, pero si no nos ponemos al servicio de las víctimas será peor que no haber hecho nada”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , ,

Las víctimas de abusos apoyan a los padres del ‘caso Gaztelueta’

Martes, 9 de octubre de 2018

aubsu_560x280-1Segunda semana del juicio por los presuntos abusos en el colegio del Opus Dei

Duros reproches de la familia al papel de la Fiscalía; el colegio admite búsquedad de violaciones en el ordenador del ex docente

(Jesús Bastante).- “Yo fui víctima de abusos sexuales, y agradezco la valentía de Juan, su mujer y su hijo, por denunciar el caso en busca de justicia. Pero sobre todo me enorgullece su valor, porque contribuyen enormemente a erradicar estos actos repugnantes”. Javier, la víctima de abusos de Ramos Gordón en La Bañeza, ha querido apoyar a la víctima de abusos en el caso Gaztelueta, que hoy comienza su segunda semana.

Como Javier, muchas víctimas de abusos a menores por parte del clero se han puesto en contacto, de muy distintas maneras, con la familia Cuatrecasas. Algunos, haciéndose presentes en Bilbao; otros, llamando por teléfono o enviando mensajes a través de conocidos o de las redes sociales. Como Javier Paz, víctima de abusos en Salamanca, quien en su muro ha criticado el “silencio cómplice” de algunos medios y “los siervos a sueldo” de los depredadores, al tiempo que subraya su apoyo sin fisuras a la familia. “¡A galopar, hasta enterrarlos en el mar!”.

La familia ha recibido el cariño de muchos otros en un juicio difícil y que puede marcar un antes y un después en el tratamiento a las víctimas de estas atrocidades. Así, varios partidos políticos ya han mostrado su interés por reformar la legislación actual, para conseguir, al menos, que la prescripción de los casos de abusos no comiencen a contar hasta que la víctima no alcance los 30 años, como sucede en Alemania.

Algunas víctimas españolas, con el apoyo de Eca Global (la mayor organización a nivel mundial de víctimas de abusos del clero), están ultimando los estatutos de la que será primera asociación de este colectivo en nuestro país.

Entretanto, este lunes continúan las declaraciones de diversos testigos de la defensa y la acusación en el ‘caso Gaztelueta’. “Mi mujer y yo estamos muy orgullosos de nuestro hijo, valiente y coherente, sostiene a RD Juan Cuatrecasas, quien apunta cómo el pasado viernes Gaztelueta aportó la pericial definitiva para condenar a su docente.

Así, subraya, durante la segunda sesión del juicio, se demostraron importantes negligencias” en el control que, supuestamente, el centro hacía de los ordenadores que utilizaba el profesor. Así, la propia pericial informática del Gaztelueta admitió que desde el ordenador del acusado se pudieron rastrear búsquedas de desnudos, e incluso ‘violaciones’ de personajes famosos.

Esto demuestra, en opinión de la acusación, que “el sistema informático del centro no tenía filtros, tal y como mantiene su director, o el acusado se los saltaba”. También, que si la propia pericial de parte encontró estas búsquedas, pudieron haber sido borrados historiales.

“Tener un hijo capaz de afrontar una prueba tan dura, después de todo el dolor que sufrió a manos de un cobarde que se aprovechó de su condición de preceptor y adulto, habiendo sido re victimizado hasta la saciedad por el entorno del abusador, no es para menos. Muy orgullosos pero que muy orgullosos de él, sostiene la familia Cuatrecasas, que no opina lo mismo de la función del ministerio Fiscal.

“La Fiscalía tuvo en su poder esa pericial desde hace unos años, y fue incapaz de encontrar y denunciar esas direcciones de búsqueda”, subraya Juan, que lamenta la “desidia” de la acusación del Estado, que contrasta con las preguntas constantes a la víctimas. Es muy vergonzoso que el Ministerio fiscal pregunte, repregunte y humille una y otra vez a una víctima de abusos sexuales, con gestos faciales, reinterpretaciones malintencionadas y actitudes de cara a la víctima que cuestionan su independencia en el proceso”.

“El interrogatorio a mi hijo por parte del fiscal fue una demostración palpable de mala praxis respecto a la formación profesional en reconocimiento y trato a las victimas de estos delitos y de nulo respeto a ellas”, sostiene este ‘padre coraje’, quien apunta que sería oportuno que la Fiscal General del Estado tuviera conocimiento de ello”.

Sea como fuere, este jueves concluirán las sesiones del ‘caso Gaztelueta’, en el que la Fiscalía pide tres años de prisión para el ex docente, mientras que la acusación particular eleva la petición de pena a diez años. La defensa, como no podía ser de otro modo, solicita su absolución.

Entretanto, la web que el colegio del Opus Dei ha dispuesto para seguir el ‘caso Gaztelueta’ ha seguido dando una información de parte, en contraste con su intención de ser “sala de prensa informativa”, únicamente formada por “hechos y evidencias”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , ,

Juan Cuatrecasas: “El Opus Dei y el Obispado de Bilbao han querido tapar el ‘caso Gaztelueta'”

Viernes, 5 de octubre de 2018

juan-cuatrecasas_foto960El padre de ‘Asier’, en vísperas del juicio: “AlPapa le engañaron”

“Hay obispos que se dedican a humillar públicamente a las víctimas de los abusos”

‘Asier’, ante su presunto depredador: “He estado a punto de suicidarme”

El Obispado de Bilbao niega las acusaciones de Juan Cuatrecasas, y éste se reafirma: “Mentira tras mentira”

La Iglesia dominicana suspende cautelarmente a un cura detenido y acusado de abusos a menores

El obispo de Mallorca califica de “ayuda” la renta al expárroco pederasta

(Jesús Bastante).- “El perdón sin más no vale. Las víctimas necesitan reparación y resarcimiento”. Este jueves, Juan Cuatrecasas verá cumplido uno de los sueños que se autoimpuso en 2011, cuando su hijo ‘Asier’ le confesó haber sufrido abusos sexuales continuados por parte de JMMS, profesor del colegio Gaztelueta, vinculado al Opus Dei.

Mañana arranca el juicio del ‘caso Gaztelueta’. ¿Qué espera?

Fundamentalmente, dos cosas: que a través de una sentencia condenatoria se reconozca a mi hijo como víctima de abusos sexuales. Y que esto sirva como un antes y un después para que el resto de víctimas, que las hay, puedan ver que su situación mejora a todos los niveles.

¿Hay una doble victimización de los chicos abusados?

Parece que ellos son los culpables, y no lo que son, víctimas. En este sentido, el tema de la prescripción es fundamental. Como mínimo se tenía que subir al modelo alemán (el tiempo empieza a contar a partir de que la víctima cumple los 30 años). Y cambiar el trato que se da a la víctima en el proceso. Hay países en que se les reconocen como víctimas desde la instrucción, y no tienen qu estar presentes en el juicio.

¿Cómo está Asier?

Él, durante todo este tiempo, ha tenido diferentes situaciones. Estuvo muy grave, con secuelas y schock postraumáticos que han ido aminorando en este tiempo. Mi hijo no hace una vida normal, tiene nervios continuos cuando tiene que hablar en público o tratar con iguales; es una persona con un punto de insociabilidad, y de vez en cuando tiene pesadillas y debe tomar medicación para dormir. Sigue teniendo secuelas. La cercanía del juicio también le afecta. Estamos muy pendientes de él, sigue en tratamiento, y es un proceso largo, lento y costoso, porque es muy doloroso ver esos momentos de ansiedad del chico.

¿Tendrá que ir a declarar?

Sí, sí. Hemos pedido las lógicas medidas de protección a la víctima, que por desgracia solamente incluyen la entrada y salida del juzgado, y la creencia de que los medios no van a escarbar ni intentar sacar fotos de él, que ha mantenido su identidad fuera del alcance de todo el mundo… y un biombo. No me parece suficiente, pero es lo que hay. No nos han permitido que declarara en sala contigua o por videoconferencia, en presencia de su psiquiatra….

En vísperas del juicio, el colegio ha lanzado una web, casogaztelueta.com, en el que da su versión de los hechos. ¿Qué opinión le merece?

Vamos a esperar que la justicia haga su trabajo de un modo aséptico, firme y profesional. A diferencia de las interferencias y obsesivas faltas a la verdad por parte de ese colegio y su entorno, vamos a seguir el camino que iniciamos en 2011, con la verdad. Gaztelueta y su actual director parecen olvidar que un juez instructor redactó un auto de cierre demoledor contra el acusado, afirmando que había indicios más que razonables de delito, basado en parte en el trabajo serio y profesional de un equipo de peritos judiciales que acreditaron tras tres sesiones de estudio a mi hijo que su índice de credibilidad y fiabilidad en base a su testimonio era cercano al 100%, porcentaje que no es que sea muy alto, es récord. Un triste récord.

Ellos están mereciendo el descrédito de toda la sociedad, humillando una y otra vez a una víctima y su familia con mentiras y medias verdades. Si les quedaría algo de humanidad y dignidad deberían reflexionar y ver, como Baltasar Gracian, jesuita por cierto, que “el mentiroso tiene dos males, ni cree ni es creído” A ellos a estas alturas no les cree nadie.

¿Qué opina de la actitud del acusado en todo el tiempo transcurrido desde la denuncia por abusos sexuales?

En nuestro derecho penal y procesal al único que se le permite mentir es al acusado, para defenderse. JMMS ha gozado de turnos y tiempo para defender su presunta inocencia. En cambio y seguramente a instancias de su letrado, casi no abrió la boca. JMMS ha pretendido ser víctima y convertir a su víctima en verdugo. Nadie en todo este tiempo, desde Inspección de Educación del GV a Fiscalía, pasando por el juez instructor, y sobre todo, la mayor parte de la ciudadanía, ha llamado mentiroso a mi hijo. Ellos si lo han hecho en vísperas del juicio, e incluso se han permitido culpabilizarle. Sus agravios, ofensas y mentiras repetidas hasta la extenuación, nos dan más fuerza.

gazt_560x280 ¿Qué cree que va a ocurrir?

Uff… me costaría ser imparcial y objetivo, pero creo que tiene que haber un punto de inflexión con todos los casos que están saliendo a nivel mundial (EEUU, Irlanda, Alemania…) de la Iglesia, y de otros casos, que ocurren también a nivel familiar, por desgracia. La Iglesia está encubriendo, es algo que no me cuesta decir porque conozco muchos casos… y creo que sigue haciéndolo. Y con sentencias ridículas, como la última de Puebla de Sanabria. O no han entendido nada, o se hacen los tontos. Ya se ha acabado el tiempo en que la Iglesia, o el Opus Dei, tengan un orden propio, distinto al del resto de ciudadanos.

¿Cómo ha sido la actuación de la Iglesia en este caso?

Yo no he conocido esa supuesta oficina para víctimas en la diócesis de Bilbao, pero sí puedo decir que el obispo de Bilbao, Mario Iceta, ha mentido en el caso Gaztelueta, cuando dijo que había abierto las puertas a la familia desde el primer momento. Eso es rotundamente falso. La única persona que estuvo en contacto con nosotros fue Ángel Unzueta, a quien yo recurrí, y él me recibió. El obispo no ha dado muestras de aproximación en ningún momento. Es más: tengo fuentes de información, por dos vías, que dicen que este señor estuvo reunido en Gaztelueta con monseñor Echevarría (entonces prelado del Opus Dei, ya fallecido), con el capellán del colegio (Gonzalo Landáburu), y con los directores de Gaztelueta. Como me consta que el obispo de Bilbao, en un caso como éste, tiene voz y voto, me gustaría saber cuál ha sido su voz y voto.

Roma abrió una investigación, que fue cerrada en falso por Doctrina de la Fe. ¿Por qué?

Eso fue un teatro. Nos dio mucha esperanza la carta del Papa, estuvimos muy ilusionados durante un tiempo. Básicamente, creo que al Papa le engañaron. Hay por ahí mucho cuervo y mucho fontanero del Vaticano, y uno de ellos fue Silverio Nieto (actual director del servicio jurídico de la CEE, y quien llevó a cabo la investigación). Todo se torció hasta el punto de que archivaron el caso de mi hijo, pero no porque mintiera, simplemente porque dijeron que no había pruebas. El tratamiento que se ha dado por parte de ese sector de la Iglesia, intrigante y siniestro, ha sido tramposo y no acorde con los principios de la Iglesia católica: humanidad, piedad, respeto a los derechos humanos…. todo eso se lo han saltado a la torera.

Dice que al Papa le habían engañado. ¿Quién?

Estoy convencido de que el Papa fue engañado. Comprendo que el Papa tiene una agenda lo suficientemente amplia para estar al quite de todo lo que está saliendo. Seguramente, esto lo dejó en manos poco recomendables: y cuando digo esto me refiero al cardenal Müller (ex prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe), la CEE, el Obispado de Bilbao, incluso al nuncio de Su Santidad en España, cuyo tratamiento de este caso ha sido torticero y tramposo.

¿Ha habido connivencia entre el Opus Dei y el Obispado de Bilbao para silenciar el caso Gaztelueta?

Sí… pero esa relación ha sido de superioridad del Opus Dei , y de rendición por parte del Obispado y de la CEE. Con dos o tres excepciones, hay obispos como el de Alcalá y otros que se dedican a humillar públicamente, no sólo a las víctimas de los abusos, sino a los homosexuales o a todo lo que a ellos les parece extraño. Tienen que tapar y esconder el daño que están haciendo. Esto no se debería consentir. Los católicos somos los primeros que deberíamos salir a denunciar a toda esta gente que hace un gran daño al presente y al futuro de la religión católica.

goyarrolaEl director del Gaztelueta, Imanol Goyarrola

¿Ha podido la Iglesia presionar en el ámbito civil para que este caso no se les vaya de las manos?

Sí. Me consta, porque en el caso Gaztelueta hay involucradas personas con cierta relevancia política. Quien le hizo eso a mi hijo es sobrino de un político de renombre dentro del Partido Popular. Me consta que ciertas personas muy relacionadas con el Opus Dei y con lo más arcaico tanto de la fe católica como del poder político han presionado en nuestra contra, de una forma indignante y mentirosa, incluso difamando a mi mujer y a mí, con acusaciones de todo punto ridículas y absurdas.

¿Quién es ese familiar del profesor vinculado al PP?

Hasta día de hoy me he mantenido firme en la decisión de no decir el nombre, cosa que ellos no hicieron con nosotros, pues filtraron mi nombre cuando les convino, pues filtraron mi nombre cuando no quería dar mi identidad. Es alguien muy vinculado al PP y que hoy ocupa un cargo de cierto renombre en una institución relevante de la sociedad española.

Su lucha es por Asier, pero también por la dignidad de otras víctimas…

Esto nos ha cambiado la vida. Cuando no conoces este drama más que de oídas, no te imaginas el calado que tiene. Cuando te ves involucrado en un tema así, empiezas a conocer a personas que te confiesan que también sufrieron abusos. Ha habido gente como el de La Bañeza, los maristas de Barcelona, Miguel Ángel Hurtado… que dieron la cara, pero hay mucho ‘tapado’, por miedo. Creo que en este sentido lo hacemos, primero por mi hijo, pero también porque el reconocimiento a las víctimas es la mejor medicina. A muchas víctimas, una sentencia condenatoria les serviría de mucho.

¿Qué piden las víctimas y sus familiares a la sociedad?

Hace falta que alguien ponga el cascabel al gato y empiece a llamar las cosas por su nombre. Que los políticos empiecen a legislar, que los jueces reciban formación en abusos, y que jueces y policía sepan tratar a las víctimas desde el minuto uno. En este país, que es tan dado a las batallas campales, hay puntos como la educación, las pensiones y las víctimas, que necesitan mayor unidad de acción, porque no estamos hablando de temas ideológicos, sino sociales. Y hace falta que todos se pongan a remar en la misma dirección. Es fundamental y urgente, muy urgente.

En este sentido, un grupo de víctimas de abusos y acoso hemos enviado a varios partidos políticos un documento con una serie de medidas que entendemos hay que abordar de forma prioritaria. Estamos hablando de niños, de menores y de gente que cuando era menor sufrió… Es prioritario que todas estas víctimas reciban el trato que merecen: reconocimiento y un resarcimiento. Porque con el perdón solamente no vamos a ningún lado. El perdón sin más no sirve.

‘Asier‘, ante su presunto depredador: “He estado a punto de suicidarme”

La víctima del ‘Caso Gaztelueta‘ relata los abusos a los que fue sometido con 12 años

aubsu_560x280-1El acusado se declara inocente y asegura que lleva “2.669 días sufriendo” por falsas acusaciones

El acusado se declara inocente y asegura que lleva “2.669 días sufriendo” por falsas acusaciones(Jesús Bastante/Agencias).- ‘Asier‘ es un joven de 22 años, nervioso pero tremendamente valiente. Hoy, por cuarta vez, ha tenido que repetir delante de un juez el calvario padecido, cuando apenas contaba 12 años, a manos de su ex profesor durante los años que estudió en el colegio Gaztelueta del Opus Dei en Leioa. He estado a punto de suicidarme.

Protegido tras un biombo, pero a pocos metros de su presunto abusador, JMMS, la víctima declaró cómo padeció tocamientos y penetraciones, así como acoso escolar, bloqueo emocional y aislamiento, hasta el punto de querer acabar con su vida en alguna ocasión. Ahora sale reforzado, con ganas de “comerme el mundo”, según ha apuntado a RD. Lo merece.

“Necesito un resarcimiento y un reconocimiento” para seguir adelante, declaró ‘Asier’. “Esto se puede suavizar, pero no curar. El acusado, entretanto, miraba hacia el suelo. El relato de los abusos resulta estremecedor: con penetraciones, masturbaciones forzadas, tocamientos… y un atronador recuerdo de despacho cerrado y oscuro, donde se cometían estas tropelías. A ello se sumaban las burlas de sus compañeros, que lo llamaban “la novia” del profesor.

un-momento-del-juicioA preguntas de la Fiscalía, que exigía más concreciones, ‘Asier’ ha tenido que explicar que el docente le obligó a ponerse encima de la mesa “con los pantalones bajados para introducirme un boli por el ano”. “En el despacho me enseñaba imágenes de mujeres desnudas en el ordenador (…). También me obligaba a masturbarme para después pasarme un pañuelo para limpiarme”.

Por su parte, el acusado, que no ha querido responder a las preguntas de la acusación, ha asegurado que lleva “2.669 días sufriendo” por una denuncia que considera falsa. “Me levanto por la mañana y no encuentro explicación”, ha explicado, para insistir, casi a gritos, que “jamás” abusó de ‘Asier’. JMMS ha explicado que él era muy “guasón”. “Aquí vendrán profesionales que vendrán a explicar…yo soy maestro, ellos psicólogos que podrán explicar porqué tienen es esta frustración o esta inquina. No sé lo que es”, concluyó.

Fuente Religión Digital

 

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes, fotografías y artículos presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.