Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Conferencia Episcopal Alemana’

Renardo Schlegelmilch: Bätzing: si no cambiamos nada en la iglesia, nos quedamos “a cero”.

Martes, 28 de diciembre de 2021

Bätzing,_Dr._Georg_2009-08-30Como Presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, el Obispo Georg Bätzing de Limburgo habla en nombre de la totalidad del episcopado alemán. Pero también se hace cargo de posicionamientos netos, eclesiales y políticos, sobre, por ejemplo, la cuestión de las mujeres o sobre el tema del celibato. En esta entrevista, explica por qué la moderación y la ansiedad son caminos equivocados. También habla sobre su vida en su comunidad cristiana, siendo niño, cuando un sacerdote abusó de niños y jóvenes, y señala que las víctimas tienen derecho a que los abusadores sean procesados.

Pregunta: La Iglesia está en crisis, pero no sólo por los abusos. El número de miembros, nuevos sacerdotes y fieles, está disminuyendo rápidamente. ¿La iglesia está caminando hacia un muro? No parece que haya una apuesta por soluciones reales, sino más bien una gestión de la escasez.

Bätzing: Comparto esta preocupación. Si no cambiamos nada, entonces seremos radicalmente cambiados. Vamos a acabar en cero. El desarrollo posterior, la continuación de la tradición, se ha estancado durante décadas, y somos enormemente conscientes de los efectos de esto. Por eso, también creo que necesitamos un cambio radical de perspectiva en la Iglesia.

Tenemos que desechar la pregunta: “¿Qué será de nosotros?”. A menudo escucho el lamento por lo que ya no existe. Esta pregunta no sirve de nada, solo conduce a la frustración y a la resignación. Y, noto esto con muchos voluntarios y empleados a tiempo completo, en particular cuando se formulan preguntas culpabilizadoras: ¿Quién tiene la culpa? Durante mis visitas, a menudo digo “ninguno de nosotros tiene la culpa” con la intención de posibilitar un poco de libertad. Es necesario este cambio de perspectiva. No “¿Qué será de nosotros?”, sino “¿Para qué o para quién estamos aquí?”. Porque tenemos un mensaje del que estoy muy convencido. El Evangelio continúa desplegando su poder hoy. Los sacramentos están ahí para las personas y para el trabajo diario.

Siempre nos preguntamos: ¿Cómo detenemos la crisis? No estamos deteniendo la crisis. La crisis está en marcha y también tiene que ver con tendencias sociales que no podemos controlar en absoluto. La individualidad, la pluralidad que separa en lugar de unir y muchos otros elementos. No estamos deteniendo la crisis, pero debemos preguntarnos: ¿Qué nos detiene la crisis? Porque creo que Dios nos da un mensaje con los signos de los tiempos.

Pregunta: ¿La gente todavía está interesada en este mensaje?

Bätzing: Sí, pero necesitamos nuevos puntos de contacto. Mi experiencia es que cuando nos adentramos en otros entornos, descubrimos personas que tienen las mismas preguntas que nosotros. Es posible que no te la formulen de manera clamorosa o que no tengan personas con las que hablar de ello. Cuando te haces presente allí, de manera desinteresada, surgen, de repente, preguntas. Eso es lo que hemos aprendido maravillosamente con la cultura de la acogida. Abre espacios y movimientos de búsqueda. Pero no en masa. También debemos decir adiós a esto último. Ya no seremos un movimiento de masas. Sin embargo, soy un gran defensor de que la Iglesia debe convocar siempre a todos. No debemos convertirnos en una secta. No digas: “Lo estamos haciendo muy bien, independientemente de que la gente se vaya o camine con nosotros”. No. Ese no es nuestro trabajo.

Pregunta: Usted tiene posiciones claras, por ejemplo, sobre el tema de los ministerios ordenados para las mujeres o en el debate sobre el celibato. En esos asuntos, como Presidente de la Conferencia Episcopal, usted ya no habla sólo a título personal, sino también en representación de otros obispos. ¿No tendría que haber más moderación de su parte?

Bätzing: Suelo decir, un poco en broma: Los hermanos me eligieron habiendo sido obispo solo durante cuatro años. Ellos conocen cuáles son mis convicciones. También saben que no estoy aguantando la montaña. Y también que soy crítico. Si no te gusta lo que estoy diciendo, puedes decirlo, incluso públicamente. Pero ahora no es el momento de la moderación. No soy obispo para otros obispos, sino para los fieles de mi diócesis. Todos tienen derecho a saber lo que pienso y cómo me posiciono. A este respecto, es un deber de conciencia decir muy claramente, aquí y allá, lo que pienso.

Pregunta: Sin embargo, hay que esperar que cada palabra que diga acabará plasmada en titulares nacionales e, incluso, internacionales. ¿Cómo lleva este asunto?

Bätzing: Tengo 60 años. El tiempo de la ansiedad se me ha terminado. Ese es un tiempo pasado. Hubo momentos en los que estaba mucho más ansioso, era más reservado. Pero hay tanto en juego en nuestro tiempo, que es importante decir lo que pensamos. Si no podemos hacer esto en la Iglesia, realmente me preguntaría si este sigue siendo mi hogar, y lo es.

Pregunta: Usted planteó la cuestión de la criticidad. ¿Hay algún punto en el que haya cambiado su opinión por causa de tales críticas o de los argumentos escuchados?

Bätzing: En el transcurso de mi vida, diría que ciertos puntos de vista han devenido mucho más claros. Considero que la cuestión de la mujer en la Iglesia es la pregunta decisiva para el futuro. Me he vuelto mucho más confiado al respecto, también criticando mi anterior posicionamiento. He estado muy influenciado por Hans Urs von Balthasar. La tipología de género, que juega un papel importante en su trabajo, especialmente en lo que respecta al ministerio sacramental. Este posicionamiento me convenció durante mi tiempo como joven sacerdote y también como estudiante de teología. Yo también lo defendí. He llevado esto a las discusiones. Pero las discusiones me han cambiado, de modo que hoy diría que esta herramienta teológica de la tipología de género, que se puede encontrar, hasta las imágenes del Nuevo Testamento de los novios, ya no puede ser un modelo en nuestro tiempo, porque no nos ayuda en los problemas que tenemos que superar.

Al menos no, si lo miras de forma aislada.

Así que he cambiado mucho en la cuestión, de modo que incluso antes de ser ordenado como obispo, dije: Ya no puedo aceptar que los argumentos a favor del sacerdocio reservado para el hombre sigan siendo realmente aceptados en el pueblo de Dios. Y esa es una cualidad teológica. Si eso ya no sucede, tengo que preguntarme si puedo argumentar de esa manera. Esa es la pregunta que me hago. ¿Podría imaginar a una mujer asumiendo un ministerio sacramental en la Iglesia? Hoy digo: Sí, puedo.

Pregunta: el camino sinodal. Después de la segunda asamblea sinodal en Frankfurt, a principios de octubre, hay mucho viento en contra para el proyecto de reforma alemana, tanto en el Vaticano como en la Iglesia universal. Muchos de los puntos discutidos solo pueden decidirse en el nivel más alto de la iglesia mundial, no en Alemania. ¿No está ya preprogramado el fracaso del proyecto? Alemania decide sobre reformas que no se pueden implementar más adelante. Entonces, al final, solo va a haber más decepción y estaremos peor que antes.

Bätzing: No le tengo miedo a eso. Estamos en una posición muy mala a los ojos del público y, sobre todo, en la mirada de nuestros propios miembros de la Iglesia. El hilo de la paciencia está tensionado y es fácil de romper, incluso con los que se encuentran altamente conectados. El alto número de renuncias a la iglesia – ya podemos adivinar que este año no van a ser menos, y que probablemente más personas dejarán la iglesia – así lo indica: Te lo estamos diciendo. No estamos satisfechos con cómo está cambiando la Iglesia y con el ritmo del cambio. Nos gustaría seguir formando parte de ella. Queremos mantener nuestra fe, pero no vemos cómo podemos hacer eso con esta Iglesia.

¿Qué pasa después del escándalo de abusos en la Iglesia Católica en Alemania? En la Asamblea Plenaria de Primavera 2019 en Lingen, los obispos alemanes decidieron abrir un Camino Sinodal. Junto con todos los fieles, quieren iniciar reformas. Los temas: abuso de poder, moral sexual, celibato y el papel de la mujer. Leer más…

Cristianismo (Iglesias), General, Iglesia Católica , , ,

Georg Bätzing: “Hay gente que quiere mantener su fe, pero no ve cómo pueden hacerlo en esta Iglesia”

Sábado, 27 de noviembre de 2021

Bätzing,_Dr._Georg_2009-08-30“El gran número de personas que abandonan la Iglesia es una señal: las estamos expulsando”

“No hay que preguntarse ‘qué será de nosotros’ como Iglesia sino ‘para quién estamos aquí’. Porque tenemos un mensaje de cuyo poder estoy muy convencido. El Evangelio despliega su poder también hoy. Los sacramentos están ahí para las personas y actúan en sus vidas”

“No soy un obispo para los demás obispos, sino para los fieles de mi diócesis. Tienen derecho a saber lo que pienso y cómo me posiciono. En este sentido, es un deber interior de conciencia si digo aquí y allá muy claramente lo que pienso”

“¿Tengo la expectativa de que el Camino Sinodal exija ahora el sacerdocio para las mujeres? Si lo exigiera, sabemos lo que Roma y el Papa tendrían que responder”

Que la Iglesia universal está en crisis, ya no hay quien lo niegue.  Y no sólo por los escándalos de abusos a menores en su seno sino también por la drástica disminución de sacerdotes y de feligreses. Lo sabe muy bien el presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, Georg Bätzing, quien ha mostrado de nuevo su preocupación ante la aparente falta de soluciones reales para paliar los males que corroen la institución. “Si no cambiamos nada, cambiaremos iremos hacia el cero. Necesitamos un cambio radical de perspectiva en la Iglesia”, afirma el prelado en una entrevista a Katholish.de.

Para Bätzing, preguntarse por el futuro de la Iglesia, (“¿Qué será de nosotros?”) es inútil y sólo conduce a la frustración, a la resignación y a buscar culpables. “Durante mis visitas, suelo decir que ninguno de nosotros tiene la culpa, simplemente para crear un poco de libertad y apuntar a un cambio de perspectiva: no hay que preguntarse ‘qué será de nosotros’ sino ‘para quién estamos aquí’. Porque tenemos un mensaje de cuyo poder estoy muy convencido. El Evangelio despliega su poder también hoy. Los sacramentos están ahí para las personas y actúan en sus vidas”, advierte el prelado.

A pesar de que el pasado verano ya mostró su “profunda conmoción y dolor” ante el descenso de fieles en Alemania, Bätzing considera que el mensaje cristiano sigue interesando a la gente, si bien son necesarios nuevos puntos de contacto. “Mi experiencia es que cuando salimos a otros medios, descubrimos gente que tiene las mismas preguntas que nosotros. Es posible que no les preguntes tan alto, o que no tengas compañeros para hablar de ellos. Si te haces presente ahí, en el desinterés, entonces de repente surgen espacios de interrogación. Lo hemos aprendido de maravilla con la cultura de la acogida. Espacios de preguntas y movimientos de búsqueda. No en masa. También tenemos que decir adiós a eso. Ya no seremos un movimiento de masas”.

“El tiempo de la timidez ha terminado”

A sus 60 años de edad, el presidente de los obispos alemanes no esconde sus opiniones sobre temas espinosos como la ordenación de mujeres o el celibato. Preguntado por si no sería necesaria más moderación por su parte, el prelado apunta que el episcopado alemán conoce perfectamente cuáles son sus convicciones. “Saben que no me callo sobre ellos, pero también saben que estoy abierto a las críticas. Si a alguien no le gusta lo que digo, puede decirlo, incluso públicamente. Pero ahora no es momento para la moderación. No soy un obispo para los demás obispos, sino para los fieles de mi diócesis. Tienen derecho a saber lo que pienso y cómo me posiciono. En este sentido, es un deber interior de conciencia si digo aquí y allá muy claramente lo que pienso”, reconoce.

“A mi edad”, agrega el obispo, “el tiempo de la timidez ha terminado. Antes era diferente. Hubo momentos en los que fui más reservado. Pero hay tanto en juego en nuestro tiempo que es importante decir lo que pensamos. Si no podemos hacer eso en la Iglesia, me preguntaría realmente si esta sigue siendo mi casa, y lo es”.

Reconoce Bätzing que en el transcurso de su vida, ciertos puntos de vista se han vuelto más claros. A este respecto, considero que la cuestión de las mujeres en la Iglesia es decisiva para el futuro. “Sobre esa cuestión, he cambiado mucho, de modo que incluso antes de ser obispo ya no veía que los argumentos a favor de que el sacerdocio esté reservado a los hombres sigan siendo asumidos por el pueblo de Dios. Y eso es una cualidad teológica. Si eso ya no ocurre, tengo que preguntarme si puedo argumentar de esa manera. Esa es la pregunta que me hago mucho. ¿Podría entonces imaginarme figurativamente a una mujer asumiendo un oficio sacramental en la Iglesia? Entonces hoy digo: Sí, puedo”, afirma.

 Preguntado por si las posibles trabas a las reformas del camino sinodal alemán podrían empeorar aún más las cosas en la Iglesia, Bätzing considera que no, puesto que ya la institución está en una posición pésima a ojos de la opinión pública y, sobre todo, a ojos de los miembros de la iglesia. “El hilo de la paciencia se estira hasta el punto de ruptura, incluso entre los más comprometidos. El elevado número de personas que abandonan la iglesia son señales: os estamos expulsando. No están contentos con la forma en que la Iglesia está cambiando y con el ritmo del cambio. Les gustaría formar parte de ella. Quieren mantener su fe, pero no ven cómo pueden hacerlo en esta Iglesia. Así que el drama ya está ahí. No puede ser peor”, resume.

Con respecto al Camino Sinodal, Bätzing reconoce que se trata de gestionar las expectativas. “¿Tengo la expectativa de que el Camino Sinodal exija ahora el sacerdocio para las mujeres? Si lo exigiera, sabemos lo que Roma y el Papa tendrían que responder. No puede introducirlo en absoluto, ahora, sino sólo a través de un proceso conciliar. Por lo tanto, esta exigencia sería imprudente y, en mi opinión, no se producirá”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , ,

El camino sinodal de Alemania aprueba texto que busca bendiciones para parejas LGBTQ

Jueves, 14 de octubre de 2021

663D7C9D-C40E-4B64-9547-CFAC555E1541Los católicos alemanes dieron sus siguientes pasos en el Camino sinodal con una segunda asamblea el fin de semana pasado que incluyó la aprobación de un texto que hablaba positivamente sobre las personas LGBTQ y llamaba a la iglesia a bendecir sus relaciones.

Unos 230 delegados de la Vía sinodal se reunieron en Frankfurt la semana pasada para debatir textos sobre temas clave en la iglesia y, en su mayor parte, aprobar las primeras lecturas de 13 de los 16 textos propuestos. Entre los aprobados se encontraba un texto sobre moral sexual que incluía apoyo a las parejas LGBTQ, según informó  The Wall Street Journal:

“. . Los líderes de la iglesia alemana votaron 168 a 28, con cinco abstenciones, para adoptar un borrador de declaración sobre sexualidad que incluye una resolución que dice que ‘las parejas del mismo sexo que quieren correr el riesgo de una vida en común inquebrantable … deberían poder verse colocadas bajo la bendición de Dios ‘.

“El reverendo Burkhard Hose, que ha hecho campaña contra la prohibición del Vaticano, dijo que la decisión fue ‘un hito en el camino hacia una iglesia sin discriminación, una iglesia llena de respeto por la diversidad del amor y las asociaciones’.

“’No es posible que los obispos ignoren esta votación de la mayoría sin perder su autoridad‘, dijo.

Bondings 2.0 informó el año pasado que este texto del foro sobre moralidad sexual hablaba bastante positivamente sobre las personas LGBTQ en varios puntos. Incluía el siguiente texto, “Apreciamos las diferentes orientaciones sexuales e identidades de género de las personas así como la lealtad y exclusividad a largo plazo de estas personas”, y hablaba de que las relaciones sexuales tienen valor para más que fines procreadores.

Pero la inclusión de bendiciones en el texto es quizás su punto más lejano, y uno que contradice directamente la prohibición del Vaticano de tales bendiciones. El obispo Georg Bätzing de Limburg, quien preside la Conferencia Episcopal Alemana, comentó sobre la disonancia entre algo de lo que estaba sucediendo en Alemania y los deseos del Vaticano. Específicamente sobre esta cuestión de bendiciones, WSJ explicó:

“[Bätzing] lamentó ‘palabras de advertencia o aclaraciones de la Curia romana sobre preguntas que durante mucho tiempo han sido respondidas en nuestra sociedad ilustrada y amante de la libertad‘. El obispo dijo que la prohibición del Vaticano de bendecir a parejas homosexuales en particular había causado ‘indignación y cabeza -Temblor entre mucha gente ‘, provocó la incomprensión entre muchos teólogos y ejemplificó’ la discordia interior de la Iglesia Católica ‘.

“La declaración del viernes sobre la sexualidad, que en general pide un enfoque más liberal en la enseñanza de la iglesia, incluida una mayor tolerancia para la anticoncepción y la masturbación, se presenta como un llamado al Papa, reconociendo que muchas de sus propuestas ‘esencialmente caen dentro de la competencia docente de la Obispo de Roma y, por lo tanto, no puede ser asumido por la Iglesia en Alemania ‘”.

345D10A9-FB63-4673-8753-4F147AADB8BBLos otros textos, que abordan cuestiones como el abuso sexual por parte del clero, el liderazgo de las mujeres y el clericalismo, todos fueron aprobados con una aprobación de entre el 76% y el 92%. La reunión terminó temprano después de que los delegados no lograran cumplir con el quórum debido a salidas anticipadas. WSJ explicó cómo avanzará el proceso sinodal, que se extiende debido a Covid hasta 2023: “. . . La declaración de los líderes de la iglesia está sujeta a revisión en las reuniones del sínodo el próximo año, y la aprobación de la versión final requerirá una supermayoría de dos tercios de los 69 obispos que participan, 65 de los cuales participan en la reunión de esta semana “.

Un discurso digno de mención ocurrió durante la discusión sobre el texto de moralidad sexual, según informó el Katholisch.de :

“Durante la discusión. . .Henrik Johannemann, miembro asesor del foro, se declaró gay en la asamblea sinodal. Cuando tenía doce años sintió que se sentía atraído por los hombres. “Me quedó claro de inmediato que no funcionaría. Dios no puede aceptarme así ”. En toda su juventud había rezado para no ser así, la moral sexual de la Iglesia tuvo un efecto de gran alcance. “Estoy tan feliz hoy de saber que Dios me ama”. Rogó que se leyera y aceptara el texto básico del Foro sinodal, lo que sucedió “.

El proceso en Alemania está bastante avanzado, aunque los resultados están lejos de ser seguros. Sin embargo, cuando una asamblea eclesial oficial, que incluye a decenas de obispos, ha buscado explícitamente bendiciones para parejas del mismo sexo, significa que hemos abierto nuevos caminos. Los textos no son definitivos, pero los números para aprobar el documento de moral sexual en esta etapa sugieren que sería aprobado en lecturas futuras, más definitivas. Incluso mientras se plantean preguntas sobre el proceso sobre la Vía sinodal, la última asamblea fue una victoria que los católicos LGBTQ y sus aliados pueden celebrar de manera inequívoca.

¿Quiere aprender más sobre la sinodalidad?

A105D6F4-F7FB-4560-84E9-5237E05919BCNew Ways Ministry llevará a cabo un seminario web, “De los márgenes al centro: católicos LGBTQ y sinodalidad“, el domingo 24 de octubre de 2021 de 3:00 a 4:30 pm, hora del este de EE. UU. Este seminario web de 75 minutos con el Dr. Robert Choiniere analizará cómo todos los católicos, especialmente las personas y aliados LGBTQ, pueden ayudar a garantizar que cada voz sea escuchada y grabada durante el Sínodo sobre sinodalidad durante los próximos dos años. Para obtener más información o registrarse, haga clic aquí.

—Robert Shine, Ministerio New Ways, 7 de octubre de 2021

Fuente New Ways Minis

General, Historia LGTBI, Iglesia Católica , , , , ,

Arzobispo alemán se compromete a nombrar un ministro pastoral para la comunidad LGBTQ de Berlín

Jueves, 19 de agosto de 2021

8843633B-FE05-4048-8FCA-1263920C2C34Arzobispo Heiner Koch de Berlín, presidente de la Comisión de Matrimonio y Familia de la Conferencia de Obispos Alemanes

Un arzobispo en Alemania ha prometido designar un ministro pastoral para servir a la comunidad LGBTQ en su arquidiócesis.

El arzobispo Heiner Koch de Berlín hizo su promesa después de una reunión con la Asociación de Gays y Lesbianas de Berlín-Brandeburgo.  National Catholic Reporter:

“Koch dijo que consideraba la doble marginación de los gays católicos, tanto dentro de la comunidad católica como en la comunidad LGBTQ, como “problemática y dolorosa “.

“La razón detrás de la discusión, que la Asociación de Gays y Lesbianas había solicitado, era mirar las contradicciones dentro de la Iglesia Católica y la solidaridad simultánea mostrada hacia las personas LGBTQ a raíz del renovado rechazo del Vaticano el pasado mes de marzo de cualquier bendición de la iglesia para los homosexuales. parejas, informó KNA [un medio de comunicación católico alemán]. . .

“Koch pidió entender que, como obispo, ‘por el bien de la unidad de la iglesia, no puedo ignorar tal posición de Roma’. Al mismo tiempo, dijo que estaba comprometido ‘sin reservas a otorgar la bendición de Dios al amor y relación de las personas. ‘. . .

“Pero dijo que lo consideraba problemático ‘cuando la presión política de la iglesia debería ejercerse por medio de servicios de bendición’.

“Este comentario fue visto como una referencia a una acción en mayo pasado denominada ‘El amor gana’, cuando se llevaron a cabo servicios de bendición en muchas iglesias católicas de Alemania para parejas del mismo sexo y divorciadas en una protesta contra el Vaticano”.

Koch comenzó como arzobispo en 2015 con palabras positivas sobre las parejas del mismo sexo. Katholisch.de  informó además:

“Según el comunicado de prensa, la Arquidiócesis de Berlín y la LSVD están unidas por un ‘diálogo constructivo y respetuoso’. Antes de la visita del Papa en 2011, el entonces arzobispo, el cardenal Rainer Maria Woelki, invitó a representantes de la asociación a un debate por primera vez. En enero de 2016, Koch visitó el ‘Centro para Migrantes: Mujeres, Lesbianas y Gays’ de la LSVD para conocer la situación de vida de los refugiados queer. En enero de 2019 también fue el primer arzobispo de Berlín en participar en un servicio conmemorativo para los homosexuales perseguidos bajo el nacionalsocialismo. Koch confirmó que, como próximo paso, había aceptado aceptar una invitación del grupo de trabajo ecuménico Homosexuales e Iglesias (HuK) y celebrar los servicios religiosos con el grupo de Berlín ”.

El respaldo de Koch a la atención pastoral LGBTQ también podría tener implicaciones fuera de su arquidiócesis. El arzobispo ha presidido la Comisión para el Matrimonio y la Familia de la Conferencia Episcopal Alemana desde 2014, que el año pasado emitió una declaración de que la homosexualidad era “normal” y dijo que la cuestión de los actos sexuales entre personas del mismo sexo era un “tema candente”. (Cabe señalar, sin embargo, que en ese post Koch también condenó la legalización del matrimonio igualitario en Alemania). A nivel internacional, Koch participó en el Sínodo sobre la Familia, donde se unió a los obispos de su país para impulsar una mayor atención pastoral LGBTQ.

Al reunirse con personas LGBTQ, el arzobispo Koch refuta la idea falsa pero persistente de que los obispos componen la ecclesia docens, o iglesia docente, y los fieles componen la ecclesia dicens, o iglesia aprendiz. El diálogo en Berlín demuestra que los fieles deben enseñar también a los obispos que también son aprendices. A partir de esta dialéctica, se pueden realizar nuevas formas de ser iglesia y atender las necesidades pastorales, como ocurre en Alemania.

8A08541E-F498-4A29-8446-8AEB2355C9D5

Activistas que llevan una bandera del arco iris y una pancarta con una imagen de María y el Niño Jesús asisten a la segunda marcha “Marzahn Pride” en Berlín el 17 de julio (CNS / Reuters / Axel Schmidt)

—Robert Shine, Ministerio New Ways, 12 de agosto de 2021

Fuente New Ways Ministry

General, Historia LGTBI, Iglesia Católica , , , , , , ,

El presidente de los obispos alemanes pide “acoger el deseo” de bendición de las parejas homosexuales

Jueves, 22 de abril de 2021

Bätzing,_Dr._Georg_2009-08-30Ya no podemos responder a este tipo de preguntas con un simple ‘sí’ o ‘no’. Esto ya no es posible”

“Las parejas homosexuales quieren la bendición de la Iglesia, que no se oculte”, asegura Georg Bätzing

Necesitamos un intenso diálogo, porque ya no podemos responder a este tipo de preguntas con un simple ‘sí’ o ‘no’. Esto ya no es posible”

Admite que el ‘Responsum‘ de Doctrina de la Fe, que “refleja el estado actual de la doctrina de la Iglesia”. “Pero esto no sirve de nada, porque desde hace mucho tiempo hay un desarrollo pastoral que va más allá. Y eso significa que está pendiente un cambio”

Las parejas homosexuales quieren la bendición de la Iglesia, que no se oculte”. El presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, Georg Bätzing, se ha mostrado a favor de “acoger el deseo” de estas personas, frente al rotundo ‘No‘ lanzado, ahora hace un mes, por la Congregación para la Doctrina de la Fe.

En una entrevista al grupo de periódicos RND, Bätzing subrayó que estas personas quieren que la Iglesia valore su vida, que se les dé la bendición de Dios y no se les niegue“. “Debemos responder a este deseo”, añadió, subrayando que “necesitamos un intenso diálogo” porque “ya no podemos responder a este tipo de preguntas con un simple ‘sí’ o ‘no’. Esto ya no es posible”. Sus palabras entran de lleno en el debate provocado por la nota del Vaticano y la respuesta de cientos de curas alemanes, que han convocado una macrobendición -con el permiso de sus pastores- el próximo 10 de mayo.

En opinión del líder de los obispos alemanes, “debemos evaluar la homosexualidad y las asociaciones de vida fuera del matrimonio de una manera nueva”, sin tener únicamente en cuenta “el supuesto de la ley natural”, sino en otras categorías, “como el cuidado y la responsabilidad del uno sobre el otro”.

En este sentido Bätzing aseguró que le gustaría ver un mayor desarrollo de la enseñanza católica sobre la ética sexual. Pese a ello, el prelado afirmó entender la negativa del ‘Responsum‘ de Doctrina de la Fe, que “refleja el estado actual de la doctrina de la Iglesia”.

“Pero esto no sirve de nada, porque desde hace mucho tiempo hay un desarrollo pastoral que va más allá. Y eso significa que está pendiente un cambio”, concluyó.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

Beate Gilles: “Se ha roto el tabú para hablar de la bendición a parejas homosexuales”

Martes, 2 de marzo de 2021

  56667520_401Entrevista a la nueva secretaria general de la Conferencia Episcopal alemana

En el Camino Sinodal las preguntas ya están sobre la mesa. En Limburgo tratamos el tema bajo el lema “Pedir la bendición”. Me quedó claro que la respuesta a la cuestión de la bendición no puede ser simplemente ‘sí’ o ‘no’, sino que la situación es más diferenciada”

“No creo que sea útil que en la Iglesia se definan posiciones como ‘fuera’ o ‘dentro’. ‘María 2.0’ también está formada por mujeres que participan en nuestras parroquias y que son un corazón de nuestra Iglesia”

“No sólo es un momento crítico para la Iglesia, sino también un momento emocionante, en el que muchas cosas ya han empezado a moverse. Así que me dije: no voy a huir, pero quiero participar”

“Conmigo como mujer, el cargo de Secretaria General cambiará definitivamente, por ejemplo, en lo que respecta al papel que puedo asumir en la vida espiritual de la casa; aquí tenemos que encontrar nuevas formas”

(Katolisch.de).- Durante casi un cuarto de siglo, el jesuita Hans Langendörfer fue secretario de la Conferencia Episcopal Alemana. Antes de él, también, sólo los hombres consagrados ocupaban el cargo. Ahora, Beate Gilles, actual directora del Departamento de Infancia, Juventud y Familia de la Diócesis de Limburgo, es la primera mujer que asume el cargo. En su primera rueda de prensa, se centró en el futuro de la Iglesia en Alemania y en el Camino Sinodal. Katholisch.de habló con ella sobre este tema, así como sobre la cuestión de cómo ella, como mujer, quiere tratar las preocupaciones de reforma de otras mujeres en la Iglesia.

Señora Gilles, en primer lugar, felicidades por su elección como Secretaria General de la Conferencia Episcopal Alemana. ¿Le ha felicitado ya su predecesor, el padre Hans Langendörfer?

Muchas gracias. Sí, lo ha hecho. Me escribió una carta, pero aún no he podido leerla en detalle. Además, he recibido numerosos mensajes y felicitaciones en mi teléfono móvil.

El obispo Georg Bätzing, cuando fue elegido presidente el año pasado, dijo que a uno le gustaría huir de la tarea. ¿Sientes lo mismo?

Gilles: Cuando llegó la petición, también fue mi primer reflejo. He pensado en muchas cosas que decir en contra. Tenía menos que ver con el trabajo en sí que con la situación general de la iglesia. Pero entonces me di cuenta de que ahora también estoy en una posición en la que estoy por y para la iglesia. Además, no sólo es un momento crítico para la Iglesia, sino también un momento emocionante, en el que muchas cosas ya han empezado a moverse. Así que me dije: no voy a huir, pero quiero participar.

mujer-secretaria-general-obispos-alemanes_2316978334_15347457_667x375Una mujer, nueva secretaria general de los obispos alemanes

¿Qué quiere hacer exactamente en su nuevo puesto?

Gilles: En el futuro, incluso más que en mi anterior cargo en Limburgo, se tratará de los grandes temas que conciernen a la Iglesia en su conjunto. En primer lugar, está la dimensión social, es decir, la pregunta: ¿Cuándo es importante que la Iglesia católica alce la voz? La segunda dimensión se refiere a las cuestiones centrales de la Iglesia. Y una tercera dimensión para mí es el trabajo de la Asociación de Diócesis Alemanas (VDD). ¿Dónde podemos crear sinergias entre las diócesis? ¿Dónde tenemos que ahorrar dinero? ¿Y qué proyectos interdiocesanos queremos priorizar?

En el futuro tendrás un papel destacado en el Camino Sinodal. ¿Cómo ve el proceso?

Gilles: He seguido intensamente el Camino Sinodal en cuanto al contenido, pero ahora tengo que familiarizarme primero con las estructuras. Mi primera impresión es que una preparación muy cuidadosa de las situaciones de debate es especialmente importante. Por ejemplo, me pareció que algunos sinodales tenían menos miedo de presentar su posición en la versión digital. También registré que en los foros sinodales la gente ya está en diferentes etapas y que los temas también se discuten con diferente intensidad.

En la diócesis de Limburgo también ha trabajado en proyectos dedicados a la atención pastoral de las parejas en las llamadas situaciones irregulares, por ejemplo, los homosexuales. ¿Qué quiere aportar en este ámbito?

Gilles: En el Camino Sinodal las preguntas ya están sobre la mesa. En Limburgo tratamos el tema bajo el lema “Pedir la bendición”. Me quedó claro que la respuesta a la cuestión de la bendición no puede ser simplemente “sí” o “no”, sino que la situación es más diferenciada. Hemos optado por que todos den su opinión desde sus respectivas profesiones, por cierto, antes del inicio del Camino Sinodal. De este modo, hemos creado un emocionante testimonio eclesiástico contemporáneo, porque se nota que esta retroalimentación ha resultado mucho más contenida que después de la primera asamblea sinodal. Así que se ha roto el tabú de hablar de ello.

Otro tema del Camino Sinodal es el de la participación de las mujeres en la Iglesia. Antes del comienzo de la Asamblea volvieron a producirse protestas y llamamientos, entre otros de las asociaciones oficiales de mujeres, pero también de “María 2.0”. ¿Se acerca a los grupos en la función de mayor rango que una mujer puede alcanzar actualmente en la Iglesia en Alemania?

Maria_2317278274_15349748_667x375Gilles: Por supuesto, me dirijo a las asociaciones oficiales, como kfd o KDFB, donde ya conozco a varios responsables. Pero también me estoy acercando a “María 2.0”. Porque no creo que sea útil que en la Iglesia se definan posiciones como “fuera” o “dentro”. “María 2.0” también está formada por mujeres que participan en nuestras parroquias y que son un corazón de nuestra Iglesia. Si se observa el “Ataque de Tesis” de este fin de semana, también vale la pena echar un vistazo más matizado. Hay cuestiones en las que ya es posible una buena colaboración, pero también hay puntos en los que tenemos que decir: “Todavía no hemos llegado a ninguna parte”. Pero eso no significa que no debamos discutir estas demandas.

Ahora usted, como única mujer, tiene que coordinar y moderar la interacción de 68 hombres ordenados, los obispos. ¿Cómo quieres hacerlo?

Gilles: Si miro aquí a la Secretaría de la Conferencia Episcopal, pero también a los ordinariatos individuales, entonces la relación allí ya es diferente. Hay una buena mezcla de hombres y mujeres, consagrados y no consagrados. Así que no es una situación completamente nueva para los obispos. Además, no soy miembro con derecho a voto en las asambleas, por lo que la pregunta “¿Cómo vota la única mujer que hay?” no se plantea. Aun así, es una señal fuerte poner a una mujer en esa posición de liderazgo ahora.

Entre los obispos se han notado recientemente algunas tensiones. ¿Cómo quieres afrontarlo?

Gilles: Creo que es importante no sólo hablar con los obispos sobre las proverbiales “patatas calientes”, que se acaban de tratar en el Camino Sinodal. Entonces, probablemente surgirá una imagen más diferenciada. Sólo nuestros debates sobre los medios financieros y la cuestión de cómo queremos dar impulsos juntos en el futuro nos unirán. Pero primero tenemos que conocernos mejor. Porque se necesitan experiencias comunes.

Usted conoce muy bien al obispo Georg Bätzing de Limburgo. ¿Qué está haciendo prácticamente para conocer mejor a sus hermanos en el cargo?

Gilles: Ciertamente, buscaré el diálogo con cada uno de los obispos. Pero también pediré a los obispos que me den algunos contactos adicionales en su diócesis. Es cierto que tengo algunos contactos de mi trabajo anterior. Pero me gustaría conocer mucho mejor cada una de las diócesis.

Por último, una pregunta personal. Antes tenías hombres consagrados en tu puesto, ahora una mujer no consagrada: ¿temes estar bajo especial observación y presión para rendir?

Gilles: La situación no es del todo nueva para mí desde mi época en Limburgo. Sin embargo, no sólo me concierne a mí, sino a muchas mujeres que ocupan puestos de liderazgo, ya sea dentro o fuera de la Iglesia. Conmigo como mujer, el cargo de Secretaria General cambiará definitivamente, por ejemplo, en lo que respecta al papel que puedo asumir en la vida espiritual de la casa; aquí tenemos que encontrar nuevas formas. Pero fue una decisión consciente la de abrir la oficina. Por lo tanto, puedo estar seguro de que quienes me han elegido ahora también lo quieren así, y puedo estar seguro de una buena cooperación.

Fuente Religión Digital

General, Historia LGTBI, Iglesia Católica , , , , ,

Los obispos alemanes admiten que fueron “cómplices” del nazismo

Sábado, 2 de mayo de 2020

obispos-alemanes-admiten-complices-nazismo_2227287305_14561740_660x371

Histórico mea culpa del Episcopado alemán a los 75 años del fin de la II Guerra Mundial

“Tanto en septiembre de 1939 como después, los obispos alemanes no protestaron abiertamente contra la guerra de exterminio nacionalsocialista”, admite el informe, presentado con motivo del 75 aniversario del fin de la II Guerra Mundial

Los obispos apenas reaccionaron frente a “los escandalosos crímenes contra aquellos que fueron discriminados y perseguidos como ‘extranjeros’, especialmente los judíos”

“Dado que los obispos no se opusieron a la guerra con un claro ‘no’, sino que fortalecieron a la mayoría de ellos la voluntad de perseverar, se hicieron cómplices de la guerra. 75 años después del final de la II Guerra Mundial (se cumplen el 8 de mayo), la Iglesia alemana ha publicado un detallado informe sobre su actuación durante el nazismo, en el que admite su apoyo o, como mucho, su silencio, ante las atrocidades de Hitler.

“Tanto en septiembre de 1939 como después, los obispos alemanes no protestaron abiertamente contra la guerra de exterminio nacionalsocialista”, admite el documento, de 23 páginas, titulado ‘Las palabras de los obispos alemanes para el 75 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial‘, en el que se admite, con dolor, que los obispos apenas reaccionaron frente a “los escandalosos crímenes contra aquellos que fueron discriminados y perseguidos como ‘extranjeros’, especialmente los judíos”.

44176El texto fue presentado por el presidente de la Conferencia Episcopal alemana, Georg Bätzing, quien admitió un “vacío en la memoria, y en el reconocimiento” de las víctimas del nazismo. A la presentación también asistieron el obispo de Hildesheim, monseñor Heiner Wilmer, presidente de la Comisión de Justicia y Paz y Christoph Kösters, un historiador de Bonn, que participó en la preparación del texto.

Bätzing señaló que el 8 de mayo de 1945 fue “un día de rendición”, derrota para los alemanes, un momento en que tuvieron que sufrir las consecuencias de la guerra, el hambre, pero sobre todo la expulsión y la fuga de los territorios orientales del entonces Reich alemán. Por otro lado, junto con la creciente distancia del tiempo, los alemanes entendieron cada vez más que el 8 de mayo “es el día de la liberación: la liberación del flagelo de la guerra, la opresión nazi y los asesinatos en masa”.

“Nos sentimos avergonzados”

“Se han revelado algunas cosas que dan lugar a una gran gratitud, pero algunos problemas nos hacen sentir avergonzados”, explicó, haciendo referencia al camino emprendido durante estas décadas por la Iglesia alemana. “La guerra y sus víctimas, pérdidas y deficiencias, culpa y vergüenza han dado forma a muchas familias durante generaciones. Los obispos alemanes también han experimentado este estigma. Es por eso que, desde 1945, han analizado repetidamente y críticamente el nacionalsocialismo y sus consecuencias. Esta reflexión fue a menudo dolorosa porque además del reconocimiento para las víctimas, tenía que ser una cuestión de culpa y fracaso “, se lee en el texto.

0798f2eb-6f1a-4d94-ac4f-41ddd40c92c9.jpg.pagespeed.ce.tG0sVIzLygLa parte más dura es la dedicada a la “actitud de los obispos católicos en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial”. En ella, se recuerda que, tras el ataque a Polonia, comenzó una “guerra de exterminio” ideológica durante la cual tuvieron lugar innumerables crímenes, deportaciones y asesinatos de la intelectualidad polaca, incluido el clero católico. Casi dos millones de polacos fueron llevados para trabajos forzados a empresas alemanas, incluidas muchas instituciones de la Iglesia Católica en Alemania.

Los obispos señalan que, a pesar de la distancia interna al socialismo nacional y, a veces, incluso de la hostilidad abierta, la Iglesia católica en Alemania era “parte de la sociedad en tiempos de guerra”, y que hubo pastores de divisiones, capellanes militares y en prisiones activos en su ministerio pastoral, y que decenas de miles de monjas cumplían su “deber patriótico”, especialmente en los hospitales. La vida cotidiana en la guerra, tanto en el frente como en el “frente interno”, mostró innumerables casos de apoyo pastoral y humano positivo, así como acciones vergonzosas.

La guerra, “una cruzada”

Los obispos recuerdan que, con la invasión alemana de Polonia, que era contraria al derecho internacional, los obispos se enfrentaron a la pregunta de cómo deberían reaccionar ante la guerra. Después de la experiencia de la Primera Guerra Mundial, mostraron una moderación clara en sus sermones y cartas pastorales. Sin embargo, alentaron a los soldados y fieles a ser leales, obedientes y cumplir con sus deberes en un espíritu de sacrificio y sacrificio. Aunque las declaraciones de los obispos individuales fueron matizadas, “la melodía fue la misma”. Solo el obispo de Berlín, Konrad von Preysing, renunció a este tipo de apelación y habló sobre un “momento peligroso” y señaló formas de lidiar con la amenazante “realidad de morir”.

En el informe se recuerda cómo después de la ocupación de Francia, todas las campanas católicas sonaron en el Reich, mientras el ataque a la Unión Soviética se denominó como (esto nos traerá recuerdos en España) “la cruzada contra el bolchevismo impío”, lo que dio una justificación religiosa a la contienda, algo similar a lo sucedido en España durante la Guerra Civil.

índice“El sufrimiento de los demás no se tuvo suficientemente en cuenta. Tanto en septiembre de 1939 como después no hubo protesta abierta de los obispos alemanes contra la guerra. Y también contra crímenes monstruosos contra otros, discriminados y perseguidos como “racialmente extranjeros”, especialmente contra judíos. analiza el documento, que apunta que los obispos -y no todos- sólo se atrevieron a condenar los actos de eutanasia contra los discapacitados.

El episcopado de los tiempos del nacionalsocialismo era institucionalmente demasiado débil para mostrar una línea común fuerte. “El hecho de que el presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal Adolf Bertram, bloqueó el cambio de rumbo a pesar de las experiencias cada vez más dramáticas e insistió en continuar con la política del tratado, hizo que la Conferencia Episcopal no pudiera actuar en el momento en que el régimen decidió en 1941 destruir el judaísmo”, se lee en el texto.

“Hoy, estamos tristes y avergonzados de mirar a las víctimas y a aquellos cuyas preguntas existenciales no han sido respondidas adecuadamente en el espíritu de fe frente al crimen y la guerra. A medida que pasan los años, es particularmente vergonzoso que durante mucho tiempo no se haya prestado suficiente atención al sufrimiento y a las víctimas de los demás, concluye el documento.

Fuente Religión Digital

General , , , , , , ,

Los obispos alemanes seguirán adelante con su ‘camino sinodal’ pese a las dudas de Roma

Viernes, 20 de septiembre de 2019

Plenaria-obispos-alemanes_2102499762_9855741_667x375

El cardenal Marx rechaza las críticas lanzadas por Ouellet

Ouellet, en una carta, había advertido que el camino escogido por la Iglesia alemana era difícilmente compatible con el derecho canónico

En su respuesta, Marx dijo que hubiera sido deseable que Ouellet “hubiera buscado el diálogo antes de enviar la carta”

La moral sexual, las formas de vida sacerdotales, la división de poderes y el papel de las mujeres en la Iglesia, ejes del conflicto

La Iglesia católica alemana seguirá su proceso interno de reformas pese a las críticas recibidas del Vaticano al llamado “camino sinodal”, basado en un debate con los fieles y que surgió tras el descontento y los deseos de cambio que generaron los escándalos de abusos sexuales.

El presidente de la Conferencia Episcopal y cardenal de Münich, Reinhard Marx, que es el máximo exponente de ese proceso y asiste hoy en el Vaticano al consejo de cardenales creado por el Papa Francisco para ayudarle en sus reformas, ha rechazado las críticas del prefecto de la Congregación de Obispos, Marc Ouellet.

Ouellet, en una carta, había advertido que el camino escogido por la Iglesia alemana era difícilmente compatible con el derecho canónico. Asímismo, había pedido a Marx que no se atribuyera competencias sobre temas que debían tratarse por las autoridades vaticanas. Marx dijo en su respuesta, difundida por medios alemanes, que hubiera sido deseable que Ouellet hubiera buscado el diálogo antes de enviar la carta.

Cuatro documentos

Tras una reunión el fin de semana entre representantes de la Conferencia Episcopal y del Consejo Central de los Católicos Alemanes (ZdK) se publicaron cuatro documentos de trabajo sobre la moral sexual, las formas de vida sacerdotales, la división de poderes y el papel de las mujeres en la Iglesia. Esos papeles deberán ser la base de las deliberaciones de la asamblea de la Conferencia Episcopal que se celebrará en Fulda (centro) entre el 23 y el 26 de septiembre. Los documentos serán el punto de partida para los foros del llamado “camino sinodal”.

Un foro estará dedicado a debatir cómo se ejerce la autoridad en la Iglesia, teniendo en cuenta los principios de una sociedad plural y del estado democrático que, según el documento previo, los fieles quieren ver respetados también dentro de la instituciones eclesiásticas.

Otro foro estará centrado en las tensiones entre doctrina y práctica, lo que estará relacionado con la moral sexual.

El tema del papel de las mujeres en la Iglesia en considerado de gran prioridad y un punto en el que se pondrá a prueba la autenticidad de la voluntad reformista. El cuarto foro estará dedicado a las formas de vida sacerdotales en el que, sin embargo, no se abordará el tema del sacerdocio femenino.

Fuente Religión Digital

Iglesia Católica , , , , , , , ,

Según un estudio conjunto de las iglesias católica y evangélica, las iglesias de Alemania tendrán la mitad de fieles para 2060

Lunes, 6 de mayo de 2019

000 EKD-Logo-Kuller-kleinkatholisch-de-0e74aa69Un estudio conjunto de la Conferencia Episcopal Alemana y la Iglesia Evangélica de Alemania, las dos más grandes, pronostica una reducción del 49% de sus miembros dentro de cuarenta años.

Por ese y otros motivos perderán un 51% de su poder adquisitivo

Si se tienen en cuenta la inflación y los aumentos de sueldos, las iglesias necesitarán unos 25.000 millones de euros para pagar los sueldos de personal, el mantenimiento de edificios y otros gastos relacionados con sus actividades

La cifra de miembros de las dos mayores iglesias de Alemania, la católica y la protestante, se reducirá en un 49 por ciento hasta 2060, pronostica un estudio publicado hoy en conjunto por la Conferencia Episcopal Alemana y la Iglesia Evangélica de Alemania.

Según la proyección del estudio elaborado por un instituto de la Universidad de Friburgo, ambas iglesias percibirán en forma nominal ingresos por 12.000 millones de euros (13.400 millones de dólares) mediante el impuesto eclesiástico en 2060, es decir la misma suma que ingresan hoy (datos de 2017).

Pero si se tienen en cuenta la inflación y los aumentos de sueldos, las iglesias necesitarán unos 25.000 millones de euros para pagar los sueldos de personal, el mantenimiento de edificios y otros gastos relacionados con sus actividades, detalla el informe.

Por lo tanto, el estudio calcula una pérdida del poder adquisitivo de las iglesias de un 51 por ciento.

El impuesto eclesiástico es una particularidad de Alemania y otros países europeos.

Este impuesto es aplicado a católicos y protestantes que viven en Alemania y declaran su pertenencia a una de estas dos religiones en el respectivo registro civil. La contribución es recaudada por las autoridades fiscales y se utiliza para cubrir los gastos de las iglesias.

En Alemania, el monto de este impuesto varía entre el ocho y el nueve por ciento de los ingresos brutos, según la región.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica, Iglesia Luterana , , ,

El Cardenal Reinhard Marx, aprueba ceremonias de “bendición” de parejas homosexuales

Martes, 6 de febrero de 2018

marks-pastoralEl Cardenal Reinhard Marx, Presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania, ha asegurado que, para él, los sacerdotes católicos pueden realizar ceremonias de “bendición” de parejas homosexuales.

En declaraciones a la radio alemana Bavarian State Broadcasting, el 3 de febrero, el Cardenal Marx dijo que no puede haber reglas sobre este tema. En vez de eso, la decisión de si una unión homosexual debería recibir la bendición de la Iglesia debe estar en manos de un sacerdote o un agente de pastoral, y debe realizarse según cada caso.

La entrevista se realizó en el marco del décimo aniversario del Cardenal Marx como Arzobispo de Munich y Freising, en Alemania.

Al Cardenal alemán le preguntaron “¿por qué la Iglesia no siempre avanza cuando se trata de demandas de algunos católicos sobre, por ejemplo, la ordenación de diaconisas, la bendición de parejas homosexuales o la abolición del celibato (sacerdotal) obligatorio?”.

El Arzobispo de Munich y Freising indicó que, para él, la pregunta importante que debe realizarse es sobre cómo “la Iglesia puede enfrentar los desafíos planteados por las nuevas circunstancias de la vida hoy. Pero también por nuevas perspectivas, por supuesto”, particularmente con respecto a la atención pastoral.

Al describir esto como una “orientación fundamental” enfatizada por el Papa Francisco, el Cardenal Marx pidió que la Iglesia tome “la situación del individuo, … su historia de vida, su biografía … sus relaciones” más seriamente, y lo acompañe.

El Arzobispo alemán pidió recientemente un enfoque individual del cuidado pastoral, el cual, ha dicho, no está sujeto a regulaciones generales ni al relativismo.

Ese “cuidado pastoral más cercano” debe también aplicarse a los homosexuales, dijo el Cardenal Marx en la entrevista. “Y uno debe también alentar a los sacerdotes y agentes de pastoral a dar ánimo a las personas en situaciones concretas. No veo realmente ningún problema ahí”.

La forma litúrgica específica de esa bendición, u otra forma de “aliento”, es un tema bastante diferente, dijo el Cardenal, y requiere una consideración más cuidadosa.

Consultado si realmente está diciendo que podría imaginar una forma de bendecir a parejas homosexuales en la Iglesia Católica, el Cardenal respondió que “sí”, añadiendo que, sin embargo, no podrían ser “soluciones generales”. “Se trata del cuidado pastoral de casos individuales, y eso aplica en otras áreas también, que no podemos regular, donde no tenemos un conjunto de reglas”, señaló.

Para el Presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania, la decisión sobre la bendición a parejas homosexuales debe ser tomada por “el pastor en el campo, y el individuo bajo el cuidado pastoral”.mEl Cardenal reiteró además que, en su opinión, “hay cosas que no pueden ser reguladas”.

Un grupo reducido, pero insistente, de obispos aperturistas

Lo cierto es que Marx no está del todo solo. Forma parte un grupo de obispos que han avanzado posturas diferentes en materia LGTB a las que sostiene la mayoría de la jerarquía católica como el obispo de Amberes, Johan Bonny. Es un grupo reducido, pero destacable por haber mantenido una misma línea desde hace ya varias años. Entre ellos está, por ejemplo, Franz-Josef Bode, obispo de Osnabrück (Alemania), que en septiembre de 2015 se mostró a favor de bendecir a las parejas del mismo sexo unidas en una relación estable, aunque de forma privada y no en una ceremonia pública.

Destaca el cardenal Reinhard Marx, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, arzobispo de Munich y Frisinga, considerado un estrecho colaborador del papa Francisco. Fue él quien declaró primero, dando pie a que el propio papa hiciera declaraciones en el mismo sentido, que la Iglesia católica debía pedir perdón por su trato a las personas homosexuales: “La historia de los homosexuales en nuestra sociedad es una historia pésima porque hemos hecho mucho para marginarlos. No hace tanto tiempo de ello, y por tanto como Iglesia y como sociedad debemos pedir perdón”. El cardenal alemán señaló también que las relaciones de fidelidad entre personas mismo sexo deben valorarse positivamente: “Tenemos que respetar las decisiones de las personas. Tenemos asimismo que respetar, como dije en el primer sínodo —algunos estaban consternados pero yo creo que es normal— no se puede decir que una relación entre dos hombres, si son fieles, que esto no es nada, que no tiene ningún valor”.

Ya antes del pontificado de Francisco, en 2012, el cardenal Rainer Maria Woelki, arzobispo de Berlín, llamó a la Iglesia a reflexionar sobre su posición contraria a las parejas del mismo sexo. En este sentido, afirmó que deberían ser consideradas como análogas a las heterosexuales. Igualmente, en una entrevista algo posterior, denunció el “falso perfeccionismo” que a su juicio imperaba en la Iglesia. Con todo, poco después tuvo que aclarar su postura haciendo un curioso equilibrio: por un lado afirmó que “allí donde haya personas pendientes y dispuestas la una de la otra, eso merece reconocimiento”, para añadir en cambio que los “actos” homosexuales iban “en contra de la ley natural y por tanto no pueden ser aceptados por nuestra parte”.

Por otra parte, no podemos dejar de mencionar a Raúl Vera, obispo de Saltillo (México), quien lleva ya años destacándose por su defensa de las personas LGTB. En fecha tan temprana como 2011 apoyó la organización del Foro de Diversidad Sexual, Familiar y Religioso por parte de la Comunidad de San Elredo, un grupo LGTB cristiano: “La sociedad mexicana aún no ha podido desligarse de prejuicios, intolerancia y hostilidad contra las personas homosexuales, generando actos de violencia y rechazo social y familiar”, declaró entonces. Igualmente, este mismo obispo bautizó en 2014 a la hija de una pareja de lesbianas, quienes habían contraído matrimonio en el Distrito Federal, primer territorio de México que aprobó el matrimonio entre personas del mismo sexo.

El catolicismo alemán, punta de lanza

No es de extrañar que la mayor parte de los ejemplos mencionados vengan del ámbito germánico. Alemania alberga una de las comunidades católicas más abiertas a la realidad LGTB. De hecho, las declaraciones de estos obispos alemanes resultan tímidas frente a iniciativas de los laicos. En diciembre de 2015, la división local de Colonia de la Alianza de Juventudes Católicas Alemanas (Bund der Deutschen Katholischen Jugend –BDK-) aprobaba un documento titulado “Todos son bienvenidos”, en el que afirmaba que “el amor de Dios no hace distinciones” y reconocía que las “personas homosexuales” pueden “vivir el sexo de manera responsable”. Otro ejemplo elocuente fue el documento firmado en 2011 por 144 teólogos católicos de habla alemana (aproximadamente un tercio del total) en el que abogaban por una profunda reforma de la iglesia que incluyera, entre otras muchas medidas, el fin del “rigorismo moral” que condena al ostracismo en el seno de dicha institución a las parejas del mismo sexo o a los divorciados casados en segundas nupcias.

Esta apertura a la realidad LGTB  se corresponde, por lo demás, con una actitud progresista de buena parte del catolicismo alemán en temas como la contracepción o el divorcio, en los que Alemania ya marcaba diferencias con los pontífices anteriores, en particular con el también alemán Joseph Ratzinger.

En definitiva, dentro de la dinámica en la Iglesia católica de alternar algún paso adelante con pasos atrás (como bien ha quedado en evidencia con las más recientes declaraciones del papa), existe un grupo de obispos que parece presionar en un sentido inclusivo. No hace falta recordar, por desgracia, en qué posición se sitúan las voces cantantes del episcopado español. Con alguna salvedad como el obispo Vera, parece que de nuevo les toca a los obispos del norte de Europa el papel de avanzadilla.

Fuente Agencias/Cristianos Gays

 

General, Iglesia Católica , , ,

El obispo de Amberes, a favor del reconocimiento litúrgico de las parejas del mismo sexo

Jueves, 13 de octubre de 2016

media-101571-2El obispo de Amberes, Johan Bonny, ha destacado la necesidad de integrar las parejas del mismo sexo en la Iglesia católica, también con celebración litúrgica. Así lo sostiene en un libro de entrevistas que se publica esta misma semana. Bonny se reafirma así en una postura que ya ha expresado con anterioridad.

Johan Bonny vuelve a destacar entre los obispos católicos por su postura inclusiva en materia LGTB. Lo hace en un libro que ha sido puesto a la la venta en Bélgica este 11 de octubre, y que recoge una serie de entrevistas con el teólogo Roger Burggraeve y la periodista Ilse Van Halst, de la publicación católica flamenca Kerk & Leven. Su título evoca unas célebres declaraciones del papa Francisco sobre las tres palabras más importantes en la familia: Permiso, perdón y gracias. Audaces diálogos sobre relaciones, matrimonio y familia (Mag ik? Dank je. Sorry. Vrijmoedige dialoog over relaties, huwelijk en gezin).

En dicho libro, según recoge el diario La Libre Belgique (tradicionalmente cercano al catolicismo belga), Bonny sostiene la primacía del matrimonio heterosexual y rechaza la equiparación de las parejas del mismo sexo o de otras parejas no casadas por la Iglesia a este. Sin embargo, Bonny también afirma que estas personas y sus relaciones deben tener un hueco en la comunidad católica. Más aún, considera que dicho lugar debe quedar marcado litúrgicamente. Es ahí donde realiza su propuesta más audaz: la elaboración de rituales de bendición para las parejas no casadas (diferentes, eso sí, del sacramento del matrimonio) entre las cuales incluye las del mismo sexo.

Un obispo que ya ha hecho declaraciones a favor de las personas LGTB

No se trata de la primera vez que el obispo de Amberes destaca por sus declaraciones sobre las personas LGTB. En septiembre de 2014, Bonny envió una carta al Vaticano a propósito de la celebración del Sínodo Extraordinario de la Familia. En ella pedía mayor respeto y un lenguaje más matizado ante realidades consideradas “irregulares”. Afirmaba entonces que la Iglesia católica debía “abandonar su actitud defensiva” en temas como la acogida de homosexuales, de los divorciados y vueltos a casar o de los jóvenes que viven en pareja sin estar casados, sosteniendo que estas situaciones “merecen mayor respeto y un juicio más matizado”.

Igualmente, en diciembre de 2014, el obispo de Amberes ya abogó por el reconocimiento litúrgico de las parejas del mismo sexo, lo que le costó la oposición de los sectores integristas. “Debemos buscar en el seno de la Iglesia un reconocimiento formal de la relación que también está presente en numerosas parejas bisexuales y homosexuales. Al igual que en la sociedad existe una diversidad de marcos jurídicos para las parejas, debería también haber una diversidad de formas de reconocimiento en el seno de la Iglesia“, declaró entonces. No especificó si este “reconocimiento formal” debería tener o no carácter litúrgico.

Un grupo reducido, pero insistente, de obispos aperturistas

Lo cierto es que Bonny no está del todo solo. Forma parte un grupo de obispos que han avanzado posturas diferentes en materia LGTB a las que sostiene la mayoría de la jerarquía católica. Es un grupo reducido, pero destacable por haber mantenido una misma línea desde hace ya varias años. Entre ellos está, por ejemplo, Franz-Josef Bode, obispo de Osnabrück (Alemania), que en septiembre de 2015 se mostró a favor de bendecir a las parejas del mismo sexo unidas en una relación estable, aunque de forma privada y no en una ceremonia pública.

También destaca el cardenal Reinhard Marx, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, arzobispo de Munich y Frisinga, considerado un estrecho colaborador del papa Francisco. Fue él quien declaró primero, dando pie a que el propio papa hiciera declaraciones en el mismo sentido, que la Iglesia católica debía pedir perdón por su trato a las personas homosexuales: “La historia de los homosexuales en nuestra sociedad es una historia pésima porque hemos hecho mucho para marginarlos. No hace tanto tiempo de ello, y por tanto como Iglesia y como sociedad debemos pedir perdón”. El cardenal alemán señaló también que las relaciones de fidelidad entre personas mismo sexo deben valorarse positivamente: “Tenemos que respetar las decisiones de las personas. Tenemos asimismo que respetar, como dije en el primer sínodo —algunos estaban consternados pero yo creo que es normal— no se puede decir que una relación entre dos hombres, si son fieles, que esto no es nada, que no tiene ningún valor”.

Ya antes del pontificado de Francisco, en 2012, el cardenal Rainer Maria Woelki, arzobispo de Berlín, llamó a la Iglesia a reflexionar sobre su posición contraria a las parejas del mismo sexo. En este sentido, afirmó que deberían ser consideradas como análogas a las heterosexuales. Igualmente, en una entrevista algo posterior, denunció el “falso perfeccionismo” que a su juicio imperaba en la Iglesia. Con todo, poco después tuvo que aclarar su postura haciendo un curioso equilibrio: por un lado afirmó que “allí donde haya personas pendientes y dispuestas la una de la otra, eso merece reconocimiento”, para añadir en cambio que los “actos” homosexuales iban “en contra de la ley natural y por tanto no pueden ser aceptados por nuestra parte”.

Por otra parte, no podemos dejar de mencionar a Raúl Vera, obispo de Saltillo (México), quien lleva ya años destacándose por su defensa de las personas LGTB. En fecha tan temprana como 2011 apoyó la organización del Foro de Diversidad Sexual, Familiar y Religioso por parte de la Comunidad de San Elredo, un grupo LGTB cristiano: “La sociedad mexicana aún no ha podido desligarse de prejuicios, intolerancia y hostilidad contra las personas homosexuales, generando actos de violencia y rechazo social y familiar”, declaró entonces. Igualmente, este mismo obispo bautizó en 2014 a la hija de una pareja de lesbianas, quienes habían contraído matrimonio en el Distrito Federal, primer territorio de México que aprobó el matrimonio entre personas del mismo sexo.

El catolicismo alemán, punta de lanza

No es de extrañar que la mayor parte de los ejemplos mencionados vengan del ámbito germánico. Alemania alberga una de las comunidades católicas más abiertas a la realidad LGTB. De hecho, las declaraciones de estos obispos alemanes resultan tímidas frente a iniciativas de los laicos. En diciembre de 2015, la división local de Colonia de la Alianza de Juventudes Católicas Alemanas (Bund der Deutschen Katholischen Jugend –BDK-) aprobaba un documento titulado “Todos son bienvenidos”, en el que afirmaba que “el amor de Dios no hace distinciones” y reconocía que las “personas homosexuales” pueden “vivir el sexo de manera responsable”. Otro ejemplo elocuente fue el documento firmado en 2011 por 144 teólogos católicos de habla alemana (aproximadamente un tercio del total) en el que abogaban por una profunda reforma de la iglesia que incluyera, entre otras muchas medidas, el fin del “rigorismo moral” que condena al ostracismo en el seno de dicha institución a las parejas del mismo sexo o a los divorciados casados en segundas nupcias.

Esta apertura a la realidad LGTB  se corresponde, por lo demás, con una actitud progresista de buena parte del catolicismo alemán en temas como la contracepción o el divorcio, en los que Alemania ya marcaba diferencias con los pontífices anteriores, en particular con el también alemán Joseph Ratzinger.

En definitiva, dentro de la dinámica en la Iglesia católica de alternar algún paso adelante con pasos atrás (como bien ha quedado en evidencia con las más recientes declaraciones del papa), existe un grupo de obispos que parece presionar en un sentido inclusivo. No hace falta recordar, por desgracia, en qué posición se sitúan las voces cantantes del episcopado español. Con alguna salvedad como el obispo Vera, parece que de nuevo les toca a los obispos del norte de Europa el papel de avanzadilla.

Fuente Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Historia LGTBI, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cardenal Marx pide “leer con respeto los textos de Lutero y sacar provecho de sus ideas”

Martes, 6 de enero de 2015

lutero_03En 2017 la Iglesia Evangélica celebra los 500 años de la Reforma

Asegura que los católicos también pueden aprender mucho del reformador Martin Lutero

El cardenal de Münich y presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, Reinhard Marx, cree que los católicos también pueden aprender mucho del reformador Martin Lutero y que para la Iglesia Católica la celebración de los 500 años de la Reforma Protestante en 2017 también será algo importante.

Lutero no apuntaba a una escisión de la iglesia sino que quería llamar la atención con sus llamados a la reforma sobre cosas que enturbiaban el mensaje evangélico”, escribe Marx en una columna en el periódico “Politik&Kultur”.

“Después de 50 años de diálogo ecuménico para un cristiano católico también es posible leer con respeto los textos de Lutero y sacar provecho de sus ideas, agrega el cardenal.

Según Marx, los 500 años de la Reforma deben ser aprovechados para poner el foco en la figura de Cristo y para intensificar la cooperación entre las distintas confesiones en medio de una sociedad marcada por la secularización.

El 31 de octubre de 1517 el entonces joven teólogo Martin Lutero clavó en la puerta de la iglesia de Wittenberg sus 95 tesis contra la venta de indulgencias por parte de la iglesia, lo que se considera como el acto que desató la reforma protestante y el cisma de la iglesia.

En 2017 la Iglesia Evangélica alemana, la organización protestante más grande del país, celebrará los 500 años de la Reforma. (RD/Agencias)

Fuente Religión Digital:

General, Iglesia Católica, Iglesia Luterana , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.