Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Nacional-Socialismo’

‘Jesse’: la autobiografía espiritual del atleta negro que venció a Hitler

Martes, 15 de septiembre de 2020

0C51D30B-A1E7-496C-9216-B759AE13E5B6Mensajero publica la primera edición en castellano de la autobiografía espiritual del atleta que en 1936 demostró al mundo que la superioridad no se basaba en el color de la piel.

El relato de su vida, iniciada un 12 de septiembre de 1913 y finalizada hace 40 años, el 31 de marzo de 1980, revela los valores y la fe de los que se sirvió para hacer frente a la adversidad y obtener la victoria histórica: cuatro medallas de oro.

En los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936 Adolf Hitler quiso mostrar al mundo la superioridad de la raza aria. Pero un joven deportista se interpuso en sus planes. Jesse Owens, un atleta negro, alto y desgarbado procedente de los campos de cultivo de Alabama y los guetos de Cleveland, ganó cuatro medallas de oro. Demostró al mundo que la superioridad no se basaba en el color de la piel ni en el origen de un linaje.

Jesse es más que el retrato de la vida del gran atleta. Es un relato que muestra los mecanismos internos de un ser gran humano. De carne y hueso. El destino contra el que luchó, los amigos y la familia que le dieron fuerza y el Dios que siempre respondió a sus plegarias

Más que una autobiografía, el atleta norteamericano Jesse Owens (12 de septiembre de 1913- 31 de marzo de 1980) compartió su interior, íntimo y humano, con el periodista y escritor Paul Neimark. Un testimonio que este mes de septiembre, 40 años después de su muerte, el Grupo de Comunicación Loyola publica en castellano gracias a la traducción de José Manuel Burgueño y Jorge Burgueño para el sello Mensajero.

El relato, inspirador y motivador, lleva por título Jesse Owens. Una autobiografía espiritual y en él refleja una historia interna, de luchas, de sueños y de victorias. Su hija Marlene Owens Rankin agradece brevemente esta edición castellana porque supone trasladar a nuevas generaciones de jóvenes y adultos el triunfo de su padre plantando cara a la adversidad.

Nieto de esclavos en los campos de algodón de Alabama, Jesse Owens consiguió algo que nadie había logrado hasta entonces, cuatro medallas de oro en los mismos Juegos Olímpicos y en un momento histórico en que la victoria se convirtió en heroicidad: 1936, cuando Adolf Hitler se propuso mostrar al mundo la superioridad de la raza aria sobre todas las demás desde la sede olímpica de Berlín. No pudo. Jesse Owens, un atleta negro, alto y desgarbado procedente de los campos de cultivo de Alabama y los guetos de Cleveland, demostró al mundo que la superioridad no se basaba en el color de la piel.

Nieto de esclavos en los campos de algodón de Alabama, Jesse Owens consiguió algo que nadie había logrado hasta entonces, cuatro medallas de oro en los mismos Juegos Olímpicos y en un momento histórico en que la victoria se convirtió en heroicidad: 1936, cuando Adolf Hitler se propuso mostrar al mundo la superioridad de la raza aria

Con sus medallas en 100 metros, 200 metros, salto de longitud y relevos 4×100-, el héroe de Berlín (como titularon en español la película de 2016 sobre su vida, Race) no imaginaba que, tras conocer la inmortalidad, al volver a casa en Estados Unidos, le esperaba el descenso a los infiernos.

Este es el relato de la vida de un espíritu indomable como Jesse Owens, sobre la dignidad del alma humana, la capacidad de superación y la fuerza de la fe. Una fe que había prometido a su padre mantener, por la que luchó durante toda su vida, y que en la plenitud de su vida quiso compartir con el mundo escribiendo esta autobiografía espiritual.

Jesse es un autorretrato de la vida de Jesse Owens. Más allá de una simple biografía, muestra los mecanismos internos de un ser humano real. El destino contra el que luchó, los amigos y la familia que le dieron fuerza y el Dios que respondió a sus plegarias”.

Con un lenguaje llano y sincero, los capítulos de este libro son, como señala en el prólogo Fernando Millán –doce años prior general de los carmelitas y runner pertinaz–, «como las zancadas del corredor que se va acercando a una meta. Esta carrera del atleta del espíritu será sin duda iluminadora y provocativa para el lector con inquietudes espirituales y, sobre todo, para el que busca a Dios, quizás incluso por caminos insospechados. Como descubrió Owens, en esa carrera, a veces demasiado larga y demasiado difícil, debemos aprender (…) “la gran verdad de que Dios nunca nos deja… Somos nosotros quienes le dejamos”».

Fuente Religión Digital

Biblioteca, General , , , , , ,

Los obispos alemanes admiten que fueron “cómplices” del nazismo

Sábado, 2 de mayo de 2020

obispos-alemanes-admiten-complices-nazismo_2227287305_14561740_660x371

Histórico mea culpa del Episcopado alemán a los 75 años del fin de la II Guerra Mundial

“Tanto en septiembre de 1939 como después, los obispos alemanes no protestaron abiertamente contra la guerra de exterminio nacionalsocialista”, admite el informe, presentado con motivo del 75 aniversario del fin de la II Guerra Mundial

Los obispos apenas reaccionaron frente a “los escandalosos crímenes contra aquellos que fueron discriminados y perseguidos como ‘extranjeros’, especialmente los judíos”

“Dado que los obispos no se opusieron a la guerra con un claro ‘no’, sino que fortalecieron a la mayoría de ellos la voluntad de perseverar, se hicieron cómplices de la guerra. 75 años después del final de la II Guerra Mundial (se cumplen el 8 de mayo), la Iglesia alemana ha publicado un detallado informe sobre su actuación durante el nazismo, en el que admite su apoyo o, como mucho, su silencio, ante las atrocidades de Hitler.

“Tanto en septiembre de 1939 como después, los obispos alemanes no protestaron abiertamente contra la guerra de exterminio nacionalsocialista”, admite el documento, de 23 páginas, titulado ‘Las palabras de los obispos alemanes para el 75 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial‘, en el que se admite, con dolor, que los obispos apenas reaccionaron frente a “los escandalosos crímenes contra aquellos que fueron discriminados y perseguidos como ‘extranjeros’, especialmente los judíos”.

44176El texto fue presentado por el presidente de la Conferencia Episcopal alemana, Georg Bätzing, quien admitió un “vacío en la memoria, y en el reconocimiento” de las víctimas del nazismo. A la presentación también asistieron el obispo de Hildesheim, monseñor Heiner Wilmer, presidente de la Comisión de Justicia y Paz y Christoph Kösters, un historiador de Bonn, que participó en la preparación del texto.

Bätzing señaló que el 8 de mayo de 1945 fue “un día de rendición”, derrota para los alemanes, un momento en que tuvieron que sufrir las consecuencias de la guerra, el hambre, pero sobre todo la expulsión y la fuga de los territorios orientales del entonces Reich alemán. Por otro lado, junto con la creciente distancia del tiempo, los alemanes entendieron cada vez más que el 8 de mayo “es el día de la liberación: la liberación del flagelo de la guerra, la opresión nazi y los asesinatos en masa”.

“Nos sentimos avergonzados”

“Se han revelado algunas cosas que dan lugar a una gran gratitud, pero algunos problemas nos hacen sentir avergonzados”, explicó, haciendo referencia al camino emprendido durante estas décadas por la Iglesia alemana. “La guerra y sus víctimas, pérdidas y deficiencias, culpa y vergüenza han dado forma a muchas familias durante generaciones. Los obispos alemanes también han experimentado este estigma. Es por eso que, desde 1945, han analizado repetidamente y críticamente el nacionalsocialismo y sus consecuencias. Esta reflexión fue a menudo dolorosa porque además del reconocimiento para las víctimas, tenía que ser una cuestión de culpa y fracaso “, se lee en el texto.

0798f2eb-6f1a-4d94-ac4f-41ddd40c92c9.jpg.pagespeed.ce.tG0sVIzLygLa parte más dura es la dedicada a la “actitud de los obispos católicos en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial”. En ella, se recuerda que, tras el ataque a Polonia, comenzó una “guerra de exterminio” ideológica durante la cual tuvieron lugar innumerables crímenes, deportaciones y asesinatos de la intelectualidad polaca, incluido el clero católico. Casi dos millones de polacos fueron llevados para trabajos forzados a empresas alemanas, incluidas muchas instituciones de la Iglesia Católica en Alemania.

Los obispos señalan que, a pesar de la distancia interna al socialismo nacional y, a veces, incluso de la hostilidad abierta, la Iglesia católica en Alemania era “parte de la sociedad en tiempos de guerra”, y que hubo pastores de divisiones, capellanes militares y en prisiones activos en su ministerio pastoral, y que decenas de miles de monjas cumplían su “deber patriótico”, especialmente en los hospitales. La vida cotidiana en la guerra, tanto en el frente como en el “frente interno”, mostró innumerables casos de apoyo pastoral y humano positivo, así como acciones vergonzosas.

La guerra, “una cruzada”

Los obispos recuerdan que, con la invasión alemana de Polonia, que era contraria al derecho internacional, los obispos se enfrentaron a la pregunta de cómo deberían reaccionar ante la guerra. Después de la experiencia de la Primera Guerra Mundial, mostraron una moderación clara en sus sermones y cartas pastorales. Sin embargo, alentaron a los soldados y fieles a ser leales, obedientes y cumplir con sus deberes en un espíritu de sacrificio y sacrificio. Aunque las declaraciones de los obispos individuales fueron matizadas, “la melodía fue la misma”. Solo el obispo de Berlín, Konrad von Preysing, renunció a este tipo de apelación y habló sobre un “momento peligroso” y señaló formas de lidiar con la amenazante “realidad de morir”.

En el informe se recuerda cómo después de la ocupación de Francia, todas las campanas católicas sonaron en el Reich, mientras el ataque a la Unión Soviética se denominó como (esto nos traerá recuerdos en España) “la cruzada contra el bolchevismo impío”, lo que dio una justificación religiosa a la contienda, algo similar a lo sucedido en España durante la Guerra Civil.

índice“El sufrimiento de los demás no se tuvo suficientemente en cuenta. Tanto en septiembre de 1939 como después no hubo protesta abierta de los obispos alemanes contra la guerra. Y también contra crímenes monstruosos contra otros, discriminados y perseguidos como “racialmente extranjeros”, especialmente contra judíos. analiza el documento, que apunta que los obispos -y no todos- sólo se atrevieron a condenar los actos de eutanasia contra los discapacitados.

El episcopado de los tiempos del nacionalsocialismo era institucionalmente demasiado débil para mostrar una línea común fuerte. “El hecho de que el presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal Adolf Bertram, bloqueó el cambio de rumbo a pesar de las experiencias cada vez más dramáticas e insistió en continuar con la política del tratado, hizo que la Conferencia Episcopal no pudiera actuar en el momento en que el régimen decidió en 1941 destruir el judaísmo”, se lee en el texto.

“Hoy, estamos tristes y avergonzados de mirar a las víctimas y a aquellos cuyas preguntas existenciales no han sido respondidas adecuadamente en el espíritu de fe frente al crimen y la guerra. A medida que pasan los años, es particularmente vergonzoso que durante mucho tiempo no se haya prestado suficiente atención al sufrimiento y a las víctimas de los demás, concluye el documento.

Fuente Religión Digital

General , , , , , , ,

Vox niega en el Ayuntamiento de Valencia la persecución al colectivo LGTBI durante el Holocausto nazi y… Auschwitz desmiente a Vox: “Miles de homosexuales fueron asesinados por los nazis”

Sábado, 1 de febrero de 2020

5228539Concejal de Vox, José Gosálvez,

Lo de esta gentuza ya no tiene nombre. Es gravísima la situación que este partido está provocando. Tenemos a puros negacionistas sentados en las instituciones  y la Fiscalía debiera tomar ya cartas en el asunto… Pero lo peor es el blanqueo que PP y Ciudadanos están haciendo pactando con ellos y asumiento sus chantajes…

 El grupo municipal del partido impide una declaración institucional por el 75 aniversario de la liberación de Auschwitz porque condena la LGTBIfobia

El grupo de ultraderecha bloquea el texto que se aprueba finalmente como moción de urgencia con el apoyo de la mayoría de grupos del Ayuntamiento

Un hecho muy grave el que ha protagonizado el grupo municipal de Vox en el Ayuntamiento de Valencia ha rechazado apoyar este jueves una declaración institucional firmada por el resto de partidos en el Pleno en la que se conmemoraba el 75 aniversario de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz, al considerar que se le estaba faltando el respeto al pueblo judío con cuestiones incluidas en el texto como el racismo o la LGTBIfobia, que «nada tenían que ver con el Holocausto».

 Como decimos,  Vox no ha querido firmar la declaración con motivo del 75º aniversario de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz y del Día de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto, una fecha que Naciones Unidas estableció en 2005 con el objetivo de rendir homenaje a las víctimas del genocidio judío y que exige unanimidad para su aprobación, y ésta ha saltado por los aires. Según Vox, el contenido diluía el significado propio del Holocausto judío, basado únicamente en el antisemitismo”, y porque el documento condenaba, además del antisemitismo, la islamofobia, el racismo o la LGTBIfobia. La mayoría de grupos municipales han reconvertido el texto institucional en una moción de urgencia que han refrendado todos salvo Vox.

Los dos concejales del partido de Santiago Abascal se negaron a ratificar los dos textos que sí habían firmado previamente el resto de formaciones políticas. El primero de ellos, el que hacía referencia al aniversario de la liberación del campo de exterminio, se encontró con el rechazo sin paliativos de la formación verde porque, a su juicio, el gobierno municipal (formado por Compromís y PSPV) había incluido «contenido ideológico referente al colectivo LGTBi (sin incluir víctimas católicas)», tal y como refrendaron posteriormente en un comunicado oficial.

El «negacionismo» de Vox hizo reaccionar de manera airada tanto al alcalde, Joan Ribó, como a la vicealcaldesa, la socialista Sandra Gómez, que condenaron inmediatamente su negativa a firmar la declaración. Mientras Gómez no daba crédito a las declaraciones de Vox  y ha advertido que «el odio no tiene justificación», Ribó denunció la «ignorancia e intolerancia» de este grupo. El primer edil recordó que en Auschwitz fueron asesinadas 1,2 millones de personas y que el nombre del colectivo Lambda, que integra a gays, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales, «viene precisamente del calificativo con el que los nazis identificaban a estas personas».

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, de Compromís, ha denunciado por la mañana en redes sociales la postura del grupo de ultraderecha. “Vox se ha negado a votar una declaración institucional en memoria y rechazo del Holocausto. ¿El motivo? Según ellos, en los campos nazis no había homosexuales. Frente al negacionismo, los demócratas lo aprobaremos como moción”.

El texto recuerda “el asesinato deliberado de millones de personas a cuenta del terror y totalitarismo nazi” y concluye con dos puntos donde el Consistorio apoya y reconoce a las víctimas y supervivientes del Holocausto, rechaza el antisemitismo y “la islamofobia, el racismo, la LGTBIfobia, la discriminación hacia las personas con diversidad funcional o por cualquier tipo de diversidad, origen, pensamiento o creencia, así como el negacionismo de los terribles hechos acaecidos“.

“Hoy era un día para conmemorar el Holocausto, nada más, y el Ayuntamiento de Valencia ha aprovechado para introducir otras cuestiones por lo que no hemos podido firmar, ya que estaríamos faltando al respeto al pueblo judío”, ha dicho Vox, que ha acusado al resto de grupos municipales de “incluir contenido ideológico referente al colectivo LGTBI o al Islam en la declaración, sin incluir a víctimas católicas, restando el valor y significado del Holocausto”.

El Gobierno local, que forman Compromís y PSPV, ha criticado con dureza la postura del grupo de ultraderecha y ha reconvertido la declaración institucional en una moción de urgencia que ha sido aprobada por la tarde con el apoyo de todos salvo de Vox.

“Es lamentable que Vox no firme la declaración porque no reconoce que las personas homosexuales hubieran estado en campos de concentración nazis. Negar que las personas LGTBI y, especialmente los hombres gais, fueron víctimas del holocausto nazi demuestra un desconocimiento profundo de la historia”, ha defendido en el pleno la concejal Luisa Notario, lesbiana y activista. “Es de una lógica aplastante; estamos condenando el Holocausto nazi”, ha apostillado el edil socialista Ramón Vilar

queers-camps

El concejal de Vox, José Gosálvez, ha asegurado que el alcalde había mentido en redes sociales: “Hemos dicho que firmábamos hasta determinado punto de la declaración, concretamente hasta donde se condenaba el antisemitismo. Consideramos que todo lo demás era un añadido excesivo a la propia condena del Holocausto, que evidentemente suscribimos. Se olvidan en la moción, donde meten una retahíla de palabrejas, de los muertos católicos en los campos de exterminio, no los nombran”.

“¿Palabrejas? Ustedes no firman las palabrejas siguientes”, ha respondido indignada Notario, quien ha enumerado a continuación la islamofobia, el racismo, la LGTBifobia o la discriminación a personas con discapacidad funcional, entre otros, como el “añadido excesivo” al que se ha referido Vox. “Todo eso se han negado a firmar”.

El portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, olvidando sus pactos con VOX para desalojar al PSOE de ayuntamientosy comunidades,  se mostraba indignado por la actitud de la formación de extrema derecha. «Negar el sufrimiento de un colectivo que padeció la peor crueldad del nacismo es lamentable», ha aseverado Giner, al tiempo que reconocía «el sufrimiento del colectivo LGTBI en los campos de concentración, donde eran marcados y asesinados por su condición».

El pasado lunes, el portavoz municipal de Vox en Alicante, Mario Ortolá, participó en un acto de conmemoración del Holocausto, en el que intervino también Toño Abad, presidente del colectivo LGTBI Diversitat, ya que se recordó a las víctimas de este colectivo en los campos de concentración.

Incluso la web de Auschwitz se ha hecho eco de la noticia, respondiendo a VOX que la Alemania Nazi no tuvo problemas en perseguir a las personas homosexuales.

Auschwitz desmiente a Vox: “Miles de homosexuales fueron asesinados por los nazis”

La exposición coproducida por el Museo Estatal de Auschwitz–Birkenau relata la persecución de los homosexuales en el Tercer Reich que niega el partido de Abascal

Desde la exposición coproducida por el Museo Estatal de Auschwitz–Birkenau, desmienten en su página web la postura defendida por Vox: “A la Alemania nazi no le tembló el pulso a la hora de perseguir y castigar la homosexualidad durante el Tercer Reich.

Por su interés informativo, reproducimos íntegramente lo afirmado desde auschwitz.net sobre la persecución de los homosexuales en la Alemania Nazi:

“En su búsqueda de la ‘perfección de la raza aria’, a la Alemania nazi no le tembló el pulso a la hora de perseguir y castigar la homosexualidad durante el Tercer Reich.

No en vano, los nazis creían que los homosexuales eran hombres débiles y afeminados sin capacidad para luchar por la nación y que, además, no ayudarían a aumentar la tasa de natalidad alemana. Las lesbianas, por lo general, no se consideraban una amenaza a las políticas raciales del Tercer Reich, por lo que su persecución fue menor que en el caso de los hombres.

El 6 de mayo de 1933, estudiantes dirigidos por las SA (Sturmabteilung) entraron en el Instituto para la Ciencia Sexual en Berlín y cuatro días después más de sus 12.000 libros y 35.000 imágenes irremplazables, junto a miles de otras calificadas como “degeneradas” por el régimen de Hitler ardieron en una gran hoguera en el centro de Berlín.

Este fue el primer paso hacia una larga serie de medidas para erradicar la cultura gay o lesbiana. Después llegaron el cierre de bares tan míticos como “Eldorado” o la prohibición de revistas como “Die Freundschaft(la Amistad)”, forzando a los homosexuales a la clandestinidad; la creación de “listas rosas” y de una amplia base legal para extender la persecución homosexual, según la cual incluso la intención o el pensamiento podían considerarse “actividades indecentes criminales entre hombres” y, por tanto, ser motivo de encarcelamiento indefinido sin necesidad de juicio.

Sin embargo, cuando todo parecía no poder ir a peor, el 4 de abril de 1938, la Gestapo anunció públicamente que los hombres condenados por homosexualidad podrían ser deportados a campos de concentración.

Entre 1933 y 1945 la policía, bajo las órdenes del jefe de la SS, Heinrich Himmler, arrestó aproximadamente a 100.000 hombres sospechosos de delito de homosexualidad. La mitad de ellos fueron condenados y recluidos en prisiones regulares. De ellos, entre 5.000 y 15.000 fueron internados en campos de concentración, donde se les marcaba con un triángulo rosa.

Allí, los guardias les otorgaban a menudo algunos de los trabajos más peligrosos y en ocasiones les separaban del resto de prisioneros para prevenir la “propagación de la homosexualidad” a otros prisioneros y guardias, según las memorias de Rudolf Hoess, comandante de Auschwitz. Incluso, los jueces y los oficiales de los campos de las SS podían ordenar la castración de un prisionero homosexual sin su consentimiento.

Asimismo, los médicos de la SS desarrollaron crueles experimentos para “curar” la homosexualidad con presos (pruebas que causaban enfermedades, mutilaciones, y hasta la muerte del reo, y que no tuvieron como resultado ningún conocimiento científico).

Aunque no existen estadísticas claras sobre el número de homosexuales asesinados en los campos nazis alemanes, sí parece claro que estos fueron especialmente vilipendiados y castigados. De las 400.000 personas registradas oficialmente en Auschwitz, solo 75 recibieron triángulos rosas. Sin embargo, se cuentan por miles los hombres y mujeres homosexuales que fueron asesinados durante el Tercer Reich”.

Fuente El País/El Mundo/El Plural

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El cardenal de Letonia Janis Francis Pujats, pone a Hitler y Stalin como ejemplo de políticas en materia de sexualidad

Miércoles, 20 de mayo de 2015

Hitler y Stalinisrael-levanta-el-primer-monumento-a-los-gayscardinal_janis_pujats_editedEste cardenal debiera estar ya cesado y en la cárcel por incitación al odio. Si Francisco mantiene a gentuza como esta se convierte en cómplice de sus declaraciones.  Ya me gustaría saber cuál fue su papel bajo el Nazismo y el Comunismo.

Los regímenes nazi y comunista prohibieron la homosexualidad

“Sus políticas fueron mejores que las adoptadas por la Unión Europea”

El cardenal Janis Francis Pujats, el clérigo católico más importante de Letonia, ha desatado este lunes la polémica al afirmar que la prohibición de la homosexualidad por parte de Adolf Hitler y Josef Stalin fueron mejores que las políticas adoptadas por la Unión Europea (UE) en materia de libertades sexuales.

“Puede que parezca duro decirlo, pero ni los regímenes de Hitler y Stalin se atrevieron a hacer política de estado de las leyes de sodomía. La UE ha lanzado una cruzada contra la fe cristiana“, ha agregado, según ha informado el diario letón ‘Kasjauns‘.

Pujats ha hecho estas declaraciones durante una comparecencia ante el Parlamento en el marco de la investigación del derrumbe del tejado de un supermercado en 2013.

Sus palabras han sido criticadas inmediatamente por algunos de los presentes, que le han recordado que su comparecencia debía ceñirse únicamente a asuntos relacionados con la tragedia.

La sociedad letona mantiene una postura conservadora respecto a la homosexualidad, si bien su ministro de Exteriores, Edgars Rinkevics, declaró abiertamente su homosexualidad en 2014. La capital, Riga, acogerá este año el festival Europride entre el 15 y el 21 de junio.

queers-camps

(Rd/Ep)

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , ,

¿Era gay el pastor alemán y líder de la resistencia nazi, Dietrich Bonhoeffer?

Sábado, 5 de julio de 2014

noticias_file_foto_818393_1404487933Asesinado por los nazis, una nueva biografía se pregunta si el célebre pensador y teólogo luterano estaba enamorado de su amigo y biógrafo, Eberhard Bethge. Tenía 39 años cuando el pastor alemán Bonhoeffer fue ejecutado en el campo de concentración de Flossenbürg en 1945 acusado de sedición. En su libro ‘Strange Glory: A Life of Dietrich Bonhoeffer’ (Extraña gloria: La vida de Dietrich Bonhoeffer), el escritor, Charles Marsh, relata la intensa cercanía de la relación entre los dos hombres que compartían la misma cuenta bancaria, tocaba el piano y viajaban juntos y recibían regalos de los amigos con su nombres escrito en la misma tarjeta, como hacen cientos de parejas en el mundo ante cualquier efeméride.

De hecho, cuando Bonhoeffer fue asesinado a manos de los nazis, le legó la mayor parte de su patrimonio a su biógrafo, Bethge, en lugar de a su propia novia, Maria Von Wedemeyer. Sin embargo, lo que Marsh no puede ratificar, por carecer de pruebas, si Bonhoeffer declaró sus sentimientos a su amado o incluso si los admitió para sí mismo. Lo cierto es que ya no queda nadie vivo a quien preguntar.

La relación de Bonhoeffer con Bethge siempre estaba en la cuerda floja hacia el logro de un amor romántico, escribe Marsh en el libro, ‘nunca casto pero completo en sus aspiraciones complejas’.

Marsh también duda de que Bethge sintiera lo mismo por su mentor. Es más cuenta en el libro que Bonhoeffer finalmente murió virgen. El discípulo del pastor alemán consagró su vida a la promoción del libro y de las ideas del Bohhoeffer impartiendo conferencia por todo el mundo. Incluso se casó con la sobrina de su maestro, Renate. Escribió el libro “Dietrich Bonhoeffer: Hombre de visión, hombre de valor”, que se publicó en 1970, 25 años después de la muerte de su mentor. Bethge falleció en el año 2000.

11_DB Student 1923Dietrich Bonhoeffer fue profesor de la Universidad de Berlín, donde enseñó Teología y escribió varios libros. Opuesto firmemente al nazismo y a la claudicación de las iglesias alemanas frente a Hitler, se vio implicado, junto con Karl Barth, Martin Niemöller y otros, en el establecimiento de la Bekennende Kirche (Iglesia Confesante o Iglesia de la Confesión, de teología luterana pero no oficial). En abril de 1933, en una conferencia ante los pastores berlineses, Bonhoeffer insistió en que la resistencia política se hacía imprescindible. Entre finales de 1933 y 1935 sirvió como pastor de dos iglesias germanas protestantes en Londres.

Volvió a Alemania para encabezar un seminario ilegal para pastores de la Iglesia Confesante, en Finkenwalde, Pomerania —hoy Szczecin, Polonia sobre el río Oder—, donde recibió el apoyo incondicional de la condesa Ruth von Kleist Retzow. Allí conoció a su nieta María von Wedemeyer, que sería su prometida. Regresó a los Estados Unidos brevemente y retornó a Alemania en uno de los últimos barcos que hicieron la travesía antes del comienzo de las hostilidades.

La Gestapo clausuró el seminario en 1937
y le prohibió predicar, enseñar y finalmente hablar en público. El seminario funcionó entonces en el estadio von Blumenthal de Gross Schlönwitz, pero fue nuevamente cerrado al estallar la guerra. La resistencia, con la que colaboraba Bonhoeffer, era activa desde antes de la Segunda Guerra Mundial. Durante este período, Bonhoeffer mantuvo estrechos contactos con Carl Friedrich Goerdeler y trabajó mano a mano con numerosos opositores a Hitler. Durante la Segunda Guerra Mundial, Bonhoeffer desempeñó un papel clave de acaudillamiento en la Iglesia de la Confesión, que se oponía a las políticas antisemitas de Hitler. Estaba entre aquellos que apelaban a la abierta resistencia de la Iglesia al tratamiento que Hitler daba a los judíos. Aunque la Iglesia de la Confesión no era grande, representaba un foco considerable de oposición cristiana al régimen nazi en Alemania.

En 1939 se unió a un grupo clandestino de la resistencia, que incluía militares de alto rango con base en Abwehr, la Oficina de Inteligencia Militar, quienes, encabezados por el almirante Wilhelm Canaris, querían derrocar el régimen nacionalsocialista de Hitler. Lo arrestaron en abril de 1943, después de que condujera hacia él el dinero del Proyecto 7, usado para ayudar a escapar a judíos a Suiza. Fue acusado de conspiración y encerrado en la cárcel de Tegel, en Berlín, durante un año y medio. Tras el infructuoso atentado del 20 de julio de 1944, Bonhoeffer fue sindicado de complicidad por sus conexiones con los conspiradores, algunos de los cuales eran familiares suyos, como su tío, el comandante de la ciudad de Berlín, Paul von Hase, ejecutado el 8 de agosto de 1944. El 8 de octubre fue trasladado a la prisión de la Gestapo en la calle Prinz-Albrecht para interrogarlo y el 7 de febrero de 1945 al campo de concentración de Buchenwald. En abril de 1945 fue llevado al Campo de concentración de Flossenbürg.

bonhoeffer-1_22El 8 de abril de 1945 bajo órdenes de Ernst Kaltenbrunner, en corte marcial se condenó a la horca a Dietrich Bonhoeffer y a su cuñado Hans von Dohnanyi -éste último fue ejecutado al día siguiente en Sachsenhausen-, General Hans Oster, General Friedrich von Rabenau, Theodor Strünck, juez Dr. Karl Sack, Capitán Ludwig Gehre y al almirante Wilhelm Canaris.

En el amanecer del 9 de abril, Bonhoeffer, que el día anterior había dirigido un servicio religioso a petición de los demás presos, fue ejecutado con la horca. Debió desnudarse para subir al cadalso. Sus últimas palabras fueron “Este es el fin; para mí el principio de la vida”. El doctor del campo -testigo de la ejecución- anotó “Se arrodilló a rezar antes de subir los escalones del cadalso, valiente y sereno. En los cincuenta años que he trabajado como doctor nunca ví morir un hombre tan entregado a la voluntad de Dios”. Su cadáver fue incinerado. También fue condenado por participar en la conspiración su hermano Klaus Bonhoeffer, que fue ejecutado en Berlín junto a doce conspiradores entre ellos Rüdiger Schleicher y Friedrich Justus Perels.

Bonhoeffer es considerado mártir por su fe; fue absuelto de cualquier crimen por el gobierno alemán a mediados de los 90. El calendario de la Iglesia Episcopal en los Estados Unidos de América lo recuerda el 9 de abril, fecha de su martirio. Una frase muy citada de uno de sus libros más leídos, «Seguimiento»El costo de ser discípulo» o «El precio de la gracia», 1937), prefiguraba su muerte. «Cuando Cristo llama a un hombre, le ofrece a venir y morir».

Fuente Ragap

General, Historia LGTBI, Iglesia Luterana , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes, fotografías y artículos presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.