Archivo

Entradas Etiquetadas ‘II Guerra Mundial’

Los obispos alemanes admiten que fueron “cómplices” del nazismo

Sábado, 2 de mayo de 2020

obispos-alemanes-admiten-complices-nazismo_2227287305_14561740_660x371

Histórico mea culpa del Episcopado alemán a los 75 años del fin de la II Guerra Mundial

“Tanto en septiembre de 1939 como después, los obispos alemanes no protestaron abiertamente contra la guerra de exterminio nacionalsocialista”, admite el informe, presentado con motivo del 75 aniversario del fin de la II Guerra Mundial

Los obispos apenas reaccionaron frente a “los escandalosos crímenes contra aquellos que fueron discriminados y perseguidos como ‘extranjeros’, especialmente los judíos”

“Dado que los obispos no se opusieron a la guerra con un claro ‘no’, sino que fortalecieron a la mayoría de ellos la voluntad de perseverar, se hicieron cómplices de la guerra. 75 años después del final de la II Guerra Mundial (se cumplen el 8 de mayo), la Iglesia alemana ha publicado un detallado informe sobre su actuación durante el nazismo, en el que admite su apoyo o, como mucho, su silencio, ante las atrocidades de Hitler.

“Tanto en septiembre de 1939 como después, los obispos alemanes no protestaron abiertamente contra la guerra de exterminio nacionalsocialista”, admite el documento, de 23 páginas, titulado ‘Las palabras de los obispos alemanes para el 75 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial‘, en el que se admite, con dolor, que los obispos apenas reaccionaron frente a “los escandalosos crímenes contra aquellos que fueron discriminados y perseguidos como ‘extranjeros’, especialmente los judíos”.

44176El texto fue presentado por el presidente de la Conferencia Episcopal alemana, Georg Bätzing, quien admitió un “vacío en la memoria, y en el reconocimiento” de las víctimas del nazismo. A la presentación también asistieron el obispo de Hildesheim, monseñor Heiner Wilmer, presidente de la Comisión de Justicia y Paz y Christoph Kösters, un historiador de Bonn, que participó en la preparación del texto.

Bätzing señaló que el 8 de mayo de 1945 fue “un día de rendición”, derrota para los alemanes, un momento en que tuvieron que sufrir las consecuencias de la guerra, el hambre, pero sobre todo la expulsión y la fuga de los territorios orientales del entonces Reich alemán. Por otro lado, junto con la creciente distancia del tiempo, los alemanes entendieron cada vez más que el 8 de mayo “es el día de la liberación: la liberación del flagelo de la guerra, la opresión nazi y los asesinatos en masa”.

“Nos sentimos avergonzados”

“Se han revelado algunas cosas que dan lugar a una gran gratitud, pero algunos problemas nos hacen sentir avergonzados”, explicó, haciendo referencia al camino emprendido durante estas décadas por la Iglesia alemana. “La guerra y sus víctimas, pérdidas y deficiencias, culpa y vergüenza han dado forma a muchas familias durante generaciones. Los obispos alemanes también han experimentado este estigma. Es por eso que, desde 1945, han analizado repetidamente y críticamente el nacionalsocialismo y sus consecuencias. Esta reflexión fue a menudo dolorosa porque además del reconocimiento para las víctimas, tenía que ser una cuestión de culpa y fracaso “, se lee en el texto.

0798f2eb-6f1a-4d94-ac4f-41ddd40c92c9.jpg.pagespeed.ce.tG0sVIzLygLa parte más dura es la dedicada a la “actitud de los obispos católicos en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial”. En ella, se recuerda que, tras el ataque a Polonia, comenzó una “guerra de exterminio” ideológica durante la cual tuvieron lugar innumerables crímenes, deportaciones y asesinatos de la intelectualidad polaca, incluido el clero católico. Casi dos millones de polacos fueron llevados para trabajos forzados a empresas alemanas, incluidas muchas instituciones de la Iglesia Católica en Alemania.

Los obispos señalan que, a pesar de la distancia interna al socialismo nacional y, a veces, incluso de la hostilidad abierta, la Iglesia católica en Alemania era “parte de la sociedad en tiempos de guerra”, y que hubo pastores de divisiones, capellanes militares y en prisiones activos en su ministerio pastoral, y que decenas de miles de monjas cumplían su “deber patriótico”, especialmente en los hospitales. La vida cotidiana en la guerra, tanto en el frente como en el “frente interno”, mostró innumerables casos de apoyo pastoral y humano positivo, así como acciones vergonzosas.

La guerra, “una cruzada”

Los obispos recuerdan que, con la invasión alemana de Polonia, que era contraria al derecho internacional, los obispos se enfrentaron a la pregunta de cómo deberían reaccionar ante la guerra. Después de la experiencia de la Primera Guerra Mundial, mostraron una moderación clara en sus sermones y cartas pastorales. Sin embargo, alentaron a los soldados y fieles a ser leales, obedientes y cumplir con sus deberes en un espíritu de sacrificio y sacrificio. Aunque las declaraciones de los obispos individuales fueron matizadas, “la melodía fue la misma”. Solo el obispo de Berlín, Konrad von Preysing, renunció a este tipo de apelación y habló sobre un “momento peligroso” y señaló formas de lidiar con la amenazante “realidad de morir”.

En el informe se recuerda cómo después de la ocupación de Francia, todas las campanas católicas sonaron en el Reich, mientras el ataque a la Unión Soviética se denominó como (esto nos traerá recuerdos en España) “la cruzada contra el bolchevismo impío”, lo que dio una justificación religiosa a la contienda, algo similar a lo sucedido en España durante la Guerra Civil.

índice“El sufrimiento de los demás no se tuvo suficientemente en cuenta. Tanto en septiembre de 1939 como después no hubo protesta abierta de los obispos alemanes contra la guerra. Y también contra crímenes monstruosos contra otros, discriminados y perseguidos como “racialmente extranjeros”, especialmente contra judíos. analiza el documento, que apunta que los obispos -y no todos- sólo se atrevieron a condenar los actos de eutanasia contra los discapacitados.

El episcopado de los tiempos del nacionalsocialismo era institucionalmente demasiado débil para mostrar una línea común fuerte. “El hecho de que el presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal Adolf Bertram, bloqueó el cambio de rumbo a pesar de las experiencias cada vez más dramáticas e insistió en continuar con la política del tratado, hizo que la Conferencia Episcopal no pudiera actuar en el momento en que el régimen decidió en 1941 destruir el judaísmo”, se lee en el texto.

“Hoy, estamos tristes y avergonzados de mirar a las víctimas y a aquellos cuyas preguntas existenciales no han sido respondidas adecuadamente en el espíritu de fe frente al crimen y la guerra. A medida que pasan los años, es particularmente vergonzoso que durante mucho tiempo no se haya prestado suficiente atención al sufrimiento y a las víctimas de los demás, concluye el documento.

Fuente Religión Digital

General , , , , , , ,

Las cartas de amor entre dos soldados de la Segunda Guerra Mundial

Jueves, 7 de septiembre de 2017

soldati-gayEstas cartas siguen los intercambios de Gordon y Gilbert, dos soldados británicos que fueron amantes durante la Segunda Guerra Mundial cuando el Código Penal y e la Corte Marcial lo prohibieron.

Todo comienza con un curioso conservador, Mark Hignett, a cargo del Museo de Oswestry, y que quería reunir elementos de archivo sobre esta pequeña ciudad con arquitectura medieval próxima a Gales. En eBay, el hombre de 62 años se encuentra con una correspondencia que cubre el período 39-45, descubierta en una casa de Brighton y vendida por un departamento especializado en correo militar. Mark Hignett primero compró tres preciosas cartas, luego varios cientos, por un total de 1,000 £; hablan de la vida conyugal y evocan un futuro mejor bajo el sol de California. El conservador ya se imagina una novia escribiendo en tinta azul los centenares de cartas trazadas en papel blanco, a veces con la estampilla del “Grand Hotel Bristol”, y dirigidas a un cierto Gilbert Bradley. Pero en el curso de las páginas, él y su equipo descubren que el firmante es en realidad un hombre: Gordon Bowsher.

ad_235319096

“Estas cartas son extremadamente raras porque son incriminatorias. En ese momento, los hombres homosexuales arriesgaban años de prisión o incluso trabajos forzados. Y los soldados homosexuales podrían incluso ser fusilados”, analiza Mark Hignett, que se felicita por estos archivos con un “inestimable” valor histórico. Reconstruyendo las piezas de este rompecabezas epistolar, el equipo del Museo Oswestry rastreó el amor de los dos hombres mantenido en secreto bajo la amenaza de sanciones militares y desaprobación social; la BBC  ha reunido esta información.

Amor y proyectos en medio de ofensivas

Gilbert Bradley y Gordon Bowsher estaban comprometidos bajo las banderas británicas. El primero trató de escapar del uniforme simulando epilepsia, pero finalmente fue estacionado en Oswestry para ser entrenado como un artillero antiaéreo. Gordon Bowsher, de una buena familia quedirigía una compañía naviera y plantación de té, fue enviado como soldado de infantería a través de todo el país.

Los dos hombres se habrían encontrado en el amanecer de la guerra mundial en 1938, mientras que ambos estaban en un barco de Devon, y Gordon tenía una relación con el sobrino de Gilbert.

El 24 de enero de 1939, cuando se declaró la guerra, Gordon escribió a Gibert:

Querido,

Permanezco despierto toda la noche esperando el pasaje del cartero a primera hora de la mañana. Y cuando no me trae nada que viene de ti, no soy más que un manojo de nervios …

Todo mi amor por siempre

G.

tetu-28-02-2017-amour-soldats-seconde-guerre-mondiale

©oswestrytownmuseum.co.uk

Un año más tarde,

12 de febrero de 1940

Mi amado, no hay nada que desee más en la vida que estar constantemente a tu lado.

Ya veo, o ya imagino, cómo reaccionarían tu madre y tu padre… El resto del mundo no tiene ni idea de lo que es nuestro amor – no saben lo que es el amor.

En una de estas cartas Gordon, a pesar de todo, exhorta a su amante a destruir sus escritos, para que su relación no sea descubierta ; pero la continuación de la historia demuestra que Gilbert no hizo ningún caso de esta advertencia.

1 de febrero de 1941

Querido,

Durante años he combatido en mi la idea de que el amor pueda durar toda la vida … Quiero profundizar en tu espíritu y mirar el futuro. Imagina que la guerra ha terminado y podemos vivir juntos. (…)

Tu G.

tetu-28-02-2017-amour-soldats-seconde-guerre-mondiale-2
© oswestrytownmuseum.co.uk

“El mundo entero podría ver cuánto nos amamos”

Dando a conocer la vida cotidiana de una pareja de enamorados a pesar de la homofobia de Estado, esta correspondencia abre un capítulo inédito en la historia de la homosexualidad antes de su despenalización (1967 en Inglaterra), descargada de escándalos y procesos con que la maltrataban. Gilbert y Gordon atravesaron el conflicto mundial y continuaron sus vidas, uno en Inglaterra y el otro entrenando caballos en California; su correspondencia se interrumpe al final del conflicto, en 1945. Sin embargo, la correspondencia nodescubre la razón de su ruptura…

Hoy, expuesta en el museo de la ciudad de Oswestry junto a un retrato de Gilbert descubierto en un sobre (véase el artículo de Metro.co.uk), la correspondencia servirá de trama a Mark Hignett para escribir una obra sobre la historia de los dos hombres. Como el cumplimiento de una profecía hablada setenta años antes:

¿No sería maravilloso si todas nuestras cartas pudieran ser publicadas en el futuro, en tiempos más iluminados. Entonces el mundo entero podría ver cuánto nos amamos.

De acuerdo con Peter Roscoe, activista de la comunidad LGBTI las cartas halladas son importantes para la historia pues deja claro que la homosexualidad ha existido en toda la historia incluso en los momentos más difíciles como la guerra.

Fuente TÈTU/bitchyf.it

General, Historia LGTBI , , , , , , ,

“Las inocentes”: la irrupción de la vida en unas monjas violadas.

Viernes, 13 de enero de 2017

Les InnocentesDe pronto entre cientos de películas convencionales uno se encuentra con una perla escondida, de ese cine que ya casi no se hace y que, por otra parte, resulta incomprendido no solo para el espectador del montón, sino para no pocos críticos actuales insensibles al cine poético y contemplativo.

Tal es el caso de Las inocentes, cuyo primer título era “Agnus Dei“, y que se basa en hechos reales, el brutal asesinato y violación masiva perpetrados por el Ejército Rojo contra unas monjas polacas en 1945, cuando los alemanes ya habían abandonado el país. La doctora Madelaine Pauliac, que conoció en primera persona la masacre da cuenta exacta de lo que ocurrió en aquel monasterio: “Había 25. 15 fueron violadas y asesinadas por los rusos. El resto fueron violadas desde 35 veces hasta 50”.

Esta es la historia que movió a la realizadora franco-luxemburguesa Anne Fontaine (Nouvelle chance, La Fille de Monaco, Coco avant Chanel, Adore) a realizar un filme que da a conocer al mundo el terrible episodio con un estilo intimista, sobrio y revestido de una extraordinaria delicadeza. Para ello no sólo se documentó en las memorias de la doctora, sino que ha contado con la colaboración de Philippe Maynial, el sobrino de Pauliac, ocultando por supuesto los nombres reales de las mujeres violadas. Es más, la directora ha querido experimentar por sí misma la vida monástica en dos abadías benedictinas.

En medio de la nieve, una joven religiosa polaca se escapa de su monasterio, situado en un helador descampado a las afueras de Varsovia, para dirigirse a un puesto francés de socorro de la Cruz Roja, con el fin de recabar ayuda. Consigue hablar con una doctora, la joven Mathilde, que en un primer momento se niega a acudir al convento por la sobrecarga de trabajo que tienen en el hospital y porque los médicos solo están autorizados a socorrer a los militares franceses. Sin embargo, al contemplar por la ventana a la benedictina orando de rodillas en medio de la nieve, se decide a acompañarla. Tiene que asistir al parto de una de las religiosas con dificultades, porque la comunidad está empeñada en ocultar el desastre, no solo para evitar la vergüenza y el escándalo – sobre todo desde la mentalidad de un catolicismo de los años cuarenta-, sino por miedo a que cierren el monasterio. Poco a poco Mathilde descubre que hay ocho embarazadas más y, en secreto, mediante escapadas nocturnas en un vehículo militar, se decide a asistir a todos los partos, jugándose su carrera y afrontando ella misma en una ocasión el riesgo de violación de una patrulla soviética.

Mathilde, perteneciente a una familia comunista, es una joven increyente, liberada y moderna, que establece una relación sexual descomprometida con Samuel, un médico bastante grotesco en el duro ambiente de después de la II Guerra Mundial. De esta manera se confrontan dos mundos, el de la fe y el del racionalismo práctico, la libertad sexual y el voto de castidad de mujeres consagradas y además violadas.

El logro de Anne Fontaine es la contención estética y emocional, orquestada por la frialdad climática de paisajes nevados y sobre todo por una sinfonía de primeros planos psicológicos, encuadres pictóricos, en medio de las tareas cotidianas del monasterio, que van del canto de las horas canónicas a las simples tareas domésticas de hacer la comida, cortar leña o acarrear agua. Una vez más, como tantas veces en el cine, por ejemplo en Diálogos de carmelitas, los claroscuros del claustro proporcionan un derroche de encuadres llenos de evocación y misterio. Extraordinario el trabajo de Caroline Champetier en una fotografía de tonos grises y fríos. Solo una sensibilidad femenina podía lograr este recorrido por los estados de ánimo de las monjas afectadas, que se debaten entre su fe, la observancia de las reglas y el despertar de sus cuerpos ante la inesperada irrupción de la vida. De las lágrimas a la alegría de arropar y amamantar a recién nacidos, de las horas de contemplación al dolor-amor de ver florecer su carne, de la tragedia al descubrimiento de la maternidad.

El film es un prodigio de respeto a la dimensión religiosa y al mismo tiempo de canto a la vida y sobre todo a la mujer maltratada y violada brutalmente. Aunque el protagonismo se lo lleva Lou de Laâge en una formidable interpretación, cargada de matices, en su versión de la doctora neutral y escéptica, aunque llena de ternura, el papel de las monjas viene a ser como el de un personaje colectivo, donde se muestran todas las reacciones humanas posibles: la superiora inflexible, la joven mística, la que sueña con reincorporarse a la vida laical. Lejos, por tanto, de un moralismo a ultranza como del anticlericalismo prestablecido, que aqueja a tantas películas, Las inocentes se distingue por una mezcla de serena mirada objetiva como de empatía con los misterios del alma humana en todos sus matices, que vienen subrayados por la situación trágica de la guerra y el ambiente cerrado y conventual, que se convierte en un matraz de contrastes y sentimientos, que emana de una elegante planificación y un ritmo contemplativo que nunca decae.

La película no se decanta ni por la fe ni la increencia. Una de las religiosas, la más experimentada María, con la que más congenia Mathilde, llega a decir: “La fe son 24 horas de duda y un minuto de esperanza“. Pero, sobre todo, se trata de una inmersión profunda en el alma femenina, un canto a la mujer y una ética por encima de creencias e ideologías, contra el machismo brutal y simplificador, contra la guerra que aniquila. Hay un valor que sobrenada todo, y es el amor a la vida que derrumba barreras, que une, perdona y se impone en el film como espiritualidad y servicio al ser humano frente a toda convención o norma. La letra mata, como aparece en la actitud ortodoxa a ultranza de la madre abadesa, y el espíritu da vida. Vida contemplativa y vida carnalmente nacida se unen en el eslabón que perpetúa y mantiene vivo el mundo, la mujer. En este sentido Las inocentes, proyectada en Sundance, candidata francesa al Oscar, premio de la Fipresci en Valladolid y mejor película del Festival de Jerusalén, resulta, en medio de una sociedad dominada por la violencia de género, enormemente actual. Es además una película contracorriente y para buenos degustadores, entre las mejores que ha dado el año.

Ficha Técnica

Titulo Original: Les innocentes (Agnus Dei)
Producción: Mandarin Films, Mars Films (Francia), Aeroplan Films (Francia -Polonia, 2016)
Dirección: Anne Fontaine
Guión: Sabrina B. Karine, Pascal Bonitzer, Anne Fontaine, Alice Vial
Fotografía: Caroline Champetier
Música: Chris Hajian
Montaje: Grégoire Hetzel
Distribuidora: Caramel Films
Estreno: 23 Diciembre 2016
Duración: 115 min.
Intérpretes: Lou de Laâge (Mathilde Beaulieu) Agata Buzek (María), Agata Kulesza (Madre abadesa), Vincent Macaigne (Samuel), Joanna Kulig (Irena) , Eliza Rycembel (Teresa), Katarzyna Dabrowska (Anna), Helena Sujecka (Ludwika).

Pedro Miguel Lamet, sj

Fuente Blog de Pedro Miguel Lamet, vía Fe Adulta

Cine/TV/Videos, General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , ,

Veterano de la II Guerra Mundial lucha por la igualdad de homosexuales en el Ejército

Viernes, 14 de noviembre de 2014

628x471aCon 92 años de edad, la batalla de Rupert Starr se centra ahora en eliminar los prejuicios que afectan a los militares homosexuales como, por ejemplo, la falta de coraje para combatir.

Como muchos de tantos jóvenes estadounidenses de los años 40, Rupert Starr se alistó en el Ejército, y combatió en innumerables batallas, incluyendo en su biografía varias semanas como prisionero de guerra en Alemania. Star sobrevivió a una serie de trabajos forzados como prisionero de guerra, a ocho días atrapado en una furgoneta con otros tantos presos e incluso a temperaturas que superaban los 0ºC, antes de llegar finalmente a una ciudad alemana donde sus captores huyeron de las tropas rusas a mediados de febrero de 1945. Su calvario este mismo año, cuando aterrizó en su casa de Boston el 20 de abril de 1945.

Rupert Starr regresó a Ohio y fue condecorado con una medalla de bronce por heroísmo pero no fue hasta que sus servicios como militar fueron demandados de nuevo cuando Star salió del armario. El ex veterano se encargó en este momento de luchar fervientemente contra la política sobre homosexualidad de las fuerzas armadas de los Estados Unidos, que fue denominada “Don’t ask, don’t tell, por la cual se aprobó una ley 628x471-vigente hasta el año 2010- que prohibía a cualquier homosexual o bisexual revelar su orientación sexual o hablar de cualquier relación homosexual, incluyendo matrimonios o lazos familiares, mientras estuviesen sirviendo en el ejército

Ahora, con 92 años, Star es un firme defensor de los derechos de sus compañeros homosexuales en el ejército.

“Decían que no podías tener el coraje para entrar en combate y que no estabas lo suficientemente cualificado para proteger a tus compañeros, que abandonarías, morirías o llorarías”, declaraba Star la semana pasada en un evento celebrado por la ONG LGTB Stonewall Columbus. Durante esta ceremonia, el veterano de guerra fue homenajeado por su lucha por la igualdad homosexual en el Ejército.

En 2004, Starr conoció al realizador de cine Patrick Sammon, miembro de la Log Cabin Republicans, la organización republicana representante de gays y lesbianas más importante del país. Sammon convenció a Starr para lanzar un video promocional, “Courage Under Fire”, que sería usado con el objetivo de anular la política gubernamental en contra del colectivo, la famosa “Don’t Ask Don’t Tell”.

En 2009, Starr fue nombrado Gran Mariscál del desfile del orgullo gay de Columbus, el segundo más grande en el Medio Oeste de los EEUU después del de Chicago. Desde entonces, Starr no ha dudado en hablar abiertamente sobre su sexualidad, su etapa de servicio militar y sus creencias de que todo aquel que está dispuesto a servir en el Ejército debería tener la oportunidad de hacerlo.

Fuente Cáscara Amarga

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.