Archivo

Entradas Etiquetadas ‘don’t tell’’

Restituyen sus derechos como veterana del ejército estadounidense tras ser licenciada por ser lesbiana

Martes, 23 de enero de 2018

630x800-noticias-helen-grace-james-en-2018630x800-noticias-helen-grace-james-en-1955Helen Grace James en 2018 y en 1955- Foto: Uso permitido

Helen Grace James es expulsada del ejército ante la sospecha de que es lesbiana. Si en los años sesenta consigue que le eliminen de su historial el alta con deshonor, sesenta y dos años después y tras demandar a las Fuerzas Aéreas, consigue la restitución plena de sus derechos como veterana.

Tras conseguir su título universitario y ejercer como docente, Helen Grace James decide alistarse en las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos en 1952. Tiene 25 años de edad y comienza como operador de radio para convertirse rápidamente en jefe de equipo en base de Roslyn, en Nueva York. Sin embargo, tres años después su carrera militar termina de golpe, cuando es arrestada en una campaña conocida como «miedo a la lavanda» que tienen como objetivo expulsar a las personas homosexuales y a aquellas que tengan un comportamiento antiamericano. En la vorágine anticomunista de la época, los funcionarios del gobierno consideran que los gays y lesbianas simpatizan con el comunismo, siendo susceptibles de ser vulnerables al chantaje del enemigo debido a su orientación sexual. A sus 90 años de edad, tras presentar una demanda federal contra las Fuerzas Armadas, el 17 de enero le confirman la total restitución de sus derechos y beneficios como veterana.

En 1955, tras ser trasladada a un área fuera de su base, James es interrogada por agentes de la Office of Special Investigatons, después de que fuera vista comiendo un sándwich dentro de un vehículo en compañía de otra mujer. El interrogatorio se prolonga durante horas a lo largo de los días siguientes en lo que termina siendo una experiencia humillante que llega a hacer mella en su salud. Para finalizar con esta situación, accede a firmar su alta voluntaria y una declaración confirmando las acusaciones con el objetivo de que no desvelen su orientación sexual a su familia. «No podría estar cerca de mi familia y amigos. No podría estar en la misma área con esa vergüenza», explica James, que había crecido en una zona rural de Pennsylvania y decide trasladarse a California, donde ha vivido hasta ahora tras rehacer su vida como fisioterapeuta.

Una de las medidas más populares en favor del colectivo LGBT durante el mandato de Barack Obama es la derogación de la política protocolo conocido como «Don’t ask, don’t tell» («No preguntes, no digas», en español), mediante el que se prohibe a las personas homosexuales hablar públicamente de su orientación sexual en el ejército. Alrededor de 100.000 miembros del ejército fueron licenciados con deshonor durante la Segunda Guerra Mundial y la derogación del protocolo contra homosexuales en 2010, lo que no les permite el acceso a una amplia gama de beneficios para veteranos y funcionarios del gobierno. Muchos están reclamando la revisión de sus despidos con el objetivo de revertir esta discriminación.

En los años sesenta, con la ayuda de un amigo abogado, consigue cambiar su estado legal de «no deseada» a «alta general bajo condiciones honorables», pero todavía no tenía derecho a los beneficios completos de cualquier veterano, como un seguro y un entierro militar. «He hecho esto porque me han empujado. Tengo que hacer todo lo que pueda para demostrar que soy una buena persona», explica James, quien demanda el año pasado a la Junta de las Fuerzas Aéreas de Corrección de Registros Militares, quienes no pudieron tomar una decisión porque los registros donde constaba su documentación habían sido destruidos en un incendio, pero que finalmente le han dado la razón tras la última apelación, el 3 de enero. «Helen está encantada y estamos felices de que las Fuerzas Armadas hayan corregido al menos parte de la injusticia que le causaron a Helen y a otros miembros del servicio LGBT, hace más de 62 años. Finalmente, Helen será reconocida por su honorable servicio a nuestro país», afirma su abogado, J. Cacilia Kim.

Fuente Universogay

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

Estados Unidos abre la primera clínica para veteranos transexuales del ejército en Ohio

Jueves, 19 de noviembre de 2015

noticias_file_foto_1026160_1447667188Dos días antes de que el Supremo legalizase el matrimonio homosexual en todo el país, Estados Unidos vivía otra fecha histórica: un transexual participaba por primera vez en la recepción anual del mes del Orgullo LGTBI en la Casa Blanca, representando con su uniforme a los más de 15.500 soldados silenciados. Logan Ireland, del Ejército del Aire, empezó su transición a hombre en 2012 y atendió al acto excepcionalmente vestido con el atuendo militar junto con su prometida, Laila Villanueva, quien acudió de civil. Ella, como la gran mayoría de transexuales en el Ejército estadounidense, no tiene el apoyo de su unidad que le permita hablar abiertamente del sexo con el que se identifica.

Pero parece que la situación está cambiando, la primera clínica dedicada a atender las necesidades de los militares veteranos transexuales de Estados Unidos se inauguró la semana pasada en Cleveland, Ohio. Se trata del Centro Médico Louis Stokes. De momento, admite a 20 pacientes transexuales con edades comprendidas entre 21 a 75 años dirigida por la doctora Megan McNamara. Se estima que hay más de 130.000 veteranos transexuales en los Estados Unidos, de los cuales, 15.500 están en servicio activo.

Según la doctora McNamara, las personas transexuales buscan el asesoramiento y la atención de los servicios del Departamento de Asuntos de los Veteranos hasta cinco veces más. “Hay una gran cantidad de pacientes transexuales entre los veteranos que no han sido capaces de encontrar la atención que necesitan. Queremos ser capaces de proporcionar una atención integral en un ambiente acogedor. Un lugar donde se sienten a gusto y aceptados”, explicó la doctora McNamara al diario The Plain Dealer de Ohio.

Una directiva de 2011 de la Administración de Salud instruyó a todas las clínicas para ser respetuosas con las necesidades de los veteranos transexuales, sin embargo, los militares transexuales estadounidenses en servicio activo se arriesgan a ser despedid@s si inician su transición estando en activo. Una investigación ha detectado que los estadounidenses transexuales son más propensos a enrolarse en las fuerzas armadas a pesar de la discriminación a la que se pueden enfrentar.

Las regulaciones del Pentágono prohíben que las personas que están o han pasado por una transición formen parte del servicio militar estadounidense, una norma basada en prescripciones médicas de hace más de cincuenta años y que ahora los activistas por la libertad del colectivo LGTB quieren cambiar.

“En ésa época, los transexuales eran vistos como enfermos mentales y con una moralidad deficiente, igual que los homosexuales. Mucho ha cambiado desde entonces”, dice Allyson Robinson, una veterana transexual y activista.

El Ejército de Estados Unidos revocó en julio de 2011 la famosa política “Don’t Ask, Don’t Tell” que impedía alistarse a quien se declarase como homosexual, pero se olvidaba de la transexualidad, considerada dentro de las “exclusiones psicosexuales”.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos está trabajando para desarrollar un plan que ponga fin a esa política que no permite la visibilidad de las personas transexuales en el ejército en mayo de 2016.

Fuente Ragap

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , ,

Transexuales silenciados, la guerra pendiente del Ejército de Estados Unidos

Sábado, 18 de julio de 2015

Point5cc-Military2Logan Ireland

Dos días antes de que el Supremo legalizase el matrimonio igualitario en todo el país, Estados Unidos vivía otra fecha histórica: un transexual participaba por primera vez en la recepción anual del mes del Orgullo LGTB en la Casa Blanca, representando con su uniforme a 15.500 soldados silenciados.

Logan Ireland, del Ejército del Aire, empezó su transición a hombre en 2012 y atendió al acto excepcionalmente vestido con el atuendo militar junto con su prometida, Laila Villanueva, quien acudió de civil. Ella, como la gran mayoría de transexuales en el Ejército estadounidense, no tiene el apoyo de su unidad que le permita hablar abiertamente del sexo con el que se identifica.

Las regulaciones del Pentágono prohíben que las personas que están o han pasado por una transición de género formen parte del servicio militar estadounidense, una norma basada en prescripciones médicas de hace más de cincuenta años y que ahora los activistas por la libertad del colectivo LGTB quieren cambiar.

“En ésa época, los transexuales eran vistos como enfermos mentales y con una moralidad deficiente, igual que los homosexuales. Mucho ha cambiado desde entonces”, explicó a Efe Allyson Robinson, una veterana transexual y activista, pocas semanas después de que Caitlyn Jenner sorprendiera al mundo con su nueva identidad.

Robinson se graduó como hombre en 1994 en la academia militar de West Point, al norte de Nueva York, y no fue hasta tiempo después cuando reveló a sus compañeros cadetes, entre los que se encontraba su propia esposa, que se identificaba con un sexo diferente al que había nacido. “Sabía que hacerlo era perder mi carrera, no solo la oportunidad de servir, sino también perder mi modo de vida y el sustento de mi familia”, dijo. “Yo sentía -subrayó- que tenía que mentir cada día por el privilegio de poner mi vida en el frente para mi país”.

El Ejército de Estados Unidos revocó en julio de 2011 la famosa política “Don’t Ask, Don’t Tell” que impedía alistarse a quien se declarase como homosexual, pero se olvidaba de la transexualidad, considerada dentro de las “exclusiones psicosexuales”.

Los individuos transexuales en el Ejército, por lo tanto, son todavía expulsados a las pocas semanas de que se conozca su condición, y tampoco pueden gozar de los servicios médicos necesarios para esta comunidad, ya sea cirugía, tratamientos hormonales o atención psicológica.

“Es casi inimaginable que pidamos a la gente que aplace el cuidado médico necesario por continuar vistiendo el uniforme”, criticó Robinson.

En una conferencia de prensa en Nueva York, Sarah Kate Ellis, la presidenta de GLAAD, la principal organización de EEUU que ayuda a dar visibilidad a los derechos LGTB, destacó la importancia de “contar historias positivas o no tan positivas para concienciar a la población sobre lo que está pasando” al respecto.

Pero América -recordó Robinson- ha visto muchas historias como la mía y como la de Caitlyn Jenner, de una mujer transexual, blanca, con estudios y de una particular clase social. La gente de color transexual tiene cinco veces más posibilidades de acabar en el paro que el resto“.

Quizás es por esta razón, sospecha, que los transexuales suelen enrolarse en el Ejército más a menudo que el resto de la población, dado que ofrece oportunidades laborales y beneficios médicos y de vivienda con más frecuencia, tal y como indica un estudio de 2014 de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA).

“Necesitan esa seguridad en una manera que muchos de nosotros no necesitamos, pero también queremos servir al país y devolver nuestras responsabilidades como ciudadano como el resto de soldados“, ejemplificó la veterana.

Gracias al ejemplo de los dieciocho países del mundo que ya han dado el paso y han explicado cómo incluir a los transexuales en sus líneas defensivas, parece que el cambio en Estados Unidos está cada vez más cerca y parece haber una voluntad en el Pentágono de aplicar nuevas normativas.

“No creo que nada, excepto su idoneidad para el servicio, deba excluirlos“, dijo el secretario de Defensa de EEUU, Ashton Carter, este febrero, una voluntad que comparte el presidente Barack Obama.

Optimista, Robinson asegura que ahora “es solo una cuestión de cuándo se va a materializar”.

La Asociación Médica de EEUU (AMA, por sus siglas en inglés), emitió un comunicado este mismo mes declarando que “no hay una razón médica válida para excluir a los individuos transgénero” del Ejército, donde algunos comandantes ya piensan que no hay motivos para que sus miembros no puedan servir en sus unidades por esta condición.

Fuente Agencias

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Senador ruso pide suavizar la ley antigays del gobierno de Putin

Viernes, 3 de julio de 2015

Konstantin_DobrininEl senador ruso Konstantín Dobrinin recomendó hoy adoptar una ley que imite el principio de “No preguntes, no digas” contenido en la legislación estadounidense hasta 2011, para rebajar el grado de agresividad hacia las minorías sexuales en Rusia.

“Para Rusia debe ser importante no dar la espalda a las realidades de nuestro tiempo y no caer en una arcaica lucha contra los gais. Hay que encontrar un fórmula legal que garantice el equilibrio entre la parte conservadora de la sociedad y el resto”, dijo el senador a la agencia Interfax.

El jefe adjunto del comité de Derecho Constitucional del Consejo de la Federación (Senado) ruso considera que “una fórmula adecuada que podría funcionar sin provocar agresividad sería el principio de ‘No preguntes, no digas’ (Don’t ask, don’t tell)”.

De acuerdo con una ley federal aprobada en 1993 y derogada en 2011, las Fuerzas Armadas de Estados Unidos permitían servir en sus filas a las minorías sexuales siempre que ocultaran su condición y al mismo tiempo prohibía a los mandos hacer cualquier indagación sobre las preferencias sexuales de los militares a sus órdenes.

“Lo más importante es rebajar cuanto antes el grado de agresividad hacia las minorías, ya que las personas que se enfrentan a ellos deben entender que su incansable lucha provoca una reacción. Cuanta más gente luche contra los gais, más gente luchará por sus derechos”, argumentó Dobrinin.

El senador recalcó que, por mucho que algunos políticos y medios de comunicación rusos se burlen de la tolerancia de Estados Unidos y Europa, el mundo es global y, tarde o temprano, las minorías sexuales gozarán de los derechos que ahora no tienen, incluso en Rusia.

Dobrinin cargó contra los políticos rusos que han convertido la homofobia en su bandera, como el diputado de la cámara legislativa de la región de Leningrado Vitali Milónov, que ha exigido bloquear Facebook en territorio ruso por lanzar una aplicación que permite a los usuarios pintar sus fotos con los colores del arco iris.

“Es imprescindible eliminar del ámbito político y de nuestra vida a cuasipolíticos que promueven la homofobia y leyes basura. Porque son ellos, y no los gais, quienes representan una amenaza directa para la seguridad de Rusia”, aseveró el senador.

El Tribunal Supremo de Estados Unidos, en una sentencia histórica, legalizó hace dos días el matrimonio homosexual en todo el país, dando por nulas las leyes que prohibían este tipo de uniones ente las personas del mismo sexo en más de una decena de estados.

Fuente Cáscara Amarga

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Veterano de la II Guerra Mundial lucha por la igualdad de homosexuales en el Ejército

Viernes, 14 de noviembre de 2014

628x471aCon 92 años de edad, la batalla de Rupert Starr se centra ahora en eliminar los prejuicios que afectan a los militares homosexuales como, por ejemplo, la falta de coraje para combatir.

Como muchos de tantos jóvenes estadounidenses de los años 40, Rupert Starr se alistó en el Ejército, y combatió en innumerables batallas, incluyendo en su biografía varias semanas como prisionero de guerra en Alemania. Star sobrevivió a una serie de trabajos forzados como prisionero de guerra, a ocho días atrapado en una furgoneta con otros tantos presos e incluso a temperaturas que superaban los 0ºC, antes de llegar finalmente a una ciudad alemana donde sus captores huyeron de las tropas rusas a mediados de febrero de 1945. Su calvario este mismo año, cuando aterrizó en su casa de Boston el 20 de abril de 1945.

Rupert Starr regresó a Ohio y fue condecorado con una medalla de bronce por heroísmo pero no fue hasta que sus servicios como militar fueron demandados de nuevo cuando Star salió del armario. El ex veterano se encargó en este momento de luchar fervientemente contra la política sobre homosexualidad de las fuerzas armadas de los Estados Unidos, que fue denominada “Don’t ask, don’t tell, por la cual se aprobó una ley 628x471-vigente hasta el año 2010- que prohibía a cualquier homosexual o bisexual revelar su orientación sexual o hablar de cualquier relación homosexual, incluyendo matrimonios o lazos familiares, mientras estuviesen sirviendo en el ejército

Ahora, con 92 años, Star es un firme defensor de los derechos de sus compañeros homosexuales en el ejército.

“Decían que no podías tener el coraje para entrar en combate y que no estabas lo suficientemente cualificado para proteger a tus compañeros, que abandonarías, morirías o llorarías”, declaraba Star la semana pasada en un evento celebrado por la ONG LGTB Stonewall Columbus. Durante esta ceremonia, el veterano de guerra fue homenajeado por su lucha por la igualdad homosexual en el Ejército.

En 2004, Starr conoció al realizador de cine Patrick Sammon, miembro de la Log Cabin Republicans, la organización republicana representante de gays y lesbianas más importante del país. Sammon convenció a Starr para lanzar un video promocional, “Courage Under Fire”, que sería usado con el objetivo de anular la política gubernamental en contra del colectivo, la famosa “Don’t Ask Don’t Tell”.

En 2009, Starr fue nombrado Gran Mariscál del desfile del orgullo gay de Columbus, el segundo más grande en el Medio Oeste de los EEUU después del de Chicago. Desde entonces, Starr no ha dudado en hablar abiertamente sobre su sexualidad, su etapa de servicio militar y sus creencias de que todo aquel que está dispuesto a servir en el Ejército debería tener la oportunidad de hacerlo.

Fuente Cáscara Amarga

General, Historia LGTB , , , , , , , , , ,

¿Cuán inclusivas son las Fuerzas Armadas con los homosexuales?

Jueves, 12 de junio de 2014

mapaLa inclusión de población de LGTB en las Fuerzas Armadas siempre ha sido un tema que ha despertado polémica. En Estados Unidos, por ejemplo, las críticas valieron la eliminación de una legislación llamada de forma muy descriptiva “Don’t ask, don’t tell” (no preguntes, no cuentes), la cual permitía el ingreso de homosexuales siempre que estos no demostraran abiertamente su orientación sexual.

Otros países, como Brasil, han modificado su política de ingreso al ejército, permitiendo que homosexuales con pareja estable formen parte de ellas.

Sin embargo, en otros países del mundo, no solo se evita el ingreso de homosexuales a las Fuerzas Armadas, sino que se expulsa a quienes lo son.

Respecto a esta situación es que el Centro de Estudios Estratégicos de La Haya, un instituto de investigación que se centra en temas de defensa y seguridad, publicó en febrero de este año un informe en el que da cuenta del nivel de inclusión de la población LGTB en las Fuerzas Armadas de más de cien países, basándose en más de 20 indicadores.

El informe, que puedes ver en el mapa de esta nota, ubica a Nueva Zelanda (con un índice de 100), como la nación con mayor nivel de inclusión para la población LGTB. Lo siguen en la lista Holanda, Reino Unido, Suecia y Australia.

Perú se encuentra justo a mitad de la tabla, con un índice de 61,8.

En tanto, Nigeria (con un índice de 3), Irán (6), Siria (7), Zimbabue (9) y Ghana (10), son aquellos que más trabas ponen a la inclusión de los homosexuales en sus Fuerzas Armadas.

Fuente: El Comercio

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Los invisibles del fútbol español. Intolerancia en el deporte de élite.

Sábado, 26 de abril de 2014

balon-gay_1El Congreso desestima una propuesta para ofrecer apoyo a los jugadores gais. El colectivo LGTB denuncia la homofobia en los clubes y entre los aficionados

Iolanda Marmol. 20/04/2014

Don’t ask, don’t tell . No lo preguntes, no lo cuentes. Fue durante largos años la política oficial del Ejército de EEUU para hacer invisible la homosexualidad en las tropas, hasta que Barack Obama abolió la norma. En España, el tabú continúa vivo en otro ámbito donde prevalece el estereotipo homófobo de masculinidad: el fútbol. ¿Cómo es posible que ningún futbolista español haya reconocido que es gay? La respuesta hay que buscarla en un mundo donde perduran estigmas de macho alfa y dolorosos prejuicios. Pero también en políticos que miran a otro lado.

El último ejemplo, en el Congreso de los Diputados. Izquierda Plural ha planteado una proposición no de ley que insta al Gobierno a elaborar un documento similar al de la Bundesliga alemana para hacer frente a la invisibilidad de los deportistas gais y para arrancar a los clubes el compromiso público de respetar la homosexualidad en el fútbol. La propuesta ha sido rechazada con los votos del PP, que considera que las leyes ya les protegen. “Hay ámbitos en la vida social española donde ser gay es imposible, como el fútbol, porque es un mundo homófobo, es un terreno vedado a los homosexuales”, dice Ricardo Sixto, el diputado que defendió la iniciativa en el Congreso.

EL TIPICO INSULTO Otros países, como Francia, Alemania o Reino Unido ya han adoptado medidas. Incluso los líderes de partidos conservadores se han comprometido, como la cancillera Angela Merkel, que alentó a los jugadores a salir del armario. “Vivís en un país donde ya no hay que tener miedo”, les dijo Merkel. El primer ministro británico, David Cameron, también se reunió con directivos, activistas y exjugadores para mostrar su apoyo a las salidas del armario.

futbolistaEn España no existen ejemplos similares, aunque hay iniciativas, como la ley contra la homofobia que tramita el Parlamento catalán y que prevé, entre otras medidas, sanciones contra los insultos homófobos. “El mundo del fútbol es bastante homófobo, de hecho el insulto que más se oye es maricón. Si alguien falla un penalti es maricón, si falla un tiro a puerta es maricón”, dice Emilio Ruiz, presidente del Casal Lambda en Barcelona, que ve con esperanza la futura ley.

Mientras, el coming out , la salida del armario, sigue siendo un tabú inmenso, alimentado por miedo, prejuicios, presiones y soledad. “Lo que se necesita es apoyar a los jugadores para que pierdan el miedo a la reacción del club, de la federación. No vale con unas declaraciones aisladas hablando de respeto, tenemos un problema grave y se necesitan campañas, medidas de fomento de la diversidad”, dice Joan Miró, coordinador de la Agrupación Deportiva Ibérica LGTB. Luis Pérez, vicepresidente del Club de Tenis de Madrid, cree que mientras no haya campañas educativas, los jugadores no se atreverán a salir del armario. “O tienes una personalidad arrolladora o dime cómo te vas a enfrentar tú solo al mundo, a las marcas, al club, a la afición que grita. Es durísimo aunque tengas apoyo. Imagínate sin él“.

¿Recuerdan la revista Zero ? Miguel Angel López fue el director que alcanzó el éxito con las salidas del armario de curas y militares. Nunca lo consiguió con un futbolista. Hoy, López duda de si ese era el mejor sistema, y apuesta por la educación. “Es importante evitar que los millones de niños que practican el fútbol caigan en la homofobia. Es paradójico que lo diga yo, porque durante un tiempo me dediqué a eso, pero ahora soy crítico con la forma que tiene la sociedad de sacar del armario a las personas; no es la forma correcta de atacar la homofobia, es algo que se debería hacer desde la base. En el fútbol de base es donde tendrían que existir protocolos; el fútbol es un reducto de machismo insultante para la época que vivimos“.

Las instituciones se esforzaron en activar cambios sociales. Si te pega, no te quiere. Si bebes, no conduzcas. Los clubes de fútbol, también. Hemos visto al jugador madridista Guti en una campaña a favor del reciclaje. Hemos visto a los clubes prestando su imagen para campañas contra el trabajo infantil, la violencia de género o la piratería en internet. Contra la homofobia, no. De momento. Mientras, el arcoíris se hace invisible en los estadios. Y los niños siguen idealizando a los futbolistas. Cuando ganan, son héroes. Cuando pierden, unos maricas.

Fuente El Periódico de Extremadura

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Militares gay de los EE UU dan la cara y explican cómo lucharon contra la discriminación.

Viernes, 4 de abril de 2014

Dustin Hiersekorn and Zachary Werth, Boise, ID 2011El fotógrafo y documentalista Vicent Cianni habló con un centenar de homosexuales de todos los cuerpos del ejército más poderoso del mundo. El libro “Gays in the Military” incluye retratos de 50 personas y sus historias.

 Los dos chicos de la foto se llaman Zachary Werth y Dustin Hiersekorn. El primero, nacido en 1987, fue miembro de la Guardia Nacional de reservistas voluntarios de los EE.UU entre 2007 y 2010 y lo excluyeron del cuerpo alegando falsos motivos de salud, una cortina de humo para camuflar que la expulsión estaba basada en la homosexualidad. Su compañero (1985) se alistó en 2010 en los Marines, la fuerza de asalto de infantes de marina del Ejército. A las dos semanas lo echaron. También adujeron razones falsas —miopía y astigmatismo en grados mucho mayores de los que padece— para ocultar la verdadera razón: Dustin es gay.

 Son un par de casos del centenar que recopiló el fotógrafo y documentalista Vincent Cianni (1952) durante casi cuatro años, desde noviembre de 2009 hasta junio de 2013, para mostrar los abusos contra los derechos humanos y la libertad sexual cometidos por los responsables políticos y mandos militares del ejército más poderoso del mundo, el de los EE.UU —casi 1,5 millones de soldados—, donde hasta 2011 la homosexualidad debía ser ocultada o era motivo de exclusión inmediata y sin honores. Desde 1993 se aplicaba la doctrina conocida como Don’t ask, Don’t tell (no preguntes, no te lo diré) —derogada por Obama en 2010—, que prohibía a cualquier gay revelar o mostrar su orientación sexual mientras durase el servicio en filas.

 Personas castigadas injustamente

El trabajo de Cianni aparece ahora en libro. Se titula Gays in the Military (Gays en el Ejército) y lo publica Daylight, una editorial sin fines de lucro especialiazada en obras sobre derechos humanos, minorías y desigualdades sociales. El fotoensayo [256 páginas, 45 dólares], con retratos y testimonios por escrito donde los implicados relatan los castigos, arbitrariedades y acosos que sufrieron en los cuarteles y misiones en el extranjero, abarca una selección de medio centenar de los casos documentados por el fotógrafo en su periplo en busca, como dice la editorial, de “personas castigadas injustamente”.

 Cianni visitó al centenar de homosexuales y lesbianas viajando por carretera, porque le parecía adecuado moverse a ras de suelo para contar la historia quienes sirvieron en unidades militares y mantuvieron en silencio su orientación y preferencia sexuales porque lo contrario significaba la pérdida del empleo y la deshonra. El fotógrafo asegura que encontró carreras perdidas de hombres y mujeres militares, muchos de ellos altamente cualificados, bien educados, patrióticos, valientes y productivos. La misión era “documentar cómo la prohibición de los militares sobre los efectivos en servicio de declararse abiertamente gays o lesbianas, que terminó hace tan sólo dos años y medio, afectó sus carreras en las fuerzas armadas y sus vidas civiles después”.

  El teniente de Inteligencia Bremer

 Entre los retratados hay militares  retirados, combatientes en la II Guerra Mundial,Vietnam, la Guerra del Golfo, Irak, Afganistán y otras misiones bélicas del siempre muy ocupado ejército de los EE.UU, pero también miembros en activo como Don Bramer, teniente de Inteligencia en la Armada, que fue entrevistado y retratado por Cianni antes de que fuese anulada la política Don’t ask, Don’t tell —en la foto aparece con el inmaculado uniforme blanco de oficial pero con la cara en semipenumbra por temor a represalias—. “Estoy desplegado con una unidad especial de inteligencia. Mi trabajo es ser el malo de la película para obtener información”, dice Bramer, que mantuvo en secreto durante años la homosexualidad y la relación de pareja con otro compañero.

 “La carga de silencio y la invisibilidad de cada día que nos sirvieron para aguantar. Peleamos más duro y nos entrenamos más duro para llevar el uniforme con la misma distinción que quienes nos rodean, añade el oficial, para quien la habilidad de “aprender a ser otra persona” que se demanda de los espías no era nada complicada. “Lo he estado haciendo toda mi vida”, explica.

 El maestro armero Joseph Rocha

 A Joseph Rocha, maestro armero en la Marina entre 2004 y 2007, intentaron hacerle la vida imposible en la Academia Naval.  ”Me dijeron que debía asegurar por escrito que no era gay para poder quedarme. Era la única manera: negar lo que soy. Tuve que hacerlo pero fue doloroso: estoy tan preparado como cualquiera para ser jefe de hombres y mujeres, estoy listo para ir a la guerra, estoy dispuesto a morir”.

 El almirante Alan M. Steinman sirvió en los Guardacostas entre 1972 y 1997 sin atreverse a salir del armario. En 2003, en el décimo aniversario del inicio de la política Don’t ask, don’t tell, establecida por Bill Clinton como parche cuando intentó prohibir todo tipo de discrimación sexual militar y no logró apoyos políticos para hacerlo, Steinman salió a la palestra, se presentó como gay ante la opinión pública y calificó el comportamiento de las instituciones y los mandos como “deliberadamente draconiano.

  Recortes en los beneficios de jubilación

 No es el único caso de oficial de alto rango que aparece en Gays in the Military. Muchos de los retratados recibieron medallas y condecoraciones al valor y ocuparon u ocupan puestos de nivel superior, como el teniente coronel de Aviación Victor Fehrenbach, con 400 horas de combate en Iraq, que se vio en la necesidad de pleitear contra el Ejército tras aparecer en un programa de televisión revelando su homosexualidad.

 “Mediante violaciones de los derechos civiles muchos de ellos sufrieron recortes en los beneficios de jubilación“, dicen desde la editorial, que recuerda el “largo historial de abusos” del Ejército de los EE.UU contra los homosexuales. El “estigma”, añaden, es “aún peor” cuando los gays y lesbianas intentan regresar a la vida civil, porque “pasaron toda su carrera militar bajo la amenaza de ser marginados y expulsados”, negándoles “la más básica de la intimidad”. Al “vivir una mentira” durante tanto años “muchas de sus emociones están reprimidas”.

 Durante su “intenso viaje” retratando y hablando con personas que fueron víctimas de injusticias y humillaciones degradantes, Cianni, que también es gay, señala que debió distanciarse del proyecto porque es un ferviente antimilitarista. “Tuve que alejarme personalmente y ver mi trabajo como una cuestión de derechos civiles y de derechos humanos y luchar por ello. Así que no importa cómo me sentía personalmente acerca de los militares o de la guerra (…) Llegué a entender a la gente y los sacrificios que hicieron”, declara en una entrevista con The New York Times.

 El libro incluye tres ensayos: Silent, Celibate and Invisible (En silencio, Célibe e Invisible), donde el almirante retirado Steinman  narra su paso por el Ejército desde el armario; otro del teniente de Inteligencia Bramer, Soul of a Sailor (El alma de un marinero), en el que confía en poder seguir en la Armada buscando “la libertad y la felicidad”, y un último de Alison Nordström, coordinadora de fotografía del museo George Eastman House, para quien los “poderosos retratos” de Cianni cumplen el papel de la fotografía como “ejercicio de dar testimonio y decir la verdad”.

Fuente: 20 Minutos

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.