Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Johan Bonny’

Más de un millar de sacerdotes alemanes seguirán bendiciendo a homosexuales

Jueves, 18 de marzo de 2021

una-pareja-gay-polaca-viaja-al-vaticano-para-desplegar-una-bandera-gigante-del-orgullo-frente-al-papa-francisco-pidiendo-ayuda-0Recogen firmas para instar a Roma a reconsiderar su postura

Los sacerdotes rebeldes prometen desafiar al Papa Francisco y continuar bendiciendo las uniones entre personas del mismo sexo

El padre Helmut Schüller lidera la Iniciativa Pfarrer, un grupo de sacerdotes católicos rebeldes disidentes que apoyan la bendición de las uniones del mismo sexo.

Frank-Josef Bode criticó el ‘no’ de Doctrina de la Fe: “Respuestas tan simples, se ha demostrado durante mucho tiempo, no terminan con las preguntas, sino que las alimentan”

El obispo de Amberes admitió sentir “vergüenza por mi Iglesia” y pide disculpas “a todos aquellos a los que les resulta doloroso e incomprensible”

Más de un millar de sacerdotes alemanes han mostrado su disconformidad con la negativa de Doctrina de la Fe a bendecir a parejas homosexuales, y han anunciado su intención de seguir llevando a cabo estas prácticas, que se dan con normalidad en todo el mundo.

 “No esperábamos esta respuesta”, señala a Katholisch.de Bernd Mönkebüscher, párroco de Padrborn quien, junto al sacerdote de la Universidad de Würzburg Burkhard Hose, han pedido al Vaticano que reconsidere su puerta cerrada a los gays. “Continuaremos acompañando a las personas que se unan a una asociación vinculante en el futuro su relación. No rechazamos una celebración de bendiciones “, se afirma en un breve comunicado, que se ha difundido a través de redes sociales, y que por el momento ha recabado más de un millar de firmas de sacerdotes del país.

La recogida de firmas continuará hasta el Domingo de Ramos. Después, enviarán las firmas al presidente del episcopado alemán, Georg Bátzing; y a la presidenta de los foros sobre sexualidad del Camino Sinodal, Birgit Mock. Para adherirse a la declaración han habilitado un correo electrónico:  mehrSegen@gmx.de

“Continuaremos acompañando a las personas que se unan a una asociación vinculante en el futuro su relación. No rechazamos una celebración de bendiciones”

Una orden “decepcionante”

No son los únicos. Como adelantó RD, buena parte del clero austríaco, así como sacerdotes suizos, han mostrado su disconformidad con Roma de manera organizada, y se han negado a acatar el ‘dibium’ del dicasterio presidido por el cardenal Ladaria.

Otros prelados alemanes, como el de Dresde, Heinrich Timmerevers, lamentaron la declaración del Vaticano, tildándolas de “decepcionante”. “Esta carta refleja la enseñanza católica actual y no muestra un mayor desarrollo basado en el conocimiento científico humano actual y las necesidades pastorales actuales”, resaltó el prelado.

Por su parte, el obispo de Osnabrücker, Franz-Josef Bode, criticó el “no” del Vaticano a bendecir a las parejas del mismo sexo. “Respuestas tan simples, se ha demostrado durante mucho tiempo, no terminan con las preguntas, sino que las alimentan”, escribió en una publicación publicada el martes en la página de Facebook de la Diócesis de Osnabrück.

Por otro lado, el obispo de Amberes, Johan Bonny, admitió sentir “vergüenza por mi Iglesia” e “incomprensión intelectual y moral” después de que Doctrina de la Fe negase la posibilidad de bendecir uniones entre personas del mismo sexo.

“Quiero disculparme con todos aquellos para los que esto resulta doloroso e incomprensible”, señaló el prelado, quien participó activamente en el Sínodo de la Familia de 2015. “Estoy enojado porque esta clase de textos no alcanzan siquiera el nivel intelectual de escuela secundaria. La simplicidad de los argumentos es estremecedora”, dijo a la televisora belga VRT.

En su columna de opinión en el periódico belga De Standaard, Bonny replicó que el pecado es una de las categorías teológicas y morales más difíciles de definir, y una de las últimas que atribuir a las personas y a su forma de vivir juntas”.

***

Por otra parte, el grupo de sacerdotes católicos austriacos rebeldes Österreich Pfarrer Initiative – ha prometido desafiar las órdenes del Papa que prohíben la bendición de las relaciones entre personas del mismo sexo, insistiendo: “No rechazaremos a ninguna pareja amorosa”.

La Iniciativa Pfarrer (Iniciativa de sacerdotes) fue fundada en 2006 con solo nueve miembros, y ahora ha crecido a más de 350 sacerdotes y diáconos dirigidos por el líder de la reforma de la iglesia católica, el padre Helmut Schüller. El grupo ha abogado durante mucho tiempo por la ordenación de mujeres y sacerdotes casados o no célibes dentro de la Iglesia Católica.

En 2012, el Papa Benedicto XVI estaba tan enojado por la “desobediencia” del grupo que despojó a Schüller del título de “monseñor” y declaró que ya no era un “capellán de su santidad”.

Cuando el Papa Francisco fue elegido en 2013, la Iniciativa Pfarrer tenía grandes esperanzas de que modernizaría la iglesia. Pero los sacerdotes quedaron decepcionados cuando el lunes (15 de marzo), la Congregación para la Doctrina de la Fe respondió a la pregunta de bendecir a las parejas del mismo sexo e insistió en que Dios “no bendice el pecado”.

El miércoles (17 de marzo), el grupo de sacerdotes rebeldes lanzó un “llamado a la desobediencia”, en el que decían: “Nosotros, los miembros de la Iniciativa de Sacerdotes Austriacos estamos profundamente consternados por el nuevo decreto romano que quiere prohibir la bendición de parejas amantes del mismo sexo. Es una recaída en tiempos que esperábamos superar con el Papa Francisco. En solidaridad con tantos, no rechazaremos a ninguna pareja amorosa en el futuro que quiera celebrar la bendición de Dios, que experimentan todos los días, en un servicio religioso. La realidad ha demostrado desde hace mucho tiempo que las parejas del mismo sexo conectadas por amor pueden muy bien celebrar la bendición de Dios en la iglesia. Una teología de vanguardia establece esta práctica responsable “.

El grupo de sacerdotes y diáconos católicos agregó que “protesta con vehemencia” contra la idea de que el amor entre personas del mismo sexo “no es parte del plan divino de Dios”. La Iniciativa Pfarrer continuó: “Aquí se intenta socavar la realidad de la creación con presunciones dogmatizantes. Lamentamos profundamente que este decreto, que busca revivir el espíritu de tiempos pasados, amplíe la brecha entre la burocracia romana y la Iglesia local. Este decreto ofende a muchos cristianos y oscurece y desacredita el mensaje liberador de Jesús”.

Muchas figuras de alto perfil se han pronunciado en contra de la orden del Vaticano que prohíbe la bendición de las uniones entre personas del mismo sexo, incluido el presidente estadounidense Joe Biden.

La autora queer Roxanne Gay describió la regla como “corrupta y cruel”, Chasten Buttigieg envió “paz y bendiciones” a la comunidad LGBT + para recordarles que “el Papa no es el secretario de su condado”, y Billy Eichner le propuso matrimonio a la estrella de Schitt’s Creek Dan Levy sólo “para hacer enojar al Papa”.

Fuente Religión Digital/Pink News

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , ,

El obispo de Amberes, a favor del reconocimiento litúrgico de las parejas del mismo sexo

Jueves, 13 de octubre de 2016

media-101571-2El obispo de Amberes, Johan Bonny, ha destacado la necesidad de integrar las parejas del mismo sexo en la Iglesia católica, también con celebración litúrgica. Así lo sostiene en un libro de entrevistas que se publica esta misma semana. Bonny se reafirma así en una postura que ya ha expresado con anterioridad.

Johan Bonny vuelve a destacar entre los obispos católicos por su postura inclusiva en materia LGTB. Lo hace en un libro que ha sido puesto a la la venta en Bélgica este 11 de octubre, y que recoge una serie de entrevistas con el teólogo Roger Burggraeve y la periodista Ilse Van Halst, de la publicación católica flamenca Kerk & Leven. Su título evoca unas célebres declaraciones del papa Francisco sobre las tres palabras más importantes en la familia: Permiso, perdón y gracias. Audaces diálogos sobre relaciones, matrimonio y familia (Mag ik? Dank je. Sorry. Vrijmoedige dialoog over relaties, huwelijk en gezin).

En dicho libro, según recoge el diario La Libre Belgique (tradicionalmente cercano al catolicismo belga), Bonny sostiene la primacía del matrimonio heterosexual y rechaza la equiparación de las parejas del mismo sexo o de otras parejas no casadas por la Iglesia a este. Sin embargo, Bonny también afirma que estas personas y sus relaciones deben tener un hueco en la comunidad católica. Más aún, considera que dicho lugar debe quedar marcado litúrgicamente. Es ahí donde realiza su propuesta más audaz: la elaboración de rituales de bendición para las parejas no casadas (diferentes, eso sí, del sacramento del matrimonio) entre las cuales incluye las del mismo sexo.

Un obispo que ya ha hecho declaraciones a favor de las personas LGTB

No se trata de la primera vez que el obispo de Amberes destaca por sus declaraciones sobre las personas LGTB. En septiembre de 2014, Bonny envió una carta al Vaticano a propósito de la celebración del Sínodo Extraordinario de la Familia. En ella pedía mayor respeto y un lenguaje más matizado ante realidades consideradas “irregulares”. Afirmaba entonces que la Iglesia católica debía “abandonar su actitud defensiva” en temas como la acogida de homosexuales, de los divorciados y vueltos a casar o de los jóvenes que viven en pareja sin estar casados, sosteniendo que estas situaciones “merecen mayor respeto y un juicio más matizado”.

Igualmente, en diciembre de 2014, el obispo de Amberes ya abogó por el reconocimiento litúrgico de las parejas del mismo sexo, lo que le costó la oposición de los sectores integristas. “Debemos buscar en el seno de la Iglesia un reconocimiento formal de la relación que también está presente en numerosas parejas bisexuales y homosexuales. Al igual que en la sociedad existe una diversidad de marcos jurídicos para las parejas, debería también haber una diversidad de formas de reconocimiento en el seno de la Iglesia“, declaró entonces. No especificó si este “reconocimiento formal” debería tener o no carácter litúrgico.

Un grupo reducido, pero insistente, de obispos aperturistas

Lo cierto es que Bonny no está del todo solo. Forma parte un grupo de obispos que han avanzado posturas diferentes en materia LGTB a las que sostiene la mayoría de la jerarquía católica. Es un grupo reducido, pero destacable por haber mantenido una misma línea desde hace ya varias años. Entre ellos está, por ejemplo, Franz-Josef Bode, obispo de Osnabrück (Alemania), que en septiembre de 2015 se mostró a favor de bendecir a las parejas del mismo sexo unidas en una relación estable, aunque de forma privada y no en una ceremonia pública.

También destaca el cardenal Reinhard Marx, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, arzobispo de Munich y Frisinga, considerado un estrecho colaborador del papa Francisco. Fue él quien declaró primero, dando pie a que el propio papa hiciera declaraciones en el mismo sentido, que la Iglesia católica debía pedir perdón por su trato a las personas homosexuales: “La historia de los homosexuales en nuestra sociedad es una historia pésima porque hemos hecho mucho para marginarlos. No hace tanto tiempo de ello, y por tanto como Iglesia y como sociedad debemos pedir perdón”. El cardenal alemán señaló también que las relaciones de fidelidad entre personas mismo sexo deben valorarse positivamente: “Tenemos que respetar las decisiones de las personas. Tenemos asimismo que respetar, como dije en el primer sínodo —algunos estaban consternados pero yo creo que es normal— no se puede decir que una relación entre dos hombres, si son fieles, que esto no es nada, que no tiene ningún valor”.

Ya antes del pontificado de Francisco, en 2012, el cardenal Rainer Maria Woelki, arzobispo de Berlín, llamó a la Iglesia a reflexionar sobre su posición contraria a las parejas del mismo sexo. En este sentido, afirmó que deberían ser consideradas como análogas a las heterosexuales. Igualmente, en una entrevista algo posterior, denunció el “falso perfeccionismo” que a su juicio imperaba en la Iglesia. Con todo, poco después tuvo que aclarar su postura haciendo un curioso equilibrio: por un lado afirmó que “allí donde haya personas pendientes y dispuestas la una de la otra, eso merece reconocimiento”, para añadir en cambio que los “actos” homosexuales iban “en contra de la ley natural y por tanto no pueden ser aceptados por nuestra parte”.

Por otra parte, no podemos dejar de mencionar a Raúl Vera, obispo de Saltillo (México), quien lleva ya años destacándose por su defensa de las personas LGTB. En fecha tan temprana como 2011 apoyó la organización del Foro de Diversidad Sexual, Familiar y Religioso por parte de la Comunidad de San Elredo, un grupo LGTB cristiano: “La sociedad mexicana aún no ha podido desligarse de prejuicios, intolerancia y hostilidad contra las personas homosexuales, generando actos de violencia y rechazo social y familiar”, declaró entonces. Igualmente, este mismo obispo bautizó en 2014 a la hija de una pareja de lesbianas, quienes habían contraído matrimonio en el Distrito Federal, primer territorio de México que aprobó el matrimonio entre personas del mismo sexo.

El catolicismo alemán, punta de lanza

No es de extrañar que la mayor parte de los ejemplos mencionados vengan del ámbito germánico. Alemania alberga una de las comunidades católicas más abiertas a la realidad LGTB. De hecho, las declaraciones de estos obispos alemanes resultan tímidas frente a iniciativas de los laicos. En diciembre de 2015, la división local de Colonia de la Alianza de Juventudes Católicas Alemanas (Bund der Deutschen Katholischen Jugend –BDK-) aprobaba un documento titulado “Todos son bienvenidos”, en el que afirmaba que “el amor de Dios no hace distinciones” y reconocía que las “personas homosexuales” pueden “vivir el sexo de manera responsable”. Otro ejemplo elocuente fue el documento firmado en 2011 por 144 teólogos católicos de habla alemana (aproximadamente un tercio del total) en el que abogaban por una profunda reforma de la iglesia que incluyera, entre otras muchas medidas, el fin del “rigorismo moral” que condena al ostracismo en el seno de dicha institución a las parejas del mismo sexo o a los divorciados casados en segundas nupcias.

Esta apertura a la realidad LGTB  se corresponde, por lo demás, con una actitud progresista de buena parte del catolicismo alemán en temas como la contracepción o el divorcio, en los que Alemania ya marcaba diferencias con los pontífices anteriores, en particular con el también alemán Joseph Ratzinger.

En definitiva, dentro de la dinámica en la Iglesia católica de alternar algún paso adelante con pasos atrás (como bien ha quedado en evidencia con las más recientes declaraciones del papa), existe un grupo de obispos que parece presionar en un sentido inclusivo. No hace falta recordar, por desgracia, en qué posición se sitúan las voces cantantes del episcopado español. Con alguna salvedad como el obispo Vera, parece que de nuevo les toca a los obispos del norte de Europa el papel de avanzadilla.

Fuente Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Historia LGTBI, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Estudiantes católicos de Amberes denuncian que su obispo ha cruzado “la frontera de la decencia y la moralidad”

Viernes, 9 de enero de 2015

media-101571-23148909Nos habíamos alegrado por las palabras del obispo de Amberes Johan Bonny por sus declaraciones sobre las relaciones homosexuales y tenemos que infomar de que le han salido unos díscolos y ultracatólicos jóvenes diocesanos  que pretenden enmendarle la plana y darle lecciones de moralidad… No es de extrañar viendo su  cartel filonazi y las pintas que muestran en sus fotografías… ¡Serán mastuerzos!

“No, monseñor, lo que usted propone no es católico”. Así lo asegura la Asociación de Estudiantes Flamencos Católicos de Amberes (kvhv antwerpen), en respuesta a la propuesta de su obispo, Mons. Johan Bonny, quien se ha mostrado partidario del reconocimiento por parte de la Iglesia católica de las relaciones homosexuales y bisexuales. Los estudiantes han creído necesario recordar a su obispo, al que acusan de haber cruzado la frontera de la decencia y la moralidad, cuál es la doctrina católica.

Los estudiantes critican que las palabras del obispo “dan a entender que los homosexuales no tienen un lugar en la iglesia. Esto es erróneo porque la Iglesia está abierta a todas las personas, independientemente de su orientación homosexual”.

Al mismo tiempo denuncian que el obispo ha cruzado “la frontera de la decencia y la moralidad. El sacramento del matrimonio instituido por Jesús está abierto a hombres y mujeres que se unen libremente. La sexualidad dentro del matrimonio tiene como uno de sus fines la reproducción humana… y no puede ser descontextualizada de su finalidad”.

El texto de los estudiantes católicos acaba así:

“Mons. Bonny, sucesor de los apóstoles, quiere cambiar la forma en que se nos ha revelado le fe. Esto no puede ser. Como una asociación católica con sede en Amberes, la Asociación de Estudiantes Flamencos Católicos de Amberes alza también su voz alto y claro para decir: “No, Monseñor, lo que usted está proponiendo no es católico”

La postura de la organización estudiantil ultracatólica ha provocado la lógica reacción de los “Jóvenes Socialistas de Amberes”, que han acusado a los ultras de homofobia.

Texto del comunicado de la asociación de jóvenes católicos (en holandés)

8222816121_2f607687c8

Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , ,

Mientras el obispo de Amberes Johan Bonny abre las ventanas de la Iglesia para que entre aire fresco, los de Alcalá y Valencia, Reig Plà y Cañizares desbarran contra los derechos LGTB, patinan y derrapan…

Lunes, 29 de diciembre de 2014

media-101571-2Traemos de nuevo al obispo de Amberes del que ya hemos hablado ayer para poder comparar las declaraciones de corte tan distinto en Bélgica y España y que ponen de manifiesto las diferentes sensibilidades de la jerarquía católica en materia LGTB. Mientras que el obispo de Amberes pide en una entrevista que la Iglesia reconozca las parejas del mismo sexo, los obispos de Alcalá de Henares y Valencia vuelve a cargar contra las personas LGTB en sus pastorales.

El obispo de Amberes, Johan Bonny, ha abogado porque la Iglesia católica reconozca las parejas del mismo sexo. Ha sido en una entrevista publicada en el periódico flamenco De Morgen. En palabras suyas: “Debemos buscar en el seno de la Iglesia un reconocimiento formal de la relación que también está presente en numerosas parejas bisexuales y homosexuales. Al igual que en la sociedad existe una diversidad de marcos jurídicos para las parejas, debería también haber una diversidad de formas de reconocimiento en el seno de la Iglesia“. Bonny ha afirmado también que “la ética cristiana defiende las relaciones duraderas en las que la exclusividad, la lealtad y el cuidado son centrales“. El obispo de Amberes no ha especificado si en su opinión este “reconocimiento formal” debería tener o no carácter litúrgico y, en su caso, de qué tipo sería. Parece muy poco probable, en todo caso, que abogue por el matrimonio sacramental, pero el avance que suponen estas palabras es indudable.

No es la primera vez que el obispo de Amberes se hace notar por su actitud aperturista. Como recogimos en esta página, en septiembre pasado, y antes del inicio del Sínodo extraordinario sobre la Familia, Bonny había pedido un lenguaje más matizado sobre realidades tenidas por “irregulares”, entre ellas la homosexualidad. En esta ocasión ha dado un paso más al reclamar un reconocimiento formal. Además, si en septiembre pasado habló ante el inicio del Sínodo, en esta ocasión resulta plausible pensar que tiene en mente la celebración de la segunda parte del mismo. No en vano, como hemos informado, ya se ha lanzado un nuevo cuestionario de preparación de esta segunda parte que aborda de nuevo la realidad LGTB, aunque de una forma tangencial y desde luego con mucha menos audacia que Bonny.

Se da además la circunstancia de que Johan Bonny cuenta con muchas probabilidades de convertirse en el próximo presidente de la Conferencia Episcopal de Bélgica. Sustituiría precisamente a André-Joseph Léonard, fuertemente conservador y que ha protagonizado polémicas muy notorias. Destaca en especial su afirmación de que el sida era una especie de “justicia inmanente”.

Mientras, Reig Pla sigue con su discurso homófobo

El-feminismo-ideológicoEl cambio de tono (al menos aparente) sobre la realidad LGTB que el pontificado de Francisco está suponiendo encuentra sin embargo más resistencias en España. Esta misma semana hemos conocido unas nuevas declaraciones del obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, en la que insiste por enésima vez en su línea de considerar la homosexualidad y la transexualidad patologías y prevenir contra supuestos intereses oscuros que estarían actuando detrás del activismo LGTB y sus apoyos institucionales.

Con ocasión de la fiesta de San Esteban, el 26 de diciembre, Reig Pla ha escrito una pastoral en la que acusa a Mariano Rajoy, de renunciar a la reforma del aborto “por un un plato de lentejas” en Naciones Unidas (se refiere a la reciente elección de España como miembro no permanente del Consejo de Seguridad). En palabras suyas: “Para entender bien la decisión del Presidente del Gobierno no es suficiente recurrir a análisis electoralistas. Con todo respeto a su persona, hay que decir que una decisión tan grave responde a otras exigencias como nos muestra el documento ‘Prioridades de España en Naciones Unidas. 69º Periodo de Sesiones de la Asamblea Plenaria’“. ¿Cuáles son esas exigencias, según Reig Pla? Para él, está claro: citando partes del mencionado documento señala que las exigencias que habría planteado Naciones Unidas a España habrían sido “promover” el aborto y los intereses del “lobby LGTBIQ”.

En concreto, a Reig Pla molesta la frase “Continuaremos promoviendo el pleno disfrute y ejercicio de derechos por parte de personas gays, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI) y la eliminación de todas las formas de discriminación”. Nos permitimos reproducir extensamente sus propias palabras:

“(…) También aquí, condenamos, con toda contundencia, cualquier tipo de violencia contra las personas y toda discriminación injusta; con toda la Iglesia queremos continuar prestando ayuda a todos, con verdaderas entrañas de misericordia, sin juzgar a las personas (Cf. Papa Francisco, 28-7-2013). Pero ¿qué significa en realidad ‘pleno disfrute y ejercicio de derechos por parte de personas gays, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI) y la eliminación de todas las formas de discriminación’? La respuesta es: promoción universal de la llamada ‘ideología de género’ y de las teorías queer, así como de su particular interpretación del concepto de ‘empoderamiento LGBTIQ’; derechos sexuales de los menores, así llamados, LGBTIQ, tal y como se definen por la IPPF y por la WAS; derecho desde los 0 años a ‘explorar’ la identidad sexual; derecho a partir de los 4 años a recibir información sobre las ‘relaciones del mismo sexo’; derechos de los menores a su propia ‘orientación de género’ (LGBTIQ); en el caso de los menores de edad con ‘deseo de cambiar de sexo’ (DCS), ‘derecho’ a que se les administren, cuanto antes, hormonas del sexo contrario y, en su caso, derecho -incluso siendo menores de edad- a la cirugía de reasignación aparente de sexo; matrimonio entre personas del mismo sexo; derecho de las parejas del mismo sexo a adoptar niños; ‘despatologización -vía legislativa- de la así llamada transexualidad’, con promoción de nuevas leyes llamadas de ‘no discriminación’ y de ‘reconocimiento de derechos a las personas con deseo de cambiar de sexo’; derecho a la ‘no discriminación e igualdad de trato’ que implica situar fuera de la ley a quienes, como la Iglesia, afirmen que la particular inclinación de la persona con atracción sexual hacia el mismo sexo, ‘debe ser considerada como objetivamente desordenada’ (Congregación para la Doctrina de la Fe, Carta sobre la atención pastoral a las personas homosexuales, n. 3) o que ‘los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados’ (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2357); impedir, y penalizar legalmente, que profesionales de la psiquiatría o la psicología puedan ayudar a personas con atracción sexual hacia el mismo sexo (AMS) o con deseo de cambiar de sexo (DCS), que libremente lo soliciten; sustraer a los padres de los menores la patria potestad en todo lo que se refiere a la sexualidad de sus hijos con AMS o DCS; educación sexual obligatoria (teoría y práctica) a menores, según los criterios LGBTIQ, incluso contra la voluntad expresa de los padres; disminuir la edad legal de consentimiento para tener relaciones ‘sexuales’ entre personas del mismo sexo (en España, también aquí, la edad legal de consentimiento está ya en los 13 años); imponer, por ley, a las empresas e instituciones, la contratación de un porcentaje de trabajadores llamados LGBTIQ; inversión de la carga de la prueba cuando se producen denuncias por presuntas discriminaciones a personas llamadas LGBTIQ; promoción de la sexualidad ‘intergeneracional’ LGBTIQ; etc. (…)”

Merece además destacarse el hecho de que en su pastoral el obispo de Alcalá se adhiere explícitamente a una corriente según la cual habría una acción concertada a nivel internacional con el objetivo de imponer un “Nuevo Orden Mundial”. Reig Pla insiste también en renombrar los diferentes aspectos de la realidad: habla de las personas “llamadas” LGTBIQ, a la homosexualidad la denomina “atracción por el mismo sexo” y a la transexualidad “deseo de cambiar de sexo”, con sus correspondientes abreviaturas (“AMS” y “DCS”). El objetivo es claro: oponerse mediante el lenguaje a que la realidad LGTB forme parte esencial de las personas, y devolverla al terreno de la patología.

También llama la atención la forma en la que Reig Pla introduce las ya célebres palabras del papa Francisco sobre la homosexualidad“¿quién soy yo para juzgar?”. Y es que pocos obispos aparecen hoy día más lejanos de los cambios formales y de cuño pastoral del nuevo papa que el de Alcalá.

Y el “pequeño” Cañizares, en la misa conclusiva del Día de la Familia, con la catedral de Valencia llena insta a “defender el matrimonio único e indisoluble entre un hombre y una mujer”, a pesar de políticas “irresponsables y suicidas, producto de las ideologías dominantes”. Lo de siempre… para defender “su visión familiar”, la suya,  menospreciar al resto de familias…

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha exhortado ayer a las familias a “promover y defender el matrimonio único e indivisible entre un hombre y una mujer” y recobrar la confianza en sí mismas como “grandísima esperanza para el futuro” a pesar de políticas “irresponsables y suicidas, producto de las ideologías y cultura dominantes” que no ayudan a la familia “sino que la distorsionan”.

canizares-familiaAnte miles de personas que llenaban la Catedral de Valencia, en la misa conclusiva del Día de la Familia convocado en la diócesis, y rodeado de cientos de niños en torno al altar mayor, el cardenal Cañizares ha insistido que “la familia constituye un bien precioso, en la familia basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer se basa también el futuro” y por ello, el matrimonio y la familia “requieren ser promovidos y defendidos no sólo por el Estado sino por toda la sociedad”.

Sin embargo “los estados incumplen con su responsabilidad de servicio al bien común cuando legislan contra la familia, y actúan irresponsablemente cuando desprotegen al matrimonio porque es ahí, en la familia, donde el ser humano encuentra su verdad”, según ha lamentado el purpurado, quien ha advertido que “la familia se ve hoy desnaturalizada por políticas y leyes que quiebran no sólo la voz de Dios sino el orden de la naturaleza“.

El cardenal Cañizares ha manifestado, además, que “el matrimonio único e indisoluble entre un hombre y una mujer, indudablemente no está de moda; todo el mundo se pliega a la dictadura de la moda, y lo que está de moda es tachar de conservador, atrasado e inmovilista el pensamiento de la Iglesia sobre la familia y el matrimonio, el verdadero y único entre un hombre y una mujer a imagen y semejanza de su creador”. Esta dictadura de la moda, ha advertido, “ejerce un terror sobre las conciencias y las esclaviza”.

“El único espacio que queda de humanización”

Ante esta situación, el cardenal Cañizares ha defendido que “la familia, basada en el matrimonio estable entre un hombre y una mujer, abierto a la vida recibida como don de Dios es el único espacio que queda de humanización y el único espacio en el que el hombre puede formarse como tal”. De tal modo, que “mientras perviva la familia pervivirá el hombre sobre la tierra, porque en la familia está el futuro del hombre”, ha asegurado el arzobispo de Valencia. Por el contrario, “todo lo que sea desvirtuar la familia es poner en peligro este futuro”.

En otro momento de su homilía, el cardenal Antonio Cañizares ha señalado que “frente a supuestos modelos de familia alternativos que hoy se proponen, la Iglesia invita a las familias cristianas a ser signo luminoso del evangelio a vivir con gozo y alegría su condición de hombre y mujer, esposo y esposa, padre y madre, creadores de una nueva cultura familiar centrada en Cristo“.

De hecho, el cardenal Cañizares ha expresado también que “por el desarrollo equilibrado y sano de la personalidad, todo ser humano necesita desde el principio de su vida la confianza básica que sólo puede darle el clima afectivo de la familia, del padre y de la madre”.

“Mostrar con gozo y esperanza la realidad de la familia”

En suma, las familias “necesitan recobrar confianza en sí mismas” ante la “cultura e ideologías dominantes que, a través de medios de comunicación, moldean comportamientos y sensibilidades contrarias al modelo de familia”, ha precisado el purpurado, que ha llamado finalmente a “mostrar con todo gozo y esperanza que la familia es una comunidad de amor, de solidaridad abierta y que en ella está, sin duda, el futuro”.

Al término de la misa, los niños que estaban sentado alrededor del altar se han acercado a saludar al Cardenal al igual que numerosas familias. En la eucaristía han concelebrado el obispo emérito de Mondoñedo-ferrol, monseñor José Gea Escolano y decenas de sacerdotes de las diferentes vicarías. Previamente a la eucaristía, el cardenal Antonio Cañizares ha presidido también en la Plaza de la Virgen ante centenares de familias el rezo del Rosario en el que los niños han leído los correspondientes misterios.

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Johan Bonny, obispo de Amberes, pide a la Iglesia que reconozca las relaciones homosexuales

Domingo, 28 de diciembre de 2014

el-obispo-de-amberes-mons_560x280El prelado ya pidió respeto para los LGTB antes del Sínodo de la Familia

Aboga por “una diversidad de formas de reconocimiento en la Iglesia

Johan Bonny es el probable sucesor de Léonard en el episcopado belga

El obispo de Amberes, Johan Bonny, es partidario del reconocimiento por parte de la Iglesia católica de las relaciones homosexuales y bisexuales, según explica en una entrevista con el diario flamenco De Morgen.

Con su declaración el obispo Bonny se convierte en uno de los primeros líderes de la iglesia que cuestiona abiertamente con  el monopolio absoluto del matrimonio formado sólo entre hombre y mujer, únicas relaciones reconocidas por la Iglesia católica.

“Debemos buscar en el seno de la Iglesia un reconocimiento formal de la relación que también está presente en numerosas parejas bisexuales y homosexuales. Al igual que en la sociedad existe una diversidad de marcos jurídicos para las parejas, debería también haber una diversidad de formas de reconocimiento en el seno de la Iglesia”, ha señalado.

Bonny, el sucesor designado del asesinado arzobispo André-Joseph Léonard, quien se retirará en 2015, cree que las parejas homosexuales deberían ser capaces de obtener una bendición de la iglesia. Por otra parte, sostiene que una relación homosexual y los criterios de un matrimonio religioso pueden satisfacer. Los valores intrínsecos son más importantes para mí que la demanda institucional. La ética cristiana se basa en las relaciones duraderas en las que la exclusividad, la lealtad y la atención  recíproca son centrales .

El prelado ya alzó la voz por este tema en una carta al Vaticano días antes del Sínodo de la Familia, que se celebró el pasado mes de septiembre.  Incluyendo el hecho de que la iglesia necesita encontrar urgentemente una conexión con la sociedad moderna, explica  que  Todo el mundo tiene que hacer su vida con las relaciones, la amistad, la familia y la educación de los niños. No debemos negar que esto existía dentro de las lesiones y traumas de la iglesia. Hay demasiadas personas que fueron excluidos durante mucho tiempo.” Como obispo, he tenido ya que escuchar bastante irritación. Un hermano se enfada porque su hermana se ha vuelto a casar y no puede ya leer en la Eucaristía. Un padre reclama más comprensión para su hijo homosexual que se siente rechazado por la Iglesia. Una abuela no puede entender por qué el párroco no quiere bendecir la relación de su nieta con un hombre divorciado. Incluso si estas personas se hacen preguntas sobre el camino vital de sus allegados, aunque hubieran preferido otra situación y aunque tengan pesar, no se dejan vencer. Para estas personas, esta solidaridad es un signo importante de la solidaridad de Dios con toda persona, sea lo que sea que le ocurra. Tal y como lo perciben, la Iglesia no puede quedarse atrás en lo que toca al apoyo y hospitalidad del que ellos siguen dando testimonio en el seno de la familia”, aseguraba entonces. 

En septiembre, el obispo de Amberes, escribió en una carta al Vaticano sobre este asunto. Incluyendo el hecho de que la iglesia necesita encontrar urgentemente conexión en la sociedad moderna, explica por qué las cosas Bonny en el borde. Todo el mundo tiene que hacer su vida con las relaciones, la amistad, la familia y la educación de los niños. No debemos negar que esto existía dentro de las lesiones y traumas de la iglesia. Hay demasiadas personas que fueron excluidos durante mucho tiempo.”

Al final, el intento del Papa por acercar a la iglesia a los homosexuales no contó con el respaldo mayoritarioLa Relatio Synodi, es decir, el documento posterior al Sínodo, donde decía “darle la bienvenida a estas personas (los homosexuales)” ahora se puede leer “acoger a estas personas”. La palabra “fraternal” en un pasaje que hacía un llamado a la necesidad de encontrar un “espacio fraternal” para los homosexuales en la Iglesia, pero la expresión fue eliminada sin explicaciones.

El obispo de Amberes es el probable sucesor del presidente de la Conferencia Episcopal belga, el arzobispo André-Joseph Léonard, quien tiene previsto retirarse en 2015.

Fuente De Morgen

General, Historia LGTBI, Iglesia Católica , , , , , , ,

El obispo de Amberes pide al Vaticano más respeto y un lenguaje más matizado ante realidades como la homosexualidad

Viernes, 12 de septiembre de 2014

media-101571-2El obispo de Amberes (Bélgica) ha enviado una carta al Vaticano a propósito de la celebración este mes de octubre del Sínodo Extraordinario de la Familia, en la que pide tener un mayor respeto y usar un lenguaje más matizado ante realidades consideradas “irregulares” por la doctrina oficial, como la homosexualidad.

La misiva del obispo de Amberes, Johan Bonny, pide un cambio de enfoque y lenguaje en torno a diferentes realidades consideradas “irregulares” por la actual doctrina (puedes descargar el texto completo en francés en este enlace). Según el obispo belga, la Iglesia católica debe “abandonar su actitud defensiva” en temas como la acogida de homosexuales, de los divorciados y vueltos a casar o de los jóvenes que viven en pareja sin estar casados. Bony sostiene que estas situaciones “merecen mayor respeto y un juicio más matizado” de lo que plantea el actual magisterio eclesiástico.

En particular, Bonny llama la atención sobre las vivencias de numerosas familias que se muestran en desacuerdo con la doctrina oficial y optan por la acogida: “Como obispo, he tenido ya que escuchar bastante irritación. Un hermano se enfada porque su hermana se ha vuelto a casar y no puede ya leer en la Eucaristía. Un padre reclama más comprensión para su hijo homosexual que se siente rechazado por la Iglesia. Una abuela no puede entender por qué el párroco no quiere bendecir la relación de su nieta con un hombre divorciado. Incluso si estas personas se hacen preguntas sobre el camino vital de sus allegados, aunque hubieran preferido otra situación y aunque tengan pesar, no se dejan vencer. Para estas personas, esta solidaridad es un signo importante de la solidaridad de Dios con toda persona, sea lo que sea que le ocurra. Tal y como lo perciben, la Iglesia no puede quedarse atrás en lo que toca al apoyo y hospitalidad del que ellos siguen dando testimonio en el seno de la familia”.

La carta de Bonny, obispo de una diócesis europea importante, ha llamado además la atención por estar redactada en unos términos más francos de lo habitual en este tipo de documentos. “No recuerdo que un obispo haya manejado un lenguaje tan claro a propósito de la problemática en torno al matrimonio y la homosexualidad”, ha afirmado al respecto Thomas Knieps, teólogo de la Universidad Católica de Lovaina.

Está por ver en cualquier caso qué efecto real tienen estas palabras en el próximo Sínodo, ya que lo previsible es que la mayoría de los obispos sostengan posturas bastante más conservadoras. No hay que olvidar a este respecto el resultado de la consulta previa a toda la Iglesia (que no siempre se tradujo en que los cuestionarios llegaran a las bases), que de forma general mostró una división entre Europa y Norteamérica (donde quedó patente la discrepancia con la doctrina oficial) y África y América Latina (donde era mayoritario el alineamiento con la misma). Por lo demás, conviene recordar que el documento preparatorio no contempla ningún cambio doctrinal en lo referido a la homosexualidad. Como máximo, considera la posible educación en la fe cristiana de los hijos de las familias homoparentales, buscando eso sí las maneras de solventar las “dudas razonables sobre la capacidad efectiva de educar cristianamente al niño de parte de personas del mismo sexo.

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.