Archivo

Entradas Etiquetadas ‘André-Joseph Léonard’

El arzobispo de Bruselas, condenado por actuar “con pasividad” ante un caso de abusos

Domingo, 26 de abril de 2015

9145fba8bb30e177d533e8863dc74637_ID2458502_23_leonard_belga_205744_0151WF_0.JPGNo tiene gracia, monseñor…

Al final, a este obispo homófobo le han dado por donde más le duele… él, que se ha dedicado a condenar a lo homosexuales, a afirmar que el SIDA era un “acto de justicia” y que los cass de abusos sexuales a menores “un hecho del pasado”, he tenido que rendir cuentas ante la Justicia por ese “pasado”… Donde las dan las toman…

Léonard “no trató el caso con la diligencia necesaria” e indemnizará con 10.000 euros a la víctima

Devillet reprocha a la Iglesia belga ocultar el caso y haberle aconsejado no presentar una denuncia

El ex arzobispo de Bruselas calificaba en 2013 el sida como un acto de “justicia”.

Las declaraciones fueron descritas por la sociedad belga como “innobles”y “nauseabundas”

Un tribunal belga condenó este jueves al arzobispo de Malinas-Bruselas, André-Joseph Léonard, presidente de la Conferencia Episcopal belga, a indemnizar con 10.000 euros a un antiguo monaguillo que fue violado por un sacerdote, por haber actuado “con pasividad” ante el caso.

Joël Devillet, que sufrió abusos por parte de un cura luxemburgués entre 1987 y 1991, presentó una denuncia ante el tribunal eclesiástico años después, cuando el arzobispo Léonard era obispo de Namur (sur de Bélgica), informa el diario La Libre Belgique.

El arzobispo Léonard no trató el caso con la diligencia necesaria, según la sentencia emitida hoy por el Tribunal de Apelaciones de Lieja. Los abusos comenzaron en 1987, cuando Devillet tenía 14 años y era monaguillo en la localidad belga de Aubange, y se prolongaron de manera repetida hasta 1991.

Devillet reprocha a la Iglesia católica belga haber intentado ocultar el caso y haberle aconsejado no presentar una denuncia.

CDWi-55WIAEq6QOEl Tribunal de Apelaciones de Lieja responsabilizó al presidente de la Conferencia Episcopal Belga de una parte de los problemas psicológicos que padece ahora el denunciante, por culpa de los cuales está parcialmente incapacitado para trabajar.

Devillet, que actualmente tiene 42 años, llevó el caso al tribunal civil de Namur en noviembre de 2013. “La manera en que el demandado (monseñor Léonard) tomó en cuenta y trató la denuncia de los abusos de los que Joël Devillet fue víctima mantuvo a este último con un sentimiento de injusticia y abandono entre 1996 y 2001, dice la sentencia.

El fallo del tribunal agrega que también contribuyó al hundimiento de su estructura física y a “los problemas psicológicos que han dado lugar a una incapacidad de trabajo del 50 por ciento”. Añade que el arzobispo no tomó conciencia suficiente de la situación de víctima ni adoptó medidas contra el sacerdote, que después volvió a reincidir.

En otra sentencia dictada en 2013, el Tribunal Correccional de Arlon, en Bélgica, estimó que la Iglesia católica belga debía haber denunciado al cura responsable de los abusos.

Devillet ya fue indemnizado por el sacerdote que le violó, pero decidió interponer una acción por otros perjuicios, informa la radiotelevisión pública RTBF.

***

5t2t6096Msr Léonard y el cura tridentino  Guillaume Loddé

En octubre de 2010, el prelado causó un gran revuelo en Bélgica al asegurar en un libro que “jugar con la naturaleza del amor” conduce a catástrofes así. El arzobispo de Bruselas-Malinas, André-Joseph Leonard,  quien fuera máximo responsable de la Iglesia en Bélgica, describía el sida como un acto de “justicia”. Unas palabras en las que no cabe malinterpretación ya que el portavoz del arzobispo había asegurado que le advirtió de la polémica que generarían y no las quiso cambiar.

En el libro de conversaciones con el prelado católico entonces de más alto rango en Bélgica  se indicaba que Leonard cree que el sida “no es una justicia divina” sino “una especie de justicia inmanente”. El prelado justifica esa consideración señalando que jugar con la naturaleza del amor puede conducir a catástrofes así, y compara esa situación con las consecuencias medioambientales del abuso de recursos que el hombre está haciendo de nuestro planeta.

Estas manifestaciones recibieron inmediatamente las críticas de casi todo el espectro político belga, desde los nacionalistas flamencos del N-VA hasta los socialistas, pasando por liberales y los verdes.  Desde “falta de compasión con los enfermos”, hasta las dudas sobre las posibilidades de reconciliación entre la Iglesia y la sociedad, pasando por comentarios como “innoble” o “nauseabundo”, numerosos ministros nacionales o regionales, así como parlamentarios, reaccionaron de forma muy negativa.

Y es que estos comentarios se produjeron un mes después de la presentación de un informe demoledor sobre los casos de pederastia en el país a manos de miembros de la Iglesia Católica (Medio millar de niños belgas fueron violados por curas). Algo que el propio Leonard calificó como “errores del pasado”.

El portavoz de Leonard, Jürgen Mettepenningen, intentó rectificar reconociendo, en la cadena de radio flamenca VRT, que “yo no lo hubiera dicho así”. Mettepenningen explicó que, al releer el borrador del libro, advirtió de que esa expresión podía generar problemas, pero indicó que “el arzobispo no la ha modificado, al afirmar que no podía escribir otra cosa de lo que él piensa”.

El libro “Monseñor Leonard: Conversaciones”, es una actualización realizada por autores flamencos de una obra de igual título publicada en francés en 2006, cuando el actual cardenal era solamente obispo de Namur. En esas conversaciones, el arzobispo defiende el celibato sacerdotal a pesar de que está muy cuestionado por los escándalos de pederastia. Leonard recuerda que la mayoría de los casos de abusos sexuales de menores se dan en el ámbito familiar, sin que por ello se plantee la desaparición de la institución de la familia. El prelado considera que, con el tiempo, es posible que desaparezca el celibato, pero “independientemente” de la cuestión de la pederastia en algunos religiosos.

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

Mientras el obispo de Amberes Johan Bonny abre las ventanas de la Iglesia para que entre aire fresco, los de Alcalá y Valencia, Reig Plà y Cañizares desbarran contra los derechos LGTB, patinan y derrapan…

Lunes, 29 de diciembre de 2014

media-101571-2Traemos de nuevo al obispo de Amberes del que ya hemos hablado ayer para poder comparar las declaraciones de corte tan distinto en Bélgica y España y que ponen de manifiesto las diferentes sensibilidades de la jerarquía católica en materia LGTB. Mientras que el obispo de Amberes pide en una entrevista que la Iglesia reconozca las parejas del mismo sexo, los obispos de Alcalá de Henares y Valencia vuelve a cargar contra las personas LGTB en sus pastorales.

El obispo de Amberes, Johan Bonny, ha abogado porque la Iglesia católica reconozca las parejas del mismo sexo. Ha sido en una entrevista publicada en el periódico flamenco De Morgen. En palabras suyas: “Debemos buscar en el seno de la Iglesia un reconocimiento formal de la relación que también está presente en numerosas parejas bisexuales y homosexuales. Al igual que en la sociedad existe una diversidad de marcos jurídicos para las parejas, debería también haber una diversidad de formas de reconocimiento en el seno de la Iglesia“. Bonny ha afirmado también que “la ética cristiana defiende las relaciones duraderas en las que la exclusividad, la lealtad y el cuidado son centrales“. El obispo de Amberes no ha especificado si en su opinión este “reconocimiento formal” debería tener o no carácter litúrgico y, en su caso, de qué tipo sería. Parece muy poco probable, en todo caso, que abogue por el matrimonio sacramental, pero el avance que suponen estas palabras es indudable.

No es la primera vez que el obispo de Amberes se hace notar por su actitud aperturista. Como recogimos en esta página, en septiembre pasado, y antes del inicio del Sínodo extraordinario sobre la Familia, Bonny había pedido un lenguaje más matizado sobre realidades tenidas por “irregulares”, entre ellas la homosexualidad. En esta ocasión ha dado un paso más al reclamar un reconocimiento formal. Además, si en septiembre pasado habló ante el inicio del Sínodo, en esta ocasión resulta plausible pensar que tiene en mente la celebración de la segunda parte del mismo. No en vano, como hemos informado, ya se ha lanzado un nuevo cuestionario de preparación de esta segunda parte que aborda de nuevo la realidad LGTB, aunque de una forma tangencial y desde luego con mucha menos audacia que Bonny.

Se da además la circunstancia de que Johan Bonny cuenta con muchas probabilidades de convertirse en el próximo presidente de la Conferencia Episcopal de Bélgica. Sustituiría precisamente a André-Joseph Léonard, fuertemente conservador y que ha protagonizado polémicas muy notorias. Destaca en especial su afirmación de que el sida era una especie de “justicia inmanente”.

Mientras, Reig Pla sigue con su discurso homófobo

El-feminismo-ideológicoEl cambio de tono (al menos aparente) sobre la realidad LGTB que el pontificado de Francisco está suponiendo encuentra sin embargo más resistencias en España. Esta misma semana hemos conocido unas nuevas declaraciones del obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, en la que insiste por enésima vez en su línea de considerar la homosexualidad y la transexualidad patologías y prevenir contra supuestos intereses oscuros que estarían actuando detrás del activismo LGTB y sus apoyos institucionales.

Con ocasión de la fiesta de San Esteban, el 26 de diciembre, Reig Pla ha escrito una pastoral en la que acusa a Mariano Rajoy, de renunciar a la reforma del aborto “por un un plato de lentejas” en Naciones Unidas (se refiere a la reciente elección de España como miembro no permanente del Consejo de Seguridad). En palabras suyas: “Para entender bien la decisión del Presidente del Gobierno no es suficiente recurrir a análisis electoralistas. Con todo respeto a su persona, hay que decir que una decisión tan grave responde a otras exigencias como nos muestra el documento ‘Prioridades de España en Naciones Unidas. 69º Periodo de Sesiones de la Asamblea Plenaria’“. ¿Cuáles son esas exigencias, según Reig Pla? Para él, está claro: citando partes del mencionado documento señala que las exigencias que habría planteado Naciones Unidas a España habrían sido “promover” el aborto y los intereses del “lobby LGTBIQ”.

En concreto, a Reig Pla molesta la frase “Continuaremos promoviendo el pleno disfrute y ejercicio de derechos por parte de personas gays, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI) y la eliminación de todas las formas de discriminación”. Nos permitimos reproducir extensamente sus propias palabras:

“(…) También aquí, condenamos, con toda contundencia, cualquier tipo de violencia contra las personas y toda discriminación injusta; con toda la Iglesia queremos continuar prestando ayuda a todos, con verdaderas entrañas de misericordia, sin juzgar a las personas (Cf. Papa Francisco, 28-7-2013). Pero ¿qué significa en realidad ‘pleno disfrute y ejercicio de derechos por parte de personas gays, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI) y la eliminación de todas las formas de discriminación’? La respuesta es: promoción universal de la llamada ‘ideología de género’ y de las teorías queer, así como de su particular interpretación del concepto de ‘empoderamiento LGBTIQ’; derechos sexuales de los menores, así llamados, LGBTIQ, tal y como se definen por la IPPF y por la WAS; derecho desde los 0 años a ‘explorar’ la identidad sexual; derecho a partir de los 4 años a recibir información sobre las ‘relaciones del mismo sexo’; derechos de los menores a su propia ‘orientación de género’ (LGBTIQ); en el caso de los menores de edad con ‘deseo de cambiar de sexo’ (DCS), ‘derecho’ a que se les administren, cuanto antes, hormonas del sexo contrario y, en su caso, derecho -incluso siendo menores de edad- a la cirugía de reasignación aparente de sexo; matrimonio entre personas del mismo sexo; derecho de las parejas del mismo sexo a adoptar niños; ‘despatologización -vía legislativa- de la así llamada transexualidad’, con promoción de nuevas leyes llamadas de ‘no discriminación’ y de ‘reconocimiento de derechos a las personas con deseo de cambiar de sexo’; derecho a la ‘no discriminación e igualdad de trato’ que implica situar fuera de la ley a quienes, como la Iglesia, afirmen que la particular inclinación de la persona con atracción sexual hacia el mismo sexo, ‘debe ser considerada como objetivamente desordenada’ (Congregación para la Doctrina de la Fe, Carta sobre la atención pastoral a las personas homosexuales, n. 3) o que ‘los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados’ (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2357); impedir, y penalizar legalmente, que profesionales de la psiquiatría o la psicología puedan ayudar a personas con atracción sexual hacia el mismo sexo (AMS) o con deseo de cambiar de sexo (DCS), que libremente lo soliciten; sustraer a los padres de los menores la patria potestad en todo lo que se refiere a la sexualidad de sus hijos con AMS o DCS; educación sexual obligatoria (teoría y práctica) a menores, según los criterios LGBTIQ, incluso contra la voluntad expresa de los padres; disminuir la edad legal de consentimiento para tener relaciones ‘sexuales’ entre personas del mismo sexo (en España, también aquí, la edad legal de consentimiento está ya en los 13 años); imponer, por ley, a las empresas e instituciones, la contratación de un porcentaje de trabajadores llamados LGBTIQ; inversión de la carga de la prueba cuando se producen denuncias por presuntas discriminaciones a personas llamadas LGBTIQ; promoción de la sexualidad ‘intergeneracional’ LGBTIQ; etc. (…)”

Merece además destacarse el hecho de que en su pastoral el obispo de Alcalá se adhiere explícitamente a una corriente según la cual habría una acción concertada a nivel internacional con el objetivo de imponer un “Nuevo Orden Mundial”. Reig Pla insiste también en renombrar los diferentes aspectos de la realidad: habla de las personas “llamadas” LGTBIQ, a la homosexualidad la denomina “atracción por el mismo sexo” y a la transexualidad “deseo de cambiar de sexo”, con sus correspondientes abreviaturas (“AMS” y “DCS”). El objetivo es claro: oponerse mediante el lenguaje a que la realidad LGTB forme parte esencial de las personas, y devolverla al terreno de la patología.

También llama la atención la forma en la que Reig Pla introduce las ya célebres palabras del papa Francisco sobre la homosexualidad“¿quién soy yo para juzgar?”. Y es que pocos obispos aparecen hoy día más lejanos de los cambios formales y de cuño pastoral del nuevo papa que el de Alcalá.

Y el “pequeño” Cañizares, en la misa conclusiva del Día de la Familia, con la catedral de Valencia llena insta a “defender el matrimonio único e indisoluble entre un hombre y una mujer”, a pesar de políticas “irresponsables y suicidas, producto de las ideologías dominantes”. Lo de siempre… para defender “su visión familiar”, la suya,  menospreciar al resto de familias…

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha exhortado ayer a las familias a “promover y defender el matrimonio único e indivisible entre un hombre y una mujer” y recobrar la confianza en sí mismas como “grandísima esperanza para el futuro” a pesar de políticas “irresponsables y suicidas, producto de las ideologías y cultura dominantes” que no ayudan a la familia “sino que la distorsionan”.

canizares-familiaAnte miles de personas que llenaban la Catedral de Valencia, en la misa conclusiva del Día de la Familia convocado en la diócesis, y rodeado de cientos de niños en torno al altar mayor, el cardenal Cañizares ha insistido que “la familia constituye un bien precioso, en la familia basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer se basa también el futuro” y por ello, el matrimonio y la familia “requieren ser promovidos y defendidos no sólo por el Estado sino por toda la sociedad”.

Sin embargo “los estados incumplen con su responsabilidad de servicio al bien común cuando legislan contra la familia, y actúan irresponsablemente cuando desprotegen al matrimonio porque es ahí, en la familia, donde el ser humano encuentra su verdad”, según ha lamentado el purpurado, quien ha advertido que “la familia se ve hoy desnaturalizada por políticas y leyes que quiebran no sólo la voz de Dios sino el orden de la naturaleza“.

El cardenal Cañizares ha manifestado, además, que “el matrimonio único e indisoluble entre un hombre y una mujer, indudablemente no está de moda; todo el mundo se pliega a la dictadura de la moda, y lo que está de moda es tachar de conservador, atrasado e inmovilista el pensamiento de la Iglesia sobre la familia y el matrimonio, el verdadero y único entre un hombre y una mujer a imagen y semejanza de su creador”. Esta dictadura de la moda, ha advertido, “ejerce un terror sobre las conciencias y las esclaviza”.

“El único espacio que queda de humanización”

Ante esta situación, el cardenal Cañizares ha defendido que “la familia, basada en el matrimonio estable entre un hombre y una mujer, abierto a la vida recibida como don de Dios es el único espacio que queda de humanización y el único espacio en el que el hombre puede formarse como tal”. De tal modo, que “mientras perviva la familia pervivirá el hombre sobre la tierra, porque en la familia está el futuro del hombre”, ha asegurado el arzobispo de Valencia. Por el contrario, “todo lo que sea desvirtuar la familia es poner en peligro este futuro”.

En otro momento de su homilía, el cardenal Antonio Cañizares ha señalado que “frente a supuestos modelos de familia alternativos que hoy se proponen, la Iglesia invita a las familias cristianas a ser signo luminoso del evangelio a vivir con gozo y alegría su condición de hombre y mujer, esposo y esposa, padre y madre, creadores de una nueva cultura familiar centrada en Cristo“.

De hecho, el cardenal Cañizares ha expresado también que “por el desarrollo equilibrado y sano de la personalidad, todo ser humano necesita desde el principio de su vida la confianza básica que sólo puede darle el clima afectivo de la familia, del padre y de la madre”.

“Mostrar con gozo y esperanza la realidad de la familia”

En suma, las familias “necesitan recobrar confianza en sí mismas” ante la “cultura e ideologías dominantes que, a través de medios de comunicación, moldean comportamientos y sensibilidades contrarias al modelo de familia”, ha precisado el purpurado, que ha llamado finalmente a “mostrar con todo gozo y esperanza que la familia es una comunidad de amor, de solidaridad abierta y que en ella está, sin duda, el futuro”.

Al término de la misa, los niños que estaban sentado alrededor del altar se han acercado a saludar al Cardenal al igual que numerosas familias. En la eucaristía han concelebrado el obispo emérito de Mondoñedo-ferrol, monseñor José Gea Escolano y decenas de sacerdotes de las diferentes vicarías. Previamente a la eucaristía, el cardenal Antonio Cañizares ha presidido también en la Plaza de la Virgen ante centenares de familias el rezo del Rosario en el que los niños han leído los correspondientes misterios.

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Homosexuales, el paradigma de la “maldad” al que se aferra la Iglesia católica

Viernes, 28 de febrero de 2014

350-homosexuales-el-paradigma-de-la-maldad-al-que-se-aferra-la-iglesia-catolicaAntonio Gala y una reflexión sobre la Iglesia

Para muchos prelados, los gays siguen siendo sinónimo de “deficiencia”, “anormalidad”, “corrupción moral”, “patología”

Algunos incluso los vinculan directamente con la pederastia o justifican enfermedades como “divina providencia

Sebastián, cardenal: “El señalar a un homosexual una deficiencia no es una ofensa, es una ayuda porque muchos casos se pueden recuperar y normalizar”

Reig Pla prologó un libro que considera la homosexualidad una “patología” que se puede “tratar” y “combatir”

Eduardo Sánchez

Enfermos, anormales, corrompedores, desordenados, aniquiladores de la humanidad, responsables de pandemias y crisis económicas, propagadores de enfermedades, pederastas… Los homosexuales siguen siendo el colectivo -como antaño fueron las mujeres- hacia el que los prelados católicos dirigen sus báculos más envenenados a la mínima oportunidad.

El último en sumarse a esta legión de sotanas homófobas es el recién nombrado cardenal Fernando Sebastián, quien sostuvo este fin de semana, en una entrevista en el diario Sur, que la homosexualidad “es una manera deficiente de manifestar la sexualidad, porque ésta tiene una estructura y un fin, que es el de la procreación”. Sebastián, de 84 años, llega a comparar la homosexualidad con la enfermedad de hipertensión que él padece. “En nuestro cuerpo tenemos muchas deficiencias. Yo tengo hipertensión, ¿me voy a enfadar porque me lo digan? […] El señalar a un homosexual una deficiencia no es una ofensa, es una ayuda porque muchos casos de homosexualidad se pueden recuperar y normalizar con un tratamiento adecuado. No es ofensa, es estima. Cuando una persona tiene un defecto, el buen amigo es el que se lo dice”.

Parece que las palabras del Papa Francisco sobre los homosexuales –“¿quién soy yo para juzgarles?”– aún no han calado entre muchos pastores de su rebaño. Su predecesor en la silla de Pedro, Benedicto XVI, dedicó gran parte de su papado a atacar el amor entre personas del mismo sexo. De ellos dijo que van “en contra de lo que Dios ha querido originalmente”; que la homosexualidad supone “una destrucción del trabajo de Dios” o que la aprobación en algunos países del matrimonio gay socava “el porvenir mismo de la humanidad”. Su mano derecha en el Vaticano, Tarcisio Bertone, fue un paso más allá y directamente relacionó homosexualidad y abusos sexuales a menores.

Precisamente el matrimonio homosexual y los numerosos escándalos de pederastia que se van conociendo desde hace años dentro de la Iglesia Católica han sido aprovechados por curas, obispos, arzobispos y cardenales para atacar la homosexualidad.

Para obispos como el de Ávila, Jesús García Burillo, la ley aprobada en 2005 por el Gobierno de Zapatero ponía “en peligro la educación afectiva de nuestros jóvenes”; para el de Segorbe-Castellón, Casimiro López Llorente, esta reforma del Código Civil acarreaba un “notable aumento de hijos con graves perturbaciones de su personalidad” y el “desarrollo de un clima que termina con frecuencia en violencia”. El ex secretario general de la Conferencia Episcopal Española, Juan Antonio Martínez Camino, sostuvo que esta legislación fue una “acción de satanás” -además de considerar “desordenada” la conducta homosexual-, y su jefe directo, el cardenal arzobispo de Madrid Antonio María Rouco Varela, que la norma atentaba contra la “razón humana”. Ambos encabezaron manifestaciones contra la decisión de llamar matrimonio a las uniones homosexuales y fueron muy combativos contra esta y otras políticas sociales del Ejecutivo socialista.

Pero, sin duda, el prelado que más se ha significado en los últimos años por su clara hostilidad hacia los homosexuales es el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla. En abril de 2012, aprovechó una homilía retransmitida por Televisión Española para lanzar un mensaje a aquellos que “llevados por tantas ideologías que acaban por no orientar bien lo que es la sexualidad humana, piensan ya desde niños que tienen atracción hacia las personas de su mismo sexo”. Reig Pla aseguraba que para comprobar esta orientación, estas personas “a veces se corrompen y se prostituyen. O van a clubes nocturnos de hombres [donde] encuentran el infierno”.

El obispo, que preside la subcomisión episcopal para la Familia, también ha defendido que muchos menores “pueden dudar de su condición e identidad sexual […] llevados por una ideología” que se imparte “en las escuelas”. No dudó tampoco en presentar el verano pasado un “manual”Amar en la diferenciaque considera la homosexualidad una “patología” y “una gravísima vulnerabilidad, que por el bien de la persona y de su entorno debemos tratar y combatir”, según expuso el propio obispo alcalaíno en el prólogo de este libro.

La patología, la enfermedad, la contra natura… Ese es otro de los leitmotiv a los que recurre la Iglesia para atacar a los homosexuales desde la época del Nacionalcatolicismo. Durante el franquismo, desde los púlpitos, las escuelas, los medios de comunicación, incluso desde sus asientos de procuradores en Cortes, las jerarquías católicas no cejaron en su empeño de colgarle a los homosexuales la cruz de “peligrosos sociales”, “corruptores de la moral” o “desviados” a los que había que “reconducir” a través de una supuesta “rehabilitación social” que consistía en años de prisión y en ser utilizados como cobayas humanas para experimentos de afamados psiquiatras.

 Desde la década de los ochenta, la Iglesia se encargó de estigmatizar a los homosexuales con el sida -hoy todavía hay quien como el arzobispo belga André-Joseph Leonard considera esta enfermedad como un “acto de justicia”-. En la actualidad, los prelados españoles suelen ser más sutiles y se mueven entre la misericordiosa “compasión” con quien “padece” la homosexualidad, como sostuvo el obispo de Segovia, Ángel Rubio, y aquellos que como su homólogo de Córdoba, Demetrio Fernández, creen que hay una conspiración de la UNESCO “para hacer homosexual a la mitad de la población mundial”. Incluso desde algunas cavernas mediáticas se podía escuchar hace pocos días cómo un sacerdote, apologista del franquismo, afirmaba públicamente que el cáncer que padece el concejal socialista Pedro Zerolo -muy activo en reconocer los derechos de los homosexuales- podía ser un “castigo de la divina providencia, que intenta ejemplarizar”. Todo muy cristiano.

Leer Más

Fuente ZoomNews

Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.