Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Delitos de Odio’

La policía australiana reabre un caso de suicidio de hace 30 años que investiga como un crimen de odio

Martes, 18 de diciembre de 2018

1461822134666Como resultado de la decisión de la policía australiana de investigar 88 muertes sospechosas para saber si fueron crímenes de odio, se ha reabierto el caso de Scott Johson, cerrado hace 30 años como suicidio y que podría haber sido víctima de la homofobia a manos de jóvenes pandilleros. Ofrecen 1 millón de dólares australianos como recompensa a quien pueda facilitar algún dato. También se investigan hasta 88 muertes producidas en circunstancias similares entre 1976 y el año 2000.

Estudiante de doctorado en la Universidad de Nacional de Australia, en Camberra, el cuerpo sin vida de Scott Johnson era encontrado en un acantilado de Sydney hace 30 años, el 8 de diciembre de 1988. Al tratarse de un lugar recurrente para los suicidios, la policía no lo investiga, pero un forense declara ahora que habría fallecido como consecuencia de un delito de odio al ser obligado a tirarse por el acantilado al igual que otras víctimas en una serie de crímenes motivados por la homofobia que tuvieron lugar en los años 80 y 90 perpetrados por jóvenes pandilleros. Tras reconocer la hostilidad hacia los hombres homosexuales por parte de sus funcionarios en aquel entonces, la policía reabre el caso ofreciendo una recompensa de un millón de dólares australianos a quien pueda tener información que pueda aclarar su caso.

«La muerte de Scott es posiblemente una de las investigaciones más difíciles que he visto, y se cree que uno de los mayores obstáculos ha sido la falta de voluntad para que los testigos se presenten», declara Mick Fuller, comisionado de policía del estado de Nueva Gales del Sur. Johnson tenía 27 años de edad en el momento de su asesinato. Se había mudado a Australia para estar con su pareja y había solicitado la residencia permanente.

«La recompensa de un millón de dólares está hablando a la comunidad de que la policía se está tomando esto en serio y necesita la ayuda de la gente», declara Steve Johnson, hermano de la víctima, que ha luchado por la reapertura del caso tras tener constancia de una investigación realizada en 2005 sobre la muerte de tres hombres en el mismo período y en las mismas circunstancias que su hermano. En 2012 se investiga el caso de nuevo, descartando el suicidio, pero atribuyendo la caída a un accidente fortuito, hasta que el año pasado un forense dictamina que había muerto «como resultado de un ataque de odio gay».

«Las personas que mataron a Scott están probablemente vivas y viviendo en las playas del norte, gratis (…). Esto no se trata solo del caso de Scott. Creo que todos estos casos deben ser revisados», explica Johnson, refiriéndose a un área de Sydney en la que la policía busca pistas que conduzcan a la identificación de posibles sospechosos. En septiembre de este mismo año se establece una investigación parlamentaria estatal para investigar los delitos contra personas homosexuales y transexuales desde 1970 hasta 2010, incluyendo las muertes de hasta 88 personas fallecidas de manera similar entre 1976 y el año 2000. Una película documental, Deep Water: the real story (Amanda blue, 2016, Australia), explora lo que se esconde detrás de estos crímenes no investigados en su momento como asesinatos.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

El expresidente del Frente Nacional Jean-Marie Le Pen, condenado por incitación al odio homófobo

Lunes, 3 de diciembre de 2018

jean-marie-le-pen-matrimonio-homosexual-696x522Un tribunal correccional de París ha condenado al expresidente del Frente Nacional Jean-Marie Le Pen por incitación al odio homófobo. La causa, sus comentarios  en los que ha comparado la homosexualidad con la pederastia y criticado el homenaje al policía abiertamente gay Xavier Jugelé, asesinado en los Campos Elíseos, por el protagonismo de su viudo Étienne Cardiles. Le Pen deberá abonar dos multas de 400 euros cada una, así como las costas del juicio e indemnizaciones por daños y prejuicios, por un montante total de 11.000 euros.

Los hechos por los que se ha juzgado y condenado a Le Pen sucedieron en 2016 y 2017. En marzo de 2016, el expresidente del Frente Nacional francés publicaba un vídeo de la serie «Journal de bord»Diario de a bordo») en su blog en el que afirmaba que «la exaltación de la homosexualidad afecta a todas las profesiones que se acercan a la infancia y a la juventud». Le Pen contrastaba esta situación con la prohibición de «la pedofilia». Una comparación que para los jueces es «injuriosa» y supone la expresión pública de «un discurso de carácter discriminatorio».

En diciembre del mismo año, el exdirigente de ultraderecha respondía en el diario Le Figaro sobre la presencia de personas homosexuales en el Frente Nacional. Le Pen afirmaba entonces que «los homosexuales son como la sal en la sopa. Si no hay ninguna, está un poco sosa. Si hay demasiada, es imbebible». Por aquel entonces, Florian Philippot, abiertamente gay después de ser objeto de un outing, era vicepresidente del partido. Philippot, odiado por el sector más tradicionalista del FN y particularmente por Jean-Marie Le Pen, acabaría dimitiendo después de que Marine Le Pen le retirase buena parte de las competencias internas de las que gozaba.

La sentencia contra Le Pen padre considera que la comparación de la «sal en la sopa» es una injuria que además incita al odio a la comunidad LGTB. Por estas dos causas, se le impone una multa de 400 euros, el pago de 2.000 euros a la asociación contra la discriminación homófoba Mousse, y de otros 2.000 euros por las costas del juicio. El abogado de Mousse Étienne Deshoulières se ha felicitado por la sentencia, que en su opinión «confirma que el discurso homófobo no tiene ya cabida en la política francesa».

El expresidente del FN también ha sido condenado por sus comentarios a raíz del homenaje al policía asesinado en los Campos Elíseos Xavier Jugelé, en abril de 2017. Le Pen declaró entonces que «más que un homenaje al policía, se homenajeaba al homosexual». Tras esta afirmación, añadió que «la participación de su pareja y el largo discurso que este ha pronunciado parecían una especie de institucionalización del matrimonio homosexual, de exaltarlo de alguna manera». Le Pen consideró que la situación marital del Jugelé, de hecho, es una «particularidad familiar» que debería haberse tratado con «más discreción».

Lo cierto es que en el discurso de Étienne Cardiles, pareja del policía fallecido, se alababa tanto la vocación de Jugelé por proteger la paz y a la ciudadanía, como la faceta personal que el resto de personas no conocían de él. En ningún momento se hacía referencia expresa a su homosexualidad: de hecho ni siquiera se hacía referencia a su militancia como miembro de la asociación LGTB de policías y gendarmes Flag ! A Le Pen le molestó especialmente, por tanto, la naturalidad con la que se visibilizó la realidad familiar del policía fallecido.

Así lo entiende también la justicia, para la cual «decir que la orientación sexual de una víctima justificaría una marginación» es una injuria. Le Pen debe pagar por esta causa otra multa de 400 euros, las costas del juicio, que ascienden a 2.000 euros, y una indemnización de 5.000 euros por daños y perjuicios al viudo del policía asesinado. Cardiles se ha mostrado «satisfecho de ver que cuando todo un país se emocionaba por una situación, Jean-Marie Le Pen era el único que la denigraba y hoy se encuentra condenado».

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

FELGTB y su Observatorio Redes Contra el Odio presentan su informe sobre delitos de odio e incidentes discriminatorios a la población LGTBI en España

Viernes, 30 de noviembre de 2018

ppt-con-todos-los-logos629 incidentes de odio por orientación sexual o identidad de género han sido recogidos en 2017

[29/11/2018] La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales, (FELGTB) ha presentado hoy junto a su Observatorio Redes Contra el Odio el informe “La Cara Oculta de la Violencia hacia el Colectivo LGTBI”. Un informe que pretende identificar la magnitud y recurrencias de los diferentes tipos de violencias hacia las personas LGTBI y denunciar la invisibilidad de los delitos de odio y las discriminaciones entre las personas más vulnerables del colectivo, extendidos y normalizados en nuestra sociedad.

De esta forma, se trata de un documento que no solo habla de cifras (629 incidentes de odio por orientación sexual o identidad de género) sino también de la dificultad de hacer llegar los delitos a los cuerpos y fuerzas de seguridad o a los juzgados y de la complejidad para armonizar la atención a las víctimas y la recogida de información.Un documento que se convierte en una hoja de ruta que nos muestra muchas de las imperfecciones de nuestro sistema social y de las carencias en las garantías de ciertos derechos constitucionales.

La presentación, que ha tenido lugar en la Secretaría de Estado de Igualdad a las 10 horas, ha contado con la participación institucional de Ignacio Sola y Bárbara Butragueño, Director general y Subdirectora por la Igualdad de Trato y la Diversidad respectivamente, así como la de Miguel Camacho de la Oficina Nacional de la lucha contra los delitos de odio del Ministerio del Interior.

Sola ha llamado la atención sobre la necesidad de mejorar los mecanismos de denuncia de las víctimas de delitos de odio y reitera que hay que seguir trabajando contra todo tipo de discriminación. “La importancia de los delitos de odio a personas LGTBI no viene dada solamente por lo que viven las víctimas, sino que se atenta directamente contra los principios básicos de la convivencia y son necesarias medidas legales para combatirlas” añade.

Por parte de FELGTB, ha asistido Uge Sangil, Presidenta de la Federación; Jesús Generelo, ex presidente de FELGTB y coordinador del Observatorio Redes contra el Odio; Violeta Assiego, Responsable de Investigación; Jennifer Rebollo, Gerente; Arantxa Miranda, vocal de delitos de odio de FELGTB y Maribel Torregrosa como testimonio de mujer trans víctima de delito de odio. Han mostrado su gran preocupación ante la normalización de los delitos de odio y remarcado los intentos de FELGTB desde 2013 de poner orden a los datos y llegar a los espacios opacos de este problema, que siguen siendo mayores que los espacios de luz.

“A través de esas cifras también podemos leer mucho sobre las desigualdades en cuanto a la protección de las víctimas que hay entre unos territorios y otros, o de las minorías dentro del colectivo LGTBI que permanecen más vulnerables e inaccesibles” declaraba Jesús Generelo.

Por último, Uge Sangil recordaba que “esperamos que los datos y análisis aportados por este informe sirvan para demostrar al Gobierno y a los grupos políticos parlamentarios la imperiosa necesidad de contar con una Ley de Igualdad LGTBI que realice una labor preventiva y aporte herramientas para reducir un problema ancestral.”

ARCHIVOS

FELGTB_La Cara Oculta de la Violencia Hacia el Colectivo LGTBI.pdf(24,24 MB)

Fuente FELGTB

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Denunciadas dos graves agresiones homófobas en el plazo de pocos días en Valencia

Miércoles, 21 de noviembre de 2018

stop-lgbtfobia-en-la-iglesiaLa noticia la ha divulgado El Periódico de Aquí, diario local valenciano, que ha tenido acceso a la denuncia. Cinco jóvenes fueron víctimas, en la madrugada de este domingo, de una agresión homófoba en Valencia, a manos de un grupo más numeroso de individuos que antes les preguntaron si eran homosexuales. 

Los jóvenes se encontraban en las inmediaciones del mercado de Russafa, en el barrio del mismo nombre, una de las zonas tradicionalmente consideradas «de ambiente» de la capital valenciana. Los agresores, un grupo que les doblaba en número, se les acercaron y les pidieron un cigarrillo. Tras recibir una negativa, les preguntaron si eran homosexuales. Al responder los jóvenes que sí lo eran comenzaron los insultos homófobos (del tipo de «qué asco, os la metéis por el culo, cómo os puede gustar esas cosas, maricones de mierda»), las amenazas y finalmente la agresión física. Dos de los jóvenes acabaron en el suelo, recibiendo golpes y patadas. Uno de los agresores intentó además robarle la riñonera a una de las víctimas.

Por fortuna, uno de los chicos se zafó de los agresores y pudo pedir auxilio a otras personas que se encontraban en la zona, así como avisar a la policía. En el momento en que las otras personas se acercaron los agresores huyeron, aunque ya en un primer momento la policía consiguió identificar a tres de los agresores cuando patrullaron la zona junto a una de las víctimas. Posteriormente, tras ser acompañados por la policía a un centro sanitario para ser atendidos de las contusiones, las víctimas consiguieron identificar a otros dos agresores.

Agredido tras quedar con dos hombres mediante una aplicación de citas

Aunque no tiene relación con la noticia anterior, se da la circunstancia de que pocos días antes se había producido otra agresión de tintes homófobos en la capital valenciana. En esta ocasión la víctima fue agredida por dos individuos con los que había contactado a través de una aplicación de citas y a los que invitó a su casa para mantener relaciones (y que se presentaron en su casa acompañados de un tercero).

Según recoge el diario Levante, la agresión tuvo lugar el pasado miércoles. Por respeto a su intimidad, no ha trascendido ni el barrio en el que ocurrió ni por supuesto la identidad de la víctima, de 41 años de edad, que invitó a su casa a dos hombres con los que contactó mediante una aplicación de citas (tampoco ha trascendido cuál). Cuando estos se presentaron lo hicieron acompañado de un tercero, pese a lo cual la víctima confió y los dejó pasar. Apenas entraron en la vivienda le propinaron una brutal paliza, además de robarle el teléfono móvil.

La víctima, por fortuna, pudo llamar al 112 y pedir ayuda. Fue atendido en su casa por los servicios de emergencias pero precisó atención hospitalaria y varios puntos de sutura en la cabeza. Expertos informáticos de la Policía Nacional tratan ahora de identificar a los agresores, que bien podrían haber cometido otras agresiones del mismo tipo (muchas víctimas de este tipo de agresiones a manos de individuos con los que se ha contactado para mantener relaciones no denuncian lo sucedido, por vergüenza, desconfianza hacia la policía, por encontrarse en el armario, etc.).

Repunte de la LGTBfobia en Valencia

Ya este verano el Observatorio Valenciano contra la LGTBfobia denunciaba un repunte de las agresiones registradas contra personas LGTB en la Comunidad Valenciana, cuyas víctimas son básicamente hombres jóvenes, gais o bisexuales, de edades comprendidas entre los 18 y los 25 años, mientras que el perfil del agresor es sobre todo el de varones, solos o en grupo, de mediana edad.

Hay que tener en cuenta, en este sentido, que la actividad del Observatorio Valenciano, que nació el año pasado impulsado por el colectivo alicantino Diversitat, es más reciente que la de sus homólogos madrileño o catalán. El pasado mes de abril publicó su primer informe anual, referido al año 2017. Según dicho informe, elaborado a partir de las denuncias y consultas recibidas por parte de Diversitat y de varias entidades colaboradoras, en el territorio valenciano se contabilizaron durante el año pasado 79 delitos e incidentes motivados en el odio y la discriminación. Todo apunta a que este 2018 la cifra será significativamente mayor.

Fuente Dosmanzanas

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , , , , ,

La boda viral de dos chicos gais hondureños en la caravana migrante: un reflejo de esperanza en un océano de pobreza, persecución y xenofobia

Martes, 20 de noviembre de 2018

caravan-wed-edLa esperanza de vivir una vida digna es más poderosa que las amenazas y el miedo. No se nos ocurre otra reflexión cuando vemos las imágenes de la boda entre Erick Dubón y Pedro Nehemías, dos jóvenes hondureños de 23 y 22 años, respectivamente, y que forman parte de la caravana migrante que ha atravesado México desde Honduras. Un subgrupo de la caravana, compuesto por varios cientos de personas, ha llegado ya a Tijuana, en la frontera con Estados Unidos. Con ellos se encuentran varias docenas de personas LGTB que huyen, no está de más recordar, de una de las regiones del mundo con una mayor LGTBfobia social y de Estado, pero a las que les espera un futuro no precisamente fácil.

El grupo de migrantes está formado por personas que huyen de países como El Salvador, Guatemala, Honduras o Nicaragua, con altísimas altas de pobreza y en algunos casos con importantes conflictos políticos. Pero también con graves problemas de LGTBfobia social y de Estado.

El caso de Honduras, país del que proceden Erick Dubón y Pedro Nehemías, es paradigmático. Se trata de los países del mundo que registra mayor violencia contra las personas LGTB, y muy destacadamente contra las personas trans. De hecho, sin hacer un seguimiento intensivo, son numerosos los casos de agresiones que  hemos recogido en los últimos años. Muy especialmente tras el golpe de Estado del año 2009, cuando la situación se deterioró de forma acelerada y se produjeron varios asesinatos de activistas LGTB. La relativa «normalización» política de años posteriores no se ha acompañado de una mejora de la situación de la comunidad LGTB, cuyos miembros ha seguido siendo objeto de violencia, fuesen activistas o no (en la entrada que dedicamos el año pasado a Honduras tras el asesinato de la activista trans Sherlyn Montoya puedes encontrar más detalles).

No es de extrañar, por tanto, que numerosas personas LGTB procedentes de estos países haya decidido sumarse a la caravana en busca de la libertad para ser ellas mismas sin miedo a la persecución, la tortura o la muerte. The Washington Post recogía esta pasada semana los testimonios de varias de ellas, que forman parte de un grupo que decidía separarse de la caravana principal en Ciudad de México y desplazarse en autobús hasta Tijuana, en la frontera con Estados Unidos, donde de hecho ya han llegado varios centenares de migrantes que ahora esperan su oportunidad de cruzar al norte. Un grupo que ha tenido que soportar también, según recogía el diario estadounidense, la LGTBfobia de una parte de sus propios compañeros de caravana, y que les ha llevado a buscarse entre ellos, agruparse y protegerse.

La caravana de migrantes, LGTB o no, cuenta además con el recelo de una parte de la población mexicana, ya de por sí muy empobrecida. Pero de lo que no hay dudas es de su fuerza y de su esperanza. Buen ejemplo de ello son las imágenes de la boda entre Erick Dubón y Pedro Nehemías, que este domingo se hacían virales al publicarlas en Twitter la periodista Sarah Kinosian, que acompaña a la caravana migrante. Desconocemos los detalles de la ceremonia y si el matrimonio tendrá reconocimiento legal (Tijuana está en Baja California, uno de los estados mexicanos en los que se celebran matrimonios entre personas del mismo sexo), pero su valor simbólico es indudable. Y según tuiteaba Kinosian, otras seis parejas estaban ya dispuestas a seguir sus pasos.

No sabemos qué futuro espera a Erick y Pedro. Su intención es solicitar asilo en Estados Unidos, pero qué duda cabe que lo tienen francamente complicado, y más ahora que su presidente, Donald Trump, no ha dudado en convertir a la caravana en un nuevo chivo expiatorio y dirigir contra ella sus ataques de odio. Tampoco lo tienen fácil en México. El País recoge hoy, precisamente, como ya se están produciendo los primeros brotes de xenofobia contra las personas que han llegado a Tijuana.

Sea como sea, les deseamos lo mejor.

Os dejamos con el momento en el que se dieron el «sí»:

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Una pareja gay, agredida en julio en Fuenlabrada, obligada a soportar nuevos insultos de su agresor a la salida del juzgado

Miércoles, 14 de noviembre de 2018

parejaLa justicia española no solo continúa ignorando en buena parte las agresiones por LGTBfobia: es que en algunos casos llega a mostrar una absoluta falta de empatía hacía las víctimas. No podemos decir otra cosa tras conocer la historia que el colectivo Arcópoli ha hecho pública sobre lo sucedido la pasada semana a una pareja gay en Fuenlabrada.

Ya en su momento Arcópoli denunció públicamente la primera agresión sufrida por la pareja, que tuvo lugar el pasado 27 de julio y en su momento fue la número 186 de las registradas por el Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia. Y. A.,  de 23 años, y J. D., de 37, paseaban cerca de la estación de Cercanías Fuenlabrada Central cuando se les acercó un individuo que al verles de la mano les gritó «maricones de mierda, hijos de puta, escorias». Uno de los chicos le recriminó que les insultase, a lo que el agresor respondió con un empujón. El otro chico se interpuso y recibió un fuerte puñetazo. El agresor siguió increpándoles y les amenazó con que si volvía a verlos él y amigos a los que llamaría les darían una paliza. Los chicos apresuraron el paso hasta las taquillas de Cercanías. Gracias a la colaboración del personal de RENFE el agresor, de 24 años, fue detenido y la Policía Nacional pudo identificarle. El chico que recibió el puñetazo en la cabeza precisó por su parte asistencia sanitaria.

En su momento, la pareja presentó la correspondiente denuncia ante la Policía Nacional. Los colectivos Arcópoli y Fuenlaentiende les prestaron asesoramiento jurídico, y el Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia, entidad de la que son promotores, puso el caso en conocimiento de la Fiscalía de Delitos de Odio de la Comunidad de Madrid. Sin embargo, según asegura ahora Arcópoli en un comunicado, «pese al desgarrador testimonio de las víctimas, ni la jueza ni la Fiscalía consideraron la agresión como delito de odio, pese a los insultos homófobos constantes». El comunicado se hizo público el pasado miércoles, un día después de que tuviera lugar una vista que la jueza acabó suspendiendo. Siempre según el comunicado de Arcópoli, la jueza consideró al menos que el presunto delito no era leve sino grave, y que por tanto debían abrirse diligencias previas.

Lo peor, sin embargo, estaba por llegar. A la salida del juzgado, cuando los dos agredidos iban acompañadas del abogado y de la trabajadora social de Arcópoli, el denunciado volvió a insultarlos. «No tenéis vergüenza, abusadores de niños, abusadores de discapacitados, sois unos mierdas, hijos de puta», les llamó,  según el relato de Arcópoli. «Finalmente tanto las víctimas como los trabajadores de Arcópoli se refugiaron en una cafetería de la estación y el agresor volvió a salir a la calle y se fue gritándole al aire», detalla el comunicado. «Una de las víctimas sufrió un ataque de nervios y mientras llamaban a la policía le pidieron una tila. La Policía Nacional acudió en menos de 10 minutos al lugar de los hechos y mientras tomaban declaración a las víctimas de nuevo estuvieron rastreando las inmediaciones», añade.

Arcópoli ha vuelto a poner en conocimiento de la Fiscalía de Delitos de Odio lo sucedido. «Con el incidente de ayer, tenemos registrados 252 incidentes de odio por LGTBfobia en la Comunidad de Madrid en lo que llevamos de 2018», explican desde este colectivo, que ha mostrado «un gran pesar por todo lo acontecido». «Es preocupante que ni la jueza ni la Fiscalía vieran el delito de odio con la denuncia interpuesta y ampliada. Es muy peligroso que sean citados a la misma hora las víctimas y el presunto agresor y coincidan en los pasillos del juzgado y es lamentable que a la salida volvieran a sufrir un incidente, estando en riesgo la integridad de las víctimas y de los trabajadores de Arcópoli que les acompañaban», denuncia el colectivo madrileño.

«Lo ocurrido es una clara explicación del índice de infradenuncias en España: las víctimas siguen teniendo miedo a acudir a denunciar, a coincidir con los agresores y a recordar ese incidente tan estresante una y otra vez, máxime delante de quien lo ha causado. Además, el hecho de que no se apreciara delito de odio en un caso tan claro hace crecer la sensación de que la justicia en nuestro país no tiene sensibilidad hacia estos casos que hacen tanto daño a las víctimas», declaraba Rubén López, director del Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

El infierno de una pareja gay de Sevilla: acosados, amenazados y agredidos físicamente por una vecina.

Miércoles, 31 de octubre de 2018

homofobiastopUna pareja gay de Sevilla denuncia que lleva más de dos años siendo acosada por una vecina que constantemente hace gala de su homofobia, y que ha llegado a agredirles físicamente en más de una ocasión. A pesar de la precaria situación de la pareja y de las múltiples denuncias (y sentencias condenatorias) presentadas, ni la administración ni la empresa municipal de la vivienda (que les brindó en su día un alquiler social) les han propuesto aún una solución efectiva que ponga fin a su infierno personal.

En marzo de 2016, Diego y su pareja lograron hacerse con una vivienda protegida en régimen de alquiler a través de la empresa municipal de la vivienda de Sevilla, Emvisesa. La tranquilidad y alegría les duró poco, porque en agosto de ese año comenzaron a ser víctimas de los ataques de una vecina homófoba que residía en el mismo bloque.

En estos dos años, la pareja ha tenido que hacer frente a pintadas homófobas en la entrada de su vivienda, arañazos en su vehículo, insultos, escupitajos y amenazas (casi) diarias. Eso, por no hablar de las múltiples agresiones físicas. «Desde tirarme por las escaleras, rociarme con espray sobre los ojos cuando venía de darme el tratamiento de radio o quimioterapia, liarse a patadas conmigo o mandarme a gente para agredirnos con un arma blanca [agresión por la que necesitó varios puntos de sutura]», explica a dosmanzanas Diego, que es pensionista y desde hace tiempo lucha contra un cáncer. «La señora no hace otra cosa que referirme que si no me mata el cáncer, me mata ella».

La cruel agresora, que además está al cargo de una persona dependiente, nunca atendió a razones. Es más, Diego le llegó a preguntar a qué obedecía esa inquina, pero ella le respondió insultándole y burlándose tanto de él como de su pareja. Las víctimas, que tienen pocos recursos económicos y padecen ansiedad desde que comenzó todo, presentaron varias denuncias ante la policía e informaron de lo ocurrido a Emvisesa, pero eso no sirvió para que la situación de acoso remitiera.

«Tenemos como seis o siete sentencias condenatorias hacia la agresora. Como ella tiene un expediente abierto con la empresa municipal, ahora incita a otro vecino que está mal económicamente para que arremeta contra nosotros», apunta. En efecto, las denuncias se saldaron siempre con la condena de la agresora por lo que el juez vio como un delito leve de daños y amenazas. Así, se obligó a la homófoba agresora a pagar varias multas y a cumplir una orden de alejamiento. Pero esa orden fue retirada poco después, porque víctimas y agresora vivían en el mismo edificio y tan solo quedó en vigor una prohibición de comunicación (algo que tampoco se ha respetado).

Diego, de 50 años, señala que Emvisesa cuenta con un protocolo de actuación para casos de incumplimiento de las normas de convivencia vecinal, pero la lentitud de la burocracia no les está ayudando en absoluto. Efectivamente, la empresa abrió un expediente a la conflictiva vecina en septiembre de 2016, pero no fue hasta septiembre de 2017 cuando procedieron a «interponer una denuncia de expulsión de la señora agresora, con primera vista en noviembre de este año».

La pareja lamenta que, a pesar de haber pedido ayuda a Emvisesa, la empresa no se ha implicado a ningún nivel. Y que no haya tenido en cuenta la ley andaluza de igualdad LGTBI, aprobada el pasado mes de diciembre. «Incluso les hemos solicitado y suplicado que nos faciliten la salida transitoria o permanente de la vivienda, cosa que no ha sido fructífera. En septiembre nos ofertaron una zona para trasladarnos, pero no se nos dio detalles de la supuesta vivienda. Solo nos dijeron que la mensualidad es elevada y que no podremos afrontarla», señala indignado. «Ya no solo tengo que estar luchando contra mi enfermedad, sino también contra la homofobia y las injusticias de la administración». Un caso terrible que demuestra que aún queda mucho por hacer para erradicar la homofobia social y la desprotección de las víctimas de LGTBfobia, que muchas veces se encuentran además en una situación de vulnerabilidad económica.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Este jueves, 18 de octubre, concentración de repulsa a una agresión contra una chica trans en Lavapiés

Jueves, 18 de octubre de 2018

TransfobiaaEl colectivo Arcópoli ha convocado una concentración este próximo jueves 18 de octubre, a las nueve de la noche, en protesta por una agresión de carácter tránsfobo ocurrida el pasado mes de septiembre en el madrileño barrio de Lavapiés. El agresor continuó amenazando a la chica incluso en presencia de los agentes de la Policia Nacional que acudieron al lugar.

La agresión tuvo lugar alrededor de las tres y media de la madrugada del domingo 21 de septiembre. La víctima, una chica trans de 39 años de edad, se encontraba tocando la guitarra en compañía de unos amigos  en las escaleras del Teatro Valle-Inclán (al inicio de la calle Valencia, a escasos metros de la céntrica plaza de Lavapiés). Un individuo de unos 40 años se le acercó y le dijo: «muy guapo». Ella le preguntó si tenía algún problema, a lo que el agresor contestó «tú lo que eres es un maricón de mierda y te llamo guapo porque tú eres un tío (…) Eres un maricón de mierda que vas de guay tocando la guitarra». A continuación le dio un fuerte puñetazo en la nariz, que la tiró al suelo.

Al levantarse, la víctima pudo ver cómo los propios amigos del agresor lo sujetaban para que no siguiera golpeándola. De hecho, según el relato de los hechos que hace Arcópoli, un conocido del agresor que le recriminó su ataque recibiño también varos golpes y cayó al suelo. «Eso te pasa también a ti por maricón», le dijo.

La propia víctima llamó por teléfono a la Policía Nacional, que se personó en el lugar, pese a lo cual el agresor siguió amenazando a la chica con una botella. Cuando los agentes le avisaron de que podría estar incurriendo en un delito de odio, el agresor les espetó «¡Claro que es odio! ¡Le odio porque es un tío y es un maricón!». 

La víctima ha recibido asesoramiento legal y orientación psicológica por parte del Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia y ha interpuesto denuncia ante la Policía Nacional. El Observatorio ha denunciado el caso también a la Fiscalía de Delitos de Odio de la Comunidad de Madrid. Con esta agresión, el Observatorio tiene ya registrados 237 incidentes de odio por LGTBfobia en lo que llevamos de año en la Comunidad de Madrid, «cifras similares a las de 2017 por estas fechas». Recordamos que en 2017 el Observatorio Madrileño registró 321 incidentes por LGTBfobia.

Concentración el jueves en la plaza de Lavapiés

Arcópoli, a petición de la víctima, ha convocado a la ciudadanía a expresar su repulsa por lo sucedido este jueves 18 de octubre, a las 21:00 horas, en la plaza de Lavapiés, a escasos metros de donde ocurrió la agresión. El colectivo madrileño anima a llevar una cacerola para convertir la concentración en una cacerolada de protesta contra la transfobia.

El Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia: contacto

El Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia, promovido por Arcópoli y del que forman parte otros colectivos y asociaciones, se puso en marcha a principios de 2016. Ofrece acompañamiento y asesoramiento a las víctimas desde el mismo instante en que sufren la agresión y hace un seguimiento del recorrido de la denuncia en los juzgados.

Puedes contactar con el Observatorio a través del teléfono 618 54 71 66 (llamada o WhatsApp) y online en la dirección web http://contraelodio.org

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

París: tres agresiones a parejas del mismo sexo en menos de un mes desatan las alarmas

Miércoles, 17 de octubre de 2018

640x0-noticias-arnaud-gagnoud-instagramArnaud Gagnoud , una de las víctimas de la agresión de septiembreInstagram | Foto: Uso permitido

Tras la segunda agresión de carácter violento que se produce en París en un mes, SOS Homophobie denuncia un incremento de la homofobia en Francia en el último año.

La creciente visibilidad de las parejas del mismo sexo en las calles de la capital francesa molesta a los homófobos. En el plazo de un mes, tres agresiones contra parejas que se mostraban su afecto en público han disparado las alarmas. En uno de los casos, uno de los agresores ha sido ya juzgado y condenado a un año de prisión.

La primera de las agresiones tuvo lugar el pasado 18 de septiembre, cuando una pareja de chicos salía del teatro en el distrito XX de la capital francesa. Varios adolescentes vieron desde lejos como la pareja se hacía gestos de cariño y comenzaron a insultarles. La pareja intentó ignorar los insultos, pero los jóvenes se acercaron y siguieron insultándolos y amenazándolos, exigiendo que se marcharan de «su barrio». «Aquí no hay maricones», les gritaron. Dos agresores más se sumaron a bordo de una motocicleta. Uno de ellos golpeó violentamente a una de las víctimas con su caso, causándole una herida bajo la ceja que precisó siete puntos de sutura y un traumatismo orbitario que bien podría haberle costado la visión de ese ojo. Por fortuna, la pandilla detuvo la agresión y huyó del lugar cuando otros viandantes que también salían del teatro acudieron en auxilio de la pareja. Uno de ellos era el comediante Arnaud Gagnoud, quien posteriormente publicaría en su cuenta de Instagram la fotografía de su rostro tras ser agredido con un casco de motocicleta.

«Sabía que algún día me pasaría: una agresión homófoba en plena calle. Sabía que algún día tendría que enfrentarme a esta decisión: hacerme una foto y publicarla o no hacerlo. Con las consecuencias que ello tendría en cada uno de los casos. Lo único que no sabía es cuando sucedería. Ha sido hoy», publicada Arnaud Gagnoud, una de las víctimas, en sus redes sociales, antes de difundir lo sucedido.

En el siguiente vídeo de France 3 la pareja reconstruye lo sucedido. Arnaud Gagnoud, el joven herido, se lamenta de que la agreisón que ellos han sufrido no es la primera que tiene lugar en su círculo de amigos:

La segunda de las agresiones tuvo lugar el sábado alrededor de las diez de la noche, en el distrito XIX de la capital francesa. Las víctimas, una pareja de hombres que fueron insultados y golpeados por dos individuos después de darse un beso mientras caminaban por la Rue du Maroc en las inmediaciones del Parque de la Villette, en el Distrito XIX de París, alrededor de las 22 horas del pasado sábado, 6 de octubre. Los agresores se dieron a la fuga, pero uno de ellos fue rápidamente interceptado por la policía. El otro fue identificado y detenido horas después al quedar todo el incidente recogido por las cámaras de vigilancia de la zona y considerar que se trata de una agresión homofóbica. Las dos víctimas tuvieron que ser trasladas a un centro médico al presentar lesiones en la nariz y el cuello. Se trata de la segunda agresión de carácter homofóbico en menos de un mes.

El mismo martes tenía lugar el juicio a uno de los agresores, un joven de 22 años que contaba con una condena previa de cárcel en 2016 que había sido suspendida provisionalmente. Una circunstancia que favoreció que el juicio (por violencia agravada por razón de orientación sexual) tuviera lugar de forma inmediata. El joven, para el que la Fiscalía solicitaba tres años de cárcel, fue condenado finalmente a un año, ingresando inmediatamente en prisión dados sus antecedentes. El ya condenado reconoció la agresión pero negó que en su caso hubiera tenido una motivación homófoba, asegurando que se sumó a ella con posterioridad al inicio del incidente (algo que de hecho parece confirmar una cámara de seguridad cercana).

La tercera de las agresiones tuvo lugar el lunes pasado, sobre las siete y media de la tarde. En este caso las víctimas fueron una pareja de chicas que se encontraban sentadas en un banco de la Plaza de la República y al que un individuo que se dio a la fuga dirigió insultos lesbófobos antes de dar un puñetazo en la cara a una de las chicas.

Tres agresiones que han disparado las alarmas

Tres agresiones en menos de un mes contra parejas del mismo sexo visibles que han desatado la indignación de los colectivos LGTB franceses. De 2017 a 2018 se ha producido un 15 % de incremento de agresiones físicas en Francia, según SOS Homophobie,  organización que combate el odio por LGTBfobia en Francia, puntualizando Joël Deumier, presidente de la asociación, que desde junio se han producido una serie de «perturbadores» ataques en todo el país. «Nueva agresión lesbófoba. Las agresiones homófobas se han vuelto casi cotidianas. Los discursos estigmatizantes sobre las familias homoparentales y los LGTB son la causa de este recrudecimiento. Nuestros pensamientos con las dos víctimas y todo nuestro apoyo», tuiteaba Joël Deumier:

«Ajda, persona trans atacada en Limoges a principios de agosto. Vanesa Campos, una persona trans asesinada en París a mediados de agosto. Una joven asaltada porque besó a su novia en París a finales de agosto. Varios jóvenes asaltados en Nîmes la semana pasada. Un par de mujeres salpicadas de lejía y pintura negra en Lille a principios de septiembre. Un trabajador sexual trans víctima de robo y asalto esta semana. Arnaud, atacado porque abrazó a su compañero», detalla Deumier, quien atribuye el deterioro en la relación al colectivo LGBT al debate en curso para modificar una ley para proporcionar reproducción asistida a mujeres solteras y parejas de mujeres que deseen procrear.

«Este discurso homófobo contra la paternidad homosexual y las personas LGBT lo lleva a cabo la Iglesia, la Conferencia de los Obispos de Francia, la Manif pour Tous [una organización que hace campaña contra el matrimonio entre personas del mismo sexo]. Esto tiene consecuencias reales para la sociedad, legitimando la homofobia y alentando a las personas a [convertir las palabras] en acciones», asegura Deumier, reconociendo igualmente que el incremente de ataques también puede deberse a que las víctimas LGBT tienen menos miedo a hablar que antes en lo que denomina «una liberación de las palabras de las víctimas».

Este recrudecimiento de las agresiones, ¿es real o se trata simplemente de una mayor presencia mediática? Si no atenemos a las cifras oficiales, en 2016, primer año en el que Francia procedió a registrar de forma específica los delitos motivados por el odio LGTBfóbico a partir de las denuncias presentadas a las fuerzas de seguridad francesas, se contabilizaron 1.020 agresiones por la orientación sexual o la identidad de género de la víctima. En 2017, se contabilizaron 1.026 agresiones. Hay que tener en cuenta, de todas formas, que estas cifras se corresponden con las denuncias presentadas. Según el consenso de los especialistas en la materia, la cifra real de agresiones es considerablemente mayor, dado que muchas no se denuncian por temor, pudor o vergüenza.

A la espera de que haya datos oficiales correspondientes a 2018, lo cierto es que frente a la aparente «estabilidad» de los datos oficiales en 2016 y 2017, los activistas LGTB franceses denuncian que el aumento de las agresiones es real y palpable. Parece tratarse, de hecho, de una situación similar a la que se está produciendo en España: la cada vez mayor visibilidad de las personas LGTB, sobre todo las más jóvenes, conlleva que la LGTBfobia social se muestre más cruda que nunca. Un aspecto especialmente preocupante es que, también como sucede en España, también los agresores suelen ser personas muy jóvenes. Además, según alerta el portavoz de Stop Homophobie Terrance Katchadourian, están surgiendo nuevos escenarios para las agresiones, como las páginas web de contactos. Katchadourian menciona por ejemplo el caso de un agresor del que tuvieron conocimiento en agosto que a través de estas páginas contactaba específicamente con hombres casados, lo que hacía mucho más improbable que estos denunciaran.

 

Fuente Dosmanzanas/Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Un joven denuncia haber sufrido una agresión con tintes homófobos a manos de los porteros de una discoteca en San Fernando, mientras la dirección del local lo niega

Lunes, 15 de octubre de 2018

fotos-presunta-agresion-homofoba-san-fernando-300x200Ezequiel Espada, un joven de Cádiz, ha denunciado haber sido objeto de una agresión de tintes homófobos a las puertas de una discoteca de San Fernando a manos de varios de sus porteros. La Sala Vivo, por su parte, niega la versión del joven, argumenta que la homofobia no tuvo nada que ver en la disputa y lo acusa de instrumentalizar su condición de gay.  

Los hechos ocurrieron alrededor de las seis de la madrugada del domingo, 6 de octubre, cuando la Sala Vivo cerraba sus puertas. Según asegura Ezequiel Espada en una carta en la que difundió su versión de lo sucedido que rápidamente se viralizó en redes sociales, todo comenzó cuando el joven y sus amigas, que en ese momento se encontraban fuera, pidieron al portero recuperar la última copa, que acababan de adquirir y que se encontraba en el interior, para bebérsela «rápidamente allí mismo, sin necesidad de entrar en la discoteca». Una petición a la que uno de los porteros, según Espada, se negó en tono «desafiante y chulesco». «Le respondimos que solo estábamos preguntando porque acabábamos de comprar la copa, por si podíamos acabarla, ya que nos costó 6,50 euros. Este portero empezó a tratarnos mal y a decirnos que nos fuéramos que no nos iba a dejar cogerla, y acto seguido me empuja dos veces sin razón alguna», añade.

A partir de este punto, Ezequiel Espada describe (siempre según su versión) cómo lo que era un incidente que debía haberse resuelto por cauces civilizados se convierte en una agresión por parte del portero mencionado y de sus compañeros, que dan varios puñetazos al joven que le hacen desplomarse al suelo. El joven siguió recibiendo «puñetazos y patadas, en la cabeza y por todos lados» y añade además que uno de los agresores sacó un arma blanca y amenazó con clavársela. Una de las amigas que lo acompañaban, que lo intentaron defender, también resultó golpeada en la trifulca.

En en ese punto cuando Ezequiel Espada alude a la homofobia de los agresores. «Cuando vieron los porteros que mis amigas estaban en medio y no se apartaban para que no me pegasen mas, se metieron en la entradilla de la discoteca (todo esto riéndose de mi, amenazándome, y cachondeándose, recibiendo un trato homófobo, sin importarles ninguna de las personas que había alrededor). Luego empezaron desde dentro a hacerme muecas y a gritarme amenazándome que era un maricón y que me iban a matar cuando salieran, a lo que les respondo que sí, que soy gay, y que qué tenia eso que ver con lo que estaba pasando. Me responden que era un maricón de mierda y que cuando salieran me iban a matar entre todos. Siguieron riéndose de mí, mientras yo estaba con un ataque de nervios y mis amigas llorando supernerviosas», relata.

El joven, además, denuncia el trato recibido in situ por los policías que acudieron a su llamada. «Terminamos llamando a la Policía, quien intervino y lo primero que hizo fue irse para la parte acosadora para escuchar su versión, mientras dos policías venían para nosotros y le intentábamos explicar lo que había sucedido, a lo que solo uno de ellos nos respondía que nos calláramos la boca y que tenían mejores cosas que hacer que estar con nosotros (todo esto sin apenas poderle explicar nuestra versión (…) En medio de todo esto escucho a un policía decir que como no me callara me iba a dar un guantazo. Yo y mis dos amigas llorando supernerviosos y totalmente desprotegidos por que no nos hacían ningún caso», añade.

La sala niega la versión del joven

La dirección de la Sala Vivo, por su parte, ha emitido un comunicado en el que niega las acusaciones del joven, aseguran estar «en contra de cualquier tipo de violencia» y condena «la manipulación y el oportunismo que se ha realizado de los hechos por parte del responsable de su difusión, usando de forma sesgada, manipulada y torticera su orientación sexual como pretexto de una conducta de la que el único responsable es él mismo». «Los hechos ocurridos se encuentran actualmente judicializados, siendo que la versión que mantiene esta empresa es radicalmente opuesta a las manifestaciones difundidas por el denunciante, que son difamatorias, y está perjudicando el buen nombre de la empresa, siendo que se han tomado las medidas necesarias para denunciar igualmente las agresiones físicas y verbales sufridas por el equipo de seguridad, así como los daños y perjuicios sufridos por las difamaciones vertidas», asegura.

La Sala Vivo niega que se produjera «ninguna actuación homófoba en absoluto, siendo este un colectivo cliente habitual de nuestro negocio, y al que cuidamos y respetamos. En Sala Vivo no se toleran actitudes homófobas ni racistas, siendo un ejemplo de diversidad cultural y sexual no solo por la clientela que nos visita como entre su personal contratado. Este desafortunado incidente nada tiene que ver con la orientación sexual, se está usando la condición sexual de forma partidista y arrojadiza, involucrando a colectivos LGTB como arma de propaganda de unos hechos que se encuentran judicializados (…) No se va a permitir que se use la homofobia y agresiones a personas por su condición sexual como arma individual, subjetiva y negligente de un individuo a favor de su causa personal». 

A la espera de la acción de la justicia

Habrá que esperar a que la justicia siga su curso y determine responsabilidades. Ezequiel Espada, que ha recibido el apoyo del colectivo LGTBIQ+ de San Fernando Lambda La Isla, ha presentado la correspondiente denuncia policial, acompañada de parte de lesiones (en las imágenes, algunas de las heridas sufridas). Por su parte, la Sala Vivo asegura en su comunicado que «se han iniciado las medidas judiciales penales y civiles para restaurar la honorabilidad y dignidad de la empresa».

Ezequiel Espada, además, ha apelado a la colaboracion ciudadana. «Sabemos que hubo gente que grabó en vídeo todo lo que pasó, por favor pedimos que si todavía existe algo de humanidad, si alguien sabe algo o puede tenerlo, que por favor se ponga en contacto con alguno de nosotros para pasárnoslo, y que por supuesto no vamos a involucrar a nadie. Solo queremos hacer justicia, porque como ya sabéis estos casos suelen pasar desapercibidos y no suelen llegar a nada, si no matan a una persona o si no es algo que se vea superclaro», pide en su carta.

Fuente Agencias

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

El Consejo Nacional de Suiza aprueba la penalización de los delitos de odio contra la población LGTB

Jueves, 4 de octubre de 2018

fd4ed1fb-9ad3-46e8-9f06-7a1fa261ede7El Consejo Nacional suizo ha aprobado la modificación del Código Penal para incluir entre los delitos de odio aquellos motivados por la orientación sexual o identidad de género de las víctimas. La reforma deberá ser ahora corroborada por el Consejo de los Estados para que tome efectos. Aunque la aprobación ha contado con el apoyo de una mayoría holgada (118 votos a favor y 60 en contra), los opuestos a la reforma no han dudado en equiparar la homosexualidad o la bisexualidad con la pedofilia y la zoofilia.

La iniciativa de reforma del código penal ha partido del diputado Mathias Reynard, perteneciente al Partido Socialista, que ha conseguido el apoyo de todos los grupos políticos representados en el Consejo Nacional (la cámara baja suiza), excepto el de la derechista Unión Democrática del Centro (grupo mayoritario, con 65 escaños del total de 200) y algunos diputados del centroderechista Partido Liberal Radical. El apoyo a la 2c6240d8-a4e7-4806-b563-5d49fd2ff612reforma, sin embargo, ha sido contundente: de los 183 diputados presentes, 118 votaron a favor, 60 en contra y 5 se abstuvieron. Ahora debe tramitarse en el Consejo de los Estados (la cámara alta, de representación territorial), donde la Unión Democrática del Centro tan solo tiene 5 representantes del total de 46, lo que parece que allana el camino para la aprobación de la reforma. La votación tendrá lugar el próximo mes de diciembre.

Hasta 1995, el Código Penal suizo solo castigaba la ofensa a las creencias religiosas, en su artículo 261, aún vigente. En 1993 se aprobó la introducción del artículo 261 bis, en el que se penalizan la incitación al odio o la discriminación causadas por la pertenencia a un grupo étnico, racial o religioso. La reforma tomó efectos el 1 de enero de 1995. Esta es la redacción actual de los dos artículos:

Art. 261

Quien, pública y vilmente, ofenda o ultraje las convicciones de otros en materia de creencias, en particular la creencia en Dios, o profane los objetos de veneración religiosa, quien impida, perturbe maliciosamente o ultraje públicamente un acto religioso garantizado por la Constitución, quien, maliciosamente, profane un lugar u objeto destinado al culto o un acto religioso garantizado por la Constitución, será castigado con una multa de 180 días como máximo.

Art. 261 bis

Quien incite públicamente al odio o a la discriminación hacia una persona o a un grupo de personas debido a su de origen racial, étnico o religioso;

quien, públicamente, propague una ideología destinada a menospreciar o denigrar sistemáticamente a los miembros de una raza, grupo étnico o religión;

quien, con el mismo fin, organice, fomente o participe en actividades de propaganda;

quien públicamente, con palabras, escritos, imágenes, gestos, agresiones o por cualquier otro medio, degrade o discrimine a una persona o grupo de personas por motivo de su raza, etnia o religión, o que, por la misma razón, niegue, minimice gravemente o trate de justificar el genocidio u otros crímenes de lesa humanidad;

quien se niegue a prestar un servicio de uso público a una persona o grupo de personas por razón de su origen racial, étnico o religioso;

será castigado con pena privativa de libertad de una duración máxima de tres años o con una sanción pecuniaria.

La reforma impulsada por el diputado Reynard trata de modificar el artículo 261 bis para incluir en la lista la orientación sexual y la identidad de género, algo que, si bien ha despertado las simpatías de la mayoría de los grupos políticos, también ha provocado un discurso de feroz oposición en la Unión Democrática del Centro. El diputado de esta formación Yves Nidegger criticó en el debate parlamentario que se fuera a incluir una ae791296-0cf9-4599-9448-deb04aa5a5d7noción que consideraba «jurídicamente problemática e indefinible». Incluso llegó a preguntar a la cámara si «la pedofilia, la bisexualidad, la gerontofilia, la necrofilia, el fetichismo, la zoofilia, etc. —la creatividad en este ámbito es inagotable— son orientaciones sexuales que deben protegerse o no», lo cual provocó la indignación de la mayoría de los presentes.

Lo cierto es que una reforma de este tipo se le ha reclamado a Suiza repetidamente desde la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas o la Comisión Europea con la Intolerancia. ILGA Europa también ha denunciado la falta de una legislación que penalice los crímenes de odio contra la población LGTBI, lo que ha causado que Suiza ocupe el puesto 22 de 40 en el informe sobre los derechis LGTBI en Europa, justo por debajo de Estonia y Hungría, con un exiguo 38,44 % de consecución de objetivos en esta materia.

Mathias Reynard se ha declarado muy satisfecho por el resultado de la votación, que ha calificado de «victoria de los derechos humanos» y se ha mostrado muy esperanzado en la convalidación por el Consejo de los Estados. Estaremos atentos.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Fallece Eli, objeto de una brutal agresión en Valladolid que podría ser un delito de odio por LGTBfobia (ACTUALIZADA)

Lunes, 24 de septiembre de 2018

centro-comercial-vallsur-300x165Ante le confusión que nos hizo no dar la noticia como correspondería haberse hecho, , publicamos la rectificación que hace Dosmanzanas y que hacemos nuestra. Sentimos el error…

Terrible noticia. Eli, objeto de una brutal paliza el pasado mes de agosto en Valladolid a manos de un menor de 15 de años, falleció en la tarde de este sábado en el Hospital Río Hortega de la capital castellana. Con 59 años, Francisco Javier, Javi o la Eli, como le gustaba que la llamaran, se encontraba en estado muy grave ya desde el primer momento.

NOTA IMPORTANTE: esta entrada ha sido actualizada después de que fuentes próximas a la víctima hayan insistido en que se trataba de un hombre cis, homosexual y al que le gustaba travestirse. Rectificamos y procedemos por ello a modificar algunas de las frases, así como el titular. Por coherencia también hemos eliminado la crítica que hacíamos a diversos medios que se referían a Eli en masculino. Habituados a que muchos medios obvien referirse a las personas trans por el género por el que se identifican, nosotros mismos cometimos el error de generalizar y consideramos que este era otro de los casos. Os pedimos perdón por ello. 

En su momento informamos de la terrible agresión. Sucedió alrededor de las seis y media de la mañana del domingo 12 de agosto. Los vigilantes de seguridad del centro comercial Vallsur dieron aviso a la Policía y a los servicios de Emergencias tras encontrar a una persona inconsciente, desnuda de cintura para abajo y que además parecía haber sido víctima de un robo. Aunque en el primer momento no se facilitó su identidad, la Policía Nacional consideró que la agresión podría haber estado vinculada con «la identidad sexual de la víctima». De hecho, ya después de la agresión recogimos la polémica en redes sociales respecto al tratamiento de la noticia. La FELGTB, por ejemplo, pidió a los medios un mayor cuidado a la hora de recoger este tipo de noticias y aprovechó para recordar que, junto a la Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras, en su momento elaboró una Guía de buenas prácticas para el tratamiento de la diversidad sexual y de género en los medios de comunicación, que pretende ser una herramienta para que los medios usen un lenguaje inclusivo y riguroso.

Volviendo a la agresión a la Eli, en la misma tarde del 12 de agosto, un menor de 15 años de edad, sin aparente conexión previa con la víctima, se entregó voluntariamente, acompañado de su madre, y confesó ser el autor. Según informa El Norte de Castilla, el menor permanece desde entonces ingresado en el centro de reclusión Zambrana y pasará ahora a ser investigado por un delito de homicidio. El diario vallisoletano informa también de que el colectivo trans ATC Rainbow tiene intención de convocar una concentración de repulsa en próximos días. «Muchas personas de nuestra asociación están asustadas debido a que esta agresión, aunque es la más grave, no es la única que ha tenido lugar últimamente en Valladolid», ha expresado su portavoz, Lunara Santamaría.

La familia de la víctima ya ha anunciado que ejercerá la acusación particular contra el menor responsable de la paliza a la Eli. «Nosotros no sabemos si fue un delito de odio o qué ocurrió exactamente, pero sí que a Eli le dieron una paliza que le ha costado la vida y que merece justicia», han asegurado. «Fue un icono que supo mostrar su sexualidad sin tabúes y que siempre fue muy respetuosa con todo el mundo y defensora del colectivo en nuestra ciudad», ha declarado por su parte una de sus hermanas.

Hay que tener en cuenta que el sumario permanece bajo secreto y por el momento no han trascendido muchos más datos de los conocidos en un primer momento. No obstante, dada la virulencia de la paliza, desde dosmanzanas seguimos considerando que, al margen de que se cometiera un robo, resulta plausible pensar que se trató de una agresión relacionada con la expresión de género de la víctima, o en la que al menos el odio por LGTBfobia pudo jugar un papel determinante.

Fuente El Norte de Catilla/Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , ,

Absuelto por un jurado popular el único acusado de la muerte de Lorena Reyes, la chica trans que cayó al vacío cuando huía de su agresor

Jueves, 20 de septiembre de 2018

cvjpilxxyaejfaiUn jurado popular ha absuelto al único acusado de la muerte de Lorena Reyes, al no considerar probado que él fuera el autor pese a que ni Fiscalía ni acusación particular tenían dudas al respecto. Lorena falleció en Santa Cruz de Tenerife en octubre de 2016 al caer al vacío huyendo de su agresor.

Recordamos la noticia, tal y como la recogimos en su momento: Lorena Reyes, de origen sudamericano, tenía 32 años y ejercía el trabajo sexual. Se precipitó al vacío mientras huía de un supuesto cliente, que la había golpeado y agredido con arma blanca en una mano. Lorena intentó saltar a un balcón adyacente mientras gritaba «socorro, socorro, me van a matar». Pudo mantenerse agarrada durante unos minutos, pero acabó cayendo al patio interior del edificio. En estado crítico, consiguió ser estabilizada por los servicios de urgencia, pero falleció en el Hospital Nuestra Señora de La Candelaria poco después de su ingreso. Según se difundió entonces, el presunto agresor se presentó horas después en comisaría, aunque negó ser el autor de la muerte. Respecto a las circunstancias que precedieron a la agresión apenas trascendió información, más allá de que los investigadores hallaron en la vivienda cocaína y de que también se encontraba en ella otra compañera de piso.

El tratamiento de la muerte de Lorena, por otra parte, desencadenó entonces una especial indignación entre los colectivos LGTB y trans, dado que diversos medios se refirieron a ella como «hombre» y como «travesti».

Caso dos años después de aquellos terribles hechos ha tenido lugar el juicio, que ha permitido conocer más detalles, aunque las versiones de lo sucedido difieren y entre los testigos (la compañera de piso y los vecinos) ha habido contradicciones. Lo cierto es que en el brazo de Lorena se encontró una cuchillada de 18 centímetros, que según los peritos era compatible con un arma blanca encontrada en el coche del acusado (en la que no había restos de sangre, si bien destacaba la limpieza que presentaba frente a la suciedad del resto del vehículo). También es indiscutible que el acusado estuvo en el piso (de hecho dejó allí objetos personales) y que mantuvo una discusión con la víctima, sin que haya quedado resuelto el papel que el consumo de cocaína pudo jugar. Sea como sea, parece que en efecto el acusado llegó a salir del piso antes de los hechos, pero tanto acusación particular como Fiscalía defienden que volvió a entrar y provocó la agresión que desembocó en la muerte de Lorena. Algo que él niega, asegurando que ya no se encontraba en la vivienda.

Fiscalía y acusación solicitaban por ello 14 años de prisión para el acusado, así como el pago de una indemnización a los herederos de la víctima de 120.000 euros. Sin embargo, el jurado ha dado la razón a la defensa, que solicitaba la libre absolución, al considerar que pese a todo no hay pruebas suficientes de que el acusado volviese a entrar en el piso y forzase a Lorena a huir por la ventana.

Así queda por el momento la situación, a la espera de los posibles recursos: Lorena fallecida; el único acusado de su muerte absuelto, y sin que ninguna otra hipótesis sea capaz de explicar lo que sucedió «a no ser que haya aparecido algún fantasma», según expresaba la acusación. Estaremos atentos a posibles novedades.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

El infierno de una pareja gay en Verona (Italia): agredidos en agosto, ahora su casa aparece cubierta de pintadas de odio y sufren un intento de atentado con gasolina

Lunes, 17 de septiembre de 2018

pintada_homofoba_verona-300x162De auténtico intento de atentado puede calificarse la agresión sufrida por una pareja gay en Verona (Italia). La pareja, que ya fue víctima de una primera agresión en agosto que desencadenó cierta polémica en la ciudad, ha sido ahora atacada en su propia casa. Uno de los miembros de la pareja fue rociado con gasolina cuando se asomó al rellano para ver qué sucedía, y las paredes del edificio así como su coche han aparecido cubiertas de pintadas homófobas y simbología de extrema derecha. 

Angelo Amato, de 59 años, y Andrea Gardoni, de 23, son una pareja gay. Italianos aunque casados hace tres años en España, viven en Stallavena, un pueblo cercano a Verona. El pasado jueves, alrededor de las dos de la madrugada, escucharon ruidos que provenían del rellano de su apartamento. Andrea pensó que eran sus gatos que querían entrar, por lo que se levantó de la cama y abrió confiado la puerta. En ese momento un individuo le arrojó gasolina sobre la cara y el cuerpo. «Ne me di cuenta en ese momento que era gasolina, solo sentía que me quemaba la piel de la cara, los ojos e incluso la garganta», ha declarado a Il Post. Angelo lo escuchó gritar y corrió a auxiliarlo. Lo encontró tirado en el suelo a la puerta de la casa, en medio de un gran charco y con fuerte olor a gasolina. El agresor o agresores habían huído. Avisó a urgencias, y en poco tiempo se personaron los bomberos, los carabinieri y la asistencia sanitaria.

pintada_homofoba_verona_2-300x150Lo que encontraron, además de a la pareja y de varios recipientes de gasolina y un  bote de pintura que agresor o agresores abandonaron precipitadamente, fue que los exteriores de su edificio (un apartamento a cuyo rellano de entrada se accede por una escalera directamente desde una pequeña zona ajardinada adyacente a la calle y fácilmente accesible) habían sido «decorados» con cruces gamadas y pintadas de odio. «Os llevaremos a todos a las cámaras de gas» podía leerse en la pared exterior. «Maricones quemados», habían escrito en la acera. El cristal trasero de su coche también lucía una cruz gamada. Todo apunta a que el agresor y agresores ya llevaba días observando a la pareja. Un vecinó observó hace unos diez días una presencia sospechosa en el jardín, alrededor de la medianoche. Y el 6 de septiembre la pareja encontró en buzón un anónimo escrito a ordenador con insultos homófobos y racistas y alabanzas a Hitler y a Mussolini, aunque plagado de faltas de ortografía.

Andrea y Angelo no tienen duda de que la persecución de la que son objeto está relacionada con la agresión que ya sufrieron en agosto y con los hechos posteriores. Esa primera agresión ocurrió el 11 de agosto por la noche, mientras la pareja caminaba cogida de la mano por Piazza Bra, en pleno casco histórico de Verona. En ese momento fueron agredidos por un grupo de jóvenes sin que nadie en la abarrotada plaza les ayudase. Lo sucedido ese día tuvo cierto eco en los medios, y dio lugar a una concentración de protesta convocada por grupos LGTB, antifascistas y feministas que denunciaban la desprotección que sufren las minorías en Italia. El alcalde de Verona, Federico Sboarina, destacó por su parte el hecho de que el único de los agresores identificado y detenido fuese un joven rumano de 21 años que al parecer ya era conocido por la policía, negó que Verona fuese una ciudad homófoba y acusó a los movimientos de protesta de dar mala imagen a la ciudad.

pintada_homofoba_verona_3-300x172Volviendo a esta segunda agresión, por fortuna no parece que Andrea vaya a sufrir secuelas permantenes en la visión, sin duda lo que más preocupaba en un primer momento. La pareja, sin embargo, está aterrada por lo sucedido. La tragedia podría haber sido mucho mayor si el ruido no les hubieran despertado. Se trata, además, de una pareja especialmente golpeada por la homofobia. Andrea, por ejemplo, no tiene ya relación con su familia. «Mejor muerto que maricón», le espetaron en su momento.

Esperamos que la investigación progrese. Lo sucedido es de extrema gravedad, y sucede además en un país en el que la realidad social a la que se enfrentan las personas LGTB no es siempre la mejor (hace pocas semanas nos hacíamos eco de otra agresión homófoba en Turín que tuvo lugar también ante la indiferencia de los transeúntes) y que cuenta en estos momentos con un Gobierno coparticipado por la Liga Norte, hostil a los derechos de las personas LGTB. Es imperativo que el responsable o los responsables sean llevados ante la justicia para devolver cierta tranquilidad tanto a Andrea y Angelo, a los que trasladamos todo nuestro cariño, como al resto del colectivo.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Agresión en Torremolinos al propietario de un bar con una bandera arcoíris

Sábado, 15 de septiembre de 2018

3d52bfc1-8287-4898-b3df-98d2936d3bc5El propietario de un bar de Torremolinos ha sido víctima de una agresión homófoba tras colocar en su negocio una bandera arcoíris, según ha denunciado públicamente la asociación COLEGA Torremolinos. Los hechos ocurrieron el pasado 7 de septiembre, por la tarde, después de que la víctima y su pareja dirigieran una mirada de reproche a dos jóvenes que escupieron al pasar por delante de la bandera.

«Qué pasa maricones, me cago en tu puta madre», fue la respuesta de los jóvenes. Tras esta agresión verbal, la víctima, tal y como consta en la denuncia interpuesta, se acercó a los agresores a fin de pedirles explicaciones. En ese momento los jóvenes se hicieron con unas ramas de un árbol cercano con las que empezaron a golpear a la víctima por todo el cuerpo. Por fortuna, una persona que se identificó como policía de paisano intervino y separó a los agresores de la víctima, a la espera de que llegara al lugar la Policía Nacional. A pesar de todo esto, los agresores han amenazado al hombre con «cortarle el cuello» cuando se lo encuentren «a solas». La víctima acudió fue reconocida y atendida en urgencias por las lesiones sufridas y ha interpuesto la correspondiente denuncia.

Natalia Ronco, directora del Observatorio Andaluz contra la LGBTIfobia (entidad vinculada a Andalucía Diversidad LGBT y a la Confederación COLEGAS), ha hecho un llamamiento a que se siga el ejemplo de la víctima y denuncien todas las agresiones. «Es la única manera que tenemos para constatar la LGTBIfobia que aún campa a sus anchas en nuestro país y que hay que parar», ha señalado. «Hay mucha infradenuncia, muchas víctimas tienen miedo a denunciar por posibles represalias o porque creen que no va a servir para nada; esto no es así, es de vital importancia que los delitos de odio por nuestra orientación o identidad sexual sean denunciados y, por supuesto, perseguidos», ha añadido.

Santiago Rubio, presidente de COLEGA Torremolinos, ha pedido además un mayor control policial. «Sabemos que los agresores no son unos desconocidos para las fuerzas del orden. No podemos permitir que actos tan deleznables como estos ocurran, queremos libertad para vivir y expresarnos», ha declarado.

Fuente Dosmanzanas

 

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Matones ultras destrozan un stand de colectivos LGTB en Szczecin (Polonia)

Miércoles, 12 de septiembre de 2018

fxxydilsEs solo un ejemplo de los numerosos ataques a los que la comunidad LGTB debe enfrentarse, del que esta vez ha quedado constancia en vídeo. Varios individuos, muy probablemente vinculados a grupos de extrema derecha, causan daños en un stand que los colectivos Równość na fali y Lambda Szczecin habían instalado en una céntrica calle de Szczecin (Polonia). El stand formaba parte de un evento lúdico que incluía comida, juegos y exposición de fotos, entre otras actividades, con el objeto de dar a conocer la realidad LGTB a los ciudadanos de esta ciudad polaca, situada cerca de la frontera alemana, y que en pocos días celebra su primer Orgullo.

El vídeo de lo sucedido muestra bien a las claras el matonismo con el que los agresores, identificados de forma genérica como hooligans y que según se ha comentado en redes sociales podrían ser miembros del grupo neonazi polaco ONR (Obóz Narodowo-Radykalny), destrozan a plena luz del día y en pocos segundos parte de la instalación. Se ceban, sobre todo, con algunas de las banderas y paraguas arcoíris que decoraban la calle:

Según informa la web de Lambda Varsovia, los organizadores han interpuesto la correspondiente denuncia, aunque no esperan demasiado de las autoridades polacas dada la ausencia de una legislación contra los delitos de odio por LGTBfobia. «Si los atrapan, como mucho se enfretarán a cargos por hooliganismo», explica Piotr Godzisz, experto en delitos de odio de Lambda Varsovia. Según las estimaciones maneja esta organización, solo un 4% de las personas LGTB polacas que han sido víctimas de algún incidente por LGTBfobia lo denuncia:

Pese al ataque, los organizadores consideran que el evento fue todo un éxito (en este enlace puedes acceder a una galería de imágenes de la jornada) y esperan con ilusión el que será primer Orgullo LGTB de Szczecin (una ciudad de algo más de 400.000 habitantes situada junto a la frontera alemana, muy cerca ya de la desembocadura del río Óder) y que se celebra el próximo sábado.

Les deseamos lo mejor, habida cuenta del complicado momento que vive el activismo LGTB polaco, enfrentado a un Gobierno profundamente conservador. Lo veíamos hace solo unas semanas, cuando el ministro del Interior, Joachim Brudziński, anunció que notificaría a la fiscalía el uso de «símbolos nacionales» mezclados con los colores del arcoíris durante la celebración de otro Orgullo, el de Częstochowa.

Fuente Dosmanzanas

General , , , , , , , , , , , , , ,

Cuatro hombres queman viva a una mujer transgénero al resistirse a ser agredida sexualmente en Pakistán

Martes, 11 de septiembre de 2018

pakistan-trans-300x199Una mujer trans ha sido quemada viva en Pakistán a manos de cuatro hombres. La víctima opuso resistencia al intento de ser sometida sexualmente. Al parecer, los asesinos la secuestraron y la llevaron a un lugar desierto, cerca de una estación de taxis en el distrito Sahiwal, a unos 250 kilómetros de Lahore. La mujer sufrió quemaduras en el 80% de su cuerpo y falleció de camino al hospital. Los medios locales, poco respetuosos con la realidad de las personas LGTB en general, incluso después de la tragedia, no han respetado su auténtica identidad de género, refiriéndose a ella en masculino. Así lo ha denunciado Trans Action Pakistán, una organización igualitaria que lucha especialmente por los derechos de las personas trans en este país asiático.

Una mujer transgénero fallece en Pakistán después de que cuatro individuos le prendieran fuego al haberse resistido a ser agredida sexualmente. A pesar de los últimos avances de la comunidad transgénero en el país asiático, en algunas zonas se ha incrementado la violencia por parte de personas cisgénero. Una vez más, el odio tránsfobo se cobra una nueva víctima en Pakistán, un país en el que las mujeres trans son con frecuencia víctimas de la violencia. Trans Action Pakistán explica que, al menos hasta el momento, nadie ha reclamado el cuerpo de esta mujer y no se ha revelado su identidad. Los  avances legislativos y de visibilización conviven con los numerosos episodios de violencia tránsfoba: solo en 2017 se registraron 208 casos y entre 2015 y la actualidad se han contabilizado, al menos, 56 asesinatos.

Después de que cuatro individuos le prenden fuego al ofrecer resistencia cuando intentan abusar sexualmente de ella, una mujer mujer transexual fallece este sábado, 8 de septiembre, en Pakistán. Según la policía, los hechos tuvieron lugar el jueves anterior, 6 de septiembre, cuando los cuatro acusados se llevaron a su víctima a la fuerza, hasta a un lugar desierto cerca de una parada de taxis, en el distrito de Sahiwal, a unos 250 kms de Lahore. Con un 80 % de quemaduras en su cuerpo, la víctima fallece mientras está siendo trasladada a un hospital en Lahore.

Además de denunciar que la mayoría de medios locales se han referido en todo momento a la víctima en masculino, la asociación Trans Action Pakistan ha publicado en su página de Facebook un desgarrador vídeo en el que se ve a la víctima cuando está siendo rescatada para ser trasladada al hospital. Así como la identidad de la víctima no ha trascendido, ningún familiar ha reclamado tampoco su cuerpo después de su muerte. Sus restos permanecen en la corporación municipal, a la espera de que se hagan cargo de su funeral. Este brutal ataque se produce a menos de un mes después de que los miembros de la comunidad transgénero de Pakistán protestaran por la violencia a la que están siendo sometidos por parte de personas cisgénero. Solo en 2018, más de 489 mujeres transgénero fueron agredidas en una única provincia de Pakistán.

A las elecciones generales que se celebraron en Pakistán el pasado 25 de julio se se presentaron cinco mujeres trans (la cifra más elevada hasta la fecha). Tres de ellas aspiraban a ocupar un escaño en la Asamblea Nacional y las otras dos se postularon como representantes provinciales. Hasta trece personas trans intentaron presentarse para aspirar por diferentes cargos, aunque solo cinco conseguían formalizar sus candidaturas. Cabe señalar que a decenas de personas en la región de Khyber Pakhtunkhwa se les prohibió emitir sus votos debido a que sus documentos de identidad no coincidían con su identidad de género

Las luces y sombras del colectivo LGTB de Pakistán

A lo largo de este último año, las personas transgénero han conseguido varios logros en la lucha por sus derechos en Pakistán: Se produjeron avances históricos en los derechos de las personas de zonas tribales y transgénero. Cinco mujeres trans concurren como candidatas en las elecciones generales de Pakistán. Marvia Malik, hacía historia al convertirse en la primera presentadora transgénero de un noticiario de la cadena Kohenor, en el mes de abril; pocas semanas después abre sus puertas Gender Guardian School, un centro educativo orientado a la capacitación laboral de las persona trasngénero en Lahore; al que sigue la aprobación de la Ley de Personas Transgénero, que otorga amplia protección legal a las personas transgénero al prohibir la discriminación por parte de empresarios, tanto públicos como privados.  La Asamblea Nacional de Pakistán aprobaba el pasado mes de mayo la Ley de Protección de Derechos de las Personas Transgénero. Una norma que reconoce el derecho a decidir sobre la propia identidad de género y prohíbe la discriminación laboral y en otros ámbitos y que fue presentada en la cámara baja del parlamento bicameral pakistaní en agosto de 2017 por la diputada Naeema Kishwar. En el articulado se agrupan bajo el término «persona transgénero» realidades diversas como las personas intersexuales, los eunucos (varones de nacimiento sometidos a castración), los hombres y mujeres transexuales y «cualquier persona cuya identidad o expresión de género difiera de las normas sociales y las expectativas culturales basadas en el sexo que se les asignó al nacer».

A pesar del gran avance de la nueva ley, las condiciones de vida de la comunidad LGTB en Pakistán son muy duras. Las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo siguen siendo ilegales a día de hoy en este país. El Código Penal se remonta a 1860, cuando formaba parte de la India colonial y ambos Estados compartían la ley de sello británico. Tal y como reza el texto en su artículo 377, están perseguidos los «delitos antinaturales», que cometerá «quien voluntariamente tenga relaciones sexuales carnales contra el orden de la naturaleza con cualquier hombre, mujer o animal».

Los condenados por estos «delitos» «serán castigados con pena de prisión de por vida o con pena de prisión de cualquiera de las dos categorías por un término que no podrá ser inferior a dos años ni superior a diez años; también será responsable de multa». La ilegalidad de las relaciones homosexuales ha provocado, aparte de injustas persecuciones motivadas por la orientación sexual, situaciones tan ridículas como la censura de una fotografía de dos hombres besándose en la portada internacional del New York Times distribuida en Pakistán el 29 de enero de 2016.

En la parte norte de Pakistán, los miembros de la comunidad transgénero siguen viviendo de forma muy insegura después de repetidos ataques a manos de personas cisgénero. La Dirección de Derechos Humanos de Khyber-Pakhtunkhwa se ha tomado muy en serio el peligroso incremento de los incidentes de violencia contra las personas transgénero, por lo que ha ordenado a todos los departamentos interesados a que compartan a diario su investigación sobre el asesinato de personas transgénero.

En cambio, como publicó también dosmanzanas en su momento, ya en julio de 2009 la Corte Suprema de Pakistán daba un paso hacia un cierto reconocimiento oficial de las personas transgénero y a finales de ese mismo año ordenaba que se reconociera oficialmente la existencia de un «tercer sexo». Este mismo año, el senador Babar Awan presentaba en la cámara alta un proyecto de ley similar al aprobado ahora para proteger al colectivo trans y que también contenía disposiciones antidiscriminatorias. En marzo de 2017, una histórica sentencia condenaba a cadena perpetua a los dos asesinos de una mujer trans.

No obstante, la igualdad real de las personas trans también sigue estando muy lejana, ya que todavía son vulnerables a los abusos físicos y verbales, tienen que soportar la actitud humillante de los policías, médicos en los hospitales y funcionarios públicos y los informes de palizas y otras formas de violencia dirigidas contra estas personas son comunes. En abril recogíamos el asesinato de Sheena, una mujer trans de origen afgano, que no pudo recuperarse tras ser víctima de cinco disparos. Shena era en la quincuagésimo sexta persona trans muerta como consecuencia del odio tránsfobo en Pakistán desde 2015. Entre ese año y 2017, además, contabilizaron un mínimo de 1.131 casos de violencia contra este colectivo (208 de los cuales corresponden al año pasado).

Fuente Universogay/Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Un niño de nueve años se suicida por el acoso sufrido tras declararse gay

Miércoles, 29 de agosto de 2018

_103188766_b0d3da9d-e5ef-439b-a254-7613dfb2be64¿Va a condenar Francisco esta canallada? ¿Quién tiene que ir al psiquiatra, el niño o sus acosadores? ¿Se da cuenta Francisco de lo que suponen algunos discursos como legitimación de la Homofobia y los delitos de Odio?

La madre de Jamel Myles afirma que el pequeño vivió un infierno en la escuela tras explicar que era homosexual

Jamel Myles, un niño de nueve años, se ha quitado la vida en Denver (Colorado, Estados Unidos) cuatro días después de iniciado el curso escolar. Su madre, Leia Pierce, ha expresado a la cadena de televisión KDRV su convencimiento de que el pequeño fue acosado por sus compañeros de clase después de salir del armario como gay.

La noticia ha causado un gran conmoción en los medios de comunicación y redes sociales de Estados Unidos, y más si cabe en plena efervescencia del #MeQueer, una iniciativa global que está sirviendo para denunciar casos de homofobia. Jamel Myles, un niño de 9 años residente en Denver, se suicidó este lunes en su casa después de vivir un infierno en el colegio tras haber dicho que era gay. Así lo ha confirmado su madre a la prensa: el ‘bullying’, el acoso de los compañeros de clase, ha provocado que Jamel se quitara la vida.

Su madre, Leia Pierce, afirma que el bullying que sufría desde que anunciara pocos días antes que era gay en el colegio, nada más empezar el curso, ha sido la causa del suicidio de su hijo, que empezó cuarto curso en la escuela primaria Joe Shoemaker el pasado lunes. Durante el verano, Jamel ya habló con su familia sobre su orientación sexual, informan medios estadounidenses.

Según su madre, el pequeño Jamel le reveló hace ya varias semanas, durante las vacaciones de verano, que era gay. «Fue algo así como ‘Mamá, soy gay’. Yo pensé que estaba jugando, y miré hacia atrás, porque yo estaba en ese momento conduciendo, y allí estaba, acurrucado, tan asustado. Solo le miré y le dije algo como ‘yo te quiero igual’», ha declarado Leia Pierce.

Tras contarle a su familia que era gay, Jamel reconoció sentirse asustado, pero su madre le tranquilizó: “Yo te sigo amando”. Más tarde, se sintió orgulloso y quiso contárselo a sus compañeros en la escuela. El acoso fue mortal. “Lamento que no acudiera a mi”, ha declarado la madre al canal Fox 31 de Denver, tras conocer que el joven sí habló con su hermana sobre el infierno al que fue sometido.

La buena acogida por parte de su madre, sin embargo, se trastocó en tragedia cuando el pequeño comenzó sus clases de 4º grado en la Escuela Elemental Joe Shoemaker, de Denver, donde según su madre fue acosado después de contarlo a sus compañeros. «Le dijo a mi hija mayor que los niños de la escuela le habían dicho que se suicidase. Y cuatro días después lo hizo. Estoy tan horrorizada», ha revelado la madre, que sin embargo no tuvo noticia del acoso hasta que fue demasiado tarde.

Según ha declarado Leia Pierce a The Denver Post, el primer día de colegio, lunes 20 agosto, su hijo acudió feliz a clase y adornado con unas falsas uñas postizas. Cuatro días después, el jueves 23, se quitó la vida. Su madre lo encontró ya inconsciente y no puedo hacer nada por resucitarlo. Aunque no han trascendido todos los detalles de lo sucedido, la Policía ha hecho público que el informe de la autopsia indica que, en efecto, el pequeño Jamel se suicidó. “Mi hija mayor me contó que los niños le decían que se suicidara”, ha relatado la madre de Jamel, según recoge un columnista del diario New York Times en su cuenta de Twitter.

Tras conocerse la noticia, la directora de la escuela, Christine Fleming, ha enviado una carta a los padres informando de lo sucedido. Las Escuelas Públicas de Denver (red a la que pertenece el centro) ha organizado un equipo de crisis formado por personal especializado para abordar tanto con alumnos como con padres y profesores lo sucedido..

Las autoridades del distrito han informado de que la escuela contará con un grupo de trabajadores sociales y un equipo de crisis para atender a los estudiantes, informa El Universal. El portavoz de las escuelas públicas de Denver, Will Jones, le dijo a la BBC que los maestros de Shoemaker “están creando un espacio para que los estudiantes compartan cómo se sienten y procesen sus emociones”.

Según indica el mismo medio, los maestros de cuarto y quinto grado también llamarán a las familias individualmente para controlar a los estudiantes. “Nuestra prioridad ahora es analizar todas las inquietudes planteadas en este caso, mantener seguros a todos nuestros estudiantes y hacer una revisión justa y exhaustiva de los hechos que rodearon esta trágica pérdida”, dijo en un comunicado enviado por correo electrónico.

Según las informaciones difundidas hasta el momento, no parece que las autoridades tengan intención de abrir una investigación criminal.. La policía de Denver está investigando la muerte del niño como un suicidio. Su cuerpo fue encontrado el martes en su casa. Pierce ha decidido compartir su historia para que la muerte de su hijo pueda crear conciencia sobre las consecuencias del acoso.

Según ha contado su madre, al pequeño Jamel le encantaban los Pokémon, los robots, la música, ponerse vestidos y diademas y calzarse zapatos de tacón. Le había contado que quería convertirse en un famoso youtuber y comprarle una casa nueva. «Era precioso. Mágico. He perdido mi regalo más maravilloso», ha declarado. Unos sueños que ya nunca se verán cumplidos.

Descansa en paz, Jamel.

Fuente Agencias/Dosmanzanas

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Asesinada en París Vanesa Campos, mujer trans y trabajadora sexual originaria de Perú

Martes, 28 de agosto de 2018

capture-du2019ecran-2018-08-17-a-19-51-32-300x277Se llamaba Vanesa Campos y tenía 36 años. Mujer trans, ejercía el trabajo sexual en la noche del 16 al 17 de agosto en el Bosque de Bolonia de París cuando murió asesinada por varios individuos que se dieron a la fuga. Vanesa se enfrentó a la banda, que al parecer buscaba asaltar a uno de sus clientes, cuando estos la golpearon y la dispararon en el pecho.

Los asesinatos de mujeres trans trabajadoras del sexo son una auténtica epidemia en países de América Latina. Basta repasar la lista de asesinatos de personas trans en el mundo que recopila Transgender Europe, un recuento que aunque incompleto (se basa, en la mayoría de los países, en datos parciales) dibuja un panorama desolador. Pero Europa no se libra de la sangría. El último episodio que hemos conocido ha ocurrido en la capital francesa, donde Vanesa Campos, de 36 años y origen peruano, fue asesinada por un grupo de individuos que pretendía asaltar a uno de sus clientes. Armados con cuchillos, palos y al menos una pistola, golpearon a la chica, aunque fue un disparo en el pecho la que le causó la muerte. Se trata, según parece, de un banda organizada que con frecuencia asalta a las trabajadoras del sexo y a sus clientes en los lugares más recónditos del Bosque de Bolonia, un parque de París en el que se ejerce habitualmente la prostitución.

People take part in a march at the Bois de Boulogne in Paris, on August 24, 2018, in tribute to Vanesa Campos, a 36 year-old transsexual sex worker who was killed the week before. / AFP / Lionel BONAVENTURE El asesinato de Vanesa Campos, que llegó a París hace dos años en busca de una vida mejor, ha sembrado la consternación en el colectivo de trabajadoras del sexo, cuyo sindicato STRASS (Syndicat du Travail Sexuel) emitía un duro comunicado al respecto. «Hoy lloramos esta pérdida y nos sentimos, como de costumbre, abandonadas. Los asesinatos de trabajadoras sexuales trans no son en absoluto raros. Es un fenómeno recurrente, del que regularmente alertamos a la opinión pública y las autoridades. Desafortunadamente, como siempre, nos encontramos solas», expresan desde la organización que agrupa a las trabajadoras del sexo.

«¿Por qué la vida de las trabajadoras sexuales migrantes trans importa tan poco? ¿Por qué nuestras muertes son tratadas solo como sucesos? ¿Por qué los periodistas son tan ignorantes o irrespetuosos como para hacer titulares sobre la muerte de ‘un travesti prostituido’ y continúan equivocando nuestro género incluso en la muerte? ¿La vida de una puta no importa?», añade el comunicado. «Tenemos la extraña impresión de que nuestras muertes no despiertan ninguna emoción. Para nosotras, nunca hay duelo nacional. Nunca hay una conmemoración oficial. La clase política permanece en silencio. Una vez que los artículos de prensa sensacionalista desaparecen, regresamos al silencio, y volvemos a trabajar con miedo, esperando que quizá seamos la próxima. Nuestas muertes están normalizadas. Una puta que muere es un poco como un personaje de vídeojuego al que se mata, no importa. Es un poco como una broma sexista, nos reímos y seguimos adelante», continúa.

People lay white roses and light candles at the site where Vanesa Campos, a 36 year-old transsexual sex worker was killed the week before, at the Bois de Boulogne in Paris, on August 24, 2018. / AFP / Lionel BONAVENTURE «’No eres una verdadera mujer’. Entendemos lo que significa, que no somos parte de esa humanidad normal que tiene derecho a que se respete su vida. Nos tratan como una subespecie, que pueden aplastar como un insecto, hasta el punto que la Policía, a la que se paga para proteger a los ciudadanos comunes, nos acosa a diario, nos multa y raja nuestras tiendas, nos llama ‘señor’ para humillarnos y nos mantiene detenidas en celdas masculinas, donde los otros detenidos nos agreden», añade.

Un durísimo comunicado que denuncia, además de la insensibilidad ante la situación de las mujeres trans trabajadoras del sexo, el acoso que reciben por parte de la Policía. Una situación que denunciaban también muchas de las mujeres que, vestidas de blanco, acudieron a la concentración en recuerdo de Vanesa Campos que tuvo lugar este viernes 23 de agosto en el Bosque de Bolonia, y que reclamaban la derogación de la ley que desde 2016 castiga a los clientes de la prostitución con cuantiosas multas y que según los colectivos de trabajadoras sexuales únicamente ha servido para estigmatizarlas aún más y hacer su actividad clandestina, lo que las situa en una situación de mayor vulnerabilidad. Los colectivos abolicionistas de la prostitución, por su parte, consideran que precisamente es la pervivencia de esta la responsable de muertes como la de Vanesa. «La prostitución es violación y esclavitud, negarlo es facilitar el acto y balanizar el asesinato de Vanesa y de todas las demás», asegura por ejemplo en un comunicado Mouvement du Nid, que apoya la ley.

People take part in a march at the Bois de Boulogne in Paris, on August 24, 2018, in tribute to Vanesa Campos, a 36 year-old transsexual sex worker who was killed the week before. / AFP / Lionel BONAVENTURE

Vanesa, descansa en paz.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

Agresión sexual a una mujer trans en Vitoria. El presunto agresor, en libertad con una orden de alejamiento.

Lunes, 27 de agosto de 2018

97b41499-9773-4854-986e-552867f0b7abAgresión sexual a una mujer trans en Vitoria. Según denunció el colectivo Sidálava, en uno de cuyos programas de empoderamiento y formación participa la víctima, esta fue violada repetidas veces por el camarero de un local cuando este se quedó a solas con ella. Este viernes tuvieron lugar dos concentraciones de protesta por lo sucedido. 

La agresión, según la información facilitada por el Departamento vasco de Seguridad, habría tenido lugar la madrugada del martes en un bar del barrio de Zaramaga, cuando el resto de los clientes ya se habían marchado. El camarero se quedó a solas con la víctima, y bajo intimidación y amenazas, la agredió. Según la versión facilitada por el colectivo Sidálava, más explícita, la víctima fue violada repetidas ocasiones en la parte trasera del local,«no sin antes amenazarla de muerte por si se le ocurría denunciar». 

La mujer fue capaz de vencer el miedo y acudió a la Etrtzaintza (la Policía autónoma vasca) tras abandonar el local. Los agentes la trasladaron a un hospital para que fuera reconocida y recibiera asistencia sanitaria y tras las primeras investigaciones procedieron a detener al camarero. Sin embargo, pese a la gravedad de los hechos denunciados, tras la declaración judicial del camarero y de la víctima al presunto agresor solamente se ha retirado el pasaporte y dictado una orden de alejamiento de la mujer mientras tiene lugar el juicio.

«Condenamos este gravísimo hecho y queremos que se destierren estos comportamientos violentos, vejatorios e intolerables hacia las mujeres. Si las mujeres somos atacadas por las agresiones sexistas, las pertenecientes al colectivo LGTBI sufrimos una doble vulnerabilidad por ser mujeres y por la discriminación y la no aceptación de nuestras identidades y orientaciones sexuales», ha reiterado Sidálava. También el colectivo Gehitu LGTB+ ha condenado la agresión y ofrecido todo su apoyo a la víctima.

Concentraciones de protesta

Ayer viernes se celebraron en Vitoria dos concentraciones de protestas por lo sucedido. En primer lugar tuvo lugar una concentración institucional en la Plaza Nueva las 12:00 del mediodía, en la que ejerció de portavoz el propio alcalde, Gorka Urtaran:

El Ayuntamiento de Vitoria, de hecho, condenó con dureza lo sucedido en un comunicado. «La violencia machista es una grave vulneración de los Derechos Humanos y un problema social de primer orden que atenta contra la dignidad y la integridad física y moral de las mujeres y las personas LGTBI que la sufren y enfrentan. Esta violencia no es una acción o acciones aisladas, es un entramado de conductas explícitas, mensajes normalizados y simbólicos que estructuran nuestra sociedad con el objetivo último de mantener la subordinación de las mujeres a los hombres y de no permitir la existencia de ningún cuerpo, modelo y/o comportamientos que transgredan los límites marcados por el sistema heteropatriarcal vigente. En ese sentido, el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz como institución pública responsable de garantizar el ejercicio efectivo de los Derechos Humanos de las mujeres y personas LGTBI, seguirá impulsando las medidas dirigidas a que las entidades municipales y la ciudadanía en general responda de manera inmediata y contundente a cualquier agresión machista, se atienda de manera prioritaria a la víctima, se desarrollen actuaciones preventivas para dotar a las mujeres y personas LGTBI de instrumentos que les permitan hacer frente a la violencia y a no permitir la impunidad social de los agresores», expresa el texto.

La segunda concentración de protesta fue convocada por la tarde por el Movimiento Feminista y el colectivo Lumagorri en la Plaza de la Virgen Blanca:

Fuente Dosmanzanas

Hinduísmo, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.