Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Novela’

Pedro Miguel Lamet, sj.: “Hoy en día, la gente está buscando encontrarse con Dios por libre”

Jueves, 3 de septiembre de 2020

107099333_1192560467767491_3074763609261015065_oInteresante libro y entrevista…

“En España, y en la Iglesia católica, se ha tenido mucho miedo a la mística”

“Mucha gente, estos días, ha buscado una luz interior, no pensar… pensamos demasiado, y esos pensamientos nos torturan. Y cuando estás encerrado en una habitación es peor. El místico, o bien se santifica, o bien se vuelve loco”

“Todo lo que nos conduce al silencio es bueno. En un mundo como el nuestro, donde hay tanto ruido, hace falta estar en silencio un rato. Si Jesús dice que el Reino de los cielos está dentro de nosotros, si haces silencio en tu vida te estás encontrando con Dios, como sea”

‘La noche enamorada de San Juan de la Cruz, es la última novela de Pedro Miguel Lamet, sj., publicada, con éxito, en Mensajero. En ella, nos relata una frustrada historia de amor que tiene como involuntario protagonista al místico, y que se ha revelado muy oportuna en estos tiempos raros de coronavirus y confinamiento.

Lamet ha vivido el confinamiento “en comunidad, en una comunidad bastante longeva (media de 80 años), y hemos sobrevivido todos”. ¿Recuerdas una situación similar?, le preguntamos “Nada, ni siquiera la guerra, que es una cosa muy triste. Yo no viví la guerra, pero la situación es de ciencia ficción, es algo tan nuevo que lo ves en una peli y no te lo crees…. Son unos ejercicios espirituales obligados”.

¿Eso lo habéis notado?

Aquí hay dos posibilidades. Una es alimentar la esperanza y otra es desesperarse, muy humanas las dos. La gente ha salido como de un internado, por eso hay tanto problema con la desconfinación.

San Juan de la Cruz podría decirnos muchas cosas sobre el confinamiento. ¿Podemos entroncar al protagonista de la novela con lo que nos ha pasado?

Claro que sí, y de forma muy directa. Es uno de los pocos personajes de la historia de la mística que coincide con la idea de la nada, el vacío, lo profundo. El gran descubrimiento de San Juan de la Cruz es que hay que pasar por un desasimiento, a través del vacío, para llegar al todo. Coincide con las búsquedas del zen o el yoga, que exigen olvidarse de todo. Mucha gente, estos días, ha buscado una luz interior, no pensar… pensamos demasiado, y esos pensamientos nos torturan. Y cuando estás encerrado en una habitación es peor. El místico, o bien se santifica, o bien se vuelve loco.

Juan de la Cruz tiene una faceta increíble, que a la vez es enormemente sensual, colorista, poeta, y eso parece una contradicción (ser tan asceta y el Cántico espiritual es un canto de amor, es el cantar de los cantares llevado a la lírica)

¿Qué nos cuentas en esta novela?

Yo ya trabajé en esta novela hace diez años (salió como El Místico). Juan de la Cruz sigue teniendo una vigencia tremenda, y era una oportunidad volverlo a sacar. La historia narra el hecho de un mercader y poeta en Segovia, que se enamora de Ana de Peñalosa, una mujer viuda que le rechaza porque ha sido seducida espiritualmente por San juan de la Cruz. El poeta va por toda España, buscando las razones de este frailecito. Es un camino iniciático por los lugares de la vida del santo.

Hay muchos místicos en esa época…

Santa Teresa aparece en la novela, y toda la España de los alumbrados… El mejor poema de San Juan de la Cruz, el Cántico Espiritual, no salió hasta diez años después de su muerte, porque la Inquisición no lo quería permitir, aunque se hicieron copias a mano y estaban en todos los conventos.

Una época muy complicada, por la reforma, en la que cualquier cosa podía resultar sospechosa…

En la época de la persecución de los luteranos, empiezan a venir a España, y Felipe II les ataca muy duramente. Hay reflejos en la novela de una mujer perseguida por la Inquisición… la historia del amor humano. Confronto el amor humano y el amor divino como parte de un mismo amor.

En España, y en la Iglesia católica, se ha tenido mucho miedo a la mística (…). Una de las cosas por la que Juan de la Cruz tiene una gran actualidad, es que hoy día la gente está dando un salto a la mística, ‘en calderilla’, con el mindfulness, el yoga… algunas relajaciones durante el día. La gente va buscando encontrarse con Dios por libre.

¿Eso es bueno o es malo, sobre todo recordando documentos como el último de la CEE, en el que arremete contra estas prácticas?

Ana María Schlutter, muchos religiosos son considerados maestros zen, muchos jesuitas, el mismo Masiá…. Todo lo que nos conduce al silencio es bueno. En un mundo como el nuestro, donde hay tanto ruido, hace falta estar en silencio un rato. Si Jesús dice que el Reino de los cielos está dentro de nosotros, si haces silencio en tu vida te estás encontrando con Dios, como sea. Y una persona que no ha conocido a Jesucristo… cualquier tipo de oración, o concentración, es buena y es un camino. Igual no llegas a la comunión perfecta, pero hay que caminar andando.

¿Este coronavirus ha servido para algo? Da la sensación de que tras el confinamiento todos salimos corriendo y nos hemos olvidado… ¿ No íbamos a salir mejores?

Esto ha sido como unos ejercicios espirituales obligatorios, que se toman bien o mal. Y luego está el síndrome del internado. El niño que sale del internado tarifando, y buscando irse a la discoteca o de botellón. Y eso es lo que está pasando. Yo creo que algo nos queda: no digo que el miedo sea bueno, pero cierta mieditis nos resitúa en la vida. El coronavirus está ahí, y eso supone una relativización. Nos relativiza lo que teníamos, el tabú, lo más maravilloso era el placer, divertirnos, salir de casa… Llega un momento en que dices, cuidado, primero está la salud. Relativizas muchas cosas. Gente muy querida que ha muerto, médicos… esto de la vida, ¿qué es? Esa pregunta se la ha hecho la gente.

Una de las cosas que llaman la atención es que se desprecia a los monjes y monja de clausura, porque no aportan a la sociedad. Pero son baterías energéticas en medio del mundo irradiando silencio, paz y alegría. En conjunto, esos espacios de silencio en el mundo, son como grandes pilas, y al mismo tiempo armonía, porque el ser humano se realiza en la paz, no en el estrés.

¿Qué nos puede aportar el mensaje de san Juan de la Cruz para la sociedad postcoronavirus?

Un sentido profundo de la libertad. Juan de la Cruz lo pasa fatal con sus hermanos, es encarcelado en Toledo, tiene que escaparse por un ventanuco. Escribió el Cántico en un retrete. Hasta el final de su vida, incluso es aparcado pro Teresa, que lo deja un poco orillado. El se queda totalmente despreciado por sus superiores cuando muere en Úbeda. Sin embargo nunca pierde la libertad interior. Hay una parcela dentro de nosotros que nadie nos puede arrebatar, es la libertad interior. Estemos en casa, fuera, leyendo, trabajando a distancia, si tienes libertad interior y puedes conectar con lo profundo de ti y sentirte bien, estás bien. Eso es comparable a lo de San Ignacio cuando en los ejercicios llega a la conclusión de que lo importante es que yo ame. Y esa es la razón de mi vida: si soy libre en ser amor me estoy realizando.

Una de las cosas que llaman la atención es que se desprecia a los monjes y monja de clausura, porque no aportan a la sociedad. Pero son baterías energéticas en medio del mundo irradiando silencio, paz y alegría. En conjunto, esos espacios de silencio en el mundo, son como grandes pilas, y al mismo tiempo armonía, porque el ser humano se realiza en la paz, no en el estrés.

¿Se le ha hecho justicia a San Jan de la Cruz en España?

Popularmente no, pero intelectualmente sí. Los poetas laicos, agnósticos incluso, dicen que es el mejor poeta en lengua castellana. Los auténticos buscadores de Dios, desde el punto de vista ecuménico, están profundizando en el diálogo interreligioso, piensan que es un adelantado y que a través de san Juan de la Cruz pueden contactar. Esto hace que se abra una vía nueva que está en San Juan de la Cruz, la vía mística. Yo prefiero la vía mística a la vía teológica. Los teólogos razonan y parcelan, dejan de sentir. Karl Rahner dictaba. Dicen que lo mejor de Rahner era cuando estaba tumbado y se inspiraba: la teología con sabiduría interior. Hay un déficit místico. Este debería ser el siglo de la mística….

Fuente Religión Digital

Biblioteca, Espiritualidad , , ,

La polémica novela de Boris Johnson

Martes, 3 de diciembre de 2019

la-novela-de-boris-johnson-contiene-horribles-referenciasracistas-misoginas-y-homofobicas.jpgLa novela de Boris Johnson de 2004, Setenta y dos vírgenes, está siendo tuiteada en su totalidad (Matt Cardy / Getty / Twitter)

La novela de Boris Johnson contiene horribles referencias “racistas, misóginas y homofóbicas”

Setenta y dos vírgenes se describe como una “novela política cómica” y está protagonizada por un MP Tory rubio, en bicicleta y bufón (¿suena familiar?) Llamado Roger Barlow.

“Para un hombre como Roger Barlow”, escribe Johnson, “el mundo entero parecía ser una broma complicada … todo estaba siempre en juego, capaz de disputas; y religión, leyes, principios, costumbres: no eran más que palos del camino para apoyar nuestros vacilantes pasos “.

Con esto en mente, el libro se refiere a los árabes como “narices de gancho” y “ojos desorbitados”. Una persona de raza mixta se describe como “color café” mientras que otras se llaman “media casta”. La palabra “negroide” también se usa.

Se dice que un personaje parece “más inteligente que una modelo de lencería y, en todo caso, con senos más grandes”, mientras que a otra mujer se la describe elocuentemente como “una mujer de seis pies mega-titulada”.

El protagonista principal desea a su asistente personal, una joven llamada Cameron que se dice que “casi se abraza de emoción” al escuchar que su jefe está en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo.

El extracto en cuestión dice: “Ella estaba emocionada cuando él pareció adoptar una postura sobre el matrimonio homosexual. Su respuesta fue poco clara, sin duda deliberadamente, pero ella lo escuchó decir algo en el sentido de que el matrimonio homosexual era” un poco ronco cuando se considera que el matrimonio normalmente se considera entre un hombre y una mujer “. ¡Juerga!

“De inmediato fue como si se hubiera topado con un puñado de principios en el opaco minestrone de sus puntos de vista. En realidad, estaba CONTRA algo, pensó, casi abrazándose a sí misma con entusiasmo”.

Luego se le da la tarea de “decepcionar [ing]” de redactar una carta a un constituyente que busca “las alegrías del matrimonio con su” pareja “del mismo sexo”, con la respuesta de Barlow: “Adelante. Francamente, no veo por qué el estado debería objetar una unión entre tres hombres y un perro “.

El libro recibió críticas mixtas cuando fue lanzado y vendió alrededor de 46,000 copias.

A medida que el usuario de Twitter @VirginsJohnson comenzó a compartir extractos del libro a principios de este mes, los nuevos lectores están expresando su horror por el intento “humorístico” de Johnson y la incredulidad de que alguna vez se consideró aceptable publicar.

En declaraciones a iNews, la historiadora del libro, la Dra. Elizabeth Savage, dijo sobre los pasajes publicados en Twitter: “Es horrible: racista, misógino, homofóbico y más”.

La Dra. Zubaida Haque, subdirectora del grupo de expertos sobre igualdad racial Runnymede Trust, dijo que estaba claro que Johnson “no tenía reparos en usar referencias y estereotipos racistas casuales, ya sea en la ficción o en la vida real. E incluso cuando Boris Johnson argumenta que hemos entendido mal sus tópicos racistas porque estaban destinados a ser divertidos, tienes que preguntarte, ¿por qué sus ‘chistes’ o ‘referencias humorísticas’ siempre resultan en que los grupos minoritarios sean los más afectados? Reforzar los tópi os racistas a través del humor no es comedia; es racismo a través de otro vehículo “.

Fuente PinkNews

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

Estas mitades que se buscan.

Miércoles, 4 de junio de 2014

Del blog À Corps… À Coeur:

cmoitikisecherche1

Y luego, está también esta historia que me contó David, un día. Los antiguos griegos, me había dicho, creían que antaño todo estaba conectado con todo, en el universo. Uno en una armonía absoluta. Inmovilidad. El silencio debía ser ensordecedor. Luego, un día – ¿Pero ya había unos días?-, esta armonía fue alterada y el universo se fragmentó en una explosión enorme. Todo se separó en dos. Desde entonces, el espacio está lleno de mitades aisladas, cada una de ellas buscando sin encontrarla la mitad que se le ajuste perfectamente. En millones de posibles encuentros, ocurre sólo una vez, por una increíble coincidencia que dos mitades complementarias se encuentran. Esto debe cumplirse en un tráfago salvaje, un momento de éxtasis, tan grande que el tiempo se detiene de nuevo. A veces, pienso que David y yo fuimos dos de estas mitades que se buscan.

Pero no sé si retuve bien la historia y si la búsqueda de la otra mitad está unida a la física o al deporte. Posiblemente esto es solamente en el amor. Pero entonces, sé ahora que el amor y la felicidad pueden también adquirirse por el entrenamiento. Descubrí que había que tener el valor de sufrir para alcanzar el momento en el que las dos mitades se reúnan. Si esto no ocurre, y en general no ocurre, sólo hay dolor. Y un pobre consuelo: En cualquier caso, nos sentimos vivir.

*

H. M. van den Brink, in “Sur l’eau“, Folio

cmoitic3a9squisecherchent

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , , , , , ,

Sobre el agua.

Miércoles, 21 de mayo de 2014

Del blog À Corps… À Coeur:

la-nouvelle-que-je-lis

Luego, mientras que nos dirigimos codo a codo hacia el hangar, cada uno de nosotros llevando su remo, David pone, un pequeño instante, su brazo alrededor de mis hombros. Su gesto no es gentil, sino amistoso. No burlón, sino sincero. ¡Estoy tan cansado! Pellizco la madera dura del remo y siento mis músculos extenderse una vez más. Una ola de infinita felicidad estalla en mis manos, mis brazos, mis hombros, mi pecho y mis piernas. Estoy cansado y feliz.

¿Felicidad? Es una cosa de la que no es necesario hablar. Una palabra de más y se vuelve ridículo. Dos palabras y se desvanece. Sin embargo, no es frágil la felicidad de este verano. Está hecha carne, músculos, sol y madera, agua y piedras. Podemos tenerla en sus manos y posar su cabeza arriba. La tengo en mi mano durante la una y no despega.

En este momento, es igual: este verano quedó bien grabado solamente en mi cabeza, pero también en todo mi cuerpo, desde el borde mis dedos endurecidos hasta la punta de mis pies. Aquel verano, en el que el río nos pertenecía, lo mismo que el club náutico, la ciudad, los prados y las cañas del borde del agua. La felicidad existe sólo si se la puede tocar, y lo tenía, todavía lo tengo, este verano de 1939, aquí, ahora, esta noche. Todavía oigo el suave murmullo del agua y siento el calor de las tablas en mis huesos.

*

H. M. van den Brink, Sur l’eau, Folio

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.