Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Merriam-Webster’

El uso del pronombre «they» en singular para referirse a personas de género no binario, palabra de la década en inglés

Sábado, 18 de enero de 2020

índiceLa American Dialect Society ha escogido como palabra de la década el uso en singular del pronombre «they» para referirse a las personas que no se acomodan a la norma binaria en materia de género, o que simplemente no desean ser identificadas como hombre o como mujer. La organización, que agrupa a lingüistas, lexicógrafos y gramáticos de toda Norteamérica, ya seleccionó «they» palabra del año en 2015, pero ahora hace extensivo dicho reconocimiento a la que este año 2020 pone punto final.

El uso singular de «they», que a diferencia de «he» (él) y «she» (ella) es neutral en género, así como de su derivado posesivo «their» en lugar de «his» o «her», no es excepcional, pero solo hasta años recientes su utilización formal ha empezado a ser admitida. Ya en 2015, antes de que la American Dialect Society la eligiera palabra del año, la cuestión fue objeto de debate durante la reunión anual de la American Copy Editors Society, que agrupa a los correctores de estilo estadounidenses. Poco después trascendió que, por ejemploThe Washington Post, uno de los periódicos más influyentes de los Estados Unidos, lo permitiría en sus textos. Y hace solo unas pocas semanas Merriam-Webster, una de las editoriales de diccionarios más importantes de la lengua inglesa, decidió añadir una nueva acepción en la entrada correspondiente a a dicho término para reconocer el uso del «they singular» no solo para referirse a personas ya citadas en el discurso pero cuyo sexo o género era desconocido, sino también para señalar de forma expresa a personas de género no binario. Su pronombre reflexivo correspondiente, según Merriam-Webster, es «themself».

La decisión de Merriam-Webster supuso un paso importante desde el punto de vista semántico, al «oficializar» a «they» como el pronombre apropiado para personas no binarias. Sobre todo si se tiene en cuenta que la lengua inglesa carece de una Real Academia y su norma se establece en base a un consenso de facto en el cual los diccionarios más prestigiosos desempeñan un papel fundamental. Un reconocimiento que ahora se consolida con la elección por parte de la American Dialect Society.

¿Cómo traducirlo al castellano?

El uso de «they» para referirse a personas no binarias no tiene una traducción literal al castellano, dado que en nuestra lengua la tercera persona del plural mantiene la dualidad de género del singular («el, ellos»; «ella, ellas»). Posiblemente la manera más acertada de traducirlo sea recurriendo al pronombre «elle», no reconocido por las autoridades académicas, pero que cada vez es más utilizado por personas no binarias y activistas LGTBI de lengua castellana. Un uso, dicho sea de paso, que levanta ampollas entre columnistas y opinadores conservadores.

Un reciente ejemplo de esta dificultad han sido los titulares relacionados con Sam Smith, cantante al que hasta hace poco tiempo nos referíamos en masculino, pero que ha manifestado de forma expresa su deseo de que a partir de ahora nos refiramos a elle como «they»:

Se trata, además, de un debate que en el ámbito de la lengua castellana se entremezcla con el que genera el uso tradicional del masculino como «género no marcado», es decir, con la utilización del masculino para referirse de forma genérica a hombres y mujeres. Un uso que las autoridades académicas consideran el único válido, frente a circunloquios como «los alumnos y las alumnas», y que cada vez más activistas, sobre todo de las nuevas generaciones, desafían con formas pronominales como «nosotres» y «vosotres» o con la adopción generalizada de la «e» como género no marcado («les alumnes»), pese a que esta no forma parte del sistema gramatical castellano.

Fuente Dosmanzanas

General , , , , , , , , , ,

Merriam-Webster, uno de los diccionarios más importantes de la lengua inglesa, oficializa el uso del pronombre «they» para referirse en singular a personas de género no binario

Miércoles, 25 de septiembre de 2019

Merriam-Webster-300x300Merriam-Webster, una de las editoriales de diccionarios más importantes de la lengua inglesa, ha decidido añadir una nueva acepción en la entrada correspondiente a «they». Reconoce así el creciente uso del pronombre que se utiliza en inglés para la tercera persona del plural, y que carece de género, para referirse también a las personas no binarias. Merriam-Webster, recordemos, fue también uno de los primeros diccionarios en incluir a las parejas del mismo sexo en la definición de matrimonio.

A partir de ahora, la cuarta acepción de «they» en el diccionario Merriam-Webster (aquí) será su uso como pronombre para referirse en singular a una persona cuya identidad de género sea no binaria («used to refer to a single person whose gender identity is nonbinary»). Según explican los editores, se trata de la expansión natural de un uso, el conocido como «they singular», que cuenta con una larga tradición en la historia de la lengua inglesa, y que de hecho ha sido utilizado por escritores clásicos. Si hasta ahora podia encontrarse «they» como pronombre personal singular para referirse, por ejemplo, a personas ya citadas en el discurso pero cuyo sexo o género era desconocido, ahora el diccionario Merriam-Webster lo reconoce también para referirse de forma expresa a personas que no se acomodan a la norma binaria en materia de género, o que simplemente no desean ser identificadas como hombre o como mujer. Su pronombre reflexivo correspondiente, según Merriam-Webster, es «themself».

emilydickinson-3-post_zps69ba3605-jpgoriginal

En una carta de 1881, Emily Dickinson escribió: “Casi todas las personas habrían dudado si [la carta] fuera de ellos, o de hecho si fueran ellos mismos”. Las personas han usado “ellos” en singular para describir a alguien cuyo género es desconocido durante mucho tiempo, pero el uso no binario de “ellos” es relativamente nuevo.

El uso singular de «they», palabra del año en 2015

Cabe señalar que el uso singular de «they» ya fue escogido palabra del año en 2015 por la American Dialect Society (ya entonces lo recogimos en nuestra página). Poco antes la cuestión había sido objeto de debate durante la reunión anual de la American Copy Editors Society, que agrupa a los correctores de estilo estadounidenses, y The Washington Post, uno de los periódicos más influyentes de los Estados Unidos, había decidido permitirlo en sus textos.

Aún así, la decisión de Merriam-Webster supone un paso importante desde el punto de vista semántico, al «oficializar» a «they» como el pronombre apropiado para personas no binarias. Sobre todo si se tiene en cuenta que la lengua inglesa carece de una Real Academia y su norma se establece en base a un consenso de facto en el cual los diccionarios más prestigiosos desempeñan un papel fundamental. En este sentido, Merriam-Webster es considerado por muchos el diccionario de referencia de la lengua inglesa en su variante americana.

¿Cómo traducirlo al castellano?

El uso de «they» para referirse a personas no binarias no tiene una traducción literal al castellano, dado que en nuestra lengua la tercera persona del plural mantiene la dualidad de género del singular («el, ellos»; «ella, ellas»). Posiblemente la manera más acertada de traducirlo sea recurriendo al pronombre «elle», no reconocido por las autoridades académicas, pero que cada vez es más utilizado por personas no binarias y activistas LGTBI de lengua castellana.

Un reciente ejemplo de esta dificultad han sido los titulares relacionados con Sam Smith, cantante al que hasta ahora nos referíamos en masculino pero que ha manifestado de forma expresa su deseo de que a partir de ahora nos refiramos a elle como «they»:

Se trata, además, de un debate que en el ámbito de la lengua castellana se entremezcla con el que genera el uso tradicional del masculino como «género no marcado», es decir, con la utilización del masculino para referirse de forma genérica a hombres y mujeres. Un uso que las autoridades académicas consideran el único válido, frente a circunloquios como «los alumnos y las alumnas», y que cada vez más activistas, sobre todo de las nuevas generaciones, desafían con formas pronominales como «nosotres» y «vosotres» o con la adopción generalizada de la «e» como género no marcado («les alumnes»), pese a que esta no forma parte del sistema gramatical castellano.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , ,

Desestimada la demanda que una mujer de Nebraska había presentado contra “los homosexuales” en nombre de Dios

Lunes, 11 de mayo de 2015

3_MDSIMA20130327_0467_1El juez federal John M. Gerrard ha desestimado la demanda interpuesta en el estado de Nebraska por Sylvia Ann Driskell, de 66 años, contra “los homosexuales” en nombre de Dios Padre y de su hijo Jesucristo. Gerrard argumenta que la justicia federal estadounidense no tiene como función dirimir cuestiones teológicas. El caso Driskell vs Homosexuals es ya historia, aunque quedará sin duda como un curioso precedente.

La demanda constaba de siete páginas escritas a mano (que puedes descargar aquí) en las que Sylvia Ann Driskell se arrogaba la representación de Dios Padre y de su hijo, Jesucristo, y desgranaba una larga serie de supuestos argumentos contra la homosexualidad, constituidos básicamente por citas bíblicas. Aunque no solo: también se refería a la definición de matrimonio como ”entre un hombre y una mujer” que según ella ofrecen los diccionarios (Sylvia Ann Driskell, por cierto, citaba expresamente el Webster, diccionario que curiosamente ya modificó en 2009 su definición para dar cabida a los matrimonios entre personas del mismo sexo,en la que tras la definición tradicional como “la unión a una persona del sexo contrario como marido o como mujer a través de una relación contractual reconocida por la ley”, añade una segunda posibilidad: “la unión a una persona del mismo sexo a través de una relación igual a la del matrimonio tradicional”) .

La demanda acababa por citar el destino bíblico de Sodoma y Gomorra, destruidas por Dios por su inmoralidad, y que Driskell teme sea el mismo destino que espera a los Estados Unidos. Pide por tanto a la justicia que actúe en consecuencia, aunque no detalla qué resultado busca (si ilegalizar el matrimonio igualitario, prohibir la “propaganda de la homosexualidad” o ejecutarnos a todos los homosexuales del mundo, por mencionar tres de los objetivos que los homófobos persiguen en diferentes áreas del mundo). En este sentido se trata de una petición bastante ambigua…

El juez John M. Gerrard, sin embargo, arrojaba un jarro de agua fría a todos los que esperaban que la demanda supusiera el inicio de un apasionante debate jurídico. En un texto de poco más de dos páginas (que también puedes descargar aquí) Gerrard cita varios antecedentes que en su momento ya dejaron claramente establecido que los tribunales federales no tienen como función dirimir debates religiosos. El juez considera además la demanda no se adecúa a derecho al no definir de forma precisa contra quienes va dirigida ni cuál es su objeto. “Si algo parece demandar del tribunal, es una declaración de que la homosexualidad es pecaminosa, cuestión que el tribunal no puede responder. El tribunal puede decidir lo que es legal, no lo que es pecaminoso”, argumenta. Gerrard, tras continuar detallando diferentes antecedentes procesales, niega a la demandante la posibilidad de corregir la demanda y volverla a presentar, ya que ello sería “fútil”, y acaba por desestimarla por completo.

Cristianismo (Iglesias), General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.