Archivo

Entradas Etiquetadas ‘“Daniel”’

‘Daniel’ y otras tres víctimas de los ‘Romanones’, al Papa: “La Iglesia defrauda a las víctimas para abrazar a los abusadores”

Martes, 18 de septiembre de 2018

daniel-durante-el-proceso_560x280“Sus declaraciones en el vuelo de vuelta de Irlanda son tremendamente ofensivas”

“Hacer por su parte esas declaraciones sin tener toda la información, es un daño muy grave e irreparable”

“¿Seguirán sin informar a ninguno de los cuatro denunciantes que sufrimos los abusos de ese grupo de sacerdotes a quienes abrazan y les invitan para celebrar Misa conjuntamente en el próximo mes de octubre en el Vaticano?”

Carta de J.S.E,  G.M.G, J.H.T y ‘Daniel‘, denunciantes del ‘caso Romanones, al Papa y los cardenales Ladaria y O’Malley).- Querido y respetado Santo Padre: Sus declaraciones a la prensa internacional acreditada ante la Santa Sede llevadas a cabo en el transcurso del viaje de vuelta de Irlanda el pasado 26 de agosto de 2018, son tremendamente ofensivas para todas las víctimas del caso de abuso sexuales de Granada.

Manifestar abiertamente delante de los medios de comunicación internacionales que la denuncia fue porque “Daniel -nombre ficticio-, era un chico inteligente, que trabaja en un colegio católico de gran prestigio en Granada; que tiene mucha fantasía, y, que todos los sacerdotes acabaron absueltos y él condenado a pagar las costas del proceso“( https://youtu.be/EOqUmBAvW4E ), es la muestra evidente de que ni Su Santidad, ni la Congregación para la Doctrina de la Fe, se han interesado realmente en este caso.

el-padre-roman-a-su-llegada-a-la-audienciaQueremos pensar que no por pocos motivos, sus asesores e informadores, están obviando, ocultando o mintiendo en mucha información objetiva y real que puede ser contrastada con los documentos judiciales que en reiteradas ocasiones hemos enviado a la Santa Sede y a la Congregación para la doctrina de la Fe.

La mayoría de los datos que dio como verdaderos o ciertos a la prensa internacional , son manifiestamente erróneos y falsos, porque:

1. “Daniel”, no denunció por ser un chico muy inteligente y fantasioso. No Santo Padre, no. Se equivoca usted y manifiesta gran menosprecio para las personas que suscribimos este escrito: Denunció por SER VÍCTIMA REAL de abusos y de violaciones cometidos por los sacerdotes a los que luego usted abraza y recibe privadamente y defiende en público, de los que solo uno, el sacerdote Román Martínez Velázquez de Castro, fue juzgado y absuelto por falta de pruebas, pero no los demás, que NO FUERON JUZGADOS por los Tribunales de España.

francisco-de-espaldas2. “Daniel”, no ha trabajado ni trabaja en un colegio católico, de gran prestigio, en Granada. Trabaja en una universidad católica, que no es un colegio ni está en Granada. Si se da a entender veladamente a los medios de comunicación que por trabajar en esa institución, puede haber algo oculto en cuanto a intereses políticos, económicos o espirituales, por los cuales formulara la denuncia a Su Santidad y a los Tribunales del Estado, o peor aún, si da a entender que por trabajar en una institución católica, solo por ello, se le creyó y se tomo inicialmente en serio su denuncia, es que desconoce la realidad del proceso jurídico y los diferentes autos que hacen ver de forma evidente que hay y habrá indicios racionales suficientes, como señalan tanto el juez instructor y el Tribunal Supremo de España, como el propio arzobispo de Granada, y los investigadores eclesiásticos, para CONFIRMAR que los abusos han existido.

¿Acaso fue “Daniel” quien habló de la dudosa moralidad del grupo de sacerdotes en carta al Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe?. ¿Fue “Daniel” quien habló de un grupo hermético y virulento donde algunos de sus miembros han podido pasar de víctimas a agresores? No. Fue el arzobispo de Granada. Fue la policía judicial, la brigada de análisis de testimonio quien encontró en Daniel un testimonio “honesto, coherente y verosímil”, y en el sacerdote Román Martínez, un testimonio “deshonesto que trata de ocultar la verdad”. Fue la policía judicial quién encontró material sobre masturbación para uno mismo y menores en los ordenadores del grupo de sacerdotes. Esta información, ¿le ha llegado por algún medio? ¿se la llevaron los sacerdotes en su encuentro privado con ellos para hacerle conocedor de la realidad de sus comportamientos con los menores a los que abusaban?

3. Revise, Santo Padre, por favor, el auto de procesamiento de Román Martínez Velázquez de Castro, con fecha, 26 de noviembre de 2015, y entonces, continúe afirmando que esos sacerdotes son “inocentes” de los abusos cometidos:

” En primer lugar la declaración de la víctima, en el dimensión jurisprudencial exigida. La misma es coherente, aun cuando tardía en su determinación de exponerla por denuncia, lógica, incriminatoria y persistente. Asi se reconoce en el propio informe pericial psicológico practicado en IML de Pamplona con examen y estudio directo de la víctima, antes mencionado. Igualmente la declaración de la víctima se erige en claro indicio de inculpación al procesado , del informe acordado judicialmente, emitido por el S.A.C. (Servicio de Análisis de Conducta) dependiente de la Unidad Central de Inteligencia Criminal de la Comisaría General de Policía Judicial del C.N.P., donde de forma clara se llega a la conclusión, tras su presencia en declaraciones y entrevista directa con la víctima , en su amplio y motivado informe obrante a los folios 2004 a 2034 , que el testimonio prestado por D. a cargo de Román Martínez es altamente compatible con un testimonio honesto , existiendo un vínculo muy poderoso entre ambos , formado principalmente gracias al poder de influencia de este último ,mayor de edad, logrado a lo largo de varios años en los que la edad de D. le hacía especialmente vulnerable y en los que se fueron produciendo comportamiento progresivamente de mayor intensidad física y emocional entre ambos .

De igual forma en el amplio y argumentado material y científicamente , informe pericial con base a las declaraciones grabadas de Román , por parte del mismo S.A.C. , por esta Unidad Policial se llega a la clara conclusión de que el testimonio prestado por Román Martinez Velázquez de Castro, en lo relacionado con los presuntos hechos delictivos que se investigan, es altamente compatible con un testimonio deshonesto. Román Martínez, determina las conclusiones del informe, ” describe y explica con elocuencia todo tipo de situaciones e interacciones entre personas que para él y su situación actual no tienen por qué suponer una amenaza, elocuencia que desaparece cuando se le interroga sobre los aspectos relevantes relacionados con la investigación judicial, y es sustituida por un esfuerzo por controlar sus verbalizaciones y su expresión corporal asociada, logrando mostrar incongruencias entre su conducta verbal y no verbal.

La expresión emocional asociada a los diferentes momentos de la entrevista resulta en general incongruente con la situación concreta que está viviendo. Se aprecia ansiedad, compatible por supuesto con el hecho de haber sido acusado de la comisión de un presunto delito, pero se aprecia también hostilidad hacia el entrevistador, mientras que no se aprecia frustración o ira para enfrentarse a la situación que supone para él ser acusado de algo sobre lo que es absolutamente inocente.

” A partir de lo anterior se ha de decir que el resto de indicios sirven para afianzar lo anteriormente expuesto, pues lógicamente conductas que ocurren en el ámbito privado, oculto y necesariamente secreto por poder constituir infracciones penales, normalmente no se pueden apoyar en una prueba de presencia directa de lo ocurrido. Asi las declaraciones de J.H;, J.M.S (f. 1105 y ss) y especialmente G.M.G (f. 1076 y ss) al que en el año 1991 intentó tocar el pene Román Martínez según declaración del testigo, y por lo tanto incidiendo en vivencias de índole sexual con Román , desde luego ya prescritas , pero que son acordes con lo denunciado por D. .

Igualmente el examen de los aparatos informáticos y telefónicos intervenidos, en los que sin bien no constan archivos de contenido explícitamente pedófilo, no hay que dejar pasar de lado que , además de la negativa a facilitar contraseñas de archivos protegidos y de desaparición o borrado de archivos o memorias, se han encontrado múltiples archivos con documentos relativos a abusos sexuales sobre perfil de D. , menores, penas , eyaculación precoz, sexo para uno, prescripción … etc (libros, comentarios ,artículos…etc),. De especial interés es la conversación vía email intervenida en soporte informático de Román con D. de 7 de septiembre de 2011, obrante a los folios 3801 a 3805 , en la que Román le invita a “darse una vuelta” por la parroquia, le afirma haberle entregado todos sus efectos cuando D. le pregunta por sus calzoncillos azul eléctricos, o le dice frases como “me interesas tu más que Lieja”, “me gustaría revivir muchas cosas… pero ahora es presente”, “?quieres vivir con nosotros? … compartir todo como antes.”, … y varias más de índole similar que no se transcriben por el carácter que se dicho de la resolución que se dicta

En cuanto a las características fisiológicas de determinado miembro de Román descrito por D., si bien es cierto que no se aprecia la característica concreta dibujada por este, sin embargo la excesiva pigmentación del mismo podría haber llevado a confusión, que por ello no ha de invalidar el testimonio de la víctima. A ello hay que unir el expediente eclesiástico, obtenido después de muchos requerimiento personales, el ultimo con apercibimiento de delito de desobediencia al Arzobispo de Granada, y las conclusiones provisionales a las que llega el instructor, y que motivan la suspensión cautelar del procesado, y de los que no se hace más expresa mención por el carácter reservado que se ha declarado judicialmente de los mismos.

De todo ello, y del resto de actuaciones policiales , procesales, actitud procesal de las partes, documentales, testificales, periciales…etc, valoradas y apreciadas también en su conjunto, y como se ha dicho antes sin ánimo de exhaustividad, se consideran suficientes para dar por cumplida la exigencia de apreciación de indicios racionales de criminalidad para apoyar la relación de hechos expuesta. Así ya lo debió entender también el Ministerio Fiscal, y en relación a la declaración de la víctima, en informe sobre recurso interpuesto por la defensa solicitando una nueva declaración, de fecha 26 de junio de 2015 (folios 3337 y 3338).

4. Le rogamos Santo Padre que, por favor, revise la última sentencia del procedimiento, que no procede del Juzgado de instrucción ni de la Audiencia Provincial de Granada que, por cierto, afirmó en sentencia que no se podía condenar a Román Martínez, por no hallarse pruebas suficientes en la fase de juicio oral no porque la acusación fuera falsa y tampoco porque el testimonio de la víctima principal fuera falso, ni se encontraba motivo alguno para explicar la denuncia – es decir, ni es por dinero, ni por fantasía, ni por intereses-).

Tampoco D. ha tenido que pagar las costas del juicio, como erróneamente afirmo Su Santidad ante la prensa internacional el pasado domingo . No solo no ha tenido que pagarlas, sino que el Tribunal Supremo de España ha confirmado que los indicios que llevaron a imputar y a acusar tanto al Ministerio Fiscal como a D. al sacerdote único juzgado, Román Martínez Velázquez de Castro, son ciertos y no hay falsedad en el testimonio de D. Le adjuntamos aquí también copia de la Sentencia del Tribunal Supremo:

Le pedimos, Santo Padre, que analice y lea con pausa la sentencia de dicho Tribunal Supremo -que adjuntamos- de fecha 24 de abril de 2018; sentencia número 192/2018.

“El Tribunal de instancia – Audiencia de Granada, sección segunda- tilda de inverosímil la imputación hecha por la acusación. Inverosímil significa según la RAE es lo que parece mentira o es imposible o muy difícil de creer. Lo que no dice la sentencia es que la imputación sea falsa. Lo que es incoherente con tildar el comportamiento del acusador como fruto de mala fe. Incluso lo que tilda de mentiras en referencia a datos que suministra durante la causa le lleva a un reproche de deslealtad que no puede justificar la condena en costas. No solamente porque deslealtad y mala fe son conceptos bien diversos, sino porque en modo alguno explicita la trascendencia de esa supuesta falta a la verdad en datos más o menos circunstanciales incorporados al discurso del acusador.

Tampoco la recurrida (añadimos nosotros, Don Román Martínez Velázquez) llega a afirmar que las circunstancias permitan considerar que el acusador «no podía dejar de tener conocimiento de la injusticia y sinrazón de su acción», ya que, como advertimos, lo que se atribuye al mismo es el conocimiento de determinados datos concretos, pero no, inequívocamente, de aquella falta de verdad respecto del hecho esencial imputado al acusado, o, tampoco, de datos que demostrasen esa falsedad en lo esencial.

Por todo ello hemos de estimar el recurso con declaración de oficio de las costas originadas por éste.

F A L L O Por todo lo expuesto, en nombre del Rey y por la autoridad que le confiere la Constitución, esta sala ha decidido Estimar el recurso de casación formulado por D., contra la sentencia dictada por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada con fecha 11 de abril de 2017; la que dejamos sin efecto …”.

Ya se ve, Santo Padre, que esta sentencia, la última del procedimiento y proveniente del Tribunal Supremo español, tampoco la ha leído, tampoco se la han hecho llegar, y tampoco ha tenido interés en leerla antes de hablar y quedar en ridículo en los medios de comunicación españoles, que han tenido que corregir todos los datos falsos y erróneos de sus declaraciones públicas.

5. Su afirmación, Santo Padre, de que “todos los sacerdotes quedaron absueltos”, es tan errónea como las anteriores. Tan errónea como que pasaran siete días en prisión – el máximo en España son tres días de DETENCION, NO DE PRISION-, que son los que pasaron mientras se recababa por la Policía Judicial información tras registrar los domicilios-.

El único que ha podido resultar absuelto, es Román Martínez Velázquez de Castro, por los delitos de agresión sexual con introducción de miembro corporal, pues ES EL ÚNICO AL QUE SE HA JUZGADO. A Los demás sacerdotes y los dos laicos, Francisco José Campos Martínez ,Manuel Morales Morales, Sergio Quintana Muñoz, Manuel Francisco Fajardo Rodríguez, Manuel Jiménez Jiménez, Manuel Quintana Muñoz, Juan Carlos Moreno Muñoz, Ángel Moreno Muñoz, José Jorge Nieto García, José Gabriel Flores Flores y Vicente Rodríguez Rodríguez (9 sacerdotes y dos laicos – Su Santidad habló a la prensa de “6, 7 u 8 sacerdotes”), NO SE LES HA JUZGADO EN EL ÁMBITO PENAL del Estado español por estar prescritos sus delitos de abuso sexual con prevalimiento y encubrimiento, además del delito de exhibicionismo. Santo Padre, le recordamos los autos del Juez instructor y de la Audiencia Provincial de Granada:

Señala el Juez Instructor en auto de 14 de febrero de 2015 que adjuntamos:

“En el Auto judicial de 14 de Febrero se acuerda, por aplicación legal obligatoria y por supuesto, no es porque no existan indicios de responsabilidad suficientes como ya se explicó en aquel auto, declarar la prescripción de los delitos de abusos sexuales sin penetración, exhibicionismo y encubrimiento, todo ello con prevalimiento , y en sus distintas formas de participación, en cuanto a los hechos expuestos en el mismo y por los que se siguió inicialmente la causa en relación a Francisco J. Campos Martínez , Manuel Morales Morales , Sergio Quintana Muñoz, José Gabriel Flores Flores, Manuel Jiménez Jiménez, Manuel Fajardo Rodríguez, Manuel Quintana Muñoz, Angel Moreno Muñoz, Juan Carlos Moreno Muñoz, Vicente Rodríguez Rodríguez, y José Jorge Nieto García.

Y se acordó igualmente la continuación de la causa en relación a Román Martínez Velázquez de Castro, por los hechos presuntamente cometidos por el mismo sobre la persona de D.

Tal declaración de prescripción, por aplicación legal obligatoria del instituto legal de la prescripción, y de determinación de delitos y personas contra las que seguir el procedimiento, fue recurrida y desestimados los recursos formulados por las acusaciones por auto de la Audiencia Provincial de fecha 16 de Septiembre de 2015 que confirmó íntegramente el auto de 14 de Febrero antes citado.

Por providencia de fecha 7 de octubre de 2015 en cumplimiento de dicho auto se dejan sin efecto, por la prescripción declarada, y no por otro motivo, la imputación de todos a excepción de Román Martínez Velázquez de Castro.”.

Entendemos, Santo Padre, que hay muchos frentes abiertos, pero hacer por su parte esas declaraciones sin tener toda la información, es un daño muy grave e irreparable, por no hablar de unas manifestaciones inveraces y una desacreditación de unos hechos más que evidentes. Que no se hayan podido demostrar los hechos más graves imputados a Román Martínez Velázquez de Castro- el único que fue juzgado en juicio oral- , no quiere decir que los hechos de abuso sexual con prevalimiento, exihibicionismo y el daño causado por parte de los 9 sacerdotes y los dos laicos no sean ciertos ni se puedan probar, pues lo único que resulta es que esos delitos están prescritos por aplicación legal obligatoria de la ley de prescripción española, pero con indicios fácticos más que suficientes para ser juzgados por el derecho canónico – cosa que no han hecho ni desde el Vaticano, ni desde la Congregación para la Doctrina de la Fe – , no merece en ningún caso, hablar de que esta denuncia fue por fantasía, porque D. es un joven fantasioso como ha afirmado peyorativamente Su Santidad ante los medios de comunicación internacionales.

6. Las víctimas de esos sacerdotes y dos laicos son cuatro personas. No es solo D., a quien no han informado del proceso canónico, de su resultado, de las pruebas, de los recursos que se puedan interponer, pues ese proceso, de haberse celebrado, como ha afirmado Su Santidad, lo ha sido de espaldas al citado denunciante a quien, como hemos dicho, no se ha informado de su resultado.

Somos cuatro personas, CUATRO Santo Padre, las víctimas de esos sacerdotes y dos laicos, que hemos sufrido los abusos sexuales de algunos de ellos y el encubrimiento de tales conductas por parte de los otros: J.H.T, J.S.E y G.M.G. Aquí tienen la copia de nuestras declaraciones, que ahora por medio de esta carta, ratificamos y confirmamos. ¿Por qué nadie en la Iglesia se ha puesto en contacto con nosotros, salvo con D. en una única ocasión hasta hace casi cuatro años en que dejó de recibir comunicaciones del arzobispo de Granada? Si había una investigación canónica, creemos que el testimonio de los otras tres víctimas habría sido importante para CONFIRMAR todo lo denunciado por D. y sufrido por nosotros a título personal. Pero ya se ve que no interesaba, ¿verdad? Les dejamos aquí nuestras declaraciones, que aparecen en el auto con fecha 26 de enero de 2015.

declaraciones-1

declaraciones-3

¿Comparecerá Su Santidad ahora de nuevo ante los medios de comunicación internacionales para pedir disculpas por toda la información errónea e inveraz y demostrada aquí como falsa, que ha transmitido?.

¿Seguirán sin informar a ninguno de los cuatro denunciantes que sufrimos los abusos de ese grupo de sacerdotes a quienes abrazan y les invitan para celebrar Misa conjuntamente en el próximo mes de octubre en el Vaticano? ¿Seguirán archivando u ocultando un proceso canónico del que ninguno hemos tenido la más mínima notificación?

Ya basta Santo Padre. ¿Qué medidas reales está tomando contra la pederastia de sus sacerdotes? Además de los perdones públicos a las víctimas, ¿ha retirado a los sacerdotes para que no puedan volver a poner la mano encima a un menor? ¿Lo ha hecho? Parece que no. No solo no los ha retirado, sino que, aún habiendo una denuncia con un testimonio veraz, que nada ni nadie ha podido demostrar que sea falso -Tribunal Supremo español- usted ha colocado al principal imputado y juzgado, al frente de la capellanía de un centro de personas con discapacidad intelectual en Granada. Buena opción para que si sigue violando a jóvenes, nadie se entere.

Enhorabuena por desacreditar en medios públicos una denuncia contra la pederastia más que cierta. Acuda al juez instructor don Antonio Moreno Marín, del juzgado de Instrucción número 4 de Granada; acudan a la Fiscalía Provincial de Granada, al inspector de la Policía judicial adscrita a la fiscalía superior de Andalucía, D. Jesús Saéz, acuda a D. Jesús García Calderón, quien recibió la denuncia cuando usted lo mandó e impulso toda la investigación; a la brigada de análisis de credibilidad de testimonio, al inspector Jorge Andino Zamanillo; acudan a los magistrados del Tribunal Supremo Español, con el ponente de la última sentencia con fecha 24 de abril de2018, D. Luciano Varela Castro; revisen los autos de fecha 14 de febrero de 2015, 26 de noviembre de 2015, 26 de enero de 2015. Si de verdad quiere Santo Padre hacer gala de una Tolerancia Cero frente a la pederastia en el seno de la Iglesia, al menos infórmese bien.

Al menos investigue y proporcione datos reales y objetivos. Concreten con las víctimas, a las que nadie en este proceso – de 4 años Santo Padre, no de tres como también dijo erróneamente en sus declaraciones- les ha pedido información o testimonios. Con todo el dolor en nuestra alma y la decepción de ver como esta Iglesia de Cristo, defrauda a las víctimas para abrazar a los abusadores de menores de edad, víctimas inocentes.

J.H.T, J.S.E, G.M.G y Daniel

Granada y Pamplona, 28 de agosto de 2018

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

El denunciante del ‘caso Romanones’ expresa al Papa su “decepción” por la causa canónica

Sábado, 15 de septiembre de 2018

declaracion-de-danielManifiesta en una carta su “dolor” por la falta de investigación

“Hacer por su parte esas declaraciones sin tener toda la información, es un daño muy grave e irreparable”

El joven que con su denuncia provocó la apertura del caso Romanones, por el que el padre Román fue juzgado y absuelto de abusos sexuales a un menor, ha remitido una carta al papa Francisco para preguntarle por la investigación canónica y expresar además su “decepción” por el desconocimiento de la causa.

Con todo el dolor en nuestra alma y la decepción de ver cómo esta Iglesia de Cristo defrauda a las víctimas para abrazar a los abusadores de menores de edad, víctimas inocentes”, concluye la misiva de nueve páginas, a la que hoy ha tenido acceso Efe y que firma en Granada y Pamplona junto a otras tres personas que denuncian abusos.

 El joven señala en su escrito que unas declaraciones del papa Francisco, en las que aludió a que los sacerdotes investigados en su día habían sido absueltos, resultan “tremendamente ofensivas” para todas las víctimas del que define como “caso de abuso sexuales de Granada”.

“Es la muestra evidente de que ni Su Santidad, ni la Congregación para la Doctrina de la Fe, se han interesado realmente en este caso”, indica la carta, en la que hace un extenso repaso a distintas resoluciones judiciales para ratificar que los “abusos y violaciones” sí existieron.

En este sentido, subraya que el proceso jurídico y los diferentes autos hacen “ver de forma evidente que hay y habrá indicios racionales suficientes” para confirmar que los abusos existieron.

 El denunciante señala asimismo que el hecho de que no se hayan podido demostrar los hechos más graves imputados al único juzgado por esta causa, el padre Román, no quiere decir que los hechos de abuso sexual con prevalimiento, exihibicionismo y el daño causado por parte de nueve sacerdotes y dos laicos “no sean ciertos ni se puedan probar”.

Los cuatro denunciantes preguntan además al papa en la carta, que adelantaba el diario El País, si seguirán sin ser informados sobre el proceso canónico del que no han tenido “la más mínima notificación”.

La causa se inició cuando un joven que ahora tiene unos 28 años denunció unos abusos sexuales, que habrían ocurrido cuando contaba entre 14 y 17 años, ante la Fiscalía andaluza en octubre de 2014, hechos sobre los que llegó a pronunciarse el papa Francisco.

Esos delitos están prescritos por aplicación legal obligatoria de la ley de prescripción española, pero con indicios fácticos más que suficientes para ser juzgados por el derecho canónico, cosa que no han hecho ni desde el Vaticano, ni desde la Congregación para la Doctrina de la Fe”, añade la carta.

En el proceso judicial, independiente al seguido en la vía canónica, llegó a haber hasta doce investigados, diez curas y dos laicos, aunque la Audiencia decidió de manera definitiva declarar prescritos los delitos atribuidos a once de ellos.

La Fiscalía finalmente retiró, al considerar que no estaban acreditados los hechos, la acusación inicial contra el padre Román, único enjuiciado en la causa y para el que había pedido de forma provisional nueve años de cárcel.

La Audiencia de Granada absolvió en abril de 2017 al padre Román por la falta de persistencia de la acusación y la concurrencia de “graves contradicciones” en la declaración del denunciante.

Este último formalizó un recurso ante el Tribunal Supremo para pedir que se anulara el fallo de la Audiencia por obligarlo a pagar las costas de la defensa, y que las declarara de oficio.

El pasado abril, el Supremo dejó sin efecto esa condena al pago de las costas de la defensa y, para estimar el recurso presentado por el joven, argumentó que el denunciante no actuó con mala fe ni con temeridad.

 Fuente Agencias/Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

El Papa expulsa a McCarrick del Colegio cardenalicio… el arzobispo de Adelaida (Australia) renuncia y recibe al padre Román y le pide perdón

Martes, 31 de julio de 2018

180728-theodore-mccarrickFrancisco suspende ‘a divinis’ al religioso, acusado de abusos a menores

Le ordena observar una vida de oración y pena de reclusión hasta la finalización del proceso canónico

El Obispado de Mallorca fuerza la secularización de un sacerdote denunciado por pederastia

El príncipe Carlos de Inglaterra niega haber influido en la investigación sobre el obispo pederasta Peter Ball

(Jesús Bastante).- El cardenal estadounidense, Theodore McCarrick, suspendido del ministerio el mes pasado tras ser acusado de abusos sexuales a menores, ha sido apartado del Colegio de Cardenales. Tal y como adelanta National Catholic Reporter, el purpurado, de 88 años, sigue los pasos del cardenal Keith O’Brien, quien renunció a su puesto pocas horas antes de comenzar el cónclave que eligió al Papa Francisco.

La medida, anunciada en un comunicado de prensa de los obispos estadounidenses, no tiene precedentes en la Iglesia de los EE.UU. Ni siquiera en el caso del cardenal de Boston, Bernard Law, quien tuvo que huir a Roma para escapar del procesamiento por el caso ‘Spotlight’, llegó a abandonar el Colegio cardenalicio.

En dicha nota, además, se asegura el que Papa Francisco “ha aceptado la renuncia del cardenal McCarrick al Colegio de Cardenales”. A su vez, el Vaticano anuncia que el Pontífice “ha impuesto al cardenal McCarrick la suspensión ‘a divinis‘”, al tiempo que le ordena “permanecer en una casa que se le indicará, para una vida de oración y penitencia, hasta que el las acusaciones que se dirigen a él se aclaren por el proceso canónico regular”.

McCarrick, de 88 años, dirigió las comunidades católicas en Metuchen, NJ y Newark, NJ antes de ser nombrado arzobispo de Washington por el Papa Juan Pablo II en 2000. Más allá de su retiro en 2006, fue un influyente asesor de papas y presidentes.

Esta foto de 1974 proporcionada por un hombre que aceptó ser identificado solo por su primer nombre, James, lo muestra en California con Theodore McCarrick, un sacerdote católico que eventualmente se convirtió en cardenal. James dice que fue abusado sexualmente por McCarrick durante aproximadamente dos décadas, quien fue removido del ministerio público en junio de 2018 por acusaciones separadas de abuso infantil. (Foto de familia a través de AP) (Associated Press)

6fc1f308-32ee-4f7a-a6ca-b52e26017df9-large16x9_theodoremccarrick

Esta misma semana, el cardenal Sean O’Malley, presidente de la Comisión Antipederastia del Vaticano, declaraba las acciones de McCarrick moralmente inaceptables e incompatibles con el papel de un sacerdote, obispo y cardenal. Al parecer, la presión ha sido suficiente para convencer al veterano religioso a renunciar a la púrpura.

En su nota, O’Malley aseguraba que las acusaciones contra McCarrick “han traumatizado a muchos católicos y miembros de la comunidad en general”, asegurando que se necesitan “protocolos transparentes y consistentes” para proporcionar justicia a las víctimas y para responder adecuadamente a la “indignación legítima” de la comunidad cristiana.

***

El arzobispo de Adelaida, condenado por encubrimiento, cede a las presiones y dimite

El Papa fuerza la renuncia del prelado, el eclesiástico de más alto rango declarado culpable

Greg O’Kelly, su sucesor: “Fui testigo de la angustia y el dolor de las víctimas”

1526983207-101671454wilsonEl primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull, le había enviado un contundente mensaje al papa Francisco: que destituyese al arzobispo de Adelaida, Philip Wilson, condenado a un año de privación de libertad por encubrir abusos sexuales a menores.

(Jesús Bastante/Vatican News).- Se hizo esperar, pero al fin, se consiguió. El arzobispo de Adelaida, Philip Wilson, condenado por encubrimiento, ha sucumbido a las presiones y ha presentado su dimisión, que el Papa Francisco ha aceptado inmediatamente.

Wilson, el eclesiástico de más alto rango del mundo condenado por encubrimiento de abusos, se negaba a dimitir hasta que se sustanciara el recurso presentado ante los tribunales australianos, pero sabía que no contaba con el apoyo del Episcopado del país, y mucho menos del del Papa, que días después de la condena nombraba a un administrador apostólico con plenos poderes en la diócesis.

Finalmente, y tal y como anuncia el ‘Bolletino’, Wilson ha renunciado al cargo. El religioso tendrá que esperar hasta el 14 de agosto para ver si su pena (12 meses de prisión) se cumple en la cárcel o bajo arresto domiciliario, pues el prelado padece Alzherimer y problemas de corazón.

Nada más conocerse la renuncia, los obispos australianos emitieron un comunicado en el que esperaban que esta condena pueda dar “una sensación de paz y curación a los abusados por el sacerdote fallecido y reconocen que los efectos del abuso sexual “pueden durar toda la vida”. “Se necesita un gran coraje para que los sobrevivientes se acerquen a contar sus historias” dicen los obispos y aseguran que gracias a ellos han podido aprender la lección de su vergonzosa historia de abuso y ocultamiento.

“La Iglesia Australiana ha realizado cambios sustanciales para garantizar que el abuso y la cobertura ya no sean parte de la vida católica y que los niños estén seguros en nuestras comunidades, señala la nota, en la que los obispo se comprometen a “trabajar con aquellos en la Iglesia y en la sociedad que están tratando de implementar estándares de salvaguardia fuertes y consistentes” en Australia.

Por su parte, el Obispo Greg O’Kelly, nominado por el Papa Francisco el pasado 3 de junio como Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Adelaida también ha intervenido, asegurando que “debemos ser conscientes del impacto en los sobrevivientes, en sus familias y en todos aquellos que los aman”. “Fui testigo de la angustia y el dolor de las víctimas” – dice el obispo – y pide que la Iglesia continúe haciendo todo lo posible para escuchar y apoyar a las víctimas, pues es fundamental “nuestro compromiso con la seguridad de cada niño en nuestra Iglesia y en nuestras escuelas”, concluye.

***

El Papa recibe al padre Román y le pide perdón tras su absolución en el caso de abusos de Granada

El encuentro, que se produjo a puerta cerrada el 12 de julio, trascendió

el-padre-roman-a-su-llegada-a-la-audienciaEl papa Francisco ha recibido y ha pedido perdón al padre Román, que fue juzgado en Granada y absuelto en el conocido como “caso Romanones” de los delitos de supuestos abusos sexuales a un menor.

Javier Muriel, abogado del sacerdote, ha confirmado a Efe la información publicada por la revista especializada “Vida Nueva”, que detalla que el papa Francisco recibió el pasado 12 de julio en su residencia de Santa Marta a Román y a otros dos curas, Francisco C. y Manuel M., que también fueron en su día investigados en la causa.

Según la publicación, el encuentro al que fueron citados los tres sacerdotes se produjo a puerta cerrada y, en el mismo, el papa Francisco les pidió perdón.

Ya el pasado noviembre, el Arzobispado de Granada informó de que el Vaticano había levantado las medidas canónicas cautelares que pesaban sobre esos tres sacerdotes investigados.

El levantamiento entonces de esas medidas, impuestas desde el 15 de octubre del 2014, afectó tanto al padre Román como a Francisco C. y a Manuel M., quienes en su momento fueron detenidos junto a un profesor de Religión tras una investigación judicial por supuestos abusos sexuales.

La causa se inició cuando un joven que ahora tiene unos 28 años denunció supuestos abusos sexuales, que habrían ocurrido cuando contaba entre 14 y 17 años, ante la Fiscalía andaluza en octubre de 2014, hechos sobre los que llegó a pronunciarse el papa Francisco.

En el proceso judicial, independiente al seguido en la vía canónica, llegó a haber hasta doce investigados (imputados), diez curas y dos laicos, aunque la Audiencia decidió de manera definitiva declarar prescritos los delitos atribuidos a once de ellos.

La Fiscalía finalmente retiró, al considerar que no estaban acreditados los hechos, la acusación inicial contra el padre Román, único enjuiciado en la causa y para el que había pedido de forma provisional nueve años de cárcel.

La Audiencia de Granada absolvió en abril de 2017 al padre Román por la falta de persistencia de la acusación y la concurrencia de “graves contradicciones” en la declaración de la supuesta víctima y denunciante.

Este último formalizó un recurso ante el Tribunal Supremo para pedir que se anulara el fallo de la Audiencia por obligarlo a pagar las costas de la defensa, y que las declarara de oficio.

El pasado abril, el Supremo dejó sin efecto esa condena al pago de las costas de la defensa y, para estimar el recurso presentado por el joven, argumentó que el denunciante no actuó con mala fe ni con temeridad.

Fuente Agencias/Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La Fiscalía retira la acusación contra Román al no ver “concluyentes” las denuncias de abusos

Miércoles, 22 de marzo de 2017

el-padre-roman-a-su-llegada-a-la-audiencia“Nos hace pensar que existía un clima sexual, pero no tenemos la verdad”, asume Hernández

Las otras partes mantienen la petición de 26 y 15 años de cárcel para el sacerdote, respectivamente

(J. Bastante/Agencias).- La última sesión del caso Romanones ha deparado una notable sorpresa: el fiscal del caso, Francisco Hernández, ha retirado la acusación inicial contra el padre Román, al no considerar “concluyentes” los hechos. Una medida que venía anunciando en determinados corrillos en los últimos días, pero que no contaba con el beneplácito de la Fiscalía Provincial de Granada.

El anuncio de Hernández ha marcado la jornada final del mayor juicio por abusos en la Iglesia española, en una trama en la que llegaron a estar investigados diez sacerdotes y dos laicos, y que finalmente solo prosiguió contra el padre Román, al considerarse prescritos los posibles delitos del resto.

“Desconocemos la verdad. Sólo sabemos que hay 12 declaraciones distintas de las que no podemos concretar nada”, ha declarado Hernández ante el tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia de Granada.Esto nos puede hacer pensar que existía un clima sexual. Pero no tenemos la verdad acerca de que fuera o no consentido ni si existió con Daniel. Sólo sabemos que hay ambigüedad en las declaraciones y en la acusación”, señaló. “Sin la penetración anal no hay juicio, porque los hechos estaban prescritos en la fecha de la denuncia, ha argumentado el Ministerio Público, que ha apuntado que el “juego de fechas” y el paso de los iniciales “toqueteos” a la penetración impiden considerar probados los hechos.

Es más, el fiscal ha llegado a preguntarse en público, como simple conjetura, si el joven denunciante quiso pagar algún favor con su denuncia que se produjo cuando obtuvo un trabajo en un centro educativo del Opus Dei en Pamplona. Aunque no textualmente, el fiscal si ha hecho referencia indirecta a la posible influencia del Opus Dei y del director espiritual de “Daniel” en el centro educativo navarro en el que trabaja, en la fabricación del relato acusatorio del joven, informa la Ser. RD ha intentado, infructuosamente, recabar la opinión de la Obra, que solo apunta haber seguido las noticias por la prensa.

Tras retirar su acusación inicial, de nueve años de cárcel, se han mantenido las peticiones tanto de la acusación particular, que ha pedido 26 años, de cárcel y la de Prodeni, que solicita 15 años de prisión para el sacerdote. Por su parte, la defensa ha pedido la libre absolución del sacerdote.

La Fiscalía atribuía al padre Román un delito de abuso sexual continuado agravado por el resultado de acceso carnal, por el que, además de los nueve años de cárcel, solicitaba prohibición de aproximarse a la supuesta víctima a menos de 100 metros y de comunicarse durante diez años. En concepto de responsabilidad civil, pedía que el acusado indemnice a la víctima en 50.000 euros por daño moral.

Salvo con algunas modificaciones, la acusación particular, que ejerce el denunciante de los supuestos abusos, ha mantenido su acusación y pide para el padre Román 26 años de prisión.

El letrado del denunciante, Jorge Aguilera, justifica 10 años de cárcel para Román por “acceso carnal” y 16 por dos “dos delitos continuados y relacionados con masturbaciones y felaciones”. En su opinión “han quedado absoluta y perfectamente probados” los supuestos abusos, y ha señalado que el discurso de su cliente ha sido “coherente, lógico, sin ambigüedades ni contradicciones”.

También han mantenido su acusación la acción popular, ejercida por la Asociación Prodeni, que atribuye al acusado un delito continuado de agresión sexual, con intimidación, violencia y prevalimiento y con acceso carnal. “En este tipo de situaciones no puede haber certezas. Están los sentimientos por encima de la razón”, subrayaba Juan Pedro Oliver.

Pide para él la pena de 15 años de prisión, inhabilitación absoluta por 15 años, privación de residir en el lugar en que resida la víctima por 15 años y prohibición de aproximarse y comunicarse con ella durante 15 años, así como una indemnización de 75.000 euros por daño moral. La defensa solicita por su parte la libre absolución y ha reclamado la anulación del expediente canónico.

El juicio ha quedado visto para sentencia. A partir de ahora, serán los tres miembros del Tribunal quienes emitan su veredicto, que se espera para dentro de unas tres semanas.

Fuente Religión Digital/Agencias

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

Román y los ‘lobos’ de su Iglesia

Martes, 2 de diciembre de 2014

14172553314984Román Martínez, uno de los implicados en el caso de presuntos abusos sexuales de Granada. CRÓNICA

Y que hayan podido hacer todo esto mientras algunos miraban hacia otro lado…

Dos víctimas cuentan cómo funciona la presunta red de sacerdotes pederastas
Eran lobos con piel de cordero y el arzobispo de Granada callaba ante ellos
Al frente de la manada, Román. De ahí lo de ‘romanes’

El hermano Florentino

MARTÍN MUCHA

Era un joven apuesto y, por lo que le acusan, con un mundo interior trastornado. Román Martínez Velázquez de Castro se ordenó sacerdote el 15 de julio de 1978. Tenía 24 años. Hijo de un honorable doctor de pueblo, vivió una infancia acomodada. Ni carencias ni traumas en su residencia en Caniles (Granada). Todos sus hermanos iban a destacar y él, como era aspiración en familias como la suya, optó por ser sacerdote. Alto, 185 cm, siempre iba con las mejores prendas. Decidió ser un focolar -movimiento católico que apoya la unidad de los cristianos-, hasta que lo abandonaría para formar un clan, donde la familia tendría otro significado. Su grupo era conocido entre la cúpula clerical de Granada como Los Romanes. Hoy, con 60 años, Don Román, como le llamaban, protagoniza el caso más cruento de pederastia en la Iglesia de España. Uno que se podría cobrar la cabeza de un arzobispo testarudo en protegerle. Abusos sexuales, masturbaciones, orgías, vídeos pornográficos…

D., aspirante a doctor, 24 años, políglota y brillante estudiante, decidió acabar con su silencio. Desvelar lo que sabía de Román, en quien había confiado, por quien abandonó a su familia. Y quien casi le destruye porque, a diferencia de Román, D. proviene de un barrio de clase obrera… Él era la esperanza de los suyos, un chico de esos que los padres sueñan tener. Tan bueno que decidió ser monaguillo. Recién entrado en la adolescencia, escuchaba a Don Román, su mentor y guía. Aún menor de edad, fue convencido para abandonar su casa e irse a vivir al piso del cura. A dormir en su misma cama.

1416867746206Román Martínez Velázquez de Castro, joven

De noviembre de 1978 a febrero de 1980, cuando apenas fue ordenado cura, a Román le tocó servir en la histórica parroquia de Cástaras (Granada), cuyo origen data desde el siglo XVI. Un templo donde también sirvió, entre 2002 y 2013, Manuel Quintana Muñoz, vicario de la iglesia donde era -hasta el 15 de octubre- sacerdote principal Román, la de San Juan de Vianney. Manuel es hermano de Sergio Quintana Muñoz, profesor de religión detenido por este caso y a quien el Arzobispado ya le ha retirado la idoneidad para dictar esta asignatura. Todo ocurrió alrededor de la iglesia de Vianney, donde Los romanes actuaban. Había un patrón de captación que estudian los investigadores: adolescentes con familias desestructuradas. Venían de hogares con problemas de drogas, sin aparente futuro… “Decían que les iban a dar hogar, les daban de todo. De pronto se sentían queridos…“, cuenta un defensor de Román, sin darse cuenta de que existe una doble lectura. “Siguiendo sus consejos y su manipulación efectiva, dejé la casa de mis padres con 17 años y me fui a vivir a la casa parroquial…”, contaba, en su carta al Santo Padre, D.

‘Los mejores amigos’

“Te dan confianza. Sientes que es un honor… Transcurre un tiempo y llegas a creer que es tu familia”, apunta M., el otro acusador de Los romanes. El segundo, por ahora. “Te hacen ver que lo que hacen es para tu bien… Me aconsejaban que estar con ellos era lo mejor… Ellos eran los mejores amigos”.

Un apellido como Velázquez de Castro es cuasi aristocrático en la comarca de Baza, altiplano de Granada. Hay médicos, empresarios, comerciantes, constructores… Los pecados de Román han salpicado a todos. Incluso la actual alcaldesa de su pueblo titubea cuando le preguntamos por él. Dice apenas conocerlos… Menos al padre Martínez Velázquez de Castro, quien participó en las fiestas centrales de Caniles, en 2010, con una Novena en honor a San Sebastián titulada: Bienaventurados los limpios del corazón… Heredero de una buena parte de las propiedades de sus padres, no fue el dinero de su familia lo que habría hecho millonario a Don Román. Dos años antes de ese pregón, María Muñoz Morillas, una acaudalada farmacéutica, legó propiedades y varios millones de euros a tres curas. Entre los que figuran como actuales dueños de sus inmuebles están Román y Francisco José Campos. Este último es personaje esencial entre la secta de los romanones. Campos no es sólo un cura. Era uno de los sacerdotes con más porvenir de España.

Francisco Campos es juez del Tribunal Eclesiástico de Granada. Esto escandalizó primero al Papa cuando se enteró. Era un KO al mentón de uno de los más polémicos miembros de la alta curia, el díscolo arzobispo de la diócesis, Francisco Javier Martínez Fernández. Ya fue sumamente tibio con un abusador condenado cuando estaba destinado en Córdoba, hasta que éste fue expectorado por su sucesor. Después, ya como arzobispo granadino, apoyó la edición de un libro donde las mujeres eran bien vistas como “sumisas“. Y ahora, uno de sus niños mimados, pues Campos lo era, aparecía como personaje relevante de la carta que había conmovido al Papa.

Paradójicamente, la vida de Campos era similar a la de la víctima, a D. El juez eclesiástico es hijo de un humilde camarero. Era el orgullo familiar. Graduado de Derecho Canónico en Salamanca, “todo apuntaba a que iba para obispo“, señala un allegado. Su padre, Paco, está destrozado. «Le ha matado». Antes de ser nombrado cargo de confianza de monseñor Martínez Fernández, había pasado por varias parroquias de la Alpujarra como Órgiva, donde heredó la fortuna de la farmacéutica. El círculo del clan lo cierra Manuel Morales Morales, que reemplazó a Campos en Órgiva. Morales es otro de los cuatro principales acusados.

Los romanes -no menos de 10 sacerdotes y cuatro laicos, a pesar de que sólo haya cuatro imputados- con su estrategia disfrutaban de una buena vida. Se le atribuyen 18 propiedades, como mínimo, a su nombre. No menos de dos chalets de lujo, piso en la playa, coches de alta gama -un vecino vio un “Audi A6 dorado, de esos inolvidables”-, y a Román conduciendo una “moto naked tipo Ducati”, refiere a Crónica un camarero que trabaja frente a la iglesia. Nos lo cuenta un día antes de que aparecieran en la fachada del templo de San Juan María Vianney de Granada pintadas de limpio trazo: “Pedófilos” y “sucios pederastas”.

Llorando a solas

Todo lo que padeció el joven D. en manos de Los romanes ocurrió cuando era menor. A él, a la esperanza de su familia. Sufrió en silencio para acusar a su abusador principal, lo que le ocasionó distintos síndromes. Pero se sobrepuso, reemprendió su vida y hoy apunta alto en su profesión. Muy arriba. Pero no le era suficiente. Había llegado a sus oídos que la red se estaba haciendo más fuerte, que estaba atrapando a amigos suyos, a vecinos suyos… ¿Cómo tomó la decisión de escribir al Papa? Ya había llorado a solas varias veces D. Por fuera, era un chico feliz defensor de distintas causas, podría criticar al gobierno, a las matanzas de Israel en Palestina, la inmovilidad de la juventud… Por eso él no podía quedarse impasible ante Los romanes. Para cerrar un ciclo, en verano, el 24 de julio de 2014, escribió una carta al Santo Padre. La batalla iba a ser de cordero contra lobos. De David contra Goliat. Un Goliat que estaría respaldado por la Santa Madre Iglesia. Pero no. El papa Francisco ordenó actuar. Y Román y sus romanes caerían en desgracia. La redención de D. llegó el domingo 10 de agosto. A las 17.23 horas.

Semáforo en rojo. El móvil suena. Número desconocido.

-¿Quién es? -pregunta D.

¿Hablo con el señor D.? -responde una voz cálida, que sentía cercana pero no la reconocía totalmente.

-Sí, soy yo. ¿Quién llama?

Buenas tardes hijo, soy el padre Jorge.

-Perdón, se ha debido de equivocar. No conozco a ningún padre Jorge.

-Bueno, el Papa Francisco… -D., el muchacho locuaz, se queda completamente mudo.

-…

-¿Sigue ahí? -indaga Jorge Bergoglio, nombre de pila del sucesor de Benedicto XVI.

-…

Hijo, serénate. He leído tu carta varias veces. No he podido más que emocionarme y sentir un dolor inmenso al leer tu relato. Quiero pedirte perdón en nombre de toda la Iglesia de Cristo... -Bergoglio estaba consternado, ya sólo la denuncia de D. bastaba para eso, pero además lo que se apuntaba en la carta era que Los romanes era un grupo organizado. No le había tocado enfrentarse a esto antes…

Esta conversación fue desvelada por el escritor y periodista Jesús Bastante. Un scoop que ha removido los cimientos de la Iglesia española. La primera fase de un escándalo que a partir de allí ha ido arrinconando a los acusados. Y a D., que está parapetado en sus investigaciones y libros, entre sus alumnos y sus tareas que no ha abandonado. Nos confirman su identidad -que no revelamos para protegerle-, dónde está refugiado, su oficina… Hablamos también con él: “Sólo quiero que se sepa la verdad. Creo en la Justicia. Sé que me están buscando, que están en la casa de mis padres, en mi lugar de trabajo…“, nos ha dicho a través de uno de sus amigos más cercanos. Estoy muy tranquilo. Gracias por interesarse por mí”.

Cuando escribió su carta, D. sólo pensó en las otras víctimas. Incluso su actuar dejó descolocado a los líderes de otro grupo, al Opus Dei, del que forma parte y es supernumerario [laicos que no viven el celibato apostólico]. “Él ha actuado individualmente, respetamos y aplaudimos su valentía, pero no hemos tenido nada que ver”, dicen desde la organización fundada por José María Escrivá de Balaguer. Lo aclaran, pues se ha hablado de una guerra civil en el clero por el control de la diócesis de Granada. Lo cierto es que es una denuncia individual, de D. contra los que considera sus abusadores… Relata así los abusos que sufrió…

Película pornográfica

“El motivo de esta carta es narrar un acontecimiento de mi vida, bastante trágico, que me ha causado gran daño y al menos a otras cuatro personas que han debido pasar por el mismo tormento que yo…”. La cantidad de menores abusados no se conoce aún. Las estimaciones van de los chicos que cita D., a decenas. Por lo pronto, van dos denuncias hechas en sede judicial. En la misiva al Papa se dan los nombres de los lobos con piel de cordero eclesial: Román Martínez Velázquez de Castro, Francisco Javier Campos Martínez, Manuel Morales Morales… Entre los acusados “hay dos parejas de hermanos”. Una de ellas es la de Sergio y Manuel Quintana Muñoz. Sólo Sergio está imputado… ¿Qué le hizo Román a D., según el escrito? “Jamás tuve cama propia en la casa parroquial, tenía que dormir en su cama a diario… Para cambiarse de ropa, no podías esconderte o taparte, pues no estabas siendo natural y estabas ocultando tu cuerpo, que es natural y un regalo de Dios… Las prácticas sexuales más frecuentes iban desde masajes a masturbaciones y besos en la boca… Sentí que me volvía loco… No comprendí jamás el porqué había que poner una película pornográfica homosexual en la habitación y verla [junto a Román]… Me consta que también cometieron abusos con un amigo mío, pero se marchó al ver lo que sucedía allí”. Este amigo es M. que añade, en su testimonio de denuncia, aún más crudeza… “Sentía sus erecciones rozarme y me decían que no tuviera miedo”.

La denuncia no sólo fue tomada en serio por el Santo Padre. El propio fiscal superior de Andalucía, José María García Calderón, la tramitó sin demora. Por el contrario, la actitud del obispo de Granada fue, por decirlo con sutileza, laxa. Desde la llamada de Bergoglio a D. hasta que suspendieron a divinis a los tres sacerdotes, el 15 de octubre de 2014, pasaron 66 días. Tiempo suficiente para que pudieran borrar todas las pruebas y planificar una estratagema. Esta actitud ha hecho que distintas voces pidan la dimisión del arzobispo Martínez, a quien D. acudió por petición de Francisco I. “Mañana ve al obispo“, le indicó el Papa. “Le escribí al obispo para que empezara el trabajo, para que hiciera la investigación y fuese adelante“, explica Francisco. Pero D. sintió indiferencia por parte del prelado granadino. Hasta que decidió ir a la justicia terrenal.

No habrá paz para los malvados

Por eso, la petición de perdón, postrado, el pasado domingo, de Martínez por varios minutos junto a otros sacerdotes sobre el suelo de la catedral de Granada, de poco le podría servir… Él ya sabía que las detenciones de Román y sus romanes era cuestión de horas. El lunes fueron enviados al calabozo Martínez Velázquez de Castro, Campos Martínez, de 44 años, Manuel Morales Morales, 42, y Sergio Quintana… El escándalo se hizo mundial. Desde EEUU a Roma ya se habla del clan. Al día siguiente, en pleno Parlamento Europeo, el Papa fue lapidario: No se puede esconder la verdad”.

M. también se atrevió a acusarlos judicialmente. “Me veo con fuerzas… tras años de silencio, miedo y vergüenza“. Y un tercer testimonio salió a la luz también. Uno que demuestra que la actividad de Román no comenzó ahora. El relato de G. Tenía 15 años y Román, 33, “la edad de Cristo”, como bromeaba él. Eran inicios de 1986, hace 28 años. “Román intentó tocarme cuando salí de la ducha…”. Dice más: “Me abre la puerta y veo, por detrás, en el pasillo cuatro diáconos, o lo que fueran, completamente desnudos“.

Agotadas, al límite, las 72 horas de detención preventiva, el juez imputó a los cuatro acusados por delitos “contra la libertad e indemnidad sexual”. Tres están en libertad con cargos desde el miércoles noche. Don Román consiguió no ingresar en prisión pagando inmediatamente una fianza de 10.000 euros.

Ha sido fundamental la actuación de Javier Muriel, abogado penalista de Marbella, nada barato, quien pleiteó también en el escandaloso caso Malaya, que anticipó a este suplemento que sus clientes iban a ser liberados, cuando se preveía que Román iba a ir a prisión sin fianza. El sacerdote, a través de su letrado, se defiende: Somos inocentes. Rechazamos todos los cargos y sólo queremos que la verdad se sepa. Llegaremos hasta el final”. Los romanes -a quienes también, erróneamente, llaman Los romanones- están escondidos en la provincia de Granada, en pueblos del interior. Sólo tienen la obligación de fichar el próximo 7 de diciembre, 24 horas antes de la celebración de la Inmaculada Concepción.

Cibersexo

Las investigaciones policiales van en pos del rastro informático de Los romanes. Los discos duros de sus ordenadores están vacíos. Han desaparecido gran parte de sus imágenes. Y se sabe que eran muy activos en las redes… “En la sexualidad se manifiesta nuestro ser más íntimo, con todas sus riquezas y miserias. Como expresión de nosotros mismos, la sexualidad puede ser maravillosa o tremendamente denigrante… La satisfacción que da una sexualidad integrada y armónica no tiene precio, pero hacen falta personas que quieran buscarla”, escribió el miembro del tribunal eclesiástico e imputado, Francisco Campos. Su texto lo tituló: Cibersexo.

M., que no ha dejado Granada, es señalado con el dedo, como si él fuera culpable por haber contado su verdad, sus abusos… Mientras, D. vive un retiro espiritual. Pasará un rato con sus amigos, los que han compartido escapadas a festivales y fiestas, con quienes ha reído y llorado. Lo han acompañado y apoyado tras conocer lo que le pasó. Especialmente ése que ha conducido en coche, dirección norte, más de siete horas para ir a su encuentro, cual hermano. Que en su retorno a su ciudad, que hará en silencio, con los suyos, responderá a sus preguntas. El autor de la carta que conmovió al Papa, el futuro doctor, ya no tiene nada que callar.

LA CARTA QUE CONMOVIÓ AL PAPA FRANCISCO

Querido Santo Padre:

Soy D… tengo 24 años y soy miembro supernumerario del Opus Dei…El motivo de esta carta es narrar un acontecimiento de mi vida, bastante trágico, que me ha causado gran daño y a, al menos, otras cuatro personas que han debido pasar por el mismo tormento que yo… Son nueve sacerdotes [involucrados, entre ellos…] Román Martínez Velázquez de Castro, Francisco Javier Campos Martínez, Manuel Morales Morales, Sergio Quintana Muñoz… Hasta los 16 años… mantuve un compromiso estable con la parroquia… pero de ir solo a misa, también empecé a visitar con frecuencia la casa parroquial. Allí pasaba fines de semana completos: estudiaba, estaba con ellos… Esto me supuso constantes discusiones con mis padres, que no entendían por qué pasaba tanto tiempo en la parroquia… Mi relación, confianza y cercanía con Román… Me convenció de que debía participar mucho más de la vida entre ellos e ir dejando poco a poco a la familia… Siguiendo sus consejos y su manipulación efectiva, dejé la casa de mis padres con 17 años y me fui a vivir a la casa parroquial. Dejé mi familia por completo para trasladarme a vivir a la parroquia dando de lado la relación con mis padres… La gran farsa que este hombre tiene montada… Jamás tuve cama propia en la casa parroquial, tenía que dormir en su cama a diario… Para cambiarse de ropa, no podías esconderte o taparte, pues no estabas siendo natural y estabas ocultando tu cuerpo que es natural y un regalo de Dios… [Decían] “Si no lo haces nos estás juzgando y es porque estás repleto de trabas mentales que te impiden ser natural”… Las prácticas sexuales más frecuentes iban desde masajes a masturbaciones, también besos en la boca… Sentí que me volvía loco. No entendía nada. No comprendí jamás por qué había que poner una película pornográfica homosexual en la habitación y verla [junto a Román]… Al resto de sacerdotes no los vi participar, pero sé que estaban informados de lo que se hacía en la habitación de este hombre… Durante aquel tiempo sentí que me volvía loco: siempre me habían gustado las mujeres y me encontré que estaba viviendo una sexualidad entre hombres que además eran sacerdotes, que se supone que debían vivir bajo los principios de la castidad y el celibato apostólico… Hoy soy profesor [detalla dónde y sus lugares de trabajo], pero por culpa de este sacerdote he desarrollado un trastorno de ansiedad generalizado… Al terminar la selectividad en el año 2008 dejé la parroquia y la relación con Román… Me consta que también cometieron abusos con un amigo mío, pero se marchó al ver lo que sucedía allí [es M., el segundo acusador y testigo en el caso]. Vio la luz y pudo escapar de todo eso… Querido Santo Padre, este tema es de una gravedad considerable. Desde que me fui con 18 años y hasta ahora que tengo 24, jamás pensé que informaría de esto a nadie, pero me preocupa que estas prácticas se estén haciendo también con una amiga mía… Sé que esta carta puede ser motivo de escándalo. No busco nada para mí, pero sí me preocupa que estos señores puedan estar arruinando la vida de otros… Mil veces he deseado contarlo todo a mis padres… pero no lo he contado a nadie. He llevado este asunto con absoluta prudencia para no desgastar a la Iglesia y a tantos ministros que hacen tanto bien a las almas… Entiendo que es inaceptable que estas personas puedan estar haciendo daño a niños y niñas… Le ruego que no permanezca impasible ante esto… Jamás he querido llevarlo a los tribunales, pero…

General , , , , , , , , , , , , , ,

El Papa, ante los abusos en Granada: “La verdad es la verdad, y no debemos esconderla”

Martes, 25 de noviembre de 2014

francisco-en-el-avionFrancisco reconoce que la carta de “Daniel” “con gran dolor, con grandísimo dolor”

“La recibí, la leí, llamé a la persona y le dije: mañana ve a ver al obispo”

José Manuel Vidal: La sinuosa gestión del escándalo

Jesús Bastante: La llamada del Papa

(Jesús Bastante).- Con la verdad por delante. Frente a los silencios incómodos y las defensas numantinas de otros, el Papa Francisco siempre va de frente. También en el caso de los abusos sexuales a menores denunciados por “Daniel” y que reveló en exclusiva Religión Digital. En el vuelo de vuelta de Estrasburgo, Francisco ha declarado que “la verdad es la verdad, y no debemos esconderla“.

A preguntas de los periodistas españoles sobre la carta de Daniel, el Papa fue claro: La recibí, la leí, llamé a la persona y le dije: mañana ve a ver al obispo“, dijo “Escribí al obispo para (decirle) que empezara el trabajo, hacer la investigación e ir adelante”, añadió el Papa. Como se ha sabido, la investigación diocesana tardó varias semanas en dar comienzo. Las declaraciones de Francisco no dejan en buen lugar a Francisco Javier Martínez.

El Pontífice argentino declaró que recibió la noticia «con gran dolor, con grandísimo dolor», pero agregó: «la verdad es la verdad y no debemos esconderla».

Esta misma semana se conocieron las declaraciones del joven, presunta víctima de esos abusos y que ha motivado una investigación judicial por la que han sido detenidos tres curas de la Archidiócesis de Granada y un seglar.

Ese joven aseguró a medios de comunicación que denunció los supuestos abusos sexuales que sufrió siendo menor para evitar que éstos se pudieran estar repitiendo con otras posibles víctimas.

A través de un escrito remitido por su abogado, el denunciante recordó que actuó «libre y voluntariamente» y siguiendo los dictados de su propia conciencia, como bautizado y miembro de la Iglesia Católica. Como adelantó RD, ayer se presentó una segunda denuncia de abusos a la misma trama.

Entre tanto, se siguen sucediendo los hechos relacionados con las detenciones y los detenidos. Tal y como señala Ideal, hace unos días, este mismo mes, los sacerdotes denunciaron un presunto robo de ordenadores en este inmueble. Los hechos coincidieron temporalmente con las primeras declaraciones que empezó a tomar la Policía Nacional a testigos e implicados en el caso, lo que hace pensar que fuentes conocedoras de la investigación “avisaron” a los posibles abusadores.

Por otro lado, la Delegación de la Consejería de Educación de la Junta en Granada ha urgido al Arzobispado de Granada a que retire “la idoneidad” para impartir clases al profesor de Religión detenido junto a otros tres sacerdotes por los supuestos abusos sexuales cometidos contra, al menos, un menor.

En declaraciones a los periodistas, la delegada de esta Consejería andaluza, Ana Gámez, ha señalado que el arresto del profesor, Sergio Q.M., ha “consternado y conmocionado” al centro de la localidad de Dúrcal en la que impartía la asignatura de Religión hasta la pasada semana.

La responsable de Educación ha informado de que el detenido fue propuesto en 2007 por el Arzobispado de Granada, del que depende la selección del profesorado de Religión.

Por ello, ha detallado que “esta misma mañana” la Delegación de Educación ha pedido al Arzobispado que le retire “la idoneidad” para impartir clases, que permita a la Junta contratar a otro nuevo profesor y que “como medida cautelar” este arrestado no vuelva a incorporarse a las aulas en el caso de que, una vez que prestara declaración judicial, pudiera quedar en libertad.

https://www.youtube.com/watch?v=RJQjKjZ1_b0

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , ,

“Quiero agradecer públicamente al Santo Padre Francisco su apoyo y afecto”

Lunes, 24 de noviembre de 2014

victimas_560x280El abogado de “Daniel” escribe a la opinión pública a través de Religión Digital

“Los hechos denunciados están siendo investigados tanto por la Autoridad Judicial como por la Santa Sede Apostólica”

El Juez ordena la detención de cuatro “romanones” por el caso de abusos de Granada

El Arzobispado de Granada elude valorar los arrestos de los sacerdotes

El ministro de Interior confirma las detenciones

Jorge Aguilera González, abogado de “Daniel”, ha remitido el siguiente escrito a Religión Digital para que nuestro medio pueda servir de altavoz a la víctima de presuntos abusos sexuales por parte de tres sacerdotes y un seglar, desde este mediodía detenidos y que están siendo trasladados a algunas residencias donde pudieron producirse dichos abusos. Por su interés, reproducimos su contenido íntegro a continuación:

Ante las noticias aparecidas en diversos medios de comunicación social sobre el caso de los abusos sexuales a menores, presuntamente cometidos por varios sacerdotes de la archidiócesis de Granada y un seglar, siguiendo instrucciones expresas de la persona denunciante, como su abogado, tengo que hacer las siguientes manifestaciones públicas:

1ª.- El denunciante, libre y voluntariamente, siguiendo los dictados de su propia conciencia, como bautizado y miembro de la Iglesia Católica, decidió, por propia y exclusiva voluntad, informar por escrito al Santo Padre Francisco sobre los abusos sexuales reiterados de los que había sido víctima, siendo menor de edad, por un grupo de sacerdotes y por un seglar, todos ellos de la archidiócesis de Granada, hechos conocidos por otros sacerdotes y algún integrante más del mismo grupo.

La intención del denunciante cuando se dirigió por escrito al Santo Padre Francisco fue la de seguir su propia conciencia y libertad responsable, sin ánimo de causar daño alguno a la Iglesia, a la que quiere profundamente, pues su única motivación fue y es la de expresarle, tras un difícil proceso interior, los hechos delictivos de los que, según él, había sido víctima siendo menor de edad por parte de esas personas y encubiertos por otros conocedores de los mismos y también con el ánimo de evitar que se pudieran estar cometiendo con otras personas.

2ª.- Los hechos denunciados están siendo investigados tanto por la Autoridad Judicial como por la Santa Sede Apostólica, cada cual en su esfera de competencias, reservadamente, y con respeto tanto a los derechos del denunciante como a los de los denunciados o imputados. En dichas Autoridades y en el Ministerio Fiscal, que ha sido el eficaz impulsor de la denuncia ante los Tribunales, tiene puesta toda su confianza el denunciante a fin de que resplandezca la verdad y se depuren las responsabilidades correspondientes, de forma también que se eviten a otras personas sufrimientos, como los padecidos por el denunciante, y para que se repare el daño causado y en bien de la Iglesia y de toda la sociedad, pues esa es su obligación también como ciudadano.

3ª.- Pide el denunciante a los medios de comunicación que, aun apreciando mucho su tarea, respeten su derecho a la intimidad, en particular en cuanto a la difusión de sus datos de carácter personal, que están especialmente protegidos, y que cese también la difusión de otros datos que le atañen personalmente, en concreto el texto remitido al Santo Padre Francisco, cuyo empleo y divulgación no ha autorizado. Tales documentos están especialmente protegidos tanto por el Juzgado que instruye las diligencias como por la Congregación para la Doctrina de la Fe de la Santa Sede.-

4ª.- Por último, quiere agradecer públicamente al Santo Padre Francisco su apoyo y afecto, ofrecerle su oración diaria por él; a la Iglesia española, su voluntad decidida de atajar de plano hechos como los que por desgracia a él le ha tocado vivir así como su colaboración con la Justicia ordinaria; y a la Policía, Fiscalía y al Juzgado su trabajo, dedicación, independencia y profesionalidad, que ha tenido ocasión de constatar con motivo de la denuncia de estos muy dolorosos hechos, pidiendo, además, que se respete el secreto de las actuaciones decretado judicialmente, que no se puede vulnerar, como es públicamente conocido.

Granada, 24 de Noviembre de 2014

Jorge Aguilera González.
Colg. 1.855 Ilustre Colegio de Abogados de Granada

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.