Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Kamala Harris’

Biden quiere llevar a cabo acciones legales contra las leyes anti-trans de los estados republicanos

Jueves, 15 de abril de 2021

EyyAea7XIAEebiEEl presidente Joe Biden (centro), la vicepresidenta Kamala Harris (izquierda) y el fiscal general Merrick Garland (derecha). Foto: Adam Schultz / Casa Blanca

El presidente Biden y el fiscal general Merrick Garland podrían considerar emprender acciones legales, declaró la Casa Blanca. Pero no están anunciando ninguna decisión, todavía.

 La Casa Blanca respondió a preguntas sobre el potencial de cualquier acción legal que se tome contra estados donde los legisladores están promulgando leyes anti-trans en todo el país.

La secretaria de prensa Jen Psaki no podía prometer que se llevaría a cabo ninguna acción legal, pero enfatizó que el presidente Joe Biden todavía considera que los proyectos de ley son ilegales según la ley federal y que “ciertamente puede” pedirle al Fiscal General Merrick Garland que ordene al Departamento de Justicia que busque litigios.

Chris Johnson, corresponsal de Washington Blade en la Casa Blanca, le preguntó a Psaki en la rueda de prensa de la Casa Blanca el 8 de abril, “a pesar de las advertencias [de que] los proyectos de ley contra las personas transgénero son una forma ilegal de discriminación sexual, varios estados han promulgado medidas legales contra los jóvenes transgénero “.

Johnson señaló específicamente que la llamada “Arkansas Save Adolescents From Experimentation”-“Ley Arkansas Salve a los Adolescentes de la Experimentación (SAFE)”, que prohibirá que se brinde o incluso se ofrezca atención de afirmación de género de cualquier tipo a los jóvenes trans en el estado. Eso incluye cirugía (a la que los jóvenes trans rara vez se someten antes de los 18 años), terapia hormonal y bloqueadores reversibles de la pubertad.

El proyecto de ley fue vetado por el gobernador. Asa Hutchinson (R), pero el veto fue posteriormente anulado por la supermayoría republicana en la Legislatura de Arkansas.

“¿Contactará el presidente con el Fiscal General para emprender acciones legales contra estas medidas?” preguntó.

Psaki respondió: “No puedo quedarme aquí y predecir acciones legales. Obviamente, esa sería una decisión que tomarían el Departamento de Justicia y el fiscal general ”. “Lo que puedo decir”, continuó, “es que la opinión del presidente es que todas las personas deben recibir el mismo trato ante la ley sin importar su identidad de género u orientación sexual. Eso es fundamental para la forma en que él hará las leyes: abogar por las leyes, debería decir “.

Ese punto de vista también guiará “cómo se comunicará sobre sus puntos de vista sobre los derechos de las personas transgénero en el país y, ciertamente, cuál es su punto de vista en lo que respecta a las acciones del gobierno”.

En una pregunta de seguimiento a eso, Johnson preguntó si Biden se comunicaría con el Fiscal General sobre el asunto.  Psaki respondió: “Ciertamente puede”, pero ella reiteró: “No tengo nada que predecir para ti en este momento”.

La respuesta posterior de la Casa Blanca a las preguntas sobre la ola de legislaciones y propuestas anti-trans en todo el país se produce cuando muchas legislaturas se preparan para votar sobre medidas anti-trans esta semana. A pesar de que la mayoría demócrata en el Congreso de los Estados Unidos y la actual administración presidencial es demócrata, la mayoría de las legislaturas estatales y las gobernaciones estatales están controladas por republicanos.

Una vez que las medidas se conviertan en ley, si el Departamento de Justicia no las cuestiona, es probable que los problemas recaigan en las personas trans o los defensores trans para que los cuestionen en el poder judicial. El poder judicial es responsable de decidir si los actos ejecutivos o legislativos son legales y constitucionales o no.

A partir de ahí, el proceso judicial puede llevar las disputas hasta la Corte Suprema, pero eso podría llevar años. Además, la administración Trump, que se opuso a los derechos trans y promulgó prohibiciones trans a nivel federal, nombró a muchos jueces conservadores para cargos en tribunales federales. Eso incluye a tres de los jueces de la Corte Suprema.

El Departamento de Justicia, bajo la dirección de Merrick Garland, el recientemente confirmado Fiscal General de Biden, aún no ha tomado ninguna medida o emitido una respuesta a las propuestas.

Durante sus audiencias de confirmación, Garland dijo que aún no había decidido si las personas trans deberían poder competir en deportes de acuerdo con su identidad de género. “Hasta ahora no he tenido la oportunidad de considerar este tipo de asuntos en mi carrera”, le dijo al Comité Judicial del Senado, “pero estoy de acuerdo en que es una pregunta difícil”.

Sin embargo, también dijo que “es trabajo del Departamento de Justicia” proteger a las personas trans de la violencia, en respuesta al Sen. Cory Booker (D-NJ) cuando se le preguntó sobre las tasas de violencia que enfrentan las personas trans de color de manera desproporcionada en todo el país. “Para mí está claro que este tipo de actividad de odio tiene que terminar, y sí, tenemos que ponerle recursos”, respondió Garland. “Estos son crímenes de odio y el trabajo del Departamento de Justicia es detenerlos”.

La Casa Blanca advirtió previamente a los estados que están considerando proyectos de ley contra las personas transgénero que esos proyectos de ley son ilegales según la ley federal. “El presidente cree que los derechos trans son derechos humanos y que nadie debe ser discriminado por motivos de sexo. Esta no solo es la ley del país, es su propia opinión profundamente arraigada ”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, durante una conferencia de prensa en marzo.

Fuente LGBTQNation

General, Historia LGTBI , , , , , , , ,

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprueba la histórica ley de igualdad, que prohíbe discriminar a las personas LGTBI. Es ahora el turno del Senado

Sábado, 27 de febrero de 2021

Manifestacion_gay_proximidades_Capitolio_2009La Cámara de Representantes de Estados Unidos ha aprobado, por 224 votos a favor (tres de ellos de representantes republicanos, el resto demócratas) y 206 en contra (todos republicanos) la Ley de Igualdad («Equality Act»), una ley que consagra el principio de no discriminación por razones de orientación sexual e identidad de género en ese país, y lo que es más importante, modifica una serie de importantes leyes para garantizar su implementación práctica en materia de empleo, vivienda, crédito, educación o servicios públicos. La ley, cuya aprobación definitiva se consideraría histórica, queda pendiente de lo que suceda ahora en el Senado, donde los demócratas disponen de una mayoría muy justa, lo que les obligará, si realmente quieren aprobar la ley, a activar la denominada «opción nuclear» en materia legislativa para permitir la aprobación por un solo voto de diferencia.

Hacía años que la situación política en Estados Unidos no era tan favorable a la aprobación de leyes en favor de los derechos LGTBI: con un presidente y una vicepresidenta recién elegidos dispuestos a promoverlas (y sobre todo a no vetarlas) y una mayoría demócrata en las dos cámaras del Congreso. Hay que remontarse a los dos primeros años de presidencia de Barack Obama para encontrar un escenario así, con la diferencia que  por aquel entonces Obama no estaba tan comprometido con los derechos LGTBI como sí lo están ahora Joe Biden y Kamala Harris. De hecho, bajo la presidencia de Obama el primer intento de sacar adelante una ley de este tipo no tuvo lugar hasta 2015, año en el que los republicanos controlaban las dos cámaras del Congreso. No fue, de hecho, hasta mayo de 2019 cuando la Equality Act obtuvo por primera vez el respaldo de la Cámara de Representantes, ya bajo control demócrata, pero el dominio republicano del Senado hizo imposible su aprobación definitiva. Sobra decir que el proyecto contaba además con la oposición del entonces presidente, Donald Trump.

Una situación que ha dado un giro de 180 grados tras las elecciones presidenciales y legislativas del pasado noviembre. Sin embargo, solo hay garantías de un escenario favorable durante dos años más: en noviembre de 2022 volverán a celebrarse elecciones legislativas y se renovarán la totalidad de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado. En ese momento, los republicanos pueden hacerse de nuevo con el control de alguna o de las dos cámaras, cerrando de nuevo la vía legislativa en lo que al avance de los derechos LGTBI se refiere.

Por eso es tan importante que la Equality Act se apruebe cuanto antes. Una ley que consagrará el principio de no discriminación por razones de orientación sexual e identidad de género en todos aquellos aspectos que dependen del nivel federal de la administración, algo que hasta la fecha ha sido imposible por vía legislativa, siendo los tribunales los que de una forma u otra han impulsado (o frenado) dicho principio. El ejemplo más reciente, en esta ocasión en un sentido favorable, tuvo lugar el pasado mes de junio, cuando el Tribunal Supremo de los Estados Unidos declaró ilegal la discriminación en el trabajo por orientación sexual o identidad de género por 6 votos contra 3.

Si la Equality Act es aprobada por el Senado y el presidente Joe Biden la rubrica, este principio se hará extensivo no solo al trabajo, sino a otros aspectos fundamentales de la vida cotidiana, como el acceso a la vivienda, el crédito bancario, la educación, el uso de espacios públicos, la prestación de servicios públicos, el desarrollo de programas financiados con fondos federales o la institución del jurado. Para ello, la ley detalla en su articulado una serie de reformas a leyes ya vigentes, incluida la Ley de Derechos Civiles de 1964, la Ley de Vivienda Justa, la Ley de Igualdad de Oportunidades de Crédito, la Ley de Selección y Servicios de Jurado y varias leyes relacionadas con el empleo dependiente o relacionado con la administración federal. La ley también será de aplicación en aspectos relacionados con el servicio prestado por tiendas minoristas y otros servicios privados regulados por la reglamentación federal. Puedes acceder al texto del proyecto de ley en este enlace.

¿De qué depende la aprobación por el Senado?

Una vez que la Equality Act ha sido aprobada por la Cámara de Representantes, es ahora el turno del Senado, donde demócratas y republicanos están empatados a 50 senadores cada uno. Los demócratas cuentan, eso sí, con el voto de calidad de la presidenta del Senado, capaz de deshacer el empate, y que no es otra que la vicepresidenta, Kamala Harris. Sin embargo, no es todo tan sencillo. La actual reglamentación del Senado obliga a que, para cerrar el trámite de una nueva ley, el proyecto en discusión cuente con una mayoría de 60 votos, no de 50+1. Mientras no se disponga de dicha mayoría, los que se oponen a la ley pueden prolongar sine die la discusión (mecanismo conocido como «filibusterismo»). El Senado puede modificar dicha reglamentación por 50+1 votos, pero en este caso sería necesario el voto unánime de todos los demócratas, algo que hoy por hoy no parece asegurado (hay al menos dos senadores demócratas, el senador por Virginia Occidental Joe Manchin y la senadora por Arizona Kyrsten Sinema, que se oponen a derogar la norma procedimental que permitiría a los republicanos ejercer el filibusterismo.

En próximas semanas veremos hasta qué punto las convicciones de los demócratas son suficientemente sólidas en materia de igualdad como para poner fin al filibusterismo legislativo, dado que parece altamente improbable que diez senadores republicanos se unan a los demócratas para aprobar la Equality Act por 60 votos. Cabe recordar, en este sentido, que los republicanos no tuvieron problema alguno en activar en 2017 la «opción nuclear» y poner fin a la posibilidad de filibusterismo cuando de elegir a los jueces del Tribunal Supremo propuestos por Donald Trump se trató. Y ya antes, en 2013, los propios demócratas habían hecho lo mismo con la confirmación por el Senado de otros nombramientos judiciales.

De lo que no cabe duda es de que si la Equality Act es aprobada por el Congreso, Joe Biden la firmará. Así lo dejaba muy claro en su perfil de Twitter, en el que el presidente de Estados Unidos animaba a los senadores a aprobar la ley haciendo alusión al aspecto sobre el que más ruido están haciendo sus opositores: los derechos de las personas trans (¿nos suena en España, verdad?). «Los derechos trans son derechos humanos, y la Cámara de Representantes lo ha dejado claro hoy aprobando la Equality Act. Es la hora de que el Senado haga lo mismo», tuiteaba Biden:

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , ,

Joe Biden designa a la doctora trans Rachel Lavine como Subsecretaria de Salud

Lunes, 25 de enero de 2021

rachel-levine-1024x614La Dra. Rachel Levine es la secretaria de salud de Pensilvania. (Getty)

Tenemos por primera vez en la historia de Estados Unidos a una mujer como vicepresidenta, que es una gran y reconocida feminista, Kamala Harris, y ahora por primera vez a una mujer trans ocupando un cargo federal.

Rachel Levine ha sido elegida por Joe Biden como subsecretaria de salud, lo que la encamina a convertirse en la primera funcionaria federal abiertamente trans confirmada por el Senado.

El presidente electo de Estados Unidos anunció el martes (19 de enero) que nombrará a la secretaria de salud de Pensilvania, Rachel Levine, para un papel clave en su administración.

Biden describió a Levine, una mujer trans, como una figura desafiante cuya experiencia médica de décadas señaló la priorización de la diversidad y la experiencia de la administración entrante.

“La Dra. Rachel Levine aportará el liderazgo constante y la experiencia esencial que necesitamos para ayudar a las personas a superar esta pandemia, sin importar su código postal, raza, religión, orientación sexual, identidad de género o discapacidad, y satisfacer las necesidades de salud pública de nuestro país en este momento crítico y más allá ”, dijo Biden en un comunicado. “Ella es una elección histórica y profundamente calificada para ayudar a liderar los esfuerzos de salud de nuestra administración”.

La nominación de Rachel Levine representa un salto muy buscado en la representación política de la comunidad trans en conflicto, y un tremendo punto de inflexión en un país que ha sido testigo de los ataques de años de la administración Trump contra los derechos LGBT +, así como las crecientes tasas de violencia transfóbica.

Romper barreras es, después de todo, prácticamente un pasatiempo de la pionera médica, quien fue nombrada por primera vez para su puesto actual como secretaria de salud estatal por el gobernador demócrata Tom Wolf en 2017, convirtiéndose en una de las pocas personas trans en el país en realizar una elección o puesto designado.

Pediatra y ex médico general, Levine llevó a Pensilvania a través de la crisis de los opioides solo para emerger a la vanguardia de la lucha contra el coronavirus.

Ha recibido elogios por sus sesiones informativas diarias que la convirtieron en la cara pública de la pandemia para muchos residentes de Pensilvania, así como por su resistencia frente a la transfobia de parte de los periodistas y concejales locales.

Como subsecretario de salud, Levine, quien ganó el premio PinkNews por Frontline Hero el año pasado, se convertirá en un asesor clave del Departamento de Salud y Servicios Sociales. Probablemente traduzca su sencillo manual de salud pública sobre el uso de máscaras vigilantes en una estrategia nacional para luchar contra la pandemia.

Si se confirma, asumirá el cargo de Brett Giroir, quien fue designado por Donald Trump en 2017.

Joe Biden promete restaurar las protecciones de Obama

El presidente electo de los Estados Unidos, Joe Biden, ha prometido restaurar las protecciones vitales de los baños de los estudiantes en su “primer día” en el Despacho Oval.

El equipo de Biden ha tratado de señalar que el liderazgo demócrata será un punto de inflexión para una nación dividida, emitiendo un bombardeo de 10 días de órdenes ejecutivas y propuestas de políticas planificadas.

Entre ellos, según Fox News, el restablecimiento de la orientación federal que protege a los estudiantes trans en las escuelas públicas, permitiendo a los adolescentes trans usar los baños, vestuarios y otras instalaciones escolares que coincidan con su identidad de género.

En 2017, la administración de Trump desechó la guía – chocó con el Título IX, una ley federal que prohíbe la discriminación sexual en las escuelas, dijeron los funcionarios en ese momento – y el Departamento de Educación, abrumado por Betsy DeVos, castigó a las escuelas que no cumplieron con la reinterpretación.

La administración Obama, que surgió como una ardiente defensora de los derechos de los transexuales, sólo había emitido el año anterior la amplia directiva de extender el Título IX a los transexuales en todos los distritos escolares públicos.

Sin las directrices, se dejó que los estados interpretaran la legislación durante los cuatro años siguientes, lo que rápidamente dio lugar a un confuso mosaico de normas para los adolescentes trans en los Estados Unidos y a varias batallas en los tribunales.

Pero no por mucho tiempo. Aunque el equipo de Biden ha expresado su cansancio sobre si la Ley de Igualdad puede ser aprobada dentro de los primeros 100 días del liderazgo demócrata, el equipo está supuestamente listo para derribar los planes para reintroducir las directrices a nivel nacional.

“En su primer día en el cargo, Biden restablecerá la orientación de Obama-Biden revocada por la administración de Trump-Pence, que restaurará el acceso de los estudiantes transexuales a los deportes, los baños y los vestuarios de acuerdo con su identidad de género”, dice el sitio web de Joe Biden.

Cuando Biden entra a la Casa Blanca con crisis domésticas, muchos de los decretos que puede emitir por su propia autoridad después de la inauguración muestran que sin duda está mirando hacia adentro. Esperando que su equipo muestre el impulso que su administración busca cuando se trata de los derechos de los LGBT+.

Uno de los movimientos más controvertidos de Trump, la prohibición de los transexuales que sirven en el ejército de EE.UU., también será una de las primeras esperanzas de Biden de revocar. Aunque, puede tomar más de un año para que el Pentágono deshaga la prohibición.

Y… estas son las primeras medidas LGTB de Biden…

La era Trump, esa mala película, se ha acabado por fin, y ya da la impresión de que el mundo vuelve a ser un lugar un poco mejor. Joe Biden ha asumido la presidencia y por primera vez una mujer se sienta en la vicepresidencia, la feminista Kamala Harris. 

Dentro de las primeras medidas que tomarán ambos están las de revertir daños de Trump al movimiento LGTB:
  • Biden ha vuelto a permitir a las mbajadas estadounidenses izar la bandera arcoíris. Trump había prohibido a sus embajadas izar la bandera LGTB, incluso el día del Orgullo.
  • Vuelve a prohibirse la discriminación por identidad de género u orientación sexual en los Estados. Recordemos que Trump había puesto en marcha leyes para que, por ejemplo, los médicos se negaran en plena pandemia a atender a pacientes trans, o que las agencias de adopción religiosas negaran a los niños ser adoptados por parejas del mismo sexo.
    “Todas las personas deben recibir el mismo trato ante la ley, sin importar su identidad de género u orientación sexual”, continúa. “La Administración Biden-Harris evitará y combatirá la discriminación por motivos de identidad de género y orientación sexual”.
  • Un nuevo detalle que es toda una declaración de intenciones de las que nos sentimos muy orgullosos es que desde ayer la web de Casa Blanca, en el formulario para contactar, ofrece el pronombre femenino, masculino y neutro, visibilizando así a las personas de género no binario.
  • Las personas trans podrán volver a formar parte del ejército de los Estados Unidos, algo que se les había prohibido. El general Lloyd Austin, escogido por Biden para llevar la cartera de Defensa, está de acuerdo con la decisión de Biden. «Apoyo el plan del presidente para revocar la prohibición. Realmente creo que si está en forma y está calificado para servir y puede mantener los estándares, debería poder servir», dijo en el Senado.
  • Una de las medidas más populares es que los niños y adolescentes trans podrán volver a usar los baños según la identidad de género que tengan, no según el sexo biológico. Trump había prohibido esto en las escuelas e incluso se les castigaba si incumplían.

Fuente Pink News/Agencias

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , ,

Good bye Donald Trump; Hello Joe Biden

Jueves, 21 de enero de 2021

Biden-Harris-misa_2306779366_15255044_660x371Biden conforma el gabinete con mayor número de católicos de la historia de EE.UU.

Los líderes republicanos dejan solo a Trump en su despedida para ir a misa con el demócrata

Donald Trump indulta ‘preventivamente’ a Steve Bannon, quien seguirá ejerciendo como ariete, junto a Viganò, de los sectores más radicales de la Iglesia católica estadounidense, que ha recibido a Biden con críticas por su postura sobre el aborto o la diversidad

La misa, que se celebra en la catedral de San Mateo, servirá para homenajear, de nuevo, a las víctimas del coronavirus, como ya se hicieron anoche, en un acto presidido por el cardenal Wilton Gregory. Otro jesuita, Leo O’Donovan, ex rector de Georgetown, se encargará de la bendición durante la investidura

Es el gabinete más ‘católico’ de la historia de Estados Unidos. Aproximadamente un tercio de los miembros del gabinete de Joe Biden son católicos, algo que no ha pasado jamás. Y es que el líder demócrata ha querido que se nota su impronta desde el principio.

Tanto es así, que Biden ha querido comenzar su mandato con una ‘misa de la unidad’, presidida por el jesuita Kevin O’Brien, rector de la universidad de Santa Clara, a la que han asistido la práctica totalidad de los líderes republicanos en el Congreso y la Cámara de Representantes, en lo que supone un manotazo póstumo al presidente saliente Trump. Ninguno de los grandes líderes han querido acompañar al presidente en su salida.

La misa, que se celebra en la catedral de San Mateo, servirá para homenajear, de nuevo, a las víctimas del coronavirus, como ya se hicieron anoche, en un acto presidido por el cardenal Wilton Gregory. Otro jesuita, Leo O’Donovan, ex rector de Georgetown, se encargará de la bendición durante la investidura.

“Nunca ha habido una administración más católica en la historia de EE.UU., señaló al NCR Steven Millies, director del Centro Bernardin de la Unión Teológica Católica en Chicago.

Mientras tanto Donald Trump llegó solo a la base aérea de Andrews, donde se despidió (no acudirá a la investidura de su sucesor). Poco antes, se conoció la batería de indultos que el futuro ex presidente de EEUU ha firmado antes de abandonar su cargo. Entre ellos, la de su ex asesor Steve Bannon, quien seguirá ejerciendo como ariete, junto a Viganò, de los sectores más radicales de la Iglesia católica estadounidense, que ha recibido a Biden con críticas por su postura sobre el aborto o la diversidad.

***

Así fue el juramento de Joe Biden como segundo presidente católico de los Estados Unidos

***

Biden-jura-cargo-Biblia-familiar_2306179364_15246962_660x371

El jesuita Leo O’Donovan director espiritual del líder demócrata y ex rector de Georgetown, fueel encargado de bendecir la ceremonia de investidura en un Capitolio tomado por el ejército

Joe Biden juró su cargo con una Biblia de su familia; Kamala Harris lo hizo con dos Biblias

Poner una mano sobre una Biblia al prestar juramento fue una tradición iniciada por el primer presidente, George Washington. Theodore Roosevelt y John Quincy Adams no usaron una Biblia en sus ceremonias

En Estados Unidos no se plantean si debe haber o no símbolos religiosos en las tomas de posesión de cargos públicos. Es más: cada cargo electo jura ante la Biblia en un acto público. Toda una tradición, aunque no está incluida en la Constitución, que Joe Biden, católico practicante, ha preparado hasta el más mínimo detalle de cara a su investidura como presidente de EEUU, este miércoles en un Capitolio tomado por el ejército.

Así, Biden, quien ha encargado la bendición tras la oración inicial de la ceremonia al jesuita Leo O’Donovan, ex rector de la universidad de Georgetown y director espiritual de toda la familia (ya presidió el funeral de su hijo mayor, y ha acompañado a los Biden desde hace décadas), también portará su propia Biblia para el juramento presidencial.

Se trata de un libro muy particular: una Biblia familiar, en posesión de los Biden desde 1893, que ha acompañado al presidente electo durante todas sus etapas políticas. Ha jurado sus cargos, siempre, ante ella, desde 1973. Un ejemplar voluminoso, que mide casi 13 centímetros de ancho (5 pulgadas), con una cruz celta en el lomo.

Por su parte, Kamala Harris jurará su cargo con la ayuda de la jueza Sonia Sotomayor, la primera magistrada hispana del Tribunal Supremo estadounidense. La primera mujer vicepresidenta de Estados Unidos, además de la primera mujer de raza negra y raíces asiáticas que llegará a la Casa Blanca, pondrá la mano encima de dos Biblias

La primera que usará perteneció a una amiga de la familia de Harris, Regina Shelton; y la segunda fue propiedad del fallecido juez Thurgood Marshall, el primer afroamericano que formó parte del Tribunal Supremo y es uno de los grandes referentes de la vicepresidenta electa.

Éste es el juramento

“Juro (o afirmo) solemnemente que desempeñaré fielmente el cargo de Presidente de los Estados Unidos y que, en la medida de mis posibilidades, preservaré, protegeré y defenderé la Constitución de los Estados Unidos”.

Los Padres Fundadores nunca establecieron jurar sobre una Biblia como requisito. De hecho, Estados Unidos se fundó como una nación con libertad religiosa y el Artículo VI constitucional dice:

“Nunca se requerirá ninguna prueba religiosa como calificación para cualquier cargo o confianza pública de los Estados Unidos”. 

Poner una mano sobre una Biblia al prestar juramento fue una tradición iniciada por el primer presidente, George Washington. Theodore Roosevelt y John Quincy Adams no usaron una Biblia en sus ceremonias.

Fuente Religión Digital

General , , , , , , , , , , , , , ,

Pete Buttigieg hacer historia al ser nombrado por Joe Biden como secretario de transporte

Martes, 22 de diciembre de 2020

58595a7b120000590eef05ccEl presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, ya ha dado a conocer la mayoría de los miembros de su futura administración, que echará a andar cuando tome posesión del cargo junto a la vicepresidenta electa Kamala Harris el próximo 20 de enero. Entre ellos se encuentra Pete Buttigieg, su exrival en las primarias demócratas, quien desde su retirada de la carrera presidencial se convirtió en un apoyo firme de la campaña de Biden. Buttigieg asumirá el departamento de Transporte y se convertirá en el primer miembro abiertamente gay de un Gabinete de Estados Unidos.

Tras un lento recuento, por la enorme cantidad de votos depositados con antelación y enviados por correo, los principales medios de comunicación estadounidenses confirmaron el pasado 7 de noviembre la victoria de Joe Biden frente a Donald Trump en las elecciones presidenciales. A pesar de los intentos de la administración saliente por torpedear el proceso de transición con demandas sistemáticamente rechazadas por los tribunales, el próximo 20 de enero Biden y Kamala Harris se convertirán, respectivamente, en presidente y vicepresidenta de Estados Unidos.

Durante estas semanas, el presidente electo ha ido revelando los nombres que compondrán su Gobierno. Uno de ellos se hacía público el pasado día 16: Pete Buttigieg, exalcalde de South Bend (Indiana) y excontendiente en las primarias demócratas antes de retirarse y anunciarle su apoyo a Biden. Este lo ha recompensado ofreciéndole el departamento de Transporte en su futura administración. Aunque se daba por segura su entrada en el Gabinete, se había especulado con que el puesto que anhelaba Buttigieg era el de embajador ante las Naciones Unidas, que finalmente obtuvo Linda Thomas-Greenfield. En cualquier caso, el político de 38 años se convertirá en el primer miembro abiertamente gay de un Gabinete de Estados Unidos, si el Senado confirma su nombramiento.

Pete Buttigieg ha sido elegido como secretario de transporte de Joe Biden, convirtiéndose en la primera persona LGBT + en la historia de Estados Unidos en ocupar un puesto de gabinete a tiempo completo.

El ex veterano gay de la guerra de Irak, alcalde de South Bend y aspirante a la presidencia ha sido elegido por su antiguo rival para liderar el informe del Departamento de Transporte, Reuters y CNN.

Con 38 años se convertirá en la primera persona LGBT + en ocupar un puesto de tiempo completo en el gabinete, aunque el controvertido funcionario gay de Trump, Richard Grenell, ocupó temporalmente el cargo de director interino de inteligencia nacional en el gabinete durante tres meses mientras se confirmaba un sucesor.

El puesto pone a Buttigieg a cargo del presupuesto de $ 72 mil millones del departamento y una fuerza laboral de 58,000 personas, supervisando la infraestructura de transporte del país.

El nombramiento de Pete Buttigieg es un “hito histórico”: Buttigieg dijo: “Este es un momento de tremenda oportunidad: crear empleos, enfrentar el desafío climático y mejorar la equidad para todos. Es un honor para mí que el presidente electo me haya pedido que sirva a nuestra nación como secretario de transporte”.

El presidente electo ha elogiado la figura de Buttigieg por tener «la visión de un líder de la próxima generación, con la experiencia y el temperamento para liderar el cambio hoy». El político demócrata fue alcalde de South Bend entre 2011 y 2019. Formado en Harvard y Oxford y veterano de Afganistán, en 2018 contrajo matrimonio con Chasten Glezman. A principios de 2019 comenzó a forjar su campaña presidencial, que anunció formalmente el 14 de abril de ese año. En los debates de candidatos demócratas se perfiló como un representante del ala centrista o «moderada» del partido, frente a las posiciones más claramente progresistas en materia económica y social de Bernie Sanders o Elizabeth Warren.

Biden dijo: “El alcalde Pete Buttigieg es un patriota y un solucionador de problemas que habla lo mejor de quiénes somos como nación. Lo nomino para Secretario de Transporte porque este puesto se encuentra en el nexo de muchos de los desafíos y oportunidades entrelazados que tenemos por delante. Empleos, infraestructura, equidad y clima se unen en el DOT, el sitio de algunos de nuestros planes más ambiciosos para reconstruir mejor. Confío en que el alcalde Pete dirigirá este trabajo con concentración, decencia y una visión audaz; unirá a las personas para lograr grandes logros”.

La vicepresidenta electa Kamala Harris, quien también cruzó espadas con Buttigieg durante las primarias demócratas, agregó: “El alcalde Pete Buttigieg es una excelente opción para ayudar a encabezar este trabajo. Un solucionador de problemas innovador y un servidor público pionero, el alcalde Pete está profundamente comprometido a unir a las personas y mejorar nuestro sistema de transporte de una manera que sirva a los estadounidenses de todos los orígenes y comunidades de todos los tamaños, urbanos y rurales, en todo nuestro país”.

Los activistas LGBT + han celebrado el hito.

El presidente de Human Rights Campaign, Alphonso David, dijo: “El presidente electo Joe Biden y la vicepresidenta electa Kamala Harris cumplen su promesa, lo que representa un paso significativo en la creación de una administración que refleje la diversidad y las experiencias de vida de Estados Unidos.

“El alcalde Pete Buttigieg fue abierto y honesto sobre su identidad a lo largo de su tiempo en la escena nacional, dando voz a nuestra comunidad y una nueva visión de a quién y cómo nuestros líderes pueden amar. Su voz como defensor de la comunidad LGBTQ en la sala del gabinete ayudará al presidente electo Biden a reconstruir nuestra nación mejor, más fuerte y más igual que antes.

“Este es un momento histórico para nuestra comunidad, aunque no es el final de nuestra defensa. Hemos colaborado y seguiremos colaborando con el equipo de transición de Biden-Harris para garantizar que las personas LGBTQ sean designadas en todos los niveles de gobierno y que esos nombramientos reflejen la diversidad total de nuestra comunidad, incluidas y especialmente las personas LGBTQ de color y transgénero personas que no se ajustan al género “.

Annise Parker de LGBTQ Victory Institute dijo: “La nominación de Pete es un nuevo hito en un esfuerzo de décadas para garantizar que las personas LGBTQ estén representadas en todo nuestro gobierno, y su impacto repercutirá mucho más allá del departamento que él dirigirá. Distancia a nuestra nación de un legado problemático de excluir a las personas LGBTQ de cargos gubernamentales y nos acerca a la visión del presidente electo de un gobierno que refleje a Estados Unidos.

“Como persona LGBTQ, Pete aportará una perspectiva única que informará e influirá en las políticas de todo el gobierno federal. Lo más importante, sin embargo, es que Pete traerá su intelecto y energía al Departamento de Transporte y nuestra nación estará mejor gracias a eso”.

Sarah Kate Ellis de GLAAD agregó: “La experiencia y las habilidades de Pete como líder, gerente y comunicador brillante, combinadas con sus raíces del corazón y su compromiso incondicional con la diversidad y la igualdad, mejorarán las vidas de todos los estadounidenses como Secretario de Transporte. Felicitaciones a Pete y su esposo Chasten por sus nuevos e innovadores roles “.

En las encuestas, Buttigieg nunca gozó de un apoyo abrumador. Su mejor momento fue a finales del año pasado, cuando los sondeos empezaron a darle opciones de victoria en los caucus de Iowa. Tras un recuento caótico, el candidato efectivamente ganó en número de delegados, aunque en voto popular lo superó Sanders. Posteriormente alcanzó la segunda posición en Nuevo Hampshire y la tercera en Nevada. Pero tras la rotunda victoria de Joe Biden en Carolina del Sur, Buttigieg se apeó de la carrera y anunció su apoyo al ahora presidente electo. La campaña del futuro secretario de Transporte fue un hito de visibilidad LGTB y su juventud hace presagiar que puede optar a responsabilidades aún más altas en el futuro.

Como estrella en ascenso demócrata y aliado incondicional de Biden, a Pete Buttigieg se le propuso acaloradamente un papel en el gabinete. Antes de las elecciones de noviembre, Buttigieg se ganó el favor del campo de Biden con su sólida actuación en los medios de comunicación defendiendo la causa demócrata, ganando una reputación como “Slayer Pete” por sus apariciones sensatas en Fox News.

Sin embargo, como la serie de nombramientos iniciales de Biden priorizó la experiencia en políticas nacionales, persistieron las preguntas sobre para qué puesto sería adecuado el ex alcalde de una pequeña ciudad.

Biden prometió públicamente algún tipo de papel a Buttigieg en marzo, explicando: “Hablé con Pete Buttigieg hace un par de días para alentarlo a mantenerse comprometido porque tiene un talento enorme. Le indiqué que si me convertía en el nominado, vendría y le pediría que fuera parte de la administración, que se comprometiera a hacer avanzar las cosas”.

Fuente Pink News

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Joe Biden, el segundo presidente católico de los Estados Unidos y Kamala Harris, primera mujer vicepresidenta.

Lunes, 9 de noviembre de 2020

Joe-Biden-Kamala-Harris_2284581553_15065717_660x371¡Por fín ha sido derrotado el presidente más LGTBIfobo, racista, xenófobo, ultra+liberal y maleducado!

 RD se suma a la felicitación de sus colegas del National Catholic Reporter

Los medios de comunicación aman los símbolos externos de la fe de Biden

Su creencia en Dios – en la resurrección y la redención – es el fundamento espiritual que acompañó a Biden a través de la trágica pérdida de su esposa y su hija de 1 año en un accidente de coche, y la posterior muerte de su hijo Beau por cáncer cerebral a los 46 años

Biden se preocupa por el bien común, la dignidad de la persona humana, el cuidado de la creación, una opción preferencial para los pobres y vulnerables

“Biden realmente ve su fe católica como una clave para volver a unir al país y superar las divisiones que nos dividen”, dijo Stephen Schneck, director ejecutivo de la Red de Acción Franciscana

El 50% de los católicos votó por Trump y el 49%, por Biden

Joe Biden recibe el apoyo masivo de judíos y musulmanes en los comicios USA

(NCR).- Por segunda vez en los 244 años de historia de nuestra nación, un católico ha sido elegido para el más alto cargo del país. Joe Biden, el ex vicepresidente, católico de cuna y actual feligrés de St. Joseph on the Brandywine en Greenville, Delaware, se convertirá en el 46º presidente de los Estados Unidos.

Como hermanos católicos, le ofrecemos nuestras felicitaciones.

Los medios de comunicación aman los símbolos externos de la fe de Biden: las cuentas del rosario que se sabe que agarra durante una crisis, el boletín enrollado en la mano al salir de la misa el día de las elecciones, la cita de las encíclicas papales en la campaña electoral.

Pero su rosario no es sólo una declaración de moda, ni su fe es sólo un tema de conversación de la campaña. Su creencia en Dios – en la resurrección y la redención – es el fundamento espiritual que acompañó a Biden a través de la trágica pérdida de su esposa y su hija de 1 año en un accidente de coche, y la posterior muerte de su hijo Beau por cáncer cerebral a los 46 años.

Y el valor que Biden le da a la enseñanza social católica – internalizada durante toda una vida de práctica de la fe, y cimentada en el dolor y la pérdida – nos impresiona. Biden se preocupa por el bien común, la dignidad de la persona humana, el cuidado de la creación, una opción preferencial para los pobres y vulnerables. Biden también ha demostrado la capacidad de superar los rencores, trabajar con el que está al otro lado del pasillo y centrarse en la curación que la nación necesita tan desesperadamente.

“Biden realmente ve su fe católica como una clave para volver a unir al país y superar las divisiones que nos dividen”, dijo Stephen Schneck, director ejecutivo de la Red de Acción Franciscana, al corresponsal nacional de NCR Christopher White para un perfil del catolicismo de Biden en julio.

***

maxresdefault

 Los obispos de Estados Unidos felicitan a Biden: “Es el momento de la unidad”

“Damos gracias a Dios por la bendición de la libertad”, dice monseñor Gómez

Reconocemos que se une al difunto Presidente John F. Kennedy como el segundo Presidente de los Estados Unidos en profesar la fe católica”

“Creo que, en este momento de la historia de Estados Unidos, los católicos tienen el deber especial de ser pacificadores, promover la fraternidad y la confianza mutua y orar por un espíritu renovado de verdadero patriotismo en nuestro país”

“Respetemos la libre expresión de opiniones y que nos tratemos los unos a los otros con caridad y civismo, aunque podamos estar profundamente en desacuerdo en nuestros debates sobre cuestiones de leyes y políticas públicas”

“Que la Virgen María nos ayude a trabajar juntos para cumplir la hermosa visión de los misioneros y fundadores de Estados Unidos: una nación bajo Dios, donde se defiende la santidad de cada vida humana y se garantiza la libertad de conciencia y religión”

joe-biden-kamala-harris

(Vatican News).- El Arzobispo Gómez felicitó al candidato demócrata indicado como ganador: “Reconocemos que se une al difunto Presidente John F. Kennedy como el segundo Presidente de los Estados Unidos en profesar la fe católica”.

El arzobispo José H. Gomez, de Los Ángeles, y presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos emitió la siguiente declaración sobre las elecciones presidenciales de 2020:

Damos gracias a Dios por la bendición de la libertad. El pueblo estadounidense ha hablado en esta elección. Ahora es el momento de que nuestros líderes se reúnan con espíritu de unidad nacional y se dispongan a dialogar y a comprometerse por el bienestar común.

Como católicos y estadounidenses, nuestras prioridades y misión son claras. Estamos aquí para seguir a Jesucristo, dar testimonio de su amor en nuestras vidas y construir su Reino en la tierra. Creo que, en este momento de la historia de Estados Unidos, los católicos tienen el deber especial de ser pacificadores, promover la fraternidad y la confianza mutua y orar por un espíritu renovado de verdadero patriotismo en nuestro país.

La democracia requiere que todos nosotros nos comportemos como personas virtuosas y autodisciplinadas. Eso requiere que respetemos la libre expresión de opiniones y que nos tratemos los unos a los otros con caridad y civismo, aunque podamos estar profundamente en desacuerdo en nuestros debates sobre cuestiones de leyes y políticas públicas.

Al hacer esto, reconocemos que Joseph R. Biden, Jr., ha recibido suficientes votos para ser elegido el 46º presidente de Estados Unidos. Felicitamos al Sr. Biden y reconocemos que se une al difunto presidente John F. Kennedy como el segundo presidente de Estados Unidos en profesar la fe católica. También felicitamos a la Senadora Kamala D. Harris, de California, quien se convierte en la primera mujer en la historia en ser elegida como vicepresidenta.

Le pedimos a la Santísima Virgen María, patrona de esta gran nación, que interceda por nosotros. Que ella nos ayude a trabajar juntos para cumplir la hermosa visión de los misioneros y fundadores de Estados Unidos: una nación bajo Dios, donde se defiende la santidad de cada vida humana y se garantiza la libertad de conciencia y religión.

Fuente Religión Digital

General , , , , , , ,

Un experto de derechas llama “rey de las pollas” al candidato gay a presidente Pete Buttigieg

Martes, 23 de abril de 2019

58595a7b120000590eef05ccButtigieg, el alcalde de South Bend, Indiana, de 37 años de edad, presentó oficialmente su candidatura para la Casa Blanca el domingo en un mitin.

Como ya hemos contado en esta misma página, Pete Buttigieg, alcalde de South Bend (Indiana), acaba de formalizar su carrera por la candidatura demócrata a la Casa Blanca ante más de 6.000 seguidores, con un discurso en el que reivindicó la necesidad de un relevo generacional para arrebatar al poder al presidente Donald Trump. Dijo que se postulaba para contar “una historia diferente a la de ‘Make America Great Again'”

Buttigieg, de 37 años, ha generado un tirón sorprendente entre los votantes, debido en parte a su atípico perfil: es joven, homosexual, progresista, hijo de inmigrantes, veterano en la guerra de Afganistán, formado en Harvard y Oxford, y además toca el piano y habla siete idiomas, entre ellos español, informa Efe.

En su discurso ante el mitin de Pete por América, Buttigieg dijo: “Me llamo Pete Buttigieg. Me llaman Alcalde Pete. Soy un orgulloso hijo de South Bend, Indiana, y me presento a presidente de los Estados Unidos. No es lo que yo tenía en mente para mis 38 años. Pero vivimos en tiempos que nos obligan a actuar. Las fuerzas que hoy cambian nuestro país son tectónicas. Fuerzas que ayudan a explicar lo que hizo posible la actual presidencia. Esto no va de ganar unas elecciones. Sino de ganar una era, dijo.

Si llegara al poder, Buttigieg no solo sería el primer presidente de Estados Unidos abiertamente gay, sino también el más joven

El alcalde estableció una agenda liberal, llamando al “nacionalismo blanco violento levantando su fea cabeza” y estableciendo planes para reformas económicas que impulsen a las ciudades postindustriales más pequeñas. El candidato también rindió un emotivo homenaje a su marido Chasten, a los fuertes aplausos de la multitud, “por darme la fuerza para hacer esto, y la base para ser yo mismo a medida que avanzamos”.

pete-buttigieg

Buttigieg pidió creer en «una nueva primavera estadounidense» en su discurso, en el que relató sus retos personales y la diferencia que marcó en su vida la legalización del matrimonio homosexual en el 2015, que le permitió casarse con su actual esposo, Chasten Glezman, en junio de 2018. Refiriéndose a los derechos del colectivo LGBT+, dijo: “Tómalo de Chasten y de mí, no eres libre si un empleado del condado te dice con quién debes casarte por su idea de sus creencias políticas.” Añadió: “Nuestro matrimonio existe por la gracia de un solo voto en la Corte Suprema de los Estados Unidos. Nueve mujeres y hombres se sentaron en una habitación y votaron, y me trajeron la libertad más importante de mi vida”.

mayor pete_1529202934-ABC57 980x551

Buttigieg busca desmarcarse de los demócratas más progresistas y su discurso está dirigido a votantes demócratas moderados, independientes de centro y republicanos decepcionados.

En los últimos meses, Buttigieg ha aparecido con frecuencia en programas de noticias y programas de entrevistas de la televisión nacional y ha desarrollado una sólida red social que sigue su mensaje de que el país necesita “una nueva generación de líderes”.

 

Pues bien, un experto de la derecha ha llamado al candidato presidencial demócrata gay Pete Buttigieg “sodomita” y “rey de las pollas” en una entrada de blog.

Andrew Bieszad, que escribe para el sitio web de extrema derecha Shoebat.com, afirmó que Buttigieg es demasiado “afeminado” para ser elegido en 2020. “Un sodomita cuyo nombre significa ‘el rey de las pollas’ se postula para ser presidente de los Estados Unidos”, escribió. “Qué apropiado, y sin duda es una sutil burla al estado actual de los Estados Unidos, una nación cuyo pueblo ha abrazado la sodomía por la gran mayoría y como tal, significa que la nación está en el camino de la perdición.”

Continuó: “Buttigieg da la impresión de un Mitt Romney – uno lo mira, y uno no se siente exactamente atraído (en el sentido de apoyarlo) hacia él, o que sería lo suficientemente fuerte como para liderar a América”. Bieszad también afirmó que la campaña de Buttigieg de alguna manera llevaría a que la senadora Kyrsten Sinema, a quien él llama una “mujer de pecado”, fuera elegida en 2024.

Fuente Agencias/Oveja Rosa/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

El político gay Pete Buttigieg cumple su meta para el debate demócrata

Sábado, 23 de marzo de 2019

58595a7b120000590eef05ccEl político gay Pete Buttigieg anunció que su comité exploratorio ha alcanzado la meta de 65,000 donantes requerida para calificar para el debate primario del Partido Demócrata en junio.

Buttigieg, el alcalde abiertamente gay de South Bend en Indiana, escribió en Twitter que ha recibido donaciones de más de 76.000 personas.

“Gracias a ustedes, logramos la meta de los 65.000 donantes de @TheDemocrats para ser invitados al primer debate. Pero vamos a necesitar recaudar mucho más dinero para competir“, escribió.

Y añadió: “Sé que puedo defenderme en el escenario del debate y representar sus valores con honor e integridad, pero necesito saber que también podemos construir una organización fuerte”.

Buttigieg salió del armario como gay durante su segunda campaña de reelección en 2015 en una columna de un periódico. Fue reelegido con el 80 por ciento de los votos.

Cuando este hombre de 37 años anunció la creación de un comité exploratorio en enero, muchos comentaristas consideraron que tenía pocas posibilidades de ganar la candidatura del Partido Demócrata, lo que lo convertiría en el candidato presidencial más joven de la historia, así como en el primer candidato presidencial abiertamente homosexual.

Los partidarios de Buttigieg ven el debate de las primarias demócratas como una oportunidad para que el funcionario indio, conocido localmente como “Mayor Pete”, brille realmente.

Un titular en el Wall Street Journal describió su candidatura como “arriesgada”, mientras que Sky News lo describió como “el más arriesgado de los candidatos”, ya que otros tienen un perfil nacional mucho más alto.

“Felicidades!!!!! Me alegro de que nos veamos en el escenario del debate! Creo que el país quedará asombrado”, escribió un partidario en Twitter, comentando el post de Buttigieg.

“¡Tan emocionado por ti y por que el país te escuche! Esta chica de Texas donó después de verte en el ayuntamiento de SXSW CNN. Me volaste por los aires”, reaccionó otra persona.

El abarrotado campo de candidatos presidenciales de los demócratas de 2020 que luchan por la nominación del partido ha llevado al presidente del Comité Nacional Demócrata, Tom Pérez, a anunciar una serie de criterios para la participación en los debates primarios.

Como se informó en NBC News el mes pasado, cada uno de los 12 debates programados para la temporada de primarias del Partido Demócrata del 2020 verá alineaciones elegidas al azar entre los candidatos.

Para calificar para el debate, cada candidato necesitará tener al menos un 1 por ciento de apoyo en tres encuestas de calificación, o proporcionar evidencia de al menos 65.000 donantes únicos, con un mínimo de 200 donantes diferentes en al menos 20 estados.

En caso de que haya más de 20 candidatos que cumplan con uno de estos dos requisitos, los 20 mejores serán elegidos siguiendo un sistema separado que consideraría el cumplimiento de ambos criterios, los promedios de las encuestas y el número de donantes más singulares.

El primer debate de las primarias presidenciales de 2020 será organizado en junio por NBC News, MSNBC y Telemundo; se organizará más de un debate durante las noches de semana consecutivas para acomodar a un gran número de candidatos. La CNN será la anfitriona del segundo debate en julio y otros cuatro más a finales de este año, con seis más programados para 2020.

Fuente Cromosomax

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , ,

Cory Booker, aliado LGBT, se postula para la presidencia de EE.UU. en 2020

Viernes, 8 de febrero de 2019

17-booker-lede.w570.h712El senador demócrata Cory Booker, un firme defensor de los derechos LGBT+, ha anunciado una campaña para enfrentarse a Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2020.

El senador de Nueva Jersey anunció el viernes (1 de febrero) que se postula para la presidencia, poniendo su nombre en disputa para la nominación demócrata.

Booker lanzó su campaña en un video, diciendo: “En Estados Unidos tenemos un dolor común, pero lo que nos falta es un sentido de propósito común. Crecí sabiendo que la única forma de hacer cambios es cuando la gente se une.”

El video de lanzamiento de la campaña presenta breves clips de un desfile del Orgullo, además de las protestas por los derechos civiles. Cory Booker tiene un sólido historial sobre derechos LGBT

Cory Booker, defensor de los derechos de los LGBT+ desde hace mucho tiempo, se hizo un nombre por primera vez como alcalde de Newark, Nueva Jersey, elegido por primera vez en 2006.

Como alcalde, Booker haría historia llevando a cabo las primeras ceremonias de matrimonio entre personas del mismo sexo en Nueva Jersey, en octubre de 2013.

Les dijo a las parejas: “Esta noche hemos cruzado una barrera. Mientras todos ustedes se han enamorado, la verdad es que el estado de Nueva Jersey se ha levantado para amar”.

Booker ha defendido con frecuencia los derechos de los LGBT+ desde su elección en 2013 al Senado de los EE.UU., presentando un proyecto de ley que prohibiría la terapia de ‘cura’ para gays en todo el país.

El demócrata también copatrocinó proyectos de ley para abordar la discriminación contra los LGBT y añadir la recopilación de datos sobre las personas LGBT+ al Censo de los Estados Unidos, mientras que más recientemente promovió una legislación histórica contra los linchamientos junto con su compañero en 2020, Kamala Harris.

Booker también ha sido uno de los pocos demócratas que ha llevado a los nominados para el premio Trump al Senado por su historial de derechos LGBT+ durante las audiencias de confirmación.

El candidato es frecuentemente el único legislador que plantea el tema durante las batallas de confirmación, enfrentando la ira de los republicanos en abril de 2018 después de cuestionar al Secretario de Estado Mike Pompeo sobre su enfoque de los derechos globales LGBT+.

De ser elegido, Booker se convertiría en el primer presidente soltero de los Estados Unidos desde 1884. El senador se ha enfrentado a menudo a las calumnias de sus oponentes por su sexualidad y la falta de “valores familiares”, pero siempre se ha negado a morder el anzuelo.

Hablando con el Washington Post en 2013, Booker dijo: “La gente que piensa que soy gay, alguna parte de mí piensa que es maravilloso. Porque quiero desafiar a la gente por su homofobia. Me encanta ver en Twitter cuando alguien dice que soy gay, y yo digo: ‘¿Qué importa si lo soy? Que así sea. “Espero que no voten por mí porque dan por sentado que soy heterosexual”.

En 2016, Booker publicó una respuesta con clase a un trol que lo tildó de “homosexual de armario” y realizó una encuesta en Twitter sobre su sexualidad. El Senador escribió: “Cualquiera que sea mi orientación sexual, sé que te quiero. Espero que estés de acuerdo con eso. Que ambos elevemos más que denigrar.

Sin embargo, hablando con el Philadelphia Inquirer en diciembre de 2018, el Senador confirmó que es heterosexual: “Siempre he confiado lo suficiente en los votantes para evaluar el contenido de mi carácter, la calidad de mis ideas y mi capacidad para hacer el trabajo”.

El número de demócratas que se presentan en las primarias del partido parece estar a punto de entrar en cifras de dos dígitos, con un gran número de candidatos que esperan sacar provecho de un campo abierto.

Hasta la fecha, las senadoras Elizabeth Warren, Kamala Harris y Kirsten Gillibrand han anunciado su candidatura, al igual que el ex funcionario de Obama Julián Castro y el alcalde gay de Indiana Pete Buttigieg.

Todos los candidatos tienen un sólido historial de derechos LGBT+, a excepción de la representante Tulsi Gabbard, quien se ha disculpado por su historial en contra de los LGBT días después de anunciar su candidatura.

Tres contendientes rumoreados, el senador Bernie Sanders, el ex vicepresidente Joe Biden y el popular progresista Beto O’Rourke, aún no han declarado sus intenciones en la carrera.

Fuente Cromosomax

General , , , , , , , , , , , ,

Pete Buttigieg, alcalde demócrata y gay, busca candidatura para convertirse en presidente de Estados Unidos

Martes, 29 de enero de 2019

58595a7b120000590eef05ccPete Buttigieg, el alcalde de la ciudad de South Bend, Indiana, anunció este miércoles que buscará ser candidato por el Partido Demócrata para las elecciones presidenciales de 2020, lo cual podría convertirlo en el primer aspirante presidencial abiertamente homosexual y, en caso de ganar las elecciones, en el primer presidente gay de Estados Unidos.

El político de 37 años de edad explicó que conformó un “comité exploratorio” para analizar su posible candidatura. Con este anuncio, Buttigieg se suma a otros candidatos que buscan la presidencia rumbo a las elecciones del año entrante, tal como las senadoras Elizabeth Warren, Kamala Harris y Kirsten Gillibrand, así como Julian Castro, exsecretario de vivienda en la administración de Obama.

“Obviamente no me estoy subiendo a este escenario como la persona más conocida. Pero pertenezco a un partido cuya característica ha sido siempre buscar voces frescas, un nuevo liderazgo y grandes ideas. Y creo que de eso se tratará en 2020”, dijo Buttigieg al anunciar sus aspiraciones políticas.

Pete Buttigieg estudió en Harvard y Oxford y estuvo en las filas de la Fuerza Armada como marino en la guerra de Afganistán. El joven político salió del closet en junio de 2015 por medio de una ensayo que publicó en un medio local, lo cual lo convirtió en el primer funcionario abiertamente homosexual del estado.

El año pasado se casó con su novio, Chasten Gleman, en la catedral de St James de la Iglesia Episcopal, rama estadounidense de la Iglesia Anglicana. Tras la ceremonia, se dirigieron para participar en la marcha anual en conmemoración del orgullo LGBT en Main Street.

mayor pete_1529202934-ABC57 980x551

Pete Buttigieg con su marido Chasten Gleman el día de su boda religiosa

Barack Obama lo nombró como uno de los posibles aspirantes a la Casa Blanca en las elecciones de 2020 en un artículo que escribió para el Newyorker. Su nombre fue incluido en una lista realizada por el prestigioso sitio Político en la que se presenta a nueve aspirantes demócratas con mayores posibilidades de contender en las próximas elecciones.

“Somos la generación que vivió los tiroteos en las escuelas, que sirvió en las guerras después del 11-S. Y somos la generación que puede ser la primera en ganar menos que nuestros padres, salvo que hagamos algo diferente”, dijo el alcalde, quien fue electo cuando tenía tan solo 29 años de edad.

Con información de El Economista.

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , ,

Los republicanos consolidan la mayoría conservadora en el Tribunal Supremo y amenazan muy seriamente el avance los derechos civiles de las personas LGTB en Estados Unidos

Martes, 9 de octubre de 2018

brett-kavanaugh-y-donald-trumpBrett Kavanaugh ya es juez del Tribunal Supremo de los Estados Unidos. Poco han importado las acusaciones de abuso sexual en el pasado. Poco ha importado la movilización progresista en su contra. Lo que cuenta en este caso es la Presidencia y el Senado, y el Partido Republicano recuperó el control simultáneo de ambas instituciones en las elecciones de 2016. Salvo conjunciones circunstanciales inesperadas, el sector más conservador de la sociedad estadounidense se hace con la rama judicial del Gobierno durante lustros, quizá décadas, y podrá modelar a su antojo la jurisprudencia en sentido restrictivo en materias como el acceso al aborto o el fin de la discriminación legal de las personas LGTB. La confirmacion de Kavanaugh supone posiblemente el éxito más importante de la presidencia de Donald Trump, cuya elección en 2016 se confirma como una auténtica tragedia para los derechos civiles de las minorías.

Tras la jubilación el pasado 31 de julio del juez Anthony Kennedy como miembro del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, Donald Trump designó su candidato a ocupar la plaza, como es su atribución. Eligió a Brett Kavanaugh, un juez de 53 años, que fue designado por el entonces presidente George W. Bush para ocupar plaza en la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia, donde ya emitió conflictivos dictámenes en materia de empleo, medio ambiente o consumo, destacándose siempre por su conservadurismo y su apoyo a las grandes corporaciones. Durante su carrera, ha sido frecuentemente criticado por el partidismo de sus valoraciones, sin ocultar su apoyo declarado al Partido Republicano. Ya desde un primer momento su candidatura fue celebrada por grupos ultraconservadores y fuertemente LGTBIfobos como la American Family Association (AFA),  la National Organization for Marriage (NOM), Americans for Prosperity (AFP) o Judicial Crisis Network. Desde el activismo LGTBI, sin embargo, se ha acogido con gran preocupación.

Para que el nombramiento del candidato presidencial sea efectivo, debe ser corroborado por el Senado. Por ello, Brett Kavanaugh se está sometiendo al escrutinio de los senadores, que pueden interrogarle acerca de sus opiniones respecto a diversos asuntos. En la sesión del 6 de septiembre, el juez fue interpelado por la senadora demócrata por California Kamala Harris, que le preguntó sobre cuestiones como el derecho de las mujeres al aborto, la influencia rusa en la política estadounidense, el derecho a portar armas o su propia nominación.

Pero la senadora también le formuló la siguiente pregunta: «Mi pregunta es muy específica. ¿Puede comentar su opinión personal sobre si Obergefell se decidió correctamente? Es un sí o no. Por favor». Obergefell es como se conoce a la sentencia del Tribunal Supremo que instauró el matrimonio igualitario en los Estados Unidos, por el nombre de uno de los demandantes. Kavanaugh, sin embargo, evitó dar una respuesta directa e hizo referencia a una reciente sentencia del Tribunal Supremo sobre un pastelero que discriminó a una pareja del mismo sexo: «En Masterpiece Cakeshop, que creo que es relevante para su pregunta, el juez Kennedy escribió en la opinión de la mayoría: “Los días de discriminación contra gais y lesbianas estadounidenses o de tratar a los gais y lesbianas estadounidenses como inferiores en dignidad y valor han terminado”».

Tras ese circunloquio, se produjo el siguiente y revelador diálogo:

—Senadora Harris: «Han terminado. ¿Está de acuerdo con esa afirmación?».

—Juez Kavanaugh: «Ese es el precedente con el que el Tribunal Supremo estuvo de acuerdo…».

—Senadora Harris: «Señor, le estoy pidiendo su opinión. Usted es el candidato en este momento, por lo que, como prueba de su capacidad para servir en tribunal más alto de nuestro país, le hago una pregunta muy específica. O está dispuesto a responder o no, y si no está dispuesto a responder, podemos seguir adelante. ¿Cree que Obergefell fue decidido correctamente?

—Juez Kavanaugh: «Todos los jueces han declinado, como cuestión de independencia judicial, responder preguntas sobre esa jurisprudencia. Siguiendo el precedente establecido por la jurisprudencia, todos han declinado».

Posteriormente, el candidato fue interrogado por el senador demócrata por Nueva Jersey Cory Booker, que también quiso saber su opinión sobre el matrimonio igualitario y la discriminación de las personas LGTBI. El senador estaba interesado en saber su «opinión moral» sobre las leyes que permiten despedir a una persona debido a su orientación sexual, que están en vigor en la mayoría de los estados, o acerca de si los ciudadanos LGTBI deben temer porque sus matrimonios con personas del mismo sexo vayan a quedar invalidados. El juez se escudó en que había casos pendientes sobre discriminación laboral para no emitir una opinión, por lo que el senador Booker cambió de táctica.

Kavanaugh formaba parte del equipo del entonces presidente George W. Bush cuando este propuso enmendar la Constitución para impedir el matrimonio entre personas del mismo sexo. El senador Booker quiso saber cuál fue su opinión entonces al respecto. El juez respondió que no recordaba, y que, además, desde 2004 las opiniones acerca de ese asunto habían cambiado mucho, en clara referencia al cambio de criterio al respecto del posterior presidente Barack Obama. El senador entonces quiso saber su opinión actual, y se produjo el siguiente diálogo, no menos esclarecedor que el anterior:

—Senador Booker: «Pero usted tendrá una opinión. No necesito a Obama o a Cheney, tan solo, ¿me quiere dar su opinión sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo?»

—Juez Kavanaugh: «No recuerdo…».

—Senador Booker: «No le estoy preguntando por su opinión de entonces, le estoy preguntando por su opinión de ahora. ¿Recuerda su opinión actual sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo?».

—Juez Kavanaugh: «Bueno, el Tribunal Supremo en Obergefell…».

—Senador Booker: «Señor, su opinión. No he conseguido su historial. No sé si ha llevado a cabo matrimonios entre personas del mismo sexo. No sé si ha acudido a un matrimonio entre personas del mismo sexo».

—Juez Kavanaugh: «Soy juez, aplico la ley».

—Senador Booker: «¿Ha celebrado un matrimonio gay? ¿Ha presidido uno? ¿Ha oficiado un matrimonio gay?».

—Juez Kavanaugh: «No lo he hecho».

—Senador Booker: «¿Pero no quiere decirme su opinión sobre este asunto?».

—Juez Kavanaugh: «Aplico la ley».

Esta constante elusión de las preguntas referentes a los derechos de las personas LGTBI ha desagradado profundamente a los defensores de los derechos civiles. Chad Griffin, presidente de Human Rights Campaign, opinaba al respecto que «la negativa de Brett Kavanaugh a responder preguntas muy básicas y muy directas sobre el histórico fallo del Tribunal Supremo que establece la igualdad matrimonial en todo el país es alarmante y completamente inaceptable. La decisión de Obergefell es una ley establecida. Si este candidato no puede ni siquiera afirmar eso o corroborar la igualdad fundamental de las personas LGTB y de nuestras familias, no se le debe otorgar ni se le debe garantizar un nombramiento de por vida para el máximo tribunal de nuestra nación».

Las acusaciones de abuso sexual no detienen su confirmación

El proceso de confirmación de Kavanaugh en el Senado no terminó sin embargo ahí. De forma inesperada vieron la luz al menos tres acusaciones de abuso sexual contra Kavanaugh. La más sólida de ellas fue la que protagonizó la profesora universitaria Christine Blasey Ford, que acusó al juez de haber abusado de ella en 1982, cuando ella tenía 15 años y él 17 (y se encontraba borracho).

Ford llegó a declarar ante el Comité Judicial del Senado, pero la ausencia de pruebas más allá de su propio testimonio (la otra persona presente durante el supuesto abuso, un amigo de Kavanaugh, aseguró no recordar ya nada de lo sucedido aquella noche) y el cierre de filas de los senadores republicanos dejaron en vía muerta la acusación. El FBI acabó de darle la puntilla, al concluir, tras una investigación de solo una semana (durante la cual ni Kavanaugh, ni Christine Blasey Fold ni las otras mujeres que lo acusaban fueron interrogados) que no existían pruebas que la sustentasen.

Finalmente, Kavanaugh fue confirmado por el Senado este sábado. De los dos únicos votos dudosos entre los republicanos, los de las senadoras Susan Collins y Lisa Murkowski (sobre el papel reacias a votar a un juez que seguramente contribuirá a aumentar las restricciones al aborto), Kavanaugh recibió el «sí» de  Collins y la abstención de Murkowski. Esta última, senadora por Alaska, en realidad tenía intención de votar «no», pero finalmente llegó a un compromiso con otro senador republicano, Steve Daines, que ayer sábado quería asistir a la boda de su hija, para abstenerse de votar y de esa forma no obligarlo a acudir a Washington. Por parte de los demócratas Kavanaugh recibió un solo voto, el del Joe Manchin, un demócrata conservador que dentro de un mes opta a la reelección como senador por Virginia Occidental, un estado en el que Donald Trump obtuvo en 2016 casi el 70% del voto popular. Su voto, en cualquier caso, era irrelevante. Kavanaugh fue confirmado finalmente por 50 votos a favor y 48 en contra, y ya es juez del Supremo tras haber jurado su cargo en una ceremonia

La nueva composición del Tribunal Supremo

Kavanaugh sustituye como juez del Supremo a Anthony Kennedy, cuyo voto ha sido el que en la mayoría de ocasiones desempataba entre conservadores y liberales. En este sentido, y pese a sus credenciales conservadoras en otras materias, Kennedy ha destacado por ser un firme defensor de los derechos civiles, significándose especialmente en cuanto a los derechos de gais, lesbianas y bisexuales. Las cuatro grandes sentencias del alto tribunal que abrieron el camino de la igualdad de derechos de ese colectivo lo tienen a él como ponente.

Con la sustitución de Kennedy por Kavanaugh, un conservador duro, el Supremo queda constituido como sigue: el bando liberal está formado por Stephen Breyer, Ruth Bader Ginsburg, Sonia Sotomayor y Elena Kagan (estas dos últimas propuestas por el presidente Barack Obama). El bando conservador lo integran John G. Roberts (actual presidente del Supremo y con voto de calidad), Clarence Thomas, Samuel Alito, Neil Gorsuch (que también fue nombrado por Donald Trump tras ganar las elecciones presidenciales, en este caso después de la sucia maniobra de los republicanos, que al controlar ya el Senado se negaron durante todo el año 2016 a cubrir esa vacante con el candidato designado por Obama) y el propio Kavanaugh.

Por supuesto que a lo largo de los próximos años pueden acontecer circunstancias inesperadas que den la vuelta a la situación, pero conviene tener en cuenta que Ruth Bader Ginsburg, considerada la jueza más progresista del Supremo, cuenta ya con 85 años de edad y un estado de salud delicado, lo que hace prever que su retiro sea también próximo y deba nombrarse otro sustituto (aunque ella misma ha sugerido que su intención es permanecer en el puesto al menos otros cinco años). Y que tras Ginsburg, el juez de mayor edad es Breyer, también de la minoría liberal, que cuenta con 80 años.

El temor a que un Tribunal Supremo de holgada mayoría conservadora, con la visión más restrictiva de la Constitución y reacia a defender los derechos civiles de las minorías, sea quien tenga que decidir sobre cuestiones fundamentales durante lustros, quizá décadas, es ya una realidad. Por mencionar solo un ejemplo, entre los casos que el Supremo debe decidir en próximos meses se encuentra el caso Zarda, cuya resolución determinará muy posiblemente si el Titulo VII de la Ley de Derechos Civiles, que prohíbe la discriminación laboral por motivos de raza, color, religión, sexo u origen nacional, impide también la discriminación laboral por razones de orientación sexual (lo explicamos con detalle en esta entrada de marzo). A día de hoy, con Kavanaugh en el Supremo, el pesimismo es mayúsculo.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El candidato de Trump al Tribunal Supremo, Brett Kavanaugh, se niega a responder en el Senado a las preguntas sobre matrimonio igualitario y derechos LGTBI

Lunes, 10 de septiembre de 2018

brett-kavanaugh-y-donald-trumpEl candidato de Donald Trump para ocupar un puesto en el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, Brett Kavanaugh, se está sometiendo al escrutinio de los senadores estadounidenses, que deben confirmar su nombramiento para que sea efectivo. En el curso del examen senatorial, al candidato le han preguntado por su opinión respecto a la sentencia que permitió el matrimonio igualitario en los Estados Unidos y sobre el fin de la discriminación legal de las personas LGTBI. Kavanaugh, sin embargo, ha eludido responder a ambas cuestiones.

Tras la jubilación el pasado 31 de julio del juez Anthony Kennedy como miembro del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, el presidente Trump designó su candidato a ocupar la plaza, como es su atribución. Eligió a Brett Kavanaugh, un juez de 53 años, que fue designado por el entonces presidente George W. Bush para ocupar plaza en la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia, donde ya emitió conflictivos dictámenes en materia de empleo, medio ambiente o consumo, destacándose siempre por su conservadurismo y su apoyo a las grandes corporaciones. Durante su carrera, ha sido frecuentemente criticado por ser demasiado partidista en sus valoraciones, sin ocultar su apoyo declarado al Partido Republicano. Su candidatura ha sido celebrada por grupos ultraconservadores y fuertemente LGTBIfobos como la American Family Association (AFA),  la National Organization for Marriage (NOM), Americans for Prosperity (AFP) o Judicial Crisis Network. Desde el activismo LGTBI, sin embargo, se ha acogido con gran preocupación.

Para que el nombramiento del candidato presidencial sea efectivo, debe ser corroborado por el Senado. Por ello, Brett Kavanaugh se está sometiendo al escrutinio de los senadores, que pueden interrogarle acerca de sus opiniones respecto a diversos asuntos. En la sesión del 6 de septiembre, el juez fue interpelado por la senadora demócrata por California Kamala Harris, que le preguntó sobre cuestiones como el derecho de las mujeres al aborto, la influencia rusa en la política estadounidense, el derecho a portar armas o su propia nominación.

kamala-harris-y-brett-kavanaugh-300x155Pero la senadora también le formuló la siguiente pregunta: «Mi pregunta es muy específica. ¿Puede comentar su opinión personal sobre si Obergefell se decidió correctamente? Es un sí o no. Por favor». Obergefell es como se conoce a la sentencia del Tribunal Supremo que instauró el matrimonio igualitario en los Estados Unidos, por el nombre de uno de los demandantes. Kavanaugh, sin embargo, evitó dar una respuesta directa e hizo referencia a una reciente sentencia del Tribunal Supremo sobre un pastelero que discriminó a una pareja del mismo sexo: «En Masterpiece Cakeshop, que creo que es relevante para su pregunta, el juez Kennedy escribió en la opinión de la mayoría: “Los días de discriminación contra gais y lesbianas estadounidenses o de tratar a los gais y lesbianas estadounidenses como inferiores en dignidad y valor han terminado”».

Tras ese circunloquio, se produjo el siguiente y revelador diálogo:

—Senadora Harris: «Han terminado. ¿Está de acuerdo con esa afirmación?».

—Juez Kavanaugh: «Ese es el precedente con el que el Tribunal Supremo estuvo de acuerdo…».

—Senadora Harris: «Señor, le estoy pidiendo su opinión. Usted es el candidato en este momento, por lo que, como prueba de su capacidad para servir en tribunal más alto de nuestro país, le hago una pregunta muy específica. O está dispuesto a responder o no, y si no está dispuesto a responder, podemos seguir adelante. ¿Cree que Obergefell fue decidido correctamente?

—Juez Kavanaugh: «Todos los jueces han declinado, como cuestión de independencia judicial, responder preguntas sobre esa jurisprudencia. Siguiendo el precedente establecido por la jurisprudencia, todos han declinado».

Posteriormente, el candidato fue interrogado por el senador demócrata por Nueva Jersey Cory Booker, que también quiso saber su opinión sobre el matrimonio igualitario y la discriminación de las personas LGTBI. El senador estaba interesado en saber su «opinión moral» sobre las leyes que permiten despedir a una persona debido a su orientación sexual, que están en vigor en la mayoría de los estados, o acerca de si los ciudadanos LGTBI deben temer porque sus matrimonios con personas del mismo sexo vayan a quedar invalidados. El juez se escudó en que había casos pendientes sobre discriminación laboral para no emitir una opinión, por lo que el senador Booker cambió de táctica.

corey-booker-y-brett-kavanaugh-300x155Kavanaugh formaba parte del equipo del entonces presidente George W. Bush cuando este propuso enmendar la Constitución para impedir el matrimonio entre personas del mismo sexo. El senador Booker quiso saber cuál fue su opinión entonces al respecto. El juez respondió que no recordaba, y que, además, desde 2004 las opiniones acerca de ese asunto habían cambiado mucho, en clara referencia al cambio de criterio al respecto del posterior presidente Barack Obama. El senador entonces quiso saber su opinión actual, y se produjo el siguiente diálogo, no menos esclarecedor que el anterior:

—Senador Booker: «Pero usted tendrá una opinión. No necesito a Obama o a Cheney, tan solo, ¿me quiere dar su opinión sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo?»

—Juez Kavanaugh: «No recuerdo…».

—Senador Booker: «No le estoy preguntando por su opinión de entonces, le estoy preguntando por su opinión de ahora. ¿Recuerda su opinión actual sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo?».

—Juez Kavanaugh: «Bueno, el Tribunal Supremo en Obergefell…».

—Senador Booker: «Señor, su opinión. No he conseguido su historial. No sé si ha llevado a cabo matrimonios entre personas del mismo sexo. No sé si ha acudido a un matrimonio entre personas del mismo sexo».

—Juez Kavanaugh: «Soy juez, aplico la ley».

—Senador Booker: «¿Ha celebrado un matrimonio gay? ¿Ha presidido uno? ¿Ha oficiado un matrimonio gay?».

—Juez Kavanaugh: «No lo he hecho».

—Senador Booker: «¿Pero no quiere decirme su opinión sobre este asunto?».

—Juez Kavanaugh: «Aplico la ley».

Esta constante elusión de las preguntas referentes a los derechos de las personas LGTBI ha desagradado profundamente a los defensores de los derechos civiles. Chad Griffin, presidente de Human Rights Campaign, opinaba al respecto que «la negativa de Brett Kavanaugh a responder preguntas muy básicas y muy directas sobre el histórico fallo del Tribunal Supremo que establece la igualdad matrimonial en todo el país es alarmante y completamente inaceptable. La decisión de Obergefell es una ley establecida. Si este candidato no puede ni siquiera afirmar eso o corroborar la igualdad fundamental de las personas LGTB y de nuestras familias, no se le debe otorgar ni se le debe garantizar un nombramiento de por vida para el máximo tribunal de nuestra nación».

La nueva composición del Tribunal Supremo

Con el retiro de Anthony Kennedy, la composición del Tribunal Supremo estadounidense ha quedado, en un principio, equilibrada entre el sector conservador y liberal. Entre los miembros liberales se contaría a los jueces Stephen Breyer, Ruth Bader Ginsburg, Sonia Sotomayor y Elena Kagan (estas dos últimas propuestas por el presidente Barack Obama). El bando conservador lo integrarían los jueces John G. Roberts (actual presidente del Supremo y con voto de calidad), Clarence Thomas, Samuel Alito y Neil Gorsuch (nombrado por el presidente Donald Trump). Ese equilibrio lo rompería Kavanaugh a favor del sector conservador, y además por largo tiempo, dada la edad del candidato y que el cargo de juez del Tribunal Supremo es vitalicio. Además, la jueza Ruth Bader Ginsburg (de corte liberal) cuenta ya con 85 años de edad y un estado de salud delicado, lo que hace prever que su retiro sea también próximo y deba nombrarse otro sustituto, aunque ella misma ha sugerido que su intención es permanecer en el puesto al menos otros cinco años. Existe pues, el temor fundado a que un Tribunal Supremo de holgada mayoría ultraconservadora, con la visión más restrictiva de la Constitución y reacia a defender los derechos civiles de las minorías, sea quien tenga que decidir sobre cuestiones fundamentales durante décadas.

Al estar en manos de la mayoría republicana en el Senado, es más que probable que el candidato presidencial sea respaldado sin problema alguno. La única esperanza para el sector liberal es la renuencia de dos senadoras republicanas, Susan Collins y Lisa Murkowski, a votar a un candidato opuesto al derecho a la interrupción del embarazo. Ambas han declarado que votarán de manera independiente sobre este asunto, pero también se ha dado a conocer que las dos han mantenido reuniones con Donald Trump para dialogar sobre este asunto. Aun así, quizás pesen en su ánimo las declaraciones efectuadas por Kavanaugh el pasado 2017, en las que apoyaba a un juez que estimaba que la sentencia que permitió a las mujeres decidir sobre su embarazo (conocida como Roe vs. Wade) debe ser revertida.

La votación en el Senado de la candidatura de Kavanaugh tendrá lugar el próximo mes de octubre. Si fuera rechazado, habría que esperar a ver qué sucede en las próximas elecciones de noviembre, en las que se renueva un tercio del Senado. Según las encuestas la batalla está muy reñida y existen posibilidades de que el control de la cámara alta vuelva a los demócratas. Si así fuera, estos podrían bloquear cualquier candidato de Trump hasta las próximas elecciones presidenciales.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

California busca detener una propuesta para legalizar el asesinato de personas homosexuales

Martes, 31 de marzo de 2015

bc55108a233b00f_d924ce136b3c4fbe37629c67cd53a55dLa iniciativa, que de reunir suficientes firmas sería votada por los californianos en 2016, establecería que “cualquier persona que toque a otra del mismo sexo para obtener gratificaciones sexuales debería morir con balazos en la cabeza o por cualquier otro método conveniente“.

La fiscal general de California, Kamala Harris, anunció que le pedirá a la Corte Suprema del estado que emita una orden para detener una iniciativa legislativa popular con la que se quiere permitir que se pueda matar a los homosexuales, confirmó un portavoz de la oficina del fiscal. Harris aseguró que la propuesta –presentada hace unos días por el abogado Matt McLaughlin para que pueda ser votada por los californianos en los comicios de noviembre de 2016- “no solo amenaza la seguridad pública, sino que también a todas luces es inconstitucional, totalmente censurable y no tiene cabida en una sociedad civil”.

La fiscal general de California Harris, del partido demócrata, pidió a la Corte Suprema que anule esta propuesta, que han denominado Ley de Supresión de los Sodomitas, pues ella no tiene autoridad para legislar sobre las iniciativas legislativas populares que puede impulsar cualquier ciudadano de Estados Unidos para que sean votadas en plebiscito y que tiene la obligación de procesar.

kamala-harrisKamala Harris, fiscal general de California

El proyecto presentado por McLaughlin bajo el nombre de Ley de Supresión de la Sodomía, permitiría matar a los homosexuales “de un disparo en la cabeza” o con cualquier otro método “que se considere adecuado”.  El proyecto de McLaughlin califica las relaciones entre personas del mismo sexo de “maldad monstruosa” y señala que sería mejor que los gays mueran antes de los californianos fallezcan a causa de la “ira de Dios” por tolerar la homosexualidad. “El abominable crimen contra la naturaleza conocido como sodomía es un mal monstruoso que Dios todopoderoso, dador de libertad, nos ordena reprimir so pena de nuestra destrucción total, así como destruyó Sodoma y Gomorra”, recoge el texto de la iniciativa popular, que tiene pocos visos de prosperar. El proyecto legislativo también prevé una multa de un millón de dólares, 10 años de prisión o la expulsión del estado para aquellos que hagan “propaganda de la sodomía”.

Según destaca desde Los Ángeles el periodista de BBC Mundo Jaime González, incluso si llegara a someterse a la opinión de los votantes, prácticamente no existe ninguna posibilidad de que el proyecto fuera aprobado.

En cualquier caso, esta propuesta, que ha desatado la preocupación de las organizaciones que trabajan en la defensa de los derechos de gays y lesbianas, lleva al límite es sistema de proyectos legislativos populares con el que cuenta California desde hace décadas. Una propuesta popular que prohibía el matrimonio gay fue aprobada por los votantes de California en 2008 (Proposition 8), aunque luego fue declarada inconstitucional.

Este consiste en que cualquier ciudadano pueda someter a la consideración de sus conciudadanos una propuesta siempre que esta obtenga un número determinado de firmas que lo apoyen. En el caso de Ley de Supresión de la Sodomía, según informa la prensa local, se tendrían que recoger más de 365.000 firmas en 180 días. McLaughlin presentó su proyecto frente a la fiscalía de California para que esta cumpla su labor de darle a este un título y un sumario explicativo. El abogado que ha impulsado el proyecto tuvo que pagar 200 dólares para poder iniciar la recogida de firmas (en torno a medio millón, aproximadamente), que impulsen la celebración de un referendo. Fue por eso que Harris recurrió a la Corte Suprema, con el objetivo de que el tribunal le permita negarse a procesar la propuesta, que según los expertos en leyes, es inconstitucional.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.