Inicio > General, Homofobia/ Transfobia. > Compañeros de equipo se declaran a favor de un jugador de rugby gay de Kenia frente a su la deportación

Compañeros de equipo se declaran a favor de un jugador de rugby gay de Kenia frente a su la deportación

Viernes, 7 de junio de 2019

A3493F27-6F29-4A8B-9488-57F64B71519BAmigos y compañeros de equipo han salido a apoyar al jugador de rugby gay Ken Macharia, cuya solicitud de asilo fue rechazada por el Ministerio del Interior el lunes (3 de junio).

El jugador de los Bisontes de Bristol ha vivido en el Reino Unido durante 10 años y ha estado luchando contra la deportación desde octubre de 2016, pero ahora se le ha dicho que debe abandonar el país “sin demora“.

Macharia se enfrenta a la violencia y la persecución si se ve obligado a regresar a su país natal, Kenia, donde las relaciones sexuales homosexuales se castigan con hasta 14 años de prisión.

Hablando con PinkNews, el capitán de los Bisontes de Bristol, Murray Jones, dijo: “Ha sido devastador para todos, especialmente para Ken. Está muy deprimido. Ha sido una montaña rusa durante tres años“.

En noviembre, los compañeros de Macharia se unieron en torno a él para conseguir que fuera liberado de un centro de detención donde debía ser deportado. Jones condenó el “furtivo” momento de la última decisión del Ministerio del Interior, que se produce cuando muchos de los bisontes de Bristol se encuentran en Dublín y no pueden apoyarle.

El Ministerio del Interior es bastante astuto, lo han cronometrado”, dijo. “Trump está en el país con toda la presencia de los medios de comunicación, y tenemos un torneo en Dublín este fin de semana, así que la mitad del equipo está fuera. No pasó nada durante seis meses a pesar de que los abogados de Ken les pidieron repetidamente que dieran una respuesta[a la apelación], y ahora esto.”

El Ministerio del Interior considera que Kenia es segura para los homosexuales, y justificó su decisión en una carta al abogado de Macharia, diciendo que “[la] ley rara vez se aplica y la evidencia objetiva no establece que las personas LGBT puedan ser objeto de persecución o de daños graves”.

Pero Jones lo rechazó, ya que el alto perfil de Macharia en los medios de comunicación kenianos significa que es probable que sea un objetivo.

Lo que los medios de comunicación[kenianos] están difundiendo sobre él no es positivo”, dijo. “No están de su lado como lo están los medios de comunicación del Reino Unido, sino que están agresivamente en su contra. Está en peligro si tiene que volver a Kenia”. Añadió: “Desafortunadamente, existe una mentalidad de turba y la ley a menudo se toma en sus propias manos”.

A Macharia se le ha dicho que se presentase en la comisaría de policía de Bridgwater en Somerset hoy jueves (6 de junio) a las 11 de la mañana.

Jones cree que hay “una muy buena posibilidad” de que Macharia sea detenido, e instó al público a unirse a ellos para apoyarle. “Estamos muy preocupados de que lo vuelvan a tomar, así que si podemos tener tanta gente que se una a nosotros, sería genial”. Nuestro principal objetivo es que permitan a Ken quedarse en el Reino Unido, para que le concedan la residencia permanente.”

Jones y el resto del equipo de los Bisontes de Bristol están utilizando el hashtag #keepkenhome para dar a conocer su difícil situación. Una campaña de petición para detener su deportación ha alcanzado más de 100.000 firmas.

La situación legal de la homosexualidad en Kenia

Actualmente existen varios artículos en el Código Penal de Kenia (modificado en 2003) que castigan las relaciones homosexuales (página 99 del informe Homofobia de Estado de ILGA 2017). El artículo 162 establece penas de 14 años de cárcel para quienes «tengan conocimiento carnal con otra persona contra el orden de la naturaleza» o «quien permita que un varón tenga conocimiento carnal con él o ella contra el orden de la naturaleza».  El artículo 163, por su parte, castiga a «quien intente cometer alguno de los delitos establecidos en el artículo 162 comete delito grave y será penado con prisión de 7 años».

Asimismo, el artículo 165 establece que «el varón que, en público o en privado, cometa un acto de indecencia grave con otro varón, o indujera a otro varón a cometerlo con él mismo, o intentara inducir la realización de un acto similar, incluso con terceras personas, es culpable de un delito grave y será penado con prisión de 5 años». Según los datos del propio Gobierno de Kenia, solo entre 2010 y principios de 2014 se procesó a 595 personas por estos cargos.

No está de más recordar, en cualquier caso, que en estos momentos se encuentra pendiente de resolución un importante proceso judicial, promovido por la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Gais y Lesbianas de Kenia (NGLHRC en sus siglas en inglés) que busca poner fin a la criminalización de la homosexualidad en Kenia. Si la sentencia es favorable tendrá una repercusión internacional indiscutible. Del mismo modo, un fallo a favor de mantener la penalización de las relaciones homosexuales o, incluso, de endurecer la ley, constituiría un antecedente muy peligroso. En febrero nos hacíamos eco, por cierto, de la campaña que CitizenGO, la marca internacional de HazteOír, promovía contra la posible despenalización.

Un pasado de persecución y LGTBfobia de Estado

Kenia es un país mayoritariamente cristiano (aunque con una importante minoría musulmana), en el que a las leyes vigentes y a la agresividad de las fuerzas policiales se suma una marcada homofobia social. Según un estudio del Pew Global Attitudes Project de 2013, únicamente un 8% de sus 44 millones de habitantes estaba dispuesto a algún reconocimiento social de los homosexuales, y un 90% consideraba tal orientación sexual inaceptable. La prensa alienta esta homofobia social: en mayo de 2015 se publicaba, en la portada de un periódico keniano, un listado con el nombre y la fotografía de las que supuestamente eran las doce personas gais y lesbianas más influyentes en el país, poniendo en grave riesgo su vida.

Aun así, existe en Kenia un valeroso grupo de activistas LGTB. Entre sus miembros se encuentra por ejemplo Denis Nzioka, que en 2012 trató de presentarse a las elecciones presidenciales como candidato y así visibilizar a la población LGTB. También David Kuria Mbote se presentó entonces como senador, aunque tuvo que cancelar su campaña debido a las fuertes amenazas recibidas y la falta de fondos. Su breve campaña, sin embargo, sirvió para que por primera vez un político abiertamente gay pudiera dirigirse a sus conciudadanos. El de Kuria es, como no podía ser menos, otro de los nombres citados en la publicación.

La salida del armario del escritor keniano Binyavanga Wainaina y el que se desarrollaran sin incidentes las protestas convocadas en Nairobi el pasado 2014 contra la legislación ugandesa alentaban incluso la esperanza de una mayor apertura en Kenia para los derechos LGTB. Esperanza que vio luego truncada, como muestra la detención en julio de 2014 de sesenta personas en un club de ambiente de Nairobi. Incluso se ha presentado una iniciativa ante el Parlamento de la nación, que pretende que los actos homosexuales sean sancionados con cadena perpetua para los kenianos y lapidación para los extranjeros. El propio presidente Uhuru Kenyatta declaraba en 2015 que, si bien no permitiría “cazas de brujas” contra la población LGBT de Kenia, tampoco derogaría las leyes que castigan la homosexualidad debido a su gran aceptación social. Más recientemente, en junio de 2016, un tribunal de este país consideraba “legal” y “razonable” usar torturas anales para incriminar a sospechosos de ser gais. Veremos si finalmente lo consiguen lo hacen los tribunales. Kenyatta se reafirmaba en su posición en abril de este año tachando los derechos LGTB de asunto «no aceptable» y «sin importancia para el pueblo de la República de Kenia».

Fuente PinkNews/Cromosomax/Cristianos Gays/Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.