Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Marine Le Pen’

El Papa ‘contesta’ a Salvini: “Estoy preocupado porque escuchamos discursos que se parecen a los de Hitler en 1934”

Sábado, 10 de agosto de 2019

Matteo_Salvini-Papa_Francisco-Italia-Politica-Europa_400221757_123461695_1024x576“‘Primero nosotros. Nosotros… nosotros…’: estos son pensamientos aterradores”

Francisco denuncia que el soberanismo “es una exageración que siempre termina mal: conduce a guerras”

Su entrevista a La Stampa coincide con la deriva del ministro del Interior italiano, que acaba de anunciar una moción de censura contra el presidente Conte

El papa Francisco criticó el “soberanismo” por conducir “a guerras” y estimó que el populismo no refleja “la cultura popular”, en una entrevista publicada este viernes en el diario La Stampa en medio de la crisis política desatada en Italia por el ultraderechista Matteo Salvini.

“El soberanismo es una actitud de aislamiento. Estoy preocupado porque escuchamos discursos que se parecen a los de Hitler en 1934. ‘Primero nosotros. Nosotros… nosotros…’: estos son pensamientos aterradores”, dijo el pontífice.

Concedida días antes de la crisis de gobierno protagonizada por Salvini, entre los líderes europeos de la corriente soberanista junto con el húngaro Viktor Orban y la francesa Marine Le Pen, el papa argentino intervino indirectamente en un momento delicado de la política italiana.

“El soberanismo es cerrazón”, dijo. “Un país debe ser soberano, pero no cerrado. La soberanía debe ser defendida, pero las relaciones con otros países y con la Comunidad Europea también deben ser protegidas y promovidas. El soberanismo es una exageración que siempre termina mal: conduce a guerras”

En caso de elecciones anticipadas en octubre en Italia, como exigió Salvini tras hacer saltar por los aires la coalición gubernamental y reclamar comicios rápidos, el líder ultraderechista se perfila como el posible gran triunfador, según las encuestas.

“Los ‘ismos’ nunca hacen bien”

Interrogado sobre el populismo, el papa argentino, que vivió en carne propia los años de Juan Domingo Perón en su país, explicó que el populismo también “cierra a las naciones” como el soberanismo.

“Al principio no lograba entenderlo, porque, estudiando Teología, profundicé el populismo, es decir la cultura del pueblo: pero una cosa es que el pueblo se exprese y otra es imponerle al pueblo la actitud populista. El pueblo es soberano (tiene una manera de pensar, de expresarse y de sentir, de evaluar), en cambio los populismos nos llevan a los soberanismos: ese sufijo, ‘ismos’, nunca hace bien”, explicó.

Fuente Religión Digital

General , , , ,

La extrema derecha entra en el Parlamento andaluz y amenaza con condicionar la política española de la mano de Ciudadanos y el PP: tres voces, un mismo espíritu..

Martes, 4 de diciembre de 2018

images¿Cuántas personas LGTBI, cuántas mujeres habrán votado a este partido misógino, xenófobo, homófobo y antiinmigración?

Los que tenemos canas nos acordamos de la soledad del franquista Blas Piñar en el Congreso de los Diputados clamando contra la Ley del Divorcio: “Dios y yo somos mayoría“… Resultaba patético y los nostálgicos del Franquismo iban viendo reducirse sus manifestaciones de la Plaza de Oriente año tras año… Y es que Alianza Popular, madre del Partido Popular les acogió con los brazos abiertos… Pero no los domesticó y ahora reaparecen en sus hijos y nietos alimentados por su odio a todo lo que huela a Diversidad…

Por primera vez en la reciente historia democrática española, un partido de extrema derecha pura y dura consigue un importante éxito electoral. Vox, formación política que nació como una escisión por la derecha del Partido Popular, entra en el Parlamento de Andalucía con 12 diputados y un 10,98% de los votos. Se convierte además en árbitro de la situación política andaluza, dado que sus votos son necesarios para que la suma de las fuerzas de derecha (Vox, PP y Ciudadanos) desbanque de la Junta de Andalucía al PSOE, incapaz de sumar mayoría absoluta con Adelante Andalucía (la marca electoral bajo la que concurrían Podemos e Izquierda Unida).  Y , todo apunta a que el «efecto contagio» al resto de España convertirá en los próximos años a la extrema derecha en protagonista de la política española. Una mala noticia, sin paliativos, que amenaza muy directamente el futuro de los derechos LGTB en nuestro país.

susana-diaz-teresa-rodriguez-podemos_ecdima20150513_0003_21Susana Díaz (PSA-PSOE) y Teresa Rodríguez (Adelante Andalucía)

El PSOE de Susana Díaz  ve reducido su porcentaje de voto al 27,95% y consigue solo 33 diputados, frente a los 47 que obtuvo en 2015. El PP también cae con fuerza, quedándose con el 20,75% de los votos y 26 diputados (tenía 33). Ciudadanos, en cambio, obtiene una considerable subida. Se coloca como tercera fuerza política en Andalucía, con el 18,27% de los votos, y pasa de 9 a 21 diputados. Adelante Andalucía, en cambio, queda muy por debajo de lo que en 2015 consiguieron por separado Podemos e IULV-CA: 16,18% de los votos y 17 diputados, frente a los 20 que reunieron entonces. Vox, por último, irrumpe en el Parlamento andaluz, consiguiendo 12 diputados y un 10,97% de voto. La extrema derecha consigue representación en todas las provincias andaluzas, con especial éxito en Almería, la provincia andaluza tradicionalmente más escorada a la derecha, donde se sitúa como tercera fuerza política tras PP y PSOE. Un excelente resultado para una formación que hasta hace pocas semanas era marginal, a la que la esta pasada noche la mismísima Marine Le Pen se apresuraba a felicitar en Twitter.

santiago-abascal-albert-imagen-twitter_ediima20181009_0499_5Los resultados, en definitiva, cierran la puerta a un posible pacto de gobierno entre PSOE y Adelante Andalucía, la opción que hasta este domingo parecía la más probable de acuerdo a las encuestas previas. PSOE y Ciudadanos tampoco suman mayoría, como sí lo hicieron en 2015 . Sobre el papel, PP, Ciudadanos y Vox, que sí reúnen mayoría absoluta, serán los que tendrán que ponerse de acuerdo para de una forma u otra desbancar al PSOE de la Junta. El PP de Pablo Casado y Ciudadanos, de hecho, nunca han manifestado rechazo expreso a pactar con Vox, partido con el que comparten su defensa a ultranza de la unidad de España y su hostilidad al nacionalismo catalán como elementos centrales de su ideario.

Una opción alternativa que algunos comentaristas políticos han puesto encima de la mesa pasaría porque el PSOE ofrezca a Ciudadanos la presidencia de la Junta de Andalucía y que este partido acepte un acuerdo con los socialistas que precisaría, además, de la abstención de Adelante Andalucía. Una operación políticamente complicada, cuya única razón de ser sería el neutralizar a Vox como árbitro político, algo que por el momento Ciudadanos no ha dado muestras de considerar necesario blanqueando a Vox con el único fin de desplazar de la Junta de Andalucía al PSOE, partido que ha gobernado esta comunidad de forma ininterrumpida desde las primeras elecciones autonómicas.

La mala, malísima,  noticia es la irrupción de la extrema derecha. Vox, es una formación no solo contraria al matrimonio igualitario, sino a cualquier reconocimiento jurídico expreso de la realidad familiar LGTB. Propone derogar las leyes de igualdad y no discriminación aprobadas por las comunidades autónomas, y su programa para Andalucía incluye la derogación de la correspondiente norma andaluza. A nivel educativo considera que hay un «evidente adoctrinamiento en ideología de género» y propone la obligatoriedad de que los padres tengan que firmar una autorización expresa «sobre cualquier materia, charla, taller o actividad que afecte a cuestiones morales socialmente controvertidas o sobre la sexualidad». También propone excluir la atención sanitaria a las personas trans de la cartera de prestaciones del Sistema Nacional de Salud y retirar cualquier tipo de subvención a asociaciones LGTB. Y esto por mencionar aspectos relacionados únicamente con los derechos LGTB.  A esto hay que añadir los aspectos relacionados con el estado de las Autonomías que pretenden suprimir, la inmigración o la violencia de género y la igualdad de género.

abascal-casado-rivera-696x456

La Santísima Trinidad
(El Padre Casado, el hijo Rivera y el Espíritu Santo Abascal)

El problema, sin embargo, no es tanto el programa concreto de Vox (que obviamente no tiene aún fuerza para imponer, al menos en su totalidad) como la consolidación de una agenda política marcada por las demandas de la extrema derecha y el desplazamiento general hacia la derecha del discurso del resto de los partidos, al que ya venimos asistiendo desde hace semanas. E incluso de un cierto sector de opinión en la izquierda política, todavía minoritario pero cada vez mas ruidoso, que en los últimos tiempos viene lanzando diatribas contra lo que llaman «políticas de identidad», a las que culpan del ascenso de la extrema derecha. Un sector de opinión que reclama que la izquierda deje de considerar como uno de los elementos centrales de su causa la lucha por los derechos civiles de las minorías (y muy singularmente la LGTB), que según ellos la distancia del electorado obrero, y vuelva a un esquema clásico de «lucha de clases». Argumentación curiosa si se tiene en cuenta que Vox es una formación profundamente neoliberal en lo económico y que a día de hoy carece de respaldo entre los sectores socialmente más desfavorecidos. Entre los que por cierto hay muchas personas LGTB.

abascal-portada

Habrá multitud de opiniones sobre los factores que nos han llevado hasta aquí: la crisis catalana y la consecuente exacerbación del sentimiento nacionalista español; la machacona presencia en las últimas semanas de Vox en los medios pese a ser hasta ahora un partido extraparlamentario (alguien debería estudiar muy seriamente el papel que programas de televisión de corte supuestamente progresista están jugado como «caja de resonancia» de la extrema derecha); la amplísima difusión en redes sociales de contenidos relacionados con Vox y con su líder, Santiago Abascal (en muchos casos haciendo burla de su campaña, pero al mismo tiempo contribuyendo a amplificarla); el blanqueamiento de la formación («Vox propulsa al centro derecha», podíamos leer hoy mismo como uno de los titulares en la portada del diario económico Expansión) o el fortísimo abstencionismo (la participación en las elecciones andaluzas ha caído cuatro puntos respecto a 2015, llevando la abstención por encima del 40%). Lo cierto es que la situación es ya difícilmente reversible. Se abre un ciclo político que en materia de derechos para las minorías no augura nada bueno. Y los LGTB, recordemos, llevamos siempre las de perder en estos casos.

Y estos son los 12 “apóstoles” del “evangelio” machista, homófobo, xenófobo

1543832929_747983_1543858662_noticia_fotograma

De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Benito Morillo, Rafael Segovia, María José Piñero, Manuel Gavira, Francisco Ocaña, Rodrigo Alonso, Eugenio Moltó, Ana Gil, Ángela Mulas, Luz Rodríguez, Francisco Serrano, Alejandro Hernandez. La mayoría  son abogados

 Por Almería, serán diputados Luz Belinda Rodríguez y Rodrigo Alonso. La primera es natural de Almería y se encuentra en estos momentos cursando segundo año de Derecho en la UNED. Cuenta, además, con diplomas de Vigilante de Seguridad y Escolta Privada. Rodrigo Alonso, natural de Antas (Almería) es licenciado en Administración de Empresas por la Universidad de Granada y empresario de Telecomunicaciones y marketing digital.

En Cádiz, serán diputados Manuel Gavira y Ángela Mulas. El primero es natural de Cádiz, abogado, mediador civil y mercantil y asesor empresarial. Ángela Mulas nació en San Fernando, es licenciada en Derecho por la Facultad de Jerez y ejerce como abogada y asesora empresarial.

En Córdoba, el único diputado de Vox por esta provincia será Alejandro Hernández, natural de Madrid, abogado en ejercicio, licenciado en Derecho por la San Pablo CEU, especialista en Derecho Administrativo y Registral por la Universidad Complutense. Cuenta, además, con un MBA (máster en administración de empresas).

Por Granada, el diputado será Francisco Ocaña, natural de la capital granadina, propietario de una empresa de drones y piloto profesional y comercial en EEUU.

En Huelva será Rafael Segovia quien asuma el escaño, médico en ejercicio con consulta privada, natural de la capital onubense. Es licenciado en Medicina y cirugía por la Universidad de Cádiz.

Benito Morillo será el diputado de la formación de extrema derecha por Jaén. Morillo es natural de  Úbeda y guardia civil jubilado con una licenciatura en Geografía e Historia.

Por Málaga, ocuparán los escaños Eugenio Moltó y Ana Gil. El primero, natural de Málaga, es licenciado en Veterinaria por la Universidad de Córdoba, veterinario funcionario de la Junta de Andalucía en Estepona (Málaga) y académico correspondiente de la Real Academia de Ciencias Veterinarias de Andalucía Oriental. Ana Gil es natural de Estepona, tiene estudios de bachiller, está prejubilada y ha sido secretaria de alta dirección.

Por Sevilla serán diputados Francisco Serrano y María José Piñero. Serrano, que ha sido el candidato a la Presidencia de la Junta por la formación, es natural de Madrid, licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla, juez magistrado y abogado fiscal en excedencia. Ha sido profesor en varias universidades en cursos de posgrado, así como también autor de diversas publicaciones y libros.

María José Piñero, natural de Beasain (Gipuzkoa) es licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Sevilla y ejerce como médico en consulta privada. Cuenta con un máster en valoración del daño corporal y peritación médica en incapacidades laborales, y también es perito médico de seguros.

Ojalá estemos aún a tiempo de reaccionar.

Con información de Dosmanzanas/El País

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El expresidente del Frente Nacional Jean-Marie Le Pen, condenado por incitación al odio homófobo

Lunes, 3 de diciembre de 2018

jean-marie-le-pen-matrimonio-homosexual-696x522Un tribunal correccional de París ha condenado al expresidente del Frente Nacional Jean-Marie Le Pen por incitación al odio homófobo. La causa, sus comentarios  en los que ha comparado la homosexualidad con la pederastia y criticado el homenaje al policía abiertamente gay Xavier Jugelé, asesinado en los Campos Elíseos, por el protagonismo de su viudo Étienne Cardiles. Le Pen deberá abonar dos multas de 400 euros cada una, así como las costas del juicio e indemnizaciones por daños y prejuicios, por un montante total de 11.000 euros.

Los hechos por los que se ha juzgado y condenado a Le Pen sucedieron en 2016 y 2017. En marzo de 2016, el expresidente del Frente Nacional francés publicaba un vídeo de la serie «Journal de bord»Diario de a bordo») en su blog en el que afirmaba que «la exaltación de la homosexualidad afecta a todas las profesiones que se acercan a la infancia y a la juventud». Le Pen contrastaba esta situación con la prohibición de «la pedofilia». Una comparación que para los jueces es «injuriosa» y supone la expresión pública de «un discurso de carácter discriminatorio».

En diciembre del mismo año, el exdirigente de ultraderecha respondía en el diario Le Figaro sobre la presencia de personas homosexuales en el Frente Nacional. Le Pen afirmaba entonces que «los homosexuales son como la sal en la sopa. Si no hay ninguna, está un poco sosa. Si hay demasiada, es imbebible». Por aquel entonces, Florian Philippot, abiertamente gay después de ser objeto de un outing, era vicepresidente del partido. Philippot, odiado por el sector más tradicionalista del FN y particularmente por Jean-Marie Le Pen, acabaría dimitiendo después de que Marine Le Pen le retirase buena parte de las competencias internas de las que gozaba.

La sentencia contra Le Pen padre considera que la comparación de la «sal en la sopa» es una injuria que además incita al odio a la comunidad LGTB. Por estas dos causas, se le impone una multa de 400 euros, el pago de 2.000 euros a la asociación contra la discriminación homófoba Mousse, y de otros 2.000 euros por las costas del juicio. El abogado de Mousse Étienne Deshoulières se ha felicitado por la sentencia, que en su opinión «confirma que el discurso homófobo no tiene ya cabida en la política francesa».

El expresidente del FN también ha sido condenado por sus comentarios a raíz del homenaje al policía asesinado en los Campos Elíseos Xavier Jugelé, en abril de 2017. Le Pen declaró entonces que «más que un homenaje al policía, se homenajeaba al homosexual». Tras esta afirmación, añadió que «la participación de su pareja y el largo discurso que este ha pronunciado parecían una especie de institucionalización del matrimonio homosexual, de exaltarlo de alguna manera». Le Pen consideró que la situación marital del Jugelé, de hecho, es una «particularidad familiar» que debería haberse tratado con «más discreción».

Lo cierto es que en el discurso de Étienne Cardiles, pareja del policía fallecido, se alababa tanto la vocación de Jugelé por proteger la paz y a la ciudadanía, como la faceta personal que el resto de personas no conocían de él. En ningún momento se hacía referencia expresa a su homosexualidad: de hecho ni siquiera se hacía referencia a su militancia como miembro de la asociación LGTB de policías y gendarmes Flag ! A Le Pen le molestó especialmente, por tanto, la naturalidad con la que se visibilizó la realidad familiar del policía fallecido.

Así lo entiende también la justicia, para la cual «decir que la orientación sexual de una víctima justificaría una marginación» es una injuria. Le Pen debe pagar por esta causa otra multa de 400 euros, las costas del juicio, que ascienden a 2.000 euros, y una indemnización de 5.000 euros por daños y perjuicios al viudo del policía asesinado. Cardiles se ha mostrado «satisfecho de ver que cuando todo un país se emocionaba por una situación, Jean-Marie Le Pen era el único que la denigraba y hoy se encuentra condenado».

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

¿Quién es la candidata de la AfD que ha llevado a los neonazis de vuelta al Parlamento alemán?

Sábado, 30 de septiembre de 2017

afd-koeln-alice-weidelAlice Weidel es la candidata de Alternativa para Alemania, una mujer abiertamente homosexual que ha conseguido que un partido neonazi, euroescéptico y xenófobo vuelva al Parlamento alemán desde la caída de Adolf Hitler en la Segunda Guerra Mundial. 

El partido neonazi y ultraderechista, Alternativa para Alemania (AfD, por sus siglas en alemán: Alternative für Deutschland), se convierte en la tercera fuerza política del Bundestag con el 13,3 % de los votos en las elecciones celebradas este domingo, 24 de septiembre, por detrás del Partido Socialdemócrata de Alemania, que consigue el 21,6 %, marcando un considerable descenso del partido Martin Schultz, y de los conservadores Partidos de la Unión, integrados por la Unión Democrática Cristiana y la Unión Social Cristiana de Baviera, que se alzan con el 34,7 % y revalidan por cuarta vez Angela Merkel como canciller. De esta manera vuelve al Reichstag de Berlín un partido nazi desde la caída de Adolf Hitler en Segunda Guerra Mundial, con un partido que se define como «eurocrítico», pero no «antieuropeo», pero que sí se muestra abiertamente xenófobo y que está liderado actualmente por Alice Weidel, una «zorra nazi», abiertamente homosexual.

«Que se vayan preparando para la que les espera (…). Vamos a recuperar nuestro país y a nuestra gente», afirmaba anoche Alexander Gauland , de 76 años de edad, portavoz y cofundador del AfD en un congreso realizado el 14 de abril de 2013 en Berlín, recibiendo inmediatamente las felicitaciones de Marine Le Pen, líder del Frente Nacional Francés que tilda su resultado como «histórico», como también de la xenófoba Liga Norte Italiana, liderado por Matteo Salvini, que ya se relame convencido de que «el deseo del cambio está creciendo, luego nos toca a nosotros».

En el extremo opuesto se sitúa Jean Asselborn, Ministro de Asuntos Exteriores de Luxemburgo, horrorizado por el ascenso ultraderechista, quien señala que «sesenta años después del fin de la guerra, los neonazis vuelven a sentarse en el Bundestag», o Ronald S. Lauder, presidente del Congreso Judío Mundial, que califica este resultado de «aborrecible» y a la AfD como un «vergonzoso movimiento» que recuerda lo peor de la historia de Alemania.

Economista y empresaria, euroescéptica y feminista, Alice Elisabeth Weidel, de 38 años de edad, vive con su pareja, Sarah Bossard, una productora de cine de origen suizo, y sus dos hijos en Überlingen, donde se establece tras vivir durante seis años en China, llegando a la política después de trabajar para Goldman Sachs. «Soy homosexual», declaraba la propia Weidel adelantándose a que sus contrincantes políticos pudieran utilizar su orientación sexual como arma política. Lo hace «a propósito» en un mitin político, esperando para ver si se produce algún tipo de reacción, «pero nadie parece haberse levantado e irse, o cual es por supuesto una sorpresa, ya que la AfD es una fiesta homofóbica, según se lee estos días», afirma Weidel.

Sin embargo, la AfD publicaba un obituario por los valores de la familia alemana en el momento en que se legaliza el matrimonio igualitario en Alemania, afirmando en su página web que «con profunda pena, nos despedimos de la familia alemana, cuya protección constitucional era enterrada por los ‘representantes del pueblo’ en el parlamento alemán».

En mayo de este mismo año, Weidel se enfrentaba al bochorno de ver cómo un tribunal estatal de Hamburgo no le da la razón ante la demanda por difamación que interpone contra Christian Ehring, un cómico de televisión que la llama «zorra nazi» en un programa de humor al responder a unas declaraciones de la propia economista que se había referido a la corrección política como algo que forma parte del pasado, lo que aprovecha el político como licencia para ser «incorrecto». La ley ampara su comentario al estar realizado dentro del marco de un programa de televisión de contenido satírico.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

El abiertamente gay Florian Philippot, vicepresidente del Frente Nacional, abandona el partido

Martes, 26 de septiembre de 2017

400b4cc4c73bd039a9f0ebae0e6a0El vicepresidente del Frente Nacional francés, Florian Philippot, ha presentado su dimisión a la presidenta del partido, Marine Le Pen, y ha anunciado públicamente su abandono de esta formación después de que Le Pen le retirase buena parte de las competencias internas de las que gozaba, muy singularmente las referidas a estrategia y comunicación (“era el vicepresidente de nada”, ha asegurado). La salida de Philippot, abiertamente gay y odiado por el sector más tradicionalista de la formación, puede implicar importantes cambios en la política francesa, y en especial en la manera en la que el Frente Nacional había sido capaz de aglutinar el fenómeno “homonacionalista”.

La homosexualidad de Florian Philippot pasó a ser pública y notoria en 2014, cuando el semanario Closer le hizo un outing en toda regla, lo que desencadenó un debate público en Francia sobre la legitimidad de sacar del armario a políticos que militen en partidos contrarios a los derechos LGTB. Más allá de esto, la nueva imagen pública del que era considerado la mano derecha de Marine Le Pen reforzó el papel de su partido como refugio de los que muchos han dado en llamar “homonacionalistas”. Un término, en cualquier caso, que puede resultar equívoco: más que “nacionalistas” propiamente dichos se trata generalmente de jóvenes gais que no guardan demasiada memoria de cómo y contra quién hubo que luchar en su momento para conquistar visibilidad y derechos, y que ahora ven con simpatía a movimientos de derecha que han hecho del rechazo de la inmigración musulmana su bandera. Simpatizantes, por otra parte, de los que estos movimientos se aprovechan para blanquear su imagen y defenderse de las acusaciones de homofobia, pese a que en su mayoría son contrarios al avance de los derechos LGTB.

Un movimiento, conviene destacar, que no es exclusivo de Francia (ahí esta el ejemplo de Milo Yiannopoulos su apoyo y el otros homocons a Donald Trump durante la campaña presidencial estadounidense) pero que en este país parecía haber encontrado buen acomodo bajo las alas del Frente Nacional. El perfil bajo que este partido mantuvo en las movilizaciones contra el matrimonio igualitario y la reconocida presencia de candidatos gais (recordemos que este partido cuenta con dos diputados abiertamente homosexuales en la Asamblea Nacional, más que ninguna otra formación) es buena muestra de ello. Nadie duda, en este sentido, de que la influencia de Philippot ha sido clave, lo que le ha granjeado no pocas antipatías en el seno de una formación con un historial no precisamente favorable a los derechos LGTB (entre otras, las del fundador del partido, Jean-Marie Le Pen, cuya repugnancia hacia Philippot no es ningún secreto). No faltan los que han llegado a hablar de la existencia de un “lobby gay” dentro del Frente Nacional deseoso de hacerse con el control del partido.

Philippot, en cualquier caso, no solo resultaba incómodo para una parte del partido por su condición homosexual. Se trata de un político ajeno al tradicionalismo francés, procedente del gaullismo, y cuyo discurso es básicamente el de un populismo nacionalista con componente social, partidario indiscutible de la salida del Francia del euro y crítico con el liberalismo económico (una especie de “Steve Bannon a la francesa”). Una línea de pensamiento que por una parte ha sido capaz de ampliar las bases del Frente Nacional y atraer a votantes que en otras épocas lo fueron de formaciones de izquierda, pero que por otra parte, según algunos analistas, puede haber alejado del partido a votantes más tradicionales.

En este sentido, al Frente Nacional parece habérsele indigestado la derrota en las elecciones presidenciales, pese a haber conseguido pasar a la segunda vuelta y recibir más votos que nunca. En política, la sensación de éxito o fracaso depende más de las expectativas que de los resultados reales, y en este caso las expectativas de Marine Le Pen quedaron frustradas desde el momento en que no consiguió ser la más votada en la primera vuelta, algo que muchos daban por casi seguro. Una Marine Le Pen que intenta ahora mantener las riendas mientras se desata la lucha entre las diversas facciones por hacerse con el control del partido tras el “mal resultado”, y para ello no ha dudado en dejar caer en desgracia a Philippot, el que ha sido su mano derecha y para muchos el artífice de sus éxitos pasados. En el horizonte, mientras tanto, se vislumbra como posible figura emergente Marion Maréchal-Le Pen, sobrina de Marine Le Pen, supuestamente retirada de la política desde hace meses pero por cuyo retorno parecen suspirar muchos militantes. Una joven mucho más cercana a los postulados tradicionales del partido, que por ejemplo no ha dudado en relacionar el matrimonio igualitario con la poligamia, y con la que el Frente Nacional seguramente recuperaría una línea anti-LGTB más definida.

Está por ver qué sucede, tras la salida de Philippot, con otros políticos abiertamente gais del Frente Nacional, como Steeve Briois (otro de los vicepresidentes del Frente Nacional), Bruno Bilde (pareja de Briois y diputado en la Asamblea Nacional) o Sébastien Chenu (uno de fundadores de GayLib y que se unió al Frente Nacional en 2014). ¿Mantendrán su influencia? ¿Serán apartados poco a poco de la primera línea del partido? También será interesante ver cómo influye la nueva situación en los votantes “homonacionalistas” del partido a los que nos referíamos arriba. Estaremos atentos.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

El Frente Nacional es el partido que cuenta con más diputados abiertamente gais en la nueva Asamblea Nacional francesa

Viernes, 23 de junio de 2017

asambleaHace pocos días recogíamos la noticia de que el nuevo Parlamento británico contaría con 45 diputados abiertamente LGTB de un total de 650, el mayor número en la historia del Reino Unido. También la nueva Asamblea Nacional francesa contará con el mayor número de diputados abiertamente LGTB de su historia, pero la proporción es mucho menor: 5 de 577. Los cinco, además, son hombres gais. El partido que más aporta (dos) es el  Frente Nacional, formación de extrema derecha que no se caracteriza precisamente por su defensa de los derechos LGTB. Sin duda el dato merece una reflexión.

Los hechos son los que son: de los cinco diputados abiertamente gais de la nueva Asamblea Nacional, dos pertenecen al Frente Nacional. Se trata de Bruno Bilde, muy próximo a la líder de la formación, Marine Le Pen, y de Sébastien Chenu. Este último, de hecho, cuenta con un historial destacado por lo que a la visibilidad en política se refiere. En su momento fue uno de fundadores de GayLib, grupo LGTB inicialmente vinculado a la UMP (antiguo nombre de Los Republicanos) y que en 2013 se desvinculó de esta formación debido a su virulenta oposición al matrimonio igualitario y pasó a aliarse con la UDI, una formación de centro-derecha. Sébastien Chenu, ya fuera de GayLib, se unió al Frente Nacional en 2014.

Por el contrario, ha quedado fuera de la Asamblea el político gay más destacado del Frente Nacional: su vicepresidente, Florian Philippot, que aunque pasó a la segunda vuelta en su circunscripción fue finalmente derrotado por el candidato de La République en Marche !, la formación constituida en torno a la figura de Emmanuel Macron que se ha hecho con la mayoría absoluta de la Asamblea.

Los otros tres diputados abiertamente gais son Luc Carvounas (Partido Socialista), Pacôme Rupin (La République en Marche !) y Franck Riester (Los Republicanos). Riester, de hecho, es el único de los cinco que repite mandato: ya fue diputado en la anterior legislatura, y de hecho era uno de los escasos miembros de la UMP (cuando todavía tenía ese nombre) favorable al matrimonio igualitario.

Conviene precisar que este contaje de diputados abiertamente gais tiene en cuenta la información que actualmente se tiene sobre la vida personal de los nuevos representantes, que además no es precisamente abundante en el caso de La République en Marche !, la formación con más diputados (308, sin contar los 42 de sus socios del centrista MoDem), muchos de ellos desonocidos en el panorama político francés. Algunos de ellos podrían visibilizarse como LGTB en el futuro.

Un motivo para la reflexión

El hecho de que el Frente Nacional sea el que más diputados abiertamente gais haya logrado siendo un partido contrario a los derechos LGTB (su candidata a las últimas elecciones presidenciales apostaba por derogar la ley de matrimonio igualitario) es una noticia que debe llamar a la reflexión por parte tanto del colectivo LGTB como de los propios partidos políticos.

Por un lado, negar que en algunos países europeos los partidos en los que el discurso islamófobo y el rechazo a la inmigración han pasado a ocupar un papel central ejercen atractivo sobre una parte de los votantes LGTB (muy singularmente de los varones gais) sería ingenuo. De hecho, es una tendencia que ya las encuestas previas a las elecciones presidenciales francesas detectaron. Sin duda, todo ello merece una reflexión por parte de los colectivos LGTB, que quizá deberían dar más importancia a que las nuevas generaciones sepan de dónde venimos, lo díficil que ha sido conquistar derechos y lo fácil que es perderlos.

Bien es cierto que en el caso concreto de Francia se da la paradoja de que el perfil más abiertamente homófobo fue en su momento asumido por la derecha tradicional, que buscó hacer de las protestas contra el matrimonio igualitario un elemento de desgaste de la presidencia de François Hollande en beneficio propio. El Frente Nacional de Le Pen, sin embargo, se cuidó mucho de no tener un gran protagonismo en las protestas, y de hecho nunca ha querido hacer de su contrastada oposición a los derechos LGTB un eje llamativo de su discurso. Más que dirigirse al votante socialmente conservador, la estrategia de Le Pen fue la de intentar cazar votos en el que tradicionalmente era el caladero de la izquierda, las clases obreras, azuzando para ello un discurso anti-Unión Europea, antiinmigración y a favor de un “proteccionismo inteligente”. No le fue suficiente para llegar a la presidencia, pero el intento fue desde luego serio.

En cualquier caso, es una realidad que en Europa hay partidos de extrema derecha que tienen menos problema a la hora de incluir en sus listas a candidatos abiertamente homosexuales que los partidos tradicionales. Que el Frente Nacional, con un total de ocho diputados, tenga dos diputados gais, mientras que La République en Marche !, con un total de 308, tenga solo uno, tiene una explicación tristemente bien sencilla: el partido de Macron no ha querido hacer el esfuerzo de inclusión y diversidad que podría haber hecho. Algo que bien puede hacerse extensivo a otros partidos y países. Está claro que la visibilidad LGTB y los techos de cristal no conocen necesariamente de ideologías.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Emmanuel Macron y Brigitte Trogneux se enfrentan a la misoginia y la homofobia

Viernes, 12 de mayo de 2017

630x800-noticias-emmanuel-macron-y-brigitte-trogneuxEmmanuel Macron y Brigitte Trogneux – Foto: Uso permitido

Emmanuel Macron y su esposa, Brigitte Trogneaux, se enfrentan al cuestionamiento de su matrimonio, no por el hecho de que se lleven 24 años de edad, sino porque ella es mayor que él. Una actitud que el presidente electo de Francia considera misógina y homofóbica.

El presidente de los Estados Unidos se lleva 23 años con su esposa. Mientras que Donald Trump tiene 70 años de edad, su esposa, Melania Trump, tiene 47. Pero no supone ningún problema para nadie, a excepción del bloguero Webster Tarpley, que se ha visto obligado a abonar una «suma sustancial» y pedir disculpas por afirmar que había sido escort sin tener pruebas, como también ha sido demandado el Daily Mail por la misma afirmación. Sin embargo, el presidente electo de Francia, Emmanuel Macron, tiene 39 años, mientras que su mujer, Brigitte Trogneux, tiene 63, habiendo entre ellos una diferencia de 24 años. No sabemos si el problema es ese año de más de diferencia entre ellos o el hecho de que sea ella la mayor de los dos, pero la pareja francesa se ha convertido en diana de críticas y especulaciones que no hacen alusión a sus cualidades para los cargos que están destinados a ocupar, lo que lleva a Macron a calificarlas de misóginas, en referencia a que ella sea mayor que él, y de homofóbicas, al interpretar que supone una tapadera para ocultar su orientación sexual.

Pensábamos que Francia era un país moderno en el que este tipo de debates ya estaban superados, pero lo cierto es que, ya en campaña, Macron desmentía que estuviera manteniendo una relación íntima con Mathieu Gallet, presidente ejecutivo de Radio France, comprometiéndose posteriormente a luchar contra la homofobia en el entorno laboral. No es el primero que sufre la homofobia sin ser homosexual, Arnold Schwarzenegger confesaba que era agredido por su propio padre al creerle homosexual por su afición al culturismo. Este mismo tipo de homofobia es la que padece Søren Krarup, un político danés —país del que tampoco esperaríamos este tipo de agresiones— que se refería a Macron como un «guapo muchachito gay» durante un debate televisivo en el que aseguraba que le habría dado su voto a Marine Le Pen. Este es el nivel. Al 630x800-noticias-emmanuel-macron-en-la-portada-de-garcon-magazinemenos el danés era un poco más amable a la hora de agredir oralmente al francés que los rusos, que se refieren a Macron como un «psicopata gay» por haber aparecido en la portada de una publicación homosexual, en lo que interpretan como una salida del armario y refiriéndose a Trogneux como una «esposa mamá». Garçon Magazine, no ha tardado en aclarar que la portada de la revista es un montaje del rostro del presidente francés electo y el cuerpo de un modelo.

Emmanuel Macron en la portada de Garçon Magazine – Foto: Uso permitido

Por su parte, Macron ha salido muy bien al paso de toda esta polémica al asegurar que si él fuera 20 años mayor que su esposa, nadie habría dudado un segundo de su relación en lo que interpreta es una cuestión de misoginia y de homofobia. De lo primero porque si es heterosexual lo ven como un gigoló y de los segundo porque consideran que se trata de una unión que sirve como tapadera ante su negada homosexualidad. «Si hubiera sido homosexual, lo habría dicho y estaría viviendo como tal», asegura el presidente electo, que considera a que quienes fabrican este tipo de rumores son los que tienen «un gran problema con la homosexualidad», puesto que son ellos quienes han «perdido su sentido de la realidad» al considerar que ser gay quede ser una «mancha» o tratarla como si fuera «una enfermedad oculta». Al margen de todo este debate parece estar Madonna, quien felicitaba a los franceses por aceptar a una primera dama 24 años mayor que su marido, asegurando «que a nadie en el país parece importarle la diferencia de edad ni le reprocha a Briggite que no actúe ‘en función de su edad’».

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

La sobrina de Marine Le Pen se compromete a derogar el matrimonio igualitario

Viernes, 5 de mayo de 2017

Marion-Marechal-Le-Pen-donne-une-conference-de-presse-a-Haute-Goulaine-pres-de-Nantes-le-3-avril-20_exact1024x768_pEl Frente Nacional, el partido ultraderechista que compite en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas este domingo, no es precisamente partidario del matrimonio igualitario.  Lo cierto es que su candidata, Marine Le Pen, que se ha esforzado muchísimo en suavizar la imagen del partido en los últimos años y que sabe perfectamente que no le conviene decir lo que realmente piensa de ciertas cuestiones, apenas habla del tema y cuando lo hace, es de forma ambigua y mostrando un perfil discreto.

En realidad, a ella no le hace falta hablar del matrimonio igualitario (o de la Ley Taubira, como es conocida entre los círculos cavernarios franceses) porque ya tiene a su alrededor mucha gente que lo hace en su lugar y que se encarga de dejar las cosas claras. Por ejemplo, los homófobos de La Manif Pour Tous no se cortan un pelo y ya han dicho varias veces claramente a su fandom a votar por Le Pen y contra Macron, al que llaman el candidato “anti familia”.

Esta semana Marion Maréchal-Le Pen, nieta de Jean Marie Le Pen y sobrina de la candidata presidencial (a veces el FN parece un clan familiar como el de los Phelps y su sectaria Iglesia Baptista de Westboro no un partido político) ha ido un poco más allá y ha querido dejar las cosas claras, sin ambigüedades y sin querer aparentar una moderación que estos señores no tienen. En una entrevista para  la emisora BFM TV ha respondido que aunque no es una prioridad para el partido, derogar la Ley Taubira es una promesa electoral del FN que se cumplirá y que ella misma se compromete a que así sea. También quiso dejar claro que no ha habido ningún debate en su organización porque todos opinan igual: el matrimonio igualitario es algo que no lo contemplan en su proyecto para Francia.

En la misma entrevista también dijo estar en contra de permitir el acceso a las técnicas de reproducción asistida a las parejas de mujeres y a la gestación subrogada, incluyendo el reconocimiento de los hijos de padres franceses nacidos por esta técnica en el extranjero.

Hace poco os contábamos que el padre de Marine volvió a las andadas diciendo sandeces como que el discurso del viudo de un policía asesinado en un atentado normalizaba el matrimonio igualitario. Aunque la hija insiste en que hace mucho tiempo que no se habla con su padre, y como decíamos antes se esfuerza todo lo posible por suavizar la imagen del partido y que su discurso no sea tan radical, Jean Marie Le Pen sigue siendo un personaje con tirón para muchos de sus votantes y su nieta Marion representa la continuidad con su línea ultraconservadora.

Marion Maréchal-Le Pen fue la diputada electa más joven de toda la historia de la República francesa y por si alguien tiene dudas de que su postura retrógrada es lo que pide el electorado del FN, también fue la  candidata regional del partido que obtuvo mejores resultados. A diferencia de su tía, no tiene ningún problema en que se le asocie con comentarios homófobos y de llamar “obsesiones y delirios LGBT” al matrimonio igualitario, los estudios de género y la gestación subrogada.  También se juntó con sus colegas de la Lega Nord para decir que el matrimonio igualitario abriría las puertas a “todo tipo de perversiones y otras formas de convivencia propias de ciertas minorías, como la poligamia“, aprovechando para meter una dosis de xenofobia, que siempre viene bien en un partido como el suyo.

Lo cierto es que ver cómo le funciona a Marine su estrategia de blanquear la patita y hacerse pasar por mucho más amigable de lo que es realmente, asusta bastante.

Da miedo ver que le ha bastado (y le ha funcionado) estar más bien calladita y tener a algún homosexual tonto útil en los cargos del partido para ganar confianza de muchos homosexuales que siguen la técnica del avestruz y dicen queno creen que el FN haga nada contra los gais porque hay muchos en el partido.  También están, por supuesto, todas las variantes del “ser homosexual es sólo una parte y no la más importante de mi a la hora de decidir mi voto que ya conocemos tan bien entre los gais de derechas y que en este caso, normalmente mezclada con unas buenas dosis de racismo, hace que muchos gais franceses estén votando por el partido de Marine Le Pen.  (Y sí, hablamos de homosexuales y de gais porque el voto LGBT del partido se concentra en hombres bien blanquitos a los que da la casualidad de que les gusta retozar en la cama con otros señores)

Fuente | Stop Homophobie, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , ,

Marine Le Pen vuelve a defender la derogación del matrimonio igualitario en Francia

Miércoles, 3 de mayo de 2017

marineYa más de media Francia optó por el Fascismo con el pronazi Gobierno de Vichy que tanto le gusta al padre de Marine Le Pen… Y el supuesto antisistema Mélenchon defiende el voto en blanco ante este embate de la intolerancia. Lo mismo que hizo el Partido Comunista  de Stalin, que nos masacró, asesinó, persiguió…

Marine Le Pen recuerda su intención de derogar la Ley Taubira, que aprobaba el matrimonio igualitario y la adopción de homosexuales en Francia, que unida a su intención de activar el Frexit podría desencadenar una ola de homofobia en Francia, al igual que ha sucede en el Reino Unido y los Estados Unidos.

A menos de una semana de segunda y definitiva vuelta de la elecciones presidenciales de Francia las encuestas siguen dando la victoria a Emmanuel Macron, pero los supuestos antisistema parecen estar más a favor de Marine Le Pen, quien ha recorta poco a la distancia con su oponente a pesar de polémicas como las declaraciones de su propio padre, Jean-Marie Le Pen, criticando el homenaje al policía fallecido en los Campos Elíseos, Xavier Jugelé, que considera demasiado gay. Una actitud que nos recuerda las intenciones de la candidata del Frente Nacional de derogar el matrimonio igualitario, así como alerta sobre un posible repunte de homofobia y xenofobia que se podría producir en Francia de cumplir su amenaza de activar el Frexit, tal y como se desatara en el Reino Unido tras la aprobación del Brexit.

«No va a ser una prioridad», declara Le Pen en una televisión el 1 de mayo, pero sí es «una promesa que se llevará a cabo», refiriéndose a la derogación de la conocida como Ley Taubira, aprobada en febrero de 2013, mediante la que se legaliza en Francia el matrimonio entre personas del mismo sexo, así como permite la adopción por parte de homosexuales, entrando en vigor el 17 de mayo del mismo año. Una medida que no dejaría de señalar la hipocresía de la actitud de Le Pen al no tener intención de hacerla retroactiva porque es imposible constitucionalmente, es decir, que no se anularían los matrimonios ya celebrados, permitiendo de esta manera una situación de desigualdad entre parejas homosexuales a las que únicamente permitiría formalizar legalmente su relación a través de uniones civiles.

Otra de las medidas anunciadas por Le Pen es su intención de activar el Frexit, la salida inmediata de Francia de la Unión Europea, lo que, sin duda, desataría una ola de homofobia y xenofobia en un país en el que no es la primera vez que se producen revueltas de minorías que se sienten discriminadas por la sociedad en general y por las autoridades en particular. Revueltas que ya están presentes en la campaña ante la mera posibilidad de que Le Pen pueda convertirse en la presidenta de la República Francesa y que recuerdan las manifestaciones contra Donald Trump en los Estados Unidos, donde también se desataba la homofobia tras ganar las elecciones el actual presidente estadounidense, quien además ha demostrado en sus primeros 100 días al frente del gobierno es un candidato homófobo.

El candidato de En marche, se ha comprometido a fomentar los derechos laborales de los trabajadores pertenecientes al colectivo LGBT,

Fuente Universogay

Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

El padre de Marine Le Pen critica el discurso del viudo del policía asesinado en París

Lunes, 1 de mayo de 2017

jean-marie-le-pen-matrimonio-homosexual-696x522Hace unos días, en un ataque terrorista en París, resultó muerto el agente de policía Xavier Jugelé, de 37 años. Jugele estaba casado con Etienne Cardiles, que durante el funeral del policía (al que acudieron Marine Le Pen y Emmanuel Macron, los dos candidatos a la presidencia del país) ofreció un emotivo discurso que seguramente has visto ya en todas partes.

En ese discurso Cardiles emocionó a todo el mundo al asegurar que “no siento odio, Xavier, porque tú no eras así. Porque no se corresponde con nada de lo que hacía latir tu corazón, ni por lo que entraste en el cuerpo de policía“.

Jean-Marie Le Pen, el padre de Marine Le Pen, ha tardado muy poquito en volver a la palestra. No sólo para criticar la “débil” campaña de su hija hacia las presidenciales, sino para dejar claro que cuando uno es un ultra-derechista homófobo hay líneas que no tiene problema en cruzar. En una entrevista que ha colgado en su canal de Youtube, Le Pen (padre) se queja del discurso ofrecido por Cardiles en el funeral de su marido porque considera que hizo apología del matrimonio igualitario: “El largo discurso que dio, de alguna forma, institucionalizaba el matrimonio homosexual. Lo exaltaba en público. Y eso es algo que me chocó.

En esta web ya te hemos explicado varias veces que aunque Francia legalizó el matrimonio igualitario hace ya unos años la ultra derecha católica no deja de mostrar su oposición a una ley que no les afecta en absoluto. El movimiento Manif Pour Tous (una parodia del Marriage Pour Tous, el movimiento que luchó a favor de la legalización) sigue erre que erre con sus campañas LGTBfóbicas y es importante recordar que tienen una muy buena aliada en Marine Le Pen.

 Aunque Marine ha rebajado el tono que utilizaba su padre en el Frente Nacional y ha conseguido (gracias a los medios de comunicación que cada vez tienen más miedo llamar peras a las peras, manzanas a las manzanas y neo-nazis a los neo-nazis) que la misma Francia que hace años se manifestaba en tromba contra su padre ahora la vote a ella. En el programa electoral de Le Pen (hija) figuraba una propuesta para prohibir el acceso a los tratamientos de reproducción asistida a las mujeres lesbianas o solteras y otra para “mejorar” las uniones civiles… y eliminar el matrimonio homosexual.

Porque ya lo dicen los refranes: mala hierba nunca muere y la manzana nunca cae muy lejos del árbol.

Habrá que ver si el hecho de que su padre (y antecesor) tenga la poca vergüenza de criticar el discurso del marido de un policía asesinado en un atentado terrorista hace que Francia se dé cuenta de lo que están a punto de votar.

(No olvidemos, por cierto, que Macron -el otro candidato- hace poco contestó a los “ataques” de la ultra-derecha que insinuaba que tenía un affaire homosexual con el director de la radiotelevisión francesa pidiéndoles disculpas y reconociendo que al aprobar el matrimonio no debieron “ignorar” a los que se quejaban.)

Fuente | Pink News, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Obispos franceses, ante las presidenciales: “Que nuestra sociedad no se transforme en una sociedad violenta”

Domingo, 30 de abril de 2017

ambosPiden a Macron y Le Pen que se abstengan “de actitudes agresivas y eslóganes efectistas”

Quieren aportar “elementos de reflexión” para la segunda vuelta de las elecciones al Elíseo

Cuando Marine Le Pen, una de las contendientes, es una negacionista del papel de Francia en el Holocausto ya que se negó a aceptar la responsabilidad de Francia en uno de los episodios de colaboracionismo nazi más oscuros de su historia, la llamada redada de Vél d’Hiv, en la que más de 13.000 judíos fueron detenidos en París y sus alrededores en 1942 y llevados al campo de exterminio de Auschwitz (en Polonia),  declaraciones similares a las filonazis de su padre, para quien el Holocausto no fue más que “un detalle de la historia”

Cuando Marine Le Pen es una xenófoba que pretende expulsar a los inmigrantes y no acoger refugiados…

Cuando Marine le Pen saca a pasear su Homofobia pretendiendo eliminar el matrimonio igualitario…

Cuando Marine Le Pen calla al disidente y se se rodea de guardaespaldas especialmente agresivos…

Cuando el nuevo jefe del Frente Nacional Jean-François Jalkh se ha visto obligado a renunciar por acusaciones de negacionismo pues cuestionó el uso del gas Zyklon B en los campos de exterminio nazi…

¿Qué Acogida, respeto, fraternidad y cohesión social pretenden encontrar? Menos equidistancias, señores obispos… salvo que lo del matrimonio les ponga los ojos tiernos hacia ella…

(C.D./Aica).- Acogida, respeto, fraternidad y cohesión social. Ante la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas que disputarán Emmanuel Macron y Marine Le Pen, los obispos franceses quieren que los votantes tengan estos valores en mente cuando acudan a las urnas el próximo 7 de mayo, si bien es cierto que no piden el voto ni para uno ni para otro candidato.

Búsqueda del bien común, atención a las franjas más débiles de la población, acogida e integración de los migrantes, adhesión al proyecto europeo y empeño ecológico. Para los obispos galos, estos son los puntos que deben caracterizar la labor del nuevo presidente del país, enumerados por el secretario general de la Conferencia episcopal francesa, monseñor Olivier Ribadeau Dumas.

Monseñor Dumas recuerda que la Iglesia nunca pide “votar por uno u otro candidato, sino, recordando la puesta en juego de las elecciones, desea dar elementos de reflexión y discernimiento”.

Teniendo en cuenta que la elección presidencial es un proceso democrático que continuará en junio en el poder Legislativo y en el Senado en septiembre, el prelado francés señala que hay otras formas de participación democrática, democracia local, asociativa y participación ciudadana en la vida social.

“Que nuestra sociedad no se transforme en una sociedad violenta”, es el primer llamado de los obispos franceses, quienes exhortan firmemente a los candidatos a favorecer “un verdadero debate nacional” y a que se abstengan “de actitudes agresivas, eslóganes efectistas y ambiciones personales”. En este debate, señala el secretario general del episcopado francés “el hecho religioso y las religiones en particular tienen un lugar y papel importante”.

Monseñor Dumas invita a preguntarse: ¿Qué sociedad queremos? ¿Qué proyecto de sociedad aspiramos? ¿Creemos en una sociedad donde el ser humano no es más que una pieza del proceso económico o tecnológico? ¿La dignidad de nuestra empresa reconoce el respeto de la persona desde el comienzo de la vida hasta su fin natural?

El prelado señala que es apoyándose en la familia, donde se puede ir cambiando hacia un tejido social de acogida, respeto, filiación y cohesión social. Donde la solidaridad se manifieste con valentía en las políticas de acogida de los migrantes y puestas en práctica de programas de apoyo genuinos y subsidiariedad.

Por último monseñor Dumas recuerda que “nuestra fe cristiana nos llama a la esperanza” y que las dificultades que enfrentan no pueden hacernos renunciar sino más bien invitan a “revertir todas nuestras capacidades para construir un mundo más justo, más fraterno en su diversidad y respetuoso de todos”.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , ,

Una economista abiertamente lesbiana, cabeza de cartel de la extrema derecha de AfD para las elecciones alemanas

Viernes, 28 de abril de 2017

afd-koeln-alice-weidelNo hay nada peor que una víctima que defienda a sus verdugos…

Entre la estrategia política y el cinismo absoluto: Alternativa para Alemania (AfD), partido de derecha reaccionaria, ha elegido a una candidata abiertamente lesbiana como cabeza de cartel para las próximas elecciones generales, junto a un exmiembro de la CDU. Alice Weidel, unida civilmente a otra mujer y con dos hijos, defenderá un programa que pretende, entre otras cosas, acabar con la educación en la diversidad afectivo-sexual y blindar la discriminación de las parejas del mismo sexo.

Los partidos políticos alemanes calientan motores para las elecciones generales del próximo mes de septiembre. El pasado fin de semana, Alternativa para Alemania celebró su congreso en Colonia. Además de discutir el programa electoral, los miembros del partido de extrema derecha eligieron a sus dos cabezas de cartel, que serán las caras más visibles durante la campaña. Tras la renuncia de la líder Frauke Petry a presentarse, la formación escogió a Alexander Gauland, exmiembro de la CDU con la que ocupó diversos cargos públicos, y a Alice Weidel, economista afiliada a la AfD desde 2013.

Especialmente llamativo es el caso de Weidel. De 37 años de edad, unida civilmente a otra mujer y con dos hijos, su designación choca frontalmente con las posiciones indisimuladamente LGTBfobas del partido. En el programa electoral acordado, la AfD aboga por la promoción de la “familia tradicional” como “modelo” a seguir, invocando para ello la “protección especial” que establece la Constitución alemana para la familia y el matrimonio. Dos instituciones en las que, para la formación ultraconservadora, no caben modelos diferentes del tradicional.

La educación en la diversidad afectivo-sexual es otro de los caballos de batalla de la AfD. El programa apela a terminar con lo que califican de “adoctrinamiento político-ideológico” y condena la enseñanza positiva de la homosexualidad y la transexualidad y lo que ellos llaman “ideología de género” (“Gender-Mainstreaming”). “La escuela no debe convertir a nuestros hijos en un juguete de las inclinaciones sexuales de una minoría ruidosa”, llega a afirmar el documento.

Weidel se suma ahora a otros dirigentes LGTB en partidos de extrema derecha. Por ejemplo Florian Philippot, vicepresidente del Frente Nacional francés, cuya homosexualidad reveló una revista. El holandés Pim Fortuyn, asesinado en 2002, es otro caso. E incluso se discutió mucho sobre la orientación del austriaco Jörg Haider, presidente del FPÖ fallecido en 2008, después de que un hombre asegurara haber sido su pareja durante muchos años. Por el momento, la flamante candidata de AfD no se ha pronunciado sobre los postulados de su partido con respecto a la realidad LGTB.

Lo que está claro también es que hay una parte de los homosexuales que se sienten atraídos por el discurso islamófobo de las formaciones de extrema derecha en auge en Europa. Recientemente nos referíamos a este fenómeno, confirmado por alguna encuesta con motivo de la clasificación de Marine Le Pen para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas. Y aventuramos que la AfD no va a dudar en intentar zafarse de las acusaciones de LGTBfobia utilizando a su candidata lesbiana.

El preocupante ascenso de la AfD en Alemania

El ascenso continuado de la AfD, que a pesar de un cierto estancamiento en los últimos meses sigue en tercera posición en las encuestas, es una pésima noticia para la comunidad LGTB alemana. La formación se apuntó con entusiasmo al movimiento homófobo Demo für alle, un calco de la francesa Manif pour tous que lucha contra la educación en la diversidad afectivo-sexual en las escuelas alemanas. El plan educativo propuesto por el Gobierno regional de Baden-Wurtemberg provocó la ira de los ultraconservadores por incluir entre sus objetivos la “aceptación de la diversidad sexual”. La Demo für alle llevó a cabo una serie de manifestaciones en las cuales participó activamente el partido derechista.

Bajo la dirección de Frauke Petry, la formación también ha hecho causa común con el movimiento islamófobo Pegida. Con el debate sobre la llamada crisis de los refugiados todavía candente, la AfD obtuvo sus mayores éxitos hasta la fecha en las elecciones regionales celebradas en marzo de 2016. Plenamente establecidos como un nuevo actor de la política alemana, la AfD presentó también en marzo del año pasado su programa marco para las próximas citas electorales, que ahora han desarrollado.

Mientras tanto, las declaraciones LGTBfobas se fueron sucediendo: en abril del año pasado, una representante de la AfD sugería que los hijos de las parejas del mismo sexo son más propensos a convertirse en criminales. Unos meses después, un diputado del parlamento regional de Sajonia-Anhalt lanzaba una exclamación, matizada después, a favor del encarcelamiento de la población LGTB en Alemania. En resumen, una formación que, si se confirman los pronósticos, traerá consigo una derechización de la política alemana y abrirá un panorama aún más sombrío para los derechos LGTB en el país más poblado y económicamente poderoso de la Unión Europea.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El homófobo François Fillon, fuera de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas

Miércoles, 26 de abril de 2017

imagen-sin-tituloAunque con matices, publicamos este resumen que publica Dosmanzanas con respecto a las recientes elecciones francesas, sin dejar de mirar el peligro que supone el paso a la segunda vuelta de la homófoba, antieuropea y xenófoba Marine Le Pen, realmente un peligro mayor que el de Fillon:

Ya se ha celebrado la primera vuelta de las elecciones francesas. No faltarán estos días análisis sobre el resultado (un verdadero terremoto político) pero como página LGTB que somos no podemos sino destacar la que, desde este punto de vista, es sin duda una excelente noticia: la derrota del candidato conservador François Fillon, que hace solo unos meses parecía destinado a convertirse en el próximo presidente de la República francesa. Fillon, uno de los políticos más abiertamente hostiles a los derechos LGTB, ha quedado fuera de la segunda vuelta.

Los dos candidatos más votados en la primera vuelta de las elecciones francesas han sido Emmanuel Macron (candidato de En Marche !, una formación política construida en realidad en torno a su persona) y Marine Le Pen (Frente Nacional). Inmediatamente por detrás han quedado François Fillon (Los Republicanos) y Jean-Luc Mélenchon (Francia Insumisa). En quinto lugar, ya muy alejado, se sitúa el candidato del Partido Socialista francés, Benoît Hamon. Pasan a la segunda vuelta, por tanto, Macron y Le Pen. Un centrista surgido de las filas socialistas (partido en el que militó y con el que llegó a ser ministro de Economía entre 2014 y 2016) y la representante de la extrema derecha, a la que todos situaban como candidata segura desde al menos 2014, cuando su partido consiguió la victoria en las elecciones europeas.

No era este, sin embargo, el caso de Macron. Hasta hace pocos meses, todos los analistas daban como cierto que el candidato a disputar la segunda vuelta con Le Pen (y que según las encuestas conseguiría la presidencia) sería el que presentasen Los Republicanos (la antigua UMP, el principal partido de la derecha francesa). De ahí que toda la tensión política se centrase en las elecciones primarias de ese partido. Desde dosmanzanas prestamos gran atención a aquellas primarias, en las que se impuso Fillon, un candidato abiertamente homófobo. Mucho han cambiado las cosas desde entonces.

Fillon, el candidato preferido de los homófobos

francois-fillonYa tras la primera vuelta de las primarias de Los Republicanos, el pasado noviembre, alertábamos del peligro de Fillon. En aquellas elecciones quedaba fuera el expresidente Nicolas Sarkozy, que solo pudo conseguir la tercera posición pese a que parecía destinado a ser él quien se enfrentase al que todos consideraban favorito semanas antes, el moderado Alain Juppé. Juppé quedó segundo y la victoria ya en la primera vuelta fue para Fillon, cuya candidatura había crecido como la espuma en pocas semanas, arrastrado en buena parte por el empuje del sector más ultraconservador de la derecha francesa, representado por Sens commun, un movimiento político nacido al calor de las movilizaciones contra la aprobación del matrimonio igualitario.

Fillon, un católico conservador y profundamente anti-LGTB pasaba a ser el gran favorito. A diferencia de Sarkozy (y por supuesto de Juppé), Fillon no dudó en seguir presentándose durante su campaña como un ferviente opositor al matrimonio igualitario. Una actitud que le viene de lejos: ya en 1982 se opuso a igualar la edad de consentimiento para mantener relaciones homosexuales a la de las relaciones heterosexuales, mientras que en 1999 se opuso al PACS (Pacte Civile de Solidarité, la limitada ley de parejas que antecedió al matrimonio igualitario). Fillon, que de hecho se ha mostrado orgulloso de “seguir diciendo lo mismo, a diferencia de otros” prometía incluso “reescribir” la ley de matrimonio igualitario para modificar los aspectos relativos a la homoparentalidad. En concreto, su propuesta era eliminar la posibilidad de adopción plena por parejas del mismo sexo (mantendría solo la “adopción simple”, una fórmula de acogida de niños que seguirían manteniendo los vínculos de parentalidad con sus padres biológicos). Así lo volvió a recalcar, de hecho, en un debate televisado con Juppé, al que acabó finalmente imponiéndose.

Otras propuestas que el entorno de Fillon barajaba era legislar para hacer aún más explicita la ya vigente prohibición del acceso a las técnicas de reproducción asistida a las parejas del mismo sexo y a las mujeres sin pareja masculina, así como impedir el registro de hijos nacidos por gestación subrogada en países extranjeros (aunque en este caso la modificación legal chocaría con la jurisprudencia europea: el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha condenado ya dos veces a Francia por esa razón).

Y en estas llegó Macron

6a00d8341bfe5d53ef01b8d243b95a970c-600wiSin embargo, cuando todo parecía abocado a un enfrentamiento entre una candidatura de extrema derecha y otra de derecha extrema, comenzó a adquirir pujanza la candidatura de Emmanuel Macron, antiguo militante socialista y ministro de Economía entre 2014 y 2016, que encabeza En Marche !, un movimiento político centrista construido en torno a su persona. Hasta el punto de que desde la derecha se desencadenó contra él una campaña de indisimulados tintes homófobos: un diputado de Los Republicanos le acusó de estar apoyado “por el lobby gay” y Macron vio de hecho como revivían viejos rumores sobre su posible homosexualidad. Rumores que ya en noviembre había desmentido, asegurando que “nunca había llevado una doble vida” (Macron está casado desde 2007 con Brigitte Trogneux). Tras reaparecer el rumor, Macron se mostraba aún más explícito y se permitía ironizar sobre su hipotética relación con Mathieu Gallet, el actual director general de Radio France.

Emmanuel Macron, decíamos entonces, era, de los candidatos que contaban con posibilidades reales de llegar a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales (por aquel entonces el izquierdista Mélenchon estaba muy por atrás en las encuestas) el menos hostil a los derechos LGTB. Partidario del matrimonio igualitario y de la adopción homoparental, Macron defiende también que se permita el acceso a las parejas de mujeres y a las mujeres solteras a las técnicas de reproducción asistida, una vieja promesa socialista que el primer ministro Manuel Valls bloqueó.

Eso no significa que sea un tema del que haya hecho bandera o con el que parezca familiarizado. Buen ejemplo de ello fue su intentona de congraciarse con los opositores al matrimonio igualitario, al declarar que “uno de los errores” del quinquenio de Hollande había sido humillarles. Unas declaraciones que fueron recibidas con gran enfado por el colectivo LGTB francés y que muestran que, si bien Macron no es abiertamente hostil a sus reivindicaciones, tampoco parece muy dispuesto a dar la batalla por ellas.

Le Pen, sin sorpresas

marine-le-pen-600x300Por lo que se refiere a Marine Le Pen, lo cierto es que siempre ha adoptado un perfil bajo por lo que a su oposición a los derechos LGTB se refiere. Ello no quiere decir que su partido no mantenga el ideario homófobo que corresponde a la extrema derecha, y de hecho entre los compromisos de Le Pen está el de derogar el matrimonio igualitario, si bien lo expresa de forma muy alambicada.

En lugar de hablar abiertamente de la derogación del matrimonio igualitario, en su programa Le Pen propone “crear una unión civil (PACS mejorado) que reemplazará las disposiciones de la ley Taubira, sin efectos retroactivos”. Es decir, Le Pen es partidaria de regresar a la situación previa a la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo en 2013. La medida regresiva no afectaría a los enlaces que hubieran tenido lugar durante el periodo de vigencia de la ley de matrimonio igualitario, lo que ya de por sí supone una importante dificultad jurídica. A cambio propone una versión “mejorada” del Pacto Civil de Solidaridad, una ley limitada de parejas con derechos inferiores a los de las casadas que existe desde 1999. Para que pudiera poner en práctica este retroceso, eso sí, Le Pen necesitaría reunir también una mayoría parlamentaria a su favor en las elecciones legislativas de junio.

Quizá entre las razones del “perfil bajo” de Le Pen (una mujer que no se caracteriza precisamente por su continencia) se encuentra el hecho de que, según algunas encuestas, no son pocos los homosexuales que parecen dispuestos a votarla por su discurso islamófobo. Y decimos “los homosexuales” de forma consciente, porque esta tendencia ha sido detectada sobre todo entre varones gais, no tanto entre mujeres lesbianas.

Las elecciones francesas, un terremoto político

Hasta aquí nuestra primera aproximación a un resultado electoral que dará mucho que hablar en próximos días. Motivos no faltan: el hundimiento del bipartidismo tradicional (por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial habrá unas elecciones presidenciales en las que no estarán al menos o los viejos gaullistas o los socialistas), y muy especialmente del Partido Socialista; el inesperado surgimiento de un importante espacio electoral a la izquierda de los socialistas (no faltarán los paralelismos con España)… Habrá que ver, no obstante, que sucede el próximo 7 de mayo, cuando se celebre la segunda vuelta de las presidenciales: si finalmente Macron se impone a Le Pen, y con qué margen. Y las que cobran también un gran interés son las elecciones legislativas del próximo mes de junio, en las que el escenario de repente aparece muy abierto.

En cualquier caso, nosotros esta noche ya nos felicitamos por el mal resultado de Fillon.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Frente Nacional de Francia está ganando apoyo en la comunidad LGTB

Martes, 11 de abril de 2017

bb30buoigaae3ozEl mes pasado ya hablábamos de esta inquietante tendencia… Y paarece que se confirma, como nos cuenta el activista italiano LGBTQI Andrea Puggelli al inicio de la campaña electoral en Francia…  El pasado domingo, Marine Le Pen negaba el papel, innegable, de Francia en el Holocausto, como hizo antes de la entrega de las autoridades francesas pronazis del Gobierno de Vichy de homosexuales franceses que fueron asesinados en los campos de exterminio… Por algo tantos colaboracionistas franceses durante la ocupación Nazi de Francia y nostálgicos del gobierno colaboracionista de Vichy y sus hijos, les votan… Su homofobia, antisemitismo e islamofobia

A dos semanas de las elecciones presidenciales francesas, ha empezado el cortejo a los votantes LGBT por parte de Marine Le Pen para tratar de distanciar a su partido de los frentes internos más nazis.

Ya durante su campaña para dirigir el Frente Nacional en 2010, Marine Le Pen se propuso enterrar el legado del fundador del partido, su padre Jean-Marie Le Pen (que ha sido procesado dos veces por negación del Holocausto) intentando cambiar el nombre del partido y de esta forma liberarlo de su obsesión por la ocupación nazi en Francia. marine Le Pen afirmó que los votantes franceses debían estar mucho más preocupados por la nueva “ocupación ilegal” por parte de los inmigrantes musulmanes. Es lo que la prensa francesa llamó “la desdemonización” del Frente Nacional.

Esta estrategia, a día de hoy, está funcionando. Desde que ganó el liderazgo del Frente Nacional en 2011, Marine Le Pen ha logrado incorporar en el partido varias posiciones sobre diferentes frentes algo que se refleja en algunas encuestas de opinión que señalan un creciente electoral apoyo entre, por ejemplo, los votantes LGBT.

Algunos activistas progresistas LGBT y unos políticos de la derecha francesa ya predijeron que los votantes LGTB podrían ayudar políticos como Marine Le Pen  porque “cada vez más temen a los inmigrantes musulmanes”.  Llama la atención que si bien los partidos de izquierda han sido responsables de casi todos los avances de los derechos LGBT en el continente, los homosexuales, bisexuales y trans pueden estar ahora eligiendo a los partidos nacionalistas. Sugieren que la crisis política de la izquierda en el continente es aún más profunda de lo que muchos pensaban.

Sin embargo, esta estrategia no es fácil de aguantar para Marine Le Pen. Si empuja demasiado, corre el riesgo de una revuelta dentro de la base tradicional de su partido. Así que menciona a personas LGBT rara vez y apoya la derogación de la ley del matrimonio igualitario del 2013. Pero ha dado la bienvenida a un gran número de hombres gays en su círculo mas cercano, incluyendo el vice presidente del partido Florian Philippot. El Frente Nacional ahora tiene más figuras gay de alto rango que cualquier otra formacion politica importante en Francia.

En diciembre del año pasado, Le Monde publicó un  articulo con este titular, “El Frente Nacional capta la atención de una parte del electorado gay”. El artículo se basa en una encuesta realizada por el instituto de investigación Cevipof. El estudio registró que casi el 40% de los gays votaron por el Frente Nacional en las ultimas elecciones regionales.

Según el Instituto IFOP, entre marzo de 2011 y noviembre de 2016, el apoyo al Frente Nacional ha crecido entre los LGBT  desde un 9% hasta  al 16,5% . En una encuesta realizada por Ipsos entre los votantes LGTB en 2016 nos puede dar otras pistas al expresar estos su preocupación por la inmigración, la delincuencia y el terrorismo.

Los datos disponibles sobre los crímenes de odio en Francia no sugieren que el crecimiento de la inmigración haya convertido a las personas LGBT en un objetivo de ataque. Los crímenes de odio reportados a una línea telefónica dirigida por el grupo SOS Homophobie alcanzaron un máximo histórico de 3.517 en 2013 (año en que se debatió la propuesta de matrimonio igualitario) y cayeron a 1.318 en 2015, a pesar de que se han concedido a cientos de miles de inmigrantes nuevos permisos de residencia en ese período.

Didier Lestrade (fundador de Act Up) publicó “Why Gays Turned Right” en 2011 -mucho antes de que la nueva dirección de Marine Le Pen se solidificara y las primeras encuestas mostraran un apoyo LGTB al Frente Nacional- el hecho, más que aceptado socialmente, especialmente entre los hombres gays, de expresar opiniones anti-inmigrantes. “La gente ya no tiene problemas para decir que es de derechas”, dijo Lestrade. “Es el final de un tabú”. Algunos activistas LGBT enojados por la gestión del debate sobre el matrimonio igualitario (y otros temas) han perdido su confianza en el Partido Socialista, diciendo que no votarán a este partido político este año. Los socialistas, que eligieron a su candidato presidencial, Benoît Hamon, hace unas semanas, tienen mucho trabajo por hacer para recuperar los apoyos.

Francia vota para elegir el próximo Presidente de la República en dos vueltas: una primera votación será el 23 de abril y en ella serán once los partidos que acudirán. Si ningún candidato obtiene más del 50% de los votos son los dos primeros los que se enfrentarán en una segunda vuelta programada para el 7 de mayo.

El candidato con mas posibilidades de ganar a Marine Le Pen era el republicano François Fillon. Pero su campaña ha sido sacudida por las acusaciones de que pagó cientos de miles de euros de fondos del gobierno a su esposa por un trabajo que nunca hizo. Fillon también es visto como un aliado fiel a los conservadores católicos, apoyando abiertamente a los participantes en las protestas de La Manif Pour Tous contra el matrimonio igualitario. De hecho tomó posiciones públicas más a la derecha que las expresada por la misma Marine Le Pen.

El caos en el Partido Republicano y en el Socialista ha hecho surgir como un contendiente en estas elecciones al ex Ministro de Economía, Emmanuel Macron. Pero Marine Le Pen todavía lidera unas encuestas para la primera vuelta y tiene la oportunidad de consolidar el apoyo del electorado LGBT al resultar simplemente como el menor de los dos males si finalmente hay una segunda vuelta contra el candidato republicano.

Una victoria de Le Pen no solo significaría el triunfo de una presidenta en Francia que quiere debilitar a la Unión Europea, sino que también podría servir de modelo para los partidos nacionalistas de otros países de Europa occidental. Partidos que, generalmente, tienen vínculos mucho más profundos con la derecha religiosa que el Frente Nacional de Francia, algo que podría empujar a un realineamiento a la hora de expandir su base electoral.

En los Países Bajos, el primer país del mundo que aprobó el matrimonio igualitario, se celebraron elecciones en marzo y el Party for Freedom (Partido Nacional por la Libertad de extrema derecha) también intentó durante mucho tiempo buscar el apoyo de las personas LGBT  a su plataforma anti-inmigrante y antimusulmana. En Alemania, con elecciones a finales de verano, el partido nacionalista Alternatives for Germany (Alternativa para Alemania) que es antiLGBT se está refiriendo a estos ultimos con el lema “Mi pareja y yo no tenemos ninguna razon para conocer a los inmigrantes musulmanes. Para ellos nuestro amor es un pecado mortal “.

Esta misma estrategia es la que en parte usó Trump, aunque no le hizo ganar muchos votos LGBT pero intentó lograr este apoyo después de los atentados en Orlando. Si bien tuvo peores resultados que cualquier otro candidato republicano de los últimos 24 años entre los votantes LGBT en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, ganándose sólo el 14% de sus votos, según las encuestas  a pie de calle. Sin embargo, la reacción hacia la inmigración se ha vuelto tan volátil en la política europea que esta estrategia podría funcionar mejor para los líderes nacionalistas europeos que lo que le ha resultado a Trump.

Fuente 20 Minutos

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Más de 70 eurodiputados de todo signo político alertan a la Comisión Europea del ataque transfóbico de Hazte Oír

Jueves, 30 de marzo de 2017

arsuaga-en-el-parlamento-europeoInstan a Bruselas a tomar medidas contra HazteOír

Que presione a la ONU para retirarle el estatus de ‘organización consultiva’

Urgen al Gobierno español a retirar el estatus de “organización de utilidad pública”.

 Arsuaga, invitado por los ultras a hablar en el Parlamento Europeo

Campañas como el bus tránsfobo de HazteOír “ponen en serio entredicho los pilares fundamentales de la tolerancia y la convivencia” al reforzar “la cultura de la exclusión y la discriminación”. A esta conclusión han llegado más de 70 eurodiputados de todo signo político, quienes han instado este martes al parlamento comunitario a tomar medidas contra la asociación ultraconservadora.

Como reacción a la campaña del bus de la organización Hazte Oír que propaga un mensaje transfóbico, más de 70 eurodiputados de diferentes grupos políticos del Parlamento Europeo han enviado una carta a la Comisaria Vera Jourova denunciando este ataque a la comunidad transgénero que incita al odio y constituye una grave violación de los principios fundamentales de la Unión Europea.

La misiva de los políticos coincide con la presencia en Bruselas del presidente de la asociación, Ignacio Arsuaga, quien este mismo martes ha ofrecido una rueda de prensa en la sede del Parlamento Europeo, invitado por el eurodiputado de la Lega Nord, Lorenzo Fontana, del mismo grupo al que pertenece el partido de Marine Le Pen.

Los eurodiputados firman una carta en la que denuncian que los mensajes del autobús de HazteOír que recorrió las calles de Madrid van en contra de los derechos fundamentales de la Unión Europea y los derechos humanos de todo el colectivo LGTBI, “reforzando la cultura de la exclusión y la discriminación”.

Por ello, instan a Jourova que tome medidas para presionar al Gobierno español para que retire a esta asociación el estatus de ‘organización de utilidad pública‘, ya que esta clasificación le permite disfrutar de beneficios fiscales.

La misiva, promovida por los eurodiputados Lola Sánchez Caldentey (Podemos), Iratxe García Pérez (PSOE) y Ernest Urtasun (ICV), reclama también que se suspendan las subvenciones públicas que recibe HazteOír y pide a Bruselas que interceda para que la Organización de Naciones Unidas (ONU) le retire el estatus de ‘organización consultiva’.

La carta termina con el llamamiento a que campañas como esta no vuelvan a repetirse ya que dejan a los menores en un estado de completa indefensión y cuestionan gravemente los pilares fundamentales de tolerancia y de coexistencia democrática.

Este tipo de campañas “condenan a la total desprotección” de los sectores expuestos a la vulnerabilidad como, por ejemplo, los menores y “ponen en serio entredicho los pilares fundamentales de la tolerancia y la convivencia”, concluye el texto firmado por los eurodiputados.

Junto a Lola Sánchez, Iratxe García y Ernest Urtasun, firman la carta eurodiputados españoles del PSOE, Izquierda Unida, Podemos, PNV y ERC, pero también de otras nacionalidades y familias políticas, como el conservador británico Ian Duncan, la belga de los liberales Lieve Wierinck o el socialista francés Eric Andrieu.

La eurodiputada de Izquierda Unida Marina Albiol también remitió la víspera una carta al presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, lamentando que se permitiera ofrecer un “discurso de odio” en las instalaciones de la Eurocámara.

Estimada Sra. Vera Jourova,

Durante estas últimas semanas ha circulado por las calles de Madrid un autobús con un mensaje tránsfobo de incitación al odio. El vehículo, que lleva inscritas frases como “los niños tiene pene y las niñas tienen vulva, que no te engañen”, forma parte de una campaña contra la aprobación de leyes de protección de los colectivos LGTBI.

Consideramos que:

Se trata de una acción de incitación al odio en contra de la comunidad transexual e intersexual.

Estos mensajes vulneran claramente los principios fundacionales del estado de derecho, la carta de derechos fundamentales de la UE, y los derechos humanos de todo el colectivo LGTBI, reforzando la cultura de la exclusión y la discriminación hacia este colectivo.

Exigimos que la Unión Europea encomiende:

  • Al Gobierno de España a retirar la condición de “utilidad pública” a la asociación HazteOír: entre los requisitos para que una asociación sea declarada de utilidad pública está que respeten los valores constitucionales y de promoción de los derechos humanos o de fomento de la tolerancia. Esta condición permite a las organizaciones beneficiarse de exenciones y beneficios fiscales y asistencia jurídica gratuita.
  • A la Organización de las Naciones Unidas a que retire el estatus consultivo del que goza dicha organización, y no se le permita la asistencia, en Marzo, a las jornadas sobre derechos de la mujer organizadas en el seno de esta institución.
  • A las instituciones españolas a que le sean retiradas todo tipo de subvenciones públicas.
  • A que este tipo de campañas no se vuelvan a permitir, pues por un lado condenan a la total desprotección a los sectores más expuestos a la vulnerabilidad, como los menores, y por otro, ponen en serio entredicho los pilares fundamentales de la tolerancia y la convivencia democrática.

Atentamente,

MEP AGUILERA GARCÍA, Clara Eugenia

MEP ALBIOL GUZMÁN, Marina Leer más…

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¿Por qué algunos gays se han pasado a la ultraderecha?

Sábado, 18 de marzo de 2017

bb30buoigaae3ozEl avance de la ultraderecha y la xenofobia en Occidente se está produciendo mediante la búsqueda de nuevos votantes.

El pasado 11 de junio Barack Obama pronunció un discurso que tuvo algo de visionario. Trazó un paralelismo claro entre racismo y homofobia, al asegurar que «no puedes, por un lado, quejarte cuando alguien te lo hace a ti, y luego hacérselo a los demás. Tiene que haber cierta consistencia en tu forma de pensar sobre estos temas».

Dos días más tarde, un estadounidense de origen afgano mataba a 50 personas en un club gay de Orlando. El que estaba llamado a ser el sucesor de Obama no tuvo problema en defender la hipótesis contraria. Donald Trump se apresuró a alertar sobre la entrada de radicales «que esclavizan a mujeres y asesinan a gays» al tiempo que acusó a las comunidades musulmanas de EEUU de proteger a los responsables.

Las dos ideas, la que defiende Obama y equipara discriminación sin atender el motivo que la origina, y la de Trump, que se vale del miedo de unos para discriminar a otros, representan dos formas de entender la política. La primera sigue teniendo más predicamento entre el votante LGBT. La segunda está aumentando a niveles alarmantes.

El primer político europeo en combinar con éxito tolerancia gay e intolerancia racial fue Pim Fortuyn. El fundador del partido ultraderechista neerlandés era abiertamente homosexual y aún más abiertamente xenófobo. Fue asesinado a tiros en 2002.

En su ensayo Contra la islamización de nuestra cultura, apuntaba que el islam atenta contra los derechos de las mujeres y contra minorías sociales como el colectivo LGTB. Este era y es el factor clave, potenciado por acontecimientos recientes como los asaltos sexuales masivos en la estación de tren de Colonia o la citada masacre de Orlando, que se ha convertido en la encarnación de un fantasma que la extrema derecha lleva tiempo agitando.

Estos acontecimientos han causado el efecto esperado. Según los últimos sondeos, el Frente Nacional (FN) de Marine Le Pen tiene el apoyo de un 25% de los homosexuales de la ciudad de París, un porcentaje que baja al 16% cuando hablamos de heterosexuales. Abriendo el abanico al resto de Francia, dos tercios de las parejas casadas homosexuales podrían optar por el FN, un partido que hace unos años, cuando el padre de la actual presidenta estaba al frente, describía la homosexualidad como una «anomalía biológica y social». Pero ¿a qué se debe este viraje?

En su libro Pourquoi les gays sont passés à droite (Por qué los gays se han pasado a la derecha, 2012), Didier Lestrade, fundador de la revista Têtu, critica el estilo de vida gay contemporáneo por superficial, consumista y estático, características que asocia a los movimientos políticos conservadores.

«El racismo siempre ha existido», reconoce Lestrade, «pero actualmente la extrema derecha abre sus brazos a los gays para defenderlos de los negros y los árabes. Hace falta denunciar esto, porque es contrario a la agenda LGTB, contrario al ideal gay, contrario a todo lo que nos ha hecho felices y orgullosos de ser homosexuales», predica el escritor. Pero más allá de estereotipos sociales, el vuelco del voto LGTB tiene nombres y apellidos.

Julien Odoul es la cara (y el cuerpo) de la nueva ultraderecha francesa. En la portada de la revista de temática gay Têtu (irónicamente, la revista de Lestrade) aparecía luciendo unos potentes brazos, unos sugerentes pectorales y una mirada acero azul que haría temblar al mismísimo Zoolander. Años después, Odoul se presenta encorbatado, repeinado y siempre cerca de su valedora, Marine Le Pen.

Odoul comparte pasado con su compañero de partido, Bruno Clavier, que se fotografía con la misma soltura dando abrazos a otros hombres ligeros de ropa o a Le Pen, esta vez más cubierto y más casto. Son los guiños más evidentes del partido a los jóvenes gays. Pero hay otros, menos mediáticos, más relevantes, como Sebastian Chenu, fundador del colectivo LGTB GayLib y actual consejero de política cultural de Le Pen, o el número dos del partido, Florian Philippot, a quienes muchos acusan de haber instaurado un lobby homosexual alrededor de la líder.

El ejemplo más inesperado lo encontramos en Austria. Jörg Haider nunca pensó en mezclar homosexualidad y xenofobia. Al menos no de forma pública. El líder del racista BZÖ falleció en un accidente de coche en 2008, pero la auténtica tragedia vino después, cuando se supo que conducía ebrio tras abandonar un club de ambiente. La cosa tomó tintes de melodrama cuando Stefan Petzner, su sucesor en el cargo, reconoció en una entrevista que ambos eran más que amigos. Fue destituido pero la semilla quedó ahí, cambiando el ideal de líder heterosexual y xenófobo.

Hoy en día alguien como Haider no tendría que esconder su sexualidad. A nadie le llamaría la atención especialmente. En lugares como Rusia y Alemania proliferan las organizaciones neonazis gays. Las webs de los supremacistas blancos estadounidenses venden banderas confederadas junto a banderas del arcoíris. El movimiento trasciende lo político y empieza a calar en la sociedad civil.

A pesar de todos estos casos, Pablo Simón, politólogo y autor en Politikon, descarta catalogar el fenómeno como global. Pone como ejemplo organizaciones como la Liga Norte italiana o el Amanecer Dorado de Grecia. «Estos partidos se mantienen xenófobos y anti-LGTB, porque esa postura entronca con la historia de sus países», reflexiona. «En Italia, donde hay una tradición religiosa muy fuerte, se mantiene la homofobia. También está el ejemplo de Polonia, otro país enormemente católico y conservador que tuvo el ejemplo de los hermanos Kaczyński, que incluso iniciaron una cruzada contra los Teletubbies por incitar a la homosexualidad. En Europa del este existe un miedo a la decadencia de Occidente. Igual que en otros lados ven el islam como algo nuevo, ellos ven la homosexualidad como una tradición importada».

Todos estos países se mantienen al margen de una tendencia que se da sobre todo en estados donde ha habido mucha inmigración y una integración difícil. En España este tema se encuentra en un término medio. Simón no entra a valorar demasiado a VOX, el partido que más a la derecha se sitúa en el panorama político español. Según el politólogo se encuentra «fuera de cualquier coordenada parlamentaria», aunque concede que «no crea mensajes específicos para este colectivo al tener una base católica».

Catolicismo y racismo parecen ser los dos ingredientes que hacen bascular a la extrema derecha europea hacia una u otra posición. Owen Jones no ve gran diferencia en el resultado final. Jones es columnista del diario The Guardian, homosexual y una de las voces más respetadas de la izquierda europea.

En una de sus últimas columnas alertaba sobre cómo «los movimientos de extrema derecha están marchando sobre el mundo occidental, tratando de apropiarse de la campaña de los derechos homosexuales para su propio beneficio». «Los musulmanes», decía Jones, «son reflejados como una amenaza existencial hacia las personas gays, y hay muchos que sólo mencionan los derechos LGTB para atacar a los inmigrantes o a los musulmanes como si fueran un todo».

El periodista relaciona en su origen la homofobia y el racismo, como ya hiciera Obama, y ve en ambos sentimientos la imposibilidad de empatizar con el diferente. También considera que ambos acabarán yendo de la mano. Para aquellos que piensen de forma diferente recuerda un dato: desde que se impuso el Brexit gracias a argumentos eminentemente racistas, los crímenes homófobos han aumentado en Inglaterra un 147%.

Fuente  Yorokubu, vía SentidoG

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Emmanuel Macron quiere combatir la LGTBfobia en Francia

Martes, 7 de marzo de 2017

6a00d8341bfe5d53ef01b8d243b95a970c-600wiSabiendo como sabe que el colectivo LGTB no le mira con tan buenos ojos después de defender a los homófobos, Macron presenta sus propuestas para luchar contra la LGTBfobia y por la igualdad del colectivo.

Emmanuel Macron quiere ser presidente de Francia y para hacerlo decidió que quería llevarse bien con todo el mundo. Y el tiro le salió por la culata.

Aunque Macron siempre se ha definido como aliado de la comunidad LGTB, y de hecho fue uno de los mayores defensores del matrimonio igualitario en el país, en las últimas semanas el colectivo se le ha echado encima por unas declaraciones que hizo intentando apaciguar a la derecha homófoba diciendo que entendía que estuvieran enfadados porque durante el proceso de legalización del matrimonio se les “humilló“. Porque “nunca hay que humillar, hay que hablar y compartir los desacuerdos.

Eso lo dijo, para intentar calmar a una derecha que le acusa día sí y día también (gracias a la inestimable ayuda de los medios controlados por Rusia) de ser gay. De hecho Macron ya desmintió en mitad de un mítin que tuviera un affair homosexual con el presidente de la radio nacional francesa, Mathieu Gallet. Macron dijo hace poco a la revista gay Têtu que esas acusaciones eran “viles” porque “insinuar que no es posible que un hombre viva con una mujer mayor que él salvo que sea homosexual o un buscafortunas es misógino. Y también es homofobia. Si yo fuera homosexual lo diría y viviría con ello.

Como Macron sabe que ahora mismo está en tierra de nadie porque la derecha sigue cabreada con él y el colectivo LGTB, aunque le apoya mayoritariamente, se lo empieza a mirar de reojillo, ha presentado un montón de propuestas para su nuevo gobierno destinadas a combatir la LGTBfobia en el día a día y en los puestos de trabajo. Y también algunas ideas para avanzar en materias de derechos del colectivo.

Una de las ideas que quiere llevar a cabo si es presidente es realizar inspecciones aleatorias a las empresas para comprobar si cumplen con las leyes de igualdad. En el caso de que se determine que no lo hacen, esas empresas no sólo serán multadas sino que serán “nombradas y avergonzadas” ante la sociedad.

Otra de las propuestas que propone Macron es ampliar los servicios de reproducción asistida tanto a mujeres solteras como a parejas de lesbianas aunque no tengan problemas de fertilidad; algo en lo que choca frontalmente con su rival Marine Le pen. De hecho en las propuestas de Le Pen no sólo se limitaba el uso de estas técnicas a mujeres heterosexuales con problemas de fertilidad, sino que se aprovechaba ese texto para aclarar que su idea era eliminar el matrimonio igualitario y “mejorar” las uniones civiles a cambio.

Algo en lo que Macron sabe que no va a poder hacer mucho es en el tema de la gestación subrogada. El documento de Macron no propone hacer ningún cambio para legalizar esta práctica en el país, pero sí para asegurar que las familias que tengan hijos por medio de subrrogación en el extranjero puedan inscribirlos sin problemas en el registro civil para que “esos niños no sean tratados como extranjeros en su propio país.

Fuente: Pink News, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Macron, el candidato francés pro-LGTB, sale en defensa de los homófobos de la Manif pour Tous

Martes, 21 de febrero de 2017

6a00d8341bfe5d53ef01b8d243b95a970c-600wiDespués de que la ultraderecha haya usado su supuesta homosexualidad como arma política, Macron dice que el gobierno francés nunca debió humillar a los homófobos de la Manif pour Tous.

Manifestantes de la “manif pour tous”, ¿De qué vais?

Como ya sabéis, este año se celebran elecciones presidenciales en Francia y  según algunos sondeos la única incógnita es saber si las ganará la ultraderechista Le Pen, o Fillon, que no es nada gayfriendly y que representa a la derecha-derecha sin complejos.  En medio de todo este desastre empezó a remontar Emmanuel Macron, lo más parecido a un canditato de izquierdas que podría parar al Frente Nacional. Macron es el candidato más LGTB-friendly con el que podemos contar, es un firme defensor del matrimonio igualitario y del derecho a la adopción, y esta es una de las razones por las que sus oponentes le “acusan” de ser el candidato del lobby gay y se han dado prisa a lanzar una campaña homófoba contra él.

Hace poco, Macron tuvo que aclarar que no le era infiel a su mujer porque circulaban rumores de que tenía una relación con otro hombre, en una campaña de acoso amañadísima y con extra de regusto prejuicioso contra él, campaña con la que Le Pen  cree que cualquier cosa que su rival haga o diga al respecto le acabará beneficiando.

Macron, que llegó a ser ministro de economía con Hollande (aunque no lo era cuando se debatía la ley del matrimonio) ha abandonado el Partido Socialista para fundar uno nuevo, En Marche!, y coquetea con la peligrosa moda de no ser ni de izquierdas ni de derechas ni todo lo contrario.

BzMblUACYAANXH2Aquí los “humillados” y “ofendidos“…

También le acusan de que no tiene un programa claro con el que presentarse a estas elecciones y él responde, quedándose tan tranquilo, que no hace falta porque lo que tiene es un compromiso social.  En una entrevista a L’Obs que ha concedido recientemente ha demostrado tener ese interés conciliador con todo el mundo y ha presumido, por ejemplo, de hablar con políticos de extrema derecha con los que no está de acuerdo por aquello de que hay que ser corteses y escuchar a todo el mundo.

Pero dijo también que “Uno de los grandes errores de este periodo de cinco años ha sido el ignorar a una parte de Francia que tiene buenos motivos para estar resentidos y tener pasiones lamentables. Es lo que ha pasado con el matrimonio igualitario, que hemos humillado a esa parte de Francia. Nunca hay que humillar, hay que hablar, hay que ‘compartir’ los desacuerdos

Estamos de acuerdo con Macron en que los que protestaban contra la igualdad en el matrimonio eran unos resentidos y que vivían en un mundo de pasiones lamentables por perjudicar a los demás, pero algo que nunca hemos visto es que se sintieran humillados más allá de que se hicieran las víctimas.

 Seguramente recordáis toda la artillería pesada que sacaron los homófobos franceses a las calles, en forma de manifestaciones a cada cual más vergonzosa y todo tipo de personajes estrambóticos que parecían estar de todo menos humillados. Entre otras cosas, Macron también debería acordarse de cómo Taubira, la ministra que impulsó el matrimonio igualitario, tuvo que recibir todo tipo de insultos y ataques racistas, como que la compararan con un orangután y le tiraran plátanos, entre otras muchas cosas que hicieron todos esos señores de tanta moral católica en aquellos años.

5951367927684-520x297Taubira aparecía como un gorila monstruoso en uno de los carteles de La Manif

Al  final, esta estrategia suya de querer ser conciliador y tender la mano a todo el mundo no le está funcionando demasiado bien y como dicen en la propia revista en la que se publicó la entrevista, ha conseguido en poco tiempo enfadar a la derecha, a la ultraderecha (con sus comentarios sobre el pasado colonial francés) y a la comunidad LGTB.

Si os dais un paseo por Twitter podéis ver que le están llamando de todo y recordándole con el hashtag #teamhumilies cómo fueron aquellos años en los que cada dos por tres salían los ultracatólicos en los medios a manifestar su homofobia y en manifestaciones que convocaban continuamente o presentando un programa para que los ayuntamientos promocionasen el matrimonio heterosexual . Desde La Manif también le han contestado diciendo que no necesitan amigos como él y recordándole su pasado con Hollande.

Lo más grave en su intento de ser bueno y poner a todo el mundo al mismo nivel, los que estaban a favor del matrimonio igualitario y los homófobos que intentaron de todo para impedirlo, es que se ha olvidado de que el número de agresiones físicas y verbales contra LGTB creció espectacularmente, un 78%, durante ese periodo, y que con sus palabras daba a entender que no hubo suficiente debate cuando en realidad lo hubo en cantidades industriales.

hommen-520x312Y aquí los jovencitos homófobos a los que les encantaba ir con el torso desnudo ¿Por qué será? en una de sus noches de Walpurgis…

Más tarde, en otra entrevista, ha intentado aclarar las cosas diciendo que es un firme defensor del matrimonio igualitario y que lo protegerá y defenderá, a diferencia de otros candidatos que cuestionan su continuidad como Le Pen, que ya tiene sus planes para eliminarlo.

También dijo algo que no nos acaba de convencer del todo, porque aunque lo hizo para aclarar sus declaraciones anteriores en realidad está repitiendo prácticamente lo mismo: “Hubo que hacer las cosas deprisa y  no podíamos prolongar un debate que ha dividido profundamente a la sociedad y que le ha dejado a una parte de ella la sensación de que no fue lo suficientemente escuchada. Es todo lo que quería decir“.

Fuente: Nouvel Observateur, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Marine Le Pen plantea eliminar el matrimonio igualitario en Francia

Viernes, 17 de febrero de 2017

marine-le-pen-600x300Con el Frente Nacional en plena campaña de pinkwashing conservador, Le Pen presenta un documento con propuestas de gobierno que se cargan los derechos de las parejas homosexuales así, a la francesa.

Sin decirlo abiertamente, pero sin dejar lugar a dudas: la candidata del Frente Nacional (FN) a la presidencia de Francia, Marine Le Pen, quiere derogar el matrimonio igualitario. Así lo ha dejado escrito en un documento con 144 compromisos que pretende promover si gana las elecciones que se celebrarán entre abril y mayo de este año. La favorita en los sondeos para la primera ronda también mantendría la prohibición del acceso a los tratamientos de reproducción asistida a las mujeres solteras y a las parejas de lesbianas.

Que Le Pen va de la mano de los homófobos y los retrógrados de la Manif Pour Tous no es ninguna sorpresa. Pero hasta ahora ella, que presumiblemente se disputará la presidencia del país con Macron (el candidato al que la derecha acusa de tener un “affaire” gay), no había dicho nada concreto sobre si tenía pensado eliminar o no el matrimonio igualitario que se aprobó en Francia en 2013 bajo el gobierno socialista de Hollande, aunque sí lo hizo su sobrina Marion Maréchal-Le Pen.

El Frente Nacional, el partido de Le Pen, lleva un tiempo intentando hacer algo que, curiosamente, es lo mismo que lleva tiempo intentando hacer el PP en España: una campaña de pinkwashing de tomo y lomo. El partido ha rebajado sus ataques al colectivo LGTB e incluso ha utilizado el terrorismo islámico para crear miedo entre el colectivo por la homofobia de los extremistas. Por supuesto también tienen su ristra de gays conservadores (a lo Maroto) que se están encargando de decir todas esas cosas que suelen decir Maroto, Llopart y compañía.

Marine Le Pen, por ahora, no ha hablado claramente sobre el tema, pero sí ha metido en un documento de 144 páginas una referencia bastante inquietante sobre lo que pretende hacer. En el punto 87 del documento dice básicamente que quiere mantener la prohibición de la Gestación Subrogada y reservar la PMA (Procréation Médicalement Assistée, técnicas de reproducción asistidas) únicamente para problemas de esterilidad.

Coomo se ve, la extrema derecha francesa se posiciona contra el mantenimiento de la igualdad en el acceso al matrimonio de cara a las próximas elecciones. Mantiene, eso sí, un perfil bajo: en el documento con 144 “compromisos presidenciales, Le Pen no se atreve a hablar abiertamente de la derogación del matrimonio igualitario. Más claramente se expresa sobre la perpetuación de la exclusión de las mujeres solteras y las parejas de lesbianas a la reproducción asistida (PMA en sus siglas en francés). En el punto 87 de este programa resumido, la candidata escribe:

Frente a las presiones de autoridades supranacionales, mantener la prohibición de la gestación subrogada y reservar la reproducción asistida como respuesta a los problemas de esterilidad. Crear una unión civil (PACS mejorado) que reemplazará las disposiciones de la ley Taubira, sin efectos retroactivos.

marine-le-pen-520x282

Justo después la propuesta de Le Pen es la de crear una “unión civil” mejorada, que reemplazará a la ley Taubira (nombre con el que se conoce a la ley del matrimonio igualitario) y lo hará sin efectos retroactivos. Porque Le Pen tampoco quiere meterse ahora en el berenjenal de decirle a los gays y lesbianas que ya se hayan casado que ahora sus matrimonios no son válidos, pero sí que pretende impedir que las parejas homosexuales se sigan casando.

Es decir, Le Pen es partidaria de regresar a la situación previa a la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo en 2013, lo que ella llama “ley Taubira” por la entonces ministra de Justicia, Christiane Taubira. La medida regresiva no afectaría a los enlaces que hubieran tenido lugar durante el periodo de vigencia de la ley de matrimonio igualitario. La actualmente eurodiputada del FN propone una versión “mejorada” del Pacto Civil de Solidaridad, una ley limitada de parejas con derechos inferiores a los de las casadas que existe desde 1999. Para que pudiera poner en práctica este retroceso sin antecedentes en Europa, eso sí, Le Pen necesitaría reunir también una mayoría parlamentaria a su favor en las elecciones legislativas de junio.

Como en otras ocasiones hemos comentado, el Frente Nacional de Le Pen se cuidó mucho de no tener un gran protagonismo en las protestas contra el matrimonio igualitario, y nunca ha querido hacer de su oposición a los derechos LGTB un eje llamativo de su discurso. Y más que en el votante ultracatólico, Le Pen quiere cazar votos en el que tradicionalmente era el caladero de la izquierda, las clases obreras, azuzando para ello un discurso anti-Unión Europea, antiinmigración y a favor de un “proteccionismo inteligente”. Algo que explicaría su reticencia a hablar abiertamente de la derogación del matrimonio igualitario en el programa resumido que ha dado a conocer.

Esto haría que Francia diera un paso atrás en la igualdad ante la ley y se plantara justo antes de 2013, cuando las parejas del mismo sexo tenían permitido formar una unión civil, pero no un matrimonio (aquí lo importante no era sólo el nombre, eran también los derechos y obligaciones del mismo). Lo que no queda claro es exactamente qué mejoras quiere añadir a las uniones civiles, aunque huele a movimiento desesperado por equipararlas al matrimonio pero sin llamarlo matrimonio.

En cualquier caso, Le Pen es la segunda candidata que muestra su oposición a esta medida. Tras la nominación de François Fillon como candidato de la derecha de Los Republicanos, dos de los tres candidatos más probables a pasar a la segunda vuelta se han expresado contra la igualdad matrimonial. Fillon apuesta por una “reescritura de la ley Taubira” que eliminaría la posibilidad de adopción plena por parejas del mismo sexo. Al igual que Le Pen, se muestra a favor de perpetuar las actuales restricciones en el acceso a la PMA. La candidatura de Fillon, por fortuna para los derechos LGTB, ha perdido fuelle en las últimas semanas tras el estallido de varias controversias que implicarían un trato de favor a miembros de su familia.

Mientras que el candidato conservador pierde apoyos, el centrista Emmanuel Macron ha ido ganando posiciones y amenaza con desbancarlo de la segunda posición. El hasta ahora militante socialista y ministro de Economía entre 2014 y 2016 es sin duda el menos hostil a los derechos LGTB de los tres candidatos con posibilidades reales de llegar a la segunda vuelta. Como comentávbamos más arriba, su ascenso ha provocado una campaña de indisimulados tintes homófobos contra él, al que han acusado de ser el candidato del “lobby gay”.

Y así los gays y las lesbianas puedan pagar los mismos impuestos que los heterosexuales, pero no utilizar el mismo nombre para su “unión”. Cosa totalmente lógica y nada homófoba, claro.

La derecha de siempre.

Fuente: Pink News, vía EstoyBailando/Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Parlamento Europeo respalda el reconocimiento de las adopciones por parejas mismo sexo en toda la UE

Viernes, 10 de febrero de 2017

107-cohauila-aprueba-iniciativa-para-que-familias-homoparentales-puedan-adoptarEl Parlamento Europeo ha aprobado un informe que respalda el reconocimiento a nivel de la UE de las adopciones de menores, independientemente de la orientación sexual de los padres y madres.

El informe, que fue aprobado la semana pasada por 533 votos a favor frente a 41 en contra, prepara el camino para que la futura legislación de la UE permita el “reconocimiento transfronterizo automático de las órdenes de adopción nacionales” en toda la UE.

El informe señala que, si bien “los dictámenes difieren todavía en los Estados miembros en cuanto a los principios que deben regir el proceso de adopción”, el sistema actual puede causar “problemas importantes a las familias europeas que se trasladan a otro Estado miembro tras adoptar un hijo, como que la adopción no sea reconocida, lo que significa que los padres pueden tener problemas para ejercer legalmente su autoridad parental”.

El informe también afirma que el principio de no discriminación debe ser afirmado dentro de la ley de adopción, protegiendo los derechos de los padres del mismo sexo bajo las disposiciones de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE.

Malin Bjork, diputada del Parlamento Europeo y vicepresidenta del Intergrupo de Derechos LGBTI, ha declarado que “hoy el Parlamento Europeo ha dejado claro que una familia no deja de ser una familia simplemente cruzando una frontera. El amplio apoyo que este informe recibió ha dado a la Comisión un mandato claro para garantizar la plena libertad de movimiento, incluso para las familias LGBTI”.

Daniele Viotti, eurodiputada, copresidenta del Intergrupo LGBTI, continuó señalando que “demasiadas familias ‘arcoíris’ han sido reprimidas debido a las interpretaciones heteronormativas de ‘familia’. Los países deberían dejar de usar argumentos de ‘orden público’ para discriminar a las familias del mismo sexo. Es hora de que la legislación sea actualizada para reflejar las normas del siglo XXI”.

La mayor oposición provino de los eurodiputados del Frente Nacional francés, de extrema derecha y liderados por la euroescéptica Marine Le Pen. Los eurodiputados del Partido Conservador británico y el Partido de la Independencia del Reino Unido, también de marcadas políticas antiLGTB, se abstuvieron en gran medida.

Fuente agencias, Cáscara amarga

General, Hinduísmo , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.