Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Demo für alle’

Insultante provocación de la extrema derecha alemana al designar a una diputada ferozmente LGTBfoba su representante en la fundación Magnus Hirschfeld

Jueves, 1 de febrero de 2018

1605217_4_popup_image_3422ff66f0bd909eLa presencia de Alternativa para Alemania (AfD) en el Bundestag empieza a tener funestas consecuencias para la defensa de la igualdad. La formación de extrema derecha, que se estrenó en el Parlamento alemán como tercera fuerza política en las elecciones del pasado septiembre, ha designado a Nicole Höchst como su representante en la fundación federal Magnus Hirschfeld. Las asociaciones LGTB consideran una provocación la elección de la diputada, que se opone a la educación en la diversidad afectivo-sexual y de género, al matrimonio igualitario y a la adopción homoparental, y opina que entre los hombres homosexuales “hay más pedófilos”. La fundación Magnus Hirschfeld es un organismo público que lucha contra la discriminación de las personas LGTB y reivindica la memoria de los perseguidos por su orientación sexual o identidad de género.

La AfD elige a una diputada abiertamente LGTBfoba a la fundación que se encarga de promover el respeto a la diversidad sexual y de género. Es una de las primeras medidas que ha tomado el partido de extrema derecha en su andadura en el Bundestag alemán. La designación, que solo puede ser calificada como una provocación, hace presagiar una legislatura muy difícil en materia LGTB.

La fundación federal Magnus Hirschfeld lleva desde 2011 trabajando contra la discriminación y la LGTBfobia. Nombrada en honor al médico sexólogo y activista fallecido en 1935, reivindica también la memoria histórica del movimiento LGTB. Al tratarse de un organismo público, su patronato está integrado por miembros del Gobierno, diputados y representantes de las asociaciones LGTB. Tras la constitución del actual Bundestag, al grupo parlamentario de la AfD le correspondía uno de los puestos en la dirección de la fundación.

Aunque el partido no se caracteriza precisamente por el respeto a la comunidad LGTB, la elección de su representante en la fundación Magnus Hirschfeld ha confirmado su afán de boicotear cualquier iniciativa en esa dirección. La elegida ha sido la diputada Nicole Höchst, cuyas opiniones son particularmente sangrantes. Y ello no solo por su posición contraria al matrimonio igualitario y a la adopción homoparental, que está en línea con el ideario de su partido. Porque Höchst ha ido más allá en su discurso de odio.

Durante la campaña electoral para las elecciones del pasado mes de septiembre, por ejemplo, la entonces candidata afirmó que hay estudios que demuestran la existencia de  una mayor proporción de pedófilos entre los hombres homosexuales, sin especificar por supuesto a qué supuestos estudios se refería. También ha apoyado al movimiento Demo für alle, en particular para atacar la educación en la diversidad afectivo-sexual y de género en las aulas. Incluso después de conocerse su designación, ha seguido defendiendo sus postulados LGTBfobos. En sus publicaciones en Facebook ha negado la existencia de géneros no binarios y se ha mostrado orgullosa de su futuro papel “contracorriente” en la Fundación.

La federación alemana de asociaciones LGTB (LSVD) ha lamentado la elección de Höchst, a quien ha tachado de “inadecuada e incompetente” para el cargo. En cualquier caso, la extrema derecha de la AfD se hace con un nuevo altavoz para difundir su odio LGTBfobo. Con el añadido insultante de que lo ejercerá dentro de la fundación dedicada precisamente a promover el respeto a la diversidad.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

El fin de la mayoría parlamentaria de izquierda y la irrupción de la extrema derecha de AfD auguran una legislatura difícil para los derechos LGTB en Alemania

Viernes, 29 de septiembre de 2017

Bandera-Alemania-CE-Comprar-BanderasLas elecciones generales celebradas este domingo en Alemania han supuesto un duro varapalo para los dos principales partidos, que han gobernado juntos desde 2013 (antes lo habían hecho entre 2005 y 2009). La canciller Angela Merkel, a pesar de perder más de ocho puntos, obtiene su cuarto mandato consecutivo. Los socialdemócratas pagan el precio de la gran coalición y se dejan cinco puntos, con lo que volverán probablemente a la oposición. Y por primera vez en décadas, irrumpe un partido de extrema derecha en el Bundestag. Atrás queda una legislatura en la que solo se logró la igualdad matrimonial in extremis, a pesar de la existencia de una mayoría de fuerzas favorables a la misma. El giro global a la derecha, y en particular la potente entrada como tercera fuerza política de Alternativa para Alemania (AfD), abre un panorama muy desalentador para los derechos LGTB.

En materia LGTB, la legislatura que ahora termina será recordada sin duda como la de la aprobación de la ley de matrimonio igualitario, que entrará en vigor en octubre. No conviene olvidar, sin embargo, las circunstancias en las que se produjo. Pese a existir mayoría parlamentaria favorable (SPD, la izquierda de Die Linke y los verdes reunían más escaños que los democristianos), tres proyectos de ley languidecieron durante años por la negativa de los socialdemócratas a permitir su tramitación, temerosos de contrariar a sus socios de gobierno. Solo cuando la canciller accedió a conceder libertad de voto a sus diputados, el SPD reaccionó desatascando el proceso y la medida se aprobó en pocos días, con el apoyo de casi dos tercios del Bundestag.

Con anterioridad a la igualdad matrimonial, los principales avances en la equiparación de derechos vinieron forzados por sentencias del Tribunal Constitucional, que tumbaron numerosas discriminaciones de las parejas en una unión civil con respecto a las casadas. Por parte de la gran coalición, quizás la medida más simbólica en el ámbito LGTB fue la rehabilitación de las víctimas del homófobo artículo 175. Entre las sombras del tercer mandato de Merkel se cuentan la designación de los países del Magreb como “segurospara los demandantes de asilo (también para los refugiados LGTB) o la negativa a incluir explícitamente la homofobia y la transfobia en la reforma de la ley sobre delitos de odio.

Pero sin duda la circunstancia más preocupante para los derechos LGTB y de las minorías en general ha sido el ascenso de la AfD durante los cuatro últimos años. La formación, que nació como un partido básicamente anti-euro, se movió rápidamente hacia la extrema derecha xenófoba y LGTBfoba. Entre sus principales caballos de batalla se encuentra la educación en la diversidad afectivo-sexual, contra la que se ha manifestado de la mano del movimiento Demo für alle. Tampoco han faltado los exabruptos LGTBfobos de varios de sus miembros y cargos electos. Una imagen que intentaron lavar designando como cabeza de cartel a Alice Weidel, abiertamente lesbiana, en lo que muchos vieron una clara muestra de pinkwashing.

Merkel, reelegida a la espera de los pactos

Los resultados de los comicios han traído la consolidación de las tendencias apuntadas por las encuestas y por las elecciones regionales de los últimos meses, con algunos cambios. Los democristianos de Angela Merkel descienden más de lo previsto (pasan del 41,5% de los votos al 32,9%, consiguiendo 246 escaños en el Bundestag), pero superan ampliamente a los socialdemócratas de Martin Schulz, que como ya les pasara en las elecciones de 2009 bajan tras participar en un Gobierno de gran coalición (pasan del 25,7% al 20,5%, con 153 escaños). Ambos partidos, de hecho, obtienen sus peores resultados desde las elecciones de 1949. El resto del Bundestag se reparte entre AfD, que entra por primera vez directamente como tercera fuerza (pasa del 4,7% al 12,6% y consigue 94 escaños), los liberales, que regresan tras una legislatura de ausencia (pasan del 4,8% al 10,7% y consiguen 80 escaños), la izquierda de Die Linke (que pasa del 8,6% al 9,2%, y consigue 69 escaños) y los verdes de Die Grünen (que pasan del 8,4% al 8,9%, haciéndose con 67 escaños).

A la espera de que se configure la próxima coalición de Gobierno, la primera lectura es clara: las formaciones de izquierda (considerando como tales a socialdemócratas, Die Linke y verdes) pierden la mayoría parlamentaria que al fin y al cabo tenían en el Bundestag, que gira claramente a la derecha con la reentrada de los liberales y, sobre todo, la fuerte irrupción de AfD. La negativa de Merkel a negociar con la extrema derecha deja dos alternativas: una reedición de la gran coalición, que colocaría a AfD de facto como líder de la oposición y que ya ha descartado Schulz, o un pacto tipo “Jamaica” (llamado así por los colores de su bandera) entre democristianos, liberales y verdes. Esta combinación (que ya gobierna, por ejemplo, el estado de Schleswig-Holstein) se intuye como la más probable en estas primeras horas, aunque requerirá de un gran esfuerzo negociador.

Los retos y las amenazas de la nueva legislatura

A pesar de carecer de posibilidades de acceder a posiciones de Gobierno, la presencia de AfD se hará notar sin duda en los debates parlamentarios, en los que dispondrá de un altavoz privilegiado para transmitir su mensaje reaccionario. Su poder para revertir los avances alcanzados en el ámbito LGTB será, sin embargo, limitado: para plantear un recurso de inconstitucionalidad contra una ley aprobada, por ejemplo, se requiere la firma de al menos una cuarta parte de los diputados.

No es probable, por lo tanto, que se produzcan importantes retrocesos legales en la nueva legislatura. Pero sí es de temer que algunas medidas que están pendientes queden pospuestas sine die a causa de la ruidosa oposición de la extrema derecha. Entre ellas, el refuerzo de la legislación contra el discurso de odio LGTBfobo, la educación en la diversidad o la protección a los refugiados LGTB. También es previsible que se repitan campañas callejeras como la del autobús contra el matrimonio igualitario de los socios de HazteOír, que encontrarán aliento en los diputados de AfD. En este sentido, poco cabe esperar del hecho de que una de sus principales figuras sea la economista Alice Weidel, abiertamente lesbiana y unida civilmente a otra mujer. Al menos desde que fue elegida como una de sus cabezas de cartel, la presencia de Weidel no ha supuesto que AfD haya moderado sus posiciones en materia LGTB.

En definitiva, un panorama de entrada sombrío. Los primeros movimientos, en cualquier caso, irán destinados a la formación de una coalición estable de Gobierno con Merkel al frente. Estaremos pendientes de esas negociaciones, que serán indicativas de cómo se va a desarrollar la legislatura que comienza en el ámbito LGTB.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

Los socios alemanes de HazteOír fletan un autobús contra la ley de matrimonio igualitario para pasearlo en los días previos a las elecciones

Miércoles, 6 de septiembre de 2017

demo-fuer-alle-buss-weissLa derecha ultraconservadora y LGTBfoba busca su cuota de protagonismo en las próximas elecciones alemanas. Demo für alle, el movimiento contra las leyes de igualdad LGTB inspirado en la tristemente exitosa Manif pour tous francesa, ha presentado una campaña contra el matrimonio igualitario. Los medios empleados recuerdan ostensiblemente a los de sus correligionarios de HazteOír en España, y de hecho su marca internacional, CitizenGo, aparece también como promotora. La organización pretende pasear un autobús con mensajes contra la igualdad LGTB, que circularía por varias ciudades alemanas en los días previos a los comicios del próximo 24 de septiembre.

La campaña de odio LGTBfobo de HazteOír y sus acólitos internacionales salta una nueva frontera. Bajo el paraguas de CitizenGo, el movimiento Demo für alle ha presentado un boceto del autobús que pretende hacer circular por varias ciudades alemanas en plena campaña electoral. El diseño revela su fuente de inspiración: color naranja y las imágenes esquemáticas de una pareja de distinto sexo y de la misma con dos hijos como únicos modelos válidos de matrimonio y familia, respectivamente. Debajo, la traducción casi literal al alemán de una frase del autobús tránsfobo de HazteOír: “¡Que no te confundan!”.

Los promotores pretenden mostrar el vehículo en diez ciudades alemanas, empezando por Múnich el próximo miércoles, donde el movimiento Vielfalt statt Einfalt (“Diversidad en lugar de ignorancia”) ya ha convocado una concentración de protesta. La comitiva se cerraría en Berlín el día 15. Allí quieren entregarle a la canciller Angela Merkel una petición, firmada previsiblemente por más de 220.000 personas, para que “el matrimonio siga siendo matrimonio”. Entre los principales responsables de este “autobús de la libertad de opinión” se encuentra Hedwig von Beverfoerde, que ha colaborado estrechamente con la eurodiputada ultraconservadora de Alternativa para Alemania (AfD) Beatrix von Storch.

El vínculo entre Demo für alle y la extrema derecha de AfD se remonta a la movilización contra los programas de diversidad afectivo-sexual en los centros educativos tramitados por varios estados alemanes. La organización LGTBfoba es un calco de la Manif pour tous francesa, aunque afortunadamente no haya llegado al mismo nivel de agitación y virulencia en las calles. El movimiento retoma ahora su campaña contra el matrimonio igualitario, aprobado por el Bundestag hace dos meses. Con la probable intención de reintroducir un tema por ahora prácticamente ausente en la campaña para las elecciones generales del próximo 24 de septiembre.

Parece claro que la derecha más ultramontana no renuncia a replicar tácticas empleadas en otros países con el objetivo de atraer el foco mediático e intentar introducir en el debate político su agenda reaccionaria. En España, HazteOír reaparecía hace un mes para ensuciar el debate sobre la ley de igualdad LGTB, envalentonada por la impunidad judicial y la pasividad del Gobierno (que la sigue considerando entidad de utilidad pública). Autobuses con mensajes de odio tránsfobo llegaron también a Nueva York, con el patrocinio de la Organización Nacional para el Matrimonio (NOM), y a Bogotá. Su presencia en la capital de Colombia dejó de nuevo clara la intención de influir en la agenda política al coincidir con el rechazo parlamentario a un referéndum contra la adopción homoparental.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Una economista abiertamente lesbiana, cabeza de cartel de la extrema derecha de AfD para las elecciones alemanas

Viernes, 28 de abril de 2017

afd-koeln-alice-weidelNo hay nada peor que una víctima que defienda a sus verdugos…

Entre la estrategia política y el cinismo absoluto: Alternativa para Alemania (AfD), partido de derecha reaccionaria, ha elegido a una candidata abiertamente lesbiana como cabeza de cartel para las próximas elecciones generales, junto a un exmiembro de la CDU. Alice Weidel, unida civilmente a otra mujer y con dos hijos, defenderá un programa que pretende, entre otras cosas, acabar con la educación en la diversidad afectivo-sexual y blindar la discriminación de las parejas del mismo sexo.

Los partidos políticos alemanes calientan motores para las elecciones generales del próximo mes de septiembre. El pasado fin de semana, Alternativa para Alemania celebró su congreso en Colonia. Además de discutir el programa electoral, los miembros del partido de extrema derecha eligieron a sus dos cabezas de cartel, que serán las caras más visibles durante la campaña. Tras la renuncia de la líder Frauke Petry a presentarse, la formación escogió a Alexander Gauland, exmiembro de la CDU con la que ocupó diversos cargos públicos, y a Alice Weidel, economista afiliada a la AfD desde 2013.

Especialmente llamativo es el caso de Weidel. De 37 años de edad, unida civilmente a otra mujer y con dos hijos, su designación choca frontalmente con las posiciones indisimuladamente LGTBfobas del partido. En el programa electoral acordado, la AfD aboga por la promoción de la “familia tradicional” como “modelo” a seguir, invocando para ello la “protección especial” que establece la Constitución alemana para la familia y el matrimonio. Dos instituciones en las que, para la formación ultraconservadora, no caben modelos diferentes del tradicional.

La educación en la diversidad afectivo-sexual es otro de los caballos de batalla de la AfD. El programa apela a terminar con lo que califican de “adoctrinamiento político-ideológico” y condena la enseñanza positiva de la homosexualidad y la transexualidad y lo que ellos llaman “ideología de género” (“Gender-Mainstreaming”). “La escuela no debe convertir a nuestros hijos en un juguete de las inclinaciones sexuales de una minoría ruidosa”, llega a afirmar el documento.

Weidel se suma ahora a otros dirigentes LGTB en partidos de extrema derecha. Por ejemplo Florian Philippot, vicepresidente del Frente Nacional francés, cuya homosexualidad reveló una revista. El holandés Pim Fortuyn, asesinado en 2002, es otro caso. E incluso se discutió mucho sobre la orientación del austriaco Jörg Haider, presidente del FPÖ fallecido en 2008, después de que un hombre asegurara haber sido su pareja durante muchos años. Por el momento, la flamante candidata de AfD no se ha pronunciado sobre los postulados de su partido con respecto a la realidad LGTB.

Lo que está claro también es que hay una parte de los homosexuales que se sienten atraídos por el discurso islamófobo de las formaciones de extrema derecha en auge en Europa. Recientemente nos referíamos a este fenómeno, confirmado por alguna encuesta con motivo de la clasificación de Marine Le Pen para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas. Y aventuramos que la AfD no va a dudar en intentar zafarse de las acusaciones de LGTBfobia utilizando a su candidata lesbiana.

El preocupante ascenso de la AfD en Alemania

El ascenso continuado de la AfD, que a pesar de un cierto estancamiento en los últimos meses sigue en tercera posición en las encuestas, es una pésima noticia para la comunidad LGTB alemana. La formación se apuntó con entusiasmo al movimiento homófobo Demo für alle, un calco de la francesa Manif pour tous que lucha contra la educación en la diversidad afectivo-sexual en las escuelas alemanas. El plan educativo propuesto por el Gobierno regional de Baden-Wurtemberg provocó la ira de los ultraconservadores por incluir entre sus objetivos la “aceptación de la diversidad sexual”. La Demo für alle llevó a cabo una serie de manifestaciones en las cuales participó activamente el partido derechista.

Bajo la dirección de Frauke Petry, la formación también ha hecho causa común con el movimiento islamófobo Pegida. Con el debate sobre la llamada crisis de los refugiados todavía candente, la AfD obtuvo sus mayores éxitos hasta la fecha en las elecciones regionales celebradas en marzo de 2016. Plenamente establecidos como un nuevo actor de la política alemana, la AfD presentó también en marzo del año pasado su programa marco para las próximas citas electorales, que ahora han desarrollado.

Mientras tanto, las declaraciones LGTBfobas se fueron sucediendo: en abril del año pasado, una representante de la AfD sugería que los hijos de las parejas del mismo sexo son más propensos a convertirse en criminales. Unos meses después, un diputado del parlamento regional de Sajonia-Anhalt lanzaba una exclamación, matizada después, a favor del encarcelamiento de la población LGTB en Alemania. En resumen, una formación que, si se confirman los pronósticos, traerá consigo una derechización de la política alemana y abrirá un panorama aún más sombrío para los derechos LGTB en el país más poblado y económicamente poderoso de la Unión Europea.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La AfD, el partido alemán de derecha populista, consigue de nuevo la segunda posición en unas elecciones regionales

Martes, 6 de septiembre de 2016

AfD-Thomas-Fernandes-724x1024La fortaleza de Alternativa para Alemania (AfD), el partido de derecha populista y xenófoba, no da muestras de decaer. En las elecciones al Parlamento regional del estado de Mecklemburgo-Antepomerania, la formación se ha alzado con la segunda posición, solo por detrás de los socialdemócratas del SPD. La derechización de la política alemana de la mano de un partido con claros tintes homófobos y tránsfobos es una mala noticia para la igualdad LGTB de cara a las elecciones federales que se celebrarán de aquí a un año.

Nuevo triunfo de la AfD, partido fundado hace tres años y que ha puesto patas arriba la política alemana. La formación ha superado el 20% de los votos en las elecciones al Parlamento de Mecklemburgo-Antepomerania, según las encuestas a pie de urna. El resultado es especialmente simbólico por ser la primera ocasión en la que supera a la CDU de la canciller Angela Merkel. La AfD llega así de nuevo en segunda posición en un estado de la antigua Alemania Oriental: el pasado marzo logró un inesperado 24,2% de los votos en la vecina Sajonia-Anhalt, además de entrar con fuerza en otras dos legislaturas regionales. El partido derechista va consolidando así su presencia en las instituciones, con la vista puesta en las próximas elecciones generales que tendrán lugar en septiembre de 2017. Las encuestas le pronostican ya en torno al 12% de los votos.

El ascenso continuado de la AfD es una pésima noticia para la comunidad LGTB. La formación se apuntó con entusiasmo al movimiento homófobo Demo für alle, un calco de la francesa Manif pour tous que lucha contra la educación en la diversidad afectivo-sexual en las escuelas alemanas. El plan educativo propuesto por el Gobierno regional de Baden-Wurtemberg provocó la ira de los ultraconservadores por incluir entre sus objetivos la “aceptación de la diversidad sexual”. La Demo für alle llevó a cabo una serie de manifestaciones en las cuales participó activamente el partido populista. Otras dos muestras de sus posiciones contrarias a los derechos LGTB fueron invitar a un defensor de los homófobos en Francia y Rusia como Jürgen Elsässer a un acto de su partido o reafirmar su posición contraria a la adopción homoparental.

Decididamente escorada hacia los planteamientos más derechistas bajo la dirección de Frauke Petry, la formación también ha hecho causa común con el movimiento islamófobo Pegida. Con el debate sobre la llamada crisis de los refugiados todavía candente, la AfD obtuvo sus mayores éxitos hasta la fecha en las elecciones regionales celebradas en marzo de este año. Además de su sorprendente resultado en Sajonia-Anhalt, ascendió al tercer lugar en Baden-Wurtemberg y Renania-Palatinado, con un 15,1% y un 12,6% respectivamente.

Plenamente establecidos como un nuevo actor de la política alemana, la AfD presentó también en marzo su programa marco para las próximas citas electorales. Un documento que subraya el carácter reaccionario de la formación y que, en materia LGTB, pone por escrito lo que ya venía defendiendo en las calles. A saber, el “reconocimiento de la familia tradicional” formada por “padre, madre e hijos” como “el ideal”, o el rechazo a la enseñanza de la diversidad afectivo-sexual y a la perspectiva de género: “nuestros hijos no deben convertirse en el juguete de una ruidosa minoría sexual”.

Unos meses después, un diputado del parlamento regional de Sajonia-Anhalt lanzaba una exclamación, matizada después, a favor del encarcelamiento de la población LGTB en Alemania. No era la primera vez que ocurría algo así: en abril de este año, otra representante de la AfD sugería que los hijos de las parejas del mismo sexo son más propensos a convertirse en criminales. Curiosamente, en las elecciones de este domingo en Mecklemburgo-Antepomerania ha resultado elegido un diputado abiertamente gay de la lista de AfD. Thomas de Jesus Fernandes se ganó en enero el veto a la entrada en la organización LGTB Klub Einblick por su apoyo a los postulados contra la “ideología de género”, lo que demuestra que la LGTBfobia no parte solo de las personas heterosexuales cisgénero.

En resumen, una formación que, de confirmar su consolidación, traerá consigo una derechización de la política alemana y abrirá un panorama aún más sombrío para los derechos LGTB en el país más poblado y económicamente poderoso de la Unión Europea.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Nuevo exabrupto homófobo de un diputado de la AfD, el partido de la derecha populista alemana

Miércoles, 8 de junio de 2016

índiceAlternativa para Alemania (AfD), el partido de derecha populista que se ha hecho fuerte en los últimos años, vuelve a darnos motivos de preocupación. Un diputado del parlamento regional de Sajonia-Anhalt lanzó una exclamación, según recoge el diario de sesiones, a favor del encarcelamiento de la población LGTB en Alemania. El partido ha matizado sus declaraciones sin negar su contenido homófobo.

Ocurrió el pasado jueves. El Landtag o parlamento del estado alemán de Sajonia-Anhalt discutía la designación de los Estados magrebíes como “seguros”, lo cual facilitará la rápida repatriación de los refugiados procedentes de los mismos. Como recogíamos hace unas semanas, esta decisión del Gobierno alemán dejará en la desprotección a los solicitantes de asilo LGTB, que en Argelia, Marruecos y Túnez se enfrentan al hostigamiento social y del Estado.

La diputada de La Izquierda Henriette Quade se refirió al asunto de forma crítica. “La seguridad [en el Magreb] es especialmente precaria para los homosexuales. Está prohibida y ampliamente estigmatizada. Quien vive su homosexualidad abiertamente se enfrenta a penas de cárcel”, afirmaba. Justo tras esta intervención, el diario de sesiones recoge el exabrupto del diputado de AfD Andreas Gehlmann: “¡Deberíamos hacer eso también en Alemania!”.

Aunque en la grabación de la sesión no se escucha la exclamación de Gehlmann, el grupo parlamentario de la AfD ha emitido un comunicado en el que asegura que el diputado se estaba refiriendo a la “estigmatización” y no al encarcelamiento: “Gehlmann había expresado que ‘se debería estigmatizar a quien viva abiertamente su homosexualidad’”, afirma la nota de prensa, que añade que Gehlmann “rechaza frontalmente la corrupción moral y la expresión pública de la sexualidad en general”.

Queda claro, por tanto, que con independencia de las opiniones reales del diputado de AfD, el partido de derecha populista (que en Sajonia-Anhalt se alzó con la segunda posición en las elecciones del pasado marzo) se posiciona claramente contra la libertad de expresión de la población LGTB. La formación, que ha acusado a los taquígrafos de no situar correctamente el exabrupto de Gehlmann en el diario de sesiones, vuelve a utilizar un discurso de odio homófobo del que hace dos meses recogíamos otro ejemplo.

El crecimiento de AfD y su preocupante deriva homófoba

Desde su fundación en febrero de 2013, la AfD se va implantando en las instituciones germanas tras cada nueva elección. Pocos meses después de su presentación oficial, y con un programa centrado en la salida de Alemania de la zona euro, el partido daba la sorpresa en las elecciones federales de septiembre de 2013 al alcanzar un 4,7% de los votos y quedarse a las puertas de entrar en el Bundestag (la barrera de entrada a la cámara baja del Parlamento alemán es el 5%). En las siguientes citas electorales, la nueva formación consiguió entrar en el Parlamento Europeo con siete diputados, y en la actualidad tiene representación en la mitad de los parlamentos regionales del país.

Centrados en un principio en las propuestas económicas y de regeneración política, la AfD no tardó en mostrar su lado más reaccionario en materia de libertades, y en concreto, de derechos LGTB. Si bien al principio mostrar una cara amable alejada de extremismos, iniciativas como la de apoyar la equiparación fiscal de las parejas del mismo sexo (a la que se sumó AfD Berlín) se toparon con el rechazo de la cúpula del partido. La división entre los partidarios de un enfoque más centrado en lo económico y los que defienden el discurso duro contra la inmigración se saldó con la salida del exportavoz Bernd Lucke, quien fundó su propio partido (Alianza para el Progreso y el Resurgir, ALFA).

La AfD ya se había apuntado con entusiasmo al movimiento homófobo Demo für alle, un calco de la francesa Manif pour tous que lucha contra la educación en la diversidad afectivo-sexual en las escuelas alemanas. El plan educativo propuesto por el Gobierno regional de Baden-Wurtemberg incluía entre sus objetivos la “aceptación de la diversidad sexual”. Una mención que motivó la ira de los ultraconservadores, que llevaron a cabo una serie de manifestaciones en las cuales participó activamente el partido populista. Otras dos muestras de sus posiciones contrarias a los derechos LGTB fueron invitar a un defensor de los homófobos en Francia y Rusia como Jürgen Elsässer a un acto de su partido o reafirmar su posición contraria a la adopción homoparental.

Decididamente escorado hacia los planteamientos más derechistas bajo la dirección de Frauke Petry, la formación también ha hecho causa común con el movimiento islamófobo Pegida. Con el debate sobre la llamada crisis de los refugiados todavía candente, la AfD obtuvo sus mayores éxitos hasta la fecha en las elecciones regionales celebradas hace unas semanas. El partido se alzó con la segunda posición en el Land oriental de Sajonia-Anhalt con un 24,2% y ascendió al tercer lugar en Baden-Wurtemberg y Renania-Palatinado, con un 15,1% y un 12,6% respectivamente.

Plenamente establecidos como un nuevo actor de la política alemana, la AfD presentaba en marzo su programa marco para las próximas citas electorales. Un documento que subraya el carácter reaccionario de la formación y que, en materia LGTB, pone por escrito lo que ya venía defendiendo en las calles. A saber, el “reconocimiento de la familia tradicional” formada por “padre, madre e hijos” como “el ideal”, o el rechazo a la enseñanza de la diversidad afectivo-sexual y a la perspectiva de género. En resumen, una formación que, de confirmar su consolidación, traerá consigo una derechización de la política alemana y abrirá un panorama aún más sombrío para los derechos LGTB en el país más poblado y económicamente poderoso de la Unión Europea.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Una política de la derecha populista alemana sugiere que los hijos de parejas del mismo sexo son más propensos a convertirse en criminales

Miércoles, 13 de abril de 2016

photoRecogíamos hace solo unos días que el partido Alternativa para Alemania (AfD) redactaba un programa marco antiLGTB y opuesto a la educación en la diversidad afectivo-sexual. Pero no deja de sorprendernos la bajeza de declaraciones como las que acaba de realizar Katrin Ebner-Steiner. Sin ningún aval ni base científica, esta joven ultraconservadora ha dicho que “la imagen tradicional de la familia ofrece a los niños la mayor protección contra la confusión ideológica, las drogas y la criminalidad”. En la misma línea, Ebner-Steiner asegura que incluir cuestiones LGTBI en las clases de Educación Sexual supone un “adoctrinamiento ideológico”, equiparable al del sistema educativo comunista de la Alemania del Este (la extinta República Democrática de Alemania).

Katrin Ebner-Steiner, miembro de la AfD de Baviera, ha encontrado la forma de obtener visibilidad en su partido, a costa de reproducir una delirante alocución en contra de la igualdad de la comunidad LGTBI. “Solo la imagen tradicional de la familia garantiza vínculos interpersonales sanos, es representativa y fomenta el arraigo con la propia tierra”. Este tipo de discursos trasnochados y caducos sí son propios de las épocas más oscuras de Alemania. Sin embargo, para esta cuestionable aspirante a representante pública, la inclusividad LGTB en la educación contradice “el comportamiento sexual natural” y representa un “adoctrinamiento ideológico”.

Un nuevo plan educativo plantea la obligatoriedad de incluir cuestiones relacionadas con el colectivo LGTBI en las clases de Educación Sexual de Baviera. “Nuestros pequeños no solo tendrán que sentarse a recibir lecciones forzadas sobre todas las variaciones de la vida sexual… Ellos también escucharán detalles acerca de homosexualidad, la bisexualidad y la transexualidad”, se lamenta Ebner-Steiner en un vídeo que ha difundido su partido (en alemán). Por si no fuera poco, acusa también al actual Gobierno bávaro de hablar “casi exclusivamente sobre las uniones homosexuales cuando se trata políticas de la familia, en lugar de ofrecer incentivos a parejas heterosexuales para formar una familia y aumentar las tasas de natalidad”.

La AfD promulga la “regeneración” evidenciando su intolerancia

En el repaso sobre la AfD que publicábamos hace solo unos días, se constata la LGTBIfobia de esta formación populista alemana, ya que en su programa marco para las próximas citas electorales se asegura que “nuestros hijos no deben convertirse en el juguete de una ruidosa minoría sexual”. Si como parece la AfD acaba por consolidarse, podría abrirse un panorama sombrío para los derechos LGTBI en el país más poblado y económicamente poderoso de la Unión Europea.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

Baviera incluye por primera vez la diversidad afectivo-sexual en su plan educativo

Viernes, 8 de abril de 2016

480x380-noticias-20150-2014-6-5-165030Por fin una buena noticia desde Alemania. El estado de Baviera, gobernado por la conservadora Unión Social Cristiana (CSU), ha aprobado un nuevo plan educativo en el que por primera vez se menciona de manera explícita el reconocimiento de las diferentes orientaciones sexuales e identidades de género.

El Gobierno bávaro ha presentado recientemente las nuevas directrices sobre educación familiar y sexual en el mayor Land alemán. El programa educativo, que entrará en vigor próximamente, establece la obligación de los centros docentes de ayudar a los alumnos a “encontrar y aceptar su identidad de género y su orientación sexual”. En las aulas bávaras se hablará de “la diversidad de las formas de vida y de los temas hetero, homo, bi, trans e intersexualidad”, según el texto aprobado que sustituirá al actual, vigente desde 2002.

La medida impulsada por el gobierno de Baviera supone un avance indudable en el reconocimiento de la diversidad afectivo-sexual en el ámbito educativo. Sorprende especialmente que haya sido impulsada por la CSU, el partido bávaro hermano de la CDU de Merkel, pero considerado más conservador que esta. Con todo, el plan educativo se queda corto en algunos aspectos, como la ausencia de una mención a las familias homoparentales o a la lucha contra el acoso escolar motivado por la homofobia y transfobia.

En este sentido, la propuesta presentada hace poco más de dos años por Los Verdes ante el Parlamento regional era más ambiciosa, al incluir la formación del personal docente en el respeto a la diversidad y la lucha contra la discriminación, así como la redacción de un código de buenas prácticas para enfrentarse al acoso escolar. El proyecto se topó entonces con el rechazo de la CSU, que gobierna con mayoría absoluta.

A pesar de sus evidentes limitaciones, el nuevo plan educativo supone una mejora sustancial con respecto a la situación actual. Especialmente en un contexto de especial beligerancia contra la diversidad afectivo-sexual en las aulas, que se ha materializado en el movimiento Demo für alle. Sus integrantes, con el apoyo de la formación de derecha populista Alternativa para Alemania (AfD), protestaron enérgicamente contra un proyecto similar, pero más ambicioso que el bávaro, en el estado vecino de Baden-Wurtemberg. El Gobierno saliente de este Land ha aprobado, entre sus últimas medidas, la entrada en vigor del plan educativo. Pocos días antes, la AfD rechazaba la enseñanza de la realidad LGTB en el ámbito educativo.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , ,

La AfD, el partido alemán de derecha populista, delinea un programa antiLGTB y opuesto a la educación en la diversidad afectivo-sexual

Martes, 5 de abril de 2016

ale. afd candidatoEl partido de derecha populista y xenófoba Alternativa para Alemania (AfD) ha revelado su programa marco para las próximas convocatorias electorales. La AfD, que ha conseguido un gran éxito en las elecciones regionales del pasado 13 de marzo, plantea la defensa de la “familia tradicional” y la prohibición de referirse a la realidad LGTB en los centros educativos.

Desde su fundación en febrero de 2013, la AfD se va implantando en las instituciones germanas tras cada nueva elección.

Pocos meses después de su presentación oficial, y con un programa centrado en la salida de Alemania de la zona euro, el partido daba la sorpresa en las elecciones federales de septiembre de 2013 al alcanzar un 4,7% de los votos y quedarse a las puertas de entrar en el Bundestag (la barrera de entrada a la cámara baja del Parlamento alemán es el 5%). En las siguientes citas electorales, la nueva formación consiguió entrar en el Parlamento Europeo con siete diputados, y en los parlamentos regionales de Brandeburgo, Sajonia y Turingia, con resultados alrededor del 10%.

Centrados en un principio en las propuestas económicas y de regeneración política, la AfD no tardó en mostrar su lado más reaccionario en materia de libertades, y en concreto, de derechos LGTB. Si bien al principio mostrar una cara amable alejada de extremismos, iniciativas como la de apoyar la equiparación fiscal de las parejas del mismo sexo (a la que se sumó AfD Berlín) se toparon con el rechazo de la cúpula del partido. La división entre los partidarios de un enfoque más centrado en lo económico y los que defienden el discurso duro contra la inmigración se saldó con la salida del exportavoz Bernd Lucke, quien fundó su propio partido (Alianza para el Progreso y el Resurgir, ALFA).

La AfD ya se había apuntado con entusiasmo al movimiento homófobo Demo für alle, un calco de la francesa Manif pour tous que lucha contra la educación en la diversidad afectivo-sexual en las escuelas alemanas. El plan educativo propuesto por el Gobierno regional de Baden-Wurtemberg incluía entre sus objetivos la “aceptación de la diversidad sexual”; algo que motivó la ira de los ultraconservadores, que llevaron a cabo una serie de manifestaciones en las cuales participó activamente el partido populista. Otras dos muestras de sus posiciones contrarias a los derechos LGTB fueron invitar a un defensor de los homófobos en Francia y Rusia como Jürgen Elsässer a un acto de su partido o reafirmar su posición contraria a la adopción homoparental.

Decididamente escorado hacia los planteamientos más derechistas bajo la dirección de Frauke Petry, la formación también ha hecho causa común con el movimiento islamófobo Pegida. Con el debate sobre la llamada crisis de los refugiados todavía candente, la AfD obtuvo sus mayores éxitos hasta la fecha en las elecciones regionales celebradas hace apenas unas semanas. El partido se alzó con la segunda posición en el Land oriental de Sajonia-Anhalt con un 24,2% y ascendió al tercer lugar en Baden-Wurtemberg y Renania-Palatinado, con un 15,1% y un 12,6% respectivamente.

Plenamente establecidos como un nuevo actor de la política alemana, la AfD presentaba el miércoles pasado su programa marco para las próximas citas electorales. Un documento que subraya el carácter reaccionario de la formación y que, en materia LGTB, pone por escrito lo que ya venía defendiendo en las calles. A saber, el “reconocimiento de la familia tradicional” formada por “padre, madre e hijos” como “el ideal”, o el rechazo a la enseñanza de la diversidad afectivo-sexual y a la perspectiva de género: “nuestros hijos no deben convertirse en el juguete de una ruidosa minoría sexual”. En resumen, una formación que, de confirmar su consolidación, traerá consigo una derechización de la política alemana y abrirá un panorama aún más sombrío para los derechos LGTB en el país más poblado y económicamente poderoso de la Unión Europea.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.