Archivo

Entradas Etiquetadas ‘National Organization for Marriage’

El candidato de Trump al Tribunal Supremo, Brett Kavanaugh, se niega a responder en el Senado a las preguntas sobre matrimonio igualitario y derechos LGTBI

Lunes, 10 de septiembre de 2018

brett-kavanaugh-y-donald-trumpEl candidato de Donald Trump para ocupar un puesto en el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, Brett Kavanaugh, se está sometiendo al escrutinio de los senadores estadounidenses, que deben confirmar su nombramiento para que sea efectivo. En el curso del examen senatorial, al candidato le han preguntado por su opinión respecto a la sentencia que permitió el matrimonio igualitario en los Estados Unidos y sobre el fin de la discriminación legal de las personas LGTBI. Kavanaugh, sin embargo, ha eludido responder a ambas cuestiones.

Tras la jubilación el pasado 31 de julio del juez Anthony Kennedy como miembro del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, el presidente Trump designó su candidato a ocupar la plaza, como es su atribución. Eligió a Brett Kavanaugh, un juez de 53 años, que fue designado por el entonces presidente George W. Bush para ocupar plaza en la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia, donde ya emitió conflictivos dictámenes en materia de empleo, medio ambiente o consumo, destacándose siempre por su conservadurismo y su apoyo a las grandes corporaciones. Durante su carrera, ha sido frecuentemente criticado por ser demasiado partidista en sus valoraciones, sin ocultar su apoyo declarado al Partido Republicano. Su candidatura ha sido celebrada por grupos ultraconservadores y fuertemente LGTBIfobos como la American Family Association (AFA),  la National Organization for Marriage (NOM), Americans for Prosperity (AFP) o Judicial Crisis Network. Desde el activismo LGTBI, sin embargo, se ha acogido con gran preocupación.

Para que el nombramiento del candidato presidencial sea efectivo, debe ser corroborado por el Senado. Por ello, Brett Kavanaugh se está sometiendo al escrutinio de los senadores, que pueden interrogarle acerca de sus opiniones respecto a diversos asuntos. En la sesión del 6 de septiembre, el juez fue interpelado por la senadora demócrata por California Kamala Harris, que le preguntó sobre cuestiones como el derecho de las mujeres al aborto, la influencia rusa en la política estadounidense, el derecho a portar armas o su propia nominación.

kamala-harris-y-brett-kavanaugh-300x155Pero la senadora también le formuló la siguiente pregunta: «Mi pregunta es muy específica. ¿Puede comentar su opinión personal sobre si Obergefell se decidió correctamente? Es un sí o no. Por favor». Obergefell es como se conoce a la sentencia del Tribunal Supremo que instauró el matrimonio igualitario en los Estados Unidos, por el nombre de uno de los demandantes. Kavanaugh, sin embargo, evitó dar una respuesta directa e hizo referencia a una reciente sentencia del Tribunal Supremo sobre un pastelero que discriminó a una pareja del mismo sexo: «En Masterpiece Cakeshop, que creo que es relevante para su pregunta, el juez Kennedy escribió en la opinión de la mayoría: “Los días de discriminación contra gais y lesbianas estadounidenses o de tratar a los gais y lesbianas estadounidenses como inferiores en dignidad y valor han terminado”».

Tras ese circunloquio, se produjo el siguiente y revelador diálogo:

—Senadora Harris: «Han terminado. ¿Está de acuerdo con esa afirmación?».

—Juez Kavanaugh: «Ese es el precedente con el que el Tribunal Supremo estuvo de acuerdo…».

—Senadora Harris: «Señor, le estoy pidiendo su opinión. Usted es el candidato en este momento, por lo que, como prueba de su capacidad para servir en tribunal más alto de nuestro país, le hago una pregunta muy específica. O está dispuesto a responder o no, y si no está dispuesto a responder, podemos seguir adelante. ¿Cree que Obergefell fue decidido correctamente?

—Juez Kavanaugh: «Todos los jueces han declinado, como cuestión de independencia judicial, responder preguntas sobre esa jurisprudencia. Siguiendo el precedente establecido por la jurisprudencia, todos han declinado».

Posteriormente, el candidato fue interrogado por el senador demócrata por Nueva Jersey Cory Booker, que también quiso saber su opinión sobre el matrimonio igualitario y la discriminación de las personas LGTBI. El senador estaba interesado en saber su «opinión moral» sobre las leyes que permiten despedir a una persona debido a su orientación sexual, que están en vigor en la mayoría de los estados, o acerca de si los ciudadanos LGTBI deben temer porque sus matrimonios con personas del mismo sexo vayan a quedar invalidados. El juez se escudó en que había casos pendientes sobre discriminación laboral para no emitir una opinión, por lo que el senador Booker cambió de táctica.

corey-booker-y-brett-kavanaugh-300x155Kavanaugh formaba parte del equipo del entonces presidente George W. Bush cuando este propuso enmendar la Constitución para impedir el matrimonio entre personas del mismo sexo. El senador Booker quiso saber cuál fue su opinión entonces al respecto. El juez respondió que no recordaba, y que, además, desde 2004 las opiniones acerca de ese asunto habían cambiado mucho, en clara referencia al cambio de criterio al respecto del posterior presidente Barack Obama. El senador entonces quiso saber su opinión actual, y se produjo el siguiente diálogo, no menos esclarecedor que el anterior:

—Senador Booker: «Pero usted tendrá una opinión. No necesito a Obama o a Cheney, tan solo, ¿me quiere dar su opinión sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo?»

—Juez Kavanaugh: «No recuerdo…».

—Senador Booker: «No le estoy preguntando por su opinión de entonces, le estoy preguntando por su opinión de ahora. ¿Recuerda su opinión actual sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo?».

—Juez Kavanaugh: «Bueno, el Tribunal Supremo en Obergefell…».

—Senador Booker: «Señor, su opinión. No he conseguido su historial. No sé si ha llevado a cabo matrimonios entre personas del mismo sexo. No sé si ha acudido a un matrimonio entre personas del mismo sexo».

—Juez Kavanaugh: «Soy juez, aplico la ley».

—Senador Booker: «¿Ha celebrado un matrimonio gay? ¿Ha presidido uno? ¿Ha oficiado un matrimonio gay?».

—Juez Kavanaugh: «No lo he hecho».

—Senador Booker: «¿Pero no quiere decirme su opinión sobre este asunto?».

—Juez Kavanaugh: «Aplico la ley».

Esta constante elusión de las preguntas referentes a los derechos de las personas LGTBI ha desagradado profundamente a los defensores de los derechos civiles. Chad Griffin, presidente de Human Rights Campaign, opinaba al respecto que «la negativa de Brett Kavanaugh a responder preguntas muy básicas y muy directas sobre el histórico fallo del Tribunal Supremo que establece la igualdad matrimonial en todo el país es alarmante y completamente inaceptable. La decisión de Obergefell es una ley establecida. Si este candidato no puede ni siquiera afirmar eso o corroborar la igualdad fundamental de las personas LGTB y de nuestras familias, no se le debe otorgar ni se le debe garantizar un nombramiento de por vida para el máximo tribunal de nuestra nación».

La nueva composición del Tribunal Supremo

Con el retiro de Anthony Kennedy, la composición del Tribunal Supremo estadounidense ha quedado, en un principio, equilibrada entre el sector conservador y liberal. Entre los miembros liberales se contaría a los jueces Stephen Breyer, Ruth Bader Ginsburg, Sonia Sotomayor y Elena Kagan (estas dos últimas propuestas por el presidente Barack Obama). El bando conservador lo integrarían los jueces John G. Roberts (actual presidente del Supremo y con voto de calidad), Clarence Thomas, Samuel Alito y Neil Gorsuch (nombrado por el presidente Donald Trump). Ese equilibrio lo rompería Kavanaugh a favor del sector conservador, y además por largo tiempo, dada la edad del candidato y que el cargo de juez del Tribunal Supremo es vitalicio. Además, la jueza Ruth Bader Ginsburg (de corte liberal) cuenta ya con 85 años de edad y un estado de salud delicado, lo que hace prever que su retiro sea también próximo y deba nombrarse otro sustituto, aunque ella misma ha sugerido que su intención es permanecer en el puesto al menos otros cinco años. Existe pues, el temor fundado a que un Tribunal Supremo de holgada mayoría ultraconservadora, con la visión más restrictiva de la Constitución y reacia a defender los derechos civiles de las minorías, sea quien tenga que decidir sobre cuestiones fundamentales durante décadas.

Al estar en manos de la mayoría republicana en el Senado, es más que probable que el candidato presidencial sea respaldado sin problema alguno. La única esperanza para el sector liberal es la renuencia de dos senadoras republicanas, Susan Collins y Lisa Murkowski, a votar a un candidato opuesto al derecho a la interrupción del embarazo. Ambas han declarado que votarán de manera independiente sobre este asunto, pero también se ha dado a conocer que las dos han mantenido reuniones con Donald Trump para dialogar sobre este asunto. Aun así, quizás pesen en su ánimo las declaraciones efectuadas por Kavanaugh el pasado 2017, en las que apoyaba a un juez que estimaba que la sentencia que permitió a las mujeres decidir sobre su embarazo (conocida como Roe vs. Wade) debe ser revertida.

La votación en el Senado de la candidatura de Kavanaugh tendrá lugar el próximo mes de octubre. Si fuera rechazado, habría que esperar a ver qué sucede en las próximas elecciones de noviembre, en las que se renueva un tercio del Senado. Según las encuestas la batalla está muy reñida y existen posibilidades de que el control de la cámara alta vuelva a los demócratas. Si así fuera, estos podrían bloquear cualquier candidato de Trump hasta las próximas elecciones presidenciales.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La candidatura de Brett Kavanaugh para ocupar una plaza en el Tribunal Supremo de los Estados Unidos provoca un fuerte rechazo en las asociaciones LGTB

Viernes, 20 de julio de 2018

brett-kavanaugh-trump-supreme-court-justice-nominationEl presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha designado su candidato a ocupar la plaza de juez del Tribunal Supremo que dejará vacante Anthony Kennedy el próximo 31 de julio. El elegido es Brett Kavanaugh, actualmente juez de la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia. Es conocido por su talante conservador en asuntos como el derecho de la mujer a decidir sobre su embarazo o la restricción de los derechos civiles, si bien a lo largo de su carrera no ha tenido que decidir ningún asunto relevante sobre discriminación por orientación sexual o identidad de género. Aun así, su bagaje hace desconfiar a las organizaciones de defensa de los derechos humanos y el activismo LGTBI, que han pedido a los senadores que no respalden su nombramiento.

Tras el comunicado del juez Anthony Kennedy en el que anunciaba su próxima jubilación del puesto que ocupa en el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, el presidente Trump no se ha demorado en designar su candidato a ocupar la plaza en la persona de Brett Kavanaugh. De 53 años, Kavanaugh fue designado por el entonces presidente George W. Bush para ocupar plaza en la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia, donde ha emitido conflictivos dictámenes en materia de empleo, medio ambiente o consumo, destacándose siempre por su conservadurismo y su apoyo a las grandes corporaciones. Ha sido frecuentemente criticado por ser demasiado partidista en sus valoraciones, sin ocultar su apoyo declarado al Partido Republicano.

Con el retiro de Anthony Kennedy, la composición del Tribunal Supremo estadounidense queda, en un principio, equilibrada entre el sector conservador y liberal. Entre los miembros liberales se contaría a los jueces Stephen Breyer, Ruth Bader Ginsburg, Sonia Sotomayor y Elena Kagan (estas dos últimas propuestas por el presidente Barack Obama). El bando conservador lo integrarían los jueces John G. Roberts (actual presidente del Supremo y con voto de calidad), Clarence Thomas, Samuel Alito y Neil Gorsuch (nombrado por el presidente Donald Trump). Ese equilibrio lo rompería Kavanaugh a favor del sector conservador, y además por largo tiempo, dada la edad del candidato y que el cargo de juez del Tribunal Supremo es vitalicio. Además, la jueza Ruth Bader Ginsburg (de corte liberal) cuenta ya con 85 años de edad y un estado de salud delicado, lo que hace prever que su retiro sea también próximo y deba nombrarse otro sustituto. Existe pues, el temor fundado a que un Tribunal Supremo de holgada mayoría ultraconservadora, con la visión más restrictiva de la Constitución y reacia a defender los derechos civiles de las minorías, sea quien tenga que decidir sobre cuestiones fundamentales durante décadas.

El nombramiento del nuevo miembro del Tribunal Supremo es una atribución del presidente, aunque su decisión debe ser convalidada posteriormente por el Senado. Al estar en manos de la mayoría republicana, es más que probable que el candidato presidencial sea respaldado sin problema alguno. La única esperanza para el sector liberal es, por una parte, el delicado estado de salud del senador republicano John McCain, que le impediría acudir a la votación, y, por otro, la renuencia de dos senadoras republicanas, Susan Collins y Lisa Murkowski, a votar a un candidato opuesto al derecho a la interrupción del embarazo. Ambas han declarado que votarán de manera independiente sobre este asunto, pero también se ha dado a conocer que las dos han mantenido recientemente una reunión con Donald Trump para dialogar sobre este asunto. Aun así, quizás pesen en su ánimo las declaraciones efectuadas por Kavanaugh el pasado 2017, en las que apoyaba a un juez que estimaba que la sentencia que permitió a las mujeres decidir sobre su embarazo (conocida como Roe vs. Wade) debe ser revertida.

La votación en el Senado de la candidatura de Kavanaugh tendrá lugar el próximo mes de octubre. Si fuera rechazado, puesto que el próximo mes de noviembre se celebrarán decisivas elecciones que podrían devolver el control de la cámara alta a los demócratas (según estiman las encuestas), estos podrían bloquear cualquier candidato de Trump hasta las próximas elecciones presidenciales.

Reacción negativa entre el activismo LGTB

Su conservadurismo y su fama de apoyar sin ambages las medidas de quienes le hayan designado para el cargo han causado alarma entre el activismo LGTB y de defensa de los derechos civiles, que temen que los derechos conquistados al cabo de los años sean revertidos por la nueva configuración del Tribunal Supremo. Por ello, más de cien asociaciones y grupos de defensa de los derechos civiles han solicitado a los senadores que rechacen la elección de Kavanaugh.

Para Lambda Legal, Kavanaugh «garantizaría 40 años más de los valores de Trump en el Tribunal Supremo». La asociación legal afirma que «tenemos buenas razones para temer que el juez Kavanaugh abusará de su poder en el tribunal para proteger a los ricos y poderosos mientras priva a los estadounidenses LGBT de su dignidad, degradando a nuestra comunidad y disminuyendo nuestro estatus como ciudadanos iguales. Hay mucho en juego para permitirle al juez Kavanaugh sentarse en un tribunal que, a lo largo de su historia, ha decidido quién puede casarse, quién puede votar y quién es igual».

Desde ACLU (American Civil Liberties Union), se teme que «Kavanaugh sea el voto decisivo que Trump necesita en el Tribunal Supremo para concertar su campaña de socavamiento de las libertades y derechos civiles a largo plazo».

El National Center For Lesbian Rights estima que «no hay nada en la carrera del juez Brett Kavanaugh que indique que comprende el impacto de la discriminación en las personas LGBT en el mundo real o la importancia de interpretar las leyes de nuestra nación para permitirles participar con plenitud e igualdad en la sociedad».

Human Rights Campaign lanza una dura crítica a su designación, pues considera que «este candidato ha sido escogido por grupos anti-LGBTQ y contra el derecho a decidir de las mujeres, en un esfuerzo explícito por socavar la igualdad. La perspectiva de un juez como Kavanaugh amenaza con erosionar los derechos civiles de nuestro país, bloquear el derecho de los soldados transgénero de servir valientemente a esta nación y dar licencia para discriminar a las personas LGBTQ en todos los aspectos de la vida estadounidense».

También es dura la crítica de GLAAD (Gay & Lesbian Alliance Against Defamation), desde donde se asegura que «si se confirma, Brett Kavanaugh tendrá la oportunidad de desarrollar en las próximas décadas el peligroso historial anti-LGBTQ del presidente Trump y el vicepresidente Pence y la agenda de los grupos anti-LGBTQ. Al igual que Neil Gorsuch antes que él, Kavanaugh es una elección ideológica diseñada para crear un Tribunal Supremo activista que socavará los derechos y protecciones para las mujeres, las personas LGBTQ, los inmigrantes y todas las personas vulnerables».

También temen en Transgender Law Center que «la elección de Trump para el Tribunal Supremo sea un conservador radical y divisivo cuyo nombramiento supondría una amenaza devastadora para los derechos y el bienestar de las personas transgénero en todo el país». La preocupación de la asociación es natural, puesto que quedan pendientes de resolver numerosos conflictos que afectan al colectivo el de las personas trans, que se enfrentan a leyes estatales y locales que tratan de impedir que puedan vivir de acuerdo con su identidad de género.

Apoyo de los grupos ultraconservadores

Desde las facciones más conservadoras, sin embargo, se ha acogido con entusiasmo la propuesta del presidente Trump. Grupos como Americans for Prosperity (AFP) o Judicial Crisis Network incluso han iniciado campañas de apoyo al candidato presidencial en las que han invertido casi un millón y medio de dólares.

Desde la National Organization for Marriage (NOM) se ha pedido también apoyo económico para respaldar la candidatura de Kavanaugh, pues confían en que sus posiciones conservadoras y su concepción de la Constitución sirvan a su propósito de revertir la sentencia del Tribunal Supremo que permitió el matrimonio igualitario.

Más curiosa ha sido la reacción de la fuertemente LGTBfoba American Family Association (AFA), que en un principio rechazó la elección de Kavanaugh por no creerle lo suficientemente conservador. Sin embargo, poco después, rectificó y ha ofrecido su respaldo, sobre todo porque no quiere «luchar contra el presidente Trump», además de confiar en las ideas del candidato sobre el derecho al aborto, ya que cuenta con el apoyo de muchas asociaciones opuestas al mismo.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La jubilación del juez del Tribunal Supremo de los Estados Unidos Anthony Kennedy amenaza los derechos conquistados por las personas LGTB

Miércoles, 11 de julio de 2018

anthony-mcleod-kennedy-9362868-1-402El juez del Tribunal Supremo de los Estados Unidos Anthony Kennedy ha anunciado su próxima jubilación, que tendrá lugar el próximo 31 de julio. Eso permitirá al presidente Donald Trump elegir a su sustituto, que posteriormente deberá ser convalidado por un Senado con mayoría republicana, inclinando aún más la balanza de fuerzas en el Tribunal Supremo del lado más conservador. Anthony Kennedy, a pesar de pertenecer también a esa sección, se ha destacado, sin embargo, por ser un firme defensor de los derechos civiles, significándose especialmente en cuanto a los derechos de gais, lesbianas y bisexuales. Las cuatro grandes sentencias del alto tribunal que abrieron el camino de la igualdad de derechos de ese colectivo lo tienen a él como ponente. Los grupos más reaccionarios ya están preparando estrategias para revertir esas sentencias, con la expectativa de la nueva composición del tribunal. Las decisiones futuras del Tribunal Supremo respecto a cuestiones como las leyes tránsfobas vigentes en municipos o estados, o la denegación de prestación de servicios a las personas LGTB escudándose en las creencias religiosas, quedarán en manos de jueces ultraconservadores.

El juez Anthony Kennedy, que cumplirá 82 años el próximo mes de julio, ha anunciado su retirada por jubilación como miembro del Tribunal Supremo de los Estados Unidos. Nombrado por el presidente Ronald Reagan en el año 1988, forma parte del sector conservador del alto tribunal. Sin embargo, en materia de derechos civiles se ha mostrado siempre favorable a la protección constitucional de la igualdad ante la ley para todos los ciudadanos. Así lo ha evidenciado en materias como el derecho a la libre decisión de la mujer sobre su embarazo o el respeto a los derechos de las personas LGTB, respecto a los cuales ha debido decidir en cuatro ocasiones fundamentales, que han pasado a formar parte de la historia de la lucha del colectivo estadounidense. En todas ellas, además, ha sido el ponente:

Romer vs. Evans o la protección contra la discriminación

romer-vs-evansEn 1992, los ciudadanos de Colorado votaron mayoritariamente a favor de una enmienda a la Constitución de ese estado, que impediría que los ciudadanos homosexuales o bisexuales pudieran solicitar a las instituciones públicas el ser considerados como minoría, y poder reclamar que se adoptasen a su favor las oportunas medidas antidiscriminatorias.

Por una mayoría de 6 votos contra 3, en mayo de 1996 el Tribunal Supremo dictaminó que esa enmienda violaba la Constitución de los Estados Unidos, pues impedía que las personas de una determinada orientación sexual pudieran denunciar cualquier discriminación arbitraria de la que fueran objeto. Según explicaba el juez Kennedy en la sentencia, «la enmienda es a la vez demasiado angosta y demasiado amplia. En ella se identifica a las personas por tan solo un rasgo, y luego se les deniega la protección en todos los ámbitos. La inhabilitación para ejercer el derecho a solicitar protección a un tipo determinado de personas no tiene precedentes en nuestra jurisprudencia».

La sentencia abrió el camino para que las leyes estatales y federales pudieran incluir medidas contra la discriminación de los ciudadanos por razón de la orientación sexual.

Lawrence vs. Texas o el fin de la penalización de la homosexualidad

lawrence-vs-texas-300x185En 1998, John Lawrence y Tyron Garner fueron detenidos en el domicilio del primero de ellos, en la ciudad de Houston. Se les acusaba de vulnerar la ley contra la «conducta homosexual» vigente en el estado de Texas, que penalizaba que dos personas del mismo sexo mantuvieran sexo oral o anal, aunque la relación sexual tuviera lugar en la intimidad de un domicilio particular, y aunque esas prácticas sí estuvieran permitidas para las parejas heterosexuales.

Tras una larga batalla legal, llena de apelaciones y sentencias contradictorias, el caso terminó en manos del Tribunal Supremo de los Estados Unidos. No había precedentes halagüeños respecto a la doctrina del alto tribunal, pues en 1986 el panel de jueces entonces en activo había validado las leyes contra la sodomía del estado de Georgia. Pero sí que existía el precedente favorable de Romer vs. Evans y su declaración de inconstitucionalidad de las leyes que impidieran la protección contra la discriminación.

Afortunadamente, en una sentencia histórica fechada en junio de 2003, con ponencia de Anthony Kennedy, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos dictaminó, por una mayoría de 6 votos contra 3, que las leyes contra la sodomía vigentes en varios de los estados vulneraban la Constitución de los Estados Unidos. No solo se declaraba inconstitucional que el Estado interfiera en las relaciones sexuales privadas y consensuadas entre adultos, sino que establecía que esos derechos a la intimidad y a la privacidad debían ser disfrutados igualmente por las parejas de distinto o del mismo sexo.

Lawrence vs. Texas supuso el fin de la penalización de las relaciones homosexuales en los Estados Unidos, convirtiéndose en el mayor avance en los derechos de las personas LGTB en ese país hasta la fecha.

US vs. Windsor o el reconocimiento federal de los derechos LGTB

ediewindsor-cropwebEdith (familiarmente «Edie») Windsor, de 83 años, no pudo acogerse a una serie de beneficios para los matrimonios en materia de herencia a la muerte de su esposa, Thea Spyer, en 2009, lo que la obligó a desembolsar 360.000 dólares en impuestos. Y ello pese a que Windsor y Spyer, pareja durante 44 años, se casaron en Canadá en 2007 y el estado de Nueva York reconoció su matrimonio (aunque Nueva York solo celebra matrimonios entre personas del mismo sexo desde 2011, antes ya reconocía los celebrados fuera de su territorio).

De todo ello era responsable la sección 3 de la DOMA (Defense of Marriage Act), la norma que prohibía a la administración federal reconocer los matrimonios entre personas del mismo sexo. Windsor reclamó que el no reconocimiento de su matrimonio por la administración federal violó las garantías de igualdad de protección contenidas en la Constitución de los Estados Unidos.

Tras una ardua batalla legal, el caso llegó a manos del Tribunal Supremo, que falló a su favor en una histórica sentencia fechada el 26 de junio de 2013, por una diferencia de 5 votos a favor y 4 en contra. El fallo, de nuevo con el juez Kennedy como redactor, dictaminaba que la sección 3 de la DOMA violaba las garantías de igualdad contenidas en la 5ª Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, lo que suponía que los matrimonios entre personas del mismo sexo pasasen a ser inmediatamente reconocidos por la administración federal, independientemente del lugar en el que se hubieran celebrado, en ámbitos como el fiscal, el migratorio o las pensiones.

US vs. Windsor allanó así el camino para la que sería la sentencia definitiva que reconocía la igualdad de las parejas del mismo sexo, que llegaría dos años después.

Obergefell vs. Hodges o la legalización del matrimonio igualitario

obergefell-vs-hodges-300x200Los nueve jueces del Tribunal Supremo tuvieron que discernir en esta ocasión si las sentencias desfavorables al matrimonio igualitario de la Corte de Apelaciones del 6º Circuito se ajustaban a la Constitución de los Estados Unidos. Las cuatro parejas recurrentes reclamaban el derecho a contraer matrimonio en su estado de residencia, o a ver reconocido el contraído en otro estado donde fuera legal. Las sentencias afectaban a los estados de Tennessee, Michigan, Kentucky y Ohio y se trataban de las únicas por parte de una Corte de Apelaciones que habían dictaminado en contra del derecho al matrimonio igualitario.

Todas ellas se aunaron en el caso Obergefell v. Hodges, que hacía referencia al recurrente de Ohio, a quien se había denegado el reconocimiento de su matrimonio celebrado en Maryland, un estado que sí permitía casarse a las parejas del mismo sexo. Aunque la pareja consiguió una sentencia favorable de un tribunal federal, la Fiscalía de Ohio recurrió ante la Corte de Apelaciones del 6ª Circuito, que anuló tanto esa sentencia como las que habían tenido lugar en los otros estados de su jurisdicción. Lamentablemente, el marido de Jim Obergefell, John Arthur, murió de una enfermedad terminal en plena lucha por sus derechos constitucionales.

El 26 de junio de 2015, de nuevo por una mayoría de 5 votos contra 4, el Tribunal Supremo declaraba inconstitucionales todas las leyes que prohibían el matrimonio igualitario. El argumento y fallo final del dictamen, firmado por el juez Kennedy, rezaba así:

Ninguna unión es más profunda que el matrimonio, ya que encarna los más altos ideales de amor, fidelidad, dedicación, sacrificio y familia. En la formación de una unión matrimonial, dos personas se convierten en algo más grande de lo que eran. Como algunos de los demandantes de estos casos han demostrado, el matrimonio representa un amor que puede incluso perdurar más allá de la muerte. Sería malinterpretar a estos hombres y mujeres afirmar que faltan al respeto a la idea del matrimonio. Su demanda se produce porque la respetan, la respetan tan profundamente que tratan de poder llevarla a cabo ellos mismos. Su esperanza es no estar condenados a vivir en soledad, excluidos de una de las instituciones más antiguas de la civilización. Piden igual dignidad a los ojos de la ley. La Constitución les otorga ese derecho.

La sentencia de la Corte de Apelaciones del Sexto Circuito queda invalidada.

Con esta última sentencia no solo se legalizaba el matrimonio igualitario en todo el territorio estadounidense, sino que además se reconocía la discriminación histórica sufrida por gais, lesbianas y bisexuales con estas palabras del juez Kennedy:

Durante gran parte del siglo XX la homosexualidad fue tratada como una enfermedad. Mientras tanto, la intimidad entre personas del mismo sexo había sido largamente condenada como inmoral por el propio Estado en la mayoría de las naciones occidentales, una creencia que a menudo se encarnaba en la ley penal. El sexo entre dos hombres o dos mujeres sigue siendo un crimen en muchos Estados, y a los gais y lesbianas se les ha prohibido el acceso a la mayor parte del empleo público, se les ha excluido del servicio militar, de las leyes de inmigración, han sido objetivos de la policía y se les ha impedido el derecho de asociación.

La futura composición del Tribunal Supremo

us-news-supremecourt-1-abaCon el retiro de Anthony Kennedy, la composición del Tribunal Supremo queda, en un principio, equilibrada entre el sector conservador y liberal. Entre los miembros liberales se contaría a los jueces Stephen Breyer, Ruth Bader Ginsburg, Sonia Sotomayor y Elena Kagan (estas dos últimas propuestas por el presidente Barack Obama). El bando conservador lo integrarían los jueces John G. Roberts (actual presidente del Supremo y con voto de calidad), Clarence Thomas, Samuel Alito y Neil Gorsuch (nombrado por el presidente Donald Trump).

Ese equilibrio lo romperá quien ocupe el cargo que ha dejado vacante el juez Kennedy. El nombramiento del nuevo miembro del Tribunal Supremo es una atribución del presidente Trump, aunque su decisión debe ser convalidada posteriormente por el Senado. Al estar este en manos de la mayoría republicana, es más que probable que el candidato presidencial sea respaldado sin problema alguno.

Donald Trump ya ha anunciado que anunciará su candidato el próximo 9 de julio, semanas antes de que sea efectivo el retiro del juez Kennedy. Según sus declaraciones, está barajando entre un grupo de quince posibles opciones, entre las que se contaría a dos mujeres.

Desde el Partido Demócrata se ha solicitado al presidente del Senado que aplace cualquier votación al respecto hasta que se celebren las próximas elecciones legislativas en el mes de noviembre, que, según las encuestas, devolverían el control de la cámara a los liberales. Piden que sea coherente con lo que él mismo defendió cuando el anterior presidente, Barack Obama, propuso a un candidato al Tribunal Supremo tras el fallecimiento del juez Antonin Scalia. El presidente del Senado aplazó la decisión hasta que se celebraron las elecciones presidenciales, con el argumento de que así el nuevo candidato tendría el respaldo de los votantes. Sin embargo, la petición ha sido desestimada de inmediato, ante el temor de que los demócratas hagan la propio si obtienen la mayoría en la cámara y aplacen la decisión del nombramiento hasta unas nuevas elecciones presidenciales. Según Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado, la votación sobre el candidato del presidente Trump al Tribunal Supremo tendrá lugar en el próximo mes de octubre.

Ciertamente, la mayoría republicana no se ha detenido ante nada para lograr sus objetivos. Cuando Donald Trump se presentó su candidato, Neil Gorsuch, tras ganar las elecciones, se rompió la regla de que la convalidación por el Senado fuera por una mayoría de tres cuartas partes, y se aprobó su nombramiento con mayoría simple, pues ocupan 51 de los 100 escaños del Senado. La única esperanza para los liberales es, por una parte, el delicado estado de salud del senador republicano John McCain, que le impediría acudir a la votación, y, por otro, la renuencia de dos senadoras republicanas, Susan Collins y Lisa Murkowski, a votar a un candidato opuesto al derecho a la interrupción del embarazo. Ambas han declarado que votarán de manera independiente sobre este asunto, pero también se ha dado a conocer que las dos han mantenido recientemente una reunión con Donald Trump para dialogar sobre este asunto.

El cargo de juez del Tribunal Supremo es vitalicio, por lo que el candidato que apruebe finalmente el Senado permanecerá previsiblemente en su cargo durante un largo período, pues, según los rumores, la media de edad de los candidatos valorados por el presidente ronda los 50 años. Por otra parte, la jueza Ruth Bader Ginsburg (de corte liberal) cuenta ya con 85 años de edad y un estado de salud delicado, lo que hace temer que su retiro sea también próximo y deba nombrarse otro sustituto. Existe pues, el temor fundado a que Tribunal Supremo de holgada mayoría ultraconservadora, con la visión más restrictiva de la Constitución y reacia a defender los derechos civiles de las minorías, sea quien tenga que decidir sobre cuestiones fundamentales durante décadas.

La amenaza para los derechos LGTB

Este nuevo escenario en el más alto tribunal de los Estados Unidos, cuyas decisiones son de altísima relevancia, ha causado entusiasmo entre los sectores de la sociedad más opuestos a los derechos de las minorías sexuales. Así, desde la asociación ultraconservadora Liberty Counsel se emitía un comunicado en el que se afirmaba que «con la jubilación del juez Kennedy habrá una nueva justicia que tendrá un gran impacto en el futuro de los Estados Unidos. Si el juez Kennedy es reemplazado por una persona que sea fiel al texto original y al significado de la Constitución, entonces solo será cuestión de tiempo que cambien varias decisiones horribles, incluidas el aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo».

Por su parte, Brian Brown, presidente de la altamente LGTBfoba National Organization for Marriage (NOM) ha solicitado donaciones para financiar una campaña que lleve de nuevo hasta el Tribunal Supremo la cuestión del matrimonio igualitario. Su propósito es que la nueva mayoría conformada tras el nombramiento del candidato del presidente Trump revierta la sentencia favorable al matrimonio igualitario, y se vuelva a la situación anterior, en la que serían los estados quienes legislarían respecto al matrimonio de manera independiente.

La amenaza para los derechos civiles que supone la nueva composición del Tribunal Supremo estadounidense puede tener consecuencias drásticas. Quedan pendientes de resolver conflictos que afectan a colectivos tan sensibles como el de las personas trans, que se enfrentan a leyes estatales y locales que tratan de impedir que puedan vivir de acuerdo con su identidad de género. También pueden llegar al alto tribunal recursos contra las sanciones a establecimientos y negocios que discriminen a las personas LGTBI escudándose en las convicciones religiosas de sus dueños (la reciente sentencia del Tribunal Supremo sobre un asunto semejante se limitaba exclusivamente a ese caso).

Tampoco hay que olvidar que, a diferencia de lo que sucede en otras jurisdicciones, las decisiones del Tribunal Supremo de los Estados Unidos son reversibles. Como hemos visto en el caso de Lawrence vs. Texas, la sentencia que declaró inconstitucionales las leyes estatales contra la sodomía revirtió una anterior que las había declarado conformes a la Constitución. El peligro de pérdida de derechos conquistados, como el mismo matrimonio igualitario, la protección contra la discriminación o, incluso, la no injerencia del Estado en las prácticas sexuales consensuadas entre adultos, está sobre la mesa.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Los socios alemanes de HazteOír fletan un autobús contra la ley de matrimonio igualitario para pasearlo en los días previos a las elecciones

Miércoles, 6 de septiembre de 2017

demo-fuer-alle-buss-weissLa derecha ultraconservadora y LGTBfoba busca su cuota de protagonismo en las próximas elecciones alemanas. Demo für alle, el movimiento contra las leyes de igualdad LGTB inspirado en la tristemente exitosa Manif pour tous francesa, ha presentado una campaña contra el matrimonio igualitario. Los medios empleados recuerdan ostensiblemente a los de sus correligionarios de HazteOír en España, y de hecho su marca internacional, CitizenGo, aparece también como promotora. La organización pretende pasear un autobús con mensajes contra la igualdad LGTB, que circularía por varias ciudades alemanas en los días previos a los comicios del próximo 24 de septiembre.

La campaña de odio LGTBfobo de HazteOír y sus acólitos internacionales salta una nueva frontera. Bajo el paraguas de CitizenGo, el movimiento Demo für alle ha presentado un boceto del autobús que pretende hacer circular por varias ciudades alemanas en plena campaña electoral. El diseño revela su fuente de inspiración: color naranja y las imágenes esquemáticas de una pareja de distinto sexo y de la misma con dos hijos como únicos modelos válidos de matrimonio y familia, respectivamente. Debajo, la traducción casi literal al alemán de una frase del autobús tránsfobo de HazteOír: “¡Que no te confundan!”.

Los promotores pretenden mostrar el vehículo en diez ciudades alemanas, empezando por Múnich el próximo miércoles, donde el movimiento Vielfalt statt Einfalt (“Diversidad en lugar de ignorancia”) ya ha convocado una concentración de protesta. La comitiva se cerraría en Berlín el día 15. Allí quieren entregarle a la canciller Angela Merkel una petición, firmada previsiblemente por más de 220.000 personas, para que “el matrimonio siga siendo matrimonio”. Entre los principales responsables de este “autobús de la libertad de opinión” se encuentra Hedwig von Beverfoerde, que ha colaborado estrechamente con la eurodiputada ultraconservadora de Alternativa para Alemania (AfD) Beatrix von Storch.

El vínculo entre Demo für alle y la extrema derecha de AfD se remonta a la movilización contra los programas de diversidad afectivo-sexual en los centros educativos tramitados por varios estados alemanes. La organización LGTBfoba es un calco de la Manif pour tous francesa, aunque afortunadamente no haya llegado al mismo nivel de agitación y virulencia en las calles. El movimiento retoma ahora su campaña contra el matrimonio igualitario, aprobado por el Bundestag hace dos meses. Con la probable intención de reintroducir un tema por ahora prácticamente ausente en la campaña para las elecciones generales del próximo 24 de septiembre.

Parece claro que la derecha más ultramontana no renuncia a replicar tácticas empleadas en otros países con el objetivo de atraer el foco mediático e intentar introducir en el debate político su agenda reaccionaria. En España, HazteOír reaparecía hace un mes para ensuciar el debate sobre la ley de igualdad LGTB, envalentonada por la impunidad judicial y la pasividad del Gobierno (que la sigue considerando entidad de utilidad pública). Autobuses con mensajes de odio tránsfobo llegaron también a Nueva York, con el patrocinio de la Organización Nacional para el Matrimonio (NOM), y a Bogotá. Su presencia en la capital de Colombia dejó de nuevo clara la intención de influir en la agenda política al coincidir con el rechazo parlamentario a un referéndum contra la adopción homoparental.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Una manifestación contra el matrimonio igualitario en Washington reúne a… 40 personas

Martes, 27 de junio de 2017

manifestacion-familia-tradicional-fracasoLa National Organization for Marriage convoca su manifestación anual contra el matrimonio igualitario y en defensa de la “familia tradicional” y no acuden más de 50 personas.

La NOM organizó el pasado fin de semana una manifestación en contra del matrimonio igualitario y aparecieron 47 personas (bebés incluidos).

La National Organization for Marriage (NOM) lleva años oponiéndose al matrimonio igualitario. En 2013 organizaron su primera manifestación en contra del matrimonio igualitario y en esa ocasión reunieron a una cifra que oscila entre las 2.000 y las 15.000 personas (que es un fracaso igualmente). Así que decidieron seguir con ellas.

 Ahora, en 2017, han organizado una y el resultado fue éste:

Evidentemente, da risa. Pero es penoso porque, como explican en Right Wing Watch, “quince minutos antes de la hora a la que tenía que comenzar el evento, unos 20 adultos estaban merodeando alrededor de un escenario vacío mientras unos cuantos niños trabajaban para desenrollar enormes pancartas azules y rojas que iban a llevar durante la manifestación. Un transeúnte que pasaba por allí se preguntó si era algún tipo de festival de cometas.

Estamos del lado de la verdad” dijo Brian Brown, el director de la NOM, cuando subió al escenario para consolar a la decena de personas que tenía delante: “Estamos del lado de los verdaderos derechos civiles. Y cada lucha por los derechos civiles fue responsabilidad de una minoría creativa que estaba dispuesta a alzarse y decir la verdad al poder sin importarles el coste. ¿Y sabéis qué? Puede que hoy haya miles de nosotros aquí, pero no importa. Sólo había unos pocos junto a William Wilberforce cuando se alzó y dijo ‘no’ a la trata de esclavos en Inglaterra. Se burlaron de él, fue ridiculizado, se rieron de él. Ahora le recordamos como a un héroe, porque al final el trabajo de su vida fue un éxito. Aunque no lo fue durante el tiempo que vivió. Cada año estaremos aquí, ya seamos miles o cientos o decenas.

O, como dicen en Queerty: unidades.

Durante su discurso el presidente de la NOM, Brian Brown, dijo que no se preocuparan por la poca gente que había porque ellos tienen la verdad absoluta y algún día se les reconocerá; pero ahora han emitido un comunicado en el que se han inventado una excusa que no se cree nadie para justificar el fracaso: no tuvieron tiempo de promocionarla. “Tuvimos un gran evento, aunque con una multitud más pequeña que en años pasados en parte debido al insuficiente tiempo para promocionar el evento causado por los retrasos en la emisión de los permisos locales.” “Aún así, disfrutamos de la presencia de muchos grandes líderes de los movimientos por la vida y el matrimonio y comprometidos partidarios que vinieron incluso desde California.

Las excusas de Brown y su organización caen por su propio peso, sobre todo cuando se sabe que la fecha de la marcha estaba confirmada desde mediados de abril (dos meses antes), que enviaron decenas de mailings a sus seguidores y que el evento en Facebook recibió la friolera de cero confirmados.

nom-manifestacion-fail

No es la primera vez que Brown se inventa una excusa para justificar que a sus manifestaciones ya no va nadie. El año pasado dijo, por ejemplo, que el número de manifestantes era menor porque: “Esperábamos que la multitud fuera menor que en otros años porque la gente aún está de luto en sus casas por la ilegítima decisión del Tribunal Supremo redefiniendo el matrimonio.

Lo que está claro es que Brown no tiene futuro ni como analista, ni como organizador ni como vidente, porque decía el año pasado que “Al igual que la Marcha por la Vida, estamos convencidos de que cuando se corra la voz el tamaño de nuestra marcha seguirá creciendo año tras año.”

 

 Fuente | Queerty/Pink News, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , ,

El efecto Trump: el colectivo teme por sus derechos, mientras extremistas cristianos aprovechan el momento

Miércoles, 16 de noviembre de 2016

BJC9anEC¿Cuál es la verdadera postura del nuevo presidente de los Estados Unidos de América ante la homofobia, el matrimonio igualitario y los derechos del colectivo LGTB? Difícil de saber con certeza ante las contradicciones de las diferentes declaraciones de Donald Trump y la reacción de los grupos religiosos más extremistas.

Los religiosos extremistas reclaman ampliar los armarios

Vistas las numerosas contradicciones que se han vivido a lo largo de la campaña, activistas y organizaciones de derechos humanos no terminan de dilucidar el camino que la nueva Administración de Trump va a tomar y temen un retroceso en el progreso que el movimiento ha conseguido durante la administración de Obama, de la misma manera que los grupos religiosos más radicales esperan y reclaman, precisamente, ese retroceso.

«Puedo decirles que estoy bastante esperanzada, y espero que esté basada en lo que dijo Donald Trump durante el último año (…). En septiembre de 2015, dijo que su primera prioridad si fuera elegido presidente, sería preservar y proteger nuestra libertad religiosa», recuerda Kerri Kupec, directora de comunicaciones legales de Alliance Defending Freedom, convencida de que será aprobada tras una audiencia la próxima semana en la Corte Suprema del estado de Washington a propósito de un diseñador floral acusado de discriminación contra un cliente gay al que declinó hacer arreglos florales para su boda. Kupec se muestra tan positiva ante el juicio porque espera que Trump designe jueces simpatizantes con la libertad religiosa, algo que parece de lo más probable según Rachel Tiven, directora ejecutiva de Lambda Legal, alertando que en campaña el presidente habría prometido a sus votantes que rescindiría las leyes de Obama. «Es un momento muy amargo (…). Ha prometido nombrar a gente para las agencias de la rama ejecutiva, y dentro de la Casa Blanca y el Departamento de Justicia, que sean hostiles a las personas LGBT».

De hecho, Brian Brown, jefe de NOM (National Organization for Marriage), una organización religiosa calificada como extremista, que denomina el resultado de las elecciones como una «victoria sin precedentes que le ha dado la vuelta al sistema», quien no ha perdido el tiempo y ya ha enviado una carta con sus peticiones a Donald Trump, un «Plan» —que algunos sugieren han denominado así evocando a los Cylons de Battlestar Galactica— que han publicado en su página web:

«Trabajaremos con el Presidente Trump para nombrar jueces conservadores a la Corte Suprema de los Estados Unidos, individuos que se adhieran a las palabras y el significado de la constitución. Tales jueces invertirán inevitablemente la sentencia anti-constitucional de la Corte Suprema al imponer el ‘matrimonio’ del mismo sexo a la nación en la decisión Obergefell, porque esa decisión carecía de fundamento en la Constitución»

«Trabajaremos con el Presidente Trump para rescindir las órdenes ejecutivas y directivas ilegales emitidas por el Presidente Obama, incluyendo sus peligrosas directivas de ‘identidad de género’, intentando redefinir el género al tiempo que buscaba redefinir el matrimonio»

«Trabajaremos con el Presidente Trump para revertir las políticas de la administración Obama que buscan coaccionar a otros países para que acepten el ‘matrimonio’ del mismo sexo como condición para recibir ayuda y apoyo de los Estados Unidos. Es un error fundamental que un presidente se convierta en un representante de la agenda LGBT, y estamos seguros de que terminará con la administración Trump»

«Trabajaremos con el Presidente Trump y el Congreso para aprobar la Ley de Defensa de la Primera Enmienda (FADA), que el Sr. Trump apoya. FADA es una legislación crítica para proteger a las personas que creen en el matrimonio dejen de ser blanco de la persecución del gobierno»

«Este es un momento brillante y emocionante para NOM, y estamos comprometidos a aprovechar al máximo la oportunidad que tenemos. Nuestra voz y nuestros puntos de vista son importantes para la administración entrante, y eso significa que su voz y puntos de vista son importantes».

Graffitis notas de acoso con amenazas en diversos puntos de los Estados Unidos

La homofobia se abre paso a través del anonimato que proporcionan diversas notas de acoso con amenazas que han dejado en coches, puertas y buzones de estados como Ohio, Iowa, Michigan, Virginia Occidental y Carolina del Norte.

Todavía no ha pasado ni una semana y la homofobia y la xenofobia se ha apoderado de una parte del pueblo americano. A la agresión en Santa Mónica, la quema de banderas en Detroit y Rochester y las amenazas de los extremistas cristianos, se suman ahora una nueva táctica de intimidación: notas de acoso con amenazas, que han surgido por diversos puntos de la geografía estadounidense.

Nota en Michigan

630x800-noticias-nota-con-amenaza-en-bad-cityKris Harris y Neil Wolicki son un matrimonio gay que viven en el East Side de Bad City (Michigan), que encontraron una nota manuscrita en su buzón de correo el jueves, 10 de noviembre, con la siguiente amenaza: «¡Fuera de aquí maricones! ¡País Trump!», en el que figuraba además una esvástica nazi. La pareja muestra su consternación por este suceso con la esperanza de que no se convierta «en una tendencia, ya sea contra gays, musulmanes o cualquier otra comunidad o grupo religioso». La pareja se casó en Canadá, en 2008, consiguiendo la validación de su matrimonio en los Estados Unidos después de que la Corte Suprema dictaminara en junio de 2015 que el matrimonio entre las personas es un derecho fundamental, garantizado también a las personas homosexuales en la 14º enmienda. Aunque reportaron el incidente a la policía, para que tuvieran constancia, no han llegado a realizar ninguna denuncia, pero una patrulla de oficiales se ha personado en su domicilio para confiscar la nota y rellenar un informe no criminal por actividad sospechosa, quedando abierta la posibilidad de que presenten una querella cuando lo consideren oportuno, ante el supuesto de que pudieran determinar si los autores de la nota han violado alguna ley federal al haberla dejado en su buzón de correos.

Y no ha sido el único incidente en Bad City, porque más allá del terrible incidente en la Escuela de Secundaria de Royal Oak, también en Michigan, donde un grupo de estudiantes caucásicos corearon «Bild the wall» (‘Construid el muro’ en inglés), mientras algunos de sus compañeros latinoamericanos lloraban o la acción de los alumnos de otro instituto de Dewitt, igualmente en Michigan, que impedían el acceso al aula a sus compañeros de ascendencia hispana con un muro físico, un profesor de historia del Instituto de Secundaria de Bad City, Craig Windt, de 44 años de edad, ha publicado en su página de Facebook la imagen de una nota manuscrita que dice: «Windt es gay y es amigo de Harris y Wolicki». En su publicación explica la nota del matrimonio aludido en la suya, advirtiendo que los resultados electorales han «sacado lo peor de algunas personas. Necesitamos estar juntos y no dejar que esta mierda arruine nuestra nación. Nuestra nación ya era grande. No me gusta la dirección que está tomando». La imagen se ha compartido 1.300 veces desde las 3:15 p.m. del viernes, 11 de noviembre.

Nota en Carolina del Norte

630x800-noticias-nota-con-amenaza-en-carolina-del-norte«Estoy impaciente para que su ‘matrimonio’ sea anulado por un verdadero presidente. Familias gays=arded en el infierno. #Trump 2016 #REPENT #GODBLESS» es la nota que se ha encontrado una pareja de Carolina del Norte, según ha publicado el editor del New York Daily News, cuya inspiración parece sacada directamente de las mismas consignas con las que acosaban a Carrie White en la famosa novela de Stephen King.

Nota en Iowa

Randy Lee Webster es un ministro de la fe y la adoración en la Primera Iglesia Presbiteriana de Burlington, Iowa, es homosexual y está casado, y se ha encontrado una nota con amenazas en el parabrisas de su coche que dice: Así que, padre gay… ¿Qué siente teniendo a Trump como su presidente? Al menos él tiene un par de pelotas. Devolverán el matrimonio a donde Dios lo quiere y se llevarán el suyo. América se va a encargar de tu asqueroso culo».

630x800-noticias-nota-con-amenaza-en-burlington«Muchos de ustedes ya han visto la nota que encontré en mi vehículo esta mañana, pero la comparto para aquellos de ustedes que no lo han hecho. Siempre escuchas acerca de este tipo de cosas, pero nunca piensas que te pasarán a ti o a los que amas y cuidas. Estamos bien, somos gente fuerte con una fe fuerte, y tenemos a una multitud de personas que ya han expresado su preocupación por nosotros. Me preocupo por aquellos que no son tan fuertes o no tienen sistemas de apoyo para ellos mismos, y especialmente por los niños que están siendo intimidados porque son diferentes de alguna manera. El oscuro lado inferior de nuestra sociedad debe sentir que se le ha dado permiso para expresar el miedo y el odio que mantenían embotellado. Sólo puedo esperar que mantengamos a todos los que amamos y cuidamos cerca, y oremos siempre por aquellos en nuestra sociedad que no tienen esperanza. Tal vez esa sea nuestra mayor vocación», respondía el ministro en su página de Facebook.

Nota en Virginia Occidental

En las primeras horas del jueves, 10 de noviembre, una pareja gay residente en Virginia Occidental se despertó al escuchar un fuerte golpe en su puerta, donde encontraron una nota en su porche con la siguiente amenaza: «¡Trump es nuestro presidente ahora! ¡Fuera de nuestro barrio ahora MARICONES!». La pareja ha declarado que aunque no se trata de la primera vez que han sido víctimas de la homofobia, nunca se habían enfrentad a una acción tan directa.

Graffiti en Ohio

Residentes de Salt Lake City, Ohio, Odgen Aaron y Nick McFarland no se encontraron su nota sino que les habían dejado un graffiti en su coche diciendo «Muere gay» en el capó y «Maricón» en una puerta. No están seguros de quién lo hizo o por qué, pero tienen la sensación de que podría estar relacionado con la elección de Trump como presidente. «Ha sido un momento de división para el país, y no me importa si votaste por Hillary o Trump o Stein o querías a Bernie Sanders, creo que todos somos seres humanos», explica McFarland, quién quedó bastante sorprendido por el incidente, mientras que la madre de Nick no lo entiende porque su hijo «nació gay, pero también nació inteligente, inteligente, cariñoso, amable y bueno. Su sexualidad no quita nada de eso». La pareja ha recibido una llamada del senador Jim Dabakis, como muestra de apoyo y esperando que el incidente no haya sido un adelanto del odio que aguarda en el horizonte. La pareja sí ha denunciado el hecho y tras iniciar una campaña para recaudar fondos para reparar el vehículo, la han suspendido, devolviendo todo el dinero, al obtener una «generosa oferta de ayuda» de un establecimiento de vehículos local.

Graffitis en Portland

«El hombre blanco ha vuelto al poder, jodidos maricones» o «Jodeos todos jodidos negros liberales, moríos» y otras cosas similares, incluyendo una esvástica, son algunos de los graffitis que han aparecido en los cuartos de baño de la biblioteca del Instituto Reed, en Portland, el sábado, 12 de noviembre. Según ha confirmado Kevin Myers, portavoz de la universidad del sudeste de Portland, las pintadas debieron realizarse entre las 9 y las 11 de la noche, pero los funcionarios de la universidad no tienen ninguna pista sobre quien o quienes pueden haber sido los autores de los graffitis.

630x800-noticias-graffitis-en-universidad«Independientemente de quién haya cometido este odioso acto, tal comportamiento es antitético con la misión y los valores de Reed, y no será tolerado (…). Cualquiera que busque causar miedo o daño a los miembros de la comunidad Reed debe esperar una respuesta vigorosa», respondía la administración de la universidad, prometiendo luchar activamente contra la intolerancia y borrando los graffitis tras capturar las imágenes y denunciarlas.

Nota en un coche

«Es hora de que los maricones vuelvan a donde pertenecen. Trump es presidente ahora. No más matrimonio. No más derechos. No más maricones» es el contenido de una nota que le dejaron en el coche de una persona que está «muy asustada y molesta», cuya identidad no ha trascendido. A sido un amigo quien ha publicado la nota en las redes sociales, recibiendo cientos de muestras de apoyo y cariño.

Nota en Carolina del Norte

«Estáis enfermas, perras lesbianas, fuera de nuestro barrio», dice la nota que Judy y Teena Willars, un matrimonio de lesbianas que viven con su hija, Summer, y que encontraron en el porche de su domicilio, en Kernersville, carolina del Norte. Su hija está bastante «asustada» porque piensa que la persona que haya sido capaz de hacer una nota así, «podría hacer algo peor». «He sido lesbiana toda mi vida, y estoy cansada de tener miedo», declara Judy Willard, quien ha denunciado los hechos a la policía.

630x800-noticias-nota-en-porcheAcción escatológica en Michigan

Nikki Shartzer y Katie Dietrich son un matrimonio de Okemos, Michigan, que fueron alertadas por un vecino de que alguien había defecado en su puerta, donde dejaron escrito «maricas» con un rotulador. El personal de mantenimiento procedió a eliminar el graffiti y los restos fecales. «El hecho de que me haya pasado a mí y a dos personas a las que amo mucho es realmente molesto y decepcionante», declara Pam Philo, quien comparte el piso con la pareja.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El matrimonio igualitario es una realidad en Alabama y provoca la rebelión de los enemigos de los derechos LGTB

Sábado, 14 de febrero de 2015

250px-Seal_of_Alabama.svgEste lunes 9 de febrero empezaron a celebrarse las primeras bodas entre parejas del mismo sexo en el estado de Alabama, una vez que había finalizado la suspensión temporal dictada por la juez Granade cuanto dictaminó la inconstitucionalidad de las leyes estatales que las prohibían. Sin embargo, el presidente de la Corte Suprema del estado, el fundamentalista cristiano Roy Moore, ha decidido rebelarse contra los tribunales federales y ha ordenado a los jueces de familia que no emitan licencias de matrimonio a las parejas del mismo sexo. Debido a la controversia legal generada, gran parte de los condados han decidido no facilitar licencias de matrimonio a ninguna pareja, sean del mismo o de distinto sexo. Por su parte, la Corte de Apelaciones del 11º Circuito ha decidido dejar en suspenso el proceso de apelación de los casos de Florida y Alabama, hasta la decisión definitiva del Tribunal Supremo de los Estados Unidos respecto al matrimonio igualitario.

La juez Callie V. S. Granade dictaminó el pasado 23 de enero sobre el caso de la pareja formada  por Cari Searcy y Kimberly McKeand, que habían contraído matrimonio en California pero residen actualmente en Alabama. Cari quería adoptar a la hija de Kimberly, amparándose en las leyes estatales que permiten la adopción del hijo del cónyuge, pero el estado sureño ni reconocía su matrimonio ni les permitía contraerlo, debido a la prohibición expresa que figura en su propia Constitución.

La juez falló a favor de las demandantes, resolviendo que la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo establecida por las leyes de Alabama, violaba el derecho a la igual protección y al debido proceso recogidos en la Decimocuarta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos. En el fallo también se recogía su suspensión cautelar hasta el 9 de febrero, con el fin de dar tiempo a la Fiscalía a preparar una posible apelación ante la Corte de Apelaciones del 11º Circuito.

El lunes 26, la misma juez resolvió sobre la demanda presentada por James Strawser y John Humphrey contra la administración de Alabama, por no permitirles contraer matrimonio. El fallo recogió los mismos argumentos que la sentencia previa, estableciendo la inconstitucionalidad de la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo en el estado de Alabama. Al igual que en el fallo precedente, la sentencia fue suspendida cautelarmente hasta el lunes 9 de febrero.

La administración de Alabama presentó inmediatamente una moción de suspensión permanente de ambas sentencias ante la Corte de Apelaciones del 11º Circuito, que fue denegada mediante una escueta resolución que no ofrecía explicaciones. La Fiscalía procedió entonces a interponer la misma moción ante el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, específicamente ante la oficina del juez Clarence Thomas, uno de los miembros más conservadores del alto tribunal y encargado de supervisar el 11º Circuito de apelaciones.

El juez Thomas decidió someter al pleno del Tribunal Supremo la moción, que fue desestimada el mismo día 9, cuando vencía la suspensión temporal de la juez Granade. La resolución contó con los votos en contra, como en casos anteriores, del propio juez Thomas y del juez Antonin Scalia. Como en el caso de Florida, el alto tribunal denegaba por segunda vez suspender una sentencia favorable al matrimonio igualitario antes de que se haya resuelto su recurso por la Corte de Apelaciones correspondiente.

Rebelión del presidente de la Corte Suprema de Alabama

Por lo tanto, el 9 de febrero comenzaron a celebrarse las primeras bodas entre parejas del mismo sexo en el estado de Alabama. Aunque previamente había tenido lugar una controversia con la asociación mayoritaria de jueces de familia, que se había mostrado reacia a acatar la sentencia de la juez Granade. Incluso su portavoz había declarado que estimaba que el fallo solo era aplicable a las parejas demandantes. Ello hizo que la juez Granade, a instancia de las partes, emitiera una orden en la que clarifica su sentencia, en la que dejaba claro que era la misma Constitución de los Estados Unidos la que obligaba a la emisión de licencias de matrimonio a las parejas del mismo sexo. Tras la clarificación, la Asociación de Jueces de Familia rectificó su postura, y su presidente declaró que se emitirían licencias de matrimonio a las parejas que las solicitasen en cuanto la suspensión temporal de la sentencia de la juez Granade concluyese.

6a00d8341c730253ef01b7c7401cd5970b-800wiPero el presidente de la Corte Suprema de Alabama, Roy Moore, tras conocer que las mociones de suspensión habían sido rechazadas, decidió actuar en contra de la decisión de la justicia federal. El mismo lunes emitió una resolución en la que ordenaba que ningún juez de familia expedirá o reconocerá una licencia de matrimonio que sea incompatible con el artículo 1, sección 36.03, de la Constitución de Alabama”. Dicho artículo es el que describe el matrimonio como la unión sagrada de un hombre y una mujer y prohíbe expresamente tanto el matrimonio como las uniones civiles entre personas del mismo sexo en el estado.

El juez Moore ya había hecho llegar, en cuanto tuvo conocimiento de la sentencia del tribunal federal, un escrito al gobernador de Alabama en el que le instaba a “seguir defendiendo y apoyando la Constitución de Alabama con respecto al matrimonio, tanto por el bienestar de este estado como para nuestra posteridad. Tenga en cuenta que yo estoy con usted para detener la tiranía judicial y las opiniones ilegales emitidas sin autoridad constitucional”. Por esta misiva, en la que se rebelaba claramente contra la autoridad federal, se le interpuso una queja ante el Comité Judicial de Ética.

El gobernador Robert Bentley, sin embargo, declaraba que no pondría ningún impedimento para que se cumpliera la sentencia de la justicia federal, aparte de presentar las correspondientes apelaciones. Bentley recordaba el ominoso pasado de Alabama, cuando el estado se rebeló contra las decisiones judiciales que ponían fin a las leyes de segregación racial: “No quiero que Alabama sea vista como lo que era hace 50 años, cuando una ley federal fue desafiada. No voy a hacer eso”.

La carrera del juez Roy Moore ha estado salpicada de polémica por su afán de imponer sus creencias cristianas en el ejercicio de sus cargos. También es conocido por su implacable oposición a la igualdad de derechos de las personas LGTB. En 2003 tuvo que cesar en el cargo de presidente de la Corte Suprema, que retomó en 2012, por oponerse a que se retirara del edificio del alto tribunal un monumento dedicado a los Diez Mandamientos de la religión cristiana, que él mismo había ordenado instalar subrepticiamente una noche. En 2014, declaraba en una conferencia ante un grupo antiabortista que la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, que protege el derecho a la libertad religiosa y de expresión, solo debe aplicarse a los cristianos. En el mismo discurso afirmó que el matrimonio entre personas del mismo sexo ocasionará “la destrucción definitiva de nuestro país”.

La beligerancia del juez Moore contra los derechos LGTB ha sido aclamada por organizaciones fuertemente LGTBfobas como National Organization for Marriage (NOM), Focus On The Family o el Ku Klux Klan, que califican las acciones del magistrado de “alzamiento contra la tiranía judicial”.

División en los condados

Tori_Sission_and_Shante_Wolfe_insert_courtesy_Human_Right_CampaignLa inaudita orden del juez Moore ha ocasionado una fuerte controversia legal. En los condados más poblados, como Montgomery y Jefferson, se acataba la sentencia del tribunal federal y se celebraban las primeras bodas, como la de Kelli y Lisa Day, que se unían en matrimonio en el condado de Montgomery tras 20 años de convivencia y cuatro hijos en común.

Sin embargo, las parejas del mismo sexo no han sido tan afortunadas en la mayoría de los condados. En un principio, en 51 de los 67 condados que componen el estado de Alabama se ha rehusado emitir licencias de matrimonio a estas parejas. Uno de ellos ha sido Mobile, cuya denegación ha ocasionado la presentación de una demanda ante el tribunal de la juez Granade, que ha  establecido la audiencia preliminar para este 12 de febrero. Según U. W. Clemon, antiguo juez de distrito, “si un tribunal [federal] cursa una orden y alguien se niega a cumplirla, entonces se puede dictaminar el desacato al tribunal, lo que podría suponer una multa o el encarcelamiento hasta que se acate la orden”.

Quizás por temor a estas repercusiones, algunos de los condados han cambiado su decisión inicial, en un lento goteo, y han empezado a cumplir con el mandato judicial. Llevados por el mismo temor, según señala la organización de defensa de los derechos LGTB Equality Alabama, gran número de los condados “rebeldes” han suspendido la emisión de licencias de matrimonio a todas las parejas, sean del mismo o distinto sexo, con el fin de cumplir con la orden del juez Moore pero evitando las posibles demandas por discriminación.

Al finalizar la jornada de este miércoles 11 de febrero, desde la web de Human Right Campaign se ofrecían los siguientes datos: 23 condados cumplían con la ley y expedían licencias de matrimonio a las parejas del mismo o distinto sexo que las solicitaban; 18 condados desobedecían el mandato judicial y rehusaban facilitar licencias únicamente a las parejas del mismo sexo; finalmente, en 26 condados no se emitía ninguna licencia de matrimonio.

Suspendido el proceso de apelación en Florida y Alabama

La Corte de Apelaciones del 11º Circuito ha cursado una orden por la que establece la suspensión del proceso de apelación de las sentencias favorables al matrimonio igualitario de Florida y Alabama. Según la orden, el proceso no continuará hasta que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos decida al respecto, tras darse a conocer su decisión de considerar en este periodo de sesiones las sentencias desfavorables de la Corte de Apelaciones del 6º Circuito.

Se prevé, según los expertos, que el alto tribunal falle sobre el matrimonio igualitario a finales de junio. Mientras tanto, debido a la decisión de no suspender las sentencias de los correspondientes tribunales federales, se seguirán celebrando matrimonios entre parejas del mismo sexo tanto en Alabama como en Florida.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Grupos homófobos celebran un encuentro en Moscú y piden la extensión de las leyes homófobas rusas al resto del mundo

Miércoles, 17 de septiembre de 2014

393ff8544f04Organizaciones homófobas y políticos de varios países participaron la semana pasada en el “Foro Internacional por la Familia y el Futuro de la Humanidad”, evento organizado en Moscú a mayor gloria de la legislación homófoba rusa, que sus participantes han propuesto exportar al resto del mundo. El encuentro, al que el presidente ruso Vladimir Putin hizo llegar un saludo personal, sustituye al que el denominado “Congreso Mundial de las Familias” tenía previsto celebrar también en Moscú pero que fue cancelado tras el inicio de la crisis entre Rusia y Ucrania.

El Congreso Mundial de las Familias es una organización itinerante, con base en Estados Unidos, que en mayo de 2012 celebró por ejemplo una de sus cumbres en Madrid. Un encuentro en el que se defendieron valores como la vuelta de la mujer al hogar, la oposición frontal al aborto y la negación de derechos a las parejas del mismo sexo, y que contó entonces con el respaldo de miembros del PP y de representantes de los Gobiernos central, de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento. El Congreso Mundial de las Familias se ha significado también por sus elogios a la legislación homófoba rusa, que como alertábamos hace ahora un año ha articulado en torno a su defensa una auténtica “internacional homófoba”. Es por eso que tenía pendiente organizar una de sus cumbres en Moscú, pero el estallido de la crisis ucraniana y las sanciones contra Rusia por parte de los Estados Unidos daban al traste con el proyecto tal y como fue inicialmente concebido. Hace unos meses el Congreso Mundial de las Familias anunciaba su suspensión, sin que ello significara retirar su apoyo “a las iniciativas del pueblo ruso, a través de sus representantes electos, de proteger la vida, la familia y la inocencia de los niños”.

El forzado paso atrás del Congreso Mundial de las Familias no amilanó sin embargo a sus correligionarios rusos, que promovieron un evento alternativo que lo sustituyera, con la misma localización y en las mismas fechas. De hecho, dos dirigentes de la organización estadounidense han seguido formando parte del comité organizador. La nueva conferencia ha contado en cualquier caso con el patrocinio de varias organizaciones rusas “profamilia” y ortodoxas, aunque ni mucho menos ha estado limitada al ámbito de esa religión. Dos de sus participantes han sido por ejemplo Talgat Tajuddin, muftí supremo de Rusia, que destacó como “los valores familiares del islam tradicional” siempre han sido respetados en Rusia, o el gran rabino de ese mismo país, Berel Lazar, que destacó la necesidad de que el estado ruso otorgue apoyo no solo material sino “moral” a la familia tradicional.

En el encuentro han estado representadas organizaciones de Estados Unidos, Canadá, Australia, Reino Unido, Italia, Francia, Polonia, México, Venezuela, Nigeria o Filipinas, sin olvidar a países de la órbita exsoviética. Destacable fue por ejemplo la presencia, pese al boicot estadounidense a Rusia, de Brian Brown, presidente de National Organization for Marriage, una de las organizaciones homófobas más destacadas de los Estados Unidos.

Presencia de políticos europeos

e3c7f070ddc1Al evento también acudieron políticos de derecha de países de la Unión Europea, como el diputado griego por Nueva Democracia Anastasios Nerantzis -secretario general de la interparlamentaria ortodoxa- o el eurodiputado del Frente Nacional francés Aymeric Chauprade, que defendió que el mundo vive una guerra entre la “barbarie” representada según él por el aborto, la gestación subrogada o el matrimonio homosexual y la “espiritualidad”, representada por los valores tradicionales.

El eurodiputado francés se deshizo por cierto en alabanzas a Putin, del que dijo representaba “la esperanza” en esta supuesta guerra. No conviene olvidar en este punto que los grupos homófobos occidentales tienen grandes esperanzas puestas en la “vía rusa”. Y es que si legislaciones homófobas como las existentes en la mayoría de los países musulmanes o en territorios que en su momento formaron parte del imperio colonial británico (o incluso las que hoy se promueven en países africanos) resultan difíciles de defender ante la opinión pública occidental, la ley rusa sí proporciona elementos interesantes para este fin. Rusia es un país de enorme importancia económica y geoestratégica, de herencia cultural cristiana, y su legislación homófoba comulga con lo que algunos autores han dado en llamar “homofobia liberal”: la homosexualidad se tolera como conducta privada, pero no como una realidad afectiva, sexual y familiar visible, equiparable a la heterosexualidad y merecedora de su misma protección jurídica.

Conviene recordar que la ley rusa utiliza como argumento la “protección a la infancia”: prohíbe informar positivamente sobre homosexualidad en cualquier ámbito al que tengan acceso menores. Ello supone en la práctica que ni marchas del Orgullo, ni manifestaciones públicas, ni programas contra el acoso escolar, ni información sobre salud sexual, ni cualquier actividad que se considere susceptible de ser entendida como “propaganda homosexual” puede tener lugar en todo el estado ruso. La homosexualidad queda reducida a una conducta invisible a los ojos de la sociedad, y el activismo LGTB resulta estrangulado.

Manifiesto homófobo enviado a Naciones Unidas

El fruto más visible del encuentro ha sido sin embargo una resolución en la que se hace una llamada “a las naciones del mundo” a que adopten medidas para proteger la que llaman “familia natural”, como la extensión de las legislaciones que prohíben la “propaganda homosexual” o investigar los supuestos efectos nocivos de que parejas del mismo sexo puedan criar hijos.

El manifiesto ha sido enviado, entre otros, a la Asamblea General de Naciones Unidas, a su secretario general y a su Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, con objeto de que sus programas se reformulen en favor de sus postulados. Puede sonar disparatado, pero no está de más recordar por ejemplo que hace unas semanas el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas adoptaba una resolución de protección a la familia de la que, precisamente tras la intervención de Rusia, quedaba excluida toda mención a la diversidad de realidades familiares.

Fuente Dosmanzanas

Homofobia/ Transfobia., Iglesia Ortodoxa, Islam, Judaísmo , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El arzobispo de San Francisco participa en una manifestación contra el matrimonio igualitario a pesar de las peticiones en contra.

Martes, 24 de junio de 2014

salvador-cordileoneSalvatore Cordileone, arzobispo de San Francisco, ha causado polémica en Estados Unidos al participar activamente en una manifestación contra el matrimonio igualitario a pesar de las peticiones de que no lo hiciera por el carácter fuertemente homófobo de sus organizadores. Lo cierto es que pese a la presencia de Cordileone, la denominada “marcha por el matrimonio” celebrada el jueves en Washington quedó finalmente muy debajo de las expectativas.

El acto estaba organizado por la National Organization for Marriage (NOM), una organización bien conocida por sus posiciones extremas. No en vano ha sido calificado como “grupo de odio” por el Southern Poverty Law Center, una histórica organización de lucha por los derechos civiles en Estados Unidos. NOM, que no ha dudado en equiparar el matrimonio igualitario con la pederastia o el incesto, es por cierto la misma organización que hace unos años realizó un vídeo anunciando la terrible “tormenta” que se avecinaba con la aprobación del matrimonio igualitario, vídeo que fue objeto de parodias con conocidas figuras del cine y televisión.

El acto, que a imitación de otras históricas concentraciones fue convocado frente al Capitolio de Estados Unidos con el objeto de reunir a decenas de miles de personas, resultó finalmente muy por debajo de las expectativas, como las redes sociales se encargaron de destacar. Se calcula que solo unas 2.000 personas se acercaron a mostrar su oposición al matrimonio igualitario y a escuchar a algunas de las personalidades que allí se dieron cita, todos ellos de perfil fuertemente conservador. Entre ellos, el antiguo candidato a la nominación republicana Rick Santorum, el exgobernador de Arkansas Mike Huckabee o el senador de Nueva York Rubén Díaz (que tanto maniobró en su momento para evitar la aprobación del matrimonio igualitario en su estado).

Salvatore-CordileonePero la figura cuya presencia en el acto más desconcierto causó fue sin duda la del arzobispo de San Francisco, Salvatore Cordileone, que recibió numerosas peticiones de que no asistiera. Entre ellas destaca la de Nancy Pelosi, la anterior presidenta de la Cámara de Representantes y actual líder de la minoría demócrata. En una carta dirigida a Cordileone como su obispo (Pelosi, de religión católica, es congresista precisamente por un distrito que incluye parte de San Francisco) le exhortaba a no asistir a un evento donde los participantes muestran “odio y desprecio a las personas LGTB”. El arzobispo se defendió diciendo que “no es una marcha anti-LGTB… no es anti-nada ni anti-nadie. Es una marcha a favor del matrimonio”.

Cordileone acudió finalmente al acto y pronunció un discurso en el que reafirmó su rechazo al matrimonio igualitario: “en nuestros días, tenemos que proclamar y vivir la verdad con claridad y compasión en lo que se refiere a nosotros hoy: la verdad de una familia unida en la unión en matrimonio del padre y la madre de los hijos como bien fundante de la sociedad”. En sus palabras también se refirió brevemente a las personas LGTB jóvenes, diciendo que la “verdad” debía ser proclamada “para esa persona joven que busca su rumbo en medio de problemas de identidad sexual y puede sentirse alejado de la Iglesia por ello, quizás incluso por el tipo de trato que ha recibido de quienes profesan ser creyentes”.

Uno de los promotores de la Proposición 8

Salvatore Cordileone, designado por el anterior papa, tomó posesión en octubre de 2012 como arzobispo de San Francisco, el que probablemente sea el territorio más “progay” de Estados Unidos.

Ya antes había destacado por su oposición al matrimonio igualitario: siendo obispo auxiliar de San Diego, ciudad de la que es natural, fue uno de los principales impulsores de la Proposición 8, la enmienda a la Constitución de California que prohibía el matrimonio entre personas del mismo sexo, aprobada en referéndum en noviembre de 2008, y que posteriormente fue declarada contraria a la Constitución de Estados Unidos por la justicia federal. En aquel tiempo, llegó a declarar a una radio católica que “el ataque final del demonio es el ataque al matrimonio”.

Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , ,

El Tribunal Supremo de los Estados Unidos deniega la suspensión del matrimonio igualitario en Oregón

Lunes, 9 de junio de 2014

Tribunal-Supremo-Estados-UnidosEl Tribunal Supremo de los Estados Unidos ha rechazado la petición de la organización homófoba National Organization of Marriage (NOM) de suspender la sentencia que permite el matrimonio igualitario en Oregón. Su petición había sido previamente denegada por la Corte de Apelaciones del 9º Circuito, después de que la organización interpusiera una apelación a la decisión de no permitirle intervenir ante la justicia federal en defensa de la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo en el estado de Oregón.

El pasado 19 de mayo, el juez federal Michael McShane declaraba contraria a la Constitución de los Estados Unidos la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo recogida en la legislación del estado de Oregón. El juez no dictaminó la suspensión de su sentencia en espera de una posible apelación, tal como habían decidido otros jueces federales anteriormente. Tampoco se produjo tal apelación, pues tanto el gobernador de Oregón como su Fiscal General rechazaron presentarla al mostrarse completamente de acuerdo con la sentencia del juez McShane.

De esta manera, se empezaron a celebrar las bodas entre personas del mismo sexo en Oregón, que ya se había convertido en el 18º estado de los Estados Unidos en permitir el matrimonio igualitario. Esta circunstancia, que se repitió apenas unos días después en Pensilvania, contrarió profundamente a la National Organization of Marriage, cuyo principal objetivo es la lucha contra la igualdad ante la ley de las personas LGTB.

NOM había solicitado en su día participar ante el tribunal del juez Michael McShane en defensa de la prohibición estatal del matrimonio igualitario, ya que la Fiscalía General de Oregón había rehusado hacerlo. Su argumento para esa petición era que representaban a los ciudadanos que en 2004 habían votado la enmienda a la Constitución del estado de Oregón que prohibía el matrimonio entre personas del mismo sexo. El juez McShane estimó que la organización apenas si tenía afiliados en el estado de Oregón como para atribuirse una representación semejante, y denegó su solicitud.

Esta denegación fue apelada ante la Corte de Apelaciones del 9º Circuito, a quien se solicitó además que suspendiera la ejecución de la sentencia del juez McShane mientras la apelación era considerada, con la pretensión de impedir de esta manera que continuasen celebrándose en Oregón matrimonios del mismo sexo. La Corte de Apelaciones del 9º Circuito, que aún debe resolver la apelación, denegó la solicitud de suspensión cautelar.

Como último recurso, NOM recurrió la decisión de la Corte de Apelaciones del 9º Circuito ante el juez del Tribunal Supremo encargado de su supervisión, Anthony Kennedy. El juez Kennedy fue precisamente el ponente de la sentencia del Tribunal Supremo de los Estados Unidos en el caso Windsor, que declaró la inconstitucionalidad de la sección 3 de la DOMA, obligando a la administración federal a reconocer los matrimonios entre personas del mismo sexo celebrados en los estados donde están permitidos. Los argumentos de la ponencia del juez Kennedy en ese caso han sido fundamentales para que desde entonces todas las sentencias dictadas por jueces federales o estatales hayan sido favorables al matrimonio igualitario.

El juez Kennedy podía resolver por sí mismo el recurso de NOM, pero prefirió someterlo al pleno del Tribunal, que ha rechazado por unanimidad la petición de NOM en una resolución no argumentada de apenas dos líneas. Sin embargo, no se escapa que esta decisión recuerda la resolución adoptada por el alto tribunal en el caso de la Proposición 8, cuando consideró que la organización que había conseguido que se celebrara un referéndum en California para impedir los matrimonios entre personas del mismo sexo no tenía derecho a apelar la sentencia que lo anuló.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , ,

En una motivada y emotiva sentencia, un juez federal declara inconstitucional la prohibición del matrimonio igualitario en Oregón.

Miércoles, 21 de mayo de 2014

750px-Flag_of_Oregon.svgEl juez federal Michael McShane ha dictaminado este lunes 19 de mayo que la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo recogida en la legislación del estado de Oregón viola la Constitución de los Estados Unidos. La sentencia, cuya ejecución no ha sido suspendida por el juez McShane, probablemente tampoco será apelada por la Fiscalía General del estado, que ni siquiera llegó a defender la legislación vigente en Oregón ante el tribunal. Si no se presenta alguna apelación admisible en el plazo establecido, la sentencia adquirirá firmeza, convirtiendo a Oregón en el decimoctavo estado de los Estados Unidos en permitir el matrimonio igualitario.

Dos parejas del mismo sexo eran quienes demandaban al estado de Oregón por impedirles contraer matrimonio al aplicar la enmienda a la Constitución del estado, aprobada en 2004 por el 57% de los votantes, que establece que la única forma de matrimonio reconocida por el estado de Oregón es la formada por la unión de un hombre y una mujer. Las parejas arguían que impedirles el matrimonio debido a estar compuestas por dos personas del mismo sexo violaba el derecho a la igual y protección y al debido proceso recogidos en la 14ª Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos.

La fiscal general de Oregón, Ellen Rosenblum, anunció en el mes de febrero que no defendería la prohibición del matrimonio igualitario ante el tribunal federal puesto que dicha prohibición “no podría resistir una impugnación constitucional federal en virtud de cualquier norma a examen”. Ya en octubre de 2013, un informe favorable del Departamento de Justicia del estado ocasionó que los matrimonios del mismo sexo celebrados en otras jurisdicciones donde estaban permitidos fueran reconocidos por el estado de Oregón. Por su parte, el gobernador John Kitzhaber no consideró la contratación de otro equipo legal que defendiera el ordenamiento constitucional de Oregón al respecto.

Debido a ello, la organización homófoba National Organization for Marriage (NOM) presentó una solicitud ante el juez McShane en la que se abogaban la representación de quienes habían votado a favor de la enmienda constitucional en 2004, instando al juez a que les permitiera ser quienes la defendieran ante su tribunal. El magistrado finalmente denegó la solicitud, al estimar que la organización apenas si tenía afiliados en el estado de Oregón como para atribuirse una representación semejante.

Resolución favorable

Sin defensa de la prohibición constitucional al matrimonio entre personas del mismo sexo, se esperaba que la resolución del juez McShane fuera favorable. La circunstancia de que se tratara de un juez abiertamente gay alimentaba también esa esperanza, aunque desde su entorno se declarara inmediatamente que cualquier resolución que tomara estaría motivada por los méritos del caso, no por cualquier circunstancia personal.

Pero la resolución, efectivamente, ha sido favorable, y el juez Michael McShane ha dictaminado que los derechos constitucionales de los demandantes se menoscababan debido a la prohibición estatal de sus matrimonios. La sentencia, que no ha sido suspendida cautelarmente por el juez, ha sido acompañada por una orden ejecutiva en la que se obliga a los funcionarios del estado de Oregón a que proporcionen licencias de matrimonio a las parejas del mismo sexo que las soliciten.

La National Organization for Marriage presentó inmediatamente una solicitud de suspensión de la sentencia ante la Corte de Apelaciones del 9º Circuito, solicitud que ha sido denegada con la misma prontitud.

De hecho, las primeras licencias de matrimonio ya han sido proporcionadas a las parejas del mismo sexo que las han solicitado. Eso sí, las leyes de Oregón establecen un plazo de tres días tras la emisión de la licencia matrimonial antes de que la boda pueda tener lugar, por lo que habrá que esperar ese plazo para contemplar las primeras ceremonias nupciales.

lede(mcshane)Una motivada y emotiva sentencia

Los fundamentos legales de la sentencia del juez Michael McShane han respondido a los méritos del caso, y están en la línea argumental de las sentencias del mismo tipo dictadas en Utah, Oklahoma, Texas, Virginia, Michigan, Arkansas e Idaho. Sin embargo, el juez se ha permitido, como es su prerrogativa, concluir su resolución con unos comentarios que indudablemente están ligados a su experiencia personal. La de él y la de muchos, que sin duda se verán reconocidos en ellos.

Estos son los párrafos finales, que merecen una lectura:

Oregon reconoce un matrimonio por amor de la misma manera que reconoce un matrimonio de conveniencia. Se ofrece el mismo conjunto de derechos y privilegios a Tristán e Isolda que a una celebridad de Hollywood que se despierta en Las Vegas con la memoria borrosa y un anillo en el dedo. Sin embargo, no permite esos mismos derechos a las parejas de gais y lesbianas que desean contraer matrimonio dentro de los límites de nuestras fronteras geográficas.

Generaciones de estadounidenses, incluido yo mismo, se criaron en un mundo en el que se creía que la homosexualidad era una perversión moral, un trastorno mental o un pecado mortal. Recuerdo que uno de los juegos de recreo más populares de mi infancia se llamaba ‘manchar al maricón’ y se jugaba con gran celo sin pensar un momento en la corrección política de hoy. A un nivel más profundo, la misma visión del mundo dio lugar a un ambiente de crueldad, violencia y odio a sí mismo. Tan solo era 1986, cuando el Tribunal Supremo de los Estados justificaba, sobre la base de una ‘enseñanza moral de milenios’, el encarcelamiento de los hombres gais y las mujeres lesbianas que participaban en actos sexuales de mutuo acuerdo…

Incluso hoy en día me viene a la memoria ese legado que hemos dado como herencia a la generación actual, cuando mi hijo mira con desdén el suéter que le regalo para la Navidad y, volteando los ojos, dice ‘papá… es tan gay’.

Mi decisión no será la última palabra sobre este tema, pero en lo que respecta al matrimonio me llaman más la atención nuestras similitudes que nuestras diferencias. Creo que si somos capaces de pasar por alto el género y la sexualidad, podremos ver en estos demandantes ni más ni menos que a nuestras familias. Las familias que esperaríamos que nuestra Constitución protegiera, incluso exaltara, en igual medida.

Con ese discernimiento no vemos las sombras que acechan en los armarios o los estereotipos de lo que antes se creía; más bien, vemos familias comprometidas con un propósito común de amor, devoción y servicio a la comunidad en general.

¿A dónde nos conduce esto? Sé que muchos sugieren que vamos por una pendiente resbaladiza que no tendrá límites morales. Para aquellos que realmente abrigan estos temores, tan solo puedo decir esto: miremos menos hacia el cielo para ver lo que nos podría caer; en vez de ello, mirémonos los unos a los otros… y elevémonos.

Continúa la avalancha

Desde la sentencia del Tribunal Supremo de los Estados Unidos que derogaba la parte de la DOMA que impedía el reconocimiento federal de los matrimonios entre personas del mismo sexo en junio de 2013, se han presentado varias decenas de demandas en diversos estados, en las que de una u otra forma se desafía la prohibición del matrimonio igualitario. Oregón se une a los estados en los que las sentencias han dado resultados favorables, como en el caso de Utah, OklahomaVirginia, Texas, Michigan, Arkansas e Idaho. En todos ellos, sin embargo, las sentencias están en suspenso mientras se resuelven las apelaciones.

En Kentucky y Ohio se ha resuelto a favor del reconocimiento de los matrimonios del mismo sexo celebrados en otros estados donde están permitidos, con las sentencias también en suspenso. En Tennessee e Indiana ese reconocimiento se circunscribe únicamente a las parejas demandantes, aunque el precedente ya se ha establecido.

En dosmanzanas también hemos aludido a algunas otras de las que están en proceso (como las de Nevada o Pensilvania), pero en realidad el proceso alcanza ya a treinta estados que cubren todos los territorios judiciales del país. Todo apunta a que esta auténtica avalancha judicial tendrá que culminar más pronto que tarde en una nueva sentencia del Tribunal Supremo que aclare la situación.

Actualmente, y en espera de que se resuelvan las diversas apelaciones y procesos, en los Estados Unidos el matrimonio entre personas del mismo sexo es legal en California, Connecticut, Delaware, Hawaii, Illinois, Iowa, Maine, Maryland, Massachusetts, Minnesota, New Hampshire, Nueva Jersey, Nueva York, Nuevo México, Oregón, Rhode Island, Vermont y Washington. A estos 18 estados se unen además Washington DC (la capital federal) y ocho jurisdicciones tribales.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , ,

El nuevo fiscal general de Virginia considera inconstitucional prohibir el matrimonio igualitario y abre esperanzas en el frente judicial.

Jueves, 30 de enero de 2014

noticias_file_foto_718540_1390498728Importante giro en Virginia, cuyo nuevo fiscal general, Mark Herring, ha anunciado que a partir de ahora no defenderá en los tribunales la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo (incorporada en 2006 a la Constitución estatal tras ser aprobada en referéndum con el 57% de los votos). La decisión de Herring, para el cual la prohibición atenta contra la Constitución de los Estados Unidos, puede facilitar el proceso para que las demandas presentadas ante la justicia federal de ese estado prosperen. Virginia es visto por los observadores como un estado clave para hacer avanzar el matrimonio igualitario al resto del país, una vez que la mayoría de los estados considerados más sólidamente “liberales” lo han aprobado.

Virginia linda con Maryland y con el Distrito de Columbia (donde se sitúa Washington, la capital federal), dos territorios que ya permiten el matrimonio igualitario (el resto de sus estados colindantes son Carolina del Norte, Tennessee, Kentucky y Virginia Occidental). Desde el punto de vista histórico forma parte del sur, el área geográfica más conservadora de Estados Unidos, pero en las últimas décadas ha moderado su ambiente político. Ello es debido en buena parte al desarrollo urbano del extremo norte de estado, que forma en realidad un gran área metropolitana con el Distrito de Columbia y con Baltimore (Maryland). A diferencia de lo que sucede en otros estados del sur, de hecho, los electores de Virginia bailan hoy día entre los dos grandes partidos con cierta facilidad.

Uno de estos bailes se produjo en noviembre, cuando en las elecciones a gobernador el demócrata Terry McAuliffe conseguía una importante victoria por la mínima frente al ex fiscal general, Ken Cuccinelli, uno de los políticos republicanos más abiertamente homófobos (en su momento se opuso a que las medidas antidiscriminatorias en las universidades públicas incluyeran a las personas LGTB y calificó los actos homosexuales de “intrínsecamente malos” porque se “oponen a la ley natural”). Pero no fue la única victoria demócrata. El demócrata Mark Herring se hacía con el puesto que precisamente dejaba vacante Cuccinelli al derrotar (también por escaso margen) al candidato republicano.

Las victorias de McAuliffe y Herring, que hace solo un par de semanas tomaron posesión de los cargos para los que han sido elegidos, han supuesto un cambio muy significativo en el panorama de los derechos LGTB en Virginia. Es cierto que los republicanos controlan la Cámara de Delegados y que se registra un empate en el Senado (aunque roto en este momento a favor de los republicanos al existir un escaño vacante), pero por lo que a las acciones del Ejecutivo se refiere la situación es muy distinta a la anterior. Por un lado, la primera orden de McAuliffe como gobernador fue precisamente prohibir la discriminación de los trabajadores LGTB del estado de Virginia. Por otro, como recogíamos con mayor detalle la semana pasada, comienzan a plantearse iniciativas legislativas de matrimonio igualitario y contra la discriminación de las personas LGTB.

Herring no defenderá en los tribunales la prohibición

Pero ha sido sin duda el anuncio de Mark Herring de que como fiscal general del estado de Virginia no se personará en los procesos abiertos contra la prohibición del matrimonio igualitario (cuya primera audiencia tendrá ya tiene fecha: el próximo 30 de enero) el que ha supuesto todo un terremoto político. Herring está convencido de que la prohibición del matrimonio igualitario es inconstitucional y de que en algún momento el Tribunal Supremo de Estados Unidos lo dejará claro. Y según sus propias palabras quiere que Virginia “esté en el lado correcto de la historia”.

Una posición que le está valiendo fuertes críticas de los republicanos, que acusan a Herring hace dejación de sus funciones. Bran Brown, presidente de la homófoba National Organization for Marriage, ha pedido incluso a los legisladores del estado que le abran un proceso de impeachment. Algo que sin embargo no parece preocupar al fiscal general.

Estaremos atentos a lo que sucede en Virginia, un estado que quizá en no mucho tiempo se sume a Utah y Oklahoma, dos de los estados en los que la prohibición del matrimonio igualitario ha sido llevada a juicio y en los que en estos momentos ya se han producido sentencias favorables (pendientes en ambos casos de los correspondientes recursos).

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.