Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Mark Herring’

El Tribunal Supremo de EEUU bloquea en último momento las uniones entre personas del mismo sexo en Virginia

Sábado, 23 de agosto de 2014

Corte_Suprema_EEUUUna sentencia de nueve líneas suspende ‘in extremis’ los matrimonios entre personas del mismo sexo  en Virginia

Otro juez declara inconstitucional la prohibición del matrimonio en Florida

La decisión de la Corte Suprema no fue inesperada, ya que en enero emitió un fallo en que dejó en suspenso los matrimonios entre personas del mismo sexo en Utah mientras la corte federal de apelaciones en Denver escuchaba el caso.

Las parejas del mismo sexo tendrán que esperar más para comenzar a casarse en Virginia después de que la Corte Suprema federal aceptara este miércoles aplazar el fallo de un tribunal de apelaciones que anulaba la prohibición estatal a los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Las bodas entre personas del mismo sexo tendrían que haber empezado a ser legales en el estado de Virginia el día 21 de agosto. Esta era la fecha que estaba prevista en la sentencia de la Corte de Apelaciones que había marcado un plazo de tres semanas para que se presentaran alegaciones. Sin embargo, la Corte Suprema de Estados Unidos presentó ayer, ‘in extremis’ su decisión de suspender la aplicación de la sentencia en espera de que la Corte decida a nivel de todo Estados Unidos, y que se resuelvan todas las partes del litigio, siguiendo un camino similar al tomado en otros estados. La diferencia está en que normalmente había sido la propia Corte de Apelaciones la que decretaba la suspensión de la sentencia, pero en este caso los jueces se habían negado a tomar esta decisión sin argumentarla en ningún sentido. Esto ha debido tomar por sorpresa a los jueces de la Corte Suprema, que tampoco han argumentado su decisión y solo han presentado un escueto documento de nueve líneas.

En definitiva, el principal tribunal del país aceptó la petición del secretario de un condado en el norte de Virginia para aplazar la decisión de la Corte Federal de Apelaciones del Cuarto Circuito en Richmond, que habría permitido a las parejas homosexuales casarse a partir del jueves. El estado hubiera tenido que comenzar a reconocer los matrimonios entre personas del mismo sexo si la Corte Suprema hubiera negado la solicitud. La corte no proporcionó una explicación de su orden. La corte ratificó la decisión que anula la prohibición a estas uniones en Utah, pero retrasó su decisión en espera del fallo de la Corte Suprema. La mayoría de las decisiones judiciales a favor de las uniones entre personas del mismo sexo también han quedado en suspenso.

Virginia tendrá de este modo que esperar a que se resuelva todo el complejo entramado de decisiones judiciales que están pendientes en Estados Unidos y que solo ahora están empezando a llegar a la Corte Suprema. De hecho, solo tres de las Cortes de Apelaciones se han pronunciado por el momento sobre el asunto. Las tres sentencias han sido favorables y ya son 20 las sentencias consecutivas a favor del matrimonio gay en Estados Unidos. La decisión de la Corte del Cuarto Circuito de Apelaciones, al que pertenece Virginia, tenía especial importancia por ser la primera dictada en el sur de Estados Unidos, tradicionalmente de ideología más conservadora. De hecho, Virginia había sido uno de los estados sureños que había incluido la prohibición del matrimonio gay en la Constitución del estado. Esa modificación se aprobó con un 57% de los votos en 2006, pero la aceptación del matrimonio gay ha crecido considerablemente en los últimos años. El propio fiscal del estado, Mark Herring, se ha pronunciado a favor del matrimonio igualitario y había pedido él mismo al Supremo que revisara el caso para darle salida cuanto antes.

Al aprobar la demora, la Corte Suprema deja en claro que “cree que un proceso digno es mejor que el desorden”, afirmó Byron Babione, asesor jurídico principal de la Alliance Defending Freedom (Alianza para la Defensa de la Libertad), un grupo conservador de temas jurídicos con sede en Scottsdale, Arizona, que apoyó la impugnación de dos secretarios de tribunales de circuito de Virginia entre cuyas responsabilidades está emitir licencias de matrimonio. “Los habitantes de Virginia merecen una solución justa y ordenada sobre la pregunta de si desean preservar en sus leyes que el matrimonio sea la unión de un hombre y una mujer”, dijo Babione en un comunicado.

gay-1818537

Partidarios del matrimonio igualitario se mostraron desilusionados y dijeron que las parejas homosexuales ya han esperado demasiado para casarse. “Las parejas –y las familias– no deben tener que esperar otra demora antes de que su compromiso uno con el otro sea reconocido por el estado de Virginia”, dijo en un comunicado James Parrish, director ejecutivo de la organización Equality Virginia.

Fuente Ragap y Cáscara amarga

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Anulan la prohibición al matrimonio igualitario en el estado de Virginia.

Lunes, 17 de febrero de 2014

Arenda-L-Wright-AllenDesde Estados Unidos, el goteo de buenas noticias relativas a los derechos LGBT no para... Una jueza federal anuló el jueves a última hora la prohibición del matrimonio igualitario en Virginia, una decisión que sigue la línea de los dictámenes emitidos por tribunales en numerosos estados durante los últimos meses.

La jueza de Distrito Arenda Wright Allen ha dictado una suspensión de la enmienda constitucional mientras es recurrida, lo que significa que las parejas del mismo sexo en Virginia no podrán casarse todavía hasta que se resuelva definitivamente el caso.

Ambas partes creen que el caso no se resolverá hasta que la Corte Suprema decida escucharlo o uno parecido.

La juez federal Arenda L. Wright Allen ha dictaminado en la noche de este jueves 13 de febrero que la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo recogida en las leyes del estado de Virginia es inconstitucional. Sin embargo, al igual que en otras recientes decisiones judiciales de este tipo, la aplicación de la sentencia ha quedado en suspenso hasta que sea revisada por la Corte de Apelaciones. Otra victoria más, en cualquier caso, para los partidarios de la igualdad LGTB en los Estados Unidos, en un proceso que se muestra imparable.

La sentencia de la juez Wright Allen es clara: tanto los artículos de la Constitución del estado de Virginia como los de su Código Civil o cualquier otra ley del estado “que prohíben el matrimonio entre personas del mismo sexo o el reconocimiento por parte de Virginia de los matrimonios del mismo sexo legítimos celebrados en otras jurisdicciones son inconstitucionales. Estas leyes niegan a los demandantes su derecho al debido proceso y a la igual protección garantizados por la Decimocuarta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos”.

Una resolución que bebe, sin duda, de la argumentación jurídica que sustentó la derogación de la sección 3 de la DOMA (la norma que impedía el reconocimiento federal de los matrimonios entre personas del mismo sexo) por parte del Tribunal Supremo de los Estados Unidos el pasado junio. Se asemeja también a las recientemente dictadas por jueces federales en Utah, Oklahoma o Kentucky. Como en estos dos últimos estados, la aplicación práctica de la sentencia queda en suspenso, en este caso a la espera de que la Corte de Apelaciones resuelva el seguro recurso. Una decisión influida sin duda por el aplazamiento dictado por el Tribunal Supremo para el fallo de Utah (después de que en este caso se hubieran celebrado numerosos matrimonios).

gay_marriage_usa_2El caso de Virginia se centra en una pareja gay de Norfolk a la que le fue denegada una licencia de matrimonio por el Tribunal de Norfolk en julio, poco después de que el Tribunal Supremo anulara la Ley de Defensa del Matrimonio. Una pareja del Condado de Chesterfield, casada en California y con una hija adolescente, se unió posteriormente a la demanda, solicitando que su matrimonio fuera reconocido en el estado Virginia. Los demandantes aseguran que el caso es análogo a otra causa que marcó un hito en 1967 cuando el Tribunal Supremo EEUU dictó sentencia en un caso de matrimonio interracial. Mildred y Richard Loving se casaron en Washington DC, y estaban viviendo en Virginia cuando la policía irrumpió en su casa y los acusó de violar la ley de Integridad Racial del estado. Fueron declarados culpables, pero más tarde prevalecieron ante el Tribunal Supremo.

En el caso de Virginia, la juez decidía sobre la demanda presentada por Mary Townley y Carol Schall, una pareja de lesbianas legalmente casadas en California, cuyo matrimonio no era reconocido por el estado de Virginia, donde residen. Carol deseaba adoptar a la hija que habían decidido tener ambas, pero que fue gestada por Mary. La respuesta de los funcionarios del registro civil fue “tú no eres nadie, no importas”, negándole la filiación. Ambas presentaron la demanda correspondiente, que ahora ha sido estimada por la justicia federal.

“La justicia a menudo se ha forjado a partir de las vejaciones y perjuicios sufridos” estimaba en su sentencia la juez Wright Allen, resolviendo que “los intereses del gobierno en la perpetuación de las tradiciones, protegiendo los asuntos estatales de la interferencia federal, y favoreciendo un modelo de paternidad sobre los demás deben ceder el paso a la protección de la garantía del ejercicio de las opciones privadas del ciudadano sobre el amor y la familia, tan querida por este país”.

La Oficina del Procurador General de Virginia tomó la decisión de no defender la prohibición

Virginia, giro político en muy poco tiempo

La sentencia se ha producido tan solo unos días después de que el nuevo fiscal general de Virginia, el demócrata Mark Herring, renunciara a defender ante los tribunales la prohibición del matrimonio igualitario que estaba vigente hasta ahora, ya que cree que la prohibición viola la cláusula de igual protección de la Enmienda 14. Sin embargo, pidió al juez que la mantuviera a fin de evitar una situación como lo que pasó en Utah después de que otro juez federal declarara inconstitucional la prohibición en ese estado a los matrimonios homosexuales. Herring se hacía en las elecciones de noviembre con el puesto de fiscal general que dejaba vacante el homófobo Ken Cuccinelli, candidato a gobernador por el Partido Republicano. Una batalla que perdió por escaso margen frente al candidato demócrata, Terry McAuliffe.

Dos cambios que sin duda han marcado para bien la evolución de los derechos LGTB en Virginia. La primera orden de Terry McAuliffe como gobernador fue de hecho prohibir la discriminación de los trabajadores LGTB del estado. Por otro lado, aunque la vía judicial, de resultar finalmente favorable, aceleraría el reconocimiento estatal del matrimonio igulitario, también se ha abierto un proceso legislativo: hace tan solo unas semanas, un grupo de legisladores del estado anunciaban su intención de presentar un proyecto de ley para revertir el veto del matrimonio entre personas del mismo sexo (vigente desde 2006 tras ser aprobada por los votantes en un referéndum con el 57% de los votos). Una iniciativa de éxito improbable (los republicanos controlan la Cámara de Delegados) pero de gran valor simbólico en este contexto.

 Fuente Cáscara Amarga y Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , , , ,

El nuevo fiscal general de Virginia considera inconstitucional prohibir el matrimonio igualitario y abre esperanzas en el frente judicial.

Jueves, 30 de enero de 2014

noticias_file_foto_718540_1390498728Importante giro en Virginia, cuyo nuevo fiscal general, Mark Herring, ha anunciado que a partir de ahora no defenderá en los tribunales la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo (incorporada en 2006 a la Constitución estatal tras ser aprobada en referéndum con el 57% de los votos). La decisión de Herring, para el cual la prohibición atenta contra la Constitución de los Estados Unidos, puede facilitar el proceso para que las demandas presentadas ante la justicia federal de ese estado prosperen. Virginia es visto por los observadores como un estado clave para hacer avanzar el matrimonio igualitario al resto del país, una vez que la mayoría de los estados considerados más sólidamente “liberales” lo han aprobado.

Virginia linda con Maryland y con el Distrito de Columbia (donde se sitúa Washington, la capital federal), dos territorios que ya permiten el matrimonio igualitario (el resto de sus estados colindantes son Carolina del Norte, Tennessee, Kentucky y Virginia Occidental). Desde el punto de vista histórico forma parte del sur, el área geográfica más conservadora de Estados Unidos, pero en las últimas décadas ha moderado su ambiente político. Ello es debido en buena parte al desarrollo urbano del extremo norte de estado, que forma en realidad un gran área metropolitana con el Distrito de Columbia y con Baltimore (Maryland). A diferencia de lo que sucede en otros estados del sur, de hecho, los electores de Virginia bailan hoy día entre los dos grandes partidos con cierta facilidad.

Uno de estos bailes se produjo en noviembre, cuando en las elecciones a gobernador el demócrata Terry McAuliffe conseguía una importante victoria por la mínima frente al ex fiscal general, Ken Cuccinelli, uno de los políticos republicanos más abiertamente homófobos (en su momento se opuso a que las medidas antidiscriminatorias en las universidades públicas incluyeran a las personas LGTB y calificó los actos homosexuales de “intrínsecamente malos” porque se “oponen a la ley natural”). Pero no fue la única victoria demócrata. El demócrata Mark Herring se hacía con el puesto que precisamente dejaba vacante Cuccinelli al derrotar (también por escaso margen) al candidato republicano.

Las victorias de McAuliffe y Herring, que hace solo un par de semanas tomaron posesión de los cargos para los que han sido elegidos, han supuesto un cambio muy significativo en el panorama de los derechos LGTB en Virginia. Es cierto que los republicanos controlan la Cámara de Delegados y que se registra un empate en el Senado (aunque roto en este momento a favor de los republicanos al existir un escaño vacante), pero por lo que a las acciones del Ejecutivo se refiere la situación es muy distinta a la anterior. Por un lado, la primera orden de McAuliffe como gobernador fue precisamente prohibir la discriminación de los trabajadores LGTB del estado de Virginia. Por otro, como recogíamos con mayor detalle la semana pasada, comienzan a plantearse iniciativas legislativas de matrimonio igualitario y contra la discriminación de las personas LGTB.

Herring no defenderá en los tribunales la prohibición

Pero ha sido sin duda el anuncio de Mark Herring de que como fiscal general del estado de Virginia no se personará en los procesos abiertos contra la prohibición del matrimonio igualitario (cuya primera audiencia tendrá ya tiene fecha: el próximo 30 de enero) el que ha supuesto todo un terremoto político. Herring está convencido de que la prohibición del matrimonio igualitario es inconstitucional y de que en algún momento el Tribunal Supremo de Estados Unidos lo dejará claro. Y según sus propias palabras quiere que Virginia “esté en el lado correcto de la historia”.

Una posición que le está valiendo fuertes críticas de los republicanos, que acusan a Herring hace dejación de sus funciones. Bran Brown, presidente de la homófoba National Organization for Marriage, ha pedido incluso a los legisladores del estado que le abran un proceso de impeachment. Algo que sin embargo no parece preocupar al fiscal general.

Estaremos atentos a lo que sucede en Virginia, un estado que quizá en no mucho tiempo se sume a Utah y Oklahoma, dos de los estados en los que la prohibición del matrimonio igualitario ha sido llevada a juicio y en los que en estos momentos ya se han producido sentencias favorables (pendientes en ambos casos de los correspondientes recursos).

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.