Inicio > General, Homofobia/ Transfobia. > El odio homófobo de la ‘Manif pour tous’ contra los derechos de las personas LGTB vuelve a tomar las calles de Francia

El odio homófobo de la ‘Manif pour tous’ contra los derechos de las personas LGTB vuelve a tomar las calles de Francia

Martes, 7 de octubre de 2014

4500847_7_2d56_dans-la-manif-pour-tous-dimanche-apres-midi_73135289f573e2c265069faf797e0e4bLa Manif pour tous, el gran movimiento homófobo surgido al calor del proceso de aprobación del matrimonio igualitario en Francia, vuelve a las calles. Entre 70.000 (según la policía) y 500.000 personas (según los organizadores) han desfilado en París para expresar su oposición a la reproducción asistida para las mujeres lesbianas o al reconocimiento de los hijos nacidos por gestación subrogada en el extranjero. Bastantes menos (7.500 según la policía, 30.000 según los organizadores) lo han hecho en Burdeos, la otra ciudad en la que tenían lugar movilizaciones. Los moviemientos LGBT han respondido con una concentración “por la legalidad de todas las parejas y familias”, convocada por la ONG All Out para el mismo día en la Plaza de la República de París. Presentan más de 250.000 firmas recogidas a través de Internet “que debe ser contemplada por todos los políticos franceses”.

Fue en febrero pasado cuando los homófobos franceses celebraron su última gran movilización callejera contra el reconocimiento de derechos a las familias homoparentales (en aquella ocasión centraron su protesta contra el conocido como “informe Lunacek”, una propuesta de hoja de ruta contra la homofobia y la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género aprobada por el Parlamento Europeo pocos días después). Sin embargo la Manif pour tous no ha permanecido inactiva durante este tiempo. De hecho, el movimiento homófobo se ha consolidado como un poderoso lobby que de hecho ha conseguido la marcha atrás sobre la modificación de las leyes de reproducción asistida.

 Los manifestantes han arremetido contra la eventual legalización de las madres portadoras y contra el recurso de las lesbianas a la gestación artificial, aunque ninguno de esos puntos están en el orden del día del Ejecutivo. La última manifestación de este tipo se remonta a febrero, cuando mostraron su oposición más de 500.000 personas en París, y otras 40.000 en Lyon, según los organizadores, frente a las 80.000 y 40.000, respectivamente, de los cálculos de la policía. “Las parejas homosexuales ya existían. No hacía falta consagrar su matrimonio y menos que accedan a técnicas de fecundación”, decía un manifestante, dentista de París. Una madre de Versalles caminaba a su lado rodeada de sus cinco hijos. No le gusta el programa de igualdad en la escuela. “Niños y niñas no son iguales”. “Se trata solo de meter más socialismo en la escuela”, dice un jubilado de Lyon.

Para la presidenta de la “Manif pour tous”, Ludovine de La Rochère, que se ha mostrado confiada en superar esas cifras, la ley impulsada por la ministra de Justicia, Christiane Taubira, es “el árbol que impide ver el bosque”, porque conduce en su opinión a esas “prácticas oscurantistas e inaceptables en el país de los derechos humanos”.

noticias_file_foto_870497_1412525102Si son dos padres, ¿quién friega los platos?”: Sarcasmo contra  el machismo y homofobia en la Manif Pour Tous

La agrupación ha desplegado su habitual marea de banderolas azules y rosas con lemas como “Protejamos la familia”, “No a las madres portadoras” y otros en contra de la “mercantilización” de los cuerpos de quienes se prestan a ese servicio. “Los niños no son mercancía”, rezaban los eslóganes más habituales de la manifestación. “Hollande, enemigo de la familia”, decía otro. Los recortes en prestaciones familiares y leyes que han ampliado la igualdad y el derecho al aborto, además de la legalización del matrimonio homosexual, son las decisiones que este colectivo rechaza de plano. Un nuevo sondeo de opinión, esta vez de IFOP (Instituto Francés de Opinión Pública), demuestra que el 61% de los franceses, sin embargo, es favorable a equiparar en derechos a los matrimonios homosexuales. El 55% está a favor del sistema del vientre de alquiler. El Gobierno, no obstante, ha advertido que no legalizará este recurso. No ha apelado, sin embargo, el fallo del Supremo, lo que el movimiento conservador deplora. Este colectivo, según sus portavoces, acusa al Gobierno de Hollande de demoler la familia tradicional. En cuanto a la enseñanza de igualdad en la escuela, el movimiento conservador está contra los que llama “la ideología de género” por considerar que es “malsana”. A todo ello se unió la semana pasada la decisión gubernamental de recortar las ayudas familiares. Se ha reducido a un tercio las ayudas por hijo a partir del segundo y se ha recortado el permiso parental, que ya no se podrá ampliar hasta los 36 meses (a partir del segundo hijo), salvo que se lo repartan padre y madre. Es una decisión, enmarcada en la política de contención de gastos para reducir el déficit público, que ha alentado al movimiento a redoblar su acusación de que el Ejecutivo socialista sufre “familiafobia”.

Ha sido la justicia la que se ha visto obligada a reconocer a los nuevos modelos de familia algunos de los derechos que el gobierno se niega a promover por vía legislativa. Por un lado, hace solo dos semanas la Corte francesa de Casación confirmaba el derecho a que, en el seno de los matrimonios de mujeres lesbianas que se ven obligadas a acudir a otros paises (como Bélgica o España) para concebir a sus hijos, la madre no gestante adopte al hijo de la madre gestante. Y a finales de junio era el Tribunal Europeo de Derechos Humanos el que fallaba a favor de dos matrimonios heterosexuales franceses que tuvieron tres hijas mediante gestación subrogada en Estados Unidos y a las que Francia se negó a registrar por estar dicho procedimiento prohibido en su suelo. Sentencia que por cierto obligó al gobierno español a claudicar y anunciar que cursaría a todos los consulados de España la orden inmediata de volver a inscribir en el Registro Civil a estos menores.

repositorio_obj_5719_1412526802Caras tapadas en la performance en la que MPT compara subrogación y fecundación asistida con comprar en el Carrefour

Es en este contexto en el que los homófobos franceses se han vuelto a movilizar en favor de la familia tradicional como único modelo de familia posible y en contra del matrimonio igualitario, del acceso de las lesbianas a la reproducción asistida, de la gestación subrogada o de la educación en la diversidad en las escuelas. Lo han hecho, además, con asistencia de destacados miembros tanto de la UMP, el principal partido de la derecha francesa, como del Frente Nacional, la más que pujante formación de extrema derecha.

Según un sondeo realizado entre los pasados 29 de septiembre y 1 de octubre, el 57 % de los franceses se opone a la abolición de la “ley Taubira”, y el 53% se dice favorable a ampliar la procreación médicamente asistida a las parejas de lesbianas. Otro 55%, según esa encuesta, efectuada por el instituto demoscópico Ifop, es partidario de autorizar “en un marco reglamentado” la gestacion subrogada en Francia, actualmente prohibidos sea cual sea la orientación sexual de la pareja. El Gobierno, no obstante, se muestra particularmente inflexible en ese último punto: Una de las primeras acciones de Manuel Valls tras ser designado primer ministro fue de hecho viajar al Vaticano y declarar que su gobierno no promovería dicha modificación, pese a formar parte del programa electoral con el que los socialistas ganaron las elecciones legislativas. La secretaria de estado de Familia, Laurence Rossignol, llegaba a recibir a los representantes de la Manif por tous y confirmarles la renuncia de su gobierno a modificar la normativa de reproducción asistida. “Estamos felices de que el gobierno reconozca el peso de nuestro movimiento. Esperamos ahora que detrás de las palabras lleguen los hechos”, declaraba entonces el coordinador general de la plataforma homófoba, Albéric Dumont. Además, el primer ministro, Manuel Valls, anunció el viernes que se va a promover una “iniciativa internacional” para que los países donde la gestación subrogada es legal no los permitan para los nacionales de Estados donde están prohibidos. Para Valls, se trata de “una práctica intolerable de comercialización de los seres humanos y de mercantilización del cuerpo de las mujeres“, razón por la que afirmó que la postura francesa no va a cambiar pese a la condena de Francia por el Tribunal de Estrasburgo en junio.

BzMblUACYAANXH2Risas contra la igualdad, manipulación infantil, homofobia en grado superlativo…

Habrá que ver hasta qué punto, la Manif pour tous –que en buena parte debió su pujanza inicial al afán de la derecha de desgastar al presidente Hollande- sobrevive como agente político.

Fuente El País

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.